J F S C
El Canciller
Fernández Guardia
Serie Yvonne Clays N° 22
M  R  E  C  C R 
I        S     E    
M    M       P    
92
F363S Sáenz Carbonell Jorge Francisco, 1960 - El Canciller
Fernández Guardia / Jorge Sáenz Carbonell.__
San José, CR: MREC, Instituto Manuel María de Peralta,
2015.
172 p. : 21x14 cm. __ (Serie Yvonne Clays, no. 22)
ISBN 978-9977-76-032-2
1. BIOGRAFÍAS. 2. COSTA RICA. 3. HISTORIA.
4. CANCILLERES. 5. FERNÁNDEZ GUARDIA
RICARDO.
I. Título. II. Serie.
lggc
Edición aprobada por el Instituto del Servicio Exterior Manuel María de Peralta.
Primera Edición: abril 2015.
Revisión de pruebas: Jorge Francisco Sáenz Carbonell y Luis Fernando Ceciliano Piedra.
Fotografía de la portada: Salón Dorado, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.
Edición: Charles S. Hernández Viale.
Diseño y diagramación: Imprenta Nacional.
Preimpresión: Imprenta Nacional.
Impresión: Imprenta Nacional.
Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Instituto del Servicio Exterior Manuel María de
Peralta, San José, Costa Rica. Avenida 7-9, Calle 11-13, San José. Teléfono (506) 2539-5487.
www.rree.go.cr
El texto es propiedad exclusiva del autor y no debe ser reproducido sin su autorización. Asimismo,
no constituye un documento oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, por lo cual
las opiniones expresadas en él son de exclusiva responsabilidad del autor.
Ricardo Fernández Guardia
(1867-1950)
E C F G
Í
Dedicatoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
CAPÍTULO I.- EL HOMBRE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2.3.4.5.6.-
Los Fernández y los Guardia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Infancia y juventud. Sus estudios.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Matrimonio y descendencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El literato. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El periodista. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El historiador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
5
13
18
24
26
30
CAPÍTULO II.- LOS AÑOS ANTERIORES (1885-1909) . . . . . . 35
1.- Agregado y secretario de la Legación de Costa Rica y
encargado de Negocios en Europa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
2.- Secretario particular del presidente Yglesias y agente
confidencial en Guatemala. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
3.- Subsecretario de Relaciones Exteriores y carteras anexas. . . . .
4.- Primer secretario de la Legación de Costa Rica en Europa. . .
5.- Ministro plenipotenciario en misión especial en Italia. . . . . . .
6.- Delegado a la cumbre de Corinto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7.- Regidor municipal de San José. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
8.- Ministro plenipotenciario en misión especial en Honduras. . .
35
39
39
40
41
41
42
43
CAPÍTULO III.- EL CANCILLER (1909-1910) . . . . . . . . . . . . . . 45
1.- La Cancillería y los diplomáticos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
A.- El nombramiento.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
B.- La Cancillería en 1909. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
C.- El cuerpo diplomático y consular.. . . . . . . . . . . . . . . . . .
J F S C
45
45
47
50
VII
E C F G
D.- Presupuesto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
E- El cuerpo diplomático y consular acreditado
en Costa Rica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
2.- La política exterior. La política multilateral. . . . . . . . . . . . . . .
A.- El sistema Washington. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
a.- El Reglamento de la Oficina Internacional
Centroamericana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
b.- La Corte de Cartago. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
c.- La IIa. Conferencia Centroamericana. . . . . . . . . . . .
B.- La Tercera Conferencia Sanitaria Panamericana. . . . . . .
C.- Otras reuniones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
65
65
3.- La política exterior. La política bilateral. . . . . . . . . . . . . . . . . .
A.- Las relaciones con la República Argentina. . . . . . . . . . .
B.- Las relaciones con el Brasil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
C.- Las relaciones con Bulgaria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
D.- Las relaciones con Chile. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
E.- Las relaciones con El Salvador.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
F.- Las relaciones con los Estados Unidos. . . . . . . . . . . . . .
G.- Las relaciones con Gran Bretaña. . . . . . . . . . . . . . . . . . .
H.- Las relaciones con Italia.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
I.- Las relaciones con México. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
J.- Las relaciones con Nicaragua.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
K.- Las relaciones con Panamá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
L.- Las relaciones con Venezuela.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
70
70
70
70
70
71
71
73
73
73
73
76
78
4.- Carteras anexas a la Secretaría. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
A.- Asuntos de Justicia y Gracia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
B.- Asuntos de Culto.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
C.- Asuntos de Beneficencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
79
79
79
79
66
67
68
69
69
CAPÍTULO IV.- LOS AÑOS POSTERIORES (1910-1950) . . . . 81
1.- Miembro de la comisión especial en el litigio con Panamá. . .
2.- Ofrecimiento para volver a la Cancillería y defensa de
don Cleto González Víquez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
3.- Agente confidencial en los Estados Unidos de América. . . . .
4.- Ministro plenipotenciario… designado. . . . . . . . . . . . . . . . . .
5.- El ocaso del tinoquismo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
6.- Ministro plenipotenciario en misión especial en Panamá. . . .
7.- Ministro plenipotenciario en misión especial en México. . . .
8.- Polémica con el presidente don Ricardo Jiménez. . . . . . . . . .
9.- Director de los Archivos Nacionales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
10.- Cónsul General en Sevilla.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VIII
J F S C
81
86
90
95
101
103
104
104
107
114
E C F G
11.- Presidente del Consejo Nacional Electoral. . . . . . . . . . . . . . .
12.- El benemeritazgo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
13.- Ministro plenipotenciario y embajador en misión especial
en Guatemala. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
14.- Doctor honoris causa de la Universidad de Costa Rica. . . . .
15.- Sus últimos años y su fallecimiento.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
114
117
118
119
121
Anexo.- Memoria de Relaciones Exteriores 1909-1910. . . . . . . . . . . . 125
Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Sobre el autor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
J F S C
IX
E C F G
D
A la memoria de
don Ricardo Fernández Peralta
y don Mario Fernández Piza
J F S C

E C F G
I
El nombre de don Ricardo Fernández Guardia es casi
mítico en la historiograf ía costarricense. Muchas generaciones de
estudiantes conocieron la historia patria por medio de su Cartilla
Histórica de Costa Rica, y sus principales obras continúan
siendo fuente indispensable de consulta para quienes investigan
períodos tales como la conquista española o la independencia.
Además de caracterizarse por su rigor histórico, los textos de don
Ricardo hacen gala de un castellano impecable, sobrio y elegante,
que hace disfrutar su lectura aún a quienes no llegan a ellos con
conocimientos especializados. No en vano don Ricardo fue,
además de un venerable historiador, un distinguido literato, que
destacó en sus años mozos como autor de meritorios cuentos.
Menos conocida que su labor histórica y literaria es
la fecunda actividad diplomática de don Ricardo Fernández
Guardia. Por azares del destino, ingresó en el campo de la
diplomacia aún adolescente, a los diecisiete años de edad, y
aunque entonces no existía en Costa Rica una carrera diplomática
propiamente dicha, a lo largo de su vida desempeñó en forma
ascendente una serie de cargos en el servicio diplomático que
lo convirtieron en uno de los costarricenses de su tiempo con
mayor conocimiento y experiencia en esa materia. Entre 1885
y 1946 fue agregado, secretario, encargado de Negocios, agente
confidencial, vicecanciller, ministro plenipotenciario en misión
especial, canciller, cónsul general, ministro plenipotenciario
residente y embajador en misión especial. Aún cuando nunca
cursó estudios universitarios, su vastísima cultura, su don de
J F S C

E C F G
gentes y su conocimiento de diversos idiomas lo hicieron brillar
como diplomático y poner muy en alto el nombre de Costa Rica.
Su discreción, su modestia, la sencillez de su trato y su acrisolada
honestidad, cualidades todas ellas muy apreciables en los mejores
diplomáticos, fueron otros tantos elementos que contribuyeron a
su destacado desempeño en los quehaceres de la política exterior
costarricense.
En esta modesta obra procuramos estudiar y dar a conocer
las actuaciones de don Ricardo como diplomático y especialmente
como secretario de Relaciones Exteriores y carteras anexas, cargo
que desempeñó de 1909 a 1910, en el año final de la primera
administración de don Cleto González Víquez. Esperamos que
este texto pueda servir de punto de partida para nuevos estudios
sobre nuestra historia diplomática, sus personajes, sus logros y
sus retos.
Deseamos expresar nuestra profunda gratitud a don
Mario Fernández Piza (q. e. p. d.), nieto de don Ricardo y gran
señor que nos distinguió con su amistad y nos permitió conocer
muchas facetas interesantes de la vida de su insigne abuelo.
Hacemos extensivo nuestro agradecimiento a las personas que
de un modo otro contribuyeron a la realización de este trabajo,
especialmente don Luis Fernando Ceciliano Piedra, don Joaquín
Alberto Fernández Alfaro, don Rodolfo Jiménez Solera, doña
Nydia Quirós Mora de Morales, don Pedro Ramírez Sierra y don
Julio Ernesto Revollo Acosta.
Cartago, enero de 2015.

J F S C
E C F G
C I
E 
1.- Los Fernández y los Guardia.
La familia paterna de don Ricardo Fernández Guardia
fue fundada en Costa Rica a fines del siglo XVII por Juan
Fernández Martínez, originario de la villa burgalesa de Sedano.
En un artículo genealógico sobre esta familia, don Cleto González
Víquez escribió:
“… en Costa Rica pocas ha habido tan
fecundas en hombres notables, y puede
asegurarse, sin temor de errar, que ninguna
se ha distinguido más por sus condiciones de
inteligencia y por otras notables prendas.” 1
Efectivamente, los integrantes de este linaje han tenido
una actuación protagónica en la vida política del país. Basta citar
los gobernantes de los siglos XIX y XX que descienden de esta
familia por consanguinidad o afinidad: don Eusebio Rodríguez
Castro (casado con doña Feliciana Mora Fernández), don Juan
Mora Fernández, don Manuel Fernández Chacón, don Joaquín
1
GONZÁLEZ VÍQUEZ, Cleto, “Orígenes de los costarricenses”, p. 101, en Población de
Costa Rica y orígenes de los costarricenses, San José, Editorial Costa Rica, 1ª. ed., pp. 73-131.
J F S C

E C F G
Mora Fernández, don Manuel Aguilar Chacón (hijo de don Miguel
Antonio Aguilar y Fernández), don José María Castro Madriz
(casado con doña Pacífica Fernández Oreamuno), don José María
Montealegre Fernández, don Bruno Carranza Ramírez (casado
con doña Gerónima Montealegre Fernández), don Próspero
Fernández Oreamuno, don Bernardo Soto Alfaro (casado con
doña Pacífica Fernández Guardia), don José Rodríguez Zeledón
(nieto de don Eusebio Rodríguez Castro y doña Feliciana Mora
Fernández), don Rafael Yglesias Castro (nieto de doña Pacífica
Fernández Oreamuno de Castro) don Federico Tinoco Granados
(casado con María Fernández Le Cappellain), don León Cortés
Castro (casado con doña Julia Fernández Rodríguez), don
Teodoro Picado Michalski (casado en primeras nupcias con doña
Mercedes Lara Fernández) y don José Joaquín Trejos Fernández.
Entre muchos otros miembros destacados de este linaje cabe
mencionar además a don León Fernández Bonilla, don Mauro
Fernández Acuña, don Máximo Fernández Alvarado, don Rogelio
Fernández Güell y, por supuesto, don Ricardo Fernández Guardia.
El más antiguo antepasado por línea paterna que se
conoce de esta familia se llamó Francisco Fernández, quien nació
a fines del siglo XVI y fue vecino de una localidad del valle de
Sedano, en las montañas de Burgos, llamada Mozuelos de Sedano,
hoy prácticamente desaparecida, que se hallaba situada en una
inhóspita elevación entre los valles formados por los arroyos
de Valdepuente y de La Rina. Allí casó en 1615 con María del
Campo y Lafuente, vecina del barrio de Barruelo del mismo valle
de Sedano. Hijo de este matrimonio fue Francisco Fernández y
Campo (1616- 1662), vecino de la villa de Sedano, quien casó en
1637 con su coterránea María del Val y Pérez de Heras (16191680). Su hijo Agustín Fernández y Val (1642-1684), casó en 1662
en Tubilla del Agua con María Martínez y Fernández (1641-1713),
natural de Sedano y con ella tuvo a Juan Fernández y Martínez,
quien nació en Sedano en 1673 y fue el fundador de la familia
de su apellido en Costa Rica, a donde llegó muy joven 2. Casó en
Cartago en 1699 con Doña Cayetana de Acosta Arévalo y Santiago
2
Sobre los orígenes de la familia Fernández, V. CASTRO Y TOSI, Norberto de, “Familias
patricias de Costa Rica”, pp. 132-149, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias
Genealógicas, San José, N° 22, Noviembre de 1975, pp. 11-190; FERNÁNDEZ PERALTA,
Álvaro, Familia Fernández-Val. Principios del Siglo XVII” en Revista de la Academia
Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 9, 1961, pp. 35-86.

J F S C
E C F G
(1680-1737), hija del griego Antonio de Acosta Arévalo, uno de
los hombres más acaudalados de la Costa Rica de esa época. La
dote de la novia montó 3625 pesos e incluyó 1000 árboles de cacao
en Matina. Las arras fueron de 500 pesos 3. Sin embargo, Juan
Fernández no tuvo éxito en los negocios, ya que cuando murieron
su esposa y él, en 1737, su patrimonio era muy modesto 4.
En el hogar Fernández-Acosta hubo once hijos, el noveno
de los cuales, Manuel Felipe (1718-1786), se estableció en el Valle
Occidental y casó en San José el 7 de enero de 1743 con María
Josefa de Umaña y Corrales (1727-1778). Hijo de esta pareja fue,
entre otros, José Cornelio Fernández y Umaña (1748-1804), quien
casó en San José el 6 de setiembre de 1776 con Josefa Manuela
Salazar y Castro y tuvo con ella a José León Fernández y Salazar
(1793-1845), quien casó en Rivas de Nicaragua con Sebastiana
Bonilla de la Peña. En el hogar Fernández-Bonilla hubo siete
hijos, el menor de los cuales, José León, nació en Alajuela el 17 de
febrero de 1840 5.
Don León Fernández Bonilla, declarado benemérito de
la Patria en 1994, fue una figura muy destacada de la vida pública
costarricense del siglo XIX 6. En 1860 se graduó de bachiller
en Filosof ía en la Universidad de Santo Tomás, donde también
fue profesor, y en 1863 obtuvo la licenciatura en Leyes en la
Universidad de San Carlos de Guatemala. Fue abogado litigante,
juez civil y de comercio de Alajuela, conjuez de la Corte Suprema de
Justicia, miembro de la Asamblea Constituyente de 1870, ministro
plenipotenciario en el Perú, agente financiero de Costa Rica en
Francia, ministro plenipotenciario en Gran Bretaña, director del
Instituto Municipal de Varones de Alajuela, secretario de Estado
en los despachos de Hacienda y Comercio, abogado consultor
del Gobierno, ministro plenipotenciario en Gran Bretaña,
Francia, España y Bélgica; administrador principal de Rentas
3
PRADO SÁENZ, Eladio, “Los fundadores españoles de Costa Rica”, p. 56, en Revista de la
Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 13-14, 1965-1966, pp. 31-72.
4
GONZÁLEZ VÍQUEZ, 1977, pp. 103-104.
5
FERNÁNDEZ PIZA, Mario, “Pruebas de genealogía y nobleza”, en Revista de la
Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 25, 1978, pp. 18-27.
6
Sobre don León, V. FERNÁNDEZ PERALTA, Álvaro, “Cronología de don León Fernández
Bonilla (1840-1887)”, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San
José, N° 4, 1957, pp. 37-40.
J F S C

E C F G
Nacionales, director de los Archivos Nacionales y secretario de
Estado en el despacho de Gobernación. Sin embargo, su aporte
fue especialmente brillante en el campo de la historia patria, de la
cual fue el verdadero progenitor. En 1881 publicó en San José un
tomo de Documentos históricos y estadísticos 7 y posteriormente
inició la publicación de su monumental Colección de documentos
para la historia de Costa Rica, en diez tomos, que quedó trunca
por su prematura muerte y fue completada muchos años después
por su hijo don Ricardo. Este también dio a luz su Historia de
Costa Rica durante la dominación española (1502-1821) (1889)
y una colección documental denominada Documentos relativos
a los movimientos de independencia en el Reino de Guatemala
(1929) 8.
El 24 de agosto de 1865, a los veinticuatro años de edad,
don León contrajo nupcias en su ciudad natal con doña Isabel
Guardia Gutiérrez 9, quien tenía veinte y era hija de don Rudesindo
de la Guardia y Robles y doña María Gutiérrez y Flores.
La familia Guardia de Costa Rica es oriunda de la villa
de Zafra en Andalucía 10. Su fundador en América fue Don Diego
Félix de la Guardia y Benítez-Marchena, quien se estableció a
principios del siglo XVIII en el reino de Tierra Firme (Panamá),
donde llegó a alcanzar una encumbrada posición social y política.
Fue regidor del Ayuntamiento de Panamá, alcalde ordinario
y veinticuatro de esa misma ciudad y además logró amasar un
patrimonio considerable. Un documento panameño de la época
lo menciona como “… uno de los vecinos más principales que hay
en esta Ciudad, de muchísimo lustre y decencia, cristiano viejo
7
FERNÁNDEZ, León, Documentos históricos y estadísticos, San José, Imprenta Nacional,
1ª.ed., 1881.
8
FERNÁNDEZ, León, Documentos relativos a los movimientos de independencia en el
Reino de Guatemala, San Salvador, Ministerio de Instrucción Pública de la República de El
Salvador, 1ª.ed., 1929.
9
FERNÁNDEZ PERALTA, 1961, pp. 37-40.
10
Sobre la familia Guardia de Panamá y Costa Rica hay un estudio muy documentado de
JAÉN SUÁREZ, Omar, Evolución de la familia De la Guardia (siglo XVII a siglo XX). Un caso
ejemplar en la formación social panameña, Panamá, 1ª.ed., 1998, del cual tomamos la mayoría
de los datos que hemos incluido sobre los orígenes de esta familia y sus primeras generaciones
en Panamá.

J F S C
E C F G
y como tal noble” 11. Don Diego había casado en España con
Doña Sebastiana de Ávila y Mancebo, con la cual tuvo dos hijos,
Don Pedro y Don Juan de Dios de la Guardia y Ávila Mancebo.
En Panamá, alrededor de 1721, Don Diego, ya viudo de Doña
Sebastiana contrajo segundas nupcias con Doña Ana Francisca
López de Espejo, mencionada como “una de las más principales
señoras del lustre en esta dicha ciudad, por ser de distinción sin
mezcla alguna de moros, indios ni de recién convertidos.” 12
Fruto de este segundo matrimonio fue, entre otros, don
Víctor de la Guardia y López de Espejo, quien contrajo nupcias
con Doña Isabel María de Ayala y Medina, hija del tesorero real
oficial, regidor, alcalde ordinario y veinticuatro de Panamá Don
Tomás Francisco de Ayala Álvarez, oriundo de Sevilla, y de Doña
Juana de Medina y Calderón. Esta familia era muy prominente.
Doña Isabel fue hermana de Don Manuel José de Ayala y Medina,
quien pasó a España y fue consejero de Indias; de Don Antonio
de Ayala y Medina, relator de la Real Audiencia de Quito, y de
Don Félix de Ayala y Medina, alcalde mayor de Natá, juez de
residencia de Veragua y oficial mayor de Portobelo. Hijos de Don
Félix fueron Don Francisco de Ayala, gobernador del Darién y de
Antioquia y teniente de rey de la Plaza de Panamá; Don Manuel
de Ayala, capitán retirado de la Plaza Mayor de Panamá, y Don
Juan de Dios Ayala, gobernador de Veragua y de Costa Rica 13.
Hijo de Don Víctor y Doña Isabel, fue entre otros,
Don Tomás Esteban de la Guardia y Ayala, quien trasladó su
residencia a Natá y después a Penonomé en 1764. Fue teniente
de justicia de Penonomé, regidor del Ayuntamiento de Natá y
alcalde mayor de Natá. Casó en primeras nupcias alrededor de
1766 con una hacendada de Penonomé, quizás de la familia con
mayores hatos ganaderos y esclavos en la región, “antigua y de la
mayor consideración” 14, Doña María Isabel Jaén y Abelda, hija de
11
Debemos este dato a la gentileza de don Pedro Ramírez Sierra, a quien se lo proporcionó
por don Omar Jaén Suárez en junio de 2014, y quien lo obtuvo del Archivo General Militar de
Segovia. “Expediente matrimonial de D. Tomás de Grimaldo, 1776”.
12
Ibid.
13
Archivo Histórico Nacional de Colombia, Bogotá, Colombia. Genealogías, tomo 3,
Expediente sobre don Víctor de la Guardia y Ayala. Debemos este dato a la gentileza de don
Pedro Ramírez Sierra.
14
Ibid.
J F S C

E C F G
Don Francisco José Sánchez Jaén, regidor del Cabildo de Natá en
varias ocasiones, y de Doña María Josefa de Albelda, también de
importante familia natariega 15. Al final de su vida, don Tomás
Esteban, viudo ya por segunda vez, se ordenó sacerdote.
El más destacado de los hijos de Don Tomás Esteban y su
primera esposa fue Don José Víctor de la Guardia y Jaén 16 (usó los
apellidos “de la Guardia y Ayala”), quien nació en Penonomé el 11
de marzo de 1772 y contrajo nupcias con Doña Petra Josefa Robles
y Jiménez, “niña de distinguida nobleza” 17, hija legítima de Don
Sebastián de Robles, muchas veces alcalde ordinario de Natá, y
de doña Petra Josefa Jiménez y Yangües; nieta paterna del capitán
Don Manuel de Robles, oriundo de España, y de Doña Clemencia
Ruiz de Torres, oriunda de la ciudad de Natá; nieta materna del
Capitán Don Juan José Jiménez y de Doña Juana de Jesús Yangües,
“todos caracterizados en nobleza” 18. Bajo el dominio español, Don
José Víctor fue alcalde mayor de Natá, oidor de la Real Audiencia
de Guatemala y jefe político subalterno del partido de Granada de
Nicaragua. En 1823, debido a las turbulencias políticas y bélicas
de Nicaragua se trasladó con su familia a Costa Rica, donde
fue elegido como vicepresidente del Congreso Constituyente
inaugurado en setiembre de 1824. Murió en diciembre de ese
mismo año, en su hacienda de Bagaces. Además de su actuación
política, cabe mencionar que fue autor de una tragedia alegórica
de corte neoclásico, La Política del Mundo, primera obra teatral
originaria de Panamá y única conocida de la época del dominio
español, que se estrenó en su ciudad natal en 1809 y que casi un
siglo después sería publicada en Costa Rica por su bisnieto don
Ricardo Fernández Guardia.
El hijo menor de Don José Víctor y Doña Petra fue Don
Rudesindo de la Guardia y Robles, nacido en Penonomé el 1° de
marzo de 1809, cuando su padre era alcalde mayor de Natá y su
15
Debemos este dato a don Pedro Ramírez Sierra, quien lo obtuvo gracias a la gentileza de
don Omar Jaén Suárez.
16
Sobre Don Víctor, V. FERNÁNDEZ PERALTA, Álvaro, “Don Víctor de la Guardia y Jaén”
en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 2, 1955, pp.
29-30.
17
Archivo Histórico Nacional de Colombia, Bogotá, Colombia. Genealogías, tomo 3,
Expediente sobre don Víctor de la Guardia y Ayala.
18

Ibid.
J F S C
E C F G
jurisdicción. Fue bautizado en la misma ciudad el 12 del mismo
mes y año, con los nombres de Miguel José Rudesindo, y fueron
sus padrinos el ilustrísimo señor doctor Manuel Joaquín González
de Acuña, obispo de Panamá, y doña Petra Celestina Villarreal 19.
Don Rudesindo, quien murió en Alajuela el 27 de noviembre de
1862, fue gobernador de Guanacaste y Puntarenas y coronel del
ejército costarricense. Casó en 1828 con doña María Gutiérrez
y Flores (1808-1891), tía materna del presidente don Saturnino
Lizano Gutiérrez. De este matrimonio del que nacieron, entre
otros hijos, los generales don Víctor, don Tomás (presidente de la
República de 1870 a 1876 y de 1877 a 1882) y don Miguel Guardia
Gutiérrez, así como doña Cristina Guardia Gutiérrez, esposa
del también general y presidente de la República don Próspero
Fernández Oreamuno. La octava hija del matrimonio GuardiaGutiérrez fue doña Isabel, nacida en Bagaces el 7 de setiembre de
1844 20.
En el hogar Fernández-Guardia nacieron cuatro hijos:
1.- Ricardo de la Trinidad, nacido en Alajuela el 4 de enero
de 1867 y fallecido en San Isidro de Coronado el 5 de
febrero de 1950.
2.- María Clemencia Secundina de la Merced, nacida en
Alajuela el 1° de julio de 1869 y muerta en San José el
25 de agosto de 1959. Casó el 11 de noviembre de 1888
con don José Antonio Lara von Chamier. Hijos de este
matrimonio fueron Isabel, Clemencia, Enrique, Ana,
María Cristina, Claudia, José Antonio y Mercedes Lara
Fernández. Esta última casó en primeras nupcias con don
Teodoro Picado Michalski, presidente de la República de
1944 a 1948, y en segundas con don Oscar Sáenz Soto.
3.- José León, nacido en Alajuela el 4 de abril de 1871 y
muerto en esa ciudad el 11 de febrero de 1942. Don
León fue profesor de segunda enseñanza y publicó
19
Información proporcionada por Mauricio Meléndez Obando, tomada del Archivo
Histórico Arquidiocesano Bernardo Augusto Thiel, sección de Fondos Antiguos, Caja N° 38, f.
347 y 347 v.
20
FERNÁNDEZ PERALTA, Álvaro, “Familia de La Guardia. Principios del Siglo XVII” en
Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 6, 1958, pp. 19-31.
J F S C

E C F G
una Historia de Costa Rica para uso de los colegios de
secundaria. También fue escribiente en la Secretaría de
Relaciones Exteriores. Casó en primeras nupcias el 25 de
junio de 1889 con su prima hermana doña Elisa Jinesta,
hija extramatrimonial de su tío don Tomás Guardia
Gutiérrez y doña Rosaura Jinesta 21, de la cual se divorció,
y en segundas el 13 de setiembre de 1899 con doña
Adriana Carazo Aguilar. Hijos del segundo matrimonio
fueron don Arturo y doña Isabel Fernández Carazo.
4.- Isabel, nacida el 6 de diciembre de 1872 y muerta en
Alajuela el 12 de diciembre de 1873 22.
Doña Isabel Guardia de Fernández murió el 12 de
diciembre de 1872, a la temprana edad de veintiocho años, poco
después del nacimiento de su cuarta hija. Su primogénito Ricardo
aún no había cumplido los cinco años cuando quedó huérfano.
En una oportunidad nos refirió don Mario Fernández
Piza, nieto de don Ricardo Fernández Guardia, que un tío abuelo
político de este, don Rafael Barroeta Baca, había querido adoptarlo
cuando era niño. El señor Barroeta, hombre de inmensa fortuna,
había sido casado en primeras nupcias con doña María del Rosario
Guardia Robles y en segundas con doña Trinidad Gutiérrez, y solo
había tenido, del primer matrimonio, una niña llamada María
Justina Barroeta y Guardia, que murió de corta edad 23. Ante la
perspectiva de que con él desaparecería su apellido, don Rafael le
propuso a don León Fernández que le permitiera adoptar al niño,
para que llevara su apellido y heredase su fortuna, aunque sin
dejar de vivir con don León y sus hermanos. Don León rechazó la
idea con gran indignación, y a fin de cuentas don Rafael dejó su
patrimonio a una institución destinada a financiar la educación
de jóvenes pobres, cuyos fines después fueron desnaturalizados
y perdió toda relevancia. El nieto de don Ricardo comentaba
festivamente que con aquella enorme herencia a él no le hubiera
importado llamarse Mario Barroeta…
21
OBREGÓN LORÍA, Rafael, Familias alajuelenses en los libros parroquiales de Alajuela
1790-1900, Alajuela, Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, 1ª. ed., 1995, vol. IV, p. 120.

22
FERNÁNDEZ PERALTA, 1961, p. 79.
23
FERNÁNDEZ PERALTA, 1958, pp. 22-23.
J F S C
E C F G
Viudo de doña Isabel, don León Fernández tuvo una
relación extramatrimonial don doña Romelia Barth Quesada 24,
de la cual nació el 29 de diciembre de 1883 un hijo llamado don
Tomás Rafael de Jesús Fernández Barth. Este medio hermano de
don Ricardo, que se graduó de abogado y tuvo en Alajuela una
posición relevante, contrajo nupcias el 28 de julio de 1918 con
doña Ester Herrera Ovares 25, de quien enviudó en 1921 y con
quien tuvo dos hijos, Tomás y María Cristina Fernández Herrera.
Además, antes de su matrimonio, don Tomás tuvo con doña
María Cristina Vargas Hernández cuatro hijos, don Héctor, don
Guillermo, doña Odilie y don José Fernández Vargas. Don Tomás
murió en San José el 14 de diciembre de 1936 26.
2.- Infancia y juventud. Sus estudios.
Don Ricardo Fernández, nació, como ya indicamos, el 4
de enero de 1867, y fue bautizado el 12 de ese mes. Su partida de
bautismo dice literalmente:
“En la Ciudad de Alajuela a doce de
enero de mil ochocientos sesenta y siete. Yo
el presbº Lorenzo Montenegro Cura Interino
de esta Parroquia bauticé solemnemente a
Ricardo de la Trinidad que nació el cuatro
del corriente, es hijo legítimo del Ldo. Don
León Fernández e Isabel Guardia: fue su
padrino el Sr. Dr. Don José María Castro
a quien advertí su obligación y parentesco
espiritual.” 27
En 1873, a los cuatro años de edad y muy poco después
del fallecimiento de su madre, el niño Fernández Guardia empezó
el aprendizaje de las primeras letras en una escuela privada que
24
OBREGÓN LORÍA, 1995, vol. III, p. 244.
25
https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-267-11829-129581-35
26
FERNÁNDEZ PERALTA, 1961, p. 79.
27
https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-267-11854-76974-98
J F S C

E C F G
dirigía en Alajuela la señorita Belisa Calderón 28. Sin embargo, el
16 de mayo de 1873 salió de Costa Rica con su padre, quien había
sido designado por su cuñado el presidente don Tomás Guardia
como ministro plenipotenciario de Costa Rica en Gran Bretaña.
Presentó credenciales a la reina Victoria el 4 de agosto de ese año
29
. Sin embargo, debido a un distanciamiento con don Tomás,
muy poco tiempo después renunció, y regresó a Costa Rica en
diciembre de 1873 30.
Como consecuencia del viaje de don León, su hijo
Ricardo ingresó como interno en el Instituto Winter 31, una
escuela de París donde permaneció durante cinco años. Vivía con
una familia francesa, cuyo recuerdo evocó en 1918 en un discurso:
“Era yo muy niño cuando fui, por primera
vez, a Francia en 1873… Tuve la suerte,
huérfano y extranjero, de encontrar allí un
hogar modelo de virtudes, cuyo recuerdo es
en mi corazón fuente inagotable de gratitud.
Este hogar era doblemente francés. Alsacia
había sido la cuna de la noble familia que
me recibió en su seno como a un hijo y acabó
de arraigar en mí el amor a Francia que ya
me había inculcado mi padre.” 32
Como consecuencia de esos años en Francia, el niño
olvidó prácticamente por completo el idioma español. El francés
se convirtió en su primera lengua, y en 1878, a su regreso a Costa
Rica, su abuela materna doña María se vio en grandes apuros para
comprenderle 33.
28
AGÜERO CHAVES, Arturo, “Prólogo”, pp. 8-9, en FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo,
Los cuentos, San José, Antonio Lehmann, 1ª. ed., 1971, pp. 7-26.
29
FERNÁNDEZ PERALTA, Álvaro, “Cronología de don León Fernández Bonilla (18401887)”, p. 39, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N°
4, 1957, pp. 37-40.
30
Ibid.
31
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 9.
32
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, Otras páginas, San José, EUNED, 2008, 1ª. ed., p. 357.
33
FERNÁNDEZ UMAÑA, Víctor Hugo, Ricardo Fernández Guardia, San José, Ministerio
de Cultura, Juventud y Deportes, 1ª. ed., 1978, p. 27.

J F S C
E C F G
En aquellos tiempos se despertó en el jovencito una ferviente
pasión por la lectura; a los doce años, según relató medio siglo
después, leyó por primera vez el Quijote:
“En la excelente biblioteca que poseía
mi padre, mi afición a la lectura encontró
vasto campo en qué ejercitarse. Empecé,
como era natural, por las obras francesas y
fui descubriendo a Victor Hugo, Lamartine,
Musset, Balzac, Dumas. Más tarde seguí
con los autores españoles, siendo el primero
Larra, cuyos escritos chispeantes me
deleitaron. Abierto el nuevo y rico filón, no
paré hasta agotarlo; y ya había saboreado
obras de Calderón, de Lope, de Tirso,
de Francisco de Rojas y de los modernos
Bretón de los Herreros, Moratín y Mesonero
Romanos, cuando mi padre, que observaba
con interés la calidad de mis lecturas, puso
en mis manos El Quijote… lo abrí en una
de esas tardes diáfanas y tibias, que son uno
de los encantos de Alajuela en la estación
seca, y que yo aprovechaba para correr
los campos con mis amigos o montar a
caballo, ejercicio que para mí el colmo de
la felicidad. Sin embargo, aquella tarde mi
jaco se quedó en la cuadra, porque me fui
engolfando en las andanzas del caballero de
la Triste Figura, hasta el punto de echar en
olvido mi pasatiempo favorito.” 34
Don Ricardo cursó sus estudios secundarios en el
Instituto Municipal de Varones de Alajuela y en el Instituto
Nacional en San José, donde terminó la enseñanza secundaria en
noviembre de 1881 35. Distó mucho de ser un alumno brillante,
según recordó en 1939:
34
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 359.
35
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 9.
J F S C

E C F G
“Yo era… un estudiante pésimo, y, en
esto y otras cosas me diferencio de los
compañeros Béeche Argüello y Brenes
Córdoba, quienes desde su mocedad dieron
pruebas de su relevante aplicación al
estudio. A mí me perdía la imaginación. La
fantasía, que más tarde me llevó al campo
de la novela, me distraía y restaba tiempo
para las disciplinas de otra índole.” 36
En 1918, en un escrito sobre su infancia, don Ricardo
recordó que había sido uno de los estudiantes más díscolos y
alborotadores del Instituto Nacional, junto con Jorge Castro
Fernández, hijo del expresidente don José María Castro Madriz,
quien en esa época era secretario de Instrucción Pública y rector
de la Universidad de Santo Tomás. Don José María, padrino de
bautismo de don Ricardo, reprendió a este con mucho afecto:
“… me habló con suavidad del respeto y
consideración que los escolares deben a sus
maestros; de los sacrificios que hacen los
padres para dar una buena educación a sus
hijos, del deber que todos tenemos de estudiar
con el fin de ser hombres útiles a la patria;
de las obligaciones para con la familia y la
sociedad. Me habló de mis padres, de mi
abuelo, con quien tuvo estrecha amistad,
de muchas otras que al cabo de los años
recuerdo con placer y gratitud. Cerca de una
hora empleó el doctor Castro en amonestar
a un muchacho indisciplinado, con ese
cariño e interés vivísimo que le inspiraban
los jóvenes.” 37
El 23 de julio de 1881, don León Fernández, quien estaba
temporalmente a cargo de la Secretaría de Hacienda y Comercio,
durante la interinidad del designado don Salvador Lara Zamora,

36
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 363.
37
Ibid.
J F S C
E C F G
fundó los Archivos Nacionales 38, e hizo que su hijo, a pesar de
estar iniciando la adolescencia, empezara a laborar allí como
escribiente; posteriormente desempeñó el cargo de secretario 39.
En 1882 don Ricardo acompañó a su padre a Guatemala, donde
el 13 de setiembre don León firmó con el canciller guatemalteco
don Antonio Batres un protocolo para el restablecimiento de las
relaciones diplomáticas entre ese país y Costa Rica 40. Durante
ese viaje don León también buscó documentos en los archivos
guatemaltecos para respaldar los derechos de Costa Rica en sus
conflictos limítrofes 41. Sin embargo, la vocación histórica de don
Ricardo todavía tardaría mucho en despertar. A su regreso de
Guatemala trabajó en la Administración Principal de Rentas y en
la Dirección General de Estadística 42.
En 1883, cuando don Ricardo tenía quince años, su padre
fue nombrado como ministro plenipotenciario de Costa Rica en
Bélgica, España, Francia y Gran Bretaña 43. Don León decidió
llevar consigo a don Ricardo, quien desde su adolescencia se
vio inmerso en el mundo de la diplomacia. Partieron de Costa
Rica en octubre de 1883 44. También continuó vinculado con la
investigación histórica, ya que una de las principales actividades
de don León en Europa fue la de buscar y transcribir documentos,
en particular en los archivos españoles, que sustentaran los
derechos de Costa Rica en el litigio de límites con Colombia 45.
En 1884, con solamente diecisiete años de edad, don Ricardo fue
nombrado como agregado a la comisión de estudios de límites 46.
Para don Ricardo, que apenas había conocido a su madre
y sentía un gran apego hacia su progenitor, fue una inmensa
tragedia personal el asesinato de este, ocurrido en San José el 9
38
FERNÁNDEZ PERALTA, 1957, pp. 37-40.
39
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 419.
40
SÁENZ CARBONELL, Jorge Francisco, Historia diplomática de Costa Rica (18211910), San José, Editorial Juricentro, 1ª. ed., 1996, p. 437.
41
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 369.
42
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 9.
43
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 419.
44
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 369.
45
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, pp. 419-420.
46
Ibid., p. 419.
J F S C

E C F G
de enero de 1887, a manos del joven Antonio Figueroa Espinach,
cuyo padre don Eusebio Figueroa Oreamuno había muerto en un
duelo con don León en 1883.
3.- Matrimonio y descendencia.
En 1893, con veintiséis años de edad, don Ricardo
Fernández Guardia se encontraba en relaciones de noviazgo con
la señorita doña Anita Peralta Sancho, nacida en San José el 13
de marzo de 1873, en el hogar de don Francisco Manuel Peralta y
Alvarado y doña Josefa Sancho y Jiménez
Don Francisco Manuel, conocido familiarmente como
don Chico y vástago de la aristocrática familia Peralta de Cartago,
fue uno de los hombres más acaudalados de la Costa Rica de la
segunda mitad del siglo XIX, aunque ya en edad avanzada perdió
gran parte de su fortuna como consecuencia de haber dado una
fianza. Entre las propiedades que pudo conservar estuvieron dos
fincas de café, “La Verbena” y “La Inocencia”. Poco antes de la
boda de su hija con el joven Fernández Guardia, sufrió junto con
este un accidente que La Prensa Libre del 15 de octubre de 1893
reseñó del siguiente modo:
“Don Francisco Peralta y don Ricardo
Fernández Guardia sufrieron serias lesiones
ayer. El hecho pasó así: paseaban ambos
en un carruaje por el lado de la cuesta
de Moras; no sabemos por qué causa se
desbocaron las bestias y junto con carruaje
y personas dichas se precipitaron en un
hondo desagüe. El vehículo se hizo pedazos,
y los señores Peralta y Fernández sufrieron
lesiones de importancia, mas no de peligro.
Es bien sensible el percance.” 47
Don Ricardo contrajo nupcias con doña Anita en el
Palacio Episcopal de San José el 2 de diciembre de 1893, a los
veintiséis años de edad. La ceremonia fue oficiada por el obispo
47

La Prensa Libre, 15 de octubre de 1893.
J F S C
E C F G
de Costa Rica monseñor Bernardo Augusto Thiel y Hoffmann 48.
La fiesta de bodas fue espléndida y rumbosa, y el poeta Aquileo
Echeverría le dedicó un festivo artículo en la revista Notas y letras
del 15 de diciembre 49.
Al morir su padre en 1913, doña Anita de Fernández
heredó la finca “La Inocencia”, lo cual hizo que algunas gentes
bromearan diciendo que “Doña Anita Peralta, a la edad que tenía,
era la única señora de San José que conservaba la inocencia..” 50
Doña Anita murió el 26 de octubre de 1932 en el hotel
Wellington en la ciudad de Nueva York, a los cincuenta y nueve
años de edad. Fue sepultada en San José el 10 de noviembre de
1932 51. En una nota necrológica, el diario La Tribuna se refirió a
ella diciendo:
“En doña Anita Peralta de Fernández
Guardia brillaban todas las virtudes, que
la consagraron como matrona ejemplar,
poseedora de unan exquisita cultura, de una
voluntad tenaz, de un espíritu emprendedor,
que jamás negó su cooperación a toda obra
de bien público. Esas características hicieron
que su personalidad se destacara vigorosa
en nuestros medios sociales, en donde toda
empresa humanitaria tuvo en ella su más
entusiasta colaboradora.” 52
Hijos del matrimonio Fernández-Peralta fueron 53:
48
FERNÁNDEZ PIZA, 1978, p. 21.
49
ECHEVERRÍA, Aquileo, “El casamiento de Ricardo Fernández G. y Anita Peralta”, en
Notas y letras, 15 de diciembre de 1893, en
h t t p : / / w w w. s i n a b i . g o . c r / b i b l i o t e c a % 2 0 d i g i t a l / r e v i s t a s / n o t a s % 2 0 y % 2 0 l e t r a s /
notasyletras1893/001c-Notas%20y%20letras%2015%20dic%201893.pdf
50
FERNÁNDEZ PIZA DE SOLERA, Olga, “Don Francisco Manuel Peralta y Alvarado”, en
Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 26, 1980, pp. 5-8.
51
https://familysearch.org/pal:/MM9.1.1/NQKD-RZ9
52
La Tribuna, 27 de octubre de 1932.
53
FERNÁNDEZ PERALTA, 1961, p. 80.
J F S C

E C F G
1.- Álvaro, nacido el 16 de agosto de 1894 y muerto el 10 de
julio de 1964; casó el 16 de agosto de 1920 con doña Berta
Jiménez Guardia. Se dedicó a actividades agropecuarias.
Fue autor de varios trabajos históricos y genealógicos 54.
2.- León, nacido el 16 de setiembre de 1896 y muerto el 25
de junio de 1897.
3.- Ricardo Juan de la Cruz, nacido en San José el 24 de
noviembre de 1897 y fallecido en la misma ciudad el 3 de
noviembre de 1978. Casó en primeras nupcias el 21 de
mayo de 1916 con doña Felicia Piza Lara y en segundas el
20 de mayo de 1960 con doña Rosario Monge Quirós.
La familia Fernández-Peralta pasaba frecuentes
temporadas en la finca “La Verbena”, según se desprende de la
correspondencia de don Ricardo con el marqués de Peralta don
Manuel María de Peralta y Alfaro, ministro de Costa Rica en
Europa. En una carta del 12 de febrero de 1910 le escribió a don
Manuel María:
“Estamos actualmente en La Verbena,
que es el encanto de los muchachos. Allí son
completamente felices. Ambos han crecido
mucho, en particular Alvarito.” 55
Don Ricardo fue un amoroso padre y sintió un afecto
especial por su hijo menor Ricardito. En 1913, cuando el muchacho
apenas tenía quince años y estaba cursando la secundaria en un
colegio en las cercanías de Lausana, estuvo haciendo unos planes
de boda a mediano plazo que no le parecieron nada convenientes
a sus progenitores y que motivaron la intervención de la marquesa
de Peralta, doña Juanita de Clérembault. El muchacho fue enviado
de regreso a América. Sin embargo, en setiembre de ese año, don
Ricardo escribió desde Washington al marqués de Peralta:
54
MOLINA DE LINES, María, “Nota Necrológica en Memoria de Nuestro Académico Don
Álvaro Fernández Peralta”, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas,
San José, N° 11 y 12, 1963-1964, p. 1.
55
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 12 de
febrero de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento
nº 193.

J F S C
E C F G
“Después de mucho meditar sobre el caso
de Ricardito y tomando en consideración lo
que sobre el particular me ha escrito Anita,
he tomado la resolución de permitirle
el regreso a Europa, para evitar que se
desespere y abandone sus estudios, lo que
sería gran lástima; pero no regresará solo;
yo me iré con él a fines de este mes y Anita
irá también a reunirse con nosotros en
noviembre.
Dice Ricardito que su deseo es casarse
cuando termine su carrera; es decir, dentro
de cinco años. Cuando este término se
venza es más que probable que ya se habrá
arrepentido, amén de todas las cosas
imprevistas que pueden suceder en tan
largo tiempo; y estando nosotros a su lado,
evitaremos cualquier disparate, poniendo
coto a los manejos de la mamá de la niña.
Mi idea es ganar tiempo y dejar que las
cosas se resuelvan por sí mismas, evitando
recurrir a la violencia, que da siempre
malos resultados con caracteres enérgicos
como el de Ricardito.
Además, no me encuentro justificado
para tomar medidas fuertes, considerando
que el muchacho no ha cometido ninguna
mala acción y ha cumplido muy bien con sus
deberes de estudiante. La verdad es que no
hay reproche fundado que hacerle. Tan sólo
cabe aconsejarlo, y esto es más acción del
tiempo que de reflexiones y amonestaciones.
De manera, mi querido amigo, que V.
me tendrá en Europa en los primeros días
de octubre con Ricardito. Iremos derecho a
Lausanne, porque este tiene que ingresar
J F S C

E C F G
al colegio el 14, y sobre todo que ver a Miss
Gwendolyn. Espero, pues, darle un abrazo
en Territet, si es que como de costumbre
permanece V. allí hasta el 15.
Preveo que mi resolución va a
escandalizar a Juanita y que me va a
considerar más loco que Ricardito. Usted
quizá me juzgará con más filosof ía y
comprenderá mejor mis razones; porque
bien miradas las cosas, si después de cinco
años el muchacho persistiera en casarse,
sería una buena prueba de que su amor
es verdadero y no me consideraría con
derecho a privarlo de lo que él estimase ser
su felicidad.
En fin, cuando nos veamos tendremos
ocasión de discurrir largamente sobre este
tema.
Anita me repite en todas sus cartas su
gratitud para con Juanita, a quien debemos
la salvación de Ricardito, cuando menos por
ahora. Yo no le estoy menos grato y acepto
de antemano todos los reproches que tenga
a bien hacerme.” 56
En otra carta al marqués, escrita en julio de 1914, cuando
ya el muchacho estudiaba ingeniería en la Universidad de Lausana,
don Ricardo se refirió a Ricardito diciendo:
“De este muchacho cada día estamos
más satisfechos. Si no cambia… será un
hombre de provecho.” 57
56
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 9 de
setiembre de 1913. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz,
documento nº 226.
57
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 24 de julio
de 1914. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 230.

J F S C
E C F G
Casi enseguida, el estallido de la Primera Guerra Mundial
obligó a don Ricardo a regresar a Costa Rica y llevarse consigo a su
hijo, quien para poder incorporarse en 1917 a la llamada Facultad
de Ingeniería (nombre que en aquella época no designaba a
una facultad universitaria, sino a la corporación gremial de los
ingenieros), hubo de hacerlo en calidad de topógrafo y geodesta,
por ser las únicas materias que su ley constitutiva permitía
presentar por suficiencia. Mucho después, modificada ya esa
normativa, se incorporó como ingeniero civil el 31 de diciembre
de 1940.
En una de sus últimas cartas a don Manuel María de
Peralta, escrita en junio de 1927, don Ricardo elogió a su hijo
menor en los siguientes términos:
“¡Es tan bueno, tan inteligente y tan
noble este hijo mío!!” 58
Don Ricardo Fernández Peralta no defraudó las
esperanzas de su progenitor. Fue profesor de segunda enseñanza,
jefe de ingenieros de la municipalidad de San José, secretario de
Fomento del 17 de febrero al 8 de mayo de 1944, miembro de
la comisión demarcadora de los límites con Panamá, ingeniero
consultor del gobierno de Costa Rica, fundador y director del
Instituto Geográfico Nacional, presidente de la Sección Nacional
del Instituto Panamericano de Geograf ía e Historia y miembro
fundador y presidente de la Academia Costarricense de Ciencias
Genealógicas. Publicó la obra Reinado de Felipe II. Pero Afán de
Ribera (1974) y otros trabajos históricos y genealógicos 59. Su
hijo primogénito don Mario Fernández Piza (1917-1994), quien
fue teniente coronel del ejército costarricense, jefe de su Estado
Mayor en la guerra civil de 1948 y autor de numerosos estudios
genealógicos, tuvo también una relación muy afectuosa con don
Ricardo Fernández Guardia.
58
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 24 de julio
de 1914. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 337.
59
Sobre don Ricardo Fernández Peralta, V. VALVERDE RUNNEBAUM, Enrique, “Notas
necrológicas”, pp. 11-12, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas,
San José, N° 25, 1978, pp. 9-14.
J F S C

E C F G
4.- El literato.
Siendo ya septuagenario y celebrado autor de numerosos
libros sobre temas históricos, don Ricardo Fernández Guardia se
veía más como literato que como historiador:
“… a pesar de que me llaman historiador
y de que he escrito algunos tomos sobre
historia nacional, yo soy un intruso en
los dominios de Clío… Repito, he sido un
intruso. Soy un literato, más o menos malo,
pero un literato. El otro camino lo tomé
obligado por las circunstancias.” 60
Don Ricardo inició su actividad literaria con una novela
histórica, escrita a su regreso de Europa (1889). Esta novela se
refería la época de Carrillo o la de Morazán, y aunque llegó a
concluirse y su lectura hizo que se manifestara al joven Fernández
que tenía facilidades para la narración, nunca la publicó y
lamentablemente se ha perdido 61.
La primera obra literaria que publicó don Ricardo, en 1894,
fue un libro de cuentos denominado Hojarasca. De conformidad
con el gusto importado por quienes habían efectuado estudios en
Europa y especialmente en Francia, las narraciones contenidas en
Hojarasca eran cuentos “de una temática muy amplia, exótica,
llena de leyendas y de constante alusión mitológica” 62. Su siguiente
obra fue otro libro de cuentos, publicado en 1901 con el título de
Cuentos ticos, y que se caracterizaba por su carácter realista y su
temática costarricense 63.
En 1902 publicó su única obra teatral, una comedia
titulada Magdalena, que se estrenó el 7 de agosto de ese año en
el Teatro Nacional. Esta obra, cuyo argumento versaba sobre los
60
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, pp. 363-364.
61
Las referencias que se conocen al respecto figuran en FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008,
pp. 363-364.

62
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 39.
63
Ibid., pp. 44-45.
J F S C
E C F G
amores de tres jóvenes de la clase alta josefina, fue una de las
primeras producciones dramáticas de carácter nacional 64.
Su última obra de ficción fue otra colección de cuentos,
La Miniatura, que se publicó en 1920 y en la cual el autor retoma
la tendencia de Hojarasca, tanto por lo que se refiere a la forma
como a los recursos temáticos, nutridos de temas exóticos y
mitológicos 65.
En su Historia de la literatura costarricense, don
Abelardo Bonilla escribió
“Durante toda su vida sintió la
preocupación por la pureza del castellano…
No fue escritor de rica fantasía, como lo
revelan sus Cuentos Ticos y su comedia
Magdalena, y su prosa no tiene cualidades
excepcionales; sus metáforas son escasas
y limitadas, pero estas condiciones
contribuyen a darle a su obra una sólida
unidad y condensación desde el punto de
vista de estilo.” 66
Además de sus propias obras, don Ricardo publicó en
1902 una edición de La política del mundo, obra teatral escrita en
1809 por su bisabuelo don José Víctor de la Guardia 67.
El 26 de noviembre de 1903 don Ricardo fue admitido
a la Real Academia Española de la Lengua como miembro
correspondiente por Costa Rica. El 12 de octubre de 1923 fue uno
de los miembros fundadores de la Academia Costarricense de la
Lengua, en la cual ocupó la silla F. También fue director de esa
corporación durante varios años 68.
64
BONILLA, Abelardo, Historia de la literatura costarricense, San José, Editorial Costa
Rica, 1ª. ed., 1967, pp. 200-202.
65
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 43.
66
BONILLA, 1967, p. 265.
67
Ibid., pp. 1999-200.
68
SÁENZ CARBONELL, Jorge, “Diccionario biográfico de los académicos en orden
alfabético 1871-2012”, p.66, en Memoria. Academia Costarricense de la Lengua (1923-2013),
San José, Academia Costarricense de la Lengua, 1ª.ed., 2014, pp. 45-97.
J F S C

E C F G
Don Ricardo también fue integrante y presidente
del Ateneo de Costa Rica, organización cultural formada
por eminentes personajes de las letras costarricenses, que
lamentablemente tuvo una corta existencia 69.
5.- El periodista.
Quizá por influencia de su padre, quien dirigió el
semanario El Cencerro, fue redactor de La Oposición y colaboró
con otros periódicos como El Travieso, El Debate y El Comercio,
don Ricardo Fernández Guardia, en sus años de juventud, tuvo
una importante participación en la actividad periodística,
especialmente en el diario matutino La República, que adversaba
al gobierno de don José Rodríguez Zeledón.
El 30 de abril de 1891, en vísperas de la reunión ordinaria
del Poder Legislativo, y en atención a que el Poder Ejecutivo
anunció que había descubierto una conspiración, la Comisión
Permanente del Congreso Constitucional suspendió las garantías
individuales hasta por sesenta días 70.
Al día siguiente, al iniciarse las sesiones ordinarias
del Congreso, el presidente Rodríguez presentó a la cámara
un mensaje anual notoriamente breve y cuyo tono era amargo,
desilusionado y alarmista, características muy poco coincidentes
con lo acostumbrado en esas ocasiones. Entre otras cosas,
expresó:
“Una desatentada oposición, que ya
no teme a la luz del día insultar al Poder
y hacer mofa de la Ley, y que pretende
llevar de hecho al desgracia y el luto al seno
de la sociedad, alarmada y conmovida
desde sus cimientos, me ha hecho pedir
la suspensión de garantías decretada…
ofrezco solemnemente hacer recto uso de esa
69
SOLERA RODRÍGUEZ, Guillermo, Beneméritos de la Patria y Ciudadanos de Honor
costarricenses, San José, Antonio Lehmann, 2ª. ed., 1964, p. 197.
70

Decreto N° 5 del 30 de abril de 1891.
J F S C
E C F G
facultad y devolver la paz y tranquilidad,
bases ineludibles del progreso, al país, que
hoy tiene más que nunca toda su atención
puesta en el Gobierno a quien confió su
dirección.” 71
La República asumió una actitud crítica hacia la
suspensión de garantías. El 10 de mayo, por un quebranto de
salud de don Juan V. Quirós, redactor y editor del periódico, don
Ricardo Fernández Guardia asumió esas funciones. Ese mismo
día, La República publicó en su sección editorial un artículo
escrito por don Juan María Murillo, en el cual se formulaban
severas críticas al mensaje presidencial 72.
El gobierno reaccionó con inusitada virulencia. El 11 de
mayo, las autoridades arrestaron a don Juan V. Quirós, a don
Juan María Murillo y a varios empleados del periódico, incluido
el conserje. Don Ricardo Fernández Guardia fue detenido por
dos oficiales cuando caminaba por la calle del Comercio (actual
Avenida Fernández Güell), frente al Club Internacional, y
conducido al cuartel de Artillería. Aunque el señor Quirós y los
demás empleados de La República fueron puestos en libertad
casi enseguida, don Ricardo y el señor Murillo continuaron
detenidos 73.
Para peores, por una desdichada coincidencia el 12 de
mayo apareció en El Heraldo de Costa Rica un artículo titulado
“No vuelan los pájaros en el vacío” en que don Ricardo se refería
a la reciente partida definitiva del país del poeta Rubén Darío,
decepcionado ante la profunda indiferencia de los costarricenses
ante las actividades literarias y culturales, y criticaba la actitud
igualmente indiferente de la administración Rodríguez:
“El gobierno huero que por desgracia
rige nuestros destinos, obró de acuerdo con
la mayoría. No supo, mejor dicho, no quiso
aprovechar en beneficio del país, el talento
71
La Gaceta, 3 de mayo de 1891.
72
La República, 10 de mayo de 1891.
73
Ibid., 13 de mayo de 1891.
J F S C

E C F G
admirable de Rubén Darío. Con su pan se
lo coma.” 74
El 22 de mayo, el Congreso confirmó la suspensión
de garantías acordada por la Comisión Permanente 75. El 25 de
junio, el Poder Ejecutivo expulsó del país por dieciocho meses a
los generales don Jesús Soto Quesada, don Buenaventura Carazo
y don Federico Velarde y Guerra y al coronel don Ronulfo Soto
Alfaro, exsecretario de Guerra y Marina, y por considerar que
eran culpables de haber participado en los supuestos hechos
subversivos, confinó por un año en lugares alejadas de la capital
a varias personas más. Entre ellas figuró don Ricardo Fernández
Guardia, que ya llevaba más de un mes de detención y fue
confinado por seis meses en la población de Juan Viñas.76. Dos
días después, el 27 de junio, se restablecieron las garantías 77.
Don Ricardo interpuso ante la Corte Suprema de Justicia
un recurso de hábeas corpus, el primero presentado en la historia
del país. El 22 de julio, el alto tribunal declaró con lugar el recurso
y el 28 de ese mes se le comunicó al Poder Ejecutivo la resolución
correspondiente. El 3 de agosto, con instrucciones del presidente
Rodríguez, el secretario de Justicia don Pedro María León-Páez
y Brown le comunicó a la Corte que, en criterio del Ejecutivo, la
medida dictada contra Fernández Guardia había sido legítima,
por haberse tomado durante la suspensión de garantías, y que
aun después de restablecidos los derechos constitucionales, las
resoluciones del Ejecutivo continuaban siendo eficaces. Con
base en ello, el Ejecutivo consideró legal su procedimiento e
improcedente el hábeas corpus, y expresó su confianza en que la
Corte reconsideraría su decisión 78.
Años después, don Ricardo relataría los hechos en su
Cartilla Histórica de Costa Rica, sin mencionar su propio nombre:
74
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 348.
75
Decreto N° 11 del 22 de mayo de 1891.
76
Decreto N° 26 del 25 de junio de 1891; OBREGÓN LORÍA, Hechos militares y políticos,
Alajuela, Museo-Histórico Cultural Juan Santamaría, 1ª. ed., 1981, p. 234.
77
Decreto N° 28 del 27 de junio de 1891.
78
Memoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Justicia, Gracia, Culto y Beneficencia
1891-1892, San José, Tipograf ía Nacional, 1892, anexos, sin paginar.

J F S C
E C F G
“A los once meses de gobierno, Rodríguez
suspendió las garantías individuales con
pretexto de una conspiración. El presidente
aprovechó la coyuntura para encarcelar
a varios periodistas y particulares, que
por decreto de 25 de junio de 1891 fueron
condenados, junto con los supuestos
revolucionarios, a penas de destierro y
confinamiento. Uno de los periodistas
interpuso recurso de hábeas corpus ante
la suprema corte de justicia, que lo mandó
poner en libertad, pero el fallo del más alto
tribunal de la República no fue acatado
por Rodríguez. Este es el primer caso de
violación de una sentencia de justicia por
un gobernante de Costa Rica.” 79
El confinamiento de don Ricardo en Juan Viñas fue
de corta duración. A raíz de un hermoso artículo que publicó
en La República del 15 de setiembre de 1891, con motivo del
septuagésimo aniversario de la independencia, el ministro
residente de España en Centroamérica, don Julio de Arellano,
gestionó personalmente del presidente Rodríguez que permitiera
el regreso del periodista a la capital 80. El gobernante accedió y por
decreto de 16 de setiembre se concedió amplia amnistía a todos
los que se encontraran penados por causas políticas 81.
El 31 de agosto de 1892, después de varios enfrentamientos
con el Poder Legislativo, el presidente Rodríguez decretó la
disolución del Congreso 82 y el 11 de setiembre siguiente suspendió
el orden constitucional 83. Varias personas desafectas al gobierno
fueron expulsadas del país, entre ellas don Ricardo Fernández
79
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, Cartilla Histórica de Costa Rica, San José, Antonio
Lehmann, 44ª. ed., 1970, pp. 129-130.
80
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, “LXX aniversario de la Independencia”, p. 9, en
Colección Norberto de Castro, San José, Noviembre de 1983, vol. V, pp. 9-13.
81
Decreto N° 70 de 16 de setiembre de 1891.
82
Decreto N° 73 de 31 de agosto de 1892.
83
Decreto N° 74 de 11 de setiembre de 1892.
J F S C

E C F G
Guardia, quien se estableció en Guatemala 84. Sin embargo, no
fue mucho lo que duró su exilio, ya que el 31 de diciembre de
1892 el presidente concedió otra vez amnistía general a favor de
todos los que se encontraban sufriendo alguna pena por motivos
de carácter político 85.
De 1903 a 1904 don Ricardo fue editor de la revista
cultural Pandemonium 86. Además, a lo largo de su vida colaboró
asiduamente con infinidad de revistas y periódicos, mediante
artículos sobre temas históricos y literarios o comentarios sobre
asuntos de actualidad. Algunos de estos textos fueron recogidos
en 2008 en una obra publicada con el título de Otras páginas.
6.- El historiador.
La primera vez que don Ricardo Fernández Guardia
escribió sobre temas históricos fue debido a un trágico imperativo.
Su padre había trabajado afanosamente en una Historia de Costa
Rica durante la dominación española: 1502-1821, pero aunque en
el momento de su asesinato la obra ya estaba muy avanzada, no
la había concluido. Para publicarla, don Ricardo, que a la muerte
de don León apenas tenía veinte años de edad, agregó algunas
páginas de su cosecha, según expresó en el prólogo:
“He respetado el manuscrito en
cuanto ha sido posible, para conservar su
originalidad; sin embargo, como este no
llegaba más que hasta el año 1816, he creído
conveniente llevarlo hasta el de 1821. Tan
solo hago notar este hecho, para reclamar la
responsabilidad de las imperfecciones de un
trabajo hijo de tan inexpertas manos como
las mías.” 87

84
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 11.
85
Decreto N° 99 de 31 de diciembre de 1892.
86
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 13.
87
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 350.
J F S C
E C F G
A esta obra de don León se agregó en abril de 1892 otra,
Lenguas indígenas de Centro América en el siglo XVIII según copia
del Archivo de Indias, que don Ricardo editó junto con don Juan
Fernández Ferraz 88.
No se crea que don Ricardo tuviera ya en ese entonces
interés por los asuntos históricos. Escribió esas páginas finales
de la Historia de Costa Rica durante la dominación española y
publicó las mencionadas obras por cumplir con un deber filial y
casi podríamos decir que a regañadientes. Según el mismo relató
en 1939, no había sentido en sus años juveniles inclinación alguna
por la historia, y solamente llegó a esa disciplina ya veinteañero,
como consecuencia de sus aficiones literarias:
“Cuando regresé de Europa, pensé
en dedicarme a preparar material para
mi primera novela histórica. No conocía
de nuestra historia nada. Ni siquiera
sentía la afición natural que pudo haber
influido en mí la obra que realizara mi
padre. La novela debía referirse a la época
de Carrillo o la de Morazán y empecé a
ahondar esos períodos, buscando el marco
para su trama. Cuando estuvo listo el libro,
se comentó que tenía facilidades para la
narración, y eso decidió mi entrada a la
historia. Pero realmente, a pesar de que
me llaman historiador y de que he escrito
algunos tomos sobre historia nacional, yo
soy un intruso en los dominios de Clío. Mi
primera novela [¿sic por obra?] histórica
me obligó a estudiar el descubrimiento y
la conquista, no tenía que investigar. El
material estaba a mano. Me bastaba leer
a don Manuel María de Peralta y a mi
propio padre… Yo sabía, que en el país
había verdadera pereza por la historia y
pensé que una forma de interesar a la gente
88
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 10.
J F S C

E C F G
en ese estudio era presentarla en forma
amena. Comencé a trabajar y sentí gusto
en hacerlo; entonces seguí por ese camino.
Me ayudaba mucho la facilidad para la
narración que ya me habían advertido
que tenía. Así llegué a la investigación…
Esto comprueba que las aficiones, si bien
muchas veces llegan en la primera edad,
también pueden desarrollarse ya entrado
en años, por multitud de razones.” 89
La novela sobre la época de Carrillo o Morazán a que
alude don Ricardo en el párrafo anterior nunca se publicó y su texto
se ha perdido. Sin embargo, su primera obra histórica, Historia de
Costa Rica. El descubrimiento y la conquista, publicada en 1905,
consagró plenamente a su autor como uno de los más destacados
historiadores del país.
En 1905, por encargo de la Secretaría de Gobernación,
don Ricardo se dedicó a formular un detallado índice de parte
de los documentos de la Sección Histórica del Archivo Nacional.
Para ello tuvo que consultar 1225 expedientes cuyas fechas iban
desde 1539 hasta 1821 90. Quien haya tenido oportunidad de
consultar en el Archivo Nacional los documentos de la época
de la dominación española, con tintas descoloridas y letras muy
dif íciles de descifrar, puede tener una idea de la magnitud de la
labor paciente, detallada y cuidadosa que realizó don Ricardo
para que se pudiera contar con un índice pormenorizado de esa
valiosa documentación. Todavía hoy se conservan en los vetustos
tarjeteros del Archivo infinidad de fichas escritas con la letra
clara, vertical y sencilla del eminente historiador.
En los inicios de 1a primera administración González
Víquez, la Secretaría de Instrucción Pública, cuyo titular era el
licenciado don Luis Anderson Morúa, suscribió con don Ricardo
un contrato para que durante seis meses dirigiera en Europa la
publicación de los tomos faltantes de la Colección de documentos
89
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, pp. 363-364.
90
CAVALLINI QUIRÓS, Ligia, “Ricardo Fernández Guardia, historiador”, p. 5, en Revista
de los Archivos Nacionales, San José, Enero-julio de 1950, números 1-6, pp. 4-9.

J F S C
E C F G
para la historia de Costa Rica, iniciada por don León Fernández
en 1883. El contrato, que empezó a regir el 15 de octubre de 1906
y debía expirar el 15 de mayo de 1907, se prolongó por dos meses
más, hasta el 15 de julio de 1907 91.
De regreso en Costa Rica, don Ricardo publicó Cartilla
histórica de Costa Rica (1909), que durante muchos años fue
el texto de historia patria utilizado en las escuelas públicas.
Le siguieron Reseña histórica de Talamanca (1918), Crónicas
coloniales (1921), Don Florencio del Castillo en las Cortes de
Cádiz (1925), La independencia y otros episodios (1928), La
guerra de la Liga y la invasión de Quijano (1934), Cosas y gentes
de antaño (1935), Juan Santamaría, el soldado héroe de Costa
Rica (1937), Diccionario biográfico de Costa Rica (1940), Las
verdaderas causas de la caída y muerte del general Morazán
(1941), Morazán en Costa Rica (1943) y Espigando en el pasado
(1946). Tradujo del inglés las obras Vacaciones en Costa Rica,
de Francis Meagher (1923), La guerra de Nicaragua de William
Walker (1924) y Narración de una visita oficial a Guatemala
de George Alexander Thompson (1927), y dirigió y anotó la
edición de Costa Rica en el siglo XIX (1929), colección de relatos
de viajeros europeos y norteamericanos que visitaron Costa
Rica, cuyos textos tradujo del inglés, el francés y el alemán 92.
Además, don Ricardo publicó la obra Representación al Rey
Nuestro Señor, de su deudo Don Manuel José de Ayala (1906)
y varias colecciones documentales, entre ellas las Cartas de
Juan Vázquez de Coronado (1908), Documentos posteriores a la
Independencia (1923) y Documentos relativos a los movimientos
de independencia en el Reino de Guatemala (1929), colección
esta última recopilada por su padre 93.
Don Ricardo fue el fundador de la Sociedad de Geograf ía
e Historia de Costa Rica, posteriormente Academia Costarricense
de Geograf ía e Historia, de la cual fue director y después presidente
91
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 27 de mayo
de 1907. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 182 b.
92
AGÜERO CHAVES, 1971, pp. 307-308; BONILLA, 1967, pp. 263-264.
93
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 308.
J F S C

E C F G
honorario vitalicio 94. También fue miembro correspondiente de
la Academia Americana de Historia, con sede en Buenos Aires
(1916) 95 y perteneció a otras numerosas entidades extranjeras de
carácter histórico.
94
SOLERA RODRÍGUEZ, Guillermo, Beneméritos de la Patria y Ciudadanos de Honor
costarricenses, San José, Antonio Lehmann, 2ª. ed., 1964, p. 197.
95

FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 421.
J F S C
E C F G
C II
L   (-)
1.- Agregado y secretario de la Legación de Costa Rica y
encargado de Negocios en Europa.
Como consecuencia de su nombramiento como enviado
extraordinario y ministro plenipotenciario de Costa Rica en
España, Francia y Gran Bretaña, don León Fernández estableció
su residencia en Madrid y allí se le unió en 1884 su hijo Ricardo.
España le causó al adolescente una duradera y grata impresión:
“Educado en Francia y empapado en
literatura francesa, me había llegado a
figurar que la tierra de mis antepasados
era en realidad un país fantástico y
semibárbaro, en donde todas las mujeres,
desde la duquesa hasta la manola, llevaban
navaja en la liga y fumaban cigarrillo. Y no
fue dado desengañarme hasta mi primer
viaje por la península en 1884. Pero desde
aquella fecha no he dejado perder una sola
ocasión de ir por allá; y cada vez que piso
las playas españolas me hago la ilusión
de que tengo el suelo patrio debajo de las
plantas; ilusión muy natural cuando todo
J F S C

E C F G
contribuye a ella: el cielo, el sol, la lengua, las
costumbres, y más que todo los numerosos
testimonios de su grandioso pasado.” 96
En 1885, a los diecisiete años de edad, don Ricardo inició
formalmente su actividad en la diplomacia, cuando fue nombrado
como secretario de la Legación de Costa Rica en Madrid, cuyo
titular era su padre 97.
En julio de 1886 don León debió efectuar un viaje a
Costa Rica –que habría de serle fatal– y dejó a don Ricardo como
encargado de Negocios ad interim, es decir, como jefe temporal de
la misión diplomática 98. Ni siquiera en la improvisada diplomacia
costarricense era habitual que un muchacho de diecinueve años se
convirtiera en jefe temporal de una misión, pero no había ningún
otro funcionario a quién recurrir y sin duda don León prefirió
confiar la Legación a alguien que por lo menos era de su entera
confianza, antes que dejarla acéfala.
Don Ricardo se encontraba desempeñando el cargo de
encargado de Negocios ad interim cuando se enteró de la trágica
muerte de su progenitor, ocurrida en San José el 9 de enero
de 1887. Pocos días después, el 27 de enero, le correspondió
efectuar en París, como representante de Costa Rica, el canje
de ratificaciones de la convención Fernández-Holguín, tratado
que su padre había suscrito en 1886 con un representante de
Colombia para confirmar a la Corona de España como árbitro del
conflicto limítrofe 99.
Como consecuencia del asesinato de don León, el
gobierno de don Bernardo Soto nombró como nuevo ministro
plenipotenciario en Europa a don Manuel María de Peralta y
Alfaro, II° marqués de Peralta, quien había desempeñado ese
mismo cargo antes que el licenciado Fernández Bonilla y había
sido destituido en 1883 para que se nombrara a este último. Por
96
FERNÁNDEZ GUARDIA, 1983, p. 13.
97
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 419.
98
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 370.
99
Memoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores y carteras anexas 1887, San José,
Imprenta Nacional, 1ª. ed., 1887, pp. 6-7.

J F S C
E C F G
esta y otras incidencias de vieja data, las relaciones entre don
Manuel María y don León habían sido pésimas, y hubiera sido
de esperar que el marqués se sintiera prevenido contra el hijo
de su adversario e incluso pidiera su destitución. Sin embargo,
don Manuel no solamente no pidió el retiro del joven Fernández
Guardia, sino que lo trató con mucho afecto y compartió con
él su experiencia y conocimientos 100. Con el tiempo llegaron
a tener una estrecha amistad, después acentuada además por
el matrimonio de don Ricardo con doña Anita Peralta, prima
hermana del marqués.
El 3 de setiembre de 1889, el presidente Soto y el
canciller don Ezequiel Gutiérrez nombraron a don Ricardo como
segundo secretario de la Legación en Alemania, Bélgica, España y
Francia 101, pero casi enseguida emprendió el regreso a Costa Rica
102
, donde se involucró en la campaña electoral, en apoyo de la
candidatura presidencial del licenciado don Ascensión Esquivel,
segundo designado a la Presidencia. La oposición respaldaba la
postulación del licenciado don José Rodríguez Zeledón.
Derrotado Esquivel de modo abrumador en las elecciones
de primer grado, efectuadas del 3 al 5 de noviembre, el 7 de ese
mes el presidente Soto depositó interinamente el mando supremo
en el doctor don Carlos Durán Cartín, tercer designado. Hubo
algunos cambios en el gabinete y en los altos mandos militares,
y como nuevo comandante de Alajuela se designó al general don
Jesús Soto Quesada, padre de don Bernardo y primer designado
a la Presidencia. Esto provocó rumores en el sentido de que don
Jesús intentaría tomar el poder con los poderosos elementos
de guerra existentes en esa ciudad, donde además había un
importante núcleo esquivelista 103.
El sábado 9 de noviembre, el doctor Durán pidió a don
Ricardo Fernández Guardia que fuera a Alajuela, de donde era
oriundo, y procurara serenar los ánimos de los partidarios de don
100
FERNÁNDEZ UMAÑA, 1978, p. 31.
101
Acuerdo N° 67 de 3 de setiembre de 1889.
102
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 370.
103 PINAUD, José María, El 7 de noviembre de 1889: la epopeya del civismo costarricense,
San José, Imprenta Nacional, 1ª. ed., 1989, pp. 82 y 115.
J F S C

E C F G
Ascensión. Don Ricardo aceptó el encargo, pero apenas iniciaba
sus gestiones cuando fue arrestado y conducido ante el general
Soto, quien le preguntó muy enfurruñado qué estaba haciendo
en Alajuela. Aunque el joven le dio cuenta del encargo del doctor
Durán, don Jesús le advirtió que si no regresaba inmediatamente
a San José, “lo zampo en un calabozo” 104. Don Ricardo volvió a
San José e informó de lo ocurrido al doctor Durán. Este decidió
separar inmediatamente de la comandancia al general Soto,
pero para evitar un enfrentamiento, lo hizo llamar a San José y
le ofreció la Secretaría de Guerra y Marina. Según recordó don
Ricardo Jiménez, don Jesús Soto
“… era hombre sagaz y ya quería quitarse
de ruidos y decía, lo que le había pasado
un tiempo antes cuando en calidad de
designado había ejercido la Presidencia:
ustedes no saben lo feo que es salir con las
cajas destempladas; cuando entregué el
poder así salí de San José. Y entonces juré
que no me volvería a pasar otra vez. Por eso,
nada de ministerios, si ustedes quieren, en
Alajuela les sirvo con gusto, pero no aquí en
San José. Don Jesús volvió a Alajuela.” 105
Como nuevo comandante de Alajuela fue nombrado el
general don Tomás Herra, que había sido esquivelista pero era
un militar pundonoroso y correcto. Mientras tanto, en Alajuela
la llamada del general Soto a la capital había despertado gran
expectación y se creía que sería llamado a desempeñar una
secretaría en el gabinete del doctor Durán. Cuando llegó de
San José el tren en que viajaba don Jesús, muchos de sus amigos
estaban esperándole en la estación y le preguntaron sobre su
nombramiento, a lo cual el recién llegado respondió:
“- no hombré, que ministerio ni qué
nada; voy a entregar el cuartel al General
Herra y después me iré a mi casa. Pero debo
decirles que un mocito más chismoso que

104
Ibid., pp. 82-83.
105
Ibid., p. 115.
J F S C
E C F G
Ricardo Fernández Guardia, yo no he visto
nunca…” 106
Como dato anecdótico, cabe mencionar que don Jesús
Soto había tenido años atrás una relación sentimental con una tía
de don Ricardo, doña Mercedes Fernández Bonilla (1825-1875),
viuda de don José Urbina. De la relación de don Jesús y doña
Mercedes nacieron tres hijos entre 1865 y 1868 107.
2.- Secretario particular del presidente Yglesias y agente
confidencial en Guatemala.
A pesar de la persecución sufrida por don Ricardo
Fernández durante el gobierno de don José Rodríguez, tuvo buena
amistad con su yerno don Rafael Yglesias Castro, quien ascendió
a la presidencia de la República el 8 de mayo de 1894. Don Rafael
nombró a don Ricardo como su secretario particular, cargo
habitualmente desempeñado por personas de gran confianza del
gobernante.
En noviembre de 1894, el presidente Yglesias designó
a don Ricardo como agente confidencial en Guatemala, a cargo
de una misión especial. Salió de Puntarenas el 23 de noviembre
en el vapor Colón 108, llevando como compañero de misión a don
Alberto Gallegos 109.
3.- Subsecretario de Relaciones Exteriores y carteras anexas.
El 18 de marzo de 1896, el Presidente Yglesias nombró
a don Ricardo como subsecretario de Relaciones Exteriores y
carteras anexas 110, cargo al que había renunciado don Faustino
Víquez Zamora. El titular de la Cancillería era el licenciado don
Ricardo Pacheco Marchena.
106
Ibid., p. 114.
107
OBREGÓN LORÍA, 1995, vol. III, pp. 243-244.
108
La Gaceta, 23 de noviembre de 1894.
109
La Prensa Libre, 22 de noviembre de 1894.
110
Acuerdo N° 295 de 18 de marzo de 1896.
J F S C

E C F G
Durante su gestión como vicecanciller, el gobierno de
España condecoró a don Ricardo con la Real Orden de Isabel la
Católica 111.
4.- Primer secretario de la Legación de Costa Rica en Europa.
El 8 de mayo de 1897 don Ricardo fue nombrado como
primer secretario de la Legación de Costa Rica en Alemania,
Bélgica, España y Francia 112, cuyo titular seguía siendo don
Manuel María de Peralta. Además, se le nombró como primer
secretario en misión especial 113 como parte de la delegación que
debía representar a Costa Rica en el Jubileo de Diamante de la reina
Victoria de Gran Bretaña, encabezada por don Demetrio Iglesias
Llorente, padre de don Rafael, como enviado extraordinario 114,
y en la cual figuraba además don Alejandro Alvarado Quirós en
calidad de agregado 115.
El Jubileo de Diamante se celebró con gran pompa en
Londres en junio de 1897. Posteriormente, don Ricardo estableció
su residencia en París, como funcionario de la Legación de Costa
Rica. Fue una época de gran actividad en la misión diplomática,
especialmente debido a que entre 1897 y 1900 se efectuó ante el
presidente de Francia el juicio arbitral de fronteras entre Costa
Rica y Colombia. Con motivo de este litigio, el marqués de Peralta
tuvo que estudiar, con la valiosa colaboración de don Ricardo,
innumerables documentos, libros y mapas para defender los
derechos costarricenses. El juicio concluyó con el Laudo Loubet
de 1900, sentencia que despojó a Costa Rica de una considerable
porción de su territorio, pero cuya redacción confusa e imprecisa
impidió dejar definitivamente resuelto el problema de límites.

111
Acuerdo N° 382 de 6 de octubre de 1896.
112
Acuerdo N° 415 de 8 de mayo de 1897.
113
Acuerdo N° 416 de 8 de mayo de 1897.
114
Acuerdo N° 414 de 8 de mayo de 1897.
115
Acuerdo N° 415 de 8 de mayo de 1897.
J F S C
E C F G
En 1899 don Ricardo representó a Costa Rica en las
celebraciones efectuadas en Berna con motivo del vigesimoquinto
aniversario de la Unión Postal Universal 116.
El 28 de enero de 1901, el gobierno de Costa Rica concedió
permiso a don Ricardo para aceptar la Orden de Carlos III, que le
había otorgado el gobierno de España en el rango de comendador
117
. En esa misma fecha se aceptó su renuncia al cargo de primer
secretario de la Legación en Europa 118. Regresó a Costa Rica el 5
de junio de 1901 119.
5.- Ministro plenipotenciario en misión especial en Italia.
El 29 de julio de 1900 fue asesinado en Monza el rey
Humberto I de Italia. El 8 de agosto el gobierno de Costa Rica
dispuso hacerse representar en los funerales del monarca 120 y
con ese propósito designó como ministro plenipotenciario en
misión especial en Italia a don Ricardo Fernández Guardia 121. Las
exequias se efectuaron en Roma el 23 de agosto.
En octubre de 1900 122, el gobierno italiano otorgó a don
Ricardo la Orden de Italia, en el grado de comendador 123.
6.- Delegado a la cumbre de Corinto.
En enero de 1902 se efectuó en el puerto nicaragüense
de Corinto la segunda reunión de presidentes de Centroamérica,
en seguimiento de la efectuada en ese mismo lugar en 1901. El
presidente don Rafael Yglesias asistió en compañía de una nutrida
delegación, integrada por don Leonidas Pacheco, como ministro
116
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 371.
117
Acuerdo N° 13 de 28 de enero de 1901.
118
Acuerdo N° 14 de 28 de enero de 1901.
119
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 371.
120
Acuerdo N° 817 de 8 de agosto de 1900.
121
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 371.
122
Acuerdo N° 838 de 26 de octubre de 1900.
123
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 371.
J F S C

E C F G
plenipotenciario y ministro de Relaciones Exteriores en comisión,
don Ricardo Fernández Guardia como secretario particular del
presidente, don Antonio Giustiniani Casabianca como médico
presidencial, el general don Juan Bautista Quirós Segura como jefe
militar, y el teniente coronel don Leoncio Bonilla, los subtenientes
don Rafael González y don Jorge Hine y el comandante mayor
don Manuel González Zeledón como agregados militares 124.
7.- Regidor municipal de San José.
En 1903, don Ricardo Fernández Guardia fue elegido
como regidor municipal del cantón central de San José para el
año siguiente. La Municipalidad se instaló el 1º de enero de 1904
y eligió como presidente a don Cleto González Víquez y como
vicepresidente a don Carlos Durán Cartín 125.
Una de las iniciativas que don Ricardo presentó y fue
aprobada por la Municipalidad fue la de que se adoptara un escudo.
La propuesta fue aprobada en la sesión del 28 de diciembre de
1904, y de conformidad con ella se adoptó como emblema de San
José un escudo con la estrella de plata en campo azul, en memoria
de las primeras armas de Costa Rica. Para que tuviera los colores
nacionales, el escudo llevaría alrededor una orla roja, y debajo de
él dos ramas de café en fruta entrelazadas por haber sido San José
la cuna de este cultivo. El escudo estaría coronado por un listón
de oro con el lema ad meliora (hacia adelante) en letras azules,
para indicar el espíritu progresista de la ciudad 126.
Don Mario Fernández Piza, nieto de don Ricardo, nos
refirió otra iniciativa que tuvo su abuelo en su época de regidor.
Aunque la inmensa mayoría de las personas seguía viajando a
pie, a caballo o en carreta, hacía poco habían empezado a llegar
a Costa Rica los primeros automóviles, y don Ricardo le planteó
a don Cleto, con quien le unía una estrecha amistad, la idea de
hacer ampliar ciertas calles de San José. Cuando el presidente
124
Acuerdo N° 77 de 7 de enero de 1902.
125
El día. Diario de la mañana, 6 de enero de 1904.
126 SOLERA RODRÍGUEZ, Guillermo, Símbolos de la patria, San José, Imprenta Lehmann,
2ª. ed., 1968, p. 78.

J F S C
E C F G
municipal preguntó para qué y don Ricardo manifestó que
posiblemente muy pronto la capital se llenaría de automóviles,
don Cleto desechó la idea con una sonrisa, diciendo a su amigo
que eso nunca iba a pasar aquí…
8.- Ministro plenipotenciario en misión especial en Honduras.
El 8 de febrero de 1904, el gobierno del presidente de
Honduras don Manuel Bonilla Chirinos arrestó a varios diputados
de la oposición, entre ellos al expresidente don Policarpo Bonilla
Vásquez. El 29 de junio, el Congreso Constitucional de Costa Rica
instó al Poder Ejecutivo a gestionar, si lo estimaba conveniente,
una amnistía a favor del expresidente Bonilla y los demás
detenidos 127. De conformidad con esta excitativa, el 6 de julio
el presidente don Ascensión Esquivel Ibarra y el canciller don
Leonidas Pacheco Cabezas nombraron a don Ricardo Fernández
Guardia como ministro plenipotenciario en misión especial en
Honduras, para que formulara la exhortación al gobierno de ese
país 128. Como secretario de la misión fue nombrado don Carlos
Lara Iraeta 129.
Según relató don Ricardo años después,
“… había varios presos políticos de
importancia, entre ellos don Policarpo
Bonilla. Las logias masónicas de Centro
América se pusieron en movimiento
para obtener su libertad, y resultado de
sus trabajos fue el acuerdo tomado por
el Congreso de Costa Rica excitando al
Presidente Esquivel para que gestionase en
ese sentido. En acatamiento a los deseos
expuestos por la Cámara, el señor Esquivel
me propuso aquella misión, en verdad muy
espinosa, después de haberla rehusado dos
de nuestros estadistas de primera línea.
127
SÁENZ CARBONELL, 1996, p. 577.
128
Acuerdo N° 270 de 6 de julio de 1904.
129
Acuerdo N° 271 de 6 de julio de 1904.
J F S C

E C F G
Yo la rehusé también, pero al fin cedí a
instancias del señor Esquivel, el cual me dijo
que consideraría mi aceptación como un
servicio amistoso, añadiendo que de sobra
sabía que me aguardaba un fracaso; pero
que tenía empeño en complacer al Congreso,
no obstante que juzgaba desacertado lo
hecho por este.” 130
Don Ricardo viajó a Tegucigalpa y se entrevistó con el
presidente Bonilla Chirinos, pero tal como había previsto don
Ascensión Esquivel, sus gestiones con respecto a los arrestados
no tuvieron éxito. Sin embargo, se aprovechó su estadía en la
capital hondureña para canjear las ratificaciones de la convención
Robles-Membreño de 27 de mayo de 1904, adicional al tratado
de amistad y comercio Pacheco-Sierra de 1895. Esa convención
había sido ratificada por Costa Rica en julio de 1904 131.

130
La Tribuna, 15 de noviembre 1924.
131
SÁENZ CARBONELL, 1996, pp. 576-577.
J F S C
E C F G
C III
E  (1909-1910)
1.- La Cancillería y los diplomáticos.
A.- El nombramiento.
Al iniciar su primera administración el 8 de mayo
de 1906, el presidente don Cleto González Víquez nombró
como al licenciado don Luis Anderson Morúa secretario de
Relaciones Exteriores, Instrucción Pública, Justicia, Gracia, Culto
y Beneficencia Al licenciado Anderson, que fue uno de los más
brillantes cancilleres de la historia costarricense, le fue admitida
la renuncia el 20 de junio de 1908, y se recargó interinamente
la Secretaría al titular de Gobernación y carteras anexas, el
licenciado don Alfredo Volio Jiménez 132.
El 28 de mayo de 1909 el presidente González Víquez
nombró a don Ricardo Fernández Guardia como secretario de
Relaciones Exteriores, Instrucción Pública, Justicia, Gracia, Culto
y Beneficencia. Como era de rigor, recibió muchas felicitaciones
por su designación, entre ellas un telegrama que el 29 de mayo
le dirigió desde París don Manuel María de Peralta, en unión de
otras personas. Don Ricardo le respondió el 22 de junio, y nos
132
Ibid., p. 593.
J F S C

E C F G
parece interesante transcribir su carta, porque se refiere a algunas
de las circunstancias prevalecientes cuando asumió la Cancillería:
“San José, 22 de junio de 1909
Mi muy querido amigo:
He tenido el gusto de recibir su muy
afectuosa carta de 29 de mayo último.
Ninguna felicitación ha sido para mí
tan grata como la suya; ninguna otra he
agradecido tanto y estoy seguro de que ha
sido la más sincera.
Le ruego dar en mi nombre las más
expresivas gracias a todas las personas
que tuvieron la bondad de firmar con V. el
cablegrama de congratulación que recibí el
1º de junio. Incluyo entre ellas a Juanita, que
habrá sentido mucho no hallarse en París en
ocasión tan buena para darme una prueba
más del cariño que sé que tiene por mí.
Temo muchísimo que las malísimas
circunstancias por que atraviesa el país
no me permitan hacer en este puesto algo
de provecho. La política todo lo absorbe y
todo lo paraliza; las mejores iniciativas se
estrellan contra la pasión del momento o la
indiferencia por cualquier cosa que no sea
la lecha electoral. No desmayo sin embargo
en mi propósito de marcar mi paso por este
Ministerio.
Por suerte hay grandes esperanzas de que
las negociaciones entabladas en Nueva York
para un arreglo de la deuda y un empréstito
tengan feliz resultado. Si no resultan
defraudadas, habrá un cambio de situación

J F S C
E C F G
financiera muy favorable, y D. Cleto hará
una salida brillante. ¡Dios lo quiera!
La contienda electoral sigue muy recia. El
Gobierno mantiene su perfecta neutralidad
contra viento y marea y creo que saldremos
con bien del conflicto.
Chale Lara le dará todos los datos
necesarios sobre el modelo de carnet de
baile que le pido por nota de hoy para las
fiestas de diciembre que prometen estar
muy hermosas.
Anita y los chicos agradecen a V. de todo
corazón el recuerdo que V. hace de ellos y
me encargan saludarlo muy cariñosamente
lo mismo que a Juanita, a quien envío la
expresión de mi más sincero afecto.
Suyo afmo. amigo
R. Fernández Guardia” 133
B.- La Cancillería en 1909.
Cuando don Ricardo Fernández Guardia fue nombrado
como canciller, las oficinas de la Secretaría de Relaciones
Exteriores y carteras anexas se hallaban ubicadas en el elegante
Palacio Nacional, que se erigía en el sector sudeste de la manzana
donde hoy (2015) se erige el edificio del Banco Central de Costa
Rica. El Palacio, que por espacio de un siglo sirvió de sede al Poder
Legislativo, varios ministerios y otras oficinas gubernamentales,
fue bárbaramente demolido a fines del decenio de 1950, para
construir el edificio del Banco.
De conformidad con el decreto-ley N° 29 de 20 de
junio de 1870 que regulaba la competencia de las diversas
133 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 22 de junio
de 1909. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 185.
J F S C

E C F G
carteras ministeriales, a la Secretaría de Relaciones Exteriores le
correspondía
“… la dirección de las Relaciones
diplomáticas, nombramiento y remoción
de los Agentes Diplomáticos y Consulares,
correspondencia con los Gobiernos
extranjeros, protección de los costarricenses
en el extranjero, legalización de los
documentos para el exterior, comprobación
de los otorgados en el extranjero y expedición
de pasaportes para fuera de la República.
§ UNICO.- A la misma corresponde todo
lo relativo a Concordatos.” 134
Para cumplir con estas labores, la Secretaría tenía en
aquella época un personal remunerado relativamente reducido
en la sede central. De conformidad con la ley de presupuesto para
1909, además del secretario de Estado, la Cancillería contaba con
un subsecretario, un oficial mayor, un traductor oficial, cuatro
escribientes, un portero y un ujier 135. A estos se añadió en 1910
un escribiente copiador de documentos históricos 136, sin duda
en previsión del litigio arbitral que Costa Rica estaba a punto de
iniciar con Panamá ante el presidente de la Corte Suprema de
Justicia de los Estados Unidos de América.
Cuando don Ricardo fue nombrado como secretario de
Relaciones Exteriores, el vicecanciller era, desde el 1º de agosto de
1908, el licenciado don Pedro Iglesias Flores 137. Nacido en San José
el 23 de marzo de 1881, en el hogar de don Pedro Iglesias Sandoval
y doña Inocente Lizano, se graduó de abogado en la Escuela de
Derecho 138. El 22 de abril de 1910, ya casi al final del período
presidencial, se aceptó la renuncia del licenciado Iglesias Flores a
la Subsecretaría, que fue recargada a don Roberto Brenes Mesén,

134
Decreto N° 29 de 20 de junio de 1870, art° 3°.
135
Decreto N° 60 de 28 de agosto de 1908.
136
Decreto N° 106 de 27 de agosto de 1909.
137
Acuerdo Nº 79 de 1º de agosto de 1908.
138
SÁENZ CARBONELL, 1996, p. 597.
J F S C
E C F G
subsecretario de Instrucción Pública 139. Don Pedro Iglesias fue
nombrado secretario de la misión especial a Argentina, Chile y la
IVª Conferencia Internacional Americana, que encabezaba don
Alfredo Volio Jiménez 140. También fue diputado por San José de
1930 a 1934 y magistrado de la Corte Suprema de Justicia desde
1934 hasta su muerte, ocurrida en San José el 23 de diciembre de
1951 141.
Al inicio de la gestión de don Ricardo, el cargo de oficial
mayor de la Cancillería lo desempeñaba el exvicecanciller don
Faustino Víquez Zamora, quien a los pocos días, el 5 de junio
de 1909, pasó a otras funciones y fue reemplazado por don Juan
Fuentes Soto 142, quien desde el 16 de febrero de 1905 era oficial
mayor de la Secretaría de Guerra y Marina. Don Juan fue titular
de la Oficialía Mayor de la Cancillería durante casi veinte años,
hasta el 7 de mayo de 1928. Posteriormente fue funcionario de la
Intendencia Municipal del cantón central de San José, secretario
del ejecutivo municipal y secretario de la Gobernación de la
provincia de San José 143.
Durante toda la gestión de don Ricardo, el cargo de
traductor oficial lo desempeñó don José Santos Alvarado, quien
había sido nombrado para ese cargo el 14 de noviembre de 1904,
por fallecimiento de don Félix Bonilla Carrillo144.
En 1909, cuando don Ricardo asumió la Cancillería, el
salario del secretario de Estado era de 700 pesos mensuales 145.
Sin embargo, debido a la dif ícil situación fiscal, esta suma fue
rebajada a 616 pesos en el presupuesto para 1910 146.
Durante la gestión de don Ricardo hubo muy pocos
cambios en el servicio interno de la Cancillería, a saber:
139
Acuerdo Nº 61 de 22 de abril de 1910.
140
Acuerdo Nº 62 de 22 de abril de 1910.
141
SÁENZ CARBONELL, 1996, p. 597.
142
Acuerdo Nº 106 de 5 de junio de 1909.
143
“Don Juan Fuentes Soto”, en Patria, mayo-junio de 1940, p. 198.
144
Acuerdo Nº 303 de 14 de noviembre de 1904.
145
Decreto N° 60 de 28 de agosto de 1908.
146
Decreto N° 106 de 27 de agosto de 1909.
J F S C

E C F G
-
Se nombró a don Juan Fuentes Soto como oficial mayor
de la Cancillería, en sustitución de don Faustino Víquez
Zamora, quien pasó a otras funciones (5 de junio de
1909) 147.
-
Se nombró a don Rafael Eduarte Sandoval como
escribiente copiador de documentos históricos (7 de
enero de 1910) 148
-
Se aceptó la renuncia de don Pedro Iglesias Flores como
subsecretario y se recargó el cargo en don Roberto
Brenes Mesén (22 de abril de 1910) 149
C.- El cuerpo diplomático y consular de Costa Rica.
Además de los escasos funcionarios de la sede central,
el personal de la Secretaría de Relaciones Exteriores incluía a los
agentes diplomáticos y consulares de Costa Rica en otros países.
Al inicio de la gestión de don Ricardo Fernández
Guardia, el personal diplomático en el exterior lo integraban ocho
funcionarios: un ministro plenipotenciario en los Estados Unidos
(don Joaquín Bernardo Calvo Mora), otro en Francia, concurrente
en Alemania, Bélgica, España y ante la Santa Sede (don Manuel
María de Peralta y Alfaro) y otro en Italia (don Rafael Montealegre
Gallegos); encargados de Negocios y cónsules generales en Bélgica
(don Leonidas Pacheco Cabezas), El Salvador (don Julio Acosta
García), Honduras (don Diego Robles) y Nicaragua (don Jenaro
Cardona Valverde), y un delegado en la Oficina Internacional
Centroamericana (don Ricardo J. Echeverría y Aguilar). Todos
estos funcionarios eran remunerados, con excepción del marqués
de Peralta, quien no tenía asignado salario pero recibía una suma
para alquiler de casa y gastos de oficina, y del ministro en Italia
y el delegado en la Oficina Centroamericana, que prestaban sus
servicios en forma honoraria.

147
Acuerdo Nº 105 de 5 de julio de 1909.
148
Acuerdo Nº 1 de 7 de enero de 1910.
149
Acuerdo Nº 61 de 22 de abril de 1910.
J F S C
E C F G
Durante la gestión de don Ricardo como canciller, el
servicio diplomático experimentó los siguientes cambios:
-
Se nombró a don Wenceslao de la Guardia y Fábrega,
cónsul general en Londres, como encargado de Negocios
en Gran Bretaña (3 de junio de 1909) 150.
-
Se aceptó la renuncia de don Leonidas Pacheco Cabezas,
encargado de Negocios y cónsul general en Bélgica (8 de
setiembre de 1909) 151.
-
Se aceptó la renuncia de don Ricardo J. Echeverría y
Aguilar como delegado en la Oficina Internacional
Centroamericana y se nombró en su lugar a don Carlos
Lara Iraeta (13 de diciembre de 1909) 152.
-
Se nombró a don Carlos Lara Iraeta como encargado de
Negocios en Guatemala (15 de diciembre de 1909) 153.
-
Se nombró a don Manuel María de Peralta y Alfaro como
ministro plenipotenciario honorario (concurrente) en
los Países Bajos (22 de abril de 1910) 154.
La Secretaría también tramitaba los acuerdos de
nombramiento de los diplomáticos en misión en especial y
delegados a conferencias internacionales, que en el período entre
mayo de 1909 y mayo de 1910 fueron los siguientes:
-
Se nombró a don Luis Anderson Morúa como ministro
plenipotenciario en los Estados Unidos de América (5 de
octubre de 1909) 155.
-
Se nombró a los doctores don Carlos Durán Cartín, don
Juan José Ulloa Giralt, don José María Soto Alfaro y don
150
Acuerdo Nº 79 de 3 de junio de 1909.
151
Acuerdo Nº 74 de 8 de setiembre de 1909.
152
Acuerdo Nº 242 de 13 de diciembre de 1909.
153
Acuerdo Nº 243 de 15 de diciembre de 1909.
154
Acuerdo Nº 63 de 22 de abril de 1910.
155
Acuerdo Nº 195 de 5 de octubre de 1909.
J F S C

E C F G
Elías Rojas como delegados de Costa Rica a la Cuarta
Conferencia Sanitaria Internacional de las Repúblicas
Americanas, programada para celebrarse en San José
del 25 de diciembre de 1909 al 2 de enero de 1910 (2 de
noviembre de 1909) 156.
-
Se nombró a don Roberto Brenes Mesén como delegado
a la IIª Conferencia Centroamericana, programada para
iniciarse en San Salvador el 1º de febrero de 1910 (17 de
enero de 1910) 157.
-
Se nombró a don Alfredo Volio Jiménez como ministro
plenipotenciario en Argentina y Chile, y como
delegado de Costa Rica a los festejos del centenario de
la Independencia argentina y a la Cuarta Conferencia
Internacional de las Repúblicas Americanas, programada
para celebrarse en Buenos Aires en julio de 1910. Se
nombró como secretario de la misión a don Pedro
Iglesias Flores (22 de abril de 1910) 158.
El personal consular remunerado era muy reducido, ya
que solamente recibían sumas mensuales los cónsules generales
con sede en Génova (don Ramón Zelaya Villegas), Hamburgo (don
Alfredo Esquivel), Kingston (W. People Forwood), Nueva Orleans
(don Antonio Álvarez Cañas) y San Francisco de California (don
Guillermo Figueroa), y los cónsules en Barcelona (don César
Nieto), Liverpool (don Alberto Chacón Román) y Manchester
(don Camilo Esquivel Sáenz). Sin embargo, había una enorme
cantidad de extranjeros que servían cargos en forma honoraria.
La utilidad de muchos de estos nombramientos era dudosa, pero
las autoridades costarricenses parecían sentirse complacidas
de que, sin gastar un céntimo, el país estuviera presente de
algún modo en cuanto país y ciudad fuera posible y actuaban
con suma despreocupación con respecto a tales designaciones.
Asombrosamente, esa mentalidad habría de perdurar en Costa
Rica por casi un siglo más.

156
Acuerdo Nº 213 de 2 diciembre de 1909.
157
Acuerdo Nº 6 de 17 de enero de 1910.
158
Acuerdo Nº 62 de 22 de abril de 1910.
J F S C
E C F G
En 1909 Costa Rica tenía oficinas consulares en veintiséis
países:
a.- Alemania: un cónsul general remunerado en Hamburgo
y otro honorario en Berlín, y cónsules honorarios en
Bremen, Dresde, Fráncfort, Hamburgo, Hannover,
Leipzig, Mannheim y Stettin.
b.- Austria-Hungría: cónsules honorarios en Budapest y
Trieste.
c.- Bélgica: un encargado de negocios y cónsul general
remunerado en Bruselas y cónsules honorarios en Brujas,
Gante, Lieja y Lovaina.
d.- Bolivia: un cónsul honorario en La Paz.
e.- Brasil: un cónsul general honorario en Río de Janeiro y
un cónsul honorario en Recife.
d.- Chile: un cónsul honorario en Concepción y un
vicecónsul honorario en Valparaíso.
f.- Colombia: un cónsul general honorario en Barranquilla y
cónsules honorarios en Bogotá y Cartagena de Indias.
g.- Dinamarca y sus dominios: un cónsul general honorario
en Copenhague y un agente consular honorario en Saint
Thomas, Islas Vírgenes danesas.
h.- Ecuador: un cónsul honorario en Guayaquil.
i.- España: un cónsul general honorario en Madrid; un
cónsul remunerado en Barcelona; cónsules honorarios
en Alicante, Almería, Bilbao, Cádiz, Irún, Jerez de la
Frontera, La Palma de Gran Canaria, Málaga, Orense,
Palma de Mallorca Santa Cruz de La Palma, Santa Cruz
de Tenerife, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid y
Vigo, y vicecónsules honorarios en La Coruña, Málaga y
Tarragona.
J F S C

E C F G
j.- Estados Unidos de América: cónsules generales
remunerados en Nueva York, Nueva Orleans y San
Francisco de California; cónsules honorarios en Baltimore,
Boston, Chicago, Galveston, Norfolk, Portland, Puerto
Rico, Richmond y San Luis, y vicecónsules honorarios en
Mobile, Nueva Orleans y Nueva York.
k.- Francia: un cónsul general remunerado en París;
cónsules honorarios en Burdeos, Cherburgo, El Havre y
Sena Inferior, Lyon, Marsella, Nantes, Niza y Toulouse, y
vicecónsules honorarios en Burdeos, Lyon y París.
l.- Gran Bretaña y sus dominios: un cónsul general
honorario en Londres y otro en Kingston (Jamaica);
cónsules remunerado en Kingston (Jamaica), Liverpool
y Manchester; cónsules honorarios en Birmingham,
Cardiff, Gibraltar, Glasgow, Leeds, Puerto España
y Swansea, y vicecónsules honorarios en Calcuta,
Falmouth, Manchester y Nottingham.
m.- Guatemala: un cónsul general en Guatemala.
n.- Italia: un cónsul general remunerado en Génova;
cónsules honorarios en Ancona, Liorna, Messina, Milán,
Nápoles, Turín y Venecia, y vicecónsules honorarios en
Bolonia, Roma y Turín.
o.- Nicaragua: un cónsul honorario en San Juan del Sur.
p.- Noruega: un cónsul general honorario en Cristianía.
q.- Países Bajos y sus dependencias: un cónsul honorario en
Curazao y otro en Rotterdam.
r.- Panamá: un cónsul honorario en Bocas del Toro y otro
en Panamá.
s.- Perú: un cónsul general y un vicecónsul en Lima
t.- Portugal: un cónsul general en Lisboa

J F S C
E C F G
u.- República Dominicana: un encargado del Consulado en
Santo Domingo.
v.- Suecia: un cónsul en Gotemburgo.
w.- Suiza: un cónsul general en Berna.
x.- Uruguay: un cónsul en Montevideo.
y.- Venezuela: cónsules en Caracas y La Guaira y un agente
consular en Río Chico.
Durante la gestión de don Ricardo como canciller se
efectuaron los siguientes cambios en el servicio consular de la
República:
-
Se nombró a don Ricardo Villafranca como cónsul
honorario en Florencia, Italia (3 de julio de 1909) 159.
-
Se nombró a Francesco Tagliavia como cónsul honorario
en Palermo, Italia (13 de julio de 1909) 160.
-
Se nombró a Cesare Carlo Sacco como vicecónsul
honorario en Génova, Italia (21 de julio de 1909) 161.
-
Se suprimió el consulado honorario en Nantes, Francia,
por haber fallecido su titular Miguel Sainz (26 de julio de
1909) 162.
-
Se aceptó la renuncia de Paul E. Rapier como vicecónsul
honorario en Mobile, Alabama, Estados Unidos de
América (27 de julio de 1909) 163.
159
Acuerdo Nº 105 de 3 de julio de 1909.
160
Acuerdo Nº 114 de 13 de julio de 1909.
161
Acuerdo Nº 115 de 21 de julio de 1909.
162
Acuerdo Nº 132 de 26 de julio de 1909.
163
Acuerdo Nº 142 de 27 de julio de 1909.
J F S C

E C F G

-
Se nombró a don Abel Pacheco Cabezas como cónsul
remunerado en Colón, Panamá (5 de octubre de 1909)
164
.
-
Se nombró a Wilfred H. Schoff como cónsul honorario
en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos de América (11
de octubre de 1909) 165.
-
Se nombró a don Luis Enrique Cuevas como cónsul
honorario en Belice, Honduras Británica (5 de noviembre
de 1909) 166
-
Se aceptó la renuncia de Juan Pensa como cónsul
honorario en Milán, Italia (19 de enero de 1910) 167. En su
lugar se nombró a Eugenio Greco (2 de abril de 1910) 168.
-
Se nombró a George J. Tilling como cónsul honorario en
Southampton, Gran Bretaña (25 de enero de 1910) 169.
-
Se nombró a E. Solland como cónsul honorario en Vichy,
Francia (17 de febrero de 1910) 170.
-
Se aceptó la renuncia de don Luis Cañellas como
vicecónsul honorario en Tarragona, España (18 de
febrero de 1910) 171.
-
Se nombró a don Juan Martínez de Castro como cónsul
honorario en Almería, España, por haber fallecido el
anterior titular, don Miguel Ruiz de Villanueva (28 de
marzo de 1910) 172.
164
Acuerdo Nº 194 de 5 de octubre de 1909.
165
Acuerdo Nº 200 de 11 de octubre de 1909.
166
Acuerdo Nº 217 de 5 de noviembre de 1909.
167
Acuerdo Nº 10 de 19 de enero de 1910.
168
Acuerdo Nº 49 de 2 de abril de 1910.
169
Acuerdo Nº 14 de 25 de enero de 1910.
170
Acuerdo Nº 31 de 17 de febrero de 1910.
171
Acuerdo Nº 32 de 18 de febrero de 1910.
172
Acuerdo Nº 45 de 28 de marzo de 1910.
J F S C
E C F G
-
Se nombró a don José de Jesús Añez Luengo como cónsul
honorario en Maracaibo, Venezuela (1º de abril de 1910)
173
.
-
Se ascendió a cónsul honorario al vicecónsul honorario
en Calcuta, India Británica, Shyama Kumar Tagore (20
de abril de 1910) 174
-
Se nombró a Max Otto von Klock como cónsul honorario
en Boston, Massachusetts, Estados Unidos de América
(25 de abril de 1910) 175
La labor consular se regía por la Ley Reglamentaria del
Servicio Consular de 1881, que prácticamente no exigía requisitos
para desempeñar cargos en ese campo. En 1910, en su memoria
al Congreso Constitucional, don Ricardo Fernández Guardia se
refirió a la necesidad de que se emitiera una nueva legislación
consular y además manifestó:
“Es menester confesar que en este
servicio se nota en general extrema
deficiencia, que no podrá ser remediada
mientras no dispongamos de un cuerpo de
funcionarios idóneos y bien preparados
para desempeñarlo, lo que solo sería posible
haciendo pasar a los aspirantes un examen
cuidadoso sobre las materias que deben
conocer.” 176
D.- El presupuesto.
En la época de la gestión de don Ricardo Fernández
Guardia como canciller, las partidas presupuestarias destinadas
a Relaciones Exteriores eran bastante reducidas, en comparación
173
Acuerdo Nº 48 de 1º de abril de 1910.
174
Acuerdo Nº 60 de 20 de abril de 1910.
175
Acuerdo Nº 64 de 25 de abril de 1910.
176 Memoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Gracia y Justicia, Culto y Beneficencia
presentada al Congreso Constitucional por Ricardo Fernández Guardia, Secretario de Estado
en el Despacho de dichas carteras. 1910, San José, Tipograf ía Nacional, 1ª. ed., 1910, p. XXIII.
En lo sucesivo citada como Memoria de 1910.
J F S C

E C F G
con lo asignado a otras carteras ministeriales, y nunca llegaron ni
al 3% del presupuesto anual de la República.
Es interesar comparar los presupuestos ordinarios de
Relaciones Exteriores para 1909 177 y 1910 178, correspondientes a
la época de la gestión de don Ricardo como canciller:
PRESUPUESTO
PARA 1909
PARA 1910
Presupuesto nacional
7 359 000,93
8 231 500,00
Relaciones Exteriores
217 531,20 (2,9%)
209 820,90 (2,5%)
Si bien el monto total del presupuesto de Relaciones
Exteriores para 1909 fue mayor que el de 1910, cabe señalar que
en aquel se incluyó una gruesa partida extraordinaria de 40 000
colones para sufragar los gastos de la inauguración de la Corte de
Justicia Centroamericana de Cartago (efectuada en 1908), por lo
que en realidad, en cuanto a los gastos ordinarios, el presupuesto
más bien aumentó de 177 5531,20 colones para 1909 a 209 820,90
para 1910.
Al compararse los salarios del servicio interno de la
Cancillería entre ambos presupuestos, puede advertirse en el de
1910 apareció una plaza nueva, pero su aparición se compensó
rebajando algunas dotaciones. A este respecto, se nota que para
1910 hubo una decisión de rebajar los salarios más altos y no
afectar los inferiores.
FUNCIONARIO

SALARIO
MENSUAL
1909
SALARIO
MENSUAL
1910
Secretario de Estado
700
616
Subsecretario
350
315
Oficial mayor
200
190
Escribiente contador
100
121,25
Escribiente copiador de
documentos históricos
----
121,25
177
Decreto n° 7 de 31 de octubre de 1908.
178
Decreto N° 106 de 27 de agosto de 1909.
J F S C
E C F G
FUNCIONARIO
SALARIO
MENSUAL
1909
SALARIO
MENSUAL
1910
Escribiente
100
98
Escribiente
100
98
Escribiente
100
98
Traductor
90
88,20
Portero
50
50
Ujier
30
30
1 820
1 825,20
Total salarios
mensuales
En cuanto a las partidas destinadas a las legaciones de
la República, en el presupuesto para 1910 hubo un incremento
muy considerable, debido a que de conformidad con lo dispuesto
en los tratados de Washington, se incluyeron sumas destinadas al
establecimiento de misiones diplomáticas permanentes de Costa
Rica en los otros países centroamericanos, así como a la reapertura
de la Legación en Gran Bretaña, que se había clausurado decenios
atrás:
LEGACIONES
SUMA MENSUAL
1909
SUMA MENSUAL
1910
Legación en los Estados
Unidos de América
1 050
1 320
----
679
165,60
577,58
525
462
Legación en Gran
Bretaña
Alquiler de casa y
gastos de la Legación en
Europa (París)
Secretario de la
Legación en Europa
Legación en Guatemala
----
500
Legación en El Salvador
----
400
Legación en Nicaragua
----
400
Legación en Honduras
----
100
1 740,60
4 038,58
Total egresos mensuales
J F S C

E C F G
En las partidas destinadas a las oficinas consulares de la
República, en el presupuesto para 1910 hubo un pequeño rebajo
con respecto a lo presupuestado para 1909. Las partidas eran las
siguientes:
OFICINAS
CONSULARES
SUMA MENSUAL
1909
SUMA MENSUAL
1910
Asignación anual para
pago de sueldos (sin
detallar)
6 250
Detallado en cada
consulado
Asignación anual para
gastos de oficina (sin
detallar)
430
Detallado en cada
consulado
Consulado General en
Nueva York
752,50
Consulado General en
Bruselas
717
Consulado General en
Génova
618
Consulado General en
Nueva Orleans
537,50
Consulado General en
Hamburgo
515.60
Consulado General en
París
412,50
Consulado General en
San Francisco
322
Consulado en Kingston
731
Consulado en Liverpool
418
Consulado en
Manchester
418
Consulado en Barcelona
206,25
Consulado en Colón
Gasto mensual
consulados
45,15
6 680
5 693,50
Con respecto a todos los otros gastos de la cartera de
Relaciones Exteriores, el presupuesto para 1909 fue mayor que el
aprobado para 1910, porque aquel incluyó, como ya indicamos,

J F S C
E C F G
una partida extraordinaria de 40 000 colones destinada a sufragar
los costos de la inauguración de la Corte de Cartago. Sin embargo,
en cuanto a las partidas ordinarias, en el presupuesto para 1910
hubo un aumento bastante sustancial, ya que además de incluirse
algunas partidas nuevas, como las suscripciones a periódicos y
una cuota para el Instituto Internacional de Agricultura, el salario
mensual del magistrado de Costa Rica en la Corte de Justicia
Centroamericana subió de 700 colones a 1000 -lo cual anualmente
significó pasar de 8 400 colones a 12 000-, y la partida destinada
a los llamados eventuales -es decir, todos los gastos más o menos
coyunturales que había que realizar para la compra de papelería,
mobiliario, etc. o para realizar actividades protocolarias- pasó de
36 000 colones a 50 000.
El siguiente cuadro muestra los cambios en esas partidas
presupuestarias asignadas a la cartera:
PARTIDA
PRESUPUESTO
1909
PRESUPUESTO
1910
Sueldo anual del
magistrado en la Corte de
Cartago
8 400
12 000
Cuota para la Oficina
Internacional de
las Repúblicas
Centroamericanas
----
6 450
Cuota para la Corte de
Cartago
4 300
4 300
Fiestas de inauguración
40 000
----
Cuota para el Instituto
Internacional de
Agricultura
----
618
Suscripciones a periódicos
----
1 000
Eventuales
36 000
50 000
Totales
88 700
74 368
J F S C

E C F G
E.- El cuerpo diplomático y consular acreditado en Costa Rica.
Durante la primera administración González Víquez
aumentó notoriamente el número de misiones diplomáticas
y oficinas consulares con sede en Costa Rica, especialmente
debido a que en el sistema Washington se disponía que cada
uno de los cinco países centroamericanos debía tener legaciones
permanentes en los otros cuatro.
Al asumir don Ricardo la Cancillería, había nueve
legaciones extranjeras con sede en San José. Ministros
plenipotenciarios encabezaban las de los Estados Unidos y
Panamá; un delegado apostólico la de la Santa Sede; ministros
residentes las de Brasil y México, y encargados de Negocios las de
El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.
Durante la gestión de don Ricardo como canciller se
efectuaron los siguientes cambios en el cuerpo diplomático
acreditado en Costa Rica:
-
Se reconoció a don Reyes Arrieta Rossi como encargado
de Negocios de El Salvador (27 de julio de 1909) 179
-
Se reconoció a don Manuel Paz como encargado de
Negocios de Guatemala (11 de agosto de 1909) 180
Además de los agentes diplomáticos, había acreditados en Costa
Rica funcionarios consulares de veintidós países:
a.- Alemania: un vicecónsul en San José, Limón y Puntarenas.
b.- Austria Hungría: un cónsul en San José.
c.- Bélgica: un cónsul en San José.
d.- Brasil: un cónsul en San José.

179
Acuerdo Nº 135 de 27 de julio de 1909.
180
Acuerdo Nº 163 de 11 de agosto de 1909.
J F S C
E C F G
e.- Chile: un cónsul general en San José y vicecónsules en San
José y en Limón.
f.- Colombia: un cónsul general en San José y un encargado
del Consulado en Limón.
g.- Ecuador: un cónsul en San José.
h.- El Salvador: un cónsul general en San José
i.- España: un cónsul y un vicecónsul en San José.
j.- Estados Unidos de América: un cónsul y un vicecónsul en
San José, y un agente consular en Puntarenas.
k.- Francia: un cónsul en San José y un agente consular en
Limón.
l.- Gran Bretaña: un cónsul en San José y un vicecónsul y un
agente consular en Limón.
m.- Guatemala: un cónsul en San José.
n.- Italia: un regente del Consulado en San José y un agente
consular en Limón.
o.- México: un cónsul en San José.
p.- Nicaragua: un vicecónsul en Limón.
q.- Noruega: un cónsul en San José y vicecónsules en Limón
y en Puntarenas.
r.- Panamá: cónsules en Cartago, Limón y Puntarenas.
s.- Perú: un cónsul en San José, un vicecónsul en Limón y un
agente consular en Puntarenas
t.- República Dominicana: un cónsul con sede en San José.
J F S C

E C F G
u.- Suecia: un cónsul y un vicecónsul con sede en San José.
v.- Venezuela: un cónsul en Limón.
Durante la gestión de don Ricardo como canciller
se efectuaron los siguientes cambios en el cuerpo consular
acreditado en Costa Rica:

-
Se concedió el exequátur a Luis Kruse como vicecónsul
de Alemania en Limón (3 de junio de 1909) 181
-
Se concedió el exequátur a don Roberto Garzón como
cónsul de México en San José (7 de junio de 1909) 182
-
Se concedió el exequátur a don Reyes Arrieta Rossi como
cónsul general de El Salvador en Costa Rica (27 de julio
de 1909) 183
-
Se concedió el exequátur a Eugen Will como gerente del
Consulado de Alemania en Costa Rica (12 de agosto de
1909) 184
-
Se concedió el exequátur a don Gustavo Pradilla como
cónsul general de Colombia en San José (4 de octubre de
1909) 185
-
Se concedió el exequátur a don Gerardo Echeverría
Aguilar como cónsul de Bélgica en San José (24 de
noviembre de 1909) 186
-
Se concedió el exequátur a don Mariano Álvarez y Melgar
como vicecónsul de España en San José (13 de diciembre
de 1909) 187
181
Acuerdo Nº 77 de 3 de junio de 1909.
182
Acuerdo Nº 81 de 7 de junio de 1909.
183
Acuerdo Nº 136 de 27 de julio de 1909.
184
Acuerdo Nº 166 de 12 de agosto de 1909.
185
Acuerdo Nº 193 de 4 de octubre de 1909.
186
Acuerdo Nº 232 de 24 de noviembre de 1909.
187
Acuerdo Nº 240 de 13 de diciembre de 1909.
J F S C
E C F G
-
Se concedió el exequátur a Edgar J. Hitchcock como
vicecónsul y cónsul suplente de los Estados Unidos de
América (13 de diciembre de 1909) 188
-
Se concedió el exequátur a don Enrique Carazo Quesada
como cónsul del Ecuador en Costa Rica (30 de diciembre
de 1909) 189
-
Se concedió el exequátur a Auguste-Julien Rigoreau
como cónsul de Francia en San José (22 de marzo de
1910) 190
-
Se concedió el exequátur a don Enrique Padrón como
vicecónsul de Nicaragua en Limón (12 de abril de 1910) 191
2.- La política exterior. La política multilateral.
A.- El sistema Washington.
En 1907 los países centroamericanos habían suscrito
en Washington un tratado general de paz y amistad y otros
convenios, mediante los cuales se estableció el primer sistema
exitoso de convivencia regional. Los tratados de Washington,
que entraron en vigencia en 1908, disponían que los países de la
región celebraran anualmente una conferencia, y creaban entre
otros órganos una Oficina Internacional Centroamericana, que
era una especie de secretaría general del sistema creado por los
acuerdos de 1907 y tenía como sede la ciudad de Guatemala, y
una Corte de Justicia Centroamericana con sede en la ciudad
de Cartago, que fue el primer tribunal permanente de Derecho
Internacional de la historia mundial y también la primera corte de
derechos humanos.
188
Acuerdo Nº 241 de 13 de diciembre de 1909.
189
Acuerdo Nº 251 de 30 de diciembre de 1909.
190
Acuerdo Nº 44 de 22 de marzo de 1910.
191
Acuerdo Nº 56 de 12 de abril de 1910.
J F S C

E C F G
a.- El Reglamento de la Oficina Internacional Centroamericana.
El 15 de setiembre de 1908 se había inaugurado en
Guatemala la Oficina Internacional Centroamericana, que
inició labores con la emisión de un Reglamento General para
sus actividades y pidió a los cinco países centroamericanos que
le dieran su aprobación. Sin embargo, el gobierno de Costa Rica
consideró que el texto daba a la Oficina atribuciones incompatibles
con la soberanía de los estados y decidió hacer gestiones para que
fuera reformado. Por ejemplo, el Reglamento elaborado por la
Oficina equiparaba esta con las legaciones y a sus funcionarios
con los agentes diplomáticos, disponía que la Oficina utilizara la
bandera de la antigua Federación, fijaba en cinco años el período
de los delegados nombrados por los gobiernos y limitaba de modo
considerable las posibilidades de removerlos, etc. 192
El 27 de julio de 1909, el canciller Fernández Guardia
comunicó al presidente de la Oficina, que era el delegado
costarricense don Ricardo J. Echeverría y Aguilar, que Costa Rica
no aprobaría el Reglamento y que en su opinión la entidad no
podía arrogarse más facultades que las indicadas en los tratados
de Washington y en los acuerdos de los cinco países. Esta nota
dio inicio a una larga polémica epistolar entre la presidencia de la
Oficina y la Cancillería costarricense, que se prolongó por varios
meses, hasta diciembre de 1909 193. Los demás países de la región
apoyaron la tesis costarricense y el 3 de febrero de 1910, durante
la Segunda Conferencia Centroamericana, se suscribió en San
Salvador una convención que precisó, de modo muy restrictivo,
las funciones de la Oficina regional 194. Don Ricardo J. Echeverría
renunció inmediatamente después y el gobierno costarricense
designó como su nuevo delegado en la Oficina a don Carlos Lara
Iraeta, encargado de Negocios de Costa Rica en Guatemala, quien
tomó posesión del cargo el 4 de febrero 195.

192
SÁENZ CARBONELL, 1996, pp. 613-614.
193
Memoria de 1910, pp. 25-37.
194
Ibid., pp. 20-21.
195
Ibid., p. 47.
J F S C
E C F G
b.- La Corte de Cartago.
Don Laureano Irías, nicaragüense exiliado en Costa Rica,
presentó en agosto de 1909 en la Corte de Justicia Centroamericana
de Cartago una demanda contra el general don José Santos Zelaya
López, presidente de Nicaragua, por
“Usurpador del poder en Nicaragua,
perturbador de la paz en Centroamérica,
por liberticida, por asesino, por incendiario
de cadáveres, por mentecato, por indecente,
por sucio forzador de mujeres, por traidor
a la patria, por ser el único obstáculo a
la paz de Centroamérica, por el delito
de corrupción de menores…, por ser el
autor del asalto de Acajutla, por violador
o violentador del Presidente Dávila, por
insultos y denuestos contra los Estados
Unidos, proferidos por escrito ignorantes y
asalariados y por haber hecho apostatar al
Doctor José Madriz y a don Carlos Selva”. 196
La Corte no tenía jurisdicción para seguir casos contra
personas f ísicas y aparentemente no dio curso a la demanda del
señor Irías 197.
El edificio de la Corte en la ciudad de Cartago, un hermoso
palacio construido mediante una donación del filántropo Andrew
Carnegie, estaba a punto de ser inaugurado cuando el 4 de mayo
de 1910 un violento sismo destruyó la ciudad. El palacio quedó
arrasado 198 y en 1911 se decidió trasladar el tribunal a la ciudad
de San José.
196 GUTIÉRREZ, Carlos José, La Corte de Justicia Centroamericana, San José, Ediciones
Juricentro, S. A., 1ª. ed., 1978, p. 70.
197
Ibid., p. 71.
198 SÁENZ CARBONELL, 1996, p. 616. El Palacio de la Corte se erigía donde hoy (2015) se
encuentra el edificio del Colegio de San Luis Gonzaga.
J F S C

E C F G
c.- La Segunda Conferencia Centroamericana.
En enero de 1909 se había celebrado en Tegucigalpa la
Primera Conferencia Centroamericana, de conformidad con lo
estipulado en uno de los tratados de Washington. En esa reunión
se había suscrito una extensa y heterogénea convención sobre
múltiples asuntos.
Del 1° al 5 de febrero de 1910 se efectuó la Segunda
Conferencia Centroamericana, que tuvo como sede la ciudad
de San Salvador y fue presidida por el delegado salvadoreño don
Salvador Rodríguez. El profesor don Roberto Brenes Mesén fue el
delegado de Costa Rica.
Como la vasta y multidisciplinaria convención firmada
en la Primera Conferencia solamente había sido ratificada por
Honduras, en la de San Salvador se decidió que era mejor elaborar
convenios separados para cada tema. Se revisó el convenio
de Tegucigalpa y de él se extrajo el texto de seis convenciones
distintas, que fueron las siguientes:

-
Convención relativa a la unificación de la moneda,
-
Convención relativa a la aprobación de planos,
presupuestos y formas de pago de la construcción y
equipo del Instituto Pedagógico Centroamericano, cuya
sede sería la villa de Barba, población natal del presidente
González Víquez,
-
Convención relativa a la declaración de las funciones de
la Oficina Internacional Centroamericana,
-
Convención relativa a la unificación de pesas y medidas,
-
Convención relativa al comercio centroamericano, y
-
Convención relativa al servicio consular.
J F S C
E C F G
El Congreso de Costa Rica aprobó el 25 de mayo de 1910
todas estas convenciones, salvo la que versaba sobre el Instituto
Pedagógico Centroamericano, que se decidió discutir después de
que se emitiera una ley de construcciones.
199
B.- La Tercera Conferencia Sanitaria Panamericana.
En la Tercera Conferencia Sanitaria Internacional de
las Repúblicas Americanas, efectuada en México en diciembre
de 1907, la delegación del Brasil propuso y logró que Costa Rica
fuera elegida como sede de la siguiente Conferencia.
A la Cuarta Conferencia Sanitaria Panamericana, que se
efectuó en la ciudad de San José del 25 de diciembre de 1909 al
3 de enero de 1910 y fue la primera de carácter hemisférico que
se realizó en nuestro país, concurrieron delegaciones de Chile,
Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras,
México, Nicaragua y Venezuela. Los delegados costarricenses
fueron los doctores don Carlos Durán Cartín, don Juan José
Ulloa Giralt, don José María Soto Alfaro y don Elías Rojas 200. La
Conferencia fue inaugurada por el presidente González Víquez
en el Teatro Nacional el día de Navidad, y las sesiones de trabajo
se efectuaron en el Palacio Nacional. El delegado costarricense
Ulloa Giralt fue elegido para presidir la reunión.
C.- Otras reuniones.
Durante la gestión de don Ricardo Fernández como
canciller, Costa Rica participó también en el IV° Congreso Médico
Latinoamericano, que se efectuó en Río de Janeiro del 1° al 8 de
agosto de 1909, y en el cual el delegado de Costa Rica fue el señor
Erico Coelho 201, y las reuniones de la Comisión Internacional
para la nomenclatura de las enfermedades y causas de defunción,
efectuadas en París en 1909. También se nombró al licenciado
don Alfredo Volio, el 22 de abril de 1910, como delegado de Costa
Rica en la Cuarta Conferencia Internacional, proyectada para
realizarse en Buenos Aires en julio de 1910 202.
199
Decreto N° 11 de 25 de mayo de 1910.
200
Acuerdo N° 213 de 2 de noviembre de 1909.
201
Acuerdo N° 102 de 1° de julio de 1909.
202
Acuerdo N° 62 de 22 de abril de 1910.
J F S C

E C F G
3.- La política exterior. La política bilateral.
A.- Las relaciones con la República Argentina.
El 22 de abril de 1910 se nombró al licenciado don
Alfredo Volio como ministro plenipotenciario en misión especial
en la República Argentina, para representar a Costa Rica en los
festejos del centenario de la independencia de ese país, en mayo
de 1910 203.
B.- Las relaciones con el Brasil.
El 18 de mayo de 1909, don Joaquín Bernardo Calvo
Mora, ministro plenipotenciario de Costa Rica en los Estados
Unidos de América, y su colega del Brasil Joaquim Aurelio Nabuco
de Araujo suscribieron en la ciudad de Washington un convenio
mediante el cual se acordó someter las diferencias que pudieran
surgir entre los dos países al arbitraje del Tribunal Permanente
de Arbitraje de La Haya, del jefe de estado de un país amigo o
de árbitros designados ad hoc 204. Costa Rica ratificó el tratado
Calvo-Nabuco en octubre de 1909 205.
C.- Las relaciones con Bulgaria.
El 21 de junio de 1909 el gobierno de Costa Rica
reconoció a Bulgaria como reino independiente de Turquía,
condición que había proclamado en 1908 el zar Fernando I 206.
Con este reconocimiento se iniciaron las relaciones oficiales entre
Costa Rica y Bulgaria.
D.- Las relaciones con Chile.
El 22 de abril de 1910 se nombró al licenciado don Alfredo
Volio como ministro plenipotenciario en misión especial en Chile,

203
Acuerdo N° 62 de 22 de abril de 1910.
204
El texto del tratado en la Memoria de 1910, pp. 73-74.
205
Decreto de 26 de octubre de 1909, sin numerar.
206
Memoria de 1910, pp. 49-50.
J F S C
E C F G
para representar a Costa Rica en los festejos del centenario de la
independencia de ese país, en setiembre de 1910 207.
E.- Las relaciones con El Salvador.
En febrero de 1910 el gobierno de El Salvador ofreció a
don Roberto Brenes Mesén, delegado de Costa Rica a la Segunda
Conferencia Centroamericana, cuatro becas para que jóvenes
costarricenses estudiaran en el Colegio Nacional de Agricultura
de ese país. El ofrecimiento fue reiterado después al presidente
González Víquez por su colega salvadoreño don Fernando
Figueroa, y aceptado por el gobierno de Costa Rica 208.
F.- Las relaciones con los Estados Unidos.
A raíz de ciertas publicaciones de la prensa costarricense
en las que se hacía referencia a los Estados Unidos en un tono que
desagradó a la Legación de ese país en San José, esta presentó una
nota a la Cancillería. En una carta escrita el 11 de enero de 1910,
don Ricardo Fernández Guardia relató así el episodio al marqués
de Peralta:
“La actitud de los Estados Unidos es
amenazante para Centro América. Se
encuentra ahora en la Secretaría de Estado
un Mr. Knox tan desconsiderado como
agresivo. El Ministro americano acaba de
pasarnos una nota agridulce respecto de
los ataques de nuestra prensa contra los
Estados Unidos, aunque sospecho que ha
sido sin instrucciones de su Gobierno, cosa
que estoy poniendo en claro por más que
Calvo en estos asuntos acostumbra escurrir
el bulto.” 209
207 Acuerdo N° 62 de 22 de abril de 1910; SÁENZ CARBONELL, Jorge Francisco, Historia
diplomática de Costa Rica (1910-1948), San José, Editorial Juricentro, 1ª. ed., 2000, pp. 41-42.
208
Mensajes presidenciales: años 1885-1906, San José, Editorial Texto Ltda., 1ª. ed., 1981, p. 84.
209 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 11 de enero
de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 1.
J F S C

E C F G
G.- Las relaciones con Gran Bretaña.
El 3 de junio de 1909 el gobierno de Costa Rica nombró
a su cónsul general en Londres, don Wenceslao de la Guardia y
Fábrega, como encargado de Negocios en Gran Bretaña, donde
desde 1887 no había representación diplomática costarricense 210.
H.- Las relaciones con Italia.
El 8 de enero de 1910 don Rafael Montealegre Gallegos,
ministro plenipotenciario de Costa Rica en Roma, y el conde
Francesco Guicciardini, ministro de Negocios Extranjeros de
Italia, firmaron en la capital italiana un convenio en el cual se
consagraba el principio del arbitraje obligatorio en las relaciones
entre los dos países y que Costa Rica ratificó en junio de ese año,
ya durante la administración de don Ricardo Jiménez Oreamuno
211
. El tratado Montealegre-Guicciardini que tuvo ocasión de
aplicarse a fines del siglo XX, cuando Costa Rica e Italia acordaron
someter a arbitraje un diferendo sobre un crédito italiano. El
arbitraje resultó en 1998 en el laudo del tribunal Lalive, que
favoreció a Italia.
I.- Las relaciones con México.
En 1910 el director general de Correos de Costa Rica,
don F. R. Castro, y su colega mexicano don Norberto Domínguez
suscribieron una convención sobre el servicio de giros postales
entre los dos países 212.
J.- Las relaciones con Nicaragua.
En 1909 el general don Emiliano Chamorro se alzó
en armas contra el presidente de Nicaragua don José Santos
Zelaya López, que gobernaba ese país desde 1893. A comienzos
de noviembre de ese año, tropas del gobierno nicaragüense
comandadas por el general don Salvador Toledo ingresaron a
territorio costarricense, para atacar desde la bifurcación de los

210
Acuerdo N° de 3 de junio de 1910.
211
Decreto N° 14 de 7 de junio de 1910.
212
Decreto N° 5 de 29 de marzo de 1910.
J F S C
E C F G
ríos Colorado y San Juan las posiciones que tenía Chamorro en
la ribera norte del San Juan. Por este motivo, el 8 de noviembre
el gobierno de Costa Rica se quejó ante el de Nicaragua. Este
respondió al día siguiente que no tenía conocimiento de lo
sucedido y que en todo caso el general Toledo había actuado sin
instrucciones de las autoridades de Managua. El 17 de noviembre,
el canciller de Nicaragua don Julián Irías transmitió a don Ricardo
Fernández Guardia un informe del general Toledo, en el cual se
argumentaba que la ocupación pasajera del territorio de Costa
Rica por sus tropas se había efectuado por motivos de imperiosa
necesidad militar. Irías manifestaba además su esperanza de que
el gobierno de Costa Rica diera por terminado el incidente.
El 21 de noviembre, el ministro de Costa Rica en
Washington don Joaquín Bernardo Calvo Mora informó al
canciller Fernández Guardia que el gobierno de los Estados
Unidos
“… manifestaba el mayor interés en el
asunto y que le sería muy aceptable una
protesta enérgica de Costa Rica, con la
cooperación de Guatemala y El Salvador.” 213
Al parecer, el gobierno de los Estados Unidos estaba
interesado en que los tres países, o al menos Costa Rica,
emprendieran una acción armada contra Nicaragua, cuyas
relaciones con Washington en aquel momento eran pésimas. Por
su parte, el ministro residente de El Salvador en San José, don
Nicolás Angulo, y el encargado de Negocios de Guatemala, don
Manuel Paz, visitaron a don Ricardo Fernández Guardia, para
proponerle que Costa Rica declarara la guerra a Nicaragua con
motivo del incidente fronterizo, y ofrecer que sus países harían
causa común con Costa Rica 214. El canciller costarricense relató
así la entrevista:
“Respondí sin titubear que no obstante la
actitud agresiva del Gobierno de Managua,
213
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, “La brevedad más fuerte que el sofisma”, en La
Tribuna, 29 de octubre de 1909.
214
Ibid.
J F S C

E C F G
Costa Rica no iría en ningún caso a la
guerra, no solo porque se lo vedaban las
convenciones de Washington, sino también
porque aquel incidente de frontera no le
parecía justificar un caso tan grave. A
esto se me contestó que los convenios de
Washington no eran un obstáculo, desde
luego que el Gobierno de los Estados Unidos
estaba de acuerdo con la acción conjunta,
por cuanto los tratados resultaban inútiles
mientras gobernase Zelaya… Insistí en
mi negativa, añadiendo que aun cuando
Costa Rica quisiera ir a la guerra –y este
no era el caso- no lo podría hacer por falta
de preparación, dinero y elementos. “Esto
tampoco es un obstáculo –se me respondióustedes declaran la guerra, mandan unos
doscientos hombres a la frontera y nosotros
nos encargamos de lo demás.” Contesté lo
único que se podía contestar. Que de parte de
Costa Rica eso sería una indignidad… Costa
Rica no creía tener motivo justificado para
hacer armas contra Zelaya; que estimaba
que la acción conjunta era contraria a los
Tratados de Washington y que deseaba
mantener una actitud neutral.” 215
Esta actitud fue recibida con desagrado por los Estados
Unidos, que consideraban que Costa Rica miraba “con mucha
indiferencia” la violación de su territorio. Posteriormente, el
Departamento de Estado americano hizo saber a los gobiernos
de Costa Rica, El Salvador y Guatemala que los Estados Unidos
estaban listos para intervenir en Nicaragua si esos tres países
lo solicitaban. El canciller costarricense también rechazó esa
posibilidad 216.

215
Ibid.
216
Ibid.
J F S C
E C F G
A principios de 1910 la situación de Nicaragua seguía
siendo en extremo turbulenta. El 12 de febrero de ese año, en una
carta al marqués de Peralta, don Ricardo expresó:
“El olímpico Mr. Knox ha tenido que
recoger velas en el asunto de Nicaragua,
debido al disgusto no disimulado de
todas las naciones latinoamericanas. El
almirante Kimball, que tenía instrucciones
para desembarcar en Corinto y marchar a
Managua, proclama ahora la neutralidad
de Uncle Sam y prohíbe a los ciudadanos de
la Unión tomar cartas en la contienda.
Por otra parte V. sabrá que Inglaterra
ha situado fuerzas navales en San Juan
del Norte. Esto parece significar que esta
Nación vuelve a interesarse en las cosas de
Centro América. Ahora se dice mucho que
el Canal de Panamá es poco menos que
impracticable; las últimas inundaciones
parecen demostrarlo así, pues han causado
terribles daños, que los americanos se
esfuerzan en ocultar. El río Chagres creció
80 pies y deshizo una enorme esclusa que
había costado millones. No es extraño por lo
tanto que los EE. UU. vuelvan de nuevo los
ojos hacia Nicaragua; pero Europa sería en
verdad muy torpe, si de nuevo les dejase las
manos libres. ¿Tendrá algo que ver con esto
la reaparición del pabellón británico en el
mar Caribe? Ojalá pudiera V. darme algún
dato al respecto.
Sobre la moralidad de Knox puedo darle
estos datos: la que ha movido en Washington
el asunto Alsop es una peruana ya madura
pero todavía muy guapa, de quien Knox
ha sido abogado y también amante, según
las malas lenguas. Se ve, pues, lo que se
J F S C

E C F G
debe temer de un hombre que obedece a
semejantes móviles.” 217
El 24 de febrero, don Ricardo volvió a escribirle a don Manuel
María sobre Nicaragua:
“La guerra civil continúa muy activa
en Nicaragua, aunque es muy dif ícil saber
la verdad de lo que allí ocurre porque las
noticias que nos llegan son en extremo
contradictorias. Ambas partes reclaman
para sí la victoria. Lo que sí parece
indudable es la potencia de la revolución. El
Gobierno nos comunicó ayer un gran triunfo
obtenido sobre Chamorro en un punto
llamado Tisma, a doce leguas de Granada,
lo que demuestra que los revolucionarios
habían logrado ya penetrar en el corazón
del país. Veremos qué nos dice mañana la
revolución.” 218
K.- Las relaciones con Panamá.
El Laudo Loubet de 1900 no había resuelto el problema
de límites entre Costa Rica y Colombia, porque la línea que
estableció en la vertiente del Caribe era confusa y hasta hacía
referencia a accidentes geográficos inexistentes. Cada país
interpretó a su modo la línea fronteriza, y el gobierno francés solo
emitió una ambigua y escueta nota en la que se desentendía del
asunto. Entre tanto, se mantuvo el statu quo existente desde 1836,
según la cual el río Sixaola hacía las veces de frontera de hecho.
En 1903 se produjo la independencia panameña, y en
1905 Costa Rica y Panamá firmaron el tratado Pacheco-de la
Guardia para intentar resolver el problema, pero el legislativo
217
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 12 de
febrero de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento
nº 193.
218
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 24 de
febrero de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento
nº 194.

J F S C
E C F G
panameño le introdujo reformas al aprobarlo en enero de 1907 y
el Congreso de Costa Rica lo improbó en mayo del mismo año.
En enero de 1909 el gobierno de Panamá acreditó al doctor
don Belisario Porras Barahona como ministro plenipotenciario
en San José. Sin embargo, su misión se vio complicada desde sus
comienzos por actos de jurisdicción de Costa Rica en la margen
izquierda del río Sixaola. El doctor Porras protestó e indicó
que el Laudo Loubet otorgaba a Panamá la soberanía sobre ese
territorio, pero la Cancillería de Costa Rica rechazó las protestas,
por considerar que mientras no se definiera la línea fronteriza, no
debía modificarse la situación de hecho.
En julio de 1909 el gobierno panameño manifestó al de
los Estados Unidos que estaba en disposición de someter a un
arbitraje la interpretación del Laudo Loubet. Para negociar con
Costa Rica una convención de un arbitraje con la mediación de
los Estados Unidos, el gobierno de Panamá designó al doctor
Porras Barahona. Costa Rica nombró como plenipotenciario al
excanciller don Luis Anderson. El 17 de enero de 1910, ambos
diplomáticos se reunieron en Washington con el secretario de
Estado Philander C. Knox para iniciar las negociaciones. Estas
dieron como resultado la firma, el 17 de marzo, de la convención
arbitral Anderson-Porras, que fue aprobada rápidamente por
los poderes legislativos de ambos países y cuyas ratificaciones se
canjearon en 1911.
En la convención, Costa Rica y Panamá reconocían que la
frontera común había quedado claramente definida por el Laudo
Loubet en la parte que iba desde Punta Burica hasta un punto en
la cordillera más arriba del Cerro Pando, cerca del grado 9° de
latitud Norte, es decir, en la vertiente del Pacífico. Sin embargo,
como no coincidían en la manera de interpretar el laudo en la
vertiente del Caribe, se acordaba someter el asunto al arbitraje
del presidente de la Corte de Justicia de los Estados Unidos, quien
determinaría cuál era el límite más conforme con la correcta
interpretación y verdadera intención del Laudo Loubet. Para
decidir la cuestión, el árbitro debería tomar en cuenta todos los
hechos, circunstancias y consideraciones que pudieran influir en
J F S C

E C F G
el caso, así como la limitación de que la frontera debía ser trazada
dentro de los límites del territorio en disputa.
Como dato anecdótico con respecto a estas negociaciones
de 1910, cabe mencionar que el presidente González Víquez
encargó al canciller Fernández Guardia que diera instrucciones
al marqués de Peralta, ministro concurrente ante la Santa Sede,
con respecto a una gestión personal que interesaba al ministro
panameño Porras. Este se había divorciado de su compatriota
Eva Panizo y deseaba contraer matrimonio canónico con la
señorita costarricense Alicia Castro Gutiérrez, de la cual estaba
profundamente enamorado. El juicio de anulación se había
seguido ante el obispo de Panamá y debía ir en apelación a Roma.
El 15 de enero de 1910, don Ricardo escribió al marqués en los
siguientes términos:
“… el señor Presidente, a solicitud del
interesado, desea vivamente que V. haga
cuanto sea posible por favorecer a Porras.
Este se encuentra actualmente
en Washington con encargo de negociar
un nuevo tratado de arbitraje. Partió en
compañía de Anderson hace poco más de
una semana y V. comprenderá fácilmente el
gran interés que hay aquí en tenerlo grato.
Desea el Presidente que en caso
necesario se traslade V. a Roma, para lo
cual debe esperar un cablegrama que le
enviaré cuando llegue el momento.” 219
L.- Las relaciones con Venezuela.
En 1909 el gobierno de Venezuela otorgó al presidente
González Víquez 220 y al vicecanciller don Pedro Iglesias Flores 221
la Orden del Busto del Libertador.
219 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 15 de enero
de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 191.

220
Acuerdo N° 71 de 27 de mayo de 1909.
221
Acuerdo N° 155 de 2 de agosto de 1909.
J F S C
E C F G
4.- Carteras anexas a la Secretaría.
A.- Justicia y Gracia.
En la memoria que presentó al Congreso Constitucional
en mayo de 1910, don Ricardo Fernández Guardia indicó que la
buena marcha de la administración de justicia no había sufrido
alteración alguna y había habido perfecta armonía entre el Poder
Ejecutivo y el Judicial. También mencionó la necesidad de crear
jueces instructores en materia penal, se refirió al proyecto de
Código Penal que había preparado don José Astúa Aguilar por
encargo de la Secretaría de Justicia y planteó la posibilidad de
introducir ciertas reformas a la Ley Orgánica de Tribunales 222. En
materia de Gracia detalló los indultos, las rebajas y conmutaciones
de penas y cambios de lugar concedidos 223.
B.- Culto.
Durante la gestión ministerial de don Ricardo, las
relaciones entre el Estado y la Iglesia no sufrieron ningún
tropiezo, a pesar de la intervención de algunos miembros del
clero en la campaña electoral de 1909-1910. Esto llevó a que en su
mensaje del 1ª de mayo de 1910, el presidente González Víquez
manifestara a los diputados la necesidad de reglamentar la norma
constitucional que prohibía invocar motivos religiosos en la
propaganda política 224.
C.- Beneficencia.
Entre los asuntos de la cartera de Beneficencia, que tenía
a su cargo hospitales y asilos, durante la gestión ministerial de
don Ricardo se entregó al Hospital San Juan de Dios el antiguo
edificio de la Cárcel de San José 225, que estaba contiguo al de
aquel, debido a que se había edificado la Cárcel Nueva de San
222
Memoria de 1910, pp. XXIV-XXV.
223
Ibid., pp. 210-212.
224
Ibid., p. XXVI.
225
Ibid., p. XXVII.
J F S C

E C F G
José 226, posteriormente denominada Penitenciaría y cuyo edificio
alberga hoy el Museo de los Niños. También se le concedieron
algunos auxilios económicos extraordinarios 227. Se nombró a don
Ricardo Bonilla como ecónomo para atender la parte rentística
del Asilo de leprosos de Las Mercedes 228. Se realizaron trabajos
para la apertura de un nuevo salón en el Asilo de Pobres y se
concluyó un nuevo pabellón en el Asilo Chapuí 229. Para alentar
la iniciativa particular en materia de beneficencia, se autorizó
en varios cantones el establecimiento de juntas de caridad, de
conformidad con la ley de 26 de julio de 1884 230.
226 Mensajes presidenciales: años 1885-1906, San José, Editorial Texto Ltda., 1ª. ed., 1981,
pp. 24, 48 y 65.

227
Memoria de 1910, p. XXVII.
228
Ibid., pp. XXVII-XXVIII y 234.
229
Ibid., p. XXVIII.
230
Ibid., p. XXIX.
J F S C
E C F G
C IV
L   (1910-1950)
1.- Miembro de la comisión especial en el litigio con Panamá.
A fines de 1909 o en los primeros días de 1910, cuando
ya el Partido Republicano había ganado por abrumadora mayoría
las elecciones de primer grado y se esperaba que obtuviera otra
contundente victoria en las de segundo, su candidato y virtual
presidente electo don Ricardo Jiménez le planteó a don Ricardo
Fernández Guardia la posibilidad de que al término de su gestión
como canciller pasara al cargo de ministro plenipotenciario en los
Estados Unidos, que desde hacía años desempeñaba don Joaquín
Bernardo Calvo Mora.
En una carta escrita en San José el 11 de enero de 1910,
don Ricardo Fernández le manifestó al marqués de Peralta:
“A propósito de Calvo, voy a confiarle
con mucha reserva que d. Ricardo Jiménez,
con gran sorpresa mía, me ha propuesto la
Legación en Washington. Nada he resuelto
todavía, porque veo muchos inconvenientes
para aceptar el puesto. ¿Qué me aconseja
V.? De todos modos quiero ir a Europa antes
de sentar mis reales en los Estados Unidos;
J F S C

E C F G
pero temo que se me pida el traslado
inmediato al término del período de Cleto.
Con las prevenciones que el Gobierno de
Washington tiene contra Ricardo Jiménez,
el puesto de Ministro de Costa Rica no será
muy agradable y las responsabilidades me
atemorizan un poco.” 231
Don Manuel María de Peralta le recomendó a don
Ricardo Fernández aceptar el cargo y viajar directamente a
Washington. El 17 de marzo de 1910, don Ricardo le respondió:
“Me parece muy juicioso lo que V. me dice
acerca de mi viaje a Washington y es muy
probable que siga su consejo, no obstante
que D. Ricardo Jiménez consiente en mi
paso previo por Europa; pero reflexionando
sobre el asunto, encuentro muchos motivos
de peso para hacer lo que V. me indica. Uno
de ellos es la intriga que de seguro hará
Calvo con el Gobierno americano para que
este solicite del nuestro que no remueva a
un diplomático que le es tan grato por su
sumisión incondicional…” 232
El 5 de abril, en otra carta a don Manuel María, don
Ricardo expresó:
“Las elecciones de segundo grado se
hicieron el domingo 3 del corriente en medio
del orden más perfecto. La victoria de D.
Ricardo Jiménez resultó abrumadora como
era de preverse. Hubo sí muy reñida lucha
respecto de los diputados entre jimenistas
y fernandistas. Estos últimos ha logrado
llevar un núcleo muy fuerte a la Cámara,
231 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 11 de enero
de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 1.
232 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 17 de marzo
de 1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 195.

J F S C
E C F G
el cual unido a los elementos que ya tienen
constituye una agrupación muy poderosa
que dificultará mucho la marcha del
Gobierno de D. Ricardo; porque la ruptura
entre las dos fracciones que componen el
partido republicano se considera inevitable
dentro de un plazo muy breve. Es muy
posible que resulte en los primeros días de
mayo con motivo del nombramiento del
primer designado. Los fernandistas quieren
a todo trance que sea Máximo Fernández el
favorecido, y los jimenistas, con D. Ricardo
a la cabeza, mantienen la candidatura del
Dr. Durán. Es muy posible que los llamados
a decidir la querella sean los cuatro
diputados civilistas. A este respecto sé que
D. Rafael Iglesias se inclina resueltamente
en favor de Durán, porque considera que
Máximo Fernández y su partido son una
terrible amenaza para la República. Ahora
bien, puede suceder que los fernandistas
renuncien a sus pretensiones para no perder
las ventajas que sacarán de su participación
en el Gobierno. Veremos!
He resuelto ya irme para Washington
en mayo. A principios de este mismo mes
se embarcará Anita con los muchachos
directamente para Europa. De modo que
llegará a Inglaterra hacia el 27 de mayo.” 233
Por razones que ignoramos, el nombramiento de don
Ricardo Fernández Guardia en Washington no se materializó,
y don Joaquín Bernardo Calvo Mora continuó como ministro
plenipotenciario de Costa Rica en los Estados Unidos hasta 1914.
Una de las más grandes satisfacciones de la vida
diplomático de don Ricardo fue sin duda la de recibir, en diciembre
233 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 5 de abril de
1910. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 196.
J F S C

E C F G
de 1910, la Gran Cruz de Oficial de la Legión de Honor, que le
concedió el gobierno de Francia 234.
En ese mismo año de 1910, en atención a sus profundos
conocimientos históricos, don Ricardo fue designado como
miembro de la comisión especial encargada de atender en
Washington el litigio arbitral que de 1911 a 1914 sostuvieron Costa
Rica y Panamá ante el presidente de la Corte Suprema de Justicia
de los Estados Unidos, Edward Douglass White, de conformidad
con la convención Anderson-Porras de 1910. El abogado de Costa
Rica en el juicio fue el excanciller don Pedro Pérez Zeledón.
Sobre el aporte de don Ricardo a la defensa de los
intereses nacionales dice el historiador Sibaja Chacón:
“…es necesario destacar los importantes
estudios de don Ricardo Fernández Guardia,
incorporado algún tiempo después a la
delegación de Costa Rica en Washington.
Don Ricardo investigó especialmente los
hechos históricos que demostraban la
posesión en que estuvo siempre Costa Rica
de la zona de Talamanca; esto era de mucha
importancia ya que según la interpretación
panameña, Loubet despojó de toda esa
región a Costa Rica.” 235
Además de estos estudios, don Ricardo, con la venia de
don Pedro Pérez Zeledón, efectuó un viaje a España para entrar
en contacto con don Vicente Santamaría de Paredes, eminente
internacionalista recomendado por don Manuel María de Peralta
236
. A petición de Costa Rica, Santamaría de Paredes y otro
eminente jurista español, don Segismundo Moret y Pendergast,
estudiaron cuidadosamente el tema de la integración territorial
de Costa Rica y Veragua en el siglo XVI y en 1911 rindieron un
detallado y bien fundamentado dictamen a favor de los derechos
234
SÁENZ CARBONELL, Jorge Francisco, Historia diplomática de Costa Rica (19101948), San José, Editorial Juricentro, 1ª. ed., 2000, p. 52.
235 SIBAJA CHACÓN, Luis Fernando, El límite sureste de Costa Rica, Universidad de Costa
Rica, Facultad de Ciencias y Letras, tesis de grado, 1968, p. 69.
236

La Tribuna, 16 de octubre de 1938.
J F S C
E C F G
costarricenses 237. Cabe añadir que el laudo del árbitro White,
emitido el 12 de setiembre de 1914, también fue favorable a las
tesis de Costa Rica 238.
Según una carta que don Ricardo dirigió desde
Washington al marqués de Peralta el 9 de setiembre de 1913,
proyectaba viajar a Europa a fines de ese mes, para llevar a su hijo
menor Ricardo a un colegio en Lausana al que debía ingresar el 14
de octubre. Doña Anita se les reuniría en noviembre 239.
En julio de 1914, justo en vísperas del estallido de la
Primera Guerra Mundial, don Ricardo se hallaba en Europa. El 20
de ese mes le escribió desde Londres al marqués de Peralta, que
le había dirigido un afectuoso telegrama y con el que esperaba
reunirse en Vichy, después de estar dos días en París 240. El 24 de
julio, en otra carta a don Manuel María, le manifestó:
“Como V. lo supone, Anita se quedó en
Costa Rica y nada puedo decirle respecto de
su proyectado viaje, pues cada día cambia
de plan y de propósito. No sé qué le pasa… A
Ricardito lo espero a principios de octubre.”
241
Poco después, don Ricardo se reunió con el marqués en
Vichy, donde les sorprendió el estallido de la Guerra Europea. El
conflicto obligó a don Ricardo a regresar a Costa Rica, y motivó
también, como ya indicamos en su oportunidad, la interrupción
de los estudios universitarios de su hijo Ricardo.
De vuelta en el país, don Ricardo se hizo cargo de
traducir para el diario La Información las noticias cablegráficas
237
SIBAJA CHACÓN, 1968, p. 68.
238
Ibid., pp. 91 y ss.
239
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 9 de
setiembre de 1913. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz,
documento nº 226.
240 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 20 de julio
de 1914. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 229.
241 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 24 de julio
de 1914. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 230.
J F S C

E C F G
sobre la guerra. Allí conoció al joven alajuelense don Otilio Ulate
Blanco, que trabajaba para ese periódico y con quien forjó una
buena amistad 242.
Tiempo después, a fines de 1916, don Ricardo expuso sus
puntos de vista sobre el conflicto mundial en su respuesta a una
pregunta que sobre el particular le dirigió la Agrupación de las
Universidades y Grandes Escuelas de Francia para las relaciones
con la América Latina, y que se reprodujo en la obra L’Amérique
Latine et la Guerre, publicada en París en 1920. En este texto,
y a pesar de su francofilia y sus simpatías por la causa aliada,
don Ricardo formulaba severas censuras sobre la política de los
Estados Unidos con respecto a Centroamérica 243.
2.- Ofrecimiento para volver a la Cancillería y defensa de don
Cleto González Víquez.
Don Ricardo Fernández Guardia, que respaldó la
candidatura del doctor don Carlos Durán para las elecciones
presidenciales de 1913, postulada por el Partido Unión Nacional,
no vio con excesiva simpatía la posibilidad de que mediante un
pacto político llegara al poder don Alfredo González Flores,
quien no había participado en los comicios. Sin embargo,
terminó aceptando la idea, por haberla respaldado el expresidente
González Víquez.
El 29 de junio de 1915, el gobierno de González Flores
nombró como ministro plenipotenciario en los Estados Unidos de
América al licenciado don Manuel Castro Quesada, quien había
sido titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores y carteras
anexas desde el inicio de la administración. A raíz de esto se pensó
en trasladar a la Cancillería al secretario de Fomento don Alberto
Echandi, quien declinó tal posibilidad y renunció a su cartera
ministerial. Surgió entonces la posibilidad de designar como
nuevo canciller a don Ricardo Fernández Guardia, propuesta que
fue transmitida a este por una persona muy cercana al presidente

242
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, p. 313.
243
Ibid., pp. 249-267.
J F S C
E C F G
González Flores y rechazada enfáticamente por don Ricardo. Él
mismo relató el episodio tiempo después:
“Cosa de un mes antes de que se
presentara la crisis del gabinete que tuvo por
consecuencia la separación del licenciado
don Alberto Echandi de la Secretaría de
Fomento, la persona a la que me refiero
me insinuó que se pensaba en mí para
sustituir a don Manuel Castro Quesada en
el ministerio de Relaciones Exteriores. Mi
respuesta fue que yo tenía resuelto no volver
a servir nunca una Secretaría de Estado
y expuse las razones que para ello tengo.
Quince o 20 días después, la misma persona
me comunicó muy confidencialmente
que la salida del señor Echandi era ya
cosa resuelta y de nuevo me habló de mi
candidatura. Esta segunda vez contesté lo
mismo que la primera, pero de un modo
más terminante y que no podía dejar
ninguna duda… La crisis, que estaba desde
hacía tiempo en estado latente, estalló por
fin con la renuncia del señor Echandi, y en
la noche en que el doctor Durán visitó a
don Alfredo González, vino a mi casa, a eso
de las ocho, la misma persona que me hizo
las dos insinuaciones que he relatado y me
dijo que la renuncia del ministro Echandi
sería aceptada y que el presidente deseaba
proponerme la Secretaría de Relaciones
Exteriores, que pronto dejaría vacante don
Manuel Castro Quesada. Me dijo además
que el doctor Durán estaba en aquellos
momentos en la Casa Presidencial, a la que
había sido llamado para pedirle el nombre
de uno de sus amigos políticos con el objeto
de confiarle el Ministerio de Relaciones
Exteriores y que se tenía por seguro que daría
el mío. Contesté agradeciendo el honor que
se me hacía, pero rehusé de modo categórico
J F S C

E C F G
a pesar de la insistencia… Al día siguiente, a
las nueve de la mañana, recibí la visita del
doctor Durán, quien después de ponerme al
corriente de las circunstancias que habían
motivado la renuncia del señor Echandi, me
refirió su entrevista de la noche anterior con
el presidente y me dijo que le había dado mi
nombre, pero con la advertencia de que tan
sólo me indicaba como persona a quien él
creía apta para el cargo, mas no en calidad
de representante en el gobierno del Partido
Unión Nacional… Contesté al doctor Durán
que de ningún modo habría aceptado yo el
Ministerio que se me ofrecía y mucho menos
en las condiciones referidas…” 244
En noviembre de ese año, el periódico gobiernista El
Imparcial atribuyó gratuitamente la negativa de don Ricardo a
volver a la Cancillería a la influencia del expresidente González
Víquez, cuyos consejos calificó de funestos. Don Ricardo
desmintió airadamente tales acusaciones en el diario La
Información, explicó las circunstancias en que había declinado la
cartera ministerial y manifestó que
“… en todo este asunto el licenciado
don Cleto González Víquez no entró ni
salió para nada… no sólo no me dijo que
mi negativa le satisfacía, sino que tuvo la
bondad de manifestarme que era lástima
no hubiese ocupado el Ministerio… me
parece que con lo relatado basta para
demostrar cuán injustos los cargos que se
hacen por este motivo al señor González,
quien digan lo que quieran sus enemigos,
no sabe lo que son los rencores…. Me consta
que él trabajó tal vez más que ninguno,
a favor de don Alfredo González. A mí
personalmente, me habló de él en términos
muy honrosos, alguna vez que le manifesté
los escrúpulos que sentía en cooperar a
244

Ibid., pp. 244-245.
J F S C
E C F G
que se diese la primera magistratura de la
República a un hombre que para mí era
casi un desconocido; y muchos de los que
entramos en la combinación que llevó al
poder al señor González, lo hicimos tan
solo por la confianza que nos inspiraba la
buena opinión que de él tenía el hombre
cuyos consejos califica ahora El Imparcial de
funestos.” 245
Don Ricardo fue muy crítico de la administración de don
Alfredo González Flores y especialmente de la forma tan abusiva
y fraudulenta como se condujeron las elecciones legislativas de
diciembre de 1915. Al año siguiente publicó bajo pseudónimo un
largo ensayo político, titulado El Mensaje de 1916, en el cual se
analizaba acerbamente el informe anual presentado por González
Flores al Congreso el 1º de mayo 246. En su obra Las presidencias
del Castillo Azul, el historiador don Jesús Fernández Morales se
refiere así a este texto:
“Poco después se publica en San José un
folleto titulado El Mensaje de 1916, que
contiene una pormenorizada y mordaz
crítica al mensaje presidencial del 1°
de mayo. El autor, que hace gala de un
castellano impecable y censura hasta los
errores gramaticales de González Flores,
utiliza el pseudónimo de Vox clamantis in
deserto, pero pronto se sabe que el latinazo
oculta al ex Canciller don Ricardo Fernández
Guardia, figura prominente del duranismo.
El folleto critica acerbamente los proyectos
tributarios de don Alfredo, al que se refiere
desdeñosamente como “el Designado”,
y contiene reiteradas referencias a las
desvergonzadas elecciones de 1915…” 247
245
Ibid.
246
VOX CLAMANTIS IN DESERTO (seudónimo de Ricardo Fernández Guardia), El
Mensaje de 1916, San José, Imprenta y Librería Falcó & Borrasé, 1ª. ed., 1916.
247 FERNÁNDEZ MORALES, Jesús Manuel, Las presidencias del Castillo Azul, San José,
Litograf ía e Imprenta LIL, 1ª. ed., 2010, pp. 82-83.
J F S C

E C F G
3.- Agente confidencial en los Estados Unidos de América.
El 4 de enero de 1917 don Ricardo escribió al marqués
de Peralta para saludarlo por el año nuevo y al final de su carta le
indicó:
“Pronto escribiré a V. más largamente
y creo para entonces poderle comunicar
algunas novedades políticas, pues ya
comienza a agitarse la opinión en vista de
las elecciones para presidente.” 248
Pocas semanas después, la situación política del país
cambió por completo. El 27 de enero de 1917, la traición del
general don Federico Tinoco, secretario de Guerra y Marina,
derrocó al gobierno de don Alfredo González y rompió el orden
constitucional. El golpe fue recibido con inmenso beneplácito
en todas las clases sociales. Don Alfredo y don Manuel Castro
Quesada, ministro de Costa Rica en Washington, se asilaron en
la Legación de los Estados Unidos y poco después partieron hacia
ese país.
El 1° de febrero el nuevo gobierno designó a don
Ricardo Fernández Guardia para viajar a Washington como
su representante, a fin de que efectuara ante el Departamento
de Estado “las gestiones conducentes al reconocimiento del
régimen político creado por aclamación popular el 27 de enero”
249
. Se nombró a don Samuel E. Piza como nuevo secretario
de la Legación en los Estados Unidos 250, cargo que no llegó a
desempeñar. Don Ricardo salió de San José el 2 de febrero 251, pero
al llegar a Washington encontró todas las puertas cerradas, ya
que el presidente Wilson se negaba enfáticamente a reconocer al
régimen de Tinoco y continuaba considerando a Castro Quesada
248 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 4 de enero
de 1917. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 269.
249
Acuerdo N° 2 de 1° de febrero de 1917. V. también La Información, 2 de febrero de 1917.
250
Acuerdo N° 5 de 1° de febrero de 1917.
251 La Información, 2 de febrero de 1917. Don Ricardo Fernández Guardia y don Samuel
Piza se embarcaron en el vapor Heredia, que zarpó de Limón el 3 de febrero, con rumbo a
Nueva Orleans. V. La Gaceta, 6 de febrero de 1917.

J F S C
E C F G
como representante diplomático de Costa Rica. Después de
insistir mucho, don Ricardo logró ser recibido el 26 de febrero
por el subsecretario de Estado Frank Lyon Polk, quien lo escuchó
atentamente pero no formuló ningún comentario 252.
El 10 de marzo, don Ricardo escribió a Tinoco para
expresarle la importancia de que su elección presidencial que se
efectuaría en abril no fuera unánime y sugerirle que, de no haber
oposición significativa, el gobierno debía “fabricarla”, para evitar
la apariencia de una imposición.253. Sin embargo, Tinoco desoyó
la recomendación y fue a los comicios como candidato único.
El 12 de marzo, don Ricardo envió al secretario de Estado
Robert Lansing un extenso memorándum, en el que explicaba
detalladamente los antecedentes del gobierno de González Flores
y sus principales abusos y errores, se elogiaba copiosamente al
régimen tinoquista, se describía su abrumadora popularidad y se
afirmaba que
“… en el corto tiempo que ha gobernado
la República, Tinoco ha dado pruebas
convincentes de su prudencia y tacto
político, prueba que le han ganado la buena
voluntad de todos, y al mismo tiempo ha
sido capaz de inspirar en todos los sectores
la mayor confianza, como se nota por el
decidido apoyo que le ha sido extendido
por todas las entidades financieras de la
República, que le acaban de prestar a su
gobierno tres millones de colones en los
términos más favorables.” 254
El 21 de marzo, don Ricardo le escribió desde Washington
al marqués de Peralta:
252
FERNÁNDEZ MORALES, 2010, p. 53.
253 MURILLO JIMÉNEZ, Hugo, Tinoco y los Estados Unidos, San José, EUNED, 1981, pp.
56-57.
254
FERNÁNDEZ MORALES, 2010, p. 131.
J F S C

E C F G
“Mi muy querido amigo:
He estado tan atareado desde que
llegué a Washington, que no he tenido un
momento de reposo para escribir a V. con
alguna extensión.
Usted sabrá sin duda, por la prensa de
Costa Rica, que D. Alfredo González y D.
Manuel Castro Quesada se vinieron detrás
de mí para gestionar en favor de lo que
ellos llaman la intervención de los Estados
Unidos en nuestra patria. Fueron recibidos
por el Presidente Wilson y el Secretario de
Estado Lansing y, según los reportajes que
dieron a la prensa, a mediados de Febrero,
tanto el uno como el otro de los mencionados
personajes les declararon o prometieron
que no sería reconocido por el Gobierno
de los Estados Unidos el de D. Federico
Tinoco, aunque este último resultase electo
Presidente.
Como V. puede ver esta declaración
o promesa es verdaderamente inaudita.
Las aseveraciones del señor González no
han sido hasta ahora desmentidas y deben
tenerse por ciertas, tanto más cuanto
que algunos días antes de que él llegase
aquí, el Ministro de los Estados Unidos en
Costa Rica había comunicado igual cosa,
verbalmente, al señor Tinoco y al Ministro
Lara, según he sabido después.
No obstante y para juzgar de todo el
alcance de estas declaraciones verbales,
dirigí una nota al Secretario de Estado el 21
de Febrero, preguntándole si eran exactas
las palabras que D. Alfredo González le
atribuía. Hasta la fecha no he recibido su

J F S C
E C F G
respuesta, ya sea que no me quiera honrar
con ella, o que estime más prudente no
comprometerse por escrito.
Muchos creían aquí que yo no podría
entrar nunca en el Departamento de
Estado. Sin embargo, gracias a la influencia
de amigos comunes, logré que me recibiera
el Consejero Polk el 26 de Febrero, le expuse
la situación política de Costa Rica en
líneas generales y le anuncié el envío de un
memorial sobre el asunto. Me escuchó con
benevolencia y cordialidad, y al terminar
la entrevista me dijo que estudiaría mi
memorial y después me llamaría para
discutir el asunto. Presenté el memorial
el 12 del corriente, pero todavía no he
sido llamado, lo que no me sorprende por
las grandes ocupaciones actuales de la
Secretaría de Estado. Además, me parece
lógico que se quiera aplazar la discusión
sobre reconocimiento hasta después de las
elecciones del 1º de Abril.
Tengo razones para creer que el
Embajador de Inglaterra me ha estado
ayudando. La opinión general de los
diplomáticos hispanoamericanos es que
el Gobierno de Washington acabará por
reconocer al de Tinoco, siempre que las
elecciones se hagan con libertad, pero yo
temo mucho a la terquedad del Presidente
Wilson, muchas veces demostrada.
Queda la esperanza de que las Repúblicas
latinoamericanas nos reconozcan, a pesar
de todo; y si lográsemos que Inglaterra
y Francia hiciesen lo mismo, esto tal vez
forzaría la mano a los Estados Unidos;
pero la cosa me parece muy dudosa en las
J F S C

E C F G
presentes circunstancias. Tal vez será más
útil obtener el reconocimiento de España.
Dentro de poco espero poder enviarle
una copia de mi memorial en español. Lo
presenté en inglés pero no me queda ya
ninguna en este idioma.
Ayer tuve el gusto de recibir, remitidos
de Costa Rica, los ejemplares de mi artículo
publicado en el “Bulletin de l’Amèrique
Latine” que V. tuvo la bondad de mandarme.
Siento ahora no haber dicho en
ese artículo que D. Alfredo González
es un germanófilo empedernido, como
es la verdad. Ayer se lo escribí así a M.
Martinenche, rogándole que él y sus amigos
digan algo en nuestro favor al Gobierno
francés. Es posible que le escriba a V. sobre
el asunto para obtener informes.
Le ruego que me comunique la
actitud que asuma ese Gobierno respecto de
reconocimiento, en cuanto V. la conozca.
De Costa Rica me escriben que toda
la familia está bien.
Le manda un abrazo
Su afmo. amigo de siempre
R. Fernández Guardia” 255
El 6 de abril de 1917, los Estados Unidos declararon
la guerra al Imperio Alemán. Pensando que con eso quizá se
facilitaría el reconocimiento, el canciller don Carlos Lara Iraeta
255 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 21 de marzo
de 1917. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 274.

J F S C
E C F G
dirigió una nota al ministro americano en San José, Edward
Hale, para expresarle la disposición del gobierno de observar
“una neutralidad benevolente hacia los Estados Unidos” 256, y
el 9 de abril don Ricardo Fernández Guardia, indudablemente
con instrucciones de San José, expresó al Departamento de
Estado el respaldo y amistad del gobierno de Costa Rica hacia
los Estados Unidos y el ofrecimiento de los puertos y las aguas
costarricenses para las necesidades bélicas de la marina de guerra
norteamericana 257. Ni siquiera le avisaron recibo. Poco después,
el gobierno de los Estados Unidos decidió el retiro del ministro
Hale y dejó como encargado de Negocios en San José al discreto y
sagaz diplomático Steward Johnson 258.
4.- Ministro plenipotenciario… designado.
El 18 de abril, demostrando su fe en la pronta obtención
del reconocimiento, Tinoco nombró a don Ricardo Fernández
Guardia como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario
en los Estados Unidos 259. El Departamento de Estado, consciente
del peligro que podía representar un eventual acercamiento de
Tinoco con Alemania, había estado considerando seriamente
la posibilidad de cambiar su política hacia el gobierno de Costa
Rica y había dado algunos tímidos indicios en ese sentido. Al fin
y al cabo, los Estados Unidos mantenían relaciones normales
con muchos gobiernos cuyos orígenes eran harto dudosos y no
demostraban excesivo apego a las formas democráticas. Algunas
personas de influencia, como el comandante general de la Zona
del Canal de Panamá y el exministro Hale, recomendaban que se
reconociera a Tinoco. El propio secretario Lansing no descartaba
la idea. Sin embargo, para llevarla a cabo era necesario contar
con la aprobación del presidente Wilson, y convencerlo no
parecía tarea fácil 260. Hasta que eso no ocurriera, don Ricardo
Fernández Guardia seguiría siendo ignorado por las autoridades
256
MURILLO JIMÉNEZ, 1981, p. 55.
257
FERNÁNDEZ MORALES, 2010, p. 142.
258
Ibid., p. 143.
259
SECRETARÍA DE RELACIONES EXTERIORES, Libro de credenciales, poderes e
instrucciones, fs. 3-4.
260
MURILLO JIMÉNEZ, 1981, pp. 58-59.
J F S C

E C F G
norteamericanas y don Manuel Castro Quesada continuaría
conservando para ellas la condición de ministro plenipotenciario
de Costa Rica en Washington.
El 16 de mayo, la Asamblea Constituyente acordó investir
a Tinoco de facultades omnímodas. No parecía muy democrático
tomar semejante decisión en los precisos momentos en que se
estaba tratando de volver a un régimen constitucional, pero sin
duda las limitaciones impuestas al gobernante al declarar vigente
el capítulo de la Constitución de 1871 acerca del Poder Ejecutivo
estaban resultando excesivas para don Federico. Este invocaba la
necesidad de prevenir las acciones subversivas de los partidarios
de González Flores y de los alemanes residentes en Costa Rica,
según manifestó don Ricardo Fernández Guardia al secretario
Lansing, en una nota que, como todas las anteriores, quedó sin
respuesta:
“Desde que don Alfredo González vino a
Washington… no ha cesado de escribir a sus
parientes, y a los pocos amigos que todavía
tiene en Costa Rica, en el sentido de que
está contando con el apoyo de los Estados
Unidos para restablecerlo en el poder…
los menos inteligentes en el pueblo del
país, que siempre son la mayoría, se dejan
impresionar por su persistente repetición de
estas falsas pretensiones.” 261
Don Ricardo no aclaró cómo se habían enterado las
autoridades costarricenses del contenido de la correspondencia
de González con sus familiares y amigos, sino que incluyó a los
alemanes en el paquete de adversarios de Tinoco:
“… la colonia alemana, que es tan
numerosa como rica, hábilmente explota
esas maniobras con el propósito de inspirar
en el pueblo costarricense un sentimiento
de hostilidad hacia los Estados Unidos.
Mi Gobierno ve esto con profunda pena…
261

FERNÁNDEZ MORALES, 2010, p. 154.
J F S C
E C F G
Forzada por los hechos antes enumerados, la
Asamblea Nacional Constituyente… adoptó
una legislación confiriendo al Presidente
los poderes necesarios para proteger al país
contra cualquier alteración del orden público
que pueda resultar de las actividades de los
súbditos alemanes en connivencia con los
amigos de González; por esa misma ley de
la Asamblea, el Presidente tiene facultades
para desarrollar la política internacional
como pueda ser necesario para los mejores
intereses del país. Esta ley, en consecuencia,
constituye una confirmación legislativa de
las manifestaciones y los ofrecimientos que
tuve el honor de hacer a Vuestra Excelencia
en mi nota del 9 de abril.” 262
Por supuesto, en tiempo de guerra todo podía suceder,
y si los Estados Unidos tomaban en serio lo de los vínculos entre
González Flores y los alemanes residentes en Costa Rica, quizá
optarían por otorgar a Tinoco el tan deseado reconocimiento. El
problema era que nadie, ni en Washington ni en San José, parecía
dispuesto a creer en la supuesta conspiración germanófila, en el
convencimiento de que el gobierno lo que en realidad quería era
deshacerse de unos cuantos enemigos políticos y aumentar su
control sobre la población.
Don Ricardo todavía confiaba en que el gobierno de los
Estados Unidos reconocería en breve al de Federico Tinoco. El 29
de mayo de 1917, al dar respuesta a unas cartas del marqués de
Peralta en las que este le felicitaba por su nombramiento como
ministro plenipotenciario en Washington y daba por un hecho el
reconocimiento diplomático, don Ricardo le manifestó:
“Mi muy querido amigo:
Casi juntas y con gran retraso he
tenido el gusto de recibir sus muy gratas
262
Ibid., p. 155.
J F S C

E C F G
de 20 de Abril y 2 del corriente, fechada la
primera en Madrid y la segunda en Pau.
Contra lo que V. supone, no estamos
reconocidos todavía por los Estados Unidos;
pero salvo que resulten inexactos todas las
noticias que tengo, lo estaremos dentro de
ocho o diez días a más tardar.
Usted no puede imaginarse lo dif ícil y
ruda que sido mi tarea. Cuando llegaron
aquí, en Febrero, González y Castro
Quesada, este Gobierno se dejó sorprender
por sus lamentaciones, y es de creerse
que sin meditarlo bien el Presidente
Wilson y el Secretario de Estado hicieron
declaraciones categóricas de que Tinoco no
sería reconocido, aunque resultase electo.
Estas declaraciones, que fueron repitas
veces publicadas por toda la prensa de los
Estados Unidos, han sido el gran obstáculo
con que he tropezado.
La hostilidad oficial y no oficial contra
el nuevo Gobierno de Costa Rica era
manifiesta; pero logré desarmarla con mi
ya famosa nota del 9 de Abril, a la cual
deberemos el reconocimiento, si el asunto no
fracasa a última hora.
Según datos fidedignos que tengo, nuestro
caso será resuelto por Mr. Wilson en persona
y en Consejo de Ministros. Podría V. juzgar
por esto la desmedida importancia que aquí
le dan.
En cuanto a la actitud que el Gobierno
asuma respecto de Alemania una vez
obtenido el reconocimiento, no puedo decirle
nada positivo, pues nada se me ha dicho al

J F S C
E C F G
respecto; pues es de suponerse que siga la
misma línea de conducta que Guatemala,
Honduras y Nicaragua, que ya han cortado
sus relaciones diplomáticas con el Imperio
alemán.
Esta ruptura no autorizaría las medidas
que V. teme, solo justificables en caso de
guerra. Además, es lo más probable que
Alemania no querrá exponer a sus ricos y
numerosos súbditos recientes en Costa Rica,
las represalias a que un acto semejante
daría lugar. Lo más probable es que no se
nos tome en cuenta, o cuando más que se
nos considere como “no neutrales”, según la
nueva fórmula.
Como V. lo comprenderá de sobra, yo
no he dado ni daré aquí ningún paso sino
en obedecimiento de instrucciones y por
consiguiente los pasos futuros no dependen
de mi como no sea de modo muy relativo
Si no estoy mal informado, los Estados
Unidos no quieren que las Repúblicas
de Centro América declaren la guerra y
consideran bastante la ruptura de relaciones
como prueba de solidaridad.
Por cable comunicaré a V. la resolución
definitiva que este Gobierno tome, así como
cualquier otra noticia importante relativa a
nuestros asuntos.
Le agradezco profundamente su
cariñosa felicitación por mi nombramiento
en Washington, pero aun no sé si he de
permanecer aquí, caso de que se arreglen
las cosas. A mi vez congratulo a V. muy
J F S C

E C F G
sinceramente por el brillante éxito de sus
gestiones en Madrid.
A partir del 1º de Junio me instalaré
en la casa de la Legación, 1501 Sixteenth
Street. Esta casa está todavía ocupada por
don Rafael Oreamuno, Secretario de Castro
Quesada. Este último se fue desde el 13 de
Abril a Guatemala, pero figura siempre en
la lista diplomática como Ministro de Costa
Rica. Don Alfredo González vive en Nueva
York.
Oreamuno se va también y hace cuatro
días me avisó que el último del corriente
me haría entrega de la casa y del archivo.
Probablemente consideran estos señores
perdida la partida.
Créame que le envidio mucho su
próxima temporada en San Sebastián. Mi
perspectiva es mucho menos halagüeña,
porque lo más probable es que no pueda
moverme de Washington, donde los calores
del verano son abrumadores.
Con mis mejores recuerdos para Juanita,
reciba un abrazo muy cariñoso de
Su siempre afmo. amigo
R. Fernández Guardia” 263
El 19 de junio, el encargado de Negocios Johnson
informó al Departamento de Estado sobre los temores de Tinoco
de que don Manuel Castro Quesada iniciara una invasión desde
Nicaragua, país que tampoco había reconocido al régimen
tinoquista. Lansing respondió que el gobierno de los Estados
263 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 29 de mayo
de 1917. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 277.

J F S C
E C F G
Unidos no miraría con aprobación una revolución en provecho
personal de González Flores o Castro Quesada, y que así se
les había hecho saber a estos 264; sin embargo, se mantenía
inconmovible ante los repetidos gestos cordiales del gobierno
de Tinoco y sus agentes. Deprimido y despechado, don Ricardo
Fernández Guardia anunció el 4 de julio su salida de Washington,
enviando a Lansing de Estado un extenso documento en el que se
reiteraba la posición del gobierno de Tinoco y la injusticia que se
cometía al negarle el reconocimiento diplomático 265.
5.- El ocaso del tinoquismo.
A su regreso a Costa Rica, don Ricardo se mantuvo
apartado de la política y se dedicó a sus estudios históricos. En
1918 publicó su Reseña histórica de Talamanca. Mientras tanto,
la situación política se iba deteriorando, y el gobierno tinoquista
aumentaba la represión.
En la noche del lunes 19 de mayo de 1919 se produjo una
explosión en el clausurado edificio de la Legación de los Estados
Unidos, al parecer provocada por una bomba, pero no tuvo más
consecuencia que la rotura de unos vidrios. Al día siguiente, el
cónsul Benjamin Chase informó de este hecho al Departamento
de Estado y dijo que las autoridades locales no ofrecían ninguna
protección 266. Al no obtener respuesta inmediatamente, al
atardecer del miércoles 21 de mayo envió otro a Washington
cable para insistir sobre la necesidad de una intervención
norteamericana en Costa Rica:
“La situación de los asuntos se está
haciendo más grave. Extranjeros y hombres
de negocios expresan temor de que sus
propiedades sean destruidas a menos que
los Estados Unidos intervenga. La gente de
las clases más pobres está siendo reclutada
forzosamente para el ejército y sus familias
264
FERNÁNDEZ MORALES, 2010, p. 169.
265
Ibid.
266
Ibid., p. 300.
J F S C

E C F G
se están quedando sin comida. Hombres bien
informados afirman que Costa Rica está
aproximándose rápidamente a condiciones
de hambruna. La mayoría de las colonias
extranjeras y de los nacionales prominentes
no malinterpretaría sino que daría la
bienvenida a la presencia de nuestras naves
de guerra en cada puerto y de soldados
en San José. El clamor casi universal es
para que los Estados Unidos intervengan y
eviten la completa destrucción de este país
y la matanza de gente inocente. Ricardo
Fernández Guardia fue arrestado, pero
escapó… Debido a la falta de información
la gente siente que Tinoco está derrotado.” 267
Años después don Ricardo comentó:
“… servidor al principio del Gobierno de
Tinoco, estuve sitiado en mi casa durante los
últimos ochenta y dos días de aquel régimen,
después de haber tenido que ocultarme para
evitar el calabozo que me aguardaba en la
Penitenciaría.” 268
Al salir Tinoco del país el 12 de agosto de 1919, asumió
el poder el primer designado don Juan Bautista Quirós, persona
de intachable honorabilidad, que se convirtió en presidente de
la República en propiedad cuando el 20 de agosto se aceptó la
renuncia de aquel. Sin embargo, Quirós no fue reconocido por
los Estados Unidos y recibió del cónsul Chase un ultimátum para
que entregara el poder a don Francisco Aguilar Barquero, tercer
designado que había sido de la extinta administración González
Flores, para que llamara a elecciones. El presidente decidió
entonces convocar a una junta de notables, para pedir su parecer
sobre el rumbo a seguir. A esta reunión, que se efectuó el 2 de
setiembre de 1919, fue invitado y asistió don Ricardo Fernández
Guardia, sin duda por su condición de excanciller y su experiencia

267
Ibid., pp. 300-301.
268
La Tribuna, 26 de octubre de 1924.
J F S C
E C F G
en Washington. En la junta se perfilaron dos tesis principales.
Don Ricardo Jiménez propuso que se consultara a Washington si
consideraba admisible que Quirós permaneciera en el poder y que
bajo su autoridad se efectuaran elecciones. Don Gregorio Martín
Carranza, por el contrario, defendió la idea de que se llamase a
Aguilar Barquero a asumir el poder. Se pusieron a votación las
dos opciones y don Ricardo Fernández Guardia votó por la tesis
Martín, que al final resultó triunfante 269.
6.- Ministro plenipotenciario en misión especial en Panamá.
El 20 de octubre de 1920 don Ricardo fue nombrado
como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en
misión especial en Panamá 270, llevando como secretario a don
Arturo Quirós Carranza y como agregado militar a don Raúl
Acosta García 271. El motivo oficial de la misión era saludar a
Don Fernando de Baviera y Borbón, infante de España, a su
paso por Panamá, pero su verdadero propósito era discutir
confidencialmente con las autoridades panameñas con respecto al
problema de límites pendiente entre ambos países. Precisamente
en ese mes, el gobierno de Costa Rica había tenido informes
sobre movimientos de las autoridades panameñas en la vertiente
del Pacífico, hacia el oeste de los lugares que había ocupado
Panamá hasta entonces 272. El 9 de noviembre, don Ricardo se
entrevistó con el canciller interino de Panamá don Ricardo J.
Alfaro, y le expuso la preocupación del gobierno de Costa Rica
por los informes llegados de la región fronteriza. El señor Alfaro
manifestó que los informes debían ser inexactos o al menos
exagerados, porque las autoridades panameñas tenían órdenes de
no avanzar una pulgada más allá de donde estaban 273.
269
FERNÁNDEZ MORALES, 2010, pp. 408-414.
270
Acuerdo N° 103 de 20 de octubre de 1920.
271
Acuerdo N° 104 de 20 de octubre de 1920.
272
SÁENZ CARBONELL, 2000, p. 230.
273
SIBAJA CHACÓN, 1968, p. 112.
J F S C

E C F G
7.- Ministro plenipotenciario en misión especial en México .
El 24 de agosto de 1921 don Ricardo fue nombrado como
enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en misión
especial en México para las ceremonias del centenario de la
independencia de ese país 274. Como secretario de la misión fue
nombrado don Jorge Hine Saborío 275.
8.- Polémica con el presidente don Ricardo Jiménez.
En octubre de 1924, el ambiente político costarricense
estaba muy caldeado. El Congreso estaba conociendo de los
tratados centroamericanos suscritos en Washington en 1923,
especialmente el convenio general de paz y amistad, que habían
sido sometidos a la cámara en el mes de junio anterior por el
gobierno de don Ricardo Jiménez Oreamuno 276. Aunque el
presidente y buena parte de la opinión pública apoyaban la
aprobación de esos convenios, otros sectores los consideraban
inconvenientes y los veían como instrumento de la política
imperialista de los Estados Unidos de América en la región.
Algunos periódicos, como el diario La Tribuna, se
dirigieron a personajes destacados de la vida pública costarricense,
tales como juristas, expresidentes, excancilleres, etc. para pedirles
su opinión con respecto a la aprobación de los convenios. Uno de
ellos fue don Ricardo Fernández Guardia, que tenía a su haber
no solamente su condición de excanciller sino además una vasta
experiencia diplomática y un profundo conocimiento histórico.
La respuesta de don Ricardo se publicó en La Tribuna
del 23 de octubre de 1924. Don Ricardo se manifestó en contra
de la aprobación de los tratados, y en su texto hizo alusión al
problema ocurrido en 1909, cuando a pesar de estar vigentes los
convenios de Washington de 1907 que aspiraban a mantener la
paz en Centroamérica, los Estados Unidos habían instado a Costa
274
Acuerdo N° 103 de 24 de agosto de 1921.
275
Acuerdo N° 104 de 24 de agosto de 1921.
276 SÁENZ CARBONELL, 2000, p. 283-284. Los tratados fueron aprobados por la cámara
en el mes de noviembre de 1924.

J F S C
E C F G
Rica a declarar la guerra a Nicaragua, y dijo que don Ricardo
Jiménez conocía bien el caso, porque cuando este era presidente
electo, él mismo, que era entonces canciller, le había informado
del tema, por encargo del presidente González Víquez. También
expresó que era muy lamentable que el señor Jiménez hubiera
convertido una cuestión nacional, como era la de la aprobación o
el rechazo de los tratados, “en una triste querella política, echando
en la balanza del Congreso la espada de Breno.” 277
Sin duda, las manifestaciones de don Ricardo Fernández
Guardia molestaron mucho al gobernante, porque este, en
el diario La Tribuna del 25 de octubre, al responder a ciertas
manifestaciones del exmagistrado don Alfonso Jiménez Rojas
sobre los convenios, hizo una gratuita alusión a la fracasada
misión de Fernández Guardia a Washington en 1917, diciendo
que
“… en tiempos aciagos de la República, la
dificultad para los Estados Unidos no estuvo
en pretender y violentar, sino en resistir a la
tentación de recibir, a cambio de un simple
gesto amistoso, lo que se les ofrecía sin tasa
ni medida. Cuando Colón estuvo frente a
Limón un indio viejo llevó a la carabela en
que flameaba la bandera del Almirante,
como presente, dos niñas púberes. Colón,
presa de extrañeza y disgusto, ordenó que
las llevaran en seguida a tierra. El Gobierno
de Washington no devolvió indias a tierra;
pero rechazó el presente y mandó a su tierra
al portador del homenaje.” 278
Don Ricardo Fernández Guardia, indignado por las
expresiones del primer mandatario, publicó al día siguiente en el
mismo periódico un artículo en el que indicaba que en 1917 no se
habían hecho ofrecimientos “sin tasa ni medida” para obtener el
reconocimiento, sino el uso de las aguas y puertos costarricenses
a la marina de los Estados Unidos con motivo de la Guerra
277
La Tribuna, 23 de octubre de 1924.
278
Ibid., 25 de octubre de 1924.
J F S C

E C F G
Mundial. Agregó que no lo habían “mandado a su tierra”, sino que
se había despedido decorosamente del gobierno de Washington
y había recibido todas las consideraciones compatibles con la
situación. No omitió además señalar que mientras que él había
sido perseguido al final del régimen tinoquista, don Ricardo
Jiménez recibía visitas de don Joaquín Tinoco y este lo elogiaba
en público 279.
En el Diario de Costa Rica del mismo 26 de octubre,
en un artículo titulado “Los hechos mejores que las palabras”,
el presidente dio respuesta a lo manifestado por don Ricardo
Fernández Guardia en La Tribuna del 23 y le dedicó una serie
de críticas por sus actuaciones como canciller en 1909 en lo
referente a Nicaragua y los Estados Unidos; dijo que estos no
habían aconsejado a Costa Rica ir a la guerra en esa oportunidad, y
concluyó manifestando “que las afirmaciones del señor Fernández
Guardia son creaciones de su fantasía y de su inquina, que él no
disimula, contra los hombres y cosas de los Estados Unidos de
América y están hechas, como decía Shakespeare, con la estofa de
que se fabrican los sueños.” 280.
Don Ricardo Fernández replicó el 29 de octubre en un
extenso artículo titulado “La verdad más fuerte que el sofisma”,
en el que relataba pormenorizadamente lo ocurrido en 1909,
con cita de las comunicaciones que en aquel entonces le había
dirigido desde Washington el ministro plenipotenciario don
Joaquín Bernardo Calvo Mora 281. El 2 de noviembre amplió su
argumentación con otro artículo titulado “Mi “inquina” contra
los Estados Unidos”, en el que desmentía y desvirtuaba las
afirmaciones del presidente sobre su supuesta antipatía por ese
país y sus gentes 282. Don Ricardo Jiménez no dio respuesta y hasta
allí llegó el enfrentamiento.

279
Ibid., 26 de octubre de 1924.
280
Diario de Costa Rica, 26 de octubre de 1924.
281
La Tribuna, 29 de octubre de 1924.
282
Ibid., 2 de noviembre de 1924.
J F S C
E C F G
En marzo de 1925, don Ricardo Fernández Guardia
publicó un folleto titulado La otra campana, en el cual reproducía
los textos de su polémica con el gobernante 283.
Hemos reseñado este episodio con detalle porque da
testimonio de la singularidad política de Costa Rica y del vigor de la
libertad de expresión en los gobiernos de don Ricardo Jiménez. En
muy pocos países hispanoamericanos de entonces un ciudadano
se hubiera atrevido a polemizar con la prensa con el presidente de
la República, y menos en el tono acre y sarcástico que a veces tuvo
esta polémica; pocos periódicos se hubieran atrevido a publicar
sus comentarios, ante el temor de una violenta clausura. En la
misma Costa Rica, en la época de don José Rodríguez, solo treinta
años antes, una actitud crítica similar le había costado a don
Ricardo Fernández Guardia primero confinamiento y después
exilio.
9.- Director de los Archivos Nacionales.
A mediados de 1927 el país se encontraba en campaña
política. Había dos aspirantes a la primera magistratura, que eran
el expresidente don Cleto González Víquez y don Carlos María
Jiménez. Don Ricardo Fernández Guardia apoyaba la candidatura
de don Cleto, con quien le seguía uniendo una gran amistad,
pero no intervino en la campaña. El 23 de junio de ese año, con
motivo de la decisión del Congreso Constitucional de declarar
benemérito de la Patria al marqués de Peralta, don Ricardo le
escribió a don Manuel María la siguiente carta:
“San José, 23 de junio de 1927.
“Mi muy querido amigo:
Vengo a felicitarle del modo más cordial
por el honor, el más alto de que disponemos,
que por segunda vez le ha otorgado el
Congreso y que ya usted tenía adquirido
283
FERNÁNDEZ GUARDIA, 1971, p. 307.
J F S C

E C F G
hace largo tiempo en la conciencia de todos
los buenos costarricenses. La circunstancia
de habérsele conferido por aclamación lo
hace aún más significativo, porque no faltan
en nuestra Cámara espíritus mezquinos y
envidiosos. Debe usted estar muy satisfecho,
sobre todo por ser el honor tan merecido.
Estoy terminando un librito que abarca
nuestra historia desde la proclamación de
la Independencia hasta el advenimiento de
don Juan Mora como primer jefe del Estado,
septiembre de 1824. Esta época oscura y
complicada se conoce muy poco, no obstante
el gran interés que tiene. Incluiré también
en el libro algunos episodios ya publicados,
como el de la guerra civil de 1835. En seguida
me dedicaré a historiar el período colonial,
proyecto viejo como usted sabe. Aún no he
podido conseguir ninguna obra sobre el
régimen español en América. Posiblemente
no la hay tal como yo la necesito.
La contienda política se desenvuelve
hasta ahora en medio de un gran
escepticismo y no menos frialdad. Nuestro
“maravilloso” don Ricardo Jiménez ha
desilusionado a todo bicho viviente. Pero es
seguro que a medida que se vaya acercando
la fecha de las elecciones, irán entrando
en calor las gentes. Cleto parece tener
asegurado el triunfo, aunque el llamado
“carlismo” está lejos de ser tan pequeño como
pretenden algunos. Yo estoy naturalmente
con mi buen amigo Cleto, pero inactivo.
Me siento demasiado viejo y desilusionado
para meterme en andanzas políticas. Solo
me complace ya la paz de mi escritorio,
mientras llega la del cementerio, que ya no

J F S C
E C F G
puede estar muy lejos si llega a medida de
mi deseo.
Hace algunos meses escribí a Gérard y
le envié un libro, rogándole que me hiciese
un pequeño servicio. No ha tenido a bien
contestarme. ¿Sabe usted por qué?
Toda la familia está bien con excepción
de Ricardo, amenazado de un grave mal.
Afortunadamente mejora; pero yo no estoy
tranquilo. ¡Es tan bueno, tan inteligente y
tan noble este hijo mío!!
Supongo que mi carta no lo encontrará
en París. Le deseo una feliz y provechosa
temporada de verano.
Un abrazo muy afectuoso de
R. Fernández Guardia” 284.
Don Cleto efectivamente triunfó en las elecciones,
que se efectuaron en diciembre de 1927, y tomo posesión de la
presidencia el 8 de mayo de 1928. Una de sus primeras decisiones
fue nombrar a don Ricardo Fernández Guardia como director de
los Archivos Nacionales, institución fundada por su padre don
León.
En esa época los Archivos Nacionales se encontraban
ubicados en la antigua sede de la Universidad de Santo Tomás, en
la esquina opuesta al Teatro Nacional. Don Ricardo encontró el
venerable edificio poco menos que en ruinas:
“Habían transcurrido largos años sin
repararse los desperfectos ocasionados
por las goteras en la techumbre y esta se
cubrió de agujeros, pudriéndose el cielo
284 Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de Peralta, 23 de junio
de 1927. Archivo del Museo Diplomático Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 337.
Guillaume Gérard era el secretario y hombre de confianza del marqués.
J F S C

E C F G
raso. Don Ricardo hizo ver repetidas veces,
ante la oficina correspondiente, el peligro
que había de que se hundiese el piso de uno
de los salones donde se encontraban dos
estantes atestados de expedientes judiciales.
Sus advertencias cayeron en el vacío y sus
temores se confirmaron. El 19 de diciembre
de 1938 se produjo la catástrofe. El piso, ya
muy deteriorado, no resistió más y los dos
estantes se derrumbaron hechos pedazos.
Muchos expedientes quedaron dañados y en
su totalidad barajados y en la más completa
confusión. Como el hundimiento se produjo
en horas que no eran de oficina, pudo
evitarse que algún empleado pagase tal vez
con la vida la incuria del centro llamado a
reparar la avería. Muchos días hubo que
emplear en volver a poner en orden aquellos
papeles… Es de notar que desde que se
destinó parte del edificio de la antigua
Universidad a local para los Archivos, se
emplearon en casi todos los estantes que
se fabricaron para la colocación de los
expedientes, maderas de calidad detestable
que pronto se convirtieron en albergue de
comején, que luego empezó su fatal obra
destructora en los mismos estantes y en los
expedientes.” 285
(En 1950, en un discurso en homenaje a la memoria de don
Ricardo, don Luis Cartín González manifestó que ese edificio, “por
su antigüedad, por su origen y más que todo por sus inapreciables
servicios prestados como plantel de enseñanza superior, hace
años que debió ser en justicia declarado monumento nacional y
mantenido siempre en escrupuloso estado de conservación.” 286 Por
supuesto, la sugerencia de don Luis cayó en saco roto, y el edificio
fue bárbaramente demolido a mediados del decenio de 1950,
285 CARTÍN GONZÁLEZ, “Don Ricardo Fernández Guardia en los Archivos Nacionales”,
p. 12., en Revista de los Archivos Nacionales, San José, Enero-julio de 1950, números 1-6, pp.
10-15.
286

Ibid., p. 12.
J F S C
E C F G
para construir la nueva sede del Banco Anglo-Costarricense, que
hoy, en 2015, ocupa el Ministerio de Hacienda. Idéntica suerte
corrieron, en la misma época, el Palacio Nacional, el antiguo
Palacio Presidencial, el antiguo Seminario, la casa de don Juan
Rafael Mora y otros muchos edificios públicos y privados de gran
valor histórico, como parte de un aparente afán por “modernizar”
San José que solo logró afear irreparablemente la ciudad).
Don Ricardo Fernández Guardia hizo reiteradas
gestiones ante el Poder Ejecutivo sobre la conveniencia de dictar
una ley para crear un timbre especial destinado a financiar la
construcción de un edificio con las comodidades necesarias para
alojar debidamente los Archivos y protegido contra incendios.
Estas gestiones dieron como resultado la creación, mediante ley
de 19 de diciembre de 1934, la creación del timbre de los Archivos
Nacionales. Sin embargo, durante muchos años los recursos
generados por ese timbre se destinaron a otros propósitos y no
fue sino hasta fines del siglo XX cuando finalmente se dotó al
Archivo Nacional de instalaciones adecuadas.
Como director de los Archivos, y por encargo de la
Secretaría de Gobernación, en 1931 efectuó una pormenorizada
revisión de toda la normativa relacionada con la institución
y preparó una serie de reformas derivadas de su experiencia.
Además continuó la tarea de estudio y clasificación de documentos
que había iniciado en 1905, dedicando esta vez sus esfuerzos a los
primeros años de vida independiente, la época federal y parte de
la época republicana, y redactando millares de tarjetas 287.
A pesar de muchos contratiempos y limitaciones, y de su
modesto salario don Ricardo siempre ejerció sus funciones como
director de los Archivos con gran celo y solicitud,
“… concurriendo a la oficina con la más
rigurosa puntualidad y velando empeñoso
por que todo su personal subalterno fuese
cumplido en su asistencia y laborase con
la eficiencia dable. La dotación mensual
de don Ricardo apenas lograba cubrir sus
287
CAVALLINI QUIRÓS, 1950, p. 5.
J F S C

E C F G
necesidades más perentorias y siempre se
mantuvo muy lejos de guardar la justa
relación con su labor, tratándose de un
sujeto cuya permanencia en el puesto
entrañaba señalada honra para los
Archivos… pertenecía al selecto número de
los investigadores que laboran no por amor
al lucro sino impelidos por el imperativo
mandato de una sólida vocación.” 288
La obra más duradera y significativa de don Ricardo
en su desempeño como director de la institución fue la Revista
de los Archivos Nacionales, creada mediante decreto N° 64 de
12 de agosto de 1936. En la presentación del primer número,
correspondiente a noviembre y diciembre de 1936, don Ricardo
expresó:
“Iniciamos hoy la publicación de la
Revista de los Archivos Nacionales, creada
por decreto N° 64 de fecha 12 de agosto de
1936. Esta Revista tiene por objeto dar a
conocer documentos importantes y trabajos
de carácter histórico relativos a nuestro país
y a los demás de Centro América, así como
los índices de las secciones de los Archivos
Nacionales que presentan mayor utilidad
para la investigación histórica.
Será siempre muy grato para nosotros
vernos favorecidos con la colaboración
de las personas que se interesan por el
estudio de nuestra Historia y hacemos un
llamamiento al público en general, a fin de
que se nos faciliten documentos inéditos o
impresos antiguos y de valor histórico que
no existan en los Archivos Nacionales.” 289
288
CARTÍN GONZÁLEZ, 1950, p. 13.
289
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, “Presentación”, en Revista de los Archivos
Nacionales, San José, N° 1, noviembre y diciembre de 1936, p. 3.

J F S C
E C F G
La Revista, que durante sus primeros años de existencia
apareció en forma bimestral –hoy solamente se publica un
número al año–, se caracterizó desde sus inicios por la variedad
de su temática y la elevada calidad de los artículos que contenía.
Entre sus primeros colaboradores, con estudios históricos de gran
valor, figuraron don Cleto González Víquez y, por supuesto, el
propio don Ricardo Fernández Guardia.
El ilustre historiador profesó un singular afecto a la
Revista, e incluso
“Hubo de pagar varias veces, de su propio
bolsillo la conducción de los paquetes de la
Revista a la oficina de correos porque el
carretoncito de los Archivos, destinado a
esa tarea, se encontraba desvencijado y su
reparación en los talleres de Obras Públicas
era demorado indefinidamente.” 290
Don Ricardo Fernández Guardia fue confirmado en el
cargo de director de los Archivos Nacionales en mayo de 1932
al asumir la presidencia por tercera vez don Ricardo Jiménez
Oreamuno, a pesar de la agria polémica que habían mantenido en
1924. Igualmente ocurrió en mayo de 1936, cuando don Ricardo
Jiménez fue sucedido en la primera magistratura por don León
Cortés. Tuvo que separarse finalmente de la Dirección de los
Archivos en mayo de 1940, cuando el presidente Calderón Guardia
nombró como director al general don Jorge Volio Jiménez.
A pesar de este hecho, en los años que siguieron don
Ricardo continuó publicando interesantes artículos en la Revista
de los Archivos Nacionales. El último, titulado “Quijano el malo”,
apareció en el número de marzo y abril de 1943 291. Sin embargo,
todavía en mayo de 1946, desde su retiro rural en Coronado,
dirigió al general Volio una carta, que fue reproducida en la
Revista, en la cual comentaba un artículo de la joven historiadora
290
CARTÍN GONZÁLEZ, 1950, pp.12-13.
291
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, “Quijano el malo” en Revista de los Archivos
Nacionales, San José, números 3 y 4, marzo y abril de 1943, pp. 121-125.
J F S C

E C F G
doña María del Rosario Molina Coto sobre Juan Vázquez de
Coronado, aparecido poco antes en la misma publicación 292.
10.- Cónsul general en Sevilla.
El 2 de setiembre de 1929 don Ricardo fue nombrado
cónsul general de Costa Rica en Sevilla 293. Salió de Puerto Limón
con destino a Europa el 6 de setiembre, en el vapor Magdalena
294
. El verdadero propósito de su designación en Sevilla era la
búsqueda de documentos históricos de interés para Costa Rica en
el Archivo de Indias, ubicado en esa ciudad 295. Durante su ausencia,
la dirección de los Archivos Nacionales estuvo interinamente a
cargo del subdirector don Oscar Baudrit 296. Regresó al país en
junio de 1930 y reasumió enseguida la dirección 297.
11.- Presidente del Consejo Nacional Electoral.
El 5 de setiembre de 1933, el presidente don Ricardo
Jiménez designó a don Ricardo Fernández Guardia, don Enrique
Pinto Fernández y don Francisco Chavarría Mora como miembros
propietarios del Consejo Nacional Electoral 298 o Gran Consejo
Electoral, órgano que en esa época organizaba el ejercicio del
sufragio y hacía el cómputo de los votos, antes de que el Congreso
Constitucional efectuara la calificación y el escrutinio definitivos
y la declaratoria de elección. A los diez días de su nombramiento
los miembros del Consejo eligieron a don Ricardo como
292 “Investigaciones históricas”, en Revista de los Archivos Nacionales, San José, números 3
y 4, marzo y abril de 1946, pp. 174-176. La carta de don Ricardo, que es del 8 de mayo de 1946,
y la respuesta de doña María del Rosario, con fecha 26 de mayo, aparecieron en el número de
la Revista correspondiente a los meses de marzo y abril, lo cual posiblemente obedeció a que
ambas cartas llegaron a los Archivos antes de que se cerrara la edición de ese número, aunque
ya se estuviera a fines de mayo o principios de junio.

293
Acuerdo N° 150 de 2 de setiembre de 1929.
294
La Tribuna, 7 de setiembre de 1929.
295
AGÜERO CHAVES, Prólogo, 1971, pp. 14-15.-
296
CARTÍN GONZÁLEZ, 1950, p.12.
297
Ibid.
298
Decreto N° 32 de 5 de setiembre de 1933.
J F S C
E C F G
presidente de ese alto cuerpo 299. Cabe indicar que esta posición
era compatible con la dirección de los Archivos Nacionales, que el
distinguido historiador continuó desempeñando.
Bajo la presidencia de don Ricardo, correspondió al
Consejo ejercer funciones en los comicios de medio período de
1934, dirigidos a renovar la mitad del Congreso; en las elecciones
presidenciales y legislativas de 1936, y otra vez en los comicios de
medio período de 1938. Fue esta última elección la que originó un
grave enfrentamiento entre el Consejo y el presidente don León
Cortés Castro.
Las elecciones, efectuadas el 13 de febrero de 1938, dieron
una abrumadora ventaja a los candidatos postulados por Partido
Republicano Nacional (cortesista), cuya papeleta encabezaba en
San José el doctor Rafael Ángel Calderón Guardia. Sin embargo, a
las pocas semanas se planteó una dif ícil situación con respecto a
una de las curules de San José, debido a la figura de los llamados
“votos a computar”, que aunque se emitieran en una provincia se
sumaban a los emitidos en otra, de conformidad con la legislación
electoral de entonces.
A la hora de escrutar los votos para diputados
correspondientes a la provincia de San José, la Junta Provincial
de San José y el Consejo Nacional Electoral encontraron una serie
de graves irregularidades en 91 votos a computar emitidos en
Cartago a favor de don Carlos Jinesta Muñoz, candidato oficialista
a una diputación por San José, y en la sesión del Consejo de 7 de
abril de 1938 fueron declarados nulos. Como consecuencia de
esta nulidad, el señor Jinesta Muñoz quedaba descartado y por
subcociente resultaba elegido en su lugar el profesor don Carlos
Luis Sáenz Elizondo, postulado por el comunista Bloque de
Obreros y Campesinos 300.
La reacción del Poder Ejecutivo no se hizo esperar. El
8 de abril, el presidente Cortés, tras una reunión con su cuñado
don Luis Fernández Rodríguez, secretario de Gobernación y
299
AGÜERO CHAVES, 1971, p. 15.
300 CALVO GAMBOA, Carlos, León Cortés y su época, San José, EUNED, 1ª. ed., 1982,
pp.120-121.
J F S C

E C F G
Policía, dirigió una nota a don Ricardo Fernández Guardia para
pedir explicaciones por la anulación de los 91 votos a computar
y formular una serie de objeciones a lo actuado al respecto por
el Consejo Nacional Electoral. Don Ricardo contestó enseguida a
la nota de don León y le indicó que las razones de la decisión del
Consejo le serían expuestas más tarde. El motivo de esta dilatoria
era que debía esperarse a la reunión de ese mismo 8 de abril
para aprobar el acta de la sesión de la víspera. Sin embargo, don
León, exasperado y al parecer insuficientemente informado por
don Luis Fernández sobre los detalles de lo ocurrido, decidió en
forma abrupta destituir en pleno al Consejo Electoral y a la Junta
Electoral de San José. Antes de que llegara la orden presidencial,
ya don Ricardo Fernández y otro de sus colegas, don Enrique
Pinto Fernández, habían presentado la renuncia; pero tanto ellos
como los otros integrantes del Consejo quedaron estupefactos
cuando, en la tarde del mismo 8 de abril, la sesión del órgano se
vio interrumpida por la comunicación de la autoritaria decisión.
Entrada la noche, inició funciones un Consejo con nuevos
integrantes, que inmediatamente dieron por válidos los votos
anulados la víspera y declararon elegido como diputado por San
José para el período 1938-1942 a don Carlos Jinesta Muñoz, en
lugar del profesor Sáenz. Fueron inútiles las protestas del fiscal
del Bloque de Obreros y Campesinos, don Carlos Luis Fallas
Sibaja 301.
En su Cartilla Histórica de Costa Rica, don Ricardo
Fernández Guardia resumió lo ocurrido con su habitual modestia
y sencillez:
“La renovación de diputados y munícipes
en la mitad del período, se efectuó con una
visible participación de las dependencias de
la secretaría de fomento y de gobernación, que
culminó con la destitución del gran consejo
electoral, pretextando la rebelión del mismo
al querer mantener la elección alcanzada
por uno de los candidatos del partido de
Obreros y Campesinos, considerado como
la organización comunista de Costa Rica.
301

Ibid., pp. 121-123.
J F S C
E C F G
Este acto del gobierno del licenciado Cortés
ha sido censurado por unos y elogiado por
otros, según las ideologías personales, pero
sin duda constituyó un golpe contra los
principios democráticos.” 302
A pesar de la forma prepotente y autoritaria con que
en este caso actuó el presidente Cortés, cabe reconocer que no
llevó su enojo al extremo de separar a don Ricardo de su cargo de
director de los Archivos Nacionales, que continuó desempeñando
brillantemente hasta el final del período presidencial, en mayo de
1940.
12.- El benemeritazgo.
El 6 de marzo de 1944, el Congreso Constitucional, “en
mérito a los eminentes servicios prestados a la República por el
ciudadano don Ricardo Fernández Guardia” 303, le concedió
al eminente historiador el título de benemérito de la Patria. En
la mañana del 10 de marzo, una comisión de diputados, en la
que figuraban el presidente del Congreso don Teodoro Picado
Michalski y el primer secretario don José Albertazzi Avendaño,
visitaron a don Ricardo en su casa, para hacerle entrega del
pergamino correspondiente. Al acto asistieron además el
secretario de Educación Pública don Hernán Zamora Elizondo y
otras personas 304.
Con motivo del benemeritazgo, la Sociedad de Geograf ía
e Historia le dedicó un emotivo homenaje a don Ricardo, en el cual
el eminente periodista don Francisco María Núñez pronunció un
extenso discurso sobre la obra histórica y literaria de don Ricardo,
titulado “Del sentido de la historia y del valor de la obra de don
Ricardo Fernández Guardia”, que fue publicado en la Revista
de los Archivos Nacionales 305. En la presentación del discurso,
302
FERNÁNDEZ GUARDIA, 1970, pp. 151-152.
303
Acuerdo nº 54 de 6 de marzo de 1944.
304
La Tribuna, 11 de marzo de 1944.
305 NÚÑEZ, Francisco María, “Del sentido de la historia y del valor de la obra de don
Ricardo Fernández Guardia”, en Revista de los Archivos Nacionales, San José, Mayo y junio de
1944, números 5 y 6, pp. 227-235.
J F S C

E C F G
la Dirección de la Revista, cuyo titular seguía siendo el general
Volio, expresó que “… se enorgullece como cosa propia del triunfo
espléndido de su fundador” 306.
13.- Ministro plenipotenciario y embajador en misión especial
en Guatemala.
A mediados de 1944, la situación política de Guatemala
era muy agitada. El 1º de julio llegó a su fin el prolongado régimen
dictatorial del general don Jorge Ubico Castañeda y el 3 de ese
mes la Asamblea Nacional nombró como nuevo presidente
provisional al general don Federico Ponce Vaides. El 24 de julio, el
gobierno de Costa Rica reconoció al del general Ponce Vaides 307, y
el 27 de julio el presidente Picado y el canciller Acosta nombraron
a don Ricardo Fernández Guardia como enviado extraordinario y
ministro plenipotenciario de Costa Rica en Guatemala 308.
El 20 de octubre estalló en Guatemala un nuevo
movimiento revolucionario, que produjó la caída de Ponce Vaides
y el ascenso al poder de un triunvirato integrado por don Jorge
Torriello Garrido, el mayor don Francisco Javier Arana y el capitán
don Jacobo Arbenz Guzmán. En noviembre de 1944, Costa Rica
otorgó el reconocimiento al nuevo gobierno 309.
Después de la emisión de una nueva Constitución,
fueron convocadas elecciones presidenciales, en las que don Juan
José Arévalo Bermejo fue elegido para el período 1945-1951.
Para representar a Costa Rica en la toma de posesión de Arévalo,
programada para el 15 de marzo de 1945 el gobierno de Costa
Rica designó el 7 de marzo de 1945 una delegación encabezada
por don Ricardo Fernández Guardia, con el rango de embajador
en misión especial. Los demás integrantes de la delegación fueron
don Roberto Nanne y don Jaime Solera Bennett como consejeros,

306
Ibid., p. 227.
307
SÁENZ CARBONELL, 2000, p. 626.
308
Acuerdo N° 84 de 27 de julio de 1944.
309
SÁENZ CARBONELL, 2000, p. 626.
J F S C
E C F G
don Danilo Zamora y don Rodrigo Tinoco como secretarios, y
don Mario Fernández Piza como agregado militar 310.
A fines de 1945 don Ricardo decidió renunciar a su cargo
de ministro plenipotenciario y regresar a Costa Rica. Se aceptó
su renuncia el 5 de enero de 1946 y se nombró en su lugar a don
Enrique Fonseca Zúñiga 311. Con esto llegó a su fin la fecunda vida
diplomática de don Ricardo.
14.- Doctor honoris causa de la Universidad de Costa Rica.
Aceptada en 1946 su dimisión como ministro
plenipotenciario en Guatemala, don Ricardo Fernández Guardia
estableció su residencia en San Isidro de Coronado. Aunque su
salud ya estaba muy quebrantada, siguió leyendo e investigando
con avidez. Ese año apareció la octava edición de su Cartilla
Histórica, actualizada hasta 1932 312, y se publicó su última
obra, Espigando en el pasado, que dedicó a la memoria de don
Alejandro Alvarado Quirós, fallecido el 20 de mayo de 1945, “a
quien me unió una amistad fraternal de medio siglo” 313.
El 12 de marzo de 1947, dos meses después de que el
ilustre historiador cumpliera los ochenta años de edad, el Consejo
Universitario de la Universidad de Costa Rica, a propuesta del
licenciado don Luis Demetrio Tinoco Castro, decano de Ciencias
Económicas, acordó otorgarle el título de doctor honoris causa. El
acuerdo respectivo dice:
“ARTICULO
01.
La
Comisión
encargada de estudiar la propuesta del
Lic. Tinoco Castro para conferir el título
de Doctor Honoris Causa al señor don
Ricardo Fernández Guardia, integrada
310 Acuerdo N° 35 de 7 de marzo de 1945. Don Mario Fernández Piza, nieto de don Ricardo,
era graduado de la Escuela Militar de Chile.
311
Acuerdo N° 4 de 5 de enero de 1946.
312 FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, Cartilla histórica de Costa Rica, San José, Librería e
Imprenta Atenea, 8ª. ed., 1946.
313 FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo, Espigando en el pasado, San José, Librería Atenea,
1ª. ed., 1946, p.6.
J F S C

E C F G
por los señores Lic. Everardo Gómez, Lic.
Gonzalo González e Ing. Arturo Tinoco
en un conceptuoso dictamen informa
favorablemente de la moción del Lic. Tinoco
y el Consejo, mediante votación secreta, por
unanimidad de votos, acordó conferir a don
Ricardo Fernández Guardia el Título de
Doctor Honoris Causa de la Universidad de
Costa Rica y entregarle su diploma en sesión
solemne convocada al efecto.” 314
El doctorado le fue conferido en una sesión solemne del
Consejo, presidida por el rector don Fernando Baudrit Solera y
que se inició a las once de la mañana del 6 de junio de 1947.
Después de recibir el diploma correspondiente de manos
del rector, don Ricardo agradeció el homenaje con un breve pero
emotivo discurso:
“Señor Rector: con emoción intensa
recibo de vuestras manos este diploma,
valioso testimonio del honor altísimo que
la Universidad de Costa Rica se ha dignado
hacerme, confiriéndome el doctorado
honoris causa, magnífico galardón que
viene a abrillantar el ocaso de mi vida.
En ningún tiempo, a Dios gracias, me ha
desvelado la ambición, y las aspiraciones,
según creo moderadas, que he abrigado,
quizás habrán parecido a otros excesivas;
pero cualquiera que haya sido la realidad,
podéis tener fe en mis palabras cuando
os digo que ni en sueños me atreví nunca
a esperar que mis trabajos, consagrados
a la historia de nuestra querida patria,
pudieran tener tan singular y espléndida
recompensa como la que hoy me otorga este
314 Acta del Consejo Universitario de 21 de marzo de 1947, en http://www.cu.ucr.ac.cr/
actas/1947/1947-E07.pdf

J F S C
E C F G
ilustre centro de luces, en que Costa Rica
funda tantas esperanzas.
Señor Rector, señores del Consejo
Universitario, os ruego que tengáis a
bien aceptar la expresión muy sincera
de mi más profunda gratitud. Y ahora
deseo manifestar, con especial placer, al
señor Decano de la Facultad de Ciencias
Económicas, Lic. don Luis Demetrio Tinoco
Castro, mi muy expresivo reconocimiento
por el elogio que se ha servido hacer de mí,
con la benevolencia y gentileza que le son
características. Del señor Tinoco he recibido
fehacientes pruebas de amistad, y aprovecho
esta para mí tan grata ocasión, para darle a
mi vez, ante sus colegas universitarios, una
prenda de la muy cordial y sincera que yo le
profeso a él.” 315
15.- Sus últimos años y su fallecimiento.
Los meses que siguieron al otorgamiento del doctorado
honoris causa a don Ricardo Fernández Guardia fueron de
gran agitación política, debido a la enconada campaña para las
elecciones presidenciales de 1948. Según nos refirió su nieto don
Mario Fernández Piza, en aquellos días don Ricardo le manifestó
su temor de que aquellos apasionamientos desembocasen en una
guerra civil, posibilidad que el joven juzgó remota, pero que no
tardó en convertirse en realidad.
El desenlace del conflicto bélico de 1948 tuvo dolorosas
consecuencias para don Ricardo, ya que varios de sus familiares
más cercanos, allegados al gobierno de don Teodoro Picado o al
doctor Calderón Guardia, tuvieron que sufrir prisión o marchar
al exilio. Aun así, tuvo suficiente solidez de espíritu como para
actualizar su Cartilla histórica con los hechos políticos más
315
Acta del Consejo Universitario de 6 de junio de 1947, en http://www.cu.ucr.ac.cr/
actas/1947/1947-E17.pdf
J F S C

E C F G
relevantes ocurridos entre 1932 y 1948 y narrar con imparcialidad
y rigor y en un tono desapasionado las circunstancias que llevaron
a la guerra civil y las incidencias de esta.
El 8 de noviembre de 1949 apareció en el Diario de Costa
Rica el último de sus escritos que se publicó en vida, un breve
artículo titulado “El nuevo presidente”. En este texto relataba las
circunstancias en que había conocido a don Otilio Ulate en 1914
y elogiaba sus cualidades 316.
Don Ricardo Fernández Guardia murió en San Isidro
de Coronado el 5 de enero de 1950, al día siguiente de cumplir
ochenta y tres años de edad.
El 6 de enero, el gobierno de don Otilio Ulate declaró tres
días de duelo nacional “con motivo de la muerte del esclarecido
ciudadano e insigne historiador, don Ricardo Fernández Guardia,
Benemérito de la Patria” 317 y dispuso que en todos los edificios
públicos permaneciera izado el pabellón nacional a media asta.
Don Ricardo fue sepultado en San José. En las honras
fúnebres oficiales, el ministro de Educación Pública don Luis
Dobles Segreda pronunció un largo discurso en el cual, con
elevada prosa y rica adjetivación, se refirió detalladamente
a la obra literaria e histórica del ilustre extinto y que concluyó
diciendo:
“Imposible sería, en esta hora de duelo
profundo, seguir la trayectoria, magnífica y
esplendorosa, de este máximo historiógrafo
de Costa Rica, cuyo prestigio internacional
es sólido como una roca y cuya gloria llena de
timbres el país entero, que lo despide hacia
la ribera desconocida, con lágrimas en los
ojos pero con el orgullo supremo de saberlo
compatriota suyo y devolverlo a la tierra
envuelto en su bandera. En paz descanse
este varón magnífico que no conoció fatiga

316
FERNÁNDEZ GUARDIA, 2008, pp. 313-314.
317
Acuerdo Nº 15 de 6 de febrero de 1950.
J F S C
E C F G
y trabajó hasta que se apagó su lámpara.
Para él no es viaje hacia el olvido porque
su memoria está más allá de esa laguna del
Leteo.
Todos los días abrirán los niños de las
escuelas la “Cartilla Histórica” de Fernández
Guardia y en ella aprenderán a querer más
a sus hombres ilustres, a amar más sus
fastos gloriosos y a recordar perpetuamente
al maestro admirable que puso en orden los
sucesos, los encaró con los héroes y los fue
relatando, en una prosa de maravilla y con
una gran conciencia de patriota.
Según un antiguo rito persa, cuando
moría un hombre público todos los
ciudadanos tenían el privilegio de arrojar
una paletada de tierra sobre la caja de
madera para proclamar una de las virtudes
del difunto. Pero, los que sabían un defecto
con qué afearle, tenían derecho a restar dos
paletadas.
¡Ah! Señores, si se cumpliera ahora el rito
persa y todos los costarricenses vinieran a
desfilar frente a esta caja, levantarían sobre
ella la más alta y mejor de sus montañas.” 318
En el Diario de Costa Rica del 12 de febrero, el director
de los Archivos Nacionales don José Luis Coto Conde se refirió
así al fallecimiento de su ilustre predecesor:
“Buena estrella fue la que guió a quienes
tuvieron la noble idea de elevar al señor
Fernández Guardia al grado de Benemérito
de la Patria, por cuanto no hubo la espera
inútil de su desaparición para rendir
merecido tributo a sus virtudes. Estamos
318
La Gaceta, 8 de febrero de 1950.
J F S C

E C F G
ciertos de que la misma distinción con que
fue honrado adquirió nuevos brillos desde el
momento en que él la recibió en nombre de
la tierra que le viera nacer y que años más
tarde le recibiría en su seno. Murió satisfecho
de haber cumplido digna y noblemente con
la misión que le fuera encomendada; murió
sin que la ingratitud ni el olvido, madrinas
de tantos valores, amargaran sus últimos
años en la serenidad de su residencia
campestre.” 319
319

Diario de Costa Rica, 12 de febrero de 1950.
J F S C
E C F G
A
M   S  R
E, J, G, C 
B
-
P 
RELACIONES EXTERIORES
SEÑORES DIPUTADOS:
Al tener la honra de presentaros el informe anual de la
Secretaria de Relaciones Exteriores, Gracia y Justicia, Culto y
Beneficencia, a cuyo desempeño tuvo a bien llamarme el señor
Presidente de la República en mayo de 1909, es para mí en extremo
grato poderos anunciar que nuestras relaciones internacional son
muy satisfactorias.
*
* *
Repúblicas de Centro América.- El mantenimiento de la
más cordial amistad con las demás Repúblicas de Centro América
ha sido objeto de constante solicitud de parte del Gobierno, ya
que la buena armonía que entre todas debe reinar es sin duda la
J F S C

E C F G
base más sólida de su prosperidad y el mejor camino para llegar
en lo porvenir a la deseada unificación de sus intereses. Nuestros
esfuerzos en este sentido han encontrado en los demás Gobiernos
centroamericanos decidida y leal cooperación.
De los fraternales sentimientos que hacia nosotros
abrigan las Repúblicas hermanas acabamos de recibir las más
evidentes pruebas con motivo de los temblores de tierra ocurridos
en la madrugada del 13 de abril último y que ocasionaron tantos
daños en muchas poblaciones de la meseta central. Costa Rica no
podrá olvidar las demostraciones de simpatía y solidaridad que su
desgracia ha provocado en ellas, ni el modo tan espontáneo como
generoso con que han acudido en auxilio de los damnificados.
Tan noble proceder es un nuevo lazo de indisoluble y motivo de
nuestra más profunda gratitud.
*
* *
Incidente de frontera con Nicaragua- Tan sólo
un incidente que por fortuna no ha tenido consecuencias
desagradables, vino a turbar por un momento nuestras amistosas
relaciones con Nicaragua, en el mes de noviembre del año
próximo pasado. Tropas del Gobierno de esa República, al mando
del General D. Salvador Toledo, penetraron en nuestro territorio,
en la bifurcación de los ríos San Juan y Colorado, é hicieron un
ataque de flanco a las posiciones que el General revolucionario
D. Emiliano Chamorro ocupaba en aquel punto, a la margen
izquierda del San Juan.
En el acto que el Gobierno tuvo conocimiento de este
suceso, dirigió una protesta por telégrafo al de Nicaragua, en
la cual expresaba la esperanza de que el General Toledo había
procedido sin instrucciones y de que recibiría orden inmediata
de desocupar el territorio de Costa Rica. Manifestaba a la vez el
gobierno la confianza de que la conducta de dicho jefe tendría
la debida sanción. El Gobierno de Nicaragua contestó que
había visto con profunda pena lo relacionado. De lo cual estaba
ignorante, pero que desde luego podíamos estar seguros de que
si resultaba cierta la violación de nuestro territorio por las tropas

J F S C
E C F G
del General Toledo, de ninguna manera había procedido éste con
instrucciones de su Gobierno.
Poco después comunicó el señor Ministro de Relaciones
Exteriores de Nicaragua a la secretaría de mi cargo un informe
del General Toledo, en que este jefe explica la ocupación
momentánea de nuestro territorio de la margen derecha del San
Juan en virtud de necesidad militar imperiosa, por haber recibido
avisos de sus espías acerca de un ataque de flanco que contra
sus tropas preparaban desde territorio de Costa Rica algunas
emigrados nicaragüenses procedentes de El Tortuguero. En este
mismo despacho manifestaba el señor Ministro de Relaciones
Exteriores de Nicaragua, la confianza de que el Gobierno daría
por terminado el incidente en atención a las explicaciones del
General Toledo y a la circunstancia de no haber autorizado el
Gobierno de Nicaragua la ocupación del territorio costarricense
por sus tropas.
Así las cosas surgieron en lo tocante a Nicaragua graves
complicaciones internacionales. El General Zelaya depositó
al Poder Ejecutivo en la Asamblea Legislativa, conforme a la
Constitución de Nicaragua, y la Asamblea eligió para ejercerlo al
Doctor D. José Madriz, cuyo Gobierno se ha esmerado en cultivar
con nosotros las más cordiales relaciones.
*
* *
Observancia del tratado y Convenciones de Washington.El Gobierno ha puesto especial empeño en el cumplimiento de los
pactos firmados en Washington el 20 de diciembre de 1907 por
las cinco Repúblicas de Centro América. En el conflicto interno
que desgraciadamente existe en Nicaragua desde el mes de
octubre de 1909, ha guardado las más perfecta neutralidad; y si en
los comienzos de este conflicto algunos de los muchos emigrados
nicaragüenses residentes en la República lograron salir con el
objeto de unirse a las filas de la revolución, lo hicieron siempre
eludiendo las disposiciones administrativos dictadas al respecto y
aprovechándose de la imposibilidad en que estamos de custodiar
eficazmente una frontera extensa y despoblada.
J F S C

E C F G
Muchos de estos emigrantes fueron concentrados a la
capital, a solicitud del Gobierno de Nicaragua no obstante las
dificultades que en muchos casos presenta la ejecución de esta
medida, no bien reglamentada en el Tratado General de Paz y
Amistad de 20 de diciembre de 1907, por lo que sería útil introducir
en él las modificaciones que la experiencia ha demostrado ser
necesarias.
*
* *
Segunda Conferencia Centroamericana.- Por una de
las Convenciones concluidas en Washington, las cinco Repúblicas
centroamericanas contrajeron el compromiso de celebrar todos
los años una Conferencia con el objeto de promover la unificación
y armonía de sus intereses como uno de los medios más eficaces
para preparar su ilusión en una sola nacionalidad.
La primera de esas conferencias se verificó el año
próximo pasado en la ciudad de Tegucigalpa, y de los trabajos
en ella realizados os dio cuenta mi antecesor en su informe del
año pasado. La segunda debió reunirse el 1º de enero de 1910 en
San Salvador; pero con motivo del conflicto interno que estalló
en octubre último en la República de Nicaragua, el Gobierno,
temeroso de que pudiera fracasar la reunión por esta razón,
insinuó al de El Salvador la conveniencia de aplazarla para el
1º de febrero, con la esperanza de que para esta fecha estaría
restablecida la paz en Nicaragua. El Gobierno salvadoreño aceptó
nuestra insinuación y lo mismo hicieron los demás interesados.
Y aunque por desgracia no se realizaron nuestras esperanzas
respecto de la pacificación de Nicaragua, la Segunda Conferencia
Centro Americana se inauguró el 1º de febrero del corriente año
en la ciudad de San Salvador, con asistencia de los Delegados de
las cinco Repúblicas. En ella estuvo Costa Rica representadas por
el señor D. Roberto Brenes Mesén, Subsecretario de Instrucción
Pública, quien desempeñó su cometido a enero satisfacción del
Gobierno.

J F S C
E C F G
La Conferencia realizó en muy breve tiempo una labor
considerable, condensada en seis Convenciones de que pronto
habréis de conocer. Se refiere la primera a la unificación de la
moneda, la segunda a la aprobación de planos, presupuestos
y formas de pago de la construcción y equipo del Instituto
Pedagógico Centroamericano; la tercera a la determinación de
las funciones de la Oficina Internacional Centroamericana; la
cuarta a la unificación de pesas y medidas; la quinta al fomento
del comercio entre las cinco Repúblicas hermanas, y la sexta a la
unificación de su servicio consular.
Como se puede deducir de la simple enumeración de
las materias comprendidas en estos pactos, todos ellos son de
mucha importancia y concurren a la realización de los ideales que
sirvieron de fundamento a los de Washington.
La Convención que en Tegucigalpa firmaron los
Delegados a la Primera Conferencia Centroamericana, presentaba
el inconveniente de abarcar en un solo cuerpo materias de índole
muy diversa, circunstancia que hacía muy dif ícil el que pudiera ser
ratificada por todas Partes contratantes, como en efecto sucedió
pues tan sólo lo fue por el Gobierno de Honduras. Para salvar este
escollo, la Segunda Conferencia adoptó el sistema de consignar en
un Convenio por separado cada uno de los puntos de que hubo
de tratar, a fin de que cuando menos algunos de ellos llegasen a
obtener la aprobación de todos los Gobiernos de Centro América.
Oficina Internacional Centroamericana.- Conforme
os lo manifestó mi antecesor en su informe del año próximo
pasado, la Oficina Internacional Centroamericana creada por las
Convenciones de Washington, emitió con fecha 29 de octubre
de 1908 un reglamento general de la misma, en que se fijaba
atribuciones, algunas de ellas incompatibles con las prerrogativas
inherentes a la soberanía y leyes constitucionales de las cinco
Repúblicas contratantes. No estaba por consiguiente en las
atribuciones del Poder Ejecutivo sancionar este reglamento, y así
lo comunicó a la Oficina del 27 de de julio de 1909, exponiéndole
al propio tiempo cuáles eran, según su criterio, las funciones
encomendadas a la Oficina.
J F S C

E C F G
Esta comunicación originó una larga correspondencia
entre esta Secretaría de mi cargo y dicha Oficina, correspondencia
que figura en los anexos del presente informe. Con el objeto de
remediar la dificultad. El Gobierno dirigió una circular a los de
Guatemala, Honduras, Nicaragua El Salvador, proponiéndoles
que en la Segunda Conferencia Centroamericana se tratase el
punto. Nuestra proposición fue aceptada y la dificultad resuelta
de conformidad con nuestra interpretación del Convenio que
estableció la Oficina
*
* *
Cuestión de límites con Panamá.- La controversia de frontera
que hemos venido sosteniendo con la República de panamá,
está por ventura próxima a terminarse de manera honesta
y satisfactoria para ambos países. El deseo expresado por el
Gobierno panameño en favor de un arreglo directo, no dio el
resultado apetecido, porque si bien su digno representante en
esta República trató algunos puntos relacionados con la cuestión
principal, en correspondencia de que ya tenéis conocimiento por
el libro blanco que publicó en octubre de 1909 la Secretaría de mi
cargo, no creyó deber entrar en el fondo del asunto, no obstante
las reiteradas invitaciones que para ello le fueron, como aparece
de esa misma correspondencia.
Convencido el Gobierno de la imposibilidad de llegar
por este camino a una solución práctica resolvió reanudar las
negociaciones anteriormente iniciadas mediante los buenos
oficios del Gobierno de los Estados Unidos, y con este objeto
acreditó por segunda vez en Washington al señor Licenciado D.
Luis Anderson, en calidad de Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario en misión especial. El Gobierno de Panamá
confirió a su vez igual cargo al salir Dr. D. Belisario Porras.
Las negociaciones llevadas a cabo por los dos
Plenipotenciarios con la amistosa mediación del Gobierno de los
Estados Unidos dieron por resultado la convención firmada en
Washington el 17 de marzo del corriente año, de la cual habréis
de conocer en vuestras actuales sesiones. En este importante

J F S C
E C F G
convenio se estipula que el límite entre Costa Rica y Panamá es
claro é indubitable en la región del Pacífico, conforme al Laudo
arbitral de 11 de setiembre de 1900, desde la Punta Burica
hasta un punto situado en la Cordillera Central, más arriba del
Cerro Pando cerca del noveno grado de latitud Norte; y que en
cuanto al resto de la línea fronteriza, en la región del Atlántico,
queda sometido a la decisión del Chief Justice de los Estados
Unidos, quien en calidad de árbitro determinará cuál es, entre
Costa Rica y Panamá. El límite más conforme con la correcta
interpretación y verdadera intención del Laudo, debiendo tomar
en cuenta para decidir el punto, todos los hechos, circunstancias
y consideraciones que puedan influir en el caso, así como la
limitación del mismo Laudo expresada en la nota que dirigió al
señor Ministro Delcassé a nuestro representante en Francia D.
Manuel M. de Peralta, con fecha 23 de noviembre de 1900.
La Convención determina asimismo el procedimiento
del juicio arbitral y estatuye el nombramiento de una comisión
compuesta de cuatro ingenieros de los cuales dos serán nombradas
por el árbitro, uno por el Presidente de Costa Rica y otro por el de
Panamá , para los casos en que á petición de las Partes sea preciso
practicar un reconocimiento y medida del territorio; y garantiza
además los títulos de propiedad inmueble u otros derechos reales
hasta la fecha del Convenio, en cualquier porción del territorio
actualmente administrado por alguna de las Partes y que hubiere
de pasar a la jurisdicción y soberanía de la otra.
Para juzgar con acierto de la labor realizada por la actual
Administración en asunto de la importancia de esta disputa de
límites, conviene tener presente el estado en que ésta se hallaba
en mayo de 1906. En esa época, los Estados Unidos garantes por
tratado de la integridad territorial de la República de Panamá,
sostenía la teoría de que la soberanía ejercida por Costa Rica
sobre el territorio que según el Laudo del señor Presidente Loubet
había de pasar bajo bajo la jurisdicción de Panamá, era tan sólo
temporal y de facto, correspondiendo a esta última nación la de
jure. El reconocimiento de esta teoría por Costa Rica, nos habría
privado, entre otras muchas, de la facultad de conceder títulos de
propiedad sobre las tierras en el mencionado territorio.
J F S C

E C F G
El Gobierno de los Estados Unidos, inspirándose en un
alto espíritu de justicia y de amistad, abandonó en febrero de
1909 la teoría expuesta, según consta de la nota dirigida el 16 del
mismo mes y año a nuestro Ministro en Washington en misión
especial por el Departamento de Estado. En esta nota el Gobierno
de Washington declara que considera la frontera de facto, o sea
la del statu quo convenido con Colombia y después aceptado
por Panamá, como la línea al Norte de la cual Costa Rica tiene
jurisdicción y al Sur de la cual se reconoce la de Panamá.
La anterior declaración, de hecho puso fin a la
controversia que entre nuestro Gobierno y el de Washington
se suscitó con motivo de la reclamación entablada contra la
República por señor H.L. Mc. Connell, quien diciéndose gerente
de la Compañía Bananera Americana había ocupado en 1903 y
sin la venia del Gobierno tierras en el valle de Sixola y puerto de
Gandoca, tomando como pretexto para semejante proceder, lo
que disponen ciertas leyes de Colombia sobre terrenos baldíos. El
Gobierno de Costa Rica, haciendo uso de su derecho, desposeyó
a Mc. Connell y confiscó los materiales que éste había introducido
de modo fraudulento para la explotación de las tierras por él
invadidas con desconocimiento de nuestras leyes. El litigio que
sobre propiedad de las mismas tierras se originó entre la United
Fruit Company y la American Banana Company, en cuyo nombre
obró Mc. Connell, fue fallado en contra de la última por la Corte
Suprema de Justicia de los Estados Unidos, en octubre de 1908,
y en su sentencia el Alto Tribunal sienta el principio de que la
soberanía es un mero hecho; es decir de que la soberanía es una
sola y por lo tanto no puede hacerse en la práctica distinción entre
la de facto y la de jure, siendo este principio el mismo que Costa
Rica sostuvo durante todo el curso del debate.
La amistosa mediación de los Estados Unidos ha sido
elemento muy poderoso en el arreglo de nuestra disputa de
límites con Panamá; y el Gobierno se complace en consignar con
este motivo la expresión de su más sincera gratitud para con la
gran Nación amiga, a la cual debemos ya tan importantes como
desinteresados servicios.

J F S C
E C F G
De igual modo y como un acto de estricta justicia debe
ser reconocido todo el mérito de la labor realizada por nuestro
Plenipotenciario Licenciado D. Luis D. Anderson, quien ha sabido
conducir a buen fin este negocio tan dif ícil como delicada, con
indiscutible destreza, inteligencia y patriotismo.
*
*
*
Cuarta Conferencia Sanitaria Internacional de las
Repúblicas Americanas.- Como os fue comunicado en el
informe que al Congreso presentó en 1908 esta Secretaría, la
Tercera Conferencia Sanitaria Internacional de las Repúblicas
Americanas reunida en México en diciembre de 1907, designó
por unanimidad de votos la capital de Costa Rica como punto de
reunión de la Cuarta Conferencia, y al propio tiempo conflicto a
nuestro Delegado Doctor D. Juan J. Ulloa, el honor de presidirla.
El 25 de diciembre último inauguró sus sesiones en
esta ciudad, conforme al programa establecido y con asistencia
del señor Presidente de la República y de los altos funcionarios
del Estado. Los Gobiernos de los Estados Unidos de América,
de Colombia, Cuba, Chile, Guatemala, Honduras, México,
Nicaragua, Panamá. El Salvador y Venezuela tuvieron a bien
enviar sus Delegados y Costa Rica estuvo representada por los
señores Doctores D. Juan J. Ulloa, D. Carlos Durán, D. José M.
Soto A. y D. Elías Rojas.
Por los documentos anexos al presente informe podréis
juzgar de la importancia de los trabajos realizados por la cuarta
Conferencia Sanitaria Internacional Panamericana. Los notables
higienistas que en ella tomaron parte fueron atendidos y festejados
del mejor modo posible, merced al crédito que os servisteis votar
con este objeto.
La sesión de clausura de la Conferencia se verificó el 3 de
enero del corriente año y fue señalada de Santiago de Chile para
la próxima reunión.
J F S C

E C F G
Cuarta Conferencia Internacional de las Repúblicas
Americanas.- En el mes de julio del año en curso habrá de
reunirse la Cuarta Conferencia Internacional de las Repúblicas
Americanas en la ciudad de Buenos Aires. El Gobierno de la
República Argentina ha mostrado muy especial empeño en que
todas las Naciones del Hemisferio Occidental concurran a esta
asamblea de pueblos, en la cual se van a tratar asuntos de la mayor
trascendencia. Tanto es así, que además de las repetidas instancias
que ya nos había hecho para que enviásemos nuestros Delegados,
acreditó en Costa Rica un Agente Confidencial, el señor D. Julio
Carrié, con la misión de reiterar verbalmente el ruego de que no
faltásemos a la Conferencia.
Como no habría sido ni cortés ni político corresponder
con una negativa, y menos aún con una excusa tardía, a una
invitación tan cordialmente formulada, sobre todo cuando
a favor de la aceptación pesaban en el ánimo del Gobierno,
además de la cortesía internacional, poderosas razones de interés
público, fue comunicado a la Argentina el nombramiento del
señor Licenciado D. Alfredo Volio, en calidad de Delegado a la
Conferencia de Buenos Aires. El señor Volio lleva también la
misión de representar a Costa Rica en el primer centenario de la
independencia de la República Argentina.
*
*
*
Legación extraordinaria en Chile.- Asimismo y
con el deseo de corresponder siquiera en parte a las repetidas
demostraciones de cordial amistad que hemos recibido de la
República de Chile, se ha confiado al mismo señor Volio una
misión extraordinaria ante el Gobierno de Santiago.
Adhesión al convenio de la Haya.- Por las razones
expuestas en el informe que os presentó en 1908 el entonces
Secretario de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores
Licdo. D. Luis Anderson, el Gobierno se abstuvo de hacerse
representar en la Segunda Conferencia Internacional de la Paz,

J F S C
E C F G
que estuvo reunida en la ciudad de La Haya del 14 5 de junio al 18
de octubre de 1907.
En esa histórica Conferencia, se firmaron quince
Convenios inspirados en nobles principios humanitarios y que
habrán de contribuir eficazmente a la realización de los ideales de
fraternidad universal que cada día hacen más prosélitos en todos
los pueblos civilizados.
Sería por lo tanto honroso y conveniente que Costa Rica
se adhiriese a esos beneficios Convenios, que fueron firmados por
los Plenipotenciarios de cuarenta y cuatro Naciones, entre los
cuales figuran diecinueve de las veintiuna Repúblicas americanas,
pues tan sólo las de Costa Rica y Honduras no participaron en la
Segunda Conferencia Internacional de la Paz. Con este fin esta
Secretaría os presentará el respectivo proyecto de ley. Asimismo
os someterá otro para que de igual modo nos podamos adherir a
la Conferencia para el mejoramiento de la suerte de los heridos
y enfermos en los ejércitos en campaña, concluida en Ginebra
el 6 de julio de 1906, y que tiene estrecha relación con una de
las Convenciones de La Haya en virtud de la cual se adaptan a
la guerra los principios que la Convención de Ginebra establece
para la guerra terrestre.
*
* *
Declaración Naval de Londres.- El 4 de diciembre de
1908 se reunió en Londres, por invitación del Gobierno británico,
una Conferencia Naval Internacional, cuyas sesiones duraron
hasta el 4 de febrero de 1909. En esta Conferencia sólo estuvieron
representadas Alemania, los Estados Unidos de América, Austria
y Hungría, España, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón, los Países
bajos y Rusia.
Fruto de esta Conferencia ha sido la Declaración relativa
al derecho de la guerra marítima que se firmó en Londres el 26 de
febrero de 1909. En el artículo 70 de este Convenio, las potencias
representadas en la Conferencia, expresan la esperanza de que las
que no lo estuvieron se adhieran a sus estipulaciones por cuando
J F S C

E C F G
dan particular importancia al reconocimiento general de las
reglas adoptadas por ellas sobre la materia.
El Gobierno de la Gran Bretaña, en virtud de ruego
consignado en el mismo artículo 70, se ha dirigido al de Costa
Rica invitándole para que se adhiera a la Declaración Naval
de Londres, motivo por el cual esta Secretaría os someterá el
correspondiente proyecto de adhesión a este pacto que al igual de
los de La Haya y del de Ginebra marca un notable progreso de las
ideas de humanidad y de justicia.
Los Convenios de la índole de los que se han mencionado
tienen además la inapreciable ventaja de ir estableciendo poco
a poco una verdadera codificación del Derecho Internacional,
evitando así en los tiempos futuros las peligrosas controversias
que constantemente surgen entre las Naciones, a causa de la
diversidad de principios que sobre esta materia existe.
*
* *
Conferencia sobre la unificación del derecho relativo
a las letras de cambio.- El gobierno ha aceptado la invitación
que le hizo el de los Países Bajos para hacerse representar en
la Conferencia Internacional sobre la unificación del derecho
relativo a las letras de cambio.
Esta Conferencia, que según es de esperarse dará
resultados muy ventajosos para las relaciones comerciales
internacionales, se reunirá el 21 de junio próximo en La Haya, con
asistencia de los Plenipotenciarios de las treinta y siete. Naciones
que han aceptado la invitación del Gobierno de los Países Bajos.
Nuestra representación en ella ha sido confiada al señor D.
Manuel M. de Peralta, Ministro de la República en varios países
europeos.
*
* *

J F S C
E C F G
Congreso de la Agronomía Tropical.- De los diez
Congresos internacionales que con motivo de la exposición
Universal tendrán lugar en Bruselas durante el año en curso y
para los cuales hemos sido invitados, tan sólo concurriremos
al de Agronomía Tropical, que se reunirá en este mes de mayo
por considerarlo el de mayor interés para nosotros. El Doctor D.
Alberto Álvarez Cañas, cónsul General en París, ha recibido el
encargo de representar a esta República en dicho Congreso.
*
* *
Comisión Internacional para la nomenclatura de las
enfermedades y causas de defunción.- El mismo señor Álvarez
Cañas y el Licenciado D. Carlos Lara, entonces Secretario de
nuestra Legación en Francia, asistieron en representación de
Costa Rica a las reuniones de la Comisión Internacional encargada
de revisar y fijar la nomenclatura de las enfermedades y causas de
defunción, que fueron inauguradas en París el 11 de julio de 1909.
El informe presentado por los señores Álvarez Cañas y
Lara acerca de los muy interesantes trabajos efectuados por la
Comisión, figura entre los documentos anexos a esta Memoria.
*
* *
Otros Congresos Internacionales.- Se han recibido
también atentas invitaciones para el Quinto Congreso Dental
Internacional en Berlín; el Octavo Congreso de Higiene y
Demograf ía en Washington; el Octavo Congreso Internacional de
Zoología en Graz; la Reunión de la Asociación de los Congresos
Militares de los Estados Unidos en Richmond, Virginia; el
Congreso Internacional de la Tuberculosis y Exposición anexa
al mismo, en Barcelona; el Quinto Congreso Internacional
de Electrología y Radiología medicas en la misma ciudad, y
el Congreso Internacional sobre prisiones que se reunirá en
Washington del 2 al 8 de octubre de este año en curso.
J F S C

E C F G
De las anteriores invitaciones tan solo ha sido posible
aceptar la que el Gobierno de los Estados Unidos nos ha hecho
para la última.
*
*
*
Tratado de arbitraje con el Reino de Italia. Esta
Secretaría someterá a vuestras actuales deliberaciones de
Convención de Arbitraje que firmaron en Roma el 8 de enero del
corriente año, nuestro Ministro en Italia D. Rafael Montealegre y
el señor Conde Francesco Guicciardini, Ministro de los Negocios
Extranjeros en Italia.
En este Convenio ambas Naciones consagran el principio
del arbitraje obligatorio en sus relaciones recíprocas, conforme al
espíritu del artículo 10 de la Convención para el arreglo de los
conflictos internacionales, firmada en La Haya el 29 de junio de
1899.
Seguro estoy de que este Convenio merecerá vuestra alta
aprobación.
*
*
*
Tratados postales con México.- Nuestra Administración de
Correos debidamente autorizada, ha celebrado con la de los
Estados Unidos Mexicanos dos Convenciones, una para el cambio
de paquetes postales y otra para el de giros postales. El Poder
Ejecutivo ha ratificado estos dos Convenios, de acuerdo con la
facultad que para el caso le confiere el Decreto Nº 10 de 30 de
agosto de 1882.
*
*

*
J F S C
E C F G
Cuerpo Diplomático.- El Cuerpo Diplomático acreditado
en Costa Rica se compone actualmente de diecisiete Legaciones
de las cuales nueve tienen su residencia en la República, seis en
Guatemala y dos en Panamá.
En épocas anteriores y en atención a la dificultad de las
comunicaciones, el Gobierno aceptaba, sin que esto entrañase en
ningún caso renuncia de sus derechos que los señores Jefes de
Misión residentes fuera del país se eximiesen del deber de presentar
personalmente sus cartas credenciales al señor Presidente de la
República; pero esta práctica no tiene ninguna razón de ser, desde
que las nuevas líneas de ferrocarriles y de vapores creadas en los
últimos años, han venido a facilitar de modo muy notable las
comunicaciones de la República con el exterior.
En virtud de las consideraciones expuestas, se ha
dirigido atento ruego a las Naciones cuyos Representantes
diplomáticos residen fuera de la República, a fin de que les sean
dadas instrucciones para que vengan a presentar personalmente
sus cartas credenciales al señor Presidente de conformidad con
las prácticas internacionales universalmente aceptadas y como
requisito indispensable para su reconocimiento.
Al hacerlo así los señores Diplomáticos extranjeros
tendrán ocasión de conocer y de estudiar el país, y de este
conocimiento y de este estudio resultarán de seguro muchas
ventajas recíprocas.
*
*
*
Servicio Diplomático.El servicio diplomático
permanente de la República lo desempeñan en la actualidad tres
Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios y cinco
Encargado de Negocios.
El señor D. Manuel M. de Peralta tiene a su cargo nuestra
representación ante la Santa Sede y los Gobiernos de Alemania,
Bélgica, España, Francia y los Países Bajos. Esta última Legación
ha sido creada recientemente por razones de mucha consideración
J F S C

E C F G
entre otras, porque La Haya, con motivo de ser el asiento de la
Corte Permanente de Arbitraje Internacional, se ha convertido en
uno de los centros diplomáticos de mayor importancia, méritos
son de todos conocidos, desempeña sus múltiples funciones con
tanto celo y talento como desinterés.
El Ministro de la República en los Estados Unidos de
América, D. Joaquín Bernardo Calvo, es sin duda uno de nuestros
más distinguidos y expertos diplomáticos y mediante su continua
labor la Legación en Washington nos presta los más importantes
servicios.
Debo también consagrar un elogio al señor D. Rafael
Montealegre, quien sirve con mucho acierto nuestra Legación en
Roma.
El señor D. Wenceslao de la Guardia, Cónsul General en
Londres, fue nombrado en junio del año último, Encargado de
Negocios en la Gran Bretaña, donde carecíamos de representación
diplomática desde el año de 1887. Además de la conveniencia de
tenerla en una Nación que nos compra la mayor parte de nuestro
café y en la cual están vinculados nuestros principales intereses
financieros, se tomó en consideración para esta medida la
circunstancia de haber creado el Gobierno británico una Legación
para Costa Rica y Panamá, con residencia en la última República.
Las Legaciones Permanentes, que de acuerdo con el
artículo V del Tratado General de Paz y Amistad firmado en
Washington el 20 de diciembre de 1907, estamos obligados a
mantener en las cuatro Repúblicas hermanas de Centro América,
han sido todas creadas y se ha dado a los titulares de las mismas
el carácter de Encargado de Negocios. Los nombramientos de
fecha más reciente han sido el del señor D. Jenaro Cardona para
Nicaragua y el del Licenciado D. Carlos Lara para Guatemala.
Los señores D. Julio Acosta y Doctor D. Diego Robles continúan
al frente de nuestras legaciones en El Salvador y Honduras,
respectivamente. Al señor Lara se ha confiado además el cargo de
Delegado a la Oficina Internacional Centroamericana que reside
en Guatemala, cargo vacante por renuncia del señor D. Ricardo J.
Echeverría, quien lo ejerce desde que se inauguró la Oficina.

J F S C
E C F G
*
* *
Servicio Consular.- El servicio consular de la República
está desempeñado por 23 Cónsules Generales, 94 Cónsules, 14
Vicecónsules y 2 Agentes Consulares. De estos 136 funcionarios,
119 sirven sus puestos ad honórem y 17 gozan de emolumentos.
Es menester confesar que en ese servicio se nota en
general extrema deficiencia que no podrá ser remediada mientras
no dispongamos de un cuerpo de funcionarios idóneos y bien
preparados para desempeñarlo, lo que sólo sería posible haciendo
pasar a los aspirantes un examen cuidadoso sobre las materias
que deben conocer.
Si el Convenio firmado en San Salvador por los Delegados
a la Segunda Conferencia Centroamericana sobre unificación del
servicio consular, llega a merecer la aprobación de los Gobiernos
interesados, sería muy convenientes que todos se pusiesen de
acuerdo para exigir a los funcionarios consulares la prueba de
sus aptitudes para el caso. Esta exigencia redundaría en provecho
general.
Asimismo es de urgente necesidad la emisión de un
nuevo Reglamento Consular. El actual data de 1881 y requiere
ser reformado en muchas de sus partes, con estudio de lo que
han hecho otras Naciones americanas en los últimos años a este
respecto.
*
*
*
Reorganización de la Secretaría.- Necesidad de
menos urgente es la de reorganizar esta Secretaría de Relaciones
Exteriores, dividiéndola por lo menos en dos secciones
diplomática y consular. Para que esta reorganización surta los
efectos deseados, es preciso también dotarla de personal idóneo,
poniéndolo, en parte, a salvo de los vaivenes de la política;
porque no hay tal vez otro ramo de la Administración Pública
en que se haga sentir con mayor fuerza la conveniencia de tener
J F S C

E C F G
funcionarios bien enterados de los negocios de sus antecedentes y
de las formalidades del despacho.
JUSTICIA
La buena marcha tradicional de la Administración de no
ha sufrido alteración ninguna durante el año a que ese informe se
refiere, y la armonía entre los Poderes Ejecutivo y Judicial ha sido
perfecta.
*
*
*
Necesidad de crear jueces Instructores.- En su informe
del año próximo pasado, esta Secretaría os manifestó que la
acción de la justicia en materia criminal es lenta y retardada, lo
que causa muy graves prejuicios y motiva quejas de parte de los
extranjeros.
Este inconveniente persiste y cada vez se siente más la
urgencia de remediarlo. La Secretaría de Relaciones Exteriores ha
recibido en el curso del último año, de parte de varios señores
Representantes de Naciones extranjeras nuevas quejas por
retardación de justicia en lo criminal.
El señor Presidente de la República, en su último Mensaje
de administración insiste sobre la conveniencia, ya expuesta por
mi antecesor, de crear jueces Instructores encargados únicamente
de preparar con rapidez los elementos de prueba para juicio
más amplio. Esta reforma es apremiante y seguro estoy de que
merecerá vuestra especial atención.
*
*
*
Proyecto del Código Penal.- En vuestras sesiones
actuales vais a conocer del proyecto de Código Penal formulado
por el Licenciado D. José Astúa Aguilar comisionado al efecto
por esta Secretaría de Justicia. La obra del señor Astúa Aguilar,
como tendréis oportunidad de verlo, es de mucho aliento y viene a

J F S C
E C F G
confirmar una vez más la bien fundada reputación de criminalista
notable adquirida por su autor.
El proyecto revela, además, un estudio profundo de
todos los progresos realizados sobre la materia en las Naciones
más adelantadas; y tomando en cuenta la idiosincrasia del país
y los medios que disponemos, los aplica con mucho acierto a
nuestra necesidades.
Si al discutir este proyecto de nuevo Código Penal
estimareis necesario introducir en él reformas, sería muy
conveniente hacerlo de modo que no alteren la unidad y armonía
que exigen esta clase de trabajos.
*
*
*
Reforma de la Ley Orgánica de Tribunales.- Considero
que no cumpliría con mi deber si me abstuviera de señalar el
peligro que entraña el olvido, por algunos funcionarios de la
Administración de Justicia, de las restricciones que les imponen
los inciso 4º y 5º del artículo 7º de la Ley Orgánica de Tribunales
de 29 de marzo de 1887.
Este olvido se hizo patente en el curso de la última
contienda electoral y al manifestároslo no creo decir que no
sepáis. Restablecida la calma en todos los ánimos, es llegado el
momento de meditar sobre si conviene abolir las restricciones
mencionadas ó sancionarlas de manera eficaz, para evitar así el
pernicioso ejemplo que resulta de que los encargados de aplicar
las leyes las infrinjan de modo tan ostensible.
GRACIA
El Poder Ejecutivo ha ejercitado al derecho de hacer
gracia en un todo de acuerdo con la Corte Suprema de Justicia y
la ley emitida sobre esta materia el 19 de octubre de 1909.
*
*
*
J F S C

E C F G
CULTO
No obstante las dificultades creadas por la intervención
activa de algunos miembros del Clero en la última contienda
electoral, las relaciones entre el Estado y la Iglesia no ha sufrido
ningún tropiezo.
El señor Presidente de la República os ha expuesto
en su Mensaje último la necesidad de reglamentar la reforma
constitucional que prohíbe invocar motivos religiosos en la
propaganda política, y como esta necesidad está en todas las
conciencias, no dudo de que tomaréis en consideración las
razones invocadas por el Jefe del Estado.
*
* *
BENEFICENCIA
El ramo de Beneficencia lo ha continuado atendiendo el
Poder Ejecutivo con la esmerada solicitud de los años anteriores,
sin ahorrar esfuerzos para aliviar en lo posible la suerte de los
desheredados de la fortuna, tarea no poco ardua en las dif íciles
circunstancias por que atraviesa el país.
*
*
*
Hospital San Juan de Dios.- La Junta de Caridad de San
José merece los más sinceros elogios por el interés que demuestra
a favor del Hospital de San Juan de Dios. Merced a la ley que os
servisteis votar y que le concede el sobrante del producto de la
Lotería, ha tenido el Hospital mayor desahogo. Sin embargo, ha
sido menester concederle auxilios extraordinarios, por demás
bien empleados. También algunos particulares han favorecido
esta Institución nacional sobre la cual pesan tantas obligaciones.
El edificio que antes ocupaba la Cárcel ha pasado ya a
poder del Hospital de San Juan de Dios y esto le ha permitido
ensanchar sus servicios.

J F S C
E C F G
*
* *
Asilo de Las Mercedes.- La subvención de dos mil
colones acordada para el sostenimiento del Asilo de leprosos de
Las Mercedes, resulta insuficiente para el objeto, en opinión del
señor Director del establecimiento.
Desde luego se nota la necesidad de encomendar la
supervigilancia de este Asilo a una Junta, como se ha hecho con
otros y en lo tocante a su administración sería tal vez lo más
acertado confiarla a religiosos por la dificultad de conseguir el
personal indispensable para el servicio también por razones de
orden y economía.
El Reglamento del Asilo de Las Mercedes que se dictó el
8 de diciembre de 1908 ha sido puesto en vigor y de conformidad
con lo que dispone se ha nombrado un ecónomo encargado de
atender la parte rentística del establecimiento.
*
* *
Asilo de Pobres.- Contra lo que era de esperarse los
trabajos emprendidos en el Asilo de Pobres para la apertura de
un nuevo salón no se han terminado todavía, aunque ya es muy
poco lo que queda de hacer. Los muebles pedidos al exterior
llegaron últimamente y tan sólo hace falta que la Directiva de
este establecimiento despliegue mayor actividad para que pronto
pueda prestar todos los servicios a que está destinado.
De la subvención de mil colones mensuales que os
servisteis votar para el sostenimiento de este Asilo, tan sólo se
le han pagado los doscientos cincuenta de que antes gozaba, por
considerar el Gobierno que esta suma es suficiente entretanto se
pone el edificio en condiciones de hospitalizar mayor número de
menesterosos.
*
*
*
J F S C

E C F G
Asilo Chapuí.- Del Asilo Chapuí me es grato informaros
que continúa prestando los mismos excelentes servicios que en
años anteriores y que este establecimiento puede con justicia
considerarse como modelo de los de su clase.
El nuevo pabellón edificado en este Asilo, con todos los requisitos
que exige la ciencia moderna, está ya completamente terminado.
*
*
*
Nuevas Juntas de Caridad.- Con el propósito de
alentar en cuanto sea posible la iniciativa particular en materia de
caridad y asistencia mutua, se ha autorizado en varios cantones el
establecimiento de Juntas con las atribuciones que les confiere el
acuerdo de 26 de julio de 1884.
*
* *
Subvenciones y auxilios.- Todas las subvenciones
acordadas a favor de las establecimientos de caridad han sido
pagadas y de la partida de eventuales se han dado auxilios a
diversos hospitales y sociedades de beneficencia, para que pudiera
atender a sus más urgentes necesidades.
*
* *
Tal ha sido, brevemente condensada, la labor de la
Secretaría de mi cargo durante el tiempo a que este informe se
refiere.
Señores Diputados
R. Fernández Guardia
San José, 3 de mayo de 1910.

J F S C
E C F G
C
1867: Nace en la ciudad de Alajuela, en el hogar de don León
Fernández Bonilla y doña Isabel Guardia Gutiérrez.
1873: Fallece su madre. Cursa brevemente estudios en la escuela
de la señorita Belisa Calderón y en mayo parte a Europa con
su padre. Ingresa como interno en el Instituto Winter en París,
donde estudia durante cinco años.
1878: Regresa a Costa Rica y cursa estudios en el Instituto
Municipal de Varones de Alajuela y en el Instituto Nacional en
San José, donde termina la enseñanza secundaria en noviembre
de 1881.
1881: Ingresa a laborar en los Archivos Nacionales.
1882-1883: Trabaja como escribiente en la Administración
Principal de Rentas y en la Dirección General de Estadística.
1883: Parte nuevamente a Europa con su padre.
1884: Se le nombra como agregado a la comisión de estudios de
límites
1885: Se le nombra como secretario de la Legación de Costa Rica
en España.
1886: Por ausencia del ministro plenipotenciario, asume la
jefatura de misión como encargado de Negocios interino de Costa
Rica en España.
J F S C

E C F G
1887: Su padre es asesinado.
1889: En setiembre se le nombra como segundo secretario
de la Legación de Costa Rica en Alemania, Bélgica, España y
Francia, pero regresa poco después al país y apoya la candidatura
presidencial de don Ascensión Esquivel, que es derrotada.
1891: Sufre confinamiento por su oposición al gobierno del
presidente don José Rodríguez.
1892: Se le exilia del país por razones políticas y se establece en
Guatemala.
1893: Regresa a Costa Rica gracias a una amnistía. Contrae
nupcias con doña Anita Peralta Sancho.
1894: Es nombrado como secretario particular del presidente
don Rafael Yglesias y posteriormente agente confidencial en
Guatemala. Nace su hijo Álvaro. Publica su libro de cuentos
Hojarasca.
1896: Es nombrado subsecretario de Relaciones Exteriores y
carteras anexas, cargo que ejercerá hasta 1897. Nace su hijo León.
1897: Es nombrado primer secretario de la Legación de Costa
Rica en Europa, cargo que ejercerá hasta 1901. Muere su hijo
León y nace su hijo Ricardo.
1900: Ministro plenipotenciario en misión especial en Italia.
1901: Regresa a Costa Rica. Publica sus Cuentos ticos.
1902: Asiste como secretario del presidente Yglesias a la cumbre
centroamericana de Corinto. Publica su obra teatral Magdalena.
1903: Se le admite como miembro correspondiente en la Real
Academia Española de la Lengua.
1904: Ministro plenipotenciario en misión especial en Honduras.
1904-1905: Regidor municipal de San José.
1905: Publica Historia de Costa Rica. El descubrimiento y la
conquista.

J F S C
E C F G
1909: Publica Cartilla histórica de Costa Rica (1909). Se le nombra
como secretario de Relaciones Exteriores y carteras anexas, cargo
que ejercerá hasta 1910.
1910: Se le ofrece el cargo de ministro plenipotenciario en los
Estados Unidos, pero aunque acepta, el ofrecimiento no llega a
hacerse efectivo.
1911: Se le nombra miembro de la comisión especial en el litigio
con Panamá.
1915: Se le plantea la posibilidad de ser nombrado nuevamente
como secretario de Relaciones Exteriores y carteras anexas, pero
declina el ofrecimiento.
1916: Publica El mensaje de 1916.
1917: Se le nombra como agente confidencial en los Estados Unidos
de América y posteriormente como ministro plenipotenciario en
ese mismo país, pero no se admiten sus credenciales y regresa a
Costa Rica.
1918: Publica Reseña histórica de Talamanca.
1919: Sufre persecución política por parte del gobierno de don
Federico Tinoco.
1920: Ministro plenipotenciario en misión especial en Panamá.
Publica su libro de cuentos La Miniatura.
1921: Ministro plenipotenciario en misión especial en México.
Publica Crónicas coloniales.
1923: Participa como miembro fundador en la constitución de
la Academia Costarricense de la Lengua, de la que años después
llega a ser director.
1925: Publica Don Florencio del Castillo en las Cortes de Cádiz y
La otra campana.
1928: Es nombrado director de los Archivos Nacionales. Publica
La independencia y otros episodios.
J F S C

E C F G
1929: Es nombrado cónsul general en Sevilla, cargo que ejercerá
hasta 1930.
1930: Regresa a Costa Rica y reasume su cargo de director de los
Archivos Nacionales, que ejercerá hasta 1940.
1932: Fallece su esposa.
1933: Es nombrado presidente del Consejo Nacional Electoral,
cargo que ejercerá hasta 1938.
1934: Publica La guerra de la Liga y la invasión de Quijano.
1935: Publica Cosas y gentes de antaño.
1937: Publica Juan Santamaría, el soldado héroe de Costa Rica.
1940: Publica Diccionario biográfico de Costa Rica.
1941: Publica Las verdaderas causas de la caída y muerte del
general Morazán.
1943: Publica Morazán en Costa Rica.
1944: El Congreso lo declara benemérito de la Patria. Se le nombra
ministro plenipotenciario en Guatemala, cargo que ejercerá hasta
1946.
1945: Embajador en misión especial en Guatemala.
1946: Publica Espigando en el pasado.
1947: La Universidad de Costa Rica le otorga un doctorado
honoris causa.
1950: Muere en San Isidro de Coronado. El gobierno del Presidente
Ulate decreta duelo nacional.

J F S C
E C F G
B
F P
ARCHIVO DEL
CARRILLO
MUSEO
DIPLOMÁTICO
BRAULIO
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 27 de mayo de 1907. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 182 b.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 22 de junio de 1909. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 185.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 11 de enero de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 1.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 15 de enero de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 191.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 12 de febrero de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 193.
J F S C

E C F G
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 24 de febrero de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 194.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 11 de enero de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 1.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 17 de marzo de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 195.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 5 de abril de 1910. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 196.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María de
Peralta, 9 de setiembre de 1913. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 226.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 20 de julio de 1914. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 229.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 24 de julio de 1914. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 230.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 4 de enero de 1917. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 269.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 21 de marzo de 1917. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 274.
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 29 de mayo de 1917. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 277.

J F S C
E C F G
Carta de don Ricardo Fernández Guardia a don Manuel María
de Peralta, 23 de junio de 1927. Archivo del Museo Diplomático
Braulio Carrillo, Colección Ortiz, documento nº 337.
SECRETARÍA DE RELACIONES EXTERIORES, Libro de
credenciales, poderes e instrucciones.
F I
LIBROS
BONILLA, Abelardo, Historia de la literatura costarricense, San
José, Editorial Costa Rica, 1ª. ed., 1967.
CALVO GAMBOA, Carlos, León Cortés y su época, San José,
EUNED, 1ª. ed., 1982.
FERNÁNDEZ, León, Documentos históricos y estadísticos, San
José, Imprenta Nacional,1ª.ed., 1881.
FERNÁNDEZ, León, Documentos relativos a los movimientos de
independencia en el Reino de Guatemala, San Salvador, Ministerio
de Instrucción Pública de la República de El Salvador, 1ª.ed., 1929.
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo,
Cartilla histórica de Costa Rica, San José, Librería e Imprenta
Atenea, 8ª. ed., 1946.
Cartilla histórica de Costa Rica, San José, Antonio Lehmann, 44ª.
ed., 1970.
Cosas y gentes de antaño, San José, EUNED, 1ª. ed., 1981.
El Mensaje de 1916, San José, Imprenta y Librería Falcó & Borrasé,
1ª. Ed., 1916.
Espigando en el pasado, San José, Librería Atenea, 1ª. ed., 1946.
J F S C

E C F G
Los cuentos, San José, Antonio Lehmann, 1ª. ed., 1971.
Otras páginas, San José, EUNED, 1ª. ed., 2008.
FERNÁNDEZ MORALES, Jesús Manuel, Las presidencias del
Castillo Azul, San José, Litograf ía e Imprenta LIL, 1ª. ed., 2010.
FERNÁNDEZ UMAÑA, Víctor Hugo, Ricardo Fernández
Guardia, San José, Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes,
1ª. ed., 1978.
GUTIÉRREZ, Carlos José, La Corte de Justicia Centroamericana,
San José, Ediciones Juricentro, S. A., 1ª. ed., 1978.
JAÉN SUÁREZ, Omar, Evolución de la familia De la Guardia
(siglo XVII a siglo XX). Un caso ejemplar en la formación social
panameña, Panamá, 1ª.ed., 1998.
MURILLO JIMÉNEZ, Hugo, Tinoco y los Estados Unidos, San
José, EUNED, 1981.
OBREGÓN LORÍA, Rafael
Familias alajuelenses en los libros parroquiales de Alajuela
1790-1900, Alajuela, Museo Histórico Cultural Juan Santamaría,
1ª. ed., 1995, 6 vols.
Hechos militares y políticos, Alajuela, Museo-Histórico Cultural
Juan Santamaría, 1ª. ed., 1981.
PINAUD, José María, El 7 de noviembre de 1889: la epopeya del
civismo costarricense, San José, Imprenta Nacional, 1ª. ed., 1989.
SÁENZ CARBONELL, Jorge Francisco,
Historia diplomática de Costa Rica (1821-1910), San José,
Editorial Juricentro, 1ª. ed., 1996.
Historia diplomática de Costa Rica (1910-1948), San José,
Editorial Juricentro, 1ª. ed., 2000.

J F S C
E C F G
SIBAJA CHACÓN, Luis Fernando, El límite sureste de Costa Rica,
Universidad de Costa Rica, Facultad de Ciencias y Letras, tesis de
grado, 1968,
SOLERA RODRÍGUEZ, Guillermo,
Beneméritos de la Patria y Ciudadanos de Honor costarricenses,
San José, Antonio Lehmann, 2ª. ed., 1964.
Símbolos de la patria, San José, Imprenta Lehmann, 2ª. ed., 1968.
OBRAS COLECTIVAS
AGÜERO CHAVES, Arturo, “Prólogo”, en FERNÁNDEZ
GUARDIA, Ricardo, Los cuentos, San José, Antonio Lehmann, 1ª.
ed., 1971, pp. 7-26.
GONZÁLEZ VÍQUEZ, Cleto, “Orígenes de los costarricenses”, en
Población de Costa Rica y orígenes de los costarricenses, San José,
Editorial Costa Rica, 1ª. ed., pp. 73-131.
SÁENZ CARBONELL, Jorge, “Diccionario biográfico de los
académicos en orden alfabético 1871-2012”, en Memoria.
Academia Costarricense de la Lengua (1923-2013), San José,
Academia Costarricense de la Lengua, 1ª.ed., 2014, pp. 45-97
REVISTAS
CARTÍN GONZÁLEZ, “Don Ricardo Fernández Guardia en los
Archivos Nacionales”, en Revista de los Archivos Nacionales, San
José, Enero-julio de 1950, números 1-6, pp. 10-15.
CASTRO Y TOSI, Norberto de, “Familias patricias de Costa Rica”,
pp. 132-149, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias
Genealógicas, San José, N° 22, Noviembre de 1975, pp. 11-190;
J F S C

E C F G
CAVALLINI QUIRÓS, Ligia, “Ricardo Fernández Guardia,
historiador”, p. 5, en Revista de los Archivos Nacionales, San José,
Enero-julio de 1950, números 1-6, pp. 4-9.
“Don Juan Fuentes Soto”, en Patria, mayo-junio de 1940, p. 198.
FERNÁNDEZ GUARDIA, Ricardo,
“LXX aniversario de la Independencia”, p. 13, en Colección
Norberto de Castro, San José, Noviembre de 1983, vol. V, pp. 9-13
“Presentación”, en Revista de los Archivos Nacionales, San José, N°
1, noviembre y diciembre de 1936, p. 3.
“Quijano el malo” en Revista de los Archivos Nacionales, San José,
números 3 y 4, marzo y abril de 1943, pp. 121-125.
FERNÁNDEZ PERALTA, Álvaro,
“Cronología de don León Fernández Bonilla (1840-1887)”, en
Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas,
San José, N° 4, 1957, pp. 37-40.
“Don Víctor de la Guardia y Jaén” en Revista de la Academia
Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N° 2, 1955, pp.
29-30.
“Familia de La Guardia. Principios del Siglo XVII” en Revista de
la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N°
6, 1958, pp. 19-31.
“Familia Fernández-Val. Principios del Siglo XVII” en Revista de
la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N°
9, 1961, pp. 35-86.
FERNÁNDEZ PIZA, Mario, “Pruebas de genealogía y nobleza”, en
Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas,
San José, N° 25, 1978, pp. 18-27.

J F S C
E C F G
FERNÁNDEZ PIZA DE SOLERA, Olga, “Don Francisco Manuel
Peralta y Alvarado”, en Revista de la Academia Costarricense de
Ciencias Genealógicas, San José, N° 26, 1980, pp. 5-8.
“Investigaciones históricas”, en Revista de los Archivos Nacionales,
San José, números 3 y 4, marzo y abril de 1946, pp. 174-176.
MOLINA DE LINES, María, “Nota Necrológica en Memoria de
Nuestro Académico Don Álvaro Fernández Peralta”, en Revista de
la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, San José, N°
11 y 12, 1963-1964, p. 1.
NÚÑEZ, Francisco María, “Del sentido de la historia y del valor
de la obra de don Ricardo Fernández Guardia”, en Revista de los
Archivos Nacionales, San José, Mayo y junio de 1944, números 5
y 6, pp. 227-235.
PRADO SÁENZ, Eladio, “Los fundadores españoles de Costa
Rica”, en Revista de la Academia Costarricense de Ciencias
Genealógicas, San José, N° 13-14, 1965-1966, pp. 31-72.
VALVERDE RUNNEBAUM, Enrique, “Notas necrológicas”, en
Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas,
San José, N° 25, 1978, pp. 9-14.
PERIÓDICOS
Diario de Costa Rica, 1924 y 1950.
El Día. Diario de la mañana, 1904.
La Gaceta, 1891-1950.
La Información, 1917.
La Prensa Libre, 1893 y 1894.
La República, 1891.
J F S C

E C F G
La Tribuna, 1924, 1929, 1932, 1938 y 1944.
MENSAJES PRESIDENCIALES Y MEMORIAS
MINISTERIALES
Memoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores y carteras
anexas 1887, San José, Imprenta Nacional, 1ª. ed., 1887.
Memoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Justicia,
Gracia, Culto y Beneficencia 1891-1892, San José, Tipograf ía
Nacional, 1ª. ed., 1892.
Memoria de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Gracia y Justicia,
Culto y Beneficencia presentada al Congreso Constitucional por
Ricardo Fernández Guardia, Secretario de Estado en el Despacho
de dichas carteras. 1910, San José, Tipograf ía Nacional, 1ª. ed.,
1910.
Mensajes presidenciales: años 1885-1906, San José, Editorial
Texto Ltda., 1ª. ed., 1981.
LEYES Y DECRETOS
Colección de leyes y decretos 1870-1950.
F E
Acta del Consejo Universitario de 21 de marzo de 1947, en http://
www.cu.ucr.ac.cr/actas/1947/1947-E07.pdf
Acta del Consejo Universitario de 6 de junio de 1947, http://
www.cu.ucr.ac.cr/actas/1947/1947-E17.pdf
ECHEVERRÍA, Aquileo, “El casamiento de Ricardo Fernández G.
y Anita Peralta”, en Notas y letras, 15 de diciembre de 1893, en

J F S C
E C F G
http://www.sinabi.go.cr/biblioteca%20digital/revistas/notas%20
y%20letras/notasyletras1893/001c-Notas%20y%20letras%20
15%20dic%201893.pdf
Partida de bautismo de don Ricardo Fernández Guardia, en
https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-267-11854-76974-98
Partida de matrimonio de don Tomás Fernández Barth y doña
Ester Herrera Ovares, en
https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-267-11829-12958135
Partida de sepultura de doña Anita Peralta de Fernández, en
https://familysearch.org/pal:/MM9.1.1/NQKD-RZ9
O
Datos genealógicos suministrados por don Pedro Ramírez Sierra,
mediante comunicación electrónica, febrero de 2015.
J F S C

E C F G
S  
JORGE FRANCISCO SÁENZ CARBONELL (San José, 1960),
es licenciado en Derecho y doctor en Educación. Es catedrático
de la Universidad de Costa Rica, donde ha sido profesor de
Historia del Derecho en la Facultad de Derecho y de Historia
diplomática de Costa Rica, Historia del mundo contemporáneo
y otras materias en el Sistema de Estudios de Posgrado. Ha
publicado numerosos libros sobre temas históricos, jurídicos y
literarios, entre ellos, El despertar constitucional de Costa Rica,
Los años de la ambulancia, Los años del voto directo, Francisco
María Oreamuno, Don Joaquín de Oreamuno y Muñoz de la
Trinidad, Los ministros de Gobernación, Los días del presidente
Lizano, Historia diplomática de Costa Rica (1821-1910), Historia
del Derecho costarricense, Lidamor de Escocia. Guía de lectura,
Historia diplomática de Costa Rica (1910-1948), La Cancillería
de Costa Rica, Los meses de don Aniceto, Elementos de Historia
del Derecho, Los sistemas normativos en la historia de Costa
Rica, Un poeta entre los Romanov: el príncipe Vladimir Paley
(publicado también en ruso y en inglés), El rey del café, Los años
intermedios, Nomenclatura geográfica internacional, El canciller
Lara, El canciller Rodríguez, Historia diplomática de Costa Rica
(1948-1970), José María Zamora, primer abogado costarricense
y varias obras en coautoría, entre ellas Los cancilleres de Costa
Rica, Las primeras damas de Costa Rica, Ad ardua per alta: una
biograf ía del marqués de Peralta, Historia de la Corte Suprema de
Justicia de Costa Rica, Francisco Aguilar Barquero y El canciller
González Víquez. También es autor de numerosos artículos en
revistas especializadas. Es miembro de número de la Academia

J F S C
E C F G
Costarricense de la Lengua y la Academia Costarricense de
Ciencias Genealógicas y miembro correspondiente de la Real
Academia Española de la Lengua.
J F S C

El Canciller Fernández Guardia
se terminó de imprimir en el mes de abril de 2015,
en los talleres gráficos de la Imprenta Nacional.
Su edición consta de 200 ejemplares impresos en papel bond 75 g
con forro de cartulina barnizable tipo C.
Descargar

Jorge Francisco Sáenz Carbonell. Serie Yvonne Clays N° 22. 06