DESASTRES Y
SOCIEDAD
Agosto-Diciembre 1994 / No.3 / Año 2
Especial : Desbordes, Inundaciones Diluvios
REVISTA SEMESTRAL DE LA RED DE ESTUDIOS SOCIALES EN PREVENCION DE
DESASTRES EN AMERICA LATINA
Red de Estudios Sociales en Prevención de
Desastres en América Latina
1994
Indice
PERCEPCIÓN DEL RIESGO Y NOCIÓN DEL TIEMPO.....................................................................................7
VICTORIA J. EVANS .....................................................................................................................7
Introducción ...........................................................................................................................7
¿Qué son las interpretaciones temporales? ..........................................................................8
Los límites del futuro..............................................................................................................9
Relación entre el marco socio-cultural del tiempo y el horizonte temporal individual............9
Diversos factores de nuestro tiempo desalientan la visión de largo plazo ..........................10
Límites para comprender los cambios .................................................................................11
La relación entre el futuro y los cambios .............................................................................11
Elementos de interpretaciones temporales..........................................................................12
El experto en desastres y el individuo .................................................................................12
El tiempo y percepción de las inundaciones en willow beach .............................................13
Conclusiones .......................................................................................................................14
Bibliografía...........................................................................................................................15
DESBORDES, INUNDACIONES Y DILUVIOS ....................................................................................................17
CRECEN LAS AGUAS DEL RÍO…........................................................................................................................18
JORGE AMADO* ........................................................................................................................18
CALLAO: CUANDO EL RÍO HABLA ES PORQUE INUNDACIONES ANUNCIA........................................19
PEDRO FERRADAS ....................................................................................................................19
Cuadro 1: Damnificados por desborde del río Rímac al 11 de marzo de 1994 ...................19
La cuenca del rímac y la prevención de desastres..............................................................20
Cuadro 2: Caudales entre 1920 y 1994 ..............................................................................21
LA JOSEFINA: LECCIONES APRENDIDAS EN ECUADOR ...........................................................................33
GALO PLAZA NIETO ..................................................................................................................33
OTHÓN ZEVALLOS MORENO ......................................................................................................33
INTRODUCCIÓN .................................................................................................................33
CON EL CORAZÓN EN LA BOCA: LAS METÁFORAS DE UNA INUNDACIÓN ........................................48
FRANCISCO M. SUÁREZ.............................................................................................................48
UN DILUVIO ENTRE LOS INDÍGENAS DE TALAMANCA.............................................................................55
CARLOSBORGE CARVAJAL ROBERTO CASTILLO VÁSQUEZ EDUARDO RODRÍGUEZ HERRERA .....55
EL NIÑO NO TIENE LA CULPA: VULNERABILIDAD EN EL NORESTE ARGENTINO ..........................76
ELVIRA GENTILE .......................................................................................................................76
LA CUENCA BAJA DEL PÁNUCO: UN DESASTRE CRÓNICO......................................................................93
ELIZABETH MANSILLA ...............................................................................................................93
LOS PARADIGMAS DE LA LLUVIA ..................................................................................................................103
ANDREW MASKREY ITDG - PERÚ ............................................................................................103
ANDRÉS VELÁSQUEZ ...............................................................................................................103
ETNOHISTORIA Y DESASTRES.........................................................................................................................109
EL DILUVIO DE 1578............................................................................................................109
María Rostworowski de Diez Canseco ..............................................................................109
PROVANÇA DE LOS INDIOS DE LAMBAYEQUE ..............................................................111
DIOSES, HOMBRES Y “PACHACUTIS” .............................................................................115
Rodrigo Núñez-Carvallo.....................................................................................................115
Co-tradición cultural y panteísmo andino...........................................................................116
Un gran Pachacuti .............................................................................................................120
Epílogo...............................................................................................................................121
HECHOS Y DESECHOS ........................................................................................................................................124
V REUNIÓN DE LA RED ......................................................................................................124
TALLERES EN LIMA ............................................................................................................127
SISTEMAS NACIONALES DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN DE DESASTRES ..............127
DESASTRES HISTÓRICOS EN AMÉRICA LATINA.........................................................129
ANÁLISIS DE RIESGO A DESASTRE MEDIANTE LA UTILIZACIÓN DE SISTEMAS DE
INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (SIG)...............................................................................130
DESINVENTAR Y DOCUMENTACION E INFORMACION EN TARAPOTO .......................132
SISTEMA DE INVENTARIOS DE DESASTRES EN AMÉRICA LATINA ..........................132
DOCUMENTACIÓN E INFORMACIÓN.............................................................................134
DESASTRES Y VULNERABILIDAD EN ASIA .....................................................................135
VIVIENDO EN RIESGO: COMUNIDADES VULNERABLES Y PREVENCIÓN DE
DESASTRES EN AMÉRICA LATINA ...................................................................................137
DISASTERS, DEVELOPMENT AND ENVIRONMENT.........................................................139
ANN VARLEY, ED., JOHN WILEY & SON LTD., LONDRES, 1994. .................................................139
AT RISK. NATURAL HAZARDS, PEOPLE'S VULNERABILITY AND DISASTERS,..........140
BIODATAS ...............................................................................................................................................................141
Desastres y Sociedad –una actividad editorial de LA RED viene desarrollando y dando cuenta
desde hace tres años de la contribución de las ciencias sociales en América Latina en el campo
de los desastres. LA RED justamente nació en agosto de 1992 para reunir a los todavía pocos
investigadores e instituciones de la región que realizan estudios y actúan con un enfoque social
de los desastres e integrándolo al enfoque proveniente de otras disciplinas, permitiéndoles la
cooperación, potenciando sus resultados y contribuyendo a aumentar la calidad y efectividad de
los proyectos de preparación, mitigación y prevención de desastres en la región.
Los desastres aumentan día a día en el mundo y en América Latina sin que los grupos
sociales, sociedades y estados afectados logren encontrar la forma de prevenirlos y mitigarlos
con efectividad. La hipótesis de que esto ocurre por que se presta únicamente atención a los
aspectos relacionados con los fenómenos naturales y se omiten otros factores de igual o mayor
incidencia, como los relativos a los procesos sociales que impiden la existencia de relaciones
capaces de actuar sobre el conjunto de situaciones que generan un desastre, es una de las que
guía la aún reciente intervención de las ciencias sociales en el análisis y actuación en este
campo.
EDITORIAL
Uno no puede bañarse dos veces en el mismo río pareciera ser aforismo –extraído del antiguo
pensamiento Heráclito- que cobra una inusitada vigencia a la hora de referirnos a los desastres
en el mundo actual. Mientras preparábamos este número dedicado casi íntegramente a los
desastres relacionados con el agua, -finalmente cercanos a la experiencia reciente y traumática
del Páez en Colombia-, varios terremotos destructivos en ese país volvieron a dirigir el interés
latinoamericano hacia los sismos. Mas aún, el terremoto de Kobe, Japón, en enero de este año,
que puso en tela de juicio al sistema preventivo japonés, paradigmático para muchos, reforzó el
interés por los aspectos ingenieriles y los preparativos para emergencias.
Sin embargo, en este mismo período –lluvioso para muchos de los países del mundo y de
América latina- comenzaban a producirse crecidas de ríos e inundaciones, huaicos y aluviones.
Pero cómo hacerlos competir con el drama de Kobe que acaparaba los titulares de los diarios y
la discusión cotidiana de la gente. A veces preferimos ocuparnos de lo más distante para no
asumir lo interno. Qué duda cabe que los terremotos ocupan la médula misma del imaginario
construido alrededor de los desastres, tanto en la prensa no especializada, como aveces en la
especializada. Los sismos son súbitos, difícilmente predictibles, por lo menos con exactitud, y
aparentemente son muy costosos de prevenir cuando se trata de grandes ciudades. Parecen
poseer todos los rasgos de un suceso fuera de control del hombre, de las sociedades y de los
estados, y por tanto son ideales para negar todo aquello de los desastres que no proviene de la
naturaleza sino de nosotros, de los procesos sociales. Entonces todo se reduce entonces
intentar a medidas ingenieriles aparentemente imposibles en nuestros países, y a prepararse
mejor para los siguientes –pero, hay tantas otras cosas urgentes!…
Las dificultades del gobierno y del estado japonés para enfrentar la situación de emergencia en
Kobe, fue destacada por muchos medios internacionales, pero pocos resaltaron en cambio la
forma solidaria y efectiva, más bien calmada, con que actuó la población. A veces olvidamos
que los verdaderos soportes de la acción frente a situaciones de emergencia, residen en la vida
cotidiana, en la sociedad civil, pues el estado no es una entelequia nadando sobre el vacío. Y
que sobre esos soportes habría que volver la mirada en nuestro países. Es decir volver la
mirada al interior del río, esa mirada que descubre que incluso cuando se trata de terremotos y
no de inundaciones- todo discurre por el cauce de una vida social, en donde el desastre visto
como un proceso iniciado mucho antes de su detonación, probablemente se parece mucho más
a la sociedad que lo sufre que a la naturaleza. Una mirada, que descubre diferencias en cada
caso concreto, pero que provienen no sólo del tipo de fenómeno natural sino también de las
características de las poblaciones y de los estados.
Este número reúne artículos casi únicamente dedicados a inundaciones y aluviones. Este
tratamiento uni-temático, que abunda sobre un tipo de desastre según un tipo de “peligro” que
interviene, nos permite justamente verificar diferencias y similitudes, definir lo homogéneo y lo
heterogéneo. En este número de Desastres Y Sociedad se analizan casos de inundaciones y
aluviones de distintos países de América Latina: México, Costa Rica, Ecuador, Perú y
Argentina. Casos de inundaciones en zonas rurales, en metrópolis y en zonas indígenas o
culturalmente diferenciadas. Todos son analizados desde diferentes perspectivas o aspectos: la
historia de la configuración de la vulnerabilidad y el riesgo; los factores que acrecientan hoy en
día el número de desastres y su impacto; las representaciones sociales –o ideológicas- con que
se han enfrentado y se vienen enfrentando en la actualidad estos sucesos, en la mayoría de los
casos crónicos; la diferencia de comportamientos de los diferentes sectores; etc. a través de
los diferentes puentes y aproximaciones podrá rastrearse la trama social que discurre tras cada
desastre, como diferentes y sucesivas inmersiones dentro de un sólo caudaloso proceso.
Cabe destacar también la sección “Hechos y Deshechos”, que contiene una reseña completa de
la V Reunión General de LA RED realizada en octubre de 1994, en Lima y Tarapoto, Perú, que
informa ampliamente de los talleres en Lima sobre los proyectos de investigación comparativos
de LA RED actualmente en ejecución, la presentación oficial de LA RED en la misma ciudad y
de La Reunión General propiamente dicha realizada en Tarapoto. Contiene también una reseña
sobre la creación de otra RED en Asia, a la que afortunadamente nos encontramos vinculados
desde un inicio. En “Reseñas” y “Libros y Revistas” hay también un esfuerzo importante por
mantener informados a los lectores latinoamericanos de material reciente y de interés. Los
lectores –a los que siempre invitamos a contribuir con sus artículos y otros materiales para las
diferentes secciones- encontrarán al final de este número indicaciones editoriales para hacerlas
efectivas. Si el río en que nos encontramos es siempre el mismo, si cambia o qué debemos
cambiar, es un tema que continuaremos en el siguiente número, actualmente en disponible. Allí
tendremos un Especial sobre el Páez, el desastre del Cauca y Huila, de Colombia, y retomamos
el tema de los sismos.
HERÁCLITO
El segundo crepúsculo.
La noche que se ahonda en el sueño.
La purificación y el olvido.
El primer crepúsculo.
La mañana que ha sido el alba.
El día que se fue la mañana.
El día numeroso que será la tarde gastada.
El segundo crepúsculo.
Ese otro hábito del tiempo, la noche.
La purificación y el olvido.
El primer crepúsculo…
El alba sigilosa y en el alba.
La zozobra del griego.
¿Que trama es ésta
del será, del es y del fué?
¿Que río es éste
por el cuál corre el Ganges?
¿Qué río es éste cuya fuente es inconcebible?
¿Qué río es éste
que arrastra mitologías y espadas?
Es inútil que duerma.
Corre en el sueño, en el desierto, en un sótano.
El río me arrebata y soy ese río.
De una materia deleznable fui hecho, de misterioso tiempo.
Acaso el manantial está en mí.
Acaso de mi sombra
surgen, fatales e ilusorios, los días.
PERCEPCIÓN DEL RIESGO Y NOCIÓN DEL TIEMPO
Victoria J. Evans
Universidad de Nevada, Las Vegas
Cuando hablamos de riesgo, cuando hablamos de la ocurrencia de un evento que será
desastroso, nos referimos a un acontecimiento que ocurrirá en el futuro. Por eso conceptualizar
las ideas que tenemos sobre el tiempo, y las que tuvieron los residentes del poblado de Willow
Beach, es un asunto de particular importancia. Las interpretaciones temporales se fabrican de
manera subjetiva, muchas veces en forma individual, aunque el marco social cumple un papel
determinante. ¿Cómo percibe cada quién el futuro? La respuesta varía según la capacidad que
tiene el individuo para reconocer el valor del cambio social planificado. ¿Qué otra cosa es acaso
prevención…?
Introducción
A unas 11 millas debajo de Hoover Dam en las afueras de Las Vegas, en la frontera entre Nevada y
Arizona, existe un pequeño balneario denominado Willow Beach, a orillas del río y en el fondo de un
pequeño cañón. Es primordialmente un balneario de pesca, pero la zona es utilizada para campamentos
y los que poseen botes tienen la oportunidad de explorar las fuentes termales y lagunas situadas al borde
del río. Este lugar tiene una corta historia que data de 1930, aunque nadie vivió allí hasta los años
sesenta cuando un campamento de remolques se convirtió en una pequeña aldea. Ahora existe una
tienda, un restaurante, un motel, un campamento y un parque con espacio para 60 remolques.
El problema consiste en que ésta es una zona con un alto riesgo de inundación. El cañón de Willow
Beach, que sirve de desagüe para gran parte del desierto de Arizona, desemboca en el angosto cañón
del Río Colorado y está compuesto primordialmente por roca sólida. No hay manera de desviar las aguas
de la infraestructura existente. Cuatro corrientes son vaciadas en la zona de Willow Beach, todas sujetas
a serias inundaciones con un periodo de recurrencia de 25 años y, con certeza, un desastre por
inundación en un periodo de recurrencia de 100 años. Esta situación ha sido documentada en una serie
de estudios1, por lo que la entidad encargada de la custodia de dicha zona, el National Park Service
(Servicio Nacional de Parques), ha determinado el cierre de las concesiones, solicitando a los residentes
del campamento que se retiren del lugar. Aunque algunos se han retirado, todavía existen unos 37
hogares que se niegan a dejar la zona.
La gravedad de la situación es muy clara, considerando la historia de inundaciones repentinas ocurridas
en la zona. En 1974 una tormenta veraniega causó una inundación repentina en el Cañón Eldorado, a
unas dos millas aguas abajo y en la otra orilla del Río Colorado viniendo de Willow Beach. Un pequeño
asentamiento denominado Nelson's Landing fue arrasado por las aguas, cuyo flujo era de 76 mil pies
cúbicos por segundo, llevándose remolques, automóviles y personas hacia el Río Colorado. Nueve
personas se ahogaron. Ahora está prohibido asentarse en esta quebrada. En febrero del año pasado una
tormenta de invierno causó una inundación de diez años en Willow Beach. En agosto del año pasado la
inundación de Jumbo Wash, uno de los cuatro desagües que desembocan en la zona de Willow Beach,
fue peor que una inundación calculada en un periodo de recurrencia de 100 años. Podría seguir contando
casos parecidos. Sólo queremos establecer que ésta es en sí una situación de riesgo y que los
residentes que se niegan a retirarse de la zona son conscientes de este hecho. Es más, muchos de ellos
son parientes o conocidos de las personas que fallecieron en Nelson's Landing.
Los residentes de Willow Beach se oponen fuertemente a los esfuerzos que se realizan para trasladarlos
a otra zona. Han utilizado todos los medios legales disponibles para permanecer en este lugar de alto
riesgo. Gracias a los periódicos y los medios de información, sabemos algo de lo que piensan estas
personas. Citamos algunas ideas:
1
Ver menciones sobre “Lake Mead National Recreation Area”, 1968 y 1993, en la Bibliografía.
"Este lugar no es peligroso. Más me preocuparía por los terremotos en California"; "Esta es una maniobra
del Servicio de Parques para retirarnos de la zona. Los estudios que ellos han realizado están
equivocados"; "Yo estoy dispuesto a firmar un papel eximiendo a cualquiera de toda responsabilidad.
Tengo derecho a quedarme si lo deseo. ¿Qué le puede incumbir a otra gente (sic)?"; "Aquí estamos
seguros. Hemos vivido mucho tiempo sin problemas. El Servicio de Parques quiere el terreno." "Nosotros
nos hemos asentado en este lugar. Es nuestro hogar."
Estos residentes siguen en ese lugar. El retiro voluntario no se ha logrado. Podemos preguntar entonces:
"¿Qué es lo que están pensando? ¿Realmente perciben el ambiente como seguro? ¿Creen que las
fuerzas ambientales que crearon la quebrada en la cual residen han dejado de existir? ¿O es que
piensan que durante una inundación tendrán tiempo para subir al terreno más alto? ¿Por qué ha sido un
fracaso el esfuerzo efectuado por el Servicio de Parques de convencer a los residentes sobre la situación
realmente peligrosa en que viven?
Cuando hablamos de riesgo -cuando hablamos de la ocurrencia de un evento que será desastroso- nos
referimos a algo que ocurrirá en el futuro. Vale decir, la experiencia de la situación actual cambiará,
convirtiéndose en una futura tragedia o desgracia.
Transmitir este mensaje a los residentes de Willow Beach puede parecer una simple tarea educacional a
cargo del Servicio de Parques. Sin embargo, este tipo de comunicación se basa en dos importantes
suposiciones: La primera es que los individuos que queremos educar e informar se encuentran
emocionalmente involucrados con los distantes horizontes de sus vidas. Esta no es solamente una precondición necesaria para que cada individuo se prepare para los eventos que ocurrirán en el futuro por su
propia voluntad, sino para lograr el reconocimiento y percepción de la ocurrencia de dichos eventos. La
segunda suposición es que existe cierta concordancia entre lo que significa trasladarse del presente al
futuro. Vale decir, existe un entendimiento consciente y emocional sobre el transcurrir del tiempo. Tal
como sostiene la doctrina de las ciencias de la comunicación, el entendimiento compartido entre el emisor
y el receptor es esencial para la transmisión del conocimiento, o sea para que una persona pueda
entender y reconocer el potencial de futuros eventos.
En el presente documento se sostiene que dichas suposiciones son problemáticas. Aunque algunas
personas tienen algún concepto del futuro2, muchas otras piensan que lo único que realmente nos
preocupa son los eventos que suceden en nuestro propio barrio en términos de tiempo y espacio
(Linstone, 1973; Boniecki, 1980; Meadows, 1972). Con respecto al segundo punto, los estudios de
idiomas, historia, antropología, economía y psicología han demostrado que los conceptos sobre el
transcurrir del tiempo no son interpretaciones mentales sistematizadas.
¿Qué son las interpretaciones temporales?
Las ideas sobre el tiempo3 son creadas durante un proceso de desarrollo del individuo, de manera que
cambian y maduran conforme van pasando las distintas etapas de la vida (Piaget, 1969). Una vez que se
han formado, las ideas permanecen relativamente estables y pueden utilizarse para caracterizar a las
distintas personalidades (Block, 1990). Sin embargo, es evidente que también tienen una naturaleza
elástica, cambiando temporalmente en respuesta a grandes eventos destructivos. Debido a la manera
subjetiva e individualizada en que se desarrollan las interpretaciones, los conceptos sobre el tiempo no
necesariamente serán los mismos entre una persona y otra - incluso entre amigos que han crecido juntos
en la misma sociedad- aunque las influencias sociales aumentan la probabilidad de que compartan ideas
parecidas (Wallaca y Rabin, 1960).
También es importante reconocer que los conceptos del tiempo son de "dominio específico". Esto
significa que los conceptos del tiempo pueden cambiar según el tema tratado. Es más probable que la
religión proporcione significados específicos de los conceptos temporales, mientras que la economía
2
El concepto de futuro es esencial para la salud mental y la felicidad en las culturas Occidentales (Cottle, 1976;
Rappaport, 1990).
3
El tiempo, en su integridad, es un tema muy amplio; los temas tratados en este documento, “futuro” y “cambio”,
son sólo dos entre muchos elementos del tiempo.
puede sugerir otros significados. Además, los procesos ambientales presentan al individuo distintas ideas
sobre el tiempo.
Los límites del futuro
En su artículo sobre las razones detrás de la resistencia social hacia los cambios sociales planificados,
Noyes define el "horizonte del tiempo" como"...el período que característicamente ha sido tomado en
cuenta por un individuo en el proceso de entendimiento" (Noyes, 1980:67). Una definición más completa
incluye la capacidad intelectual además de la emocional, junto con el talento de la imaginación (Boniecki,
1980). La combinación de estos tres elementos nos lleva hacia la pregunta ¿hasta dónde y con qué
visión percibe cada individuo su futuro? La respuesta varía según la capacidad que tiene el individuo para
reconocer el valor del cambio social planificado, y para implementarlo. Si se pretende transmitir un
mensaje sobre una futura situación y dicho mensaje se transmite en términos de tiempo que el individuo
no entiende fácilmente, el poder persuasivo del mensaje fracasará... la comunicación no será efectiva y el
resultado será la falta de acción.
La cuestión de la capacidad y voluntad del hombre para considerar el futuro de manera significativa ha
sido tema de estudio de muchos investigadores. Se han estudiado las variables individuales como la
edad, clase socio- económica, salud y educación para determinar la capacidad de predicción. Los
horizontes individuales del tiempo, tanto el pasado como el futuro, pueden ser claros reflejos del
ambiente social. Fraisse cita a Leshan:
"En cualquier sociedad, el horizonte temporal parece estar vinculado al ciclo de expectativas y
satisfacciones vividas. Cada hombre tiene la capacidad de evocar el pasado muy lejano o el futuro; sin
embargo en la práctica, el horizonte que tiene solidez y realidad está estrechamente vinculado a su modo
de vida. Es muy distinto el significado del tiempo para un campesino que para el residente de una ciudad.
(Fraisse, 1969:29).
A menudo se ha encontrado que la edad es importante para el horizonte de la planificación. No obstante,
la forma en que se relacionan los horizontes de la edad y del tiempo dependen del tema que se planifica.
Svenson y Nilsson encontraron que los grupos jóvenes tienen horizontes de planificación mucho más
cortos que los grupos mayores cuando se trata de un tema personal. Ocurre lo opuesto cuando se trata
de la planificación social, la responsabilidad sobre desechos nucleares y el manejo de la contaminación
ambiental. Vale decir, cuando la planificacción enfoca los temas sociales y ambientales, los grupos
jóvenes tienen horizontes de planificación más largos que los grupos mayores. (Svenson y Nisson, 1988).
La relación entre la edad y el horizonte de planificación de desastres no ha sido estudiado hasta ahora,
según tengo entendido. La planificación a plazos muy largos es inusual en todas las edades. Boniecki
estima que:
"...El horizonte práctico más lejano que un habitante Occidental de hoy en día puede relacionar con su
propia vida, es de 10-15 años. La planificación para períodos más largos no sería aceptada por el público
en general" (Boniecki, 1980:174).
Además de los horizontes individuales, existen los horizontes que caracterizan a grupos sociales más
grandes. Estos horizontes colectivos, llamados "marcos de tiempo" por Noyes, a veces son vistos como
componentes de los horizontes de tiempo individuales (Noyes, 1980:71). Otros consideran el marco de
tiempo de un grupo como más que un agregado... algo parecido a una variable cultural con sus propias
propiedades especiales. Cualesquiera sea su composición, hace mucho tiempo se ha reconocido que el
futuro social es útil para conocer el significado de los valores y normas culturales (Doob, 1971, 1978).
Relación entre el marco socio-cultural del tiempo y el horizonte temporal individual
Los horizontes individuales del tiempo tienen una relación dialéctica con las características culturales cada uno forma e influencia al otro. Sin embargo, los marcos culturales del tiempo suelen ser muy
distintos a los horizontes individuales. Noyes se refiere a esta situación como "descalibración temporal."
Existen muchos ejemplos en la historia de naciones que permanecen en guerra durante generaciones.
Pensemos en las numerosas culturas que se dedicaron a proyectos de construcción que han durado
siglos. En su artículo titulado "Condiciones para la Comprensión de Valores Remotos en el Tiempo", Firey
observa:
"..aparentemente existen clases sociales que de alguna manera motivan a los agentes humanos a
trabajar hacia objetivos que van más allá de la expectativa de vida de los mismos agentes humanos."
(Firey, 1967)
Cuando existen marcos sociales que se prolongan más allá de las expectativas de vida individuales,
pueden crearse valores institucionales que brindan al individuo conceptos sobre la naturaleza del lejano
futuro social, contribuyendo así a intensificar el horizonte personal del tiempo. Pero ¿qué ocurre cuando
los marcos sociales del tiempo son de corto plazo? En 1980 Boniecki argumentó que a nivel cultural no
existen valores orientados hacia el futuro entre la gente occidental. Lo que quiso decir es que la cultura
occidental no tiene valores institucionales de largo plazo para el futuro lejano y, por lo tanto, piensa que el
peso de los pensamientos sobre el futuro recae en cada individuo. Personalmente, creo que este
argumento podría actualizarse para reflejar el creciente interés social en los ecosistemas ambientales,
para lo cual se requieren pensamientos más profundos sobre los problemas humanos... profundos tanto
en términos de espacio como de tiempo. Lamentablemente, la idea de ubicar a los procesos ambientales
dentro de un contexto temporal-espacial es relativamente nueva y todavía es considerada propiedad de
ciertos grupos, como conservacionistas y profesionales (los empleados del Servicio de Parques, por
ejemplo). Salvo algunos casos especiales como la eliminación de desechos nucleares, que
aparentemente han captado la imaginación del ciudadano común, es evidente que para la mayoría de la
gente, la profundidad del futuro -el futuro práctico para el cual se toman precauciones y se hacen planesse limita a los eventos cercanos.
Diversos factores de nuestro tiempo desalientan la visión de largo plazo
En 1989 Schneider publicó un estudio titulado"¿Hasta qué punto consideran el futuro los gobiernos?", el
cual contiene una documentación de los horizontes de planificación de cuarenta naciones, con sus
respectivas políticas extranjeras y económicas. Los Estados Unidos, con un horizonte promedio de un
año en cuanto a políticas económicas se refiere, se encuentra entre el grupo de políticas económicas
denominadas "miopes". Además, Scheider también descubrió que los Estados Unidos lidera la lista de los
países que asumen "compromisos con un futuro indefinido" (Schneider, 1989:92). Este es el resultado
lógico de una sociedad orientada hacia el futuro donde no se obtiene ningún crédito político por
considerar el efecto a largo plazo de los temas importantes de hoy. Los períodos presidenciales son
cortos y la re-elección es incierta para aquellos que proponen medidas impopulares lógicamente dadas
por consideraciones a largo plazo.
El libro Riesgo y Cultura (1982) de Douglas y Wildavsky trata sobre los riesgos de la planificación y
gestión excesiva. Ellos observan que -mientras los constantes esfuerzos para superar los desastres son
una gran ayuda para la preservación de las especies en zonas ecológicas- en situaciones sociales la
necesidad de asegurar la estabilidad es una preocupación que utiliza los recursos excedentes y limita la
capacidad para hacer frente a lo inesperado (Douglas y Wildavsky, 1982:196). Este argumento ubica su
espacio en la economía de mercado. Una empresa exitosa debe mirar hacia el futuro, pero al mismo
tiempo debe ser sumamente flexible y resistente y estar preparada para aprovechar las oportunidades
que se presentan en el mercado. El pensamiento económico es tan central que prácticamente afecta a
casi todos los aspectos de la vida. La cultura en su integridad se ve afectada por la importancia del
interés económico que está asociado con una fuerte tendencia a valorar lo inmediato más que lo lejano.
Boniecki observa:
"La desatención de eventos lejanos (en tiempo y espacio) es un fenómeno omnipresente que se ha
convertido en el modus operandi de nuestro mundo contemporáneo. Es el mayor obstáculo para todas
los pensamientos y planes orientados hacia el futuro." (Boniecki, 1980).
Existen muchos factores que alientan la visión de corto plazo, como el índice y la magnitud de los
cambios culturales en las sociedades occidentales. Nowotny (1975) argumenta que como resultado de
dichos cambios ahora se presta poca atención al futuro y además, las instituciones sociales que
tradicionalmente se encargaban de prepararnos para el futuro ahora tienen un futuro incierto.
En resumen, el individuo se encuentra atrapado en una matriz de fuerzas socio-culturales, lo cual refleja
la orientación de un valor dominante de pensamientos corto-placistas. Es fácil comprender cómo un
individuo asume muchos de estos valores y actitudes, ya que se da cuenta que sus motivaciones cortoplacistas son consistentes con las de sus contemporáneos, sus distintas actuaciones y posturas y sus
satisfacciones personales.
Límites para comprender los cambios
Un aspecto diferente del tiempo, que es esencial para el reconocimiento y evaluación del factor riesgo,
tiene que ver con las expectativas individuales sobre continuidad y cambio. La literatura sobre la
sociología del tiempo sugiere que normalmente en la vida diaria la gente no piensa que pueden ocurrir
cambios abruptos y radicales que podrían destruir la vida en cualquier momento. La mayoría cree que los
cambios ocurren en forma gradual o por lo menos con aviso anticipado, de manera que mañana nace de
hoy día, tal como el día de hoy nació del día anterior. Por lo tanto, la mayoría se siente cómodo con la
idea de una consistencia lógica en el flujo de eventos, pensando en la seguridad del futuro inmediato
basada en la seguridad de ayer y de hoy. Esta experiencia de continuidad o duración es tan común que
casi pasa desapercibida. En efecto, la expectativa de continuidad, o la experiencia de cambios graduales,
dan sentido al significado de un desastre. En cierta medida, el concepto de un desastre depende de la
estabilidad normativa sobre la cual se proyecta una destrucción catastrófica. Kastenbaum (1974:66)
sostiene que: "No se puede clasificar a un evento como catastrófico si ha reinado el caos y la amenaza
en cada paso y en cada momento".
La tendencia de creer en una realidad estable y controlable se hace evidente en las creencias sobre la
velocidad y movimiento de los procesos naturales durante un desastre. Por ejemplo, Greene, Perry y
Lindell (1981) sostienen que ciertos individuos pensaron que podían escapar de la corriente de lava
caliente causada por las erupciones volcánicas de monte St. Helens. En el desierto del Suroeste de los
Estados Unidos, frecuentemente se puede leer en los periódicos informes sobre personas que se
ahogaron debido al convencimiento de los choferes de que el flujo de las aguas de inundaciones
repentinas era tan lento que podían atravesarlas. Seguramente hay muchos informes sobre individuos
que no han calculado bien la velocidad de los huracanes, especialmente entre las "sub- culturas de
desastres" como las han denominado Turner, Nigg y Paz (1966). Sin embargo, el indicador más
importante para reconocer el potencial de los cambios bruscos y disyuntivos, podría ser la incapacidad de
apreciar la existencia misma de un riesgo.
La relación entre el futuro y los cambios
Las ideas y los sentimientos sobre el transcurrir del tiempo se encuentran entrelazados con las imágenes
del futuro. A manera de una transición hacia los factores socio-culturales, quisiera mencionar un
fenómeno descrito en la literatura psicológica. Investigaciones sobre individuos depresivos han
encontrado una fuerte relación entre la experiencia de encontrarse "atrapados en el tiempo" y el
sentimiento de no contar con un futuro. Otros informes demuestran que los individuos cuyas vidas son
muy activas tienen un futuro bien programado (Rappaport, 1990), aunque éste podría ser un futuro muy
cercano.
Las expectativas sobre cambios también afectan la orientación futura de otra manera: individuos que
sufren períodos de crisis o de transición radical concentran su atención en el presente porque su
sobrevivencia requiere una intensa dedicación a los eventos inmediatos. Tarkowska sostiene que toda
Polonia se encontró en esta situación durante el período de intranquilidad política antes del
establecimiento de "Solidaridad" en setiembre de 1980. Los ciudadanos que se encontraban en un estado
de extremo desorden, se vieron obligados a concentrarse en el presente para asegurar su sobrevivencia.
En un conmovedor informe titulado "Incertidumbre del Futuro y Dominación de la Orientación
Presentista", Tarkowska documentó la total ausencia del futuro (Tarkowska, 1989). Con toda seguridad
esta situación existe hoy en día en Yugoeslavia. Por otro lado, los individuos que cuentan con continuidad
y seguridad tienen mayor latitud; el presente se extiende hacia un futuro lleno de posibilidades. El
significado del futuro o la creencia en la existencia del mismo difiere cualitativamente en cada caso.
La relativa importancia del pasado, el presente y el futuro son características bastante fijas en cada
individuo (Block, 1983, 1990). Es fácil creer que las ideas sobre la naturaleza del tiempo y de otros
valores culturales cambian lentamente (McGrath, 1986). Sin embargo, las observaciones sugieren que la
relativa importancia del pasado, el presente y el futuro puede cambiar rápidamente como respuesta a
cambios bruscos y disyuntivos... perturbaciones de los factores culturales a causa de algún desastre. Por
ejemplo, me imagino que una amenaza de crisis en el horizonte atrae la atención hacia el horizonte, por
lo menos en cierta medida. Sin embargo, cuando la crisis está presente, obviamente la atención se
concentra en el presente. Largos períodos de sufrimiento y opresión como los que sufrieron los polacos,
por ejemplo, pueden hacer que las memorias del pasado se consideren más importantes en la vida
cotidiana. Si la orientación futura tiene una característica posición "básica" y "duradera", la amenaza de
un inminente peligro podría distorsionarla, aunque sólo temporalmente; su durabilidad y resistencia
podría ayudar a reestablecer la orientación futura a la brevedad posible... en cuanto la vida cotidiana
asuma su normalidad. Esto significa que la atención se concentra en la experiencia de un desastre, pero
solamente hasta que se solucione la crisis. Eventualmente reina el status quo. Esto podría ayudar a
explicar por qué la experiencia de un desastre no siempre tiene como resultado mejores estrategias para
prevenir futuros eventos.
Elementos de interpretaciones temporales
He argumentado en términos bastante amplios que los horizontes individuales del tiempo son
interpretaciones cognitivas-afectivas que se ven afectadas por las expectativas culturales y personales
sobre la continuidad y los cambios.
Boniecki sugirió una simple pero útil guía para organizar y utilizar todos estos conceptos, salvo el último:
la naturaleza del cambio. En su obra "Límites de las Perspectivas de Tiempo y Espacio", Boniecki
(1980:164-5) describe su esquema de la siguiente manera: los horizontes del tiempo son influenciados
por: (1) la capacidad emocional, (2) la imaginación, y (3) la capacidad intelectual. Estos tres elementos se
ven afectados por los "factores de nuestro tiempo" que se juntan para crear un efecto acumulativo en los
horizontes del tiempo. Algunos de estos efectos culturales incluyen: el índice de cambio (social), la
cantidad de información nueva, el estado filosófico, el bienestar económico, el conocimiento y la
educación, el alejamiento del individuo de la sociedad, y la depredación de los recursos.
Hago una exhortación para que se incluyan las ideas sobre la naturaleza del cambio, pues su significativa
contribución es evidente. Quizás podrían podrían integrar el modelo de Boniecki como el movimiento en
la cuarta dimensión... tal como lo hacen los físicos con los diagramas cartesianos. La manera en que se
mueven puede ser lineal, cíclica o espiral, con movimientos incrementales, desiguales o inconexos. De
otro lado, todo podría quedarse "atrapado" en una "actualidad" sin límites. Una vez más, la variable
"cambio" describe cómo llega del futuro.
El experto en desastres y el individuo
Las ideas sobre lo que significa el "futuro" y la "llegada" del mismo son interpretaciones socialespsicológicas sobre temas específicos que radican en el pensamiento consciente, donde actúan juntas
para imponer orden entre las nuevas percepciones. En otras palabras, las imágenes del futuro y los
sentimientos sobre la forma en que ocurren los "cambios" se combinan para crear un mapa cognitivo que
filtra la percepción de tal manera que los aspectos sobre el ambiente suelen ampliarse u oscurecerse.
¿Qué significa esto con respecto a la forma en que la gente percibe los riesgos en un ambiente natural?
Quiere decir, por ejemplo, que aunque algunas personas pueden entender las fuerzas naturales que
crearon la quebrada en que residen, pueden ser incapaces de apreciar la posibilidad de que ellos mismos
sean víctimas de un diluvio. En resumen, quizás no sea tan fácil para ellos comprender el tipo de cambio
que trae este tipo de futuro. 4
Todo esto indica que los planificadores de desastres que han pasado su vida profesional enfocando su
atención en los riesgos y desarrolando un entendimiento de los procesos naturales -investigadores que
han ubicado su conocimiento en el contexto más amplio de los procesos geológicos y metereológicos4
Gente que ha tratado de utilizar cambios sociales planificados para crear una serie de reformas han enfrentado el
mismo problema en conseguir seguidores que adopten las nuevas perspectivas sobre temas sociales.
pueden tener un concepto diferente sobre el futuro y el cambio en dichos procesos que las personas con
quienes se están comunicando. Esto da origen a una situación similar a la "descalibración temporal" entre
los marcos sociales del tiempo y los horizontes personales del tiempo.
Ahora bien, de cuando en cuando, los investigadores de desastres han sugerido que las interpretaciones
temporales pueden causar problemas. En el análisis de sus datos, varios investigadores se han referido
directamente a las interpretaciones temporales. En 1978, Burton, Kates y White resumieron un informe
inter- cultural sobre la percepción de riesgos, indicando que "a la gente se le hace difícil definir el tiempo
futuro y el significado de un evento extremo de manera comprensible para otros" (1978:06). Turner, Nigg,
Paz y Young (1981) en su estudio sobre los residentes de California, trataron sobre las creencias
fatalistas, actitudes sobre la precisión de las predicciones, y la orientación hacia el futuro. En una obra
posterior, Turner, Nigg y Paz (1986:17) se preguntan"¿Bajo qué circunstancias se puede manejar la
incertidumbre asumiendo que las cosas continuarán como siempre, y en qué momento se supera esta
tendencia?... ¿De qué manera los períodos de tiempo y las perspectivas del tiempo afectan la evaluación
del riesgo?"
Reconociendo que varias interpretaciones sobre el "futuro" y los "cambios" son importantes para entender
la percepción del riesgo, los investigadores han dejado de investigar el verdadero significado y utilidad de
estas interpretaciones. En lugar de descartar o ignorar la ambigüedad que podría ser el resultado de las
diferencias, me he permitido delinear las relaciones lógicas entre las mismas. Ahora estamos en
condiciones de regresar al problema de Willow Beach.
El tiempo y percepción de las inundaciones en willow beach
¿Las interpretaciones temporales pueden crear un modelo para ayudarnos a comprender las
percepciones del riesgo ambiental en Willow Beach?
Si las interpretaciones temporales efectivamente filtran las percepciones, sería lógico que los que viven
principalmente en el corto intervalo del tiempo presente (con poca planificación para el futuro) aumenten
y amplíen los eventos de corto plazo, y que los eventos futuros más lejanos sean confusos y
descartados. Estas percepciones deberían contrastar con los individuos que dedican la mayor parte de su
tiempo presente a planificar y realizar metas en el futuro. Sería lógico pensar que los individuos
orientados hacia el futuro consideren a los futuros eventos como sumamente relevantes y que sus futuras
posibilidades estén bien articuladas y claramente enfocadas. Siguiendo esta línea de pensamiento, los
individuos que creen que los cambios son lentos y predecibles deberían estar buscando lo esperado y
teniendo dificultad en reconocer la posibilidad de enfrentar cambios radicales y disyuntivos a causa de
trastornos ambientales.
¿Qué es de los residentes de Willow Beach? Como grupo, se están concentrando en el corto plazo y en
la calidad de vida. Desean mantener el status-quo. Podemos asumir que no esperan ser afectados por
inundaciones en el futuro. Su pensamiento cognitivo, participación emocional e imaginación (o por lo
menos los aspectos importantes de la constelación de elementos) les dicen que se encuentran seguros.
En cierta medida, su entendimiento de la naturaleza de los cambios es consistente con dicha evaluación.
Estoy segura que piensan que si el Servicio de Parques los dejara en paz, el futuro se desarrollaría
tranquilamente.
Esta es una evidencia directa de que los residentes de Willow Beach son corto-placistas en cuanto a lo
que piensan sobre su ambiente natural. Su insistencia en permanecer en el lugar indica que creen que
los cambios ambientales ocurrirán lentamente, con movimientos incrementales o, por lo menos,
predecibles.
¿La experiencia anterior de la tragedia repentina en Nelson's Landing no dejó ninguna impresión entre
estas personas? Debo enfatizar que casi la mitad de los residentes originales de Willow Beach se han
retirado de la zona. Podemos especular sobre la posibilidad de que las memorias de la inundación de
1974 los afectaron de una manera distinta que a los residentes que se negaron a dejar el lugar.
Utilizando las ideas temporales expresadas en este documento, a continuación hacemos un recuento
imaginativo de lo que sucedió con los que permanecieron en el lugar:
Como ocurre con todas las inundaciones repentinas causadas por tormentas en el desierto, el evento
ocurrió con suma velocidad. La gente de Willow Beach no se habría enterado de lo ocurrido hasta que ya
hubiera pasado. Quizás ni siquiera llovió en esa localidad. Cuando vino la noticia del desastre, todos los
pensamientos se concentraron en el presente inmediato. Durante el período de limpieza y duelo, se
pensó más en el pasado. Antes que las cosas regresaran a la normalidad, muchos pensaron seriamente
en el futuro... el futuro cercano y el futuro lejano. Luego de un período de tiempo, las cosas regresaron a
la normalidad, incluyendo las perspectivas temporales que caracterizan a la vida cotidiana.
Las interpretaciones temporarles fueron distorsionadas temporalmente cuando los residentes se dieron
cuenta de la muerte y destrucción, pero luego de un período de vida normal, regresaron a sus valores
originales. La experiencia no dejó un efecto duradero en las percepciones futuras.
¿Qué hay de la relacion entre los residentes de Willow Beach y los oficiales del Servicio de Parques? Los
propósitos e intenciones de los empleados del Servicio de Parques se basan en estudios científicos.
Observan la situación de manera profesional, poniendo énfasis en la capacidad intelectual más que en la
emocional. El futuro para ellos viene del reconocimiento de las complejas y dinámicas inter-relaciones
que se formaron en el ambiente natural, y que siguen formándose. Desde este punto de vista, no es difícil
apreciar una larga historia y un largo futuro. Los científicos ambientales probablemente ven amplios
patrones cíclicos en los eventos que ocasionan cambios poderosos y abruptos en el paisaje. En otras
palabras, probablemente existe una seria "descalibración temporal" entre los residentes de Willow Beach
y los integrantes del Servicio de Parques.
Conclusiones
Si en la cultura occidental no se alienta a los individuos a tener una visión de largo plazo, ¿qué es lo que
se necesita para ayudar al ciudadano común a ubicar los procesos ambientales en el contexto temporal
(y espacial)? ¿Como se puede ayudar a los residentes de Willow Beach a entender que su actual
ambiente tiene un pasado y un futuro largo y dinámico? ¿Están las interpretaciones temporales
debidamente formadas y son resistentes a cambios?
Este documento convoca a la investigación para llegar a entender el proceso de formación de los
procesos humanos... para explorar los límites de dichas perspectivas y aprender cómo funcionan y cómo
se relacionan con nuestro mundo actual. Creo que estas variables pueden ser evaluadas efectivamente y
utilizadas para responder a estas y otras preguntas.
Como investigadores de desastres, debemos aprender de qué manera los conocimientos temporales y
ambientales se asocian entre sí. Necesitamos saber hasta qué punto las percepciones temporales son
responsables de los desacuerdos que existen entre los peligros objetivos y percibidos de los desastres
causados por riesgos naturales.
Mientras tanto, los comunicadores que advierten los riesgos pueden beneficiarse de la consideración de
estos temas. Los horizontes de planificación deben ser realistas. Si la gente descarta el valor y la
importancia de los futuros eventos, se debe tomar en cuenta este fenómeno, para que los mensajes no
sean distorsionados:
Si los planificadores y futuristas de largo plazo no se concentran en el problema de la desatención, la
mayor parte de sus trabajos, como el del bufón de la corte, serán simplemente tolerados, siempre y
cuando sirvan de entretenimiento. (Linstone, 1973)
Para evitar ser nada más que una fuente de entretenimiento, podemos intentar un enfoque de doble filo:
extender las perspectivas del tiempo y del espacio por medio de la educación, y ajustar el argumento
básico para reflejar los períodos existentes en las perspectivas humanas.
Bibliografía
BJORKMAN, MATS (1984) "Decision making, risk taking and psychological time." Scandinavian Journal
of Psychology, Vol. 25, pp. 31-49.
BLOCK, RICHARD (1990) Cognitive Models of Psychological Time. Lawrence Erlbaum Associates,
Publishers, Hillsdale, New Jersey.
BONIECKI, GEORGE (1980) "What are the Limits to Man's Time and Space Perspectives? Toward a
Definition of a Realistic Planning Horizon." Technological Forecasting and Social Change, Vol. 17, pp.
161-175.
BURTON, IAN, ROBERT KATES Y GILBERT WHITE (1978) The Environment as Hazard. Oxford
University Press, New York.
COTTLE, THOMAS (1976) Perceiving Time: A Psychological Investigation with Men and Women. John
Wiley & Sons, New York.
DOOB, LEONARD (1978) "Time: Cultural and Social Anthropological Aspects." En: T. CARLSTEIN, D.
PARKES Y N. THRIFT, ed., Making Sense of Time. John Wiley & Sons, New York, pp. 56- 65.
------ (1971) Patterning of Time, Yale University Press, New Haven y Londres.
DOUGLAS, MARY Y AARON WILDAVSKY (1982) Risk and Culture: An Essay on the Selection of
Technical and Environmental Dangers. Unversity of California Press, Los Angeles.
FIREY, W. (1967) "Conditions for the Realization of Values Remote in Time." En: E. A. TIRYAKIAN, ed.,
Social Theory, Values and Sociocultural Change. Harper and Row, New York.
FRAISSE, PAUL (1968) "Time: Psychological Aspects." En: D. L. SILLS, ed., International Encyclopedia
of the Social Sciences, Vol. 16, Macmillan Company and the Free Press, New York, pp. 25- 29.
GREENE, MARJORIE, RONALD PERRY Y MICHAEL LINDELL (1981) "The March 1980 Eruptions of Mt.
St. Helens: Citizen Perception of Volcano Threat." Disasters 5 (1): 49-66.
KASTENBAUM, ROBERT (1974) "Disaster, Death and Human Ecology." Omega: Journal of Death and
Dying, No. 5 (Spring): 65-72.
LAKE MEAD NATIONAL RECREATION AREA (1993) Lake Mead/Willow Beach: Development Concept
Plan Amendment. (NPS D-153) United States Department of the Interior, National Park Service, Denver
Service Center.
LAKE MEAD NATIONAL RECREATION AREA, WESTERN REGIONAL OFFICE (1986) Final
Environmental Impact Statement, Vol. 1. (NPS D-84A) United States Department of the Interior, National
Park Service.
LESHAN, LAWRENCE (1952) "Time Orientation and Social Class". Journal of Abnormal and Social
Psychology, 47 (3): 589-92.
LINSTONE, H. (1973) "On Discounting the Future." Technological Forecasting and Social Change, 4: 335339.
MCGRATH, J. y Janice KELLY (1986) Time and Human Interaction: Toward a Social Psychology of Time.
The Guilford Press, New York.
MEADOWS, D., et al. (1972) The Limits to Growth. Universe Books, New York.
NOWOTNY, HELGA (1975) "Time Structuring and Time Measurement" On the Interrelation Between
Timekeepers and Social Time." En: J. FRASER y N. LAWRENCE, ed., The Study of Time II, SpringerVerlag, New York.
NOYES, RICHARD (1980) "The Time Horizon of Planned Social Change." American Journal of
Economics and Sociology, 39: 65-77.
PIAGET, JEAN (1969) The Child's Conception of Time. Ballantine Books, New York.
RAPPAPORT, H. (1990) Marking Time: How our personalities, our problems, and their treatment are
shaped by our anxiety about time. Simon and Schuster, New York.
SCHNEIDER, GERALD (1989) How Far do Governments Look Ahead? A Comparative Analysis of the
Factors Contributing to the Variance in Time Horizons of 40 States. Haag y Herchen, Frankfurt.
SVENSON, OLA Y GORAN NILSSON (1988) "Time Orientation, Planning Horizons and Responsibility
into the Future." Statens Karnbransle Namnd Report 20, January, National Board for Spent Nuclear Fuel,
Stockholm.
TARKOWSKA, ELZBIETA (1989) "Uncertainty of the Future and Domination of a Presentist Orientation: a
New or Lasting Phenomenon?" Sisyphus, Sociological Studies, Vol. 6 "Society in Transition", Polish
Scientific Publisher, Warsaw, pp. 175-187.
TURNER, RALPH, JOANNE NIGG Y DENISE HELLER PAZ (1986) Waiting for Disaster: Earthquake
Watch in California. University of California Press, Berkeley.
------ y BARBARA SHAW YOUNG (1979) "Earthquake Threat: The Human Response in Southern
California." (Preliminary to the 1981 publication listed above.) Institute for Social Science Research,
University of California, Los Angeles.
WALLACE, MELVIN Y ALBERT RABIN (1960) "Temporal Experience." Psychological Bulletin, 57 (3):
213-36.
Ver menciones sobre 'Lake Mead National Recreation Area', 1986 y 1993, en la Bibliografía. El concepto
del futuro es esencial para la salud mental y la felicidad en las culturas Occidentales (Cottle, 1976;
Rappaport, 1990). El tiempo, en su integridad, es un tema muy amplio; los temas tratados en este
documento, “futuro” y “cambio”, son solo dos entre muchos elementos del tiempo. Gente que ha tratado
de utilizar cambios sociales planificados para crear una serie de reformas han enfrentado el mismo
problema en conseguir seguidores que adopten las nuevas perspectivas sobre temas sociales.
PERCEPCIÓN DEL RIESGO AMBIENTAL 10
DESBORDES, INUNDACIONES Y DILUVIOS
El agua no solamente es fuente de la vida, sino metáfora del tiempo, del movimiento y de la
permanente transformación de las cosas. Ya lo decía Heráclito hace dos milenios y medio,
como nos lo recuerda José Luis Borges en el poema que nos introduce en este tercer número
de Desastres y Sociedad. La fuerza del agua, asociada a su indetenida capacidad fecundadora,
a su constante cambio de estado, a su infinito y femenino ciclo nos sirve de canal conductor
para analizar una serie de catástrofes ocasionadas por su dinámica y por el olvido de la
metáfora que contiene. En todos los casos el potencial destructivo de los fenómenos hídricos
está asociado a la intervención humana y la imprevisión constituyó un común denomidador.
Desbordes, Inundaciones y Diluvios es América Latina es el título de este especial que busca
exponer y analizar las continuas situaciones de riesgo y las dramáticas consecuencias del
desastre cuando el hombre y el Estado olvida el significado del agua que tiene a la vista.
Iniciamos nuestro especial con una evaluación de desastres en el Perú, el desborde del Rímac,
que en marzo de 1994, dejó diez mil damnificados tras el desencauce de sus aguas un par de
Kilómetros antes de su desembocadura en el Pacífico, en una zona densamente ocupada por
familias de bajos ingresos en la Jurisdicción del Callao, primer puerto de la República.
Evaluamos también el impacto y las lecciones aprendidas en el Ecuador por el deslizamiento
del cerro La Josefina sobre el hilo del río Paute en marzo de 1993. Veinte millones de metros
cúbicos de tierra cayeron sobre el curso de las aguas y formaron una presa de 100 metros de
altura y más de un kilómetro de longitud.
Paralelamente publicamos un minucioso trabajo que refiere los complejos procesos hidrológicos
en el noreste argentino y su relación con el fenómeno “El Niño-Oscilación del Sur” (ENOS).
También incluimos una aproximación al tema de las representaciones mentales y sociales que
el riesgo de inundaciones produce entre los habitantes de un barrio de Buenos Aires, que los
hace vivir literalmente con el Corazón en la Boca. Pasamos luego a América Central, reseñando
una grave situación de desbordes anunciados en el Valle Costarricense de Talamanca, bañado
por el río Telire y donde se asientan también etnias amerindias. El estudio de casos se
completa con los crónicos acontecimientos hidrológicos que se suceden en la cuenca baja del
río Pánuco en México, donde se presentan simultáneamente ciclones e inundaciones.
Distintos contextos que dejan similares lecciones y que señalan nuevas rutas, nuevos soportes
para la reducción de los desastres.
CRECEN LAS AGUAS DEL RÍO…
Jorge Amado*
“Las aguas alimentadas por las lluvias del diluvio, crecieron en la naciente del río de las
Víboras, se levantó altísima montaña y se desbordó. El río entonces bajó de las cabeceras,
rugiendo, barriendo todo lo que encontró a su paso. Oprimido en los límites inmemoriales de las
márgenes, avasallador los rompió y la crecida inundó a Tocaica Grande. Fue un horror,
recordaba el Turco Fadul.
En la selva invadida, los animales huían aterrorizados, subiendo por los árboles, metiéndose
tierra adentro, en un éxodo donde se mezclaban víboras y onzas, pájaros y monos, cerdos
salvajes, tatús y capivaras, lerdos perezosos moviéndose de rama en rama. Los que no habían
escapado a tiempo luchaban impotentes contra la corriente, luego los cuerpos fueron muchos y
diversos, flotando a la deriva, bichos salvajes y animales domésticos.
Con el estruendo, el que estaba durmiendo se despertó, quien velaba a la espera de lo peor se
puso en pie, salieron todos puertas afuera. El río arremetía loco, destruyendo lo que encontraba
adelante. Al río se junto el viento, estremeciéndose furibundo, para terminar de una vez con el
pueblo. Se vislumbraban bultos en la oscuridad, algunos llevando candeleros que enseguida se
apagaban, otros gritando recomendaciones, pedidos de socorro, órdenes, quién sabe qué: el
vendaval consumía las palabras y la luz de las lámparas. No se oía nada además del ronquido
aterrorizante del chubasco y del bramido fúnebre del huracán.
Un hombre pasó corriendo, era el carpintero Lupiscinio, fue a apostarse junto al puente.
¿Pensaría sostenerlo con las manos, defenderlo con el cuerpo? Las mujeres afluían de la Baixa
dos Sapos, como locas; llegaba gente del Camino de los Burros; se reunían en el descampado
en sorpresa y confusión, en alarido y llanto. Nadie sabía para dónde ir ni qué hacer.
Más fuerte que el terror y la desesperación, la voz atronadora del árabe Fadul Abdala cubrió el
zumbido del viento y el motín de las aguas. Puños levantados, desafiaba a los cielos”.
CALLAO: CUANDO EL RÍO HABLA ES PORQUE INUNDACIONES
ANUNCIA
Pedro Ferradas
PREDES
El Jueves 3 de marzo de 1994 las aguas se instalaron en las calles, en las casas y en las vidas
de los pobladores de Cambetta Baja y otros barrios del Callao. El violento caudal del río Rimac
irrumpió en las humildes moradas cuando sus habitantes dormían. 10,754 personas fueron
afectadas, por el desembalse del río hablador que hizo colapsar 427 viviendas y a negó medio
millar en diversos asentamientos del primer puerto del Perú. A los daños referidos se agregan
pérdidas cuantiosas en muebles, equipos, enseres domésticos y vehículos, dificultades de
abastecimiento alimenticio y daño psicológico en una población afectada por graves penurias
económicas. Se carece de información sobre el número de heridos1 y la valorización de daños
correspondía a diez millones de dólares, aparte de los gastos de rehabilitación valorizados en
alrededor de veinticinco millones de dólares. Lo patético del caso es que este episodio hubiera
podido ser evitado si autoridades y pobladores hubieran cumplido con las recomendaciones de
Defensa Civil. Pobreza negligencia aparecen a veces como integrantes de un mismo círculo
trágico.
Del área total afectada que abarcaba 50.3 hectáreas, el 30 por ciento era de uso residencial y el
resto servía para depósitos e instalaciones de empresas de petróleo, gas, astilleros, minería,
agricultura y zonas restringidas de uso militar.
El cuadro 1 resume lo relativo a la población y viviendas damnificadas (ver cuadro 1).
Cuadro 1: Damnificados por desborde del río Rímac al 11 de marzo de 1994
SECTOR
POBLACIÓN
DAMNIFICADA
VIVIENDA
DESTRUIDA
AFECTADA
LEVE
TOTAL
Gambeta Baja
4,526
102
173
291
566
A. H. Ramón
Castilla
4,219
92
164
282
538
A. H. Andrés A.
Cáceres
443
42
43
A. H. Isla Verde
119
30
30
A. H. San Antonio
110
22
22
A. H. René Núñez
del P.
187
46
46
A. H. Almirante
Grau
137
27
27
A. H. Ongoy
136
11
49
14
A. H. Simón Bolívar
1
12
85
4
Una carpa del Seguro Social atendió a 37 heridos en la mañana siguiente a la noche de la inundación. En otros
casos fueron llevados el mismo día a hospitales y centros asistenciales.
27
14
A. H. San Jorge
59
12
12
A. H. Restobal
44
11
11
725
18
17
112
147
10,754
427
409
689
1,525
Barrio Frigorífico
TOTAL
La destrucción de 8.6 kilómetros de redes de agua y una extensión similar de desagües, así
como los aniegos derivados de la inundación devinieron en una emergencia sanitaria de
consideración, agravada por plagas de roedores, zancudos, descomposición de animales
muertos y basura acumulada. Todo ello se expresó en un incremento de casi mil por ciento de
las enfermedades respiratorias y dermatológicas en la zona, respecto a años anteriores.
Si bien no hemos tenido acceso a una evaluación integral del impacto ecológico del desastre,
existen algunas referencias periodísticas que dan cuenta de problemas de contaminación de las
aguas derivadas de la inundación en las instalaciones petroleras.
La cuenca del rímac y la prevención de desastres
La cuenca del río Rímac es, sin duda, la de mayor importancia económica pero también la más
maltratada. En ella se ubican las dos vías de transporte (carretera central y ferrocarril) que unen
a la capital peruana con el centro del Perú (Sierra y Selva) y sirven de nexo para un flujo
comercial que incluye también las importaciones y exportaciones marítimas y aéreas. Estas,
justamente, tienen como escenario principal el Callao, lugar donde se ubican el puerto y el
aeropuerto más importantes del país.
Lima -metrópoli peruana que concentra más de la cuarta parte de la población del país- y Callao
son vecinos y constituyen una sola unidad urbana. Ambas demarcaciones son abastecidas casi
exclusivamente por dicha cuenca en cuanto a agua, energía eléctrica y alimentos.
El río Rímac y la carretera central que va paralela a éste, constituyen factores de concentración
urbana de trascendencia incuestionable. En la cuenca alta del Rímac la provincia de Huarochirí
tiene una población urbana de 38,715 habitantes que representan poco más del 60% de su
población total.
Si bien la extensión actual de Lima metropolitana incluye los conos de deyección de los Valles
del Rímac y Chillón, más del 40% de los casi seis millones de habitantes limeños están
radicados en distritos susceptibles de ser afectados en distinto grado por las inundaciones del
río Rímac. Estos nueve distritos de Lima Metropolitana son San Juan de Lurigancho, El
Agustino, Santa Anita, Ate-Vitarte, Chaclacayo, Lurigancho, Chosica, la Molina, San Martín de
Porres y el Cercado.
Si a ello agregamos las 414,413 personas que habitan en el distrito de Carmen de la Legua y el
cercado del Callao, y si tenemos en cuenta que las áreas ribereñas soportan la mayor
concentración poblacional, tendremos una aproximación de lo que está en juego y sobre todo
de la complejidad jurisdiccional existente. Los caudales máximos del río, que graficamos en el
cuadro 2 comprenden el período entre 1920 y 1994.
Cuadro 2: Caudales entre 1920 y 1994
ESTACIÓN
Chacrasana
Q MÁX.
PERÍODO
75 1957-58
ESTACIÓN
Yanacoto
Q MÁX.
99.8
Chacrasana
99 1958-59
Yanacoto
175
Chacrasana
97 1959-60
Yanacoto
77.4
Chacrasana
90.5 1960-61
70.5
Chacrasana
500 1961-62
Chacrasana
187.1 1962-63
Pte.
Huachipa
Pte.
Huachipa
Chosica-R1
Chacrasana
137.6 1963-64
Chosica-R1
78.8
Chacrasana
183.5 1964-65
Chosica-R1
108.1
Chacrasana
139.8 1965-66
Chosica-R1
100.6
Chacrasana
320.1 1966-67
Chosica-R1
100.5
Chacrasana
97.6 1967-68
Chosica-R2
46.4
Chacrasana
480 1968-69
Chosica-R2
81.4
Chacrasana
225 1969-70
Chosica-R2
158
Chacrasana
200 1970-71
Chosica-R2
139
Chacrasana
250 1971-72
Chosica-R2
210
Chacrasana
98.8 1972-73
Chosica-R2
115
Chacrasana
105 1973-74
Chosica-R2
79.1
Chacrasana
175 1974-75
Chosica-R2
144
Chacrasana
205 1975-76
Chosica-R2
116
Chacrasana
254.5 1976-77
Chosica-R2
162
Chacrasana
385.4 1977-78
Chosica-R2
151
Chacrasana
315.8 1978-79
Chosica-R2
144
Chacrasana
261 1979-80
Chosica-R2
91.5
84.1
92.2
Chacrasana
130 1980-81
Chosica-R2
216
Chacrasana
94.5 1981-82
Chosica-R2
72
Chacrasana
185 1982-83
Chosica-R2
108
Chacrasana
130 1983-84
Chosica-R2
103.5
Chacrasana
130 1984-85
Chosica-R2
110
Pte. Los
Angeles
Pte. Los
Angeles
Pte. Los
Angeles
Pte. Los
Angeles
Pte. Los
Angeles
Pte. Los
Angeles
Yanacoto
108 1985-86
Chosica-R2
164.2
98.5 1986-87
Chosica-R2
82.77
316 1987-88
Chosica-R2
83
164 1988-89
Chosica-R2
144.6
175 1989-90
Chosica-R2
58.14
202 1990-91
Chosica-R2
100.6
380 1991-92
Chosica-R2
36.8
Yanacoto
155 1992-93
Chosica-R2
80.4
Yanacoto
100 1993-94
Chosica-R2
79.5
El análisis del cuadro anterior y la información existente sobre los desastres producidos en años
anteriores2 nos lleva a plantear algunas precisiones:
a. Los caudales máximos promedio del río Rímac han sido en los últimos 70 años hasta 6 veces
mayores que los que acontecieron durante el último desastre del Callao.
b. Las zonas de mayor recurrencia de los desastres están referidas a la cuenca alta y media,
principalmente ciudades como Matucana, Chosica y Chaclacayo, las que no sufrieron estragos
de significación en este año.
Las áreas que han sido afectadas no figuran en las estadísticas anteriores sobre desastres,
salvo en la última década.
c. No existe necesariamente una correlación absoluta entre el incremento desmesurado de los
caudales y la producción de desastres. La ubicación de las zonas donde se produce la
inundación puede estar determinada por el debilitamiento de las defensas en un tramo del río,
por la sedimentación del lecho del río que deviene en colmatación, o por represamientos
derivados de la destrucción parcial o total de puentes, espigones, u otras construcciones.
2
Cronología de Desastres de PREDES, el Valle del Rímac en los últimos 100 años, documento de PREDES.
d. Se han dejado de ejecutar obras de importancia para el mantenimiento y tratamiento de los
cauces en los últimos años, debido a restricciones presupuestales durante la aplicación del
ajuste estructural, y aparentemente debido a que la sequía constituyó un argumento
determinante para la postergación de obras que se ejecutan en la lógica de priorizar lo urgente.
e. Se tiende a soslayar la interacción existente en los diferentes tramos del río y, por lo tanto, la
necesidad de un manejo técnico integral y no parcelado.
f. La sobreposición de funciones y jurisdicciones respecto al río Rímac, y la indefinición de
responsabilidades y jerarquías contribuyen al maltrato de la Cuenca al carecerse de
mecanismos de concertación, vigilancia y de autoridad, indispensables para un adecuado
manejo.
g. Se carece de estrategias de mediano y largo plazo sustentadas en una decisión política que
trascienda los preparativos para las emergencias y que sea viable técnica, económica y
socialmente.
h. La importancia de la Cuenca del Rímac y la magnitud de la población potencialmente
afectable, contribuyen a una rápida transformación del problema en un problema político.
Las condiciones físicas previas a la inundación
"Este desastre se hubiera evitado de haber realizado una limpieza adecuada en el cauce antes
de que se iniciara la época de lluvias." Alberto Fujimori3
El tramo del río correspondiente a la zona donde se produjo la inundación tenía las siguientes
características antes de que se produjera ésta:
a. La concentración en el lecho del río de sedimentos derivados de la erosión del cauce
superior, de los desmontes de materiales de construcción y de la basura acumulada. Todo ello
debido a:
La interacción entre los flujos del río y del mar al encontrarse a pocos metros de la
desembocadura del primero.
La suspensión de las obras de limpieza de cauce.
b. La insuficiencia de las defensas ribereñas y su virtual desaparición ante la elevación del
lecho del río en aproximadamente 4 m. en solo una década.
c. La ubicación en la margen izquierda de nueve asentamientos constituidos ilegalmente y 4
asentamientos constituidos legalmente, todos en situación de riesgo.
d. La ubicación en la margen derecha de terrenos agrícolas bajo el nivel del río y de la
población a un nivel más bajo aun.
e. Los asentamientos de la margen izquierda se encontraban a un nivel más alto que los
terrenos agrícolas de la margen derecha. El fondo del río estaba en un nivel más alto que los
terrenos de ambas márgenes.
3
Diario La República, 5 de marzo de 1994.
f. Las características de los suelos en ambas márgenes del río, que estaban cubiertos por
capas de rellenos sanitarios y desmontes de desechos de construcción, lo que facilitaba
recurrentes filtraciones.
La vulnerabilidad en los asentamientos afectados
Si bien ya nos hemos referido a algunos aspectos de la vulnerabilidad relacionados con la
sociedad y el Estado en la Cuenca del Rímac, en las siguientes líneas intentamos una
aproximación sucinta a los aspectos de vulnerabilidad específicos de las poblaciones de la
margen izquierda que fueron damnificadas:
a. Los asentamientos legalizados tienen su origen en el año 1973 cuando se produjeron
"invasiones" u ocupaciones ilegales de terrenos que se anticiparon a la reubicación de las
zonas más tugurizadas del Callao.
En 1977 el Estado promueve exitosamente la "lotización" (remodelación) de los asentamientos
que serán justamente los damnificados.
b. Los nueve pequeños asentamientos no legalizados son de origen reciente (5 años de
antigüedad). En algunos casos derivaron de conflictos relativos a pequeñas propiedades
agrícolas e industrias informales y en otros de la "invasión" de áreas marginales al río.
c. La población económicamente activa (PEA)5 entre los damnificados está compuesta por un
81% de obreros, 19% de empleados y 25.7% de trabajadores independientes.
d. El régimen de tenencia de las viviendas afectadas incluye 1,183 habitadas por sus
propietarios, 31 alquiladas y 249 ocupadas de hecho (invadidas).
e. El material predominante en las paredes era el ladrillo y cemento (1,120 viviendas), la
madera (344), esteras (51) y adobe (40).
En los pisos predominaba el cemento en 811 viviendas, el piso afirmado en 645 y la loseta en
122.
Los techos de sólo 732 viviendas eran de concreto aligerado, 433 de madera, 174 de esteras,
78 de calamina y 184 combinaban diversos materiales.
f. La mayor parte de las viviendas (1,361) tenían conexiones domiciliarias de agua potable: 29
la tenían fuera de la vivienda, 71 se abastecían de pilones públicos, 77 de camiones cisternas y
83 por otros medios.
Más del 90% de las viviendas estaban conectadas con las redes de desagüe público y tenían
luz eléctrica.
g. El hundimiento de algunos tramos de las pistas y veredas, el debilitamiento de los cimientos y
construcciones en general correspondía con un proceso que se evidenciaba y aceleraba con las
filtraciones y con las inundaciones.
5
Los datos corresponden con los informes de evaluaciones de daños de INDECI y el Comité Pro-Inundación del
Callao.
h. Las características de las viviendas estaban condicionadas por la "autoconstrucción", lo que
equivale a la ausencia de dirección técnica en el proceso de construcción y deviene en la
aplicación de criterios constructivos no siempre adecuados.
i. Existen antecedentes de fuertes conflictos y divisiones que condicionan el desarrollo de la
organización comunal.6 El alcohol, las drogas y la delincuencia constituyen flagelos que afectan
la tranquilidad e integración de los vecinos.
j. La inseguridad y desconfianza de la población condicionó el comportamiento de la población
durante el desastre.
El contexto
Las inundaciones y los huaycos en el Perú constituyeron desde diciembre de 1993 un problema
de primer orden ante el anuncio de una año lluvioso y el fuerte incremento del régimen de
lluvias en la sierra. Los huaycos e inundaciones que se produjeron entre enero y febrero en todo
el país, coincidieron con los cambios de las principales autoridades del Instituto Nacional de
Defensa Civil (INDECI), los que se realizan cada 2 años con ascensos y designaciones en las
instituciones de las Fuerzas Armadas a las que pertenecen. A pesar de tales hechos, el INDECI
venía desarrollando una intensa campaña en los medios de comunicación, promoviendo el
reforzamiento de las riberas y la reubicación de las poblaciones en mayor riesgo, pero sin lograr
comprometer activamente a los gobiernos locales e instituciones.
Si bien las inundaciones y los huaycos en el país alarmaron desde sus inicios a las autoridades
e incluso gremios como la Confederación Nacional Agraria, demandaron del Gobierno la
atención de los agricultores damnificados. Fue la inundación del río Cañete el 22 de febrero la
que tuvo mayor impacto y motivó la intervención directa del Presidente de la República. El río
Cañete, ubicado al sur de Lima, destruyó 300 hectáreas de cultivo y 20 viviendas, pero lo que
hizo noticia fue que al desbordarse destruyó 200 metros de pista y dejó cortada la única vía de
comunicación terrestre con el sur del país. Alrededor de 5 mil viajeros, y centenares de
camiones y vehículos quedaron durante varios días sin poder cruzar. Los viajeros recibieron el
apoyo de emergencia consistente en abastecimiento alimenticio así como su traslado
progresivo en helicópteros, hasta que luego de arduas labores se restableció el tránsito.
En el valle del Rímac se produjeron caudales mínimos para esos meses, así como poca caída
de huaycos que bloqueaban algunos tramos de la carretera. Lo que si motivó cierta
preocupación fue la caída de un puente peatonal que había sido construido meses atrás como
sustituto provisional de un puente que colapsó en el anterior verano.
El anuncio de un período lluvioso y las deprimentes condiciones del tramo del río en el Callao
fueron advertidas con anticipación, según se deduce de las declaraciones de algunas
autoridades. El Alcalde del Callao afirma haber advertido a las autoridades de Defensa Civil y a
la Corporación de Desarrollo acerca del agravamiento de las condiciones de riesgo en la zona,
con un año de anticipación y en forma reiterada el mes previo a los sucesos.
La Corporación, por su parte, refiere que no podía destinar fondos para obras de emergencia
sin un decreto del Consejo de Ministros que le autorizara a destinar el 5% del canon aduanero
para dicho fin. Como aparentemente no se solicitó tal autorización no existió tampoco
responsabilidad del Consejo de Ministros.
6
En 1977 se produjo la división entre los pobladores de Gambetta y diferentes actos de violencia, así como la
desaparición del dirigente Jesús Páez.
La primera inundación: Experiencias que enseñan
En febrero se produjo una inundación que afectó a 60 familias. La preocupación principal
estaba en la margen derecha pues el río tendía a desbordarse hacia los sembríos para después
inundar los asentamientos Sarita Colonia y Acapulco. Es por ello que se priorizaron obras de
emergencia, a fin de proteger y reforzar las defensas en esa margen. Inclusive en el primero de
dichos asentamientos se abrió una zanja con el propósito de canalizar el posible flujo en
dirección al mar.
Sin embargo la inundación se produjo en la margen opuesta. Según el testimonio del párroco de
la zona (quien nos narró esta historia), al día siguiente empezó a llegar mucha maquinaria. Los
maquinistas y, sobre todo, los camioneros no sabían qué hacer, se les había indicado
solamente que fueran al lugar de la inundación. La Base Naval, CORDE CALLAO, Defensa Civil
y el municipio tenían ingenieros y maquinaria; algunas empresas contratadas proporcionaron
más maquinaria, pero nadie se ponía de acuerdo. Esta razón llevó a la iniciativa de convocar a
una reunión con los directores o jefes de cada institución en la que el párroco dio sugerencias
basadas en el conocimiento y experiencia de desastres en la zona. Éstas fueron acogidas. Se
hizo un plan y se empezó a trabajar.
Había que traer rocas de gran volumen pues el río "se comía" en pocos horas cualquier
defensa. No había rocas en la zona. En la más cercana, Tahuantinsuyo, la gente se oponía a
las voladuras, por lo cual se decidió traerlas de Huaycán (a más de 30 Km. en dirección Este).
La limpieza del río consistió simplemente en arrimar los sedimentos. Cada vez que el río
cargaba, se los volvía a llevar y a sedimentarlos. No se sacaba el material de la zona
probablemente por razones de economía o austeridad.
Los días que siguieron a la primera inundación coincidieron con la presencia de maquinaria que
realizaba aceleradamente trabajos en la zona. Un informe de PREDES7 entregado a los
dirigentes del asentamiento Sarita Colonia advertía del riesgo existente y corroboraba que en el
momento de la inspección no se estaban utilizando rocas de un adecuado volumen y se había
alterado el cauce al hacer la limpieza, concentrando al caudal en la margen izquierda con
erosión en las defensas. Al remover el material se construían "defensas" que el río se llevaba
rápidamente.
3 de Marzo: La gran inundación
Apenas se inició la inundación la población optó por poner algo de tierra y piedras, creyendo
que podía evitar que el agua entrara a sus casas, medida que sí había funcionado con la
inundación del mes anterior. Sólo algunos tomaron la precaución de llevar sus cosas a la partes
altas de las viviendas; otros lo hicieron en plena inundación.
Al día siguiente se inició la labor de rescate de miles de personas atrapadas en los techos de
sus viviendas. Las aguas llegaban hasta más de 1.5 metros de altura y la fuerza de la corriente
impedía cruzar las calles inundadas. Las familias tenían que ser evacuadas, pero generalmente
uno o más miembros se quedaba cuidando las pertenencias ante el temor de ser asaltados.
Según algunas fuentes periodísticas, en el rescate participaron alrededor de 400 bomberos, 200
marinos y 300 policías. Las lanchas de la marina no sólo rescataron a las personas sino que
tuvieron que llevar víveres a la gente que se resistía a salir y que tenía más de 15 horas sin
acceso a alimentos y bebidas.
7
Elaborado por el ingeniero Alberto Martínez Vargas, el 10 de febrero de 1994.
En las zonas donde la corriente era muy fuerte no pudo alcanzarse ayuda a la gente por
algunas horas más. El apoyo llegó cuando bajó la fuerza de las aguas, o cuando llegaron los
helicópteros.
Los pobladores, dirigentes y el párroco que entrevistamos coinciden en señalar que la
maquinaria llegó prácticamente 24 horas después de iniciarse la inundación. Se presupone que
de haber llegado la maquinaria antes, los estragos hubieran sido menores. Sin embargo,
consideran que dadas las condiciones y procedimientos existentes para actuar en la
emergencia se actuó relativamente rápido.. Al haberse logrado una rápida atención al problema
por las autoridades, quedaba entonces que éstas gestionasen maquinaria que al ser contratada
a empresas privadas no estuviesen necesariamente disponibles. Además había que gestionar o
contratar su traslado en camiones.
El hecho de que estén ocurriendo desastres en todo el país hace pensar que la respuesta de
las autoridades fue -dentro de sus posibilidades- la más rápida posible. Sin embargo, esto
constituye uno de los problemas principales, la ausencia de maquinaria adecuada en las áreas
y distritos que son afectables o afectados por huaycos e inundaciones8.
Cuando la inundación fue controlada casi 17 horas después de haberse iniciado los trabajos
con maquinaria pesada, los refugios albergaban a más de 2 mil personas. Cerca de 8 mil
damnificados fuera de los refugios requerían distintos tipos de apoyo pues sus viviendas se
encontraban anegadas, semidestruidas o destruidas totalmente. Todo ello en un contexto
sanitario deplorable del que ya hicimos referencia.
La atención de la emergencia
La respuesta respecto a la atención de la salud y el control ambiental fue muy eficiente. Algunas
de las acciones realizadas fueron: el control exhaustivo del agua y alimentos, la atención
médica permanente a los refugios, asistencia hospitalaria, fumigación interna y extradomiciliaria,
letrinización, disposición de residuos sólidos y saneamiento en refugios temporales. Todo ello
redujo progresivamente los efectos, hasta extinguir los brotes de epidemias y enfermedades
respiratorias y gastrointestinales.
El apoyo con alimentos se produjo teniendo en cuenta la realidad cambiante, por lo que los
procedimientos fueron modificados para responder a dichos cambios. Así, en los primeros 3
días los alimentos preparados eran llevados a los damnificados. Los 5 días siguientes se
preparaban alimentos y la gente ya venía a recogerlos pues ya se encontraba en condiciones
de hacerlo. Las tres semanas siguientes se entregaban alimentos sin preparar a las "ollas
comunes", consistentes en la agrupación de familias que comparten los alimentos donados
cocinándolos y distribuyéndolos entre sus miembros. "Las ollas comunes" son un mecanismo
propagandístico orientado también a motivar más solidaridad, por lo que se busca hacerlas
visibles. En el Callao también cumplieron esta función en relación a los medios de comunicación
y las instituciones asistenciales.
Los medios de comunicación difundieron ampliamente el desastre y las acciones de emergencia
y rehabilitación. Algunos medios incidieron en las denuncias sobre responsabilidad de las
autoridades e instituciones implicadas. Todos destacaron los graves pérdidas y la precaria
8
Callao es en parte una excepción debido a la presencia de instituciones que cuentan con la mayor parte de la
maquinaria, con excepción de los tractores D8 que eran indispensables para cerrar el bosquerón por donde penetraba
la inundación.
situación de los 10 mil damnificados, promoviendo una acción generalizada de solidaridad, al
extremo de que parte de la ayuda recibida tuvo que destinarse a zonas de la selva que habían
sido afectadas con otros desastres.
Para el reparto de la ayuda y las actividades de rehabilitación se formó el Comité ProInundación del Callao en el que participaron representantes de la Iglesia Católica e instituciones
públicas. No se invitó a participar a dirigentes vecinales o de organizaciones populares porque
se temía la instrumentalización política y los conflictos que se podrían generar. Además, "se
encontraban atareados en atender su situación de damnificados cuando se tomaron las
decisiones más importantes", opinó el párroco.
En opinión de los dirigentes entrevistados, se les debió participar o siquiera informarles
detalladamente de los destinos de la ayuda. Afirman que por lo menos debieron ser consultados
cuando se decidió destinar parte de las donaciones a otras zonas y que se informaron de
donaciones a través de los diarios y medios de comunicación que no habían sido destinadas9.
Esta percepción de los dirigentes se justifica porque, efectivamente, los diarios informaron de
donaciones que no se hicieron, e incluso hubo un donativo que debió ser destinado para la
reconstrucción y fue trasladado a otra región indebidamente, por lo que el párroco está
gestionando su recuperación.
La participación de la población organizada fue complementaria a las de la Iglesia y las
autoridades. Consistió en apoyar el empadronamiento de los damnificados, la evaluación de los
daños y la gestión de la ayuda necesaria.
Asimismo, los dirigentes de los asentamientos acompañaron el proceso de distribución de la
ayuda, pero ejerciendo un rol de supervisión. Sólo en un caso ocurrido en el asentamiento
Castilla se entregó apoyo material a la directiva central y se generaron conflictos, por lo que se
corrigió esta situación, desistiendo de dicho procedimiento.
En general, los procedimientos empleados evitaron que personas extrañas a la población se
apropiaran ilegalmente de las donaciones. Sí se presentaron algunos problemas relativos a la
diferenciación de la ayuda según el daño sufrido. Esto generó cierto descontento pues todos
pretendían recibir la ayuda igualitariamente y se repartió de acuerdo al grado de afectación de
cada familia. Otro problema que es frecuente también en los desastres que afectan a los
sectores populares es que los damnificados están a veces en mejores condiciones que los
vecinos en situación de extrema pobreza, los que eventualmente son afectados indirectamente.
Por ejemplo, han sido afectados vecinos que les proporcionaban agua o incluso empleos
(talleres, comercio, etc.). Según opinión de algunos dirigentes, la ayuda debería llegar a los
afectados indirectamente y a los que más necesitan.
Estas diferencias de criterios, combinadas con las expectativas individuales de recibir el máximo
de ayuda posible, generaron denuncias y cuestionamientos. Sin embargo, la presencia de
fiscales provinciales en el proceso de reparto de la ayuda y el reconocimiento de la autoridad
moral de la Iglesia, convergieron para debilitar tales cuestionamientos.
9
Los dirigentes cuestionan asimismo que las instituciones y la Iglesia hayan sido las únicas opiniones consultadas
por los grandes medios de comunicación.
Otro problema presentado -aunque en menor magnitud que en otras zonas- es el reparto directo
de ayuda por donantes que desconocen la realidad y expectativas de la población. La formación
de "ollas comunes" al pie de las avenidas principales constituyó parte de una estrategia para
captar ayuda para un grupo específico de personas. En algunos casos los pobladores que
habían recibido ayuda afirmaron lo contrario a fin de sensibilizar a donantes que venían incluso
de otras parroquias de la iglesia católica.
Rehabilitación y reconstrucción
El proceso de rehabilitación comprendió la destrucción de defensas ribereñas con la dirección
inicial del Presidente de la República, ingeniero Alberto Fujimori, así como la remoción de
escombros y la reinstalación de las infraestructura sanitaria y de la energía eléctrica.
160 operarios, 11 tractores, 20 cargadores y 40 volquetes, a los que se sumaron 19 unidades
del ejército, trabajaron durante 10 días en la rehabilitación de defensas y la limpieza de
escombros en las zonas afectadas (Diario La República, 12 de marzo de 1994)
A los pocos días de ocurrido el desastre y cuando la rehabilitación no había concluido, el
gobierno central remitió el primer lote de ladrillos y otros materiales, a la par que se anunciaba
la elaboración de propuestas de módulos de vivienda para la reconstrucción de la zona por
parte de la Presidencia de la República, Defensa Civil y Cáritas, esta última asesorada por
Intermediate Technology Development Group (ITDG). El 12 de marzo los diarios daban cuenta
del primer envío y anunciaban un donativo total de 350 millares de ladrillos que no llegaron.
La entrega de materiales constituyó un recurso para promover la reubicación de los
asentamientos que ocupaban zonas de mayor riesgo, a quienes se les entregó un millar de
ladrillos y otros materiales en tanto aceptaran la reubicación a Ventanilla, lugar donde se les
proporcionó por algunos días agua, pues no contaba con la infraestructura del caso.
A las familias propietarias de las viviendas más afectadas en los asentamientos legales se les
entregó medio millar de ladrillos entre otros materiales. Asimismo se entregó progresivamente
muebles de madera a las familias damnificadas.
A la fecha de escribir el presente artículo no se han presentado ni difundido los módulos
diseñados por las instituciones, aunque la parroquia del Callao pretende entregar materiales
para la construcción de un ambiente de 40 m2, para cada vivienda afectada.
Las propuestas de reconstrucción y prevención en la zona del desastre
Enunciamos y comentamos las propuestas más significativas que hemos recogido entre
distintas instituciones:
1. La construcción de un malecón y una avenida que sirva de defensa en la margen izquierda,
lo que incluye un sistema de drenaje. Este proyecto estaba en proceso de licitación cuando
ocurrió la inundación y fue presentado como una solución por CORDE CALLAO. Actualmente
se cuestiona su eficacia en la protección de los asentamientos, en razón de que no soluciona
los problemas derivados de la sedimentación y las filtraciones.
2. La reubicación de la población ubicada en la zona de los asentamientos ilegales. Ello
constituye parte de la solución pero el riesgo en que se encuentra la mayor parte de la
población corresponde a la que habita en los asentamientos legales.
3. La profundización del cauce mediante la eliminación del material sedimentado. No constituye
la medida más efectiva por confrontar el problema de pendiente baja de sedimentación.
Además está el problema del alto costo y poco tiempo disponible para realizar dicha obra antes
de inicio de la temporada de lluvias10, obra que, por otra parte, tendría que repetirse cada año,
salvo que se proceda a modificar y regular la pendiente, en base a una propuesta técnica
integral.
4. La implementación de un adecuado sistema de alerta y de mecanismos pre-establecidos que
permitan la evacuación de la población y/o la protección de sus bienes. Para ello existen los
recursos y sistemas de radio pero falta su organización y, sobre todo, la capacitación de la
población para que tenga viabilidad.
5. La adquisición de maquinaria pesada en los distritos más vulnerables a inundaciones y la
puesta en marcha de mecanismos que garanticen una respuesta rápida ante eventuales
desbordes en la zona.
6. La incorporación de la población organizada en los procesos de prevención y preparativos
para las emergencias; lo que debe sustentarse en programas de educación comunitaria en las
zonas de riesgo.
7. La elaboración de un estudio de riesgo11 que enfatice en la vulnerabilidad física del
asentamiento, que se oriente a la redefinición del uso de los terrenos y al tratamiento de los
suelos, así como a definir los sistemas de drenaje y a rectificar los procesos constructivos .
8. La elaboración de un programa de apoyo a la vivienda que impliquen procedimientos
orientados a reducir su vulnerabilidad frente a sismos e inundaciones.
9. La elaboración de un programa de prevención y emergencia de la provincia del Callao, que
confronte los riesgos múltiples por sismos, inundaciones, tsunamis, incendios y residuos
tóxicos.
Algunos comentarios finales
De la experiencia recogida consideramos necesario revisar o tener en cuenta:
1. La legislación sobre desastres en el país. Se hace necesario precisar responsabilidades y
sancionar su incumplimiento. La ocurrencia de desastres agravados o generados por
construcciones públicas y privadas en los cauces no han merecido sanción alguna. La lentitud
de los procedimientos legales para erradicar construcciones en zonas de riesgo contrasta con la
rapidez de los desalojos cuando esta de por medio el interés privado.
2. La conformación de una autoridad autónoma para el manejo de la cuenca, que garantice un
manejo integral y continuo. Ello implica contar con el suficiente respaldo legal y político,
autonomía frente a los intereses en juego, estabilidad institucional y recursos financieros que
posibiliten su eficacia y eficiencia.
10
11
Al momento de escribir este artículo, 15 de septiembre de 1994, no habían sido iniciados estos trabajos.
Los estudios de microzonificación re riesgo existentes no contemplan la situación de las poblaciones marginales.
3. La búsqueda de mecanismos que reduzcan la transitoriedad de las gestiones en puestos
claves del sistema de Defensa Civil. Por ejemplo, la continuidad de los responsables técnicos
del sistema a nivel municipal o la participación de vecinos que garanticen dicha continuidad.
Las experiencias recientes muestran como el conocimiento de la zona del desastre y de la
experiencia de desastres anteriores, contribuyen a una adecuada atención relativa a la ayuda e
incluso a la solución de problemas técnicos.
4. La participación comunitaria. Si bien en el desastre del Callao existió una mayor participación
vecinal que en otros casos donde no intervino la iglesia, es indudable que el tema de la
participación comunitaria en las emergencias no se logran solamente durante ésta. A nuestro
juicio dicha participación es mayor y más eficiente en la medida en que las organizaciones
comunitarias se fortalezcan y se capaciten. En el Perú el desarrollo de la organización se ha
visto fuertemente debilitado por la violencia de todo signo (en este caso incluso delincuencial)
pero también por la impermeabilidad de las autoridades frente a las demandas y requerimientos
de tales organizaciones.
El Estado busca reorientar la participación hacia la ejecución de proyectos, programas y
políticas en cuyo diseño o elaboración no participa y está poco informada la comunidad.
La participación debe ser, a nuestro juicio, mucho más integral. La población debe participar a
través de su organización y/o representantes en el diseño, planificación y ejecución de
actividades relativas a la prevención, emergencia y recuperación. Ello porque su conocimiento
de la realidad local y su experiencia (en los casos que ocurran desastres periódicos) y
continuidad (al vivir en la zona) son fundamentales para todas las etapas del desastre. Más que
distribuir la ayuda después de ocurrido el desastre, es necesario el potenciar la capacidad de
respuesta de la población antes de la ocurrencia de desastres.
5. La solidaridad de la población de Lima y de la cooperación internacional respecto a los
damnificados del Callao fue excesiva en la emergencia, limitada en la recuperación y es
prácticamente nula en la prevención. Ello parece responder a la mayor sensibilización frente a
los hechos, antes que a la posibilidad de evitar tales hechos.
La labor de los medios de difusión y del sistema educativo es fundamental en este aspecto,
tanto para ser efectivamente solidarios como para prevenir los efectos de los desastres sobre
cada uno de nosotros.
6. La realización de estudios y programas de prevención y emergencias en los asentamientos
vulnerables.
El gran riesgo múltiple en que se encuentra el Callao contrasta con la ausencia de políticas
preventivas, de programas educativos especiales, de programas de remodelación y/o de
traslado de industrias que amenazan la seguridad de la población. Consideramos que se hace
indispensable una voluntad política para afrontar los problemas y para que en el Callao sí exista
efectivamente prevención.
El presente artículo ha sido elaborado con la colaboración del sociólogo Felipe Parado y la
asesoría del ingeniero Alberto Martínez Vargas.
Figura 1: Gambetta, localización del desastre
LA JOSEFINA: LECCIONES APRENDIDAS EN ECUADOR
Galo Plaza Nieto
Othón Zevallos Moreno
Escuela Politécnica Nacional Quito
Se describe las características, los efectos y el manejo de la emergencia y la reconstrucción
relacionadas con el deslizamiento ocurrido el 29 de marzo de 1993 en el austro ecuatoriano. El
complejo deslizamiento de 20 millones de m3 de piedra y tierra embalsó el río Paute con una
presa de 100 m. de alto y 1.1 Km. de longitud, formando un lago de 200 millones de m3. Se
excavó un canal de 18 m. de alto y 6 m. de ancho con el fin de bajar el nivel de la cresta de
vertido y disminuir la inundación aguas arriba y aguas abajo. A los 26 días el agua rebasó por el
canal y a los 33 días la presa falló por erosión superficial causando una onda de crecida con un
pico de más de 10.000 m3/s, que produjo daños a lo largo de más de 100 Km. aguas abajo. Las
pérdidas directas han sido evaluadas preliminarmente en 148.5 millones de dólares.
El peligro fue advertido con dos años de anticipación, pero ningún organismo tomó medidas
para evitar la desastre. El manejo del desastre permitió mitigar los impactos adversos y evitó
víctimas adicionales. Técnicamente las predicciones de la rotura de la presa a través de
modelos matemáticos y físicos constituyeron una herramienta adecuada para las predicciones y
elaboración de escenarios. Las medidas de prevención para el Proyecto Hidroeléctrico Paute, el
principal del país, minimizaron los daños. A pesar del gran shock que produjo el desastre, la
región comienza a recuperarse. El Estado creó un Consejo de Reconstrucción que está
planificando e iniciando obras de reconstrucción en diferentes campos. Particular importancia
está adquiriendo la reconstrucción de la Esperanza, liderada por la iglesia progresista, las ONG
y grupos comunitarios.
INTRODUCCIÓN
Marco Geográfico
El 29 de marzo de 1993 un gran deslizamiento de tierras represó el valle del río Paute,
aproximadamente a 20 Km. al noreste de la ciudad de Cuenca en la región austral del Ecuador.
El río Paute se origina en los Andes Ecuatorianos y fluye con dirección Este hacia la cuenca
Amazónica.
El deslizamiento obstruyó la confluencia del río Paute con el río Jadán. En esta área el río Paute
presentaba un gradiente aproximado del 1%, cruzando un valle estrecho y encañonado de 100
a 150 m. de ancho inmediatamente aguas abajo de la confluencia, mientras que aguas arriba, el
valle se ensanchaba formando una planicie aluvial de hasta 450 m. de ancho. El clima en el
área es temperado y seco, con lluvias anuales variables entre 500 a 1,000 mm. y temperaturas
entre 14o y 18oC (Acosta y Salazar, 1993). El valle es densamente poblado en los alrededores
del sitio del deslizamiento. Las terrazas aluviales eran el asiento de una productiva y floreciente
actividad agroindustrial y artesanal. Numerosas y costosas viviendas vacacionales habrían sido
construidas en los últimos años, así como obras de infraestructura para desarrollar una
prometedora actividad turística.
Paralelos al cauce del río se ubicaban la línea del ferrocarril y varias carreteras, una de las
cuales era la principal vía de acceso al proyecto hidroeléctrico Paute. Este proyecto está
localizado aproximadamente a 50 Km. aguas abajo del sitio del deslizamiento y produce
alrededor del 65% de la energía eléctrica que consume el Ecuador. Consta de una presa de
hormigón (tipo arco gravedad) de 170 m. de altura y 420 m. de longitud en la corona, además
del embalse Amaluza de 120 millones de m3 y 12 Km. de largo y una planta generadora con
una capacidad instalada de alrededor de un millón de megavatios.
Figura 1: Localización del deslizamiento de la Josefina
Marco Geológico
El área del deslizamiento forma parte del borde oriental de un cuenca sedimentaria interandina
neógena. En este contexto afloran rocas pelíticas y semipelíticas metamorfizadas, rocas
sedimentarias cretácicas, rocas volcánicas oligo-miocénicas del basamento de la cuenca y los
sedimentos continentales neógenos (Plaza y Egüez, 1993).
La tectónica regional ha producido grandes fallas de dirección NNE-SSO, NE-SO y N-S que
afectan los conjuntos litológicos, señalándose movimientos transpresivos y transtensivos en las
diferentes fases de evolución geológica de los Andes ecuatorianos (Noblet et al., 1988).
En el área del deslizamiento, según Plaza y Egüez (1993), afloran areniscas rojas y grises,
microconglomerados y un complejo volcánico-subvolcánico de composición andesítica. El
complejo constituye una red de espesos filones tardíos que afectan a mantos volcánicos
ignimbríticos, riodacíticos, riolíticos y a las areniscas y microconglomerados. Las rocas
metamórficas se encuentran también afectadas por el complejo volcánico- subvolcánico y se
ubican parcialmente en la parte oriental del deslizamiento. Además, se tiene en el área
ocurrencias escasas de dioritas de grano fino a medio.
Se ha determinado en el área un sistema principal de fallas de dirección N50 que aparece
limitando y parcialmente afectando al conjunto subvolcánico. Al Este del deslizamiento se
encuentra un lineamiento muy marcado definido por una falla que al afloramiento presenta una
dirección N50 buzando con alto ángulo (60-80 grados) al Este. En la parte Norte cerca a la
corona del deslizamiento se encuentra una importante zona de fracturas de dirección promedio
N115 y N145, con buzamientos de alto ángulo hacia el NE y SO. El intenso diaclasamiento de
las rocas volcánicas y subvolcánicas determina tres familias con planos de debilidad
preferenciales: N50/50S; N156/60S y N120/70N. Los dos primeros planos contribuyen a la
forma de deslizamiento en la dirección N186 con buzamientos de 32o (Plaza y Egüez, 1993).
El análisis de las fotografías aéreas tomadas en los años 1963, 1980 y 1989 revela en la zona
la presencia de numerosos y evidentes deslizamientos antiguos, uno de ellos localizado en la
ladera donde se produjo el deslizamiento del 29 de marzo de 1993.
Este deslizamiento antiguo presentaba un escarpe de aproximadamente 80 m. de altura, un
ancho promedio de la masa deslizada de 500 m. y un espesor máximo estimado de 100 m. La
cabeza del deslizamiento se ubicaba a los 2650 m.s.n.m., siendo difícil reconocer con exactitud
el límite inferior. Este límite podría haber estado ubicado a los 2,400 m.s.n.m. o a los 2,280
m.s.n.m. coincidiendo con el cauce del río Paute.
Características del deslizamiento
El deslizamiento ocurrió en el flanco izquierdo del valle del río Paute; en una ladera ubicada
entre los 2280 m.s.n.m. en el fondo del valle y los 2800 m.s.n.m. en la cima de la loma
Parquiloma o Tubón.
El movimiento formó un área inestable de 1.1 Km2 , con una longitud de 1,500 m. desde la
corona al pie y un ancho promedio de 600 m. El escarpe formado es de 800 m. de longitud, 300
m. de altura con inclinación de hasta 45o. El volumen movilizado ha sido estimado entre 20
millones de m3 (Plaza y Egüez, 1993) y 40 millones de m3 (James, 1993).
Se considera que el movimiento se produjo de forma violenta con dirección general Norte-Sur.
Se mencionan dos hipótesis sobre la superficie de ruptura, ambas relacionadas con la
reactivación de un antiguo deslizamiento a través de su plano de ruptura. La primera hipótesis
plantea una superficie de ruptura que coincide con el escarpe antiguo y continua hacia el pie de
la ladera finalizando a nivel de cauce del río. La segunda plantea la misma superficie de ruptura
en la parte superior pero finalizando a los 2400 m.s.n.m. en el tercio inferior de la ladera.
El deslizamiento parece haber sido principalmente provocado por causas naturales como las
precipitaciones y las características geomorfológicas (reactivación de un deslizamiento antiguo)
y causas artificiales como la explotación no controlada de las canteras ubicadas al pie de la
ladera.
En efecto, la cantidad de lluvia en el mes de marzo de 1993 en la estación Paute cercana al
sitio fue de 196.1 mm., mientras que la media normal para este mes es de 99.1 mm. (Zevallos,
1993). Se conoce que para el período total de registros de la estación Paute (1964 a 1993) no
se alcanzó en ningún mes cantidades de precipitación iguales a la de marzo de 1993,
presentándose este mes como el más lluvioso en muchos años.
De otra parte, al pie de la ladera se ubicaban varias canteras que explotaban el material, con
cortes a cielo abierto, casi verticales que progresaban desde 40 m. de altura en 1963 a más de
120 m. de altura en 1989 (Beltrán, 1993). Se conoce que para 1989 las canteras explotaban
material en todo el tramo que corresponde al ancho del deslizamiento actual y que los cortes
habían avanzado por lo menos 100 m. hacia el interior y alcanzando la cota de los 2,400 a
2,450 m.s.n.m.
En marzo de 1991 un informe técnico realizado por geólogos del Estado sobre las condiciones
de las canteras del sector (Tusa y Ampuero, 1991) había advertido ya sobre el peligro de una
explotación antitécnica y la posibilidad de un deslizamiento-represamiento del río Paute. Los
periódicos locales publicaron esta advertencia. Sin embargo, no se consideró ninguna atención
al caso y no se tomó medida alguna de mitigación.
Características de la Presa Natural y del Embalse (Fig. 2)
El depósito formó una presa natural de 1,100 m, de longitud en su base (dirección paralela al
cauce del río), 500 m. de ancho en el talud aguas arriba y 100 m. de alto en la parte más baja
de la corona. Los materiales en el eje de la presa consistían de bloques angulares, secos y no
meteorizados de rocas masivas (andesitas y microdioritas) cuyo tamaño principal oscilaba entre
0.4 y 1.0 m., con esporádicos bloques mayores a 2 m. En la parte superior al depósito
presentaba bloques de roca meteorizada, suelo y cobertura vegetal que reflejaban el material
del antiguo deslizamiento.
El componente fino granular que conformaba la matriz de los bloques constituía en ciertas
partes hasta el 70%. Una muestra de este material, tomada en la corona de la presa, presentó
las siguientes características:
* granulometría extendida entre 0.1 mm. y 30 mm.
* densidad de solidos: 2.76 gr./cm.3
* humedad natural: 12%
Se ha reconocido que la determinación de las características geotécnicas de los materiales, así
como el conocimiento de su distribución espacial fueron uno de los aspectos más importantes
para la modelación del fenómeno de ruptura de la presa. Estos aspectos presentaron gran
incertidumbre y algunas discrepancias en la apreciación de los técnicos.
Con el fin de reconocer los materiales y su distribución subsuperficial, el Instituto Ecuatoriano de
Electrificación (INECEL) realizó doce sondeos eléctricos verticales en el cuerpo de la presa
(Sevilla, 1993). Estos resultados fueron poco utilizados y para algunos parecen haber sido poco
confiables (Departamento de Asuntos Humanitarios, 1993).
El embalse formado durante 33 días tuvo una longitud máxima de 9 Km. en el río Paute y 2.5
Km. en el río Jadán. Almacenó 200 millones de m3, inundando un área de 9 Km2. Las
características de llenado y vaciado de este embalse se presentan en la Figura 4.
Figura 2: Mapa del deslizamiento y localización del corte A´A.
Figura 3: Corte A´A. Deslizamiento La Josefina
Figura 4: Llenado y vaceado del embalse LA Josefina
El manejo de la crisis
A las 36 horas de ocurrido el deslizamiento el Presidente de la República y los Ministros de
Defensa, Obras Públicas y Salud estuvieron en el sitio de la tragedia (Diario El Comercio, 31 de
marzo de 1993). Desde las instalaciones de la III Zona Militar en Cuenca el Presidente dirigió
algunas veces personalmente las operaciones.
El conflicto de mando
El mismo día el Presidente emitió un decreto declarando el estado de emergencia y
conformando un Comité de Gestión de Crisis, organismo no contemplado en ninguna ley
ecuatoriana. (Borja, 1993). Desde esta fecha la ejecución de los trabajos y el liderazgo
indiscutible lo ejercieron de inmediato las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, a través del
comandante de la Zona Militar.
Sin embargo, ocho días antes de la catástrofe, la Dirección Nacional de Defensa Civil había
concluido en Cuenca un seminario sobre atención de desastres, conformando el Centro de
Operaciones de Emergencias (COE), que prácticamente nunca llegó a funcionar.
Como lo señala Cruz (1993), el operativo de emergencia dirigido a través de un Comité de
Crisis alejado de la Doctrina de la Defensa Civil, ocasionó duplicidad de funciones, conflicto de
mando, desperdicio de abastecimientos y desfases en la atención de la emergencia.
El manejo de las alertas
La improvisación y el desconocimiento sobre atención de desastres se evidenció en el manejo
de las alertas. El comandante a cargo de la operación, estableció como alertas la amarilla, azul
y roja, en lugar de las aceptadas internacionalmente. Luego se impusieron y se suspendieron
en forma caótica las alertas, lo que provocó incertidumbre en la población y falta de credibilidad.
Así, el 13 de abril se dispuso la alerta azul ante la inminencia de la unión de los embalses del
río Paute y del río Jadán (Diario El Comercio, 13 de abril de 1993), lo cual no tenía ninguna
trascendencia. El 27 de abril se impuso una "alerta azul restringida" que permitía a los
pobladores regresar a sus hogares por dos horas mediante turnos (Galarza y Galarza, 1993). El
día 30 de abril se levantó la alerta roja "para evitar el estrés de la población" (Diario El Mercurio,
1 de mayo de 1993) y al siguiente día se rompió la presa natural.
La falta de coordinación y el caos en los datos
A causa del manejo restringido y poco transparente de los datos técnicos, las fuentes de
información extraoficiales tuvieron total preponderancia frente a la información oficial. Los datos
sobre volumen embalsado, estimación del tiempo de llenado, caudales, etc. no tuvieron
confiabilidad. Se reconoció que datos importantes como la altura de la presa y las cotas de
inundación fueron erróneos, lo que provocó importantes pérdidas materiales (Klinkicht, 1993).
El rol de las fuerzas armadas
A este respecto, Klinkicht (1993) considera que, "Es absolutamente necesario que la ciudadanía
se plantee como punto de reflexión el hecho de que las Fuerzas Armadas hayan asumido el
mando de todas las operaciones de emergencia, incluyendo el manejo de la información",
señalando además que, "Hay que anotar que las autoridades civiles no defendieron el espacio
de liderazgo que la ley les confiere y prefirieron ceder sin resistencia el mando a las Fuerzas
Armadas".
Durante la emergencia la preponderancia militar en el manejo de la crisis trajo consigo serias
discrepancias, que culminaron con la destitución del Coordinador Provincial de Defensa Civil y
con una propuesta del Gobernador de la Provincia del Azuay para reducir el número de
integrantes del Comité de Crisis y mover la sede desde la Zona Militar a la Gobernación
(Galarza y Galarza, 1993).
Sin embargo, la estructura operativa, en todo caso, contó con la aceptación nacional. Los
medios televisivos y los impresos destacaron la sacrificada labor desarrollada por los militares y
su brazo ejecutor, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.
El país reconoció la importancia de la presencia militar, sin la cual posiblemente la situación se
habría vuelto mas caótica y valoró también la iniciativa del gobierno para mitigar los efectos del
desastre, pero reprobó la improvisación, el voluntarismo desorganizado y un pretendido manejo
político de la crisis.
Las acciones técnicas
Los estudios de predicción
Por la magnitud e importancia del fenómeno, así como por la duración del mismo, pocos
desastres naturales en el Ecuador han recibido tanta atención de los técnicos. Las acciones se
concentraron en disminuir la inundación aguas arriba, estimar los efectos hacia aguas abajo por
la posible rotura de la presa y predecir un escenario de consecuencias sobre el Proyecto
Hidroeléctrico Paute.
Aunque los estudios y resultados difirieron, todos concordaron en la severidad de los efectos de
la rotura de la presa. Una excepción fue el criterio de Penille y Jácome (1993), quienes
sostuvieron que la estabilidad general del depósito se estimaba asegurada debido al
sobredimensionamiento dado por la naturaleza.
Por seguridad, para la cota de evacuación de la población, se adoptaron las condiciones más
severas de ruptura de la presa. La determinación de las cotas máximas de inundación aguas
abajo señalaron niveles entre 7.8 y 19.3 m., los mismos que fueron utilizados por el Comité de
Crisis (Aguilera y Romo, 1993).
Los Caudales máximos
Varios grupos de trabajo dedicaron sus esfuerzos a la predicción del comportamiento de la
ruptura de la presa natural y al tránsito de la crecida.
La misión italiana con apoyo de la Universidad del Cuenca implementó un modelo de erosión y
eligió cinco hipótesis como representativas de la situación. Este grupo consideró la ruptura en
72 horas como el caso mas crítico, determinando que durante este período se desembalsarían
177 millones de m3 , con un caudal pico de 1.954 m3/s, alcanzado 22 horas después de
iniciado el desborde (Natala, 1993).
James et al. (1993), adoptaron los resultados del modelo de Natala como el caso más probable.
Utilizando el modelo DAMBRK, con un tiempo de rotura de 15 horas, determinó que el caudal
pico más desfavorable sería igual a 5,479 m3/s.
El grupo conformado por los técnicos de la Escuela Politécnica Nacional y el INECEL, utilizando
el modelo BREACH para el cálculo de los caudales consiguió los siguientes resultados
(Valdospinos y Bastidas, 1993).
* Caudal máximo desembalse: 7.100-16.500 m3/s
* Caudal en Amaluza: 5.500-12.000 m3/s
* Qmáx vertido en Amaluza: 0-3.033 m3/s
• Niveles máximos: 8-16 m.
•
Ante la incertidumbre de los materiales constitutivos de la presa este grupo realizó también un
modelo físico 1:200 adoptando dos materiales y estableciendo dos hipótesis de rotura: una
optimista en la que por la presencia de grandes bloques en la parte inferior de la presa el
proceso de ruptura se estabilizaba a la cota 2,345 m.s.n.m. y otra pesimista que simulaba una
presa homogénea de material intermedio (Zevallos, 1993), consiguiendo los siguientes
resultados:
Granulometría (D50%)
Cota inicial cresta [m.s.n.m.]
Caudal Máximo [m3/s]
Inicio desembalse [hs]
Tiempo de desembalse [hs]
Volumen desembalse [m3]
Cota equilibrio [m.s.n.m.]
Hipótesis Optimista
25 cm.
2356.6
7,900
37
8
75x106
2345
Hipótesis Pesimista
10 cm.
2356.6
16,000
36
6
185x106
2344
Otro grupo realizó también un modelo físico 1:150 obteniendo los siguientes resultados (Rivero
y Marin, 1993):
PRUEBA 1
PRUEBA 2
Cota inicial [m.s.n.m.]
2,353
2,358.8
Vol. Almacenado [m3]
126x106
150x106
Caudal Máximo [m3/s]
8,000
6,500
Tiempo al pico [horas]
21
30
Cota equilibrio [m.s.n.m.]
2,330.85
2,329.85
Vol. final [m3]
36x106
33x106
Por último no faltaron las predicciones que afirmaban que "solo desaguará el vaso del Río
Jadán" con un caudal de dos mil y más m3/s (Uzcátegui, 1993).
El canal de desagüe
Para disminuir los efectos de la inundación aguas arriba y aguas abajo de la presa, el Comité de
Crisis decidió de manera inmediata y en razón del tiempo, la construcción de un canal en la
corona. Sin embargo, se analizaron y desecharon por ser poco viables otras opciones como la
utilización de explosivos, un sifón invertido, túnel, bombeo, estabilización y/o aprovechamiento
del dique y la represa (Aguilera y Romo, 1993).
En un esfuerzo enorme de varios organismos públicos y de la empresa privada, a los tres días
del desastre ya los tractores estaban excavando el canal, luego de haber construido un camino
piloto de acceso de 3 Km. para el transporte de plataformas de más de 40 toneladas (Sánchez,
1993).
Para el día 7 de abril, ocho días después del deslizamiento, estaban trabajando 18 tractores, los
que permanecieron hasta el 14 de abril, día en que se retiraron debido al desgaste sufrido por la
maquinaria y por el peligro impuesto por el talud vertical del canal en los últimos 5 m. (Aguilera y
Romo, 1993).
En los 13 días laborados se logró remover 165,000 m3 de material a un promedio de 12,690
m3/día con 13.8 máquinas/día y 14 horas/diarias de trabajo; configurando un canal con las
siguientes características:
Longitud: 407 m.
Profundidad: 18 m.
Ancho en la base: 6 m.
Cota del fondo: 2,357 m.s.n.m.
La ejecución del canal logró disminuir la inundación de 250 Ha. aguas arriba. De no haberse
ejecutado el mismo, la inundación habría continuado por 20 días más, el volumen de embalse
habría alcanzado los 330 millones de m3 y el pico habría bordeado los 30,000 m3/s con
consecuencias más graves todavía (Zevallos, 1993).
La rotura de la presa
El 25 de abril se inició el vertido de agua por el canal. Entre esta fecha y la rotura de la presa se
produjeron varios taponamientos en el canal de desagüe debido al proceso erosivo y a la
inclinación de los taludes. Estos fueron evacuados sucesivamente por las maquinarias.
El 22 de abril el Comité de Crisis declaró anticipadamente la alerta roja. El 31 de marzo se
levantó la alerta roja. Contradictoriamente, a las 16:00 horas de ese día se dispararon dos
cohetes antitanque "loh" para intentar fisurar un bloque de roca situado en el canal. A las 5:00
horas del 1 de mayo un operador de INECEL, a cargo del monitoreo en la presa natural, notificó
a la central un caudal aproximado de 200 m3/s. Para buena parte de los afectados aguas arriba
concluía la pesadilla, pero se iniciaba el drama para los pobladores del valle de Paute aguas
abajo.
El caudal pico resultante fue del orden de los 10,000 m3/s y ocurrió a las 9:40 horas del 1 de
mayo. El mayor desembalse se produjo en un período de 6-8 horas, aunque caudales menores
continuaron fluyendo hasta por 24 horas después (Zevallos et al., 1993). Se conoce que el pico
de la crecida llegó al embalse Amaluza en 3 horas.
Las medidas de atención y mitigación
Inmediatamente ocurrido el deslizamiento, voluntarios de Cruz Roja y luego personal de la
Defensa Civil, se hicieron presentes en el sitio para ayudar a las víctimas, lo que permitió el
rescate y traslado a un hospital de ocho personas afectadas directamente por el fenómeno; la
labor de éstos continuó con la organización de 44 campamentos para albergar en carpas a
7,500 personas (Cruz Roja, 1993)
El 22 de abril el Parlamento ecuatoriano aprobó un decreto por el cual se descontaba un día de
salario a todos los servidores públicos, por un monto total aproximado de 7.5 millones de
dólares que servirían para afrontar la emergencia. La Cruz Roja Internacional, el programa
SUMA de Naciones Unidas, el gobierno Alemán, USAID, el Grupo de Socorro Suizo, la oficina
de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, la Cooperación Italiana, tuvieron importante
participación de ayuda internacional.
El área sanitaria fue atendida por un Comité presidido por el Director Provincial de Salud. Sin
embargo, debido a la falta de coordinación se conformaron dos comités de salud adicionales,
uno dirigido por el Municipio de Cuenca y otro por parte de la Cruz Roja (Borja, 1993).
La interrupción de la carretera Panamericana dejó incomunicada varias poblaciones
importantes, creando una verdadera emergencia vial, que afectó la economía y la movilidad de
la población. Ello obligó a que el Ministerio de Obras Públicas habilitara caminos de tercer orden
para el tráfico.
En una una evaluación posterior sobre la atención de la emergencia, realizada por la
Organización Panamericana de la Salud (OPS), se señalan entre otras muchas dificultades las
siguientes: multiplicidad de sitios de recepción de las ayudas, falta de políticas y organización
para el manejo de suministros, falta de clasificación de suministros (Martínez, 1993).
El proyecto hidroeléctrico Paute
Como medida de prevención frente a la crecida ocasionada por la ruptura de presa, se decidió
bajar el nivel del embalse de Amaluza en 50 m., para disponer de un volumen libre de 60
millones de m3. Además se realizó la debida protección para evitar la inundación del sitio de la
casa de máquinas. Estas medidas de prevención evitaron daños cuantiosos para el proyecto.
Sin embargo, las carreteras y puentes de acceso fueron destruidos y se tiene en inestabilidad
precaria varias laderas ubicadas dentro de la zona de influencia del proyecto.
Los efectos del desastre
Daños ocasionados
Oficialmente se contabilizaron 35 personas fallecidas por efectos del deslizamiento y la
población directamente damnificada fue de 6,420 personas (Cruz, 1993). Aguas arriba se
inundaron 920 Ha. de tierras agrícolas, viviendas, quintas vacacionales y caseríos, una central
termoeléctrica de 30.000 Kw, la carretera Panamericana y la línea férrea.
Aguas abajo se destruyeron 880 Ha. de cultivos, 2 canales de riego, 5 puentes, la vía a los
centros turísticos Paute y Gualaceo, importantes instalaciones agroindustriales como una
fábrica de licores y una florícola, un colegio agropecuario. El 50% de la ciudad de Paute fue
destruida afectando casas, edificios públicos, red eléctrica y telefónica, alcantarillado y el
sistema vial.
El total de viviendas afectadas aguas arriba y aguas abajo fue de 716, de las cuales el 70%
fueron completamente destruidas. En total 40 Km. de vías asfaltadas fueron dañados. Una
evaluación preliminar de las pérdidas directas realizada por la Defensa Civil (Cruz, 1993)
presenta los siguientes resultados:
Viviendas (716)
7.13
Sector Agropecuario (1,800 Ha,)
22.17
Tierras y activos
26.06
Empresas agroindustriales (15)
8.83
Infraestructura Vial, riego, ferrocarril, termoeléctrica, redes, etc.
73.56
Puentes (8)
2.56
Infraestructura educativa, obras comunales (Escuelas, coliseos, mercado, canchas,
0.69
camal, estación agua potable, iglesias, etc.)
Otros daños
7.85
Total [en millones de dólares]
148.85
No se presentaron casos adicionales de mortalidad salvo los ocurridos durante el deslizamiento
y no se declararon epidemias. La morbilidad en los campamentos se incrementó en lo referente
a patología infantil y disturbios de tipo psíquico y emocional (Ochoa, 1993).
La magnitud del flujo erosionó las márgenes del río, y transportó 3.2 millones de m3 de
sedimentos al reservorio de Amaluza del Proyecto Paute (Jervez, 1993). El sedimento
disminuyó en forma directa 1.5 años de vida útil del embalse Amaluza y volvió muy crítico el
futuro del proyecto, ya que queda abundante material disponible a lo largo del curso del río.
El descenso rápido del agua en el embalse de La Josefina provocó algunos deslizamientos y
dejó laderas en equilibrio precario. Al día siguiente de la rotura de la presa, se puso en marcha
las turbinas de la central, las cuales a las pocas horas debieron ser apagadas por severos
daños de desgaste a causa de la altísima concentración de sedimentos en las aguas
turbinadas.
El lago remanente
Después de la ruptura parcial de la presa natural quedó una laguna remanente de 40 m. de alto
a la cota 2,322.4 m.s.n.m., con un volumen de 25 millones de m3. Esta situación había sido
observada durante la simulación con los modelos físicos. Posteriormente se realizó la
construcción de otro canal en la corona de la presa remanente que ha permitido bajar el nivel de
las aguas en aproximadamente 7 m.
Se conoce que el agua del lago ha sido contaminada a causa de las descargas de aguas
servidas de una población de más de 300 mil habitantes de las ciudades de Cuenca y Azogues
y debido al derrame de 20,000 galones de bunker.
Según estudios realizados por Narváez (1993), el agua del embalse está contaminada por
coliformes fecales y coliformes en concentraciones de 104 a 106. Este autor advierte en un
futuro cercano la generación de condiciones anóxicas del lago a causa de la alta concentración
de fósforo.
La reconstrucción
El Consejo de Programación de Obras de Emergencia-CPOE
Después de la ruptura de la presa, el gobierno creó un organismo de reconstrucción
denominado Consejo de Programación de Obras de Emergencia (CPOE). Este organismo ha
planificado y contratado obras y estudios en los campos de la vialidad, salud, agricultura, riego e
infraestructura educativa por un monto aproximado de 22 millones de dólares. En su plan de
inversión ha destinado un rubro de 4 millones de dólares para créditos de vivienda y ha
realizado gestiones para conseguir acuerdos ministeriales que permitan a los propietarios de
terrenos agrícolas que fueron afectados por el desastre, aprovecharlos convenientemente
(Serrano, 1994).
La inversión en vialidad está destinada a la construcción de nuevas carreteras, que forman un
anillo vial alterno al existente, al mejoramiento, mantenimiento y rectificación de varias vías
alternas y a la restitución de puentes.
La inversión en salud comprende la construcción de sistemas de agua potable y alcantarillado,
la ampliación de hospitales, programas de letrinización, recolección y tratamiento de desechos
sólidos y construcción de rellenos sanitarios.
En agricultura y riego se ha financiado la rehabilitación de 350 Ha. cultivables y la
reconstrucción de los canales de riego. En el área de la educación se construyen y rehabilitan
varias locales escolares.
Parte de la inversión ha sido destinada también a la construcción de otro canal en la presa
remanente, varios muros de gabiones y estribos para puentes, edificios comunales y tendido de
líneas eléctricas; así como a la rectificación del cauce del río.
La inversión en estudios comprende: levantamientos aerofotogramétrico, ingeniería de
carreteras, peligros por deslizamientos, sistemas catastrales urbanos, calidad del agua,
ordenamiento territorial, agua potable y alcantarillado, etc.
Reacciones, Respuestas y Propuestas
Luego de la atención y solidaridad que concitó el desastre, ha cundido una sensación de
abandono y desánimo en la población, principalmente por la lentitud de la reconstrucción. Se
comenta que la región cuenta con el triste récord de encabezar el índice de pesimismo en el
país (Diario Hoy, 10 de octubre de 1994).
Se reconoce que el apremio de respuestas inmediatas a los devastadores efectos del desastre
provocó en los pobladores diversas actitudes. Unos, disuadidos por la ofertas, prefirieron
esperar la ayuda de los organismos de gobierno. Otros sensibilizados por el espíritu fraterno de
los campamentos y las propuestas de solidaridad y trabajo común, fueron cautivados por la idea
de modelar el futuro con sus propias manos. De estos últimos nació la iniciativa de formar un
comité que se llamó "Paute construye" (Vásquez y Gonzales, 1994).
Por iniciativa de algunos líderes políticos y gobernantes locales, se han realizado varias
Asambleas Populares con ánimo de demandar atención del gobierno nacional, incluso a través
de la amenaza de paro. En todo caso, los reclamos parecen haber dado resultado, pues el
gobierno ha asignado a partir de entonces mayores recursos y ha dado mayor agilidad a los
trámites burocráticos y contrataciones.
El Consejo de Programación asegura haber recibido la cantidad de 20 millones de dólares por
rendimiento de una ley que le provee fondos (Serrano, 1994).
Se reconoce que el desastre obliga a los pueblos del noreste azuayo a identificarse como una
subregión con características propias, que debe obtener en la complementación, el intercambio,
la cooperación mutua, una respuesta a la adversidad y una proyección futura. Para esto se
plantea un desarrollo subregional descentralizado en base a ciertas condiciones necesarias en
los campos: político, económico, histórico-cultural y autogestionario- organizativo, pues en la
emergencia y en la reconstrucción se evidencia un centralismo y autoritarismo evidentes. En
este marco los consejos provinciales de la subregión han programado su primera sesión de
trabajo con ocasión del primer aniversario del desastre (Vásquez y Gonzales, 1994).
La reconstrucción de la Esperanza
La curia está a cargo de la solución de los problemas de la gente que perdió sus viviendas.
Para ello está construyendo 419 casas y reconstruyendo 217 en 13 nuevos asentamientos, para
lo cual previamente adquirió las tierras necesarias. Los fondos provienen de donaciones locales
y extranjeras, así como de aportes gubernamentales con un total de casi 2 millones de dólares
(Diario Hoy, 7 de enero de 1994).
La labor de la iglesia se orienta no sólo a la construcción física, sino también a lo que se ha
dado en llamar "la reconstrucción de la Esperanza". Junto a varias fundaciones se está
ejecutando un valioso trabajo de organización comunitaria, autogestionario y de desarrollo de
tecnologías apropiadas en la construcción de las viviendas.
Reflexiones y lecciones
* A pesar de haber sido advertido el peligro, ningún organismo hizo nada para evitarlo. Ello
evidencia la falta de conciencia en el tema de la prevención de desastres.
* La causa del peligro fue la conjunción de fenómenos naturales (geológicos y meteorológicos)
agudizados por intervención humana (explotación antitécnica de canteras). El desastre de La
Josefina no fue un problema de la naturaleza; es más bien un ejemplo del desequilibrio en la
relación del ser humano y la sociedad con la naturaleza.
* La estructura y organización para la atención del desastre evidenció debilidad. La hegemonía
militar en el manejo de la emergencia creó conflicto de mando y fallas. Sin embargo, la
presencia militar fue efectiva en la evacuación.
* La población afectada durante la crisis fue tratada como un objeto pasivo, como si los
damnificados fueran "menores de edad" y no como sujeto responsable, capaz de apoyar en el
propio proceso de atención y mitigación de los efectos del desastre.
* La construcción del canal de desagüe fue una medida acertada y efectiva para disminuir los
daños aguas arriba y aguas abajo, dadas las condiciones de tiempo y recursos. De no haberse
construido éste los daños habrían sido más catastróficos todavía.
* Las medidas de prevención para el proyecto Hidroeléctrico Paute fueron adecuadas y evitaron
daños de importancia.
* Aunque existieron discrepancias en los resultados, los modelos matemáticos y, sobre todo, los
modelos físicos fueron herramientas útiles para la predicción de la rotura de la presa y la
conformación de escenarios con el fin de mitigar los efectos.
* El deslizamiento de La Josefina demostró la necesidad de ampliar la responsabilidad en la
prevención, mitigación, preparación, atención y reconstrucción de los efectos de un desastre en
toda la comunidad y principalmente en las estructuras de poder local. Se demostró también la
necesidad de prepararnos para convivir con los desastres.
* La cooperación entre gobierno, sociedad, comunidad científica, ONGs, es la relación más
conveniente para el manejo de desastres.
* Durante la etapa de emergencia como de reconstrucción se ha evidenciado problemas de
centralismo y autoritarismo en todos los niveles y en diferentes campos. La respuesta de la
comunidad es la formación de una subregión con desarrollo descentralizado.
Bibliografía
ACOSTA, T. Y J. SALAZAR, (1993) "Hipótesis sobre el orígen del deslizamiento La Josefina y
geomorfología del área de influencia." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El
Deslizamiento La Josefina, EPN, Quito, 21-23 de julio.
AGUILERA, E. Y M. ROMO (1993) "Deslizamiento La Josefina: Planificación y Decisiones para
el manejo de la crisis." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento La
Josefina, EPN, Quito, 21- 23 de julio.
BELTRÁN, G. (1993) "Deslizamiento en los ríos Paute y Jadán." Ponencia presentada en el
Coloquio Científico El Deslizamiento de La Josefina, EPN, Quito, 21-23 de julio.
BORJA, R. (1993) La Josefina ¿Por qué se vino el cerro abajo? Centro para el Desarrollo
Social, Quito.
CEPEDA, L. (1993) "Proyecto Hidroeléctrico Paute. Medidas de mitigación y situación del
Proyecto." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de La Josefina.
EPN. Quito, 21-23 de Julio.
CISNEROS, F. Y L. GALARZA, (1993) "Deslizamiento La Josefina: Manejo técnico de la crisis
antes y después del desfogue." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento
de La Josefina, EPN, Quito, 21-23 de julio.
CRUZ, M. (1993) "Evaluación de daños. Defensa Civil." Ponencia presentada en el Coloquio
Científico El Deslizamiento de La Josefina, EPN, Quito, 21-23 de julio.
CRUZ ROJA (1993) "Intervención, Ayudas y Experiencias." Ponencia presentada en el Coloquio
Científico El Deslizamiento de La Josefina, EPN, Quito, 21-23 de julio.
DEPARTAMENTO DE ASUNTOS HUMANITARIOS (DHA), CUERPO SUIZO DE SOCORRO
(CSS) (1993) El Deslizamiento La Josefina en el Valle del Río Paute, Cuenca, Ecuador. Berna,
Suiza.
GALARZA, J. Y L. GALARZA (1993) Más allá de las lágrimas. La Josefina...y después?
Ninacuru editores, Quito.
JAMES, M. Y OTROS (1993) Informe de Resultados de los Modelos Matemáticos.
JERVES, L. (1993) "Efecto del tránsito de la crecida por desbordamiento de La Josefina, en el
embalse Amaluza." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de La
Josefina. EPN. Quito, 21-23 de Julio.
KLINKICHT, S. (1993) "La Catástrofe de La Josefina: El manejo de la información y la
comunicación." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de La Josefina.
EPN. Quito, 21-23 de Julio.
LÓPEZ, R. (1993) La tragedia del austro. Ediciones Golondrina, Quito.
MARTÍNEZ, V. (1993) "Recepción y distribución de suministros de Naciones Unidas y Ayudas
Internacionales. OPS-NNUU. Proyecto SUMA." Ponencia presentada en el Coloquio Científico
El Deslizamiento de La Josefina. EPN, Quito, 21-23 de julio.
NARVÁEZ, C. (1993) "Diagnóstico Ambiental del deslave en el sitio La Josefina. Embalse de los
ríos Cuenca, Burgay y Déleg." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento
de La Josefina. EPN, Quito, 21-23 de julio.
NATALA, L. (1993) Reporte técnico de la misión italiana sobre simulación de erosión en la presa
sector La Josefina Río Paute. Quito.
OCHOA, G. (1993) "Plan de emergencia de salud en la Provincia de Azuay." Ponencia
presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de La Josefina. EPN. Quito, 21-23 de
julio.
PENILLE, L. Y A. JÁCOME (1993) Informe del Deslizamiento La Josefina Ciudad de Cuenca,
Ecuador.
PLAZA, G. Y A. EGÜEZ (1993) Consideraciones Geológicas-Geotécnicas sobre el
Deslizamiento La Josefina. Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de
La Josefina. EPN, Quito, 21-23 de julio.
RIVERO, J. Y L. MARÍN (1993) Breve descripción del comportamiento del Modelo Hidráulico de
la Presa La Josefina. Guayaquil.
SÁNCHEZ, J. E. (1993) "Construcción del Canal de Desfogue 'La Josefina'". Ponencia
presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de La Josefina. EPN, Quito, 21-23 de
julio.
SERRANO, A. (1994) Informe de Labores. Consejo de Programación de Obras de Emergencia
de las cuencas del río Paute y sus afluentes. Inédito
SEVILLA, J. (1993) El Deslizamiento "La Josefina". Consideraciones Geológicas. Coloquio
Científico El Deslizamiento de La Josefina. EPN. Quito, 21-23 de Julio.
TUSA, R. Y J. AMPUERO (1991) Informe Técnico sobre la reubicación de las canteras del
sector el Tahual-La Josefina. INEMIN, Quito.
UZCÁTEGUI, G. (1993) Ministerio de Obras Públicas, Informe El Deslizamiento La Josefina.
Quito.
VALDOSPINOS, N. Y L. BASTIDAS (1993) "Modelación matemática del proceso de rotura del
deslizamiento La Josefina." Ponencia presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de
La Josefina. EPN, Quito, 21-23 de julio.
VASQUEZ, P. E I. GONZÁLEZ (1994) Aspectos socio-económicos y humanos en la catástrofe.
Inédito.
ZEVALLOS, O. (1993) "El deslizamiento La Josefina -Evaluación Hidráulica." Ponencia
presentada en el Coloquio Científico El Deslizamiento de La Josefina, EPN, Quito, 21-23 de
julio.
ZEVALLOS, O. (1994) "Lecciones del Deslizamiento 'La Josefina', Ecuador." Ponencia
presentada en la Conferencia Interamericana sobre reducción de los desastres naturales,
experiencias nacionales. Memorias, Tomo I. Cartagena de Indias, Colombia.
ZEVALLOS, O., L. BASTIDAS Y N. VALDOSPINOS (1993) Estudio del Proceso de Rotura del
Embalse La Josefina. Escuela Politécnica Nacional-INECEL, Quito.
CON EL CORAZÓN EN LA BOCA: LAS METÁFORAS DE UNA
INUNDACIÓN
Francisco M. Suárez
Universidad de Buenos Aires
Este trabajo analiza las representaciones mentales colectivas que los habitantes construyeron
frente a las inundaciones en el barrio de La Boca de la ciudad de Buenos Aires. Año a año las
calles y tugurios se aniegan debido a los fuertes vientos del sudeste que provocan el ascenso
de aguas del Riachuelo, un curso que bordea a la ciudad por el sur y sobre cuya margen esta
asentado el barrio. A partir de la perspectiva de los más afectados, se constataron las
dimensiones del acontecimiento, las maneras como se escenifica el conocimiento acerca del
fenómeno, y el papel que ejercen algunas redes sociales específicas. Surge entonces una serie
de metáforas del desastre que son formas de expresión popular de la vulnerabilidad.
Introducción
Las inundaciones tienen una larga cronología en el barrio de La Boca. En el curso de este siglo
sobrevinieron grandes crecidas en 1905, 1940, 1959, 1989 y 1993 que anegaron la totalidad del
barrio, así como también otras zonas de la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana.
Además de estas fuertes inundaciones, son frecuentes las que afectan parcialmente al barrio de
La Boca. Un informe municipal señala que las áreas topográficamente más deprimidas del
barrio están expuestas a las probables inundaciones bianuales (Programa "Recup" Boca, 1988).
Las grandes inundaciones suelen cobrar víctimas fatales. La ocurrida el 6 y 7 de febrero de
1993 provocó en Buenos Aires y otras zonas próximas, la muerte de catorce personas y hubo
varios miles de evacuados. Entre otros efectos, con la llegada del agua se anula el sistema de
transporte, el suministro de electricidad y los teléfonos. (Programa "Recup" Boca, 1988).
En La Boca las inundaciones se desencadenan por dos fenómenos aislados que al coincidir
multiplican el impacto. Por un lado, las crecidas del Riachuelo provocadas principalmente por
los vientos del sudeste1, que al retener el curso de las aguas elevan el nivel del río. De otro
lado, las lluvias intensas sobre el área, cuando desbordan la capacidad de evacuación de los
desagües pluviales.
Con los vientos del sudeste las aguas del Riachuelo rebasan los desagües pluviales, anegando
el barrio y generando un peligroso foco de insalubridad, ya que la contaminación con residuos
líquidos industriales, especialmente ácidos sulfúricos e hidrocarburos. El sistema de cloacas y
pluviales unificados, existente en algunas zonas del barrio, agrava aun más la situación, porque
al desbordarse las alcantarillas regresan los desechos cloacales.
Durante las crecidas, a la vez que el agua va ganando las calles también comienzan a
sumergirse los patios y las habitaciones de las plantas bajas de las precarias viviendas
colectivas, conocidas como conventillos o inquilinatos. Casi la tercera parte de los habitantes
del barrio, más de 16 mil personas viven en conventillos en condiciones de hacinamiento,
1
Al fenómeno de las "sudestadas" se lo conoce como un estado climático, caracterizado por vientos regulares a
fuertes del sector sudeste, con velocidades superiores a los 35 km/h, precipitaciones persistentes débiles y moderadas
y temperaturas relativamente bajas (Boletín del Servicio Meteorológico Nacional, 1989).
insalubridad y carencias edilicias (Gazzolli et al., 1989). Las crecidas también influyen en el
deterioro progresivo de estos edificios. En los conventillos, usualmente construidos con
estructuras de madera, cuyo estado por lo general es ruinoso, la permanencia del agua
aumenta el riesgo de derrumbe.
La idea original de la presente investigación es estudiar la valorización de los problemas
ambientales por parte de los vecinos del barrio de La Boca. Al iniciar el trabajo de campo,
advertí que las "sudestadas" eran para los habitantes del barrio un evento aglutinador de
múltiples conflictos ambientales. Decidí entonces profundizar en la percepción social de este
fenómeno.
Tal como señala Herzer (1944) los desastres configuran un extremo delator de la falta de
soluciones adecuadas a las situaciones preexistentes. Con la "sudestada" se evidencia la
contaminación del Riachuelo, el sistema de cloacas y pluviales que no pueden esconder sus
deficiencias, y los conventillos, convertidos en el escenario barrial más castigado, en donde
ronda amenaza de desmoronarse.
El efecto isla
Ante la amenaza de inundación o durante la misma, el vecino sufre un aislamiento que
compromete diversos aspectos de su vida cotidiana. La movilidad física se ve restringida, las
actividades laborales y educativas deben interrumpirse y se alteran los hábitos de uso y
consumo de bienes. La credibilidad de los pobladores es puesta en duda por las personas
ajenas al barrio.
Tan sólo el temor al peligro de inundación motiva que muchos vecinos no abandonen sus
viviendas para protegerlas, una vez que el agua avanza y la correntada a veces impide caminar.
"No sólo es que perdés cosas sino que no te podés mover a ningún lado", señala una vecina
destacando la reclusión en la que se ve envuelta. De esta manera el vecino inmovilizado
físicamente no puede asistir a su trabajo, escuela u otros ámbitos de socialización.
Respecto a los daños materiales, es probable que no se repongan o no se usen los bienes por
temor a que el fenómeno se reitere. Por ejemplo, una vecina visitada había embolsado parte de
la ropa de su familia por miedo a que el agua se la arruinara. Luego de las "sudestadas" es
común ver por un largo tiempo electrodomésticos que no funcionan y muebles arruinados. Al
inmovilizar los bienes amenazados por la inundación, o al no reponer o reparar los bienes
perjudicados por el agua, se plantea un retraimiento en los hábitos de uso y consumo de los
bienes materiales.
Las particularidades de la inundación en La Boca, donde el río se desborda por los desagües y
se aniegan las calles sin llover, no es bien conocida en el resto de la ciudad, lo cual perjudica la
credibilidad de los afectados. Los mismos deben elaborar adecuadas justificaciones para ser
comprendidos fuera del ámbito barrial. "Ellos [en referencia a sus empleadores] creen que como
no llueve no entra el agua acá a La Boca. En los días de "sudestada" tengo que ir a buscar un
certificado de Bomberos, para justificar mi inasistencia al trabajo". Este relato, como tantos otros
similares, señalan una distancia cognitiva entre el barrio y su externalidad.
Al aislamiento físico, social, económico y cognitivo, desencadenado por las inundaciones,
propongo denominarlo "efecto isla". Similar retraimiento social es analizado por Bartolomé
(1985), al estudiar el impacto social de las relocalizaciones compulsivas provocadas por las
construcciones de grandes represas. Bajo el concepto de efectos entrópicos, Bartolomé analiza
las disminuciones en la eficacia y productividad de los sistemas de subsistencia. En una misma
línea argumental, anteriormente Scudder (1981) y otros autores han denominado estrés
multidimensional a la dramática situación que empieza a manifestarse con los primeros rumores
de relocalización. En forma semejante, ante las primeras amenazas de "sudestadas" se
evidencian determinados fenómenos como estados de tensión y alerta, que configuran un
acontecimiento de gran movilidad emocional en un contexto de inmovilidad física.
Una de las consecuencias más ejemplificadoras del estado de alerta es el insomnio. Hay gente
que no duerme en los días de mayor peligro. "Ni yo ni mi vecina nos acostamos, nos
amanecemos cuando vemos que el río está crecido. Una tiene ese temor de quedarse dormido
y de que te aparezca".
La situación de incertidumbre acerca de la llegada del agua, la tensión por estar informado, las
noches de vigilia y las consecuencias posteriores a la inundación generan un contexto propicio
para el deterioro de la salud mental. Lima et al. (1988) señala que las víctimas de las
catástrofes poseen una elevada tasa de morbilidad psiquiátrica, sufriendo comúnmente de
ansiedad y depresión. En La Boca éstos y otros síntomas se manifiestan en la contundente
expresión local: "vivimos con el corazón en la boca por el agua".
"El agua, ¿cómo la apagás?" (Los significados de las inundaciones)
Un calendario local
Las inundaciones son fuertes marcadores temporales. Todo un conjunto de eventos de la vida
social son ubicados cronológicamente en relación a los impactos más fuertes. Durante el trabajo
de campo, las "sudestadas" de noviembre de 1989 y de febrero de 1993 marcaron un antes y
un después en la memoria de los vecinos. Las trazas del agua que aún se mantienen en las
paredes de sus viviendas son las huellas de un singular calendario local. "La última inundación,
no sé de que fecha fue, pero fue grande, salió todo el barrio. Aún queda la marca en la pared,
no se puede limpiar." "El año antes de la gran inundación murió mi marido."
Al respecto, Bouysse-Cassagne (1988) señala que los eventos naturales, como lluvias y
sequías, dan al vivir una cierta estructura de periodización, y propone considerar aquellos
fenómenos que se convierten en marcadores temporales, como categorías de acontecimiento y
periodización historiográfica. En este caso, no se trata de una periodización cíclica, sino de un
acontecimiento extraordinario, en torno al cual una serie de eventos individuales y sociales son
ubicados y ordenados cronológicamente.
Las metáforas del desastre, la percepción de la vulnerabilidad
En cuanto a la significación integral del fenómeno, se han rescatado ciertas metáforas,
analizándolas en el sentido interactivo según sugiere Turner (1974). Para este autor, en la
metáfora dos pensamientos diferentes coactúan y engendran uno nuevo, sin que esto signifique
que uno sustituya a otro.
Agrupando las diversas expresiones metafóricas, en primer lugar, encontramos que se compara
a las inundaciones con otro desastre cuyo detonante es también de orden natural. En diversos
relatos los vecinos comparan a las inundaciones con los incendios. "Es horrible, porque bien
dicen que tanto en el agua como en el fuego en un segundo perdés todo".
Los incendios son frecuentes en el barrio de La Boca dado que muchos conventillos son de
madera y chapa y que es frecuente la utilización de combustibles líquidos para cocinar y
calefaccionar. Por lo tanto, es comprensible que el fuego sea una catástrofe que se recree
simbólicamente como un material útil para elaborar comparaciones. La igualación del fuego con
el agua, pone en interacción dos imágenes dramáticas, que refuerzan la visión trágica del
acontecimiento. Sin embargo, en algunos casos, la analogía del fuego no alcanza, ya que no
encuentra una acción que detenga a la inundación: "El fuego en algún momento lo apagás, pero
el agua, ¿cómo la apagás?"
En segundo lugar, cuando la dramaticidad de las vivencias de una inundación no es
comparable con otros acontecimientos catastróficos frecuentes en el ámbito barrial, como
incendios y robos, se construyen metáforas cosmovisionales: "Cuando viene la inundación para
nosotros es el fin del mundo".
Los diferentes tipos de metáfora utilizadas actúan como fenómenos de referencia. Los mismos,
reflejan las ponderaciones individuales que los afectados realizan en base a los daños sufridos
y las experiencias vividas ante otros acontecimientos dramáticos. En nuestro caso, para la
población más afectada del barrio, la inundación no encuentra fenómeno-desastre que la
supere.
"La sudestada es un viento helado y arrasador".
(La construcción de un conocimiento práctico)
En el trabajo de campo se puso de manifiesto un conjunto de conocimientos utilizables que son
producidos por quienes tienen mayor necesidad de amortiguar el impacto. Dos características
caben resaltar acerca del saber local del fenómeno: de un lado el conocimiento acerca del
fenómeno es producido o construido; al mismo tiempo quienes producen conocimiento son las
personas más vulnerables frente a las inundaciones.
Si bien existen ciertas formas de acumulación y transmisión de conocimiento, éste es
básicamente producido por quienes han vivido al menos el impacto de una inundación, y por
otra parte, por quienes tienen mayores necesidades de amortiguar el impacto. Tal como plantea
Baraona (1985) acerca de la reproducción del saber campesino, también aquí el conocimiento
se encuentra ligado a los procesos de subsistencia. Amortiguar el impacto de las inundaciones
es una necesidad que se torna prioritaria cuando el vecino comienza a ser vulnerable ante las
"sudestadas".
En cuanto al contenido de este conocimiento, se pueden diferenciar cuatro aspectos: el
conocimiento acerca de los medios de comunicación que brindan mayor información; la lectura
de fenómenos meteorológicos; las estimaciones sobre el avance del agua; y los mecanismos
para mitigar los riesgos una vez que el fenómeno se desencadenó.
1) Se conocen los medios de comunicación que brindan mayor información acerca del
fenómeno. "La radio te informa mejor. Mi vecina tiene constantemente encendida la radio
Rivadavia, cosa que acá no agarra [...] Rivadavia es una barbaridad como informa", "Radio
Mitre siempre te anuncia, o si no Radio del Plata. A veces tengo las dos radios encendidas".
2) La elaboración de procesos de percepción ambiental se hace particularmente evidente en la
caracterización de los vientos del sudeste. Los vecinos desarrollan una sofisticada meteorología
"folk", incluyendo indicadores tales como la velocidad, la dirección exacta, la temperatura, la
rotación. "Llega cuando hay un viento fuerte, vos sabés cual es el viento de "sudestada". Te da
derecho en la cara, ya lo captás. Cuando venís caminando te da un frío ...". La "sudestada" es
un viento helado y arrasador que generalmente sopla de noche y se lleva las hojas de los
árboles. Los que vivimos acá ya lo conocemos. Si en un día no cambia el viento, el agua se
viene".
"Ya el viento es tradicional. Vos cuando ves un viento medio raro, decís: ¿no será sudestada?"
"Porque son las horas claves, seis de la mañana, doce del medio día, seis de la tarde y doce de
la noche, son las horas que cambian los vientos. De seis de la tarde a doce de la noche, mirá
las horas que hay, después tenés que esperar a las seis de la mañana".
3) El aspecto más constructivista de este conocimiento es que la gente elabora un cálculo en
base al avance del agua, para saber cuándo tienen que comenzar a proteger sus bienes
materiales, ubicándolos en lugares elevados dentro de sus propias viviendas, o trasladándolos
a casas de vecinos. Este cálculo es personal y constituye una estrategia preventiva individual.
"El agua se cuela por las bocas de tormenta y aparece en el patio [...] Yo hice un cálculo de
cómo tiene que estar el agua para empezar a mover las cosas. Cuando empieza a subir de la
rejilla del patio, ya sé que es prominente. Hay que levantar". "Vamos a mirar la alcantarilla de la
esquina. ¿Viste esa que está en el medio de la calle? Hay una redonda. Cuando empieza a salir
el agua, uno sabe. Cuando salió el agua es que se está viniendo."
4) Entre los mecanismos para amortiguar los riesgos durante la permanencia del agua, ocupan
un lugar preeminente los conocimientos acerca de cómo moverse en los días de inundación.
Por ejemplo, saben que tienen que caminar por el medio de la calle para evitar ser succionados
por las alcantarillas destapadas. "Yo a Nahuel lo mando a la panadería por el medio de la calle,
por temor a los cables, y a las alcantarillas destapadas". Los vecinos saben también que no
tienen que tocar las paredes de los pasillos de entrada a los conventillos, porque allí se
encuentran los medidores de electricidad.
Redes de amortiguación
Se identificaron dos tipos de redes de amortiguación del impacto: (1) las redes de alerta y (2)
las redes de ayuda y autoevacuación.
1) Los que viven en la parte baja del conventillo y reciben el impacto de la crecida en su propia
casa, alentados por la proximidad física y por compartir la necesidad preventiva, establecen
lazos de información. Lomnitz (1979) menciona que la cercanía espacial y el similar estado de
carencia ayudan a la formación de una "red social" de intercambio de bienes y servicios. La
particularidad de la trama de intercambios que hemos encontrado en los conventillos de La
Boca, estriba en que los servicios intercambiados están constituidos por información acerca del
estado de alerta. "Los vecinos te avisan: ¡ojo que hay sudestada! Siempre viene alguno a
avisar, y te dice que el río esta muy crecido o empieza a salir agua por allá por el fondo [de la
casa]".
2) Paralelamente a las redes de alerta, existen redes de ayuda y de autoevacuación,
estructuradas en base a la proximidad social. Frente a la inminencia de la inundación y durante
su desencadenamiento, los vecinos saben que cuentan con la ayuda de sus parientes y amigos.
En este relato de autoevacuación, una vecina describe cómo ante la desesperación recurre a la
ayuda de sus familiares próximos. "Fue terrible, hay que vivirlo para saber cómo es, a mí me
agarró un ataque de nervios cuando el agua me llegaba a la cintura. Lo puse a mi hijo en mis
hombros y me fui a la casa de mi hermana, que vive a cuatro cuadras, ella está alto, ahí que no
le llega el agua. Tuve que hacer un esfuerzo bárbaro para llegar. No sabés como me dolía la
cintura! Mi hermana me decía: sos loca, como vas a venir con la criatura al hombro y descalza,
si te caés te puede agarrar la correntada."
La extensión de estas redes depende del número de parientes y amigos, disponibles para
ayudar, que vivan en el barrio. Bolin y Trainer (1978) desarrollan un concepto de modelo familiar
de recuperación luego de un desastre, diferenciando tres caminos de recomposición: por un
lado, la recuperación autónoma donde no se utiliza ayuda extrafamiliar; por otro, la utilización de
redes parentales; y, por último, el recurrir a la ayuda institucional. Según estos autores, las
familias combinarán estas tres estrategias dando prioridad a aquélla que sea más ventajosa. En
La Boca, ante la urgencia de evacuación, los vecinos recurren mayoritariamente a sus propias
familias. La eficacia de la autoevacuación utilizando redes familiares radica en la permanente
disponibilidad.
Conclusión
En el barrio de La Boca el fenómeno de la "sudestada" es el mayor delator de diversas
situaciones de carencias preexistentes que devienen de antiguos procesos de conformación
urbana.
Cuando los vientos del sudeste se desencadenan, el barrio exhibe toda su vulnerabilidad
infraestructural, la contaminación del Riachuelo, la obsolescencia de los sistemas de pluviales y
cloacas, el deterioro edilicio.
Este desastre, consecuencia de un largo desencuentro entre las condiciones de habitabilidad y
la capacidad para amortiguar el fenómeno, tiene su principal escenario en las viviendas
colectivas o conventillos. Las personas que allí residen no encuentran en otros acontecimientos
barriales comparación que alcance para caracterizar la gravedad de las inundaciones. Por lo
tanto, elaboran metáforas apocalípticas, donde las inundaciones llegan a compararse con el fin
del mundo. Otros fenómenos-desastres, también frecuentes en el ámbito barrial, como
incendios y robos, evidentemente no logran reflejar el abanico de carencias que develan las
inundaciones.
El aislamiento que sufre el vecino ante las "sudestadas", que abarca distintos aspectos de su
vida cotidiana, como la inmovilidad física, el distanciamiento de los ámbitos de socialización, es
contrarrestado en parte con la activación de las redes sociales de alerta y autoevacuación.
Hacia el interior del conventillo, ante la amenaza de inundación se reactivan los lazos solidarios,
y los habitantes de estas viviendas colectivas cuentan con la información de alerta y el asilo de
sus vecinos. Por otra parte, la disponibilidad de la ayuda familiar extensamente difundida en el
barrio, constituye la principal opción de refugio.
La presencia de ambas redes sociales sumado a un amplio conocimiento para identificar el
fenómeno y saber cómo actuar, configuran un indispensable sustento para la elaboración de
una estrategia de mitigación popular (Maskrey, 1989). La consolidación de esta incipiente
mitigación popular puede reducir los impactos negativos de las "sudestadas". Pero sin duda, es
necesario que la administración municipal contemple una planificación negociada de soluciones
infraestructurales, donde participen los vecinos afectados y las organizaciones barriales.
Bibliografía
BARAONA, RAFAEL (1987) "Conocimiento campesino y sujeto social campesino". En: La
producción de conocimiento en el medio campesino. Programa interdisciplinario de
investigaciones en educación (PIIC), Santiago de Chile.
BARTOLOME, LEOPOLDO (1985) "Estrategias adaptativas de los pobres urbanos: el efecto
entrópico de las localizaciones compulsivas. En: L. BARTOLOMÉ, comp., Relocalizados:
Antropología social de las poblaciones desplazadas. IDES, Buenos Aires.
BOLIN, ROBERT Y PATRICIA TRAINER, (1978) "Modes of family recovery following disaster".
En: E. QUARANTELLI, comp., Disasters: Theory and Research, Sage, California.
BOUYSSE-CASSAGNE, THERÉRSE (1988) Lluvias de ceniza. Hisbol, La Paz.
GAZZOLI, RUBÉN Y OTROS (1989) Inquilinatos y hoteles de Capital Federal y Dock Sur:
establecimientos, población y condiciones de vida. Centro Editor de América Latina, Buenos
Aires.
HERZER, HILDA (1994) "Los desastres, consideraciones conceptuales". Conferencia
interamericana sobre reducción de desastres naturales. Cartagena de Indias, Colombia.
LIMA, BRUNO R. Y OTROS (1988) "La atención primaria de salud mental en las víctimas del
desastre de Armero, Colombia." Acta psiquiátrica, psicología América Latina, Nº 34, Buenos
Aires.
LOMNITZ, LARISSA (1979) "Una exploración sobre la naturaleza de las interrelaciones entre
los sectores informal y formal". En: V. TOKMAN, Y E. KLEIN, comp., El subempleo en América
Latina. El Cid Editor/CLACSO, Buenos Aires, pp. 243-273.
MASKREY, ANDREW (1989) El manejo popular de los desastres. ITDG, Lima.
PROGRAMA 'RECUP' BOCA (1988) "La Boca, una carta de desarrollo social y urbano del
barrio". Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires.
SERVICIO METEOROLÓGICO NACIONAL (1988) "Inundaciones, sudestadas y crecientes
repentinas o aluviones". Boletín informativo del Servicio Meteorológico Nacional, No. 2, Buenos
Aires.
SCUDDER, THAYER (1981) "What it Means to be Dammed. The Anthropology of Large-Scale
Development Projects in the Tropics and Subtropics". Engineering and Science.
TURNER, VÍCTOR (1974) Dramas, fields, and methafors. Cornell University Press, Ithaca.
UN DILUVIO ENTRE LOS INDÍGENAS DE TALAMANCA
CarlosBorge Carvajal
Roberto Castillo Vásquez
Eduardo Rodríguez Herrera
El impacto causado por la inundación del 9 y 10 de diciembre de 1993 en la Reserva Indígena
de Talamanca, Costa Rica, pudo ser mayor. Sin embargo, la sabiduría ancestral de sus
habitantes, que pueden anticipar las avenidas “cuando los árboles de Laurel Florean” y la
organización autónoma de los indígenas Bribris, representados por CODEBRIWAK, fueron
elementos importantísimos para las iniciativas de prevención y la atención de la emergencia. Un
caudal importantísimo de los estudios sobre desastres discurre entre el conocimiento
estructurado acerca de inundaciones que tienen los pueblos indígenas.
Introducción
Los días 9 y 10 de diciembre de 1993 se produjo una inundación de gran magnitud en el Valle
de Talamanca, la cual había sido esperada por los indígenas del área, de manera que se
habían tomado las previsiones del caso para evitar la pérdida de vidas humanas. Sin embargo,
el impacto físico y económico causado por la inundación fue muy significativo, lo que motivó el
nacimiento del Proyecto de Ecología Cultural de Talamanca del Deparatamento de Geografía
de la Universidad de Costa Rica, coejecutado con la Comisión para la Defensa de los Derechos
Indígenas de Talamanca (CODEBRIWAK) y financiado por la Embajada Real de Dinamarca,
que realizó un estudio del impacto de la inundación para uso exclusivo de la Asociación de
Desarrollo Integral de la Reserva Indígena de Talamanca, CODEBRIWAK y la Comisión
Nacional de Emergencias (CNE).
Las apreciaciones y conclusiones de este estudio no corresponden necesariamente a los
criterios políticos de ambas instancias locales y son responsabilidad de los profesionales del
citado proyecto y de aquellos que colaboraron en la realización del estudio. Queremos, por lo
tanto, agradecer el valioso apoyo de Oscar Almengor, Sebastián Díaz, Ramiro Herrera, Allan
Lavell y Argentina Selles.
Para realizar este estudio se conformó un grupo de trabajo integrado por tres geógrafos, un
antropólogo, un educador, una asistente y un dirigente indígena, quienes realizaron un intenso
trabajo de campo en el área afectada por las inundaciones los días 4, 5 y 6 de enero de 1993.
En principio se realizó una revisión con el presidente y miembros de la Comisión para la
Defensa de los Derechos Indígenas de Talamanca (CODEBRIWAK) sobre las zonas más
afectadas y el sector de la economía más deteriorado. Posteriormente se diseñó la estrategia
de trabajo para lograr un estudio rápido del impacto del fenómeno natural -primero que
realizaba el equipo como tal- y luego se difinieron la estructura y los contenidos del informe.
El equipo se subdividió en dos grupos, dirigiéndose un grupo a las localidades de la Isla de
Gavilán Canta, a la Isla del Telire, Shiroles y Bambú, ubicadas en la margen izquierda del Río
Telire y el otro, a las localidades de Boca de Urén, Isla de Lari, Sepecue y Coroma, localizadas
en la margen derecha del mismo río. Observación de campo, mapas y fotografías aéreas
además de entrevistas con distintos productores, comerciantes y dirigentes fueron los
instrumentos de recolección de información y análisis utilizados.
Los objetivos que guiaron este trabajo se resumen en cuatro:
-
Estudiar el impacto físico y económico provocado por la inundación del 9 y 10 de diciembre
de 1993 en el Valle de Talamanca.
-
Describir el evento de inundación, sus causas y la respuesta de las comunidades y el
papel de la Comisión Nacional de Emergencias.
-
Recopilar las propuestas locales para enfrentar los impactos tanto de la pasada inundación
como de futuros eventos.
-
Ofrecer recomendaciones para mitigar los efectos de la inundación y la prevención y
atención de futuros desastres naturales.
Ambiente físico, sociocultural e institucional
Se presenta a continuación una descripción de las principales características biofísicas y
socioculturales de la Reserva Indígena de Talamanca, y de la forma como se encuentran
organizadas institucionalmente las poblaciones indígenas.
Caracterización Geográfica
La Reserva Indígena de Talamanca se ubica al sureste del país, entre las coordenadas
geográfcas 82º50'40" y 83º18'37" longitud oeste y 9º39'30" y 9º21'38" latitud norte (Figura 1).
Esta Reserva fue creada en 1977 por medio de la Ley Indígena No. 6162 y cuenta con una área
de 66,000 hectáreas (660 km2).
Figura 1: Caudales promedio mensuales en la estación Bratsi, 1972 – 1993
Administrativamente la Reseva Indígena de Talamanca se encuentra en el distrito Bratsi,
perteneciente al cantón de Talamanca, provincia de Limón. La Reserva ocupa el 23 por ciento
del área total del cantón de Talamanca y el 28 por ciento del distrito de Bratsi. De acuerdo a la
regionalización de MIDEPLAN, ésta forma parte de la Región Huetar Atlántica.
El territorio de Talamanca habitado por los indígenas bribris y cabécares posee una diversidad
de ambientes que van desde los 40 metros en el Valle de Talamanca hasta aproximadamente
los 1,500 m.s.n.m en las partes medias de la cuenca del río Telire y sus principales afluentes.
Se encuentra aquí una de las áreas boscosas más importantes de Costa Rica, las mismas que
constituyen hábitats para una gran diversidad de especies de flora y fauna que han sido muy
bien manejadas y conservadas por los indígenas de Talamanca.
Además de la rica biodiversidad, la zona se caracteriza por albergar una de las culturas
indígenas autóctonas más ancestrales y sólidas de Costa Rica. Esto ha sido posible gracias al
espíritu combativo y la estructura organizativa de las indígenas bribris y cabécares que han
compartido por miles de años los territorios de Talamanca.
Las condiciones litológicas, topográficas y climáticas imperantes en la zona han conformado
dos unidades espaciales bien diferenciadas entre sí: Valle de Talamanca y Cordillera de
Talamanca.
El Valle de Talamanca consiste en una coalescencia de abanicos aluviales construidos por los
ríos Telire, Coen, Lari, Urén y Yorkín. El relieve se caracteriza por presentar una topografía
plano-cóncava y plano-ondulada con pendientes inferiores al 13 por ciento. Los depósitos
aluviales se componen de fracciones de rocas sedimentarias, volcánicas e intrusivas
erosionadas de la Cordillera de Talamanca. Además de los rellenos fluviales, también se
destacan los depósitos coluviales o depósitos de vertiente provenientes de piedemonte de la
Cordillera de Talamanca. Este Valle abarca unas 12 mil hectáreas de suelos fértiles que
representan el 18 por ciento del área total de la Reserva Indígena.
En el Valle el patrón de drenaje es dicotómico, conteniendo ligeras modificaciones a trenzado y
meándrico. Su origen corresponde al brusco cambio de energía que sufren los ríos, al pasar de
un medio de alto grado de pendiente en la Cordillera de Talamanca a un medio de baja
gradiente.
La Cordillera de Talamanca corresponde al sector montañoso y se compone de formas de
origen tectónico, erosión y remoción en masa (Madrigal y Rojas, 1980). Su relieve se
caracteriza por una topografía con pendientes que oscilan entre 30 y 60 por ciento y en algunos
sectores con más de 80 por ciento. Son comunes los pequeños valles profundos con laderas de
fuerte pendiente y divisorias angostas. La forma de la Cordillera es compleja, al estar
influenciada por múltiples fallas y pliegues como la Falla del Telire, los anticlinales de Bris y
Uatsi, así como por la diversidad de rocas.
El patrón de drenaje es rectangular en la parte montañosa al existir control estructural y
litológico. Por lo tanto, los ríos discurren siguiendo los planos de falla y las direcciones
estratigráficas. También se han desarrollado patrones dentríticos donde el control estructural no
es tan considerable y la consistencia de la roca es menor. El 82 por ciento del área total de la
Reserva se localiza en esta zona montañosa.
Desde el punto de vista climático la zona presenta dos regímenes de precipitación: uno
marcado por una estación lluviosa que se extiende de abril a diciembre y otra por una estación
seca que va de enero a marzo. La precipitación promedio anual para la Reserva se estima en
3,000 mm. (Proyecto Ecología Cultural de Talamanca, 1994). Sin embargo, la cantidad de lluvia
no se distribuye homogéneamente en toda la Reserva. Se produce un aumento de la cantidad
de precipitación desde las tierras bajas del Valle de Talamanca (2,500 - 3,000 mm.) hacia las
partes medias de la Cordillera (3,000 - 5,000 mm.). Esto se explica por la presencia de la
Cordillera de Talamanca, la cual actúa como una barrera orográfica a los vientos alisios
húmedos provenientes del este-noreste.
El promedio de temperatura anual es de 25.6 grados centígrados en el Valle de Talamanca,
mientras que en las partes intermedias de la Cordillera (500-1,500 m.s.n.m) oscila entre 18 y
22º C. Los valores de humedad relativa promedio se mantienen con valores superiores al 85 por
ciento durante todo el año, con un promedio anual de 88 por ciento. La evaporación media
anual es de 988.5 mm., mientras que la evaporación media mensual máxima se registra en
marzo (98.3 mm.) y la mínima en diciembre con 72 mm. Los vientos predominantes que afectan
la zona son los alisios con dirección este-noreste, los cuales se intensifican en los meses de
diciembe a abril por su asociación con las masas de aire polar.
La hidrografía de la zona está dominada por el río Telire y toda una red de tributarios como son
el Coen, Lari, Urén y Yorkín . El río Telire a partir de la confluencia con el Yorkín recibe el
nombre de Sixaola que se constituye como límite internacional entre Costa Rica y Panamá. La
cuenca del río Telire mide 2,130 km2 con un perímetro de 228 km. y una elevación máxima de
2,820 metros y una mínima de 40 metros. La Reserva Indígena de Talamanca se ubica en la
parte baja (Valle de Talamanca) y la parte media de esta cuenca, ocupando un 31 por ciento del
área total de la cuenca (Figura 1).
El caudal promedio anual del río Telire para el período 1972-1992 medido en la estación
fluviográfica de Bratsi fue de 173.6 m3/seg (Figura 2). Los caudales más bajos ocurren entre los
meses de enero y abril, coincidiendo el caudal mínimo mensual en marzo (estación seca) con
95.8 m3/seg., mientras que en los meses de octubre y diciembre (estación lluviosa) se producen
los mayores caudales medios mensuales con 227.2 y 222.8 m3/seg (ICE, 1992).
Figura 2: Presipitaciones promedio mensuales e la estación Bratsi, 1972 - 1993
FUENTE: ICE, 1983.
El promedio anual de arrastre de sedimentos en suspensión entre 1972 y 1992 fue de 819,459
toneladas (Figura 3). Se presentan dos máximas de descarga de sedimentos en diciembre
(136,524 ton) y en agosto (114,933 ton). Los registros mínimos se presentan en los meses de
marzo y abril con un promedio de arrastre de 26,694 y 26,462 toneladas, respectivamente (ICE
1992).
Caracterización Socio-cultural
La población total de la Reserva Indígena de Talamanca alcanza aproximadamente los 6,500
habitantes para una densidad de población de 10 personas por km2. La población indígena
representa el 45 por ciento de la población total del cantón de Talamanca. La gran mayoría de
la población se concentra en el Valle Talamanca, donde la densidad de población sobrepasa los
40 hab/km2. El rápido poblamiento del valle en los últimos años obedece al crecimiento natural
de la población, así como a las migraciones hacia el valle de la población indígena que vive en
el sector montañoso con el fin de tener acceso a suelos más fértiles y a mejores servicios
sociales básicos.
Cerca del 80 por ciento de la población de la Reserva de Talamanca está constituida por los
bribris que habitan principalmente en el Valle y se concentran en las comunidades de Suretka,
Shiroles, Amubre, Katsi, Yorkín, Sheaub, Bratsi, Coroma y Sepecue (Figura 4). El 15% son de
descendencia cabécar y se localizan en el piedemonte y parte media de la Cordillera de
Talamanca, específicamente en las comunidades de San José Cabécar, Kichukicha, Mojoncito,
Aneú, Sibujú, San Miguel y San Vicente. La densidad de población es baja en comparación con
la del Valle. El resto de la población la componen minorías de negros caribeños o afrobribris,
blancos del Valle Central de Costa Rica, chiricanos y teribes de Panamá.
El patrón de asentamiento disperso generó históricamente una organización clánica ordenada
alrededor de la familia extensa, la cual reguló diversos aspectos de la vida de los
talamanqueños, tales como las relaciones de alianza y consanguinidad, lo mismo que las
relaciones de trabajo y cooperación (Guevara, 1992).
Sin embargo, en la actualidad se da una tendencia a trasladar el dominio a la familia nuclear,
dado que la estructura de clanes está en proceso de descomposición (Borge y Villalobos, 1986),
tanto por cambios de ubicación en la retirada hacia la Cordillera cuando la Unites Fruit Co. les
invadió el Valle a principios de siglo, como por la desordenada distribución territorial que se dio
en el repoblamiento de la Baja Talamanca, luego del abandono de las actividades bananeras de
la Chiriquí Land Company (subsidiaria de la UFCO), en la década de los años treinta.
Paralelo al deterioro de la estructura social de los indígenas de Talamanca, también hay un
proceso de aculturación de los grupos bribris y cabécares. Esto es producto del impacto de
diversos factores, entre los que podemos mencionar: las exploraciones petroleras realizadas
por RECOPE en suelo indígena en los años ochenta; la introducción de monocultivos
comerciales, primero el cacao y más recientemente el plátano; mayor disponibilidad de vías y
medios de transporte y la difusión de medios de comunicación escrita, radial y televisiva.
Estos nuevos elementos están contribuyendo a la pérdida de rasgos culturales autóctonos de
los bribris y cabécares como son: la lengua, la religión, la medicina, las costumbres dietéticas,
los tipos de viviendas y todas aquellas tradiciones, mitos y costumbres que han girado alrededor
del uso y manejo de los recursos naturales de la zona. El abandono de actividades tradicionales
por monocultivos comerciales ha significado un incremento en la dependencia económica de la
zona respecto al resto del país, lo que pone en serio peligro la misma seguridad alimentaria de
los indígenas de Talamanca.
Existe una fuerte lucha de líderes comunales y organizaciones tanto productivas como
culturales de la Reserva, por enfrentar las amenazas externas y por buscar opciones de
desarrollo que permitan no sólo fortalecer y mantener su cultura, sino también asegurar la
sostenibilidad en el uso y manejo de los recursos naturales de la zona que han conservado y
manejado eficientemente por cientos de años.
Organización Institucional en Talamanca
La zona tiene una larga historia de organización surgida de sus propios habitantes y
respondiendo a sus problemas concretos. Actualmente, las organizaciones más relevantes son
las siguientes.
CODEBRIWAK: Comisión de los Derechos Indígenas Bribris. Esta organización de ya larga
data, agrupa representantes de las distintas comunidades y de las organizaciones. La Comisión
es una especie de ente federativo, uno de cuyos objetivos es ser un órgano contralor y
regulador de los procesos que ocurren en Talamanca. Paralelamente, es una organización que
estudia los problemas de la zona y toma posiciones para plantearlas a las comunidades y otras
asociaciones.
Las otras organizaciones existentes en Talamanca son las siguientes.
BRIBRI WAK KANE: Esta es una organización compuesta por pequeños y medianos
agricultores que ya tienen un almacén de abastos y una serie de proyectos articulados
alrededor del desarrollo agrícola de la zona.
ASOPROBRITA: Se dedica a comercializar el plátano para el mercado nacional y la
exportación. Tienen un Centro de Acopio y transporte propio para realizar directamente la venta
del plátano, evitando la larga cadena de intermediación existente. Su sede es Suretka.
UTABRI: Se dedica también a los abastos y tiene proyectos relacionados con la
comercialización del plátano. Su sede es Amubre.
ASOCIACIÓN DE AWAPA DE TALAMANCA: Es un movimiento ideológico-cultural de defensa
de la cultura bribri. Sus principales proyectos giran alrededor del rescate cultural.
SOSWAK: Es una organización de productores de plátano que comercializa colectivamente su
producto. Para esto, ya poseen un bote. Adicionalmente, tienen un proyecto de reforestación
con especies nativas (laurel, especialmente). Su sede está en Coroma.
SUKUT: Es una organización de mujeres que planea realizar actividades artesanales. Su sede
está en Amubre .
ASOCIACIÓN DE AGRICULTORES DE MOJONCITO (TSOKOL): Formada recientemente
bajo la asesoría de CODEBRIWAK, por medio de la cual se ejecuta un programa de granos
básicos que involucra a 40 productores de esa localidad.
ASOCIACIÓN DE DESARROLLO INTEGRAL DE TALAMANCA: Tiene como principales
proyectos un Centro de Capacitación en Suretka, el mismo ya se encuentra en contrucción un
proyecto de reforestación y el amojonamiento de los límites de la Reserva.
ORGANIZACIÓN DE MUJERES DE COROMA: Es un grupo de reciente creación que ha
iniciado su trabajo con la capacitación de sus asociadas.
ORGANIZACIÓN DE MUJERES DE SHIROLES: Persigue los mismos fines de la anterior.
ASOCIACIÓN DE DEFENSA ECOLÓGICA DE YORKÍN: Agrupa a pobladores bribris de
ambos lados de la frontera Costa Rica-Panamá. Se constituyeron para salvaguardar la flora y
fauna del Parque Internacional de la Amistad.
FUNDACIÓN IRIRIA T'SACHO: Formada para la protección de la Reserva de la Biósfera
(RBA).
RED DE APOYO TÉCNICO EDUCATIVO: Es un grupo constituido por los maestros de la zona,
posee, aparte de una legitimidad local importante, capacidad de apoyar en capacitación las
iniciativas de desarrollo que se promueven.
KAPA: Asociación de productores de Shiroles que se unieron para la compra de insumos y la
comercialización.
COMITÉ DE UREN: Grupo constituido para resolver integralmente los problemas específicos de
esa localidad.
GAVILÁN CANTA: Asociación de productores de plátanos de esa comunidad.
El hecho que existan varios grupos, con similares fines, no indica que en Talamanca exista
dispersión de la organización ni problemas de integración. Se debe, en parte, a las dificultades
de comunicación entre una y otra zona, por lo que muchas veces los comités son locales,
aunque en la práctica, existen nexos de coordinación entre distintos grupos. CODEBRIWAK
aparece como la organización que por sus fines y relaciones con las otras, asegura un proceso
de coordinación de trabajo.
Economía y sociedad en la reserva indígena de talamanca
En esta sección se describen las actividades productivas, los canales de comercialización, la
organización de la producción y la disponibilidad de fuentes de financiamiento en la Reserva
Indígena de Talamanca. Además se especifica la capacidad instalada de infraestructura física y
el acceso a los servicios sociales básicos.
Actividades Productivas
Aproximadamente 6,500 habitantes de las etnias bribri y cabécar y de las minorías
afrocaribeñas y no indígenas, oriundos del resto de Costa Rica y Centroamérica habitan en el
Valle de Talamanca. Allí también tienen sus pequeñas fincas de plátano para el mercado
nacional y nicaragüense, así como cacao y cultivos diversos para el autoconsumo. La cría de
cerdos y gallinas constituye otra actividad vital para la economía local. El consumo de alimentos
y otros bienes de consumo se complementa con la explotación de los ríos y los bosques
(artesanía, construcción, pesca, cacería y medicina).
Existe una clara diferencia entre los sistemas de finca que se ubican a ambos lados del curso
del río Telire. En la margen izquierda donde se ubican las poblaciones de Gavilán Canta,
Shiroles, Suretka, Bambú y Chase el monocultivo del plátano es predominante en las fincas y
constituye casi la única fuente de ingresos y, por tanto, de alimentación, techo, vestido y salud
para los pobladores locales. En la margen derecha del Telire, en los pequeños valles formados
por los ríos Coen, Lari, Urén y Yorkín y en donde se ubican las poblaciones de Oro Chico,
Aneú, Mojoncito, Sepecue, Bajo Cóen, Coroma, Kachabri, Korbita, Amubre, Katsi, Boca Urén,
Dururpe, Sheuab y Yorkín, los sistemas de finca poseen áreas importantes de plátano, pero
también de granos básicos (arroz, maíz y frijoles), cacao, tubérculos, árboles frutales, caña,
banano y pastos para sus pequeños hatos de ganado vacuno y caballar. El policultivo es aún
preponderante y la seguridad alimentaria depende de ese sistema, además del sistema de
agricultura rotativa de granos básicos y tubérculos, que se complementan con las actividades
de la pesca, la cacería y la recolección de especies vegetales.
Los productos comerciales para el consumo interno son el maíz, los cerdos, las gallinas y los
huevos. Estos dos últimos se intercambian más comúnmente en el sistema de trueque. El
cerdo, alimentado con maíz, bananos, plátanos y pejibaes, se ha constituido en el tercer
producto comercial después del plátano y el cacao, que ocupan el primer y segundo lugar,
respectivamente (Proyecto Ecología Cultural de Talamanca, 1994).
El cacao fue desde la década de los cincuenta hasta principios de los ochenta, el cultivo
comercial que ocupaba la mayor parte de los suelos agrícolas del Valle. Hoy día se circunscribe
a pequeñas áreas intermedias entre las tierras planas y el piedemonte de la Cordillera de
Talamanca, luego de ser atacado por la enfermedad fungosa de la monilia. En el último año su
producción aumentó considerablemente. La mayor parte de las áreas antes dedicadas al cacao
fueron sustituidas por el plátano, que desde 1980 se constituyó en el primer cultivo comercial.
El plátano ocupa hoy una área aproximada a las 4,000 hectáreas, distribuidas en pequeñas
fincas con un promedio de cinco hectáreas y en manos de unos 800 productores
independientes. En todo el Valle se encuentran sembradíos de esta musácea, pero es en las
localidades de Isla Amubre, Katsi, Boca Urén y Sheuab donde se encuentran las mayores
extensiones, destacándose la Isla de Telire como el área de mayor concentración de hectáreas
cultivadas de plátano.
El plátano es comercializado hacia el interior de Costa Rica y Nicaragua por intermediarios que
cuentan con camiones de propiedad privada para cargas promedio de ocho toneladas. En este
momento el producto se vende en racimos de treinta dedos a 175 colones, precio que alcanza
la suma de 500 colones en los mercados de mayoreo del país. A la Reserva Indígena de
Talamanca entran aproximadamente 6'000,000 de colones por semana por concepto de la
venta del plátano. O sea que el ingreso promedio por productor es de 7,500 colones semanales,
lo cual da 30,000 colones mensuales.
Es importante no quedarse en los promedios porque solamente reflejan una tendencia de la
realidad. Son muchos los productores que tienen entre media y una hectárea y muy pocos los
que cuentan con grandes plantaciones de plátano. Según las investigaciones de campo, los
ingresos promedios mensuales por plátano en la mayor parte de las familias de Talamanca no
exceden los quince mil colones.
Toda la producción de autoconsumo y comercial de la Reserva Indígena de Talamanca se ha
realizado exclusivamente con recursos propios de los productores. Hasta ahora no ha existido
posibilidades de que el Sistema Bancario Nacional (incluyendo a la Banca Privada) incursione
en el sistema financiero y económico de Talamanca, debido a que argumentan la no existencia
de escrituras de propiedad privada individual.
Este obstáculo ha sido saltado por los talamanqueños con mucho sacrificio y las plantaciones
de plátano, cacao, maíz, arroz, el ganado y los cerdos, han sido creadas y manejadas con
trabajo familiar y bajo el sistema de reciprocidad social, que hasta ahora ha predominado en las
relaciones sociales de Talamanca. La misma fertilidad de sus tierras les ha permitido crear
condiciones de producción que generan una recuperación rápida de las inversiones que
realizan.
La base social para la producción comercial y de autoconsumo es la familia ampliada, que
incluye generalmente abuelos, hermanos, hijos, tíos y nietos. En las labores que exigen más
mano de obra como la construcción de una casa, la chapia de un tacotal grande o la traída de
un bote de la montaña, generalmente se realiza la tradicional chichada a la cual se participa a
otros miembros del clan de la familia y clanes afines por vía materna.
En los trabajos que requiere el cultivo del plátano se usa la mano de obra asalariada. Por lo
menos un 25% de la población económicamente activa realiza algún tipo de trabajo asalariado,
aunque también tenga su propia finca, generalmente con una extensión menor a las dos
hectáreas.
En el plano de la comercialización existe una asociación de productores de plátano que se
esfuerza por lograr un lugar en la vida económica e institucional de la reserva indígena. En el
comercio de abarrotes una sociedad anónima de más de treinta socios, ha dado muestras de
éxito creciente. En el mismo campo una pequeña asociación también ha tenido buenos
resultados. Estas dos últimas quizas se acerquen más a la estructura clánica y de allí su éxito.
La presencia institucional foránea, principlamente estatal en el ámbito de la producción
agropecuaria, ha tenido resultados muy limitados por la concepción de desarrollo que manejan
y que se enfrenta constantemente a las concepciones, tecnologías y formas de trabajo de los
indígenas. Un ejemplo de ello es el uso de los agroquímicos, que los indios se niegan a usar
bajo el argumento que enferman la tierra. Además, esa presencia es asistemática, inconstante y
con incursiones en forma de proyectos muy pequeños y puntuales.
Infraestructura y Servicios
En cuanto a la infraestructura y servicios sociales, la Reserva Indígena de Talamanca muestra
un importante rezago con respecto a otras zonas del cantón. Hace apenas unos cuatro años
que algunas poblaciones como Kachabri, Amubre, Suretka, Bambú y Chase cuentan con
acueducto. Las comunidades de Mojoncito y Sepecue lo están construyendo y en comunidades
tan pobladas como Coroma y Shiroles, ni siquiera se notan muestras confiables de que tales
obras se podrían realizar.
Los caminos lastreados y en buen estado, son los dos que comunican a Bribri con Shiroles, uno
a orillas del Río Sixaola-Telire y el otro que sube por las lomas del Cerro Mururubeta y Campo
Diablo. Luego de Shiroles hasta Gavilán Canta hay uno lastrado con problemas de drenaje, y de
Suretka a Amubre y Kachabri existe otro camino lastrado con problemas de inestabilidad del
terreno en el trecho hasta la comunidad de Suiri. Todos los otros caminos son de tierra y para
transitar a pie o a caballo.
En cuanto a puentes, el déficit es grave y provoca problemas para el transporte público y de
carga, pues se debe muchas veces esperar a que el nivel de las aguas de las pequeñas
quebradas baje para poder pasar. Estos son los casos del paso por Campo Diablo, Chase,
Bambú, Suretka, Shiroles, Gavilán Canta y Korbita. En total 16 quebradas necesitan
urgentemente de puentes o vados.
El servicio eléctrico que ofrece el Instituto Costarricense de Electricidad se circunscribe a las
comunidades de Uatsi, Chase, Bambú, Suretka, Shiroles, Suiri y Amubre. Las otras 17
comunidades no cuentan con dicho servicio. Existe servicio telefónico público administrado en
las comunidades de Amubre, Shiroles, Suretka y Bambú.
En cuanto a los servicios de salud, los indígenas siguen usando mucho su medicina tradicional
pero también hacen uso de la medicina no indígena por medio de los puestos de salud
instalados en Amubre, Shiroles, Coroma y Bambú. Asisten asimismo a la clínica de la CCSS en
Bribri y al Hospital Tony Facio en la Ciudad de Limón.
Los servicios educativos del primer y segundo ciclo de enseñanza cubren a todas las
comunidades del Valle. En total existen 27 escuelas y cerca de 53 educadores (en mayoría
indígenas) trabajan en la Reserva Indígena deTalamanca. En este año 1994 se abrió el tercer
ciclo en la comunidad de Amubre.
Las viviendas en el Valle están en su mayoría ubicadas en áreas con poco riesgo de
inundaciones violentas, al estar construidas sobre palafitos para sortear las crecidas o llenas
como ellos prefieren llamar. Los materiales y los estilos arquitectónicos son fundamentalmente
los de la zona.
En cuanto a la presencia institucional se da fundamentalmente en el campo de la educación y
de la salud. En menor escala y con fines específicos se encuentran el ICE, la Municipalidad de
Talamanca, el MAG, la Guardia de Asistencia Rural y CORTEL (oficinas en Shiroles y Amubre).
El evento de inundación y sus consecuencias
Se realiza un análisis de las posibles causas de la pasada inundación, los mecanismos de
previsión y predicción de los indígenas para enfrentar las inundaciones y el impacto de las
mismas sobre los ambientes físico, económico y organizativo de las comunidades indígenas
bribris y cabécares localizadas en el Valle de Talamanca.
Las condiciones climáticas, topográficas y litológicas de la zona permiten explicar, desde un
punto de vista físico, el fenómeno de las inundaciones que han afectado desde tiempos
inmemorables las actividades y asentamientos humanos localizados en el Valle de Talamanca.
Algunas de estas razones son:
1. La existencia de materiales sedimentarios fallados y basculados en la parte media de la
Cordillera de Talamanca originan fuertes pendientes que le imprimen gran velocidad al flujo
fluvial e incrementan la capacidad de incisión y arrastre de materiales de los ríos aguas abajo.
2. Los perfiles de los cauces de los ríos Telire, Lari, Coen, Urén y Yorkín, presentan una
gradiente muy fuerte en sus partes medias y altas. Estos ríos al pasar de un ambiente de alta
pendiente como es la Cordillera de Talamanca a un medio de suave gradiente como lo es el
Valle de Talamanca, disminuye su velocidad de flujo y capacidad de carga originando los
abanicos aluviales y los sistemas meándricos que componen el Valle de Talamanca.
3. La reducción de la velocidad del flujo y de la capacidad de arrastre de los ríos en el Valle
ocasionan el desborde de sus cauces y, por consiguiente, el anegamiento de extensas áreas a
ambas márgenes de los cursos fluviales. Las aguas cortan los antiguos depósitos y niveles de
terraza o discuren por antiguos meandros abandonados.
4. La dominancia de suelos moderadamente profundos, de textura arcillosa y poco permeables
originados a partir de rocas sedimentarias y volcánicas sobre pendientes de más de 60%,
favorecen los procesos de escorrentía superficial en las partes medias de las cuencas.
5. Las altas precipitaciones que se producen en la parte media de la Cuenca del río Telire
(5,000 a 6,000 mm.), mantienen prácticamente saturados todo el año los suelos de tendencia
arcillosa. Esto contribuye a incrementar los caudales de los ríos generando inundaciones
periódicas en el Valle de Talamanca.
Las inundaciones no son un fenómeno natural nuevo en la vida cotidiana de los indígenas de
Talamanca sino, por el contrario, han convivido con éstas en el Valle de Talamanca desde
tiempos inmemorables. Esto les ha permitido, por un lado, tener una percepción de las
inundaciones muy diferente de la del resto de la población del país, por otro lado, desarrollar
mecanismos de previsión y predicción para enfrentar a las mismas. Sin embargo, existe hoy día
el consenso de que se ha producido un cambio en el ciclo hidrológico, lo cual se ha traducido en
más frecuentes y torrenciales inundaciones en los últimos años.
La experiencia acumulada por los indígenas con respecto a las inundaciones, localmente
denominadas llenas, son muy amplias. Las inundaciones han sido consideradas o percibidas
tradicionalmente dentro de la cultura indígena, no como un problema, sino como un proceso
natural y beneficioso al cual se han adaptado eficientemente. Uno de los mecanismos de
adaptación y previsión de los embates de las inundaciones incluye la construcción de casas de
habitación y establecimiento de sembradíos en las partes del piedemonte de la Cordillera donde
el nivel de las aguas no los afecta. Esto les permite a los talamanqueños asegurarse un techo
donde vivir y la provisión de alimentos mientras desciendan las aguas en el Valle.
Por otro lado, existe un total conocimiento de las familias que presentan un mayor riesgo de
inundación por habitar cerca de las riberas de los ríos. Por lo tanto, en caso de una avenida, los
indígenas conocen con anticipación cuáles son las familias que necesitan ser ayudadas. Es
decir, la combinación de un amplio conocimiento de las zonas que presentan un mayor riesgo
de inundación y una alta dosis de solidaridad y ayuda mutua entre los indígenas, hacen que la
previsión y acción para enfrentar la amenaza sea más eficiente y exitosa.
Además de estos mecanismos de adaptación y previsión, los indígenas también cuentan con
elementos de predicción de las posibles avenidas o llenas. Así por ejemplo, en el caso de la
inundación que estamos estudiando, ya los indígenas habían anticipado su ocurrencia. Los
elementos o señales que utilizan los indígenas de Talamanca para predecir posibles avenidas o
inundaciones en el Valle de Talamanca, provienen del comportamiento mismo de los ríos y de
elementos de la naturaleza. Se puede esperar una posible inundación cuando se presenta lo
siguiente:
-
Cuando los árboles de laurel florean.
-
Cuando las piedras en los cauces de los ríos se vuelven pegajozas y resbalosas.
-
Cuando las piedras pequeñas se adhieren a las piedras más grandes en los cauces de los
principales ríos.
-
Cuando en el período de menor precipitación, meses de enero a marzo, la cantidad de
precipitación ha estado por debajo del promedio, hecho que provoca una reducción de los
caudales de los ríos y un marchitamiento parcial de la vegetación en el Valle de
Talamanca.
-
Cuando las hormigas y cucarachas comienzan a movilizarse de las riberas de los ríos y
quebradas hacia áreas más seguras y mejor protegidas.
-
Cuando algunos arbustos florean antes de su tiempo normal.
Estas señales o elementos de predicción usados por los indígenas en Talamanca, solamente
pueden ser producto de una duradera y cercana interrelación entre la cultura indígena y su
medio natural. Para esto se debe contar con un amplio conocimiento de los procesos e
interacciones que se dan a nivel del ecosistema o sistema ecológico.
Por otra parte, debemos mencionar que las inundaciones de los últimos 5 años han tenido un
carácter más violento que las anteriores. Éstas se han caracterizado por un comportamiento
más torrencial, ya que el aumento en el caudal de los ríos se produce en un período de tiempo
muy corto, rebasando la capacidad de los cauces fluviales. De igual forma el nivel de las aguas
desciende rápidamente. Esto nos lleva a pensar que el ciclo de las inundaciones y, por lo tanto,
el ciclo hidrológico, se ha visto alterado. Anteriormente las grandes avenidas ocurrían con
diferencia de 10 a 15 años, como puede demostrarse con las inundaciones ocurridas en 1920,
1935, 1950, 1955, 1970 y 1988. Sin embargo, en los últimos 5 años se han producido cuatro
importantes inundaciones: en 1988, dos en 1991 y la del 9 y 10 de diciembre de 1993. Las
razones que nos pueden ayudar a explicar el aumento en la frecuencia de avenidas y la
reducción del tiempo entre avenidas o llenas, son las siguientes:
1. El proceso de deforestación tanto en el Valle de Talamanca como en las artes del
piedemonte e intermedias de los ríos afectan la capacidad de retención y almacenamiento de
aguas de lluvia, incrementando la escorrentía superficial y aportando mayores cantidades de
agua y sedimentos a los cursos fluviales.
2. Luego del terremoto ocurrido en abril de 1991, cuyo epicentro se localizó en el cerro el
Águila, en la parte media del río Telire y con una intensidad de 7.2 en la escala Ritcher, la zona
sufrió un levantamiento. Por lo tanto, la gradiente de los cursos fluviales variaron,
incrementando su capacidad de incisión y arrastre de materiales, favoreciendo la dinámica
torrencial de los ríos.
3. Por los efectos del terremoto muchas de las vertientes de fuerte pendiente desprovistas de
vegetación natural generan múltiples deslizamientos que forman represas y lagunas en las
partes intermedias. Estas lagunas han cedido al empuje de las aguas originando crecidas y
avenidas en las partes bajas.
4. Sumado a estas condiciones debemos mencionar que en lo que respecta a la inundación
ocurrida en diciembre de 1993 prevalecieron condiciones atmosféricas muy particulares. Las
fuertes lluvias y las consecuentes inundaciones que afectaron la vertiente Caribe,
especialmente la parte sur en la primera semana de diciembre de 1993, obedeció a la presencia
de un disturbio meteorológico en la zona Caribe de Costa Rica y Panamá. Este disturbio o
perturbación atmosférica conocido como vaguada, localizada a niveles altos de la tropósfera,
frenó la entrada de los vientos alisios que soplan durante esta época. Con ello se favoreció la
formación de núcleos nubosos: cúmulos cumulonimbos frenre a la costa Caribe, provocando
lluvias de tipo de tipo convectivo de alta intensidad. (Conversación con José M. Montoya, IMM,
1993).
Impacto Físico
El impacto físico más importante causado por la inundación de los días 9 y 10 de diciembre de
1993, consistió en la modificación de la red hidrográfica del Valle de Talamanca afectando los
ríos Telire, Coen, Lari, Urén y Yorkín. Este fenómeno puede obedecer, entre otros factores, al
levantamiento tectónico originado por el terremoto de abril de 1991, cuyo epicentro se localizó
en la cuenca media del río Telire. (Figura 5)
Este levantamiento provocó un basculamiento hacia el suroeste de un bloque que alteró
considerablemente el nivel de equilibrio relativo de la red hidrográfica de la zona. Este hecho
indujo al corrimiento en esa dirección de los cauces principales, y en algunas secciones al
ensanchamiento del cauce, reduciendo las posibilidades de navegación y dificultando la
comercialización el transporte en general dentro del área.
El corrimiento observado oscila entre 150 y 200 metros en el caso del río Telire. Dicho cauce
abandonó su lecho principal y la mayor parte del caudal actual discurre por un otrora brazo
menor del río (Figura 5). Este corrimiento del flujo principal durante la inundación, originó la
devastación de extensas áreas de bosque secundario, tacotales y cultivos, que ocupaban las
terrazas a las márgenes de los ríos. También afectó los islotes comprendidos entre los cauces
trenzados de los ríos de la zona, cuya navegación se ve aún más entorpecida por la
acumulación de troncos en sus lechos.
Además removió grandes cantidades de suelo, descubriendo antiguos bancos de material
rocoso y depositando esos materiales, principalmente arenas y gravas, sobre suelo cultivable
en otros sitios. Por ejemplo, en la isla del río Lari se pudo observar bancos de arenas de hasta
40 cm. de espesor depositados sobre cultivos de plátano. En estos depósitos arenosos
cargados de humedad al recibir los rayos solares se produce una alta evaporación y mayor
temperatura que afecta las raíces y las hojas de las matas de plátano (las quema), reduciendo
su productividad.
En algunas áreas, donde el carácter del flujo no fue torrencial sino más bien inundadas por
aguas de rebalse, se depositaron materiales franco-limosos o limo-arenosos, favoreciendo
algunas áreas de cultivo y otras que antes constituían bancos de material grueso no
aprovechable para la agricultura.
Los efectos más importantes se dieron pricipalmente en la margen sureste de dichos cauces, y
en las "islas" del Coen, del Lari, y en menor medida en la isla del Telire. Otras áreas afectadas
son las confluencias, tanto del Coen como del Lari con el río Telire. Las comunidades más
afectadas por este fenómeno fueron Coroma, Katsi, Gavilán Canta, Sheuab, Boca Urén
Mojoncito, Isla Lari, Isla Urén, Isla Coen, Isla Telire y Bambú.
Impacto Económico
Desde el punto de vista económico, el mayor impacto causado por las inundaciones en el Valle
de Talamanca, se concentró en las plantaciones de plátano. Algunas personas sufrieron
pérdidas de gallinas, cerdos y pequeñas áreas sembradas de maíz.
Las plantaciones de plátano en Talamanca se ubican en las riberas de los ríos, aprovechando la
fertilidad de los suelos, la topografía plana del terreno y la facilidad de transportar el plátano por
vía fluvial. Precisamente fueron estas áreas las más afectadadas por los efectos de las
inundacione dada su cercanía a los cauces fluviales.
Podemos diferenciar tres modalidades de impacto sobre las plantaciones de plátano: 1)
aquellas plantaciones que fueron prácticamente arrasadas por las corrientes de los ríos,
principalmente el río Telire; 2) aquellas áreas por donde pasó parte del caudal de los ríos,
arrastrando gran número de las plantas del plátano en producción y donde se observa un
retoño de las pequeñas menos afectadas por las corrientes de agua; 3) finalmente,
encontramos las plantaciones anegadas y abonadas con capas de sedimentos, especialmente
arenas finas y limos.
Para establecer las pérdidas económicas en la producción del plátano debemos considerar los
efectos de las inundaciones en las tres modalidades mencionadas. Se estima que en el Valle de
Talamanca habían unas 4,000 hectáreas de plátano sembrado. El área de plátano afectado por
las inundaciones representa un 20% del área total cultivada, es decir unas 800 hectáreas. El
número de productores que sufrieron algún grado de pérdida de sus plantaciones se calcula en
200.
Para estimar las pérdidas económicas reales se consideran los siguientes datos acerca del
establecimiento y manejo de una hectárea de plátano.
Estimación de inversión realizada
Costo de establecimiento de una hectárea de plátano: 55,000 Colones
Costo de mantenimiento de una hectárea de plátano: 37,000 Colones
Producción estimada
Producción de racimos por hectárea cada 22 días: 60.0 Racimos
Estimación ingreso bruto anual por hectárea
Precio por racimo de 30 dedos: 175.0 Colones
365/22 x 60 = 995.5 racimos al año por hectárea
995.5 x 175 = 174,204 colones por hectárea al año
Estimación de pérdida por hectárea al año
Inversión realizada + ingreso percibido al año por hectárea.
92,000 + 174,204 = 266,204 colones por hectárea al año
Con base en los cálculos anteriores y la valoración física del área, se determinó una pérdida
total de 800 hectáreas de plátano de las 4,000 existentes en el Valle de Talamanca. Se puede
proyectar que los propietarios de esas 800 hectáreas dejaron de percibir al año la cantidad de
212.96 millones de colones.
El costo de reposición o establecimiento de una hectárea, desde su establecimiento hasta su
producción, unas 250 personas, trabajan como peones asalariados en las plantaciones de
plátano afectadas. De esta forma las pérdidas económicas no corresponden solamente a los
propietarios de las plantaciones, sino también a un número importante de familias que pierden
total o parcialmente su fuente de ingresos.
Organización para atender las consecuencias de la inundación
Las inundaciones o llenas como los indígenas le llaman, son un fenómeno natural recurrente y
común en la historia del Valle de Talamanca. La gente conoce el comportamiento del río y hasta
son capaces de predecir cuándo éste se desbordará. Las llenas son parte constitutiva de la
cultura indígena bribri-cabécar y son manejadas como un elemento vital dentro del sistema
agropecario de la zona.
Así la gente está preparada para este fenómeno que pocos indígenas categorizan como
emergencia. Las gentes ya saben cuáles personas están en situación de riesgo porque viven
muy cerca de los grandes ríos. Voluntarios con bote de motor fuera de borda pronto van a
recoger a esas familias para ponerlas a salvo, que por cierto son muy pocas y se ubican
fundamentalmente en las Islas de Telire y Lari. La comunidad sabe qué hacer en este tipo de
situaciones; primero ponen a salvo su familia y luego se preocupan por los otros, cada quien es
responsable de su hogar y luego viene la solidaridad con los vecinos.
Las diferentes oganizaciones locales (16 en total) están preparadas para atender la prevención
y la atención de una inundación y la estructura de poder local sabe manejar este tipo de
situaciones.
En la pasada situación del terremoto de abril de 1991 la Comisión Nacional de Emergencias
(CNE) no contaba con ninguna (o poca) presencia en el Cantón de Talamanca y mucho menos
en la reserva indígena. Sin embargo, la estructura autóctona de organización y poder pudo
atender con suficiencia las consecuencias inmediatas al terremoto.
En esta ocasión de la inundación, la CNE estuvo desde el principio en el cantón de Talamanca
y al segundo día en el Valle. Sin embargo, las acciones de la CNE complicaron la atención de la
emergencia. La CNE no recurrió a la estructura organizativa local establecida, que funcionó
eficientemente durante la emergencia vivida por el terremoto de 1991. Por el contrario, creó una
Comisión Local de Emergencia dirigida por policías. De este modo, la CNE obvió la capacidad
de organización y acción de las estructuras de base indígenas representantes de los intereses
de los pobladores de la zona, así como toda la gran experiencia histórica de los indígenas para
adaptarse, afrontar y manejar inundaciones en el Valle de Talamanca.
La información no fluyó centralizadamente y cada comunidad debió preocuparse por
confeccionar la propia y llevarla a los policías. En el momento de este trabajo los dirigentes
locales de las comunidades no tienen los datos porque no dejaron copia y los dirigentes de la
Asociación de Desarrollo y Codebriwak tampoco porque a ellos no llegó esa información.
Los resultados de la forma en que se contactó la CNE con la gente del Valle para la atención de
las consecuencias de la inundación son:
1) Se formó una organización local paralela a las establecidas y con gente que no son
dirigentes reconocidos.
2) La decisión de poner a los guardias rurales como responsables de la situación generó
situaciones anómalas.
3) La recopilación de la información sobre daños en la producción agropecuaria no se realizó de
la forma más veraz y eficiente. Esto debido a la ausencia de una metodología clara de
levantamiento de información, a la poca comunicación entre comunidades y la ausencia de un
centro donde convergiera toda la información.
4) El envío de alimentos, frazadas y medicamentos desde ningún ángulo corresponden a las
necesidades que la inundación generó. Hasta donde nosotros sabemos, nadie vivió una
situación de damnificado con pérdida de vivienda y enseres del hogar. Sin embargo, a algunas
comunidades se enviaron cobijas y paquetes de alimentos que han provocado no pocos pleitos
vecinales por el reparto.
5) Los más importantes dirigentes comunales ahora no aceptan hacerse responsables de las
consecuencias de la actuación de la CNE.
Las opiniones de la comunidad, las organizaciones y sus dirigentes sobre cómo atender y
mitigar este tipo de fenómenos naturales son a veces divergentes y hasta contradictorias. Por
un lado, muchos miembros de la comunidad esperan que luego de una inundación el Estado los
tome en cuenta mediante las reparticiones de alimentos, frazadas y el pago por los daños en los
cultivos. En otro sentido, algunas organizaciones y sus dirigentes ven con suma preocupación
este tipo de respuesta del Estado y sienten que se está fomentando una forma de mendicidad
que los indígenas antes no habían padecido. Anotan al mismo tiempo, que los repartos de este
tipo de bienes están causando problemas intracomunales.
En síntesis, existe una clara posición de la comunidad con respecto a que el Estado debe
pagarles los daños a los cultivos y repartir alimentos a toda la comunidad. En cambio algunos
dirigentes como el caso del presidente de la Asociación de Desarrolllo Integral, don Alejandro
Swabby, se oponen rotundamente a esta posiblidad argumentando que no todos fueron
afectados, que el Estado no tiene manera de saber con exactitud esa información, que la
información que se recolectó está viciada, que en otras ocasiones se le pagaron daños a gentes
que ni siquiera eran productores, que mucho de aquellos dineros fomentaron la ingestión de
alcohol.
Por el contrario, algunas organizaciones plantean la necesidad de que la colaboración del
Estado, para paliar los efectos de las inundaciones, se realice de la siguiente manera:
1) Hacer un inventario minuciosos y veraz de las tierras, productos y familias afectadas.
2) Estudiar caso por caso las necesidades reales de estas familias y sus fincas con respecto a
las consecuencias de la inundación y no por su condición anterior de gentes muy pobres o
acomodadas.
3) Otorgarles un bono alimenticio por valor de 7,000 colones mensuales para ser cambiado en
el comercio local a aquellos productores de plátano que tardarán casi un año en restablecer las
condiciones productivas de sus fincas.
4) Que los dineros supuestamente designados para pagar por daños a las plantaciones de
plátano, se conformen en un fideicomiso bancario en el Banco Nacional de Costa Rica para ser
asignados en forma de crédito bancario a los productores afectados.
5) Que se reparen en forma definitiva los caminos afectados por la inundaciones.
Sobre la prevención, atención y mitigación de este tipo de eventos plantean que:
1) la CNE opere en la Reserva Indígena de Talamanca a través de las organizaciones y
estructuras locales de poder;
2) se capacite a un grupo de rescate y se les dote del equipo necesario como bote, motor fuera
de borda y radios de comunicación portátiles;
3) se instale una red de radio comunicación enlazada con la radioemisora local La Voz de
Talamanca;
4) exista una dotación permanente de gasolina para la evacuación de gentes durante las
inundaciones;
5) se fomente la recuperación de los sistemas tradicionales de policutivo que garantizan la
alimentación durante la duración de este tipo de eventos.
En general, las tres inundaciones seguidas que han ocurrido después del terremoto de 1991
han alertado a la comunidad sobre la conveniencia o inconveniencia de depender para su
manutención de un solo tipo de producto comercial. La discusión ahora se centra en la
necesidad de diversificar la producción comercial, para lo cual la intervención del Estado es
importante. Las donaciones desordenadas y el aporte de productos que se producen en la
zona, solamente contribuyen a aumentar la vulnerabilidad de las comunidades para soportar
este tipo de fenómenos.
Conclusiones y recomendaciones
Definitivamente las inundaciones en el Valle de Talamanca forman parte de las condiciones
físicas y de la construcción cultural de los indígenas bribris y cabécares que lo habitan. Su
explicación mitológica, los sistemas de predicción del fenómeno, los preparativos que realizan
antes de su ocurrencia, la atención de sus efectos y los comportameitnos en el campo de la
producción luego de las inundaciones, nos permite afirmar que las crecidas y desbordamientos
de los ríos no son un acontecimiento extraordinario en la vida social, económica y cultural de la
región.
Lo extraordinario es el interés del Estado costarricense por atender y mitigar las consecuencias
de una inundación. Ello desde ningún punto de vista es ilegítimo ni contraproducente, es la
obligación del mismo Estado velar por el bienestar y la seguridad de sus habitantes. Los
indígenas han aprendido que le pueden sacar ventajas a esta situación. Tal comportamiento
tampoco es ilegítimo.
Lo preocupante es la forma en que ambas partes asumen el problema: el Estado con un espíritu
caritativo y paliativo, probablemente sincero pero con mucha ignorancia sobre los métodos y
contenidos de su intervención. La comunidad indígena tendiendo la mano a esa caridad y
seguros que el Estado tiene la obligación de solventar las necesidades surgidas del evento y
aprovechando para que se les resuelvan las necesidades históricas.
Como resultado de esta situación los indígenas están perdiendo su tradicional capacidad para
manejar este tipo de situaciones y tornándolos más vulnerables, con el consecuente perjuicio
para ellos y para la misma sociedad costarricense. La sustitución de las organizaciones locales,
la ausencia de coordinación con ellas, la falta de involucramiento de los dirigentes locales, la
repartición de bienes y alimentos no requeridos y que desfavorecen los sistemas locales de
producción y comercio, así como la intervención sin conocer la geografía y los sistemas
productivos de la zona provocan desórdenes que perjudican a la comunidad y van en
detrimento de la eficiencia del trabajo del Estado.
Surge la necesidad, por lo tanto, de rescatar el concepto tradicional que percibe a las
inundaciones como un fenómeno natural beneficioso para las tierras de cultivo y para lo cual se
debe estar preparado permanentemente. Una arquitectura que responda a esas condiciones,
una agricultura de policultivo para garantizar la seguridad alimentaria, una agricultura comercial
que no dependa solamente del plátano sino que incorpore otros productos en la oferta
talamanqueña, una organización autóctona que se encargue de manejar las consecuencias de
una inundación y una colaboración estatal ajustada a los requerimientos culturales, sociales y
económicos de este pueblo. Estas parecen ser las respuestas pertinentes que se imponen por
su racionalidad.
Coincidimos en que la estructura de poder local tradicional es la adecuada para que la CNE y el
Estado en general operen para prevenir y mitigar los efectos de este tipo de fenómenos
naturales. Ellos son los que conocen el terreno, la gente, sus necesidades y la forma de atender
los problemas. La participación no debbe ser entendida como la organización espontánea de
comités de emergencia o la consulta esporádica a las organizaciones locales. Es necesario
entenderla como el ejercicio del poder suficiente para que las comunidades tomen las
decisiones sobre los problemas que le atañen. No debe de trasladarse esa responsabilidad a
gente bien intencionada, pero que no conoce las condiciones locales para decidir correctamente
el camino a tomar en una emergencia u otro acontecimiento de relevacia social.
La forma de acción de los organismos externos evitará probablemente la dicotomía de intereses
que nos encontramos en Talamanca, debido a que la gente tiene expectativas con las cuales
las organizaciones no están del todo de acuerdo. Esto fomenta la mendicidad -un fenómeno
raro entre los indígenas bribris y cabécares hasta hace poco tiempo- y debilita la tradicional
autonomía de Talamanca (ya documentada por muchos historiadores y antropólogos).
El equipo de investigación sostiene la hipótesis de que el ciclo de inundaciones ha sido
alterado, acortándose el período entre las inundaciones e incrementándose su dinámica
torrencial. Esto como resultado del levantamiento de la zona con el terremoto de 1991, la
deforestación y los cambios climáticos ligados al efecto del Niño.
Los talamanqueños deben prepararse para estos eventos y la forma más segura de hacerlo es
fomentando los cultivos que les permitan sobrevivir más días de aislamiento, como los granos
básicos, los tubérculos, las raíces y las frutas en general. La seguridad alimentaria es un
concepto y una práctica que se impone como medida de prevención de desastres en el caso de
esta región. Del mismo modo, debe buscarse opciones de desarrollo en el campo comercial que
complementen al plátano. Podría ser el caso del palmito de pejibaye, el pejibaye, la yuca, el
ayote, las naranjas y los cítricos en general, plantas medicinales y otros productos del bosque,
artesanía y turismo ecológico.
Los recursos que el Estado estaría pensando entregar en este territorio indígena para paliar los
efectos de la inundación serían más efectivos si se constituyeran en un fideicomiso para otorgar
crédito barato a los productores, para fomentar la diversificación de la economía, tal como lo
proponen algunas organizaciones locales.
De todos modos, estos detalles pertenecen más a un plan de desarrollo que a un plan de
contingencia inmediato, pero no existe mejor estrategia de prevención de desastres y mitigación
de los mismos, que una buena y correcta estructura de desarrollo. No sobra recordar que los
pueblos más vulnerables a los desastres son los pueblos pobres.
En el plano de las tácticas para atender emergencias en la Reserva Indígena de Talamanca y
en el mismo Cantón de Talamanca, nuestra opinión es que una sola comisión para todo el
Cantón, no es funcional. El Cantón de Talamanca, es el segundo más extenso del país y el
distrito Bratsi, donde se ubica la Reserva Indígena, es el de mayor tamaño en Costa Rica el
cual cuenta con una de las redes viales y de comunicaciones más deficiente del país. Las
dinámicas demográficas, políticas, económicas, sociales y culturales de los distritos de Bratsi,
Cahuita y Sixaola son radicalmente distintas. Por lo tanto, no se puede entender ni atender el
cantón de Talamanca como un todo homogéneo y menos desde la localidad de Bribrí, un
pueblo de paso que se encuentra poco vinculado a la dinámica del resto de las comunidades
del cantón.
Es necesario una revisión por parte de la CNE de su organización zonal y pensar en la
posibilidad de tres comisiones locales para los tres distritos. No estamos proponiendo que se
promueva la formación de más organizaciones, sino buscar las organizaciones locales que
tengan la capacidad y la voluntad política de hacerse cargo de este tipo de problemas.
No existe mejor manera de atender un problema cuando se conocen claramente sus causas y
efectos. Es necesario, por lo tanto, estructurar un plan de investigación en el Valle de
Talamanca que contemple los siguientes aspectos:
1. Dinámica específica del clima y sus efectos sobre la descarga de caudales y el arrastre de
sedimentos en suspensión en la cuenca del río Sixaola.
2. Dinámica geofísica de la zona y sus efectos en el comportamiento hidrológico de los
principales ríos.
3. Mecanismos culturales de adaptación de los indígenas para enfrentar y manejar las
inundaciones.
4. Estudios de percepción de los ríos e inundaciones por parte de los indígenas de Talamanca
con respecto, por ejemplo, a sistemas de predicción , mecanismos de alerta que usan y
organización para el salvamento.
5. Estudios de vulnerabilidad física y socioeconómica de las poblaciones indígenas a los efectos
ocasionados por las inundaciones.
En la Cultura de Talamanca existe un conocimiento estructurado y sistematizado alrededor de
las inundaciones. Esto ha sido posible gracias a la centenaria y tradicional interacción y
adaptación que han realizado los indígenas de Talamanca a este tipo de fenómenos. Un buen
equipo de investigación apoyado con investigadores indígenas, podría ser capaz de
desentrañar este tipo de conocimiento. Esto sería un gran aporte tanto para las jóvenes
generaciones indígenas como para otras poblaciones de Costa Rica, que apenas sobrepasan
los cuatrocientos años de habitar en esta región tropical.
Bibliografía
BORGE, CARLOS Y VICTORIA VILLALOBOS (1986) "El Papel de las Exploraciones Petroleras
en la Transformación de la Cultura y el Espacio de los Indígenas de Talamanca, Costa Rica,
1980-1985." Tesis de Grado. Universidad de Costa Rica, San José.
ESCUELA CENTROAMERICANA DE GEOLOGÍA (1992) "Resumen de Actividad Sísmica y
Volcánica." Revista Geológica de América Central, No. 14, Editorial Universidad de Costa Rica,
San José, octubre.
GUEVARA, MARCOS Y RUBEN CHACÓN (1992) Territorios Indios en Costa Rica: Orígenes,
Situación Actual y Perspectivas. Editorial García Hermanos S.A., San José.
ICE (1978) Proyecto Talamanca. Informe de Reconocimiento Geológico de los Sitios de Presa
Bribri y Sheuab. Instituto Costarricense de Electricidad, Dirección de Ingeniería de Energía.
ICE (1993) Informe Hidrológico Preliminar Proyecto Hidroeléctrico Talamanca. Instituto
Costarricense de Electricidad, Dirección de Planificación Eléctrica, Departamento de Hidrología,
Oficina de Estudios Hidrológicos.
MADRIGAL, R Y E. ROJAS (1980) Manual Descriptivo del Mapa Geomorfológico de Costa
Rica. Escala 1:200,000. SEPSA, Editorial Imprenta Nacional, San José, Costa Rica.
PROYECTO DE ECOLOGÍA CULTURAL DE TALAMANCA.(1994) Diagnóstico Biofísico y
Socioeconómico de la Reserva Indígena de Talamanca. Universidad de Costa Rica,
Departamento de Geografía, San José.
Figura 1: localización de la Reserva Indígena de Talamanca
Figura 2: Reserva Indígena de Talamanca comunidades indígenas. 1994
Figura 3: Area afectada del Valle de Talamanca por la inundación de diciembre. 1993
EL NIÑO NO TIENE LA CULPA: VULNERABILIDAD EN EL NORESTE
ARGENTINO
Elvira Gentile
Universidad de Buenos Aires
Los fenómenos solamente adquieren significado en referencia a una sociedad en particular. De
allí la importancia de la investigación social sobre desastres y la necesidad de conjugar las
ciencias naturales y el conocimiento que proporcionan las ciencias sociales. El presente trabajo
expone el riesgo de desastres en el noreste argentino que comprende el Gran Chaco, la
provincia de Misiones y el sector mesopotámico de la zona pampeana. Estas regiones son
anegadas recurrentemente por desbordes de ríos de las cuencas del Paraná, el Paraguay y el
Uruguay. Las grandes inundaciones de 1982-1983 y 1991-1992 demostraron la relación entre
El Niño-Oscilación Sur (ENOS) y vastos trastornos metereológicos. La alta vulnerabilidad
observada tiene su razón en la degradación del sistema agua-suelo-vegetación, debido al mal
manejo de los recursos naturales renovables.
Introducción
Son numerosas las anomalías climáticas vinculadas al fenómeno ENOS detonadoras de
muchos de los desastres de origen natural que azotan a la humanidad. El evento ENOS de
1982-83 es particularmente recordado por ser el más intenso del siglo y el más drástico
considerando sus efectos socioeconómicos. Las pérdidas globales producidas por huracanes,
inundaciones, sequías y otras condiciones climáticas adversas se estimaron en 1,300 millones
de dólares.
De allí que en los últimos años el fenómeno de El Niño haya dejado de ser considerado un
problema de interés exclusivamente científico para tomar dominio público y encontrarlo en
titulares de la prensa e incluso en la conversación cotidiana ("Dicen que la corriente de El Niño
es la responsable", Clarín, 2/6/92; "Un Niño aguó las vacaciones", Clarín, 22/1/92; "El Niño no
tiene la culpa", página 12, 10/3/92).
Pero el hecho de considerar las implicancias socioeconómicas de un fenómeno natural va más
allá de contabilizar las pérdidas económicas y humanas. Se trata de examinar el porqué de la
vulnerabilidad de ciertas sociedades o sectores sociales ante un evento de orden natural. Dicha
vulnerabilidad está determinada por factores de índole social, político y económico que hacen
que un fenómeno físico se convierta en un proceso catastrófico para la sociedad. Este marco
teórico-metodológico para el estudio de los fenómenos naturales como catástrofes sociales ha
sido desarrollado por distintos autores (García, 1981; Caputo et al., 1985; Caputo y Herzer,
1987; Herzer, 1990; Natenzon, 1992) y se hará una breve descripción del mismo en la primera
parte de este trabajo.
En Argentina, el ENOS ha sido vinculado a las inundaciones en el noreste del país. Varios
estudios han indagado sobre dicha relación (Ereño y Valdés, 1984; Vargas, 1987; Ereño, 1992;
Gentile, 1993) indicando que existe una gran probabilidad de que se produzcan excesos de
precipitaciones en dicha región en correspondencia con los eventos ENOS. En 1982-83 y 199192 (ambos años de El Niño) se produjeron las dos mayores crecidas del siglo con sus
consiguientes impactos socioeconómicos. El objetivo de este trabajo es realizar una primera
aproximación al análisis de dichos impactos. Se intentará describir la situación de desastre así
como el tratamiento de la misma según las distintas esferas: político-institucional, social y
económica.
Si bien el problema de las inundaciones en el noreste no es exclusivo de esta última década
sino más bien un fenómeno recurrente del que se tiene noticias desde el siglo XVII, se estudia
sólo esta década tanto por la mayor disponibilidad de datos como por la gravedad de los
impactos en la sociedad, sobre todo si se tiene en cuenta que no se ha incorporado la
experiencia previa.
¿Qué es un desastre social?
Al abordar el tema de las catástrofes producidas por fenómenos naturales, se debe tener en
cuenta que aunque éstos se producen en la naturaleza, no pueden pensarse
independientemente de la sociedad a la que afectan. La organización y las características de
esta última determinan gran parte de los impactos ocasionados por estos fenómenos
extraordinarios. No debemos considerar a la sociedad simplemente como un receptor pasivo del
impacto climático, no sólo porque éste también puede modificar el clima sino porque los
fenómenos climáticos solamente tienen significado con referencia a una sociedad dada (García,
1981).
Cuando se habla de desastre, existen varias interpretaciones y distintos enfoques para abordar
el tema. A veces los desastres se definen como el evento físico que los desencadena. Así,
inundación o sequía son sinónimo de desastre. También pueden considerarse en términos de
pérdidas económicas y número de víctimas. Pero en estos casos, se puede arribar a
conclusiones erróneas. Si tomáramos exclusivamente el criterio económico, por ejemplo, un
tornado que destruye algunas casas en un suburbio adinerado de Australia seguramente
producirá grandes pérdidas monetarias mientras que un tifón que arrasa con miles de chozas
en la India podría no ser considerado desastre porque en términos de cuantificación monetaria,
las pérdidas no serían grandes.
El enfoque científico-tecnológico es el que ha predominado históricamente en el tratamiento de
los desastres. Si se acepta que estos últimos son exclusivamente acontecimientos naturales, su
estudio y la búsqueda de soluciones se hará sólo desde las ciencias físico-naturales,
privilegiando el análisis de los mecanismos detonadores. De esta manera se favorecen
determinadas medidas para la mitigación y reducción de los mismos. Generalmente se
considera que la única salida viable es la tecnológica y se recurre a las grandes obras de
infraestructura para solucionar los problemas: represas para las inundaciones, grandes obras
de irrigación para las sequías. No obstante, la experiencia ha demostrado que cuando las
soluciones tecnológicas son llevadas a cabo sin tener en cuenta las condiciones socioculturales
de las comunidades a las cuales van dirigidas, pueden incrementar el riesgo ante los embates
físicos en vez de disminuirlo. En general, las inversiones son cuantiosas y los beneficios sólo se
ven en el corto plazo pudiendo convertirse incluso en catástrofes en el largo plazo (Caputo et
al., 1985). El problema es abordado sectorialmente, combatiendo los síntomas pero no las
causas.
A partir de la década del ochenta se comienzan a analizar críticamente las relaciones entre
tecnología, deterioro ambiental y bienestar humano. En consecuencia, la perspectiva para
abordar los desastres ha ido cambiando, ganando una óptica más interdisciplinaria. Las
catástrofes dejan de ser un tema exclusivo de los científicos naturales y se reciben los aportes
de los científicos sociales interesados en la problemática ambiental.
Desde un punto de vista social, un desastre es una situación que supera la capacidad material
de la población de absorber, atenuar o evitar los efectos negativos de un fenómeno de orden
natural. Esta capacidad está relacionada al grado de vulnerabilidad de la sociedad, de la que es
función el grado de desastre. La vulnerabilidad se desprende de las condiciones
socioeconómicas previas a la aparición del fenómeno natural; "es consecuencia de un proceso
de acumulación de factores socioeconómicos, ambientales, sanitarios, nutricionales e incluso
psico-sociales" (Herzer, 1990:5). En la definición de desastre como producto de la interrelación
entre la naturaleza y la sociedad, está implícita la idea de que se trata de un proceso que se
desarrolla en el tiempo y en el espacio y que representa la actualización del grado de
vulnerabilidad de un grupo social determinado (Herzer, 1990).
Bajo esta perspectiva, no sería correcto hablar de un "desastre natural" ya que, "los desastres
naturales no son fenómenos físicos. Son un fenómeno social inducido por eventos físicos"
(García, 1981: xiii). Los fenómenos naturales juegan un papel importante como
desencadenantes de un desastre pero no deben considerarse como la causa principal del
mismo, sino como una variable más a tener en cuenta. Para realizar un análisis de la
vulnerabilidad de la sociedad es necesario considerar a la naturaleza como 'neutra' y estudiar la
relación sociedad- naturaleza como posible determinante de un ambiente más o menos
riesgoso así como las respuestas de los grupos sociales ante el desastre. Se trata de un
enfoque integral del problema de las catástrofes (Caputo y Herzer, 1987), que incorpora la
problemática en su real dimensión y su interacción con otras variables.
Dentro de este contexto, el Niño nos interesa principalmente como detonante de catástrofes
para la sociedad. A la gente afectada por sus azotes tal vez no le preocupa cuánto ha
descendido el Índice de Oscilación del Sur, o los detalles del acoplamiento océano-atmósfera
en el Pacífico Intertropical, sino la medida en que los impactos de este evento alteran el
desarrollo de su modo de vida. De allí la importancia de la cooperación entre las ciencias
naturales y sociales para generar conocimiento que se convierta en un insumo para la
formulación de políticas para la prevención y mitigación de los desastres desencadenados por
este fenómeno.
La investigación social sobre desastres a nivel nacional e internacional
Si bien el problema de las crecientes en las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay es
una cuestión de larga data en la Argentina, la mayor parte de los estudios sobre inundaciones
aparecen a partir de 1983. Esto no es casual sino que responde a la mayor crecida del siglo,
tanto por los caudales registrados como por su perdurabilidad y daños socioeconómicos. Se
produjo en el período 1982-83.
La mayor parte de los trabajos pertenecen a especialistas de las ciencias físico-naturales
(ingenieros, hidrólogos, meteorólogos, geólogos, gemorfólogos, etc.) cuyos estudios se
concentran en la descripción de las condiciones climatológicas e hidrológicas que condujeron a
la gran crecida, en el cálculo de la probabilidad de crecidas, o en las soluciones al problema,
casi siempre por medio de grandes obras de ingeniería. Con respecto a los impactos de las
inundaciones, los esfuerzos se limitaron a la cuantificación de los daños o algunas
recomendaciones sobre el manejo de las crecidas. Se destaca la ausencia de un
emprendimiento de investigación continuo y sistemático para la producción de conocimientos
relevantes para la formulación de acciones y políticas.
Casi toda la bibliografía existente corresponde al caso de 1982-83, encontrándose sólo unos
pocos trabajos que se ocuparon de la crecida de 1992. Con respecto a esta última, podríamos
formular varias preguntas que deberían responderse desde las ciencias sociales: ¿cómo se
organizó la sociedad ante la catástrofe? ¿qué se incorporó de la experiencia anterior? ¿qué
obras se ejecutaron y cuáles quedaron simplemente en los planes? ¿por qué hubo más
evacuados? ¿cómo son los mecanismos de defensa? ¿qué zonas se protegen? ¿quiénes
fueron los agentes responsables de planificar la emergencia? ¿quiénes tuvieron contacto
directo con los damnificados? ¿cómo fue la coordinación entre los distintos organismos
intervinientes? ¿cómo es el proceso de toma de decisiones? ¿qué participación tiene la
población afectada en todo este proceso?
Coincidimos con Herzer (1993) en que de la revisión de la literatura y de los ámbitos de
investigación de las causas sociales de los desastres -y en particular los producidos por las
inundaciones en la Argentina- así como los impactos que generan y los mecanismos de
prevención se obtiene un panorama negativo. "La investigación es en extremo escasa y la base
institucional para la investigación ambiental, económica, social y política, nula. El monitoreo y la
observación hidrológica o climatológica con un cierto nivel de desarrollo, no encuentra
complemento por el lado de las ciencias sociales en el caso de estudios orientados a la
prevención de desastres." (Herzer, 1993:11).
La escasez de investigación social sobre los desastres es, en general, común a toda América
Latina, a diferencia de la gran producción de estudios y base institucional universitaria existente
en Estados Unidos y Europa.1
La investigación llevada a cabo por estos centros se ocupó principalmente de los países
africanos y asiáticos, tal vez por las mayores pérdidas humanas debido a las grandes
densidades poblacionales en ciertas regiones.
Ante este contexto y como consecuencia de los desastres producidos durante la década pasada
en América Latina, la Comisión de Desarrollo Urbano y Regional del Consejo Latinoamericano
de Ciencias Sociales (CLACSO) organizó distintos seminarios2 sobre desastres de origen
natural "para explorar, desde una óptica interdisciplinaria, las causas y el impacto que producen
estos desastres con el objeto de contribuir al esclarecimiento de este tipo de procesos
tradicionalmente abordados desde una perspectiva unidireccional y sectorial" (Caputo et al.
1985: 7). Las conclusiones y trabajos presentados en los mismos fueron recopilados en algunas
publicaciones (CLACSO, 1985; Caputo et al., 1985; IIED, 1990). En las mismas, la naturaleza
deja de ser considerada como el único agente del desastre, dado que "[los eventos físicos]
pueden ser detonantes poderosos, pero las verdaderas fuerzas rectoras son sociales. Es la
naturaleza de estas últimas la que determina qué ocurrirá, dónde y a quién" (García, 1981:6).
En este mismo marco se encuentran los trabajos de Herzer y Caputo mencionados
anteriormente, que realizan aportes teórico-metodológicos para el abordaje de los desastres y
en particular, de las inundaciones. En ellos también se hacen propuestas sobre la planificación
de la emergencia, incluyendo todas las etapas: prevención o mitigación (previas al desastre);
1
En estados Unidos se encuentran, entre otros, el Disaster Resarch Center de la Universidad de Delaware, que
publica el International Journal of Mass Emergencies y el Natural Disaster Center de George Washington University.
En Inglaterra, el Disaster and Settlement Unit del Oxford Polytechnic, en Bruselas, Bélgica, el Centre de Recherche
sur L'Epidemiologie des Desastres de la Universidad Católica de Lovaina; en Australia, el Disaster Management
Studies Centre del Cumerland College of Health Sciences de la Universidad de Sidney o la Agencia de las Naciones
Unidas para el Socorro en caso de Desastres (UNDRO) (Herzer, 1993).
2
Primer Seminario Latinoamericano sobre "El impacto socioeconómico y ambiental de las catástrofes naturales en
las economías regionales y sus centros urbanos", Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 30 de julio al 2 de agosto de 1984.
preparación (previas al desastre); respuestas durante la emergencia y recuperación (posterior al
desastre) (Caputo y Herzer, 1987).
A lo anterior se puede agregar que en Argentina tampoco existen antecedentes de programas
piloto gubernamentales o no gubernamentales como en Perú o en el noreste de Brasil, que
aprovechando los pronósticos experimentales del ENSO preparan a los agricultores para
atenuar los efectos del evento en sus cosechas (IRICP, 1992).
Caracterización de la zona afectada
La región Argentina que se encuentra más expuesta al riesgo de desastres por inundaciones
vinculadas al fenómeno ENOS es el noreste, que comprende parte del Gran Chaco, la selva
misionera, y el sector mesopotámico de la zona pampeana de acuerdo a la clasificación según
zonas de vida (Di Pace, 1992).3 En lo que hace a la división político- administrativa, las
provincias afectadas son Misiones, Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe (Mapa
1). Estas provincias están sometidas a procesos recurrentes de inundación por desbordes de
los ríos Paraná, Paraguay, Uruguay y sus respectivos afluentes. Las subcuencas de estos tres
ríos conforman el sistema fluvial de la Cuenca del Plata, cuya superficie es de 3'200,000 km²
distribuidos entre cinco países: Argentina, Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay. El sistema
hidrográfico Paraná-Paraguay representa el 85% de la superficie de la cuenca y el del río
Uruguay el 15% restante (Viladrich, 1985). La población de esta cuenca asciende a más de 80
millones de personas de las cuales el 60% se encuentra en la alta cuenca en Brasil y 25% en la
baja cuenca en Argentina (Di Pace, 1992).
En su tramo superior4 el río Paraná corre encañonado por el macizo cristalino de Brasilia con un
lecho predominantemente rocoso. Ya en el territorio argentino, en la meseta misionera va
ensanchando su cauce aunque su lecho sigue siendo rocoso. Cerca de la ciudad de Posadas
toma dirección este-oeste y gradualmente su lecho se va tornando arenoso al ingresar al
territorio chaqueño. Luego de su confluencia con el río Paraguay, vuelve a tomar dirección
norte-sur y adopta las características de un típico río de llanura con islas dispersas y un gran
valle de inundación que se desarrolla principalmente sobre su margen derecha hasta la ciudad
de Diamante, Entre Ríos, donde el valle cambia de margen para formar el delta.
El rasgo más distintivo del río Paraguay es la depresión de "el gran Pantanal", amplia planicie
de inundación que en promedio cubre un área de 140,000 Km² (durante la inundación el agua
puede cubrir una superficie de 250,000 km²) ubicada en su tramo superior. El Gran Pantanal
tiene una importante influencia reguladora en la descarga del río Paraguay, modificando su
régimen hidrológico como se explicará más adelante. Aguas abajo, el río tiene muy poca
pendiente longitudinal especialmente en el límite argentino-paraguayo.
El río Uruguay tiene una longitud de 1,800 Km. Su curso superior es profundo y principalmente
rocoso hasta la represa de Salto Grande donde se convierte en un típico río de llanura con un
lecho muy regular y ancho. La margen derecha es más baja y, por lo tanto, es la que se inunda
con mayor frecuencia.
3
La selva misionera es el equivalente regional para el bosque húmedo subtropical, el Gran Chaco lo es para el
bosque seco subtropical y la pampa corresponde a la sabana subtropical y templada (Di Pace, 1992). El río Paraná
puede subdividirse en tres tramos: Superior, desde su nacimiento en la confluencia de los ríos Paranaíba y Grande
hasta su confluencia con el Paraguay; Medio, hasta el río Carcarañá; e Inferior, hasta su desembocadura en forma de
delta en el río de la Plata.
4
El río Paraná puede subdividirse en tres tramos: Superior, desde su nacimiento en la confluencia de los ríos
Paranaíba y Grande hasta su confluencia con el Paraguay; Medio, hasta el río Carcaraña; e Inferior, hasta su
desembocadura en forma de delta en el río de la Plata.
El rasgo predominante en este paisaje es la llanura, con pendiente muy escasa y cursos de
agua divagantes. Sólo la provincia de Misiones posee un relieve de sierras, conocido como la
meseta misionera. La altura de las sierras va disminuyendo hacia la provincia de Corrientes,
donde éstas desaparecen y se forman esteros y bañados.
Régimen Hidrológico
En términos generales, los mayores caudales del Paraná se registran en verano-otoño, debido
a las precipitaciones tropicales en la cuenca superior mientras que la época de caudales más
bajos se produce en invierno-primavera. Las precipitaciones son abundantes en toda la región
con valores promedios anuales mayores a 1,000 mm. El gradiente de precipitaciones disminuye
de este a oeste y a medida que nos alejamos del océano comienza a acentuarse una tendencia
hacia regímenes de precipitaciones estivales y mínimos invernales. En las zonas de transición
pueden darse dos máximos anuales en otoño y pimavera, que es lo que generalmente se refleja
en los caudales del río Uruguay.
El río Paraguay presenta dos picos de crecidas anuales: uno en verano, originado por lluvias en
el tramo superior, al norte del Pantanal y otro en primavera, por precipitaciones en los tributarios
del curso inferior. Los caudales de crecida generados al norte del Pantanal son retenidos en él,
ya que actúa como un gran embalse natural y el pico de crecida tarda aproximadamente seis
meses en atravesarlo. En consecuencia, en la desembocadura del Paraguay, los niveles
máximos se alcanzan en junio-julio y los mínimos en diciembre-enero. Este retraso es muy
importante en las crecidas del río Paraná, dado que los mayores caudales de este último se
registran en verano. Cuando se producen las grandes crecientes, estas diferencias entre los
regímenes se anulan sumándose los picos de las ondas de crecida del Paraguay y el Paraná.
Dada la importancia reguladora del Pantanal, toda modificación que se produzca en este
ecosistema tendría serias consecuencias aguas abajo. Sin embargo, actualmente el Pantanal
está sometido a procesos de desmonte de la vegetación natural para sembrar oleaginosas y
forrajeras para el pastoreo de ganado (Viladrich et al., 1992). Además, existen proyectos de
represas y canales para regular los niveles del río Paraguay con el fin de posibilitar la
navegación y desarrollar la actividad agrícola-ganadera, lo que podría afectar gravemente el
funcionamiento del sistema natural de la cuenca (Bonetto et al., 1988).
El Fenómeno El Niño-Oscilación del Sur y las Inundaciones en el Noreste Argentino
Las grandes inundaciones producidas en la cuenca del Plata en 1982-83 concurrentes con el
evento ENOS más intenso del siglo que produjo tantos impactos en diversas sociedades de
todo el globo, llevaron a algunos científicos argentinos provenientes de las ciencias físiconaturales, en especial meteorólogos, a investigar la vinculación entre ambos fenómenos (Ereño
y Valdez, 1984; Vargas, 1984; Lucero, 1987; Ereño 1992; Gentile, 1993). Por otro lado, la
variabilidad climática vinculada al ENOS en el noreste de Argentina y sur de Brasil, aparece en
numerosos trabajos como los de Rasmusson, 1987, Aceituno, 1987 y Chu, 1991, entre otros.
Los estudios realizados tienden a correlacionar episodios de excesos pluviales en esta región
con la ocurrencia simultánea del fenómeno de El Niño. Los períodos de déficits pluviales se
correlacionarían con los eventos La Niña. Para el caso de los tres últimos ENOS (1982-83;
1986-87; 1991-92) en el noreste argentino se produjeron picos de crecidas entre los meses de
mayo y junio del año posterior a El Niño. El río Paraná en Corrientes registró un caudal de
61,000 m3/s en 1983 y 51,000 m3/s en 1992, constituyendo las dos mayores crecidas del siglo.
Por otro lado, también cabe mencionar que la última década (1981-90) ha sido particularmente
húmeda, registráumeda, registrándose un incremento de las precipitaciones en relación a otros
períodos como el 1921-50 que fue más seco, con un corrimiento de las isohietas medias
anuales hacia el oeste, lo que indica más lluvias en las grandes llanuras argentinas (Hoffman,
1993). Los promedios decádicos de los caudales del río Paraná en Corrientes también
demuestran este ciclo húmedo ya que el promedio correspondiente a 1981-90 (década en la
que se registran las grandes inundaciones de 1983) es el mayor del siglo. En este punto se
puede establecer una comparación con la variación de los fenómenos ENOS a lo largo del siglo
(Trenberth, 1991), la cual indica que a partir de 1970 se producen episodios mucho más
intensos y con mayor frecuencia. Todo esto nos indicaría que la variabilidad climática es
inherente al funcionmiento del medio natural, existiendo ciclos húmedos y ciclos secos.
La sociedad, el Uso del Suelo y los Recursos Naturales
La población de las provincias afectadas asciende en su totalidad a 6'641,278 habitantes (20%
de la población total del país en 1991) y se concentra principalmente en las ciudades ribereñas
(Cuadro 1). Todas las capitales provinciales se localizan a orillas de los ríos Paraguay
(Formosa) o Paraná (Posadas, Resistencia, Corrientes, Santa Fe y Entre Ríos). La población
urbana5 en todos los casos es superior al 60% y se ha incrementado notablemente en las
últimas décadas (Cuadro 2). Este es el resultado de los procesos migratorios del campo a las
grandes ciudades, producto de la crisis del sector rural y de la incapacidad de los centros
urbanos menores para absorber la mano de obra expulsada.
Por ejemplo, entre 1960 y 1970 la población del Chaco creció en un 29% mientras que el Gran
Resistencia lo hizo en un 50% (Caputo et al., 1985). Para la década 1980-91 el crecimiento de
la población del departamento que alberga a Resistencia (San Fernando) fue de 28.8% y el de
la provincia sólo de un 19%. En la mayoría de los casos, la población se ha ido ubicando en las
zonas bajas y anegadizas próximas a los cauces de los ríos. En 1980 se calculaba que 66,700
personas se asentaban en estos terrenos, representando más de un tercio de la población de
Resistencia (Caputo et al., 1985). La pobreza rural se convierte entonces en pobreza urbana.
Cuadro 1: Población y superficie del área afectada
PROVINCIA SUPERFICIE KM² POBLACIÓN 1970 POBLACIÓN 1980 POBLACIÓN 1991
Misiones
29,801
443,020
588,977
788,915
Formosa
72,066
234,075
295,887
398,413
Chaco
99,633
566,613
701,392
839,677
Corrientes
88,199
564,147
661,454
795,594
Entre Ríos
78,781
811,691
908,313
1,020,257
Santa Fe
133,007
2,135,583
2,465,546
2,798,422
Total
501,487*
4,755,129
5,621,569
6,641,278
* la zona afectada representa el 18% de la superficie total del país.
Fuente: INDEC, Anuario Estadístico 1993.
Cuadro 2: Población urbana y rural
1970
1980
1991
PROVINCIA URBANA (%) RURAL (%) URBANA (%) RURAL (%) URBANA (%) RURAL (%)
Misiones
35
65
50
50
64
36
Formosa
40
60
56
44
70
30
Chaco
47
53
61
39
70
30
Corrientes
68
32
64
36
74
26
Entre Ríos
61
39
69
31
77
23
5
que habita en localidades de más de 2,000 habitantes (Instituto Nacional de Estadística y Censos).
Santa Fe
78
22
Fuente: INDEC, Anuario Estadístico 1993.
82
16
85
15
Pobreza y Medio Ambiente
Para poder caracterizar las condiciones materiales de vida de la población se toma un conjunto
de elementos que son considerados como "necesidades básicas de la población" (vivienda,
salud, saneamiento, educación). En el cuadro 3 se han plasmado algunos indicadores de la
calidad de vida de la población en las provincias afectadas.
Del mismo se desprende que existen diferencias entre las mismas, siendo Misiones, Formosa,
Chaco y Corrientes las que muestran mayor marginalidad en las condiciones de vida de la
población. Sin embargo, se debe aclarar que estos indicadores son a nivel provincial y podrían
ocultar grandes diferencias entre sectores sociales al interior de las provincias. En todos los
casos la mortalidad infantil es superior a la del total del país (23.8) mientras que con respecto al
porcentaje de población en hogares con necesidades básicas insatisfechas sólo Santa Fe y
Entre Ríos están por debajo del total del país (19.3); lo mismo ocurre con el resto de los
indicadores. Esto estaría señalando una inserción diferencial de estas provincias en la
estructura económica y política del país.
Cuadro 3: indicaciones de las condiciones de vida de la población
PROVINCIA
Misiones
Formosa
Chaco
Corrientes
Entre Ríos
Santa Fe
TASA DE
POBLACIÓN
MORTALIDAD
EN HOGARES
INFANTIL
CON NBI (%)
(0/100)
30.3
32.8
25.4
38.1
31.3
38.3
29.1
30.4
20.8
18.8
25.1
16.3
POBLACIÓN EN
VIVIENDAS
DEFICIENTES (%)
HOGARES EN
CONDICIONES DE
HACINAMIENTO (%)
POBLACIÓN QUE DISPONE
DE AGUA CORRIENTE Y
CLOACA (%)
66.4
65.6
61.1
51.7
31.4
25.2
11.3
17.9
16.1
12.8
7.5
6.4
6.7
18.2
12.6
28.3
33.5
26.2
(valores de los indicadores para el total del país: Tasa de mortalidad infantil: 23.8;
Población en hogares con NBI: 19.3; Población en viviendas deficientes: 29; Hogares en
condiciones de hacinamiento: 7.0; Población con agua corriente y cloaca: 33.1)
Fuente: INDEC, Anuario Estadístico de la República Argentina, 1993.
Se observa que la mayoría de la población habita en condiciones de vivienda deficientes (más
del 60% en Misiones, Formosa y Chaco) sin la provisión de servicios básicos de agua corriente
y saneamiento. Todos estos factores contribuyen a determinar la vulnerabilidad social que aflora
en las situaciones de desastre. En un análisis ambiental, el componente socio-económico es el
que predomina ya que es el que define el modo en que el hombre se apropia de la naturaleza y
el modo en que la sociedad absorbe los impactos de la variabilidad climática (Herzer y
Federovisky, 1989).
Las Actividades Productivas y el Medio Ambiente
En términos generales puede decirse que la principal actividad económica que se desarrolla en
la zona es la agrícola-ganadera extensiva y en segundo lugar la forestal, localizada
principalmente en la selva misionera, el Gran Chaco y el delta del Paraná en Entre Ríos.
Muchos cultivos están asociados a la agroindustria. El polo industrial más importante se
encuentra en la ciudad de Rosario, Santa Fe. A diferencia de otros países de Latinoamérica en
los que sus sectores agropecuarios son los más afectados por las anomalías de la precipitación,
en Argentina las mayores pérdidas corresponden a las zonas urbanas, con grandes daños a la
infraestructura, la industria y los servicios.
Como se ha mencionado anteriormente, existen desequilibrios en el desarrollo social y
económico de las provincias analizadas. Santa Fe y Entre Ríos se hallan integradas al modelo
de producción "pampeano"6 predominando la ganadería y la explotación forestal en la primera y
la agricultura en la segunda. Históricamente la gran productividad de la Pampa, y la mayor
incorporación de tecnología asociada al poderío económico y político de sus productores han
privilegiado a esta región en detrimento de otras economías regionales que quedaron
condenadas a la periferia de la estructura de poder del país. Este es el caso de la produccióon
de algodón en el Chaco, de la yerba mate y el té en Misiones o el tabaco en Corrientes, que
muestran signos de estancamiento, reflejado en la dificultad de ubicar sus productos en los
mercados nacionales e internacionales, en la debilidad de los productores locales para retener
los excedentes que generan y en el gran porcentaje de población urbana y rural que presenta
serias deficiencias en su calidad de vida.
Toda la región está experimentando una degradación del sistema agua-suelo-vegetación
(sumamente importante en la retención del agua) debido a los cambios en el uso del suelo y el
mal manejo de los recursos naturales renovables. Las malas prácticas agrarias como el
monocultivo por largo tiempo, la quema de rastrojos, el uso de maquinaria inadecuada, la
labranza a favor de la pendiente, el abandono de las rotaciones de cultivos o agro-ganaderas,
provocan el agotamiento de los suelos favoreciendo la remoción de las partículas del suelo y la
erosión hídrica a la que se encuentran sometidas la selva misionera, la pampa y el Gran Chaco.
Desde 1975, principalmente en la Pampa, se han ido abandonando las rotaciones agroganaderas para adoptar el sistema de dos cultivos por año en el mismo lote, proceso que se ha
denominado "de agriculturización" (Di Pace, 1992). Dicho proceso condujo a un aumento de
productividad pero también a una pérdida inevitable de fertilidad de los suelos. Por otro lado, al
suponer que todos los ecosistemas regionales son tan estables y resistentes como el
pampeano, se han deteriorado muchos ecosistemas subtropicales lo semiáridos por la
aplicación del modelo agropecuario pampeano.
Argentina es uno de los países más atrasados en materia de conservación de suelos ya que en
su estilo de desarrollo7 subyace el supuesto de un país con suelos agrícolas fértiles
interminables. Dada la gran oferta natural y la baja densidad de población, los productores
prefieren abandonar las tierras agotadas y recurren a la expansión de las fronteras
agropecuarias mediante la tala de bosques naturales. Se trata de "un estilo de desarrollo para el
cual todo lo que se encuentra sobre la superficie es un obstáculo que debe ser arrasado
(bosque, fauna), para poder utilizar el suelo con fines agropecuarios o urbanos" (Di Pace,
1992:93).
6
La Pampa (que corresponde al ecosistema de pradera de gramíneas) es la zona agro-ganadera por excelencia y
aporta el 89% de los ingresos cerealeros del país. El desarrollo de la agricultura argentina se ha basado desde siempre
en la gran productividad de la zona pampeana debida a sus excelentes condiciones biofísicas: clima templado y
húmedo, con suelos brunizem de horizontes superiores ricos en materia orgánica, fósforo y calcio. En general los
productores poseen gran capacidad operativa, utilizando maquinaria compleja, semillas mejoradas y agroquímicos
para el control de plagas, pero no fertilizantes. La histórica influencia de la Pampa en la estructura social, económica
y política argentina condujo a que este país sea caracterizado como exportador de granos y carne (Di Pace, 1992).
7
Se puede definir al "estilo de desarrollo" como los aspectos más permanentes y estructurales de la política
económica de un país en el mediano y largo plazo que inciden en la forma en que la sociedad utiliza los recursos
disponibles, distribuye los resultados del esfuerzo productivo y responde a los procesos de creación de cambios
técnicos y sociales (Di Pace, 1992).
A todo esto debe agregarse la incidencia de las obras de infraestructura construidas sin tener
en cuenta las características del medio físico: construcción de rutas con pocas o sin
alcantarillas, obstaculizando el escurrimiento y funcionando como "rutas-dique" (Cappato,
1986).
Con respecto a las represas existentes en la cuenca, sus efectos de regulación sobre las
crecidas son mínimo. Eso se desprende de que su objetivo principal es la producción de
energía eléctrica y a fin de maximizar la misma, los embalses se mantienen lo más llenos
posible para tener mayor salto de generación. Por lo tanto, al producirse las ondas de crecida,
éstas atraviesan los embalses sin mayor modificación que un achatamiento en su pico.
Las inundaciones en 1982- 83
La crecida de 1982-83 en la cuenca del Plata fue el resultado de una conjunción de factores
climáticos anómalos, particularmente el desplazamiento hacia el sur de las precipitaciones, las
intensas lluvias registradas en 1982 que contribuyeron a saturar la cuenca y las grandes
anomalías positivas en las precipitaciones en la cuenca superior de río Paraná. Bajo estas
condiciones se produjeron grandes crecidas desde enero a marzo de 1983 (período normal de
crecidas), prolongándose hacia el invierno y registrando su máximo absoluto en julio. Desde el
punto de vista del volumen escurrido así como por su gran perdurabilidad (desde julio de 1982
hasta agosto de 1983), esta crecida fue considerada excepcional. Sin embargo, con respecto a
los niveles alcanzados a lo largo del Paraná desde Posadas hasta Rosario, en particular en el
tramo entre Corrientes y Santa Fe, alcanzaron valores que, si bien superan las alturas
registradas, son inferiores a otros niveles mencionados en las crónicas de la época colonial
(Aisiks, 1984).
La superficie inundada en las provincias de Misiones, Formosa, Chaco, Corrientes, entre Ríos y
Santa Fe alcanzó los 3'728,000 Ha. de zonas urbanas y rurales. La población evacuada fue de
234,865 personas (217,765 correspondientes al sistema Paraguay-Paraná y 17,100 al río
Uruguay), pero se estima que toda la población afectada (que también incluye a los
autoevacuados) llegó a los 305,000 habitantes (Secretaría de Recursos Hídricos, 1983) (Figura
1). Los daños y pérdidas se estimaron en 1,500 millones de dólares, lo que representa el 3.7%
de las pérdidas que se producen mundialmente por inundaciones (Caputo, et al., 1985). La
evaluación de las pérdidas se realizó teniendo en cuenta los daños tangibles (que pueden
expresarse en términos monetarios) como los daños a las viviendas, agricultura, industria,
costos de evacuación, etc. y los intangibles (los que no pueden evaluarse en términos
económicos), comprendiendo a la población evacuada, interrupción de la actividad escolar,
aumento de la desocupación, deterioro de los vínculos laborales, etc.
También se habla de daños directos (daños físicos a las propiedades que se miden por el costo
de recuperación) y daños indirectos como la interrupción de servicios, incremento en los gastos
de transporte, paralización de la actividad productiva, efectos en la salud humana. Estos últimos
son de gran importancia; sin embargo, no se les ha prestado tanta atención, tal vez por ser más
difíciles de evaluar. Según la estimación oficial de la Secretaría de Recursos Hídricos, las
mayores pérdidas se registran en el área de vivienda, infraestructura, industria, comercio y
servicios y agricultura. La infraestructura dañada correspondió principalmente a las ciudades y a
la red vial en general, con rotura de rutas nacionales y provinciales y varios puentes, lo que
representó un serio obstáculo para las comunicaciones.
Figura 1: Afectados por inundaciones de 1983-83. Porcentaje por provincias
FUENTE: Secretaría de Recursos Hídricos (1983)
La ciudad que recibió el mayor impacto fue sin duda alguna Resistencia, Chaco: el 50% de su
población y el 70% de su superficie fue afectada, en mayor o menor medida, por la inundación
(Caputo et al., 1985) ya sea en forma directa o indirecta, por ejemplo por la imposibilidad de
desagotar cloacas, por dificultades para desplazarse a sus lugares de trabajo o por alojar a
familiares evacuados. Hay que destacar que antes de que se desatara la inundación, la mayoría
de los asentamientos de la población de bajos recursos se encontraban en el valle de
inundación de los ríos Paraná o Negro y en las lagunas rellenadas de este último; todos ellos
instalados legalmente en una cota inferior de seguridad y supuestamente protegidos por obras
de defensa que a la fecha no habían sido completadas8. Además, el 35% de la población del
Gran Resistencia se encontraba en asentamientos ilegales en terrenos fiscales con gran nivel
de riesgo (prácticamente se inundan todos los años).
La gestión institucional del desastre demostró que existe una falta de planificación social ante
los desastres de origen natural; las acciones se tomaron una vez desencadenada la
emergencia, las soluciones fueron simplemente paliativas y no hubo coordinación entre las
distintas instituciones que intervinieron para ayudar a los damnificados.
El sistema de Naciones Unidas (PNUD, UNDRO, UNICEF, etc.) se encargó de tramitar la ayuda
internacional que fue ofrecida desde el comienzo de las inundaciones. No obstante, el gobierno
nacional recién formuló oficialmente su pedido en agosto de 19839. A través de la UNDRO
(Oficina de las Naciones Unidas para el socorro en caso de desastre) llegaron contribuciones de
la comunidad internacional por 2 millones de dólares10 otorgadas a la Cruz Roja Argentina,
Cáritas (organismos no gubernamentales) y gobiernos provinciales.
Con respecto a las acciones del Estado Nacional, "fueron simplemente asistencialistas. No
existió una visión integradora del problema y las respuestas se tradujeron en solidaridades
momentáneas y sectoriales, predominando las rivalidades por encima de una acción coherente
y coordinada" (Caputo et al., 1985). El Poder Ejecutivo Nacional creó el Comando de
Emergencia de la Zona del Nordeste (COZENE) para recibir los requerimientos provinciales y
canalizar la ayuda, pero en los hechos no pudo funcionar como verdadero ente coordinador de
la emergencia ya que no todos los requerimientos se hicieron a través del mismo sino que
muchos se concretaron gracias a las organizaciones no gubernamentales, las que
lamentablemente tampoco alcanzaron el grado de coordinación necesario.
8
En julio de 1982 se rompió el dique regulador que protegía el valle del río Negro, inundando todo el valle que había
sido ocupado luego de un proceso de valorización y especulación inmobiliaria que llevó al relleno, subdivisión y
venta de terrenos anegables (Caputo et al., 1985).
9
UNDRO SITREP N 1, 5/8/83
10
UNDRO SITREP N 7, 1/12/83
La población damnificada fue alojada en centros de evacuados, en su mayoría bajo condiciones
de hacinamiento, promiscuidad y falta de higiene, agravando las deficientes condiciones de vida
en que se encontraba gran parte de la población. La relocalización de estas personas se realizó
con un cierto grado de improvisación, a medida que subían las aguas. Los agentes
intervinientes en este proceso fueron Prefectura Naval Argentina, Gendarmería, Ejército, policía
y bomberos locales; "obviamente, frente a la falta de planes y previsiones, los únicos que
siguen presentando un esquema de trabajo que pueda organizar mínimamente a cada sociedad
afectada y las numerosas evacuaciones, siguen siendo los cuerpos militares (...)"(Natenzon,
1992:7). En general, no se tuvieron en cuenta las iniciativas de los propios damnificados para
enfrentar la inundación, quienes fueron considerados como actores pasivos que todo lo que
podían hacer era dejarse ayudar, desperdiciándose la capacidad de organización de la
comunidad.
Los organismos oficiales de vivienda no dieron solución al problema habitacional durante la
emergencia y casi todas las obras propuestas para terminar con el problema de las
inundaciones fueron proyectos de gran envergadura presentados como solución definitiva y sin
demasiadas garantías de que lleguen a efectivizarse. En estos casos no se considera la opinión
de la población a la que van dirigidos y se pone de manifiesto la ausencia de mecanismos de
control de la comunidad que aseguren la coherencia, continuidad y reformulaciones de los
planes (Caputo et al., 1985).
Las inundaciones de 1991- 92
En 1992 el noreste argentino padeció nuevamente el flagelo de las inundaciones. Según un
informe del Servicio Meteorológico Nacional, las intensas precipitaciones registradas durante el
otoño en la región oriental de la República de Paraguay, en los estados brasileños de Mato
Grosso do Sul, Paraná y Santa Catarina y en la provincia de Corrientes, provocaron una crecida
de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay, cuya culminación se produjo en el mes de junio,
alcanzando niveles* que se acercaron y, en algunos puertos superaron los records históricos
(Gacetilla N 03/93). La altura máxima del río Paraná en Corrientes fue de 8.64 m. y el caudal de
51,000 m3/s, constituyendo la segunda crecida del siglo para ese puerto. "El Niño" comienza a
aparecer en la prensa como una de las causas de las inundaciones. Otros factores
mencionados como "causa" son la deforestación en Brasil, el manejo de las represas y el ciclo
húmedo por el que estaría atravesando nuestro país desde comienzos del '70 (Clarín, 2/6/92;
La Nación, 23/6/92; Clarín, 14/7/92). Los artículos periodísticos denotan una relación causaefecto entre El Niño (o cualquiera de las otras causas mencionadas: deforestación, represas) y
la dramática situación de los evacuados, sin tener en cuenta la falta de previsión (sobre todo si
se piensa que no se trata de un fenómeno aislado sino más bien recurrente y con la experiencia
vivida en 1983), el deterioro socioeconómico y ambiental, el problema de la vivienda, las
medidas paliativas e improvisadas, o la ausencia de planes y acciones efectivas por parte de las
autoridades responsables.
El área inundada en las provincias de Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes, Santa Fe y Entre
Ríos fue de 3'126,000 Ha.11 y la población evacuada alcanzó a 101,37612 personas. Las
actividades más afectadas fueron la ganadería extensiva de cría (1,5 millones de cabezas
afectadas, ya sea por traslado, deficiencia alimentaria, disminución del porcentaje de parición o
peso al destete) y la actividad forestal, principalmente en el delta entrerriano y bonaerense. Los
excesos hídricos de marzo a mayo de 1992 generaron problemas y pérdidas en la recolección
de cultivos de cosecha gruesa en toda la región, por ejemplo, en la recolección del maíz en
11
12
Cuantificación en base a imágenes Landsat (Ministerio del Interior, 1993).
Información suministrada por la Dirección Nacional de Defensa Civil.
Formosa (15,000 Ha.), Corrientes (2,000 Ha.) Entre Ríos (105,000 Ha.). Sobre este mismo
cultivo se registraron pérdidas del 75% de la superficie sembrada en Misiones y 20% en Chaco.
En esta última, las lluvias dificultaron la cosecha de algodón, tanto en cantidad como en calidad.
También hubo inconvenientes en la siembra de cultivos de cosecha fina (trigo, lino, cebada)
sobre todo en el sector pampeano, dada la imposibilidad de labranza en el momento adecuado.
Hubo reducciones en las áreas de siembra programadas, en los rendimientos y en la capacidad
productiva de los suelos (Ministerio del Interior, 1983).
A diferencia de las inundaciones de 1983 en las que la provincia más afectada fue Chaco
(principalmente el Gran Resistencia), la provincia con más afectados en 1992 fue Formosa con
el 35% (Figura 2). Eso se debe a la población damnificada de las ciudades de Clorinda y
Formosa13. En Clorinda, el 70% del ejido municipal quedó bajo las aguas a pesar de los
esfuerzos por evitar el colapso de las defensas que estaban principalmente dirigidas a proteger
la zona de los invernaderos14; al extender las defensas hacia ese sector, dada la longitud de la
barrera, el colapso fue inevitable, inundando una zona mucho mayor a la que se intentaba
proteger. Resistencia, en cambio, estuvo en grave peligro, pero afortunadamente las defensas
resistieron y no hubo que lamentar grandes daños. Las 431 personas afectadas de esta capital
se encontraban en zonas bajas fuera del cordón de defensas de los ríos Paraná y Negro. La
mayor cantidad de evacuados se produjo en la zona portuaria del área metropolitana (1,000
personas en Puerto Barranqueras y 1,400 en Puerto Vilelas). La provincia de Santa Fe también
tuvo un incremento en los damnificados con respecto a 1983, ya que el área afectada abarcó
todos los departamentos del este, con 37,300 personas que en su gran mayoría sufrieron la
pérdida de sus viviendas y parte de sus pertenencias, como así también sus fuentes de
recursos.
Figura 2: por las inundaciones de 1992 porcentaje por provincias
FUENTE: Dirección Nacional de Defensa Civil, 1992.
La organización de las entidades responsables de paliar la situación de emergencia siguió el
mismo esquema de las inundaciones de 1982-83. La dirección general estuvo a cargo del
Comandante del II Cuerpo del Ejército y las operaciones de socorro y evacuación estuvieron a
cargo de las fuerzas de seguridad y policiales (Prefectura Naval, Gendarmería y policías
provinciales), Defensa Civil (en los tres niveles jurisdiccionales, nacional, provincial y municipal)
y la Dirección Nacional de Emergencias Sociales. Si bien las organizaciones no
gubernamentales encargadas de la distribución de la ayuda (Cruz Roja y Cáritas) contribuyen a
mejorar las condiciones de los damnificados, "sus acciones no pueden superar rasgos
voluntaristas, caritativos y paternalistas sobre la población inundada" (Natenzon, 1992:3). Los
13
De las 40,529 personas afectadas en la provincia de Formosa, 28,149 vivían en la ciudad de Clorinda y 8,075 en
Formosa capital (el 89%).
14
Esto estaría relacionado con la intención del intendente de favorecer la protección de ciertos grupos que lo
apoyaron en la campaña electoral (Dirección Nacional de Defensa Civil, comentario personal).
afectados no mostraron un grado adecuado de asociación, negándose a dejar sus casas hasta
último momento por temor a los robos. En algunos casos los centros de evacuados presentaban
las mismas condiciones que en la anterior inundación, con el agregado de la preocupación por
la posible aparición de brotes de cólera. Los únicos casos en que los afectados se agruparon,
fueron el resultado del descontento por la situación política previa al desastre15 .
El apoyo económico para reparar los cuantiosos daños fue de 75'300,000 dólares en las
provincias de Misiones, Formosa y Corrientes.16 Respecto a este tema, se han producido
algunos enfrentamientos entre el gobierno nacional y los gobiernos provinciales, ya que estos
últimos, aprovechando la situación de desastre, tratan de incrementar el número de evacuados
y pérdidas a fin de captar más fondos para sus provincias en crisis. El gobierno nacional se ha
mostrado reticente a otorgar el apoyo financiero, tal como lo indican los casos de la provincia de
Formosa, que solicitó 64 millones de pesos y tras arduas negociaciones, el monto acordado con
el Ministerio de Economía de la Nación fue de 23 millones; o el de Chaco, que pidió 25 millones
y recibió cuatro17. El Estado nacional a su vez recurrió a la asistencia internacional por medio
del PNUD, recibiendo contribuciones de Estados Unidos, Italia, Japón, la Comunidad
Económica Europea y otras agencias internacionales.
El tratamiento de la problemática de las inundaciones de 1992 en la prensa demostró que las
concepciones implícitas en la gestión de las inundaciones de 1983 todavía están presentes
(Natenzon, 1992). Las inundaciones siguen siendo consideradas pura y exclusivamente como
resultado de un orden natural dado e imposible de resolver o prever. También se "naturaliza" a
los afectados, que viven a merced de las aguas y están adaptados a los pulsos naturales.
La prensa refleja el tratamiento coyuntural del desastre social, con medidas improvisadas,
tomadas sobre la marcha, que se repiten a tan sólo diez años de la mayor crecida del siglo. Las
obras de ingeniería que habían sido propuestas en el ochenta y tres vuelven al discurso de los
políticos como solución definitiva para el drama de los damnificados y plataforma de sus
campañas electorales. El clientelismo político es un componente más a considerar en la
problemática de las inundaciones.
Para finalizar, se puede agregar que frente a las múltiples entrevistas a técnicos y científicos
naturales (que generaron información que las autoridades resposables no aprovecharon en su
totalidad), se publicaron unos pocos artículos que hablaban de la situación social del 'inundado'
de manera anecdótica y sin un marco explicativo global, retroalimentando el sentido
sensacionalista dado a las catástrofes.
Conclusiones
El problema de las inundaciones es una realidad cotidiana para miles de personas de nuestro
país que habitan ciertas zonas de la cuenca del Plata. Las inundaciones, además de sacar a luz
cuestiones estructurales inherentes a la sociedad afectada, interrumpen su proceso de
desarrollo económico y ponen de manifiesto la falta de soluciones adecuadas para las
situaciones de crisis preexistentes.
La experiencia argentina ha demostrado que la sociedad no está preparada para hacerle frente
a los embates de la variabilidad climática. Las respuestas ante los desastres han sido
15
Así sucedió en Clorinda, donde se formó una Comisión de Vecinos Autoconvocados que reclamaban una
investigación exhaustiva de la responsabilidad del intendente en la situación de desastre (Natenzon, 1992).
16
El resto de las provincias todavía no habían informado su evaluación de daños a la fecha del informe del
Ministerio del Interior (agosto de 1992).
17
Información proporcionada por la Dirección Nacional de Defensa Civil.
puntuales, parciales y coyunturales, sin considerar la preparación de un plan integral para el
tratamiento de los desastres como un proceso continuo, que también opere en la prevención y
mitigación de la catástrofe así como después de la misma, "cuando la avalancha de solidaridad,
instituciones y técnicos ha pasado, y la población queda con los programas a medio hacer y se
regresa a la 'normalidad' de la soledad cotidiana de las comunidades" (Huertas, 1990:83).
Para realizar un aporte significativo a la prevención y mitigación de los desastres
desencadenados por un fenómeno físico, se debe dejar de lado la óptica sectorial y abordar el
problema de manera integral, con la colaboración de científicos naturales y sociales para
caracterizar las variables naturales y sociales que llevan a que una inundación se convierta en
un proceso catastrófico. De esta manera su pueden aprovechar las posibilidades de predicción
de los eventos naturales e incorporarla a la planificación de las situaciones de emergencia, que
debe incluir las etapas de prevención, preparación, respuesta durante la emergencia y
recuperación. El objetivo al que se debe apuntar es a reducir la vulnerabilidad de la población
ante los fenómenos inherentes al medio natural.
Bibliografía
AISIKS, ENRIQUE (1984) "La gran crecida del Paraná de 1983". Boletín Informativo N 232: 353, Organización Techint.
ACEITUNO, P., (1987) "On the internannual variability of South American climate and the
Southern Oscillation". Tesis doctoral, University of Wisconsin, Madison.
BONETTO, A., I. WAIS Y G. ARQUEZ (1988) "Ecological considerations for river regulation of
the Del Plata basin according to flatlands characteristics", Water International 13:2-9, IWRA.
CAPPATO, JORGE (1986) "Nunca más inundaciones". Medio Ambiente y Urbanización N 16:
35-38. Buenos Aires.
CAPUTO, MARÍA, JORGE HARDOY E HILDA HERZER, comp., (1985) Desastres naturales y
sociedad en América Latina, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires.
CAPUTO, MARÍA, JORGE HARDOY E HILDA HERZER (1985) "La inundación en el Gran
Resistencia. Provincia del Chaco, Argentina, 1982-83". En: Desastres naturales y sociedad en
América Latina, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires.
CAPUTO, MARÍA E HILDA HERZER (1987) "Reflexiones sobre el manejo de las inundaciones
y su incorporación a las políticas de desarrollo regional", Desarrollo Económico, Vol. 27, N 106:
345-360.
CONSEJO LATINOAMERICANO DE CIENCIAS SOCIALES (CLACSO) (1985) Inundaciones y
sociedad en el Gran Resistencia, Chaco 1982-83, Ediciones Boletín de Medio Ambiente y
Urbanización, Buenos Aires.
CHU, PAO-SHIN (1991) "Brazil's climate anomalies and ENSO", Teleconnections linking
worldwide climate anomalies. Cambridge University Press, Great Britain.
DI PACE, MARIA, coordinadora, (1992) Las utopías del medio Ambiente. Desarrollo sustentable
en la Argentina. Bibliotecas Universitarias, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires.
EREÑO, CARLOS Y J. VALDEZ (1984) "El fenómeno denominado 'El Niño' y las inundaciones
del Paraná". Boletín Informativo N 235: 29-75, Organización Techint.
EREÑO, CARLOS (1992) "Las inundaciones de 1982-1983. Una anormalidad del clima regional
o mundial?", Anales de la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, Tomo 19, pp. 91-104.
GARCÍA, ROLANDO (1991) "Nature pleads not guilty". En: Drought and man. The 1972 case
history, Vol. 1, Pergamon Press.
GENTILE, ELVIRA (1993). "Estudio de la posible vinculación entre el fenómeno de El NiñoOscilación del Sur y las crecidas extraordinarios del Paraná en su curso medio". Tesis de
Licenciatura. Departamento de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de
Buenos Aires.
HERZER, HILDA Y SERGIO FEDEROVISKY (1989) "Algunas conclusiones a partir de tres
casos de inundaciones", Medio Ambiente y Urbanización N 26:18-24, IIED, Buenos Aires.
HERZER, HILDA (1990) "Los desastres no son tan naturales como parecen", Medio Ambiente y
Urbanización, N 30: 3-10, IIED, Buenos Aires.
HERZER, HILDA (1993) "Catástrofes". Ponencia presentada en el seminario-taller La
Universidad de Buenos Aires y el Medio Ambiente, Elementos para la Formulación de Políticas,
que se realizó del 26 al 28 de mayo. Documentos de Base. Facultad de Filosofía y Letras,
Buenos Aires.
HOFFMAN, JOSÉ, (1993) "Aspectos de la distribución geográfica de las precipitaciones y sus
variaciones temporales en la Argentina y América del Sur y problemas en la Actualidad".
Conferencia pronunciada en la Academia Nacional de Geografía el 29 de julio.
HUERTAS, EBROUL (1990) "Acciones y enseñanzas del trabajo en la reconstrucción de
Armero, Colombia", Medio Ambiente y Urbanización, N 30: 72-86, IIED, Buenos Aires.
INSTITUTO INTERNACIONAL PARA EL MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO (IIED) (1990)
Desastres y Vulnerabilidad en América Latina, número especial del Boletín de Medio Ambiente
y Urbanización, N 30, Buenos Aires.
IRICP (1992) "International Research Institute for Climate Prediction, a proposal", Task Group
for the Implementation of IRICP.
LUCERO, O. (1987) "Asociación entre el Niño-Oscilación del Sur y las lluvias en la cuenca del
río Iguazú". Centro de Investigaciones Hídricas de la Región Semiárida, INCyTH.
MINISTERIO DEL INTERIOR, COMITÉ DE CRISIS (1992) "Situación sobre inundaciones Argentina 1992". Informe preliminar realizado por la Dirección de Planeamiento y Control de la
Subsecretaría de Seguridad Interior del Ministerio del Interior.
NATENZON, CLAUDIA (1992) "Procesos catastróficos en el nordeste argentino. Cambios
producidos en la última década: Encuentro Internacional 'O Novo Mapa do Mundo'", Universidad
de San Pablo, Brasil (en prensa) (mimeo).
RASMUSSON, E. M., (1987) "El Niño-Southern Oscillation and its impact on South American
climate" Anales II Congreso Interamericano de Meteorología, V Congreso Argentino de
Meteorología, Buenos Aires, Tomo 2 vi-1. vi-27.
SECRETARÍA DE RECURSOS HIDRÍCOS, (1983) "Informe de daños. Crecida 1982-83 de los
ríos Paraná, Paraguay y Uruguay". Ministerio del Interior.
TRENBERTH, K. (1991) "General characteristics of El Niño-Southern Oscillation". En:
Teleconnections linking worldwide climate anomalies. Cambridge University Press, Gran
Bretaña.
VILADRICH, ALBERTO (1985) "Crecientes e inundaciones en la cuenca del Plata II", Realidad
Económica N 68: 105-128, IADE, Buenos Aires.
VILADRICH, A., O. MOSCARDINI Y V. CAPILOUTO (1992) "Crecidas: miseria y opulencia",
Realidad Económica N 109: 32-53, IADE, Buenos Aires.
VARGAS, WALTER (1987) "El clima y sus impactos. Implicancias en las inundaciones del
noroeste de Buenos Aires", Boletín Informativo N 250: 9-44, Organización Techint.
Artículos Periodísticos
- "Un Niño aguó las vacaciones", Clarín, 22/1/92
- "El Niño no tiene la culpa", Página 12, 10/3/92
- "Todo el Litoral en estado de alerta máximo", "Dicen que la corriente de El Niño es la
responsable", "Otros le echan la culpa a la deforestación en Brasil", Clarín, 2/6/92
- "Inundaciones, No hay un único culpable", Clarín, 14/7/92.
- "Las causas de una catástrofe que se repite", La Nación, 23/6/92.
Mapa 1: Cuenca del Plata
LA CUENCA BAJA DEL PÁNUCO: UN DESASTRE CRÓNICO
Elizabeth Mansilla
Entre los fenómenos destructivos generadores de desastres que mayores daños han
acumulado a través del tiempo por su incidencia periódica, se encuentran los huracanes y las
inundaciones. Nuestro país cuenta con una gran extensión de litorales, tanto en el Océano
Pacífico, como en el Golfo de México y el Caribe y, en consecuencia, los asentamientos
humanos que se han desarrollado están expuestos a la influencia de este tipo de fenómenos,
abarcando en conjunto más del 60% del territorio nacional.
Históricamente, una de las regiones con mayor incidencia de inundaciones es la cuenca baja
del río Pánuco, localizada al norte del estado de Veracruz, sobre la costa este del país, y en la
cual el tema ha pasado a formar parte de la vida cotidiana de sus habitantes. Sin embargo, en
las dos últimas décadas se han presentado condiciones climáticas extremas que junto con una
serie de elementos sociales y económicos, producto de factores culturales y de los patrones de
desarrollo de las distintas comunidades, han hecho variar el número de eventos, su intensidad
y, fundamentalmente, las cuotas de pérdidas económicas, haciendo que la presencia de estos
fenómenos sea cada vez más dramática.
LO CRÓNICO DEL DESASTRE
La cuenca baja del río Pánuco está integrada por uno de los sistemas hidrológicos más
complejos del país que se compone de numerosos ríos de grandes caudales, entre los que
destacan el río Pánuco y sus afluentes y los ríos Tempoal y Calabozos, algunas lagunas como
las de Tamiahua y Pueblo Viejo, además de un sistema de presas de almacenamiento y riego,
destacando la de Chicayán. De estos elementos, el más importante lo constituye el río Pánuco
por ser una de las principales vías fluviales del sistema del drenaje externo de la vertiente del
Atlántico y cuya descarga anual equivale al 65% del total del área (SARH, 1983). La zona se
ubica en una enorme planicie a nivel del mar, carente de cualquier tipo de cortina montañosa
que la proteja del embate de los nortes y huracanes que se presentan cada año y que en
promedio producen una precipitación pluvial de entre 1,000 y 2,000 mm. (SAHOP, 1982).
Su economía se basa principalmente en la agricultura, la ganadería y la pesca y; socialmente se
compone de propietarios de enormes ranchos agrícolas y ganaderos que prácticamente cubren
la zona y, de una gran masa de pobladores que se contratan como jornaleros o se dedican a la
agricultura o la pesca en pequeña escala. Como consecuencia de la composición social, el
ingreso se concentra en una parte muy pequeña de la población, mientras que el nivel de vida
general es sumamente bajo. En la construcción de vivienda predominan materiales tales como
caña, madera, lámina de cartón y palma en las zonas rurales, mientras que en las áreas
urbanas centrales predomina la vivienda edificada con diversos materiales para construcción
como adobe, tabique y cemento.
Como resultado de las condiciones físicas, los principales fenómenos que se presentan en esta
zona son ciclones e inundaciones; aunque de éstos, las inundaciones en todas sus
modalidades -pluviales, fluviales y, en menor grado, lacustres- representan el mayor riesgo para
la población y la economía local. Cada año durante la temporada de lluvias, que va de julio a
octubre, la zona se ve afectada por frecuentes inundaciones y al menos en dos ocasiones
durante este periodo se presentan inundaciones de tipo extraordinario, en las que la población
se ve obligada a abandonar su lugar de habitación para trasladarse a los albergues
establecidos por las autoridades locales.
Por otro lado, los huracanes de mayor intensidad que han afectado a esta zona y de los cuales
se tiene registro en el periodo 1950-1993 son los siguientes:
AÑO NOMBRE
POBLACIONES MÁS AFECTADAS EN VERACRUZ
1955 Gladys
Tamiahua, Pánuco y El Higo
1955 Hilda
Pánuco y El Higo
1966 Inés
Pánuco
1967 Beulah
Pánuco, Platón Sánchez y Tempoal
1974 Fifí
Pánuco, Platón Sánchez y Tempoal
1976 Liza
Pánuco, El Higo y Tempoal
1976 Madeline
Pánuco, El Higo y Tempoal
1993 Gert
Pánuco, El Higo y Tempoal
Fuentes: Programa Nacional de Prevención y Atención de Emergencias Urbanas. SAHOP,
México, 1982.
Atlas de Desarrollo Urbano de México. SAHOP, México, 1982.
Un ejemplo representativo de la incidencia y efectos de estos fenómenos en la región se
muestra en el año de 1955. A principios del mes de septiembre en el Golfo de México se generó
el huracán Gladys, aproximadamente a 100 Km. al norte de Coatzacolacos. Su trayectoria
inicial era noroeste, para el día 5 curveó hacia el poniente, penetrando el día 6 en la laguna de
Tamiahua, con vientos hasta de 115 Km/h. Esto originó precipitaciones de tipo ciclónico que
causaron escurrimientos extraordinarios en el río Tempoal, inundaciones en los márgenes del
mismo y provocaron la necesidad de proporcionar auxilio a un gran número de damnificados,
principalmente en Pánuco y El Higo (SAHOP, 1982).
Por otra parte, las inundaciones causadas por lluvias torrenciales también representan un
número considerable, pues sólo en el periodo que va de 1973 a 1978 se registraron alrededor
de 61 eventos de este tipo, dejando un saldo de más de 550 mil damnificados y 80 muertos,
además de importantes pérdidas económicas a la agricultura (SAHOP, 1982a).
Por lo crítico de la situación, la zona fue considerada en el Programa Nacional de Prevención y
Atención de Emergencias Urbanas (SAHOP, 1982) como una zona de alta prioridad, debido a la
frecuente presencia de estos fenómenos y a los daños económicos que anualmente ocasionan
y que se reflejan en la destrucción de viviendas y de cultivos e incluso la pérdida de cosechas
completas, inundaciones de zonas de pastoreo, cierre de puertos, destrucción de vías de
comunicación, interrupción de servicios vitales y daños generales a la infraestructura,
principalmente carretera.
EL ÚLTIMO GRAN DESASTRE: EL VERANO "NEGRO" DEL '93
Durante el mes de septiembre de 1993 el país se vio azotado por una serie de graves
inundaciones causadas por la presencia de dos tormentas tropicales y dos huracanes que se
presentaron en forma prácticamente simultánea y con una intensidad que en muchos años no
se había registrado. El primero de estos fenómenos en manifestarse fue la tormenta tropical
Jova que tuvo una fuerte incidencia en la costa pacífica, causando graves daños principalmente
en los estados de Sinaloa y Baja California que posteriormente se incrementaron con la
presencia del huracán Lidia y cuyo impacto también afectó varios estados de las costas del
Pacífico y algunos estados interiores por las intensas lluvias y el desbordamiento de ríos y
lagunas. Ambos fenómenos dejaron un saldo de más de 70 mil damnificados en 8 estados, 8
muertos, destruyeron un gran número de viviendas y causaron daños por más de 10 millones
de dólares a la infraestructura, principalmente carretera (La Jornada, 6 y 17 de septiembre de
1993).
Sin posibilidad de un respiro, y cuando aún no alcanzaba a recuperarse la población afectada
por estos fenómenos, en la costa este del país se presentaba una nueva amenaza al internarse
en tierra el huracán Gert, que causó enormes pérdidas económicas y un gran número de
damnificados y viviendas destruidas, principalmente en las poblaciones del norte del estado de
Veracruz. El último fenómeno de la temporada, que vendría a cerrar esta serie de desastres, fue
la tormenta tropical Norma, que afectó el sur de Veracruz, generando sus propias estadísticas
de daños.
Los cuatro fenómenos que se presentaron durante la temporada lluviosa fueron de gran
intensidad y le imprimieron un sello "negro" al verano del '93, que habrá de ser recordado por
los organismos gubernamentales de protección civil y por la población afectada como una de
las peores temporadas lluviosas en la historia del país. Sin embargo, de estos fenómenos fue
Gert el que más daños causó a la población y a las economías locales, debido en gran parte a
que impactó directamente a las poblaciones afectadas y sin ningún tipo de mediación que les
permitiera amortiguar el embate de sus efectos.
Gert, el octavo huracán de la temporada del Atlántico y el segundo que se internó en el Golfo de
México, tocó tierra el día 17 de septiembre sobre la península de Yucatán como tormenta
tropical y ocasionó lluvias fuertes sobre las costas de Quintana Roo, mayores a los 100 mm.
Atravesó la península y salió al Golfo de México como depresión tropical, con rumbo al estado
de Veracruz. Sin embargo, Gert se nutrió de aguas cálidas de 28 C y de la afluencia de aire
húmedo del Pacífico y alcanzó su etapa de madurez como ciclón de grado dos, de la escala de
Saffir Simpson; su fuerza fue de 185 Km/h con rachas de 210 Km/h y mantuvo su dirección
hacia el oeste-noroeste, debido a que persistió el flujo zonal de los vientos del Este, que fue
favorecido por una celda anticiclónica que se mantenía en el sur de Estados Unidos (SMN,
1993).
El día 20 por la tarde Gert penetró sobre el norte de Veracruz, cerca de la laguna de Tamiahua.
El embate del huracán lo sintieron la ciudad de Tuxpan y otros pueblos cercanos. Se registraron
vientos de 165 Km/h y lluvias intensas sobre Tamaulipas, Veracruz y San Luis Potosí, en donde
se midió una lluvia máxima de 426.8 mm. en 24 horas (CNA, 1993).
La capitanía de Tuxpan informó que el puerto había sido cerrado a la navegación y se mantenía
en estado de alerta en casi 200 Km. de línea costera al norte de la ciudad de Veracruz. Con la
entrada del fenómeno, el municipio de Naranjos fue uno de los más afectados, pues se
presentaron desbordamientos de algunos ríos que inundaron varias colonias. El poblado de
Platón Sánchez se encontraba incomunicado por tierra debido a la creciente del río Calabozo y
a la desaparición de un vado de protección a la entrada del poblado. Condiciones similares se
presentaban en los estados de San Luis Potosí, Hidalgo, Tamaulipas, Querétaro y Nuevo León.
En Veracruz los ríos Tempoal y Moctezuma rebasaban sus niveles críticos en las poblaciones
Platón Sánchez, Tempoal y El Higo, mientras se esperaba que continuaran subiendo; los ríos
Calabozo y Pánuco también habían sobrepasado su marca y por ello se sugirió a las
autoridades de protección civil que evacuaran a las poblaciones ribereñas.
El 23 de septiembre los principales diarios de circulación nacional anunciaban que se elevaba a
50 mil el número de damnificados por Gert, más de 27 mil hectáreas de cultivo dañadas, 242
comunidades incomunicadas por derrumbes y deslaves en 55 caminos, 12 municipios sin
comunicación telefónica, 12 sin agua potable y 22 sin energía eléctrica. En cuanto a Veracruz,
eran 23 mil los damnificados y cerca de 10 mil las hectáreas de cultivo dañadas (La Jornada, 23
de septiembre de 1993).
La Comisión Nacional del Agua y la Unidad Estatal de Protección Civil esperaban, desde la
noche del 23, el inminente desbordamiento del río Pánuco en Veracruz, por lo que se había
decretado el estado de máxima alerta y se habían reacomodado a cientos de familias de la
cabecera municipal de Pánuco. Finalmente, el día 24 ocurrió el desbordamiento de uno de los
ríos más caudalosos del país, afectando a 30 municipios y cubriendo totalmente más de 5 mil
viviendas. Los municipios del estado más afectados fueron Pueblo Viejo, Pánuco, El Higo,
Tempoal, Tantoyuca, Platón Sánchez, Tepetzintla, Ozuluama y Tampico Alto, siendo El Higo el
que se encontraba en peores condiciones con más de 5 mil damnificados y 90% de su área
total completamente inundada.
La situación continuó empeorando; para el 26 de septiembre se informaba que eran ya 35 las
comunidades inundadas e incomunicadas y 900 las familias desalojadas. La carretera PánucoTampico se encontraba interrumpida por deslaves y la cinta asfáltica tenía 1.5 m. de corrientes
de agua. El río Pánuco continuó incrementando su caudal a un ritmo de 6 cm. por minuto,
llegando el día 27 a los 8.72 m. por encima de su nivel normal, por lo que se temía que chocara
su caudal con el del río Moctezuma, poniendo en riesgo a más de 300 mil personas. Sin
embargo, el gerente estatal de la Comisión Nacional del Agua aseguró que el choque de los
ríos no podía ocasionar mayores problemas ya que "las localidades ribereñas podrían soportar
altos niveles de agua" (La Jornada, 28 de septiembre de 1993). Este mismo día, el nuevo
desbordamiento del Pánuco rompió el dique de contención que protegía a la ciudad de Pánuco
en una longitud superior a los 120 m., habiendo sido necesario el desalojo de más de 8 mil
personas.
Para el 28 de septiembre el panorama en Pánuco era realmente desolador: no había energía
eléctrica, miles de viviendas estaban totalmente cubiertas por el agua, las principales carreteras
y puentes de acceso se encontraban completamente destruidos y miles de hectáreas de
cultivos también permanecían bajo el agua.
Finalmente, para el 1 de octubre, la Unidad Estatal de Protección Civil informó que la situación
comenzaba a estabilizarse al descender el nivel del río Pánuco. Gert dejó a su paso 60 mil
damnificados, más de 10 mil viviendas destruidas y pérdidas totales en el 50% de la producción
de cítricos, maíz, frijol, cebada y otros cultivos de menor importancia (La Jornada, 2 de octubre
de 1993).
LOS "IMAGINARIOS" DEL DESASTRE
El estado de desastre y los daños causados por la inundaciones originadas por Gert fueron los
más importantes que se hayan contabilizado en los últimos 40 años en esta zona. Sin embargo,
a partir de la década de los setenta se ha registrado un notorio incremento en las pérdidas
económicas a causa de las inundaciones, debido no sólo al aumento en el número de eventos,
sino fundamentalmente a las características de los patrones de desarrollo de las diversas
comunidades que la componen y que han acelerado la acumulación de vulnerabilidades.
Las formas de vulnerabilidad que hoy en día se presentan en esta zona, son el resultado de los
fracasados planes y programas de desarrollo que se han venido instrumentando en el país, y
que involucran desde los aspectos propiamente físicos, factores socioeconómicos, e incluso
complejas cuestiones culturales propias de la personalidad de cada una de las comunidades.
Entender la problemática de la zona, relacionada con los desastres, debe considerar el estudio
específico de cada uno de estos elementos, pero también implica analizar cómo perciben el
desastre los habitantes de las poblaciones afectadas y cómo se ven a sí mismos dentro de este
proceso.
El punto más complicado en toda investigación que requiere un recorrido de campo, es quizá la
sistematización de la información obtenida y la confrontación de teorías con testimonios de la
población que, por lo general, no tienen ningún respeto por las metodologías, los marcos
teóricos y los tradicionales y con frecuencia acartonados "cánones académicos", pero que en su
totalidad son realistas y profundamente objetivos; lo que obviamente implica mayores
complicaciones si lo que se busca es hacer un trabajo serio. Durante el recorrido por la zona
afectada, nosostros no fuimos la excepción a la regla y, por ello, consideramos importante
diferenciar los "imaginarios" del desastre, procurando no caer en una apología de la comunidad
y tratando en todo momento de no distorsionar la realidad y de ser lo más objetivo posible.
Esperamos haber cumplido nuestro objetivo.
a. Nuestro "imaginario"
Nuestro imaginario parte de la visión de que los desastres en la zona de estudio no sólo son
consecuencia de situaciones climáticas extremas que se presentan cada año, sino
fundamentalmente de las condiciones de riesgo y vulnerabilidad en las que se encuentran las
comunidades.
Si rescatamos la famosa fórmula DESASTRE = Riesgo x Vulnerabilidad (Wilches-Chaux, 1989),
constatamos que en nuestro caso de estudio tanto el riesgo como la vulnerabilidad son factores
sumamente altos. En lo que se refiere al riesgo no lo abordaremos en este apartado, ya que en
los anteriores hemos podido establecer en qué consiste y también hemos medido su nivel a
través del recorrido histórico de los fenómenos que se han presentado en la zona. Sin embargo,
y aunque también hemos mencionado algunos factores de vulnerabilidad, conviene detenerse
aquí para abundar un poco más sobre este punto con el fin de precisar más ampliamente las
formas en las que se manifiesta dicha vulnerabilidad en este caso en particular.
Con base en el esquema de análisis de vulnerabilidad propuesto por Gustavo Wilches en su ya
muy conocido capítulo sobre Vulnerabilidad Global (Wilches-Chaux, 1989), y el cual
consideramos muy útil y práctico para describir este caso, encontramos que la vulnerabilidad de
la zona se compone de los siguientes factores.
En primer término podemos mencionar una marcada vulnerabilidad física dada por las
deficiencias en las políticas de desarrollo que han generado un crecimiento desordenado,
permitiendo la localización de asentamientos humanos en zonas de alto riesgo, principalmente
en los márgenes de los ríos que generalmente se desbordan al incrementar su caudal -ya sea
por la intensidad de las lluvias o por avenidas extraordinarias; destacando también los
asentamientos a las orillas de lagunas y en las zonas aledañas a presas de alto riesgo.
Asimismo, las deficiencias en las estructuras físicas para absorber los riesgos de los huracanes
e inundaciones en lo que se refiere a infraestructura en general y a las características de la
mayoría de las viviendas, son también notables. Existe un gran déficit en la cobertura de
servicios básicos como drenaje y alcantarillado, pues aproximadamente solamente el 10% de la
población cuenta con este servicio (INEGI, 1990), concentrándose en las zonas urbanas que
son las de menor riesgo por localizarse en condiciones geográficas más favorables. La vivienda,
por otra parte, es predominantemente de autoconstrucción, con tecnologías inadecuadas y sin
ningún tipo de normas que le permita resistir el embate de los fenómenos naturales.
La vulnerabilidad económica también es un indicador importante y se manifiesta en condiciones
laborales sumamente atrasadas y en el predominio del sector informal, en un ingreso per cápita
notablemente bajo y en la falta de opciones alternativas de actividades productivas paralelas
que permitan a la población incrementar sus ingresos o que sirvan como fuente de recursos
durante las épocas de inundaciones. La falta de recursos económicos de los distintos
municipios, que imposibilita la construcción de obras de defensa contra inundaciones o la
deficiencia en la construcción y falta de mantenimiento de las ya existentes, son también reflejo
de este tipo de vulnerabilidad. Sobre este punto abundan los ejemplos, pero el más
representativo sin duda, lo constituye el bordo de protección que se encuentra entre el río
Pánuco y la zona urbana y que tienen como función proteger a la ciudad contra el incremento
extraordinario en los niveles del río. Este bordo fue construido hace más de 30 años, después
del desbordamiento del río como consecuencia del huracán Gladys. Es una especie de barrera
de tierra de 8 Km. de longitud y 5 m. de altura aproximadamente, que desde que fue construido
hasta la fecha, no ha recibido mantenimiento, a excepción de reparaciones menores en algunas
grietas, ya que según versiones de las autoridades locales el municipio no cuenta con recursos
para llevar a cabo un reparación mayor, ni siquiera la que requiere en la actualidad después de
que el desbordamiento del Pánuco por el huracán Gert, rompiera el bordo en una longitud de
120 m. inundando una parte importante de las zonas periféricas de la ciudad.
Por otra parte, en la zona existe un tipo de vulnerabilidad social al carecer de formas sociales
organizadas que puedan tener algún peso en las políticas de prevención o atención de
desastres o que a nivel de la comunidad puedan generar alternativas de prevención y
mitigación; lo que se conjuga con una vulnerabilidad institucional, ya que a pesar de existir un
Sistema Nacional de Protección Civil (que aunque opera desde el centro intenta una
descentralización a nivel estatal y municipal), la gran mayoría de los funcionarios locales
responsables de esta área desconocen sus funciones, ámbitos de competencia,
responsabilidades y carecen de cualquier tipo de preparación para enfrentar una situación de
desastre o para proponer opciones preventivas.
Finalmente, nos encontramos con una forma de vulnerabilidad educativa que al no constituirse
en el acceso de la mayoría de la población a los sistemas educativos formales y que les impide
contar con elementos para entender el riesgo y buscar los mecanismos para mitigarlo, se
restringe a la distribución de materiales elaborados por los organismos gubernamentales de
protección civil sobre el qué hacer en tal o cual caso y que en general casi nunca tienen alguna
utilidad real para la población. De acuerdo con las entrevistas realizadas a funcionarios de los
municipios afectados por las inundaciones, aparece como uno de los grandes logros o avances
en la "prevención" de desastres la elaboración y distribución de cartillas sobre ¿Qué hacer en
caso de inundación? (SINAPROC- UEPCV, S/F). Sin embargo, no se requiere de una revisión
profunda ni de un gran esfuerzo intelectual para descubrir las deficiencias que en muchos casos
rebasan los niveles de lo absurdo. Por ejemplo, la cartilla ofrece una serie de recomendaciones
para el "antes", "durante" y "después" del desastre. Para el "antes", y a pesar de ser una cartilla
de qué hacer en el caso inminente de una inundación, propone como primera medida no
construir en terrenos afectables por desbordamientos de una presa, ni en las riberas de los ríos
u otros cauces de agua (lo que si fuera posible evidentemente no generaría un desastre y no
hubiera sido necesario elaborar una cartilla) y también recomienda cerrar puertas y ventanas
protegiendo interiormente los cristales con cinta adhesiva en forma de "X" y cerrar las cortinas
para protegerse de cualquier astillamiento de los cristales (la recomendación se hace junto a
una fotografía que presenta una vivienda construida de caña con techo de palma, que
obviamente no tiene una puerta que pueda ser asegurada y las ventanas no tienen cristales y
mucho menos cortinas). Para el "durante" recomienda desconectar todos los aparatos eléctricos
y el interruptor de la luz, además de cerrar las llaves de gas y agua (muchas de las
comunidades no cuentan con energía eléctrica y por supuesto sus habitantes tampoco tienen
aparatos que desconectar, la gente cocina con leña y el servicio de abastecimiento de agua
potable tiene en la zona una cobertura del 20%). Asimismo, recomienda que si el nivel del agua
sube peligrosamente, la familia debe subir a la azotea de la casa (en una zona donde la
mayoría de los techos de las viviendas son de palma o lámina de cartón y que con seguridad no
resistirían ni siquiera el peso del miembro más joven de la familia). Aquí el desastre podría ser
perder a toda la familia junto con el techo de la vivienda. Por último, para el "después" se
recomienda como primera medida ¡conserve la calma! (aunque aquí no queda claro si la calma
se debe conservar para leer el resto de las recomendaciones o para la etapa post-desastre). La
cartilla termina diciendo "Recuerde, más vale prevenir...".
Sin ánimo de ser sarcástico, lo que intentamos es mostrar una cara de la vulnerabilidad
educativa, sobre todo en casos donde la población no cuenta con ningún otro tipo de
información para hacer frente a la eventualidad de un desastre. Es probable que sea necesario
una crítica descarnada de este tipo de documentos para que quienes los elaboran consideren
que no es posible definir medidas ni recomendaciones generales para casos donde la
diversidad de situaciones rebasa cualquier tipo de previsiones que puedan hacer los
funcionarios desde sus centros de operaciones. Es posible que las recomendaciones hechas en
este tipo de cartillas se adapten a la realidad de los centros urbanos, pero pierden sentido en un
estado donde más del 60% de su población es rural y con un nivel de vida sumamente
deprimido.
En conjunto, son éstos los principales factores que integran la vulnerabilidad global en nuestro
caso de estudio y son también estos factores los que combinados con el riesgo producen la
serie de desastres que hemos venido describiendo y que constantemente irrumpen en las
condiciones de "normalidad" en la vida de las comunidades. Sin embargo, queda aún por
analizar cuál es el imaginario de las poblaciones afectadas y cómo éstas perciben el riesgo y la
vulnerabilidad que nosotros hemos tratado de definir.
b. El "imaginario" de la población
De acuerdo con una encuesta realizada, los pobladores de las comunidades más afectadas por
las inundaciones ocasionadas por Gert indicaron que las inundaciones generaron alarma entre
la población por su intensidad, pero de ninguna manera causaron consternación, ya que la
permanente presencia del desastre ha hecho que éste se incorpore a la vida de las
comunidades como un factor más de aparente "normalidad". El abandono temporal de la
vivienda para trasladarse a los albergues y la posterior autoreconstrucción, la pérdida de
cosechas y de los pocos bienes materiales, etc. son tareas engorrosas, pero tan comunes para
la población como la búsqueda misma del sustento cotidiano. Por otra parte, la visión de lo que
nosotros podríamos considerar "el desastre", para la población aparece como una causa directa
de las condiciones climáticas extremas que se presentan cada año, pero nunca vinculadas o
relacionadas con las condiciones de vulnerabilidad en la que viven la gran mayoría de los
habitantes.
De este modo, y en contrapartida con lo que nosotros hemos definido como desastre, cuando
nos enfrentamos con el imaginario de la población encontramos que la fórmula DESASTRE =
Riesgo x Vulnerabilidad no opera para el análisis aplicado a partir del punto de vista de las
comunidades, ya que para sus pobladores el riesgo ha sido asumido por generaciones como
una cuestión fortuita y natural. La vulnerabilidad es su condición de vida y, lo que nosotros
llamamos desastre es tan sólo un elemento más de normalidad.
Lo anterior, sin embargo, no quiere decir que las comunidades se hayan adaptado a las
condiciones físicas y hayan aprendido a inter-relacionarse con su medio ambiente, sino que
preocupaciones distintas han hecho del desastre la fuerza de la costumbre y en ocasiones
hasta un elemento necesario. Tal es el caso, de la negación consciente -pero sin opción- de
algunos de los factores que nosotros hemos definido como vulnerabilidad. Por ejemplo, en lo
que se refiere a la localización de comunidades en zonas riesgosas, encontramos que en este
caso en particular, se determina por el tipo de actividad económica que realiza la población, ya
que, si bien es cierto que no existe control sobre el desarrollo y crecimiento de áreas urbanas o
rurales, muchos de los habitantes prefieren asentarse en las riberas de los sistemas hidráulicos
por la riqueza agrícola de los terrenos y las facilidades que representa para la pesca, aún a
pesar del riesgo que esto puede significar. Paradójicamente, son precisamente los terrenos con
mayor riesgo de inundación los más demandados por pescadores y agricultores y, por tanto,
cualquier idea de reubicación de estas comunidades fracasaría por la negativa de los habitantes
a trasladar su lugar de habitación.
Por otra parte, también encontramos el rechazo a medidas estructurales de mitigación como
algunas obras de defensa, que en casos particulares incluso son vistas como serios obstáculos
al desarrollo mismo y al mejoramiento de las condiciones de vida. Como ejemplo de esto
podemos citar dos casos concretos. El primero de ellos fue la oposición que encontraron las
autoridades de Pánuco por parte de la población cuando se construyó el bordo que pretendía
proteger a la ciudad de los desbordamientos del río. Ésta era una obra que por un lado
intentaba mitigar el riesgo, pero que al mismo tiempo perjudicaba a la población al reducir la
calidad de los suelos agrícolas que quedaron atrás del bordo y que también les dificultó el
abastecimiento de agua para el riego. El segundo caso es la construcción de presas que, entre
otras funciones, tienen como objetivo regular el sistema hidrológico de la zona, pero que no
obstante, perjudican a una parte de la población con la cancelación de vías fluviales que
abastecían de agua a las zonas agrícolas. El sentido contradictorio de esta medidas no sólo se
manifiesta en un rechazo abierto por parte de la población o incluso en acciones de sabotaje,
sino que nos demuestra que la seguridad de los asentamientos humanos ante la eventual
ocurrencia de desastres no es un punto que se encuentre entre la lista de prioridades para la
comunidad.
La evidente pregunta que surge de lo anterior es ¿por qué los desastres no son considerados
por la población afectada como prioridad? Despejar esta interrogante sin duda podría
representar un problema sumamente complejo para cualquier investigador bien intencionado
dedicado al estudio de los desastres. Sin embargo, el testimonio de una sola persona nos dio
una respuesta simple y contundente: "un desastre es cuando muere mucha gente o cuando hay
muchas pérdidas, pero aquí la mayoría de la población se muere por otras causas y no por las
inundaciones; y hay pérdidas, cuando la gente tiene algo que perder". Para poblaciones de tan
bajos ingresos, evidentemente la pérdida de una cama, por ejemplo, es algo que difícilmente
podrá recuperarse pero que finalmente no es tan importante frente a otro tipo de necesidades;
los problemas de salud que padecen sobre todo los niños y los ancianos cuando ocurren las
inundaciones, tampoco es una cuestión grave puesto que los niveles de desnutrición, la
insuficiencia en los servicios médicos y la carencia de otros servicios básicos como los de
abastecimiento de agua y drenaje generan permanentemente problemas de salud no sólo
durante la época en la que ocurren las inundaciones, sino a lo largo de todo el año; la
destrucción de una vivienda de caña o de madera puede representar una molestia temporal
aunque en poco tiempo puede ser reconstruida; la pérdida de cosechas o la interrupción de la
pesca por malas condiciones climáticas se soluciona con el subempleo y con que el jefe de
familia se contrate para hacer cualquier tipo de trabajo. Hasta cierto punto, estas irrupciones no
tienen un gran impacto y se subordinan ante otro tipo de necesidades cotidianas mucho más
prioritarias; no incrementan notablemente los niveles de pobreza y la inexistencia de desastres
tampoco los reduciría; no se ven como desastre porque el desastre es la costumbre y la vida
misma. En lo que se refiere a medidas de mitigación, si a la población se le pusiera en una
mesa una opción para mitigar desastres y otra para mitigar la incertidumbre de la manutención
familiar diaria, con seguridad se inclinarían por la segunda. Para ellos, la prevención de
desastres tampoco se presenta como una opción de desarrollo y de mejoramiento de las
condiciones de vida; saben cómo sobrevivir a los desastres causados por las inundaciones y no
por una cuestión de autoajuste, sino por adaptación obligada a las condiciones de pobreza y a
lo que nosotros llamamos vulnerabilidad.
ESCENARIOS DESASTROSOS Y EL REENCUENTRO DE "IMAGINARIOS": UNA VISIÓN
DE CONJUNTO
A partir de lo anterior, ¿podemos seguir sosteniendo que lo que ocurre en la cuenca baja del río
Pánuco es un desastre? Nosotros consideramos que sí. Es un desastre que determinados
factores sometan a las comunidades a peores condiciones de pobreza, que expongan su propia
vida, que hagan que pierdan sus pocas pertenencias y que destruyan su principal y
prácticamente única fuente de ingresos, que no exista información útil para mostrar a la
población las opciones de mitigación, que las instituciones gubernamentales no sean capaces
de garantizar condiciones óptimas de seguridad y que se les asigne la condición de damnificado
permanente.
Sin embargo, la visión de escenarios desastrosos y la constatación de imaginarios distintos,
podría hacernos pensar que la prevención y mitigación de desastres y el mejoramiento en las
condiciones de vida de la población son problemas que difícilmente se podrían integrar en una
solución única y que la teoría de los desastres y la visión de la población son planteamientos de
realidades totalmente distintas, ya que este es uno de los tantos casos en los que la teoría
como tal no puede ser aplicada a la realidad concreta de comunidades concretas y no
supuestas e imaginarias. Pero en esencia no se trata de realidades opuestas, ni de problemas
distintos, sino de la elaboración de planteamientos un tanto subjetivos de forma, aunque no de
fondo. El hecho de que las comunidades tengan una visión distinta a la de nosotros, finalmente
no es problema de las comunidades, sino más bien un error nuestro al querer pensar por ellas.
Afortunadamente el estudio específico de este caso nos demostró que la contradicción entre
medidas de mitigación y condiciones de desarrollo existe, y esto necesariamente obliga a
replantear el mecanicismo y pragmatismo con el que son instrumentadas muchas políticas de
prevención y mitigación que generalmente no consideran en su diseño a la población y se
imponen sin ser concertadas. No creemos que esta situación sea un caso aislado, sino el reflejo
de lo que sucede en la gran mayoría de las comunidades urbanas y rurales, no sólo de nuestro
país sino del conjunto de los países dependientes. Por ello, es indispensable insistir en que los
técnicos, investigadores y responsables de organismos públicos dedicados al diseño e
instrumentación de políticas de prevención y mitigación de desastres consideren que la
planeación del desarrollo y la prevención y mitigación deben ser paralelas y diseñadas a partir
de las especificidades de cada caso. No se puede pensar en políticas de desarrollo locales
fuera de un contexto global, pero tampoco se puede lograr una efectiva prevención, cuando
ésta se concibe totalmente ajena a las particularidades del desarrollo en áreas específicas. Para
solucionar el problema de los desastres, será pues necesario romper con el círculo vicioso de
pobreza = desastre = pobreza, que ha sido impuesto a los países dependientes.
En síntesis, ¿cuáles serían las condiciones para un mejor desarrollo y cuáles las medidas de
mitigación más adecuadas? Para responder objetivamente a esta pregunta, será necesario
abandonar la petulancia de la profesión y recurrir a la experiencia y conocimiento que nos
pueden aportar los principales actores del desastre; es decir, las poblaciones afectadas. Una
vez que logremos esto, estaremos en condiciones de proponer medidas realistas que eviten
que los modelos de prevención y mitigación de desastres aparezcan más como una alucinación
nocturna de algún investigador trasnochado que como una herramienta útil y prioritaria para las
comunidades vulnerables a desastres.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
COMISIÓN NACIONAL DEL AGUA (1993) Reporte del Huracán Gert. 14 al 30 de septiembre,
México (documento interno).
INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA, GEOGRAFÍA E INFORMÁTICA (1990) XI Censo
Nacional de Población y Vivienda. Estado de Veracruz. Varios Tomos, México.
La Jornada (edición diaria). Varias fechas, México.
SECRETARÍA DE AGRICULTURA Y RECURSOS HIDRÁULICOS (1983). Monografía de la
Cuenca Baja del Pánuco. México.
SECRETARÍA DE ASENTAMIENTOS HUMANOS Y OBRAS PÚBLICAS (1982) Programa
Nacional de Prevención y Atención de Emergencias Urbanas. México.
SECRETARÍA DE ASENTAMIENTOS HUMANOS Y OBRAS PÚBLICAS (1982a) Atlas de
Desarrollo Urbano en México. México.
SERVICIO METEOROLÓGICO NACIONAL (1993). Reporte Preliminar del Huracán "Gert". 14
al 21 de septiembre, México (documento interno).
SISTEMA NACIONAL DE PROTECCIÓN CIVIL-UNIDAD ESTATAL DE PROTECCIÓN CIVIL
DEL ESTADO DE VERACRUZ (s/f) ¿Qué Hacer en Caso de Inundación? Cartilla informativa,
México.
WILCHES-CHAUX, GUSTAVO (1989) "La Vulnerabilidad Global". En: Desastres, Ecologismo y
Formación Profesional. Servicio Nacional de Aprendizaje, Popayán, Colombia.
LA CUENCA BAJA DEL PÁNUCO 8
LOS PARADIGMAS DE LA LLUVIA
Andrew Maskrey
ITDG - Perú
Andrés Velásquez
OSSO, Universidad del Valle, Colombia
Cruzando las fronteras de la expansión centrifugal del desarrollo moderno, más allá de las
cabeceras de las carreteras de penetración, donde los campos de cultivo empiezan a
extinguirse entre los últimos reductos de selva virgen, entramos en los paradigmas de la lluvia.
El tiempo se estira sigilosamente, se fragmenta y se recompone en nuevas mutaciones que
escapan al tiempo lineal del modernismo. Empieza a llover en la selvas de la Amazonía
peruana, del Caribe costarricense y panameño y del Pacífico colombiano. Llueve en la
oscuridad de la medianoche, abrigando con su manto a los amantes retozando en el sudor de
lechos impregnados de humedad. Caen aguaceros en las tardes invernales para disipar
momentáneamente al color sofocante del mediodía. El bosque se vuelve fantasmal tras las
cortinas de llovizna de la madrugada. La tierra en trance se ve reflejada en el arco de un cielo
cargado de nubes.
Cruzando las fronteras menos visibles pero más tenaces del imaginario formal del desarrollo,
dejamos atrás también las certezas virtuales de los datos demográficos y económicos censales,
los organigramas alucinantes de la institucionalidad formal y de los sistemas, los inmensos
espacios verdes y vacíos de los mapas, las realidades alternativas del modernismo. Entramos
en regiones en donde el pasado y el futuro aún están por imaginar y sólo queda el presente, tan
fresco y real como la lluvia. Los pueblos se auto-ajustan a los ritmos de la naturaleza como si
fueran nómadas balseros, de inundación en inundación y de diluvio en diluvio. La cartografia es
viva, dinámica y multivariable como la naturaleza misma. Las mentalidades académicas y los
esquemas prefigurados se estrellan allí contra dinámicas simples y persistentes que no
encuadran en escuelas. El territorio vegetal, acuático y pluricultural se autoajusta frente a cada
cambio. Se puede especular que las dinámicas combinadas de deslizamientos, inundaciones,
pueblos y animales nómadas, del sol y de la lluvia, conducen a la enorme variedad y
endemismo de especies, a estrategias de cambios rápidos y adaptaciones silenciosas.
Regiones pobladas por pueblos, culturas, lenguas y racionalidades con historias y dramas
ancestrales, contados y tejidos desde los fragmentos de sueños y aspiraciones de futuro que
cada individuo, cada familia y cada comunidad llevan consigo. Allí, donde los archivos formales
han seguido el mismo camino de las ramas de los árboles, reincorporándose de desastre en
desastre a la hojarasca nutricia, allí donde desde la ingenua mirada de las instituciones sólo
existe el vacío, la memoria se transmite a través del lenguaje con palabras fuertes o suaves
pero precisas, en una imbricada red de saberes amerindios, africanos y mestizos. Indígenas,
cimarrones, mulatos, mestizos y andinos todos en pos de inventar una versión creible del futuro
con base en fragmentos de visiones y sueños premodernos, modernos y posmodernos,
desconstruyéndose y reconstruyéndose en una danza sin fin. Pueblos y etnias, bandidos y
guerrilleros, burócratas y oportunistas, industriales y constructores, con dólares, aviones y lluvia,
siempre mucha lluvia, y esos millones de tonos de verde engullidores de todo. Esos verdes que
se ven surgir arremolinados sobre las obras del hombre. Piezas de un rompecabezas aún por
armar cuya clave se ha olvidado o quizás nunca existió. Sí, los espacios verdes de los mapas
no son tan vacíos como parecen: también ahí se trabaja, se come, se ama y se muere. En los
paradigmas de la lluvia también tiembla la tierra. Nadie recuerda, pero tiembla y siempre ha
temblado.
Con los ojos en horizontes lejanos, con la memoria del caucho, del banano, del oro y del platino,
las culturas de los paradigmas hierven y se recrean con saltos transatlánticos desde Africa y
Europa, de venida, y desde el Amazonas, el Chocó y Limón, en regresos. En estos "territorios
vacíos" los aventureros de El Dorado primero y luego los de la quina, los del banano, los del
algodón, los del caucho, los de las maderas finas y ahora los de la coca y del turismo de
aventura, o los más recientes de la industria genética, han dominado la escena con la
imposición de modelos de enriquecimiento rápido. Por las vías de penetración terrestres,
fluviales, aéreas y marítimas, siempre ha fluido la historia. Ha procesado, desensamblado y
reinventado a través de miles de pequeños pueblos y ciudades un sistema selva-urbano vivo,
siempre en flujo, ¡provisional para toda la vida! Ciudades absurdas fundadas por los españoles,
por motivos olvidados, pueblos de fugitivos de la Colonia, aldeas de indígenas, enclaves
construidos por comerciantes aventureros buscando una riqueza ilusoria. Ciudades y pueblos
que viven, mueren y a veces perduran. Las curvas sinuosas de los ríos se ven cruzadas por las
líneas rectas de las carreterras. Los caseríos de bahareque, de quincha y de madera se
convierten de la noche a la mañana en pueblos de adobe, de ladrillo y de cemento. Los
bosques se tumban, tanto por ricos quienes se vuelven más ricos, como por pobres quienes se
vuelven más pobres. Los pueblos se mudan de lugar en lugar arrastrados como hojarasca por
los remolinos de los "boom" y los remansos de las resacas económicas que los siguen.
Tiempos e historias ajenas que entran por las ventanas de la lluvia y terminan reproyectándose
en direcciones nunca pensadas o imaginadas.
Desastre: El desarreglo de los astros
Desde la otra ribera de la frontera llega el imaginario formal del desarrollo con sus proyectos de
infraestructura, sus paquetes de crédito agrícola, sus sistemas de comercialización y su propia
versión de la institucionalidad. En nombre de la eficiencia, la productividad y la modernidad
intenta imponerse, trata de convertir a las curvas e infinitas dimensiones fractales de esa selva
biológica y humana en un organigrama cuadrado, estático y finito. Cruzada fútil e ilusoria del
modernismo. Como cualquiera de las cruzadas anteriores termina siendo absorbido,
incorporado, estirado y reprocesado por la diversidad. La idea moderna de permanencia sólo
logra imponerse en los enclaves urbanos, pero aún allí mismo, a la orilla del río, del mar, o
sobre el filo de una montaña hasta donde conduce un camino de bejucos y de arcilla, los
cartógrafos empiezan a alucinar y el mapa de cada año varía según la hierba crezca, los
caseríos se trasladen o los ríos cambien de curso porque encontraron un camino más expedito
hacia su destino.
En los paradigmas de la lluvia el desastre parece, entonces, un concepto poco aplicable,
excepto si se le mira desde la óptica urbana de universidades, escuelas, instituciones y Estado.
La palabra pareciera esconder un signo de piedad o tal vez de moral occidental, con algo de
contenido religioso. Por ello, bien vale la pena utilizarla en su sentido original: desarreglo en los
astros.
El tiempo, sin embargo, no se detiene. Cada borrachera desenfrenada y cada resaca posterior
deja huellas que cuando menos se espera hacen crisis. Cuando se juzgan desde la distancia en
el tiempo, cada momento histórico de bonanzas fulgura con rayos multicolores de savia
derramada, de amarillas aguas cinceladas, de riquezas momentáneas y de largas sombras de
pobreza; de hombres y mujeres haciendo el diario en entornos cada vez más vulnerables, y de
bermejos goterones de sangre que acaso sólo la lluvia puede lavar.
Y la memoria persiste. Las crisis momentáneas expresadas en la agonía de un árbol caído, en
la lenta muerte de un riachuelo que se seca, empiezan a configurar en la diversidad los
contornos apenas visibles de una crisis mayor. El asalto a las selvas, entre cuyas piernas fluye
la vida, sigue implacable. Se seca el velo de su sexo y se pierde la capacidad de autoajuste, la
de recrear permanentamente la diversidad. Las lluvias se vuelven neuróticas y sequías feroces
empiezan a alternar con inundaciones y avalanchas de lodo. En el espejismo de las albas
diáfanas de la montaña se instala la violencia del tiempo. Las certezas del presente vivido son
remplazadas por un futuro cada vez menos cierto y por las nostalgias de un pasado que recién
empieza a delinearse.
Los astros se desarreglan. Cuando vuelve a temblar la tierra el imaginario formal del desarrollo
se mira en el espejo y se disgusta de sí mismo. Des astrum. La tierra en orgasmo. El tiempo se
comprime y por unos instantes, en medio de la vibrante lujuria del suelo, del agua, de la selva,
se detiene. Es un momento de trance: hechos y realidades propios y ajenos y todas las huellas
acumuladas del pasado coexisten en un presente de segundos. Fugacidad percibida como
única y propia por cada individuo, cada familia, cada comunidad: drama de cada ser vivo.
Instante decisivo de disolución en el cual, sin aviso, todos los caminos se abren ante futuros
inciertos.
El desarrollo se manifiesta: sueña con su propio desastre hecho realidad, lo concibe como la
oportunidad para entrar en acción con toda la parafernalia capaz de redimir los territorios vacíos
de los mapas, de vincularlos al progreso. De ocuparlos con sus propias lógicas e intereses.
Sigue cayendo la lluvia.
Sigue cayendo la lluvia
Temblores en el bosque. Des astrum que ocurrió una noche oscura y estrellada del 29 de mayo
de 1990 en el Alto Mayo, región de la Amazonía peruana. Des astrum que ocurrió en otra noche
estrellada en la misma región once meses despúes, el 4 de abril de 1992. Des astrum que
ocurrió dos semanas después una tarde del 22 de abril en el Caribe costarricense de Limón.
Des astrum que ocurrió el 17 y 18 de octubre de 1992 en la zona del Atrato Medio en el Chocó
colombiano. Miles de des astrum individuales, fractales de tres des astrum regionales. Tres des
astrum regionales fractales de un des astrum común a toda esa humanidad que habita los
paradigmas de la lluvia de América Latina.
Miles de des astrum; tres des astrum o un solo des astrum. Miles de preguntas por hacer
y por contestar.
Con el acontecimiento de lo acontecido la vida se recoge para reiniciar su pulsar. Sepultados
los muertos y recogidas las pertenencias de los escombros la crisis manifiesta su otra cara. El
orgasmo siempre ha sido disolvente pero también creador. Se reinician las actividades
cotidianas de la vida. Los fragmentos de un mundo en caos empiezan a fluir por cauces
inciertos, entre jóvenes y húmedas arenas movedizas. Empiezan a tejerse los primeros
entramados de la reconstrucción: brotan la vida y el amor perennes como la malahierba. Desde
los imaginarios y racionalidades de los cuales se dispone se empieza a imaginar y,
sincrónicamente, a crear, con las oportunidades otorgadas por ancestrales relaciones con los
objetos del entorno, con el medio ambiente, parte y todo de la vida en los paradigmas. Desde el
propio sueño duro y real del desastre nacen historias nuevas como los riachuelos en la
diversidad de la selva.
La memoria persiste.
Pero los paradigmas de las lluvias no son islas. Al otro lado de las fronteras invisibles del
desarollo también llegan las noticias de los des astrum. Sólo que a la distancia real y también
imaginaria de los centros de poder no se registran los dramas de cada ser; no se percibe la
fractura del tiempo en pleno orgasmo, ni se da cuenta de cómo, después de su breve momento
de trance, la historia no se detiene y empieza a fluir otra vez por canales indefinidos.
En esa otra ribera, en las realidades alternativas de los manuales de preparativos y de atención
a emergencias, los des astrum son leídos a través de un imaginario ya escrito y consagrado.
Las respuestas existen antes de que se formulen las preguntas. Se imaginan edificios
colapsados, bomberos en batas anaranjadas y enfermeras en batas blancas, catástrofes cuyos
muertos se calculan en miles y cuyas pérdidas en millones. Eventos anormales y catastróficos
que requieren una atención muy especializada. Aviones con cargamentos de alimentos para
ciudades que no producen que comer. Oficinas técnicas llenas de arquitectos e ingenieros
especializados. Organigramas llenos de comités de preparativos y defensa. En la otra ribera
basta un movimiento de los redes de sismógrafos para dar contenidos precisos a esquemas de
respuesta y reconstrucción consagrados y oficializados en normas y leyes.
Los desastres del Alto Mayo, Limón y Chocó, sin embargo, no caben en el guión ya escrito de
una obra de teatro lista para poner en escena. Los des astrum en los paradigmas de la lluvia
sorprenden y desafían a las visiones ciegas, a los imaginarios sin imaginación. Los movimientos
de los sismógrafos no dan señas ni claves de cómo dar contenido a esos inmensos espacios
verdes y vacíos de los mapas, a los remolinos y remansos humanos que se encuentran allí.
¿Cómo saber cuántos murieron si nunca se supo cuántos vivían? ¿Cómo saber qué se
destruyó si nunca se supo qué se construyó? ¿Cómo encontrar a pueblos que figuran en los
datos censales pero que al buscarlos desaparecen como fugitivos en una geografía incierta y
nunca definida? ¿Cómo descubrir quién es quién en una tierra de nadie? Un olor intenso a
hierba de monte ofusca las cabezas acostumbradas a las seguridades de un mundo con
contornos familiares y conocidos. Ocurren los des astrum en los paradigmas de la lluvia y los
ciegos recién voltean la cabeza y miran de espaldas.
Sorpresas escondidas en una hojarasca humana y biológica que los ciegos miran sin ver. No
ven las huellas de sangre, como tampoco escuchan las quejas de cuerpos estragados por los
efectos acumulativos de borracheras y resacas. No prestaron atención a los muertos cuando
empezaban a presentar los primeros síntomas del mal. Y no pensaban que el remedio,
aplicando el imaginario formal del desarrollo, podría ser igual o tal vez peor que la enfermedad.
Sorpresas para los que no ven el bosque por los árboles, para los que no ven los árboles
obnubilados por el verde vacío de los bosques y de los mapas. Sorpresas que seguirán
ocurriendo en la medida en que la lluvia siga siendo un paradigma para los ojos que no ven y
para los corazones que no sienten.
Con las herramientas formales de los manuales no se registran los miles de desastres que
occuren en los paradigmas de la lluvia sino que se imagina, desde el guión, un sólo desastre
que nunca ocurrió. Se levantan instrumentos y esquemas de intervención y se crean
organismos especializados y comisiones para llevarlos (literalmente) a la realidad. Pero la
nueva cruzada de someter a las curvas y fractales de la selva a lo lineal, lo plano y lo finito
nunca llega a su destino porque ese destino no existe y nunca existió más que en las puestas
en escena de los manuales.
Desde la doble óptica del poblador y del paisaje bajo las lianas y la fronda, y desde la lluvia en
las oquedades de motosierras del bosque, realmente no se encuentra nunca al desastre
formalmente imaginado sino al sin fin de des astrum reales.
Los instrumentos y esquemas de intervención de la cruzada chocan en su propio espejo el cual
se rompe en mil pedazos. Algunas de sus astillas son desechadas y se cubren por la hojarasca
dejando ni rastro breve de su intranscendente existencia. Otros, sin embargo, son recogidos y
refundidos por los pueblos y comunidades con fragmentos de su pasado y aspiraciones de su
futuro, como quienes buscan en los escombros de la crisis las herramientas para su propia
reconstrucción. Pronto, las astillas se prostituyen, fornicando y recreando nuevos instrumentos
que se adecúan a las curvas fractales de la selva.
Los paradigmas de la lluvia siguen mutando hasta el próximo des astrum.
Desde las diversas perspectivas de la investigación social sobre los desastres en América
Latina, los des astrum en los paradigmas de la lluvia nos significan un reto. Reto: porque son
sintomáticos de cuantos más des astrum que ocurrirán en el futuro: son parte de los típicos
desastres de América Latina. Reto: porque no han sido incorporados en los esquemas de
prevención y manejo de desastres para los cuales se trata de eventos sorpresivos. Reto: porque
estos mismos esquemas se han visto rebasados por ellos. Reto: porque de ellos también se
puede aprender para hacer más real y menos virtual el imaginario de los desastres del cual
todos nos alimentamos. Reto, por ultimo: porque investigarlos significa un desafío conceptual,
significa el abandono de esquemas nacionales e internacionales completamente establecidos,
porque se trata de empezar a captar con los medios a nuestro alcance esa realidad tan variada,
compleja y dinámica que hemos llamado paradigmas de la lluvia.
¿Cómo aproximarnos al enredijo de procesos naturales, económicos, institucionales y culturales
que apenas si captamos con intenciones de investigación? ¿Cómo urgar en lo desconocido?
¿Cómo pretender explorar lo que pasa bajo el follaje de los bosques húmedos y calientes donde
la vida viva está gobernada por sutilezas y fuerzas que sumadas nos anticipan lo descomunal
de otras realidades? Quizás sólo exploremos la superficie de actores institucionales y
comunitarios. Así, adentrándonos en lo desconocido, Paradigmas de la Lluvia es más una
incitación a despejar algunas de las ramas de la fronda, a deslizarse entre troncos y bejucos
cubiertos por la lama del tiempo, entre gritos de micos y guacamayas, hasta tocar el inestable
piso de hojarasca que se sobrepone a la tierra. Empezamos a pisar territorios desconocidos,
frágiles y fieros, con la abrumadora certeza de poder estar perdidos, acaso acompañados
solamente de una brújula enloquecida que puede conducirnos a cualquier destino. Pero
también con la certeza de que esos otros, los paradigmas plenamente establecidos de la
prevención y atención de desastres, empiezan a deshacerse bajo la lluvia.
Restos del archivo perdido
DESASTRE: A las 9:34 de la noche del martes 29 de mayo de 1990 tembló en en Alto Mayo, en
la Amazonía del Perú. Una población total de 155,000 habitantes en un área de 8,667 km2 se
vio sorprendida por un sismo de 6.0 en la escala de Richter, que afectó sobre todo a las
provincias de Rioja y Moyobamba en la Región San Martín.
DESASTRE: El 4 de abril de 1991, a sólo once meses del anterior, un sismo de 6.2 en la escala
de Richter volvió a afectar a la misma región golpeando a las pocas localidades que no habían
sufrido el impacto del anterior.
DESASTRE: Pocos días después el 22 de abril de 1991, a las 3:57 p.m., la provincia de Limón
en la costa caribeña de Costa Rica y el noroccidente panameño, fueron severamente afectados
por el impacto de un sismo de 7.2 grados en la escala de Richter, cuyo epicentro se ubicó en el
Valle del Río Telire, 40 Km., al sur de la ciudad de Limón. El terremoto fue el más intenso y
dañino sufrido en los países durante el presente siglo, alcanzando intensidades de hasta IX en
la Escala de Mercalli Modificada, y haciendo sentir sus repercusiones desorganizadoras en un
área de 9,000 km2, con una población de unas 200,000 personas. Durante el mes de agosto la
misma región fue seriamente afectada por las peores inundaciones sufridas en las últimas
décadas.
DESASTRE: Los días 17 y 18 de octubre de 1992 ocurrieron dos sismos con magnitudes
calculadas en 6.6 y 7.2 en la escala de Richter, respectivamente, que afectaron a una amplia
zona de los departamentos de Chocó y Antioquia en el noroccidente colombiano y generaron
daños concentrados en cuanto a amplitud e intensidad relativas en la zona del Atrato Medio,
(separada por la cartografía virtual y por hechos institucionales entre ambos departamentos).
Los sismos produjeron un profundo impacto sobre el medio ambiente, la infraestructura, los
medios y modos de producción y sobre una serie de centros poblados de diferentes jerarquías
urbanas. En conjunto, se presentaron daños significativos en 33 municipios, correspondiendo
30 al Departamento de Antioquia y 3 al Departamento del Chocó). Los sismos mayores fueron
seguidos por centenares de réplicas, algunas de las cuales continuaron generando daños.
Tres DESASTRES en tres países en tres años. Tres regiones en tres cuencas hidrográficas
distintas. Tres procesos de respuesta institucional y de manejos de desastre ensayados e
interpretados por tres despliegues de información periodística. Tres DESASTRES que fueron
tres sorpresas tanto para las poblaciones regionales como para los organismos nacionales e
internacionales encargados de la prevención y manejo de desastres. Tres DESASTRES pero
tras de ellos una serie de paradojas y paradigmas comunes que hay que desentrañar.
ETNOHISTORIA Y DESASTRES
EL DILUVIO DE 1578
María Rostworowski de Diez Canseco
El presente artículo de María Rostworowski apareció en las páginas del dominical de “El
Comercio” de Lima en marzo de 1983. A lo largo de los años la autora ha ido develando el
misterio del pasado, recurriendo a nuevas fuentes historiográficas de las horas tempranas de la
conquista. La obra de María Rostworowski es quizá el aporte más importante a la historiografía
peruana en esta segunda mitad del siglo que termina.
Las tremendas precipitaciones que afectan de tanto en tanto la costa norte del país se
presentan cíclicamente en formas aún no bien estudiadas.
En los anales de las ciudades norteñas surgen como hitos los saqueos de los piratas, los
terremotos y los calamitosos aguaceros que de tarde en tarde caen sobre la indefensa
población.
¿Sabiendo que el fenómeno se repite por qué no preverlo? Las ciudades como Tumbes, Piura,
Lambayeque o Chiclayo no se construyen para unos cuantos años, sino para durar siglos. ¿Por
qué no dotar los asentamientos urbanos con un alcantarillado en las calles y una red de
desagües preparados para recibir eventuales avalanchas de agua? ¿No sería aquello más
económico que tener que reconstruir todos los servicios de una ciudad?
Otra pregunta que viene en mente es por qué se edifican en la costa las ciudades a la vera de
los ríos si éstos no están canalizados. Es obvio que, dada la naturaleza de los cauces yungas,
cuando llueve en exceso se forman peligrosas crecientes para los habitantes ribereños.
Estas lluvias torrenciales se suceden una y más veces a través de los siglos, como por ejemplo
en 1578 en la región de Lambayeque.
El 24 de febrero de dicho año cayó una fuerte lluvia que duró toda la noche, según los relatos
de quienes lo sufrieron, parecía que se derramaban cántaros de agua sobre la ciudad. Los días
siguientes las precipitaciones fueron interminables, unos días pocas otras muchas. El 3 de
marzo un diluvio inundó la región y así continuó hasta el 5 ó 6 de abril.
El resultado fue desastroso, los ríos y canales principales salieron de madre, anegando los
valles. Las acequias se quebraron por el caudal de agua arrastrado y un brazo del río entró por
en medio de la ciudad. Las casas de adobes se derretían ante el aniego, la catedral de
Lambayeque, en ese entonces lucía "mejor que la de Lima", se vino abajo. Lo mismo sucedió
con las casas del párroco, del cacique y las principales residencias de los españoles.
La villa de Saña también sufrió daños, pero se hizo caso omiso y se reconstruyeron los edificios
en el mismo lugar que era por demás peligroso.
La aterrada población buscó refugio en los cerros y en las huacas. Se improvisaron toldos y
ramadas en los lugares altos, pero las lluvias calaban los precarios techos. Mucha gente se
ahogó, otros murieron a consecuencia de las epidemias que se desataron, afectando sobre todo
a niños y ancianos.
En el agro, las consecuencias fueron devastadoras. Las reservas de granos guardadas en
botijas se pudrieron e igual suerte corrió el maíz conservado en hondonadas especiales,
construidas por los naturales en los lugares desérticos, el agua llegaba a todas partes.
Las gallinas, patos y cuyes perecieron en los aniegos, las llamas que por entonces existían aun
en la costa, no pudieron escapar. Las tierras de cultivo se cubrieron de arena y de piedras.
Pasadas las lluvias y ante la situación, el corregidor Joan de Monroy obligó a los curacas, bajo
la amenaza de deportarlos a Panamá o de ahorcarlos, a reunir a sus gentes para rehabilitar el
canal de Taimi. De los pueblos de Ferreñafe, Chiclayo, Jayanca y Reque acudieron los
tributarios y en trabajos forzados no sólo arreglaron el Taimi, sino los canales secundarios. A
diferencia de las obras públicas realizadas en época prehispánica, no proporcionaron a los
trabajadores alimentos durante el tiempo que duraba la obra comunal. Faltos de subsistencias,
muchos murieron de hambre y otros huyeron del valle.
No terminaron ahí las penurias, en los nuevos sembríos aparecieron langostas que, cual plaga
devoraban las tiernas plantaciones. Luego ejércitos de ratones invadieron los campos y aldeas
dando fin a lo poco que quedaba. Los voraces animalitos comían los capullos de los
algodonales y hasta roían la corteza de los algarrobos. Por último, según el documento,
gusanos verdes, amarillos y negros se criaban en la podredumbre general.
En esas circunstancias los naturales no tenían con qué pagar los pesados tributos. Las
autoridades apresaron a los caciques, les pusieron grillo o los echaron al cepo y los tuvieron
encarcelados. Los jefes étnicos se vieron obligados a vender las joyas de sus mujeres, sus
adornos y objetos de plata y a desenterrar los tesoros de sus mayores para hacer frente a la
codicia de los encomenderos.
Numerosos pobladores ante la penosa situación optaron por abandonar sus aldeas y se
refugiaron en la sierra con sus familias. Los que quedaron en los valles morían de hambre y se
alimentaban de lagartijas, hierbas, tomate silvestres, vainas de algarrobo y de los frutos de
zapote.
La situación movió a los curacas de Lambayeque, Ferreñafe, Tucume, Illimo, Pacora, Jayanca,
Cinto, Chiclayo, Chicama y Chocope a presentar sendas probanzas, con testigos, narrando los
sucesos del año 1578 y solicitando a las autoridades la suspensión del pago de la tasa. Gracias
a esas diligencias han llegado hasta nosotros los detalles de los acontecimientos que narramos
aquí.
(Mss. Biblioteca Nacional. BN-534)
PROVANÇA DE LOS INDIOS DE LAMBAYEQUE
“Las probanzas de los indios y españoles referentes a las catastróficas lluvias de 1578 en los
corregimientos de Trujillo y Saña”, texto cuya redacción estuvo a cargo del escribano receptor
Francisco Alcocer, es el primer testimonio escrito sobre el fenómeno del niño, que
recurrentemente a la azota la costa peruana. Una gran parte de dicho texto fue encontrado en la
biblioteca nacional por María Rostworowski. Otros pocos folios del manuscrito fueron ubicados
en el archivo de la Nación. El historiador Lorenzo Huertas decidió publicar este hallazgo bajo el
título “Ecología e Historia” en 1987… Y cuando el libro ya estaba en prensa halló un artículo
publicado en 1906, en la revista de Histórica No.1, bajo el título “El corregimiento de Saña y el
problema histórico de la fundación de Trujillo” firmado por Marco A. Cabero Allí se trascribían
fragmentos de la primera parte del manuscrito actualmente extraviado. El rompecabezas estaba
entonces casi completo. A continuación publicamos un extracto de las declaraciones de uno de
los indios que testificaron ante la Audiencia Real, dos años después de los desastres.
[F.217r] En el pueblo de san pedro de Lambayeque en veynte dias del mes de abril de mill
quinientos y ochenta años en presencia de mi Francisco Alcocer escribano receptor parescio
don Martin Farrochumbi cacique principal del dicho pueblo y para el pleyto con los vecinos de
Trujillo sobre la esterilidad del año de setenta y ocho presento por testigo al padre Roque de
Çezuela (sic) clerigo presbitero cura del dicho pueblo de Lambayeque del qual tome y recibi
juramento en forma sacerdotal y juro a las sacras ordenes que recibio de San Pedro y San
Pablo que diria la verdad de lo que supiese y le fuese preguntado y dixo si juro y amen y siendo
preguntado por las preguntas del ynterrogatorio por su parte en esta causa presentada dixo lo
siguiente.
[I] A la primera pregunta dixo que conoce al dicho Don Martin cacique y a muchos yndios destos
valles y que ansi mismo conoce a muchos de los vecinos de Trujillo contenidos en la cabeça
desde dicho ynterrogatorio y que tiene noticia de la avenida y lluvias que la pregunta dice y que
se hallo presente en el [F.218v] pueblo de Lambayeque al tiempo que sucedio.
[Grales*.] Fue preguntado por las preguntas generales de la ley y dixo que es de hedad de
treynta y nueve años poco mas o menos y que no le va ynterese en esta causa ni le tocan
ninguna de las demas preguntas generales y que vença quien tuviere justicia.
[II] A la segunda preguna dixo que por el mes de febrero a veynte y quatro del dicho mes el año
de setenta y ocho vio este testigo que callo un aguacero tan terrible en este pueblo de
Lambayeque que parecia que se derramaba cantaros de agua y que despues los dias
siguientes hasta tres de marzo del dicho año llovio todos los dias poco o mucho y que el dicho
dia tres de marzo llovio otro aguacero como el que tienen dicho primero y de alli adelante todos
los dias hasta a cinco o seys de abril no dejo de llover un dia poco y otro mucho y que destos
aguaceros que cayeron del cielo vio este testigo venir el rio que pasa cerca de este pueblo que
salio tan de madre que por la otra parte se extendio [F.218r.] gran trecho y por esta deste
pueblo entro hasta la mitad del y por la otra parte del dicho pueblo que esta hacia Tucume de
las acequias que se quebraron y destruyeron venia otro rio muy caudaloso todo cosa no vista y
oya decir este testigo a los yndios naturales deste pueblo que la mar se tendia y que era la fin a
cuya causa en este pueblo hizo mucho daño por que se cayeron muchas casas principales y
principalmente la iglesia del que era mejor que la de Lima y que ansi a entendido este testigo
por publico y notorio que el dicho diluvio hizo el mismo daño en Tucume y otros pueblos de
yndios destos valles y esto declara desta pregunta.
[III] A la tercera pregunta dixo que vido este testigo que los dichos yndios deste pueblo de
Lambayeque que son los que mas bien sustentados son y que mejor se tratan destos valles y
que las comidas que son su natural sustento como es maiz havas frisoles camotes y otras
comidas muchas vido este testigo sacarlas podridas de sus casas donde las tienen guardadas
en cantaros debajo [F.218v.] de la tierra porque las aguas fueron tantas del cielo y de la tierra
que todo quanto estaba metido dentro della se echo a perder y mucha ropa que tenian para
vender los yndios para pagar sus tributos vido este testigo mucha parte estaba mojada y
perdida por donde lo que valia tres vino a no valer uno y lo nuevo ser viejo y lo viejo podrido y
esto declara desta pregunta.
[IIII] A la quarta pregunta dixo que sabe y vio este testigo que las chacaras de algodon que
tenian los dichos yndios de Lambayeque que se les perdieron todas de lo cual sucedio que no
se hallaba una arroba de algodon y que lo que solia valer a dos tomines valia aqui a dos pesos
y medio especial en el pueblo de Ferreñafe donde era el trato y contrato del algodon no quedo
chacara ninguna y esto es lo que sabe desta pregunta.
[V] A la quinta pregunta dixo que por causa de las dichas lluvias vio este testigo que quedaron
en este pueblo muy pocas gallinas y muy pocos patos porque no avia que dalles de comer y lo
mismo fue en todos los demas pueblos de tal manera que solia valer aqui un capon muy bueno
y una muy buena gallina a tres granos y si por el mes de abril y mayo del dicho año de setenta y
ocho [F.219r.] dieran un peso por una gallina no la hallaran y que algunos yndios tenian ovejas
y que mucha parte dellas se les ahogo y a muchos muchas yeguas y potros todo a causa de las
dichas lluvias.
[VI] A la sesta pregunta dixo que save e vio este testigo que deste pueblo se salian los yndios e
yvan a los altos y sierras para escaparse especial los pueblos de Ferriñafe que no quedo yndio
de los parques (sic) que todos no se huyesen del y ansi mismo de Tucume. Yllimo de los quales
dichos pueblos hasta oy estan ausentes muchos dellos y no estan acabados de reduzir y que
en este pueblo de Lambayeque a causa de las dichas lluvias y de la mucha falta de comidas se
morian en cada un dia veynte y dos, veynte, diezyocho yndios y asi duro esta mortandad mucho
tiempo y esto declara desta pregunta.
[VII] A la septima pregunta dixo que sabe e vio este testigo que las acequias que este pueblo
tenia se quebraron y se allanaron como sino ubieran sido acequias y especialmente el Taimi
que quedo con ser una cosa tan antigua y de tantos años fundada que no podian hallar ni saber
por donde avia ydo y que todo este a sido grandi [F.219v.] simo daño y notable perjuicio a la
salud y provecho de los yndios y que las chacaras quedaron hechas piçinas de agua que sino
era las que estaban en muy alto no se podian aprovechar y que en ellas sembraron aquel año
los yndios a cuya causa a este pueblo acudian los yndios de Ferriñafe y Tucume a comprar las
comidas neçesarias por mucho mas precio que solian e vido este testigo vender ovejas de la
tierra y cavallos por muy viles y bajos precios para comprar las dichas comidas y esto sabe
desta pregunta.
[VIII] A la otava pregunta dixo que sabe este testigo que deste pueblo llevo el corregidor Juan
de Monrroy contenido en la pregunta todos los yndios hasta viejos y muchachos de la dotrina
que eran mas de mill quinientos y ansi mismo todos los de Ferriñafe Chiclayo Callanca y Reque
que al parecer deste testigo se juntarian mas de tres mil yndios y que sino fuera por la
muchedumbre de la gente y la mucha diligencia y mucho temor que el dicho Juan de Monrroy
puso a los caciques e principales a unos que los habia de ahorcar y a otros que los avia de
desterrar a Panama y a otros castigo delante [F.220r.] de los yndios parcas (sic) por lo qual los
yndios trabajaron en la acequia del Taimi por el mes de agosto del dicho año de setenta y ocho
de tal manera que la pusieron tan buena como el inga la dexo con la qual dicha acequia se
riegan las chacaras deste pueblo y de los comarcanos que son Ferriñafe Chiclayo Cinto y
Callanca y que sino fuera por la mucha diligencia de dicho Juan de Monrroy de ninguna manera
se pudiera servir de la dicha acequia lo qual fuera causa de que estos pueblos se perdieran y si
pasara aquella coyuntura y sazon perpetuamente la bolvieran hazer y que lo que se ocuparon
los yndios en ella fue mes y medio antes mas que menos y que ansi mismo el dicho antes mas
que menos y que ansi mismo el dicho corregidor hizo adereçar la acequia de Tucume la cual es
muy caudalosa y estaba muy mas perdida quel Taimi y que oyo dezir este testigo que los yndios
destos valles que el dicho corregidor trabajaba como ellos propios y que gasto mucha hacienda
de la que trujo para su sustento y que a su parecer deste testigo se ocupo en la dicha acequia
de Tucume hasta adereçalla un mes poco mas o menos y que los yndios que elli trabajaron
serian mas [F.220v.] de mil yndios y quinientos esto fue la primera vez que fue a ella porque los
yndios por la necesidad que avia de comidas los dexo venir y vino a proveerse de comidas y
despues volvio otra vez dentro de ocho dias y estuvo otros quince o veynte dias demas de lo
qual sabe este testigo que el dicho corregidor adereço otras muchas acequias particulares que
estaban destruidas y robadas de las dichas lluvias lo qual si el no lo hiciera con la gran solicitud
y diligencia suya no bolvieran en si los dichos yndios en su vida. Y eso es sabe desta pregunta.
[
IX] A la novena pregunta dixo que sabe e vio este testigo que estando adereçadas las acequias
los yndios se dieron gran prisa a sembrar y vino las plagas que suelen decir que Egipto de tal
manera que en estando qualquier semilla un palmo de la tierra la comian los grillos y langostas
y unos gusanos verdes y amarillos y otros negros que se criaban de la putrefacción de la tierra
a causa de las dichas lluvias y que vio en este pueblo de Lambayeque [F.221r.] y que todos lo
hacian que sembravan una chacara y estavan el y sus hijos guardandola destas savandijas y
por mucha diligencia que se daban quando venia a dar el fruto no hallaba nada y volvian a
sembrar de nuevo y lo mismo les sucedió a la segunda sementera aunque no fue tanto por que
se venian las chacaras a dar en una tercera parte y en otras la mitad de los que sembravan y
quando esto que quedaba venia a estar ya el fruto para querello coger fue tanta la multitud de
ratones que este testigo no creyendo a los yndios fue a algunas chacaras y vido montones de
ratones como montones de arena y que en una chacara que tenia como media hanega de
sembraduras vido cinco o seis montones de ratones tamaño como conejos medianos que hizo
este testigo contar un monton de aquellos que uvo quinientos poco mas o menos los quales
dichos ratones cortavan por el pie las sementeras y comian el fruto dellos lo destruian de tal
manera que ya los yndios no sabian que [F.221.v.] hacerse ni a que acudir y andavan como
desesperados y era tanto el daño que hacian los ratones que no solamente las comidas enpero
en naciendo el capullo del algodon ansi mismo lo destruian hasta tanto que hasta las cortezas
de los algarrobos royan y que esto fue generalmente en todos los valles de Zaña para abajo
hasta Tucume que a visto este testigo y esto dijo a esta pregunta.
[X] A la diez pregunta dixo que sabe e vio este testigo que antes de las dichas lluvias valia en
este pueblo la hanega de mayz a tomin y medio y a dos tomines y el trigo medio peso y que
después de las dichas lluvias vio este testigo valer la hanega de mayz a dos pesos y la de trigo
le costo a este testigo a cinco pesos los años de setenta y ocho y el de setenta y nueve hasta la
mitad del y que con aver la mucha abundancia que ay agora tienen tanto miedo los yndios que
piensan que a de volver otro nublado y vale entre ellos el mayz a seis tomines y esto declara.
[XI] A la onzena pregunta dixo que [F.222.r] sabe e vio este testigo que algunos yndios deste
pueblo se huyeron por falta de las comidas y por no tener con que pagar sus tributos y que de
Ferriñafe Tucume se han huido mucha cantidad por las dichas causas.
[XII] A las doze preguntas dixo que vido que en este pueblo acabadas de pasar las aguas y que
los yndios no tenian acequias ni sementera ni donde haya les cobro los tributos de los yndios
Juan Ramos de Gaona y despues el corregidor Juan de Monrroy que no solamente no avian de
cobrar de ellos un grano enpero que avia obligacion de dalles y que su excelencia enviara mayz
y otras cosas necesarias para el sustento de tanta multitud de pobres lo qual no se hizo antes
en lugar desto les llevaron los tributos muy mas doblados de lo que solian lo qual fue peor que
las aguas pasadas y lo que los yndios sintieron mucho mas porque vendian lo que solia valer en
tiempos de abundancia seys por dos y ovejas de la tierra que comunmente suele valer seys
pesos les daban y decian tomaldo (sic) y dadmelo que quisieredes y lo mas [F222v.] malo que
se hacian muchas cosas en deservicio de Dios nuestro señor y que su Magestad tiene
obligacion de volver por estos yndios y el excelentisimo señor Don Francisco de Toledo hacer
que estos yndios sean desagraviados pues son gente que no sabe pedir su justicia de mas de
ser tan pobres como lo son y esto declara desta pregunta.
[XIII] A las treze preguntas dixo que dice lo que dicho tiene y de mas de lo susodicho su
Magestad deve amparar a los dichos yndios por el tiempo quele pareciere que no paguen
tributo por el trabajo pasado y por que se reformen y entiendan que se usa con ellos de
misiricordia y que con sus trabajos su Magestad como tan cristianisimo les favorece y ampara y
esto dixo a esta pregunta.
[XIV] A las catorce preguntas dixo que dice lo que dicho tiene lo qual es la verdad so cargo del
juramento que hizo y firmolo de su nombre. Va testado do dezia dos tomin doce no vala va
enmendado do dize Magestad vala.
Roque de Cesuela (Fdo. y Rbcdo.)*
DIOSES, HOMBRES Y “PACHACUTIS”
Rodrigo Núñez-Carvallo
El primer testimonio escrito de un fenómeno sísmico en le Perú lo refiere el cronista Miguel de
Estete, quien acompañaba a Hernando Pizarrro cuando éste último hizo su entrada al santuario
del Dios Pachacamac, a principios de 1553:
“donde a cabo de veinte jornadas llegamos con harto trabajo y cansancio a aquel pueblo de
Pachacama, donde estaba aquel ídolo tan nombrado, llamado de ese mismo nombre.
Acaeciónos una cosa muy donosa, una noche, antes que llegásemos a él, en un pueblo junto a
la mar, que nos tembló la tierra de un leve temblor y los indios que llevábamos que muchos de
ellos se iban tras nosotros a vernos, huyeron aquella noche, de miedo, diciendo que
Pachacama se enojaba porque íbamos allá y todos habíamos de ser destruidos”. (1)
El templo principal erigido en nombre de Pachacamac, se ubicaba en la desembocadura del río
Lurín y su construcción data apróximadamente de la época Wari, siglo VI después de Cristo,
cuando su culto se generalizó a casi todos los Andes (2). Varias centurias después, el Inca
cusqueño Huayna Cápac había consultado el oráculo del dios yunga*, aunque con magros
resultados, pues murió de raras fiebres hacia 1525. Pese a los reparos que los Cusqueños
tuvieron frente a Pachacamac, Pedro Pizarro, el soldado y cronista de la conquista, reconoce
esta preminencia divina:
“Y sobre todos estos guacas por el mayor tenían a Pachacama, porque quiere decir
Pachacama, entre ellos el Señor, que toma toda la tierra” (3)
A principios del siglo XVI, Pachacamac era el más importante y el más universal de todos los
dioses del extenso panteón andino. Fray Antonio de la Calancha, en su Crónica Moralizada,
refiere un mito recogido en Végueta sobre el origen de la divinidad, que explica sus
características de dios subterráneo. La madre tierra, la Pachamama fue fecundada por los rayos
del sol. Pachacamac furioso de la posible competencia del niño, lo sacrifica y lo despedaza.
Luego para evitar el odio de la mujer y la rabia del Sol, convierte los restos del infante en los
primeros frutos, plantas y raíces comestibles. Sin poder obtener consuelo la desventurada
madre implora al Sol para que le devuelva al hijo. La divinidad solar usando el cordón umbilical
del niño muerto crea entonces (¿o resucita?) a Vichama. Pachacamac para no verse obligado a
compartir su cetro divino, “se metió en el mar en el sitio y paraje dondde aora está su templo, I
el pueblo y valle se llama Pachacamac” (4).
Vichama, la divinidad del día produce la ira y los celos de Pachacamac. Éste último se
manifiesta a través de movimientos terráqueos y, por eso, la magnitud de su enojo se mide por
la intensidad de las ondas. Un dios con potestad para promover catástrofes sísmicas no es raro
encontrar en un territorio situado en el Cinturon de Fuego del Pacífico, área que desde tiempos
inmemoriales se ve azotada por sucesivos terremotos.
Los mitos además de resolver interrogantes fundamentales y clarificar la identidad frente a los
“otros”, constituyen maneras de explicación de fenómenos difícilmente comprensibles: sucesos
astronómicos, climáticos, sísmicos. Mircea Eliade dice que a través de la mayor parte de los
mitos del diluvio por ejemplo, se busca una reintegración del hombre con la vida, con el agua;
“una época es abolida por la catástrofe, y una nueva era comienza, dominada por hombre
*
Yunga o yunca es el poblador y la zona costera situada por debajo de los 1500 metros sobre el nivel del mar.
nurvos” (5). Por ello no debe sorprendernos que los desastres sean uno de los vínculos que se
establecen entre los dioses y los hombres, y constituyan el nudo dramatico de un sistema de
metáforas que ayudan a comprender el mundo y atenuar la vulnerabilidad humana.
Los hombres del antiguo Perú necesitaban conjurar la furia de los terremotos y volver a sus
actividades cotidianas, pese a los masivos sentimientos de pérdida que la muerte origina. Los
imnumerables mitos que han llegado hasta nuestros días, que comienzan y terminan con
sucesos catastróficos, señalan hitos en el lardo del camino de las poblaciones Andinas, como la
muerte dividiendo las aguas de la vida, tanto de los hombres como sus sociedades. Quiza el
temblor que sorprendió a las pequeñas huestes desde Cajamarca en pos del boletín inca, no
era sino el evento precursor de un violentísimo terremoto cosmogónico, que puso al borde de la
muerte a los dioses andinos. Pero los dioses no mueren, cuando más son vencidos.
Co-tradición cultural y panteísmo andino
Junto a Pachacamac destacaban otra serie de dioses, de distinto rango, de diversa procedencia
étnica, y diferentes atributos y con lazos de parentesco que revelaban el profundo sincretismo al
que había llegado en la región andina. Recogiendo las propuestas de W.C. Bennett (6), y de
Ralph Linton (7), los Andes Centrales de Sudamérica han obrado como una enorme área de cotradición cultural. Esta continuidad permitió la convivencia de muchos dioses y la mutua
interacción entre ellos. La sucesión y superposición de divinidades revela los avatares de
pueblos que se encontraron a cada paso con enormes dificultades para dominar una joven
geología, extraerle frutos a la tierra y convivir en buena vecindad. El aumento demográfico,
efecto de una mejor tecnología agrícola y de organizaciones sociales más complejas, llevó a la
necesidad de buscar nuevas áreas de expansión. A los desastres naturales se sumaron los
ocasionados por enfrentamientos bélicos y a los conflictos entre los hombres siguieron
confrontaciones entre divinidades. Algunas veces, los moradores de nuevas tierras terminaron
dominados por la vitalidad de algunos dioses antiguos. Más frecuentemente, los dioses propios
y los extraños se emparentaron, deviniendo así un mestizaje entre vencidos y vencedores. Ante
la adversidad, también supieron esconderse bajo las máscaras de los dioses más poderosos.
Los mitos rastrean de forma maravillosa estos grandes acontecimientos.
Pero volvamos a Pachacamac y al Valle de Lurín donde se encuentran los restos
monumentales de ese santuario pan-andino. Si desde el mar penetramos por su angosto valle
se asciende a las serranías de Huarochirí, en cuya jurisdicción se fundó a inicios del virreinato
el curato de San Damián, con el fín de acometer la evangelización de la étnia de los yauyos. En
1597 fue designado doctrinero de esta zona el presbítero Francisco de Avila, quien poseía un
exaltado sentido religioso que lo llevó a azotar sin piedad a los adoradores de los “guacas” –o
dioses locales-. Dicha labor fue paradojalmente acompañada por la más fiel recopilación de los
mitos fundacionales de la región central del Perú, con el fin de combatirlos mejor. Valiéndose de
informantes autóctonos legó un largo manuscrito en quechua, cuidadosamente estructurado,
reseñando la cosmogonía del hombre de la cordillera marítima de los andes centrales. José
María Arguedas, quién tituló y tradujo totalmente el texto al castellano, atestigua que:
“Este libro, -Dioses y hombres de huarochirí- muestra con el poder sugerente del lenguaje no
elaborado,limpio de retórica, la concepción total que el hombre antiguo tenía de su origen,
acerca del mundo, de las relaciones del hombre con el universo y de las relaciones de los
hombres entre ellos mismos…”(8)
Francisco de Avila, el mestizo extirpador de idolatrías, nos acercó a la secuencia temporal de
los dioses yauyos. Su largo recuento mítico evidencia cuatro edades del mundo separadas por
la entronización de cuatro divinidades sucesivas: Yanañamca Tutañamca, Huallallo Carhuincho,
Pariacaca Y Finalmente Cuniraya Wiracocha. El primero se pierde en la sombra de los tiempos
donde campeaban el caos y la oscuridad. Huallallo Carhuincho, a todas luces un dios huanca,
según Guamán Poma (9), Aparece como un dios derrotado por Pariacaca, Héroe y fundador del
linaje de los yauyos, quien se transforma luego en la figura principal del olimpo de Huarochirí.
El combate entre Huallallo Carhuincho y Pariacaca no es otra cosa que un conflicto inter-étnico
Entre huancas y yauyos por el control de las cabeceras de los ríos Lurín y Rímac. El manuscrito
de Avila añade: “De los cinco huevos que el dicho Pariacaca puso en la montaña volaron cinco
halcones. Esos cinco halcones se convirtieron en hombres y se echaron a andar. Y como
escucharon tanto de las cosas que habían hecho los hombres y cómo diciendo soy dios, se
hicieron adorar, enfurecidos por ésta y otras culpas, se alzaron convertidos en lluvia y
arrastraron al mar todas todas las casas, las llamas, sin permitir que ni un solo pueblo se
salvara”.(10)
Tal desastre no es difícil de ser imaginado en la costa o zona yunga peruana. Cuando la
corriente cálida del niño desplaza las aguas frías de la corriente de Humboldt, se generan
lluvias extraordinarias en la en la vertiente occidental de los Andes, lo cual se ve refrendado
míticamente. Cada cierto tiempo los habitantes de estas zonas padecen avalanchan de lodo y
piedras y los ríos salen de sus madres, destruyendo aldeas y cultivos. Los yauyos. Adoradores
del dios pariacaca, parecen aprovechar la falta de defensa huanca ante estos desastres para
despiojarlos de sus tierras (11). Mircea Eliade argumenta que dentro del mundo mítico-religioso,
las faltas rituales –en este caso invertirse falsamente de atributos divinos, son una forma de
legitimación de nuevas élites o etnías (12).
Los informantes de Avila se muestran sin embargo imposibilitados de dar una periodización a C
uniraya-Viracocha,que no es un dios local sino alcanza una dimensión supra-étnica, fruto de
siglos de co-tradición cultural. En el primer capítulo del texto mitologico del extirpador de
idolatrías se puede leer: “Pero no sabemos bien si Cuniraya fue antes o después de pariacaca,
o si ese Cuniraya existió al mismo tiempo o junto con viracocha, el creador de los hombres”.
(13)
En verdad, Cuniraya es nada menos que Con, Q´on, o wakon, un dios con alas anterior a
pachacamac de acuerdo con lo expresado por Maria Rostworowski (13b). con “ no tenia huesso
ni coyuntura y que quando caminava acortava y alargava el camino a su voluntad, y levantava y
abrazava las sierras, y que este crió los indios que en aquel enonces avía, y que por enojo que
le hizieron los indios de los llanos, les convirtió toda la tierra en arenales y amando que no
lloviese allí,más de que les embió los ríos, con cuya agua y riego se sustentassen…()…hasta
que de la parte del mediodía vino otro hombre más poderoso que se llamava pachacamac” (14)
Francisco lópez de gómara escribiendo sobre estos mismos reinos a la distancia, explica que
“con vino desde el septentrión y poblo en los albores del mundo la tierra de hombre y mujeres.
Convirtió la tierra en desiertos y yermos dejando sólos riós y mandó que no lloviese”(15)Como
se observa, con parece un dios hecho a la medida del poblador costeño del antiguo perú. La
costa es un extenso desierto sólo interrumpido por valles-oasis, los cuales son formados por
ríos que bajan de las alturas andinas. Casi no llueve, apenas garúa y la agricultura depende
exclusivamente del agua de esos cursos, de corta trayectoria y mucha pendiente. El dominio
de agua se convertía en asunto de primordial importancia para los yungas.
Es probable - dice Maria Rostworowski- “que el hecho de atibuir a un dios la responsabilidad
por falta de lluvias, otorgaba a dicho dios el poder sobre el curso acuífero que podía entonces,
conseguirse a atravéz de sacrificios y plegarias”(16).
El apogeo de con se remonta al intermedio temprano (siglos II al V después de cristo), época
en que se afirman importantes señoríos regionales, particularmente en la costa (Moche,
paracas, lima), tras la revolucion hidraúlica que disminuyó la vulnerabilidad frente a hambrunas
y desatres y que coincide con una fase climática benigna “(17).
“Mientras, en los primeros siglos antes de nuestra era parece haber algunos signos de sequía,
en los siguientes, quizá a lo largo de los primeros 500 años d.C., se produjo um retroceso
glacial con el incremento de las lluvias en las tierras altas y un aumento de humedad.
Naturalmente ello repercutió en el área costeña con una subida del caudal de los ríos, mientras
que en las tierras altas las áreas cultivables pudieron extenderse hasta límites más altos” (18).
Con, el dios del agua, tiene un origen muchik o Moche según Randall (19), lo que se ve
reafirmado por la versión transcrita por López de Gómara que lo hacía provenir de la Costa
norte. María Rostworowski lo cree más bien procedente de tierras del sur medio, pobladas por
Paracas y Nazcas, apoyándose en iconografía de la cerámica, los textiles y algunas líneas del
desierto en donde despliega sus alas (20). Al mismo tiempo relativiza las referencias
geográficas de López de Gómara, arguyendo que el septentrión o parte suprema no
necesariamente señalaba el norte, quizá por la dirección que tiene la corriente de Humboldt.
La irradiación de Con, además de cubrir toda la costa o zona Yunga, se puede detectar
también, aunque tardíamente en Tiawanaco, pues en la famosa Portada del Sol aparecen
ángeles alados. Con de esta manera llega a las tierras en donde reina el dios Viracocha con
quien se mimetiza. Esta asociación, en propiedad esta fusión divina, se disemina a buena parte
del espacio andino y de esta manera Con o Cuniraya adquiere los atributos de Viracocha. “Se
trata de la asimilación del heroe civilizador del sur, Huiracocha, con Cuniraya (20b). este
encuentro epigonal de divinidades habría ocurrido a partir del siglo noveno después de Cristo.
El cronista Juan de Betanzos, quien se casó con una sobrina del Inca, reafirma la relación
sincrética entre Con y Viracocha. En “Suma y Narración de los Incas” (**), podemos leer:
“… y en estos tiempos que esta tierra era toda noche dicen que salió de una laguna que es de
esta tierra del Perú en la provincia que dicen de Colla suyo un señor que llamaron Contiti
Viracocha…” () “… allí improviso dicen que hizo en sol y el día y mandó que anduviese por el
curso que anda y luego dicen que hizo las estrellas y la luna”. (21).
Peor después la versión de Betanzos manifiesta que ésta no era la primera salida al mundo de
Contiti Viracocha, pues ya había hecho una aparición previa. Es preciso detenernos un tanto en
estas presencias intermitentes y discontínuas. En esa primera interrupción “creó el cielo y la
tierra y que todo lo dejó oscuro y que los habitantes de esa tierra oscura le hicieron un
deservicio (sic) a este Viracocha y como della estuviera enojado tornó esta vez postrera y salió
como antes habías hecho” (22), y los convritió en piedra.
**
Manuscrito en gran parte perdido durante 380 años y descubierto por la historiadora española Mari Carmen Martín
Rubio en 1987.
En el comienzo es Contiti Viracocha (o Con Tici Viracocha), pero en su segunda aparición,
durante la cual crea a los habitantes de Tiawanaco, es sencillamente Tici Viracocha. La huella
de Con a comenzado a perderse… El antiguo dios yunga no es más que una encarnación
previa de Tici Viracocha, dios de la región sur-andina y de tiempos posteriores. Entre ambas
manifestaciones se interponen siempre lluvias de fuego y cataclismos no especificados. El mito
trasmitido por Betanzos señala además, que el dios altiplánico fundó el Cusco, lo cual supone
finalmente la apropiación de Viracocha por los Incas. Pero estos últimos lo confinan a los
extramuros del mundo y lo convierten en un dios ocioso según Cristobal de Molina (23) con el
fin de entronizar a Inti o Punchao, el sol. El silenciamiento de Viracocha, su conversión en dios
ausente, se percibe por ejemplo en Garcilaso de la Vega quien arguye que los incas “demás del
sol adoraron a Pachacamac”, a quien considera como el dios creador. El insigne escritor
mestizo, sobrino-nieto de Huayna Cápac, asevera que los cronistas ibéricos “en sus historias,
dan otro nombre de Dios, que es Tici Viracocha, que yo no se qué signifique, ni ellos
tampoco”(23b).
Garcilaso insiste en magnificar la influencia de Inti o Punchao, el dios oficial de la nobleza
cusqueña desde los tiempos de Pachacútec, el gran reformador del estado y la religión inca. El
sol tiene todos los rasgos de un dios estatal, cuya devoción fue estrechamente vinculados a las
ayllus reales, aunque no era extraño en el mundo andino encontrar divinidades solares ligadas
sobre todo al cultivo del maíz y de la coca (24). La creciente teocracia necesitaba dotar al
soberano de una fuente que legitimara su poder entre los nuevos pueblos conquistados. Quizá
por ello se mandó edificar en cada centro administrativo un ushnu piramidal escalonado y en
todos los santuarios de otros dioses o guacas importantes se adjuntó un templo solar. Max Uhle
en sus excavaciones realizadas durante 1903, ubicó en el oeste de las ruinas de Pachacamac,
cerca al santuario del dios de los temblores, un templo dedicado al día o Punchao Cancha, cuya
estratigrafía demuestra que fue edificado en el periodo Inca (25). Sin embargo el centro del
culto solar fue indudablemente el Coricancha, sobre cuyas piedras fue levantada la Iglesia de
Santo Domingo en el Cusco.
Pese a los deseos incas de entronizar a Punchao y acallar a Viracocha, éste seguía siendo el
dios mayor del olimpo sur-andino, lo cual se ve confirmado por Pedro Cieza de León (26), quien
lo denomina “padre del Sol, ni sol, ni agua, ni temblor”, sino la fuerza o el soplo que da vida al
universo y que vendrá cada vez que el caos interrumpa el ritmo cósmico. Es más, con sus
esporádicas visitas viracocha determina diversas edades, separadas por catástroffes y
situaciones de caos intermedias, dentro de una imagen cíclica del tiempo. ¿se confundió la
llegada de hombres barbaros y blancos con el regreso de este dios? Una extraña y funesta
coincidencia vincula a quetzacoatl y viracocha. Tanto en las crónicas mexicanas como en las
andinas, se indica que los conquistadores llegaron en momentos en que las gentes esperaban
el arribo de un dios y de una nueva edad del mundo. La espera estaba anunciada. Un
testimonio de ello tambien lo brinda Betanzos:
“y el Inga (atahuallpa) les dijo: a qué fin les habeis puesto(a los españoles el) nombre
viracocha…ellos ledijeron que porque antiguamente el contiti viracocha, que hizo las gentes ya
que las hubo hecho, que se habia metido por aquel mar adelante y que no había vuelto más
según que sus viejos y antiguos le decían, y que habían venido ciertas gente de aquellas a
Payta navío”. (27)
Un gran Pachacuti
El Jesuita Diego González Holguín publicó en 1608, tras veinticinco años de investigación, el
Vocabulario de la Lengua General de todo el Perú, llamada Qquichua o del Inca, el diccionario
“más completo, sagaz y revelador” según Raúl Porras (28). En él podemos rastrear la
concepción andina de los desastres, esos mismos con los cuales se anuncia Viracocha. En
quechua, pacha designa simultáneamente el tiempo, el suelo y el lugar. Y cuti viene a ser el fin
temporal. Encontramos además que el término que podríamos traducir como desastre es Pacha
cuti pacha ticra: “el fin del mundo, o grande destruicion pestilencia, ruyna o perdida o daño
comun”. Garcilaso por su parte afirma que “Pacham cuti quiere decir, el mundo se trueca, ( ) de
bien en mal”(28B). Las catástrofes son manifestación de un gran cambio por el cual una época
finaliza. Nathan Wachtel considera que un desastre dentro de la cosmovisión andina no viene a
ser otra cosa que “una inversión del espacio y el tiempo”. (29)
“Nueva Corónica y Buen Gobierno”, una larga carta al rey de España escrita hacia 1615(***) por
Felipe Guamán Poma de Ayala, puede ayudarnos a visualizar cómo un indio en proceso de
aculturización interpretaba la conquista y el desastre. Un revelador párrafo de la “Nueva
Corónica” define el encuentro entre andinos y españoles, como un gran pachacuti:
“Por eso el castigo de Dios le llaman pachacuti-pacha-tierra-..( )… tambien se dice milagro del
temblor de la tierra y morir mucha gente…( )… también se dice milagro el milagro de las
pestilencias que Dios envía de Sarampión y Virguelas y Garrotillo y Paperas y con ellos se han
muerto mucha gente y ganado…( )… tambien es pestilencia que envía Dios a los malos
cristianos a robar haciendas de los pobres y quitarles sus mugeres y a sus hijas, y a servirse de
ellas, también se dice milagro y pestilencia de que como se despueblan y salirse ausentes los
indios de sus pueblos en este reino; también es castigo de Dios morir muchos indios en minas
de azogue y de plata y otros morirse azogados y estar muy malos padeciendo gran trabajo
cinco o seis años sin morirse y después de muertos dejar a sus mujeres y hijos huérfanos y
pobres. Con todo ello nos dice Dios que nos acordemos y llamemos…” (30)
Guamán Poma, llama pachacuti al milagro, al castigo de dios. Dicha transposición le permitirá
armonizar los dos sistemas de creencias entre los que se desenvuelve su religiosidad ¿Pero no
estará el cronista indio reemplazando a Viracocha por el Dios Cristiano? ¿de qué otra forma
podía integrar ambos mundos tan disímiles un ladino de fines del siglo XVI? Sobre una matriz
de pensamiento mítico andino, adosa elementos de la tradición escolástica de su época,
generando un valiosísimo testimonio del choque cosmogónico que significó la conquista
española en un hombre del común.
Guamán Poma delínea una imagen del mundo dividida en cuatro edades de los hombres: Wari
Viracocha runa, Wari runa, Purun runa, Auca runa. Durante las primeras tres edades adoraban
al verdadero Hacedor del mundo, Ticse Viracocha. Los incas, que surgen de los Auca runa,
serían los iniciadores de la idolatría al olvidarse de Viracocha, el Dios creador, y adorar un
astro, el sol.
Sin embargo, Guamán Poma no considera el diluvio dentro de las edades andinas, explicando
que éste ocurrió antes de los hombres de Wari Viracocha, quienes “no se acordaron que
vinieron de la descendencia de Noé del diluvio, aunque tienen noticia del diluvio, porque ellos lo
llaman yacopachacuti(***), fue castigo de Dios”(31).
***
Este manuscrito, bellamente ilustrado fue descubierto en 1908 en la Biblioteca Real de Copenhague. Paul Rivel
realizó su primera edición en 1936.
Como resultado tenemos las simientes de un nuevo sincretismo. Para el alma del cronista, el
Dios judeo-cristiano es una nueva encarnación de Viracocha. La equivalencia entre el Dios de
Noé y Viracocha es un enmascaramiento. De la misma manera procede El Inca Garcilaso,
cuando arguye que la inteligencia humana puede llevar por caminos distintos a adorar a un
único dios creador.(32)
El pachacuti, la inversión del espacio y el tiempo, no está referido solamente a los desastres
naturales sino a todas las calamidades sociales que han generado la conquista. Viracocha
volverá bajo los ornamentos del dios de occidente y mientras tanto se anuncia con la
hecatombe demográfica, el suplicio del trabajo forzado en las encomiendas y en las minas, y la
destrucción y el robo indiscriminado de la tierra de los ayllus.
Dentro de la tradición politeísta andina no sólo Viracocha corre a esconderse tras la imagen de
Dios Padre. Todos los santos, vírgenes y las fiestas son escudos y ardides para reiniciar el culto
de los “guacas”, seres o cosas sagradas. El pachacuti es de tal magnitud que hasta los dioses
desarrollan estrategias para evitar el colapso. A veces se trata de un combate frontal. Es el caso
del Taki Onqoy, movimiento mesiánico que se desarrolla en Ayacucho hacia 1565, donde
casualmente Guamán Poma oficia de escribano e intérprete del visitador Cristobal de Albornoz,
que estudia y combate el fenómeno por instrucción real. El movimiento anunciaba el regreso de
las guacas, para lo cual era menester danzar desenfrenadamente hasta vencer al dios de los
cristianos (33). En otros casos la resistencia es sutil. Pierre Duviols refiere por ejemplo que tras
el culto del Corpus Christi en Huarochirí, se festejaba subrepticiamente a la diosa
Chaupiñamca, una de las hermanas de Pariacaca (34). La campaña de extirpación de
idolatrías, aunque feroz y masiva, no pudo destruir a los dioses andinos, pese a que muchos
fueron condenados al ostracismo.
El pachacuti, no podía ser conjurado con dioses ajenos. Ellos no servían por ejemplo para
sacudirse del yugo colonial, para debelar miedos atávicos, para implorar por el agua o para
mitigar el dolor de un poblador yunga frente a un terremoto. Pero volvamos por última vez al
santuario de Pachacamac. Hacia 1600 quedan poquísimos habitantes en el Valle como
resultado de la sobre-explotación y las enfermedades. Los antiguos indios del señorio de Ichma,
que cultivaban las tierras que rodeaban el santuario , han sido reubicados en reducciones o
traslados a la cercana ciudad de Lima para el sevicio personal de los encomenderos. En el solar
limeño de Hernán González, denomidado Pachacamilla porque habitan allí antiguos tributarios
de las tierras de Pachacamac, se reinicia el culto de dios yunga, pues los terremotos siguen
sucediéndose. Los adoradores de Pachacamac, ahora acompañados de esclavos negros,
encubren tras el Cristo Morado al mismo dios de temblores de sus ancentros (35). De esta
manera Pachacamac sigue combatiendo contra Vichama, bajo el manto del señor de los
Milagros. Vichama, bajo el manto de señor de los Milagros. Vichama es ahora Jesucristo,
despedazado y resucitado, que nos protége ante las iras de Pachacamac. Los dioses antiguos
comienzan a regresar. La idea del cíclico retorno es la clave de toda la cosmogonía andina.
Epílogo
A comienzos de los sesenta José María Arguedas recogió en la comunidad de Vicos, ubicada
en el callejón de Huaylas, el mito de Adaneva que presume la vuelta de otro trastocamiento del
tiempo y del espacio, otro gran Pachacuti, por el cual los indios, los vencidos asumirían los roles
de los vencedores en la próxima vida (36). De la misma manera todas las versiones modernas
del mito de inkarrí nos hablan del regreso de un personaje mítico que ha de restaurar el orden
antiguo de los andes. Inkarrí es el hijo del sol, de los wamanis o cerros sagrados y como
consecuencia de la conquista su cuerpo se ha separado de sus extremidades,pero su cabeza
cortada continúa viviendo. “Incarrí vencido volverá algun día, para restaurar el nuevo mundo,
reverso del actual”(37).Muchos han querido ver únicamente en inkarrí la vuelta del inka-rey.
Olvidan que inka en quechua, además de designar al soberano cusqueño, es tambien el soplo
divino, el principio generador, de acuerdo el mismo diccionario de gonzáles holguín.¿no será
que viracocha se rasga la máscara judeo-cristiana con la cual se escudó durante casi quinientos
años, sopportando estoicamente los desastres de la modernidad? ¿Acaso medio milenio tiene
alguna significación dentro del tiempo mítico?
(****)Yacu en quechua es agua, yacopachacuti es desastre de agua.
Bibliografia
(1)
Miguel de estete. “Noticia del perú” en: biblioteca peruana. El perú a través de los siglos.
Editores asociados. Tomo I. Lima, 1968. Pag. 347.
(2)
Maria Rostworowski. Etnia y sociedad. Costa peruana prehispánica.IEP, Lima 1977.
(3)
Pedro Pizarro. “Relación del descubrimiento y conquista del perú” en: Biblioteca
peruana. El perú a través de los siglos. Editores Técnicos asosiados. Tomo I. Lima,
1968. Pag. 449.
(4)
Fray Antonio de la Calancha.Cronica Moralizada. Edición de Ignacio Prado Pastor.
Lima,1976. Tomo 3, pag. 933.
(5)
Mircea Eliade. “Tratado de historia de las religiones”. Ediciones Era, méxico, 1972. Pag.
198.
(6)
W.C. Bennett cit en: Bonavia, Duccio. Hombre e Historia. De los orígenes al siglo XVI.
Tomo I. Ediciones Edubanco. Lima,1991.
(7)
Ralph Linton. Cit en Bonavia, Duccio. Hombre e Historia. De los origenes al siglo XVI.
Tomo I. Ediciones Edubanco. Lima, 1991.
(8)
Francisco de Avila. Dioses y Hombres de Huarochirí. Traducción y prólogo de José
Maria. Aguedas. Siglo XXI editores. México 1975. Segunda edición. Pag. 9.
(9)
Felipe Guamán Poma de Ayala. Nueva Corónica y Buen Gobierno. Biblioteca Ayacucho.
Caracas, 198. Tomo I. Folio 198.
(10) (Francisco de Avila). Dioses y Hombres de Huarochirí. del siglo XXI, México 1975. Pag.
42.
(11) Gerald Taylor. Ritos y Tradiciones de Huarochirí del siglo XVII IEP, Lima 1987
(12) Mircea Eliade. “Historia de las creencias y de las Ideas Religiosas”. Ediciones
Cristiandad. Madrid, 1978. Tomo I.
(13)
(Francisco de Avila). Dioses y Hombres de huarochirí. Traaducción y prólogo de Jóse
Maria Arguedas. México 1975. Segunda edición. Pag 25.
(14) Augustín de Zárate. Cit en Maria Rostworowski. Pachacamac y el señor de los Milagros.
IEP, Lima, 1992. Pag 21.
(15) Francisco López de Gómara. Historia General de las indias en: Historiadores primitivos
de Indias I. BAE 22. Madrid, 1987. Pag 233.
(16) María Rostworowski. Pachacamac y el Señor de los Milagros. IEP, Lima 1992. Pag 23.
(17) María Rostworowski. Pachacamac y el Señor de los Milagros. IEP, Lima 1992. Pag 25.
(18) Duccio Bonavia. Perú: Hombre e Historia I. De los orígenes al siglo XVI. Tomo I.
Ediciones edubanco. Lima, 1991. Pags 249.
(19) Robert Randall. Del tiempo y del Río: El ciclo de la Historia y la Energía en la
Cosmología Incaica. Boletín de Lima, Vol IX, Nº 54, 1987, pag 69-72.
(20) María Rostworowski. Pachacamac y el Señor de los Milagros. IEP, Lima 1992. Pag 24.
(20b) Gerald Taylor. Ritos y tradiciones de Huarochirí. IEP-IFEA. Lima 1987. Pag 51, nota 16.
(21) Juan de Betanzos, Suma y Narración de los Incas. Diskette cortesía Fundación March.
Palma de Mallorca. Pag 11.
(22) Juan de Betanzos, Suma y Narración de los Incas. Diskette cortesía Fundación March.
Palma de Mallorca. Pag 13.
(23)
Cristobal de Molina. cit en: Pease, Franklin. Perú: Hombre e Historia II. Entre el Siglo XVI
y el Siglo XVIII. Ediciones Edubanco. Lima, 1992. Pag 90
(23b) Garcilaso de la Vega. “Los Comentarios Reales”. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1976.
Pag 63, 67.
(24) Franklin Pease. Perú: Hombre e Historia II. Entre el Siglo XVI y el XVIII. Ediciones
Edubanco. Lima, 1992. Pag 88-95.
(25) María Rostworowski. Pachacamac y el Señor de los Milagros. IEP, Lima 1992.
(26) Pedro Cieza de León. La Crónica del Perú. Ed. PEISA. Lima 1972. Pag 82.
(27) Juan de Betanzos, Suma y Narración de los Incas. Diskette cortesía Fundación March.
Palma de Mallorca. Pag 123.
(28) Diego Gonzáles Holguín. Vocabulario de la Lengua General de todo el Perú, llamada
Qquichua o del inca. UNMSM. Lima, 1952. Estudio Preliminar de Raúl Porras B.
(28b) Garcilaso de la Vega. “Los Comentarios Reales”. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1976.
Pag 271.
(29) Nathan Wachtel. Pensamiento Salvaje y Aculturización. en: Sociedad e Ideología. IEP,
Lima 1973.
(30) Felipe Guamán Poma de Ayala. Nueva Corónica y Buen Gobierno. Biblioteca Ayacucho.
Caracas, 198. Tomo I. Folio 95.
(31) Felipe Guuamán Poma de Ayala. Nueva Corónica y Buen Gobierno. Biblioteca
Ayacucho. Caracas, 198. Tomo I. Folio 51.
(32) Garcilaso de la Vega. “Los Comentarios Reales”. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1976.
(33) Franklin Pease. Perú: Hombre e Historia II. Entre el Siglo XVI y el XVIII. Ediciones
Edubanco. Lima, 1992.
(34) (Francisco de Avila). Dioses y Hombres de huarochirí. Traducción y prólogo de Jóse
Maria Arguedas. Siglo XXI editores. México 1975. Segunda edición. Estudio
Biobibliográfico de Pierre Duviols. Pag 154.
(35) María Rostworowski. Pachacamac y el Señor de los Milagros. IEP, Lima 1992.
(36) Alejandro Ortíz R. de Adaneva a Inkarri. Una visión indígena del Perú. 1973.
(37) Alejandro Ortíz R. de Adaneva a Inkarri. Una visión indígena del Perú. 1973. Pag 214.
HECHOS Y DESECHOS
V REUNIÓN DE LA RED
Del 16 al 23 de octubre de 1994 se realizó en las ciudades de Lima y Tarapoto, Perú, la V
Reunión General de la Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América
Latina (LA RED). La reunión fue organizada por ITDG -entidad que tiene la Coordinación
General de LA RED- y por primera vez se realizó en el Perú, congregando a más de treinta
especialistas de Canadá, Estados Unidos, México, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Ecuador,
Perú, Brasil y Argentina.
La V Reunión se inició con la realización de tres talleres concurrentes en Lima que duraron
desde el lunes 17 hasta el miércoles, 19 de octubre.
El taller sobre Sistemas Nacionales de Prevención y Manejo de Desastres fue coordinado por
Allan Lavell (FLACSO, Costa Rica) y contó con la participación de Fernando Ramírez (DNPAD,
Colombia), Ricardo Mena (DHA, Ecuador), Rolando Durán (CEPREDENAC, Guatemala),
Elizabeth Mansilla (COMECSO, México), Linda Zilbert (ITDG, Perú) y Eduardo Franco (ITDG,
Perú). En este taller se discutió los resultados de la investigación comparativa sobre los
Sistemas Nacionales de Prevención y Manejo de Desastres, que ha realizado LA RED en
México, Colombia, Perú y América Central y que se inició en 1993. En 1995 saldrán publicados
los resultados de la investigación como un nuevo libro de LA RED.
El taller sobre Historia y Desastres fue coordinado por Virginia Garcia (CIESAS, México) y contó
con la participación de Raquel Gurevich (CENTRO, Argentina) Maria da Guia Santos
(Universidad de Paraiba, Brasil), Raymond Wiest (Universidad de Manitoba, Canadá), Maria
Teresa Findji (Universidad del Valle, Colombia), Luis Romano (CEPRODE, El Salvador),
Anthony Oliver-Smith (Universidad de Florida, Estados Unidos), y un grupo nutrido de
investigadores peruanos: Susana Aldana, Alfredo Anderson, Lupe Camino, Carmen Checa, Ana
Maria Hocquengem, Lorenzo Huertas y Maria Rostworowski. El taller se inscribe en el marco de
un proyecto de investigación comparativa de LA RED que culminará con la publicación de una
serie de libros sobre Historia y Desastres en América Latina, un campo que hasta ahora ha sido
menos trabajado aún que el estudio social de los desastres en su conjunto.
El taller sobre la Aplicación de los Sistemas de Información Geografica al Análisis del Riesgo de
Desastre fue coordinado por Andrew Maskrey (ITDG, Perú) y contó con la participación de Nelly
Gray de Cerdán (Universidad de Cuyo, Argentina), Marx Prestes (Universidad de Paraiba,
Brasil), Sonia Beltrão (Universidad de Rio de Janeiro, Brasil), Andrés Velásquez (OSSO,
Colombia), Julio Serge de la Ossa (OSSO-SIG Ltda., Colombia), Helena Molin (DIRDN, Costa
Rica), María Augusta Fernández (AID/RHUDO, Ecuador), Jesús Manuel Macías (CIESAS,
México), Francisco Flores (Universidad de Guadalajara, México), Alicia Minaya (ITDG, Perú),
Juvenal Medina (ITDG, Perú), Carmen Eustaquio Villanueva (INDECI, Perú), César Santisteban
(GEOMAP Digital, Perú), Vladimir García (GEOMAP Digital, Perú) y Néstor Montalvo Arquinigo
(APODESA, Perú). Este taller también se enmarca en un proyecto de investigación comparativa
de LA RED y sus resultados serán publicados en el transcurso de 1995.
La realización de estos tres talleres permitió demostrar en la práctica la política de LA RED de
servir como un punto focal para la investigación social sobre los desastres en América Latina y
que permite convocar a un amplio espectro de investigadores e instituciones de la región.
El miércoles, 19 de octubre se realizó, asimismo, la Mesa Redonda: "Presentación Oficial de LA
RED en el Perú y de sus proyectos y publicaciones en el campo de los Desastres". En este
evento, al cual asistieron cerca de 70 personas de la comunidad cientifica y académica
peruana, además de medios de comunicación, se realizaron presentaciones de los tres
coordinadores de LA RED: Elizabeth Mansilla (COMECSO, México); Allan Lavell (FLACSO,
Costa Rica); Andrew Maskrey (ITDG, Perú); de Helena Molin Valdés, Oficial de Programas
Regionales del DIRDN para América Latina y el Caribe y del General de Brigada E. P. Carlos
Tafur Ganoza, Presidente del Comité Nacional Peruano del DIRDN y Jefe del Instituto Nacional
de Defensa Civil del Perú.
Del jueves, 20 de octubre al domingo, 23 de octubre se realizó la V Reunión de LA RED
propiamente en la ciudad de Tarapoto en la amazonía peruana. Asistieron un total de 23
personas, entre miembros de LA RED: Andrew Maskrey (ITDG, Perú), Allan Lavell (FLACSO,
Costa Rica), Elizabeth Mansilla (COMECSO, México), Virginia García Acosta (CIESAS,
México), Jesus Manuel Macías (CIESAS, México), Fernando Ramírez (DNPAD, Colombia),
Andrés Velásquez (OSSO, Colombia), Ricardo Mena (DHA, Ecuador), Eduardo Franco (ITDG,
Perú), Juvenal Medina (ITDG, Perú), Marx Prestes Barbosa (Universidad de Paraiba, Brasil); e
invitados especiales de organismos regionales, bilaterales y multilaterales: Raquel Gurevich
(CENTRO, Argentina), Luc Mougeot (IDRC, Canadá), Raymond Wiest (Universidad de
Manitoba, Canadá), Giovanni Camilleri (Cooperación Italiana, Colombia), Julio Serge de la Ossa
(OSSO-SIG Ltda., Colombia), Helena Molin (DIRDN, Costa Rica), María Augusta Fernández
(RHUDO-AID, Ecuador), Anthony Oliver-Smith (Universidad de Florida, E.E.U.U.), Luis Rolando
Durán (CEPREDENAC, Guatemala), Erika Olvera (COMECSO, México), Ana María del Vecchio
(Cooperación Italiana, Perú), Biagio Muzio (Cooperación Italiana, Perú), Alicia Minaya (ITDG,
Perú), Linda Zilbert (ITDG, Perú) y Miguel Saravia (ITDG, Perú). Sobre el tapete de la agenda
fueron puestos en marcha nuevos proyectos de investigación comparativa de LA RED.
Un primer proyecto nuevo trata sobre Materiales de Capacitación para la Prevención y Manejo
de Desastres en el Desarrollo Local. Se pretende en primer lugar definir y difundir los ejes
metodológicos que deben guiar la intervención por parte de actores locales operando en el
contexto de desastres pequeños y medianos para lograr incorporar la prevención y mitigación
de desastres dentro de la gestión del desarrollo y aprovechar eficientemente los desastres
ocurridos como oportunidades para el desarrollo sostenible. Por otra parte, se busca
sistematizar y difundir los instrumentos de capacitación que ya existen en los diferentes países
de la región (manuales, cartillas, videos, notas metodológicas, información tecnológica, afiches
etc.) según los ejes metodológicos definidos para la intervención (por ejemplo, planificación
participativa, autocensos, manejo epidemiológico comunal, tecnologías apropiadas para la
construcción segura, tecnologías apropiadas para la estabilización de laderas, etc.). Los
resultados del proyecto, que contará con el apoyo de la Cooperación Italiana, incluirán tanto un
manual metodológico como un inventario de instrumentos de capacitación disponibles en
América Latina. En este proyecto participan un un primer momento: DNPAD (Colombia), ITDG
(Perú), COMECSO (México), CEPROD (Honduras) y CIUDAD (Ecuador).
Un segundo proyecto nuevo se llama DesInventar: Sistema de Inventarios de Desastres en
América Latina. Aquí se pretende acopiar y homogeneizar información disponible sobre
ocurrencia de todo tipo de fenómenos, de origen tanto natural como tecnológico, que se han
traducido en pequeños, medianos y grandes desastres, con impactos locales, regionales y
nacionales. Además se trata de generar y desarrollar un instrumento de sistematización de la
información sobre desastres, de utilidad para proyectos de investigación comparativa y de uso
extensivo para investigadores, instituciones, agencias y organismos de prevención-mitigación,
de planificación y de toma de decisiones, a escalas desde locales hasta internacionales. En
este proyecto participan en un primer momento OSSO (Colombia), ITDG (Perú), FLACSO
(Costa Rica y Guatemala) y CIESAS (México), con la idea de incorporar a instituciones de
Ecuador y Brasil en un segundo momento.
Posteriormente, en la V Reunión General de LA RED se hizo un balance de las actividades de
documentación, información y publicaciones actualmente en marcha. Se decidió realizar las
gestiones necesarias para lograr una carta de entendimiento entre LA RED y la Organización
Panamericana de la Salud, tomando en cuenta la diversidad de actividades conjuntas ya
realizadas por LA RED con el Centro de Documentación de Desastres de la OPS en Costa
Rica. Se programó el contenido de los siguientes números de la revista semestral Desastres y
Sociedad y del Boletín que edita LA RED, además de la próxima serie de libros.
El viernes, 21 de octubre en hora vespertina se realizó la Mesa Redonda: "LA RED al encuentro
con LA RED San Martín". LA RED San Martín es una agrupación de ONGs locales de la Región
San Martín que coordinan diversas acciones referentes a la prevención y mitigación de
desastres en la región. Max Rengifo de CEDISA y Teócrito Pinedo de CEPCO, organizaciones
coordinadoras de LA RED San Martín, expusieron a los investigadores de LA RED la
problemática de los desastres en el contexto del desarrollo de la Región San Martín. Por parte
de LA RED intervinieron Elizabeth Mansilla (COMECSO, México) y Allan Lavell (FLACSO,
Costa Rica) y como invitada especial habló Helena Molin (DIRDN, Costa Rica).
El sábado, 22 de octubre se realizó un panel sobre las perspectivas estratégicas de LA RED en
el contexto de la segunda mitad del DIRDN, con las intervenciones de Ricardo Mena (DHA,
Ecuador), Helena Molin (DIRDN, Costa Rica), María Augusta Fernández (AID/RHUDO,
Ecuador), Biagio Muzio (Cooperación Italiana, Perú), Luc Mougeot (IDRC, Canadá) y Luis
Rolando Durán (CEPREDENAC, Guatemala). En la tarde se trasladó la reunión a "El Mono y la
Gata", lugar enclavado en pleno bosque amazónico para discutir sobre la estructura orgánica de
LA RED. Entre otras cosas se acordó incorporar como nuevos miembros de LA RED a Anthony
Oliver-Smith (Universidad de Florida, Estados Unidos) y a Raquel Gurevich (CENTRO,
Argentina), ampliando así la cobertura de LA RED a países donde antes no tenía miembros. Por
otro lado, se resaltó las ventajas que hasta el momento había tenido LA RED como
organización virtual sin personería jurídica o estatutos y se decidió que era provechoso
mantener esta situación por un próximo periodo.
Finalmente, el domingo, 23 de octubre se culminó la reunión con una discusión sobre posibles
investigaciones futuras de LA RED. Entre otras ideas se acordó impulsar la formulación de
documentos de proyecto sobre desastres y medio ambiente, procesos exitosos de
reconstrucción y el papel de las agencias y organismos internacionales en el DIRDN. Asimismo
se acordó que la siguiente reunión general de LA RED se realizaría en Ecuador en el segundo
trimestre de 1995. (Andrew Maskrey, ITDG, Perú)
TALLERES EN LIMA
SISTEMAS NACIONALES DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN DE DESASTRES
Reseña del Taller
En el marco de la V reunión general de LA RED en Lima y en Tarapoto, Perú, se realizó en
Lima el último taller del Proyecto de Investigación Comparativa de LA RED “Sistemas
Nacionales de Prevención y Mitigación de Desastres en América Latina: un estudio comparado
de experiencias de implementación (Centroamérica, México, Perú y Colombia)”. Este taller
significó iniciar el último tramo del recorrido de este proyecto. Asistieron los coordinadores e
investigadores principales de cada unos de los países e instituciones que participan: Allan
Lavell (Secretaría General de FLACSO en Costa Rica y Coordinador general del proyecto y de
los países centroamericanos que han sido estudiados: Costa Rica, Honduras, El Salvador y
Guatemala); Elizabeth Mansilla y Erika Olvera, de COMECSO-México; Fernando Ramírez, de la
DN-PAD de Colombia; y Eduardo Franco y Linda Zilbert, de ITDG-Perú. Participaron también
dos personas de especial interés para el proyecto: por un lado, Ricardo Mena, de la DHA en
Ecuador, miembro de LA RED, y con una importante experiencia en el tema y, por otro, Luis
Rolando Durán, Presidente del Centro de Coordinación para la Prevención de Desastres
Naturales en América central (CEPREDENAC), quien ha conducido durante el último período
esta institución intergubernamental que supone una importante experiencia de caracter regional
al reunir en la misma a todos los organismos gubernamentales centrales de prevención y
atención de desastres de los países centroamericanos.
Iniciado este proyecto en 1993 con una primera formulación que contaba sólo con el estudio de
cuatro casos (México, Costa Rica, Colombia y Perú), se fue perfilando y extendiendo a un
mayor número de países a través de varios talleres: uno primero, en el contexto de la III
Reunión General de LA RED, en Puerto Escondido, México, en noviembre de 1993, en que se
discutieron las hipótesis generales; y, luego, en un taller especial en febrero de 1994, realizado
en la Ciudad de Guatemala, en donde –además de los casos mexicano, costarricense,
colombiano y peruano- se compartió el trabajo iniciado ya en ese momento en otros países de
Centroamérica: ya no sólo en Costa Rica, con la participación de la Secretaría General de
FLACSO y de ALTERNATIVA, sino también en Honduras, Guatemala y Salvador, con la
participación de CEPROD de Honduras, FLACSO-Guatemala y FUNDE de El Salvador. Allí se
discutieron los avances de los países a la luz de las hipótesis iniciales del Proyecto, se
contrastaron las metodologías que se estaban aplicando y se definieron los campos del análisis.
De esta forma se fueron estableciendo que serían los ejes en la base a los cuales se explicaría
el nacimiento, la evolución y los cambios, el carácter, así como los aciertos y los desaciertos, de
los sistemas nacionales de prevención y atención de los desastres en América Latina (“ejes
explicativos”, que habían estado ya presentes en la formulación inicial de las hipótesis); así
como se fueron estableciendo también los ejes alrededor de los cuales elaborar los informes
(“ejes analíticos”, que habían estado considerados en un origen al formular la metodología de la
investigación).
De ese segundo encuentro en Guatemala y en base a las diferentes experiencias de los países
que se expusieron, surgió un listado amplio de temas que serían retomados en esta tercera
reunión en Lima: Formas de Gobierno y Estado como factores determinantes en el nacimiento y
forma de los sistemas; Consistencia y/o conflicto entre las formas de Gobierno y Estado y la
implementación de los sistemas; Estructura y coyunturas económicas en que surgen y se
desenvuelven; Actores sociales, institucionales e individuales, nacionales e internacionales, que
intervienen; Las comunidades científicas; Las agencias; Los militares como actores
intervinientes; Las organizaciones sociales de base y los movimientos populares; La
“Declaratoria de Emergencia” como aspecto central en relación a la intervención de actores y
procesos de tomas de desición; Impacto de los eventos o desastres sobre el origen, formación,
evolución y forma de los sistemas; Desastres con mayor componente de fenómenos naturales o
tecnológico, recurrencia, predictibilidad, magnitud, tipos, etc.; Relación Desastres y Medio
Ambiente incidiendo sobre la forma y evolución de los sistemas; Organismos y sistemas
gubernamentales y nacionales; Definición y concepto de sistema; Conceptos y doctrina, origen
y evolución de los Paradigmas de los sistemas nacionales de prevención y atención de los
desastres; Campo de operación de los sistemas (Emergencia, Recuperación, Prevención, etc.);
Relación con otros organismos y sistemas gubernamentales e intervención de los diferentes
actores; Conflictos inter-institucionales en relación a los campos de operación e
intervención;Recursos económicos para la atención y la prevención; Impacto de los sistemas en
las políticas nacionales (planificación urbana, territorial, productiva, etc.); Implementación de los
sistemas en los distíntos ámbitos nacionales: urbano, rural, etc.; y varios otros temas.
En el tercer taller en Lima, durante dos días los responsables de los proyectos presentaron sus
redacciones preliminares y sus aplicaciones a casos concretos y particulares de implementación
de esos sistemas en sus países retomándose, a la luz de lo presentado, la discusión de fondo:
cuáles ejes deben privilegiarse en el análisis y en la explicación de los procesos en que
consisten estos sistemasy organismos sociales. En ambos casos, los muchos que ya se habían
establecido en el segundo taller de Guatemala, fueron integrados en un menor número
buscando mayor consistencia. Los ejes explicativos seleccionados fueron resumidos en cuatro:
1) Estado, conformación política del Estado Nacional; 2) Sociedad, aspectos demográficos,
ocupación del espacio territorial, economía; 3) Eventos, es decir, influjo de los desastres
ocurridos (tipos, magnitud, recurrencia, predictibilidad, etc.) sobre los sistemas y procesos
estudiados; y, 4) Actores sociales, portadores de ideas, prácticas, intereses y una ubicación en
la sociedad y el Estado. Los ejes analíticos, que sirvieron a la metodología y al proceso de la
investigación y que, al mismo tiempo, servirán a la estructuración de los informes también
fueron integrados y resumidos en: 1) Aspectos relacionados con el proceso de formación de los
sistemas (antecedentes y origen, momento de creación y evolución formal, etc.); 2) Doctrina o
paradigma, filosofía de la atención y el socorrismo, o de la prevención, etc.; 3) Aspectos
normativos: leyes, estructura y organigrama, funciones, relaciones entre sus partes y con otros
sistemas formales; 4) Participación de los diferentes actores sociales e institucionales; y 5)
Análisis de la experiencia cambiante del sistema a través de la presentación de diferentes
casos.
El centro de preocupación de este proyecto es la evaluación comparativa de los factores que
condicionan la implementación de programas apropiados y efectivos de mitigación en América
Latina. Los sistemas nacionales son vistos en ese sentido y, también, como matriz dentro de la
cual estos programas pueden o no ser efectivos. De allí que se estudien tanto cada sistema
como conjuto, como también casos concretos y particulares de implementación de los mismos
en los diferentes países. Este proyecto fue planteado en LA RED hace dos años a partir de la
conciencia que había que –por un lado- durante la década de los ochenta se había operado un
conjunto de cambios importantes en los organismos y sistemas gubernamentales de prevención
y atención de desastres en América Latina (en varios casos los sistemas nacionales nacieron
en esa década –México, Colombia, por ejemplo –y en otros viven cambios importantes por lo
menos en sus estructuras formales- Perú, Centroamérica, por ejemplo) pero que –por otro ladolos resultados, es decir la forma y operación, e incluso la doctrina de esos sistemas, obtiene
rasgos diferentes en los países. Se trata de explicar esos cambios, las similitudes y las
diferencias, al mismo tiempo que sus implementaciones y resultados, como camino a través del
cual descubrir los factores que condicionan la efectividad e impacto real. Un medio entonces de
acceder a sugerencias y propuestas. Los resultados de esta investigación comparativa que
abarca un grupo importante y bastante representativo de países de América Latina debe estar
en circulación este año, en la serie de libros que viene publicando LA RED
(Eduardo Franco, ITDG-Perú)
DESASTRES HISTÓRICOS EN AMÉRICA LATINA
Reseña del taller
Si la investigación de los desastres desde una perspectiva histórica es novedosa en América
Latina, su estudio histórico constituye un campo virtualmente virgen. Desde su constitución, la
RED ha impulsado este campo como uno de los temas de su agenda, dentro de la cual está en
proceso el proyecto sobre historia de los desastres en la región. El punto de partida de este
proyecto fue la experiencia previa en investigaciones para el caso mexicano, las cuales cubren
más de cuatro siglos de la evolución histórica de ese país. Dentro de los objetivos generales del
proyecto se encuentra el detectar la existencia de estudios que, de manera directa o indirecta,
hayan desarrollado el tema en América Latina, lograr conjuntar dichos esfuerzos y tratar de
impulsar la problemática histórica de los desastres en la región desde una perspectiva social,
crítica y analítica. Existe un interés particular por avanzar en la construcción de marcos teóricos
que permitan llevar a cabo análisis históricos de los desastres, específicamente en el contexto
latinoamericano, desde una perspectiva verdaderamente diacrónica.
Para avanzar en la consecución de dichos objetivos generales, el proyecto ha previsto ciertas
metas específicas, dentro de las cuales se había considerado el desarrollo de un taller sobre
Desastres Históricos en América Latina. Éste se llevó a cabo en el marco de la V Reunión de
LA RED, del 17 al 19 de octubre de 1994 en Lima, Perú. En éste participaron 14 investigadores
de ocho diferentes países. Dada la sede del taller, la mayoría de ellos eran peruanos; el resto
provinieron de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Canadá y México.
Todos ellos tienen en común el estar interesados o ya dedicados a la problemática histórica de
los desastres en algún país latinoamericano.
El taller se desarrolló dentro de tres líneas básicas:
I. Revisar y evaluar los estudios existentes sobre desastres históricos para el caso mexicano.
Dentro de esta línea Virginia García Acosta hizo dos exposiciones sobre: 1) "La historiografía
mexicana y los desastres" y 2) "Estudios específicos sobre desastres históricos. El caso de
México: sismos y desastres agrícolas".
II. Presentar estudios avanzados o pioneros sobre desastres históricos en el resto de la región.
En esta segunda línea se expusieron y discutieron los trabajos presentados por los siguientes
investigadores: 1) María Rostworowski (Perú): "Avalanchas de piedra y lodo en la historia
peruana: memoria colectiva y mitos"; 2) Lorenzo Huertas (Perú): "Anomalías naturales y su
impacto en la sociedad: los lapsos críticos"; 3) Susana Aldana (Perú):"¿Ocurrencias del
tiempo?: Fenómenos naturales y sociedad en el Perú colonial"; 4) Lupe Camino y Alfredo
Anderson (Perú): "La percepción de los desastres en la crónica de Guamán Poma"; 5) Carmen
Checa (Perú): "Desastres e historia oral"; 6) Anthony Oliver-Smith (Estados Unidos):
"Vulnerabilidad sísmica de Lima a lo largo de su historia"; 7) Ana María Hocquenghem (Perú):
"Desastres en Perú en la época prehispánica" 8) Maria da Guia Santos Gareis (Brasil):
"Historicidad de las sequías en el nordeste del Brasil colonial (1530- 1822)"; 9) Luis Ernesto
Romano Martínez (El Salvador): "Historial sísmico de la ciudad de San Salvador. Siglos XVIXIX"; 10) María Teresa Findji (Colombia): "Los mapas parlantes"; 11) Raquel Gurevich
(Argentina): "Políticas públicas y gestión del medio ambiente. El caso de las inundaciones en el
Sistema de las Encadenadas".
III. Evaluar y discutir marcos teóricos (enfoques, conceptos) útiles para el estudio histórico de
los desastres, así como las fuentes y la metodología requerida para ello en el caso específico
de América Latina.
Las discusiones que se desarrollaron, la posibilidad de comparar procesos sociales,
económicos y políticos en diferentes espacios y tiempos, los encuentros y desencuentros de
temas y problemas diversos dentro del estudio histórico de los desastres ofrecen, a partir de
este primer taller, perspectivas sumamente enriquecedoras y alentadoras para continuar
trabajando este campo aún poco abonado tanto en América Latina como en el resto del mundo.
Las perspectivas a futuro del proyecto de Historia de la RED incluyen: 1) la publicación de dos
volúmenes sobre "Desastres Históricos en América Latina", que ofrezcan una visión
comparativa espacial y temporalmente; 2) la formación de un banco bibliográfico
latinoamericano sobre desastres históricos; 3) la elaboración de catálogos sobre desastres
históricos en la región; 4) la apertura de nuevas investigaciones en diferentes países; 5) llevar a
cabo un segundo taller sobre Desastres Históricos en el marco de la VI Reunión de la RED a
celebrarse en Quito, Ecuador, en el segundo trimestre de 1996, que permita avanzar en los
objetivos generales y específicos del proyecto. (Virginia García Acosta, CIESAS, México)
ANÁLISIS DE RIESGO A DESASTRE MEDIANTE LA UTILIZACIÓN DE SISTEMAS
DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (SIG)
Reseña del taller
El taller SIG tuvo como objetivo el intercambio de experiencias en la aplicación de Sistemas de
Información Geográfica para el análisis de riesgo a desastre en América Latina. En base a la
sistematización de diversas experiencias, algunas ya culminadas y otras en ejecución, se
buscaba definir modelos conceptuales comunes de análisis de riesgo que integren variables
relacionadas con las amenazas y aspectos vinculados a la vulnerabilidad de las sociedades.
Las sesiones se iniciaron con la presentación de los avances realizados por las cuatro
instituciones de La RED involucradas en el proyecto SIG: OSSO, CIESAS, Universidad de
Paraiba e ITDG. También se presentaron seis experiencias relacionadas con la temática del
taller, las cuales estuvieron a cargo de distinguidos investigadores de las siguientes
instituciones: Universidad de Guadalajara-Mexico, APODESA e INDECI, Perú, Universidad de
Río de Janeiro, Brasil, Universidad de Cuyo, Argentina y USAID/RHUDO, Ecuador.
En una primera sesión fueron expuestas las experiencias de cada institución; y, en una
segunda, se procedió al análisis de las experiencias en función de los siguientes temas:
Modelos conceptuales de análisis de riesgo
Disponibilidad de datos, captura e integración.
Operaciones espaciales
Integración institucional de la información y sistemas a utilizarse.
Finalmente en una tercera sesión se realizó la presentación y discusión de las relatorías.
He aquí un resumen de las reflexiones y resultados del taller.
1. En los concerniente a los modelos conceptuales de análisis de riesgo, se hizo evidente la
existencia de diferencias conceptuales respecto al análisis del riesgo, la amenaza y la
vulnerabilidad. Esta situación sugería una falta de referencia a marcos teóricos claros y que los
modelos conceptuales correspondían más bien a instrumentaciones pragmáticas y
parcializadas.
Asimismo, la falta de modelos conceptuales que incorporen el componente de vulnerabilidad
social puede ser explicado por la falta de desarrollo mulitidisciplinario (y particularmente de la
contribución de la ciencias sociales) en el campo de estudios de desastres en el contexto
latinoamericano.
Se sugirió impulsar el avance de las colaboraciones multidisciplinarias en este terreno y se
reconoció que los avances logrados pueden ser una plataforma de despegue.
2. Respecto a la disponibilidad de datos, captura e integración de los mismos, se plantearon
problemas comunes a nivel latinoamericano. Específicamente, en lo referido a la disponibilidad
de datos se encontró: dispersión de la información, lo que dificulta su acopio; existencia de
traslapes institucionales; bajos niveles de confiabilidad en la información existente; datos
incompletos y, en muchos casos, inexistentes.
Ante esta realidad surgió la siguiente inquietud: ¿cómo generar e implementar modelos de
análisis de riesgo en un contexto de información escasa?
De las discusiones en el taller se sugirió realizar ante todo una "selección inteligente de la
información" determinando niveles de aceptabilidad y criterios para manejar el error en la
información alfanumérica y cartográfica existente. Lamentablemente si se busca exactitud sería
muy difícil implementar un SIG en nuestro contexto. También se planteó la necesidad de ser
muy creativos en la búsqueda y acopio de información.
3. En cuanto a operaciones espaciales, se reconoció la utilidad de los SIG en la realización de
operaciones espaciales que permitan manipular, analizar y producir nueva información. Pero se
hizo énfasis en la necesidad de tener un modelo conceptual bien definido, de manera que el
manejo de información no termine generando "productos bonitos" pero sin carga significativa.
4. Integración institucional de la información. Algunas reflexiones sobre este tema están
referidas a la importancia de las instituciones académicas y de investigación en la fase de
diseño y puesta en marcha de los SIG. Luego estos SIG cobran "vida propia" en algunas de las
instituciones gubernamentales. Asimismo la introducción de SIG en las instituciones está
produciendo cambios, incluyendo resistencias, lo que implica adoptar nuevos esquemas en la
organización del trabajo. También se identificó la existencia de conflictos en el intercambio y la
difusión de la información procesada en SIG.
Las recomendaciones planteadas al respecto fueron:
Impulsar la socialización interinstitucional de la información básica y temática en términos de
apertura y circulación.
Promover desde los responsables del SIG, el acompañamiento a los usuarios institucionales,
gubernamentales, no gubernamentales y pobladores en todas las fases de apropiación y
desarrollo de SIG.
Desde la perspectiva del análisis de riesgo a desastre se debe buscar espacios para la
integración de experiencias y aprovechar los SIG existentes para incorporar nuevos temas y
desarrollarlos.
Estas fueron algunas líneas de acción planteadas durante el taller, el cual indudablemente sirvió
como un espacio para el intercambio de experiencias y para la reflexión de las mismas por parte
de todos los participantes. (Alicia Minaya, ITDG, Perú)
DESINVENTAR Y DOCUMENTACION E INFORMACION EN TARAPOTO
SISTEMA DE INVENTARIOS DE DESASTRES EN AMÉRICA LATINA
Reseña del proyecto
Otro de los temas trabajados en la V Reunión General de LA RED, en la ciudad de Tarapoto
(San Martín), fue el Proyecto Sistemas de Inventarios de Desastres en América Latina, el cual
se encuentra en su etapa inicial de desarrollo.
Los antecedentes de esta investigación los encontramos en la III Reunión de LA RED, realizada
en Puerto Escondido en México (noviembre 1993), en donde se acordó impulsar la realización
de un proyecto de inventarios tendiente a acopiar, procesar y evaluar información sobre
ocurrencia de cotidianos, pequeños, medianos y grandes desastres en América Latina. De este
modo, se podría obtener y producir una base empírica sobre la ocurrencia, evolución y el
aumento de frecuencia de estos desastres, como expresión del crecimiento de la vulnerabilidad
de comunidades urbanas y rurales y de los equipamientos e infraestructura en distintos países
de la región.
Este proyecto se realiza bajo la coordinación general del OSSO, Universidad del Valle, Cali,
Colombia, y con la participación de ITDG, Perú; CIESAS, México; y FLACSO, Costa Rica.
En la V Reunión de LA RED se presentó el proyecto en su conjunto y se dio cuenta de los
avances y estado del mismo en cada uno de los países. Además, se presentó la versión para
discusión del software DesInventar (Sistema de Inventarios de Desastres en América Latina),
en desarrollo por SIG Ltda.-PROMAP en cooperación con OSSO e ITDG. Este software,
surgido a partir de la experiencia del proyecto "Evaluación de Amenazas, Vulnerabilidades y
Estrategias para su Mitigación en el Occidente Colombiano", que OSSO realiza para CORPES
de Occidente (organismo de planificación regional del occidente colombiano), se constituye en
un producto fundamental del proyecto. Esto en razón de que el proyecto culminaría con la
generación de instrumentos homogéneos para el acopio y procesamiento de información;
necesidad que surge de la carencia de mecanismos de registro, a nivel local, nacional y regional
en América Latina.
La importancia de trabajar este proyecto como uno de los temas de discusión en la V Reunión
de LA RED era justamente discutir sobre las propuestas presentadas y recoger del conjunto de
participantes sus comentarios y aportes. Importante también porque, encontrándose el proyecto
en su etapa inicial de desarrollo, en esta V Reunión se definiría el proyecto general que
coordinaría a todos los países.
Creemos que, en la V Reunión estos objetivos se cumplieron. La amplia discusión sobre el
tema, la riqueza de contribuciones y sugerencias planteadas fueron, no sólo una demostración
del objetivo logrado sino, el punto de partida para la formulación final del Proyecto General
"Sistema de Inventarios de Ocurrencia de Desastres en América Latina" que, en síntesis,
presentamos a continuación.
El proyecto
El proyecto en su etapa inicial aspira a producir una base empírica sobre la ocurrencia y
evolución tanto de los fenómenos amenazantes de origen natural y tecnológico, como de las
vulnerabilidades y riesgo en distintos países de la región. Se estaría realizando un registro o
inventario de los desastres ocurridos en los países que participan del proyecto, entre el 1 de
enero de 1990 y el 31 de diciembre de 1994, período que -entre otras cosas- coincide con los
cinco primeros años del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales.
Es importante destacar que en el inventario por realizar, se estaría considerando el total de
eventos ocurridos -de todo tipo, intensidad, tamaño y frecuencia- que se han traducido en
pequeños, medianos y grandes desastres. Como se conoce, la información sobre desastres
disponible a escala internacional, tradicionalmente se ha centrado en aquellos de gran tamaño,
o en aquellos que por razones de coyunturas específicas han generado impactos de
repercusión nacional o internacional, limitándose en la práctica, el acopio y evaluación de
información a los grandes desastres, entendidos como aquellos en los que hubo algún tipo de
asistencia externa. Por otro lado, el acopio de información y la investigación sobre desastres
pequeños se ha desarrollado generalmente de manera local, desarticulada y sin perspectivas
de continuidad.
En esta Fase Piloto, se acopiará y procesará información preferentemente de medios de
prensa, con coberturas nacionales, incluyendo -donde estén disponibles- bases de datos
nacionales, regionales y locales, previamente elaboradas. Además se tratará, en lo posible, de
consultar otras fuentes y registros institucionales. El inventario final obtenido necesariamente
será una muestra del conjunto de desastres ocurridos, teniendo en consideración aspectos y
particularidades que son propios de las fuentes consultadas.
Objetivos
• Acopiar y homogeneizar información disponible sobre ocurrencia de todo tipo de
fenómenos, de origen tanto natural como tecnológico, que se han traducido en pequeños,
medianos y grandes desastres, con impactos locales, regionales y nacionales.
• Generar y desarrollar un instrumento de sistematización de la información sobre desastres,
de utilidad para proyectos de investigación comparativa y de uso extensivo para
investigadores, instituciones, agencias y organismos de prevención-mitigación, de
planificación y de toma de decisiones, a escalas desde local hasta internacional.
El objetivo específico es el desarrollo de la Fase Piloto del Proyecto hasta marzo de 1995,
considerando los siguientes componentes :
•
Acopiar y homogeneizar los reportes cotidianos de eventos y desastres ocurridos durante el
período 1990-1994, principalmente a partir de fuentes hemerográficas, para México,
Colombia, Perú y Centroamérica.
•
Generar y desarrollar la versión 1.0 de un Sistema de Inventarios de Desastres para
América Latina, que incorpore georreferenciados los reportes obtenidos con resolución
inicial hasta el nivel de municipio o equivalente, según la división político-administrativa de
cada país.
•
Evaluar, durante esta fase piloto, problemas metodológicos y operativos relacionados con la
adquisición, clasificación, vertimiento y análisis de la información e incorporarlos en el
Sistema de Inventarios, con la finalidad de promover su uso futuro por usuarios locales,
nacionales e internacionales.
•
Evaluar, en primera aproximación, los reportes acopiados, principalmente en cuanto a
variables que puedan ser comparables en los países seleccionados.
Una vez desarrollada la Fase Piloto, y según acuerdos de la V Reunión General de LA RED, se
discutirá y evaluará la incorporación de países adicionales al Proyecto, así como también, los
mecanismos de fortalecimiento, desarrollo y difusión del Sistema DesInventar. (Linda Zilbert,
ITDG, Perú)
DOCUMENTACIÓN E INFORMACIÓN
Balance y nuevas actividades
El día seis, en la ciudad de Tarapoto, departamento de San Martín, Perú, y bajo la coordinación
de Allan Lavell (FLACSO, Costa Rica), nos reunimos todos los asistentes a la V Reunión para
discutir el Proyecto Latinoamericano de Documentación e Información. El punto a discutir tenía
especial relevancia pues luego de un año de trabajo era necesario evaluar lo realizado y
proponerse nuevas metas para los próximos años.
A manera de antecedentes es necesario recordar dos hechos: el primero de ellos es que como
parte de los acuerdos de la IV Reunión, que se realizó en Cartagena de Indias, Colombia, se
continuó la estrecha coordinación con el Centro de Documentación de Desastres de la OPSCosta Rica (CDD) y se iniciaron las conversaciones para la elaboración de una Carta de
Entendimiento para el trabajo conjunto de información entre la OPS y LA RED. Bajo este marco
han sido dos las principales actividades desarrolladas: edición de un número especial del
Boletín BIBLIODES sobre Aspectos Sociales de los Desastres; y el Inventario Latinoamericano
de Instituciones, Investigadores y Proyectos referentes a Desastres. Antes, como parte de sus
actividades comunes, el CDD había apoyado a algunas instituciones miembros de LA RED en
la organización de sus colecciones bibliográficas.
El segundo elemento a considerar como antecedente es que, desde aproximadamente la II
Reunión de LA RED, llevada a cabo en Cali, Colombia, en marzo de 1993, ITDG-Perú
desarrolló una colección especializada dentro de su Centro de Documentación. Los primeros
resultados de este trabajo fueron presentados en una bibliografía denominada BIBLIODES
ITDG Nº 1 durante la III Reunión, en Puerto Escondido, México, en noviembre de 1993, cuyo
volumen de información se duplicó con la segunda edición: BIBLIODES ITDG Nº2 (1994), ahora
a disposición en un diskette.
El taller comenzó con una detallada explicación de Helena Molin sobre las actividades
desarrolladas por el CDD de la OPS en Costa Rica y las perspectivas alrededor de una Carta
de Entendimiento con LA RED.
La segunda parte fue un informe de Miguel Saravia respecto a lo que ha sido el trabajo de
Documentación sobre Desastres en ITDG, el trabajo coordinado con el CDD y las perspectivas
que desde ITDG se vislumbraban sobre este tema.
Finalmente, Allan Lavell informó pormenorizadamente acerca del trabajo realizado primero para
el levantamiento y después para la publicación del Directorio Latinoamericano sobre
Investigadores, Proyectos e Instituciones que trabajan el tema de Desastres desde una
perspectiva social. Todo esto fue coordinado por FLACSO-Costa Rica, patrocinado por
CEPREDENAC y ejecutado por LA RED y el CDD de la OPS.
Luego de un enriquecedor debate, se llegaron a varios acuerdos. El primero fue continuar la
preparación de una Carta de Entendimiento para continuar la colaboración entre LA RED y el
CDD de la OPS. El segundo gran acuerdo fue delegar a la Unidad de Información de ITDG, en
la persona de Miguel Saravia, la coordinación de la siguiente etapa del Proyecto de
Documentación de LA RED, que más abajo se reseña y, finalmente, coordinar con el CDD de la
OPS la distribución y difusión del Directorio publicado en América Latina.
La siguiente etapa consiste de cuatro actividades a realizarse entre diciembre 1994 y abril 1995,
que deberán desarrollarse con las siguientes 5 instituciones: CIESAS (México), DNPAD
(Colombia), OSSO (Colombia), CDD (OPS Costa Rica) e ITDG (Perú), todas ellas con
importantes colecciones sobre Desastres. La primera de estas actividades es Asesoría o
Cooperación Técnica con estas organizaciones de LA RED, para lo cual se está elaborando un
diagnóstico sobre los Recursos Humanos y Técnicos en el campo de la Información en las
instituciones miembros de LA RED. Asimismo, dentro de esta actividad se tiene pensado que
Miguel Saravia visite el CDD para analizar conjuntamente las posibilidades reales de
cooperación y colaboración mutua y para llevar la experiencia compartida hasta ahora a las
demás unidades de información de las instituciones de LA RED, principalmente a las tres
primeras mencionadas líneas arriba, y otras que puedan incorporarse.
La segunda actividad es el reforzamiento de la capacidad del Centro de Documentación de
Desastres de ITDG (CENDES) para brindar asesoría o permitir esa cooperación con las demás
instituciones miembros de LA RED.
La tercera actividad está referida a la actualización y puesta en servicio, de manera electrónica,
del Inventario de Investigadores, Instituciones y Proyectos de LA RED. Luego de la distribución
de la publicación se buscará que pueda accederse a él de manera electrónica y pueda
actualizarse de forma automática permanentemente.
La cuarta y última actividad a desarrollar en esta siguiente etapa es, justamente, la que se
refiere a servicios electrónicos, pues se ha visto la urgente necesidad de potenciar la utilización
de las redes electrónicas de información al interior de LA RED y sus usuarios. Esto significa una
vinculación mayor a INTERNET, elaborar un GOPHER con la información de LA RED y sus
organismos miembros, y la distribución electrónica del Boletín Informativo LA RED y futuros
materiales que se desarrollen. (Miguel Saravia, ITDG, Perú)
DESASTRES Y VULNERABILIDAD EN ASIA
Desde abril de 1994 se ha iniciado la implementación del proyecto Desastres y Vulnerabilidad
en Asia bajo la coordinación general de ITDG Sri Lanka y con el apoyo financiero de la Unidad
de Apoyo a Emergencias de la ODA (Gran Bretaña) y de ECHO (Unión Europea).
El objetivo central del proyecto es promover la prevención y manejo de desastres pero con base
en la participación activa de las comunidades en siete países del sur de Asia (Sri Lanka,
Bangladesh, India, Pakistán, Bhutan, Nepal, Maldives). En particular, el proyecto pretende
realizar un balance de la experiencia lograda hasta la fecha en la región en la implementación
de programas de prevención y manejo de desastres, implementados tanto por organizaciones
no gubernamentales (ONGs) como por organismos gubernamentales e internacionales.
Asimismo, en base a la sistematización de proyectos exitosos de mitigación y prevención
comunitaria de desastres en el sur de Asia se espera desarrollar una serie de ejes
metodológicos y lineamientos para la implementación de programas y proyectos en la región y
para la formulación de políticas.
Hay varias características de este proyecto que valen la pena resaltar. En primer lugar, la
organización que lo coordina es una ONG especializada en desarrollo más que en atención a
emergencias como tal, permitiendo enfocar la vulnerabilidad y los desastres como problemas no
resueltos del desarrollo. En segundo lugar, el proyecto no enfoca exclusivamente los llamados
desastres naturales sino abarca prioritariamente los otros desastres que surgen a raíz de
situaciones de conflicto civil y militar: tal como el actual conflicto en el norte y este de Sri Lanka.
Actualmente hay un vacío de trabajo de investigación seria acerca de cómo intervenir en
situaciones de conflicto (salvo lo referente a la distribución de ayuda humanitaria).
Aparte de ITDG Sri Lanka, hasta el momento están involucrados en el proyecto varias otras
organizaciones de la región, entre ellas: ITDG Bangladesh; Disaster Management Institute,
Gujarat, India; Asian Disaster Preparedness Centre, Bangkok, Tailandia; International Centre for
Ethnic Studies, Sri Lanka; International Institute of Human Rights, Environment and
Development, Nepal. Del 26 al 28 de noviembre se realizará la Primera Reunión de estas
instituciones con la finalidad de desarrollar la agenda de investigación del proyecto y definir
algunas primeras acciones concretas.
Finalmente, el proyecto plantea un sugerente intercambio de experiencias con LA RED en
América Latina. ¿Sería posible por fin un enriquecimiento mutuo y directo de conocimientos
entre dos regiones altamente vulnerables a desastres? Indudablemente, con las posibilidades
que nos ofrece el INTERNET y salvando los problemas del idioma, parece ya ser una propuesta
factible. (Andrew Maskrey, ITDG, Perú)
VIVIENDO EN RIESGO: COMUNIDADES VULNERABLES Y PREVENCIÓN DE
DESASTRES EN AMÉRICA LATINA
Allan Lavell, comp., FLACSO, LA RED, CEPREDENAC, Bogotá, 1994.
Este libro compila artículos diversos, recientemente producidos en la Región y su principal valor
radica precisamente en juntar en un mismo voluen material imprescindible para todo aquel que
esté comprometido con el trabajo de prevención de desastres. El libro consta de cuatro
secciones que presentan aportes en lo concerniente a: las consideraciones generales sobre la
participación local en la prevención y mitigación de desastres; alcances conceptuales para
conducir el análisis de los propios procesos de participación comunitaria; el análisis de
experiencias concretas de mitigación y prevención, y finalmente, información valiosa sobre los
programas que se están desarrollando en la región en el marco de la Década para la Reducción
de los Desastres Naturales.
La Sección I reúne artículos que apuntan, en líneas generales, a remarcar la necesidad de
analizar los desastres desde una perspectiva histórica y social, prestando atención a las
vulnerabilidades existentes en cada contexto para que a partir de esa comprensión global se
puedan trazar políticas de intervención viables.
En el Capítulo 1, Maskrey plantea la necesidad de "reconceptualizar" los programas de
prevención y manejo de desastres en base a lo que él denomina "los imaginarios reales" de
vulnerabilidad que tiene la población, para así pasar al diseño de estrategias apropiadas a cada
caso. En el Capítulo II, el propio Lavell presenta una propuesta de investigación-acción,
aportando precisiones respecto al tema de estudio prioritario: vulnerabilidades y capacidades de
la población urbana frente a los riesgos ambientales y de los mecanismos para reducir el riesgo
y los impactos ambientales. Provee objetivos científicos, interactivos/participativos,
metodológicos e institucionales y aporta un marco conceptual sobre los desastres y la
vulnerabilidad humana.
En el tercer capítulo, Omar Darío Cardona, expone la concepción y el proceso seguido por el
sistema de defensa civil colombiano, describiendo sus características en el marco del contexto
histórico y político de esa república. Dedica un espacio importante al tema de los roles del
Estado, las ONGs y la sociedad civil en el proceso. El Capítulo 4, presenta tambien un artículo
sobre la experiencia colombiana, elaborado por un grupo de investigadores, que la resumen en
la frase "del socorrismo a la prevención" y en donde se muestra cómo se organiza la sociedad
para hacer posible la acción preventiva.
El Capítulo 5, que cierra esta sección, presenta un artículo de Marlen Bermúdez, que brinda
elementos para el análisis del comportamiento socio-económico, psicológico y cultural de la
vulnerabilidad ante los desastres apuntando a la intervención en las áreas donde se ubica el
trabajo preventivo: el sistema educativo, los medios de comunicación y la organización social.
Los artículos de la Sección II tienen en común el aportar reflexiones sobre aspectos
conceptuales de la participación comunitaria, que en algunos casos derivan en pautas más o
menos específicas para la investigación e intervención en la temática. Por lo tanto, en conjunto
son una utilísima contribución para quienes tienen interés en entrar al tema o para quienes
deseen confrontar sus propios supuestos y conceptos.
En el Capítulo 6, Wilches-Chaux presenta un interesantísimo artículo con reflexiones filosóficas
sobre la participación para el manejo comunitario de los desastres, que debe basarse en el
fortalecimiento de los mecanismos "homeostáticos" o de auto-regulación de la comunidad. A
partir de ello, formula principios orientadores para la educación, la participación y la
intervención.
Argüello plantea, en el Capítulo 7, las razones que justifican la participación de la comunidad en
la investigación con el fin de prepararla para la prevención y mitigación de desastres. Presenta
además una reflexión sobre los tipos de intervención externa y los momentos en que es propicio
promoverla. Asimismo, discute acerca del método y técnicas de la investigación participativa,
señalando sus alcances y limitaciones.
El Capítulo 8 ofrece las consideraciones de Mougeot, del Programa de Medio Ambiente Urbano
(URB-GPS) del CIID-CANADA, que dan sustento a las pautas que orientarán su trabajo de
investigación. El artículo presenta además los lineamientos de la política y estrategia del URBGPS para el análisis de la problemática urbana y los objetivos específicos de su trabajo en lo
concerniente al tema de desastres.
En el Capítulo 9, Lavell finaliza esta sección resaltando el hecho que a partir de 1993 la
problemática de los desastres y su relación con el desarrollo formen parte de la agenda de
importantes agencias internacionales, y el que se esté promoviendo la investigación de sus
aspectos sociales y ambientales. En este artículo, plantea las preguntas claves que debieran
impulsar la investigación del tema en la Región y realiza un balance del estado del arte en
América Latina, a partir del cual lanza su visión sobre las perspectivas futuras.
La Sección III presenta un conjunto de experiencias que permiten visualizar la potencialidad de
la participación comunitaria en los procesos de prevención y mitigación de desastres y señalan
la necesidad de continuar realizando esfuerzos de sistematización de experiencias con la
finalidad de acumular una masa crítica de información que permita alcanzar un mayor nivel de
análisis y una mejor comprensión de los procesos abordados.
Así, el Capítulo 10 presenta un artículo de Salvatierra en donde se muestra la utilidad de los
estudios de vulnerabilidad urbana en la implementación de programas de preparación contra
desastres de la población a partir del análisis de dos casos: Mérida en 1979 y Caracas en 1981,
en los cuales se aplicó programas de intervención que los incorporaban como elemento
sustancial.
El Capítulo 11 presenta los resultados de una investigación realizada por Bolívar en los "barrios
de ranchos" de Caracas, cuyo fin era conocer mejor el proceso de densificación natural, a partir
de la cual se extrae un conjunto de proposiciones para subsanar los peligros y plantear
correctivos.
Juvenal Medina expone en el Capítulo 12 dos experiencias peruanas de mitigación de
desastres: en el Valle del Rímac (Lima) y en el Alto Mayo (San Martín) que demuestran que la
participación consciente y organizada de las comunidades vulnerables contribuye a lograr
avances significativos en la gestión, manejo y prevención de los desastres.
El Capítulo 13 aporta la reflexión de Ramírez sobre el problema de la participación comunitaria
en la prevención y mitigación de desastres a partir de la experiencia de asistencia técnica
desarrollada por la Cooperación Internacional en San Pedro Sula, Honduras, 1992.
El Capítulo 14 presenta una sistematización llevada a cabo por Barreto, de un proyecto en
curso desarrollado por el Centro de Investigación CIUDAD en Quito, que ha propuesto el diseño
y ejecución de un Plan de Desarrollo Vecinal (PVD) de un sector de barrios de esa importante
ciudad ecuatoriana. Finalmente, en el último capítulo de esta sección, Macías nos expone una
crónica del desastre de Ciudad Guzmán, Jalisco, de 1985 y elementos del Plan DN-III-E,
ejecutado para el caso. Asimismo, acompaña el relato con comentarios sobre el proceso de
reconstrucción, analizando separadamente la acción popular y la institucional.
La Sección IV, correspondiente a los artículos de las agencias internacionales. Incluye un texto
elaborado por Helena Molin del DIRDN para América Latina y el Caribe, en el cual se presenta
el Plan para el Decenio y los avances logrados hasta el momento. Asimismo, presenta el relato
de Osegueda de la Cooperación Italiana sobre la experiencia de coordinación internacional
agrupada en el Comité Técnico Interinstitucional de Desastres (COTIDE) conformado en El
Salvador en 1991. Asimismo, Prado y Visser de la OPS, presentan los lineamientos generales
del Programa de Preparativos para Desastres establecido desde 1977, junto con el enfoque
asumido para el trabajo en salud de la OPS. Además, aportan recomendaciones acerca del rol
de la comunidad y para la coordinación interinstitucional.
Finalmente, el libro incluye un informe preliminar de la relatoría general del "Seminario
Internacional de Comunidades: Prevención y Mitigación de Desastres", realizado en
Tegucigalpa, Honduras, en setiembre de 1993, que dio origen a varios de los artículos incluidos
en la publicación. (Flor de María Monzón, ITDG, Perú)
DISASTERS, DEVELOPMENT AND ENVIRONMENT.
Ann Varley, ed., John Wiley & Son Ltd., Londres, 1994.
Los geógrafos, administradores ambientales y especialmente aquellos que están involucrados
en la temática del tercer mundo, encuentran en este libro diez ensayos que exploran, a partir de
diferentes enfoques de mitigación y estudios de casos en lugares dónde han ocurrido desastres
en América Latina, África y Asia, los problemas institucionales y gerenciales para enfrentar los
desastres con un marco conceptual desde las ciencias sociales. El libro evalúa el valor que
tiene el análisis de la vulnerabilidad y la mitigación para la investigación en desastres durante el
Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, partiendo de la idea de
que los desastres se producen por la interacción de los procesos sociales y el ambiente físico.
Las ponencias que se presentan fueron originalmente escritas para el seminario "Disasters:
Vulnerability and Response", que fue organizado por el Developing Areas Research Group del
Institute of British Geographers y la Royal Geographical Society.
El primer capítulo: "The exceptional and the Everyday: Vulnerability Analysis in the International
Decade for Natural Disater Reduction", escrito por Ann Varley, investigadora del Departamento
de Geografía de la Univesity College London, introduce al lector en el tema del libro y
contextualiza las demás ponencias. El segundo, escrito por Terry Cannon, miembro de la
Escuela de Humanidades de la Universidad de Greenwich (Inglaterra), se titula: "Vulnerability
Analysis and the Explanation of 'Natural' Disasters". El tercer capítulo: "Peru's Five Hundred
Year Earthquake. Vulnerability in Historical Context" tiene por autor al antropólogo Anthony
Oliver-Smith de la Universidad de Florida. El cuarto capítulo, escrito por Allan Lavell, se titula:
"Prevention and Mitigation of Disasters in Central America: Vulnerability to Disasters at the Local
Level". El quinto fue escrito por Emdad Haque, Profesor Asociado de Geografía de la
Universidad de Brandon (Canadá), y Mohammad Zaman, Profesor Visitante del Departamento
de Antropología de la Universidad de Victoria (Canadá), y lleva por título "Vulnerability and
Responses to Riverine Hazards in Bangladesh: A critique of Flood Control and Mitigation
Approaches".
Paul Thompson y Edmund Penning-Rowsell, del Flood Hazard Research Centre de la Facultad
de Ciencias Sociales y Educación, Universidad de Middlesex (Inglaterra), escribieron el capítulo
sexto: "Socio-economics impacts of floods and flood protection: A Bangladesh case study". Por
su parte, Elizabeth Allen, investigadora del Instituto de Estudios Latinoamericanos, escribió el
capítulo séptimo: "Political Responses to Flood Disaster: The example of Rio de Janeiro".
Andrew Maskrey, planificador urbano, asesor internacional de comunicaciones de Intermediate
Technology Development Group, es autor del capítulo octavo: "Disaster Mitigation as a Crisis of
Paradigms: Reconstructing after the Altomayo Earthquake, Peru", mientras que Maureen
Fitzgerald de la División de Geografía de la Universidad Politécnica de Anglia, lo es de
"Environmental Education in Ethiopia: A strategy to reduce vulnerability to famine", como el
capítulo noveno. Finalmente, Tony Barnett y Piers Blaikie de la Escuela de Estudios sobre el
Desarrollo de la Universidad de East Anglia (Inglaterra) escriben en el décimo capítulo: "AIDS
as a Long Wave Disaster". (Miguel Saravia, ITDG, Perú)
AT RISK. NATURAL HAZARDS, PEOPLE'S VULNERABILITY AND DISASTERS,
Piers Blaikie, Terry Cannon, Ian Davis y Ben Wisner, Routledge, Londres, 1994.
La disconformidad con la visión que restringe los desastres a 'eventos naturales' y la admiración
por la habilidad de la gente común para lidiar con la pobreza y sus calamidades, son los puntos
comunes que unen a los cuatro autores del presente libro, a partir de sus diferentes
experiencias en Asia, África y América Latina.
Para presentar el tema, los autores dividieron el libro en tres grandes partes: I. Marco y Teoría;
II. Vulnerabilidad y Tipos de amenazas; III. Acciones para la reducción de Desastres. En la
primera parte desarrollan una aproximación al concepto de vulnerabilidad, explicándolo como
un conjunto de características de una persona o un grupo de personas, en términos de su
capacidad para anticipar, enfrentar, resistir y recuperarse del impacto de una amenaza natural.
Explican en esta parte que tanto los ambientes sociales, políticos y económicos son causa de
los desastres como lo es el medio físico. Luego de esta disertación teórica, los autores
proponen un modelo donde las ciencias sociales y las ciencias naturales pueden ser
analíticamente combinadas: "Modelo de Presión y Desfogue" (Pressure and Release Model PAR). Este modelo parte de la idea de que un desastre es la intersección de dos fuerzas
contrarias: los procesos que generan la vulnerabilidad y la exposición física a las amenazas.
Dentro de la presión que estas fuerzas encontradas ejercen se deduce un aumento de la
vulnerabilidad; pero por el contrario, si lo que se promueve es la disminución de la presión
(release) entonces lo que se va a conseguir es una reducción de la vulnerabilidad. En la primera
parte se estudian los aspectos de presión, mientras que en la tercera se estudian los aspectos
de desfogue.
Un segundo modelo es estudiado también en esta parte: Modelo de Acceso (Acces Model), el
cual es un análisis más detallado de los principales factores del Modelo PAR, que relaciona la
vulnerabilidad humana con su exposición a la amenaza física. Es un análisis de cómo la
vulnerabilidad es generada por procesos económicos y políticos, lo que permite concluir que las
condiciones actuales necesitan cambiar para reducir la vulnerabilidad. Este análisis permite
también observar con mayor claridad cómo es que las causas que generan la vulnerabilidad y la
vulnerabilidad misma son independientes de la amenaza natural.
En la segunda parte se presenta una explicación analítica de conceptos relativos a amenazas
tales como hambruna, amenazas biológicas, inundaciones, sequías, tormentas, terremotos,
erupciones volcánicas y deslizamientos.
Finalmente, en la tercera parte, los autores presentan algunas conclusiones respecto a políticas
para promover un medio ambiente seguro y reducir la vulnerabilidad, en base a dos estudios de
casos: Perú (1970) y Sudán (1983- 92). (Miguel Saravia, ITDG, Perú)
BIODATAS
CARLOS BORGE CARVAJAL. Antropólogo dedicado a los estudios del desarrollo y la cultura
en centroamérica. Desde hace algunos años investiga la cultura de los indígenas de
Talamanca, Costa Rica.
ROBERTO CASTILLO VÁSQUEZ. Bachiller en Geografía y egresado del programa de
licenciatura del Departamento de Geografía de la Universidad de Costa Rica. Master of Science
en Geografía en la Universidad de Texas A&M. Actualmente labora como profesor e
investigador en el Departamento de Geografía, Universidad de Costa Rica. Es también
coordinador del proyecto de Ecología Cultural del Talamanca, Costa Rica.
VICTORIA J. EVANS. Se graduó en Psicología Experimental e hizo maestría en Psicología
Social en la Universidad Pública de North Carolina. Su trabajo es bastante reconocido en
cuanto a métodos de investigación y técnicas analíticas. Se ha especializado en las áreas de
Sociología del Desastre, Sociología del Medio Ambiente, y Sociología del Tiempo. Enseña y
estudia en la Universidad de Nevada, Las Vegas, Nevada. Actualmente está culminando una
monografía doctoral sobre imágenes del futuro y percepciones del cambio en un ambiente
natural.
PEDRO FERRADAS MANNUCCI. Licenciado en sociología en la Pontifica Universidad Católica
del Perú. Ha sido docente universitario y desde hace 20 años ha realizado diversas
investigaciones y publicado tres libros sobre la problemática de los asentamientos populares,
entre los que se cuenta QUIRIO, prevención de desastres, tradición y organización popular en
Chosica. Desde 1985 trabaja en el Centro de Estudio y Prevención de Desastres (PREDES), y
actualmente es su director.
ELVIRA ELEONORA GENTILE. Geógrafa, licenciada en geografía, graduada en la Facultad de
Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (1993), con diploma de honor. Trabaja
desde 1991 en el Servicio de Hidrografía Naval de la República Argentina. Es editora adjunta
del Boletín IAI Newsletter, que publica el Instituto Interamericano para la Investigación del
Cambio Global (IAI). Es también auxiliar docente en la cátedra de Climatología, del
Departamento de Geografía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos
Aires. Investigadora en formacióñ en el Programa de Recursos Naturales y Ambiente del
Instituto de Geografía de la misma universidad, donde participa en investigaciones sobre el uso
y manejo de los recursos naturales, y la problemática de los desastres naturales.
LORENZO HUERTAS VALLEJOS. Doctor en historia, grado obtenido en la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos. Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la
Universidad Nacional de Educación "Enrique Guzmán y Valle" y presidente del Comité
Científico de esa misma universidad. Entre sus investigaciones se cuenta: "Lapsos Críticos por
Desastres Naturales", "Ecología e Historia", que luego fuera publicada bajo el mismo título en
1987. Otros libros: Anomalías naturales y su impacto en la sociedad (1993), Planificación
Urbana: Santiago de Miraflores de Saña (1994).
ELIZABETH MANSILLA. Economista graduada en la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM). Tiene maestría en Planeación Urbana. Actualmente se desempeña como
secretaria académica del Consejo Mexicano de Ciencias Sociales, A. C. (COMECSO). Ha
desarrollado investigación sobre diversos aspectos urbanos y económicos de la ciudad de
México. Sobre el tema de los desastres ha participado en diversas actividades dentro del
COMECSO entre las que destacan la organización de eventos y seminarios, la presentación de
ponencias en reuniones académicas, la promoción de la formación del Grupo de Trabajo sobre
Desastres del COMECSO (coordina actualmente las actividades de este grupo), y participación
en la conformación y en las reuniones de la Red de Estudios Sociales en Prevención de
Desastres en América latina (LA RED) como representante del nodo coordinador para América
Latina. A la fecha cuenta con algunos artículos publicados, entre los que se encuentran "Los
Desastres y los Modelos en Desarrollo en México", "El Papel de las Ciencias Sociales en el
Estudio de los Desastres" y "Notas para la Discusión sobre la Protección Civil en México".
FRANCISCO MARTÍN SUÁREZ. Licenciado en ciencias antropológicas. Docente de la cátedra
de "Teorías antropológicas contemporáneas" de la Facultad de Filosofía y Letras de la
Universidad de Buenos Aires. Actualmente realiza diversos trabajos de consultoría en estudios
de evaluación de impacto ambiental y prevención de desastres.
GALO PLAZA NIETO. Ingeniero Geólogo, graduado en la Escuela Politécnica Nacional (EPN)
de Quito, Ecuador. Hizo su postgrado en Ingeniería Geológica en Nancy-Francia,
especialización en Análisis y Manejo de Riesgos Geológicos, Ginebra-Suiza. Actualmente se
desempeña como profesor de la Escuela Politécnica Nacional. Su campo de investigación es
ingeniería geológica, riesgos naturales y evaluación de peligros. Fue subDecano de la Facultad
de Geología, Minas y Petróleos de la EPN durante el período 1977-1978, y jefe del
Departamento de Geotecnia desde 1981 hasta 1986.
EDUARDO RODRÍGUEZ HERRERA. Geógrafo graduado y estudiante de Maestría en el
Departamento de Geografía de la Universidad de Costa Rica. Actualmente labora para el Área
de Conservación y Desarrollo Sostenible de Llanuras de Tortuguero en el Programa de
Ordenamiento Territorial como encargado del Sistema de Información Geográfica.
MARIA ROSTWOROWSKI. Etnohistoriadora peruana, inició sus publicaciones con Pachacutec
Inca Yupanqui. Desde entonces ha continuado infatigablemente sus investigaciones en archivos
peruanos y extranjeros en busca de nuevas fuentes para la comprensión de la historia del
antiguo Perú. Ha publicado numerosos libros y artículos en revistas especializadas. Es miembro
fundadora del Instituto de Estudios Peruanos y Miembro de Número de la Academia Nacional
de la Historia.
OTHÓN ZEVALLOS. Ingeniero civil-hidráulico, graduado en la Escuela Politécnica Nacional
(EPN) de Quito, Ecuador. Obtuvo el grado de Master of Sciences en la Universidad Estatal de
Colorado, EE.UU. Actualmente es profesor principal e investigador del Departamento de
Hidráulica de la EPN. Es también asesor de la Comisión de Investigación Científica del Consejo
Nacional de Universidades, consultor en temas de hidráulica y riesgos hidrometeorológicos,
secretario ejecutivo del nodo Ecuanex de comunicación electrónica desde 1993, y miembro de
la Asociación Internacional de Investigaciones Hidráulicas. Tiene 20 trabajos técnicos y
científicos publicados; y está en preparación un libro sobre el desastre de La Josefina, Ecuador.