Lectura Recomendada: “La Guerra del Yom Kipur y la Sorpresa Tecnológica”
FUERZA AÉREA ECUATORIANA
ACADEMIA DE GUERRA AÉREA
LECTURA RECOMENDADA
NOVIEMBRE, 1991
Academia de Guerra Aérea
Página No. 1
Lectura Recomendada: “La Guerra del Yom Kipur y la Sorpresa Tecnológica”
TEMA:
TÍTULO DE LA LECTURA:
PUBLICACIÓN:
Academia de Guerra Aérea
ESTRATEGIA
“LA GUERRA DEL YOM KIPUR Y
LA SOSPRESA TECNOLÓGICA”
NOVIEMBRE 1991
Página No. 2
Lectura Recomendada: “La Guerra del Yom Kipur y la Sorpresa Tecnológica”
“LA GUERRA DEL YOM KIPUR Y LA SORPRESA
TECNOLÓGICA”
El 6 de octubre de 1973, mientras casi todo el
pueblo de Israel estaba dedicado a la oración,
y todas las actividades y las comunicaciones
habían sido interrumpidas por el día sagrado
de la Expiación o Yom Kippur, los árabes
desencadenaron,
inesperadamente,
una
ofensiva de violencia inaudita.
A las 14:00 horas, hora elegida para el ataque,
aviones egipcios Su-7 y MIG cayeron sobre
las instalaciones defensivas y sobre las bases
aéreas del Sinaí, mientras unos 4.000 cañones
de diverso ca1ibre comenzaron a bombardear
la línea defensiva de Bar-Lev y las principales
fortalezas israelíes sobre el Canal.
Inmediatamente
después
comenzó
la
perturbación
electrónica
de
las
comunicaciones de radio israelíes que hizo
imposible el intercambio de órdenes en todo
el campo de batalla. Algunas estaciones de
radio y radar israelíes a lo largo del Canal
fueron literalmente hechas saltar por los aires
por grupos especiales de buceadores egipcios.
la eficacia de 1as unidades, ya que se había
concedido un breve permiso a mucho
personal.
Las posiciones de la línea defensiva Bar-Lev
fueron atravesadas fácilmente por aquella
marea de carros que avanzaba a través del
Canal. Para nada sirvieron 1as tuberías de
napa1 que los israelíes habían instalado y que
deberían haber convertido la zona del Canal
en un mar de llamas: en las noches anteriores
al ataque, en efecto, habían sido cortadas por
buceadores egipcios sin que se apercibiera el
enemigo.
Al cabo de algunas horas de desorientación
los altos mandos israelíes empezaron a
recobrarse y a esbozar un plan de defensa.
La Fuerza Aérea fue la primera en reaccionar.
Pocos minutos más tarde, un alud de más de
800 carros de combate egipcios, de
construcción soviética, comenzó a atravesar
por muchos puntos el Canal de Suez, sobre
puentes de pontones construidos con
antelación.
Los pilotos de los Phantom y de los Skyhawk
partieron al ataque, confiados en la
superioridad que habían demostrado hasta
entonces en los enfrentamientos con el
adversario, gracias, sobre todo, a sus
milagrosos aparatos de guerra electrónica.
Pero su impacto con las columnas
acorazadas egipcias que avanzaban fue
desastroso: los pilotos no oían en los cascos la
bien conocida "SAM song", a la que estaban
acostumbrados, mientras los misiles enemigos
llegaban sin ser perturbados y les alcanzaban
inexorablemente. En los dos o tres primeros
días de guerra se derribaron así decenas y
decenas de aviones israelíes.
Estaba claro que algo había cambiado en el
espectro electrónico ya que los equipos
electrónicos montados en los aviones israelíes
ya no tenían eficacia alguna.
Israel había sido cogido completamente por
sorpresa y sin preparación también, porque la
fiesta hebrea del Yom Kippur había reducido
En una primera apreciación de 1a situación se
cayó pronto en 1a cuenta de que el radar que
guiaba los misiles y el tiro de la artillería
También en el frente sirio los Sukhoi rusos de
que estaba dotada la aviación siria,
descolgándose en vuelo rasante desde las
alturas del Galán, atacaron y destruyeron
todos los baluartes defensivos israelíes de
aquel sector.
Academia de Guerra Aérea
Página No. 3
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
egipcia, operaba en frecuencias más altas y
utilizaba técnicas de guía más perfeccionadas
que 1as correspondientes a los sistemas de
misiles “SAM-2" y “SAM-3".
reflejada por el blanco "iluminado" con una
señal de onda continua de baja potencia
emitida por el radar "Straight Flush".
Los pilotos israelíes supervivientes de aquella
auténtica catástrofe de los Phantom y
Skyhawk referían que las columnas
acorazadas enemigas avanzaban bajo la
protección de un cinturón móvil antiaéreo
eficacísimo y diversificado.
LANZAMIENTO DE CHAFF POR EL
AVION
En vanguardia marchaban una pantalla
constituida por sistemas de misiles
ultramodernos "SAM-6 Gainful", montados
sobre vehículos acorazados; después iban los
montajes cuádruples antiaéreos asistidos por
radar y montados sobre carros "ZSU-23-4
Shi1ka". Finalmente, iban los misiles "SAM7 Strela", 1igeros y portátiles a la espalda de
un hombre, para la defensa antiaérea a baja
cota.
Este complejo de defensa formaba un sistema
de defensa aérea casi impenetrable, una
especie de sombrilla móvil de fuego bajo la
cual los carros podían avanzar al abrigo de los
ataques aéreos.
La fuerza de este complejo no residía, sin
embargo, en la potencia de sus cargas
explosivas, en el ritmo de fuego, o algo
parecido, sino simplemente en el sistema de
guía de las armas, que constituyó una gran
sorpresa desde el punto de vista tecnológico
no sólo para los israelíes, sino para todas 1as
potencias occidentales.
El sistema “SAM-6", cuya misión principal
es, precisamente, la defensa antiaérea de 1as
fuerzas de tierra, está montado en dos
vehículos blindados, uno para los misiles y
otro para el radar, denominado "Straight
Flush" en código OTAN.
La novedad
consistía en que este nuevo sistema utilizaba
para la guía del misil 1a onda continua (ew),
en lugar de impulsos como los radares “SAM2" y “SAM-3". En la práctica, mientras el
“SAM-2" y “SAM-3" eran guiados por
impulsos, e1 “SAM-6” se dirigía por 1a onda
Academia de Guerra Aérea
EMPLEO DE CHAFF COMO ENGAÑO
Puesto que los aparatos de guerra electrónica
instalados en los aviones israelíes estaban
construidos para interceptar solamente señales
de impulsos, la emisión de onda continua del
radar "Straigh Flush" no era interceptada.
Además, este radar no operaba en una sola
frecuencia, sino en dos, siendo muy difícil de
contrarrestar por los equipos de guerra
electrónica.
Además, gracias a dos innovaciones
tecnológicas adoptadas en el sistema “SAM6”, e1 misil "Guideline" podía ahora acercarse
al avión enemigo sin ser descubierto,
perturbado o engañado por los equipos
electrónicos de que disponían los israelíes.
La otra novedad, desde el punto de vista
electrónico, era el radar "Gun Dish”, que
asistía a los sistemas móviles de cañones
antiaéreos de 23 milímetros "ZSU-23-4
Shilka". Para escapar a 1as contramedidas
electrónicas, este radar usaba una frecuencia
Página No. 4
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
mucho más alta que todas las usadas hasta
entonces.
También en este caso los receptores de los
equipos de guerra electrónica de que
disponían los israelíes, construidos para
interceptar frecuencias hasta unos 12 GHz, o
sea, de 12.000 Mc/s., no podían interceptar la
emisión electromagnética del radar "Gun
Dish", cuya frecuencia era de unos 16 GHz, o
sea, 16.000 Mc/s.
Figura A.- Táctica de contramedidas electrónicas
(ECM) adoptada por los israelíes para atacar las
baterías "SAM-6" y esquivar sus misiles. La maniobra
que se ilustra consistía en llegar a una cota muy baja
sobre una batería "SAM-6", aprovechando alguno de
sus puntos más débiles (principalmente su limitada
capacidad a cotas muy bajas), confundiéndose con los
ecos radar procedentes del terreno. Apenas se rebasaba
la batería, el avión subía en candela y luego se
precipitaba en picado rapidísimo sobre la batería
lanzándole sus armas anticarro. Realizado el ataque, el
avión se retiraba también a muy baja cota lanzando
chaff y artificios de infrarrojos (IR flares) para
confundir a los posibles misiles de otras baterías.
La tercera novedad estaba constituida por el
pequeño misil antiaéreo “Strela” que podía
ser llevado a la espalda por un soldado y que
utilizaba un sistema de guía completamente
nuevo: la guía por rayos infrarrojos.
Prácticamente, el hombre no debía hacer otra
cosa que apuntar y lanzar el misil en la
dirección de un avión enemigo que se
aproximase a baja cota. El misil, que iba
dotado de un detector de rayos infrarrojos, se
dirigía automática y constantemente hacía la
Academia de Guerra Aérea
tobera de exhaustación de gases del reactor
del avión que constituye una gran fuente de
calor y, por tanto, de energía infrarroja.
Estos nuevos sistemas de armas, junto a los
anteriores (“SAM-2”) y (“SAM-3”), habían
dado a las fuerzas egipcias una capacidad de
defensa
aérea,
a
cualquier
cota,
verdaderamente excepcional como para
permitirle operar sin haber conquistado el
dominio del aire por medio de la aviación.
De esta forma los aviones israelíes que
intervenían en la batalla para apoyar a sus
propias fuerzas terrestres que trataban de
oponerse a las columnas acorazadas
enemigas, que avanzaban, se encontraban sin
escapatoria en una red de fuego cruzado. En
efecto apenas bajaban para escapar a los
misiles "SAM", eran atacados por las
ametralladoras de los montajes móviles,
instalados sobre carros ZSU-23-4 y por los
pequeños misiles "Stre1a".
Las pérdidas de aviones de los israelíes eran
tan altas que los mandos terrestres
consideraron oportuno no solicitar más apoyo
aéreo contra las fuerzas acorazadas enemigas.
Figura B.- Para esquivar los misiles antiaéreos con guía
de infrarrojos, la aviación israelí ha utilizado varias
Página No. 5
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
técnicas para el lanzamiento de artificios de infrarrojos
(IR flares) para atraer a los misiles adversarios. Una de
estas técnicas es la realizada por dos aviones, como se
ve en la ilustración; mientras uno de ellos cruza de
nuevo su anterior estela, creando una zona muy
caliente, el otro se aleja lanzando artificios de
infrarrojos. También podía realizarse una defensa muy
eficaz por medio de cambios de rumbo imprevistos y
violentos para confundir al misil.
La situación para los israelíes se hacía de hora
en hora más crítica en ambos frentes porque,
al elevado número de aviones perdidos en los
primeros días, se vino a sumar la hecatombe
de los carros fáciles presas de los misiles
anticarro "Sagger", también de procedencia
rusa: este misil se guiaba por hilo y era, por
tanto, extremadamente preciso también, pues
era lanzado por la infantería a distancias muy
cortas.
El Alto Mando israelí, comprendiendo que el
país estaba en grave peligro, tuvo que asumir
una decisión muy grave sobre el frente que
debía tener la prioridad en 1a defensa.
Comprendiendo que el peligro del norte
amenazaba de cerca los centros urbanos
israelíes, se decidió concentrar todos sus
esfuerzos para parar el avance sirio y contener
el ataque egipcio en la zona del Canal. Sin
embargo, para la fuerza aérea, cogida
completamente por sorpresa, desde el punto
de vista de la guerra electrónica, la única
esperanza de disminuir aquella tasa de
pérdidas, absolutamente insostenible, era la
posibilidad de disponer lo antes posible de
contramedidas adecuadas en el campo de la
electrónica y del infrarrojo.
El chaff iba contenido en cápsulas especiales
(que a su vez iban reunidos en contenedores)
cuya expulsión y apertura accionaba el piloto
del avión.
Además de chaff llegaron también artificios
pirotécnicos especiales, llamados IR flares,
cuyo objeto era engañar a los misiles de guía
por infrarrojos. La técnica de su utilización
era idéntica a la del chaff, con la única
diferencia de que los flares al estallar
producían cantidad de calor y, por tanto, de
energía infrarroja. Para que resultara eficaz
ésta debía ser obviamente de la misma
frecuencia que 1a de 1a energía infrarroja
producida por el escape de los aviones, pero
de potencia superior, a fin de crear un blanco
aéreo falso sobre el que debía dirigirse el
misil "SAM-7".
Apenas se instalaron los nuevos chaff y flares
en los Phantom y los Skyhawk, los israelitas
pudieron estudiar y poner a punto tácticas
especiales para permitir a los pilotos penetrar,
con
una
posibilidad
razonable
de
supervivencia y éxito, en el cerco de fuego
constituido por los nuevos sistemas de armas
empleados por los árabes en el campo de
batalla.
Las primerísimas ayudas que recibieron en
aquellos días dramáticos consistieron en
grandes cantidades de chaff y los
correspondientes dispositivos para su
lanzamiento desde los aviones.
La mayoría de estas tácticas suponía el ataque
directo al sistema de misiles adversarios. Una
de las más arriesgadas, pero también de 1as
más eficaces, era la realizada por un solo
avión para atacar el sistema "SAM-6" (véase
la figura A).
Aprovechando la escasa
velocidad de elevación y de descenso de los
'''SAM-6'', el avión se dirigía sobre el
vehículo lanzador, volando a muy baja cota,
casi pegado al suelo para evitar su
localización por el radar antiaéreo del sistema,
escondiéndose tras los ecos fijos producidos
por las reflexiones del radar sobre el terreno.
Los chaff no eran ninguna novedad, porque
ya habían sido usados durante la Segunda
Guerra Mundial y en el Vietnam: solamente
se había cambiado 1a 1ongitud de las cintas
metálicas para adaptarlas a las nuevas
frecuencias de los radares que debían engañar.
Rebasado el blanco, el piloto debía subir
rápidamente casi a la vertical y entonces
precipitarse sobre el blanco, lanzando en el
momento oportuno los misiles o las bombas.
En esta fase de descenso y en 1a de
alejamiento, siempre a cotas bajísimas, el
Academia de Guerra Aérea
Página No. 6
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
piloto debía 1anzar primero el chaff para
"confundir" y desviar los misiles "SAM-6"
lanzados
eventua1mente
contra
él.
Sucesivamente, para escapar a los misiles de
guía infrarroja tipo "SAM-7", los pilotos
israelíes
debían
efectuar
maniobras
igualmente audaces, de las que la más sencilla
consistía en lanzar flares (bengalas) y
dirigirse contra el misil para no presentarle la
parte más caliente del avión, que es la tobera
de escape.
Había también técnicas más complicadas,
como la de dos aviones volando en pareja;
apenas se daban cuenta del lanzamiento de los
misiles con guía infrarroja ("IR”) se les
informaba por radio desde helicópteros
oportunamente
situados
en
posición
desenfilada, maniobraban de modo que uno
de los dos interceptase la trayectoria del otro
(véase figura B), creando así en el cielo una
mancha de calor (y, por tanto, de energía
infrarroja) que atraía al "SAM-7”, cuyo
dispositivo de guía, como ya se ha dicho
antes, le llevaba a dirigirse siempre hacia los
puntos más calientes.
También era muy eficaz la táctica que
aprovechaban otros dos puntos débiles del
sistema “SAM-6”, precisamente su capacidad
limitada de búsqueda y de discriminación en
altura. La acción era ejecutada por un
Phantom y un Skyhawk, que volando en
pescadilla, uno tras otro, procedían desde gran
altura (véase figura C);
el primero sólo
tenía que lanzar, en el momento oportuno, una
gran cantidad de IR flares y chaff para
perturbar los radares adversarios y los
sistemas de guía, para permitir al Skyhawk
que le seguía a corta distancia efectuar un
picado pronunciado sobre el blanco y lanzarle
las bombas con buena probabilidad de éxito y
de supervivencia.
Todas estas técnicas requerían, generalmente,
la ejecución de maniobras acrobáticas
violentísimas, casi desesperadas, que el
sistema de guía del misil no podía seguir y
que exigían de los pilotos reflejos y capacidad
Academia de Guerra Aérea
de
coordinación
excepcionales.
verdaderamente
FIGURA C.- Otra táctica para eludir los misiles
adversarios por una pareja de aviones: tras una
aproximación a alta cota, uno de ellos vuelve atrás
lanzando chaff para engañar a los radares enemigos,
mientras el otro pica para atacar la batería.
Los aviones fueron equipados, posteriormente
de nuevo, con "R.W.R." instalados en los
contenedores capaces de interceptar también
las
emisiones
electromagnéticas
en
frecuencias bastante más altas, procedentes de
los nuevos misiles "SAM-6” y de los radares
de los cañones antiaéreos ZSU-23-4.
Con estos sistemas los israelíes no solamente
lograron conseguir una reducción muy
importante de las pérdidas, sino también el
importante resultado de destruir 40
emplazamientos de misiles de un total de 60.
Y puesto que habían podido reconquistar el
dominio del aire, hasta entonces detentado por
los sistemas de misiles antiaéreos sirios y
egipcios, su aviación pudo dedicarse
nuevamente a1 a poyo aéreo táctico en favor
de las fuerzas terrestres, no sólo durante la
batalla para detener el avance de las fuerzas
árabes, sino también durante la famosa
operación "Gazella" que llevó a los israelíes
al otro lado del Canal y a penetrar en territorio
egipcio. Al término de las hostilidades, la
aviación israelí había perdido 110 aviones, un
Página No. 7
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
precio altísimo si se refiere a toda la fuerza
aérea del país, casi todos derribados por los
nuevos sistemas de armas, contra los cuales
no habían sido previstas las contramedidas
electrónicas e infrarrojas oportunas.
En 1a mar 1a guerra entre árabes e israelíes
tuvo,
en
cambio,
una
fisonomía
completamente distinta.
Hemos visto anteriormente cómo durante la
Guerra de los Seis Días (1967), el destructor
Eliat, que no llevaba receptor de alarma de
radar ("R.W.R."), ni equipos de interceptación
o ESM5, ni engañadores, ni chaff, fue hundido
por lanchas egipcias de construcción
soviética, que le habían lanzado una salva de
misiles "Styx". también de construcción rusa,
sin siquiera salir de puerto. La marina israelí
sacó las necesarias consecuencias de aquel
suceso desastroso y aprobó un programa
naval capaz de dar a sus propias unidades un
aspecto completamente nuevo.
Como primera providencia se inició la
construcción de una nueva clase de lanchas
(la clase "Reshef") con un desplazamiento de
410 toneladas y un armamento principal
compuesto por rampas de lanzamiento para
misiles "Gabriel".
Por su parte la marina egipcia-y la Siria, que
estaban consideradas como las adversarias
principales, disponían de un gran número de
lanchas de la clase "Komar" y "OSA", de
construcción rusa, armadas todas con misiles
"Styx", que hasta entonces no habían errado
el golpe.
En efecto, además del hundimiento del Eliat,
estos
misiles
habían
confirmado
recientemente más concretamente su eficacia
durante el conflicto indo-pakistaní de 1971.
Durante aquella guerra, las lanchas “Komar"
y "OSA” de que disponía la marina india,
habían realizado una serie de incursiones
entre el 4 y el 8 de diciembre en la zona
portuaria de Karachi, lanzando 13 misiles
"Styxll que habían hundido muchos buques de
guerra y tres mercantes pakistaníes amarrados
en aquel puerto.
Academia de Guerra Aérea
Comparado con el misil" Styx", el israelí
"Gabriel" era más preciso, pero tenía un
alcance claramente inferior en razón de 2 a 5.
Prácticamente, en caso de guerra, una lancha
lanzamisiles israelí (clase "Reshef" o "Saar")
que intentase medirse con una unidad
adversaria, armada con misiles "Styx", tendría
que haber atravesado una zona de 20 a 30
kilómetros bajo una lluvia de tales misiles,
antes de situarse a distancia útil para lanzar
los propios.
Por consiguiente, las misiones de las unidades
israelíes planteaban problemas de difícil
solución, por lo que el estudio de la táctica a
adoptar para afrontar con éxito un combate
naval contra unidades armadas con "Styx", se
había convertido en el tema principal de todos
los planes operativos y de los ejercicios de la
marina israelí.
Las enseñanzas que se obtuvieron de las
experiencias fue que, para las lanchas israelíes
el problema de atravesar aquella zona
mortífera de 20 a 30 kilómetros sin ser
alcanzadas no podía resolverse con los
sistemas defensivos tradicionales que habían
demostrado su impotencia frente al nuevo tipo
de amenaza representado por el misil
antibuque.
Los israelíes se dieron cuenta
que se necesitaba algo nuevo, alguna solución
mágica quizá, y que esta solución podía
provenir sólo de las contramedidas
electrónicas.
Por tanto, procedieron a equipar a todas sus
lanchas lanzamisiles con equipos de ECM
como perturbadores y engañadores. Además,
hicieron recubrir sus buques con materiales
capaces de absorber en lugar de reflejar gran
parte de la energía de las ondas de radar que
le llegasen. También se estudió la maniobra
más conveniente a adoptar en la fase de
ataque y que consistía en aproximarse
siempre hacia la unidad enemiga de forma
que se presentara al radar de ésta la superficie
reflectante mínima.
Página No. 8
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
En el momento de estallar la guerra del Yom
Kippur las marinas de Oriente Medio,
pequeñas pero bien armadas, estaban a punto
de llegar a una serie de encuentros en la mar
que son aún únicos e importantísimos para la
historia naval.
Era la primera noche de guerra de aquel
octubre de 1973. El mando de la marina
israelí, temiendo que los sirios, en el marco de
las acciones planificadas para el inicio de las
hostilidades, pudieran realizar un ataque con
misiles desde la mar contra el puerto de Haifa,
ordenó 1a sa1ida al mar de cinco lanchas
lanzamisiles, precisamente las Reshef, y
Mivtach, Hanit, Gaash y Miznak.
Apenas fuera del puerto, los buques israelíes
se dirigieron hacia el norte en busca del
enemigo.
Los sirios, por su parte, estaban a su vez
preocupados por los objetivos importantes
situados a lo 1argo de su costa, prácticamente
indefensa: por ello hicieron salir tres lanchas
lanzamisiles de las clases "OSA" y "Komar",
además de otras unidades diversas, en misión
de vigilancia y patrulla.
La formación naval israelí, tras haber
costeado el Líbano, alcanzó las aguas sirias
donde, a las 22.28 horas, avistó una 1ancha
torpedera adversaria que patrullaba frente a
Latakia. También la unidad siria se dio cuenta
de la presencia del enemigo y trató de
refugiarse en un puerto próximo, pero fue
alcanzada por los cinco buques israelíes y
hundida por tiro de artillería.
Posteriormente, la formación israelí arrumbó
al este, se dividió en dos columnas y navegó
hacia
Latakia
(véase
el
gráfico
correspondiente a este encuentro) . En esta
fase la Reshef avistó un dragaminas sirio y lo
hundió lanzándole un misil. Pero el
dragaminas era probablemente un cebo para
atraer a los israelíes hacia las tres lanchas
lanzamisiles de 1a clase "OSA" que estaban
ya desplegadas para atacar a 1a formación
israelí de flanco.
Los equipos de guerra
Academia de Guerra Aérea
electrónica israelíes, en efecto, dieron
inmediatamente la alarma proporcionando
también, gracias al análisis de las emisiones
electromagnéticas interceptadas, datos muy
precisos sobre el tipo y el armamento de las
unidades atacantes. La formación siria
maniobró para adoptar el rumbo más
favorable para el lanzamiento de los misiles
"Styx". Los buques israelíes hicieron otro
tanto.
En aquel momento la distancia entre las dos
formaciones era de 40.000 metros y
disminuía rápidamente, dado que se navegaba
a rumbos de aproximación opuestos y gran
velocidad.
En este momento se iniciaba la fase más
favorable para las unidades sirias, porque
éstas podían lanzar sus misiles mientras los
israelíes no podían hacer lo mismo por el
menor alcance de sus armas. Los sirios
lanzaron, pues, la primera salva a una
distancia de 37.500 metros los israelíes
pusieron en marcha, inmediatamente, sus
equipos engañadores que deberían desviar los
"Styx” y acto seguido empezaron a lanzar
chaff que debían "distraer" a los misiles
enemigos en el caso de que 1a acción de
engaño no fuera suficiente. Los dispositivos
para el lanzamiento de chaff instalados en los
buques israelíes eran de dos tipos, uno de
largo y otro de corto alcance y para hacer que
el misil estuviera expuesto dos veces a la
acción de engaño pasivo durante su veloz
vuelo se activaron ambos.
Tanto en los buques israelíes como en los
sirios la tensión de las dotaciones crecía al
máximo: todos sabían que su destino estaba
ligado
en
aquellos
momentos
al
funcionamiento de los circuitos electrónicos
de los misiles, de una parte, y de los
perturbadores y engañadores por otra. Era la
primera vez en 1a historia naval que se
rea1izaba un combate en la mar entre dos
formaciones de unidades lanzamisiles y toda
previsión podía quedar desmentida por los
hechos.
Página No. 9
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
No se trataba ya del clásico combate naval
que se resolvía en un duelo artillero, cuyo
protagonista era el hombre que dirigía el tiro,
que ponía la salva "ahorquillando" al blanco,
que observaba la caída de los proyectiles y
ordenaba las correcciones oportunas, que
mandaba en el momento preciso 1a salva
rápida que debía producir la destrucción del
buque enemigo. Ahora todo se confiaba a los
equipos electrónicos que son auténticas obras
maestras de la técnica y realizan cosas casi
increíbles, pero que también tienen sus puntos
débiles. Los misiles necesitan del radar para
adquirir y alcanzar el blanco; pero el radar es
siempre vulnerable a las contramedidas
electrónicas que pueden perturbarlo o
engañarlo.
La marina israelí, después de la experiencia
del hundimiento del Eliat, había aprendido
bien la lección de la importancia de 1a guerra
electrónica.
Y
apenas
entraron
en
funcionamiento los equipos ECM, los misiles
"Styx" sirios abandonaron, uno tras otro, las
trayectorias correctas que les llevaban hacia
los blancos verdaderos para dirigirse contra
blancos inexistentes: 1uego, como si se
hubieran vuelto de pronto locos, comenzaron
a hacer maniobras incontroladas hasta caer al
mar.
Evitado el primer asalto de misiles, los
buques israelíes, en dos columnas,
maniobraron a la máxima velocidad, para
situarse a la distancia útil desde donde poder
lanzar sus misiles.
Esto ocurría a las 23:36 horas.
Los buques sirios no iban equipados de
equipos de guerra electrónica y fueron
alcanzados todos inexorab1emente. Dos de
ellos, una " OSA" y una " Komar", tuvieron
averías tan graves que se hundieron poco
después, 1a tercera, otra "Komar" sufrió
daños menos graves y pudo alcanzar un bajo
donde varó. Mientras la formación israelí
arrumbaba al sur, se destacaron dos unidades
para dirigirse a 1a 1ancha enemiga varada,
que fue atacada y destruida a cañonazos.
Academia de Guerra Aérea
La noche siguiente la marina israelí tuvo de
nuevo que afrontar otro combate naval, esta
vez contra los egipcios y en condiciones aún
más dramáticas.
De 1a interceptación de los mensajes
transmitidos por el enemigo, los israelíes
vinieron a saber que una formación naval
egipcia se iba a trasladar durante la noche
desde Alejandría a Port-Said para estacionarse
en una base naval más próxima al frente . En
consecuencia, el Alto Mando israelí ordenó
salir inmediatamente de sus bases a las
lanchas Reshef, Keshet, Eilat, Miscav, Herev
y Sufa, con la misión de interceptar y destruir
la fuerza naval enemiga (véase el gráfico
correspondiente al encuentro de DamiettaBaltim).
Las unidades israelíes navegaron hacia la
costa egipcia en total silencio de radio y
radar: sólo iban funcionando los aparatos de
guerra electrónica pasiva.
La formación nava1 egipcia, compuesta por
cuatro lanchas 1anzamisiles clase "OSA",
armadas con misiles “Styx”, salió de
Alejandría poco después del ocaso y se dirigió
hacia Port-Said.
Tras algunas horas de navegación, hacia las
21:00 horas, una unidad egipcia puso en
funcionamiento, durante algunos segundos, el
radar con el fin de hacer una comprobación
rápida de su situación en una costa
completamente oscurecida y de descubrir la
eventual presencia de buques enemigos.
Inmediatamente
aquella
"indiscreción"
electromagnética fue captada por los equipos
de guerra electrónica instalados en los buques
israelíes que de este modo pudieron descubrir,
identificar y localizar la formación adversaria.
El Alto Mando israelí apenas tuvo
confirmación de la presencia en la mar de los
buques egipcios, decidió enviar también a la
zona una patrulla de cuatro aviones para dar
apoyo aéreo a las unidades navales.
Inmediatamente después del despegue la
Página No. 10
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
patrulla debía ascender rápidamente para
poder sobrevolar el monte Sinaí, pero fue
descubierta por uno de los radares egipcios
"Spoon Rest" que formaban parte de la red de
exploración lejana y que con su alcance de
270 kilómetros tenía bajo control todo el
espacio aéreo de Israel.
El contacto se pasó enseguida a un radar de
adquisición "Long Track" que operaba en
coordinación con los sistemas de misiles
"SAM-6" Gainful.
Apenas los cuatro aviones israelíes entraron
en el alcance de los sistemas de armas, se
lanzaron contra ellos cuatro misiles. Como los
radares de estos nuevos misiles rusos
operaban en frecuencias que no podían captar
los equipos R.W.R., los cuatro aviones
prosiguieron el vuelo, ignorantes de aquella
acción enemiga, de pronto, uno primero,
luego el segundo y un tercer avión fueron
inexorablemente alcanzados y abatidos. El
piloto del cuarto avión se dio cuenta de lo que
estaba sucediendo y efectuó una maniobra de
evasión violenta y desesperada, logrando
evitar el misil destinado a él y salvarse.
Entre tanto, en la mar la aproximación entre
las dos formaciones navales adversarias
proseguía en la más completa oscuridad.
Hacia las 23:00 horas los egipcios localizaron
por radar a las seis unidades enemigas a unos
42.000 metros de distancia, disminuyendo.
Apenas alcanzada la distancia útil de
lanzamiento, las OSA lanzaron una salva de
doce misiles "Styx" contra las lanchas
israelíes que en aquel momento se
encontraban a unos 38.000 metros. Gracias a
los equipos ECM (perturbadores, engañadores
y 1anza chaff) de los barcos israelíes, los doce
misiles
enemigos
fueron
desviados
electrónicamente y se perdieron en el mar.
Las lanchas israelíes, indemnes de aquel
ataque, maniobraron oportunamente para
cerrar distancias con el adversario, navegando
a toda máquina para estar el menor tiempo
posible en aquella situación de impotencia. Al
Academia de Guerra Aérea
cabo de veinte minutos llegaron a la distancia
útil y lanzaron sus propios misiles. Como las
OSA egipcias carecían también de cualquier
equipo de guerra electrónica, tres de ellas
fueron
alcanzadas
y
hundidas
irremisiblemente por los misiles "Gabriel".
La cuarta lancha, averiada durante
encuentro, fue a varar delante de Baltim.
el
El papel que tuvieron las ECM en estos
encuentros no necesita muchos comentarios.
Las fuerzas, bien sean navales o aéreas,
enfrentadas no llegaron a establecer contacto
visual. Todo se resolvió electrónicamente y en
cada ocasión venció el que había sabido
preparar mejor las medidas y las
contramedidas electrónicas.
De la narración de los dos encuentros navales
de Latakia y de Damietta-Baltim, se
desprende un hecho bastante significativo:
contra las unidades israelíes se lanzaron un
total de 52 misiles "Styx", pero ninguno de
ellos dio en el blanco, pues ninguna unidad
israelí fue hundida o averiada.
Este resultado hay que atribuirlo, ante todo, al
uso previsor y eficaz de los equipos de guerra
electrónica por parte de la marina israelí, que
de este modo determinó el fin de los “Styx”
como amenaza para la marina occidental.
Aunque estos combates navales no han tenido
excesiva influencia en la economía genera1
de la guerra del Yom Kippur, no puede por
menos de pensarse que, muy probablemente,
con ellos la guerra nava1 ha entrado en una
nueva era.
La guerra del Yom Kippur ha demostrado
también que, si bien la URSS y los Estados
Unidos no intervinieron oficialmente, su
participación, bajo varias maneras, ha sido
determinante. Las dos superpotencias no se
1imitaron a dar su contribución en forma de
armas, sistemas electrónicos, apoyo logística,
planificación, etc., sino que usaron el Oriente
Medio como un polígono gigantesco donde
han podido probar en condiciones reales al
Página No. 11
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
máximo
grado
los
productos
perfeccionados de su industria bélica.
más
Se ha dicho que los norteamericanos han
hecho experimentar misiles "Maverick" por
aviones israelíes en condiciones tácticas
reales, los cuales son guiados por rayos 1aser
y no fallan casi nunca el blanco. Asimismo
se han probado de1 mismo modo los misiles
aire-superficie "Shrike", de nueva generación,
cuya particularidad es autoguiarse sobre el
haz electromagnético emitido por el radar
enemigo que está siguiendo al avión, o sobre
el perturbador que está operando contra el
radar del propio avión.
Del otro lado, el primer día de guerra en el
Oriente Medio, un bombardero Tupolev TU16 con tripulación egipcia, lanzó en dirección
de Tel-Aviv, volando sobre el Mediterráneo,
un misil aire-superficie ruso tipo "AS-5 Kelt",
que tiene un alcance de más de 200 millas. El
misil fue después interceptado y derribado por
un avión israelí Phantom que lo había visto
por casualidad.
El conflicto del Oriente Medio sirvió además
a los rusos para tener la confirmación de la
eficacia de los misiles anticarro filoguiados
"Snapper" y "Sagger", además de la última
versión del misil superficie-superficie “Frog"
(exactamente el "Frog 7”), que fueron
empleados en el frente sirio en acciones
anticarro.
Se constató, además, que también los israelíes
habían recibido el encargo de experimentar el
misil anticarro norteamericano "Tow".
En cuanto a aviones experimentales en este
conflicto, resulta que se realizaron misiones
especiales de reconocimiento, tanto con el
avión de inteligencia norteamericano SR-71,
que vuela a una velocidad igual a tres veces la
del sonido (Mach 3) y a una altura de 35.000
metros, como con el avión ruso Mig-25
Foxbat, que vuela a la velocidad de 2,8 Mach
y 23.000 metros de altura.
Academia de Guerra Aérea
Además se vieron volar también algunos
cazas supersónicos, tipo Sukhoi-25 Flagon A
y Sukhoi-20 Fitter C, sobre territorio israelí y
Mirage de la última generación sobre
territorio árabe.
No sólo aviones, sino pilotos de países no
beligerantes, participaron en esta guerra, en
misiones
operativas
con
fines
de
adiestramiento o para experimentar algún
nuevo equipo, o como observadores para estar
al día con las últimas ideas sobre el empleo de
la fuerza aérea. En efecto, se interceptaron
comunicaciones en vuelo de pilotos
pakistaníes, cubanos, etíopes y 1ibios en el
bando árabe y de surafricanos en el bando
israelí.
También en enseñanzas 1a guerra del Yom
Kippur ha sido pródiga y se ha escrito mucho,
quizás demasiado.
Se ha dicho, por
ejemplo, que los misiles han decretado el final
de los carros de combate y de los aviones
como factores de potencia en la batalla
terrestre y aérea.
Sin querer entrar en la
valoración de estas afirmaciones que parecen,
cuando menos, apresuradas, puede ser útil
hacer algunas consideraciones de carácter
"electrónico" que son más adecuadas al
carácter de este libro.
Bajo este aspecto, una de las enseñanzas más
importantes a extraer de la guerra del Yom
Kippur se refiere a las graves consecuencias
que pueden derivarse de la carencia de
servicio de información o "Inteligencia",
como se llama comúnmente a todo lo
relacionado con la recogida y la evaluación de
informaciones sobre enemigos potenciales,
desde tiempo de paz.
El servicio de "Inteligencia" israelí ha sido
acusado, no injustamente, de no haber avisado
al Gobierno con antelación suficiente del
inminente ataque de Egipto y Siria. A esta
falta, que pudo afectar a la propia existencia
de la Nación, se añadió el hecho de que las
fuerzas armadas israelíes se dejaron
sorprender por el empleo del enemigo de
sistemas de armas extremadamente avanzados
Página No. 12
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
desde el punto de vista electrónico, que han
provocado gravísimas pérdidas porque no se
disponía de las contramedidas electrónicas
apropiadas.
En efecto, todo aquello pudo haberse evitado
si hubiera funcionado correctamente lo que es
una de las principales componentes de un
moderno servicio de información militar, el
reconocimiento electrónico, o como suele
designarse ya comúnmente, actividad SIGINT
(Signal Intelligence). La dirección de una
actividad SIGINT eficaz es hoy, ciertamente,
una obligación ineludible de cualquier estado
que tome en serio su propia seguridad y la
supervivencia.
No es posible saber con exactitud si antes del
estallido del conflicto, fue mayor la carencia
de información que su evaluación por parte
israelí. Es cierto que 1a sorpresa ante el
ataque árabe, tanto 1a de inteligencia como
la tecnológica, relativa a la posesión de
nuevos y perfeccionados sistemas de armas
por parte del adversario podía haberse evitado
sí, en tiempo de paz, se hubieran interceptado
y descriptado más cuidadosamente los
mensajes entre los países árabes y hubieran
sido descubiertos y analizados atentamente
los parámetros de todas las emisiones radar
detectadas en los territorios de esos países.
Egipto, en cambio, ha demostrado haber
cuidado al máximo el servicio de información
militar, del que supo tener un excelente uso
antes de iniciarse el conflicto.
Aleccionados por la amarga experiencia de 1a
guerra de 1967, los egipcios se habían
propuesto no dejarse sorprender y, con la
ayuda de expertos rusos, habían procedido a
organizar un servicio de inteligencia que
respondiera a las exigencias de la guerra
moderna. En primer 1ugar, habían dotado a
este servicio de los aparatos más modernos y
perfeccionadas, para todas 1as formas de
inteligencia
electrónica,
entre
ellos
interceptadores
sensibilísimos
de
comunicaciones
radio,
receptores
de
vigilancia radar, registradores de las
emisiones interceptadas, goniómetros muy
Academia de Guerra Aérea
precisos para localizar las fuentes de las
emisiones electromagnéticas interceptadas.
etcétera.
Entre el material egipcio capturado durante la
guerra, los israelíes encontraron mapas en que
figuraban sus despliegues defensivos, planes
operativos en que se indicaban sus
intenciones para la conducción de las
operaciones a lo 1argo de1 Cana1, 1as
palabras en clave con las que designaban las
posiciones defensivas en el Sinaí, etc.
También tuvieron la suerte de capturar
aparatos verdaderamente preciosos desde el
punto de vista de la guerra electrónica, entre
ellos un cierto número de sistemas "SAM-6",
de misiles "SAM-7” y de sistemas "ZSU-234", que les permitieron obtener todas las
informaciones
posibles
sobre
las
características
más
secretas
de
los
correspondientes radares y sobre el grado de
avance tecnológico a que habían llegado los
rusos en el dominio de la guerra electrónica.
Si los tratadistas de la historia militar y de la
doctrina de1 arte de 1a guerra moderna
necesitaban un ejemplo de conflicto
"1imitado" (en contraposición al conflicto
general), no podía ocurrir un caso mejor que
el de la guerra del Yom Kippur. Se trató, en
efecto, de un conflicto limitado con objetivos
limitados en el tiempo y el espacio,
patrocinado por las dos grandes potencias,
que condicionaban su desarrollo y probaban
sus sistemas de armas más sofisticados. La
presencia de un número tan elevado de
equipos electrónicos, relacionados con el
empleo de estos sistemas de armas, ha creado
serios problemas de control de la situación
agravados por el hecho de que los egipcios, en
particular, desarrollaron también una acción
eficaz de perturbación de las comunicaciones
adversarias. Por deficiencias en el control
aéreo se comprobó que tanto los árabes como
los israelíes, derribaron por error un cierto
número de aviones propios porque ni el ojo
humano ni el electrónico estaban en
condiciones de distinguir un avión enemigo
de uno amigo.
Página No. 13
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
Este hecho debe hacer reflexionar a los que
están encargados de la planificación futura de
las fuerzas y material, dado que lo que ocurrió
con los aviones podría ocurrir con
consecuencias más graves en los campos
terrestre y naval. Por ello conviene dotar
desde tiempo de paz a las fuerzas armadas
propias, de toda la gama de equipos de guerra
electrónica, procurando al mismo tiempo
organizar un servicio de información que
pueda hacer hincapié sobre una componente
de
inteligencia
electrónica
siempre
actualizada desde el punto de vista del
progreso tecnológico.
Academia de Guerra Aérea
Página No. 14
Lectura Recomendada: “La guerra del Yom Kipur y la sorpresa tecnológica”
Fin.
LECTURAS SELECTAS
DIAGRAMACIÓN E IMPRESIÓN
Academia de Guerra Aérea
NOVIEMBRE, 1991
Arbr.
Academia de Guerra Aérea
Página No. 15
Descargar

08 guerra yom kipur y sosrpresa tecnologic nov