Miches20110317.indd 1
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches20110317.indd 2
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches:
historia y tradición
Miches20110317.indd 3
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches20110317.indd 4
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Archivo General de la Nación
Vol. CXXI
Ceferino Moní Reyes
Miches:
historia y tradición
Santo Domingo
2011
Miches20110317.indd 5
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Archivo General de la Nación, volumen CXXI
Título: Miches: historia y tradición
Autor: Ceferino Moní Reyes
Cuidado de edición: Lillibel Noemí Blanco Fernández
Diagramación: Juan Francisco Domínguez Novas
Diseño de portada: Esteban Rimoli
Ilustración de portada: Fotocomposición del municipio de Miches
Fotos: Ceferino Moní Reyes
De esta edición:
© Archivo General de la Nación, 2011
Departamento de Investigación y Divulgación
Área de Publicaciones
Calle Modesto Díaz, Núm. 2, Zona Universitaria,
Santo Domingo, República Dominicana
Tel. 809-362-1111, Fax. 809-362-1110
www.agn.gov.do
ISBN: 978-9945-074-26-0
Impresión: Editora Búho, S. R. L.
Impreso en República Dominicana / Printed in Dominican Republic
Miches20110317.indd 6
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Índice
Prólogo / 11
Prefacio / 19
Situación geográfica / 21
Origen y fundación
División política / 24
Nombres dados a esta villa / 25
División de la sección El Jovero / 27
Inicio de la comunicación en El Jovero / 27
Cambio de nombre, El Jovero por Miches / 29
¿Quién fue Eugenio Miches? / 29
Construcción del pueblo
Construcción de carreteras / 34
Transporte / 37
Navegación / 39
Primeros pasos hacia el desarrollo / 39
Obras importantes / 41
Recursos naturales y conservación del medio ambiente / 42
Explotación de la mina de oro / 43
Actividad pesquera / 45
Riqueza agropecuaria / 48
Corporación Dominicana de Electricidad en Miches / 49
Educación / 49
Primer cuerpo policial en El Jovero / 53
Creación del destacamento policial de Miches / 53
~7~
Miches20110317.indd 7
24/03/2011 01:20:18 p.m.
8
Ceferino Moní Reyes
El cuerpo de bomberos civiles de Miches / 53
El Jovero elevado a la categoría de distrito municipal / 55
Origen y desarrollo de El Cedro / 56
Alcaldes municipales / 57
Religión / 59
Actividad comercial / 62
El turismo / 63
La migración / 66
Conflictos armados. Incidencia en Miches
Ocupación militar norteamericana de 1916.
Incidencia en El Jovero / 80
Invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo:
repercusión en Miches / 83
Muerte de Trujillo / 84
Foco guerrillero. Loma La Berrenda / 86
El sargento Enrique Castro y la «armada invencible» / 90
Tragedias en Miches
Creciente de Miguel Pérez, 1946 / 93
El terremoto de 1946 / 94
Sequía de 1967 / 95
Tragedia del kilómetro 10, 1970 / 96
Temporal de 1971 / 96
Viajes ilegales hacia Puerto Rico, 1971 / 97
Masacre en Sabana de Nisibón, 1974 / 101
Ciclón David, 1979. Efectos en Miches / 102
Protesta masiva en Miches, 1988 / 103
Muerte de Carlos Santana, 1993 / 104
Ciclón George, 1998 / 104
Tragedia del 20 de enero de 2001 / 106
Deportes
Béisbol /109
Práctica del dominó / 112
Softbol / 113
Baloncesto / 114
Miches20110317.indd 8
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches: historia y tradición
9
Manifestaciones culturales
Historia de la guitarra en Miches / 117
Primera banda de música / 118
La Mamaela / 119
El folclore michense / 120
Perfiles culturales / 128
Personajes
Personajes célebres / 133
Profesionales / 142
Otros personajes / 148
Misceláneos
Avión de propulsión a chorro / 157
Elecciones de 1978 y el cambio de gobierno /157
Anexo
Anécdotas / 161
Índice onomástico / 171
Miches20110317.indd 9
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches20110317.indd 10
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Prólogo
Apasionado del saber en sus distintas expresiones, el profesor
Ceferino Moní Reyes es de los maestros que en todo momento
tienen la voluntad de enseñar. Basta reunirse con él para que se
desarrolle una discusión científica, especialmente, sobre temas de
historia.
Su memoria privilegiada le hace recordar con detalles episodios y personajes muy disímiles, con los que ejemplifica en distintos momentos alguna conversación. Es un maestro.
Nativo y morador permanente de Miches, posee un amplio
conocimiento de esta comunidad en sus dimensiones histórica,
geográfica, antropológica, cultural y política, lo que le ha dado
la oportunidad y fijado el compromiso de escribir el libro Miches:
historia y tradición.
La obra que es objeto de este prólogo contiene fotografías de
lugares interesantes, que inicia con la impresionante e impresionista portada, que revela la hermosura de la zona que ocupa el
poblado de Miches, con la convergencia y la conjugación de sus
predios marino y terrestre.
El libro da a conocer lo que Miches ha sido en la historia del
país, señala hechos dignos de recordar para que las generaciones actuales y futuras, con valoraciones adicionales a las que hace
~ 11 ~
Miches20110317.indd 11
24/03/2011 01:20:18 p.m.
12
Ceferino Moní Reyes
el autor, fomenten su interés al respecto y perciban su compromiso en cuanto a sentirse orgullosos de lo positivo, superar lo que
debe ser superado y seguir aquellos modelos que contribuyan
al mejor desarrollo de las comunidades local y nacional.
No obstante existir algunas publicaciones sobre Miches, la
presente les da nueva vigencia y aumenta considerablemente el
caudal de informaciones ya existente.
La sintética explicación con que comienzan los enfoques
contextuales (histórico y geográfico), a partir de la llegada de
los españoles en el siglo xvi a la Isla Española, como contexto
general primario, se ensancha con informaciones sobre la zona
oriental del país y se amplía aún más con ricas explicaciones
precisas sobre la historia, el suelo, la flora y la fauna de Miches,
lo que da al lector la impresión de que ha llegado a un paraíso
terrenal.
El libro contiene importantes rasgos de antropología física,
social y cultural.
En el primer aspecto, expone condiciones básicas de la zona
en el sentido geográfico general, también las principales características de sus sistemas hidrográfico y orográfico, en cuanto
son medios de sustento y goce para los pobladores y constituyen un lugar de esparcimiento para los visitantes.
Ligado a esto, explica la división política e importantes factores
demográficos del municipio, desde su origen hasta el presente.
En el aspecto antropológico social, relata el desarrollo
educativo de la comunidad a lo largo del tiempo y presenta
narraciones de anécdotas serias y jocosas protagonizadas por
michenses y algunos de sus visitantes. También encierra pintorescas situaciones y fenómenos costumbristas, que dibujan a un
Miches único en el país. Las tradiciones y actuaciones de los personajes populares de la zona son explicadas con el fondo que les
da el sentido histórico en las interacciones con las costumbres y
creencias que a lo largo del tiempo se han manifestado.
En este sentido habla del papel de la religión y de las iglesias
que han incidido en la referida comunidad.
Miches20110317.indd 12
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches: historia y tradición
13
Los investigadores de áreas culturales pueden encontrar en
esta obra importantes puntos de partida sobre los aportes de la
comunidad michense a la cultura nacional, como son los casos
de la consignación de los nombres de relevantes escritores nativos, con sus respectivas obras. Así mismo, aspectos básicos de
la historia del carnaval, con sus máscaras, caretas y disfraces; la
historia de la guitarra en Miches, la primera banda de música,
los directores sucesivos y sus principales músicos.
De igual valor para el conocimiento de las expresiones culturales michenses y de sus contribuciones a la cultura nacional
resultan las explicaciones sobre las versiones que se han hecho
en esa comunidad de las salves, el baquiní, las cantadas de toros,
y de la plena como canto de los campesinos hacheros. También
de los cuentos infantiles, la ciguapa, el cuche y los cuentos nocturnos, al estilo de los de Buquí y Malí, Juan Bobo y Pedro Animal y
Blanca flor. Además de adivinanzas, refranes, adagios, proverbios,
creencia en brujas; oraciones, resguardos y ensalmos; creencias
y predicciones cabalísticas; las corridas de caballo de San Juan,
los velorios y las peregrinaciones. Todo esto, relatado en el libro
del profesor Moní, da un sabor michense a diversas expresiones
culturales dominicanas.
Los turistas, trabajadores del turismo, estudiosos del área de
la gastronomía, antropólogos, historiadores y personas interesadas en esta área encontrarán informaciones útiles en el tema que
trata sobre la comida típica, en el cual presenta nombres de siete
platos, los que, si bien se consumen también en otros lugares del
país, de seguro tienen en Miches su acento local debido a la producción y a la peculiar elaboración basada en elementos como el
coco, empleado en algunos.
Pueden dar pistas de hechos pasados a historiadores y otros
investigadores científicos los nombres de lugares y objetos tradicionales perdidos a través del tiempo, consignados en este libro.
Para entender la comunidad michense es de suma importancia
conocer el extenso proceso histórico que el autor relata con el
tema «La Migración», con sus ancestros, llegados de diversas
Miches20110317.indd 13
24/03/2011 01:20:18 p.m.
14
Ceferino Moní Reyes
regiones del país y de otras naciones, quienes formaron las bases
de la diversidad de factores culturales que hoy se manifiestan.
En el aspecto económico se observa la laboriosidad de los
habitantes, los recursos naturales, la producción en sus diversas
áreas, las principales actividades comerciales y el intercambio.
Resaltan los renglones agrícola, pecuario, minero y turístico. La
pesca es de especial interés.
Se explica en la obra cómo, a partir de mediados del siglo xx,
las condiciones de algunos recursos naturales (playas, montañas,
bahía, lagunas) han dado lugar a proyectos turísticos desarrollados por inversionistas extranjeros, y se señala el potencial que
aún persiste en espera de que se realice un plan turístico para
el mejor aprovechamiento de esos recursos por la comunidad,
dentro de las conveniencias y normas de la mejor protección del
ambiente en sus aspectos físico y social.
Tienen sus lugares en el texto, en diversos momentos del
proceso histórico, las distintas formas y vías de comunicación:
personales, marítimas y terrestres, como también el desarrollo
de servicios públicos esenciales: electricidad y acueducto.
Reviste gran importancia para la historia de la educación, el
relato sobre las instituciones educativas y personas destacadas
en el área, como también la lista de graduados universitarios,
por carrera, que contiene, por cuanto puede resultar de interés
para el mejor conocimiento de los recursos humanos de la zona
y del país.
Se reseñan en la obra diversas acciones populares y gubernamentales, en permanente unidad y lucha dialécticamente
contradictoria, como es el caso de la incidencia de habitantes
de Miches en las revoluciones armadas que tuvieron efecto en
épocas pasadas; y en episodios de las luchas de los denominados gavilleros, que rindieron en la zona importantes jornadas
patrióticas durante la ocupación militar norteamericana del
período 1916-1924. Reseña también la repercusión en Miches
de la invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo y lo concerniente al foco guerrillero de la loma La Berrenda; en todo
Miches20110317.indd 14
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches: historia y tradición
15
caso, hace críticas favorables a la comunidad y adversas a los
regímenes opresores.
Entre los fenómenos sociales del país que han afectado de
manera particular a Miches, por su situación geográfica, el autor
hace mención de los viajes ilegales que tienen sus costas como
un punto en la ruta hacia Puerto Rico. Comenta los grandes males que provocan estos viajes a muchos dominicanos.
También son de interés para la historia escrita, nacional y
local, las referencias que se hacen en el texto a las principales
características e incidencias, en distintos momentos, de los grupos
y personas en el contexto de las permanentes interacciones socioculturales. En tal sentido, se refiere a quienes han tenido significativa incidencia social. Identifica a modestos trabajadores
(partera, carpintero, agricultor, pescador, albañil, modista, sastre,
barbero, zapatero y mecánico), al soldado independentista, al
educador, al funcionario o empleado público, al militar, al poeta
popular, al artesano, al artista, al comerciante, al líder religioso
y a los hombres de negocios.
Se consignan informaciones sobre el régimen de gobierno,
orden público y el ejercicio de autoridades destacadas, sobre todo
alcaldes o síndicos, cuyos nombres y acciones se presentan en orden cronológico; y de otros que laboraron en el ordenamiento
y desarrollo ciudadanos, y destaca algunos que rindieron servicios altruistas a la comunidad.
Se relata la visita que hizo el tirano Rafael Leonidas Trujillo
Molina en el año 1947 a Miches, donde fue recibido y tratado
con las formalidades obligadas y acostumbradas de la época, entendidas por el autor como «fruto del oscurantismo en que tenía
sumido al pueblo».
Presenta como un hecho político extraordinario las elecciones del año 1978, cuando fue elegido presidente de la República
Antonio Guzmán Fernández. Ofrece informaciones sobre las dificultades que hubo en el país, particularmente en Miches, para
el reconocimiento de los resultados. Al respecto afirma que «estas fueron las elecciones con más incidentes que registra nuestra
Miches20110317.indd 15
24/03/2011 01:20:18 p.m.
16
Ceferino Moní Reyes
historia», y ofrece algunos casos como prueba de tal afirmación.
Dice, además, que durante el gobierno de Guzmán Fernández
«Miches fue tomado en cuenta» y señala algunas obras construidas allí a favor de la población.
El relato de los principales fenómenos naturales (terremotos, ciclones, sequías), así como de tragedias que han afectado a
la comunidad de Miches, puede resultar de interés local y nacional por cuanto se enmarca en la explicación histórica que puede
contribuir a la prevención o preparación, según el caso, para
elaborar respuestas adecuadas a posibles fenómenos similares en
el futuro.
Las reseñas que constan en el libro, relativas a los pioneros
y personajes más famosos y destacados de los principales deportes (sobre todo del béisbol), juegos (entre estos, el dominó)
y las formas en que se desarrollaron, ayudarán a conocer mejor
las características de los michenses, sus conexiones y afinidades con las demás comunidades del país en diversos momentos
históricos.
La lectura de esta obra invita a visitar a Miches, leer sobre su
existencia pasada y presente, disfrutar de la cordialidad de sus
habitantes y de la extraordinaria hermosura de un ambiente en
el que se conjugan sus bosques, lomas, agricultura y ganadería
con la vida y el paisaje marinos.
En el aspecto metodológico, el libro denota un estudio de
campo que incluye observaciones directas; también una investigación documental basada en gran medida en fuentes primarias, de
las que el propio autor de la obra es parte, como poseedor de las
múltiples experiencias que proporcionan las condiciones de
nativo y morador permanente de Miches.
El estilo literario del profesor Moní Reyes combina la amenidad con la objetividad y la precisión histórica, lo que manifiesta
el carácter didáctico del discurso de un veterano maestro.
Los hechos sociales y políticos concernientes a la narración
histórica son expuestos con gran amplitud de mira ideológica,
Miches20110317.indd 16
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Miches: historia y tradición
17
donde el autor asume posiciones críticas a favor del bien común
y del desarrollo independiente de la nación.
Esta obra se enmarca en la novedosa tendencia de una parte
de la historiografía dominicana actual a la investigación y las
publicaciones de la historia local como forma de contribuir, de
manera cada vez más precisa, a la historia nacional.
Quien esto escribe, agradece al profesor Ceferino Moní Reyes la oportunidad de leer su libro, disfrutar de su contenido,
aprender mucho sobre la historia de Miches y comentar el significativo aporte que representa a la historia escrita dominicana.
J acobo Moquete
Miches20110317.indd 17
de la
Rosa
24/03/2011 01:20:18 p.m.
La historia es testigo de las edades,
luz de la verdad, vida de la memoria,
maestra de la vida y heraldo de la antigüedad.
M arco Tulio Cicerón
Miches20110317.indd 18
24/03/2011 01:20:18 p.m.
Prefacio
Don Américo Lugo, uno de los grandes estilistas de nuestras
letras, decía que «la aparición de un bello libro debería celebrarse
como el natalicio de un príncipe».1 Él tenía razón, porque los libros poseen todos los encantos y proporcionan todos los placeres.
Ellos son faro de la verdad y lengua de la historia. Los libros guardan en sus páginas la memoria de lo pasado y la perpetúan en el
muro de las edades. Gracias a la facultad que tienen los libros de
ser lengua de la historia, hoy podemos saber de la grandeza de la
antigua Roma y la decadencia de aquella civilización corrompida
por las costumbres que trajo como séquito el mundo nacido de las
conquistas de Alejandro Magno.
Cuando un libro guarda en sus páginas los hechos históricos, alberga una serie de conductas humanas, porque historia es
todo lo que el hombre ha hecho y pensado –aun sus conjeturas–
para un mundo mejor.
Según la frase del gran pensador cubano José Martí, «los
pueblos culminan en hombres así como las montañas culminan
en picos». En las páginas de este libro, al igual que en algunos
publicados y otros aún inéditos, hemos tratado de poner de
manifiesto las facultades de muchos munícipes de este pueblo,
que a través de su trayectoria han sabido grabar sus nombres
Cita de Américo Lugo por Francisco Comarazamy, «Libros dominicanos»,
Listín Diario, 28 de marzo de 1994.
1
~ 19 ~
Miches20110317.indd 19
24/03/2011 01:20:18 p.m.
20
Ceferino Moní Reyes
para la posteridad, así tratar de cumplir con otra frase, no menos
famosa, del célebre filósofo y elocuente orador romano Cicerón:
«Como no nos es concedido vivir una larga vida hagamos algo
en este poco de vida para dejarle demostrado a las generaciones venideras que hemos vivido».
Por cuanto consideramos de prioridad el rescate del pasado
de muchos para las generaciones futuras, se ha procurado lo más
posible el acercamiento a la exactitud de hechos y datos a través de
la verificación documental y la confrontación de informaciones
orales. Sobre todo, hemos tratado de ser honestos.
C eferino Moní Reyes
Miches20110317.indd 20
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Situación geográfica
Miches está ubicado al norte de la cordillera Oriental y al
sureste de la bahía de Samaná. El vaivén pausado de las olas del
océano Atlántico baña sus costas, acariciadas por las suaves brisas
de los vientos alisios que hacen arrullar a las enhiestas palmeras,
que altaneras se levantan en sus empinados cerros. Su ambiente
acogedor, sus hermosas playas, sus bellas mujeres y sus encantadores atardeceres, que solamente podrían compararse con aquellos
que, según las leyendas, se registraban en el bellísimo valle del
Tempé, se han conjugado para formar este hermoso paisaje. Su
situación geográfica es: 69º 02’ 34” longitud oeste y 18º 58’ 51” latitud norte, con área aproximada de 462.12 km2. La población, según censo nacional de población y vivienda del 2002, es de 21,198
habitantes. Sus límites son: al Norte, el Océano Atlántico; al Sur,
la cordillera Oriental, que lo separa del municipio de El Seibo,
cabecera provincial; al Este, el río Nisibón, que lo separa de la
provincia La Altagracia, y al Oeste, Arroyo Rico, que lo separa del
municipio de Sabana de la Mar.
El sistema hidrográfico está formado por nueve ríos, gran
cantidad de arroyos y cañadas y dos hermosas lagunas. Sus ríos
nacen en las estribaciones de la cordillera Oriental, orientados
de Sur a Norte y de cortos cursos, dada la escasa distancia entre
la cordillera y el mar; estos son: La Yeguada, El Jovero, Mojica,
~ 21 ~
Miches20110317.indd 21
24/03/2011 01:20:19 p.m.
22
Ceferino Moní Reyes
El Jayán, Cuarón, El Cedro, Las Lisas, Nisibón y Río Piedra, este
último, afluente de La Yeguada. En la parte oriental, en Los
Urabos, se encuentra la laguna Redonda, y en Los Guineos, la
laguna Limón; ambas representan un gran potencial turístico
y constituyen dos excelentes criaderos de peces, hicoteas, camarones, ostras, ostiones y una gran variedad de aves marinas.
Entre los arroyos y cañadas que existen podemos señalar: Arroyo Rancho, La Mulata, Palmarito, Pescadero, La Jagua, Arroyo
Hondo, Majagua, El Colorado, Mata Puerco, Saltaneja, Fortuna
y Tres Ceibas; también María Natera, Trocadero, Tío Cundo, La
Culebra, La Gina, La Pocilga, Arroyo Rico, entre otros.
En su sistema orográfico posee parte de la cordillera Oriental;
se destacan varias elevaciones, todas de poca altura, sin alcanzar los 500 m sobre el nivel del mar, que es la altura mínima
reconocida en la geografía nacional. La mayor altura de su sistema montañoso es la loma El Escobal, luego le siguen: Montaña Redonda, El Cuarón, Guazarito y Los Haitiles. Miches posee
una extensa llanura en su litoral norte. Estos terrenos son en su
totalidad cenagosos, por lo que en ellos se desarrollan grandes
proyectos arroceros.
Miches20110317.indd 22
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Origen y fundación1
No se ha podido establecer una fecha exacta de la fundación
de esta villa. Todo lo concerniente a ella es fruto de un proceso
paulatino. Muchos años después de que el capitán español Juan
de Esquivel fundara la villa de Santa Cruz de Hicayagua (El Seibo), en 1502, los habitantes de ella comenzaron a incursionar por
esta zona marítima con fines de pescar, para lo cual iban provistos
de sal y demás viáticos; su estancia duraba alrededor de una semana; cuando tenían cierta cantidad de pescados, regresaban. Durante su corta permanencia improvisaban pequeñas enramadas
de yagua para guarecerse de la inclemencia del tiempo. En estos
vaivenes, algunos decidieron empezar a criar animales y plantar
pequeños cultivos de frutos que les sirvieron de sustento, hasta
que poco a poco comenzaron a establecerse con carácter fijo y
constituyeron un pequeño núcleo poblacional.
Otra versión aceptada, y que ha llegado por tradiciones orales
hasta nosotros, es la del naufragio, próximo a nuestra costa, de
dos galeones españoles, en la época que fuimos colonia de España. Según dicha versión los barcos El Conde de Tolosa y Nuestra
Señora de Guadalupe zozobraron en 1724; más tarde, en 1782, se
hundió frente a Punta Gorda, Guaco, el Scipión, y una parte de
sus tripulantes se esparcieron rumbo a Higüey, mientras que otros
A partir de este capítulo se expondrán informaciones obtenidas en entrevistas realizadas por el autor a distintas personalidades de Miches.
1
~ 23 ~
Miches20110317.indd 23
24/03/2011 01:20:19 p.m.
24
Ceferino Moní Reyes
optaron por quedarse y se mezclaron con la pequeña población
existente. Dos razones conllevan a pensar en la veracidad de lo
anteriormente expuesto:
1. Dentro de los primitivos pobladores se hallan apellidos
españoles como Linares y Mauricio.
2. Hace pocos años, buzos de la zona descubrieron los restos de
dos embarcaciones antiguas cercanas a nuestra costa, de las
cuales se extrajeron varios objetos coloniales, como ánforas y
grandes cantidades de azogue.
Para 1808 había un gran número de moradores dedicados a la
agricultura y crianza de animales, motivo por el que es declarado
sección de El Seibo, con el nombre de El Jovero. Según datos del
munícipe michense Lolingo Natera, en sus apuntes inéditos dejados para la historia, en dicho año vivía en una parcela, ubicada
en la parte oriental de Punta Hicaco, Miguel Febles, natural de El
Seibo, quien se enroló en el reclutamiento de hombres que hizo
el brigadier Juan Sánchez Ramírez para consumar la guerra de
la Reconquista. Esta versión de Lolingo Natera tiene base sólida,
pues la historia recoge este hecho de armas registrado en la sabana de Palo Hincado, donde Sánchez Ramírez derrotó al ejército
francés. También señala que este último iba al frente del batallón
de fusileros, y que Pedro Santana, padre de quien más tarde fue
presidente y caudillo militar dominicano, dirigía la caballería,
mientras que al mando de los macheteros y lanceros iba Miguel
Febles para cubrir la retaguardia.
División política
La común de Miches está dividida en tres secciones: El Jovero,
Las Lisas y El Morro.
La sección El Jovero es la más grande e importante. Está
integrada por los siguientes parajes: El Perro, Los Cuatro Caminos,
Miches20110317.indd 24
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Miches: historia y tradición
25
Monumento a la batalla de Palo Hincado en la sabana del mismo nombre,
en El Seibo.
El Hato, La Mina, Río Arriba, Las Cabirmas, Las Pocilgas, El
Colorado, Mosquitos, Los Guayacanes e Hicaco Blanco. También,
Los Urabos, El Guaraguao, El Cedro (distrito municipal), El Oro
y La Llovedera.
La sección Las Lisas comprende: La Majagua, (Sabana de
Nisibón), Las Lisas, Los Guineos, Guaco y La Cuchareta.
La sección El Morro está formada por: Arroyo Santiago, Tres
Palmas, Los Franceses, Los Mameyes, Manuel Chiquito (Km.
10), La Gina (distrito municipal), Monte Claro, La Culebra y
La Mirella. Cada una bajo la autoridad de un alcalde pedáneo,
nombrado por el Ayuntamiento Municipal, y asistido en cada paraje
por un ayudante de alcalde.
Nombres dados a esta villa
Hay quienes aseguran que el primitivo nombre de la comarca
fue Costa de Los Uveros, por la abundancia de estos árboles;
otros afirman que fue el Primo; mientras que algunos aducen
que fue El Jovero. En realidad existieron los tres, cada uno en
Miches20110317.indd 25
24/03/2011 01:20:19 p.m.
26
Ceferino Moní Reyes
una determinada época. Se usó el Primo en un principio debido
a que uno de los pobladores era primo hermano de una familia que vivía en El Morro y todos los domingos, los que
vivían allí, acostumbraban subir a visitar a su primo. Entonces,
se popularizó el dicho «vamos para donde el primo», y el poblado
quedó con dicho nombre.
Lolingo Natera dice en sus apuntes que para el año 1860 esta
zona ya estaba poblada con bodegas para vender comestibles
traídos por vía marítima desde Samaná. Afirma que la primera
persona que instaló una bodega fue Mercedes Robinson, procedente de la mencionada provincia; le siguieron Ramón Paredes y
Petronila Cotes. Para esa época los más reconocidos eran Miguel
Pérez Castro, Cleto de León, Isidoro Leonardo, Plácida Turbidez, Juan Paredes, Brígida Leonardo, José Rúa Soto (a) Joseillo,
Plácida Reyes y Nicolás Peralta. También vivían en El Jovero:
Gabriel Candelaria, María Hidalgo, Salustiano José, Simona
Linares, Ambrosio Amparo, Hipólita Mercedes, Iniria Miranda,
Pablo Dámaso, Pedro Crespo, Juan Bautista Mártir, Isaías Natera,
Justo José, Abad Candelaria y Silverio Berroa.
En vista de que la población de la sección había crecido, el 14
de junio de 1883,2 fue elevada a la categoría de puesto cantonal, por
decreto Núm. 2127 del entonces presidente de la República general Ulises Heureaux (a) Lilís, con el nombre de El Jovero, y dividida
en cuatro secciones: El Jovero, El Morro, Las Cuchillas y Las Lisas.
El Jovero era la sección más poblada y extensa, abarcaba
desde la colindancia del arroyo Limón Sutil, seguía todo su curso hacia arriba, en el firme de la cordillera, bajaba en línea recta
al nacimiento del río Cedro; de ahí, continuaba su curso hacia la
desembocadura en el mar, luego por la costa en dirección oeste
hasta terminar en el arroyo Limón Sutil.
La sección El Morro comprende, desde Arroyo Rico, toda la
costa en dirección este, hasta la desembocadura de arroyo Limón
Sutil, y de este punto, sigue el curso de dicho arroyo, culmina
Entrevista a Joaquín de la Cruz en 1992.
2
Miches20110317.indd 26
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Miches: historia y tradición
27
en su nacimiento y de ahí, en línea recta, continúa hacia el firme
de la cordillera Oriental, donde limita con La Isabelita de El Seibo. De este punto y en dirección oeste, sigue toda la cima de
la cordillera, llega a los linderos de la sección Maguá, de Sabana
de la Mar, baja en dirección norte, por la colindancia de dicha
sección, y finaliza en la desembocadura de Arroyo Rico.
Sección Las Lisas. La frontera se inicia al final del río Nisibón,
que limita con la provincia La Altagracia, y de ahí en dirección
oeste, sigue toda la orilla del mar hasta la desembocadura del río
El Cedro, en Caño Bonito. De ese punto, río arriba, continúa por
la cordillera y de ahí sigue el firme de la cordillera y baja por el
curso del río Nisibón, donde desemboca. La sección Las Cuchillas
fue refundida y su territorio anexado a El Morro.
División de la sección El Jovero
El 3 de febrero de 1915 el honorable Ayuntamiento de El Jovero,
dirigido por Felipe Reyes, presidente, y Elpidio Candelaria, síndico, votó una resolución mediante la cual la sección El Jovero quedaba dividida en dos: El Jovero y Altamira; según la misma dicha
sección se extendería desde su colindancia con la de El Morro, hasta la Sabana de El Hato, donde hoy está el club gallístico Horacio
Berroa, y Altamira, desde dicha sabana hasta el río Cedro. Esta
última, años después, fue refundida y su territorio volvió a formar
parte de la sección El Jovero.
Inicio de la comunicación en El Jovero
Esta sección, en principio, era una montería, por lo que, durante
muchos años, los pobladores de El Jovero vivían casi incomunicados. Los grandes sucesos que ocurrían se sabían tiempo después,
cuando el alcalde pedáneo iba a El Seibo o cualquier otra persona de la provincia. Cabe señalar que en reiteradas ocasiones la
Miches20110317.indd 27
24/03/2011 01:20:19 p.m.
28
Ceferino Moní Reyes
información se deformaba, pues era transmitida de boca en boca,
y cada quien la interpretaba de manera distinta. Por ejemplo,
cuando ocurría un cambio de gobierno de forma brusca, la información se sabía en El Jovero después de varios meses, cuando de
la ciudad regresaba alguien que vivía en El Seibo; este salía a visitar a sus amigos y compadres, y después de compartir con ellos la
habitual taza de café, encendía su cachimbo e introducía el tema
de las noticias traídas:
—¡Bueno y ahora el que está en la silla es Buenaventura!
A partir de 1883, se estableció el primer servicio de correo
con la provincia El Seibo, realizado una vez a la semana por una
persona escogida denominada el posta, a quien se le proporcionaba un arma de fuego para cuidar las correspondencias. Este
servicio, gratuito, se hacía a caballo.
En reiteradas ocasiones el posta tenía que dormir en el camino
por la crecida de los ríos o porque se le cansaba el caballo, ya que
el viaje era muy difícil a través de la cordillera y por los famosos
zanjones, que eran, como su nombre lo indica, caminos estrechos tipo zanja con dos paredes o farallones donde solo cabía un
animal, y al entrar el viajero tenía que dar voces a todo pulmón,
para anunciar su presencia, con el objetivo de que si alguien –a
caballo– venía en dirección contraria no entrara, pues no había
espacio para dar la vuelta. Este servicio de correo duró en esta
ruta hasta el año 1920, fecha en que el correo comenzó a llegar
por barco desde Samaná y Sabana de la Mar. El nuevo servicio por
mar duró hasta 1949, cuando ya se había construido la primera
carretera que comunicó con la provincia El Seibo.
El primer jefe cantonal fue Vicente Peguero (1883-1885),
le siguió Dámaso Leonardo (1885-1905), luego Esteban Reina
(1905-1907), a este último lo sustituyó Juan Francisco Peguero,
quien ejerció hasta 1908, año en que la sección es elevada a la
categoría de común, cuyo primer jefe fue Virgilio Perdomo.
Miches20110317.indd 28
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Miches: historia y tradición
29
Cambio de nombre, El Jovero por Miches
En 1908, cuando el puesto cantonal El Jovero fue elevado a la
categoría de común, se mantuvo el nombre de El Jovero, luego
en 1936, se cambió por el de Miches, mediante la ley Núm. 1181,
publicada en la Gaceta Oficial, Núm. 4956, en el mismo año, en
honor al general Eugenio Miches.
¿Quién fue Eugenio Miches?3
Este personaje nació el 13 de
noviembre de 1822, en una jurisdicción
de Hato Mayor denominada La Sierra.
Era hijo de Joaquín Miches y de Damiana Jiménez. Desde temprana edad
enfrentó la realidad de la vida, pues era
agricultor en su sitio natal. Más tarde se
trasladó a La Romana donde dirigía un
corte de madera. Desde su mocedad dio
muestras de honestidad y responsabilidad, facultades que le hicieron ganar
General Eugenio Miches.
(Foto: Revista Militar, Santo Doaprecio y respeto durante toda su vida.
mingo, febrero de 1944, p. 89).
En 1844, tras la independencia nacional, el joven Miches, que tenía 22 años de edad, ingresó al
ejército que formó el caudillo seibano Pedro Santana. Participó
en varias batallas de las guerras de independencia: El Número,
dirigida por el general Antonio Duvergé; Las Carreras, bajo las
órdenes del general Pedro Santana, y Santomé, comandada por
el general José María Cabral. Se formó como militar gracias a las
orientaciones del general Santana, quien fue su leal amigo toda
la vida. Esta amistad lo llevó a apoyarlo en su crimen lesa patria,
cuando anexó la República a España en 1861.
Entrevista a J. de la Cruz.
3
Miches20110317.indd 29
24/03/2011 01:20:19 p.m.
30
Ceferino Moní Reyes
Santana asciende a Eugenio Miches a general
Durante la gestión presidencial de Manuel Jimenes, segundo
mandatario de la nación y padre de quien más tarde fue presidente,
gran caudillo y líder del grupo de los Bolos, Juan Isidro Jimenes
Pereyra, Santana conspiró contra el gobierno y lo derrocó. Buscó
el consenso de los principales generales de la época. Por su parte el
general Antonio Duvergé le reprochó tal pretensión, tuvo el valor
de decirle: «General Santana, yo no me levanto en armas contra
un gobierno legalmente constituido». Esto dio lugar a que Santana
ordenara su prisión y posterior fusilamiento.
Santana organizó dos columnas, una comandada por él y
otra por el coronel Miches, con las que pretendía presionar
al presidente Jimenes para que renunciara.4 La tropa, leal al
gobierno, comenzó a disparar a los hombres que comandaba
el coronel Miches, y al intensificarse el fuego, este ordenó a
sus soldados contrarrestar, a pesar de que Santana le había
ordenado no disparar. Al oír Santana los disparos, mandó a
buscar al subalterno y al recriminarlo por desobedecerle, este
le respondió que no se dejaría matar.
La sinceridad y lealtad de Eugenio Miches para con Santana
fue tal, que en 1861 abrazó la causa anexionista. Cuando el marqués de Las Carreras tuvo que renunciar al mando de los ejércitos anexionistas por serios quebrantos de salud, recomendó ante
la capitanía general a Eugenio Miches para que lo sustituyera
en el mando. La capitanía general desestimó la recomendación
y nombró como sustituto al general Antonio Abad Alfau. Esto
disgustó a Santana, pues lo entendió como una desconsideración a su autoridad. Pasada la guerra de la Restauración y vuelta
la soberanía nacional el general Miches se quedó en el país.
Durante el cuarto gobierno de Báez, llamado período de los
Seis Años, por la represión militar desatada, el general Miches
fue hecho prisionero y engrillado en la torre del homenaje, hoy
Rafael Molina Morillo, Gloria y repudio. Biografía de Pedro Santana, Editora
Olimpo, Ciudad de México, 1959.
4
Miches20110317.indd 30
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Miches: historia y tradición
31
Fortaleza Ozama, donde guardó prisión por mucho tiempo.
En la vejez, fuera de la fila militar y el quehacer político, el
gobierno le asignó una pensión, que no aceptó, pues alegó que
no cobraría por los servicios prestados a su patria. Se recluyó en
la ciudad de El Seibo; allí se dedicó al comercio, y dio continuidad a las muestras de su moral y honestidad, incluso algunos
aseguran que nunca vendió cosas que fomentaran la corrupción
y la vagancia.
Al general Miches se le atribuye el hecho de haber traído a
esta región la planta del cacao, la cual no era allí conocida, y hoy
constituye uno de los rubros más importantes de la agropecuaria. Aparte del municipio, también ha sido honrado con su nombre el puente sobre el río Soco, en El Seibo, y en Hato Mayor una
calle lleva su nombre.
Miches20110317.indd 31
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Miches20110317.indd 32
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Construcción del pueblo
En virtud del decreto Núm. 2127 de 1883 surgió la necesidad
de buscar un lugar para fundar la población que ocuparía la zona
urbana; para esto se escogió desde la desembocadura del caño
Mónico en el mar, siguiendo toda la orilla hasta la desembocadura del río La Yeguada hacia arriba, hasta llegar al inicio del
camino real que se dirige a El Seibo y de dicho punto, sobre las
colinas circundantes, hasta el nacimiento del mencionado caño,
luego sigue el curso hacia abajo, hasta su desembocadura. Este
terreno pertenecía a la sección El Morro.
El 28 de noviembre de 1890 visitó el poblado Tomás Morales,
ministro de Interior y Policía, y logró que los dueños de títulos de
terrenos cedieran parte de ellos. Para este fin hicieron aportes:
Vicente Peguero, Pedro Candelaria, Pedro de la Rosa, Lorenzo
Mauricio, Ramón Paredes, Tiburcio Reyes y Manuel Turbidez.1
El 1 de diciembre de 1890 fue instrumentada un acta notarial
por el alcalde en la provincia El Seibo, que decía que cada una
de las personas que cedieron sus títulos quedaban como dueños
legítimos de un solar, libre de todo impuesto o derecho comunal.
La primera calle construida se llamó La Marina, hoy Duarte,
trazada a orillas del mar. Años más tarde se construyó la segunda,
Datos de Lolingo Natera, 1981.
1
~ 33 ~
Miches20110317.indd 33
24/03/2011 01:20:19 p.m.
34
Ceferino Moní Reyes
paralela a La Marina, y orientada igual, de Este a Oeste, se llama, actualmente, San Antonio. Según datos de Lolingo Natera,
en principio a la Duarte se le llamaba Venezuela, esto porque
en ella tenía su bohío un señor venezolano llamado Pancho Rodríguez; se extendía desde la plaza de armas y la iglesia, hasta el
río La Yeguada; más tarde se le dio el nombre del santo patrón,
san Antonio de Padua. La tercera fue la Mercado, orientada
en la misma dirección, hoy llamada Gastón Fernando Deligne,
en honor al más original de nuestros poetas, el petromacorisano
autor de Galaripsos. La cuarta fue la Mella, también de Este a
Oeste, llamada originalmente Pajarito.
Después de las principales se construyeron las calles transversales, orientadas de norte a sur. Estas fueron: 16 de Agosto,
en honor a la fecha en que se llevó a cabo la Guerra de la Restauración; Miguel Pérez, en homenaje a un destacado munícipe que se distinguió como líder del pueblo; General Santana,
por el primer presidente de nuestro país y gran adalid de la
guerra de independencia; La Paz, que luego se le llamó John F.
Kennedy, más tarde se le cambió por el de Rosa Julia de León,
una munícipe que plasmó su nombre en la historia local; Progreso, que después pasó a llamarse Aniceto Cedeño, quien fue
el que trazó la trocha para la primera vía que comunicó dicho
pueblo, la carretera Miches-El Seibo; Palo Hincado, en conmemoración a la batalla en El Seibo; 26 de Febrero, cuyo nombre
fue cambiado por Dionisio de la Cruz, tronco de una familia
importante en Miches.
Construcción de carreteras
Primera carretera: Miches-El Seibo
Todavía para 1940 la única vía de comunicación entre este poblado y la ciudad de Santa Cruz de El Seibo era el camino real
por la loma a través de los famosos zanjones. Era muy escabroso, pues había que dar más de diez pasos en el río La Yeguada,
Miches20110317.indd 34
24/03/2011 01:20:19 p.m.
Miches: historia y tradición
35
y cuando este crecía, quedaba interrumpido. La ciudad anhelaba
una carretera que comunicara con la cabecera de la provincia;
pero se consideraba imposible por los innumerables precipicios
que existían debido a lo accidentado del terrero en la cordillera
Oriental. La situación comenzó a tornarse esperanzadora cuando
Cedeño (a) Pompo dijo que se comprometía a trazar una trocha
por la cordillera sin tener que construir un solo puente hasta Pedro
Sánchez. Aniceto Cedeño era un experto monteador, había «peinado» en innumerables ocasiones esa cordillera palmo a palmo,
y la conocía igual que la cocina de su casa. Las cosas comenzaron
a tomar carácter cuando Antonio Ramírez, gobernador provincial, visitó esta común y al enterarse de lo que decía Aniceto Cedeño, se puso en contacto, y le reiteró el compromiso de trazar
la trocha entre todos los derriscos, ríos, arroyos y cañadas, sin tener que construir puente alguno hasta no llegar al arroyo Cocuyo
de Pedro Sánchez. Todo se llevó a la práctica, y Aniceto Cedeño
cumplió su promesa.2 Para la construcción de la carretera no se
utilizaron maquinarias, solo picos, palas y dinamita.
El presidente Trujillo ordenó traer hombres desocupados de
las distintas regiones para construir la vía, la cual fue terminada
en 1948. Aniceto Cedeño no tuvo la oportunidad de ver dicha
obra concluida, murió el 10 de febrero de 1943. Hoy una calle
de este pueblo lleva merecidamente su nombre, como ya mencionamos. Finalizada la obra, el primer vehículo que transitó fue
un carro traído por Generoso Fernández, la población se lanzó a
las calles a observar lo nunca visto.
La construcción de todas estas calles fue obra del jefe cantonal
Isaías Natera.
Carretera Miches-Higüey
En el 1954 se inician los estudios de la carretera Miches-Higüey.
Dicha carretera se extendía desde Higüey hasta el paraje La Cruz
Entrevista a Nicolás Seguié Kair en 1991.
2
Miches20110317.indd 35
24/03/2011 01:20:20 p.m.
36
Ceferino Moní Reyes
del Isleño. El estudio fue hecho por el topógrafo Pedro Lino
Tió. La construcción, que estuvo a cargo del ingeniero Álvaro
Delgado Conde, se convirtió en una diversión para la mayoría de
la población, pues no estaban acostumbrados a ver en función
tantos tipos de maquinaria pesada como las que se utilizaron en
esta obra. El pueblo se daba cita de una manera casi masiva, a ver
cómo los tractores rompían lomas y derribaban enormes árboles. La construcción terminó en 1957.
En 1957 fue instalada la primera bomba de gasolina, por
Martín Flaquer. La misma funcionaba en la calle Miguel Pérez,
y era atendida por Dámaso Mota Mazara. En este mismo año llegó la primera televisión, que fue traída por Marcial Suárez. Este
aparato causó gran ansiedad entre algunos pobladores, especialmente en los chicos, pues querían divertirse al ver las imágenes
en la pantalla, pero Marcial Suárez no permitía a nadie saciar su
anhelo, inclusive, cuando la iba a encender, cerraba las persianas.
Los chicos pudieron estar frente a un televisor, más tarde, cuando
Julio Pérez Fuente (a) Julito compró uno, y su esposa, Reina Aquino, les permitía todas las primas noches entrar a verla.
Carretera Miches-Sabana de la Mar
En 1972 terminó la construcción de la carretera que une
este municipio con Sabana de la Mar. La obra, realizada por la
constructora Dolarca, de Carlos R. Domínguez, estuvo dirigida
por el ingeniero Julio Yinax. En su etapa final, para depositar y
preparar la mezcla del material para asfaltar la carretera, se tomó
como punto un gran predio de terreno en la salida de Miches
hacia Sabana de la Mar. Allí se preparó todo el asfalto de esta
carretera. Al terminarse la obra la gente comenzó a construir
casas en todo el entorno, hasta poblar el sector barrial, y de ahí
le quedó el nombre de El Asfalto.
La construcción de esta vía coincidió con la entrada de la
Corporación Dominicana de Electricidad; dos aspectos muy importantes hacia el desarrollo, sobre todo la energía eléctrica que,
Miches20110317.indd 36
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
37
como se explicó en un capítulo anterior, era suministrada por
una planta del Ayuntamiento, y el servicio se ofrecía de seis de la
tarde a once de la noche.
La carretera también fue muy significativa, además de comunicar a la ciudad con todos los poblados vecinos, desarrolló el
paraje La Gina, con gran potencial arrocero.
Transporte
Transporte en la década de 1950
A principios de la década de los 50 solo había una carretera,
la que comunicaba con El Seibo. Existía un único medio de
transporte, una guagua que viajaba todos los días, propiedad
de quien la conducía, Julito Pérez Fuente. «La reina de la cordillera», como le llamaban, salía a las cinco de la mañana a recoger
casa por casa a todo el que iba a viajar; al que no estaba listo a
dicha hora, el conductor, con voz ronca, le decía: «se quedó para
mañana». De regreso los pasajeros se reunían en el parque de
El Seibo a esperar que pasara la guagua; muchos se acostaban
en los bancos, dormían y roncaban a todo vapor debajo de los
árboles, mientras que el chofer, después de almorzar, se acostaba
a dormir la siesta. Todos se adaptaban.
Durante el día los chicos pasaban largos ratos en la calle: jugaban pelota, bolas, trompos, etc. Al caer la tarde se oía alguna
madre decir: «¡muchachos quítense de la calle, que ya la guagua
de Julito está al entrar!».
El transporte en las últimas décadas
Al desarrollarse la población de Miches, fueron construidas
las carreteras Miches-Higüey y Miches-Sabana de la Mar, por lo
que el transporte tomó nuevos giros. Muchos jóvenes aprendieron a manejar, y varios establecieron rutas de Miches hasta Santo Domingo. Entre estos figuraban: Ramoncito Berroa, Bartolo
Miches20110317.indd 37
24/03/2011 01:20:20 p.m.
38
Ceferino Moní Reyes
Amparo, Gerardo Páez (a) Niño el Mocho, Jesuito Rodríguez,
Antonio Amado, Papilín y Secundino Bermúdez. Viajaban en
carros Chevrolet Impala, con capacidad para seis pasajeros. Partían a las tres de la madrugada y regresaban al caer la tarde. El
pasaje costaba RD$3.00.
A mediados de la década de los 70, se introdujo un gran ómnibus de la línea La Experiencia, que cobraba de Miches-Santo
Domingo RD$1.50 por pasajero. Esto obligó a cambiar el tipo de
vehículo. Los carros fueron sustituidos por guaguas con capacidad para 30 personas. Figuraban: José Adames, Chichí Colonia,
Wáscar y Manolo Rodríguez. Con la entrada de estas guaguas, el
transporte comenzó a tener algunos inconvenientes, que muchas
veces ponían en peligro la seguridad física de los pasajeros, ya que
estas guaguas salían a la misma hora hacia Santo Domingo y por
el camino se producían manejos temerarios, porque los choferes
de disputaban los pasajeros. La solución se registró en 1990, cuando un grupo de choferes fundaron el Sindicato de Transporte
Miches-Santo Domingo (Sitramiches);3 el primer líder fue Marciano Segundo Peña, apoyado por César Santana (a) Tabaquito,
Manolo Mieses y Máximo Castillo. El primer secretario general
fue Marciano Segundo Peña, quien cubría la ruta junto a Manolo Saoco, Freddy Amparo, Daniel Hernández, Manolo Mieses y
Manolo Rodríguez.
Actualmente, Sitramiches posee unidades de transporte
para cubrir dos rutas: Miches-Santo Domingo y viceversa por las
carreteras de El Seibo y Sabana de la Mar. Su servicio de salida
es desde las cinco de la mañana hasta las dos de la tarde, desde
Miches, y de Santo Domingo a Miches, desde las nueve de la
mañana hasta las cinco y media de la tarde. Uno de los beneficios ofrecidos por Sitramiches es la extensión del horario
de salida desde Santo Domingo hacia Miches hasta las cinco y
media de la tarde, pues esto le permite al pasajero hacer sus
diligencias en la capital y poder regresar el mismo día.
Entrevista a Marciano Segundo Peña en 2004.
3
Miches20110317.indd 38
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
39
Navegación4
Antes de 1948, año en que se terminó de construir la
primera carretera que comunica con la cabecera de provincia,
la comunicación se hacía por vía marítima. Con esta modalidad se sostenía el intercambio comercial, se exportaban a
puertos extranjeros (Curazao y Venezuela) productos locales,
tales como: coco, cacao, maíz, café, etc. Motivados por esta
actividad comercial se construyeron muchos barcos; los más
notables eran: La Libanesa, de Nassin Nader, goleta de dos mástiles capitaneada por el experto navegante Pedro Páez, que
viajaba a muchos países a llevar productos agrícolas; el Nuevo Amparo, de Hungría Amparo; Goleta Coplín y el San Miguel,
de Miguel Álvarez; La Regina, de José Coplín; el Virgen María
y el Trinitario, de Andrés Amparo, y el Amparito, de Pedrito
Amparo. En el arte de construir estos barcos se distinguieron significativamente: José Rúa, Manuel y Hungría Amparo.
La actividad comercial a través de la navegación hizo destacar a muchos jóvenes, que llegaron a convertirse en expertos
navegantes, entre ellos se destacan: Cleto de León (a) Quitín, Pedro Páez, Alejandro Jiménez (a) Tinito o don Tino,
Clemente José, Quinilio de Aza, Andrés Evangelista (a) Andrés Marquito, Carlos Amparo, Eugenio de la Cruz (a) Jeño,
Antonio Reyes, Juan Ramón Heureaux; también los hermanos
Virgilio, Juan y Olivo Chencho, Tilo Ramírez, Banjelo Berroa,
Juan Julio de la Cruz y Timoteo Peguero (a) El Brujo.
Primeros pasos hacia el desarrollo5
En 1944 se construyó un muelle, ubicado frente al cuartel
del ejército, donde termina la calle Rosa Julia de León; ya no
Entrevista a Alejandro Jiménez (a) don Tino o Tinito en 1992.
Entrevista a Aquilino Candelaria en 1992.
4
5
Miches20110317.indd 39
24/03/2011 01:20:20 p.m.
40
Ceferino Moní Reyes
existe, se destruyó. En este mismo año, se fundó el Casino 24
de Octubre; la directiva quedó integrada por un presidente
de honor, Rafael Leonidas Trujillo; un presidente del centro,
Domingo Martínez; un primer vicepresidente, José Joaquín de
la Cruz; un segundo vicepresidente, Virgilio Leonardo; un tesorero, Juan Kair; un secretario, Salomón Seguié, y un vocal,
Lolingo Natera.
En 1947 llegó a Miches la primera planta eléctrica; el
síndico era Francisco Prats Johnson. El primer encargado fue
el sabanalamarino Rubén Calcaño. En ese mismo año, Miches,
que tenía alrededor de 60 años sin ser visitada por ningún
mandatario,6 recibió la visita del presidente Trujillo. Llegó por
mar, y tres barcos de la Marina de Guerra formaban su séquito:
La Corbeta 101 y dos guardacostas. Fue recibido en el muelle
con las notas del Himno Nacional, interpretado por la banda
de música, y allí le esperaron los moradores para saludarle.7
Llegó con su guardaespaldas, el general Felipe Ciprián (a)
Larguito, su hombre de confianza.
Se le hizo una fiesta en el Casino 24 de Octubre, lugar en
donde Trujillo repartió dinero a los michenses. Hubo gran regocijo para el poblado y para Trujillo, quien le dijo a Larguito
que se sentía como en casa. Dos munícipes, con quienes sostuvo relaciones afectuosas cuando fue comandante en El Seibo,
Elpidio Candelaria y Guillermo Hernández, pasaron toda la
fiesta a su lado.
En esta visita, ocurrió algo inquietante, mas nadie indagó.
Le prepararon una silla acojinada, sin embargo se sentó en otra
cualquiera. Alta precaución, no era «manso», no confiaba en nadie; solo dos personas gozaron de tal privilegio: el general Larguito y su hermano menor, Héctor Bienvenido Trujillo.
En 1890 estuvo de visita el dictador Ulises Heureaux (a) Lilís.
Entrevista a N. Seguié Kair.
6
7
Miches20110317.indd 40
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
41
Obras importantes
En 1948 se inauguró la primera carretera que comunica
a Miches con la ciudad de Santa Cruz de El Seibo.
Durante la década de los 50 se construyeron algunas obras.
En 1951 se construyó el acueducto, otra obra de capital importancia. Los primeros empleados fueron: Aquilino Candelaria
(administrador), Francisco Livio de León (auxiliar), Generoso
Fernández (jefe de bombas), Juan Morales (ayudante) y Carlos
Arriaga (a) Papín (plomero). También en dicho año se fundó la
primera biblioteca. Para 1954 se erigió la nueva parroquia San
Antonio de Padua, edificada por el ingeniero Mondesí. En 1955
se inauguró la planta física de la Escuela Primaria Lucas Gibbes.
Anterior a ello las clases eran impartidas en algunas casas de la
calle Duarte. Una tarde ocurrió un pequeño incidente: una viga
se desprendió y le cayó encima a un alumno, le propinó severos golpes. Esto provocó que Trujillo ordenara la construcción
inmediata al ingeniero Mondesí, que también había construido
la parroquia. Hasta hace poco todavía existía el edificio, pero
fue remodelado; ahora funciona allí la Escuela Vocacional de las
Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. El parque municipal fue
inaugurado en 1958.
En 1974 fue remodelada la Escuela Primaria Lucas Gibbes,
se construyó un edificio de 24 aulas; la dirección de la misma
estuvo a cargo de Marianela de la Cruz. Recientemente fue
demolida para construir un nuevo edificio de dos niveles.
Cabe señalar que Lucas Tomás Gibbes (1868-1929) fue uno
de los seis primeros maestros normales del país, que se graduaron el 28 de septiembre del 1884 en la Escuela Normal de Santo
Domingo, dirigida por el extraordinario educador Eugenio María
de Hostos. Laboró en el país hasta que se fue a vivir en Francia a finales del siglo xix. De Gibbes dice Rufino Martínez lo siguiente: «Decidió quedarse en aquel país hasta el fin de sus días.
Miches20110317.indd 41
24/03/2011 01:20:20 p.m.
42
Ceferino Moní Reyes
Residía en París y su principal ocupación intelectual fue servir de
traductor a casas editoras».8
Lucas T. Gibbes tradujo, entre otras obras, Compendio de historia
general, de Gustav Ducoudray, que «en 1943 acumulaba 14 ediciones a cargo de Hachette, Buenos Aires, utilizadas en las escuelas
secundarias de Dominicana y Costa Rica».9
Recursos naturales y conservación
del medio ambiente
Durante muchos años este pueblo conservó sus recursos
naturales, pues su flora y fauna fueron utilizadas con sensatez.
Esta precaución mantuvo al pueblo en abundancia de todos sus
recursos. Todo continuó hasta la década del 70, cuando se albergaron inmigrantes procedentes de la región del Cibao, y de la
vecina provincia de Samaná en busca de medios de vida, ya que
su región había sido explotada y la vida se les hacía muy difícil.
Al ser Samaná polo turístico y arrancar con todo el vigor hacia
su desarrollo, una gran cantidad de familias de escasos recursos,
emigraron a esta hospitalaria ciudad, donde existía una cantidad
de recursos naturales exuberantes. Poblaron los barrios: El Asfalto, La Javilla, Miramar y Los Franceses. Fueron motivo de depredación, tanto terrestre como de los fondos marinos, con el uso
de chinchorros de arrastre que no se ajustaban a lo establecido
por la ley: cinco centímetros de malla, medidas nunca cumplidas, y al hacer sus lances atraían a la orilla millares de pececillos
no aptos para el consumo, que morían en la playa. Los cangrejos
desaparecieron, por su captura indiscriminada. Las langostas, jaibas y camarones se han extinguido por la práctica de verter tóxicos en las aguas. Todos estos son considerados actos criminales
contra la naturaleza.
José del Castillo, «El discipulado ilustrado», Diario Libre, 12 de septiembre de
2009.
9
Ibídem.
8
Miches20110317.indd 42
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
43
Explotación de la mina de oro10
A principio de la década del 40 aparecieron pequeñas porciones
de oro más allá de la Sabanita de El Hato. Llegaron personas de
las secciones: Altamira, Las Lisas, etc., a buscar el oro que afloró,
y formaron un pequeño batey en la Sabana de El Hato. Exploraron arroyos y cañadas. Se propagó la voz, y al llegar personas de
todos los puntos del país, mientras el metal aparecía en grandes
cantidades, fue tan grande la aglomeración que dormían a la
intemperie por falta de techo y todos andaban con una yagua o
hamaca, para durante la noche guarecerse debajo de los árboles
o dentro de los hoyos mineros. Se extrajo gran cantidad de los
arroyos Saltaneja, Colorado, Mata Puerco, Tres Ceibas, etc.
Los mineros cavaban profundos hoyos, subían la tierra en
sacos por medio de poleas, luego la llevaban a los arroyos para
lavarla en unas bateas especiales. Al lavar la tierra, la disolvían a
fuerza de estrujarla con las manos, al hacer esto quedaban solo
las partículas sólidas: piedra, cuarzo y oro. Luego procedían a un
movimiento circular, que expulsaba las piedras por la borda, y
como el oro pesa más, se mantenía en el fondo.
Otros métodos eran: la cantera, que consistía en hacer una
fosa honda y ancha a la orilla del arroyo o cañada, de menos
profundidad que los del monte; la rechapea, que era el mecanismo de buscar el mineral a flor de tierra en los potreros y sabanas, para lo que se hacían pequeñas lagunetas, y el cañoneo
con el que se extraía material del cañón del río o arroyo que
arrastraban (aluvión) para lavarlo, era el más sencillo y menos
trabajoso.
Lo más difícil y peligroso era buscar a gran profundidad;
los mineros cavaban hoyos de hasta 60 pies, y cuando lo hacían
en dirección horizontal, lo que denominaban vena de oro, formaban una especie de túnel. Esto conllevaba mucho trabajo y
era muy peligroso, ocurrieron derrumbes y muchos perdieron
Entrevista a Tomás Rúa en 1997.
10
Miches20110317.indd 43
24/03/2011 01:20:20 p.m.
44
Ceferino Moní Reyes
la vida al quedar sepultados, ya que, atraídos por la abundancia
del mineral, prolongaban los túneles a grandes longitudes donde, inclusive, tenían que encender velas.
La gran explotación de oro en la mina se hizo eco a nivel nacional, y afluyeron personas de todos los lugares y capas sociales;
llegaban en calidad de mineros, de vendedores ambulantes, a instalar negocios de comestibles, expendios de bebidas, bares, picó,
etc., prostitutas de todos los lugares hicieron su aparición. Fue tal
la aglomeración de gente, de todos los estratos, que rápidamente
comenzaron los robos, pleitos, discordias y todo tipo de vicios.
El gobierno de Trujillo comisionó al coronel Cocco para
que instalara un cuartel del Ejército Nacional y se encargara de
controlar el negocio de la compra; ordenó que el mínimo gramo fuese vendido al gobierno. Se instaló un cuartel con quince
efectivos militares, comandados por el teniente Ulises del Orbe,
y se nombraron doce inspectores, que tenían a su cargo velar
para que ni una «pepita» fuera sacada de manera clandestina. El
teniente del Orbe desató una presión irresistible contra los mineros. Estableció una oficina para la compra en La Sabanita de
El Hato, y todo el que salía era sometido a un serio registro y si
le encontraban oro se le apresaba y golpeaba brutalmente. Este
teniente estafaba a los mineros en la compra, pagaba por debajo
del precio establecido; al pesarlo, también los engañaba, le cantaba una cantidad menor a la real. Quiso enriquecerse al vapor,
prohibió cocinar con leña, solo con carbón, y para esto tenía una
cantidad de presos que hacían hornos, los cuales eran vendidos
para su beneficio. A diario se escenificaban «pelas», pues cuando
un minero iba a vender su producto y reclamaba ante el abuso
del cual era objeto, se lo llevaban preso y lo azotaban. Nadie se
atrevía a denunciar estos desmanes.
Durante esta explotación aurífera, el Gobierno se fortaleció
económicamente de una manera colosal.
Miches20110317.indd 44
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
45
Actividad pesquera11
Como dijimos al principio de esta obra, Miches es un pueblo
eminentemente pesquero. La riqueza de su fauna marina se debe
a que está incrustada en la bahía de Samaná, que es uno de los
grandes criaderos de peces del país.
La pesca data de épocas remotas, recordemos que fue uno de
los factores principales para atraer a los primeros pobladores. En
sus inicios se desarrollaba de manera rústica, desde la orilla, con
cordeles, tarrayas, o subidos en los farallones, todo en la costa.
Una vez implementadas las embarcaciones, construidas de troncos de Ceiba y Javilla, comenzaron a introducirse mar adentro
para llegar a los bajos de piedra; además utilizaron la nasa y el
curricán.
La nasa es un artificio construido de la corteza de la caña
de bambú o de alambre de malla con una o dos bocas, adaptadas en forma tal que una vez dentro no hay forma de salir,
debido a su estructura arqueada hacia abajo. Es fondeada en el
mar y está sujeta de una soga que contiene un objeto flotante
que sirve de boya, para su ubicación. En este tipo de pesca se
capturan distintas especies: cojinúa, mero, bocayate, colorado,
pargo, capitán, etc. El curricán es embarcado, principalmente
en los torneos. Consiste en echar al agua, con la embarcación
a toda marcha, cordeles de nailon o de alambre con chapas,
o trampolín que simulan ser un pequeño pez. Estos artificios
poseen uno o varios anzuelos y cuando el pez tira de él, queda
clavado. Se capturan carites, atún, marlin, etc.
Otro tipo de pesca muy usada era el chinchorro lanzado desde
la orilla, para el que se utilizaba una red, tejida de nailon,
provista de pesados plomos en la parte inferior que rozaba con
el fondo, y en su extremo superior, que debe mantenerse a flota, está provisto de boyas. Esta red cubría un área determinada, según su tamaño, y luego una grupo de hombres la halaba
Entrevista a A. Jiménez.
11
Miches20110317.indd 45
24/03/2011 01:20:20 p.m.
46
Ceferino Moní Reyes
por las puntas, y todo pez que se encontrara en el perímetro
quedaba atrapado.
Los chinchorros de arrastre son muy efectivos, por lo que
deben ceñirse a la ley, que regula el tamaño de mallas (mínimo,
cinco centímetros de ancho) para que los peces pequeños, no
aptos para el consumo, puedan salir. Los chinchorros son depredadores de los fondos marinos, por lo que hay que utilizarlos
con apego estricto a las normas.
Durante mucho tiempo el pescador de Miches vivió en la miseria, pues no existía un mercado para vender sus productos, y
el consumo local no podía asimilarlo todo; es decir, la oferta era
mucho mayor que la demanda.
Al llegar con su producto, tocaban un fututo. Para hacer este
instrumento se perforaba la concha de un lambí, molusco abundante en la zona. El sonido era la señal de que había llegado el
pescado. Para esa época se construyeron muchos barcos veleros
de buen tamaño, que le permitieron adentrarse más en el mar
hasta llegar a los fondos de pesca, como: el Moledero, Bajo Prieto, Bajo de Punta Gorda, Bajo de Limón, Bajo de Montaña, el
Escobar, el Banco de Navidad, Desecheo, etc. Miches tenía una
flotilla de barcos veleros, entre ellos: La Lola, de Cesáreo Severino; Amparito, de Pedrito Amparo; La Felipa, de Manuel Amparo; El Águila, de Miguel de León (a) Guelito; El Mago de Oriente,
de Quinilio de Aza; La Petronila, de Hungría Amparo; Iris María
y Doris Altagracia, ambos de Geraldo Santana. También el Nellys
María, de Quico Amparo; Dios Delante, de Juan Chencho; Sobre el
Mar, de Tinito Jiménez; Rhode Merka, de Rafael Amparo; San José,
de José Rúa, y Sobre las Olas, de Cleto de León (a) Quitín.
La pescadería comenzó a tomar auge, se instalaron centros de
compra de pescado, provistos de freezers y plantas eléctricas para
exportarlos a la capital. El primer centro de compra equipado
fue instalado por el pastor de la Asamblea de Dios, Santiago Rivas, a principio de la década de los 50. Luego le siguieron Ernesto
Brito, Tomaza Rijo e Ivelisse y Quico Amparo. También la Marina
de Guerra tenía una pescadería, e introdujo varios barcos veleros
Miches20110317.indd 46
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
47
de gran tamaño, todos con nombres de los accidentes geográficos de nuestra isla, Punta Cana, Punta Espada, Punta Presidente y
otros. Estos barcos fueron entregados a expertos marineros para
que pescaran, con el solo compromiso de venderle el producto
al puesto militar.
Entrada la década de los 60, la pescadería tomó un nuevo
giro, que le permitió al pescador desarrollarse en conocimientos y técnicas. Primero fue la llegada de tres japoneses, pertenecientes a un grupo auspiciado por el Instituto Dominicano
de Crédito Cooperativo (idecoop), diseminados por algunos
pueblos pesqueros para instruir a los pescadores. Con ellos se
aprendió la pesca submarina y la de luz. Esta última consistía
en introducir una bombilla eléctrica en el agua, alimentada por
una batería. A esta luz vienen muchas larvas y atraídos por ellas
llegan pececillos tales como sardinas, chicharros, pez volador y
un molusco marino llamado calamar. Detrás de estos se aproxima: carite, jurel, cojinúa y otros de fondo, como la colirrubia,
pargo, sama, etc.
Otro gran paso de avance fue la llegada de Ernesto Brito.
Instaló una pescadería y trajo una flotilla de barcos veleros,
con un personal que poseía un amplio conocimiento y técnicas pesqueras aún desconocidas. Con ellos se conocieron ciertas especies, tales como: chillo, boral y la negra, que habitan en
grandes profundidades; en su captura se distinguieron los munícipes Lolan, Dominguito, Amado, Valdemiro y Freddy. Después de todas estas innovaciones, conocidas por el pescador,
se fundó una cooperativa pesquera auspiciada por el Instituto
de Desarrollo y Crédito Cooperativo (idecoop), se introdujeron modernos barcos con máquina de centro y se sustituyeron
todos los veleros pequeños con motores fuera de borda. Esta
cooperativa, llamada Lorenzo de la Rosa, en honor a un pescador que se había ahogado, pronto comenzó a ir de mal
en peor, pues algunos de los que la dirigían no tenían conocimientos al respecto, ni siquiera eran pescadores, por ende
no les importaba el fracaso de la misma. El mal manejo ligado
Miches20110317.indd 47
24/03/2011 01:20:20 p.m.
48
Ceferino Moní Reyes
al usufructo comenzó a disgustar a los pescadores, por lo que
buscaron nuevo rumbo, y los que no tenían recursos para
adquirir un barco equipado, tuvieron que alojarse a la sombra
de patronos, que instalaron nuevos puestos de pescadería, entre ellos: Pedro Amparo (a) Bolo y Luis Polanco, este último,
con una gran flota, que mantuvo en actividad una cantidad
considerable de pescadores, razón por la que ha constituido
un imperio de la pescadería; hombre de una postura vertical,
de firmeza y templanza, respaldada por su gran capacidad de
trabajo, se hizo sentir en los ámbitos de la pesca.
Actualmente la señora Dinorah Peralta (esposa de Julio
Capitán) marcha a la vanguardia con una gran pescadería.
Riqueza agropecuaria
Miches es un municipio eminentemente ganadero y agrícola,
posee una gran producción de coco, cacao y frutos menores, como:
arroz, yautía y ñame, en sus tres variedades, amarillo, cubano y
mina. La producción de coco, ocupa el segundo lugar a nivel nacional, precedido de Samaná. Las fincas cocoteras más notables pertenecen a las sucesiones: Suárez, Poueriet, Flaquer, Tomás Rodríguez
y Joaquín de la Cruz.12 La cosecha de cacao marcha a la vanguardia
en la región oriental, del cual se poseen las más grandes fincas: sucesiones Pipí Peralta, Leopoldo de la Cruz y Juanico de la Cruz. La
producción arrocera ocupa el primer lugar en la zona. La exuberante producción es favorecida debido a que posee gran parte de la
llanura cenagosa que se extiende por todo el litoral, desde Cañita
hasta Nisibón, que son terrenos apropiados para el cultivo de este
cereal. Hay cuatro grandes proyectos arroceros: Nisibón, con un
área de 25,000 tareas; El Cedro, con 13,000; La Gina, con 11,000,
y La Mina, con 3,600. En estos proyectos se han instalado quince
factorías y molinos.
Entrevista a Man Jiménez en 1995.
12
Miches20110317.indd 48
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
49
En el renglón ganadero existen muchos hatos con una
variedad de ganado lechero y de cría. Los principales hatos ganaderos son propiedad de Beremundo Quiñones, Chichí de la
Cruz, y las familias Jiménez, Garrido y Ramón Peralta.
Otra área de gran importancia es la pesca. Su producción
es muy notable, ya que se lleva a cabo al borde de la bahía de
Samaná, que constituye uno de los mayores criaderos de peces a
nivel nacional. La tecnificación de la pesca, así como las buenas
embarcaciones, les permiten llegar hasta otros grandes criaderos
como: El Banco de Navidad, los bajos: Desecheo, Montaña, Prieto,
Limón, entre otros.
Corporación Dominicana
de Electricidad en Miches
En 1971 se instaló la Corporación Dominicana de Electricidad
en Miches, lo que significó un gran paso de avance. En el entendido que el servicio eléctrico era solo nocturno, ofrecido por una
planta eléctrica del Ayuntamiento, desde las seis de la tarde hasta
las once de la noche; los propietarios de negocios de bebidas y
pescaderías se veían precisados a comprar plantas eléctricas.
Educación
Orígenes
Se presume que la educación inició en Miches con la llegada
de una joven maestra, proveniente de Sabana de la Mar, traída por
algunas familias pudientes para que diera clases particulares a sus
hijos.
La educación se empezó a fortalecer en 1890, cuando,
según Lolingo Natera, llegó por la zona un señor de nacionalidad
norteamericana llamado William Mallace, quien hablaba bien el
Miches20110317.indd 49
24/03/2011 01:20:20 p.m.
50
Ceferino Moní Reyes
español y poseía muchos conocimientos; moraba en el paraje
El Perro, en casa de Francisco Bastardo. Tan pronto como las
personas se enteraron de su existencia y de los conocimientos
que poseía, se pusieron en contacto con él y lograron que residiera en la población con el compromiso de que asumiera el
cargo de maestro. Así se creó la primera escuela. Los gastos fueron cubiertos por los moradores y se permitió la entrada a todos,
fueran o no hijos de padres pudientes. Los primeros alumnos
en matricularse fueron: Miguelito Pérez, Alfredo Simó, Timoteo
Peguero, Gregorio Robinson, Juanico Reyes, Anisia Mártir, Severiano Peralta y Lolingo Natera.
En 1904 murió el profesor Mallace, le sustituyó Ofelia Rodríguez, hasta el 1914, fecha en que el gobierno nombró como
maestro a Carlos Porfirio Febles, quien vino desde El Seibo.
Sembró la semilla musical en Miches, pues poseía un amplio
conocimiento de la música y se dedicó a dar clases a los jóvenes de la época. En esta disciplina se distinguieron: Chelo de
León, Publio Santana y Felipe Moya. Creó mucho entusiasmo, y
en 1917 se nombró un maestro de música, Teófilo Geraldino.13
Después de Carlos Porfirio Febles, siguieron: Flora Fernández,
Moreno Rodríguez y Clodomiro Santín Guerrero; todos llegaron
provenientes de El Seibo y Samaná, a excepción de Flora Fernández, que llegó de Puerto Rico a finales del siglo xviii.
Desarrollo
A medida que esta común se desarrollaba y surgían diversos
parajes, comenzaron a crearse escuelas de emergencia en los principales sectores, tales como Las Lisas, Las Cabirmas y Altamira;
ubicadas en los predios de Hicaco Blanco, a ellas asistían los alumnos de Los Urabos y El Guaraguao. Cuando la sección Altamira
fue refundida y su territorio anexado a la sección El Jovero,
se le comenzó a llamar Hicaco Blanco.
Entrevista a J. de la Cruz.
13
Miches20110317.indd 50
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
51
Durante muchos años la educación funcionó sin autoridad
visible, pues cada maestro era también director de su escuela.
La autoridad inmediata de esta común era el intendente de educación con asiento en San Pedro de Macorís, quien visitaba una
vez al año, pues no había carretera y tenía que transportarse a
lomo de caballo a través de la cordillera. Pese a todas estas dificultades, la educación se desenvolvió de manera aceptable, pues
en la zona urbana estaba el director sin docencia, encargado de
estas escuelas, además los demás directores de las escuelas mostraban empeño y respaldaban a los maestros de las comunidades rurales, les ayudaban con asesoramiento en la solución de
problemas. Entre los directores cabe destacar a Julia Rodríguez,
Clodomiro Santín y Cristino Leonardo.
A principio de la década de los 50, se habían creado escuelas de emergencia en los parajes: El Perro, El Hato, Los Urabos,
El Guaraguao, Guaco, Las Lisas, Nisibón, los Mosquitos, Río
Arriba, Las Cabirmas, Las Pocilgas, El Oro, La Llovedera, Los
Mameyes, Monte Claro, Manuel Chiquito (Km. 10), los Haitiles, Tres Palmas y Arroyo Santiago. Se creó el distrito escolar
Núm. 44, cuyo primer inspector fue Emiliano Gómez Cruz; luego le siguieron: Levi Germosén, Fabio Sánchez Ruiz, Rómulo
Devers, Antonio Acosta Marmolejos, Ernesto Cabrera Durán,
Cristino Leonardo, Guillermo Antonio Espinal, Luis Eugenio
Cruz Mena, Juan María Estévez, Carlos Cabral Méndez y Beda
René González.
Pese a todos estos esfuerzos, la educación se mantuvo frenada
por muchos años, pues solo llegaba hasta el octavo grado y únicamente los hijos de algunas familias podían seguir hasta hacerse bachilleres; tenían que trasladarse a El Seibo o Samaná. Esto
duró hasta mediados de la década de los 60, cuando se fundó
el primer liceo secundario, gracias al esfuerzo del cura párroco
Daniel McNeil, personaje que desarrolló una labor tan fructífera
que su nombre ha quedado plasmado imperecederamente en el
recuerdo de todos los michenses.
Miches20110317.indd 51
24/03/2011 01:20:20 p.m.
52
Ceferino Moní Reyes
Escuela Vocacional de las Fuerzas Armadas
y Policía Nacional
El 26 de junio de 1975 se fundó la Escuela Vocacional de
las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, a solicitud de Ramón
García (a) Chito al entonces presidente de la República, Joaquín
Balaguer. El primer director fue el propio Ramón García, inició con los cursos de corte y costura, ebanistería y albañilería.
Los primeros profesores fueron: Mignolia Rúa y un señor de
Sabana de la Mar, de apellido Calcaño. Al año siguiente, se celebró la primera graduación en la que se invistieron: Eneida
Santana de Seguié, Violeta Benjamín, Pilar Severino, Alejandrina Rijo (a) Miosotis, Digna Celeste Rosario, Negra González
y Lola González Mercedes. En su historia ha graduado más de
tres mil profesionales en las especialidades mencionadas. Los
directores después de Ramón García han sido: Manuel de Jesús
de León Páez (a)Tomacán, César Bienvenido Nieves y Porfirio
Javier (a) Machito.
La matrícula actual es 187 alumnos en las especialidades de
artesanía, tapicería, hotelería e idiomas. Posee un personal docente de siete maestros con sus respectivos ayudantes.
Liceo Padre Daniel. Nueva planta física
En 1983 se construyó la planta física del Liceo Padre Daniel,
por el Fondo para el Desarrollo del Este, cuya finalidad era administrar los 38 millones de pesos que pagó el Central Romana
al gobierno por derecho empresarial. Se acordó que ese dinero
fuera invertido en obras prioritarias en las provincias del Este
donde el Central Romana explota su suelo: La Romana, Higüey
y El Seibo.
El liceo nació en la década de los 60 por esfuerzos del sacerdote,
de origen canadiense, Daniel McNeil, motivo por el cual lleva su
nombre. El primer director fue el profesor Beda René González
Mota, le sucedieron Juan Esteban Coplín (a) Bienve y Clara Aurora
González. Los primeros profesores fueron: Magdalena de León (a)
Casilda, Solangel Sosa Santana (a) Deysi, Clara Aurora González,
Miches20110317.indd 52
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
53
el doctor Guerrero y la monja Pierret Goulet, los dos últimos
impartían inglés y francés.
Primer cuerpo policial en El Jovero
En 1914 se creó en la común de El Jovero el primer cuerpo
policial, el cual solo podía ejercer su autoridad en la común.
El primer destacamento del orden estuvo integrado por Ramón
Ulises González, cabo jefe de puesto, y por los rasos Luis Simó
(a) Manano y Plinio Morel. Prestó importantes servicios y sus
funciones duraron hasta 1936,14 fecha en que por disposición del
entonces presidente de la República, Rafael L. Trujillo, la policía
municipal pasó a ser Policía Nacional.
Creación del destacamento policial de Miches
El 12 de marzo de 1966, el puesto de la Policía Nacional de
esta localidad fue elevado a la categoría de destacamento. El primer oficial comandante fue el teniente Andrés Batista Méndez,
nativo de Neiba. Este contrajo matrimonio con una hija del pueblo, y al dejar las filas policiales se quedó a vivir en Miches y se
dedicó al comercio.
El cuerpo de bomberos civiles de Miches15
En 1950 se creó el primer cuerpo de bomberos civiles a
iniciativa de Herminio Mártir, y el 5 de noviembre, del mismo año, se aperturó el del cuartel. Estaba integrado por 85
bomberos, 70 varones y 15 hembras. El primer coronel fue su
propio fundador, nombrado por el honorable Ayuntamiento
Entrevista a T. Rúa.
Entrevista a Herminio Mártir en 1992.
14
15
Miches20110317.indd 53
24/03/2011 01:20:20 p.m.
54
Ceferino Moní Reyes
Municipal, y el segundo fue el teniente coronel Manuel María
del Rosario. El cuerpo de bomberos estaba integrado por: Teófilo Ramírez, mayor; Augusto César Páez, capitán de la banda
de música; Gelacia Hernández, rama femenina; Manuel Mercedes, instructor de academia; Pedro de la Cruz, secretario;
Felipe Reyes, instructor de marcha; además: cinco primeros
tenientes, cinco sargentos mayores, cinco sargentos de línea,
cinco rasos de primera clase, cinco rasos de banda de música,
ocho rasos rama femenina y treinta y cuatro rasos de las demás
brigadas de Miches. El cuartel estaba ubicada donde hoy está
el destacamento de la Policía Nacional. Allí estuvieron hasta
1965, de ahí pasaron a la casa del coronel, hasta que, finalmente, el Ayuntamiento les otorgó el local donde funcionaban
las plantas eléctricas del Cabildo, que dejaron de funcionar al
entrar la Corporación Dominicana de Electricidad.
Herminio Mártir se mantuvo al frente del cuerpo de bomberos durante 23 años, hasta el 11 de marzo de 1973, cuando el honorable Ayuntamiento nombró al coronel Manuel Mercedes, ya
que había pertenecido al cuerpo de bomberos de otras ciudades.
Durante su gestión alcanzó altos niveles académicos. Los entrenó en tácticas de apagar incendios, rescate de personas, señales
mudas, manejo de extintor, uso de mangueras, etc., además los
equipó con todo lo necesario para apagar un fuego: seis mangueras, veinticuatro cubetas, pie de cabra, hachas, picos, hachas
planas, cascos protectores, extintores, palas, escaleras, guantes
protectores y una sirena.
Siguieron como coroneles: Valentín de la Cruz (a) Amado Ñao,
Bartolo José Zorrilla, Emiliano de León Páez, Benigno Polanco
(a) Tremendo, este último, excelente deportista y muy popular,
reanimó el cuerpo de bomberos, y el pueblo se mostró presto a
respaldarlo en sus gestiones, pero una dosis de inyección equivocada acabó con su vida. Esto causó mucho pesar. A la marcha
fúnebre, conocida como la más concurrida que registra la historia
en Miches, se dio cita todo el pueblo y miembros de los cuerpos de
bomberos de muchas provincias y municipios del Este del país.
Miches20110317.indd 54
24/03/2011 01:20:20 p.m.
Miches: historia y tradición
55
Al morir Benigno Polanco, fue nombrado el coronel Arquímedes
Contreras, más tarde Manuel Mercedes, luego Alejandro Santana,
y después, nuevamente, Arquímedes Contreras. En el 1989 volvió a
ocupar el cargo Valentín de la Cruz, dos años más tarde se reintegró el fundador, Herminio Mártir y tomó el mando, en cuya nueva
gestión logró la construcción del local. Actualmente, está al frente
del cuerpo, el coronel profesor Marcial José Zorrilla, quien logró la
adquisición de un camión bomba.
El Jovero elevado a la categoría
de distrito municipal
El 25 de septiembre de 2001 la Cámara de Diputados aprobó
el proyecto de ley mediante el cual la sección El Jovero, del
municipio de Miches, provincia El Seibo, quedaba elevada a la
categoría de Distrito Municipal, con el nombre de El Cedro.
Tiene como cabecera la jurisdicción de El Cedro, integrada
por Las Lisas y El Guaraguao. Convertido en ley por el Decreto
Núm. 222-01 del Poder Ejecutivo, del 31 de diciembre de 2001.
El Guaraguao está integrado por: El Perro, Los Cuatro Caminos, El Hato, El Jovero, Río Arriba, Las Cabirmas, Los Dos Ríos,
Los Guayacanes, El Colorado, La Mina de Oro, Hicaco Blanco,
Los Urabos y El Cuarón. Las Lisas está conformada por los siguientes parajes: Los Guineos, Las Lisas, Sabana de Nisibón
(La Majagua), La Cuchareta, Guaco, La Llovedera y El Oro.
El primer síndico de este nuevo distrito municipal, designado
por el honorable Ayuntamiento Municipal de Miches, fue César
Maldonado Leonardo. Desarrolló una gran labor a favor de su
distrito, entre sus tantas obras figuran: aceras, contenes y cinco
nuevas calles; una cancha mixta con gradas, los caminos vecinales
de Cuarón hasta Bota Traste y Los Solares, reparación de los caminos vecinales de Guaco (camino viejo), Los Guineos, La Charca y
proyecto Sabana de Nisibón; reparación de las calles, aceras y contenes de Sabana de Nisibón; reparación de las calles de El Hato,
Miches20110317.indd 55
24/03/2011 01:20:21 p.m.
56
Ceferino Moní Reyes
La Sabanita y Los Urabos; construcción del estadio de béisbol de
Los Urabos y Las Lisas. Al finalizar su mandato fue sustituido por
Pedro Pablo Burgos (2006-2010).
Origen y desarrollo de El Cedro
La colonia El Cedro de Miches se erigió como tal (colonia agrícola), en 1960, por disposición del entonces presidente
Rafael Leonidas Trujillo. No obstante, su origen hay que buscarlo muchos años antes, cuando comenzaron a llegar personas
de varios lugares y lo poblaron paulatinamente; por lo que, al
llegar la orden de Trujillo, de erigirlo para asentamiento agrario, ya estaba habitado. Entre los primitivos pobladores estaban los hermanos Sosa, José, Virgilio y Felito, provenientes de
El Seibo; Antonio Amparo y su esposa, doña Fefa, de Miches;
Lolo Cordones y Polo Martínez. También Catalina Cordero (a)
Catin, de Boca del Soco,16 y Virgilio Mauricio Linares de El Morro de Miches.
De la provincia La Altagracia llegaron los hermanos Polito
y Darico Núñez, también Juan Bautista Guerrero, los hermanos
Cedano, Mamita, Eusebio, Amalio (a) Papito y Julio (a) Pipín;
asimismo Freddy Palacio y Juan Cedeño, y de San Cristóbal, Reyes Nepomuceno Herrera (a) Reyito.
En 1960 Trujillo ordenó construir un poblado para asentamiento agrario, con el objetivo de desarrollar la producción
arrocera, ya que estos lugares cenagosos son excelentes para
el cultivo del cereal. A partir de esta fecha llegó una gran cantidad de familias de la región del Cibao, Nagua, La Vega, Salcedo, etc. Estas obtenían una vivienda con una parcela, y un
subsidio asignado para desenvolverse hasta que cultivaran. Funcionó, en principio, bajo estrictas y rigurosas leyes: no se permitía la existencia de bares, billares, y la máxima autoridad estaba
16
Entrevista a Isidro Peralta en 1991.
Miches20110317.indd 56
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
57
representada por el administrador de la colonia; el primero fue
Fellito Ruiz.
No todos se dedicaron al cultivo del cereal, algunos a la
ganadería y al comercio, principalmente los que no eran colonos. Adquirieron fortunas en dichos renglones, entre ellos:
Juan Bautista Guerrero, los hermanos Núñez, los hermanos
Cedano, Freddy Palacio, Virgilio Mauricio, Rafael Pérez, Hipólito
Santana (a) Nono, Belisario Martínez (a) Yelo y Jesús María
Martínez (a) Chichí.
Actualmente la colonia de El Cedro ha alcanzado un gran
desarrollo, posee muchas obras de infraestructura, tales como:
escuelas primarias y secundarias, centros comerciales, ferreterías,
farmacias, discotecas, veterinarias, asociaciones agropecuarias,
pescaderías, centros comunales, iglesias y sindicatos de transporte
de taxis turísticos. Tiene uno de los puntos más bellos del país, la
Laguna Limón, y varios kilómetros de playa en los cuales, hoy, se
lleva a cabo la construcción de complejos turísticos con hermosas
cabañas y restaurantes.
Alcaldes municipales17
A partir de 1908 se procedió a nombrar un jefe comunal; el
primero fue Virgilio Perdomo, le siguieron: Lorenzo García (a)
Lolo, Elpidio Candelaria, entre otros.
En 1936, cuando la común adquirió carácter de municipio,
se procedió a designar un síndico, nombrado por decreto del
Poder Ejecutivo. Esta modalidad duró hasta el 1962, cuando fue
elegido el primer síndico por votación.
Datos de L. Natera.
17
Miches20110317.indd 57
24/03/2011 01:20:21 p.m.
58
Ceferino Moní Reyes
A continuación se presenta una relación de los síndicos
municipales con su respectivo período:
Miches20110317.indd 58
1936-40
Rafael García
1940-44
Ernesto Publio Santana
1944-48
Francisco Prats Johnson
1948-50
Ramón Peralta
1950-58
Clodomiro Santín Guerrero
1958
Dionisio de la Cruz (a) Dionis
1958-59
Alfredo López Santos
1959-60
Heriberto Cadet Rondón
1960-63
Salomón Seguié
1963
Ventura Uribe
1963-66
Salomón Seguié (a) Salún
1966-68
Miguel Cabrera (a) la Prendecita
1968-70
Manuel Antonio Rodríguez
1970-74
Manuel Antonio Rodríguez
1974-78
José Peralta (a) Pilo
1978-82
Ramón García (a) Chito
1982-86
Manuel Rodríguez
1986-90
Sócrates Candelaria
1990-94
Alejandro Peralta Romero
1994-98
Gela Duarte
1998-2002
José Ramón Vargas
2002-2006
Ramón García (a) Chito
2006-2010
César Augusto Hernández
2010
Gregorio Aquino
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
59
Religión
Primera religión y primera iglesia
Desde la fundación de esta villa hasta muchos años después,
alrededor de 1940, solo se profesaba la religión católica. En 1890
se empezó a construir la primera iglesia gracias a contribuciones
de los ciudadanos, las personas encargadas de ello fueron Miguel
Pérez y el maestro constructor José Rúa Soto (a) Joseillo.
Al terminar la obra se acordó escoger como santo patrón a
san Antonio de Padua, propuesto por Ramón Paredes, quien vivía en el paraje El Morro y era fiel devoto de este santo; todos los
días 13 de junio celebraba con devoción la fiesta de san Antonio
de Padua.18 Al visitar la población y tratar el tema de cuál sería
el patrón de esta, el sacerdote acordó que fuera el mencionado
santo. Al fallecer Ramón Paredes, su hijo, Juan Paredes Hidalgo,
fue comisionado para que hiciera las gestiones de conseguir la
sagrada imagen. Logró el apoyo de Miguel Pérez, quien se encargó de mandar a comprarla a Italia. Cuando el pueblo se enteró de que estaba en la aduana de Samaná, se preparó jubiloso
para recibirla. Fue depositada en el patio de la iglesia dentro de
una caja.
Durante los días lluviosos la imagen permaneció fuera. Ante
esta situación se formó un grupo de damas, encabezado por
Chichí de Aza, para ir donde Miguel Pérez y pedirle que ordenara la entrada de esta a la iglesia, pero la respuesta que dio fue
la siguiente: «¡Qué se moje, que cuando yo muera va a llover
más»; y como coincidencia de la vida, años después, al morir don
Miguel, su entierro fue bajo una copiosa lluvia, tan fuerte que
el río La Yeguada registró una creciente descomunal, salió de su
cauce y se internó en el pueblo.
El 13 de junio de ese mismo año llegó el sacerdote, la
bendijo y colocó en la iglesia. En esa fecha, en la que se realizaría
Datos suministrados por L. Natera.
18
Miches20110317.indd 59
24/03/2011 01:20:21 p.m.
60
Ceferino Moní Reyes
la primera misa al santo patrón, se ahogó, en el río Mojica,
José Paredes –hijo del finado Ramón y hermano de Juan Paredes–,
no obstante estar el río muy hondo, quizo presenciar la misa y al
tratar de cruzarlo fue arrastrado por la fuerte corriente.
La misa fue ofrecida por el padre Peña de El Seibo, acompañado del clérigo Gilberto Bobadilla y del monaguillo León
Beras, también acompañaba al padre la banda de música de
El Seibo. A partir de esta, las fiestas en honor a dicho santo,
comenzaron a ganar interés y fama a nivel regional. Todos los
años en la celebración de la novena de san Antonio, se reunían
personas de todos los puntos de la región. El cura párroco de
El Seibo llegaba a lomo de caballo, siempre acompañado de
la banda de música, las autoridades civiles y gente de todos los
estratos sociales.
Al anunciar la llegada del sacerdote con la banda de música,
el pueblo lo esperaba en el paso del río, en el camino real que
conducía a El Seibo, por donde hoy se cruza para llegar al sector
de Los Franceses. Allí se formaba y partía un desfile; desde ese
día iniciaban las fiestas patronales. Se bailaba con la banda de
música, que tocaba guitarra, güira, tambora, acordeón, maracas,
etc. El centro de esta fiesta era en casa de los esposos Ambrosio
Amparo e Hipólita Mercedes, donde tocaban los atabales y se
bailaba, era la más famosa de la región Este. Durante muchos
años se celebraron allí todos los 12 de junio, desde la noche hasta el amanecer el velorio de san Antonio de Padua.19 Al morir
los esposos Amparo-Mercedes, su hija, Carlota Amparo, continuó la tradición, recibió la recomendación de sus padres, que
cumplió religiosamente hasta el último día de su vida. Antes de
morir, Carlota Amparo hizo el mismo encargo a sus hijos, pero
estos no continuaron las fiestas, por lo que dejaron de celebrarse y muchas costumbres y tradiciones perdieron interés, inclusive los sacerdotes ya no sacaban por las calles la imagen del santo
patrón el día de procesión.
Entrevista a Maroa Amparo en 1993.
19
Miches20110317.indd 60
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
61
Se ha hecho mucho esfuerzo por revivir el espíritu y la tradición,
tanto el Ayuntamiento Municipal, como algunos munícipes, entre
los cuales cabe mencionar al doctor Bienvenido Leonardo, que
hasta hace poco, mientras estuvo radicado en este pueblo, todos
los años habilitaba un centro para tocar los atabales y bailar hasta
el amanecer y celebrar la novena del patrón. Sin embargo, pese a
todos estos esfuerzos, los ritos y tradiciones han sido desplazados
por lo comercial y todos los años las casas licoreras saturan de
casetas y carpas con enormes bocinas, con lo que se deja de lado
el ritmo autóctono.
Desde hace algunos años, Miches ha comenzado a organizarse
para su desarrollo, se han fundado diversas asociaciones, entre ellas,
la Fundación para el Desarrollo de Miches, que ha realizado una
serie de actividades entre las que se pueden señalar los aportes y
esfuerzos en torno a mantener viva nuestra tradición y en todas las
vertientes, como las fiestas patronales y el carnaval, el cual ha sido su
campo de acción. Todos los años, para cerrar o dejar concluidas las
fiestas patronales, esta fundación organiza muchas actividades, tales
como: competencias deportivas, carreras en saco, maratón, regatas,
lo que genera mucho entusiasmo. Las carreras Marcelino Rijo, llevan este nombre para honrar la memoria de un gran munícipe, que
siempre estuvo dispuesto a favor del pueblo, en su labor gratuita de
hacer el correo entre Miches y El Seibo. Las regatas de Cayuco es
otra actividad que se realiza en las patronales, llevan el nombre Tilo
Ramírez, en homenaje a un laborioso pescador que fue ejemplo de
honradez y trabajo para sostener a su familia como un nauta que
libró una batalla con el mar durante toda su vida.
Entrada de la religión protestante
La primera iglesia protestante en Miches fue de los Adventistas
del Séptimo Día, fundada en 1942 por Martín Alcántara. Desde
su inicio esta pequeña iglesia funcionó como filial de la de Hato
Mayor del Rey, pero en 1946 pasó a ser independiente, bajo la
supervisión del pastor William, de Samaná.
Miches20110317.indd 61
24/03/2011 01:20:21 p.m.
62
Ceferino Moní Reyes
Durante ese mismo año llegó a Miches, traído por Martín
Alcántara, Prudencio Sosa (a) Nencio, observador también de
tal manifestación religiosa, quien desde su llegada se puso a la
cabeza del nuevo grupo, fue líder hasta su muerte, a mediados
de la década del 50.
En 1953, Oliva Páez fundó una escuela en la iglesia, que más
tarde pasó a llamarse Colegio Eugenio María de Hostos.
Otra rama de la religión introducida en Miches fue la Asamblea de Dios, por el petromacorisano Genaro Tejera. Sus primeros miembros fueron Manuel Amparo, Felipita y Juanico Amparo
Bastardo. Más tarde, algunos adventistas decidieron formar parte de este nuevo grupo. El primer pastor fue Pablo Mariano, y le
sucedieron Antonio Abreu y Santiago Rivas.
Actualmente en Miches hay diversas sectas religiosas: la
Profecía, Bethel, Testigos de Jehová, etc.
Actividad comercial
Al principio de esta obra se hizo mención de Mercedes
Robinson, proveniente de Samaná, quien fue la primera en ejercer el comercio en esta comunidad. Con el devenir del tiempo,
y a finales de la centuria xix, apareció por estos predios Miguel
Pérez Castro, quien se dedicó al comercio y a la administración
de la finca Hicaco, propiedad del presidente Lilís. Entrado el
siglo xx, en las primeras décadas, llegó Salomón Seguié, más
tarde Nassin Nader y Juan Kair, todos procedentes del Líbano.
También ejercieron el comercio Felipe Reyes y Jesús Amparo (a)
Papasú, nativos. Los que ejercieron en mayor escala fueron Salomón Seguié y Nassin Nader, quienes exportaron: coco, cacao,
maíz, madera y cáscara de mangle para curtir pieles. Como esta
actividad era por mar, dio lugar a la construcción de barcos.
Con la llegada de los hermanos Cándido, Marcial y Herminio
Suárez se implementa la industria en Miches, que consistía en
una planta extractora de aceite, propiedad de los hermanos.
Miches20110317.indd 62
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
63
En la década de los 40, se dedicó al comercio Ana Paredes, y
entrada la década de los 50, Santo Álvarez, su hermano Marcelino
Álvarez (a) Viejito y Aquilino Candelaria; este último fue el primer distribuidor de radios y bicicletas de la zona. De aquí en adelante el comercio comenzó a intensificarse con la aparición de un
gran número de negociantes, entre ellos: Martín Flaquer, con la
famosa Tienda Nueva; Rosa Herrera, Antonio Santana, Quírico
de la Cruz, Hungría Amparo, Andrés Amparo, Nilo Rosado, Pepén Chireno, Enrique Castro, Isidro Peralta, David Alcántara,
Domingo Reyes, Juan Antonio Duarte (a) Toño, Efraín Reyes y
José Castro (a) Sopla.
En la industria se distinguen: Joaquín de la Cruz Pantoja,
Sergio Mieses, Marcelo Burgos, Carmelo Cabrera (a) Carmona.
En fabricación de blocks para construcción y negocios ferreteros: Man Jiménez, Miguel Peralta Mártir (a) Nene, Jesús María
Amparo (a) Niño, Andrés Batista y los hermanos Pérez.
El turismo
Miches posee un gran potencial turístico. La gran extensión de
sus playas, de las mejores del país, con sus costas irregulares, que
provocan accidentes geográficos en su litoral –puntas y ensenadas–, proporcionan todos los medios para un excelente turismo.
Los primeros pasos para el turismo se dieron a mediados de
la década de los 80 por medio de Marcobina Rodríguez, quien
construyó un hotel de tres pisos donde se alojaron los primeros
visitantes de la colonia suiza en Santo Domingo. Federico Candelaria sirvió de guía, y los llevó por todos los lugares de interés,
las playas, Montaña Redonda, Laguna Limón, Laguna Redonda,
etc. Tomaron fotos y grabaron videos, los cuales fueron exhibidos en Suiza y Alemania, esto causó el efecto esperado, y atrajo
los primeros inversionistas.
El primer foco turístico fue ensayado por un suizo apodado
Peter, quien construyó un restaurante de tres cabañas en Costa
Miches20110317.indd 63
24/03/2011 01:20:21 p.m.
64
Ceferino Moní Reyes
Esmeralda, Punta del Rey, en un área de los terrenos ocupados
por Saleme Nader.
Más tarde llegan otros suizos, uno apodado Leo, que fabricó
cinco cabañas, y Esther, quien fabricó seis, todas en Costa Esmeralda. Cabe señalar que hay otras que han sido construidas en
Playa Limón y en la desembocadura del río El Cedro. Recientemente un grupo de inversionistas dominicanos, con el nombre
de Inversiones Bohechío, representados por Fernando Rainiery,
compraron gran parte de Punta Hicacos, mejor conocida como
la finca de los Suárez, para fines turísticos.
Posteriormente se construyó una carretera que entra por La
Mina de Oro hacia la playa.
Inconvenientes para el desarrollo
Esta industria sin chimeneas, como se le llama, ha encontrado
una serie de óbices que han retardado su desarrollo en la zona.
El 8 de noviembre de 1974, por medio de la Ley Núm. 67, se
creó la Dirección General de Parques y dos categorías de territorios bajo su cuidado: reserva científica y parque nacional. Esta
ley, que entró en vigencia durante el gobierno de Salvador Jorge
Blanco (1982-1986), surgió por exigencia de los organismos internacionales, motivados por el deterioro del ambiente y la capa
de ozono. Para este entonces se declaró la zona de Laguna Limón y Laguna Redonda como reserva científica. Sin embargo,
no llegó a ejecutarse.
Más tarde se declaró a Miches como polo turístico, situación
que perjudicaba los intereses de grupos inversionistas, que tenían cuantiosas sumas inyectadas en otros pueblos de la zona
Este, y ejercieron presiones y protestas, hasta que finalmente
lograron que se modificara el decreto, y que se designara a
Miches como parque nacional. A partir de aquí hubo un despertar, ya que todos estos decretos solo existían en papeles, pues
continuaba la depredación de los bosques. Pero, el coronel
Pedro de Jesús Candelier, como director general de Parques y
Miches20110317.indd 64
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
65
ante la cantidad de propiedades privadas excedentes, once comunidades privadas, tres proyectos arroceros, once escuelas e
inversiones millonarias en diques y canales de riego, le sugirió
al presidente de la República proteger algunas áreas y otras
disponerlas para todo tipo de desarrollo. Estas sugerencias fueron presentadas luego de que técnicos estudiaran el impacto
ambiental e hicieran sus recomendaciones.
Para este trabajo la población, por primera vez, tuvo una
participación activa, se obtuvieron resultados que hasta hoy
consideramos que convienen a nuestro pueblo. Finalmente,
tras la recomendación del coronel Candelier, se obtuvo la emisión del Decreto 14-99, de fecha 12 de enero de 1999, que
redujo el área del parque de Laguna Limón y Redonda de 107
a 28 kms2. Se distinguieron, por su trabajo arduo, al constituirse en comisión permanente, las siguientes personas: Gela
Duarte, Ramón Reyes de Aza, Frank Reyes, Emilio Reyes Díaz
(a) Milón, Andris Garrido, Lorenzo Aquino, Pedro Sánchez
Herrera (hijo) y Freddy Palacio. Estos tres últimos residentes
en El Cedro.
Con la delimitación de las áreas protegidas (28 km) el turismo
tiene ahora un gran futuro y proyección, ya que los inversionistas
pueden realizar sus actividades empresariales sin ningún temor.
Se construyeron diez cabañas en Cocoloco (playa arriba) en los
terrenos comprados a Joaquín de la Cruz y a la sucesión Reyes.
Este proyecto turístico es propiedad del ingeniero Roger (ciudadano suizo). Recientemente se construyó el hotel La Loma
en los Cerros, ubicados en la parte oeste, cuyos terrenos fueron
comprados a Lorenzo García (a) Lolo y a los sucesores de Roselia
Mártir (a) Chela.20
Otras grandes inversiones se han realizado a la fecha en partes
montañosas. Existen empresas como la Gulf and Western y la
Compañía Cisneros, esta última, actualmente, compra grandes
cantidades de terrenos en las áreas montañosas de la cordillera
Entrevista a I. Peralta.
20
Miches20110317.indd 65
24/03/2011 01:20:21 p.m.
66
Ceferino Moní Reyes
Oriental, en la carretera que une a Miches con El Seibo. Esta es
una zona excelente para turismo de montaña, su vista panorámica hacia el océano le da un pintoresco aspecto de paisaje, que
deja a quien lo contempla prendado de su belleza.
La migración
Desde su origen, este pueblo ha estado sujeto a movimientos
migratorios. En capítulos anteriores ya se ha explicado que la
fundación de esta villa fue fruto de un movimiento migratorio
de personas provenientes de El Seibo y de las islas Canarias (isleños), que estaban asentados en Sabana de la Mar.
A partir de la década de 1870 se inició un movimiento migratorio procedente de Samaná. Entre los inmigrantes están: Mercedes Robinson, quien instaló en Miches la primera bodega; José
Robinson, designado juez alcalde comunal (primer oficial del
Estado Civil) en 1900; sus hijos, Gregorio Robinson (a) Gollito y
Adela (a) Condó. También Ambrosio Amparo y su esposa Hipólita
Mercedes, sus hijos Jesús Amparo, Emilio, Evaristo, Carlos y Carlota.
Pedro de León y sus hijos Miguel (a) Guelito, Valentina, Julita
y Priscila. Juan Bautista Mártir, casado con Dorotea Hernández,
procreó a Paula, Ernestina, Aurelia (a) Lela, Elupina, Juana, Federico, Tilo, Julio y Anisia Mártir.
De la zona del Cibao, llegó Ramón Paredes quien era padre
de crianza del presidente Lilís, y procreó a: José y Juan Paredes
Hidalgo.
De El Seibo llegó Félix Peralta (a) Félix Prieto y procreó a:
Pipí, Ciro, Félix, Ninito y María. También Miguel Álvarez padre
de Santo y Viejito Álvarez. Asimismo Miguel Pérez Castro, quien
aunque seibano, estaba radicado en Samaná, desde allí pasó a
vivir a El Jovero, llevado por el presidente Lilís a fomentar la
finca Hicaco.
De los isleños de canarias, se radicaron Pedro Crespo y José
Rúa Soto (a) Joseillo. Este último se casó con Ramona Linares,
Miches20110317.indd 66
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
67
de El Morro y procreó a José, Ramonita, Victoria y Tomás Rúa
Linares.
Entrado el siglo xx, llegó procedente de Puerto Rico, Juan
Fernández, su esposa Nicolasa Vásquez y sus hijos Honorio,
Generoso, Moncho, Flora y Millo Fernández, este último nació
en Miches; más tarde procreó con Luisa Amparo a Esperanza
Amparo, quien se casó con Ciro Peralta.
Luego llegó del Líbano, Kemil Seguié, y más tarde integró
a Salomón Seguié y a su esposa Laia Kair, quienes procrearon a
Salomoncito, nacido en Samaná, Nasimito, Nicolás, Genica y
Majane, nacidos en Miches. En el 1920, Salomón Seguié trajo a
Juan Kair, quien era hermano de su esposa Laia Kair, este se casó
con Josefa Hernández de Sabana de la Mar, y procrearon a Elías,
Miguel, Altagracia (a) Chichí, Juan (a) Chito, Hairie, Neigil, Jairala y Juan José Kair Hernández (a) Memé. En este año, llegó
Nassin Nader, quien más tarde trajo a su hermano Saleme, que
se casó con Kenia Paredes, tuvieron hijos igual que Nassin.
También para esta fecha llegaron los hermanos Herminio,
Cándido y Marcial Suárez, procedentes de Puerto Rico, cuyo padre, dueño del ingenio azucarero las Pajas, había comprado aquí
la gran finca cocotera de Punta Hicaco (finca de los Suárez).
Cándido Suárez se casó con Titina Candelaria y procrearon a
Serena, mientras que Marcial se casó con Sara Santana, y tuvieron a Marcialito Suárez. En el 1928, se radicó, procedente de
Italia, Luis Bancalari.
Durante la década del 50 se trasladaron desde La Romana los
norteamericanos Mister Gardner y Mister Sees. Ambos llegaron a
trabajar en el Central Romana, el primero como ingeniero electromecánico, y el segundo como ingeniero químico azucarero.
En esta misma década llegaron procedentes de Higüey: Anselmo
Moní, Anito Cedeño, Alejo Peña, Tuto Pilier, José Antonio Feliú,
Juan Félix Carpio, Sergio Mieses, Polo Garrido, María Ramírez,
los hermanos Pastorí, Polo y Bienvenido Espiritusanto.
Más tarde, procedentes de El Seibo, llegaron: Pepén Chireno, Dámaso Mota Mazara, Goyo Mota Mazara, Servio Puente
Miches20110317.indd 67
24/03/2011 01:20:21 p.m.
68
Ceferino Moní Reyes
y Ramón Puente. De San Pedro Macorís: Nilo Rosado y Amado
Rosario.
Nueva migración masiva procedente de Samaná
Durante la década de 1970, cuando Samaná fue declarada
polo turístico, por lo que el gobierno remodeló la ciudad, la mayoría de la masa desposeída emigró hacia Miches. Centenares de
familias hicieron su llegada y poblaron casi en su totalidad los
barrios El Asfalto, Los Franceses, La Javilla y Miramar. Entre
dichas familias se pueden señalar: Kelly, Kery, Acosta, Alcalá,
Almeida, Balbuena, Beltré, Bonilla, Carela, Coats, Coplín, Del
Bois, Drullard, Espinal, Baret, Jackson, Jhonson, Moris, Ramos,
Gratiní, Green, Medina, Trinidad, Johns, Dishmey.
Miches20110317.indd 68
24/03/2011 01:20:21 p.m.
Miches: historia y tradición
69
Primera casa comercial de Miches, está hecha de piedra y pertenecía al libanés Salomón Seguié, quien llegó en la década de 1920. Foto de Ceferino
Moní Reyes.
Casa de don Leopoldo de la Cruz (a) don Popo. Aún conserva su estilo
primitivo. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 69
24/03/2011 01:20:22 p.m.
70
Ceferino Moní Reyes
Esta fue la vivienda de Juan Fernández, padre de Generoso Fernández. Ahora está en total ruina. Foto de C. Moní.
Local comercial de Juan Kair, procedente de El Líbano. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 70
24/03/2011 01:20:23 p.m.
Miches: historia y tradición
71
Anfiteatro, obra construida en la gestión municipal de Ramón García (a) Chito.
Foto de C. Moní.
Calle Miguel Pérez, en honor al munícipe Miguel Pérez Castro. Foto de C.
Moní.
Miches20110317.indd 71
24/03/2011 01:20:24 p.m.
72
Ceferino Moní Reyes
Biblioteca Reina Antier, lugar donde existió por muchos años el Casino 24
de Abril. Foto de C. Moní.
Paseo Playa Linda, construido en la gestión municipal de Ramón García (a)
Chito. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 72
24/03/2011 01:20:26 p.m.
Miches: historia y tradición
73
Embarcaciones pesqueras surtas en el puerto del río La Yeguada, en Miches.
Foto C. Moní.
Liceo Padre Daniel, construido en 1983. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 73
24/03/2011 01:20:26 p.m.
74
Ceferino Moní Reyes
Cuerpo de Bomberos de Miches. Foto de C. Moní.
Iglesia San Antonio de Padua, construida por el ingeniero Mondesí. Ha sido
remodelada en varias ocasiones. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 74
24/03/2011 01:20:27 p.m.
Miches: historia y tradición
75
Parroquia San Antonio de Padua de Miches. Foto de C. Moní.
Lancha de paseo turístico en Costa Esmeralda. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 75
24/03/2011 01:20:28 p.m.
76
Ceferino Moní Reyes
Playa de Costa Esmeralda. Foto de C. Moní.
Cocoloco, centro turístico de recreación. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 76
24/03/2011 01:20:29 p.m.
Miches: historia y tradición
77
Montaña Redonda, la cual incide en las condiciones climatológicas del municipio de Miches. Foto se C. Moní.
Bahía de La Gina. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 77
24/03/2011 01:20:30 p.m.
78
Ceferino Moní Reyes
Loma el Escobar, mayor altura de la geografía local. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 78
24/03/2011 01:20:30 p.m.
Conflictos armados.
Incidencia en Miches
D
espués de la Restauración de la República, nuestro país
quedó saturado de caudillos militares y tomaron fuerza diversos grupos políticos: los rojos y azules, y más tarde los bolos y
coludos, las revueltas armadas estaban a la orden del día, se
llegó al extremo de que, el mismo día que un presidente era
juramentado, otro caudillo se levantaba en armas para derrocarlo. Cuando esto sucedía, el gobierno de turno pedía a los
pueblos del interior que mandaran voluntarios, los cuales eran
enviados al lugar de enfrentamiento. Muchos no eran diestros
en el manejo de las armas, razón por la que optaban por fugarse y regresar a sus casas. En adelante tenían que vivir ocultos
mientras durara la revolución. Según datos de Lolingo Natera,
de El Jovero fueron enviados a pelear a la Línea Noroeste varios hombres. Algunos de ellos tuvieron la suerte de regresar,
mientras que otros murieron en combate, fue el caso de Abigaíl
Zorrilla, Ramón Jiménez, Severino Peralta, Rosalio Fermín, Ramón Sánchez y Nicodemo Herrera. Algunos de los que tuvieron la suerte de regresar con vida estaban heridos, como Marcelino Rijo, Enemencio Reyes, Benigno Concepción, Aurelio
González, Pedro Berroa, Esteban Páez, Tomás Herrera, Secundino Zorrilla, y Nicolás Linares. También Manuel Páez, Eugenio Mártir, Juanico Peralta, Evaristo Mota, Miguel de la Cruz y
Luis Laureano.
~ 79 ~
Miches20110317.indd 79
24/03/2011 01:20:30 p.m.
80
Ceferino Moní Reyes
Ocupación militar norteamericana de 1916.
Incidencia en El Jovero
En 1916 la República Dominicana fue intervenida militarmente
por los Estados Unidos de Norteamérica. Nuestro país estaba endeudado con varias firmas extranjera desde el gobierno de Ulises
Heureaux. Una firma financiera norteamericana logró el traspaso
de las deudas, lo que obligó al gobierno dominicano a firmar un
oneroso tratado en 1905, mediante el cual asumían el control de
las aduanas dominicanas y se le asignaba el 45% de las recaudaciones al gobierno dominicano y el resto estaría destinado a amortizar la deuda externa.
En 1914 asumió la presidencia de la República Juan Isidro Jimenes, quien al formar su gabinete designó al general Desiderio
Arias como ministro de Guerra. Este nombramiento provocó disgusto a los norteamericanos, quienes veían en Desiderio
Arias a un enemigo insobornable, a un perturbador, a un bandido. Pero, era hombre de natural bondadoso, que durante las
El jefe guerrillero Martín Peguero (con sombrero blanco)
quien operaba en la cordillera oriental, tomó a El Jovero
por sorpresa en 1918. Imagen obtenida en una exposición
de fotos en el Parque Independencia de Santo Domingo, en
2009.
Miches20110317.indd 80
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
81
guerras civiles e intestinas jamás fusiló a un prisionero, siempre
gozó del respeto de los ciudadanos más honestos. A pesar de
haber actuado con lealtad y ser el brazo derecho del gobierno
de Jimenes, este último se inclinó hacia Federico Velásquez, secretario de Obras Públicas, situación que disgustó a Desiderio
Arias. Esto lo llevó a separarse del mandatario y a desconocer su
autoridad. Ante esta conducta, el presidente Jimenes procedió a
destituirle e imponer su poder.
Los norteamericanos desembarcaron sus tropas y presionaron
al presidente Jimenes para que aceptara ayuda militar, este se
negó y en un gesto patriótico, alabado hasta por sus enemigos
políticos, prefirió renunciar a la presidencia y dejar el gobierno en manos de un Consejo de Secretarios de Estado. Desiderio
Arias recibió un ultimátum de los norteamericanos, en que se le
exigía la rendición de la plaza. Aunque Arias contaba con fuerza
militar suficiente para contrarrestar la intervención militar, estimó que su resistencia podía provocar la destrucción de la ciudad
y causar innumerables víctimas. El veterano caudillo partió hacia
la Línea Noroeste, y al llegar a Santiago y dar órdenes de que se
iniciara la resistencia armada, se vio obligado a dar una contraorden, lo que permitió a las tropas extranjeras apoderarse de
Santiago, después de haberse adueñado de Montecristi y Puerto
Plata. La tropa invasora procedió a ocupar el país y todos los
pueblos comenzaron a rendirse, a excepción de la región Este
del país. Allí fue donde más se combatió al intruso.
Entre los años 1916 y 1918, el Gobierno norteamericano llevó
a cabo la orden de desarme, pero en la región oriental los campesinos hicieron una resistencia guerrillera que duró más de cuatro
años, lo que obligó a los estadounidenses invasores a mantenerse
en operaciones en un tipo de guerra hasta entonces desconocido
por ellos. Varios líderes guerrilleros los mantuvieron en jaque,
entre ellos Ramón Natera, Vicente Evangelista, Vicente Ferrer y
Martín Peguero. A pesar de la captura y fusilamiento de Vicente
Evangelista, no pudieron ser vencidos fácilmente. El gobierno
de ocupación procedió a llevar a cabo una ola de terror en toda
Miches20110317.indd 81
24/03/2011 01:20:31 p.m.
82
Ceferino Moní Reyes
la población, especialmente contra los vinculados a los patriotas
revolucionarios, a quienes calificaron de gavilleros.
En la cordillera de El Seibo operaban grupos de patriotas
comandados por Martín Peguero.1 Su presencia en los campos
aledaños mantuvo en alerta a las tropas norteamericanas, quienes cometían atropellos contra todo ciudadano sospechoso de
vínculos con los patriotas. Eran tiempos difíciles para los moradores de esta población. Si a alguien le solicitaban un servicio
de parte de dichas tropas y por algún motivo no podía, quedaba
fichado como enemigo de los norteamericanos y partidario de
los gavilleros. En caso contrario, si aceptaba, aunque fuera por
temor, era catalogado como colaborador y espía de los norteamericanos, por tanto, tenía que abstenerse de salir de la ciudad,
pues corría peligro de caer en manos de los del monte.
Conducta desarrollada por los soldados norteamericanos2
Los marines norteamericanos destacados en El Jovero llevaron a cabo una ola de atropellos, abusos, irrespetos y actos inmorales. A todas las personas que no se identificaban con ellos
los juzgaban como gavilleros. Se bañaban desnudos en el mar a
la vista de la población, cazaban con sus armas animales ajenos
para comérselos, hacían múltiples fechorías; iban a los colmados
donde tomaban las mercancías y no las pagaban, e irrespetaban a
todas las mujeres considerándolas como prostitutas. Eran tantas
las quejas que recibía el jefe de puesto con relación a la conducta
de estos marines, que llegó a aconsejarles que cuando fueran a
molestar a sus negocios les golpearan. Jesús Amparo (a) Papasú,
cansado de tantas molestias, apaleó a un marine, en un brazo.
Entre los marines había uno que le decían Diablo Azul, apodado
así por tener un tatuaje en su cuerpo que simbolizaba a Satán.
Era uno de los más perversos. Salía a incursionar por los campos
aledaños detrás de mujeres. Aseguran personas de esa época que
Entrevista a Pipí Peralta en 1991.
Entrevista a Isidora Reyes en 1992.
1
2
Miches20110317.indd 82
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
83
Diablo Azul dejó hijos por estos lares. Gustaba mucho del juego
de billar. En una ocasión jugó una partida con un residente de
Miches al que le decían Papaiso (Dionisio de la Cruz), la perdió,
se negó a pagar y Papaiso le dio con una bola e hizo que cayera al
suelo. Dos marines que se encontraban en el billar salieron huyendo y le dieron la noticia al teniente jefe del puesto, este ordenó el
arresto y el traslado de Diablo Azul, quien jamás volvió. El pueblo
pudo respirar con tranquilidad cuando vino de puesto un teniente puertorriqueño que puso en cintura a los marines, les prohibió
salir armados a la calle, así como torturar a los presos. Los grilletes
y las esposas, se dice, los tiró al mar. Cesaron los abusos y desmanes
por parte de los subalternos.
Invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo:
repercusión en Miches
En 1959 se originó la más poderosa invasión contra el régimen trujillista. El 14 de junio de 1959 aterrizó en Constanza un
avión piloteado por Juan de Dios Ventura Simó, capitán de la Aviación Militar Dominicana, quien desertó y trajo a República Dominicana un grupo de héroes, bajo las órdenes del comandante
dominicano Enrique Jiménez Moya. Vinieron con el sagrado objetivo
de derrocar la oprobiosa dictadura de Trujillo que, desde 1930, mantenía al pueblo dominicano sin sosiego. Días más tarde entraron
por Maimón y Estero Hondo las lanchas Carmen Elsa y Timina, de
donde desembarcó otro grupo, esta vez bajo las órdenes de Horacio
Rodríguez, hijo de Juancito Rodríguez.
El estado de tensión y adhesión al régimen fue apocalíptico
en toda la geografía nacional. En todos los rincones surtió efecto
positivo para el régimen, fruto del oscurantismo en que tenía
sumido al pueblo, que veía en el «César del Caribe», un dios, un
padre, un benefactor. Esta labor de concienciación era llevada a
cabo desde las escuelas. Había que glorificar al jefe, el país estaba
inundado de frases y propagandas, por doquier se oía «Dios y
Miches20110317.indd 83
24/03/2011 01:20:31 p.m.
84
Ceferino Moní Reyes
Trujillo», «En esta casa Trujillo es el jefe», «Padre de la patria
nueva», «Benefactor de la patria», «Primer maestro». En Miches,
como en otros pueblos del país, la invasión contra el régimen,
hizo también palpitar los corazones y todos estuvieron prestos
a defender al sistema. Hasta los niños decían: «Si encuentro un
barbudo, le doy comida envenenada para que se muera, vinieron a tumbar al Jefe».
Muerte de Trujillo
El 30 de mayo del 1961 Trujillo fue asesinado en la autopista
que va hacia San Cristóbal, próximo al teatro Agua y Luz, aproximadamente a las diez de la noche. El complot para ello fue gestado por un grupo de valientes hombres que, inspirados por los
manes de la gloria, arriesgaron sus vidas para poner fin a la oprobiosa y larga noche que, desde el 16 de agosto de 1930, había
tendido su negro manto sobre esta nación. Esta hazaña realizada por Juan Tomás Díaz, Antonio de la Maza, Antonio Imbert
Barrera, Pedro Livio Cedeño, Wáscar Tejera, Roberto Pastoriza,
Amado García Guerrero y otros tuvo una repercusión dantesca
en todos los puntos de la geografía nacional. La represión llevada a cabo por los esbirros del régimen fue apocalíptica. Todo el
que llevaba el apellido de algunos de esos conjurados, fueron
apresados y muchos asesinados.
La muerte de Trujillo causó gran alegría y satisfacción, a
todos aquellos que habían sufrido en carne viva las atrocidades
del régimen, sin embargo, disimulaban y expresaban llanto,
luto y clamor; la mayoría de las personas que vivían en zonas
rurales creían que el jefe era una divinidad como en el antiguo
Egipto lo era el Faraón.
En Miches la muerte de Trujillo surtió sus efectos, pero dentro
del marco de la adhesión y condolencia. La noticia se supo al día
siguiente, en horas de la tarde, cuando la emisora oficial dio a
conocer el suceso al pueblo dominicano. Muchas mujeres cayeron
Miches20110317.indd 84
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
85
con ataques de nervios, algunos lloraban tristemente, otros
decían: «Ya si nos acabamos, perdimos nuestro padre». Casi todo
el mundo estaba de luto y nadie expresaba signos de alegría. Los
pocos radios existentes solo se encendían para oír los boletines de
noticias, todos los programas de costumbre fueron suspendidos,
todos los periódicos venían inundados de fotografías de los héroes
fugitivos, las cuales eran recortadas y pegadas en sitios públicos,
como en los establecimientos comerciales donde las miraban con
oprobio. Los únicos momentos de alegría se manifestaban cuando la radio emitía algún boletín dando a conocer la captura de
los fugitivos. El pueblo celebró la noticia de que Juan Tomás Díaz
y Antonio de la Maza habían sido abatidos en un enfrentamiento
con los efectivos del Servicio de Inteligencia Militar (SIM). Otra
gran alegría demostró la ciudadanía cuando se supo que el joven
oficial Amado García Guerrero había caído abatido el 2 de junio
del 1961. Este joven de 30 años había realizado un papel importantísimo, y tuvo acción directa la noche del asesinato de Trujillo.
Estaba oculto en una residencia y al ser descubierto, la casa fue
cercada por efectivos militares. Fue notoria la fiereza con que se
batió contra sus enemigos. En ese operativo cayeron varios militares, pero finalmente lograron ultimar al teniente Amado García
Guerrero. Murió el mismo día que cumplía 30 años, pues había
nacido el 2 de junio del 1931. Hoy, una importante avenida de
la ciudad capital lleva su nombre, específicamente la misma calle
donde sostuvo el enfrentamiento y cayó muerto.
Teófilo Puentes, quien comandaba a Miches, fue ascendido
varias veces, por ser hijo de Zacarías de la Cruz, chofer que acompañaba a Trujillo la noche en que le quitaron la vida.
Fue notable la actitud de Juanita Morel, quien puso un
túmulo y le hizo el novenario al Jefe. La claridad, ante esta neblina
de ignorancia, iluminó la mente de este pueblo, cuando comenzaron a llegar los exiliados políticos, tales como: Ángel Miolán, Juan
Bosch, Juan Isidro Jimenes Grullón, etc., e iniciaron su labor de
concienciación; fundaron los partidos políticos: Revolucionario
Dominicano (PRD) y Unión Cívica Nacional (UCN).
Miches20110317.indd 85
24/03/2011 01:20:31 p.m.
86
Ceferino Moní Reyes
El 15 de febrero de 1962 llegó a Miches el profesor Juan
Bosch. Allí fundó el Comité Municipal del PRD, integrado por:
Majane Seguié Kair, Ventura Uribe, Lolingo Natera, Ernesto
Publio Santana, Firino Peralta, Quinilio de Aza, Andrés Evangelista, Agustín Contreras, Pedro Berroa y los hermanos: Fedora,
Esperanza y Caonabo Natera.
Foco guerrillero. Loma La Berrenda
El golpe de Estado que depuso al profesor Juan Bosch el 25 de
septiembre de 1963, trajo como consecuencia una serie de acontecimientos funestos en la historia de esta nación. El primero fue
el levantamiento en armas de Manuel Aurelio Tavárez Justo (a)
Manolo, apoyada por el Movimiento 14 de Junio. Desde La Manacla, Manolo ejerció la función de comandante supremo, ya que
se verificaron levantamientos al mismo tiempo en El Limón, La
Horma de San José de Ocoa, el Bahoruco y loma La Berrenda
en Miches. El foco guerrillero que operó en dicha loma se llamó Mauricio Báez en honor y memoria al destacado sindicalista,
quien había sobresalido en la organización de las huelgas obreras
en los ingenios del Este en 1946, el cual tuvo que huir del país y
exiliarse en Cuba, donde Trujillo lo mandó asesinar en 1950.
Estos focos guerrilleros se iniciaron el 28 de noviembre del
1963 en los distintos puntos ya mencionados. El gobierno de esa
época era el Triunvirato, que se constituyó a la caída de Bosch,
presidido por Emilio de los Santos. Este había sugerido a los altos
mandos militares no hacer frente a los insurrectos, sino esperar su
disolución. Las Fuerzas Armadas hicieron caso omiso, y los principales focos fueron abatidos por el fuego de las metralletas.
Los hechos de la loma La Berrenda se desarrollaron de la
manera siguiente: este foco guerrillero se conoció tras haber operado varios días en la zona, luego que se presentaran algunos campesinos, quienes le informaron al comandante del ejército que
habían visto hombres armados. Inmediatamente el comandante
Miches20110317.indd 86
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
87
despachó una patrulla, la cual regresó al anochecer después de
explorar el terreno sin novedad alguna. Dos días más tarde, volvieron los campesinos con el mismo informe, por lo que se ordenó otra incursión. Una vez que los guardias prepararon sus
fusiles y se engancharon sus cien tiros, el sargento, en un acto
pusilánime, le sugirió al teniente que enviara al mejor cabo al
frente del pelotón, pues aducía que el cabo había hecho cursillos contra guerrilla y estaba mejor entrenado. Ante este acto
de cobardía, el cabo le respondió: «Si no sabe de guerrilla hoy
aprende, porque yo amanecí de servicio y estoy trasnochado y
voy a dormir». En vista de que el sargento continuaba con sus
sugerencias evasivas, el cabo montó en cólera y dijo: «Está bien,
voy a la loma, cuando tienen que demostrar su hombría, se agachan». El cabo partió hacia la loma con su pelotón, y siguió el
camino rumbo a Las Cabirmas. Anduvieron varias lomas y regresaron al caer la noche; le informaron al comandante lo siguiente: «No encontramos guerrilla, aunque sí encontramos rastros
de gente en una de las lomas que escalamos; encontramos un
fogón donde habían cocinado, encontramos muchos bagazos
de caña, cáscaras de naranjas y latitas de sardinas vacías». Al otro
día, muy de mañana, el teniente ordena la incursión nuevamente a la montaña, pero esta vez el sargento se vio compelido a ir al
frente de los soldados. Al llegar al pie de una de las lomas de la
cordillera, próximo al nacimiento del río Cuarón, alcanzaron a
ver un pequeño vestigio de humo en la cúspide de la montaña,
y después de desplegarse y colocarse en mejor posición, observaron un grupo de hombres que se movían lentamente, parecía
que realizaban pequeñas actividades. El sargento ordenó a los
guardias posicionarse en lugares estratégicos, con la vista fija en
ellos para observar cuál iba a ser su actitud o reacción, una vez
que él disparara una ráfaga al aire. Se encontraban a una distancia que no era de tiro de fusil. El sargento disparó la ráfaga y la
actitud de los insurrectos fue tomar los fusiles y echar a correr,
descolgaron por el lado opuesto de la loma, con lo que demostraron que no estaban en ánimos de combatir.
Miches20110317.indd 87
24/03/2011 01:20:31 p.m.
88
Ceferino Moní Reyes
Los militares, después de tomar las medidas de precaución,
subieron a la cima de la montaña y encontraron allí un caldero
de locrio de sardina, un paquete de caña y un saco con naranjas.
Los militares se comieron parte del locrio y de los demás viáticos,
taparon el resto y lo dejaron como un acto de humanidad, pero
al otro día, al volver los militares a rastrear las lomas, encontraron
todo como lo habían dejado, pues al parecer no volvieron por ahí
y si lo hicieron no usaron nada por temor a caer en una trampa.
Cuando el capitán de la compañía de El Seibo se percató
que la guerrilla estaba acampada en las lomas de Miches, pues
habían tenido un enfrentamiento en la loma de La Gina, donde cayó abatido el guerrillero Ñaño Candelaria y fue hecho prisionero el doctor Constanzo, envió un pelotón de 22 militares,
pasaron por Miches y fueron reforzados con militares de la localidad; partieron rumbo a la loma, guiados por un alcalde que
conocía las zonas.
Ese domingo 15 de diciembre de 1963, los militares «peinaron»
las lomas, palmo a palmo, en busca de los desventurados, y al caer
la tarde, en la loma La Berrenda, sorprenden la guerrilla. Unos
se bañaban en una pequeña poceta, otros procedían a vestirse
cuando fueron sorprendidos y barridos al fuego de ametralladoras. Según versiones del alcalde que acompañaba a los militares,
afirmó que vio claramente a dos de los insurrectos que estaban
vestidos y dentro de una bejuquera, que estos empuñaron sus
fusiles y apuntaron a los guardias, pero al rastrillarlos no dispararon. Han sido muchas las conjeturas en torno a esta circunstancia, pero el pueblo nunca aceptó que fue fruto de la casualidad.
Refiere el testigo ocular que uno de los insurrectos, manos arriba, se entregó, fue prisionero y, después de ser investigado, una
ráfaga segó su vida. Al día siguiente, el alcalde pedáneo subió
con gasolina y quemó los cadáveres; días después llegaron los
familiares en ambulancias, provistos de bolsas plásticas y se llevaron los restos para darle cristiana sepultura. En esta insurrección
cayeron varios jóvenes, casi todos estudiantes de término de la
Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), entre ellos:
Miches20110317.indd 88
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
89
Rafael Faxa Canto, Luis Ibarra Ríos, Roberto Hernández, Julio
Adolfo Pérez y José Padua Falet. A continuación se expone una
biografía de dos de ellos.
Rafael Faxa Canto
Nació en San Pedro de Macorís, el 16 de agosto del 1936. Desde
temprana edad se dedicó al estudio de la pintura, ingresó a la
Escuela Nacional de Bellas Artes. Participó en la VII exposición
Bienal de Artes Plásticas y obtuvo el premio. Fue alumno de Jaime Colson y profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes. En
1960 lo apresaron por realizar actividades de oposición al régimen de Trujillo. Al salir en libertad ocupó cargos dirigenciales
en la agrupación política 14 de Junio. Cayó abatido en la loma
La Berrenda de Miches, el 15 de diciembre del 1963.
Luis Ibarra Ríos
Nació en San Pedro de Macorís, el 28 de noviembre del 1940,
hijo de Julio Ibarra Fas y Helena Ríos. En 1960 participó en actividades clandestinas contra el régimen de Trujillo. En 1961 ingresó a
la agrupación política 14 de Junio y se integró al movimiento estudiantil universitario izquierdista. En 1963 formó parte en el consejo
de dirección del periódico estudiantil Fragua, órgano del grupo universitario. Fue dirigente estudiantil de la Facultad de Derecho de la
UASD. El 27 de noviembre del 1963 formó parte del frente guerrillero Mauricio Báez, establecido por el Movimiento Revolucionario
14 de Junio. Al día siguiente de su partida hacia las montañas, circuló una carta mimeografiada donde Luis Ibarra Ríos se despedía del
estudiantado, y explicaba las razones por las cuales tomó la determinación de pasar de estudiante de Derecho a guerrillero. Murió el 15
de diciembre del 1963 en la loma La Berrenda.
Durante el gobierno del triunvirato se creó una crisis en
la Facultad de Derecho cuando la Federación de Estudiantes
Dominicanos (FED) y la asociación de estudiantes de esa facultad trataron de colocar una tarja en honor a Luis Ibarra
Miches20110317.indd 89
24/03/2011 01:20:31 p.m.
90
Ceferino Moní Reyes
Ríos. Las autoridades universitarias aceptaron que se colocara, pero sin la inscripción, la cual decía: «Luis Ibarra Ríos,
cayó en defensa de los derechos del pueblo». Varios estudiantes fueron expulsados de la UASD por insistir en la colocación
de la tarja. Después de la guerra de abril de 1965, las nuevas
autoridades universitarias permitieron su colocación con la
inscripción deseada.
El sargento Enrique Castro
y la «armada invencible»
Al poco tiempo de pasada la invasión de Constanza, Maimón
y Estero Hondo, Miches fue escenario de una gran concentración
militar que lo hizo temblar de pánico por las cuatro esquinas. El
protagonista fue el sargento Castro Santana. Oriundo de Miches,
desde pequeño mostró gran anhelo por la carrera de las armas.
Cuando obtuvo la edad requerida, ingresó al Ejército Nacional,
donde permaneció hasta su retiro. Pasó gran parte de su vida militar fuera de las fronteras de su pueblo, ya que prestaba servicios en
distintos pueblos del país. Como soldado estuvo en varias fortalezas y batallones, y al alcanzar el rango de sargento, comandó varios
puestos militares en distintos puntos del país. Estuvo en el castillo
de San Jerónimo, cuando la terrible explosión del polvorín.
El sargento Castro fue designado jefe del puesto militar
en Laguna Redonda, creado por Trujillo, al igual que Laguna
Limón, por ser estas de gran tamaño, por tanto lugares estratégicos en los que podía acuatizar cualquier hidroavión. Una mañana Castro llegó al puesto militar un poco ebrio, ya que había pasado la noche entera en el poblado de Los Urabos, el más cerca
al puesto militar; observó una gran cantidad de aves marinas
que se lanzaban hacia la laguna en busca de alimento. El sargento no precisó que eran aves marinas, sino que, tal don Quijote
cuando confundió a los molinos de viento con gigantes combatientes, creyó que las aves eran hidroaviones que acuatizaban.
Miches20110317.indd 90
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
91
Inmediatamente tomó el teléfono, ya que para esa época había
una línea telefónica que comunicaba a los dos puestos militares
con el destacamento militar de Miches, y pasó el siguiente informe: «Al oficial comandante de la 21ª Compañía de El Seibo,
vía: destacamento E. N. de Miches. Respetuosamente, infórmele
que en la Laguna de este puesto militar están acuatizando aviones en gran cantidad. Esto constituye una armada invencible».
Acto seguido, el comandante de Miches pasó el telefonema a la
compañía de El Seibo: «Al oficial comandante de la 21ª Compañía, E. N. de El Seibo. Respetuosamente, transcríbole telefonema recibido del jefe de puesto Laguna Redonda, sargento
Enrique Castro Santana, en el cual aduce que están acuatizando
aviones que constituyen una armada invencible». El capitán de
El Seibo contestó: «Al sargento Castro, que se mantenga alerta y
espere órdenes». El capitán de la compañía de El Seibo pasó el
telefonema al jefe del comando regional del Este, la Comandancia Regional lo pasó al jefe de Estado Mayor del Ejército, este al
secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, quien lo notificó a
la jefatura de la Aviación Militar Dominicana y a la jefatura de la
Marina de Guerra, y finalmente llegó al generalísimo Trujillo.
La noticia causó un impacto dantesco, pues los institutos armados estaban todavía resentidos por la recién pasada invasión
de Constanza, Maimón y Estero Hondo. Alrededor de las once de
la mañana comenzaron a pasar camiones con grandes contingentes militares procedentes de las distintas compañías del Este,
todos vestidos con uniformes camuflados y con armas de gruesos
calibres. Al poco rato, Félix Bernardino llegó a Miches, verificó
todos los puentes –que en esa época eran de madera– para determinar si resistían el paso de patanas para transportar los tanques
de guerra. Al llegar, el jefe del comando regional se posicionó en
uno de los cerros que rodeaba a dicha laguna, observó con los
binoculares y comprobó que eran aves marinas. La consecuencia de tal errata para el sargento Castro no fue muy halagüeña,
lo llevaron ante el despacho de los altos mandos militares para
responder por sus desaciertos, pero un alto oficial presente, que
Miches20110317.indd 91
24/03/2011 01:20:31 p.m.
92
Ceferino Moní Reyes
conocía bien a Castro, salvó su situación, explicó que aquel fue
uno de los pocos sobrevivientes de la tragedia de la explosión del
polvorín, y que para colmo era el único de ellos que quedaba activo en las filas militares, los demás estaban inválidos. El sargento
Castro fue retirado. Terminó recluido en su pueblo natal.
Años después murió; fue sepultado envuelto en la bandera nacional, y un pelotón del Ejército Nacional le rindió los honores
militares en el cementerio de la localidad.
Miches20110317.indd 92
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Tragedias en Miches
Creciente de Miguel Pérez, 1946
E
l 21 de marzo de 1946 murió el munícipe Miguel Pérez
Castro, quien llegó a El Jovero en calidad de confinado a finales
del siglo xix, entre 1880 y 1890. Su familia estaba involucrada
en asuntos políticos, de hecho, sus hermanos Rafael y Santiago Pérez Castro (general) habían sido fusilados. El presidente
Heureaux, amigo de la familia, lo envió a Miches para alejarlo
de los problemas políticos y con ello salvarle de una inminente
muerte. Lo envió para administrar el fomento de la finca Hicaco,
hoy conocida como finca de los Suárez, propiedad, a la sazón,
del presidente Lilís y de un samanés de apellido Demorizi.
La muerte de Miguel Pérez ha sido muy recordada; en primer
lugar, por ser la persona más influyente en su época, y segundo,
porque su fallecimiento está asociado a uno de los acontecimientos más memorables. Según narraciones contemporáneas, su
sepelio ocurrió en horas de la tarde, todos con paraguas y manteles, debajo de una pertinaz llovizna, que fue en aumento hasta
generar un temporal que duró la noche completa, de forma tal
que, el río La Yeguada hizo la mayor creciente registrada: salió de su cauce y se internó en el poblado, situación que obligó
a las personas residentes a desalojar la parte baja de la ciudad.
Los habitantes relacionaron el torrencial con las palabras dichas
~ 93 ~
Miches20110317.indd 93
24/03/2011 01:20:31 p.m.
94
Ceferino Moní Reyes
por el finado ciudadano cuando el consejo de damas le solicitó
la autorización para entrar la imagen de san Antonio de Padua
a la iglesia, y su respuesta fue: «¡Déjenlo que se moje, que cuando yo muera lloverá más!».
1
El terremoto de 1946
El 4 de agosto de 1946, a las diez de la mañana, ocurrió en
Miches un fuerte movimiento sísmico. El epicentro fue localizado
en la bahía Escocesa (Nagua), y es probablemente, el más poderoso fenómeno telúrico que registra nuestra historia. Cuatro días
más tarde, Miches vivió la más amarga experiencia de su historia.
A las dos de la tarde del 8 de agosto, se registró otro fuerte temblor, el mar se recogió varios centenares de metros y se produjo un
maremoto. La enorme ola que venía, parecía que iba a sepultar
al pueblo. El pánico se apoderó de la población y todo el mundo
emprendió la huida hacia los cerros circundantes (la loma de Nassin y la loma de Publio). Todo quedó abandonado: los negocios y
casas con las puertas abiertas, el centinela del puesto militar violó
la orden de no abandonar bajo ninguna circunstancia, pues fue
uno de los primeros en llegar a la loma. Un barco guardacostas de
la Marina de Guerra, próximo al puerto, la emprendió a toda máquina para internarse mar adentro, y evitar que la gigantesca ola
lo estrellara. Al llegar a Samaná informó que Miches había sido
destruido por un maremoto. En esta ocasión, el pueblo de Matancitas de Nagua fue totalmente destruido. Miches pudo librarse
de la hecatombe, por medio a las cordilleras de piedra del Buzo
y Media Luna, que se encuentran al norte, y sirvieron de barrera,
donde la ola que traía la muerte y desolación, al chocar con esos
arrecifes, se desintegró. Fue tan grande el pánico y la confusión
que se apoderó del pueblo, que nadie atendió a nada que no fuera
huir para salvar su vida.
Entrevista a N. Seguié Kair.
1
Miches20110317.indd 94
24/03/2011 01:20:31 p.m.
Miches: historia y tradición
95
Después de algunos días, comenzó a retornar la paz, el sosiego
y la serenidad, entonces cada quien narró parte de las experiencias
vividas, y al comentar los episodios ocurridos en aquel día de tanta
confusión y pánico, se cumplió una frase del gran poeta Dante, autor de La divina comedia, que dice: «no hay cosa más triste que recordar los tiempos venturosos en la miseria, y no hay placer mayor
que recordar las angustias pasadas en las horas de serenidad».
Sequía de 1967
En 1967 se registró una sequía feroz que aniquiló la agricultura
a nivel nacional.
Alrededor de siete meses sin llover, en todo el territorio
nacional, trajo como consecuencia que los grandes ríos llegaran a su estiaje, y las pequeñas aguadas, arroyos y cañadas se
secaran por completo. La ganadería sufrió un golpe mortal
al secarse la vegetación y las aguadas. En medio de tal estado
de desesperación, las personas jocosas decían que ya el departamento de ganadería del Central Romana había pedido
al extranjero un millón de espejuelos verdes para ponérselo
a las vacas.
Esta fue la zona que sirvió de amparo para conservar la especie
en la región del Este. Aquí, aunque tampoco llovió, se pudo resistir
la feroz sequía, gracias a ciertos factores geográficos que benefician a la región en esos casos. Primero, la región norte
de esta común de Miches forma parte de los bajos cenagosos
que se extendían a todo lo largo de su litoral, y poseía gran humedad. Segundo, Miches posee muchos ríos y todos corren de
sur a norte, y recorren todos los bajos cenagosos, inclusive, dos
de ellos, Jayán y Cuarón, no desembocan en el mar, sino que
vierten sus aguas en inmensas llanuras, y por este motivo, toda la
zona, que todavía no se había preparado técnicamente para los
proyectos arroceros, sirvió de salvación al ganado de la localidad
y de zonas aledañas.
Miches20110317.indd 95
24/03/2011 01:20:31 p.m.
96
Ceferino Moní Reyes
Aquí afluían ganaderos de la región que le ofrecían a los
dueños de dichos predios cenagosos su ganado con la condición de que, si los salvaban, partirían a la mitad; es decir, de
cincuenta reses, si el dueño del potrero las salvaba, le tocarían
veinticinco a cada uno. Esto les permitió a muchas personas con
potreros hacerse de ganado.
Tragedia del kilómetro 10, 1970
En 1970 se registró un hecho fatídico en el kilómetro 10
de la carretera Miches-El Seibo. Ocurrió un domingo a las
dos de la tarde, mientras una caravana del partido reformista
hacía un recorrido que llegaría hasta la Sabana de Nisibón,
un camión con simpatizantes políticos se volcó. En el accidente perdieron la vida 17 personas, las demás resultaron heridas,
algunas con lesiones permanentes, como fue el caso de Felipe
Cabrera, quien perdió un brazo.
Temporal de 1971
En 1971 ocurrió un temporal de fuertes aguaceros desde el
medio día hasta la media noche, situación que produjo la crecida de todos los ríos de la parte este: La Yeguada, El Jovero,
Cuarón, Cedro, Las Lisas y Nisibón, arrasaron con los puentes
que para ese entonces eran de base de concreto, pero con vigas
de madera. El río La Yeguada hizo una creciente idéntica a la de
Miguel Pérez, salió de su cauce, inundó las esquinas del comercio de Antonio Santana y la esquina de Juan Kair. Esa noche
hubo que evacuar todas las partes bajas próximas al río y la zona
del barrio la Boca del Río, lugar en que vivía Amparo Salas (a)
Maroita, quien se encontraba sola esa noche, pues su marido
estaba en Samaná. Bajo ningún concepto obedeció a refugiarse
en otro lugar fuera del alcance del río. A medianoche el agua
Miches20110317.indd 96
24/03/2011 01:20:32 p.m.
Miches: historia y tradición
97
llegaba a la altura de las ventanas de su casa, todos los trastes
navegaban dentro, ella estaba subida en una tabla sobre las
vigas del techo, esperaba allí el fatal momento, que no llegó
gracias al esfuerzo de los bomberos y brigadas de voluntarios,
quienes pudieron socorrerla junto a sus dos vástagos.
Viajes ilegales hacia Puerto Rico, 1971
En 1971 tres jóvenes de Miches, Luis Ernesto Páez (a) El
King o King Kong, Rafael Zorrilla (a) Faelo y Demetrio Amparo
(a) Piche, idearon irse a Puerto Rico en yola, con el objetivo de
cambiar de ambiente, sin darse cuenta de que abrirían una ruta
que causaría muchas desgracias. En los preparativos los asesoró
Jesús Mártir (a) El Catcher, experto navegante que había ido
en múltiples ocasiones a Borinquen en viajes mercantiles, y les
trazó la ruta de manera tal, que los osados llegaron sin el menor problema.
Sustrajeron, subrepticiamente, a Marcialito Suárez, una yola
de 14 pies de eslora llamada Susana, y un motor fuera borda,
Mercury negro de quince caballos de fuerza, también un motor
a modo de repuesto, propiedad de Quico Amparo, y unos cuantos garrafones de gasolina, ya que este último era dueño de una
pescadería y tenía una buena cantidad de esos implementos.
Partieron, siguieron la ruta establecida y arribaron en la vecina
isla sin dificultad. Una vez allí, escondieron el motor y abandonaron
la yola. A los pocos días apresaron a Faelo y a Piche, más tarde
detuvieron a King Kong, pasaron varios días en la cárcel y luego
fueron deportados. Esta intrépida hazaña abrió las puertas de la
emigración ilegal.
Uno de los primeros viajes que siguió al mencionado anteriormente, fue realizado por José Feliú, Ariosto de la Cruz (a)
Yiyo el Mulo, Carlos Secundino Santana (a) Moreno, sentenciado a inyección letal en Estados Unidos, Meme Amparo (a)
Meme Tomaza, entre otros.
Miches20110317.indd 97
24/03/2011 01:20:32 p.m.
98
Ceferino Moní Reyes
Durante la década de los 80 los viajes ilegales estaban a la orden
del día. Salían de la costa en la noche, y de día, del balneario
Playa Arriba. Para la época, la dotación de la Marina de Guerra
era sobornada por los organizadores, les daban cantidades
significativas, oscilantes entre cuarenta y cincuenta mil pesos,
«peaje», para poder zarpar, lo que originó un lucrativo negocio, grandes embarcaciones con capacidad para ochenta o más
tripulantes, que pagaban seis, ocho y hasta doce mil pesos.
Algunos organizadores acumularon cuantiosas sumas de dinero,
que empleaban en comprar casas, fincas, carros y darse la buena
vida. Otro tanto sucedió con los jefes militares acreditados, subastaron su conciencia con el oro corruptor, amasaron fortunas. Cabe
mencionar a los tumbadores, que usaban distintas estrategias: a veces se hacían de motores en mala condición con el propósito de
que fallaran en el camino para devolverse y quedarse con el dinero;
otras veces les cobraban por adelantado para fabricar el bote, comprar motores y combustible, y estafaban a los incautos, pues adquirían embarcaciones de poca calidad, motores viejos para simular el
Luis Ernesto Páez (a) El King o King Kong, único
sobreviviente del primer viaje en yola a Puerto Rico.
Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 98
24/03/2011 01:20:32 p.m.
Miches: historia y tradición
99
viaje. Los mismos organizadores de los viajes se ponían de acuerdo
con jefes de la Marina; entonces los militares iban al sitio del embarque, a la salida, apresaban a los presuntos viajeros e incautaban los
equipos.
En los vaivenes de estos tiempos, en que los viajes ilegales
eran la copla del día y todo el mundo se preguntaba el porqué
de la euforia, una gran parte de la ciudadanía solo albergaba en
su mente realizar el viaje hacia la isla del encanto; todo nos hace
pensar que los hechos históricos tienden a repetirse.
A finales del siglo xvi, en Europa, cuando España exploró el
continente americano y se advirtió la riqueza que había y las posibilidades de hacer fortuna con la explotación de la raza natural
en provecho de los peninsulares, América se vio como la tierra
de promisión, donde fluye leche y miel, y los europeos venían en
busca de mejor vida, pues trataban de conseguir lo que la vida
les había negado. Ahora ocurre algo idéntico: Puerto Rico, la
isla del encanto, es el puente para llegar a Nueva York, donde la
mayoría de las personas creen que está la solución de todos sus
problemas. La ilusión de las yipetas, cadenas, pistolas, ha cautivado a nuestra juventud de tal manera que han perdido la fe
en el estudio, el trabajo y demás aspectos trascendentes de la
vida. Ello ha traído consigo la fuga de mano de obra, y se ha convertido en un flagelo.
Tema harto debatido, la conclusión objetiva y justa requiere
de ecuanimidad y equidad. A veces solo se valoran las remesas del
exterior, construcciones suntuosas y vida opulenta de ensueño
de muchas familias. Del otro lado de la moneda están el alto índice de delincuencia, que azota a nuestro país; muchos jóvenes,
que viajan con la ilusión de cambiar su situación, de la noche
a la mañana, caen en el mundo del narcotráfico, son apresados
y, cumplida la condena, deportados. De regreso, no les inspira
el trabajo serio, honesto y legal, no se adaptan a la realidad,
su mente está llena de fantasías y todo lo quieren conseguir a
gran escala, fácil y de forma rápida, lo que explica la formación
de bandas, capaces de cometer actos reñidos con la moral y las
Miches20110317.indd 99
24/03/2011 01:20:32 p.m.
100
Ceferino Moní Reyes
leyes. La estela negativa, producida en torno a los viajes ilegales,
ha hecho que nuestra sociedad, en sus niveles más honestos, los
condene como la plaga del siglo xx.
Son muchas las personas que han vendido o hipotecado sus
pequeñas propiedades, incluso, sus humildes viviendas, en la
desesperación por llegar a la tierra prometida, y al fracasar en
dos o tres ocasiones se quedan en la insolvencia.
Muchas jóvenes ofrecen su cuerpo a los organizadores y
capitanes, por carecer del dinero necesario; son deshonradas
y no logran irse. Las que, de una manera u otra, pueden embarcarse sufren innumerables calamidades. A veces, tienen que
estar, algunos días escondidas en los montes esperando, junto a
los demás, el día de la partida, siempre por la noche, para burlar la vigilancia militar. Ocurren muchas tragedias: viajeros con
armas provocan riñas, al punto de registrarse muertes. En una
ocasión, una joven que anhelaba irse y no tenía el dinero, se le
ofreció al capitán del viaje a cambio de que la llevara. El capitán
la usó en varias ocasiones el día que los presuntos viajeros recibieron la orden de irse para el monte, porque pretendían viajar
esa noche, la joven en cuestión también se fue al monte. Por
algunos inconvenientes el viaje no pudo salir y duraron algunos
días en espera, y la desdichada e infeliz se ofreció a cuantos quisieron. Refieren los testigos, actuantes en esos actos aberrantes,
que una sola noche, la anodina fue poseída por once, y al final
del cuento no logró irse, fueron «tumbados», pues el capitán
y el organizador estaban confabulados y los mandaron para el
monte donde habían sido denunciados a la Marina, que los
dispersó con disparos al aire.
Otros fracasan, porque los organizadores del viaje en su afán
de adquirir mucho dinero, sin importarles la vida de los incautos, montan más pasajeros de los que la embarcación resiste, al
llegar al canal de la Mona, zozobra, y se registran tragedias que
han llevado el luto a innumerables hogares.
También hay ocasiones en que los viajeros son estafados por
los capitanes que organizan este tipo de viajes; se aprovechan
Miches20110317.indd 100
24/03/2011 01:20:32 p.m.
Miches: historia y tradición
101
del desconocimiento marítimo de los pasajeros, inician el viaje
y, después de darle un paseo de varias millas por el mar, se
devuelven bajo el alegato de que el mar está «bravo» y no hay
condiciones para continuar la travesía. A esta situación se le
denomina comúnmente en Miches «tumbe», debido a que no
se les devuelve el dinero, y se les llama «mojaos», pues son desembarcados a varios metros de la costa y tienen que mojarse
para llegar a tierra firme.
Masacre de Sabana de Nisibón, 1974
El 11 de agosto de 1974, cinco días después de Joaquín
Balaguer juramentarse como presidente en su tercer período
consecutivo, se produjo una tragedia en Sabana de Nisibón
que consternó toda la zona. Dos militares del Ejército Nacional fueron agredidos a machetazos; uno murió descuartizado y el otro quedó mutilado, situación que trajo como consecuencia el asesinato de cuatro familiares de los homicidas
y el incendio de varias casas. A continuación se narra cómo
sucedió el hecho.
Ese día, el jefe de puesto del ejército de Laguna de Limón,
se ausentó debido a que tenía un familiar enfermo en su pueblo
de origen, y dejó la comandancia bajo la responsabilidad de un
raso, con la orden de no enviar la patrulla, ese domingo en la noche, a los parajes de Las Lisas y Sabana de Nisibón como se hacía
de costumbre. La orden fue violada, el encargado despachó dos
efectivos militares con el objetivo de ver lo que «picoteaban». Tomaron la ruta de Las Lisas y de Sabana de Nisibón, ya que en este
último lugar las fiestas, los fines de semanas, eran frecuentes por
la cantidad de prostíbulos que había, además no existía dotación
militar ni de la policía. Mientras estaban en Sabana de Nisibón,
en una de las fiestas se verificó una riña entre dos mujeres, a las
que apresaron. Dos lugareños, hermanos, la emprendieron contra los militares con filosos machetes, así fue como asesinaron a
Miches20110317.indd 101
24/03/2011 01:20:32 p.m.
102
Ceferino Moní Reyes
uno y a otro lo dejaron mutilado, como ya se dijo, destrozaron
también uno de los fusiles y, posteriormente, se dieron a la fuga
con el resto.
Al otro día, en las primeras horas de la mañana, tan pronto
se difundió la noticia, llegó un camión con militares procedentes de la compañía de El Seibo, y el coronel de San Pedro
de Macorís con otro contingente militar, quienes llegaron al
lugar de los hechos con furia infernal. Desplegaron un operativo, «peinaron» la zona desde la costa hasta el proyecto La
Colorá, en las inmediaciones de las lagunas, incluidas las lomas
del Barrero y los Sumideros; apresaron a todo el que encontraron, los transportaron a Miches, y los recluyeron en el patio de
la dotación militar del ejército, donde hoy está la Marina. Los
centenares de presos no cabían en el cuarto carcelario de la
policía. Los militares incendiaron tres casas que pertenecían a
personas relacionadas con los homicidas.
La calma volvió a reinar cuando llegó, en un helicóptero, el
general Helio Osiris Perdomo y ordenó deponer toda actitud de
represalia y masacre e iniciar las investigaciones de lugar.
Ciclón David, 1979. Efectos en Miches
En 1979 el país fue azotado por el devastador ciclón David,
uno de los más poderosos que había visto el Caribe en los últimos 500 años. A su paso dejó lluvias torrenciales, por lo que
los ríos salieran de su cauce y muchos arrasaron con puentes y
alcantarillas. Los pueblos quedaron incomunicados. En Miches
y sus campos se suspendió la energía eléctrica por espacio de
tres meses, el ciclón destruyó las redes eléctricas en toda la zona
Este y Sur. La agricultura fue totalmente devastada, por tanto
se pronosticó una hambruna que podía postrar al país, pero
gracias a los esfuerzos y medidas tomadas por la Secretaría de
Agricultura, hoy Ministero de Agricultura, se levantó sobre su
propia ruina, se fomentó la producción agrícola y se proveyó
Miches20110317.indd 102
24/03/2011 01:20:32 p.m.
Miches: historia y tradición
103
a todas las zonas de semillas y frutos de ciclo corto. A los tres o
cuatro meses hubo comida.
Protesta masiva en Miches, 1988
En 1988 se verificó un hecho que conmovió a Miches, de manera
tal que provocó una protesta sin precedentes. Una noche, una
patrulla de la Marina de Guerra, apostada cerca de la entrada del
barrio Los Franceses, ordenó la parada a un motoconchista que
transitaba de dicho barrio hacia el pueblo, al no obtemperar, o no
percatarse de la orden, siguió su marcha, entonces, uno de los militares disparó, provocándole la muerte al instante. Esto causó un
gran impacto en la ciudadanía; el pueblo usó todos los medios disponibles para expresar su indignación. Se acabaron las velas en los
colmados, pues la ciudad en masa procedió a encenderlas en
todas las aceras y contenes en señal de duelo. Tomaron el cadáver
y lo introdujeron en un ataúd y lo llevaron al cuartel de la Marina. Al día siguiente, después del sepelio, dieron rienda suelta a su
indignación, se registraron, incluso, actos rayantes en la locura.
La euforia fue tal, que la dotación de la Marina se acuarteló en
la loma para evitar peores consecuencias. Se declaró una huelga
general donde confluyeron todos los sectores; quemaron gomas
por todas partes, había vidrios y botellas por doquier, incineraron
una embarcación de la Marina, otras, cargadas en hombros, fueron depositadas en lugares estratégicos, como el puente y las calles
principales, para obstruir el paso.
La muerte del motoconchista indignó a la ciudadanía, ya que
la misma se asoció con el asesinato de Pacho Paredes, quien fuera
ultimado años antes en plena calle por un cabo de esa institución
castrense.
Esos actos se mantienen latentes en el corazón del pueblo; sus
sus heridas han cerrado en falso, como dice una vieja canción:
«Mira que hay heridas que cierran en falso y si alguien las toca se
vuelven abrir».
Miches20110317.indd 103
24/03/2011 01:20:32 p.m.
104
Ceferino Moní Reyes
Muerte de Carlos Santana, 1993
El 23 de marzo de 1993, en Estados Unidos de América,
fue ejecutado por inyección letal Secundino Santana, conocido también como Carlos Santana, oriundo de este pueblo. Fue
uno de los primeros jóvenes que se fueron hacia Puerto Rico
en yola. De la isla logró cruzar hacia el Norte y después de un
tiempo se vio envuelto en un problema por el que fue juzgado
y condenado a muerte. En prisión cursó estudios universitarios
y obtuvo el título de doctor en Derecho; reorientó su vida y
espiritualmente estaba preparado, consagró su vida a servirle a
Dios de todo corazón.
La muerte del joven dejó profundas huellas en el recuerdo,
fue el primer caso de esta naturaleza que se registró en nuestro país, y por desgracia le tocó a un michense. Muchos sectores de importancia imploraron clemencia, entre ellos el Papa,
pero la gobernadora de dicho Estado, Ann Richards, se mantuvo inflexible ante toda petición de indulgencia. Después de
consumada la sentencia, el cadáver fue trasladado a su pueblo
natal para darle cristiana sepultura. Fue un día de muchos movimientos, dada la magnitud del caso, tan insólito para nuestro
país; periodistas de todos los órganos de prensa, se encargaron
se difundir la noticia. Gran muchedumbre lo acompañó hasta
el cementerio con pancartas de protestas. Fue sepultado envuelto en la Bandera Nacional. Luego del sepelio, se lanzaron
a las calles y recorrieron la población, coreaban consignas y slogan de protesta, entre ellos: «¡Ann Richards, indolente, mataste
un inocente!».
Ciclón George, 1998
El 22 de septiembre de 1998, Miches, al igual que la mayoría
de los pueblos del este y el sur del país, fue azotado por un terrible huracán. Desde la media noche comenzaron a sentirse fuertes
Miches20110317.indd 104
24/03/2011 01:20:32 p.m.
Miches: historia y tradición
105
vientos y torrenciales aguaceros, el mar, bravío, lanzaba olas que
llegaban hasta la calle Duarte. La Defensa Civil, Bomberos, Policía, Marina, y voluntarios civiles desalojaron personas que vivían
en los sitios de peligro y las trasladaron a refugios. Los jóvenes
deambulaban por las calles, aglomerados en las esquinas, deseosos de presenciar el huracán, por lo que los órganos de seguridad
tuvieron que tomar medidas urgentes para lograr que se ubicaran
en sitios seguros. La ciudadanía en su casi totalidad no había vivido esta experiencia, pues para la fecha hacía 71 años que Miches
no sufría los efectos de ese tipo de meteoro, el último huracán fue
en 1927, el San Felipe.2 Según el servicio meteorológico, el ojo del
huracán pasó al sur de la isla Saona. Los vientos máximos alcanzaron 220 km/h; los que azotaron a Miches se calculan por debajo
de los 150 km/h, pues de haberse registrado ráfagas de 220 km/h
no hubiese quedado en pie ninguna vivienda de madera, zinc y
yagua.
No se registraron muchas pérdidas humanas, gracias a las
medidas de precaución. Solo un ciudadano haitiano murió ahogado al tratar de cruzar el río Mojica que había crecido de manera descomunal.
Tan pronto pasó el huracán, la Defensa Civil recorrió todos los poblados para evaluar los daños materiales, con mayor atención las viviendas destruidas total o parcialmente, y
elaborar un informe para pedir ayuda a los organismos competentes. Pronto llegó una cantidad considerable de madera
y zinc. Para desgracia de la masa damnificada, los materiales
fueron administrados por los personeros políticos del gobierno de turno y no llegaron de manera total a los afectados, sino
que en varios casos personas que no sufrieron daños en sus viviendas fueron favorecidos, y otra parte fue transportada por
personas sin ninguna justificación. Sucedió lo mismo con los
alimentos y la ropa que días después fueron donados. Los encargados de hacer la distribución se apropiaron de gran parte
Entrevista a T. Rúa.
2
Miches20110317.indd 105
24/03/2011 01:20:32 p.m.
106
Ceferino Moní Reyes
de los donativos, razón por la que la población damnificada
recurrió al saqueo.
En el sector agrícola, el fenómeno causó grandes daños, pues
los fuertes vientos destruyeron todas las plantaciones de plátanos, guineos, los cítricos desaparecieron y se verificó una escasez
de los rubros producidos en estas regiones. En lo adelante había
que traerlos de los mercados exteriores y la inflación no se hizo
esperar, todo subió de precio, por ejemplo los plátanos llegaron
a comprarse a diez pesos la unidad.
Tragedia del 20 de enero de 2001
El 20 de enero de 2001 se registró una tragedia que consternó
a todos por varios días. Una yola con 56 viajeros, que se proponía
viajar hacia Puerto Rico, salió desde La Gina; y todos contentos
y con la esperanza de realizar sus sueños dorados se hicieron a
la mar, sin sospechar que la parca les esperaba a poca distancia
para envolverlos en su fúnebre crespón. La embarcación zozobró al romperse, pues parece que su construcción fue muy
frágil, y toda esa aglomeración de pasajeros quedó náufraga en
el mar. Un pescador que se dirigía a tierra, en una embarcación
pequeña, observó el drama, pero no pudo acercarse, no iba a
resolver el problema debido a la poca capacidad de su navío,
so pena de hundirse. Aceleró la marcha y corrió a la Marina
de Guerra a dar la alarmante noticia. Su esfuerzo no valió de
nada. Fue detenido por las autoridades, en lugar de salir con
él a salvar esas vidas. Los militares pensaron que era una falsa alarma, para distraer su atención, con el objetivo de hacer
zarpar algunos viajes por otro punto. Horas más tarde acertó a
pasar otro pescador por la zona y divisó a tres personas en la superficie del mar: una mujer y dos hombres a los cuales trasladó
al Hospital Municipal de Miches. Uno de los hombres, en estado crítico, tuvo que ser trasladarlo hasta el Hospital Regional de
San Pedro de Macorís, allí falleció. Según narra la sobreviviente,
Miches20110317.indd 106
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches: historia y tradición
107
vio a muchos de sus compañeros cuando se sumergían hacia el
fondo, ya ahogados.
Al otro día la Defensa Civil y brigadas de voluntarios rastrearon
la zona sin resultado alguno. El operativo se mantuvo durante varias semanas, pero fue infructuoso. Después de cinco días
aparecieron cadáveres en estado de descomposición, varios de
ellos salieron por la península de Samaná, otros emergieron
por la playa de Punta Gorda y Guaco, de Miches. A los pocos
días del naufragio fue capturado un tiburón por pescadores de
El Asfalto y, en su vientre, encontraron un hueso del antebrazo
de un humano y un puente dental.
Han surgido distintos comentarios con relación a este viaje,
hay quienes conjeturan que muchos lograron salvarse, pero nadie
ha aparecido, ni tampoco han llamado por teléfono; la realidad
nadie la conoce a ciencia cierta.
Miches20110317.indd 107
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches20110317.indd 108
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Deportes
Béisbol
Inicio del béisbol
Se puede asegurar, con toda certeza, que el inspirador de este
deporte fue Jesús Mártir, mejor conocido como Jesús el Catcher. Vivió gran parte de su juventud fuera, viajó a Puerto Rico, Venezuela,
Curazao, Cuba, etc.; en sus viajes de navegación era un excelente
capitán de navío. En esos países extranjeros practicó béisbol y se
distinguió como un formidable receptor. De ahí el apodo de El Catcher1. A principios de la década del 40, Jesús Mártir solicitó a Trujillo la donación de útiles deportivos para jugar béisbol. Fue complacido, y de inmediato formó los dos primeros teams deportivos de
la historia de este pueblo: los Tiburones de Media Luna y el Jacas
Especial. Los primeros jugadores fueron: el propio Jesús Mártir, Generoso Fernández, Federico Candelaria y Herminio Fernández (a)
Millo, entre otros.
En 1944 muchos jóvenes se habían entusiasmado con el deporte, por lo que se formaron dos nuevos equipos: el Centenario
y el Barceló, a partir de estos, se distinguieron algunos jóvenes
como verdaderas estrellas de su época. Cabe mencionar a: Mario
Ciprián, considerado el mejor pelotero michense de todos los
Entrevista a A. Jiménez.
1
~ 109 ~
Miches20110317.indd 109
24/03/2011 01:20:33 p.m.
110
Ceferino Moní Reyes
tiempos, Tilo Ramírez, Pedro Amparo (a) Pedrito Champion,
Aquilino Candelaria y otros.
En la década de los 50, en lugar de tener dos equipos locales contendientes, se organizó uno local para competir en el
campeonato regional (amateur), clasificación AA. Se destacaron:
Papito de la Rosa, catcher y pitcher; Rafael Rosario (a) Pata e yuca,
excelente antesalista; Tito Páez, considerado como uno de los
grandes pitchers; Juan Reyes (a) Juan malicia, jardinero derecho;
Orígenes Linares, el jardinero con el brazo más potente, Agustín
Berroa (a) la Prica, también jardinero; Agustín Rosario (a) la
Lora o Agustín Marquito; Esteban Páez (a) Estebita el de Emilia,
jardinero izquierdo; Ramón Berroa (a) Ramón la Biblia, jardinero central, uno de los más poderosos toleteros; Danilo Santana y
Tirso Rodríguez Guerrero, ambos catchers y de poco bateo, pero
de una gran defensa; Rafael Amparo, campo corto; Aquiles Mota,
segunda base, y Domingo Heureaux, formidable lanzador.
En 1958, el equipo de la Aviación Militar Dominicana visitó Miches para enfrentarse a los locales en un doble partido.
En el encuentro se escenificó un duelo de lanzadores entre el
serpentinero Píndaro Pastor, por la Aviación, y el veteranísimo
Domingo Heureaux, por el equipo michense. Al final los visitantes obtuvieron la victoria, cuatro carreras por una. En la tarde, el
equipo local volvió a sucumbir, cargó con la derrota el lanzador
Papito de la Rosa.
Entrada la década de los 60, una nueva generación comenzó a
ingresar al béisbol, ahora con mayores posibilidades por la organización del deporte. De ella se distinguieron: Félix Antonio Peralta,
pitcher de gran velocidad; Miguel Rúa, Nani Amparo, Andrés del
Rosario (a) Andrés Picú y Ramón Antonio Amparo (a) Nego, todos lanzadores; también Ramón Drullard (a) Andavez, jardinero
central; Víctor Peralta, segunda base; Odalis Amparo, campo corto,
(mereció ser guante de oro), y Marcelo de la Cruz, primera base y
campo corto bateador de gran poderío.
Los peloteros, los lanzadores Félix Antonio Peralta, Miguel
Rúa y, posteriormente, Hucha de la Cruz llegaron a firmar
Miches20110317.indd 110
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches: historia y tradición
111
contratos en ligas menores de Estados Unidos, y en la pelota
invernal criolla vistieron el uniforme de los Tigres del Licey.
En los últimos años el béisbol ha vuelto a revivir, gracias al entusiasmo y dedicación de Juan Reyes Mercedes, que con su labor
tesonera ha dedicado toda su vida al deporte. Este ex jugador ha
organizado a la juventud michense en clubes deportivos, y en la
actualidad entrena equipos juveniles.
El béisbol y su fanatismo durante la década de 1950
Durante la última década de la tiranía trujillista el fanatismo
beisbolero echó sus más profundas raíces en Miches. Todo el
mundo (imposibilitado de expresar sus preferencias políticas)
descargó energías y simpatías en los equipos tradicionales del
béisbol invernal, Licey, Escogido, Águilas y Estrellas. El fanatismo llegó a tanto que en las fiestas se sentaban a tomar juntos los
que simpatizaban con un mismo equipo.
Tiempos muy emotivos. Cuando finalizaba el campeonato,
los fanáticos del equipo campeón, hacían una gran fiesta. En
1954, fecha en que las Estrellas Orientales se coronaron campeones, fabricaron un tigre de papel y trapos, y realizaron un gran
entierro, en lo adelante fue fiesta y baile, dirigida y organizada
por Claudio Leonardo, uno de los más connotados simpatizantes de ese equipo, junto a Salomón Seguié y Marino Ciprián,
entre otros. Conocida como la época romántica del béisbol, en
la que no se perseguía un fin lucrativo, fue el período que Alonso Perry, Guayubín y Chichí Olivo, Manuel Mota, los hermanos
Rojas Alou, Osvaldo Virgil y otros.
Los aficionados vivían ansiosos por escuchar los juegos
que se transmitían por la radio, pero había muy pocos aparatos, no eran suficientes para la cantidad de fanáticos. En el
barrio Pueblo Arriba, Juan Kair y Emeterio de la Rosa tenían
un comercio con un radio, pero cerraban a las seis de la tarde,
así que la gente se aglomeraba en la calzada en frente de las
pocas casas que tenían dicho aparato. A las siete de la noche
Miches20110317.indd 111
24/03/2011 01:20:33 p.m.
112
Ceferino Moní Reyes
Estadio de béisbol de Miches. Foto de C. Moní.
escuchaban la popularísima comedia El Romance Campesino, con los personajes Felipa y Macario, y luego los juegos de
pelota, pero como se trataba de familia, se rehusaban poner
los partidos para evitar la aglomeración y la bulla de quienes
no podían quedarse en silencio cuando su equipo estaba a
la ofensiva. La fanaticada se sintió feliz y satisfecha, cuando
para ese tiempo llegó, procedente de Hato Mayor, Antonio
Santana, quien se estableció con un pequeño negocio –donde
hoy tiene su casa de familia– y sintonizaba el juego de pelota.
Todos los fanáticos acudían allí a escucharlo hasta el final, ya
que Santana cerraba su comercio cerca de la media noche.
Podían aplaudir las buenas jugadas de su equipo y celebrar la
victoria sin que les hiciera la menor objeción.
Práctica del dominó
Aunque el dominó se ha practicado en Miches desde sus
orígenes, fue en los años 70 cuando inició la organización de
torneos. Los más sobresalientes jugadores de la época fueron
Miches20110317.indd 112
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches: historia y tradición
113
Rufino Linares (a) Payano, Rodolfo de la Cruz, Isidro Peralta,
Silvio Morel (a) Pempa, Ángel Farin Álvarez, Camille Ramírez,
Bermúdez y otros. Al final de la década de los 90 empezaron los
torneos locales; el primero fue organizado por Ramón A. Peralta (1994), y resultaron ganadores Juan Isidro Núñez y Rafael
Mercedes (a) Chiqui, quienes enfrentaron en la final a Rodolfo
de la Cruz e Isidro Peralta. La segunda convocatoria se hizo en
el 2004, y estuvo coordinada por Juan Isidro Núñez, miembro
de la Asociación Nacional de Jugadores de Dominó, quien obtuvo el primer lugar. Más tarde, Manuel Rodríguez, responsable
local de la Secretaría de Estado de Deportes, Educación Física y
Recreación (SEDEFIR), dirigió dos contiendas consecutivas, en
años sucesivos. Actualmente, existen alrededor de diez clubes
donde se realizan partidas.
Softbol2
Su inicio se remonta a la llegada de Luis Arrendel, procedente
de San Pedro de Macorís, quien vino en calidad de juez de paz. El
ex lanzador profesional de las Estrellas Orientales; formó un equipo para la práctica del softbol. Entre los primeros integrantes se
hallan: Juan Reyes Amparo (a) Pedrito Champio, Ramón González
(a) Cigua, Toñito Gatón, Leopoldito de la Cruz, Isidro Peralta,
Nabo Natera, Vinicio Candelaria, Ezequiel Mártir (a) Papo, Mundo
de Aza, Solano y otros.
Luego surgieron dos equipos locales: Aceite Supremo, dirigido
por Félix Antonio Peralta, y el Ron Brugal; por Domingo Berroa
(a) Mingolo, organizaron un torneo, donde Aceite Supremo resultó ganador.
Integraron dichos clubes: Elvin Amparo (a) Niño Guin, Félix
Antonio Peralta, Leonidas Cabrera, Antonio Feliú (a) Toño,
Entrevista a Mundo de Aza y Félix Antonio Peralta en 1991.
2
Miches20110317.indd 113
24/03/2011 01:20:33 p.m.
114
Ceferino Moní Reyes
Félix Herrera, Silvio de León, Danilo Páez (a) Gango, Manolo
García, Mundo de Aza, Benigno Polanco (a) el Tremendo, entre
otros.
Sacaron una selección que jugó con distintos pueblos en
intercambios amistosos. Cabe destacar, entre esas ciudades:
Salcedo, Samaná, Sánchez, Higüey, La Romana y San Pedro de
Macorís.
En la actualidad existen cuatro equipos (Los Haight Lan
King, Los Duros de Los Franceses, Marlin del Pueblo Arriba y
Los Serie 29); con un atractivo estadio en el barrio Los Franceses.
Los más destacados en toda la historia de este deporte son:
Miguel Rúa, Mingolo Berroa, Félix Antonio Peralta, Domingo
Heureaux, Víctor Peralta, Mundo de Aza y Miguel Ángel
Peralta.
Baloncesto3
En la primera mitad de la década de los 60 inició en Miches
la práctica del baloncesto bajo los auspicios de Haché Solís. Improvisó una pequeña y rústica cancha en el solar que hoy ocupa el Enchilado, y en la época era un secadero en desuso. Los
jóvenes se interesaron inició la práctica del deporte del aro y
el balón. Los primeros en practicar baloncesto fueron: Temisto
Amparo, Francis e Hito de León, Rilkis de la Cruz, Tito Cedeño,
Luis Heureaux, Sócrates Candelaria, Juan Tomás Hernández,
Manolo y Fausto Hernández.
Sócrates Candelaria hizo crecer esta disciplina gracias a la contratación de un entrenador que enseñó los fundamentos de este
deporte. Con su anuencia se formaron dos equipos: Los Azules
y Los Amarillos, quienes celebraron el primer torneo. Entre los
integrantes estaban Teófilo Puente (a) Teo, Elías Gálvez, Rafael
Candelaria (a) el Mello, José Manuel Encarnación, Domingo
Entrevista a Elías Gálvez en 1993.
3
Miches20110317.indd 114
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches: historia y tradición
115
Hernández (a) la Fora, Justo Severino Contreras, León Mazara
y los hermanos Julín y Julián Pérez Aquino. Luego organizaron
cuatro equipos que celebraron torneos patrocinados por comerciantes locales junto al Cabildo Municipal. Los más destacados
fueron Elías Gálvez, Teófilo Puente, Francis Feliú, Marcelito de
la Cruz, quienes en varias ocasiones fungieron como refuerzos
de torneos en la región Este.
Miches20110317.indd 115
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches20110317.indd 116
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Manifestaciones culturales
Historia de la guitarra en Miches
D
e todos los instrumentos musicales el que con más propiedad ha hecho su historia en Miches ha sido la guitarra. Miches era un pequeño poblado donde aún no se conocían los
aparatos modernos de música, ni existían los radios-cassettes, la
guitarra desempeñó un gran papel que aún vive en el recuerdo
de la presente generación. Su historia se originó a principios
de la década del 40, con la llegada de Luis Cernuda, oriundo de
Samaná, un verdadero maestro. Pronto llegaron a él un grupo
de jóvenes deseosos de aprender a tocar; entre ellos: Andrés
Amparo, Mayía Paredes, Carlos Candelaria (a) Calín, Amado
de la Cruz (a) Amado Pulla y Quico Amparo, todos fallecidos a
esta fecha.
De dicho grupo se distinguieron grandemente, Andrés Amparo
y Mayía Paredes, quienes hicieron de la guitarra su ídolo. Estos
dos trovadores, cuando la noche tendía su negro manto y el pueblo dormía y disfrutaba del sueño, igual que un néctar de sutil
fragancia, entonaban los acordes de sus liras al pie de una ventana, y al expresar sus bellas melodías, parecía que brotaban de las
arpas de oro de los querubines. Nuestros recordados juglares no
están con nosotros, partieron de este mundo, pero dejaron sus
recuerdos latentes en la memoria de todo el que compartió con
~ 117 ~
Miches20110317.indd 117
24/03/2011 01:20:33 p.m.
118
Ceferino Moní Reyes
ellos. Serán eternamente recordados, quienes al parecer ajustaron su instrumento al pie de las musas acompañados de la flauta
de Euterpe. La lira de estos trovadores, siempre estuvo afinada
para cantarle y exaltar la belleza de esas esculturas humanas, esas
Venus encarnadas, que a veces la providencia divina suele enviar
a este mundo para que traduzcan las glorias celestiales a nuestro
ambiente terrenal, las mujeres. Del gran repertorio de canciones
que tantas veces surcaron los aires de este pueblo en las horas
más sublimes de la noche, digna de recordar es la popularizada
por el cantante Danny Rivera: «Mujer abre tu ventana, para que
escuches mi voz, te está cantando quien te ama, con el permiso
de Dios».
Primera banda de música1
A mediados de la década de los 40, llegó de Santo Domingo,
como maestro de música, Porfirio Reyes. Fundó una banda integrada por: Quico Amparo, Felipe Moya, Publio Santana, Manano
Simó, César Augusto Páez (a) Monchín, Ramón Emilio Amparo
(a) Papamón y Carlos Páez (a) Carlito.
Otros maestros fueron Fellito Almánzar, Chelo de León y
César Acosta. Para esta fecha, César Augusto Páez había adquirido
un amplio conocimiento musical y fue designado maestro.
La pequeña banda de música continuó su desarrollo con el
calor y entusiasmo de un joven nativo al frente, Monchín Páez,
que formó un combo, llamado Monchín y sus Populares, el cual
comenzó pronto a ganar fama. Se abrió paso y actuaron en muchos pueblos del país. Más tarde fue contratado para debutar en la
ciudad de Nueva York. Estaba integrado por: César Augusto Páez
(a) Monchín, director y trompetista; Paulo Páez (a) Cangué, saxofonista; Marcos Páez (a) Guní, baterista; Miguel Payano, trompetista; Leoncio Hernández, bajo; Radhamés Echevarría, guitarrista;
Entrevista a Monchín Páez en 1991.
1
Miches20110317.indd 118
24/03/2011 01:20:33 p.m.
Miches: historia y tradición
119
Arístides Páez, saxofonista; Ramoncito Páez, trompetista, y Zenón
Páez, Tirso Álvarez, Francisco Romero y Norkis Páez, cantantes.
En Nueva York, la banda se fraccionó en pequeños grupos,
pues las fiestas animadas por pequeños grupos, eran frecuentes. Esto los motivó a quedarse aun ilegalmente; solo regresó
el director Monchín, quien al llegar formó La Orquesta Sensación, con integrantes más jóvenes. Cuando estos adquirieron
cierta capacidad, quisieron irse a la capital y su director, en un
acto ejemplar, les abrió paso y les donó el equipo de amplificación. Ya en la capital, grabaron discos, consiguieron varios
contratos y se presentaron en múltiples ocasiones por la televisión. Entre estos estaban los hermanos Freddy, Julio César y
Roberto Augusto Páez, Cívico de la Cruz, Vicente Cabrera y
Pedro Julio González. De este grupo, los tres hermanos Páez,
ingresaron a la orquesta de los Hermanos Rosario, y el resto
perdió la ilusión de la carrera artística, por lo que partieron a
playas extranjeras.
Monchín Páez permaneció en Miches como director de la
Academia de Música, que para ese momento estaba bajo la dependencia de la Secretaría de Estado de Educación y Cultura.
La Mamaela
Poco después de haberse formado el conjunto de Monchín
y sus Populares, se hizo otro pequeño conjunto, constituido
por los hermanos De León (a) los Picos, Niño, Quirino y su
hijo Elías. Comenzaron a crear fama local con la Mamaela. Llegaron a tocar en muchas fiestas en los bares de la localidad, así
como en las comunidades vecinas. El director era un verdadero
maestro del instrumento de cuerdas llamado tres. Una de las
actuaciones más recordadas fue su acostumbrada parranda.
Miches20110317.indd 119
24/03/2011 01:20:34 p.m.
120
Ceferino Moní Reyes
El folclore michense
El folclore, en términos generales, es la ciencia que recopila
y estudia cada una de las manifestaciones tradicionales que forman parte del patrimonio cultural de un pueblo. Nuestro patrimonio cultural está constituido por un conjunto de tradiciones,
artes y costumbres ancestrales de raíces indígenas, españolas y
afro-antillanas. Los elementos del patrimonio folclórico de todo
grupo social se manifiestan en seis aspectos, que son: musical,
literario, religioso, técnico, medicinal y lingüístico.
Musical. El acervo de ritmos, melodías y danzas dan origen a
la elaboración de canciones adecuadas que se entonan al son de instrumentos típicos.
Literario. Constituido por fábulas, romances, refranes, adivinanzas, adagios y proverbios.
Religioso. Comprende un caudal de mitos, leyendas, supersticiones y creencias que el pueblo atesora con referencia al origen del mundo, y a los hechos y atributos de
personajes mitológicos o legendarios.
Técnico. Se refiere a las tradiciones relativas a la confección o
contribución de utensilios u objetos de uso diario.
Medicinal. Resume las creencias y métodos curativos difundidos
en cada región, las formas de utilización de yerbas,
raíces, productos naturales y las más diversas clases de
prevenciones y amuletos contra las enfermedades.
Lingüístico. Este es relativo a las diversas variantes de habla regional en la pronunciación, entonación, morfología,
sintaxis y lexicología.
En nuestro folclore religioso existen una gran cantidad de
creencias y supersticiones. Ejemplo:
La existencia
de brujas. Mujeres que vuelan por la noche, para chuparle la sangre a los recién nacidos. Las que se dedican a eso, no
Miches20110317.indd 120
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
121
pueden si se llaman María, porque al emprender el
vuelo tienen que decir: «Sin Dios y sin Santa María».
Las oraciones y
resguardos. Existe la creencia en un sin número de oraciones
y resguardos. Se cree en la oración de la virgen
del Carmen; se dice que quien la usa, no muere
ahogado y le avisan su muerte tres días antes. Los
resguardos son para librarse de percances y males;
hay para el «mal de ojo» y «para no morir». Quien
usa para no morir, «cae enfermo y se seca en la
cama, pero no muere». Para sacarle el resguardo
hay que darle a beber agua de tres tanques o tinajas
distintas.
Los ensalmos son usados para curar distintos dolores y males:
de muela, de estómago (la madre o el padrejón), curarle los gusanos a un animal por las huellas.
Las predicciones son también creencias muy aceptadas,
ejemplo:
•
•
•
•
•
•
•
Un huespedito (mariposita) en la casa, anuncia visita.
Aullido de perros por la noche, alguien morirá.
Soñar con carne o río sucio, muerte violenta.
Colgar una piedra, parar la lluvia.
Poner la escoba detrás de la puerta, se va la visita.
Soñar con cáscara de huevos, enredo.
Comezón en la palma de la mano derecha, dinero seguro.
En nuestro folclore, en el aspecto técnico, existen una gran
cantidad de objetos y utensilios usados en distintos medios y
circunstancias, desde las viviendas hasta en el mínimo objeto
doméstico.
Las viviendas típicas de tabla de palma, cobijadas de caña, yagua o pachulí, son equipadas con un gran número de objetos y
utensilios domésticos, tales como: tinaja, tinajero, locero, barbacoa,
Miches20110317.indd 121
24/03/2011 01:20:34 p.m.
122
Ceferino Moní Reyes
tarima, morro, jigüera, para uso de cocina y para necesidades fisiológicas; molinillo, calabazo, fogón de tres piedras y sopladora.
Entre los medios de transporte usados están: el burro, el caballo, el mulo y el buey (para cargar y para arar); algunos objetos
usados en el medio de transporte son: la litera, para transportar
enfermos, heridos y muertos; parihuela, árganas, cajones, macuto, saco y petaca.
Como medios de suministro de agua cabe mencionar la cachimba y el manantial, y para almacenar agua de beber se usa
una tinaja de barro, provista de un morro de higüero para sacarla y una serie de morritos para tomar.
Como utensilios de lavandería están la batea, fabricada de
raíz de ceiba, la paleta, y como detergente y blanqueador usaban
palo amargo al hervirla y azul al enjuagarla.
El carnaval. Máscaras y caretas
El carnaval es una disciplina de origen europeo, vino con los
colonizadores españoles. Los pueblos europeos usaban el carnaval
como medio de expresión popular. Por medio de este el pueblo
manifestaba mensajes de protesta, hacía sátiras a las prácticas y
costumbres imperantes en la época.
Una de las grandes tradiciones de este pueblo es nuestro carnaval. Desde hace mucho tiempo, todos los años, a febrero se
le ha llamado el mes de los muchachos, pues los chicos sienten
un gran anhelo y diversión con el carnaval, que en los primeros
tiempos se componía de tiznados y disfraces.
Los tiznados eran siempre un grupo de chicos que los miércoles
de ceniza se embadurnaban de negro desde las primeras horas de la mañana, y recorrían toda la población con un palo
delgado en la mano, también ennegrecido para tiznar a los
espectadores. Recorrían la población en grupo mientras coreaban: «Mis hijos, ¿qué quieren? –¡La manyé!».
Llevaban siempre un jarro o una pequeña cantina en su
mano para que les echaran un poquito de comida o habichuela
Miches20110317.indd 122
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
123
con dulce, pues era costumbre en todos los hogares hacer dicho
plato para la fecha.
Lamentamos que para esta nueva época esa tradición haya
perdido su esencia, pues ya no se practica para divertir la población y conservar la tradición, sino que la han llevado al plano
comercial con el propósito de colectar dinero casa por casa, comercio por comercio y a todos los transeúntes. Ojalá se descontinúe esta práctica, y la primitiva tradición vuelva a ocupar el rol
de cultura ancestral.
Los disfraces
Este aspecto de nuestro carnaval es el que se ha conservado
puro en su cultura tradicional. Desde sus inicios causó gran emoción, pues los chicos, y hasta adultos, sentían gran temor por los
diablos cojuelos y los famosos «viejos». Para vestirse de diablos
cojuelos confeccionaban lujosos disfraces de colores con grandes arandelas debajo de los brazos, y construían una serie de
caretas con muchos chifles que simulaban al diablo.
En el arte de fabricar estas caretas se distinguieron notablemente los jóvenes: Germán Mauricio (a) Nanán, Pedro de la
Cruz (a) Jicle, Alejandro Jiménez (a) Samaneo (hijo de Tinito),
Bolívar Heureaux (a) Bobó y otros.
También se disfrazaban de viejos, que con mucha gracia hacían gozar al pueblo de una manera excepcional. Otros se disfrazaban de damas, con grandes senos y unos traseros caricaturescos muy pronunciados, salían a bailar por la calle y el pueblo se
divertía en gran manera.
Entre los que se disfrazaban de diablos cojuelos, había algunos que eran muy temidos por los chicos, pues corrían a gran
velocidad y eran muy recios con sus grandes vejigas infladas
para golpear. Entre ellos se distinguieron: Domingo Heureaux
y Nolasco Jiménez. Otro grupo se disfrazaba de viejos, con una
gran barriga y grandes bigotes, y con tanta perfección que nadie
sabía determinar de quién se trataba. Los que con más gracia
Miches20110317.indd 123
24/03/2011 01:20:34 p.m.
124
Ceferino Moní Reyes
lo hacían eran: Quico Amparo, Héctor Paredes, Pachiro Amparo, entre otros.
Entre los bailarines que se vestían de damas y hacían gozar al
pueblo se distinguieron: Amado de la Cruz (a) Amado Ñao, Tito Ramírez, los hermanos Niño, Quirino de León (a) los Picos y otros.
Durante la década de los 60, sucedió un hecho, un 27 de febrero en pleno carnaval, que redujo la festividad a su mínima expresión: Hipólito de la Cruz, mejor conocido como Blas Puya, decidió ese año participar en el carnaval, y para ello aprovechó que
en esos días habían capturado un manatí, consiguió el cuero del
mamífero y lo reservó sin salar con la intención de que adquiriera
un hedor sofocante. Ese día de carnaval, cuando el pueblo estaba
concentrado en la esquina de la farmacia, que para ese entonces
era el punto de incidencia, Blas Puya se disfrazó y se envolvió en
ese manto de inmundicia, al salir a la calle, el enjambre de moscas y los perros le seguían con ahínco, atraídos por aquella brisa
impura que dejaba tras de sí; al llegar a la esquina emprendió
veloz carrera, y se estrelló contra la masa popular que disfrutaba
su carnaval, obligó de inmediato a la gente a quitarse su vestuario
y a echarlo en detergente; las calles quedaron desoladas.
Durante muchos años, el carnaval de este pueblo había perdido
un poco su entusiasmo, pero en estos últimos años ha vuelto a
estimularse, ahora con mucha iniciativa y verdaderamente organizado gracias a la colaboración de la doctora Nilse Amparo (a)
Dominga, que, desde hace años, realiza una gran labor en todos
los ámbitos culturales de este pueblo.
Todos los años, para el carnaval, se preparan vistosas carrozas
que compiten entre ellas, pues se ha establecido un concurso anual, formado por un jurado y un comité permanente
pro-carnaval.
La plena
Es usada en los novenarios a santos, en la cantada de toros y en las juntas o convites campesinos. Son muy empleadas
Miches20110317.indd 124
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
125
por nuestro campesinado cuando va a realizar la tumba de
árboles para un conuco. Los hachadores trabajan al compás
de plena.
En la cantada de toros, se lleva esta tradición, cada 15 de
agosto y 21 de enero, con los toros de la virgen, y los 28 de diciembre, la cantada de los toros del Cristo de Bayaguana. Salen
en peregrinación para Higüey y Bayaguana al ritmo de la plena
y bandereo. En esta tradición de peregrinación se recuerdan a
Santadigna Ciprián, Fillén Romero y Maón Sosa.
Los cantos infantiles
Estos se pierden en el tiempo. Desde nuestros inicios se han
usado, adquiridos de la cultura española, ejemplo:
«Arroz con leche, se quiere casar con
una viudita de la capital».
«Al biri-dindo, la puerta está rota,
al biri- dindo, mándela a arreglar».
«Duérmete, niño chiquito
que tu madre no está aquí,
ella está por la barranca
buscando barrancolí».
«Mambrú se fue a la guerra,
ay qué dolor, qué dolor, qué pena».
Cuentos famosos
«Buquí y Malí»
«Juan Bobo y Pedro Animal»
«Blanca Flor».
Las adivinanzas
Esta es otra expresión folclórica muy usada en las comarcas
campesinas durante actividades nocturnas. Ejemplos:
«¿Qué es lo que es, que mientras más grande es,
menos se ve? La oscuridad».
Miches20110317.indd 125
24/03/2011 01:20:34 p.m.
126
Ceferino Moní Reyes
«¿Qué es lo que Dios no ha visto ni lo podrá ver
y el hombre a cada paso lo ve? Otro igual que él».
«Se coje arriba, cuando cae abajo. La gotera».
Refranes, adagios y proverbios
Estos son usados en todos los estratos sociales de nuestro
medio, ejemplo:
«Velo y mortaja, del cielo bajan».
«El que no tiene jigüera, mea en el suelo».
«Eso no e ná, y mi hija preñá».
«Nacer como la auyama».
Motes o apodos de la cultura michense
Los motes o apodos son sobrenombres que se les aplican
a personas, fruto de defectos físicos, sociales, etc. En nuestro
acervo cultural existe una gran cantidad de motes desde los
primeros tiempos, los cuales, muchas de estas personas lo han
aceptado como válidos, otros se han mostrado indiferentes,
mientras que algunos han confrontado serios problemas al no
aceptarlos, por lo que han sido víctimas de escarnios callejeros.
Veamos algunos:
Antonio (a) Yipe (Jeep)
Fello (a) La Ley
Benigno (a) Bozo de ponche
Fidel (a) Uña de guaraguao
Moncito (a) Cujú, cujú, carambola
Felito Báez (a) Ese peje va a jedei
Antonio (a) El Sable
Juan (a) La Parra
Martín (a) Aleluya
Mario (a) El Tuerto
Rosa (a) La Pelá
Rafaela (a) La Sorda
Miches20110317.indd 126
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
127
Ulises (a) El Ciego
Pedrito (a) El Cojo
Luis (a) Pichón
Pedrito (a) Champion
Lico (a) Concón, sóbalo
Niño y Eugenio (a) Los Picos
Agustín (a) La Lora
Rafael (a) Pata de yuca
Nino (a) Cabeza
Andrés (a) Jorobita
Pedrito (a) Triculí
Juan Julio (a) Guancho
Momoncito (a) Tu ve que yo no grito
Juan (a) Chiquito
Julito (a) El Pando
Niño (a) El Largo
Luis (a) Cabo baba
Niño (a) El Mocho
Mon (a) El Alcalde
Emecilio (a) Mango mantón
Jesús (a) Cambio de luz
Ramón (a) La Biblia
Emilio (a) Sotila, ¿quién mató la chiva?
Santiago (a) Culo duro
Balalo (a) Enfócalo
Pichao (a) La Burra
Andrés (a) Picú
Ramón político (a) Caga puente
Jutico (a) Pecata minuta
Maximino (a) La Pécora
Cesáreo (a) Senador
Herminia (a) Cachipelo
Alejo (a) ¿Va a limpiá?
Elías (a) Goliat
Miches20110317.indd 127
24/03/2011 01:20:34 p.m.
128
Ceferino Moní Reyes
Perfiles culturales de Miches
Nuestra cultura es rica por su diversidad y defensa de las más
arraigadas tradiciones, las cuales se enriquecen en la medida que
sufren adaptaciones. Se distinguen las creaciones artísticas y literarias, nuestras fiestas patronales, los cultos religiosos, las fiestas
de atabales y nuestro carnaval.
Creencias, costumbres y tradiciones michenses
• La corrida de caballo el día de san Juan.
• Los velorios: san Antonio, Santísima Cruz, san Francisco, etc.
• Las peregrinaciones hacia Higüey y Bayaguana con la cantada de toros de Fillén Romero y Santadigna Ciprián.
• La parranda navideña de William Severino.
• La alborada tocada por la banda de música los días festivos.
• Los aguinaldos navideños por las calles de nuestro pueblo.
• Nuestro carnaval.
• Los tiznados.
Creencia y método curativo
El té o tizana; hecho de hojas hervidas de naranjo, guanábana,
limoncillo, saúco, magüey, anamú, cabrita, yanten, salvia, etc. Botella de raíces hervidas o en ginebra para curar males del estómago, riñones, etc.
Comida típica
El moro de gandules o de habichuela con coco, pescado con
coco, cangrejo con coco, sancocho, asopao, locrio y el ñame
con bacalao.
Cultura y tradiciones religiosas
En Miches existían distintas tradiciones religiosas, como las
famosas novenas patronales. El 3 de mayo se realizaba la adoración a la Santísima Cruz, propiciada por Lucía Páez, en el paraje
las Auyamas.
Miches20110317.indd 128
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
129
Por otro lado, todos los 24 de octubre, Luisa Patricia auspiciaba el velorio de san Rafael, que alcanzó gran notoriedad
durante los años de la tiranía de Trujillo, pues coincidía con el
natalicio del jefe. Para esta fecha, a las cuatro de la madrugada,
la banda de música salía del pueblo al momento que tocaba la alborada e interpretaba merengues alusivos al régimen: Salve San
Cristóbal, Seguiré a Caballo, etc., luego se trasladaba al velorio a
tocar durante casi todo el día.
Entre las tradiciones y costumbres religiosas, hubo una que
se distinguió de manera preponderante, la Semana Mayor o Semana Santa, durante la cual, principalmente a partir del Jueves
Santo, había un recogimiento total; se prendía la radio solo para
oír el sermón de las siete palabras. Los comerciantes cerraban
sus negocios desde el jueves y en las casas de familia, desde ese
día, había que dejar todo preparado, la leña y el agua almacenada, inclusive, en muchos hogares dejaban hasta las especias majadas, porque al otro día, Viernes Santo, no se podía ni siquiera
majar en el pilón una cabeza de ajo. Muchas señoras amanecían
en un rincón de la casa con un rosario, con la cara frente a un
seto,2 sin hablar con nadie hasta el medio día, no se permitía la
menor bulla, ni podía nadie bañarse, pues se había inculcado
la creencia de que quien lo hiciere se transformaba en pez. Todas las desobediencias que cometían los chicos, se las guardan
para cuando repicaran gloria.3 Para ese viernes se tenía preparado un muñeco hecho de hojas secas de plátanos, que simbolizaba a Judas, el cual era paseado por el pueblo y al que luego se le
daba fuego.
Es lamentable que todas estas costumbres y tradiciones
hayan mermado en tal forma que hoy se ha cambiado el rosario por
el traje de baño y la botella; todo es música, bebida, baño, y se olvida
que esta fecha debe ser de meditación y recogimiento, ya que se
conmemora la muerte y pasión de nuestro señor Jesucristo.
Cercado hecho de palos o varas entretejidas.
Era muy oída la frase de los padres a los hijos: «no te preocupes que voy a
repicar gloria en tus costillas».
2
3
Miches20110317.indd 129
24/03/2011 01:20:34 p.m.
130
Ceferino Moní Reyes
Las letras y artes
En el ámbito de la creación literaria, Miches cuenta con
escritores, ensayistas, narradores e investigadores que han contribuido a enriquecer nuestra cultura local, nacional e internacional. Entre los escritores destacados están:
• Rafael Peralta Romero (primero en publicar una obra literaria en Miches). Obras publicadas: Niño y poeta, Las piedras
sobre las flores, Romance del ciclo diario, Los tres entierros de Dino
Vidal, Cuentos de visiones y delirios, Punto por punto, Residuos de
sombras, Enárboles cuentes, Un chin de caramelo, El conejo en el
espejo, De cómo Uto Pía encontró a Tarzán.
• Sélvido Antonio Candelaria. Obras publicadas: El testaferro,
Cuentos de salitre y sol, Miserias, Americano no me mate, El reino de Santa Cruz, Hogares Crea en décimas, El caballero Geremy,
Llanto seco, Política para reír y Meditaciones, 101 perogrulladas
filosóficas.
• Leonardo Mauricio Amparo. Obras publicadas: La ocupación
norteamericana 1916/24. Testimonios, New York, el falso paraíso,
Apuntes para la historia de Miches; inédita: «Rumbo Este».
• Juan Isidro Núñez. Obra publicada: La siesta de Dios; inéditas:
«Contrastes», «La red de narcos», «La Biblia según yo», «Mieles amargas».
• Arquímedes Paredes. Obra publicada: Cuando llora el corazón.
• Luis Miguel Amparo Rijo: Obra publicada: El llanto del Sida.
En el ambiente musical, Miches ha contado desde largos
años con una banda pagada por el Ayuntamiento. Sus conciertos
musicales, sus alboradas y participación en marchas y desfiles en
las fiestas patrias han dejado hondas huellas en la memoria histórica; algunos de sus directores han sido: Chelo de León, Fellito
Almánzar, César Acosta y César Augusto Páez.
Entre los músicos podemos mencionar:
Miches20110317.indd 130
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
131
Trompetistas: César Augusto Páez, Miguel Payano, Carlos Páez
y Julito Páez.
Saxofonistas: Paulo Páez (a) Cangué, Arístides Páez (a) Tite y Rafael
Hernández Morís (a) Bolo el de Nieve.
Baterista: Marcos Páez (a) Guní.
Bajista: Leoncio Hernández.
Guitarristas: Andrés Amparo, Mayía Paredes, Carlos Candelaria, Amado de la Cruz (a) Amado Pulla, Niño de
León,Quico Amparo y Domingo Heureaux.
Cantantes: Marcel, Dimanchy, Krisny y Charly Mosquea.
Atabaleros: Jacinto Hernández, Vale Páez, Tinito Jiménez,
Toño Rivera, Carmela Villa, Manuel Villa, estos
dos últimos también eran güireros.
Nuestro folclore musical está formado por el merengue, al
ritmo de güira, tambora y acordeón y los famosos atabales, usados en los velorios y fiestas patronales.
Las salves son muy usadas en baquiní y velorios al compás de
pandero y palmoteo.
Algunas salves muy usadas en baquiní y velorio son:
Angelito vete y ábreme la puerta,
pa’ cuando yo vaya que la encuentre abierta.
Son flores, son flores,
son flores amarillas
debajo de la bandera,
son flores que brillan.
Nombres de lugares y objetos tradicionales
perdidos a través del tiempo
Hasta entrada la década del 60, Miches conservó un pequeño
monumento de su cultura religiosa erigido al final de la calle
Dionicio de la Cruz, próximo al fundo de Decincho Berroa. Aquella
Miches20110317.indd 131
24/03/2011 01:20:34 p.m.
132
Ceferino Moní Reyes
pequeña montaña de piedras con tres cruces, representaba al Monte
Calvario, donde fue crucificado nuestro Señor Jesucristo. Al final
de la calle San Antonio, en el río La Yeguada, siempre fue llamado
«Paso de la isleta» o «Paso de la finca», por ahí se iba hacia la gran
finca cocotera de Punta Hicaco o finca de los Suárez, que para esa
época representaba la principal fuente de trabajo.
Otro nombre tradicional que se está perdiendo es el del pequeño poblado existente al cruzar el caño Mónico o caño del cementerio en el camino real hacia El Morro; se le llamaba Lengua Afuera y hoy ha sido asimilado por el populoso barrio de El
Asfalto. La loma de Publio, nombre tradicional, hoy se llama La
Javilla.
Al igual que la sabana de Los Franceses, que aunque hoy está
densamente poblada ha conservado su primitivo nombre. Hay
otros que también mantienen sus nombres a través del tiempo.
Uno de estos lugares es la zona marítima de Media Luna. Este
pintoresco paisaje se encuentra aproximadamente a dos millas
náuticas al norte. A marea baja o bajamar los navegantes pueden desembarcar y caminar en suelo firme, el cual está cubierto
de yerbas marinas (algas). Antes de la depredación de nuestros
fondos marinos, había gran abundancia de lambí. Paralela a esta
faja de yerbas marinas y pocetas blancas se encuentra una hilera
o pequeña cordillera de piedra que emergió en época geológica
muy remota. Una de estas piedras, la más pronunciada tiene forma de una media luna, y de ahí su nombre. Dicho sea de paso,
esta cordillera de piedra fue la que libró a este pueblo de una
hecatombe cuando sobrevenía el maremoto de 1946.
Miches20110317.indd 132
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Personajes
Personajes célebres
D
esde los primeros tiempos, se hicieron famosos y notables algunos de los moradores de Miches, esto es natural, porque al igual que en otros lugares, hicieron su historia, y la historia no la hacen los burros ni los cerdos, la hacen los hombres
y en dicho pueblo muchos munícipes han plasmado su nombre
en las páginas de la historia con ribetes dorados, para vivir eternamente en el recuerdo de los michenses, como dijera el gran
filósofo Marco Tulio Cicerón: «Como no nos es concedido vivir
una larga vida, hagamos algo en este poco de vida para demostrarle a las generaciones venideras que hemos vivido».
Muchos son los personajes que hicieron su historia, y hoy
a varios de ellos se les ha honrado al colocarle sus nombres a
calles, escuelas, bibliotecas, liceos, etc.
Entre estos personajes se encuentran:
• Miguel Pérez. Uno de los principales munícipes de su época, ejerció un liderazgo que lo colocó en la cima. Llegó a El
Jovero por el 1890 como administrador de la finca Hicaco,
del presidente Lilís. Todo cuanto se proponía o se iba a
ejecutar en este pueblo tenía que gozar de su apoyo para
llevarse a cabo.
~ 133 ~
Miches20110317.indd 133
24/03/2011 01:20:34 p.m.
134
•
•
•
•
Ceferino Moní Reyes
Miguel Pérez fue quien administró las aportaciones para
adquirir la imagen del santo patrón, san Antonio de Padua, y
fue el encargado de pedirla a Italia. Hoy una de las calles de
este pueblo lleva su nombre. Murió el 21 de marzo de 1946,
sus restos descansan en el campo santo local.
María de Beras. Residió a principio de siglo xx, natural de
El Seibo, pero hizo su historia aquí al distinguirse como una
excelente partera, y como para esa época se vivía de manera
rudimentaria, al ser esto un rincón apartado y sin comunicación, su labor fue de vital importancia. Una calle lleva su
nombre.
Marcelino Rijo. Se distinguió por su espíritu altruista y arrojo
a toda prueba. Durante muchos años Marcelino Rijo fue el
«expreso» de Miches, pues cruzó en innumerables ocasiones
la cordillera Oriental a pie para ir a El Seibo en busca de la
medicina de algún enfermo; salvó vidas. Todos estos servicios
los hizo siempre de manera gratuita. También fue mensajero
a título honorífico, y uno de los michenses que pelió en la
Línea Noroeste cuando el gobierno de turno estaba enfrentado en una revolución y pidió ayuda a los hombres decididos y leales al gobierno. Tuvo la suerte de regresar con vida.
Al morir fue sepultado en su pueblo. Esperamos que un día
el honorable Ayuntamiento trate de perpetuar su nombre al
designárselo a una calle.
Aniceto Cedeño. En capítulo sobre la construcción de la carretera El Seibo-Miches, se hizo mención de Aniceto Cedeño
(a) Pompo. Trazó la trocha de dicha vía, considerada imposible por lo accidentado del relieve en la cordillera. Murió en
Higüey el 10 de febrero de 1943. Una calle fue honrada con
su nombre.
Rosa Julia de León (a) Mamá Julita. Esta recordada dama
trilló el camino trazado por María de Beras al morir igual
que ella. Se distinguió como excelente partera, en esa época se carecía de doctor y centro de maternidad en la localidad. Fue muy notable su participación en el tratamiento
Miches20110317.indd 134
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
•
•
•
•
•
135
de ciertas enfermedades, las cuales curaba con plantas. En
condiciones tan limitadas, Rosa Julia de León se hizo famosa, pues preparaba brebajes curativos con raíces de plantas
para combatir enfermedades, principalmente venéreas. Al
morir se bautizó una calle con su nombre.
José Robinson. Oriundo de Samaná y pariente cercano de
Mercedes Robinson, quien fue una de las primeras en instalar comercio en este poblado. Se radicó en Miches, y en
19001 fue nombrado oficial del Estado Civil, tras crearse la
Oficialía del Estado Civil. Una calle lleva su nombre.
Ernesto Publio Santana. Este honorable munícipe formó
parte del primer grupo de músicos, junto con Chelo de León
y Felipe Moya. Se desempeñó toda su vida en la administración pública, principalmente en el Ayuntamiento Municipal.
Síndico (1940-1944). Una calle, en el sector El Asfalto, lleva
su nombre.
Francisco Prats Jonson. Síndico municipal (1944-1948). Durante su mandato se registraron el terremoto y maremoto
de 1946, también la famosa creciente de Miguel Pérez (21
de marzo de 1946), en que se abandonó el pueblo por la
crecida y desbordamiento del río. Recibió la visita del generalísimo Trujillo en 1947. En este mismo año trajo la primera
planta eléctrica. Una calle de El Asfalto tiene su nombre.
Ramón Peralta. Síndico municipal (1948-1950). Durante su
mandato la ciudad se expandió hacia el Sur, solo llegaba hasta la calle Juan Sánchez Ramírez, pero este edil realizó los
desmontes y eliminación de malezas hacia el sur y construyó
las calles: Sánchez, Luperón y Gaspar Polanco. Al morir, su
nombre fue asignado a una calle en el barrio El Asfalto.
Ángel María de León. Uno de los primeros jóvenes que incursionó en el campo de la música en 1914, junto a Felipe Moya y
Ernesto Publio Santana, a la llegada del profesor Carlos Porfirio
Febles. Ángel María de León fue el discípulo más aventajado,
Entrevista a Majane Seguié Kair en 1991.
1
Miches20110317.indd 135
24/03/2011 01:20:34 p.m.
136
Ceferino Moní Reyes
llegó a ser maestro de música de su pueblo. Después de su
muerte, a la Academia de Música se le honró con su nombre,
al igual que una calle del sector El Asfalto.
• Anisia Mártir. Esta distinguida dama, hija de Juan Bautista
Mártir y Dorotea Hernández, se casó con Evaristo Páez, con
quién procreó siete hijos: Isidora (a) doña Lola, Paulino (a)
Nino, Laura, Osiris, Oliva, Estela y Domingo.
En la década de los 50 se convirtió a la religión Adventista del
Séptimo Día. A partir de ahí llevó una vida apegada a los reglamentos religiosos. Su mayor obra, que la distingue como
uno de los personajes que hicieron historia, consistió en su
amplio conocimiento en la preparación de brebajes con los
que curaba una gran cantidad de enfermedades: tuberculosis, hepatitis, neumonía, etc. No cobraba por dicho servicio,
lo hacía porque sentía el deber de servir a la humanidad.
• Eulogio Peguero. Cedió parte de su terreno para la fundación
del poblado que ocuparía la zona urbana en 1890.2 Se incorporó al ejército libertador que defendió nuestra independencia en los campos de batalla. Participó en la batalla
de Santomé, en San Juan de la Maguana, bajo las órdenes
del general José María Cabral. En esta, el ejército dominicano logró una gran victoria contra el ejército haitiano comandado por el general Antoine Pierret (a) el Conde de
Tiburón. Vivió sus últimos años en la casa donde hoy está
el Ayuntamiento Municipal. Este soldado independentista
murió en edad casi centenaria. Un pelotón militar le rindió los honores en el cementerio. Hoy una calle del barrio
El Asfalto lleva su nombre.
Este munícipe se distinguió por facultades que lo hacen
imperecedero: alto espíritu de humanidad, amor al trabajo,
que ligada a la gran producción agrícola, lo convirtieron en
el más próspero hacendado local. Objeto de reconocimientos, se han celebrado ferias agropecuarias en su honor. Se ha
Entrevista a J. de la Cruz.
2
Miches20110317.indd 136
24/03/2011 01:20:34 p.m.
Miches: historia y tradición
137
generado discusión y análisis, en el entendido que debió ser el
primero de la familia de la Cruz en ser honrado con su nombre a una calle. Con esto no queremos subestimar a Dionisio
de la Cruz (a) Papaiso, cuyo nombre fue asignado a otra vía.
Sabemos que Papaiso fue el tronco de la honorable familia,
pero recordemos la frase de nuestro señor Jesucristo cuando
dijo: «Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».
• Virgilio Leonardo Hidalgo. He aquí otro titán, otro campeón, con
una capacidad de trabajo colosal al que consagró toda su vida. Al
morir dejó como legado a sus hijos el más grande de todos los
capitales que se haya creado en la historia de este pueblo, dentro
de los renglones agrícolas (ganadería y cococultura). Dejó fincas
a sus herederos en todas las direcciones de esta comunidad.
Otros personajes que, aunque no llegaron a la altura de los ya
mencionados titanes, son dignos de destacar por su fe en el trabajo y su dedicación al mismo, que han sido orgullo de sus hijos
y ejemplo digno de imitar: Jesús María Amparo (a) Quico, Pipí
Peralta, Juan Kair, Tomás Antonio Santana y Pepén Chireno.
• Juan Eulogio Reyes Mercedes. Hablar de Juan Reyes Mercedes es hablar del béisbol. Sin temor a equivocación, nació
para el béisbol. En sus años juveniles, lo practicaba con naranjas y trocha de cartón. Al escoger como estadio, cosa de
muchachos, el predio del llamado barrio Pajarito, al lado
de la iglesia Asamblea de Dios, donde hoy está el local de
la ferretería de Guzmán Jiménez, él y un grupo de amigos
fabricaron guantes de lona (trocha) y bates de jagua; su deleite era jugar pelota. Al poblarse la calle, hoy Mella, hicieron un pequeño campo de béisbol por los linderos donde
está actualmente la tienda de Lidia Pepén. Al limpiarse la
sabana, donde hoy está el hospital, se escogió oficialmente
para el campo de juego. Allí comenzó a ver acción con los
equipos del entonces llamado Cocoloco. Al destacarse como
un formidable jardinero derecho, jugó béisbol amateur en
Miches20110317.indd 137
24/03/2011 01:20:34 p.m.
138
Ceferino Moní Reyes
todo el Este con el equipo local. Entrado en edad, pasó a
dirigir. Visitó casi todos los pueblos del Este, incluido Samaná, como manager del equipo. Al desintegrarse el equipo
amateur, continuó dándole calor al béisbol, en esta ocasión
trabajó con la juventud. Formó muchos equipos juveniles,
entre ellos: Casa Rosa, Casa Cueto, Buen Vecino, Liga Reyes
y Futuras Estrellas.
El oficial de la jefatura de la Policía Nacional, general Bernardo Santana Páez, ha contribuido significativamente con
el desarrollo del deporte en Miches; cabe decir que este en
sus años juveniles fue pelotero de uno de los equipos formado por Juan Reyes, quine ha ido a Santo Domingo con su
equipo juvenil a darles clínica de béisbol en la Academia de
los Yankis de Nueva York.
• El padre Daniel McNeil. El padre Daniel es, sin lugar a dudas,
el personaje que ha dejado en el recuerdo de este pueblo las
más hondas huellas. Este gran astro llegó en 1952, y a partir
de esa fecha desplegó una labor titánica, tanto en el ministerio, como en el aspecto social y humano. Desde sus inicios dio
muestras de ser un verdadero filántropo, de gran sensibilidad;
se desprendía de sus pertenencias para facilitárselas a los demás, incluso su alimento para los hambrientos.
En lo social era admirable: cariñoso con los niños, flexible ante
sus debilidades, pero también fuerte para la corrección. Su
carácter era tan afable que tornaba el ímpetu de los niños en
cándidas sonrisas. En la educación desarrolló una labor trascendental. Inició las diligencias para el liceo. Gracias a su esfuerzo,
y al apoyo que obtuvo de los buenos ciudadanos de esta ciudad,
la juventud hoy tiene acceso a la educación secundaria.
En el 1956, el padre Daniel construyó el templo de San
Antonio de Padua.
Al final de su período en Miches, en 1970, inició los trabajos
de lugar para hacer posible la construcción de una escuela
en el barrio del acueducto, que hoy, merecidamente, lleva su
nombre.
Miches20110317.indd 138
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
139
El padre Daniel tenía un yip al que le decían la ambulancia,
porque ahí era donde se trasladaban las personas que se enfermaban, pues no había ambulancia y cuando no aparecía
un chofer, él personalmente transportaba al enfermo.
Una de las obras que más benefició a este pueblo, la construyó
el padre Daniel en el año 1970, la clínica parroquial, donde
vendían medicamentos baratos y se ofrecía asistencia médica
gratuita.
Las primeras monjas procedentes de Canadá que llegaron se desempeñaron como enfermeras, y fueron: sor Noela, sor Solange
y sor Eliet.
En 1970 fue trasladado al batey las Pajas, en Consuelo; dejó
al pueblo envuelto en llanto por su partida.
En 1988, el comité prorreconocimiento de valores celebró
la jornada cultural «Padre Daniel», del 23 al 30 de enero. En
esta fecha el pueblo le tributó un recibimiento apoteósico al
Padre Daniel, y pese a su avanzada edad, pudo ver su nombre
grabado en algunas de sus grandes obras, como nuestro liceo
y la escuela primaria del acueducto. Poco tiempo después, se
fue a Canadá, donde murió. Se ha tratado de trasladar sus
restos a esta ciudad, pero no ha sido posible.
• Alejandro Jiménez Salas (a) Tinito o don Tino. Navegante experto, viajó a muchos países, en los que dejó anécdotas que aún viven
en el recuerdo. De trato sencillo y amable, incursionó en varios
aspectos de la vida, siempre lleno de jocosidad ganó el aprecio
de todos. Nunca le dio cabida a la ira, al mal trato, nunca se le vio
mal humorado, siempre sonreía. Desde su mocedad fue aficionado al humorismo. Siempre gustó de cantar décimas y su espíritu
de jocosidad era tal, que cuando alguien le saludaba: ¿Cómo está
don Tino?, respondía: ¡Por aquí, por este camino, como un triste
peregrino!
Hombre con honesto buen vivir,, espíritu de cooperación y
solidaridad. Su mayor placer era cantar décimas. No era decimero, sino cantor, pero escribió una décima a finales de
la década de los 50, cuando el doctor Félix Bernardino, que
Miches20110317.indd 139
24/03/2011 01:20:35 p.m.
140
Ceferino Moní Reyes
entonces era presidente de los Jinetes del Este al servicio del
régimen de Trujillo, le ordenó que compusiera una a favor de
la dictadura, que debía estar lista para su próximo viaje, que
sería en una semana. Ante esta orden tan inexorable, pues se
trataba de la persona más temida en la región oriental, don
Tino se retiró a las soledades de la Boca del Río, y compuso la
ordenada décima. No pudo ser publicada en este libro por no
conservarla escrita, pero don Tino prometió volver a componerla para suministrarla, mas antes de hacerlo, falleció.
Como se expresó antes, el mayor placer de don Tino era el
cantar décimas. Había memorizado casi un centenar, eran de
gran gusto para él las del popular decimero mocano, Juan
Antonio Alix, el cantor del Yaque. En una ocasión se le invitó
para asistir a un evento en San Pedro de Macorís con representantes de la región oriental para cantar décimas; dejó a
todos admirados por su habilidad, lo que más impactó fue
cuando don Tino hizo aparición el evento y saludó de la siguiente manera:
¡Saludo macorisanos!
y de los pueblos vecinos,
yo soy su amigo don Tino.
Como siempre me han llamado,
aquí he venido invitado
para décimas cantar,
y también yo le aseguro
que no he venido a pelear.
Ese fue un día de muchas expectativas y ovaciones dirigidas a
don Tino, quien desde su llegada dominó el ambiente.
Cuando entró en avanzada edad, abandonó la actividad
pesquera por disposición de sus hijos, aunque realizaba incursiones marítimas más por deseo que por necesidad, pero
se dedicó a cargar baterías en su casa; para esto se equipó
con un cargador y una planta eléctricos. Un día, mientras
Miches20110317.indd 140
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
141
realizaba su faena, la planta explotó y provocó un incendio.
Don Tino resultó con gravísimas quemaduras que acabaron
con su vida. Durante el sepelio el pueblo se congregó lleno
de pesar y angustia, para darle el último adiós. En el campo
santo se leyó un panegírico, escrito por Isidro Peralta Amparo (a) Cirito, no en prosa, sino en versos, en honor al género
que él practicaba. Una de sus estrofas decía:
¡Oh ironía de la vida!
Tú que viviste cantando
y hoy tienes ante tu tumba
¡a todo un pueblo llorando!
Adiós Tino, amigo hermano,
adiós querido cantor,
adiós te dice tu pueblo,
adiós para siempre adiós.
• Bernardo Santana Páez. Hijo de Donato Santana y Catalina
Páez, cursó sus estudios primarios y secundarios en este pueblo. Ingresó a la Policía Nacional como raso y continuó sus
estudios desde esta institución, y se graduó de Licenciado en
Derecho.
En la carrera militar, con esfuerzo, eficiencia y capacidad,
escaló rangos hasta llegar a general en el año 2006. Ocupó
el cargo de jefe de la Policía Nacional. Ha realizado cursos
de especialidades en muchos países del viejo continente y de
América.
• Genaro Antonio Reyes Mercedes (a) Cayuco. Estudió carpintería en la Escuela Vocacional de las Fuerzas Armadas y la Policía
Nacional en Miches. Al trasladarse fuera de su pueblo, estudió
artesanía y diseño. En este arte se ha distinguido grandemente
por su destreza, sensibilidad y creatividad.
Recolectaba madera, metal, cuero y demás «tereques» y los
convertía en obras de arte. Obtuvo el primer premio de escul-
Miches20110317.indd 141
24/03/2011 01:20:35 p.m.
142
Ceferino Moní Reyes
tura de la XX Bienal de Artes Visuales, y el tercer premio en el
segundo Concurso Nacional de Nacimientos. Participó en el
concurso de arte Eduardo León Jimenes de Santiago, y obtuvo
el premio de escultura.
Fue invitado por la compañía de Turismo de Puerto Rico a la
primera feria internacional de Artesanía de 35 países. Fundó
una casa-museo donde exhibe, actualmente, todas sus obras
de arte.
Profesionales
Una vez fundado el Liceo Padre Daniel, la juventud pudo abrirse paso a la profesionalidad, por lo que Miches hoy cuenta con una
gran cantidad de profesionales en todas las áreas del saber.
Facultad de Ciencias Jurídicas
Abogados
Águeda González Amparo (a) Malitoy
Ángel García Berroa (a) Gazar
Andrés Melo Medina
Antoliano Peralta Romero
Antoni Gil Zorrilla (a) Tom
Bienvenido Leonardo González (primer profesional)
Clemente José Zorrilla Nieves
Confesor Mota Rivera
Elvin de la Rosa Páez
Ernesto Enrique Leonardo Mercedes (a) Tony
Federico Bencosme Ulloa
Gabriel Peralta García
Héctor Porfirio Astacio Reyes
Marino Mota Santana (a) Marinito
Melvin Sala
Miches20110317.indd 142
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
143
Meregilda Espiritusanto de Nieves (a) Magalis
Milcíades Guzmán Leonardo
Pedro Amparo de la Cruz
Rafael de Jesús Candelaria Kelly
Rafael Candelaria Páez (a) Tito
Ramón Antonio Reyes de Aza
Rodolfo Sosa
Rosalyn Moní Cedano
Rosaura Gil Zorrilla
Rubén García Mercedes
Tanya Karina Peralta González
Tito Severino Candelaria
Tomás Rodríguez Jiménez
Facultad Ciencias de la Salud
Médicos
Alecsandri Gil Zorrilla (a) Sandy
Benjamín Páez Rodríguez
Berenice Páez Rodríguez
Carlos Porfirio González
Ceferino Adonis Moní C.
Eliecer Peralta
Eunice Páez Rodríguez
Felícito Peguero (a) Yuly
Francisca Gil Zorrilla
Francisco Peralta (a) Franciquito
Gregorio Aquino
Jaime Morel
Janeiro Amparo Santo
Jesús Bastardo Berroa (a) Santo
José Peralta Contreras (a) Chito
Juan Kair Hernández (a) Chito
Leonte Natera
Miches20110317.indd 143
24/03/2011 01:20:35 p.m.
144
Ceferino Moní Reyes
Lilian Simó
Lissis Natera Páez
María Altagracia Zorrilla
Miguel Ángel Peralta de la Cruz (a) Hito
Miguelito Mercedes de la Cruz (hijo de Nurca)
Rafael Colomé
Santo Espiritusanto
Santo Jiménez Páez
Odontólogos
Angelita Santana Reyes
Belkis Mota de Peralta
Elías Kair Hernández
Esilda de la Rosa Páez
Esther de la Rosa Páez
Julio César Guzmán
Judith Glennis Gil Zorrilla
Mercedes Mauricio Amparo
Farmacéuticos
Félix Antonio Peralta Guevara
Juan Isidro Núñez
Veterinarios
Claudio Bermúdez Peralta
Máximo Peralta Romero (a) Marchi
Ingeniería
Ingenieros civil
Ari Griselda Gil Zorrilla
Ariel Frías Concepción
Bienvenido Concepción Solano
Cronis Jesús Cedeño
Miches20110317.indd 144
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
145
Eduardo Contreras Berroa
Leandro Ramírez Contreras
Próspero Natera
Marianela de la Cruz
Rilkis Humberto de la Cruz Reyes
Ramón Antonio Gil Zorrilla
Ramón Ortega (a) Adelso
Ingenieros químicos
Juan Isidro Núñez
Luis Emilio Concepción Solano
Orito Natera Candelaria
Otros profesionales
En el sector educativo, los primeros que lograron títulos
universitarios en la Facultad de Humanidades fueron: Solange Sosa Santana (a) Deysi, Luis Tulio Jiménez y Clara Aurora
González de Peralta. Más tarde, al crear la Universidad Autónoma
de Santo Dominigo (UASD) una extensión en Higüey, el magisterio. Tomó auge, las materias eran impartidas los sábados, y las menciones eran: Ciencias Sociales, Biología y Química, Matemáticas,
Letras, etc.
Hoy día muchos se han graduado de al educación superior.
Carpinteros
El primer maestro de carpintería fue José Rúa Soto (a)
Joseillo, quien construyó todas las casas antiguas de la calle
Duarte. También se distinguieron: su hijo, José Rúa Linares
(carpintero de rivera), José Coplín, Ramón Emilio Coplín (a)
Meme, José Dolores Coplín, Armando Candelaria, Pascual Reyes, Pedrito Triculí, Yeye Díaz, Manuel Amparo (carpintero
de rivera), Juan Amparo Bastardo (a) Juanico y Claudio Rúa
(carpintero de rivera).
Miches20110317.indd 145
24/03/2011 01:20:35 p.m.
146
Ceferino Moní Reyes
Albañiles
Armando Candelaria
Emecilio García Cedeño
Porfirio Peguero Candelaria
Domingo Candelaria Mauricio (a) el Pinto
Raúl Candelaria
Coco Guzmán
Sastres
1. Luis Felipe Ramírez
2. José García (a) José Tano
3. José Rosario Cadet
4. Toñito Gatón
5. Osvaldo (a) el Húmedo
Pantaloneros
1. Juan García (a) Juan Tano
2. Rufino Payano
3. Domingo Mota (a) Reyes
4. Negro Páez
5. Rafael Santana (a) Fello Pumpa
6. Oscar Páez
7. Porfirio Javier Domínguez (a) Machito
Modistas
1. María Reyes Mercedes (a) María Temo
2. Nina Contreras
3. Teté García (a) la Melliza
Barberos
Herminio Mártir
Jesús Cedeño
Pablo Jerónimo Rodríguez (a) Pablito Ningo o Pablito Garata
Miches20110317.indd 146
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
147
Felito Martínez
Benjamín Peña (a) Buzuzo
Agustín Contreras (a) Agustincito el de Ñoña
Zapateros
Man Larancuent Polanco
Tomás Berroa (a) Pepe Puntilla o Tomás el de Coca
Ramón Naranjo
Mecánicos
Generoso Fernández
Domingo Heureaux
Emilio de Aza
Jesús Berroa (capitán)
Julito Berroa (a) Julito capitán
Manuel (a) la Güeba
Lucas Bastardo
Nicolás Seguié Rua
Franklin Guerrero
Militares3
Bienvenido Fernández, EN. coronel (retirado)
Juan Echevarría Peralta, capitán de Corbeta M. D. G.
Radhamés González Ramírez, capitán de Navío M. D. G.
(retirado)
Miguel González Ramírez, vicealmirante M. D. G. (retirado)
Arístides García Berroa, contralmirante M. D. G. (retirado).
José Matos de la Cruz, general EN. activo 2006
Bernardo Santana Páez, mayor general P. N., ex-jefe de la Policía
Nacional
Solo se mencionan los que han alcanzado el rango de oficial superior.
3
Miches20110317.indd 147
24/03/2011 01:20:35 p.m.
148
Ceferino Moní Reyes
Otros personajes
En nuestro pueblo existieron otros personajes que siempre serán recordados, pues hicieron su historia y dejaron sus nombres
grabados en ella, y el pueblo los recuerda entre anécdotas y chistes.
Entre estos figuran: Lico Concón, Gallo Tre Quince, Luis Pichón,
Tomás Totón (a) Cachipelo, José Gallera (a) Tráfico de Cartón,
Cambielú, Ricardito y Mano Quilo.
Lico Concón
Lico Colomé (a) Lico Concón, llegó en la década de los 50,
oriundo de la zona rural seibana. Llegó en pos de una familiar
cercana, Angélica Colomé (a) Gilita, esposa de Luis Felipe Ramírez (a) el Sastre. Desde su llegada dio muestras de no ser dado al
trabajo, sus manos, como seda, lo demostraban. Una de sus características más notable era el apasionamiento que sentía hacia
las muchachas elegantes y «encopetadas». Al igual que el «Paris»
de La Ilíada de Homero, sabía más que nadie apreciar la belleza
de una señorita y no vacilaba en declararse su fiel enamorado.
Tan pronto llegaba una joven, sin importar su escala social, inmediatamente era herido por la flecha de cupido.
Usaba un traje blanco y un sombrero de pajita que llevaba
solo los días 12 de junio para asistir al velorio de atabales, en honor al santo patrón, que todos los años se hacía donde Carlota
Amparo, y allí amanecía bailando.
En su «carrera de galán» tuvo pocas conquistas, por no decir
ninguna, pues aunque era tan prolijo en sus aspiraciones amorosas, tenía cualidades que lo situaban en una posición muy desventajosa. En primer lugar su desocupación total, segundo, su edad
tan madura, ligada a su obesidad, y tercero que aspiraba al amor
de jóvenes que le superaban en nivel social.
Su desocupación, o poca asiduidad al trabajo, lo mantenían
privado del poder adquisitivo. Acostumbraba a realizar solo labores doméstica: trapear, hacer mandados y fregar los trastes de una
Miches20110317.indd 148
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
149
que otra casa, cuyo pago era el concón del mediodía. Era divertido ver a Colomé aplastado en el patio de alguna casa raspando el
duro arroz para su almuerzo, y muchas veces tenía que implorar
que le echaran una salsita por encima para poder ingerirlo. De
ahí le vino el mote de Lico Concón. Esto lo sumió en un océano
de pesares y molestias, pues comenzó el escarnio, le vociferaban:
¡Lico sóbalo! Y al principio cometió el grave error de molestarse
ante este dicho, que pronto hizo presa de él. Se valió de distintos
recursos para evadir las burlas, pero surtían efectos contrarios, ya
que alcanzaban mayor amplitud. Fueron muchos los pleitos que
escenificó en la calle, principalmente con mujeres, por el dicho,
como él decía, puesto que nunca quiso mencionar lo que le vociferaban. Llegó a ir a la policía, y quejarse: «Mire comandante,
allí hay un grupo de perro vagabundo diciéndome el dicho». «¿Y
cómo es que dicen?», preguntaba el comandante, a lo que él respondía: «¡El dicho!» «¿Pero cómo es el dicho?»»¡El dicho ese!».
De ahí no pasaba. El comandante, para salir del paso, cansado
de sugerirle que no les hiciera caso, le decía: «¡Vaya, dígale que
vengan al cuartel!». Con paciencia y a pasos lentos se presentaba
ante los escarnecedores y les decía: «¡Qué dice el comandante que
vayan allá!», pero estos aceleraban más la burla.
Cuando Lico Concón estaba enamorado, los jóvenes le decían
que la muchacha estaba interesada en él, que ella se lo había dicho, y lo exhortaban a que le mandara cartas, que ellos mismos
hacían y fingían que se la llevaban a la muchacha, luego esribían
una carta de contestación aceptándolo y se la entregaban diciendo que se la remitía la joven, y que ella quería que le llevara una
serenata, inmediatamente se ponía en preparo, y llegada la hora
propicia iba con la serenata, pero ya los jóvenes se habían compuesto con los dueños de la casa, y estos guardaban el caldero con
el concón de las doce, entonces, cuando se presentaba con su serenata, adentro le hacían el acompañamiento mientras raspaban
el fondo del caldero.
Durante muchos años tuvo que librar una guerra fría con la
juventud que no le daba tregua. Muchos años después, ya viejo
Miches20110317.indd 149
24/03/2011 01:20:35 p.m.
150
Ceferino Moní Reyes
y muy enfermo, Lico fue alojado en una pequeña casita propiedad
de la parroquia, la cual está destinada al albergue de las personas
viejas y desamparadas. Allí, una tarde, murió de un paro cardíaco.
Su cadáver fue llevado al salón parroquial por orden del cura para
ser velado. Esa noche la juventud de la época volvió a la carga y
por doquier se oía: «¡Vamos para donde Lico Concón!» y llegó la
cosa a tal punto que el sacerdote ordenó, a las diez de la noche,
que se le diera sepultura.
Gallo Tre Quince
Con este mote era conocido José Ramón, quien frecuentaba
mucho en Miches, pues allí vivía su hermana mayor, Rosa (a)
Chepo. Este personaje vivió una vida nómada por todos los pueblos del Este del país, incluida la ciudad capital. Era característico en él la forma en que siempre vistió: pantalón caqui (en la
pierna izquierda el ruedo hasta el tobillo y en la derecha remangado hasta la rodilla), siempre con su saco al hombro en el cual
llevaba una sábana.
Fue la persona que ocupó el segundo lugar en confrontación
de problemas por motivo de los escarnios. Era un poco diferente
a Lico en la forma de reaccionar, pues Lico Concón resistía callado, y cuando le colmaban la paciencia entonces iba a la policía,
luego, al ver que la policía no le hacía caso, decidía enfrentarlos,
libraba una lucha cuerpo a cuerpo, pues le lanzaba piedras, que
no eran temidas por la poca velocidad. Pero Gallo Tre Quince se
hizo temer de la mayoría de los tígueres, pues era muy belicoso, y
lanzaba una piedra a tal velocidad que no era cualquiera el que se
exponía a tal situación. Una precaución siempre tuvo presente el
Gallo Tre Quince, al igual que el legendario Macabón en Samaná,
que aguantaba todos los escarnios en los pueblos extraños, pero al
llegar a Samaná le decía a sus guardaespaldas «que digan aquí en
Samaná “Macabón pata de burén”, que llegó el peje a su agua».
Algo parecido pasaba con Gallo Tre Quince: en Miches, cuando él
pasaba por el sitio donde estaba algún grupito, con solamente mi-
Miches20110317.indd 150
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
151
rarlo, se armaba de piedras, y lo preocupante era que las lanzaba
a una velocidad al igual que Randy Jhonson, pero en los pueblos
fuera de aquí cuando cualquiera le voceaba «¡Gallo Tre Quince!»,
seguía con una impasibilidad estoica y contestaba sin mirar hacia
atrás: «Ese tiene que ser un michero come coco».
Durante muchos años se mantuvo en esos vaivenes, a veces
duraba hasta tres años sin venir, y cuando se acordaba de su
hermana, llegaba de improviso; y así mismo se iba.
Después de un largo tiempo, cuando ya este pueblo lo creía
muerto, por los años que pasaron sin ser visto, a finales de la
década de los 80, una tarde apareció sorpresivamente, ya viejo
y muy maltratado, humilde y a pasos lentos llegó en busca de la
casa de su hermana, pero se encontró con un barrio distinto:
en lugar del hogar de su hermana encontró un edificio de dos
niveles con una mueblería, y al lado una banca de apuestas.
Miró todo el entorno y no reconoció ninguna vivienda, todas
le resultaron extrañas, al caminar hacia una esquina tuvo la
suerte de encontrar una casa que aun conservaba el estilo de
la época que él recordaba, se sentó en la calzada y observó que
aún existía el tradicional comercio; la propietaria, al percatarse
de que se trataba de Gallo Tre Quince le dio algunas raciones
de comida. Se difundió por el sector la noticia de la llegada del
personaje, y mucha gente comenzó hacer acto de presencia;
esta vez nadie le hizo burla, todo el mundo le extendió la mano
con alguna que otra moneda. Se paró de allí, siempre con el
pantalón de la pierna derecha remangado hasta la rodilla, y
con la cabeza inclinada diciendo, tal vez en silencio, como dice
una vieja canción de Daniel Santos: «¡Que cambiado está mi
pueblo!». Después desapareció sin saberse de él jamás.
Luis Pichón
De los personajes pintorescos, Luis, a quien no sabemos de dónde
o porqué le vino el mote de Pichón, se dedicaba a la herrería y
hojalatería. Cuando no tenía trabajo que realizar, sus momentos
Miches20110317.indd 151
24/03/2011 01:20:35 p.m.
152
Ceferino Moní Reyes
de ocio los empleaba en el juego de tablero (juego de damas), o
recorría el pueblo con el fin de asustar a los niños. Sentía gran
placer y mostraba mucho empeño en asustar a los pequeñines,
lo que llegó a significar para ellos una pesadilla. Sus actuaciones fantasmagóricas causaron tanta fobia en los infantes, que
ya casi todas las madres cuando querían apaciguar o controlar
a sus hijos, con solo decir «ahí viene Luis Pichón», hacían que
desistieran de toda travesura. Esto ligado a su poca sociabilidad,
exigencia al cobrar los trabajos y el interés marcado por lo económico en sus jugadas de tablero, lo colocaron en situación tan
desventajosa, que llegada la nieve de los años, enfermo y envuelto en una gran miseria, y sin descendientes (no procreó), se lo
veía deambular con un cartón debajo del brazo para dormir en
cualquier galería o casa deshabilitada, hasta ser recluido en el
hospital donde falleció.
La mayoría de las anécdotas de Luis Pichón se encuentran
en el juego del tablero y en sus tratos de trabajo. En una ocasión,
una señora le mandó a soldar el plato de un peso (balanza), y al
llegar a cobrar el trabajo realizado, cuyo costo era de tres pesos,
le dice que no tenía el dinero, pero ya el plato estaba enganchado en el peso; ella le dijo que diera una vuelta y volviera más
tarde a cobrar, que desde que las amas de casas comenzaran a
comprar los víveres de la cena, ella conseguiría la suma, pues
tenía un mercadito. Ante esta situación Luis desenganchó el
plato y se lo llevó.
El lugar preferido para Luis era el salón de barbería de Jesús
Cedeño, donde se jugaba tablero. Allí acudían muchas personas
a divertirse. Luis era un experto jugador, el más diestro en toda la
ciudad y sitios aledaños, pero nunca aceptó jugar una partida con
nadie si no era apostando dinero. Esto le restó mucha simpatía.
Hizo de Mario Ciprián su eterno rival en el tablero, aunque Luis
tenía más conocimientos al respecto. Para cazar sus jugadas daba
una gabela de una ficha en cada mano o partida. Durante estas
jugadas, se registraban toda clase de insultos, rabietas y frases peyorativas, por lo que muchas veces el propietario del salón tenía
Miches20110317.indd 152
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
153
que servir de juez, y otras anular la partida. En una ocasión armaron una discusión en plena jugada porque Mario, para humillar a
Luis ante una derrota inminente, le dijo «pasa hambre», y Luis, a
su vez, le contestó diciendo que él era más rico que Mario, porque
cuando comía, también lo hacía toda su familia, y que en cambio a
Mario se le juntaba un ejército de muchachos. Uno de los mayores
embates entre Luis y Mario ocurrió en un momento en que el primero notó que perdería una partida, y maliciosamente dejó caer
el tablero de las piernas, lo que trajo como resultado un enfrentamiento físico, en el que gracias a la imposición de la autoridad
de Jesús Cedeño no hubo sangre.
La ambición de Luis por el juego era tal, que en una ocasión,
en que Joaquín de la Cruz, presenciaba las partidas de tablero en
dicho salón, de manera jocosa este último le invita a jugar, y Luis
le contestó que no jugaba sin apostar dinero. Don Joaquín, que
no es hombre de apuestas en juego, le dice a Luis: «vamos de
lo que tu quieras pero tienes que darme fichas». Luis creyó que
aquel hablaba en serio, y pensó que se podría a aprovechar y dar
banquete, por lo que le dijo: «Te voy a dar cinco fichas». Enseguida, Luis, muy gozoso, tomó el tablero y comenzó a colocar las
fichas, pero en eso don Joaquín le aclaró: «Mira, Luis, yo voy de
lo que tú digas, dándome cinco fichas, pero esas fichas yo las voy
a levantar cuando yo las quiera, y las que yo quiera». –«No, así
no, don Joaquín», gritó alterado Luis.
Aparte de estos tres personajes, hubo otros que el pueblo
recuerda, tales como el nombrado José Gallera. Apareció en la
mina de oro en busca del metal precioso y no sabemos a ciencia
cierta de qué punto del país provenía. En su trabajo de minería
enfermó, y tuvo que trasladarse al pueblo para ir continuamente al médico a que le aplicaran un tratamiento, pero al poseer
escasos recursos tuvo que alojarse en la gallera, que para ese entonces estaba ubicada al lado de donde hoy radica el Palomar,
de ahí le vino el mote de José Gallera. Cansado de estar en la
gallera, salía al pueblo y se paraba en las esquinas recostado a los
postes del alumbrado, y como su ropa quedaba toda amarillenta
Miches20110317.indd 153
24/03/2011 01:20:35 p.m.
154
Ceferino Moní Reyes
por sus labores, (lavaba tierra), semejaba al color del cartón, de
ahí le vino el mote de Tráfico de Cartón. Por más que la gente
le llamaran por dicho mote, no hacía caso, encendía su pachuché y se dedicaba a disfrutarlo, dejando escapar el humo a través
de su aplastada nariz.
Otro personaje muy recordado es Paulino Páez, conocido
como Nino Cabeza. Poseía gran habilidad e inteligencia natural, que se hizo notable en Miches. Una de LAs frases famosas
que jamás se olvidará, fue la que creó durante la dictadura de
Trujillo, cuando muchas personas se vieron en serios problemas
y otros perdieron la vida por darle rienda a su lengua, Nino le
aconsejaba a su pueblo que tuvieran cuidado al hablar y se lo
decía así: «¡Cómase sus ñames y cállese!».
Miches20110317.indd 154
24/03/2011 01:20:35 p.m.
Miches: historia y tradición
155
Los hermanos Leopoldo y Joaquín
de la Cruz. Foto de C. Moní.
Teniente general Bernardo
Santana Páez, ex jefe de la P. N.
Foto de C. Moní.
Don Virgilio Leonardo. Foto de
C. Moní.
Don Juan Kair. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 155
24/03/2011 01:20:38 p.m.
156
Ramón García (a) Chito, síndico
municipal y diputado del Congreso Nacional. Foto de C. Moní.
Ceferino Moní Reyes
Padre Daniel McNeil. Foto de C.
Moní.
Melitón Romero Rijo, hijo de Marcelino Rijo, se ha hecho famoso por sus
historias y cuentos saturados de utopía. Foto de C. Moní.
Miches20110317.indd 156
24/03/2011 01:20:39 p.m.
Misceláneos
Avión de propulsión a chorro
En 1954, Miches experimentó, por algunas horas, un estado
de alarma. Una tarde, aproximadamente a las cuatro, una raya
blanca, como de humo, comenzó a configurarse al norte, en lo
alto, avanzaba en dirección este. El pueblo hizo conjeturas, se
alarmó, pero no veía ningún objeto, ni se sentía sonido alguno, solo se veía la línea de humo blanco que avanzaba. Algunos
religiosos aseguraron que eran señales apocalípticas. El pueblo
pudo volver a la calma, cuando en es preciso momento Garner,
quien era muy experto, regresó de su finca y explicó que se trataba de un avión de propulsión al chorro.
Elecciones de 1978
y el cambio de gobierno
En Miches, como en todos los lugares del país, las Fuerzas
Armadas y los sectores influyentes, trataron a toda costa de mantener el régimen de Balaguer, y en su afán intentaron, inútilmente,
privar al pueblo de expresar su voluntad libremente en las urnas.
Estas fueron las elecciones con más incidentes que registra nuestra
historia.
~ 157 ~
Miches20110317.indd 157
24/03/2011 01:20:39 p.m.
158
Ceferino Moní Reyes
En Miches, como en otros lugares, los militares que formaban el cuerpo de la Policía Electoral, al llegar a sus respectivos
centros de votación, saludaron, a las cinco y media de la mañana,
con una ráfaga al aire acompañado de un ¡viva Balaguer!
En todas las mesas electorales los militares y los activistas del
partido reformista se presentaban con insignias políticas, los militares amarraban tiras rojas al cañón de las carabinas, y trataban
de conminar a los sufragantes públicamente a que votaran por
el partido de gobierno.
En la noche, al finalizar los escrutinios, todos los presidentes
de mesas electorales, fueron despojados de las urnas que contenía el resultado de la votación, y fueron llevadas a la Junta Municipal Electoral, la cual fue militarizada. Al amanecer no dejaron
que nadie se apersonara, y desataron una persecución contra el
presidente, secretario y demás miembros de la Junta Municipal
Electoral. Fueron perseguidos varios presidentes de mesas, los
que no se sometieron a soportar la ola de represión e interferencia, y enfrentaron tal anomalía con decisión y coraje. Todos
tuvieron que permanecer en la clandestinidad varios días, hasta
que el gobierno de Estados Unidos de América tomó cartas en el
asunto, y obligó al gobierno y a las Fuerzas Armadas a respetar la
voluntad popular.
El 16 de agosto de 1978 se instaló el nuevo gobierno, y en este
municipio se juramentó como síndico municipal Ramón García
(a) Chito. Inmediatamente, inició sus obras a favor del pueblo,
entre las que podemos mencionar: construcción de las calles del
sector la Jabilla, prolongación de la calle Juan Sánchez Ramírez,
que solo llegaba hasta la calle Rosa Julia de León; apertura de la
calle Anacaona, en el barrio Borinquen; reparación del camino
vecinal de la Cabirma, etc.
Durante este nuevo gobierno, presidido por Antonio
Guzmán Fernández, Miches fue tomado en cuenta: se construyó la policlínica rural de El Cedro, tecnificación de los proyectos agrarios de El Cedro y La Mina de Oro, y se construyó el
muro de contención, para que el mar no se adentrara. En este
Miches20110317.indd 158
24/03/2011 01:20:39 p.m.
Miches: historia y tradición
159
período, algo que agradó a los michenses, fue el nombramiento
de Joaquín de la Cruz como gobernador provincial, por que
rompió con la hegemonía seibana, ya que estos mantuvieron a
Miches marginado por años.
Merece ser mencionada la obra desarrollada por José Cadet
a favor de este pueblo. Cadet, designado subdirector general
de Pasaportes, llevó a cabo una labor de captación de fondos, y
construyó ocho escuelas, entre ellas: Caminos, Río Arriba, Kilómetro Diez, la Cabirma y Arroyo Santiago, estas dos últimas con
dos aulas.
En 1982 asume el cargo de síndico municipal Manuel
Rodríguez del PRSC, quien dio muestras de honestidad. Manejó
los recursos del Ayuntamiento con claridad meridiana. En 1986,
lo sustituyó Sócrates Candelaria, quien gobernó hasta el 1990;
entre sus obras se puede destacar, la construcción de la Terminal
del Sindicato de Transporte Higüey-Miches.
En el período de 1982-1986, Miches continuó su separación
del yugo seibano, y por primera vez ocupó una curul, fue elegido como diputado al Congreso Ramón García (a) Chito, y para
los períodos consecutivos 1986-1990 y 1990-1994 fue elegido
diputado Marcelo de la Cruz Ramírez del PRSC. De 1990-1994 el
gobierno municipal estuvo representado por Alejandro Peralta
Romero del PRD, realizó muchas obras, tales como: la construcción del nuevo Matadero, la cancha municipal, el local de la biblioteca municipal, con la ayuda del pueblo; un badén en la calle
Enriquillo, la construcción del parque de La Gina y la llamada
Calle Nueva en La Mina de Oro.
En 1998 Miches logró dos diputados ante el Congreso Nacional: Alejandro Peralta del PRD y Andrés Melo del PLD.
Miches20110317.indd 159
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches20110317.indd 160
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Anexo
Anécdotas
Aterriza el primer helicóptero en Miches
A principio de la década de los 60, Miches vio por primera
vez un helicóptero de la Fuerza Aérea Dominicana aterrizar, a las
diez de la mañana, en el estadio de béisbol local, ubicado donde
está actualmente el hospital municipal. El bullicio y el corredero que se escenificó en toda la población fue inconmensurable,
pues todos querían llegar al lugar a presenciar lo nunca visto, de
cerca. Los militares de la comunidad pusieron un cordón para
contener el público, que se mostraba ansioso por observar lo
más próximo posible. Ese día todas las habichuelas se quemaron,
porque nadie atendió a nada que no fuera darse cita en el play.
Cae un avión al mar
Otro hecho que puso al pueblo en movimiento, sucedió en
1964, cuando se precipitó al mar, frente a la Punta de Medina,
un avión patrullero de la Fuerza Aérea Dominicana de los denominados P-51, que vigilaba el litoral costero. Por unos momentos el motor se aceleraba, y el avión ganaba altura, luego rápidamente perdía revoluciones y bajaba bruscamente. En medio de
estos cambios sucesivos en sus parámetros de vuelo, se precipitó
al agua. Este fue otro momento de carrera y aglomeración en
~ 161 ~
Miches20110317.indd 161
24/03/2011 01:20:40 p.m.
162
Ceferino Moní Reyes
la playa; muchas embarcaciones pequeñas salieron rápidamente
con el fin de salvar al piloto. El primero en llegar y rescatarlo fue
Paulino Ovalle, quien en ese preciso momento se encontraba en
la playa, echó una pequeña embarcación al mar y pudo llegar hasta el piloto, que fue ingresado en la clínica del doctor Antonio
Haché, donde se le dio atención médica, hasta que llegó en su
busca un helicóptero de la Fuerza Aérea.
Desde el helicóptero, antes de partir, el piloto accidentado
se despidió del pueblo y expresó su agradecimiento, además dijo
que en los próximos días iría a Higüey a darle las gracias, de
rodillas, a la virgen de la Altagracia.
Sobre la invasión norteamericana de 1916
En una ocasión unos campesinos le informaron al jefe de
puesto que Martín Peguero y Cabo Gil se encontraban por la
zona con sus tropas, y que probablemente iban a entrar a la
población. Dicho jefe de puesto le solicitó a Evaristo Páez que
fuera con un grupo de hombres a cortar madera a Playa Arriba
con el fin de construir una torre en el cuartel a fin de poder
mantener una efectiva vigilancia, y divisar a lo lejos, para no
ser sorprendidos por la tropa del monte. Este no pudo negarse
al servicio, pues vivía frente al cuartel y tuvo que ir a dirigir el
corte de madera. A los pocos días, ya la tropa del monte estaba
al conocimiento de que se construía una torre en el cuartel y
que Evaristo Páez era un colaborador de los norteamericanos.
Algunos días después, el mismo, pidió un permiso para salir
de la población con el fin de ir a su campo en busca de víveres, y fue capturado y hecho prisionero por la tropa de Martín
Peguero. Allí fue amarrado a una mata de cabirma y sometido a una profunda investigación (interrogación). Al llegar la
noche y Evaristo no regresar a su casa, su esposa tenía la gran
sospecha de que había sido capturado por la tropa del monte. Al amanecer del otro día, su esposa fue a su conuco a buscarlo y, efectivamente, lo encontró atado a la mata de cabirma
Miches20110317.indd 162
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
163
custodiado por dos de los hombres de Martín Peguero, quienes
procedieron de inmediato a hacerla prisionera también. Tan
pronto como la esposa de Evaristo, Anisia Mártir, fue sometida
y llevada ante la presencia de Martín Peguero, este al interrogarla y darse cuenta que se trataba de una hija de su entrañable
compadre, Juan Bautista Mártir, ordenó ponerla en libertad,
pero con el compromiso de que no regresara ese día a la población, por temor a que los norteamericanos pudieran darse
cuenta de que él se encontraba en las inmediaciones.
Planeaba, esa noche, tomar por sorpresa la población. Las
declaraciones que dio Anisia Mártir despejaron la situación
de Evaristo Páez, y Martín Peguero ordenó soltarlo del árbol,
pero con el compromiso de que debía quedarse con ellos y
acompañarlos al asalto del cuartel. Al llegar la noche, la tropa
comenzó a movilizarse rumbo a la población de El Jovero y
Evaristo Páez, aprovechó la oscuridad, logró desertar y se dio
a la fuga.
A la media noche la tropa toma el cuartel por asalto. La dotación
militar tuvo que replegarse y alojarse en las lomas próximas
al cementerio para esperar el amanecer y poder enfrentarlos.
La tropa de Martín Peguero recorrió la pequeña población,
logró que algunos de los comerciantes le abrieran la puerta
para aprovisionarse de sal, aceite y demás artículos. Al otro
día, temprano, bien abastecidos, abandonaban la población y,
para evitar que los militares les hicieran fuego por la espalda,
apresaron a varios de los principales hombres, entre ellos, Pipí
Peralta, Lolingo Natera, Cesáreo Severino y Alfredo Simó; se
escudaron con ellos, por lo que pudieron abandonar la población por el paso del río, por donde hoy está el puente. De allí
los retiraron y se alejaron por el camino real que iba rumbo a
La Mina. Al caer la tarde llegaron al paraje de Las Lisas, donde se propusieron descansar. Allí todo fue distinto: no había
puesto militar y la pequeña población los recibió con agrado;
les mataron cerdos, y les hicieron un gran sancocho, pasaron
la noche bebiendo y bailando hasta el amanecer. Se cuenta que
Miches20110317.indd 163
24/03/2011 01:20:40 p.m.
164
Ceferino Moní Reyes
Lolo de Aza, residente en Las Lisas, se dio una «juma» tan grande,
que haló a Cabo Gil a bailar.
De Las Lisas, ya bien equipados, con provisiones y carnes
saladas, se internan nuevamente en el monte y escalaron la
cordillera Oriental.
Santana asciende a Eugenio Miches
Cuando el general Pedro Santana derrocó al presidente
Jimenes puso al frente de uno de los bandos del ejército a Eugenio Miches, y le ordenó no disparar; pero este no atendió la
orden, por lo que Santana le recriminó, ante lo cual Miches respondió: «¡Pero general, carajo, iba a dejar que nos comieran las
balas!». El general Santana ordenó el ascenso de Miches a general y le dijo: «Lo hago merecedor de esta barra, por ser usted el
único hombre que se ha atrevido a echarme un ajo».
Respeto a la seriedad de Eugenio Miches
Unas de sus tantas anécdotas cuenta que, en una ocasión, un
joven le preguntó si había brisca (barajas), Miches le contestó
que sí, y al inquirir por una, el general Miches le puso sobre el
mostrador un machete, una coa y una azada, y le dijo: «aquí tienes el As de espada, el As de copa y el As de basto, ¡buen vago!,
váyase a trabajar».
Trata sobre el desembarco de Maimón y Estero Hondo
Una tarde, una noticia mal interpretada puso al pueblo
en movimiento y alarma. Sucedió que una de las lanchas que
traían las invasiones, hizo su entrada y desembocó por Maimón,
próximo a Puerto Plata; la noticia fue difundida en Miches, y
creó gran confusión, ya que en la sección de Nisibón existe un
gran río llamado Maimón, y específicamente en Las Lagunas de
Nisibón, próximo a Maimón, existe una gran cueva, en forma de túnel, con casi un kilómetro de extensión. Esto causó tal alarma, que el comandante pidió la colaboración de
Miches20110317.indd 164
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
165
los hombres, y formó un pelotón armado de machetes, que
marcharon por la carretera rumbo a Maimón. Más tarde salieron a darle alcance para que se devolvieran, porque se supo que
las acciones eran en Maimón de Puerto Plata.
En esos días Miches fue militarizado. Un batallón del Ejército
Nacional se destacó, al prever un posible desembarco, ya que era
una ciudad con puerto marítimo. La gruesa artillería traída por
ese batallón, hacía temblar de miedo a cualquiera. Se emplazaron ametralladoras de calibres, las llamadas antiaéreas (50 mm),
morteros y muchos explosivos, tales como, granadas. Los militares de ese batallón vestían uniformes camuflados. El pueblo se
daba cita en la playa frente al pueblo, donde estaban apostados
los militares con su gran poderío bélico. El oficial superior que
comandaba el batallón, exhortaba a toda hora al público que
se fueran a sus hogares, pero la gente no obedecía, todos querían curiosear y enterarse de lo que sucedía en los puntos de
combate.
Todos se pusieron a la orden del comandante para ir a
cuidar la playa, los puentes y alcantarillas. Una tarde se divisó
en el horizonte un barco de guerra que traía el frente para este
pueblo, con sus grandes chimeneas a todo vapor, y el pánico fue
tan grande que el pueblo emprendió la huida, y se llevó algunas
empalizadas por delante. Por suerte no se trataba de nada grave,
era una corbeta de la Marina de Guerra que tocó a este puerto
mientras patrullaba la zona.
Da cuenta del incidente del sargento Castro y Trujillo
Fue muy chistosa una anécdota de Trujillo en la playa de Boca
Chica, cuyo jefe de puesto en el lugar era el sargento Castro. Un
domingo en la tarde, llega el Jefe acompañado de algunos de
sus colaboradores y su esposa al balneario, ebrio por las excesivas
copas de brandy ingeridas. Si bueno era el tono del Jefe, el que
Castro poseía no era menos notable, ya que se había pasado
gran parte del día en un combate a campo raso con el alcohol.
Miches20110317.indd 165
24/03/2011 01:20:40 p.m.
166
Ceferino Moní Reyes
El sargento Castro se presentó ante el Jefe y después de cuadrarse
y rendirle el saludo militar, le dijo: «¡Jefe, si usted me da un
batallón, le tomo a Haití en 24 horas!». El Jefe, que mantenía la
vista fija en el sargento Castro, solamente dejó notar una ligera
sonrisa, como queriendo decir: ¡Este si está loco!
Las de Tinito
Cuando entró el primer automóvil en Miches, se cuenta que
Alejandro Jiménez (a) Tinito o don Tino, se encontraba parado
en la esquina de Nassin, lugar donde estaba la farmacia de Estebanía, y al ver el carro exclamó: «¡Y qué diablos es aquello!». Emprendió veloz carrera hacia el pueblo arriba hasta la casa de su
madre, Ciriaca, y tras él corrieron más personas asustadas al no
saber de qué se trataba; pero Tinito sí sabía, pues era un experto
navegante y había ido en múltiples ocasiones a Santo Domingo,
Curazao, Venezuela y otros lugares, por lo que se había montado en carros en muchas ocasiones, pero como era un aficionado al humorismo, quiso un drama y aprovechó la oportunidad,
su teatro fue el pueblo.
Por inventar con pastillas
En una ocasión una pequeña tripulación de Miches venía de
Venezuela, corría el año 1945, y acababa de finalizar la terrible
y amargamente recordada Segunda Guerra Mundial, en la cual
fueron hundidos y derribados innumerables barcos de guerra y
aviones de combate, por lo que no era extraño ver que elementos
raros flotaran en el mar. La pequeña tripulación visualizó un pequeño objeto en el agua, maniobraron la embarcación y una vez
adquirido, se percataron de que se trataba de un frasco lleno de
pastillas. La curiosidad hizo presa de ellos y procedieron a probarlas. Las mismas tenían un rico sabor, algunos la masticaron,
otros rehusaron arriesgarse, pero uno de ellos, atraído por el agradable sabor a nata de leche hervida, tomó un puñado, las masticó e ingirió en su totalidad. Las consecuencias de este acto no se
Miches20110317.indd 166
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
167
hicieron esperar, horas después, una incontenible diarrea fue
huésped de aquel incauto; era tan continua que sus compañeros se
vieron obligados a amarrarlo de la jarcia del barco contra la borda,
en forma tal, que el trasero le quedara fuera del barco, apuntando
hacia el mar. Tuvieron que acelerar la marcha al máximo para
salvar la vida del compañero, pues estaba deshidratado.
¡Mojao me lo gané!
En otra ocasión, Salomón Seguié, comerciante y hacendado,
tenía que mandar un cargamento de productos agrícolas al puerto de Sánchez. Para cargar y descargar el barco tuvo que contratar
un grupo de obreros, ya que aún no se había construido el muelle,
y para cargar los navíos, los aproximaban a la costa, y los fondeaban próximo hasta donde llegaban los hombres con el agua al pecho con un saco a la cabeza. Entre los contratados se encontraba
Juan Páez (a) el Vale Páez. Cargaron su barco y realizaron el viaje
a Sánchez. Al regreso, muy avanzada la noche, el pueblo dormía.
Vale Páez se dirigió a casa del patrón, y lo llamó:
—¡Salomón!, ¡Salomón! ¡Ya yo llegué!
—¿Cómo le fue en su viaje? –preguntó Salomón.
—Me fue bien –respondió Vale Páez–; pero ya llegué le recalca.
A lo que Salomón respondió:
—Venga por la mañana para pagarle.
—No, don Salomón, mi compromiso era ir al viaje y regresé.
¡Mojao me lo gané y mojao tengo que cobrarlo! Exclamó Vale
Páez.
Ante la intransigencia de Vale Páez, Salomón no tuvo otra
opción que pagarle en ese instante.
Notas de la explotación aurífera
Hubo una ocasión en que uno de los mineros estaba muy apasionado de una mujer, y en su lucha por seducirla, le dijo que tenía
una pelota de oro guardada. Tal mentira surtió un efecto negativo para el pretendiente, pues la mujer, en lugar de ilusionarse,
Miches20110317.indd 167
24/03/2011 01:20:40 p.m.
168
Ceferino Moní Reyes
lo denunció al teniente del Orbe, quien seguidamente lo encarceló y le exigió buscar el tesoro escondido. Pese a que el prisionero negó una y mil veces tener dicho tesoro, el teniente no le
creyó, por lo que el pretendiente recibió un criminal castigo.
El pedazo de oro más grande encontrado en la mina pesó diez
libras y tres cuartos (10 ¾) y fue hallado por una persona que no
andaba buscando el mineral, José Doroteo, quien venía a La Mina
periódicamente desde El Seibo a vender cazabe, conconete, arepas y otros.
En ocasión en que el mencionado vendedor procedía a bajar
por la ladera de una cañada para cruzar al otro lado, donde un
grupo de mineros le llamaban para comprarle, resbaló y en su
esfuerzo por no caer se agarró de un matorral de cumaní, pero
como el pequeño no soportó el peso del señor se desprendió y
quedó al descubierto una pelota de oro bajo de las raíces. Por ser
el más grande hallazgo en La Mina, Doroteo consiguió ir personalmente a la ciudad capital a vender su tesoro donde el generalísimo Trujillo. Conducido a través de la Cordillera, custodiado por
el alcalde pedáneo, hasta llegar a Santo Domingo. Se cuenta que
mientras Trujillo contaba el dinero, no pudo contenerse y antes
de completar dijo: «Jefe, ya está bueno, no me dé más dinero».
En torno a la semana mayor
Un Viernes Santo, un grupo de chicos del barrio se dio cita
en el estadio de béisbol y se dedicó a jugar pelota. Esto causó
una alarma tal, que el cura párroco llegó al lugar en su vehículo
Land Rover, al punto de volcarse, y, alarmado, les quitó el bate y
la pelota; mientras les decía profanadores y sacrílegos.
Terremoto
Cuando el mar levantó una gigantesca ola, y se dirigió al pueblo de Miches, una persona que huía despavorida, al pasar por
delante de la vivienda de «Mamá Santo» Calderón, una anciana
nonagenaria que vivía frente al lugar en el que están hoy los alma-
Miches20110317.indd 168
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
169
cenes Duarte, exclamó: «¡Ay, mamá Santo, ya si nos acabamos!»; a
lo que contestó la anciana: –¡Bueno, mi hija, que sea lo que Dios
quiera! Las mujeres cayeron con ataques de nervios, por lo que
sus familiares tuvieron que cargarlas en hombros hasta la loma.
Florinda Páez cayó con un ataque, pero no tuvo la suerte de encontrar familiares y amigos que la cargaran, sino que todo el mundo saltaba sobre ella y seguía a toda carrera para la loma, por lo
que decidió abandonar su estado y emprendió veloz carrera hacia
la cima.
Zenón Reyes
De todos los episodios, el que más asombro causó fue el de
Zenón Reyes (conocido con el mote de Boca de cajeta). Vivía
cerca de la playa, y hacía alrededor de siete meses que estaba
tullido de una artritis, al punto que había que valerlo. Cuando
el mar levantó la gigantesca ola, su esposa Felicia emprendió la
huída y él le gritaba: «¡Ay Felicia no me deje!». Pero lo mejor del
caso fue que Zenón llegó primero que ella a la loma; el terremoto lo curó.
La mayoría de la población permaneció varios días arriba,
pues temían una nueva acción del mar, ya que la tierra aún temblaba. Las personas improvisaron ranchetas que cubrieron con
lonas para guarecerse de las inclemencias del tiempo. Cuentan
que Juan Kair estaba debajo de una lona con su familia, y Blas
Puya, mientras lo miraba le dijo: «Bueno, y ahora aquí todos somos iguales».
Terremoto
Juanico Reyes no empleó su tiempo en contar experiencias,
sino que de una forma algo seria se dirigió a Salomoncito Seguié, y
le expresó su preocupación en torno al caso de la manera siguiente:
«¡Compadre Salum, yo no sé que es lo que menea la tierra, pero
lo que es, tiene mucha fuerza!».
Miches20110317.indd 169
24/03/2011 01:20:40 p.m.
170
Ceferino Moní Reyes
¡Alicote!
A los pocos días del pueblo haberse alarmado por el paso de
un avión de propulsión a chorro, ocurrió otro suceso. Una tarde
pasó un objeto volador con fuerte sonido y unas enormes alas
girando. Esta vez el objeto era totalmente visible por su poca altura. Los alumnos que estaban en la escuela esa tarde salieron alborotados. El asombro era general, se trataba de un objeto muy
diferente a los que acostumbraban ver pasar sobre este espacio
aéreo. En medio del asombro, sale un alumno dando voces a
todo pulmón: ¡Un alicote!, ¡un alicote! Ese alumno demostró
adelanto, referente a sus condiscípulos, solo él tenía experiencia
acerca del helicóptero.
Miches20110317.indd 170
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Índice onomástico
A
Abreu, Antonio 62
Acosta Marmolejos, Antonio 51
Acosta, César 118
Adames, José 38
Alcántara, David 63
Alcántara, Martín 61-62
Alejandro Magno 19
Alfau, Antonio Abad 30
Alighieri, Dante 95
Alix, Juan Antonio 140
Almánzar, Fellito 118, 130
Álvarez, Ángel Farin 113
Álvarez, Marcelino (a) Viejito 63, 66
Álvarez, Miguel 39, 66
Álvarez, Santo 63, 66
Álvarez, Tirso 119
Amparo, Ambrosio 26, 60, 66
Amparo, Andrés 39, 63, 117, 131
Amparo, Antonio 56
Amparo, Bartolo 37-38
Amparo, Carlos 39, 60, 66, 148
Amparo, Elvin (a) Niño Guin 113
Amparo, Emilio 66
Amparo, Evaristo 66
Amparo, Freddy 38
Amparo, Hungría 39, 46, 63
Amparo, Ivelisse 46
Amparo, Jesús (a) Papasú 62, 66,
82
Amparo, Jesús María (a) Niño 63
Amparo, Jesús María (a) Quico
46, 97, 117-118, 124, 131, 137
Amparo, Leonardo Mauricio 130
Amparo, Luisa 67
Amparo, Manuel 39, 46, 62, 145
Amparo, Maroa 60
Amparo, Meme (a) Meme
Tomaza 97
Amparo, Mercedes Mauricio 144
Amparo, Nani 110
Amparo, Nilse (a) Dominga 124
Amparo, Odalis 110
Amparo, Pachiro 124
Amparo, Pedro (a) Bolo 48
Amparo, Pedro (a) Pedrito
Champion 39, 46, 110
Amparo, Rafael 46, 110
Amparo, Ramón Emilio (a)
Papamón 118
Amparo, Temisto 114
Amparo Bastardo, Felipita 62
~ 171 ~
Miches20110317.indd 171
24/03/2011 01:20:40 p.m.
172
Ceferino Moní Reyes
Amparo Bastardo, Juan (a)
Juanico 62, 145
Amparo de la Cruz, Pedro 143
Amparo Rijo, Luis Miguel 130
Amparo Santo, Janeiro 143
Antier, Reina 72
Antonio Amado 38
Aquino, Gregorio 58, 143
Aquino, Lorenzo 65
Aquino, Reina 36
Arias, Desiderio 81
Arrendel, Luis 113
Arriaga, Carlos (a) Papín 41
Astacio Reyes, Héctor
Porfirio 142
Aza, Chichí de 59
Aza, Emilio de 147
Aza, Lolo de 163
Aza, Mundo de 113-114
Aza, Quilino de 39, 86
B
Báez, Buenaventura 28, 30
Báez, Mauricio 89
Balaguer, Joaquín 52, 101, 157-158
Bancalari, Luis 67
Bastardo, Francisco 50
Bastardo, Lucas 147
Bastardo Berroa, Jesús (a) Santo
Batista Méndez, Andrés 53, 63
Bencosme Ulloa, Federico 142
Benjamín, Violeta 52
Beras, León 60
Beras, María de 134
Bermúdez, Papilin 38
Bermúdez, Secundino 38
Bermúdez Peralta, Claudio 144
Bernardino, Félix 91
Berroa, Agustín (a) la Prica 110
Berroa, Banjelo 39
Berroa, Decincho 131
Miches20110317.indd 172
Berroa, Domingo (a)
Mingolo 113-114
Berroa, Jesús Bastardo (a)
Santo 143, 147
Berroa, Julito (a) Julito
Capitán 147
Berroa, Pedro 79, 86
Berroa, Ramón (a) Ramón la
Biblia 110
Berroa, Ramoncito 37
Berroa, Silverio 26
Berroa, Tomás (a) Pepe Puntilla
o Tomás el de Coca 147
Bobadilla, Gilberto 60
Bosch, Juan 85
Brito, Ernesto 46-47
Burgos, Marcelo 63
Burgos, Pedro Pablo 56
C
Cabo Gil 162
Cabral, José María 29, 136
Cabral Méndez, Carlos 51
Cabrera, Carmelo (a) Carmona 63
Cabrera, Felipe 96
Cabrera, Leonidas 113
Cabrera, Miguel (a) Prenderita 58
Cabrera Durán, Ernesto 51
Cabrera, Vicente 119
Cadet Rondón, Heriberto 58
Calcaño, Rubén 40
Calcaño, señor 52
Calderón, Mamá Santo 168
Candelaria, Abad 26
Candelaria, Aquilino 39, 41,
63, 110
Candelaria, Armando 145-146
Candelaria, Carlos (a) Calín 117,
131
Candelaria, Elpidio 27, 40, 57
Candelaria, Federico 63, 109
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
Candelaria, Gabriel 26
Candelaria, Ñaño 88
Candelaria, Pedro 33
Candelaria, Rafael (a) el
Mello 114
Candelaria, Raúl 146
Candelaria, Sélvido Antonio 130
Candelaria, Sócrates 58, 114
Candelaria, Tinita 67
Candelaria, Tito Severino 143
Candelaria, Vinicio 113
Candelaria Kelly, Rafael de
Jesús 143
Candelaria Mauricio, Domingo
(a) el Pinto 146
Candelaria Páez, Rafael (a)
Tito 143
Candelier, Pedro de Jesús 64-65
Capitán, Julio 48
Carpio, Juan Félix 67
Castillo, José del 42
Castillo, Máximo 38
Castro, Enrique 63
Castro, José (a) Sopla 63
Castro, sargento 165
Castro Santana, Enrique 91-92
Cedano, Amalio (a) Papito 56
Cedano, Eusebio 56
Cedano, Julio (a) Pipín 56
Cedano, Mamita 56
Cedeño, Aniceto (a) Pompo 35,
134
Cedeño, Anito 67
Cedeño, Cronis Jesús 144
Cedeño, Jesús 146, 152-153
Cedeño, Juan 56
Cedeño, Pedro Livio 84
Cedeño, Tito 114
Cernuda, Luis 117
Chireno, Pepén 63, 137
Cicerón, Marco Tulio 20-21, 133
Ciprián, Mario 109
Miches20110317.indd 173
173
Ciprián, Felipe (a) Larguito 40
Ciprián, Marino 111
Ciprián, Mario 152-153
Ciprián, Santadigna 125, 128
Cocco, coronel 44
Colomé, Angélica (a) Gilita
148-149
Colomé, Lico (a) Lico Concón
148-150
Colomé, Rafael 144
Comarazamy, Francisco 19
Concepción, Benigno 79
Concepción Solano, Bienvenido
144
Concepción Solano, Luis Emilio
145
Constanzo, doctor 188
Contreras, Agustín (a) Agustincito
el de Ñoña 86, 147
Contreras, Arquímedes 55
Contreras, Justo Severino 115
Contreras, Nina 146
Contreras Berroa, Eduardo 145
Coplín, José Dolores 145
Coplín, Juan Esteban (a) Bienve 52
Coplín, Ramón Emilio (a) Meme
145
Cordero, Catalina (a) Catin 56
Cordones, Lolo 56
Cotes, Petronila 26
Crespo, Pedro 26, 66
Cruz, Amado de la (a) Amado
Ñao 124
Cruz, Amado de la (a) Amado
Pulla 117, 131
Cruz, Ariosto de la (a) Yiyo el
Mulo 97
Cruz, Chichí de la 49
Cruz, Cívico de la 119
Cruz, Dionisio de la (a) Dionis 58
Cruz, Dionisio de la (a) Papaiso
83, 137
24/03/2011 01:20:40 p.m.
174
Ceferino Moní Reyes
Cruz, Eugenio de la (a) Jeño 39
Cruz, Hipólito de la (a) Blas Puya
124, 169
Cruz, Hucha de la 110
Cruz, José Joaquín de la 26, 29,
40, 48, 50, 65, 136, 153, 155
Cruz, Juan Julio de la 39
Cruz, Juanico de la 48
Cruz, Leopoldito de la 113
Cruz, Leopoldo de la (a) don
Popo 48, 69, 155
Cruz, Marcelito de la 115
Cruz, Marianela de la 41, 144
Cruz, Miguel de la 79
Cruz, Pedro de la (a) Jicle 54, 123
Cruz, Quírico de la 63
Cruz, Rilkis de la 114
Cruz, Rodolfo de la 113
Cruz, Valentín de la (a) Amado
Ñao 54
Cruz, Zacarías de la 85
Cruz Mena, Luis Eugenio 51
Cruz Pantoja, Joaquín de la 63
Cruz Ramírez, Marcelo de la
Cruz Reyes, Rilkis Humberto de la
145
D
Dámaso, Pablo 26
Dámaso Leonardo 28
Del Orbe, teniente 168
Delgado Conde, Álvaro 36
Demorizi 93
Devers, Rómulo 51
Díaz, Juan Tomás 84-85
Domínguez, Carlos R. 36
Domínguez, Porfirio Javier 146
Dominguito 47
Doroteo, José 168
Drullard, Ramón (a)
Andavez 110
Miches20110317.indd 174
Duarte, Gela 58, 65
Duarte, Juan Antonio (a) Toño 63
Ducoudray, Gustav 42
Duvergé, Antonio 29
E
Echevarría, Radhamés 118
Echevarría Peralta, Juan 147
Eliet, sor 139
Encarnación, José Manuel 114
Espinal, Guillermo Antonio 51
Espiritusanto, Bienvenido 67
Espiritusanto, Pastorí 67
Espiritusanto, Polo 67
Espiritusanto, Santo 144
Espiritusanto de Nieves, Meregilda
(a) Magalis 143
Estebanía 166
Estévez, Juan María 51
Esther, suiza 64
Evangelista, Andrés (a) Andrés
Marquito 39
Evangelista, Andrés 86
Evangelista, Vicente 81
F
Faxa Canto, Rafael 89
Febles, Carlos Porfirio 50, 135
Febles, Miguel 24
Fefa, doña 56
Felicia 169
Feliú, Antonio (a) Toño 113
Feliú, Francis 115
Feliú, José 97
Félix Bernardino 139
Feliz, José Antonio 67
Fermín, Rosalio 79
Fernández, Bienvenido 147
Fernández, Esperanza 67
Fernández, Flora 50, 67
Fernández, Generoso 35, 41, 67,
70, 109, 147
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
Fernández, Herminio (a) Millo
109
Fernández, Honorio 67
Fernández, Juan 67, 70
Fernández, Millo 67
Fernández, Moncho 67
Ferrer, Vicente 81
Flaquer, Martín 36, 63
Freddy 47
Frías Concepción, Ariel 144
G
Gálvez, Elías 114-115
García, José (a) José Tano 146
García, Juan (a) Juan Tano 146
García, Lorenzo (a) Lolo 57, 65
García, Manolo 114
García, Rafael 58
García, Ramón (a) Chito 52, 58,
71-72, 156, 158
García, Teté (a) la Melliza 146
García Berroa, Ángel (a) Gazar
142
García Berroa, Arístides 147
García Cedeño, Emecilio 146
García Guerrero, Amado 84-85
García Mercedes, Rubén 143
Gardner, míster 67
Garrido, Andris 65
Garrido, Polo 67
Gatón, Toñito 113, 146
Geraldino, Teófilo 50
Germán Mauricio (a) Nanán 123
Germosén, Levi 51
Gibbes, Lucas Tomás 41-42
Gil Zorrilla, Alecsandri (a) Sandy
143
Gil Zorrilla, Antoni (a) Tom 142
Gil Zorrilla, Ari Griselda 144, 145
Gil Zorrilla, Francisca 143
Gil Zorrilla, Judith Glennis 144
Miches20110317.indd 175
175
Gil Zorrilla, Rosaura 143
Gómez Cruz, Emiliano 51
González, Aurelio 79
González, Beda René 51
González, Bienvenido Leonardo
142
González, Carlos Porfirio 143
González, Clara Aurora 52
González, Negra 52
González, Pedro Julio 119
González, Ramón (a) Cigua 113
González, Ramón Ulises 53
González Amparo, Águeda (a)
Malitoy 142
González de Peralta, Clara Aurora
145
González Mercedes, Lola 52
González Mota, Beda René 52
González Ramírez, Miguel 147
González Ramírez, Radhamés
147
Goulet, Pierret 53
Guerrero, doctor 53
Guerrero, Franklin 147
Guerrero, Juan Bautista 56, 57
Guzmán, Coco 146
Guzmán, Julio César 144
Guzmán Fernández, Antonio
15-16, 158
Guzmán Jiménez 137
Guzmán Leonardo, Milcíades 143
H
Haché, Antonio 162
Hernández, César Augusto 58
Hernández, Daniel 38
Hernández, Domingo (a) la Flora
114-115
Hernández, Dorotea 66, 136
Hernández, Fausto 114
Hernández, Gelacia 45
24/03/2011 01:20:40 p.m.
176
Ceferino Moní Reyes
Hernández, Guillermo 40
Hernández, Jacinto 131
Hernández, Josefa 67
Hernández, Juan Tomás 114
Hernández, Leoncio 118, 131
Hernández, Manolo 114
Hernández, Roberto 89
Hernández Morís, Rafael (a) Bolo
el de Nieve 131
Herrera, Félix 114
Herrera, Nicodemo 79
Herrera, Reyes Nepomuceno (a)
Reyito 56
Herrera, Rosa 63
Herrera, Tomás 79
Heureaux, Bolívar (a) Bobó 123
Heureaux, Domingo 110, 114,
123, 131, 147
Heureaux, Juan Ramón 39
Heureaux, Luis 114
Heureaux, Ulises (a) Lilís 26,
40-41, 80, 93, 133
Hidalgo, María 26
Hidalgo, Vigilio Leonardo 137
Homero 148
Hostos, Eugenio María de 41
I
Ibarra Fas, Julio 89
Ibarra Ríos, Luis 89-90
Imbert Barrera, Antonio 84
J
Javier, Porfirio (a) Machito 52
Jesucristo 129, 132, 137
Jhonson, Randy 151
Jimenes, Manuel 30
Jimenes Grullón, Juan Isidro 85
Jimenes Pereyra, Juan Isidro 30,
80-81, 164
Jiménez, Alejandro (a) Samaneo
123
Miches20110317.indd 176
Jiménez, Damiana 29
Jiménez, Luis Tulio 145
Jiménez, Man 48, 63
Jiménez, Nolasco 123
Jiménez, Ramón 79
Jiménez Moya, Enrique 83
Jiménez Páez, Santo 144
Jiménez Salas, Alejandro (a)
Tinito o don Tino 39, 45-46,
108-109, 131, 139-140, 166
Jorge Blanco, Salvador 64
José, Clemente 39
José, Justo 26
José, Salustiano 26
José Gallera (a) Tráfico de Cartón
148, 153
José Ramón (a) Gallo Tre Quince
148, 150
Juan Chencho 39, 46
K
Kair, Laia 67
Kair Hernández, Altagracia (a)
Chichí 67
Kair Hernández, Chito (a) Juan 67
Kair Hernández, Elías 67, 144
Kair Hernández, Hairie 67
Kair Hernández, Jairada 67
Kair Hernández, Juan (a) Chito 143
Kair Hernández, Juan José
(a) Memé 67
Kair Hernández, Miguel 67
Kair Hernández, Neigil 67
Kair, Juan 40, 62, 70, 96, 197, 155,
169
L
Larancuent Polanco, Man 147
Laureano, Luis 79
Leo, suizo 64
León, Ángel María de 135
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
León, Chelo de 50, 118, 130, 135
León, Cleto de (a) Quitín 26, 39, 46
León, Elías de 119
León, Francis de 114
León, Francisco Livio de 41
León, Hito de 114
León, Julita de 66
León, Magdalna de (a) Casilda 52
León, Manuel de Jesús (a)
Tomacán 52
León, Miguel de (a) Guelito 46, 66
León, Niño de 119, 124, 131
León, Pedro de 66
León, Priscila de 66
León, Quirino de 119, 124
León, Rosa Julia de (a) Mamá
Julita 134
León, Silvio de 114
León, Valentina de 66
León Jiménez, Eduardo 142
León Páez, Emiliano de 54
Leonardo, Bienvenido 61
Leonardo, Brígida 26
Leonardo, César Maldonado 55
Leonardo, Claudio 111
Leonardo, Cristino 51
Leonardo, Isidoro 26
Leonardo, Virgilio 155
Leonardo Mercedes, Ernesto Enrique (a) Tony 142
Linares, Nicolás 79
Linares, Rufino (a) Payano 113
Linares, Simona 26
Linares, Virgilio Mauricio 56
Linarez, Orígenes 110
Linárez, Ramona 66
Lino Tió, Pedro 36
Lolan 47
López Santos, Alfredo 58
Lugo, Américo 19
Luis Pichón 151-152
Luisa Patricia 129
Miches20110317.indd 177
177
M
Macabón 150
Mallace, William 49-50
Mano Quilo 148
Manuel (a) La Güeba 147
Martí, José 19
Martínez, Belisario (Yelo) 57
Martínez, Domingo 40
Martínez, Felito 147
Martínez, Jesús María (a) Chicha
57
Martínez, Polo 56
Martínez, Rufino 41
Mártir, Anisia 50, 66, 135, 163
Mártir, Aurelia (a) Lela 66
Mártir, Azequiel (a) Papo 113
Mártir, Elupina 66
Mártir, Ernestina 66
Mártir, Eugenio 79
Mártir, Federico 66
Mártir, Herminio 53-54, 146
Mártir, Jesús (a) El Catcher 97,
109
Mártir, Juan Bautista 26, 66, 136,
163
Mártir, Juana 66
Mártir, Julio 66
Mártir, Paula 66
Mártir, Roselia (a) Chela 65
Mártir, Tilo 66
Matos de la Cruz, José 147
Mauricio, Lorenzo 33
Maza, Antonio de la 84-85
Mazara, León 115
McNeil, Daniel 51-52, 138, 151, 156
Melo Medina, Andrés 142
Mercedes, Hipólita 26, 60, 66
Mercedes, Manuel 54-55
Mercedes, Rafael (a) Chiqui 113
Mercedes de la Cruz, Miguelito
144
24/03/2011 01:20:40 p.m.
178
Ceferino Moní Reyes
Miches, Eugenio 29-31, 164
Miches, Joaquín 29
Mieses, Manolo 38
Mieses, Sergio 63, 67
Miolán, Ángel 85-86
Miranda, Iniria 26
Molina Morillo, Rafael 30
Mondesí, ingeniero 41, 74
Moní, Anselmo 67
Moní, Ceferino Adonis 143
Moní Cedano, Rosalyn 143
Moquete de la Rosa, Jacobo 17
Morales, Juan 41
Morales, Tomás 33
Morel, Jaime 143
Morel, Juanita 85
Morel, Plinio 53
Morel, Silvio (a) Pempa 113
Mosquea, Charly 131
Mosquea, Dimanchy 131
Mosquea, Krisny 131
Mosquea, Marcel 131
Mota, Aquiles 110
Mota, Domingo (a) Reyes 146
Mota, Evaristo 79
Mota, Manuel 111
Mota de Peralta, Belkis 144
Mota Mazara, Chireno 67
Mota Mazara, Dámaso 36, 67
Mota Mazara, Goyo 67
Mota Mazara, Pepén 67
Mota Rivera, Confesor 142
Mota Santana, Marino (a)
Marinito 142
Moya, Felipe 50, 118, 135
N
Nader, Nassin 39, 62, 67
Nader, Saleme 64, 67
Naranjo, Ramón 147
Natera Candelaria, Orito 145
Miches20110317.indd 178
Natera Páez, Lissis 144
Natera, Canoabo 86
Natera, Esperanza 86
Natera, Fedora 86
Natera, Isaías 26, 35
Natera, Leonte 143
Natera, Lolingo 24, 34, 50, 57, 59,
79, 86, 163
Natera, Nabo 113
Natera, Próspero 145
Natera, Ramón 81
Nieves, Ceferino Bienvenido 52
Noela, sor 139
Núñez, Darico 56
Núñez, Juan Isidro 113, 130, 144145
Núñez, Polito 56
O
Olivo, Chichí 111
Olivo, Guayubín 111
Olivo Chencho 39
Orbe, Ulises del 44
Ortega, Ramón (a) Adelso 145
Osvaldo (a) el Húmedo 146
Ovalle, Paulino 162
P
Pablo Mariano 62
Padua Falet, José 89
Páez, Arístides (a) Tite 119, 131
Páez, Augusto César 54
Páez, Carlos (a) Carlito 118, 131
Páez, Catalina 141
Páez, César Acosta 130
Páez, César Augusto (a) Monchín
118-119, 130-131
Páez, Danilo (a) Gango 114
Páez, Esteban (a) Estebita
el de Emilia 79, 110
Páez, Esteban 79
24/03/2011 01:20:40 p.m.
Miches: historia y tradición
Páez, Evaristo 136, 162-163
Páez, Florinda 169
Páez, Freddy 119
Páez, Gerardo (a) Niño el Mocho 38
Páez, Juan (a) el Vale Páez 167
Páez, Julio César 119
Páez, Julito 131
Páez, Lucía 128
Páez, Luis Ernesto (a) El King
o King Kong 97-98
Páez, Manuel 79
Páez, Marcos (a) Guní 118, 131
Páez, Negro 146
Páez, Norkis 119
Páez, Oliva 62
Páez, Oscar 146
Páez, Paulino (a) Nino Cabeza 154
Páez, Paulo (a) Cangué 118, 131
Páez, Pedro 39
Páez, Ramoncito 119
Páez, Roberto Augusto 119
Páez, Tito 110
Páez, Vale 131
Páez, Zenón 119
Páez Mártir, Domingo 136
Páez Mártir, Estela 136
Páez Mártir, Isidora (a) doña Lola
136
Páez Mártir, Laura 136
Páez Mártir, Oliva 136
Páez Mártir, Osiris 136
Páez Mártir, Paulino (a) Nino 136
Páez Rodríguez, Benjamín 143
Páez Rodríguez, Berenice 143
Páez Rodríguez, Eunice 143
Palacio, Freddy 56-57, 65
Paredes, Ana 63
Paredes, Arquímedes 130
Paredes, Héctor 124
Paredes, José 60
Paredes, Juan 26
Paredes, Kenia 67
Miches20110317.indd 179
179
Paredes, Mayía 117, 131
Paredes, Pacho 103
Paredes, Ramón 26, 33, 59-60, 66
Paredes Hidalgo, José 66
Paredes Hidalgo, Juan 59-60, 66
Pastor, Píndaro 110
Pastoriza, Roberto 84
Payano, Miguel 118, 131
Payano, Rufino 146
Pedrito Triculí 145
Peguero, Eulogio 136
Peguero, Felícito (a) Yuly 143
Peguero, Juan Francisco 28
Peguero, Martín 80-82, 162-163
Peguero, Timoteo (a) El Brujo
39, 50
Peguero, Vicente 28, 33
Peguero Candelaria, Porfirio 146
Peña, Alejo 67
Peña, Benjamín (a) Buzuzo 147
Peña, padre 60
Pepén, Lidia 137
Peralta, Ciro 66-67
Peralta, Dinorah 48
Peralta, Eliécer 143
Peralta, Félix (a) Félix Prieto 66
Peralta, Félix (hijo) 66
Peralta, Félix Antonio (a) Nego
110, 113-114
Peralta, Firino 86
Peralta, Francisco (a) Franciquito
143
Peralta, Garrido 49
Peralta, Isidro 56, 63, 113
Peralta, José (a) Pilo 58
Peralta, Juanico 79
Peralta, María 66
Peralta, Miguel Ángel 114
Peralta, Nicolás 26
Peralta, Ninito 66
Peralta, Pipí 48, 66, 82, 137, 163
Peralta, Ramón A. 49, 58, 113, 135
24/03/2011 01:20:41 p.m.
180
Peralta, Severiano 50, 79
Peralta, Víctor 110, 114
Perarlta, Isidro 65
Peralta Amparo, Isidro (a) Cirito
141
Peralta Contreras, José (a) Chito
143
Peralta de la Cruz, Miguel Ángel
(a) Hito 144
Peralta García, Gabriel 142
Peralta González, Tanya Karina
143
Peralta Guevara, Félix Antonio
144
Peralta Mártir, Miguel (a) Nene 63
Peralta Romero, Alejandro 58
Peralta Romero, Antoliano 142
Peralta Romero, Máximo (a)
Marchi 144
Peralta Romero, Rafael 130
Perdomo, Helio Osiris 102
Perdomo, Virgilio 28, 57
Pérez, Julio Adolfo 89
Pérez, Miguel 59, 96, 133-135
Pérez, Miguelito 50
Pérez, Rafael 57
Pérez Aquino, Julián 115
Pérez Castro, Miguel 26, 62, 66,
71, 93
Pérez Castro, Rafael 93
Pérez Castro, Santiago 93
Pérez Fuente, Julio (a) Julito 36-37
Perry, Alonso 111
Peter, suizo 63
Picú, Andrés 110
Pierret, Antoine (a) el Conde
de Tiburón 136
Pilier, Tuto 67
Polanco, Benigno (a) el Tremendo
54-55, 114
Polanco, Luis 48
Porfirio González, Carlos 143
Miches20110317.indd 180
Ceferino Moní Reyes
Prats Johnson, Francisco 40, 58, 135
Puente, Ramón 68
Puente, Servio 67
Puente, Teófilo (a) Teo 85, 114-115
Q
Quiñones, Beremundo 49
R
Rainiery, Fernando 64
Ramírez, Antonio 35
Ramírez, Camilla 113
Ramírez, Luis Felipe (a) el Sastre
146, 148
Ramírez, María 67
Ramírez, Teófilo 54
Ramírez, Tilo 39, 61, 110, 124
Ramírez Contreras, Leandro 145
Reina, Esteban 28
Reyes, Antonio 39
Reyes, Domingo 63
Reyes, Efraín 63
Reyes, Enemencio 79
Reyes, Felipe 27, 54, 62
Reyes, Frank 65
Reyes, Isidora 82
Reyes, Juan (a) Juan malicia 110,
138
Reyes, Juanico 50, 169
Reyes, Pascual 145
Reyes, Plácida 26
Reyes, Porfirio 118
Reyes, Tiburcio 33
Reyes, Zenón (a) Boca de Cajeta
169
Reyes Amparo, Juan (a) Predito
Champio 113
Reyes de Aza, Ramón Antonio 65,
143
Reyes Díaz, Emilio (a) Milón 65
Reyes Mercedes, Genaro Antonio
(a) Cayuco 141
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches: historia y tradición
Reyes Mercedes, Juan Eulogio
111, 137
Reyes Mercedes, María (a) María
Temo 146
Ricardito 148
Richards, Ann 104
Rijo, Alejandrina (a) Miosotis 52
Rijo, Marcelino 61, 79, 134, 156
Rijo, Tomaza 46
Ríos, Helena 89
Rivas, Santiago 46, 62
Rivera, Danny 118
Rivera, Toño 131
Robinson, Adela (a) Condó 66
Robinson, Gregorio (a) Gollito
Condó 50, 66
Robinson, José 66, 135
Robinson, Mercedes 26, 62, 66,
135
Rodríguez, Francisco (a) Pancho
34
Rodríguez, Horacio 83
Rodríguez, Jesuito 38
Rodríguez, Juancito 83
Rodríguez, Julia 51
Rodríguez, Manolo 38
Rodríguez, Manuel Antonio 58,
113
Rodríguez, Marcobina 63
Rodríguez, Moreno 50
Rodríguez, Ofelia 50
Rodríguez, Pablo Jerónimo (a)
Pablito Ningo o Pablito
Garata 146
Rodríguez, Tomás 48
Rodríguez, Wáscar 38
Rodríguez Guerrero, Tirso 110
Rodríguez Jiménez, Tomás 143
Roger, ingeniero 65
Rojas Alou, Felipe 111
Rojas Alou, Jesús 111
Rojas Alou, Mateo 111
Miches20110317.indd 181
181
Romero, Fillén 125, 128
Romero, Francisco 119
Rosa (a) Chepo 150
Rosa, Emeterio de la 111
Rosa, Lorenzo de la 47
Rosa, Papito de la 110
Rosa, Pedro de la 33
Rosa Páez, Elvin de la 142
Rosa Páez, Esilda de la 144
Rosa Páez, Esther de la 144
Rosado, Nilo 63, 68
Rosario, Agustín (a) la Lora
o Agustín Marquito 110
Rosario, Amado 68
Rosario, Andrés del 110
Rosario Cadet, José 146, 159
Rosario, Digna Celeste 52
Rosario, Manuel María del 54
Rosario, Rafael (a) Pata
e yuca 110
Rúa, Claudio 145
Rúa, José 39, 46
Rúa, Mignolia 52
Rúa, Miguel 110, 114
Rúa, Tomás 43, 53, 105
Rúa Linarez, José 66, 145
Rúa Linárez, Ramonita 66
Rúa Linárez, Tomás 67
Rúa Linárez, Victoria 66
Rúa Soto, José (a) Joseillo 26, 59,
66, 145
Ruiz, Fellito 57
S
Sala, Melvin 142
Salas, Amparo (a) Maroita 96
San Antonio de Padua 59, 94, 134,
128, 138
San Francisco de Asís 128
San Juan 128
San Rafael 129
24/03/2011 01:20:41 p.m.
182
Sánchez, Ramón 79
Sánchez Herrera, Pedro (hijo) 65
Sánchez Ramírez, Juan 24
Sánchez Ruiz, Fabio 51
Santa María 121
Santana, Aleandro 55
Santana, Antonio 63, 96, 112
Santana, Carlos Secundino (a)
Moreno 97, 104
Santana, César (a) Tabaquito 38
Santana, Danilo 110
Santana, Donato 141
Santana, Ernesto Publio 50, 58,
86, 118, 135
Santana, Geraldo 46
Santana, Hipólito (a) Nono 57
Santana, Pedro 24, 29-30, 164
Santana, Rafael (a) Fello Pumpa
146
Santana, Tomás Antonio 137
Santana de Seguié, Eneida 52
Santana Páez, Bernardo 138, 141,
147, 155
Santana Reyes, Angelita 144
Santín Guerrero, Clodomiro
50-51, 58
Santos, Daniel 151
Santos, Emilio de los 86
Saoco, Manolo 38
Sees, míster 67
Seguié, Kemil 67
Seguié, Salomoncito 169
Seguié Kair, Majane 86
Seguié Kair, Nicolás 35, 94, 135
Seguié, Salomón 40, 62, 67, 69,
111, 166-167
Seguié Rúa, Nicolás 147
Segundo Peña, Marciano 38
Severino, Cesáreo 46, 163
Severino, Pilar 52
Severino, William 128
Severino Candelaria, Tito 143
Miches20110317.indd 182
Ceferino Moní Reyes
Simó, Alfredo 50, 163
Simó, Lilian 144
Simó, Luis (a) Manano 53
Solange, sor 139
Solano, doctor 113
Sosa, Felito 56
Sosa, José 56
Sosa, Maón 125
Sosa, Prudencio (a) Nencio 62
Sosa, Rodolfo 143
Sosa, Virgilio 56
Sosa Santana, Solange (a) Deysi
52, 145
Suárez, Cándido 62, 67
Suárez, Herminio 62, 67
Suárez, Marcial 36, 62, 67
Suárez, Marcialito 67, 97
Suárez, Serena 67
T
Tavárez Justo, Manuel Aurelio (a)
Manolo 86
Tejera, Genaro 62
Tejera, Wáscar 84
Tomá Totón (a) Cachipelo 148
Trujillo, Héctor Bienvenido 40
Trujillo Molina, Rafael Leonidas
15, 35, 40, 44, 53, 56, 84-86,
89-90, 129, 140, 154, 165, 167
Turbidez, Manuel 33
Turbidez, Plácida 26
U
Uribe, Ventura 58, 86
V
Valdemiro 47
Vargas, José Ramón 58
Vásquez, Nicolaza 67
Velásquez, Federico 81
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches: historia y tradición
Ventura Simó, Juan de Dios 83
Villa, Carmela 131
Villa, Manuel 131
Virgen de la Altagracia 162
Virgen del Carmen 121
Virgil, Osvaldo 111
Virgilio 39
Virgilio Leonardo 40
Virgilio Mauricio 57
W
William, pastor 61
Miches20110317.indd 183
183
Y
Yeye Díaz 145
Yinax, Julio 36
Z
Zorrilla, Abigail 79
Zorrilla, Bartolo José 54
Zorrilla, Marcial José 55
Zorrilla, María Altagracia 144
Zorrilla, Rafael (a) Faelo 97
Zorrilla, Secundino 79
Zorrilla Nieves, Clemente José
142
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches20110317.indd 184
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Publicaciones del
Archivo General de la Nación
Vol. I Vol. II Vol. III Vol. IV Vol. V Vol. VI Vol. VII Vol. VIII Vol. IX Vol. X Vol. XI Vol. XII Vol. XIII Correspondencia del Cónsul de Francia en Santo Domingo, 1844-1846.
Edición y notas de E. Rodríguez Demorizi, C. T., 1944.
Documentos para la historia de la República Dominicana. Colección
de E. Rodríguez Demorizi, Vol. I, C. T., 1944.
Samaná, pasado y porvenir. E. Rodríguez Demorizi, C. T., 1945.
Relaciones históricas de Santo Domingo. Colección y notas de E.
Rodríguez Demorizi, Vol. II, C. T., 1945.
Documentos para la historia de la República Dominicana. Colección
de E. Rodríguez Demorizi, Vol. II, Santiago, 1947.
San Cristóbal de antaño. E. Rodríguez Demorizi, Vol. II, Santiago,
1946.
Manuel Rodríguez Objío (poeta, restaurador, historiador, mártir). R.
Lugo Lovatón, C. T., 1951.
Relaciones. Manuel Rodríguez Objío. Introducción, títulos y
notas por R. Lugo Lovatón, C. T., 1951.
Correspondencia del Cónsul de Francia en Santo Domingo, 1846-1850,
Vol. II. Edición y notas de E. Rodríguez Demorizi, C. T., 1947.
Índice general del «Boletín» del 1938 al 1944, C. T., 1949.
Historia de los aventureros, filibusteros y bucaneros de América. Escrita
en holandés por Alexander O. Exquemelin, traducida de una
famosa edición francesa de La Sirene-París, 1920, por C. A.
Rodríguez; introducción y bosquejo biográfico del traductor R.
Lugo Lovatón, C. T., 1953.
Obras de Trujillo. Introducción de R. Lugo Lovatón, C. T., 1956.
Relaciones históricas de Santo Domingo. Colección y notas de E.
Rodríguez Demorizi, Vol. III, C. T., 1957.
~ 185 ~
Miches20110317.indd 185
24/03/2011 01:20:41 p.m.
186
Ceferino Moní Reyes
Vol. XIV Cesión de Santo Domingo a Francia. Correspondencia de Godoy, García
Roume, Hedouville, Louverture Rigaud y otros. 1795-1802. Edición
de E. Rodríguez Demorizi, Vol. III, C. T., 1959.
Vol. XV Documentos para la historia de la República Dominicana. Colección de E.
Rodríguez Demorizi, Vol. III, C. T., 1959.
Vol. XVI Escritos dispersos (Tomo I: 1896-1908). José Ramón López, edición
de A. Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2005.
Vol. XVII Escritos dispersos (Tomo II: 1909-1916). José Ramón López, edición
de A. Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2005.
Vol. XVIII Escritos dispersos (Tomo III: 1917-1922). José Ramón López, edición
de A. Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2005.
Vol. XIX Máximo Gómez a cien años de su fallecimiento, 1905-2005. Edición
de E. Cordero Michel, Santo Domingo, D. N., 2005.
Vol. XX Lilí, el sanguinario machetero dominicano. Juan Vicente Flores,
Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXI Escritos selectos. Manuel de Jesús de Peña y Reynoso, edición de A.
Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXII Obras escogidas 1. Artículos. Alejandro Angulo Guridi, edición de
A. Blanco Díaz. Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXIII Obras escogidas 2. Ensayos. Alejandro Angulo Guridi, edición de
A. Blanco Díaz. Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXIV Obras escogidas 3. Epistolario. Alejandro Angulo Guridi, edición
de A. Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXV La colonización de la frontera dominicana 1680-1796. Manuel
Vicente Hernández González, Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXVI Fabio Fiallo en La Bandera Libre. Compilación de Rafael Darío
Herrera, Santo Domingo, D. N., 2006.
Vol. XXVII Expansión fundacional y crecimiento en el norte dominicano (16801795). El Cibao y la bahía de Samaná. Manuel Hernández González,
Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXVIII Documentos inéditos de Fernando A. de Meriño. Compilación de José
Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXIX Pedro Francisco Bonó. Textos selectos. Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXX
Iglesia, espacio y poder: Santo Domingo (1498-1521), experiencia
fundacional del Nuevo Mundo. Miguel D. Mena, Santo Domingo,
D. N., 2007.
Vol. XXXI
Cedulario de la isla de Santo Domingo, Vol. I: 1492-1501. fray Vicente
Rubio, O. P., edición conjunta del Archivo General de la Nación
y el Centro de Altos Estudios Humanísticos y del Idioma Español,
Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXXII La Vega, 25 años de historia 1861-1886. (Tomo I: Hechos sobresalientes
en la provincia). Compilación de Alfredo Rafael Hernández
Figueroa, Santo Domingo, D. N., 2007.
Miches20110317.indd 186
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches: historia y tradición
187
Vol. XXXIII La Vega, 25 años de historia 1861-1886. (Tomo II: Reorganización de
la provincia post Restauración). Compilación de Alfredo Rafael
Hernández Figueroa, Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXXIV Cartas del Cabildo de Santo Domingo en el siglo XVII. Compilación de
Genaro Rodríguez Morel, Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXXV Memorias del Primer Encuentro Nacional de Archivos. Santo Domingo,
D. N., 2007.
Vol. XXXVI Actas de los primeros congresos obreros dominicanos, 1920 y 1922.
Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXXVII Documentos para la historia de la educación moderna en la República
Dominicana (1879-1894), tomo I. Raymundo González, Santo
Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXXVIII Documentos para la historia de la educación moderna en la República
Dominicana (1879-1894), tomo II. Raymundo González, Santo
Domingo, D. N., 2007.
Vol. XXXIX Una carta a Maritain. Andrés Avelino, traducción al castellano
e introducción del P. Jesús Hernández, Santo Domingo, D. N.,
2007.
Vol. XL
Manual de indización para archivos, en coedición con el Archivo
Nacional de la República de Cuba. Marisol Mesa, Elvira Corbelle
Sanjurjo, Alba Gilda Dreke de Alfonso, Miriam Ruiz Meriño,
Jorge Macle Cruz, Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XLI
Apuntes históricos sobre Santo Domingo. Dr. Alejandro Llenas,
edición de A. Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XLII
Ensayos y apuntes diversos. Dr. Alejandro Llenas, edición de A.
Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2007.
Vol. XLIII
La educación científica de la mujer. Eugenio María de Hostos, Santo
Domingo, D. N., 2007.
Vol. XLIV
Cartas de la Real Audiencia de Santo Domingo (1530-1546).
Compilación de Genaro Rodríguez Morel, Santo Domingo, D.
N., 2008.
Vol. XLV
Américo Lugo en Patria. Selección. Compilación de Rafael Darío
Herrera, Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. XLVI
Años imborrables. Rafael Alburquerque Zayas-Bazán, Santo
Domingo, D. N., 2008.
Vol. XLVII Censos municipales del siglo xix y otras estadísticas de población.
Alejandro Paulino Ramos, Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. XLVIII Documentos inéditos del arzobispo Adolfo Alejandro Nouel, tomo I.
Compilación de José Luis Saez, S. J., Santo Domingo, D. N.,
2008.
Vol. XLIX
Documentos inéditos del arzobispo Adolfo Alejandro Nouel, tomo II,
Compilación de José Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N.,
2008.
Miches20110317.indd 187
24/03/2011 01:20:41 p.m.
188
Vol. L
Vol. LI
Vol. LII
Vol. LIII
Vol. LIV
Vol. LV
Vol. LVI
Vol. LVII
Vol. LVIII
Vol. LIX
Vol. LX
Vol. LXI
Vol. LXII
Vol. LXIII
Vol. LXIV
Vol. LXV
Vol. LXVI
Vol. LXVII
Miches20110317.indd 188
Ceferino Moní Reyes
Documentos inéditos del arzobispo Adolfo Alejandro Nouel, tomo III.
Compilación de José Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N.,
2008.
Prosas polémicas 1. Primeros escritos, textos marginales, Yanquilinarias.
Félix Evaristo Mejía, edición de A. Blanco Díaz, Santo Domingo,
D. N., 2008.
Prosas polémicas 2. Textos educativos y Discursos. Félix Evaristo Mejía,
edición de A. Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2008.
Prosas polémicas 3. Ensayos. Félix Evaristo Mejía. Edición de A.
Blanco Díaz. Santo Domingo, D. N., 2008.
Autoridad para educar. La historia de la escuela católica dominicana.
José Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N., 2008.
Relatos de Rodrigo de Bastidas. Antonio Sánchez Hernández, Santo
Domingo, D. N., 2008.
Textos reunidos 1. Escritos políticos iniciales. Manuel de J. Galván,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2008.
Textos reunidos 2. Ensayos. Manuel de J. Galván. Edición de Andrés
Blanco Díaz. Santo Domingo, D. N., 2008.
Textos reunidos 3. Artículos y Controversia histórica. Manuel de J.
Galván, edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N.,
2008.
Textos reunidos 4. Cartas, Ministerios y misiones diplomáticas. Manuel
de J. Galván. Edición de Andrés Blanco Díaz. Santo Domingo, D.
N., 2008.
La sumisión bien pagada. La iglesia dominicana bajo la Era de Trujillo
(1930-1961), tomo I. José Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N.,
2008.
La sumisión bien pagada. La iglesia dominicana bajo la Era de Trujillo
(1930-1961), tomo II. José Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N.,
2008.
Legislación archivística dominicana, 1847-2007. Archivo General
de la Nación, Santo Domingo, D. N., 2008.
Libro de bautismos de esclavos (1636-1670). Transcripción de José
Luis Sáez, S. J., Santo Domingo, D. N., 2008.
Los gavilleros (1904-1916). María Filomena González Canalda,
Santo Domingo, D. N., 2008.
El sur dominicano (1680-1795). Cambios sociales y transformaciones
económicas. Manuel Vicente Hernández González, Santo
Domingo, D. N., 2008.
Cuadros históricos dominicanos. César A. Herrera, Santo Domingo,
D. N., 2008.
Escritos 1. Cosas, cartas y... otras cosas. Hipólito Billini, edición de
Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2008.
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches: historia y tradición
189
Vol. LXVIII
Escritos 2. Ensayos. Hipólito Billini, edición de Andrés Blanco
Díaz, Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. LXIX
Memorias, informes y noticias dominicanas. H. Thomasset, edición
de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. LXX
Manual de procedimientos para el tratamiento documental. Olga
Pedierro, et. al., Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. LXXI
Escritos desde aquí y desde allá. Juan Vicente Flores, edición de
Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. LXXII De la calle a los estrados por justicia y libertad. Ramón Antonio Veras
(Negro), Santo Domingo, D. N., 2008.
Vol. LXXIII Escritos y apuntes históricos. Vetilio Alfau Durán, Santo Domingo,
D. N., 2009.
Vol. LXXIV Almoina, un exiliado gallego contra la dictadura trujillista. Salvador
E. Morales Pérez, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXV Escritos. 1. Cartas insurgentes y otras misivas. Mariano A. Cestero,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXVI Escritos. 2. Artículos y ensayos. Mariano A. Cestero, edición de
Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXVII Más que un eco de la opinión. 1. Ensayos, y memorias ministeriales.
Francisco Gregorio Billini, edición de Andrés Blanco Díaz,
Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXVIII Más que un eco de la opinión. 2. Escritos, 1879-1885. Francisco
Gregorio Billini, edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo,
D. N., 2009.
Vol. LXXIX Más que un eco de la opinión. 3. Escritos, 1886-1889. Francisco Grego
rio Billini, edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D.
N., 2009.
Vol. LXXX Más que un eco de la opinión. 4. Escritos, 1890-1897. Francisco Grego
rio Billini, edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D.
N., 2009.
Vol. LXXXI Capitalismo y descampesinización en el Suroeste dominicano. Angel
Moreta, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXXIII Perlas de la pluma de los Garrido. Emigdio Osvaldo Garrido, Víctor
Garrido y Edna Garrido de Boggs. Edición de Edgar Valenzuela,
Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXXIV Gestión de riesgos para la prevención y mitigación de desastres en el
patrimonio documental. Sofía Borrego, Maritza Dorta, Ana Pérez,
Maritza Mirabal, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXXV Obras, tomo I. Guido Despradel Batista. Compilación de Alfredo
Rafael Hernández, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXXVI Obras, tomo II. Guido Despradel Batista. Compilación de Alfredo
Rafael Hernández, Santo Domingo, D. N., 2009.
Miches20110317.indd 189
24/03/2011 01:20:41 p.m.
190
Ceferino Moní Reyes
Vol. LXXXVIIHistoria de la Concepción de La Vega. Guido Despradel Batista,
Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. LXXXIX Una pluma en el exilio. Los artículos publicados por Constancio Bernaldo
de Quirós en República Dominicana. Compilación de Constancio
Cassá Bernaldo de Quirós, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XC
Ideas y doctrinas políticas contemporáneas. Juan Isidro Jimenes
Grullón, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCI
Metodología de la investigación histórica. Hernán Venegas Delgado,
Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCIII
Filosofía dominicana: pasado y presente, tomo I. Compilación de
Lusitania F. Martínez, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCIV
Filosofía dominicana: pasado y presente, tomo II. Compilación de
Lusitania F. Martínez, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCV
Filosofía dominicana: pasado y presente, tomo III. Compilación de
Lusitania F. Martínez, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCVI
Los Panfleteros de Santiago: torturas y desaparición. Ramón Antonio,
(Negro) Veras, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCVII Escritos reunidos. 1. Ensayos, 1887-1907. Rafael Justino Castillo,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCVIII Escritos reunidos. 2. Ensayos, 1908-1932. Rafael Justino Castillo,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. XCIX
Escritos reunidos. 3. Artículos, 1888-1931. Rafael Justino Castillo,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. C
Escritos históricos. Américo Lugo, edición conjunta del Archivo
General de la Nación y el Banco de Reservas, Santo Domingo,
D. N., 2009.
Vol. CI
Vindicaciones y apologías. Bernardo Correa y Cidrón, edición de
Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. CII
Historia, diplomática y archivística. Contribuciones dominicanas.
María Ugarte, Santo Domingo, D. N., 2009.
Vol. CIII
Escritos diversos. Emiliano Tejera, edición conjunta del Archivo
General de la Nación y el Banco de Reservas, Santo Domingo,
D. N., 2010.
Vol. CIV
Tierra adentro. José María Pichardo, segunda edición, Santo
Domingo, D. N., 2010.
Vol. CV
Cuatro aspectos sobre la literatura de Juan Bosch. Diógenes Valdez,
Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CVI
Javier Malagón Barceló, el Derecho Indiano y su exilio en la República
Dominicana. Compilación de Constancio Cassá Bernaldo de
Quirós, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CVII
Cristóbal Colón y la construcción de un mundo nuevo. Estudios, 19832008. Consuelo Varela, edición de Andrés Blanco Díaz, Santo
Domingo, D. N., 2010.
Miches20110317.indd 190
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches: historia y tradición
191
Vol. CVIII
República Dominicana. Identidad y herencias etnoculturales indígenas.
J. Jesús María Serna Moreno, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CIX
Escritos pedagógicos. Malaquías Gil Arantegui, edición de Andrés
Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CX
Cuentos y escritos de Vicenç Riera Llorca en La Nación. Compilación
de Natalia González, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXI
Jesús de Galíndez. Escritos desde Santo Domingo y artículos contra el
régimen de Trujillo en el exterior. Compilación de Constancio Cassá
Bernaldo de Quirós, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXII
Ensayos y apuntes pedagógicos. Gregorio B. Palacín Iglesias, edición
de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXIII
El exilio republicano español en la sociedad dominicana (Ponencias
del Seminario Internacional, 4 y 5 de marzo de 2010). Reina C.
Rosario Fernández (Coord.), edición conjunta de la Academia
Dominicana de la Historia, la Comisión Permanente de
Efemérides Patrias y el Archivo General de la Nación, Santo
Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXIV
Pedro Henríquez Ureña. Historia cultural, historiografía y crítica
literaria. Odalís G. Pérez, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXV
Antología. José Gabriel García. Edición conjunta del Archivo
General de la Nación y el Banco de Reservas, Santo Domingo,
D. N., 2010.
Vol. CXVI
Paisaje y acento. Impresiones de un español en la República Dominicana.
José Forné Farreres. Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXVII Historia e ideología. Mujeres dominicanas, 1880-1950. Carmen
Durán. Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXVIII Historia dominicana: desde los aborígenes hasta la Guerra de Abril.
Augusto Sención (Coord.), Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXIX
Historia pendiente: Moca 2 de mayo de 1861. Juan José Ayuso, Santo
Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXX
Raíces de una hermandad. Rafael Báez Pérez e Ysabel A. Paulino,
Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXI
Miches: historia y tradición. Ceferino Moní Reyes, Santo Domingo,
D. N., 2010.
Vol. CXXII Problemas y tópicos técnicos y científicos, tomo I, Octavio A. Acevedo,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXIII Problemas y tópicos técnicos y científicos, tomo II, Octavio A. Acevedo,
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXIV Apuntes de un normalista, Eugenio María de Hostos, edición de
Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXV Recuerdos de la Revolución Moyista (Memoria, apuntes y documentos),
edición de Andrés Blanco Díaz, Santo Domingo, D. N., 2010.
Miches20110317.indd 191
24/03/2011 01:20:41 p.m.
192
Ceferino Moní Reyes
Vol. CXXVI Años imborrables (2da ed.). Rafael Alburquerque Zayas-Bazán,
edición conjunta de la Comisión Permanente de Efemérides
Patrias y el Archivo General de la Nación, Santo Domingo, D.
N., 2010.
Vol. CXXVII El Paladión: de la Ocupación Militar Norteamericana a la dictadura
de Trujillo. Tomo I, compilación de Alejandro Paulino Ramos,
edición conjunta del Archivo General de la Nación y la Academia
Dominicana de la Historia, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXVIII El Paladión: de la Ocupación Militar Norteamericana a la dictadura
de Trujillo. Tomo II, compilación de Alejandro Paulino Ramos,
edición conjunta del Archivo General de la Nación y la Academia
Dominicana de la Historia, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXIX Memorias del Segundo Encuentro Nacional de Archivos. Santo
Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXX Relaciones cubano-dominicanas, su escenario hemisférico (1944-1948).
Jorge Renato Ibarra Guitart, Santo Domingo, D. N., 2010.
Vol. CXXXI Obras selectas, tomo I, Antonio Zaglul, edición conjunta del
Archivo General de la Nación y el Banco de Reservas, Santo
Domingo, D. N., 2011.
Vol. CXXXII Obras selectas, tomo II, Antonio Zaglul, edición conjunta del
Archivo General de la Nación y el Banco de Reservas, Santo
Domingo, D. N., 2011.
Colección Juvenil
Vol. I
Vol. II
Vol. III
Vol. IV
Vol. V
Vol. VI
Vol. VII
Vol. VIII
Miches20110317.indd 192
Pedro Francisco Bonó. Textos selectos. Santo Domingo, D. N., 2007
Heroínas nacionales. Roberto Cassá. Santo Domingo, D. N., 2007.
Vida y obra de Ercilia Pepín. Alejandro Paulino Ramos. Santo
Domingo, D. N., 2007.
Dictadores dominicanos del siglo xix. Roberto Cassá. Santo Domingo,
D. N., 2008.
Padres de la Patria. Roberto Cassá. Santo Domingo, D. N., 2008.
Pensadores criollos. Roberto Cassá. Santo Domingo, D. N., 2008.
Héroes restauradores. Roberto Cassá. Santo Domingo, D. N., 2009.
Dominicanos de pensamiento liberal: Espaillat, Bonó, Deschamps
(siglo xix). Roberto Cassá. Santo Domingo, D. N., 2010.
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Miches: historia y tradición
193
Colección Cuadernos Populares
Vol. 1
Vol. 2
Vol. 3
Miches20110317.indd 193
La Ideología revolucionaria de Juan Pablo Duarte. Juan Isidro Jimenes
Grullón. Santo Domingo, D. N., 2009.
Mujeres de la Independencia. Vetilio Alfau Durán. Santo Domingo, D. N.,
2009.
Voces de bohío. Vocabulario de la cultura taína. Rafael García Bidó,
Santo Domingo, D. N., 2010.
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Colofón
Miches: historia y tradición, de Ceferino Moní Reyes,
terminó de imprimirse en los talleres gráficos de
Editora Búho, S. R. L., en el mes de marzo de 2011,
con una tirada de 1,000 ejemplares.
Miches20110317.indd 194
24/03/2011 01:20:41 p.m.
Descargar

Descargar - Archivo General de la Nación