RONDEÑOS EN AMÉRICA
Breve estudio de las personas naturales de Ronda
que se establecieron en el Nuevo Mundo entre los
siglos XV y XIX
Autor: Rodrigo Morales Aguilera
Tutor: Rafael Aguilera Hormigo
Ronda - 2015
Rondeños en América
Reconstrucción del itinerario del primero de los cuatro viajes que Colón realizó a América, basado en los datos del Diario
atribuido a Colón. Fuente: Viajes_de_colon.svg: Phirosiberia derivative work: Phirosiberia (talk) - Viajes_de_colon.svg
2
Rodrigo Morales Aguilera
INTRODUCCIÓN
Dada la circunstancia de que he sido alumno de la Escuela de Equitación de la Real
Maestranza de Caballería de Ronda, he tenido conocimiento de que dicho Real Instituto, en
colaboración con “Eustory,” ha convocado un concurso en periodo bienal sobre AMÉRICA,
en cuyas bases se incluyen, entre otros apartados, que cada concursante puede estar asistido
de un mentor, por lo que estando interesado en participar en él, le he comentado mis
pretensiones a mi abuelo para discernir si en este asunto me pudiese ayudar y como quiera que
la contestación ha sido afirmativa, pongo manos al asunto preguntándole, en primer lugar,
las relaciones familiares que nuestros antecesores hayan tenido con el Nuevo Continente, a
lo que me responde que sólo tiene conocimiento de que sus abuelos, tanto el paterno como
el materno, estuvieron en Cuba; el primero, Rafael Aguilera López, participando como
soldado de la Metrópoli en la guerra de emancipación hasta la independencia de la Isla y; el
segundo, Pedro Hormigo Vílchez, que al quedar viudo se traslada a dicha Isla, concretamente
a Camagüey, en la Provincia de Oriente donde montó y explotó, hasta su fallecimiento,
un ingenio de azúcar, por lo que mi tutor me sugiere, que por ser tan escasos mis lazos
familiares con las Indias Occidentales, que en este tema hay que profundizar y buscar las
múltiples relaciones que Ronda ha tenido, con este hasta entonces desconocido Continente
desde su descubrimiento, hasta la emancipación o pérdida de las últimas posesiones, ya
que estas han sido numerosas e interesantes, pues en este periodo de tiempo que abarca
varias centurias, y que tiene su inicio en el primer viaje de Colón, ya en este iba el vecino de
Ronda RODRIGO SÁNCHEZ DE SEGOVIA y que concluye a finales del siglo XIX en que
prácticamente dejó de existir el Imperio Español siendo el último diputado a cortes por la
provincia de Cuba el rondeño MANUEL TROYANO RISCOS.
En esta conversación previa al inicio del trabajo, que tanto me atrae, mi abuelo me
comenta que la vinculación de Ronda con América no se limita solo a los nombres ya citados,
sino que, entre ambos y en fechas tan distantes entre uno y otro, aparece un amplio elenco
de paisanos que con su impronta han dejado huella indeleble en el Muevo Continente; como
3
Rondeños en América
son los casos, de Bartolomé Lobo Guerrero, Fiscal del Santo Oficio de la Inquisición en el
reino de Nueva España, Arzobispo de Bogotá y posteriormente de Lima; don Agustín de
Ahumada y Villalón,Virrey de Nueva España; don Gerónimo Morejón Girón y Moctezuma,
que junto con Gálvez participó de forma muy considerable a la independencia de las Trece
Colonias británicas, germen de los actuales Estados Unidos. Así como de otros muchos
paisanos que en este trabajo iré estudiando, sirviéndome de la amplia relación de los libros
publicados referentes a este tema. Recomendándome además, que investigue en los Archivos
Estatales, en especial el de Indias; y en otros particulares, cuya bibliografía insertaré al final
de este proyecto (los textos que encuentre en paleografía serán traducidos por mi tutor, pues
soy un gran desconocido en esta materia).
Para el desarrollo de este trabajo seguiré un orden cronológico. Comienzo a indagar
todo lo relativo sobre RODRIGO SÁNCHEZ DE SEGOVIA, vecino de Ronda, donde
desempeñaba el oficio de JURADO de la Ciudad y que, como ya se ha indicado, formó parte
de la tripulación de Cristóbal Colón en su primer viaje. Detentaba por nombramiento de
SS.MM., entre otros, el singular cargo de VEEDOR1 (para ello me sugiere que consulte la
obra titula Ronda y su Serranía en tiempo de los RR.CC., tesis doctoral del profesor Acién
Almansa; así como, la obra titula Nueva lista documentada de los tripulantes de Colón en
1492, en los que aparecen datos muy reveladores de este personaje.
Al consultar el trabajo de Acién Almansa, observo cómo este individuo, en su calidad de
JURADO tiene en el primer repartimiento una serie de bienes raíces como uno de los nuevos
pobladores, los cuales desglosaré a continuación.
En el primer Repartimiento ya citado, efectuado en nuestra Ciudad por Juan de Torres
y Mateo de Luzón según lo dispuesto por SS.MM. en Córdoba el 25 de julio de 1485 y
confirmado con ciertas variaciones, años después por el Bachiller Alonso Serrano, se le
adjudican a nuestro protagonista las siguientes propiedades: Tres caballerías2 de tierra, siete
cuartas y media y diez estadales plantados de viña, dos aranzadas en el partido de los
Navales para huerta y treinta olivos3.
De la lectura del nuevo repartimiento del Bachiller Serrano se desprende que estaba
casado y que tenía al menos descendencia femenina, ya que su yerno, recibe junto con él una
porción de tierra para labrar en la Angostura de Olvera con una extensión de una caballería.4
Analizando y ubicando las casas que se le repartieron para su morada, vemos que se
le adjudican dos en el casco de la ciudad y no como a otros nuevos pobladores, de menor
De las varias acepciones recogidas referentes a este vocablo en el DRAE aparecen las siguientes: 1º: Visitador,
Inspector, Observador. 2º: Jefe militar cuyas misiones eran semejantes a los modernos Inspectores o Directores
Generales. En el callejero de Cádiz existe una vía pública rotulada como la (del) VEEDOR, ya que con el traslado
de la Casa de la Contratación desde Sevilla a esta ciudad en 1717, en este paraje estaba ubicada la vivienda
privativa de los personajes que durante muchas décadas inspeccionaban todo lo referente a las personas y, sobre
todo, a las mercancías que iban al Nuevo Continente o que procedían de allí.
2
La caballería es una medida agraria equivalente a sesenta fanegas de tierra.
3
Con esta política autárquica, procuraban los Reyes que los cargos públicos tuviesen una economía doméstica
autosuficiente, así como una casa digna para habitarla.
4
A. Almansa, Op. Cit, pág. 148.
1
4
Rodrigo Morales Aguilera
enjundia, que se les señalan en la collación del Espíritu Santo, ya que los inmuebles que se
donan a Rodrigo Sánchez5 estaban erigidos muy próximos a la PUERTA DE LOS MOLINOS
teniendo por vecinos cercanos, entre otros, al regidor Pedro Laso de la Vega y al deán de
Canarias.
La actividad de nuestro personaje no se limitaba solo a los quehaceres propios de su
cargo de Jurado, ya que vemos cómo incrementa su patrimonio comprándole una casa a
Rodrigo Barbero, o cómo en un ejemplo de solidaridad es fiador de Juan Castillo.
Rodrigo Sánchez, al igual que otros individuos,6 tiene que abandonar Ronda sin haber
cumplido los cinco años. Cabía la posibilidad de que perdiera la vecindad y los derechos
inherentes a ella, cosa que no ocurre, porque, al parecer, estaba cumpliendo unos cometidos
ordenados por los reyes en la conquista del Reino de Granada.7
Una vez consultado todo lo referente a este personaje que relata en su tesis doctoral el
Almansa, pasamos a estudiar las referencias que de él hace la erudita Alicia Gould Quincy
en su extenso trabajo titulado Nueva lista documentada de los tripulantes de de Colón en
1492 antes de ser nombrado VEEDOR de la Armada que llevaría a Colón a descubrir el
Nuevo Mundo.
Estas referencias que la hispanista americana y que las titula como hojas sueltas son las
siguientes: Lo primero que sabemos de él es que en junio de 1485 se ocupaba de municiones para
Ronda, y el 25 de julio, cuando se organizó el gobierno de esta ciudad, uno de los doce jurados es
Rodrigo Sánchez, nuestro vasallo. Queda sirviendo como jurado hasta que en marzo de 1490 dimite a
favor de un Benito de Torres8. Era contador de Ronda en 1487; en el mismo año sirve como contador
de los peones de Ronda y para pagarlos (aunque en parte nada más) recibe 36.500 mrs., de los cuales
da recibo al tesorero, Ruy López de Toledo.
Al margen hay una nota: Cargo a Rº Ss, pero no hemos podido encontrar sus cuentas de tal
oficio ---- (en nota a pie de pág. de su exposición esta documentada historiadora puntualiza que:
“Veintidós años después, en los Descargos de la Reina, año 1509, hay referencia a esta cuenta, y parece
que todos los interesados no habían cobrado. Pero no dice que no había cumplido Rodrigo Sánchez,
ni nos da indicación de si todavía está vivo […] aunque sí hemos encontrado varias cuentas menores
acerca de pólvora, salitre y otras municiones de guerra en las cuales parece haber sido especialista.
Estas cuentas son de fechas entre 1485 y 1488 inclusive, y recibió salario por cuatro meses de empleo
constante, a dos reales cada día, pero no se ve claramente cuáles eran estos meses. Da cuenta de sus
negocios a veces a Juan de la Parra, más frecuentemente a Rodrigo de Narváez, el mismo que dio las
municiones y armas para el segundo viaje. Quizá su costumbre de calcular los pertrechos de una
campaña haya sido causa de su nombramiento para veedor en 1492; pero no esperaban mucha guerra
En la dicha calle, enfrente de la barrera, unas casas de Rodrigo Sánchez, que son dos casas e está çerrada la una
a piedra y lodo; parece que le fue asentada la principal con un establo frontero, queda todo proveido por la carta
de merçed.
6
Son los casos, por citar solo algunos ejemplos, los de los artilleros que intervinieron en el cerco de Ronda y que
siguieron prestando sus servicios en la guerra de Granada o la del Alcaide y Justicia Mayor de nuestra ciudad
Antonio de Fonseca porque pasa a la fortaleza de Plasencia como primera autoridad de ella.
7
Real de la Vega de Granada (Moclín 30-V-1491) Que no le quiten hacienda a Rodrigo Sánchez.
8
RGS, LEG, 149003, 90.
5
5
Rondeños en América
en el Descubrimiento, y esta hipótesis nos parece débil; en 1493 cuando salía la segunda flota, hubiera
sido más natural).
En otra nota al pie de la página 174 aparece lo siguiente: En agosto de 1485, poco después de
la toma de Ronda, y de su propio nombramiento como jurado, recibió 30.000 mrs. de Pedro de Madrid,
pagador de artillería. En octubre del 85 y marzo del 86, entrega salitre, Çufre y pólvora: en general
lo entrega a Juan de la Parra, pero a veces a Pedro Ordóñez o a otro; y lo trae desde Ronda y Setenil
para entregar en Écija. En 1488 lleva una caldera grande a Juan de la Parra. Salen unos cuantos
detalles pintorescos, como que se le reintegra lo que había adelantado a dos personas que nunca
más aparecerían, y que se suponían muertas por los moros. Se nota escrupulosamente que algunas
municiones no eran compradas, sino que ya pertenecían a sus altezas; por ejemplo hubo material
“encontrado en la mezquita de Ronda.
Después de su vuelta de Indias, no sabemos sino lo ya comentado – es decir, que Colón impidió su
vuelta en 1493; Que la familia de Gonzalo Franco quería procesarle en 1494 (por no haber pagado el
sueldo del difunto grumete) y que él llevó personalmente desde Madrid a Sevilla la cédula inhibiéndole
de tal procedimiento9. No podemos dar la fecha de su fallecimiento…
La transcripción de tan interesante documento es la siguiente:
El Rey e la Reina: A todos e cualesquier justicias de cualesquier cibdades e villas y lugares
de los nuestros reynos e señoríos: Sabed que por parte de Rodrigo Sánchez de Segovia nos es fecha
relación que el año pasado de 1492, cuando don Xpoval Colón, nuestro almirante del Mar Océano,
fue por nuestro mandado a descubrir las yslas e tierra firme de las Yndias, el dicho Rodrigo Sánchez
fue por nuestro mandado por contador 10 en su compañía, e diz que porque algunas personas fuesen
de mejor gana con el dicho almirante el dicho viaje, el dicho Rodrigo Sánchez les aseguró en nuestro
nombre que serían pagados del sueldo que oviessen de aver, especialmente a Diego García Franco,
vecino de Sevilla, por su fijo Gonzalo Franco, que fue el dicho viaje, e cuando el dicho almirante
volvió, quedaron en las Yslas algunas personas de las que con él fueron, entre las cuales quedó
el dicho Goncalo Franco. Las personas que asy quedaron las hallaron muertos cuando el dicho
almirante bolvió de arnada el segundo vieje. E que agora diz que el dicho Diego García Franco
pida e demande al dicho Rodrigo Sánchez los maravedís que diz que ovo de aver de su sueldo del
tiempo que el dicho Gonzalo Franco, su fijo, estovo en las Yndias, e sobre ello le traen a pleito; e
pidiosnos que sobreello le proveyésemos de remedio o como la nuestra merced fuese: E porque la
determinación de lo susodicho pertenesce a Nos para mandar ver e determinar quáles personas
deben ser pagadas e de qué cuantya, mandamos dar esta nuestra carta para vos e para cada uno de
vos. Por la cual mandamos que no vos entrometades de conocer e conoscades del caso susodicho, ni
sobre ello embarguedes ni detengades al dicho Rodrigo Sánchez, ni a sus bienes, ni a sus fiadores,
Me insinúa mi abuelo, que en el Portal de Archivos Españoles (PARES) haga las búsquedas pertinentes con
el objeto de intentar localizar este documento. El resultado ha sido afirmativo, ya que en el Archivo General
de Simancas se custodia un escrito bajo la signatura CCA,CED, 1, 138, 3 cuya cabecera dice así: Reclamación del
sueldo de Gonzalo Franco, descubridor muerto en las Indias.
10
Facultad que le autoriza en nombre de la Corona a contratar, entre otros cometidos, a ciertos marineros para
que presten sus servicios en la armada del primer viaje de Colón, como es el caso del referido Gonzalo Franco,
cargo que aparece al margen, en otras ocasiones, en la signatura ya consignada.
9
6
Rodrigo Morales Aguilera
mas que los dexades libre e desembargadamente a él a sus fiadores en cuanto taca al dicho sueldo
que de suso se hase minción; e si algúnd derecho algunas personas dizen que tienen al dicho sueldo,
parescan ante Nos o ante nuestros contadores mayores, porque lo nos mandamos ver e faser sobrello
lo que fuere justicia; e los unos nin los otros non fagades ene al, so pena de la nuestra merced e 600
ducados para la nuestra cámara e fisco a cada uno de lo que lo contrario fiziere. Fecha en Madrid
21 de setiembre de 1494 años.
Queda de manifiesto la importancia de este personaje; primero, cuando ya embarcado
en la Santa María que comandaba Cristóbal Colón, comparte viaje con personalidades como
el escribano Rodrigo de Escobedo, el boticario Maestre Diego, Pedro Gutiérrez repostero
de estrados del Rey, y otras de variopinta alcurnia; y segundo, en las alusiones que de él se
hacen en varios hechos o hitos relativos al descubrimiento de AMÉRICA, una de ellas hace
referencia a la vista de la luz que es la siguiente:
(Sumario, 11 de octubre) “El Almirante a las diez de la noche, estando en el castillo de popa,
vido lumbre, aunque fue cosa tan cerrada, que ni quiso afirmar que fuese tierra, pero llamó a Pero
Gutiérrez, repostero de estrados del Rey: díxole que había lumbre, que mirase él; y así lo hizo y
vídola; e díxolo también a Rodrigo Sánchez de Segovia que el rey y la reyna enviaban en la armada
por Veedor; el cual no vido nada porque no estaba en el lugar que la pudo ver” 11-
Sobre este asunto leemos en la pág. 165 lo siguiente:
Observaciones.- Sobre la luz vista por Colón ya hemos comentado tanto que ahora no haremos
sino remitir al lector a lo dicho sobre las otras personas del episodio (véanse Pedro Gutiérrez, Pedro
Izquierdo, Pedro de Salcedo, Rodrigo de Triana). La única particularidad sobre Rodrigo Sánchez es
que al negar haber visto la luz, la luz sobre la que se fundaron todas las pretensiones del Almirante
cuando disputó las albricias por la vista de tierra, habría quizá disgustado a Colón; y como sabemos
que después de la vuelta las relaciones entre los dos no fueron cordiales, y no sabemos por qué, vale
fijarnos en esta posibilidad”.
La segunda cita concerniente a la toma de posesión, en nombre de la Corona, de las
nuevas tierras descubiertas, tomada al pie de la letra reza así:
(las Casas, Historia,cap.40,I, pp.292-93) Viernes de mañana que se contaron 12 de octubre,
salió en su batel armado y con sus armas, y la más de la gente que en él cupo; mandó también que
lo mismo hiciesen y saliesen los capitanes Martín Alonso y Vicente Yáñez. Sacó el Almirante la
bandera real, y los dos capitanes sendas banderas de la Cruz Verde, que el dicho Almirante llevaba
en todos los navíos por seña y divisa, con una F que significa el rey Fernando y una I por la reina
doña Isabel, y encima de cada letra su corona, una del un cabo de la cruz y otra el otro.
Saltando en tierra el Almirante y todos, hincan las rodillas, dan gracias inmensas al
Todopoderoso Dios y Señor, muchos derramando lágrimas…. (Colón ) los provocaba todos a que
todos lo refiriesen a Dios. Allí le recibieron toda la gente que llevaba por Almirante, Visorrey e
Gobernador de los Reyes de Castilla, y le dieron obediencia….
Con esta negativa se inicia el distanciamiento y enemistad entre el Almirante y el vecino de Ronda, que culmina
con la negativa del primero a que Rodrigo Sánchez de Segovia vaya en el segundo viaje, como se verá más
adelante.
11
7
Rondeños en América
Luego el Almirante, delante (de) los dos capitanes y de RODRIGO DE ESCOBEDO, escribano
de toda la armada y de RODRIGO SÁNCHEZ DE SEGOVIA, veedor de ella y de toda la gente
cristiana que consigo saltó a tierra, dijo que le diesen por fe y testimonio cómo él por ante todos
tomaba, como de hecho tomó posesión, de la dicha isla, a la cual ponía nombre Sant Salvador, por el
Rey e por la Reyna sus señores, haciendo las protestaciones que se requerían según que más largo
se contiene en los testimonios que allí por escrito se hicieron. Los indios que estaban presentes,
que eran gran número, a todos estos actos estaban atónitos, mirando a los cristianos, espantados
de sus barbas, blancura y de sus vestidos. Ibanse a los hombres barbados, en especial al Almirante,
como por la eminencia y autoridad de su persona, y también por ir vestido de grana1, estimasen
ser el principal, y llegaban con las manos a las barbas, maravillándose dellas, porque ellos ninguna
tienen…
Sobre este asunto y siguiendo el texto de la Sra. Gould Quincy en su pág. 151 leemos:
Un detalle pequeño, pero digno de resaltar, es el hecho de que Colón ya se había vestido de
escarlata---- (al pie de dicha pág. hay una nota aclaratoria que dice: “Por lo menos de grana 12 - hay
quien recientemente ha aseverado que la palabra indica la tela y no el color.- (sentimos no encontrar
la cita)---- como almirante; el haber traído tal uniforme en su escaso equipaje, es como si un soldado
de Napoleón hubiese literalmente llevado en la mochila el bastón de Mariscal 13.
La tercera cita de nuestro vecino en el viaje transoceánico es la siguiente:
(Sumario, 5 de noviembre) Estando así, vino el contraalmirante de la Niña a pedir albricias
al Almirante, porque había hallado almáciga14, mas no traía la muestra, porque se le había caído.
Prometióselas el Almirante y envió a Rodrigo Sánchez y a Maestre Diego a los árboles, y truxeron
un poco de ella, la cual guardó para llevar a los Reyes, y también del árbol; y dice que se cosnoció
que era almáciga, aunque se ha de coger a sus tiempos, y que había en aquella comarca para sacar
mil quintales cada año.
Sobre el asunto de la almáciga se extiende la hispanista en un extenso párrafo inserto
en la pág. 166 de su obra y porque en él se resalta el importante cargo que desempeñaba
nuestro personaje lo transcribimos íntegramente.
En cuanto a la tercera mención de Sánchez, cuando va para examinar la supuesta almáciga
hallada el 5 de noviembre, debemos notar la gran importancia dada por Colón a este hallazgo,
evidentemente a causa de lo que había experimentado en sus mocedades en el viaje o viajes a Chios.
Por fin no resultó ser la almáciga legítima, pero con gran pena admitió la desilusión, y vuelve
muchas veces a su propio conocimiento de la goma y al hecho de que no se encuentre sino en Chíos,
Seda de primera clase, que se elaboraba en ciertas regiones del Reino de Granada, debido a la calidad del
continente de sus capullos. De este tipo de tela hay varias referencias en la feria de Ronda, cuando se le adjudican
a los mercaderes sus puestos para su venta.
13
Este detalle corrobora la teoría de que, al parecer, Colón ya tenía conocimiento de que al otro lado del Atlántico
había tierra y que no fue el primero en descubrirla. Véase para ello fotocopia del artículo aparecido en el diario
ABC que inserto al final de este trabajo.
14
La definición de esta palabra según el DRAE es la siguiente: Resina clara, traslúcida, algo amarillenta y algo
aromática que se extrae de una variedad del lentisco.
12
8
Rodrigo Morales Aguilera
y repite su explicación de que no se cuajaba por la estación del año y por las muchas lluvias. En sus
cartas a Santángel y a Gabriel Sánchez ( y sin duda en la carta perdida que escribió a los Reyes) la
pone entre los productos de gran importancia.
Escoge para examinarla a Rodrigo Sánchez (a cuyo cargo estaban los intereses de la Corona)
y al Maestre Diego (que creemos probable que fuese boticario) y sigue tomando nota en su Diario
de todo lugar donde aquellos árboles se encontraban, sin omitir aun una isleta mínima cerca de
Monte Christi, donde los veían el 5 de enero en vísperas de zarpar. Las disquisiciones más largas
en el Diario son del 12 de noviembre y del 11 de diciembre”.
Concluimos con la exposición de los datos que tenemos de este personaje copiando
parte de la carta que la Reina escribe a Fonseca el 4 de agosto de 1493 (pág.168).
De las diferencias que ha puesto Juan de Soria con el Almirante hemos tenido enojo… Y
porque el dicho almirante dice que va Rº Sánchez por oficial de los contadores en un navío, e él
no está bien con el 1º, non consintáis que vaya en manera alguna, e así ge lo mandad de nrª pte.,
porque non queremos que vaya persona alguna de quien él tenga queja. Y porque nos dicen que
tiene compradas algunas cosas de mercaderías para llevar allí, faced que las de y le paguen lo que
le costaron, y junense con las otras que llevaron de Medina, e se entreguen al Tesorero. 15
Esta carta dirigida a Juan Rodríguez Fonseca, Arcediano de la Catedral Hispalense, puede considerarse el
germen de la Casa de la Contratación de Sevilla como se verá por el estudio de los expedientes de los más de
50 paisanos que se insertan en este trabajo. A medida que pasan los años, los requisitos para pasar a Indias son
más exigentes. Los futuros viajeros tienen que aportar: una Información de Limpieza de Linaje, elaborada por las
Justicias de Ronda; que no sean descendientes de los Pizarro; presentar fiadores, y sus señas personales. Acción
que contrasta con los 4 primeros personajes que aquí se estudian, ya que los expedientes de los referidos tienen
un corte telegráfico, no abarcan más de cinco o seis renglones; pues en ellos solo se indican la fecha y la nao en
que embarcan, el nombre del capitán de la misma y dos testigos que declaran que no son de los prohibidos para
pasar a Indias. Dicho lo cual pasamos a referirlos.
15
9
Rondeños en América
Mapamundi florentino de alrededor de 1490, en el que no aparece el continente americano.
Fuente: World map of Henricus Martellus Germanus (Heinrich Hammer)
10
Rodrigo Morales Aguilera
RONDEÑOS EN AMÉRICA
RELACIÓN DE
RONDEÑOS QUE VIAJARON A AMÉRICA
EN LOS SIGLOS XV A XIX
FRANCISCO SÁNCHEZ, A ño 1527
C ontratación, 5536, L. 2, F. 76 (3).
Este es el primero de los rondeños, que se tenga constancia documentada, que viajaron
a América, tal y como se refleja en el expediente:
Natural de Ronda, hijo de Cristóbal López Calvillo Y de Ynés Sánchez, pasa en la nao de Juan
de Espinosa.
JUAN DE LEYVA, Año 1534
CONTRATACIÓN 5536, L. 3, F. 29(7)
Hijo de Juan de Leyva e Ysabel Montes, natural de Ronda, pasó en la dicha armada por alférez.
Juraron Juan de Bonilla e Cristóbal de Pan, vecinos de Sevilla, que lo conocen y que no es de los
prohibidos.
ALONSO VÁZQUEZ1, Año 1535
C ontratación, 5536, L. 3, F. 14D(5)
Hijo de García de Jerez e Ysabel de Castilla, natural de Ronda, pasó en la nao de Cifontes a
Cartagena. Juraron Diego de Bargas y… (en blanco) vecinos de Sevilla que lo conocen e que no es
de los prohibidos, En 17 de marzo de 1535 años.
1
No confundir con su homónimo el pintor y paisano pero no coetáneos.
11
Rondeños en América
LOPE VÁZQUEZ, Año 1535
C ontratación, 5536, L. 3, F. 61(3)
Hijo del regidor García de Jerez 2 e de Ysabel de Castilla, natural de Ronda, pasó en la nao de
Cifontes con Juan de Junco a Cartagena. Juraron Diego de Bargas y Alonso Vázquez, (su hermano)
vecino de Ronda, que lo conocen y que no es de los prohibidos.
FELIPE CENTURIÓN, Año 1563
C ontratación, 5220, N.1, R.41
Felipe Centurión, Vecino de esta ciudad, digo que S.M. me dio licencia para que pueda pasar a
las provincias del Perú de adonde vine y lleve en mi compañía a Lucía de Padilla, mi mujer, e mis
hijos; por lo que para cumplir este requisito comparece, el 25 de enero de 1563, ante el Magnífico
Sr. Licenciado Hermosilla, Alcalde Mayor de nuestra ciudad, en presencia del escribano de S.M.,
Cristóbal Cabrera, el cual presentó el pedimento y preguntas siguientes: Si los padres, abuelos
paternos y maternos de Lucía de Padilla y ella misma son y han sido cristianos viejos, de limpia
casta y generación y no juzgados por el Santo Oficio; Si los hijos habidos han sido procreados en
legítimo matrimonio, así como la naturaleza y demás señas de Lucía de Padilla y de sus hijos.
Acto seguido el referido Felipe Centurión presentó a varios testigos, entre ellos a Alonso
Hernández, vecino y procurador del número de esta Ciudad, del cual fue recibido juramento
según derecho y prometió decir verdad e siendo preguntado por las preguntas de dicho
pedimento respondió lo siguiente:
A la cuarta pregunta de este interrogatorio dijo que sabe que la dicha Lucía de Padilla es
natural de esta dicha ciudad de Ronda y nació en ella y será de edad de venticinco años, poco más
o menos, morena, de mediana disposición y tiene un lunar en el labio bajo de la boca porque este
testigo la conoció desde niña y sabe que el dicho Gaspar Centurión, hijo de la susodicha es niño de
edad de tres años, poco más o menos, y la dicha Francisca Centuriona es de edad de cinco años, poco
más o menos, y tienen las narices quebradas y encapotados los ojos.
Todos los demás testigos presentados respondieron favorablemente a las preguntas
sobre Limpieza de Linaje, Limpia Casta, Legítimo Matrimonio, etc.
Hecha la dicha Probanza, en la manera que dicha es el dicho Felipe Centurión, la pidió por
testimonio y el dicho Sr. Alcalde Mayor se la mandó dar y en ello interpuso su autoridad e decreto
judicial tanto cuanto puede y con derecho debe y lo firmó de su nombre. Licenciado Hermosilla.
E yo Cristóbal Cabrera, escribano de S.M. y su escribano público, uno de los del número de
esta ciudad de Ronda e su Tierra, por S.M. presente fui a lo que dicho es e fice aquí mío signo a tal.
En testimonio de verdad Cristóbal Cabrera, Escribano público.
De este polémico personaje existe abundante documentación en el Archivo Municipal de Ronda, relativa a la
denuncia que el referido presentó ante el Supremo Consejo de Castilla, acusando a parte del Consejo de esta
Ciudad de haberse adherido a la causa de los Comuneros de Castilla. También lo cita el profesor Acién Almansa
en su obra Ronda en tiempo de los RR.CC. incluyendo la denuncia que la condesa de Ureña presenta contra
dicho edil, por haberse introducido en parte de sus tierras ubicadas en la Dehesa de Tomillos.
2
12
Rodrigo Morales Aguilera
En diecinueve de marzo de mil quinientos sesenta y tres años los Sres. Jueces Oficiales de
S.M. de esta Casa de la Contratación de Las Indias dijeron que daban y dieron licencia al dicho
Felipe Centurión para que pueda pasar a las Provincias del Perú con Lucía de Padilla, su mujer, y
Gaspar y Francisca Centurión sus hijos, solteros,anto este testigos así como los otros presentados
respondieron afirmativamente a las preguntas sobre limpieza de linaje, limpia casta, legitimo
matrimonio.
FRANCISCA MARTÍN, A ño 1563
C ontratación, 5225B, N.30
Francisca Martín, moza, soltera, como de 17 años, natural de la ciudad de Ronda hija legítima
de Fco. Martín de Fuentes, que vivía en la calle de los Remedios siendo todos sus ascendientes
cristianos viejos y de limpia generación- Pasó al Nuevo Reino de Granada en virtud de cedula de
S.M. dada en el Pardo a 29 de octubre de 1575, por criada de Luis Maldonado y de su mujer e hija.
Para ello el don Luis presenta un escrito en esta ciudad ante el muy magnifico señor doctor
Diego Núñez Arias alcalde mayor diciendo que tiene licencia de S.M. para pasar a la ciudad de
Tantar (sic Tunja) en el Nuevo Reino de Granada con su familia y con la mencionada doncella.
GARCÍA ARIAS MALDONADO, Año 1563
SANTA_FE,144,N. 20
Antes de entrar en la transcripción de una parte del expediente señalado en el membrete
y, a modo de introducción, reseño algunos datos interesantes de dicho personaje.
En la villa de Madrid a 5 de octubre de 1563 ante el Muy Magnífico Sr. Licenciado Salazar,
del Consejo de S.M. y por ante mí,Andrés de Villalpando, escribano de S.M., Juan de la Peña, en
nombre del Capitán Maldonado presentó un pedimento del tenor siguiente:
Juan de la Peña, en nombre del Capitán García Arias Maldonado, vecino de la ciudad de Tunja
digo que ante V. Merced tengo necesidad de hacer información con testigos, acerca de lo contenido
en estas preguntas para la presentar ante los Sres. del Real Concejo de Indias. A V. Merced pido
y suplico mande recibir a los testigos que para ello presentaré y lo que dijeren e depusieren en ello
mande V. Merced dar, interponiendo para ello su autoridad y decreto para que valga en todas partes.
Primeramente, si conocen al dicho Capitán García Arias Maldonado y de qué tiempo a esta parte.
Ytem, si saben a qué pasó a aquellas partes del Nuevo Reino más tiempo ha de 27 años y si saben
que durante ellos ha servido a S.M. en el Descubrimiento, Conquista, Pacificación y Población de
aquellas tierras; y además, y señaladamente en todo lo que se ha ofrecido como cualquier otra
persona que haya pasado a aquellas partes por ser, como es, persona de calidad caballero hijosdalgo
conocido y como tal ha sabido muy bien y señaladamente manteniendo a la continua su casa
poblada muy honradamente como tal persona y de calidad y haciendo todo lo demás que convenía
al servicio de S.M.
Ytem, si saben de los oficios y cargos que ha tenido como ha sido Ayo y Regidor, y otros, que se
le han dado y ha dado de ellos siempre buena cuenta, y tal que vistas las buenas partes y calidades
de su persona ha más de 18 años que siempre la Real Audiencia de Santa Fe le ha nombrado Regidor
Temporal de ell, y lo es por haber en su persona partes para caber en ella el dicho cargo y otros de
más calidad que hubiese.
13
Rondeños en América
Yten, si saben que en aquella Ciudad no hay proveídos por S.M. más de 4 Regidores Perpetuos,
y que conforme a la elección han de ser 8.
E presentado el dicho pedimento e visto por el Sr Ayo, mandó tomar y recibir la dicha
información de testigos, e dada se traiga ante él para lo ver e proveer. Andrés Villalpando.
En Madrid, a 5 días del mes de octubre de 1573 por ante mí, el secretario del suso escrito el
dicho Juan de la Peña, en nombre del Capitán García Arias Maldonado para la dicha información
presentó por testigo a Francisco Velázquez secretario de la Audiencia del Nuevo Reino de Granada,
estante en esta Corte, del cual fue tomado y recibido juramento en forma y prometió de decir verdad
y siendo preguntado dijo lo siguiente:
A la 3ª pregunta dijo que este testigo ha visto al dicho Capitán Maldonado usar el oficio
de regidor y sabe que lo es porque le ha visto entrar en el Cabildo y hacer autos en él, como tal
regidor y ha oído decir que los 18 años que lo es y a lo que se quiere acordar este testigo, le parece
por nombramiento del Adelantado don Alonso Luis de Lugo y le parece que es digno de dicho
cargo e de otros mayores que S.M. se ha servido de le dar y en la Audiencia Real del dicho Nuevo
Reino teniendo noticia del dicho Capitán Maldonado y confiando de su persona, cuando sucedió el
alzamiento de Lope de Aguirre, le nombró por capitán de infantería y le dio el título de dicho cargo.
A la 4ª pregunta dijo que sabe que en la ciudad de Tunja no hay más que 4 Regidores Propietarios
porque lo ha visto ansí en escrito por autos que se han hecho en la Audiencia Real y en la ciudad
de Tunja e que el dicho Capitán Maldonado como tiene declarado e los demás regidores que hay lo
son por nombramiento de los gobernadores de la Audiencia y esto sabe por público que en el dicho
Reino S.M. mandó que fuesen 8 regidores en la dicha Ciudad y esto sabe de lo susodicho y esto es
la verdad para el juramento que hizo e firmolo. Francisco Velázquez.
El 2º testigo presentado se llama Alonso de San Miguel, vecino de la ciudad de Santa Fe y
estante en esta Corte de Madrid.
A la 2ª pregunta dice este testigo que en los 14 años que ha que lo conoce siempre le ha visto
que cuando se ofreciese negocio de guerra o en otra forma en que S.M. haya de ser servido ha
servido como leal vasallo de S.M. y como hombre de calidad, teniendo su casa como tal persona.
El 4º testigo nombrado Diego de Urrea Vergara, vecino de Santa Fe, procurador de su Real
Audiencia y estante en esta Corte entre otras cosas dice que ha visto autos del Capitán Maldonado
como tal regidor en dicha Audiencia y sabe que es uno de los antiguos descubridores y pobladores
del Nuevo Reino de Granada.
Siguen a estos otros deponentes, todos provenientes de la ciudades de Santa fe o Tunja,
que se desplazan a la Corte de Madrid para declarar sobre la petición de nombramiento
de REGIDOR PERPETUO3 del capitán Arias Maldonado y que por sus declaraciones
coincidentes, con las ya relatadas, omito su transcripción.
LUIS MALDONADO, Año 1575
C ontratación, 5223, N.51
Luis Arias Maldonado, de estado casado, como de 44 años de edad, natural de la ciudad de
Ronda, que vino del Nuevo Reino de Granada por su mujer Dª. Catalina Giraldo, como de 38 años
de edad y natural de la dicha ciudad de Ronda y su hija Dª. Isabel, de estado doncella, como de 17
3
Petición que le fue concedida como se verá al estudiar el legajo referente a su hijo Juan Prieto Maldonado.
14
Rodrigo Morales Aguilera
años de edad, natural de la misma Ciudad. Se vuelve con la expresadas su mujer e hija al dicho
Nuevo Reino, en virtud de Cédula de S.M. dada en Aranjuez a 10 de noviembre de 1575 años.
Luis Arias Maldonado,( hermano de Juan Prieto) fue hijo legítimo del Capitán García Arias
Maldonado ( el cual sirvió al Emperador; y en las de Italia quitó a los enemigos una bandera, la que
puso en el Monasterio de los Remedios 4, extramuros de la ciudad de Ronda de donde era natural:
Luego pasó a las Indias y fue uno de los conquistadores; y por su muerte dejó a su hijo Luis, unas
casas, y otros bienes en el Nuevo Reino, en la ciudad de Trujar (-sic Tunja - ) y de Luisa Ximénez,
su mujer.
CATALINA GIRALDO, Año 1576
C ontratación, 5225B, N.32
En la Ciudad de Ronda a 20 días del mes de diciembre de 1575 ante el magnifico señor doctor
Arias, Alcalde Mayor por el Iltre. Señor Lázaro Moreno de León Corregidor e Justicia Mayor de ella
con la de Marbella y en presencia de Bartolomé Sánchez Arrabal escribano de S.M. real y público
del número de ella, pareció Luis Hernández, procurador en nombre de Dª Catalina Giraldo, mujer
de Juan Prieto Maldonado, residente en Indias, por virtud del poder que de ella tiene y presentó
un escrito para que en su nombre se hagan cuantas pruebas e informaciones sean necesarias para
acreditar tanto su limpieza de sangre, la legitimidad de su matrimonio y demás requisitos que se
exigían para pasar a Indias. Expediente que concluye el 25 de enero de 1576 cuando los Sres. Jueces
y Oficiales de la Casa de la Contratación, a la vista de la información instruida tanto en Ronda,
por la interesada, como la practicada en Sevilla por su cuñado Luis Maldonado dijeron que daban
y dieron licencia a la dicha doña Catalina Giraldo para que pueda pasar y pase al Nuevo Reino de
Granada en compañía de Luis Maldonado, su cuñado, y de su mujer e hijos, conforme a la Cédula
de S.M. que ante los dichos Señores presentaron, poniendo en la licencia que se les dieron la edad
y señas de su persona.
CRISTÓBAL CERRATO, A ño 1576
C ontratación, 5225ª, N.2, R.
Cristóbal Cerrato, mozo, soltero de 18 años, natural de la ciudad de Ronda, hijo legítimo del
Regidor Cristóbal Cerrato y de Dª María de Sotomayor, su mujer, vecinos de la ciudad ciudad.=
Nieto por línea paterna de Miguel Cerrato y de Juana Vázquez, la Luca, su mujer, vecinos de la
dicha ciudad= Y por parte materna de Gonzalo Ortiz y de María Álvarez de Contreras, vecinos de
Alcalá la Real, la cual habiendo muerto el dicho su marido se vino a vivir a Ronda donde murió.
Todos ellos gente muy principal e hijodalgo notorios, cristianos viejos limpios etc.
En Sevilla en la Casa de la Contratación de Las Indias a seis de junio de mil quinientos
y setenta y seis años los Señores Jueces Oficiales dee la dicha Casa dijeron que daban y dieron
licencia al dicho Cristóbal Cerrato para que pueda pasar y pase a La Nueva España, es soltero, y en
virtud de la dicha Cédula de S.M. que presenta en esta Casa poniendo en la dicha licencia que se le
diere la edad y señas de su persona.
4
Se refiere al Convento que la Orden de la Trinidad Calzada tenía erigido en la calle Real de nuestra Ciudad.
15
Rondeños en América
PEDRO DE LA PEÑA, Año 1576
C ontratación, 5223, N. 45
En la primera página de este expediente, aparece el escrito que a continuación transcribo:
Año de 1576. Pedro de la Peña Carrasco, mozo soltero, como de 30 años de edad, natural de
la ciudad de Ronda = Hijo legítimo de Antonio Gómez Carrasco y de Dª Catalina Salvatierra, su
mujer, nieto por línea paterna de Pedro García de la Peña y de Catalina Carrasco, su mujer, y por
la materna de Bartolomé García Salvatierra (a quién el testigo 2º llama El Jurado) y de Catalina
García, su mujer, vecinos de la dicha ciudad de Ronda y naturales de ella, cristianos viejos y de
limpia generación; y por la parte de los Carrascos, hijosdalgo notorios.
Pasó a las Provincias del Perú, por criado de Gerónimo Andión.
La información de limpieza de sangre, preceptiva para pasar a las Indias, abarca casi
la totalidad de este expediente, donde en la última página del mismo aparece el siguiente
escrito:
En la ciudad de Sevilla en la Casa de la Contratación de las Indias a veintisiete días del mes
de enero de 1576 años los Señores Jueces y Oficiales de la dicha Casa dijeron que daban e dieron
licencia a el dicho Pedro de la Peña, para que pueda pasar y pase a las provincias del Perú por
soltero e por criado 5 de Gerónimo de Andión 6 conforme al nombramiento que de él se hizo en virtud
de la cédula de S. Mgtad. Que ante los dichos Sres. Jueces presentó, pagando la licencia que declara
la edad y señas de su persona.
BARTOLOMÉ LOBO GUERRERO, Año 1581.
INQUISICIÓN, 1207, Exp. 37
En Madrid a 14 de agosto de 1578 = Genealogía de la Limpieza del Doctor Lobo Guerrero=
Provellóse por Fiscal de la Inquisición de México 7.
En el Santo Oficio se trata de averiguar la Limpieza del Linaje del doctor Lobo Guerrero,
colegial del Colegio de Maese Rodrigo de esta Ciudad, cuyos padres y abuelos se tiene relación
fueron vecinos y naturales de esa villa de Morón, converná que luego que esta reciba haga parecer,
ante sí, a seis o más personas, ancianos viejos, pudiendo ser que no sean llamados ni nombrados
por la parte, los cuales examinará ante un notario o escribano, fiel y legal, por las preguntas del
interrogatorio, que serán en esta, haciéndoles las demás preguntas y repreguntas que le parecieren
necesarias, para que den suficiente razón de sus dichos, al pie de las cuales les encargará el secreto,
La acepción que en la actualidad tiene este vocablo no se corresponde al que por general se aplicaba a ciertas
personas por aquellas fechas, las cuales, por lo general, desempeñaban puestos de responsabilidad ante las
personas a quienes servían, como se verá más adelante cuando altos cargos de la administración, concretamente
el Secretario del Consejo de Indias se autodenomina criado de S.M.
6
Por Real Cédula, El Rey nombra a este individuo Procurador de la Audiencia Real de la ciudad de Los Reyes,
en el Perú,( Signatura CONTRATACIÓN,5223,N.44) por lo que se deduce que este hidalgo rondeño tendría una
formación adecuada para ejercer el puesto de secretario, u otro similar.
7
En la 1ª página de éste legajo y a modo de cabecera aparecen unas anotaciones, previas al contenido del texto
en él inserto; tras su lectura se desprende el rigor con que el Santo Oficio hacía las probanzas de Limpieza del
Linaje de sus futuros miembros. A pesar de pecar de de reiterativo, voy a incluir en este expediente casi todas las
declaraciones de testigos, ya que aportan datos muy interesantes, tanto de él cómo de su entorno familiar.
5
16
Rodrigo Morales Aguilera
so pena de excomunión y pecuniaria y lo que dijeren, firmado de su nombre, y del escribano ante
quien pasare, cerrado y sellado, lo enviará a este Santo Oficio y todo ello se hará con el mayor
recado y secreto que se pueda, no embargante de este castigo. Por mandato de los Sres. Inquisidores.
Ortuño de Espinosa Briceño, Secretario.
En la villa de Morón de la Frontera, en dieciséis días del mes de julio de mil quinientos
setenta y ocho años el muy Magnífico y Muy Reverendo Bachiller García de Ávila Comisario del
Santo Oficio por los Muy Selectos Señores Inquisidores de la ciudad de Sevilla y su distrito, por
presencia de mí, Diego Núñez, escribano público, habiendo visto la comisión de los dichos Señores
Inquisidores, de esta otra parte contenida dijo que la obedecía y obedeció con el respeto que debe y
que estaba presto de la cumplir en todo y por todo como en ella se pide y por su Sª. le es cometido
y mandado y lo firmó de su nombre. Diego Muñóz, Escribano Público.
A continuación, aparece un formulario de preguntas que se les han de formular a los testigos
que se han de examinar para la averiguación y limpieza del linaje del Doctor Lobo Guerrero,
colegial del Colegio de Maese Rodrigo de Sevilla.
Primeramente, si conocen al dicho Doctor Lobo Guerrero, declaren los testigos cómo es el
conocimiento y de cúanto tiempo y la que tiene el dicho Doctor.
Item, si conocen al Licenciado Francisco Guerrero y a Catalina de Góngora, sus padres, y si
saben de dónde son naturales y han vivido y sido vecinos.
Item, si conocen o conocieron a Juan Guerrero y a Catalina Guillén, sus abuelos paternos y de
dónde son naturales y han sido vecinos.
Item,si conocen o conocieron a Martín Fernández de Góngora y a Beatriz Fernández, sus
abuelos maternos y de dónde son naturales y han sido vecinos.
Item, sean preguntados los testigos por las preguntas generales de la Ley.
Item, si saben que tanto sus padres como sus abuelos, por ambas ramas han sido y son cristianos
viejos, limpios de limpia sangre, sin raza, ni mácula, ni descendencia de judíos, moros ni conversos,
ni de otra secta nuevamente convertidos y que por tales han sido tenidos y comúnmente reputados
y de lo contrario no ha habido, ni hay fama ni rumor. Y que si lo hubiera los testigos lo supieran o
hubieran oído decir.
Item, si saben que tanto el Doctor, como sus padres y abuelos, ninguno de ellos ha sido
condenado ni penitenciado por el Santo Oficio.
Item, si saben que todo lo dicho es público y notorio y pública voz y fama y que todos los dichos
testigos y cada uno de ellos son cristianos viejos. Firmado: Ortuño de Espinosa Briceño, Escribano.
El 16 de julio de 1578 comienza en Morón la ronda de testigos, ya que el dicho Sr.
Comisario mandó parecer ante sí, en primer lugar, a Diego Íñiguez, presbítero, el cual entre
17
Rondeños en América
otras cosas dice que el doctor Lobo Guerrero, colegial del Colegio de Maese Rodrigo, de
la ciudad de Sevilla, será de edad de unos treinta años y que sus padres son naturales de
Morón y de Sevilla respectivamente, y que los dichos luego vivieron y fueron vecinos de la
ciudad de Ronda; y que su abuelo paterno era oriundo de Fuente de Cantos o de La Fuente
del Maestre y su abuela era nacida en Sevilla. Los abuelos maternos, dice que ha oído decir
que eran naturales de Sevilla.
No se transcriben las declaraciones de los testigos que siguen por ser concordantes con
lo ya hasta aquí relatado, por lo que pasamos a lo que acontece en la villa de la Fuente del
Maestre que comienza así:
En la villa de la Fuente del Maestre a 19 días del mes de noviembre de 1578, yo Diego
Martín, clérigo, usando de la Comisión de arriba a mí dirigida por los Sres. del Santo Oficio
para saber y averiguar lo en ella contenido recibí juramento, en forma de derecho, secreta y
apartadamente de Francisco Guerrero de Luna,vecino de la dicha Villa, e habiéndolo hecho e
siéndole mostrado el Memorial, que en ella se hace mención, dijo que lo que sabe es que le parece
a este testigo es que puede haber cuarenta años, poco más o menos, que oyó decir a Alonso
Guerrero, padre de este testigo, que de esta villa de La Fuente del Maestre que se habían ido a
Llerena un Francisco Guerrero o dos, que del nombre de pila no tiene noticia, e que de uno de
estos procedía un Juan Guerrero, que fue Mayordomo y Alcaide de las Carnecerías de Sevilla 8
y que estos eran personas limpias e de esta generación, como lo son los Guerreros antiguos
de esta Villa. E que después este testigo ha oído decir que el doctor Lobo Guerrero, contenido
en esta comisión es nieto y procede del dicho Juan Guerrero, pero este testigo no lo sabe más
de lo haber oído, como dicho tiene, e que este testigo ha visto algunas veces al dicho Doctor
Lobo Guerrero y le conoce por natural y descendiente de los Guerreros de esta dicha Villa y
ha mucho tiempo que los deudos del dicho Lobo Guerrero, residiendo éste testigo en Sevilla, se
comunicaban con este testigo, como personas que se tenían por naturales de esta Villa y allí en
la dicha Ciudad vido este testigo en el dicho Colegio al dicho Doctor Lobo Guerrero y aquí en
esta Villa le vido en una comisión que traía sobre cierto negocio del Duque de Feria y la ciudad
de Badajoz y este Licenciado aquí, en esta Villa, le habló y se trató cómo procedía de aquí, de
los Guerreros de esta Villa e por lo que este testigo ha oído decir a sus mayores e por lo que
después ha visto e oído tiene por cierto y sin ninguna duda, ser el dicho Doctor Lobo Guerrero
descendiente de los Guerrero antiguos de esta dicha Villa y por esta parte y línea ser cristianos
viejos limpios de toda mácula y que este testigo no sabe tener deudo con el que sea de quinto
grado y que este testigo es de edad de cincuenta y cuatro años, poco más o menos y firmólo de
su nombre= Francisco Guerrero de Luna.
A continuación, aparecen las declaraciones de varios testigos que deponen sus dichos
En Sevilla, a diferencia de otras ciudades castellanas, no existía separación entre las carnicerías de nobles y
plebeyos, ya que la existencia de las primeras respondía a la necesidad de satisfacer el privilegio de los nobles de
no pagar el impuesto de la sisa, cuyo importe era de una BLANCA- moneda que valía medio maravedí- por cada
libra de carne, por lo que en Sevilla todos pagaban dicho tributo, popularmente conocido como la Blanca de la
Carne aunque después, los nobles que querían hacer valer sus derechos reclamaban esa cantidad y su concesión
era un reconocimiento público de sus privilegios. El mando o dirección de las oficinas en las que se incoaban
estos expedientes, estaba dirigida por persona de toda solvencia - había sido fedatario o escribano en Morón-,
y de probada hidalguía, como se deduce de las declaraciones de testigos posteriores a este, que equiparan este
cargo con el de Venticuatro de Sevilla. Sobre el estudio de este particular método de probar la nobleza de ciertos
individuos se hace preciso el reseñar la obra titulada La Blanca de la Carne en Sevilla obra de 4 volúmenes, de la
que es autor José Díaz de Noriega Pobul. Otro autor que trata sobre este asunto es Santiago Montoto en su obra
titulada Sevilla en el Imperio, págs. 210-212.
8
18
Rodrigo Morales Aguilera
en el Castillo de Triana (Sede de la Inquisición de Sevilla): En el Castillo de Triana, a veinte
y uno de junio de mil quinientos setenta y ocho años, ante el Sr. Inquisidor Licenciado
Sierra, estando en su audiencia de la tarde para averiguar de la limpieza de sangre del
Doctor Lobo Guerrero, Colegial del colegio de Maese Rodrigo. Mandó parecer ante sí a Juan
Esteban, Beneficiado de la Veintena de la Santa Iglesia de esta Ciudad, del cual fue recibido
juramento en forma, so cargo del cual prometió de decir verdad.
A la primera pregunta dice que conoce al doctor Lobo Guerrero, colegial del Colegio de Maese
Rodrigo, al cual conoció desde que era muy niño, que estaba en poder de Martín Fernández de
Góngora, clérigo presbítero, Beneficiado de la Veintena que decían era su abuelo, no sabe este
testigo de dónde es natural, más que de haber oído decir que eran sus padres naturales de Morón.
A la cuarta pregunta dijo que habrá más de treinta y seis años que este testigo comenzó a
conocer al dicho Martín Fernández de Góngora y después acá, oyó este testigo decir que el suso
dicho tuvo una hija, no sabe si siendo sacerdote o antes, la cual este testigo no conoció más de que
oyó decir allí en la Iglesia que la habían casado con un licenciado Guerrero, a quien este testigo no
conoció, aunque le parece que lo debió de ver y decían que era natural de Morón y aunque se decía
y este testigo oyó que el dicho Martín Fernández tuvo la dicha hija no supo ni oyó este testigo en
quién ni cómo se llamaba la mujer en quién la hubo, ni de dónde era natural y que a su parecer el
dicho Martín Fernández era natural de Sevilla.
A la quinta pregunta dijo que es de edad de cuarenta y cinco años y que no le tocan las
Generales.
A la novena pregunta dijo que al dicho Martín Fernández este testigo lo hubo y vio tener
pública y comúnmente por cristiano viejo, limpio, sin raza, ni mácula de judío, moro, ni converso,
ni de otra secta nuevamente convertida y le parece que si no lo fuera luego se dijera y murmurara
entre los beneficiados, como se dicen otras cosas y por esta razón este testigo tiene por esta parte
a su hija, madre que dicen que es del dicho doctor Lobo Guerrero, por cristiana vieja, limpia, sin
raza, ni mácula de judía, mora, ni conversa y que esto es lo que sabe de este negocio.
Preguntado quién podrá informar de este negocio y dar claridad en él dijo que no lo sabe
porque debe de haber pocos de aquel tiempo y que le parece que un Juan de Saucedo, lencero, que
vive a cal de Escobar, que es deudo del dicho Lobo Guerrero, podrá dar noticias de personas que
declarasen en esto y firmolo, encargándosele el secreto. Ante mí, Ortuño de Espinosa Briceño.
En el Castillo de Triana, a siete de junio de 1578 ante el Sr. Inquisidor Licenciado Sierra, para
información de lo susodicho pareció y juró en forma de derecho Juana Martín, madre del obispo
Coderos, que vive en la vinatería, de edad de ochenta años, poco más o menos, y siendo preguntada
en razón de la Limpieza del dicho doctor Lobo Guerrero dijo que conoce al dicho doctor, desde que
nació y lo que podrá decir acerca de su limpieza, es que habrá mucho tiempo, no se acuerda cúando,
que conoció a un clérigo que se decía Martín Fernández, que era veintero, del cual se dice que había
tenido cuenta con una moza, que se decía Fernández, a la cual también conoció y que de ella tuvo
una hija, a la cual llamaron Catalina de Góngora, que se casó con un fulano Guerrero, a quien esta
conoció después siendo médico aquí en Sevilla, aunque después se fue a vivir fuera de ella, no sabe
dónde, cuyo hijo fue el doctor Lobo Guerrero.
19
Rondeños en América
Esto es lo que sabe y no otra cosa, no firmó porque no supo, y estaba la dicha Juana Martín
tan vieja y sin memoria a lo que ella decía que por esto no se le hicieron más preguntas y lo que ha
dicho fue preguntándosele cada palabra de por sí. Pasó ante mí, Ortuño de Espinosa Briceño.
A continuación, en el mismo Castillo de Triana y en ese mismo día, en su audiencia de
la mañana, por los Sres. Inquisidores licenciados Carpio y Sierra mandaron parecer ante
sí, para la información de lo susodicho a un hombre que se dijo llamar Antonio de Ávila,
mercader de lienzos.
A la 1ª pregunta dijo que conoce al doctor Lobo Guerrero desde que era niño y que después lo
conoció en Salamanca estudiando.
A la 2ª pregunta dijo que hará 22 años y más que este testigo comenzó a conocer al licenciado
Guerrero, que era médico, y a Catalina de Góngora, su mujer, padres del dicho Lobo Guerrero,
porque este testigo fue casado con una parienta del dicho Martín Fernández, clérigo, y por esta
causa trataba y comunicaba con los susodichos y que al dicho licenciado Guerrero lo tuvo este
testigo por natural de Morón, aunque residió, usando su oficio en Sevilla y en Ronda y que a la
dicha Catalina de Góngora la tiene por natural de Sevilla.
A la 3ª pregunta dijo que no conoció a los en ella contenidos, aunque oyó decir que el padre
del dicho licenciado Guerrero era natural de Llerena, de los Guerreros de la Fuente del Maestre.
Y luego, para el dicho efecto, ante el Sr. Inquisidor Licenciado Sierra pareció y juró en forma
de derecho y prometió decir verdad María de Sanabria, viuda, mujer que fue de Martín Fernández,
mercader, vecina de Sevilla, en San Lorenzo, junto al potro.
A la 1ª Pregunta dijo que conoció muchos días al doctor Lobo Guerrero, porque le veía ir
y venir a Ronda, donde residían sus padres y que venía a Sevilla y posaba en casa de Martín
Fernández de Góngora, su abuelo.
Este dicho día, mes y año ante el Sr. Inquisidor, Licenciado Sierra, estando en su audiencia
de la tarde pareció y juró en forma de derecho Constanza Ruiz, viuda de Ruiz, que vivía con
el canónigo Fernando de la Torre y vive en Santa Cruz, en una calleja junto al Hospital de los
Pregoneros.
A la 2ª pregunta dijo que ha muchos años que conoció a Catalina de Góngora, madre que dicen
que es del dicho Lobo Guerrero porque fue estando ella viuda de un caballero de Cazalla, con quien
fue casada antes que con el dicho Licenciado Guerrero y que al dicho Licenciado lo conoció antes de
que se casase, que era mozo recién venido de Salamanca.
A la 6ª pregunta dijo que esta testigo vio criar en casa del dicho Licenciado Guerrero un hijo
y a unos hijos y cree que uno de ellos debe de ser el dicho Lobo Guerrero colegial, porque ha oído
decir que es hijo de los susodichos y cuando entró en el colegio examinaron también a esta testigo
y no sabe si este es de los que parió en Sevilla, su madre, o en Ronda donde el dicho Licenciado se
fue a vivir.
Y luego ante el dicho Sr. Inquisidor pareció y juró en forma de derecho y prometió de decir
verdad Alonso de Salazar, boticario y vecino de Sevilla y siendo preguntado dijo que hará treinta
años, que viviendo este testigo en Ronda conoció en ella a un licenciado Guerrero, el cual ha oído
después acá que era padre del dicho colegial, que no le sabe el nombre y ansí mismo viniéndose este
20
Rodrigo Morales Aguilera
testigo a vivir a Sevilla supo que un veintenero que se llamaba Martín Fernández de Góngora era
suegro del dicho licenciado Guerrero a quien este testigo había conocido en Ronda y que esto es lo
que sabe y no otra cosa y que es de edad de setenta años, poco más o menos y que esta es la verdad 9.
Información hecha en Sevilla por el licenciado Diego Fernández Velasco, sobre la limpieza y
demás requisitos del Licenciado Bartolomé Lobo Guerrero, natural de la ciudad de Ronda, electo
colegial de dicho Colegio 10.
A continuación de este párrafo, y antes de entrar de lleno en la referida información de
Limpieza aparece la siguiente nota:
Salió por Inquisidor de México, Fiscal después, fue Arzobispo del Nuevo Reino de Granada,
después Arzobispo de Lima, donde murió el año 1622.
Hizo un Mayorazgo y a falta de los nombrados llamó al Colegio, con las condiciones que están
en su testamento, que está en el Archivo.
Enviaba plata labrada al Colegio y se perdió el Navío.
Tras estas escuetas notas comienza el expediente de esta forma:
En la ciudad de Sevilla, lunes, catorce de noviembre de mil quinientos setenta y cinco años el
Licenciado Diego Fernández Velasco, colegial del muy insigne Colegio Mayor de Santa Mª de Jesús
y Universidad de Sevilla, en nombre de los Ilustres Sres. Doctor y Colegiales del dicho Colegio
comenzó a hacer la información secreta del licenciado Bartolomé Lobo Guerrero, electo colegial de
este dicho Colegio en razón de la cual recibí juramento en forma debida de derecho ( aparecen los
nombres de una serie de testigos entre los que figura la ya mencionada Constanza Ruiz).
La 3ª testigo Constanza Ruiz, en la 2ª pregunta, fue preguntada si sabe que la dicha Catalina
de Góngora fue hija del dicho Martín Fernández de Góngora y de la dicha Beatriz Fernández, dijo
que sí, por cuanto los susodichos la llamaban por tal nombre de hija y el dicho Martín Fernández
la casó dos veces, la una; con un caballero de Cazalla, que se llamaba Fulano de Aranda, hombre
bien nacido, y la segunda; con el dicho licenciado Guerrero, y esto es público y notorio entre gentes
que de ello tienen noticia.
La siguiente testigo, Inés de Borbón, viuda, a la 3ª pregunta, entre otras cosas dijo que Catalina
de Góngora era hija de Martín Fernández de Góngora y de Beatriz Fernández, porque este la casó
y dotó con el licenciado Francisco Guerrero.
Con esta última declaración los inquisidores, a los que se les encomendó de este asunto, dan por concluso este
expediente de Limpieza de Linaje sin que los referidos se hayan trasladado a Ronda, para hacer las pesquisas de
rigor, a pesar de que muchos testigos declaran que sus progenitores se trasladaron a Ronda donde procrearon y
fueron vecinos de ella hasta su fallecimiento. Como quiera que la testigo Constanza Ruiz declara en su 6ª pregunta
de que ya había dado información en el año 1575 ante los comisionados por el colegio de Maese Rodrigo, que
inquirían sobre la limpieza de sangre del colegial Lobo Guerrero, con motivo de optar este a una beca de jurista
en el referido Centro, hago las oportunas indagaciones con la finalidad de localizar este expediente en el Archivo
Histórico de la Universidad de Sevilla, por ver si en esta ocasión aparece, aquí en nuestra Ciudad, la partida
de nacimiento de nuestro paisano. El resultado de la búsqueda de este documento fue afirmativo, gracias a la
encomiable gestión de la directora del citado Centro Dª Valle Távora, por lo que a continuación hago un extracto
del mismo.
10
Expediente de Pruebas de Legitimidad y Limpieza de Sangre de Bartolomé Lobo Guerrero, para la obtención
de una Beca jurista de entrada en el Colegio de Santa María de Jesús (AHUS Sº 006 fol.001-123).
9
21
Rondeños en América
La 5ª testigo, Jerónima Martín, madre del doctor y obispo Coderos, en su 2ª pregunta dice que
Francisco Guerrero y Catalina de Góngora, después de casarse se fueron a vivir a Ronda.
Otra de las testigos es María de Sanabria, viuda, la cual a la 15ª pregunta dice que ninguno
de los susodichos tiene ni ha tenido oficio vil ni bajo, antes el dicho Juan Guerrero, abuelo del dicho
licenciado Bartolomé Lobo, fue fiel de la carne, que entonces era oficio de la misma calidad que de
Veinte y Cuatro, y que el dicho Martín Fernández era hombre muy honrado y tenido en la posesión
que ha dicho.
Fuele preguntada por las Generales y dijo que no es pariente de las partes y que no ha sido
inducida por temor, ni amor, ni dávidas, ni sobornos a decir su dicho. Fuele leído y ratificose y por
no saber firmar no lo firmó.
El testigo siguiente Fray Diego de Jerez, sacerdote de la Orden y Hábito de San Jerónimo de
esta ciudad de Sevilla, habiendo jurado In verbo sacerdotis y por el Hábito de San Jerónimo, siendo
preguntado dijo y depuso lo siguiente:
A la primera pregunta dijo este testigo que conoce al dicho licenciado Lobo Guerrero, pero, que
a los demás contenidos en esta pregunta (padres y abuelos) no los conoce pero que a todos ellos los
oyó decir por cuanto este testigo hizo una información de Fray Cristóbal de Ronda 11, fraile profeso
de este Monasterio, hermano de padre y madre del Licenciado Lobo Guerrero y de aquí tiene noticia
de todos los demás contenidos en esta pregunta.
A la 3ª pregunta dijo este testigo que sabe que el dicho licenciado Guerrero y los dichos Juan
Guerrero y Leonor Guillén Lobo, abuelos paternos, y el dicho Martín Fernández de Góngora y
Beatriz Fernández, abuelos maternos del dicho licenciado Bartolomé Lobo Guerrero y el dicho
licenciado Francisco Guerrero y Catalina Guillén, que decía ser sus padres, y los demás ascendientes
son y han sido cristianos viejos, limpios de toda raza de judío, mudéjar o convertido de estas sectas
o reprobadas y que esto lo sabe porque por comisión de la Orden de San Jerónimo y Convento de
esta Ciudad fue este testigo a la villa de Llerena y a esta Ciudad a hacer averiguación del linaje de
Fray Cristóbal de Ronda, hermano del dicho licenciado Bartolomé Lobo Guerrero y halló que todos
sus ascendientes contenidos en la 1ª pregunta eran limpios de todas las tachas que la pregunta pide
y que examinaría en razón de esta causa a como a doce testigos, poco más o menos y todos los más
de ellos o todos dijeron que el dicho Juan Guerrero era hidalgo 12.
En la Villa de Morón, que es del Sr. Duque de Osuna, el lunes cinco de diciembre de 1575
años el licenciado Diego Velasco inicia aquí la información secreta 13 sobre el linaje, limpieza y otros
requisitos del colegial electo Bartolomé Lobo Guerrero para lo cual recibió juramento en forma de
Al parecer, Fray Cristóbal, cuando este testigo depone es conventual del monasterio de San Jerónimo, pero por
motivos que no quedan reflejados suficientemente en los expedientes consultados se pasó a la Orden de Santo
Domingo, como se verá por el testamento que otorgó su hermano, el arzobispo de Lima, cuando lo nombró
patrón de las capellanías que este fundó en nuestra Ciudad. 12
Concluida en esta Ciudad la información pertinente, el Licenciado Velasco pasa a la villa de Morón para
proseguir su cometido.
13
Para llevar a efecto estas pesquisas, el Colegial lleva consigo una serie de documentos, debidamente autorizados,
tales como una Cédula de S.M. y un poder del Rector y Colegiales del de Santa María de Jesús de Sevilla, que les
acreditan el que pueda ejercer su cometido sin la injerencia de las Justicias de las poblaciones en donde tenga que
practicarlas, parte de las cuales se transcriben más adelante, cuando concluyan las declaraciones de la ronda de
testigos practicadas en esta Villa.
11
22
Rodrigo Morales Aguilera
derecho de una serie de testigos que a continuación relaciono.
Juan de Espinar Balbuena habiendo jurado, según dicho es y siendo preguntado dijo y depuso
lo siguiente en secreto:
A la 1ª pregunta dijo que conoció a Juan Guerrero y a Leonor Guillén Lobo, y al licenciado
Francisco Guerrero, abuelos y padre del licenciado Bartolomé Lobo de vista trato y conversación
por espacio de doce año, que los trató en esta Villa hasta que el dicho Juan Guerrero se fue a vivir
a Sevilla con toda su casa, que fue el año de veinte y uno.
A la 15ª pregunta dijo que los abuelos paternos del licenciado Lobo no tuvieron oficio vil ni
bajo, antes bien sabe este testigo que el dicho Juan Guerrero fue escribano público en esta villa de
Morón, por Merced del Conde Viejo y que después de ido a Sevilla fue Fiel de la Carne en aquella
Ciudad, que es oficio muy honrado y que siempre se da a gente principal.
El 2º testigo es Diego Iñìguez, clérigo presbítero el cual dijo que conoció a María Fernández,
bisabuela del licenciado Lobo Guerrero, así como a sus abuelos y padre, hasta que se fueron a vivir
a Sevilla a la collación de Santa Mª la Blanca.
Preguntado este testigo si sabe de dónde fuese el origen de Juan Guerrero dijo que siempre
oyó decir que fuese de la Fuente del Maestre, que es en el maestrazgo de Santiago y de los finos
Guerrero y que ansí tenía al dicho Juan Guerrero por Hijo de Algo.
A la 15ª pregunta dijo que Juan Guerrero fue en este pueblo escribano público y hizo siempre
y muy legal su oficio y después el Cabildo de Sevilla lo hizo Fiel de la Carne de aquella Ciudad, que
es un oficio muy honrado que siempre lo dan a gentes de buena suerte y principales.
Otro de los testigos es Juan Ximón, el viejo, vecino de Morón, el cual a la 1ª pregunta dijo que
de los contenidos en esta pregunta no conoció sino fue a Juan Guerrero y a Leonor Guillén Lobo,
habrá 40 años poco más o menos, en esta villa de Morón y en la ciudad de Sevilla, de vista y trato
que con ellos tiene y que se acuerda de haberle llevado al dicho Juan Guerrero de casa del Duque
don Pedro Girón, Señor de esta Villa, algunos regalos que el Duque le enviaba, viviendo el dicho
Juan Guerrero en la ciudad de Sevilla, pero que de los demás contenidos en esta pregunta no se
acuerda de haberlos conocido.
En la villa de Morón, martes seis de diciembre de este año de mil quinientos setenta y cinco, yo,
el Licenciado Diego Fernández Velasco, Colegial del Muy Ilustre Colegio de Santa María de Jesús
de la ciudad de Sevilla para cumplimiento de esta información secreta del Licenciado Bartolomé
Lobo Guerrero recibí juramento, en forma debida de derecho de Antón Ximenez Moreno, vecino
de esta Villa, el cual, debajo del cual, prometió decir verdad y preguntado por el Interrogatorio de
Abonos dijo y depuso lo siguiente:
A la 1ª pregunta, dijo este testigo que conoce a todas las personas que en este interrogatorio
han jurado y dicho sus dichos las cuales le fueron por mí nombradas y que sabe que son naturales
de este pueblo y vecinos de él, y que están comúnmente tenidos por Cristianos Viejos, limpios de
toda raza de moro, judío y mudéjar y que en esta posesión han sido siempre comúnmente reputados
y no ha oído decir este testigo, en toda su vida, lo contrario de ninguno de ellos y que esto es público
y notorio y pública voz y fama en este pueblo.
A la 2ª pregunta, dijo este testigo que todos los dichos testigos que en esta información han
23
Rondeños en América
dicho, los cuales se les nombra, son personas temerosas de Dios y sus conciencias y tan buenos
cristianos que por amor a Dios, ni temor, no dejarán de decir la verdad de lo que les fuere preguntado
y, que con tal reputación están tenidos y comúnmente en este pueblo. Y esta es la verdad para el
juramento que tiene hecho y que es de edad de setenta años, poco más o menos, y no lo firmó porque
no sabía escribir.
Para hacer estas pesquisas, el Licenciado Diego Fernández Velasco lleva consigo una serie
de documentos debidamente autorizados, tales como una Cédula de S.M. y un poder del Rector y
Colegiales del de Santa María de Jesús de Sevilla, para mostrar a las Justicias de Morón los cuales
documentos entre otras cosas dicen: “Pido y Suplico a V. Merced me cometa sus veces para que
yo pueda, con un escribano de este pueblo hacer la dicha información, sin que a ella asista otra
Justicia, atento a una Cédula que de S.M. tiene el dicho Colegio para este efecto, de cuyo traslado
autorizado hago presentación ante V. Merced.
Otro sí, por cuanto en la dicha Cédula de S.M. para mejor expedición de semejantes negocios
se manda, que de las tales informaciones que ansí se hicieren se entreguen originalmente, sin
quedar traslados de ellas en los escribanos ante quien pasaren a los Colegiales que a este efecto
usaren. Pido y Suplico a V. Merced y, si necesario es, Requiero en cumplimiento de la dicha Cédula
o Provisión Real, mande al dicho escribano ante quien hiciere esta Información, me la entregue
originalmente para que yo la pueda llevar al Archivo de mi Colegio, según es uso y costumbre
para lo cual y lo demás el ofico de V. Merced suplico y firmelo de mi nombre. Licenciado Diego
Fernández Velasco.”
El doce de diciembre de 1575, el referido Licenciado y Colegial presenta un escrito a
las Justicias de Ronda del mismo contenido que el presentado en Morón, para efectuar las
pesquisas relativas al Licenciado Bartolomé Lobo Guerrero aportando además la lista de
preguntas del interrogatorio, redactadas por el Rector de la Universidad que se les han de
hacer a los testigos en nuestra Ciudad y que son las siguientes:
Primeramente, si conocen al Licenciado Bartolomé Lobo Guerrero, a sus padres y abuelos
paternos y maternos.
Ytem, si saben que el Licenciado Bartolomé Lobo Guerrero es hijo legítimo e habido y procreado
de legítimo y verdadero matrimonio.
Item, si saben que los dichos fueron cristianos viejos etc.
Item, si saben que el dicho licenciado, sus padres y abuelos y demás ascendientes no han
sido penitenciados, ni castigados, ni condenados por el Santo Oficio de la Inquisición, ni por otra
Justicia alguna de que ello resultase infamia.
Item, si saben que el dicho Licenciado no tiene ni ha tenido enfermedad de bubas, o San Antón,
o San Lázaro, lepra o amprones, u otra alguna enfermedad contagiosa, antes lo han tenido y tienen
por hombre limpio y sano de las dichas enfermedades.
Item, si saben que el dicho Licenciado no es ni ha sido fraile profeso, ni es obligado a alguna
religión.
Item, si saben que el dicho licenciado no es casado, ni ha dado palabra de casamiento a mujer
alguna, ni ha traído pleito sobre casamiento alguno.
Item, si saben que el dicho Licenciado no ha sido Familiar de algún Colegio del Reino, ni criado
24
Rodrigo Morales Aguilera
de algún Beneficiado de la Santa Iglesia de Sevilla, tres años antes que se opusiese al Colegio.
Item, si saben que el dicho Licenciado es hombre de buenas costumbres, vida y familia o
conversación, pacífico, quieto, recogido, no bullicioso, ni escandaloso, ni tiene otros vicios ni malas
costumbres, las cuales, si las tuviese las sabrían estos testigos e no pudiera ser menos por el trato
e conversación que con este Licenciado han tenido y tienen e que saben que es persona al que pueda
vivir en comunidad.
Item, si saben que el dicho Licenciado es clérigo de Roma.
Item, si saben que el dicho Licenciado no tiene al presente pariente alguno cosanguíneo, ni
afín, dentro del cuarto grado que sea al presente Colegial en el Colegio Mayor de Santa Mª de Jesús
de esta ciudad de Sevilla.
Item, si saben que el dicho licenciado no tiene de presente pariente alguno, dentro del tercer
grado que sea Canónigo o Beneficiado o tenga alguna Dignidad dentro de la Santa Iglesia de
Sevilla.
Item, si saben que el dicho Licenciado, ni los dichos sus padres no tienen bienes ni hacienda
que valgan más de mil ducados. Digan lo que saben, declararèis sus bienes.
Item, si saben que el dicho Licenciado Bartolomé Lobo Guerrero ni ninguno de sus padres ni
ascendientes no han tenido oficio alguno vil, bajo o infame e que no han sido infamados del pecado
nefando.
Item, si saben que a todos, lo susodicho, es pública voz y fama entre las personas que de ello
tienen noticia.
La relación de testigos a los que se les recibió juramento, en forma de derecho, para que
declararan en secreto, y apartadamente, es la siguiente:
Juan de Mesa Altamirano, Juan Hernández de Gago, Juan Fernández Moreno, Bartolomé de
las Justas- Jurado de esta Ciudad-, Al capitán Alonso Maraver- regidor perpetuo-, Alonso Moreno,
Bartolomé García de Córdoba- regidor-, Antón Gómez Carrasco, Juan Moreno Panduro, Andrés
de Villagómez, Juan de Valenzuela- regidor-, Gaspar Pérez Castroverde - a quien por otro nombre
llaman el Alcaide Castroverde-, Alonso Gómez Clavijo, - Presbítero y Beneficiado de la Iglesia
Mayor de esta Ciudad -, Diego Fernández Gil, Antonio Duro, al doctor Antonio Rubio, Francisco
de Toro Morejón, Cosme de Toro Morejón, Bautista Gil, Clemente Ximénez- jurado-, y Alonso Gil
Gago.
Las respectivas respuestas de estos testigos no las transcribo por ser todas ellas
coincidentes y favorables para que el licenciado Lobo Guerrero acceda a la beca de colegial
que en este expediente solicita.
Concluida esta ronda de testigos a parece la siguiente nota:
Yo, Pedro Vergara Villagómez, escribano de S.M. Real y Público del Número de esta dicha
ciudad de Ronda e su Tierra por S.M., a todo lo suso dicho que de mí se hace mención, pasó ante
mí e fice aquí este mi signo a tal, en testimonio de verdad. Pedro de Vergara, escribano público.
25
Rondeños en América
NOMBRAMIENTO DE INQUISIDOR, A ño 1581
C ontratación, 5229, N. 2, R. 10
El Doctor Lobo Guerrero, natural de la villa de Utrera 14, colegial en el de Sta. María de Jesús de
la ciudad de Sevilla, Promotor Fiscal de la Inquisición de México (por nombramiento del Sr. Cardenal
don Gaspar de Quiroga, Inquisidor General y título despachado en Toledo a 13 de julio de 1580)
Pasó a su destino y llevó por su criado a Melchor Calderón, de color moreno, natural de Sevilla
viudo, como de 50 años de edad, hijo de negros, naturales de Guinea, esclavo del Dr. Soto Calderón.
Inquisidor de Valencia donde murió, dejando dos partes de sus bienes al Deán, Cabildo y Fábrica de la
Santa Iglesia de Badajoz y la 3ª parte a Dª Catalina Soto Calderón, su hermana y el Melchor compró
su libertad de los dichos herederos por 37 libras como parece por carta que le dieron los Inquisidores,
ante Melchor de Vaquedano, notario público de la ciudad de Valencia el 23 de junio de 1573.
EL REY
Presidente y Jueces oficiales de la Casa de la Contratación de la ciudad de Sevilla. El Sr. Lobo
Guerrero que va proveído por Fiscal de la Inquisición de la ciudad de México, de la Nueva España,
como entenderéis por el título que lleva, nos ha hecho relación que para se proveer de lo necesario
al viaje, tiene necesidad de se socorrer de alguna cantidad de maravedís y por de hacer Merced
habemos tenido por bien de le mandar dar, a cuenta del salario que con el dicho Oficio le está
señalado, cuatrocientos cincuenta ducados y así os mandamos que luego que esta nuestra Cédula
os fuese mostrada, deis y paguéis al dicho don Guerrero de cualesquier maravedís y hacienda
nuestra que oviere en esta Casa los dichos cuatrocientos cincuenta ducados que con su carta de
pago o de quien su poder oviere de esta nuestra Cédula y todo signado del depositario. Mandamos
que os sean recibidos y pasados en cuenta, sin otro recado alguno y a las espaldas del dicho título
original asentareis, como le pagáis los dichos maravedís, a cuenta del dicho salario, para que se le
descuenten en aquella Tierra de el que con el dicho Oficio hubiere de haber, Fecha en Badajoz, a 26
de Mayo de 1580 años = YO EL REY= Por mandato de S.M. Antonio de Trajo.
Este es un traslado bien y fielmente sacado de un título del Ilmo. Sr. don Gaspar de
Quiroga, Arzobispo de Toledo, Inquisidor Apostólico General en los Reinos de S.M. que al
pie de él está firmado de una firma que dice: Por mandato de S. Señoría Ilma. Pablo García y al
pie de él rubricado con tres señales de rúbricas, que su tenor del cual es el que sigue:
Don Gaspar de Quiroga, por la Divina Miseración Cardenal en la Santa Iglesia de Roma,
Arzobispo de Toledo, Primado de las Españas, Chanciller Mayor de Castilla, Inquisidor Apostólico
General contra la herética pravedad y apostasía en los Reinos y Señoríos de S.M. y de su Consejo de
Me extraña que a pesar de la documentación estudiada en la que queda patente el lugar de nacimiento de
Bartolomé Lobo Guerrero, aparezca Utrera como la villa en que vio su primera luz; en otra ocasión, aparece que
fue en Morón donde ocurrió este parto, poblaciones que fueron conquistadas siglos antes que Ronda y, por tanto,
tenían más solera de cristianos viejos. Quizá ello sea debido a que en los libros de población del Antiguo Reino
de Granada (Siglo XVI) que se custodian en el Archivo Histórico Provincial de Granada, concretamente en el de
Faraján, aparece un BARTOLOMÉ LOBO como nuevo poblador. Pero a pesar de estas anomalías que atañen a su
lugar de nacimiento, queda de forma contundente y acreditada su naturaleza cuando, al otorgar su testamento,
dice textualmente:”...en la ciudad de Ronda, en los Reinos de España, que es nuestra patria y naturaleza donde
nacimos…”. Este caso de intentar cambiar el lugar de nacimiento no es único, ya que se repite en el piloto de
la Armada del Mar Océano, Marcos Rincón, y en el del pintor Alonso Vázquez, casos que comentaremos al
estudiar, en este trabajo, sus respectivos expedientes.
14
26
Rodrigo Morales Aguilera
Estado etc. Confiado de la suficiencia, letras y buena conciencia de Vos, el Doctor Lobo Guerrero,
natural de la villa de Morón 15 residente en la ciudad de Sevilla y que sois tal persona que bien
y fiel y diligentemente haréis lo que por Nos vos fuere cometido, por el tenor de la presente por
la Autoridad Apostólica a Nos concedida de que en esta parte usamos vos hacemos, constituimos,
creamos e deputamos Promotor e Abogado Fiscal del Santo Oficio de la Inquisición de la gran
ciudad de Temistìtan –México- y de todos los reinos, estados y provincias de la Nueva España y
su distrito y jurisdicción, para que podáis acusar y denunciar y acuséis y denunciéis ante los Muy
Reverendos Inquisidores Apostólicos de dicho Partido a todas y cualesquier personas de cualquier
estado y condición que sean exenptos yndexenptos que fueren culpables, sospechosos e infamados
del delito y crimen de la herejía y apostasía fauctoria y receptatoria y para que podades proseguir
los procesos comenzados que estuvieren pendientes. En testimonio de lo cual mandamos dar y dimos
la presente, firmada de nuestro nombre, sellada con nuestro sello y refrendada del secretario de la
General Inquisición, en Toledo a diecinueve días del mes de julio de mil quinientos ochenta años.
Gaspar Cardenalis Toletan. Por mandato de S. Señoría Ilma. Pablo García.
El cual dicho traslado fue sacado corregido y concertado.
El licenciado Lobo Guerrero, Fiscal del Santo Oficio de la ciudad de México digo que V. Señoría
ha mandado entregar los 450 ducados que S.M. por sus Rles. Cédulas manda y para ello tengo de dar
fianza de que haré y cumpliré el viaje, en cumplimiento de lo cual nombro por mi fiador a Antonio
Cotrina, vecino de esta ciudad que es muy rico y abonado para la dicha fianza.
A V. Señoría pido y suplico lo mande recibir para lo cual, etc.
E vista por los Sres. Jueces mandaron que se reciba por fiador al dicho Antonio Cotrina y haga
escritura de fianza en forma.
Antes de que nuestro personaje emprenda su viaje para tomar posesión de su cargo en La
Nueva España, voy a reseñar algunos hitos personales que aparecen en su biografía contenidos
en la obra de la que es autor el profesor de la Universidad colombiana de Caldas, don Rodrigo
Santofimio Ortiz.
Escribe este erudito que nuestro protagonista nació en Ronda en 1546, que fue bautizado en la
parroquia del Espíritu Santo, que amplió sus estudios en la universidad de Osuna y los continuó
en Salamanca, donde se graduó de bachiller y más tarde se doctoró en Cánones (Teología) y ya en
Sevilla en el Colegio Mayor de Maese Rodrigo y Universidad de Sevilla fue catedrático de Vísperas
(para el oficio del servicio religioso) y finalmente, Rector de dicho Centro 16.
Desempeñando este alto cargo, fue nombrado fiscal de la Inquisición en México el 19 de
noviembre de 1580. Entre los muchos procesos en que participó como fiscal en los trece años
en que ejerció este puesto reseño solamente el relativo al que incoó, como tal fiscal, contra
Véase la anterior nota a pie de página.
Aparte de los méritos aquí relatados conviene incluir otros hitos biográficos del Sr. Lobo Guerrero que aparecen
en el trabajo titulado Colegiales Sevillanos en Bolonia y aunque su autora, María José del Castillo Utrilla,
confiesa que nuestro protagonista es natural de Ronda lo incluye en esta relación como colegial del Colegio de
San Clemente de los Españoles de Bolonia. Siglos después, otro rondeño de pro, don Manuel Olivencia Ruiz,
también cursaría sus estudios en esta selecta Universidad (solo son admitidos los alumnos que detentan un
excelente expediente académico –se licenció en Derecho Mercantil, con premio extraordinario, en la Universidad
de Sevilla)- con el objeto de ampliar sus conocimientos en esta rama de la jurisprudencia. Allí, en 1953, se doctoró
cum laude con la tesis presentada sobre la Letra de Cambio.
15
16
27
Rondeños en América
Luis de Carvajal, gobernador del Nuevo Reino de León, quien, según el expediente era
“sospechoso en la ley de Moisés en que le quisieron enseñar y convertir”, en esa oportunidad
Lobo Guerrero no dejaría dudas en el ejercicio de su labor.
Comienza el proceso como es costumbre en expedientes de esta naturaleza, con la
denuncia del Fiscal del Santo Oficio, doctor Lobo Guerrero en contra del Gobernador, por
no haber denunciado a su sobrina Isabel de Carvajal que judaizaba y pide se decrete la
prisión contra el culpable, a lo que acceden los Inquisidores los Licenciados de Bonilla y
Santos García; esto sucede el 13 de abril de 1589. Al día siguiente estaba don Luis encerrado
en las cárceles secretas de la Inquisición.
Tras más de dos décadas ejerciendo este oficio, concretamente 13 años, es ascendido al
cargo de Inquisidor General el ocho de mayo de 1593, empleo que sirve hasta el año de 1595
en que es propuesto para Arzobispo del Nuevo Reino de Granada17. Una vez recibida la
Ejecutoria del nombramiento de su nuevo cargo toma las decisiones pertinentes para ejercer
este nuevo oficio, ya que debió de consagrarse como sacerdote en México, entre los meses de
julio y noviembre de 1597, pues en las actas de la Inquisición mejicana aparece como “electo
Arzobispo del Nuevo Reino de Granada” y firma aún “El Dr. Lobo Guerrero” y el 28 de
noviembre se llama sencillamente “Arzobispo del Nuevo Reino” y su firma se transforma
en la de “B. Archps. Novi Regni”.
Meses más tarde, concretamente el 30 de abril de 1598 se embarca en Veracruz para dirigirse
a su Sede en compañía de dos jesuitas, los PP. Alonso de Medrano y Francisco de Figueroa.
Refieren los cronistas que viaje fue normal hasta la Habana, pero después, una tempestad
los sorprendió a la altura de Jamaica, tras esta incidencia el 5 de octubre daban vista a Cartagena.
Tres meses estuvo el arzobispo en esta Ciudad ya que en enero de 1599 continuó su viaje
remontando en lentos champanes el río Magdalena. Al llegar al puerto de Ocaña, determinó
proseguir su camino por tierra hasta Santa Fe, a donde llegaría el 28 de marzo, para tomar
posesión de su cargo que había estado vacante más de una década, lo que dio lugar a que la
Audiencia usurpase durante este periodo los cometidos de la Alta Jerarquía Eclesiástica, por
lo que el desencuentro entre ambas autoridades estaba cantado.
Gobernaba el Nuevo Reino, como presidente de la Audiencia el doctor Francisco de
Sande, de carácter enérgico y arbitrario, a quién el Arzobispo había conocido en Méjico.
Sintió el señor Lobo Guerrero que el día de su entrada no habían salido a recibirlo ni el
Presidente ni la Audiencia, con que ya se vaticinaba, como queda dicho, que las relaciones
entre el poder civil y el eclesiástico no iban a ser muy cordiales.
Sande con sus duros castigos y su manifiesta codicia se había enajenado el afecto
popular. Así lo comprendió bien pronto el Arzobispo que escribió a la Corte dando cuenta
de sus desmanes:
El Consejo Real de las Indias, al quedar vacante la silla arzobispal dl Nuevo Reino de Granada, proponen una
terna al Rey Felipe II compuesta por los señores Bartolomé Martínez, obispo de Panamá, fray Andrés de Caso,
religioso dominico y Bartolomé Lobo Guerrero, inquisidor de Méjico: Es nombrado el 1º de ellos, pero no llegó a
tomar posesión de su cargo al fallecer durante su itinerario en Cartagena de Indias. El 2º, en este interregno, fue
nombrado obispo de León, en los Reinos de España, por lo que el aviso de su elevación lo recibió el 15 de mayo
de 1596 y el 31 de octubre de ese mismo año el Rey firmó las Ejecutorias.
17
28
Rodrigo Morales Aguilera
Esta desavenencia no hizo sino enconarse con la indebida intromisión de las autoridades civiles
en asuntos eclesiásticos, ya que la Audiencia, sin cuidarse del Arzobispo ni del fuero eclesiástico,
citaba ante su tribunal a los sacerdotes doctrineros y admitía contra ellos las declaraciones falsas
de los indios.
En cambio a los clérigos díscolos los apoyaban los Oidores en contra del Arzobispo, como al
cura de Pamplona, Alonso Quintero, destituido por su poca suficiencia e ignorancia. Quintero
había recurrido a la Audiencia por vía de fuerza, y ésta desautorizó al señor Lobo Guerrero.
Agotada la paciencia del arzobispo mandó levantar una información contra el Oidor
Enríquez, para enviarla a la Corte. Súpolo el Presidente, según cuenta fray Cristóbal de
Ronda18 hermano del Sr. Lobo Guerrero y exigió que se le entregara el proceso bajo la
amenaza de descerrajarle el escritorio al prelado y sacarlo. Habiéndose negado el arzobispo
a entregarlo, Sande pasando de las amenazas a los hechos, hizo cercar con su gente el palacio
arzobispal y por la fuerza se apoderó de la información.
Don Francisco de Sande, al venir al Nuevo Reino de Granada también había traído
consigo, desde Guatemala, a su hermano el franciscano Fray Martín de Sande “Cuando lo
hubiera dejado en Guatemala le estuviera mejor“ comenta el cronista contemporáneo Juan
Rodríguez Freile. Es Fray Martín, informaba entre otras cosas, el arzobispo “religioso no
bien reputado en su vida y costumbres” y pasó a estas partes sin licencia del Comisario
General de las Indias. El prelado termina su carta con estas palabras” Importa mucho al
servicio de Dios que este fraile sea echado de este Reyno y castigado por sus delitos19.
En el capitulo provincial de los franciscanos, reunido el 24 de julio de 1599, salió electo
provincial Fray Martín de Sande, esta elección, según el arzobispo, había sido obra el
prepotente don Francisco, lo que fue motivo de otro desencuentro entre ambas jerarquías,
ya que el nuevo Provincial se obstinó en sujetar a los monasterios Concepcionistas a la
obediencia franciscana. La obediencia como lo dice el P. Simón20 se consiguió a la fuerza.
Los pormenores los cuenta el arzobispo en una carta dirigida al Rey el 22 de marzo de
1601. Durante su ausencia, escribe, cómo las religiosas se negasen a obedecer la orden de
El retrato de Fray Cristóbal Guerrero pintado por la Audiencia, presenta bastantes claroscuros. “Con el Arzobispo
deste Reyno, escribe la Audiencia, vino desde la Nueva España un hermano suyo con el hábito de la orden de Santo
Domingo, que se llama fr. Cristóbal Guerrero de Góngora, el cual por Cédula de V.M. se mandó salir de la Nueva España,
de donde pasó a esos reinos, y de allí, sin licencia de V.M. y según somos informados, sin licencia de su General se embarcó
en uno de los navíos, llamados el Delfín o el Cisne, en que vino hasta la Isla Dominicana, de allí se pasó al navío Nª Srª
de Aránzazu en el año pasado de 98 en que vino a Cartagena, y ha sido fraile Jerónimo, y después, dicen tuvo el hábito
de Nª. Sª. de la Merced y ahora trae el de Santo Domingo” En opinión de la Audiencia, la presencia de este fraile en
el Nuevo Reino no conviene ni al servicio de Dios, ni de V.M., ni de la buena administración de las cosas eclesiásticas que
vuelva a ese Reyno. Desde que entró en este Reyno, prosigue la Audiencia, se ha visto su inquietud y ha parecido su presencia
en él de más inconveniente, que pudo serlo en la Nueva España”. En consecuencia, en conformidad de las Cédulas y
ordenanza, que en esta razón tiene V.M. proveido, se ordenó a su prelado le hiciese volver a España.
19
No he encontrado base documental que fuera atendida por la Corte la petición de extradición contra el discutido
provincial franciscano. Solo se sabe, según cuenta A. Miramón que el año 1603, muerto ya el doctor Sande, su
hermano, se encontraba ya en España y que disipó parte del tesoro acumulado por aquél para grangearse las
voluntades, que pudieran facilitarle el camino de una mitra, sueño largamente acariciado por el fraile. Sin lograr
su objetivo, y descubiertas sus sinuosas intenciones, terminó recluido en un convento de Trujillo, donde falleció
el año 1627.
20
El Frayle Pedro Simón, es uno de los historiadores de la Orden Franciscana en el Nuevo Reino de Granada y es
autor de la titulada Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales.
18
29
Rondeños en América
la Audiencia por lo que un Oidor y el Alguacil Mayor se dirigieron al monasterio, cerraron
la puerta de la iglesia con llave y “a piedra y lodo” la de entrada al convento, y dejaron
apostados allí a diez corchetes. Como al cabo de dos días las monjas no daban señales de
capitular, el Oidor, acompañado de otras muchas personas, derribó las puertas del convento
y penetrando en él obligó a las monjas a ceder21:
En otro enojoso pleito se vio envuelto el Sr. Lobo Guerrero a principios de 1602. Vino
al convento de Santo Domingo, como Visitador de su Orden el P. Fray Francisco de Toro.
La visita no fue del agrado del P. Fray Leandro de Garfias. Nació con ello una profunda
división entre los religiosos. Uno y otro bando acudieron a la Real Audiencia. Esta se puso
a favor del Visitador.
Encendida la discordia una de los bandos nombró Juez Conservador al prior de los
Agustinos Fr. Vicente Mallol. No tardó mucho este en declarar excomulgados a los contrarios,
y sus nombres aparecieron en las puertas de la catedral. Al saberlo el arzobispo mandó retirar
aquellos carteles. Pero al día siguiente aparecieron de nuevo, y entre los excomulgados se
hallaba además el nombre del Sr. Lobo Guerrero.
Disgustado el arzobispo ordenó a su Provisor, Francisco de Porras, que prendiese al
Juez Conservador y lo trajese a su presencia. Con gran séquito de personas pasó el Provisor
por frente de las Casas Reales a cumplir su cometido. Los Oidores, al enterarse de lo que
iba a hacer, enviaron en su seguimiento al licenciado Diego Gómez de Mesa. Seguido de los
alcaldes y alguaciles y un buen número de gente corrió el Oidor tras el Provisor, “alcanzólo
en la puente de San Agustín -según refiere Juan Rodríguez Freire22- adonde hicieron un alto
ambos bandos. Mientras el Provisor y el Oidor estaban hablando un clérigo asió al alcalde
ordinario Sr. Mayorga de los cabezones23 de manera que le sacó todas las lechuguillas24 del
cuello en una tira y soltándole empuñó una espada que traía debajo del manteo ya que todos
venían prevenidos de armas.
Mientras esto pasaba en la puente de San Agustín, el Real Acuerdo25 había enviado al
licenciado Lorenzo de Terrones a casa del Provisor a secuestrarle los bienes; el cual habiendo
llegado con todos sus clérigos a la de las Casas Reales, adonde por mandato del Real Acuerdo
le estaba esperando el licenciado Luis Henríquez, el cual lo metió preso en una sala de la
Caja Real. De todo esto se le dio aviso al señor Arzobispo el cual vino luego acompañado de
todos los prebendados y toda suerte de clerecía y ordenantes.
Estaban ya aquellos señores reunidos en la Real Audiencia; dieronle el aviso, y mandaron que
Carta del Arzobispo al Rey, de 22 de mayo de 1601, AGI. Audiencia de santa Fe.
Este colombiano en su vejez se dedicó a escribir una gran crónica que tituló: Conquista y descubrimiento del
Nuevo Reino de Granada de las Indias Occidentales del Mar Océano, y fundación de la ciudad de Santa Fe de
Bogotá, primera de este reino donde se fundó la Real Audiencia y Cancillería, siendo la cabeza de su arzobispado.
23
Según el DRAE, el cabezón es una tira de lienzo doblado que se cosía a la parte superior de la camisa y
rodeando el cuello se aseguraba con unos botones.
24
La Real Academia de la Lengua define este vocablo de la siguiente forma: Cabezón a puño de camisa muy
grande y bien almidonado, y dispuesto por medio de moldes en forma de hojas de lechuga, usado durante los
reinados de Felipe II y Felipe III.
25
El Real Acuerdo fue una institución consultiva y de gobierno del Imperio Español en sus Reinos del Nuevo
Mundo. Estaba formado por el Virrey, los miembros que conformaban la Audiencia y otras personalidades
eclesiásticas como es el caso del arzobispo, constituyendo, por tanto, la máxima autoridad en el Virreinato.
21
22
30
Rodrigo Morales Aguilera
a solo el Arzobispo dejasen entrar en la Real Sala. Había en el patio de las Casas Reales mucha
gente secular prevenida. Entró el Arzobispo y llamó a la puerta de la Audiencia. Preguntaron
desde dentro ¿Quién llama a la puerta de la Real Sala? Respondió: “El Arzobispo del Reino”.
Respondieron de adentro diciendo: “Abrid al Arzobispo del Reino”. Abrieron las puertas, quisieron
entrar con él otros clérigos y no les dieron lugar. Pues habiendo entrado el Arzobispo en la sala
comenzó a dar voces diciendo:” Bajen acá, bajen acá vamos al Real Acuerdo que yo también soy
del Consejo”. Dijeron desde los estrados: Secretario notificadle al Arzobispo del Reino, que tome su
asiento en estos reales estrados. Volvió a dar voces insistiendo y repitiendo su petición. Volvieron a
responder de los estrados diciendo: Secretario, notificadle por segundo término al Arzobispo del Reino
que, so pena de las temporalidades26 y de que será tenido por extraño de los Reinos, tome su asiento en
estos reales estrados o se salga de ellos. Con esto se subió a tomar su asiento. Al punto mandó la
Audiencia despejar la sala, saliéronse todos y cerraron las puertas. Lo que allá pasó no lo pudimos
saber 27.
La muerte acelerada de don Francisco Sande, después de su impresionante emplazamiento
por el visitador Andrés Saldierno de Mariaca, trajo un periodo de paz para el Sr. Lobo
Guerrero. Poco antes de morir, el Presidente había llamado al Arzobispo y pidióle perdón
por sus agravios28.
Otra vertiente del prelado Lobo Guerrero era en su celo pastoral ya que desde su llegada
al Nuevo Reino se había mostrado como un verdadero pastor, preocupado por el bien de las
almas y el servicio a Dios, como se desprende de lo que sigue:
Cierto día en que el padre Alonso de Medrano explicaba el catecismo, se le encontró a una
joven india un ídolo de algodón. El ídolo fue quemado públicamente por el brazo secular de los
muchachos a quienes se les entregó. Pero hizo comprender al Sr. Lobo Guerrero, a quién se refirió
el caso, que la idolatría no había muerto entre los indios.
Acompañado de un Oidor y del P. Medrano salió en visita pastoral por los pueblos de la
sabana de Bogotá. Comenzó por Fontibón donde los indios le entregaron más de tres mil ídolos que
tenían ocultos bajo la tierra o escondidos en los techos de sus casas. Los más fueron entregados al
fuego mientras se cantaba: Confundantur omnes qui adorant sculptilia. Las de oro se fundieron para
aprovechar el precioso metal en la construcción y adorno de los templos. La visita se continuó por
otras poblaciones de la sabana.
Otra de las preocupaciones del Sr. Lobo Guerrero fue dar mayor esplendor al decaído
culto de la catedral. Empezó por terminar las naves colaterales del templo, que halló en
ruinas. Hizo fabricar el coro, todo de madera de nogal, tallada y con embutidos blancos,
obra del ebanista Luis Márquez de Escobar. Costeó igualmente los ambones de hierro en el
que se cantan el evangelio y la epístola. Organizó el coro de la catedral con diestros cantores
Con estas palabras da a entender la Audiencia de que si el arzobispo no obedecía a su mandato anularía las
preeminencias y prerrogativas inherente a su cargo y por tanto se le aplicarían las leyes como a cualquier seglar.
27
Hasta aquí llega la cita del cronista Rodríguez Freyle, por lo que los datos que a continuación refiero están
tomados de su biógrafo el jesuita Juan Manuel Pacheco.
28
Otra vertiente de este prelado queda reflejada en el celo pastoral ya que desde su llegada al Nuevo Reino se había
mostrado el Sr. Lobo Guerrero como un verdadero pastor, celoso del bien de las almas y del servicio de Dios, como
se desprende de los párrafos que siguen debidos a la pluma del ya citado jesuita Juan Manuel Pacheco.
26
31
Rondeños en América
y para su servicio el maestro Francisco de Páramo escribió en pergamino veinte libros de
canto llano, adornados con viñetas y miniaturas. Obtuvo del Rey el nombramiento de los
dos primeros racioneros con que contó la catedral.
Durante su mandato propició en este Reino el nuevo asentamiento de órdenes religiosas,
es el caso de las Carmelitas, o la expansión de la ya existentes como la de los Agustinos y la
de la Compañía de Jesús.
El 18 de octubre de 1605 firmó el Prelado la fundación del colegio seminario. Dióle
por nombre el de su santo patrono San Bartolomé: su gestión se la encomendó a la orden
fundada por San, Fº Javier donde los diáconos y subdiáconos, entre otras disciplinas, debían
ejercitarse en el estudio de las lenguas indígenas y practicar en ellas en el refectorio.
En una carta firmada conjuntamente por don Juan de Borja, presidente de la Audiencia,
don Nuño de Villavicencio visitador del Nuevo Reino y del Arzobispo, fechada el 17 de
agosto de 1606 se le comunicaba al monarca español la resolución que habían tomado de
convocar un congreso sinodial y concluido sus Constituciones Sinodiales se promulgaron el
dos de septiembre de 1606.
El Sínodo se compone de 31 capítulos, donde los indios tienen una espacial atención ya
que entre otras disposiciones se recogen en ellos que la doctrina cristiana debe enseñárseles
en su lengua, por lo que se ordena que la traducción del catecismo, que aun no se había
hecho, se imprima en el idioma de los nativos y que esta traslación la hagan los mejores
intérpretes. Que los doctrineros debían reunir diariamente a los niños, niñas y ancianos
para la enseñanza del catecismo y a los demás indios los martes y jueves por la mañana,
mandándole a los encomenderos que no paguen a éstos sus estipendios si no cumplen
con estas obligaciones. Asimismo se prohibe a los párrocos cobrar algo a los indios por la
administración de los sacramentos etc.
En lo que respecta a los clérigos estas prescripciones son más severas ya que se les
prohibe, bajo pena de excomunión, y seis pesos de multa, tomar tabaco en humo o en polvo
antes de la celebración de la misa. Sus vestidos no deben ser de colores, ni deben usar
calzones, zapatos, ropas, vueltas de manteo y monteras de seda. Las lechuguillas y cuellos
no deben ser a la valona. No se deben dejar crecer la barba, ni usar copete. No deben andar
con armas. También bajo pena de excomunión se les veda el jugar a los dados, aunque sea
por diversión, ni cualquier otro juego en pulpería o tienda abierta. No deben perder tiempo
criando perros o pájaros de cacería. Deben abstenerse con todo cuidado de la familiaridad
con las mujeres, y así se les prohibe a los curas de los indios tener a su servicio indias de poca
edad, sino de valerse de indios varones o de mujeres de edad que no den sospecha29.
[…] Fue hermano mayor del Licenciado Martín Guerrero de Góngora 30, casado con Dª María
Girón Bahamon y tuvieron por su hija a Dª María Guerrero, tratada de casar con don Pedro de
Como colofón a las actividades que desarrolló el Sr. Lobo Guerrero en lo que respecta a su estancia como
arzobispo de Santa Fe voy a reseñar unos datos familiares que aparecen en la obra titulada Arzobispos y dignidades
del Nuevo Reino de Granada.
30
A diferencia de su hermano Bartolomé, que adopta para su primer apellido el segundo (Lobo) de su abuela
materna, este lo hace nombrándose con los primeros de sus progenitores igual que lo hace su otro hermano fray
Cristóbal de Ronda.
29
32
Rodrigo Morales Aguilera
Castillo hijo legítimo primogénito de don Luis de Castillo 31 y de Dª Ana de Mendoza, vecinos de
Écija; otro hermano fue Fray Cristóbal Guerrero, de la orden de Santo Domingo 32.
ARZOBISPO DE LIMA
En 1607 el señor Lobo Guerrero era promovido a la sede arzobispal de Lima, aunque
la bula del Papa para ejercer su mandato no las recibió hasta el 3 de agosto del siguiente
año, meses más tarde, concretamente el mes de noviembre le escribió una carta al Rey
anunciándole que pensaba hacer su viaje, hasta su nueva sede visitando y confirmando en
las poblaciones de tránsito.
Partió para Lima el 8 de enero de 1609. Al pasar por Quito recibió el palio de manos de
su obispo de fray Salvador de Rivera y el 4 de octubre hacía su entrada en Lima.
Como en Santa Fe se preocupó también el docto prelado en Lima por desarraigar de los
indios la idolatría, que tampoco había muerto en aquellas regiones, ya que fue el primero en
nombrar visitadores contra el paganismo de los indígenas y entre los primeros nombrados se
encontraban el doctor Francisco Dávila cura de san Damián y los PP. Felipe de Tapia y Luis
Carvajal, jesuitas. Con el apoyo del virrey, don Francisco de Borja, príncipe de Esquilache,
estableció una cárcel para hechiceros. Allí se ocupaban estos en diversos ejercicios y eran
instruidos en la fe por los jesuitas: Fundó además un colegio para indios nobles con el título
de “El Príncipe”, que confió también a la Compañía de Jesús.
Celebró en 1613 un sínodo diocesano en que recopiló y ordeno lo dispuesto en los
concilios y sínodos anteriores. También reformó las constituciones del Colegio- Seminario
de Santo Toribio, las cuales estuvieron vigentes hasta el siglo XIX. En la catedral construyó
una capilla que consagró a San Bartolomé y la dotó de cuatro capellanías.
Murió el señor Lobo Guerrero el 12 de enero de 1622.
TESTAMENTO 33
Antecedentes: En sus últimos años, el Prelado para poner a buen recaudo los cuantiosos
caudales, fruto de las pingües rentas de que disfrutó a lo largo de su vida eclesiástica, consigue del
Rey dos privilegios o mercedes por el que se le conceden dos juros 34, para que con los réditos que
éstos generen poder atender a las mandas piadosas así como otras disposiciones testamentarias.
El montante del dinero para suscribir este primer juro lo envía el arzobispo a Hernando
Servicial de Villavicencio, notario del Secreto del Santo Oficio de la Inquisición de la ciudad de
Sevilla para que se los entregue a don Juan Íbañez de Segovia Tesorero General de Hacienda, para
El apellido que se cita es incorrecto, pues se trata del nominado Castrillo perteneciente a la linajuda familia
de los Castrillo Fajardo, siendo este don Pedro, por razón de su primogenitura, el sucesor en el mayorazgo que
abarcaba entre otras posesiones los señoríos de las villas de Montejaque, Benaoján y Cuevas del Becerro. La
Corona, en 1692 le concedió el título de Marqués de Cuevas del Becerro al poseedor del referido mayorazgo.
32
Como ya se ha visto, en un principio aparece como conventual de la Orden de San Jerónimo de Sevilla, pero al
parecer cambió de hábito en años posteriores.
31
Archivo General de Simancas, Signaturas: CME, 554, 31y CME, 555, 3
33
La acepción de este vocablo, según el DRAE, es la siguiente: Especie de pensión completa que se concedía,
sobre las rentas públicas, ya por merced graciosa, ya por recompensa de servicios, o bien por vía de réditos de
un capital recibido.
34
33
Rondeños en América
que los sitúe en la Renta del Almojarifazgo Mayor de la ciudad de Sevilla.
Así mismo envía al referido notario dos cuentos ciento y setenta y seis mil maravedíes para
que los entregue a la misma persona y sitúe en la misma Entidad que el anterior. Este montante de
dinero le generarian así mismo unos intereses anuales de ciento ocho mil ochocientos maravedíes.
Con estas rentas procede a otorgar su testamento cuyo encabezamiento es el siguiente:
En el nombre de la Santísima Trinidad […] tenemos acordado instituir y fundar, para siempre
jamás en la Iglesia y Monasterio de monjas de Madre de Dios en la ciudad de Ronda, en los Reinos
de España que es nuestra patria y naturaleza donde nacimos, sujetas a la Orden de Santo Domingo,
cuya Capilla Mayor es nuestra y de nuestros sucesores, por compra que de ella hicimos al dicho
Monasterio, Abadesa y Monjas con el derecho de título y nombre de Patrón, Fundador y Señor de
ella, para trasladar los huesos de nuestros padres y hermanos dos capellanías de misas por nuestra
ánima y de los dichos nuestros padres y hermanos y demás nuestros difuntos, para que ella se
sirvan las dichas dos capellanías y digan las misas de ellas como delante irá declarado, por tanto,
poniéndolo en efecto otorgamos que instituimos y fundamos las dichas dos capellanías en el dicho
monasterio de Madre de Dios en la forma y con los gravámenes siguientes:
Primeramente señalamos para la renta de estas dos dichas capellanías dos Juros que tenemos
sobre al Almojarifazgo Mayor de la ciudad de Sevilla, que el uno es de 136.000 maravedíes y el otro
de 108.800 mrvs. de renta en cada un año que montan 7.200 reales de los cuales se han de dar a
cada capellán en cada un año 3.000 reales y los 1.200 reales restantes se han de distribuir y gastar
en esta forma: Los 500 de ellos se han de dar al Patrón que por tiempo fuere por el cuidado que ha
de tener y poner en que las dichas capellanías se sirvan con puntualidad y de las demás cosas que
han de ser y son a su cargo y los 700 reales han de ser los 500 para ornamentos y reparos de la
dicha capilla, todos los que fueren menester como no sean de los tejados, porque estos son de cargo
del dicho Monasterio, conforme a la escritura de venta de dicha capilla y los 200 reales restantes se
han de dar, en cada un año, al Vicario de la dicha ciudad de Ronda por el cuidado que ha de tener
en ver si se dicen las dichas misas y obligar a los capellanes las digan en la parte referida.
Y comprados los dichos ornamentos y hechos los dichos reparos o no habiendo necesidad de
ellos el dinero que de ello fuere cayendo, llegando a la cantidad de 200 reales se echen en Renta
para aumento de las dichas capellanías y estarán en arca de dos llaves, que terná la una el Vicario
la otra uno de los capellanes, el más antiguo, dicha arca estará en casa del Vicario y de lo que la
dicha renta procediere darán de misas por nuestra ánima.
Los capellanes han de decir cuatro misas rezadas, con sus responsos, cada semana por mi
ánima y la de mis padres y hermanos difuntos y han de estar obligados a poner, por iguales partes,
el vino y cera necesario para ello.
Item, han de ser obligados los dichos capellanes a que en cada un año se canten tres misas
oficiadas con diácono y subdiácono y con el coro de las religiosas del dicho Monasterio a los cuales
han de dar por su ocupación la limosna que fuere justa, las cuales se han de cantar el día de San
Bartolomé y en uno de los de la infra octava de la festividad de los Santos, la cual ha de ser de
Requien y la otra el día de Nª Srª de la Presentación y las dichas misas han de ser por nuestra
ánima.
Item, es nuestra voluntad que todas las rentas de las dichas capellanías que montan los dichos
7.200 reales los goce, mientras viviere, el Padre Presentado Fray Cristóbal Guerrero, nuestro
34
Rodrigo Morales Aguilera
hermano e diga las misas que él quisiere en la parte y lugar que estuviere y después de sus días
tenga efecto la dicha Capellanía e institución de capellanes.
Item, nombramos por patrón de las dichas capellanías al dicho Padre Presentado Fray Cristóbal
Guerrero, nuestro hermano.
Item, es nuestra voluntad que después de los días del dicho Presentado Fray Cristóbal Guerrero,
sea patrón de las dichas capellanías don Pedro de Castrillo Fajardo, que sucede en el mayorazgo
de Cuevas del Becerro, Sr. de las villas de Montejaque y Benaoján y después de sus días su mujer
Dª. María Guerrero, nuestra sobrina hija del licenciado Martín Guerrero mi hermano mayor y de
Dª María Girón, su legítima mujer y después de los días de los dichos, no teniendo descendientes,
suceda en el patronazgo don Enrique de Castrillo Fajardo, hermano del dicho don Pedro y después
de sus días Dª Jacobina Lobo Guerrero, su legítima mujer y mi sobrina, hija del dicho Martín
Guerrero, mi hermano y de Dª María de Cueto su segunda y legítima mujer.
Según consta en varios archivos y bibliografía, que seguidamente relaciono, aún en
los siglos XVIII y XIX había descendientes del Arzobispo en Ronda, como es el caso del
primogénito Don Joaquín Lobo Mendieta, del cual quedan reflejados algunos hitos vitales,
escuetos por cierto, en la página 166 de la obra titulada Plaza de toros de la Puerta de Alcalá35
donde se copia parte del cartel de la corrida a celebrar en dicho coso el lunes 29 de agosto de
1791, del cual recopilamos lo siguiente: Toros mañana y tarde. Los 18 toros son: 8 de la vacada de
Don Joaquín Lobo Mendieta, Regidor perpetuo y Tesorero de Rentas Reales de la ciudad de Ronda,
con divisa encarnada; 6 de la de don Fernando Freire, vecino de Alcalá la Real, con blanca; y los 4
restantes de la de Don Antonio Villaciervos, de la de Sevilla. Todos nuevos en esta Plaza, con los que
se completa la prueba de las once vacadas anunciadas al público en el cartel de la 4ª corrida de este año
[…] Los 18 toros serán lidiados por las cuadrillas de a pie, al cuidado de Pedro, José y Antonio Romero
que deberán matar los 16 de vara de todo el día; y los restantes los estoquearán, alternativamente y por
su orden, Francisco Herrera(Curro Guillén), Juan José de la Torre y José Jiménez.
En 1820, el Sr. Lobo Mendieta aún formaba parte de la Corporación Municipal36.
Dª María de la Merced Mendieta37, su madre, al quedar viuda se traslada a Madrid con
sus hija Isabel, donde ya residían sus hijos Gonzalo y Francisco de Paula Lobo Mendieta38
Tras la lectura de la correspondencia entre Don Francisco Ordóñez Madrid39,
causahabiente del mayorazgo que en su día disfrutó Don Rodrigo Navarro de Mendoza
corregidor de Ronda (1768-1769)40 y su administrador Don Domingo Pallete Lanuza,
residente en Cervera del Río Alhama, sobre el cobro de las rentas que esta institución
producía, entre otras cuestiones, se tiene conocimiento de que la Sra. Mendieta, ya en 1801,
residía en Madrid puesto que a principios de dicho año le fueron entregados a través del Sr.
Obra en dos tomos cuyo autor es Francisco López Izquierdo.
ARCHIVO Municipal de Ronda Libro de Actas Capitulares 27/3/1820.
37
Sus padres eran Don Miguel de Velasco y Mendieta, Veinticuatro y Maestrante de la ciudad de Sevilla y Dª Ana
Retana y Ortiz según consta en el A.H.N. Sección FC-Mº HACIENDA Signatura 513.1 Antonio Porcel Román
licencia para contraer matrimonio.
38
Archivo General de la Administración (Alcalá de Henares)Sección HACIENDA, Caja 2, Legajo 20986.
39
Archivo Real Maestranza de Ronda- Archivo Calle: Años 1796-1808. Signatura L255 C 17 doc- nº 1.
40
Corregidores y Alcaldes Mayores. La Administración Territorial Andaluza en el Siglo XVIII, pág. 253.
35
36
35
Rondeños en América
Pallete, y por indicación del Sr. Ordoñez, 50 ducados para que esta dama se los remitiera a
Ronda.
Al parecer, el objeto de este desplazamiento a la capital del Reino era encontrarle un buen
partido a su hija, la cual tenía en su haber unos conocimientos y educación esmerada, acorde
con su posición social y, sobre todo,- una belleza despampanante, como queda reflejada en
el cuadro con que Francisco de Goya la inmortalizó cuando la retrató en 1805. Su enlace
matrimonial tuvo lugar el seis de febrero de 1802 con Don Antonio Porcel Román, natural de
Mairena de Alfahar. Fueron testigos de esta el Sr. Marqués de Salinas y el Sr. Don Antonio
Garriga; y padrinos el mismo Sr. Marqués y Dª María de la Merced Mendieta, su madre.
Se celebró este desposorio en la calle de La Ballesta nº15 ante el ministro Fray Sebastián
Barrio, Teniente de Cura de la Parroquia de San Martín.
Otros datos biográficos dinos de reseñar de este ilustrado son que en 1791 fue recibido
solemnemente como Caballero Pensionado de la orden de Carlos III y el 27 de noviembre de
1795 fue nombrado por decreto de Carlos III, Secretario, con voto, en el Supremo Consejo
y Cámara de Indias41 con un sueldo de 42.500 reales anuales42.
Carlos IV percatado de su preparación intelectual y capacidad de trabajo le encarga la
continuación de la Recopilación de las leyes de Indias, ya que lo compilado hasta le fecha
solo llega hasta el reinado de Carlos II. Proyecto que quedó frustrado con la llegada de los
franceses en 180843.
En 1823 el Sr Porcel redacta su testamento ante el escribano Ildefonso Zelaya y entre
otras cláusulas nombra albacea a su mujer “por su notorio juicio, virtud y discreción” retrato
moral que se complementa con el que en años anteriores le hiciera “el Sordo de Fuendetodos”
por lo que en este caso se cumple el dicho de que detrás de un gran hombre siempre hay una
gran mujer.
CAPITÁN DON GUTIERRE DE OVALLE. 1581
A.H.N. Diversos_ C olecciones, 25, N. 5
Para el estudio de este paisano me voy a valer de dos fuentes, a saber: la monografía
titulada la ciudad de la Palma44 y la signatura ya consignada en el membrete que se custodia
en el Archivo Hº. Nacional:
En el preámbulo de esta monografía dice su autor que esta Ciudad está ubicada en el distrito
de Cundinamarca (Colombia) extenso territorio que estaba bajo la jurisdicción de la capital, San
Sebastián de Mariquita, lo que pone de manifiesto las dificultades que este gobierno tenía para la
administración de tan alejados y extensos territorios, sin vías de comunicación y, teniendo, para
llegar a ellos, que atravesar las zonas del Magdalena y del Río Negro ocupadas por los feroces
Panches, Calamoimas y otras tribus muy belicosas. Por tanto, estas provincias se veían expuestas
a frecuentes invasiones de maleantes que causaban mucho daño a encomenderos e indios; y hasta
De este personaje, en el Diccionario Biográfico Español, aparecen relacionados una serie cargos y nombramientos
que omito por no prolongar en demasía este trabajo.
42
Archivo General de la Administración, signatura reseñada.
43
Alonso García-Gallo, Manual de Historia del Derecho Español, Tomo I pág. 422.
44
Su autor es el doctor colombiano Ignacio Linares Guaín.
41
36
Rodrigo Morales Aguilera
un capitán de nombre Francisco Núñez Pedroso, quiso fundar un pueblo y alzarse con su gobierno.
Noticiadas las autoridades de Mariquita de estas novedades, acordaron enviar comisionados
especiales, con amplios poderes para que visitaran estas tierras, pusieran coto a los invasores,
restableciesen la justicia y, si lo tuvieran por conveniente, fundaran una villa o villeta en el lugar
más aproximado para la buena administración. Para llevar a cabo este cometido, el Cabildo de
aquella ciudad, con fecha once de agosto de mil quinientos sesenta y uno confirió poderes amplios
y suficientes al capitán don Antonio de Toledo, Alcalde Ordinario y a Francisco Pérez Esquivel
y dijeron que por cuanto el Capitán Francisco Núñez Pedroso, en la jornada que al presente va,
podrá hacer usurpar los términos de esta dicha ciudad y fundar algún pueblo en perjuicio de ella
y de las encomiendas de indios que los vecinos de esta ciudad tienen, por tanto, otorgaron por
esta carta, que le daban y dieron poder cumplido y bastante a los señores don Antonio de Toledo,
Alcalde Ordinario de esta ciudad y a Francisco Pérez Esquivel, Regidor de ella … Y otro sí les
dan y otorgan dicho poder cumplido para que si les pareciere a los sobredichos puedan fundar una
villeta, sujeta a esta jurisdicción y en la población de ella hagan los autos y diligencias en derecho
establecidas.
Por dificultades, muy explicables para aquella época, la expedición no pudo llevarse a cabo
inmediatamente, y así vemos que el mismo Cabildo, con fecha quince de octubre del mismo año
amplió y ratificó los poderes; pero en esta ocasión, solo al Capitán de Toledo.
Ya, sin mayores demoras, la expedición al mando de dicho capitán se puso en marcha hacia la
tierra de los Colimas, a la que llegaron sin mayores contratiempos. Después de recorrer gran parte
de esos territorios, sin encontrar resistencia por parte de los naturales, acamparon en un lugar que
los indios llamaban Paribarí. Lugar que el capitán de Toledo consideró como el más apropiado para
fundar la Villa, y en consecuencia, con todo el ceremonial que para tales actos se acostumbraba,
procedió a ello, levantando el acta preceptiva en que se recoge dicha efeméride y que está fechada el
diecinueve de noviembre de 1561.
Dada la abundancia de palmeras en aquella zona la nueva población fue bautizada con el
nombre de VILLA DE NUESTRA SEÑORA DE LA PALMA.
Resultado de los abusos de los nuevos pobladores contra los indios y por su poca previsión al
andar dispersos y sin concierto fue la revuelta que protagonizaron los nativos y que puso en fuga a
los que pudieron escapar de este motín, según se recoge en las relaciones, que con posterioridad se
hacen, de esta derrota de los españoles, tanto por el visitador Otálora, como la que hace don Gutierre
de Ovalle en la que se ponen de manifiesto, sobre todo, los atropellos y desmanes protagonizados
por el capitán de Toledo.
Fue condenado como consecuencia de esta anormal conducta, en sentencia firme por la Real
Audiencia de Santa Fe a reedificar a su costa la mencionada Villa.
En esta segunda expedición, que al menos contaba con setenta hombres de armas, se encontraba
el capitán don Gutierre de Ovalle, según se desprende de la lectura del acta de dicha reedificación
y repoblación, fechada el 13 de noviembre de 1562, en la que el capitán de Toledo hizo anotar
37
Rondeños en América
las declaraciones individuales a los señores don Gutierre de Ovalle, Francisco Pérez Zambrano,
Francisco Tapias, Jerónimo Maldonado y Diego Espinosa.
Pero una vez asentados los nuevos moradores, pronto se percataron de que allí el agua era
escasa, por no decir nula. Ante esta contingencia el gobierno de Santa Fe ordenó el traslado de la
villa de la Palma al lugar en que en la actualidad se ubica.
Para llevar a cabo la fundación del nuevo asentamiento urbano, la Real Audiencia comisionó
a don Gutierre de Ovalle, el cual por esta época debía estar encargado del gobierno de la Villa, y
con todos los poderes que eran de rigor para tales actos, el referido procedió a la fundación de la
ciudad y que aún hoy día prevalece, ya que de la efímera existencia de la anterior villa no quedó
rastro alguno; por lo que es de suponer que sus moradores, fueron, en compañía de Don Gutierre,
los fundadores de la nueva Ciudad.
Sobre este acontecimiento voy a entresacar algunos datos muy ilustrativos referentes a
esta efeméride y que están recogidos en el expediente titulado “ Instrucción y Memoria de
las relaciones que se han de hacer para la descripción de las Indias que su Majestad manda
hacer para el buen gobierno y ennoblecimiento de ellas” que en sus 82 páginas se inserta
una serie de preguntas que han de responder las Justicias de cada una de las poblaciones
figurando entre ellas la fecha de fundación de la ciudad, número de indios que están en su
demarcación, cantidad de minas y minerales que se extraen de ellas, etc.
En cumplimiento de este mandato, don Gutierre de Ovalle como Alcalde Ordinario que
era en 1581 de la ciudad contesta a cada una de las preguntas en dicha Memoria contenidas
y entre otras cosas dice:
Este pueblo, como se ha dicho, tiene nombre de Ciudad y sobrenombre de La Palma, puesto que
en su formación se puso y instituyó, La Ciudad de Ronda por quien la fundó e pobló en el sitio que
agora está, que fue Don Gutierre de Ovalle, el cual conquistó su Provincia e la pacificó, como se
apuntó en el capítulo 3º de esta Relación. Este pueblo, como se ha dicho, tiene nombre de Ciudad y
sobrenombre de La Palma, puesto que en su formación se puso y instituyó, La Ciudad de Ronda por
quién la fundó e pobló en el sitio que agora está, que fue Don Gutierre de Ovalle, el cual conquistó
su Provincia e la pacificó, como se apuntó en el capítulo 3º de esta Relación. La causa porque le dio
e le puso este nombre y título de Ciudad de Ronda fue por ser él natural en los Reinos de España
de otra ciudad deste mesmo nombre, Ronda 45.
El motivo de por el cual en la actualidad esta población se titula como Ciudad de la
Palma es debido a que algunos de sus cofundadores al abandonar la villa de la Palma tenían
cierta añoranza con esta primigenia denominación por lo que al final, de Ronda conservó el
calificativo de Ciudad al que se la agregó el de La Palma.
No es este el único caso en que una población de las fundadas en el Nuevo Continente o en Filipinas es bautizada
con el nombre de nuestra Ciudad. Concretamente, en el estado de Carolina del Norte existe una población
rotulada con este nombre. Sobre los datos de su fundación no existen referencias, ya que según me comenta mi
abuelo, años atrás se puso en contacto con el doctor Stanley Stoudemire catedrático de la Universidad Estatal,
ubicada en Raleigh, con resultado negativo.
45
38
Rodrigo Morales Aguilera
FRANCISCO SUAREZ y PEDRO ROSADO, Año 1591
C ontratación, 5334 BN.2, R.17
Estos dos hermanos rondeños, de 32 y 22 años de edad respectivamente, comparecen
ante el doctor Diego de Peñalver Angulo, Alcalde Mayor, en presencia de Diego López
de la Chica escribano del Rey y público de esta ciudad diciendo que les conviene probar
e averiguar cómo son hijos legítimos de Antonio Suárez y de Francisca López, y cómo
son cristianos viejos, limpios de limpia casta y generación, sin raza de moros ni judíos, ni
penitenciados por el Santo Oficio de la Inquisición, ni de otra mala secta e cómo somos
solteros e no casados ni sujetos a matrimonio ni a religión y cómo no son de los Pizarros de
Truxillo, ni de los prohibidos para pasar a Indias, por lo que pedimos a V. Merced reciba
información de los testigos que se presentarán y concluida esta nos dé un traslado de lo
declarado por ellos.
Pasaron a la Nueva España a ocuparse de la Hospitalidad ( Orden de San Juan de Dios)
en virtud de Real Cédula fechada en Madrid a 12 de Mayo de 1591 años, por la que se les dio
licencia así a estos sujetos, como a otros que se nombran para dicho giro.
PEDRO DE LOS RÍOS VALDAZA, Año 1594 (B ienes
C ontratación, 925, N. 14
de
D ifuntos)
Este rondeño, por su testamento otorgado en la ciudad de los Reyes funda una capellanía,
dotada con 750 ducados, en su ciudad natal señalando por patrono de ella al pariente más
cercano, nombrando depositario de estos bienes así como de cuatro mil trescientos treinta
pesos a Juan Pérez de Mondejar:
Ya aquí en Sevilla, recibida en la Casa de la Contratación copia del testamento enviada desde
Lima, por la Escribanía Mayor de Bienes Difuntos 46, Luis Pérez defensor de los causahabientes de
los testadores y en referencia a los que dejó Francisco de los Ríos presenta un escrito en el que a la
letra, entre otras cosas, dice que el Francisco de los Ríos dejó por su albacea (en Lima) a Juan Pérez
de Mendejar (sic) e por mandas que hizo dejó para España cinco mil y doscientos ducados para
que se llevaran a la ciudad de Ronda como aparece por la clausula de su testamento y aunque hace
cuatro años que murió el susodicho no ha cumplido a lo que estaba obligado. A V. Merced pido e
suplico se le notifique a Juan Pérez de Mendejar que los traiga a la Caja de Bienes de Difuntos de
este Juzgado Mayor para que así se cumpla la voluntad del finado e protesto pedir la paga retardada
e pido Justicia etc. Luis Pérez.
Desde Sevilla se redacta un tajante escrito, dirigido al albacea y depositario de los bienes
para que los entregue en la Caja de Difuntos y una vez registrados se envíen a España. E no
lo haciendo se proveerá Justicia, y en lo de la paga retardada lo siga el defensor.
Para el mejor estudio de este legajo, voy a retrotraerme en el tiempo con el fin de encuadrar
este expediente de forma cronológica, resaltando los hitos más sobresalientes del mismo.
Para que llegasen a sus legítimos causahabientes los bienes de los difuntos la Corona creó entre otras instituciones,
en Las Indias, El Juzgado y la Escribanía Mayor de Bienes Difuntos donde se depositaban y tramitaban los
testamentos de los fallecidos en aquellas lejanas tierras para que se cumpliesen acá sus últimas voluntades.
46
39
Rondeños en América
En la ciudad de los Reyes del Perú, el viernes 23 de agosto de 1591 ante don Francisco de
Mendoza, alcalde ordinario de Lima, en presencia del escribano Esteban Pérez compareció
Miguel Solsona y dijo que ha poco tiempo que ha fallecido Pedro de los Ríos, el cual dejó
testamento cerrado y sellado de que hizo presentación e pidió que para que se entre y
se cumpla la voluntad del dicho difunto lo mande abrir, leer y publicar y dar traslado o
traslados a los albaceas y herederos del dicho difunto
Cumplidos los trámites de rigor (examen de testigos) el Sr. Mendoza con unas tijeras
cortó los hilos del dicho testamento e se abrió siendo su contenido el siguiente: En la Ciudad
de los Reyes, en 20 de agosto de 1591 en presencia de mí el escribano y testigos sus escritos
pareció Pedro de los Ríos Baldaza y presentó una escritura, cerrada y sellada y dijo que dentro
de ella estaba su testamento que estaba escrito en seis hojas de papel y al fin de ellas firmadas
con su nombre y que no se abra ni publique hasta su fallecimiento revocando y dejando nulo
cualquier otro anterior. Fueron testigos de esta entrega varios frayles y seglares, entre los
que se encuentran, entre otros Luis de Espinosa dando fe de ello el escribano Estaban Pérez.
A continuación dice el escribano que estas diligencias se mandaron hacer por mandato
del licenciado Espina, Juez Mayor de Bienes de Difuntos, el 22 de abril de 1594. Las cláusulas
del testamento, en forma resumida son las siguientes:
Manda para sus dos sobrinas y para su prima, que las tres viven en Ronda mil ducados de
Castilla a cada una y si muertas y sin herederos se distribuya este capital en obras pías, en la dicha
ciudad de Ronda, dándolo a censo y distribuyendo su renta entre pobres vergonzantes, o dotar
a alguna huérfana para casarla o fundar alguna capellanía, según pareciere a mis albaceas. Los
dichos 3.000 ducados de Castilla se envíen a Ronda registrados a costa y riesgo de quien pertenecen
Iten mando que se entreguen a la persona que el padre Fray Juan de la Vega, Guardián del
monasterio del Sr. San Francisco de esta ciudad (Lima) eligiere 1500 ducados de Castilla para que
se lleven a la ciudad de Ronda y se entreguen e den a cierta persona que con él tengo comunicada,
sin que se pidan cuentas de quién es la tal persona y si fuere muerta se les den a sus hijos legítimos
y no habiéndolo dejados se compren de renta y se haga una capellanía en la dicha ciudad de Ronda
por mi anima e de la tal persona.
Iten mando que se tomen de mis bienes setecientos ducados, a once reales cada uno, y se envíen
a la ciudad Ronda con los cuales se compren 50 ducados de censo con cuya renta se funde una
capellanía con cargo de dos misas cada semana por mi anima e de la persona de quien doy encargo
nombrando por patrón de ella al pariente varón más cercano y no habiéndolo al Guardián que
es o fuere del Monasterio de San Francisco de Ronda, el cual elegirá al capellán que ha servir la
susodicha capellanía.
Concluye diciendo que cumplido, pagado y ejecutado su testamento deja y nombra por
su universal heredero en el remanente de todos sus bienes al Hospital de los Naturales de
Santa Ana de esta ciudad de los Reyes.
Finalmente nombra por sus albaceas al Padre fray Juan de la Vega, Guardián del
monasterio de San Francisco de Lima e al que sucediere en su lugar, a Miguel de Solsona
e a Juan Pérez de Mendejar y al padre Guardián que es o fuere del Monasterio de San
Francisco de Ronda. Por último nombra por tenedor de todos sus bienes al dicho Juan Pérez
de Mendejar.
40
Rodrigo Morales Aguilera
BARTOLOMÉ GARCÍA DE CÓRDOBA Año 1596.
C ontratación, 5261, N.1.R.38
En la ciudad de Ronda, a 25 días del mes de mayo de1596, ante el capitán Álvaro de
Acosta corregidor y en presencia del escribano Hernando del Corral se presentó Bartolomé
García de Córdoba diciendo que le convenía probar la limpieza y nobleza de sus padres y
abuelos, para pasar a las Indias, concretamente a las provincias del Perú como criado de don
Francisco Morejón.
Este expediente consta de 100 páginas, la mayor parte de la cuales están dedicadas a la
confesión de los testigos que presenta el interesado para probar su limpieza de sangre, y así
poder acompañar a don Francisco de Morejón como criado suyo, según se lee en la página
97 y siguientes que a la letra dice así:
Sres. Presidente, Jueces Oficiales de la Casa de la Contratación de Sevilla, yo os mando que
dejéis pasar a las provincias del Perú a don Francisco Morejón, natural de la ciudad de Ronda de
edad de 23 años, pequeño de cuerpo, moreno de rostro, con poca barba, que va a estar en compañía
de deudos suyos que le han enviado a llamar y que pueda llevar un criado, presentando ante Vos
informaciones hechas en la tierras, ante las Justicias de ellas y con aprobación de la misma Justicia,
de cómo no son casados, ni de los prohibidos a pasar a aquellas partes y con las señas del dicho
criado. Fecha en. S. Gerónimo de Madrid, a 19 de abril de 1600 años.Yo, El Rey.
Por mandato del Rey nuestro Señor Juan de Ybarra y a las espaldas de dicha Cédula
están siete sarales (sic) de firmas.
DON JUAN DE BARAHONA ARANDA, Año 1596
C ontratación, 5252, N.2, R.43
NOTA: En la cabecera de este expediente aparece el siguiente texto:
Don Juan de Barahona, soltero y criado del obispo de Cuzco, de lo que se infiere que se
trata, dado el tratamiento de don muy restrictivo en aquella época, de un personaje destinado a
desempeñar altos cargos en la diócesis de Cuzco.
Don Antonio de Raya, obispo del Cuzco, que en virtud de la licencia que tengo de Su Majestad
para ir por tal obispo y llevar conmigo a siete criados clérigos y legos, nombro para uno de ellos a
don Juan de Barahona, el cual va en mi servicio.
Hecho en Sevilla a 5 de junio de 1596. Fdo. El Obispo de Cuzco.
Consecuencia de este acto es que el 26 de enero de 1596 ante el doctor Pedro Morquecho,
alcalde Mayor de esta ciudad por ante Cristóbal de Salazar escribano público del número
de esta dicha ciudad, Juan García Guerrero procurador en ella en nombre de Doña Beatriz
de Barahona, viuda de Diego de Barahona, vecina de esta ciudad presentó el pedimento
siguiente con el poder:
Doña Beatriz Barahona, viuda, mujer que fue de Diego Barahona, difunto, vecino de esta ciudad de
Ronda que es del Reino de Granada y obispado de Málaga digo que mi hijo don Juan de Barahona Aranda, mi
hijo y del dicho mi marido, pretende pasar en Indias y tiene necesidad de probar cómo es hijo legítimo natural
41
Rondeños en América
y como tal es caballero hijodalgo notorio e cristiano viejo y que no es de los prohibidos para pasar a Indias.
a V. Merced pido e suplico que de ello reciba información y me la mande dar y entregar en pública forma e
manera que haga fe interponiendo su autoridad e decreto judicial e pido justicia. Fdo. Dª Beatriz Barahona.
JUAN RUIZ DE ESCOBAR Año 1596
C ontratación, 5251B, N.2, R28
Soltero y criado del Doctor Pedro Sánchez Morquecho, Oidor de la Real Audiencia de
Santo Domingo.
En Sevilla en la Casa de la Contratación de las Indias a catorce días del mes de diciembre de mil
quinientos y noventa y seis años los Ssres. Presidente y Jueces oficiales de S. M. dijeron que daban y
dieron licencia a Juan Ruíz de Escobar, para que pueda pasar y pase a la ciudad de Santo Domingo,
de la Isla Española, por soltero y criado 47 del doctor Pedro Sánchez Morquecho por nombramiento que
se hizo en virtud de una Cédela de S. M. que presentó en esta Casa, poniendo en la licencia que se le
diere la edad y señas de su persona.
FRANCISCO
BERNARDO MOREJÓN, A ño 1600
C ontratación, 5263ª, N. 2, R.36
y
Este expte. comienza así:
En la ciudad de Ronda en tres días del mes de noviembre de 1599 años ante el licenciado
don Antonio de Humada (sic Ahumada), Alcalde Mayor de ésta Ciudad 48, se leyó esta petición de
pedimento de los contenidos.
Don Francisco Morejón y don Bernardino Morejón vecinos e ésta ciudad de Ronda, decimos
que nos conviene probar e averiguar cómo somos hijos naturales de Cosme de Toro Morejón y doña
Melchora de Salazar, nuestros padres así mismo vecinos de esta Ciudad…
Y cómo el dicho Cosme de Toro Morejón, nuestro padre, es el contenido en la Real Ejecutoria
e Hidalguía que pedimos se muestre a los testigos para este efecto la exhibimos y cómo nosotros
somos los contenidos en la cláusula del testamento del dicho Cosme de Toro Morejón, que nos
reconoce por tales sus hijos y cómo a tales nos deja parte de sus bienes.
A Vuestra Merced, pedimos e suplicamos, mande se nos reciba la información que sobre ello
diéremos y que los testigos se examinen sobre este pedimento y de lo que depusieren se nos dé un
traslado cómo haga fe interponiendo en ello su autoridad y decreto judicial. Otro sí por cuanto
la dicha ejecutoria original, está en poder de don Jorge Morejón, nuestro hermano paterno, hijo
legítimo de Cosme de Toro Morejón, nuestro padre pedimos nos mande dar su mandamiento, para
que cualquier alguacil le apremie a que exhiba la ejecutoria ante el presente escribano, para el dicho
efecto para que de ella se nos dé un traslado o traslados autorizados cómo hagan fe e se devuelva
su original y pedimos justicia.
Iba como paje de este personaje.
A la mediación de éste expediente aparece como Alcalde Mayor el Licenciado Pedro Messía, por nombramiento
del Corregidor don Luis de Peñalosa, seguramente sustituiría al rondeño Ahumada por enfermedad de éste u
otro motivo que no aparece aquí reflejado, aunque al final lo retoma y firma los autos pertinentes.
47
48
42
Rodrigo Morales Aguilera
Otro sí nos dé un mandamiento para que el escribano, ante quién pasó el testamento de
nuestro padre nos dé un traslado de la cláusula arriba referida con la cabeza e otorgamiento del
dicho testamento y pedimos Justicia y el Oficio de Vuestra Merced. Don Bernardo Morejón, don
Francisco Morejón.
El Alcalde Mayor da comisión el escribano Juan Guerrero, para que se lo notifique al
referido don Jorge Chacón (es el segundo apellido del el hermano paterno de los interesados)
y exhiba ante él la referida ejecutoria original, el cual ante el interesado le leyó e notificó el
auto el cual dijo que respondería.
El cual dentro del plazo fijado para ello dijo que la ejecutoria la tiene su sobrino don
Francisco Morejón, alcaide de la fortaleza de esta ciudad.
Practicada la Información con la declaración de los testigos presentados para el caso,
con dictamen favorable, aparecen a continuación los siguientes escritos:
En la ciudad de Ronda, a 28 días del mes de noviembre de mil quinientos noventa y nueve
años, ante el licenciado don Antonio de Ahumada Alcalde Mayor de esta Ciudad, pareció el dicho
don Francisco de Morejón por sí, y en nombre de su hermano, pidió se le dé un traslado o dos o más
de la dicha Información, autorizado y de manera que haga fe, interponiendo Su Merced en ello su
autoridad y judicial decreto. E pidió Justicia.
El expediente finaliza con el siguiente escrito:
En Sevilla, en la Casa de la Contratación de Las Indias, a veinte de junio de mil e seiscientos
años los Sres. Presidente y Jueces oficiales de S. M. en la dicha Casa dijeron que daban y dieron
licencia a don Francisco Morejón, para que pueda pasar y pase al Perú por soltero y dé Cédula de
S. M. poniendo en la licencia que se le diese la edad y señas de su persona.
JUAN MUÑOZ DE CUEVAS, Año 1600
C ontratación, 5261, N. 1, R. 49
En este legajo, que consta de 52 hojas escritas por ambas caras en la nº 15 aparece la
siguiente nota:
Lista de pasajeros del Galeón nominado Madre de Dios y por otro nombre “La Criolla” de la
Real Armada de la Guarda de las Indias 49 de que es general don Gerónimo de Portugal y Córdoba,
hecha por mandato do don Fº de Varso, del Real Consejo de las Indias y Presidente de la Casa de
la Contratación de Sevilla.
En Cádiz, a ventitrés de febrero de mil seiscientos nueve
En la relación de personas que van en éste Galeón, a Tierra Firme, aparecen entre otros
los siguientes nombres:
Don Fray Juan González de Mendoza, electo obispo de Popayán, de la Orden de San Agustín,
Juan González Maldonado, natural de Ronda, que va por criado del Sr. Obispo.
La Real Armada partía al Nuevo Mundo con una periodicidad de seis meses. En esta ocasión la flota se
compañía de siete galeones cuyos nombres son los siguientes: La Nao Capitana, Galeón nominado San Felipe, La
Nao Almiranta, no aparece el nombre de éste Galeón, Los Nombres del resto de los galeones son: San Esteban,
San Pedro, San Juan, Madre de Dios y San Martín.
49
43
Rondeños en América
ALONSO VÁZQUEZ,
pintor ,
1603
Escasos son los datos biográficos de este pintor rondeño nacido en 1575. Marchó a
Sevilla muy joven, donde mejoró su conocimiento sobre la pintura bajo la dirección del
maestro Antonio Arfián. Permaneció allí casi toda su vida, por lo que puede considerarse a
ésta ciudad como su segunda patria.
Ya en 1598 era un pintor acreditado, prueba de ello es que trabajó en el suntuoso túmulo
que la ciudad de Sevilla levantó en las honras fúnebres de Felipe II que se celebraron aquél
año en su catedral, obra en la que participaron los mejores profesionales de aquella Ciudad.
Sobre sus dotes artísticas se hace preciso el resaltar las críticas laudatorias de Francisco
Pacheco50 y de Ceán51 Bermúdez. El primero de los citados dice, lo que sigue de nuestro
personaje, en el folio 422 de su obra titulada Arte de la Pintura.... “Alonso Vázquez no quiso
quedarse atrás, haciendo demostración en el famoso lienzo de Lázaro y el rico avariento, que
tiene hoy el duque de Alcalá, donde en un aparador de vasos de plata, vidrio y barro puso mucha
diversidad de colecciones y otras frutas, y un frasco de cobre puesto en agua a enfriar, todo pintado
con mucha destreza y propiedad; pero hizo lo que no hacen otros pintores de frutas, que dio a las
figuras igual valentía que a las demás cosas”… Ceán por su parte añade: “...sí es que las obras al
óleo que han quedado de su mano en Sevilla dan una idea de su saber y de su mérito; tales son los
grandes cuadros que está en el claustro principal del convento de la Merced Calzada, que pintó en
competencia con otros de Pacheco, relativos a la vida de San Ramón; y los que están colocados en la
sacristía del mismo convento, que representan, con figuras de medio cuerpo, una Magdalena, muy
expresiva, un Cristo muerto con la Virgen y San Juan y un San Francisco de Asís sostenido por
un ángel… contiene también el retablo algunas historias de figuras pequeñas pintadas con mucha
gracia y buen colorido”.
En 1804 Agustín Ceán Bermúdez publica bajo el título de Descripción artística del Hospital
de la Sangre de Sevilla obra en la que se compendia un amplio y documentado estudio sobre
el Retablo Mayor del Hospital de las Cinco Llagas en la que queda acreditada la autoría de
su pintura salida de los pinceles de Alonso Vázquez. Para ello, documenta cómo el contrato
se formalizó el 13 de julio de 1601, firmándolo en nombre del Hospital, por ausencia del
Administrador, el Capellán Secretario y clérigo, don Antonio de Amaya; como fiadores de
Vázquez salieron los escultores Martínez Montañés y Andrés de Ocampo, maestros con los
que colaboró asiduamente, en especial con el primero52.
El último contrato firmado por nuestro paisano, antes de partir hacia la Nueva España
fue para pintar el retablo mayor del Hospital de San Hermegildo cuyo pliego de condiciones
A principios del siglo XVI, este artista se consolidó como el primer pintor de la ciudad de Sevilla, por lo que
en 1610 entra en su taller, como aprendiz, Velázquez que años después sería su yerno. Pacheco, ya como pintor
afamado acumuló cargos y nominaciones que lo elevaron en su estatus social, recibiendo, entre otros el título
gremial de “veedor del oficio de la pintura”.
51
Este culto asturiano dio a la luz varias obras entre las que figura Diccionario histórico de los más ilustres
profesores de las Bellas Artes en España en la que en su tomo V páginas 143 y siguientes también loa la excelencia
de la pintura de nuestro coterráneo.
52
Las relaciones de índole profesional habidas entre Vázquez y Montañés las ponen de relieve los siguientes
datos: El dos de julio de 1591 Vázquez le encargó un Crucificado de media vara de alto, de madera de ciprés,
en blanco (más tarde lo policromaría). El 5 de mayo de 1594, Vázquez salió fiador de Martínez Montañés en el
contrato de un retablo para el convento de San Francisco de Sevilla.
50
44
Rodrigo Morales Aguilera
tiene unas peculiaridades no acordes con los documentos que para estos fines se rubricaban
para estos encargos, ya que por ejemplo llama la atención a que sólo se comprometiera a
pintar el cuadro principal de dicho retablo, y caso más insólito, no se le exige que presente
un avalista que garantice que el contrato se llevará a buen término53. Esto es debido a que
ya Alonso Vázquez sabía que en fecha no muy lejana partiría hacía Méjico54, dadas sus
cualidades artísticas, al servicio del nuevo virrey, don Juan de Mendoza y Luna, marqués de
Montesclaros, personaje que hasta la fecha de su nuevo empleo desempeñaba el importante
cargo de Asistente de Sevilla.
En efecto la flota de la carrera de Indias partió de Cádiz el 29 de junio de 1603. El
número de criados del virrey ascendía a 84 personas de ambos sexos y distinto estamento
social, según la categoría y responsabilidad de las funciones a realizar, 24 de ellos viajaban
en la nao almiranta55, entre ellos nuestro paisano56 y el resto en la nao capitana; Dicha
expedición desembarcó en Veracruz el 5 de septiembre; el Virrey y su séquito entraron en
la ciudad de Méjico el 26 de octubre. Aquí permanecerá el pintor hasta el mes de abril de
1607, fecha de su fallecimiento, dictando sus últimas voluntades el 9 de este mismo mes y
ordenando al escribano que lo sellara y cosiera con hilos a fin de preservarlo en secreto.
El derecho castellano exigía la intervención de siete testigos al menos, para dar validez al
testamento cerrado, siendo uno de ellos su antiguo alumno en Sevilla Félix de Oviedo. Una
copia autorizada, expedida el 7 de mayo del mismo año, se envió a Sevilla para que la viuda
e hijos conocieran sus disposiciones.
Entre las cláusulas de dicho documento aparecen referencias biográficas de nuestro
personaje y su entorno por lo que los datos que siguen están tomados de su testamento.
En el preámbulo de su testamento Vázquez se considera natural de Sevilla57, casado con
doña Inés de Mendoza, con quien contrajo matrimonio habrá 17 años poco más o menos, el
exiguo capital que aportó en arras al matrimonio:
[…] yo no tenía hacienda alguna más de lo que ganaba con mi arte.. y el número de hijos …e
durante nuestro matrimonio emos avido e procreado por nuestros hijos a Diego Bázquez e a doña
Es conocido cómo a consecuencia de la partida de Alonso Vázquez a Méjico, el hospital tuvo que contratar a
Alonso de Uceda para terminar el Retablo y la tasación por dos maestros pintores de lo realizado por Vázquez,
todavía se tuvo que dar, el 29 de junio de 1604 a Inés de Mendoza, su mujer, setecientos reales con que se acabó
de pagar toda la pintura del retablo que hizo su marido. En este caso el Hospital hiló más fino en lo relativo al
contrato con Uceda, ya que vuelven a aparecer las figuras de los fiadores, que son de Diego Cansino, batidor de
oro y Pedro Fernández de Mora, escultor.
54
La fecha de la firma del contrato es la del 21 de febrero de 1603; El 29 de junio del mismo año – cuatro meses y
ocho días después- Alonso Vázquez partía hacía la Nueva España dejando el cuadro prácticamente terminado.
55
Se tiene conocimiento de ello, por la Orden que sigue, dada en Alta Mar, por si entre los pasajeros figurase
algún “llovido” (polizón) En la Mar, en la nao Almiranta en 20 de julio de 1603 años, el señor don Pedro Vázquez de
Bitoria almirante de la Flota y Armada que va a la provincia de Nueva España, de que es capitán general el señor don
Fulgencio de Meneses, por instrucción suya se visitó en la nao Almiranta de la dicha Flota, la gente y criados que en ella
lleva el Sr. Marqués de Montesclaros, en presencia de mi el presente Escribano Mayor que son los siguientes… -En el nº 22
de ésta lista aparece el nombre de Alonso Vázquez- Firmado Miguel Santos= Escribano Mayor.
56
Iba en calidad de pintor de cámara del Virrey.
57
No es el único caso que se da entre los personajes aquí estudiados en que el protagonista se abroga otra población
como su lugar de origen, como son los casos del arzobispo don Bartolomé Lobo (aunque en su testamento afirma
con rotundidad que nació en Ronda) o del piloto Marcos Rincón. Sobre el origen rondeño del pintor lo acreditan,
entre otros autores, Antonio Palomino en su obra titulada El Parnaso Español y el ya nombrado Ceán Bermúdez.
53
45
Rondeños en América
María de Vargas que dejé en el monasterio de Sant Lorenzo para que si quisiese que fuese monja en
él y Antonio y Alonso, que al presente viven, demás de otros que son falleçidos…
En 1605 Vázquez la reclama por carta desde Méjico y doña Inés obtiene la Cédula Real
para pasar a Nueva España en compañía de sus 4 hijos58 su madre, doña María de Vargas a la
criada María Hernández y al esclavillo Francisco59. Sin embargo una enfermedad repentina
le impidió cruzar el Atlántico. Se recuperó y dos años después, el 18 de julio de 1607,
solicitaba a los oficiales de la Casa de la Contratación el pasaje para embarcarse, ignorando
que Vázquez acababa de fallecer. Un contratiempo militar le iba a impedir, de momento,
que a su llegada a Méjico, enfrentara la amarga realidad de la muerte de su esposo, al
comunicarle la Contaduría de la Contratación que de presente no hay flota que se despacha
para la Nueva España, por tener necesidad la Corona de utilizar parte de los barcos en la
lucha naval contra los piratas holandeses.
Convencido de que no volverá a ver a su familia, éste artista nombra herederos universales
a sus hijos “por yguales partes” e invoca como albaceas a su mujer, a su compadre Juan de
Olano, y al beneficiado de la parroquia de San Vicente, en Sevilla, don Luis de Torres Barba,
para que ejecuten sus mandas en la capital hispalense, solicitando que hagan lo propio en el
virreinato al padre fray Juan Martín, maestro de novicios del monasterio de San Francisco
de Méjico y al bordador Juan de la Barrera. A este último le distingue y premia su amistad
con el regalo de un quadro de Angélica la Bella hecho de mi mano, des tres baras y media, el cual
doy e mando por muchas e buenas obras que del e reçibido en mi enfermedad e fuera della.
Cuando finalmente su familia llega a Méjico, toma posesión del dinero ahorrado que
ascendía a 1.500 pesos, así como su colección de cuadros.
JUAN DE ESPINOSA, Año 1605
C ontratación, 5990, N. 12
En Sevilla, en la Casa de la Contratación de las Indias, a ventiocho días del mes de
marzo de mil seiscientos y cinco años ante los Sres. Presidente y Jueces Oficiales de la Real
Audiencia de dicha Casa pareció Juan de Espinosa y presentó la petición siguiente:
Juan de Espinosa, natural de Ronda, digo que yo tengo de pasar a las Provincias del Perú
por criado del Licenciado don Nuño de Villavicencio que va por Presidente de la Audiencia de las
Charcas y llevar conmigo a mis hijos y porque el Rey, Nuestro Señor, por su Real Cédula la manda
que la información que yo y los demás sus criados hubiéremos de dar se nos reciba en esta Casa.
A Vos pido y suplico mande que se me reciba la dicha información de mi limpieza en esta Casa
y de cómo Catalina del Hoyo, con quién fui legítimamente casado y en quien hube los dichos mis
hijos, es muerta y fallecida de esta presente vida y para ello etc. Fdo. Juan de Espinosa y Almansa.
Vista por los dichos Sres. Presidente y Jueces Oficiales mandaron que se le reciba su información,
con testigos de su tierra, conforme a las ordenanzas de esta Casa.
María ya había abandonado el convento.
De estos datos se deduce que su familia debía de disfrutar de una economía holgada gracias a las remesas de
dinero, que nuestro paisano les enviaba desde Méjico.
58
59
46
Rodrigo Morales Aguilera
El 30 de marzo de 1605 en la Casa de la Contratación ciñiéndose al protocolo establecido
para estos actos, comienza la deposición de los testigos, que para este cometido presenta
nuestro paísano. Todos son naturales de Ronda y avecindados en Sevilla, y por lo que se
desprende de sus declaraciones gozaba de una buena posición social y económica. Todos
juran que conocieron a su esposa, y que tanto sus padres y abuelos son de limpia sangre y
no de los prohibidos; y en lo que respecta a sus cinco hijos dicen que los conocen, que son
solteros y no casados, y que tanto las señas de su progenitor como la de sus vástagos son las
siguientes:
SEÑAS:
Juan de Espinosa 60 es de edad de cincuenta y seis años, grueso y entrecano.
Luan de Espinosa, su hijo, de edad de veinte y cuatro años, de buen cuerpo, poca barba y negra.
Catalina de veinte años, cariredonda y colorada.
Agustín, cariredondo y colorado, de dieciocho años.
Hernando de catorce años, de rostro carilargo y colorado.
Roque, de edad de cuatro años, tiene el rostro colorado.
JUAN DE ESPINOSA61, Año 1608
C ontratación, 5304, N. 2562
Don Juan de Espinosa, Caballero del Hábito de Alcántara, digo que S.M. por esta Real Cédula
que presento, me da licencia para que pueda pasar a las Provincias del Perú donde voy proveído por
Alguacil Mayor de la Inquisición de la Ciudad de Los Reyes, y que pueda llevar cinco criados; el
uno de ellos casado, llevando este consigo a su mujer y a sus hijos sin le pedir información alguna:
y los demás, presentándolas ante Vos 63 hechas en sus tierras, ante las Justicias de ellas, y con
aprobación de las mismas justicias de cómo no son de los prohibidos para pasar a aquellas partes y
den las señas de sus personas, y que los dicho cuatro criados e hijos del casado son solteros.
Uno de estos criados era el rondeño Luis Cerrato, según queda reflejado en la Información
de su Limpieza de Sangre, presentando para este requisito a una serie de testigos ante el
Alcalde Mayor de nuestra ciudad el Doctor Diego Méndez de Sotomayor. Este acto que
concluye el dos de enero de mil seiscientos, tras lo cual, el interesado solicita un traslado
Este paisano debía ser secretario del Sr. Villavicencio, o bien detentar un cargo parecido, ya que tanto, por
razón de su edad, cómo por su numerosa prole sería muy poco probable que el Presidente Electo de la Real
Audiencia de las Charcas lo hubiese llevado en su compañía
61
Aunque el nombre y apellido es coincidente con el del expediente anterior son distintas personas como se pone
de manifiesto tras la lectura de ambos documentos
62
En este legajo aparecen como personajes principales los nombres de dos individuos el primero es Fray Melchor
de Pretel, religioso carmelita, cuya comunidad moraba en el Santo Desierto de la Sierra de la Nieve, la cual aquí
en Ronda tenía habilitada una Hospedería (en la actualidad parte de esta dependencia está destinada a Museo
de Caza en la C/ Armiñán) y el segundo trata de la persona de don Juan de Espinosa, del que hago un estudio
más detallado. Aunque en dicho documento no se nombra el lugar de nacimiento de dicho fraile voy a insertar
parte del mismo porque en él aparece una nota donde se refleja el concepto de calificativo de CRIADO que se
tenía en aquella época
63
Se refiere al Presidente de la casa de la Contratación de Sevilla.
60
47
Rondeños en América
autorizado de dicha Información de manera que haga fe para presentarla donde mejor le
parezca.
JUAN DE VILLANOBA ZUBIARRE, Año 1608
C ontratación, 5306, N. 21
El doctor don Juan de Villanova y Zubiarre que va por Oidor al Nuevo Reino de Granada y
doña María Girón 64, su mujer, natural de Ronda, por cédula de S.M. de 8 de enero de 1608 y lleva
a seis criados, entre ellos a su hermano Luis de Villanova y a Francisco Ortiz, también oriundo
de nuestra ciudad y menor de edad (tenía 18 años poco más o menos), según manifiesta su padre y
administrador, ante el Alcalde Mayor de ella el doctor don Blas Arias Fustero 65.
JUAN GUERRERO DE LUNA, Año 1608
C ontratación, 5304, N. 21
El Licenciado don Juan Guerrero de Luna a quien S. M. ha hecho merced de proveer por Oidor
de la Real Audiencia de Guatemala digo que, por esta Real Cédula que presento, S. M. me da licencia
para pasar a la dicha Provincia y llevar en mi servicio cuatro criados, el uno de ellos casado 66.
Pido y suplico a V. Merced mande se me despache la dicha licencia atento a que después
que S. M. me hizo merced de la dicha Plaza y saque la dicha licencia para irme he contraído
matrimonio, según orden de la santa Madre Iglesia con doña Andrea de la Cerda, como consta de
este mandamiento del Vicario de la villa de Madrid y testimonio que presento por el cual no he
tenido lugar de sacar licencia de S. M. para llevar a la dicha mi mujer por no hacer más de cuarenta
días que me casé y porque los navíos en que he de hacer el dicho viaje están muy de partida y si
aguardase la dicha licencia podría quedarme en estos Reinos= Suplico a Vs. Ms. darme licencia
para que pueda llevar a mi mujer, con fianzas que ofrezco de que en el término y con la pena que
Vs. Ss. mandaren traeré y presentaré Cédula Real de S. M.
INFORMACIÓN: En la Muy Noble y Leal ciudad de Ronda, en once días del mes de enero
de mil quinientos y ochenta y ocho años, ante el doctor Robles, Alcalde Mayor en esta Ciudad,
por Pedro de Berrio Messía, corregidor en ella con la de Marbella y sus jurisdicciones, pareció
Francisco de Espínola y presentó la petición siguiente:
Francisco de Espínola, por mí y en nombre de Luis Espínola, Gerónimo de la Cerda y don
Martín de la Cerda, mis hermanos, digo que nos conviene probar y averiguar cómo somos hijos
legítimos y naturales, habidos en legítimo matrimonio del alcayde Francisco de Espínola y doña
Leonor de Herrera, nuestros padres, vecinos de la ciudad de Ronda y cómo el dicho alcayde, Francisco
de Espínola, nuestro padre, es hijo de Myser Luis Espínola y de doña María Messía de la Cerda,
nuestros abuelos, vecinos que fueron de Almería y Cuenca, de donde era natural la dicha doña
María Messía de la Cerda y cómo el dicho nuestro padre fue alcayde de esta dicha ciudad de Ronda
más de cuarenta años, sirviendo, como muy buen caballero su alcalydía y cómo en la rebelión de
En la página 10 de éste legajo aparece nominada como María Morejón, por lo que se deduce que sus apellidos
completos eran Morejón Girón, genealogías de profundas y selectas raíces rondeñas, ya que estos apellidos
siempre han ido aparejados al marquesado de las Amarillas y Ducado de Ahumada.
65
Según se lee en la página 43 de éste legajo.
66
De la lectura de la Información de Limpieza, se desprende que estos 4 criados eran hermanos de doña Andrea,
su mujer, todos ellos naturales de Ronda.
64
48
Rodrigo Morales Aguilera
los moriscos del Reyno de Granada, el dicho nuestro padre y algunos de sus hijos, que se hallaban
en esta Ciudad, sirvieron con sus personas al Rey nuestro Señor en todas las ocasiones que se
ofrecieron; así mismo, cómo nosotros, nuestros padres y abuelos y nuestros predecesores somos y
han sido caballeros hijosdalgos notorios, devengar quinientos sueldos según Fuero de España y como
en todos los Lugares, Villas y Ciudades en las que abemos vivido y residido vivieron y residieron
nuestros dichos padres nos han sido y les han sido guardadas las franquezas y excepciones que se
suelen guardar a los demás caballeros hijosdalgos por ser, como somos, descendientes, por línea
recta del Barón del noble y antiguo linaje de los Espínolas, de la Marca de Génova y haber estado
yo y mis hermanos y mis padres y abuelos en España en tal reputación y posesión “ bel casi” de
tanto tiempo a esta parte que de memoria en hombres no es contario. A V. Merced pido y suplico
reciba información de la referida razón, cuando se examinen los testigos para estos artículos que
presento e hecha se me den los traslados que hubiere meneste,interponiendo su autoridad y decreto
judicial. E pido Justicia. Fdo. El licenciado Barahona. El dicho Alcalde Mayor dijo que presentando
testigos proveerá.
MARCOS CANTERO, Año 1608
C ontratación, 5305, N. 58
Marcos Cantero 67, digo que S. M. por esta Real Cédula que presento me da licencia para que
pueda pasar a las Provincias del Perú y llevar consigo a doña Ana Guerrero, su mujer y a doña
Isabel Guerrero, su hija, contenidas en la dicha Real Cédula y ha más tiempo de año y medio que
ando solicitando ganar la dicha Real Cédula y se me envió el lunes que pasó que contaron ventisiete
días de este presente mes de abril y ansi no pude alcanzar a hacer este viaje, en la Flota que partió
a Tierra Firme, y partió de estos Reinos a siete del mes de marzo.
Pido y Suplico a V. S. que en virtud de dicha Real Cédula se me de licencia para que pueda
hacer el dicho mi viaje para la Provincia de Nueva España en cualquiera nao que ahora va a Ella en
Conserva de la Flota don Lope Díez de Almendares, que en ello recibiré muy gran Merced.
Otro sí digo que después que envié a ganar y pedir la dicha Cédula, la dicha mi mujer parió
y tenemos por nuestro hijo a Diego, niño de pecho, que ante Vuestra Señoría hago demostración y
por esta causa no viene nombrado en la dicha Real Cédula.
Pido y Suplico a Vuestra Señoría mande que se me reciba información de cómo es nuestro hijo
legítimo, y con esto se me dé licencia para que pueda llevarlo en mi compañía.
A continuación aparece el siguiente escrito:
En la ciudad de Ronda, a ocho días del mes de mayo de mil seiscientos ocho años, ante el Sr.
Doctor Blas Arias Fustero, Alcalde Mayor en esta Ciudad y su Tierra, pareció Marcos Cantero,
natural de esta Ciudad y presentó la petición siguiente:
En las páginas siguientes los testigos que presenta declaran, bajo juramento, todo lo
concerniente, tanto a su naturaleza, la limpieza de sangre, como la paternidad de sus hijos.
A veces por motivos burocráticos, o circunstancias personales ocurren incidencias cómo las acaecidas a éste
rondeño.
67
49
Rondeños en América
JUAN GONZÁLEZ MALDONADO, Año 1609
C ontratación, 5314, N. 1, R. 39
En la Muy Noble y Leal ciudad de Ronda, a veintiocho días del mes de enero de mil seiscientos
y nueve años, ante el Señor Doctor don Blas Arias Fustero Alcalde Mayor de esta ciudad, paresció
presente el Licenciado Juan González Maldonado y presentó la petición del tenor siguiente:
El Licenciado Juan González Maldonado, vecino y natural de esta ciudad de Ronda, digo que
yo he asentado con el Sr. Obispo de Popayán, don Juan González de Mendoza para irle sirviendo
hasta su obispado y en él, para lo cual tengo necesidad, conforme a la Cédula de S.M. de cómo soy
soltero y no sujeto a matrimonio ni a religión y ansí mismo como mis abuelos, que fueron vecinos
de esta ciudad y se llamaron Hernán González e Isabel Sánchez y mis padres de quien desciendo,
por legítimo matrimonio, que se llamaban Alonso González Calvo y doña Elena Maldonado, que
todos ellos fueron vecinos de esta ciudad de Ronda, muy Cristianos Viejos e Hijosdalgos, estimados
y tenidos por tales en esta dicha Ciudad, donde todos fueron vecinos y moradores y ninguno de
ellos fue de la casta de los Pizarros, ni Carvajales ni de otros, de que les está prohibido pasar a las
Indias y ansí mismo de que soy de edad de treinta años, poco más o menos, hombre de buen cuerpo,
moreno de rostro, ojos grandes y la barba faeña y demás de esto tengo una señal de herida sobre
la ceja del ojo derecho y en el dedo meñique de la mano izquierda, tengo en la yema del dedo una
cortadura por mitad de la misma yema. A V. M. pido y suplico mande recibir la dicha Información
por el tenor de esta petición y con los testigos que por mi parte fueren presentados.
ALONSO MALDONADO, Año 1613
C ontratación, 5333, N.14
Don Alonso Maldonado 68, digo que S. M. por esta su Real Cédula, que presento, me da licencia
para que me pueda volver a la Nueva España, de donde vine, constando ser el mismo y que no soy
casado en estos Reinos, sin me pedir otra información alguna.
Lleva por su ciado a Alonso Téllez Maraver, el cual, con fecha de 30 de diciembre de 1612,
solicita al corregidor de Ronda, don Digo Ossorio de Herrera, como natural de Ronda que practique
la información de pruebas relativas a su limpieza de sangre y otras circunstancias favorables a su
persona para que pueda pasar a las Indias.
ENRIQUE DE CASTRILLO Y FAJARDO, Año 1614
C ontratación, 5339, N. 25
Don Enrique de Castrillo y Fajardo 69, digo que S. M. por esta Real Cédula que presento me da
licencia para que pueda pasar a las Provincias del Perú, llevando conmigo a mi mujer, dos criados y
dos criadas para nuestro servicio presentando informaciones conforme a las ordenanzas de esta Casa,
de las cuales hago presentación.
A Vuestra Señoría pido y suplico mande que la dicha licencia se despache y atento a que Dª
Tanto éste individuo, como otros que llevan el mismo apellido, son descendientes de García Arias Maldonado,
cofundador de la ciudad de Tunja, erigida en el Nuevo Reino de Granada.
69
Tanto de este persona así cómo de su mujer doña Jacobina Lobo Guerrero, hay amplias referencias en el
expediente, ya estudiado, del arzobispo Lobo Guerrero.
68
50
Rodrigo Morales Aguilera
Jacobina Lobo Guerrero, mi mujer, está indispuesta y no puede parecer ante V. S. suplico a V. S.
mande que se cometa el cotejar sus señas al presente escribano. Pido Justicia y para ello, etc.
Otro sí, digo que las dichas criadas que he de llevar para mi servicio están en compañía de la
dicha doña Jacobina, mi mujer, por estar enferma. Suplico a Vª. Sª se cometa el cotejar sus señas de
las dichas criadas al presente escribano. Pido Justicia, etc.
Las señas que describe el escribano de Dª Jacobina son las siguientes: Será de edad de veinte años
poco más o menos, de mediana estatura y hermosa de rostro.
A continuación, aparece un escrito que contiene una serie de preguntas que han de
formularse a los testigos para la información de su linaje. Presentado ante las Justicias
de Écija por el escribano Pedro de León, en nombre don Enrique de Castrillo y Fajardo,
algunas de las cuales son las siguientes:
Digan cómo don Enrique es hijo legítimo de don Luis de Castrillo y Fajardo 70, familiar y
alguacil mayor de la Inquisición de la ciudad de Córdoba en esta Ciudad, su término y jurisdicción
y de Dª Ana de Mendoza y Godoy.
Item como es verdad que el dicho don Enrique, sus padres y abuelos y los demás sus ascendientes
todos han sido vecinos y originarios de esta ciudad de Écija y Ronda y en ellas han tenido y tienen
sus casas mayorazgos y haciendas y no en otra parte alguna.
Item, como es verdad que el dicho don Enrique, sus padres y ascendientes no son ni fueron
vecinos de Cáceres ni Trujillo ni han tenido ni tienen deudo o parentesco, ni amistad, trato ni
conversación con Fernando Pizarro ni con ninguno de los demás rebeldes que se levantaron en las
Indias ni tiene otro impedimento para pasar a las Indias del Mar Océano.
Tanto el Presidente como los Jueces Oficiales de la Casa de la Contratación ven
insuficientes las pruebas de limpieza aportadas por don Enrique lo que da lugar al siguiente
escrito del interesado que entre otras cosas dice:
Don Enrique de Castrillo y Fajardo digo que la información de mi limpieza se me ha puesto
por adición que no presento naturaleza, edad, ni señas; y en la información de doña Jacobina Lobo
Guerrero, mi mujer, que no proveía la edad, ni señas, ni constar ser casada lo cual como a V. SSª
consta y es notorio yo soy natural de la ciudad de Écija, donde nacieron yo y mis padres; y mi
persona es tan conocida en esta Ciudad como en la de Loja, que por eso se dejaron de poner las señas
y a V. SSª. ansí mismo es notorio que la dicha doña Jacobina es mi mujer y por comisión de V.Sª.
el presente escribano le cotejó sus señas y las puso por fe como consta de los autos; y el despacho
de la Flota está tan adelante como es notorio, que me había de embarcar hoy, por ir a verme con el
arzobispo de Lima, tío de la dicha mi mujer, que ha enviado por ella y no es justo que por la dicha
adición siendo tan notorio lo que aquí digo deje de despacharme y perder mi viaje.
A V. SSª. suplico mande, que sin embargo de las dichas adiciones se me dé mi despacho. Pido
Justicia etc. = Firmado Enrique de Castrillo y Fajardo.
El tal don Luis detentaba por aquél entonces los señoríos sobre las villas de Cuevas del Becerro, Montejaque y
Benaoján. Sus descendientes en fechas posteriores, reciben de la Corona los títulos de Marqués de la Cueva del
Becerro y el Vizcondado de Benaoján.
70
51
Rondeños en América
A continuación, el día 22 de enero de 1614, en la villa de Teba, ante su corregidor el
Ldo. Fco. Solana de las Casas pareció presente el Ldo. Juan de Villafuente, en nombre de Dª
Jacobina Lobo Gurrero y presentó un poder, redactado en Sevilla ante el escribano Juan Luis
de Santamaría, a favor de don Francisco Francés Altamirano, don Diego Velarde Toro y de
Juan de Huarte vecinos de Cañete la Real para que por ella y en su nombre puedan probar
y averiguar, con información de testigos en las villas de Teba y Puebla de Almargen y otras
partes que les parecieren de cómo doña Jacobina es cristiana vieja y no es de las prohibidas
para pasar a las Indias etc.
La lista de preguntas para el interrogatorio de testigos, comprenden entre otras
cuestiones las siguientes:
Si conocen a la dicha Dª Jacobina y al Licenciado Martín Guerrero de Góngora 71 y a Dª. María
de Queto, su mujer, difuntos, vecinos que fueron de esta villa de Teba y moradores en la Puebla de
Almargen, de su jurisdicción.
Si conocieron al Ldo. Francisco Guerrero y a doña Catalina de Góngora, su legítima mujer,
vecinos que fueron de la ciudad de Ronda, ya difuntos, abuelos paternos de la referida.
Si conocieron a Bartolomé García y a doña Catalina de Cueto su legítima mujer, difuntos,
vecinos de la villa de Setenil, abuelos maternos de la susodicha.
JUAN RAMÓN SEDEÑO, Año 1615- 1619
C ontratación, 322, N. 1, R. 13
El 8 de noviembre de 1615 ante el Presidente, Jueces Oficiales de la Casa de la Contratación
de Sevilla se presentó el siguiente escrito:
El bachiller Juan López de Tolosa, digo que en el registro de la nao, maestre Nicolás de Landa
Verde, me vienen registrados y consignados mil y cien pesos de a ocho reales; los trescientos de
ellos, vienen por mi cuenta y riesgo; y los ochocientos, de a Isabel Méndez y Catalina Romana,
hermanas, que los han de haber por otros tantos que les mandó Manuel Cordero, albacea de Juan
Ramón Sedeño, herederas del susodicho, como parece por la dicha fe.
Y vista por los dichos Señores dijeron que se abran diligencias y que se publique en la villa
(sic) de Ronda 72.
A continuación aparece el siguiente escrito:
Yo, don Antonio López de Calatayud, Juez y Contador por S.M. en esta Casa de la Contratación
de las Yndias, de esta ciudad de Sevilla doy fe que en el registro del galeón nombrado Nª. Sª. del
Al igual que su padre, el licenciado Francisco Guerrero, su primogénito, el también licenciado Martín Guerrero
de Góngora desempeñó un alto cargo en la administración de los estados de Árdales, Teba y Cañete la Real,villas
todas ellas pertenecientes al duque de Alcalá, de ahí que éste rondeño, por las causas expuestas estuviese
avecindado en la puebla de Almargen centro geográfico de las ya citadas y en el desempeño de su cargo se
relacionó con diversas personalidades, entre ellas con don Luis de Castrillo y Fajardo, fruto de ellas fueron los
enlaces matrimoniales celebrados entre dos de las hijas del Sr. Martín Guerrero con el primogénito y segundón
de don Luis de Castrillo y Fajardo.
72
Las normas a seguir para comunicarle a los causahabientes la llegada de estas cantidades, una vez depositadas
en la Caja General de Casa de la Contratación con objeto de proceder a su entrega, están recogidas en la Recopilación
de las Leyes de Indias, Ley 3, título 14, libro 9.
71
52
Rodrigo Morales Aguilera
Rosario que éste ha venido de la provincia de Tierra Firme y Maestre de Plata 73, Nicolás de LandaVerde, en compañía de la Real Armada, a cargo del general don Lope Díez de Mendara y entre las
partidas del registro está una del tenor siguiente:
En la ciudad de Cartagena, a doce días del mes de julio de mil seiscientos quince, ante mí,
el escribano y testigos pareció presente Nicolás de Landa-Verde maestre susodicho otorgó haber
recibido de Francisco de Pasares, vecino de Tierra Firme, residente en esta Ciudad un cajón de
madera clavado e liado intitulado Al bachiller López de León, mil y cien pesos de a ocho reales de
que se da por entregado, sobre que renunció la ereción de leyes de la entrega e prueba de ella e se
obligó que llevándole Dios en salvamento a la ciudad de Sevilla las dará y entregará en ella al dicho
bachiller Juan López de León y en su ausencia a Francisco de Paula, vecino de Sevilla, para que
el que las recibiere, dé los seiscientos ducados de Castilla de los dichos Pesos a Isabel Méndez y a
Catalina Romana, e a otra su hermana, que por todas son tres vecinas de Ronda, que son e proceden
de que los envía Manuel Cordero, vecino de Cartagena de las Yndias, como albacea de Juan Román
Sedeño, por habérselos mandado a las sobredichas por cláusula de su testamento, debajo de que
murió, e la demás cantidad restante la ha de haber y entregar al bachiller Juan López de León, que
se los envía doña Gerónima de León, su madre e van por cuenta y riesgo de los arriba contenidos y
al Maestre a de haber de la lleva a razón del uno por ciento.
Para continuar con este expediente y siguiendo los trámites insertos en las ordenanzas
de la Casa de la Contratación, se dan los pregones en los sitios de mayor concurrencia de
público en Ronda. en este caso, Juan López, en función de su cargo lo pregona a altas voces
en las tres Parroquias de nuestra Ciudad, el domingo por la mañana al terminar la misa
mayor en las referidas, sin que aparezcan ni las herederas ni causahabientes de las mismas,
porque el difunto, que falleció en Nueva Zaragoza, llegó allí siendo un niño por lo que
debido al tiempo trascurrido es la causa de que se desconozcan en Ronda sus descendientes.
Este proceso concluye con la petición del bachiller Juan López de León para que se
entreguen a él los pesos de que eran adjudicatarias las tres hermanas rondeñas.
ÁGUEDA GIL JINETE, Año 1616
C ontratación, 5351, N. 34
Águeda Gil Jinete, mujer legítima de Simón de Acosta, vecina de la villa (sic)de Ronda, digo
que S. M. me ha concedido licencia para pasar a la Nueva España a hacer vida con el dicho mi
marido y que pueda llevar a Martín e Isabel, mis hijos, y un criado para mi servicio como costa de
esta certificación 74 qque presento de que se queda despachando cédula de S.M. en la forma ordinaria
y como el despacho de esta nota es tan adelante como es notorio.
A V.S. suplico que en virtud de la dicha certificación se me dé licencia y despacho para que
El Maestre de Plata era el depositario al que se le consignaban las cantidades que, procedentes del Nuevo Mundo
debía entregar en la Casa de la Contratación de Sevilla para que tras los trámites preceptivos se entregasen a las
personas a las que iban dirigidas. Tanto la fianza que debía depositar para ejercer este cargo,(25.000 ducados)
sus minutas por esta gestión (1%) de las cantidades consignadas y otras cuestiones inherentes a este oficio están
recogidas en la Recopilación de la Leyes de Indias, ley 3, título 24, libro 9.
74
La certificación, practicada en Ronda, con los testigos y pruebas pertinentes, ante el Alcalde Mayor de ella
el licenciado Juan Ramírez Escamilla prueba que está casada y velada, según orden de la Santa Madre Iglesia
con Simón de Acosta, y como tanto sus padres (difuntos) como ella fueron y somos cristianos viejos, limpios de
limpia casta y generación sin ninguna raza ni mácula de moros, judíos ni de otra mala secta de que no somos de
los prohibidos para poder pasar a las dichas Yndias.
73
53
Rondeños en América
podamos hacer nuestro viaje en la Flota que al presente partirá a Nueva España, con fianzas que
ofrezco de que en el término y con la pena que V.S. mandare, presentaré en esta Casa, dicha Cédula
Real, en conformidad de la dicha certificación y ante lo cual ofrezco por mi fiador a Gerónimo
Rodríguez Méndez, que es abonado y presento informaciones de nuestra hidalguía, conforme a las
ordenanzas de esta Casa. Pido Justicia.
La Casa de la Contratación de Sevilla le dice que le da un plazo de tres meses para que
presente ante su Presidente la Cédula Real de S. M. con pena de 50 ducados para la cámara de
S.M. y gastos de justicia de esta Casa, por mitad de que se ha de tomar cuenta el fiscal de S.M.
DIEGO NARANJO Y ROJAS, Año 1617
C ontratación, 5469, N. 1, R. 16
La documentación relativa a este paisano contiene una serie de datos, de cómo funcionaba
la Real Hacienda para estos casos concretos y que a continuación se transcriben:
Despacho de embarcación al Padre Diego Naranjo y Rojas, que va por Comisario General de
las Provincias del Perú 75, del Orden de San Francisco, con su secretario, escribiente y donado, en
los navíos que se están despachando a Buenos Aires.
Fray Francisco de Castro, Predicador Jubilado, Ex Custodio de esta Santa Provincia y Vicario,
Comisario General de Indias, Certifico que el contenido en la Cédula Real de S.M.,su fecha en
Madrid a treinta de diciembre de mil seiscientos dieciséis, es el Rdo. P. Fray Diego Naranjo y
Rojas Predicador Jubilado, Ex–Director y Comisario General del Reino del Perú, electo por S.M. y
por los Reverendos Padres, Vicario General de toda la Orden de N. P. San Francisco y Comisario
General de todas las Indias, es el mismo que señala S.M. en su Real Cédula, y es mediano de
cuerpo, color blanco y entrecano, hijo de esta Santa Provincia, natural de la ciudad de Ronda, de
edad de cincuenta y un años; y ha señalado por su secretario al Padre Fray Andrés de la Torre,
Predicador General, hijo de esta Santa Provincia y natural de Cádiz, de cincuenta y cuatro años,
grueso, calvo, entrecano y color sonrosado y por escribiente lleva al Padre Fray Miguel de Orta,
Sacerdote y Predicador, hijo de esta Provincia, natural de Ronda, de edad de cuarenta y seis años,
carirredondo, cerquillo algo crespo, ojos pequeños y lleva por compañero al Hermano Luis de San
Antonio, Donado, natural de Marchena, de veinte y seis años de edad, grueso, de buen cuerpo
y algo vizco. Y para que conste al señor Presidente y Señores Jueces Oficiales de la Real Casa
de la Contratación de la ciudad de Sevilla, doy la presente certificación en este convento de San
Francisco de la ciudad de Cádiz, en veintisiete días del mes de enero de mil seiscientos y diecisiete.
Fdo. Fray Francisco de Castro.
EL REY
Mis Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Contratación de la ciudad de Sevilla, YO os
mando que en los Navíos de Registro, del cargo de don Andrés Arnz. de Murgina, que próximamente
Éste nombre genérico de Provincias del Perú se extendía por un enorme territorio que iba desde el istmo de
Panamá hasta la Tierra de Fuego, por tanto abarcaba a las actuales naciones de Panamá, Colombia, Ecuador,
Bolivia, Paraguay, Chile, Argentina y Uruguay. La primera autoridad civil era el Virrey que residía en la ciudad
de los Reyes. Para la administración de la justicia, se crearon siete Audiencias, subordinadas todas ellas a la
principal de Lima, en las ciudades de Santa Fe de Bogotá, La Plata, Chile, Panamá, Buenos Aires y Cuzco. En lo
que respecta a la organización y administración eclesiástica existían, por esas fechas, dos arzobispados, con sedes
en Santa Fé de Bogotá y en Lima, que era el más principal.
75
54
Rodrigo Morales Aguilera
han de navegar al puerto de Buenos Aires, o en otros que se ofrezcan de Registro o Naviera que
salga a las Provincias del Perú, dejéis embarcar en ellas a Fray Diego Naranjo y Rojas, del Orden de
S. Francisco, que va por Comisario General de la referida Provincia, con dos sacerdotes religiosos
que van por secretario y escribiente y un Donado, sin les pedir información alguna 76, que así es mi
Voluntad. Fecha en Madrid, a treinta de diciembre de mil seiscientos dieciséis años. YO, EL REY.
Por mandato del Rey Nº Señor don Francisco de Castejón. Y al pie de dicha Real Cédula están tres
rubricas de firmas.
Fray Juan Lasso de la Vega, Lector de Prima y Guardián de este Convento de S. Francisco,
Casa Grande de Sevilla CERTIFICO: Que el Rvdo. Padre Fray Diego Naranjo Rojas, Comisario
General de todas las Provincias de San Francisco, en el Reino del Perú; y el Padre Fray Andrés
de la Torre, su secretario; el Padre Fray Miguel de Orta, su escribiente; y el Hermano Luis de
San Antonio, donado, que son los contenidos en la Cédula de S.M. llegaron a este Convento de
San Francisco, Casa Grande Sevilla, el día 12 de diciembre del año pasado de 1616 y que de aquí
pasaron al Convento de S. Francisco de la ciudad de Cádiz, donde están y han estado aguardando
la salida de los Navíos que hacen viaje a Buenos Aires. Y asimismo CERTIFICO que, dicho Rvdo.
Padre Fray y su escribiente, el Padre Fray Miguel de Orta, salieron del Convento de San Francisco,
de la ciudad de Ronda; y el Padre Fray Andrés de la Torre, su secretario, salió del Convento de
San Francisco de Écija: y el Hermano Luis, Donado, salió de este Convento de Sevilla. Y para que
conste al Sr. Presidente y Señores Jueces Oficiales de la Real Casa de la Contratación de Sevilla,
doy la presente certificación en este Convento de San Francisco, Casa Grande de Sevilla, en veinte
días del mes de febrero de 1617 años.Fdo. Fray Joan Lasso.
Pablo Ramírez de Aguilar, en nombre del Padre Fray Diego Naranjo de Rojas, [...] digo que
como parece de la Real Cédula, que en debida forma presento, S.M. (q. Dios Guarde) le concede al
dicho Comisario y a sus compañeros el que vayan a costa de su Real Hacienda 77, mandando que V.S.
certifique lo que importase su aviamiento, viático y entretenimiento, en la forma que se acostumbra.
Y respecto a que por V.S. se les ha dado ya despacho de embarcación a los referidos religiosos, en
virtud de otra Real Cédula que presentaron, para los Navíos que se están despachando para el
puerto de Buenos Aires, solo falta el que por la Contaduría Principal de esta Real Casa, se ajuste
y liquide, en virtud de la Real Cédula que ahora presento, lo que han de haber, el dicho Comisario
General y los otros sus compañeros por su aviamiento viático, entretenimiento, flete y pasaje, en
la conformidad que se ha hecho con otros Comisarios Generales y que solo se me dé despacho de lo
que esto importare para que se pague por la Oficina Real de Buenos Aires. Pido y suplico que así
lo provea y mande y se sirva de asignar hasta que así se haga. Pido Justicia. Fdo. Pablo Ramírez.
Por la Contaduría Principal de esta Real Casa se ajuste y liquide, lo que importare el Aviamiento
Viático y Entretenimiento, Flete y Pasaje de los religiosos que expresa la petición antecedente,
como por esta parte se pide y hecha, se les dé el despacho necesario y que se acostumbra, como en
otras ocasiones, para que por los Oficiales Reales de Buenos Aires paguen lo que por él constare
han de haber los dichos religiosos. Ante mí, Matheo Félix de Pineda.
Habiéndose hecho ajustamiento por esta Contaduría Principal de lo que ha de haber el Padre
Fray Diego Naranjo de Rojas, que va por Comisario de todas las Provincias del Orden del Sr. San
He subrayado adrede éste párrafo de la Real Cédula con el fin de resaltar el trato de favor, que tenían los
religiosos de no estar obligados a presentar su Información de Limpieza, orden que en este caso se hace extensiva
al Donado, que no está ordenado de sacerdote.
77
Todo lo relativo a las prerrogativas que disfrutaban los religiosos que pasaban a las Indias, tales como Viático,
Aviamiento, etc. están recogidas en la Recopilación de las Leyes de Indias contenidas en la Ley 6, título 14, libro 1º.
76
55
Rondeños en América
Francisco en el Perú, con su Secretario, un Escribiente y un Donado, todos cuatro a expensas de la Real
Hacienda, por su Aviamiento78 Viático79 y Entretenimiento, considerado éste hasta el día veinticuatro
del corriente, como S.S., por su Auto antecedente lo determina y también lo que les corresponde por su
flete y pasaje, en los Navíos, que se están despachando al puerto de Buenos Aires, Maestre don Martín
Ruíz de Benia, parece que importa las cantidades siguientes en esta forma:
Ochenta y ocho mil cuatrocientos catorce marevedíes de vellón, los sesenta y seis mil trescientos
y cuarenta y ocho mrs. que importa el Aviamiento, según lo expresa la Real Cédula, la que se
presenta, mil seiscientos sesenta y seis, por el Viático de las leguas que anduvieron, desde sus
Conventos, hasta llegar a esta Ciudad, contándoles ocho leguas al día y a siete reales de vellón en
cada uno y los veinte mil y cuatrocientos mrs. de vellón restantes, por el Entretenimiento 80, a dos
reales de dicha moneda, a cada religioso, al día, desde en que llegaron hasta el 24 de éste inclusive.
Que todas las tres partidas componen los expresados ochenta y ocho mil cuatrocientos catorce mrs.
de vellón, que reducidos a de plata antigua hacen cuarenta y siete mil ciento cincuenta y seis, cuya
cantidad se ha de librar al dicho Padre Fray Diego Naranjo o a quién su poder hubiere y también
ciento sesenta y seis mil quinientos mrs de plata antigua, por la misma razón que se ejecutó con
los PP. de la Compañía de Jesús, que esta ocasión van a las Misiones del Paraguay e Indios Mojos,
como más por menor se expresa en el Despacho que se les dio.
Sevilla veinte de febrero de mil seiscientos diecisiete.
FERNANDO PERDIGÓN, Año 1617
C ontratación, 5355, N. 45
Fernando Perdigón, vecino de la ciudad de Antequera, digo que como consta de esta certificación
que presento de Juan Fernández Madrigal, Oficial Mayor de la Secretaría de Gracia de La Nueva
España, S. M. me ha concedido licencia para que pueda pasar a Nueva España, con doña Isabel de
Castro, mi mujer, y que pueda llevar a Juan de Martos, de que se queda despachando Cédula de
S.M. en la forma ordinaria, que se ha enviado a firmar y porque el despacho de la Flota está muy
adelantado.
A V.S. suplico mande, que en virtud de la dicha certificación se nos despache nuestra licencia
para hacer el dicho viaje, con fianzas que ofrezco, que en término y con la pena que V.S. mande
presentaré la dicha Real Cédula, para lo cual ofrezco por mi fiador a Andrés Romero, mercader de
mercería, de la Collación de San Salvador de esta ciudad, que es abonado, y presento las informaciones
de nuestras limpiezas. Pido Justicia.
Se entresaca de este voluminoso legajo, que consta de 116 págs. escritas por ambas caras
de cómo Fernando Perdigón (pág.24) y Juan de Martos (pág.67) son natrales de Antequera
siendo solo su mujer, doña Ana de Castro (pág. 15) natural de Ronda.
Es la dieta señalada por la Hacienda Real para estos casos, que tenían que percibir estos religiosos, desde
que salían de sus respectivos conventos hasta su arribo a la Casa Grande de Sevilla y ultimados los trámites
administrativos en la Casa de la Contratación las devengadas hasta su llegada a la ciudad de Cádiz.
79
Era el camino que tenían que recorrer diariamente, con etapas agotadoras de casi 63´5 Km.,( 1 legua equivale
a 6´687 Km.) desde la salida de sus respectivos conventos hasta el puerto de embarque. Presumo que en el
montante que recibían por este concepto debían de estar incluidos los sueldos de los arrieros que con semovientes
transportaban a los interesados así como a su equipaje
80
Son los gastos de alojamiento en los conventos de Sevilla y Cádiz desde que llegan a ellos hasta que embarcan
rumbo a Buenos Aires.
78
56
Rodrigo Morales Aguilera
JUAN LOZANO, Año 1621
C ontratación, 5378, N. 50
Pedro de Echegaray, en nombre de Juan Lozano, y en virtud de su poder, vecino de la ciudad
de Ronda, digo que S. M. ha concedido y da licencia al dicho Juan Lozano para que pueda pasar a
las provincias del Perú y llevar a María de Ortega, su mujer legítima y ansí mismo para llevar a
Ana, niña de tres años, contenidos en la información que presentó y de ello consta y parece por esta
información que presento de Sebastián de la Vega Oficial Mayor de la Secretaría de Cámara de las
provincias del Perú, y por ser los susodichos vecinos y naturales de la ciudad de Ronda, y de allí
se han de ir a la ciudad de Sanlúcar para embarcarse y hacer su viaje.
JUAN FRANCÉS DE VALDENEBROS, Año 1622
C ontratación, 347, N. 1, R. 5
En Sevilla, en la Casa de la Contratación de las Indias, en treinta y uno de marzo de 1621 años,
ante los Sres. Presidente y Oidores de S. M. en la Real Audiencia de esta Casa se leyó esta petición:
Gabriel Pérez Rabadán, en nombre de doña Catalina Francés de Nebros, viuda, vecina de esta
ciudad de Ronda, hermana y heredera con beneficio de inventario, de Juan Francés difunto en
Indias digo que en el registro de Francisco de Mandirxanan, Maestre de Plata de la capitana de los
galeones, que el año pasado vinieron de las Indias, vino un pedazo de oro de quince quilates y un
grano que pesa ciento y doce pesos y siete tomines de la misma ley que la de a veinte, que en total
hacen ciento nueve pesos cinco tomines y seis granos, para entregar a la dicha mi parte, que se los
remesa Fernando Alonso Bellorado, para que los haya como hermana y heredera del dicho difunto,
por ser dichos bienes, como consta de esta fe de registro que presento por lo cual la dicha mi parte
ha de haber y cobrar la dicha partida y yo en su nombre por pertenecerle por la razón dicha y venir
por su cuenta y riesgo.
Por tanto a V.S. pido y suplico haya por presentado el dicho poder y fe de registro, y mande
que la dicha partida de oro se meta en las arcas de Bienes Difuntos de esta Casa y de ella se
adjudique y entregue a la dicha mi parte, como hermana y heredera de dicho difunto y a mí, en su
nombre, por ser Justicia que pido y que se le despache carta de audiencia conforme a las Ordenanzas
de esta Casa.
En la página siguiente aparece otro escrito que pone de manifiesto el control que la
Corona ejercía sobre los Bienes de Difuntos para que estos llegasen a sus causahabientes y
que dice así:
Yo, don Antonio López de Calatayud, Juez y Contador por S.M. en esta Casa de la Contratación
de las Yndias doy fe que en libro de Bienes de Difuntos de cargo del Sr. don Gaspar de Monteser,
tesorero de esta dicha Casa que se comienza en 15 de Enero de este año pasado de 1621 está en el
dicho libro una partida del thenor siguiente:
Juan Francisco de Valdenebros, difunto, ha de haber en diecinueve de mayo de mil seiscientos
veinte y un años cuarenta y tres mil doscientos cinco maravedíes, que valió una partida de oro
que entregó Francisco de Mandojana que las truxo registrada el año de mil seiscientos veinte, por
cuenta del dicho difunto.
57
Rondeños en América
Debe cuatrocientos seis maravedíes por el flete de la partida de enfrente a uno por ciento, que
se pasan a cuenta de Francisco de Mandojana.
En testimonio de lo cual, a pedimento de Pedro Cid Cárdenas, di la presente que es hecha en
Sevilla a diez de febrero de mil seiscientos veinte y un años.
BARTOLOMÉ DE LUNA, Año 1624
C ontratación, 5580, N. 48
En Sevilla, en la Casa de la Contratación de las Indias, a treinta días del mes octubre de 1624,
ante los Sres. Presidente, e Jueces e Oficiales del Rey Nº Sr. de la dicha Casa presenta esta petición
doña Ana de Luna.
Doña Ana de Luna, viuda, digo que Bartolomé de Luna, hijo de Bartolomé de Luna y de Marina
Pérez Vicente, mis padres, y del dicho mi hermano, el cual fue como soldado en la Nao Capitana que
fue a la provincia de Honduras por cabo y capitán de ella don Thomas de Billavista, el cual dicho
mi hermano llegando a la Barra de Sanlúcar murió a causa de la enfermedad que tenía y lo echaron
a la mar, pero antes de morir dijo que me dejaba por su heredera universal de todo cuanto traía y
le debían, hallándose presentes a lo susodicho muchos soldados, marineros y oficiales de la dicha
nao Capitana; y como tal hermana y heredera me compete de haber su sueldo como soldado como
otros cualquier bienes y hacienda que el susodicho truxo así como cualquier deudas que le debieren.
A V. S. pido y suplico mande que se reciba información de cómo el dicho Bartolomé de luna es
mi hermano.
LORENZO GONZÁLEZ HIDALGO, Año 1626
C ontratación, 954, N. 27
Bartolomé González, en nombre de doña María Franco, viuda, mujer que fue de Lorenzo
González, difunto. Digo que como consta de esta Fe de Registros que presento en la capitana de
Nueva España viene un cajón con mil y trescientos pesos para entregar al dicho Lorenzo González
y, en su ausencia a la dicha mi parte, cuyos son y por cuya cuenta y riesgo vienen y porque con la
muerte del dicho Lorenzo González ha llegado el caso de la consignación de mi parte.
A V.S. pido y suplico de recibir información que ofrezco de la muerte del dicho Lorenzo
González, constando de ella su entrego a la dicha mi parte del dicho cajón y que pueda satisfacer
los registros y dar carta de pago.
Que la dicha doña María Franco dé información de la muerte del dicho Lorenzo González y
hecho se traiga para proveer justicia proveído por los Sres. Presidente, Jueces Oficiales de S. M. de
la Casa de la Contratación de las Indias de esta ciudad de Sevilla.
En la casa de la Contratación de las Indias, a seis de febrero de 1626 años, Bartolomé González,
procurador de esta casa, en nombre de doña María Franco, viuda de Lorenzo González Hidalgo,
vecina de la ciudad de Ronda, para la información que le está mandada recibir, presentó por testigo
a Álvaro de Quiñones, ayudante de Maestre de Plata de Pedro Lorenzo, Maestre de Plata de la nao
Capitana de la flota que el año pasado de seiscientos veinte y cinco vino de la Nueva España a cargo
del general don Gabriel de Chávez, vecino de esta ciudad, del cual se recibió juramento en forma
58
Rodrigo Morales Aguilera
de derecho y prometió decir la verdad. Preguntado por la información de esta parte dijo este testigo
que conoció a Lorenzo González Hidalgo de vista y habla de mucho tiempo a esta parte, al cual trató
en la Nueva España, y sabe y vio que el susodicho se embarcó en la dicha Capitana para venir en
ella a estos Reinos donde vamos, y en ella le trató y vio que caía malo en ella de una enfermedad
de que murió naturalmente, porque este testigo lo vio muerto y echar a la mar y esto es público y
notorio y la verdad so cargo del dicho juramento y lo firmó y que es de más de cuarenta años.
En este mismo día se recibió declaración, siguiendo el protocolo de rigor al testigo llamado
Alonso de Piña y como pasajero de la nao capitana diciendo, casi al pie de la letra, lo ya manifestado
por su predecesor.
A continuación aparece otro escrito que a la letra dice así:
En Sevilla en la Casa de la Contratación de las Indias a seis de febrero de 1626 años los Sres.
Presidemte, Jueces y Oficiales de S.M. de esta Casa habiendo visto estos autos y lo pedido en
ellos por Bartolomé González, en nombre de doña María Franco, viuda, mujer que fue de Lorenzo
González y la fe de Registro presentada, por la cual parece que en el Registro de Pedro Lorenzo de
Andrade viene una partida de mil y trescientos pesos, para entregar a Lorenzo González y ausente
a doña María Franco, su mujer, y la información por ella dada en que consta que el dicho Lorenzo
González murió en la nao capitana de la flota general don Gabriel de Chávez dijeron que mandaban
y mandaron que la dicha partida de 1300 pesos se den y entreguen a la dicha doña María Franco,
viuda del susodicho y por ella y en su nombre al licenciado Juan Moreno de Quadros, beneficiado y
cura de la Iglesia de San Pedro de la ciudad de Ronda 81, en virtud del poder que de ella tiene, el cual
los reciba y cobre y satisfaga en el Registro la partida que de ellos se debieren Y ansi lo mandaron.
DIEGO BUENO, Año 1628
C ontratación, 5402, N. 62
Este expediente comienza así:
El Maestro fray Diego de Alvarado del horden de Nrª Señora de la Merced, Redención de
Cautivos, digo que como consta de la licencia, que presento, S.M. me la da para pasar a las provincias
de Nueva España, donde voy nombrado por Vicario General y para llevar en mi compañía a dos
religiosos de mi Orden y un criado. Nombro por mis compañeros al Padre fray Miguel de Alvarado
y al Padre fray Antonio de los Arcos. A V.S. pido y suplico se nos dé el recaudo necesario para
nuestra embarcación y despacho.
En la ciudad de Ronda, a veinte y cuatro días del mes de junio de 1628, ante el Sr. Doctor
Pedro Rodríguez Marín, Alcalde Mayor de esta Ciudad, por S.M. e por ante mí, Feliciano de Orta,
escribano del Rey Nuestro Señor e público del nº de esta Ciudad, paresció presente Álvaro Pérez de
Silva, vecino de esta Ciudad e presentó la petición siguiente:
Álvaro Pérez de Silva, vecino y natural de esta ciudad de Ronda, hijo legítimo y natural que
soy de Juan Pérez de Silva y de Beatriz Serrano, mis padres, vecinos de la dicha Ciudad parezco
Al parecer, el pendolista al escribir este documento ha debido de confundirse, ya que en Ronda no ha existido
esta iglesia como tal, sino el Convento de San Pedro Mártir en el que ejercían las funciones propias de su ministerio
los frailes de la Orden de Santo Domingo. La causa de este lapsus creo que se debe a que doña María se traslada
a Sevilla para otorgar un poder a favor del licenciado Juan Moreno de Quadros, presbítero, beneficiado y cura de
la Iglesia de San Pedro y a Bartolomé González, Procurador de la casa de la Contratación.
81
59
Rondeños en América
ante V. M. y digo que a mi derecho convine probar y averiguar y que conste por información de
testigos en cómo soy hijo legítimo de los dichos mis padres y nieto, por parte de padre, de Joan Pérez
de Silva e Leonor Rodríguez y, por parte de madre, de Alonso Pérez Mon y Elvira Sánchez Serrano,
todos vecinos y naturales de la dicha Ciudad.
Una vez concluida la confesión de los testigos presentados a parece el siguiente escrito,
con lo que se finaliza este expediente.
El Maestro fray Diego Bueno, de la orden de Nª Srª de la Merced, digo que como a V.M.
consta, yo voy a las provincias de Nueva España, por Vivario General y tengo licencia de S.M. para
llevar un criado. Nombro por tal a Álvaro Pérez de Silva.
Suplico a V.M. me haga merced de que se le den los recaudos necesarios para su viaje.
Otro si hago presentación de la información de su limpieza. Firmado: Maestro fray Diego Bueno.
FELIPA SERRANO, Año 1628
C ontratación, 5403, N. 52
La primera página de este expediente comienza así:
Doña Felipa Serrano digo, que yo tengo licencia de S.M. como consta de la que presento, para
pasar a la provincia de Guatemala, para hacer vida con mi marido a V.S. pido y suplico me haga
merced de mandar se me den los despachos necesarios para hacer mi viaje. Otro sí, digo que yo
tengo licencia de S.M. para llevar un criado para mi servicio. A V.S. me haga merced, atento a
que soy mujer, a quien no es justo asista un criado, de darme licencia para conmutar este en una
criada y nombrar por tal a Beatriz de Asenjo y a la dicha se le den los papeles necesarios y hago
presentación de las informaciones de nuestras limpiezas ----------(ilegible) el cotejar las señas de
la dicha doña Felipa.
De la lectura de las páginas siguientes se desprenden los siguientes datos:
Que el nombre y apellidos de la susodicha era Felipa Serrano de Santiago, que era de edad de
treinta años, que su marido se llamaba Rodrigo Álvarez, ambos naturales de Ronda así cómo su
criada, que se llamaba Beatriz de Asenjo.
JUAN RAMÓN SEDEÑO Y ANA DE INZAURRAGA, Año 1628
C ontratación, 527, N. 1, R. 4
Aunque ya se ha tratado de este paisano en expedientes anteriores, hago la observación
de que a veces, en sus expedientes, se menciona como JUAN ROMÁN SEDEÑO, voy a
ampliarlo, ya que varios años después de su óbito aparece el de su esposa ANA DE
INZAURRAGA, en el que se insertan más datos del fallecido así de cómo estaba organizada
por la Corona todo lo concerniente a la entrega de los herederos de los dineros que venían
de las Indias, por lo que trascribo a algunos documentos de este expediente, los cuales son
del tenor siguiente:
(A) Testimonio de los bienes tocantes a Juan Román Sedeño y a Ana de Ynzaurraga, su mujer,
60
Rodrigo Morales Aguilera
y Salvador Domínguez, Presbítero, su albacea, heredero y patrón de la capellanía que mandan
fundar los susodichos, que se envíen con los dichos bienes de esta ciudad de Santa Fe, del Nuevo
Reino de Granada de las Indias por mandato del Sr. Doctor Lesmes de Espinosa Sanabria del
Consejo de S.M. y Oidor más antiguo de esta Real Audiencia y que hace oficio de Presidente en ella
y Juez General de Bienes de Difuntos en este dicho Nuevo Reino. Año de 1628.
(B) En la ciudad de Santa Fe, a 6 de junio de 1628, el Sr. Lesmes de Espinosa, habiendo visto
la petición presentada en este juzgado y testimonio por Juan Bautista Sedeño sacristán de la
Iglesia catedral de esta ciudad, sobre la capellanía que Juan Román Sedeño y Ana de Ynsaurraga,
su mujer, vecinos de Nueva Zaragoza, sus tíos otorgaron en su favor y lo pedido por él en que
el día que la presentó iban los bienes de ella en aumento y no en disminución de que se ofreció a
dar información. Y vista, asimismo la donación que hicieron sus tíos a su favor de mil pesos de
oro de veinte y dos quilates y medio para que se impusiesen en la dicha capellanía en la ciudad
de Ronda con las calidades y condiciones que en la escritura de donación se contienen en favor
del dicho Juan Bautista Sedeño y, asimismo el testamento bajo cuya disposición murió la dicha
Ana de Ynzaurraga por el cual y cláusula de él aprueba y ratifica la dicha donación, y agrega a la
dicha capellanía de sus bienes otros quinientos pesos de oro de veinte quilates y que se impongan,
como dicho es, en la ciudad de Ronda, por haber muerto, hace años, el dicho su marido y en él hace
cláusula en que manda 300 pesos a la sobrina de Salvador Domínguez, presbítero, a quien deja por
su albacea y heredero para que imponga en la parte y lugar que le pareciere otros mil pesos de oro
de veintidós quilates para otra capellanía y declara no tener herederos forzosos.
Y visto el testamento y codicilo que hizo el referido Salvador Domínguez se constata que
el presbítero no cumplió la voluntad del dicho Román Sedeño y de la dicha difunta, mas de tan
solamente en las mandas particulares que hace la dicha doña Ana de Ynzaurraga de misas y mandas
a cofradías e iglesias de estos Reinos, y por las cláusulas de su testamento declara que la dicha su
sobrina es muerta y que los dichos trescientos pesos es su voluntad que se agreguen a los mil de
veinte quilates de la segunda capellanía que manda imponer la dicha doña Ana de Ynzaurraga de
sus bienes por no tener herederos, con cargo de decir una misa más cada semana y cumpliendo con
él, ordena y manda por cláusula de su testamento que se imponga la dicha capellanía en la ciudad
de Córdoba en el convento de la Madre de Dios de los Remedios, convento de frayles terceros de San
Francisco. Y para que se cumpliese lo contenido en los dichos testamentos y donación, el Defensor
de los Bienes de Difuntos en ese Reino, pidió en el Juzgado se despachase persona para la cobranza
de los bienes de doña Ana de Ynzaurraga y Salvador Domínguez y se despachó al licenciado Pedro
Fuerte de la Plaza, el cual en razón de la dicha cobranza hizo las diligencias que constan en los
autos y venido que fue puso en la Caja General de Bienes de Difuntos de esta Corte un mil y
trescientos y ochenta y siete pesos, seis tomines y diez granos de oro de veinte quilates, los cuales
el dicho Defensor pidió que se despachasen y enviasen a la Casa de la Contratación de las Indias de
la ciudad de Sevilla, para que desde Ella lo hubiese la persona que fuese legítima y cumpliese con
la voluntad de los dichos difuntos. Así mismo pidió se le tomase cuenta de las dichas diligencias y
cobranzas y se le hicieron y vistos los demás autos y diligencias dijo que mandaba y mandó que de
la dicha Caja de Bienes de Difuntos se sacasen los dichos pesos y se entreguen con cuenta y razón
a Juan de Sologuien contador de la Hacienda Real de S.M. a quien le cupo el turno este presente
año de llevar el oro de S.M. y de Bienes de Difuntos a la ciudad de Cartagena, el cual registre la
dicha cantidad en capitana o almiranta de los galeones de la Carrera de las Indias, que vienen en
esta ocasión, para que lo lleven a la dicha Casa de la Contratación y el registro que hiciere de la
61
Rondeños en América
dicha cantidad lo traiga a este Juzgado para que conste en él, cómo se llevó a España y así mismo se
le dé testimonio autorizado, en manera que haga fe de las donaciones que hicieron el dicho Román
Sedeño y la dicha Ana de Ynzaurraga, su mujer, al dicho Juan Bautista Sedeño, su sobrino, así
como los testamentos de doña Ana de Ynzaurraga y de Salvador Domínguez, con la información
que hizo en este Juzgado el dicho Juan Bautista Sedeño y los demás autos en relación, y se tase por
el tasador de la Real Audiencia los derechos que se debieren al presente escribano del testimonio
y demás autos, y se le paguen de la dicha cantidad. Y así lo mandó y firmó el Doctor Lesmes de
Espinosa Sarabia. Ante mí, Melchor de Carranza.
FRANCISCO FERNÁNDEZ CORBACHO (B ienes
CONTRATACIÓN 539B, N. 14
de
D ifuntos), Año 1635
Juan de Briones, en nombre de Juan Rodríguez Árdales y Juana García de Rivera, e Isabel de
Rivera, sobrinos y herederos de Francisco Fernández Corbacho, digo que como aparece por esta fe
de la Contaduría de esta Casa han venido y están en ella dos mil pesos de a ocho por bienes del
dicho difunto. Los cuales han de haber mis partes como herederos del dicho difunto y haberlo así
dispuesto en su testamento y para pedir en forma lo que convenga en el derecho de mis partes.
A V.S. pido y suplico que en la Contaduría de esta Casa se entreguen al presente escribano
todos los papeles tocantes al dicho difunto y hecho todo se me entreguen para verlo con mi letrado
y pedir lo que al derecho de mis partes convenga y que este escrito se remita a la sala de Justicia de
esta Casa. Pido Justicia.
Otro sí, suplico al Presidente, que el presente escribano me dé carta de diligencias en la forma
(papel roto) para que se lean y publiquen la naturaleza del dicho difunto. Pido Justicia.
Don Diego de Villegas, Juez y Notificador perpetuo por S.M. de la Casa de la Contratación de
las Yndias de la ciudad de Sevilla doy fe que entre las escrituras y papeles que están en mi poder
en la Contaduría de esta dicha Casa está una carta-cuenta remitida por el Juez Mayor de Bienes de
Difuntos de la Provincia del Perú, con cierta partida de barras (de plata) y reales que se truxeron
en la Armada que don Antonio de Oquendo que vino de Tierra Firme, por junio pasado de este
presente año de 1635 en la cual hay una partida del tenor siguiente:
Francisco Fernández Corbacho, murió en la ciudad de los Reyes por el año pasado de seiscientos
diez, natural de la ciudad de Ronda, van por sus bines en esta Armada dos mil pesos de a ocho,
caudales que pertenecen a Miguel Rodríguez Árdales y a Juana García de Rivera y a Isabel de
Rivera, sus sobrinos, y a Blas Martín Méndez que residen en la dicha ciudad de Ronda y de la de
Marbella y a sus herederos.
Y para que de ello conste, de pedimento de Alonso de Mercado, di la presente en Sevilla, a
cinco de octubre de mil y seiscientos y treinta y cinco años.
CRISTÓBAL DE CÁRDENAS, Año 1636
C ontratación, 386 A, N. 1, R. 6
Bartolomé de Contreras, vecino de esta ciudad, como marido y conjunta persona de doña María
de Cárdenas y Rivera, mi mujer, y en virtud de su poder que presento, hija legítima y heredera,
con beneficio de inventario, de Xpbal. de Cárdenas, difunto en Indias y de doña Catalina de Rivera,
su primera mujer e yo el licenciado Diego Giménez, presbítero vecino de esta ciudad en nombre
62
Rodrigo Morales Aguilera
de doña Clemencia Calderón, segunda mujer que fue del referido Xpbal. de Cárdenas decimos que
como consta de estas dos fes de la Contaduría, que presentamos, por bines del referido difunto, han
venido y están en las arcas d Bienes Difuntos de ellos a la del Tesoro de esta Casa dos partidas,
la una de doscientos y veintinueve pesos y la otra de cuatrocientos treinta pesos que ambas hacen
seiscientos cincuenta y nueve pesos los cuales V.S. se ha de servir de adjudicar. Es a saber: a mí el
dicho licenciado cien pesos libres de fletes, de testamentaría y costas en virtud de la escritura de
transación y concierto que presento en la que está inserto el poder que me dio la dicha mi parte y
a mí el dicho Bartolomé de Contreras el resto cumplimiento de los dichos seiscientos cincuenta y
nueve pesos menos costas, fletes por pertenecerle como a tal hija legítima y heredera de la dicha su
madre, por el derecho de la dote que llevó a poder del dicho Xpbal. de Cárdenas, que pertenece a la
dicha mi mujer en que está amparada y manda pagar en primer lugar por la justicia ordinaria de
esta Ciudad.
ANTONIO DE SALAZAR (BIENES DIFUNTOS), Año 1642
C ontratación, 407 A, N. 1, R. 2.
Manuel de Robles, en nombre de Inés Gómez Tenorio, viuda, mujer que fue de Francisco
Morales, difunto, y en nombre de Francisco de Salazar, hermano de la dicha, vecinos ambos de la
ciudad de Ronda = Digo que como consta por esta fe de esta Contaduría, que presento, por bienes
de Antonio Salazar, difunto en Indias, se truxeron de ellas, en este presente año, en la Armada
general Francisco Díaz Pimienta dos mil ciento cincuenta y tres pesos y cuatro reales de a ocho,
los cuales pertenecen a los dichos mis partes, como a hijos legítimos de Antonio de Salazar, hijo del
difunto, como consta de esta información de legitimación que así mismo presento.
Por tanto A V. S. pido y suplico adjudique a los dichos mis partes, la dicha partida que vino
de la Indias, por bienes del dicho su abuelo y que la pueda recibir y cobrar el dicho Francisco de
Salazar por sí y en nombre de la dicha su hermana, otorgar carta de pago y satisfacer el Registro en
virtud del poder que de ella tiene, el cual ansi mismo presento. Por lo cual, los autos que estuviesen
en la dicha Contaduría se entreguen al presente escribano y todos a él relativos.
Pido Justicia y que se me despache carta de diligencias.
FRAY JUAN DE BUSTOS, A ño 1660
G uatemala, 44B, N.
Como quiera que Moreti, en su Historia de Ronda, págs. 849-850 se refiere a este personaje,
en la que dice que perteneció a la orden de San Juan y después obispo de Nicaragua, hago
las pertinentes indagaciones en el Archivo digitalizado de Indias, y en la referencia del
membrete aparece una carta que dicho fraile dirige a S.M. en la que solicita que tras la
muerte de Don Andrés Arías Maldonado, Capitán General y Gobernador de la provincia de
Costa Rica, se le confirme a su hijo Rodrigo en este puesto, ya que en la actualidad lo ejerce
provisionalmente. Era hermano de García Arias Maldonado.
Según se desprende de la lectura del escrito citado, Fray Juan de Bustos pertenecía a
la orden de San Francisco en 1660, de la que era Ministro Provincial de las provincias de
Nicaragua y Costa Rica, de lo que se deduce que por estas fechas aún no era obispo de
Nicaragua.
63
Rondeños en América
GASPAR DE COCA, Año 1660
C ontratación, 555, N. 1, R. 1
Antonio Clemente Matera, en nombre de don Francisco Muía, como marido y conjunta persona
de Dª. María de Biedma y Coca, hija y heredera de Gaspar de Coca, difunto en Indias; Digo que por
bienes del susodicho, han venido y están en la Sala del Tesoro de esta Casa trescientos y cincuenta
pesos, los cuales tocan y pertenecen a las dichas mis partes y para pedir la adjudicación en forma
de la dicha partida.
A V. S. pido y suplico mande que en la Contaduría de esta Casa entreguen al presente escribano
los papeles que hubieren venido del dicho difunto, y que se despache carta de la naturaleza del
referido y que se lea y publique en conformidad con las ordenanzas de este Consejo.
Don Fernando de Villegas, Caballero de la Orden de Santiago, Contador Mayor, Juez Oficial
Perpetuo por S.M. de la Casa de la Contratación de las Indias de esta Ciudad Certifico: que en
una carta-cuenta firmada de Don Melchor Dononte, Juez General de Bienes Difuntos del Juzgado
de esta ciudad de Los Reyes, su fecha en ella a catorce de octubre del año pasado de 1654, que en
otra ocasión de Armada de cargo del Sr. general Marqués de Villa-Viña que tomó puerto en la
villa de Santander, remitió por duplicado de la dicha carta-cuenta ambos tocantes a los difuntos en
ella contenidos, por haberse perdido los que se enviaban en la Armada; del cargo del Sr. General
Marqués de Monte-Alegre está en la dicha carta-cuenta una partida del tenor siguiente:
Gaspar de Coca, natural de la ciudad de Ronda, murió en esta de Los Reyes, con testamento,
en el cual nombró por sus herederos a sus hijos del primero y segundo matrimonio declarados, en
los que algunos de ellos residen en esta dicha ciudad y otros en Málaga, de los Reinos de España.
Van por cuenta en esta ocasión e Armada trescientos y cincuenta pesos para que se entreguen por
iguales partes a Gaspar de Coca y Manuel de Cabrera, dos de los dichos herederos del segundo
matrimonio que residen en la dicha ciudad de Málaga, en conformidad de la partición de los bienes
del dicho difunto hecha entre todos los herederos de que se remite un testimonio de los demás autos
necesarios para el barrio de La Plata.
Y para que así conste doy la presente, de pedimento de los herederos del dicho difunto. Sevilla,
veintiuno de mayo de mil seiscientos e sesenta años.
MARCOS RINCÓN, Año 1682
C ontratación, 5782, N 16
C ontratación, 5782, N. 71 (examen
de piloto )
De este individuo en el Archivo de Indias hay dos expedientes, el 1º consta de 4 páginas
(dos de ellas en blanco) que es el que transcribimos a continuación y el 2º, más extenso, trata
de su examen como piloto.
En el 1º de ellos, en su 1ª página aparece el siguiente escrito:
Martín de Subisar, maestre del navío nombrado Nª Srª de la Asunción y Ánimas que va de
Registro a Nueva España. Digo que yo he hecho muchas diligencias buscando piloto examinado que
vaya de acompañado de piloto en dicho mi navío y no le he hallado, por cuya causa me he convenido
con Marcos Rincón, marinero práctico que ha hecho otros viajes para que vaya en dicho mi navío
este viaje. Por lo cual, A V. Señoría pido y suplico se sirva mandar que cualquier piloto examinado
64
Rodrigo Morales Aguilera
lo examine y siendo a propósito lo apruebe para el dicho efecto que recibiré Merced. Con Justicia
que pido. Fdo. Martín de Subizar.
El referido documento concluye así:
AUTO: En la ciudad de Cádiz, en dos días del mes de julio de mil seiscientos y setenta y
ocho años, los Sres. don Juan Jiménez de Montalvo y Sarabia don Francisco Lorenzo de San Julián
del Consejo de S.M. Presidente y Juez en la Real Audiencia de la Casa de la Contratación de las
Indias, de la ciudad de Sevilla que en esta asisten al despacho de los presentes galeones y flota de
Tierra Firme y Nueva España, habiendo visto lo pedido por Martín de Subizar y la certificación
dada por el capitán Gaspar de los Reyes Palacios dijeron que aprobaban y aprobaron a Marcos
Rincón para que vaya ejerciendo de acompañado de piloto en dicho navío este viaje y mandaron
se le dé testimonio para que en su virtud se le siente la plaza en el registro de dicho navío y así lo
proveyeron. Ante mí, Juan García, Escribano público..
En la página 3ª del indicado 2º expediente aparece el siguiente escrito:
Yo el Maestro Nicolás Martínez Galindo, cura de la iglesia parroquial del Espíritu Santo
de esta Ciudad, hago fe, que en uno de los libros, donde se escriben los nombres de los que se
bautizaron en dicha Iglesia de la ciudad de Ronda, está una partida como se sigue.
En la ciudad de Ronda a primero día del mes de abril de mil y seisientos y cuarenta y cuatro
años, yo el Licenciado don Pedro Guerrero y García, cura de esta aparroquia del Espíritu Santo
bapticé en ella a Marcos, hijo de Joan Rincón y de Gregoria Muñoz, su mujer, fueron sus padrinos
el Licenciado Francisco Muñoz Lainez, clérigo subdiácono y Juliana Ponce, su prima, a quién
constan sus obligaciones. Lzdo. Don Pedro Guerrero y García.= Concuerda con su original a que
me refiero y para que conste, de pedimento del dicho Marcos Rincón, di la presente en Ronda a siete
días de febrero de mil seiscientos y setenta y un años y en fe de lo cual lo firmé. Firmado Maestro
Nicolás Martínez Galindo.
Nos, los escribanos públicos del Número de ésta ciudad de Ronda, que aquí firmamos,
certificamos y damos fe, que el Maestro Nicolás Martínez Galindo, de quién parece va escrita
y firmada la certificación de arriba, es Cura de la Iglesia Parroquial del Espírito Santo de esta
Ciudad y como tal administra los Santos Sacramentos y usa el dicho oficio en todo lo a él tocante y
para que de ello conste, de pedimento de Marcos Rincón, vecino de ésta ciudad de Ronda, dimos el
presente en Ella en siete días del mes de febrero de mil seiscientos setenta y un años.
En el año de 1682 aparece el otro documento cuyo tenor es el que sigue:
Marcos Rincón, vecino y natural de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda, parezco ante V. Merced
y digo que yo pretendo de examinarme de Piloto de las Provincias de Nueva España y sus Costas por
ser marinero práctico, hábil y cursado en la carrera de las Indias y en particular en la dicha Provincia
en donde he ido embarcado ejerciendo diferentes plazas, y presento en debida forma mi fe de bautismo
y los interrogatorios para las informaciones que tengo de dar de limpieza, habilidad y suficiencia, por
donde se examinen los testigos que presentaré y se les reciban sus dichos y deposiciones. A V. Merced
pido y suplico me admita al dicho examen, que estoy pronto a oír los sesenta días de Cáthedra que las
Ordenanzas disponen. Pido Justicia. Fdo. Marcos Rincón.
65
Rondeños en América
Por escrito firmado en Sevilla, el 17 de febrero de 1682, por don Juan Cruzado de la Cruz y
Mesa, Piloto Mayor por S.M. de la Carrera de las Indias, se autoriza a Marcos Rincón para que asista
durante dos meses a la Cáthedra de Cosmografía, como disponen las Ordenanzas de esta Real Casa.
Pásese traslado a la Universidad de Mareantes.
Por presentada y atento a que no hay bastantes pilotos examinados, para todos los navíos de esta
presente Flota y que el Principal de este Navío lo es, Su Merced manda que el Piloto Mayor de esta presente
Flota y por su ausencia, el capitán Juan Bautista Andrea, piloto examinado de las Costas de Indias de
ambas Provincias, sus Costas e Islas examinen, en presencia de Su Merced, al dicho Marcos Rincón, para
Piloto Acompañado en este viaje, a la dicha Provincia de Nueva España y hallado útil, capaz y suficiente,
Su Merced dé la Providencia que haya lugar. Así lo mandó y firmó Pedro Jiménez de Guzmán.
En la ciudad de Cádiz, a 26 días del mes de junio de mil seiscientos ochenta años, en presencia
del Sr. don Pedro Jiménez de Guzmán, Juez Oficial por S.M. de la Contratación de Las Indias de esta
Ciudad; El capitán Diego de Villegas, Piloto Mayor de la presente Flota, que está despachada para la
Provincia de Nueva España examinó a Marcos de Rincón, vecino de la ciudad de Sanlúcar, para de
Piloto Acompañado del navío nombrado Nª. Srª. del Monte San Agustín y le preguntó por las Islas
y Derroteros del viaje de ida y vuelta y otras preguntas y respuestas tocantes a la navegación de
Las Indias, Provincia de Nueva España, sus Costas e Islas y habiendo satisfecho y cumplidamente,
el dicho Piloto Mayor bajo juramento que hizo, a Dios y a la Cruz, en forma de Derecho dijo que es
hábil y capaz para el ejercicio de dicha plaza en el viaje de ida y vuelta y como tal se le debe admitir
y sentar la plaza, que para ello hace la aprobación que más convenga debajo del dicho juramento y lo
firmó y que es de edad de más de cincuenta años.
Su Merced, el dicho Sr. Juez mandó que al tiempo de la visita se le asiente la plaza de tal Piloto
Acompañado del dicho Navío, en la visita de la gente de él. Fdo. Pedro Jiménez de Guzmán, Pedro de
Villegas. Ante mí, Francisco Bueno, escribano.
Según que lo referido consta y parece en el Registro que va haciendo la dicha Nao a que me
remito. Y para que conste, de pedimento del dicho Marcos de Rincón doy el presente. Hecho en Cádiz,
a 26 días del mes de junio de 1680.
En testimonio de Verdad hice aquí mi Signo. Fdo. Francisco Bueno, escribano.
Las señas de este rondeño, que se reflejan en su expediente, aparece como alto de
cuerpo, colorado, de nariz afilada y dice que es de edad de 27 años.
FRANCISCO DE CASTRO, A ño 1685
C ontratación, 5447, N. 1, R. 1
Fray Antonio Melgarejo, Lector Jubilado, Predicador de Número de S.M. y Vicecomisario general
de las Provincias de las Indias del Orden de Nº. Padre Sr. San Francisco. Digo que, S. M. por su Real
Cédula que presento es servido de consignar en esta Casa, el Aviamiento Viático y Entretenimiento
de treinta religiosos de la dicha Orden, que están concedidas a las Provincias del Río de la Plata y
han de ir en los Navíos que van a Buenos Aires, a cargo del capitán Francisco de Retana. Y porque
de la cantidad del dicho Aviamiento Viático y Entretenimiento de los referidos treinta religiosos y
más tres legos, que han de llevar en su compañía, se necesita luego prontamente para acudir a los
gastos precisos e inexcusables de esta misión, sin lo cual, se imposibilitaría su despacho, siendo tan
del servicio de Dios, Nº. Sr. y el de S.M. que habiendo tenido informe del Sr. Obispo del Paraguay en
66
Rodrigo Morales Aguilera
que asegura al Comisario hallarse más de cuatro mil almas recién convertidas y bautizadas sin haber
más de dos religiosos, que puedan administrarles los Sacramentos. Fue S. M. servido, movido de su
católico celo, expedir la dicha Real Cédula prevediendo el ordenar a mi Religión procurase con toda
brevedad el que se juntase dicha Misión.
Por tanto, A V. S. pido y suplico mande se libre y pague la cantidad del dicho Aviamiento Viático
y Entretenimiento en que recibiré merced con Justicia que pido. Fdo. Fray Antonio Melgarejo.
Con la Real Cédula, que con la petición de esta otra hoja se presenta despachada por Supremo
Consejo de Las Indias, su fecha en Madrid, a ocho de agosto pasado de este año, refrendada del señor
Secretario don Francisco de Salazar en que está inserta otra, de veintiséis de noviembre del año
pasado de seiscientos ochenta y dos, parece que se consignan y mandan pagar en esta Casa, del dinero
que hubiese consignado en ella para pasajes de religiosos a Indias o en otra cualquiera Hacienda Real
que fuere a cargo del Sr. Tesorero, Seiscientos treinta y ocho mil noventa y seis maravedíes de vellón
para el Aviamiento de treinta religiosos sacerdotes y tres legos de la Orden de San Francisco a Fray
Francisco de Isturriz, Procurador General de las Provincias del Río de la Plata, Tucumán y Paraguay
para que pudiese llevar con ellos, por el Puerto de Buenos Aires a un Donado que truxo de Las indias;
Y además, de la cantidad referida se consigna asimismo lo que importe el Viático y Entretenimiento
de los treinta y cinco sujetos referidos, y que por haber muerto el dicho Fray Francisco de Isturriz y
haber nombrado Fray Xptobal del Viso, Comisario General de Las Indias, de la dicha Religión, a Fray
Francisco Castro para que llevase a su cargo la dicha Misión.
S. M. se sirve de mandar que la dicha Cédula se cumpla con el dicho Fray Francisco de Castro
según y de la manera que se debía de hacer con el dicho Fray Francisco de Isturriz, como más
largamente parece de la dicha Real Cédula y ahora en el pedimento que hace el Padre Fray Antonio
de Melgarejo, Vice- Comisario General de Las Indias refiere que los dichos religiosos han de ir en los
Navíos de Buenos Aires del cargo del capitán Francisco Retana y que se necita, luego prontamente,
del Aviamiento Viático y Entretenimiento de los dichos treinta y tres religiosos para acudir a los
gastos previstos e inexcusables, sin lo cual se imposibilita su Despacho, siendo tan del servicio de
Nuestro Señor y el de S.M.
Y en cuanto pueda importar el Viático y Entretenimiento (que esto es además de los seiscientos
treinta y ocho noventa y seis mrvs. del Aviamiento) no se puede justificar ahora, respecto de no
presentarse las patentes de los Prelados de los Conventos, donde han salido estos religiosos, con
certificación del dicho Vice-Comisario el día en que llegaron a esta Ciudad y la del Correo Real de las
leguas que han andado.
El estado de las Arcas de esta Real Hacienda, según los últimos ajustamientos, hechos a tanteo
por esta Contaduría, parece no hay caudal para la satisfacción de lo que han de haber estos religiosos.
Sevilla, 23 de octubre de mil seiscientos y ochenta y cuatro.
AUTO:
En la ciudad de Sevilla, y Casa de la Contratación de Las Indias, a veinte y cuatro días del
mes de octubre de 1684, los Sres. Presidente y Jueces Oficiales por S.M. de esta Real Audiencia, han
visto lo pedido por el Padre Fray Antonio Melgarejo, Lector jubilado y Vice-Comisario General de
las Provincias de Las Indias y el informe de la Contaduría Principal. Dijeron que, habiendo el Padre
Fray Francisco de Castro conducido a esta ciudad a los treinta religiosos y tres legos, que en virtud
de S. M. que tiene presentada, se le concede lleve a su cargo a las Provincias del Río de la Plata, o los
que de ellos hubiese de llevar, y presentando sus patentes y certificaciones de las leguas que hubiesen
andado y de los días en que hubieren llegado y reseñados en la forma que se acostumbra, se le dará
67
Rondeños en América
pronta satisfacción de lo que importase su Aviamiento Viático y Entretenimiento en conformidad de
la dicha Real Cédula. Lo cual, se haga saber al dicho Padre Fray Francisco de Castro para que cumpla
parte y se ejecute la orden de S.M. porque Su Señoría, dicho Sr. Presidente, se prefiere a darle dicha
satisfacción prontamente, habiéndose cumplido con lo referido. Y así lo proveyeron.
NOTIFICACIÓN:
En la ciudad de Sevilla, en 24 días del mes de octubre de 1684, yo, el escribano, hice saber el
auto retro escrito al Padre Fray Francisco de Castro, contenido en estos autos en su persona, de que
doy fe. Fdo. Juan García Brisso.
AUTO:
En la ciudad de Sevilla y Casa de la Contratación de Las Indias, en 8 de noviembre de 1684, los
Sres. Presidente y Jueces Oficiales por S.M. de esta Real Audiencia estando presente el fiscal de ella
y habiendo visto lo pedido por el Padre Fray Antonio de Melgarejo Vice-Comisario General de las
Provincias de Las Indias, del Orden de San Francisco y con Cédula de S.M., que tiene presentada,
dijeron que remitían y remitieron el ajustamiento con el capitán Francisco Retana, dueño de los
Navíos que se despachan, de Registro, al Puerto de Buenos Aires, de lo que hubiere de llevar por cada
religioso de los que se embarcaren para esta Misión en sus Navíos, por razón de llevarlos y darles
agua, sal y leña y recibirles el matalotaje que han de llevar, y sus libros y breviarios y, demás cosas
necesarias para su comodidad y pasaje y, también para el sustento necesario para dichos religiosos y,
lo que esto importare se ponga certificación de ello a espaldas de la dicha Real Cédula para que se les
pague por los Oficiales Reales de la dicha ciudad de Buenos Aires o por los de la villa de Potosí, como
S. M. manda en la dicha Real Cédula. Y así lo proveyeron.
Yo, Francisco de Castro, del Orden de Nuestro Padre San Francisco, Comisario de los treinta
religiosos sacerdotes y tres legos de la dicha Orden que me están concedidos pueda llevar a las
Provincias del Río de la Plata, Yucumán y Paraguay, a expensas de la Real Hacienda. Digo que de los
dichos religiosos, no he podido juntar más de veintiún religiosos y dos legos, en cuyo número, he de
ir incluso, y todos estamos prontos, en esta ciudad, en el Convento de san Francisco para ejecutar el
viaje en los Navíos que se están despachando a el puerto de Buenos Aires de que es dueño el capitán
Francisco Retana y Maestre Pedro de Ondarra.
Por tanto, a V.S. pido y suplico mande que en la Contaduría Principal de esta Casa se den los
despachos necesarios para la embarcación de los 21 religiosos y que al dicho Maestre se le libre en las
Cajas de Buenos Aires o Potosí la cantidad que ha de haber por razón del flete y pasaje de los dichos
23 religiosos, según en la forma en que ha ajustado Su Señoría el Sr. Presidente con el dicho capitán
Francisco Retana, y de las órdenes que esta razón hay del Real y Supremo Consejo de las Indias
y que se pase luego reseña de los dichos religiosos, y que en la dicha Contaduría se ajuste lo que
han de haber por Aviamiento Viático y Entretenimiento para cuyo efecto presento los instrumentos
necesarios y que las cantidades que importare se libre en los efectos de la Real Hacienda de esta Casa
como S. M. lo manda, por la Real Cédula que tengo presentada y que estoy presto a dar fianza 82 de
traer aprobada del Convento de los dichos religiosos dentro del término que V.S. fuera servido, y
que la cantidad que se librare en esta Casa la distribuiré en las cosas necesarias para el viaje de los
dichos religiosos y que todos se embarcarán en los dichos Navíos. Pido Justicia. Fdo. Fray Francisco
de Castro.
El fiador fue Juan Ramírez de Aguilar, vecino de Sevilla, según consta por su testimonio ante el escribano Juan
García Brisso
82
68
Rodrigo Morales Aguilera
En la ciudad de Sevilla y Casa de Contratación de las Indias, a 23 del mes diciembre de 1684
los señores Presidente y Jueces Oficiales por S. M. de la Real Audiencia de esta dicha Casa, habiendo
visto esta petición y lo pedido por parte del Padre Fray Francisco de Castro, mandaron que en la
Contaduría Principal se den los despachos necesarios para la embarcación de los veinte religiosos
sacerdotes y tres legos, que refiere esta petición para los Navíos que se despachan de Registro al
Puerto de Buenos Aires, y a don Pedro de Ondarza, Maestre de ellos, se le despache libranza sobre
los Oficiales Reales de aquel Puerto o a los de la villa del Potosí en la cantidad que importare, lo que
ha de hacer por razón del flete y pasaje de los dichos veintitrés religiosos, según el ajustamiento que
con él ha hecho S.S. del Sr. Presidente, en conformidad de las órdenes que para ello hay de S.M. y,
las señas de los dichos religiosos se comete al Sr. Juez Semanero y en dicha Contaduría se ajuste la
cuenta de lo que han de haber por Aviamiento Viático y Entretenimiento de dichos religiosos se le
despache su importe, en conformidad con la orden de S.M. y para la fianza que ofrece, de traer la
Carta de Aprobación y de que se distribuya dicha cantidad en su Aviamiento y se embarcarán, se
reciba la persona que nombra el dicho Padre Fray Francisco de Castro. Y así lo proveyeron.
Ante el Sr. don Juan Bautista de Aguinaga, Juez Semanero, parecieron los 23 religiosos, al
objeto de reseñarse y los dichos religiosos son de los nombres, patrias, edades y señas siguientes:
En primer lugar aparece reseñado el Padre Fray Francisco de Castro, Comisario de esta Misión,
sacerdote, natural de Hornachuelos, en la Extremadura, Obispado de Badajoz, de edad de 58 años, de
buen cuerpo, calvo, algo cano, una señal de herida en la cabeza.
Le siguen otros frailes, procedentes de los conventos de que no voy a reseñar, salvo a nuestro
paisano cuyos datos son los siguientes:
El Padre Francisco Ramos, sacerdote, natural de Ronda, Obispado de Málaga, de edad de treinta
años, buen cuerpo, rostro aguileño, hoyo en la barba.
El 12 de enero de 1685 años se dio despacho de embarcación a los 23 religiosos de la
Orden de San Francisco, contenidos en la reseña antecedente, en los Navíos nombrados
La Santísima Trinidad y Cristo Nazareno, que van a Buenos Aires. Fdo. Maestre Pedro de
Ondarza.
GASPAR GUILLÉN, Año 1720
C ontratación, 5470, N. 2, R. 62
Pablos Ramírez de Aguilar, en nombre de don Gaspar Guillén, vecino de esta Ciudad, digo
que dicha mi parte, con licencia de V. S. quiere pasar a los Reinos de las Indias en la próxima flota
que se está despachando a la Provincia de Nueva España, a cargo del jefe de escuadra don Fernando
Chacón, a beneficiar las mercaderías que de su cuenta lleva cargadas como consta de la certificación
dada por la Contaduría Principal de esta Casa que en debida forma presento, y de ser cristiano
viejo, soltero de estos Reinos y no ser de los prohibidos a pasar a las Indias, edad y señas de su
persona, de todo ofrezco información.
A Vuestra Señoría pido y suplico haya por presentada dicha certificación, y mande se reciba
dicha información y dada en la parte que baste, por dicha Contaduría, se dé a mi parte el despacho
que fuere necesario para su embarcación en cualquier navío de dicha flota. Pido Justicia.
INFORMACIÓN: En la ciudad de Cádiz, en veintitrés de julio de mil setecientos veinte años,
yo el escribano, en virtud de mi comisión, recibí juramento del Ayudante don Diego del Valle,
69
Rondeños en América
testigo presentado por don Gaspar Guillén que lo hizo por Dios Nuestro Sr. y una cruz según
derecho, y preguntado sobre el contenido de la petición dijo que ha catorce años que conoce de vista,
trato y comunicación al dicho don Gaspar Guillén, natural de Ronda, hijo legítimo de Antonio
Guillén y de Dª Lucía de Guzmán, también naturales de esta dicha ciudad […] que no es de los
prohibidos, que es de edad de treinta y más años, delgado, mediano de cuerpo, señal de herida en la
frente y blanco, todo lo cual sabe por haber vivido mucho en ella y que esta es la verdad, so cargo
del juramento que lleva hecho y lo firmó y que es de edad de cincuenta años.
Este expediente concluye así:
Don Alejandro Alfonso del Croy Contador Principal por S.M. de la Real Audiencia de la Casa
de la Contratación de las Indias.
Certifico: Que por las hojas de Registro que se han presentado en dicha Contaduría parece
que don Gaspar Guillén 83 tiene cargado por su cuenta y riesgo, en diferentes navíos de los de esta
flota que se están despachando a las provincias de Nueva España, a cargo del jefe de escuadra
don Fernando Chacón por don cuentos de maravedíes, de más valor que el dispone la Ordenanza.
Consignadas y para enrogarle en primer lugar.
Y para que así conste, donde convenga, de su pedimento doy ésta certificación en Cádiz a 22
de junio de 1720.= Firmado don Alejandro Alfonso Croy.
DON ANTONIO DE FIGUEROA Y SILVA DE LA VEGA, B rigadier
R eales Ejércitos, Año 1724
C ontratación, 2475, N.1, R.8
de los
Este expediente comienza así:
Don Luis, por la Gracia de Dios, Rey de Castilla, de León etc. Por cuanto atendiendo a lo
que el brigadier de mis Reales Ejércitos, don Antonio de Figueroa y Silva Laso de la Vega habéis
servido por espacio de treinta y cuatro años en la Armada del Mar Océano y ejércitos de Cataluña
y Andalucía con diferentes causas y empleos, y últimamente, con el de Gobernación de lo político
y militar de la Ciudad y puerto de Santa María en que habéis desempeñado varias obligaciones,
he resuelto a consulta de mi Consejo de Cámara de Indias de doce de mayo de este año, elegiros y
nombraros (como por la presente os elijo y nombro ) por Gobernador de la Provincia de Yucatán
para que le sirváis por tiempo de cinco años y sucedáis a don Antonio Corbaire que actualmente
lo está ejerciendo. Por tanto, es mi voluntad que luego que cumpla este el tiempo por el que fue
proveído o que vaque por muerte u otro motivo o accidente entréis vos el citado brigadier Don
Antonio de Figueroa y Silva Laso de la Vega a ejercer el citado gobierno por tiempo de cinco años
más o menos el que fuere mi voluntad ejerciéndolo en todas las ciudades, villas y lugares que están
poblados y en adelante se poblaren la expresada provincia en la conformidad que lo han hecho
vuestros antecesores 84 […]
Debía ser un personaje distinguido, por tratamiento que se le aplica de don tan restrictivo en aquellos años.
También en el Archivo de Indias aparecen otros mercaderes rondeños a los cuales no incluyo en este estudio por
ser comerciantes de ida y vuelta, o sea que no quedaban asentados en las nuevas tierras descubiertas.
84
Desde la fecha de su nombramiento hasta la de su partida se le da tiempo suficiente para seleccionar personas
idóneas y competentes que le ayudasen en este cometido, por lo que se le autoriza a que lleve seis criados ( son
estos los elegidos para que colaboren en su cometido) y un negro.
83
70
Rodrigo Morales Aguilera
Por lo que a continuación leo (en la página 19 de este expediente.) lo siguiente:
Don Antonio de Figueroa, a quien S.M. ha hecho merced del Gobierno y Capitanía General
de la provincia de Yucatán, dice que los seis criados y un negro que se previene lleve consigo para
su servicio son de los nombres, edades y señas siguientes: Don Alonso Solano, de edad de 22 años,
natural de Málaga, pequeño de cuerpo, cojea de una pierna, algo moreno; Don Andrés González,
de edad de 37 años, natural de Ronda, alto de cuerpo, cariaguileño [...].
FRANCISCO RUBIO, A ño 1751
C ontratación, 5493, N. 2, R. 36
El Rey manda que V. S. permita se embarque en cualquier navío de bandera u otro, que con las
licencias necesarias, salga de este Puerto para América, al brigadier, don Francisco Rubio, electo
Gobernador y Capitán General de la Isla Española y Presidente de la Audiencia de Santo Domingo,
con su familia y equipaje, y lo aviso a S. S. para su cumplimiento.
Dios guarde a V. S. muchos años. Madrid 19 de abril de 1751 años.=Firmado el Marqués de
la Ensenada.
De los doce sujetos que le acompañan, figura su mujer, doña Josefa de Godar, natural
y vecina de Madrid, con su doncella Francisca Sánchez. Lleva además, entre otros, a dos
secretarios, un mayordomo y un cocinero. Entre esta docena de personas está Don Pedro
Girón, natural de Ronda, de 34 años de edad, vecino de Puerto Rico, con licencia, y ahora se
le destina como jefe para servir en el Batallón de Santo Domingo, es de mediana estatura y
casado en Puerto Rico con doña Rosa Morales.
JOSÉ MORENO CURIEL, Año 1754
C ontratación, 5496, N. 2, R. 3
Presidente y Asesores del Tribunal de la Casa de la Contratación de las Indias, que reside en
la ciudad de Cádiz y demás Ministros y Jueces de los Puertos de España, que intervienen en las
arribadas de navíos de las mismas Indias. Yo os mando que al Padre Fray José Moreno Curiel,
Arzobispo de la Iglesia Metropolitana de Santo Domingo en la Isla Española, le dejéis pasar a servir
y gobernar aquel Arzobispado, embarcándose en cualquiera ocasión oportuna que se le ofreciere y
en navío de bandera mía, que salga del puerto de Cádiz u otro de estos mis Reinos de España, para
los de las Indias, llevando en su compañía dos religiosos Trinitarios Calzados; el uno, que va por
su confesor; y otro lego, por su compañero; un Capellán, un Mayordomo, tres pajes y un Ayuda
de Cámara, el Pontifical y las demás cosas correspondientes a su dignidad y persona, presentando
los pajes y criados informaciones hechas en sus tierras ante la Justicia de ellas, por donde se
justifique no ser casados ni de los que tienen prohibición para pasar a las Indias, con las señas de
sus personas, sin que esta justificación la pueda suplir certificación del referido Arzobispo sino en
el caso de que Yo lo dispensare y con tal que haga la expresión correspondiente por la que asegure
que no intervendrá, convencerá, ni disimulará cosa alguna en cuanto al pasaje a los Reinos de las
Indias de las personas llamadas polizones o llovidos, que son los que van sin licencia ni oficio,
sino que dispondrá lo conveniente para que no se puedan ocultar, según lo resuelto y mandado
últimamente sobre este asunto, que así es mi voluntad. Hecha en San Lorenzo a trece de octubre de
mil setecientos y cincuenta y tres. Yo el Rey.
71
Rondeños en América
En virtud de esta Real Cédula el Arzobispo electo propone a las siguientes personas:
Por su confesor al Padre Fray Ignacio Beltrán y por compañero a Fray Manuel Poveda, ambos
religiosos de la misma Orden.
Por su Capellán a don Juan de Rivera Valenzuela, clérigo, Subdiacono, natural de la
ciudad de Ronda, de ventitrés años de edad 85.
Por mayordomo a don Juan Moreno Curiel, su sobrino entero [...] siguen otros personajes que
no vine al caso describir.
AGUSTÍN DE AHUMADA, Año 1755
C ontratación, 5497, N. 2, R.
En la primera página de este expediente, en su margen superior derecho, aparece la
siguiente nota:
Título de Virrey, Lugarteniente y Gobernador de las Provincias de Nueva España, para don
Agustín de Ahumada, Marqués de Las Amarillas 86, Tte. General de los Reales Ejércitos.
Don Fernando,por la Gracia de Dios Rey de Castilla, de León etc. Por cuanto he tenido a bien
condescender a las instancias que me ha hecho el conde de Revilla Gigedo, mi Virrey Gobernador
y Capitán General de las Provincias de Nueva España y Presidente de mi Real Audiencia de ellas,
que reside en la ciudad de México, representándome su avanzada edad y estar cumplido el tiempo
de su provisión en estos cargos y suplicándome que se le relevase de ellos y conviniendo proveer
los referidos empleos en persona de las calidades que se requieren para el buen gobierno de aquellos
dominios y para la conservación y beneficio de mis vasallos y que sean mantenidos en paz y justicia
atendiendo a las notorias y experimentadas prendas, mérito y buenos servicios que concurren en
vos, don Agustín de Ahumada, Marqués de Las Amarillas, Teniente General de mis ejércitos y
Teniente Coronel del Regimiento de mis Reales Guardias de Infantería Española y Gobernador de la
ciudad de Barcelona y a la representación, celo y acreditada inteligencia que concurren en vuestra
persona he venido por mi Real Decreto de 24 de marzo de este año en elegiros y nombraros para
los mencionados empleos de mi Virrey, Gobernador y Capitán General de las Provincias de Nueva
España y Presidente de mi Real Audiencia de ellas, que reside en la ciudad de México esperando,
como espero, que tendréis siempre delante de vos el servicio de Dios y el mío y el bien que tanto
conviene de las enunciadas Provincias, procurando su perpetuidad, población y ennoblecimiento
y que los indios y naturales de ellas sean bien tratados, instruidos y doctrinados en los Misterios
de nuestra fe católica y tenidos y amparados en justicia; y que en todo lo demás que corresponde
a vuestra obligación y a mi confianza procederéis como confío de vuestra prudencia y acreditado
celo. Por tanto, por el presente, mi Real Título, os elijo y nombro por tal mi Virrey, por tiempo y
espacio de tres años más o menos el que fuese mi voluntad, para que las rijáis y gobernéis y podáis
hacer y hagáis, en mi Real Nombre las recompensas, gracias y mercedes y demás cosas que os sean
permitidas, conforme a lo que está dispuesto y ordenado sobre ello, y para proveer todos los cargos
de Gobernador y Justicia que han acostumbrado vuestros antecesores; y mando a los Presidentes,
Aunque es propuesto para capellán del Arzobispo, en este expediente, en el margen del folio correspondiente
a este nombramiento de capellán, aparece con otra caligrafía diferente la palabra “excluido”, debido, al parecer,
a que su tercer apellido es Pizarro, por lo que automáticamente se le niega el paso a las Indias. En 1767 publicó
Diálogos de Memorias Eruditas para la Historia de la Nobilísima Ciudad de Ronda.
86
El nombre de éste título Las Amarillas corresponde al de una de las numerosas fincas, de gran extensión (mide
más de 600 hectáreas) que poseía esta familia, ubicada entre los términos de Faraján, Alpandeire y Júzcar, junto
la nominada “El Bendito”, también de gran amplitud, que así mismo forma parte de su rico patrimonio.
85
72
Rodrigo Morales Aguilera
Oidores, Alcaldes y Oficiales que al presente son y adelante fueren de mis Reales Audiencias, que
residen en las ciudades de México y de Guadalajara, de las expresadas Provincias de la Nueva
España y a los Consejos, Justicias y Regidores, Caballeros, Escuderos, Oficiales y Hombres Buenos
de todas las Ciudades, Villas y Lugares que al presente están pobladas y en adelante se poblaren en
las mismas Provincias y a los naturales y habitantes de ellas que os hagan y tengan por tal mi Virrey,
Lugarteniente y Gobernador y que os dejen usar y ejercer libremente estos cargos por el tiempo de
los tres años mencionados, que han de correr y corran desde el día en que tomaréis la posesión de
ellos en adelante más o menos el que (como va expresado) fuere mi voluntad según y como lo han
podido y debido hacer los otros mis Virreyes y de la suerte que entendiereis convenir al servicio
de Dios y al cumplimiento de buena obligación, buen Gobierno, conservación y ennoblecimiento
de las enunciadas Provincias, y que os obedezcan y cumplan vuestros mandamientos, y os acudan
siempre que fuere necesario, y los llamaréis con sus personas y gentes, y en todo os acaten y
obedezcan como a mi propia persona sin poner en cosa alguna dificultad ni impedimento, que
Yo, por el presente mi Real Título, os recibo al uso y ejercicio de los referidos cargos y os doy tan
cumplido poder y facultad para usarlos y ejercerlos como se requiere y es necesario. Y de este mi
Real Título, se tomará la razón en las Contadurías Generales de Valores y Distribución de mi Real
Hacienda, dentro de dos meses de su data y, no haciéndolo así, quedará nula esta Gracia y también
se tomará en la de mi Consejo de Indias. Dado en Aranjuez, a 17 de mayo de 1755. Yo, El Rey.
Tomose la razón en las Contadurías Generales de Valores y Distribución de la Real Hacienda;
Y la de Valores previene que, por Despacho de 17 de este mes cometido a los Oficiales Reales de
México ( de que también se ha tomado razón en ella este día) se les ordena cobren en aquellas Cajas,
del contenido Marqués de Las Amarillas, diez mil ducados de media annata del Virrey nato que
se le concede en este título, antes que tome posesión de él en una sola paga y de contado, más lo
correspondiente a la tercera parte de emolumentos ( si constare tenerlos) y el 18% de la conducción
de todo a España, con intervención del Comisario y Contador del mencionado derecho en aquel
Reino.
Madrid, 28 de Mayo de 1755.
En la Contaduría Principal del Tribunal y Real Audiencia de la Casa de la Contratación
a las Indias se tomó la razón del Real Título antecedente- Cádiz 19 de Julio de 1755. Así
mismo el Virrey electo presenta en la referida Real Audiencia de la Casa de la Contratación
el título de Presidente de la Real Audiencia de las Provincias de Nueva España, que reside
en la ciudad de México cuya redacción en lo referente a las cualidades títulos y prerrogativas
inherentes a dicho cargo son casi idénticas al anterior variando sólo en pequeños detalles
cómo los que a continuación destaco:
[…]Y por éste mi Real Título mando a los Oidores, que ahora son y en adelante fueren de
ella que luego que luego que sean por vuestra parte requeridos, sin esperar otra orden mía, ni
consultármelo, ni poner en ello dificultad, impedimento ni dilación alguna, tomen y reciban de
vos el juramento de ese empleo, con la solemnidad que se acostumbra y en la forma que lo debáis
hacer, y que habiéndole ejecutado os reciban y tengan, así ellos, como los demás Ministros, por
tal Presidente, de la enunciada mi Real Audiencia de la Nueva España, que reside en la ciudad de
México y que cómo a tal os acaten, honren y guarden vuestras preeminencias…. Y en los negocios
de Justicia no tendréis voto, por no ser letrado. Dado en Aranjuez a 17 de Mayo de 1755.
A continuación aparecen otros escritos, parte de cuyo contenido son los siguientes:
73
Rondeños en América
El Rey
Presidente y Asesores de la Casa de la Contratación a las Indias, que reside en la ciudad de
Cádiz, habiendo hecho Merced a don Agustín de Ahumada, Marqués de Las Amarillas, de los empleos
de mi Virrey, Gobernador y Capitán general de las Provincias de Nueva España y Presidente de mi
Audiencia de México, y teniendo consideración de las cualidades de su persona y de los cargos que
va a servir, es mi voluntad que lleve las comodidades posibles; y así, os mando deis orden, para que el
referido mi Virrey, en las navíos en que se hubiere de embarcar y hacer su viaje a la Nueva España,
lleve los criados que le he concedido, su recámara, ropas y alhajas, de modo que todos vayan bien
acomodados y asistidos. Hecha en Aranjuez, a 17 de mayo de 1755. Yo, El Rey.
El Rey
Presidente y Asesores de la Casa de Contratación a las Indias que reside en la ciudad de Cádiz.
Yo os mando que a don Agustín de Ahumada, mi Virrey, Gobernador, Capitán General y Presidente
de mi Audiencia lo dejéis pasar a las Provincias de Nueva España, en los navíos de bandera mía,
que están próximos a navegar para aquellos Reinos, y que pueda llevar en su compañía a su mujer
doña Luisa de Ahumada y Vera, a su hijo don Agustín de Ahumada, que pasa a servir la Compañía
de la Guardia de Infantería del mismo Virrey, al Coronel don Felipe Caballero, su secretario, con
su mujer doña Inés Caballero y dos criados, a don Vicente Feijó, su secretario de cartas, a don
Manuel Vaahamonde, Oficial de la citada Compañía y sesenta criados de todas clases, para su
asistencia y la de su mujer y también el equipaje y recámara correspondiente a su persona, familia
y empleo; a los cuales criados no les pediréis las Informaciones que se acostumbran, certificando
el citado Virrey que ninguna de las referidas personas es de las que tiene prohibición para pasar a
las Indias y es mi voluntad que si hubiere algunos criados casados, lleven consigo a sus mujeres y
no pase ninguno que siéndolo, la deje en España, sin que presente licencia o consentimiento de ella
para embarcarse, como por punto general está mandado y en esta conformidad le dejéis hacer su
viaje libremente, sin ponerles embarazo ni impedimento alguno, precediendo que el citado Virrey
exprese no intervendrá, consentirá ni disimulará cosa alguna en cuanto al pasaje a los enunciados
Reinos de las Indias de las personas llamadas polizones o llovidos, que son los que van sin oficio ni
licencia, por ser así mi Voluntad y tenerlo resuelto últimamente. Fecha en Aranjuez a 10 de Junio
de 1755. Yo, El Rey.
El Presidente y Jueces por S.M. de la Real Audiencia y Casa de Contratación a las Indias.
MANDAMOS a don Felipe Larralde, maestre del navío de S. M. nominado La América, que se
está despachando al puerto de Veracruz, que reciba y lleve al Excmo. Sr. don Agustín de Ahumada,
marqués de Las Amarillas, Virrey de las Provincias de Nueva España y Presidente de la Real
Audiencia de México y conceder facultad para pasar a Ellas, como consta de su Real Cédula de diez
de junio próximo pasado, refrendada del Sr. Secretario don José Ignacio de Goyeneche (que original
se ha despachado a dicha Real Audiencia) por la que se dispone pueda llevar en su compañía a la
Excma. Srª doña Luisa de Ahumada y Vera, su mujer y a su hijo don Agustín y para su asistencia
y la de la Srª su mujer sesenta y seis personas, de todas clases cuyos nombres, naturalezas, sexos
y ministerios, por menor resulta de la noticia (que también se ha pasado a la explicada Contaduría
Principal) en consecuencia de lo cual se concede al enunciado Excmo. Sr. Virrey ésta Licencia y
Despacho, de que se ha de Tomar Razón en la Lista de Pasajeros del prenotado Bajel.
Cádiz 23 de julio de 1755.
Con esa misma fecha, don Agustín de Ahumada le escribe una carta a don Esteban de
Abaria, Presidente de la Casa de la Contratación de Cádiz, en la que le adjunta la lista con
los nombres, naturaleza y cargos que van a detentar las personas que componen su séquito
74
Rodrigo Morales Aguilera
entre las que figura su sobrino, el jurista Don Bartolomé de Bruna y Ahumada al que le
asigna un cargo importantísimo en la Audiencia de Méjico.
El entronque de estas familias tiene su origen cuando en 1711 el padre de este, Don Andrés
de Bruna, Oidor de la Real Chancillería de Granada se desplaza a Ronda por un periodo de
dos años, en calidad de Intendente y Superintendente General de todas las Rentas Reales
y Servicios de Millones, Donativos Valimientos y demás Contribuciones Extraordinarias de
esta dicha Ciudad, con la de Marbella, su Tesorería y Partidos, cargo que le había asignado el
Consejo de Hacienda con el fin de que sanease su maltrecho Erario Público87.
Consecuencia de esta estancia, es el trato de amistad que entabla con ciertas familias de
la sociedad rondeña, especialmente con el clan de los Ahumada y, que culmina en la boda
de este con Dª María Luisa de Ahumada Narváez y Mendoza el 30 de mayo de 1715 en la
Iglesia Mayor de nuestra Ciudad.
Ante la imposibilidad de desplazarse el prometido desde Granada, debido a los urgentes
e inaplazables asuntos que les estaban encomendando en su calidad de Oidor de la Real
Chancillería, apoderó a su futuro suegro, don Bartolomé Félix de Ahumada y Mendoza,
para que lo representase como novio.
Fueron testigos de este acto el Sr. don Pedro Manuel de Moctezuma de la Cueva, Sr.
de la villa de Arriate; el Sr. don Alonso Joseph Tavares de Ahumada, Señor de la villa de
Setenil, Coronel de Infantería y Gentil- Hombre de Boca de S.M.; el Señor don Juan Andrés
del Santísimo y Ahumada, Vizconde de las Torres de Luzón, Gentil- Hombre de Boca de
S.M. y caballero de la Orden de Calatrava y don Antonio de los Ríos Atienza, vecinos de
esta Ciudad88.
Noticia del todo de la familia que lleva el Marqués de Las Amarillas, Virrey de México, y se
debe embarcar en el navío nombrado el “América”: 89
Archivo de la Real Maestranza de Ronda. Archivo Clavero leg.142 nº 22.- 465.
Archivo Histórico Universidad de Sevilla Sº 036 (fol. 065-124).
89
Escasas son las noticias, tanto del viaje hasta arribar al puerto de Veracruz, como de su gestión como Virrey
en la Nueva España, ya que hasta el advenimiento al trono de Carlos III, en lo que respecta a este Reino, no se
comienzan a compilar en los llamados Anales de Nueva España entre otros asuntos el relativo a la gestión de sus
virreyes, efemérides que a partir de esta fecha han sido publicadas, en 2 tomos y con el título de Virreyes de
Nueva España, por la Escuela de Estudios Hispano-Americanos, en colaboración con el Consejo Superior de
Investigaciones Científicas. De este viaje así como otras noticias referentes al Virrey y su familia aparecen recogidas
en la obra titulada Ex Antiquis: Bocetos de la vida social en Nueva España de la que es autor don Manuel de Terreros
y Vinent, marqués de San Francisco. Dice este autor que embarcaron en Cádiz el 4 de agosto de 1755, que el día
14 llegaron a Canarias, continúa relatando las fiestas que durante este periplo se organizaron a bordo, con el fin
de aminorar el tedio de tan largo viaje, entre otros actos representaron un entremés escrito por el confesor de
la Virreina Fray Miguel de Ronda. El 14 de septiembre el “América” entró en la Habana y por fin el día 30 de
septiembre se divisaron las playas de la Santa Veracruz, al aproximarse a tierra fue saludado “El América” con
salvas de artillería procedentes del fuerte de San Juan de Ulloa y del “Asia” y el “Bizarra”, dos navíos de la escuadra
de barlovento. Participo la virreina de todas las ceremonias de recepción que a su marido tributaron las ciudades de
Veracruz, Tlaxcala y Puebla así como la Colegiata de Guadalupe, acto seguido decidió la marquesa trasladarse a la
Capital, sin esperar a hacerlo en compañía de su marido; y partió para México, con gran acompañamiento de damas
y caballeros de distinción escoltada por un piquete de caballería, A su llegada fue saludada con salvas de artillería
y repiques y acudieron a recibirla al Real Palacio las esposas de los Oidores y Regidores quienes la cortejaron. En
los últimos días del mes de febrero de 1756 su único hijo enfermó gravemente, falleciendo el 1º de marzo. Obvio el
transcribir aquí todo el ceremonial cívico- religioso y honra fúnebres que se le tributaron como si se tratara de un
verdadero príncipe, solo añado que sus padres no estuvieron presentes cuando su cadáver fue depositado en una
tumba ubicada en la parte más noble de la nave central del Convento de Santo Domingo.
87
88
75
Rondeños en América
PATRIA
Ronda
Ronda
Barcelona
Granada
Ronda
Cataluña
Cataluña
Grazalema
Barcelona
Grazalema
Génova
Milán
Génova
Tuy
Ronda
Cádiz
Agramunt
Granada
Madrid
Ronda
Betanzos
Carrillo, en
Castilla
Málaga
Ronda
Sevilla
San Martín del
Castañar
Granada
Oviedo
Burgos
Navarra
Málaga
Madrid
Navarra
Barcelona
Lugo
Tudela
México
La Coruña
Vizcaya
Rueda, Castilla
Barcelona
Asturias
Milán
Lucca
Lucca
NOMBRE
El Marqués de Las Amarillas
La Marquesa de Las Amarillas
Don Agustín de Ahumada, hijo de
los Excmos. Sres
Don Bartolomé de Bruna Ahumada
Don Lorenzo Tavares
Don Felipe Caballero
Dª Inés Caballero, su mujer
Dª María del Corral y Posader
Dª María Antonia Biler
Dª María Carrero
Dª Amalia Busqueron
Dª Isabel del Valle
Dª Magdalena Requini
Dª Elena Casati
Dª María Sicilia Oliver
Don Jacinto Marfil
Don Vicente Feijoo
Fray Miguel de Ronda
Don Thomás de Figueroa
Don Antonio Martínez
Don Joseph Prieto
Don Felipe Clerc
Don Manuel Vasco
Don Félix López de Soto
CARGO
Virrey
Virreina
Don Manuel Cerdán
Idem
Don Luis Barela
Don Joseph Gómez
Don Domingo Gómez Bohorquez
Idem
Idem
Idem
Don Manuel de Tapia
Idem
Don Juan Salazar
Don Toribio Azebal
Don Joseph Rebollar
Don Joseph Eslava
Don Francisco Ximénez
Don Joseph Partearroyo
Don Antonio San Juan
Don Diego Panés
Don Joseph de Prado y Ulloa
Don Manuel Alonso Portugués
Don Francisco Carrillo
Don Esteban Carrera
Don Isidro Romaña
Don Manuel Moro
Don Benito Gusta
Don Melchor de Noriega
Don Joseph Casati
Don Francisco Lungui
Don Miguel Justi
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Amanuenses de la Secretaría del Virreinato
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Criados de la Asistenta del Virrey
Idem
Idem
Criados, Cocineros, mozos de Retrete y otros
criados del Virrey
Idem
La Coruña
Antonio Inel
Barcelona
Joseph Busqueron
76
Capitán de la Guardia de Infantería
Ministro de la Audiencia de México
Teniente Coronel y Capitán de la Guardia
Coronel Secretario de Virreinato
Damas y Criadas de la Virreina
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Segundo Secretario del Virreinato
Secretario de cartas del Virrey
Confesor de la Virreina
Capellán
Médico del Virrey
Mayordomo de la Virreina
Caballerizo
Que lleva el Virrey en su compañía
Criados Mayores y Pajes de la Virreina
Rodrigo Morales Aguilera
PATRIA
Versalles
Valencia
Roma
Final (Piamonte)
Santiago de
Compostela
Antequera
Carmona
Florencia
Chamberí
Palencia
Redondela
Redondela
Barcelona
Barcelona
Asturias
Calahorra
NOMBRE
Pedro Rafael Cornu
Ignacio Tárraga
Baltazar de la Cruz
Francisco Bassó
CARGO
Idem
Idem
Idem
Idem
Joseph Manzevo
Idem
Luis Oliver
Juan Marquini
Cayetano Zipriani
Francisco La Ros
Francisco Álvarez
Don Balthasar Montenegro
Luis del Villar
Joseph Trigo
Manuela Carol
Domingo del Vallín
Don Gerónimo Arcipreste
Idem
Idem
Idem
Idem
Idem
Criados de Don Lorenzo Tavares
Idem
Criados de Don Phelipe Caballero
Idem
Criado del Caballerizo
Criado de Don Manuel Vaamonde
Cádiz 23 de Julio de 1755
Firmado: El Marqués de Las Amarillas
Al mes escaso de su toma de posesión como virrey (10-11-1756) se le hizo entrega de
la bula Non est equidem emitida por el papa Benedicto XIV por la que proclamaba como
patrona de Nueva España a Nuestra Señora de Guadalupe, con tal motivo se organizaron
unas fiestas que duraron desde el 9 al 12 de diciembre, quedando esta última fecha señalada
como el día en que de aquí en adelante se celebraría la festividad de la virgen guadalupana.
Aunque en la obra citada de los Virreyes de Nueva España esta publicación solo abarca
el periodo de Carlos III, no obstante, en ella aparecen algunas pinceladas de la gestión
de nuestro virrey en las postrimerías del reinado de su hermanastro Fernando VI que
seguidamente añado a este estudio y que dicen así:
De la correspondencia que de este virrey de Méjico nos ha venido a las manos, merecen
destacarse temas que se presentan como introducción al estudio de la labor del virrey Cruillas. Tales
son los de la defensa de la frontera septentrional del virreinato, la escasez de tropas y artillería en
Méjico y Veracruz y el defectuoso sistema de provisión de los alcaldes mayores para el gobierno de
las circunscripciones territoriales.
Respecto del primer punto, conviene saber que a Amarillas toca una época de fuerte agitación
y gran movilidad de las tropas en las provincias de Sonora, Nueva Vizcaya, Coahuila y Texas.
En Sonora, el gobernador don Juan de Mendoza batallaba contra las tribus de los Siris, Pimas y
Pápagos, pueblos cuyas convulsiones azotaban la provincia desde 1751.
Los Apaches hostigaban Nueva Vizcaya desde 1748. Coahuila y Texas sufrían, además, la
rapacidad de sus gobernadores, cuya inmoralidad era difícil castigar desde Méjico. En Texas
se conocía en estos momentos la creación de un presidio o fuerte – llamado de San Agustín de
Ahumada – en honor del virrey y más comúnmente de Orcoquiza, a orillas del río Trinidad con
objeto de detener la posible expansión de los franceses por la costa, desde Luisiana. Pero más
dolorosa novedad era la destrucción de la misión de San Sabá, con muerte de dos misioneros, por
los indios comanches y las llamadas naciones del norte, ataque que dio lugar a la campaña dirigida
77
Rondeños en América
por el coronel don Diego Ortiz Parrilla. Tenía además el virrey planteado el punto general de la
reforma del sistema de habilitación de los presidios, pues el gobierno consideraba muy justamente
irregular que continuase en vigor el arancel de precios establecido en 1730.
Tocante a la defensa del virreinato del ataque que pudiera realizar una potencia extranjera sobre
sus costas, es de ver que Nueva España no solo ha de atender a sostener sus propias guarniciones y
fuerzas, sino que de su erario han de salir los caudales destinados a satisfacer el costo de todos los
presidios de las islas y costas del Caribe y de Filipinas, más el cuantioso renglón con que grava el
presupuesto la escuadra de vigilancia que tiene su base en la Habana.
Con la llegada al trono de Carlos III, la política de paz a ultranza seguida por Fernando
VI iba a dar un giro de 180 grados como se desprende de lo que sigue.
[…] En efecto la real orden de 6 de agosto de 1759 marca un indudable estado de alerta
militar; por su aviso repentino y la importancia de las medidas que comunica parece algo así como
una toma de posición en prevención de futuros acontecimientos bélicos. En dicho documento se
participa a Amarillas que desde el Ferrol el navío Campeón -poco después este sería sustituido por
el Diligente- conduciría 101 cañones a la Habana y Veracruz. Simultáneamente, desde Cádiz, los
navíos Europa y Reina pasarían a la Habana con toda la munición correspondiente a 500 tiros de
cañón de los de a 24 y 16; la batería de los cañones de a 12 se enviarían más adelante. También
cargaban estos buques 6.000 fusiles, con sus bayonetas, para las tropas del virreinato.
Reservadamente -añade la orden- me manda el rey decir a V. E., que los citados navíos de
guerra Campeón, Europa y Reina deben quedar agregados a la escuadra de la Habana, y aunque de
acá se procurará enviar los pertrechos que necesite y algunas harinas, si fuere dable disponga V. E.
se remitan de Veracruz los víveres y auxilios que con proporción al aumento de aquella escuadra
pidiere de caudal a V.E. el jefe de ella, don Blas de Barreda, haciendo V.E. se envíen desde luego
las harinas necesarias al aumento de la gente de los tres navíos.
Amarillas, se encontraba en Cuernavaca 90, reponiéndose de la grave enfermedad que padecía,
obedeció la orden y se dispuso a remitir a la capital de la Isla, cuyo situado situado 91 importaba
452.707 pesos 7 tomines 92 y 7 granos, lo que importase lo necesario para la subsistencia de los tres
buques, y las harinas que pudiese.
Aquí concluyen las referencias insertas en la citada obra y que atañen a don Agustín de
Ahumada como virrey de Nueva España, por lo que voy a recopilar lo referente a su persona
y gestión como primera autoridad del Virreinato de Nueva España, datos contenidos en las
obras tituladas Gobernantes de México y México y sus Gobernantes 93.
Como quiera que la enfermedad no remitía, optó por pasar sus últimos días en el palacio virreinal de Méjico
donde expiró el 5 de febrero de 1760. Siguiendo el protocolo a aplicar en estos casos de fallecimiento su cuerpo
fue embalsamado previo a las exequias fúnebres a celebrar en la catedral de Méjico y como consecuencia de esta
operación quirúrgica se observo que su corazón presentaba la anomalía denominada dextrocardia o dexiocardia ya
que su corazón se encontró en la mitad derecha del tórax, por lo que su viuda dispuso lo conveniente para que dicha
víscera, convenientemente conservada, la acompañase en su inmediato regreso a Ronda, donde fue depositada en
la sepultura situada en la capilla de Nª Sª del Rosario del convento de San Pedro Mártir, de la que eran patronos.
91
El Real Situado era una partida anual de dinero que debía proporcionar el tesoro del virrey con cargo a las
Cajas Generales de los centros argentíferos del virreinato para el sostenimiento y abono de los salarios de sus
fuerzas armadas.
92
Según el DRAE el Tomín era un submúltiplo del Peso o Real de a 8, el cual se subdividía a su vez en 12 Granos.
93
Éste libro, que forma parte de la Biblioteca Mexicana salió de la pluma de Manuel García Purón y fue publicado
por la Librería de Manuel Porrúa S.A. (México 1 D.F.)
90
78
Rodrigo Morales Aguilera
[…] En 1756 se preocupó en corregir algunos de los defectos que pesaban sobre el clero de
Puebla, donde se conferían órdenes a personas indignas de recibirlas, dedicadas a fabricar bebidas
prohibidas y regentar casas de juego.
1757.- En esa época era el centro minero de Bolaños uno de los que más recursos daban al
gobierno 94, además fue descubierta en Nuevo León la mina de plata “La Voladora”[…]
1759.- En la hacienda de San Miguel del Jorullo, de don José Andrés Pimentel, en la jurisdicción
de Ario,(Michoacán) surgió un volcán que hizo que todas las rancherías y poblaciones fueran
abandonadas, por lo que el Virrey se ocupó de dar asentamientos en otros sitios, gastando aún
dineros de su propio peculio, para auxiliarlos.
Concluyo este apartado de Rondeños en América volviendo a citar el libro del que es
autor el marqués de San Francisco en la que respecta a la exvirreina y marquesa de las
Amarillas el cual dice en su página 49 que ya aquí en Ronda años más tarde, contrajo
segundas nupcias con el Caballero Maestrante de Ronda, don Francisco de Giles y falleció
muy anciana en Sevilla, a 10 de diciembre de 1791.
ALONSO BASCO Y VARGAS, Año 1758 95
C ontratación, 5501, N.2, R.10
Este expediente tiene el inicio siguiente:
EL REY
Presidente y Oidores de Mi Real Audiencia de la Contratación a las Indias, que reside en la
ciudad de Cádiz. YO os mando que, a don Alonso Vasco y Vargas teniente de navío de mi Real
Armada, a quien he conferido la Alcaldía Mayor de Villalta en las Provincias de Nueva España, le
dejéis pasar a servirla, embarcándose en cualquier Navío de Bandera mía que saliese de ese Puerto
para los de las Indias; y que pueda llevar un criado, las armas y equipaje correspondiente, precediendo
el justificar no ser casado y, si lo fuere, que cumpla con la Ley llevando a su mujer o haciendo constar
su consentimiento y, por lo que mira a su criado que presente información hecha en su tierra, ante
la Justicia de ella, por donde se verifique que tampoco es casado ni de los que tienen prohibición para
Con las mejoras introducidas en este sector, por el Virrey, la producción en plata llegó a alcanzar el 20% del
total de este metal extraído en Nueva España.
95
Como preludio a la exposición de este expediente y el que sigue de su hermano Joaquín Vasco, me voy
a permitir el hacer una breve introducción de los orígenes de esta familia en Ronda a mediados del siglo
XVI. y que aparecen en el trabajo titulado El Rondeño don José Vasco y Vargas cuyos autores son Serafín
Becerra Martín y David Cuevas Góngora. Dicen estos coautores que el bisabuelo de estos hermanos, llamado
Francisco Vasco de Reynoso (24 de Sevilla y luego regidor perpetuo de Ronda) se casó en Ronda con Dª.
Gregoria Reynoso y Malo, fruto de este matrimonio fue Francisco Manuel el cual matrimonió en la villa
de Osuna con Dª. Catalina Valderrama, trasladándose luego a Ronda donde nacieron sus hijos Francisco
José y Catalina, Años más tarde, concretamente en 1706, se alistó entre los nobles de Ronda para servir al
futuro Felipe V. En 1710, concluida la contienda, por cédula de 25 de octubre se recompensaba a los nobles
rondeños por los servicios prestados durante la guerra con una serie de cargos. Entre los beneficiados se
encontraba don Francisco que recibió el título de caballerizo del Rey. Por otro lado, en 1713, fue elegido
como teniente de hermano mayor de la Real Maestranza de Ronda, de la que era miembro (todos sus hijos
también lo fueron, así como sus descendientes, y en la lista de Ttes. de Hermano Mayor de dicha Real
Institución el apellido Vasco o Bargas aparece en 6 ocasiones detentando tan honorífico puesto). Francisco
José se casó en Sevilla con Dª. Josefa de Vargas y Rivera, hija de los marqueses de Castellón, fruto de este
enlace fueron 8 vástagos, seis hijos y dos hijas, dos de ellos Alonso y Joaquín pasaron a servir a la Corona
en distintos cargos en América.
94
79
Rondeños en América
pasar a las Indias y con las señas de su persona y si fuere casado observaréis con él lo mismo que con
el provisto, sin que esta justificación la pueda suplir Certificación suya, el cual ha de hacer también
el juramento acostumbrado de que no intervendrá, consentirá ni disimulará cosa alguna en cuanto al
pasaje a los Reinos de las Indias de las llamadas polizones o llovidos, que son los que van sin licencia
ni oficio, sino que lo participará al Comandante o Jefe del Navío a quien corresponda para que no
se puedan ocultar, según lo resuelto sobre este particular, que así es mi voluntad. Fecha en el Buen
Retiro, a siete de febrero de mil setecientos y cincuenta y ocho. YO, EL REY.
A continuación aparece otro escrito cuyo encabezamiento reza así:
Don Alonso Basco y Vargas caballero del Orden de Santiago, teniente de Navío de la Real
Armada (sigue hablando de su nombramiento como Alcalde Mayor de Villalta y de la facultad que
tiene para llevar un criado), por lo que propone a Don Juan Agustín García de Hoyos Montero,
natural de la Ciudad de Ronda de 17 años de edad, moreno de ojos y ceja gruesa y negra el cual
por la información original hecha ante el ayuntamiento de la villa de Setenil distante dos leguas
de la dicha Ronda y en que se haya avecindado su padre que demostró con la solemnidad necesaria
para que dando testimonio en suficiente relación de ella resulta especial y circunstanciadamente
ser soltero, natural de estos reinos cristiano viejo y de los no prohibidos para pasar a los de Indias
y de limpia y esclarecida prosapia y porque me hallo libre y soltero estoy pronto a justificarlo con
información de testigos que in continenti ofrezco y a ejecutar el juramento que se me tiene en
asunto de los llovidos o polizones y, por tanto,
A V.S. suplico haya por demostrado el Real Título e Información y por presentada la Real
Cédula y se sirva mandar se reciba la que de mi libertad que llevo ofrecida y hecha y evacuado
que sea el prevenido juramento por la Contaduría General de esta Real Audiencia se expida la
correspondiente licencia para mi embarque, con el mencionado don Juan Agustín, cuya información,
quedando testimoniada, se devuelva en cualquiera de los navíos que salgan de este Puerto para los
de Nª España según se ordena y es justicia que pido. Fdo. Don Alonso Basco.
JOAQUÍN VASCO Y VARGAS, Año 1776
C ontratación, 5223, N. 2, R. 19
EL REY
Por don Joaquín de Vasco y Vargas ha suplicado, que respecto de hallarse nombrado por Oidor
de mi Real Audiencia de la ciudad de Santa Fe, me digne concederle licencia para ir a servir su
plaza y embarcarse a este fin en una fragata que se está aprestando en Cádiz para Cartagena con
dos criados, los libros de su uso y el equipaje correspondiente.
Habiéndose visto en mi Consejo de las Indias, he venido en condescender a esta instancia y
en su consecuencia mando al Presidente y Oidores de mi Real Audiencia de la Contratación en
Cádiz, no le pongan embarazo alguno en la forma expresada, en la inteligencia de que teniendo
asegurado ser soltero no se le ha de permitir si resultare estar casado y se ha de dar aviso de ello,
por mano de mi infrascrito secretario y con calidad de que por parte de los criados se presente la
respectiva información hecha en los lugares de donde sean naturales o hubiesen tenido vecindario,
con expresión de sus señas, de que no se hayan recusados, ni están comprendidos entre aquellos
a quienes se prohíbe pasar a mis Dominios de la América y que el referido don Joaquín haga el
juramento acostumbrado de no intervenir, consentir ni disimular cosa alguna en cuanto al pasaje a
80
Rodrigo Morales Aguilera
aquellos Reinos de los sujetos llamados zones o llovidos, que son los que van sin oficio ni licencia,
sino que lo participaréis al Capitán, Jefe o Comandante del navío a quien correspondiere para que
no puedan ocultarse, por ser así mi voluntad y tenerlo resuelto últimamente a consulta de mi
enunciado. Consejo de 30 de octubre de mil setecientos treinta y ocho.
Dado en Aranjuez, a veinte y ocho de mayo de mil setecientos setenta y seis. YO, EL REY
De lo que se desprende de la documentación que sigue se colige que nuestro paisano era
de edad de 40 años, según consta de la partida de bautismo legalizada, que para tal efecto
presenta, en la que se acredita que fue bautizado en la Iglesia Mayor de Santa María de la
Encarnación el 8 de noviembre de 1729.
En otra información actuada que presenta don Joaquín, ante el Inquisidor Ordinario y
Vicario de la villa y Corte de Madrid y en presencia del escribano pertinente, acredita su
soltería, en el que depusieron como testigos don Pedro Vasco y Vargas, su hermano; don José
Domínguez y Vargas y don Joaquín Domínguez y Vargas, al tenor del escrito que presenta.
Finalmente, hay que reseñar de que a pesar de tener licencia para llevar consigo a dos
criados solo hizo uso para que le acompañara uno de ellos llamado Cipriano de Mena,
natural de la villa de Meneses, del partido y provincia de Palencia y que ambos embarcaron
en la fragata nominada “La Aurora”.
JOSÉ GARCÍA DE LEÓN Y PIZARRO, Año 1777
C ontratación, 5527, N. 2, R. 71
El Rey ha concedido licencia a don José García de León y Pizarro Regente Presidente electo de
la Audiencia de Quito, para que pueda transferirse a su destino, en cualquiera de los buques que se
aprestan en ese puerto para Cartagena de Indias, llevando en su compañía a su mujer doña María
de Frías, dos hijas y un hijo, dos criadas y cuatro criados. Prevéngolo a Vª. Srª. de orden de S.M.
para que disponga su cumplimiento.
Dios guarde a Vª. Srª. muchos años. Aranjuez 27 de mayo de 1777.
En las páginas que siguen se lee, entre otras cosas, que este personaje ya detentaba el
cargo de Visitador General de Tribunales de Justicia y Cajas Reales de aquél distrito y que
embarca desde el puerto de Cádiz en el navío “El León Colorado”.
A continuación se inserta la lista de las personas comprendidas en la familia del Regente
Presidente de Quito, que son las siguientes:
Don José García de León y Pizarro 96, Regente Presidente de la Real Audiencia de Quito,
Visitador de Ella, Tribunales de Justicia y Cajas Reales. Natural d Motril, casado; Doña María
de Frías y Rey, mujer del antecedente, natural de la ciudad de Ronda, obispado de Málaga;
Siguen los nombres de sus hijos, criadas, secretario y mayordomo.
Al parecer, dado ya el tiempo transcurrido desde la insubordinación a la Corona de los rebeldes Pizarro
(Gonzalo Y Hernando, hermanos de Francisco, el conquistador) se atenúa la prohibición de pasar a las indias a
las personas que de algún modo pudiesen tener relación con los referidos, caso ocurrido a Juan Mª de Valenzuela
que ya se ha estudiado anteriormente.
96
81
Rondeños en América
JERÓNIMO GIRÓN Y MOCTEZUMA, A ño 1778
III M arqués de L as A marillas .
Por extensa y brillante hoja de servicios de este militar rondeño entresaco lo referente a
la época en que participó a las órdenes de Bernardo de Gálvez, como su lugarteniente, en la
ayuda a las Colonias Americanas para logar su independencia del Cetro Británico.
El 9 de junio de 1779, España, según lo tratado con Francia declaró formalmente la guerra
a Inglaterra, previo a este acontecimiento, que ya se preveía, la Corona Española había tomado
una serie de precauciones a fin de reforzar su presencia militar en la zona del Caribe97.
Sobre este particular transcribo al pie de la letra lo que sigue, inserto en su hoja de servicios:
En diciembre del 78 se embarcó para la Habana con el Regimiento de Navarra, del que era Tte.
Coronel, antes de declararse la guerra contra Inglaterra, y a poco de su arribo a aquella Isla se le confirió
el mando del Regimiento de Infantería El Príncipe, que se hallaba de guarnición en aquella Plaza.
El 12 de diciembre se embarcó solo para la Luisiana, nombrado segundo jefe de don Bernardo
de Gálvez, su Gobernador, e inmediatamente a su arribo pasó a la Nueva Orleans y se dispuso la
expedición para la conquista de Mobila en la que salió con el convoy embarcado en la fragata del
Rey La Volante, y a la entrada de la bahía de la Mobila naufragó con otras siete embarcaciones,
lo que detuvo toda la expedición en la punta desierta de Mobila e Isla Delfina, donde permaneció
once días. Pasados estos y recuperadas las tropas, y sin esperar a varias embarcaciones que se
le habían separado en el temporal, continuaron por tierra con la artillería y municiones de las
embarcaciones perdidas y a las que a la expedición le habían quedado a poner sitio al Castillo. Se
abrió la trinchera y colocadas las baterías a 250 toesas 98 y por una feliz ventaja que el terreno nos
proporcionó, se rindió a los cuatro días de trinchera abierta con los 300 hombres que quedaron de
guarnición y salieron por las brechas (En la Gaceta del 23 de junio de 1780 se copia el parte del
General Gálvez). S.M. lo honró con el cargo de Brigadier. Regresó el convoy a la Habana. Primera
salida de la Habana para Panzacola que se desgració por un terrible temporal que dispersó todo
el convoy en los distintos puertos del seno mejicano y destruyó parte de él. Las fragatas la O, del
mando de don Gabriel Aristizabal en que iba Girón y la Rosalía pudieron aguardarse en la sonda de
Campeche, y pasado el temporal se dirigieron a las de Las Tortugas, que era el puerto de reunión,
y esperaron un mes remitiendo a la Habana los navío del Rey destrozados y todo lo que se presentó
en ese tiempo. La mañana del siguiente día en el que las dos fragatas hicieron vela para la Habana
se descubrieron dos embarcaciones que a poco se reconocieron fragatas enemigas y que venían en
busca nuestra, al medio día se trabó el combate y a las tres horas de fuego se rindieron y entramos
con ellas en la Habana, armadas en guerra y mercancías, una de 24 cañones y la otra de 18 y ambas
ricamente cargadas.
Esta declaración de guerra contra el Reino Unido tuvo un carácter global como se pone de manifiesto por los
actos, de índole castrense, llevados a cabo por el rondeño don José Vasco y Vargas, a la sazón Gobernador y
Capitán General de Filipinas y Presidente de la Real Audiencia de Manila cuando en prevención de un ataque de
la escuadra anglosajona mandó fortificar la capital: se construyeron varios baluartes que protegían el centro de
Cavite y reparó las defensas de la ciudad. Así mismo, recibió órdenes para crear 4 compañías que debían estar
compuestas por vecinos españoles de aquellas islas.
98
Medida de longitud francesa equivalente a 1, 949 metros.
97
82
Rodrigo Morales Aguilera
Segunda expedición para el mismo destino y su conquista: Se hallarán los oficios del General
en la Gaceta de Madrid del 7 de agosto de 1781 (Se dignó el Rey concederle el empleo de Mariscal
de Campo) quedó por todo el resto de la guerra de 2º Jefe del Ejército, hasta que hecha la paz regresó
con él a Europa. En Septiembre de 1783 S.M, le agració con la encomienda de Museros de la Orden
de Santiago 99.
No obstante lo expuesto me voy a permitir el copiar algunos párrafos que aparecen
en la obra titulada España y la Independencia de los EE.UU 100 y que ponen de manifiesto
cómo nuestro compatricio colaboró, muy eficazmente, como lugarteniente del Bernardo de
Gálvez en la independencia de Las Trece Colonias:
[…] Ya todo estaba preparado en la tarde del 11 de enero (de 1780). Gálvez pasó revista a la
tropa expedicionaria 101 en los muelles (de La Habana) con destino a Mobila …
Tres días más tarde, el ayudante de Gálvez, el coronel Jerónimo Girón, embarcó en la fragata
Volante y Gálvez en el Galveztown rumbo a Mobila.
A mediodía, (del 9 de febrero) el convoy 102 ya navegaba delante de la entrada (de la bahía de
Mobila) y desde el puente de la fragata comandante 103, Volante, Girón observó un buque dentro
de la bahía, que bien podía ser una fragata inglesa y ordenó a Riaño atacarla esa misma noche con
su balandra Valenzuela, que llevaba un cañón de a 24 en la proa. Riaño acompañado por varias
lanchas armadas, entró y apresó una lancha haciendo cinco prisioneros…
El día 10 amaneció con viento del suroeste y el mar se puso muy grueso, por lo que Bernardo
pensó que sería mejor refugiarse dentro de la bahía. La fragata Volante fue la primera que pasó con
éxito la barra, seguida por el Galveztown, pero encallaron en un banco de arena dentro de la bahía.
El día 11 el tiempo seguía igual de malo e imposibilitó socorrer a las dos embarcaciones
aún encalladas. Al día siguiente, con la mejoría del tiempo, Gálvez ordenó desembarcar la tropa
en la orilla oriental de la entrada, llamada Punta Mobila. Los soldados fueron transportados
por las balandras que habían cruzado la barra con éxito aquella mañana. Durante este día las
dos embarcaciones que quedaron encalladas quedaron libres así como la tripulación y la tropa,
que habían pasado dos días en el mayor peligro, por lo que con menos peso y sin anclas las dos
embarcaciones penetraron en la bahía.
El día 14 amaneció nuevamente encapotado, soplando, con fuerza el viento de suroeste, con
lluvia, viento y relámpagos, de tal manera que las embarcaciones empezaron a hacer agua y solo
pudo salvarse la tripulación y tropa al desenbarcar en la pequeña isla Delfina en la entrada poniente
de la bahía. Además la esperanza de sacar a la Volante y a la capturada fragata inglesa del banco
Estas referencias sobre su vida militar también aparecen, más ampliamente reflejadas, en la Gaceta de Madrid
en su nº 22, de 19 de febrero de 1820 (págs. 176 a 179) cuando éste medio de comunicación anuncia su muerte
acaecida en Sevilla el 17 de octubre del año anterior.
100
Su autor es el hispanista Eric Beerman que se apoya, en gran parte, para la elaboración de éste trabajo en el
diario que Bernardo de Gálvez escribió sobre la batalla de Mobila y conquista de Pensacola.
101
La tropa estaba compuesta por: Los regimiento del Príncipe, El fijo de la Habana, de España, el Fijo de la
Luisiana, 14 artilleros, 26 carabineros, 323 de Milicias Blancas, 103 pardos y morenos libres, 24 esclavos y 26
auxiliares amerinanos, “siempre agradecidos a la Corona española”.
102
Este conjunto de barcos estaba formado por: La fragata mercante, Misericordia, cuatro saetías, una corbeta, dos
bergantines, los paquebotes Kaulicán y el Rosario, que hacía de hospital y la balandra Valenzuela, al mando del
futuro cuñado de Gálvez, el teniente de navío Juan Antonio de Riaño.
103
La fragata capitana era la Galveztown.
99
83
Rondeños en América
de arena se disiparon, pues ambas estaban llenas de agua hasta la cubierta, por lo que tuvieron que
ser abandonadas.
El 17 de febrero Bernardo se encontró en una playa desierta de punta Mobila, con 800 hombres
que habían perdido casi todos sus víveres, artillería y municiones, no obstante Gálvez les ordenó
construir unas escalas con los fragmentos de las embarcaciones que se hallaban en la costa, con
la intención de subir los muros y tomar el fuerte Carlota de Mobila por asalto. El 18 se acercaron
al fuerte Carlota, donde instalaron el primer campamento y estrecharon el cerco de Mobila. Con
los cañones de doce libras de la Volante, se levantó una batería en Punta Mobila para controlar la
entrada a la bahía.
El fuerte Carlota estaba a unos 50 Km. al norte de Punta Mobila, hacia donde las tropas
españolas se dirigían la mañana del día 20; pero el tiempo no les volvió a acompañar y tuvieron que
detener el convoy a la protección de la orilla, donde Bernardo avistó entrando cuatro embarcaciones:
La Caimán, al mando del capitán de fragata Miguel de Goicoechea, el bergantín Santa Teresa, la
saetía Santa Catalina y el paquebote san Pío e inmediatamente se trasladaron él y Girón a la
Caimán para entrevistarse con Goicoechea, el de más graduación.
El día 24 con viento favorable la expedición veló de Punta Mobila al primer campamento en el
río de los Perros donde llegaron a las once de la mañana del día siguiente, y esa tarde se les unieron
cuatro embarcaciones de Nueva Orleans con 130 hombres, de ellos 26 americanos. Bernardo ordenó
el desembarco de una partida de cazadores para reconocer el terreno; él y Girón también saltaron a
tierra con el ingeniero Francisco de Navas para inspeccionar el lugar donde situar el campamento,
que se estableció en la rivera norte de los Perros.
El día 29 del mismo mes Girón dirigió una patrulla compuesta por dos compañías, una de
milicia blanca y otra de negra y mulata, en reconocimiento de las cercanías del fuerte Carlota.
El primero de marzo, Gálvez visitó los alrededores del fuerte donde el día anterior estuvo
Girón y desde donde vio arder algunas casas de Mobila y desde donde vio arder algunas casas de
Mobila; preocupado, envió al tte. coronel Francisco Bouligny y un tambor portando una carta
para el comandante del fuerte solicitando su rendición con bandera de paz con resultado negativo
por lo que se ordenó trasladar el campamento al paraje escogido por Navas, y allí establecer la
batería. Cuando en la mañana del día 2 los españoles iban a efectuar la mudanza, un miliciano de
Luisiana que estaba vigilando el fuerte, regresó con el informe de haber visto salir de Carlota a un
numeroso grupo de hombres armados. Con esta noticia, Bernardo ordenó su captura a Girón con
un destacamento de 200 hombres, que regresaron a la una de la tarde comunicando que los ingleses
habían retornado al fuerte.
A la mañana siguiente Girón y Navas, con una compañía de granaderos del regimiento España,
un destacamento de cazadores y veinte negros iniciaron los trabajos para montar la artillería sin
reacción de los ingleses, trabajo que concluyó en la mañana del día 12 con 8 cañones de 18 libras y
uno de 24 e inmediatamente comenzó el fuego artillero, contestado por los ingleses, que duró hasta
la puesta del sol, cuando los sitiados izaron la bandera blanca. De esta acción resultaron heridos
entre otros Enrique Duprez, ayudante de Girón.
El día 13 de marzo de 1780, delante del fuerte Carlota, Gálvez y Durnford firmaron los
artículos de rendición.
Después de la toma de Mobila el día 20 Gálvez comunicó a sus ayudantes su intención de dejar
al coronel Girón al mando en Mobila.
Días después, a bordo del Galveztown Gálvez se reunió con sus consejeros y les comunicó
que a pesar del proyectado taque a Pensacola había tomado la penosa decisión de posponer dicha
84
Rodrigo Morales Aguilera
invasión por falta de transporte marítimo, por lo que en un principio tenía planeado ir a la Habana
y presentar su caso para una nueva invasión de Pensacola, pero ante la suspensión de la misma
prefirió enviar a Girón; el ya iría tras una corta estancia en Nueva Orleans y volvería a estudiar
la expedición a Florida.
Desde la Habana, Girón informó a su superior sobre el regreso y desembarco de la fustrada
expedición y sobre sus instrucciones para conseguir tropa, armas y efectos para el socorro de
Mobila y el futuro ataque a Pensacola, además de sobre la próxima llegada de la gran flota de José
Solano con 12.000 hombres a bordo.
La colaboración de los americanos con los españoles sobre Pensacola fue bastante estrecha; así,
en marzo de 1870, Floridablanca comunicó al embajador Aranda la llegada a España del comisario
del Congreso Americano John Jay, nombrado ministro ante la Corte española. Carlos III pensaba
que la toma de Pensacola para este verano era factible, para más tarde pensar en atacar a San
Agustín de Florida, al mismo tiempo que los americanos hacían lo mismo en Carolina y Georgia.
El agente oficioso español en Filadelfia, Francisco Rendón, consiguió la cooperación del Congreso
Americano para atacar con sus tropas los estados sureños de Virginia y las Carolinas, y así distraer
a los ingleses de la operación española de Pensacola.
En estos días Bernardo no tenía quejas del respaldo oficial y así lo informó a su tío José el día
28; además Girón le indicó que la expedición de Pensacola contaba ya con 4.000 hombres divididos
en 4 divisiones.
Concluyo aquí las referencias que versan sobre nuestro paisano en la ayuda a la
independencia de las Trece Colonias resaltando la amistad, afecto y respeto que unían
a Girón y Bernardo de Gálvez y que se pone de manifiesto, en lo personal, cuando éste
último invita al marqués de las Amarillas a que sea testigo preferente en el bautizo de su
primogénito.
A su vuelta a los Reinos de España, detentó, entre otros cargos de máximo relieve el de
Virrey de Navarra.
ALONSO DE ESCALANTE, Año 1784
C ontratación, 5529, N.2, R.62
Por un escrito, fechado el 8 de noviembre de 1784 y firmado en S. Lorenzo (del Escorial)
por don Joseph de Gálvez se le comunica al jefe de la Casa de Contratación en Cádiz que
el Rey se ha servido conceder licencia a don Alonso de Escalante, natural de la ciudad de
Ronda, para que pase a Caracas, para diligencias propias, el cual embarca, tras haber hecho
el juramento acostumbrado, el 22 de junio del año siguiente, en la fragata Nuestra Señora
del Rosario, alias La Paz, propia de don Pablo Mayo.
JUAN ANTONIO MACHADO, Año 1784
C ontratación, 5690, N.10 (Bienes Difuntos)
Tras la lectura de este voluminoso legajo, cuyo proceso dura casi una década, se
desprende que este individuo era natural de Ronda, que se había casado en Veracruz con
Eugenia Barrús y, que tanto esta como sus 3 hijos, eran muertos al tiempo de su fallecimiento
85
Rondeños en América
que ocurrió el 6 de mayo de 1776. Sin haber testado el referido vecino que fue de la ciudad
y puerto de la Nueva Veracruz, por lo que en cumplimiento de lo mandado por el Sr. Oidor
y Juez General del Juzgado de Bienes de Difuntos de la Audiencia de Méjico, se citó al
Sustituto Defensor para que procediese al inventario y aprecio de sus bienes que importaron
355 pesos y 3 reales, que se entregaron en depósito al Sr Troncoso, los cuales después de
abonar los gastos del funeral, entierro y premio del depósito quedaron reducidos a 242 pesos
y 5 reales, quedándose paralizada esta causa por motivo de la enfermedad del escribano que
comenzó a practicar las diligencias hasta la muerte de este ocurrida el 24 de abril de 1778;
por lo que el Gobernador de Veracruz mandó pasar este expediente a su Asesor, el cual
pidió que para evitar mayores perjuicios se procediese inmediatamente a la práctica de las
diligencias prevenidas en las Instrucciones de este Juzgado, haciéndole saber al depositario
que entregase las cuentas y que efectuadas estas pediría lo conveniente volviendo los autos.
En las cuentas que presenta el Sr. Troncoso aparece, que descontados los gastos del
funeral, entierro y premio al depositario, quedaban líquidos a favor del difunto 242 pesos y
cinco reales.
A continuación, se presenta un escrito del Sustituto Defensor diciendo que como no
había herederos se mandase que tasadas y satisfechas las costas procesales se diese cuenta a
este Tribunal a donde se remitiera el caudal libre que quedase.
Las costas importaron 116 pesos y 4 reales, por lo que se remitieron a este Tribunal 126
pesos y 1 real que se depositaron en las Arcas de Bienes de Difuntos.
En los navíos que se destinan por el Superior Gobierno de este Reino a Cádiz para la
conducción de caudales envió a esta Ciudad, a cargo del Maestre de Plata, entre otras, 105
pesos y 3 reales como pertenecientes a Juan Antonio Machado originario que fue del Lugar
(sic) de Ronda, así como una carta dirigida a los responsables de la Casa de la Contratación
indicándole que hagan las providencias oportunas en Ronda a fin de que los parientes que
deban heredar a dicho intestado y no habiéndolos se aplique lo que quedare líquido de
dicha cantidad a la Real Cámara de S.M. y que se practique aviso a este Tribunal para su
constancia. Fdo. Ruperto Ugarte de Luyando, Sres. Presidente y Oidores de la Real Audiencia
y Casa de la Contratación de Cádiz.
El Fiscal manda a las Justicias de Ronda que ejecuten las diligencias, pongan los carteles
y los publiquen en los sitios acostumbrados conforme a la ley, a fin de que llegue a noticia de
los interesados y comparezcan en esta Real Audiencia, en el plazo de setenta días, a deducir
sus derechos poniéndose certificación de la licencia con que pasó a Las Indias. Cádiz, 3 de
marzo de 1784.
En cumplimiento de lo mandado por el Fiscal se pregonan y fijan los edictos en
3 ocasiones y con intervalo de 9 en 9 días en los sitios acostumbrados en presencia del
escribano, así mismo en la Iglesia Mayor al tiempo del ofertorio, y por voz del párroco
también se da publicidad de esta herencia. A resulta de lo cual, aparecen dos herederos,
hermanos enteros del finado que son: Dionisia Machado, viuda, y su hermano Andrés, los
cuales después de recoger las copias autorizadas tanto del matrimonio de sus padres, así
como de las de bautismo de ellos y de sus hermanos fallecidos en la parroquia de Espíritu
86
Rodrigo Morales Aguilera
Santo, otorgan su poder a José Lorenzo Camargo, procurador de la Real Audiencia para que
defienda sus derechos.
Como quiera que aquí tienen que hacer otras probanzas ante el Corregidor y el escribano
del cabildo, con presentación de testigos que atestigüen cómo Juan Antonio hará 22 o 23
años que transmigró al Reino de Nueva España, nombran y dan poder al procurador Juan
Alconchel para que los represente en la dicha información.
Concluidas estas pesquisas, se da traslado de todo ello a la Real Audiencia que manda
que los autos los vea el Fiscal que resolverá a la vista de ellos.
El 14 de agosto de 1784, el Sr. Castilla fiscal de S.M. dice que los referidos hermanos han
justificado plenamente sus derechos a la herencia, por lo que siendo V. Señoría servido podrá
declararlos herederos y mandar se le libre lo que resulte, deducidos los legítimos gastos.
AUTO.- Citadas las partes: lo mandaron los Sres. Presidente y Oidores de la Real
Audiencia y Casa de la Contratación de Indias, en Cádiz a 17 de agosto de 1784.
NOTA. Como la Casa de la Contratación se suprime en 1790 y con el fin de averiguar
si hay otros pasajeros que sean de interés reseñar en este trabajo, busco en Internet otros
enlaces y localizo el Archives Portal Europe que recoge a algunas personas, que aunque no
nacidas en Ronda están vinculadas a su Real Maestranza, que son las que a continuación
reseño.
J uan J osé
Bernabé y M adero, Año 1810
I ndiferente, 2140, N.63
de
Expediente de solicitud de licencia de embarque de Juan José de Bernabé y Madero, caballero de
la Real Maestranza de Ronda, natural de Potosí, casado con María del Carmen Viaña, para pasar
a Buenos Aires, a cuidar de un ingenio de moler metales que tiene en Potosí, junto con su mujer
y sus hijos María del Carmen y Juan Nepomuceno, su suegra, Ana García de San Juan, su criada
María Josefa Rodríguez y su criado negro Simón Castillo. 9 de febrero de 1810. 104
M ariano J usto Pérez de C amino
Ultramar, 344, N.69
y
Palacio, Año 1825
Mariano Justo Pérez de Camino y Palacio, natural y vecino de San Julián de Musques, uno
de los concejos del valle de Somorrostro, en el señorío de Vizcaya, soltero, hijo de Tomás Pérez de
Camino y Llarena, maestrante de La Real Maestranza de Ronda, y de María Atanasia de Palacio,
vecinos de allí, solicita licencia para pasar a La Habana a asistir a su primo, Mariano de Abaitua,
residente y del comercio de dicha ciudad. 13 de octubre de 1825. 105
ESTEBAN RAIMUNDO MARQUIS Y MIER, Año 1829
I ndiferente, 2149, N.93
Expediente de solicitud de licencia de embarque de Esteban Raimundo Marquis y Mier,
caballero de la orden de San Juan, maestrante de la Real de Ronda, natural de Trinidad, en la isla
104
105
Secretaría de Estado y del Despacho de Hacienda.
Archivo General de Indias.
87
Rondeños en América
de Cuba y residente en Algeciras, para regresar a su casa. 15 de abril de 1829 106.
MANUEL TROYANO RISCOS. 1890
Si el principio de este estudio, relativo a la vinculación de Ronda con América, se inicia
en el año 1492 con el vecino de nuestra ciudad RODRIGO SÁNCHEZ DE SEGOVIA, tiene
su fin en 1890 con MANUEL TROYANO RISCOS, de cuyos rasgos biográficos entresaco
algunos que están recogidos en el Diccionario Biográfico Español editado por la Real Academia
de la Historia y otros que constan en los Archivos Históricos del Congreso de los Diputados
y del Senado.
Sobre nuestro compatricio la primera obra reseñada dice lo siguiente: Nacido en Ronda
en 1843 estudió derecho en la Universidad Central y fue pasante de Estanislao Figueras que
sería después presidente de la Primera República. Trabajó en La Iberia, de Práxedes Mateo
Sagasta, y fue redactor de El Globo, de Castelar, del que se separaría al distanciarse don Emilio
de la Monarquía. En 1878 pasó a El Imparcial, que dirigía su cuñado Andrés Mellado, y donde
llegaría a ser redactor jefe y un destacado editorialista…
Tanto sus compañeros de profesión, así como sus amigos le insistían reiteradamente, que
dadas las cualidades y calidades que orlaban su persona se presentase para las elecciones al
Congreso de los Diputados, a fin de que defendiera y difundiera, desde su escaño, su ideal
político, invitaciones que rechazó en varias ocasiones hasta que por fin se decidió a presentar
su candidatura para los comicios que tendrían lugar el veintisiete de marzo de 1898.
Sobre este particular están recogidos, entre otros, los siguientes datos en el Archivo
Histórico del Congreso de los Diputados:
Nombre: TROYANO, MANUEL; Legislatura:1898-1899; Circunscripción: Cuba; Distrito:
La Habana; Votantes: 32335; Votos obtenidos: 21694; Fecha de alta: 05/04/1898; Fecha de
juramento: 06/05/1898.
A pesar del ambiente bélico que imperaba en la Perla de las Antillas y que concluyó
definitivamente el 10 de diciembre de 1898 con la firma del Tratado de París, por el cual se
le reconoce su independencia, el flamante diputado no entregó su acta como tal hasta el final
de esta legislatura acaecida el 16 de marzo de 1899107.
Secretaría de Estado y del Despacho de Hacienda.
Años más tarde, concretamente en la legislatura de 1905- 1907 es presentado para cubrir uno de los escaños
de Senador, que quedaron vacantes tras la disolución del Congreso de los Diputados y de la parte electiva del
Senado, por la Sociedad Económica de Amigos del País.
106
107
88
Rodrigo Morales Aguilera
CONCLUSIONES
Como ya se ha comentado en la Introducción de este trabajo, pocas son las ciudades, por
no decir que es caso único, en la que su nombre quede reflejado en efemérides transcendentales
del Imperio Español, ya que Ronda aparece tanto en su Orto (primer viaje de Colón) como
en su Ocaso (último Diputado al Congreso por la provincia de Cuba), circunstancias que al
referírmelas mi abuelo me aguijonearon a elaborar este trabajo, por ello, a medida que he
ido avanzando en este estudio sobre las huellas que una serie de rondeños, en el decurso de
los siglos, han ido dejando en el Nuevo Continente, mi ilusión e interés por este trabajo ha
ido creciendo ya que hasta entonces, los conocimientos que tenía, sobre este particular, se
ceñían a las gestas de Colón, Hernán Cortés, Pizarro, etc.., materias que cursé, entre otras,
en mis estudios de Primaria y Secundaria.
Desde que en 1572, Felipe II por su Real Cédula manda al Consejo de nuestra Ciudad
que funde una Cofradía o Hermandad que con el tiempo ha tomado el nombre de Real
Maestranza de Caballería, al objeto de que Ronda esté en todo momento preparada
para acudir en ayuda de la Corona, donde Ésta dispusiese1, es la causa de que una parte
considerable de la nobleza local se incline a que sus hijos abracen el estamento militar, en
sus ramas de la Real Armada2 o en los Ejércitos de Tierra3.
Como se ha visto, en el desarrollo del presente trabajo, hijos de Ronda también
participan en el descubrimiento y conquista de nuevos territorios, fundación de ciudades,
administración de las mismas o desempeñando altos cargos de la Administración Central,
Durante la Guerra de Sucesión organizó a su costa un regimiento, hecho que vuelve a producirse en tiempos
de la Guerra de la Independencia.
2
En la obra titulada Real Compañía de Guardias Marinas y Colegio Naval aparece un amplio ramillete de rondeños
pertenecientes a las familias de los Atienza Salvatierra, Guerrero de Escalante, Ahumada, Tavares, Morejón Girón
y los ya aquí estudiados los maestrantes Alonso, José y Joaquín Vasco y Vargas. Otros marinos cuyos expedientes
no han llegado a tiempo a mis manos son los de Bartolomé Rivera Salvago, que según Moreti desempeñaba el
cargo de Jefe de la Escuadra de la Habana, donde murió en marzo de 1800, o el de Joaquín Moreno de Mendoza
del cual en la obra citada de Guardias Marinas año 1757,expte.1403 sig. 5543 aparece una escueta nota que dice:
Coronel de los Reales Ejércitos, Superintendente General del Tribunal de Cruzada en la isla Margarita, sus costas
y presidios y Gobernador y Capitán General de ella.
3
Otro tanto ocurre cuando se consultan los 9 volúmenes del Archivo General de Segovia, obra que contiene también
las Hojas de Servicios de numerosos rondeños.
1
89
Rondeños en América
cuyo ejemplo más significativo lo tenemos en el Virrey de Nueva España, Don Agustín de
Ahumada y Villalón.
Ronda no se queda a la zaga, con respecto a otras ciudades, en lo referente a la
evangelización de los indígenas, ya que en esta parcela está representada por una escala de
valores que va desde el humilde misionero o doctrinero hasta alcanzar las cotas más altas
en el orden jerárquico de la Iglesia como son los casos del obispo y arzobispo ya reseñados
amén de otras dignidades eclesiásticas como son la de los Provinciales de las distintas
órdenes religiosas que paulatinamente se iban asentado en el Nuevo Continente.
Para la mejor control de las nuevas tierras descubiertas, la Corona, va montando una gran
maquinaria administrativa que tiene su inicio con la creación de la Casa de la Contratación4
organismo que daba el plácet, tras cumplir ciertos requisitos, a los viajeros que pretendían
pasar a las nuevas tierras descubiertas, así como para controlar y administrar el tráfico de
mercancías que iban o arribaban de Las Indias donde los cargadores o mercaderes tenían
que abonar las tasas pertinentes. Este engranaje se va ampliando y perfeccionando a medida
que pasan los años como es el caso de la creación del Real Consejo de Indias que tenía bajo
su competencia ámbitos tan dispares como gestión de los de los Virreinatos, de las Reales
Audiencias, de las que dependían los Juzgados de Bienes Difuntos, con su correspondiente
escribanía y que a través de la Casa de la Contratación aseguraban que los familiares de
los fallecidos en aquellas lejanas tierras pudiesen recibir las herencias que a través de los
pertinentes testamentos les señalaban.
Aparte de los cuantiosos gastos que generaba la gestión administrativa reseñada, la
Corona también tenía que asumir el coste de la defensa de tan vastos territorios ya sea por
mar con la construcción de buques de guerra en los astilleros españoles o el de la Habana
con su correspondiente dotación de hombres y armas así como el ejército de tierra que en sus
distintos cuerpos se ocupaba de la fortificación de las ciudades y puertos de Veracruz, La
Habana, Cartagena de Indias Portobello etc. así como la construcción de presidios o fuertes,
para contener en sus fronteras los avances y ataques de otras potencias colonizadoras,
instalaciones todas que llevaban aparejado el pago de los sueldos de sus militares.
Capítulo aparte merece el dedicado a la evangelización de los indios, ya se ha visto
cómo la Corona asumía el gasto tanto del transporte de misioneros, como el sueldo de los
doctrineros y demás estamentos eclesiásticos a través del cobro de los diezmos. Otra de las
partidas importantes, según lo establecido en el Patronato Real, era el coste de la erección
de las catedrales así como los palacios de las dignidades eclesiásticas. Por el contrario a esta
partida, el Rey, a propuesta del Consejo de Indias, era el que nombraba a los Arzobispos y
Obispos, cargos que refrendaba el Papa tras la emisión de la correspondiente Bula.
De todo lo relatado se desprende que a pesar de las fuertes remesas de plata y de otros
metales y piedras preciosas la economía de Hacienda Real, por lo general era deficitaria.
Con lo que se cumplió adagio que reza que España no tuvo mayor verdugo que el peso de
su Corona.
Aunque este organismo consta que oficialmente fue creado en 1503, sus raíces puede decirse que se remontan
al año de 1493 cuando la reina Isabel le escribe una carta a Juan Rodríguez de Fonseca, arcediano de la catedral
de Sevilla y el encargado de organizar el 2º viaje de Colón conminándole de que bajo ningún pretexto Rodrigo
Sánchez de Segovia participase en dicha efeméride.
4
90
Rodrigo Morales Aguilera
FUENTES
CONSULTADAS
ARCHIVOS:
Archivo General de Simancas, Signatura CCA,1, 138,3 (Reclamación del sueldo de Gonzálo
Franco, descubridor muerto en Indias)
Archivo Histórico Municipal de Ronda, Caja 3 Pieza 031 (documentos relativos al regidor
García de Xerez)
Archivo General de Indias, CONTRATACIÓN (En la cabecera de los distintos expedientes
de los rondeños que marchan a América se indica la correspondiente signatura)
Archivo General de Indias, Carta de Lobo Guerrero al Rey 25-IV- 1601. Referencia: Audiencia
de Santa Fe, 226, nº 71,20
Archivo Hcº, Universidad de Sevilla, Sº 006 (fol. 001-123) Expediente de Limpieza de
Bartolomé Lobo Guerrero
Archivo Histórico Provincial de Granada.- Libros de población del Antiguo Reino de
Granada (S.XVI) C D Ron editado por la Junta de Andalucía, Consejería de Cultura
Archivo Histórico Nacional (A.H.N.), Extracto del Epítome de la conquista del Nuevo Reino
de Granada, escrito por el mismo conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada, Signatura:
DIVERSOS-COLECCIONES, 45, N. 13
A.H.N. ,Capitán don Gutierre de Ovalle. 1581, Signatura: DIVERSOS_COLECCIONES,25,N.5
A.H.N., Confirmación de Oficio: García Arias Maldonado, Signatura SANTA_FE, 144, N.20
A.H.N., Información Genealógica de Bartolomé Lobo Guerrero, Signatura: INQUISICIÓN,
1207, Exp.37
Archivo Real Maestranza de Ronda, Archivo Calle Años 1796-1808 Signatura L255 C17 nº 1
Archivo Real Maestranza de Ronda, Archivo Clavero Leg. 142 nº 22 -465
Archivo General Militar de Segovia, Hoja de Servicios de don Jerónimo Girón Moctezuma
91
Rondeños en América
Gaceta de Madrid, (edición virtual), Nº22 de 19 de febrero de 1820 (pags. 176-179)
Archivo Histórico del Congreso de los Diputados, Manuel Troyano Riscos-Legislatura
1898.1899, VV.AA.
Archivo Histórico del Senado, Manuel Troyano Riscos, Legislatura 1905-1907, VV.AA.
BIBLIOGRAFIA
ACIÉN ALMANSA, Manuel, Ronda y su Serranía en tiempo de los Reyes Católicos, Universidad
de Málaga y Excma. Diputación Provincial, Málaga 1979.
BECERRA MARTÍN, Serafín y CUEVAS GÓNGORA, David, “El Rondeño don José Vasco y
Vargas” en Takurunna, Anuario de Estudios sobre Ronda y la Serranía, núm. 2, Ronda 2014.
BEERMAN, Eric, España y la Independencia de los EE.UU., Colecciones MAPFRE 1492,
Madrid 1992.
CASTAÑEDA DELGADO, Paulino, Conquista y descubrimiento del Nuevo Reino
de Granada y fundación de la ciudad de Santa Fe (obra popularmente conocida por “El
Carnero”), Academia Colombiana de Historia, 1954, consultado en recurso de Internet:
www.bibloteca.org.ar/libros/211557.pdf
CEÁN BERMÚDEZ, Agustín, Arte de la Pintura, Editorial Instituto de Valencia de don
Juan, 1956.
DEL CASTILLO UTRILLA, María José, El Doctor Sande en Bogotá, Academia Colombiana
de Historia, 1954, consultado en recurso de internet: https.//books.googlecombooks/
about/El_doctor_ Sangre.html?id…
DÍAZ DE NORIEGA Y POBUL, José, Anales Eclesiásticos y Seculares de la Muy Noble y
Muy Leal ciudad de Sevilla, Ediciones Guadalquivir S.L. (edición facsímil), Sevilla 1998.
FLORES DE OCÁRIZ, Juan Elenco de Grandezas y Títulos nobiliarios españoles (sobre
marquesado de Cuevas del Becerro y Vizcondado de Benaoján), Instituto Salazar y Castro
(Ediciones de la Revista Hidalguía).
GARCÍA PURÓN, Manuel, México y sus Gobernantes, Librería de Manuel Porrúa S.A.,
México D.F. 1964.
GARCÍA-GALLO, Alonso, Diccionario Histórico de los más Ilustres Profesores de las Bellas
Artes en España, Reales Academias de Bellas Artes de san Fernando y de la Historia, edición
facsímil, Madrid 1965.
GOULD QUINCY, Alice, Nueva lista documentada de los tripulantes de Colón en 1482,
Imprenta y Editorial Maestre, 1973.
LINARES GUARÍN, Ignacio, Recopilación de las Leyes de Indias, Edición facsímil, coeditada
por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales y el B.O.E 3 tomos y 1 índice general
92
Rodrigo Morales Aguilera
(se recogen entre otras disposiciones y leyes la creación del Juzgado y escribanía de bienes
difuntos, lo relativo y fianzas que han de dar los Maestres de Plata etc.)
MIRAMÓN, Alberto, “Bartolomé Lobo tercer arzobispo de Lima”, en Anuario de Estudios
Americanos núm. 33, 1976.
MONTOTO, Santiago, Sevilla en el Imperio, Nueva librería Vda. De Carlos García, Sevilla.
MONTOTO, Santiago, La Blanca de la Carne en Sevilla, Instituto Salazar y Castro (C.S.I.C.),
Ediciones Hidalguía, 1975, págs. 210-212.
MORETI, Juan José, Historia de la M.N.Y.M.L. Ciudad de Ronda, Moreti Hermanos,
Editores, Ronda, 1867.
NAVARRETE PRIETO, Benito, Alonso Vázquez y el retablo Mayor del Hospital de san
Hermenegildo. Nuevos documentos; nuevos interrogantes, Archivo Hispalense, núm. 252,
Sevilla 2000.
OROZCO LINARES, Fernando, Gobernantes de México, Panorama Editorial, 1ª Edición en
Español, México D.F. 1985.
ORTIZ DE ZÚÑIGA, Diego, El presidente don Francisco de Sande y don Bartolomé Lobo
Guerrero Arzobispo de Santa Fe en Actas de las II Jornadas de Andalucía y América (2
tomos), Universidad Internacional de Andalucía, 1982.
PACHECO, Francisco, Dos nuevos cuadros del pintor Alonso Vázquez, Archivo Hispalense,
núm. 184 Sevilla 1987.
PACHECO S.J., Juan Manuel Arzobispos y Dignidades del Nuevo Reino de Granada parte
II, Biblioteca Virtual de Luís Ángel Arango.
PALOMERO PÁRAMO, Jesús, “Las últimas voluntades y el inventario de bienes del pintor
Alonso Vázquez”, en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, vol. XXVII, núm. 86,
México 2005.
RODRÍGUEZ FREYLE, Juan, “Don Bartolomé Lobo Guerrero, Arzobispo de Santa Fe de
Bogotá”, en Revista Ecclesiástica Xaveriana núm. 5, 1955, págs. 123.201.
ROMERO DE TERREROS Y VICENT, Manuel, Marqués de San Francisco, Ex Antiquis:
Bocetos de la vida social en Nueva España, Guadalajara de la Nueva Galicia año MCMXIX
(Edición Virtual).
RUBIO MORENO, Pedro, “Colegiales Sevillanos en Bolonia s. XVI-XVII, Laboratorio de
Arte” en Revista del Departamento de Historia del Arte, Universidad de Sevilla, 2004.
RUIZ MANJÓN, Octavio, “Manuel Troyano Riscos”, en Diccionario Biográfico Español,
Real Academia de la Historia, Madrid 2011.
SANTOFIMIO ORTIZ, Rodrigo, Monografía de la ciudad de la Palma, Imprenta
93
Rondeños en América
Departamental “Antonio Mariño”, Bogotá.
SERRERA, Juan Manuel, El Retablo Mayor de las Cinco Llagas, Archivo Hispalense, núm.
271, Sevilla 1991.
SERRERA, Juan Manuel, Precisiones y adiciones al catálogo de Alonso Vázquez y Francisco
Pacheco, Archivo Hispalense, núm. 238, Sevilla 1995.
VALVERDE FRAIKIN, Jorge, Don Bartolomé Lobo Guerrero, tercer arzobispo del Nuevo
Reino de Granada (1599-1609), y el proceso de cristianización en la alta colonia, Anuario
Colombiano de Historia Social y de la Cultura, Vol. 38, núm. 1, págs. 17-49.
VV.AA., Manual de Historia del Derecho Español, Tomo I, AGESA 10ª reimpresión, Madrid
1984, pág. 422.
VV.AA., Títulos Nobiliarios Andaluces, Editorial Andalucía, Granada
RECURSOS DE INTERNET:
DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA LENGUA, Ministerio de
Cultura, enlace: http://www.rae.es/recursos/diccionarios/drae.
PORTAL DE ARCHIVOS ESPAÑOLES, Ministerio de Cultura, enlace: http://pares.mcu.
es/
PORTAL DE ARCHIVOS EUROPEOS, Comisión Europea, Enlace: https://www.
archivesportaleurope.net/es
94
Rodrigo Morales Aguilera
95