58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 1
LOS MORISCOS DE LA CIUDAD DE HUESCA
UNA CONVIVENCIA ROTA
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 2
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 3
LOS MORISCOS DE LA CIUDAD DE HUESCA
UNA CONVIVENCIA ROTA
Ánchel Conte Cazcarro
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 4
Ficha catalográfica
CONTE CAZCARRO, Ánchel
Los moriscos de la ciudad de Huesca: una convivencia rota / Ánchel Conte Cazcarro. – Huesca :
Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2009
490 p. : il. ; 24 cm. – (Colección de Estudios Altoaragoneses; 58)
Bibliografía: pp. 449-459
DL Z-724/2009. – ISBN 978-84-8127-203-1
1. Moriscos-Historia-Huesca-s.
9 (=411.21:460.222) (093)
XVI-XVII.
I. Título. II. Serie.
© Ánchel Conte Cazcarro, 2009
© De esta edición: Instituto de Estudios Altoaragoneses (Diputación de Huesca)
Colección de Estudios Altoaragoneses, 58
Director de la colección: José Domingo Dueñas Lorente
Comité editorial: Irene Abad Buil, Fernando Alvira Banzo, Juan Carlos Ara Torralba,
Luis Marquina Murlanch, Víctor Pardo Lancina, Teresa Sas Bernad y Enrique Satué Oliván
Diseño de la colección: Blanca Otal
Coordinación editorial: Teresa Sas
Corrección: Ana Bescós
Cubierta: Detalle del tiraz del siglo XI que, procedente de la iglesia de Colls
(Puente de Montañana), se conserva en el Museo de Huesca. (Foto: Fernando Alvira Lizano)
ISBN: 978-84-8127-203-1
DL: Z-724/2009
Preimpresión: Ebro Composición, S. L.
Imprime: Litocian, S. L.
Instituto de Estudios Altoaragoneses (Diputación de Huesca)
Parque, 10. E-22002 Huesca • Tel. 974 294 120 • Fax 974 294 122
www.iea.es • iea@iea.es
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 5
Documento enviado a Huesca desde la Aljafería por los inquisidores de Aragón en el que se
excomulga y condena post mórtem, por musulmán, a Ferrando Çafar mayor, con la obligación de
hacerlo público oralmente y por escrito en la iglesia de San Lorenzo. AHPH, prot. 843, suelto entre
ff. 179 y 180, notario Martín de Arascués, 12 de diciembre de 1582. (Foto: Fernando Alvira Lizano)
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 6
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 7
ÍNDICE
Introducción ..........................................................................................................................
9
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA ......................................................................................
13
¿Cuántos? .......................................................................................................................
21
El movimiento natural de población ..........................................................................
29
Los movimientos migratorios ......................................................................................
41
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO ..................................................
53
La voluntad de integración ..........................................................................................
59
En la Iglesia ............................................................................................................
61
En la vida civil ........................................................................................................
68
El fracaso de la integración .........................................................................................
79
La endogamia .........................................................................................................
80
La percepción del colectivo por los cristianos ....................................................
86
LA FAMILIA .........................................................................................................................
93
El matrimonio ................................................................................................................
97
La tutela .........................................................................................................................
113
LA TRANSMISIÓN DE BIENES .......................................................................................
125
Capitulaciones matrimoniales y dotes ........................................................................
127
Las herencias .................................................................................................................
139
Pagos, conflictos y litigios ............................................................................................
163
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA ......................................................................................
171
El ordenamiento gremial ..............................................................................................
175
La fuerza de trabajo .....................................................................................................
181
La propiedad de los bienes de producción ................................................................
185
Botigas y obradores ................................................................................................
185
Casas ........................................................................................................................
185
Explotaciones agrarias ...........................................................................................
186
Los oficios .......................................................................................................................
191
Olleros y tejeros ......................................................................................................
192
Zapateros y cerdones .............................................................................................
198
La construcción: obreros de villa o de casas y fusteros ....................................
202
Ferreros, caldereros y otros oficios del metal .....................................................
213
La agricultura ................................................................................................................
221
Propiedad y tenencia .............................................................................................
221
Los precios de la tierra ..........................................................................................
224
Otros propietarios y explotadores de tierras .......................................................
230
Las tierras y los cultivos ........................................................................................
234
Los precios de los productos agrarios .................................................................
241
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 8
ÍNDICE
El comercio ....................................................................................................................
245
En el ámbito local y a media distancia ...............................................................
245
A larga distancia .....................................................................................................
248
Operaciones especulativas ............................................................................................
253
Arrendamientos .............................................................................................................
265
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD .................................................................
269
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES .....................................................................
287
Dependencias, mobiliario, ornamentos y ropas de casa ...................................
316
El vestido .................................................................................................................
321
LOS MORISCOS Y EL APARATO DE JUSTICIA ..........................................................
329
El justicia de Huesca ....................................................................................................
331
La Inquisición ................................................................................................................
335
Del bautismo a 1577 .............................................................................................
337
De 1578 a 1587 ......................................................................................................
339
De 1588 en adelante ..............................................................................................
352
LA ARISTOCRACIA MORISCA:
LOS DESCENDIENTES DE JUCÉ COMPAÑERO ........................................................
359
Orígenes ..........................................................................................................................
363
Los Compañero-Çafar ..................................................................................................
367
Los hijos de Jucé y los descendientes por vía masculina ..................................
367
Los descendientes de Esperanza Compañero .....................................................
386
El arranque (1529-1558) ............................................................................................
391
El momento de esplendor (1559-1580) ....................................................................
397
La crisis (1581-1585) ..................................................................................................
417
El papel de Jaime de Aranda ................................................................................
418
La herencia ..............................................................................................................
422
Las cuentas de la casa de los Çafar bajo el control de Aranda .......................
424
El ocaso (1586-1613) ..................................................................................................
431
Fuentes y bibliografía ..........................................................................................................
449
Índice onomástico ................................................................................................................
461
Índice toponímico ................................................................................................................
483
8
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 9
INTRODUCCIÓN
La penosa historia de la comunidad musulmana en los reinos cristianos de
España es un camino lleno de dificultades que rematará con la expulsión general; es la larga marcha hacia un fracaso al que contribuyó, más que cualquier
otra consideración, el fanatismo religioso. Lo que podría haber sido un experimento ejemplar se tornó en un ejemplo de lo que nunca debió ocurrir: la incompatibilidad de dos concepciones distintas de la religión, tema que lamentablemente sigue estando de actualidad. Ante la historia de nuestros moriscos
oscenses, aragoneses desde el momento de la conquista de la ciudad por el rey
de Aragón, no solo estamos obligados a la reflexión sobre el pasado, que es lo
que vamos a hacer en este libro, sino que habremos de plantearnos el presente
y aun el futuro. Es posible que los musulmanes oscenses sean proporcionalmente más numerosos en el momento actual que en el tiempo que abarca nuestro estudio, y los problemas de convivencia parecen repetirse, como si del pasado no hubiéramos aprendido nada. Lo que a continuación vamos a exponer son
ideas sugeridas por la documentación, que apenas trata el tema de manera
directa, a no ser los duros documentos de la Inquisición, en los que los moriscos
aparecen como enemigos del Estado y de la sociedad y que identifican al islam
con las fuerzas del mal y lo acusan de ser incapaz de convivir pacíficamente con
el cristianismo; con toda honradez, no parecen una fuente válida para conocer
la realidad de la minoría morisca, aunque es evidente que esta interpretación
es la oficial y quizás pudo impregnar a todos los ciudadanos, si bien el tema
requiere matizaciones.
Tenemos alguna noticia de individuos convertidos al cristianismo antes del
forzado bautismo,1 pero solo la fuerza los llevó a la conversión masiva y con ello
a la pérdida de su identidad religiosa, civil y política; de un plumazo, dejaban de
ser musulmanes, de gozar de una autonomía política dentro del marco urbano,
de tener un tratamiento jurídico propio, etcétera,2 y se veían obligados a aceptar
1. Un grupo muy numeroso de la familia Almaçor aparece en la documentación oscense con la consideración de cristianos viejos, con miembros que son clérigos o notarios, y lo mismo ocurre con la familia Çafar, un individuo de la cual, Joan, es beneficiado de la iglesia de San Pablo de Zaragoza en 1510.
2. Véase Conte (1992).
9
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 10
INTRODUCCIÓN
una religión que les venía impuesta, a la vez que perdían para siempre su identidad jurídica, su capacidad de autogobierno y las leyes, basadas en la sunna y
en la xaría, que habían marcado su vida durante siglos, adaptadas al marco cristiano en el que vivían. Durante la Edad Media, ni autoridades locales ni religiosas consiguieron que los moros abandonaran su condición, y esto les daba un
estatus casi de privilegio frente a cualquier poder, ya que gozaban de la protección real, lo que no impidió, de todos modos, tensiones que obligaron a la intervención del monarca en muchas ocasiones para defender el marco legal y los
derechos de sus moros. Ese mundo complejo, pero legalmente consistente, desaparece, y los que eran moros pasan a ser convertidos que continúan despertando
recelos, ahora con más fuerza, entre sus enemigos habituales, los clérigos y los
fanáticos religiosos, a los que habrá que añadir, tras la sublevación de Las Alpujarras, la propia figura del rey, que de protector en el pasado se convierte en el
principal enemigo de los moriscos, aliado de la Iglesia y con el Tribunal del
Santo Oficio como eficaz instrumento de acoso y destrucción. Así pues, el nacimiento del colectivo de conversos parte de un acto violento aceptado por los
moros que decidieron quedarse como único modo de continuar en su casa, tan
suya como la de la mayoría cristiana. Lo que ocurrió tras el decreto de obligado
bautismo es una oscuridad total que no alumbra ningún documento; de hecho,
el último documento de un oscense moro data de 1525, y durante todo el año
1526 no tenemos ni un solo dato; nada sabemos de cuántos se fueron, cuántos se
quedaron, qué ocurrió con la mezquita y con toda la documentación propia de la
aljama; nada, pero el silencio nos obliga a pensar en un periodo de algo más de
un año de caos y desorientación. El acto de violencia institucional que fue el bautismo es de difícil aceptación, de manera que no es extraño que a lo largo del
tiempo siguiera vivo en el ideario colectivo y marcara la vida de los nuevos cristianos a la fuerza; es difícil que en los poco más de ochenta años que duró la
comunidad morisca de Huesca pudieran olvidar su origen y también su pasado
en libertad.
En el libro, aun a pesar del riesgo de hacerlo farragoso, se ha decidido transmitir el nombre de cuantos conversos salen en la documentación a la hora de tratar los asuntos que vamos estudiando. Podrá argüirse en contra que eso no tiene
sentido, que lo que vale es la estadística y la valoración global de un tema concreto. Para mí, quienes desarrollaron su vida en aquella pequeña comunidad tienen el verdadero protagonismo, de forma que sus nombres, sus personas y los
hechos que de ellos conocemos, a veces importantes, a veces menos, merecen el
papel que la historiografía les ha negado sistemáticamente.
No quiero dejar en el olvido a todas aquellas personas que me han ayudado
en este libro, desde el querido Antonio Durán Gudiol, que me empujó al estudio
de los moros de Huesca y me abrió el Archivo Catedralicio, a María Dolores
Barrios, que siguió facilitándome el acceso al mismo tras la muerte de don Antonio. Gracias al director del Archivo Diocesano de Huesca, Luis García. Mi agradecimiento a la doctora Pilar Sánchez, de la Universidad Autónoma de Barcelona, por su ayuda en temas relacionados con las causas inquisitoriales, y a la
10
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 11
INTRODUCCIÓN
doctora Carmen Ansón, de la Universidad de Oviedo, quien ha estudiado en profundidad a los moriscos zaragozanos y especialmente la rama de la familia Compañero originaria de Huesca.3 Mi agradecimiento a Carlos Garcés, que me ha
facilitado datos de actas municipales oscenses de 1611 y 1612, y al doctor Mikel
Epalza (†) y a la revista Sharq Al-Andalus. Gracias a todos los que hacen que
el Archivo Histórico Provincial de Huesca sea un lugar inigualable para el investigador, por la gran profesionalidad y el trato exquisito de todos sus trabajadores;
sin su comprensión y paciencia este libro no hubiera sido posible. Que mi agradecimiento se personalice en su directora, María Rivas, no quiere decir que no
vaya dirigido a todos ellos con la misma intensidad y cariño. Gracias a Ángela
Martín Casabiel y al ambiente de su casa, que permite que sea la mía. Gracias a
Consol Camí por hacerme de lazarillo en el proceloso mundo de la informática.
Y gracias, por fin, al Instituto de Estudios Altoaragoneses, que siempre me ha
manifestado su confianza, y a quienes más directamente me han ayudado en esta
publicación: Pilar Alcalde, Teresa Sas, Ana Oliva, José Domingo Dueñas y Ana
Bescós, que ha dado la forma definitiva al libro.
Primavera de 2008
3. A ella (Ansón, 2003-2007a) y a sus informaciones personales debo el conocimiento del primer
matrimonio de Cándida Compañero menor con Diego de Rojas y el nombre de los cinco hijos de Miguel
Enrique Compañero, que me han permitido ampliar el árbol genealógico de los Compañero, aún
incompleto.
11
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 12
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 13
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 14
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 15
Saber cuántos miembros integraban la comunidad morisca de Huesca y estudiar su evolución plantea problemas muy serios, tanto que resulta difícil trabajar el tema con unas garantías mínimas para poder asegurar el número de moriscos que habitaron en la ciudad. A pesar de ello, hay datos suficientes y lo
bastante relevantes como para poder, si no sacar conclusiones, sí hacer una aproximación que, lógicamente, habrá que tomar con reservas, aunque casi se está en
condiciones de asegurar que, de no aparecer fuentes hasta ahora desconocidas,
será difícil echar por tierra lo que se va a exponer.
Primeramente, habrá que tratar dos problemas que dificultan el estudio. Por
una parte, las limitaciones de las propias fuentes; por otra, una cuestión de la propia comunidad: la repetición de apellidos y nombres, el frecuente uso de alias o
motes y la llegada de moriscos de otros lugares de Aragón y de otros reinos que a
veces resulta difícil identificar como conversos, a no ser que directa o indirectamente se haga constar su condición, cosa que no ocurre con los apellidos propios
de Huesca, que nos son conocidos desde antes del bautismo, algunos desde el siglo
XIII. Todos los especialistas coinciden en afirmar las dudas que plantean el censo
de 1495 y el del marqués de Aytona de 1610, que han servido de base para los
estudios demográficos, pero también opinan, como el doctor Gregorio Colás, que
han de ser los estudios locales los que realmente nos permitan tener una aproximación más fiel a la realidad. En este estudio nos vamos a limitar al empleo de las
fuentes relacionadas directamente con la comunidad morisca de Huesca.
Las abundantes fuentes manejadas son muy ricas, pero son avaras en datos
sobre los aspectos demográficos, al menos directamente. Los protocolos notariales son todos los existentes hoy en el AHPH y varios del Archivo Catedralicio
oscense, pero sin duda se han perdido algunos, y hay que destacar que no queda ni rastro de la labor de tres notarios moriscos: Juan Compañero, escribiente
en 1540 en la notaría de Luis Climent y notario desde 1544;4 Gabriel Çafar,
notario en Huesca y luego en Zaragoza, y su hermano Francisco Çafar, que ejerce el oficio en Huesca, ambos en la década de 1580, además de Pascual Almaçor,
si bien es seguro que este pertenece a la rama cristiana de los Almaçor, convertidos antes del bautismo forzoso;5 de ahí que se conserven sus protocolos. Los
Almaçor cristianos son una rica familia que además de notarios da canónigos,
mercaderes y monjas, como Isabel, religiosa en Casbas, cuya muerte tenemos
documentada en 1594. Es muy probable que los tres notarios moriscos citados
4. En 1548 se le define como notario real.
5. Lo mismo ocurre con el apellido Burro, muy frecuente entre los moriscos oscenses y también entre
cristianos.
15
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 16
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
trabajaran de manera preferente, o quizás exclusiva, con las gentes de su mismo
origen, y que tras la expulsión el colegio de notarios considerase que aquellos
protocolos ya no tenían ningún valor y se deshicieran de ellos, porque resulta
muy extraño que no nos haya llegado ni un documento suyo; o acaso lo hiciera
la Inquisición, que siempre puso reparos a que los moriscos ejercieran la notaría
o la medicina; o, por qué no, fueran los propios moriscos los que se llevaran con
la expulsión aquella documentación que consideraban suya. Lo cierto es que,
repasando el conjunto documental, se observa que faltan muchos testamentos y
capitulaciones matrimoniales que sin duda se hicieron, y eso se sabe si los comparamos con los matrimonios cuya existencia conocemos; y, en cuanto a los testamentos, es manifiesto que se han perdido muchos simplemente al ver los nombres de tantas personas que desaparecen de la documentación sin dejar rastro.
Tras el Concilio de Trento puede saberse más fácilmente comparándolos con las
defunciones y las actas de matrimonio recogidas en los libros eclesiásticos, por
ejemplo; pero, incluso antes, es evidente la existencia de matrimonios cuyas capitulaciones no se han encontrado, y hay frecuentes referencias a testamentos y a
herencias que no aparecen en los numerosísimos documentos trabajados.
La fuente a la que con más frecuencia se ha recurrido para los estudios demográficos de ámbito local son los libros parroquiales de registro de bautismos,
confirmaciones, bodas y defunciones. Dar crédito absoluto a estos libros en el
caso oscense me parece una osadía; el celo que se presuponía a los sacerdotes
encargados de su elaboración deja mucho que desear, y de ello es una buena
prueba el que más nos interesa, el de la parroquia de San Martín, a la que pertenecían la mayoría de los moriscos, aunque algunos fueran de la de San Lorenzo, posiblemente los más acomodados y que vivían en una zona de población
mixta de cristianos viejos y nuevos. Constan bautismos desde 1554 hasta el 27
de febrero de 1610 y defunciones desde 1561 hasta noviembre de 1602; esta
diferencia de años en el inicio y final de los registros es ya indicativa del poco
esmero puesto en ellos, pero es que, además, hasta bastante tarde no se hace
constar el nombre y la filiación completa del bautizado. Muy distinto es el caso
del libro de San Lorenzo, elaborado con más cuidado, y donde incluso se registra el bautismo de Juan Compañero Navarro en 1561, realizado en Sobrepuerto
pero anotado en su parroquia. Entre los bautizados en San Martín los primeros
años del libro de registros nos encontramos cosas como «bautizo de una hija de
Ferrando Junez y Gracia Alfarrán», «bautizo de un hijo de Miguel Fierro y Jerónima», «bautizo de un hijo de Jerónimo del Ala», «bautizo de un hijo de un moro
forano», y así hasta casi una veintena. Entre los muertos hay ejemplos como los
siguientes: «defunción de la mujer de Juan Cobdo», «defunción de un hijo de
Ezcandar», «defunción de una convertida originaria de Naval», «defunción de un
hijo de Galcerán», «defunción de un extranjero convertido», «defunción de la suegra de Ferrando Alfanaquí», etcétera, y ya no digamos durante la epidemia de
1564, en la que las muertes se disparan y los datos aún son más pobres, hasta el
extremo de no poner ni siquiera la fecha, al menos a partir de la festividad de San
Juan. Entre los matrimonios, de los que hay datos desde 1551, valga un solo
16
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 17
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
ejemplo: «matrimonio de un mozo que tenía Domingo el Cantarero con la del
Valenciano», en 1569, sin el nombre de él ni el de la novia, quizás miembro de la
vieja familia mora oscense Al-Valencí. A veces la pobreza de datos es obligada,
como en el caso de la muerte de «una vieja anónima pobre en el Barrio del Medio».
Además del descuido en los libros, tengo mis dudas respecto a que se llevara
un registro con rigor; me apoyo para ello en la existencia de testamentos de enfermos que luego no se encuentran entre los difuntos y tampoco sobreviven porque
nunca más aparecen en la documentación, e incluso hay casos en que se hace
mención a su defunción. Con los bautizos ocurre algo similar: tenemos registrados
nombres de gentes que por su edad ya debían constar entre los bautizados, y sin
embargo no hallamos noticia de su bautizo; la lista de estos sería interminable. Y
no es que sean inmigrantes que llegan a la ciudad ya bautizados, sino que hablamos de apellidos de tradición oscense. Tanto es así que se diría que no se registraban todos los bautismos, defunciones, bodas ni, por supuesto, confirmaciones,
de las que hay noticia desde 1552. Hay casos de muchachos confirmados cuya
fecha de bautismo desconocemos, algunos tan destacados como el de las cuatro
hijas de Esperanza Çafar menor y del infanzón Juan Felices, parroquianos de San
Lorenzo, de las que no nos ha llegado el acta de bautismo y sí la de confirmación,
como más adelante detallaremos. Y lo mismo ocurre con los matrimonios: son
numerosísimos los que no quedan documentados en los libros parroquiales, ni en
los protocolos notariales aparecen las capitulaciones matrimoniales.6 A la hora de
buscar una explicación resulta muy difícil hallarla, pero cabe pensar que no todos
pasaron por la notaría, o que lo hicieron y han desaparecido los protocolos, y en
cuanto a los registros parroquiales quizás acaso no solo no se pusiera el interés
necesario, sino que con los moriscos pudo haber un trato diferenciado; de hecho,
es clara la voluntad de marcarlos y segregarlos cuando se hace constar su condición de nuevos convertidos hasta el momento de la expulsión, de lo que se hablará más extensamente a la hora de estudiar el fracaso forzoso de la integración y la
6. En el libro parroquial de San Martín tenemos certificadas treinta y seis bodas, y en San Lorenzo cinco, de las cuales tres no son con seguridad de moros; la primera es de 1551 y la última registrada es
de 1608; bautismos hay, en el libro de San Lorenzo, veintitrés —faltan los de las hijas de Esperanza
Çafar y Juan Felices, por ejemplo— y ocho casos más de gentes que bien pudieran no ser moriscas y
que, como se ha hecho en esos casos, no se han contabilizado; en el libro de San Martín hay reseñados
ciento dos bautismos y dos más de gente posiblemente morisca, pero no es seguro, y no se hace constar su condición de morisco, en contra de lo que es habitual en esta parroquia; el último bautismo certificado, de febrero de 1610, es el de un hijo de Jerónimo Burro y Brianda Cigüeño, dos apellidos de
vieja tradición mora oscense; en noviembre hay registrado otro bautizo, pero está entre los casos dudosos. En cuanto a las defunciones, todas en el libro de San Martín, hay setenta y siete entre 1551 y
1602. Rastrear las confirmaciones ha supuesto revisar los libros de todas las parroquias oscenses,
incluida la Seo, porque el rito no requería que se celebrara en la parroquia propia; se han encontrado
treinta y cuatro moriscos confirmados —de muchos de ellos no hay certificación de bautismo— entre
la Seo, San Martín y San Lorenzo; catorce casos son dudosos, entre ellos tres hermanos llamados
Valencia, acaso la vieja familia mora Al-Valencí, desaparecida documentalmente tras el bautismo forzoso. En cuanto a las capitulaciones matrimoniales, conservamos cuarenta y siete y hay información
de nueve más; la primera lleva fecha de 1529 y la última de 1606.
17
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 18
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
convivencia de moriscos y cristianos viejos. Tampoco se puede descartar el ocultamiento de nacidos, que según algunos especialistas no era un fenómeno raro
entre los moriscos, si bien el estudio que mejor trata el tema hace referencia a un
pueblo, Torrellas, todo de moros que nunca fueron de realengo,7 puesto que pertenecían al duque de Villahermosa. La situación y el comportamiento de estos
moros, un microcosmos bastante homogéneo, que no cambiaron de señor con el
bautismo, no puede ser el mismo que el de la comunidad de Huesca, oscenses
libres marcados por su origen entre una mayoría con la que habían convivido
durante siglos.
Si los libros parroquiales, al menos el de San Martín, presentan las limitaciones dichas, ¿hasta qué punto pueden tomarse como base fundamental en el estudio demográfico? Permítaseme negar una fiabilidad ya no absoluta, sino relativa, a ese tipo de fuente, lo que me obliga a buscar otros métodos para hacer un
estudio de la dinámica demográfica, apoyándome en la relación nominal de las
gentes que pasaron por las notarías o son registradas en los libros parroquiales y
en los de la Inquisición, y muy especialmente los testamentos y capitulaciones
matrimoniales, tan ricos en onomástica, en datos familiares, bodas, defunciones,
tipo de familia, etcétera, que aportan bastante información.
Por otro lado, como decía al comienzo del capítulo, entre los problemas con
los que nos encontramos a la hora de estudiar la población a lo largo de toda la
historia de la comunidad está también la repetición de apellidos y nombres (hasta tres homónimos nos encontramos en un mismo año), así como el uso de alias
o motes en lugar del apellido, de manera que a veces resulta difícil la
identificación de los personajes y hay posibilidad de confusión; por ello, ante las
dudas siempre se ha tendido a contabilizar a la baja a la hora de hacer el cálculo de población. En los casos de alias por origen (Balbisa, alias la Sevillana, o
Esperanza Çafar menor, alias Jasa, por ejemplo), por oficio (Bardaxí, alias
Alguacil; Juan Marguán, alias Forner) o por aspectos físicos (Miguel Fierro, alias
Ferrerico; Juan Franco, alias el Chiquet; Juan Alfarrán, alias el Royo; Juan Alfarrán, alias Rapo; Lope Junez, alias el Royo, o Pedro el Curto), no hay problema
en la identificación, y es posible que se recurriera a ellos para distinguir entre los
homónimos. Sin embargo, otra cosa ocurre cuando el alias es otro apellido común
entre los moriscos oscenses: la existencia de esta duplicidad nos plantea la posibilidad de que a algunos de ellos se les reconozca con uno u otro apellido indistintamente, y eso dificulta la identificación. Es el caso de Francisco de Rueda,
alias Junez; Miguel Gurrea, alias Alfanaquí, y su pariente Lope Alfanaquí, alias
Gurrea; Ana Burro y Ferrando Burro, alias Junez; Junez el Burro; María Gali,
alias Oncino; Miguel Casilla, alias Naxar; María Burro y Martín Burro, alias
Farax; Gabriel Cernico, alias Foces, etcétera.
Como ejemplo de esa dificultad tenemos el caso de Esperanza Gali, mujer de
Lupercio Gali, pero identificada en otros documentos como Esperanza Marguán
7. Ansón (2004).
18
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 19
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
y Esperanza Galcerán, es decir, con el nombre y el apellido de su padre, Galcerán de Marguán. Y tenemos casos de dos hermanos con apellido diferente: Juan
Grisén y su hermana, conocida como María de Moros mayor (1546), y años antes
(1528) María Novallas (antes Gaya de Burro), hermana de Luis de Gurrea, acaso
por ser hijos de padres distintos; pero no creo que sea por eso, sino simplemente
porque la familia usaba los dos apellidos como en los casos antes mencionados.
Lo mismo puede decirse de María de Rueda (1538), mujer de Junez el Burro, que
tiene tres hijos, de los cuales Lope Junez y Ferrando Junez llevan el apellido
paterno y el otro se llama Francisco de Rueda; sin embargo, las hijas de este se
llaman Isabelica, Ana y Marica de Rueda, alias Junez. Lo más curioso es que
María de Rueda hace heredero al hijo que lleva su apellido y a los otros les da la
legítima, así que el que lleve ese apellido a lo mejor no es casual; fuera lo que fuere, sus hijas lo llevan también, pero con el del abuelo como alias.
Todos estos apellidos se repiten insistentemente a lo largo de la documentación. El motivo de que en un documento concreto se les ponga el apellido y un
alias se me escapa, especialmente porque el orden entre el apellido y el alias, en
miembros de la misma familia, puede cambiar: Alfanaquí, alias Gurrea, es Lope,
y Gurrea, alias Alfanaquí, es Miguel; Castellano, alias Urramén, son Isabel y Juana y su padre, Lope de Urramén, alias Castellano, zapatero de Huesca (1553).
Sin embargo, en el mismo año en otro documento hecho en Pedrola podemos
encontrar una posible explicación, que es el uso del alias para distinguir a dos
homónimos: efectivamente, Lope de Urramén, alias Castellano, de Huesca, es el
padre de Isabel Urramén, alias Castellano, y de Juana Urramén, alias Castellano, residentes en Pedrola, y esta nombra procurador para cobrar la herencia de
su padre en Huesca a su tío Lope Castellano, primo, hermano o tío de su padre,
así que la forma de distinguir entre uno y otro no era sino usar el mote familiar.
Ya he apuntado antes que los apellidos oscenses son pocos, y si a eso añadimos
la afición por nombres como Jerónimo, Juan, Martín, Francisco, Esperanza, Gracia, Jerónima, Isabel o Juana se entenderá el problema que se planteaba y que
obligaba al empleo de alias.
19
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 20
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 21
¿CUÁNTOS?
Los problemas que hemos planteado no son óbice para que se haga un intento de aproximación al número de moriscos que hubo en Huesca, que según la historiografía tradicional fue muy reducido, quizás porque toma como punto de
referencia las familias que se supone (no hay certificación de ese dato) que abandonaron la ciudad en el momento de la expulsión; se dice que poco más de una
decena, lo que supondría menos de un centenar de personas. Los datos que yo
he obtenido de la documentación dan un número más alto, si bien resulta imposible saberlo con precisión, y eso por motivos variados, como los frecuentes movimientos migratorios —a veces simplemente temporales—, la seguridad de que una
cantidad indeterminada de personas nunca pasaron por la notaría o de que, como
antes se decía, las fuentes no siempre nos han llegado completas y algunas no
parecen de fiar.
En el momento del bautismo forzoso había en la ciudad más de cuatrocientos mudéjares,8 que hasta ese instante eran patrimonio del rey y tenían prohibido desavecindarse de Huesca sin autorización de su señor. Con el bautismo llegó
la libertad de movimiento para los moros de las aljamas reales, cosa que no ocurrió con los de señorío, y es probable que algunos, además de los que se exiliaron, emigraran; de hecho, hay apellidos que desaparecen del panorama oscense.
Pero también es cierto que llegaron nuevos conversos, como veremos más detalladamente en su momento, de manera que es probable que no hubiera grandes
cambios en cuanto al número de habitantes. A la hora de estudiar la aljama me
valí de las actas de reunión del colectivo y del recuento de nombres que aparecían
en un cierto periodo de tiempo. Ahora el colectivo de moros ha perdido su identidad jurídica, pero no la social, de manera que, aunque ciudadanos oscenses
como el resto, mantienen una personalidad indiscutible que vemos reflejada en
numerosos documentos en los que se habla del colectivo de los nuevos convertidos como una entidad.9 Esta documentación da la relación de los asistentes a reuniones del «colegio de los nuevos convertidos», colegio que actúa como tal, con
8. Conte (1992).
9. Se hablará más extensamente del asunto al tratar la relación del grupo con la ciudad.
21
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 22
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
sus procuradores, sus representantes e incluso su nuncio. Al poco de la «conversión», en 1527, en un documento en el que el colectivo entrega bienes que fueron de la aljama a los predicadores, son dieciocho las personas relacionadas,
todas ellas citadas con su nombre cristiano y su antiguo nombre musulmán, lo
cual es sumamente interesante para ver la supervivencia de su conciencia islámica;10 actúan como procuradores del colegio de los nuevos convertidos, de
manera que eran solo una parte del colectivo. En 1528, en la venta de un campo que fue de la aljama, se reúnen doce miembros.11 En 1554, en una petición a
la Inquisición, son citadas veintiuna personas, por supuesto todos varones, como
en el resto de documentos.12 Y finalmente, en 1595, son doce los moriscos relacionados como miembros del colectivo en un documento en el que reciben de
Esperanza Çafar menor y Juan Felices 660 sueldos que los Çafar habían cobrado al colectivo para pagar a la Inquisición, como se estudia en el punto referente a la relación entre moriscos y Santo Oficio. El documento nos descubre que las
reuniones, que deben de ser frecuentes, tienen lugar habitualmente, según se
hace constar, en casa de Jerónimo Burro. Pedro Compañero, Juan Compás,
Ximeno Compás, Lope de Gurrea y Lope de Fe actúan en 1538 en nombre de
todo el colectivo en un pleito contra Adrián Abengalí; llama la atención la incorporación desde fechas tempranas de moriscos venidos de otras tierras, como
Lope de Fe, cuyo apellido es nuevo en Huesca.
Por otro lado, los documentos inquisitoriales redactados en Huesca en 1554
y 1595 nos van a ayudar a calcular el número de moros que vivían en la ciudad.
10. Se reúne el colegio de los nuevos convertidos por mandato de Jaime Forner, Pedro Compañero y
Felipe Aranja, procuradores del colegio, y por llamamiento del nuncio Joan Aurín. Se reúnen en la
capilla de Nuestra Señora de los Ángeles de los predicadores los procuradores Luis de Gurrea (antes
Çalema Alfanaquí), Juan Farache (antes Farache de Farax), Pedro Sosa (antes ?), Juan de Huesca
(antes Mahoma Compás), Lope de Gurrea (antes Brahim de Lop), Pedro Cigüeño (antes Çalema
de Güesca), Juan Compás (antes Mahoma), Lope de Gurrea (antes Brahim de ?), Salvador de Cuéllar
(antes Mahoma), Juan de Huesca (antes Brahim), Lope Alfarrán (antes Mahoma), Juan Brondal (antes
Audalla) y Vicente Alamén. Acuerdan cumplir la sentencia arbitral que les obliga a dar a los predicadores unas heredades. Obligan: Pedro Compañero, casas en San Lorenzo junto a las de Juan Compás;
Juan Compás, casas junto a las de Pedro Oncino; Felipe Aranja, casas junto a las de Juan Farache; Juan
Farache, casas junto a las de Salvador de Cuéllar; Cuéllar, sus casas; Luis de Gurrea, casas junto a la
cantarería de Juan Farache y a casas de Miguel Farax.
11. El menor número de asistentes no implica una reducción de la población en un año, sino simplemente que no todos asistieron al acto.
12. Ferrando Çafar, Juan Compañero, Francisco Junez, Juan Prom, Rodrigo Alfanaquí, Leonis de Fierro, Galcerán de Marguán, Ferrando Junez, Jerónimo Alfarrán, Miguel Fierro, Martín Burro, Domingo Enzala, Amador Tillero, Jerónimo Menescal, Vicente Alamén, Agustín Ezcandar, Lope Morillo, Juan
Grisén, Juan de Moros, Pablo Alfarrán y Juan Navarro, en nombre de todos los convertidos, renuevan
la petición al inquisidor general y al Consejo General de que den a los conversos de Aragón edicto de
gracia de los delitos de herejía, por los que pagan 35 000 sueldos en dos tandas anuales (San Juan y
Navidad). Piden que se pueda luir el censo y que los de Huesca paguen la parte proporcional. Hacen
procurador a Juan Tafalla para cobrar al veguero extraordinario de la Corte del Justicia de Aragón,
Miguel Rada, 200 sueldos que abonaron a Francisco Junez y Juan Burro por orden emanada de los
comisarios de los cuatro brazos de Aragón para pagar el compartito de la bula de los convertidos
(pagados el 16 de septiembre de 1553). Esa cantidad era la correspondiente a los moros de Huesca.
22
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 23
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Se calcula que en aquellos momentos había en Aragón, según Gregorio Colás, unos
8640 fuegos moriscos,13 lo que equivale a un pago de 4 sueldos por familia (véase
nota 12). En ese mismo año, según el mismo autor, había 28 fuegos moriscos, por
lo que deberían pagar unos 112 sueldos, pero en el documento enviado por los
conversos de Huesca a la Inquisición se dice que se pagan 200 sueldos, lo que nos
daría una cincuentena de hogares conversos en la ciudad. Sin embargo, el documento de 1595 nos descubre que hacia 1580 la comunidad había pagado a la
Inquisición 660 sueldos, que los recaudadores eran los Çafar y que, por los problemas sufridos por la familia a causa de los procesos inquisitoriales, nunca se entregaron a la Inquisición. Los 660 sueldos, de ser lo recaudado en un año, supondrían
unos ciento sesenta y cinco fuegos, muy por encima de lo calculado por Gregorio
Colás, que hacia 1593 da treinta y siete. La cantidad supera también los cálculos que nosotros vamos a hacer, que en el momento de máxima población se acerca al centenar de casas. La explicación podría deberse a que los 660 sueldos
correspondieran a dos años, algo probable y que cuadraría bastante aproximadamente con los cálculos que vamos a exponer más adelante. Quiere decirse que
hacia 1580 los hogares moriscos de Huesca podrían superar los ochenta, según
las hipótesis extraídas de los dos documentos que hemos comentado.
¿Qué conclusiones podemos sacar de estos importantes documentos? Parece
evidente que a lo largo de todo el siglo el número de cabezas de familia no se ve
notoriamente reducido. El hecho de que el documento de 1554 dé una cifra más
alta que los anteriores es muy significativo si tenemos en cuenta que en 1530 la
ciudad sufre una epidemia, aunque menos severa que la de 1564, la que diezmaría la población brutalmente, como se verá inmediatamente al estudiar la
mortalidad, pero a pesar de ello los doce nombres recogidos en el documento de
159514 son iguales a los de 1528, por lo que cabría suponer que el colectivo
de moriscos se mantiene más o menos igual hasta el siglo XVII, cuando la amenaza de expulsión hará que la emigración aumente, y quizás sí en el momento de
la expulsión queden apenas unas veinte familias.
No obstante, lo aportado por los documentos citados es incompleto. Es evidente que no todo el mundo asistía a las reuniones —en todos los casos se dice
que se actúa en nombre de los presentes y de los ausentes—; con las mujeres,
aunque fueran cabeza de familia, no se contaba; los enfermos no asistían, y posiblemente tampoco los muy viejos y aquellos que no tenían interés en el tema.
13. Colás (1988).
14. Reunión del barrio de los nuevos convertidos de la parroquia de San Martín llamados por
Miguel Lasierra, procurador del barrio, de casa en casa como es costumbre. Se reúnen, en casa de
Jerónimo Burro, Miguel Lasierra, Jerónimo Burro, Lope Medina, Lupercio Gali, José Codo, Juan
Menescal, Juan Prom, Domingo Enzala, Juan Cigüeño, Francisco Burro, Ferrando Alfanaquí,
Antón Fierro, por ellos y los ausentes. Reciben de Juan Felices y Esperanza Çafar 660 sueldos que
pagan como herederos de Ferrando y Jerónimo Çafar y que eran de la recaudación entre los conversos para luir los cargos y contribuciones con la Inquisición. Además reciben 60 sueldos de deuda anual de Juan Felices y Esperanza Çafar a la Inquisición. Todo es por decisión del Tribunal de
la Inquisición de Zaragoza.
23
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 24
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Vamos a demostrarlo haciendo un estudio de todos los hombres y mujeres relacionados en los documentos contemporáneos de los antes citados y en los nueve
años sucesivos. Una década parece un tiempo suficiente para ver cómo había
mucha más gente de la que los documentos del colectivo permiten pensar. También quedan excluidos del estudio los posibles esclavos moros que hubiera en la
ciudad, de los que tenemos muy pocas referencias,15 y los siervos de la nobleza
que pudieran residir en Huesca. Para aproximarnos al cómputo global de población he anotado todos los varones mayores de edad y viudas cabezas de familia
que aparecen en la documentación durante una década, lo que dará una idea
aproximada, nunca precisa, de la realidad. Diez años son suficientes para pensar
que por la notaría o por los registros eclesiásticos pasara un número significativo de personas.
La comunidad genera una cantidad de documentos muy desigual a lo largo de
su historia: así, de 1527 a 1536 son ciento diecinueve las referencias documentales que tenemos; de 1554 a 1563, doscientas sesenta y nueve, y de 1595 a 1604
trescientas doce. El último periodo que vamos a analizar, que abarca desde 1605
hasta 1610, suma un total de ciento setenta referencias. Muchos de los documentos de los dos últimos periodos no corresponden a escrituras hechas en Huesca y
solo están indirectamente relacionados con los moriscos oscenses; en otros casos
hacen referencia a gentes cuya condición de morisco no es segura. Por otro lado,
la aparición de los registros parroquiales aumenta considerablemente el número
de citas. El último periodo se ha estudiado con el fin de intentar ver en qué condiciones llega la comunidad a los últimos años en Huesca y cómo repercute en ella
el proceso de expulsión llevado a cabo en distintos lugares de España durante esos
años, si bien en Huesca fue posterior a julio de 1610, pues en esa fecha vemos a
María Albariel arrendando el trinquete de jugar a pelota de la ciudad, sito en Santo Domingo,16 y anterior a octubre, ya que en ese mes se condena a una morisca
que se había quedado después de la expulsión. Hay que insistir en que solo se han
tenido en consideración las personas cuya condición de moriscas y su identidad
son claras, y que los casos dudosos se han dejado fuera.17
De 1527 a finales de 1536 se han contabilizado sesenta y un varones adultos y
nueve viudas cabeza de familia, lo que equivale potencialmente a setenta familias
moriscas, a las que habría que agregar las gentes que, aunque estamos seguros
de su existencia, no aparecen en la documentación, como los esclavos y la clase
15. En 1550 se sabe de la venta en Huesca de la esclava de diecisiete años Julia; en 1578 pasan por
la Inquisición Hernando Hernández, de Adra, esclavo huido de Madrid y residente en Huesca con su
mujer, oranesa de origen, Mariana Hernández. En 1579 también pasa por el Santo Oficio Miguel Hernández, esclavo granadino huido. Por fin, en 1600 es bautizado en San Lorenzo un hombre adulto
natural de «Alexerbe» (Algarve) que posiblemente fuera también esclavo.
16. El trinquete había pertenecido a los Çafar hasta que fue aprehendido por la ciudad. En 1593 lo
explotaba Miguel Enrique Compañero junto a otros bienes también incautados a sus familiares los Çafar.
17. Como ocurre con algún apellidado Rey, Almaçor, Lasierra, Burro y Cáceres, que los había moriscos y cristianos viejos.
24
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 25
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
servil, los numerosos criados y criadas que tenían las familias acomodadas moriscas —hecho constatado documentalmente, como veremos más adelante, y es de
suponer que también los habría en las familias cristianas—, así como todos los
miembros de los grupos más desfavorecidos, que no tenían necesidad de acudir
al notario porque nada tenían y de los que no hay referencias en ningún lado.
Buen ejemplo de ello es un tal Juan Enzala, definido como fámulo, que acude
ante el justicia de Huesca en 1578 pero del que no tenemos más información
—y que no hubiese dejado rastro si no llega a ser por esta comparecencia—, o las
dos mujeres pobres que mueren sin testar, según se hace constar en el registro
parroquial de San Martín en 1599 y 1601. Sabemos de la existencia de una epidemia de peste en el año de 1530,18 aunque, de todas formas, no parece que fuera muy severa a tenor de los datos de los que disponemos. Como prueba de ello
está el gran aumento de población que parece observarse hacia mediados de
siglo, exactamente lo mismo que ocurre en toda la ciudad, que está en un
momento de apogeo considerable. A este crecimiento debió de contribuir el movimiento inmigratorio, atraído por una ciudad en expansión, y la natalidad, de lo
que algo se dirá más adelante. Lo cierto es que en el periodo de enero de 1554 a
diciembre de 1563 podemos registrar noventa y cuatro varones adultos y nueve
viudas cabeza de familia, lo que supone un posible aumento de unas treinta y
cuatro familias respecto al periodo anterior.
Este crecimiento espectacular se frenó de forma brutal con la epidemia que
azotó la ciudad en 1564 y que diezmó su población, hasta el extremo de que podríamos decir que la fecha marca una inflexión en la historia demográfica de
Huesca, al menos en cuanto a la comunidad de convertidos. Estudiando los testamentos que nos encontramos de ese año —algunos de ellos de matrimonios—
y los libros de defunción de las parroquias, llegamos a la conclusión de que la
pérdida de población morisca fue considerable. Efectivamente, tenemos doce
defunciones recogidas en el libro de San Martín, pero hubo alguna más, como la
de Juan del Fierro —cuya mujer, Ana Compás, está preñada en ese año en el
momento de hacerse el testamento—, que no es recogida en el libro parroquial,
como tampoco la de Gracia Gali, viuda de Ximeno Compás, que en junio de 1564
muere sin testar y se hace el inventario de sus bienes —de nuevo pruebas de la
poca fiabilidad de los registros parroquiales—, o Isabel Junez, mujer de Alexandre de Sasa, aunque es probable que esta muriese en Barbastro, donde residía. Si
comparamos las defunciones de moriscos recogidas en el libro de San Martín en
años anteriores y posteriores a la epidemia podremos valorar mejor lo que supuso: en 1561, dos; en 1562, cero; en 1563, cero; en 1565, una; en 1566, cero; en
1567, cero. En cuanto a los testamentos, son seis individuales y dos de sendos
matrimonios. Ocho testamentos es una cantidad que supera con creces lo habitual: en 1561, cero; en 1562, uno; en 1563, uno; en 1565, cero; en 1566, cero;
18. Pedro Compañero dice hallarse en Pueyo de Fañanás huido de «las muertes de Huesca» en junio
de ese año. Por otro lado, en 1530 hay cuatro testamentos de moriscos, frente a una media de uno en
los años inmediatamente anteriores y posteriores.
25
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 26
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
en 1567, tres; en 1568, uno. Con referencia a los testamentos de 1564, ninguno
de los testadores aparece entre los difuntos de las parroquias de San Martín y San
Lorenzo, lo que de nuevo llama la atención, sobre todo si tenemos en cuenta que
tres de ellos los hacen estando en grave enfermedad, de modo que con seguridad
las muertes de ese año sobrepasan las catorce que directa o indirectamente hemos
podido constatar. Muchos de estos muertos son jóvenes, con lo que la capacidad
reproductora de la comunidad se ve disminuida, lo que acarreará un envejecimiento de la población. Significativo es que tres de las mujeres que testan en
1564 están embarazadas.
En los años siguientes se avecindan en Huesca algunos inmigrantes que aligeran la crisis demográfica provocada por la epidemia, que, sin embargo, puede
ser trascendental en el descenso de población que se observa entre los años 1595
y 1604, cuando nos encontramos con la cita de setenta y nueve varones adultos y
diez viudas, catorce familias menos que en el anterior periodo.
El último tramo estudiado abarca los cinco últimos años de la comunidad. En
esos años aparecen citados cincuenta y cuatro varones y cuatro viudas, lo que
prueba un descenso considerable de población, que habrá que atribuir a la emigración que se da desde que la amenaza de la expulsión comienza a hacerse realidad en territorios del reino de Castilla. Así, no es de extrañar que en 1609 haya
un aumento de las ventas de bienes inmuebles rurales y urbanos, de manera que
se diría que, ante la amenaza de la expulsión, muchos moriscos se deshacen de
su patrimonio y emigran; las catorce ventas realizadas en 1609 es un dato muy
significativo, porque queda claro que los pocos moriscos que por esas fechas son
citados en la documentación se deshacen de todo el patrimonio. Tal el caso de
Lope Medina y su hijo Juan Medina, que venden en julio los dos hornos de cantarería que poseen y se salvan de la aprehensión de bienes que sufren a instancia de la prestamista Elena Garasa19 en agosto del mismo año, aunque ya en 1607
es probable que se planteen marcharse, porque Medina y su mujer, Ana Ezcandar, venden por 8000 sueldos casas en la Morería,20 un obrador de cántaros y
ollas en la calle de la Xarea, un plantero en La Almunia y un campo en los
Tierços. En octubre de 1611 el Concejo de la ciudad se hace con los bienes que
han dejado los Medina tras la expulsión para pagar con ellos las deudas que han
dejado. También en 1609 Juan Cigüeño se deshace de todo su patrimonio, incluso del importe de las deudas que tienen contraídas con él; vende entre otras cosas
un mirador en el Campo del Toro al hospital de la Esperanza por la cantidad de
400 sueldos.
Algunas de las ventas de 1609 muestran cómo el temor a la expulsión empuja
a la venta de bienes, que suelen alcanzar precios por encima de lo habitual; es una
forma de garantizar el poder exiliarse llevando dinero en metálico. Así ocurre con
Lupercio Gali y su hermano Francisco Gali, que, con sus mujeres, Esperanza
19. De Elena Garasa sabemos que fue desterrada de Huesca por un año en 1568 por vivir amancebada (AHPH, Justicia, 15, f. 300r).
20. Compruébese la supervivencia de la toponimia popular hasta el final de la vida de la comunidad.
26
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 27
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Galcerán y Mariana Cigüeño, venden dos fincas en 1609 por 1100 y 1600 sueldos respectivamente, o Jerónimo y Francisco Burro, que venden unas tiras de tierra por 1350 sueldos. A veces, como vimos en el caso de los Medina, se deshacen
de lo que era su medio de vida, igual que en 1609 hacen Jerónimo Menescal21 y
su mujer, Isabel Lasierra, que vende sus herrerías por 2000 sueldos, lo que ha
hecho en 1608 Juan Menescal, herrero, que ha vendido una enclusa por 500 sueldos; o venden las casas con corral donde viven, como Juan Alfarrán y su mujer,
María de Calanda. Y hay viudas, como Beatriz Medina, que al poco de enviudar
—tiene dos hijos menores— de José Codo vende todo lo que aportó al matrimonio por 3000 sueldos (1609).22 Pero ya antes hay gente que se desprende de gran
parte de su patrimonio, como hacen Petrona Burro, viuda de Juan Codo, y su hijo
Jerónimo Codo menor por 2200 sueldos (1598), por citar solo algún ejemplo.
21. Conocemos muchos homónimos: Jerónimo Menescal abuelo, presente en las reuniones del colectivo de conversos de los primeros años y muerto ya en 1564; Jerónimo Menescal menor, bautizado en
1541, acaso el Jerónimo confirmado en 1554 y muerto en 1573; Jerónimo Menescal, hijo de Gabriel y
de Isabel Menescal, confirmado en 1559; en 1585 es bautizado Jerónimo Menescal Junez; en 1593 es
confirmado Jerónimo Menescal, que acaso sea el mismo que el anterior; en 1602 se bautiza a Juan Jerónimo Menescal Lasierra, hijo de Jerónimo Menescal y de Isabel Lasierra.
22. Beatriz Medina estuvo casada en primeras nupcias con Juan Ferrando Alfanaquí.
27
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 28
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 29
EL MOVIMIENTO NATURAL DE POBLACIÓN
De nuevo aquí habrá que lamentar la imprecisión de los registros parroquiales oscenses y dejar de manifiesto la inutilidad que tienen para poder apoyarse en
ellos a la hora de estudiar los movimientos demográficos.23 Estamos en condiciones de afirmar rotundamente que no todos los bautizados eran inscritos en los
libros; de hecho, de los contrayentes en las cuarenta y una bodas registradas desde 1551, solo nos consta la certificación del bautismo de tres hombres y tres
mujeres; del resto, nada menos que sesenta personas, no aparece la inscripción
de su bautismo, cuando por la fecha de la boda ya debería constar en los libros
parroquiales, especialmente para las treinta y cinco que se celebraron a partir de
la mitad de la década de los sesenta. Y no es que estemos ante inmigrantes llegados ya bautizados: por los apellidos podemos asegurar que la mayoría son
oscenses —Burro, Soro, Brondal, Cobdo (Codo), Gali, Medina, Alfanaquí, Alfarrán, Cigüeño, Oncino, Junez, Alamén, Tillero, Batalanau, Ezcandar, etcétera—,
salvo en algunas ocasiones: Juan Cortés,24 un mozo cuyo apellido no consta,
Miguel Moreno, de Maella, y María Navarro, de Torrijos de Calatayud, por ejemplo. Por no constar, ni siquiera está Esperanza Çafar menor, miembro de la más
rica familia morisca de parroquianos de San Lorenzo, que debió de nacer hacia
1577, por los datos que nos da la Inquisición. Tampoco aparece registrado el
matrimonio de sus padres, Gabriel Çafar y la zaragozana María Albariel, aunque
es probable que la boda se celebrara en la parroquia de ella, como era habitual;
de todos modos, hay casos en los que, aunque la boda se lleve a cabo fuera, también se registra en la parroquia oscense, que es lo preceptivo: por ejemplo, la
celebrada en Barbués entre María Lasierra, de ese lugar, y el oscense Francisco
de Enzala, que queda recogida en el libro de San Martín el 28 de enero de 1598.
Con casi todos los matrimonios cuya existencia conocemos desde la segunda
23. Otros investigadores se han encontrado con libros sacramentales mucho más rigurosos que les han
permitido estudios demográficos muy certeros y fiables, como es el caso de Carmen Ansón para el pueblo de Torrellas (Ansón, 2004).
24. Este es un apellido nuevo entre los moriscos oscenses, pero frecuente entre los cristianos; quizás
Juan Cortés, que en 1571 casa con Isabel Junez, no sea morisco, y se trate de un matrimonio mixto,
pero esto es bastante improbable.
29
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 30
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
mitad del siglo XVI, que teóricamente deberían estar registrados, ocurre lo mismo,
y también faltan sus capitulaciones matrimoniales, de manera que de la mayoría
tenemos constancia por testamentos o documentos protagonizados por los dos
cónyuges. A pesar de todo, de muchos no tenemos ningún tipo de certificación.
Y digo todo esto porque va a resultar muy difícil, por no decir imposible, saber
con precisión el movimiento natural de población. Lo que se expone seguidamente está documentado, pero es solo una parte de lo que pudo ser la realidad.
La edad del matrimonio era muy variable. Tenemos mujeres casadas a los
doce años, como Esperanza Çafar menor con el cristiano Juan Felices, o Esperanza Castellano, que en 1602 aparece ya casada con Martín Codo y en 1607
pasa por el Santo Oficio, donde se dice que tiene dieciocho años. A los doce o trece años debió de casarse María Cigüeño, hija de Pedro Cigüeño y María Marguán,
puesto que en 1545 la vemos ya como esposa del zapatero Jerónimo Alfarrán y
en el testamento de su madre, hecho en 1549, se dice de ella que es aún menor
y queda bajo la tutela de su marido, un caso excepcional en la documentación
estudiada, si bien nunca debió de ejercerse esta tutela, ya que su madre aún vivía
en 1560. En 1575 nace Isabel Menescal, quien en 1590 tiene una hija, Jerónima
Menescal, con Jerónimo Menescal, lo que quiere decir que se casó cuando tenía
unos catorce años. Alrededor de quince o dieciséis años tendría Mariana Alfanaquí al casar, porque fue bautizada en marzo de 1590 y aparece casada en 1606.
Cuando María Compás se casó en 1543 con Juan del Ala tenía veintidós años y
ya era viuda de un tal Galaraga. En 1545 el justicia de Huesca elige como tutor
del menor Juan Cigüeño a Galcerán de Marguán, en sustitución de Lope de
Urramén, que había muerto; en el documento se dice que Juan tiene una hermana mayor de catorce años casada con Jerónimo Alfarrán, y cuando se pone
«mayor de catorce» es para recalcar que había superado esa edad pero no llegaba a los dieciocho o veinte. En 1564 se bautiza a una hija de Domingo Almaçor
y Gracia Arenes; aunque no consta el nombre en el registro, se trata posiblemente
de Isabel, a la que vemos casar con Jaime Lasarte en 1581. En 1555 Miguel
Compañero recibe al casarse lo que le corresponde de la herencia de su padre,
que tenía en usufructo su madre, de lo que se deduce que es menor. De Jerónima
Prom menor sabemos que nace en 1564 y que a los veinte años ya está casada
con un forastero apellidado Sage, según se puede deducir de documentos notariales. Muy joven era también Isabel Castellano, tutelada por menor por Ferrando Çafar en 1546 y que ya está casada en 1545 con Alexandre Lançari, en
Pedrola, donde en 1553 recibe la dote que le ha dejado su padre en testamento.
De Amador Tillero sabemos que es menor, tutelado por su tío Juan Tillero, en
1536, y ya está casado en 1542. En 1530, Leonor Alfarrán casa con Lope de
Gurrea, con la autorización de la madre de ella y de su tío Pedro Compañero,
posiblemente por ser menor. De la misma familia, tenemos noticia del menor de
catorce años Felipe Tillero en 1551, que hace capitulaciones matrimoniales con
Juana Junez en 1562 y muere en la epidemia de 1564. También sabemos que en
1551, en el testamento de Lorenzo Oncino, heredan sus hermanos Vicente y Francisco, ambos menores, y este bautiza a su primera hija, Jerónima Oncino, en 1575.
30
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 31
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
En 1566 casa, siendo menor, María Alfarrán con Martín Palacio, con el consentimiento de sus tutores, Ferrando Çafar mayor y Juan Prom. De Martín del Rey
sabemos que es menor de catorce años en 1555 y se casa en 1574. Francisco
Burro, hijo de Jerónimo Burro y Jerónima Junez, es bautizado en 1569 y se casa
en 1594 con María Soro. En 1585, Jerónima Lasierra, hija del difunto Juan
Lasierra e Isabel Ezcandar, aparece como menor, pero no está tutelada como sus
dos hermanos, de lo que cabe deducir que ya está casada. Veintitrés años tiene
Brianda Cigüeño al casar con Jerónimo Burro, pues sabemos que es bautizada en
1575 y se casa en 1598, mientras que su marido ha recibido el bautismo en 1572.
Veinticinco años tiene Mariana Cigüeño Junez al casar, según la partida de bautismo y las capitulaciones matrimoniales, 1581 y 1606, con Francisco Gali, cuya
edad no sabemos, porque hay un homónimo suyo bautizado en 1586 y confirmado en 1593 que es primo suyo, hijo de Francisco y de Esperanza Gali, mientras
que el contrayente es hijo de Lupercio Gali y Esperanza Galcerán. Dieciséis años
cuenta Isabel Fierro cuando contrae matrimonio con Juan Royo; ha sido bautizada en 1590 y se casa en 1606.
Cuando Ana Navarro es juzgada por la Inquisición en 1609 se dice que tiene
setenta años, y sabemos que ha contraído matrimonio con el oscense Juan Compañero en 1555, lo que supondría haberse casado a una edad relativamente alta,
a los veintiséis años, en tanto que su marido contaba veintiocho, de acuerdo con
la documentación inquisitorial. Más edad tiene Cándida Compañero, nacida a
finales de 1538 o comienzos de 1539 y casada en julio de 1567 con su sobrino
segundo Jerónimo Çafar. El caso extremo es el de Lope de Jaén y su prima María
de Olivito, que en 1532 consiguen que la Inquisición anule su matrimonio, celebrado según el rito musulmán cuando tenían doce y once años respectivamente,
y que nunca llegó a consumarse.25 Por el contrario, sabemos de mujeres solteras
a los veintiocho años, como María Castellano, según se dice en su juicio inquisitorial en 1611. Los pocos datos que tenemos de contrayentes cuyos bautismos
nos constan nos dicen que la edad habitual era la de veintidós o veintitrés años,
que parece alta; sin duda, de tener todas las referencias, habría que rebajarla
unos años. Esto tiene su importancia para poder intuir los hijos que podrían
tener, si bien en este caso la documentación es más generosa y nos aporta datos
suficientes, aunque sabemos que son incompletos, como venimos reiterando.
Son muy frecuentes —una veintena tenemos contadas— las familias que tienen
más de cuatro hijos, pero ninguna supera los siete, si exceptuamos la de Jerónima Fierro —de la que conocemos cuatro hijos con su primer marido, apellidado
Oncino, y siete con el segundo, Francisco Oncino; dos de los niños mueren siendo bebés— y la de Juan Lasierra, que tiene hijos —no se sabe cuántos— con
María Ana Alfarrán y siete con su segunda mujer, Isabel Ezcandar. Pedro Compañero, muerto muy joven en 1538, deja una hija de su primer matrimonio, Ana
25. El caso ocurre en Fañanás, pero se cita aquí por su importancia y por ser significativo de la tradición de los moros de arreglar el matrimonio entre primos a edad muy temprana, que, como se estudiará más adelante, continuará entre los moriscos.
31
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 32
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Compañero —no se conoce el nombre de la madre—, y seis habidos con la segunda esposa, Esperanza Çafar mayor, todos menores de catorce años. Finalmente,
Juan Cigüeño y Brianda Junez son padres de siete hijos, de los que tres mueren
muy jóvenes, como luego veremos.
Si se estudian estos casos detenidamente, se pueden observar detalles curiosos, como la larga duración de la etapa fértil en algunas mujeres, quizás casadas
muy jóvenes: quince años hay entre el primero y el séptimo hijo de Jerónima Fierro en su segundo matrimonio, pero es que tuvo cuatro más con su primer marido, como acabamos de ver; veintiún años separan al primer hijo y al último que
tuvieron María de Calanda26 o Juana Burro,27 por ejemplo, las dos madres de cinco hijos conocidos; unos quince años parece que hay entre el primer hijo y la última hija de Ana Naxar.28 Atendiendo al número de hijos que la documentación
revela parece que sean pocos en el régimen demográfico primitivo, por lo que
habrá que pensar que sin duda fueron más los nacidos o hubo embarazos malogrados; lo normal es un embarazo cada dos o tres años, o incluso menos. Tal es
el caso que acabamos de citar de Esperanza Çafar mayor, el de Isabel Junez y el
de Ana Bailo, mujer de Juan Almaçor, con quien se casa en 1566 y bautizan hijos
en 1568 (no pone el nombre), 1569 (Catalina Almaçor), 1572 (Margalida
Almaçor), 1577 (Domingo Almaçor) y 1581 (Juan Almaçor); y el de Juana Burro,
mujer de Gabriel Menescal, de los que sabemos que bautizan hijos en 1573 (Ana
Menescal Burro), 1575 (Isabel Menescal Burro),29 1577 (María Menescal Burro)
y 1580 (Esperanza Menescal Burro); o el del matrimonio formado por Jerónimo
Menescal e Isabel Lasierra, que bautizan en 1602 a Juan Jerónimo Menescal
Lasierra, en 1604 a Esperanza Menescal Lasierra, en 1606 a Jerónimo Menescal Lasierra y en 1609 a Gabriel Menescal Lasierra.
Pero hay casos en que son siete los años entre el primero y el segundo hijo,
como ocurre con Juan Medina y Jerónima Ezcandar, que los bautizan en 1577
(José Medina), a los dos años y algunos meses de haberse casado, y 1584 (Juan
Medina), dos años antes de la muerte del padre. Seis años separan a los dos hijos de
Leonor de Gurrea y Ferrando Alfanaquí, y más de doce al segundo y al tercero
de los hijos de Ana Alba y de Domingo el Cantarero, 1556 (un varón de quien
no consta el nombre) y 1569 (Francisco del Cantarero). Juana Burro y Antón
Fierro bautizan hijos en 1575 (Antón Fierro menor), 1577 (Jerónima Fierro),30
26. Mujer de Juan Alfarrán, bautizó hijos en 1587 (Juan), 1589 (Francisco), 1603 (Luis), 1606
(Domingo) y 1608 (Juan).
27. Hay cuatro mujeres llamadas Juana Burro: la hija de Francisco, casada con Ferrando Naxar; la
hija de Juan, casada con Antón Fierro menor; la que fue mujer de Felipe Tillero y de Juan Prom, bastante anterior. La que aquí traemos es la esposa de Antón Fierro, de la que se habla líneas más abajo.
28. Hay una Ana Naxar casada en 1559 con Domingo de Huerto, y esta, casada con Jerónimo Muçot,
que sabemos que en 1584 tenía dos hijos, Francisco y Juan, y que en 1596 bautiza a Esperanza.
29. En 1578 se bautiza a una prima suya con el mismo nombre, Isabel Menescal, hija de Juan e Isabel Junez.
30. En el libro de bautismo consta como hija de Antón Fierro y Jerónima Burro, pero es un error, ya
que la madre era Juana.
32
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 33
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
1582 (Juan Francisco Fierro), 1590 (Isabel Fierro) y 1596 (Paciencia Fierro).
María Comar y Juan Burro bautizan hijos en 1587 (Jerónima Burro), 1589 (Juan
Burro nieto), 1590 (Ana Burro), 1595 (Jerónimo Burro) y 1597 (María Burro),
y hay la cita de una hija más, Diana Burro, en 1600, cuya fecha de bautismo
no se conserva. Como puede apreciarse, se confirma lo que antes se decía sobre
la irregularidad temporal de los embarazos, pero en cualquier caso son frecuentes y numerosos.
Por el contrario, llama la atención que Jerónima Oncino, casada en 1598 con
Domingo Enzala cuando contaba veintitrés años, no tuviera más que un hijo,
nacido diez años después del matrimonio, un caso excepcional que también nos
podría estar mostrando abortos o muertes de neonatos, lo mismo que ocurre con
Ana Navarro, casada en 1553 con Juan Compañero, y cuyo único hijo conocido,
Juan, fue bautizado en 1561. Aquí de nuevo nos asalta la duda de si realmente
los libros parroquiales son de fiar, porque, aparte de los fallos ya señalados, los
infantes difuntos no se registran; de hecho, de los que sabemos que mueren no
tenemos recogido ninguno en el libro parroquial. El caso más notable es el de
Juanico Çafar, que con el descalabro provocado por la Inquisición en su familia
consta que estuvo bajo la custodia de doña Francisca Cerdán y del que sabemos
por los libros de cuentas de los Çafar que se pagaron 5 libras en febrero de 1585 por
sus honras fúnebres en los predicadores de Huesca. También abundan los matrimonios con uno o dos hijos, pero vale la pena detenerse en los numerosos
matrimonios que no tienen hijos; dado su número, treinta y uno, no parece que
se trate solamente de casos de infertilidad, sino que es obligado pensar en una
alta mortalidad de neonatos y también en que los fallecimientos de gente joven
eran muy frecuentes. En el marco histórico en el que nos movemos es impensable el control de natalidad, de manera que periodos de más de dos años sin un
embarazo nos están dejando entrever embarazos malogrados o muertes de bebés
durante el parto o el sobreparto.
No tener hijos en aquellos momentos era una desgracia, a la que se añadía el
sentimiento, vivo aún hoy en el imaginario colectivo musulmán, de que hay que
dar hijos al mundo; de ahí las supercherías y ritos para lograr la preñez.31 La falta de descendencia explicaba el repudio de la mujer en la sociedad islámica, pero
era imposible entre los moriscos; por eso, ante la esterilidad de su mujer, no nos
extraña ver que en 1580, en su testamento, el rico albéitar Alonso de Cáceres
reconoce a sus tres hijos bastardos (Martinica, Martinico y María de Cáceres) y
les da la legítima y 16 000 sueldos a cada uno, además de declararlos herederos, obligando a su «amada mujer», Martina Aurín, usufructuaria, a vestir y alimentar a los tres niños, de los que la única referencia documental que tenemos es
este testamento. Nos llama la atención el hecho de que su mujer, «amadísima», se
hiciera responsable de los hijos de su marido habidos fuera del matrimonio, no
sabemos si con cristiana o con mora. De otro converso sabemos que cohabita con
31. Entre las acusaciones contra Cándida Compañero en el auto de fe de 1581 está el celebrar ritos
para parir.
33
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 34
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
mujer casada cuyo apellido no aparece entre los de los moriscos oscenses; se trata
de Antón de Codo, a quien el justicia de Huesca conmina a dejar de vivir con María
Viraca so pena de 50 escudos a cada uno y el destierro. Carecemos de otra información sobre Antón y María, de manera que no sabemos si es un caso de amancebamiento como el anterior o de simple adulterio.
Como antes decíamos, son frecuentes las referencias que tenemos de gente
joven que muere sin hijos. El caso más antiguo es el de Isabel Alguacil, mujer de
Pedro de Huesca, cantarero, que en 1527 hace testamento enferma. No sabemos
la edad, pero tiene que ser joven, pues aún vive su «nono» (abuelo)32 Bardaxí, alias
Alguacil, de Novales; su viudo casa en 1531 con la viuda Catalina Calvo. Gabriel
de Cuéllar, en 1574, deja viuda sin hijos a María Franco, que sí tiene un hijo
menor de su matrimonio anterior y no hay constancia de que vuelva a casarse.
María Compás, que enviuda del inmigrante Galaraga muy joven y sin hijos, se
casa a los veintidós años con Juan del Ala, con quien tampoco parece que tenga
hijos. Otros dejan a la mujer embarazada, como Juan del Fierro en 1564, cuya
mujer, Ana Compás, da a luz una niña, Matrona del Fierro, citada en un testamento de su madre al poco de casar en segundas nupcias en 1566 con Alexandre
de Sasa, también viudo y con hijos, con quien tendrá un hijo varón, Alexandrico de
Sasa. En 1557, hace testamento Francisco Almaçor, cuya mujer, Ana Sanz, espera su primer hijo; de todos ellos desaparecen las pistas documentales después de
esta fecha. Parecido es el ejemplo de Felipe Tillero, ya citado, casado en 1562
con Juana Junez y muerto en la epidemia de 1564 dejando a su mujer encinta;
esta alumbra a una niña llamada Juana Tillero, que fallece al año, según se hace
constar en un pleito por la herencia. Unos años después, en marzo de 1573, muere Jerónimo Menescal, viudo de Esperanza Franco, que deja embarazada a su
segunda mujer, Isabel Junez, con quien ha casado en 1572 y que a los pocos días
de la defunción del marido bautiza a su hija Ana Menescal. Juan Ferrando Alfanaquí casa el 1 de febrero de 1598 con Beatriz Medina, que se encuentra en avanzado estado de preñez, porque seis días después de la boda bautizan a su hijo Juan
Alfanaquí, que no figura en el testamento de su padre el 5 de octubre de 1599
—el día 6 está certificada su muerte—, en el que sí se hace constar que Beatriz
está de nuevo embarazada; en este caso tenemos documentadas la muerte de un
infante y la de un hombre muy joven, como joven debía ser su viuda, que en 1601
aparece casada con José Codo. De su hermana Isabel Alfanaquí, bautizada en
1567, sabemos que en 1592 es ya viuda de Pedro Barcedo, apellido no oscense.
Jóvenes mueren Gracia Ezcandar33 y Gaspar Batalanau, casados en 1572 y muertos ya, respectivamente, en 1574 y 1575. En una ocasión tenemos el testamento
de una mujer joven, madre de una menor, Gracia Cigüeño, y embarazada en el
momento de testar enferma (1568, mayo); se trata de María del Fierro, mujer del
zapatero Juan Cigüeño, al que veremos casar cuatro meses después con Brianda
32. La palabra nono no aparece en ningún repertorio ni diccionario, pero me inclino a pensar que
quiere decir ‘abuelo’, como el italiano nonno.
33. A lo largo de la documentación nos encontraremos con tres homónimas.
34
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 35
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Junez. El testamento de Francisco Albaco (1572), cantarero, nos manifiesta que
al morir era una persona relativamente joven, porque deja tres hijas menores de
catorce años, Isabel, Jerónima y Ana Albaco, habidas de su matrimonio con Jerónima Prom mayor. Sabemos que en 1600 María Macerol, casada con Alexandre
Dez en María de Huerva, no tiene hijos, y en 1602 la vemos en Huesca casada con
Martín Marruecos, donde viven, al menos, hasta 1608 y tienen un hijo llamado
Luis Marruecos. De Miguel de Caldes y Leonor Faxol sabemos que se casan en
1564 y ya han muerto en 1571, dejando tres huérfanos.
El hecho de que muriesen tan jóvenes justifica que una buena parte de los viudos y viudas contrajese matrimonio de nuevo, como ocurre, aparte de algún caso
ya citado, con Juana Junez, que en 1572 casa en segundas nupcias con Jerónimo
Menescal —si había enviudado por primera vez en 1564 es que debió de casar
muy joven—, enviuda muy pronto y sin hijos, y casa por tercera vez, ahora con
su cuñado Gabriel Menescal, con quien tiene dos hijas, bautizadas en 1575 y 1577
(Isabel Menescal y María Menescal). En 1587, tras su muerte, en un pleito por
bienes de los Tillero, se cita otra hija llamada Juana Menescal, pero no se hace
mención de las dos anteriores, por lo que quizás hubieran muerto.34 En las capitulaciones matrimoniales de Leonor Faxol con Miguel de Caldes (1564) queda
patente que la madre de la contrayente había estado casada en primeras nupcias
con Martín Faxol y en segundas con Jerónimo Cubero. Más viudos jóvenes que
apuestan por un nuevo matrimonio son María Farax menor,35 casada con el herrero Miguel Casilla, alias Naxar, en 1529, pero por su testamento de 1541 sabemos
que, a pesar de ser muy joven, porque aparece tutelada cuando se casa con Casilla, anteriormente había estado casada con un Urramén, con quien tuvo tres hijos,
Felipe, Ana y María Urramén; María Tamarit, viuda de Vicente Oncino y con dos
hijos, que casa en Sangarrén con Miguel de Infant renunciando a la tutela de sus
hijos (1552); Juan Codo, que estuvo casado en primeras nupcias con Ana Franco, con quien tuvo a Juan Codo menor y Ana de Codo, según consta en un testamento de 1559, y que al poco enviuda y se casa con Petrona Burro, con quien tiene a Jerónimo, José y Martina Codo, y otro Juan Codo bautizado en 1570; Juana
Burro, casada en primeras nupcias con Felipe Tillero, con quien tuvo a Amador
Tillero, y en segundas con Juan Prom, con quien tuvo a Isabel y Agustina Prom;
al morir Juana, Prom contrae matrimonio con Ángela de Moros, que durante la
epidemia de 1564 está embarazada, tienen cuatro hijos, y al enviudar, Ángela casa
en 1574 con Gaspar Batalanau, y en 1583, ya bastante mayor, contrae su tercer
matrimonio, con Miguel Moscabida, llegado de la comunidad de Daroca; Domingo Almaçor está casado en la década de los cincuenta con Gracia Arenes, con la
que tiene a Miguel, Juan, Gracia e Isabel Almaçor, y en 1574 casa con Violante
Xavierre, viuda de Juan Sanvicente, con quien tiene a Diana Almaçor; Domingo
34. La mayor parte de los datos expuestos y de los que vienen a continuación no constan en los libros
parroquiales, y se han podido reconstruir a partir de documentos notariales.
35. De María Farax, casada con su primo Martín Farax, sabemos que antes estuvo casada con un
Burro, porque en su testamento de 1530 habla de sus hijos Lope Burro y Martín Farax.
35
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 36
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Almaçor muere en 1582 y Violante en 1590; Gaspar Batalanu, casado con Gracia
Ezcandar en 1572 y vuelto a casar en 1574, a los seis meses de enviudar, con
Ángela de Moros, como acabamos de ver; José Çafar se casó con Beatriz Gali,
muerta en 1575, y en segundas nupcias en 1576 con María Casabona; maduro
debe de ser Leonis de Fierro cuando en 1573 enviuda de Esperanza Aranja, con
la que casó en 1535; posteriormente Leonis casa, en fecha no conocida, con Isabel Brondal;36 en 1575 sabemos que Ferrando Alfanaquí tiene dos hijos menores
de su difunta esposa Beatriz de Gurrea y que en un testamento de 1576 se
habla de Jerónima de Royo,37 su segunda mujer, que estaba embarazada en aquel
momento; Jerónima Prom menor, hija de Juan, viuda de Francisco Sage desde 1596,
casa en 1598 con Francisco Xalón, a los treinta y cuatro años; María del Cuento,
viuda de Simón de Pomar, casa en 1598 con Martín Albariel, natural de Muel y
habitante en la aldea de Cuarte, y lleva al matrimonio dos hijas pequeñas, Esperanza Pomar —bautizada en 1595— y María Pomar, cuya fecha de nacimiento
no sabemos, pero es menor que su hermana; ambas quedan bajo la protección de
su padrastro, que deberá criarlas hasta que «puedan servir»; o Beatriz Medina,
casada en 1598 con Juan Ferrando Alfanaquí, que enviuda estando encinta en
1599 y casa de nuevo en 1600 con José Codo, que tiene también hijos menores
tutelados por Jerónimo Oncino.
En otras ocasiones son jóvenes viudos sin hijos, como Isabel Prom, que al
poco de morir su marido, Juan Masagrán, casa con Juan Navarro, de Albalate de
Cinca, en 1563, y Catalina Calvo, viuda de Martín Calvo, de Naval, que en 1531
casa en Huesca con Pedro de Huesca, tejero. Y no faltan los matrimonios entre
viudos sin descendencia, como el de Alexandre de Sasa, de Barbastro, casado en
primeras nupcias con Isabel Junez mayor, de Huesca, y en segundas con Ana
Compás, viuda de Juan del Fierro, ambos de Huesca; el matrimonio tiene lugar
en 1566, dos años después de la muerte de sus cónyuges, posiblemente debida a
la epidemia. El menescal Juan Lasierra, viudo de María Ana Alfarrán, con la que
tuvo hijos sin que sepamos cuántos, casa en segundas nupcias con Isabel Ezcandar, con la que tiene seis hijos más; sabemos que el mayor, Juan Lasierra, fue
bautizado en 1560, datos que se han podido obtener del testamento de Juan en
1585 y de un documento de su mujer de 1588.38
A veces la existencia de homónimos dificulta averiguar las relaciones familiares, pero estudiando minuciosamente la documentación puede llegarse a conocer. Es el caso de Juan Burro, casado en primeras nupcias con Ana Compás, que
muere joven y con una hija menor; ya había muerto en 1546, y vemos a Juan
36. Del primer matrimonio hubo una hija, Jerónima del Fierro, citada en el testamento de Ana Compás, de 1564, pero de la que se pierde posteriormente la pista. Hay otra Isabel Brondal, citada en 1590
como madre de Jerónimo Alfarrán y mujer de Domingo Ezcandar, de lo que se deduce que también
casó dos veces.
37. En 1593, en el testamento de Juan Ferrando Alfanaquí, hijo de Ferrando Alfanaquí en su primer
matrimonio, a Jerónima se le pone el apellido Ezcandar.
38. Además de Juan tuvieron a Gabriel, Isabel, Francisco, Jerónima, Elena y Ana Lasierra.
36
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 37
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
casado posteriormente con Juana Alfarrán menor, con quien tiene varios hijos,
como se verá más adelante. Son muchos más los casos de matrimonios en segundas nupcias, pero para ver lo que aquí se trataba, la alta mortalidad entre la gente joven, los ejemplos son suficientes.
También tenemos noticias de viudos jóvenes que no vuelven a casarse, como
María Burro, mujer de Pedro Alfarrán, casada en 1545 y que en 1553 ya ha quedado viuda sin hijos; no se ha encontrado el testamento de Pedro, pero, de acuerdo con las capitulaciones matrimoniales y el fuero, ella debió de recuperar los
1000 sueldos y la cama de ropa que llevó al matrimonio más los 1500 sueldos y
cama de ropa que le prometió el marido, pero nada de los bienes de los Alfarrán,
por no tener hijos; a pesar de todo, una pequeña fortuna que, aparte de la edad
y la ausencia de niños a los que cuidar, la alejó de unas segundas nupcias.39 De
algunos no sabemos apenas nada, simplemente una mención en un documento,
como ocurre con la ya citada Isabel Prom, hija de Juan Prom y hermana del
difunto Amador Prom, que en 1563 aparece casada con el espartañero albalatino Juan Navarro y se hace constar que están casados en segundas nupcias.
Como anécdota vale la pena señalar que gracias a la documentación eclesiástica conocemos el caso de dos partos dobles: en 1587 Juan Cigüeño y Brianda
Junez bautizan a sus hijos Miguel y Jerónimo Cigüeño, y en 1560 Domingo el
Cantarero y María Albaco hacen lo propio con Juana e Isabel del Cantarero.
En cuanto a la mortalidad infantil, sabemos de una veintena de infantes
muertos; no son citas documentales en las que se haga constar, sino que conocemos esto indirectamente: en cuatro casos hay niños que se bautizan con el nombre que tuvo un hermano unos años antes; en dieciséis son los testamentos los
que nos lo demuestran, al no aparecer entre los hijos a pesar de que tenemos
constancia de su nacimiento o del embarazo de su madre; un caso se encuentra
mencionado en el pleito por una herencia. Un último ejemplo es el de un muchacho citado indirectamente en el testamento de su padre en 1564 y muerto en
1570; se trata de Agustín Ezcandar menor. Sirvan, además, de ejemplo los casos
de Ana de Codo, hija de Juan Codo y Ana Franco, que aparece en el testamento de
su padre de 1559 como menor y ya no figura en uno nuevo de 1564, y de Miguel
Medina Ezcandar, hijo de Lope Medina y Ana Ezcandar, bautizado en 1590 y
que ya no aparece en un testamento de su madre de 1595. A esos casos de defunción segura habría que añadir el de Marijuana y Ferrando Alfanaquí Ezcandar,
bautizados en 1580 y 1590 respectivamente y que en 1593 ya han muerto, según
un testamento de su hermanastro Juan Ferrando Alfanaquí; también, entre otros
posibles, el de Esperanza Pomar, bautizada en 1595, citada en unas capitulaciones de su madre (1598) como menor, y que dos años después, en el testamento
de Hernando Naxar, en el que su hermana Mariana Naxar recibe 200 sueldos
para cuando case, ella no figura, de lo que se deduce que puede haber muerto,
ya que no hay ningún dato sobre ella posterior a 1598. Martín Oncino, hijo de
39. No parece la misma María Burro que aparece casada en Cuarte con José Nasarre.
37
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 38
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Francisco Oncino y de Jerónima Fierro, es bautizado en enero de 1595, y debe
de morir poco después, porque a los cinco días de ser cristianado testa su madre
y no se hace mención alguna a él.
Como ejemplo de lo expuesto anteriormente, baste recordar el caso, muy
documentado, de los hijos de Ferrando Alfanaquí y su segunda mujer, Jerónima
Ezcandar, que en 1576 está preñada. En 1580 bautizan a una niña con el nombre de Marijuana Alfanaquí. En el testamento de Jerónima, de ese mismo año,
solo se menciona a su hija Jeronimica Alfanaquí (tal vez recibiera ese nombre el
nacido en 1576), pero ha desaparecido Marijuana. Los mismos bautizan en 1583
a Ferrando Alfanaquí, que no es mencionado en el testamento de su hermanastro Juan Ferrando Alfanaquí en 1593. Sabemos que Alexandrico de Sasa debe de
tener unos ocho años en 158240 y que en 1586 ya ha muerto; sus hermanos Juanico y Marianica de Sasa, citados en un testamento de su padre de 1571, no aparecen en el de su madre, Ana Compás, de 1580, en el que sí se habla de Alexandrico como único hijo del matrimonio.
A esos infantes muertos hay que añadir catorce jóvenes solteros (mancebos,
mozos y doncellas), de una de los cuales conocemos su edad por tener la fecha
de bautismo; se trata de María Menescal, muerta en 1594 a los diecisiete años.
De otro, José Medina Ezcandar, nos consta que es bautizado en 1577 pero no es
citado en el testamento de su madre, Jerónima, en 1600. De otros, como el labrador Lorenzo Oncino, sabemos que cuando muere en 1551 es muy joven, que ha
sido criado por su tía Isabel Oncino y que sus hermanos varones son menores,
pero desconocemos su edad exacta, lo mismo que ocurre con el herrero Juan Alfarrán, que no es enterrado en Huesca, sino que pide que se haga en Albero Bajo
de los Nuevos Convertidos, cuya población es toda morisca. De otros, como de
Lupercio Compañero, solo sabemos que en 1554 ya está muerto y que debió
de morir adolescente, porque en esa fecha se casa su hermano mayor, Miguel, que
no ha podido disponer de la herencia de su padre hasta el momento de contraer
matrimonio por ser menor. De Jerónima de Fierro, hija de Leonis de Fierro y su
primera mujer, Esperanza Aranja, nos consta que en el testamento de Ana Compás, de 1564, recibe 400 sueldos para cuando case —es decir, que era joven—, y
perdemos su rastro, ya que en el primer testamento de su padre, del mismo año,
ya no es citada, de lo que se desprende que murió en la epidemia de 1564, aunque no tengamos su acta de defunción. De Juan Codo menor, hijo de Juan Codo
y de Ana Franco, sabemos que es un niño en 1564 y en 1570 ha debido de morir,
porque se bautiza a un hermanastro suyo con el mismo nombre, hijo de Petrona
Burro. En 1590 hace testamento Gaspar de Moros y parece que muere; sabemos
que en 1581 era huérfano de padre y madre tutelado, por menor de catorce años,
por Jerónimo Burro y Lupercio Gali, de manera que debió de fallecer muy joven,
40. No tenemos seguridad de cuándo nació pero, al morir su madre y heredarla, lo tutela su padre, que
pone en alquiler las casas que Alexandrico ha recibido de su madre por un periodo de seis años, lo
que da idea de que esos seis años era lo que le faltaba para la mayoría de catorce años, que en Aragón permitía controlar parcialmente los bienes.
38
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 39
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
al poco de cumplir la mayoría. De 1594 es la partida de defunción de una tal
Gracica, doncella, de la que no sabemos los apellidos, pero pudiera ser Gracia
Almaçor, cuya pista se pierde; su hermana Diana Almaçor tiene al morir su
madre en 1590 menos de catorce años, y en 1595 consta que ya ha fallecido, de
modo que muere a los diecisiete o dieciocho años. El mismo año fallece el mozo
Jerónimo Prom. Y en 1600 tenemos el testamento del mancebo Ferrando Codo,
que muere tras dejar como heredera a su madre, Petrona Burro. Para hacernos
una idea de lo que pudo ser la mortalidad infantil o juvenil tenemos un buen
ejemplo en la familia formada por Juan Cigüeño y Brianda Junez; sabemos que
tienen siete hijos, de los que tres mueren muy jóvenes, sin que se sepa la fecha
concreta; los tres muertos son Francisco, bautizado en 1571, Esperanza, bautizada en 1580, y Miguel Cigüeño, bautizado en 1587. Ninguno de ellos es mencionado en el testamento hecho por su padre en 1593, en el que sí aparecen
Brianda (nacida en 1575), Mariana (en 1581) y Juan y Jerónima Cigüeño, que
no consta cuándo fueron bautizados. Tres muertos sobre siete es mucho, pero es lo
que corresponde a un régimen demográfico primitivo. También es significativo
que los tres hijos que tuvo Alexandre de Sasa, Alexandrico, Martinico y Marianica de Sasa, muriesen muy niños, y acaso eso nos haga reflexionar sobre la posibilidad de que los numerosos matrimonios que parecen estériles no lo sean en
realidad, sino que hayan sufrido la pérdida de sus hijos, como en el caso que acabamos de ver.
Si difícil es llegar a conclusiones en los campos expuestos, no lo es menos
saber cuánta gente llegaba a la ancianidad. Solamente en los documentos de la
Inquisición aparece la edad de las gentes, y los ejemplos referentes a Huesca no
son significativos, porque la mayor parte de los oscenses que pasan por el Santo
Oficio son jóvenes, o incluso niños, como Isabel y Ferrando Alfanaquí, de quince
y catorce años respectivamente.41 Juan Compañero comparece ante la Inquisición
en 1598 a los setenta y un años, y su mujer, Ana Navarro, es relajada en 1609 a
los setenta. Gabriel Çafar es condenado a galeras en 1583, cuando cuenta treinta y ocho, y muere unos veintidós años después. Tenemos noticia de que Vicente
Alamén es cabeza de familia en 1527 y muere, como su mujer, Ana Franco, en
la epidemia de 1564. Isabel Ezcandar y Juan Lasierra tienen el primero de sus
siete hijos en 1560; él muere en 1585, pero ella aún está viva en 1608, lo que
podría suponer que llegara a vivir cerca de setenta años, muy al contrario que su
primogénito, Juan Lasierra, muerto ya en 1603. Sabemos por un documento
notarial que en 1578 Leonis de Fierro mayor declara tener setenta años y al poco
fallece, cuatro años después que su mujer. También conocemos que Juan Compañero es juzgado por la Inquisición en 1598 a los setenta y un años, y que todavía vive en 1600, y cuando su esposa es ejecutada en el auto de fe de 1609 se
hace constar que es mujer de aquel, pero no se dice que él haya muerto, lo que
puede suponer que llegara a superar los ochenta años. De Brianda Compañero
41. Tampoco aparecen en los registros parroquiales.
39
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 40
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
sabemos que se casa en 1545 y que aún vive en 1592, por lo que podría frisar
los setenta años.
Estudiando las fechas de las defunciones que aparecen en los registros parroquiales o en testamentos se puede tener algún elemento más, pero poca cosa, y lo
que nos muestran son muertes relativamente jóvenes: Isabel Menescal es bautizada en 1575 y muere en 1596, habiendo sido madre en 1590; Isabel Alfanaquí
recibe el bautismo en 1567 y muere en 1591; Juana Junez se casa en 1562 y
muere en 1587; en el mismo año casa Gracia Ezcandar y muere en 1574; Juan
Medina casa en 1574 y ya muere en 1584, lo que, teniendo en cuenta la edad
habitual en los matrimonios, nos daría una edad de unos treinta o treinta y dos
años; sin embargo, Ángela de Moros tiene su primer hijo en 1564 y muere en
1598, lo que supone, siguiendo el criterio anterior, que debió de morir a los
sesenta años aproximadamente. Al poco de la conversión tenemos noticia de
María Novallas (Gaya de Burro como mora), viuda, que hace testamento a favor
de su hermano Luis de Gurrea, el cual por entonces era ya abuelo, de lo que se
podría deducir que su hermana era una persona, si no vieja, sí de edad. Tenemos
la certificación de la boda de Alexandre de Sasa con Isabel Junez en 1562 y sabemos que Alexandre aún vive en 1609, lo que supone que con toda seguridad
superaba ampliamente los sesenta años; esa edad podría tener Juan Ezcandar
cuando está preso en 1608, pues nos consta que ya estaba activo como maestro
cantarero en 1567.
Por mucho que se ha buscado, no ha sido posible lograr más información
concreta, y lo obtenido es muy pobre, pero con todo lo expuesto nos hacemos una
idea de lo que pudo ser el movimiento natural de población, si no en su conjunto, sí al menos parcialmente.
40
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 41
LOS MOVIMIENTOS MIGRATORIOS
Una de las consecuencias que tuvo la desaparición de la entidad jurídica de
la aljama fue la libertad de movimiento de que gozaron sus miembros. Desde el
momento del bautismo vemos desaparecer del panorama oscense apellidos que se
venían repitiendo a lo largo de toda la historia de la comunidad. De algunos de ellos
sabemos que emigran a Valencia muy tempranamente, por ejemplo Rodrigo y
Lope Xiret y sus familias, que se deshacen de su patrimonio en Huesca y se
declaran habitantes de Misla (¿Mislata?) en 1534, y más tarde, otra de las familias que llevaban siglos en Huesca, los Cernico, que a mediados de siglo aún tenían
algún miembro en Huesca pero que en el último tercio solo aparecen como residentes en la ciudad de Valencia.42 Las razones por las que se marchan no siempre nos son conocidas, pero hay algo en común entre todos los emigrantes, vayan
a un lugar alejado, como los casos citados, o se limiten a desplazarse a la comarca de Huesca, sea para toda la vida o temporalmente: todos acuden a lugares en
los que la presencia de moriscos es notable, de manera que parece seguro que
siempre buscaban estar arropados por los suyos.
Cronológicamente, la mayor parte de los casos que nos constan son posteriores a 1550 y los conocemos siempre a partir de documentos notariales y de la
Inquisición. Saber que estamos ante un migrante suele ser sencillo, porque se
menciona, con frecuencia, el lugar de origen y el de residencia, aunque a veces
ha sido gracias a la aparición de apellidos nuevos aragoneses o extranjeros: Franco, Montero, Castellano, Huerto, Conte, Vélez, Úbeda, Hernández, etcétera. Los
datos obtenidos nos permiten realizar una aproximación al fenómeno migratorio
que vamos a ir exponiendo teniendo en consideración emigración e inmigración,
lugar de origen y destino, migración por motivos laborales, migración de refugiados y migración por matrimonio.
La inmigración es un fenómeno relativamente raro durante los primeros años
de vida de la comunidad: hasta 1560, solamente podemos asegurar que quince
personas, trece varones y dos mujeres, son inmigrantes; entre ellos destaca, por
lo temprano de la fecha, Salvador de Cuéllar, citado en 1527 entre los miembros
42. En 1578 residen en Valencia Juan y Gabriel Cernico.
41
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 42
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
del colegio de nuevos convertidos.43 En el mismo periodo, diez emigran, cuatro
de ellos mujeres. De 1560 a 1580 se da un notable movimiento de población: hay
cuarenta y dos inmigrantes, de los cuales trece son mujeres, y entre ellos se
encuentran tres matrimonios en los que ambos cónyuges son inmigrantes. En el
mismo periodo constan veintisiete emigrantes, entre los que cuatro son mujeres
y hay dos matrimonios. Desde 1581 hasta el momento de la expulsión se produce menos movimiento migratorio. En la década de los noventa contabilizamos
cinco inmigrantes (una sola mujer) y, por el contrario, el número de emigrantes
es muy superior: diecinueve en total, con cinco mujeres y dos matrimonios. Los
últimos años de vida de la comunidad dan pocos datos, pero son catorce los inmigrantes —entre los cuales hay un matrimonio y dos mujeres— y emigran cuatro
personas.44 Este aumento de inmigrantes respecto a la década anterior es muy
probable que se debiera, ante las amenazas de expulsión, a la búsqueda de seguridad en la ciudad, como es el caso de María Castellano, natural de Épila, que es
juzgada en 1611 por la Inquisición por haberse escondido en Huesca para evitar
el exilio. Años antes, María Albariel, mujer de Gabriel Çafar, hija y hermana de
relajados y ella reconciliada, cuando el marido es condenado a galeras va a Huesca a hacerse con el gran patrimonio de los Çafar y a cuidar de sus hijos. Llegado el momento de la expulsión, ya viuda, parece que permaneció en la ciudad
junto a su hija Esperanza, en opinión de la doctora Carmen Ansón.45
Como hemos señalado, es muy probable que, al igual que ocurre con María
Castellano, de Épila, algunos moriscos intentaran ocultarse y evitar la expulsión,
pero solo conocemos documentalmente por escrituras oscenses, además del caso
citado, el de Martín el Valenciano y Juan el Valenciano, moriscos que en 1613
seguían en la villa de Alerre, junto a Huesca, y el de Pedro Miguel Monllor, apresado en Sariñena en 1624, originario de Gandía. Acaso los tres fueran de los
moriscos que poco después de la expulsión regresaron, a pesar del celo que pusieron las autoridades para evitar que quedaran conversos en el reino o que regresaran, tal como queda reflejado en un acta del Concejo de Huesca de junio de
1611 en la que se recoge la llegada a la ciudad de Felipe de Porres, de la Orden
de Alcántara, para comprobar que se había cumplido el mandato real de expulsión, que no quedaban moriscos en la ciudad y que ninguno de los expulsados
había regresado a ella.46
¿De dónde proceden y adónde se dirigen los migrantes? Algunos, por sus apellidos, podemos asegurar que no son moros de Huesca —Cortés, por ejemplo—,
y otros ni siquiera aragoneses, como Yáñez, Caldes o Montero; de otros podemos
deducir su origen —Salvador de Cuéllar (1527) y Gabriel de Cuéllar (1574),
43. Podrían considerarse también inmigrantes gentes que llevan como apellido algún topónimo aragonés, por ejemplo los numerosos De Moros, pero no se han tenido en cuenta, porque el apellido aparece ya en el momento del bautismo forzoso.
44. No se incluyen en esta cifra los que salieron en la expulsión, como los Medina y otros.
45. El caso de la familia Çafar tiene un tratamiento especial al estudiar a la aristocracia morisca.
46. El dato del acta municipal me ha sido facilitado por Carlos Garcés.
42
6/2/09
08:28
Plano de la ciudad de Huesca en los siglos XVI-XVII en una recreación de Bizén d’o Río Martínez, en el que se puede apreciar de forma esquemática
el aspecto del barrio de la Nueva Cristiandad, vieja Morería, en los alrededores de la parroquia de San Martín.
58. Moriscos en Huesca
Página 43
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
43
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 44
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
entre los que no parece haber vínculo familiar—; los hay que llegan de lejos,
como el bautizado en San Lorenzo en 1600 procedente de «Alexerbe» (¿Algarve?); un moro al que se le define como extranjero en el libro de defunciones de
San Martín en 1558; un marroquí, Martín Marruecos, casado con María Macerol, apellido no oscense, ambos documentados entre 1602 y 1608, con un hijo
bautizado y confirmado en Huesca; dos navarros, un mozo en 1544 y un cantarero, Juan de Sanmartín, en 1545; de Segorbe es Ana Montero, casada en Huesca con Agustín Ezcandar antes de 1563; siete son catalanes de Lérida y sus inmediaciones; otro, Caldes, posiblemente catalán; dos extremeños de Cáceres,
afincados en Huesca tempranamente; a Juan Vélez, fontero, lo tenemos ya en
1561 en Huesca, donde hace su vida, y su hija María Vélez casa con el oscense
Martín del Rey en 1574; otro Vélez, Martín, está documentado en 1578, y cuatro son granadinos que por documentos de la Inquisición sabemos que vivían en
Huesca y de los que algo diremos más adelante.
La mayoría de los inmigrantes procedían de Aragón, a veces de zonas alejadas, como la comarca de Calatayud (Plasencia de Jalón, Morata, Saviñán, Jarque), Zaragoza, Épila, Daroca, Maella, Muel, María de Huerva, Calanda —familias enteras, como los numerosos Palacio, Castellano y otros vienen de esta villa—
y Fuentes de Ebro; otros proceden de lugares más cercanos (La Litera, Albalate
de Cinca, Fraga, Pomar, Alcolea de Cinca, Naval, Enate), y finalmente los hay de
las inmediaciones de la ciudad (Alerre, Barbués, Cuarte y Huerto, por ejemplo),
que pueden considerarse oscenses. En cualquier caso, se observa en los movimientos migratorios el efecto llamada; así, los andaluces que aparecen son todos
del reino de Granada; los catalanes, de Lérida y sus inmediaciones; los aragoneses suelen proceder de lugares en los que la comunidad de Huesca tiene familiares, y los navarros que conocemos llegan al tiempo a la ciudad y son del ramo
de la alfarería. De algunos inmigrantes solo tenemos referencias muy pobres, tanto que a veces ni su nombre ni su procedencia conocemos: así, el caso del «moro
forano» que habita en casa de una viuda, cuyo nombre no se hace constar, y que
bautiza un hijo en San Martín con el nombre de Juan, o la «mujer de Juan
Ferrer», registrada en el libro de defunciones de San Matín como «pobre sin testamento» (1599), lo mismo que María Mora, viuda de Miguel de Mora, que muere pobre y sin testar en casa de Ferrando Alfanaquí (1601), o la «convertida originaria de Naval» que fallece en 1552, y el «extranjero convertido» enterrado en
San Martín en 1558. No cabe duda de que algunos moriscos inmigrantes, como
estos seres casi anónimos que acabamos de citar, formarían parte del estrato económico más bajo de la ciudad, y solo por hechos casuales nos han llegado noticias de ellos.
¿Qué motivos los llevan a Huesca? Hay un primer gran grupo de inmigrantes por cuestiones laborales. Un buen número de ellos llegan a la ciudad en busca de trabajo como mozos aprendices47 de cantarero —en 1544 Juan Romero, de
47. De todo ello se hablará con detalle al estudiar la actividad económica y el trabajo.
44
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 45
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Sangüesa, con el maestro Vicente Alamén; Pedro de Mora, en 1561, con Francisco Ezcandar; Alexandre Molacho con el mismo en 1571; en 1578 Gabriel
Alquecí, de Aitona, con maese Juan Codo; en 1601 Miguel de Güerto, de Fuentes, con el mismo Codo—; de zapatero —Francisco Amador, de Fraga, en 1534,
con el maestro Pedro Cigüeño, que en 1538 toma a Miguel Fierro, alias Ferrerico, de Naval, al año siguiente a Felipe Alcerán, de Naval, y en 1566 a Baltasar
de Huerto; Domingo de Aruex, de Acumuer, en 1553 con el maestro Agustín
Ezcandar, además de otros aprendices oscenses—; de lencero —Agustín Gali, de
Zaragoza, con Ferrando Çafar en 1541—; de herrero-albéitar —Demetrio Ubico, de Alerre, en 1576 con el maestro Alonso de Cáceres, y Felipe Franco y Pedro
Franco, de Huerto, en 1578 con el maestro Juan Menescal—; con el obrero de
villa Domingo Almaçor firman como mozos en 1546 Miguel Salas y Domingo
Ferrando; como aprendiz, Jerónimo Trosiller, de Alquézar, en 1550, y como mozo
aprendiz en 1552 Martín de Garín, de Ariatza, de la «provincia de Vizcaya»,
entre otros casos que se irán viendo a lo largo del trabajo.
Algunos llegaban ya formados como trabajadores de los más diversos ramos:
obreros de villa como maese Juan (1533), Juan Gali48 (testa en Huesca en 1542);
Domingo Almaçor y su mujer, de Zaragoza, están documentados en Huesca desde 1552;49 el tejero navarro Juan de Sanmartín (1545); los hay sogueros y esparteros, como Juan Navarro, de Albalate de Cinca (documentado en 1563), Miguel
Moscabida (apellido no oscense), casado con la oscense Ángela de Moros según
el testamento de esta en 1583, y maese Juan de Naval (1596); hay un labrador
llegado de Naval, Francisco (1598); se sabe de caldereros-herreros, como Juan
Vélez (1561; en 1565 aparece como fontero y en 1574 como fustero), el leridano Antón Fierro menor, que casa con la oscense Juana Burro (1574) y aporta,
entre otras cosas, casas en Lérida e instrumental de herrería,50 y al que vemos
vendiendo con su madre, Ana Mediona, también residente en Huesca, sus bienes
de Lérida en 1577, o Francisco Pex, procedente de Muel, que en 1598 compra
una botiga y casa al calderero Francisco Burro; los hay cantareros-olleros, como
Gabriel Zuliani, de Aitona (1572), Gabriel de Cuéllar (1574) o Juan de Pina
(1578); hay un zapatero andaluz, Miguel de Morón, en 1579, e incluso un trompeta, Martín Marruecos, contratado por el Concejo (1607). El herrero Juan
Lasierra y su mujer, Isabel Ezcandar, reciben en 1572 del padre de esta tierras
para que se trasladen de Barbastro a Huesca y lo cuiden en la vejez, cosa que
hacen. Otros herreros se instalan en Huesca, como Gabriel Menescal y su hijo
Jerónimo Menescal, que se deshacen de su patrimonio en Naval (1589) —de lo
que se deduce que proceden de allí— a cambio de 15 quintales de hierro y 65
48. Hay, como mínimo, cuatro Juan Gali a lo largo de la historia de la comunidad, cuyo parentesco no
siempre está claro.
49. En esta fecha, Almaçor y su mujer, Gracia Arenes, nombran un procurador en Zaragoza para recibir de Martín Almaçor, zapatero de Zaragoza, 2000 sueldos de los 4000 que le dejó a Domingo su
madre, Margarita.
50. Su mujer aporta 2000 sueldos. Ropas y cama de ropa nueva.
45
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 46
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
libras que reciben de Lope Moreno, al que le dan la mitad de siete eras salineras,
patios que compraron a Miguel Fierro,51 su parte de la muera (agua salada), la
actio de las cabañas y lo que perviene del salinar, todo en Naval, algo nada despreciable dado el valor que tiene la sal en la época. De Calanda proceden el
herrero Juan Alfarrán y su padre, Jerónimo Alfarrán, que eran originarios de
Huesca, de manera que regresan a la ciudad de sus antepasados.
Muy numerosos son los criados y criadas que trabajan en las casas de las familias más adineradas. Muchos de los sirvientes no parecen oscenses por sus apellidos, pero no siempre se menciona su lugar de origen, de modo que los que podemos considerar inmigrantes son pocos; los conocemos porque aparecen en los
testamentos de sus señores o porque son testificados en el Tribunal de la Inquisición, como los criados de la casa de los Çafar. Sabemos que en 1575 el menescal
Ferrando Alfanaquí tiene como criada a María de Falces, de Alerre; con el herrero
Francisco Junez trabaja en la misma fecha Teresa de Blecua; en 1577, en un testamento de Ferrando Çafar mayor, se menciona a la criada Isabelica, de Albalate de
Cinca, y a Gracia Gali y Marica Gali, de Morata; y en un codicilo del mismo aparece en 1578 María Ana de Sasa. En los juicios inquisitoriales de 1583 aparecen
juzgados por morerías varios criados de los Çafar: María Gascón, de Sangarrén;
Miguel Pinón, de Lérida; Isabel de Puibolea; Miguel Royo y su mujer, Isabel Alfafar, de Albalate de Cinca; Gabriel Monferriz, vihuelero y criado, de Zaragoza, y
también de Zaragoza el muchacho de dieciséis años Juan Gali, definido como criado cuadrillero. Con el calderero Jerónimo Burro trabaja Martina de Puibolea en
1587; sabemos que, en 1590, en casa de Juan Felices y Esperanza Çafar menor
está de criado Juan de Gallur, y Esperanza Escudero sirve el mismo año en casa de
Lupercio Gali; finalmente, en el primer testamento de Juan Ferrando Alfanaquí
(1593) vemos que en su casa trabaja de criada María Amazarola —de origen
incierto, pero no oscense— que llevaba en la casa desde niña, por lo que recibe 200
sueldos más los 500 que le dejó en testamento Ferrando Alfanaquí padre.
Numeroso es el grupo de inmigrantes por matrimonio, hombres y mujeres que
llegan a Huesca para formar una nueva familia desde diversos lugares, algunos
de ellos ya mencionados. Así, tenemos noticias de Catalina Calvo, de Naval,
casada con Pedro de Huesca en 1531; Jerónima Franco, de Naval, casada en
1544 con el zapatero Agustín Ezcandar; Ana Yáñez, casada con Pablo Alfarrán
(documentada en 1562), Juana de Litera, casada con el oscense Juan Grisén
(1545); sabemos que en 1563 María de Úbeda está casada con Juan Gali, natural de Zaragoza pero residente en Huesca, y en la misma fecha tenemos noticia
de Ana Montero, de Segorbe, casada con Miguel Ezcandar; en 1565 se casa en la
iglesia de San Martín Domingo Lacuesta —apellido que no es de ninguna familia morisca oscense— con una hija de la viuda de Naxar; Gabriel de Cuéllar, está
casado con María Franco (1573); Miguel Moscabida, de Saviñán, contrae matrimonio en 1577 con la viuda de Juan Prom y de Gaspar Batalanau, Ángela de
51. Acaso sea el Miguel Fierro, alias Ferrerico, de Naval, que vimos como aprendiz.
46
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 47
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Moros; Jaime Burro, de Almuniente, casado con Gracia Alamén, ya ha muerto en
1577; en 1586 casa Juan Royo (o Alfarrán), de Huesca, con María de Calanda,
natural de Fuentes; en 1592, por el testamento de su padre, Ferrando Alfanaquí,
sabemos que su hija Isabel Alfanaquí es viuda de Pedro Barcedo, apellido no
oscense; Francisco Xalón, de Jarque, casa en 1598 con la viuda de Francisco
Sage —apellido no oscense—, Jerónima Prom; el mismo año, María Lasierra, de
Barbués, casa con Francisco de Enzala; Esperanza Castellano, de Zaragoza, está
casada con Martín Codo (1602), y de Zaragoza proceden María Casabona, mujer
de José Çafar, y María Albariel, esposa de Gabriel Çafar, que a temporadas
residen en una u otra ciudad, y que se trasladan a Huesca cuando Gabriel y sus
hermanos José y Francisco son condenados a galeras en 1583.
Por último nos encontramos con un pequeño grupo de inmigrantes que llegan a Huesca, a lo que parece, para refugiarse. Ya se ha citado el caso de la
morisca de Épila, pero fueron más. Los conocemos gracias a los documentos de
la Inquisición, y da la impresión de que son gentes escapadas de la persecución
desencadenada en el reino de Granada tras la revuelta de Las Alpujarras, documentadas los años 1578 y 1579. Se trata de Hernando Hernández, natural de
Adra, su mujer, Mariana Hernández, de Orán, y los hermanos Lorenzo y Miguel
Hernández, de Granada. El matrimonio de un granadino y una oranesa nos está
hablando de las relaciones que los moriscos españoles mantuvieron con el norte
de África, lo que también ocurrió con algunos miembros de la familia Çafar,
como se verá en su momento. Seguramente no serían los únicos moriscos escapados de Andalucía que llegaron a Huesca, pero sí son los únicos de los que
tenemos noticia. Su rocambolesca historia, que se verá al estudiar la relación
entre los moriscos oscenses y el Santo Oficio, acabó con ellos en galeras y cárcel
para la mujer. También del reino de Granada, de las tierras de los Vélez en el
levante almeriense, puede proceder Juan Vélez, documentado desde 1561, que
desarrollará en Huesca toda su vida.
Si repasamos la lista de apellidos nuevos, que no figuraban entre los moros de
Huesca, observamos que la mayor parte de los foráneos llegan a la ciudad en la
segunda mitad del siglo XVI, aunque no falten desde el primer momento. Aparte de
los casos estudiados anteriormente, siguiendo un orden cronológico nos encontramos los que detallamos a continuación: en 1527 están Juan Brondal, Salvador de
Cuéllar y Jaime Forner, citados los tres entre los miembros del colectivo; en 1528,
Juan Campos, mencionado como integrante del colectivo; en 1534, Lope Alnao,
quien vende casas de su cuñado Rodrigo Xiret;52 en 1541 tenemos a Martín Faxol,
especiero, casado con Isabel de Moros; en 1546 Juan del Ala está casado con la
oscense Esperanza Compás, y María Açón con Pedro Oncino, viejo apellido de
Huesca; en 1551 se casan Juan Codo y Ana Domingo, ambos apellidos no oscenses; en 1553 sabemos de Lope Morillo, cuñado de Rodrigo Alfanaquí y tutor de
sus hijas; en 1556 Ana Alba aparece como mujer de Domingo el Cantarero; en
52. Su hermana Paciencia Alnao vive casada en Valencia con el oscense Rodrigo Xiret.
47
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 48
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
1563 se da noticia de Juan Masagrán, ya difunto, marido de la oscense Isabel
Prom; en 1564 Domingo Anzul es el receptor del inventario de Gracia Gali, Esperanza Ferrera lo es de una manda testamentaria de Ana Compás y hay noticia de
Miguel de Caldes, marido de Leonor Faxol, y Jerónimo Cabero, ya muerto,
marido de Isabel Faxol; de 1565 es el acta matrimonial en el libro de San Martín
de Domingo Lacuesta, quien contrae matrimonio con «una hija de la viuda de
Naxar»; en 1566 María Lugel casa con el oscense Juan Alfarrán, procedente quizás de Fuentes de Ebro, donde tienen patrimonio; de 1667 son las noticias de
Martín Palacio, procedente de Calanda; en 1571 Juan Cortés, menescal, casa con
Isabel Junez, y en 1573 Domingo Batalanau lo hace con Juana Ezcandar; en 1574
Gabriel de Cuéllar, cantarero, hace testamento; Ana Cassando (realmente su apellido es Compás) contrae matrimonio con Alexandre de Sasa en 1580, y un año después sabemos de Jerónima Algabo, viuda de Rodrigo Muçot, cuyo hijo Jerónimo
Muçot está casado con Ana Naxar menor; en 1583 Miguel Moscabida aparece
casado con Ángela de Moros; en 1584, Francisco Sage lo está con Jerónima Prom,
y Jerónimo Amarçala, cantarero, es citado como marido de Ana Naxar mayor;
Jerónima Comar, esposa de Juan Burro, es mencionada en 1587, y en 1588 lo son
Alejandro Serrano y su mujer, María Pomar; en 1589 se menciona al difunto
Francisco Ferrer, marido de Ana Oncino; Esperanza Alcarangen, mujer de Juan
Prom menor (en otros documentos aparece como Alcarabí y Alcaralei), es citada
en 1591; en 1592 lo es Pedro Bercedo, ya difunto, marido que fue de Isabel Alfanaquí; en 1595 aparece el matrimonio formado por Simón de Pomar y María del
Cuento; en 1597 está María Punchón, mujer de Miguel Lasierra; en 1598 Francisco Xalón, que procede de Jarque, se casa con Jerónima Prom; en 1600 aparece
un Sora, procedente de Alerre, casado con Jerónima Lasierra, y también Damián
Corbeta, marido de Mariana Codo, y María Colemón, casada con Domingo Pastor, quienes bautizan a su hijo Jerónimo Pastor; en 1602, Martín Marruecos y su
mujer, María Macerol, ambos foráneos, bautizan a un hijo de nombre Luis. De
algunos apenas tenemos datos, como ocurre con inmigrantes que conocemos por
su partida de defunción: una «convertida originaria de Naval» (1552), un «extranjero convertido» (1558), la Grisena (1576) —de Grisén, es de suponer— y un tal
Antoni (1596), que bien pudiera ser catalán o valenciano.
Los emigrantes oscenses se dirigen fundamentalmente a otros lugares del reino, aunque ya hemos citado ejemplos de emigrados a Valencia (los Xiret y los Cernico, dos viejas familias oscenses), y a Lérida fue Antón Fierro mayor, aunque su
hijo regresó a Huesca, donde habían mantenido parte de su patrimonio. El oscense más alejado del reino del que tenemos noticia es Juan Çafar, que vive en Argel
desde la década de 1560 y que es un punto de referencia para muchos oscenses,
como su sobrino Juan Compañero menor, que fue a vivir un tiempo en su casa, o
su hermano Gabriel Çafar, que fue apresado cuando intentaba viajar para reunirse
con él.53 Sabemos por un testamento cerrado de su padre en 1559 que aún reside
53. Se verá más ampliamente todo el asunto al estudiar a las familias Compañero y Çafar.
48
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 49
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
en Aragón, pero en otro testamento hecho en 1562 ya se ha ido a Argel, y en otro
de 1577 se le prometen 10 000 sueldos si decide regresar a Aragón para «vivir como
católico», lo que prueba rotundamente su fidelidad al islam y que su emigración
tenía motivos religiosos, buscando vivir en libertad su fe, algo que solo estaba al
alcance de los más adinerados: la gente sin posibles se limitaría a cambiar de
domicilio y refugiarse en ciudades mayores, Zaragoza o Valencia, por ejemplo, o
en lugares donde los conversos eran mayoría o formaban comunidades muy
numerosas, como Albero Bajo, donde todos eran antiguos musulmanes (el pueblo
se llamaba Albero de los Moros y, después, de los Nuevos Convertidos). Allí vive
en 1593 Isabel Ezcandar, ya viuda del herrero Juan Lasierra; no consta que tuviera familia en el pueblo, así que resulta difícil explicar por qué se va a residir a una
pequeña aldea, a no ser que buscara la posibilidad de vivir como musulmana, lo
cual siempre es más fácil entre iguales que en una sociedad mixta, o que fuera a
residir con cualquiera de sus siete hijos. Parecido puede ser el caso de Jaime Medina, a quien vemos en 1586 en otro pueblo de mayoría morisca, Almonacid. Y
especial es el de Esperanza Çafar menor, que tras la expulsión y después de haber
pasado por la Inquisición, en 1612, se traslada a Zaragoza con sus hijas, acaso
buscando el anonimato. Consta documentalmente una íntima relación entre conversos de Huesca y de Calanda, y es probable que este vínculo y el intercambio de
domicilios se debieran también a cuestiones religiosas, como queda demostrado en
1581 en el primer proceso inquisitorial de Juan Compañero menor, quien declara
haber sido instruido en la fe musulmana por su abuela y por un hombre de Calanda, el lugar aragonés con el que los moriscos de Huesca mantienen mayor relación
familiar y de donde procede un buen número de inmigrantes.
Sabemos de oscenses en Zaragoza por cuestiones de trabajo, como la rica
familia Compañero, que en 1566 ya consta que vivía en la capital, aunque mantuvo siempre casa en Huesca, y también alguno de sus parientes los Çafar —José
y Gabriel—, a caballo entre Huesca y Zaragoza en sus negocios comerciales y
bancarios. También por trabajo se trasladan a la ciudad del Ebro el herrero
Francisco Naxar (1587) y el albéitar Ferrando Alfanaquí (1588); en 1571 vive
en Zaragoza Jaime del Rey con su mujer, María Faxol, y sus hijos, que en 1567
se ven obligados a vender bienes en Huesca por necesidad. Por matrimonio va a
Zaragoza María, alias Oncino, casada con el calcetero Juan Gali (1571). Parece,
de todos modos, que la capital no era el principal foco de atracción migratorio de
los moriscos oscenses: los vemos frecuentemente desplazándose a zonas rurales,
tanto por cuestiones laborales como por matrimonio. Siguiendo un orden cronológico, aparte de los casos ya vistos, nos encontramos con Lope Alborgí, antes
Amet, que vive y trabaja de pomero en Osera en 1527; Jorge Marguán aparece
en Borja en un documento inquisitorial de 1545; en 1551 tenemos noticia de que
Margalida Oncino vive casada con Baltasar en Huerto, cuando hereda de su hermano Miguel Oncino, fallecido soltero; Isabel Castellano, alias Urramén, vive
casada en Pedrola, y en el mismo lugar reside su hermana soltera bajo la custodia de su tío Lope Castellano; el efecto llamada funcionó en la familia, porque en
1581 también su hermano Felipe Castellano reside allí; en 1553 sabemos que
49
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 50
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Miguel Compañero, nacido en Huesca, está en Calanda como mercader y acaso,
como antes decíamos de otro miembro de su familia, recibiendo instrucción musulmana; en 1554 Isabel Corral, viuda de Francisco Oncino, vive casada en Puibolea;54
Lope Junez, alias el Royo, y su mujer Esperanza de Antillón viven en 1555 en
Tierz, prácticamente a las puertas de la ciudad, pero se deshacen de un rico patrimonio rústico, lo que invita a pensar que emigran a otro lugar, y nunca más aparecen en la documentación; en 1563 sabemos que Isabel Prom casa en segundas
nupcias con Juan Navarro, vecino de Albalate de Cinca,55 adonde se traslada a
vivir; el herrero Pedro Medina reside y trabaja en Almuniente en 1565; el mismo
año nos consta que Jerónima Alfarrán está casada en Torrellas con el notable
Gaspar Zaydejos, pero viven en ese momento en Huesca, donde efectúan una
venta de campos procedentes de la herencia recibida por ella en el testamento de
su padre en 1564; María Oncino casa con el zaragozano Jerónimo Gali, pero a
temporadas residen en Huesca (1565); en 1572 el matrimonio formado por Juan
Lasierra, herrero, e Isabel Ezcandar vive en Barbastro, igual que el del cantarero Juan Medina y Jerónima Ezcandar, casados en Huesca en 1574 y ya en Barbastro al año siguiente; el soguero Jerónimo Alfarrán, residente en Torrellas,56
vende en 1577 un campo que tenía en Huesca, y acaso fuese a esa villa zaragozana atraído por su tía Jerónima Alfarrán cuando casa con Zaydejos;57 Lope de
Sasa reside en Barbastro en 1578; el herrero Baltasar de Fierro trabaja en 1580
en Sangarrén, donde acaso se fue al regresar de su condena de cuatro años en
galeras en 1559, aunque en 1568 aún está documentado en Huesca; al mismo
pueblo va el también herrero Gabriel Lasierra en 1591; en 1581 Felipe Castellano, que vive en Pedrola, pone en arriendo unos campos que tenía en Huesca;
Vicente Alfarrán reside en Sariñena en 1583, y el cantarero Juan Prom lo hace
en 1605; María de Úbeda, viuda de Gali, reside a las puertas de Huesca, en
Bellestar, en 1583; en 1584 pasa por el Tribunal del Santo Oficio Miguel Alfarrán menor, vecino de Sobradiel, pero de origen oscense; por el mismo Tribunal
pasa en 1587 María Alfarrán, casada con Pedro Urramén, ambos de Huesca y
residentes en Fuentes, el mismo lugar en el que nos encontramos en 1592 al rejolero Juan Lasierra, aunque al año siguiente vuelve a estar en Huesca; en 1586 el
herrero Alexandre de Sasa, natural de Huesca y residente en la ciudad y en Barbastro a temporadas, ahora en Alborge, cambia unas casas heredadas de su hijo
54. Este es otro lugar de población exclusivamente morisca.
55. Otro caso más de matrimonio que conocemos por las capitulaciones pero que no consta en el registro parroquial.
56. Esta villa tiene una población de moriscos entre los que se encuentra Gaspar Zaydejos, personaje
muy importante del que se hablará más adelante, asociado a la familia Compañero y casado con una
Alfarrán de Huesca.
57. Resulta difícil saber el grado de parentesco, toda vez que hay varios homónimos: hay un Jerónimo
Alfarrán, hijo de Jerónimo y de María Cigüeño, casado con su prima Jerónima Cigüeño, y en 1560 bautizan a un hijo llamado también Jerónimo; en 1577 tenemos noticia de otro Jerónimo, hijo de Francisco Alfarrán, sobrino de la mujer de Zaydejos, que es soguero, y en 1607 aún aparece otro homónimo procedente de Calanda que reside en Huesca.
50
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 51
LA CUESTIÓN DEMOGRÁFICA
Alexandrico de Sasa, habido con su segunda mujer, Ana Compás; su primera esposa, Isabel Junez, había muerto en 1564 y a pesar de vivir en Barbastro va a morir a
Huesca, de donde era originaria; el mismo año Mateo Medina, residente en Albalate de Cinca, recibe la herencia de su hermano el cantarero Juan Medina, muerto soltero sin hijos, y en el mismo pueblo viven Isabel de Enzala y Jaime Alcaranén, casados en Huesca en 1592; Juana Ezcandar vive casada en Alcolea de
Cinca con Juan Cigüeño en 1592; en 1597 casa Ana Lasierra con el albalatino
Luis Moçot, pero en 1600 ambos viven en Huesca; también temporal es la emigración del herrero Miguel Lasierra y su mujer, María Punchón, al lugar de Barbués en 1602; en Nuez trabaja el albéitar Juan Lasierra en 1598; el cantarero
Jerónimo Medina, hijo del cantarero oscense Lope, reside en 1605 en Naval, pueblo de tradición alfarera hasta nuestros días. De algunos no sabemos su destino,
pero que se deshagan de todo su patrimonio en la ciudad, casas y tierras, parece
indicar que la abandonan, especialmente si para la venta recurren a un procurador residente en Huesca, como es, en 1547, el caso de los hermanos Vicente,
Lorenzo y Francisco Oncino, que habían recibido en donación de su hermano
Pedro Oncino en 1544 la mitad de todos sus bienes por no tener hijos varones.
Alguien podrá plantearse por qué no se habla aquí de la huida de moros a
Francia, hecho que la documentación local no recoge. Es probable que los trajineros que llevaban las mercancías de los Compañero y de los Çafar a tierras de
Francia tuvieran la oportunidad de quedarse ahí, pero no nos consta, salvo por un
documento inquisitorial de 1559 en el que se recoge el juicio del herrero oscense
Baltasar de Fierro, acusado de pasar a Francia con otros moros y regresar para
recoger dineros que había dejado en depósito con la intención de llevárselos a
Francia para vivir como moro. La negativa de Fierro no lo libró de cuatro años de
galeras. A Baltasar lo encontramos en Huesca en 1540 casado con Beatriz de Gurrea,
y tal vez sea el mismo que en 1580 trabaja en su oficio en el lugar de Sangarrén.
No hay ni una sola noticia más sobre posibles huidos a Francia, aunque es probable que ante la inminente expulsión muchos de los que se deshicieron de su
patrimonio, señal de su emigración, lo hicieran hacia Francia; sin embargo, esto
no pasa de ser una suposición lógica pero en absoluto comprobada.
Estos son todos los datos que la documentación aporta sobre los movimientos migratorios. Como se ha podido observar, dominan los internos dentro del
reino e incluso en la comarca de Huesca, de manera que en muchos casos, por
proximidad, podían seguir atendiendo la explotación de los medios de producción que poseyeran en los lugares de origen; eso explicaría también los relativamente frecuentes casos de migración temporal, si bien resulta difícil asegurarlo.
Lo que sí queda fuera de toda duda es que quien se deshace de su patrimonio en
el lugar de origen lo hace porque la emigración es definitiva, y en algún caso eso
se ha podido constatar, igual que la desaparición de la documentación oscense de
personas jóvenes nos puede dejar ver el carácter definitivo de la emigración, aunque todo, como se decía al principio, haya que tomarlo con suma cautela.
51
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 52
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 53
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 54
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 55
Resulta difícil, con la documentación con que contamos para el caso de
Huesca, saber hasta qué punto se mantuvo el sentimiento colectivo del grupo,
sobre todo porque antes de la conversión, salvo por la religión y el marco legal
propio, no se diferenciaban del resto de sus conciudadanos: hablaban la misma
lengua —el árabe fue perdiéndose hasta no quedar más que como lengua litúrgica—, vestían como los cristianos, participaban de la vida pública en las grandes celebraciones… Eran moros, pero oscenses, una minoría religiosa mucho
más que étnica o cultural, si exceptuamos los ámbitos dichos anteriormente.
Cuando les llegó el bautismo forzoso, los moros oscenses llevaban más de cuatro siglos separados del resto de Al-Andalus; así pues, las diferencias entre ellos
y los moriscos de otras regiones eran manifiestas, lo mismo que se distinguían
de los moros de señorío, que solían formar comunidades perfectamente homogéneas en lugares de mayoría mora o incluso exclusivamente conversa, de manera que es difícil que coincidiese la realidad de unos y otros. ¿Se mantiene, de todos
modos, el sentimiento de grupo, de minoría diferenciada, tanto en el ámbito
local como en su relación con otros grupos de moriscos? Las pruebas nos indican que sí, tanto internamente como en sus relaciones con la mayoría, que con
frecuencia los marcará y señalará. Como decía, el propio origen de ese colectivo nuevo será su mayor y más significativa seña de identidad; la injusticia que
supuso la pérdida de sus libertades hará que se mantenga presente el origen y
se avive el sentimiento de ser unos vencidos, unos perdedores, sentimiento quizás no compartido por los más ricos de los moriscos, que gracias a la igualdad
legal con los cristianos y a la libertad de movimiento que ganaron estuvieron en
condiciones de mejorar su situación económica, hecho que veremos repetidamente a lo largo del estudio, en el que se constatará el carácter clasista de la
comunidad conversa.
La muerte de la aljama no supuso la muerte del sentimiento de adscripción
a un grupo, y eso se ve a lo largo de toda su historia; la misma endogamia es
una prueba, con tan pocos matrimonios mixtos que prácticamente no cuentan.
Podrá pensarse que estaban condenados a ella, pero no es tan seguro que así
fuera, especialmente entre las gentes acomodadas, que, como veremos más
adelante, tuvieron posibilidad de acceder a casarse con cristianos viejos. Ya
hablamos al tratar la demografía de algunos documentos en los que el colectivo de conversos actúa en nombre de todos, de manera que sí existe la conciencia de grupo, definido como «colegio de los nuevos convertidos», con sus representantes e incluso su nuncio, o, a finales del siglo XVI, como «barrio de los
nuevos convertidos», pero manteniendo sus procuradores, lo que indica que
había asuntos que afectaban a todos. Las primeras pruebas son ejemplos de
55
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 56
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
venta y traspaso de bienes que fueron de la aljama, que como colectivo tenía
tierras e inmuebles para atender las necesidades de culto y de asistencia social
a sus miembros, posesiones que, desaparecida aquella, siguen siendo propiedad
colectiva: en 1527 venden un mirador en el Campo del Toro; en 1528, un campo en la Xarea, y el mismo año hacen un pago a los predicadores con bienes,
sin especificar, que fueron de la aljama. Ese mismo espíritu colectivo lo vemos
en 1538 en un pleito que todos los conversos de Huesca tienen con Adrián
Abengalí, cuya causa y resultado nos son desconocidos; por esas fechas, este ha
vendido una casa al señor de Alerre por 5500 sueldos, a la vez que toma de él
una comanda, pero no creemos que haya relación entre esta operación y el proceso, aunque no puede descartarse que la casa vendida fuese propiedad del
colectivo morisco.
Tal vez el hecho de que la Inquisición mantuviera controlados a todos los
moriscos, que debían pagar al Santo Oficio, como veremos al estudiar en su
momento las relaciones entre los moriscos y el Tribunal, fuera una de las causas principales de la supervivencia del sentimiento de grupo, aunque solo fuese por saberse marcados y controlados por su origen. En 1554, los moriscos de
Huesca colectivamente se dirigen a la Inquisición de Aragón para intentar
mejorar sus obligaciones tributarias con el Santo Oficio, obligaciones que quedan también patentes en época ya muy avanzada, en 1595, tal como se expondrá más adelante.
Otras pruebas que evidencien el sentimiento de formar parte de un colectivo son conjeturas relacionadas con los intentos de sublevación contra el rey en
connivencia con el turco, con moriscos exiliados en el norte de África y con los
de otras regiones de España, y con los luteranos del sur de Francia. Habían
pasado años de la agitación en el reino de Granada y aún en 1590 se ve una causa ante el Santo Oficio en Zaragoza de un argelino llamado Zalema que, según
dice el documento, está en Aragón «alborotando moriscos y diciendo que el rey
de Argel vendrá a España». Según relatan los documentos inquisitoriales, la
revuelta iba a ser protagonizada por el colectivo urbano, concretamente por
la aristocracia morisca, en alianza con los moriscos de la zona, hecho que estudiaremos con detenimiento más adelante y que, aunque pueda parecer algo descabellado, evidencia que desde fuera sí se percibía la cohesión del grupo; al
menos eso quería hacer ver el poder, aunque probablemente su mensaje solo
calara en una minoría que ya tenía el juicio hecho de antemano. Lo que sí parece claro es que la solidaridad entre ellos debió de ser una realidad, tal como se
ve en los casos de tutoría de los menores que quedaban huérfanos, asumida
voluntariamente, y que siempre recaía en personas de cierta relevancia social o
económica, no necesariamente familiares de los menores; no cabe duda de que,
siguiendo la tradición musulmana, remediar un descalabro familiar era responsabilidad de la comunidad. Son muchísimos los casos, tantos que se estudiarán
independientemente para ver los vínculos familiares, pero es quizás uno de los
aspectos más claros de ese sentimiento colectivo, como también lo es que los testigos de los documentos de conversos sean casi exclusivamente ex musulmanes,
56
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 57
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
a no ser en las grandes operaciones económicas llevadas a cabo por la aristocracia conversa, íntimamente ligada con los poderosos cristianos, al menos hasta el acoso inquisitorial del último tercio del siglo, de la misma manera que los
más ricos moriscos pueden llegar a ser árbitros entre cristianos viejos, como
Juan Compañero en 1662.
Que el sentimiento de pertenecer al grupo no se limita a la ciudad queda claro en un documento inquisitorial de 1581 en el que Juan Compañero, acusado
de recoger dineros entre los numerosos conversos de la Hoya de Huesca, declara en su defensa que lo que recaudaba no era para ayudar a la sublevación ni
para rescatar a un cristiano morisco apresado en Sevilla, según carta enviada
desde Argel por su sobrino Juan Çafar; Compañero dice que era para rescatar a
la mujer de un criado suyo que estaba en poder de un comerciante sevillano.
Reconoce haber pasado por los «pueblos de moros» inmediatos a Huesca y
haber recaudado dinero entre los convertidos, prueba de que se sentían pertenecientes a un mismo grupo. Cuando estudiemos la facilidad con que se movían
algunos miembros de la poderosa familia Çafar por toda España, escapando de
la Inquisición, llegando a Roma, viajando hasta tierra del turco, se hará patente que nada de ello hubiera sido posible sin contar con el dinero que tenían, pero
tampoco sin la ayuda de las redes clandestinas de los moriscos en los reinos de
España, especialmente en Cataluña, Valencia y Aragón para este caso concreto.
No hay que olvidar que la supervivencia de las creencias religiosas y los ritos
propios musulmanes no pudieron borrarse de golpe, de manera que lo más
creíble es que, sin dudar de la sinceridad de algunos conversos, el islam continuase siendo un punto de unión entre los miembros de la comunidad. Los
documentos inquisitoriales nos hablarán, como ya veremos, de la prácticas de «cosas
de moros», de escritos con ritos y hechicerías para ayudar a parir, de escrituras
con suras y también de pequeños papeles con oraciones o letanías en árabe que
se llevaban puestos, envueltos en tela, en cuero o a modo de joya con metales
preciosos, tal como los cristianos portan medallas o escapularios; los había que
se colocaban en las estancias de la casa para protegerlas de los malos espíritus:
eran los llamados alherces.
Pero la religión se viviría también de modo colectivo; de ahí que se guardaran ejemplares del Alcorán. E incluso hay datos que permiten aventurar el rezo
en común, por ejemplo los que hallamos en el inventario de los bienes de Juan
Tillero (1544) referentes a una sala de difícil acceso perfectamente amueblada
y capaz para un buen número de personas. Se trata de la falsa, un lugar al que
se accedía por una escalera de mano, apartado y difícil de alcanzar, y que si se
retira la escalera queda aislado totalmente; sin duda estaba preparado para
algún tipo de reunión, y de ahí que hubiera dos cadiras con sus bancales, que
hay que entender como tapices o alfombras de suelo, dos sillas y tres «escabeches», además de una cortina y un bancal colgado en la pared como elementos
decorativos. Sospechar que se tratase de un lugar para alguna reunión clandestina o secreta podría parecer aventurado, pero no se entiende que esos muebles,
de los que no se dice que sean viejos o estén rotos, y las cortinas y el bancal se
57
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 58
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
hallen en un rincón perdido de la casa si no es para ser usados en la más absoluta intimidad, tal como, sin duda, se celebraban las ceremonias religiosas. Las
falsas son siempre desvanes o graneros a las que se accede, generalmente, por
una escalera de obra, pero en ningún caso lugares de habitación o reunión a las
que únicamente se puede llegar por escalera de mano, de modo que resulta bastante probable que estemos ante una sala de reuniones que debían hacerse no
solo ocultamente, sino con garantía de seguridad.
58
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 59
LA VOLUNTAD DE INTEGRACIÓN
El sentimiento de pertenecer a un grupo diferenciado no está reñido con los
intentos de integración en la sociedad de la que se forma parte, intentos que a
la larga fallaron, pero que demuestran que, al menos por parte de los moriscos,
hubo voluntad de vivir con el resto de sus conciudadanos de forma pacífica y sin
anteponer sus diferencias, más bien al contrario intentando ocultarlas, a lo que
la mayoría cristiana, en principio, independientemente de posibles sospechas y
suspicacias, no se negaba. Si vemos que el tejero Juan Tillero tiene en la entrada de su casa un bancal con las armas reales, ¿no es una magnífica prueba de
su identificación con una tierra y un Estado? ¿Qué significa, por ejemplo, que
Juan Cigüeño y su mujer, María del Fierro, reclamen al padre de esta, Miguel
Fierro, calderero de Lérida, 50 libras de la dote en un documento hecho en latín
en 1560? Que un zapatero, documentado como alfabeto, haga un escrito en
latín en momentos en que esta lengua ha sido casi completamente desterrada de
los registros notariales salvo en la documentación eclesiástica —y con muchas
limitaciones— no deja de sorprender, por lo que supone tanto en el campo cultural como en el de la voluntad de integración en la sociedad en la que vive,
manifestándose, incluso, más fiel a la tradición notarial que el común de sus
contemporáneos cristianos, como también había manifestado Esperanza Çafar
mayor en 1545 al redactar un documento igualmente en latín, aunque en su
caso es menos extraño por el nivel económico y cultural de la familia, que contaba, además, con un miembro convertido que era clérigo en Zaragoza. ¿Por
qué al poco del forzoso bautismo, en 1528, Esperanza Compás, viuda de Lope
Alfanaquí, se vale del fraile predicador Franci Muñoz y del cristiano viejo Francisco Gómez para que arbitren en el pleito con su cuñado Rodrigo Alfanaquí por
el pago de 1200 euros, unas manillas de oro, lecho y cama de ropa que le dio su
marido como dote matrimonial? ¿No estamos ante una prueba evidente del
entendimiento entre las dos comunidades y ante un intento por parte de los viejos moros de ser unos oscenses más, sin renunciar por ello a su conciencia de
grupo? Lo mismo puede decirse de la intervención como árbitro de fray Sebastián Santoles, comisario de la Inquisición, en el pleito entre Juan Compás (antes
del bautismo, Alí) y su mujer, Esperanza Compañero, en 1537, aún más notable
si tenemos en consideración que los litigantes eligen ya no solo a un religioso,
59
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 60
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
sino además a un miembro del Santo Oficio. Y, si cristianos viejos enfrentados
recurren en 1553 al arbitraje de Juan Compañero para dirimir sus diferencias,
¿no hay que ver en ello una aceptación plena y una confianza total en la persona de un morisco, en este caso perteneciente a la aristocracia?
¿Qué interpretación podemos hacer del hecho de que en el inventario de los
Çafar de 1582 se diga que hay en la casa «trece manteles de mesa de altar
sucios»? ¿No será que los tienen allí para lavarlos como prueba de servicio a la
parroquia de San Lorenzo, de la que son feligreses? ¿Y el que haya en la misma casa una jarra de vino? ¿Por qué Juana y Martín de Sasa eligen como su
procurador al notario Pedro Navarro en un pleito por la herencia de unas
casas, también en la temprana fecha de 1528? ¿O Leonor Alfarrán, viuda de
Lope de Gurrea, obrero de villa, que elige como árbitro en su litigio con sus
hijos por la herencia de su marido (1563) al chantre Jerónimo Fernández y no
a los notables del colectivo? ¿Qué quiere decir que en el pleito por la herencia
de Jerónimo, Juan y Lorenzo Menescal (1565) sean el justicia de Huesca y el
señor de Panzano los árbitros para sentenciar? Si por el reparto de una herencia hay un pleito (1571) entre Jaime del Rey y su mujer, Isabel de Moros, y los
menores Juan, Jerónimo y Margarita de Caldes, y se recurre al doctor en Derechos micer Bertrán Ximeno, que cobrará por su trabajo la nada despreciable
cantidad de 100 sueldos (el notario solamente cobra 40), es posible que sea,
entre otras razones, para afirmar su prestigio social, porque los viejos moros ya
no tienen entre ellos especialistas en las leyes que ahora regulan su vida, y para
demostrar su voluntad de integración en el nuevo marco legal. El ejemplo se
reafirma en otro pleito por herencia en 1580 por una tienda que fue de Juan
Tillero y de su hermano Felipe Tillero; litigan Alexandre de Sasa y su mujer por
una parte, y Jerónimo Burro y su mujer, Gabriel Menescal y su mujer, Felipe
Alfanaquí y María Junez, viuda de Felipe Tillero, por otra; los árbitros son, de
nuevo, perfectos representantes de la legislación existente en el momento: el
notario Sebastián Canales y el doctor en Derechos Francisco Domínguez. El
mismo notario y el canónigo Tomás Cortés son los árbitros elegidos en 1594 por
Lope Medina para reclamar dos campos a Gaspar Lope, vecino de Bellestar,
quien comunica el fallo favorable al morisco por medio del nuncio de la ciudad
Juan de Puértolas, el cual es dos meses después procurador del herrero Juan
Menescal y su mujer, Isabel Junez, para pagar 2000 sueldos de una comanda al
oscense Francisco Barrio. Incluso las instituciones religiosas acuden a los moriscos a la hora de buscar solución a sus problemas económicos; veremos ejemplos
evidentes cuando estudiemos a los Çafar y a los Compañero, pero no solo la aristocracia morisca actúa como banca, también artesanos de economía muy solvente lo hacen, como ocurre con el zapatero zaragozano Martín Almaçor, que da
un censal de 12 000 sueldos de propiedad y 550 sueldos anuales de renta a la cofradía de los zapateros del Pilar de Zaragoza, censal que por testamento pasa a su
hijo Domingo Almaçor, habitante en Huesca, como sabemos por un documento
notarial oscense de 1559, en el que la cofradía paga a Almaçor 2000 sueldos
para rebajar el censal y el pago de la renta anual.
60
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 61
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
Todos los casos que acabamos de ver permiten aventurar que las relaciones
entre el grupo mayoritario y los moriscos no fueron tan tormentosas como los
documentos inquisitoriales, intencionada e interesadamente, quieren hacernos
creer. Y prueba de ello es que artesanos y notables moros tuvieron a su servicio
trabajadores autónomos y asalariados cristianos, algo que no podía darse antes
del bautismo, porque estaba prohibido por ley; no es que haya muchos ejemplos,
pero, aparte de los mozos aprendices ya mencionados procedentes de Sangüesa y
de Ariatza, que creemos cristianos, tenemos el caso de Domingo Capdevila, trabajador en la herrería de Juan de Lasierra y que tras la muerte de este (1591)
continúa en las mismas condiciones durante los dos años que le quedan de contrato. Posiblemente conversos son el mozo cantarero Felipe de Mora y su mujer,
asalariados en el obrador de Francisco Ezcandar. Por el contrario, parecen cristianas la viuda María de Azlor, criada de Alexandre de Sasa, quien en su testamento de 1580 le deja 100 sueldos, y Magdalena Galter, criada en casa de Pedro
Oncino (1546); y acaso cristianas fueran también Teresa de Blecua, criada de
Francisco Junez (1575), María de Falces, que lo era de Ferrando Alfanaquí
(1575), y Esperanza Escudero, de Lupercio Gali (1590); y cristiano es Rodrigo
Gimeno, «criado» de Pedro Compañero, a quien le compra varias deudas en
Béarn por 1000 florines de oro, de lo que podemos deducir que el término criado en este caso no parece significar trabajador servil, sino posiblemente colaborador, ya que ese dineral no estaba al alcance de un criado. Y tampoco se puede
despreciar el dato de que en casa del difunto Martín del Rey al hacer el inventario (1555) se halle un puerco salado y ensundia (manteca), y vino en la bodega;
el hecho de consumir cerdo y vino supone, más que una prueba de integración,
un ejemplo significativo de aculturación, a pesar de que, por ejemplo, apenas
se hable de vino en los inventarios, aunque también aparece en el de los Çafar
una jarra de vino y alambiques para destilar aguardiente se ven en los de los
Çafar y Juan Tillero, de manera que también se consumía alcohol o era un producto para el mercado, hecho que posiblemente arrancaba ya de épocas anteriores, si bien cuesta creer que las numerosas viñas en poder de mudéjares
tuvieran exclusivamente una orientación mercantil. El dato más significativo
en cuanto al consumo de vino está en un documento de 1590 en el que Juan
Felices y Esperanza Çafar menor prometen dar a María Albariel, madre de
Esperanza, 4 nietros de vino anuales, 6 cahíces de trigo y 2200 sueldos para su
mantenimiento, de forma que tenemos el ejemplo de una mujer acusada por
su propio yerno de practicar el islam, y juzgada y condenada por la Inquisición,
que en su dieta incluía el vino.
EN LA IGLESIA
¿Suponía este sentimiento de pertenencia a un colectivo minoritario y marcado que sus miembros renunciaran a integrarse en la nueva sociedad en que les
tocó vivir? Es esta una de las cuestiones clave para buscar las causas del fracaso
de la convivencia. No cabe duda de que, independientemente de su conciencia de
grupo, buscaron la integración social, que no necesariamente implica convicción
61
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 62
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
religiosa, en el grupo cristiano, y, en ocasiones, incluso quisieron escapar u ocultar su origen, conscientes de que el grupo mayoritario no los aceptaba plenamente. Dejando de lado aspectos que pudieran parecer secundarios, como la presencia de «seis paperes pintados con santos» en casa de Martín del Rey (1555) o
su posible fidelidad al islam, lo que queda claro en la documentación es que participaron activamente en la vida de las cofradías y en los capítulos de obreros y
parroquianos de San Martín y de San Lorenzo, y las frecuentes mandas testamentarias a instituciones religiosas y de caridad controladas por la Iglesia aparentan una piedad cuya autenticidad es difícil de demostrar o de negar. Acaso no
fuera más que una manera de cubrir las apariencias, pero ¿por qué de manera
sistemática hay que poner en duda su sinceridad? Bien es verdad que el islam
obliga a la caridad; por lo tanto, cuando destinaban dinero a obras de caridad no
estaban más que siguiendo una tradición que les era propia. Sin embargo, dudar
en todos los casos de un convencimiento cristiano sincero no me parece universalmente válido, aunque los documentos inquisitoriales a partir de la sublevación
de Las Alpujarras nos muestren a los conversos siempre como sospechosos y traidores, con escrituras a veces terribles en la forma y en el contenido, como veremos en su momento. Evidentemente, la documentación notarial y la eclesiástica
parroquial no se plantean nunca estas cuestiones, sino que se limitan a mostrarnos cómo los conversos participaban activamente en la vida de su parroquia, sea
San Lorenzo o San Martín; averiguar qué intenciones había detrás de ese público compromiso es ir más allá de lo que la documentación permite. Cuando las
fuentes nos denuncian la presencia de imágenes religiosas cristianas en algunas
casas, como el Cristo crucificado que tiene Juan Tillero en 1545, los papeles con
santos que antes decíamos en casa de Del Rey en 1555 o el cuadro de Nuestra
Señora en casa de los Çafar en 1582, se nos plantea de nuevo la duda de si era
por convicción o por disimulo.
Sabemos que alguno de los que aparecen participando activamente en la vida
de su parroquia, concretamente Ferrando Çafar mayor, pasará más tarde por la
Inquisición e incluso será relajado; es decir, que estamos ante un caso de criptomusulmán. Pero no todos los moros fueron sospechosos de fidelidad al islam. Al
poco del bautismo, en 1528, la cofradía de los zapateros de Santa Ana, que se reúne en Sancti Spiritus, acuerda construir una nueva capilla en el santuario de
Salas, y entre los que participan, como responsables, están Pedro Cigüeño y Juan
de la Morería (así, con el nombre antiguo, pronto sustituido por el de Nueva Cristiandad, aunque aún en un documento de 1607 se habla de la Morería). Es un
buen ejemplo de cómo los conversos entraron a formar parte de las cofradías de
oficio —también los veremos en los gremios—, algo que tenían vedado antes del
bautismo, cuando poseían sus propias organizaciones de oficio con fines laborales
y también asistenciales. Es evidente que cualquier grupo de artesanos, que antes
gozaba de autonomía frente a los gremios cristianos, está obligado ahora a integrarse en las únicas organizaciones legales, las cristianas. Posiblemente, Pedro
Cigüeño (antes del bautismo Çalema Cigüeño o de Huesca), maestro zapatero de
larga vida y ricamente documentado, que toma numerosos aprendices en su taller,
62
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 63
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
ya muerto hacia 1559, gozaría del respeto de sus colegas cristianos y moros; acaso por eso lo vemos entre los dirigentes de la cofradía, pero ¿por qué no pensar
que también le dieron esa responsabilidad porque creyeron en su sincera conversión o porque, simplemente, a sus paisanos y colegas cristianos les tenía sin cuidado la sinceridad de sus sentimientos religiosos y valoraban fundamentalmente
sus virtudes profesionales? En 1546 y 1547 tenemos documentado en la cofradía
de Santa María, en San Lorenzo, a Ferrando Çafar mayor, al que vemos presidir
en 1558 el capítulo de parroquianos —que reclama al obispo el nombramiento de
un vicario nuevo— del que forman parte, entre varios cristianos, los moriscos
Pablo Alfarrán, Antón Almaçor y un Ezcandar. Que Çafar ostentara la presidencia del capítulo no es de extrañar dado su poder económico y su prestigio social
entre cristianos viejos y nuevos, lo que no lo libró de ser relajado post mórtem, lo
que nos evidencia cómo algunos simulaban fervor religioso y compromiso con la
Iglesia para cubrirse las espaldas, aunque de todos los relacionados en este apartado él es el único que pasó por la Inquisición, como antes decía. En la cofradía
de San Eloy, de los herreros, con sede en la iglesia del Salvador, aparece en 1576
el albéitar-herrero Alonso de Cáceres, en un documento muy interesante en el que
se hacen las capitulaciones con el pintor Tomás Peliguet para la ejecución de un
retablo del patrono;58 Alonso testa en 1580 y deja una manda de dinero para asistir a los pobres y a los enfermos del hospital de la Esperanza, siguiendo la tradición musulmana, no distinta de la cristiana. Y en la cofradía de los constructores
está Domingo Gallur en 1559. Es en la parroquia de San Martín, como es lógico,
donde con más frecuencia nos encontramos entre los responsables del capítulo de
obreros a los conversos: Jerónimo Burro, Gaspar Menescal y Ferrando Naxar en
1575; en 1578, en el capítulo de ayudantes aparecen Pedro Tarazona y Jerónimo
Burro, y en el capítulo de parroquianos Gaspar Menescal y Ferrando Naxar;
Gabriel Menescal y Domingo Almaçor lo son en 1580, y en 1584 el mismo Menescal y Lupercio Gali. En 1578 sabemos que en el capítulo de parroquianos de San
Lorenzo están Alexandre de Sasa y Lucas de Cáceres. Y ya en los últimos años de
vida de la comunidad aún nos encontramos en 1606 en el capítulo de parroquianos de San Lorenzo a Lorenzo de Sasa y Francisco Oncino.
Se ha hecho referencia a alguna manda testamentaria a favor de instituciones religiosas, fenómeno visible en pocos testamentos, pero el dejar dinero a esas
organizaciones no es muy significativo, porque también cuando eran musulmanes lo hacían por ley para las necesidades asistenciales de la aljama, lo único que
cambia es quién administra ese dinero, que en la etapa anterior era la propia
aljama y ahora será el clero. De todos modos, los testamentos de los moriscos no
se diferencian en nada de los hechos por cristianos, pero no en todos queda
reflejada de la misma manera la voluntad de dejar dinero para obras de caridad
y ni siquiera para misas, funerales o aniversarios. Y las diferencias no tienen, en
58. Tomás Peliguet trabajó también en la Seo y fue estudiado por Antonio Durán en Historia de la
catedral de Huesca, Huesca, IEA, 1991.
63
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 64
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
general, nada que ver con la riqueza familiar, de modo que es posible que sí sea
significativo el dato para ver la voluntad de integración o, cuando menos, de
agradar a la Iglesia, que solo a partir de la década de los setenta comienza a
manifestarse agresiva con los conversos por medio de la Inquisición, la cual en
este caso actuará más al dictado del monarca y sus intereses políticos que de los
intereses puramente religiosos. No deja de ser curioso que la mayoría de los moriscos optasen por ser inhumados en Santo Domingo, el templo de la orden responsable de la Inquisición, mientras que solo tenemos constancia de una demanda
de serlo en San Lorenzo, y en San Francisco sabemos de dos enterrados: el potentado Pedro Compañero (1538) y quizás José Çafar, que manifestó en un testamento hecho en la Inquisición en 1583 su voluntad de ser sepultado en ese
convento. Parece evidente la voluntad de los conversos de agradar a los predicadores, que obtenían por ese concepto más ingresos que la parroquia de San Martín. Una inmensa mayoría habla de su «enterratorio» y hace alusión a ser inhumado donde lo está su padre, su hermano, su marido, etcétera; es decir, que
muchas de las familias tenían su sepultura comprada en la iglesia del convento
dominico, ya que al no ser parroquia no tenía cementerio público, aunque en un
documento de 1579 se dice que José Codo será enterrado en el cementerio de los
predicadores. Aquí sí que habría que ver, además de seguir una moda generalizada entre la comunidad de convertidos, la voluntad de satisfacer a quien ostenta el privilegio de llevar el control de los nuevos cristianos, además, quizás, del
deseo de ganar prestigio social por el hecho de manifestar un poder económico
que les permitía la compra de un enterratorio.
Retomando el tema de las mandas testamentarias, en la mayoría de los casos
vemos que se dice el lugar donde se desea ser enterrado y se ruega a los albaceas
que ordenen celebrar misas, novenas y aniversarios, aunque los hay en que no se
hace mención a la celebración de ningún rito, sin que ello, en mi opinión, signifique nada, sino simplemente un olvido. En general, no se dice el dinero destinado a las misas —a veces se especifica cantadas y rezadas—, novenas y aniversarios, o simplemente exequias, y cuando se hace constar son cantidades variables
que van de los 32 sueldos que deja en 1581 Martina (o Mariana) Codo, viuda
de Juan de Moros, o los 50 de Jerónima Ezcandar, mujer del herrero Francisco
Alfarrán, el año anterior y del cantarero Juan Codo en 1564 a los 200 de Lope
Medina en 1609, pasando por los 100 de Isabel Ezcandar en 1600 o los 150 que
deja para misas Luis de Gurrea en 1540, los 50 del herrero Leonis de Fierro en
1564, los 60 del cantarero Gaspar Batalanau en 1575 y los 100 de Juan Prom,
también cantarero, en 1564, entre otros. Para la «obra» de San Martín deja
20 sueldos Lope Alfanaquí en 1528; para obras pías sin especificar, en 1564 el
zapatero Juan Cigüeño deja 300, que administrará Ferrando Çafar; para casar
doncellas deja sus vestidos y 100 sueldos en 1546 la rica María Compás, mujer
del espadero zaragozano Juan del Ala, habitantes en Huesca, y en 1587 Juana
Burro, esposa de Gabriel Menescal, deja 200 sueldos para casar pupilas (huérfanas). En 1600 Hernando Naxar, el más generoso de cuantos se han estudiado,
deja en su testamento la mitad de sus bienes para casar huérfanas; no tiene hijos,
64
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 65
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
y el resto de su fortuna la reparte entre su mujer, dos sobrinas de su mujer, un
aprendiz de su obrador de herrería y otras personas.
El hospital de la Esperanza y la Limosna de la Seo reciben dineros en algunos testamentos, pocos realmente; en 1580 es el albéitar Alonso de Cáceres quien
da 200 sueldos al hospital, institución que también aparece con 100 sueldos en
testamentos de Ferrando Çafar mayor en 1562, o de sus hijos en testamentos
hechos tras la condena de la Inquisición; en el cadalso, Ferrando Çafar menor,
antes de ser ejecutado, deja 1000 sueldos a los predicadores de Huesca, 200 para
casar huérfanas en Argavieso y Pueyo, y 300 al hospital de la Esperanza; sus hermanos, condenados a galeras en 1582, también dan dinero a instituciones religiosas: Gabriel Çafar deja 400 sueldos para misas en Huesca si muere en galeras
y pide ser enterrado en sagrado; Francisco Çafar deja 200 para misas allí donde
muera. Jerónimo Çafar, el heredero de la familia, en estado de suma gravedad
preso en la Aljafería, hace testamento en 1581 y pide ser enterrado en su enterratorio en el cementerio de los predicadores de Huesca, y si es así deja al convento 100 sueldos para misas; si muere en la prisión desea que lo entierren donde
los inquisidores decidan. Deja 100 sueldos al hospital de Huesca, 200 para cultos
y 100 más a los «frailes de Jesús» de Huesca. Quizás todos estos Çafar intentaran salvar del furor inquisitorial al resto de los miembros de su familia, como a
su sobrino Hernando Çafar, que siendo adolescente deja en su testamento, hecho
en el santuario de los Dolores de Monflorite en 1588, 100 sueldos para la Limosna de la Seo y otros 100 para el hospital de la Esperanza. De nuevo aquí nos
encontramos con un dato difícil de explicar: la vinculación de este muchacho con
ese santuario es una incógnita: no sabemos qué hacía en él, pero por qué no pensar
en una vocación religiosa; de hecho, el obrero de villa Domingo Almaçor en su
testamento (1582) deja herederos universales a sus hijos varones, Miguel y Juan
Almaçor, y manda que si Juan quiere estudiar para clérigo deberá ser mantenido por su hermano hasta los veinticuatro años. Estamos, pues, ante la voluntad
manifiesta de algunos individuos de integrarse plenamente en la Iglesia, de vivir
realmente como cristianos; por eso es testigo del testamento de María Marguán,
en 1549, el vicario de la iglesia de San Martín; ella está enferma y acaso la presencia del sacerdote estuviera justificada por haber ido a dispensarle el sacramento de la extremaunción. Y quizás por la misma razón Gabriel Çafar deja
como tutores de sus hijos Hernando y Esperanza Çafar menor a su mujer, María
Albariel, y al beneficiado de San Pablo de Zaragoza Juan Lorente en un testamento hecho estando preso en la Aljafería. Muy esclarecedor es el de su hermano Ferrando, realizado en el cadalso antes de su ejecución en 1583, en el que
encarga a los tutores de su sobrino Juanico, el gobernador general de Aragón,
Juan de Gurrea, y su mujer, Francisca Cerdán, que cuiden del niño y hagan que
«estudie y viva como cristiano». Sabemos por los libros de cuentas de los Çafar
hechos en 1585 por el administrador nombrado por la Inquisición, Jaime de
Aranda, que el niño estuvo acogido por Francisca y se le pagaron por ese concepto 40 libras, además de 2 libras y 118 sueldos que se abonaron, respectivamente, al calcetero Antón Pastor y a Jerónimo de Herrera por cosas que hicieron
65
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 66
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
para Juanico, y 47 libras y 9 dineros gastados en la enfermedad del muchacho,
más las 5 libras que se pagaron para sus exequias; también consta que por orden
de los inquisidores Aranda entregó 70 libras en concepto de alimento y sustento
del niño sin que se sepa a quién se dio ese dinero. Estos pagos se hicieron entre
1582 y febrero de 1585, unos ocho meses después de la muerte de Juanico.
Casado con la morisca Esperanza Çafar menor, hija de Gabriel, Juan Felices,
cristiano viejo heredero de la fortuna de los Çafar, que recayó en su mujer, deja
mandado en su testamento (1606) que Esperanza cree un censo de 6000 sueldos
de propiedad para libertar cautivos. Esta voluntad de llevarse bien, al menos aparentemente, con la Iglesia la vemos también en el hecho de que Martín Farax no
tenga inconveniente en hacer su testamento in artículo mortis ante el regente de
ánimas, el presbítero Jaime Galindo (1567). La posibilidad de que alguna muchacha entre en un convento aparece en el testamento hecho por Gabriel Çafar en la
Inquisición, cuando dice que sus hijos Hernando y Esperanza, ambos niños, sean
atendidos por su madre hasta los dieciocho años o hasta el momento de casar o
entrar en religión, caso que en el muchacho, como se ha visto, no queda descartado. De todos modos, es el único testamento de un morisco en el que se recoge
esta posibilidad; en el resto de los numerosísimos testamentos que nos han llegado nunca se habla de que un heredero, varón o mujer, pueda tomar los hábitos, si
exceptuamos el caso explicado de los Almaçor, dato importante a la hora de valorar la sinceridad de sus creencias cristianas, porque entre los cristianos era frecuente que se recogiera la posibilidad de que sus herederos fueran clérigos.
Que las relaciones con la Iglesia y sus miembros fueron buenas hasta el ataque inquisitorial es evidente en numerosas ocasiones; por ejemplo, en 1534 el
colectivo, representado por Pedro Compañero, Juan Compás, Lope de Gurrea y
Luis de Gurrea, nombra procurador al sacristán de Montearagón y varios cristianos más, entre ellos dos notarios, y en el año 1540 Ferrando Çafar mayor es
procurador de Antón Campo, residente en la corte romana, rector de Lastanosa y las parroquias anejas, para poder arrendar las rentas de esas iglesias. También lo pone en evidencia que en diversas ocasiones en la segunda mitad del
siglo aparezca como procurador del Temple Jerónimo Çafar. Es cierto que estamos hablando de la aristocracia morisca, cuya aceptación entre la sociedad cristiana, incluida la nobleza y el clero, es un caso especial y no extrapolable al resto de miembros de la comunidad, cuyo nivel económico no los colocaba en la
elite local. Cuando en 1590 Pascual Almaçor y su mujer reciben 4000 sueldos
como ayuda para su boda de Pedro Araus, canónigo residente en Roma, podemos plantearnos qué vínculos familiares había entre ellos, pero sobre todo nos
ha de llamar la atención que un miembro de la familia Almaçor, aunque fuera
de la rama convertida antes del bautismo forzoso, reciba una cantidad de dinero tan considerable de un clérigo poderoso. Para demostrar que la relación entre
viejos moros y viejos cristianos estaba por encima de la pureza de sangre es un
magnífico ejemplo. Si eso ocurría con quien se había convertido antes del bautismo forzoso, no sé por qué el comportamiento habría de ser diferente con los
nuevos bautizados.
66
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 67
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
Finalmente nos fijaremos en la elección de nombre que hacen los moriscos,
convencidos como estamos de que a través de esa elección se nos descubren la
piedad popular y las modas.59 La primera cosa que llama la atención es que algunas mujeres llevaron desde el primer momento nombres que también podían darse en el islam, como son los casos de María, Esperanza y Gracia, tan comunes a
lo largo de toda la historia de la comunidad. Distinto es el caso de los varones,
porque los nombres tradicionales musulmanes no coinciden con los aragoneses,
si exceptuamos Josefe, que es poco frecuente, ya que únicamente lo llevan once
moriscos en toda la historia. El «ángel» Gabriel está presente en oraciones de los
moros españoles, pero solo después del bautismo algunos moriscos tomaron este
nombre, que no les era extraño, y quizás por eso lo llevaran veintiuno. De todos
modos, tanto los varones como las mujeres llevan los nombres comunes en el
momento, de forma que los más frecuentes en los primeros tiempos entre los
hombres son los habituales en Huesca: Pedro, Juan, Lope, Jaime, Paulo o Pablo,
Ferrando, Ximeno, Felipe, Baltasar, etcétera. Domingo y Martín son muy abundantes por razones obvias: son los templos vinculados a la Nueva Cristiandad,
mientras que Lorent o Lorenzo es un nombre menos común. Las modas del
momento imponen nombres como Alexandre e incluso uno tan literario y tan
poco cristiano como Amadís, ambos documentados muy tempranamente. En el
caso de las mujeres, además de los ya mencionados, nos encontramos con nombres de tradición medieval como Guiomar, Leonor, Brianda, Juana o Isabel, y
otros más del momento, como Mariana, Margalida, Diana, Ana o María Ana.
Pero lo que llama la atención es la proliferación de los nombres Jerónimo y Jerónima, hasta el extremo de que son de los más frecuentes entre los moros, documentados ya desde los orígenes, y muy especialmente desde mediados de siglo.
La devoción por san Jerónimo es muy fuerte en Huesca: a pesar de que no hay
frailes jerónimos en la ciudad, su capilla en la Seo es una de las más populares,60
y el santo eremita goza de una simpatía universal en el mundo católico, como lo
prueba la rica iconografía de la época divulgada especialmente a partir de la
Contrarreforma, de manera que no es extraño que los moriscos recurran a él con
igual o mayor frecuencia que los cristianos viejos. Por el contrario, el culto a san
Jorge no parece que tenga ninguna importancia en la ciudad: raro es el nombre
entre los cristianos y muy raro entre los conversos, hasta el extremo de que solo
conocemos a un tal Jorge Marguán, emigrado a Borja. También, pues, en este
campo los moriscos no se diferencian de los cristianos viejos; ni siquiera eligen
los nombres de profetas que se usan en el mundo musulmán y que podrían ser
aceptados sin problemas por la Iglesia católica: la elección del nombre los iguala a sus conciudadanos cristianos viejos.
59. Carmen Ansón (2007) ha estudiado el fenómeno. No parece coincidir la frecuencia de los nombres
elegidos por los moriscos que ella estudia con la de los oscenses, aunque hay coincidencia en Juan,
Jerónimo, Lope, María, Jerónima, Juana y otros.
60. Según Antonio Durán (óp. cit.), en 1546 se sustituyó la titularidad de la capilla de los santos Quílez y Julita por la de san Jerónimo.
67
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 68
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
Si repasamos los nombres de los moriscos bautizados vemos que hay un cambio sustancial en la moda, que nombres frecuentes en los orígenes —como Pedro,
Ximeno o Gracia, por ejemplo— ceden terreno a otros, pero, como antes se decía,
el fenómeno afecta a toda la sociedad, cristianos viejos o nuevos. De los bautizados cuyo nombre consta —hay actas en las que no se pone el nombre—, entre los
varones es Juan el nombre más frecuente, ya que aparece en 17 ocasiones solo y
en 3 en nombres compuestos (Juan Lorente, Juan Jerónimo y Juan Francisco); el
segundo es Jerónimo (10 casos); le siguen Francisco (8), Miguel (5), FerrandoHernando y Domingo (4), Martín, Lorenzo y Gabriel (3), Josefe (2), y Guillén,
Viturián, Antón, Tomás, Pedro, Mateo, Julio, Diego y Luis (1). Entre las mujeres,
es Jerónima el nombre más frecuente (8 casos), seguido de Isabel (6), Ana, María,
Mariana y Esperanza (5), Paciencia (3), Juana, Margalida y Gracia (2), y AnaVicenta, Brianda, Martina, Marijuana, Magdalena y Úrsula (1).
Contando los nombres aparecidos en toda la documentación, no varía sustancialmente el panorama. Los nombres más usados son Juan (74 casos más 6 en
nombres compuestos: Juan Francisco, Juan Miguel, Juan Jerónimo, Juan Felipe,
Juan Lorente y Juan Ferrando), Jerónimo (43), Lope y Martín (39 cada uno),
Pedro (37), Miguel (35), Gabriel (21), Ferrando/Hernando (19), Alexandre/Alejandro (14), Luis y Domingo (13 cada uno), Felipe (12), Josephe/Jusepe (11),
Rodrigo (10 más un Rodrigo Ferrando), Vicente (10 más un Tomás Vicente), Gaspar y Lorente (8 cada uno), Jaime (7), Antonio (6), Alonso (5), Amador y Baltasar (4 cada uno); por debajo de esa cifra están Manuel, Lupercio, Bartolomé,
Pablo, Leonis/Dionis, Jorge, Enrique, Bernardo, Ximeno, Viturián, Diego y otros.
En cuanto al total de mujeres, el más frecuente es María (84 más una Marijuana y 4 María Ana), Isabel (51), Jerónima (43), Juana y Esperanza (37 cada
una), Gracia (20), Ana (18), Mariana (11), Leonor (8), Martina (7), Brianda
(6), Violante y Margarita (5 cada una), Ángela y Beatriz (4 cada una); por
debajo están Diana, Elena/Lena, Lorenza, Dominga, Vicenta, Madalena/Magdalena, Ángela, Dorotea, Catalina, Agustina, Jaima, Petronila, Cándida, Daniela, Orosia y otros.
EN LA VIDA CIVIL
Ya se ha mencionado la obligación que tuvieron los artesanos conversos de
integrarse en las cofradías y gremios, pero apenas tenemos información al respecto, aparte de lo ya expuesto referente a las cofradías de zapateros y herreros.
Solamente cabría añadir los numerosos aprendices que aparecen en la documentación y cómo sabemos que alguno de ellos aspira a ser maestro en el oficio:
es el caso concreto de Francisco Junez, criado y aprendiz en el taller del zapatero Juan Cigüeño, a quien el maestro, en su testamento hecho en 1564, le promete todas las hormas que hay en su taller si supera los exámenes para poder
ejercer el oficio. Los demás datos que tenemos son referentes al oficio de cantarería. Sabemos por varios documentos los precios que deben llevar las piezas,
marcados por la ciudad y que deben cumplir todos los del oficio, como Juan de
Moros en una venta de rejolas que hace al hospital de la Esperanza en 1568;
68
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 69
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
conocemos los precios de cántaros, cantaricos y botejas en 1582 y 1600 en un
documento del más activo de todos los olleros oscenses, Lope Medina, que llegó
a tener, durante seis años a partir de 1605, la exclusiva del Concejo para el
abastecimiento a la ciudad de cazuelas, cazuelos y ollas al precio marcado
oficialmente. También sabemos que las obras de albañilería eran supervisadas
por técnicos, como queda reflejado en las capitulaciones firmadas por el converso José Codo con el cristiano Juan Fortanet para hacer obras en su casa
(1566). Llama la atención que Codo acudiera a un obrero de villa cristiano
cuando los había moriscos y de fama; es una prueba más, no despreciable, de la
escasa importancia que algunos daban a la cuestión étnica. Finalmente, en
1604, los herreros Juan Menescal menor y Jerónimo Menescal compran mangos
de hoces de segar y de podar a dos pomeros cristianos y los precios son los marcados oficialmente. En estos últimos ejemplos son los conversos los que obligan
a que se cumpla la legislación como garantía.
Uno de los ámbitos en los que mejor puede quedar reflejada la integración es
en las relaciones entre el Concejo y los conversos. Es cierto que no tenemos,
lamentablemente, ningún documento que ponga en relación al colectivo de los
cristianos nuevos con el poder municipal: se han perdido las pruebas de la clausura de la mezquita próxima al Coso y que acabó siendo el almudí de la ciudad,
por ejemplo; tampoco se conserva el bando de expulsión ni cualquier otro documento municipal relativo al colectivo de conversos. Si no hay evidencias de la relación con el colectivo, sí las hay de la habida con los individuos: por ejemplo, todos
los casos vistos ante el justicia de Huesca y que serán tratados independientemente, pero adelantamos que en todos ellos la condición de convertido no aparece mencionada, cosa que no puede decirse de los libros de registros de la parroquia de San Martín. El hecho más significativo y más esclarecedor de que los
moriscos eran, al menos oficialmente, unos ciudadanos más lo tenemos en que
algunos de ellos formaron parte del poder municipal y tuvieron cargos de responsabilidad ciudadana. Así, tenemos noticias de cuatro miembros del Gobierno
municipal; Ferrando Çafar mayor, elegido jurado en octubre de 1556 por un año
—tiempo que duraban los cargos electos— en la segunda elección, al renunciar el
primero; Leonis de Fierro lo fue en 1576; antes, en 1537 hay noticia de un jurado llamado Martín de Arag o Arax, un viejo apellido moro, del que solo tenemos
esta referencia documental, y en octubre de 1609, poco antes de la expulsión, sale
elegido consejero segundo Pascual Gallur. Podría pensarse que si Çafar tiene un
cargo tan importante se debiera a su poder monetario, pero es que los otros tres
personajes no forman parte de la aristocracia económica. Además de los anteriores, hay un cargo también electo que es el del responsable de las obras municipales, que en la elección de 1556 recae en el obrero de villa Domingo Almaçor, pero
no es válido porque no había vacado, lo que quiere decir que ocupaba ese mismo
cargo desde el año anterior, o era otra responsabilidad municipal la que desempeñaba en el momento de la elección, y eso lo inhabilitaba para el puesto.
Cuestión distinta son los cargos que se arrendaban porque de ellos se obtenía
un beneficio y la Ciudad los entregaba al mejor postor. A ellos, como es lógico,
69
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 70
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
no podían acceder más que las gentes muy adineradas, de manera que va a ser a
los Compañero y los Çafar a los que veamos actuando. Sabemos que el peaje de la
Ciudad estuvo de manera prácticamente ininterrumpida durante décadas en
manos de miembros de una u otra de las dos familias, y es posible que ya lo controlaran antes de la conversión. La primera referencia documental data de 1527 y
se refiere a Pedro Compañero, quien, aprovechándose de tener el peaje de Huesca,
parece ser que hace mazarrón por los pasos fronterizos con Francia, o al menos de
eso se le acusa. En años sucesivos sigue teniéndolo arrendado, y desde 1537 tiene,
además del peaje de la Ciudad —subarrendado a Ferrando Çafar—, el de su distrito y el de Sallent de Gállego, documentado hasta 1540, con documentos muy
interesantes sobre la importación de caballerías desde Francia y la exportación de
lana. Desde 1566 a 1572 es Jerónimo Çafar quien disfruta de este sustancioso
negocio, y lo vemos pagar a la encomienda del Temple la cantidad que históricamente recibía del peaje de Huesca.61 Otro cargo municipal que se arrendaba era el
de responsable de la Cambra del Trigo; tenemos documentado en 1558 a Ferrando Çafar mayor. El dinero que movía esta cámara era mucho, y de hecho es una
de las instituciones que actuaba como prestamista con frecuencia.
No es de despreciar el hecho de que el Concejo encargara al obrero de villa
converso Domingo Almaçor que hiciera en 1553 una tasación oficial de la tenería de Lorenzo Casabona, zapatero, y de la del cristiano Pedro Bibiot, tasación
que se entrega al prior de Jurados, Alonso Cortés.
Comerciantes y artesanos conversos gozaron de franquicias municipales con
exenciones en peaje, lezdas, portazgos, etcétera. Sin duda, no se darían graciosamente, pero no hay constancia de que quienes disfrutaron de ellas pagaran nada
al Concejo. Aparte de los Compañero y los Çafar, documentados en repetidas ocasiones entre 1527 y 1563 —aunque es de suponer que siguieron disfrutando de
ellas hasta su final—, aparece algún artesano que vale la pena destacar como
ejemplo de la herencia del antiguo potencial económico de la comunidad mudéjar: el zapatero Jerónimo Alfarrán, en 1545, reconoce gozar de franquicias en peajes y lezdas concedidas por los jurados de la Ciudad para comerciar libremente;
llama la atención que en esa fecha Jerónimo nombre veinticuatro procuradores en
Zaragoza, la mayoría moriscos, y otros tantos en Huesca, de los cuales catorce son
conversos,62 y entre ellos algunos miembros de la aristocracia morisca que comerciaban con tierras alejadas de Huesca y con el extranjero, como Ferrando y Jeró-
61. Lo que había sido encomienda templaria estaba en poder de los sanjuanistas, pero conservaba el
nombre del Temple e incluso el comendador se intitulaba también comendador del Temple. Conte, Á.,
«Notas sobre el patrimonio templario oscense durante la incautación real (1307-1317)», en Homenatge a la memòria del Prof. Dr. Emilio Sáez, Barcelona, CSIC, 1989; «El patrimonio templario oscense
durante el siglo XV», Argensola, 104 (1990), y «El palacio del Temple de Huesca en 1798», Argensola, 106 (1992).
62. Son Ferrando Çafar, Jerónimo Çafar, Juan Compañero, Miguel Compañero, Juan Burro, Francisco Junez, Martín Farax, Leonis de Fierro, Baltasar del Fierro, Juan Cigüeño, Felipe Castellano, Guillén de Arag o Arax, Agustín Ezcandar, Juan de Callén y diez más cristianos. Compárese este número
con el de asistentes al plenario de los convertidos para valorarlo en su justa medida.
70
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 71
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
nimo Çafar y Juan y Miguel Compañero. ¿Cómo es posible que un solo zapatero
pudiera producir tanto como para necesitar de ese número de procuradores? Puede parecer aventurado, pero yo me inclino a pensar que lo que comercializaba
Alfarrán no era únicamente su producción, sino que, como mínimo, era el producto del conjunto de zapateros conversos, acaso el tercer gremio en importancia
entre los moriscos después del de olleros y tejeros y el de herreros-caldereros, o
incluso es posible que exportara la producción de todos los zapateros de la ciudad,
y por eso disfrutaba de las franquicias otorgadas por el gobierno municipal. Alfarrán, del que tenemos mucha información, incluso del bautismo de uno de sus
hijos, Jerónimo Alfarrán, en 1560, es poseedor de casas con caballeriza y corral
en la placeta del Almudí y de otras casas en el barrio de San Martín, compra unos
patios en el barrio de Ballesteros en 1562, tiene tierras en Monzur, el barranco de
la Alfándega, el camino de Tierz y Tierços, e incluso ejerce de prestamista a campesinos de la comarca (en Novales en 1558, por ejemplo). Era, como se ve, rico,
pero no tanto como para tener casi cincuenta representantes cuyas redes comerciales se extendían por todo Aragón, redes que en el caso de los Çafar y los Compañero llegaban también hasta el sur de Francia y al reino de Castilla.
El abastecimiento de todo tipo de productos era controlado por el Concejo;
que algún morisco tuviera el monopolio en un determinado campo también parece un dato destacable. Hay dos casos: el ya conocido de Lope Medina y el de Martín Marruecos. El primero, en 1605, consigue del Concejo la exclusiva para el
abastecimiento de la ciudad de cazuelos y cazuelas por un tiempo de seis años.
El dato más significativo de las capitulaciones hace referencia a que antes eran
piezas importadas, pero Medina demuestra que la tierra de Huesca es muy buena para obra de ollería, por lo que se le concede, además, un préstamo de 1000
sueldos para que pueda construir los hornos que sean precisos para cubrir las
necesidades de los oscenses. Al año siguiente Lope y su hijo Juan Medina llegan
a un acuerdo con el vidriero Guillén Desplas, cristiano viejo y, por el apellido,
inmigrante, para que este venda la producción de Medina en su tienda a los precios acordados en las capitulaciones con el Concejo. Los Medina salen de Huesca tras el decreto de expulsión después de vender parte de su patrimonio; el resto lo vemos en poder del capítulo de parroquianos de San Lorenzo que lo utilizan
para pagar las deudas que el alfarero deja en la ciudad. El segundo caso hace
referencia también a la alfarería, aunque en este caso se trate del abastecimiento
de cerámica definida como de Málaga, esmaltada en blanco y pintada. Marruecos, que obtiene en 1607 la exclusiva de importación y venta —a los precios que
marque la Ciudad— por cuatro años, es contratado también como trompeta de la
Ciudad para tocar en desfiles, festejos y procesiones con un sueldo de 440 sueldos;
lleva en Huesca varios años, porque en 1602 bautiza en San Martín a su hijo Luis
Marruecos, habido con María Macerol, y ambos son inmigrantes.63 No sabemos
63. En un documento de 1600 María Macerol, de María de Huerva, aparece casada con Alexandre Dez,
y reciben el pago de 200 sueldos del testamento del oscense Juan Ferrando Alfanaquí, de lo que se
deduce que el matrimonio con Marruecos sería el segundo de ella.
71
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 72
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
lo que pudo ocurrir con Marruecos, porque en 1608 desaparece por deudas y
para que regrese le suben el sueldo de 40 escudos a 48 anuales pagaderos en tres
tandas, más 2 libras cada dos años; a pesar de ello, en 1609 se ha ido definitivamente y se nombra otro trompeta que lo sustituya. Del negocio de importación
y venta de la cerámica de Málaga no hay más mención que la de las capitulaciones,
por las cuales pagó 40 sueldos al secretario del Municipio, pero como veremos en
los inventarios esta cerámica estaba presente en todos los hogares de buena o
mediana situación económica. Años antes, en 1566, el Concejo había contratado
como «trompetero» al joven Baltasar de Huerto, de dieciséis años, que estaba de
aprendiz de zapatero con Juan Cigüeño, con el mismo salario —no se especifica—
y obligaciones que el resto de trompetas. En 1576 comparece ante el justicia de
Huesca Gabriel Menescal, instado a que responda sobre unas piezas de oro que
le han sido entregadas para que las pregone, de lo que se desprende que, aparte
de ejercer de herrero, era pregonero pagado por el Municipio. Son los únicos
casos que conocemos de trabajadores al servicio del Concejo.
El Concejo y algunas de sus instituciones, como la Cambra del Trigo, funcionan como prestamistas con frecuencia, y también los conversos acuden al poder
municipal como cualquier otro ciudadano más, un nuevo ejemplo de que, al
menos oficialmente, no hay segregación. Son solo tres casos claros los que tenemos de préstamos del Municipio a los moriscos: la Cambra del Trigo en 1598
presta 100 cahíces de trigo a un Fierro;64 en 1607 son 792 sueldos lo que se da
a Juan Alfarrán, alias el Royo, y al cantarero Domingo Enzala, y, finalmente, el
caso más interesante es el de Esperanza Çafar menor en 1608, ya viuda, que se
ve obligada por una orden municipal a arreglar el alero de su vivienda y, como
otros ciudadanos cristianos, acude al Ayuntamiento para pedir un préstamo que
le permita afrontar la obra; son 3000 sueldos los que recibe a un interés anual
del 5%. Poco después se ve obligada a solicitar del justicia permiso para vender
bienes que fueron de su marido, de los que era usufructuaria, para poder pagar.
Recuérdese también el préstamo que se hizo a Lope Medina para hacer hornos
de alfar. También sabemos que la Ciudad acude a las grandes familias moriscas
para solucionar problemas financieros; así, en 1556 hay constancia de que pagaba un censal a Ferrando Çafar.
En otros casos, los préstamos que hace la Ciudad no son tales, sino que son
parte del pago por obras que el Ayuntamiento encarga al obrero de villa Francisco Gali en varias ocasiones: en 1541, el justicia don Martín Sangüesa, el procurador de jueces y varios jurados dan una comanda de 2800 sueldos a él y a su
mujer, María Oncino, por una obra que ha de hacer, concretamente una cámara
sobre la entrada de la cárcel, junto a «la retreta donde se tiene el concejo» y hasta el huerto, junto al ayuntamiento y al «Colegio» (¿el de Santiago?); el Estudio
General, entidad autónoma pero de carácter municipal, encarga al mismo maestro en 1543 una obra en el mirador del Campo del Estudio, por el que le ade-
64. El estado del documento no permite leer el nombre.
72
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 73
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
lantan 300 sueldos y luego le pagan 335 más; finalmente, en 1546, de nuevo
recibe 215 sueldos como garantía de una pequeña obra en la cárcel.
Tan interesante como la relación con el Concejo para ver el trato de las autoridades a los moriscos lo es la que se mantuvo con la Iglesia, concretamente con
el Obispado, eso sí, en unos momentos en los que la Inquisición no se había cebado con los conversos oscenses. Así, en 1548 Domingo Almaçor recibe 4500 sueldos como comanda de garantía por obras en el palacio episcopal y otros 2200
sueldos por obras en la casa del vicario general. Por supuesto que todos los conversos trabajaron para los cristianos, pero son los ejemplos expuestos los que
merecía la pena tocar en este apartado.
También puede interesarnos ver cómo numerosos bienes rústicos y urbanos
propiedad de instituciones religiosas y municipales estaban explotados por conversos, como en tiempos lo habían estado por sus antepasados moros. Hay certificación documental en 1578 de bienes treuderos a instituciones religiosas que
son explotados por moros desde el siglo XV. Aunque este aspecto lo trataremos en
otro momento, vale la pena señalar que la Ciudad y todas las grandes fundaciones religiosas recurrieron a los moriscos para la explotación de sus bienes a lo
largo de toda la historia: campos, viñas, corrales, casas, botigas, huertos, etcétera, pagaban treudo al Concejo, la Seo, San Pedro el Viejo, los predicadores, el
Obispado, San Agustín, San Martín, San Lorenzo, Montearagón, Sijena, la Limosna, la Caridad, las clarisas…, muy especialmente a la Seo, Montearagón y los
predicadores.
Como más arriba se decía, los artesanos moriscos trabajaban para toda la
ciudad y la mayoría de sus clientes eran cristianos; alfareros, herreros y zapateros eran principalmente, a lo que parece, moriscos, como en el pasado lo habían
sido los artesanos de la aljama de moros. No da la impresión de que la conversión supusiera cambios notables en las actividades económicas, pero la documentación estudiada nos ha permitido encontrar oficios no artesanales inusuales
entre los moros, oficios que, por otro lado, suponían tener en los moriscos un elevado grado de confianza, como el de albéitar (generalmente herrero también), el
de notario y el de herbolario.
Sabemos también que algunos tuvieron estudios que nunca pudieron ser universitarios, puesto que la entrada en el Estudio General exigía la pureza de sangre, que el número de alfabetos era bastante elevado en todos los oficios, incluso, aunque raramente, vemos a mujeres que sabían leer y escribir, lo que hace
suponer la existencia de moriscos dedicados a la enseñanza, y que incluso aspectos culturales que parecen secundarios, como el vestido, el mobiliario y los enseres de una casa, nos están hablando de que no había diferencias visibles entre
cristianos viejos y moriscos, lo que significa que artesanos y profesionales liberales cristianos trabajaban para los conversos y viceversa. La relación de alfabetos
nos descubre el alcance de la cultura en aquella comunidad inmersa en la convulsión que supuso el humanismo, y buen ejemplo de ello lo tenemos en la educación recibida por Esperanza Çafar menor, que firmaba desde niña con una
excelente caligrafía todos sus documentos, igual que su madre, María Albariel.
73
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 74
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
La lista es reducida porque solamente se han tenido en consideración aquellas
personas cuyas firmas han quedado plasmadas en documentos notariales, pero es
de creer que fueron muchos más que los que aquí se recogen. No parece normal,
por ejemplo, que de los cinco hermanos Alfarrán solo dos sean alfabetos: con toda
seguridad lo eran todos; lo que ocurre es que el resto no aparecen en ningún
documento como testigos o no se requiere su firma. También extraña la ausencia
de miembros de las familias Almaçor, Gali, Lasierra, Compañero o Çafar, cuyo
poder monetario y actividades económicas obligan a pensar en un nivel cultural
alto. Algunos de los que aparecen reseñados tienen, además, una estupenda escritura. Por orden alfabético, son los siguientes:65 Adrián Abengalí (1563), Ferrando Alfanaquí (1596), Juan Ferrando Alfanaquí (1599), Jerónimo Alfarrán
(1577), Juan Alfarrán (1590), Juan Alfanaquí (1607), Juan Alfarrán, alias el
Royo (1607), María Albariel (1588), Juan Almaçor (1562) —cuya caligrafía es
realmente hermosa—, Alonso de Aranja (1530), Francisco Burro (1609), Juan
Burro mayor (1539), Juan Burro menor (1550), Alonso de Cáceres (1566),
Lucas de Cáceres (1592), Gabriel Çafar (1560), Esperanza Çafar (1588), Hernando Çafar nieto (1588), Juan Cigüeño (1560) —con muy buena caligrafía—,
Pedro Cigüeño (1534), Ferrando Codo (1600), Jerónimo Codo (1609), José
Codo (1598), Juan Compañero mayor (1560), Pedro Compañero (1528), Juan
Compás (1535), Domingo Enzala menor (1596), Francisco de Enzala (1590),
Francisco Ezcandar (1572), Jerónimo Ezcandar (1595), Martín Farax (1551),
Antón Fierro menor (1577), Leonis de Fierro (1577), Agustín Gali (1545), Francisco Gali (1608), Juan Gali (1568), Manuel Gali (1576), Ludovico o Luis de
Gurrea (1531), Ferrando Junez (1539), Francisco Junez mayor (1539), Francisco Junez menor (1564), Jerónimo Lasierra (1602), Juan Lasierra (1598), Lope
Medina (1605), Juan Medina (1607), Jerónimo Menescal (1603), Juan Menescal
mayor (1579), Juan Menescal menor (1607), Juan Navarro (1588), Francisco
Oncino menor (1600), Miguel Palacio (1565), Alexandre de Sasa (1577), Amador Tillero (1559), Juan Tillero (1530), Juan Vélez (1565).
En el campo de la cultura y de la promoción profesional lo más destacado es
la existencia de notarios moriscos, profesión que exigía un nivel cultural elevado,
puesto que hasta el latín era obligado, y que gozaba de gran prestigio social; de
hecho, casi todos los notarios oscenses proceden de familias infanzonas o de burgueses ricos. Tenemos referencias del notario, a veces definido como real, Juan
Compañero desde 1544 hasta 1566. Sabemos que Gabriel Çafar ejerce, como
mínimo, desde 1567 a 1583, en que fue condenado a galeras, y en un testamento que hace en la cárcel de la Inquisición antes de ir a galeras se dice de él que
es notario de Zaragoza. En otro documento de la Inquisición de 1583 se dice
que Francisco Çafar, preso en la Aljafería, es notario de Huesca; quizás recibiera la
formación necesaria siguiendo la voluntad manifestada por su padre en un testamento de 1559, en el que se dice que Francisco será mantenido por su madre
65. Entre paréntesis señalamos la fecha del primer documento en que aparece su firma.
74
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 75
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
y que hará que estudie todo lo que sea preciso para el arte que él quiera hasta los
veintitrés años. Documentos notariales oscenses hablan de escrituras hechas por
estos notarios: por ejemplo, sabemos que Juan Compañero hizo un documento
para Ferrando Çafar mayor (1566) y que Gabriel Çafar redactó las capitulaciones matrimoniales de los oscenses Gabriel Menescal y Jerónima de Gurrea
(1567). No hay más datos, pero que ejercieron de notarios queda certificado. Sus
documentos y protocolos se han perdido, hecho que habrá que relacionar con la
expulsión: si trabajaron fundamentalmente, o exclusivamente, con moriscos
debió de considerarse innecesaria su conservación; por eso las referencias que
tenemos son indirectas, recogidas por notarios cristianos viejos. La actividad de
los notarios Compañero y Çafar cesó tras su paso y condena por la Inquisición.
Pero los protocolos oscenses nos hablan de otro morisco notario y se conserva un documento sumamente interesante: el expediente hecho en Huesca en
1594 para exponer los méritos para ser notario que tenía Manuel Gali, de Zaragoza, méritos que le son reconocidos, así como que ya ejercía de notario en aquel
momento; autoridades civiles y eclesiásticas dan informes favorables para el
acceso de Gali al ejercicio de la notaría en Huesca. Que el documento se haga en
Huesca nos permite aventurar que trabajaba en esa ciudad, donde hay un buen
número de Gali, algunos de ellos de muy buena posición económica. Y aún hay
otro caso: el de Lorenzo Casabona (1589), notario de Zaragoza que se menciona en un protocolo oscense en el que es nombrado procurador de Isabel Ezcandar y antes aparece en el testamento de José Çafar (1583), donde se dice que es
notario real y cuñado del testador, de lo que podemos deducir que era morisco.
Vemos, pues, que todos los notarios moriscos de los que tenemos noticia formaban parte de la clase dominante entre la comunidad de convertidos.
Las fechas en que trabajan estos dos últimos notarios nos dicen que, incluso
tras el furibundo ataque del Santo Oficio contra los moriscos a partir de 1570,
hubo conversos que pudieron ejercer este notable oficio, de manera que su condición étnica no fue un inconveniente, aunque, como en los casos anteriores, me
inclino a pensar que su trabajo se desarrolló entre la comunidad de conversos,
siguiendo una tradición que venía desde los tiempos de la libertad, cuando la
comunidad musulmana tenía sus propios notarios, aunque acudiesen también a
los cristianos. E igualmente de aquellos notarios mudéjares no queda ni rastro,
ni de los documentos privados que hacían ni de los que recogían acciones oficiales de la aljama; de esa labor notarial apenas quedan unos cuantos documentos
en árabe en el Archivo Catedralicio de Huesca y todos son muy tempranos. Tenemos también conocimiento de la existencia de un notario llamado Pascual
Almaçor, pero opino que no se trata de un nuevo convertido, sino que pertenecía
a la rama cristiana de ese apellido; una nieta suya, Isabel Almaçor,66 es monja en
Casbas en 1592, y otro miembro de la familia recibe una sustanciosa dote
66. A lo largo de la documentación nos encontramos con otras Isabel Almaçor: una, hija del obrero de
villa, morisca, casa en 1581, y otra es confirmada en 1601.
75
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 76
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
matrimonial de un canónigo, como ya se ha visto. De este notario se conservan
en el Archivo Provincial de Huesca sus protocolos desde 1560 hasta 1579, es
decir, que no ocurre como con los notarios moriscos, de los que no nos queda ni
un solo documento, lo cual, en mi opinión, pone en evidencia que su familia no
era considerada como conversa y que debió de abrazar el cristianismo antes del
bautismo forzoso.
No tenemos noticias de maestros moriscos ni de cristianos que enseñaran a
los hijos de los conversos, pero el número de alfabetos y de individuos que sabemos que realizaron estudios nos obliga a pensar que los hubo. Años después de
la expulsión, en 1624, la Inquisición envía a la hoguera a Pedro Miguel Monllor,
natural de Gandía, hijo de moriscos, que trabajaba como maestro de Gramática
en Sariñena, condenado por sodomía con sus alumnos. El documento demuestra
que hubo moriscos que escaparon a la expulsión huyendo de su tierra y que existieron conversos con estudios notables y que se dedicaban a la enseñanza entre
los cristianos viejos. Lo mismo podría ocurrir antes de la expulsión, como lo
demuestran los alfabetos documentados entre los moriscos de Huesca, que no
cabe duda de que eran muchos más, porque los obreros de villa y todos los miembros de la familia Compañero y Çafar también lo eran, aunque no se haga constar en ningún documento. Un dato anecdótico, pero no carente de valor, es que
el Amadís, el libro por excelencia en la primera mitad del siglo XVI, da nombre a
un nieto adolescente del maestro calderero Juan Farax mayor en 1529, lo que
quiere decir que al ser obligatoriamente bautizado elige no un nombre de santo,
sino uno literario. Sin duda muchos de los moriscos contaron con maestros cristianos, aunque solo tenemos noticia de Juan Compañero, el que luego aparece
como notario, que en 1540 es citado como escribiente en la notaría de Luis Climent, aprendiendo el oficio para superar el examen que sabemos que debía pasar
para alcanzar la categoría de notario; comienza en el oficio siendo un adolescente, porque por esas fechas debía de rondar los catorce años.
Artesanos de todo tipo —cantareros, herreros-albéitares, sogueros, zapateros,
etcétera— firman como testigos o protagonistas de documentos, y se da el caso
curioso de padres que son alfabetos y cuyos hijos no lo son, como ocurre con el
cantarero Lope Medina y su hijo Jerónimo, también cantarero, emigrado a Naval.
Las mujeres conocidas que saben escribir pertenecen a las familias más ricas:
María Albariel, mujer de Gabriel Çafar; su hija Esperanza Çafar menor, alfabeta
ya a los doce años; una cuñada de Juan Compañero, de la que en un proceso
inquisitorial de 1581 se dice que leía el Corán tan bien como un alfaquí, es decir,
que también conocía la lengua árabe; Cándida Compañero, mujer de Jerónimo
Çafar, de la que sabemos que tenía entre sus ropas escondidos alifes para aprender a leer en árabe. Quién les enseñaba es un misterio, pero es impensable que los
conocimientos de latín para poder ser notario no les fueran dados por clérigos o
por los numerosos bachilleres salidos de la universidad local. Por supuesto que
también habría maestros moriscos, aunque no sería de extrañar que levantaran
recelos entre los cristianos, toda vez que sabemos que eran los encargados, clandestinamente, por supuesto, de instruir en la fe islámica y en la lengua arábiga,
76
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 77
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
tal como reconoce ante la Inquisición Juan Compañero menor en 1581; aunque,
como siempre, un documento inquisitorial hay que tomarlo con suma precaución.
Algún oficio obliga también a conocimientos bastante especializados, como el
de herbolario, el de cirujano (trujano, en versión aragonesa) o el de albéitar, este
último asociado casi siempre al de herrero. Es seguro que en este caso la instrucción, como en el resto de oficios, pasaba por el propio gremio, y que los maestros, conversos o cristianos viejos, trasmitían su arte en un aprendizaje que duraba años. Sabemos, por ejemplo, que el herrero Francisco Junez deja en su
testamento (1575) una manda para que su nieto Jerónimo Burro reciba lo que
los albaceas decidan si quiere aprender el oficio, o que según un documento de
1566 Baltasar de Huerto menor será aprendiz hasta los veinte años con el herrero Juan Alfarrán. Conocemos aprendices en talleres de conversos que por el nombre y el origen podrían ser cristianos, por ejemplo Juan Romero, de Sangüesa,
que en 1544 firma como aprendiz con el cantarero Vicente Alamén, y el vizcaíno Martín de Garín, que en 1552 trabaja como mozo aprendiz con el obrero de
villa Domingo Almaçor. Tenemos también noticias de la defensa a ultranza que
médicos titulados hicieron de la buena práctica veterinaria de algún albéitar llevado a juicio. El pleito que en 1602 interpone ante el justicia el infanzón Jacobo
de Araus contra el albéitar Jerónimo Burro es un ejemplo magnífico de cómo cristianos de prestigio no tienen prejuicios de ningún tipo a la hora de defender a un
buen profesional morisco, y por encima de las diferencias étnicas se tienen en
consideración la profesionalidad y la honradez de la persona. Jacobo de Araus
acusa a Burro y a su asistente, su hermano Juan Burro, de la muerte de un caballo
valorado en 80 escudos que murió después de que se le administraran las medicinas que le dio Burro. Se le hizo la autopsia y tenía el garganchón, el hígado y
el liviano negros. Según la defensa, el caballo era viejo y no se habría podido vender ni por 20 escudos. Las medicinas eran buenas, no podían quemar ni hacer
daño; eran azafrán, vino, miel y «cherepriga», apropiadas para curar el muerbo,
según los peritos. Se tienen en cuenta los dieciocho años que lleva ejerciendo de
albéitar Burro, y hay informes de médicos favorables a él, como el de Jerónimo
Bandrés, catedrático de universidad. Monter, otro médico, que hace la autopsia
del caballo, no atribuye la muerte a las medicinas. Domingo Lope, herrero, y
Pedro Navardún, cristianos viejos, hablan bien de la persona y profesionalidad
de Jerónimo Burro, lo mismo que hace el testigo Pedro Fierro, herrero convertido, quien asegura que la muerte del caballo fue por esparabán, que es un mal
incurable. Lo mismo dicen Jerónimo de Usida y Vallejo, médicos, ambos cristianos. A los testigos de la acusación no se les tiene en consideración, entre otras
causas, porque uno de ellos, Juan Montero,67 ejercía de albéitar sin serlo, un caso
de intrusismo que lo llevó a la condena y al pago de costas. Que personalidades
como médicos y un catedrático de universidad defiendan en público al morisco
67. Es probable que Juan Montero fuera morisco inmigrante; se dice de él que es castellano. Una mujer
con su apellido, Ana, está casada en 1563 con el converso oscense Agustín Ezcandar.
77
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 78
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
resulta ciertamente significativo. Parece que las reclamaciones contra los albéitares moros eran frecuentes, aunque no todas hayan pasado a la documentación.
Muchos años después del caso estudiado, en 1594, Juan Baztán reclama a
Ferrando Alfanaquí, albéitar, que le pague 800 sueldos por haber dejado inútil
un macho por culpa de las medicinas que le dio; Alfanaquí da por recibida la
cédula, pero niega la acusación, además de rechazar el pago de una indemnización económica, 800 sueldos, que considera desorbitada.
Otro oficio relacionado con la medicina y que exigía que los clientes no tuvieran prejuicios a la hora de acudir a él es el de boticario o herbolario. En los documentos nos encontramos uno cristiano que vende medicinas a los conversos,
Martín de Sanginés, al que conocemos en un juicio de 1596 en el que reclama a
la viuda del herrero Juan Lasierra el pago de las medicinas entregadas en 1585
para curarlo, relacionadas todas, con su nombre en latín y con el precio, en un
hermoso documento. El justicia de Huesca falla a favor de la viuda, porque no
se puede demostrar que haya comprado esas medicinas para Juan Lasierra y sus
hijos Gabriel Lasierra y Juan Lasierra menor por un valor de 176 sueldos. En el
proceso interviene el Colegio de Boticarios. También se tiene noticia de un herbolario y médico morisco, Luis Comor, que cuenta treinta y cuatro años cuando
es juzgado por la Inquisición en 1596. Vive en Huerto, pero se mueve por toda
la comarca de Huesca y atiende a cristianos viejos y nuevos. Un homónimo había
sido procurador de Jerónimo Çafar en 1567 para cobrar unas deudas del boticario de Huerto. No parece que Comor esté en su sano juicio, o bien es un bocazas
y un temerario, porque es llevado ante el Santo Oficio por presumir de haber
matado con sus medicinas a más de veinte clérigos, aunque también es posible
que nunca lo haya dicho y sea acusado con falsos testimonios. En el juicio niega
haber matado a clérigos y a cristianos viejos, pero de todos modos se le inhabilita
a perpetuidad y se le impone una multa y tres años de cárcel, muy poca condena
para los aberrantes crímenes de que era acusado. Aunque el documento manifiesta mala fe contra el converso, también es revelador como ejemplo de que sus
remedios eran buscados no solo por moriscos, sino también por cristianos viejos.
El oficio de cirujano va asociado a los barberos y solamente tenemos la noticia, en 1548, de Juan de Tierz, que toma una encomienda de 250 sueldos de Juan
Compañero. Podría tratarse de un cristiano viejo, porque no aparece en ningún
documento más relacionado con la comunidad morisca, pero el hecho de que
proceda de Tierz, donde la población conversa es muy abundante, hace que lo
reseñemos aquí, independientemente de las dudas que se nos plantean.
78
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 79
EL FRACASO DE LA INTEGRACIÓN
Si muchos de los datos expuestos apuntan a la voluntad de los conversos de
integrarse en el mundo que les tocó vivir, ¿a qué se debió el fracaso del intento?
Podríamos entender la cuestión en una doble vertiente: en qué contribuyeron los
conversos y en qué los cristianos viejos para que la convivencia fuera imposible,
si bien habrá que insistir en que no fueron tanto los posibles problemas habidos
en Huesca ni las relaciones personales como la voluntad del poder de acabar con
un grupo que, según su versión, se convirtió en un peligro para la seguridad del
Estado. Los juicios inquisitoriales son un buen ejemplo de lo que decimos; incluso en los casos en que los moriscos no reciben más que una pena simbólica, las
alusiones al islam, a la «pérfida secta de Mahoma», a las supercherías moras, etcétera, son una constante. Que eso llegara a calar en el común de la población es
dudoso, aunque en el caso concreto de Huesca parece que hay datos para ver que
el acoso inquisitorial contribuyó a abrir una brecha y a ahondar las diferencias,
tanto entre los cristianos como entre los conversos, conscientes de estar siendo
observados con lupa por parte del poder político y de las instituciones religiosas.
Ya apuntamos anteriormente que fue la Iglesia la que señaló a los conversos
como diferentes: leer los libros parroquiales de San Martín es certificar la manifiesta voluntad de marcar a los viejos moros con el estigma de su origen; la condición de nuevo convertido se ve continuamente repetida; habían pasado ochenta
años del bautismo forzoso y los niños eran cristianados señalando en el registro su
condición. Pero es que no es descabellado pensar en libros de registros especiales
para ellos porque, si no, ¿cómo justificar la diferencia entre los moriscos inscritos
en los diferentes libros y los que realmente existieron? Queda aquí planteada la
cuestión, que de ser realidad nos estaría hablando de una segregación total por
parte de la Iglesia, cuando quizás no pase de una falta de responsabilidad por parte de los rectores de la parroquia. Lo que más llama la atención es que la condición de convertido no aparece en los libros hasta la década de 1580, coincidiendo
con el ataque inquisitorial, que marcó una inflexión en las relaciones entre las instituciones y el colectivo de los nuevos convertidos; este detalle no puede pasar
desapercibido como ejemplo de que la persecución de la Inquisición contra los
moriscos ante la supuesta sublevación y la sospecha de su fidelidad al islam
modificó la actitud de la Iglesia y quizás de las gentes. Si no, ¿por qué es a partir
79
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 80
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
de 1585 cuando la condición de nuevo convertido es una constante en los registros parroquiales de San Martín? No pasó lo mismo con el nombre del barrio de
la Morería, que desde 1534 ya aparece como de la Nueva Cristiandad de manera
constante, aunque en 1607 vemos que unas casas de Lope Medina están en la
Morería, señal de que, aunque el mundo oficial hubiera desterrado el recuerdo de
los moros, el pueblo lo seguía recordando. El hecho de que el ejemplo puesto sea
un documento en el que solo intervienen moriscos nos dice que no se trata de un
caso de segregación, sino del reflejo de una realidad entre los propios conversos,
que seguían llamando a su arrabal como se llamó durante siglos.
LA ENDOGAMIA
La manifestación más evidente de la personalidad del grupo es la endogamia
dominante a lo largo del espacio y del tiempo. Son rarísimos los matrimonios llevados a cabo fuera de la ciudad; como mucho, de manera casi general, los cónyuges foráneos vienen de los lugares próximos a Huesca y suelen ser personas con
vínculos familiares en la comunidad oscense. Los matrimonios mixtos, que podrían ser la prueba más clara de la integración, son prácticamente inexistentes. Con
certeza total solo tenemos el de Esperanza Çafar menor, hija de Gabriel Çafar
y de María Albariel, con el infanzón Juan Felices,68 celebrado, tras el descalabro
de la familia provocado por la Inquisición, con la voluntad de salvar su patrimonio. En los demás casos, salvo honrosas excepciones que luego veremos, no es
posible asegurar que se trate de matrimonios mixtos: aunque los apellidos no son
moriscos, podemos estar ante moriscos inmigrantes. Apellido que ni siquiera es
aragonés es Galaraga, el que llevaba el primer marido de María Compás, de rica
familia oscense y que ya está viuda en 1543, cuando casa con Juan del Ala, que
sí es morisco. Tampoco parece morisco Conte, aunque no hay elementos para
asegurarlo; María Conte está casada en 1549 con el converso Rodrigo Burro. En
1545, Juan Martínez de Val, cuyo apellido no es en absoluto morisco, es el padrastro de Agustín y Juan Gali, hijos del difunto Lope Gali, «cavallero», y se desconoce quién es la madre; el hecho de figurar como «cavallero» nos obliga a pensar en
una persona de alta consideración social. Varios miembros de la familia Almaçor,
de origen morisco zaragozano, están casados con mujeres cuyos apellidos parecen cristianos: Domingo Almaçor con Gracia Arenes, y en segundas nupcias con
Violante Xavierre, que es cristiana vieja natural de Bierge, donde su hermano
Martín es vicario;69 Francisco Almaçor, hermano del anterior y como él maestro
de obras, tiene como mujer a Ana Sanz; y Juan Almaçor, hijo de Domingo, casa
con Ana Bailo. En 1550, tenemos noticia de que la viuda de un Farax, viejo apellido moro en Huesca, se llama Leonor Villanueva; ni el nombre ni el apellido son
propios de conversos oscenses. En 1564 se casan el labrador Miguel de Caldes y
68. Se estudiará ampliamente cuando hablemos de la familia Çafar.
69. En su testamento hecho en 1590 deja heredera universal a su hija Ana, y en su defecto todos sus
bienes se venderán para instituir censales a favor de las iglesias de Bierge.
80
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 81
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
Leonor Faxol; el apellido Caldes parece el de un inmigrante que pudiera ser cristiano, aunque también podría tratarse de un morisco catalán o valenciano. En
1565 Domingo Lacuesta, cuyo apellido no aparece entre los moriscos oscenses,
se casa con «una hija de la viuda de Naxar» de la que no consta en el acta matrimonial ni el nombre. En 1589 tenemos noticia de la oscense Ana Oncino, viuda
de Juan Ferrer, apellido que no aparece entre los moriscos oscenses, aunque esto
no quiere decir que no lo fuera, procedente de otro lugar. Pablo Alfarrán está
casado con Ana Yáñez, inmigrante con toda seguridad, y acaso cristiana, como
inmigrante es Juan Cortés, casado con la conversa Isabel Junez; ni Yáñez ni Cortés figuran entre los apellidos de los moriscos aragoneses. Caso contrario es el de
José Nasarre, apellido oscense pero cristiano viejo, que aparece casado con María
Burro en la aldea de Cuarte, próxima a Huesca, en 1597. Salvo el último ejemplo, todos los citados son anteriores al recrudecimiento del control inquisitorial.
El único caso, y en mi opinión el que con más seguridad se trata de un matrimonio mixto, aparte del de Almaçor con Violante Xavierre, data de la década de
1580 y es el del labrador oscense Jaime Lasarte, cuyas capitulaciones con Isabel
Almaçor, hija de Domingo, se hacen en 1581.
Verdaderamente, el número de matrimonios mixtos, aun suponiendo que
todos los mencionados como posibles lo fueran, es muy bajo, de manera que se
podrían considerar algo anecdótico. ¿Por qué esa dificultad para llegar a matrimonios mixtos? Aquí sí que no cabe duda de que funciona el sentimiento de grupo en ambas direcciones. Los conversos buscan a sus iguales, siguiendo la tradición musulmana del matrimonio entre primos y en el caso de viudas con un
hermano del cónyuge difunto, queriendo mantener su integridad como colectivo
y acaso también garantizar su seguridad y sus cultos criptomusulmanes o lo que
lograran conservar de la religión islámica. Los cristianos viejos parecen poner de
manifiesto que, aunque pudieran convivir con los conversos, otra cosa bien diferente es mezclar su sangre con la de los recién convertidos; es el honor de la pureza de sangre y el temor de siempre de las mayorías a perder el control, a ver en
peligro su integridad. Quienes realmente podrían haber recurrido al matrimonio
como medio de remisión de la culpa de ser miembro de una minoría eran los conversos; casar con un cristiano era tanto como convertirse en miembro de la casta superior, una forma de librarse del pecado de ser moro, aunque parece que los
cristianos no estaban dispuestos a ello. Estos, por el contrario, no sacaban de un
matrimonio mixto otro beneficio que el de ganar posición económica a cambio
del atrevimiento de unirse con el grupo minoritario, durante siglos endogámico.
Eso es lo que hizo Juan Felices cuando casó con Esperanza Çafar menor, y eso
parece buscar el labrador Lasarte al emparentar con la rica familia Almaçor, que
aporta más de 4000 sueldos, vestidos y joyas al matrimonio, mientras que el
varón contribuye con unos bienes que ni siquiera merecen la atención de los contrayentes y no son mencionados en las capitulaciones matrimoniales, pero sí se
indica que da un excrex de 2000 sueldos a su mujer.
Que casar con cristiano viejo podía ser una aspiración de algunos moriscos
para lavar su sangre al menos ante la sociedad y los poderes fácticos es algo más
81
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 82
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
que evidente. Que lo lograran ya es otra historia. De entre todos los documentos
estudiados hay tres que vale la pena destacar: uno en el que queda reflejada la
aspiración de buscar en el matrimonio con cristiano viejo la seguridad social y de
patrimonio, y dos en los que, para mantener la identidad, se prohíbe o impide el
matrimonio con miembros del grupo mayoritario.
El primer caso es el del testamento cerrado de Ferrando Çafar mayor hecho
en 1559, al poco de pasar por la Inquisición él y su hijo homónimo y poco antes
de que su mujer fuera hecha presa. Los tres fueron reconciliados en su primer
paso por la Inquisición, pero es evidente que Ferrando Çafar, el más rico de los
moriscos oscenses, quería que sus hijos se libraran del Santo Oficio y pudieran
desarrollar con más libertad sus actividades económicas. En aquellos momentos
la Inquisición no mantenía con los moriscos la actitud que años más tarde llevó
a la cárcel, a la hoguera y a galeras a todos sus hijos, salvo a Juan, que había
emigrado a Argel. El documento es rotundo: «Ruego y encargo a la dicha mi
mujer y hijos y a cualquiera dellos que hubiese de contraer matrimonio aquel lo
contraiga con cristiana vieja y no con cristiana nueva en ninguna manera, porque assí es mi voluntad». Curiosamente, superado el miedo que debía de tener
en aquel momento, nunca más incluyó esta cláusula en ningún otro de sus testamentos y codicilos, y de hecho ninguno de sus hijos casó con cristiana vieja, sino
con miembros de notables familias moriscas, como los Albariel y los Compañero, además de los Gali y los Casabona.
Entre los moriscos, los dos casos en los que se intenta impedir un matrimonio con cristiano viejo afectan a mujeres. En 1606 Ana Ezcandar, mujer de
Lope Medina, estando sana, hace un testamento por el que deja herederas a sus
hijas solteras, Gracia, María y Ana Medina, pero les prohíbe taxativamente casarse a cualquiera de ellas con Miguel Raca o su hermano, so pena de ser desheredadas. No se dice por qué; puede ser que hubiera problemas con esa familia,
pero lo cierto es que se trata de cristianos viejos. Más claro es el otro ejemplo,
anterior en el tiempo, ya que se hace público en varios juicios inquisitoriales de
1581, en el que se ven implicados miembros de las familias Compañero y Compás. En el testimonio de varios de los acusados se afirma que Juan Compañero
escondió en casa de María Compás a una sobrina suya que estaba preñada de un
estudiante cristiano viejo para impedir que se casara con él. Es una prueba tan
contundente que no merece ningún comentario: habla por sí sola. El nombre de
la muchacha no consta; solo se sabe que ella y el bebé murieron sin que nadie
sepa explicar el motivo, simplemente la encontraron muerta. Mejor no pensar
nada, porque cabe todo, desde el suicidio hasta un parto en soledad fatal e incluso un asesinato para evitar la deshonra familiar, o, simplemente, fantasías nacidas del terror al Tribunal. Curiosamente, ante un hecho de tal gravedad, la
Inquisición parece mirar hacia otro lado; preocupada por la presunta sublevación
de los moriscos y por las cuestiones religiosas, no tiene en consideración la
misteriosa muerte de la muchacha y de su hijo. La actitud de Juan Compañero,
que resultará condenado por criptomusulmán, es prueba de esa intransigencia que
sin duda contribuyó a mantener cerrado en sí mismo al colectivo de conversos,
82
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 83
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
actitud que contrasta con la de su sobrina y la del joven estudiante, que, por lo
que puede deducirse de las declaraciones, pensaban casarse saltándose las barreras que levantaban los cristianos viejos y los viejos moros.
Entre las causas que dificultan la integración de la minoría conversa está la
fidelidad al islam, que es posible que fuera más general de lo que la documentación permite saber, si bien, salvo casos excepcionales de personas profundamente
musulmanas y bien formadas, es probable que la permanencia en la fe islámica
no pasara de la conservación y transmisión de oraciones y fórmulas para celebraciones muy concretas. Hemos expuesto ejemplos de gentes que querían llevarse
bien con la Iglesia; posiblemente incluso hubiera conversos que fueran sinceramente cristianos, quizás no entre los que sufrieron la agresión del bautismo forzoso, pero tal vez sí en la primera o la segunda generación, aunque eso no pasan
de ser suposiciones. La documentación con la que contamos, si exceptuamos la de
la Inquisición, apenas toca el tema religioso; todos los ejemplos que hemos podido estudiar han sido ya expuestos, y como se ha visto es imposible llegar a conclusiones, si exceptuamos el conflicto habido entre Juan Felices y su suegra, María
Albariel, a la que echó de su casa por práctica de ritos musulmanes, o la documentación de que Juan Çafar, hijo de Ferrando y de Esperanza Compás, se había
ido a Argel para vivir como musulmán; y la fuente que nos informa no es la Inquisición, sino un testamento cerrado de su propio padre hecho en 1577.
Pero uno de los ejemplos más evidentes de la malquerencia de la Iglesia hacia
los moriscos lo vemos en el matrimonio de la niña Esperanza Çafar menor, nieta de relajados y de padres reconciliados, con el cristiano viejo Juan Felices. Las
capitulaciones matrimoniales se hacen el 17 de julio de 1589 y ese mismo día se
casan sin que ella pueda recibir la comunión; comoquiera que eso parecía impropio para una familia infanzona y para unos ricos moriscos, la ceremonia religiosa
se repite el 8 de octubre, cuando Esperanza ha conseguido la licencia expresa de
la Inquisición y del arcediano de la Cámara de Huesca para poder recibir la eucaristía; se celebra en la parroquia de San Lorenzo, oficiada por mosén Joan Buxeda, con todas las bendiciones. Es duro ver a una niña sometida a la ofensa pública por el hecho de ser sangre de relajados y reconciliados, a pesar de la pureza
de sangre de su esposo, razón por la que posiblemente obtuvo las licencias para
tomar la comunión, sacramento que solo en casos muy especiales era dispensado
a los conversos. Si dos personas importantes —uno por sangre y la otra por dinero— se ven sometidas a ese acto alevoso, qué no sería de aquellos otros pertenecientes a clases menos poderosas y que también llevaban la ignominia de ser descendientes de gentes juzgadas por la Inquisición. Efectivamente, con actitudes así
resulta difícil entender la convivencia y es muy probable que esto contribuyera a
que los conversos se afirmaran aún más en sus convicciones y en su sentimiento
de pertenencia a un grupo marginado. La historia de Esperanza Çafar menor es
ejemplar para ver hasta qué punto habrá que encontrar en la Iglesia y en la
Inquisición los principales factores de discordia.
De lo dicho hasta ahora ya pueden sacarse conclusiones, pero todavía hay
un documento más elocuente, una prueba rotunda de que ni el matrimonio con
83
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 84
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
cristiano viejo limpiaba la sangre de los viejos moros: Esperanza casa con un
infanzón, pero no le sirve para lavar su sangre; es más, es su marido el que pierde la pureza de la suya, o si no la pierde sí al menos pasa a engrosar las filas de
los conversos. Puede parecer exagerado, pero las pruebas son rotundas. Cuando
en 1595 se reúne el colectivo de los nuevos convertidos en casa de Jerónimo
Burro, tras convocatoria de Miguel Lasierra, lo hacen para recibir de Esperanza
Çafar menor y Juan Felices 660 sueldos que, como herederos de Ferrando y Jerónimo Çafar, deben al colectivo, porque eran dineros recaudados por los mismos
para los pagos que se hacían a la Inquisición. Habían pasado más de diez años
desde la muerte de los dos Çafar, pero la deuda no se había olvidado, y quien la
reclamaba era el Tribunal de la Inquisición de Zaragoza. Hasta aquí nada anormal, pero es que según el documento Felices y Esperanza pagan, además, los 60
sueldos de la deuda que tienen con el colectivo para satisfacer los pagos al Santo Oficio, y la deuda se atribuye a ambos, no solo a Esperanza. Es decir, que
Esperanza Çafar menor y Juan Felices contribuían como el resto de los moriscos
al pago que anualmente se hacía a la Inquisición, prueba evidente de que ante
esa institución la condición de moro convertido no se pierde nunca, y que un
infanzón, cuya limpieza de sangre estaba perfectamente probada, al casar con
mora queda equiparado a la condición de su mujer en sus obligaciones con el Tribunal de Aragón de la Inquisición. Difícil encontrar una prueba más concluyente de hasta qué punto existió la voluntad por parte de algunas instituciones religiosas de impedir la integración de la minoría, de marcarlos a perpetuidad,
hechos que contrastan con la actitud de las gentes, porque, ante Juan Felices
mayor y su mujer, las hijas de Esperanza y Juan reciben, aparentemente, el mismo trato que el resto de sus nietas, y digo aparentemente porque en su testamento de 1594 simplemente se deja la legítima a su hijo Juan y a sus nietas; en
posteriores testamentos de 1600, 1601 y 1613 cambia la cláusula para dejarles
finalmente la legítima y 3000 sueldos a cada una, pero de la herencia de su abuela Ana Baraiz.
Volviendo al tema del matrimonio, el que los conversos no perdieran sus tradiciones a la hora de casarse, por ejemplo, no quiere decir nada, como tampoco
el que recibieran el bautismo o se manifestaran piadosos; acaso todo eso no fuera más que una apariencia y todo se hiciera para cubrir el expediente y evitarse
problemas. Los documentos tratados a la hora de estudiar el tema religioso son
los procedentes del Tribunal de Aragón del Santo Oficio, relativamente numerosos los referentes a la comunidad oscense. En mi opinión es una fuente muy
parcial, pero no cabe duda de que en ellos podemos ver la supervivencia de la fe
islámica entre los conversos, con independencia de su nivel económico y social.
Muchos convertidos eran personas cuya aparentemente sincera fe cristiana
ocultaba su verdadera religión, vivida en familia pero quizás también colectivamente en aquellos lugares en que toda la población era conversa o en lugares
considerados seguros. Eso justificaría que en casa de Juan Compañero se encontraran treinta ejemplares del Alcorán, tantos que solo puede explicarse si eran
para el culto, según sabemos por el juicio que se le hizo en 1581. Muchos de los
84
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 85
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
datos de la vida en musulmán que nos ilustran los documentos de la Inquisición
serán estudiados en el capítulo dedicado a esta cuestión; por ahora basta decir
que todo nos inclina a pensar que, bajo una apariencia cristiana, un grupo indeterminado de conversos siguieron fieles al islam, y que eso justificaría la endogamia y la concepción de la familia.
Hay, de todos modos, un dato significativo en el conjunto de documentos
hechos en Huesca por la comunidad morisca, un dato que, que yo sepa, no ha
sido utilizado nunca a la hora de estudiar su posible fidelidad a la fe islámica, y
es el día de la semana en que acudieron al notario para la ejecución de escrituras que no tuvieran carácter urgente. Evidentemente, un testamento en trance de
muerte se hace sin tener en cuenta el día, pero el resto de documentos, fueran del
tipo que fuesen, es claro que se programaban de acuerdo con el notario y que el
día elegido dependería del tiempo disponible que tuvieran tanto los interesados
como aquel. Se han elegido cuarenta y cinco años al azar, algo más de la mitad
de la historia de la comunidad, y se ha trabajado sobre un total de 1131 documentos, también un poco más de la mitad del total;70 en este amplísimo periodo
nos encontramos con que solo nos constan 99 documentos hechos en viernes,
mientras que los realizados en domingo son 128, lo cual no deja de extrañar. Pero
de ese casi centenar de documentos, una inmensa mayoría tiene como coprotagonistas a cristianos; otros hacen referencia a bautizos, defunciones o llamamientos del justicia, o son documentos inquisitoriales; en otros observamos la
presencia de gentes que, aunque moriscas, no son oscenses, y se aprovecharía su
estancia en la ciudad para hacer el documento; otros son documentos hechos con
urgencia por la enfermedad del testador,71 etcétera. De manera que aquellos que
afectan solo a moriscos y no vienen dados por la urgencia quedan reducidos a
poco más de una decena; entre ellos, en 1545, el 8 de mayo, están las capitulaciones matrimoniales de Guiomar Compás y Martín Alfarrán, y el 11 de enero de
1577 las de Miguel Moscabida y Ángela de Moros; se mencionan estos dos ejemplos porque el caso de las capitulaciones matrimoniales es también especial,
puesto que muchas de ellas se hacen el mismo día de la ceremonia religiosa, si
bien no tenemos el acta parroquial de ninguna de las dos. Documentos aparentemente hechos en viernes libremente son tan solo cuatro escrituras de compraventa y cambio, una que recoge el inicio de un pleito y un documento de procuración, además del muy interesante de 27 de octubre de 1595 según el cual el
colectivo de los nuevos convertidos se reúne para tratar el pago que efectúan a la
Inquisición, y lo hacen, según reza el documento, «como es habitual», en casa de
70. Los años estudiados son 1527, 1529, 1530, 1531, 1532, 1533, 1534, 1535, 1536, 1544, 1545,
1548, 1550, 1551, 1552, 1553, 1556, 1558, 1559, 1560, 1562, 1564, 1566, 1569, 1571, 1575,
1577, 1579, 1582, 1583, 1585, 1588, 1589, 1591, 1592, 1595, 1596, 1598, 1600, 1601, 1604,
1605, 1606, 1607 y 1609.
71. Tenemos cinco testamentos —cuatro del 24 de abril de 1564, en plena epidemia— y la apertura
de un testamento cerrado de Ferrando Çafar en 1582, tras la muerte en la Inquisición de su heredero
Jerónimo.
85
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 86
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
Jerónimo Burro. En este caso, tal vez no es casual que se congreguen en su día
santo, siguiendo la tradición de la vieja aljama, cuya asamblea a veces se convocaba en viernes, como cien años antes, cuando el 2 de enero de 1495 se reúne el
plenario para la elección de cargos después de la oración. Visto lo anterior, no
cabe duda de que los moriscos preferían cualquier día de la semana para acudir
al notario antes que el viernes, lo que supone que, al margen de sus verdaderas
creencias religiosas, el colectivo conservaba la idea de que se trataba de un día
santo, quizás como pura costumbre y sin ninguna carga religiosa. Acaso no sea
más que una casualidad, pero el hecho no deja de ser sugerente y quizás valdría
la pena insistir sobre el tema en otros lugares a fin de poder sacar conclusiones
que, por el momento, no pasan de suposiciones.
LA PERCEPCIÓN DEL COLECTIVO POR LOS CRISTIANOS
¿Cómo percibía el colectivo cristiano a la pequeña comunidad de conversos?
¿Qué sentimientos o resentimientos había hacia ellos? Hemos visto ejemplos de
convivencia que al menos en apariencia son suficientemente elocuentes como
para asegurar que, de forma general, no hay una animadversión manifiesta contra los moriscos: las gentes acuden a sus negocios, recurren a su trabajo, gozan
del favor de las autoridades civiles e incluso religiosas, hay relaciones económicas incluso de muy altos vuelos entre ambos colectivos, etcétera. Es decir, aparentemente, salvo por lo que nos dice la documentación inquisitorial, no hay
conflicto; moriscos y cristianos viejos viven en paz, sometidos a las mismas leyes
y autoridades, con las mismas obligaciones y deberes. Y, como ocurre entre los
cristianos viejos, los ricos moriscos estarán entre los privilegiados de la ciudad, al
menos hasta la intervención violenta del Santo Oficio, cuando se ve en ellos un
peligro político y de orden público. Probablemente el ataque del poder contra los
conversos permitiera dar rienda suelta a un racismo latente desde tiempo inmemorial, aunque los ejemplos documentales que tenemos son tan pocos que resulta difícil creer que ese sentimiento racista fuera general, y cuando hay actos violentos contra los moriscos no encuentran eco en las autoridades, que se limitan a
aplicar las leyes y a impartir justicia con ecuanimidad, incluso en momentos en
que ya se había dictado la orden de expulsión. Así queda reflejado en un acta
municipal de 161272 en la que se trata la causa contra Mateo López, acusado de
un asesinato en las proximidades de Huesca, en el monte de Becha, del que no
hay pruebas; sin embargo, es condenado a galeras por quedar demostrado que
en 1610, en las cercanías de Jaca, asaltó y robó mucho dinero a moriscos, incluso llegó a matar a alguno, cuando eran conducidos por el virrey de Aragón a su
exilio forzoso hacia la frontera francesa. Debieron de ser momentos en que los
ataques a los moriscos no eran raros, como se ve en diciembre de 1610, cuando
el gobernador general de Aragón, de visita en Huesca, exige que se haga justicia
por el asesinato de un morisco en la buega de Grañén, y a los ocho días se detiene
72. Dato facilitado por Carlos Garcés.
86
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 87
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
al homicida, Pedro Lacosta, alias Labastida. Esta aplicación de la justicia cuando
la víctima era un morisco no se ve solamente en hechos tan trascendentales como
los que acabamos de comentar, sino también en casos de mucha menor importancia, como ocurre en 1563, cuando la justicia encarcela a un «mancebo desbarbado»
que había robado a la doncella Jerónima de Gurrea en su casa un sayo y una faldilla, y que al grito de «¡al ladrón!» fue detenido por su hermano Lope de Gurrea.
Ejemplos de racismo manifiesto, aunque muy escasos, los hay en la documentación contra los antiguos moros, pero también contra gascones y castellanos. En un juicio contra el albéitar Jerónimo Burro en 1602, del que ya se ha
hablado, un testigo de la acusación, gascón, es desacreditado tajantemente: «es
persona de poca manera, calidad y reputación, y fácil de deposar y decir cualquier cosa». A otro, Montero, no se le da crédito, entre otras razones, porque es
castellano. En otro juicio de agosto de 1561, por el asesinato de Amador Tillero,
entre los cómplices de los testigos hay dos mancebos gascones a los que tampoco se quiere creer, y se les acusa, incluso, por algunos testigos de ser cómplices
del homicida. Esta causa es una de las pocas en las que se juzga el asesinato de
un morisco, herido a cuchilladas en la cabeza por el cristiano Bernardo Casambo en la noche del 1 de julio y que muere a los pocos días sin que puedan hacer
nada por sanarlo los cirujanos Juan de Alvira y Miguel Arguillur. La justicia
actúa rápidamente, como se ve, y los asesinos, que se jactan de lo hecho (aquí sí
habrá que ver claramente un sentimiento racista), huyen de Huesca al saber que
ha fallecido. Se les acusa de premeditación, puesto que a la puerta de la casa de
la víctima se entabló una disputa entre el asesino y cuatro cristianos más,73 todos
pelaires, con Juan Lasierra con la intención de que Tillero saliera de su casa para
asestarle las puñaladas. La justicia es implacable con el asesino: es condenado ad
mortis naturalis ad inforcandum in forca cum capistri canapi in collo; su condición de cristiano no lo evitó. Los motivos del crimen no se aclaran en el juicio, y
todo parece indicar que se trataba de cuestiones personales. Tillero, cantarero de
buena posición económica, está muy documentado desde 1536, cuando era un
menor huérfano tutelado. Muy interesante para ver cómo en aquel momento
todavía a los moriscos no se les veía como el gran peligro es notar que el justicia
de Huesca mandó hacer las diligencias de la causa a tres conversos —Juan Compañero, Juan Prom y Francisco Junez—, como si aún siguiera viva la ley que rigió
la comunidad mudéjar según la cual a un cristiano asesino de un moro se le juzgaba por un tribunal integrado exclusivamente por musulmanes. En el juicio se
declara herederas a las hermanas de madre del difunto, Isabel Prom, viuda, y
Agustina Prom, hijas de Juan Prom y Juana Burro, mientras que el fallecido era
hijo de Felipe Tillero mayor. En el proceso —detallado al extremo en el documento— el procurador presenta como testigos al honorable Miguel de Lizana,
Miguel de Sada, Caterina Salabert, viuda de Jerónimo Mur, Jaime del Run, todos
cristianos viejos, y a los conversos Francisco Albaco y Jerónima Aranja, viuda de
73. Son Martín de Carrera, Domingo Buil, Juan Moreu y Antón Barrau.
87
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 88
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
Galcerán de Marguán. Pero son muchos más los testigos que participan: Vicente
Alamén y Martín Burro, moriscos; Antonio Gallego, labrador de Quicena, y Juan
Martel, de Buñales, cristianos viejos que dicen que oyeron a dos gascones que llegaron a su pueblo comentar los hechos y se les acusó de haber hecho algo malo
para que huyeran ellos también de Huesca, y vieron cómo, tras comprar pan, se
fueron a Tabernas, donde estaba el acusado, en tanto que otros de los alborotadores se habían refugiado en Pompenillo. Hay testigos que defienden a Casambo
y dicen que era buena persona, como Juan de Ricla, piquero, Pedro Castán y Jaime del Río. Otros dicen no conocerlo. Los que vieron la pelea atestiguan que la
cuchillada la dio Casambo, aunque alguno, como María Carrera, no cree que fuera tan grave, y otros buscan información de los testigos presenciales para presentarse en la causa, como los moriscos Jaime del Rey y Rodrigo Alfanaquí. Lamentablemente, como antes se decía, no quedan recogidas las palabras que en su
defensa pudo haber dicho Casambo, y ni él ni ninguno de cuantos pasan por el
juicio dan razones de la agresión, lo cual nos hace pensar que podría haber en todo
ello, aparte de cuestiones personales, un trasfondo racista; de ahí que los criminosos se rieran y jactasen de su acción. Llama también la atención que a los cómplices de Casambo no se les aplique ninguna condena y ni siquiera sean juzgados.
De 1580 es la agresión que sufre en la cara el rejolero Didago de Arayco, aunque no sabemos quién ni por qué le hirió; de esas heridas sanó, porque su acta
de defunción es de 1600.
De todas las causas vistas ante el justicia de Huesca y recogidas en sus libros
o en actas notariales hay una que interesa sobremanera porque en ella encontramos la manifestación más evidente de racismo, quizás lo que muchos cristianos
viejos pensaban y no se atrevían a decir en público o, si lo dijeron, no ha quedado escrito. Se trata del pleito visto ante el justicia entre 1585 y 1586, fechas en
las que la Inquisición había ya levantado la veda contra los moriscos. Del litigio
no nos ha llegado el fallo, pero no pudo ser adverso al morisco, porque al poco
fue atacado por el contrario como acto de venganza. Domingo Constantín y su
mujer María Larges presentan denuncia ante el justicia de Huesca contra Juan
Lasierra por agredir a cristiana vieja y robar una mula. El matiz de decir que se
agrede a cristiana vieja no puede pasar inadvertido, porque tiene una clara intencionalidad: marcar la diferencia entre un cristiano viejo y uno nuevo. Se acusa a
Lasierra de atacar alevosamente a María Larges el 3 de septiembre, a la que dio
de palos sin motivo y dejó con heridas, y solo paró por la intervención de otras
personas. Acusan a Lasierra de ser alborotador habitual. Gerardo Clavería declara y dice que la denunciante llamó a Lasierra «perro moro» y «perro moro tocinero» a gritos en plena calle. Él bajó de su aposento y le pidió que se fuese, pero
ella intentó pegarle. Entonces Lasierra cogió un palo, que se le rompió, y no sabe
si llegó a darle o no. Otros testigos dicen más o menos lo mismo. Uno asegura que
todo empezó porque Lasierra reclamó que se le pagaran unos trabajos que había
hecho en el huerto de María, lo que provocó una discusión y él le dio con un palo
que se había roto. Otro dice que María lo acusaba de quitarle un asna, lo que fue
anunciado por el vocero, del huerto donde trabajaba. La madre de Lasierra le
88
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 89
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
dijo: «Anda, puta borracha». Y la Larges le respondió: «Mentís como una mora».
Entonces salió Lasierra con un palo y le dio por la espalda hasta romperlo, y aún
siguió con el trozo que le quedó en la mano. Dice otro que vio cómo peleaban
María y Lasierra, y que salió la madre de este y los separó, y la cristiana se fue
y buscó a Juan de Uso y Damián Isern para que testificasen que el moro le había
pegado. Otro testigo declara que María se emborrachaba con frecuencia y era
pendenciera, como lo prueba el que se había peleado en Alquibla con otras mujeres, a las que arrancó, la toca, y que Lasierra era buena persona. Hay quien
cuenta que María estaba en la calle diciendo «perros moros» y que la madre de
Lasierra salió a pedirle que callara. Un último testigo afirma que la oyó insultar
a Lasierra llamándole «perro tocinero» y vio cómo la madre de este intercedía y
pedía a María que se fuera, pero ella siguió, y fue entonces cuando Lasierra le
pegó; asegura también que es notorio que María se emborrachaba en Alquibla, y
que conocía a Lasierra hacía tiempo y era bueno.
Es evidente que la mayoría de los testigos, todos ellos cristianos, son favorables a Juan Lasierra, al que ya hemos visto implicado involuntariamente en la
pelea en la que murió Amador Tillero en 1561, y todo hace pensar que sería
absuelto en este juicio, lo que justificaría la agresión sufrida poco después y que
le costaría la vida. En noviembre de 1586 se inicia un proceso incoado por Isabel Ezcandar, mujer del herrero Juan Lasierra, contra Juan Constantín y Juan de
Val por dar a Lasierra una pedrada en la cabeza, a causa de la cual está enfermo. Los agresores están en la cárcel. La sentencia dice que Lasierra es una buena persona, que fue agredido de noche, que le atacaron con espadas, de las que
se defendió, y al dar la espalda lo agredieron y le dieron en la cabeza y el brazo.
Los criminales se refugiaron en el mesón de Francisco García. Lasierra, herrero
y albéitar, está grave y a punto de perder la vida, y al no trabajar por las heridas
deja de ganar 10 reales diarios, por lo que Ezcandar pide una indeminzación. Se
insiste en que los agresores son famosos por sus peleas. Constantín es condenado
a exilio perpetuo, y ambos deben indemnizarlo por todos los jornales perdidos y
darle 210 sueldos para los gastos médicos. En 1595, Isabel Ezcandar es demandada por el boticario Martín de Sanginés, como ya vimos, debido a la deuda contraída por las medicinas que compró en 1585 para su marido y sus hijos; el justicia falla a favor de ella haciendo caso a la alegación de Isabel, que dijo que su
marido había muerto en 1583. El trato de favor del justicia en este caso fue evidente, porque existían documentos que probaban que en 1585 Lasierra no solo
vivía, sino que además requirió de tratamiento médico.
Llama la atención que Juan Lasierra estuviera implicado en otro juicio en
1580, del que también saldría absuelto. El asunto del que hablo ahora es el pleito del labrador Juan Garisa, que acusa a Juan Lasierra menor de haberle robado, con el converso Juan Oncino, una mula roya de cinco años de edad y 8000
sueldos de valor, un precio a todas luces descabellado. Los dos moriscos están
presos por esta causa. Oncino declara que se encontró a la mujer de Juan Lasierra en el barrio del Medio y le mostró una mula que se habían encontrado en la
calle Población, y le dijo que si se la quería llevar fuera de la ciudad. Lasierra
89
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 90
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
dice que su padre, como albéitar que era, había curado al animal, y no le habían
pagado. La mula la tenía encomendada Juan Gómez y a él se la quitaron. La
valoran en 1000 sueldos, y se pide la devolución. Hay testigos que confirman el
hurto y que vieron cómo Garisa quiso recuperarla, pero Lasierra estaba armado
y lo impidió, y a continuación la llevó a casa de su padre. Otro testigo dice que
Lasierra padre se la quiso vender, pero que, cuando fue a buscarla, la mula ya
no estaba. Según algún testimonio, Lasierra padre, buen albéitar, curó a la mula
y después la compró, y como no se la habían entregado se la llevó a su casa. El
asunto no es demasiado claro y el hecho de que Lasierra menor fuera armado es
bastante significativo, porque los moriscos lo tenían prohibido. En cualquier
caso, tenemos de nuevo acusaciones falsas y resulta difícil no pensar que en todo
ello hay un tinte racista: el moro sigue siendo, para algunos, un ser depravado
por naturaleza, aunque la justicia deja las cosas en su sitio y no admite las acusaciones que no pueden probarse.
A veces el trato despectivo, que no insultante, pudiera estar justificado. Cuando en la Corte del Justicia se dice en 1607 que José Codo es «hombre de mala vida
y costumbres», cabe la duda de si es así. Realmente, muere dejando deudas, pero
también es verdad que ha sido un hombre responsable que aparece en las reuniones del colectivo, que lleva una vida profesional normal y que asume responsabilidades serias con su mujer, Beatriz Medina, como la de cuidar de Mariana
Alfanaquí, hermana de Juan Ferrando Alfanaquí, primer marido de Medina. Es
posible que su fama sea merecida, pero la documentación no lo manifiesta,
excepto el documento del justicia, quien lo encarcela por ser pillado en «fragante [sic] delito y haber quebrantado el mandato del Justicia», delito y mandato
que desconocemos. Tampoco cabe dentro del capítulo de manifestaciones racistas el secuestro en 1530 de Pedro Compañero, llevado a cabo por Jorgi Trallero,
baile de Rodellar, y una pandilla de secuaces en Morrano y en Torres de Montes.
Lo que los secuestradores pretendían era sacar dinero al rico Compañero, que
tuvo que firmarles una comanda de 11 000 sueldos. El hecho no pasa de ser un acto
delictivo cuya víctima lo fue por rico, no por morisco.
Acaso la ubicación del nuevo burdel de la ciudad en el barrio de los Nuevos
Convertidos, citado en 1552, no sea casual, y estemos ante una prueba pública
de menosprecio hacia la comunidad; «la lupianar nueva» no podía ser un vecino
agradable para nadie, y posiblemente no hubiese sido aceptado en un barrio cristiano aunque fuese extramuros de piedra, de manera que un barrio poblado, próximo al centro de la ciudad y al mismo tiempo alejado de los lugares más concurridos, era una situación perfecta, aunque es seguro que no gustaría a los
moriscos. De hecho, ni lo mencionan en la documentación, salvo el caso citado,
a pesar de estar rodeado de casas y obradores de varios conversos. El problema
se hace más patente al saber que a finales de siglo se localizaba también en el
barrio la cárcel pública, que anteriormente había estado en el viejo ayuntamiento, tal como veremos más adelante en algunas capitulaciones de obra. La construcción del nuevo palacio municipal hizo que la cárcel se trasladara, y curiosamente también fue a parar junto a las casas de los moriscos. Son dos decisiones
90
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 91
EL SENTIMIENTO DE PERTENENCIA AL GRUPO
municipales que ponen en evidencia que para el Gobierno local el barrio de los
conversos era el emplazamiento menos problemático para la ubicación de dos
instituciones incómodas de por sí para sus vecinos. Había arrabales habitados
por cristianos menos poblados que la Nueva Cristiandad, así que la elección del
viejo barrio moro acaso se hiciera para no molestar a los cristianos viejos, y en
ese caso estaríamos ante una muestra de menosprecio hacia la minoría conversa.
No hay más pruebas contundentes de manifestaciones racistas por parte de
cristianos, pero habrá que recordar que tenemos también dos ejemplos moriscos
en los que se intentó evitar el matrimonio de mujeres moriscas con cristianos viejos, de manera que ese sentimiento, de una u otra manera, se demuestra en
ambas direcciones. De todos modos, son pocos los casos de racismo que nos han
llegado pero, aunque casi anecdóticos, con toda seguridad nos ponen a la vista
algo que posiblemente era más general de lo que la documentación manifiesta.
Es difícil creer que lo de «perro moro», «moro tocinero», «mentir como un moro»
o «perro tocinero» no estuviera extendido entre los cristianos; si Domingo Constantín y María Larges lo usaron, es que formaría parte del lenguaje popular, no
lo inventarían ellos; por eso el documento que recoge este proceso es de gran
valor a la hora de conocer el sentimiento de repulsa de algunos cristianos hacia
los conversos. No sabemos cuántos podían ser, pero la mala fe que denotan los
insultos y la espontaneidad con que parece que se dijeron nos obligan a pensar
que eran parte del lenguaje común: un moro no solamente era «perro», sino también «tocinero», lo que suponía atentar de manera especial contra el sentimiento religioso del grupo. Este insulto posiblemente venía ya de lejos, de cuando el
islam gozaba de libertad y el cerdo estaba totalmente desterrado de la dieta de
los moros. Para algún oscense de 1585 los conversos seguían siendo «moros», lo
que en el pasado carecía de sentido despectivo, pero en el momento que tratamos
era un claro insulto equivalente a llamarlos falsos cristianos, traidores, perjuros
o simplemente embusteros; de ahí el «mentir como un moro». El secular odio al
moro se nos manifiesta en toda su magnitud en la sarta de improperios que
hemos visto. Tampoco podemos obviar el insulto de la madre de Lasierra a María
Larges: lo de «puta borracha» puede ser un exabrupto no meditado debido a la
excitación del momento y al hecho, confirmado por algún testigo, de que Larges
se emborrachaba con frecuencia y era agresiva, pero también podría revelar la
visión que un musulmán podía tener de quienes se emborrachaban, y por extensión de todos los cristianos, bebedores habituales de alcohol.
Los casos vistos no son más que la punta de un iceberg que no ha pasado a
la historia oscense porque no queda reflejado en la documentación, pero son lo
suficientemente ilustrativos como para plantearse la posibilidad de que la convivencia fuera menos amable de lo que las fuentes nos dejan ver. Y para ello baste volver a recordar a Esperanza Çafar menor, a la que ni el matrimonio con un
infanzón logró liberar de su condición de convertida, ya no entre la gente, sino
incluso ante la ley civil y la eclesiástica.
91
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 92
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 93
LA FAMILIA
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 94
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 95
Sin duda, la familia es el elemento fundamental en la conservación y transmisión de las tradiciones heredadas de la comunidad mora. No es que haya muchos
datos al respecto, pero sabemos por testimonio directo o indirecto que era en el
ámbito familiar donde se recibía la instrucción religiosa, y que quienes introducían a los muchachos en la religión eran las mujeres, madres y abuelas, según los
testimonios con que contamos. Así, tenemos los casos ya citados de María Albariel, que incluso después de haber sufrido un auto de fe celebra ritos musulmanes
con su hija Esperanza, y el de Juan Compañero menor, instruido por su abuela.
Pero son más: Gabriel Çafar reconoce ante la Inquisición que fue iniciado en la fe
a los siete años, y que su padre lo envió a Valencia cuando tenía diecinueve para
que recibiera una instrucción sólida. Las familias Çafar y Compañero, incluidos
sus criados, serán juzgadas por prácticas islámicas, fundamentalmente aguadoch,
ramadán, ceremonias mortuorias y oraciones, además de por conservar ejemplares del Alcorán o incluso llevar alherces entre las ropas a modo escapulario, de
todo lo cual hablaremos más detalladamente al estudiar las causas inquisitoriales
seguidas contra los moriscos de Huesca. Además de los Çafar y los Compañero,
tenemos en 1583 el caso de Ana Albariel, residente en Zaragoza, viuda de Antón
Palacio y acusada de amortajar según el rito musulmán. Es ella quien dice a la
Inquisición que sus hijos, Pragedis, Antón y Mariano Palacio, adolescentes, son
musulmanes, pero son tan jóvenes que no son condenados al considerarse su edad.
Lo mismo pasa con los niños Cándida Compañero menor y su hermano Miguel
Enrique Compañero, que en 1587 son absueltos por poca edad (Cándida tenía
nueve o diez años, y el hermano, unos dieciocho), y se dice que habían sido instruidos por su madre, según declaración propia, exactamente lo mismo que dice
haber hecho Jerónima Ezcandar,74 mujer del albéitar Ferrando Alfanaquí, con sus
hijastros Isabel Alfanaquí y Ferrando Alfanaquí menor, también niños al ser juzgados. Igualmente sabemos que María del Fierro, casada en Fuentes, es juzgada
junto con su hija en 1596, pero el marido no. Son los ejemplos que conocemos por
la documentación de la Inquisición, aunque es muy probable que este fuera un
caso más generalizado entre las familias. Parece que los primeros pasos en la religión se dan de la mano de las mujeres de la casa, pero los varones, que reciben
mucha más formación que las mujeres, son los encargados de la celebración de los
ritos y los custodios del Alcorán en el ámbito familiar: todos los ejemplares del
Corán que aparecen en los juicios son propiedad de un varón. Da la impresión de
que son muchas las familias que guardan un ejemplar del libro sagrado, a tenor
de lo que se saca de las declaraciones en el Santo Oficio, y parece que los textos
74. Conocemos como mínimo dos mujeres con el mismo nombre que son contemporáneas.
95
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 96
LA FAMILIA
religiosos viajaban con cierta facilidad; hay noticias de un ejemplar de sunna y
xaría, del alfaquí de Villafeliche —ejemplo vivo de la supervivencia del islam— en
casa de Gabriel Çafar en 1581, y sabemos que Hernando Hernández, Juan Compañero y Ferrando Çafar también tenían libros escritos en árabe, si bien todos
estos datos, como el resto de los procedentes de los archivos de la Inquisición, hay
que ponerlos en cuestión.
La edad a la que los niños podían ser instruidos en la fe musulmana, según
los testimonios de los acusados en el Tribunal del Santo Oficio, era muy variable:
desde los tres años en el caso de Jerónimo Burro (1597) a los veinte en el de Juan
Franco, alias el Chiquet, de Albero Bajo (1596), según su confesión. Francisco de
Enzala, que tiene veinticuatro años al ser juzgado, dice ser moro desde hace mucho
tiempo, y María Castellano, de veintiocho, reconoce ser mora desde los dieciséis.
De Juan Compañero, juzgado a los veinte años, sabemos que llevaba varios instruido en la fe. María Calavera, juzgada en 1597, declara ser mora desde los catorce. Son muy pocos ejemplos para sacar conclusiones, pero todo apunta a que la
instrucción religiosa comenzaría a una edad relativamente avanzada, cuando los
niños pudieran entender el peligro para la seguridad familiar que suponía el
hecho de que se conociera su fidelidad al islam; mientras, su vida se desarrollaba dentro de la religión católica: eran bautizados y confirmados, cumplirían con
la parroquia y, llegada la hora, se casarían según las normas tridentinas.
Aparte de la religión, la familia transmitiría unos valores basados en la tradición musulmana; de ahí que los libros de sunna y xaría continuaran circulando entre los moriscos, independientemente de que tras el bautismo forzoso la ley
islámica resultara inaplicable. Si se difundían sería fundamentalmente para
enseñar el islam en su integridad, ya que la sunna y la xaría ilustraban sobre
todos los aspectos de la vida religiosa y civil. Que en la vida pública resultara de todo
punto imposible poner en práctica la ley islámica no quiere decir que en el ámbito de lo privado no se hiciera, y en esto la concepción que se tenía de la familia es
un buen ejemplo. Estudiando la documentación completa, llama la atención,
como ya vimos, la endogamia, y esa endogamia llegaba incluso al marco familiar. Eso y el sistema de herencias nos prueban que el bautismo no supuso un
cambio en este campo. Veamos detenidamente ambos ejemplos.
Contamos con más de cincuenta documentos de capitulaciones matrimoniales que abarcan toda la cronología de la vida de la comunidad, con gentes de
todas las clases sociales y de la más diversa condición. Dan datos suficientes para
analizar el tema, y tenemos además la información indirecta que ofrecen otros
documentos en los que pueden estudiarse las relaciones familiares.
96
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 97
EL MATRIMONIO
Las bodas entre primos continúan siendo frecuentes, a pesar de que tras el
Concilio de Trento requieren de la licencia eclesiástica. Los quince casos documentados, que van desde 1528 a 1590, demuestran que la costumbre perdura a
lo largo de toda la vida de la comunidad. Esos casos se han podido conocer porque ambos cónyuges llevaban el mismo apellido, de modo que son solo una parte del total, toda vez que esto supone que únicamente conocemos los matrimonios cuyos contrayentes eran primos paralelos por parte de padre, pero no
aquellos donde lo eran por parte de madre en ambos casos o en uno solo, porque
el apellido que se transmite es el paterno. El hecho de que solamente se haga
constar un apellido imposibilita saber el número exacto, pero podemos pensar
que estaría, teniendo en cuenta el cálculo de probabilidades, alrededor de la cincuentena, si bien de los matrimonios entre primos no paralelos por parte de
padre solo tenemos certeza del formado por Jerónimo Alfarrán menor, hijo de
Jerónimo Alfarrán y de María Cigüeño, que casa con su prima Jerónima Cigüeño, de los que tenemos noticia gracias al acta del bautismo en 1560 de su hijo
Jerónimo Alfarrán nieto; del integrado por Mariana Alfanaquí, casada con su primo Jusepe Muçot en 1605, y el de Juan Alfarrán, originario de Calanda y habitante en Huesca, y Esperanza de Sora, ambos sobrinos, según consta documentalmente, de Juan Sora, de Vicién (1607), que era, además, el tutor de ella.
Algunos ya estaban casados antes del bautismo, como Juan Farax mayor y
María Farax mayor, documentados en 1528;75 Pedro Cigüeño y María Cigüeño,
ésta muerta en 1528; Pedro Oncino y Catalina Oncino (1531), y Moçot Alfarrán y
María Alfarrán, la cual quedó viuda (1541). Los casos restantes parecen ya matrimonios celebrados por la Iglesia; las primeras capitulaciones matrimoniales de
las que tenemos noticia son, en 1545, las de Guiomar Compás y Martín Compás,76
75. En 1528 Juan Farax hace testamento en el que nombra heredera y usufructuaria a su mujer, María
Farax, y después a su hijo Martinico Farax.
76. Es un caso tan dudoso que no se tiene en consideración. Por las propias capitulaciones matrimoniales y muchos otros documentos se puede asegurar que no se trata de Martín Compás, sino de Martín Alfarrán, hijo de Isabel Oncino y de Audalla Alfarrán; por eso en las capitulaciones aparecen los
cinco hermanos Alfarrán que vivían en el momento.
97
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 98
LA FAMILIA
y llegan hasta las de Jerónimo Menescal e Isabel Menescal, documentados en
1590 en el acta de bautismo de su hija Jerónima Menescal Menescal, y el matrimonio de María Mora, viuda de Miguel de Mora, que muere en 1601. Matrimonios de primos conocidos por actas de bautismo de alguno de sus hijos son los
formados por Jerónimo Ezcandar y Gracia Ezcandar, que en 1557 bautizan a su
hijo Jerónimo Ezcandar menor, y Francisco Gali y Esperanza Gali, que en 1586
cristianan a Francisco Gali menor. Esperanza era viuda del también primo suyo
Lupercio Gali —boda celebrada en 157877 y cuya acta matrimonial nos ha llegado—. Tenemos noticia en 1554 del matrimonio de Gracia Ezcandar y Francisco
Ezcandar, y el mismo año consta que están casados Miguel Castellano y Leonor
Castellano. Algunos ejemplos los conocemos por documentos de diversa índole,
como la firma de una comanda en el caso de María Alfarrán, viuda de Moçot
Alfarrán (1541); o una venta, en el ejemplo de Jerónimo y María Gali (1570); o
un acta de defunción, como vimos con María Mora; o en una manda testamentaria, como el caso de Jerónimo Burro y Jerónima Burro, alias Junez, padres de
Juanico Burro, citados en el testamento de Francisco Junez en 1575; o el ejemplo del pago de mandas testamentarias en el caso de Mariana Alfanaquí, hermana y coheredera de Juan Ferrando Alfanaquí, que sabemos que está casada en
1605 con su primo Jusepe Muçot, hijo de su tía Gracia Alfanaquí y de Alexandre
Muçot, de Albalate de Cinca. Y por actas de confirmación conocemos en 1608 a
Lope Medina y Ana Ezcandar, padres de Ana Medina menor, y Francisco de
Enzala y Dominga Enzala, padres de Francisco de Enzala menor, Ana de Enzala y María de Enzala. Por un documento de comanda sabemos de Miguel Naxar,
casado con María Naxar.
Pero las bodas entre familiares no se limitan a los primos: tenemos un caso
de bodas entre cuñados. En 1595 sabemos que Jerónima Fierro estuvo casada
en primeras nupcias con un Oncino —no nos ha llegado su nombre—78 con el
que tuvo cuatro hijos, que enviudó cuando todos sus hijos eran menores y casó
en segundas nupcias con Francisco Oncino, con quien tuvo siete hijos, de los
que queda el acta de bautismo de Jerónima (1575, muerta infante), Jerónima
(1581), Miguel (1587), Tomás (1589) y Martín Oncino (1595); en su testamento, hecho en 1598, aparecen mencionados Jerónima, Francisco, Lorenzo,
Tomás, Miguel y Vicente Oncino. Martín murió al poco del bautismo, porque
en el testamento de su madre, hecho cinco días después del bautizo, no aparece.
En su testamento, redactado en 1595, a los cinco días de bautizar a su último
hijo, se habla de los cuatro hijos del primer matrimonio, apellidados Oncino.
77. Esperanza Gali es citada en un documento de 1579 como Esperanza Marguán, mujer de Lupercio
Gali, y en las capitulaciones matrimoniales de su hijo Francisco Gali menor en 1606 es apellidada Galcerán, que era el nombre de uno de sus antepasados; estamos, pues, ante uno de esos casos en que la
confusión de apellido se presta a equívocos, porque la misma persona es identificada con tres apellidos.
78. En el testamento de Lorenzo Oncino (1551), que muere joven y soltero, heredan su hermana Margalida Oncino, casada en Huerto, y Vicente Oncino y Francisco Oncino, que son menores; acaso el
marido pudo ser alguno de ellos.
98
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 99
LA FAMILIA
Es probable que, siguiendo una tradición no solamente musulmana, su segundo matrimonio tuviera como fin primordial la protección de sus hijos, y que
recurriera a un cuñado, ya que no le sería fácil encontrar marido con cuatro
hijos menores y sin una gran fortuna, o al menos eso es lo que parece al ver su
testamento, en el que no es citada ninguna pertenencia notable, aunque por la
brevedad del documento bien pudiera tratarse de un testamento hecho a las
puertas de la muerte, posiblemente de sobreparto, y no hubiera tiempo para
entrar en detalles. Ya hemos visto más arriba el caso de Esperanza Gali, casada en primeras nupcias con Lupercio Gali y en segundas con su cuñado Francisco Gali. También tenemos el acta de matrimonio (1595) de Jerónimo Menescal con Elena Lasierra, hermana de su primera mujer, Isabel Lasierra, madre
de su hija Mariana Menescal. Y, antes, sabemos que Juana Junez contrae matrimonio en 1562 con Felipe Tillero, que en 1564 está embarazada, que se casa
en 1572 con Jerónimo Menescal, quien al poco muere, concretamente en marzo de 1573, y a los pocos meses nace su póstuma Ana Menescal Junez; sin tardar, Juana casa con su cuñado Gabriel Menescal, con el que tiene varios hijos,
de los que de dos conocemos la fecha de bautismo: Isabel (1575) y María (1577)
Menescal.
De la misma familia, tenemos noticia del matrimonio en 1569 de Juan
Menescal con Isabel Junez, que tienen a Isabel Menescal Junez (1578) y a Esperanza Menescal Junez (1580). Tenemos aquí un ejemplo de matrimonio de cuatro hermanos, de lo que hablaremos inmediatamente.
La unión entre parientes admite todo tipo de combinaciones; así, Jerónimo
Çafar se casa con su tía segunda Cándida Compañero, prima hermana de su
madre, con lo que se unían las dos familias más ricas y poderosas de los moriscos oscenses, y posiblemente de Aragón, asunto que se tratará más ampliamente
en el capítulo dedicado a esta familia.
Muy interesantes son los matrimonios de cuatro hermanos, de los que hemos
podido documentar varios casos, además del que ya hemos visto. En 1544 tenemos una venta realizada por los cantareros Vicente y Pedro Alamén, casados, respectivamente, con las hermanas Ana e Isabel Franco. En 1545 tenemos las capitulaciones de los hermanos Pablo y Pedro Alfarrán con Ana y María Burro, alias
Junez; en el documento se reconoce que los hermanos poseen sus bienes en común
y las mujeres aportan la misma dote familiar. Sabemos que en 1567 los hermanos
Gabriel y Ferrando Alfanaquí están casados con Jerónima y Leonor de Gurrea,
respectivamente. Finalmente, en 1574 tenemos en el libro de San Martín el acta
matrimonial de Juan Medina y Lope Medina menor con Jerónima y Juana Ezcandar; sabemos que venden bienes de ellos en 1575 y 1577, que temporalmente
emigran a Alcolea y a Barbastro Lope y Juana, y tenemos las actas de bautismo
de dos hijos de Juan y Jerónima: la de José Medina, de 1577, y la de Juan Medina Ezcandar, de 1584, dos años antes de la muerte del padre, que había pasado
por la cárcel en 1574 dos meses antes de contraer matrimonio, aunque no sepamos la causa de su encarcelamiento. En 1553 se casan Juan Compañero y Ana
Navarro, y años más tarde lo hacen sus hermanos Enrique Compañero y Gracia
99
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 100
LA FAMILIA
Navarro. De la misma familia Compañero, tenemos los matrimonios de Brianda y
Miguel Compañero con Alexandre Castellano y Leonor Castellano, posiblemente
también hermanos.
¿Por qué se recurría a este tipo de matrimonio? Siguiendo las pocas pistas
que al respecto dan los documentos se puede aventurar que había fundamentalmente dos razones: una de carácter puramente tradicional ligada a las costumbres y usos de los musulmanes, quizás acentuados ahora para salvaguardar los
rasgos diferenciadores del colectivo, una forma de autoafirmación, y otra, la fundamental, la conservación y acumulación de patrimonio. La primera, por
supuesto, es imposible de descubrir en los documentos, en tanto que la segunda
puede intuirse, aunque tampoco quede explícitamente expuesta.
Así, solamente tenemos un caso de matrimonio entre primos que aporte
datos, el de Catalina Calvo, viuda de Martín Calvo, de Naval, que en 1531 casa
en segundas nupcias con el rejolero Pedro de Huesca, viudo y heredero de Isabel
Alguacil, muerta en 1527. Él aporta un obrador, dos casas, en el Ferrianal y el
barrio de San Martín, tierras y una viña en los Tierços,79 y ella, todo lo que heredó de su anterior marido: casas, eras, campos y huertos en Naval, además de 400
sueldos y 300 más en ropas, y recibe un axovar de 500 sueldos y otros 400 en
ropa que se hará efectivo aunque se disuelva el matrimonio. Lo que llama la
atención del contrato es que ella fuera heredera de su primer marido y primo y
que la herencia de este no revirtiera, al no haber hijos, en sus hermanos o padres;
todo parece indicar que Martín Calvo no tenía más familia y optó por casarse con
su prima para que la riqueza de la familia, nada despreciable, no saliera de ese
ámbito, aunque su mujer vendió todo su patrimonio en Naval al poco de casarse y pasar a residir en Huesca. Poca cosa para sacar conclusiones, ciertamente.
También podría haber más intereses que los económicos, tal como hemos visto
en el caso de Jerónima Fierro al contraer matrimonio con su cuñado, aunque no
cabe duda de que, al casarse en segundas nupcias, además de obtener amparo y
protección, se acumulan los bienes de los dos hermanos; independientemente de
que los herederos de cada uno fueran sus hijos, el control estaría en manos del
segundo marido durante muchos años, si tenemos en cuenta que todos sus sobrinos son menores. En cuanto al matrimonio entre Cándida Compañero y su sobrino
segundo Jerónimo Çafar (celebrado en Zaragoza en 1567), está claro que se trata de buscar la unión de dos grandes fortunas; la edad de Cándida rondaba los
veintinueve años y todo hace pensar que su tardío casamiento se debió a un pacto familiar, porque una mujer de su condición social y de su nivel económico no
debería haber tenido problemas para encontrar marido a una edad más acorde
con lo habitual en la época.
Pero los intereses económicos no son privativos de los matrimonios entre
parientes, sino que son la motivación de muchos de los enlaces que hemos estu-
79. Pedro de Huesca había sido el heredero universal de su primera mujer, que poseía una notable fortuna, pues entre sus mandas se citan joyas y casas.
100
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 101
LA FAMILIA
diado. Hay casos extremos, auténticos braguetazos, como el matrimonio del
infanzón Juan Felices con la niña conversa Esperanza Çafar menor (1589), o el
de Gaspar Batalanau, natural de Fuentes afincado en Huesca, con Gracia Ezcandar (1572); en este último, él aporta sus bienes, que no especifica, y da un excrex
de 1000 sueldos; hay agermanamiento de bienes, pero lo único que sabemos es
que ella aporta casas con dos obradores en la calle del Medio, y casas y botigas
en Alquibla —se sigue manteniendo la toponimia árabe—. Vivirán en casa del
padre de ella, el cantarero Francisco Ezcandar, que será quien controle los bienes y la economía (bolsero, en términos aragoneses del momento) y a cambio
mantendrá al matrimonio. Aquí también, como en el caso de Esperanza Çafar
menor, la boda no se celebra hasta tres meses después de las capitulaciones. La
temprana muerte de Gracia en 1574 acarreará una serie de litigios sobre herencias de los que se hablará más adelante. También Leonor Faxol, huérfana de
padre, es mucho más rica que su marido, el labrador Miguel de Caldes, de quien
no sabemos qué aporta al matrimonio, aunque sí conocemos lo que ella lleva,
que no es poco: 4000 sueldos, una torre,80 campos y viña en Algüerdia que le
darán su madre, Isabel de Moros, y una tal Isabel Faxol, hermana de la novia; ni
siquiera sabemos qué dote da Miguel a su mujer, algo realmente extraño.
Matrimonios de doncellas o muchachos con el compromiso de cuidar de los
padres, como el que hemos visto, no son raros; tenemos algún ejemplo más cuyas
capitulaciones matrimoniales recogen ese asunto. En realidad, para los padres
era una forma de garantizarse la tranquilidad económica con gente joven que
trabajaba por ellos, sin renunciar ni a la propiedad ni al control de la riqueza
familiar. En 1574 tenemos las capitulaciones matrimoniales de Martín del Rey
menor, hijo del difunto Martín del Rey y de Martina de Cregenzán, quien casa
con permiso de su padrastro, Miguel de Sasa, con María Vélez, hija del difunto
Juan Vélez, autorizada por su hermano Martín. La boda se celebrará, como
todas, según las normas de Trento. Lleva él al matrimonio casas en la calle
Población, donde vivirán los contrayentes con su madre y su padrastro, que
serán los bolseros y cuidarán de los contrayentes y de su descendencia. Ella aporta 3000 sueldos que se cobrarán del alquiler de una casa con obrador y huerto
en la parroquia de San Martín, que es de 600 sueldos anuales. Renuncian al derecho de viudedad. En 1566 tenemos las capitulaciones matrimoniales de Juan
Almaçor, hijo del obrero de villa Domingo Almaçor y de Gracia Arenes, y Ana
Bailo, hija del fallecido Juan Bailo y Martina Berdún, con permiso de su hermano Antón Bailo. Aporta Juan casas con vajilla en la calle San Martín, plantero de
viña y tiras en Alcoraz, y un huerto tapiado de tiras y olivos, todo en Monzur; lleva Ana 7500 sueldos que pagará su hermano en diversas tandas, pero todo en un
año. Domingo Almaçor y su mujer se declaran bolseros y administradores de los
bienes que dan a su hijo, y tienen que mantenerlo a él, a su mujer y a los hijos
que tengan. Si él muere, ella recupera los 7500 sueldos que aporta. Los Almaçor
80. Torre en Aragón es una casa en una explotación agraria.
101
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 102
LA FAMILIA
dan a Ana una dote de 2000 sueldos, que será, si enviuda antes de un año, de
solo 666 sueldos; si antes de dos años, 1333 sueldos; si antes de tres, la totalidad. Las joyas y vestidos de Ana irán al sobreviviente. En las capitulacions
matrimoniales de Juan Menescal e Isabel Junez (1569), él aporta todos sus bienes y 4000 sueldos que dará su padre cuando muera; trae Isabel casas en San
Martín, un campo en Riguillo, tiras en el camino de Apiés, cama y ropas. Vivirán con los padres de él, Jerónimo Menescal abuelo y Esperanza Franco, que
serán los administradores y alimentarán a los contrayentes y a sus hijos. Los suegros dan a Isabel 600 sueldos de dote.
No siempre funcionó el sistema, y posiblemente habría más desavenencias de
las que la documentación deja ver, pero sirve de ejemplo el pleito iniciado en
1566, y que aún colea en 1571, entre Jaime del Rey y su mujer, Isabel Faxol, con
Isabel de Moros, viuda de Martín Faxol y madre de Isabel. Por las capitulaciones
matrimoniales de los jóvenes, la madre vivirá con ellos y será alimentada, vestida, calzada y cuidada; sin embargo, la convivencia es imposible, de modo que
acuerdan dar a Isabel una pensión de 240 sueldos anuales, una cama con pies y
tablas, ropa de cama, un colchón, una márfega, dos almohadas, un arca con vestidos y una mesa, todo lo cual volverá a su hija cuando muera. Al tiempo, emparan sus bienes y los venden por 4800 sueldos, que se reciben en el acto.
En otros documentos no queda recogida explícitamente esta cláusula, pero si
leemos con atención las capitulaciones matrimoniales y algunos testamentos nos
daremos cuenta de que esconden la misma inquietud y el interés económico como
principal motivo, aunque no falten otras razones, especialmente en el caso de
viudos y viudas: los que tienen hijos buscan su seguridad y su crianza; los que
no, aspiran a tenerlos, ya que el matrimonio era la solución social tanto para
hombres como para mujeres.
Matrimonios en segundas nupcias los hay abundantemente: son al menos
cuarenta y ocho los documentados, muchos de ellos gracias a capitulaciones
matrimoniales y testamentos, aunque también en menor medida nos dan información actas de boda, pleitos por herencias, ventas, etcétera. La información
abarca de 1529 a 1602. De entre todos los casos llaman la atención varias mujeres casadas en tres ocasiones. En 1530 hace testamento María Farax,81 viuda de
Juan Farax, ya bastante mayor, pues tiene una nieta; deja cuatro hijos cuyos apellidos denuncian tres filiaciones diferentes: Lope Burro, María Tillero, Juana
Tillero y Martín Farax.82 En 1535, Esperanza Aranja, viuda de Salvador de Cuéllar y de Domingo de Arto, se casa con Leonis de Fierro para garantizar la custodia de sus dos hijos menores. Leonor de Gurrea, viuda de Felipe Tillero menor,
contrae matrimonio en 1566 con Ferrando Alfarrán y en 1563 aparece casada
con Jerónimo Lasierra. En 1562 tenemos las capitulaciones de Juana Junez,
casada en primeras nupcias con Juan Tillero, del que está preñada en 1564,
81. El testamento cesa súbitamente, de manera que parece que María murió durante su redacción.
82. Hay otro Juan Farax que hace testamento en 1528 y que deja un hijo menor, Martinico Farax.
102
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 103
LA FAMILIA
fecha en la que parece que murió Tillero; en 1572 está casada con Jerónimo
Menescal, con el que tuvo un hijo, y en 1575 tenemos su acta de matrimonio con
Gabriel Menescal y posteriormente las actas de bautismo de dos hijas: en 1575
la de Isabel Menescal y en 1577 la de María Menescal. Parece que lo que buscaban las viudas era garantizar la presencia de un varón en su vida para hacer más
llevadera su maternidad. De todos modos, no hay mucha información sobre su
situación económica, excepto la que aportan las capitulaciones matrimoniales de
Tillero con Juana en 1562, en las que se nos dice que Juan contribuye con un
patrimonio notable: casas y tejería en San Martín, campos y viñas en el Riguillo
y Monzur; ella lleva 1200 sueldos, y se habla de ropas, vestidos y joyas. Un año
después los vemos vender unas casas en la calle Población. Ángela de Moros casa
en primeras nupcias con el cantarero Juan Prom, con quien tiene cuatro hijos,
uno bautizado en 1564 y cuyo nombre desconocemos; en 1574 contrae matrimonio con Gaspar Batalanau —que había casado en 1572 con Gracia Ezcandar,
muerta al año siguiente—, y en 1577, con Miguel Moscabida. Finalmente, tenemos el matrimonio de Ferrando Alfanaquí con Leonor de Gurrea (1566), viuda
de Felipe Tillero menor, que en 1663 aparece casada con Jerónimo Lasierra, sin
hijos en ninguno de los matrimonios, que, por las fechas indicadas, fueron muy
breves. A él lo autoriza su hermana Jerónima Alfanaquí, y a ella, su madre, Leonor Alfarrán, viuda de Lope de Gurrea, su hermano Jerónimo de Gurrea y su
cuñado Gabriel Menescal. Él aporta casas en San Martín, un campo en el Alfaz
y 1000 sueldos; ella, 700 sueldos, dos campos en el camino de Sangarrén, uno
en Barbarol, otro en el camino de Ballesteros, una faja de tierra en el camino de
Zaragoza, un campo en Monzur, joyas, cama y ropas. Hay separación de bienes,
incluso gananciales. Los que ella aporta fueron de su primer marido, Felipe Tillero. Estamos también ante un caso de jóvenes de una posición económica media
que quieren rehacer sus vidas. Sabemos que bautizan a dos hijos —en 1567, a
Isabel Alfanaquí Gurrea (a los siete meses de contraer matrimonio), y en 1573,
a Viturián Alfanaquí Gurrea—,83 y que él vuelve a casar en 1576 con Jerónima
Ezcandar, sin duda buscando una mujer que cuide y críe a sus hijos, además de
a los tres que tuvieron en común: en 1580 Marijuana Alfanaquí Ezcandar, en
1583 Ferrando Alfanaquí Ezcandar y en 1590 Mariana Alfanaquí Ezcandar;
hubo otro, malogrado o muerto al poco de nacer, en 1576, del que no tenemos el
acta de bautismo.
Una nota que se ha de destacar es el número de matrimonios en segundas
nupcias celebrados después de la epidemia de 1564, que supera con creces la
media anual, lo cual denuncia la muerte de personas jóvenes casadas. Es el
caso de Ana Compás, viuda de Juan del Fierro, que casa con Alexandre de
Sasa, viudo de Isabel Junez mayor, con quien había casado en 1562. Ninguno
de los dos tiene hijos de su primer matrimonio, y lo que pretenden no es sino
83. En el acta de bautismo de Viturián se dice que es hijo de Rodrigo Alfanaquí, pero este había muerto en 1565 y no hay duda de que en aquel momento Leonor estaba casada con Ferrando.
103
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 104
LA FAMILIA
rehacer sus vidas.84 Trae Alexandre 6000 sueldos y Ana otros 6000 y sus bienes:
casas en la parroquia de San Lorenzo, herrería en la plaza de San Lorenzo
(Alquibla), cama de ropa y dinero. Alexandre hará dote de vestidos y joyas, una
ropa negra frisada, una faldilla grana guarnecida de terciopelo, un mantón «de
acuerdo con su categoría», una cadena de oro o collar de piezas de oro y un apretador de oro. Si uno muere se dividirán los bienes entre el sobreviviente y los descendientes. Ana tendrá lo que aporta y la dote del marido. Alexandre recuperará los 6000 sueldos que lleva si ella muere. Los gananciales se repartirán entre
el superviviente y los herederos. Por los datos económicos que aporta el documento, no parece que fuera la necesidad lo que llevara a ninguno de los contrayentes a casar de nuevo. Distinto es el caso del herrero Juan Alfarrán y María
Lugel. Ella es viuda de Baltasar de Huerto, con el que tuvo un hijo que en el
momento de volver a casar su madre ha alcanzado la edad suficiente como para
autorizar el matrimonio; es mayor de catorce años pero no llega a los veinte. Juan
aporta sus bienes, que no se especifican, aunque su familia era de buena posición
económica y los bienes eran compartidos por todos los hermanos. Ella lleva lo
que fue de su marido y que es, por testamento, de su hijo, pero lo tiene en usufructo hasta los veinte años del muchacho, además de la mitad de los bienes sitios
que ella y su marido tuvieron en Huesca y en Fuentes (la otra mitad va a su hijo).
El hijo le permite que sea usufructuaria de todo hasta que él cumpla los veinte
años, que es cuando acabará el aprendizaje de zapatero. Si muere el marido,
María recuperará todo lo que aporta al matrimonio. La edad del hijo invita a
pensar que no fue él el motivo del matrimonio, aunque probablemente el hecho
de que estuviera aprendiendo un oficio fuera un argumento para que su madre
se casara con un hombre de buena posición económica.
Más ejemplos de viudos y viudas sin hijos que iban al matrimonio de nuevo
para evitar la soledad en un mundo difícil para los ancianos son los de Catalina
Calvo, viuda de Martín Calvo y casada con Pedro de Huesca (caso ya visto, documentado en 1531), y Guiomar Compás, viuda de Martín Alfarrán, con quien
casa en 1545, que en 1559 contrae matrimonio con Juan Prom, cantarero. La
edad de Guiomar era ya avanzada para la época, de manera que se explica que
este matrimonio no engendrara hijos, y tampoco parece que ninguno de los dos
tuviera necesidad económica, así que no cabe otra posibilidad que la de la búsqueda del mutuo amparo y ayuda. Prom aporta al matrimonio casas, obrador,
establo y pajar en San Martín; ella, 1700 sueldos más ropa de cama, vestidos y
joyas. Hay separación total de bienes, de modo que ella no tendrá derecho a heredar nada de su marido. Similar es el caso del espartañero Juan Navarro e Isabel
Prom, viuda de Juan Masagrán, aunque su riqueza está lejos de la de Guiomar y
Juan Prom, a tenor de lo que aportan al matrimonio según las capitulaciones
hechas en 1563. La viuda no tenía hijos, y no consta que los hubiera con su nuevo
84. En un testamento de Ana Compás de 1564, al poco de morir su marido, se reconoce que está
embarazada; nació Matrona, que aparece en otros testamentos de su madre, en el de 1567 y en el de
1580, aquí con el nombre de Manciana.
104
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 105
LA FAMILIA
marido. Tampoco hay hijos en los matrimonios de Jerónima Prom menor, ni en
el primero matrimonio con Francisco Sage (1584) ni en el segundo con Francisco Xalón (1598); ambos se agermanan para protegerse y, como es habitual en
Aragón, hay separación de bienes.85 Tenemos noticia de que en 1554 se casan
Agustín Ezcandar y Jerónima Franco, que debió de morir pronto, porque en
1563 él está casado con Ana Montero, quien un año después ha enviudado. Un
caso más de viudo joven sin hijos que casa al poco de morir su primera mujer es
el de José Çafar, quien consta casado con Beatriz Gali hasta 1575 y en 1576 ya
lo está con María Casabona, con quien tampoco tuvo hijos; al contraer matrimonio con esta tenía treinta y dos años.
Siguiendo el repaso de los ejemplos de viudos casados, vale la pena destacar
algunos cuyas capitulaciones o referencias en testamentos presentan rasgos bastante originales, entre los que se recoge la obligación de cuidar a los huérfanos
que llevan al matrimonio. Que lo que buscaban algunas viudas era una garantía
para sus hijos es evidente en todos los casos documentados, pero lo es más en las
capitulaciones matrimoniales de 1530 entre Domingo de Arto, viudo y con hijos,
de Naval, y Esperanza Aranja, viuda de Salvador de Cuéllar, con intervención de
Isabel Borgí, madre de Esperanza. Traen los contrayentes sus bienes: ella, cama
de ropa; él le da axovar de 600 sueldos, ropa, joyas y vestidos, y pone como
garantía sus casas de Naval. Paga Domingo a Jerónima Aranja, hermana de
Esperanza, menor, 200 sueldos cuando case, además de hacerse cargo de Martinico de Cuéllar durante ocho años. Esperanza renuncia a su viudedad. Si muere
Domingo sin hijos del matrimonio, ella podrá tener sus bienes un año. Si hay
hijos, serán coherederos con los que ya tiene Domingo. Si Arto se responsabiliza
de cuidar del hijo de su mujer durante ocho años es que debe de ser un niño muy
pequeño. En 1535, Esperanza ha enviudado y se casa por tercera vez, ahora con
el calderero Leonis de Fierro mayor. En las capitulaciones matrimoniales, él lleva sus bienes y Esperanza casas en San Martín, media casa en San Martín, un
campo en Alfándega y otro en Monzur. Se garantiza a Esperanza 500 sueldos,
pero lo verdaderamente interesante es que Leonis asume la obligación explícita
de cuidar de los menores Ana Arto y Martinico de Cuéllar. Si se disuelve el matrimonio después de dos años, se repartirán los bienes a partes iguales, pero con la
aventaja de ropas, joyas y vestidos de ella. Finalmente, otro documento en el que
se recoge la cláusula de cuidar de los huérfanos son las capitulaciones matrimoniales, de junio de 1598, de María del Cuento, viuda de Simón de Pomar, que
tiene dos hijas menores, de una de las cuales, Esperanza Pomar, tenemos el acta
de bautismo en 1595. Como en otros casos vistos antes, la situación económica de
ella es mucho mejor que la del varón, Martín Albariel, habitante en Cuarte y originario de Muel; por eso se impone la condición de que el marido debe cuidar y
criar a las menores. Lleva al matrimonio ella una casa en la calle San Martín,
85. En el libro de matrimonios de San Martín se llama Francisco Galón a Francisco Xalón, y a Jerónima, Juana, pero no cabe duda de que son dos errores.
105
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 106
LA FAMILIA
ropa de cama, dos arcas, vestidos, joyas y 600 sueldos y 400 más de excrex, mientras que del marido no se dice lo que aporta, pero queda claro que ha de cuidar y
criar a las hijas de María, Esperanza y Mariana Pomar, «hasta que puedan servir», y les da 200 sueldos para boda. Sin embargo, sin que se expliquen las causas, las capitulaciones de cancelan el 20 de julio, de manera que parece que no se
celebró la boda. De la única persona de la que vuelve a haber información es de
la menor Mariana Pomar, que en el testamento de Hernando Naxar (1600) recibe 200 sueldos para cuando case, sin que en el mismo aparezcan citadas ni su
hermana ni su madre, acaso muertas. También tenemos noticia de un viudo cuyo
hijo no sabemos si es de la primera mujer o de la segunda. Se trata del zapatero
Agustín Ezcandar, del que hay muy pocas referencias documentales, y algo se ha
ya dicho antes, aunque conocemos sus capitulaciones matrimoniales con Jerónima Franco, de Naval, en 1544; en 1563 lo vemos casado con Ana Montero, y
muere en la epidemia de 1564 dejando un hijo menor, Agustín Ezcandar menor,
tutelado por Juan Cigüeño, zapatero como el difunto —un ejemplo de solidaridad
entre los miembros de un mismo gremio— y que muere en 1570.
Además de los ejemplos expuestos, tenemos aún catorce referencias documentales de viudas con hijos que casan buscando la protección de un varón,
mientras que los varones viudos con hijos que buscan una mujer que los cuide
son solamente seis. No hay en ninguno de todos estos casos cláusulas que hablen
de la obligación de cuidar de los menores del cónyuge, pero no parece aventurado pensar que ese fuera uno de los motivos principales. Entre estos matrimonios
los hay de todos los niveles económicos. Destaca por su riqueza e importancia
social Pedro Compañero, casado en segundas nupcias con Esperanza Çafar
mayor; él tenía una hija del primer matrimonio y con Çafar tuvo cinco hijos, más
la póstuma, ya que al hacer el testamento en 1538 su mujer está embarazada de
Cándida, que con el tiempo será la mujer de su sobrino segundo Jerónimo Çafar,
reafirmándose así la vinculación de las dos familias.86
Por referencias indirectas sabemos también de matrimonios de viudos de los
que no han llegado las capitulaciones matrimoniales ni el acta sacramental, como
ocurre con Gabriel Menescal, caso muy especial porque aparece casado varias
veces. Así, en 1565 lo está con Jerónima de Gurrea, posteriormente vemos que
86. Algunos de los casos que se pueden incluir en este punto, indicando la fecha de su documentación,
son los de María Farax, casada primero con un Urramén con quien tuvo tres hijos y en segundas nupcias con Miguel Naxar, con tres hijos más (1541); Juana Alfarrán mayor, viuda de Juan Tillero y casada con Rodrigo de Aroz, con quienes tuvo uno y dos hijos, respectivamente (1551); Juana Burro, con
Felipe Tillero y después con un Prom, con uno y dos hijos; Juan Codo, con Ana Franco y con Petrona
Burro, con un hijo en el primer matrimonio y tres en el segundo (1564); Juan Prom, con Juana Burro
y con Ángela Moros, que tuvo un hijo con cada mujer (1564); Isabel Brondal, con Francisco Alfarrán y
luego con Martín de Sasa, con un único hijo en el primer matrimonio (1566); la Bronda, con Leonis
de Fierro y después con Jerónimo Ezcandar (acta matrimonial de 1579); Francisco Ezcandar, casado
en segundas nupcias con Agustina Prom, con quien no tuvo hijos, aunque tuvo uno con su primera
mujer, cuyo nombre se desconoce (1572), y Domingo Almaçor, con Gracia Arenes y Violante Xavierre, con cuatro y un hijos, respectivamente (1582).
106
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 107
LA FAMILIA
bautiza dos hijas tenidas con Juana Junez (en 1575 Isabel Menescal y en 1577
María Menescal) y que, ya mayor (en 1589), está casado con María Soro y tienen un hijo llamado Gabriel Menescal menor, que debió de morir, porque en
1594 bautizan a otro hijo con el mismo nombre. No sabemos si esta María Soro
es la misma que aparece casada con el hombre de veinticinco años Francisco
Burro en 1594, aunque no puede descartarse. También sabemos que el cantarero Juan Codo contrae matrimonio en 1551 con Ana Domingo, con quien posiblemente tiene a su hijo Juan Codo menor; en 1568 firma las capitulaciones con
Ana Arto y en 1578 bautiza a una hija llamada Martina Codo, habida con su tercera mujer, Petrona Burro, con quien no consta cuándo se casó; Juan muere hacia
1588, o al menos en ese año Petrona declara ser su viuda. Es este último caso un
ejemplo significativo de cómo los varones viudos con hijos menores recurrían a
un nuevo matrimonio que les permitiera cuidar de los menores.
Bastante notable es el caso de Ángela de Moros, de la que ya hemos dicho
algo. Casó en primeras nupcias con el cantarero Juan Prom, con quien tuvo cuatro hijos; cuando contrae segundas nupcias en 1574 con el también cantarero
Gaspar Batalanau,87 sus hijos son pequeños; tenemos la certificación de bautismo
de uno en 1564 cuyo nombre no consta en el acta. Vuelve a enviudar y casa con
Miguel Moscabida, inmigrante procedente de Saviñán. Ni el segundo ni el tercer
marido le dieron hijos, pero está claro que lo que Ángela buscaba era sacar adelante a sus hijos con el negocio de su primer marido, un obrador de cantarería.
Cuando en 1583 hace testamento, se queja de su marido, al que considera mal
trabajador y que no ha sabido llevar bien el negocio. La vida de Ángela se prolonga mucho tiempo; hace su testamento último en 1597 y su acta de defunción
es de 1598. En 1602, por último, tenemos noticia de que María Ana Alfarrán, casada con Juan Lasierra menor, muere dejando cuatro hijos. Tras ello, Lasierra casa con
Isabel Ezcandar menor, y aquí tenemos la evidencia de que los hijos menores
pueden motivar la voluntad de un nuevo matrimonio: Lasierra asume el cuidado de los cuatro hijos de su primera mujer, y al morir esta se ve obligado a buscar una nueva esposa que cuide de los cuatro huérfanos.
Algunas viudas veían limitada su posibilidad de contraer un nuevo matrimonio por expresa voluntad de su marido; hay testamentos en los que el difunto condiciona el futuro de su mujer, condenándola, si quería mantener una situación
económica estable, a seguir en la viudedad. Uno de los casos más evidentes es el
de Galcerán de Marguán, a cuya viuda, Jerónima Aranja, que era su segunda
mujer, la deja usufructuaria en 1555 de todos sus bienes siempre que no case hasta
la mayoría de las hijas habidas en común, María, Jerónima y Esperanza Marguán,
ésta menor tutelada por su madre y por Ferriz de Huerrios y Francisco Junez; si
Aranja vuelve a casar, dejará de ser usufructuaria y heredarán directamente sus
87. Gaspar Batalanau también era viudo; sabemos que en 1588 se casa una hija suya llamada María
Batalanau, habida con la barbastrense Isabel Barache, según las capitulaciones matrimoniales de
María con Jerónimo Codo.
107
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 108
LA FAMILIA
tres hijas a partes iguales. En 1561 es citada como viuda de Galcerán de Marguán, por lo que parece que cumplió el mandato del marido. En 1564, Juan
Cigüeño, en su testamento, ordena que su mujer, María del Fierro, siempre que
no case, sea usufructuaria de sus bienes hasta la mayoría del póstumo, que de
morir dejará como heredera a la hermana del difunto María Cigüeño, mujer del
zapatero Jerónimo Alfarrán, y si esta muere irá todo a sus hijas, tal como manda la tradición, quedando para la mujer, si el hijo que espera se malogra, lo que
aportó al matrimonio más la dote del marido. En 1572 el cantarero Francisco
Ezcandar permite en su testamento a su segunda mujer, Agustina Prom, que continúe viviendo en la casa familiar, que era de él y en la que aún parece seguir residiendo la hija menor, Gracia Ezcandar, pues la mayor, Isabel, estaba ya casada
con Juan Lasierra y vivía temporalmente en Barbastro. Su primera mujer había
sido Gracia Franco. Agustina deberá vivir como «viuda honrada y sin casar» y
recibirá 200 sueldos; si no quiere aceptar el mandato de conservar el estado, recibirá 100 sueldos anuales de por vida y alimento y sostén, lo que quiere decir que
el marido no la deja desamparada.88
En otros casos, el marido es menos estricto, aunque pone condiciones para que
sus herederos reciban buen trato; así, Rodrigo Alfanaquí (1553), cuyos hijos y
herederos Ferrando, Juan, Luis y Jerónima Alfanaquí son menores, deja usufructuaria a su mujer, María Cernico, case o no; pero, si lo hace y el nuevo marido no
se porta bien con los hijos, se repartirán la herencia entre ellos, a cada uno una
parte, mientras la tutoría recaerá en la madre y en el cuñado del difunto, Lope
Morillo. En otros casos, si la viuda se casa es desheredada, como queda manifiesto
en el testamento de Francisco de Enzala hecho a finales de 1606, en el cual su
mujer, María Lasierra, es declarada usufructuaria y mayora de todos los bienes
familiares con la obligación de cuidar de sus hijos Francisco y Ana María de Enzala
y no volver a casar; si lo hace, recuperará lo que aportó al matrimonio y recibirá,
por gracia especial, 2000 sueldos, además de tener que renunciar a la tutela de
sus hijos, que están, por testamento, custodiados por su tío Domingo Enzala y el
abuelo materno, Miguel Lasierra. En algún caso sabemos que la mujer pierde la
tutela de sus hijos al casar y recibe una compensación económica de la herencia
de su marido; es el caso de María Tamarit, que en 1552 aparece casada en Sangarrén con Miguel de Infant, y sus dos hijos, menores de catorce años, Vicente
Oncino menor y María Oncino, hijos de Vicente Oncino, quedan bajo la tutela del
herrero oscense Pablo Alfarrán; ella recibe 600 sueldos de la herencia y se considera pagada con ello. Algo parecido pudo ocurrir con María Ana Alfarrán, viuda
de Juan Lasierra menor, que casa en segundas nupcias con Juan Prom y tiene que
renunciar a la tutela de los hijos del primer matrimonio, que en 1603 están bajo
la custodia de su abuela paterna, Isabel Ezcandar.89 En algún caso, raro, esas condiciones quedan recogidas ya en las capitulaciones matrimoniales. Por ejemplo,
88. Compárese este testamento con el de Agustina Prom, del que se habla un poco más adelante.
89. Isabel había dado 2500 sueldos y un campo a su hijo Juan Lasierra cuando contrajo matrimonio
con Mariana Alfarrán.
108
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 109
LA FAMILIA
Jerónimo Burro y Jerónima Junez, en 1556, acuerdan que ella recibe una dote de
1500 sueldos, cama y ropa de cama, joyas, vestidos y una fajas de tierra, y que todo
eso será de ella tengan hijos o no, y si enviuda también, case o no. En varios testamentos, la viuda queda como mayora sin que se ponga limitación a un posible
matrimonio. Así ocurre en el caso de Jerónimo Burro y Jerónima Junez (1556).
Francisco Alfarrán en sus capitulaciones matrimoniales con Isabel Brondal (1554)
la declara heredera juntamente con sus descendientes, y recibirá 600 sueldos y ropa
y joyas que dará el marido; sabemos que Isabel casa posteriormente con Martín de
Sora, de Alerre, según un documento de 1566. Francisco Almaçor, obrero de villa,
deja usufructuaria de todos sus bienes hasta la mayoría del póstumo que esperan
(1557) a su mujer Ana Sanz, que ostentará la tutela compartida con Domingo
Almaçor, sin que se imponga a la viuda ninguna condición. Petrona Burro, viuda
de Juan Codo, que queda como usufructuaria de su marido, recibe 2000 sueldos
(1579) y ha de cuidar, junto con sus tres hijos varones, de la menor Mariana Codo
hasta la mayoría, momento en que habrá de darle 2000 sueldos; cuando en 1588
casa su hijo mayor, Jerónimo Codo, con María Batalanau aún tiene bajo su tutela
a Juan, José y Martina Codo, custodia compartida con su hermano Jerónimo Burro.
Gabriel Çafar y María Albariel (1580) son otro ejemplo en el que ella queda como
administradora del patrimonio familiar con poderes plenos, caso bien distinto del
de su hermano Jerónimo Çafar, que en su testamento hecho en la Aljafería impone
a su mujer, Cándida Compañero, la condición de no casar si quiere mantener la
tutela de Juanico Çafar y el usufructo de toda su riqueza; cuando el hijo alcance los
dieciocho años, ella recuperará la dote que llevó al matrimonio.
A veces el marido no pone condición alguna en el testamento para que la
mujer disfrute del usufructo de los bienes, como hace Jerónimo Burro en 1601,
cuya mujer, Brianda Junez, está embarazada y se le garantizan 5500 sueldos,
incluidos los que ella aportó al matrimonio, y el usufructo hasta la mayoría del
póstumo, en tanto que si este muere heredarán los hermanos de Burro. Y mucho
antes, en 1528, Juan Farax menor90 deja a su mujer, María Farax, heredera y
usufructuaria de sus bienes durante la minoría del hijo habido en común, Martinico Farax, sin condición alguna; el testamento de Juan dice que la herencia será
según fuero, una de las escasas citas que se hacen de la legislación aragonesa a
lo largo de toda la documentación. Recuérdese que María es una de las pocas
mujeres que conocemos que se casaron tres veces. En algunos casos la esposa es
declarada heredera aunque haya hijos, como vemos en el testamento de Francisco
Junez (1550), según el cual su mujer, Juana Aranja, recibe todos los bienes y será
la encargada de distribuir la herencia entre sus hijos María, Isabel, Jerónima,
Juana, Francisco Junez menor y Ferrando Junez menor como mejor le plazca, de
acuerdo con el otro tutor, Ferrando Junez mayor, hermano del testador.
90. A finales de 1529 hace testamento otro Juan Farax, también calderero, casado en segundas nupcias con María Grisén, cuyo vínculo familiar con su homónimo no conocemos, aunque este parece
mayor, pues ya tiene hijos.
109
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 110
LA FAMILIA
El deseo de que los herederos reciban sus bienes aunque su madre vuelva a
casarse queda patente en muchos otros testamentos, aunque no prohíban un nuevo matrimonio. Son un buen ejemplo de ello las capitulaciones matrimoniales de
Juan Prom y Juana Burro, viuda de Felipe Tillero (1536), hechas con el consentimiento de Juan Tillero, hermano del fallecido Felipe y tutor de su sobrino Amador Tillero, huérfano de Felipe. Ella lleva sus bienes, joyas, vestidos y ropas de
cama que aportó al primer matrimonio y 400 sueldos. Al llegar a los catorce
años, Amador recibirá de Juan Tillero 200 sueldos, y se garantiza que los bienes
del difunto irán a su heredero, de manera que los contrayentes renuncian a ellos
de forma explícita. Tutor y tutelado pagan a Juana Burro, a los pocos días de la
firma de las capitulaciones, 400 sueldos y el ajuar que llevó al matrimonio con
Tillero. Al no conservarse el testamento de Felipe Tillero mayor, no sabemos si
también había impuesto a su viuda la prohibición de casarse, pero, a tenor de lo
que nos ha llegado en las capitulaciones matrimoniales, bien podría haber ocurrido; de otro modo no se explica el pago de dinero y la recuperación de su dote.
Cuando una mujer casada con un viudo no le da hijos no parece salir muy
bien parada en el testamento de su cónyuge; vale como ejemplo el del calderero
maese Juan Farax (1529), casado en segundas nupcias con María Grisén, que
hubo de criar y cuidar a los cinco hijos que había tenido su marido en el primer
matrimonio con Fátima Burro, cuatro residentes en Huesca, todos menores (Martín Farax, Juan Farax menor, María Farax menor y Pedro Farax) y otro u otra
cuyo nombre desconocemos en Ariza y que debe de tener bastante más edad,
puesto que ya tiene un hijo lo suficientemente mayor para trasladarse a Huesca.
Farax únicamente le deja a María las ropas, vestidos y bienes muebles que llevó
al matrimonio, y el obrador con las mejoras, y ni siquiera le permite vivir en la
casa familiar, sino que ordena que se vaya a su casa, mientras que pide que su
nieto Amadís de Ariza vaya a Huesca a habitar la casa familiar y haga las obras
precisas para acomodarse, de acuerdo con los hijos de Farax. La imposibilidad
de que María recibiera cualquier cosa que no fuera lo que aportó al matrimonio
se ratifica en un codicilo hecho cuatro días después del testamento. Distinto es el
caso, en 1574, del testamento de Gabriel de Cuéllar, cantarero, que hace heredera universal a su mujer, María Franco, pero con la condición de que la herencia pase al hijo del primer matrimonio de ella, Pablico Morillo, si llega a casar;
está claro que no tienen hijos en común y lo verdaderamente chocante es que,
indirectamente, instituya como heredero a su hijastro, caso excepcional no solo
en los documentos estudiados para este trabajo, sino en el conjunto de la documentación contemporánea. Todo parece indicar que Cuéllar es inmigrante sin
familia en Huesca, de manera que no extraña el trato que recibe su mujer. Parecido a este último caso es, en 1572, el de Agustina Prom, segunda esposa del
honorable Francisco Ezcandar, cantarero, que hace testamento —unos meses
antes que su marido— estando enferma, aunque no murió entonces; al no haber
tenido hijos, deja herederos universales de sus bienes a su marido y sus hermanos Juan y Jerónimo Prom, la mitad para el esposo y la otra mitad para los hermanos. No tenemos las capitulaciones matrimoniales, pero es bien extraño que la
110
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 111
LA FAMILIA
herencia no fuera íntegramente a sus hermanos varones, que era lo habitual y lo
que la tradición mandaba. Esta mujer, de muy buena posición económica a tenor
de las mandas testamentarias,91 tiene un trato muy favorable para con su marido y la hija menor de edad que tenía del primer matrimonio, de lo que ya hablamos anteriormente.
Conocemos bien el caso de algún viudo con hijos que hace a su segunda mujer
curadora de los bienes de los hijos habidos en los dos matrimonios. Juan Lasierra, que tenía con María Ana (a veces aparece como Mariana) Alfarrán algún hijo
—no hay constancia de cuántos—, tuvo con Isabel Ezcandar siete: Isabel, Juan,
Gabriel, Francisco, Jerónima, Elena y María Ana Lasierra. En su testamento
(1585) deja heredera de todos sus bienes a su mujer —caso realmente excepcional— a cambio de que cuide a sus hijos y defienda el patrimonio, del que no
podrá enajenar nada y que distribuirá como ella quiera entre los hijos. Cuando
su hija Isabel casa, su madre, en 1602, asigna a su yerno Jerónimo Menescal el
terraje de un campo por obligación de las capitulaciones matrimoniales, que no
se han conservado.
La inseguridad ante la vejez, que, como hemos visto, llevaba a muchos al
matrimonio, se ve presente también entre gentes de las que no nos consta que
se casaran, y que, si lo hicieron, no tienen hijos en el momento de testar. El primer caso que encontramos en la documentación es el del crisolero Luis de
Gurrea, que no tiene hijos pero sí dos nietas menores a las que tutela y dota.
En 1539 casa la nieta mayor, Beatriz de Gurrea, con Baltasar de Fierro; ambos
se comprometen a vivir con el abuelo y a cuidarlo, y ella recibe de dote casas,
viñas y el ajuar de la casa. Otro ejemplo es el de Vicente Alamén menor, quien
en 1574 hace una concordia con Rodrigo Soro, de Almuniente, por la que le da
el usufructo de todos sus bienes (sabemos que poseía casas y tierras en Huesca) a cambio de que lo tenga en su casa, lo mantenga, lo vista y lo calce; Alamén carece de hijos y ni siquiera sabemos si se casó. Resulta difícil saber su
edad, pero su padre ya era un hombre cabeza de familia en 1527. Cuando en
1555 Catalina Marguán, viuda de Juan Alfarrán, deja en herencia un campo a
su nieto Ferrando Junez «por sus buenos servicios», está reconociendo la protección que le ha brindado, como hace con los numerosos bienes (tierras, casas,
tienda y herrería) que deja a su hija Leonor Alfarrán Marguán por su «amor
filial». Catalina debía de ser mayor, porque en 1530 ya aparece viuda y con
hijas casadas. El interés por la protección de su anciana mujer hace que Pedro
Oncino, en 1546, deje herederos a sus sobrinos Francisco, Vicente y Lorente
91. Deja 100 sueldos a su primo Jerónimo Burro; una faldilla nevada y un joyelico de oro a Jerónima
Junez, mujer de Jerónimo Burro; un vestido azul, dos camisas nuevas y 100 sueldos a su tía María
Farax; ropa blanca nueva a Juana Burro; dos almohadas de zangala labradas en negro a Ana Burro;
unas faldillas coloradas a Ana Ezcandar, sobrina suya, hija de su cuñado Agustín; una camisa de zangala nueva a Gracia Ezcandar, hija de su marido; cortinas de paramento a Jerónima Prom, Jerónima
Burro y Petrona Burro. Herederos, su marido y sus hermanos Juan y Jerónimo Prom (la mitad para el
marido). Ejecutores, su marido y su primo Jerónimo Burro.
111
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 112
LA FAMILIA
Oncino, hijos de su hermano Audalla Oncino, con la obligación de atender y
cuidar a su viuda, María de Huesca o María Açón, aunque seis meses después
ella recibe de los sobrinos una casa y dinero, acaso porque llegaran al acuerdo
de vivir separados. En un testamento anterior, de 1544, Pedro agradecía a los
sobrinos citados sus «buenos servicios y placeres» y les dejaba la mitad de la
herencia; por qué pudo cambiar el testamento se nos escapa, a no ser que fuera una manera de garantizar seguridad para su mujer.
112
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 113
LA TUTELA
Los vínculos familiares se mantienen vivos y se refuerzan en situaciones
especialmente difíciles, como cuando al morir alguien deja huérfanos menores,
«pupilos» en los documentos; los que asumen la responsabilidad de su tutela son
los parientes o, a veces, los miembros más notables del colectivo. Son numerosísimos los casos de tutela conocidos, lo que nos indica, de nuevo, una alta mortalidad entre la gente joven. El concepto que se tiene de familia es muy amplio,
de manera que primos en segundo grado son considerados miembros de la misma unidad familiar; de ahí que no resulte difícil encontrar tutor para aquellos
menores que pierden a uno de sus ascendientes, cuando no a los dos, hecho relativamente frecuente. Primos en segundo grado son, por ejemplo, Juan Cigüeño
y Jerónimo Menescal de Juan Ferrando Alfanaquí, al que tutelan y autorizan su
boda con Beatriz Medina menor en 1598. De hecho, no es extraño que los tutores sean familiares, aunque a veces aparecen gentes del mismo oficio que el
fallecido o personas de muy buena posición social que son un referente para la
comunidad; en el primer caso da la impresión de que funcione el viejo sentido
de las cofradías de oficio que veíamos en la comunidad mudéjar, y en el segundo vemos una reafirmación del grupo, que tiene en esos personajes un valedor
social, y de hecho nos encontramos con ejemplos en que parece ser el grupo el
que decide la tutela, o incluso las autoridades locales, eligiendo a aquellas personas que mejor representan los intereses del colectivo y que gozan del respeto,
no ya solo de los moriscos, sino de toda la ciudad. Así, cuando Martín del Rey
muere ab intestato en 1555, la tutela de sus dos hijos menores de catorce años,
Martín del Rey menor y Magdalena del Rey, recae, por mandato del lugarteniente del justicia, en su viuda y madre de los niños, Martina de Cregenzán, y
en Mateu de Cregenzán y Jaime del Rey. En cualquier caso, lo que hacen los
moriscos no difiere de lo que hacían los cristianos; aragoneses como el resto de
sus paisanos regnícolas, tenían su fundamento legal en el fuero. Por lo que
hemos visto en la vasta documentación, todos los tutores son siempre miembros
de la comunidad conversa, pero hay cuatro casos en que se nombra a cristianos de
gran rango social. En 1538, Pedro Compañero deja tutores de sus hijos menores y del póstumo que pueda tener su mujer Esperanza Çafar mayor a Ferrando Çafar y Esperanza Compás, sus cuñados, y de «manera especial» al noble
113
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 114
LA FAMILIA
Martín de Sellán, señor de Alerre, con quien mantiene una íntima relación económica y posiblemente personal. En 1583 Gabriel Çafar, en la prisión de la
Aljafería, antes de ir a galeras, encarga de la tutela de sus hijos a su mujer,
María Albariel, y al beneficiado de San Pablo de Zaragoza Juan Lorente, como
ya se vio; asimismo ya se ha hecho mención de que Juan de Gurrea, señor de
Argavieso y gobernador general de Aragón, y su mujer, Francisca Cerdán, son
los elegidos por Ferrando Çafar menor para cuidar y educar a Juanico Çafar,
hijo de Jerónimo Çafar, muerto en la Aljafería. El último caso también es de la
familia Çafar, aunque aquí estamos ante algo especial, ya que se trata del testamento del infanzón Juan Felices menor, que deja como tutores de las hijas
habidas con la morisca Esperanza Çafar menor a su mujer, a Juan Felices
mayor, a Juan Lasús, a Isabel Felices y a su suegra, María Albariel, que es, en
este caso, la excepción por su condición de morisca entre el resto de tutores cristianos, si exceptuamos a la madre de los niños.
En alguna ocasión, la tutela viene decidida por el justicia de Huesca; se trata de casos en que el progenitor muere ab intestato o muere el tutor. Esto ocurre con Lope de Urramén, tutor del menor de diez años Juan Cigüeño por voluntad del padre, Pedro Cigüeño; al morir Urramén (1545), es el justicia de la
Ciudad quien lo sustituye por Galcerán de Marguán, de buena posición económica, que se responsabiliza de la tutela junto con Lope Calbo y Jerónimo Alfarrán, cuñado del menor, casado con María Cigüeño, mayor de catorce años pero
también menor, hermana del tutelado. Tras la muerte sin testar de Ximeno
Compás, su viuda, Gracia Gali, acude al justicia para que nombre tutores para
sus hijas Ana Gali y Ángela Gali, ambas menores de catorce años, y la tutoría
recae en Lope de Gurrea y Francisco Gali, ambos obreros de villa, de posición
económica acomodada, y a quienes se les encarga, en primer lugar, que hagan
el inventario de bienes del difunto. Las huérfanas de Francisco Albaco, que testa en 1572 y muere a los dos días de hacerlo, son tres menores de catorce años
(Isabel, Jerónima y Ana Albaco) que quedan bajo la tutela de su madre, Jerónima Prom mayor, y Domingo Enzala, que muere, y en 1575 consta que los tutores de Isabel y Jerónima (Ana no aparece) son la madre, Jerónimo Çafar y el
notario Agustín Costa, nombrado este por el justicia, a quien se dirigen para
actuar en nombre de sus tuteladas. Es uno de los escasísimos casos de tutela por
parte de un cristiano viejo.
Y aún nos encontramos el caso de una tutela de dos menores cuyo padre no
está muerto, herederas de un tercio de la fortuna de su tío político Hernando
Naxar: Diana y María Burro. En el testamento de Naxar se hace constar que las
sobrinas de su mujer, Ana Burro, recibirán la tercera parte de sus bienes, y para
asegurarlo nombra tutores y curadores del testamento al padre de las niñas y a
su tío Jerónimo Burro. En este caso, el concepto de tutor no coincide con el habitual, sino que se confunde con el de curador del testamento; acaso solo se quería
decir que el dinero que se obtuviera de la venta los bienes, tal como decía el testamento que había que hacer, quedaba en fideicomiso controlado por los tutores
hasta la mayoría o el matrimonio de las dos muchachas. Otro caso excepcional
114
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 115
LA FAMILIA
es el de una menor tutelada por su esposo: María Cigüeño, de la que ya se ha
hablado, coheredera de su padre, Pedro Cigüeño, y de su madre, María Marguán,
es menor de catorce años cuando muere su padre, y por el testamento de la
madre (1549) queda bajo la tutela de su marido, Jerónimo Alfarrán, hecho realmente curioso, porque por ley la mujer pasa a depender del marido independientemente de su edad, de modo que si se habla de tutela quizás no sea más que
una forma de decir que la madre continúa controlando los bienes aportados por
la hija al matrimonio, ya que el testamento no se hace en trance de muerte, y de
hecho aquella aún vive en 1560.
Parece que las tutelas no siempre se llevaban a cabo en la manera en que se
demandaba en los testamentos; por ejemplo, Lope de Urramén, alias Castellano,
cerdón, había dejado en 1541 como tutores de sus hijos, Isabel, Juana y Felipe
Urramén, huérfanos también de madre, Isabel Aranja, a Ferrando Çafar y Francisco Junez. Sin embargo, por la razón que fuere a las dos muchachas las encontramos en Pedrola en 1546 bajo la custodia de Lope Castellano, quien recibe de
Çafar 300 sueldos para alimento de las menores durante un año; en 1553, Isabel, casada con Alexandre Lançari, y Juana, doncella, siguen en Pedrola, ahora
ésta tutelada por Lope Castellano. Solo su hermano permanece en Huesca, acaso porque era el heredero principal, el que debía dar continuidad a la casa, y lo
vemos actuar económicamente vendiendo y poniendo en arriendo casas, corrales
y tierras heredados de su padre a partir de 1553, cuando ya es mayor de catorce años y menor de veinte, y por fuero puede disponer de sus bienes, y sus tutores, juntamente con la madre, los reparten entre los tres hermanos. En 1581, su
última noticia, lo vemos también viviendo en Pedrola, pero manteniendo en
Huesca patrimonio que va vendiendo en diversas operaciones, de forma que cabe
pensar en una emigración definitiva.
Parece normal que el común de los conversos no tuviera relaciones con la
nobleza o el alto clero, y no solo por su condición de moriscos, sino por su posición económica. Así que a la hora de buscar tutores que puedan garantizar la
seguridad de sus hijos lo hacen entre los más próximos a los suyos: padres,
madres, tíos y abuelos son quienes suelen asumir la responsabilidad de cuidar y
criar a los huérfanos hasta la mayoría, que para algunas cuestiones —como disponer de bienes— es a los catorce años, según fuero, aunque hasta los dieciocho
o veinte no suelen abandonar la tutela, o antes si contraen matrimonio.92 De
algunos casos ya se ha hablado al tratar el matrimonio, pero son muchos más
los que tenemos documentados. Normalmente, si el huérfano conserva a uno
de los progenitores será este quien tenga la tutoría, generalmente compartida con
algún pariente y, en algunas ocasiones, con miembros de las familias Compañero y Çafar, de manera que no es extraño que alguno de ellos, como Jerónimo
92. Entre otros tenemos el ejemplo de Felipe Castellano, alias Urramén, mayor de catorce años y
menor de veinte, que vende en 1554 un campo, operación que deberá confirmar al cumplir los veinte. Su padre, del mismo nombre, está ya muerto en 1544, y el menor sigue bajo la tutela de Ferrando
Çafar y Francisco Junez.
115
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 116
LA FAMILIA
Çafar en 1570, renuncie a una tutela, concretamente a la de los hijos del cantarero Juan Prom, que tenía desde una semana antes. Recuérdese también lo
que acabamos de ver sobre los huérfanos de Castellano, que en el caso de las
niñas pasaron de estar tuteladas por Ferrando Çafar a la custodia de sus tíos de
Pedrola. De todos modos, el que cedan la tutela o renuncien a ella son hechos
excepcionales, y estos ricos moriscos asumen el papel que su posición económica y su buena relación con las autoridades les permite jugar con garantía, y
mantienen sus obligaciones como tutores mientras dura la minoría, como el propio Ferrando Çafar, que conserva la tutela de Felipe Castellano, como acabamos de ver, hasta su mayoría en 1553. Quizás el acoso inquisitorial sufrido por
las dos grandes familias a partir de 1580 hace que ya nunca más se acuda a
ellos para tutelar a menores huérfanos. El primer caso documentado de tutela
de un miembro de las dos familias es de 1533, cuando Pedro Compañero comparte con Miguel Alfarrán mayor y con la madre de los menores, Juana Alfarrán, la de Jerónimo y María de Aroz, hijos de Rodrigo de Aroz; cuando ella
muere tiene un hijo menor de su segundo matrimonio con Juan Tillero, también
tutelado por Pedro Compañero y otro notable, Lope de Gurrea. Es el ejemplo
más repetido —un progenitor, un pariente y un poderoso—, aunque hay excepciones, como la del testamento de Ana Compás, al quedar viuda de su primer
marido y embarazada, que nombra tutor del póstumo —el cual debió de morir
al poco de nacer— a Jerónimo Çafar, únicamente a él. El último ejemplo de un
Çafar, aparte de los casos internos de la familia, es el de 1580, cuando vemos a
Ferrando Çafar y Jerónimo Gali desempeñar la tutela de Alexandrico de Sasa
por deseo de su madre, Ana Compás, juntamente con el padre del menor, Alexandre de Sasa, primo político de Çafar. Otro personaje poderoso y de gran
prestigio entre los moriscos aragoneses es Gaspar Zaydejos, de Torrellas, casado con la oscense Jerónima Alfarrán,93 quien por testamento de Pablo Alfarrán
y Ana Junez, hecho durante la epidemia de 1564, queda como tutor de sus cinco hijos menores, compartiendo la custodia con el abuelo Francisco Junez; los
menores son Francisco, Jusepe, Ferrando, Ana y Jerónima Alfarrán.
Como hemos dicho, lo normal era que el progenitor superviviente tuviera la
custodia de sus hijos menores, por eso llama la atención que algunas mujeres se
vieran privadas de ella, aparte de los casos ya vistos por matrimonio. Juan Grisén
en su testamento (1546) deja como usufructuaria a su mujer, Juana de Litera, sin
condición alguna, y heredera a su hija Isabel Grisén, pero la tutela recae en el
poderoso Juan Compañero y en un cristiano, caso realmente raro. Se nos escapa
qué razón pudo haber para ello, a no ser que Juana de Litera no tuviera ningún
familiar en Huesca y Juan Grisén quisiera asegurar el futuro de su hija si fallaba
la madre. Tampoco encontramos explicación a la decisión testamentaria del cantarero Juan Codo (1559), que deja a su mujer, Ana Franco, 400 sueldos, el dinero, las joyas y las ropas que llevó al matrimonio, pero nada más, ni siquiera el usu93. En 1565 Zaydejos y su mujer venden al morisco Jerónimo Burro unas fajas de tierra en Monzur y
un campo en Balcencos. La familia Zaydejos ha sido estudiada por Ansón (2001-2002).
116
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 117
LA FAMILIA
fructo de sus bienes, que pasan a sus hijos Juan Codo menor y Ana de Codo, cuyos
tutores los repartirán entre los dos como les plazca; estos tutores, a los que no he
podido encontrar ningún vínculo familiar con el testador, son Dionis (Lionis, Leonis, Luis) de Fierro y Esperanza Aranja, pareja que se había casado en 1535, ella
viuda y con dos hijos menores, que a estas alturas ya serían adultos y vivirían
independizados. Leonis de Fierro y Aranja no tuvieron hijos, y, cuando en 1564
muere él, ella hereda juntamente con un hermano de su marido; tienen buena
posición económica y en el momento de asumir la tutela de Juan y Ana de Codo
son ya maduros. Por qué se margina a Ana Franco y se la priva de la tutela de sus
hijos y del control del patrimonio familiar es un misterio, pero es uno de esos
ejemplos que rompe la norma. En 1572 Francisco Ezcandar, cantarero, manda en
su testamento que las hijas habidas con Gracia Franco, su primera mujer, Isabel
y Gracia Ezcandar, queden bajo la tutela de su cuñado Juan Franco, de Albero,
Juan Cigüeño, zapatero, y el calderero Jerónimo Burro, mientras que a su mujer
actual, Agustina Prom, le quita esa responsabilidad, quizás porque prefiere el control de un tío materno de las huérfanas que de su madrastra, a quien, como ya se
vio, se le permite vivir en la casa siempre que no case; el poder de los tutores permite desheredar a la heredera universal, Gracia, si contrajera matrimonio sin el
visto bueno de ellos, que decidirían adónde iría a parar la herencia.
En 1576 Ferrando Alfanaquí, herrero-albéitar, testa estando enfermo; deja
legítima a sus hijos Juanico e Isabelica Alfanaquí, habidos con su primera mujer,
Leonor de Gurrea, y al póstumo de su segunda mujer, Jerónima Ezcandar, a la
que da 500 sueldos. Lo curioso es que da la tutela, incluso del póstumo, a sus primos Alexandre de Sasa y Juan Alfarrán, a los que también nombra sus herederos
universales. Marginar a la mujer ya hemos visto que, aunque no era frecuente,
ocurría en algún caso, pero hacer que la herencia no recaiga en los hijos es sumamente extraño. De todos modos, este testamento no llega a tener efecto alguno;
Ferrando aún vive en 1592 y tiene con Jerónima tres hijos más, además del que
en el testamento es citado como el póstumo. Sin embargo, cuando en 1592 hace
su testamento último deja como heredero universal de su gran fortuna a su hijo
Juan Ferrando Alfanaquí y reconoce haber dotado con 5000 sueldos y casas a su
hija Isabel Alfanaquí al casar, cuyo matrimonio duró poco, porque al hacerse este
testamento ya está viuda. Ahora no heredan sus primos, sino el primogénito, pero
son desheredados todos los hijos habidos en su segundo matrimonio, de los que no
hay ni mención, y, por supuesto, no han muerto todos, porque en el testamento de
Juan Ferrando de 1593 instituye como herederas a sus hermanastras Jerónima,
Ana, Gracia y Mariana Alfanaquí, mientras que el varón bautizado como Ferrando Alfanaquí en 1583 no aparece.94 Cuando muere Juan Alfanaquí a principio
94. Un nuevo ejemplo de la dificultad que presenta el estudio de la población lo tenemos en esta familia.
Juan Ferrando tenía una hermana, Isabel, y varios hermanastros de los que hay referencias en 1576 (su
madrastra está preñada), en 1580 bautizan a Marijuana, en 1583 a Ferrando y en 1590 a Mariana. Como
se ve, los nombres no son los mismos. Y en su definitivo testamento de 1599 se declara herederos a Jerónima, Gracia y Mariana Alfanaquí, y no a su póstumo; es decir, solo coincide el nombre de Mariana.
117
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 118
LA FAMILIA
de 1592 tiene hijos menores, pero en el testamento no cita ni a ellos ni a su
segunda mujer, como acabamos de ver, aunque sí lo hará su hijo Juan Ferrando a los pocos meses en el primer testamento que hace, en el que da a su
madrastra la dote que llevó al matrimonio y 600 sueldos, además de declarar
herederas a sus hermanas sin precisar quién las ha de tutelar. En el testamento definitivo de 1599, ya casado con Beatriz Medina y esperando un hijo, en
estado de suma gravedad, hasta el extremo de que apenas puede firmar, deja
heredero al póstumo sin nombrar tutor; de nuevo, la madre marginada, y más
aún en un codicilo hecho al día siguiente del testamento en el que ni se menciona al póstumo y deja a su mujer 2000 sueldos y sus ropas, joyas y vestidos.
¿Qué pudo pasar en veinticuatro horas para cambiar el testamento de ese
modo? ¿Acaso su mujer había abortado, o simplemente, como había hecho su
padre, él la incapacita? Sin embargo, Juan Ferrando tiene sumo cuidado en
dejar como herederas a Jerónima, Gracia y Mariana Alfanaquí, con la obligación de mantener a Mariana Alfanaquí, una niña de nueve años, hermana solo
de padre; en caso contrario, la herencia la darán los ejecutores, Lope Medina y
Juan Cigüeño, a quien se haga cargo de Mariana. Al cabo de dos años, vemos
que quien cuida de la menor es la viuda Beatriz Medina, casada ahora con José
Codo, y reciben 3000 sueldos para ello. En 1602, es Juan Ezcandar, de Alcolea de Cinca, residente ahora en Huesca, el tutor y curador de Mariana,
definida como menor de doce años, por lo que Juan Burro, Juan Cigüeño y
Lope Medina, ejecutores del testamento de Juan Ferrando, le dan 900 sueldos,
un paramento de lienzo y randas viejo, un travesero, un cuerpo con camisa y
mangas a lo antiguo y dos carrazones de hierro; además, Juan Ezcandar reconoce comanda de 6000 sueldos de los ejecutores provenientes de la venta de
bienes de Juan Ferrando, que son para alimentar y mantener a Mariana, quien
no podrá reclamar nada más a sus hermanas Jerónima y Gracia. Es, con toda
seguridad, el caso de tutela más rocambolesco de cuantos hemos encontrado, y
de nuevo nos referiremos a él al tratar las herencias, pero adelantamos que el
asunto se prolongó durante varios años, ya que todavía en 1605, cuando aparece Mariana casada con Jusepe Muçot en Pueyo de la Encomienda, recibe
dinero de la herencia de su hermano en tres tandas, de 1680, 1120 y 80 sueldos respectivamente, en mayo, agosto y noviembre.
Alguna madre más se ve privada de la facultad de tutelar a sus hijos, si bien
esto no es óbice para que disfrute del usufructo de la herencia, como en 1530
ocurre con María de Huesca, viuda de Juan de Huesca, cuyas hijas Lorenza y
Violante de Huesca quedan bajo la tutela de Juan Tillero y Martín Mediano,
ambos cantareros y ajenos a la familia, como ajenos a la familia son los tutores
de Juanico Alfarrán, hijo de Lope Alfarrán —se desconoce el nombre de la
madre, si es que aún vivía—, Pedro Cigüeño y Lope Burro (1533). Tenemos hasta siete tutelas más que recaen en gentes que, por los apellidos, no parecen ser
familiares del pupilo, y en todos ellos la madre —y en un caso el padre— no aparecen mencionados; en tres de estos ejemplos es obligado, puesto que los niños
son huérfanos de padre y madre: Felipe Tillero menor, hijo de Juan Tillero y de
118
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 119
LA FAMILIA
Juana Alfarrán, tutelado por Juan Compañero y Lope de Gurrea, dos poderosos
(1551); en 1571 Juan, Jerónimo y Margarita de Caldes, huérfanos de Miguel de
Caldes y de Leonor Faxol,95 que están bajo la custodia de Martín Tarazona y Juan
Salas, apellido este que bien pudiera ser de un cristiano, y en tercer lugar Gasparico de Moros, hijo de los difuntos Juan de Moros y María de Codo, tutelado
por Juan Burro y Lupercio Gali. El único caso de padre excluido es el de Lope
Medina, cuya esposa, Ana Ezcandar, en su testamento de 1606, deja como tutores y cuidadores de los bienes de sus hijas Ana y María Medina —había cinco
hijos más mayores de edad—, a su hijo Jerónimo Medina y a su yerno José Codo,
casado con Beatriz Medina. Las razones por las que personas ajenas a la familia
asumen la responsabilidad de cuidar de los menores podrían ser muy diversas,
pero, sin duda, el sentimiento de grupo, que se mantiene vivo a lo largo de toda
la historia, es el principal motivo, al que se suman, en ocasiones, la coincidencia
de oficios y otros vínculos que se nos escapan.
De todos modos, no siempre había tutela compartida; conocemos el caso
excepcional de María de Úbeda, que en 1583, residiendo al lado de Huesca, en
Bellestar, en su nombre y como tutora única de sus hijos, Juan Gali menor y
Lope Gali, ambos menores de catorce años, declara procurador en un documento hecho en diciembre de 1583 en Huesca a su padre, Lope de Úbeda, para
que se haga cargo de los negocios del marido, Juan Gali mayor, ajusticiado por
la Inquisición. En 1579 había sido reconciliado, y relajado en 1583, según el
documento de procuración antes mencionado.96 La viuda se ve incapaz de sacar
adelante los numerosos asuntos económicos de su marido, porque habla de
arriendos, comandas, mercaderías, censales, bienes inmuebles, dinero, oro y
plata. De todo ello era usufructuaria, a la vez que tutora de sus hijos. Tras la
muerte del marido ella vuelve a su lugar de origen —era oscense— y deja que
sea su padre quien se encargue de la economía familiar, que venda, compre,
haga albaranes, reciba pagos, etcétera. Sus hijos siguen en Bellestar y en 1601
compran casas en la calle San Martín de Huesca, posiblemente con la intención
de trasladarse a la ciudad.
Aparte de los citados, conocemos quince casos más en que la tutela, recogida
en testamentos o en otros tipos de documentos, recae en el progenitor superviviente, pero un buen número de huérfanos pasan a ser tutelados por tíos, abuelos e incluso cuñados, juntamente con otras personas ajenas a la familia. La
figura familiar más veces presente es la del tío, preferido al abuelo —por razones
tan obvias como su menor esperanza de vida— o a los hermanos. De todos
modos, tenemos el caso de tres abuelos en quienes recae la responsabilidad: de
uno de ellos, el crisolero Luis de Gurrea, ya se ha hablado anteriormente al tratar el tema de la necesidad de amparo de los ancianos; Francisco Junez, padre de
95. Los tres debían de ser muy pequeños, porque sus padres habían casado en 1564.
96. En los libros de la Inquisición del AHN no aparece entre los relajados, pero el documento notarial
oscense es rotundo al respecto.
119
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 120
LA FAMILIA
Juana Junez, es por testamento de ella y de Felipe Tillero (1564) el tutor del hijo
que están esperando, junto con el progenitor sobreviviente y el cuñado de ellos
Jerónimo Alfarrán; finalmente, Jerónimo Burro será el tutor de su nieta Mariana
Menescal Burro (1587). En 1603 sabemos que Isabel Ezcandar, viuda de Juan
Lasierra mayor, tiene bajo su tutela a sus nietos, los hijos de su primogénito
Juan Lasierra menor y de Mariana Alfarrán, que está casada con Juan Prom; no
sabemos por qué la madre pierde la tutela de los hijos, pero da la impresión de
que fue un acuerdo entre su suegra y su nuevo marido, razón por la que le prestan mientras críe a los menores todo el instrumental de la herrería de Prom. Estamos sin duda ante uno de los casos de tutela más especiales, ya que puede decirse que es pagada. En un solo caso el tutor es el cuñado del tutelado: Juan Burro,
yerno de los testadores Juan Prom y Ángela de Moros, tutelará al póstumo de
estos junto a Juan de Callén, de Monflorite. También sabemos de alguno que ejerce la tutoría de sus hermanos menores, como Juan Prom menor, hijo de Juan
Prom mayor y de Ángela de Moros, que, ya viuda, hace el testamento por el que
su primogénito ejerce la custodia y tutela de sus dos hermanos menores. Se decía
que eran los tíos los familiares preferidos para las tutelas, a veces con el progenitor superviviente, otras con gentes sin aparentes vínculos familiares: ocho casos
tenemos documentados, que van desde 1529 a 1601. Cuando los menores pierden a los dos progenitores suelen quedar bajo la tutela de algún pariente, aunque a veces son miembros de la comunidad sin aparente vínculo familiar, pero es
la excepción; lo normal es que ocurra como con los hijos de Francisco Oncino
mayor, viudo de Jerónima Fierro, que en su testamento de 1598 deja como ejecutores del testamento y tutores de sus seis hijos (Francisco Oncino menor,
Lorenzo, Tomás, Miguel, Vicente y Jerónima Oncino) a su cuñado Antón Fierro,
a Jerónimo Castro y su yerno Lope de Fierro, de Vicién.
¿Qué papel público desempeñan esos tutores? Pues el que podrían desempeñar los padres: garantizar la seguridad económica del tutelado atendiendo su
patrimonio, autorizar su matrimonio, arrendar bienes, distribuir la herencia,
etcétera. Ya se vio el caso de Gracia Ezcandar, tutelada por su tío materno Juan
Franco y tres personas más, que debía casar con el permiso de sus tutores, pero
en numerosas capitulaciones matrimoniales surgen las figuras de parientes que
ejercen la tutela y autorizan el enlace, ninguno de los cuales ha sido visto hasta
el momento. En todas las capitulaciones matrimoniales, siguiendo la tradición
musulmana, suelen aparecer los familiares más próximos autorizando la boda,97
pero no en todos los casos se hace constar la condición de tutor, aunque siempre
coinciden con la ausencia del padre. Tenemos documentados con toda seguridad
seis ejemplos, que exponemos por orden cronológico. En 1529 casa María Farax
menor con el herrero Miguel Casilla; ella, que ya era huérfana de madre, pierde
al padre un mes antes de la boda, y se casa con la autorización de su tío Lope
97. Según la ley islámica, la mujer virgen solo podía casar si era autorizada por su padre, pariente próximo o tutor, figura que recibía el nombre de wali, en tanto que las viudas podían actuar por
sí mismas.
120
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 121
LA FAMILIA
Burro y de su abuela, María Farax mayor, y de sus tutores Pedro de Huesca y
Salvador de Cuéllar. María, al casar se ve obligada por el testamento de su padre,
hecho un mes antes, a vivir en la casa paterna y a cuidar de su hermano Martinico Farax durante ocho años, quien recibirá de su tío Lope Burro siete fanegas
anuales para alimentación y un cahíz de trigo para vestido, de manera que María
pasa de ser tutelada a tener la custodia de su hermano compartida con su marido y su tío. En 1530 Leonor Alfarrán recibe la autorización de su madre, Catalina Marguán, y de su tío y tutor Pedro Compañero para contraer matrimonio
con el obrero de villa Lope de Gurrea. En 1566 se casan Martín Palacio y María
Alfarrán; ella, cuyos padres no aparecen citados, lo hace con el permiso de
Ferrando Çafar y Juan Prom, sus tutores. Finalmente, Jerónima Prom menor,
huérfana de Juan, casa en 1584 con Francisco Sage con la autorización de su
madre, Ángela de Moros, y de su tutor Juan Naxar, aportando al matrimonio tres
aposentos en la casa familiar, 1000 sueldos y cama de ropa, y recibiendo del
marido un excrex de 200 sueldos.
Con mucha frecuencia, los tutores son simultáneamente ejecutores del testamento, de manera que cumplen las mandas que aparecen en él. Una de las más
frecuentes tiene relación con temas de herencia y de cobro de deudas. Galcerán
de Marguán —nombrado, como ya se vio, tutor y curador de los bienes de María
Cigüeño y Juan Cigüeño por el justicia de Huesca al morir el tutor Lope de Urramén (1545), que lo era por testamento de Pedro Cigüeño—, con los otros tutores, Lope Calbo y Jerónimo Alfarrán, marido de María Cigüeño, hacen albarán a
Ferrando Çafar y Francisco Junez, como tutores y curadores de los hijos de Urramén —Felipe, Isabel y Juana—, de 600 sueldos que eran de los bienes de Juan y
María Cigüeño, y que, por lo visto, estaban en poder de Urramén. Dos años después, María Cigüeño recibe 587 sueldos de la herencia de su padre, Pedro Cigüeño, que debe entregarle su hermano Juan Cigüeño, quien lo hace por medio de
su tío y tutor y de su madre, María Marguán, quien al testar en 1549 deja como
tutores de Juan Cigüeño a su cuñado Jerónimo Alfarrán y a Juan Compañero,
tutores también de su hija María, mujer de Jerónimo Alfarrán; serán los tutores,
llegado el momento, los encargados de entregar a su hija la legítima y unas manillas de oro y a Juan un mirador en el Campo del Toro, además de hacer el
reparto de toda la herencia, que va en un 75% al varón y en un 25% a la muchacha, siguiendo la tradición musulmana.
En otras ocasiones lo que pagan los tutores es la dote que el difunto devuelve a su mujer, por ejemplo los 160 sueldos que Pablo Alfarrán, herrero, tutor de
los hijos del difunto Francisco Oncino, entrega en nombre de los menores a su
madre, Isabel Corral, ahora casada en Puibolea con el Guerrero, razón por la que
ha perdido la custodia (1554). En el testamento de María Farax (1563) deja
como tutores de sus hijos María, Ferrando e Isabel Naxar, habidos con el ya
muerto Miguel Naxar, a Martín Burro y Juan Prom, a los que da libertad para
que entreguen como dote lo que consideren oportuno a sus dos hijas, mientras que
la herencia es para el varón. Los pagos a los tutelados a veces se hacen con retraso y por voluntad testamentaria; es lo que ocurre con Pablo Alfarrán en su
121
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 122
LA FAMILIA
testamento (1564), en el que ordena que se den a sus tutelados Francisco Oncino y Pablo Oncino 200 sueldos de los 800 que salen de las cuentas de la tutoría,
cuentas que están en poder de Ferrando Çafar, considerado la máxima autoridad
social y moral dentro del colectivo morisco. Acaso las cosas no estuvieran claras
y hubiera de intervenir tan importante personaje, porque las tutelas de los menores no debieron de estar exentas de problemas, como también se deduce de un
documento de 1577 en el que Jerónimo Burro y su mujer (Jerónima Junez),
María Junez (viuda de Juan Alfarrán), y Gabriel Menescal y su esposa (Juana
Junez), herederos de Francisco Junez, dan 6000 sueldos a Juan Cigüeño y Brianda Junez como pago de la tutela de Francisco Junez. El documento es confuso y
es uno más de un largo proceso por la herencia de Francisco Junez mayor; quizás estemos ante la tutela de un hermano menor del que no hay pistas documentales, pero aquí lo recogemos porque el texto es clarísimo al hablar del pago
de la tutela de Francisco.
Poner en explotación el patrimonio es otra de las tareas de los tutores, como
ocurre con el obrador de Felipe Tillero mayor, muerto en 1544, que deja un hijo
menor del mismo nombre, habido con Juana Alfarrán. La viuda y los tutores del
niño, Ferrando Junez y el notario Juan Compañero, hacen un prolijo inventario
en el que se aprecia el buen nivel económico de la familia por el mobiliario, caballerías, armas, ropas y joyas, y el próspero negocio del tejar, donde había 500
adobes, 600 rejolas sin cocer, 600 tejas sin cocer y 100 rejolas cochas. El que
hubiera tanta pieza sin cocer indica que la muerte de Tillero fue súbita. La mujer
queda usufructuaria durante seis años, hasta la mayoría del hijo, es de suponer.
El obrador con dos hornos es puesto en alquiler por los tutores en 1546 por tres
años y 64 sueldos anuales, y el arrendatario, Pedro Cerdeña, habrá de repararlo.98 También ponen en arriendo catorce campos, sitos todos en Huesca,99 por cinco años —más o menos el tiempo que le falta para alcanzar la mayoría— y el
pago de 3 cahíces de trigo anuales, y una casa por 162 anuales. En 1551 Felipe
es todavía menor de catorce años, y sus tutores arriendan un huerto suyo por seis
años y 50 sueldos anuales; el arrendador deberá tapiarlo y bardarlo, señal inequívoca de su estado de degradación. No parece mucho lo que sacan, pero es
suficiente para sobrevivir, además de que, a tenor de lo que el inventario dice,
es probable que tengan más bienes que los que ponen en arriendo. Ferrando Çafar
y Francisco Junez, tutores de Felipe, Isabel y Juana Urramén (o Aburramén),
hijos de Lope de Urramén y de Isabel Aranja, hacen un préstamo a Francisco
Junez, herrero, de 1509 sueldos y alquilan unas casas de los menores con corral
y tienda en la calle San Martín por tres años y seis florines anuales (1541), renta que aumenta a 8 florines en un nuevo alquiler que hacen a Domingo Enzala
98. Cerdeña, posiblemente cristiano, y su socio, el también cantarero morisco Vicente Alamén,
piden una comanda en 1548 a Pedro Compañero. Tienen sus obradores y casas en el barrio de San
Martín.
99. Las partidas donde están los campos son Monzur, camino de Montearagón, camino de Barluenga,
Los Molinos, camino de Tierz y las Mártires.
122
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 123
LA FAMILIA
en 1552 por tres años. Un poco más, 9 florines al año, pagan a los menores Francisco y Vicente Oncino, tutelados por Pablo Alfarrán y Martín Oncino, por el
alquiler de unas casas en el barrio de San Lorenzo durante seis años, en 1562.
Mucho más pagan a Jerónima y Ana Ezcandar, hijas de Agustín Ezcandar, tuteladas por su tío Francisco Ezcandar, por unas casas que ponen en alquiler en la
plaza de Alquibla, que les van a rentar 480 sueldos anuales durante cinco años
(1568). El precio, notable, nos indica la calidad de la casa, pero también su buena situación, en el corazón económico de la ciudad. En 1566 Isabel Brondal, viuda de Francisco Alfarrán y casada con Martín Soro, de Alerre, pone en arriendo
unas tierras de su hijo, menor, Jerónimo Alfarrán por cinco años y 2 cahíces
anuales de trigo que pagará Juan Prom. Los años de arriendo nos pueden indicar que el niño tendría nueve años, ya que a los catorce podría disponer de sus
bienes. Mucho menos le pagan de alquiler por unas casas con obrador a Gaspar
de Moros, huérfano de Juan de Moros y de María (o Martina, según otros documentos) de Codo: son 170 sueldos anuales durante cuatro años, posiblemente
hasta alcanzar la mayoría, ya que en 1588 lo vemos firmar como testigo, para lo
que había de ser mayor de edad. Sus tutores son, por el testamento de la madre,
ya viuda de Juan de Moros, Jerónimo Burro y Lupercio Gali, ambos caldereros.
Moros era cantarero, mientras que su hijo aparece como jornalero en su testamento hecho en 1590. Finalmente, Alexandre de Sasa, definido como mercader
y droguero, viudo de Ana Compás, es el tutor de su hijo Alexandrico de Sasa, que
había heredado de su madre unas casas en el barrio de San Lorenzo que su padre
pone en arriendo por seis años y 400 sueldos anuales. El precio tiene explicación
por el barrio, porque hay una bodega y porque en los bajos hay una tienda. Sasa
se reserva el derecho de volver a las casas si se casa de nuevo, dejando a la arrendataria la bodega y la tienda. La muerte de Alexandrico en 1586 permite a su
padre cambiar esas casas por otras en el barrio de Bardín y recibir además 3600
sueldos; con anterioridad habían fallecido sus hermanos Juanico y Marianica de
Sasa, citados en 1571 y ya muertos antes de 1580.
Otros tutores, quizá apremiados por la necesidad, venden bienes de los menores a los que custodian, como Adrián Abengalí menor y su hermano Luis Abengalí, este último tutelado por sus tíos Manuel Abengalí y Ferrer Abengalí, que
venden unas casas en la Cruz de San Martín y otras en el callizo de San Martín
(1538) por el espectacular precio de 5500 sueldos, quizás para pagar la comanda de 5000 sueldos que Adrián tenía del señor de Alerre.100 Y muy significativa
es la venta en 1564 de una güebra (siembra) de 10 cahíces por 200 sueldos que
hace Juan Cigüeño, como procurador de los tutores de los hijos del quondam
Agustín Ezcandar, a Pedro Belver. El campo está situado en la buega entre Almériz y Quicena; el arrendador deberá pagar el seseno que tributa el campo y un
100. Los hermanos Abengalí eran hijos de Adrián, natural de Plasencia de Jalón y documentado en
Huesca desde 1533. En la misma fecha en que vende las casas sabemos que tiene un litigio con el
colectivo morisco, aunque no conocemos las causas ni el desarrollo.
123
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 124
LA FAMILIA
treudo, sin que se diga a qué institución, aunque en 1555 aparece entre los que
pagan treudo a Montearagón. Parece evidente que la venta hecha en el mes de
octubre de una siembra es la prueba de que hay problemas económicos que
hacen imposible esperar a la recolección de un campo de dimensiones notables
para lo que suelen ser las fincas en Huesca, porque una cahizada equivale a 38,1
áreas, aproximadamente. Para entender mejor el problema no está de más recordar que 1564 es el año de la epidemia que castigó duramente la ciudad, y es más
que probable que el zapatero Ezcandar muriese por la plaga, igual que su segunda mujer, Ana Montero, ya que no aparece mencionada en el documento.101
101. No sabemos si el hijo era de esta mujer, citada en 1563, o de la primera esposa, Jerónima Franco, con quien casó en 1544 y de la que no conocemos el año de su muerte.
124
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 125
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 126
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 127
CAPITULACIONES MATRIMONIALES Y DOTES
Lo observado en la comunidad morisca en estos campos no difiere sustancialmente de lo que ocurría con sus paisanos cristianos; las capitulaciones matrimoniales de un grupo y otro no son distintas, y tampoco parece muy diferente el
papel de la mujer, siempre sometida a la voluntad de sus padres o responsables:
solamente las viudas o huérfanas mayores de edad ricas que aportan una sustanciosa fortuna al matrimonio parecen tener una cierta capacidad de decisión a la
hora de imponer condiciones. De manera general, podemos decir que las capitulaciones matrimoniales nos muestran a la mujer como pieza de trueque de su
familia, que en muchas ocasiones impone condiciones económicas a los progenitores del marido en la exigencia de garantizar dinero y bienes materiales no solo
a la mujer, sino también a los padres de esta, al modo de la vieja costumbre
musulmana de compensar económicamente a la familia de la novia. El hecho no
debe extrañarnos y, por supuesto, no era privativo de los viejos moros, sino que
era propio de la sociedad del momento y de la propia legislación foral. También
manifiestan las capitulaciones y los testamentos que la mujer es siempre dueña de
lo que aporta al matrimonio como dote familiar y del excrex que le concede el
marido, el viejo acidaque de los moros o el mahr clásico musulmán. Por fuero y
por tradición musulmana, la separación de bienes es lo habitual, y así queda recogido específicamente en algunas ocasiones: en los testamentos de muchas mujeres
casadas o viudas vemos cómo disponen de sus bienes libremente, aunque su comportamiento no suele ser diferente al del varón a la hora de marginar a las hijas
frente a los hijos. Y también por fuero es lo habitual el derecho de viudedad, que
supone el usufructo de los bienes por parte del cónyuge superviviente si ha habido hijos en común; a pesar de ello hay algún caso excepcional en que se renuncia
a la viudedad, y otros, siguiendo el fuero, en que se agermanan los bienes, de
manera que son de ambos en igualdad y el superviviente es el dueño del patrimonio común. Pero, en numerosos ejemplos, si no hay descendencia los bienes aportados al matrimonio por cada cónyuge vuelven a su familia, como veremos en
algunos casos concretos. El ejemplo que ilustra esto, entre otros posibles, son las
capitulaciones matrimoniales en 1598 entre Juan Ferrando Alfanaquí, hijo del
quondam Ferrando Alfanaquí, albéitar, autorizado por sus primos Jerónimo
Menescal y Juan Cigüeño, y Beatriz Medina; ambos contrayentes aportan sus bienes,
127
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 128
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
que no se detallan, y ella, además, 1000 sueldos, cama de ropa y vestidos, y recibe de su marido una dote de 2000 sueldos; podrá disponer de los bienes del marido siempre que haya descendencia y sobreviva al marido; en caso contrario, no:
solamente tendrá derecho a los 2000 sueldos de la dote. Estamos ante un caso perfectamente definido en el derecho foral. Toda la documentación nos muestra que
el régimen económico familiar de los moriscos no difería grandemente del de sus
conciudadanos cristianos, como vamos a ver en numerosos ejemplos a continuación, aunque a veces los documentos son parcos y dan poca información, como
ocurre, por citar solo un ejemplo, con las escuetas capitulaciones matrimoniales
en 1574 entre el leridano Antón Fierro y la oscense Juana Burro, donde únicamente se nos informa de que él aporta casas en Lérida e instrumental de herrería,
y ella, 2000 sueldos, cantidad por encima de la media, y cama de ropa, pero no
sabemos qué dote recibe del marido ni el régimen económico familiar.
Que los moriscos no se consideran diferentes del resto de sus vecinos lo prueban, por ejemplo, las capitulaciones matrimoniales entre el calderero Jerónimo
Burro y Jerónima Junez (1556), que actúan con el consentimiento de sus padres.
Aporta el novio media casa, y ella, todos sus bienes muebles y sitios —que no se
especifican—, 1000 sueldos y una cama de ropa, y se recalca que se hace «según
costumbre de semejantes personas en esta ciudad». Jerónimo garantiza a su
mujer 1500 sueldos, cama, joyas y vestidos, bienes que serán de Jerónima tenga
o no tenga hijos, y, si enviuda y vuelve a casarse, también. El documento no
difiere de los miles de capitulaciones que aparecen en los protocolos oscenses,
pero esa voluntad de marcar que su comportamiento es el mismo que el del resto de los oscenses es un detalle que no debe pasar inadvertido.
Vamos a ver detenidamente ejemplos de todo ello encontrados en la cincuentena de capitulaciones matrimoniales que hemos estudiado y en las nueve referencias a otras tantas. Es en esos documentos donde podemos apreciar lo que
acabamos de decir, aunque numerosos testamentos aportan información muy
importante y complementaria, además de algún litigio resuelto por arbitraje o en
la Corte del Justicia.
¿Qué suele aportar la mujer al matrimonio? Habrá que distinguir aquellas
que son herederas de la hacienda familiar de las que no lo son, entre otras razones porque las familias de las herederas suelen imponer condiciones que a las
otras no les estaban permitidas; más bien al contrario: es el marido el que impone el pago de una dote sustanciosa que él suele completar con un aumento o
excrex. En cualquier caso, esos bienes son propiedad de la mujer, por fuero y
como también ocurría con el antiguo acidaque de la legislación consuetudinaria
de los moros. En general, las capitulaciones matrimoniales repiten formulario
hasta la saciedad, sean los protagonistas moros o cristianos. Suele aparecer algún
pariente de los contrayentes autorizando la celebración, se introducen las aportaciones de cada uno al matrimonio y las obligaciones económicas del marido con
su mujer y las de ambos cónyuges, y se añade algún aspecto particular que afecta a alguno de los cónyuges o a ambos, ante la presencia de testigos que siempre
son miembros de la comunidad. De todos modos, los documentos son tan varia-
128
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 129
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
dos que ellos solos permiten un estudio diplomático que no es ahora del caso. A
veces la referencia es indirecta; así, por ejemplo, sabemos que Guiomar Compás
lleva a su matrimonio con el cantarero Juan Prom (1559) al menos un campo
treudero a la Ciudad, que él vende en su nombre en 1562.
La primera cuestión digna de destacar es la condición de los contrayentes, si
solteros o viudos, y de estos, si tenían o no hijos; o si son huérfanos, porque va a
ser un condicionante clave. Las viudas sin hijos de buena posición económica
suelen aportar su patrimonio no sin reticencias e imponiendo limitaciones a su
nuevo marido. Por ejemplo, Catalina Calvo, viuda de su primo Martín Calvo,
ambos de Naval, casa en 1531 en Huesca con el rejolero Pedro de Huesca, quien
aporta casas en el Ferrianal, obrador en la calle San Martín y tierras blancas y
viñas en el camino del Alfoz y en los Tierços; Catalina lleva todo lo heredado de
su primer marido, por lo que hay que presumir que, a pesar de no tener hijos, si
había sido declarada heredera, se había actuado de acuerdo a fuero y no a la tradición islámica, posiblemente con la figura del agermanamiento de bienes o, simplemente, por voluntad testamentaria. Lo que aporta Catalina está todo en
Naval: casas, eras, campos, huertos y hortales. Recibe de su marido un axovar
de 500 sueldos y 400 más en ropa, que obtendrá aunque el matrimonio se disuelva. Curiosamente, las capitulaciones no nos indican el régimen económico del
matrimonio, pero si no se dice nada al respecto será, por fuero, la separación de
bienes. Y, de hecho, el mismo día de las capitulaciones la vemos vender dos campos en Naval sin la autorización del marido, lo cual confirma que la propiedad
no es compartida. No siempre la situación económica es como la de la pareja
anterior: en el caso de Juan Navarro, de Albalate de Cinca, e Isabel Prom (1563),
viuda de Juan Masagrán, que casa con permiso de su padre, el cantarero Juan
Prom, no se especifican los bienes que cada uno aporta, solo que Isabel lleva sus
bienes, joyas, vestidos, ropa de cama y 500 sueldos, todo ello garantizado por su
marido como propiedad de ella más un excrex que concede él de 150 sueldos,
cantidad inusualmente baja. Diferente es el caso de Ferrando Alfanaquí y Leonor de Gurrea, viuda de Felipe Tillero mayor, ambos de buena posición económica. Ella declara en las capitulaciones que aporta lo que heredó de su primer
esposo, a pesar de no tener hijos. Ambos cuentan con el consentimiento de familiares, él de su hermano Jerónimo Alfanaquí y ella de su madre, Leonor Alfarrán,
viuda de Lope de Gurrea, de su hermana Jerónima de Gurrea y de su cuñado
Gabriel Menescal. Él lleva al matrimonio casas en San Martín y un campo en el
Alfaz, además de 1000 sueldos para su mujer; ella, 700 sueldos, dos campos en
el camino de Sangarrén, uno en Barbarol (camino de Ballesteros), una faja de tierra en el camino de Zaragoza y un campo en Monzur, además de joyas, ropas,
cama y vestidos. Se hace constar la separación de bienes, incluso de los gananciales, lo que pone de manifiesto que si la condición económica de la mujer es
igual o superior a la del marido las capitulaciones suelen serle más favorables, tal
como se ve cuando ella muere y deja a sus hijos, Juan e Isabel Alfanaquí, 7800
sueldos que guardan los tutores, los notables Juan Compañero y Ferrando Çafar,
hasta que los niños cumplan catorce años. Si es mayor la riqueza aportada por
129
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 130
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
el marido, la mujer no suele tener derecho más que a lo que ella lleva al matrimonio. Así le pasa a Guiomar Compás, viuda de Martín Alfarrán, que no hereda
del marido al morir este sin hijos, y lo que lleva al matrimonio (1559) son 1700
sueldos, ropa de cama, vestidos y joyas —algo por encima de la media—; su
segundo marido, Juan Prom, cantarero, promete que los bienes de Guiomar —hay
noticia documental en 1562 de que al menos era dueña de un campo en Monzur,
del que ya se ha hablado— serán siempre de ella y de sus herederos, pero que no
tendrá derecho alguno a nada del marido, ni siquiera al usufructo si enviudara y
hubiera descendientes. Aquí no aparecen ni el agermanamiento ni el derecho de
viudedad, que suele equiparar al varón y a la mujer dentro del matrimonio, sino
que se aplican las normas más restrictivas para la mujer.
Si la viuda tiene hijos y posición económica mejor que la del marido, parece
que puede imponer obligaciones, especialmente la de cuidar de los hijos que ella
tenga. Hay muchos ejemplos de esto en la documentación, pero baste con unos
pocos para hacernos una idea. De las capitulaciones de Ferrando Çafar con Esperanza Compás solo tenemos una información indirecta de 1529 en la que vemos
que los dos, de familias muy ricas, llevan mucho al matrimonio: Çafar lleva sus
bienes y da una dote a su mujer de 10 000 sueldos, mientras que ella, viuda y sin
hijos, también lleva sus bienes y 2600 sueldos que pagarán sus hermanos Juan y
Ximeno Compás.102 Aunque parezca reiterativo, conviene traer aquí unos ejemplos, algunos de los cuales se han visto anteriormente, porque ilustran bien lo que
ahora tratamos. En 1535 Esperanza Aranja, de la que ya se ha hablado, viuda
de Salvador de Cuéllar y de Domingo de Arto, se casa con Leonis de Fierro,
herrero y albéitar. Según el documento, lleva él al matrimonio sus bienes (no se
mencionan, pero sabemos que tenía una casa con obrador) y ella, más rica, lleva casas en San Martín, media casa más en el mismo barrio y dos campos en
Alfándega y en Monzur. Leonis le da garantía de 500 sueldos y admite la obligación de atender a los dos hijos, Ana y Martinico, este último hijo del primer
matrimonio de su primer marido. Muy similar es el caso de María del Cuento,
viuda de Simón de Pomar, que en 1598 casa con Martín Albariel, de Muel pero
residente en Huesca: Martín aporta sus bienes —que no se detallan—, mientras
que María lleva casas en la calle San Martín, ropa de cama, vestidos y joyas, además de 600 sueldos, a los que él añade 400 de excrex; no se especifica el régimen económico, pero él adquiere la obligación de cuidar de las dos hijas de ella,
a las que promete 200 sueldos para cuando casen. Sabemos que Juana Burro,
viuda de Felipe Tillero, y Juan Prom hacen separación de bienes, y él le da una
dote de 400 sueldos que paga a los nueve días de contraer matrimonio. En este
caso, como ya se vio en otro momento, la tutela del hijo de ella, Amador Tillero,
la ostenta un tío, y ambos contrayentes se obligan a respetar su herencia y a
102. No nos extendemos en el caso, puesto que la familia Çafar merece un capítulo especial. Por la
misma razón no tratamos aquí las capitulaciones matrimoniales de Juan Compañero y de Ana Navarro, de las que solo sabemos que se hicieron en Zaragoza con la autorización de Esperanza Çafar y de
Miguel y Enrique Compañero.
130
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 131
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
entregarla cuando el muchacho cumpla los catorce años. Algo diferente es el caso
de María Lugel, viuda de Baltasar de Huerto, que en 1566 casa con el herrero
Juan Alfarrán con el consentimiento de su hijo, quien se compromete a mantener a su madre en la propiedad de la herencia de su padre hasta que él cumpla
los veinte años, cuando habrá acabado el aprendizaje de zapatero. María aporta
al matrimonio la mitad de los bienes que tuvo con su primer marido en Huesca
y Fuentes, que le pertenecen a ella; es decir, que tuvieron propiedad compartida.
Quizás el más significativo de todos los casos de viudas con hijos que aportan al
matrimonio más que su segundo marido sea el de Ángela de Moros, de la que se
ha hablado anteriormente; cuando casa en segundas nupcias (1577) tiene tres
hijos menores, Juan Prom menor, Jerónimo y Jerónima Prom, que a los dieciséis
años recibirán la herencia de su padre, Juan Prom mayor, a partes iguales, mientras que hasta ese momento el usufructo y cuidado corren a cargo de la madre.
Su marido, Miguel Moscabida, soguero, aporta unas casas en Saviñán, su pueblo
natal; ella, la dote propia que aportó al matrimonio anterior: casas, un obrador
y 1000 sueldos que promete a su marido, con la intención evidente de que sea un
buen padre. Moscabida, como es normal en los documentos de este tipo, se compromete a cuidar de los menores. Sin embargo, en un testamento de 1597, Ángela declara herederos universales de sus bienes a sus hijos varones, y a la muchacha le deja sus joyas, ropas y vestidos; la sorpresa viene cuando vemos que a su
marido le deja 600 sueldos, un colchón, una manta, dos sábanas y dos almohadas en lugar de los 1000 sueldos acordados en las capitulaciones, y ello porque
ha llevado mal los negocios, y da la impresión de que se le priva de continuar
habitando en la casa familiar, lo que nos muestra que era ella realmente quien
controlaba la hacienda familiar y la poseía en plenitud. En 1597 hace un nuevo
testamento en el que modifica la sucesión dejando a la hija 1200 sueldos, las
ropas, vestidos, joyas y un manto para cuando case; el heredero de sus bienes es
el primogénito, Juan, mientras que Jerónimo recibe solo la legítima y el marido
únicamente 400 sueldos, aún menos que en el testamento anterior. Acaso el que
no dejase nada a su segundo hijo se deba a que los dos hermanos habían sido
herederos universales a partes iguales de su tío Gaspar de Moros (1590) y en
aquel momento ya había recibido la herencia de su padre, que, como se recuerda, se repartía entre los tres hijos a partes iguales. Quizás las obligaciones
impuestas al marido por parte de una viuda rica con dos hijas menores, María
del Cuento, viuda de Simón de Pomar, hizo echarse atrás a su segundo marido,
Martín Albariel, llegado de Muel, pues, como ya se ha visto antes, las capitulaciones firmadas el 11 junio de 1598 se cancelaron a los nueve días.
No tenemos ningún ejemplo de matrimonio entre viudos en el que ambos tengan hijos, pero sí del caso contrario. Ya hemos hablado ampliamente de ello en
el apartado dedicado a los matrimonios de viudos; por eso remitimos a lo que se
ha dicho sobre Alexandre de Sasa, viudo de Isabel Junez, y Ana Compás, viuda
de Juan del Fierro, de muy buena posición económica, que casan en 1566 y mantienen los bienes compartidos, con derecho a la herencia y, si hay sucesores, al
50% entre el superviviente y los hijos.
131
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 132
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Cuando casa una huérfana son los familiares más próximos y los tutores quienes permiten el matrimonio y disponen acerca de sus bienes y dote. Ya vimos el
caso de María Farax menor, autorizada por su abuela María Farax mayor y sus
tutores Lope Burro, tío suyo, y Pedro de Huesca y Salvador de Cuéllar a casar con
el herrero Miguel Casilla, alias Naxar, en 1529. Él lleva al matrimonio dos tiendas
en San Lorenzo y una enclusa, y ella, sus bienes, dineros y ropa, además de 600
sueldos, a los que hay que añadir el excrex de 300 que le da su marido. No sabemos nada sobre el régimen económico, porque en el testamento está como preocupación especial el cuidado del hermano menor de María, Martinico Farax, durante ocho años y la obligación de vivir en la casa que este ha heredado. En 1540 es
el abuelo, Luis de Gurrea, quien autoriza el matrimonio de Beatriz de Gurrea con
Baltasar de Fierro; se trata de uno de los pocos casos documentados en que el
varón, que aporta mucho menos al matrimonio que su mujer, hace un pago en
metálico a la familia de la novia: Baltasar lleva bienes muebles sin especificar y 50
florines de oro que pagará al abuelo de la contrayente, 25 en efectivo y 25 en
«cosas» de su oficio de calderero; mientras, ella lleva la herencia de su abuelo,
excepto 150 florines, un mortero de roble, dos bacines, un caldero, un cofre, una
bacía y dos candeleros que se reservan para María de Gurrea, hermana de Beatriz.
La herencia consiste, entre otras cosas, en casas francas en el barrio del Medio, el
mobiliario de la casa y una viña en los Tierços, todo con la obligación, como se vio,
de cuidar a su abuelo, que será el administrador de los bienes mientras viva. Se
reconoce la separación de bienes y no se hace mención a la viudedad ni al agermanamiento. Distinto es el caso de Jerónimo Alfarrán y Ana Burro, que casan en
1580. Se trata de un matrimonio de clase media alta en el que el novio aporta casas
en San Martín y una botiga en San Lorenzo, y ella, además de los repetidos camas
de ropa, vestidos y joyas, la notable cantidad de 1400 sueldos propios más 2400
que su hermano Jerónimo Burro dará al novio, quien garantiza la propiedad de su
mujer sobre 2000 sueldos y le da una dote de 600 sueldos más; en el documento
no queda claro por qué, en contra de lo que marcan la tradición y el fuero, la
mujer no es propietaria plena de los 3800 sueldos que lleva al matrimonio.
A veces los datos que conservamos sobre las capitulaciones son indirectos y
muy concisos. Por ejemplo, de Brianda Compañero, huérfana de padre y autorizada por su madre, Esperanza Çafar mayor, y sus hermanos Miguel y Juan Compañero, sabemos solo que al casar con Alexandre Castellano, de Calanda, recibe
7000 sueldos de dote, cantidad elevada en consonancia con la riqueza familiar y
con la del contrayente, que aporta casas, campos, un caballo y 4000 sueldos, todo
en Calanda, en 1545; la dote de Brianda se hace efectiva a los ocho meses de la
firma de las capitulaciones. El mismo año, Guiomar Compás, con la autorización
de sus «tíos» los herreros Juan Compás y Ximeno Compás,103 casa con Martín
Alfarrán, a quien autorizan sus hermanos Juan, Pablo, Pedro y Francisco Alfa103. Las informaciones que tenemos sobre Guiomar se prestan a equivocación, y aunque aquí se hable
de su «tío» Juan, realmente era su padre, tal como se ve en un testamento y en un codicilo de éste
hechos en 1546.
132
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 133
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
rrán, todos herreros, y también su madre Isabel Oncino. Brianda aporta una cama
de ropa, sus bienes —sin especificar— y 1000 sueldos, la misma cantidad que
recibe de su marido, que además lleva un campo en el camino de Montearagón.
La originalidad de estas capitulaciones está en que los 1000 sueldos que aporta el
marido volverán a él si se disuelve el matrimonio; no es la dote que se suele dar,
que en cualquier circunstancia pasa a engrosar los bienes de la esposa.
Alguna huérfana es dotada por sus tutores, acaso por carecer de medios. Es
el caso de María Alfarrán, que en 1566 casa con el labrador Martín Palacio, con el
consentimiento de sus tutores Ferrando Çafar y el cantarero Juan Prom; mientras
que Martín aporta sus casas en la calle San Martín, ella solo lleva 200 sueldos y
la mitad de unas casas que le da su tutor Juan Prom propter núptias, y cuya propiedad siempre será suya. No se habla del régimen económico de gananciales,
pero parece que hay separación de bienes; al menos eso quiere decir el que las
casas de María siempre vayan a ser de su propiedad. Falta hablar de Ana Bailo,
hija del quondam Juan Bailo y de Martina Berdún —quizás cristianos—, autorizada por su hermano Antón a casarse con Juan Almaçor, hijo del obrero de villa
Domingo Almaçor y Gracia Arenes. Las dotes de ambos son realmente notables:
a María su hermano le da 7000 sueldos que pagará en diversas tandas dentro del
año (1566), y lleva ropas, vestidos y joyas; Almaçor aporta casas en la calle San
Martín, con las vajillas, así como un plantero y tiras de tierra en Alcoraz y un
tapiado de tiras y olivos en Monzur, además de dar a Ana una dote de 2000 sueldos, que será de solo 666 si enviuda antes de un año, de 1333 si esto ocurre antes
de dos años y de la totalidad si es antes de tres. Las joyas y vestidos de Ana irán
a parar al sobreviviente, de lo que puede deducirse que no fueron aportados por
ella, sino por el marido. De todos modos, lo notable de estas capitulaciones es que
los contrayentes, como ya expusimos en otro momento, tienen la obligación de
cuidar de Domingo Almaçor y de su mujer, y que estos serán los administradores
de todos los bienes. En octubre de 1607 hay un pleito a causa de unas capitulaciones matrimoniales hechas en marzo del mismo año por las que Juan Sora,
alias el Chuche, de Vicién, tío y tutor de la huérfana Esperanza de Sora, le había
prometido al casar con Juan Alfarrán menor, vecino de Huesca y originario de
Calanda, 6000 sueldos si no podían vivir juntos, y comoquiera que no viven con
él le reclaman esa cantidad más bienes que se había quedado de su sobrina cuando la tutelaba, como una cosecha de trigo entera, y lo que le correspondía del testamento de Martina de Sora, la herencia de su padre, Martín de Sora,104 y hasta
2300 sueldos por otros conceptos. De todo ello se hace albarán, y la reclamación
no llega a la justicia: simplemente se hace y cierra el acto ante notario. Más matrimonios de huérfanas de los que tenemos noticias son el de Ana Naxar con Domingo de Huerto, de Almuniente, en 1559; ella aporta sus bienes y cama de ropa que
le dará su madre, María Farax, viuda de Miguel Naxar, y él, sus bienes —que no
se sabe en qué consisten—, y da a su mujer 400 sueldos, ropa, vestidos y joyas
104. Esta herencia era de su hermano varón, póstumo de sus padres, que estaba bajo la tutela del
matrimonio, pero había muerto.
133
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 134
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
que serán de propiedad plena, pero a cambio de no tener derecho a nada más.
Otra Ana Naxar, hija del quondam Martín, de Huerto, casa en 1581 con Jerónimo Muçot, también huérfano de padre y madre, con el consentimiento de varios
parientes; él aporta unas casas en el callizo de los Frailes y ella solo 400 sueldos,
sin que haya más información en el documento. En 1584 es Jerónima Prom quien
recibe la autorización de su madre, Ángela de Moros, y de su tutor Juan Naxar; en
este caso, parece mayor la aportación de ella: él lleva sus bienes —no se dice cuáles— y ella cama de ropa, tres estancias en casa de su madre y 1000 sueldos de
dote. Ejemplos de matrimonios de huérfano menor solamente tenemos dos: el primero es el de Miguel Compañero, mercader, hijo de Pedro Compañero y Esperanza Çafar mayor, cuyas capitulaciones no han sido encontradas, pero sí sabemos
que en 1544 existe el compromiso de sus hermanos Juan y Enrique Compañero y
de su madre, usufructuaria de la herencia de su marido —lo que nos hace suponer que Miguel era menor—, de entregarle la parte que le corresponde de la
herencia de su padre y de su hermano Lupercio Compañero, y de esa herencia en
enero de 1546 reciben 7000 sueldos, que son, según reza el documento, «por capitulaciones matrimoniales». El segundo caso es el del cantarero Jerónimo Codo,
hijo del quondam Juan Codo y de Petrona Burro, que autoriza el matrimonio de
su hijo juntamente con el otro tutor, tío del contrayente, Jerónimo Burro, calderero; la novia es María Batalanau, hija de Baltasar Batalanau e Isabel Barache. Él
lleva media casa, donde vive, y un obrador, todo en el barrio de San Martín, y
2000 sueldos que le dará su madre cuando le plazca con el visto bueno del otro
tutor y de los tres hermanos de Jerónimo, Juan, José y Martina Codo, los tres
mayores de catorce años y menores de veinte. Ella lleva sus bienes —sin especificar—, 2600 sueldos y cama de ropa, a lo que hay que añadir 500 sueldos de
excrex que le da su marido. En este documento se hace constar que ambos contrayentes renuncian a la viudedad, de manera que la separación de bienes se mantiene tras la muerte de cualquiera de los cónyuges.
Como hemos podido ver en lo expuesto hasta ahora, lo aportado por los cónyuges al matrimonio es muy dispar y está en función de la situación económica de
la familia, pero también cuentan aspectos e intereses personales. Salvo en rarísimas ocasiones, la mujer, aparte de la dote familiar, recibe un excrex o aumento
del marido, que habitualmente se convierte en una parte más de su patrimonio
personal. Ella suele mantenerlo y transmitirlo a sus sucesores, gracias a la legislación foral, salvo en los casos en que se acoge al derecho de viudedad o al agermanamiento de bienes. Esa dote suele ser dinero, pero también puede consistir en
joyas, ropas y vestidos, como ocurre con Jerónima Fierro, que aporta 1000 sueldos al matrimonio y su marido le da un excrex de 400 sueldos y se compromete
a «vestirla y enjoyarla» (1598). Aunque los documentos no lo digan, la cantidad
podría estar en función de la aportación de la mujer al matrimonio, pero a veces
no parece tan claro. Por ejemplo, en el matrimonio de Pablo y Pedro Alfarrán con
Ana y María Burro, alias Junez, ellos aportan sus bienes, que no son especificados
y que estaban en propiedad colectiva de todos los hermanos, y ellas, 1000 sueldos
cada una y cama de ropa, a lo que hay que añadir los 1500 sueldos que los mari-
134
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 135
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
dos dan a cada una de las mujeres además de otra cama de ropa, con lo que,
curiosamente, reciben más de los maridos que de Francisco Junez, hermano de
ellas, y de su tío Ferrando Burro, alias Junez, que son quienes las dotan. En este
caso, el pago de la dote de las mujeres, casadas en julio de 1545, se hace pronto:
en marzo de 1546 Isabel Oncino y sus hijos Pablo Alfarrán menor y Pedro Alfarrán menor reciben de Francisco y Ferrando Junez los 2000 sueldos acordados en
las capitulaciones. En ocasiones el pago se hace en un periodo corto. Por ejemplo,
Ana Brondal aporta 800 sueldos que se pagarán en el año a su marido, Juan Codo
menor, y a pesar de lo poco que ella aporta él le da un excrex de 2000 sueldos;
posiblemente estamos ante un documento incompleto o que oculta datos, porque
no hay relación entre la dote familiar de Ana y la de su marido, y porque, además, se declara que los bienes de ambos son de propiedad común, sin que en las
capitulaciones se mencione ningún bien mueble o inmueble concreto. El pago
inmediato de la dote es algo excepcional. Esto ocurre, por ejemplo, en 1549, en
las capitulaciones de Ana Burro, hija del calderero Juan Burro, y Martín Oncino,
de Barbués, ella aporta al matrimonio 1200 sueldos y un lecho de ropa que se dan
en el acto, y recibe de excrex del marido 1800 sueldos —cantidad muy por encima de la media—, cama de ropa y joyas, y se firma que si no se paga el excrex los
herederos de Ana podrán vender bienes de Martín, lo que nos demuestra la separación de bienes. En enero de 1568 Juan Codo, cantarero, y Ana Arto, su mujer,
reciben un campo y una viña junto al Isuela y en los Tierços como pago por sus
capitulaciones matrimoniales, que hacen Esperanza Aranja, madre de Ana, y su
segundo marido, Leonis de Fierro; no sabemos la fecha del matrimonio, pero da
la impresión de que se paga con retraso, igual que ocurre en el caso de Isabel
Lasierra, casada con Jerónimo Menescal menor, que en 1598 debería recibir los
4000 sueldos que ha prometido su madre, Isabel Ezcandar; sin embargo, como
luego veremos, muchos años después esa cantidad sigue sin pagarse. Ezcandar
hace lo mismo con su otra hija, Ana Lasierra, a quien da con retraso la dote prometida al casar con el albalatino Luis Moçot, en fecha desconocida, pero ya en
1597 reclama que se le pague la dote, y en 1600 recibe 640 sueldos de esa dote,
que se abonarán con lo que renta (340 sueldos) el alquiler de un obrador y unas
dependencias en Huesca. Ya antes, en 1560, el matrimonio Juan Cigüeño y María
del Fierro se ven obligados a reclamar al padre de ella, Miguel Fierro,105 de Lérida, 50 libras de la dote de ella, y si se reclama ante notario será porque hay un
retraso considerable en el cumplimiento de las capitulaciones matrimoniales, que
no nos han llegado. El pago del excrex debía de ser, en ocasiones, irregular, o eso
demuestran algunos documentos, como el litigio que pone Isabel Lasierra en 1603
contra su marido, Jerónimo Menescal —de ambos hemos ya hablado—, por no
haberle dado las joyas y los vestidos prometidos en las capitulaciones; para compensarla, el marido le da dos portales de casas y un corral en el Ferrianal, treuderos a San Lorenzo, y solo después de haberle pagado Jerónimo recibe de su suegra, Isabel Ezcandar, 2988 sueldos de los 4000 prometidos a Isabel como dote.
105. Un homónimo vivía y trabajaba en Huesca en las mismas fechas.
135
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 136
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Llevaban no menos de cinco años casados. En un documento de 1602 el matrimonio recibe de Isabel Ezcandar el terraje de un campo acordado en las capitulaciones, pero, como vimos, el pago lleva años coleando, porque ya en 1598 se habla
de la dote de 4000 sueldos que ha de recibir Isabel. Hay más ejemplos de demora en el pago de la dote o del excrex, como demuestran abundantes documentos
de pago, pero al no tener las capitulaciones matrimoniales resulta imposible medir
el retraso;106 sin embargo, hay un ejemplo que ilustra perfectamente hasta qué
punto puede dilatarse el pago, nada menos que treinta años: es el caso de Lope
Medina, que asigna en 1606 a su mujer, Ana Ezcandar, los 800 sueldos prometidos en sus capitulaciones matrimoniales, hechas en 1573. Un caso extremo, evidentemente, pero es que no falta quien promete el excrex para cuando haya muerto, como vemos en las capitulaciones del zapatero Agustín Ezcandar y Jerónima
Franco, de Naval: ella aporta una dote de 400 sueldos que se pagarán al marido
y él lleva sus bienes y da una dote de ropa, vestidos, joyas y 550 sueldos a su
mujer, pero esta solo tendrá derecho a ello tras la muerte del esposo, al tiempo que
renuncian al fuero. Similar es el caso de Esperanza Compás, que al enviudar de
su primer marido reclama al hermano, su cuñado Rodrigo Alfanaquí (1528),
1200 sueldos, unas manillas de oro, lecho y cama de ropa, que sin duda era la
dote que le había prometido el marido.
Las alusiones al fuero son relativamente habituales, como se ha visto en ejemplos anteriores; quizás lo que aparece con más frecuencia es la viudedad, la separación de bienes y el agermanamiento. Podría pensarse que la separación de bienes afecta de manera especial a matrimonios cuyos integrantes tienen fuerza
económica por separado, pero no es el caso siempre: los hay ricos y los hay menos
ricos. Por ejemplo, un matrimonio de posición económica media es, en 1562, el de
Felipe Tillero y Juana Junez, hijos, respectivamente, de Juan Tillero y Juana Alfarrán, y de Francisco Junez y de la quondam Juana Aranja, que en un testamento
de su marido de 1564 es declarada heredera universal suya. Lo que aporta él es
sustancioso: dos portales de casas contiguas y un tejar en San Martín, viñas en el
Alfaz y en el Riguillo, fajas de tierra en el Alfaz, en el camino real que va a Quicena y campos en Monzur; ella lleva dote de 1200 sueldos y cama de ropa, avalados con los bienes que fueron de su madre, y su marido le da como excrex 300
sueldos y aumento de cama de ropa, vestidos y joyas, que avala con su hacienda.
106. Por ejemplo, sabemos que en 1567 Gabriel Menescal menor y Jerónima de Gurrea reciben 4000
sueldos de Gabriel Menescal mayor, padre de él, por lo acordado en las capitulaciones matrimoniales
hechas por el notario morisco Gabriel Çafar; en 1574, por las capitulaciones matrimoniales de Martín
del Rey y María Vélez, madre de Martín, se le da a esta lo acordado —el documento es prácticamente ilegible—; en 1598, Francisco Xalón y su mujer, Jerónima Prom, reciben de Juan, hermano de ella,
800 sueldos de los 1200 que por capitulaciones matrimoniales había de darles por voluntad de su
madre; en 1601, Isabel de Enzala, mujer de Jaime Alcaranén, con residencia en Albalate de Cinca,
recibe de sus hermanos Francisco y Domingo Enzala lo que le deben de los bienes de sus padres,
Domingo Enzala y Ana Albaco, de acuerdo con las capitulaciones matrimoniales; en 1604, el cantarero Domingo Enzala y Jerónima Oncino hacen albarán de los 1000 sueldos que les da el padre de él,
Francisco, en cumplimiento de las capitulaciones.
136
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 137
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
En este caso queda perfectamente recogida en las capitulaciones la separación de
bienes. Es también posible la existencia de este régimen y el agermanamiento
simultáneamente; de hecho, es lo que se hace constar en las capitulaciones de
Francisco Xalón y Jerónima Prom (1598). Esta, que ya era viuda, recibe la autorización de su madre, Ángela de Moros, de su hermano Juan Prom y de su cuñada Esperanza Alcarabí.107 Cada uno aporta sus bienes, y ella, una dote de 1200
sueldos. Aparte de los casos ya vistos, sabemos que en 1572 hicieron agermanamiento de bienes Gaspar Batalanau y Gracia Ezcandar, mucho más rica ella que
él. Gaspar aporta sus bienes, que no se detallan; Gracia, una casa con dos obradores —es de suponer que de cantarería, que era el oficio de su padre, Francisco
Ezcandar— en la calle del Medio, junto a la calle que va a Almériz, y otras casas
y botigas en la plaza de Alquibla que le da su padre propter núptias. Ella recibe
un excrex de 1000 sueldos; si muere Gracia, el marido recibirá 500 sueldos si es
antes de un año, 1000 si es antes de dos, 1500 si ocurre antes de tres y 2000 si
es en el cuarto año. Ambos contrayentes agermanan sus bienes y se obligan a vivir
en casa del padre de ella, que será el bolsero y los mantendrá a ellos y a los posibles hijos. Gracia muere antes de dos años y no consta que tengan hijos, y Gaspar
casa dos años después con la viuda Ángela de Moros.
Para concluir este apartado dedicado a las capitulaciones matrimoniales,
conscientes de haber pasado por alto alguna que no presentaba ningún rasgo digno de destacar, valdría la pena hablar de dos casos que merecen una mención
especial: las de Esperanza Çafar menor con el infanzón Juan Felices en 1589 y
las de Francisco Gali y Mariana Cigüeño en 1606, las últimas que conocemos.
Del matrimonio de Esperanza Çafar se hablará ampliamente en el estudio específico de su familia, así que ahora nos limitamos a mencionarlo para que el lector interesado lo busque en su lugar. El segundo caso es uno de los documentos
de capitulación matrimonial más detallados. Francisco Gali es hijo de Lupercio
Gali y Esperanza Galcerán; su mujer, Mariana Cigüeño, es hija del quondam
Juan Cigüeño y de Brianda Junez, que preside la firma de las capitulaciones junto a su hijo. Francisco lleva al matrimonio toda su hacienda, que es la mitad del
patrimonio de su padre; si no hay hijos, los Gali pueden recuperar 50 escudos o
1000 sueldos de ese patrimonio. Lleva Mariana 2000 sueldos, cama de ropa y
«paramento de rete sobrepasado», que podrá recuperar si se disuelve el matrimonio. El marido da un excrex de 700 sueldos y se compromete a hacer a Mariana «una saya negra guarnecida, como la que hicieron a su hermana Brianda
Cigüeño cuando casó, y un jubón de tafetán negro con manto de estambre y seda,
además de una basquiña de raxa guarnecida conforme la faxa de color que ella
quiera, todo eso habrá que darlo antes de la boda, y antes de un año habrá de
hacerle otra basquiña de raxa de color guarnecida». Se hace constar la separación de bienes y la renuncia de Mariana a todos los bienes de su familia a favor
de su madre.
107. Aparece en distintos documentos como Alcaramén y Alcarangen.
137
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 138
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 139
LAS HERENCIAS108
Los moriscos oscenses, como aragoneses que son, aceptan de manera general el fuero a la hora de transmitir los bienes, de forma que son los primogénitos varones los herederos; si hay más varones puede repartirse la herencia o
incluso compartirse la propiedad, y si no hay varones, la o las mujeres son las
herederas; en caso de que hereden sus hermanos varones, ellas suelen recibir
una dote para matrimonio o hasta una cuarta parte de la herencia, siguiendo la
tradición musulmana, como es el caso citado anteriormente de los herederos de
María Marguán en 1549. Si no hay hijos, es habitual que los bienes vuelvan a
la familia, incluso a parientes en segundo grado, y en casos extremos a familiares muy lejanos, como veremos en algún ejemplo. La documentación que tenemos para el tema es abundantísima: son ciento ochenta documentos los que nos
informan sobre las herencias, mayormente testamentos y codicilos, pero también escrituras sobre litigios por herencias y pago de las mismas, con una cronología que va de 1527 a 1613109 en el caso de testamentos y codicilos, y de
1528 a 1605 para documentos relacionados con herencias, algunos de los cuales ya han sido mencionados.
Decíamos que si el matrimonio no tenía hijos lo habitual era que la hacienda
volviera a la familia, pero vamos a ver ejemplos en los que eso no ocurre. Excepcionales son los casos en los que el marido deja como heredera a su mujer, y
menos raros los de mujeres que dejan como heredero a su marido. En 1527, Isabel Alguacil, mujer del cantarero Pedro de Huesca, hace testamento estando
enferma por el que deja a su «nono» (ya se citó el caso) Bardaxí, alias Alguacil,
de Novales, 50 sueldos; al calderero Juan Farax, una cinta de plata de 10 onzas
y dos manillas de plata de 1,5 onzas; a María Ezcandar, su lecho y su ropa cuando sea mayor; a su cuñado Martín de Huesca, casas en el Ferrianal, que en caso
de que las hijas de este mueran volverán al marido de la testadora, declarado
108. En este capítulo no se analizarán, salvo casos excepcionales, testamentos relacionados con las
familias Çafar y Compañero, de las que hablamos más adelante (pp. 359-447).
109. El testamento de 1613 es el de Juan Felices mayor, abuelo de las tres hijas de Esperanza Çafar y
de su hijo Juan.
139
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 140
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
heredero universal. No sabemos qué vínculos familiares había con los beneficiarios de su testamento, a excepción de su «nono», que creo, como ya dije, que era
su abuelo. Es probable que si declara heredero al marido se deba a no tener hermanos ni parientes próximos. Lo mismo ocurre con María Cigüeño menor, que a
pesar de tener una hija, a la que deja 20 sueldos de herencia, declara heredero
a su marido, su primo Pedro Cigüeño. También Gracia Ezcandar, mujer de Gaspar
Batalanau, hace testamento en 1574 enferma, a los dos años de casar, y deja
como heredero a su marido y a quienes los ejecutores consideren oportuno. Lo
curioso es que Gracia tiene parientes a los que deja la legítima, pero a la hora de
designar heredero solo da el nombre del marido; sin embargo, como luego veremos, parece que la mayor parte de sus bienes no son para el esposo, sino para la
hermana de la difunta, acaso porque él, que ha vuelto a casar a los pocos meses
de enviudar, muere en 1575. Al marido deja heredero también en 1598 Jerónima Albaco, mujer de Juan Alcaranén, de Albalate de Cinca, y sabemos que algún
pariente debía tener, porque deja la legítima «a quien corresponda». La herencia
compartida entre el cónyuge y los hijos, y si no los hay con algún otro pariente,
es también algo bastante infrecuente. Así, Juan Compás, herrero, deja en 1546
heredera a su mujer, Esperanza Compañero, y a su hermano Ximeno Compás.
Lo extraño es que Juan tiene tres hijas vivas —Esperanza, María y Guiomar
Compás— y una nieta de su difunta hija Ana Compás, llamada Ana Burro
menor. En caso de que su hermano muriese sin descendencia, lo heredado por él
debería pasar todo a su hija Esperanza Compás, casada con Ferrando Çafar. En
un codicilo hecho veintidós días después que el testamento, modifica aspectos
secundarios con los que deja pequeñas cantidades de dinero a sus hijas y a su nieta, pero no toca nada respecto a los herederos, que continúan siendo su mujer y
su hermano, aunque en 1550 cambia y, además de 50 sueldos para el hospital de
la Esperanza, deja herederos a su sobrino Juan Compañero y a su cuñado
Ferrando Çafar mayor, iniciando una serie de testamentos de la familia que de
una u otra manera benefician a los Çafar. En 1549 Francisco Junez anula todos
sus testamentos anteriores, deja legítima a sus hijos María, Isabel, Jerónima y
Juana Junez, Francisco Junez menor y Ferrando Junez menor, tenidos con Juana
Aranja, que es declarada heredera universal, con la obligación, junto a su cuñado Ferrando Junez, de repartir la herencia como y cuando quieran. Es probable
que se hiciera cuando los hijos llegaran a la mayoría o cuando casaran, pero en
el testamento se da plena libertad a la mujer, no como en el testamento del zapatero Juan Cigüeño (1564),110 en el que se declara heredera a su mujer, María del
Fierro, que está embarazada, pero luego, realmente, se la define como usufructuaria, se le impide casar y se la obliga a cuidar del póstumo, y si este muere todo
lo heredará la hermana del testador, María Cigüeño. Como vemos, en este caso
no podemos considerar a su mujer heredera, sino que se sigue la norma común:
110. Hecho durante la epidemia de 1564. Juan Cigüeño vivió muchos años después de este testamento, de manera que no tuvo efecto alguno.
140
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 141
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Puerta gótica del hospital de la Esperanza. En reformas del siglo XVI se emplearon rejolas
y calcina del converso Juan de Moros, y la institución, de gran prestigio ciudadano, fue receptora
de varias mandas testamentarias de moriscos. (Foto: Ricardo Compairé, década de 1920.
Fototeca de la Diputación de Huesca)
141
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 142
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
es usufructuaria si hay herederos y si no los hay los bienes retornan a la familia.
Igual es el caso del calderero Juan Farax en 1528, que deja «heredera universal
y usufructuaria» a su mujer, María Farax, y, según fuero, luego será su hijo el
heredero. De nuevo un uso inapropiado del concepto de heredero; por eso el testamento se modifica en un codicilo hecho año y medio después en el que a María
Farax solo se le reconoce el derecho a tener lo que ella aportó al matrimonio. No
es el caso de Ana Naxar, que en 1584 declara herederos a su marido, Jerónimo
de Enzala, y sus hijos Francisco y José de Enzala.111 Isabel Lasierra, mujer del
herrero Jerónimo Menescal, deja legítima a sus hijos Juan, Isabel, Esperanza y
Jerónimo Menescal (1596), pero el heredero es el marido, que dispondrá lo que
quiera sobre la herencia; sin embargo, dos años más tarde Menescal transfiere a
sus hijos la herencia que les legó su madre, y no es porque estuviera a punto de
morir, pues están documentados hasta 1609 él y su hijo Juan, y hasta 1608 su
otro hijo varón, Jerónimo.112 Para concluir este apartado tenemos el testamento de
1595 de Jerónima Fierro, mujer de Francisco Oncino, que, enferma, deja legítima
a los hijos de su anterior matrimonio.113 Quienes reciben la legítima son Lorenzo,
Tomás Vicente y Jerónimo Oncino, todos menores; el heredero y ejecutor es el
marido, que habrá de cuidar de los niños. Cinco días antes de hacer el testamento
había recibido el bautismo su hijo Martín Oncino, que no es citado en el testamento —con seguridad porque había ya fallecido—. No hay en el documento
condición ni limitación alguna, de manera que Francisco es heredero pleno y universal. En 1598 testa Francisco Oncino y deja como herederos a sus hijos varones (Francisco, Lorenzo, Tomás, Miguel y Vicente Oncino);114 a su hija, Jerónima
Oncino, le da aquello que decidan los curadores, su cuñado Antón Fierro, Jerónimo Castro (acaso cristiano), su yerno Domingo Enzala, casado con Jerónima
en 1598, y Lope de Fierro, de Vicién. Un ejemplo de herencia compartida entre
el cónyuge y los hermanos es el testamento de Agustina Prom (1572), mujer de
Francisco Ezcandar, que será su heredero juntamente con los hermanos de la testadora Juan y Jerónimo Prom: el 50% para el marido y la otra mitad a repartir
entre los hermanos. Es un matrimonio sin hijos, aunque el marido ha llevado al
matrimonio a su hija Gracia Ezcandar, que no recibe de su madrastra más que
111. El estado del documento imposibilita su lectura completa, de manera que no sabemos si había
condiciones que limitasen la herencia del marido.
112. Nada más recibir el legado, Juan y sus dos hermanas realizan la venta de parte de los bienes
recibidos.
113. En el testamento, efectivamente, habla de los hijos de su anterior matrimonio con un Oncino,
pero los nombres que da son de hijos habidos con Francisco; hay constancia de que tuvieron a Jerónima Oncino en 1575, que falleció niña, porque en 1581 se bautiza a una hermana con el mismo nombre; en 1587 bautizan a Miguel, en 1589 a Tomás y en 1595 a Martín, que muere inmediatamente.
Así que los hijos del anterior matrimonio pudieran ser Lorenzo y Jerónimo Oncino, de los que no hay
acta de bautismo.
114. Aparece un hijo llamado Francisco Oncino menor, del que no había noticia, y, extrañamente,
Tomás Vicente Oncino, que es el nombre con que se bautiza y figura en el testamento de la madre, aparece aquí como dos personas. Habrá que concluir que en alguno de los testamentos hay uno o varios
errores.
142
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 143
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
una camisa de zangala nueva.115 De haberse seguido la tradición musulmana y
también el fuero, los herederos al 100% serían los hermanos. En 1575 Beatriz
Gali, mujer de José Çafar, sin hijos, deja herederos a partes iguales a su marido y
a su hermano Manuel Gali, quien recibe, además, unas perlas que fueron de su
madre; lo curioso es que el hermano no tiene derecho a reclamar nada hasta transcurridos tres años de la muerte de Beatriz,116 pero su cuñado le da 6000 sueldos,
cumpliendo el testamento de esta, a los nueve meses de su muerte. En ocasiones,
la herencia es compartida entre el cónyuge superviviente y un sobrino. Es el caso
del testamento del herrero Miguel Alfarrán mayor (1537), que deja a su mujer,
Esperanzaa Alfarrán, heredera de los bienes muebles e inmuebles y usufructuaria de
una viña en los Tierços que luego pasará a su sobrino Martín Alfarrán, que recibe la herrería en San Lorenzo, con las muelas, maneficios y herramientas. Que
ambos son herederos lo demuestra el hecho de que las deudas que deja el testador
hayan de ser asumidas por tía y sobrino. Está claro que lo que pretende Miguel
Alfarrán es garantizar que su obrador siga en explotación, algo que su mujer no
puede asegurar. Tenemos un caso en que los herederos son los hijos varones y el
hermano del testador. Se trata de Lope Medina, que en 1609 da legítima a sus
hijos Beatriz, Jerónimo, Juan, Gracia, María y Ana Medina, habidos con su mujer,
Ana Ezcandar. Declara herederos a sus hijos varones y a su hermano Jerónimo, si
bien nos consta que nunca llegó a aplicarse el testamento, ya que los Medina salieron en la expulsión de 1610. A veces resulta difícil saber por qué la herencia no
se transmite a los hijos y sí a otros parientes. Así, Ana Compás,117 viuda de Juan
de Fierro —con quien tuvo a Matrona Fierro—, casada en segundas nupcias con
Alexandre de Sasa —con el que tendrá a Juanico, Marianica y Alexandrico de
Sasa—, hace testamento en 1567, cuando no había nacido ningún hijo de su
segundo matrimonio. Deja a su hija la legítima y 3000 sueldos, y declara herederas universales a sus primas Esperanza Compás, casada con Ferrando Çafar, y
María Compás, casada con Juan del Ala; cuidador de los bienes será Jerónimo
Çafar. En 1580 vuelve a testar: deja heredero a Alexandrico y da 1000 sueldos y
una vánova a su hija, y no se menciona a sus otros hijos —de lo que hay que deducir que habían muerto— ni a sus primas, acosadas ya por la Inquisición.
Más frecuentes son los casos en que la herencia, si no hay descendencia directa, va a la familia del difunto; progenitores, hermanos, primos y nietos entran en
la nómina de los posibles herederos de quien muere sin descendencia, sea soltero o casado, con la intención de que se mantenga el patrimonio familiar. Siguiendo un orden estrictamente cronológico nos encontramos con todas estas posibilidades, que vamos a ir viendo con sus características más notables. En 1528
115. En este testamento se detallan diversas mandas que indican el nivel económico y el gusto por el
lujo de la testadora. Véase la nota 91.
116. A este testamento se volverá al hablar de los Çafar. Beatriz deja, además, una manda de 200 sueldos para Bárbara y Beatriz Gemas, y 50 para su criada Amada Burro.
117. Hay dos Ana Compás, que son primas: una es hija de Juan Compás y Esperanza Compañero, y
otra, hija de Ximeno Compás. Aquí nos referimos a esta última.
143
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 144
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
María Novallas, antes del bautismo Gaya de Burro, viuda, deja heredero a su hermano el crisolero Luis de Gurrea;118 es un testamento sin más información. El
mismo año, por no tener hijos, Lope Alfanaquí deja en herencia sus bienes a su
hermano Rodrigo, a la vez que 200 sueldos a su mujer y 70 a su sobrina María.
En 1538 María de Rueda, viuda de Junez el Burro, declara herederas a sus nietas Anica, Isabelica y Marica de Rueda, hijas de su hijo Francisco de Rueda, a
pesar de que él vive y es el tutor de estas. En 1544 Pedro Oncino, que no tiene
hijos varones y solo tiene una hija, María Oncino, casada ya en 1531, da a sus
sobrinos Francisco, Vicente y Lorenzo Oncino la mitad de todos sus bienes,
incluidos los derechos, deudas, bienes muebles e inmuebles. En 1546 María
Compás, mujer del espadero zaragozano Juan del Ala, sin hijos, declara heredero universal a su sobrino Juan Çafar, hijo de su hermana Esperanza Compás y de
Ferrando Çafar. Lo más curioso es que si muere sin descendencia el heredero es
José Çafar o los hermanos menores de este, y en último extremo el heredero de
los Çafar, Jerónimo Çafar. María, que ha dejado a otros sobrinos y a su padre
mandas dinerarias,119 y a su hermana Guiomar, mujer de Miguel Alfarrán mayor,
una «almezquerica de oro que es un cabo», y deja además dinero para casar
huérfanas,120 hace que sus bienes vayan todos a la poderosa familia Çafar, sin que
haya explicación alguna, a no ser la seguridad para el patrimonio que daba el
poder de sus parientes. María no muere entonces, sino que en 1567 es citada
como viuda de Juan del Ala, y en 1581 pasa por la Inquisición, pero no conocemos ningún testamento más de ella. Como se verá a la hora de estudiar a la familia Çafar, todo hace pensar que tuvo una hija llamada Juana del Ala que vivía en
casa de los Çafar en la década de 1580. Quizás por no tener hijos varones, en
1567 su prima Ana Compás, viuda de Juan del Fierro y mujer en segundas nupcias de Alexandre de Sasa, deja a la hija de su primer matrimonio, Matrona Fierro, 3000 sueldos y toda su ropa y joyas, 200 sueldos a su criada María, y herederos universales son Esperanza Compás, prima suya, casada con Ferrando
Çafar mayor, y otra prima, María Compás, viuda de Juan de Ala. Sin embargo,
el hecho de tener un hijo varón en su segundo matrimonio hace que en un nuevo
testamento, en 1580, modifique sustancialmente los anteriores dejando legítima
a su hijo Alexandrico de Sasa (de su segundo matrimonio) y a Matrona Fierro
(de su primer matrimonio); da a Matrona 1000 sueldos y una vánova nueva
al casar, y no antes; deja a su criada María Urroz, viuda, 100 sueldos para casar,
y declara heredero universal a Alexandrico, que será tutelado por su padre,
Alexandre de Sasa, y por Ferrando Çafar y Jerónimo Gali.
118. Compruébese en este caso la problemática que plantea la diversidad de apellidos en la misma
familia.
119. Deja a su padre en usufructo 1000 sueldos; vestidos, joyas y cantidades menudas de dinero a su
sobrina Ana Burro y a sus hermanas; 200 sueldos a su sobrina Ana Burro, hija de Juan Burro y Ana
Compás, y a Ángela Compás y Ana Compás, hijas de Ximeno, tío de la testadora, 100 sueldos a cada
una para casar.
120. Sus vestidos y 100 sueldos van para casar huérfanas.
144
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 145
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
La misma familia Compás se ve involucrada en un litigio por la herencia de
Juan Compás, casado con Esperanza Compañero: Ximeno Compás, hermano del
difunto, disputa a la viuda la herencia. Interviene como árbitro y mediador
Ferrando Çafar, que falla que el heredero es Ximeno, quien deberá pagar 3000
sueldos a Esperanza, pero nada más. Al poco muere Ximeno y en el año 1549
vemos a su viuda, Gracia Gali, pagar 1550 sueldos pendientes del fallo arbitral.
Llama la atención que en 1546 Juan Compás declarara coherederos a su mujer y
su hermano, aunque esto podría justificarse por el hecho de que no tenía hijos
varones, pero sí hijas. De todos modos, si su hermano moría sin hijos varones, toda
su herencia pasaría a su hija mayor, Esperanza Compás, casada con Ferrando
Çafar, quien ya en un testamento anterior, de 1540, aparecía como heredero de su
suegro juntamente con su primo Juan Compañero, en una clara muestra de querer
asegurar la fortuna poniéndola en manos de los dos moriscos más ricos de la ciudad.
Pedro Oncino testa de nuevo en 1546 y deja herederos universales a sus sobrinos
Francisco, Vicente y Lorenzo Oncino, hijos del antes del bautismo Audalla Oncino, su difunto hermano. Como vimos en otro momento, los sobrinos tienen la obligación de cuidar de la viuda, María de Huesca o de Açón, si bien un año después
los herederos le prestan casa y le dan una pensión para que viva independiente.121
La preferencia del varón sobre la mujer se ve claramente en muchos testamentos, de los que mencionaremos algunos. Así, en 1538, Pedro Compañero,
muy enfermo, ya que muere a los pocos días, hace un testamento en el que pide
ser enterrado en San Francisco, deja legítima a los hijos habidos con Esperanza
Çafar mayor (Brianda, Juan, Miguel, Enrique, Lupercio Compañero y un póstumo, que será Cándida Compañero) y a Ana Compañero, nacida de su primer
matrimonio; autoriza a su mujer a dar a Ana y al póstumo, si es mujer, la dote
que crea oportuna, pero no se dice nada de Brianda, la primogénita, que, sin
embargo, recibe de su madre y de sus hermanos cuando casa en 1545 la cantidad de 7000 sueldos. Todos los hijos heredan a partes iguales, pero el varón
mayor recibe la casa familiar. En el testamento del labrador Lorenzo Oncino
(1551), muerto soltero, deja a su hermana Margalida Oncino, mujer de Baltasar
Corriag, de Huerto, 20 sueldos; a su tía, aya y cuidadora Isabel Oncino, bienes
en Huerrios y Albero y el dinero que le deben varias personas, pero los herederos son sus hermanos varones Vicente y Francisco Oncino, que son también los
ejecutores del testamento. Más interesante, incluso desde el punto de vista diplomático, es el testamento (1554) de Felipe Naxar, herrero, que, como tantos conversos, pide ser enterrado en el cementerio de los predicadores; deja una manda
de 200 sueldos como dote matrimonial para sus sobrinas Ana, Isabelica y María
Naxar, hijas de su hermano Miguel Naxar y de María Farax,122 y en caso de que
las tres muriesen todo el dinero iría a misas; a los hermanos de las anteriores,
121. Además deja 200 sueldos a su criada Magdalena Galter y 300 a su sobrino Martín Oncino, hijo
del difunto Jucé Oncino, de Barbués.
122. Esta María Farax podría ser la hija de Juan Farax y María Farax o Grisén.
145
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 146
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Felipe y Hernando Naxar, deja a partes iguales una herrería con toda su herramienta, un treudo en las casas de Jaime Torres junto a la herrería y una viña en
los Tierços; a Felipe, de gracia especial, un capuz de contray; a su mujer, Juana
de Sasa, otro capuz y todas las ropas, que habrá de repartirse con los hermanos
del testador; su mujer hereda lo que hay en la casa, todas la joyas, ropa de cama,
arambre, muebles y lo que le deben de la compañía que tiene con Juan Lasierra,
además de las casas en las que vive; los herederos universales son sus sobrinos
varones citados. En 1555 muere soltero Juan Alfarrán, que pide ser enterrado en
Albero de los Nuevos Convertidos; la herencia irá a parar a sus hermanos Pablo,
Martín y Francisco Alfarrán, y a sus sobrinos Francisco Alfarrán menor, José y
Ana Alfarrán, hijos de Pablo, que se repartirán el tercio de sus bienes muebles.123
En 1561 muere asesinado, como ya vimos, Amador Tillero, y en el proceso por
su asesinato Vicente Alamén y Martín Burro declaran que sus herederas son sus
hermanas de madre Isabel y Agustina Prom, por no tener el difunto descendencia directa, y todo hace pensar que tampoco tenía familia por parte paterna, porque de ser así la herencia hubiera ido a los Tillero. Dejan como heredero al padre
María Junez, viuda del herrero Pedro Alfarrán (1559), e Isabel Junez (1564),
mujer de Alexandre de Sasa; en ninguno de los dos casos hay hijos. La última
deja 800 sueldos a su hermana María Junez, viuda. En plena epidemia de 1564
testa Leonis de Fierro, que pide ser enterrado en su enterratorio de los predicadores y declara heredero universal a su hermano el herrero Baltasar de Fierro, si
bien su mujer, Esperanza Aranja, aparece como «señora» y usufructuaria de los bienes muebles y sitios.124 En un nuevo testamento de octubre de 1578 de Leonis sigue
siendo el heredero su hermano y usufructuaria de por vida la que es su mujer en
ese momento, Isabel Brondal,125 pero a los pocos días redacta un codicilo en el que
simplemente se le deja el usufructo un año y se obliga al heredero a entregar a la
viuda los 1200 sueldos que llevó al matrimonio más 400 de gracia especial que
le deja Leonis. En 1567 tenemos noticia de la muerte de María Palacio, mujer de
Alexandre Fierro, ambos de Calanda, que muere sin testar, por lo que su herencia va a parar a sus hermanos residentes en Huesca, Juana Palacio, casada con
Ferrando Xiret, Pedro Palacio y Martín Palacio, quienes nombran procurador a
Martín para que se haga cargo de la herencia. No sabemos si esto quiere decir
que es él el único heredero o que es quien recibe la herencia para darla luego a
sus hermanos; de ser así, tendríamos un caso en el que una mujer hereda en
igualdad a los varones. En 1575 el cantarero Gaspar Batalanau pide ser enterrado con su primera mujer, Gracia Ezcandar, y como no hay hijos heredan sus hermanos Baltasar, Francisco y Juan Batalanau, no sin problemas, porque en 1577
123. Los hermanos Alfarrán tenían sus bienes en propiedad compartida.
124. Recuérdese que su hija Jerónima, nacida de su primer matrimonio, muere en 1564.
125. Isabel Brondal hay como mínimo dos: en 1554 hay una casada con Francisco Alfarrán con quien
tuvo a Jerónimo Alfarrán, esa misma está casada en 1566 con Martín de Sora, de Alerre; en 1578 aparece otra casada con Leonis de Fierro y en 1590 con Domingo Ezcandar de Alcolea de Cinca, del que
ya está viuda en 1592.
146
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 147
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
hay un pleito de estos tres contra Juan Lasierra, Juan Cigüeño y Leonis de Fierro por haberse apropiado de bienes de Gaspar y haberlos puesto en arriendo,
concretamente un horno y obrador, por lo que Lasierra es condenado a devolver
los bienes y a indemnizar con 700 sueldos a cada uno de ellos, de acuerdo con el
fallo dado por los árbitros Felipe de Puivicino y el notario Juan Canales. Martina Aurín, mujer de Alonso de Cáceres, no deja a este nada en absoluto en su testamento de 1578 y declara herederos a sus sobrinos Juan, Martín y María
Aurín y usufructuaria a su madre, Juana Montañés, viuda de Martín Aurín.
Años después, Martina es declarada usufructuaria de los bienes de su marido,
que irán a parar a los tres hijos bastardos reconocidos que este tenía. Juan Medina, cantarero, hace testamento en 1586 por el que deja legítima «a quien corresponda» —fórmula que aparece en varios testamentos— y nombra herederos a
sus hermanos, aunque será Lope Medina, el mayor, quien distribuya la herencia,
manteniendo a su hermano Gabriel Medina el obrador que le deja el testador, con
la obligación de pagar a otros dos hermanos —Mateo Medina, residente en Albalate de Cinca, y Jaime Medina, que vive en Alomonacid— lo que Lope decida, y
si este muere será Gabriel Moreno, de Naval, el responsable del reparto. En 1587
María Junez, viuda de Pedro Alfarrán, sin hijos, modifica un testamento de 1559
en el que nombraba heredero a su padre y hace heredera universal a su hermana Juana Junez, definida como cuñada de Jerónimo Burro, pero deja diversas
mandas para otros parientes.126 Más datos aporta el testamento de Gaspar de
Moros, jornalero, que había quedado huérfano de padre y madre bajo la tutela
de Jerónimo Burro y Lupercio Gali, al menos desde la muerte de su madre en
1581. En 1590, ya mayor de edad, hace testamento y con toda seguridad muere, porque desaparecen sus pistas documentales; sus herederos a partes iguales
son sus primos Juan Prom menor y Jerónimo Prom, hijos de Juan Prom mayor y
de Ángela de Moros, hermana de su padre, sin que haga mención de Jerónima
Prom, hermana de los herederos, a pesar de que entre los beneficiarios de su testamento aparecen varias mujeres cuyos vínculos con el testador no nos constan.
Se trata de Jerónima Brondal y Ana Brondal, hijas de un Brondal cuyo nombre
desconocemos y de Gracia Albaco, a las que deja 200 sueldos a cada una para su
matrimonio; 100 lega para lo mismo a Esperanza Escudero, criada en casa de
Lupercio Gali, y 1000 a las hijas de Juan Codo, primas suyas por parte de madre,
de lo que esta dejó en testamento; al menor Francisquico Gali le da 200 sueldos.
Una manda singular es que obliga a los herederos a que mantengan hasta la
Magdalena de 1591 a Domingo Palero en la casa que le había alquilado. En 1593
hace testamento Juan Ferrando Alfanaquí, enfermo, pero aquel queda invalidado por otro de 1599, al poco de haberse casado. En el primero dejaba como herederas a sus hermanas Jerónima, Ana, Mariana y Gracia Alfanaquí. Vale la pena
recordarlo porque su herencia será una de las más problemáticas de cuantas
126. A sus primas Isabel y Juana Urramén, hijas de Pedro, les deja 300 sueldos a cada una, 200 a la
hija mayor de Gaspar Zaydejos, de Torrellas, y cama de ropa a su sobrina Mariana (o María Ana)
Menescal, hija de su hermana Juana y de Gabriel Menescal, que sabemos que fue bautizada en 1573.
147
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 148
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
hemos estudiado127 y a la que volveremos más adelante. La doncella María
Menescal al morir deja herederos a sus hermanos Jerónimo y Gabriel Menescal,
y a su madrastra María Prom le deja una joya de oro; el resto de vestidos y
joyas los repartirán los ejecutores, su hermano Jerónimo y Jerónimo Burro, que
testa dos meses después. Ferrando Codo, soltero, muere (1600) tras dejar como
heredera universal a su «amada madre», Petrona Burro, con la condición de
que dé a sus sobrinas Ana y María Corbeta, hijas de Damián Corbeta y de Mariana Codo, 500 sueldos a cada una para cuando casen. Sin ninguna condición,
María Junez, viuda de Pedro Alfarrán, deja heredero a «su amado padre»,
Francisco Junez (1559).
La excepción a toda norma es un testamento de 1580 en el que Ana de Enzala,
mujer del herrero Ferrando Naxar, deja la legítima «a quien corresponda» y hace
gracia especial a su madre, Amada Albaco, y a su marido, pero no nombra heredero, acaso por no tener hijos y poseer, además, poco que legar. En 1581 se hace
efectiva la herencia, pero sigue sin mencionarse en qué consiste; solo sabemos
que la madre recibe 250 sueldos que su hija le dejó.
Lo normal es que en caso de que haya descendencia directa sean los hijos
quienes hereden, con preferencia de los varones sobre las mujeres, aunque también en este caso hay excepciones y a veces aspectos interesantes que afectan al
resto de familiares, de manera que vale la pena hacer un repaso, aunque sea
somero, de todos los testamentos en que hay sucesión directa, insistiendo en
aquellos que tengan algún rasgo excepcional, algunos realmente sorprendentes.
El primero cronológicamente que presenta rasgos especiales es el testamento
de Juan Farax, del que ya se habló anteriormente, padre de tres varones y de una
mujer habidos en su primer matrimonio con Fátima Burro, muerta antes del
bautismo. Declara heredero al primogénito, Martinico Farax, y si muere, al
segundo varón, Pedro Farax, ambos menores; solo en caso de morir los dos sería
María Farax la heredera. Esta, muerto su padre, se casa en 1530 con Miguel
Casilla y ambos viven en la casa de Martinico, al que han de cuidar hasta la
mayoría. Juan debía de tener alguna hija mayor, residente acaso en Ariza, porque entre las cláusulas del testamento está el ruego de que su nieto Amadís de
Ariza vaya a vivir a Huesca y haga obras en la casa de acuerdo con sus tíos, quizás para que se encargara del cuidado de sus tíos menores; sin embargo, cuando
María casa no se hace alusión alguna a que Amadís viviera en Huesca, lo que nos
hace suponer que nunca se cumplió el deseo de su abuelo. Hay otro detalle curioso, y es que la segunda mujer de Juan Farax, María Grisén, debe abandonar la
casa familiar e irse a la suya, llevándose todo lo que aportó al matrimonio. En
1530, María de Aranja, viuda de Junez el Burro, deja como herederos universales a partes iguales a sus hijos Lope y Ferrando Burro y da una gracia especial a
su nieta Anica Burro, hija de Lope, de lo que se deduce que no tiene más hijos
127. En este testamento lega 200 sueldos más los 500 dejados por su padre a María Amazarola, criada en su casa desde niña, y a su madrastra, Jerónima Ezcandar, 600 sueldos y los bienes que llevó al
matrimonio.
148
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 149
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
varones ni posiblemente tampoco hijas o nietos, porque es de creer que les hubiera dejado algo, como hace con Anica. También en 1530 Juan de Huesca deja legítima a Lorenza y Violante de Huesca; a la primera, además, le lega 300 sueldos
y la mejor ropa de la casa, pero heredera universal es Violante, y hasta su mayoría será usufructuaria su mujer, María de Huesca. Al no tener hijos varones, el
usufructo del obrador lo deja a sus hermanos Pedro y Jerónimo de Huesca, para
que siga en funcionamiento, y si muere la heredera menor o sin hijos la herencia
pasará a la madre del testador, es decir, revierte en la familia. Algo parecido es
lo que en 1533 hace Rodrigo de Aroz, herrero, casado con Juana Alfarrán, a la
que deja 800 sueldos, y lega 200 de dote, para cuando case, a su hija María de
Aroz; la herencia recae en el hijo varón, Jerónimo de Aroz, que si muere antes
de casar la dejará a su hermana; si ella también muere sin descendencia, heredará la madre. Testamentos en los que se deja la herencia a los hijos sin que haya
más información son los de María Cigüeño (1530), a quien hereda su hijo Pedro
Cigüeño, y Pedro Oncino, que hace heredera a su hija María Oncino (1531) y,
hasta su mayoría, usufructuaria a su mujer, Catalina Oncino.
Curioso por infrecuente es el testamento, ya visto, de María de Rueda (1538),
viuda de Junez el Burro, que deja la legítima a sus hijos Lope y Ferrando y declara herederas universales a sus nietas Anica, Isabelica y Marica, todas menores de
catorce años, hijas de Francisco de Rueda, que deberá cuidar de la herencia y
será el heredero en caso de fallecimiento de las tres niñas. En 1541 María Farax,
viuda de Castellano, alias Urramén, con quien tuvo a Felipe, Ana y María Urramén, hace testamento al poco de casar con Miguel Naxar, herrero: deja 300 sueldos para casar a cada hija y declara heredero universal al varón, y tutores a su
marido y a Ximeno Compás.128 El mismo año hace testamento Lope de Aburramén (Urramén) y deja herederos a sus tres hijos, Felipe, Isabelica y Juanica
Urramén, pero al varón va el 50% de la herencia y la otra mitad a las dos hermanas, fórmula que se repite en otras ocasiones y que va más allá de lo que la
tradición musulmana marcaba, que solo dejaba a las mujeres una cuarta parte
de la herencia. En 1542 Juan Gali, obrero de villa, habitante en Huesca pero de
origen zaragozano, deja legítima a sus hijos Francisco, Gracia —casada con
Ximeno Compás, ya muerto en 1547—, Isabel y María Gali; aparte de legar casas
en Zaragoza a Juan Ambaxí y Leonor Arraud —no sabemos qué vínculo podía
tener con ellos—, hace heredera universal, curiosamente, a su hija María, la
pequeña, y si muere sin descendencia todo irá a parar a sus dos hermanos. Extraña sobremanera que la heredera sea la hija menor, especialmente habiendo un
varón; la única explicación posible es que los mayores hubieran ya recibido la
parte correspondiente de la herencia al casar, pero no está documentado. Sumamente lacónico es el testamento de Juana Alborgí (1543), que declara heredero
universal a su hijo Lope de Gurrea. Ya se habló al tratar la tutela del testamento
128. Véase el testamento de la misma de 1563, que afecta a los tres hijos habidos con su segundo
marido.
149
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 150
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
de Juan Grisén, de 1546, en el que deja heredera a su hija Isabel Grisén, a quien
da una legítima de 50 florines, y hace usufructuaria a su mujer, María de Moros.
En el testamento de María Marguán (1549), viuda de Pedro Cigüeño, vemos que
deja de gracia especial a su hija María Cigüeño dos manillas de oro y a su hijo
Juan Cigüeño un mirador en el Campo del Toro; ambos son herederos, pero el
varón recibe el doble que la mujer. Los dos son menores de catorce años y quedan tutelados por Jerónimo Alfarrán —marido de María— y el notable Pedro
Compañero. Caso distinto es el de Gracia Alfarrán (1550), mujer de Ferrando
Junez, madre de Ferrando, María, Brianda e Isabel Junez, a los que declara herederos a partes iguales, como hace también Juana Alfarrán (1551), viuda de Juan
Tillero y de Rodrigo de Aroz, al repartir a partes iguales su herencia entre María
y Jerónimo Tillero, del primer matrimonio, y Felipe de Aroz, del segundo, que al
ser menor es tutelado por Pedro Compañero y Lope de Gurrea. Aquí, como
vemos, no se hace diferencia entre varones y mujeres y todos heredan en la misma proporción. En 1555 Galcerán de Marguán declara herederas a sus tres hijas,
María, Jerónima y Esperanza Marguán, habidas con su segunda mujer, Jerónima
Aranja, quien hasta la mayoría de las chicas disfrutará del usufructo siempre
que, como se habló en su momento, no case; de hacerlo, Ferriz de Huerrios y
Francisco Junez repartirán la herencia entre las tres a partes iguales. También
gozará del usufructo Ana Sanz, mujer de Francisco Almaçor, obrero de villa, hasta la mayoría del hijo que están esperando.
Como estamos viendo, no es demasiado infrecuente el reparto de la herencia
entre todos los hermanos, algo que realmente va contra la tradición aragonesa,
mora o cristiana. Es el caso también del cantarero Juan Codo mayor, casado con
Ana Franco, con quien tuvo a Ana de Codo y Juan Codo menor: deja en 1559 a
su mujer 400 sueldos y sus vestidos, joyas y cama de ropa, pero nada más, y la
herencia va para los dos hijos, aunque el reparto se hará según el criterio de los
tutores Leonis de Fierro y Esperanza Aranja. No deja de chocar que el padre no
se decida a hacer la repartición, quizás porque los hijos son muy pequeños y prefiere esperar a ver su desarrollo, el posible matrimonio de la hija, el oficio que
toma el hijo, etcétera. En 1564 vuelve a testar y vemos que Ana no es mencionada y que hay más hijos de un segundo matrimonio. Siguiendo la tradición,
María Farax menor, viuda de Miguel Naxar, deja legítima a sus hijos María,
Ferrando e Isabel Naxar (1563), pero el heredero es el hijo varón, mientras que
las hijas recibirán al casar la dote que decidan los tutores y curadores del testamento, Martín Burro, Jerónimo Burro y Juan Prom.129
Durante la epidemia de 1564 hay bastantes testamentos, como ya dijimos.
Felipe Tillero y su mujer, Juana Junez, que está embarazada, hacen un testamento en el que dejan 2000 sueldos de los bienes de Felipe a su suegro, Francisco Junez, y ella lega 800 a su hermana María Junez; en ambos casos se cobrarán
129. Recuérdese el testamento hecho en 1541, que afectaba a los hijos habidos en su primer matrimonio con Urramén, quienes no son mencionados en este.
150
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 151
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
tras la muerte de los testadores. El heredero universal es el póstumo, y quedan
como tutores y curadores el padre y el abuelo materno. Otro matrimonio, Pablo
Alfarrán y Ana Junez, también hace testamento en ese año: dejan legítima a sus
hijos Francisco, Jusepe, Ferrando, Ana y Jerónima Alfarrán y saldan sus deudas;
el sobreviviente contará con la custodia, para sacar a los hijos adelante, de Francisco Junez y de Gaspar Zaydejos, casado con Jerónima; heredan todos los hijos,
varones y mujeres, pero ellos tres cuartas partes y ella nada más una parte, como
manda la costumbre musulmana. Ana Compás, viuda de Juan del Fierro, también hace testamento durante la epidemia, estando sana y embarazada: deja
como heredero al póstumo y, si muere antes de los catorce años o sin casar, la
mitad de la herencia pasará a José Çafar y la otra mitad a sus primas María,
Esperanza y Guiomar Compás, a partes iguales; la tutoría recaería en Jerónimo
Çafar.130 Juan Codo, cantarero, en el momento más álgido de la epidemia, hace
un testamento que modifica el de 1559 y deja como herederos universales a partes iguales a sus hijos Juan y Jerónimo Codo, habidos en su primer matrimonio
con Ana Franco y en el segundo con Petronila (Petrona) Burro, respectivamente; el hecho de que no se ponga en práctica la primogenitura, como se ha visto
hasta ahora, es más general de lo que la tradición muestra, porque el propio
Codo lo repite en el testamento de 1579, en el que deja a su hija Martina Codo
2000 sueldos de dote. Lo que sí resulta bastante general es la preferencia en la
línea sucesoria del varón sobre la mujer; así, Juan Prom, cantarero, estando
enfermo durante la epidemia de 1564, deja la legítima a sus hijas Isabel y Agustina Prom, nacidas del primer matrimonio con Juana Burro, y al nascituro de su
segunda mujer, Ángela de Moros; a Agustina le deja una dote de 50 florines y
cama de ropa, y a su mujer, 1000 sueldos. Es de suponer que la hija mayor, que
no recibe nada, estaba ya casada. Si el nascituro es varón será el heredero; si no,
recibirá 50 florines y compartirá a partes iguales la herencia con sus hermanas.
El testador no murió antes de 1577, y cuando su mujer, Ángela de Moros, hace
testamento en 1597 aparecen citados sus hijos Juan, Jerónima y Miguel Prom, es
decir, que tuvieron tres hijos, como mínimo, entre la fecha del testamento de
1564 y la muerte de Juan, hacia 1577.
Un testamento algo especial es el que hace agonizante, hasta el extremo de
apenas poder coger la pluma para firmar, Martín Farax ante el presbítero Jaime
Galindo, regente de ánimas, y los testigos Juan Codo y Ferrando Xiret, que lo
autentifican con juramento ante el notario Juan Canales (1567). Deja legítima a
su hija María Farax, habida con María Oncino, que estaba embarazada en aquel
momento, y al póstumo; heredera universal será su hija si el póstumo no es
varón; si lo fuera, sería él el heredero y su hija recibiría 50 libras; si nace mujer,
ambas heredarán a partes iguales, y si los dos mueren la herencia va a parar a
130. Además deja 200 sueldos a Jerónima Fierro, hija de Leonis, para casar, y a Esperanza Ferrera,
hija de María Puyo, un arca llena y una faldilla amarilla. Como vemos, es un nuevo caso en que un
miembro de la familia Compás deja abierta la posibilidad de que su herencia vaya a parar a la familia Çafar.
151
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 152
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Juan Burro, hermano del testador. Es curioso que deje mandas a sus sobrinas
Isabel y María Naxar, 50 sueldos a cada una, y a su criada —no pone nombre—
20 sueldos, y, sin embargo, a su mujer ni se la cite, acaso por la premura ante la
inminente muerte, porque según costumbre le correspondía lo que llevó al
matrimonio; queda como tutora junto con Juan el Cantarero y Jerónimo Burro,
pero tampoco se dice nada sobre el usufructo. Herederos de María del Fierro
(1568), mujer de Juan Cigüeño, embarazada al testar, serán su hija Gracia
Cigüeño y el póstumo, pero deja bienes que no se especifican a su marido, a su
padre y a su hermano, de los que no figuran ni los nombres.
A veces los testamentos se hacen para garantizar el derecho a la herencia de
hijos habidos en el primer matrimonio si el progenitor superviviente vuelve a
casar. Es lo que parece que hace en 1571 Alexandre de Sasa, viudo de Isabel
Junez, con quien tuvo a Juanico y Marianica de Sasa; por ese testamento el heredero universal es Juanico, y su hermana recibirá dote de 1500 sueldos. En ese
momento está casado con Ana Compás, con la que tendrá a Alexandrico de Sasa,
citado por primera vez en 1580 en el testamento de su madre, que lo declara
heredero universal; a su hija Matrona del Fierro, hija de su primer matrimonio,
con Juan de Fierro, le da dote de 1000 sueldos y una vánova nueva, como ya
vimos. No tenemos más datos sobre Alexandrico, de manera que no podemos
saber qué ocurrió con la herencia de Alexandre de Sasa, cuya última referencia
es de 1609, fecha en la que residía en Barbastro, pero ya en 1585 había emigrado de Huesca a Alborge. Cuando el 9 de agosto de 1572 Francisco Albaco, cantarero, hace testamento, está enfermo de gravedad, porque dos días después
consta su acta de defunción. Tiene tres hijas, Isabel, Jerónima y Ana Albaco, a
las que declara herederas a partes iguales, y por su condición de menores son
tuteladas por la madre, Jerónima Prom mayor, y por Domingo Enzala. Se hace
constar que por lo que respecta a su mujer deben cumplirse las capitulaciones
matrimoniales, pero el documento no se ha encontrado, por lo que no sabemos
en qué condiciones queda. No hay explicación al hecho de que Francisco Ezcandar en su testamento (agosto de 1572) decida que la heredera universal sea su
segunda hija, Gracia Ecandar, en perjuicio de la mayor, que vive en Barbastro
casada con el herrero Juan Lasierra; Ezcandar ofrece a estos un campo grande,
de cinco cahizadas, si van a vivir a Huesca, seguramente con la intención de su
protección en la vejez. La condición que se impone a Gracia para heredar es que
case con el visto bueno de los curadores del testamento; Gracia casa en octubre
de 1572131 con Gaspar Batalanau, cantarero —que puede continuar con el
negocio de su suegro—, y hereda una notable fortuna en casas, obradores y
botigas que, al morir (1574), por testamento, pasan a su marido y a quienes los
ejecutores consideraran oportuno. Al poco de casar, ambos han vendido bienes
que fueron de Ezcandar para pagar las deudas que dejó; Batalanau muere en
1575, y los bienes que su mujer llevó al matrimonio los vemos en manos de su
131. La boda religiosa se celebra en enero de 1573, tres meses después de las capitulaciones.
152
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 153
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
hermana Isabel Ezcandar en un documento de 1582,132 de manera que en última
instancia la notable hacienda de Francisco Ezcandar acaba en poder de su primogénita y lo que los ejecutores testamentarios de Gracia dejan a Batalanau es
muy poco, o simplemente al morir todo revierte en la familia Ezcandar. Sabemos
que Jerónimo Menescal muere en 1573 y, aunque no conocemos su testamento,
hay constancia de que le heredan sus hijos Gabriel y Juan Menescal, quienes en
1574 pagan al herrero de Naval Lope Fuster los 200 sueldos que Jerónimo le ha
dejado en testamento.
En 1574 tenemos uno de los testamentos más curiosos, del que algo se ha
dicho ya: es el único caso en que el heredero es un hijastro. Efectivamente, el cantarero Gabriel de Cuéllar nombra heredera universal a su mujer, María Franco,
con la condición de que todos los bienes pasen a Pablico Morillo, hijo del primer
matrimonio de María, y nombra a Leonis de Fierro y Antón Alfanaquí garantes
de los derechos del menor. La explicación de la herencia podría estar, quizás, en
el amor que Gabriel siente por el niño; sin embargo, el hecho de que ni siquiera
dé legítima a ningún pariente nos obliga a pensar que Cuéllar era un inmigrante sin parientes en Huesca, porque al otro Cuéllar que aparece en la documentación, Salvador, lo vemos entre 1527 y 1539 viviendo en la vieja Morería, asistiendo a las reuniones del colectivo y tutelando a huérfanos moriscos, pero no nos
consta que tenga familia, de manera que lo más probable es que no estén emparentados, y aun en el caso contrario todo hace pensar que Gabriel no tiene, por
lo menos, hermanos que según fuero puedan aspirar a su herencia, a no ser que
se haya recurrido a la adopción del menor por parte de Cuéllar, aunque en ese
caso, en mi opinión, se hubiese hecho constar en el testamento.
Que para algún padre no había diferencia entre un hijo varón y una mujer es
algo ya demostrado, y un ejemplo más lo tenemos en el menescal-herrero Ferrando Alfanaquí, que en un testamento de 1575 deja herederos a partes iguales a sus
hijos Juan Ferrando e Isabel Alfanaquí, habidos con su primera mujer, Beatriz de
Gurrea; la única limitación que pone a Isabel es que heredará solamente cuando
case.133 En 1576, Alfanaquí aparece casado con Jerónima de Royo (o Ezcandar),
que está embarazada, a la que lega 500 sueldos, y deja la legítima a Juan
Ferrando, Isabel y al nascituro, mientras que los herederos son sus primos Alexandre de Sasa y Juan Alfarrán, alias el Royo. Resulta del todo imposible justificar el cambio entre el primero y el segundo de los testamentos, pero es que en
el tercero y último, hecho en enero de 1592, poco antes de morir, da a sus hijos
Juan Ferrando e Isabel, ya viuda de Pedro Barcedo, lo que su madre les dejó en
testamento: 5000 sueldos a Isabel, que recibió al casar, y al hijo casas en San
Lorenzo por valor de 8000 sueldos, otras casas junto al horno de Lucas de Cáceres
132. Batalanau deja herederos a sus hermanos y no se hace referencia a los bienes que fueron de su
mujer, quizás porque nunca recibió nada.
133. Hay varias mandas en el testamento: que se pague a Juan Cigüeño 100 sueldos que le había dejado Beatriz de Gurrea en su testamento, y a la criada María de Falces, de Alerre, 100 sueldos legados
por su difunta esposa y 50 que le deja él.
153
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 154
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
valoradas en 1000 sueldos, un campo en Barbastro por otros 1000 y los útiles de
oficio de herrero y albéitar, que valen 1000 más. Realmente no estamos ante un
verdadero testamento, sino ante la confirmación del testamento no encontrado de
su primera mujer, y digo esto porque no se dice nada sobre sus bienes ni sobre su
reparto, cuando se sabe que su hijo, al final de 1592, reconoce estar obligado a
dar a su madrastra, Jerónima Ezcandar, unas casas en la calle Población treuderas a San Lorenzo, que son las que se encuentran junto al horno de Cáceres, así
que necesariamente debió de haber otro testamento de su padre posterior al mencionado de enero de 1592, y queda ratificado en un primer testamento de Juan
Ferrando en septiembre de 1593, ya citado en otro momento, en el que reconoce que, por el testamento de su padre, debe entregar a su madrastra lo que llevó
al matrimonio y 600 sueldos que le dejó su padre, a la vez que declara herederas a sus hermanas Jerónima, Ana, Gracia y Mariana Alfanaquí, que lo eran solo
de padre. Juan Ferrando muere en 1599; un día antes hace un nuevo testamento muy prolijo, y el mismo día de su muerte, certificada el 6 de octubre, un codicilo, con contradicciones evidentes que provocarán conflictos que se prolongarán
durante más de veinte años.
Vale la pena detenerse en estos documentos que abarcan un ciclo abierto en
1575 con el testamento de Ferrando Alfanaquí y que se cerrará con el último
pago a la hija menor, Mariana, en 1606, pues se trata de uno de los casos de
herencia familiar más completos con los que contamos. En el testamento de 1599
ordena Juan Ferrando, herrero, que se pague a Juan Cigüeño lo que él diga
(parece que se trata de deudas), da la legítima al póstumo que espera su mujer,
declara haber recibido de su suegro, Lope Medina, 300 sueldos y cama de ropa
según las capitulaciones matrimoniales y se da por pagado; obliga a que se dé a
su mujer 500 sueldos que faltan por entregarle de la dote que le ofreció y 1000
más de gracia especial; el heredero universal será el póstumo, y si muere menor
se harán con su herencia cuatro partes: una para Juan Alfarrán, que vive en
Fuentes, otra para su primo Juan Cigüeño por lo que le debe y las otras dos partes para sus hermanas Jerónima, Gracia y Mariana Alfanaquí —no vuelve a mencionar a Ana Alfanaquí—, con la obligación para las dos primeras de alimentar
a la menor Mariana so pena de perder la herencia; los ejecutores son su suegro,
Lope Medina, y Juan Cigüeño. Al poco hace un codicilo que modifica sustancialmente el testamento, sin que sea fácil encontrar una explicación; en él se dejan
100 sueldos para misas y 3000 para su mujer, además de sus vestidos, joyas y
cama de ropa, sin derecho a nada más; en lugar de cuatro partes se hacen dos:
una para pagar a Juan Alfarrán 1800 sueldos que le debe y la misma cantidad y
por el mismo motivo a Juan Cigüeño; el resto de sus bienes se reparten entre sus
tres hermanas, manteniendo la cláusula que obliga al cuidado y alimentación de
Mariana, y si no lo hacen todo irá a los ejecutores —los anteriores más Juan
Burro—, que distribuirán los bienes como mejor consideren. Como puede apreciarse, hay diferencias notables entre el testamento y el codicilo, pero lo más
inexplicable es la desaparición del nascituro, que de heredero universal pasa a no
ser ni mencionado. La única justificación sería un aborto en las pocas horas que
154
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 155
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
transcurren entre el testamento y el codicilo. Desde el momento de la muerte de
Juan Ferrando se inicia una serie de conflictos entre sus herederos en los que la
causa de todo parece ser la cláusula de cuidar y alimentar a Mariana, como se ve
en la intervención de los ejecutores del testamento desde marzo de 1601, cuando pagan a la viuda de Juan Ferrando, ahora casada con José Codo, 3000 sueldos que su marido le había dejado en testamento y ambos se comprometen a cuidar y alimentar a Mariana, lo que indica que sus hermanas se han negado y que
los ejecutores, cumpliendo el mandato testamentario, distribuyen los bienes y los
administran. Así, en julio de 1601 venden unas casas con corral y huerto en la
calle San Martín, treudera a la Seo, por la elevadísima cantidad de 7100 sueldos
a los hermanos Juan Gali menor y Lope Gali menor, residentes hasta ese momento en Bellestar. Al día siguiente pagan a María Macerol, de María de Huerva, por
medio de su marido, Alexandre Dez,134 300 sueldos de los 500 que le había dejado Juan Ferrando, y veinte días después otros 2000 van a parar a Beatriz Medina y José Codo como pago de los 3000 que ella llevó como dote al matrimonio.
Unos días después pagan a Juan Alfarrán, de Fuentes pero en ese momento en
Huesca, 900 sueldos de los 1800 que decía el testamento. En agosto los ejecutores venden un mirador en el Campo del Toro por 200 sueldos al infanzón Andrés
Lapeña, y en enero de 1602 pagan a Juan Cigüeño 900 de los 1800 indicados en
el testamento. En julio de ese año nos sorprendemos con que el tutor de Mariana, todavía menor de doce años, es Juan Ezcandar, de Alcolea de Cinca pero residente en Huesca, quien recibe de los ejecutores 900 sueldos, un paramento de
lienzo y randas viejo, un travesero, un cuerpo de camisa y mangas a lo antiguo
y dos carrazones de hierro —como se vio anteriormente—, y se reconoce que son
para alimentar y mantener a Mariana, negando a sus hermanas Jerónima y Gracia el derecho a reclamar nada. Sin embargo, un mes más tarde Alexandre
Muçot, de Albalate de Cinca, marido de Gracia Alfanaquí, reclama lo que le
corresponde de la herencia de Juan Ferrando, a lo que los ejecutores responden
que se lo habían entregado a Juan Ezcandar, de Alcolea. Todavía en 1606 Jusepe Muçot, de Pueyo de la Encomienda, procurador y marido de Mariana, recibe
de los ejecutores 800 sueldos, que es lo que debía recibir su mujer de los bienes de
su hermano. Queda claro que Mariana anduvo de mano en mano hasta terminar
casada siendo una niña y antes tutelada por un hermano de su madre, por lo que,
si se cumplió estrictamente el testamento de Juan Ferrando, las hermanas de este
quedaron desheredadas. De la segunda mujer de Ferrando Alfanaquí, Jerónima
Ezcandar, tenemos un testamento de 1580 en el que deja heredera a su hija Jeronimica Alfanaquí, y en su defecto a su marido; en aquel momento Jeronimica era
una niña, pero Jerónima aún tuvo tres hijas más, Ana, Gracia y Mariana, de las que
hemos hablado, y tenemos la certificación bautismal de Marijuana en 1580,
Ferrando en 1583 (no hay que confundirlo con su hermanastro Juan Ferrando)
y Mariana en 1590. De todos ellos, Marijuana y Ferrando murieron niños, y de
134. Posteriormente la veremos en Huesca casada con Martín Marruecos y bautizando a su hijo Luis.
155
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 156
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
nuevo comprobamos cómo no todos los bautizados y difuntos aparecen en las
actas parroquiales.
Retomando el hilo cronológico truncado para explicar la herencia de Juan
Alfanaquí en toda su extensión, nos remontamos de nuevo a 1575 para encontrarnos con el testamento del herrero Francisco Junez —marido de Gracia Alfarrán—, en estado muy grave, pues muere cuatro días después. Deja legítima a
sus hijas María Junez, viuda de Pedro Alfarrán —matrimonio sin hijos—, Juana
Junez, mujer de Gabriel Menescal,135 y Jerónima Junez, mujer de Jerónimo Burro,
a las que declara herederas juntamente con su yerno Jerónimo Burro, caso único
en la documentación estudiada. Hay además diversas mandas: a su sobrina Jerónima Junez136 le deja 500 sueldos para cuando case; a su criada Teresa de Blecua, 200; a su sobrino Felipe Castellano le permite «quitar» el campo que le
arrendó por 200 sueldos menos de lo que decía la carta de garantía; la casa familiar se la queda su hija mayor, María, que vivía en ella posiblemente desde que
enviudó; finalmente, a su nieto Juanico Burro, hijo de Jerónima,137 si quiere ser
albéitar, pueden darle de la herencia lo que se considere oportuno; era una forma de continuar con el negocio familiar, que también ejercían sus yernos Gabriel
Menescal y Jerónimo Burro. En el año 1577 aún coleaba este testamento, y se llega
a un acuerdo entre todas las partes que pone fin a las disputas entre María, Juana
y su marido y Jerónima y su marido, por una parte, como herederos de Francisco Junez y de Juan Cigüeño mayor, y Brianda Junez y su marido, Juan Cigüeño,
y Juan Menescal e Isabel Junez por la otra, como herederos que son de Ferrando
Junez y Gracia Alfarrán y de Jerónima Junez, sus padres y hermana.138 Relacionado con lo anterior está la herencia de Jerónimo Menescal y Esperanza Franco,
muertos en 1573 y 1570, respectivamente, uno de cuyos herederos es Gabriel
Menescal, quien reconoce en 1578 que ha recibido de su hermano Juan Menescal lo que debía darle de la herencia de sus padres, sin que sepamos nada al respecto, porque esos testamentos no se han encontrado.
Se sujeta a la tradición a la hora de testar Isabel Fierro, viuda de Martín
Franco (1576), que declara heredero universal a su hijo Martín Franco, en tanto que a su hija Gracia Franco139 no le deja más que 600 sueldos si llega a casar,
aunque lega otros 1000 a Ana Cabero, de Naval, cuyo vínculo desconocemos.
Algo similar hace el cantarero Juan Codo (1579), padre de Jerónimo, José y
Mariana (o Martina) Codo: declara herederos a sus hijos varones a partes iguales, a su hija le da una dote de 2000 sueldos para cuando case —lo hace con Juan
135. En esa misma época hay otro Gabriel Menescal casado con Juana Burro (Juana Junez aparece en
numerosos documentos como Juana Burro, pero no hay duda de que es la misma persona). Los que
aquí estudiamos tuvieron como mínimo dos hijas: Isabel en 1575 y María en 1577.
136. Como puede apreciarse, hay dos homónimas que son primas hermanas.
137. Jerónimo Burro y Jerónima Junez casaron en 1555 y tuvieron varios hijos: Jerónimo Burro menor
en 1557, Juan Burro menor en 1564, otro Jerónimo en 1572 y Martín Burro en 1574.
138. Los hermanos Junez son Brianda, Isabel, Jerónima, María y Ferrando, este último nieto y heredero de Catalina Marguán, viuda de Juan Alfarrán.
139. Hay una homónima casada con Francisco Ezcandar a mediados de siglo.
156
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 157
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
de Moros y enviuda pronto— y 2000 más a su mujer, Petrona Burro, que será
usufructuaria hasta la mayoría de los hijos, quienes tienen la obligación de mantener a su hermana hasta que case. En 1599 Petrona paga a su hijo Juan lo que
le habían dejado en testamento su padre y Juan de Moros. Del testamento de
Jerónima Aranja, viuda de Galcerán de Marguán (1579), solo hemos podido
saber, debido al lamentable estado del documento, que su heredera es su hija
Esperanza Marguán, casada con Lupercio Gali. En 1580 hace testamento el cantarero Didago de Arayco, que está gravemente herido en la cara por una agresión; aunque su vida se prolongará hasta febrero de 1600, no hace ningún testamento más. Le hereda su hijo varón, Jaime de Arayco, y las hijas, Catalina y
María de Arayco, reciben simplemente una dote. Del mismo año tenemos el hermoso documento que es el testamento del albéitar Alonso de Cáceres, cuya «amada mujer», Martina Aurín, deberá alimentar y vestir —como ya se vio— a los tres
bastardos reconocidos que tuvo, Martinica, Martinico y María de Cáceres, que
serán los herederos, y ella será usufructuaria. La herencia se repartirá a partes
iguales y, además, cada uno recibirá la elevada suma de 16 000 sueldos; deja otros
200 al hospital de la Esperanza y a los pobres y ordena que se paguen dotes de
matrimonio de 200 sueldos a Catalina y Ana Delmas, hijas del difunto Julián
Delmas, y de 400 a Daniela Duarte, huérfana de Juan Duarte. Martina (o Mariana) Codo, viuda de Juan de Moros, deja heredero a su único hijo, Baltasarico de
Moros (1581), con una herencia, por cierto, muy menguada; el inventario hecho
a los cuatro días del testamento delata la pobreza de la familia. Uno de los documentos más fieles a la tradición es el testamento cerrado de Domingo Almaçor
(1582), obrero de villa, que nombra heredero al primogénito, Juan Almaçor, en
detrimento de Miguel, Gracia e Isabel Almaçor —de su primer matrimonio, con
Gracia Arenes— y de Diana Almaçor —habida con su segunda mujer, Violante
Xavierre—. Deja a Gracia y a Diana una dote para casar de 4000 sueldos, la misma cantidad que había dado a Isabel al casar con Jaime Lasarte; a Miguel le deja
lo que le legó su madre, que no sabemos qué es, y 1000 sueldos, y si decide ser
sacerdote deberá mantenerlo su hermano y heredero Juan hasta los veinticuatro
años, mientras cursa los estudios. Esta herencia planteará problemas muy serios,
que duran todavía en 1595. De Miguel se pierde la pista, pero Juan casa con Ana
Bailo y viven con su padre, que le impone la obligación de continuar manteniendo a su madrastra, Violante Xavierre, y a su hermana Diana en caso de que él
muera. No consta cuándo fallece, si bien su última huella documental es una
reclamación ante el justicia de Huesca en 1587 por el impago de una obra, pero
la muerte tuvo que ocurrir entre esa fecha y 1589, porque, en el expediente del
largo proceso por la herencia, Juan presenta las cuentas de haber pagado el sustento de su padre hasta 1588. Cuando en 1590 muere Violante, declara heredera universal a Diana, y si fallece sin casar todo va para la iglesia de San Lorenzo de Bierge.140 Se inicia entonces un pleito entre Juan y Diana, quizás porque
140. Actualmente es una pequeña capilla dentro del casco urbano del pueblo y parece, por su fábrica,
que nunca tuvo gran importancia.
157
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 158
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Violante transmitió a Diana bienes de su marido que correspondían a Juan y sobre
los que no tenía ningún derecho, pero ella dice que se los quedó para pagar las
deudas que había dejado su marido. Juan, en un litigio en el que participa el
obispo como contrario, recupera lo que le pertenecía de su padre (casas, tierras
y una torre), pero fallece en 1592, y, al parecer debido a las deudas dejadas por
Juan y su padre, sus bienes son aprehendidos por la Ciudad, que en 1596 los
ofrece públicamente a explotación. Muerta Diana, es el obispo quien lleva adelante la reclamación de los bienes de la muchacha para que se haga efectivo el
contenido del testamento de Violante.141
Del testamento de Ángela de Moros (1583) ya se habló con anterioridad; baste recordar aquí que los herederos son los dos varones, Juan y Jerónimo Prom, a
partes iguales, mientras que la hija, Jerónima Prom, recibirá dote de joyas, ropas
y vestidos. Hay una manda un tanto misteriosa por la cual el marido de Ángela,
Miguel Moscabida, deberá dar 200 sueldos a «cierta persona» que ella y el esposo saben; ha sido imposible identificar de quién se trata. De 1584 es el testamento, prácticamente ilegible, de Ana Naxar, mujer de Jerónimo Moçot, en el que
declara herederos a sus hijos Francisco y José Moçot y a su marido. Ana vive aún
muchos años, y en 1596 bautizan a una hija llamada Esperanza Moçot. Otro testamento en el que la herencia se reparte entre los tres hermanos, varones, y con
algún rasgo de propiedad compartida es el que hizo el calderero Jerónimo Burro
mayor, viudo de Jerónima Junez, en 1587, modificado por otro posterior de
1594, sustancialmente diferente, si bien se mantiene el espíritu del primero; la
riqueza es considerable y nos da idea del nivel de vida de la clase artesanal acomodada. En el primero de los testamentos los tres hijos tenidos con la quondam
Jerónima Junez, Juan y Francisco Burro y Jerónimo Burro menor, son herederos
universales, pero se especifican algunos bienes dados a cada uno bajo la fórmula, tan común en los testamentos, de «gracia especial». Así, a Juan le lega un
huerto en Almériz, tierras en Florén, un campo en el camino de Quicena, un campo de 3 cahíces en Monzur y la mitad de la casa donde vive el testador, concretamente la delantera, que da a la calle San Martín —en tanto que la trasera queda para los otros dos hijos—, y todas las herramientas que hay en la botiga y en
las caballerizas; a Francisco le da unas tiras de tierra en los Tierços Baxos, un
campo con era en el Alfaz, una faja en Monzur y las herramientas de calderero,
y habrá de dar 700 sueldos a Jerónimo para que compre otras herramientas del
oficio; finalmente, deja al menor unas tiras en el Alfaz, un campo en la Cruz de
Seral de 3 cahíces, cuatro fajas en los Tierços Baxos y una faja en Monzur; a los
141. Resulta complicado averiguar la trayectoria de los miembros de la familia Almaçor, que tenía
varias ramas: la que aquí tratamos, procedente de Zaragoza, y otras de las comarcas oscenses. Como
ejemplo, sabemos que en 1593 son confirmados un Juan y una Gracia Almaçor, que evidentemente
nada tienen que ver con los que hemos estudiado. Junto a ellos dos, de los que no se dice que sean
convertidos, reciben el sacramento otros de quienes sí se hace constar su condición de cristianos nuevos: Ana Burro menor, Paciencia Burro, Francisco Gali menor, Paciencia Menescal, Ana Fierro,
Gabriel Menescal Menescal, Juan Medina nieto, Jerónimo Menescal menor, Isabel Burro menor y
Esperanza Fierro.
158
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 159
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
tres, un plantero en el camino de Lérida; a su criada Martina, de Puiboloea, si
casa, 300 sueldos y un par de sábanas; a Juana Fierro, hija de Antón Fierro, 200
sueldos de dote si se casa. En un codicilo hecho el mismo día se especifica que las
dos botigas que hay en la parte delantera de la casa son para Juan, y que Francisco y Jerónimo no recibirán lo que les corresponde de la casa hasta los veinticuatro años, o antes si contraen matrimonio. En el testamento de 1594 se cambian algunos términos y se detallan otros nuevos; han pasado años y aparecen ya
nietas y unas sobrinas, y ha cambiado la criada. Al primogénito le entrega la casa
de la familia —ahora completa— con las dos botigas, dos corrales y todos los
muebles, excepto la herramienta, barquines, enclusa y martillo, palanca y arambre viejo y nuevo que hay en la tienda, que da a la calderería, porque todo eso se
lo dio a Francisco cuando se casó —sabemos que fue en 1594 con María Soro—, y
le da, además, tierra en Florén, en el camino de Quicena, en el Alfaz, en Monzur,
en el barranco de Labamanos y en los Tierços Baxos, y las gallinas que hay en el
corral; a Francisco, casas con dos botigas, corrales y huerto, 1000 sueldos, un
huerto en el Ferrianal, dos campos en Monzur, tierra en el Alfaz y campos en
Monzur y Barbadagulla; a Jerónimo, casas con tres botigas, huerto y corral en el
callizo de los Frailes, tierras en el Alfaz, en Monzur, campos en el Alfaz, campo
con un soto en los Tierços Baxos, una caballeriza con un corral al lado, con la
obligación de dar 1000 sueldos a Francisco para comprar una casa; las cabalgaduras y el cereal que hay en la casa son para los tres a partes iguales, lo mismo
que los censales y otros bienes sin especificar; a su criada María le da una dote
de 800 sueldos para casar; 300 sueldos a las hijas de su hermana Juana Burro, y
las ropas de la casa para sus nietas Ana y Diana Burro.
Cuando Juana Burro,142 mujer de Gabriel Menescal, hace testamento en 1587,
declara heredera a su hija Mariana Menescal, y si muriese antes de casar lo sería
el marido, que, en cualquier caso, recibirá 1000 sueldos. Juana tiene otra hermana, Isabel Burro menor,143 casada con Jerónimo Menescal, hermano de su
marido, pero no se le conocen más parientes próximos; de ahí que no sea raro
que la herencia revierta en el esposo; quien herede habrá de garantizar 200 sueldos para casar pupilas. En 1588 Isabel Ezcandar, viuda del herrero Juan Lasierra mayor, deja legítima a sus cinco hijos (Juan Lasierra menor,144 Gabriel, Francisco, Jerónima, Elena y Ana Lasierra), y reparte algunos bienes;145 así, a
Jerónima le da 1000 sueldos y casas en el barrio del Medio; 1500 sueldos a cada
hijo y un obrador y casas junto al obrador de Lope Medina, parece ser que en
142. Hay no menos de tres homónimas.
143. Definimos a esta Isabel Burro como menor porque en 1530 aparece otra homónima. Sin embargo, creemos que esta es cristiana, razón por la cual no se recoge el pleito por la herencia de Juan Burro
y su mujer, Leonor de Salillas, por la que litigan Isabel y Jaime Burro, quien, por fallo arbitral, es
declarado heredero.
144. De todos los hijos, del único que hay certificación de bautismo es de Juan: más dudas que añadir a la validez de los registros parroquiales.
145. Recuérdese que el marido había dejado dicho en su testamento (1585) que ella distribuyese la
herencia y la administrase como mejor considerase.
159
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 160
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
propiedad compartida; a Juan y Francisco les da el campo grande, y a Gabriel,
dos fajas de tierra en la Alfándega; a Ana, una saya negra y otras ropas; el paramento, a Elena; toda la ropa de lino y lana se repartirá entre las hijas, y los varones son declarados herederos universales. En 1600 hace un nuevo testamento en
el que deja 100 sueldos para misas y novenas, la legítima a sus hijos y a sus nietos Esperanza y Martín de Sora,146 hijos de su difunta hija Jerónima y de un tal
Sora —no sabemos su nombre—; a Francisco le da, como gracia especial, 4000
sueldos, a la vez que deja a su nieta otros 300 para que los lleve al matrimonio,
y declara herederos a Gabriel y Francisco. No acaba de entenderse que entre los
herederos no figure Juan, aunque todo parece indicar que debió de recibir lo que
le correspondía cuando se casó y se trasladó a vivir a Nuez; una parte de esa
herencia son los 4000 sueldos que recibe de su madre en 1598. Hasta el momento de su muerte, en 1600, Isabel Ezcandar fue quien controló la hacienda familiar: con sus hijos, o ella sola, vende campos, arrienda casas y obradores y hace
arrendamientos de tierras, todo ello documentado desde 1590.
Juan Cigüeño, en su testamento de 1593, declara herederos por igual a sus
hijos, hombres o mujeres, Brianda, Juan, Mariana y Jerónima Cigüeño, nacidos
del matrimonio con Brianda Junez.147 Ana Ezcandar, mujer de Lope Medina, hace
tres testamentos, en 1595, 1600 y 1606, y ninguno tiene efecto, puesto que ella
y toda su familia han de irse con la expulsión general. En el segundo testamento aparece una hija más, Ana Medina, bautizada en 1598; además, tenemos la
partida de bautismo de Gracia (1587), Miguel (1590) y María Medina (1587),
pero no la de Beatriz, ni la de Juan Medina; Miguel parece morir antes de 1595.
En el primer testamento deja a las mujeres 1500 sueldos a cada una y sus ropas,
vestidos y joyas, que guardará Jerónimo Burro hasta que se casen, pero los herederos universales son los varones, y el marido es usufructuario hasta la mayoría
de los hijos. Quince días después, en un codicilo, rebaja la dote de las hijas a
1000 sueldos. En 1598 la primogénita había casado con Juan Alfanaquí, del que
enviuda antes de dos años, y en el segundo testamento ya está casada con José
Codo. En el segundo testamento a Beatriz solo le da la legítima, porque la dote
la llevó ya al matrimonio; deja a las otras hijas 1600 sueldos a cada una y sendas camas de ropa para cuando casen, además de una saya negra, faldilla y manto, un compra148 de dientes y un librico de oro; a María, dos sortijas de oro; declara herederos a los dos varones. Lo que pudo ocurrir para que en el tercer
testamento declarara herederas a sus hijas Gracia, María y Ana si llegaran a
146. Hay otro Martín de Sora, vecino de Alerre, juzgado por la Inquisición en 1596.
147. Juan Cigüeño y Brianda Junez habían tenido más hijos, según las actas bautismales; sabemos que
en 1571 bautizan a Francisco, en 1575 a Brianda, en 1580 a Esperanza, en 1581 a Mariana y en 1585
a Miguel; no consta la certificación de bautismo de Juan Cigüeño menor ni la de Jerónima Cigüeño
menor. Como puede apreciarse, algunos murieron muy jóvenes; concretamente, no hay más datos que
la fecha del bautismo de Francisco, Esperanza y Miguel. Tampoco tenemos el acta de defunción de los
que fallecieron.
148. Desconozco el significado de esta palabra.
160
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 161
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
casarse, siempre que no lo hicieran con miembros de la familia Raca, y si no, a
los hijos de Beatriz, se me escapa absolutamente; solo se sabe que Jerónimo había
ido a vivir a Naval y que Juan trabajaba en Huesca con su padre. Cuando Lope
Medina hace testamento en 1609 deja su herencia a los dos hijos varones y a su
hermano Jerónimo Medina, lo cual también es chocante, de manera que es probable que haya habido algún problema entre los progenitores y sus hijos. Ángela de Moros, viuda del cantarero Juan Prom, deja legítima a sus hijos Juan, Jerónima y Miguel Prom, pero a la hija únicamente le lega 120 sueldos de dote, sus
ropas, vestidos y un manto, todo para cuando case; los herederos son los varones, que ya habían recibido en 1590 la herencia total de su tío Gaspar de Moros,
muerto sin hijos. Sin embargo, en el testamento del padre, hecho en 1564 (aunque sobrevivió como mínimo hasta 1577, no se ha encontrado otro testamento),
no aparece citado ninguno de ellos porque aún no habían nacido; solamente se
sabe que en aquel momento Ángela esperaba su primer hijo con Juan Prom.
Brianda Cigüeño, casada en 1598 con Jerónimo Burro, hace un testamento en
1599, al poco de contraer matrimonio, por el que declara herederos a su madre,
su esposo y su hermano Juan Cigüeño. Cuando en 1601 su marido, enfermo,
hace testamento ella está embarazada, y en él declara heredero al póstumo y da
a su mujer 5500 sueldos, entre los que están los que ella aportó al matrimonio,
que sabemos que fueron 2000; deja 500 sueldos a cada una de las hijas de Antón
Fierro, y a Francisco Oncino, un cahíz de trigo. Sin embargo, Cigüeño no muere, y sabemos que el nascituro no llegó a nacer o murió bebé (no queda rastro de
su bautismo), pero están certificados los bautismos de sus hijos Mariana (1605),
Jerónimo (1609) y Juan Burro (febrero de 1610), que es el último bautizado
antes de la expulsión, de manera que estamos ante otra de las familias que se
mantuvieron en su lugar hasta el final y, lógicamente, sus testamentos jamás
tuvieron efecto. Bastante especial es el testamento de Hernando Naxar (1600),
herrero, con diversas mandas que reparten su hacienda: 200 sueldos para su
aprendiz Pedro Calvo y a la hermana de este Marta Calvo; 200 para Mariana
Pomar; a su mujer, Ana Burro, 5000 sueldos, las ropas de lana y lino, excepto los
vestidos del testador; para sus sobrinas Diana y María Burro, hijas de Juan Burro,
la tercera parte de sus bienes, y si mueren irán a otros hijos o hijas de Juan; el
resto de sus bienes, para casar pupilas, por lo que los ejecutores venderán la
mitad de ellos. Lo sorprendente es que Naxar tenía parientes directos, y sin
embargo las beneficiarias son unas sobrinas por parte de su mujer y las huérfanas, que podrán llevar dote al matrimonio gracias a su magnanimidad.
En 1602 hace testamento Esperanza Alcaranén —apellido procedente de
Albalate de Cinca—, mujer del cantarero Juan Prom, en el que declara heredera
a su hija y usufructuario a su marido; muere el mismo día que testa. De ella solo
tenemos esta información; es probable que llegara desde Albalate para casarse,
pero todo es pura conjetura. Tampoco pueden pasar de conjeturas lo que en 1606
empuja a Petrona Burro, viuda de Codo, a hacer un testamento en el que deja
como heredero a su sobrino Juan Burro una vez que se hayan hecho una serie de
mandas que especifica claramente: de sus bienes, se ha de pagar una gran deuda
161
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 162
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
de 46 escudos que tiene su hijo Martín Codo, zapatero, de los 1500 escudos que
deja a los ejecutores (Jerónimo y José Corbeta);149 deja la legítima a sus hijos Jerónimo Codo menor, José, Juan, Martín y Martina Codo, mujer de Damián Calbete;150 lega 1400 sueldos a cada uno de sus hijos varones; a Martina, 700, y todo
lo que sobra de sus bienes va para su sobrino. No sabemos cuánto podía ser lo
que heredaba el sobrino, pero Petrona había recibido una buena fortuna de su
padre, Jerónimo Burro, calderero, y la de su hijo Ferrando Codo. Ella y sus hijos
Jerónimo y José hacen algunas ventas en 1598 y 1599 por valor de 7700 sueldos,
y otras en 1609 por 2200 más, lo que nos puede dar una idea de su buena posición económica. Finalmente, en 1607 hace testamento Francisco de Enzala,
quien, como ya se vio, designa usufructuaria y mayora a su mujer, María Lasierra, obligada a cuidar de los dos hijos, Francisco de Enzala menor y Ana María
de Enzala, con la prohibición de volver a casar.
149. Estos personajes solo aparecen en este documento.
150. Este es también un apellido nuevo entre los moriscos.
162
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 163
PAGOS, CONFLICTOS Y LITIGIOS
Como hemos visto, muchos de los documentos estudiados nunca se hicieron
realidad, pero en cualquier caso nos sirven para estudiar el sistema de herencias
y comprobar que no había diferencias notables entre los nuevos y los viejos cristianos; la condición legal de aragoneses de los moriscos es evidente, y que se rigen
por el fuero también. Otra cuestión es que los matrimonios entre primos, a pesar
de las recomendaciones de Trento, sean más numerosos que en el caso de los cristianos, y en eso sí que podemos ver la supervivencia de la tradición mudéjar, que
es tanto como decir musulmana. De todos modos, a pesar de la abundante documentación sobre la transmisión de bienes vista hasta ahora, no es todo: falta
estudiar los numerosos pagos de mandas incluidas en testamentos que no se han
encontrado y hablar de los conflictos relacionados con herencias, que es lo que
ahora vamos a tratar, excluyendo, como se ha venido haciendo, todo lo relacionado con los Çafar y los Compañero, y siguiendo un orden, también en este caso,
cronológico.
Antes del obligado bautismo se habían casado Esperanza Compás y Lope
Alfanaquí, que al poco muere. Le hereda su hermano Rodrigo, al que le pone un
litigio (1528), resuelto por arbitraje del fraile predicador Franci Muñoz y de
Francisco Gómez, su cuñada Esperanza, que reclamaba y recibe la dote que le
dio su marido al casar, consistente en 1200 sueldos, cama de ropa, joyas y vestidos. En 1531 tenemos un documento incompleto que recoge el pleito por las
casas que fueron de Alí y Aziza Alfanaquí, que son reclamadas por Juana de Sasa
y Martín de Sasa, representados por el notario Pedro Navarro. Los reclamantes
dicen ser hijos de Aziza y de Sasa (sin nombre), ambos difuntos, y para justificar
sus derechos dan la genealogía familiar, remontándose a su abuelo Mahoma (después Juan) Alfanaquí, que tuvo a Alí y Aziza Alfanaquí; Alí casó con Muzate
Aranja y tuvieron a Bernardo y a María Alfanaquí, según es notorio en la ciudad,
los cuales tuvieron las casas hasta su muerte sin herederos, por lo que, en buena
lógica, deben ir a parar a los reclamantes, primos de los últimos poseedores. En
1553, y sin llegar a plantearse ningún litigio, al menos aparentemente, se reparten la herencia de sus padres y de su hermano Pedro Alfarrán, muerto sin descendencia (en 1545 aún vivía), según los Fueros de Aragón, los hermanos Alfarrán; hasta ese momento da la impresión de que tenían la propiedad compartida;
163
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 164
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Pablo y Juan Alfarrán se quedan casas en la plaza de Florén, otras casas en el barrio
del Medio y unas tiras de tierra en el Alfaz junto al camino de Montearagón; Martín
y Francisco Alfarrán se quedan dos portales de casa en el barrio del Medio, una
faja de tierra y un campo en Monzur junto al barranco de la Alfándega, una faja
de tierra en la buega de Quicena, otra en Florén y una viña en los Tierços. Ahora las propiedades son de dos hermanos, y no tenemos documento alguno más
sobre la herencia hasta 1577, en que Pablo y su hermano Juan acaban el reparto de la misma, dando Pablo a Juan unas tiras en el camino de Montearagón
valoradas en 800 sueldos, y se dice que así se completa la partición de 1566, de
la que no tenemos noticia documentada. Lo que sí queda claro es que de una propiedad compartida, en un principio, por cuatro hermanos se pasó a la de dos, y
finalmente a la propiedad individual. A veces las herencias no se pagan inmediatamente, sino que tardan años. Ejemplar es el caso de Isabel Castellano, alias
Urramén, huérfana de Lope de Urramén o Aburramén: en 1541 se hace el inventario —ya visto parcialmente— de lo que hay en la casa de su padre por los tutores de Felipe, Isabelica y Juanica Castellano, que son Ferrando Çafar y Francisco Junez, además de la madre, Isabel Aranja, quienes en noviembre de 1553
hacen llegar a Isabel, casada en Pedrola con Alexandre Lançari, lo que le correspondía de la herencia de su padre, doce años después de su muerte. Unos días
después, también en Pedrola, es Juana Castellano, hermana de la anterior, soltera, la que reclama, por medio de su tío y procurador Lope Castellano, la herencia que le correspondía de su padre; el documento de petición se presenta en
diciembre al justicia de Huesca Juan Cortés, lo que nos hace pensar que a ella no
le había llegado la herencia y se ve obligada a reclamarla oficialmente a los curadores del testamento de su padre, Çafar y Junez, quienes entregan al procurador
de Juana lo que le corresponde de la herencia. También en 1553 vemos cómo su
hermano Felipe, que ya ha alcanzado la mayoría de catorce años, comienza a
disponer de los bienes heredados del padre. Ocho años tarda Miguel Compañero, huérfano de Pedro Compañero, en recibir de su madre, Esperanza Çafar
mayor, y de sus hermanos Juan y Enrique Compañero la herencia de su padre y
de su hermano Lupercio Compañero, y de lo que se le entrega deberá pagar la
dote a su mujer, Leonor Castellano, acordada en las capitulaciones matrimoniales. La tardanza no se explica, porque Miguel es mayor y actúa económicamente desde hace varios años, de manera que lo que cabe pensar es que si se paga
ahora es porque debe de hacerse constar en el testamento de su padre —no
encontrado— que la recibirá al casar; no cabe otra explicación, porque la actividad que lleva a cabo Miguel con sus hermanos conjuntamente manifiesta unas
relaciones sin problemas. En 1552, Domingo Almaçor, que reside en Huesca,
nombra procurador a Miguel Lecina, droguero de Zaragoza, para cobrar lo que
su madre, Margarita, mujer de Martín Almaçor, le dejó en herencia, que eran
4000 sueldos; sin embargo, solo logra cobrar 2000, porque el resto puede entregarlo su padre, como dice el testamento, hasta seis años después de la muerte de
la madre. En 1554 Juan de Moros y su mujer, Leonor de Litera, y Juan Grisén y
Juana de Litera hacen un albarán a Agustín Ezcandar por los 100 sueldos que
164
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 165
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
ha dado a cada matrimonio de lo que les dejó en herencia Esperanza de Litera,
hermana de las dos mujeres; de todas ellas, la última referencia documental que
tenemos es precisamente el albarán. La herencia de Pedro Cigüeño, cuyo testamento solamente conocemos por documentos que nos hablan de algunos aspectos de él, como la tutela de sus hijos, de lo que ya se habló, vuelve a aparecer en
1560, quince años después de su muerte, cuando para repartir la herencia los dos
hermanos recurren al arbitraje de Francisco Junez y Juan Compañero. Según la
voluntad testamentaria de Cigüeño, la herencia debía repartirse dando al hijo
varón, Juan Cigüeño, dos partes, y una a su hermana María Cigüeño; en el litigio se presentan ambos hermanos con sus consortes, Jerónimo Alfarrán y María
del Fierro, y se decide que Juan reciba las casas de su padre en la plaza del Almudí, las cuales confrontan con las de María Marguán, madre de los dos hermanos,
que aún vivía, además de otras casas de su padre en San Martín, un campo en
Monzur, unos cuartones en Peña Garrapán, otro cuartón en el Alfaz y otro en un
lugar sin especificar, una viña en los Tierços, una «fajica» de tierra en los Tierços
junto al Isuela (todas las tierras de los Tierços pagan treudo a Montearagón de
16 sueldos), medio campo en Alfándega, una parte de campo en Tormos y otra
parte en Almériz; a María le dan un campo, un cuartón sin localizar, otro en el
Alfaz, una «fajeta» en Quicena, tiras de tierra en el Alfaz, un campo sin localizar, medio campo en Alfándega que paga 3 sueldos a San Juan, la tercera parte
de un campo en Almériz, en el camino de Salas, que paga un treudo, y un campo en el camino de Los Molinos. Que la herencia había planteado problemas queda perfectamente reflejado en el hecho de que los árbitros obligan a Juan a que
pague 2666 sueldos a su hermana de la parte que le toca de las casas y del corral;
María y Jerónimo estaban obligados a entregar a su madre una comanda de 2600
sueldos y Juan ha de pagarles la mitad, así como la mitad de los 800 que deben
a Juan Alfarrán, alias Rapo.
De menor importancia es el pleito que contra Juana de Sasa (1562), viuda de
Felipe Naxar, interponen sus sobrinas María e Isabel Naxar y su cuñada María
Farax, madre de estas, que reclaman los 200 sueldos que su tío les dejó como
dote matrimonial, igual que a su hermana Ana Naxar, quien posiblemente ya los
había cobrado al contraer matrimonio en 1559 con Domingo de Huerto, de
Almuniente. El documento es muy escueto, pero sí consta que Juana paga los 400
sueldos. En 1570, Juan Prom recibe de Juan Lasierra mayor, heredero y primo
de Juana de Sasa, la tercera parte de los bienes de Juana que le dejó en su testamento, igual que Jerónimo Menescal; en ninguno de los dos casos se especifican
los bienes que reciben. En 1562, el herrero Rodrigo Alfanaquí reclama para su
hermana Leonor Alfanaquí la herencia que le había dejado otra hermana, María
Alfanaquí, muerta sin descendencia de su matrimonio con un Naxar, y consigue
recuperar lo que esta había aportado al matrimonio, que no sabemos en qué consiste, aunque sería la dote habitual: algo de dinero, vestidos, cama de ropa y quizás
alguna joya. De todos modos, poco podemos decir de esta reclamación, porque
de las dos hermanas es la única noticia que tenemos en toda la documentación
estudiada. Tampoco tenemos noticias del testamento de Amador Prom, hijo de
165
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 166
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Juan Prom, que dejó algo en herencia a su hermana Isabel Prom, casada en
segundas nupcias con el albalatino Juan Navarro, espartañero. Ella hace una
reclamación formal por medio de su padre en febrero de 1563, y en agosto cobra
1500 sueldos de la herencia, sin que podamos saber ni quién ni cómo ni por qué
hace el pago. El mismo año hay un litigio por la herencia de Lope de Gurrea
entre su viuda, Leonor Alfarrán, y su hija Leonor de Gurrea y su yerno Jerónimo Lasierra, con la intervención de otros hijos de la demandante, Lope de
Gurrea menor y Jerónima de Gurrea. La sentencia del árbitro, el chantre Jerónimo Fernández, supone para Leonor recuperar 500 sueldos, pero no sabemos por
qué concepto, ya que por las capitulaciones matrimoniales (1530) Lope da a su
mujer una dote de 1500 sueldos, lecho, ropa, vestidos y joyas, de manera que
posiblemente el pleito se debió a que no se habían pagado esos 500 sueldos
que ahora se ven obligados a darle. Leonor Alfarrán tenía buena posición económica, como se comprueba en un interesante documento de 1555 de una donación que hace su madre, Catalina Marguán, viuda de Juan Alfarrán, a su nieto
Ferrando Junez menor, hijo de Ferrando Junez y de Gracia Alfarrán, hija de
Catalina, de un campo en el Alfaz con la obligación de pagar a María, Brianda,
Isabel y Jerónima Junez, sus hermanas, 150 sueldos cuando casen. Y da Catalina a su hija Leonor Alfarrán, viuda de Lope de Gurrea, «por su amor filial»,
casas con corral y una herrería o tienda, todo en San Lorenzo, además de una
viña en los Tierços, una faja en la misma partida, un campo en Riguillo y otro en
el Alfaz. Como puede apreciarse, la situación económica de Leonor no es mala,
y la reclamación de 500 sueldos debía de fundarse más que en razones económicas en una pura aplicación del fuero y la tradición musulmana, como es recuperar la dote familiar o la del marido.
En 1563 Felipe Tillero y su mujer, Juana Junez, casados un año antes, venden a Baltasar de Huerto unas casas en la parroquia de San Lorente por 1400
sueldos, pero el vendedor reconoce tener una comanda por ese importe del comprador y pone como fianza la casa que ha vendido; realmente se trata de un préstamo con garantía más que de una venta. Felipe muere en la epidemia de 1564
y su mujer tiene una niña, Juana Tillero menor, que muere antes de cumplir el
año, de manera que la herencia de Tillero se reparte entre su familia y la de su
mujer. No tenemos noticias de enfrentamientos, pero sabemos que en 1567 se
paga la comanda citada y la cobran los herederos de Tillero: Gabriel Alfanaquí y
su mujer, Jerónima de Gurrea, Ferrando Alfanaquí y su mujer, Leonor de Gurrea,
Brianda Junez, Isabel Junez, Juana Junez (su viuda) y Jerónima Junez. Una parte de la herencia se paga en 1565; se dan a Isabel y Brianda Junez, hijas del
difunto Ferrando Junez, 3000 sueldos que les corresponden de lo que se ha vendido de Felipe Tillero, obtenidos de las ventas que hacen la viuda de Tillero, Juana Junez y otros familiares en 1565: casas, tiendas, obrador, huerto, campos en
diversas partidas, etcétera. Parece como si Junez y su padre tuvieran prisa por
deshacerse de la herencia, e incluso en un documento de venta dicen que Felipe
Tillero murió ab intestato, cosa totalmente falsa, ya que tanto él como su mujer
habían hecho testamento durante la epidemia, por el que quedaba heredero uni-
166
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 167
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
versal el póstumo, y ejecutor del testamento el padre de la mujer. No es de extrañar, pues, que años más tarde (1578) se reabra el caso de la herencia de Tillero
con la reclamación de supuestos herederos que hasta el momento no han dicho
nada, o al menos no hay constancia documental. El proceso dura varios meses y
se aporta una riqueza documental verdaderamente notable, puesto que se presentan desde escrituras de propiedad del siglo XV hasta los pagos de los treudos
desde 1550 a 1575. El proceso se lleva a cabo contra los que han comprado los
bienes de Felipe Tillero puestos en venta en 1565 por su mujer,151 que no podía
hacerlo desde el momento en que su hija había muerto y no tenía derecho alguno sobre los bienes, muy considerables, del marido, que según fuero y tradición
debían ir a los parientes más próximos del difunto. Interponen el pleito Lope de
Sasa, habitante en Barbastro, Alexandre de Sasa y Juan Cernico, alias Foces, y
Gabriel Cernico, alias Foces, residentes los dos últimos en el reino de Valencia,
para reclamar los bienes que fueron de Juana Tillero menor, muerta al año de
edad. Los reclamantes, familiares de la niña en cuarto grado, son los únicos herederos de Mahoma Cernico, de Barbastro, y de Alí (Juan) Tillero, de quien eran
primos hermanos. Mahoma tuvo como hijos a Abrahim, alias el Calderero, después conocido como Juan Rubeo, alias Cernico, e Isabel Cernico. Juan Rubeo
casó con Violante de Sasa y tuvieron a Gabriel Cernico y Juan Cernico, alias
Foces; Isabel Cernico tuvo a Alejandro y Lope de Sasa; Alí había casado con
Juana Alfarrán y tuvieron a Felipe Tillero, que heredó la hacienda de su padre.
Felipe casó con Juana Junez y nació Juana Tillero, muerta al año, y fue la
póstuma. Reclaman a Martín del Rey casas, obradores y corrales en la calle San
Martín y tiras en el Alfaz, y a Juan Codo, un campo en el camino de Tierz y dos
fajas en el camino de Molinos. Presentan documentos de propiedad, que se
remontan al siglo XV, de Alí Tillero y Marién Cernico. Los testigos declaran conocer a Felipe Tillero y sus antepasados y dicen que eran poseedores de lo que se
reclama; entre ellos está Leonis de Fierro, que dice tener setenta años y es el más
viejo de los testigos. Se falla el 25 de septiembre reconociendo el derecho de los
reclamantes. Hay, además, documentos del pago del treudo por los bienes en litigio de quienes los poseyeron o explotaron: 1550-1561, Amador Tillero; 15621564, Felipe Tillero; 1567-1571, Catalina de Oyo; 1575, Martín Vélez. Sin
embargo, no acabaron ahí los problemas: en 1580 Alexandre de Sasa y su mujer
reclaman a Jerónimo Burro, Gabriel Menescal, Felipe Alfanaquí y Juana Junez,
viuda de Felipe Tillero, una tienda que había sido de Felipe Tillero, pero en esta
ocasión los árbitros, Sebastián Canales, notario, y el doctor en Derechos Francisco Domínguez, declaran que no tienen derecho a la devolución de la tienda;
sin embargo, curiosamente, se les obliga a dar una compensación económica de
2000 sueldos a los reclamantes, de lo que podría deducirse que efectivamente
tenían derecho a la propiedad de la misma. Este largo pleito por la herencia de
151. Los acusados de compra ilegítima son Martín del Rey y María Vélez, Juan Novillas, Juan Codo y
Didago de Arayco.
167
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 168
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
Tillero nos evidencia el nivel económico que podían tener algunos artesanos: lo
que su viuda, su suegro y otros parientes ponen a la venta en dos operaciones
hechas el 19 de septiembre de 1565 es considerable, de manera que ese mismo
día pagan a Isabel Junez y Brianda Junez, doncellas, hijas del difunto Ferrando
Junez, 3000 sueldos sacados de lo obtenido en las dos operaciones, que suma más
de 7200 sueldos. Con fadiga de la Seo, de San Juan de la Peña, de los dominicos, del beneficiado de las Mártires y del de San Luis de la Seo, venden Francisco Junez, albéitar, y su hija Juana Junez (viuda de Felipe Tillero), Leonor Alfarrán (viuda de Lope de Gurrea), Leonor de Gurrea (viuda de Jerónimo Lasierra),
Gabriel Menescal152 y su mujer, Jerónima de Gurrea, a Juan Vélez casas que fueron de Felipe Tillero, con obrador, huerto, un alcaceral153 y un corral, todo en San
Martín, por 4125 sueldos pagados en el acto y con comanda de garantía. Venden
también, con fadiga de San Agustín y del justicia y jurados de la Ciudad, a
Miguel de Palacio unos campos en Las Peñas, dos fajas y tiras en el Alfaz, otras
tiras y dos fajas en Barbadagulla, un campo en el camino de Tierz, otro campo,
la tenencia de otro y varios más en Monzur, todo por 3160 sueldos. Se da comanda de garantía y, el mismo día, Miguel de Palacio vende a Diego (Didago) de
Arayco varios campos de los que acaba de comprar.
Parece que durante la epidemia de 1564 la peste se ensaña con la familia
Menescal, y Jerónimo Menescal menor, Juan Menescal y Lorenzo Menescal fallecen sin testar; eran los herederos de Jerónimo Menescal y Beatriz Medina, cuyos
testamentos no se han encontrado. El hecho de que los tres hermanos mueran sin
descendencia y sin hacer testamento abre la posibilidad de que hereden sus primos, pero en ese caso es lógico que se planteen problemas entre los posibles herederos por vía masculina y femenina, de manera que no sorprende que entre
febrero y marzo de 1565 se alargue un pleito en el que se ven implicados miembros de los Menescal y de los Medina. Son los árbitros el justicia de Huesca y Juan
de Azlor, señor de Panzano, dos personajes de notable importancia. En el litigio
están, por un lado, Jerónimo Menescal como tutor de su hija Esperanza Menescal
Franco —menor de catorce años, habida con la ya difunta Esperanza Franco—,
su hermano Miguel Menescal, de Naval, tutor de sus hijas Violante y Ana Menescal
Burro —habidas con la difunta Catalina Burro, ambas menores de catorce
años—, y Gabriel, Juana y Miguel Menescal, hijos mayores de edad de Jerónimo
Menescal; por la otra parte, Pedro Medina como tutor de sus hijos menores de
catorce años, Juan, Lope, María y Beatriz Medina —huérfanos de su madre,
Ana Cera, y habitantes en Almuniente—. No sabemos qué criterio siguieron los
árbitros para dar el fallo, pero se declara herederas a Esperanza, Violante y
Ana Menescal, las tres menores de edad; para los hijos de Pedro Medina, de
Almuniente, también menores, van 1300 sueldos. Al no tener noticia de lo que
suponía la herencia no podemos saber en qué proporción los herederos por vía
152. Existen no menos de dos homónimos.
153. El alcacel es la cebada verde, pero el documento está hecho en septiembre, por lo que es de suponer que no se trate de cebada, sino de un campo de forraje.
168
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 169
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
femenina se ven perjudicados, pero da la impresión de que el pago de 1300 sueldos puede corresponder a la dote de Beatriz Medina, porque las que realmente
son declaradas herederas de los Menescal-Medina son las descendientes por vía
masculina. Como en el caso anterior, la muerte sin sucesión de un miembro familiar conduce al enfrentamiento entre los aspirantes, en este caso diversos miembros de la familia Faxol el año 1571. Se someten al arbitraje del doctor en Derechos micer Bertrán Ximeno Jaime del Rey y su mujer, Isabel Faxol, y los menores
Juan, Jerónimo y Margarita de Caldes, hijos de Miguel de Caldes y Leonor Faxol,
ambos difuntos, tutelados por Martín Tarazona y Juan de Salas, que se disputan
la herencia de unas casas que fueron de Martín Faxol. La sentencia declara
que las casas de Alquibla que fueron de Martín Faxol e Isabel de Moros, valoradas en 18 000 sueldos —el precio más alto registrado en toda la documentación—,
son de Isabel Faxol por testamento de su padre —no encontrado—, pero habrá
de pagar una compensación económica a sus sobrinos de 3585 sueldos en un plazo máximo de cuatro años, y si no la paga las casas serán para los menores; otras
casas que pertenecieron a Martín Faxol, valoradas en 1600 sueldos y que fueron
vendidas por el difunto Jerónimo Cubero, marido de Isabel Faxol, son para esta
y los huérfanos al 50%; una torre sita en el camino de Luna que fue de Leonor
Faxol queda para sus hijos; como Juan Faxol, heredero universal de Martín Faxol,
muere sin herederos, los bienes familiares pasan a Isabel y Leonor Faxol, sus
hermanas, pero al morir esta se reparten entre los supervivientes y los huérfanos. También hubo problemas con el testamento de Francisco Junez, solucionados con una concordia entre todos los herederos en 1577, como hemos visto
más arriba.
Sobre el litigio habido como consecuencia de la herencia del herrero Domingo Ezcandar, vecino de Alcolea de Cinca, entre su viuda, Isabel Brondal, habitante en Vicién, y su hijastro Juan Ezcandar, vecino de Osera, solo tenemos la
certeza de que ambos litigantes llegaron a un acuerdo en 1592 sobre los bienes
que Ezcandar tenía en su pueblo. En 1599 Juan Burro acude al justicia de Huesca para reclamar sus derechos como hijo heredero de Jerónimo Burro mayor,
filiación que testifican José Codo y Domingo Enzala; reclama una comanda de
1000 sueldos que su padre había comprado a Juan Felices y Esperanza Çafar
menor y que obligaba a Juan Tella, de Sipán, a pagar esa cantidad; tras la muerte de su padre en 1597154 se reconoce el derecho de Juan a cobrar esa comanda,
para lo que presenta toda la documentación que certifica su propiedad; en 1598
se intima a Tella su obligación de pagar, pero el litigio sigue y no sabemos cómo
termina. Por último, en 1602 Esperanza Castellano, natural de Zaragoza pero
casada en Huesca con el zapatero Martín Codo, hace procurador suyo a Juan
Felipe Moçot, de Zaragoza, para trestallar casas en la calle del Azogue que había
heredado juntamente con sus hermanas María e Isabel Castellano. Unos meses
154. Hay documentos de 1598 en los que se habla de otro Jerónimo Burro, de manera que había tres
homónimos.
169
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 170
LA TRANSMISIÓN DE BIENES
más tarde, el procurador es su marido, con la misión de lograr un acuerdo entre
las tres hermanas y su madre, María Bullut, y una vez lograda la concordia vender todos los bienes heredados,155 que no sabemos en qué consisten.
En alguna ocasión, la transmisión de bienes se realiza por donaciones en vida,
de lo que ya hemos visto algún ejemplo, y queda por citar únicamente la que
Domingo Almaçor y Gracia Arenes, como herederos de Martín Almaçor, de Zaragoza, hacen a su hijo Juan Almaçor, «por sus merecimientos», de unas casas en
la calle Mayor de Zaragoza que fueron de Martín Almaçor y que pagan treudo al
Pilar de 80 sueldos (1562).
155. Esperanza Castellano pasará por el Tribunal del Santo Oficio en 1607, a los dieciocho años.
170
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 171
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 172
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 173
La comunidad mudéjar se había caracterizado por una cierta especialización
en el trabajo, destacando los sectores del metal (herreros, caldereros y, más raramente, pomeros y otros), la construcción (fusteros y obreros de villa o de casa), el
cuero (cerdones, curtidores y zapateros) y la alfarería, que eran los ramos que
ocupaban a la mayoría; el resto de los moros eran mercaderes, comerciantes, trajineros, y, en menor medida, labradores y criados, y tenían con mucha frecuencia
como actividad secundaria y complementaria la agricultura. El bautismo no
modificó el panorama, como es lógico, y lo único destacable es el desarrollo de una
clase burguesa muy poderosa económicamente y con una relevante importancia
social, favorecida por la equiparación legal con los cristianos, aunque venía de una
vieja tradición mudéjar de familias dedicadas al comercio a media y larga distancia y que a menudo actuaron como prestamistas. La libertad de movimiento que
supuso el bautismo para los moros de las aljamas reales provocó un movimiento
geográfico en función de las necesidades de la sociedad, de lo que ya hemos hablado al tratar la demografía. El marco en el que se desenvuelve la vida de los moriscos oscenses es el de una ciudad en expansión demográfica y económica, con
abundantes obras públicas y privadas en el marco urbano y también en la comarca: ayuntamientos, iglesias, molinos y palacios se multiplican a lo largo de la centuria, lo que explica la llegada de maestros de obras de lugares alejados; el desarrollo económico atrae a la ciudad a mercaderes y artesanos de los reinos
peninsulares y también de Francia, y en ese marco la comunidad morisca participará del desarrollo general de la ciudad. Lo mismo que llegaban maestros de villa
cristianos de Vascongadas, llegaban moriscos de Zaragoza; igual que aparecían
mercaderes cristianos de Castilla o de Occitania, lo hacían moriscos del reino o de
otras tierras hispanas. Lo que vamos a estudiar de los moriscos no difiere de lo
que podría hacerse respecto al resto de los oscenses; el comportamiento y la participación de la minoría de convertidos son, una vez más, iguales a los del resto de
los oscenses, pero, continuando la tradición mudéjar, los veremos actuando en
campos en los que desde hacía siglos eran los principales productores en Huesca:
el metal, la alfarería y la tejería, el cuero y sus derivados y, en menor proporción,
la construcción, contando con la agricultura como actividad secundaria, aunque
tampoco faltan los labradores. Otros oficios tienen una importancia menor, pero
también de ellos nos ocuparemos debidamente.
173
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 174
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 175
EL ORDENAMIENTO GREMIAL
La documentación estudiada no aporta datos sobre la actividad gremial:
apenas algunas referencias a ciertos artesanos que anteponen el título de maese
a su profesión, a la obligatoriedad de cumplir la normativa sobre precios y medidas de Huesca y, algo más numerosas, a los contratos de aprendices y mozos,
así como una única mención a un examen para alcanzar el grado de maestro
que puede realizar Francisco Junez, criado del maestro zapatero Juan Cigüeño (1564), y un expediente para acceder al oficio de notario de Manuel Gali
(1594). Aunque hablaremos más adelante sobre la ocupación de alfarerotejero, hay que mencionar aquí que es el arte del que tenemos más información
sobre precios, reglamentados por el gremio, según se hace constar en 1545,
1552, 1568, 1582, 1601, 1605 y 1606, y también conocemos que las rejolas
se han de hacer según el «molde de Huesca», citado en 1546 y 1552; otras
veces se menciona simplemente el molde de hierro para rejolas y tejas y moldes de madera (1544). Sobre los precios de mangos de hoces de segar y de
podar tenemos información en 1604. Hay un documento de 1543 del que solo
se pasó al protocolo el inicio, en el que aparecen cuatro cantareros (Juan Tillero, Juan Prom, Francisco Ezcandar y Vicente Alamén), definidos por su oficio,
como si fueran a intervenir de forma conjunta, de manera que es probable que
los artesanos moriscos, aun integrados obligatoriamente en el gremio único,
tomaran decisiones o actuaran conjuntamente. Sabemos también que las actividades comerciales estaban bajo control de la Corte de Mercaderes de Huesca
(1554). Ciertamente es muy poco, pero esto, unido a la pertenencia de los
moriscos a las distintas cofradías de su gremio, como ya vimos, es todo lo que
podemos destacar; la conclusión que sacamos es que desde el bautismo forzoso los moriscos no tienen otro marco legal que el único vigente en la ciudad.
Noticias directas solo tenemos dos: en 1528 se habla de la cofradía de los zapateros de Santa Ana, de la que forman parte Pedro Cigüeño y Juan de la Morería, y en 1600 se cita el gremio de cantareros, del que forma parte Lope Medina. Más información tenemos sobre los contratos de aprendices y mozos. Hay
una tercera cita que casi con toda seguridad nos presenta a un maestro de obra
o fustero morisco, Domingo Gallur, reunido en 1549 con los miembros de la
cofradía de fusteros, obreros de villa y torneros.
175
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 176
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
En principio, parece que los términos mozo y aprendiz no son sinónimos, pero
la documentación acaba confundiendo uno con otro; de hecho, se nos habla de
aprendices, de mozos, de mozos criados y de mozos aprendices, de manera que
deslindar unos de otros resulta un tanto difícil, si bien podríamos decir que el rasgo diferenciador más notable entre un aprendiz y un mozo es que este recibe un
salario y el aprendiz no, aunque también aquí nos encontramos con excepciones.
Comoquiera que los casos que conocemos no son muchos, haremos una somera
mención de cada uno y de sus principales rasgos. En cuanto a los aprendices y
mozos tenemos veinticinco capitulaciones de contrato, que abarcan desde 1527
hasta 1601, prácticamente toda la vida de la comunidad, y podemos asegurar que
las condiciones laborales y económicas no varían en todo el periodo.
La más antigua de todas las capitulaciones de firma de aprendiz data de
1527, cuando el cristiano Pedro Baquer «se firma» como mozo y criado con el
mercader Pedro Compañero por tres años y 150 libras jaquesas, que se pagan por
adelantado; si muere antes, los herederos pagarán por el tiempo que no haya
cumplido, condición que suele ser habitual en todos los contratos en los que se
entrega por adelantado todo o una parte del salario. En cualquier caso, las condiciones laborales son de explotación extrema, como se ve en las capitulaciones
firmadas en 1534 entre el zapatero Pedro Cigüeño y el padre del muchacho fragatino Tomás Amador, quien se compromete a trabajar con el maestro durante
seis años, sin ningún salario, solamente a cambio de un techo, comida y vestido;
todos los días que pierda por enfermedad deberá recuperarlos, y si se va o roba
deberá responder económicamente su padre. El mismo Cigüeño contrata en 1538
como aprendiz por tres años a Miguel Ferrero, alias Ferrerico, de Naval; como el
anterior, no tiene salario: solamente derecho a vestido, calzado, alimento y techo,
y a ser cuidado, y como aquel deberá recuperar los días que esté enfermo y su
padre será responsable si no cumple la capitulación. En los dos casos, y en otros
que veremos, parece evidente que es la necesidad de las familias la que les lleva
a desprenderse de los muchachos, que se convierten en mano de obra prácticamente esclava con la excusa de recibir un aprendizaje que solo en algún caso nos
consta que les haya abierto vía al grado de maestro, un nivel al que posiblemente se accedía, además de por méritos propios, por el apoyo de otro maestro, como
en el ejemplo ya visto de Francisco Junez, que recibe las hormas de su maestro,
o por la posesión de un patrimonio notable, como será el caso de Felipe Castellano, del que luego se hablará. De nuevo Pedro Cigüeño, en 1539, toma como
aprendiz a Felipe Alcerán, de Naval, en las mismas condiciones que a los anteriores, y también es el padre quien lo entrega y asume la responsabilidad del
cumplimiento del contrato, que en este caso es para siete años, de lo que se deduce que estamos hablando de un muchacho muy joven. El lencero Ferrando
Çafar156 toma en 1541 como aprendiz de lencería al menor zaragozano Agustín
156. En varios documentos aparece como lencero, pero realmente es un mercader que tiene tiendas en
Huesca de diversos tipos, en este caso de telas.
176
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 177
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Gali, huérfano de Lope Gali; la entrega la hace Miguel Gali, que lo avala y garantiza el cumplimiento del contrato, de lo que puede deducirse que era su tutor; a
las condiciones generales ya expuestas, Çafar añade una recompensa al acabar el
aprendizaje de cuatro años: ropa y calzado nuevos. De Juan Romero, de Sangüesa,
solo sabemos que en 1544 firma como aprendiz del cantarero Vicente Alamén,
pero no tenemos información sobre las condiciones ni el tiempo. El niño Felipe
Castellano, huérfano de Lope Castellano, menor de catorce años y tutelado por
Ferrando Çafar mayor y Francisco Junez, es entregado por estos como aprendiz
al zapatero Agustín Ezcandar en 1544; a la sazón, el muchacho debía de tener
como máximo diez años, porque en 1554 es aún menor de veinte, pero lo vemos
disponer ya de los abundantes bienes heredados de su padre: casas, corrales y
campos; son cinco años y medio los que está como aprendiz y, aunque no consta, es de suponer que con las condiciones habituales. Su buena situación económica y el hecho de estar tutelado por el personaje más importante de la comunidad explicarían que ya en 1559 lo veamos definido como zapatero, es decir, que
ha alcanzado el grado de maestro. Años después arrienda sus casas y corrales en
el barrio de San Martín y nueve fajas de tierra en el camino de Quicena. Con el
mismo maestro zapatero Agustín Ezcandar firma en 1548 como mozo por tres
años el huérfano de padre y madre (de Martín Claberol y de María Andrés, que
no parecen moriscos) Martín Claberol menor. Es de imaginar que, dado el
desamparo en que se encuentra, busque, además de aprender un oficio, sustento
y protección; el hecho de que su contrato sea por tres años nos hace pensar en un
adolescente, que al terminar su aprendizaje, como premio, recibirá un par de calzas nuevas finas de cordellate y una gorra. Como mozo es contratado por el mismo Ezcandar en 1553, por cuatro años, el cristiano Domingo de Aruex, de Acumuer, con la dura condición de trabajar dos días por cada uno que pierda por
enfermedad. Cristianos parecen también los dos mozos que contrata en 1546 el
obrero de villa Domingo Almaçor: Juan Salas, de Alquézar, y Domingo Ferrando, de Latasa, ambos menores. Son sus padres quienes firman el documento,
cuyas cláusulas no nos han llegado. El primero, que se compromete como mozo
por cinco años con dicho obrero de villa, dice claramente que lo que quiere es
«tomar oficio»; exige ser alimentado, vestido, calzado, cuidado y ha de recibir
bebida durante todo el tiempo, y al concluir recibirá una capa y sayo de 12 sueldos la vara, un jubón de valor de un florín, zapatos, unas calzas valonas y una
gorra. Con el mismo maestro firma Jerónimo Trosiller, también de Alquézar, que
en 1550 se compromete como aprendiz por cinco años. En 1552 entra en el mismo taller como mozo aprendiz por dos años el vizcaíno Martín de Garín, quien
recibirá 5 ducados de oro por año para vestirse y calzarse. En 1554 sabemos que
Almaçor tiene como mozo a un muchacho navarro, pero no sabemos más del
caso. Con las condiciones habituales, firma como aprendiz de calderero con Leonis de Fierro, por seis años, el oscense Lupercio Gali, que está ampliamente
documentado y también alcanza el grado de maestro; sabemos de su boda con su
prima Esperanza Gali en 1578 y lo vemos como miembro del capítulo de parroquianos de San Martín en 1575, 1578 y 1584; integrante del colectivo en 1595,
177
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 178
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
nos consta que su hijo Francisco Gali se casa en 1606 y aún está documentado
en 1609. El año 1566 firma como aprendiz con el zapatero Juan Cigüeño el
muchacho de dieciséis años Baltasar de Huerto, por un tiempo de tres años y
medio, hasta el momento de cumplir los veinte, cuando recibe de su madre,
María Lugel, casada en segundas nupcias con permiso de su hijo al poco de
firmar como aprendiz, la herencia recibida de su padre. Baltasar es también
trompeta de la Ciudad y el maestro habrá de darle permiso para que toque siempre que lo requieran. En 1569 sabemos de un mozo de Domingo el Cantarero que
se casa en la parroquia de San Martín con la hija del Valenciano. Gabriel Alquecí,
natural de Aitona, firma con maese Juan Codo, cantarero, por cuatro años, en 1572;
recibe por adelantado 140 sueldos que si no cumple habrá de devolver, o trabajará su hermano Miguel Alquecí en su lugar. La presencia de estos dos hermanos
en Huesca quizás esté relacionada con la de Gabriel Zuliani, cantarero, también
de Aitona, juzgado en enero del mismo año por la Inquisición y condenado a tres
años de cárcel. El herrero y albéitar Alonso de Cáceres toma como mozo, sin límite de tiempo, a Demetrio Ubico, de Alerre, que, además de techo, comida y vestido, recibirá 40 sueldos anuales, siendo fianzas sus hermanos Pedro y Jerónimo
Ubico. También con salario, en este caso de 120 sueldos por dos años, es contratado en 1577 Lope Franco por el herrero Juan Menescal, quien al año siguiente
toma como aprendices a los hermanos Pedro y Felipe Franco, de Huerto, con las
condiciones habituales. En 1600 tenemos noticia de que Juan Gali es aprendiz
con el zapatero Martín Codo, y Pedro Calbo lo es con el herrero Ferrando Naxar,
quien le deja 200 sueldos en su testamento. Por último tenemos a Miguel de
Güerto, de Fuentes, menor de veinte años y mayor de catorce, que firma como
aprendiz de cantarero con José Codo por tres años en 1601; si enferma recuperará el tiempo y será mantenido, vestido y calzado, y recibirá al acabar el contrato un vestido de paño de 16 sueldos la vara. También tenemos el caso de un
muchacho oscense, Pedro Morillo, huérfano de Lope Morillo y María Franco, que
se va a Zaragoza como aprendiz de calcetero con Manuel Gali, casado con la
oscense María Farax, alias Oncino.
Sabemos de mozos compartidos por más de un artesano o que alternan el trabajo con un maestro y el trabajo autónomo. Así, Francisco Ezcandar contrata de
febrero a noviembre de 1569 al rejolero Pedro Luarga para trabajar a su servicio semanas alternas: las que no trabaje para él lo hará por cuenta propia o para
otro artesano; recibirá por ello un salario de 20 sueldos semanales y 2 cahíces de
trigo anuales. Ezcandar pone el obrador, el barro y el cubierto; en caso de que
Pedro no trabaje pagará 4 reales al maestro, y si la culpa es de este será él quien
los pague. Más información sobre salarios y condiciones de trabajo nos da también
el contrato de obra, muy anterior (1545), que hace el cantarero Juan Prom al
navarro residente en Huesca Juan de Sanmartín, consistente en 70 000 rejolas y
30 000 tejas que se entregarán sin cocer, ya que se cocerán en los hornos de Prom,
que también pondrá la tierra y la arena; en una de las cláusulas de las capitulaciones se dice que si el maestro Prom no lo abastece de las materias primas y Sanmartín no puede trabajar le deberá pagar de salario diario 2 reales, y a los mozos,
178
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 179
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
3 sueldos a cada uno. Sabemos que el salario que recibe Alexandre, de Zaragoza, como mozo del cantarero Francisco Ezcandar en 1571 es de 120 sueldos por
ocho meses de trabajo. Menos le paga Lope Medina (1600) al mozo cantarero
Mateo de Arayco, que se obliga a darle a Medina toda su obra durante un año y
a entregarla once días después de desfornar, y Arayco solo podrá quedarse unas
piezas para él y sus amigos, no para vender, y todo por un salario de 120 sueldos. Por fin, en 1603 sabemos que Francisco Lasierra tiene contratados a dos
obreros que hacen para él tejas, rejolas y calcina, y que reciben un salario de
3 reales diarios cada uno.
Como puede apreciarse, hay muy poca información sobre aspectos laborales
para tanta documentación. Cabría cerrar el apartado referente a los mozos y
aprendices con Pedro del Rey, cuya condición de morisco hay que poner en cuestión, que en 1552 se da como mozo a Martín Laliena, pastelero del horno del
monasterio de Montearagón.
179
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 180
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 181
LA FUERZA DE TRABAJO
La fuerza de trabajo la constituían fundamentalmente los artesanos autónomos y los miembros de su familia, cuyos medios de producción eran propiedad
suya, aunque no de manera general: también los había en tenencia. No nos han
llegado datos sobre los moriscos pertenecientes a instituciones religiosas o de la
nobleza, aunque sí tenemos noticia de mudéjares propiedad de Sijena y del Temple, por ejemplo, pero por falta de información quedarán fuera de nuestro estudio. Tampoco hay datos sobre mano de obra esclava, si bien no puede descartarse; de hecho, sabemos de la existencia de venta de esclavos en la ciudad:
concretamente, en 1550 el zaragozano Pedro de Espés compra en Huesca una
esclava de diecisiete años, llamada Julia, marcada a fuego en la barbilla, por 600
sueldos. En cualquier caso, también esos potenciales moriscos esclavos y los siervos de cualquier tipo escapan a nuestro estudio, basado en la comunidad heredera de la vieja aljama de moros, de la que no formaban parte ni esclavos ni siervos; solamente tenemos la referencia del paso por la Inquisición de los esclavos
Miguel, Lorenzo y Hernando Hernández y su mujer, Mariana Hernández —natural de Orán—, procedentes del reino de Granada, de quienes no tenemos noción
de lo que hacían en Huesca ni sabemos de qué vivían.
La mujer debió de tener un papel laboral notable en el taller familiar y en
tareas artesanales secundarias, como el tejido doméstico, citado con relativa frecuencia, lo que nos obliga a pensar en una actividad económica secundaria de
gran importancia y a cargo fundamentalmente de las mujeres. Por ejemplo, en el
inventario del zapatero Lope de Urramén, o Aburramén (1541), se habla de
«lienzo de casa»; en el de Lope Alfarrán (1533) se mencionan «treinta y cinco
revueltas de lino, tres madexas de estopa, ocho fusadas de estopa filada y cincuenta y seis pares de canillas de estopa por filar»; en el del tejero Juan Tillero
(1544) se citan cinco ovillos de estopa, media docena de madejas de estopa, seis
lanas, catorce madejas de lino y husos y devanaderas; cinco madejas de estopa y
lino y 3 libras de estopa aparecen en el del calcetero Juan del Fierro (1564);
incluso en una casa bien pobre, la de la difunta Martina Codo, se mencionan
fibras para hilar o tejer: medio cuartón de lino y 2 libras de estopa (1581); en
1607, en el inventario de José Codo, se habla de 20 libras de cáñamo filado
crudo y 6 libras y media de estopa en jubillo (ovillo), todo esto entre muchísimos
181
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 182
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
ejemplos posibles, algunos de los cuales se verán al estudiar aspectos de la vida
cotidiana. Con certeza, solo tenemos documentada una mujer que trabaja con su
marido como cantarera; se trata de la esposa de Felipe de Mora, que en noviembre de 1561 firma como mozo aprendiz con el cantarero Francisco Ezcandar hasta San Martín de 1562; trabajará una semana con el maestro y otra con quien
quiera, y cobrará un salario de 2 reales por día, que recibirá igualmente en el
caso de que el maestro no le dé faena (si no trabaja por su culpa será él quien los
dé al maestro), con derecho a cama y posada para él y su mujer. La semana que
trabaje, Ezcandar se quedará 1 sueldo del salario, hasta recuperar los 76 que ha
pagado al cantarero Juan Vélez por el aprendiz. El documento, además de informarnos sobre el jornal de un mozo cantarero, nos da noticia de la compra, o quizás habría que decir mejor del traspaso, de mano de obra, hecho que no se repite en toda la documentación, aunque sí se dan casos de un mozo compartido por
dos artesanos, como ya hemos visto. Aparte del ejemplo citado de una mujer ayudante de su marido, el resto de las trabajadoras asalariadas de las que tenemos
conocimiento son todas criadas, si exceptuamos las actuaciones mercantiles y
especulativas de Esperanza Çafar mayor, María Albariel y Esperanza Çafar
menor, y muy pocas más, todas ellas pertenecientes a la aristocracia económica
morisca. Sin embargo, no cabe duda de que las hubo que trabajaban: no de otra
manera hay que interpretar los datos que tenemos en el inventario de Gracia
Gali, viuda de Ximeno Compás, muerta en la epidemia de 1564, en el que vemos
que tiene varias madejas de hilo de seda, cintas de seda, trencilla de hilo de oro,
ocho madejicas de cáñamo, «dos chubillos de cáñamo», un taleguillo con «unos
chubillicos de seda negra, amarilla, colorada y azul», «un coxinico con seis agujas», una barrenica, «un cabaço de costura», un libro de labores, es decir, un libro
con muestras para bordados, «tres ligallos de pedazos de cosas de costura» y
«una ligallico de pañicos de costura»; además, en casa de Gracia aparece una
cantidad considerable de telas bordadas, muy por encima de lo que cabría esperar si tenemos en cuenta lo que se ve en otros inventarios. Ante esos datos se puede afirmar que Gracia era bordadora y en su casa preparaba el lino posiblemente para hilar o tejer, como lo demuestra que dispusiera también de unas
«gramadericas» (para preparar el cáñamo y el lino), «un fuso de torcer seda» y
«un torzillo de fusta». Seguramente serían muchas otras las mujeres que, como
Gracia, se dedicaban a tejer, coser y bordar, aunque lamentablemente no nos han
llegado noticias de ellas, pero costureras, hilanderas, tejedoras y bordadoras
debieron de abundar: unas lo harían para la casa, otras como profesión. Como
prueba de ello también está el «paño de muestras para labrar» que encontramos
en 1582 en casa de los Çafar, o los «cosedores» en casa de Juan Tillero (1544).
En cuanto al servicio doméstico, los datos que tenemos son muy escasos, tanto para los varones como para las mujeres. Varones definidos como criados son
raros en la documentación, aunque es probable que los términos criado y mozo
fueran prácticamente sinónimos, si bien los vamos a estudiar por separado,
dejando los mozos en el apartado dedicado a los aprendices. De los primeros
conocemos a Pedro Baquer, contratado como mozo y criado por Pedro Compa-
182
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 183
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
ñero en 1527; este mismo tiene como criado en 1529 al también cristiano Rodrigo Gimeno, del que ya se ha hablado; en 1564, en el testamento del zapatero
Pedro Cigüeño, aparece como criado Francisco Junez,157 a quien su amo le deja
todas las hormas del obrador si se examina para zapatero y supera el examen;
Francisco Gali (1581) recibe 200 sueldos en el testamento de Jerónimo Çafar, y
Juan de Gallur trabaja en 1590 en casa de Juan Felices y de Esperanza Çafar
menor, y debía de ser un hombre de máxima confianza de la familia, puesto que
es el encargado de llevar a Zaragoza, a instancias de la Inquisición, los libros de
cuentas de la familia Çafar. Gallur era un hombre maduro, pues tenemos noticia
de su confirmación en 1551. En el juicio contra los Çafar en 1583 son condenados a galeras sus criados el vihuelero Gabriel de Monferriz, natural de Zaragoza,
de veinticuatro años de edad, y Miguel Pinón, natural de Lérida, y enviado a la
cárcel el criado cuadrillero de dieciséis años Juan Gali; un homónimo suyo, criado de Juan Compañero, es relajado en 1583, y sabemos que en 1581 servían en
el hogar de Juan en Zaragoza, además del ejecutado en 1583, Luis Lazarech,
Baltasar Alcanillo, Jerónimo Gali y una mujer, Isabel Calderón.
Más abundantes, aunque no son muchas, son las referencias a mujeres criadas
en casa de las familias acomodadas. Es seguro que fueron muchas más de las que
la documentación recoge, puesto que las citas que tenemos mencionan mandas
testamentarias en las que las sirvientas reciben dinero de sus amos, especialmente como dote matrimonial, lo que nos indica que su vinculación con la familia iba
más allá de lo laboral. Es probable que muchas de ellas fueran niñas cuando
entraban a trabajar y que crecieran en el seno de la familia; así, Isabelica de Albalate, que por el nombre debía de ser muy joven, aparece en los testamentos de sus
amos, Ferrando Çafar mayor y su mujer Esperanza Compás, y recibe 100 sueldos
en el de él (1577, abierto en 1582) y 300 en el de su patrona (1577). Muy claro
es el testamento de Juan Ferrando Alfanaquí (1593), en el que lega 200 sueldos,
más los 500 que le dejó su padre, a María Amazarola, de quien dice que fue criada en su casa «desde niña». En su testamento (1527), Isabel Alguacil lega a María
Ezcandar, para «cuando sea mayor», su lecho y su ropa, elementos que suelen
heredar las hijas, pero Alguacil, mujer del cantarero Pedro de Huesca, muere sin
descendencia y lo deja a su sirvienta. También podemos comprobar que las
muchachas comenzaban a servir muy jóvenes, como se ve en el hecho de que en
las capitulaciones matrimoniales de Martín Albariel con María del Cuento (1598)
se haga constar que Martín cuidará de Esperanza y Mariana Pomar, hijas del primer matrimonio de María, hasta que las muchachas «puedan servir», además de
prometerles una dote de 200 sueldos a cada una. Si una mujer era ya legalmente
madura para casarse a los doce años, seguramente la edad en la que se la consideraba apta para servir sería aún inferior (recuérdese el caso citado de María
Amazarola, sirvienta desde niña en casa de los Alfanaquí). La mayoría de las
mandas testamentarias a favor de las criadas suelen ser dotes para matrimonio, a
157. Hay no menos de tres homónimos perfectamente diferenciados.
183
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 184
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
veces imponiendo condiciones, como ocurre con Ana de Sasa, criada de Ferrando
Çafar mayor y de Esperanza Compás, que en un codicilo de Ferrando de 1580
recibe la notable suma de 400 sueldos siempre que case con la voluntad de su
mujer y de su hijo Ferrando, que parecen desempeñar el papel propio de la familia a la hora de autorizar la boda. No todas las criadas son muchachas jóvenes:
tenemos el caso de María de Aroz, que es viuda y aparece como criada de Alexandre de Sasa y de su mujer, Ana Compás, y recibe en el testamento de esta 100
sueldos para casar de nuevo. Del resto de criadas, simplemente sabemos la dote
que reciben sin más condiciones que la de contraer matrimonio Magdalena Galter, criada de Pedro Oncino, que obtendrá 200 sueldos (1546) cuando case; Esperanza Ferrera, hija de María de Puio, que hereda de Ana Compás (1564), viuda
de Juan del Fierro, un arca llena de ropa y una faldilla amarilla (tras su matrimonio con Alexandre de Sasa en 1566, Ana Compás vuelve a hacer testamento en
1567 y en él no aparece Esperanza Ferrera, pero sí una criada llamada María que
percibirá 200 sueldos cuando case); María de Falces, de Alerre, criada de Ferrando Alfanaquí, que recibe en el testamento de este (1575) 100 sueldos que le dejó
su mujer, Beatriz de Gurrea, y 50 que le deja él; 200 sueldos obtiene Teresa de
Blecua de Francisco Junez (1575); Amada Burro, de Beatriz Gali (1575), 50 sueldos; María, criada de Esperanza Compás, recibe en el testamento de esta (1577)
200 sueldos; la mitad recibe Juana del Ala, «moza» de Jerónimo Çafar (1581),
y 2000 hereda en el testamento de Ferrando Çafar menor (1583), cantidad que
llama la atención por excepcional;158 300 sueldos y un par de sábanas recibirá del
calderero Jerónimo Burro Martina de Puibolea, hija de Gonzalo de Puibolea, solo
si llega a casarse, lo mismo que ocurre con los 800 sueldos prometidos en el testamento de Jerónimo Burro a su criada María; los 100 prometidos a Esperanza
Escudero en el de Lupercio Gali no llevan ninguna condición. Finalmente, sabemos que en 1551 muere una criada conversa, de la que no consta el nombre en el
registro parroquial, que trabajaba en casa de Enego el Cantarero, quizás morisco,
y también que en 1564 una tal Esperanza trabaja como criada en casa del zapatero Juan Cigüeño, y recibe en el testamento de este 400 sueldos, sin que aparezca condición alguna. En los juicios inquisitoriales contra los Çafar en 1583 se
citan sus criadas Isabel de Puibolea, Isabel Alfafor,159 natural de Albalate de Cinca, y María Gascón. En el inventario de Juan Tillero (1544) se hace constar que
en una arqueta pequeña hay «cofias y colletos de la doncella», lo que no puede
pasar desapercibido, ya que nos hace ver que las criadas de mayor rango iban uniformadas; no es posible que se refiera a una hija de la casa, porque no la hay: el
único descendiente de Juan es su hijo Felipe.
158. Del caso de Juana del Ala volveremos a hablar al estudiar a la familia Çafar.
159. Posiblemente también fuera criado de los Çafar su marido, Miguel Royo.
184
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 185
LA PROPIEDAD DE LOS BIENES DE PRODUCCIÓN
En cuanto a la forma de propiedad, estamos en condiciones de afirmar que la
mayoría de los bienes eran de propiedad plena, como lo eran los de los antepasados moros. Nos basamos para afirmarlo en los escasos documentos en los que
se mencionan medios de producción treuderos, especialmente en el caso de obradores y botigas, en mayor medida los hay de casas y más aún de bienes agrarios.
Vamos a hacer un repaso de toda la documentación estudiando en primer lugar
botigas y obradores, en segundo lugar casas y dependencias anejas y finalmente
tierras y explotaciones agropecuarias de cualquier tipo, incluyendo las que, siendo propiedad de moriscos, son explotadas por terceros.
BOTIGAS Y OBRADORES
Hay varias botigas mencionadas como treuderas: en 1532, una casa con botiga en la parroquia de San Lorenzo de Felipe y Miguel Naxar, que dan a treudo
a la también morisca Esperanza Alguacil; en 1541, unas tiendas con casas treuderas a la cofradía de Nuestra Señora, de San Lorenzo, que vende Juan Compás
a Simón Nasarre; en 1542 sabemos que Juan Tillero tiene una botiga y una casa
treuderas a Sijena situadas en la «placeta de la Mezquita que olim se solía llamar» y las vende a Ferrando Junez; en 1555, el cantarero Francisco Ezcandar
paga treudo a San Lorenzo por un obrador con horno sitos en el Postigo; el mismo año, Vicente y Pedro Alamén venden al tinturero Lázaro Bonifant unas entradas de obrador que pagan treudo a San Lorenzo; en 1565, unas tiendas y casas
treuderas a la cofradía de San Esteban de San Agustín (ex Santa María in Foris)
son vendidas por los herederos de Juan Tillero a Juan Vélez, y venden los mismos el mismo día unas casas con obrador con fadiga de Martín Cleriguet,
beneficiado de las Mártires, todo en la parroquia de San Martín; en 1588, Isabel
Ezcandar, viuda de Juan Lasierra, vende un obrador en el barrio del Medio treudero a San Lorenzo; sabemos que en 1592 están en explotación por Juan Alfanaquí una herrería y caballeriza treuderas a San Lorenzo.
CASAS
Tenemos información acerca de algunas casas: en 1529 Martinico Farax hereda de su padre unas casas que pagan treudo, pero no se dice a quién; en 1544
185
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 186
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Galcerán de Marguán tiene a treudo unas casas y un corral de Jerónimo Zamora; en 1547 Vicente y Lorenzo Oncino venden una casa en San Martín que paga
treudo a los predicadores; Galcerán de Marguán, en 1549, compra por 700 sueldos a Catalina Camón una casa con corral y huerto en la calle San Martín que es
treudera a la Seo; en la plaza del Almudí compra en 1553 Leonis de Fierro unas
casas que pagan treudo, sin que conste a quién; Felipe Naxar recibe un treudo de
unas casas que tiene Juan Torres, según el testamento de aquel de 1554; en 1557
Francisco Ezcandar y su mujer, Gracia Franco, dan a treudo perpetuo a Martín
de Acirón, labrador, su casa con una entrada de corral y un huerto, todo en la
calle del Medio; el mismo año, Felipe Naxar y Lope de Gurrea dan fadiga a Martín Tomás para que venda una casa que les da un treudo anual total de 15 sueldos; también en 1557 Felipe Naxar da fadiga a Jaime Torres para vender casas
en la parroquia de San Lorenzo que le pagan un treudo; unas casas con corral en
San Martín treuderas a Sijena son vendidas en 1560 por Felipe Castellano, alias
Urramén; en Zaragoza recibe Juan Almaçor unas casas, en 1562, treuderas al
Pilar; en la plaza del Almudí vende Juan Almaçor, en 1564, unas casas treuderas a Juan Ribera; en 1567 tienen una casa con era, pajar y huerto, además de
tierras y un plantero, en el lugar de Lascasas, del infanzón Martín de Larraga
como pago por unas obras, pero deberán pagar los treudos con los que están cargados esos bienes; el mismo año, en un pleito entre Larraga y Ferrando Çafar, se
falla que el infanzón debe dar a Çafar unas casas por las que recibirá 5800 sueldos y el pago del treudo que estas, sitas en la parroquia de San Lorenzo, tributan a la Seo y a San Pedro el Viejo; unas casas en Alquibla treuderas al hospital
de la Esperanza son vendidas por Lope Medina a Domingo Coronat en 1574; en
1584 dos portales de casas en barrio del Medio da Lupercio Gali a tres cristianos, y otros portales en el mismo sitio vende al vicario de San Martín; en 1586
Alexandre de Sasa tiene unas casas que tributan a San Lorenzo sitas en ese
barrio; en 1591 Juan Almaçor tiene unas casas que tributan a San Lorenzo en
Las Herrerías; Juan Alfanquí da a Jerónimo Ezcandar, en 1593, unas casas en la
calle Población que pagan tributo a San Lorenzo; una torre treudera a la Caridad tienen en 1591 Juan Felices y Esperanza Çafar menor; en 1603 Jerónimo
Menescal, como compensación por no haberle pagado la dote matrimonial, da a
su mujer, Isabel Lasierra, dos portales de casas y un corral en el Ferrianal que
pagan treudo a San Lorenzo, y, finalmente, en 1610 tiene Luis Gallur una torre
con corral que es treudera a la Ciudad.
EXPLOTACIONES AGRARIAS
Mucho más numerosos son los documentos sobre explotaciones agrarias o
bienes relacionados con ellas (eras, bodegas, etcétera), aparte de otros ya citados,
como corrales o caballerizas. La explicación puede resultar relativamente sencilla y tiene su origen en la historia de la ciudad, que tras la Reconquista se repobló básicamente con campesinos procedentes del norte, mientras que mantuvo
un número considerable de artesanos moros y judíos que el naciente reino no
estaba en condiciones de aportar; los talleres y casas pasaron de generación en
186
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 187
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
generación como bienes en su mayor parte francos, y así llegaron al momento en
que nos estamos moviendo ahora. Pero las tierras fueron mayormente entregadas a la Iglesia y a los repobladores cristianos, de manera que ya los mudéjares
propietarios de tierras eran menos que los poseedores de obradores, tiendas y
casas, y no ha de extrañarnos que, aun constando que muchas tierras eran de
propiedad plena, las referencias de campos y viñas treuderos a las instituciones
religiosas y a la Ciudad sean más numerosas que las de viviendas y obradores;
normalmente se trata de treudos a perpetuidad y de algunos hay documentación
desde el siglo XV. Esta documentación nos revela que era rara la familia que no
tenía unas tierras en explotación como actividad secundaria, tal como veremos al
estudiar más ampliamente la agricultura. Siguiendo también en este caso un
orden cronológico, vemos en 1533 que Martín y Lope Oncino venden una viña que
paga treudo a Montearagón, que da fadiga para la venta, sita en los Tierços y
que compra Gil de Brabante, y ese mismo año Adrián Abengalí, emigrado a Plasencia de Jalón, arrienda unos campos en Campofranco y Campo del Alba a
Antón Galindo; sabemos que son treuderos porque el arrendador se compromete
a pagar el treudo, pero no sabemos a quién. En 1535 tenemos uno de los pocos
casos de pago de treudo a un seglar: se trata de Jaime del Molino, que recibe el
pago por un campo en la Alfándega que venden Juan Compás y Esperanza Compañero a Pedro Cigüeño. En 1537, Isabel Tomás, mujer del notario Juan Sanz,
alquila a Pedro Compañero un huerto en la fuente del Ibón por ciento un años,
y lo hace con fadiga de la Seo, que recibe un treudo anual de 13 sueldos de ese
huerto con la condición de que si Compañero paga 1300 sueldos el huerto será
para él, cosa que ocurrió, porque en 1540 Compañero da en arriendo el huerto
a Pedro Constantins por 6 florines anuales durante tres años, y en 1567 lo arrienda a Pedro Cortés, calderero cristiano, por el mismo tiempo y 8 florines, lo que
demuestra la revalorización de la tierra, especialmente la de regadío. El monasterio de Montearagón vende en 1540 una viña en Monzur a Juan Burro por la
que ha de pagar un treudo de 16 sueldos. Un año más tarde, Isabel de Moros y
su marido, el especiero Martín Faxol, ponen un huerto suyo en arriendo a treudo; está en la partida de La Retuerta y lo dan al labrador Domingo Garcés, que
no podrá enajenarlo y deberá tenerlo cultivado y cuidado. En el Fosal de los
Moros explota Juan Tillero una era de los predicadores, citada en 1544; ese mismo año consta que los hermanos Alfarrán tienen tierras treuderas a San Martín
en el camino de Quicena, y también en 1547 sabemos que Juan Compás tiene
una viña en La Almunia que paga treudo. Con fadiga de los predicadores, venden dos fajas de tierra en Monzur Juan de Moros y su mujer, Leonor de Litera, a
Pedro, Pablo y Francisco Alfarrán en 1547.
En 1555 tenemos los datos del cabreo de Montearagón en el que se citan nueve moriscos que explotan viñas y campos en diversas partidas de la ciudad; se trata de Agustín Ezcandar, zapatero, que paga 55 sueldos por una viña; Juan Burro,
calderero, 16 sueldos por una viña; Francisco Ezcandar, 5 sueldos por una viña
que fue de Pedro Oncino; la viuda de Juan Alfarrán, 5 sueldos por una viña; Felipe Naxar, 9 sueldos por una viña; Pablo Alfarrán, cantarero, 4 sueldos; Leonis de
187
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 188
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Fierro, cantarero, 5 sueldos y 6 dineros por dos viñas; Francisco Junez, 6 sueldos por
un campo que fue de Juan Burro, calderero; Miguel Fierro, 5 sueldos por unas tiras.
Un corral con bodega y cámara, que tiene cargo de ocho sueldos a no se sabe
quién, compra en 1557 en Florén Pablo Alfarrán a Juan Peculud; Pedro Tarazona y su mujer, Blanca de Moros, dan a treudo a generación una viña sita en La
Almunia, en 1559; varias fincas en los Tierços treuderas a Montearagón son citadas en el pleito por la herencia de Pedro Cigüeño en 1560; una era en el Fosal
de los Moros, «dellá de la Isuela», treudera a los predicadores, tiene Jerónima
Aranja en 1561; un año después, Juan Prom vende a Carlos Felices un campo
treudero a la Ciudad que había sido de su mujer, Guiomar Compás, y que está
en Monzur; los herederos de Agustín Ezcandar tienen tierras treuderas no se sabe
a quién en 1564, aunque en documentos anteriores vimos que pagaba un treudo a
Montearagón; una era treudera a los predicadores, sita, como otras ya citadas, en
el Fosal de los Moros, vende en 1565 Agustín Ezcandar con fadiga del convento
de dominicos; unos campos en Monzur que pagan treudo a la cofradía de San
Esteban del convento de San Agustín venden en 1565 el albéitar Francisco Junez
y los herederos de Francisco Tillero; en 1567, 6 sueldos paga de treudo a Domingo Campo un campo que tiene Juan Burro; una fajas de tierra en el Alfaz vende
en 1569 el cantarero Francisco Ezcandar a Jaime Arnal, que pagan treudo a los
predicadores de 7 sueldos.
En 1575 tenemos tres referencias: la primera es de un campo en Monzur que
paga treudo a Santa María de Barbastro y que tiene Jerónimo Burro; la segunda,
un campo en el Riguillo que los predicadores arriendan a treudo de 10 sueldos al
calderero Leonis de Fierro, quien podrá librarse de pagarlo si abona 200 sueldos;
la tercera hace referencia a una tierra en el Fosal de los Moros que tiene Juan
Cigüeño y que es treudera a los dominicos. En 1577 Jerónimo Alfarrán vende un
campo en el camino de Quicena que tributa al convento de la Merced, tiene una
viña en los Tierços que paga a Montearagón y una faja de tierra en Florén que lo
hace al obispo; el mismo año sabemos de otra viña en los Tierços treudera a Montearagón en poder de Gabriel Menescal, que la da en un cambio al pintor Juan
Verdún; treudero al Carmen tenía en 1577 un campo en el Riguillo Leonis de
Fierro, que también poseía un campo en propiedad plena en Monte del Rey; en
1582, Pablo, Juan y Francisco Alfarrán tienen un campo en el Riguillo que paga
censo de 1 sueldo a la cofradía de San Esteban de San Agustín; en 1585, en un
documento prácticamente ilegible, se dice que Gabriel Menescal, con fadiga del
presbítero Miguel de (apellido ilegible), vende a Miguel Navardún un campo
treudero en 3 sueldos; el mismo año venden un campo en el Fosal de los Moros
que tributa a Santo Domingo Gabriel y Juan Menescal a Martín de Lobera; Gracia Alamén vende en 1587 a Jerónimo Burro un campo en el Camino Real que
tributa a San Martín. En 1589 tenemos tres documentos: en el primero, Juan
Almaçor vende al doctor en Derechos Antonio Juan Mateo dos campos en Balcencos que pagan a la cofradía de San Nicolás de la Seo; en el segundo, Jerónimo Burro nos dice que paga 5 sueldos de treudo al Carmen por un campo en el
Fosal de los Moros; en el tercero, Gabriel Menescal vende un campo en el Alfaz,
188
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 189
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
en Balcencos, con fadiga de San Pedro el Viejo. Sabemos que el mismo Menescal
tiene un año después una viña que tributa a los Santos Justo y Pastor. También
en 1589 vende Juan Menescal a Martín de Falces una viña con soto junto al
Flumen, con carga de un treudo perpetuo a San Pedro el Viejo; a la claustra de
Montearagón paga treudo en 1593 un campo en los Tierços que tiene Isabel
Ezcandar, viuda de Juan Lasierra; en 1596 esta vende un campo que paga a la
Caridad, sito en Alfándega; lo hace con fadiga de los jurados de la Ciudad al
labrador Juan Faxet, y en 1598, la misma Isabel tiene un campo treudero a Montearagón. En 1609 Francisco Gali consigue luir el treudo que pagaba a la Seo por
unos campos, y sabemos que el mismo año Ferrando Naxar tiene un plantero de
la Ciudad en Guatatén y lo vende a Simón Gandulfo.
Aparte de estos bienes relacionados que pagan treudo, los hay que simplemente están en arriendo temporal. Son en general bienes de moriscos arrendados
tanto a cristianos como a otros moriscos. Los arriendos son frecuentes y los veremos al estudiar los distintos oficios; lo que suelen manifestar es la necesidad de
quienes los dan en arriendo y, quizás más importante, la despoblación y el envejecimiento de la comunidad morisca, que obligan a atraer a inmigrantes en edad
productiva, casi siempre cristianos, como ya se ha visto en algún caso y se estudiará más ampliamente en páginas siguientes.
189
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 190
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 191
LOS OFICIOS
Antes de pasar a los oficios que podemos considerar mayoritarios y de vieja
tradición, vale la pena citar algunos ejemplos excepcionales, como el caso de
los notarios, de los que ya hemos hablado, y no vamos a volver a hacerlo ahora,
o los estudiantes.160 Dentro del capítulo de las curiosidades podemos citar a
músicos, a un danzador y a un boticario-herbolario. De los primeros conocemos a tres: dos son trompetas municipales, el joven Baltasar de Huerto, aprendiz en el taller del zapatero Juan Cigüeño, en 1566, y Martín Marruecos en
1607 y 1608, de los que ya se habló anteriormente; el tercero es el vihuelero
Gabriel de Monferriz, que estaba en casa de los Çafar, como se ha dicho más
arriba. Al danzador lo conocemos por un juicio inquisitorial de 1584: se trata
de Jerónimo de Huerto, de treinta y siete años, del lugar de Almuniente, en la
comarca de Huesca, condenado a ocho años de galeras. El boticario-herbolario,
conocido también por un documento de la Inquisición de 1596, vive en el lugar
de Huerto, inmediato a Huesca, se llama Luis Comor y está vinculado a la
familia Çafar, ya que en 1567 un homónimo suyo, posiblemente su padre, fue
nombrado procurador de Jerónimo Çafar para cobrar una deuda del boticario
Jaime Serra de 2200 sueldos.
También resultan excepcionales una serie de oficios con un solo representante a lo largo de toda la vida de la comunidad: mesonero (Francisco Oncino
en 1595),161 trabajador jornalero (Francisco de Moros en 1590), curandero
(Juan Morancí en 1561), fontero (Juan Vélez en 1565), especiero (Martín Faxol
en 1541), droguero (Alexandre de Sasa en 1580), corredor de oreja (Juan de
Aroz en 1543) y cubero (Guillén Alamén, que en 1551 es condenado por talar
robles en tierras del Abadiado para hacer cubas). Y en 1577 aparece como sastre Juan Duarte, cuya condición de morisco es dudosa.162 Algo más numerosos
160. Sabemos de notarios y escribientes de las familias Çafar, Casabona y Compañero y tenemos documentado en 1544 como «estudiante Osce» a Jerónimo Çafar, que por esas fechas era un muchacho.
161. En caso de tenerse más de una referencia documental se pone siempre la primera.
162. Martín Duarte, calcetero, y su hermano Juan, sastre, aparecen vinculados a la familia de Alonso
de Cáceres desde el momento en que Daniel Duarte, hijo de Juan, recibe dinero en el testamento de
Cáceres, pero no está claro que sean moriscos, especialmente porque su padrastro es Juan Pedro Pisa,
191
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 192
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
son los trabajadores del esparto (alpargateros, espartañeros y sogueros): Juan
Navarro (1563), Miguel Moscabida (1577), Jerónimo Alfarrán (1578), maese
Juan de Naval (1596) y Francisco Xalón (1598). De Lucas de Cáceres, llegado
desde Zaragoza, sabemos que posee un horno (1592), y no aparece ni entre los
herreros ni entre los alfareros, por lo que posiblemente el horno sea de pan,
especialmente porque en la calle Población, que es donde lo tiene, no hay constancia de obradores de metalurgia ni de cantarería.
OLLEROS Y TEJEROS
El oficio es de vieja tradición musulmana y durante siglos fueron los mudéjares, y después los conversos, los artesanos más activos en el sector. A lo largo
de este apartado se va a ver la importancia cuantitativa, semejante a la de épocas anteriores,163 si bien es posible que aumentara el número de tejeros cristianos
debido fundamentalmente al desarrollo urbanístico de la ciudad en el siglo XVI.
Los alfares, definidos como cantarería, tellería y obrador de tejas y rejolas, se
ubicaban fundamentalmente en la zona de la vieja Morería, ocupando el mismo
espacio que en anteriores periodos, y sabemos que seguían construyéndose nuevos; así lo demuestra un documento de 1547 en el que se recoge la aprehensión
por el justicia de Huesca del tejar nuevo de Ezcandar. A pesar de lo molesto de
los hornos, muchos de ellos estaban junto a las viviendas, por ejemplo el de Juan
Tillero, según el inventario hecho en 1544, o el que Juan Prom había comprado
hacia 1549 a María de Moros, el de Didago de Arayco (1578), el de Vicente Alamén (1552) y el de Isabel Ezcandar (1600). A veces aparecen dos juntos con
sendas viviendas, como los de Prom, Francisco Ezcandar (1549), Lope Medina
e Isabel Ezcandar, citados así en 1602. Entre aquellos cuya ubicación conocemos, casi todos se localizan en el barrio y parroquia de San Martín, en la calle
del mismo nombre, en el barrio del Medio, en el Postigo o en otros lugares sin
especificar; el de Vicente Alamén, situado junto a «la lupianar nueva»,164 también
está en el mismo barrio, porque en otro documento de 1555 se localiza en la calle
San Martín. Pero también los había en la calle de Salas, en la parroquia de San
Lorenzo (es de creer que en la parte más meridional, que estaba menos poblada); allí tenemos en 1544 el obrador del tejero Juan Tillero, y, en la misma parroquia, sin localizar con precisión, está el tejar que vende María Grisén, viuda de
Juan Farax, a Juan Prom en 1543.
De cómo eran los talleres nos dicen algo los documentos, aunque no hablen
del instrumental. Sabemos que los había de gran tamaño, con dos hornos, como
los del menor Juan Tillero (1546), Juan Prom (1569 y 1605) y Francisco Ezcandar (1571); solían tener eras, tellerías, el obrador propiamente dicho, cubiertos,
librero, que por el apellido es cristiano viejo. Duarte es el apellido del supuesto espía llegado de Argel
para la sublevación de los moriscos de Huesca.
163. Véase Conte (1992) para hacer una comparación.
164. Es probable que la localización del nuevo burdel en el barrio de los moros se llevara a cabo a causa de la despoblación del mismo en los primeros años tras la conversión.
192
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 193
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
pajares y en alguna ocasión estancias y aposentos (el de Isabel Ezcandar, por
ejemplo) y hasta un pozo (el de Prom), aunque el agua para amasar la tenían
garantizada con las acequias y brazales que recorrían el barrio. Las eras serían
los lugares donde se pondrían a secar las piezas antes de enfornar en hornos, en
el caso de Prom definidos como grande y chico, alimentados casi con toda seguridad con paja, porque no hay referencia a leñeros en ninguno de ellos, pero sí a
pajares, y tampoco hay constancia de la compra de leña. En 1555 se menciona
el molde de Huesca de los ladrillos y en 1546 se cita el de las rejolas, pero no hay
alusión alguna a ningún tipo de instrumental, aunque en un documento de 1602
se dice que la tejería de Juan Prom menor tiene era, horno, obrador, cobertizo e
instrumentos, pero no se hace mención a ninguno. Muchos de estos obradores se
alquilan a precios muy diversos, que posiblemente no están solo en función del
tamaño del obrador, sino de otros factores como la necesidad o la imposibilidad
de trabajarlos. Así, en 1546 los tutores de Juan Tillero alquilan por tres años y
64 sueldos anuales el taller que heredó el menor, con cobertizo, pajar y dos hornos. Lo mismo se paga en 1561 a Gaspar de Codo, quien en 1567, ya mayor,
arrienda un obrador de cantarería junto al obrador de Francisco Ezcandar y una
viña en San Martín a mosén Martín de Polo por tres años y también 64 sueldos
anuales, arriendo que contrasta con el que firma Juan Prom con Lamberto Sabico en 1569, por el que paga 400 sueldos, además de 6000 adobes para el propietario, cantidad que aumenta a 600 sueldos un año después en un alquiler que
se hace por seis años a Pedro de Lagrisagón, con la obligación, además, de pagar
las sogas, arreglar las puertas y darle una hornada de rejolas anual y 4000 rejolas
más; el obrador es grande, con horno, un pajar, un cobertizo y dos eras para secar
la obra, quizás de ahí lo sustancioso del arrendamiento. Bernat González, cristiano, paga 400 sueldos, 6000 rejolas y 2000 tejas a Francisco Ezcandar por su
obrador en 1571. Por tres años y 420 sueldos anuales tiene arrendado Ángela de
Moros, viuda de Juan Prom, a Juan de Pina el obrador de tejas y rejolas con horno, pozo, pajares y cobertizos. Juan Lasierra arrienda en 1578 por cuatro años a
dos cristianos su obrador con casas y horno y un campo, por 360 anuales, pero
al año siguiente vende ese arriendo a su hijo Juan por 1200 sueldos. A Diego de
Aryco le pagan Juan Pueyo y Guillén Damas por una casa, horno y obrador, en
1580, solo 480 sueldos. En 1582 Ramón Vidosa paga 170 sueldos al huérfano
Gasparico de Moros por una casa con obrador de cantarería que ponen en arriendo los tutores del menor, Lupercio Gali y Jerónimo Burro; la casa y el obrador
están junto al obrador de tejería de los hermanos Alamén. El rejolero cristiano
Ramón de Brosa paga 340 sueldos anuales durante cuatro años, desde 1597, a
Isabel Ezcandar, viuda de Juan Lasierra, por un obrador con pajar, estancia y
aposentos; la cantidad es muy baja, lo cual puede deberse tanto a la necesidad
de la viuda como a que el obrador era de herrero, que era el oficio que había tenido su marido, y no tenía horno para cocer las piezas. Juan Campos paga a Juan
Prom (1602) por un obrador con era, horno, cobertizo y todos los útiles del oficio
una cantidad pequeña, 400 sueldos anuales durante tres años, pero tiene la obligación de hacer un nuevo cobertizo, arreglar el conjunto y construir dos paredes
193
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 194
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
en el horno, lo que explicaría lo bajo del arriendo; en la renovación del contrato
por tres años más, en 1605, paga 600 sueldos anuales y se especifica que hay dos
hornos de tejería de cocer ladrillos y tejas, dos pedazos de cubiertos y dos aposentos; en aquellos momentos Prom vivía en Sariñena, donde trabajaba de tejero. En 1602, Juan Labau paga 400 sueldos por un año de alquiler del obrador
con eras, pajar, horno tejero y palacio165 a Isabel Ezcandar, y a Juan Prom le
pagan 300 sueldos por su obrador. Finalmente, 400 sueldos pagan a Lope Medina y su hijo Juan por dos hornos de cántaros y botijas.
De todo lo expuesto hay algo que llama la atención sobremanera, y es el
hecho de que la mayor parte de los artesanos que arriendan los obradores de los
moriscos son cristianos, lo que nos indicaría una falta de mano de obra conversa, debida, sin duda, a la emigración de las últimas décadas y al envejecimiento
de la población. Buen ejemplo de ello, y del empobrecimiento de algunos artesanos, es el caso de Juan Ezcandar, activo desde la década de 1560 y que en 1608,
lógicamente ya mayor, está preso por deudas que no puede pagar y acude al justicia para que le conceda la libertad por ser pobre, comprometiéndose a saldar
las deudas «cuando Dios le dé bienes».
No tenemos muchos datos sobre la compraventa de cantarerías, pero es bien
significativo el elevado precio, 1480 sueldos, que paga Jerónimo Codo menor a
su hermano Juan Codo, en 1600, por el obrador que está en el callejón de la
Xarea, en el barrio del Medio, en el corazón de la Nueva Cristiandad, muy lejos
de los 450 sueldos que paga Juan Prom a la viuda del tejero Juan Farax, María
Grisén, en 1543. Acaso a lo largo del siglo se revalorizasen los tejares, hecho que
va unido al desarrollo urbanístico de la ciudad, como se ve también en la venta
que hace Isabel Ezcandar, en 1588, de un obrador de cantarería por 1500 sueldos, obrador que había sido de su marido, Juan Lasierra, y explotaba en aquel
momento Juan Prom, y que estaba localizado en San Martín junto a los de Juan
Medina y Juan Gurrea. Por último, vale la pena destacar que un maestro de obra,
Domingo Almaçor, compra un tejar en Tardienta a Juan Ortiz (1554), seguramente con el objetivo de tener su propia producción para su actividad constructora; no sabemos cuánto paga por él ni qué características tiene, y todo hace pensar que el taller de Almaçor debe de trabajar en la zona de Monegros, porque
parece improbable que se transporten las tejas y las rejolas hasta Huesca. A veces
lo que se alquila no es el obrador, sino la botiga, como en el caso de los tejeros
Juan Tillero y su hijo Amador Tillero, que en 1542 dan en alquiler a Hernando
Junez una botiga con corral treudera a Sijena en la placeta de la Mezquita, la que
ya era llamada plaza del Almudí.
¿Qué se producía en estos obradores? Parece que hasta 1605 se fabricaba calcina, adobas, rejolas o recholas, tejas o tellas y ladrillos, en el campo de la tejería,
y cántaros y botijos o botejas en el de la alfarería; a partir de la fecha indicada se
165. Palacio en aragonés equivale a un espacio amplio cubierto y a veces cerrado que se utilizaba
como almacén.
194
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 195
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
comienzan a producir piezas para cocinar: cazuelas, cazuelos y ollas. ¿Por qué se
puede afirmar esto tan rotundamente? Hay un magnífico documento de 20 de
junio de 1605 que son unas capitulaciones entre el justicia, el prior de Jurados y
el Concejo de Huesca y el alfarero Lope Medina para la fabricación de piezas
hábiles para guisar, que hasta ese momento no se hacían porque la tierra de Huesca no se creía buena para ello, pero Lope Medina demuestra que sí vale, y se le
concede la exclusiva del abastecimiento de la ciudad durante seis años de cazuelas, cazuelos y ollas de diversos tipos y tamaños que luego veremos. El Concejo se
muestra tan atraído por esta nueva actividad que la Cambra del Trigo presta 1000
sueldos a Medina para que haga los hornos, cantidad que habrá de devolver sin
intereses, algo excepcional, en un plazo máximo de seis años. El hecho de que no
se impusiera interés al dinero prestado pone de manifiesto lo atractiva que resulta al Concejo la innovación de Medina. De modo que nos encontramos ante un
documento de suma importancia para la historia de la alfarería oscense y cuyo
protagonista fue un morisco muy poco tiempo antes de la expulsión.
La calcina aparece mencionada en el inventario de los bienes de Juan Tillero
en 1544; en 1568, fabricada por Juan de Moros, rejolero, y entregada con rejolas
al hospital de la Esperanza; en 1579, hecha por Francisco Ezcandar, y en 1603 se
hace en la tejería propiedad del herrero Francisco Lasierra. Las tejas y rejolas
se citan con mucha frecuencia y al parecer eran las piezas fundamentales en el
campo de la tejería, porque de los ladrillos solo tenemos cuatro referencias: la primera, en el contrato de obra de Domingo Almaçor para construir una alcoba en
el palacio episcopal, en 1548, en el que se habla de una escalera hecha con «ladrillo encaxado» en la pared; en 1582 se nos dice que el cuerpo desenterrado por la
Inquisición de Ferrando Çafar mayor es enterrado en el huerto de los predicadores y el lugar se señala con piedras y ladrillos, como con ladrillos estaba cerrada su fosa dentro de la iglesia; las otras dos referencias aluden a la fabricación
de 15 000 ladrillos «de coziola» por Juan Prom para el notario Sebastián Canales
(1555), y al encargo, en 1602, del doctor en Derechos Luciano de Azlor a Lope
Medina de 360 ladrillos bien «embarnizados y bien cozidos» para hacer un trujar
de 100 nietros de cabida. Este dato es de gran interés para diferenciar un ladrillo
actual de lo que en aragonés del siglo XVI significaba la palabra, ya que se trataba de una pieza barnizada. El barniz, que sin duda siguiendo la tradición musulmana se usaba no solo en ladrillos, sino en algunas piezas de alfarería, especialmente las que se utilizaban para conserva, aceiteras, etcétera, barnizadas por la
cara interior, lo tenemos también localizado en el taller de Medina en 1606; se trata concretamente de barniz negro, del que tiene un quintal. Sin embargo, como
antes decía, en los obradores de los tejeros nos encontramos básicamente adobes,
tejas y rejolas; así, en el inventario hecho en 1544 de los bienes de Juan Tillero se
dice que en el momento hay en el obrador 500 adobas, 600 rejolas crudas, 600
tejas crudas y otras 600 cocidas, pero también se habla de un «trasto de verniz».
Más detalles tenemos de la obra de alfarería, tanto de la producida en Huesca
como de la importada. En 1582 se habla de cántaros, medios cántaros, tinajas,
botejas y cantaricos; en 1600 a esos tipos se añaden los cántaros pequeños, quizás el
195
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 196
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
medio cántaro citado antes; en 1605, en las capitulaciones ya mencionadas de Lope
Medina y la Ciudad, se relacionan cazuelos pequeños, cazuelos de cuatro escudillas; ollas pequeñas, medianas y grandes; cazuelas pequeñas, medianas y grandes;
cazuelas de a cántaro; platos de juego (¿juguetes?), platos grandes y platos pequeños; escudillas; cazuelas pequeñas, grandes y medianas. En un documento de
1605, en el que se citan piezas de alfar emparadas a Medina por el justicia a instancia de Cristóbal Pastor, por valor de 12 escudos, se mencionan cántaros, jarros
y aceiteras, a los que habría que añadir las grialas citadas en 1544. Como ha podido apreciarse, una vasta tipología que llegó hasta comienzos del siglo XX. De la
cerámica de importación, más fina y lujosa, definida como «vaxilla de Málaga», son
citados platillos blancos, platillos de Málaga, escudillas delgadas, escudillas recias,
platos de eses, escudillas azules y porcelanas, platos medianos blancos de Málaga,
grialas «de hacer arnido» (?), grialas azules pequeñas, jarros de Málaga para aguamananos y cantaricas pequeñas blancas. Muchas de estas piezas las veremos al
estudiar los numerosos inventarios en los que se recoge el menaje de las casas.
Sobre la extracción de la materia prima apenas hay información. Sabemos
que se empleaba tierra, piedra y paja (1583), o arena y tierra (1545); la tierra
históricamente ha sido extraída de las zonas arcillosas de la orilla izquierda del
Isuela, y así ocurre en la única referencia concreta que conocemos, de 1603, en
la que se afirma que la tierra para fabricar tejas y rejolas que dos obreros hacen
para el herrero Francisco Lasierra será llevada por carretas tiradas por bueyes
desde un campo de Jerónimo Burro en el camino de Quicena, por Juan Novillas,
que si falla deberá pagar el salario de los obreros; si quien falla es Lasierra, él
recibirá de todos modos el pago de la carretada. Cuando Lope Medina afirma que
la tierra de Huesca es apta para hacer piezas que puedan soportar el fuego quizás es que ha descubierto alguna partida en la que la arcilla sea de mejor calidad, pero, lamentablemente, no da información al respecto.
También tenemos datos sobre los precios de estos productos, que venían marcados, en el caso de los elaborados en Huesca, por el gremio; para los importados y los nuevos que aparecen en las capitulaciones con Medina es el Concejo
quien los marca. Generalmente, el precio de tejas y rejolas nos viene indicado en
las comandas que reciben los tejeros, a veces de gran volumen y que manifiestan
una alta producción en algunos talleres. Por ejemplo, en 1545 Juan Prom contrata obra al navarro Sanmartín, nada menos que 70 000 rejolas y 30 000 tejas,
para las que Prom pondrá la arena y la tierra, así como el cocedero; quizás por
eso el precio que se paga a Sanmartín parece muy bajo: 8 sueldos por 1000 rejolas y 12 sueldos por 1000 tejas. En noviembre de 1552 Martín de Falces encarga a los cantareros Vicente y Pedro Alamén 8000 rejolas, de las que se habrán de
entregar 2000 en abril y 6000 en mayo, lo que da idea de la alta productividad,
ya que en un mes se hacen 6000 piezas, una media de más de 200 diarias, pues
no es de creer que los domingos trabajasen debido a la propia reglamentación
gremial. El precio que se pagará es de 52 sueldos el millar. En 1568 el hospital
de la Esperanza paga a 58 sueldos el millar de rejolas al tejero Juan de Moros; se
le encargan 5000 rejolas y 40 cahíces de calcina, de la que no se pone el precio.
196
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 197
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
En 1572 el notario Juan Canales encarga a Francisco Ezcandar 8000 rejolas a
48 sueldos el millar. En enero de 1583 Ramiro Lasierra, tejero, se compromete
a servir a Esteban del Conto, rejolero, hasta Todos los Santos próximo; hará todas
las tejas y rejolas que Esteban le pida, a 10 sueldos el millar de tejas y a 9,5 sueldos el millar de rejolas, y le dará la paja, piedra y materia para cada hornada;
podrá hacerse una hornada para él. Como puede comprobarse, la diferencia de
precios es notable de un contrato a otro, sin que podamos encontrar explicación.
Como hemos visto, hay comandas importantes por el número de piezas encargadas. Aparte de las mencionadas, destacan algunas más en las que no se hace
constar el precio, como las 4000 rejolas y 2000 tejas que hace Pedro de Huesca
al mercader Francisco Felices en 1534, las 6000 rejolas que hace Vicente Alamén al
fustero Miguel de Artiga en 1546 y las 4000 rejolas y 1000 tejas que encarga Miguel
de Senés a Juan de Moros en 1566. Que sepamos, los encargos se cumplían, porque solo nos hemos encontrado con un litigio en 1579 por incumplimiento de una
contrata de 1573; se trata del pleito puesto ante el justicia de Huesca por el notario Juan Jordán contra Francisco Ezcandar y Gaspar Batalanau, a quienes había
encargado 1500 tejas y 1000 rejolas, y posiblemente habría adelantado algo de
dinero, porque finalmente son embargados los bienes que habían puesto como
fianza: unas casas con obrador en la calle del Medio a Ezcandar y unos campos
en los Tierços y una casa a Batalanau en el barrio de San Martín. Posiblemente
las piezas no llegaron a hacerse por la muerte de Ezcandar, porque en 1575 su
mujer, Agustina Prom, se declara su viuda; en cuanto a Batalanau, se sabe que
en 1573 su mujer, Gracia Ezcandar, se ve obligada a vender tierras por una necesidad, acaso relacionada con este litigio.
En cuanto a los precios de la cantarería y de la loza hay bastante información, aunque toda ella tardía. Los primeros datos son de 1582: es un contrato de
cantarería que hace Elena Garasa a Lope Medina, consistente en una hornada
de vajilla, cántaros y otras piezas; los cántaros costarán a 6 dineros, los medios
cántaros a 3, las botijas a 2 y los cantaricos a 1 dinero. Si no los puede vender se
los ha de quedar Lope al mismo precio; como garantía, Medina reconoce tener
comanda de 240 sueldos de Garasa. En 1600 Mateo de Arayco se obliga con el
cantarero Lope Medina a darle toda su obra durante un año, como ya vimos; los
precios son marcados por el gremio: cántaros a 6 dineros, cántaros pequeños a 3,
botijas grandes a 4, botijas pequeñas a 18 dineros la docena y cantaritos a 18
dineros la docena. En las capitulaciones firmadas por Medina con el Concejo en
1605, los precios que marca la Ciudad son: cazuelos pequeños a 2 dineros,
cazuelos de cuatro escudillas a 3, ollas pequeñas a 8, ollas medianas a medio real,
ollas grandes a 1 real, cazuelas pequeñas a 3 dineros, cazuelas medianas a 8
dineros, cazuelas grandes a medio real, cazuelas de a cántaro a 1 real, platos de
juego a 6 dineros, platos medianos a 10, platos grandes a 14, «escoltetas» a 16,
cazuelas «gragoneras» (no se puede leer el precio), cazuelas pequeñas a 8 dineros, cazuelas grandes a medio real y cazuelas de a cántaro a 1 real. En cuanto a
la loza importada llamada «de Málaga», cuya exclusiva de importación y venta
concede la Ciudad a Martín Marruecos, trompeta de la Ciudad, se dice que es
197
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 198
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
vajilla blanca pintada y que habrá de respetar escrupulosamente los precios de todas
las piezas, cuya relación ya se hizo anteriormente y que traemos aquí de nuevo:
doce platillos blancos, 4 sueldos; doce platos de Málaga, 5 sueldos; doce escudellas
delgadas, 3 sueldos; dos escudellas recias, 2 sueldos; doce platos de eses, 3 sueldos;
doce escudellas azules y porcelana, 3 sueldos; un plato mediano blanco de Málaga,
8 dineros; una griala «de hacer arnido» (?), 1 sueldo; una griala azul pequeña,
6 dineros; un jarro de Málaga para aguamanos, 2 sueldos, y una cantarica blanca pequeña, 8 dineros.
Los tejeros y alfareros conversos documentados166 son Miguel Farax (1527),
Lope Burro (1528), Jerónimo de Huesca (1530), Juan de Huesca (1530), Pedro
de Huesca (1530), Martín Mediano (?) (1530), Amador y Juan Tillero (1530),
Francisco Ezcandar (1543), Juan Romero (?) (1544), Juan Tillero mayor (hasta 1544), Juan Conte (?) (1545), Juan Navarro (1545),167 Juan de Sanmartín (?)
(1545), Felipe Tillero mayor (1546), Pedro Alamén (1549), Jaime de Moros (1554),
Vicente Alamén (1557), Amador Prom (1563), Felipe Tillero menor (1560), Felipe de Mora (1561), Gaspar de Codo (1561), Juan Codo (1561), Juan Tillero
menor (1562), Juan Prom mayor (1563), Domingo Anzul (1564), Miguel de
Molinos (?) (1564), Diego de Araus o Arayco (1565), Agustín Ezcandar (1565),
Juan de Moros (1566), Juan Ezcandar (1567), Pedro Canisago (?) (1570), Pedro
Prom (1570), Francisco Albaco (1572), Gabriel Zuliani (1572), Gaspar Batalanau (1574), Francisco Cuéllar (hasta 1574), Juan y Lope Medina (1574), Jerónimo Burro mayor (1575), Miguel Codo (1575), Juan de Pina (?) (1578),
Domingo Enzala (1581), Esteban del Conto (1583), Ramiro Lasierra (1583), Ramón Sierra (?) (1583), Jerónimo Amarçala (1584), Jerónimo Codo (1587), Juan
Gurrea (1588), Juan Prom menor (1588), Gaspar de Moros (1589), Ramón
Codo (1597), Domingo Oncino menor (1598), Mateo de Arayco (1600), José Codo
(1600), Juan Campos (1602), Alexandre Moçot (1603) y Gabriel Medina (1606).
Tenemos noticias de las defunciones de dos cantareros sin apellidos: Juan, en
1570, y Gabriel, en 1574.
Por lo que respecta al nivel cultural, el de los cantareros era inferior al de otros
trabajadores; de hecho, había menos alfabetos proporcionalmente que en otros gremios. De todos modos, no faltaban las gentes que sabían escribir: tenemos la seguridad de que Amador Tillero, Domingo Enzala, Jerónimo Codo, Lope Medina y José
Codo sabían escribir, pero es probable que otros también tuvieran conocimientos
mínimos de escritura y cálculo, aunque no nos quede constancia documental.
ZAPATEROS Y CERDONES
Desde tiempos inmemoriales el gremio de curtidores, cerdones y zapateros tiene una importancia capital en el panorama oscense. Los moros ocupan en él un
166. No se incluye a los aprendices; los señalados con (?) podrían ser cristianos. Para los que aparecen documentados en más de una ocasión se pone solo una fecha a título indicativo.
167. La única referencia que tenemos de él es su comparecencia ante el justicia el 16 de marzo de
1545, donde se dice que es rejolero. Su homónimo, muy documentado, es espartañero.
198
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 199
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
lugar destacado y, con toda seguridad, eran buenos en su oficio, porque la competencia de los zapateros mudéjares con los cristianos es notable.168 Ahora los vemos
integrados en la cofradía del gremio desde el principio; ya hablamos de Juan de la
Morería y Pedro Cigüeño como miembros activos del capítulo de la cofradía de
Santa Ana de los zapateros. La fidelidad al gremio la hemos visto en 1564 en Francisco Junez, criado del maestro zapatero Juan Cigüeño y aspirante a hacer el examen para acceder al grado de maestro. El poder de producción del gremio parece
ser considerable, y sin duda el producto se comercializa por todo el país: no de otra
manera hay que valorar los cincuenta procuradores, moros y cristianos, que tiene
en 1545 Jerónimo Alfarrán, quien goza, como ya se vio, de franquicias de la Ciudad para facilitar el comercio, y posiblemente estemos, junto con la metalurgia,
ante uno de los ramos que más pudo exportar. Solo tenemos una noticia de las tenerías, que es de suponer que continuaban alejadas del centro, en la zona que aún
hoy lleva ese nombre, cerca de la acequia de Almériz; es un documento de 1553 en
el que el prior de Jurados, Alonso Cortés, recibe el informe y tasación que Domingo Almaçor y Miguel de Isué han hecho de las tenerías de Lorenzo Casabona, zapatero, y de Domingo y Pedro Bibiot. Casabona aparece citado como zapatero en
1546, de manera que es posible que estemos ante el único zapatero morisco que
tuviera una tenería, aunque cuesta creerlo y seguramente serían más, a pesar de la
falta de documentación. Especialmente, la tendrían los mencionados como cerdones, que eran, más que zapateros, curtidores y guarnicioneros; las únicas referencias que tenemos sobre ellos son muy tempranas, de 1531 (Pedro Cigüeño) y 1545
(Lope de Urramén o Aburramén), y sabemos que ambos eran también zapateros,
como ocurre con Casabona. Asimismo nos consta la compra de corambre por Pedro
Cigüeño, de manera que se puede aventurar que llevaría a cabo el curtido y preparado de las pieles; en 1530 alquila la corambre cabruna y el sebo169 de la villa de
Adahuesca desde el mes de octubre hasta marzo de 1531 y paga por ello 400 sueldos. En 1581 es el cantarero Jerónimo Burro quien arrienda por un año la corambre del ganado cabruno que se produzca en Fañanás y Alcalá del Obispo, por lo
que paga solamente 130 sueldos. Cuando en 1610 Juan Cigüeño, zapatero, vende
un mirador con obrador en el Campo del Toro al hospital de la Esperanza, por
4000 sueldos, nos está dando la pista de que se trataba no solo del taller de zapatería, sino de una tenería, ya que allí se localizaban, más aún si tenemos en cuenta que lo había comprado en 1607 por el mismo precio a los pellixeros Juan y
Lorenzo Ezquerra. El elevado precio obliga a pensar en un taller grande, con
la tenería al lado, y si lo vende es porque ha de saldar deudas y, quizás, porque se
deshace del patrimonio ante la inminente expulsión. No hay ni una sola referencia
más en toda la documentación sobre talleres de curtido, pero cuesta creer que no
fueran más abundantes de lo que la documentación deja entrever.
168. Véase Conte (1992).
169. El sebo era un producto de gran valor en la cocina tradicional andalusí, como grasa para cocinar, hacer dulces y también alhale.
199
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 200
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
La pobreza de datos que tenemos sobre los obradores de zapateros, guarnicioneros y correeros es total: conocemos sus nombres, dónde vivían y las tierras
que tenían, pero casi nada sobre su trabajo, salvo lo ya expuesto, a lo que cabría
añadir la relación entre el zapatero oscense Juan Cigüeño y el correero de Reus
Francisco Oriol, quien en 1579 da una comanda de 1040 sueldos a aquel, quizás como garantía de algún encargo de cuero o de zapatos. También hemos visto algunos aprendices de zapatero, especialmente con miembros de la familia
Cigüeño, pero poco más. Por no tener no tenemos ni siquiera comandas dignas
de reseñar, aparte de la ya señalada y la que en 1552 recibe Jerónimo Alfarrán de
María Marguán, viuda del también zapatero Pedro Cigüeño, de 2600 sueldos, pero
no hay información sobre la misma.
Pero, si la pobreza de datos nos impide hacer una aproximación a lo que pudo
ser el trabajo de este gremio, hay, por fortuna, un documento realmente notable
en el que hallamos datos de gran interés: se trata del inventario del zapatero Lope
de Urramén o Aburramén, fallecido en octubre de 1541, en el que se recoge todo
cuanto había en la casa, en el obrador y en la tienda en el momento de su fallecimiento, de manera que un solo documento nos aporta información suficiente para
intuir qué tipo de trabajo realizaban los zapateros oscenses a mediados del siglo
XVI; una joya documental que vamos a ver detenidamente, porque nos retrata
minuciosamente el obrador, la botiga y los almacenes, así como los tipos de zapatos que imponían la moda y las necesidades del momento.
La casa de Urramén estaba en la calle San Martín y era grande; tenía un porche, el obrador, la tienda, cinco cámaras, un mirador, una cocina y una cocinilla, un corral, establo y dos palacios o cubiertos. Repartidos por toda la casa aparecen útiles de trabajo y piezas de cuero y zapatos ya hechos; reuniendo esas
piezas nos encontramos útiles de trabajo y muebles, materiales y zapatos:
Útiles de trabajo y muebles. En una cámara hay dos pares de tijeras, dos cuchillas, un punzón, un descarnador y «espinzetas», media docena de agujas zapateras,
trece aleznas, cuatro fierros de «juradero». En la botiga, armarios, cuatro banquetas
de madera, un tablero de cortar, dos capazos de palma, tres piedras de amolar, siete
almoflates pequeños y grandes, dos pares de tijeras, una maceta, un boj, un «juego de
hierros del oficio» consistente en veintidós sierras y dos aleznas, once fierros de rayar,
ciento sesenta y dos pares de formas, unas «mordaças de fusta» y una regla, una raspa, un cuchillo de cortar cuero, un cazuelón de hacer postas y dos libros de «receptas»,
uno de cien piezas (hojas) en el que hay trescientas (recetas) y otro de cuarenta hojas
entre blancas y escritas. En la cuarta cámara hay una tabla de zapatero. En el porche,
una tabla de cortar zapatos, una raspa de fierro y una palanca con un masero de piel.
En un palacio, un cuchillo y diez «enformas» u hormas. En otro palacio, junto al establo, dos tablas de cortar, una piedra de amolar, nueve pares de «enformas», unos pares
de formas y un par de formas de chapines.
Materiales. En una cámara hay unas franjas de filodiz y seda, y quince manojicos pequeños de seda de colores. En la segunda cámara, seis cordobanes tapetados,
diez cordobanes negros, dos badanas blancas, un cordobán colorado, diez badanas
blancas, seis cordobanes blancos embescados, dos cordobanes blancos, dos badanas
negras, una badana blanca y cuatro badanas naranjadas. En la quinta cámara, 25
200
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 201
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
libras de seda dura «en jubillos». En un palacio, cinco docenas y siete badanas de forrar.
En otro palacio, junto al establo, unos pedazos de correaje adobado y dieciocho
piezas de correa para cortar. En la botiga, dos cueros de cordobán, un cordobán, una
badana blanca, un cordobán negro tapetado, unos retallos de cordobán. En la quinta
cámara, 9 libras y 3 onzas de lino, 10,5 libras de seda dura en madejas, 9 libras de
«cañimo» por hilar, 14 onzas de lino, 5,5 libras de seda dura para coser, 27 libras
de lino en manojos.
Zapatos. En la segunda cámara, un par de chapines y un par de pantuflas. En un
palacio, veintiún pares de pantuflas de diversos colores, once pares de chapines de varios
colores y cinco pares de zapatos chapines. En la botiga, treinta y dos pares de zapatos
de mujer bermejos y veinticuatro pares de zapatos de hombre de una suela; en armarios,
cinco pares de zapatos de hombre de dos suelas, un par de pantuflas, dieciséis pares
de zapatos de mujer blancos y colorados, quince pares de zapatos de hombre de una
suela, un par de zapatos empezados de una suela, tres pares de «empeñas de flor»,170
cinco pares de zapatos blancos de mujer, un par de zapatos españoles, un par de chapines tapetados, dos pares de botas (unas blancas embescadas y otras negras de Córdoba), dos pares de borceguíes, dos pares de chapines, un par de pantuflas, dos pares
de zapatos chapines, un par de botas de cordobán, un par de estivales tapetados, un
par de estivales de badana de una suela y un par de borceguíes de badana.
Como se ha podido observar, el documento nos permite reconstruir perfectamente el taller y la botiga de un zapatero, que, por lo que el inventario delata,
producía bastantes zapatos y de todo tipo siguiendo los modelos que tenía en sus
libros de recetas, más de trescientos modelos, por lo que dice. La elevadísima
cantidad de hormas indica también una gran variedad de tamaños y formas.
Posiblemente este obrador no diferiría de los de los otros artesanos del momento; los inventarios estudiados nos demuestran que los tipos de zapatos usados no
eran distintos a los aquí relacionados, aunque puedan aparecer matices: por
ejemplo, en el inventario de Gracia Gali (1564) se habla de unos chapines de
viuda de paño negro y un par de chapines de brocado, igual que en el inventario
de Violante Xavierre, mujer de Domingo Almaçor (1590); Martín del Rey tenía
en su casa zapatos de hombre y de mujer, chapines brocados, chapines de cuero
y unas zapatuelas (1555); José Codo tenía en 1607 en su casa unos borceguíes,
pero también alpargatas valencianas —obra de los espartañeros, de los que se
hablará más adelante—, que con toda seguridad sería el calzado más usual entre
las clases populares. Por el contrario, las clases ricas tenían muchas y diversas
clases de calzado, como se ve en el inventario de los Çafar de 1582 mandado
hacer por la Inquisición, en el que se citan numerosos tipos de calzado, algunos
con toda seguridad importados, como los zapatos valencianos labrados; aparecen
botas grandes, dos pares de botas de vaca, tres pares de calzado de aguja negros
y blancos, estivales negros de cordobán, abarcas (citadas también en el inventario de Tillero de 1544), chinelas, zapatillas blancas, chapines, numerosos pares
de zapatos y de estivales y hasta calzado para niño: unos «estivalicos de nino».
170. Adornos en forma de flor para el empeine del zapato.
201
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 202
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Muchos de esos calzados debieron de salir de los talleres oscenses, no muy
numerosos pero, como hemos visto ampliamente, con una gran producción, la
cual explicaría la exportación de calzado que, según se ha comentado ya, parece
que hacia 1545 controla Jerónimo Alfarrán con su cincuentena de procuradores.
Relacionados con el calzado aparecen los trabajadores del esparto, mencionados como sogueros y espartañeros, apenas presentes en la ciudad, hasta el
extremo de que se hace obligatorio pensar que los derivados del esparto (sogas y
similares, esteras, espuertas y esportones, capazos y alpargatas), imprescindibles
en aquella época, o eran producidos por cristianos o llegaban de fuera de la ciudad, quizás de la propia comarca, rica en esparto, aunque ya hemos visto antes
unas alpargatas valencianas. Solo conocemos a cinco trabajadores de este sector,
y uno, Jerónimo Alfarrán, emigrado durante varios años a Torrellas (documentado entre 1579 y 1590); junto a él sabemos de los espartañeros Juan Navarro
(1563), Miguel Moscabida, inmigrante casado con una oscense, espartañero y
soguero (1577); Juan de Naval, soguero, que tiene una tienda adosada al muro
de piedra en el Coso, en la Cruz de San Martín, por la que paga los albacares
(1596), y Francisco Xalón, también inmigrante casado en Huesca (1598).
Los zapateros documentados171 son Pedro Cigüeño (1528), Lope Castellano
(1539, muerto ya en 1546), Lope de Urramén o Aburramén, alias Castellano (muere en 1541), Juan de Huesca (muerto antes de 1543), Felipe Castellano,
alias Urramén (1544), Agustín Ezcandar (1550 muere en 1564), Jerónimo Alfarrán (1545), Lorenzo Casabona (1546), Jerónimo del Ala (1555), Jerónimo
Alfanaquí (1564), Juan Cigüeño (1564 ya muerto en 1577), José de Urramén o
Aburramén (1574), Juan Cigüeño menor (1579), Miguel de Morón (?) (1579),
Juan Navarro (1588), Jerónimo Alamén (1592)172 y Martín Codo (1600).
LA CONSTRUCCIÓN: OBREROS DE VILLA O DE CASAS Y FUSTEROS
Tradicionalmente se ha considerado que la comunidad mudéjar estaba especializada en la construcción, pero en el caso de Huesca fue siempre una profesión
no mayoritaria. Los fusteros y los obreros de casas moriscos son frecuentes en la
documentación, pero no tanto como los trabajadores del metal o de la alfarería y
la tejería. De hecho, es bien sabido que muchos de los constructores que anduvieron por las tierras del Alto Aragón en el siglo XVI, con una actividad febril visible en las numerosas iglesias, obras públicas (puentes, canales, acueductos),
molinos y construcciones civiles (palacios y ayuntamientos) que se levantan a lo
largo de la centuria son en su mayoría cristianos aragoneses y otros procedentes
de muy diversos lugares, pero frecuentemente de las tierras navarras y vascongadas. Así, algunas de las obras importantes que hacen miembros de la comuni-
171. Se indica la fecha de la primera cita y, si se sabe la fecha de su muerte, también. Los marcados
con (?) no es seguro que sean moriscos.
172. En este año, el 10 de agosto, comparece ante el justicia junto con los zapateros cristianos Cosme
de Biarne y Antón Nasarre para firmar paz y tregua con Domingo Allué y Domingo Ferrán, de lo que
se deduce que trabajaba con los zapateros cristianos, acaso asociados.
202
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 203
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
dad morisca en sus casas las encargan a obreros cristianos, por ejemplo la remodelación de la vivienda del cantarero Juan Codo, que en 1566 encarga las obras
a Juan Fortanet. Ya hemos hecho mención a la cofradía de fusteros, obreros de
villa y torneros y a los aprendices y mozos, llegados algunos desde puntos muy
alejados, que acudían a los buenos maestros de casas moriscos. De todos modos,
no se han conservado muchos contratos de obras y, curiosamente, los más importantes vienen de instituciones religiosas (el Obispado y el monasterio de Casbas),
de la Ciudad y de la Universidad, además de del señor de Argavieso, Juan de
Gurrea, de quien sabemos que en 1553 paga a Francisco Almaçor 1000 de los
3000 sueldos que le debe por las obras que ha de hacer en su castillo, pero cuyas
capitulaciones no se han conservado. No deja de ser significativo que los estamentos más poderosos acudieran a los constructores moriscos, y eso por dos
motivos: porque reconocían su valía y porque es una prueba de que no había prejuicios contra la minoría, aunque quizás valga la pena señalar que todos estos
encargos se dan en la primera mitad del siglo XVI, antes de que la Inquisición
comenzase el acoso contra los nuevos convertidos. De algunos de estos trabajos
se habló en el momento de tratar la integración de los moriscos y sus relaciones
con la Iglesia y el municipio; de todos modos, para poder dar unas pinceladas
sobre las técnicas de construcción y los materiales estudiaremos detenidamente
alguno de ellos un poco más adelante.
¿Con qué materiales trabajaban estos maestros? Los documentos nos hablan
de rejola, adobe, ladrillo, piedra, madera, maderos, aljez, calcina y arena. Casi
todos ellos se producían en Huesca, pero la madera y el yeso eran importados,
toda vez que en Huesca no los había. Tenemos noticia de una cantera en Alcoraz
propiedad de Juan Almaçor —a la sazón un joven constructor menor de veinte
años—, que la vende en 1562 junto con gran parte de su patrimonio. Hay algunos documentos muy interesantes sobre la compra de madera para la construcción relacionados con los moriscos. El primero es de 1558 y en él vemos al mercader Juan Compañero comprando en Rasal 1000 fustes y 60 docenas de palos
de entre 16 y 18 palmos que el vendedor, Juan Estallo, deberá bajar hasta Murillo de Gállego en navatas por el río, y de ahí transportarlos a Huesca; adelanta
1818 sueldos, 1 cahíz de trigo y 1 cahíz de mestura,173 y se garantizan como
mínimo 2000 sueldos, aunque el precio lo pondrán unos peritos. El destino concreto de todos estos maderos no sabemos cuál fue, pero está claro que a él recurrirían los constructores, como también a los Çafar, que por sus inventarios sabemos que tenían maderos en depósito, como veremos. A veces son los maestros de
obra los que se encargan directamente de la compra de los maderos; al menos
sabemos que en 1570 Domingo Almaçor compra a Miguel de Echo, de Agüero,
100 fustes por 1000 sueldos, que deberá depositar en el corral de Luis Gómez y
en los conventos de franciscanos y de predicadores, quizás porque allí estaba
haciendo obras. Por último, en 1580 Ferrando Çafar mayor vende 300 fustes a
173. Mestura en aragonés es trigo mezclado con centeno o con hordio.
203
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 204
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
los predicadores a un precio algo superior, 13 sueldos por fuste, y, como antes
decíamos, en los inventarios aparecen 319 maderos almacenados. En cuanto al
yeso, Domingo Almaçor llega en 1553 a un acuerdo con varios hombres de Tardienta para la compra de todo el aljez que necesite a 4 dineros y 1 miaja el cahíz.
Sin duda, el yeso que se consumiera en la ciudad llegaría desde los pueblos
monegrinos, donde el mineral aflora, es de fácil extracción y de excelente calidad,
como lo demuestra la supervivencia de su elaboración en algún lugar hasta
mediados del siglo XX. Los documentos nos hablan de aljez de diversas calidades
y tipos, destacando el cernido o de porgadero, muy fino y usado para suelos y
para enlucir (espalmar) las paredes. Para transportar dentro de la ciudad los
materiales y las herramientas, obligatoriamente habrían de tener caballerías,
aunque solo lo sabemos de Francisco Gali (1541). No nos consta ningún picapedrero en los talleres de los maestros de casas conversos, pero es difícil creer que
no los hubiese; sí sabemos, sin embargo, que a la hora de agrandar un pozo en
uno de sus huertos, Ferrando Çafar, en 1568, encarga que lo haga un picapedrero no morisco, o al menos no morisco oscense: Juan de Novilla.
Los fusteros y maestros de casas documentados no son muchos. Hay un fustero, Martín Alfarrán (1544), y algunos obreros de villa o de casas: Jaime Alfarrán,
antes Brahem (1527), Lope de Gurrea (1530, muerto hacia 1563), Juan Burro
(1537),174 Juan Gali y Francisco Gali (1541),175 Domingo Almaçor (1546),176
Francisco Almaçor (1553), Juan Almaçor (1564) y Jerónimo Gali (1567).
Pocos, como se puede observar, especialmente teniendo en consideración el
desarrollo de la ciudad. La falta de especialistas facilitó la llegada de maestros de casas y canteros de toda España y de Francia. Y además de ser escasos, puede observarse que entre dos familias, los Gali y los Almaçor, suman
más de la mitad.
¿Cómo trabajaban estos maestros? A modo de ejemplo nos detendremos en
las capitulaciones que hacen con el Concejo, el Obispado, la Universidad y el
monasterio de Casbas, por ser mucho más completas, aunque no falten otros
contratos de obra de menor importancia que no son despreciar, por ejemplo el
que firman Domingo y Juan Almaçor con el infanzón Martín de Larraga (1567),
al que harán en sus casas una pared, una escalera y el suelo y recibirán como
pago el uso por cuatro años de casa, era, pajar, huertos, tierras y plantero, pero
deberán dar a Larraga 16 cahíces de trigo anuales, además de reparar acequias
y pagar los impuestos y treudos. Y si este documento es mencionado especialmente se debe a que se trata de un ejemplo de cómo los artesanos y gentes de
otras profesiones suelen tener la agricultura como actividad secundaria.
Pero retomemos los casos anunciados siguiendo un orden cronológico. Hay que
hacer notar que hemos mantenido toda la terminología que aparece en la docu-
174. Este también ejerce el comercio, y para mercadear nombra a once procuradores en Huesca, Barbastro y Zaragoza.
175. Originarios de Zaragoza.
176. También procedente de Zaragoza, se instala definitivamente en Huesca.
204
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 205
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
mentación en lengua aragonesa, con la clara intención de contribuir al estudio, no
solo de la lengua, sino de los términos arquitectónicos en el Aragón del siglo XVI, y
convencidos de que el lector no tendrá problemas a la hora de comprenderla.
En 1541 Juan Gali y Francisco Gali, obreros de villa, firman unas capitulaciones con la Ciudad para hacer obras en la cárcel por valor de 2800 sueldos,
obligándose Juan, Francisco y la mujer de este177 con una comanda de garantía del
mismo valor. Las obras nos descubren aspectos del viejo ayuntamiento, cárcel y
colegio (¿de Santiago?), de modo que el documento tiene el interés añadido de
reflejar datos de la antigua Casa de la Ciudad, concretamente la cárcel, sala del
Concejo y el archivo. Gali se obliga a hacer una cámara sobre la entrada de la
casa de la cárcel hasta el huerto que está junto a «la retreta donde se tiene el concejo». La cámara ha de tener el suelo de vueltas de aljez y rejola y los fustes
deben ser redondos; el suelo ha de permitir que por debajo de él quede libre la
entrada de la cárcel desde el huerto, y los fustes han de tener tres manos y media
de gruesos; los suelos han de ser lavados y espalmados; la cubierta de la cámara
será como la de la casa del arcediano; se hará también una pared hasta el huerto con la anchura de la cámara y la cara que da al huerto se fabricará de argamasa, y por la parte de dentro hasta el primer suelo será de piedra y argamasa;
las aberturas llevarán rejas y la cubierta de teja tendrá un rafe; dentro de la sala
se hará una chimenea de teja y rejola con paredes espalmadas, y armarios con
sus puertas en toda la sala y una ventana grande labrada de dos caras con sus
puertas y banquetes de madera, y todo alrededor de la cámara se debe hacer
bancos y guarnición de paredes y el suelo de fusta igual al que hay en «la retreta donde se tiene el concejo», a la que se hará una puerta de acceso. En un segundo punto se dice que se construirá un pilar de piedra que reciba de medio a
medio el arco que recibe la pared del argiu (archivo) y se ha de socalzar los costados de dicho arco para que sea seguro. Sobre dicho arco, desde la mitad del
arco hasta la pared de la Casa de la Ciudad, se ha de hacer otra cámara, a la que
se accederá desde la que está sobre la cárcel; tendrá la cámara dos pilares de fustes redondos y revoltón (rebozo) de aljez, y con vueltas de 2,5 palmos de ancho
y los suelos y paredes espalmados, y se hará una ventana que salga a la luna de
la cárcel, y a la cámara se accederá por la escalera. En un tercer apartado se dice
que se levantará una pared de tierra con su larez desde la casa del colegio a la
pared del archivo, y que desde la pared «enta dentro» hacia el colegio se hará
«un fondo baxo» con su larez de piedra y puertas; sobre dicho fondo habrá una
cámara oscura para detener presos, con suelos bajos de fustes redondos y aljez,
y las paredes y sueldos espalmados, y sobre la cámara, una cubierta de rechola,
bardo y teja; y desde la pared de fondo hasta la otra parte del archivo se ha de
hacer otra tapia de tierra, con puerta; y sobre el fondo otra chimenea muy buena orientada hacia la plaza, y desde la chimenea hasta la calle de la plaza, cuanto tiene la pared de la escalera de la cárcel hasta el colegio, se hará una sala que
177. Se apellidaba Oncino, pero no consta el nombre.
205
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 206
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
será de fustes redondos de tres manos y media de ancho, y la pared se ha de
levantar desde el suelo hasta la mitad de rejola con un pilar que la mantenga;
todas las paredes estarán espalmadas de aljez, y sobre la sala hará una cubierta
de palo, bardo de biel y tejas, de manera que entre la altaria de la sala y la de la
dicha falsa cubierta suban tanto como ahora sube el tejado del archivo de la Ciudad, y tenga la sala su puerta y ventana. Otro punto recoge la obligación de hacer
sobre la cubierta del archivo otro solar o cubierta muy buena de fustes cuadrados y bocelados y vueltas de aljez y rejola de 2,5 palmos de ancho, así como la de
cerrar las rendijas que hay en el archivo, y desde la ventana delantera de la sala
mayor de la Casa de la Ciudad hasta la pared se obliga a hacer otra solera que
cubra todo el espacio del archivo con rejola. En otro punto posterior se hace
constar que se hará «una necesaria» para los señores oficiales.
La obra, firmada en marzo, deberá estar concluida en junio, y por ella se
pagarán 2800 sueldos. Como garantía, los Gali ponen sus bienes, especialmente
sus casas en el barrio de San Martín.
Estos son los aspectos fundamentales del documento, en el que vemos materiales y técnicas de construcción que se repetirán en otras capitulaciones que trataremos, evitando aquellos elementos que aparecen en este. Aquí se habla de
medidas en palmos (de vara, se entiende), pero también se miden las dimensiones de la obra por «filos» (hiladas) de piedra o rejola, tal como se recoge en un
pleito de Domingo Almaçor ante el justicia de Huesca de 1576, en la que se menciona una obra de 171 filos a 5 sueldos el filo, y 60 filos de piedra a 14 sueldos
el filo. En la obra que vamos a estudiar a continuación se habla de «quadrados»
y «quadrados de piedra», como veremos.
Retomando las capitulaciones arriba dichas, en mayo de 1543 Francisco Gali
firma una obra con el Estudio General que ha de concluirse antes de San Juan. Es
una obra menor, pero no por ello menos interesante. Se trata de una reforma en
el mirador que tiene el Estudio General en el Campo del Estudio; firman los obreros de la Universidad Mateo Gibelli y Miguel Sanz, y paga el tesorero Beltrán
Jiménez. Los materiales de construcción son prácticamente los mismos que en el
documento anterior: aljez, rejola, fustes redondos, fustes bocelados, fusticos, adobas, calcina, tejas, fusta, arena, «quadrados» y «quadrados labrados», etcétera.
La obra consiste en una cubierta sostenida por fustes cuadrados y otros bocelados, un suelo de aljez, muros espalmados en la sala baja con canceles encima de
la escalera, que será de rejola y aljez, una escalera para subir a la segunda sala
que llevará «paño y barrotes». Se obliga a hacer todos los pilares de rejola y aljez
bien «alacetados» sobre lo más firme y seguro «de las tapias que agora son». La
última cubierta será para techar las aguas con buena teja, a dos vertientes. La sala
superior se cerrará con adobes y se hará un antepecho de rejola bien espalmado
por dentro y por fuera; de ahí el nombre de mirador. Por toda la obra Gali recibirá 300 sueldos, y 3,5 sueldos más por cada «quadrado» labrado.
De marzo de 1547 es uno de los documentos más interesantes que tenemos,
especialmente por la importancia del contratante, el monasterio de Casbas, y por
la obra en sí, perfectamente descrita y que en parte ha llegado hasta nuestros días.
206
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 207
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Coro bajo (siglo XVI) del monasterio cisterciense de Casbas, en el que se conserva íntegramente
el suelo que en 1547 «enrejoló» Domingo Almaçor, al tiempo que llevaba a cabo la construcción
de un nuevo refectorio. (Foto: Fernando Alvira Lizano)
207
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 208
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
La hará el maestro Domingo Almaçor. Hay además un aspecto que nos interesa
especialmente, y es la aparición del gusto por las formas renacenistas, manifestado en más de una ocasión al hablar del estilo «romano»; estamos en el momento
pleno del Renacimiento en Huesca y de la moda no se escapan ni unas monjas de
clausura ni los maestros de tradición mudéjar. El volumen de la obra queda
manifiesto por los 9500 sueldos que cuesta y por la necesidad que tiene Almaçor
de recurrir al maestro fustero Salvador Marañón, que habrá de hacer veintidós
cuarentenes labrados de dos boceles a los cantos y uno en medio, medios cuarentenes con sus boceles y regatas y los fustes que sean necesarios en la obra, además
de toda la madera precisa para cubrir con un respaldo tres paredes del refectorio,
cada una de 36 palmos de largo, de fusta bocelada, de 8 palmos de alto por encima del banco, y sobre el respaldo una cornisa de molduras labradas «al romano»;
todo el suelo será entablado y encima habrá cuairones de madera, y sobre todo
ello se hará los bancos alrededor de la sala, y delante de los bancos, las mesas de
pino labradas y «adrezadas con sus pilaricos»; también una puerta para el refectorio labrada «al romano» y una ventana valenciana para la cocina del refectorio.
Almaçor habrá de darle la madera serrada y los clavos al maestro carpintero.
Marañón irá al monasterio con sus criados para hacer la obra, que se entregará
antes del 3 de mayo próximo, por la que recibirá de Almaçor 700 sueldos.
La obra que ha de hacer Almaçor es un refectorio de invierno sobre el que hasta entonces tenía el monasterio para el verano, según acuerda con la abadesa, doña
Beatriz Díez de Aux. Tendrá que quitar la cubierta del comedor existente, sacar
toda la fusta, teja, puentes cuadrados y fojas y todo el resto de la cubierta, y rebajar las paredes que están molidas. Hará doce pilares de rejola y «los alacez» de piedra del fundamento hasta el primer suelo «del refitorio» alto de invierno. Los pilares serán seis en cada parte y tendrán el grosor de la pared, que es de rejola y
media, y de ancho dos rejolas y media; los pilares recibirán los puentes del primer
suelo del comedor, y serán espalmados y lavados. Deberá guardar los respaldos que
hay en el comedor bajo y si los rompe deberá reponerlos a su costa. Sobre el refectorio actual ha de hacer otro, de manera que sobre los doce pilares dichos construirá otros doce de 24 palmos de alto, del mismo grosor y anchura que los inferiores, tanto los seis que dan a la claustra como los que dan al pozo, y serán de
rejola; pondrá una suela de un palmo de alto alrededor de todas las paredes, lo que
dará un resultado de 25 palmos de alto todo; sobre la suela se pondrán veintidós
cuarentenes regularmente situados. Alrededor del refectorio hará sus atabaques
con molduras como los de los fustes con boceles y copadas; sobre los atabaques,
una cornisa y «una alquitrava» con sus molduras del romano; entre la cornisa y el
alquitrabe quedará un friso de palmo y medio de ancho para escribir en él un letrero. Se lavarán y espalmarán las paredes y vueltas hasta los respaldos, y las vueltas
se han de lavar de guix (yeso) del cedazo; en el suelo se han de poner los cairones
y han de ser entablados por arriba, y entre cairón y cairón ha de haber 5 palmos y
las tablas estarán bien enclavadas; sobre los cairones habrá una grada de un palmo, y sobre el entablado, unos bancos guarnecidos para sentarse las monjas, de
madera, bocelados de junta en junta, con respaldo de 8 palmos de alto, y sobre el
208
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 209
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
respaldo una cornisa de molduras, con un listón bocelado; se harán mesas de pino
alrededor ante los respaldos; las ventanas se abrirán donde mejor parezca a la abadesa; el suelo será de aljez muy bien hecho.
Sobre el puente de la cocina alta hará una tisera rampante que cargará cerca de las paredes para que no carguen sobre la puente, y en medio pondrá una
barra de hierro de grueso de una lanza delgada que bajará hasta la puente, y se
echará una traba o clavija sobre la puente y otra sobre la tisera; se deshará la
chimenea de abajo; y la chimenea nueva se hará ochavada con cuatro pechinas
y subirán sus ocho ochavas toda la altura necesaria, no será humosa, será de dos
falpas de rejola espalmada y lavada hasta abajo y desde el puente hasta la tisera, y de la tisera hasta la fusta de la cubierta, arriba en el refectorio se hará su
antosta doble que cubra la tisera, que no se parezca a la del refectorio, y ha de
hacerse su hogar de piedra y una ventana. Sobre la cubierta del refectorio se
harán seis pilares en cada parte donde cargarán las tiseras y subirán los pilares
de 14 palmos de alto de rejola y media, donde cargarán las puentes de las tiseras, los cuatro de las cantonadas de dos rejolas y media de grueso, que descansarán sobre fundamenta, y si no la hay, se hará; entre pilar y pilar habrá 20 palmos, y se pondrán sobre los pilares las puentes y las tiseras, y de tisera a tisera
que haya medios fustes cuadrados todo alrededor, y sobre todo una suela en la que
descargará el rafe, que saldrá tres filadas de rejola y dos de teja, tres dedos la
rejola de salida y la teja cerca de un jeme. El tejado descargará en las tiseras y
puentes y en él se levantará la chimenea.
La chimenea baja del convento se ha de deshacer, y ensanchar el cañón, y ha
de elevarla todo lo que pueda, y para ello habrá de modificar una puerta que está
en la cámara de la señora doña María Guedaria; la chimenea habrá de estar lavada de arriba abajo y no será humosa.
Toda la fusta la pondrá Almaçor, y es la que hemos ya descrito.
Además ha de hacer un púlpito de cinco ochavos con sus molduras y romano
y sus candeleros por los ochavos del romano, cuya escalera irá la mitad dentro
de la pared y la otra mitad fuera. Y terminan la capitulación diciendo que el coro
bajo se ha de enrejolar con rejola cuadrada o tableros asentadas con argamasa y
las juntas caboyadas con aljez igual al de la grada de piedra que está a la entrada de la iglesia.
En 1548, en enero y febrero, Domingo Almaçor firma sendas capitulaciones,
la primera para una obra en el palacio episcopal y la segunda en casa del vicario general de la diócesis, lo que nos obliga a pensar que Almaçor trabaja con un
equipo numeroso de albañiles. La primera obra es por valor de 4500 sueldos, y
la segunda, de «100 ducados, digo 2200 sueldos».
En el palacio episcopal ha de construir una alcoba con una puerta con un
pilar a cada lado hechos de rejola, de 9 palmos de ancho y 12 de alto, con un
sobreportal; abrirá una ventana nueva y cerrará la vieja; levantará un respaldo
hasta el nivel del primer suelo y un pilar de rejola; hará un puente con sus cabezales asentado en el respaldo hasta la pared, con fustes redondos cada 2 palmos
para echar las vueltas para el primer suelo de la alcoba; se accederá por una
209
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 210
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
escalera hasta la puerta, cuya guarnición pondrá el contratante —Juan Agustín,
hermano del obispo—; pondrá un pilar en la cantonada donde la escalera que ha
de medir dos rejolas de largo y una rejola de grueso de 14 palmos de alto; hará
una cubierta con fustes cuadrados que estarán cada 2 palmos y medio, con sendos boceles a los lados y sus regatas para cargar las vueltas; hará una «jaminera» en la alcoba de 8 palmos de largo y 4 de salida, con su falda, que suba 4 palmos encima del tejado primero; sobre la alcoba hará una falsa cubierta con un
rafe de teja y rejola de cinco filadas de salida, cuatro de rejola y una de teja, y
sobre el tejado, fustes redondos de biel y palos y foja y tejas todo bien asentado,
y ha de poner argamasa alrededor de las paredes; al final de la escalera ha de
hacer una antosta desde el suelo primero hasta el segundo que cubra la escalera
que responde a la alcoba, con su puerta y aro labrado por una cara; hará una
ventana valenciana de 4,5 palmos de ancho por 6 de alto para dar «claredat»,
labrada por las dos caras; ha de labrar la chimenea con sus molduras del romano y ha de labrar la dicha alcoba con su aljez de cedazo, el suelo de aljez muy
pulido, y ha de poner dos losas en el hogar; labrará la portalada de la alcoba con
molduras del romano y encima un escudo con las armas de su señoría; hará un
solanar en el mirador que sube por el caracol desde el pilar que está a mitad del
mirador hasta la pared de levante, de 20 palmos de ancho por treinta de largo;
abatirá el tejado y paredes para lograr las medidas concertadas hasta el primer
suelo, con dos pilares de piedra, uno en cada cantonada, y otro en medio de 14
palmos de alto; sobre estos pilares pondrá maderos con sus cabezales cuadrados
y sobre los maderos otros maderos que vayan al pilar central, a distancia cada
madero de 2,5 palmos, con sus vueltas y los fustes bocelados y sus regatas; el
mirador en la parte que da al fosal ha de tener 12 palmos de ancho y en la otra
parte, que mira a San Agustín, tiene que haber un rafe que recorra todo el mirador de cinco filadas de salida de rejola, con fustes, palos y teja aprovechando en
lo posible el material de derribo; habrá un antepecho en el mirador de balagostos de 5 palmos de alto con solera arriba y abajo donde se asienten los balagostos
de pino muy bueno, y de balagosto a balagosto haya de vacío medio palmo, dedo
más o menos; cubrirá su puente y cabezales de aljez de cedazo y lo labrará con
sus ménsulas y molduras «al romano», y lavará las dichas vueltas y antosta del
mirador con aljez de cedazo; hará una puerta para el mirador labrada de dos
caras de 4 palmos y medio de ancho y nueve de alto; derribará el suelo de una
estancia que está en el primer recibidor y lo hará nuevo de fustes con sus vueltas muy buenas de aljez y rejola y la distancia entre cada fuste sea de 2,5 palmos; se taparán los agujeros que hay en la estancia y la pared que da a la cocina se adobará muy bien; sobre esta estancia echará otro suelo tan alto como el
tejado, con fustes cuadrados con sus boceles cada 2,5 palmos, y la espalmará,
raerá y lavará con aljez de cedazo, además de hacer una puerta con su aro labrada de dos caras de 4,5 palmos de ancho y 9 de alto, y el suelo será de aljez polido. Toda la despoja será del maestro, que pondrá a su costa todo el material
necesario, como es fusta, aljez, clavos, rejola y teja, excepto las guarniciones de
las puertas y ventanas, como son alguazas y cerrajas y otras cosas de guarnición.
210
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 211
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Alero de la catedral de Huesca (siglo XVI), obra de tradición mudéjar.
Según Antonio Durán Gudiol en su Historia de la catedral de Huesca (1991), fue construido
por Salvador Marañón, alias Sariñena, carpintero muy vinculado a Domingo Almaçor, con quien
trabajó en el nuevo refectorio del monasterio de Casbas. (Foto: Fernando Alvira Lizano)
211
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 212
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
La chimenea de la cámara será más chica que la que está ahora, y la escalera que
va a la cámara se ha de hacer «de ladrillo encaxado» en la pared; habrá una ventana valenciana de 6 palmos por 8 de alto, y una puerta labrada de dos caras; y
tres asientos para una necesaria en cabo de los entresuelos y alguna lumbrera
para ellos, y la escalera que está en la cámara se pasará a la puerta caediza que
está en el retrete de las cámaras altas que bajaba a los entresuelos enfrente de la
puerta del fosal, que está cerrada. En la cámara del señor obispo se ha de quitar
la chimenea; en las puertas de la alcoba se han de poner unas puertas con su aro,
que pagará el obispo. Se entregan 2000 sueldos al comenzar (en marzo), 2000
más en San Martín del año y 25 libras (500 sueldos) en el Corpus de 1549.
En febrero, Domingo Almaçor y Pedro Burro, vicario general de Huesca,
firman un contrato por un monto de 2200 sueldos por una obra que se ha de
hacer en casa del segundo. Se trata, primeramente, de derribar la casa que está
al lado de la que habita el vicario desde el tejado hasta el suelo y desde la luna
hasta la calle, derribar suelos y antostas y dejar únicamente en pie las paredes.
El despojo, que limpiará Almaçor, será del vicario, excepto los aljezones y clavos,
y ha de ahondar el suelo hasta el «livel» de la casa principal. Si el fundamento
que hay no es bueno, que se haga otro con una hilada de piedra encima de la tierra. La pared que levante será de una rejola y media de grueso hasta el primer
suelo de la sala de la casa principal, con una ventana para una sala baja. Echará un suelo de vueltas como el de la sala principal en todo lo que ocupa el ámbito de la obra, pero dejará una luna donde mejor conviniere y hará un caño por
donde vaya el agua a la madre de la calle. Subirá la delantera desde el suelo primero hasta el segundo de media rejola y dejará una ventana para una cuadra.
Hará cuantos pilares fueren menester y del tamaño necesario. Echará otro suelo
como el segundo de la sala principal, y los dos suelos serán de vueltas, y los fustes los dará el vicario a su voluntad. Ha de subir las ventanas del mirador hasta
la altura del tejado de la casa principal y los ventanajes se harán a voluntad del
vicario; los pilares subirán hasta el nivel del tejado de la casa principal para
echar el agua afuera y cubrir el tejado de forma conveniente. Emparejará y echará el suelo del mirador como conviene. Hará todas las antostas necesarias para
una cámara principal y una cámara segunda y una luna y otra cámara que ha de
servir para masadería. Asentará todos los aros de puertas y ventanas en la obra
y ha de espalmar y raer y lavar con aljez blanco dichas estancias, y echar los suelos bien polidos. Abrirá una puerta en el patín de la casa principal dentro de la
cual haya de hacer una sala baja con una cámara y sentar todos los aros necesarios y la reja que ha de salir a la calle. Ha de espalmar y raer y lavar con aljez
blanco las dichas estancias y echar los suelos o enrejolarlos como pida el vicario.
Ha de espalmar la luna que corresponde a las dos estancias bajas a plana borda
muy bien polido con aljez de porgadero. Ha de hacer «al mesmo suelo» de dichas
estancias bajas una cocina para de verano que corresponda a la masadería, y la
chimenea de dicha cocina que suba por encima del tejado 4 palmos, y espalmará la cocina y polirá a plana borda como la luna. Maese Domingo pondrá todo el
aljez, calcina, arena, clavos, agua y maestros y peones necesarios para la obra.
212
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 213
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
El vicario dará toda la fusta labrada y por labrar y todos los aros y puertas y ventanas y «rexas» y rafes y tejas y rejolas y guarniciones para puertas y ventanas
como son alguazas, fallebas, tirantes, cerrajas y clavazón, y todo lo que más
hubiere de hacer el fustero lo pagará el vicario. Se pagará un total de 100 ducados, «digo 2200 sueldos», de los que 40 se abonarán al empezar la obra, 30
cuando se haya echado la cubierta y los 30 restantes cuando se entregue la obra.
La obra, como todas, será juzgada por dos oficiales neutrales.
FERREROS, CALDEREROS Y OTROS OFICIOS DEL METAL
Ya la comunidad mudéjar tenía en el metal la principal actividad económica,
y así continúa siendo durante el siglo XVI. El número de trabajadores del sector
es grande y observamos una notable especialización: ferreros, ferreros-albéitares
(o menescales), caldereros, cerrajeros, espaderos, pomeros y crisoleros aparecen
en la documentación. Este numeroso grupo artesanal, colegiado en la cofradía de
San Eloy, con sede en la iglesia del Salvador, será el que congregue a más trabajadores a lo largo de toda la historia de la comunidad.
No sabemos de dónde procedía la materia prima con la que trabajaban: si
bien en época mudéjar sabemos de la explotación de metales cupríferos en la
zona del Abadiado y de todos es conocida la producción de metales ferruginosos,
de plomo y otros en los valles de Bielsa y de Gistau, en nuestra documentación
no aparecen más que citas a arambre nuevo o viejo en varios inventarios y documentos de distinta índole, y a hierro ya fundido, pero se ignora su origen, y ni
siquiera podemos saber el lugar de fundición, a pesar de la existencia de crisoleros en Huesca y de que algún obrador tuviera horno, que solo se explica si era
para fundir. Sin embargo, sí tenemos información muy interesante sobre el otro
elemento imprescindible en el trabajo. Me refiero al carbón, que por lo que sabemos se producía en numerosos lugares de la provincia próximos a Huesca. Tenemos datos de la compra de carbón vegetal en Robres (1544), Tardienta (1553 y
1554), Torralba (1554), Rasal (1567 y 1568), Arguis (1568) y Escuer (1580).
Llama la atención la producción de carbón en una zona que ya por entonces estaba bastante deforestada como son los Monegros. Hemos encontrado los contratos de compra con artesanos del carbón que nos informan también del precio. El
contrato de Robres lo hace el herrero Juan Compás con Domingo Barluenga; se
trata de carretadas quincenales de 12 sacos a 28 sueldos la carretada que, como
en todos los casos, habrán de llevarse hasta Huesca. Más detallada es la capitulación hecha entre el herrero Pablo Alfarrán y Martín de Alabe, de Tardienta, de
una carretada de 12 sacos de 2 varas de largo y 1 de ancho cada quince días, a
44 sueldos cada carretada, con multa de 30 sueldos si se atrasa más de tres días
en la entrega; se firma en diciembre y el contrato es hasta el 2 de mayo; adelanta 70 sueldos, y en septiembre de 1554 se repite el contrato. Ese año, en diciembre, los herreros Bertrán Cebollero (cristiano) y Pablo Alfarrán encargan a Martín Íñiguez, de Torralba, seis carretadas de carbón a 36 sueldos cada una; le
adelantan 9 florines y, a pesar de que cada carretada llevará el mismo número de
sacos que las de Tardienta, el precio es inferior, sin que sepamos por qué; aquí
213
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 214
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
observamos la asociación de un morisco y un cristiano, que se reparten la carga
de manera desigual: ocho sacos para Alfarrán y cuatro para Cebollero. Jerónimo
Menescal contrata en Rasal cargas de dos sacos a Juan Catoya, padre e hijo, en
los meses de septiembre y de noviembre de 1567, por lo que paga 8 sueldos la
carga, un precio, como se ve, no coincidente con los anteriores, como tampoco
coincide lo que paga Felipe Naxar a Pascual Mabilia y a Juan de Mediavilla,
ambos de Arguis, a los que encarga en 1568 sendas cargas de dos sacos de 2 por
1 varas al precio de 7 sueldos cada dos sacos. En octubre del mismo año, Menescal hace un contrato con los mismos de tres cargas de dos sacos a 8 sueldos la
carga, no sabemos por cuánto tiempo, pero el hecho de que adelante 160 sueldos
nos está diciendo que, como mínimo, se trataría de un contrato de veinte carretadas, cuya frecuencia no se hace constar. En 1580 sabemos que Gabriel Menescal da un adelanto de 180 sueldos al carbonero Juan Peña, de Escuer, por el carbón que le ha de servir, pagado a 2 reales el saco.
Algún inventario y otros documentos nos permiten hacer el retrato de un
taller de herrería, la mayoría ubicados en el barrio de las Ferrerías, no lejos de
la iglesia de San Lorenzo, que ya siglos atrás protestó ante las autoridades locales por el trabajo de los caldereros moros durante las misas dominicales por la
molestia que suponía el martilleo constante,178 aunque algunos tenían sus obradores en el barrio de los convertidos, como Juan Lasierra, que lo tenía junto a
su vivienda y era de buen tamaño, e incluso tenía un horno. Su mujer y su hijo
lo tenían arrendado en 1589 juntamente con un cuarto de la casa y la cocina
por solo 160 sueldos al año; antes, en 1583, Lasierra había alquilado a Pascual
Delafuente, labrador, una casa en el barrio del Medio junto a su obrador por
ocho años, en la que se reserva el palomar y la estancia que lo antecede, y una
estancia en el patio por la que se entra al obrador, además de la entrada y salida de la casa, por un precio de 200 sueldos anuales; el granero se lo dará cuando lo vacíe, porque en el momento lo tiene «embaraçado». Mucho antes, en
1543, conocemos la herrería con casa, huerto y corral que tienen los hermanos
Junez en el callizo de los Frailes, es decir, en pleno barrio de los conversos y cerca de la acequia que regaba los huertos. Hay pocos datos sobre el precio de estos
talleres, pero sabemos que en 1609, en plena crisis, Jerónimo Menescal vende el
suyo por 2000 sueldos, que aunque parezca mucho no lo es si tenemos en cuenta que unos años antes, en 1604, Isabel Ezcandar y su hijo Juan Lasierra pagan
1400 sueldos por una enclusa grande, mientras que Juan Menescal, en 1608,
solo obtiene por el mismo útil 500 sueldos. En 1544, sabemos que Juan Compás vende a Pablo Alfarrán una enclusa de cuernos de 2,5 quintales de peso por
22 florines de oro. En 1596 hace una comanda con apariencia y definición de
venta el herrero Juan Menescal, que «vende» al mercader Martín de Lobera barquines, enclusa, martillos, tenazas y toda la herramienta de su herrería por
1100 sueldos, que son una comanda cancelada el 19 de noviembre de 1598; al
178. Véase Conte (1992).
214
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 215
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
mismo tiempo que hace la «venta», arrienda a Lobera el instrumental por un
año y 800 sueldos a pagar en dos tandas.
De lo que podía haber en un obrador nos da buena cuenta el inventario hecho
en 1530 de la herrería de Juan Farax, alias el Fierro, en el que se relaciona lo
siguiente: tres «palangas de fierro», dos redondas y una plana; cuatro estacas, dos
redondas y una plana (las estacas eran en las herrerías tradicionales yunques
pequeños móviles); siete mallos de topar y sus porras (martillos pilones); un mallo
de prensa de aplanar (mazo o martillo de alisar); tres pares de «tisiras» (tijeras),
dos chicas y una grande; cuatro pares de «tanaças» (tenazas), tres de monto y una
de «colina» (¿rolina?); una enclusa (yunque fijo); un entablamento de barquines
con dos cantos; un peso de pesar de balanzas grandes; una unicornia (bigornia de
un solo cuerno); una romana y una enclusa chica de moler sanguina de medias.
Muchos años más tarde, en 1590, sabemos que en la herrería que tienen alquilada Isabel Ezcandar, viuda de Juan Lasierra, y su hijo Francisco Lasierra hay una
enclusa, un tas, unos fuelles, cinco pares de tenazas del fuego, dos curvas y tres
llanas; unas tenazas de herrar, un pujabante (cuchilla para las uñas de las caballerías), un mallo grande, un martillo «de arreglar claus» de herrar juntas, un
manegal de hierro «para axadas» (molde para azadas), un manegal de hierro de
destrales (molde para hachas) y un banco de fusta.
Otros documentos nos dan menos información, pero vale la pena recogerlos.
En 1537, en el obrador que hereda en la parroquia de San Lorenzo Martín Alfarrán de su tío Miguel Alfarrán mayor sabemos que hay muelas (para afilar, se
entiende), maneficios y herramientas sin especificar. En 1594 Jerónimo Burro da
a su hijo Francisco Burro cuando se casa los útiles propios del oficio de calderero:
ferramenta (sin especificar), barquines, enclusa, martillos, palanca y arambre.
En el taller de Menescal en 1595 hay barquines, enclusa, martillos y tenazas. En
1603 Isabel Ezcandar, viuda de Juan Lasierra mayor, recibe una unicornia de
hierro, dos mallos y tres pares de tenazas de Juan Prom, que se los presta mientras críe a sus nietos, los huérfanos de Juan de Lasierra menor y Mariana Alfarrán, ahora mujer de Juan Prom, y que devolverá cuando los pupilos no estén
bajo su tutela. Aún hay alguna referencia más al instrumental y a los talleres: por
ejemplo el testamento de Jerónimo Burro, que deja a uno de sus hijos la herramienta de calderero y a otro le da 700 sueldos para que compre los útiles necesarios para ejercer el oficio, que no podían ser muchos a tenor del precio de las
enclusas, útil que tal vez no estuviera en todos los talleres de los caldereros y sí
aparece siempre en el de los herreros, como en el de Miguel Casilla, alias Naxar.
Finalmente, sabemos de «unos barquinesicos sanos y buenos» que tiene Isabel
Ezcandar en Puibolea y que los alquila al herrero Jerónimo de Urgel —posiblemente inmigrante y cristiano— por siete años y 50 sueldos anuales.
Seguramente en todos esos obradores habría piedras de amolar, pero, como
hemos visto, solo son mencionadas en uno, quizás porque fuese más frecuente
que los molinos de afilar fueran construcciones independientes, junto a una acequia con caudal suficiente y con la posibilidad de hacer un pequeño embalse para
provocar el salto o desnivel necesarios para mover las muelas, tal como se ve en
215
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 216
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
un documento de 1583 en el que se dice que Gabriel Menescal alquila un trozo de
caballeriza a Francisco Oncino por seis años para construir allí un «molino de amolar». La palabra molino nos hace pensar en una instalación de una cierta envergadura y, por supuesto, movida por fuerza hidráulica, en tanto que muelas, como
veíamos antes, puede referirse a piedras de menor tamaño y movidas con fuerza
humana. La localización de ese molino no viene dada en el documento, pero sabemos que la casa familiar de Lorenzo Oncino estaba en la calle Población, en la
parroquia de San Lorenzo, por donde pasaba la acequia de Almériz, que quizás
fuera la que moviera el molino; de hecho, ya en el siglo XIII hay molinos templarios
movidos por el agua de esa acequia en esa parte de la ciudad,179 y sabemos también que las casas de Gabriel Menescal, donde posiblemente se hizo el molino de
amolar, estaban, según un documento de 1591, en las Herrerías. De todos modos,
parece que el agua es un elemento fundamental en todas las herrerías —no tanto
en los talleres exclusivamente de calderería— y que muchos de los instrumentos
mencionados podían ser movidos por fuerza hidráulica: barquines, muelas, martinetes y otros tipos de martillos. De hecho, si comparamos una herrería del siglo XVI
con las que llegaron hasta edad contemporánea, no hay mucha diferencia.180
Repasando los distintos oficios arriba mencionados conocemos a los crisoleros Luis de Gurrea, alias Alfanaquí, citado varias veces entre 1528 y 1543, una
de ella definido como «herrero cresolero», y a Juan de Huesca (1539). Solo nos
ha llegado información de un pomero, Lope Alborgí, Amet antes del bautismo,
que ya en 1527 vende sus bienes en la Xarea y emigra a Osera. También conocemos a un solo cerrallero, Ramón Alfanaquí, citado en 1527, porque otro que
he encontrado en documentación con presencia morisca parece cristiano,
Domingo Sansón (1548). Lo mismo ocurre con el espadero Ferrer de Cortinat
(1548), independientemente de su presencia en instrumentos moriscos. Y también hay un solo escudero con certeza morisco, Pedro Fierro, que es el primer
converso de Huesca en pasar por la Inquisición (1540), aunque no está
certificado que sea oscense, si bien en 1602 sí hay un homónimo miembro del
colectivo de la ciudad. En 1563 aparece como fornero Alonso de Cáceres, pero a
lo largo de toda la documentación siempre es citado como albéitar, por lo que
hemos considerado que su profesión era esta.
La especialización de albéitar o menescal exigía algo más que conocimiento
sobre la fundición y el forjado; posiblemente todos los herreros, como ha ocurrido
hasta nuestros días, eran capaces de herrar un caballo, pero la facultad de curarlo no parece que estuviera al alcance de todos, pues requería entender de anatomía y de medicina en un nivel muy superior a la media del artesanado. De hecho,
en los juicios contra albéitares, como los que ya hemos visto, intervienen como ele-
179. Véase Conte, Á., La encomienda del Temple de Huesca, Huesca, IEA («Colección de Estudios
Altoaragoneses», 7), 1986.
180. Véase el estudio sobre «Herrería tradicional en el siglo XIX» de María Teresa Sánchez Trujillano,
referido a la herrería riojana, en Los oficios artesanales de la colección etnológica del Museo de La
Rioja, Logroño, Museo de La Rioja, 1992.
216
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 217
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
mentos clave los médicos, que testifican sobre la actuación de los albéitares y la
valoran, lo que nos da la clave para entender que el arte de curar animales no
estaba demasiado lejos del arte de curar humanos. De su nivel cultural es indicador también que sea el oficio en el que proporcionalmente nos encontremos más
alfabetos. La prueba de que todos los albéitares-menescales eran herreros, pero no
a la inversa, nos la da la propia documentación, donde la nómina de herreros es
mucho más amplia que la de los definidos como albéitares, quienes siguieron con
la tradición de los viejos menescales moros, a cuya formación habría que añadir
el mayor conocimiento de la anatomía y del valor curativo de las plantas, que partía de la Facultad de Medicina del Estudio General de Huesca.
Tampoco parece descabellado pensar que los albéitares, por su especialización, tuvieran un nivel de vida más alto, lo que es visible en las capitulaciones
matrimoniales de Jerónimo Burro menor, hijo del calderero homónimo, con
Brianda Cigüeño, celebradas en 1598 (muere tres años después); Jerónimo aporta huertos, casas y la herrería con otro huerto, todo en la parroquia de San Martín, junto al obrador de los Cigüeño; corral y caballeriza junto a casa de Francisco el Cantarero; un campo en la Cruz de Seral de 3 cahizadas, junto a Mateo
el Cantarero; un campo en los Tierços Altos junto a la acequia de 1,5 cahizadas;
tiras de tierra en el Alfaz de 6 barcillas de sembradura; una faja y soto en los
Tierços Baxos; 2 heredades en el Alfaz, una de 3 cahizadas y otra de 9; un campo en Monzur, los muebles y una enclusa que tiene empeñada su padre. Como ha
podido verse, una fortuna que ha permitido a su padre actuar como prestamista
de 560 sueldos, por ejemplo, en 1582. Lo mismo nos indica la venta de un censal de 4000 sueldos que hace Jerónimo Menescal en 1568 al Concejo de Chimillas, o el hecho de que el herrero Gabriel Menescal actúe como prestamista, ya
que sabemos que en 1576 tiene empeñadas joyas de oro de Gaspar de Samper, que
no es morisco oscense, y que ante el justicia de Huesca renuncia a ellas. También
es significativo del poder económico y de la mentalidad moderna la inversión de
capital que supone que el albéitar Francisco Lasierra compre y explote un tejar
en el que trabajan dos obreros (1603), y en menor medida que Ferrando Junez
adquiera una tienda con corral en el barrio de San Martín (1542), o que el herrerocalderero Juan Burro comercie con aceite (1539), ya que encarga 25 quintales
para vender, y especialmente que arriende rentas en Lierta por la elevadísima
cantidad de 11 000 sueldos (1540), suma solo asequible para gente verdaderamente rica, como lo confirma que posea tierras, casas, taller y varias tiendas. Este
nivel también lo vemos en el testamento de Jerónimo Burro (1594), donde se
mencionan tres casas, siete tiendas y obrador de calderería con enclusa, martillo,
palancas y arambre nuevo y viejo; trece campos y un soto, dos huertos, caballeriza, seis corrales y gallinas. Si el herrero Ferrando Naxar firma un censal de 700
sueldos de propiedad y 35 sueldos de renta a la cofradía de Santa Lucía estamos
viendo que también participaba de una mentalidad moderna que lo llevaba a la
inversión del dinero en un negocio seguro.
Como podrá observarse al ver la relación de albéitares, el oficio se transmite
por familia, de manera que generaciones enteras lo ejercen. Tenemos noticia de
217
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 218
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Ferrando Alfanaquí mayor, citado como albéitar, menescal y ferrero menescal desde 1575 hasta finales de siglo; Ferrando Alfanaquí menor, citado desde 1592; Juan
Ferrando Alfanaquí, hijo del anterior, muerto muy joven, citado en 1601 (como se
ve, tres generaciones de albéitares); Jerónimo Burro menor, citado desde la década
de 1590; Juan Burro menor, hijo y sobrino de herreros; Alonso de Cáceres, conocido desde 1538 y activo todavía veintiocho años más tarde; Francisco y Ferrando
Junez (desde 1539); Juan Lasierra (desde 1564), su hijo Francisco Lasierra (conocido documentalmente en 1603) y su hermano Juan Lasierra, que en 1598 aparece emigrado a Nuez como herrero; Jerónimo Menescal, confirmado en 1554 y ya
activo como albéitar en 1567, casado cuatro años después y documentado hasta
1607, y finalmente Ferrando Naxar, que sabemos que casa en 1571. La abundancia de caballerías explicaría el alto número de albéitares, a los que habrá que añadir los muy numerosos cristianos e incluso extranjeros ultrapirenaicos afincados en
Huesca, como Pierres de Manacez o Marraces (1589 y 1591).
Los definidos exclusivamente como herreros, o herreros caldereros, son
muchos más y, como antes decía, me inclino a pensar que su relación con los animales no pasaría del herraje o el marcaje de las caballerías. También resulta problemático saber qué criterio se seguía para considerarlos herreros o caldereros, y
acaso no pasara de ser una cuestión puramente semántica, tal como se desprende de un documento de 1564 en que se dice que Baltasar de Fierro es «calderero siquiere ferrero», de manera que trabajarían indistintamente el cobre y el hierro, y harían desde instrumentos de labranza, rejas o cerrajas hasta ollas,
cazuelas y calderos y todo tipo de recipientes metálicos para Huesca y la zona de
influencia. Como prueba de esa exportación, sabemos que el señor de Anzano,
Ramón de Espés, tiene deudas contraídas con Martín Burro, por ejemplo, y aún
es más significativo que el calderero Juan Farax tuviera deudores en Francia en
el momento de testar en 1528.
Por orden alfabético, los herreros o herreros caldereros son Lope Alfanaquí,
muerto ya en 1528; Rodrigo Alfanaquí (1562); Miguel Alfarrán (testa en 1537) y
sus sobrinos Martín, Pablo, Juan, Francisco y Pedro Alfarrán (1547); Lope Alfarrán (muerto en 1533); Rodrigo de Aroz (1533); Juan Brondal (1561); Juan
Burro mayor y su hermano Martín Burro (1546) (en 1547 se cita como calderero
a Juan y a Martín en 1552); Miguel Casilla, alias Naxar (1529); Juan Cigüeño
(1580); Juan Codo (1593); Juan Compás (1529); Ximeno Compás (testa en
1547); maese Esteban (1595); Domingo Ezcandar (emigrado a Alcolea de Cinca
y muerto ya en 1592); Juan Farax, alias el Fierro (1530), citado como maese calderero en 1529 y ya muerto en 1543; Antón Fierro (1584), citado como calderero en 1574; Baltasar Fierro (1559), que en 1553 aparece como calderero; Dionis
o Leonis de Fierro (1552), calderero en 1572; Miguel Fierro (1587), citado como
calderero en 1552; Pedro Fierro (1602); Francisco Junez (1541);181 Gabriel Lasie-
181. En 1571 hace testamento y dice que, si su nieto Juanico Burro quiere ser herrero, se le dé lo que
se crea oportuno para ejercer el oficio.
218
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 219
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
rra (1590); Jerónimo Lasierra (1562); Juan Lasierra mayor (1554), Juan Lasierra menor (ya citado); Miguel Lasierra (1570), emigrado a Barbués (1597, 1602);
Gabriel Menescal (1575) y sus hermanos Manuel (1575) y Juan (1576); Juan
Menescal mayor (1574), activo hasta 1608; Gabriel Menescal mayor (1569);182
Gabriel Menescal menor (1591); Miguel el Herrero, natural de Naval y residente
en Huesca (1578); Felipe Naxar y su hermano Miguel (1529); Ferrando Naxar
(1580); Martín Oncino (1531)y Alexandre de Sasa (desde 1572).
Citados exclusivamente como caldereros están Juan del Ala, (1537); Alonso
de Aranja (1530), emigrado en 1534 y muerto en 1539; Francisco Burro; Jerónimo Burro (1529) y sus hijos Francisco Burro, Jerónimo Burro menor y Juan
Burro (1597); Lope Burro (1528); Juan Farax (1528); Martín Farax (1538);
Lupercio Gali (1588); Martín Fierro (1552), y Francisco Pex, natural de Muel y
residente en Huesca (1598).
Lo que producían estos artesanos queda perfectamente recogido en los detallados inventarios hallados y que estudiaremos detenidamente más adelante. De todos
modos, el repertorio de obras es abrumador, especialmente en las casas de las gentes acomodadas, en las que no faltan abundantes piezas de hierro, arambre (cobre),
latón, estaño y cobre (bronce). A modo de ejemplo citaremos las que aparecen en
varios de esos inventarios. En el de Lope de Aburramén (1541) vemos rateras,
tapaderas, tapador, mortero de cobre, barrotes de hierro, pasador de arambre, jarro
de arambre, rallador de queso, espedos, raseras y esbrumaderas; en el de Juan
Tillero (1544) encontramos alambique, candiles y candelabros, calderas, escalfadores, bacías, calderico, todo de arambre; cobertera de latón, sartenes de hierro,
arado con su reja y cuatrera y molde de hacer tejas. Gracia Gali tiene en su casa al
morir (1564) una caldera grande, un caldero pequeño, una bacinica, escalfadores
de cama grandes y pequeños, una olla, una perola, una copa grande, todo de arambre; un mortero de cobre con su mano; una bacinilla y candeleros de latón; murillos, estreudes, badiles, espedos, un rallo de hierro, un fogaril de arambre, un salero de estaño, una cacerola, una sierra, un peso de pesar, raseras, tallador, candelero
de hierro, cobertera de hierro, cazuela de metal y candiles de hierro. En el inventario del calcetero Juan del Fierro (1564) aparecen algunas de las piezas citadas
más una coladera de arambre, un embudo y un sacador de aceite. En el inventario
de la cristiana Violante Xavierre, casada en segundas nupcias con Domingo
Almaçor, hay unos candelicos de aceite de foja de lata. Y, para acabar, aunque
podrían ser más, vale la pena recoger lo citado en el inventario de los Çafar hecho
por la Inquisición en 1582: perolica de fierro, asnillos del hogar, escalfadores, aceitera, embudo, perolas de arambre, bacina de arambre, esbrumaderas de arambre,
sartenes, cobertera de arambre, espedos, graíllas (parrillas) de hierro, candeleros,
asadores grandes, cazo de sacar aceite, zadico (azuela), espedo grande, alambiques
de arambre, escalfica de arambre, fromagericas de arambre, caserolica de arambre,
cobertereta de arambre, cazuela de arambre, caldero de cobre, frenos de mula,
182. Actúa como prestamista; en 1571 le deben dinero en Labata y nombra procurador para cobrar.
219
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 220
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
estribos de cabalgadura, azadón, caldera de arambre, caldero de arambre, taza de
arambre con asa de hierro, cántaros de arambre, una «forceja» o «sorcilla» de hierro de jugar a los marros, barras de hierro agujereadas, carrazón, agujas, tiseras,
daga, cuchillos candil, jaulas de pájaro, corazas, candeleros de hierro, azada,
gabias (jaulas) grandes, guantes de malla y grebas, y, aunque tenían que ser frecuentes en todas las casas, solo aquí nos encontramos una casa morisca con «jelosías de rejas» en una de las salas. Como se ve, todo un repertorio que posiblemente saldría de los talleres de los numerosos artesanos oscenses, además de otros útiles
como rallos, tenazas, horquillas torneadas, cadenas, artemisas,183 cucharas de «alatón», palancas con sus perchas, ralladores de diversos tipos, pozaderos de arambre,
coladeros y coladeras, aceiteras de hojalata, barrenas y barrenicas, clavos, calzadores de hierro (los hay también de cuero), caldero para hacer la colada, útiles de
labranza e incluso en tiempos pasados ballestas, como lo demuestra el armatoste
que hay en la herrería de los Alfarrán en 1533.
183. En varias ocasiones se habla de las artemisas, relacionadas entre objetos metálicos, pero no he
podido averiguar de qué se trata.
220
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 221
LA AGRICULTURA
Como ya se dijo, la agricultura fue mayoritariamente una actividad complementaria entre los moriscos, como ocurría con sus antepasados; a lo largo de toda
la historia de los convertidos son pocos los conversos definidos como labradores
o jornaleros, aunque los que poseían y explotaban tierras son la mayoría. Los que
figuran como labradores son Juan Calbo (1537), cuya condición de morisco es
dudosa; Miguel de Albero (1543); Jaime del Rey (1545); Pedro Oncino (1547);
Domingo de Albero (1547); Lorenzo Oncino (testa en 1551); Lorenzo Tarazona
(1554); Juan Grisén (1559); Miguel de Caldes, marido de Leonor Faxol (1564);
Miguel de Palacio (1565); Martín de Palacio (1566); Jaime Lasarte, acaso cristiano, casado con Isabel Almaçor; Juan Ferrando, originario de Naval (1598);
Francisco Oncino (1600), y el jornalero Gaspar de Moros (1590).
PROPIEDAD Y TENENCIA
Pocos, como se ve, en una sociedad en la que el sector agropecuario era el más
importante. Pero eso, como hemos visto, no quiere decir que la casi totalidad de
las familias no tuviera tierras, en propiedad o en tenencia, como complemento a
su economía; es probable que muchas de las explotaciones fueran para autoconsumo, pero es evidente que en muchos casos el destino del producto era el mercado. Ya hemos visto algunos ejemplos de familias con tierras de cultivo tan
numerosas que permiten afirmar que los frutos se destinaban al mercado o que
las arrendaban, como hace en 1587 el cantarero Jerónimo Codo con 18 cahizadas de tierra blanca, reservándose para uso familiar solo una finca en La Almunia, o el especiero Martín Faxol, que alquila un huerto en La Retuerta en 1541
al cristiano Domingo Garcés para que lo tenga cuidado y cultivado. De todos
modos, es probable que la mayor parte no pasara de tener una pequeña parcela
que no requería ni de caballerías, porque en los inventarios que nos han llegado
el instrumental y los animales de labor citados son pocos, y en algunos ni siquiera aparecen a pesar de constar que poseían tierras, pero es que el precio de las
bestias de labor las hacía inasequibles para la mayoría: 500 sueldos le pagan a
Lope de Fierro, de Naval, por un macho en 1563; en 1597, Jerónimo Burro vende dos mulas por 1600 sueldos, y 800 sueldos reclama el cristiano Juan Baztán
al albéitar Ferrando Alfanaquí por dejar lisiado un macho; sin embargo, en 1606
221
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 222
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Martín de Cáceres vende un rocín de seis años por solo 200 sueldos. El precio de
las caballerías justificaría el que se alquilasen para tareas puntuales, como hace
Hernando Naxar con un rocín en 1603. Entre los inventarios estudiados apenas
hay referencias a la agricultura, y la pobreza de datos refleja lo limitadas que
podían ser las explotaciones agrarias; por ejemplo, en el inventario de José Codo,
cantarero (1607), solo se citan un azadón y una azada ancha, que tanto podrían
servir para extraer la tierra para su oficio como para cavar en sus posibles campos. En realidad no es de extrañar, porque José Codo había vendido a Martín
Trallero unos campos en la Alfándega por 1360 sueldos, cantidad lo suficientemente alta como para pensar que se trataba de varias parcelas. Más información
dan otros inventarios que vamos a detallar. En 1530, en el inventario de Juan
Farax se mencionan dos mulas, y sabemos que Lope de Fierro obliga otras dos
como garantía de una comanda de 300 sueldos que toma del cristiano Juan de
Barluenga en 1537. En 1533, en el inventario de Lope Alfarrán aparecen recogidos azadas, azadones, cutre, arado con yugo, albardas, «zurriaças», forcas,
cahíces, cuartales, sierras, falces de podar y de segar, cuerdas y sogas, cinglos,
ramales, espuelas, dos mulas, una cabra, dos gallinas y un gallo, y unas reservas
de cereal que no son despreciables: 10 cahíces y 2 fanegas de trigo, 2 fanegas de
mestura, 4 cahíces y 1 fanega de hordio y 7 fanegas de cebada, quizás en consonancia con los tres campos que tenía en el Alfaz, las Mártires y Monzur, su viña
en los Tierços y sus dos mulas para trabajarlos. El inventario, hecho en febrero,
nos asegura además que tiene los campos sembrados en aquel momento. En el
citado inventario de Juan Tillero (1544) vemos dos arados con reja, otra reja,
yugo, un cutre, azadas y azuelas, albardas, palas, retabillo, horcas de hojas, horcas
pajeras, horcas de aventar, cinchas, una yegua y un pollino, seis ovejas, cuatro
corderas, un cordero; sabemos también que poco antes de morir tenía una era
treudera a los predicadores, además de abundante cereal de la reciente cosecha,
ya que el inventario está hecho en septiembre: 34 cahíces de trigo, 3 de centeno y
2 de granzados. Martín del Rey (1555) tiene arado y yugo, hoces, trillo, una mula
y un rocín; en el inventario de José Codo (1607) se recogen una ajada ancha, un
ajadón estrecho y un ajadonico, y los hermanos Vicente y Pedro Alamén, cantareros, obligan un rocín como garantía al pedir una comanda a Juan Rasas en
1554, y consta que el administrador de la hacienda de los Çafar puesto por la
Inquisición vende mulas y un carro por valor de 130 libras, como muestra de los
ejemplos posibles.
Las tierras que cultivan los conversos están repartidas por todas las partidas
de la ciudad; las hay blancas, de secano, de regadío, huertos y hortales, cerrados
(huertos y cultivos preciados tapiados), viñedos y planteros. Hay huertos que se
riegan con agua de acequia y otros con agua de pozo, como el que tiene Ferrando Çafar junto al de los frailes —es decir, en el barrio de los convertidos— y que
en 1568 ahonda y ensancha para poder tener más agua, dejándolo en un pozo
de 35 palmos de hondo por 16 de ancho, obra encargada al picapedrero Juan de
Novilla; o el de Domingo Almaçor en un campo en Monzur, cubierto, con reja y
cerraja que rompen los segadores Sancho Lasierra y Pedro, criados de Miguel
222
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 223
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Ballés, para sacar agua en 1582, caso que se dilucida ante el justicia de Huesca.
Y los hay con agua de manantial, como los citados junto al Chorro de los Moros,
la fuente del Ibón o la fuente del Ángel, de donde partía una acequia que iba a
unirse con el agua de la del Ibón, según un documento de 1538, y que regaba
una partida llamada Reguero de Monte Lecina; en el Ibón estaba el Reguero de
Cuadrillos.
La explotación de las tierras puede ser en forma de cuartón, tiras, fajas o
campos de tamaños muy diversos. Las medidas se dan, salvo en el caso de las
viñas, que en general se miden en peonadas, en medida de sembradura: hanegas,
barcillas, cuartón o cahíz. Generalmente son pocos los documentos que nos
hablan de la extensión de las explotaciones, e incluso prácticamente desconocemos la de los huertos. Sabemos de grandes unidades de producción como la que
dan en un cambio Esperanza Çafar y Juan Felices, en 1591, a Juan Almaçor,
que le será aprehendida por la Ciudad en 1597, y que consta de una heredad,
con tiras, árboles, campos y abejarales, en Monzur; el año anterior le había sido
aprehendida otra y un huerto tapiado en Alcoraz. Muchos años antes, en 1562,
Juan Almaçor vende aparentemente todo su patrimonio cuando aún no había
cumplido los veinte años, y lo hace con permiso del justicia de la Ciudad y de sus
padres; entrega a Jerónimo Aznar, de Zaragoza, casas en esa ciudad, y en Huesca una cantera y dos viñas, en Florén y los Tierços, un plantero en el camino
de Salas y tierras en Monzur, todo por la elevadísima cantidad de 19 000 sueldos.
Pocos años después, en 1568, Juan Almaçor y su padre, Domingo Almaçor, se ven
en la necesidad de hacer un censal de 100 sueldos de renta y 2000 de propiedad
a Martín Pastor, y ponen como garantía sus casas en San Martín y varias fincas:
una heredad cerrada con tiras de olivos y árboles en Monzur, un plantero en
Alcoraz y otras tiras en Algüerdia y en Carasol. Una «torre siquiere casa», según
se dice en un documento de 1607, tiene Esperanza Çafar menor en la Porteta,
con huertos; una torre con campos y viña lleva al matrimonio Leonor Faxol en
1564; y una torre con corral treudera a la Ciudad tiene en el Coso Luis Gallur
meses antes de la expulsión, en enero de 1610, aunque aquí parece que no se trata de una explotación agraria sino ganadera. Esos tapiados, lo que aún hoy en
algunos lugares de tierras altoaragonesas se llama cerrado o cerrader, por su
pequeño tamaño, nos los encontramos a lo largo de toda la historia, desde el
huerto tapiado en el Postigo de Almériz que en 1529 da en arriendo a un cristiano Juan Marguán hasta los mencionados como incautados a Almazor o el que
en Alcoraz, con tiras y olivos, tiene Juan Almaçor en 1566. Mención especial
merece el que, junto a quince campos, dos huertos, casas, unas tiras, viñas y eras
vende Lope Junez por 3300 sueldos en 1555.
Volviendo al tema de la extensión de los campos, tenemos la referencia de cinco viñas con sus dimensiones: 4 «peonadas de cavar» tiene la del herrero Gabriel
Menescal en los Tierços Baxos (1577); 6 miden las dos que vende en 1555 Agustín Ezcandar, zapatero, una en el camino de Monflorite y la otra no consta dónde; 6 tiene la que vende el tejero Francisco Ezcandar en 1555; en un caso la viña
se mide en medida de sembradura: medio cahíz tiene en 1577 la viña en los
223
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 224
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Tierços de Jerónimo Alfarrán, el mismo tamaño que tiene un huerto en Almériz
de Agustina Prom, viuda de Francisco Ezcandar, que a pesar de su tamaño y de
ser treudero a Santa María de Barbastro se paga con 1000 sueldos y un campo
franco en Monzur de 1 cahizada y media de sembradura, como veremos al hablar
de los precios de la tierra. Y un plantero —se entiende que es una viña nueva—
se mide en barcillas en 1600: tiene 6, está en Almériz y por él paga la elevada
cantidad de 1060 sueldos Ferrando Naxar. La fanega/hanega como medida la
encontramos en dos ocasiones, ambas en 1558, en un campo de 5 fanegas y
media que compra Francisco Ezcandar por 140 sueldos, en Monzur, y en el de 7
fanegas que compra Leonis de Fierro en Almériz junto al Isuela por 302 sueldos.
La barcilla aparece con más frecuencia: 6 barcillas tiene un campo que vendió
Gracia Ezcandar, según un documento de 1582; de 6 y 10 barcillas tenemos los
campos que vende en 1585 Juan Menescal por 800 sueldos, sitos en los Tierços;
en 1588, uno de 6 barcillas vende Lupercio Gali en la Cruz de Quicena por 142
sueldos; el mismo año vende uno de 5 barcillas en Malpartir, junto al Isuela, Juan
Cigüeño por 300 sueldos; todos los compradores son cristianos, como cristiano es
el comprador de los campos de Gabriel Menescal en 1589, de los que uno es de
6 barcillas, en Almériz; en 1598 Jerónimo Burro tiene un campo de 6 barcillas
en el Alfaz; sabemos que tiene 6 barcillas el campo treudero a Montearagón que
explota Francisco Ezcandar en los Tierços (1560). El resto de los campos cuya
extensión ha sido documentada están todos medidos en cahíces o cahizadas de
sembradura, y van de 1 a 7 cahíces; son una treintena de referencias de campos
localizados en Monzur, el barranco de la Alfándega, el Riguillo, el Alfaz, Valdecambras, La Almunia, el camino de Los Molinos, los Tierços Altos y Bajos, Cruz
de Seral y Almengói, mayoritariamente en Monzur y los Tierços. Y quienes los
cultivan, en su mayoría propietarios, son el tejero Pedro de Huesca (1531), el
herrero Jerónimo Alfarrán (1552), Francisco y Ferrando Junez, herrero y albéitar, respectivamente (1555); Amador Tillero, tejero (1558); Francisco Ezcandar,
cantarero (1572); Agustina Prom, viuda de Francisco Ezcandar (1575); Juan
Cigüeño, zapatero (1575, 1576); Leonis de Fierro, calderero, un campo treudero a los predicadores (1575); Jerónimo Ezcandar, cantarero (1577); Jerónimo
Burro, calderero (1587); Gabriel Menescal, herrero (1589); Juan Alfarrán, herrero (1592); Isabel Ezcandar, viuda del herrero Juan Lasierra (1593 y 1596, un
campo treudero a la Ciudad, 1598); Jerónimo Burro mayor y menor, calderero y
albéitar respectivamente (1598), y Jerónimo Codo menor, cantarero (1602).
LOS PRECIOS DE LA TIERRA
En ochenta y seis documentos se ve reflejado lo que se pagaba por la tierra,
pero resulta difícil interpretarlo, toda vez que no suele aparecer la extensión de los
campos, y las pocas veces que la tenemos no hay relación aparente entre esta y el
precio; si no, resulta imposible explicar los 50 sueldos que se dan en 1578 al mancebo Jerónimo Alfarrán por un campo en Monzur, partida con riego, de medio
cahíz de sembradura y un trozo de patio de un mirador en el Campo del Toro; solo
podría justificarse porque Jerónimo vive en Torrellas y en varias ventas se desha-
224
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 225
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
ce de su patrimonio en Huesca, pero aun con eso resulta un precio a todas luces
bajo, uno de los más bajos de cuantos quedan documentados. Lo que sí parece es
que la tierra se aprecia considerablemente a lo largo del siglo debido al aumento
de población y a las necesidades del comercio local. El campo más barato lo
encontramos en 1535: la compra del cerdón-zapatero Pedro Cigüeño a Juan Compás por 40 sueldos de un campo en el barranco de la Alfándega que es treudero a
Jaime del Molino; unos años antes había pagado 160 a la cristiana viuda de Juan
Bas por un campo en Tormos, y en 1531 paga 150 a otros cristianos por una faja.
Por debajo de los 100 sueldos vende el cantarero Vicente Alamén un campo en el
camino de Tierz en 1567, y tres años antes paga Jerónimo Alfarrán a Martín Biota, cristiano, 1 cahíz de trigo por una faja de tierra en el Alfaz, que traducido a
sueldos serían unos 67; el que se haga el pago en trigo y no en dinero puede indicarnos la necesidad de los vendedores. También por debajo de los 100 sueldos
paga por una viña, lo que aún es más raro, Gil de Brabante en 1533 a los hermanos Martín y Lope Oncino; la viña es treudera a Montearagón en 8 sueldos, lo
que no debería ser óbice para alcanzar un precio más alto, ya que la viña más
barata después de la mencionada es la que en 1550 vende Agustín Ezcandar,
zapatero, por 200 sueldos al cristiano Cosme Pérez, treudera al obispo en 6 sueldos, sita en Florén junto a otras viñas de los moriscos Agustín Ezcandar y Leonor
Villanueva, viuda de Farax. Un precio muy parecido, 216 sueldos, se paga por
una viña de 6 peonadas —muy grande, de acuerdo con la documentación estudiada— que vende Agustín Ezcandar en 1555; el mismo año vende otra viña sin
localizar de 6 peonadas por 400 sueldos, un precio más acorde a la realidad del
momento, aunque casi al mismo tiempo Francisco Ezcandar y su mujer, Gracia
Franco, venden otra viña en los Tierços de 6 peonadas, treudera a Montearagón,
a Vicente Novales, por 300 sueldos, pero los vendedores reconocen tener una
comanda de 200 sueldos del comprador, por lo que más bien parece un préstamo
con garantía, ya que solo se paga realmente 100 sueldos; Juan Burro, calderero,
compra en 1540 una viña en los Tierços por 400 sueldos al capítulo de Montearagón, al que debe pagar un pequeño treudo, y en 1551 sabemos que paga un censo de 5 sueldos a San Lorenzo por un plantero. En la tercera parte del siglo las
viñas duplican su valor, a pesar de lo cual tenemos noticias en la década de los
noventa del abandono del cultivo y la reconversión en campos de cereal, concretamente tres campos de Isabel Ezcandar, treuderos a Montearagón, y un campo
que fue viña aprehendido a los Çafar. Así, encontramos una viña franca en el
Reguero, en el camino de Zaragoza, que vende Leonor Alfarrán en 1570 por 600
sueldos; 740 sueldos paga por una viña y un trozo de soto junto al Flumen, es
decir, en zona de regadío, el cristiano Martín de Falces a Juan Menescal en 1589;
la finca limita con Gabriel Menescal y Juan Cigüeño; 800 sueldos recibe Ferrando Naxar por una viña en la Almecora,184 franca, que vende al cristiano Martín
Clavería en 1584. En los Tierços, junto a una acequia y al río Flumen, tienen una
184. Llama la atención la supervivencia del topónimo.
225
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 226
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
viña los Çafar y compran otra al cristiano Biota por 880 sueldos en 1566; los cantareros Francisco y Domingo Enzala venden una viña en Cocorón, franca, a Gregorio Peralta por 1000 sueldos en 1609; más cara, 1060 sueldos, es la viña nueva —plantero treudero a la Ciudad— que compra Ferrando Naxar en Almériz, de
6 barcillas, al espadero cristiano Juan Ezda en 1600, posiblemente la misma viña
que vende Naxar en 1609 por 1240 sueldos, aunque ahora la localicen en Guatatén, que es una partida menor dentro del amplísimo término de Almériz. Finalmente, la viña más cara la compra en 1567 Juan Sanclemente a Domingo Almaçor
por 1750 sueldos; se dice que es un campo con viña; lo elevado del precio nos obliga a pensar en un finca de buen tamaño.
En cuanto a los campos, en los que hay cultivo de cereal y algunos árboles,
como más adelante veremos, los precios van de los 142 sueldos que dan a Lupercio Gali por uno de 6 barcillas en la Cruz de Quicena (1588) a los 4400 que por
unas tiras se paga a Petrona Burro en 1598, si bien parece que en este caso estamos ante una operación un tanto oscura, ya que Juan Quintana, el supuesto comprador del campo, reconoce tener una comanda de Burro de 4400 sueldos que se
cancela en tres meses. El precio es tan alto que supera a cualquier otra operación
de compraventa de tierras, de manera que casi iguala a la venta hecha en 1576
por María Farax, por medio de su marido, Manuel Gali, a Jerónimo Burro, quien
paga 4900 sueldos por cinco campos sitos en el Alfaz, los Tierços y Barbadagulla, además de unas casas en San Martín, todo franco; como se ve, una operación
de muchas más tierras y con unas casas, lo que hace más llamativa la venta de
Petrona Burro. También pueden servir de referencia las ventas que en 1565 se
hacen de los bienes que fueron de Felipe Tillero, de los que ya se ha hablado pero
que vale la pena recordar; se trata de dos operaciones, recogidas en el mismo
documento, muy notables. En la primera, con fadiga de la Seo, San Juan de la
Peña, dominicos, las Mártires y el beneficiado de San Luis de la Seo, venden a
Juan Vélez casas con obrador, huerto, alcaceral y corral en San Martín por 4125;
el precio, por supuesto, estaría en función no del huerto, sino del resto. En la
segunda, con fadiga de San Agustín y la Ciudad, vende a Miguel Palacio campos
en Las Peñas, dos fajas y tiras en el Alfaz, tiras y dos fajas en Barbadagulla, campo en el camino de Tierz, otro campo sin localizar, la tenencia de un campo y
varios campos en Monzur, todo por 3160 sueldos. Si repasamos los documentos
siguiendo el precio de la operación de menor a mayor, podremos observar cómo
los precios se elevan a medida que transcurre el siglo, independientemente de que
en algunas operaciones de compraventa entren factores que influyan en el precio
más que el mercado, como pueden ser crisis familiares, malas cosechas —de lo
que algo se dirá más adelante—, emigración, etcétera.
En 1588 vende Lupercio Gali un campo franco de 6 barcillas a Bernat Gibor
en la Cruz de Quicena por 124 sueldos; 140 sueldos paga Leonis de Fierro en
1558 por un campo en Monzur; en 1563 Domingo Enzala compra uno a Lope
de Gurrea en el camino de Quicena por 160 sueldos; en 1527, Jaime Alfarrán,
antes Brahem, vende dos campos en el Alfaz y en Monzur por 188 sueldos al cristiano Ferrando Broca; María de Aranja, viuda de Moçot Alfarrán, vende en 1542
226
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 227
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
un campo franco en el Alfaz por 176 sueldos; en 1561 Ferrando Alfarrán compra uno en el barranco de la Alfándega por 190 sueldos a Juan Laliena; en la
Cruz de Seral, en el camino de Tierz y junto al barranco de la Alfándega, vende
un campo Isabel Ezcandar por 190 sueldos en 1596; por un campo franco en
Monzur, de 1 cahizada de sembradura, da Domingo Gabarre 200 sueldos a Juan
Cigüeño en 1585, un precio bajo teniendo en cuenta el tamaño y que en Monzur
había acequia para riego, porque ese mismo precio se paga por dos fajas en el
camino de Quicena que, además, pagan treudo a San Martín, a los hermanos
Alamén, junto a campos que tienen Galcerán de Marguán y Martín Alfarrán; 200
sueldos pagan en 1544 al señor de Alerre los hermanos Martín (fustero), Pedro
y Pablo Alfarrán (herreros) por un campo en el camino de Montearagón, campo
que por su límites sabemos que lleva Martín como patrimonio cuando se casa
(1545); el mismo precio pagan los Alfarrán a Juan de Moros, cantarero, por dos
fajas en Monzur en 1547, treuderas a los predicadores; muy poco más, 210 sueldos, paga en 1596 Juan Lasierra por un campo de 1 cahizada, treudero a la Caridad, a Isabel Ezcandar, en el barranco de la Alfándega, un precio chocante si
tenemos en cuenta que en la misma partida, por un campo del doble de tamaño,
da el herrero Ferrando Alfanaquí 240 sueldos a Juan Medina y Lope Medina; la
diferencia podría estar justificada porque este es un campo franco, como franco
es el campo que vende en Monzur Jerónimo Alfarrán en 1579 por 290 sueldos;
el mismo año y por 300 sueldos venden una heredad en Jara Jerónima Aranja,
viuda de Galcerán de Marguán, y Lupercio Gali, marido de Esperanza Marguán,
al cristiano Martín Alastruey; la misma cantidad paga nueve años más tarde Bartolomeo de Orús —cristiano— por un campo menor, de 6 barcillas, en la partida de Malpartir, junto al Isuela, a Juan Cigüeño.
También de 300 sueldos es una operación un tanto extraña de 1577 que exige un trato especial; se trata de un cambio y una venta realizadas simultáneamente que hacen Gabriel Menescal, herrero, y Juan Verdún, pintor; da Menescal
una viña en los Tierços de cuatro peonadas de cavar y un treudo de 5 sueldos a
Montearagón, y recibe un campo y soto junto al Isuela; Menescal obliga casas en
la calle San Martín; a la vez, Menescal vende a Verdún el campo que ha recibido
por 300 sueldos; quizás la viña no pudiera venderse y se recurre a esta operación
que bien pudiera tratarse de una venta oculta. En 1566 vende un campo en el
Alfaz Jerónimo Alfarrán menor; lo vende su madre, Isabel Brondal; el campo ha
sido comprado por Pablo Alfarrán en 1558 por 300 sueldos, pasa a Juan Alfarrán por reparto entre los hermanos el 24 de agosto de 1559; Juan Alfarrán muere sin testar y el campo pasa a Francisco Alfarrán, que también muere sin testar,
y lo recibe su hijo Jerónimo Alfarrán y en usufruto su madre, Isabel Brondal, que
es quien lo vende por 300 sueldos. Como puede verse, parece que los 300 sueldos es el precio más habitual. Ligeramente superior es el que paga en 1558 Dionis del Fierro por un canpo de 7 fanegas en Almériz junto al Isuela, es decir, con
riego; 320 sueldos dan al colectivo de moriscos en 1528 por un campo en la
Xarea, y 340 sueldos vale un huerto que venden Martín Medina y Lope Medina
en 1575 en Almériz. A veces un campo treudero alcanza un mayor valor que uno
227
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 228
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
franco; tal ocurre con el campo treudero a las Mártires que compra Jerónimo
Menescal, sito en los Tierços, en 1572, por el que paga 450 sueldos, mientras que
por un campo blanco y franco en Monzur paga Ferrando Alfanaquí al cristiano
Martín de Falces 400; posiblemente la diferencia de precio se deba al tamaño,
porque las dos partidas son de las mejores de la ciudad, y el mismo año Domingo Almaçor compra un campo en Guatatén, junto a la acequia, por 460 sueldos;
400 da el cristiano Orencio Zamora a Juan Burro por unas tiras con riego junto
a la acequia en Florén, donde, para facilitar la entrada, le permite talar árboles
y levantar una tapia junto al soto y campo que allí tiene el vendedor.
De entre 500 y 560 sueldos, precio que ya puede considerarse alto, hay ocho
compraventas: 500 paga Petrona Burro por un campo blanco en Monzur, en
1598, el mismo año que hace una operación, que ya vimos, de 4400 sueldos; por
500 sueldos venden un campo en el Riguillo, treudero a la Limosna, Juan Grisén
y su mujer, Juana de Litera, a la cristiana María Sanjuán; la misma cantidad dan
a Juan Cigüeño por un campo franco en el camino de Quicena en 1582; 510 sueldos paga Francisco Arnal a Francisco Ezcandar en 1569 por dos fajas que pagan
treudo a los dominicos; 530 valen tres campos que vende en 1567 Juan Alfarrán
a Juan Codo, sitos en Barbadagulla, las Mártires y Alfándega, lo que parece un
precio realmente bajo, porque, por el contrario, por 2 fajas, un cuartón en Monzur y un campo de 1 cahizada en el Riguillo da en 1555 a Francisco y Ferrando
Junez 550 sueldos el cristiano Jaime Diago, y aún llama más la atención lo pagado a Alfarrán si tenemos en cuenta que por un campo en Monzur dan 560 sueldos en 1606 a Francisco Burro.
Los campos de más valía se sitúan entre los 600 y los 850 sueldos, ya que son
muy raros los que superan esta cantidad. En 1565, 1576 y 1585 pagan 600 euros;
en la primera fecha, a Jerónima Alfarrán y su marido, Gaspar Zaydejos, pero no
es solamente por dos fajas treuderas a los dominicos (en Monzur, junto a campos
de Juan Cigüeño y de Francisco Ezcandar), sino, además, por un campo en Balcencos cuyo comprador es el calderero Jerónimo Burro; en la segunda fecha tenemos, más que una venta, un préstamo con garantía, puesto que al vendedor, Juan
Cigüeño, le reconoce el comprador, el infanzón Antón Bailo, el derecho a recuperar el campo de 1 cahizada que compra en el Alfaz; en la última fecha, Gabriel
Menescal vende a Miguel Navardún, cristiano, un campo en las Mártires que paga
treudo. Entre 800 y 850 sueldos están los valores de cinco campos: en 1557, en el
camino de Montearagón, Pablo Alfarrán recibe de la herencia de su padre unas
tiras valoradas en 800 sueldos; lo mismo paga a Martín de Leciñena —cristiano—
Domingo Almaçor por un campo en Monzur, junto a un «cerrado» del comprador
(1566); igual se paga en 1585 por dos campos de 1 y 6 barcillas sitos en los
Tierços, los vende Juan Menescal al ya citado Miguel Navardún; el mismo precio
tiene un campo que compra el cristiano Martín de Lobera a Gabriel y Juan Menescal (1585), treudero en 8 cuartales a los predicadores, situado en el Fosal de los
Moros que hay en el camino de Quicena; finalmente, son 850 sueldos lo que cobra
Ferrando Alfanaquí, residente a la sazón en Zaragoza, por un campo en el Reguero de Abincaraz, en el camino de Zaragoza (1588).
228
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 229
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Explotaciones valoradas entre 1000 y 1900 sueldos, aparte de las ya citadas
en otros puntos, son nueve; todas, excepto una —que no parece una venta— se
dan el último tercio del siglo, y cuatro ya en el siglo XVII, coincidiendo con la venta de patrimonio que hacen muchos moriscos en previsión del ataque final; la
excepción se da en 1549, cuando Juan Burro y Martín Burro «recompran» al cristiano Vicente Novales un campo en el Alfaz por 1100 sueldos, un precio por encima de la comanda de 950 que tenían de Novales tomada en 1546, y que no se
cancela plenamente hasta 1559. Los Burro habían puesto como garantía sus
casas, tierras y dos campos, pero no consta que vendieran nada al prestamista,
de modo que posiblemente estemos ante la recuperación de uno de los bienes
puestos como garantía y que el elevado precio no corresponda más que al interés
que impone Novales para que pudieran recuperar el campo. El resto de las operaciones que superan los 1000 sueldos, cronológicamente, son, en 1568, la compra por parte de Domingo Almaçor de un campo en Barbarol, junto a la acequia
del molino de Puyaruelas, por 1000 sueldos; en 1572, la venta que hacen Leonis de Fierro y su mujer, Esperanza Aranja, de unas tiras sin localizar que pagan
un treudo a la Ciudad al espadero cristiano Jerónimo Buret, posiblemente inmigrante, por 1300 sueldos; Gracia Alamén, viuda de Jaime Burro, de Almuniente,
vende un campo en Camino Real por 1900 sueldos a Jerónimo Burro, un precio
realmente alto, a pesar de ser treudero a San Martín, precio que quizás se explique por estar junto a dos acequias; en 1589 venden un campo de 1 cahíz en
Almengói y otro de 6 barcillas en Almériz por 1200 sueldos Gabriel Menescal y
Jerónimo Menescal a Martín Alastruey; en 1590 Jerónimo Burro compra a Magdalena Millet un campo en los Tierços Altos por 1300 sueldos, pero en 1594 le
da carta de gracia para que pueda recuperarlo en dos años, de modo que volvemos a estar ante un préstamo con garantía; en 1598 el cristiano Domingo Gascón compra a Juan Menescal un campo con tiras en el camino de Zaragoza, treudero a la Limosna, por 1200 sueldos; en 1604, 1360 sueldos reciben José Codo
y su mujer, Beatriz Medina, del carretero cristiano Martín Trallero por dos campos de tierra blanca de 1,5 cahíces cada uno sitos en el camino de Quicena y en
el sendero de la Torrelapiedra, junto a la Alfándega; en la misma partida están
las dos fajas de tierra blanca que compra por 1100 sueldos en 1609 Juan Blanc,
cristiano y no oscense por el apellido, a Lupercio y Francisco Gali, quienes también venden una tiras en los Alfalces Baxos al cristiano Martín Cabanas por 1680
sueldos, ejemplo de cómo una familia se deshace de su patrimonio, quizás para
preparar la huida en un momento en que la orden de expulsión ya se había dado
en algunos lugares de España; por fin, también en 1609, Jerónimo y Francisco
Burro venden dos fajas en Monzur de 3 cahíces de sembradura, es decir, bastante grandes, a Miguel de Sada, cristiano, por 1350 sueldos.
Para acabar, nos quedan cuatro operaciones por encima de los 2000 sueldos,
todas en los últimos veinte años de la comunidad. En 1589 Gabriel Menescal, su
mujer, María Soro, y su hijo Gabriel Menescal menor venden un campo en Balcencos, limítrofe con campos de la viuda de Junez y de Jerónimo Burro, por 2000
sueldos, precio muy elevado a pesar de que paga treudo a San Pedro el Viejo; en
229
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 230
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
la misma partida están los dos campos contiguos de 2 cahizadas que vende Juan
Almaçor al doctor en Derechos Antonio Juan Mateo, treuderos a San Nicolás de
la Seo por 2060 sueldos; algo más, 2900 sueldos, dan en 1598 a Isabel Ezcandar por un campo en los Tierços Baxos, con riego, que vende con la autorización
de su hijo Juan Lasierra, albéitar; Isabel ha vendido campos en 1596, dos, y
1597, a la vez que pone en arriendo otros bienes, de lo que se deduce una crisis
económica familiar, ya que llega a decir que alguna venta se hace para saldar
deudas; por último, sabemos que en 1609 Petrona Burro, a la que ya hemos visto actuar anteriormente, y su hijo Jerónimo Codo venden a Juan Maza, por 2200
sueldos, un campo sito en el camino de los Dolores, en una partida con riego, lo
que quizás explique el precio.
De lo que podía ser el patrimonio agrario de la gente acomodada es un buen
ejemplo lo que se disputan Juan y Diana Almaçor, hermanastros, de la herencia
de su padre, que había disfrutado hasta su muerte en 1590 su segunda mujer,
Violante Xavierre. Los bienes en disputa son dos casas en San Martín, una heredad cerrada con casa o torre y plantada de malvasía y otras cepas y árboles, en
el camino de Barluenga; tiras en Morillón, Balcencos, Monzur, Florén, el camino
de Cillas y el camino de Alcoraz; un plantero en Alcoraz, camino de Vicién; tiras
y un plantero en Almériz, un campo en Balcencos, un huerto en Almériz y un
campo en los Tierços.
OTROS PROPIETARIOS Y EXPLOTADORES DE TIERRAS
No tenemos más noticias sobre el precio de las tierras, aunque sí hay más datos
sobre campos en explotación por moriscos, datos que, aunque parezcan repetitivos, vale la pena reseñar, a fin de dar una idea exacta de la actividad de los conversos en este sector de producción, de manera que una vez visto todo lo aportado por la documentación habrá argumentos para afirmar que, salvo los pobres de
solemnidad, todos los conversos tenían alguna explotación agraria, y a tenor de lo
expuesto algunas eran de envergadura, de manera que hay que insistir en una
agricultura no solo de autoconsumo, sino de orientación mercantil. Hasta ahora
hemos visto algunos casos de tierras en tenencia y los documentos de compraventa; lo que veremos a continuación hace referencia a tierras que parecen ser propiedad plena de los moriscos, aunque haya que tomarlo con mucha precaución,
porque los documentos pueden ocultar información. Recogemos las citas de tierras cuyo propietario-explotador conocemos, aunque a veces el dato no sea más
que la mención de un campo que aparece como lindero de otro; en cualquier caso,
es un intento de dar a conocer la auténtica dimensión que tenía la agricultura
entre los conversos, que el lector podrá valorar si repara en que los «campesinos»
que aparecen son gentes cuyos nombres hemos visto en las nóminas de oficios que
hemos expuesto más arriba. Vamos a seguir un orden estrictamente cronológico
en la exposición. Excluiremos de esta relación a los Compañero y a los Çafar, cuya
economía se estudiará en el capítulo dedicado a ambas familias.
En 1529 Juan Marguán, alias Forner, según ya se dijo, arrienda a Domingo
Allué un huerto en el Postigo de Almériz por dos años y 50 sueldos anuales —el
230
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 231
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
dueño se compromete a poner puerta y restaurar las tapias— y también una viña
por seis años y 12 dineros anuales a Pedro Serrano, casi al tiempo que vende un
campo en el Riguillo por 210 sueldos a Lope Alfanaquí. En 1530 tenemos noticia de que el obrero de villa Lope de Gurrea tiene campos en el camino de Sangarrén, en Balcencos, en Monzur y en el Alfaz, además de una tierra en tenencia
en el Reguero de Abincaraz. En 1531 Pedro de Huesca, cantarero, tiene una
viña en los Tierços y un campo en el Alfaz. Dos años después, tenemos noticia de
un campo de Lope Burro. Más datos nos da un documento de 1534 en el que
vemos a Galcerán de Marguán arrendar todos sus campos en Huerrios, prácticamente a las puertas de la Ciudad: los deja a Miguel de Marguán por nueve años
y solo 6 cahíces de trigo al año, y para ayudar a la explotación le presta una mula y
9 cahíces de cereal; aquí hay un dato de gran interés social, porque en el contrato
se reconoce que, si Miguel es expulsado de Huerrios por el señor de la villa (los
Sanjuanistas), únicamente deberá pagar por el tiempo que esté. En 1537, Esperanza Alfarrán hereda de su marido, Miguel Alfarrán, una viña en los Tierços. En
el camino de Montearagón tienen campos Francisco Junez y Galcerán de Marguán en 1544. El mismo año, Juan Compás hace una permuta con Luis de
Embún, cristiano: da una viña treudera a San Pedro el Viejo en La Almunia y
recibe otra franca en la misma partida. En 1546 sabemos que el menor Felipe
Tillero es dueño de un rico patrimonio agrario, como se vio anteriormente, catorce campos que sus tutores ponen en arriendo por solo 3 cahíces de trigo anuales,
precio que parece ridículo si tenemos en cuenta que algunos campos están en las
mejores partidas de la ciudad: camino de Barluenga, camino de Montearagón,
camino de Los Molinos, camino de Tierz, camino de Quicena (y Cruz de Quicena),
las Mártires, el Alfoz, Alcorcí y Monzur; en el mismo documento se citan campos
de Amador Tillero y Juan Burro en el término de Monzur. De los hermanos herreros Juan y Martín Burro sabemos que tienen dos campos y unas tiras en el Alfoz
en 1546. Juan Grisén tiene un campo en Monzur en 1547. En el testamento de
María Marguán (1549) se mencionan unos campos con un mirador en el Campo
del Toro que hereda su hijo Juan Cigüeño; en ese mismo año sabemos que Amador Tillero tiene un huerto en la zona de la calle San Martín y en 1551 se cita
uno de Felipe Tillero al lado, que se pone en arriendo. Diez años más tarde, tenemos noticia de que Juan Codo, cantarero, tiene en arriendo por diez años un
campo en el camino de Quicena que paga un censo de 10 sueldos anuales a Martín Tarazona. Una explotación notable es la que en 1564 aporta Leonor Faxol al
casar con Miguel de Caldes: una torre, campo y viña situados en Algüerdia. También como dote Leonor de Gurrea lleva a su segundo matrimonio (1566), con
Ferrando Alfanaquí, campos en el camino de Sangarrén, Barbalbol, el camino de
Bellestar junto al Flumen, el camino de Zaragoza y Monzur, y su marido un campo en el camino de Quicena. Juan Cigüeño es propietario de tres campos en el
camino de Montearagón, el camino de Barbastro en Torrelapiedra y el camino de
Salas, que da a terraje del seteno en 1566 al cristiano Bartolomé Martínez por
cuatro años. En la venta de un campo de Vicente Alamén en 1567 se citan en el
camino de Tierz campos de Diego de Araus, Juan de Araus y Juan Ezcandar.
231
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 232
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
A partir de la segunda mitad de siglo parece que aumentan los arrendamientos de tierra en aparcería o terraje o en alquiler, acaso, como ya se dijo en otro
momento, por la falta de mano de obra —de ahí que la mayoría de los arrendatarios sean cristianos— por emigración o simplemente porque en general son
bastante sustanciosos los beneficios, especialmente debido a que los contratos se
hacen por muy poco tiempo y se pueden revisar las condiciones. Así, en 1567,
María Oncino y su marido, Jerónimo Gali, habitantes en Zaragoza y de presente
en Huesca, dan en arriendo a Juan Prom y Juan Cigüeño, por 4 cahíces de trigo
anuales que serán entregados en Zaragoza, tierras en Florén, el camino del molino de Puyaruelas, Almériz y Algascara, y una era en Las Monjas, por seis años,
con la obligación de mantener los árboles frutales y pagar un censo a Santa Clara por la era; como se ve, se pide poco por el arriendo, pero se explica porque los
propietarios no pueden atender los campos por haber emigrado. En 1569 Isabel
Junez aporta al matrimonio con Juan Menescal un campo en el Riguillo y otro en
el camino de Apiés. El obrero de villa Domingo Almaçor es dueño de unos campos que tiene a censo de 46 cahíces de trigo el cristiano Martín de Larraga; en el
documento no se mencionan los campos, pero, teniendo en cuenta la cuantía del
censo, tenían que ser muchos y buenos, y en el inventario que se hace de los bienes de su viuda en 1590 se cita el libro de treudos en el que se conservaban las
escrituras de arrendaciones y préstamos que había hecho Almaçor. En 1571 Juan
Cigüeño renueva el contrato del terraje del seteno por cuatro años a Bartolomé
Martínez campos en el camino de Montearagón y el camino de Barbastro en Torrelapiedra, y otro libre de terraje en el camino de Salas. En el pleito por la herencia
de Felipe Tillero (1578) se nos informa de que Juan Codo tiene tiras en el Alfaz,
junto a tierras de los también moriscos Lope de Sasa y Alexandre de Sasa y los
hermanos Cernico, y de que Jaime de Arayco tiene un campo en el camino de Tierz
junto a campos de Jerónimo Burro y Vicente Alamén, además de la rica propiedad
de Tillero: campos en el camino de Quicena y Las Peñas, y tierras en el Alfaz y el
camino de Tierz. En 1581, Felipe Castellano, al que ya vimos como menor tutelado, se va a vivir a Pedrola con sus hermanas, y en 1581 da en arriendo nueve fajas
de tierra blanca sitas en el camino de Quicena, junto a campos de Lupercio Gali,
al cristiano Pedro de Luna por seis años y solo 3 cahíces de trigo anuales, que serán
puestos en Zaragoza por el arrendatario. En 1587 Jerónimo Burro, calderero, da
en arriendo al cristiano Juan de Serás unas tiras en el Riguillo, otras en Florén,
dos campos en Monzur, uno en el camino de Quicena —donde hay otro de María
Junez—, dos campos en el Alfaz —junto a tres de Marguán— y tres campos en
el Riguillo, todo durante cuatro años y 7,5 cahíces anuales, que es poco y no
parece debido a que Burro sea un anciano —se ha casado en 1556 y tiene
hijos—, así que será, simplemente, porque su oficio le ocupa todo el tiempo y no
puede atender debidamente tanta tierra, además bastante dispersa. También hay
conversos que toman tierras en arriendo, como el cantarero Francisco Ezcandar,
que en 1560 explota tierras de Gilberto Redón por 4,5 cahíces de trigo, medio
cahíz de cebada y dos cargas de paja anuales, todo por un buen número de campos en el Tablado, Loreto, el camino de Pompenillo, Almériz, Algüerdia y el
232
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 233
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
camino de Bolea, en los que se le autoriza a plantar habas en las tiras de Tablado, a la vez que se le prohíbe hacer leñas, lo que nos permite aventurar que en
algunos de los campos había árboles; o el calderero Juan Burro, que explota tierras de Domingo Campo por las que en 1573 le paga 6 cuartales de trigo por un
campo en el Alfaz y el quinto del fruto por una faja en la misma partida.
Del valor de una viña dan buena idea los 670 sueldos que por tres cosechas
pagan al calderero Jerónimo Burro por una en el Papiello, y los 430 sueldos que
dan a Petrona Burro por un huerto con cepas en el Alfaz por dos cosechas el año
1588. Un año más tarde, Jerónimo Burro arrienda a Martín de Lobera dos campos
en Florén y el Riguillo por tres años y la elevada cantidad de 440 sueldos anuales, y Jerónimo Menescal arrienda un campo con riego en el camino de Zaragoza, junto a la acequia, por 130 sueldos anuales. En 1590 Gabriel Menescal y su
hijo Jerónimo Menescal dan a terraje a Martín Alastruey dos campos en el Alfaz y
Balcencos por el seseno del grano y por cuatro años, con la condición de que haga
«buena güebra», es decir, que se labre bien y cuide debidamente las tierras. En
1597 Jerónimo Burro arrienda tres tiras, cuatro fajas y seis campos en Monzur y
los Tierços Altos a Miguel Sagasti —por el apellido parece inmigrante y cristiano— por 5,5 cahíces de trigo, que se habrán de pagar en agosto, un tipo de contrato, como se ve, más ventajoso para el propietario que el terraje; el grano que
se ha de pagar equivale a unos 350 sueldos. Juan Pueyo da 90 sueldos anuales a
José Codo por un campo en La Almunia en 1598; en la misma partida, un año
después, se dan 190 sueldos anuales a Jerónimo Codo por un huerto con frutales y uvas, lo que demuestra el valor de los cultivos hortícolas comparándolo con
lo que se paga por un campo de cereal. Al mismo Jerónimo Codo le pagan 140
sueldos en 1602 por un campo grande, de 2 cahizadas, junto a otro huerto que
explota Jerónimo; tiene riego y árboles frutales, y se podrá plantar hortalizas; lo
bajo del alquiler se debe a que el primer año el dueño se reserva el derecho de
plantar tiras, posiblemente hortalizas. Por fin, en 1600 Francisco Oncino cultiva
un campo en tenencia que paga 5 sueldos de treudo a Montearagón, en los
Tierços, junto a campos de los moriscos Lasierra e Isabel Ezcandar. Pero no parece que todas las tierras fueran arrendadas, lo que hace pensar en la explotación
directa por medio de jornaleros, como es el caso de las propiedades que se disputan los herederos de Domingo Almaçor en un largo pleito que va de 1590 a
1595, del que ya se ha hablado; en el documento se nos dice que la familia posee
una finca notable en Monzur con casa y torre, campos en la misma partida y en
el camino de Cillas, Alcoraz, Florén, Balcencos, Morillón y los Tierços, más un
huerto y un plantero en Almériz que, en buena lógica, parece que requeriría de
mano de obra asalariada o de medieros.
Algunos documentos tratan específicamente del alto precio de los huertos.
Sabemos que en 1560 Domingo Almaçor compra uno en el barrio de la Almenara, dentro del de San Martín, por 500 sueldos, y en 1570 paga mucho más, 1240
sueldos, por otro cerca del convento de Santo Domingo. En 1575, en un cambio,
Agustina Prom, viuda del cantarero Francisco Ezcandar, da un huerto en Almériz
a Jerónimo Burro, cantarero, y a su mujer Jerónima Junez, y recibe un campo en
233
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 234
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Monzur de 1,5 cahizadas, franco y 1000 sueldos; el huerto es de media cahizada
y es treudero en 7 sueldos a Santa María de Barbastro. Mucho menos vale el hortal que vende en 1603 Francisco Oncino en el Campo del Toro, pues solamente
son 400 sueldos, pero los hortales suelen ser de menor tamaño que los huertos.
Asociados a los huertos están los miradores, frecuentemente citados; en 1578
el infanzón Pedro Sellán vende al menescal Ferrando Alfanaquí un pedazo de
patio que «solía ser mirador» en el Campo del Toro por solo 60 sueldos, pero es
que el pedazo es pequeño, de un «filo y medio de ancho» solamente; curiosamente ese mismo mirador es vendido por los ejecutores del testamento de Juan
Ferrando Alfanaquí, hijo del primer comprador, por 200 sueldos; se dice que es
«un mirador siquiere patio», es decir, que se conservaba aproximadamente como
se había comprado veintitrés años antes, lo que demuestra la revalorización de la
tierra y las casas a lo largo del siglo, ya que había multiplicado por más de tres
su precio en dos décadas. Tenemos noticia de lo que vale un olivar que venden
en Barbastro Esperanza Çafar menor y su marido, en 1590: 2200 sueldos, precio realmente extraordinario que contrasta con los 250 sueldos que los mismos
pagan por un soto junto al Flumen en la partida de los Tierços Baxos.
LAS TIERRAS Y LOS CULTIVOS
¿Cómo se trabajaban estos campos? Como hemos visto en algunos inventarios, apenas hay animales de labor (mulos, rocines, yeguas, pollinos y bueyes
aparecen en la documentación), y es probable que las pequeñas propiedades,
especialmente los huertos y viñas, se trabajaran con azadas, azadones y azuelas;
el arado romano con reja y cutre para un animal o con yugo para una yunta y
las tijeras y podaderas, trillos, palas, hoces de segar y de podar, horcas para hojas
y para aventar son los instrumentos de trabajo que hemos encontrado en los
documentos, además de útiles relacionados con los animales de labor —albardas,
cinglos (cacinglos),185 zurriagos, ramales, frenos de caballería, cabezadas, estribos— o con las tareas agrarias —capazos de todo tipo, de esparto y de palma,
palas y medidas: cahíces, cuartales, almudes, cántaros y nietros—. No hay datos
sobre técnicas de cultivo; se habla de tierra blanca (para cereal), donde es de
suponer que el barbecho sería habitual en cultivo rotatorio combinado con
habas, que se mencionan, y parece frecuente el cultivo promiscuo, especialmente en la huerta, donde se daría el cultivo intensivo. Cuando se habla de tiras dentro de un campo creo entender que se refiere a una parte del campo que rotaría
los cultivos; además sabemos que en muchos campos hay árboles frutales y no
frutales o incluso olivos. En 1560, al hablar de las habas que hemos mencionado, se dice que el resto de las tierras que se arriendan cultivarán cereal, «alternando con cereal»; acaso se refiera a cultivo de año y vez o a tiras sembradas de
distintos cereales. Cuando en un documento de 1604 se habla de dos cosechas,
una «sobre güebra» y la otra «sobre retragüebra», creo entender que se trata pre-
185. Tensores de madera para las sogas que sujetan la carga en las caballerías.
234
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 235
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
cisamente de rotación de cultivos. Tenemos datos sobre siembra temprana en
algún documento; por ejemplo, en octubre de 1556 Ferrando Çafar da comanda
de 20 cahíces de trigo a cuatro labradores de Puibolea, casi con toda seguridad
para la siembra; probablemente se trataba de un mal año y las cosechas sucesivas tampoco parece que fueran buenas, porque la deuda no se puede cancelar
hasta tres años más tarde. El día 13 de octubre de 1564, el ejecutor del testamento de Agustín Ezcandar y tutor de sus hijos, Juan Cigüeño, vende al cristiano Pedro Belver la huebra de 10 cahizadas por 200 sueldos y el seseno del fruto, lo que demuestra que en esa fecha ya se había efectuado la siembra.
La recolección se hacía con falces de segar, y en las eras, abundantes en la
partida de la Almecora y en el Fosal de los Moros,186 eran trilladas o malladas las
mieses (se han documentado tanto trillos como mallos) y aventadas por medio
de palas y forcas de aventar (también documentadas, lo mismo que las gramaderas para barrer). El almacenaje se hacía en los numerosos graneros que había
en las casas, y lo que se vendía se almacenaba en el almudí; la paja, en los pajares existentes en las propias casas o junto a los obradores. La poda de árboles,
cepas y parras está también documentada (recuérdese que aparecen con frecuencia las tijeras y las podaderas). El transporte y acarreo se hacía a lomos de
caballería, pero también con carretas tiradas por bueyes, citadas en 1558 en el
transporte de fustes para Juan Compañero; en 1599 se habla del carretero de
bueyes Martín de Fuentes, que alquila un portal a Ferrando Naxar, y con carreta se transportará la tierra hasta el alfar de Francisco Lasierra en 1603. Del alfarero Juan Medina sabemos que tenía un jumento (1606). El almacenaje de aceite y vino se hacía en las bodegas, que con frecuencia son mencionadas: el vino se
guardaba en cubas, de las que algo se ha dicho, y el aceite, en «pozales» o pilas
de piedra, citadas por ejemplo en 1537, y en bodegas «olearias» como la que
tuvieron los Çafar y de la que se hablará ampliamente en relación con el pleito
que se planteó por su venta en 1589.
Las instalaciones agropecuarias se citan en centenares de documentos y vienen
siempre asociadas a las viviendas, pero a veces aparecen independientes, lo cual
nos permite ver mejor qué valor tenían. Como ocurre con otros bienes, los datos
obtenidos nos ayudan a adivinar una revalorización de dependencias como los
graneros, algunos de los cuales parece que estaban aislados, o al menos se venden
o alquilan aisladamente. Ya en 1528, Juan Farax vende un corral en el Ferrianal
a Ferrando Biota por 152 sueldos. En 1529 sabemos que Lope Alborgí pone en
venta por medio de su procurador Felipe Tillero uno que tenía en la calle San Martín, junto al Postigo; Alborgí se había ido a vivir a Osera y ya en 1527 había vendido por 450 sueldos su casa, que estaba próxima a ese corral y junto a la vivienda de Juan Marguán; no hemos logrado saber si llegó a venderse el corral, así que
desconocemos el precio que entonces podría pagarse por uno, dato que sí tenemos
186. Almecora es un topónimo muy viejo que se da ya en la época de libertad y hace referencia al viejo cementerio de la Huesca musulmana; Fosal de los Moros alude al cementerio de los mudéjares. Véase Conte (1992).
235
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 236
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
en 1544, cuando Ferrando Çafar compra uno junto a su casa al notario Juan
Canales por 300 sueldos, con carta de gracia para recuperarlo, cosa que debió de
ocurrir, porque doce años más tarde, por el mismo precio, lo vuelve a adquirir
Çafar. En 1554, Felipe Castellano, alias Urramén, vende un corral franco al albéitar Ferrando Junez por 160 sueldos en la parroquia de San Martín. Algo más, 220
sueldos, paga en 1566 Jerónimo Burro a Alonso de Cáceres por el corral de este
en el Ferrianal; un año más tarde compra otro junto al anterior y a su casa por el
que paga la suma, ya notable, de 400 sueldos a Juan Alfarrán, y uno más, por 500
sueldos, a Juan Cigüeño y Juan Menescal y sus respectivas mujeres, Brianda Junez
e Isabel Junez; el precio más elevado de este último corral, sito junto al de Domingo Enzala, se debe a que tiene en su interior un establo; el corral había sido aportado por las mujeres como dote matrimonial. El aumento de precio queda patente en la compra en 1606 de un corral junto al de Jerónimo Burro, en el barrio de
San Martín, que hacen por 1000 sueldos Domingo Enzala y su mujer, Jerónima
Burro, al barbastrense Lope de Sasa; el elevado precio puede deberse tanto al
tamaño como a la situación y a la condición de franco.
También el alquiler aumenta con el paso del tiempo; así, en 1552 el calderero
Martín del Fierro alquila por ciento un años un pedazo de corral en San Martín
por la cantidad, casi simbólica, de 6 sueldos anuales; en 1583, por un pedazo de
caballeriza paga 80 sueldos anuales Gabriel Menescal a Francisco Oncino; en
1590 son 180 sueldos al año lo que paga por un corralico en el Pellerique Viejo
Pedro Buxeda a Juan Felices y Esperanza Çafar menor, que lo alquilan por cinco
años, corral que es incautado y entregado a Miguel Enrique Compañero en 1593,
quien mantiene el alquiler y, pasados los cinco años, lo renueva aumentando la
renta en 100 sueldos. Los 1800 sueldos que paga el herrero Pablo Alfarrán al
labrador Pedro Peculud en 1557 no deben extrañarnos si tenemos en cuenta que
en el corral, sito en la placeta de Florén, hay una bodega y una cámara.
En cuanto a las eras, ya hemos visto algunas que estaban en el Fosal de los
Moros, «más allá de la Isuela», y en la Almecora, y allí parece que se concentraba la mayoría de ellas. No nos consta el precio de ninguna, aunque sabemos que
Jerónima Aranja recibe una a treudo de los predicadores que paga un censo de
8 cuartales de trigo al año. Agustín Ezcandar vende una, también treudera a los
predicadores, en 1565 a Miguel de Artiga, pero no sabemos lo que se pagó por
ella. También hay refrencia indirecta de la compra que hacen Juan Cigüeño y
Domingo Enzala en 1561 de una era situada en la misma partida, por la que
pagan 161 sueldos; en 1568 Cigüeño hace cesión de su mitad a Enzala. En 1597
son aprehendidos los bienes de Juan Almaçor y entre ellos hay una era en el Fosal
de los Moros.
La climatología oscense, especialmente la escasez e irregularidad de las lluvias, no garantizaba la alimentación necesaria en los años malos, mal que quedaba paliado por la abundancia de tierras con regadío gracias a las escasas aguas
del Isuela, las más generosas del Flumen, y la abundancia de pozos por la
superficialidad de la capa freática. Por eso no es de extrañar que, para garantizar un mínimo de alimentos variados, en las tierras con regadío se produzcan,
236
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 237
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
como se ha visto, cultivos típicos de secano, como el cereal, la vid y, en menor
medida, el olivo. Algunos datos indirectos en la documentación trabajada nos
permiten aventurar la calidad de algunas cosechas; ya hemos visto cómo la cosecha de 1556 y las dos siguientes no parece que fueran buenas, pero hay más
información que vamos a intentar exponer. La relación entre los matrimonios y
la bondad de la cosecha es algo habitual y tradicional, de manera que aquellos
años que superan notablemente la media de matrimonios nos están hablando de
una cosecha anterior buena: en 1545 tenemos tres capitulaciones matrimoniales,
pero una es de dos hermanos, lo que supone cuatro matrimonios; tres tenemos en
1554; cinco hay en 1566; tres y el pago de lo acordado en otra anterior, en 1574
y, por fin, en 1598 encontramos cinco capitulaciones —una se canceló posteriormente— y el pago de dos de años anteriores, a lo que hay que añadir el acta
parroquial de tres matrimonios más, una cantidad realmente extraordinaria que
obliga a pensar en una buena situación económica.
Desde el momento en que hay registros parroquiales podemos, con todas las
reservas que ya fueron expuestas sobre la fidelidad de la fuente, aproximarnos
al número de nacimientos, también en íntima relación con la bondad económica, incluso en épocas antiguas. La primera cosa que llama la atención es que la
capacidad reproductora de la comunidad no parece menguar con el paso de los
años; de hecho, los de mayor número de bautizados corresponden a los veinte
últimos años: en 1587, 1589 y 1609 tenemos cinco bautizados; en 1590, 1598
y 1600 hay seis; en 1600, cuatro; tres hay en 1580, 1581, 1595, 1596 y 1608;
anteriormente, destacan los cuatro de 1566, 1569, 1572 y 1575, y los tres de
1555 y 1557. Si comparamos esta información con los préstamos de cereal y las
evidencias de apuros económicos podríamos aventurar las buenas y malas cosechas a lo largo del siglo, pero los datos que nos da la documentación son muy
parciales. En cuanto a los préstamos de cereal, son especialmente numerosos de
1595 a mayo de 1598, de lo que podría deducirse unas malas cosechas en esos
años; sin embargo, parece que la cosecha de 1598 fue buena, no hay préstamos
de trigo desde el verano de ese año ni tampoco es digno de considerar el único
que se toma en 1599, que no es un préstamo por necesidad, sino que se trata de
500 cahíces que toma Juan Enrique Compañero del noble Pedro Rasal para
comerciar, señal de que había habido una buena cosecha. De modo que las campañas de 1598, 1599 y 1600 fueron buenas, ya que no se toman préstamos de
trigo, y en los años posteriores hasta la expulsión tampoco son muy abundantes
los préstamos, si exceptuamos 1603. En el otro extremo de la cronología, parece que los años 1528 y 1529 fueron malos, y se dan bastantes préstamos, pero
la cosecha de 1530 fue buena y permite que en agosto de ese año los lugares de
Selgua y Peralta salden una deuda con Pedro Compañero de 690 y 600 cahíces
respectivamente, además de 10 400 sueldos que da Selgua. Mirando las cancelaciones de deudas a lo largo de toda la historia, podemos comprobar que 1530,
1546, 1568, 1581, 1606, y especialmente 1598 y 1608, son los años en que se
da el mayor número de ellas; quizás también sea una manera de probar que las
cosechas fueron buenas.
237
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 238
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Lamentablemente, poco más podemos saber a partir de nuestra documentación, y, como se ha visto, prácticamente nada sobre ganadería, porque las noticias que tenemos se limitan a algunas gallinas, gallos, capones y unas pocas ovejas y una cabra que aparecen en varios inventarios, aparte de un palomar citado
en 1583 en unas casas de Juan Lasierra en el barrio del Medio, las colmenas
(abejarales) que ya hemos mencionado, el puerco salado que hay en el inventario de Martín del Rey en 1555 y los escasos animales de labor.
Con todo lo expuesto hemos agotado los datos que nos da la documentación
sobre la propiedad y tenencia de las tierras y sobre sus precios, pero ¿qué se producía en estas tierras? Los documentos son muy avaros, si exceptuamos los relativos a los arrendamientos de las rentas de diversos lugares que hacen los Çafar
y los Compañero, cuyos contratos detallan con precisión cuántos cultivos hay,
pero no hacen referencia a Huesca, sino a pueblos de la comarca, igual que el
gran inventario de los Çafar de 1582 y sus libros de cuentas (1582-1584). Lo
que cultivaban nuestros moriscos queda limitado a cereales (panes), olivo, vid
para vino, uvas de mesa, algún frutal y hortalizas, además de los sotos. Las citas
son tan pocas que vale la pena detenernos en ellas. Por supuesto, estudiadas ya
las viñas, no tiene sentido aquí volver a hablar de las uvas destinadas al vino, ni
tampoco del cereal, que era el cultivo básico en todas las tierras de secano e
incluso en algunas de regadío, aunque con toda seguridad habría otros cultivos,
de los que luego hablaremos, en los pueblos inmediatos a la capital.
Sobre los frutales hay menciones generales; siempre los vemos combinados
con cultivos hortícolas y parrales, aunque también los hay en tierras de secano.
El documento más preciso es uno de 1538 por el que Pedro Compañero arrienda un huerto en el Ibón a Pedro Constantins, quien deberá cuidarlo y tener bien
los andadores; el dueño se reserva toda la producción de «manzanas de san Juan,
ciruelos de fraire y peras de pericón». Ciruelas pasas e higos negros son mencionados en el inventario de los Çafar de 1582. Son las dos únicas citas concretas:
en todos los demás documentos, hasta unos diez, no se dice más que frutas o
árboles frutales. La producción de uvas de mesa tiene en 1572 una cita específica
de moscatel en un campo de Jerónimo Menescal en los Tierços, y otra en 1590
de la malvasía cultivada en una gran explotación de Domingo Almaçor en Monzur, en la que hay casa y torre con campos, cepas y árboles. Las parras y las
cepas dentro de los huertos, muchas veces combinadas con frutales, se citan ocho
veces; en una ocasión, en 1587, se dice que Jerónimo Burro se reserva las uvas
en un campo en el Riguillo, con riego, que pone en arriendo. Frutales y parrales
se localizan básicamente en Ibón, Florén, Algascar, Almantina, Abincaraz, camino de Zaragoza, Almériz, Monzur, Riguillo, camino de Montearagón, Tierços,
Postigo de Almériz, Campo del Alba, Papiello, Alfaz, La Almunia y camino de
Los Molinos, algunas de estas partidas con acequias y riego, como Ibón, Florén,
Almériz, Campo del Alba, etcétera. El olivar tiene una sola mención en un huerto
tapiado de los Almaçor en la partida de Monzur, citado en 1566 y 1568: se habla
de «oliveras y árbores», de manera que estamos de nuevo ante un cultivo promiscuo de frutales, olivos y hortalizas. Las legumbres, que eran tan importantes
238
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 239
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Fuente del Ibón. En sus inmediaciones, y regados por sus aguas, se daba una notable
concentración de huertos y hortales, como el que poseía, con frutales, Pedro Compañero
o como el de los Çafar. Otras dos fuentes importantes eran la del Ángel y el Chorro de los Moros.
(Foto: Lucas Escolá, comienzos del siglo XX. Fototeca de la Diputación de Huesca)
239
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 240
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
para el alimento humano, solo se mencionan en 1560 en un campo donde también hay cereal, de modo que posiblemente estemos ante un caso de rotación de
cultivo, como ya se dijo. Hortalizas junto a frutales tenemos en 1602 en el campo con riego en La Almunia que arrienda Jerónimo Codo, donde prohíbe la plantación de árboles pero recomienda la de hortalizas. En 1607, Esperanza Çafar
menor, ya viuda y con apuros económicos, alquila un huerto con una «torre
siquiere casa» en la Porteta, con árboles y riego, en la que las hortalizas que se
planten irán a medias con el arrendatario en gastos y beneficios, todo por un precio de 240 sueldos anuales; la finca está junto a un huerto de mosén Felices, lo
que podría indicarnos que esta explotación no provenía del patrimonio de los
Çafar sino del de los Felices. Los sotos aparecen citados en 1592 en los Tierços,
en 1594 en los Tierços Baxos y junto a la acequia de Florén en 1600. Asociados
a los huertos aparecen dos «abejarales»: en 1537 se habla de los arnales que tiene Pedro Compañero en un huerto en el Ibón y en 1591 ya nos son conocidos los
que tenían Esperanza Çafar menor y Juan Felices en una finca en Monzur.
Los inventarios nos dan noticia de la presencia de harina, cebada, hordio y
trigo en muchas casas, en un caso ajos y granzados, y medidas para cereal, líquidos y otros. En el gran inventario de los Çafar de 1582 se mencionan, aparte de
las ciruelas pasas e higos ya citados, olivas en conserva, aceite, especias, carne
salada, miel, arrope y un «vaso de vidrio con conserva rosada» de fruta; azúcar,
nueces, queso, una jarra de vino, y cominos y simiente de cilantro, dos productos de tradición musulmana cuyo cultivo se perdió en Huesca desde tiempo inmemorial. En el mismo inventario y en los libros de cuentas de los Çafar (15821584), así como en los contratos de los grandes arrendamientos, se nos informa
de cultivos que presumiblemente también se daban en Huesca pero que no hemos
podido documentar en las escrituras de los moriscos; cuesta creer que pudieran
darse en lugares inmediatos a la ciudad y no en esta, de manera que vale la pena
mencionarlos. En el inventario de los Çafar se da cuenta de todo el cereal que
tenían almacenado en el mes de marzo de 1582 en diversos lugares inmediatos a
la ciudad, y realmente sorprende el volumen en una época tan avanzada del año,
a cuatro meses de la nueva cosecha, de lo que podría deducirse la bondad de la
cosecha de 1582, porque el cereal era nuevo, ya que del granero de Peralta se
dice que hay 56 cahíces de centeno más 67 de «centeno viejo», lo que equivale a
decir que lo había de la cosecha del año y de la anterior; en Peralta, Sasa, Sesa,
Castejón de Arbaniés, Arbaniés, Ibieca, Liesa, Puibolea, Argavieso y Novales hay
reservas de trigo que suman más de 1704 cahíces, de centeno hay 297 cahíces,
341 de hordio, 107 de avena (cebada), 60 de trigo-avena y 8 de granzados;
curiosamente no aparece ni aceite ni vino, lo que indica la menor importancia de
estos cultivos en esos lugares y, en general, en toda la comarca. En los libros
de cuentas de los Çafar vemos que comerciaban con estos cereales y también con
otros muy poco cultivados —mijo, panizo y escalla—, así como con aceite, vino,
azafrán y lana. En 1561, Ferrando Çafar tiene arrendadas las rentas de la mensa
de Montearagón; numerosos pueblos dependientes del gran monasterio producen
trigo, hordio, mijo, vid, olivo, azafrán, lino, cáñamo, hortalizas y cebollas; en
240
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 241
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
ganadería y sus derivados, se habla de ovejas, gallinas, queso, panes de cera y
lana. En Castejón de Arbaniés y Arbaniés, arrendados en 1571 por Jerónimo
Çafar, se producen cereales (panes), vino, aceite y cáñamo, gallinas y corderos.
En Argavieso, Pueyo, Liesa e Ibieca, arrendadas al señor de Argavieso por los
Çafar y los Compañero en 1571, se citan trigo, avena, olivo, vid, cáñamo, corderos y gallinas. En Castilsabás, arrendado por el calcetero (en realidad es calderero) Juan Burro en 1571, se dan cereales, vino, aceite, cáñamo y corderos.
Sabemos que Esperanza Çafar mayor tiene una gran bodega en Laluenga en la
que hay varias cubas que vende en 1544 —una de 14 ó 15 nietros, una de 10
nietros y una de 5 nietros—, lo que nos indica una elevada producción de vino
en ese lugar monegrino. Y, finalmente, sabemos que en Selgua se produce trigo,
hordio, centeno, cebada y vino por un documento de 1529. Curiosamente, no se
citan las almendras, las calabazas ni los cerdos, y sin embargo sabemos que entre
los derechos señoriales que arriendan Çafar y Compañero a Juan de Gurrea,
gobernador general de Aragón, en sus pueblos de Liesa, Ibieca, Argavieso, Pueyo, Peralta y algunas aldeas, está la obligación de entregar al señor 6 quintales187
de aceite, 6 cargas188 de calabazate (también lleva calabaza el arrope, del que se
hablaba antes), 12 botes de conserva (en Aragón, conserva, si no se dice de qué,
es por antonomasia cerdo en aceite), turrones blancos (almendra y miel) y 50
libras de azúcar fino, que necesariamente había de ser de importación de las tierras meridionales del reino de Granada y era un producto muy caro.
LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS AGRARIOS
Parece imprescindible comenzar el estudio de los precios dando la equivalencia de las monedas y unidades de peso que vamos a utilizar en el trabajo. Las
monedas de cuenta son el sueldo, la libra jaquesa (equivalente a 20 sueldos), el
dinero y la miaja. Normalmente se habla en sueldos, excepto para las grandes
cantidades, en las que se usa la libra; en ocasiones se habla de reales (equivalente
a la dieciseisava parte de un escudo), ducados (22 sueldos valía el ducado en
1548) y excepcionalmente de florines (el florín equivalía a 16 sueldos en 1549);
el escudo, que aparece citado en la documentación, se equiparaba a la libra. De
todos modos, nosotros vamos a ver los precios en sueldos y libras. Las medidas
que aparecen en la documentación y en el texto son el cahíz, la carga, el quintal,
la arroba y el cuartal; para el aceite, la arroba, la libra y el quintal; para el vino,
el nietro y el cántaro; para el azafrán, la onza; para la lana, la libra; para los
metales preciosos y joyas, la onza, el arienzo y el grano; como medidas de longitud, la vara y el palmo.189
187. El quintal aragonés es el tercio de una carga y tiene 4 arrobas.
188. La carga aragonesa en una medida ponderal equivalente a 3 quintales, lo que supone unos 800
kilogramos.
189. Se siguen, básicamente, las equivalencias dadas por Pablo Lara Izquierdo en Sistema aragonés
de pesos y medidas: la metrología histórica aragonesa y sus relaciones con la castellana, Zaragoza,
Guara («Colección Básica Aragonesa»), 1984.
241
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 242
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Medidas lineales
1 vara tiene 3 pies o 4 palmos y equivale a 0,772 metros
1 palmo tiene 12 dedos y equivale a 0,193 metros
1 dedo equivale a 1,6 centímetros
Medidas ponderales
1 quintal tiene 4 arrobas y equivale a 50,4 kilogramos
1 arroba tiene 4 cuartales y equivale a 12,6 kilogramos
1 cuartal tiene 9 libras y equivale a 3,15 kilogramos
1 libra tiene 11 onzas y equivale a 0,35 kilogramos
1 onza tiene 16 arienzos y equivale a 29,167 gramos
1 arienzo equivale a 1,823 gramos
1 grano equivale en las joyas de oro o plata a 48 miligramos;
en las piedras preciosas, a 0,25 quilates
1 carga, por ejemplo de carbón, equivale a 3 quintales
Medidas de capacidad para aceite
1 quintal tiene 4 arrobas y equivale a 55,72 litros
1 arroba tiene 4 cuartales y equivale a 13,93 litros
1 cuartal tiene 9 libras y equivale a 3,48 litros
1 libra tiene 12 onzas y equivale a 0,39 litros
Medidas de capacidad para cereal
1 cahíz tiene 8 fanegas y equivale a 179,36 litros
1 fanega tiene 12 almudes y equivale a 22,42 litros
1 almud equivale a 1,87 litros
1 barcilla es la doceava parte de un cahíz; en nuestra documentación es
frecuentemente usada como medida tanto de peso como de superficie
Medidas para el vino
1 nietro tiene 16 cántaros y equivale a 158,56 litros
1 cántaro tiene 8 jarros y equivale a 9,91 litros
1 jarro tiene 2 cuartillo y equivale a 1,24 litros
1 cuartillo equivale a 0,62 litros
Medidas de superficie
1 cahizada tiene 8 fanegas y equivale a 57,21 áreas y 44 decímetros cuadrados
1 fanega equivale a 7,15 áreas y 18 centímetros cuadrados
1 barcilla equivale a 4,78 áreas
Con respecto a los cereales, podemos dar los precios del trigo en varios
momentos a lo largo de toda la historia; en menor medida, los del aceite, el cáñamo, y otros productos (centeno, hordio, avena, vino, azafrán, granzados, trigoavena, mijo, escalla y lana). Conocemos su valor por los libros de cuentas de los
Çafar de los años 1882 a 1584.
El trigo, el más importante producto del mercado y de la economía de la comarca de Huesca, es el único bien de consumo del que tenemos datos que nos manifiestan que su precio, como el del resto de cereales, variaba mucho de unos años
a otros, en función, lógicamente, de la oferta. El primer dato que tenemos es de
242
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 243
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
1534, año en el que se paga el cahíz al precio más bajo de los que conocemos,
concretamente a 1,6 libras, muy parecido al que se paga un año después: 27 sueldos el cahíz. Estas cifras podrían estar justificadas por una buena cosecha, pero
buena fue la de 1582 —a tenor de los datos de los libros de cuentas de los
Çafar— y en esa fecha se pagaba a una media de 2,2 libras el cahíz, lo que parece indicar que el alimento base se había encarecido considerablemente, aproximadamente un 30% en el caso más optimista, porque si comparamos lo que se
paga en las cuentas de los Çafar en los años 1583 y 1584 el aumento es realmente llamativo: una media de 4,7 libras en 1583 y de 8 libras en 1584, dato
que evidencia una cosecha fatal, como se verá al estudiar otros cereales. En 1573
sabemos que se pagaba a 4 libras el cahíz y en 1599 a 7 libras. Todo indica, pues,
un aumento considerable del precio del trigo a lo largo del siglo.
De otros productos solamente tenemos los datos que nos dan las cuentas de los
Çafar antes referidas, de manera que no podemos conocer la evolución durante la
centuria, pero no debió de ser diferente a la del trigo, si vemos que la oscilación del
precio del trigo entre los años 1582 y 1584 coincide con la de los otros cereales.
Así, el centeno se paga en 1582 a 2,2 libras cahíz —igual que el trigo—, en 1583
a 5 —algo más que el trigo— y en 1584 a 5; el hordio, a 1,5 libras en 1582, a 2,5
en 1583 y a 3,5 en 1584; la avena en 1582 se paga a 1,5 libras el cahíz, a 2 en
1583 y a 2,5 en 1584; del trigo-avena solo tenemos noticia en 1584, y se paga a 5
libras el cahíz, y del mijo hay datos de 1582 y 1583, y el precio en ambos años es
de 4 libras el cahíz; esos mismos años la escalla se paga a poco más de 4 libras el
cahíz. Los cereales más importantes, vendidos en muchísimos lugares de la zona de
Huesca y Barbastro o directamente al almudí de Huesca, son, por este orden, el trigo, el centeno, el hordio y la avena; muy raro es el trigo-avena y más aún lo son el
mijo y la escalla —el primero solo se adquiere en Sesa y en Peralta, y del segundo
tenemos noticia de que se cultiva y almacena en Ibieca, Liesa, Peralta y Arbaniés—. Los granzados, es decir, el trigo mezclado con paja, mal trillado, que al
aventar queda separado del trigo limpio y va destinado al pienso, se compran solamente en 1582 en Pozán, Peralta y Laluenga a una media de 1,2 libras el cahíz.
En los mismos libros de los Çafar hay datos, pocos, de compra de aceite a 1,1
libras la arroba los años 1583 y 1584; este producto se daba en algunos lugares de
la zona, pero en Huesca, a tenor de los datos que poseemos, era un cultivo escaso.
Del vino sabemos que las pocas compras que constan se hacen siempre al mismo
proveedor, Juan Viñuales, y su precio en todos los casos es de 1,7 libras el nietro. El
azafrán, que se compra en Albero, se paga en 1582 a 0,6 sueldos la onza, en 1583
a 0,5 y en 1584 —debió de ser un mal año— al elevado precio de 2 sueldos la onza.
El precio de la lana, comprada en Arbaniés, es los tres años de 1,2 libras la arroba.
Por otro lado, tenemos noticia de que el cáñamo se pagaba en 1541 a 12 sueldos la arroba, según una deuda que tiene contraída Pedro de Azmel, residente
temporalmente en casa de Pedro Oncino. Tanto el cultivo del cáñamo como su
uso están profusamente documentados; de hecho, en casi todos los inventarios
domésticos aparece mencionado en bruto, hilado, tejido o ya confeccionado.
243
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 244
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 245
EL COMERCIO
La actividad mercantil en su dimensión local corre a cargo de los propios
artesanos que tienen la botiga junto al obrador o de los denominados calceteros
y lenceros, fundamentalmente expendedores de ropas y artículos de mercería que
venden mayormente productos importados; los hay también especieros y drogueros. El comercio comarcal queda reducido a una minoría que por medio de
representantes se extiende por el ámbito nacional, a veces formando compañías
mercantiles o canalizando la producción de un gremio; el internacional se limita
a la aristocracia económica, a un grupo muy reducido de personas que se valen
de trajineros y representantes para actuar más allá de las fronteras del reino, muy
especialmente con las tierras ultrapirenaicas y con el reino de Castilla. No es una
novedad esta actividad, ya los mudéjares la habían desarrollado, de manera que
el capitalismo naciente tiene en esta minoría morisca un ejemplo excelente en el
marco altoaragonés, penosamente frustrado por la expulsión. En este sentido, es
de destacar el desabastecimiento de mercadurías del que se lamenta el Concejo
en acta de junio de 1611, debido a la expulsión de los moriscos: muchos obradores se habían cerrado y faltaban oficios imprescindibles, que ejercían casi
exclusivamente los conversos, como el de albéitar, tal como queda reflejado en un
acta municipal de noviembre del mismo año.190
EN EL ÁMBITO LOCAL Y A MEDIA DISTANCIA
Lo que pudo ser el comercio local ha quedado parcialmente expuesto al
hablar de los oficios y de su producción, que debían de comercializar en sus botigas y en comandas directas de gentes de la zona. Hemos hablado de los obradores hasta donde la documentación nos ha permitido, pero hay algunos datos más
sobre las botigas que vale la pena ver aunque no sean especialmente relevantes.
Sabemos que la mayoría de ellas estaban anejas a las casas y los obradores; algunas tenían corrales, como la que compran a Ferrando Junez en 1542 Juan Tillero, su mujer, Juana Alfarrán, y su hijo Amador Tillero por 600 sueldos, situada
en la placeta de la Mezquita y que paga treudo a Sijena. Dentro de un gran patio
190. Los datos de ambas actas han sido facilitados por Carlos Garcés.
245
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 246
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
de Ferrando Çafar hay casas y una botiga que alquila al calderero cristiano
Pedro Cortés en 1560 por dos años y 8 florines anuales; es un ejemplo de urbanismo curioso y único en toda la documentación. Las tiendas que se alquilaban
podían ser aprovechadas por artesanos de diferente oficio; así, la que toma en
alquiler Domingo Lasierra, espadero, a Ferrando Çafar en el barrio de San
Lorenzo en marzo de 1567 es la misma que alquila en junio el zapatero cristiano Juan Bandrés; la renta es de solo 250 sueldos, a pesar de que con la tienda se
alquila una casa contigua. Bastante más paga en 1574 Juan Blasco a Martín del
Rey y María Vélez por una botiga con casa, huerto y obrador, todo por 600 sueldos anuales. La ubicación, sin duda, influye en el precio: en el centro comercial
de la ciudad, la plaza de Alquibla, Jerónimo Çafar alquila una tienda suya a Diego de Mendoza por 400 sueldos anuales. Con el paso del tiempo, no parece claro que los precios se eleven; así, en 1590 paga Pedro Buxeda a Juan Felices y
Esperanza Çafar menor 680 sueldos anuales por una botiga con aposentos junto
a las casas en que viven, y el mismo año son 480 sueldos los que paga Ferrando
Naxar en la compra de una tienda en la calle San Martín a Pedro Verán, precio
que contrasta con el arriendo que reciben Felices y Çafar, pero hay que tener en
consideración que vivían en el Coso, y la calle San Martín es de menor categoría.
El mismo año, Petrona Burro, viuda del cantarero Juan Codo, alquila una tienda de Jerónima Valle, cristiana, que antes tenía el cantarero Lope Medina; arrienda
solamente el patio y el bajo por 160 anuales, supuestamente para vender obras
de alfarería de su hijo. En 1591, Isabel Ezcandar, viuda del herrero Juan Lasierra mayor, como procuradora de su hijo Juan Lasierra menor, que se ha ido a
vivir a Sangarrén, realquila la tienda que este había arrendado a Elena Garasa
por 360 sueldos anuales; la entrega a Domingo Capdevila, junto con la entrada
a la tienda desde la casa de Garasa y con derecho al uso del pozo de la casa; lo
curioso es que la da por 160 sueldos anuales, pero con la condición de que si
regresa a Huesca Pierres Marracez, herrero, que tenía obligada la botiga, habrá
de cedérsela. Años más tarde, en 1597, Isabel arrienda una botiga y la casa aneja en el barrio del Medio al rejolero Ramón Codo por 240 sueldos, con la obligación por parte de Isabel de reparar la casa; la renta aumenta a 339 sueldos en
1601, sin que sepamos quién es el arrendatario en aquel momento. Este taller lo
había heredado Isabel de su padre, Francisco Ezcandar, rejolero, en 1582, de
modo que era una tejería, y el mal estado en que se encontraba podría deberse
al abandono, porque ella había casado con el herrero Juan Lasierra y herrero era
su hijo, de manera que el taller pudo estar inactivo desde tiempo atrás. En 1606,
tras la muerte de su marido y con deudas muy elevadas que él dejó, Esperanza
Çafar se ve obligada a vender un patio cerrado a modo de botiga junto a su casa,
en la parroquia de San Lorenzo, a Pedro Corbera, por una cantidad realmente
alta, 6000 sueldos, con la cláusula de poderlo recuperar por la misma cantidad
más 1000 sueldos por las mejoras que Corbera ha de hacer. Estamos, sin duda,
ante la operación más cara de cuantas hemos visto relacionadas con las tiendas,
pero hay que insistir en que la casa de Felices-Çafar debía de ser una de las
mejores de la ciudad. Con los problemas económicos agravados, Esperanza
246
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 247
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
vende a su suegro, Juan Felices mayor, los 300 sueldos del alquiler de otra botiga aneja a su casa.
Aparte de los artesanos que comercializaban su producto en el obrador o en
las tiendas anejas, sabemos de gente que tenía como oficio exclusivamente el de
vendedor: tenemos los casos ya citados del droguero Alexandre de Sasa y del
especiero Martín Faxol, así como los no muy numerosos merceros, lenceros y calceteros —términos sinónimos a tenor de lo visto en la documentación— que
conocemos. Definidos como tales tenemos a Ferrando Çafar mayor (1552), Juan
del Fierro (1564), Juan Burro —personaje muy rico al que veremos también en
grandes empresas económicas— (1573), José Çafar (1575), Manuel Gali (1577),
Martín Duarte —que acaso no sea morisco— (1577) y los aprendices Agustín
Gali, con Çafar, y Pedro Morillo, con Manuel Gali. Como se ve, muy pocos
realmente, como muy pocos también serán los mercaderes, que luego trataremos.
Lo que se vendía en estas tiendas está claro: droguería en aragonés equivale a
abacería; el especiero, aparte de especias, es seguro que vendería aceites, afeites
y cosas similares, y los lenceros, ropas, aunque cuesta creer que los Çafar no
vendieran en sus numerosas tiendas todos los productos con los que comerciaban, desde cereales a aceite y, por supuesto, telas. Sabemos también que en 1606
el vidriero cristiano Guillén Desplas firma unas capitulaciones con Lope Medina
y su hijo Juan Medina para que aquel venda en su tienda durante dos años la
obra de alfar de Medina al precio marcado por las capitulaciones de este con
la Ciudad.
Afortunadamente hemos recuperado el inventario de la tienda de Juan del
Fierro, muerto en la epidemia de 1564. Al margen de lo que se halla en la casa,
que no viene ahora al caso, tenemos perfectamente detallado lo que había en la
botiga, que es algo más que ropas y que luego comentaremos. El inventario se
hizo el 23 de marzo por el notario Sebastián Canales ante la viuda, Ana Compás,
por haber muerto Fierro ab intestato; la casa y botiga están junto a las casas de
Ferrando Çafar, en la parroquia de San Lorenzo. No se describe la botiga, simplemente se dice que tiene una estancia contigua, que arriba están la cocina y
una sala. Todo parece indicar que el inventario no se ha conservado completo,
porque es impensable que no hubiera más estancias en la casa y porque termina
anotando escrituras de un libro que recoge una remesa de género enviada a Monzón en 1563, que tampoco se concluye. De todos modos, sí tenemos completas
todas las mercaderías que se encontraron en la tienda:
Tres cordellates blancos de la tierra enteros, cinco pares de calzas de la tierra, dos
pares de calzas de la tierra, once varas de sayal pardo, dos pares de calzas de medias
blancas de la tierra, dos pares de zaragüellos de cordellate de la tierra, dos pares de
zaragüellos de cordellate y cendrosos de la tierra, dos zaragüellos pequeños de sayal
pardo, un par de medias calzas cendrosas finas, un canastillo con retallos, una broca,
un par de patrones de calzas de mujer, dos pares de peales de lienzo, un par de calzas de escarlatina, diez riastras de botones, dos sacos con un cahíz de harina más o
menos, una vara de medir llana, un tablero con su llave y cerraja y dentro dieciocho
pares de zaragüellos blancos de cordellate de la tierra y una docena de calzas de mujer
247
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 248
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
de cordellate de la tierra, tres pares de zaragüellos de sayal, tres pares de zaragüellos de
[¿bure?] de la tierra, dieciséis pares de zaragüellos de cordellate de la tierra negros y
de colores, siete pares de zaragüellos de cordellate de la tierra pardos, cinco pares de
zaragüellos de estameña negra con bragueta, un par de zaragüellos de cordellate
de la tierra amarillos con bragueta, un par de zaragüellos con bragueta de estameña,
dos pares de zaragüellos de cordellate de la tierra blancos, dos pares de zaragüellos
de cordellate de la tierra cendrados, diez pares de medias calzas de cordellate de la
tierra negras, un par de medias calzas de cordellate de la tierra blancas, otro par de
medias de cordellate negras, unos muslos de calzas de cordellate fino cendrosos con
un pespunte de seda amarilla por juntar y acabar en cuatro pedazos, dos pares de
zaragüellos de sayal, dos varas de paño negro fino, once varas y tres cuartas de cordellate negro fino, seis varas y una tercia de cordellate negro de la tierra, cinco cueros de cabrito adobados de color amarillo, tres madejas de hilo negro, una vara y un
palmo de cordellate blanco de la tierra en tres pedazos, dos pedacicos de paño negro
fino, una escobilla de limpiar la ropa, un capazo de retallos, cuatro onzas de hilo colorado, un casco, dos debanadizos de seda, veinte botones de seda parda, una mano de
papel blanco, una tercia de osteda negra, una capa negra de paño fino con ribete
de raxa, un sayo negro de paño fino aforrado de aforro azul, un jubón de linete de
ocales nuevo embotonado, una gorra traída, el libro de las fábulas de Esopo, unos
libros, uno de refranes y avisos y el otro parte de la Crónica del Ínclito Infante don
Hernando, dos romances de coplas, cuatro docenas de botones negros de seda, una
palanca con la percha.
Ante todo ello cabe preguntarse si la harina, el papel y los libros también
estaban a la venta. Fuera el que fuere el destino de estos, vale la pena reseñarlos
porque solo en otra ocasión se menciona un libro que no sea el Corán. Se trata
de textos, por otro lado, en consonancia con la cultura de la época: un clásico,
coplas y una de las obras más conocidas de la historiografía aragonesa.
Pero el inventario de Fierro nos descubre su actividad comercial a media distancia, concretamente con la ciudad de Monzón, aunque sin duda se llevaba a
cabo con numerosos lugares próximos a la ciudad. Cierra el inventario la copia
de lo que se encuentra escrito en la hoja final de un libro de cuentas y que hace
referencia a un envío de mercancía por medio de Juan de Sanjuán en 1563 y que
entregó, y debe ser cobrado, a maese Guillén Xemenoz, calderero, vecino de
Monzón, suegro de Francés Fierro, cuyo parentesco con el lencero oscense parece evidente. El envío consistía en
quatro pares de çahones de cuero con ribetes del mesmo cuero con sus medias calzas
cendrosas y negras de paño finas, unas calzas blancas de cordellate fino acuchilladas
con cordoncillos azules y unas ostedas azules, unas calzas negras acuchilladas y sus
ostedas negras y sus cañones de osteda con sus medias finas, unas tixeras de sastre,
una toca de lino y una docena de cucharetas de fusta.
A LARGA DISTANCIA
Más allá de los límites de la ciudad y su comarca, el comercio requiere representantes, trajineros y carreteros. A esta actividad solo tienen acceso los artesanos
potentes y, por supuesto, los grandes mercaderes. A lo largo de toda la historia
248
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 249
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
son los Compañero y los Çafar los que más actúan y los que más lejos llegan,
pero, aunque sus aventuras las trataremos monográficamente, podemos adelantar que sus redes comerciales llegan a Béarn y a Castilla y mueven sumas de dinero realmente extraordinarias. Tienen arrendados el peaje de Huesca y los de
Sallent de Gállego y Canfranc, lo que facilita su control sobre esas rutas no siempre de manera plenamente legal, como lo prueba la multa a Pedro Compañero
en 1527 por hacer mazarrón de lana y otros productos a través de los puertos
pirenaicos,191 o las reclamaciones de albaranes de algunos importadores de caballerías en 1537.192 De Juan Compañero sabemos, por ejemplo, que inicia un proceso de la Inquisición contra Juan de Camino, vecino de Aso y familiar del Santo Oficio, porque había arrebatado violentamente a Damián Anadón 833 libras
que este portaba como fruto de la venta de seda y otros productos de Compañero
en el reino de Castilla. A los Çafar los vemos actuar en la Tabla de Depósitos de
Zaragoza en 1575 y 1577, controlar la Cambra del Trigo de Huesca, comerciar con
madera transportada en navatas por el Gállego… Comparados con ellos, el resto de los mercaderes oscenses parecen aprendices, aunque algunos gozan de franquicias de peajes, lezdas, etcétera, para facilitar sus acciones. Aparte de lo que
puedan vender directamente los artesanos por medio de sus representantes y procuradores, conocemos el nombre de algunos moriscos dedicados al comercio o al
transporte que vale la pena reseñar. El maese calderero Juan Farax hace testamento el 9 de febrero de 1528 y el mismo día nombra procuradores para cobrar
deudas en Tardienta (calderos de diversos tipos) y en tierras francesas, en
«Demartes» (sic), topónimo ilocalizable que quizás corresponda al despoblado de
Lesmartes, en la comuna de Saint-Jean-de-Sauves (Poitou), y en «Espital193 del
Comandayre de Carlaslene» (sic), acaso el viejo Hospice de la Commande, última etapa para quienes desde más allá del Pirineo se dirigían a Somport, o quizás, y más probable, una mala interpretación del Hospice de la Comanda de Carlat, en tierras de Auvernia. Por eso no es de extrañar que uno de los
procuradores, Juan Ponot, sea de esta región; le acompañan en la tarea Pedro
Ordóñez, alias Palencia, y Juan Galdechos, y como responsable absoluto para
asegurar el cobro se cuenta con Large Gaure, de Saint-Thomas, aldea perteneciente al municipio de Mauriac, también en tierras auvernesas, del señorío de
«M. Maygas» (sic). Que un calderero llegue con sus productos hasta el sur de Francia, y de ser ciertas las localizaciones de Demartes y Carlaslene casi hasta el centro
del país, es digno de destacar, como lo es que en 1598 Enrique Castellano tenga
191. También tenemos noticia de que es multado por exportación irregular de lana el bearnés Laraut
en 1527, lo que provoca un conflicto entre Pedro Compañero y el peajero Martín de Ardabiés cuyo
resultado no conocemos, pero no parece que sea desfavorable a Compañero, que controlará durante
bastante tiempo el peaje de Huesca.
192. En 1537 los importadores de caballerías en Huesca Bernat de Ascó, Guillén de Casasús, Peirot de
Tresaygos y Antón Diest han importado mulos, yeguas, potros y rocines y han pagado por ello el correspondiente peaje, del que piden albarán a Compañero, que se lo niega y los remite a Ferrando Çafar.
193. Espital en aragonés equivale al castellano hospital, en la acepción de ‘albergue de peregrinos’, y
al francés hospice.
249
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 250
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
como deudor al bachiller Ginés de Gabaldón, del reino de Castilla, y para cobrar
nombre procuradores a Gonzalo Camillo y al calandino Diego Castellano.
No sería de extrañar que el zapatero Jerónimo Alfarrán, que gozaba de franquicias otorgadas por la Ciudad de Huesca, llegara también lejos, como ya se dijo
cuando se habló de él, porque nombrar a cincuenta procuradores entre Zaragoza y Huesca obliga a pensar en una gran actividad mercantil. Como mercaderes
son definidos Pedro de Huesca (1554), Miguel Fierro menor, emigrado a Lérida;
Alexandre de Sasa (1579), Pascual Almaçor (1590), Miguel Duarte (1603) y
Jerónimo Alfarrán (1607), emigrado a Calanda que goza de franquicias de esa
villa para exportación, mercadeo, lezdas, peajes, etcétera, y que actúa por medio
de cuatro procuradores en Huesca. La organización del comercio estaba regulada por la Corte de Mercaderes de Huesca, a la que vemos actuar sancionando al
calderero Martín Burro en 1554 con 28 sueldos y 6 dineros de multa, sin que
sepamos por qué, al igual que desconocemos en concepto de qué debe 18 sueldos Ximeno Compás a la Corte en el mismo año. Sabemos que en 1539 Juan
Burro, al que luego veremos actuar como prestamista y como arrendador de rentas, toma una comanda de 25 quintales de aceite de Juan Armillas; teniendo en
cuenta que Burro es calderero, hay que pensar que ese aceite es para comerciar
aprovechando las redes de distribución de los productos que él fabrica. Conocemos también el nombre de varios trajineros y carreteros, pero moriscos solo
hemos documentado a Juan Soleimán en 1537 y Lope de Fierro en 1563, habitantes de Quicena y Naval, pero a temporadas en Huesca por cuestiones laborales; oscenses moriscos son Juan Naxar, carretero (1599), y Martín de Fuentes,
carretero de bueyes (1599), a quien vemos alquilar un portal y una casa a
Ferrando Naxar. No es de extrañar, pues, que se recurra a trajineros y carreteros
cristianos. La asociación de dos artesanos para formar una compañía con el fin
de comercializar mejor los productos o comprar las materias primas en mejores
condiciones parece frecuente, pero la palabra compañía solo se menciona en una
ocasión: en 1554 encontramos la formada por los herreros Felipe Naxar y Juan
Lasierra, citada en el testamento de Naxar, por el que su mujer, Juana de Sasa,
hereda todo lo que hay en casa, ropas, joyas, ropa de cama, lana, arambres y
todo lo demás, así como «las deudas que le deben de la compañía que tiene con
Juan Lasierra» y la casa donde vive.
Nos consta que hay más artesanos oscenses que actúan lejos de la ciudad,
como el calderero Juan Burro mayor,194 citado más arriba, definido en el documento como obrero de villa —lo que es un error del escribano al pasar el documento al
protocolo—, que en 1537 hace procuradores a siete carreteros en Huesca, Zaragoza y Barbastro y a otro calderero de esta última ciudad, con quien posiblemente estaba asociado, para que mercadearan en su nombre, quizás, lo que producía en su taller sito en San Martín, pero también otros productos. El mismo
año tenemos la noticia ya expuesta de los cincuenta procuradores que designa el
194. Hay tres Juan Burro documentados: este de 1537, su hijo, casado con María Comar, y un hijo de
estos bautizado en 1589.
250
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 251
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
zapatero Jerónimo Alfarrán. El herrero Gabriel Menescal nombra procurador
a Pedro Abadías, de Labata, para cobrar las deudas en ese pueblo, en 1581.
Alexandre de Sasa, en 1582, hace procurador en Barbastro, para que le lleve sus
negocios, a Gaspar de Sasa. Más contundente es el documento de 1583 de María
de Úbeda, viuda de Juan Gali, en el que nombra procurador a su padre, Lope de
Úbeda, para que se encargue de los negocios de su marido (arriendos, comandas,
mercaderías, censales, bienes inmuebles, dineros, oro, plata), de los que es usufructuaria, a la vez que tutora de sus hijos Juan Gali menor y Lope Gali, según
el testamento hecho por su marido en Zaragoza en 1583 antes de ser ajusticiado
por la Inquisición. En 1589 Isabel Ezcandar, viuda de Juan Lasierra, hace procurador al notario Lorenzo Casabona en Zaragoza para que atienda sus bienes,
porque, como ya se dijo, su marido actuaba activamente en la ciudad del Ebro;
en 1592 hace procurador a José Agüesca, notario, y en 1599 al también notario
Juan Canales. En 1590 Isabel Brondal nombra procurador a su hijo Jerónimo
Alfarrán, habido con su primer marido, Francisco Alfarrán, para que cobre a
todos sus deudores, sin que sepamos cuáles son las deudas, aunque bien pudieran ser de ventas hechas por su primer marido, herrero de profesión. Luis Moçot
da poderes en 1600 a Juan Prom para que cobre todas sus deudas. Finalmente,
en 1603 el herrero Juan Menescal nombra procurador al doctor Juan Canales
para que cancele una comanda de trigo que había tomado en Zaragoza, lo que
puede significar que, aparte de comerciar con su producción, también lo hacía
con cereal. Los ejemplos de artesanos que comercian con un artículo de primera
necesidad como es el trigo no faltan, de modo que podemos asegurar que en
momentos de escasez estos artesanos acaudalados especulan: así ocurre con Juan
Prom, que toma en comanda 9 cahíces y 3 cuartales de trigo de Juan Felices, mercader, y luego da el cereal en comanda a Pedro Gómez, de Monflorite (1567); María
Junez, viuda del herrero Pedro Alfarrán, que en 1574 da en comanda 9 cahíces
de trigo en Almuniente; Gabriel Menescal, que en 1582 da comanda de 11 cahíces de trigo a Vicente Franco, de Monflorite, o el tejero Pedro de Huesca, que en
1545 da en comanda 3 quintales de aceite al labrador de Fraella Martín Lomera, por citar solo unos ejemplos.
251
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 252
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 253
OPERACIONES ESPECULATIVAS
Es cierto que son las familias Çafar y Compañero quienes llevan a cabo la
mayor parte de las operaciones económicas relacionadas con el préstamo y los
arrendamientos, y quedará perfectamente probado cuando hagamos su estudio,
pero la nueva mentalidad capitalista no queda reducida a las grandes fortunas:
artesanos de nivel medio también juegan con el dinero y recurren al préstamo, a
veces de cantidades notables, y al arrendamiento de rentas de la nobleza o de la
Iglesia. No es que haya muchos casos, porque este capítulo fue casi monopolizado por las dos grandes familias, pero debemos detenernos en todos los ejemplos
que hemos encontrado porque son interesantes para ver el comportamiento de la
minoría morisca en ese campo, en el que ya tenían cierta experiencia cuando eran
musulmanes, a pesar de la prohibición coránica de la usura. Como se ha visto
repetidamente, la mentalidad de nuestros moriscos no difería de la del resto de
sus conciudadanos: eran mayoritariamente artesanos que no renunciaban a la
agricultura, por ejemplo, como actividad complementaria, pero en numerosos
casos, a juzgar por el número de fincas, orientada al mercado, así que no nos puede extrañar verlos actuar como prestamistas o inversores de sumas importantes de
dinero y aprovecharse de la mentalidad rentista nobiliaria y eclesiástica.
La documentación no recoge, por supuesto, todos los préstamos y comandas
que pudieron haberse firmado, de manera que lo que aquí podamos estudiar es
solo algo aproximado. Buen ejemplo de esto es lo que nos ha llegado de los Çafar
en los protocolos notariales y la relación de albaranes y escrituras de comandas
y arrendamientos que se recogen en el inventario inquisitorial, donde se numeran o mencionan más de dos mil setecientas escrituras, algunas recogidas en
documentos sueltos perfectamente detallados (ciento setenta y cuatro) y el resto
en diecisiete libros de contabilidad, en los que solamente se hace constar el número de documentos que llevan, y aún hay noticia de hasta doce libros de cuentas
más donde no consta el número de escrituras. Esa inmensa cantidad de instrumentos de carácter económico desborda lo imaginable, muy especialmente si
tenemos en consideración que todos son de la década de los setenta y el primer
año de los ochenta. Frente a la realidad de esos casi tres millares de escrituras
solo han llegado hasta nosotros en la documentación notarial ochenta documentos, lo que deja bien claro que de la actividad de esa familia solo conocemos una
253
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 254
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
parte mínima, y aun con todo es extraordinario lo que llegamos a saber de ellos.
Estos datos, que en su momento estudiaremos, dejan a las claras que la mayor
parte de las operaciones que se realizaban quedaban recogidas en documentos
privados y en los libros de cuentas de los negocios, pero no se formalizaban ante
notario, de modo que lo que podemos conocer es solo la punta del iceberg de las
actividades económicas de los conversos adinerados.
¿Quiénes hacían de prestamistas y quiénes acudían a ellos? Realmemente no
son muchos y, salvo excepciones, sus préstamos no son de gran monto; incluso es
probable que algunas operaciones no fueran préstamos, sino comandas de garantía que obligaban a cumplir un contrato de obra, aunque es difícil aseverarlo,
toda vez que la documentación no lo hace constar, pero una rápida cancelación
podría indicar que estamos ante una comanda de garantía. Por otro lado, conviene señalar que lo que oficialmente aparecen como comandas son, casi con toda
seguridad, préstamos ocultos cuyo interés no puede evaluarse y que posiblemente consistiría en la diferencia entre el dinero realmente prestado y el monto oficial
de la comanda.
Lamentablemente, los documentos que recogen estas operaciones son muy
escuetos, apenas dan información que permita estudiarlas en su justa medida y
solo en algunos aparece anotada la cancelación en nota marginal; si estas cancelaciones son todas las que realmente se hicieron, los prestamistas consiguieron
hacerse con un buen botín, porque los bienes que suelen ponerse como garantía
—no siempre se hace constar— son de mucho más valor que la cuantía de la
comanda. Tenemos un ejemplo de ello en 1539 en el campo en los Culandrares
—cerca de la iglesia de Santa Lucía— que Juan Palacio se ve obligado a entregar a Juan Burro por los 500 sueldos que le había dado en una comanda. A pesar
de ser documentos notariales, siempre parecen ocultar algo: es rara la escritura
en la que se exponen todos los puntos que deberían constar en un préstamo, especialmente las obligaciones de quien recibe el dinero y los plazos. Por el inventario de Violante Xavierre (1590) sabemos que su marido tenía unos libros de los
treudos y cuentas en los que anotaba todas las operaciones que hacía y todas
definiciones otorgadas por él, pero de todas esas operaciones no tenemos información notarial alguna, de modo que se confirma la idea de que la mayor parte
de estas operaciones se hacían en documentos privados.
El calderero Juan Burro, del que ya hemos hablado y a quien volveremos a
ver más adelante, entre los años 1537 y 1538 hace cinco pequeñas comandas,
todas ellas a cristianos: a Juan Larraga, al questor Osce Pedro Mendoza, a los
labradores Juan Calbo, Juan Navarro y Martín López, esta de 625 sueldos —con
garantía de un par de mulas—, mientras que las otras no superaban los 250
sueldos; de todas ellas solo consta la cancelación de la de Juan Navarro, a los
pocos meses de recibirla. En 1555 vuelve a hacer otra comanda, de 264 sueldos,
a Pedro Huerta, de Banariés. En 1605 hay una comanda de 4000 sueldos a
María Audet, de Monflorite, cancelada en agosto, hecha por un Juan Burro, pero
posiblemente se trataba de su nieto; es una de las más fuertes de cuantas dan los
moriscos, pero el documento no aporta más información.
254
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 255
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
La de más monto es la que Jaime del Rey da en fecha indeterminada y que en
1573, cuando ya vive en Zaragoza, encarga a Ferrando Çafar que cobre; los deudores de 14 270 sueldos son los cristianos Francisco García e Isabel Espada. La
cantidad es tan alta que es difícil de explicar, máxime cuando Del Rey y su mujer,
Isabel Faxol, han vendido por necesidad en 1567 un censo de 30 sueldos sobre
unas casas en la parroquia de San Lorenzo y en 1568 toman una comanda de 3200
sueldos del mercader Juan Pastor que no cancelan hasta 1575. Por encima de los
1000 sueldos estamos hablando ya de cantidades muy considerables si tenemos en
cuenta los precios que hemos visto de obradores, por ejemplo, o los 600 que se
pagan por la esclava Julia, de diecisiete años, en 1550. Superando los 2000 sueldos están las siguientes: en 1550 Juan Prom vende a Francisco Cocon y su hijo
homónimo, canónigo de la Seo, una comanda de 2000 sueldos que había hecho en
1547; en 1551 Leonis de Fierro y su mujer, Esperanza Aranja, dan comanda de
3900 sueldos a Juan de Oteiza y Gracia Armendáriz; en 1552 María Marguán, viuda de Pedro Cigüeño, da 2600 sueldos al zapatero Jerónimo Alfarrán y a María
Cigüeño, que obligan unas casas en el Almudí, y aún da otra cuya cantidad ha sido
imposible descifrar a Miguel Franco, de Naval, el año 1553, cancelada el mismo
año (acaso este no fuera un préstamo, sino una comanda de tipo mercantil); en
1579 Juan Menescal e Isabel Junez venden unas casas por 4000 sueldos al vidriero Giral Lacruz en la calle Población, y reconoce el vidriero tener una comanda de
3000 sueldos de los vendedores (lo que realmente parece es que el comprador solo
paga 1000 sueldos y deja a deber el resto, y lo salda un año después); Gaspar Zaydejos, de Torrellas, casado con la oscense Jerónima Alfarrán, da 3000 sueldos en
1566 a Juan Alfarrán, pero no es un préstamo, sino un depósito para que pague las
casas que mandó hacer para Jerónima en Huesca, lo que demuestra que el matrimonio tiene vínculos permanentes con la ciudad; en 1598 es Juan Menescal quien
da 3200 sueldos a Petrona Burro a la vez que le vende un campo por 500 sueldos.
Bastante extraña es la operación que en 1604 llevan a cabo Isabel Ezcandar, viuda de Juan Lasierra, y su hijo Francisco Lasierra, en la que dan en arriendo a Pedro
Ramírez, tornero, un campo y tiras en los Tierços Baxos durante ocho años y por
1000 sueldos, que se pagan en el acto; los arrendadores reconocen tener una
comanda de Ramírez de 2500 sueldos que no se pagará hasta 1611, y a la vez Isabel y su hijo tienen otra de Jerónimo Menescal de la misma cantidad, que es «por
hacerles placer»; todo resulta un tanto inexplicable y no se ha podido establecer
qué tipo de relación hay entre Menescal y Ezcandar para que quiera «hacerles placer», como dice el texto. Juan Cigüeño, zapatero, da en 1605 al Concejo de Yéqueda 3300 sueldos por los que se obligan todos los bienes y rentas del municipio; tras
la muerte de Cigüeño, su hijo Juan da 2300 sueldos a Jerónimo de Olivito, de Sangarrén; ambas comandas demuestran el poder económico de esta familia de herreros, muy documentada. En 1605 sabemos que el albéitar Martín de Cáceres, ahora residente en Ejea, recibe 2320 sueldos de una comanda que le debía el mercader
zaragozano Felipe Mazo; posiblemente se trate de una comanda de garantía, ya que
no sería de extrañar que Cáceres hubiese dado a ese mercader productos de su
herrería para vender fuera de Huesca.
255
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 256
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Por encima de los 1000 sueldos hay nueve comandas. En 1536 Galcerán de
Marguán, su mujer, Jerónima Aranja, y sus cuñados Leonis de Fierro y Esperanza Aranja dan 1000 sueldos a Juan Prom, que les había comprado una casa por
ese precio y es el bien que pone como garantía de pago, de modo que estamos
ante una venta con pago aplazado. De la comanda de 1000 sueldos que hace
Adrián Abengalí a Miguel Çahona en 1537 no tenemos más información que la
expuesta; Abengalí hace otra comanda de la que no consta la cantidad al sastre
Miguel de Mora en 1538, pero que sabemos que fue cancelada en 1540. Ese mismo año el calderero Martín Farax da 1000 sueldos a Juan Alamí; tampoco nos
da más información el documento ni sabemos nada más de Alamí. En 1541, los
tutores de Felipe, Isabel y Juana Urramén, Ferrando Çafar y Francisco Junez,
herrero, dan una comanda con capital de los huérfanos de 1509 sueldos a Juan
Sanclemente, habitante en Casbas, cancelada en 1545. Juan del Ala, de Zaragoza, había dado 1320 sueldos a Martín de Albalate en fecha que no conocemos,
pero en 1568 su viuda, María Compás, la reclama en documento hecho en Huesca, su ciudad natal; no sabemos cuánto tiempo hacía que se debía. A veces el
retraso en el pago es mucho y no parece creíble que no se reclamase algún tipo
de indemnización: bien elocuente es el caso de una comanda de 500 sueldos
hecha en 1572 por Francisco Ezcandar a Ángela de Moros, viuda de Juan Prom,
que cancela en 1589 la familia Calbo, de Albero, quizás porque Ángela ha vendido la comanda, hecho bastante frecuente.
En 1578 es Alonso de Cáceres quien da 1400 sueldos al baile de Huerrios,
Miguel Rodrigo, y a varios habitantes del lugar, moros y cristianos; ni de esta ni
de la que el año siguiente da Juan Cigüeño a Francisco Oriol, de Reus, de 1040
sueldos, sabemos más, aunque es probable que esta última fuera alguna comanda
mercantil y no un préstamo, porque Oriol aparece como «carriador», que quiero
interpretar como acarreador o algo equivalente a trajinero.
De entre 400 y 1000 sueldos tenemos la que dio Juan Abengalí a maese
Miguel Aurtas de 500 sueldos que paga en 1539. En 1554 el menor Felipe Castellano, alias Urramén, mayor de catorce años, vende un corral a Francisco Junez
por 500 sueldos y quince días después reconoce tener una comanda de Junez de
esa cantidad que validará cuando llegue a la mayoría de veinte años, lo que es
de difícil explicación, a no ser que ambas operaciones no estén relacionadas, aunque parece improbable atendiendo las fechas en que las dos se llevaron a cabo.
Gabriel Menescal da 920 sueldos a Miguel Herrero, cantidad que sabemos que se
cancela cuatro años más tarde. En 1567 Gracia Burro da a Juan de Aguas 517
sueldos. En 1582 Jerónimo Burro presta 560 sueldos a Miguel Blasco, que obliga una mula; no sabemos si la operación se canceló. De Vicién, aldea próxima a
Huesca, es Alexandre Compañero, que da una comanda de 440 sueldos a Juan
Morlans, de Tabernas. En 1584 Jaime Nasarre recibe 400 sueldos de Gabriel
Menescal, por lo que obliga un rocín de cuatro años. En 1606 Jerónimo Burro
tiene comanda de 810 sueldos del también morisco Francisco Lasierra. El alcoleano Agustín Ezcandar, en Huesca, da comanda de 868 sueldos en 1607 a Juan
Crisóstomo Pasamar, que la cancela en 1608. Martín de Senés, en 1608, recibe
256
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 257
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
400 sueldos de Miguel Enrique Compañero, residente a caballo entre Zaragoza y
Huesca, superviviente de la gran familia.
Las comandas restantes son de cuantías menores; en algunas no se llega a
saber la cantidad prestada, y las hay también de cereal y una de aceite. Como ocurre con lo visto hasta ahora, la mayor parte de los receptores de las comandas son
cristianos, y los documentos siguen siendo tan avaros en datos como los expuestos. En orden cronológico tenemos las siguientes: Alonso de Aranja da 176 sueldos a seis cristianos de Bandaliés (1530, cancelada en 1531). Galcerán de Marguán da a Miguel de Marguán 54 cahíces de trigo y 9 más prestados (1534,
cancelada por su viuda, Jerónima Aranja, en agosto).195 Martín Alfarrán entrega
128 sueldos a Pascual de Senés (1541), que obliga un par de mulas. El mismo
año, Juan Compás da una cantidad desconocida a Jerónimo Mur, que obliga casas
en la Almenara junto a las de Juan de Moros. Pedro de Huesca, tejero, da 140
sueldos al labrador Domingo de Albero (1543) y 3 quintales de aceite al labrador
de Fraella Martín Lomera (1545), que obliga una mula y la sementera del año, y
cancela la comanda en 1546. Jaime del Rey entrega 200 sueldos a Juan Villacampa, cancelados en 1546. Ferrando Compás entrega 200 sueldos a Lorenzo
Casabona, alias Guillén el Zapatero, que obliga casas en el Coso (1546). Los
herreros albéitares Francisco y Ferrando Junez dan 300 sueldos a Pedro Azlor, de
Arbaniés, que obliga un par de bueyes (1548). Francisco Junez da una comanda
a un tal Jerónimo de Alerre (1555), sin que podamos saber nada más. El zapatero Agustín Ezcandar entrega al labrador Juan Allué 208 sueldos, que se cancelan
en 1556. Juan Burro da una comanda a Antona Rufas, sin más datos (1557).
Jerónimo Alfarrán da 220 sueldos a Bartolomé Novales, de Tardienta (1558).
En Robres, Juan Biarge y Domingo Gistau reciben comanda del albéitar Alonso
de Cáceres (1559). El labrador de Sariñena Juan Aquilué tiene una comanda de
Jerónimo Burro por la que obliga una mula (1564). Otro labrador, Juan de Araus
de Almuniente, tiene 200 sueldos de Gabriel Menescal (1569). Labrador es también
Martín López Oliveras, de la villa de Cuarte, que tiene 200 sueldos del cantarero
Francisco Ezcandar, por los que obliga una mula, y sabemos que la comanda se
cancela en 1572. Viturián Moreu, labrador de Tierz, tiene 260 sueldos de Jerónimo Burro (1574). El mismo año Leonis de Fierro y Juan Cigüeño dan 300 sueldos a un tal Domingo. El herrero Alonso de Cáceres da 180 sueldos al también
morisco José Urramén, zapatero (1574), cancelados en 1576. María Junez, viuda
de Pedro Alfarrán, da a tres labradores de Almuniente (1574) 9 cahíces de trigo
que, teniendo en cuenta que se entregan el 10 de octubre, bien podrían ser para
la siembra. También trigo, 11 cahíces, recibe Vicente Franco, de Monflorite, de
Gabriel Menescal (1582), en esta ocasión en marzo, por lo que se puede pensar
que era para consumo directo o, por la cantidad, para comercializarlo, de modo
195. En marzo Galcerán había dado en arriendo varios campos en Huerrios a Miguel y le había
prestado 9 cahíces de trigo y dado una comanda de 54 como adelanto de pago; entre marzo y agosto muere Miguel.
257
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 258
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
que estaríamos de nuevo ante un caso de artesano dedicado también al comercio.
Bartolomé de la Orga paga una parte de una comanda mayor a Ferrando Alfanaquí (1587), quien en 1598 recibe los 120 sueldos de una comanda mayor que le
debía Antón Aquilué. Antes, en 1587, Jerónimo Burro da 300 sueldos a Ramón
Lasierra, que los cancela el mismo año. Lope Medina da 200 sueldos al trajinero
Juan Naja en lo que bien podría ser algún compromiso comercial (1599). En 1603
Martín Codo vende una comanda que tiene del mercader de Zaragoza Alexandre
de Anide al hornero Juan Fontán, sin que sepamos nada más al respecto, salvo que
se da comanda de garantía.
Hemos visto todos los casos en que los moriscos aparecen como prestamistas,
todos excepto las comandas que hicieron los Çafar y los Compañero, muy numerosas y, por lo general, con cantidades bastante sustanciosas. La realidad que nos
manifiesta la documentación es que los conversos tuvieron que recurrir al préstamo con bastante frecuencia, muy especialmente en los finales del siglo XVI y
hasta el momento de la expulsión; tenemos ciento veintiséis documentos de
comandas en que los receptores son moriscos, de las cuales ochenta y tres se dan
entre 1590 y 1609, lo que aparentemente nos indicaría la crisis en que estaba
sumida la comunidad, y digo aparentemente porque da toda la impresión de que
muchas de estas comandas, especialmente las veintisiete de Juan Menescal,
podrían ser acciones mercantiles, como luego veremos, sobre todo aquellas en las
que se opera con cereal.
Aparte de los casos citados, en que parece que estamos ante acciones de tipo
mercantil, muchas de las operaciones que vamos a ver tienen todo el aspecto de
ser comandas de garantía que firmaban los artesanos como compromiso de una
obra, por ejemplo los 2100 sueldos de la comanda que toma del obispo el tejero
Pedro de Huesca, asociado al cristiano Luis de Embún, en 1547; sabemos que en
aquellos momentos se están haciendo obras en el palacio episcopal, como lo
prueba el contrato de obra que firma para trabajar en el mismo Domingo
Almaçor en enero de 1548; Pedro de Huesca y su socio obligan sendas casas en
Alquibla y en la calle Salas y cancelan la comanda a los cuatro años justos. Parecido es el caso en 1550 de la comanda de 2000 sueldos del mercader zaragozano Pedro Xabar a una sociedad formada por el cantarero Vicente Alamén, el
maestro de casas Francisco Gali y el herrero Leonis de Fierro. De todos modos,
la mejor manera de estudiar pormenorizadamente los detalles es que hagamos el
estudio de las más destacadas de estas comandas.
Todas aquellas que superan los 1000 sueldos pueden considerarse, como
antes decía, muy importantes, y son bastante numerosas. En 1528 Juan Marguán
y Pablo Ezcandar pagan 1140 sueldos de una comanda tomada en 1526. En
1538 nos encontramos con una de 5000 en una operación un tanto extraña en la
que Adrián Abengalí tiene esa comanda del señor de Alerre, Martín de Sellán,
a la vez que Adrián le vende sus casas en la calle San Martín y en el Callizo (de
los Frailes) por 5500 sueldos; no consta en el documento que haya derecho a
recuperar la casas, de modo que lo que ocurre es que Abengalí y su hijo Luis
Abengalí se deshacen de sus casas por 500 sueldos. En 1546 los hermanos Juan
258
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 259
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
y Martín Burro, caldereros, tienen una comanda de 950 sueldos de Vicente Novales que se cancela tres años más tarde. Mucho más importante es la que en 1568
toma Jaime del Rey del mercader Juan Pastor: son 3200 sueldos, que no se cancelan hasta 1575; el retraso en la cancelación puede estar justificado en los problemas que Del Rey y su mujer, Isabel Faxol, tienen con la herencia de esta; dos
años antes habían vendido parte de su patrimonio por 4800 sueldos, acaso por
necesidad, tal como se hace constar en la venta de un censo de 300 sueldos en
1567. Residiendo ya en Zaragoza, en 1571, se reabre el proceso por la herencia.
También los vimos intentando cobrar una comanda por valor de 14 270 sueldos
en 1573, cobro que seguramente se llevó a efecto y les permitió saldar la deuda
que comentamos en 1575.
A veces los préstamos toman la forma de censal, como es el caso del de 2000
sueldos de propiedad y 100 de renta anual que en 1568 firman con Martín Pastor Domingo Almaçor y su hijo Juan Almaçor, quienes reconocen que lo hacen
por necesidad; el interés es el habitual, del 5% anual. No hay que descartar que
las incautaciones de bienes sufridas por los Almaçor estén relacionadas con deudas
contraídas, de las que, salvo en este caso, apenas hay información. El herrero
Alexandre de Sasa y su mujer, Ana Compás, tienen en comanda 3550 sueldos
de Juan de Abanto en 1572, y cinco años más tarde, 2680 del mercader Mateo de
Olsón, por lo que obligan sus casas en Tenerías196 junto a casas de Juan Compañero; Alexandre es herrero, pero también es citado como mercader y droguero,
de manera que me inclino a pensar que estamos ante dos operaciones mercantiles; por lo que la documentación permite saber, la situación económica de Sasa
es holgada, a pesar de que en 1580 tiene una comanda de 660 sueldos de la prestamista cristiana Elena Garasa y otra de 1204 de Miguel de Senés; sabemos que
en 1579 compra arambre y que en 1586 lleva a cabo con Elena Garasa una operación en la que se mueve mucho dinero: es un cambio entre Alexandre, habitante a la sazón en Alborge, herrero, y Elena Garasa; Alexandre, como heredero
de su hijo Alexandrico de Sasa, da a Elena unas casas que Alexandrico heredó de
su madre, Ana Compás, en el barrio de San Lorenzo, treuderas a San Lorenzo,
y recibe de Elena otras casas en el barrio de Bardín y 6300 sueldos de tornas, a la
vez que declara Sasa tener comanda de Elena de 5300 sueldos, mucho dinero, como
puede apreciarse. Dos trabajadores del metal, Jerónimo Burro y Gabriel Menescal,
aparentemente asociados, toman comanda de 2020 sueldos de Guillén Cleriguet
(1577); el hecho de que ambos sean trabajadores del mismo ramo puede indicarnos que estamos ante una operación relacionada con su trabajo, pero de la
personalidad de Cleriguet no tenemos ninguna información, por lo que no debemos descartar que sea simplemente un prestamista. Una de las operaciones más
notables es la que llevan a cabo en 1581 Gabriel y Juan Menescal, que reciben
10 000 sueldos del lugarteniente del sobrejuntero de Huesca; el que se cancele al mes
de hacerse la escritura nos alerta de que esa comanda no es más que un depósito,
196. Barrio que estaba fuera de la Nueva Cristiandad y en el que ya había población mudéjar.
259
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 260
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
lo cual parece muy interesante porque nos descubre un papel de banqueros que se
confirma con las comandas que ellos dan —y que ya hemos expuesto—, algunas
de verdadera importancia, como los 3000 sueldos entregados al vidriero Lacruz
en 1579 o los 3200 que se dan a Petrona Burro en 1598.
En 1588 comienzan a entregarse una serie de comandas a Juan Menescal
mayor y su mujer, Isabel Junez, la mayor parte de ellas de poco monto, aunque
las hay por encima de los 1000 sueldos. Vale la pena que rompamos el orden cronológico para estudiar este caso especialmente, porque es realmente notorio.
Sabemos que Juan Menescal es herrero, que hereda el oficio de su padre, Jerónimo Menescal, que es confirmado en 1559 y que en 1569 se casa con Isabel Junez.
Su situación económica parece bastante holgada y los numerosos documentos
que recogen las comandas que toma nos obligan a pensar en operaciones económicas más que en préstamos, especialmente las de cereal. Veamos esa relación:
En 1588 recibe comanda de 4 cahíces de trigo que le entrega la prestamista
Elena Garasa, muy activa con los moriscos; en 1591 son 1000 sueldos entregados también por Garasa; comanda de 200 sueldos tiene en 1592 de Miguel
Ballés, de quien sabemos que es propietario de tierras en Monzur y que segadores asalariados suyos rompen la reja del pozo de Domingo Almaçor en Monzur
para coger agua (1582); también en 1592 tiene comanda de 672 sueldos de
Pedro Casamayor; en 1594 son 560 de Martín Bailo y 1000 de Magdalena
Báguena, y el mismo año se pagan 2000 de una comanda de Francisco Bueno
por medio de su procurador, el nuncio de Huesca Juan de Puértolas; en 1595 es
una comanda de 3 cahíces de cereal de Domingo Val y 893 sueldos del mercader zaragozano Antonio Peralta; en 1596 son 4 cahíces de trigo de Blasco de
Albero, 4 más de Preciada Lles y otros 4 de Leonor Felices. En 1596 nos encontramos con una comanda con apariencia y definición de venta: Menescal «vende» al mercader Martín de Lobera los barquines, enclusa, martillos, tenazas y
toda la herramienta de su herrería por 1100 sueldos, que son una comanda cancelada el 19 de noviembre de 1598; al mismo tiempo que hace la venta, arrienda a Lobera el instrumental por un año y 800 sueldos, lo que hace pensar en un
préstamo con garantía. En 1597 vemos a Menescal tomando otra comanda de
4 cahíces de trigo de Juan Fontán y otra de 8 que le da un tal Jaime cuyo apellido no ha sido posible leer; estos 8 cahíces se repiten en otra comanda de 1598
que tiene a medias con Amador del Cuento, de Bellestar; ese mismo año toma 6
cahíces de Jaime Araus. Todas las comandas tomadas desde 1596 son canceladas en 1598, el mismo año en que paga a Francisco de Luna 420 sueldos de una
comanda mayor de la que no tenemos noticia anterior. En 1599 toma con su
hijo Juan Menescal menor una comanda de 333 sueldos del mercader Juan
Casas que se cancela en 1600; la prontitud en la cancelación hace pensar que
se trata de alguna acción comercial. En 1603 sabemos que cancela una comanda con Domingo Gascón, sin que haya más datos, excepto que la cancela por
medio del doctor Juan Canales, de Zaragoza, lo que nos inclina a pensar que de
esa ciudad era Gascón. Todavía en el siglo XVII vemos actuar a Juan Menescal;
así en 1603, juntamente con Jerónimo Menescal, toma una comanda de 1163
260
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 261
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
sueldos del mercader Felipe Arroyo que se cancela a los doce meses justos, y él
solo toma 4 cahíces de trigo de Úrsula de Martes; en 1605 son 264 sueldos de
Ana Gracia que cancela en 1606; también en 1606 Jerónimo Menescal tiene una
comanda de 375 sueldos de la misma; en 1607 toma una de 640 sueldos de Juan
Naja y otra de 700 de Juan Castilla, esta definida como «fiel depósito», lo que
manifiesta lo que venimos diciendo, que más que operaciones de préstamo casi
todas las operaciones de Menescal tienen carácter comercial; acaso se salve la que
toma de Hernando Naxar de 1000 sueldos y de la que consta que en 1608 paga
una parte, exactamente el tercio. Aún vemos actuar a Menescal en 1608 en tres
ocasiones: en la primera, juntamente con Mateo de Arayco, toma 5 cahíces de
trigo de la prestamista Úrsula de Martes, de la que se hablará más adelante; en
la segunda lo vemos tomar una comanda de 700 sueldos que cancela a los tres
meses, y finalmente toma otra de 600 de Gaspar de Sanmiguel, sin que sepamos
nada más de ellas.
Visto el caso excepcional de Juan Menescal, recuperamos el orden cronológico de las comandas superiores a los 1000 sueldos. En 1596 Petronela (o Petrona) Burro y su hijo José Codo reciben una comanda de 1080 sueldos del labrador Miguel Ibort, de Monflorite, cancelada dos años después. Jerónimo Medina,
emigrado a Naval, hace procurador a su padre en 1605 para que reconozca ante
el Concejo de la ciudad su comanda de 1000 sueldos, posiblemente en este caso
un préstamo, toda vez que parece improbable que el Concejo encargase obra a un
tejero de Naval, a no ser que la operación se hubiese hecho cuando Jerónimo trabajaba con su padre, Lope Medina, en Huesca.
Otro caso un tanto especial es el de Francisco Oncino mayor, definido como
mesonero y padre del labrador Francisco Oncino menor, que en 1605 recibe una
comanda, juntamente con dos cristianos, de 990 sueldos que da el mancebo Felipe Solano, cancelada en 1608. Oncino, que debió de sufrir algún descalabro económico, aparece como tomador de numerosas comandas a la vez que hace alguna venta en la que declara estar con problemas económicos. La mayor parte de
las comandas que toma son de poca monta: una de 240 sueldos de Antonio Ros
en 1582; otra 300 de Francisco García en 1599, cancelada en 1600; 4 cahíces de
trigo en 1604 de Diego Felices, cancelados en 1604, y en 1605, aparte de la citada, otra de 160 sueldos de Cristóbal Pastor, cancelada en 1606. Ese mismo año,
Antón Fierro y su mujer, Juana Burro, reconocen estar necesitados de dinero y
acuden a la prestamista Elena Garasa, a quien por 1000 sueldos le dan un censal de 70 sueldos sobre sus casas, tierras en los Tierços y un mirador en el Campo del Toro, con la posibilidad de luir el censo si llegan a devolver los 1000 sueldos, cosa que parece improbable si consideramos que en 1603 se ven obligados
por necesidad a vender otro mirador en el Campo del Toro y en 1604 Fierro ha
de pagar los 1000 sueldos de la dote matrimonial que prometió a su hija Jerónima Fierro al casar con el cantarero Domingo Ezcandar. Este ejemplo, como se ve,
es muy diferente al de Juan Menescal, y posiblemente estemos ante préstamos
cuyo interés, como es normal, suele ocultarse, salvo en el caso del censo, donde
el interés es el legal.
261
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 262
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Las comandas por encima de los 400 sueldos, que comentamos a continuación por orden cronológico, son bastantes, y como en todos los casos expuestos
parece que estamos más ante comandas de garantía que ante préstamos, aunque
sea difícil distinguirlas; quizás una cosa digna de tener en cuenta es que casi nunca consta la fecha de cancelación, porque tendría lugar automáticamente al
entregar la obra o la mercancía, en tanto que cuando se trata de un préstamo lo
que se devuelve es el dinero dado. En 1537 Juan Burro toma de Gil de Diest 40
libras jaquesas que cancela al año siguiente. El herrero Juan Compás toma de
Juan Salas 733 sueldos por los que obliga sus casas (1539). De 400 sueldos es la
comanda que en 1540 da mosén Martín del Molino al calderero Juan Burro, que
obliga un campo en el Alfaz, justo un año antes de tomar otra de 180 sueldos
que le da mosén Juan Luppi, maestro de Teología del monasterio de la Merced,
por la que obliga dos casas en la calle San Lorenzo; ambas podrían ser de garantía de obra para las instituciones a las que pertenecen los dos clérigos, porque no
es habitual que actúen como prestamistas. Juan Prom, cantarero, toma dos
comandas en 1545, una de Miguel de Sangarrén de 400 sueldos, y otra de Miguel
Sanginés, apotecario, que bien podrían corresponder a una garantía de obra; en
cualquier caso, Prom obliga sus casas en el Almudí a Sanginés. Juan Codo, cantarero, tiene comanda de 860 sueldos del mercader Tomás de Arro en 1579. Un
año después, Juan Cigüeño, zapatero, toma 400 de Martín de Luc Ximénez y 40
más del mismo en 1580. Cigüeño toma otra comanda en 1582 de Jerónimo de
Aínsa, y, teniendo en cuenta la amplia red de representantes y procuradores que
tiene Cigüeño, no parece aventurado pensar en operaciones mercantiles. En 1599
el herrero Jerónimo Menescal, juntamente con el cantarero Mateo Aragón —desconocido en el panorama oscense—, toma una comanda de 500 sueldos del mercader Pedro Pitilla que tiene todo el aspecto de ser una operación comercial.
Posiblemente un préstamo son los 456 sueldos que Elena Garasa, a la que vemos
repetidamente actuando como prestamista, da en comanda a Antón Fierro en
1591. Jerónimo Burro tiene 810 sueldos del también morisco Francisco Lasierra
(1606). En 1608 Lope Gali tiene una comanda de 500 sueldos, cancelada en
1609, de Miguel Ibort, el mismo que en 1596 da otra de 1080 a Petrona Burro
y que en la documentación aparece como labrador de Monflorite; a juzgar por el
dinero que mueve, no parece ser un pequeño propietario. Finalmente, Lupercio
y Francisco Gali toman comanda de 420 sueldos de la prestamista Úrsula de
Martes en 1608, y unos meses después Lupercio toma otra de 490 de Francisco
Artiga que cancela en junio de 1610, posiblemente muy poco antes de verse obligado a abandonar la ciudad; muchos años atrás, en 1550, Francisco Gali ya
tomó 150 sueldos de Agustina de Campos por los que obligó sus casas en la
parroquia de San Lorenzo.
También por orden cronológico vamos a enumerar las comandas por debajo de
los 400 sueldos, algunas de las cuales ya han sido mencionadas; son bastante
numerosas y en ellas no se observa nada que no se haya expuesto ya al comentar
las anteriores. Juan de Huesca, antes Mahoma, paga 180 sueldos de una comanda
a Juan Paulo (1528). Pedro de Huesca toma otra de la misma cantidad de mosén
262
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 263
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Ballés (1530). Martín Burro, antes Eyça, calderero natural de Naval avecindado en
Huesca, otra de 180 sueldos de Salvador Val (1531), por la que obliga dos mulas y
una casa en Naval, que parece mucho para el dinero de la comanda. Dos mulas
obliga también Lope de Fierro (1537), natural de Cuarte y habitante en Huesca,
por una comanda de 300 sueldos de Juan de Barluenga. En 1541 María Alfarrán,
viuda de Moçot Alfarrán, y Juan Burro tienen una comanda de 300 sueldos de
Miguel Pastor; ella obliga casas en los Tierços. El herrero Miguel Naxar y su mujer,
María Farax, tienen en 1541 una comanda de 192 sueldos de Felipe de la Concha
y en 1543 otra de 320 sueldos de Juan Armella, cancelada en 1545, por la que obligan sus casas en San Martín, junto a casas de Lope Burro y de Lope Junez. Vicente
Alamén y Juan de Moros, cantareros, admiten tener una de 264 sueldos del labrador
Guillén Viñas (1547). Juan de Litonera da a Francisco Gali, maestro de obra, 168
sueldos, por los que obliga sus casas junto a las de Catalina Alfarrán. De 10 florines es la comanda que Jerónimo Zamora da a Salvador Alfarrán (1549), que obliga unas casas en el Almudí que había comprado a Juan Prom un año antes. Vicente Alamén recibe de Jerónimo Jiménez 128 sueldos, por los que obliga su casa y un
obrador sitos en «la lupianar nueva» (1552); en 1554 Vicente y su hermano Pedro
Alamén toman una comanda de Juan Rasas de 200 sueldos y obligan el obrador el
San Martín y un rocín (la cancelan en 1555); finalmente los dos hermanos toman
en 1556 otra de 260 sueldos de Felipe Aragón y obligan casas en la calle San Martín junto a casas de Domingo Alfanaquí (la cancelan en 1557). En 1568 Juan Prom
tiene comanda de Juan de Arnedo de 240 sueldos. Domingo Almaçor paga en 1568
a Martín Sancho 220 sueldos de una comanda mayor. En 1580, Juan Cigüeño
toma de Martín de Luc 40 sueldos, como ya se dijo, una cantidad tan baja que
obliga a pensar que es garantía de un encargo de obra. En un documento inconcluso se nos informa de que en 1598 Antón Fierro y su mujer, Juana Burro, tienen
una comanda de mosén García Pérez.
El cantarero Lope Medina toma una serie de comandas desde 1588: en este
año son 300 sueldos de un tal Juan cuyo apellido no conocemos; en 1592, una de
440 del mercader zaragozano Jerónimo Ripol; en 1594, 320 de Juan Germán; en
1596, 800 de Juan Segura, cancelados en 1597; el mismo año toma una comanda de 4 cahíces de trigo del zapatero cristiano Jaime Plasencia; en 1599 son 200
sueldos, cancelados en 1600, del mercader Juan Casas; en 1601, 320 que no
sabemos de quién; en 1602, 360 de Bernardo Gracia, y en la misma operación, 6
cahíces de trigo de Juan Bailo y 4 de Úrsula de Martes; en 1606 son 330 sueldos
de Domingo de Ena y 700 de Ana Gracia, quien había dado comandas también a
los Menescal, como vimos (esta última comanda es cancelada en 1607); también
en 1606 toma, con su hijo Juan, otra de 600 sueldos de Martín del Fierro; de una
comanda tomada a Juan Solbes, de la que se desconoce la cuantía y la fecha, paga
198 sueldos en 1607, y poco después toma otra de 400 de Juan Bailo. En 1608
Juan Medina toma 400 sueldos de Miguel de Labeyloera que cancela a los pocos
meses. Muchas de estas comandas nunca llegan a cancelarse; de hecho, se sabe
que tras la expulsión general el Concejo paga con bienes inmuebles de Medina las
deudas que había dejado en la ciudad al ser expulsado.
263
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 264
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Retomando el orden cronológico, nos queda hablar de las comandas que toman
Martín Codo de Jerónimo Pastor (1606), Jusepe Muçot del converso Pedro Ezcandar (240 sueldos en 1606) y Juan Alfarrán de Juan de Estella (160 en 1609).
Hay que destacar numerosas comandas de cereal; ya hemos citado algunas de
ellas, pero las vamos a agrupar aquí para que se vea la importancia comercial del
producto. Si observamos las fechas nos daremos cuenta de que muchas de estas
comandas son operaciones mercantiles y que los receptores destinan el trigo no
al consumo propio sino al mercadeo. De ellas, bastantes son dadas por dos mujeres de las que ya hemos hablado: Elena Garasa y Úrsula de Martes. En 1588 ya
vimos a Garasa dando 4 cahíces de trigo a Juan Menescal, quien recibe otros 4
de Blasco de Albero, 4 de Preciada Lles y 4 de Leonor Felices en 1596, y en 1597
16 más en tres comandas de Juan Fontán, Jaime Plasencia y un Jaime cuyo apellido no se ha podido leer, canceladas en 1598, año en el que toma de Jaime
Araus otra comanda de 6 cahíces que cancela el mismo año. En 1595 es Francisco Oncino quien recibe 2 cahíces de trigo de Miguel de Sada y 10 de Leonor
de Falces, estos conjuntamente con Antón Fierro y Lope Medina. En 1595
Ferrando Alfanaquí y Juan Cigüeño toman de Miguel de Navardún 5 cahíces que
cancelan en 1596. Antón Fierro toma 6 de un tal Esteban. En 1602 son Isabel
Ezcandar y Lope Medina los receptores de sendas comandas de Úrsula de Martes, de 8 y 4 cahíces respectivamente. La misma Úrsula da 4 cahíces a Martín
Codo, 4 a Isabel Ezcandar, 4 a Juan Prom, 4 a Juan Menescal y 5 a Martín Codo,
que además tiene dos comandas más de trigo de las que no sabemos ni la cantidad ni el dador. Diego Felices en 1604 da comanda de 4 cahíces a Francisco
Oncino. En 1608 vemos actuar de nuevo a Úrsula de Martes entregando otra de
5 cahíces a Juan Menescal y a Mateo de Arayco.
Con estos datos podemos dar por concluida toda la información que tenemos
sobre las comandas, tanto aquellas en las que los moriscos actúan como receptores como aquellas en las que los vemos como dadores. El conjunto nos permite
hacer una aproximación al movimiento de capital, si bien, como repetidamente
se ha venido diciendo, muchas de estas comandas no son más que la garantía del
cumplimiento de un compromiso de obra que pudo realizarse de forma oral o
mediante un documento privado del que no hay constancia notarial.
264
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 265
ARRENDAMIENTOS
Uno de los campos en los que el espíritu capitalista se hace más visible es el
de la inversión de numerario en el arrendamiento de rentas de los señores eclesiásticos o seglares, cuya mentalidad rentista los alejaba de las aventuras que la
nueva economía imponía. Miembros de la nobleza, a veces de la alta nobleza, clérigos regulares y seculares e individuos de órdenes militares, así como algunos
concejos en apuros por malas cosechas, recurren al dinero de los ricos burgueses,
que se encargarán de sacar el máximo beneficio posible de esos arrendamientos.
Es cierto que las grandes operaciones que mueven decenas de miles de sueldos
no están al alcance más que de los Çafar y los Compañero, pero hay incursiones
de la burguesía media que vale la pena estudiar para percibir la evolución de esta
clase social que la expulsión redujo de manera drástica en la ciudad.
Lo más destacado es la gran actividad del calderero Juan Burro, al que ya
hemos visto operando como dador de comandas y nombrando representantes
suyos a varios carreteros y a un calderero de Barbastro, lo que demuestra su
labor mercantil. Estaba en buena situación económica, como lo demuestra la
dote de 1200 sueldos y un lecho de ropa que da a su hija Ana Burro en 1549 al
casar con Martín Oncino,197 de Barbués, o la que da su hijo Jerónimo Burro a
Jerónima Junez al casarse en 1555, consistente en 1500 sueldos, ropas, vestidos
y joyas, y los 2000 sueldos que en 1574 lleva su hija Juana Burro al matrimonio con Antón Fierro, calderero que llega de Lérida. Las operaciones económicas de Juan Burro son verdaderamente notables desde la década de los treinta
hasta finales de siglo, tanto tiempo que nos hace dudar de que sea la misma persona.198 Desde los años 1530 vemos operar a Juan, y en la tercera parte del siglo
a otro Juan Burro, seguramente su nieto, si bien parece que las grandes acciones comerciales las llevó a cabo Juan Burro mayor. Aparte de los documentos ya
vistos de él, vamos a recopilar otros que nos muestran su mentalidad económica. Los más importantes corresponden a dos arrendamientos que son los únicos
197. Juana nació de su primer matrimonio, con Ana Compás menor; el resto de sus hijos los tuvo con
Juana Alfarrán menor.
198. Sabemos de un homónimo que era nieto suyo, hijo de Jerónimo Burro y Jerónima Junez, bautizado en 1564 y que por la edad podría ser el que actuase en los últimos años del siglo.
265
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 266
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
que tenemos hechos por un miembro de la burguesía morisca no perteneciente
a la aristocracia. En septiembre de 1539 arrienda el noveno de Lierta y de un
campo en Anzano, tal como los hombres de esos lugares pagaban a la señora de
Lierta, Isabel Fabra y de Espés; el arriendo lo hace por dieciséis años a Ferrando Sampedro, que lo tenía por veintisiete años; lo que paga Burro es una suma
muy considerable: 11 000 sueldos. En otro documento, de 1540, se dice que es el
noveno de parias, corderos, lanas y frutos, y en él reclama el pago de 500 sueldos a los de Lierta, reclamación que se repite en 1542. Años más tarde, en 1573,
lo vemos arrendar los panes, vinos, aceite, cáñamo, corderos y lana de Castilsabás por tres años y 700 sueldos anuales al municipio, que parece estar en apuros económicos por un censal y recurre a este arriendo para salir adelante; los
de Castilsabás se obligan a pagar la primicia y Burro costea la mitad de la alifara con la que se cerró el pacto.
Los dos ejemplos que hemos visto dejan bien claro que la mentalidad de los
Burro era moderna, como también lo manifiestan otras numerosas operaciones,
algunas ya vistas pero que vale la pena recopilar aquí para confirmar lo que decimos. En 1537 compra una comanda de 50 florines a Ferrando de Trebas, toma
otra de 40 libras jaquesas de Gil de Diest, da otra de 132 sueldos al questor Osce
Pedro Mendoza, otra de 240 a Juan Calbo y otra de 230 a Juan Navarro, y pone
en arriendo casas suyas; en 1538 da comanda de 625 sueldos a Martín López; en
1539 toma de Juan Armillas 25 quintales de aceite que sin duda eran para comerciar; en 1545 se emplea en un pleito con Pedro de Orna por una serie de bienes en
tenencia; en 1546 tiene una comanda de 950 sueldos de Vicente Novales; en 1547
da una de 200 sueldos a Domingo de Albero; en 1549 casa su hija Ana, a la que da
1200 sueldos de dote; por esas fechas tiene tierras que pagan treudo a Montearagón y San Lorenzo; en 1555 da comanda de 264 sueldos a Pedro de Huerta, de
Banariés. En 1594 su hijo Jerónimo Burro mayor hace un testamento en el que
aparecen como herederos Juan Burro, Francisco Burro y Jerónimo Burro menor;
en 1587 se bautiza a Jerónima Burro Comar, posiblemente una bisnieta suya,
hija de Juan Burro y Jerónima Comar, cuyas capitulaciones matrimoniales no
han aparecido y que bautizan más hijos: en 1589 a Beatriz Burro, en 1590 a
Ana Burro, en 1595 a Jerónimo Burro y en 1597 a María Burro. Varios hijos de
Juana Burro y de Antón Fierro son bautizados en San Martín: en 1575 Antón Fierro Burro, en 1582 Juan Francisco Fierro Burro, en 1590 Isabel Fierro Burro y en
1596 Paciencia Fierro Burro. En 1589 Juan Tella vende a Jerónimo Burro y
su heredero Juan Burro una comanda de 1000 sueldos por 650, lo que manifiesta
la necesidad en que se encontraba Tella, que renuncia a 350 sueldos, acaso el interés oculto que llevaba la comanda. En 1599, Juan Burro reclama ante el justicia
de Huesca una serie de bienes que eran de su padre, Jerónimo; en 1600 vende
unas tierras por 400 sueldos; en 1602 es juzgado juntamente con Jerónimo por
la muerte de un caballo; en 1605 da comanda de 4000 sueldos a María Audet,
de Monflorite. Con todo lo expuesto y la vasta cronología que abarca, es claro que
estamos ante tres generaciones en las que aparecen dos Juan Burro, abuelo y nieto, ya que el juzgado en 1602 es imposible que sea al que vemos actuar en 1537.
266
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 267
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
Ni el hijo, Jerónimo Burro, ni el nieto tuvieron la actividad de Juan Burro mayor,
especialmente por sus operaciones hasta la mitad del siglo.
No encontramos en toda la documentación a nadie semejante a Juan Burro;
de ahí la excepcionalidad de su figura. El resto de arrendamientos que vamos a
ver carecen de la importancia que tienen los de las rentas de Castilsabás y de
Lierta, pero Burro no es el único que actúa en este campo especulativo. Así, el
zapatero Pedro Cigüeño arrienda por un año en 1530 la corambre de cabras y
todo el sebo de las carnicerías de Adahuesca, como ya se vio, y en 1581 el cantarero Jerónimo Burro hace lo mismo con la corambre de Fañanás y Alcalá del
Obispo por tiempo de un año. Mayor importancia tiene el arriendo que hace el
rejolero Pedro de Huesca al obispo oscense, que actúa por su prior Juan Agustín,
de los frutos y rentas que el prelado tiene en las rectorías de Sanfelices y Fuencalderas por 700 sueldos anuales y tres años desde 1548, con el compromiso de
Pedro de pagar las obligaciones fiscales; en otro documento, de 1554, vemos al
arrendatario pagar al rector de Fuencalderas 1000 sueldos por el arriendo de la
rectoría. Y eso es todo, no hay ni un solo ejemplo más, porque el caso del mercader Miguel Pastor, que en 1562 arrienda las rentas de Torralba por tres años y
5400 anuales, plantea la seria duda de su condición de converso, independientemente de su presencia frecuente en documentos de moriscos, especialmente como
árbitro en pleitos, como partícipe del arrendamiento de la mensa de Montearagón con Ferrando Çafar y Juan Compañero, como procurador de Çafar y como
acogedor «a caplienta» de Ferrando Çafar y Ferrando Çafar menor cuando son
apresados por la Inquisicón en 1558.
Todos los arrendamientos que faltan por ver son operaciones de mucho
menor calado, pero no por ello carentes de interés para observar el movimiento
de capital y el espíritu inversor de los burgueses de clase media. Seguiremos un
orden cronológico en la exposición, sin considerar aquellos que ya se han visto
con anterioridad. En 1532 Felipe y Miguel Naxar, herreros, dan a treudo perpetuo una casa con botiga sita en San Lorenzo a Esperanza Alguacil, quien podrá
saldar el treudo si paga de golpe 100 sueldos, lo que realmente equivale a una
posible venta por un precio que parece muy bajo. En 1543 Luis de Gurrea, alias
Alfanaquí, herrero y crisolero, Baltasar de Alfierro (Fierro), «cantarero y calderero» (sic), y su mujer, Beatriz de Gurrea, tienen arrendada una casa de su propiedad en el barrio del Medio, junto al Ferrianal, a Miguel de Sada, que la
transfiere a Geraut Çolivera por 22 sueldos anuales de alcabala que podrán evitar pagando 360 sueldos, un precio más acorde con lo que se pagaba en aquel
momento. El año siguiente, Galcerán de Marguán y su mujer, Jerónima Aranja,
toman en arriendo una casa de Jerónimo Zamora y Pedro Azor en el barrio del
Medio, junto al huerto de Francisco Ezcandar y la casa de Juan Grisén, por la
que pagan 50 sueldos anuales; si entregan 1000 sueldos, la casa pasará a ser propiedad de los arrendatarios. Felipe Castellano, zapatero, del que hemos hablado
en varias ocasiones anteriormente, da una casa suya en alquiler al cantarero
Francisco Ezcandar en la calle San Martín por tres años y 112 sueldos anuales.
El cantarero Juan Codo toma en arriendo un campo de Martín Tarazona en el
267
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 268
EL TRABAJO Y LA ECONOMÍA
camino de Quicena, junto a otro de Jerónimo Alfarrán, durante diez años. En
1571 sabemos que unas casas de Jerónimo Gali y su mujer, María Gali, habitantes a la sazón en Zaragoza, las tiene arrendadas el herrero Miguel Lasierra por
200 sueldos anuales; del contrato le quedan aún por disfrutar tres años y las cede
por el mismo precio a Ferrando Xiret, quien en 1577 arrienda otras de Francisco Oncino en la parroquia de San Lorenzo por seis años y 12 florines anuales.
Gaspar de Quinto, posiblemente un morisco inmigrante, alquila unas casas de
Juan Menescal en la parroquia de San Lorenzo por dos años y 160 sueldos anuales, casas que en 1576 son arrendadas a Martín del Fierro por 20 sueldos más al
año. Antes, en 1575, Bernardo Pallera, alias Moreu, arrienda unas casas de
Ferrando Alfanaquí en la calle Población, junto a otras de Francisco Oncino, y
«callizo dentro de casa del Merino» por tres años y 266 sueldos, con la prohibición expresa de que el arrendatario haga obras. En 1589 Isabel Ezcandar, viuda
de Juan Lasierra, y su hijo Gabriel Lasierra, para poder pagar una deuda a la
prestamista Elena Garasa, alquilan un cuarto de su casa con un obrador y la cocina por tres años a Juan Monzón, que les pagará 160 sueldos anuales; el mismo
año, otra mujer, Ángela de Moros, viuda del cantarero Juan Prom, arrienda a
Geraut Magi, piquero, una «cocinica» con su aposento y la entrada a ella por la
puerta falsa por 100 sueldos anuales. Finalmente, el calderero Francisco Burro
alquila una botiga con casa y corral a Francisco Pex,199 natural de Muel, por tres
años y un precio de tan solo 160 sueldos anuales.
Como puede verse, las que acabamos de referir son operaciones de muy poca
entidad y en realidad lo que manifiestan es, simplemente, la puesta en explotación de algunos medios de producción o de casas, cuando no de solo parte de
ellas, más que por interés especulativo para paliar una mala situación económica, al menos en la mayoría de los casos.
199. Pex y Del Pex son apellidos frecuentes en la comunidad mudéjar oscense en el siglo XV, de modo
que podríamos estar ante un inmigrante que regresa a la tierra de sus abuelos.
268
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 269
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 270
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 271
El barrio de la Nueva Cristiandad, la vieja Morería, no se modifica sustancialmente, o al menos las fuentes no indican ni siquiera cambios en la toponimia,
que en muchos casos conserva su carácter árabe. La iglesia de San Martín, construida sobre el solar de una mezquita en época medieval, se convierte en la parroquia de los nuevos convertidos, y en el barrio aparecen también cristianos viejos,
como ocurría en épocas anteriores. La transformación más profunda es la desaparición de los espacios religiosos musulmanes, especialmente su mezquita
mayor, convertida en el almudí de la ciudad, aunque popularmente, como veremos, el nombre de la mezquita se mantiene, como sigue vivo el de plaza de Alquibla compartiendo protagonismo con el de plaza de San Lorenzo. Fuera del
barrio estricto de la vieja Morería encontramos viviendas y negocios de moriscos
en los mismos lugares donde los tuvieron sus antepasados: en la parroquia de San
Lorenzo, en las Tenerías, en la plaza de las Herrerías, etcétera, de manera que el
bautismo forzoso no modificó el marco físico de los viejos mudéjares. El estudio
del barrio y de quienes lo ocupan, así como de los otros lugares en que viven o
trabajan, nos da una prueba más de la convivencia de los viejos moros y los viejos cristianos, a veces pared con pared.
Los topónimos nos llevan hasta el pasado, y como ocurría antaño es complejo su estudio, porque calle y barrio pueden significar lo mismo, porque callizo y
calle se confunden, porque a una misma plaza se la conoce con más de un nombre, de modo que la reconstrucción del barrio y su entramado de calles, callizos,
callejuelas, adarves, etcétera, se hace prácticamente imposible, pero el ejercicio
de intentarlo puede servir, más que para entender la historia de nuestros moriscos, obligados a perder su espacio con la expulsión, para un mejor conocimiento
de la historia del urbanismo oscense, el cual estaba bajo el control del municipio,
que regulaba muchos de los aspectos que afectaban al colectivo. Así lo demuestran unos pocos documentos en los que vemos la mano de los regidores oscenses
y que no dejan de ser curiosos. En 1551 Ferrando Çafar consigue que Martín
de Larraga, cuya vivienda, en la parroquia de San Lorenzo, era contigua a la de
aquel, reduzca el tamaño del rafe que había hecho y que molestaba a los Çafar.
El mismo Çafar recibe autorización del baile para mantener un banco que tenía
a la puerta de su casa, adyacente a la de su hijo Jerónimo Çafar; curiosamente se
dan las medidas del banco (1 vara por 3 palmos), que sin duda había levantado
la protesta de algún vecino, a pesar de lo exiguo del mismo. En 1583 el herrero
Juan Menescal autoriza a su hijo Gabriel Menescal a abrir ventanas en el medianil de sus casas en la calle San Martín. Finalmente, el documento más interesante desde el punto de vista urbanístico nos lo encontramos reflejado en una escritura notarial de 1606 y en un pleito ante el justicia de 1608; en ambos se
271
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 272
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
reconoce que el Concejo obliga a tirar los rafes de las casas por ser excesivamente grandes y dejar las calles sin luz, de manera que la reforma se hace para
«embellecer y aclarecer las calles». Para costear los gastos, el municipio da préstamos con interés a los afectados: sabemos que Juan Felices y Esperanza Çafar
menor piden uno en 1606 y reciben 3000 sueldos con un interés de 150 sueldos
anuales; muere Felices y Çafar se ve incapaz de afrontar la deuda, por lo que en
1608 solicita autorización para vender bienes de su marido.
La Nueva Cristiandad aparece mencionada por primera vez en 1534, y en
ella vemos que viven moros y cristianos juntos; allí están las casas de los cristianos viejos Ferrando Biota (comprada a Isabel Oncino, morisca), Santolaria,
Antón Galindo y Miguel Baqué, y los conversos Rodrigo Xiret (emigrado a Valencia), Pedro Cigüeño y Felipe Naxar, junto a la plaza que ya llaman del Almudí
—la cual en 1542 aparece definida como la que «olim solía clamarse Placeta de la
Mezquita»—, y se citan botigas con corral de Juan Tillero y casas de Lope de Urramén y de Miguel Naxar y María Naxar. Aún en 1550, al hablar de la plaza del
Almudí se dice que el granero «solía ser mezquita», y en ella se citan las casas de
la familia Prom. Los recuerdos de los viejos topónimos sobreviven de manera sorprendente: en 1585 se nos habla del barrio de la Morería, en la parroquia de San
Martín, con casas de Lope Medina y de Antón Fierro, y en 1586 se mencionan la
calle y la placeta de la Morería junto al callizo de los Frailes; en la primera vende una casa Juan Cigüeño y en la segunda viven Juan Cigüeño y Ferrando Naxar.
En 1588, 1594 y 1596 de nuevo se nos habla de la calle de la Morería, con casas
de Ferrando Alfanaquí y María Franco, Juan Menescal mayor y Gabriel Menescal, y unas casas aprehendidas por la Ciudad a Juan Almaçor que están junto a
la cárcel pública. Poco antes de la expulsión, en 1607, se sigue hablando de la
Morería, con casas de Lope Medina, Antón Fierro y el cristiano Biota. No sé muy
bien cómo entender esta supervivencia, porque se presta a dos interpretaciones:
o a un racismo latente —cosa que no creo— o, mucho más fácil, al conservadurismo que siempre se observa en cuestión de toponimia.
La pequeña plaza que estaba ante la mezquita mayor es ahora la plaza del
Almudí, puesto que la conversión del templo en el granero de la ciudad debió de
tener lugar inmediatamente después del bautismo. En 1534 se habla de la placeta del Almudí, en la Cristiandad Nueva, de la que parte un callizo sin salida,
posiblemente el muy citado, como veremos, callizo de los Frailes. En alguna ocasión se la llama placeta del Granero, pero en el libro de actas del Ayuntamiento,
en 1556, se habla de casas que fueron de Juan Prom en «la mezquita». En la plaza
se encuentran las viviendas, aparte de las citadas, de Lope Xiret, Pedro Cigüeño
(después de 1547, de su viuda, María Marguán), Felipe Naxar, Jerónimo Alfarrán,
Rodrigo Alfanaquí, Leonis de Fierro (comprada en 1553), Juan Cigüeño mayor —esta con corrales y caballerizas; luego la heredará su hijo Juan Cigüeño
menor (1560)—, Francisco Junez y Juan Almaçor (la vende en 1564). Hasta
1593 no vuelve a haber mención a esta plaza, y en esa fecha sabemos que Miguel
Enrique Compañero tiene en ella una casa con huerto, corral y granero, y otra
casa con granero que había sido de los Çafar. Sin localizar en el documento, las
272
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 273
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
Vista panorámica del barrio de la Nueva Cristiandad, antigua Morería —ubicado entre la iglesia
de San Lorenzo, visible en la foto, y la de Santo Domingo—, que ha llegado hasta época
reciente en un estado muy semejante al que pudo tener en los siglos XVI y XVII.
(Foto: Arturo Lacasa, 1972. Fototeca de la Diputación de Huesca)
273
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 274
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
casas de Domingo de Arto estaban en el Almudí, pues son citadas en 1533 junto a las de Pedro Cigüeño.
El vecino callizo de los Frailes, que conserva su nombre medieval, iba de la plaza del Almudí hasta el huerto de los predicadores; en alguna ocasión se habla del
callizo de San Martín, que a juzgar por los inmuebles que aparecen es el mismo y
da la impresión de estar bastante poblado; en él encontramos casas, pero también
graneros, bodegas y huertos. En 1539 Adrián Abengalí vende una casa con corrales que había heredado de su madre, María Marguán, contigua a las casas del albéitar Alonso de Cáceres; se localizan también las casas de Ferrando Junez, Lope Castellano (1543), Jerónimo Muçot (1581), Jerónimo Burro, Francisco Junez —que en
1543 había vendido la mitad de su casa, que tenía corral y huerto—, Enzala y Juan
Menescal (1594), y también una casa aprehendida a Juan Almaçor en 1596. En el
mismo callizo, llamado en esta ocasión de los Predicadores, sabemos de un huerto
de Cigüeño en 1594 y de un granero y una bodega olearia de los Çafar que en 1589
venderán Juan Felices, Esperanza Çafar menor y María Albariel y que serán motivo de largos litigios, como veremos al estudiar la familia, pero que a tenor de lo que
se pagó, 16 000 sueldos, tenían que ser de grandes dimensiones. También tenemos
noticia de una herrería con casa, huerto y corral perteneciente a los hermanos Junez
(1543). En la Puerta del Alpargán se hallaba la Cruz de San Martín, en una plazuela a corta distancia de la de la vieja mezquita, tan cerca del callizo de los Frailes que algunas casas daban tanto al callizo como a la plaza de la Cruz de San Martín, también conocida por su nombre medieval, plaza del Alpargán (1589), como
es el caso de la casa de Alonso de Cáceres y las de Abengalí; allí, José Çafar alquila una casa de la Ciudad al regreso de galeras (1589).
Dentro del barrio del Medio, del que luego se hablará, aparece el callejón de la
Xarea, del que se dice que da a ese barrio, todo dentro del barrio de San Martín,
y que llega hasta la calle de San Martín (1527); posiblemente coincida con la
actual plaza de Jara. Hay pocas referencias documentales, pero interesa porque es
un topónimo de vieja tradición medieval. En él hay tierras de cultivo, como el
campo que vende el colectivo de moriscos en 1528, casas como las que vende
Lope Alborgí, antes Amet, al cristiano Antón de Garrido, y las de Juan Marguán,
con botiga (1527), y Beatriz de Gurrea (1539); también hay obradores de ollería
y tejería, como los que tienen Juan y Jerónimo Codo y Domingo Enzala (1600),
Lope Medina y los herederos de Ezcandar (1607); junto a los obradores de Lope
Medina, incautados en 1610, y los de los Ezcandar está la casa del doctor Juste,
al que debe su nombre esta parte de la calle en la última fecha señalada.
En la zona del barrio del Medio se halla el Postigo, muy vivo en la documentación de los conversos. Algún documento lo ubica en la calle de San Martín, de
manera que seguramente se trataba de un portal hacia la mitad de la calle, en la
zona del barrio del Medio, cerca de la acequia de Almériz, al menos Postigo de
Almériz se le llama en 1529, y se dice que allí hay huertos, corrales y parrales
de Juan Marguán. Como toda la Nueva Cristiandad, tiene el aspecto de un suburbio en el que las viviendas estaban rodeadas de corrales, huertos y obradores. En
1529 tenemos documentados el corral y casa de Lope Alborgí, las casas de Juan
274
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 275
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
Marguán, alias Forner, y otra casa de un tal Rop, ya difunto. También sabemos
de los obradores de tejas, rejolas y cántaros de Luis de Gurrea (1543) en la calle
que va al Postigo, y en el mismo Postigo están los obradores de Juan Prom y
Francisco Ezcandar; el de Prom, con patios y cobertizos, es vendido en 1598.
Además tenemos documentadas las casas de los cristianos Jerónimo Zamora y
Pedro Azor, alquiladas por Galcerán de Marguán en 1543. De todos modos, es
posible que el Postigo y la Xarea sean el mismo lugar, porque las casas de Lope
Alborgí y de Juan Marguán son citadas en la Xarea en 1527 y en el Postigo en
1529. La única explicación está en que se llame de ambas maneras o que el callizo de la Xarea limitase con el Postigo y las casas mencionadas dieran a los dos
lugares, todo tocando a la calle San Martín.
El Ferrianal, topónimo ya vivo en el siglo XIII,200 lo encontramos en nuestra
documentación desde 1527 a 1603, y según un documento de 1566 está junto a
la calle San Martín. Lo que en tiempos fue una zona de cultivos parece estar ahora casi completamente edificado, de modo que lo que allí hallamos son preferentemente casas: la de Isabel Alguacil; la de Juan Grisén (1527), esta vendida a los
predicadores en 1557; la de Catalina Calvo, mujer de Pedro de Huesca (1531);
la de Jerónimo Burro, con un corral que compra a Alonso de Cáceres (1566), con
huerto (1594), herrería y cobertizo (1598); la casa con horno de Pedro Palacio,
que disfrutan sus herederos Jaima y Martín Palacio, casados con Ferrando Xiret
y María Alfarrán; la de los Ezcandar, contigua a un corral y un huerto de Jerónimo Burro; la casa con corral de Juan Alfarrán y las casas de los hermanos Palacio, que son citadas en 1567, y las de Jerónimo Menescal y las de Antón Fierro,
que lo son en 1603. En un documento de 1543 se dice que el Ferrianal está en
el barrio del Medio, y en uno de 1528, en el que Juan Farax vende un corral a
Ferrando Biota, se dice que está en la calle de San Martín, de manera que queda claro que formaba parte del corazón del barrio.
Otro lugar de muy escasa presencia es la placeta de Florén, de dudosa ubicación. La partida del mismo nombre es una zona agraria con riego, pero la plaza
parece estar a caballo entre el barrio de San Martín y la parroquia de San Lorenzo, o al menos eso dicen los documentos. En 1536 sabemos que en la placeta, que
se ubica en San Martín, están las casas de Juan Alfarrán y Jerónimo Alfarrán; en
1553 se cita también la de Pablo Alfarrán y en 1566 una de Jerónima Alfarrán,
mujer de Gaspar Zaydejos; en 1557 Pablo Alfarrán compra un corral, una bodega y una cámara, y se sitúa la plaza en el «barrio de San Lorente». De hecho, lo
que sí es seguro es que Pablo Alfarrán y Juan Alfarrán son feligreses de San
Lorenzo y en esa iglesia bautizan a sus hijos Ferrando Alfarrán (1562) y Juan
Alfarrán(1566), respectivamente, en tanto que Jerónimo Alfarrán mayor es
parroquiano de San Martín y allí bautiza a su hijo Jerónimo Alfarrán menor
(1560). Por varios documentos en los que se vuelven a citar las casas de los Alfarrán sabemos que también la placeta de Florén estaba en el barrio del Medio.
200. Conte, Á., La encomienda…, óp. cit.
275
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 276
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
Mucha mayor presencia tiene el barrio del Medio, llamado así también cuando el barrio era la Morería. Ya hemos visto cómo muchos de los topónimos mencionados hasta ahora formaban parte de este barrio que, juntamente con la calle
mayor de la Nueva Cristiandad, la de San Martín, concentra el mayor número de
viviendas, sin que falten obradores, graneros, corrales ni algún huerto. Las referencias son numerosas y algunas de las familias mantienen su domicilio a lo largo de toda la historia, de modo que solo daremos la primera cita documental de
cada una. La primera casa morisca conocida en el barrio es la que venden Isabel
Oncino y su hijo Martín Alfarrán en 1534, el mismo año en que se citan las de
Alonso de Aranja y Juan Burro. Dos años más tarde vemos las de Leonis de Fierro,
Galcerán de Marguán (citada con corral en 1554) y Luis de Gurrea, el corral de
Francisco Ezcandar, la casa familiar de los Alfarrán, que compra Juan Prom. En
1537 son citadas las casas de Juan Burro y los herederos de Rodrigo de Aroz.
En 1539 en un solo documento aparecen mencionadas la de Luis de Gurrea, que
ahora tiene su nieta Beatriz de Gurrea, y las de Juan de Huesca, la viuda de Alfarrán, María de Moros, y la hermana de Beatriz de Gurrea. En 1553 se nombran
las de Martín, Francisco, Pablo y Juan Alfarrán, y un año después, la casa con
corral y huerto de Francisco Ezcandar (la da a treudo en 1555) y la de Juan Grisén. Francisco Ezcandar compra dos patios en 1558. En 1574 aparece mencionada la casa con obrador que fue de Gracia Ezcandar; en 1579, las casas con
sendos obradores y hornos de Juan Lasierra y Francisco Ezcandar. En 1582, la
casa y el obrador de Francisco Ezcandar los tienen Juan Lasierra e Isabel Ezcandar y los reclama Jerónimo Ezcandar, pero en 1583 siguen en poder de Lasierra.
En 1584 tienen sus casas en el barrio Lupercio Gali y Esperanza Galcerán. Jerónima Lasierra recibe una casa en 1588 de su madre, Isabel Ezcandar, quien vende otra en 1597 y alquila otra al rejolero Ramón Codo; en 1597 se nos dice que
la casa de Isabel tiene obrador con horno tejero, palacio y era. En 1600 viven en
el barrio Lope Medina y Juan Cigüeño, documentados hasta 1610. Además de
las casas y algunos obradores y huertos ya citados, tenemos conocimiento del
tejar de Francisco Ezcandar cerca del Postigo en 1543, el mismo que lleva como
dote matrimonial —además de otro obrador— su hija Gracia Ezcandar al casar
con el cantarero Gaspar de Batalanu en 1572; el propio Ezcandar posee un obrador con dos hornos, cubiertos y eras (1571). Lope Medina tiene en el barrio su
obrador (1574). También hemos localizado en el barrio un corral de Jerónimo
Burro (1597) y otro, con granero, de los Çafar (1589).
La calle de San Martín se cita con mucha frecuencia y parece ser el eje central
del barrio: iba desde el Coso hasta la ribera del Isuela, y todos los barrios y vicos
mencionados hasta ahora se agrupaban en su entorno, o incluso es posible que formaran parte de esa calle, a tenor de lo que sabemos sobre la ubicación de alguna
vivienda. Por ella trascurría, o la cruzaba, la Almenara, citada en 1541, que en
aragonés puede aludir tanto a un azarbe que recogía las aguas sobrantes del riego
y la conducía al río como a una compuerta para distribuir el agua por las acequias
que recorrían el barrio. En 1531 tenemos documentado en la calle propiamente
dicha el obrador que Pedro de Huesca lleva como dote al matrimonio, y en 1536
276
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 277
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
tenemos localizada la casa de Juan Tillero, cuyo obrador hemos visto en la placeta
del Amudí. En 1540 sabemos de las casas de Galcerán de Marguán —a quien en
1543 vimos alquilar otras en el barrio del Medio y que en 1549 compra una casa
con corral en la misma calle—, el activo Juan Burro y Lope de Fierro. En 1541 se
mencionan las casas de los herederos de Pedro Cigüeño, el cristiano Miguel de
Arbaniés, Juan de Moros, el cristiano Jerónimo Mur y los huérfanos de Lope
de Urramén o Aburramén, así como la que deja al morir Felipe de Urramén a sus
hijos, esta con botiga y corral, al lado de la que tiene la viuda de Castellano, citada en 1553. En 1548 tenemos viviendo en la calle de San Martín al cristiano
Vicente Cerdeña, rejolero, con su obrador cerca de los obradores y casa de Vicente Alamén, cantarero, y las casas de Rodrigo Alfanaquí, que dan por una parte a
la placeta del Almudí; también está documentado el huerto de Amador Tillero.
La casa de Salvador Alfarrán se menciona en 1549 entre el Almudí y la calle San
Martín. El obrador de cantarero de Pedro Alamén y el de su hermano Vicente aparecen en 1552 junto al de Juan de Moros y las casas de Diego Alfanaquí. En 1553
se habla de la casa de Felipe Castellano, alias Urramén, y en 1554 del obrador de
Jaime de Moros, junto a su casa; no nos consta el oficio de este último, pero bien
pudiera ser tejero o cantarero, porque su obrador limita con los de los hermanos
Alamén. En 1555 son citadas las casas de Juan de Moros y una casa que compran
Vicente y Pedro Alamén, junto a la que ya tenían, a Didago de Arayco. La casa de
Domingo Alfanaquí aparece en un documento de 1557; en uno de 1560, la de los
herederos de Miguel Naxar, que en 1569 tiene su viuda. Juan Cigüeño alquila una
casa a Pedro Castro, señor de Siétamo, que está junto a la que ya tenía y es contigua a la de Felipe Naxar. La vivienda de Domingo Almaçor es citada en 1566, y
también la que lleva su hijo Juan al matrimonio con Ana Bailo; próximas están las
de Martín de Palacio, María Alfarrán, Isabel Junez y Francisco Junez. Gabriel y
Juan Menescal viven en sendas casas que están documentadas en 1577 y 1583; en
1558 lo está la de la viuda de Galcerán de Marguán, Jerónima Aranja. Casa con
dos botigas es la de Jerónimo Burro (1587). En 1589 se mencionan las de Gaspar
de Moros y Lupercio Gali. Un año después Ferrando Naxar compra una botiga. En
1591 son aprehendidas por la autoridad unas casas de Antón Fierro que limitan
con las de Jerónimo Menescal. En 1597 se citan las del cristiano Tallaferro; en
1598, la de María del Cuento; en 1599, la casa con hortal de Ferrado Naxar y la
de Francisco Cigüeño, sita en el barrio del Medio a la altura de la calle San Martín. La casa familiar de los Gali, contigua a la de Lupercio Gali, es mencionada en
1599. En 1601 las casas que fueron del difunto Juan Ferrando Alfanaquí son compradas por la elevada cantidad de 7100 sueldos por Juan Gali y Lope Gali, que las
ponen en venta en 1602. En el callizo de los Frailes, limitando con la calle de San
Martín, está en 1607 la casa de José Codo; muerto este, es vendida por Jerónimo
Codo menor, por 3000 sueldos, al canónigo Juan Garcés. En agosto de 1610 se
habla de las casas que fueron de Lope Medina y de Antón Fierro, ya expulsados.
Junto a las casas hemos hablado de obradores, botigas y hortales, pero hay
más de los citados hasta ahora: sabemos de los obradores de cantarería de Juan
Prom y de la viuda de Sanjuán (cristiana) en 1569, el de zapatería de Francisco
277
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:28
Página 278
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
Ezcandar, anexo a su casa (1572), el obrador con la casa y huerto que fue de los
Tillero y que reclaman ante el justicia de Huesca en 1578 Alexandre y Lope de
Sasa y Juan y Gabriel Cernico; en 1580 tenemos documentados el obrador junto a la casa del cantarero Didago de Arayco —acaso cristiano— y el taller de la
viuda de Juan Prom, que en 1606 tiene alquilado el cristiano Juan el Canyo; en
1598, la casa con caballerizas, corral, huerto y herrería de Jerónimo Burro
menor, el corral de Francisco el Cantarero y la botiga del herrero Juan Menescal,
que da a la calle San Martín (1601). Asimismo, en el barrio del Medio se cita una
calle que va hacia Almériz en la que hay casas y obradores que lleva Gracia
Ezcandar al matrimonio en 1572.
Si ya planteaba problemas la identificación de muchos de los rincones del barrio, el asunto se acentúa cuando en el documento se ubica un inmueble en «el
barrio» o en «la parroquia» de San Martín, hecho frecuentísimo. De todos modos,
recogeremos todos los casos de personas y edificios que aparezcan en la documentación y que no se hayan visto hasta ahora con el objetivo de dar una idea lo
más exacta posible de la población y del barrio. Así, en la temprana fecha de
1527 nos consta que viven en la parroquia de San Martín Lope de Gurrea, Pedro
Oncino, Felipe Aranja, Juan Farax, Felipe de Sasa, Salvador de Cuéllar y Miguel
Farax —quien tiene, además, una cantarería—. En 1530 está documentado
Felipe de Arag o Arax, así como la botiga de Juan Tillero. En 1533 se localizan
las casas del difunto Lope Alfarrán, que pasan a su hijo Juanico Alfarrán, en este
barrio. En 1534 Martín del Fierro tiene un corral. En 1535 nos encontramos
las casas de Esperanza Aranja, de uno de los Juan Burro y de Luis de Gurrea.
En 1541 las de una María Alfarrán distinta de la ya vista, ésta viuda de Moçot
Alfarrán, y las de Francisco Grandar, apellido que no figura entre los moriscos
oscenses; no se sabe si es cristiano o converso porque no vuelve a aparecer.
El mismo año, el cristiano Esteban Casaus compra la casa de Felipe Naxar y
su mujer, Juana de Sasa, y tenemos documentada la casa con bodega de Francisco Gali mayor y de su mujer, apellidada Oncino, junto a las casas de la viuda
de Alfarrán. En 1543 aparecen las casas de María Grisén, de Miguel Naxar y de
Lope Junez, y la de Felipe Castellano en 1544. La de los hermanos herreros Juan
y Martín Burro es mencionada en 1546; un año después aparecen citadas las
casas de Vicente, Lorenzo y Francisco Oncino. Junto a las de Juan Burro aparecen las de los cristianos Juan Pueyo y Domingo Fanlo en 1548. En 1560 se cita
la casa de Domingo Enzala —cuyo obrador ya hemos localizado—, que está cerca de la de Miguel Naxar y de las que heredaron Isabel y Juana Urramén, ahora
residentes en Pedrola, que las ponen en alquiler. En 1561 el cantarero Gaspar de
Codo tiene su obrador en el barrio, y a su lado hay una viña; ambos bienes son
del presbítero mosén Martín Palo, todo junto al obrador de Francisco Ezcandar,
que, como ya se vio, está en el barrio del Medio. Felipe Tillero posee unos portales en 1562 y sus herederos, en 1565, juntamente con Francisco Junez, venden a
Juan Vélez unas casas con obrador y huerto. Al lado de esa casa está la de Galcerán de Marguán —antes se dijo que estaba en la calle San Martín—, así como
un corral de Martín Palacio. En 1570 se cita la casa de María Burro, alias Farax,
278
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 279
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
Actual travesía del Espino, un callejón en el corazón de la antigua Morería, en las inmediaciones
de la plaza de San Martín, que conserva el trazado y algunos edificios de su viejo pasado moro.
(Foto: Fernando Alvira Lizano)
279
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 280
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
junto a la del calderero Jerónimo Burro, que ya vimos que se encontraba en el
callizo de los Frailes; en este mismo lugar está la casa de María Farax. En 1577
encontramos el corral y el establo que venden Juan Cigüeño y su mujer, Brianda
Junez, y que esta había llevado al matrimonio, sitos junto al corral de Domingo
Enzala. La casa y el obrador de los hermanos Jerónimo, José, Juan y Martín Codo
se localizan en un documento de 1588, y también el obrador de Juan Gurrea,
cuyo oficio desconocemos. Finalmente, en 1602 tenemos las casas de Jerónimo
Menescal e Isabel Lasierra Ezcandar, que limitan con la de Antón Fierro, que ya
localizamos en el Ferrianal. El convento de Santo Domingo es el límite por el
extremo norte del barrio de los conversos, y cerca de él se halla el trinquete de
juego de pelota que tiene arrendado María Albariel en julio de 1610.
La presencia de viviendas e inmuebles de moriscos fuera de su barrio es bastante frecuente, especialmente en la parroquia de San Lorenzo, incluida la plaza
de Alquibla, el corazón comercial de la ciudad; desde ahí, pasando por delante de
la iglesia de San Lorenzo, desciende hacia las clarisas la calle de Salas —este es
el viejo nombre medieval—, llamada con frecuencia calle de San Lorenzo. Dentro del barrio está el vico de las Ferrerías, en lo que se llama a veces plaza o plazuela de los Navarros, la calle o el barrio de Población, de origen medieval, el
Pellerique Viejo (Pellerín o Pellería) y algún otro rincón más. Desde antiguo la
calle de Salas es el límite, por definirlo de alguna manera, entre el mundo cristiano y el musulmán, y en ella conviven ambas comunidades, si bien con mayoría
cristiana; en esta calle tiene sus casas Juana Alfarrán, viuda de Juan Tillero, en
1544 y, precisamente, como ejemplo de lo que decíamos, lindan con una del cristiano Ferrando Vio, no lejos de la del morisco Pedro de Huesca, citada en 1547.
La plaza de Alquibla, llamada también de San Lorenzo por imperativo
legal,201 aparece con el nombre árabe incluso en 1595, cuando se localizan en ella
las casas del matrimonio formado por Juan Felices y Esperanza Çafar menor;
esas mismas casas aparecen compradas por Ferrando Çafar mayor en 1545 a
Jerónimo Mendoza por 5000 sueldos, precio que demuestra su categoría, y tienen bodega y establo; frente a ellas está el horno que fue del cristiano Giner de
Panzano. Ese mismo año Bartolomé de Porohul, cristiano, obliga sus casas en la
placeta de San Lorenzo a Çafar en una operación de préstamo, y todo hace pensar que la placeta no es sino una parte de la plaza de Alquibla, concretamente la
replaceta que había ante la puerta de la iglesia. En una calle que va hacia Alquibla Ferrando Çafar compra por 4600 sueldos a la familia cristiana Mendoza unas
casas con tiendas, bodegas y establos que están junto a las casas que Çafar tenía
en Alquibla y también junto a las casas y el horno que fueron de Miguel Juan de
Azlor, que por el apellido no parece converso. Las casas de Çafar limitan, según
un documento de 1562, con el Pellerique Viejo,202 lo que nos permite localizar el
201. Conte (1992).
202. Es muy probable que el Pellerique Viejo ocupara el espacio de la vieja carnicería mudéjar que,
avanzado el siglo XV, fue desplazada al interior de la Morería tras años de resistencia a abandonarla
por los moros. Véase Conte (1992).
280
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 281
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
topónimo, ya que se dice que está junto a la plaza de Alquibla; esas casas de los
Çafar las tenemos documentadas en 1589, en las capitulaciones matrimoniales
de Esperanza Çafar menor, en la Pellería; en 1591, a nombre de Juan Felices, en
la plazuela del Pellerín, quien pone en arriendo una de las casas que allí tenían
los Çafar, y en 1595 y 1596, cuando se citan casas y corrales que tiene Miguel
Enrique Compañero en el Pellerique y el Pellerín, quien como veremos se hizo
con parte del patrimonio de los Çafar tras la debacle de la familia. Alquibla aparece como plaza de San Lorenzo en un documento de 1566 en donde se habla de
las herrerías de Ana Compás y de los herederos de Felipe Naxar, que tenían la
casa en San Martín, como vimos; también se mencionan sendas casas de la citada Ana Compás y de Juan Compás. Alquibla, en 1568, es la plaza en la que están
las casas del difunto Agustín Ezcandar y que ahora tienen sus huérfanas menores Jerónima y Ana Ezcandar, y que su tutor, Francisco Ezcandar, pone en
arriendo por 480 sueldos anuales; se trata de un alquiler alto, pero es que las
casas en Alquibla son muy caras, como lo prueban los 18 000 sueldos en que se
valoran en un pleito por herencia las que dejó Martín Faxol y que pasan a Isabel
Faxol en 1571. Casas y tiendas en Alquibla lleva al matrimonio Gracia Ezcandar en 1572, dadas por su padre, Francisco Ezcandar. En 1580 tenemos documentada la botiga que Jerónimo Çafar da en arriendo a Diego de Mendoza por
400 sueldos anuales. En 1589 sabemos que en Alquibla viven María Albariel, en
una casa de su hija Esperanza Çafar menor, y Gabriel Menescal. Las casas de los
Çafar siguen documentadas en 1595 en Alquibla y posiblemente son las mismas
que tuvo Esperanza Çafar hasta que emigró a Zaragoza en 1613.
La calle o barrio de Población se levantó en el siglo XIII y en principio fue una
zona exclusivamente cristiana, pero, próxima a la Morería, acabó teniendo
población mudéjar, aunque muy escasa, que continuó tras el bautismo. En 1544
tenemos documentados la casa y el obrador en el inventario del difunto Juan
Tillero. Las casas de Gracia Gali, ya difunta, Juan Compañero y Juan Ezcandar
están documentadas en 1564. En 1575 tenemos localizadas las casas contiguas
de Ferrando Alfanaquí y Francisco Oncino; las de Alfanaquí vuelven a aparecer
en 1589 alquiladas por 280 sueldos anuales al cristiano Audet Pradera. En 1579
tenemos documentada la casa que arriendan Juan Menescal y su mujer, Isabel
Junez, al vidriero cristiano Giral Lacruz por 400 sueldos anuales. Juan Alfanaquí da a su madrastra, Jerónima Ezcandar, una casa en la calle Población, al lado
del horno de Lucas de Cáceres, en 1592. En 1602 están las del herrero Miguel
Lasierra, habitante en aquel momento en Barbués. En 1555 se mencionan las de
Martín del Rey, que muere súbitamente, de modo que pasan a sus hijos Martín
del Rey menor y Magdalena del Rey, y en usufructo a su viuda, Martina de Cregenzán; en 1574 están en poder de Martín del Rey menor.
El viejo barrio de las Ferrerías, a escasos metros de San Lorenzo, se ubicaba
en la plazuela de los Navarros. La documentación cita el lugar de ambas maneras.
Ya hemos visto herrerías situadas en otros lugares, de manera que no nos ha de
extrañar que no aparezcan muchas en este minúsculo espacio urbano, a pesar
de lo abundantes que fueron los herreros. En las Ferrerías nos encontramos tanto
281
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 282
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
talleres como viviendas de artesanos, pero también de gente de cierto rango social,
como el notario Sebastián Canales en 1562. Allí tienen sus casas en 1527 Juan
Compás (y la herrería se menciona en 1529) y Pedro Compañero, casado con
Esperanza Çafar mayor; en 1537 está documentada la herrería de Miguel Alfarrán mayor, que pasa por herencia a su sobrino Martín Alfarrán y se menciona
también en 1544 y 1562; dos años más tarde tenemos las dos botigas de Miguel
Casilla, alias Naxar, y las de Lope de Gurrea, cuya casa estaba en San Martín, a
pesar de lo cual en 1530 se habla de su casa junto a la botiga en San Lorenzo; en
1562, junto a las casas de Sebastián Canales, ya citadas, se relacionan unas casas
pequeñas de Ferrando Çafar mayor; Juan Compañero y Alexandre de Sasa tienen
ahí las suyas en 1577; Ferrando Naxar y Juan Menescal tienen en las Ferrerías sus
botigas en 1580; en 1584 Miguel Lasierra tiene una casa que cambia por otra en
Ballesteros; una casa de Juan Alfarrán y su mujer, María de Calanda, en la plaza
de los Navarros es vendida a Sebastián Canales en 1606 junto a la que ya tenía
allí el notario. En 1609 Jerónimo Menescal vende su herrería en el barrio, mientras que su vivienda estaba, como vimos, en la parroquia de San Martín.
Finalmente, en la parroquia de San Lorenzo se ubica la calle del Cesto, en
la que hay casas y botigas de los Çafar en 1567, quizás alguna de aquellas que
se hallaban en una calle que iba a Alquibla, que se alquilan al espadero cristiano Domingo Garriga y, al renunciar, pasan al también cristiano el zapatero
Juan Bandrés.
Como ocurría en el caso de San Martín, son muchos los documentos en los
que se habla de la parroquia y el barrio de San Lorenzo sin afinar más en la toponimia. Desde 1527 hasta 1608 el barrio aparece de forma regular. Aparte de lo
citado más arriba, en 1532 vemos la casa y la botiga de Miguel y Felipe Naxar
junto a la casa de Lope de Gurrea y el horno del señor de Panzano. En 1533
tenemos las casas con botigas de Pedro y Martín Oncino, la botiga de Felipe
Naxar y el horno del cristiano Arnal de Azlor. En 1534, Felipe Tillero vende su
casa en el barrio al cristiano Pedro Aragón por 350 sueldos; a los dos años lo
hemos visto viviendo en San Martín. En 1537 aparece citada la ferrería de
Miguel Alfarrán mayor, que deja en herencia a su sobrino Martín Alfarrán, la
cual se halla junto a la casa familiar que en 1541 tiene la viuda de Alfarrán, y se
cita también la casa de un tal Lope Alfarrán; sabemos que este murió en 1533 y
en su inventario se sitúa en el barrio de San Martín, así que posiblemente tuviera más de una casa. También en el barrio se dan tejares, como el que en 1543
vende María Grisén, viuda de Juan Farax, a Juan Prom por 450 sueldos; la
vivienda de María estaba en San Martín. En 1550 tenemos documentada la casa
de Francisco Gali. En 1555, las casas de Catalina Marguán, que da a su hija Leonor Alfarrán, su botiga y su herrería. La casa de los herederos de Jerónimo de
Aroz está cerca de la de los Çafar, quienes compran un corralico en 1556 junto
a su casa, a la herrería de los Alfarrán y a las casas del notario Canales. Un documento de 1557 nos hace saber que, junto a su herrería, Felipe Naxar tiene una
botiga. En 1562 muere Vicente Oncino y heredan su casa sus hijos menores
Vicente y Francisco Oncino, cuyos tutores la ponen en arriendo por 8 florines
282
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 283
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
anuales. En 1563 tenemos localizadas las casas que venden Felipe Tillero y su
mujer, Juana Junez, que también tenían casas y portales en San Martín, al morisco Baltasar de Huerto por 1400 sueldos, junto a casas de Martín Burro y de Leonor Alfarrán, viuda de Lope de Gurrea. Ana Compás aporta a su segundo matrimonio casas en el barrio junto a la herrería de Felipe Naxar. También en 1563
Alonso de Cáceres, albéitar, definido extrañamente como «fornero», compra
casas por 3000 sueldos a Jaime del Rey y su mujer, Catalina Vidor, transacción
que lleva a un juicio porque parece ser que no estaba clara la propiedad de Catalina.203 En 1567 Ferrando Çafar compra al cristiano Martín de Larraga otra casa
con corrales en San Lorenzo por 5340 sueldos, de manera que su patrimonio
inmobiliario —casas, corrales y botigas— en la zona va acrecentándose, acaso
para garantizar la vivienda a su numerosa descendencia. Jerónimo Gali y su
mujer, María Gali, emigrados a Zaragoza, tienen casas en el barrio alquiladas
al herrero morisco Juan Lasierra, quien en 1571 las traspasa a Ferrando Xiret.
El herrero Gabriel Menescal y sus hermanos Manuel y Juan Menescal tienen en
el barrio su casa y acaso también su taller (1575 y 1576); en 1580 se cita la botiga de Juan, junto a la de Ferrando Naxar, y en 1591 encontramos la mención de
la herrería de Gabriel. Los Compañero, trasladados a Zaragoza, mantienen su
casa de Huesca, en la que residen con frecuencia; así, en 1580 tenemos noticia
de la casa familiar en poder de Juan Compañero, al lado de la de Alexandre de
Sasa y su mujer, Ana Compás; su hijo Alexandrico de Sasa hereda de su madre
una casas con bodega y tienda que al morir pasan a su padre (1582). En 1591
tenemos localizadas en San Lorenzo las casas y la herrería de Gabriel Menescal.
La última referencia documental, aparte de las de Esperanza Çafar menor en
1608, es la de Francisco Oncino y Francisco Burro, que siguen manteniendo su
vivienda en el barrio en 1600.
El barrio de Ballesteros, posiblemente la misma calle que hoy lleva ese nombre, aparece mencionado en 1562 en la compra por 96 sueldos de unos patios
que hace Jerónimo Alfarrán al zapatero cristiano Domingo Ximénez, los mismos
patios que vende un año después por 98 sueldos; en el documento se dice que
están en el barrio de Ballesteros, en un callizo que va a casa de Mortay. En 1584
Miguel Lasierra y su mujer, María Punchón, reciben unas casas en Ballesteros a
cambio de la que dan en las Ferrerías a Martín de Luc, cristiano viejo.
Fuera de los dos barrios con mayor presencia morisca, hay poco que destacar. Por ejemplo, nos consta que Alexandre de Sasa y su mujer, Ana Compás,
que según acabamos de ver tienen su vivienda en el barrio de San Lorenzo,
poseen una casa en las Tenerías en 1577 que ponen como garantía en una
comanda de 2680 sueldos del mercader Mateo de Olsón, de manera que podemos saber que como mínimo tendría ese valor; junto a esa casa hay otra perteneciente a Juan Compañero. Antes, en 1553, Lorenzo Casabona, zapatero, tiene
203. Jaime del Rey aparece dos años después casado con Isabel Faxol pero, comoquiera que el apellido lo llevan también algunas familias cristianas viejas, hemos considerado que se trata de dos personas distintas.
283
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 284
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
una tenería en el barrio que es tasada por el municipio, pero, aunque hay moriscos apellidados Casabona, el hecho de que Lorenzo aparezca una sola vez más
en toda la documentación no nos permite estar seguros de que se trate de un
converso, aunque es lo más probable; en 1546 se habla de un Lorenzo Casabona, alias Guillén el Zapatero, que bien pudiera ser el mismo; en 1589 se habla
de otro homónimo que es notario de Zaragoza y actúa como procurador de la
oscense Isabel Ezcandar.
Excepcional es también la cita del Coso, donde hay una torre con corral que
tiene Luis Gallur, por la que paga treudo a la Ciudad en 1610. Un año antes Esperanza Çafar menor vende al cristiano Guillén Ichart una de sus casas con corral,
junto a la que ella habita, por 5600 sueldos. Y, adosada a la muralla de piedra, es
decir, en el Coso, tiene una tienda el soguero Juan de Naval. En una ocasión se
habla de la parroquia de San Pedro, al mencionar la casa que en ella tienen los
Faxol, lo que quiere decir que posiblemente estaba en el Coso, ya que la parte de
esta calle en la que está la muralla de piedra pertenecía a esa parroquia.
El Campo del Toro, próximo a las Tenerías, era un espacio básicamente agrario, pero en él sabemos de la existencia de patios, obradores y miradores que
poseían los moriscos. Resulta un tanto difícil definir un mirador, pero da la
impresión de que es una construcción que podría servir como habitación, al
menos la descripción que tenemos del que reforma Francisco Gali en el Campo
del Toro (1543), perteneciente al Estudio General, nos retrata un edificio de dos
plantas, la segunda cubierta por tejado, con dos grandes balconadas que explicarían el nombre de mirador. De modo que no sería de extrañar que algunos
estuvieran habitados, si bien los que conocemos de los moriscos no parece que
sean de habitación, ya que sus propietarios tienen todos ellos sus casas en los
barrios ya estudiados. Los patios, frecuentes en la documentación, parecen ser
construcciones cerradas de una sola planta; de ahí que algunos sirvan como tiendas. En 1527 tenemos la referencia de la venta que hace el colectivo morisco de
un mirador y un patio pertenecientes a la antigua aljama y cercanos al mirador
de Pedro Cigüeño. En 1549 María Marguán deja en herencia a su hijo Juan
Cigüeño otro mirador junto al que tiene el también morisco Felipe del Ala. Jerónimo Alfarrán vende uno en 1578 que limita con los de Oncino y Ferrando Alfanaquí; el de Francisco Oncino vuelve a aparecer en 1600, 1601 y 1603, y se hace
constar que está junto al de Francisco Alfanaquí, acaso el mismo que en 1601
aparece como el mirador que fue de Juan Ferrando Alfanaquí. También los Çafar
tienen un mirador en la partida, citado numerosas veces junto al del Estudio
General; sabemos que lo lleva como dote Esperanza Çafar menor en su matrimonio (1589). Por último, en 1610 Juan Cigüeño vende a los regidores del hospital de la Esperanza, por el elevado precio de 4000 sueldos, un mirador con un
obrador —por su oficio podría tratarse de una tenería— que había comprado en
1607 por el mismo precio a los pellejeros cristianos Juan y Lorenzo Ezquerra,
quienes quizás tuvieran en él una tenería.
Hay otros barrios mencionados en la documentación. Uno de ellos es el de
Almériz, una partida agraria, aunque en el barrio del Medio de la Nueva Cris-
284
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 285
EL BARRIO DE LA NUEVA CRISTIANDAD
tiandad está el Postigo de Almériz (1529) y también una calle que va a Almériz
(1572), pero no hemos encontrado población musulmana, aunque sí la nueva
tejería de Ezcandar, aprehendida por el justicia de Huesca en 1547; en el mismo
documento se habla de un huerto en la partida junto al Chorro de los Moros, lo
que nos indica la existencia de una fuente que, por el nombre, podría venir de
antiguo. El barrio de Bardín es el lugar en que Elena Garasa tiene unas casas que
da a Alexandre de Sasa por otras en el barrio de San Lorenzo (1586); no hay
población morisca, o al menos no se cita, y parece que la zona debe de ser bastante marginal, porque Garasa da a Sasa, además de la casa, 6300 sueldos, señal
evidente de la diferencia entre un barrio y otro, aparte de la condición de la
vivienda. Finalmente, en 1543 se cita el barrio Verde, acaso el mismo que el
anterior; allí hay casas de Jaime del Rey. En la Puerta de Zaragoza, bastante alejada de la Nueva Cristiandad, hay un huerto de Esperanza Çafar (1607) junto a
unas «casicas» suyas que limitan con el convento de los franciscanos.
285
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 286
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 287
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 288
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 289
Algunos aspectos de lo que eran las casas de la gente acomodada, las salas
con chimeneas, el uso de madera noble trabajada, los adornos y elementos decorativos, la moda renacentista, etcétera, han quedado reflejados en las capitulaciones de obra que hemos estudiado, pero se trataba de palacios o conventos que
superaban con creces lo que podía ser incluso la casa de la gente más acomodada, y apenas tenemos datos de ellos. Algunos ya han sido expuestos, como la existencia de patios, corrales, estudios, botigas, pozo, huerto, caballerizas, bodegas,
miradores…; sin embargo, ahí se queda todo.
De todos modos, la información que nos dan algunos inventarios es realmente interesante, especialmente por la proximidad con que se siente la vida en ellos,
tanto que casi nos permite recrear la de sus moradores. El problema es que estos
inventarios nos informan sobre gentes de clases en general acomodadas —con
alguna excepción—, y quedan fuera de ellos los menos favorecidos, de manera
que de una cantidad elevada de la población no tenemos datos, aunque es muy
probable que el ajuar no pasara de unas cuantas prendas de vestir, algunas
cazuelas y sartenes, unas tablas para dormir, algún colchón de paja (márfega),
alguna manta y algo de ropa personal. Esas casas tendrían una cocina y alguna
estancia, y poco más. Las que nos muestran los inventarios suelen ser más grandes y mejor guarnecidas. Y vale la pena que nos detengamos en algunos de estos
inventarios para reconstruir la vivienda de los moriscos oscenses en el siglo XVI.
El inventario hecho en 1581 por Jerónimo Burro y Lupercio Gali, tutores del
huérfano Gasparico de Moros, recoge lo que hay en la casa al morir la madre
del menor, Mariana Codo, viuda de Juan de Moros menor, tejero. Los autores del
inventario son poco detallistas, hasta el extremo de no recoger ni las estancias que
tenía la casa, aunque por los enseres se deduce la existencia de una cocina, un
corralico, quizás una masadera y dos dormitorios, o al menos hay dos colchones.
Llama la atención que no se haga mención ni de una sola pieza de vestir del niño,
lo que puede indicar o que no tiene más que lo puesto —lo que cuesta creer— o
que el inventario olvida cosas, que parece lo más probable, y que lo que se recoge sea lo que el niño hereda de la madre, no lo que ha sido herencia de su padre,
que desconocemos. De todos modos, la ausencia de joyas y de otras cosas de valor
nos da idea de una situación económica bastante precaria; a pesar de ello, la ropa
de Mariana es abundante: tiene dos faldillas blancas, una ropa negra, dos faldillas azules, dos tocas, dos coletos, una saya con sus mangas nueva, una faldilla
amarilla buena y un manto. El mobiliario se reduce a dos bancos de cama y seis
tablas (con un colchón y una márfega y dos traveseros), un escabel y una tabla de
noguera, además de un arca grande y otra chica. En la cocina hay dos tajadores,
tres sartenes, un asador, una bacía de fregar y lavar y una cesta. En la masadera,
289
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 290
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
una bacía de amasar, dos capazos de palma y un cedazo. Para alumbrar hay dos
candiles. Las ropas son una manta vieja cardada, cinco manteles, cuatro toballones y dos randas. Y, como elementos decorativos, tres cortinas, dos bancales, dos
delantecamas y cinco cojines. Hay también fibra para hilar, un cuartón de lino y
dos libras de estopa, y en el corral una gallina y un número indeterminado de
pollos y pollas, que teniendo en cuenta la época en que fue hecho el inventario (17
de agosto) bien podrían ser de una nueva nidada. Como se ve, la pobreza es notoria, y aunque el inventario pueda estar incompleto no cabe duda de que la casa
carece de casi todo. Llama la atención la ausencia de joyas, presentes en todos los
demás inventarios que tenemos, incluso en otros que se pueden considerar pobres,
como el de Juan Farax (1530), en el que, aparte de los útiles de la herrería, ya vistos, vemos tres cadiras de costilla, media caja y un cofre, un collar de perlas, unas
manillas de plata de 3 onzas de peso, otra manilla de plata que se vendió por 8
florines menos 1 sueldo, un sayo nuevo que se vendió por 3 florines, una ballesta,
un arnés de «amedia», dos bancales raídos, dos linzuelos raídos, cinco enjugamanos raídos (como se ve, poco y viejo, lo que indica una situación mala), un banco, una litera vieja, una alforca,204 una bacía de masar, la madera de dos camenyas 205 y alguna menudencia más.
Lo que acabamos de ver, incluso menos, es lo que podría haber en la casa de
los menos favorecidos, de aquellos que ni siquiera tenían necesidad de pasar por
el notario porque apenas poseían nada. Sin embargo, la realidad de numerosas
casas era bien distinta, y no hablamos de los más ricos, como los Çafar, sino de
artesanos acomodados cuyas posibilidades económicas les permitían un lujo que
podría manifestar la herencia cultural musulmana: las joyas, los tejidos buenos
y caros, a veces importados, el amor por las sedas, bordados, brocados y damascos de diversos y vivos colores, la afición por la tradición (adornos y bordados a
la moresca o morisca) y por lo moderno (a lo moderno o romano), las alfombras,
almohadas y cojines, los abundantes calentadores de cama, de manos o de comida, las abundantes, ricas y coloreadas ropas de vestir, la elegancia entendida a la
moderna (ropas acuchilladas, telas encañonadas, gorgueras, papos de buitre,
sombreros de mujer y de hombre, etcétera) o apegada a la tradición (bonetes,
albornoces, zaragüelles y otros), los numerosos elementos decorativos (bancales,
antecamas, doseles…) nos descubren un grupo social refinado y consumista
como lo fueron sus antepasados. Sintetizar todo ello es una tarea que se presta a
la confusión y al olvido de elementos que podrían interesar a algún lector, de
modo que lo que vamos a hacer es estudiar alguno de los inventarios que mejor
reflejan lo que pudo ser la vida de nuestras gentes.
¿Cómo eran estas casas y qué distribución tenían? A modo de ejemplo, veamos alguna, comenzando por la que deja al morir Juan Tillero (1544), sita en la
204. Acaso sea lo mismo que aljorca, joya de tradición árabe, una especie de anilla para colocar en los
tobillos o en la muñeca.
205. Una camenya sigue siendo hoy en algunas zonas de habla catalana una yacija pobre, a veces un
simple saco de paja sobre el que dormir.
290
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 291
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
calle de Salas; una casa grande y claramente descrita en el inventario, algo infrecuente, en la que vivía posiblemente después de 1542, fecha en la que vende su
casa y botiga en la placeta de la Mezquita. Sabemos que la casa tiene una entrada con un bancal adornado con las armas reales (no se dice si de Aragón o de los
Austrias), un arca farinera con harina dentro y unos botijos. Al nivel de la entrada hay tres estancias, un patio, el establo, unos corrales y un palacio (almacén),
y, en lo alto de una escalera, sobre el palacio, hay una falsa. Por la escalera que
arranca del patio se alcanza una cámara que da acceso a otras cuatro, y desde la
cocina se llega a otras tres: siete estancias en total. En un tercer nivel está el mirador. En la planta baja, con acceso propio, se encuentra el obrador de tejería, y
junto a él una camarilla donde están «los paños para lavar», es decir, un lavadero.
Otras casas en las que los redactores del inventario se tomaron la molestia
de indicar las dependencias se parecen bastante, pero se observan diferencias
que vale la pena anotar. En 1541 se hace el inventario de la casa de Lope Aburramén (Urramén), sita en la calle San Martín. La descripción de las estancias
no sigue un orden lógico como en el ejemplo visto en primer lugar, sino el orden
en el que se escribió el inventario; de ahí que empiece por la cámara más importante de la casa a tenor de lo que en ella se encuentra y que luego veremos. Desde esa cámara se accede a otra menor, parece que todo ello en la planta baja;
subiendo la escalera, a la izquierda se halla otra cámara que da acceso a dos
más, y en el tercer nivel está el mirador. Hay un porche junto a la entrada de la
casa, y junto a esta se encuentra la cocinilla que da al corral; hay también establo y dos palacios, y junto a la calle está la botiga. La casa de Martín del Rey
en la calle Población tiene un patio a la entrada, unas caballerizas al lado, un
pajar, una masadera y una bodega, todo en la planta baja. Subiendo la escalera se hallan cuatro cámaras grandes; no queda claro si la cocina está en la planta baja o en la primera, y llama la atención la ausencia de mirador. En 1564 se
hace el inventario de Juan de Fierro, calcetero, cuya botiga ya describimos,
situada en la planta baja, y junto a la cual hay una estancia; la cocina está en
la primera planta y, a tenor de lo que en ella hay, es la sala principal de la casa,
o quizás los redactores olvidaron indicar que algunas de esas cosas estaban en
otra estancia; desde la cocina se accede a otra cámara grande, y aquí se concluye el inventario, que a todas luces está incompleto. La casa de los Çafar,
inventariada en 1582, sita cerca de Alquibla, tiene una botiga de la que no se
habla, una sala donde se guardan los libros de cuentas y otra en la que se almacenan las numerosas joyas, que al parecer estaban empeñadas; el inventario nos
habla de dos miradores: uno con una sala en la parte baja y otra estancia arriba, y otro en el que se guarda la leña; en la planta baja hay un corredor con una
estancia, un aposento bajo el solanar, una masadera y un horno; en la parte
noble de la casa hay una sala en la planta baja, cerca de las caballerizas, y en
la primera planta no menos de cinco salas, y sobre la sala principal, un sobrado con un aposento. La casa en la que vivieron Juan Felices y Esperanza Çafar
menor es algo más modesta: consta de una sala noble, cuatro aposentos, una
estancia y un estudio, pero sin duda el inventario no relaciona todo el espacio;
291
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 292
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
extraña, por ejemplo, la ausencia de caballerizas, de masadera, horno y bodega,
teniendo en cuenta que era la vivienda de un infanzón.
¿Qué guardaban esas casas? Solo a partir de los inventarios tenemos una
relación de más de dos mil objetos, la mayor parte identificados, si bien a veces
nos encontramos ante palabras cuyo significado se nos escapa y cuyo contexto no
permite aclararlo. Son pocas, y en su momento serán señaladas. Puede parecer
poco interesante que nos detengamos hasta en el más mínimo detalle de estos
aspectos, pero los datos que los documentos nos dan ilustran sobre la vida de los
oscenses de aquel momento de una manera tan singular que vale la pena el intento: muebles, menaje, vestidos y adornos son descritos de una manera tan viva que
no cuesta imaginar a una mujer trasteando por la casa o paseando por la calle,
o a un niño en su andador jugueteando con sus sonajeros. No parece que lo que
vamos a exponer sea propio solo de los moriscos, sino de los oscenses en general,
si bien hay matices que los pondrán en relación con sus ancestros, como es el
amor por el lujo, el confort, el color y el hedonismo.
En 1541 muere el zapatero Lope Aburramén, viudo de Isabel Aranja, que
deja tres hijos menores. Ya vimos detenidamente todo lo relativo a su oficio, los
útiles de trabajo y los numerosos zapatos que tenía en el obrador, en el porche de
la casa y en la botiga; aquella misma voluntad detallista ponen Ferrando Çafar
y Francisco Junez al hacer el inventario como tutores de los huérfanos. Distribuidos por el porche, botiga, cinco cámaras, la cocinilla, establo, corral y palacios nos encontramos lo que sigue:206
Vestidos. EN LA PRIMERA CÁMARA: una cota negra de paño con una faxa de terciopelo con su cuerpo y mangas; un manto de sayo con ribete de terciopelo negro; unas contramangas negras con polainas de terciopelo; un trocico de paño negro, unos retallos,
una faldilla de paño verde con ribete del mismo paño, acuchillado; una capa de paño
medio raída, una gorra grana, una capuza negra de paño, una camisa de lienzo vizcaíno con listones verdes, una faxa de paño blanco, unos cuerpos de camisa obrados en
grana, una toca de tela rasgada, una gorguera de tela raxada, una gorguera de seda,
tres tocas de cabeza de mujer, unos mantelos de lino; un casco, espuelas y un guante
de malla, un capote de paño negro, un sayo de paño de la tierra negro, una faldilla vieja, unos chapines de paño verde, un sombrero de fieltro negro. EN LA SEGUNDA CÁMARA:
cuatro colletos de seda, dos camisas de mujer, una camisa de lienzo, tres camisas de
hombre, unos mantelos viejos, un faico de dormir, unos chapines, unas pantuflas viejas.
EN LA QUINTA CÁMARA: dos camisas de hombre. EN EL PORCHE: una capa negra traída,
unas calzas negras con sayo, un capuz de luto.
Ropas, tejidos y fibras. EN LA PRIMERA CÁMARA: una márfega, un delantecama con
listas cárdenas de seda, una almohadica pequeña blanca, un travesero obrado viejo,
un travesero de listas cárdenas, una toballica con labores claras y estrechas negras, una
tobaja blanca de lienzo vizcaíno, unas franjas blancas y negras de filadiz207 y seda, un
bancal de Ayerbe, un debantecama con randas blancas, otro con randas negras, dos
206. Las palabras en cursiva y que no llevan nota de pie de página son aquellas cuyo significado no
ha sido posible averiguar.
207. En Aragón, hilo de seda o trencilla.
292
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 293
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
almohadas labradas de seda grana pequeñas, otras almohadas pequeñas de filadiz
negro, dos almohadas grandes labradas en negro, dos piezas de lienzo con franjas
blancas, dos almohadas pequeñas labradas de negro, una almohada mediana labrada
de negro, una almohadilla labrada a la morisca, una azaleja con franjas blancas, una
tobaja labrada de negro, media vara de sangala con dos arienzos de seda grana, tres
pedazos de randas viejas, un bancal viejo de Ayerbe, un faico de sayo viejo con franxas de terciopelo, unos enforricos de pellejos, una colcha traída, dos cojines blancos,
tres fundas de coxines, una funda blanca, dos cortinas. EN LA SEGUNDA CÁMARA: una
márfega, un colchón, un debantecama con listas cárdenas, dos sábanas, una manta
vieja, una cortina, una alfombra de pie, dos sábanas, una de estopa y otra de lienzo,
una funda de travesero, cuatro cortinas de lienzo de casa con franjas blancas, siete
pañizuelos, un delantecama de seda con listas cárdenas, tres ternas de lienzo vizcaíno,
una terna de estopa. EN LA TERCERA CÁMARA: una cortina vieja, una tobaja blanca. EN
LA QUINTA CÁMARA: dos exugamanos, un debantecama con listas cárdenas. EN EL ESTABLO: dos sábanas, dos mantas viejas, dos fundas, dos cortinas viejas. EN EL PALACIO: dos
chapines traídos.
Armas. EN LA PRIMERA CÁMARA: un casco, un guante de malla, espuelas, una daga,
una espada de maese Juan Lasala. EN LA SEGUNDA CÁMARA: una espada de dos manos.
QUINTA CÁMARA: una espada.
Joyas. EN LA PRIMERA CÁMARA: cuatro sortijas de oro, una con piedra cárdena, otra
con piedra anaranjada y otra con piedra grana; otra sortija de oro, una rastra de aljófar, una cadena con perica de oro de filigrana, un estancasangre208 pequeño guarnecido de plata, dos corales bermejos pequeños guarnecidos de plata, una argollica y tres
cascabillos de plata,209 una cuchareta de plata, medio ochanto de aljófar menudo, y
dinero por valor de 457 sueldos y 11 dineros.
Muebles, menaje y complementos. EN LA PRIMERA CÁMARA, EN EL PRIMER PISO: una
cama de fusta de dos bancos y ocho tablas, un birolico,210 dos sillas de cuero, un arca
de pino llana, una arquilla de pino, un cofre de pino, un destradico de fusta, una mesica de pino, un candil. EN LA SEGUNDA CÁMARA: una cama con dos bancos y siete tablas
de fusta, un cofre de pino, un banquico, una ratera, un candil, un paramento de cama,
un çamarro viejo. EN LA TERCERA CÁMARA: una bacía de amasar con su banco, un cernedor, un arencico de cocina,211 un roser de fierro, dos cedazos de seda, un cedazo de
cerdas, un tajador de entornar, un cabaço de palma, un tajador redondo, un mortero
de fusta con su mano, ocho fondillos de Málaga, un tajador, dos cántaros de tierra, un
candil, una banqueta, una medida de quartal, unos manteles viejos, un exugamanos,
una cesta, dos oscuras de tierra, una olla de tierra, un mortero de cobre, unas estraudes,
un estrado de asiento. EN LA CUARTA CÁMARA: una cestilla, una hanega, un pugaxañas212
de fierro, dos maseros, una vacía de fregar, un cabaço terrero. EN LA QUINTA CÁMARA:
siete escudillas de Málaga, siete cántaros de tierra, una boteja, una jarra mediana de
vidriado, un delantecama, un travesero de listas cárdenas, seis sábanas de seda dura,
cinco pañizuelos, un plato de Málaga, una facineta de fierro, cinco redomillas, una
redoma doble, dos birotes. EN EL ESTABLO: una cadira de costilla, una escalera de fuga,
208. Alaqueca o cornalina, piedra talismán contra el flujo menstrual excesivo.
209. Acaso un sonajero.
210. En aragonés moderno es una tarabilla, pero quizás haga referencia a los viroles o bocinas metálicas de algunos instrumentos de viento.
211. Tal vez un tamiz.
212. Una puga en aragonés es una púa, un punzón o una estaca.
293
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 294
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
una espuerta. EN EL PALACIO: una cama de fusta con dos bancos y nueve tablas, todas
ruines. EN EL OTRO PALACIO: una caldera de arambre, un banco. EN LA BOTIGA: armarios, cuatro banquetas de fusta, un cabaço de palma. EN EL PORCHE: un pasador de
arambre, una estera, una bacía pequeña, una cadira de costilla, un porgadero, un
esportón, una cadira escañil, un escabel, una silla de cuero, un jarro de arambre, un arca
fornera, un cabaço de palma, un arca de pino. EN LA COCINILLA QUE HAY JUNTO AL
CORRAL: una sartén pequeña, un rallaqueso, una rasera, un espedico, dos caçuelos de
tierra y una banqueta.
El inventario de la viuda de Ximeno Compás, Gracia Gali mayor (1564),
cuya relación no viene dada por estancias, nos ofrece una singular colección de
ropa de mujer que merece atención. Ya hablamos de la posibilidad de que Gracia trabajase como bordadora y mencionamos algunos útiles e hilos como prueba, pero el rico inventario que reproducimos a continuación nos descubre
muchos aspectos de la vida de esta mujer de buena posición económica y sin
hijos. Lo más curioso es que en su casa no aparece ni una pieza de ropa propia
de hombre —a lo sumo serían masculinas dos capas, pero esta prenda también
puede ser femenina—, lo que supone que se deshizo de todas las propiedades de
su marido, que, al no tener hijos, pasarían a la familia Compás.
Joyas. Un joyero que era una arquillica ferrada con tres aldabicas, un rosario con
treintaiuna piezas de oro y otras de perlas, una sartica de alchofar, un alchofar, un
pedacico de cristal, una cuchareta de plata, un xoyel de oro, una caxica de espejera y
un collar de arambre.
Muebles, ropa, menaje y complementos. Una caldera grande arambre de doce cántaros de cabida, otra caldera de cuatro cántaros, un caldero pequeño, un escalfador
pequeño de arambre, una olla de arambre, una perola de arambre, un escalfador de
cama, una brumadera, un embudo grande, una cantarica de arambre, una copa
grande de arambre, un mortero de cobre con su mano, una bacinica de latón, tres
candeleros de latón, una bacinica de arambre, dos afaricos del fuego, dos estraudes,
una grande y la otra pequeña; un comedor grande y otro pequeño, un comedor de fierro
grande, cinco sartenes entre grandes y pequeñas, tres cucharas de hierro, dos rasericas
y dos esbrumadericas, dos casuelicas, dos gramadericas, un badil, tres espedos, un
fogaril de arambre, un rallo todo de hierro, un salero de estaño, un cochillo, una sierra, tres cortinas de percal coloradas y amarillas, cuatro colchones, dos buenos y dos
viejos; un travesero con listas lleno con plumas; dos bánobas, una nueva y otra vieja;
un paño colorado, dieciséis mantas, una colorada y las otras blancas, entre nuevas y
viejas; dos traveseros llenos de plumas, cuatro cojines nuevos llenos, ocho bancales viejos, un par de sábanas de seda dura, un delantecama, cinco mantas de grano de hordio, dos pañizuelos de mesa obrados, cinco toballas, dos exugamanos de grano de
hordio, uno con listas azules; dos pares de almadas blancas, dos grandes y dos chicas;
un arca de pino guarnida de cuero con cerraja; cuatro cortinas de paramento con unas
bandas de red; un delantecama con listas granas, un travesero labrado de seda negra,
cinco manteles de grano de hordio, un delantecama con listas de seda negra, un travesero labrado de seda negra, cinco manteles de grano de hordio, un delantecama con
listas de seda negra, un travesero de lino, un sobreplato labrado a la morisca, nueve
pañizuelos de mesa de diversas labores buenos, tres pares de almadas entre grandes y
pequeñas labradas de seda grana, una tobaja labrada, una toballa labrada de seda con
294
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 295
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
franjas, una tobaja raxada, media vara de sangala, dos pedazos de lienzo, dos pañizuelos de mesa viejos, un par de traveseros, uno cárdeno y otro con listas cárdenas, un
travesero con listas espesas de azul dentro del cual hay muchas escrituras, un par de
maseros, una sábana vieja, un çamarro de forma viejo, dos fundicas con plumas, una
toballa labrada de negro, un cabazo de cañas, cuatro sábanas buenas, seis sobrecamisas de mujer entre malas y buenas, un par de lino, dos blancas; un delantecama viejo
con listas azules, dos pares de sábanas de lienzo y seda dura, dos manteles, uno
viejo y otro nuevo; dos traveseros llenos de pluma, dos almohadas llenas de pluma, un
delantecama de cuerdas, seis delantecamas y dos cojines, una tobajola de seda colorada con listas verdes y amarillas, dos tobajolas labradas de sobrepasado con randas, seis
vendas de sobrepasado, un par de sobreplatos labrados de seda a manera de franja, un
par de almoadas labradas de seda añil y grana, un par de cortinas de damasco azul
con sus franxas de seda azul y amarilla, una tobajica de lienzo vizcaíno con franxas
amarillas y azul, una toballola grande labrada de brocado, un sobreplato labrado de
cortado, un sobreplato con su franxa de seda grana, una almoada con listas verdes, un
par de listas, una amarilla y otra colorada; un cuerpo de camisa de mujer labrado en
negro, un sobreplato labrado de seda de diversas labores de seda de diversos colores,
un sobreplato, nueve paños labrados de seda con unos chubillicos de seda negra, amarilla, colorada y azul, tres ligallos de pedazos de cosas de costura, una calderica de
arambre, un peso de pesar, un cabacico brescado,213 un ligallico de pañicos de costura, cuatro moldes, un cochillico, un coxinico con seis agujas, una barrenica, un libro
de labores, una caxica de paperes, unas cucharas de fusta, un fuso de torcer seda, un
torzillo de fusta, un delantecama aranyado, una cama de cuerdas, un delantecama con
listas azules, dos toballones, uno con listas cárdenas, un bancal de lana con su cinta,
dos talequicos con cubaçales viejos, dos sillas de cuero, una silla de fusta, una raserica,
una mesica de pino con sus pies, unos escabeches de pino, un saco con muchos pedazos de panyo de lana y de lino, una escalera, dos porgaderos de esparto, dos cabaços
de palma, uno grande y otro chico; un almud viejo, ocho madexicas de cáñamo, un
cabaço de berga, unas bacías, dos chubillos de cáñamo, una escobilla, un faxador, ocho
platos de Málaga, dos grialas, siete escudillas de Málaga, siete escudillas blancas, cuatro
salsericas blancas, dos escudillas royas, dos platos grandes, un candelero grande de fierro,
cinco tablas, una coladera, una bacía de estregar, dos palas; dos florones, uno de palla;
un cabacico de comprar, dos taxadores, una cuchara, una mano de mortero de fusta, una
cobertera de hierro, una caçuela, dos ollas de tierra, un cabacico, un mortero de fusta,
cuatro candiles de hierro, dos caxas grandes de pino con llaves, un cabaço de berga
blanco, un cabaço de costura, diecinueve llaves de fierro, una llave, un charro blanco,
dos arcas boceladas grandes, un arca grande, dos escaños de pino.
Vestidos de mujer. Una ropa negra forrada de piel, un sombrero de viuda, unos verdugos de verdugado, una saya de estameña, dos faldillas, unas azules y la otra de paño
de Brujas; una saya azul con su cuerpo, una saya negra de contray, un capiço de camisa de mujer labrado de negro, unas mangas de estameña, una faldilla blanca, una cota
negra, un manto de sayo con un ribete de terciopelo, una capa enforrada de tela negra,
una saya de color cielo con unas trenzas de terciopelo naranjado y aforro amarillo, una
saya gris nueva con sus mangas, una capa de contray aforrada de tela negra, un mantico blanco con tres ribetes de raso blanco, un manto de estameña, un par de mangas
de contray guarnecidas de terciopelo, un par de mangas de estameña enforradas de piel,
un cuerpo con sus manga y braones de raso guarnecido de terciopelo, una faldilla de
213. ¿Embescado?
295
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 296
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
estameña, un cuerpo con sus mangas de mujer, un par de mangas de mujer labradas de
negro de sangala, un pedazo de sangala, unas mangas grandes de mujer labradas de grana, un bolsón de seda amarilla y colorada con flecos y cordones, dos cintas de seda.
Del inventario de Juan Tillero (1544) se ha hecho alguna mención referente
a los datos que aporta sobre agricultura y sobre la distribución de las estancias y
dependencias de la casa, pero el documento es mucho más y, como los casos citados hasta ahora, nos aporta información muy valiosa sobre mobiliario, menaje y
vestuario (ya vimos lo que había a la entrada de su casa, donde destacaba el bancal con las armas del rey):214
EN UNA ESTANCIA DE LA PLANTA BAJA: un arca grande de pino y dentro numerosas escrituras de compra y de propiedad de varios campos, algunas de varias generaciones
atrás, y un libro de albaranes; un fuso, dos almadones con listas coloradas, una tobaja larga de naval, dos traveseros largos de cotón, una camisa de tiras labrada de negro
de mujer, dos pares de albarcas, un delantecama, una sábana vieja, cuatro traveseros,
dos con tiras cárdenas; cinco varas y media de paniçuelos, una cortina de lienço viscaíno con listas negras, una bánoba, una cota negra, una faxa de terciopelo negro, dos
sayos de jamelot, uno de manga ancha y otro de manga estrecha; una capa negra, otra
cota negra, un debantecama con randas blancas, una pieça de lienço de 21 varas, unas
toballas, una cofia labrada en oro viejo, dos toballolas, un sobreplato labrado, un par
de tobajas labradas, otra tobaja labrada, otras tobajas, dos blancas y dos labradas; tres
almohadas con listas coloradas y dos con listas negras, otra con listas coloradas, otras
dos almohadas labradas de negro, una saya verde, un bancal con listas, unas argaderas, un aladro, un almut, dos moldes de hacer rejolas, un yugo, un arca vieja sin nada,
otra arca grande y dentro de ella ferraxias, una cadira vieja, un aro de paramento, dos
axadas, un par de escaones, uno ancho y otro estrecho; otro aladro con su rexa. EN UN
PATIO: tres albardas, diez palas y dos palos. EN EL ESTABLO: Una mula negra, una equa
y un pollino, dos esportones de esparto y uno de palma, un açandre. EN EL CORRAL:
Seis ovejas, cuatro corderas y un cordero, cuatro cinchas. EN UN PALACIO: quince cahíces de hordio. SUBIENDO LA ESCALERA DE MANO, EN UNA FALSA: una cadira con su bancal,
otra cadira con su bancal viejo, dos sillas de costilla, tres escabeches, una cortina vieja, un bancal colgado, un badil, una copa de arambre simple, una bacía de arambre
vieja, unas estraudes. EN UNA SALA: tres ballestas, una cama de tablas, una márfega,
sábanas de cáñamo, dos mantas, una blanca cardada y otra ondeada; dos almohadas
pequeñas y un travesero, otra cama pequeña con sus tablas, un colchón, un par de
sábanas de estopa, una manta de listas negras, un travesero cárdeno, cinco fundas
de almohada, tres blancas y dos cárdenas; una arquilla, otra arca vieja grande y dentro una manta colorada de listas, cinco jubillos de estopa, media docena de madexas
de seda, media docena de estopa, catorce madexas de lino, una funda de travesero. EN
OTRA CÁMARA: una mesa redonda con su pie, una cuna, dos banquillos de cama, un pie
de devanadera, un secallero de lana, seis lanas, un casco. EN OTRA CÁMARA, SUBIENDO LA
ESCALERA: un par de cortinas, una cadira con su bancal, una mesa larga con sus pies,
dos fijuelas, dos colchones, un colchón más con listas, una bánoba vieja con listas cárdenas, tres cahíces de centeno, un arca vieja de pino, un ropón leonado, un sayo leo-
214. En la transcripción de los textos señalamos con [?] las palabras que resultan ilegibles, y con […]
los fragmentos donde el documento se halla roto, deteriorado o con la tinta corrida.
296
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 297
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
nado, unas calças de ancas, un ropón viejo leonado, unas calças cendrosas, un almaizar colorado, una saya morada. CUATRO CÁMARAS MÁS ADENTRO: una cama encaxada con
su márfega, un par de sábanas, una litera colorada y amarilla vieja en la pared, un
arca de pino que contenía un sombrero de mujer, una gorra negra, un panyo de sayo,
una saya verde prado, un manto de sayo, una toballola con franjas blancas, una arquilla dorada y dentro una barquilla de plata, cinco sortijas de oro, una rastra de perlas,
un coralico bermejo, una capsica colorada y verde,215 otra capsica con ternos con contecicas blancas y un crucifijo con una imagen de plomo, media docena de cucharetas
de plata, dos cascabillos de plata, una [?] guarnecida de plata, un anillo de plata, un
torcillo de oro; una rozna nueva sin plumas, una camisa labrada de grana, otra camisa vieja labrada de grana, otra camisa labrada de negro las bocamangas, las tres de
mujer; una camisa de tela de hombre, dos varas de naval, un debantecama viejo en dos
pedazos, una cortina de delante de la cama vieja de vizcaíno, dos remachaderas labradas pequeñas, tres pañizuelos de mesa, una tinaja de pan vieja, una arquilla para
meter sellos, una capsa con dos llaves, un cofre pequeño ferrado con cofias y colletos
de la doncella de casa; otra arca de pino grande con una funda de travesero, un par de
sábanas de lino randadas, otro par de sábanas de ropa, un par de manteles de grano
de hordio y otros dos con listas cárdenas, otros manteles viejos cárdenos, una tobaja
con unas randas, una terna de estopa de sábana, cuatro camisas de los muchachos, siete camisas de mujeres, dos colletos, dos cofias obradas, dos blancos, dos tocas de naval,
cinco camisas de cáñamo y dos pares de mangas, abehotonados del niño, tres cosedores,
tres cofias redondas blancas, cuatro colletos viejos, otro colleto, dos trençados, seis camisas de hombre nuevas y viejas, dos camisas blancas de mujer, un jubón blanco viejo,
cinco sábanas, dos exugamanos, una ternica de estopa, un bancal ondeado, una espada;
otra arquilla ferrada, otro bancal, seis cahíces de trigo. EN LA COCINA: cuatro ollas de
tierra y dos cazuelos, nueve escudillas de Málaga, dos grialas, dos platos-escudillas, un
mortero de fusta con su mano, otro mortero de cobre sin su mano, un rallo, una sartén grande y una pequeña, una brumadera, cuatro espedos, una cobertera de latón,
otro espedo pequeño, un çamarro y tres mandiles para el forno, cuatro cedazos, tres de
seda y uno de cerdas; una bacía de masar con su asiento y su cernedera, dos tajadores
de fusta y una cuchara de fusta, un capazo de berga, un [?] de arambre. EN OTRA CÁMARA
MÁS ADENTRO DE LA COCINA: una caldera de arambre de nueve cántaros, un caldero de
cuatro cántaros de arambre, una olla de un cántaro de arambre, un escalfador grande
de arambre y otro pequeño también de arambre, un alambique de arambre, una bacía
vieja pequeña de masar, dos candiles, una bacinica y unos capaços quebrados de arambre. EN OTRA CÁMARA MÁS ADENTRO: una mesa larga con sus pies, una vacía de estregar,
una beladera de fusta, un retabillo, una forca pajera y unos abientos, unos enxugadores
de fierro, dos erchericas viejas. EN OTRA CÁMARA: veintiocho cahíces de trigo, dos açarenes,
un cabaço de canyas, cuatro redomas y tres cemarachos,216 dos martillos, un quartal.
EN EL MIRADOR: dos cahíces de granzado, cuatro forcas de hojas, cinco forcas para aventar, dos almohadas labradas de negro, un bancal de Ayerbe viejo, un sayo pardo viejo, unas medias calças viejas, una espada sin guarnición toda orinada. EN EL OBRADOR:
500 adobas medio perdidas, 600 rejolas crudas, 600 tejas crudas, 100 rejolas cochas.
EN UNA CAMARILLA DEL OBRADOR, donde estaban los panyos para lavar: media docena
215. Quizás de esmalte.
216. Acaso quiera decir cenachos, una especie de botijos planos por la parte posterior para apoyarse
en la pared y que solían llevarse en los carros. Estas piezas eran elaboradas por los alfareros de Huesca hasta mediados del siglo XX.
297
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 298
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
de panizielos de narices, dos toballones, tres sábanas, una toballa de paramento, una
funda pequeña de almada, cinco trenzados, cinco colletos, cinco cofias, cuatro camisas
de hombre, tres sacos de naval, dos camisicas del niño, dos zaragüellos de hombre, dos
manteles blancos y dos cárdenos, una almohada pequeña, un jubón blanco de lienzo,
un delantecama, cuatro cortinas de paramento de lienzo, seis sábanas de estopa, dos
colchas viejas, un travesero cárdeno, un roscadero con la coladera de piedra. EN EL
FORNO: un poco de calcina, un capaço de canyas para en él posar dos fornadas poco
más o menos, un trasto de verniz, seis cahíces de olivas.
El inventario que acabamos de ver presenta un dato único entre todos los que
conocemos, y es la existencia de una cámara para hacer la colada, con el roscadero y la coladera de piedra; en otros, y también en este, se ven bacías de estregar y de lavar, pero no se dice nada sobre la lavandería. Y recordemos todo lo
que dijimos sobre la falsa como posible sala de reunión secreta.
Del inventario de Lope Alfarrán (1533) también se ha dicho algo anteriormente. No presenta muchas diferencias con los anteriores, de modo que recogeremos solo aquellos objetos que no aparezcan en los inventarios vistos o aquellas cosas
dignas de resaltar. En lo referente a ropas de la casa no hay nada de lo que no
hayamos aportado ya ejemplos: traveseros, cojines, almohadas, vánovas, bancales,
sobrecamas, delantecamas, colchones, márfegas, toballas (toallas), toballetas,
linzuelos, paramentos, etcétera, algunos de lujo, bordados y randados; cabe destacar una cortina «de pinzel con unas damas», es decir, que estaba pintada; una
«litera cordada» y «dos almadraquicos», «una banobica» y «un culero de estopa» de una cuna. En cuanto a muebles y menaje, encontramos como elementos
originales un vasero, una carrucha del pozo de fusta, una escalera de mano, una
ratera, la cuna ya mencionada y otra vieja, «un poçadero» (cubo) de arambre y
unos ganchos de fierro del fuego. En el campo de los vestidos solo hay que destacar una gorra negra con un parche sin plata y «un pelliço negro de lana», además de otra gorra vieja, un mandil cárdeno «bandrado» y «unas calças blancas».
Llama la atención la pobreza del vestuario y del menaje, la ausencia total de
joyas y la anotación de una espada. No se mencionan ropas de mujer, lo que obliga a pensar que no las hay en la casa, pero de ser así no se explica la existencia
de fibras por hilar y ya hiladas, tarea que parece exclusiva de las mujeres.
Más datos tenemos de la casa de Martín del Rey (1555), recogidos siguiendo
el itinerario desde el patio de entrada por todas las estancias de la casa, aunque
las novedades respecto a inventarios anteriores son mínimas. Lo más original es la
existencia de bodega, con una cuba en la que había unos 4 nietros (de vino, se
entiende) y una tinaja en la que cabían 11 cántaros, que es de suponer que serviría para almacenar aceite. En una de las cámaras se dice que hay un jergón,
único caso encontrado, pero no es más que un sinónimo de márfega o colchón
de paja. En otra cámara destaca una buena colección de vestidos de hombre y de
mujer de categoría y calidad:
un capote de hombre de pelo de cabra de dos faldas, un manto, un sayo y una capa de
contray negro, una saya de escarlatina con su cuerpo, unas mangas de hilo coloradas,
298
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 299
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
una buena cota negra fina, un cuerpo negro de mujer con mangas finas y buenas, una
gorra negra, unos chapines brocados y otros de cuero, unas calzas blancas acuchilladas, una cofia labrada, dos colletos también labrados de negro y oro, un ceñidor negro,
un sayo azul, zaragüelles blancos, calçones pardos, un çamarro de piel, un çamarro de
segar; EN OTRA CÁMARA, un tocado y unos zapatos de mujer.
Hay algunas joyas o cosas de valor: dos sortijas, un cascabel de plata, tres contecillas de diversos colores, dos cucharetas de plata y dos de alatón. En cuanto a
muebles y menaje, no hay nada especial que destacar, salvo un sobrecama de piel,
un jarro de vidrio y «una taça de fusta». Pero lo más reseñable es el puerco salado
y la enjundia, que, junto al vino y los «seis paperes de santos de diversas figuras»,
podrían poner en cuestión la condición de morisco de Martín, casado con Martina
de Cregenzán, que podría tratarse de una morisca de ese lugar, como morisca es su
cuñada Isabel Faxol. Esto nos inclina a pensar que sí se trata de una familia conversa que, sin embargo, parece alejada de las costumbres de sus hermanos.
El repetidamente citado inventario del calcetero Juan del Fierro (1564) también nos muestra algunos elementos nuevos en su casa; ya vimos todo lo que guarda su botiga, en la que hay, además de mercaderías propias de su negocio, varios
libros, caso excepcional que nos plantea si constituyen su breve biblioteca o son
para la venta. Teniendo en cuenta que hablamos de una calcetería, me inclino a
creer que se trata de libros personales que reflejan muy bien la cultura del momento: por un lado la tradición que representan el libro de refranes y avisos y los
romances de coplas, y por otro la cultura renacentista simbolizada por la Crónica
del ínclito infante don Hernando y por un libro de Esopo. Entre las ropas destacan
una manta de pelo de cabra, un sombrero de tafetán con un cordón, una bolsa de cuero, dos tocas de volantes, una guarnición de hilo de oro, una gorra negra de paño con
sus torcas, una ropa de mujer de paño leonado, una saya negra con ribete de terciopelo y mangas, un jubón de tafetán de mujer colorado trespuntado en blanco, una cuera
negra, una faldilla de paño verde guarnecida de terciopelo verde, una faldilla de paño
amarillo, una armilla azul batanada (o almilla), un çamarro de oino, dos jubones negros
de hombres, dos corpecicos o almillas sin faldón ni mangas, una ropa de alcagüete azul
aforrada, una docena de paños de mesa de lino y dos bancales franceses.
En cuanto a menaje y otros objetos, hay poco que reseñar si excluimos
varias redomas de vidrio, un salero de vidrio de Barcelona, una palanca con su percha,
una arquilla de cuero con clavazón de Castilla, un sacador de aceite, una espada, un
velador y un arguiño217 grande para la costura.
El inventario de José Codo (1607), muerto de repente en su casa de la calle
de San Martín, tampoco presenta grandes novedades. En lo referente al vestuario y a las ropas solo hay que mencionar
217. Cesto.
299
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 300
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
unos gregüeños de paño negro, tres bancales, ocho varas de servilletas en pieza, cuatro paños de mesa, un pasamano corto de lienzo y franjas rodadas, dos delantecamas
de rete, seis enjugamanos de estopa, tres toballas de punto, tres pares de alpargatas
valencianas, tres márfegas de esterlizante doble muy buenas;
En cuanto a muebles, menaje y otros objetos solo aparecen como dignos de
anotarse
un bufete de nogal, tres escabeches, dos sillas de respaldo alto buenas, un candelero de
aceite, un mortero de cobre con su mano, unos coladores de arambre, una cuna del
niño, una estral, una romana y una campanica de plata, posiblemente del niño.
Nada de joyas ni ropas lujosas, como se ve.
También de 1607 es el inventario de Juan Felices menor, hecho ante su padre,
su suegra, María Albariel, y su mujer, Esperanza Çafar menor. Si lo traemos aquí
es porque, al tratarse de la familia de un infanzón, es de suponer que puede
reflejar la realidad de un hogar de cristiano viejo y nos permitirá compararlo con
lo que hemos visto en las casas moriscas. Se observará cómo los cristianos viejos
de buena familia daban más importancia a los muebles y a la nobleza de la
madera, mientras que para los moriscos eran más importantes cojines, almohadas y ropas de aseo y de mesa, siguiendo su tradición, pero realmente no hay
muchas diferencias. Lo mismo que ocurre con los vestidos, de forma que se
confirma la idea de que los moriscos no se diferenciaban en su vida social de los
cristianos viejos; otra cosa es que lo pudiera ser su vida familiar en la intimidad.
Seguiremos literalmente el inventario para que el lector pueda comprobar
cuanto decimos, advirtiendo que en esos momentos la familia se encuentra en
plena decadencia económica, lo que se ve en la ausencia de joyas notables y vestidos de lujo.
EN LA COCINA: dos morillos de bronce del fuego, un badil, un banco escaño de pino viejo,218 una plancha de hierro con unas armas.219 EN LA SALA: doce sillas de cuero con respaldo ya servidas, tres sillas pequeñas de cuero, una mesica de pino de tixera vieja, dos
bufetes pequeños de noguera. EN OTRO APOSENTO MÁS ADENTRO DE LA SALA: un bufete
pequeño de noguera, un arca grande de noguera, un arca de pino con llave y cerraja,
otra arca de pino mediana con llave y cerraja, una cama de noguera torneada ya servida con un paramento de paño azul con pasamanos naranjado ya servido, diez colchones ya servidos, diez mantas ya servidas, siete blancas y tres coloradas; diez pares
de sábanas de lino y estopa entre nuevas y viejas; seis pares de sábanas de lino y estopa entre nuevas y viejas; seis sábanas de lino y cuatro de estopa. EN OTRO APOSENTO MÁS
ADENTRO: un arca de pino vieja y dentro de ella una colcha obrada vieja, doce servilletas almandiscas, un paramento de rete traído, dos pares de almohadas de Ruan, las
unas bordadas de amarillo y blanco, otro par labradas de amarillo; dos tablas de manteles almandiscos y una tabla de manteles de algodón y seda con su toballa, cuatro
218. Una cadiera.
219. Acaso las de la familia.
300
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 301
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
delantecamas de rete sobrepasados ya servidos, una cama de tablas, otra cama pequeña de tablas, dos arcas viejas de pino, una grande y otra no tanto, con sus llaves
ambas; un arca de noguera con su llave, tres arquillas pequeñas de pino, doce tablas
de manteles de cáñamo y lino, veinticuatro servilletas de lino, doce toballas, tres de
Ruan labradas y nueve de lino con randa; dos pares de almohadas de Ruan, unas alzadas y las otras llanas; cuatro pares de enfundas grandes y pequeñas. EN OTRO APOSENTO: una cama de tablas, un arca de noguera mediana con llave y cerraja, un arca de
pino ya servida, una arquimesa labrada con su pie de noguera y dentro un salero de
plata sobredorada de dos piezas de ocho onzas de peso y cuatro cucharas de plata. EN
220
OTRO APOSENTO: cinco reposteros viejos de raz,
dos bancales de raz labrados viejos,
dos alfombras labradas ya servidas, una mesa de tixeras de noguera vieja, dos pares
de candelabros y dos candelines de aceite. EN OTRO APOSENTO: una bacina de azófar vieja y otra bacina grande de azófar con sus pies; dos murillos pequeños, un alambique,
un escalfador, dos enfriadores de arambre, tres sartenes de fierro, una grande y dos
pequeñas; cuatro candiles, una mesa redonda de pino vieja, dos calderos, uno de siete
cántaros y otro de dos; una bacía de amasar y un masero, un almirez de cobre con su
mano, veinticuatro platos pequeños de estaño, doce platos medianos de estaño, veintiséis ballestas viejas, dos espadas viejas. EN EL ESTUDIO: un cajón de pino labrado con
sus almarios, dos lienzos pequeños, uno con el arca de Noé.
Aparte de todos los ejemplos citados, tan ricos en información, contamos con
el excepcional inventario que por mandato de la Inquisición hizo en casa de los
Çafar el año 1582 el administrador de la hacienda de la familia, Jaime de Aranda, tras la muerte del cabeza de familia y el encarcelamiento de su mujer y de
todos sus hijos, salvo el que residía en Argel. Se trata de un documento en el que
el lector encontrará muchos de los elementos ya expuestos, pero preferimos
transcribirlo completo respetando el orden. Estamos ante uno de los repertorios
más completos del contenido de un hogar oscense del siglo XVI; en él podrá observarse el detallismo de sus redactores, que relacionan incluso un cestillo con ciruelas pasas; la riqueza y variedad de ropas, muchas de importación; los muebles,
el menaje y las joyas de esta numerosa familia que contaba, además, con un elevado número de criados. El lujo y el refinamiento quedan patentes en las telas y
joyas, en las camas con doseles con sobrecielos y cortinas, en los adornos de plata
para los niños, en los armarios y bufetes, en las especias que se consumían y en
numerosos detalles que el lector hallará a lo largo del inventario, como el hecho
de que se recoja la existencia de una vihuela, instrumento que tocaría el «vihuelero» Gabriel Monferriz, criado en la casa, juzgado por la Inquisición con toda la
familia Çafar y sus criados en 1583. El carácter abierto y moderno de la familia
se observa en la referencia a piezas a la antigua o a la moderna, o con elementos
decorativos «romanos», contraponiendo un «pasapié viejo» a un «pasapié romano»; un cuadro con mujeres desnudas nos ilustra sobre su mentalidad más que
cualquier otra cosa, y, aparte de sus libros de cuentas y de contabilidad, que veremos en otro momento, la relación de joyas depositadas en la casa, algunas con el
220. De ras o de Arras.
301
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 302
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
nombre de los propietarios, nos indica que estamos ante unos prestamistas a los
que acudían cristianos nuevos y viejos sin distinción de etnia ni de nivel económico. Aún hay una cita a «cinco lienzos sin aros de madamas», situados en una
sala, que bien pudieran ser otros cinco cuadros, porque no sé qué otra interpretación darles; y todavía tenemos un cuadro más, en este caso con la Virgen,
en una estancia en la que hay una cama, un bufete, un espejo y una cadira de
respaldo alto. El cuadro de tema religioso en una habitación tal vez nos da alguna pista sobre la religiosidad del ocupante del cuarto, pero también podría ser
simplemente un ornamento más.
A partir de los datos que nos da el inventario podemos completar lo ya visto
sobre vestuario, especialmente el de los varones, así como el mobiliario y el
menaje; el nivel de consumo, el lujo, el amor por el confort quedan perfectamente
reflejados en este prolijo documento que insertamos en el texto conscientes de que
el lector será atraído por este maremágnum magnífico que habla por sí solo. Solo
nos asalta una duda ante el estupendo documento: ¿se olvidaron los redactores
de relacionar los libros o es que simplemente no los había? Cuesta creer que no
hubiera ni una novela, ni un libro de historia, ni de poemas; y no parece que en
el inventario falten páginas, de modo que en todo caso nos tendremos que plantear por qué se ignoraron o por qué la familia los había ocultado o destruido, cosa
que no nos puede extrañar teniendo en cuenta el temor a la Inquisición y el extremo cuidado que el Santo Oficio tenía con las obras impresas. El inventario no se
hizo de manera improvisada, así que hubo tiempo para deshacerse de todo aquello que pudiera ser peligroso o que no se quisiera mostrar, a pesar de lo cual sí se
conservó el cuadro con las mujeres desnudas, tema también ofensivo para la
estricta moralidad inquisitorial. Sin más, pasemos a la inserción del inventario
que se hizo entre el 28 de febrero de 1582 y el mes de septiembre de ese año; eliminamos del mismo la relación de libros de cuentas y albaranes hechos entre el
28 de febrero y el 28 de marzo, de los que se hablará ampliamente al estudiar la
familia. El estado del documento impide una lectura total: hay manchas que han
borrado la tinta, en algunos lugares la tinta está corrida y hay pequeños rotos en
el papel, pero, a pesar de todo, el documento puede leerse casi en su integridad.
A 29 DE MARZO DE 1582 SE INVENTARÍAN LOS BIENES QUE SIGUEN en
las casas de Esperanza Compás y Hernando Çafar:
Una mesa de nogal con su pie y alguazal grande, otra mesa de nogal con su pie,
una mesica para candelero, un almirez con su mano, una parada de madera, un cántaro de arambre, una redoma de vidrio, un sobalete, una bacina de arambre, media
[?] con sus pies, dos cántaros de tierra, una conquilla de tierra, una perolica de arambre, dos escabeches, un cuadro con dos mujeres desnudas, un estrado de madera y
sobre él un bancal raído pequeño, dos almuadas de lana y un paño de luto, un escabeche, seis sillas de cuero y dos grandes de respaldo, dos encerados de ventana, un arca
pequeña de pino con pañales blancos de cordellate viejos de sayas, dos sayas blancas
faxadas, dos estibalicos de niños, una saya leonada vieja, un taleguillo y unas braguetas de niño, que todo estaba en la arquilla, y una sayica de brial faxadera, dos manteles de grano de hordio traídos y tres paños de viejos, dos babadoricos de niños en una
302
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 303
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
cesta blanca, un escaño grande de junto a fuego, dos asnillos de hogar de hierro altos,
un badil viejo y unas tenazas y un badilico pequeño ya viejos, unas horquillas torneadas viejas, un escalfador de arambre con su cadena que está al fuego, veintidós redomas en un aparador de alcoba y otras pequeñas, un barral grande, una aceitera grande, un embudo de arambre grande, una cobertera de tierra, una cantarica de tierra.
EN OTRO ALMARIO: una escalfeta y un escalfadorcico pequeño de arambre.
EN EL MIRADOR: una mesa de pino vieja con sus pies, otra con su pie, cuatro tablas
de a catorce, un arca vieja de pino sin llave, lana para doce almohadones más o menos,
una redoma grande, cuatro sacos, una cesta grande de caña.
EN LA COCINA DE ARRIBA: cinco peroles de arambre grandes y pequeños, una bacina
de arambre, dos candeleros de aceite altos de alzofar, cinco candeleros antiguos, tres
esbromaderas de arambre, dos sartenes grandes y pequeñas, una cobertera grande de
arambre, un escalfador de arambre grande y otro pequeño, una bacinica de arambre
pequeña, ocho ollas grandes y pequeñas servidas, unas estraudes medianas, seis cazuelos de tierra, una esbrumadera de arambre pequeña, dos morteros de tierra, dos copas
viejas para tener fuego, un espedo de asar, una taza de arambre con su mango de palo,
unas graíllas de hierro, dieciocho platos de Málaga entre grandes y pequeños, un candelero de fierro, una botija, cuatro asadores grandes y pequeños, tres platos medianos
de alforjas, un capacico de cañas pequeño, tres cestas, dos de caña; una cobertera vieja, tres capazos viejos.
EN LA MASADERA: dos bacías grandes de masar, tres cedazos, dos çamarros viejos del
horno, un delantal de horno, dos maseros de lienzo, otros dos de lana, un escalfador
de arambre, dos [?] de madera.
EN EL APOSENTO DENTRO EL CORREDOR: una cama con siete tablas y sus pies llanos,
dos anillos del hogar [?] de bujo, una vela para la bodega.
221
Y EN OTRO APOSENTO: un arca que dicen ser del [?]
por estar cerrada y se quedó
en el aposento.
EN EL APOSENTO QUE ESTÁ AL SUELO DEL MIRADOR SUBIENDO A MANO IZQUIERDA: una
olla de tierra grande llena de aceitunas, otra olla mediana de aceitunas, una tinaja de
tierra pequeña con hasta dos arrobas de aceite, un rastrillo de rastrillar lino pequeño,
unas devanaderas, una ajadica, […] de cosa de Flandes de sacar aceite,222 un porgadero viejo, un zadico viejo, una mesica para enfermos de madera con sus pies, una conquilla de tierra, un roscadero pequeño de caña, dieciocho tablas de çabón, una canasta de bimbre, una canasta mediana de cañas, dos cestetas pequeñas de berga, un
espedo grande de fierro, en un cesto de [?] atados robas de lino, poco más o menos;
un capazo de palma viejo y en él unos copos de estopa de lino; un capazo de palma
viejo pequeño, otro de berga blanca, un alambique de arambre, otro alambique, una
cajica vieja pequeña, una escalfica de arambre pequeña, dos fromadericas pequeñas de
arambre, una caserolica de arambre, unas artemisas pequeñas, una cobertereta de arambre, tres candeleros llanos de alzofar viejos, cuatro sartenes grandes y pequeñas, dos
escalfadores de cama de arambre, un capazo de bimbre viejo, un capazo de palma viejo, dos espedos pequeños y un asnico de asar, nueve ollas de tierra grandes y pequeñas, nuevas y viejas; tres cucharas de fusta viejas, tres cantarillas de tierra, un barral
de vidrio guarnecido de bimbre viejo, una jarra de tierra pequeña con un poco de miel,
221. Sabemos que en casa de los Çafar se conservaban papeles y documentos de los Compañero y también del colectivo de moriscos; concretamente se tiene conocimiento de que guardaban la recaudación
del impuesto que debían pagar al Santo Oficio.
222. Podría tratarse de un sacador de aceite con hilo holandés como filtro.
303
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 304
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
una conquilla de tierra con sus ansas, siete jarricas pequeñas viejas de tener miel en
ellas, tres cantaricas de tierra, una cazuela de arambre, con un cobertor, dos orinales,
cuatro conquillas a modo de plato de Málaga, treinta platos de tierra grandes y pequeños, veintisiete escudillas de tierra blancas y de Málaga azul, quince salsericas blancas
y azules, una arquilla pequeña vieja de tener especias, tres picazos de carne salada.
EN EL OTRO APOSENTO AL SUELO DEL SOLANAR JUNTO AL PASADOR: un destrado de fusta, una cubierta vieja, dos pares de muebles de cuero viejos, una alhombra pequeña
servida, unas cortinas de lienzo viejas y un capazo de cañas y unos escabeches a la
moderna, un colchón, un aforro de una capa cendrosa, [?] de lienzo, una de lana, tres
muslos de calças acuchilladas muy viejos, unas botas viejas, un flasco de vidrio, unas
telas de sobrepasar, un bancal de raz de colores muy viejo, dos colchones, un aparejo
de una cama de campo de madera labrada, un capazo de palma grande, un enjugador de
paño. Un arca de pino cerrada con su llave y dentro de ella se halló lo siguiente: una
camisa de hombre de lino traída, una almilla de bayeta de Flandes negra vieja aforrada de tela, un capote de paño negro viejo, otra ropilla de bayeta de negra, seis camisas de lino traídas de hombre viejas y nuevas, un revoltorio de lino viejo con un pedazo de paño negro, tres pares de calzado de aguja negros y blancos, un par de estivales
negros de cordobán traídos, unos tenentes de espada de cordobán viejos con su cinta,
un par de chinelas y zapatos de cordobán, tres pares de zapatos viejos, un […] estadalico de cera blanca, un par de calzas cendrosas traídas de aguja, nueve pares de calcillas de lienzo y ocho pares de peales de aforro, unas calcillas de aforro, seis paños de
narices, cuatro pares de peales viejos con paños de narices envueltos en un calzador,
dos gobeletes, un envoltorio de agujetas de seda negra, un pedazo de al[…] blanco,
una atapiernas de tafetán traída, dos pares de calcillas de aguja negras, dos pares de
peales, un rosario de cuentas pequeñas guarnecido de oro, una faxa de grana, una
[…]dicales […]ca de […] de peales viejos de lienzo, dos papos de buitre, un b[…] de
tafetán de vara y media de holanda y a otra parte un palmo, un calçador […], una
escribanía con su espejo.
TODO LO CUAL RECIBIÓ ARANDA
A TREINTA DE MARZO se entregan los bienes siguientes:
Un arca de pino con su cerraja y llave, dentro della: tres manteles viejos, en el suelo del arca una bolsa muy vieja de terciopelo muy servido con nueve paños de grano
de hordio, una caja con su cobertor y dentro de ella unas fundas labradas grana grandes y pequeñas, unas toballas de mano labradas de grana, cuatro toballas de […]
sobrepasada de rete, otra cajica pequeña y dentro della cierta [¿plata?] […], otra cajica redonda pequeñica con un frutero de sobrepasado de rete, dos tocas de lino, un coleto viejo de lienzo de casa sobrepasado, dos sábanas de linete buenas, dos pedazos de
lienzo viejos, un […] grande con unos pies quebrados, una vihuela, otra mesa de pino
con sus pies, otra mesa grande y sobre ella cuatro guardadamas223 de al[…], tres
almuadas de raz aforradas de badana, dos almuadas forradas de […][…]ci azul, una
cinta de raz de color, estambre de colores, tres bancales de Biel viejos, dos debantecamas de raz viejos, otra carpeta vieja, una […] de raz, tres antepuertas viejas de raz
[…]zidas, tres almuadas de raz aforradas en bandas coloradas, tres reposteros de raz,
cuatro paños de raz con diversas […]oñas traídos, tres reposteros de raz, una alum-
223. Acaso, como expongo más adelante, cajas para guardar las piezas del juego de damas.
304
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 305
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
bradera servida de blanco y colorado, una antipuerta vieja de raz, un bancal muy viejo con listas verde y azules, un fieltro, una manta cordada muy vieja, una ropa forrada de estameña muy vieja, dos bancales de Biel servidos, unas alforxas, dos bancales
franceses, tres fundas de almuadas viejas con lana, una cama con sus tablas, tres colchones servidos, una mantica de lana colorada, una colcha muy servida y vieja, una
estera, dos aros de cama, un banco son sus pies.
SOBRE EL SOBRADO, EN UN APOSENTO: nueve jaulas de pájaros, una cesta de caña
grande, un caldero de arambre de obra de un cántaro, una ballesta de juego, unas
botas de vaca viejas, dos frenos de mulas muy viejos y una cabezada y unos estribos,
unas curazas muy viejas, una estera vieja, una almadraquilla con su asiento, siete
tablas de cama de catorce palmos, siete tablas de a diez palmos, un ajadón estrecho,
otro ajadón, un candelero de hierro, en un estante algunas caretas viejas de botejas viejas, una paradera de agua, una cuna vieja, una carrucha con su + (dibujo de una cruz)
de fierro, una ajada, dos gabias grandes, un molde de hacer bodoques, dos guantes de
malla, unas grebas, una cuna vieja, un carrazón, una caxa, vieja, una caxa de tablas
de pino sin cobertor.
Y EN EL DICHO MIRADOR: una faxina de faxuelos, una cesta de cañas, una vela muy
vieja, un canastillo con un gredal.
EN EL APOSENTO DE LA SALA BAXA: una cama de tablas con sus pies, cuatro colchones (dos grandes y otros pequeños), dos mantas, una colorada y otra blanca; dos sillas,
dos jelosías de las rejas de la sala, una ba[…] de una cama, cinco lienzos sin aros de
madamas, una tenaza, una arcaza vieja sin nada, cuatro cadiras de respaldo altos y
dieciocho de las otras de cuero, dos banquillos pequeños en el almario de dicha, un
bufete, una cama de madera, un espejo de […], una silla de respaldo alto, un cuadro
de Nuestra Señora.
EN LAS CABALLERIZAS: unas aguaderas de bimbre, una caldera de arambre y otro
caldero de arambre, dos tenajas de tierra, un roscadero grande, una bacía redonda, dos
bacías de estregar, una bacía de fusta, un servidor de tierra, un parador de tierra, un
aparador viejo, tres cántaros de arrope, tres tinajicas vacías, una taza de arambre con
su mango de hierro, diez cántaros de tierra, un cofraz bajo; en una arca de harina, hasta cuatro cahíces de harina más o menos; cuatro cántaros de arambre.
TODO LO CUAL RECIBIÓ ARANDA
ARANDA Y EL NOTARIO SIGUEN EL INVENTARIO
Una ropa enforrada muy vieja, dos pares de calcillas de aguja amarillas y blancas,
una bolsa de botija vieja, una forceja224 de hierro de jugar a los marros, una causa con
muchos hierros viejos, un sombrerico de tafetán colorado de niños, un sombrero negro
de mujer de fieltro, una ropa forrada vieja negra, una faldilla de paño de la tierra, unas
balanzas de arambre con su carrazón medianas, tres piezas de hierro a […]do de libras
medio […], unas balanzas de fierro con su carrazón grandes, catorce barras de hierro
agujeradas, una cama de campo con un paramento de estameña verde con franxas leonadas, una almuada de plumas y dos de lana, dos almuadillas pequeñas con sus fundas,
224. En la actualidad, en Aragón el marro es un juego que no requiere ninguna forceja, pero en la sierra de Albarracín necesita dos, la estornija y el marruz, dos piezas de madera. Aquí podría tratarse de
una pieza similar a la que se usa actualmente en el juego del tejo en la comarca de Huesca.
305
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 306
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
un delantecama de lienzo de casa con listas azules y una franja azul a la redonda, una
alhombrica de raz bajo y delante de la cama, un arca de pino sin cerraja y dentro della
cuatro varas escasas de bayeta de Flandes, un jubón picado servido, unos gregüescos
negros de jamelote servidos, unos muslos de terciopelo negro con cañones de raso negro
picados, una ropilla de paño sin mangas vieja y forrada de bayeta parda, tres espadas,
unas botas de cordobán muy viejas, una gorra de terciopelo rizo de muy poco valor, un
capote xazpeado con vuelta de piel muy bueno, unos gregüescos de maraña traídos,
un jubón blanco de lienzo sin aforros muy servido, un jubón de tafetán negro picado
forrado con nabal bueno, un capuz de bayeta de la tierra con vuelta de lo mesmo, una
queradante, un par de calzas de hilo negro, una sábana vieja; al suelo del arca, cuatro
varas de franxas blancas, un bancal de Biel muy viejo, un arca de pino con su cerraja
y llave y dentro della doce manteles de grano de hordio entre grandes y medianos, una
ternaza con uno de lana, cinco paños […], cuatro toballicas de enjugar las manos, cuatro almuadas grandes y cuatro pequeñas servidas de lienzo de casa y sobrepasadas, tres
almuadas de lienzo de casa y tres pequeñas servidas, dos almuadas grandes de lienzo
con unas trencillas de azul, dos maseros para el horno, un debantal para el horno, una
toca de viuda de nabal vieja, cuatro enjugamanos de lienzo de casa con franxicas azules, un debantal de lana para el horno, un debantal del horno con listas azules, una
sábana para el postigo, tres enjugamanos de lienzo servidos, cuatro paños de mesa de
grano de hordio servidos, otro paño de mesa viejo, una funda grande y otra pequeña
de verde y blanco muy viejos, cuatro almuadas de nabal, dos grandes y dos pequeñas,
servidas; dos paños de grano de hordio por cortar, una camisa de hombre muy vieja
apedazada, una toballa de lienzo de casa sobrepasada servida, dos cortinas de lienzo
para paramento, un delantecama de lienzo servido, una arquilla de Rasal con su cerraja y llave y dentro de ella un paper de agujas d[…]dice, una bolsa de sangala y dentro
della dos reales y medio de plata, un rosario de cristalicos, una arracadica de oro, un
estancasangre guarnecido de oro, cuatro reales en plata y unas barbullarías;225 un arca
de pino con su cerraja y llave y dentro della dos varas de forro blanco, dos jubones de
mujer de lienzo de casa servidos, unos gregüescos y una capa de estrameste 226 de Hubarnia (Auvernia), un capote de contray a la castellana, un capote viejo de contray, un sayo
bajo aforrado en bayeta, una ropilla de paño larga aforrada en bayeta, un sayo de paño
viejo aforrado de aforro pardo, un sayo viejo de estameña de Ubarnia, otro sayo de
paño viejo aforrado en bayeta, tres gregüescos de estameña servidos, dos cueros de cordobán servidos, una bolsa de cordobán con su pretina servida, una cuchillera con tres
cuchillos guarnecidos de plata, tres estivales de cordobán servidos, un bonetico de tafetán para salir a la puerta, otro bonetico de tafetán.
TODO LO CUAL RECIBIÓ ARANDA, ETC.
A VEINTE DE ABRIL continúa el inventario:
Un arca de pino con su llave y cerraja y dentro della una toca de cotón, un pedacico de colcha, nueve cortinas de lienzo de casa, dos sobreposadas servidas; otras cuatro
piezas de lienzo de casa con unas […]idas antigas, cuatro manteles de grano de hordio,
tres manteles servidos de grano de hordio, dos manteles nuevos de grano de hordio, tres
225. Barbullaría o barbullería parece ser algo pequeño y de poca importancia.
226. Parece una adaptación del francés estament o estamette, en castellano estameñete.
306
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 307
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
manteles de servicio y los dos con unas listas azules, once paños de mesa servidos de grano de hordio, diez toballanicas para enjugar manos, cuatro almuadas labradas de blanco de rete sobrepasado y otras cuatro labradas de negro, un almuadica de lienzo servida, una almuadica muy pequeña ratonada, otra toballa con sobrepasado muy
comidos de ratones, un […][…] franxuelas de rete que son cuatro sobrepasadas, un
delantal de forno y un enjugamanos viejo, una toballica de rete sobrepasadas, y al cabo
della [del arca] […] labrado de colorado, dos pares de calcillas muy viejas de cordellate. Otra arca de pino viejo con su llave y cerraja, una toquilla de holanda para dormir, dos toquillas de lienzo para dormir, un pañico de holanda de cabeza, otra cofia
para dormir, una camisa de lienzo de casa nueva; una causica con unas barbullerías y
entre ellas un paño de nariz viejo, un capacico, unas trenzaderas y unas ciruelas pasas,
una causica redonda con un babador para comer, dos cucharas de vidrio, otro capacico blanco delgado, dos pedazos de canicul que habría vara y media, un paño de narices cortado, cuatro madexicas de debyla, unos pedacicos de naval, otro canastico y
dentro dél un paño de cabeza agujerado, dos o tres pedazos de paños muy viejos para
torcidas, una cuchara de fusta, unas tiseras viejas pequeñas, tres toquillas para dormir, un par de calcillas viejas, una cofia labrada y un coleto de blanco, un pañico de
cabeza servido y muy viejo, un evoltorio de paños viejos, dos pañicos de algodón, otros
dos pañicos de lo mesmo, dos coletos de mujer servidos, dos pedazos de lienzo viejos,
un papo de buitre, un par de calcillas, cuatro husos, una toballica labrada, una bayna
con dos güebillas,227 un cordón muy viejo, unos pedazos de paño negro, un par de
zapatillas blancas, unas mangas de bo[…] muy viejas, unos manteles muy viejos, al
suelo del arca una almuadica pequeña labrada.
EN EL APOSENTO DE MÁS ADENTRO: un arca de pino vieja y en el cajón della unos
pedazos de aforro azul y negro viejos, ocho colchas entre buenas y malas, un delantecama de sobrepasado, un sobrecielo de rete sobrepasado, cuatro cortinas de lienzo de
rete sobrepasado, una ropa vieja de pardo de entrecasa, un aforro de bayeta negra, una
capa, una ropa a la turquesca […] de entrecasa, un sayo de raxa muy viejo, otro delantecama viejo, otro sayo viejo de paño, una basquiña muy vieja, un cuerpo leonado, una
casaquilla de frisa, una ropa de tafetán vieja y muy rota, otra basquiña de jamelote
encarnado muy servida, un ferreruelo de jazpeado muy viejo, tres pares de calzas muy
viejas, un albornoz blanco, una ropetica de bayeta parda muy vieja, un par de botas
de vaca con sus calcillas dentro, una ropilla de tela parda, un pedazo de lienzo, un par de
estivales, una ropilla de tafetán colorado, una gualdrapilla de ancas de mula con su
franxilla, un capazo de berga, una sábana del […]pa, trece paños de mesa de altar
sucios, cinco almuadas servidas de lienzo, ocho camisas de hombre, una camisa de
estopa, tres camisicas de niños, siete camisas de mujer, una camisa de hombre de estopa, siete manteles de grano de hordio, seis coletos, cinco enjugamanos, una toballa servida, dos babadores para comer, dos paños de niños y un babardocico, dos sábanas
nuevas de lienzo de casa, siete sábanas sucias de estopa y lienzo, una toca de viuda,
un masero de estameña gorda, cuatro mallas de lienzo muy viejo, dos toballones nuevos por cortar, un travesero, dos mangas de estameña de mujer muy viejas, dos esteras muy viejas, un envoltorio de paños viejos, una pollera, un colchón en una cama de
mozos con tres tablas, una manta blanca vieja, dos fundas blancas, un envoltorio de unos
aforros viejos y en él un cuerpo de mujer de tafetán amarillo y una caperuza de luto
vieja, diez varas de paños de mesa de grano de hordio, un monjil de escoto viejo, otra
saya de estameña de Reus servida, una saya azul de paño de la tierra con sus mangas,
227. Acaso quiera decir hebillas.
307
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 308
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
dieciséis varas de lienzo con unas tiras azules, una capica de muchacho azul, un capote de mezcla jazpeado con vuelta de terciopelo, once varas de lienzo de casa, una basquiña de estameña, una ropica de tafetán azul, otro albornoz azul, otra saya de moza
de paño azul de la tierra, otra ropa azul de entrecasa servida, un envoltorio de pedazos de
estameña muy viejos, un escalfador de cama, una estera pequeña, un par de chapines,
otra arca de pino grande vieja, once sábanas buenas, tres sábanas servidas, otra con
unas randas digo cortina de paramento, dos sábanas de estopa, un delantecama de rete
sobrepasada digo de cortado, tres delantecamas de sobrepasados, una colchica de cuna,
dos cortinas de paramento servidas, una terna de sábana, una camisa de lienzo de mujer
de casa nueva y una cofia, otros dos delantecamas, un paño de mesa, dos delantecamas
con listas azules, una sábana nueva de la puerta, una toca de algodón servida, un envoltorio de paños viejos, otro delantecama estrecho muy viejo, quince varas de rete principiado a sobrepasar, un cuerpo de jubón sin mangas, una gotera de paramento, una
manga de mujer de algodón y en ella dos jubillos de hilo de lino, una sábana vieja, un
delantecama de lino muy viejo, un cuerpo sin mangas de jubón, un pedazo de estopa;
bajo al suelo del arca cuatro varas de lienzo en dos piezas; otra arca de pino con su llave y cerralla, dos cucharones de fusta y unas causas vacías.
Y EN EL OTRO APOSENTO QUE SALE HACIA LA CALLE ANTE GARCÍA: un arca de pino grande buena con su llave y cerraja, dos sayas de niñas, dos cueros de niños tapetados, cuatro calcillas, dos pares de calcillas de aforro viejas, dos pares de calzas de hilo viejas,
un par de calcillas de aforro traídas, dieciocho varas de manteles de grano de hordio,
unos manteles cortados con unas listas como amarillas, dos cuerpos de jubón sin mangas, un pedacico de estameña blanca, una toca, otros dos jubones sin mangas, un par
de calzas de hilo blancas, una caperuza de luto, dos pares de calcillas negras viejas,
dos pares de peales de aforro, un almilla, una ropillica de tafetán amarillo de niños,
un canastillo de higos negros,228 un canastillo de especias, un par de calcillas con sus
peales, un vaso de vidrio con conserva rosada, dos sábanas con randas y alrededor rete
sobrepasadas con una guarnición de hilo por curar, una causica de cominos, una causa con un pedacico de azúcar, un libro con simiente de cilantro, un pedacillo de queso, un paño de mesa, cuatro cortinas de lienzo con listas de sobrepasado, dos delantecamas, el uno cortado y el otro sobrepasado, un sobrecielo de rete sobrepasado, un
cuerpo de estameña y al fin del arca unos manteles viejos; un delantecama con listas
de rete, otro delantecama de lienzo servidos, veintiséis hubillos de lino, veintiséis
madexas, una jarra de vino con cerros; un arca grande y dentro della una causa con
unos tirantes de terciopelo y de una pretina, una daga con su cuchillo y vaina […] unas
alpa[…] y […] un descanso de tafetán negro con su botón, una capa de bayeta con
una franxuela por el canto, un capote de luto traído, una ropilla de raxa buena, una
gorra de terciopelo rizo vieja, un cuerpo de jubón sin mangas, un jubón de tafetán de
hombre, unos gregüescos de raxa con su pasapié, una basquiña de estameña con tres
faxuelas de paño morado, una basquiña blanca de paño llana, unos zahones de tafetán con sus cañones, un jubón de tafetán servido, una ropa de paño negro con su pasapié romano, una capa corta traída con un pasapié, una ropa de estambre y seda traída, una ropa de anafaya guarnecida con paño negro, una ropilla de raxa con pasapié,
un par de chapines, un capote de dos haldas viejo, un sayo de jazpeado con su pasapié aforrado en bayeta morada, un cuerpo y porteta de paño viejas con terciopelo guarnecida, un jubón de mujer sin algodón de estambre y seda viejo, tres pares de zapatos
228. Es extraño que se hable de higos negros en el mes de abril, por lo que hay que pensar que se trata de higos secos o que hay un error en la fecha, cosa improbable.
308
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 309
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
y un par servidos, un envoltorio donde hay unas mangas de raso, otra […]braones de
chamelote, un cuerpo de raso todo muy viejo, un sombrero de mujer, unos gregüescos;
dentro de una funda tres piezas de rete y dos de sobrepasado y uno de rete de labor,
quince varas de paños de mesa nuevos de grano de hordio, una sábana de estopa, al
suelo del arca vieja tres almuadas sin fundas; un arca vieja con su llave que servía de
tener el pan, dos espadas, una cama de campo con un paramento azul con sus franxas
naranjadas y sus alamares y goteras, una aceiterilla, una mesa pequeña, un arca de
pino con su cerraja.
TODO LO CUAL DA POR RECIBIDO ARANDA
A VEINTIUNO DE ABRIL SIGUEN EL INVENTARIO
Una cama de tablas con una manta ruin, un colchón, dos mantas, una colorada y
otra blanca, ruines; un travesero, dos fundas de almuadas, un delantecama con listas
azules, un sayo de bayeta, una ropilla de bayeta, una ropa azul, una alhombra muy
vieja, un saco de escrituras vistas, una capilla de […]re, un encerado, un aro de parar
paramentos, un candil, nueve varas y media de estopa en una pieza, tres bancales de
Ayerbe servidos, un arca de pino, una almuadilla, llave y cerraja en dicha arca, dentro della dos manguitos guarnecidos de terciopelo, un toballón largo con unas listas
azules, una camisa de mujer guarnecida de oro y seda morada en el cabecero y bocamangas, un portacartas y en él una bolsa guarnecida de terciopelo negro viejo y brocado, dos tocas de rete de seda cruda, un bailador de plata con su cadenilla y silbico,
una campanilla de plata con su cadena, cuatro cascabeles de plata, un poco de cristal
guarnecido de plata, unas manguillas de aguja de niño labradas con estambre azul y
colorado, unas cuentas ámbar que hay sesenta y seis en número, cinco flecos de adrezos de xinata,229 unos manteles estrechos con listas azuladas muy largos servidos, doce
manteles de grano de hordio menudo muy buenos, cuatro estrechos de grano de oro;
seis enjugamanos con listas azules de grano de oro servidos, dos sábanas de lienzo de
casa buenas con sus randicas, otras dos sábanas con sus randas y franxas alrededor,
cinco cortinas de paramento de rete sobrepasado con sus goteras y delantecama, otro
delantecama sobrepasado, dos sábanas de lienzo de casa, una camisa vieja de mujer,
una toballa de lienzo de casa con rete sobrepasada, una funda de almuada y en ella
tres varas de nibal en un pedazo y en otro tres varas escasas, un par de almuadas
de nabal sin guarnecer, cuatro pedazos de rete sobrepasado, siete madexicas de seda
y sedica gruesa, un envoltorio y en él seis o siete pedazos de paños viejos, dos pares
de almuadas, dos grandes y dos pequeñas labradas de seda grana servidas; un vaso de
plata blanca con su pico y ansa, diez varas y un palmo de holanda cruda, un frutero
de sobrepasado de hilo con una jarra en el medio y un serafil encima, una toballa de
cortado de lienzo de casa con su franja alrededor, otra toballa de lienzo de casa de cortado con su franja alrededor, otra toballa de nabal crudo con rete de sobrepasado con
su guarnición de palillos, dos camisas de mujer labradas de negro en el collar y mangas puestas en árbol, un par de almuadas de nabal con sobrepasado aforrado en tela
229. En el último tercio del siglo XVI comenzaron a comercializarse piezas de adorno y telas procedentes de China, de modo que estamos ante el elemento más moderno de cuantos hay en la casa de los
ricos Çafar. Posiblemente se trate de la primera muestra de ornamentos importados de China en el
marco oscense.
309
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 310
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
colorada, una toballa de lienzo de casa de cortado con su guarnición de palillos alrededor, ocho varas de canicul en una pieza, un travesero labrado de negro esblaído y
traído, un pedazo de nabal con una guarnición de tres dedos de oro y plata ancha falsa, una toballa vieja de nabal con una laborcica negra y un cairel por los cantos, cuatro almuadas de nabal labradas de negro, dos grandes y dos pequeñas; unos zapatos
valencianos labrados, dos pares de almuadas de nabal con sobrepasados, dos pequeñas y dos grandes; un pedazo de lienzo de cortado, nueve varas escasas de nabal en
una pieza, una toballa de lienzo de casa con cortada con una faxa, una toballa de
holanda con seda cruda por acabar, seis varas y palmo de guarnición a manilla ancha
para guarnición de almuadas damasquinas, tres varas y media escasa de otra labor
más estrecha, tres varas y media de lo mesmo nuevo más estrecha, unas mangas de
hilo guarnecidas de seda blanca, un paño de narices de nabal con una labor de carmesí, otro muy ruin llano, un envoltorio con un paper de botones para almuadas, un
par de almuadas labradas de negro servidas, otras almuadas labradas de colorado,
otra almuada labrada de colorado y azul traída, un delantecama de lino con listas de
amarillo y negro, doce cucharas de plata, un delantecama de lino y rete sobrepasado,
cuatro varas y media de lienzo de casa, un delantecama de estopa cortado, unos manteles de grano de hordio de estopa, un pedazo de estopa aparejado para delantecama
por acabar, cinco varas de lienzo de casa en una pieza, nueve varas y un palmo de
toballones gruesos, otra arca de pino con su llave y cerraja y dentro della dos candelos de aljófar del [¿tiempo?], una montera de bayeta parda, una hanega de nueces, un
sombrero muy viejo, un par de estivales viejos, un par de zapatos de hombre viejos y
unos pañazos de poco valor, tres pares de peales de aforro viejos y dos de lienzo con
tres pedazos de lienzo viejos; un arca de pino con su cerraja y llave y dentro della
nueve varas de anafaya negra de viuda, un manto de estambre y seda envuelto en
un pedazo de tela amarilla, una ropa canelada guarnecida de terciopelo morado, un
delantal de algodón y lino, una saya de friça guarnecida de terciopelo negro, una basquiña de paño azul guarnecida de terciopelo carmesí, otra basquiña de chamelote leonado guarnecida de terciopelo carmesí, otra basquiña de tafetán amarillo guarnecida
con terciopelo azul, una ropa de tafetán negro guarnecida de terciopelo negro, una
saya de tafetán negro guarnecida de terciopelo negro guarnecida digo aforrada de
tafetán morado, una basquiña de grana guarnecida de terciopelo carmesí, un mantico
de ropa carmesí aforrado de tafetán azul, un par de mangas de dicha ropa aforradas de
tafetán morado, dos cuerpos de los vestidos arriba dichos, un par de mangas de chamelote de levante, un cuerpo de raso pespuntado, un jubón de raso negro, un jubón de
tafetán pardo viejo, otro jubón de tafetán negro escaqueado, otro jubón de raso amarillo con espiguilla morada, un par de mangas de raso pespuntadas, una capa con capilla de contray con un pasapié romano, un sayo de raxa guarnecido de pasapié viejo,
dos almuadas de raso falso […]ferde aforradas con xirasol encarnado; otra arca con
su llave y cerraja, un pedazo de estopa de lienzo viejo al suelo del arca, dos varas escasas de estopa, siete camisas de hombre y las dos muy traídas, una camisa nueva sin
cabecero ni paños, otra camisa de mujer labrada de negro, otra camisa de niño nueva,
tres tocas de lino de casa viejas, una toballa estrecha muy vieja, una caída de paramento de rete sobrepasada, un delantecama de rete sobrepasado, una caída de rete de
sobrepasado, una cortina y caída de paramento con randas, tres tocas, dos almuadas,
una grande y otra pequeña con unas tiras llanas; un cordón de seda verde y amarillo,
un capacico y en él tres pedazos de rete, una […], una arcacica con otros pañicos viejos, un pañico con una guarnición ancha de palillos, unas mangas con betas amarillas
y pardas de seda, otro canastillo con una prenda de niño labrada de negro, un par de
mangas de canicul labradas de negro y blanco, cinco coletos viejos, un envoltorio con
310
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 311
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
doce babadores de niño, otro canastillo con cosas menudas viejas y un cuadrillo de
cabeza, una escudilla de color y una chica pequeña, cuatro fundas de almuadas labradas de negro, un envoltorio de peales y calcillas de lienzo todo viejo, una causilla con
seis o siete paños de lavar la cara, un par de mangas de raso […]tadas viejas, un capillo de lienzo para cerner, lienzo para dos coletos y una capilla, un sobremesa blanco
con tiras coloradas, un envoltorio con cinco o seis paños viejos, otro envoltorio de peales viejos, un par de mangas de tafetán blancas servidas, una almuadiquilla pequeña
con una randa com[…], un canastillo de sarga blanca con un coleto y un rosario de
Brasil con los paternóster de cristal con su bellota de oro, plata y seda colorada, un llavero de plata, una sortija de oro con una perla engastada, cuarentaiocho granos de
cristal deshechos,230 una rastra de granates con granos de alquimia, más cincuentaiuno o cincuentaidós granos de cristal en una rastra, una cuchillera con tres cuchillos
nuevos con los mangos de cuerno negro, otra arca de pino con su llave y cerraja y dentro della una arquilla con potecillos de ungüentos y uno para las manos de bronço y
una aljaliera,231 una […] de alta con una poma de cristal como un huevo, dos o tres
lienzos de seda blanca y unas barbullerías, otra causa ancha de gorras y […] unas
manillas de vidrio azul y blanco con dos redomicas pequeñas con otras barbullerías de
poco valor; un canastillo con unos majadericos y unas trenzaderas blancas y una almaraja azul con otras barbullarías, dos libras de desfilagorda, un canastillo y en él diez
madexas de deshilagorda con unas franjuelas blancas y una madexa de seda amarilla,
una causilla […] centro al verde con un le[…]corontes de plata y un cabo de correa de
plata y una sortija de la uña, otra causa con una rueca p[…]lida, una libra de dreyla
con un chuso de hierro y cosas muy menudas y unas cuantas madexas de dreyla gruesa, un cobertor de causa larga y en ella una funda de almuada con tres hubillos de hilo
y unas tiras de rete comenzadas a sobrepasar y un estuche y en él un par de tiseras con
guarnición de coral, un pedazo de fustán blanco, un pedazo de tafetán escaqueado
negro y un envoltorio de pañitos viejos, otra causa con un espejo quebrado y unas tiras
de almuada de colorada para pedazo, un paño de muestras para labrar, un envoltorio de
filete de Portugal y otras barbullerías de hacer labores, ocho jubillos de lino en un taleguillo, una romanica pequeña, un envoltorio con pedazos de lienzo de casa, una causa
pequeña con buxerial en una causa larga y en ella seis tocas de seda, dos de algodón
y una de rete y una de tafetán negro, cuatro escofiones de diversos colores, un albanaquilla232 blanca, un[…]ico de te[…], un paperón azul, un papo de guarnición de hilo
amarillo, un canastillo blanco, un andador de niño, una arquilla de taracea con su llave y cerraja y en ella una cestilla con cobertor de verguilla blanca dentro de él tres
madexas de seda cruda, una rastra de cristales menudos, un pedazo de andica de hilo
de co[…], un pedazo de cendal con listas coloradas, una causillas con algunas baguillas blancas, una pieza de guardapolvo de cabezerones de […], doce madexas de […]
blanca, una cayta por coser labrada, otra de cendal de diversos colores, un rosario de
pastillas medianas, dos cascabelicos de plata viejos, un rosario de azabache […]alido,
un paper de mucha goma, un poco de filete, un par de guantes viejos, un panizuelo do
había unos pocos granates.
TODO LO CUAL RECIBE ARANDA
230. ¿Sueltos?
231. ¿Alhajera?
232. Albanega.
311
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 312
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
EL DÍA VEINTISIETE DE ABRIL SIGUE EL INVENTARIO233
Una copa co[…]alpita de plata sobredorada de doce onzas diez arienzos, un jarro
de plata blanca de 18 onzas y 6 arienzos intitulado del vicario de Sant Lorenzo, una
taza ancha con su pie sobredorado de 27 onzas y media, una tacica de plata blanca
escrita así Jesú e Cristo JHS de 7 onzas y 10 arienzos, una taza de plata blanca con su
pie alto de 10 onzas menos 2 arienzos, otra taza con su pie alto de plata blanca de 11
onzas dentro G. decía ser de Fco. García, pelaire, otra taza grande con su pie alto de
plata sobredorada de 20 onzas menos 2 arienzos y decía ser de Alonso Corte, dos candeleros de plata de 20 onzas menos seis arienzos, un salero blanco en tres piezas de 10
onzas intitulado Fco. García, un salero y pimentero de plata sobredorada de 9 onzas
12 arienzos, un salero de plata sobredorada en tres piezas de 12 onzas y 1 arienzo, un
jarro de plata de 18 onzas con dos letreros a los lados, otro jarro de plata de 17,5
onzas, otro jarro de plata sobredorada de 25 onzas, otro jarro de plata de 20 onzas,
un salero de plata sobredorado con sus leoncicos de 8 onzas y 6 arienzos, una taza de
plata sobredorada de 11 onzas y 6 arienzos intitulada ser del merino de Jaca […] oro,
una taza de plata con su pie bajo de 13 onzas […], […] pesan siete onzas doce arienzos que dice ser de Fco. […], otra taza llana sin pie de 5 onzas 4 arienzos […], dos
cucharas de plata de dos onzas y tres arienzos […], cuatro cucharas de plata de 3
onzas y media, un […], un cabo de toca con tres perlas dice ser de Fco. Blasco […],
[…] y perlas en medio, una esmeralda grande de peso de dos cilon[…], un collar de
cristal y perlas de oro de peso de tres onzas y una […] […] con diez cuchillos y un
sacatuétano.
TODO LO DA POR RECIBIDO ARANDA
EL DÍA 8 DE JUNIO EL COMISARIO LIBRÓ A ARANDA LO SIGUIENTE:
Una cadena de oro triangular de 6 onzas y media y 6 granos. Una cadena de oro
de eslabones cuadrados y redondos y pozalejos de 11 onzas 7 arienzos. Ocho manillas de
oro redondas guarnecidas de hilo torcido de 4 onzas y 6 arienzos. Un apretador con
un […] pieza de oro […] un hábito de oro con una banda de tafetán blanco de […]
3 onzas, decía ser de Manuel Gali. Unos anteojos de plata y un brazal de plata pesaron 15 arienzos. Un cabo de toca de oro, tres sortijas de oro y unos recuerdos de oro,
la una que tiene un sello, las otras llanas sin piedras, pesaron una onza y catorce arienzos. Una sortija de acero con unos diamantes falsos. Tres sortijas de oro, dos con piedras, pesaron 12 arienzos y seis granos. Ocho cucharas de plata llanas, pesaron siete
onzas dos arienzos. Veinte piezas de oro para collar o para gargantilla, pesaron dos onzas
y tres arienzos. 27 piezas estampadas de oro y un oxal con seis piedras de oro y una
sortija de oro con turquesa, pesaron diez arienzos y seze granos. Cinco sortijas de oro,
dos con piedras, pesaron quince arienzos. Dos arracadas de oro triángulos con cuatro
perlas o aljófar, una con un zarcillo, pesaron 10 arienzos. Un papel con aljófar y unos
granates y aljófar con veintitrés granos de oro, pesaron 10 arienzos. Una cinta de oro
con 37 piezas con broche y cabos puestas en una cinta de terciopelo y una beta de seda
negra pesó 5 onzas 14 arienzos. Cuatro apretadores de oro, uno de piezas estampadas
y granates y el otro con oxales y aljófar, el otro con piezas estampadas y granicos de
233. Las piezas están numeradas; parece ser que llevaban un número dentro.
312
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 313
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
oro […] catorce […], el otro con aljófar y granicos de oro. Pesaron tres onzas y […]
arienzos. Una poma de oro con cinco perlas y una carchofica esmotada de oro. Pesaron dos onzas dos arienzos. Un rosario con su bellota de seda negra y diez granos de
oro medianos. Otro rosario de marfil con cinco estremos de oro. Dos cadenas de acero.
Una pieza de oro intitulada de cincuenta [?], pesó 16 onzas. Veinte y […] de a cada
10 ducados. Tres piezas de oro de a cada dos doblones. Siete doblones de oro zaragozanos y navarros. 4 escudos de oro y 16 reales en plata. 1 doblón en oro. 4 escudos de
oro, un florín de oro, medio escudo de oro.
TODO LO RECIBIÓ ARANDA
Además, algunas capitulaciones matrimoniales y testamentos hablan de vestidos, muebles y joyas, pero lo habitual es que lo hagan de manera general, sin
especificar nada, de manera que hay que recurrir a los inventarios para poder
reconstruir al detalle el vestuario, los ornatos y el mobiliario y menaje de una
casa. De todos modos, vale la pena recoger aquí los escasos ejemplos en que se
detalla algún elemento. En 1527, Isabel Alguacil deja en herencia a su «nono»
una cinta de plata de 10 onzas y dos manillas de plata de 1,5 onzas. En 1528
Rodrigo Alfanaquí se ve obligado a dar a su cuñada Esperanza Compás la dote
que le había prometido su hermano Ximeno al casar, consistente en dinero, vestidos, ropa de lecho y unas manillas de oro. En 1546 Leonor Compás recibe de
su prima María Compás «una almezerica de oro», que es un cabo. María Marguán, viuda de Pedro Cigüeño, deja en herencia a su hija María Cigüeño dos
manillas de oro en 1549. En las capitulaciones matrimoniales de Ana Compás al
casar con su segundo marido, Alexandre de Sasa (1566), se detalla lo que ella va
a recibir y que da idea del vestuario de una mujer de clase acomodada: una ropa
frisada, una faldilla grana guarnecida de terciopelo, un manto de los que «se
usan de acuerdo con su qualidad», una cadena o collar de oro y un apretador de
piezas de oro. Agustina Prom en su testamento (1572) deja a varias mujeres
de su familia una faldilla nevada y un joyelico de oro, ropa blanca, almohada de
zangala labrada en negro, unas faldillas coloradas, un vestido azul, unas camisas, otras camisas de zangala y unas cortinas de paramento. Tres años después,
Beatriz Gali deja a su hermano Manuel Gali unas perlas que habían sido de su
madre. En 1576 Alexandre de Sasa restituye al justicia un vaso y una taza de
plata de 45 onzas que tenía «a caplienta» y que eran de María Casabona, que en
1583 aparece citada como mujer de José Çafar. En 1577, en un testamento de
Esperanza Compás, mujer de Ferrando Çafar, hay unas mandas en las que se
citan unas manillas de oro, una basquiña blanca, una ropa «de escoto» y una
ropa «de raxa aforrada de bayeta». El mismo año, en un testamento de su marido se deja a su hijo Ferrando Çafar menor una cadena de oro de 99 ducados de
oro de peso, y a su hijo Francisco Çafar, un jarro de plata sobredorada de 20
onzas; en un codicilo hecho poco después se deja a Francisco unas manillas de
oro; la cadena es dada en herencia por Ferrando Çafar menor a su sobrino Juanico Çafar en un testamento que hace en el cadalso antes de ser ejecutado en
1583. Del rico tesoro de los Çafar que hemos reproducido más arriba, en 1585
313
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 314
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
el administrador Jaime de Aranda entrega a María Albariel 54 cabos de oro, una
taza de plata y un salero de tres piezas de plata blancas de 21 onzas y 4 arienzos, otra taza de plata de 5 onzas y un cuarto, una taza de plata blanca de pie
corto y 13 onzas y un cuarto de peso. En 1588 testa Isabel Ezcandar, viuda de
Juan Lasierra, y deja a sus hijas solteras, Ana y Elena Ezcandar, varias sayas
negras, granas y azules, ropas de lana y lino y un paramento de cama. En su testamento, Ana Ezcandar (1600) deja ropas de cama, sábanas, un delantecama,
un paramento, una saya negra, una faldilla, un «librico» de oro y varias sortijas
también de oro. En 1606, antes de contraer matrimonio, Mariana Cigüeño recibe de su marido, Francisco Gali, una saya «de raxa negra guarnecida», un jubón
de tafetán negro con manto de estambre y seda, una basquiña «de raxa guarnecida y con una faxa de color» y una basquiña «de raxa» también guarnecida «con
unas faxas» de los colores que ella quiera.
Documentos que hagan referencia a vestimenta de hombre, aparte de los
inventarios, solo tenemos tres, y todos son contratos de aprendices en los que el
patrón les garantiza ropas buenas al finalizar la instrucción. En 1538, Pedro
Cigüeño asegura a Miguel Fierro dos jubones, camisas, sayos, capas y calzado.
En 1546 Juan Salas, de Alquézar, firma como mozo de Domingo Almazor; al terminar el contrato recibirá un jubón de 1 florín, capa y sayo de 12 sueldos la vara,
calzas valonas y zapatos. En 1548 Agustín Ezcandar promete a Martín Claberol
unas calzas finas de cordellate y una gorra buena.
Una de las cosas que llaman la atención de los inventarios estudiados es la
presencia de armas, aunque la mayoría sean viejas y anticuadas y posiblemente
tengan más bien un valor sentimental asociado al recuerdo de una época en la
que los moros de Huesca tenían el privilegio de servir al rey con sus armas, cosa que
no les estaba permitida a los judíos. De aquel pasado quedaban restos en algunas casas y, a pesar de la prohibición de tener armas, que se hace general desde
mediados del siglo, vemos en los inventarios, especialmente en el de los Çafar,
que no todas se entregaron a las autoridades. De todos modos, como decía, parece que las armas que se conservan son un recuerdo familiar o quizás un elemento decorativo o un complemento para el vestido de paseo. Este podría ser el caso
de algunas de las espadas y accesorios de los Çafar, en cuya casa en 1582 hay no
menos de siete espadas, unas corazas viejas, dos guantes de malla y unas grebas,
además de una daga con su cuchillo y su vaina, otra vaina «con dos güebillas»,
«unos tenentes» de espada con sus cintas de cordobán y, lo más curioso, un molde para fabricar bodoques o pequeñas bolas para tirar con ballesta. En casa de
Farax (1530) hay un arnés y una ballesta. En casa de los Alfarrán, una espada
y un armatoste o pieza para armar ballestas (1533). Los Aburramén tienen en
1541 un casco, un guante de malla, una daga, tres espuelas, una espada que era
de maese Juan Sala, una espada de dos manos y otra espada normal y dos virotes. En 1544 en casa de los Tillero hay tres ballestas, un casco, una espada en
buen estado y otra muy vieja y orinada. Un broquel viejo hay en casa de Del Rey
(1555). Los Fierro tienen una espada (1564), y Juan Felices, a pesar de su condición de infanzón, solo tiene seis ballestas y dos espadas viejas (1607).
314
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 315
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
Las diferencias económicas han quedado perfectamente reflejadas en los
inventarios y en las capitulaciones matrimoniales, pero no tenemos información
sobre los más pobres, aquellos que nunca acudieron al notario. Sabemos lo que
la mayoría vestía, cómo se enjoyaban, cómo amueblaban las casas, e incluso
hemos tenido información sobre aspectos tan poco conocidos como el aseo y la
higiene. Hemos visto la existencia de «çabón» (jabón), de bacías de estregar y
lavar, piedras y piezas para hacer la colada; hemos podido descubrir aspectos
del aseo personal gracias a los paños para la cara, los «exugamanos», los pañizuelos para las narices, las toballas y los ungüentos en general, y ungüentos para
manos en particular. Nos consta que hay ropa «de entrecasa» (para estar por
casa), «para asomarse a la calle», para dormir, para las ceremonias (tocas y
capas), para el paseo (sombreros, capotes y mantos); ropa y calzado de invierno y de verano; piezas trabajadas con tejidos caseros, locales o de importación
(contray, holanda, brujas, por ejemplo). Sabemos del amor por las sedas, las
randas, los bordados, los brocados, etcétera, en los que se unen la tradición («a
la moresca», ropa de estar por casa «a la turquesca», cuerpo y mangas «a lo
antiguo») y lo moderno («pasapié romano») o lo más innovador de la moda,
como los flecos con «adrezos de xinata» que hallamos en casa de Çafar. Se nos
han relacionado todo tipo de joyas de oro, plata, acero, perlas, piedras: sortijas,
anillos, manillas, apretadores, bordados en oro, etcétera. Hemos visto vestidos
de niños, de muchachos, de mozos y mozas, de viudas. Nos han informado de que
adornaban sus paredes con cortinas y bancales, algunos procedentes de Francia
o de Arrás; de que sus lechos podían ser simples tablas con una márfega o camas
de madera labrada y doseles con «caídas», alamares y sobrecielo; de que los
muebles podían ajustarse a la moda del momento, como los «escabeches a la
moderna». Hemos conocido dónde cocinaban y qué menaje utilizaban; qué vajilla
(platos y escudillas de tierra, cerámica blanca o de color o de metal) y cubiertos (cuchillos y cucharas de madera o hierro y en casos excepcionales de plata)
empleaban; las abundantes piezas de alfarería, de calderería y de vidrio usadas
para cocinar, almacenar, beber; los sabores que les gustaba dar a su comida
(especias, azafrán, ajos, miel, cilantro, cominos); y no se puede descartar el consumo de vino o de aguardiente, como lo prueban las frecuentes bodegas y los
alambiques, aparte de los datos concretos de los que ya se ha hablado. Hemos
podido, en fin, hacer una fotografía de este grupo social, que sin duda no sería
muy diferente de la que resultaría del estudio de sus paisanos cristianos viejos,
al menos de la puerta de la casa hacia fuera. Pero, como antes decía, falta información más abundante sobre la población más humilde, aunque hay algún
inventario que manifiesta una pobreza total, de manera que también hemos
conocido a los menos afortunados.
Pero acaso valga la pena recopilar lo más notable de todos los datos barajados hasta ahora para reconstruir lo que era la casa, el menaje, los vestidos y los
aderezos. Y, como repetidamente se ha venido diciendo, no creemos que lo que
vamos a exponer, salvo pequeños detalles que se harán notar, sea privativo de los
conversos: se trata del reflejo de lo que era la sociedad oscense en general.
315
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 316
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
DEPENDENCIAS, MOBILIARIO, ORNAMENTOS Y ROPAS DE CASA
Si hubiéramos de reconstruir una casa prototípica deberíamos hablar de un
edificio que en su planta baja tenía dos puertas, una para la tienda o el obrador y
otra para la vivienda y las caballerías (en ningún caso hemos visto que tuviesen
carruajes), un patio que daba paso al corral (parece que alguno tenía puerta independiente, una puerta falsa) y, en él, las cuadras, algún palacio-almacén y en ocasiones un mirador o una falsa a los que podía llegarse por escalera o por escalera
«de fuga». Desde el patio se accedía también a las bodegas, que estaban bajo el
nivel de la calle. Al mismo nivel de la calle se encontraba la masadera, y en las
casas mejores, que tenían horno, lo ubicaban en la zona de corrales. La cocina,
que por regla general era el corazón de la vida familiar, era grande y solía ocupar
la parte central de la primera planta, con un fuego bajo y a su lado una cadiera
(banco escaño, bancos de fuego). Desde allí se accedía a las salas y dormitorios,
situados en esta planta y a veces en una segunda; encima de todo había una falsa o un solanar, que si estaba cerrado se definía como mirador, con antepechos y
barandas. Algunas casas tenían también palomar. Los materiales empleados en la
construcción eran la piedra en los cimientos y la parte baja de la casa, la rejola y
el aljez fino para los suelos y las paredes, espalmadas por lo general; en contadas
ocasiones se usaba el ladrillo, que era vidriado. En su exterior la casa tenía un rafe
bastante saliente y podía haber un banco a la puerta. El número de salas era muy
variable, pero lo que queda claro es que el conjunto podía constituir un laberinto
de salas y alcobas tras salas y alcobas. Como algo excepcional encontramos un
cuarto para lavar y un estudio. Había ventanas en las salas y estancias, a veces
con rejas o celosías, y no parecen infrecuentes las llamadas valencianas y las que
tenían bancos a los lados. Ante las ventanas se ponían telas enceradas y cortinas,
lo mismo que en las puertas, que solían tener antepuertas.
El mobiliario era reducido. Sobre el suelo, alguna estera, alfombras y bancales de suelo y de pie. La camas solían ser tablas de diferentes anchuras y longitudes, y bajo las tablas estaban los pies; a veces y excepcionalmente estaban hechas
con madera labrada, y en otras ocasiones eran literas. Parece que la calidad y el
tamaño estaban en función de la importancia del usuario: se habla de «camas de
mozos» y cunas para los niños, mientras que las camas de más categoría tenían
doseles con miracielos y caídas o cortinas adornadas con alamares y goteras, cortinas de red con goteras, además de cabezales y delantecamas, todo ello con telas
nobles entre las que abundaban las sedas, el cendal, los lienzos sobrepasados con
redes, puntillas o franjas, a veces con colores vivos como el anaranjado, franjas
azules, cárdenas, randas negras, etcétera. Sobre las tablas se colocaban «fijuelas»
(colchones delgados y estrechos) y colchones de lana o márfegas de paja. Las
sábanas podían ser de cáñamo, de estopa, de lienzo, de linete, de lienzo de casa,
de lienzo vizcaíno, de seda dura, de mezcla de hilo y seda, de hilo y estopa, y frecuentemente estaban adornadas con randas, bordados, tiras o franjas de rico colorido, igual que los traveseros, las almohadas, las toballas y las vánovas que cubrían
el lecho, por lo general de telas buenas (de punto, de lienzo, de naval, de holanda, de ruan), con adornos, sobrepasadas con rete o con franjas, bordadas, con
316
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 317
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
puntillas, con filetes o con adorno de «palillos» (encaje). En el invierno se ponían
colchas y mantas, blancas y de colores, de lana y de otros tejidos, como el grano
de hordio, y en raras ocasiones, sobrelechos de piel o vanovados, azalejas (piel de
cordero con su lana curtida), mantas de pelo de cabra y almadraques, almadraquillas y almadraquicos. Los traveseros y almohadas solían rellenarse con lana o
plumas en las casas ricas. A los pies de las camas podía haber bancales de suelo
o «alhombricas de raz», alfombricas de pie. El amor por el lujo, la ornamentación y los colores vivos se observa incluso en las casas más humildes, como veremos también al hablar de otras dependencias de la casa.
En algunas salas nos podemos encontrar arquimesas y bufetes. Bancos, escaños, «escabeches», «escabeches a la moderna», banquetas, bancos, banquicas,
cadiras, sillas, sillas con asiento de cuero o de madera, con respaldo alto, de costilla, cadiras escañiles, así como tarimas, estrados, estradicos, estrados de asiento y escabeles para descansar los pies se distribuían por toda la casa, pero en
general no eran muy abundantes. Las mesas estaban en la cocina, en algunos
estudios, en las salas y en los miradores, y podían ser grandes, redondas, largas,
a veces con pies labrados; había mesas grandes con alguazas, de tijera e incluso
una mesica para enfermo con sus pies, es decir, para poder comer en la cama.
Sobre las mesas aparecen ornamentos como sobremesas decorados con tiras, un
frutero de sobrepasado de hilo con una jarra y un serafín, pañizuelos y paños, o
arquillas, cofrecicos, candelabros y pequeñas joyas como arquicas de taracea,
«una capsica colorada y verde» con ternas y cuentecicas dentro, una arquilla
dorada y otra para guardar sellos. En casa de los Çafar, sobre una mesa, hay
«cuatro guardadamas», palabra no encontrada en ningún repertorio y de difícil
interpretación pero que yo relaciono con el juego de damas, el cual era ya
ampliamente conocido con ese nombre a mediados del siglo XVI.
Las arcas se repartían por toda la casa; las había para guardar harina, cereales, ropas, documentos y todo tipo de cosas, y muchas de ellas tenían cerrajas.
Eran de tamaños diversos: se habla de arcas grandes, medianas y pequeñas,
comúnmente de pino. Era el mueble por excelencia; así, en el inventario de Alfarrán de 1533 se dice que en un arca grande «está casi todo». Algunas eran de
madera noble, especialmente nogal, y estaban boceladas; había otras recubiertas de cuero, e incluso nos encontramos una arquilla recubierta de cuero con
clavazón de Castilla en casa de Juan del Fierro (1564). También había cofres,
cofrazos y cofrecillos. Los armarios eran un mueble poco común y solo aparecen varios en la casa de los Çafar, en la de Felices y en la tienda de Aburramén
(1541), si bien hemos visto que en las obras que hacen en el palacio episcopal
también se habla de armarios, de manera que seguramente los habría en las
salas de los moriscos ricos. Aparte de los muebles señalados, es probable también que hubiera tableros (mostradores) en las casas y, por supuesto, en las botigas, como el que hay en la de Juan del Fierro, con cerraja y llave. La madera
predominante es el pino, y solo en casa de Felices se insiste en que los muebles
son de nogal, bocelados y labrados. Para guardar documentos nos encontramos
carpetas y guardacartas.
317
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 318
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
Para calentar las estancias estaba el fuego de la cocina, pero es seguro que en
las casas nobles había chimeneas en las habitaciones como las vistas en los contratos de obra, y escalfadores, escalfetas y escalfadorcicos de arambre (cobre) de
todos los tamaños y diversos usos (calentadores de mano, de cama, de comida,
de asiento, etcétera).
En el cuarto de la masadera y el horno, si lo había, algo infrecuente, nos
encontramos «arcas forneras» (para harina), arcas paneras, bacías de amasar
con su banco y sus pies, algunas con cobertor. Junto a la bacía estaba la cernedera que se colocaba sobre la bacía a la hora de preparar la harina para amasar;
también vemos cedazos de seda o de cerdas, porgaderos de esparto, cernedores,
capillos para cerner, paños de lana, estameña o lienzo para envolver la masa
(maseros y masericos), tobajas para el pan, capazos de caña para colocar las hornadas, capazos de palma para la harina y mandiles, delantales y zamarros para
el horno, algunos de lana y otros con listas azules.
En los estudios podemos encontrarnos mesas y sillas de diversos tipos o
muebles como el «cajón de pino labrado con sus almarios». En los miradores,
que muchas veces servían como cuartos trasteros, puede haber las cosas más
variopintas: camas, sillas, bancos, escaleras de fuga, bacías, útiles de labranza,
etcétera; y ya hemos mencionado el posible uso de una falsa como sala secreta
de reunión.
Aparte de lo dicho, ¿qué más nos encontramos en estas casas, sin tener en
cuenta los instrumentos de oficio o de agricultura que ya vimos? Lo primero que
llama la atención es la abundancia de piezas de alfarería, los tejidos decorativos
y las piezas de herrería y de madera, así como lo infrecuente del vidrio. Veamos
primeramente los elementos utilitarios y después repasaremos los ornamentales.
En la cocina, que, como decíamos antes, era el lugar donde se hacía la vida,
es donde más piezas nos encontramos. En el hogar había una cadena central con
un gancho del que se colgaba lo mismo una cazuela que un escalfador de arambre;
asnillos, estraudes de distintos tamaños, badiles, fogarilicos de tierras, tenaza,
ceniceros, horquillas torneadas, anillos, ganchos, espedos y espedicos, «trasfogares» (planchas de metal para detrás del fuego), fogariles de arambre y murillos
de hierro. Los muebles solían reducirse a asientos, cadieras, aparadores para
cántaros y otros usos, y mesas, además de las omnipresentes arcas. El menaje de
cocina era muy abundante, salvo en casos de extrema pobreza. Almireces de cobre
(bronce), tierra y madera con su mano; de arambre (cobre) nos encontramos
cántaros, bacinas, perolas, perolicas, embudos, aceiteras, esbromaderas, raseras,
cacerolas, coberteras, cazuelas con cobertor, calderos, calderas y calderetas,
tazas con mango de hierro, ollas, «poçaderos» (cubos), jarros, copas, coladeras
y coladores, perolas, cantaricas y bacinicas. De hierro y latón había sartenes
de todos los tamaños, espedos, graíllas, ollas de diversos tamaños, asadores,
aceiteras, cuchillos y cuchilleras, talladores, rallos, cuchillones, esbromaderas,
raseras, coberteras, sacadores de aceite, cucharas, bacías y bacinicas, badiles,
calderos, y otros. Había saleros de estaño; de madera, bacías, cucharas y cucharones. Cestas y capazos eran abundantes, como veremos más adelante. Y no fal-
318
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 319
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
taban los objetos extraños, como un sacador de aceite de Flandes. Había paños
y «exugamanos» de cocina. Los objetos de barro eran los más frecuentes: tinajas,
«escoltetas» (así se mencionan, pero no se explica qué son), coberteras, ollas,
cazuelas, cazuelos, botejas de diversos tipos, cántaros de todos los tamaños, cantaricas y jarros. Excepcionales eran los objetos de plata, como saleros, cucharas
o copas. La vajilla solía ser de barro o loza, aunque no faltaban los platos y
cucharas de latón y estaño, y los cubiertos se limitaban a cuchillos, algunos con
mangos de cuerno, y cucharas de madera, latón o hierro. Entre las piezas que
encontramos destacan las conquillas con o sin asas, algunas descritas como «a
modo de plato de Málaga»; platos grandes, medianos y pequeños, escudillas
recias y delgadas, platos para alforja, salseras, fondillos, platos-escudilla, grialas
o gredalas para lavarse las manos, y también jarros de Málaga para aguamanos.
Muchas de estas piezas eran de color blanco, blanco y azul o azul solo; excepcionalmente hay dos escudillas royas. Casi toda la loza fina era de Málaga, y en
algún caso era de origen desconocido. El vidrio también estaba presente: barrales, cucharas, frascos, redomas de todos los tamaños, una almarraja azul, vasos
y un salero de vidrio de Barcelona. En cuanto a las piezas de tejido para la mesa,
había sobremesas para decorar de diversas telas con bordados y puntillas, y
manteles que podían ser de grano de hordio o «alamandiscos» (es decir, de origen o de tipo alemán), servilletas de los mismos tejidos, paños de enjugar las
manos, babadores (baberos) para comer, babadoricos para los niños y toballolas.
En relación con el aseo personal hemos hecho mención del aguamanil, de las
conquillas y de los enjugamanos en la cocina o en la sala de comer. No tenemos
muchos datos sobre esta cuestión, pero sabemos que en los dormitorios había orinales, que en algunas casas había «necesarias» (letrinas), que abundaban los
paños para secar las manos y para lavar la cara, que había toballas, toballones y
toballicas de mano (para distinguirlas de las de cama), a veces bordadas («toballas de mano labradas de grana»), y se citan los pañizuelos de nariz. Había escobillas para limpiar la ropa, es decir, cepillos. Sabemos que se usaba jabón y que
se hacía la colada con cenizas en coladeras y roscaderos de metal con una gran
piedra para colocar sobre la ropa; que la ropa se podía tender en «enxugadores
de fierro»; que en algunas casas había un cuarto para la colada; que en todas
había bacías de lavar y de estregar, y, a veces, arquillas con «potecillos de
ungüentos» y «ungüento para las manos»; que los perfumes se guardaban en
«pomas», de las que conocemos una de cristal con forma de huevo guardada en una
caja y otra de oro con cinco perlas y «una escarchofica de oro». También sabemos que la lucha contra las ratas debía de ser un problema, como lo demuestra
la existencia de rateras en las casas.
La cestería que encontramos es básicamente de caña, «berga» (sarga), bimbre (mimbre) y esparto, como productos de la tierra, o de palma, de importación. La había en toda la casa y como material de primera necesidad: canastas
de mimbre y caña de todos los tamaños, roscaderos234 pequeños, cestas, cestetas
234. Un roscadero en aragonés es tanto un balde (el de hacer la colada) como un cuévano.
319
58. Moriscos en Huesca
6/2/09
08:29
Página 320
LA CASA: DEPENDENCIAS Y ENSERES
y cesticas, capazos de todas las medidas, de caña, palma, sarga, mimbre y
esparto, capazos terreros, espuertas y esportones de esparto y de palma, esteras de esparto, canastillos y capacicos blancos de sarga, capacicos para comprar, capazos de costuras y argaderas de mimbre (angarillas o aguaderas), así
como fundas para barrales (garrafas) de mimbre y para botijos, presumiblemente de esparto.
Candiles y candelinas de aceite con «torcida», candeleros de hierro, de latón,
lanternas, candeleros de azófar, «beladores» y «beladeras» de madera, candeleros altos, a la antigua, y candeleros llanos de azófar alumbraban la casa; en las
menos afortunadas, solo candiles. Esos puntos de luz se colgaban de las paredes
o se ponían sobre mesicas especiales para candeleros; algunos iban sobre las
mesas y otros eran de pie alto.
Los ornamentos que podemos encontrar en las casas son siempre los mismos. Había numerosos elementos decorativos, pero lo que más llama la atención
es la abundancia de almohadas y cojines, que aparecían en todas las habitaciones y estancias de la casa; acaso se tratara de elementos tradicionales heredados
de los antepasados; de hecho, en más de una ocasión se habla de almohadas
labradas a la morisca. Da la sensación de que no tuvieran exclusivamente una
función ornamental, sino que sirvieran de asiento o de apoyo, porque también
abundaban las mesicas pequeñas (de pie, «de tixeras», redondas con pie), que
exigían estar sentado en el suelo para usarlas. Eran por regla general de telas
ricas, labradas, con sobrepasados, con tiras y franjas de colores, de alcabía,
labradas con mucho color, de ras, de raso, de falso raso, de filadiz (hilo de seda),
de lienzo, de ruan, con lazos, etcétera. Sobre el suelo había esteras, y alfombras
bordadas como algo excepcional, o al menos eso indican los inventarios. Ante
las ventanas se colocaban cortinas, paños de lienzo o encerados, y ante las puertas, cortinas, sábanas de puerta y antepuertas de ras; sobre las paredes, cortinas de lienzo, de red, de cendal, de damasco, de percal, de «pincel con unas
damas», es decir, pintadas, generalmente de vivos colores, como el azul y el rojo
y amarillo combinados. Los reposteros, algunos de ras, y sobre todo los bancales, eran omnipresentes: en el patio, en las salas, en los dormitorios; de todo tipo
y origen: de lana, de lienzo, ondeado, de naval, con escudos, de Biel, de Ayerbe,
de Francia, de Arrás. Y, excepcionalmente, en la casa de los Çafar, nos encontramos un cuadro con mujeres desnudas, cinco lienzos de «madamas» sin marco y una pintura de la Virgen; en la de Del Rey, cinco papeles pintados con santos, y en la del infanzón Felices, dos lienzos pequeños, uno con el arca de Noé.
Otras piezas decorativas eran los pasamanos, los sobreplatos, generalmente de
seda y bordados, alguno «a la morisca», y los paños bordados, sobrepasados,
con tiras, etcétera, de uso no definido. Había también piezas de cerámica y
vidrio para decorar, como platos y espejos, así como saleros y otras piezas de
plata, además de las viejas armas y armaduras. Como algo excepcional, en casa
de los Çafar estaban la vihuela, indicativa de su nivel de vida y de su cultura, y
las nueve jaulas de pájaros, que también podemos considerar e