EBERHARD GEISLER, El dinero en la obra de Quevedo. La crisis

advertisement
EBERHARD GEISLER, El dinero en la obra de Quevedo. La crisis
de identidad en la sociedad feudal española a principios del siglo
XVII. Traducción del alemán por Elvira Gómez Hernández. Edition
Reichenberg (Problemata Literaria 73), 2013, 270 páginas.
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
Universidad de Huelva
Uno de los temas de la obra de don Francisco de Quevedo al
que, por extraño que parezca, su ingenio no le reservó ningún
género en especial es el dinero. Así, tomando como punto de partida
la lectura y análisis de escritos salidos de la pluma de diversos
economistas coetáneos a nuestro poeta, a lo que se añade la revisión
de las teorías de Karl Marx y otros conceptos modernos de índole
psicológica de la identidad, Eberhard Geisler acomete la ambiciosa
labor de describir el grado de sensibilidad con el que Quevedo
plasmó las tensiones, las posibilidades y los fracasos de su sociedad.
Dividida en ocho bloques más un prólogo a la traducción
española y un epílogo en forma de catálogo bibliográfico, en el que
se clasifican las referencias en virtud de su naturaleza, el propio
autor reconoce y resalta, ya desde el prefacio, los tres pilares en los
que cimienta su metodología de trabajo: el paso histórico de la
economía feudal a la economía capitalista, la contemporaneidad del
presente estudio con la corriente del NewCriticism y, en fin, su
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
13
propio intento de inclusión de la noción de identidad social. De esta
suerte, consciente del interés del público por la cuestión económica,
Eberhard Geisler presenta su trabajo con la esperanza de servir de
punto de partida paraulteriores indagaciones y perspectivas más
amplias. Cuatro de las ocho partes que conforman el presente
estudio no son sino un análisis crítico-histórico del contexto social y
económico por el que pasó Europa desde el descubrimiento del
Nuevo Mundo hasta el siglo XVII, en general, y España, en
particular. De ellas, únicamente la sección cuarta muestra algún
atisbo de contenido literario quevediano.
No obstante, en el capítulo introductorio Eberhard Geisler
puntualiza, organiza e indica los aspectos que, para él, han de
tenerse presentes a la hora de emprender la lectura y buen
entendimiento de la temática aquí tratada. En este sentido, el autor
comienza su estudio arrojando algo de luz sobre el planteamiento de
la cuestión. Como ya se ha indicado, ese aspecto cuasi comodín del
dinero, un tema, a la vez, preeminente en la poesía quevediana, está
patente en aquellas composiciones de argumento político, filosófico
y religioso forjadas por el ingenio del poeta de cuna madrileña. De
ahí, por tanto, la equiparación económica con lo moral, lo social, lo
político y, por qué no, con el poder divino. A este status quaestionis
sigue un breve análisis e intento de concreción del concepto de
identidad y de crisis de identidad. Para Eberhard Geisler, la obra de
Quevedo refleja la crisis que experimentó la sociedad española en
su paso del sistema social feudal a una nueva organización
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
14
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
burguesa, para lo que adopta el concepto de identidad de Erik H.
Erikson. Su pretensión, en definitiva, no es sino la de describir la
situación de la sociedad feudal española a partir de los textos por él
elegidos, en los que se vislumbran las dificultades de España en lo
que a los cambios socio-económicos a escala mundial se refiere. En
un contexto tal, por añadidura, los autores, estudiosos y, en general,
las gentes de la época fueron capaces de percibir la ruptura en la
tradicional unidad. Por lo tanto, el problema que comprende la
cuestión del dinero -y esto se deja entrever en la obra de Quevedoreside en si éste se limita a formas que frenan el cambio de la praxis
feudal o si, por el contrario, se torna en capital productivo,
fundando una nueva praxis burguesa a la manera de los demás
países de Europa.
Enel segundo capítulo, «Breve sinopsis sobre la historia del
tesoro americano en la España del Siglo de Oro», Eberhard Geisler
ofrece un panorama histórico general enfocado en un análisis sociopolítico de la situación de Europa y del Nuevo Mundo, por un lado,
y de la España de Quevedo, por otro. Sin ninguna aportación
literaria, este apartado es más una crítica subjetiva con juicios de
valor de tinte personal. Y en la misma línea se desarrolla la
siguiente sección, «Tradición y estado de la teoría económica»,
iniciada con un muy peculiar y personal concepto de «Siglo de
Oro» sacado del contexto que le es propio, a saber, el artístico y
literario. En estas páginas, el autor esboza una teoría económica de
la España de los siglos XVI y XVII partiendo de la tradición
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
15
aristotélica y escolástica reflejada, respectivamente, en la Política
del filósofo de Estagira y en los comentarios a laÉtica a Nicómaco y
en la Summa theologica de Tomás de Aquino, éstos debidamente
citados en latín y aquéllos, lamentablemente, en traducción
española. Estos textos tenidos como clásicos sirven al autor para
dedicar unas líneas al análisis y aportación económica de Tomás de
Mercado y de la Escuela de Salamanca del siglo XVI, por un lado, y
de Martín González de Cellorigo y Sancho de Moncada, en el siglo
XVII, por otro. Si el mérito de aquéllos reside en haber descubierto
las leyes de mercado y de presentar al burgués como «hombre
universal», en tanto que participa del comercio -entendido como
instrumento de cultura y civilización-, y como perfecto ejecutor del
mandato de Dios, procurando dejar a un lado el tradicional recelo de
ver al burgués como destructor más que como conservador del
sentido
religioso,
éstos,
los
«arbitristas»,
son
dignos
de
reconocimiento por su intento de dar respuesta a la situación de
crisis provocada, según Eberhard Geisler, tras la conquista del
Nuevo Mundo y la explotación y exportación de sus riquezas
naturales. Con ellos, se forja un nuevo concepto de riqueza, al
tiempo que la nueva situación precisa, de manera cada vez más
evidente, de una necesidad de manufactura, descrita y determinada
en sus respectivos estudios. En tamaño contexto socio-económico,
el concepto de riqueza y, por ende, el valor de los bienes sufre un
cambio de perspectiva: el trabajo invertido en la producción de tales
fortunas promoverá y originará, según González de Cellorigo, una
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
16
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
ganancia colectiva. A pesar de este adelanto conceptual, los autores
arbitristas no pueden negar la tan lacerante crisis de identidad de la
sociedad española del momento, una crisis engendrada, en opinión
de Moncada, por la propia expansión del imperio y agudizada por la
competencia económica extranjera y por la carestía de un
mercantilismo nacional propio. La propuesta de los arbitristas para
solventar esta difícil realidad es, en definitiva, la creación de una
universidad propia de obligada concurrencia para todos aquellos
que tomen parte del gobierno y la legitimación de la forma de vida
feudal.
El cuarto capítulo de esta monografía, «El dinero, la
pequeña nobleza y el problema de la identidad; “soy poeta”», está
dedicado al detenido examen y descripción de las experiencias
personales de un miembro de la pequeña nobleza, como Quevedo,
en una época que fue testigo de la gestación de la economía
monetaria. En sus páginas, antes de analizar de qué forma la obra
quevediana refleja, en la temática del dinero, los problemas
específicos desde el punto de vista social, el autor plantea la
cuestión de cómo vivió nuestro poeta dicho tema en relación con su
situación personal. Así, luego de dedicar unas pocas líneas a la
biografía de Quevedo, Eberhard Geisler presenta cuatro textos en
los que, con matiz diverso, se reflexiona acerca de la trascendencia
de la cuestión material sobre el concepto que tiene de sí mismo el
señor feudal y en los que, a su vez, el papel y la actividad del
productor literario se presenta como una salida capaz de librar de la
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
17
inseguridad de ese concepto que tiene de sí mismo. En estos cuatro
documentos,
pues,
partiendo
de
la
discrepancia
de
la
autoconcepción del hidalgo como señor feudal y de la precariedad
material, el autor ofrece una explicación de la crisis de identidad en
la que éste cae. A estos cuatro pasajes se agrega un quinto,
intercalado en medio, que presenta una función contrastiva y
muestra las condiciones para que no se produzca tal inseguridad. De
esta suerte, en el primer texto, Epístolas del Caballero de la Tenaza,
Quevedo previene de cómo cuidarse, de la mejor manera posible, de
las exigencias de los acreedores y conservar, al mismo tiempo, el
dinero propio. El segundo, Romance burlesco, se presenta como
ideal argumentativo o de comportamiento similar que trata de las
tentativas de acercamiento de un amante a su amada, con el claro
propósito, por parte de aquél, de evitar malentendidos relacionados
con la cuestión dela pecunia. El tercer poema, Responde a la carta
de un médico, es el mencionado texto interpuesto que coteja los dos
anteriores, pues en él se aborda el problema de las aspiraciones
sociales y su realización. El cuarto documento, Memorial que dio
don Francisco de Quevedo y Villegas en una academia pidiendo
una plaza en ella, testimonia, a la manera de un autorretrato
satírico, la satisfacción del poeta con su propia situación social. Por
último, Eberhard Geisler selecciona cuatro versos del poema
quevediano 678 (según la edición de Blecua) en los que el poeta
discute con Fortuna y se lamenta del mal trato recibido por ella y
por su caprichoso gobierno. Pese a ello, Quevedo da muestras de
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
18
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
gallardía al afirmar su seguridad para independizarse del
inconstante dominio de aquélla. Es notable, en definitiva, que a lo
argo de estos escritos conceptistas, formulados burlonamente como
forma de pago compensatorio, Quevedo reacciona ante la
inseguridad de la conciencia de sí mismo mostrando lo inagotable
de su producción. Culmina este apartado, en fin, con una visión
general en la que el autor trata la objetividad del problema, en
general, y la situación de Quevedo como hidalgo y sus dificultades
para autodefinirse, en particular.
En los siguientes capítulos, analizará la postura de Quevedo
ante el problema del dinero tenido como algo objetivo y que, de
facto, afecta a la sociedad feudal de su tiempo. No obstante, las
últimas páginas del presente capítulo están destinadas a la escena de
La Fortuna con seso y la hora de todos dedicada a los holandeses,
como potencia mundial en auge, y a su conquista de una posesión
portuguesa al norte de Brasil, por entonces propiedad de la corona
española. En este discurso, nuestro poeta vuelve a hacer alarde de
su talento y maña poética a través del doble sentido de la palabra
«ingenio», en el que se relaciona la factibilidad y conexión de una
vida intelectual con su producción material.
Que Quevedo no es defensor de la práctica económica
burguesa se manifiesta en los capítulos siguientes. En ellos,
Eberhard Geisler vuelve a seleccionar y a analizar una serie de
textos quevedianos sobre el dinero en calidad de objeto. No
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
obstante,
19
el
autor
organiza
el
material
en
tres
etapas,
correspondientes a cada uno de los capítulos que forman este
bloque. El capítulo quinto, «El Sermón estoico. El oro del Nuevo
Mundo y el ciudadano burgués como sujeto», resulta ser una
reflexión crítica sobre las trascendentes funciones del dinero,
tomando como pretexto para ello la explotación del oro de América.
Con tal riqueza de ultramar, en fin, se reflejará la praxis burguesa y
la relación social con el mundo. Así, la denuncia quevediana al lujo
y su consecuente exhortación a un estilo de vida modesta y natural
al estilo estoico la plasma Quevedo en una extensa silva, Sermón
estoico de censura moral, que versa sobre la historia del tesoro
americano, un tesoro que se convertirá en tirano del hombre y
provocará un caos en las costumbres. En un intento por arrojar algo
de luz en lo que a la fecha de composición de este poema se refiere,
al final del capítulo Eberhard Geisler se refiere a Luis Astrana
Marín, quien remite a una carta de nuestro poeta en la que éste
anuncia a su destinatario el envío de esta composición y en la que se
ocupa de la pragmática delos precios promulgada por el cardenal de
Trejo y Paniagua, presidente del Consejo de Castilla. Luego de
presentar su argumentación al comienzo del Sermón, donde centra
la causa del actual estado social en el desenfreno de la codicia y la
avaricia, Quevedo retoma un tema tenido ya como clásico: la
navegación. Haciendo uso del paralelismo con la mitología clásica a
través de personajes como los Argonautas o incluso Ícaro, consu
terrible final en las aguas del Mediterráneo, nuestro poeta reconoce
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
20
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
que la práctica de la navegación supuso, desde sus orígenes, la
expansión del comercio. Sin embargo, el tratamiento quevediano de
dicha práctica, convertida en tópico literario, es paralelo al que en
época antigua ya hiciera Horacio (C. I 3). Tras unos versos acerca
de la profanación provocada por la codicia, Quevedo pone fin a su
composición aludiendo a la explotación de oro como un acto casi
sacrílego. Para Eberhard Geisler, lo que Quevedo evidencia en este
poema no es sino el enmarañado proceso visto por los economistas
españoles del siglo XVII como desarrollo de la praxis burguesa
europea acelerado por efecto de la Conquista. En este sentido, pues,
pese a laafinidad entre Quevedo y Tomás de Mercado en lo que a la
figura y concepto del burgués se refiere, la diferencia entre ambos
radica en la favorable o desfavorable aceptación de los
acontecimientos históricos relacionados con la adquisición de
riqueza. Asimismo, el empleo de tópicos como la navegación
sacrílega o el encomio a una vida natural y sencilla dificulta, según
el autor,el desarrollo de la reciente praxis social, lo que hacía
suponer la existencia de una sociedad burguesa. Sea como fuere,
Eberhard Geisler advierte en el Sermón estoico una crítica moral
hacia la burguesía y una exhortación al noble de que su consumo
desmedido favorece las actividades burguesas y, al mismo tiempo,
destruye el orden feudal del pasado. La práctica burguesa centrada
en la apropiación del oro es calificada y censurada por Quevedo,
pues, como hybris en el sentido homérico, esto es, una fortuna de la
que únicamente pueden disponer los dioses. He aquí lo más
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
21
destacado de este pasaje para el autor: la función objetiva del dinero
vista a través de la fortuna cosificada de ladivinidad. A diferencia
de Aristóteles, Séneca o Tomás de Aquino, Quevedo ve en el dinero
el germen de las consecuencias revolucionarias, concibiéndolo
comola mediación universal cosificada. Por lo tanto, considera
inmoral que el hombre, con el uso monetario, acabe disponiendo
totalmente del mundo; de ahí su mordaz empleo de los tópicos de la
navegación, la explotación del oro y su desaprobación a la actividad
orientada al beneficio personal. En definitiva, la oposición de
Quevedo al progreso histórico de su época son los intereses
políticos y los resentimientos sociales.
La segunda etapa de la práctica burguesa del dinero como
objeto es su circulación en la sociedad española, tratada y analizada
en el capítulo sexto, «Dinero en circulación». En sus páginas,
Eberhard Geisler examina cómo presenta Quevedo los desastrosos
efectos del oro o del dinero en la sociedad. Su estudio parte de tres
momentos que favorecen la comprensión de la crítica quevediana a
la moneda en circulación: su peculiar emancipación frente al
hombre, su papel en la estructura de la jerarquía feudal y el
desconcierto moral que, según Quevedo, provoca. En los textos
referidos en este apartado –los poemas 117, 72, 658 y la letrilla Don
Dinero, entre otros– Eberhard Geisler ve claros reflejos de lo que
Karl Marx llama «el carácter fetichista de la mercancía» o del
dinero, esto es, la apariencia de la independencia de algo
profundamente social, un concepto expresado por Quevedo en su
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
22
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
discurso sobre el «espléndido tirano» o «don Dinero». La cuestión
aquí tratada, empero, ya fue discutida por los contemporáneos del
poeta. Así, Cellorigo observó que los metales preciosos han de
considerarse como pura expresión de la auténtica riqueza –la
productividad social–, no siendo lícito confundirlos con la riqueza
social. El soneto 117, en el que ya se intentan describir los efectos
del dinero, no ofrece, sin embargo, concepto alguno de dinero, sino
que aporta una serie de observaciones que dan fe de la
imposibilidad de concebirlo.Con todo, nuestro poeta sí se detiene un
poco más en el conflicto de roles «hombre-oro», para lo que
Eberhard Geisler hace uso del tópico antropológico del hombre
como «microcosmos», entendido aquí como metáfora del dinero y
que ya definió Cristóbal Pérez de Herrera, coetáneo de Quevedo.
Por lo tanto, en estos versos se constata, según el autor, que el
dinero se ha adueñado de una función que, en teoría, es propia del
hombre, al tiempo que la interpretación contemporánea del tópico la
describe más como la de sujeto de su mundo. Aquí está, para
Eberhard Geisler, la afinidad entre este soneto y el carácter
fetichista antes mencionado. Lo que resta del presente capítulo está
dedicado a la letrilla Don Dinero y a apuntar los diversos efectos
que éste tiene en la sociedad.
Otra de las secuelas que deja el dinero en la sociedad es, en
opinión de Quevedo, la creciente permeabilidad de la tradicional
estructura social, así como el planteamiento de la sociedad feudal en
su conjunto. En este sentido, luego de dedicar unas líneas a la
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
23
situación social de la España de la segunda mitad del siglo XVI y
del siglo XVII, en la que el ascenso social se lograba con el acopio
deriquezas en forma monetaria, llegando incluso a comprarse los
privilegios de la nobleza, el autor destaca la insistencia de Quevedo
en advertir en sus versos del mal que estaba provocando el dinero
en la sociedad feudal definida in sensu stricto. En dicho sistema, en
efecto, aunque los roles sociales se delimitan muy claramente, el
dinero, personificado como un caballero en la letrilla Don Dinero,
no distingue clases ni jerarquías nobles o plebeyas. De ahí que el
dinero, para Eberhard Geisler, tenga un carácter misterioso que
encierra rasgos feudales y reales. En este sentido, según el autor,
Quevedo se da cuenta, en estos versos, de que la economía
monetaria es la responsable de la destrucción del nexo social de la
sociedad feudal, así como de la incapacidad de su autoafirmación
tradicional. Por eso, nuestro poeta presenta como caótica la
eliminación de las diferencias que, durante siglos, había mantenido
la sociedad feudal española.
Como consecuencia de esta igualdad social, Eberhard
Geisler identifica en los textos quevedianos otro efecto del dinero:
el desorden moral. Así, en los versos que componen Don Dinero se
vislumbra una crítica a la pérdida de la diferencia entre el bien y el
mal personificada en la corrupción de la justicia, en la deformación
de y en la relaciones humanas, especialmente las de tinte amoroso,
y, en definitiva, en el peligro de la pérdida de la dignidad humana,
una amenaza latente y, a la vez, patente en una sociedad que ha
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
24
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
puesto al dinero en el centro de sus vidas. Así pues, según el autor,
Quevedo culpa al dinero de la corrupción y quebranto de las normas
morales en las relaciones humanas en su máxima expresión, lo que
le lleva a ofrecer, junto a algunas imágenes brillantes, ciertos
conceptos imprecisos y engañosos. Como ejemplo de ello, el autor
recoge en estas páginas, además de Don Dinero, la poesía satírica
673.
Los textos analizados en la última parte del presente capítulo
están destinados a evidenciar lo expuesto hasta ahora en lo que a
efectos del dinero en la sociedad se refiere. Uno de ellos, el de
despertar sentimientos perniciosos, como la envidia y el deseo de
robar e incluso asesinar, es identificado y analizado en un pasaje de
La Fortuna con seso y la Hora de todos en el que se describen los
metales preciosos americanos como objeto de robo por excelencia.
Esta aparente riqueza esconde codicia y miseria, al tiempo que
despierta en los hombres deseos incontrolados por enemistarse y
luchar entre sí para obtenerla como botín.Una crítica similar refleja
en Discurso de todos los diablos, en especial en el descontento de
un alma en el infierno al pensar en lo arduo y complejo que es, en
caso de renacer, conseguir riqueza y mantenerla en una sociedad
ambiciosa y corrupta. En conclusión, visto como un problema, el
dinero en circulación resulta ser, para Quevedo, no el medio de
cambio general, sino el botín común que todos intentan agenciarse y
que no provoca sino una inquietud angustiosa y falta de respeto
entre los hombres. No obstante, para Eberhard Geisler estas
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
25
descripciones quevedianas no reflejan tanto la relación entre el
dinero y la conducta moral como la situación de la sociedad feudal
de su tiempo. Sea como fuere, es en los textos satíricos en los que
nuestro poeta acentúa más su censura social.
La etapa final de la circulación monetaria la analiza
Eberhard Geisler en el séptimo capítulo, «El paso hacia el capital».
En esta última fase se presenta el dilema de la permanencia del
capital en tierras españolas, incrementando la economía nacional, o
si, tal y como se lamenta, acaba en los bolsillos de banqueros
extranjeros. Génova es, para el autor, el culmen de las estaciones
descritas en lo que al dinero y su evolución desde el Nuevo Mundo
se refiere. No obstante, Eberhard Geisler advierte que esto ha de
entenderse de dos maneras: por un lado, Génova representa la
capitalización del dinero y, más concretamente, el capital de
intereses; por otro, marca una etapa del déficit del capital, que es a
lo que se refieren Cellorigo y Moncada en sus ya mencionados
tratados. Para el autor, empero, esta fase genovesa vista por
Quevedo habría que interpretarla como aquella en la que se decide
si el tesoro americano se convierte en capital productivo o no. Así
pues, el empeño de Eberhard Geisler en estas páginas no es sino el
de mostrar cómo se relaciona lo que escribe Quevedo con el
problema del paso del dinero a capital y, a su vez, cómo el rechazo
de una necesidad histórica contradice sus argumentos.
Partiendo de la crítica arbitrista a la riqueza como
acumulación de metales, el análisis de textos quevedianos operado
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
26
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
en este capítulo por parte de Eberhard Geisler comienza con el
tratado sobre la avaricia, un vicio referido por Quevedo no tanto al
comportamiento humano como a sus propias contradicciones. Así,
valiéndose de la definición que ofrece Tomás de Aquino de este
pecado y del concepto de riqueza que muestra san Pablo, Quevedo
reconoce en la ignorancia del avaro los propios pecados de éste,
pues él mismo se engaña al considerarel tesoro como una riqueza
cuando en realidad es la forma que oculta la pobreza. Eberhard
Geisler califica todo el pasaje como un intento de ir tras las huellas
de la dialéctica estoica delacopio de la riqueza. En este sentido,
Cellorigo, como Quevedo, no ocultó en sus estudios la paradoja de
un estado en el que tener oro no es sinónimo de riqueza. A
diferencia de la filosofía estoica, de cuya tradición Quevedo adopta
argumentos relacionados con la temática del dinero, para nuestro
poeta es el carácter contradictorio del dinero el mal que está
lacerando la sociedad que él conoce. De hecho, en su tratado
ascético La cuna y la sepultura forja un ingenioso desengaño de la
riqueza atacando su forma de tesoro. No obstante, el tesoro, visto
como una cárcel, es para Quevedo la representación misma de la
contradicción de la abundancia duradera y de un fatal consumo no
entendido aún de forma dialéctica. De esta suerte, para probar que
el atesoramiento estanca y corrompe la riqueza, Eberhard Geisler
aporta una serie de textos quevedianos en los que nuestro poeta, a
diferencia de los arbitristas, ve en la limosna caritativa la imperiosa
licuación de la riqueza solidificada en el tesoro y corrompida.
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
27
Aunque Quevedo piensa en una circulación celestial de la riqueza,
separada por completo del comercio secular, no denuncia, sin
embargo, la praxis humana como víctima de la esterilidad del
tesoro, sino aquélla reducida al esfuerzo caritativo.
En su afán por descubrir al lector la postura de Quevedo
frente al comercio, Eberhard Geisler dedica unas cuantas páginas al
análisis e interpretación de La Fortuna con seso y la Hora de todos.
En este más que revelador documento, Quevedo presenta la
incuestionable superioridad del comercio, a la hora de crear oro,
frente al laborioso esfuerzo de los alquimistas, cuya prácticaes
descrita y tratada por parte de nuestro poeta con rechazo y burla. Al
margen del cotejo con la alquimia en la producción de riqueza, la
crítica socarrona de la política financiera es vista por el autor como
el vehículo para desairar y difamar ciertos experimentos políticos
respaldados por el Conde-Duque de Olivares. En este sentido, pues,
partiendo de la idea de que el dinero que se invierte en la alquimia
es dinero malgastado, siendo el comercio una alternativa mucho
más sensata, el texto aquí tratado resultaser, en principio, un alegato
a favor de dicha alternativa. No obstante, y como prueba de aquella
contradicción antes anunciada, el comercio se presenta como una
astuta práctica ideada por aquellos individuos que sólo buscan
beneficiarse de la forma de vida de la comunidad, reduciendo, de
esta manera, su uso a un truco facilón de sujetos ladinos y egoístas.
Surge aquí, pues, la conexión de este concepto con las
observaciones de Tomás de Aquino y Aristóteles en lo que a sus
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
28
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
críticas al beneficio y al cobro de intereses se refiere. Ante tal
paradoja, Quevedo continúa su búsqueda de una solución a los
problemas políticos de su tiempo, evocando el pasado militar y
austero. En España defendida y los tiempos de ahora nuestro poeta
increpa a sus coetáneos que son ellos los responsables de la crisis
por todos sufrida al haberse desviado del ejemplar modo de vida de
la sociedad soldadesca de época medieval. Asimismo, culpa a las
damas y a su vanidad y desenfreno de la crítica situación por la que
está pasado la nación. Con todo, este texto cae en la confusión, en
palabras de Eberhard Geisler, entre el tesoro monetario y la riqueza
social.
Las últimas páginas del séptimo capítulo están consagradas
al estudio somero del capital de intereses, para lo que el autor
propone un pasaje de La Fortuna con seso y la Hora de todos
conocido como La isla de Monopantos, la más destaca condena
quevediana, a su entender, contra el dominio del dineroespecialmente el judío- y, al mismo tiempo, el reproche más severo
dirigido contra el Conde-Duque de Olivares, presentado por
Quevedo en esta ocasión como traidor a su país. En él, Quevedo
quiso ver una conspiración de los banqueros judíos en la que los
manejos
del
Conde–Duque
no
resultaban
extraños.
La
interpretación de este texto por parte de Eberhard Geisler radica en
la importancia dada al evidente abismo entre el objeto expuesto y la
forma en la que se expone. En este sentido, dejando de lado la
recriminación contra la política del Conde-Duque de Olivares, este
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
29
texto trata la visión del dinero como poder velado que determina el
curso de la Historia, un papel que Quevedo equipara con el dominio
de la voluntad humana para conseguir la riqueza material. Por ello,
Quevedo termina demonizando el dinero. Sin embargo, oculta el
que el capital de intereses no sólo sea un puro complemento, sino
un problema perentorio de las estructuras españolas. Eberhard
Geisler reconoce en este pasaje un signo de desesperación
quevediana en lo que a su planteamiento grotesco e irracional de la
propia identidad que habría que defender se refiere.
Sea como fuere, en otro pasaje el autor vuelve a recurrir a la
comparación con la esfera mitológica clásica. En su metáfora con
Narciso, Quevedo matiza, según Eberhard Geisler, lo que hace que
el dinero sea independiente y capaz de dirigirse contra Dios y contra
los hombres. Con esta acertada metáfora, con la que capta la
tendencia al capital en su valor abstracto, nuestro poeta resalta el
momento de la enajenación social en forma de crítica al
capitalismo, caracterizando la forma del capital de intereses, cómo
es complemento de la política española y cómo se lleva a la práctica
en la propia sociedad.
Como colofón a este capítulo, Eberhard Geisler aporta un
pasaje del arbitrista Gabriel Pérez del Barrio dirigido a
administradores de latifundios y burócratas capaces de tomar parte
activa en la situación económica del momento. Con este escrito, en
el que el burgués es presentado como paradigma de éxito en la
agricultura, Eberhard Geisler pretende aclarar en qué radica la
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
30
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
alternativa histórica al capital de intereses y la opción a la crítica
conservadora de ese capital.
El último apartado de esta monografía, «Praxis social e
identidad», está dedicado a la manera en que se manifiesta la aporía
de la posición conservadora frente a los problemas económicos de
la época, tomando como punto de partida el texto anteriormente
citado de Pérez del Barrio. La praxis del burgués entendida por este
arbitrista es puesta como modelo de identidad que aporta éxito y
sentido, pues acoge los valores sociales tradicionales, los concretiza
y los reintegra en la nueva sociedad. Con el fin de evitar ciertas
repeticiones, Eberhard Geisler prescinde de presentar textos en los
que Quevedorecurra al viejo orden feudal como base única de la
identidad. Pese a estas restricciones por parte del autor, en las
páginas que restan del capítulo y del libro el autor trabajará sobre
dos textos quevedianos que no son sino reflejos de la praxis
burguesa en cuanto a garantes de identidad. Cada uno de ellos, más
que indicar un aparente cambio en su posición, ponen de manifiesto
el carácter aporético de éste. El primer texto es la última escena de
La Hora de todos, que versa sobre las varias propuestas para poner
remedio a las opresiones sufridas por vasallos de monarquías y
repúblicas. En el tercero de estos discursos, protagonizado por un
letrado que ha sido identificado con el propio Quevedo dada la
crítica notoria a la erudición escolástica, se plasma una visión social
general y útil para España.Como demostración al vituperio
quevediano contra la escolástica, el autor analiza, a continuación de
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
31
este fragmento, otro extraído del tratado La cuna y la sepultura en
el que nuestro poeta condena con dureza el mundo científico de la
época.
Volviendo al discurso del letrado, Eberhard Geisler cree que
el carácter burgués de la sociedad que presenta Quevedo en este
pasaje se evidencia por varios medios. Primero, a través de la
relación entre trabajo y prosperidad, luchando por una igualdad más
allá de las limitaciones económicas y de la rigidez feudal, lo que se
contrapone a lo conservador de la política caritativa antes
mencionada. Segundo, por medio de la riqueza monetaria como
factor político general, concebida por Quevedo como nervio y
eficaz sustancia del reino. Tercero, cuando se presume que dicho
carácter burgués hará delcomercio una actividad «nobilísima» con
una función material, cultural y política. Así pues, la censura de este
fragmento va dirigida contra el estado social en el que la ociosidad
de los nobles es vista como modelo de praxis al que casi todos
aspiran. Esta alternativa, en cambio, no se centra en el feudalismo
pasado y belicoso, lo que es interpretado por Eberhard Geisler como
una defensa de la inversión productiva capitalista. A diferencia de
los restantes pasajes escogidos, la ausencia de refutación de éste y
su acopio de características positivas es lo que, para el autor,
confirma el carácter utópico de esta visión.Con todo, según el autor
Quevedo indica en estas líneas la crisis de identidad de su sociedad
y, a su vez, propone como alternativa para lograr dicha identidad
integrar la praxis burguesa en la realidad, lo que parece que es
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
32
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
vedado, visto que está encerrada y limitada en una situación carente
de perspectivas.
El segundo texto tratado en este apartado es un pasaje de la
Providencia de Dios, un fragmento en el que se reconoce la praxis
burguesa como garante de identidad y que es interpretado por el
autor como contrapunto al Sermón estoico. Asimismo, Eberhard
Geisler ve en él un intento de asentar una identidad abstracta,
independiente y libre de una praxis social concreta e históricamente
determinada. Este propósito, empero, parte de dos fundamentos
aparentemente dispares: el estoico y el cristiano. Ambos tienen para
Quevedo la función de asegurar al yo su posible estabilidad sin la
insistente mediación con el mundo y la legitimación de tamaña
retirada. Así, luego de revisar brevemente el enfoque filosófico o
teológico de Quevedo, Eberhard Geisler presenta el asunto y la
argumentación de la Providencia de Dios, un tratado cuya
pretensión es defender las verdades de la fe por medio de un acopio
de argumentos enumerados por el autor. De todos ellos, Eberhard
Geisler únicamente se servirá del que contradice de manera más
meridiana el tratado, a saber, el argumento de que el dominio
humano sobre la naturaleza es la prueba de la sustancia eterna del
alma. Así, para presentar esa dignidad del alma Quevedo agrega una
serie de logros humanos sobre la naturaleza que son el contrapunto,
al mismo tiempo, a la parte del Sermón estoico previamente
analizada. En esta confrontación entre ambos textos, y para realzar
la dignitas hominis, el autor pone de manifiesto la aparición en
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
33
ambos del tópico de la navegación, de la supremacía del hombre en
el mundo natural y, en fin, la aparición de la astronomía como
capacidad de entendimiento del hombre, la prueba final, para
Quevedo, de la inmortalidad del alma. A éstos,nuestro poeta añade
otros relacionados con los éxitos y avances del hombre en cada
elemento natural (agua, aire, tierra y fuego). Nótese cómo en este
pasaje Quevedo recoge, en opinión de Eberhard Geisler, una
argumentación central de la filosofía renacentista. De hecho, en las
primeras páginas del tratado menciona una serie de autores que ya
habían escrito sobre el problema de la inmortalidad del alma, entro
los que destaca Marsilio Ficino. En las páginas que siguen en este
último capítulo el autor esboza una confrontación entre las pruebas
que aducen Ficino y Quevedo de la inmortalidad del alma para
demostrar, al final, el influjo del italiano en el poeta español.
Además de los paralelismos entre Ficino y Quevedo, según
Eberhard Geisler nuestro poeta puntualiza la visión de la
dominación del hombre sobre la naturaleza propia de la filosofía
renacentista y la actualiza. En este sentido, el autor reconoce en el
texto quevediano tres aspectos que distinguen la postura del poeta
español respecto a la de Ficino y a la del pensamiento del siglo XV:
su interés por la función de los objetos que describe, su utilidad y su
interpretación del robo del fuego por Prometeo, aun sin
mencionarlo, como una alegoría del acto intelectual, una
desmitificación más acorde con Francis Bacon que con Boccaccio y
Pomponazzi. Esta postura por parte de Quevedo evidencia, según el
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
34
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
autor, los ya mencionados contrastes con el Sermón estoico.
Efectivamente, si allí nuestro poeta desacreditó los logros del
hombre como sujeto, en la Providencia de Dios los celebra como
expresión última de la dignitas y como avalde participación en la
eternidad. Dicha disparidad se refleja, incluso, en la elección de las
figuras mitológicas de cada texto.
En definitiva, mientras que en el Sermón estoico la praxis
burguesa es presentada como elemento aniquilador del único orden
en el que debería estar garantizada la identidad, en la Providencia
de Dios, en el pasaje del homo faber prometeico, aparece como la
praxis en la que el hombre encuentra su identidad de la forma más
provechosa. La comparación entre ambos contextos y el objetivo de
cada uno pone de manifiesto, según Eberhard Geisler, lo aporético,
que es a donde conduce la inesperada apoteosis delasuperioridad del
hombre sobre el mundo material en la obra de Quevedo. Así, frente
al
interés
conservador
de
vapulear
al
burgués,
está
el
reconocimiento a su gran labor en lo que a la cantidad de logros
como sujeto se refiere.
La dedicatoria final del capítulo y del libro está dirigida, en
suma, a los eremitas del desierto, cuya forma de vida reducida sirve
de modelo para garantizar igualmente la cercanía de Dios. En este
sentido, la negación de la economía monetaria y sus exigencias
lleva a la total negación de la sociedad y del mundo, una
autoeliminación no carente de contradicción. En definitiva, «vivir
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
RESEÑA
35
en el mundo sin él» es la máxima de las ideas ascéticas del propio
Quevedo.
Resta por comentar brevemente el trabajo de traducción de
esta monografía. La lectura de este atrevido y denso análisis de un
tema de indiscutida vigencia resulta complicada por varios motivos,
entre los que se cuentan el contenido en sí mismo, como cabe
esperar, y otros no tan conceptuales. Quizá la mayor dificultad esté
en la labor de traducción, pues en ella, al tiempo que no se ha
ejecutado una puntuación muy acertada del texto, se hallan
expresiones propias de la traductora, como «se esforzaron a
propagar», y neologismos tales como «sobrevivencia» (pp. 11 y 53),
«aceptancia»
(p.
«presentificación»
42),
(p.
«identitario»
123),
(pp.
93
y
250),
«autoengendración»
(p.
180),
«consumibilidad» (p. 168), «tabuizados» (p. 208), «identitario» (p.
209) y «civilizatoria» (p. 219). De otro lado, así como el presente
estudio comienza con una introducción que sirve de ayuda al
seguimiento y entendimiento del texto y, a su vez, de preparación al
mismo, se echa en falta un epílogo final que resuma las
conclusiones obtenidas tras el examen de los textos quevedianos
tratados en sus páginas.
A modo de conclusión. Pensada acertadamente para
investigadores, aunque abierta a un público interesado en un análisis
muy personal del paso de la economía feudal a la economía
capitalista aquí presentado, el cuidado y modesto formato que
presenta esta monografía amparará su difusión y distribución.
Etiópicas, 10 (2014)
ISSN: 1698-689X
36
Etiópicas, 10 (2014)
FUENSANTA GARRIDO DOMENÉ
ISSN: 1698-689X
Descargar