Bailando con la más fea
Escrito por Lcdo. Carlos Alberto Ruiz
Miércoles 18 de Enero de 2012 03:26
¿Recuerdas tus años de juventud cuando ibas a un “party de marquesina” y estaban todos los
nenes a un lado y las nenas al otro y empezabas a decidir con quien querías bailar y con quien
no? Siempre había un chico y una chica que eran el o la más fea. Según avanzaba la fiesta, la
cantidad de candidatos disponibles se reducía hasta que uno, o se quedaba sin bailar o bailaba
con “la más fea”. El quedarse sin bailar era lo peor que podía pasarle a uno.
Lo interesante es que, en ocasiones, resignados llegamos a bailar con la más fea y resultaba
que la pasábamos requete bien. A veces la más fea era simpática, buena bailarina, o
simplemente no se veía tan fea en la oscuridad...
Algunos luego se percataron que la que aparentaba ser fea, con un cambio de perspectiva y
uno que otro ajuste de peinado y vestimenta, en realidad no era tan fea…
Otros hasta se casaron con ese feo o fea que nadie quería. No es raro ver que muchas veces,
los alegados “más feos” terminaron siendo los mejores cónyuges y padres o madres de familia
(incluso mejores amantes).
También es común ver que los hombres y mujeres más bellos físicamente suelen ser pésimas
parejas. (El faranduleo es un magnífico ejemplo.)
En fin, es usual el que las apariencias engañen; lo que parece feo o da miedo o repelillo es
muchas veces lo que más nos conviene. Pero nos resistimos a aceptarlo, porque parece “feo”.
Lo mismo pasa con la quiebra. Muchos clientes reconocen al final de una consulta legal que
saben que no tienen otra salida, pero se desaparecen por meses, a veces hasta por años, y
luego regresan con la situación económica y legal mucho más complicada.
Al terminar el proceso me confiesan que lamentan no haberse acogido a la quiebra antes.
Si atraviesas una situación financiera personal seria, cuando evalúes tus alternativas, no te
olvides del refrán que dice: “Bailando con la más fea, pero bailando…” Lo que significa es que,
a pesar de que muchas veces no tenemos las soluciones perfectas a nuestros problemas, no
por ello debemos abstenernos de enfrentarlos y resolverlos a tiempo.
Después de todo, lo “lindo” o lo “idóneo” es lo que a fin de cuentas te convenga, te resuelva de
manera definitiva y te dé paz.
El autor es abogado y notario, agente de alivio de deudas, con oficinas en Caguas. Sus
1/2
Bailando con la más fea
Escrito por Lcdo. Carlos Alberto Ruiz
Miércoles 18 de Enero de 2012 03:26
reacciones son bienvenidas a través del 787-286-9775 o escribir a
carlosalbertoruizquiebras@gmail.com.
2/2