W'^
.•<»•«•, • «j, . VK,: »( >• f i
..«•»»5»
' f!i ^A • «
;
'-
•^•^
*
%imí>w-PM.w^ MAm^B
LA CORRESPONDENCIA DE ESPARA
ANO LXV.—NUM. 20.641.
Ediciones Mañana, Tarde y Noche.
Madrid.—Lunes 17 de Agosto de 1914.
a
Signe el avance de los alemanes por el territorio belga
EL DESEMBARCO DE LAS TROPAS INGLESAS
los italianos vencidos en Lipsa. Seguramen- época de Agádir. La delegación de parlamente, los marinos austriacos 'o comprenderán tarios de que yo formaba parte había sido inasí y mantendránse á la defensiva, bajo los vitada oficialmente á un gran banquete por el
Mientras !<» austríacos, renunciando ai cañones de Pola de Istria. Y el litoral de la alcalde de la capital sajona. La gravedad de
Évance pcH- la linea del E^nubio, pasan los doble Monarquía, de Cattaro á Trieste, será las circunstancias hacia que los labios perríos Save y Drina y penetran en territorio bombardeado por las fuerzas navales de In- maneciesen mudoSí Durante el banquete, la
conversación no se_ apartó un punto del pro«erbio nuevamente, y los aJemarieá prosiguen glaterra y Francia.
tocolo. A última hora las lenguas alemanas
Su ¡Hvasióa metódica; de las próvinfcias belse desataron. .En el fumoir, el presidente de
Un
joven
periodista
español,
D.
Juan
Pugas, .puesta la mirada en Bruselas y Amberes, weambs lo que pasa en el Báltico, el mar jol, que escribe desde Londres, dice que los la Exposición de Higiene de Dresde, creyéningleses no aceptarán paz alguna que signifi- dome sin duda más expansivo que mis coledel Norte y fel Mediterráneo.
'El-Almirarítazgo inglés sólo ha dado, has- que la victoria definitiva de Alemania. Tiene gas, me disparó á,quemarropa esta pregunta:
—rtQué piensa usted de la actual situación
ta ahora, dos noticias. Una de ellas confirmaba razón. Esta gran guerra es para ellos cues-»
la. pérdida del crucero «Amphion», que tro- tión de vida ó muerte. Un nuevo Napoleón de Francia?
No contesté.
pezócbn
una mina submarina y se fué á les amenaza. Está en Berlín y cubre su caRepitió la pregunta.
fMque. La otra daba cuenta de un ataque de beza con un casco puntiagudo. Como el admiVolví á guardar silencio.
los submarinos germánicos contra una divi- rable y odiado corso, aspira á la hegemonía
El aJemán, francófobo, como toda la buruniversal. Y como él igualmente, tiene un
sión de acorazados de Inglaterra.
gfuesía aíemana, se exasperó.
¿Bónde .ocurrió este último suceso? Los punto vulnerable, un talón de Aquiles.
—Si; yo sé perfectamente que un soldado
La Gran Bretaña !o sabe y procura herirle
periódicos de Londres dicen que en Cuxha*en, á la entrada del estuario del rio Elba, en esc punto vulnerable. Para ello cuenca con francés vale tanto como dos soldados alema«Ht cuyo fondo se alza Hamburgo. Y esto sus eícuadrsis y les pide victorias corro las de nes ; pero no tienen ustedes ni disciplina rii
Píueba que el almirante Jellicoe, á quien die- Aboukir y Trafalgar. Nada le importará que generales.
Yo soy como las cigarras: cuando rrie ras'on por muerto, como Nelson, después de una el coloso destruya ejé'citos y se cobre en carvictoria, los infundiosos inventores de aero- ne francesa ó rusa del bloqueo despiadado can eJ vientre, canto.
—¡ No tenemos disciplina! Tiene usted ragramas fantásticos, no ha cometido el error que le incomunica con el mundo. En el duelo
scJírebumano aue han entablado Inglarerra zón.,No tenemos disciplina. No tenem^ wesque los germanos esperaban cometiese.
La escuadra del Kaiser, concentrada en y Alemania, la primera cuenta en su apoyo tra discliplina, ^ La hemos süstityído por el
amor de los oficiales á sus soldados y por el
Kid, guarda una res«-va de buques viejos, con un factor decisivo.
amor de los soldados á sus oficiales, j graEse factor es el tiemjx).
que destina á luchar con los acorazados rucias á esto, nuestros oficiales harán pasar á
•os de Cronstadt. Dicha escuadra, formada
sus soldados por el ojo de una af uja. j Nospor barcos modernísimos, es temible para
otros no tenemos generales! Comprendido.
una .flota igual en número de unidades, re¿y ustedes? ¿Cuáles son? ¿Dónde lo han
sistencia de blindaje, potencia y alcance de
Bajo este título ha publicado en Le Matin demostrado? Cua,ntó á los generales franceartillería y velocidad media.
El mar Báltico tiene dos desembocaduras: un artículo muy interesante el doctor P. Pu- ses, yo no conozco más que uno; pero le cola de los estrechos—Grande y Pequeño Beit, jade, diputado que fué de los Pirineos Orien- nozco bien. Es el g^eneralísimo. Es el generai
Sund, Cattegat, Skager Rack—y la del Canal tales. , Lo traducimos íntegramente por con- Joffre. Les recomiendo que no.se tropiecen
del Emperador Guillermo. Creíase en Alema- siderarlo la mejor semblanza que se ha pu- con él.
El alemán no dijo una palabra.
nia—alguncíS artículos de sus técnicos nava- blicado estos días del general Joffre, á quien
Joffre, el taciturno, va á r^poñder,»
les lo prueban—-que los ingleses dividirían su la República francesa ha confiado la suprema
•scuadra en dos secciones para bloquear así dirección de sus Ejércitos.
Dice así:
las dos salidas bálticas y asegurarse el embiteftamierito de los «dreadnoughts» germa«X No le conocen ustedes? Yo le conozco
nos. Y éstos, dueños de elegir hora y opor- bien por haber estndo muchas veces con sus
íunidad, hubieran podido caer sobre la par- hermanos y con él, más con sus hermanos
"" más débil del enemigo, destrocaría y re- que con él, en su casa de Rivesaltes, donde
Ivérse luego contra la olía. Era, en suma, solía refugiarme los domingos, jporque mi
*ste plan, la aplicación á la ^nierra marítima casa, en la época dé las diligencias, estaba
<te órinoipio prusiano—de tos tiempos del muy lejos del Colegio de Perpignán.
Gran Federico—de la posición central como
De muchacho era silencioso, oero muy
Ventaja suprema cuando se lucha con fuer- bueno y muy afable. Silenciosamente recibió,
*as superiores, que inician maniobras envol- antes de cumplir los diez y seis años, el tíventes.
tulo de bachiller en Ciencias. Nueve meses
Dice «Le ioumal»...
Piro Dinamarca ha cerrado, con minas, lo» después—^hecho único en los anales de nuesPARÍS,
16.
«Le Journal» publica la siestreclios.del Sund y de los dos Belt. Esto 'm- tra gran escuela—, sin haber cumplido los
pide entrar á los ingleses, mas también es- diez y siete años, era admitido en la Politéc- guiente información, qué transmito Integra
por su mucha importancia'
torba que salgan los alemanes. V Jellicoe, nica con el número 14- ^
«(De nuestro enviado #«pecial á las costas
confiando la vigilancia del Skager Rack y del
Voy á referir breve-Tiente su carrera, á par- [ francesas áél Canal de la Mancha.) Desde
Cattegat á sus fuerzas sutiles y á sus cruce- tir de ese momento. Sorprendido por la gueros ráfMdos, ha acumulado frente á la isla de rra de 1870, cuando estaba á punto de termi- hace algunos días, las \íaíientes tropas britáHeligoi^^nd, ¡avanzada germana, y punto de nar en lá escuela su primer curso, cumplió, nicas que vienen á ayudaí á nuestros soldapartida de una expedición de eeppelihes y par- como todos, con su deber. Después de la dos á rechazar Ig agreste alemana en Bélcevaies. que intentara bombardear á Londres, guerra se encargó de organizar las nuevas gica, pasan el Canal. Al comienzo, el desembarco fué retardado porque se creía en un
cksi todos sus grandes navios de guerra.
defensas de París, y por él y con arregk) á
Con ellos cierra el estuario del Elba y la sus planos, fueron creadas las fortificacio- Combate naval eh el mar' del Norte,. librado
«xjca. del canal de Kid, por lo tanto. Claro es nes del sector de Enghien- Sobre la escarpa por la flota inglesa A 'las pi'incipales uíiidades
que se expone á nuevos ataques de submarj- de un fuerte, el mariscal de Mac-Mabón, ro- de la marina alemana. \
Pero ahora, los ''csembarcos son efectuaIJOí» y torpederos, más también sus escuadri- deado de todo su Estado Mayor, llamó á un
llas pueden amenazar á los colosos navales de joven teniente que permanecía sin pronun- dos en un orden perfecto, con un método y
una regularidad sorprendentes.
Germania.
ciar palabra, v le dijo:
Ya, los contingentes enviados sobre Namur
La longitud del canal no llega á loo kiló—Reciba mi enhorabuena, capitán.
son considerables.
.
metros. Dentro de él nO hay esclusas. Fá•Capitán á los veintidós años. Magnífico.
Los primeTós transportes de tropas fueron
cil y rápidamente pueden los dreadnoughts aleSe le envió al Este para organizar las obras organizados á favor de la noche y en el más
manes ir de.Kiel á BrunJbutel, y descender de defensa de Pontarlier.
grande misterio.
luego hasta Hamburgo. Mas no lograi^n salir
—Esto es muy bonito—me decía;—pero yo
En J2! noche .del sébadp al dpmingf», ;á todo
A, aguas libres sino sosteniendo previamente nó voy á saber hacer más que fortificaciones.
lo largo de la costa be\g''\, de Ostende á
espantosa batalla con las divisiones del almi- Me gustaría también mandar tropas.
Zee-Brujas, los paquebotes requisados por el
.fante Jellicoe.
Desde Pontarlier se le envió al Tonkín para Almirantazgo británico dcstnribarcaron., por
¿^é atreverán á correr peligro tamaño? •hacer fortificaciones y cuarteles.
grupos, un pequeño ejéfcito, que antes de la
¿Ooiitaránse á cansar la vigilancia de sus
Afortunadamente, llegó Courbet, que hizo
enemigos por medio de alarmas, rebatos y dejar la paleta de albaftil al capitán, en quien au.'oi-a alejóse de las playas y ocupó los acanfalsas salidas? ¿O intentarán debilitar la su- habla adivinado—y Cóurbet conocía bien á tonamientos que le hablan sido designados.
Más al Sur, y también la misma noche, los
perioridad brit-'nica dando golpes audaces pa- los hombres—^aptitudes para enviarle, espada
reckk» al célet>re de .lo- torpederos japoneses en mano, i ganar baitallas. Joffre, á la cabeza semáforos seílalarón la presencia de misteriosos narfos que, después de una breve recalaen^lji JK^be faonrenda de Port Artbur ?
de sus tropas, ganó efectivamente, espada en
itp^cnfgnos que los alemanes se aventuren, mano, todas las batallas cuya dirección se le da, se volvieron á las costas inglesas.
A la noche siguiente repitiéronse las misen estas primeras semanas de la conflagra- encargó. Fué á Formosa con Courbet, y bajo
mas operaciones, á iguales horas, en, otix.s
ción,' á una gran batalla en los mares. Aguardarán el resultado de la acción terrestre, y si el fuego enemigo organizó la defensa de la sitios, con tal rapidez y tan grande silencio,
les es favorable, la secundarán con una ofen- isla. Después se le envió á Madagascar A que las poblaciones costeras tío se apercibiesiva marítima brusca é impetuosa. Su avan- construir las fortificaciones de Diego Suárez, ron de nada.
En una ciudad de la costa francesa, k>s dece sobre Amfeeres demuestra que creen en- la que son consideradas como maravillas eS su
eficacia de «la pistola cargada que apunta género. Marchó, finalmente, al Dahomey con pósitos de la Cámara de Comercio hab'an sido
al corazón de Inglaterra», como Napoleón de- el corone! Bonnier. que fué derrotado y muerto preparados para que sirvieran dé alojámieii^ . ^encGíniando las condiciones estratégicas por los indígenas. Joffre. que mandaba la re- to á las tropas de nuestros aliados.
ddl gran puerto del Escalda. Pero esa pisto- taguardia, sujetó á los que huían, desbarató
Estos desembarcaron ayer, en pleno día.
la, actualmente, no es un peligra para sus ri- á Tos enemigos y sin pronunciar palabra enA la's diez de la mañana, los oficiales del
vales, sino que les defiende «Mitra una tenta- tró el primero en Tombuctu.
Estado Mayor británico saltaron los primeros
Desde entonces no ha vuelto á salir de sobre nuestro suelo, precediendo á varios va^va^^udáz, que tenga oor objetivo Londres.
oV-Vt flota inglesa fuera destruida, la pose- Francia. Profesor de la Escuela de Guerra, pores, dé donde desembarcaron los mejores
sión por ios alemanes de las bocas del Escal- director de Ingenieros, general de brigada, regimientos escoceses y la flor de la Caballeda tenáría ¿na importancia capitalísima. general de división, ocMnandame de Cuerpos ría del Reino Unido.
Mientras la escuadra de Kiel siga embote- de ejército, ha podido dar pleno desarrollo á
La ciudad estaba de
fiesta.
'
llada, no suceder^ la propio, ^'a lo dijimos su genio de estratega y de organizador. HaTodas las casas aparecían engalasiadas, y
días-pasados. Quien domine en el mar sera, blando de sius instrucciones, el teniente coro- en las calles, los vecinos acogieron como deen última instancia, el que triunfe. Hov el nel Rousset escribía, hace diez y ocho meses, bían á los nobles hijos de la naciÓP pmjga }
mar pertenece á tos buques del Triple en «La Liberté»: «Son de Napoleón I y de la aliada.
Acuerdo.
buena época.»
Esta mañana han seguido desembarcando
Por unanimidad ha sido designado jefe su- grandes contingentí» de Infantería y Caballe*.
premo de nuestros ejércitos por los miembros ría.
Pronto las escuadras fraBcesas, reforzadas del Consejo Superior de Guerra, y á propuesSe me señala utt suceso .iniportartte ocurricon k)s cruceros mplesés de Malta, empren- ta del general Pau.
do en li niaft na de ayer.
•
derán en. el Adriático grandes operaciones
No había pronunciado u.na palabra para obPoco antes de la llegada de los transportes
navales. .Austria-Hungría posee algunos esce- tener tan alto honor. No ha pronunciado una un patróit de una chalupa del puerto denunfefites buques modernos, del upo Vtribus í'ni. palabra para rehusarte.
ció i la autoridad marítima que sus hombres
tuj., Pero de fijo esos buques, de acometer,
He aquí ahora un recuerdo.
hablan pescado, en la rada, tres mitUK fiot«A*
léllánln entrerMe earKnig«)e más decidios ^ue
fiocontrábame en Dresde eo i Q U ^ e q I4 tes.
EN LOS MARES
•
*
Joffre, el teciturno
LA ACCIO^
TEÜ^TRE
El desembarco
de los ingleses
Estos terribles ingenios habían sido depositados allí por un vapor alemán que la vispera de la movilización genes ai abandonó las
aguas francesas para regrésr al puerto alemán de donde procedía.»
taciones de ferrocarriles parisienses por 'cía
afiliados á la Confederación general del Trabajo», a El incendio de .-Vmberes», «La destrucción absoUata de Bruselas», «La huida del
Rey Alberto á Ostende».
Como las noticias llegadas por otros ctáiductos nada dicen de tales sensacionales suceBERLÍN, 13. tRecibido el j6.) La colonia sos, el público suizo que lee la Pr*-nsa a'emánoruega en BerJin ha mandado lina carta tú na no sabe á qué carta quedarse.
Emperador, manifestándole su gran simpatía en estos tiempos tan graves, en que el
pueblo alemán está rodeado por, todas partes
Las colonias infantiles.
'
de enemigos, y en que toda la nación hermaPARÍS, 16. Por iniciativa de Mme, Vina lucha por su existencia y por la cultura viáni, esposa del Presidente leí Consejo, han
germánica, expresando su simpatía, del todo sido creadas colonias infantiles, en beneficio
sincera.
de los niños de empleados humildes de miEn la carta figura el siguiente párrafo:
nisterios, cuyos padres están en la guerra y
«Con admiración y sorpresa miramos este Cuyas madres trabajan.
sacnficio sin ejempJo y este entusiasmo béliLos niños y niñas menores de seis años se»
co en toda Alemanaa con que'el noble pueblo, rán confiado» á la vigilancia de la doptora
tanto jóvenes como ancianos, &in diícrencia Butte y alojados en el Hotel Irün.
de clases, como un solo hombre, han tomado
Los niños y niñas mayores de seis años,
la vauente espada para defender su casa y sus pero enfermos ó débiles, serán instalados,
ideales. Nosotros, los noruegos, de la-misma como internos, en el establecimiento de Proraza, tenemos la plena convicción de que el Catelan (Bosque de Bolonia), que tiene grannoble pueblo hermano nuestro vencerá en esta des jardines.
lucha gloriosamente, en favor de la civiKzaDirigirá esta instalación y cuidará de ló*
cióri y cultura de todo H mutldd. para aseniños
el doctor Butte, inspector médico de
gurar -una paz duradera por muchos' años.
las
escuelas
de París.
La colonia noruega da á S. M las más exHan sido abiertas suscripciones para subpresivas gracias por la hospitalidad grandiosa demostrada para nosotros en Alemania, y venir á los gastos de estas colonias infantinuestra gratitud por la gran cultiira adqui- les.
Los sueros.
rida.»
P.^RIS. 16. Los sueros que posee el InsLa colonia noruega está haciendo una colecta, cuyo importe se dedicará á la Cruz tituto Pasteur han sido puestos á disposición
Roja; El Emperador d;ó las gracias á los no- del Ejército.
Serán utilizados por la Administración Miruegos por medio del Canciller del Imperio.
litar.
Victoria alemana, según los aietaanes.
"Todos los i>edidos de suero deberán ser heBERLÍN. 13. (Recibido el 15.) Las tropas alemanas rechazaron una brigada france- chos á la,Administración Central derMinistesa al Este de Luncville (Francia), con pérdi- rio de la Guerra.
Para el socorro á los heridos.
das considerables para los franceses.
Hicieron 700 prisioneros y tomaron una
P A R Í S . 16. La Subcomisión de andralanbandera francesa, dos baterías y cuatro ame- cias y socorros á los heridos se reunió «i el
tralladoras.
Hotel de Inválidos, prnidicte ^
M. PaMo
Doumergue.
Asesinato de no consejero de Em,bajad«.
. Se énaatinatún las ofertes <pit iMt» «Áé& íie»
BERLÍN,- 13. (Recibido el 15.) El.consechas-desde
París y ku Defurtamentos, relajero de la Embajada alemai»}' ea San Pérersburgo há sido cobardemente asesiaado por tivas á ambulancias y hospitales, creadas y.
sostenidas por particulares.
el populacho.
;\
Estas casas de asistencia funcionarán, seft
El consejero. Sr. Kattner, que desde hace
treinta años estaba en el Consulado alemán autonómicamete ó bien regidas por la CrUa
prestando servicios diplomáticos, fué encar- Roja, pero siempre bajo la Inspección direédado ahora, á la salida del embajador, de los ta de las autoridades militaresLos locales ofrecidos serán visitados per
bienes- de la Embajada alemana en San Peuna Comisión inspectora que la ODnstituyéa
tersburgo.
Este asesinato demuestra evidentemente el los Sres. Landpuzy. Mesureur y l>ek>rme.
La Comisión ha acordado aceptar k>s ofregrado de cultura de los rusos y las opiniones
verdaderas del Gobierno, que"no !Sé ha moles- cimientos que se le hagan para crear otra»
ambulancias auxiliares en ciertas regiones de
tado en evitar tan vil crimen.
Como se confirma ahora, d populacho pe- Francia, adonde conviene <tirigtr la evacuanetró sin ningún obstáculo en la Embajada ción de heridos.
A este efecto, 1<K Sre». Benwst y Cheron
aleinana, situada en el centro de San Petershan
marchado á recorrer los departamento»
burgo, asesinó vilmente al ancláik) OcMisede la Normandl».
jero, devastó todas tas habitacioties y," por
Los Principes Ghika.
fin, irtceiJdió el plació.
P A R Í S . 16. El Príncipe y la Princesa GhU
Crueldades de los belgas, segAo les alemanes.
BERLÍN, 13. (Recibido el 16.) Informes ka han participado al Ayuntamiento de Saint»
recientes de los que hu\ eron de Bélgica y no- Germáin que ponían á su disposición una ant»
ticias de Simados, confirman lá4 Crueldades bulancia de treinta camas que. han instalado
cometidas por paisanos belgas contra los fur en sü propiedad de la calle de la Alsacla.
gitivos alemanes por parte de hombres y muLa Casa RMMthal.
jeres belgas.
" ;
La Casa Rosenthal, cuyos jefes se hallan
BERLÍN, 13. {Recibido el 16.) El Empe- en filas, ha participado á la Asistencia pdfofW
rador recibió en audiencia al antiguo canciller c a q u e desde el día eo del (H>rriente las mujedel Imperio. Príncipe Bülow y al ministro de res parturientas que sean asistidas en sus doAlemania en Montenegro, Sr. Eckardt. Al miciliaos por el personal de las oficinas de Cacontrario de las falsas tioticias propaladas por ridad recihirán un canastillo y veinte fmncos,
el ministerio de Estado británico, el Gobierno mediante la presentación del bono que le*' '
alemán declaró que no han sido echadas mi- expidan en dichas oficinas.
nas explosivas en el mar del Norte, que po*
Las lamiHas de ios sotdadoeb.
dríán perjudicar a! comercio neutral. Los aie>
'
P
A
R
Í
S
, J 6 . El socorro de i,<o franeo»
manes han puesto minas de. contacto únicapor mujer de movilizado y de 0,50. pnr, auáá
mente en las costas de Ingflaterra.
niño, será entregado á todos los que tei^ían
derecho á él quincenalmente, á partir de hejt
dia 16.
Los regimientos escoceses.
Hoy se paga la primera quincena, de ^ o » *
PARÍS, 16, Las divisiones escocesas del to en las Alcaldías de todas las locáiida^S|
ejército, expedicionario inglés, formadas por previa notificación al- público;
los famosos i-egimientos de • «Mghlanders»
Mientras llegabael momento de satisfjtoer
han acabado ya de desembarcar en Dunker- la referida quincena, las Prefecturas ban-héque con todo su material de campafía.
cho distribuir en todas las.provincias,,y á t-i«úInmediatamente han salido para Bélg'ca.
lo de asistencia, provisional,, socorros de un
Se concentrarán cerca de Namur, según es- (raneo por mujei y de o.as por criatura, lo que
tas noticias.
no impedirá en lo sucesivo la entrega del soOtras fuerzas inglesas, que desemhartíaron corro que pudiera llamarse reglamentario.
en Ostende, Zee-Brujas y Amberes avanzan
Esos auxilios provisionales lenian por obigualmente hacia el Sur.
jeto satisfacer necesidades urgentesEn cuanto llegue hoy el gentrallsímo
Han reiwresenwdo un gasto de 400.000
French, serán emprendidas grandes opera* frenóos por á<'^'
ciones.
Las famiüas de agentes de Prefectura «
de funcionarios d d E s u d o que fueron llamados á las armas, perciben, desde ahora, 1«
suma que^ representa la düerencia entre^el
En tádiu partes..,
BERN.A, 15. La Prensa alemana conti» sueldo militar y la remuneración civil.
Las mujeres que vivaí con militares, s b
núa publicando Jas más extraordinarias notisen esposas legitimas, no tienen derecho ai
cias,
..'•".'•'• " ^ ,
. • •
•
••
La «Gaceta de Coteman y otros grandes socorro, pero sí los hiios.
Fuera de las Sociedades de Beneficencia
diarios publican* con grandes titulare*, las no»
que funcionan regularmente en Parí», y que
tkJa» s>#u'*'*"^*'
«La Commune en Parts», «El asesinato de han multiplicado ahora sus socorros, otras éoPoiricáiíén, «La revolución en Rusia y el ase- tidades se han encargado tambiáside faeiUtar
sinato del Zar», £1 incendio del Museo del temporalmente auxilios á las pei^sonaa oeqci-.
Lbuvre, de Parf»», «La destrucción de las e«> * s«tada«t
..-v..,",
bi-Mnes alemanes
La vida en París
De DunKeraue á Namur
No nos habíamos enterado
Descargar

Signe el avance de los alemanes por el territorio belga