Marchites por Fusarium de la fresa
Guías de Producción por Steven T. Koike, Thomas R. Gordon, Oleg Daugovish y Husein Ajwa
Publicación 11
Las guías de producción se
publican por parte de la Comisión
de la Fresa de California en
cooperación con los científicos que
hacen investigaciones relacionados
con la producción de fresa. Estas
guías son herramientas para
agricultores y proveen información
científica indispensable sobre
enfermedades y plagas comunes
en la producción de fresa en
California. Para copias de esta guía
u otros en la serie, por favor visite
www.calstrawberry.com.
Guía de producción por:
Steven T. Koike
UCCE Monterey County
stkoike@ucdavis.edu tel. 831.759.7350
Thomas R. Gordon
University of California, Davis
trgordon@ucdavis.edu
tel. 530.754.9893
Oleg Daugovich
UCCE Ventura County
odaugovish@ucdavis.edu
tel. 805.645.1454
Husein Ajwa
University of California, Davis
haajwa@ucdavis.edu
tel. 831.755.2823
© 2013 California Strawberry Commission
Diciembre 2013
Introducción y significado
Mien tras la enfermedad de la fresa
causada por la pudrición carbonosa
(causada por Macrophomina phaseolina)
fue documentada por primera vez en
California en el 2005, se encontró otra
enfermedad en los cultivos de la Costa al
año siguiente. En 2006, el marchitamiento
por Fusarium (causado por Fusarium
oxysporum f. sp. Fragariae [Fof]) fue
confirmado como la causa del colapso
de las plantas de fresa en el Condado de
Ventura. Prácticamente la totalidad de
los brotes iniciales se asociaron con los
campos que ya no eran-fumigados a piso
con bromuro de metilo + cloropicrina
inyectado con barras bajo cubierta de
plástico. En años posteriores se encontró
el marchitamiento por Fusarium en los
Condados de Santa Cruz, Santa Bárbara, y
Monterey. Marchitamiento por Fusarium
es económicamente importante y con el
tiempo puede afectar partes significativas
de un campo de la fresa (Figura 1).
Figura 1. En casos severos de la marchites por Fusarium,
la enfermedad puede afectar partes significativas de un
campo.
Síntomas
Los síntomas iniciales de la marchites
por Fusarium en la fresa suelen aparecer
después de que las plantas están bien
establecidas y comienzan a producir
frutos, momento en el que las hojas más
Figura 2. En casos avanzados de la marchites por
viejas se marchitan, se vuelven de color
Fusarium, Las plantas pueden llegar a colapsar y morir por
gris verde, y comienzan a secarse. Sin
completo.
embargo, en los campos con ausencia
o fumigación no adecuada, las plantas
pueden mostrar síntomas de decadencia a los 30 días después del trasplante. Las plantas dejan de crecer
y parecen estar atrofiadas en el crecimiento en comparación con las plantas sanas. A medida que la
enfermedad progresa, virtualmente todo el follaje se derrumba y seca con la excepción de las hojas
centrales más jóvenes. El clima cálido y el estrés de la planta por
riego insuficiente o excesivo, así como otros factores, hará que la
enfermedad se desarrolle más rápido y severamente. Las plantas
pueden llegar a colapsar y morir por completo (Figura 2).
®
Cuando se examinan los tejidos internos de las coronas de las plantas,
los tejidos vasculares y corticales son de color marrón oscuro a
marrón anaranjado (Figura 3). Los tejidos internos de las principales
raíces también pueden estar descoloridos y de color marrón oscuro.
El diagnóstico de campo se hace aún más difícil debido a la
superposición de síntomas similares causados por otros patógenos
del suelo importantes. La decoloración interna de la corona es una
característica importante que distingue a la marchites por Fusarium
de la marchites por el Verticillium, ya que el colapso de plantas de
fresa infectadas con Verticillium dahliae carecen de este síntoma. Sin
embargo, la pudrición carbonosa de la fresa causa síntomas que son
idénticos a los del marchitamiento por Fusarium. Por lo tanto, un
diagnóstico de campo preciso de las plantas en colapso no es posible,
porque el marchitamiento por Fusarium y la pudrición carbonosa
parecen ser idénticos, ambos problemas ocurren en los mismos
condados, y cualquier campo en particular podría tener ambas
Figure 3. Tejido de la corona de la fresa infectada con Fusarium se
enfermedades. Para identificar cual patógeno está causando el colapso
convertirá de un color oscuro a marrón naranja.
de la planta de fresa, las plantas afectadas deben ser analizadas por un
laboratorio de patología vegetal. La tabla 1 resume las similitudes y
diferencias entre los diversos patógenos de la fresa que causan el colapso de plantas en California.
Tabla 1. Síntomas y factores asociados con los cinco principales patógenos del suelo de la fresa.
Síntomas
Macrophomina
Fusarium
Verticillium
Phytophthora
Colletotrichum
Crecimiento pobre
Sí
Sí
Sí
Sí
Sí
Atrofiamiento
Sí
Sí
Sí
Sí
Sí
Marchites, mayormente hojas viejas
Sí
Sí
Sí
No
No
Marchites, todas las hojas al mismo
tiempo
No
No
No
Sí
Sí
Colapso de la planta
Sí
Sí
Sí
Sí
Sí
Coronas descoloridas
Si
Si
No
Si
Si
Raíces suaves, oscuras y podridas
Sí
Sí
No
Sí
Sí
Asociados con stress
Sí
Sí
Sí
No
No
Asociados con exceso de agua
No
No
No
Sí
No
Factores
Desarrollo de la enfermedad
Para el marchitamiento por Fusarium de la fresa, la fuente inicial de inóculo no se ha determinado. Sin embargo, una vez Fof está en el suelo,
este produce estructuras de supervivencia microscópicas llamados clamidosporas; estas clamidosporas permiten al hongo a persistir en el
campo durante largos periodos de tiempo. Clamidosporas en el suelo germinan e infectan las raíces de fresa. Después de haber invadido las
raíces, el patógeno crece en las coronas y los pecíolos de la planta. Las plantas infectadas no muestran síntomas inicialmente y las plantas
parecen estar sanas. Sin embargo, una vez que la planta infectada empieza a desarrollar fruta (que es una forma de estrés fisiológico) y / o
está sujeta a las tensiones ambientales, los síntomas comienzan a desarrollarse; aparecerán un secado del follaje y el declive de la planta. Las
tensiones causadas por el ambiente pueden incluir los siguientes: condiciones de clima extremas, especialmente las altas temperaturas, la
escasez de agua de riego insuficiente o saturación prolongada en la zona de las raíces, las malas condiciones del suelo, la presión de las plagas
como ácaros. El patógeno coloniza la planta de fresa enferma y permanece presente en los tejidos. La incorporación de dichas plantas en el
suelo al final de la temporada introducirá inóculo adicional de nuevo, dentro del campo ya infestado. Este inóculo adicional puede dar lugar
2
Comisión de la Fresa de California: Guía de Producción
a un marcado aumento en la enfermedad de la siguiente temporada. Tanto los investigadores como los agricultores han señalado que en una
temporada de la enfermedad esta puede haber sido limitada a unas pocas plantas en colapso, sin embargo, en la próxima cosecha, la incidencia
de la enfermedad puede ser severa e involucrar a cientos de plantas.
Debido a que las clamidosporas de Fof son transmitidas por el suelo, toda practica de cultivo o cosecha que mueve o esparce suelo,
potencialmente pueden propagar el patógeno. Preparación del suelo dentro de un campo infestado antes de la siembra puede mover fácilmente
el hongo dentro del campo, como se evidencia por el aumento de la marchites por Fusarium en cada siembra sucesiva. Suelo infestado
adherido al equipo, las llantas y los vehículos pueden transportar el patógeno a los campos anteriormente infestados.
Como la mayoría de los patógenos del marchitamiento por Fusarium en el grupo de Fusarium oxysporum, Fof tiene un rango de huéspedes
muy limitado y, aparentemente, sólo infecta a la fresa. Por lo tanto, este patógeno no infecta a otros cultivos que tienen sus propios problemas
de marchites por Fusarium como el apio, cilantro, lechuga y tomate. En contraste, el rango de huéspedes del patógeno de la pudrición
carbonosa de la fresa aún no está claro, ya que este hongo puede ser capaz de infectar a otros cultivos.
Manejo
La estrategia general para la gestión de esta enfermedad depende de las medidas preventivas. Una vez que se siembra el cultivo de fresa, hay
muy pocas opciones si el marchitamiento por Fusarium comienza a ocurrir.
1. Evite plantar en campos infestados. Plantar fresas en los campos que no cuentan con el patógeno y que no tienen antecedentes de
marchites por el Fusarium.
2. Rotar los cultivos. La siembra en exceso con fresa es una práctica que mantiene o aumenta la población del suelo de este y otros
patógenos del suelo. Por lo tanto, evite plantar fresas en temporadas consecutivas mediante la rotación con otros cultivos. Brócoli puede
ser particularmente útil como un cultivo de rotación debido al efecto supresor que los residuos de los cultivos de brócoli tienen en un
número de los patógenos del suelo.
3. Aplicar fumigantes antes de la siembra. La fumigación tradicional de bromuro de metilo + cloropicrina aplicados bajo plástico a campo
abierto, es el tratamiento de fumigación más eficaz. La fumigación será más eficaz cuando los residuos del cultivo están completamente
descompuestos. Fumigantes alternativos son eficaces, pero en menor medida. Parece que los fumigantes alternativos aplicados a camas
elevadas no son plenamente eficaces en el control de Fusarium, especialmente en los bordes de las camas tratadas y en profundidades
mayores a 12 pulgadas de distancia de las mangueras de goteo que suministran los fumigantes. Aumentar el número de líneas de goteo
por cama (por ejemplo, de dos a tres) resultará en una mejor distribución de los fumigantes y de un tratamiento más completo de la
tierra.
4. Plantar variedades de fresa que tienen cierta tolerancia al Fof. En condiciones experimentales, algunas variedades actualmente
cultivadas, como Ventana y San Andreas, parecen ser relativamente resistentes al marchitamiento por Fusarium, mientras que la
mayoría de las variedades son altamente susceptibles. Aunque sería aconsejable seleccionar y plantar una variedad más resistente al
marchitamiento por Fusarium donde este es un problema, aún no es conocido cómo una resistencia efectiva estará en condiciones de
campo. Incluso las variedades resistentes pueden llegar a enfermarse donde los niveles de inóculo del suelo son altos y / o el estrés es
severo.
5. Plantar plantas de fresa que son libres de patógenos. No hay evidencia de que los trasplantes albergan el Fof, pero esta posibilidad no se
puede excluir con certeza. Para manejar la marchites por Fusarium, los agricultores deberán seguir utilizando trasplantes de gran calidad
que no están infectados con Fusarium.
6. Evite plantar en las zonas de contención (no permitidas a sembrarse). Zonas de contención del campo, que por regulación no
pueden tratarse con cualquier fumigante o químicas pre-siembra, pueden albergar inóculo transportado por el suelo de Fusarium. Los
agricultores no deben plantar fresas en dichas zonas si los cultivos anteriores se vieron gravemente afectados por el marchitamiento por
Fusarium.
7. Evite introducir el Fof dentro de los campos. La estructura de la supervivencia de las clamidosporas del Fof se encuentra en el suelo. Por
eso, tanto como sea posible, evite el movimiento de suelo infestado y barro en los campos por el lavado de equipos y vehículo, limitando
el acceso de vehículos a los campos, y otras medidas. Termine la preparación del suelo en campos no infestados antes de trasladarse a los
campos y áreas infestadas.
Marchites por Fusarium de la fresa
3
8. Prácticas agronómicas diversas. (A) A lo más posible, reducir el estrés en el cultivo. Fof es un
patógeno dependiente del estrés, si el cultivo está sujeto al stress, entonces los síntomas de la
enfermedad pueden ser más grave. Reducir el estrés mediante la siembra en camas bien preparadas,
regando adecuadamente, y manejando las plagas como ácaros. Las plantas a lo largo del borde de
la cama pueden ser más propensas a colapsar debido a la sequedad, el aumento de las temperaturas
del suelo, u otros factores asociados con esta ubicación en la cama. (B) Hay indicios de que en
el caso de las fresas afectadas por la marchites por Verticillium, que los grandes pedazos de las
coronas de fresa probablemente albergan altos números de microesclerocias de este patógeno. La
eliminación o la trituración y secado de las coronas infectadas por el Verticillium - infectadas antes
del arado del campo pueden reducir los niveles de inóculo en el suelo. Por lo tanto, una estrategia
similar también podría reducir el inóculo del patógeno de la marchites por Fusarium. Cualquier
práctica que da lugar a la descomposición más completa de residuos de plantas debe lograr también
una fumigación más efectiva.
9. Planteamientos alternativos. Se están evaluando un número de planteamientos a fin de
proporcionar opciones adicionales para hacer frente a los patógenos del suelo tales como el Fof.
Algunos de estos métodos son prometedores, mientras que otros parecen ser menos eficaces o
viables. En la mayoría de los casos, estos enfoques requieren suelos específicos o que las condiciones
ambientales sean eficaces y por lo tanto no funcionan en todos los casos o no son posibles en todos
los campos de producción. Algunos ejemplos son los siguientes: desinfectación anaeróbica del
suelo, biofumigación (por ejemplo, la incorporación de residuos de cultivos de brócoli), el control
biológico, la solarización del suelo, y tratamiento con vapor de suelo.
Referencias
Koike, S. T. 2009. Operando un centro de diagnostico de fresa a nivel estatal e investigación de la
Macrophomina y Fusarium en relación al colapso del a planta de la fresa. California Strawberry
Commission Annual Production Research Report 2007-2008. P. 87-91.
Koike, S. T., Gordon, T. R., Daugovish, O., Ajwa, H., Bolda, M. and K. Subbarao. 2012. Desarrollos
recientes en los problemas del colapso de la planta de fresa en California causados por el Fusarium y la
Macrophomina. International Journal of Fruit Science 13:76-83.
Koike, S. T., Kirkpatrick, S. C. and T. R. Gordon. 2009. Marchites por el Fusarium de la fresa causado por
el Fusarium oxysporum en California. Plant Disease 93:1077.
California Strawberry Commission
P.O. Box 269
Watsonville, CA 95077
p. 831.724.1301
f. 831.724.5973
www.calstrawberry.com
© 2013 California Strawberry Commission
4