UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE CATALUÑA
LA TRADICION DE LO NUEVO
EN EL PAIS VASCO.
LA ARQUITECTURA DE LOS AÑOS 30.
Autor: Jose Angel Sanz Esquide
Barcelona, 1988
CAPITULO 7:
LOS EDIFICIOS HOSPITALARIOS.-
324
7. LOS EDIFICIOS HOSPITALARIOS.-
Si
contemporánea
habría
que
algún
tipo
funcional
tiene que ver con aspectos
convenir
que éste es el del
en
la
arquitectura
extra—arqui tectónicos,
hospital
moderno.
La
moderna organización hospitalaria de los años treinta es tan
í
compleja y encierra tantas facetas, —constructivas, médicas,
docentes,
investigadoras, administrativas, sociales, económicas,
de personal,
empresa
la
etc.—,
que a cualquier tema artístico.
discusión
Concurso
(1933),
que su resultado se asemeja más a una
de
Eso parece deducirse? de
que se planteó entre los miembros del
Anteproyectos
gran
para el Hospital
compuesto por médicos y arquitectos.
de
Jurado
San
del
Sebastián
Unos acentuaron su
interés sobre la estricta organización hospitalaria, mientras que
otros
primaron los aspectos puramente
presentación
más
que
discusiones
arquitectónicos.
Con
de los argumentos de una y otra parte no se
clarificar
y
contextual izar
los
la
quiere
razonamientos
y
del Jurado que constituyen el núcleo decisivo de
la
larga y dura polémica que el fallo del mismo suscitó.
El
experimentó
hospital,
desde
finales
del
siglo
una revolución en cuanto a sus objetivos.
Si
XIX,
hasta
325
entonces,
quedaba
para
en
cuanto
que institución
humanitaria,
reducida a la de proporcionar alivio,
un tipo exclusivo de enfermo,
siendo
-el pobre-,
momento,
el
hospital,
entera,
se
convertirá en un centro eficiente
médica
transformará
múltiples funciones:
su
-función
el
lugar
a partir de ese
ampliando su intención a
la
sociedad
donde la ciencia
la institución hospitalaria en un
lugar
de
de asistencia, enseñanza, experimentación y
acción social, entre otras.
Se
moderno,
ha
dicho para resumir el papel
del
hospital
que éste debería actuar según una doble caracterización
centrípeta y centrífuga,
dirigida hacia dentro una que podríamos
denominar profiláctica y la otra, centrífuga, de higiene hacia el
ambiente social.
A
entre
una
sustituyó
partir de tales transformaciones,
construcción
centralizada
y
otra
la
elección
descentralizada
a la clásica discusión decimonónica entre el
hospital
de pabellones o el hospital unitario.
Estos
descentralización
primer caso,
nuevos
conceptos
de-
centralización
requerían una representación distinta.
En
o
el
el "bloque" centralizaba todos los servicios en una
construcción alta, bien en un edificio de entre 6 y 12 pisos o ya
en el rascacielos de 13 pisos, y tenía entonces su ejemplo visual
más
caso,
fuerte
en el Medical Center de Nueva York.
En
el
segundo
la construcción descentralizada podía ser representada por
326
un
grupo
de edi-ficios aislados,
con
los
distintas
servicios
clínicos y auxiliares distribuidos en edificios de 2 ó 4 pisos.
Cada
impedimentos.
uno
Por
de
su parte,
estos
sistemas
trabaja
calentar,
y
generaba
alumbrar,
separación
entre
una
gran
limpiar y
unos
y
sus
el sistema horizontal requería una
gran longitud de galerías entre los edificios,
el
planteaba
lo que dificulta
superficie
improductiva
reparar. Sin embargo, esta misma
otros
edificios
permitía
un
mayor
silencia
en las salas,
así como una mayor aireación
;'
iluminación. Podría deducirse que lo que era bueno para
enfermo
resultaba problemático para el personal y
Por
contrario,
el
el
sistema
concentración de servicios,
y
la economía del conjunto,
a
vertical
la
permitía
e
el
economía.
la
máxima
favoreciendo el trabajo del personal
aunque,
a su vez,
con pérdida de
confortabi1idad para el enfermo.
Ante
esta disyuntiva,
modelos se realizará
clave
que
hecho
nada
predomina
la discusión sobre los dos
siempre en términos de
eficacia,
sobre cualquier otro durante
casual si consideramos que es la empresa
organizativo y de funcionamiento al que se tratará de
concepto
estos
el
años,
modelo
asimilarse
el hospital moderno.
Planteada así la polémica, no resulta sorprendente
que
el
tipo constructiva ideal tendiera,
de una u otra
forma,
327
hacia el "bloque único",
si bien en ocasiones éste se
en dos o cuatro bloques unidos,
que
bloques
número
unidos por galerías,
de dos a cuatro,
adecuado rendimiento,
permitían
de 6 a 1O pisos.
tradujera
Se consideraba
o adosados entre sí,
en
un
y
un
además de garantizar su eficacia
gozando de las ventajas del tipo vertical,
neutralizar -favorablemente los inconvenientes del tipo
horizontal.
No
eludir
un
examen
determinado
obstante,
esta discusión general no
concreto
de
método de trabajo.
concebido
no
cada
Así,
caso
permitía
particular
un plan de
y
hospital
era precisamente aquel en el que un espacio
arbitrariamente
admitido
y subdividido después del
posible por la habilidad del
un
bien
fuera
mejor
modo
arquitecto, sino aquel en el que se
hubieran estudiado de antemano,
aisladamente, los requerimientos
que las diversas funciones del hospital específico representaban,
organizando
posteriormente los departamentos y combinándolos
de
la manera más eficiente posible.
Era,
pues,
preciso
estudiar
hospital en términos médico-constructivos,
situación
particular
general,
de
hiciesen
más
procurando
en
forma
de
que sus relaciones
eficiente
el
cada órgano en
la
vida total
acoplamiento
reducir
la
anatomía
del
decidiendo después la
el
con
del
el
sistema
otras
-funcional
dependencias
establecimiento
tejido
y
conectivo,
ahora considerado improductivo.(1)
328
Estas
estrictamente
arquitectónico,
de las experiencias,
capítulo.
valoraciones,
Nos
ciertamente de
no
nos permitirán contextual i zar una
creemos que la principal,
referimos
carácter
a tratar en este
al Concurso de Anteproyectos
para
el
Nuevo Hospital de San Sebastián que se celebró entre los meses de
marzo y junio de 1933, tal vez en España el crisol de todas estas
discusiones.
Porque,
moderno,
fue,
sí
gestación
dentro
cua'nto que
bien
no
el único
con
planteamiento
por su tamaño y por el mismo carácter
de un concurso,
el hospital más
de
su
decisivo en
dicha problemática tuvo una dimensión pública.
Ya
un
si
las bases del Concurso,(2) poco precisas
programa de tal naturaleza,
para
originarán la controversia al no
definir claramente sus objetivas: la duda entre la realización de
un anteproyecto de orden puramente arquitectónico o de otro en el
que se primase estrictamente la funcionalidad de una organización
hospitalaria, centrará la primera decisión crucial a que se verán
sometidos los concursantes y marcará las dos posibilidades en las
que se van a polarizar las 21 propuestas presentadas.(3)
Con el fin de proceder sistemáticamente, con orden
y
método,
a
presentados,
la
comparación
y calificación
de
los
trabajos
el Jurado, —compuesto en la ocasión por los médicos
Aureliano
Ballaño y Wenceslao López Albo,
y por !os arquitectos
Diego
Basterra,
y
de
organiza
Modesto
López Otero
Rafael
Bergamín-,
en su Primer Informe un cuadro a partir del acuerdo
329
de
sus
miembros
sobre
una
serie
de
conceptas
-fundamentales.
Mezclando problemas médicos y arquitectónicos, en dicho cuadro se
superponen
aspectos
tan
distintos
concepto general del hospital,
como
Tras
un
miembros
indiscutible
tratan
del
la disposición
su disposición -funcional,
estructura y materiales, y la super-ficie edificada.
detenido estudio según las pautas
del
que
su emplazamiento,
general del "bloque" y los pabellones,
los alzados,
los
Jurado
reconocerán,
en
así
decididas,
los
primera
instancia,
una
superioridad de ciertos trabajas
sobre
otros,
tiempo que plantean la inexistencia de un anteproyecto
i
resuelva plenamente los problemas en su conjunto.(4)
al
que
'
Todos
los
miembros
del
Jurado
se
con-formes en una primera selección de siete de los
presentados, realizados por los siguientes
mostrarán
anteproyectos
arquitectos:
— Pedro Muguruza;
- José A. Elizalde y José L. Recarte;
- Javier Barrosa y Luis Martínez;
— Domingo Aguirrebengoa y Francisco Urcola;
- Francisco Monravá;
— Juan Izaguirre y Pedro Bidagor;
- Manuel
Sánchez
Arcas,
Eduardo
Lagarde,
Joaquín Labayen y José Manuel Aizpurua.
No
cumplimiento
de
obstante,
surgirá el
desacuerdo
la base octava de la convocatoria,
cuando,
en
y
un
tras
33O
minucioso estudio de detalle y nueva comparación posterior, deban
proceder a la eliminación de cuatro de los trabajos seleccionados
y
al
señalamiento de los tres
Jurado
no
llegó
deliberaciones
aquí
del
a
la
Primer
de-f i ni t i vamente
unanimidad
Informe.
parciales que sintetizaremos,
finalistas.
conseguida
En una serie
en
El
las
de
informes
cada uno de sus miembros
expondrá
sus razonamientos y particulares puntos de vista.
Así,
particular
Basterra
propuestas,
definitiva
por
y
en
Segundo
Informe suscrito
los arquitectos Modesto López
Rafael
Bergamín,
dejando
tres
respectivamente,
un
para
Otero,
acuerda
Muguruza,
de
los
que
forma
Diego
eliminar
una nueva ordenación
anteproyectos
Pedro
se
de
de
cuatro
cal ificaei ón
son
autores,
Aguirrebengoa y Urcola,
y el
equipo formado por Sánchez Arcas, Lagarde, Labayen y Aizpurua.
Un Tercer Informe,
esta vez emitido solamente por
Diego de Basterra y Rafael Bergamín,
tres
proyectos
finalistas
puntúa definitivamente
según la
interpretación
por
los
ellos
sostenida de los valores expuestos en el cuadro marco del Jurado,
resumida en tres conceptas fundamentales:
el arquitectónica,
el
médico—funcional y el económico. En dicho informe escribían:
"El anteproyecto de Muguruza resuelve bien el
primer
concepto,
mal
el
segundo
y
con
excesiva preocupación el tercera.
El
anteproyecto
de Aguirrebengoa
y
Urcola
resuelve discretamente el primer punto, de un
331
modo perfecto £?1 segundo y bien el tercero.
Por último, el anteproyecto de Sánchez Arcas,
Lagarde, Labayen y Aizpurua resuelve muy bien
el primer concepto,
segundo
no tan per-Fectamente
el
y sin tener muy en cuenta el aspecto
económico.
Es indudable que el proyecto más equilibrado,
por
todos
los
siguiéndole
conceptos,
es
el
segundo,
en esta condición el tercero,
y
separándose más de ella, el primero".(5)
í
s
Interesa
este
Tercer
constatar que en las consideraciones
Informe suscrito por
Diego de Basterra
de
y Rafael
Bergamín sobre estos tres trabajos se aprecian dos tendencias, la
j
arquitectónica y la organizativa,
como ellos mismos se
encargan
de subrayar:
"Los
anteproyectos
primero
y
tercero
coinciden en la manera de enfocar el problema
arquitectónico,
llegando
al establecimiento
previo de una estructura mí f lima, dimensionada
estrictamente
cumplir.
que
para
el
fin
tiene
En estos dos anteproyectos,
el arquitecto, conocedor
médico
que
resuelve
por
sí solo
del
el
que
parece
problema
hospital,
llegando a lo que pudiéramos llamar "solución
arquitectónica pura". Dentro, sin embarga, de
532
una
misma
tendencia,
se
aprecia
divergencia clara entre ambos
una
anteproyectos,
pues mientras el primero parte de dimensiones
mínimas
tomadas
de módulos
internacionales,
y
y
coe-ficientes
reduciéndolos en lo posible
estudiando la disposición de los elementos
con la preocupación constante de la
en
todos
tercero,
sus
sin
aspectos,
esa
el
economía
anteproyecto
preocupación,
llega
a
soluciones mejores y más amplias, resolviendo
mejor
el
detalle
-funcionamiento
de
interior,
disposición
y
dando también
una
solución exterior más clara y más espontánea.
En
el
anteproyecto
segundo,
los
autores,
asesorados por un técnico que conoce a
el
complicado
moderno
y
su
disposición
mecanismo
de
un
funcionamiento,
siguiendo
paso
-fondo
Hospital
resuelve
a
paso
su
las
indicaciones de éste en todos sus detalles, y
con
raro
acierto,
llega
a
una
feliz
agrupación económica".
En
Diego
de
razonamiento
y valoración
Basterra y Rafael Bergamín prevalecen
funcionales
confirma
el
el
primer lugar,
y
económicas sobre
énfasis que se hace,
las
definitiva
las
arquitectónicas,
de
cuestiones
como
lo
en el proyecto calificado en
de un método de trabajo en el que el asesoramiento
333
del
motor
médico
de
incluso,
considerar
experto se convierte tanto en el origen como
la
solución definitiva.
que
en
el
organizaciones
dicho
Se podría
llegar
juicio predomina más
Concurso,
mas
hospitalarias
como
que
de
de
la
en
a
el
decir,
tendencia
anteproyectos
soluciones
a
de
puramente
arquitectónicas.
doctores
Otro
Segundo
Informe,
Aureliano
Ballaño
y
éste
Wenceslao
suscrito
López
por
Albo,
los
decide
eliminar cuatro de los siete primeros anteproyectos que el Jurado
seleccionó
de
común
acuerdo
y
deja
para
definitiva el de Aguírrebengoa y Urcola,
la
calificación
el de Francisco Honrava
y el de Sánchez Arcas, Lagarde, Labayen y Aizpurua, que resolverá
por este orden,
por
los
distintos,
como vemos, de los elegidos a su vez
arquitectos Basterra,
Bergamín y
López
Otero,
antes
citados. Este nuevo Segundo Informe argumentaba:
"El
primero
orientado
sigue
criterio
indispensables
eficiente
un
acertado
médico
y
y
económico,
para llevar a la realidad
instrumento
de
bien
trabajo
un
médico.
Insistimos en que la disposición funcional ha
sido
resuelta de un modo casi
criterio
médico ha guiado tan
perfecto.
El
felizmente a
los autores que a él se debe en gran parte el
acierto
en
cuanto
guarda relación
con
dinámica del hospital". (¿>)
334
la
razonamiento
carácter
su
Observamos
nuevamente
en
predomina más
la
que
en
esta
la
valoración
visión
de organigrama de los anteproyectos,
un
sobre
el
y por lo tanto de
posible -funcionamiento en cuanto a esquemas,
que
sobre
las
razonado
del
cualidades arquitectónicas de los mismos.
Recogeremos,
por
arquitecto Modesto Lopes Otero,
Informe
y
último,
el voto
que, si bien suscribió el Primer
el particular posterior de Basterra y Bergantín en
eliminación de los anteproyectos,
-es decir,
hasta la selección
de los tres -finalistas que darían lugar -finalmente al
mantiene
la
premiado—,
su disconformidad con estos arquitectos en cuanto a
su
conclusión definitiva.
Comienza
consideración
el
informe
de
López
con
crítica sobre el planteamiento misma del
de Anteproyectos, al no preveer en sus bases
desarrollo
Otero
de
una
Concurso
un segundo grado de
los trabajos que resultasen seleccionados en
una
primera instancia, como era ya práctica habitual en los concursos
que en España se convacaban, más necesario si cabe en éste,
que
no
consideraba
anteproyecto
meses,
la
comentario
posible,
definitivo,
complejidad
crítico
López
en
principio,
resolver
desarrollado a lo largo de
funcional
de
un
hospital.
Otero utilizó el Primer
dado
en
un
sólo
tres
En
este
Informe
del
Jurado, basándose en aquella conclusión del mismo que manifestaba
la
inexistencia de un anteproyecto de perfección evidente
335
que
reuniese
absolutamente
todas
las
condiciones
de
un
moderno
hospital.
Hecha esta consideración,
López Otero explicita y
razona el criterio en el que fundamenta su calificación:
"Considerar
grave
como
aquellos
modificación
disposición
forma
inconveniente
altere
situación
importantes,
función
esencialmente
la
particularmente en
de
los
de
o
simple
la
organismos
volúmenes
reducción
edificados
queda satisfecha;
variación
cuya
no dando tanta importancia a la
posibilidad
superficies
defecto
(anteproyectos)
general,
y
o
si
de
la
ni a la adición o
de un local secundario omitido
en
el programa.
Teniendo en cuenta además que se trata de
un
anteproyecto que ha de ser objeto de estudias
posteriores
y
asesoramientas,
del
concurso,
cierta
detalle
está
amplitud
de
aún de nuevas
según
juzgar
la distribución,
bien
y
indica la base novena
creo que ha
al
sugestiones
fundamentada
de
establecerse
el
acierto
de
sobre todo
si
en
líneas
generales".(7)
336
Estas
como
modelo
consideraciones,
la forma de desarrollo de los Concursos
Prix en dos -fases, cuyos
en
como podemos ver,
tienen
del
Grand
Jurados distinguen con precisión lo que
cada una de ellas valoran -fundamental,
así como lo que
debe
permanecer en el proceso que va del "esquisse" al "fini".
En
contraste con el Segundo In-forme suscrito
por
los médicos Aureliano Gallaño y Wenceslao López Albo, el recuerdo
de dicho método de trabajo basado en dos -fases permitirá a
Otero
abogar por el anteproyecto de Muguruza y mantenerlo en
segunda
eliminatoria,
emplazamiento
hospital
de los diferentes edificios de que ha
y de la ordenación general del bloque,
decisivas
presentado;
exacto
cualidades
en
su
constar
iniciales
excelente
características
apuntadas
en
opinión resultaban también
el
dadas
trabajo
apreciables
y la perfecta armonía de las masas,
alzado,
y
ello
sin
menoscabo
deficiencias en algunos servicios especializados,
López Otero,
inferior
el
el
concepto de una disposición funcional de gran elasticidad
distributiva
de
la
basándose en la apreciación positiva del
que consideraba dignas de desarrollo en un segundo estadio
las
López
promesa de
de
importantes
lo que, a ojos
coloca al anteproyecto de Muguruza en un
a los otros dos por él seleccionados,
un
el de
punto
Urcola
y
Aguirrebengoa y el de Sánchez Arcass Lagarde, Aizpurua y Labayen.
Modesto López Otero propondrá en primer lugar este
último
anteproyecto,
separándose
de
la opinión de
los
otros
miembros del Jurado al razonar su preferencia por el anteproyecto
337
de
S.A.L.A.L.
sabre
siguientes motivos:
el
disposición
Urcola
y
Aguirrebengoa
orientación y soleamiento;
del "bloque central",
y el de enlace—;
de
por
los
mejor concepción
-equilibrio entre los cuerpos principales
circulaciones;
de las enfermerías,
situación de los
laboratorios;
de las cocinas;
localización y
concepción de los pabellones de tuberculosos, de infecciosos y de
enfermos
mentales;
prevención
flexibilidad estructural.
ante
contra
incendios;
y,
en
El anteproyecto de S.A.L.A.L.
el juicio de López Otero con la sola desventaja de
fin,
aparece
ser
de
mayor tamaño que el de Urcola y Aguirrebengoa, lo cual no
/'
perturba su mejor disposición, ya que dicha desventaja podría ser
._->
subsanada al reducirse algunos servicios,
lo cual no alteraría
esencialmente el anteproyecto.
Otero
propondrá
Arcas,
Lagarde,
Por este cúmulo de razones, López
como ganador el citado anteproyecto de
Aizpurua
y
Labayen,
y
por
tanto
Sánchez
para
su
desarrollo posterior en forma de proyecto definitivo.
En
observar
este
enjuiciamianto de
López
Otero
podemos
algunas cuestiones que se consideraban medulares en
lo
J
que
entonces
se entendía como un hospital
moderno,
pero
cita
también otras de carácter más exclusivamente arquitectónico. Esto
ocurre,
por
S.A.L.A.L.
decir,
las
ejemplo,
responde
a
cuando
opina
que
el
la necesidad de que la
anteproyecto
estructura,
líneas generales de carga y los huecos de
de
-es
fachada—,
obedezca a un sistema modular, a una verdadera cuadrícula, lo que
consigue
cumplidamente,
frente
al
anteproyecto
de
Urcola
338
y
L
Aguirrebengoa, éste mucho más rígido. Sin examinar detalladamente
cada
edificio,
estrictamente
alzados
sobre
de
el
en nuestra opinión,
arquitectónica-,
ambos
-y desde un punto de
basta comparar
simplemente
para reconocer la superioridad
segundo
preocupado únicamente por
vista
del
la
los
primero,
ordenación
de
huecas diferentes según un eje de simetría, de concepción general
poco
-feliz;
edificios
la
que
o la agilidad con la que en aquel se
disponen
los
sobre la topografía, . en oposición a la inmediatez con
se
asienta
en la misma el
?'?
Aguirrebengoa.
Algunas
anteproyecto
de estas preocupaciones
de
Urcola
y
arquitectónicas
.'-*?'
;-""se
enunciaban
Concurso,
para
al
ya
en la memoria
de
S.A.L.A.L.
tiempo que se manifestaban
otras
presentada
al
imprescindibles
conocer el alto grado de consciència con el que los autores
/
se
enfrentaban
a este programa y a lo que
en
él
consideraban
arquitectónicamente determinante:
"No
hay
definitivo
estructura,
las
nada
líneas de
más
que
la
circulación, el
emplazamiento y agrupación de los servicios y
dimensiones
convenga,
del
de
pueden variar
no sólo en el caso del
proyecto,
construido
carga
éstos;
sino
el edificio.
interiores,
cortafuegos,
también
según
desarrollo
después
de
No existen muros de
excepta
los
muros
que han de ser fijos; los demás
tabiques pueden variarse con facilidad.
Esta
339
es la característica de la estructura moderna
de estos edificios". (8)
La estructura,
la
agrupación
arquitectónicas
de
los
la circulación, el emplazamiento y
diferentes
decisivas,
servicios,
referidas
aquí a
son
un
cuestiones
hospital,
es
decir, a un tipo funcional determinado, y muestran de nuevo, como
en
otros ejemplos analizados anteriormente en los que intervino
Aizpurua,
la importancia del programa en la determinación de las
soluciones arquitectónicas propuestas. Lo que no contradice el
/'
.
carácter contundente y lapidario con que Aizpurua atacó a algunas
/*
íif
de
las
muletillas, -en
feliz
expresión
acuñada
por
Philip
f' ,
Johnson—,
moderna,
, Torres
más
según
extendidas en aquellos años de
puede
la arquitectura
leerse en la carta— manifiesto dirigida
Clavé para su publicación en la revista AC,
a raíz
a
del
fallo del Concurso:
"Y
esto no lo hacemos con miras
por
sñr el segunda premio obra
partidistas
de
miembros
del BATEPAC, sino que demostraremos que otros
proyectos, la mayoría de los presentados, son
mucho
mejores
primer
lugar
que el proyecto
premiado
y por defender a la
verdadera
arquitectura de unos cuantos arquitectos
habiéndola
años
moldes
de
en
que
deshonrado quieren en los últimos
su vida refugiarse
en
los
falsos
de una arquitectura que queriendo ser
34O
funcional, racional, y demás tópicos modernos
no es lo único que puede ser la arquitectura:
ARQUITECTURA".(9)
Tras la gran discusión que este Concurso
-discusión
que
José Manuel Aizpurua trató de trasladar
excesivo éxito a otras tribunas,
Le
Corbusier
Naciones
en
provocó,
con
el
1928™,
-fallo
no
siguiendo el camino abierto por
-fallo del concurso
el
con
del
del Jurado
Palacio
se
mantuvo,
de
las
y
fue
concedido el primer premio al proyecto de Urcola y Aguirrebengoa,
a
pesar
de la falta de unanimidad entre sus
miembros
y,
como
Hemos visto, en presencia de varias impugnaciones particulares al
mismo.
Muy distinto al anterior en cuanta a su naturaleza
y
complejidad,
Antituberculoso
y
éste
situado
sí
construido,
mismo
el
en el Municipio de Leza,
singular entre Laguardia y Samaniego.
arquitecto
es
Sanatorio
en un
Responde a un proyecta del
donostiarra Pablo Zabalo de 1934,
si bien
sobre
lugar y con idéntico programa el arquitecto Julián
presentó
con
anterioridad
un
paraje
proyecta
que
nunca
el
Apraiz
llegó
a
Sanatorio
de
materializarse.(1O)
Con
un programa especializado,
el
341
Leza
constituye otro ejemplo de los nuevos hospitales en
que,
recogiendo
tienen
su
relación
las
exigencias
aparición en
1917.
de la
Según
nueva
este
ciencia
bloque
médica,
planteamiento,
la
entre lo común y lo privado se transforma radicalmente,
particularizándose
el tratamiento de la enfermedad.
Ahora dicho
tratamiento se organiza por células individuales o dobles y
deja
el comedor, que en el proyecto anterior de Apraiz se desarrollaba
por plantas, como espacia común en planta baja.
La
semejantes
presentaron
al
habitación
proyecto
se
del
plantea
Pabellón
en
para
en
muy
Tuberculosas
que
Aizpurua, Labayen, Lagarde y Sánchez Arcas
Concursa del Hospital de San Sebastián en 1933,
bien
términos
para
el
antes citada, si
Leza la terraza surge como prolongación de
la célula,
frente a la idea de terraza continua a lo largo de toda la planta
que se observa en el otro proyecto citado.
El edificio es una lámina con dos caras claramente
diferenciadas:
al Sur la de las habitaciones—terraza,
malla
de
a
modo
brise-soleil de gran profundidad
laterales enmarcados;
que
la otra,
recorren todo el pasillo,
mucho más cerrada,
con
y
una
con
sus
con ventanas
en cuyo centro se sitúa
todo
el
conjunto de comunicaciones verticales y un pequeño cuerpo adosado
en
planta
relaciona
Luis
baja
que
sirve
este edificio,
Vallejo
de
capilla.
Su
organización
también de gran presencia,
para la S.S.L.,
nos
con el
tratada en el capítulo 2 de
de
este
estudio.
342
',
En
cubiertas
respecta
el Sanatorio de Leza,
la planta baja y la
son las únicas en las que se producen variaciones
a
las restantes de habitaciones,
cuya
de
con
estructura
de
hormigón presenta unas crujías determinadas por la anchura de
la
célula de habitación.
La
comunes
planta
baja,
elevada y albergando
servicios
y un comedor general situado en la rotonda orientada
al
Este, adquiere un gran peso en -Fachada, tanto por los huecos que
/'
marcan el sótano como por los de la entreplanta que alberga las
instalaciones, todos expresados en la misma.
La
cubierta,
terraza
teóricamente
utilizable,
~""\
, queda determinada por dos límites muy definidos,
por
la
a la
izquierda
sala de máquinas y a la derecha por un patente
elemento
•figurativo, parrarrayos y reloj de sol.
Es
subrayable el interés que mostró Josep
Clavé por este edificio,
Torres
según consta en la correspondencia
del
archiva del G.A.T.E.P.A.C. de Barcelona. Y, si bien na sabc?mas si
José
que
Manuel Aizpurua había previsto su publicación en el
sobre hospitales estuvo durante tanto tiempo preparando para
la revista AC,
el
número
y que nunca llegó a terminar, podemos suponer que
interés que el arquitecto catalán manifestó por el mismo
debido a
comentarios realizadas par Aizpurua.
343
era
Aun
cuando
sus
características
tipológicas no
correspondan a las estrictas de un hospital moderno»
diferentes
las
misiones
expositivas
estudiaremos
que
en
deben
este
cumplir,
capítulo
y sean
por
el
muy
razones
Asilo
que
el
arquitecto pamplonés Víctor Eusa proyectó en 1933 para Tafalla.
Con
abandona,
a
el
tenor
proyecto
de
lo
del
Asilo
de
que conocemos,(11)
esquemas organizativos experimentados en obras
acercarse
Ta-falla,
algunos
Eusa
de
anteriores,
los
para
a los modelos holandeses que había conocido durante un
dilatado viaje realizado por Europa.
En
salto
que
posibilidad
que
el
el Asilo de Ta-Falla supone en su obra es debido a
la
de
condiciones
que
éstos
propagandística.
sentido bien pudiera entenderse
experimentar
distintas,
ideológicamente
Pamplona,
este
sus
mucho
La
carácter filantrópico^
según
nuevas
un
programa
anteriores
más
disposiciones
proyectos
emblemáticos
actuación
menos
y
-frente
condicionado
construidos
con
de Tafalla presenta
a
más
un
en
carácter
marcado
al que el mismo Eusa colaborará regalando
el proyecto.
El edificio se localiza en un solar despejado,
notable tamaño,
situado en la salida de Tafalla a
Pamplona.
344
de
La
primera opción de Víctor Eusa fue la de ubicar la construcción en
el
centro
abierto
de la parcela,
que
adquirirá
organizando!a alrededor de
un gran protagonismo
en
un
la
patio
estructura
•formal del edificio.
Sobre
los
lados de este vacío se extienden
unos
brazas que dan apoyo a las distintas estancias. Como resultado de
esta disposición, un esquema centrífugo en molinete se expande y
dota
al
conjunto
volumetría
i
caso.
de
un
carácter
articulado,
adoptando
diferenciada según las funciones albergadas
La
planta
comedores
y
escuelas
externos,
secretaría
baja
para
está
ocupada
diferentes
por
grupos
la
de
en
una
cada
capilla,
asilados
o
y el gimnasio—salón de actos que nunca fue
construido. La planta superior, quizás obligada a un tamaño mayor
de
patio
por condiciones de
programa,
recoge
los
diferentes
ámbitos de dormitorios.
El
recordarnos
al
esquema
que
edificio
no
puede
W.M.Dudok utilizó para el
H i. 1 ver sum
(1924-1930).
observan
concomitancias
influencia
del
wrightianaj
Y
no
con
solamente
los
en
dejar
Ayuntamiento de
dicho
arquitectos
esquema
holandeses
también la posición de los accesos o
lenguaje horizontalista creado por ventanas y voladizos,
de
marcado
carácter decorativo,
junto con
de
la
se
de
el
a veces
utilización
345
de
ciertos
elementos
expresivos verticales,
nos señalan el
mismo
gusto.
Una
proyecto.
visible
La
idea
relación
orgánica
parece
gobernar
entre el todo y las partes se
en el recorrido del edificio:
todo
nos
un espectacular suelo
el
hace
de
baldosas coloreadas de tradición neoplástica reproduce el esquema
en
molinete
de
todo el conjunto a lo largo
de
los
pasillos.
346
NOTAS AL CAPITULO 7.-
1. Aparecen estas consideraciones en "Planeamiento y organización
de un hospital moderno", que a través de diversos artículos, (3,
4, 6, 9 y 12 de febrero de 1932), W.López Albo publicó en el
periódico El Liberal de Bilbao. También en un largo escrita del
mismo autor, titulado "El sanatorio psiquiátrico de Zamudio y la
Escuela—granja agrícola", publicado en El Liberal, el 26 de
febrero de 1932.
2.
Véase "Bases generales para la construcción del Nuevo
Hospital", publicadas en Memoria del anteproyecto de un Hospital
en S.Sebastián. Sánchez Arcas, Lagarde, Labayen y Aizpurua. Artes
Gráficas Faure, Madrid, 1933.
3. Los proyectos corresponden a Antonio Setién; Pedro Baiztarro;
Mocoroa y Mendizábal; Julián Apraiz; José Manuel Bringas; Juan
Torbado; Javier Yarnoz; Joaquín Porqueras;
José Luis Duran de
Cottes;
Vilatà y Botella;
Luis Díaz Tolosana; Estanislao
Seguróla; Juan y Lucas Alday; Lagarde y Labayen; Sánchez Arcas,
Lagarde, Labayen y Aizpurua; Pedro Muguruza; Elizalde y Recarte;
Barroso y Martínez; Aguirrebengaa y Urcola; Francisca Monravá; y
Eizaguirre y Bidagor.
4. Primer informe suscrita por el jurado calificador, fechado el
día 20 de agosto de 1933.
Véase Boletín del COAVN, n.25, 20
noviembre 1933.
5. Informe particular suscrito por los vocales arquitectos
D.Diego de Basterra y D.Rafael Bergamín, fachado en San Sebastián
el 25 de agosto de 1933.
Véase Boletín del COAVN, n.25,
20
noviembre 1933.
6. Segundo Informe, suscrito por los doctores Aureliano Galiana y
W.López Alba, fechado el 26 de agosto de 1933. Véase Boletín del
COAVN, n.26, 20 diciembre 1933, n.27, 15 enero 1934 y n.28, 15
febrera 1934.
7. Informe particular suscrito por M.López Otero, fechado el 26
de agosto de 1933.
Véase Boletín del COAVN, n.29, 15 marzo 1934,
n.3O, 15 abril 1934 y n.31, 15 mayo 1934.
8. Memoria del anteproyecto de un Hospital en San
Sánchez Arcas, Lagarde, Labayen y Aizpurua, op.cit.
9.
Carta
de
Aizpurua a Torres,
sin
fecha,
Sebastián.
probablemente
347
de
octubre de 1933. Véase anexo n.l, "Correspondencia
Brupos Norte y Este del B.A.T.E.P.A.C.".
entre
los
10. Dicho proyecta comenzó a materializarse en 1932, mediante una
sociedad privada creada en San Sebastián. Posteriormente adquirió
carácter público al ser asumido par la Diputación de Álava.
11. Véase, en Nueva Forma n.9O-91 de julio-agosto 1973, artículo
de J.I.Linazasoro sobre Víctor Eása.
34O
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y Labayen, 1933«Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934)•-
349"
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y Labayen, 1933.Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
350
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y Lalsayen, 1933.Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934)•-
OPCRACIONEÇ
Bloque general Planta 2
Cirugía.
ENItHMBHAf
SSC/MAÍ
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y Labayen, 1933
Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934)»-
•f\
o
%
- .333
=
=
«
FF
it ï 5
= ^
-
3
ï
3
ï
ï
CJ
=J
ï
\r
nn
~ _
CE — ~
i
I
~
~
~
_
t——-i rra
—
™
~
—
~
~
t^d ~
~
~f
&
CQcntncQtiicnmiij ,MéM1
tntntntacacDicnin
tUD3tntni[nn3D3n3
mcacpnjicacanatn j
naiuiiicncDiiintniCQ
lUtnujccicocnicoitni
m
m
CE
LJUIL
™~
'~
3
3
ï
a a a a
ï
CE
l II' S3t
ET
ï ï íi
ï 1
E I E 3ï 3 3 3I i
ï E íï a £
a r] O a a
I a
5 í55ï ï í g
E E Ea ï E ï B
ti
3
h
f ï ES
í ES
S GE B 5 ï
tu 03 ta tn tu m tn tn m
ratntntntnmtiitntn
mtntntntntiniiitutn
tntntfltiimtnmtniu
i I i u 33_
tn
ca
Elptei3
E!' E"L3
U
-
3
i5
1
1
H
TV
03.
'3 £-
1
1
ï
llu
3
1
•3
Ltí
=3
¿J, g t3
li
li
ta
E E E Eai
E [É E §Tl
= ]§' É" E
3Í
1
.EL illBJc a|
;'! '
n
¡1j¡P•jl
i 0
llit ;i_T
Id3 B
E3' B f
E3 B
E] B
E3 B
E3 B
J B
B
B
B
B Q Q Q BB B Q B
Q H H Q B g Q HE B
BB B B B Q B Q B B '
B B H B BBB Qjg.fi
El B El Q BB B B|
t
BBB B B B BB|
HB B B B B B B|
Q H H B- B B B EfÜ
B B ' B B cal ¿al tal cal fba ^
E
H B' B B B B B B B E
B B B B B B B El BB
BB B B BB B O B B •
BBB B Q B B BJ3
BBB H B H B B S
I
1
M
DiCDEnüQDiDQDiD] m
m
tu n tu tn. tu oi tu tu m
mtotniïiiniocDOi m
EDEOPQIEDDQniDl m
[QtniïicQtiitQtiitQ n
[QtniIJtDniDllDDl n
HIIlIIllHQlfflDlQ] m
tu n n tu tn tn m tn
GQtllQICQCQinDlin
aE
P
ta
E
P
Sánchez Arcas, Lagarde, Aisspurua y Labayen, 1933.Hòspital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
353.-r
ta n p p p p plain
tn B ta B P B ra p ic
IFRRTFl
ptDpppppn
n p p ta p p p nicS
Ml-rft-II I
BBpppBBBCi
ra p p in p ta p p ir;
p p p p p p n p ic
E p p p p p n n n:
'p p p n p p'
in m p p B
BiBBBi
ÍHBÍHB
BBBBBB
BSBBBS
BBBBBB
BBBBBB
BBBBBB
PI
TFT*
s
""Fn
S
l llRTll l
i ilh-lli i
1
|
ll h-l 1 I 1
JS rrn p rrn
\^_ P P P
B B B B B B B E E I
E B B S B S r J B B
B B B B B B B B B
B
B
B
B
B
BBBHHEIE1B
B B B B B B B B
B B B B B B B B
B B B B B B B B
B B B B B B B B
P B P Dï |B P B P P
B B B B :
rEL,
H
Jrf
IS1
S
JïrL
IrL
TrT
B
BB
BB3 B
B 13 H LI B B
BBBBBE
H y B B ü L-J
BBBBBB
BBBBBQ
B
H
B
bi
B
B
B B BB B B B
: to B B B B g
ALZADO O.
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y T.abayen, 1933.Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934)»-
Pnbollón Tiilioroulosofl
PliHitnn
Sánchez Arcas, l.agarde, Aizpurua y T.abayen, 1933.Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
355.-'
MCDIODÏ WTCflNC»
Pabellón do DoniontoH Plantas
Sánchez Arcas, Lagarde, Aiapurua y T.abayen, 1933<
Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
356';
Pabellón Tuberculoso»
Fací i ací a ft
trriBintni
E
IP
ffite
El E E E E E E E
1 rrniHiin
rd
I rmiunii
m\ïk rmin mi
miIx rrnrnrm
MiTJD rrmnirm
1
mnirmirmí
I»
É
'f*
E n n in E in n
n n n tn
Sánchez Arcas, T-agarde, Aiapurua y Labayen, 1933•Hospital de San Sebastián,(Revista Arquitectura, enero 1934)«-
357.-''
E
¿kaSfiSjia
1
Ep , 0 . EfJ , B B
H H m mm
nrïT*
pa m
r
r
_[ r
_[ r
_I r
j.
i
_J
Q El 00
a B aoa
Q
Q
Q
E3
r~i r--] [-71
171,171 ryl nr^in .
03 . ÍD3
El QUI
E3 t3El
S Ipl
¡
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
—
i
t
í
n
r
!DKIONPORA-B
PlANTACETttllAZAt
Infecciosos
.Paohaclus y Plantas
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y Labayen, 1933-Hospital de San Sebastián.•
(Kevista Arquitectura, enero 1,934) •-
358.,:,
I i iI Ml
jBJi'iiii
P. Doniontoa
KaolmdiM
Sánchez Arcas, Lagarde, Aizpurua y Labayen, 1933.Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
359-,;,
Pi
nu n EH n n CE! D C3QE3 Q CU
BlBBJUl
¡¡f. a m
ID ffl tul Dl m
13 EH G3 OÍ 00 EH D ti ÇO
DE30EH3E1E1ÜDD
E3 IE] -lull: I OI ID3 E3 Q 03 D E3GI
iy??f.y-
-)APJ:>.¡! WP/\'f,ll!.·|>.p|lO5>/V.'.-—'.',-
d
Francisco Urcola y Domingo AguirreTaengoa, 1933.Hospital de San Sebastián. Primer premio del Concurso.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
360.-'', '
j^^rt.» i
„
_,
- M
rT™ "Í?" li r ^-4 M í
iB-rmiinjii::;
Urcola y Aguirrebengoa, 1933. Hospital de San Sebastián.(Revista Arquitectura, enero 1934).-
361.-
ss-S .'«•>
I
I
<
I
I'
. .. o • - O ' ·0·i·0lv10·i·fl·!·0·-·0·i·0· -O' • o · · O · · O · i · í · ' ,
B* — 4-
Pa"blo Zabalo, 1934.Sanatorio Antituberculoso de Leza, Laguardia.(Archivo particular).-
362.,
133 UUJjniül U—J-ltErTIH- l.l
CT om EGD B^B lEB EEH EEFñ EEE
Pablo Zabalo, 1934.Sanatorio Antituberculoso de Le2a} Laguardia.(Archivo particular).-
363.-,
Jí
¡min
I
Pablo Zabalo, 1934.Sanatorio Antitu"berculoso de Leza, Laguardia.(Aroliivo particular).-
364.
Víctor ïïusa, 1933.Asilo de Tafalla.(Arcliivo particular)é-
365.-
Víctor Busa, 1933.Asilo de Tafalla.(Archivo particular),
366.-
Víctor Busa, 1933. Asilo de Tafalla. (Archivo partioular).-
36?.-
/, v í v,~ j*1- t
,t r^ $ t-tíí"^
'"''.' ^¡,>*a
J.J.P.Oud y Theo van Doesïrarg, 1917.Hall de la Residència De Vonk.-
Stijl, 1917-1931. Visiones de Utopía").-
W.M.Dudok, 1923-1924.-
Ayuntamiento de Hilversum.("Arohitettura Bdiiiaia Urbanística, Olanda 1917-1940"),
368.
Descargar

la tradicion de lo nuevo en el pais vasco. la arquitectura de los años