.
'
)
Real Cédula del Rey D . Felipe 11 fechada en Madrid el23 de Diciemb~ de
1574, por la cual se co!lcedé a Cartagena su Escudo de Armas. (Tomado de
Nomenclátor Cartagenero de Donaldo Bossa He raza, Bogotá, Banco de la
República, 1982).
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
La literatura histórica
en la última década
JOR GE ÜRLAf\:00 M ELO
EL A SCEN S O DE LA S EDI TORIALES
ESD E H ACE un os ve inte años la histo ria se co nvirtió e n un género
decididame nte po pular. D e las ed icio nes habituales de mil o dos mil
ejempl ares, se pas5 a los m ás d e cie n mil ejemplares de la Int roducción a la hisLoria económica de Colombia de Al varo Tirado o a los
m ás de trei nta mil ejempla res del Manual de historia de Colom bia d e Colcultura o de Colombia hoy, libro que a pesa r d e su titul o era una síntesis d e la
historia nacio nal. Esto co rres po ndi ó, ya se s abe, a la aparición de un público
nuevo, es tud iantil, de clase media, vagamente revolucionario, que no reco nocía s u pasado en -las vis iones apergaminadas d e los académicos y que había
empezado a mos tra r sus deseos de ren ovación co leccionand o sem a nalmente
los artículos, que entonces parecier on renovad o res, de l nd alecio Liévano
Aguirre d e comienzos d e los sesentas. Este público no q uería un a histo ri a fácil,
escrita pa ra las masas: con paciencia y hasta m asoqu ismo , buscaba los anális is
d e his toria eco nó mica, entre cuadros y tablas, o la historia d e las estructuras
sociales colo niales o los testimonios d e las luchas popu lares. Fuero n el tema y
la o ri entación metod ológica y po litica los q ue gana ron los lectores, no un
esfuerzo d e di vulgació n, que sólo se d io mu y tímidame nte.
D
D esde e l punto d e vis ta d e la oferta, para ha blar com o los eco no mis tas, los
historiad o res que ganaron el favor d e los públicos amplios tenían algun os
rasgos no siemp re co heren tes. F o rm ados m ás o menos profesio nalmente,
trataban de ut ilizar las metodologias his tóricas d el dí a: el mar xis mo , la escuela
de Annales, algunas fo rm as todavía crud as d e histo ria cuantitati va. Algunos,
confiando e n la fuerza d e las ideas, trataban ante tod o de que s u obra s irvie ra
al cambio social, a la revoluc ió n. Otros, m enos políticos y no se sabe s i más, o
d e pro nto menos o pt imi~tas, creían que servi rí a n mejor al cambio siendo
historiadores más profesio na les. Pe ro en to d o caso, la esc ritura d e la histo ri a
tenía muc ho de pasió n, de lucha política o a l me nos cultural. La calidad fue
mu y var iada, pero el pasad o del país cambió, au nq ue la sociedad colombiana
resistiera po rfiadamente tod os los esfuerzos po r transformarla. En los sesenta, e n medio del boom editorial es timulad o por el gobierno y la indus tria
privada y que se apoyaba en un incesante crecimie nto d el si tem a escolar. e tos
his to riadores fueron de no m inados colectivamente, a pesa r de s us g rand es
diferenci as, co mo " la nueva histo ria de Colo mbia ", de no m inación que no sólo
agrup ó a los que se e mpe ña ban e n un camb io cultural sino a Lod os lo!) que,
d esde cualqu ie r pers pecti va, tr ata ban d e practicar una hi toria metodol ógicame nte discipli nada: en la práctica, era un no mbre para co bijar todo lo que
parecía distint o a la historia académica, o a la historia de los aficio nados a las
ge nealog ías, los hé roes patrios, las monografías y las funda cio nes de pue blos.
<? l:r¡.uercla
( opu1 dt• /u Heul { t•du/u Lit·/ J<,.,
Fe!tpe 11. una dt• fu:. tft" trat wm '
ele/ !tbro dt• l!tluardo L<'IIUII/rt'
Ht:.tona g.:ncr.tl de Cart..1gcn .•
puh/11 rttlo ,., /YI\3
59
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
Esta nueva historia, co n su éxito público, aunque rechazada y conde nada por
muchos. se fue institucionalizando, sobre todo en dos direcciones. Una, para
insistir en la misma idea, fue la edit orial. Publicada inicialmente p o r editores
pequeños, más o menos artesanales, las g randes emp resas que se co nsolidaron
recientemente la tomaron como su negocio. Los historiadores nuevos pasaron
de La Carreta o la pequeña Oveja Negra, haciendo escala en Co lcu ltura.
Procultura o las editoriales universitarias , a Planeta, Salvat , Siglo XXI o la
gran Oveja Negra.
Este paso a la gran industria, nacional o multinacional, ha producido claras
modificaciones en el producto: en los últimos diez años , han sido varios los
esfuerzos por realizar grandes proyectos editoriales históricos. El primero fue
el Manual de historia de Colcultu ra. D irigido por Jaime Jara millo U ribe, tuvo
al mismo tiempo el pluralismo y la seriedad metodológica que se suponía
definía nuestra gaseosa nueva historia; al hacerse co n el patrocinio de una
entidad pública, el esfuerzo divulgador no obligó a comprom isos de ninguna
clase. Probablemente fijó un nivel de calidad , y esto debe explicar hasta cierto
punto el hecho de que los nuevos proyectos hayan partido de un umbral
relativa mente alto y hayan logrado combinar sus intereses de divulgación
masiva con una aceptable calidad.
LOS TRABAJOS COLECTIVOS
AJ, aro T irad o (ed ). H worw
cont l'mp n r á n ea d e Culom b io
( Bt>gOI<i . Fd llon al P laneta .
r n~S . 8 \ Ob J
:
de Co lo m /)la.
( Hogo ta. Fdno nal La 0 \'cp
~ e gr a . 19!S5- 19X7).
'
Cio nntl o Hc rn á nd e? de Al ba
(ed). H1s1o n a d i! Co l om hw
I Bugo tá . J9X5- J9X7) . H a!
un a ed 1t: 1ón de 19~7 v o tra e n
f11.1 Wrw
1n de 19 ~X
'
Jo,e ,.\nwmo Ocarnpo (ed),
l!n turw c·nmr) m l r'(J d e
( uluml)/a ( Bogo t á. Editoria l
\t¡!i,) :\X 1 eJe<. olom b 1a.
l9X'l Jur~.tc Orland o M c ld
'
(t.:d 1. /!11tu ria ÜC' An :tuqw a
1 \kdcllín. [ 1 Colomh1 an o,
En los últimos años fueron elaborados tres g rand es proyectos de historia
nacional. Editorial Planeta patrocinó una Historia contemporánea de Colombia. dirigida por Alvaro Tirado Mejía, que aunque estuvo lista en 1986 apenas
acaba de en trar en circulación , víctima de las mismas consideraciones que la
hicieron posible: los estudios de mercado. El diseño de la obra muestra
algunos de los cambios q ue han tenido lugar e n la práctica histórica: trata de
ser una historia total del devenir del país , de la política al deporte , de la
economía a la literatura, de las relaciones internacionales a las modas. Las
ilustraciones - que han ido adquiriendo más y más importancia como fuentes
documentales- revelan un esfue rzo investigativo más serio que el usual: el
material gráfico resulta de interés histórico por sí mismo. En muchos sentidos,
la Historia contemporánea es muy hija del Manual: el mismo pluralismo
ideológico. el mismo esfuerzo de lograr un texto cuidado, un núcleo de autores
que se repiten. Pero hay gra nd es diferencias: los nuevos temas, muchos de los
cuales no han tenido mucho desarrollo académico , hicieron necesario pedir la
colaboración de autores con menos experiencia. Algunos son jóvenes profesores universittirios, historiadores y científicos sociales recién graduad os. Pero
otros son personajes con significación política o escritores conocid os , más que
historiadores: al lado de Colmenares o Jaramillo, figuran Alfonso López,
Juan Manuel Santos o Daniel Samper. Este es un claro efecto del peso de
consideraciones que podríamos llamar editoriales sobre proyectos de esta
en vergadura 1 •
Simultáneamente con el proyecto de Plane ta, se elaboraron historias generales , de la conquista a la actualidad , patrocinadas por La Oveja Negra y Salvat,
para ser publicadas en grand es tiraj es y en el formato de fascículos. La historia
de Colombia de la Oveja Negra pareció diferenciarse inicialmente por una
cohe re ncia metodológica e ideológica mayor que las otras, y ca racterizarse por
una vis ión popular, anti-elitista, y contestataria. Sin embargo, esta promesa
n o se cumplió realmente, y apeló también a una mezcla de tendencias y
60
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
auto res, co n tod o y po líticos y pe ri od istas, aunque s u núc leo d e jóve nes
graduados res ult ó m ás ampli o que e l d e las o tras d os coleccio nes. Sin
embargo, parece ha be r sid o hecha co n dem asiad a rap idez, s in los es fu e rzos d e
ed ició n y co ntro l necesa rios pa ra una o bra d e es te tipo. Los tex tos res ultaro n
m uy d es ig uales, y al lad o d e fascícul os excelentes a pa recie ro n o tr os lle nos de
errat as o que reve la ba n u n co nocim iento todavía mu y inseg u ro de l tema
tratad o. Adem ás, m uchos d e los historiad ores m ás j óve nes, a un q ue tienen a
v eces u na m ag nífica fo r mació n técnica , no esc ribe n muy bie n, y a lg un os ni
siq ui era co rrectamente , y la falta de direcció n ed ito rial de este proyecto d ejó
muchos mate ri a les e n un es tad o prácticamente d e bo rrad o r . A pesa r d e q ue
p o r s u o rie ntación d ebía ha ber atraído a un amplio públ ico un ive rsitario. no
fue a sí, y d es p ués d e alg u nas sem a nas su noved ad se d esgas tó y pasó a circ ular
casi cla nd estinamente. Res u lta d ifícil ~aber s i fue po r las d efi c ie ncias en la
calid ad o es q ue el público al q ue se d irigía claramente - las u nivers idades ha sufrid o un a m utació n muy radical 2.
1985-19!<X. 50 nunh 1
Eugen w \1 artlnct ( dt .
Alfred u Inan e l/r11n rw eh·
U >ll:lu \ 1 \
1Bogo ta. BcnJdmt n \ tlkg c.~-.
Edn••re' 19X t •>mu 11 1
8 1J[(IIIV
<
Co l o m hra ( Fl ogot<i . 19
O tros tres pro yectos colectivos de ben men ciona rse. La Historia econ ómica de
Co lombia, dirigida po r J osé Anto nio O campo , es ante tod o un proyecto
acad ém ico, d i.señad o co n presci nde ncia de co nsid eracio nes ed ito riales: esto se
ad vierte en su m ayo r ho mogeneidad , en el pla n segui do en fo rma más ex t ricta
y en la selecció n d e co labo rado res, q ue se apoya también en u na indu d able
mad urez de la historia económica. L a Historia de A ntioquia, d irigida po r el
au to r d e esta reseña, sig ui ó en cierto m od o el ejemplo d e la Historia contempo ránea de P laneta: u na a pertura tem ática casi sin fro nteras, q ue o bligó a busca r
colabo rad o res co n e x perie ncias m uy di versas y orie ntacio nes m uy d ive rge ntes
en s u prácti ca histó rica , una investigac ió n grá fica mu y amb iciosa y u na
revis ió n d e los textos q ue podría co nsid erarse a ut o ritari a, para evi ta r inco ngruencias [actua les, vacíos y repeti ciones. Y la Hisroria de Bogotá, en tres
vo lú menes, de los cuales a pe nas ha sali d o , al escribi rse es ta reseña , u no . H a
sido pro ba blemente e l p royecto d e in vestigació n histó ri ca más cos toso d e los
últ imos añ os: eq uipos amplios de in vestigad o res y asiste ntes, co mputad o res.
tod o lo q ue va tra nsfo rma ndo el o fi cio d e historiad o r en u na indust ria cultu-
1.
R od o lf o Ra mó n d t: R oux.
N u PHr a hr.\ lona ( Bo gotá.
E\ t U d l () , 19!$4)
h
La h istoria d e S alvat es to davía más u n típ ico pro d ucto de la indust ria d e
fascícu los, hec ho con co mpetencia y ut ilizand o la ex perie ncia evide nte d e la
ed ito rial, q ue hizo una excelente Historia del arce colom biano hace más d e un
d ecen io. T a mbién es un proyecto pluralista, aunq ue el secto r d o mina n te es el
d e los histo riad o res acad émicos, pero so bre to do aq uellos más abiert os a las
nu evas meto d o logías y o rien tacio nes. L o comp le mentan un g rup o d e antro pólo gos mu y compete ntes y escrito res d e mu y va riadas calid ad es y a n teced en tes.
Es tan d esigu a l como la d e la O veja Negra: al iad o d e a rtíc ul os excele ntes, hay
textos d e so rprende nte po b reza. La sensació n de q ue hubo difi cultades para
confo r mar u n eq uipo ad ec uad o se ace ntúa al mi ra r la d esigua ldad en la
ejecución d el pla n: algun os tem as obvios no se trataro n, o tros se trata n para u n
breve períod o y se o lvidan luego. A pesa r de ciert o " agg io rna m iento" te mático , se adv ierte todavía tradicio nalismo e n el é nfasis en los períodos d e
co nquista e ind ependencia y en el predomi nio d e los temas polít ico-ju ríd icos:
a u nque hay cap ítul os sobre la eco no mía en la d écad a d e 1980 o el perí o d o
li beral d el s iglo X IX, se igno ra olímp icamente la eco nom ía d el perí od o col onial. El ap oyo g ráfico , ad em ás, qu e a prime ra vista es mu y rico, resulta
d ecepcio nan te al mirarl o más a tentamente: m uchos gráficos sin ide ntificació n
ad ecuada, sin relación co n el texto, y co n p ies de pági na que d es pistan al lecto r:
la selecció n g ráfi ca pa rece ha ber sid o hecha en fo rm a basta nte ind epe ndi ente
d el text o 3 .
\ 1a rg.t nla Pcñd ~ (. ,JrJo,
Alberto \1 u ra . lltlftl rtu d(•
( tJI11m l•w t Bo gn tJ ~ d ttnn .. l
~ o rm J . 19 >1 mu ltt J11<:
edtClO n<:'>. '-;,do mo n
KalmanO\ tll ~ '-. ah aa
Duzan . Ht\ to nv de
,
Sal o mó n Kalman tH 1t1 .
Econ omía _1· .\ a' rrín ( Bllgo ta.
C INE P. Unt\ e r\ tdad
:"\acto nal . Edtto nal S tg'n
XX I de Colo mbta. IIJX 5J.
J avter O cam po l.ó pe1 .
Htstona hó.n c·a de Co lom h ra.
Bogotá , Plaza > J ane:.. 19X4
María de la Lu1 Gtrald ~l d~:
P uech y Gian Calvt. A sí
ér amos los mursca.\. Bogotá.
Banco de la Re p úbltca . t9íló.
M aria de la Lu1 Ci arald o de
Puech y Dtan a Ca\ t cl l uno~.
Así éramos lvs qwmhu t·a.l,
Bogo ta . Banco de la
Re pública. s 1.. Carmen
M aria J a ram tllo ) i'itcoJá.,
Lozano. A s í t!ram 01 lo.\
Zen úes. Bogota . Ba nco de la
Re pública. 1987. Javter ( ovo.
Carraxena de l m lw .\
uno
h rstOr ia. Cartagcna . Edtto ra
Bolíva r. 1985
8
J ose Antonto Oca mpo.
Colom hw
1·
la t>Cono m ía
mun d ial. /830- 1010. Bogo ta .
Edatonal Stglo XX I. 1 9~ 5.
He rmes T o var. Gr cn dt•s
empresas agrín!las r
ganaderas · w desarro llo
d urante el .\ tf(ln X VIII.
Bogo tá , C\ to pc.:ra!I Va de
pro feso res de la l lnivcrsHJ aú
Nacio na l, 1980: J csúl>
Am o nto BeJ ara no . ¡~·cmmmia
y pude,. la SA C 1· el
desarrollo af!.r opt'('uarw
colornbwno /971- 198 4,
Bogotá, Cen:c, 1-11<5,
Ferna ndo Bo te ru. Lo
tndus trwli:anán Nl
Ant roqura ~élll'H.\ 1
consu lulac1átt. / 900- 19J(J,
Medcllin . Unave r~t d ad de
Anuoquta. 19M4. Bernard o
T o var Zambrano. Lo
itlti:'fW!!ICIÓfl t 'c'OIIÓ fti i!'Cl tfel
estado en Co lomina. IV I .J1938, Bogo tá. Banco
P opu lat . 19R4. Allt)fl~<,
Pat iñu R oscl lt. 1 JJ
61
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
Caráwlo del lih ro de Aida Mart ím•: Carreña.
puhlicaclo p or PI Fondo Cu ltural Cafetero en
1985.
Gwllermo Urihe Ho lx uín (ó leo). una de las tantas
ilustraciones de Histori a de Colombia. volumen 8.
de Eduonal Planeta.
prosp eridad a debe y la gran
crisis, 1925-1935. Bogotá,
Banco de la República, 1985;
Sandro Sideri y Margarita
Jiménez. His10na del
desarrollo regwnal en
Colo mbia. Bogotá , CiderFescol, 1985; René de la
Pedraja . Historia de ia
energia en Colombia. 1537·
1930, Bogotá, El Ancora,
1985; M a uricio Avella,
Pensamiento y política
m onetana en Colombta,
1886-1945, Bogo tá,
Co ntralo ría General de la
República, 1987: María
Mercedes Botero,
"1 nstttuciones bancarias en
Antioquta, 1872-1886" en
f...ecturas de econ omía. núm.
18 ( Medell ín , Universidad de
Ant ioquia, 1985); deben
me ncionarse tambié n J osé
Antonio Ocampo y Santiago
M o ntenPgro, Crists Mundial.
protección e industrialism o.
Bogotá , Ce rec, 1984 y J o rge
Orland o Me lo, "La
producción agrícola en
Popayán en el siglo XVIII
según las cue ntas de
diezmos", en Fedesarrollo,
En so \'OS sobre histo ria
ef'(Jn ó mica co lombiana.
Bogotá. Fedesarrollo , 1980.
ral. Editado con un lujo que no responde a la demanda de los lectores - este
tipo de ediciones sólo es pos ible por el "generoso apoyo " de los dineros
públicos- es ante todo una obra hermosa. El texto correspondiente al siglo
XIX es adecuado, in teresante , en tretenido, pero deficiente en un sentido
profesional. El manejo estadístico es extraordinariamente pobre, hay inmensos vacíos en la investigación -el período entre 1850 y 1880 es muy débil, y el
autor debe decir repetidamente: "saltemos ahora 30 años"; sólo se advierte un
uso amplio de las fuentes periodísticas , mientras se ignoran materiales secundarios obvios , así como fuentes de archivo que habrían sido esenciales- y el
conjunto no logra captar los procesos reales de transformación y cambio de la
sociedad bogotana: es más bien un collage de buenas viñetas 4 .
LA HISTORIA QUE SE ENSEÑA
El segundo proceso de institucio nalización ha tenido que ver con el sistema
educativo. La enseñanza universitaria quedó casi completamente en manos de
los historiadores antiacadémicos, y en los demás niveles la historia se enseña
en general siguiendo sus libros y manuales. En los setenta los profesores más
innovativos utilizaban la introducción a la historia económica de Tirado
Mejía. En los ochenta pueden usar manuales de primaria y bachillerato que
tratan de incorporar los hallazgos y puntos de vista nuevos: algunos, como el
de M ora y Peña, o el de Salomón Kalmanovitz, el primero de los historiadores
prestigiosos en realizar el sueño de que lo lean hasta los niños, so n sí ntesis
competentes y algo frías de la historia económica y social escrita en los últimos
años. Otros, como el de Rodolfo de Roux, trató de ofrecer, al lado de un
62
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
( uralulu ¡/,.¡
lrtt/ttJI
lthru clt Ja1 wr (
'¡,uN/1 ad'J
tl\fl
"C urrcH!o'ntJ de
t'TI /9~f
f.nlrt' ft11 lnltJI(tflt'\ •11110/t'i rt'HtJitJdtJ\
11
lT"/CIIt'fl
dt• un al tu qJ/l)r t":>H'ttc '' ~/111/iltl.tru
if•l ¡uu. ,., )o{l? .Harto ( o rc/tll"tJ. , e re u a /i'l!,\
( "'UII"tl tlt>l Bcmc·n etlnlt rrwl ,.j nt/Cit¡llt ño
Rw
llt>J!.rn. 4t11WqliW)
1rr111
-
_,_...
al¡:una1
..
-
· ~"·
un msulfa&
~ . ¿oVo
contenido novedoso , un enfoque metodológico y gráfico igualme nte revolucionario. Aunque el libro tiene muchos defectos, no son los que algunos
periodistas le atribuyeron y es, con los de Mora y Kalmanovitz, uno de los
textos escolares más aceptables producido hasta hoy s. Obras de síntesis e
interpretación dirigidas al público universitario han sido más escasas, y la
única realmente importante ha sido la del mismo Salomón Kalmanovitz,
Economía y Nación. Lo de Javier Ocampo resultó demasiado rutina rio 6 .
9
Quizás habría que considerar como parte de la producció n histórica para la
enseñanza a lgunos tipos de obras muy diferentes: los trabaj os orientados hacia
los niños, que tuvieron un nacimiento muy maduro con la serie de libros sobre
las cu lturas indígenas prehispánicas publicados por el Museo del Oro; la
historia dibujada, a la manera de las tiras cómicas, ensayada en la década
anterior en algunos trabajos orientados a grupos obreros y campesinos y q ue
tiene un magnífico ejemplo en la Historia de Cartagena de Javier Covo y por
último , otro ingreso en las tecnologías a lternativas, las "historias" en video. La
primera fue preparada por Carlos Ronderos, con el no mbre de Protagonistas:
entrevistas con personas que recordaban los últimos cincuenta años de la vida
nacional, acompañadas de trozos de documentales de la época. Aunque
indudablemente útil, no alcanzaba a integrar en forma satisfactoria el video y
la narración. Una nueva versión, más eficaz, fue elaborada por el mismo
Ronderos y Alvaro Tirado Mejía, con el nombre de Co lo mbia 1944- 1986:
Violencia y Amnistía 7 •
La enseñanza uni versitaria, y sobre tod o la dedicada específicamente a formar
historiadores, se consolidó mucho en estos años, después de la larga y en cierto
A lberto Mayo r. Etica,
trabajo y productividad en
Antioqw a. Bogo tá. T ercer
M u nd o. 1984; Fe rnand o
M o lina y O cie! Casta ño. "El
burro d e oro : C arlos
Cono lano Amad o r.
empresa rio anuo que ño d el
s1glo X IX" en BC B. núm .
13. Bogo tá, Banco de la
República. 1988: Hécto r
Mej ia, Don Gonzalo Mejía.
Bogotá. El Sello Edito res.
1984 ; Ernesto R amíre7,,
Poder económ ico y
dem ocracia p oli11ca: el cáso
de la f amilia Ospinu. Bogo tá,
U nive rsidad N ac io nal ,
D eparta me nto de SociOlogía .
1984 : Em ilio Arenas. Lo casa
del diablo, los Pu~·ana:
Tenencia de 11erra.r y
acumulación de capaal en
Santader. Bucar amanga.
1982; C arlos D á vtla Lad ró n
de G uevara. El em p resano
colom bian o. una perspectiva
histórica. Bogotá .
Universidad J avena na, 1986.
1o
M auricio A rchila, Aquí
nadie es fo rastero.
Testimo n ios sobre
63
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
1••
fur mación de una cu ltura
rad1c a l: Barranca bermeja ,
1420- 1950. Bogotá. Ci nep.
19Xó \ >ano' aruculos m á.<;;
M ano Agu !lera P e ña , Los
c·omr~rwros
f? uerra socia/ .1
fu<hu anncolomal. Bogotá,
lf n¡\·ersidad Nac io nal, 1985;
Ann Tw1nam. Mineros.
•
comercrames v labradores:
las ralees dt'l rspínw
empresanal en Antioqrúa
1763-1820. M ed e llín. Faes.
1985 H ay que recordar
tamb1é n. so bre los
co munero~. el libro de J o hn
Leddy Phelan. El p uehlo y el
re1 ·. Bogotá. Carlos Vale ncia
Editores, 1980.
11
1
Va n os. La mdependencia.
En s ayo~ de his to ri a soci al,
Bogotá. Colcultura. 1986.
...
1:
Estos grabados son publicadas en las páginas interio res de/libro Mesa y coci na en el siglo X 1X. de A ida
Martine::: Correrlo. Ilustran algunas de las acttl'tdades en torno al quehacer culinario.
Marco PalaciOS, "La
f ragmenracu)n regional de las
clases dommames en
Colomhw: una perspectiva
hwón ca " ( 198 1), publicado
en M arco Palacios, Estado ,.
clases sociales en Colo mbia.
Bogo tá , Procultura. 1986:
Zarmra Diaz . Guerra y
economía en las haoendas.
Popayán 1780- 1930. Bogotá.
Banco P o pular. t984: José
Esco rc1a. Desarrollo polítttu.
sooal y econ ó n~t co 18001854. Bogotá. Banco
P opu la r. 1984 : Cathcnne
Legrand. "De las t1err as
públ 1cas a las prop1ed ades
pnvadas: acaparamien to d e
uerras y co nnu.:tos agranos
en Colo mb1a, 1870- 1930", en
l~ctura.' de e< ,,ntnnia. núm .
modo improductiva crisis de los setenta. Tras ia generación formada en los
sesenta (Colmenares, Tirad o , Hermes Tovar, Margarita González, Marco
Palacios) la mayoría de los histo riadores que se han co nsag rad o posteri o rmente - Gonzalo Sánchez, Mauricio Archila, José Antonio Ocampo- se
formaron ante todo en el exte rior y en la práctica docente, y generalme nte
es tudiaron disciplinas diferentes a la historia. Las carreras de historia en el país
no han resultado tan formativas como podría esperarse, probablemente porque reclutaron un estudiantado cult uralmente limitado, porque se orientaron
en fo rma demasiado especializada y porque el clima de trabajo e investigación
se enco ntraba alterado en e xceso. Sin embargo , parece estarse prese ntando un
claro cambio, y en los últimos tres o cuatr o años han aparecido jóvenes
histo riad ores de una calidad sorprendente, co n trabajos sólidos, bien escritos e
innovadores.
13. Med ellín. U n ive rs1d ad de
Ant 10qu 1a. 1984; Da r ío
FaJ ardo, l-laoendas.
cam¡wsm os y pvlín cas
agranas en C olombw / IJ 20/980. Bogotá. 1983 ; R oberto
P ineda Camach o. Histona
oral y p roceso esclavuta en el
Caqueui. Bogotá, Banco d e
la República. 1n5: J oa nne
Rappapon. "Los c ac1 cazgos
de la s1erra co lom b1ana . el
caso paez" en Qu llHO
Congreso d e H ist o ri a de
Co lomb1a, Memonas.
Bo gotá, !efes. 19l5ó.
''
MagJ ·.tla Vel~q u cz Toro.
··Lo~ d crc h o~ p olítico~ de la
muJer, 1936- 1954 ", en
Re\·tsta de extensió n
cu!wral, M e dc ll ín.
l OJ\:;r\lthd "<anllnal. nüm
IX. <J¡c;cmbrt. IYM , págs, 52óO. l'atrlCia Londoño, La
mujer wmajéreña del stglo
\'/). en H( 11. nún .. 1
Rogota. Banco d e la
LA HISTORIA QUE SE ESCRIBE
El trabajo de los historiadores ha continuado, en general , o rientado en buena
parte hacia la historia econó mica y social, aunque ya, afortunadamente, el
interés por otras áreas ha aumentado. En el terreno económico, la obra más
notable ha s id o la de J osé Antonio Ocampo, autor de un libro ambicioso y
só lid o. Quizás el más se rio aporte a la historia colonial fue la obra de Hermes
T ovar so bre haciendas en el siglo XV l I l. M u y poco se ha hecho acerca d el siglo
XIX: hay que destacar el notable artículo de Malcolm Deas sobre problemas
fi scales. En realidad, la mayoría d e los estudios se han orientado al siglo XX:
J esús Antonio Bejarano hizo una historia so bre la SAC, menos cuidadosa que
s us otr os libros, F ernando Botero publicó un libro, no muy grueso, sobre la
industrializació n en Antioquia, Bernard o T ovar Zambrano ana lizó el fortalecimiento del estado en las primeras d écadas d el siglo y Alfonso Patiño Roselli
inte ntó reco nst ruir el ambient e de finales de la década del 20. También
merecen mención la historia de la regionalización de Sandro Sideri y la de la
energía de René de la Pedraja. La historia bancaria ha avan zado bastante, con
o bras co mo la de M auricio Avella so bre pensamiento y política monetarios y
los estudios de María M.ercedes Bo tero so bre los bancos antioqueños s.
64
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
·~nnr wll~ilna, ~}ittaiiln 1L
. ,,
(í) nd fi•f, 1trrr r- 1) n . ~ nr. ht
Repuhlaca . ll)i'\.1 , \ tctur
\-1 anucl Pat1i\o. lh wmu dr
la culturu mutenult>n la
Amnuaequm"c w/1/a
ul1mentac wn t'fl ( 1/omhw ,
en los paHel ~e• m os Bogot¡,¡
Pre 1denc1..t de la Rc:pubhc.t,
19 3. .A.id.J ~ anine7
Carreño. \lela 1 eO< ma nr t'l
s1glo X 1 \ lJngota . Fondo
Cultural C c1leteru 19X5
.
,
.
,
m
~,t
-· .
~Tr-rnTfa.
1•
)
, / /.
, 1'
,.,
,
/.
'
•
h·l.t
~/.
,
,
~
h
''f
.
"'
,, l.
/
/,
/
,
,,
,
•
,, /.
/
,.
1'
¡(,,(
•
.1. ( '
1
14
,'t•
"
•1
'·
'
J
,,
/
•
/
1"1'
f /1
111
1 '1
b,
,/
xamunoll'\
.,..,
Casa ele tu //m wnelu Bucanc·a 1 w trap u·he (San tander) uclc¡wrtchn por /)o\ td l'u~tmu. en 1/165 1
18 77 Rt•¡~rocllll e 11111 •omocla tll'i lthra ele l:mt/10
Arenu.s 1 a c<~ -..t del d1nblo. JVH!
A caballo entre la histo ri a social y la econó mica e encuentran los estud io
so bre las élites empre ~ ariales, que han producid o algunos re ultad os destacables: Albert o Mayo r escribió un ambicioso estud io de la Escuela de Minas y la
élite empresarial anti oqueña, que ent remezcla notables hallazgos y una excelente investigació n co n teo rías y procedimientos socio lógicos no mu y seguros.
Fern ando Moli na publicó un documentado estud io so bre Coriola no Amador,
Hécto r Mejía hizo una entretenida biografía de do n Gonzalo Mcjía, Ernesto
Ramí re1., con base en los archi vos familiares, reco nstru yó la actividad empresarial de Pedro N el Os pin a y su grupo familiar y Emilio Arenas hizo algo
simtlar, co n menos marco teó rico, con los Puyana de Bucaramanga. Carlos
Dávila trat ó de analiLar glo balmente los gru pos empresariales, pero a pesar de
su esfue r1 o e ad vie n e que la tarea es aún prematura: falta todavía mucho
est udio particu lar 9_
Don (,cm:ulo Wl'¡iu. el ¡wh/uc C'/1111 empresano patsa e.studtado por HH uportt'\ o la Jrl\tofltl deltrofi\Ptlftc·
1 del t " " ' , lqw apuren•enww 1'\t"t'lla ele su película .. BaJO el cwlo a11tmqueñu ·: /925 (( c•11tro ele ".femorw
VtSual. / ; 1/:.\ )
1
a mt¡le ltn O\,
Bogotá, l lAneara. 19l0 .
Cario' M1gucl Ontz. &wdo
y suh vn H,;n fu '·mlem w 1•11
el Qumtlío. urim 50. Bogotá,
Cerec-<. td er 191<5. Ah aro
T tradu MC:JI..t. A 1pec tt><r
J,¡J
Esta es una r~prndu< cmn dr la\ mvuac tont>s que
.u• t'll\ wron para la trrtulto 1'11 horror ul cl(l( tor
A qutluw Pttrra tlu\lronon purtt ('/ hhro 1 a ca!>a
del d1ablu. el(' Emdw Arnw1
v o n¡.do .....llll h(/. /.1 11 dtU\
ele /u TI'\ nfUitllfl lfCIIIU fl l\11111 1
9 de uhnl t'fl prr11 lltr w.
Bogotú. (entro (i <~ ltlt n, l~!n .
Gon7alo ~f1 n chc1 ~ D onn~
M ce rtc n-.. /Jtm tlnlern\.
pulill< tH del pnmpr gohll!rtw
ele A l{i.mw 1.úpl': Pumort"¡tJ.
1934-/VJH. Bottotá.
Procultura. 1981 . Harold
Braun . \luturtm o Gollan.
Bogotá. l 01\CNd.td
~ac1 o nal. 19!<7. Roben
Sha rple'>\. (,aiiÚn n/
Colomhta. ,.1 ¡wlawal
hwr<ru¡1l11. P 1mhu1 gh. 1Y7h .
Med ófilo Mcd1na, Hwon a
del Pan u/o ( 'o mtmt.I' W ,
Bogotá. hl 1 C 1on c~ Cc t~. 1~!<O
~~
Ma rgarlla ( iondllcl .
Bolívar 1 la mclt!perrclem w
de Cuhu. H n~Ot.l, El
Ancora . IIJM, Juan D 1t~u
J aram1llo Rolnur 1
Canmnx. llugotá . Banco de
R e p uhhc.~ .
19M3. tamhu!n
se pubhcú c:n c\tO~ aiith el
hhrn de DJ\td Hu!>hncll.
la
Eduardo .\unw~ 1 la
polí11c·u tll'i hw•n '<'t lflt• .
Bogotá . 1 1 ·\ n~:ord. 191-1~ .
FranCI\CCI /uluaga. )111«'
.Haría Ohuntlo. Hogota.
S anen Popular. 19X(l. 1 Ul'
J a\'tCr Ort11 .•4 1/ll'c 101
políll co,\ tlt'l/t•rlt·rult.l m o ,.,
A nlt lH{tl lll. B o~ ota .
Un1vcr,tdi1d NacltHt~t l . 19li \
M alco lm l>c.1, , " l .t
pre-.cncht tll' 1,1 poltttl',l
nacwna 1 en la ' td ,,
pr<l\ IIH 1.111.1. put·!lknn,, '
rur.ll de< oiP111h1.1 ~·n d
pr 1me r "~"' d e: l,t
Repuhlat: J .. en \.t arcll
P al.lCith (comr ). 1 u tmtdad
nanonalc•n la 4ult•flru
Latina. M cx~t:n. 191< '·
M arco Pal.tcllh .. 1 a cl.t'c
má ~ rutd u,,, .. en 1, "· \ ol
\1 11 nurn ~ H•'l.'••t.l.
1982. l Ul'> D uque (, 6mt'/
R.n111111 (, 1111c JI, '.!!•'1·1
Cám<t r<~ llc Rcprncnt antc ....
19gfl. M ana 1ctc'u lJra hc
65
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
En Jos aspectos sociales la obra que se perfila co mo más significati va es la de
Mau ricio Archila. so bre histo ria de la clase o brera: es extraordinariamente
cuidadosa. se nsi ble a los matices, y se apoya en fuentes muy novedosas. co n
amplio uso de los testi moni os orales. T am bién en esta área la histo ria colonial
ha quedado en segund o plano: una buena búsq ueda do cume ntal permitió a
Mario Aguilera Peña romper la rutina con relación a la historia de los
comune ros y situar social mente a los principales ca pi ta nes de la rev uelta; el
libro. desafortunad amente, tiene una escritura mu y descuidada. Ann Twi nam
es la a ut ora de un libro bien d ocumentad o v cuidadoso ace rca de las élit':!s
empresariales antioqueñas afina les del siglo X V l l l 10 • Sobre la ind epende ncia,
hay cuatro estudios importantes, felizmente publicad os e n forma conj unta:
uno de J osé Esco rcia so bre la formación de las clases socia les e n esa época.
otro de Zamira Díaz sobre fuerza de trabaj o e n el Cauca , otro de Germán
Colme nares so bre las formas de pobla mie nto y uno so bre clientelismo y
guerrilla en el Patía de F rancisco Zuluaga 11. Con res pecto al siglo X l X
algunas de las contribuciones más inte resa ntes fueron las de Marco Palacios,
en su articulo sob re la fragmentación regio nal de las clases dirige ntes y las de
Zamira Díaz y J osé Escorcia , e n s us libros so bre la regió n del Val le de l Cauca.
Y una extranjera, Catheri ne Legrand , colonizó un territorio realmente virge n
con su estudi o de baldí os y conflictos sociales entre 1870 y 1930, te ma que de
algu na manera recibe co ntinuidad con el libro de Dari o Faja rd o so bre haciend as , ca mpes inos y política!:> agrarias en este siglo. La historia de los grupos
indíge nas - la etn o historia- vio dos o tres publicacio nes n otables, como los
estudios de los indios del Caquetá y las caucheras de Roberto Pineda Camache y los artículos sobre los Paez de Joa nne Rappaport 12 . El estudi o de la
familia. el niño y la muj er apenas comienza , y es suficie nte reseñar los articulas
de Magda la Yelázquez, acerca de los derechos femenin os y Patricia Londoñ o,
so bre la mujer sa ntafe reña del siglo pasad o. Muest ra del creciente interés por
la vida ma terial so n los libros sobre histori a de la alimentación y la comida de
Víctor Manuel Pati ño y Aída Martínez u .
La histo ria po lítica , sobre c uyo abandono se quejaba hace diez años el autor de
esta nota. parece estar finalmente despega nd o. El estudio de la vio lencia ha
sido un cam po fa vo rito, e n el que se destacan las co ntribuci ones de Gonzalo
Sánchez y Carlos Miguel Ortiz. Pero hubo a lgunos estudios mo nográficos
significati vos so bre el siglo XX. como el libro de Al varo Tirado - y este libro
fue el que inició e n el país los estudios de hist oria po lítica a un nive l similar al
que ya se había impuesto en la histo ria económica y social- sobre el primer
Ltn a<uardtJ\ de .'llar r de la ( u nH )I<Í n ( prográficu
' (' 11 e¡e111pfn , ele/ aporte el<' la iltntrac Jc) n a la hr.\ tnrtogra(ia
( H ''t o na de l o lomb 1a. Ecluurial Plane{(J , l'ulumen 7).
Du.\ ( o tu¡ua/fas de G1rán. Samander (Historia de Co lo mbia. Editonal Plane ta.
1·olwnen l).
66
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
go b1c rno de Ló pe7 Pu mareJ O. lo~ estud io-, de Ci ai tá n de Haro lc.J Hraun y
Ro ben Sha rpl e~ y la histo rta del Part id o Com u nt\la de \11 ed ó ftl o \1 cdina. a
pe a r de que trata a lgu n o~ 1ncide me con guante\ de eda , .~ . E- n rclactó n a la
Inde pe nde ncia e pu bltca ro n d o trabajos n<)\ edoso\. a mbo rclatt\ O\ a a~ p ec­
to~ de hb to ri a d ipl omáttca : Ma rgarita Go n7ále/ e~ tud i ó lo-, proyecto\ "cuban o~" de Bo lívar. mi e mra~ Juan Diego Jaram ill o a nal1 7a ba l a~ ac tn u d e~ d iplomáttca \ i n g l e~ a hacia el Libert ado r y sus re p ú bli c a ~. Sobre el \ tgl o pa\ado hay
algu na\ co nt ri bu cio n e ~ \ alto~a . como la b10grafía de los primero-, añ o~ de
J osé Ma ría O band o de Fra nctsco Zuluaga. la hi ~ t o ria del fcde ralt-, mo en
Ant ioquia de Lu is J a\tte r O rtt7 y el estud io. mu~ \ uge rente. de Malco lm Dea
o bre la pre encía de la política en la vid a loca l y " pueble nn a": e\ tam bié n
suge rente el artícul o de Ma rco Palaci os ~o bre la percepció n de la política
nacio nal por parte d e los enviados d iplomáticos británi cos. Una bi ografía
aceptable de Ro mán Gó me7, po r Luis Duque G ó mez, da lu7 so bre un cacique
regi o nal de co mienzos de siglo, pe ro res ulta algo decepcionante al no estudiar
las f o rma~ de actt -.. id ad po lítica local. Igualme nte decepcio na ntt:s o n los
re ultad os de otro amb1ctoso proyec to de tn 've ttgactó n. sob re lo p roce~o s de
"co nstnución de la nación co lo mbiana" de M aria T eresa U ribe de H tncapié y
J e~ ú s Ma ría Alvarez: se llega a co mprobacio nes que rei teran mucho de lo ya
co noc id o, inse rtas en un siste ma co nceptual discutible 15• Las celebracio nes del
cente nario de la Constitució n no produjero n lo esperad o: del inme nso
esfuer7o financiero del Ba nco de la República qued a ron - ad e m á~ de va ·tas
reco ptlac1ones d ocume ntales- unas biografías regul a res (importa ntes a veces
por o frecer lu7 so t;>re pe rso najes de una med ianía abrumad o ra) de los constitu ye ntes. Más sugesti vo y o riginales fue ro n lo e tud ios de He rnand o Valencia Villa y Ligia Parra so bre la Carta Co nstitucio nal. José Fernand o Ocampo
inició un estudio globa l de la política en el siglo XX, gasta nd o excesiva pó lvora
en po lémicas mal planteadas. El libro de Christo pher Abel so bre los partid os
po líticos, mu y bie n d ocumentado, resultó algo tardío: publicad o die? a ños
de ·pués de su escritura , los tra bajos sobre Ló pez y Gaitán . y los estudios so bre
la tgles1a, como el de Ana María Bidegain de Uran. le quitaro n novedad lll.
Dos co ntribucio nes extranje ras merecen párrafo aparte: el libro de hartes
Be rgquist sobre los o bre ros latinoamericanos, en el que es boza una tesis muy
rad ical so bre Co lo mbia : la de q ue la verdade ra clase obre ra del país es el
campes1nado cafetero , y q ue éste en cieno mod o real izó un a revolució n
exnosa e n los veinte y e n los treint a. que le pe rmi tie ro n co nso lid a r una
econo mía de pequeña pro p1ed ad . Excesiva la tesis, pero suge u va e n cuanto
1 tJ \ ohnl\ e o h•c 11\'tJ \ edctatla 1 en !ti\ ultcm o .1 a 1i os pro p orc tcmmt p arte· tlt' la
m {ort/IO f /1111 r u n w 1 va rtlltlo Ulfllt'rtal ~rúfic o . Bander a t'l l\'/(/t/a f ll lf lu1 tlama'
rle /Jo~ IJ I Ú a l111 de Marmella 1'11 11# rat/, ct mterll o ala.\ lf( lf UJ\ ttll<'/u ero n alu t h ar
r tm /rtl
de H 1 n c c~ p1 e \ Je'u' \l a r i,1
·\ h arel p , J ,•re 1 ' C' !( tt• llt'f
p r n l-> lt ma' ele• /u
<1111 1/11 u r co n dt ft1 nar ,, ·n
<t¡/omhtO IIU /
/fi - /X5fl.
\ l cde llln l n P-t: r\ldad
~k
·\ n t1 0 4 u lil. IIJW'
• \ arllh, 1"' e llt l\ l lltl lt'll lc'l tic•
/ 1M¡ h \oh
Bu j!Ula, H.101. t •
de: l¡¡ R c puh lt<.o~ . 19 6 .
Hern.mdo \ o~ k n~o. l .l \ 11la
earta\ clt' l>utullu un u ( fili e u
del e t lfl \ 111.11 w nufnmo
colom hum o. Bogoui .
Una\ Cr\ adad '\ ac•o nal }
Cc n.:c, 19H7. l.1g1a (ia lv"
O rt 11 . Filu 111/i'a de la
Con 1111 w ·uin ro l om h wnu cll!
18/ló. Hottota. 19Hfl.
C h m to phc r A hel. Pofit 1e a.
fiUrt tÚtH t!ll
Co lomhw. Rogot a . F.1e.,
L' 01\ er\ldad '\ .ICJo nal. 19X7.
A na M ar1.1 R1d cga• n de
L' r an. /f!. ll' I W. f l tlt'Mo 1
f f,/l'\1 0 \
p oli/U t1 1m t! l'lllclt o clt'
ele 1111c•re1
Colom hta I IJ)(). / IJ55.
Bogotá . l ' n• .. c r ~1dad
J a ,enana. 19M5
confltrto\
,- Charle:' RcrgquJ'>t. 1.tH '/a le ' '
ohr f'ra ' c•n •1m t;ru a Latuw.
Bogota. " 'glo XX I. 19XX.
Dan1cl Pccaut, Urdt•n ,.
\'IOh.>m·co. Colnm hw / 9J(I/95.J. Aogm<i. Ccrcc ~ Saglo
XXI . 14H7 . de Bcrg4u1'il 'e
hah1a pu hht i.ldtl t amb1~ n \a
Ca{l' 1 e em /7te lo t•n Colomhw.
Medelhn. t-.te' 19XO
Fduard o Pu,,1d ,1 Cari:H>. (na
''
tn \ '110<
ton a In ltt Horta tic•
Carla~c•tw .
Bugotit. Ccn.:c.:
~
C á m ara d e ( n ml.!rcw de
.4 />a¡o 1 1e udo dt • 4rmu • dt
\fc•dt•llllt / 11 ~
e o " " ' " ud• •
A r e'"' (1 .Id e 111/1 c'/ 11 1./ttll/e lf'lll
\feddfm t ma clt la\ tlll l lrlll " ' " ' 1
11/t/t;(J(/U\ ,., ''" / a H l t " ' " ' tf, · la
H 1~ L tHiil de \ n l ltH.jUI.I p u hluudt"
p o r /;! ( u lu m hta/111
el dlt 'trul o r M e /o 1'11 1854
••
•
67
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
BaTT.trhpnll.t. 1%7. h.Ju ard11
1 cm.tllr <' Jlt l lurra ¡:uzcra/,k
e Jrtat!f' tw . <1
',,¡,
ll ngota .
Han~.·~~ dt· IJ J< cpuhltc.t. IIJX .l .
//Hio •rltJ
\ <ll' .
,J.I!•fl• dc• /tJ (
CI\ ILI, .:1
Bu~•lla. Co~ rl1ll>
\ .tkiKI.i
1 dawrl''· 1crl}.
14~6 . ()¡n
ad
permite ver a lgun os de los facto res que explica n el co nse rvatismo d e fond o d e
la s~c iedad colo mbiana . Muc h o más co mplejo. un ve rdad e ro " to ur de rorce".
es el libro d e Daniel Peca uL so bre la evol ució n polí tica e ntre 1930 y lo ·
ci ncue nt a. ~ o val e la pe n a tra ta r de sintetizar s us arg ume nt os. mu y co mplejos .
e n este artículo: e rá dura nte much os a ños el libro ce ntral pa ra la d ísc u ~ió n de
la hist o ria p o lítica recie nte ¡-.
J {o hO\(lfl .
•\cJIIItJIIJ('r HKI<J \ 1 \
, un1h11" \IU ltt · t·c o n o n uc O.\,
Hog,na. Ca rlu' \ alcnna
F· dttorc, , 1IJX4 , K cnh
C h n~uc: Olixuru H.
e tliNflc'\ 111 0\ 1 ¡ )(1/ttt c'a 1' 11
Colomh rn. Bugo ta.
l nf\ Cf\ldad ~acw n al. 19X5.
Jc:~u " Antnfl lll l:k ¡arano y
Orl<tnú o Pulid o. /'vo tu., .whre
fu Ht.lto nu df A m lwlema.
l bague. Impre nta
Oe pa n amcntal. lt>X2 (En
19t<ó lue rc:cd it adfl por la
t •ni\·Crsadad :'\acaonal co n el
titulo El w h uc
una
(!('( lfi(J nl/a re¡(to nal
Amh alt•mu stxlos X ~ '/11 .~
.r ! .\'). ( o n)>tanunc:
Alcxandre Pavne .
"Crecmt.cnto ~ carnbto socaal
en Mcdellin. 1900- 19~0 ". en
E..1tuJrw Soctale.l. Mcdcllín.
o,.,
1··\I.: S . nurn l . (1)!(6 págll
111 -195. Ale;andro Ulloa.
San Carlo .1. " Te m o rdas
hamanu
", Ca li . 1986.
Be rnard o M aria Quaro1 T ..
HtSf pna del horno Lv.1
A tamos &rmr¡al. lw.~
Atamos Aran; uez. Medc ll in.
Secre taria de Desarrollo
Ctl munllano. Mumc1p1o de
M edellín . 19157
1
~
~~~
Cario!> Un be Ce lis. Ú JS años
vetnte t'n Colomhta
tdeolui(Ía ,. r ulw ra, Bogotá.
EdtCIOnc!> Aurora. 1985.
Efraan Sánchct . Ramó n
Torre\ M tinde:. pmtur de la
\ 'ueva Granada. Bogotá ,
Fondo Cultural Cafetero.
1987. German Co lmenares.
Rtcardo R erulo n. una f uente
para la hwo rw d e la o pmtá n
p tihltca. Bogotá. Fo nd o
C ultural Cafetero . 19ll4
Oiga Lucia Zu luaga de
Echevcrn. /;'/maestro y el
.1aher pedtJI(Ó~ tw en
Culomhta IH21- 184H,
Mcdcllín, lJ navcrsadad de
Antwquta. 19X4. Alberto
Martine1 Boom. E.snu>la.
maewro 1' métodos en
( olombw. 1750-18JCJ. BogoLá.
l ' na' l:r'>adad Pedagóg,¡ca
"'c~caconaJ . 19g6. Humbeno
Qutnccno. Pedugo[!.Ía cató/tea
1 nc ue/a ac tll'll l!n Colom hta.
IIJIHJ- /93~ . Bogotá, r oro
1\.acmtldl por ( olornhaa, 19!P·.
R ·nan \\1\. ,t /.1.1 ref rma de
t 'll wlu 11 "" el Vui!Vo Remo dt•
M uchos de los es wd 1o me ncio nad os a nt es cubre n un ámbtt o regio na l. Los
h isto riad ores un ive rsita ri os d e Antioquia, Cald as. Cali , Buca rama nga. e tc ..
han tratad o de impulsar el co n oci mie nt o de sus regio nes. y e l res ult ad o d e es to
es evide nte . so bre tod o e n Antioq u ia y el Valle , d o nd e los esfu e rzos so n más
siste máticos y se apoy an e n las uni ver sidades locales. Fue ra d e estas á reas, ha
sido la C os ta Atlántica la región que ha servid o de tem a a lo s mejores libros,
co mo la histo ria d e Barranquilla de Eduardo Posada Carbó - aunque apenas
un abre bocas, pues es d e masiado suscinta- , la d e Canagena, e n c uatro
vo lúmenes, de Eduardo Le maitre, co n una calidad lite rari a indiscut ible y un
enfoque histó rico a lgo co nve ncio nal y ante todo la Hiswria do ble de la Cos ta,
de Orland o Fals Bo rd a , que h a recibido m uc has c ríticas - me recidas e n m i
o pinión- po r su singul a r prese ntación fo rmal. y que cae co n frecu encia e n
cierto romanticis mo populista , pero que ha tra nsfo rmad o la imagen de l
pasad o de la regi ó n e n una escala d ificil d e a preciar : en este se nt ido, es qui zás la.
ob ra más revolucio na ria pub licada e n toda la d écad a . Otras regio nes so bre las
cua les se publica ron es tudi os glo bales seri os f ue ron Santande r, co n el libro d e
David J oh nso n , y el viejo Caldas, co n el trabajo de Keith Christie . Las
historias locales n o ha n sid o tan afortunadas, y sólo parece n memora ble la
histo ria de Ambale ma d e J es ús Antonio Bejaran o y Orland o Pulid o y el
chismoso artí c ul o so bre M ed ellín de Constant ine P ayne, au nque d e be n me ncionarse las histo rias de lo s barrios pro movidas por se nd os co nc ursos e n Cali y
M edellín 1R.
Po r último. d e ntro d e es ta d ivisió n te mática convencional , el área más d escuidada d e to das: la. historia d e la cu ltura. Solo un libro inte nt ó ofrecer la his to ria
global de las me ntalidades, las formas d e pe nsamie nt o de un pe ríodo : el de
Carlos U ribe Celis sobre los años vei nte . Obra pio nera e n mu chos sentidos,
result ó apenas un es bozo, una prime ra ap roxi mación descriptiva, si n un hil o
conductor claro. En el ex tre mo opuesto , y so bre los mismos años, Germán
Colmen ares hizo un libro brillante so bre la política vista a través d e las
ca ri caturas d e R icard o Re ndón ; a pesar de la alus ió n d e l títul o , el autor no
intentó deci r mu c ho so bre la o pinión pública de la é poca y se limitó, en es te
se ntido, a s ugerir y plantear el pro blema 19 •
U na ram a de la histo ria c ultural que ha vis to proyectos a mbiciosos y resultad os d isc uti b ies ha s ido la histo ri a d e la educación. Otro de esos proyectos co n
muchos rec ursos, muc h o asiste nte y much o docum e nto - y quizás habría que
formular , a la luz de es te tip o d e pro yectos, una nueva ley socio lógica, que diga
que mie ntras más asiste ntes te nga un proyecto de investigació n histó rica más
pobres serán los resu ltados- ha sido el d e his toria d e las " prác ticas pedagógicas" realizad o co nj untamente p o r cuatro universidades. Se han publicad o
varios libros, de Oiga Lucía Zuluaga de Echeverri, Albe rt o Martínez Boom,
Albe rto Echeverri , Humberto Quiceno y R e nán Silva. En general so n tra bajos
que c ubren aceptablemente su tem a , pero en los que, dados los ambicioso s
planteam ie ntos met od o lógicos, se esperaría realmente algo nuevo , y res ulta
que, fuera de algunos esg uinces verbales, son libros co nvencio nales, con
exce pció n d e los de Re n á n S il va. En efecto, los libros de este historiador - que
68
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
estuvo vi nculad o al proyect o sólo e n s u ~ fases iniciale~
u e nen una ~eric d e
insólitas vi rtudes, co m o el cuidado~o seguimi e nt o del documento. la capacidad d e re huir t o d o anacronismo, la búsqueda d e t odo~ lo~ ~cntid o \ po ~ ibJe.., de
un text o. la hab ilidad para ve r cosas nu evas. Un libro de muy bue n ni vel e el
d e Aline H elg, un a hjs to ria de la educació n que t ie ne la novedad de tratar de
re co ns t ruir las gra nd es diferencias regio nal es y lo s a specro~ co t idia n os de la
práctica d oce nte, e ntre los e leme nt os m ás norm ales d e es to es tudio~: el
a n álisis d e la legislació n. los programas de estudio y la~ e~tadb t ica~ e~colare~ .
que. por lo demás, es tán igualmen te bien hec h o~ ~o .
tirunado
B !• l.!<lt ci ,
f nl-t: r,td.u l
Pt:d<~go ctl,, \. .Jlt"n.tl IVk 1
Re nan '-.11 •. a \ufwr , ulr uru •
"' u>datl l''l i'l \ 111 • Re1m
d i! (Jrcmuda 111!1"' \ 1 11 ,
\' 1 111 Bu l!uta. 1 lli\Cr,,¡J,,¡j
P t:dagc•gll.t \, .1uona 1 ¡y;..,.¡
A lt nc H dg. 1~J v~lw eJe'"'' t'll
( ulumJua. /V f,~ - f<¡\ 'i, H11~0ld ,
Cern. 19Jo\ ~
-
1
F mill o <)ut:H'Uo, J u 11•
(t•le\ llfW \4ut l\ ~ !u
educac l tlfl m édu u c•n el
11/uevo R e wt tl cit' (¡f(muJa.
Bogotá . 1985 . ;-.ic~t o r
T ambié n ha co menzad o a desa rr o llarse acele rada m e nt e la hi storia d e la cie ncia. e n bue n a parte al rededor d e un pro yec t o co lec t ivo apoyado, co mo e l d e
His10ria de la educación , por Colciencias. Como e n es te. los res ultad os . has ta
ahora, han s ido muy d esig ual es: mu y sólid os e n historia d e la medi ci na. co n las
contribu ciones de Emi lio Quevedo y Néstor M ira nda , ape nas acepta bles o
incl uso dé biles e n o tra s áreas. Mu y prometedor parece el g rup o d e historiad o re s de la cie ncia o rientad o p or Lu is Alfonso Pala u , q u ien escri bi ó un excele nte
art ículo so bre Cald as; lo publicado hasta ahora es muy p oco 2 1•
M 1randa. " Apuntt:!> para la
h1s t o na de la mcd1c1na " e n
"Co lomhw t•n
tecnolu¡:ia
cle.wrrollo ". \ ol
\ ' 111. num 12. Hn!!''ta.
ColcJencla)>. 1984, Lu1 -;
Alfo n., ~l Palau , " Calda'.
auto r d e un pc4ut·ño 11 atado
pa ~c a l ran u ...
en 1 nrH·r,,<.J,rd
'\acw mll . Re' i'l .t de
E Xtcn:.tú n l ullu ral. num 15
( M eddltn . j ulio . I%J¡ t i
mte ré-; p o r la l 11 ~ 1 o na d e la
Y para conclui r , la h istoria y e l anális is d el oficio: Be rn a rd o T ova r publicó un
aná lis is d e tall ado de la historiografía colo mb ia na re lativa a la co lonia, míentras que Germán Co lme nares hizo un d e nso librit o so bre los princ ipa les
hist oriad ores latinoamericanos del siglo X IX , lle n o de s ugerencias y ecos de
las me t odologías d e última moda, y J orge Orland o M eto esc ribi ó una reseña
d e la literatura his t órica co lo mbiana durante los siglos XIX y XX . En c uanto
al análisis del ofic io, es poco lo que se h a hec ho. Los histo riad ores parece n más
ad e ptos a usa r las he rramientas "teóricas" y a m os trar en la práctica s i co rtan o
no, más q ue a di sc utir su filo. Evidentemente, sin teo rí a la historia es ciega,
muda y man ca , pe ro la prue ba de las teorías es tá en la ca pacidad de d ej ar ve r, y
durante muc hos añ os los cie nt íficos sociales las usaron ante t od o para no ve r.
T o do es t o p rovocó una resistencia , quizás excesiva, d e los historiadores a las
disc usio nes m e to d ol ógicas y teó ricas. En t odo caso, algun os m o d e los te ó ri cos,
algunos paradig m as, se di scuten: la t eoría d e la d e pe ndencia , la arqueología
del saber de es tirpe fo uca ultian a, los co nce ptos mar xistas. En tér min os de
produ cció n teó rica, sólo dos trabajos saltan a la vis ta : u no de Will iam Ra mírez
T o b ó n so bre e l mod o de producción en M a rx, y la co lección de e nsayos d e
Lu is Antoni o Restrepo. q ue gi ra a lred edo r d e Mar x. Fo ucau lt y ie tzsche22.
El anterior inve ntari o mu es tra c uánto se est á trabajando, y evide nte me nte ha y
un ni vel promedi o d e alta calidad : la hist o ria es la di sc iplina social 4 ue, fu e ra
d e la eco no mía , más se acerca a una situac ió n d e pro du cció n n or mal , co ntinua
y so cialme nte ac ogida. S u fun ción d e crítica c ultur al es mu y e vidente, y la
visió n tradi c io nal d e la hist o ria ha s ido desplazad a y redu c id a a u na mínima
expresión , a pesar d e los esfue rzos d e a lg un os medios de co muni ca c ión por
sos te ne rl a. P e ro esa vis ió n tradi cio nal no ha sido ree mplazada , co m o parece n
te me r lo los d efensores d e la tradició n he roica o desearl o los partidarios d e un a
hist o ria m ilitan te, por una nueva visió n . 4uc pueda e nseñarse a t odos lo~
in vita d os a la revolució n: ha sido ree mplazada po r u n a fragmentación de
im áge ne~. po r una mult iplicid a d de pe rs pecti vas, de m é t odo~ y visione~.
o
hay u n a " his t oria de Colo mb ia". si n o un proceso d e renexión y co nocimiento.
a bie rt o e indeciso.
1
c' U! fi CJ cJ.
med1c1na e.. tal I.JU C e n 19XJ
se publtc a m n \ a flth llhr1h
~ obrt: d tema en Anuo 4ura.
Cecdm ~erna t.h: 1 o nd o ño.
Anotat' lllfiC'I
\flhre la
ht ~l tlf/CI
de la medu IIW t'll AntiCI(/1110.
M ede ll in . l 1ruvcr:-.1dél<.l de
Ant104U1a. 1 1:1~4 . Ah aro
Car<.lona. fmhlrmu.ÍIINt
médica anttoc¡tlt'tia ,. 111
marc·o .\oc' tU{I<~Iiu c ·o en /u
fH!Irlt'ra muatl eJe/ Hglo ,,\ ,\ ,
M edcll in . l l n1 \ Cr:.1dad J c
Anli04Uta . 1984 Un<t 'int c.. t~
de lo :- rc c lcntc.: .. c~tud w~
sobre h"tona de la Clcfll' t<J 'e
em:ucrura en J t•rgc Orland,,
M elo. " /,(1 lmto na dt• la
ne11c w t'fl ( o lo m hw ·en
Rc\'ll>ta l ll l\ l.' r -. tdad de
t\ lllll14 u ta . n ú 111 2<
n.
M eúdl in . 19~ 6
"
Bernardo 1 n' ar Zambtanu.
·' La eolont<l en la
h1stonogralia l' t>l ombtutw ".
en A n11an (l t o l11mhlflll ll dt•
ÍJISI<I rt a su cwl • e/¡• la cuhurrJ,
Bogut:'l. l 1111 t' l ,¡.J,td \, dl'tll ll.rl .
nurn 11 . 19?< l . C ~:11 1 l. trt
Colmen are~ . 1 tJ,\
CU I H 'I' fiC'IOII(' J ( ' 0 /1/ r11 fa
cultura. Bugo1a , 1 et'l'l't
Mund o. fi)X 7. h Hgc O rl.ttllh l
M t'l n. " ! .1 lucnttu rd h t, lllll~.~
uurtt n tc 1.1 lcpu hlu.:.t ". \'11
\ ar"" ·
\fanuttl tic h t\1 11rt.r ,¡,
la /¡¡,•, uum. B v~11 1a , l9l\:-.
'W 1111.tlll R .lll ttH' I 1 "h1111.
fl t \ l ll f lcl ,h la {1/ rl, /l t< , l tl/1
1
p ro d /lt < ' ' "' d, la ht ,ll'f/11 ,
Bugn t a . <·111cp . 1')X l . 1 \ 11\
:\nl1l ll l1l R t: , ll t p11 . Pt' ll\1/r la
lti\ /0 /lfl , 1\! t: d t•lltll hl 11111 1.tl
P cret: p no n . 19X7
69
Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.