Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
PROGRAMA DE INDUCCIÓN INSTITUCIONAL
Apuntes sobre la Carta Iberoamericana de la Función Pública
1 - Antecedentes
Dra. María José Oviedo1
Dr. Fermin Farinha Tacain2
Durante la IV Conferencia Iberoamericana de Ministros de Administración pública y
Reforma del Estado celebrada en 2002 en Santo Domingo se proclamó que “el Estado
constituye la máxima instancia de articulación de relaciones sociales” y que, “desde la
perspectiva de la gobernabilidad, para el progreso económico y la reducción de la
desigualdad, el Estado es fundamental para el logro de niveles crecientes de bienestar
económico”.
Bajo esta premisa – entre otras – fue aprobada por la V Conferencia Iberoamericana
de Ministros de Administración Pública y Reforma del Estado la Carta Iberoamericana de
la Función Pública (CIFP), en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 26-27 de junio de 2003,
documento que fue respaldado por la XIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y
de Gobierno (Resolución Nº 11 de la “Declaración de Santa Cruz de la Sierra”)
Este documento fue promovido por el Centro Latinoamericano de Administración
para el Desarrollo (CLAD – www.clad.org), propiciando la aprobación de una declaración
que contiene un conjunto de elementos que se consideran integrantes de un sistema de
función pública a la altura de los fines y desafíos de las Administraciones Públicas
contemporáneas. El desarrollo de este núcleo básico de componentes y su concreción en
regulaciones, estructuras, procedimientos, políticas y prácticas de gestión admite una
diversidad de desarrollos que deberán adaptarse a la historia, tradiciones, culturas y otros
elementos del entorno institucional de las diferentes realidades nacionales, en la
1
2
Doctor en Derecho y Ciencias Sociales - Tutor Virtual OEA – Especialista en Entornos Virtuales de Aprendizaje (OEI)
Doctor en Derecho y Ciencias Sociales - Tutor Virtual OEA – Especialista en Entornos Virtuales de Aprendizaje (OEI)
1
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
comunidad de países iberoamericanos (Art. 57 CIFP).
En el Preámbulo de la CIFP se fija como criterio base que para la consecución de un
mejor Estado, es un instrumento indispensable para el desarrollo de los países la
, como condición necesaria.
Para hacer referencia a este aspecto caracterizante, debemos considerar primero la
noción que la propia CIFP recoge en su Artículo 3: “Se entiende por Administración
profesional una Administración pública dirigida y controlada por la política en aplicación
del principio democrático, pero no patrimonializada por ésta, lo que exige preservar una
esfera de independencia e imparcialidad en su funcionamiento, por razones de interés
público.”
Por lo tanto, como bien señala el Dr. Jaime Rodríguez Arana Muñoz3 “ya se empieza
a hablar de profesionalidad y de servicio al interés general. Es decir, de una organización
imparcial cuya tarea consiste esencialmente en el servicio al interés general. La magnitud
de la tarea requiere de una organización caracterizada por la profesionalidad y que
trabaje eficaz y eficientemente, en el marco de la imparcialidad, igualdad y mérito, al
servicio del interés general.”
La visión del servidor público como soporte material del Estado hoy se encuentra
revitalizada, señalando una vez más, que la “profesionalización de la función pública”4 es
un instrumento indispensable para el desarrollo de los países.
La idea de “servicio” como actividad dirigida al cumplimiento de los fines
públicos, determina un marco de actuación claramente definido, donde la orientación está
dada por ciertos principios e intereses que deben primar en el desempeño de la actividad
pública.
Asimismo y conforme a los nuevos paradigmas del Estado moderno, consideran a la
función pública como uno de los elementos centrales de la articulación de los sistemas
politico –administrativos, por lo que la evolución y adecuación de las políticas públicas de
gestión del empleo y los recursos humanos, se torna un elemento esencial en las reformas
3
Dr. Rodríguez Arana Muñoz, Jaime - "La Carta Iberoamericana de los Derechos de los Ciudadanos y la reforma
administrativa: Consideraciones Generales” publicado en http://jdaiberoamericanas.files.wordpress.com/2011/05/la-cartaiberoamericana-de-los-derechos-y-la-reforma-administrativa-1.pdf consultado el 29.06.2014
4
Carta Iberoamericana de la Función Pública – Prámbulo.
2
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
de la gestión pública (Artículo 6º de la CIFP).
Debemos tener en cuenta que la satisfacción de las necesidades colectivas de
manera regular y continua supone perseguir – en el ejercicio de las funciones - el interés
público, el cual a su vez debe ser compatible con la protección de los derechos
individuales inherentes a la personalidad humana.
La profesionalización de la función pública como elemento sustancial, implica una
referencia directa a la noción de servidor público cuya definición proviene en sus orígenes
del derecho anglosajón “públic servant”. En la actualidad el término y su contenido se
utilizan con una visión más amplia que la referida propiamente al funcionario público o
empleado público, aunque muchas veces se utilizan como sinónimos
Cuando hablamos de la profesionalización de la función pública, no sólo
visualizamos al funcionario, sino que además debemos analizar el alcance de la noción de
“función Pública”. Para delimitar dicho concepto, la propia Carta Iberoamericana de la
Función Pública aporta una descripción que nos indica que la misma “está constituida por
el conjunto de arreglos institucionales mediante los que se articulan y gestionan el
empleo público y las personas que integran éste, en una realidad nacional determinada.
Dichos arreglos comprenden normas, escritas o informales, estructuras, pautas culturales,
políticas explícitas o implícitas, procesos, prácticas y actividades diversas cuya finalidad
es garantizar un manejo adecuado de los recursos humanos, en el marco de una
administración pública profesional y eficaz, al servicio del interés general.” (CIFP Art. 2)
La definición aportada vincula aspectos organizacionales, estructurales y políticos;
no quedando circunscripta a la actividad que realizan las personas físicas al servicio de las
entidades estatales para el cumplimiento de sus fines, sino que por el contrario, adiciona
requerimientos vinculados a la gestión del empleo y los recursos humanos desde una visión
de una administración profesional.
A los efectos de la presente Carta, la expresión “función pública”, con el contenido
que le atribuye el capítulo primero, se entenderá equivalente a la de “servicio civil”,
utilizada con preferencia en algunos países del área iberoamericana. Todas las alusiones y
referencias a la primera se consideran por tanto indistintamente aplicables al otro
término, por lo cual se entenderán excluidos de la Carta los cargos de naturaleza política.
3
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
Retomando
la
idea
central
planteada
al
inicio,
debemos
preguntarnos ¿a qué hacemos referencia cuando hablamos de la
profesionalización de la función pública?
Para hablar de profesionalización, debemos analizar el régimen de
la función pública imperante en determinado sistema y que éste nos permita apreciar que
los servidores públicos sean poseedores de una serie de atributos, como por ejemplo:
-
el mérito,
-
la capacidad,
-
la vocación de servicio,
-
la eficacia en el desempeño de su función,
-
la responsabilidad,
-
la honestidad y
-
la adhesión a los principios y valores de la democracia.
Los atributos anteriores inciden en confianza de los ciudadanos en la administración
pública, la eficacia gubernamental y la lucha contra la corrupción.
La existencia y preservación de una administración profesional exige determinadas
regulaciones específicas del empleo público, diferentes de las que rigen el trabajo
ordinario por cuenta ajena. No obstante, la noción de función pública que maneja esta
Carta trasciende la dimensión jurídica del mismo, ya que, como muestra frecuentemente la
realidad, la mera existencia de las normas puede no ser suficiente para garantizar una
articulación efectiva de los mecanismos que hacen posible una administración profesional.
Sólo la efectividad de esta articulación en la práctica social permite hablar con propiedad
de una función pública.
2 – Criterios orientadores (Arts. 6 y 7) y principios rectores (Art. 8)
La función pública es uno de los elementos centrales de articulación de los sistemas
político-administrativos. Por ello, la modernización de las políticas públicas de gestión del
4
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
empleo y los recursos humanos constituye un eje de las reformas de la gestión pública
emprendidas durante las últimas décadas por un número significativo de gobiernos en
diferentes partes del mundo. Esta Carta se posiciona como un instrumento al servicio de
estrategias de reforma que incorporan los criterios inspiradores de tales esfuerzos de
modernización, y promueve la adopción de los mismos por los sistemas de función pública
de los países de la comunidad iberoamericana.
En particular,
que inspiran los enunciados de la Carta:
a) La preeminencia de las personas para el buen funcionamiento de los servicios públicos,
y la necesidad de políticas que garanticen y desarrollen el máximo valor del capital
humano disponible por los gobiernos y organizaciones del sector público.
b) La profesionalidad de los recursos humanos al servicio de las administraciones públicas,
como garantía de la mayor calidad de los servicios públicos prestados a los ciudadanos.
c) La estabilidad del empleo público y su protección frente a la destitución arbitraria, sin
perjuicio de la duración, indefinida o temporal, de la duración que se
establezca.
d) La flexibilidad en la organización y gestión del empleo público,
necesaria para adaptarse, con la mayor agilidad posible, a las
transformaciones del entorno y a las necesidades cambiantes de la
sociedad.
e) La responsabilidad de los empleados públicos por el trabajo desarrollado y los resultados
del mismo, así como su respeto e implicación en el desarrollo de las políticas públicas
definidas por los gobiernos.
f) La observancia, por parte de todo el personal comprendido en su ámbito de aplicación,
de los principios éticos del servicio público, la honradez, la transparencia, la
escrupulosidad en el manejo de los recursos públicos y los principios y valores
constitucionales.
g) El protagonismo de los directivos públicos y la interiorización de su papel como
principales responsables de la gestión de las personas a su cargo.
5
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
h) La promoción de la comunicación, la participación, el diálogo, la transacción y el
consenso orientado al interés general, como instrumentos de relación entre los
empleadores públicos y su personal, a fin de lograr el clima laboral más favorable, y el
mayor grado de alineamiento entre los objetivos de las organizaciones y los intereses y
expectativas de su personal.
i) El impulso de políticas activas para favorecer la igualdad de género, la protección e
integración de las minorías, y en general la inclusión y la no discriminación por motivos de
género, origen social, etnia, discapacidad u otras causas.
Son
, que deberán inspirar las
políticas de gestión del empleo y los recursos humanos y quedar en todo caso
salvaguardados en las prácticas concretas de personal, los de:
� Igualdad de todos los ciudadanos, sin discriminación de género, raza,
religión, tendencia política u otras.
� Mérito, desempeño y capacidad como criterios orientadores del acceso,
la carrera y las restantes políticas de recursos humanos.
� Eficacia, efectividad y eficiencia de la acción pública y de las políticas y procesos de
gestión del empleo y las personas.
� Transparencia, objetividad e imparcialidad.
� Pleno sometimiento a la ley y al derecho
3 - Conclusiones
En virtud de los aspectos relacionados y como bien lo indica en el Dr. Jaime Rodríguez
Arana5, la Carta Iberoamericana de la Función Pública procura “la profesionalidad de los
recursos humanos al servicio de las Administraciones públicas, como garantía de la mayor
calidad de los servicios públicos prestados a los ciudadanos”.
En este sentido, el mismo autor señala que a estos efectos la CIFP articula criterios
generales como los reseñados, todos los cuáles “parten de la necesaria dignidad de la
tarea de la gestión pública y, sobre todo, de una adecuada interpretación de lo que es el
5
Dr. Rodríguez Arana Muñoz, Jaime – Ob. cit pág. 10
6
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
interés general en una democracia.”… “Si estamos de acuerdo en que el personal que
trabaja en la función pública es un elemento fundamental para alcanzar los fines de
interés general que distingue al aparato público, entonces entenderemos mejor el sentido
que tiene que se busquen las mejores políticas de personal para que los servidores
públicos estén en las mejores condiciones posibles para realizar con eficacia y sentido de
servicio su tarea.”
En este contexto, debemos apreciar que la CIFP en forma expresa consagra en varios
de sus preceptos disposiciones relacionadas a la planificación del personal, a la definición
de los puestos de trabajo y al adecuado diseño de los perfiles de competencias de los
empleados públicos.
Compartiendo lo mencionado por el Dr. Rodríguez Arana, reconocemos la trascendencia
de estas previsiones, siendo relevante no perder de vista la necesidad de una “razonable
flexibilidad que permita que esta política en la función pública sea, no un fin en sí misma,
sino un instrumento al servicio del cumplimiento y desarrollo del interés público al
servicio de la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.6”
Diseño y compilación a cargo de los Dres. Maria José Oviedo y Fermín Farinha
Bibliografía consultada
Dr. Rodríguez Arana Muñoz, Jaime - "La Carta Iberoamericana de los Derechos de los
Ciudadanos y la reforma administrativa: Consideraciones Generales” publicado en
http://jdaiberoamericanas.files.wordpress.com/2011/05/la-carta-iberoamericana-de-losderechos-y-la-reforma-administrativa-1.pdf consultado el 29.06.2014
Dr. Rodríguez Arana Muñoz, Jaime – “Mejor Administración y mayor gobernabilidad
democrática” publicado en http://www.nuevarevista.net/contenido/101 consultada el
29.06.2014.
Ec. Sanguinetti Vezzoso, Ma. Noel – “ La profesionalización de la función pública en el
Uruguay 2005 – 2013 - XVIII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y
de la Administración Pública, Montevideo, Uruguay, 29 oct. - 1 nov. 2013, publicado en
http://www.onsc.gub.uy/enap/images/Mar%C3%ADa_Noel_Sanguinetti_oficial.pdf
6
Dr. Rodríguez Arana Muñoz, Jaime – Ob. Cit. pág. 12
7
Presidencia de la República |Oficina Nacional del Servicio Civil
Escuela Nacional de Administración Pública | Montevideo – Uruguay
consultado el 29.06.2014.
Imágenes bajo licencia http://www.123rf.com, prohibida su reproducción
8
Descargar

Apuntes sobre la Carta Iberoamericana de la Función Pública