c ito s e m ig ra n te s e in c lu so tie n e la de s­
fachatez de a firm a rlo así p ú b lic a m e n te .
C om o los e m ig ra n te s ya son m ayorc ito s , b uscan la m anera de sa c u d irs e
ese p a te rn a lism o . La m anera m ás Ine­
fic a z c o n siste en e s c rib ir a M adrid,
g e n e ra lm e n te al In s titu to E spañol de
E m ig ra ció n , para p ro te s ta r c o n tra la
a c titu d del C ónsul y e x ig ir ayuda. Ló­
g ica m e n te , en ta le s casos se suele
re c ib ir la ca lla d a p o r respuesta, y el
ú n ico que pued e s a lir g a n a n d o con
e llo es el C ónsul, que ta l vez re c ib a
una c o n d e c o ra c ió n p o r su c e lo en la
d e fe n sa de los in te re se s del régim en.
C ansados de e s p e ra r re sp u e sta de
M adrid, n u e s tro s a m ig o s a cu d e n a las
a u to rid a d e s alem anas, p o rq u e e n tre ­
ta n to se han e n te ra d o de que dichas
a u to rid a d e s son las ún ica s que ayu­
dan a los e m ig ra n te s e x tra n je ro s en
vo lu m e n c o n s id e ra b le y sin p o n e r c o n ­
d ic io n e s id e o ló g ic a s . P ero en esto s u r­
gen dos d ific u lta d e s p rin c ip a le s . Una
es que las a u to rid a d e s a lem anas In te n ­
tan siem p re, cosa que en p rin c ip io es
tan ló g ic a que se cae p o r su p ro p io
peso, c o la b o ra r con las „a u to rid a d e s “
e spañolas, es d e cir, co n el C o n su la d o .
Y cu a n d o tan te a n el te rre n o en el
C o n su la d o les d ice n que esos e sp a ñ o ­
les lo que q u ie re n no es c re a r un c e n ­
tro , sin o una c é lu la p o lític a , s e g u ra ­
m ente co m u n ista , p ara que ca u se más
e fe cto , y desd e lu e g o p e lig ro s a p o rq u e
p o d ría se r causa de p e rtu rb a c io n e s
del o rd e n p ú b lic o alem án. A veces, el
C o n su la d o no se ha o lv id a d o de se ñ a ­
la r que s e m e ja n te c e n tro , que sería
a n tifra n q u is ta , esta ría mal vis to p o r
la m ayoría de los e s p a ñ o le s de la c o ­
lo n ia (los „e s p a ñ o lito s b u e n o s “ ), los
cuales, In d ig n a d o s ante las a c tiv id a d e s
de s e m e ja n te c e n tro „a n ti-e s p a ñ o l“ ,
se s e n tiría n p ro v o c a d o s y p o d ría n re­
s u lta r de e llo ch oques y reyertas.
Las p o b re s a u to rid a d e s alem anas,
c o m o es n a tu ra l, no están en c o n d ic i­
on e s de a v e rig u a r si el C o n su la d o
m ie n te o no. Pero aunque lo estén,
d e b id o a los usos d ip lo m á tic o s , tie n e n
que h a c e r caso a la re p re s e n ta c ió n en
su país de un ré g im e n co n el que A le ­
m ania m a n tie n e re la c io n e s am istosas.
Garantía de las ayudas
P o r lo ta n to , lo m ás na tu ra l es que te n ­
gan que c re e r lo que d ic e el C o n su la d o
y no c o n s id e re n p o s ib le a p o ya r a los
españoles. Y si a pesar de to d o se d e ­
cid e n a apoyarles, su rg e la se g u n d a
d ific u lta d , d e b id a esta vez a la o b li­
g a c ió n que tie n e n las a u to rid a d e s a le ­
m anas de a se g u ra rse de que el d in e ro
del c o n trib u y e n te , sea alem án o ex­
tra n je ro , no sea m a lg a sta d o in ú til­
m ente. Para e v ita r que esto suceda, el
G o b ie rn o alem án ha e n c a rg a d o a c ie r­
tas in s titu c io n e s para que cu id e n del
a s e s o ra m ie n to y a s is te n c ia s o c ia l de
los e x tra n je ro s . Pero la e x p e rie n c ia
ha d e m o stra d o , co m o ve re m o s s e g u i­
dam ente, que ta m p o c o así se ha c o n ­
s e g u id o g a ra n tiz a r que el d in e ro d e s ti­
nado al a s e s o ra m ie n to de los e x tra n ­
je ro s se gaste de fo rm a ú til y p ro v e ­
chosa.
No obsta n te , antes de re fe rirn o s a
ello, vam os a in te n ta r s e g u ir los pasos
de n u e stro g ru p o de espa ñ o le s, que
aún no han d e se sp e ra d o de c o n s e g u ir
a p o yo para sus planes. La m ayoría de
e llo s están a filia d o s a los S in d ic a to s
(y lo m e jo r sería que lo e stuviesen to ­
d o s los tra b a ja d e ro s ), p o r lo que no es
e x tra ñ o que a a lg u n o se le o c u rra s o li­
c ita r el apoyo de d ich a o rg a n iz a c ó n .
P ero ta m p o c o la DGB se halla en
s itu a c ió n de p re s ta rle s la ayuda de ­
seada, no s ó lo p o rq u e no d is p o n e de
m e d io s e c o n ó m ic o s para ello , sino
ta m b ié n p o rq u e el S in d ic a to es una
o rg a n iz a c ió n o b re ra con unos fines
m uy d e te rm in a d o s que só lo m uy re­
m o ta m e n te c o in c id e n con los fin e s
que p e rsig u e n los e sp a ñ o le s al q u e re r
fu n d a r un c e n tro . P o r lo ta n to , el m is­
mo re sp e to a sus a filia d o s, que son los
que s u ste n ta n con sus cu o ta s al S in d i­
cato, im p id e a éste que in v ie rta d in e ro
de los a filia d o s en un fin que no es el
del S in d ic a to .
Esta es la razón p o r la que la DGB
no puede a yu d a r ta m p o c o a nuestro
g ru p o de e sp a ñ o le s. E xce pto, c la ro
está, que la ayuda c o n sista en fa c ilita r
g e s tio n e s a nte o tra s In s titu c io n e s a le ­
m anas, co m o el A rb e itsa m t, en s u s titu ­
ció n g e n e ra lm e n te e fica z del C o n su la ­
do, o en p o n e r a d is p o s ic ió n de los es­
p a d ó le s en c a lid a d de a filia d o s a los
S in d ic a to s un lo ca l o una sala para un
a c to d e te rm in a d o . La DGB esta rá d is ­
puesta en m u ch o s casos a c o rre r con
los g a sto s que o c a s io n e una asam blea
de e spañoles, o in c lu s o , co m o suce de
en S tu ttg a rt, p o n d rá re g u la rm e n te a su
d is p o s ic ió n una s a la de la casa s in d i­
cal p ara que lleven a cabo cosas tan
p o c o s in d ic a le s co m o es un b aile . Pero
lo que no pu e d e h a c e r la DGB es a l­
q u ila r un lo ca l ú n ic a y e x c lu siva m e n te
para que en él se reúnan los e sp a ñ o ­
les, se in sta le n a su gusto y pongan en
fu n c io n a m ie n to lo que to d o s e n te n d e ­
m os p o r un ce n tro . T o d o lo que haga
la DGB tie n e que e s ta r fu n d a m e n ta l­
m ente a b ie rto a to d o s los a filia d o s a
los S in d ic a to s .
Así, pues, d e sp u é s de d a r m uchas
vu e lta s, los e sp a ñ o le s se e n cu e n tra n
co n que no tie n e n m ás que una a lte r­
na tiva : so m e te rse o m o rir. S om ete rse
a las e x ig e n c ia s del C onsu la d o , que
q u ie re ro b a rle s to d a in d e p e n d e n c ia y
to d a im c a tiv a a c a m b io de una ayuda
e c o n ó m ic a más o m enos generosa . O
s o m e te rs e a la n e ce sida d de m o n ta r
un n e g o cio , que g e n e ra lm e n te se rá el
bar, para que con lo que éste p ro d u zca
p uedan m a n te n e rse a lgu nas de las
a c tiv id a d e s que d e b e ría te n e r un ce n ­
tro esp a ñ o l. De lo c o n tra rio , se ven
o b lig a d o s a e n te rra r la ide a de c re a r
un ce n tro .
Hecha la ley, hecha la trampa
Centro español de Ahlen: Con la ayuda de la DGB.
16
Así, pues, los e sp a ñ o le s que partían
de la nada y q u e ría n c re a r un ce n tro
d o n d e no lo había, s ó lo podían c o n ta r
con el ap o yo de las „a u to rid a d e s “
EXPRES ESPAÑ O L/JU LIO 72
Descargar

Garantía de las ayudas Hecha la ley, hecha la trampa