CONTRALORÍA GENERAL DE ANTIOQUIA
CONTRALORIA AUXILIAR DE RESPONSABILIDAD FISCAL
AUTO No. 267
“POR MEDIO DEL CUAL SE DISPONE EL ARCHIVO DEL PROCESO DE
RESPONSABILIDAD FISCAL 200-10
ADELANTADO EN EL MUNICIPIO DE ABEJORRAL”
Medellín, 28 de noviembre de 2013
La Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal de la Contraloría General de
Antioquia, en cabeza del Contralor Auxiliar Luis Guillermo Gallego Pulgarín,
procede en esta etapa de la instrucción, a archivar el Proceso de Responsabilidad
Fiscal 200 de 2010, adelantado en el Municipio de Abejorral, NIT 890.981.195-5,
teniendo en cuenta lo dispuesto en los artículos 90, 268, 271 y 272 de la
Constitución Política de Colombia y en las Leyes 610 de 2000, 1474 de 2011 y
1437 de 2011.
COMPETENCIA
Competencia que le otorga el Artículo 272 de la Constitución Política, la Ley 610
de 2000, la Resolución Interna Resolución Interna 0415 del 26 de febrero de 2013
y el Auto 2073 del 23 de octubre de 2013 mediante el cual se comisiona al
Contralor Auxiliar,
PROCESO DE RESPONSABILIDAD FISCAL 200 DE 2010
Mediante Auto N° 030 del 09 de febrero de 2011, se declaró abierto el Proceso de
Responsabilidad Fiscal 200 de 2010, adelantado en la Administración Municipal de
Abejorral, en contra de IVAN DE JESUS GARCIA RINCON, identificado con
cédula de ciudadanía número 16.718.084, ex Alcalde municipal y RUBEN DARIO
MARIN ZULUAGA, identificado con cédula de ciudadanía número 19.276.497, ex
Alcalde municipal, periodo 2004-2007, por presunto detrimento patrimonial
ocasionado al Municipio de Abejorral, NIT 890.981.195-5.
DETERMINACIÓN DEL DAÑO PATRIMONIAL Y ESTIMACIÓN DE SU
CUANTÍA: Cuantificado en principio, en la suma de doce millones ciento cuarenta
y seis mil setecientos ochenta pesos con noventa y tres centavos
($12.146.780.93).
FUNDAMENTOS DE HECHO
La Contraloría Auxiliar de Indagación Preliminar, por medio de Oficio No.
20103100003413 del 20 de enero de 2010, a folio 22, trasladó a la Contraloría
Auxiliar de Responsabilidad Fiscal, la Queja N° 13993 de 2009, Municipio de
Abejorral, señalando que luego de ser revisada y analizada reúne las condiciones
para dictar Auto de Apertura de Proceso de Responsabilidad Fiscal, lo que dio
lugar a la apertura del proceso de responsabilidad fiscal N° 200 de 2010, por
medio del Auto de Apertura N° 030 del 09 de febrero de 2011, así:
“HECHO PRIMERO:
“Existen presuntos embargos realizados por la oficina de cobro coactivo de la caja de
previsión social de comunicaciones CAPRECOM, a los dineros depositados en la cuenta
de participación de salud del régimen subsidiado y el sistema general de participación de
alimentación escolar de este municipio.
“Al analizar la causa de los embargos, se encontró que el no pago de las cuotas partes
pensiónales por parte del municipio de Abejorral a CAPRECOM, a los pensionados LUIS
JAVIER OSPINA desde el año 1994 al 2008 y de ANTONIO JOSE ECHAVARRIA
CORREA desde el año 1976 al 2008, generaron unos intereses moratorios por valor de
$12.146.780.93, tomados a partir del año 2005, anexos liquidación intereses”.
FECHA DE OCURRENCIA DE LOS HECHOS: El Hecho motivo del proceso se
concreto con el pago realizado en la vigencia fiscal 2009.
VINCULACIÓN DEL GARANTE: En el Auto de Apertura 030 del 09 de febrero de
2010 se determina la vinculación, como Tercero Civilmente Responsable, de
acuerdo con lo establecido del Artículo 44 de la Ley 610 de 2000, se vinculo como
Tercero Civilmente Responsable a la “Compañía de Seguros: LA PREVISORA, de
acuerdo a la Póliza 1001114, expedida por la Compañía con una Vigencia desde
el 24/01/2005 al 24/01/2006 por valor de $989.540.000, renovada con una
Vigencia desde el 24/01/2006 al 24/01/2007, renovada con una Vigencia desde el
24/01/2007 al 24/01/2008, renovada con una Vigencia desde el 24/01/2008 al
24/01/2009, renovada con una Vigencia desde el 31/01/2009 al 01/01/2010”.
DE LA ACTUACION PROCESAL
1. Por Auto 310 del 3 de diciembre de 2009 “se comisiona a la Doctora
PATRICIA PINEDA GARCES Profesional Universitaria, adscrita a la
Contraloría Auxiliar de Indagación Preliminar, para que en el término de
diez (10) días calendario evalué y presente respuesta al quejosos y los
respectivos traslados o control de advertencia de ser necesario, dentro de
la queja radicada con GPC 13993-09 del Municipio de Abejorral”.
2. Por Auto Comisorio N° 004 del 8 de enero de 2008, la Contralora Auxiliar de
Indagación Preliminar, comisiona a la “Contralora Auxiliar Edilma Ocampo
Manrique para que en el término de cinco (5) días hábiles, evalúe y
presente respuesta al quejoso, así como los respectivos traslados y/o
controles de advertencia a los que haya lugar en atención a las quejas GPC
13993-2009 Abejorral”.
3. Por medio de oficio No. 20103100003413 del 20 de enero de 2010, a folio
22, trasladó a la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal, la Queja N°
13993 de 2009, Municipio de Abejorral, especificando que “Luego de
revisada y analizada la queja de la referencia hemos encontrado que se
reúnen los presupuestos legales establecidos en la ley 610 de 2000 que
posibilitan dictar Auto de Apertura de Proceso de Responsabilidad Fiscal”.
4. Por Auto 140 del 14 de abril de 2010 “se comisiona a la Doctora CLARA
SALOME BOTERO VARGAS para que en el término de diez (10) días
hábiles atienda las observaciones efectuadas por la Contraloría Auxiliar de
Responsabilidad Fiscal (…)”, a folio 27.
5. Por Auto 0266 del 19 de marzo de 2010 “se comisiona al Doctor JORGE
ALEJANDRO TOBON VERGARA Contralora Auxiliar - Abogado, adscrito a
la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal para iniciar con el trámite
del proceso de responsabilidad fiscal 200-10 del municipio de ABEJORRAL,
según obra en el Auto de apertura 030 del 09 de febrero de 2011”, obrante
a folio 99.
6. Se inicia este proceso investigativo por medio del Auto 030 del 09 de
febrero de 2011, por el cual se declara abierto el Proceso de
Responsabilidad Fiscal 200-10, Municipio de Abejorral, lo que obra a folios
99 y 100.
7. En el auto antes mencionado, se identifica como entidad afectada, al
Municipio de Abejorral, y se vinculan como presuntos responsables, a los
señores IVAN DE JESUS GARCIA RINCON, identificado con cédula de
ciudadanía número 16.718.084 y RUBEN DARIO MARIN ZULUAGA,
identificado con cédula de ciudadanía número 19.276.497, en calidad de
Alcalde y Ex Alcalde respectivamente, para la época de los hechos.
8. Con radicado N° 20113200043421 del 22 de marzo de 2011, se le envío a
la compañía de seguros LA PREVISORA S.A. oficio, informándole su
vinculación al Proceso de Responsabilidad Fiscal 200 de 2010 como
tercero civilmente responsable, a folio 101.
9. Con radicado N° 20113200043441 del 22 de marzo de 2011, se le envío al
Alcalde de Abejorral oficio, informándole sobre la apertura del Proceso de
Responsabilidad Fiscal 200 de 2010.
10. Los presuntos responsables fueron debidamente notificados el 27 de abril
de 2011, lo que obra a folios 104 y 105.
11. El 03 de junio de 2011, el señor Rubén Darío Marín Zuluaga rinde versión
libre y espontanea de los hechos, a folio 106.
12. El 15 de junio de 2011, el señor Iván de Jesús García Rincón rinde versión
libre y espontanea de los hechos, a folio 156.
13. Mediante Auto 0109 del 10 de febrero de 2012, se comisiona a la Doctora
DOLLY MARIA QUINTERO BETANCUR, “Contralora Auxiliar – Abogada-,
adscrita a la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal para continuar
el trámite del proceso de responsabilidad fiscal 200-10 del Municipio de
Abejorral”, obrante a folio 197.
14. Designación por parte del Abogado Luis Alberto Botero Gutiérrez, como
dependiente judicial a Ivonne Tatiana Palacio Posada, a folios 198 y
siguientes.
15. Obrante a folio 202, reposa en el expediente constancia de llamada
telefónica realizada el 12 de junio de 2012, al señor RUBEN DARIO MARIN
ZULUAGA, quien al rendir versión libre y espontanea solicitó, ampliar esta
pero en presencia de su Abogado, por lo que se le llamo, con el fin de
concretar una fecha para esta ampliación.
16. Mediante Auto 1314 del 10 de octubre de 2012, se comisiona a la Doctora
ISABEL CRISTINA POSADA DURANGO, “Contralora Auxiliar – Abogada-,
adscrita a la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal para continuar
el trámite del proceso de responsabilidad fiscal 200-10 del Municipio de
Abejorral”, obrante a folio 203.
17. Mediante Auto 1114 del 15 de julio de 2013, se comisiona al Doctor DOLLY
GENIL DE JESUS GARCIA ORTEGA, “Contralor Auxiliar – Abogado-,
adscrito a la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal para continuar
el trámite del proceso de responsabilidad fiscal 200-10 del Municipio de
Abejorral”, obrante a folio 205.
18. Mediante Auto 2073 del 23 de octubre de 2013, se comisiona al Doctor
LUIS GUILLERMO GALLEGO PULGARIN, “Contralor Auxiliar – Abogado-,
adscrito a la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal para continuar
el trámite del proceso de responsabilidad fiscal 200-10 del Municipio de
Abejorral”, obrante a folio 206.
ARGUMENTOS DE DEFENSA
Durante la exposición libre y espontánea rendida el 3 de junio de 2012, Rubén
Darío Marín Zuluaga, Alcalde 2004-2007, obrante a folio 68, éste tuvo la
oportunidad de plantear sus argumentos de defensa sobre el hecho materia del
proceso, de solicitar ser tenidos en cuenta como prueba varios documentos y
presentar otros en el mismo sentido.
En versión libre y espontanea, el señor Iván de Jesús García Rincón, el día 15 de
julio de 2011, Alcalde del Municipio de Abejorral para el período 2008 – 2011,
pudo presentar sus argumentos de defensa frete al hecho por el cual se presume
detrimento patrimonial, además anexo varios documentos para que obraran como
prueba; además mediante escrito con radicado 2011-421-006066-2 del 20 de junio
de 2011, presento nuevos argumentos de defensa y anexo copias de otros
documentos con el mismo objetivo.
En las consideraciones del Despacho se tendrán en cuenta los argumentos
presentados por los presuntos responsables, los documentos aportados y las
pruebas practicadas.
MATERIAL PROBATORIO
El Despacho parte de lo resuelto en el Auto de Apertura 030 del 09 de febrero de
2011, en el cual en materia de pruebas, se decretaron, en el artículo segundo,
versión libre y espontánea de los presuntos responsables, señores Iván de Jesús
García Rincón y Rubén Darío Marín Zuluaga, declaración juramentada de las
personas que tengan conocimiento de los hechos y las demás pruebas que sean
conducentes y pertinentes para la investigación, además de lo establecido en el
artículo sexto, donde se ordena tener como prueba y darle valor probatorio a la
documentación arrimada en el traslado realizado a la contraloría Auxiliar de
Responsabilidad Fiscal.
La Investigación se basó en las siguientes pruebas:
Documentales:
Copias de diversos documentos, aportados por la Contraloría Auxiliar de
Indagación Preliminar en el traslado de la queja, de las cuales destacamos:
 Informe de la Secretaría de Hacienda del Municipio de Abejorral, en
respuesta a solicitud de la Contraloría General de Antioquia, necesaria para
tención a la Queja GPC 13993-2009.
 Resolución 1956 del 18 de septiembre de 2007 de CAPRECOM Pensiones.
 Mandamiento de Pago dentro del Proceso Ejecutivo por Jurisdicción
Coactiva CCPP-0017-2008, librado por CAPRECOM Pensiones el 31 de
marzo de 2008.
 Sentencia del 28 de agosto de 2008, en el Proceso Ejecutivo por
Jurisdicción Coactiva CCPP-0017-2008, emitida por CAPRECOM
Pensiones.
 Auto de Embargo del 26 de diciembre de 2008.
 Solicitud de desembargo, devolución de dineros y reconocimiento de
rendimientos financieros.
 Oficio del Banco Agrario de Colombia informando sobre desembargo.
 Acta de entrega de título de depósito judicial.
 Liquidación del crédito.
 Orden de Pago N° 0002610 a favor de CAPRECOM, por valor de
$122.292.267
 Póliza N° 1001114 expedida por La Previsora S.A. Compañía de Seguros
con sus respectiva prorrogas.
 Acta de posesión de Rubén Darío Marín Zuluaga como Alcalde para el
período 2004-2007.
 Acta de diligencia de posesión de Iván de Jesús García Rincón como
Alcalde para el período 2008-2011.
 Manual de Funciones, en lo que respecta al Alcalde.
 Evaluación e informe sobre
20103100003233 del 20/01/2010.
queja
GPC
13993-2009,
radicado
Los documentos aportados por la Contraloría Auxiliar de Indagación Preliminar y
tomados como prueba en el Auto de Apertura 030 del 09 de febrero de 2011,
obran a folios 1 a 98.
Al momento de rendir su versión libre, el señor Rubén Darío Marín Zuluaga,
anexo, para que fueran tenidos como prueba, copias de: Acuerdo Municipal N°
007 de 2003; Acuerdo Municipal N° 003 de 2004; Certificaciones sobre ingresos
corrientes de libre destinación expedidos por la Contraloría General de la
República, correspondientes a las vigencias 2003, 2004, 2005, 2006 y 2007, a
folios 107 a 155.
Al momento de rendir su versión libre, el señor Iván de Jesús García Rincón,
anexo, para que fueran tenidos como prueba, certificación sobre presupuesto
2007; copias de documentos varios sobre sentencia de condena contra el
Municipio por demanda de Gladys Saldarriaga Correa y de proceso de jurisdicción
coactiva de CAPRECOM contra el Municipio, a folios 157 a 171. Igualmente con
escrito del 20 de junio de 2011, anexo copias de los presupuestos 2008 y 2009.
Testimoniales:
Las exposiciones libres y espontáneas de Rubén Darío Marín Zuluaga, identificado
con cédula de ciudadanía número 19.276.497 e Iván de Jesús García Rincón,
identificado con cédula de ciudadanía número 16.718.084, diligencias realizada en
cumplimiento de lo ordenado por el artículo segundo del Auto de Apertura 030 del
09 de febrero de 2010.
La documentación antes referida, y las versiones libre y espontáneas, se toman
como prueba, a partir de lo establecido en los artículos 22 y siguientes de la Ley
610 de 2000; la Investigación se basó en éste material probatorio teniendo en
cuenta que las pruebas fueron allegadas cumpliendo con los requerimientos de
ley, lo que las hace gozar de plena validez, pruebas que reúnen las características
de conducentes, pertinentes y necesarias dentro del proceso, permitiendo tomar
las decisiones del caso. Al respecto y para mayor claridad, nos permitimos hacer
las siguientes anotaciones, como sustento a lo aquí planteado:
Respecto a la conducencia, la sección segunda subsección A del Consejo de Estado, en
providencia del 6 de febrero de 1997 (Expediente 11369) con ponencia de la doctora Dolly
Pedraza de Arenas señaló lo siguiente:
"La conducencia de la prueba, es la aptitud legal o jurídica, para convencer al fallador
sobre el hecho a que se refiere este requisito, como lo ha sostenido la doctrina y la
jurisprudencia, persigue un fin que apunta a la economía procesal, evitando que se
entorpezca y dificulte la actividad probatoria con medios que de antemano se sabe que no
presentarán servicio alguno al proceso."
El tratadista Jairo Parra Quijano en su obra "Manual de Derecho Probatorio"
(Decimotercera Edición 2002) enseña que la conducencia “es la idoneidad legal que tiene
una prueba para demostrar un hecho determinado, en otra palabras, la comparación de
un medio probatorio y la ley”.
En virtud de lo anterior, se debe entender la conducencia como la aptitud que tiene el
medio de prueba invocado (confesión, testimonio, peritación, inspección o visita especial y
los documentos) para demostrar un hecho en el proceso con el empleo de ese mismo
medio.
En relación a la pertinencia el aludido tratadista señala que se entiende por esta la
"adecuación entre los hechos que se pretenden llevar al proceso y los hechos que son
tema de la prueba en éste. En otras palabras, es la relación de facto entre los hechos que
se pretenden demostrar y el tema del proceso."
Frente al tema de la impertinencia, entiende el Despacho como aquellas pruebas que
pretenden demostrar un hecho que nada tiene que ver con lo discutido dentro del
proceso, en otras palabras son las que buscan demostrar un hecho ajeno al objeto de
investigación fiscal.
Por último, se entienden como superfluas, aquellas pruebas que se hacen innecesarias
en virtud de haberse practicado dentro del proceso suficientes pruebas que dan certeza
sobre un hecho materia de investigación.
Considera el Despacho que el material probatorio existente, antes reseñado, permite
tomar las decisiones que se tomarán en ésta providencia, sin necesidad de recurrir a
decretar otras pruebas, esto en aplicación del principio de economía procesal.
CONSIDERACIONES DEL DESPACHO
Proceso de Responsabilidad Fiscal.
El proceso de responsabilidad fiscal es definido en el artículo 1° de la Ley 610 de 2000,
como “el conjunto de actuaciones administrativas adelantadas por las Contralorías con el
fin de determinar y establecer la responsabilidad de los servidores públicos y de los
particulares, cuando en el ejercicio de la gestión fiscal o con ocasión de ésta, causen por
acción u omisión y en forma dolosa o culposa un daño al patrimonio del Estado”. Es de
anotar que de acuerdo con decisión de la Corte Constitucional, la culpa debe ser grave.
Igualmente, debe reseñarse, que el objeto del Proceso de Responsabilidad Fiscal 522 de
2011 no puede ser otro que el establecido en el artículo 4º de la Ley 610 de 2000: “el
resarcimiento de los daños ocasionados al patrimonio público como consecuencia de la
conducta dolosa o culposa de quienes realizan gestión fiscal, mediante el pago de una
indemnización pecuniaria que compense el perjuicio sufrido por la respectiva entidad
estatal”, teniendo en cuenta el cumplimiento de los principios rectores de la función
administrativa y de la gestión fiscal.
Los artículos 6°, 267 y siguientes de la misma Constitución, constituyen el fundamento de
la responsabilidad fiscal y la competencia de las contralorías, lo que fue regulado
legalmente en las leyes 610 de 2000 y 1474 de 2011.
La Ley 610 de 2000 en su artículo 5°, determina la responsabilidad fiscal a partir de la
concurrencia de los siguientes elementos:

Un daño patrimonial al Estado.
 Una conducta dolosa o culposa, activa u omisiva, atribuible a una persona que realiza
gestión fiscal.

Un nexo causal entre los dos elementos anteriores.
A continuación se analizará cada uno de dichos elementos:

Daño patrimonial al Estado.
El artículo 6° de la Ley 610 de 2000 señala: “Daño patrimonial al Estado. Para efectos de
esta ley se entiende por daño patrimonial al Estado la lesión del patrimonio público,
representada en el menoscabo, disminución, perjuicio, detrimento, pérdida o deterioro de
los bienes o recursos públicos, o a los intereses patrimoniales del Estado, producida por
una gestión fiscal antieconómica, ineficaz, ineficiente e inoportuna, que en términos
generales, no se aplique al cumplimiento de los cometidos y de los fines esenciales del
Estado, particularizados por el objetivo funcional y organizacional, programa o proyecto de
los sujetos de vigilancia y control de las contralorías”.
Al respecto de lo antes planteado, señalo la Corte Constitucional en sentencia C-340 de
2007: “De este modo, no obstante a la amplitud del concepto de interés patrimonial del
Estado, el mismo es perfectamente determinable en cada caso concreto en que se pueda
acreditar la existencia de un daño susceptible de ser cuantificado”.

Una conducta dolosa o culposa, activa u omisiva, atribuible a una persona
que realiza gestión fiscal.
Para determinar el nivel de responsabilidad, debe tenerse en cuenta que el hecho debe
ser generado por el ejercicio de una gestión fiscal antieconómica, ineficiente, ineficaz e
inequitativa, de quien administre, maneje o recaude fondos o dineros públicos, y es en
estos verbos rectores que debe centrarse el título y grado de responsabilidad fiscal.
Considera la ley que para poder indilgar responsabilidad fiscal, debe darse una conducta
dolosa o culposa, activa u omisiva, atribuible a una persona que realiza gestión fiscal. De
conformidad con la Sentencia C-619 de 2002, sólo puede endilgarse Responsabilidad
Fiscal a un Gestor Fiscal, cuando ha actuado con culpa grave o de manera dolosa.
Culpa grave o dolo:
Se actúa con dolo cuando existe un comportamiento voluntario en una actuación cuyo
resultado es antijurídico; interviene entonces la facultad volitiva del agente y por ende se
actúa conscientemente.
Doctrinariamente se ha dicho, que se actúa con culpa cuando existe un comportamiento
voluntario en una actuación cuyo resultado es antijurídico; interviene entonces la facultad
volitiva del agente y por ende se actúa conscientemente.
La legislación colombiana acogió en el Código Civil, el concepto de culpa en tres
definiciones normativas que emanan del artículo 63, gradación de la culpa que debe ser
considerada para calificar una actuación como realizada con culpa grave, así:
“Culpa grave, negligencia grave, culpa lata, es la que consiste en no manejar los negocios
ajenos con aquel cuidado que aún las personas negligentes o de poca prudencia suelen
emplear en sus negocios propios. Esta culpa en materias civiles equivale al dolo”.
Ha de entenderse que la equiparación entre culpa grave y dolo que trae el artículo 63 del
Código Civil hace relación es a los efectos; en tal sentido, quien incurre en culpa grave es
responsable aún de los perjuicios imprevistos, en virtud del artículo 1616, inciso 1º ibídem,
que dice:
“Si no se puede imputar dolo al deudor, solo es responsable de los perjuicios que se
previeron o pudieron preverse al tiempo del contrato; pero si hay dolo, es responsable de
todos los perjuicios que fueron consecuencia inmediata o directa de no haberse cumplido
la obligación o de haberse demorado su cumplimiento”.
Continúa el mencionado artículo 63: “Culpa leve, descuido leve, descuido ligero, es la falta
de aquella diligencia y cuidado que los hombres emplean ordinariamente en sus negocios
propios. Culpa o descuido, sin otra calificación, significa culpa o descuido leve. Esta
especie de culpa se opone a la diligencia o cuidado ordinario o mediano”. Es la que no
comete un buen administrador, corresponde a una diligencia mediana.
Y finalmente, “Culpa o descuido levísimo, es la falta de aquella esmerada diligencia que
un hombre juicioso emplea en la administración de sus negocios importantes. Esta
especie de culpa se opone a la suma diligencia o cuidado”.
Puede entonces, el hecho culposo tener lugar por negligencia, imprudencia e impericia.
La negligencia implica una falta en la atención que debe prestar el agente en sus
actuaciones. El negligente deja de realizar una conducta a la cual estaba obligado, y no
emplea la diligencia necesaria para evitar un resultado dañoso; en consecuencia es un
descuido de su conducta; La imprudencia por su parte, es un obrar sin aquella cautela
que según la experiencia debe emplearse en la realización de ciertos actos; La impericia,
consiste en la insuficiente aptitud para el ejercicio de un arte o profesión.
Es así, como la culpa es el elemento subjetivo de la responsabilidad y de aplicarse este
elemento, habría que analizarse en cada caso concreto el estado mental y social del autor
del daño; pero como ello no es posible, es necesario un criterio objetivo o abstracto, ello
es, la apreciación de la culpa teniendo en cuenta el modo de obrar de un hombre
prudente y diligente, cuya capacidad de prever, no se relaciona con los conocimientos
individuales de cada persona, sino con los conocimientos que son exigidos en el estado
actual de la civilización para desempeñar determinados oficios o profesiones, tal como lo
ha señalado la jurisprudencia.
Calidad de gestor fiscal:
Es importante tener en cuenta la naturaleza y sentido del concepto de Gestión Fiscal de
que trata el artículo 3º de la Ley 610 de 2000, que consagra:
“Gestión fiscal. Para los efectos de la presente ley, se entiende por gestión fiscal el
conjunto de actividades económicas, jurídicas y tecnológicas, que realizan los servidores
públicos y las personas de derecho privado que manejen o administren recursos o fondos
públicos, tendientes a la adecuada y correcta adquisición, planeación, conservación,
administración, custodia, explotación, enajenación, consumo, adjudicación, gasto,
inversión y disposición de los bienes públicos, así como a la recaudación, manejo e
inversión de sus rentas en orden a cumplir los fines esenciales del Estado, con sujeción a
los principios de legalidad, eficiencia, economía, eficacia, equidad, imparcialidad,
moralidad, transparencia, publicidad y valoración de los costos ambientales”.
En virtud de lo anterior, el daño debe ser generado por el ejercicio de una Gestión Fiscal
antieconómica, deficiente, ineficaz e inequitativa, de quien administre, maneje o recaudo
fondos o dineros públicos, respecto de cuyos verbos rectores debe centrarse el título y
grado de Responsabilidad Fiscal.

Nexo causal
Trae el artículo 5° de la Ley 610 de 2000, como uno de los elementos integrantes de la
responsabilidad fiscal, “Un nexo causal entre los dos elementos anteriores”, esto es, entre
el daño patrimonial al Estado y la conducta dolosa o culposa, activa u omisiva, atribuible a
una persona que realiza gestión fiscal. El nexo causal entre el daño y la culpa, implica
que el daño o perjuicio, tiene que ser inequívocamente el resultado de la culpa del autor
de ese daño o perjuicio, o lo que es igual, entre ambos elementos debe existir una
relación determinante y condicionando de causa-efecto, de manera que el daño será el
resultado de una conducta activa u omisiva.
Responsabilidad Fiscal y Proceso 200 de 2010
Como ya se ha expuesto, el proceso de responsabilidad fiscal 200 de 2010 tiene
como hecho originario del presunto detrimento patrimonial al Estado por el pago
de intereses moratorios por valor de $12.146.780.93, tomados entre los años 2005
y 2008, dentro de la liquidación realizada por CAPRECOM, como parte del
proceso de cobro coactivo que adelanto en contra del Municipio de Abejorral,
debido al no pago de las cuotas partes pensiónales por parte del municipio,
correspondientes a los pensionados Luis Javier Ospina desde el año 1994 al 2008
y Antonio José Echavarría Correa desde el año 1976 al 2008.

Cobro coactivo de CAPRECOM al Municipio de Abejorral
CAPRECOM Pensiones, a través de la Resolución 1956 del 18 de septiembre de
2007, a folios 162 y 163, “Por medio de la cual se liquidan oficialmente
obligaciones correspondientes a cuotas partes pensionales de la CAJA DE
PREVISIÓN SOCIAL DE COMUNICACIONES – CAPRECOM”, después de hacer
un recuento sobre el reconocimiento de las pensiones a los señores Luis Javier
Ospina, desde el año 1992, y a Antonio José Echavarría Correa, desde el año
1976, y anotar que CAPRECOM ha venido cancelando las mesadas pensionales
con fecha de corte a 31 de diciembre de 2006, resuelve:
“ARTÍCULO PRIMERO: Liquidar oficialmente los porcentajes de las cuotas partes y/o
bonos pensionales adeudados por el MUNICIPIO DE ABEJORRAL identificado con NIT
890.981.195-5 a la Caja de Previsión Social de Comunicaciones CAPRECOM con NIT
899.999.026-0, en la suma de Cincuenta y tres millones cincuenta y tres mil
quinientos cuarenta y ocho pesos ($53.053.548), cuantía que corresponde al valor de
las mesadas adeudadas, con los correspondientes incrementos legales”.
“PARAGRAFO PRIMERO: A esta suma deberá liquidársele intereses de mora a la tasa de
DTF, para cada mes de mora, entre la fecha de pago de la mesada pensional y la fecha
de reembolso por parte de la entidad concurrente, conforme lo dispone el artículo 4° de la
Ley 1066 de 2006”
El 31 de marzo de 2008, CAPRECOM Pensiones libra Mandamiento de Pago
dentro del Proceso Ejecutivo por Jurisdicción Coactiva CCPP-0017-2008, a folios
12 a 14, por la suma de Cincuenta y tres millones cincuenta y tres mil quinientos
cuarenta y ocho pesos (53.053.548), acorde con la Resolución 1956 del 18 de
septiembre de 2007.
Por medio de Sentencia del 28 de agosto de 2008, en el Proceso Ejecutivo por
Jurisdicción Coactiva CCPP-0017-2008, a folios 15 a 18, CAPRECOM Pensiones
ordena seguir adelante con la ejecución en los términos del mandamiento de pago
antes referido y liquidar el crédito.
A folios 169 a 171 encontramos Auto de liquidación de crédito, expedido por
CAPRECOM el 14 de octubre de 2008, con corte a 30 de septiembre de 2008,
incluyendo cuotas partes jubilatorias e intereses y a folio 168 reposa Auto que
aprueba la liquidación del crédito. Copia de la liquidación del crédito obra a folios
97 y 98.
El 26 de diciembre de 2008 CAPRECOM dirige oficio al Banco Agrario de
Colombia, con fecha de recibido del 14 de enero de 2009, a folio 72,
comunicándole que dentro del Proceso Ejecutivo por Jurisdicción Coactiva CCPP0017-2008, se decreto embargo y posterior secuestro de las sumas de dinero
depositadas por el Municipio de Abejorral en cuentas corrientes, de ahorro, CDTS
o cualquier otro título bancario o financiero, por valor de $122.292.267,17; la
cuenta embargada el 21 de enero de 2009, fue la de ahorros N° 0-1302-7-001933, denominada Participación Salud Régimen Subsidiado del Banco Agrario.
Por medio de oficio fechado el 16 de junio de 2009, a folios 78 y 79, el alcalde del
Municipio de Abejorral solicita al Banco Agrario de Colombia, la devolución de la
suma de dinero embargada y el reconocimiento de rendimientos financieros,
teniendo en cuenta la inembargabilidad de la cuenta por corresponder a
Participación Salud Régimen Subsidiado, lo que llevo al acta de entrega de título
de depósito judicial, a folio 82, incluyendo el valor embargado, $122.292.267, y
rendimientos financieros por $477.712.
El 14 de noviembre de 2009 el Municipio de Abejorral expide la Orden de Pago N°
0002610 a favor de CAPRECOM, por valor de $122.292.267, por concepto de
“Proceso Ejecutivo de Mayor Cuantía en contra del Municipio correspondiente a
las cuotas partes pensionales generadas con cargo a la pensión asumida por la
Caja de Previsión Social de Comunicaciones - CAPRECOM”, a folio 94.
Como ya se ha dicho, al proceso de responsabilidad fiscal 200 de 2010, se le dio
apertura estimando el posible detrimento patrimonial en la suma de doce millones
ciento cuarenta y seis mil setecientos ochenta pesos con noventa y tres centavos
($12.146.780.93), por intereses moratorios, correspondientes a los años 2005 a
2008, cancelados dentro del pago realizado por el Municipio de Abejorral a
CAPRECOM Pensiones, según Orden de Pago Nro. 0002610 del 14 de noviembre
de 2011, obrante a folio 94, pago que se corresponde con la liquidación por el no
pago de las cuotas partes pensiónales de los pensionados Luis Javier Ospina
desde el año 1994 al 2008 y de Antonio José Echavarría Correa desde el año
1976 al 2008, incluyendo intereses por cada uno de los años en mención, a folios
97 y 98.
Antes de tocar de manera particular los componentes de la responsabilidad fiscal
en el caso del pago de intereses, en cumplimiento de proceso de cobro coactivo
realizado por CAPRECOM en contra del Municipio de Abejorral, se hace necesario
ubicar una serie de situaciones que conforman el contexto en que se presenta el
hecho motivo del proceso de responsabilidad fiscal 200 de 2010.

Pasivo Pensional
De la página web de COLFONDOS, retomamos las siguientes notas:
“El pasivo pensional es el conjunto de obligaciones o deudas correspondientes a las
reservas de pensiones. Dichas deudas pensionales están representadas por las
pensiones de jubilación a favor de personas pensionadas o que estén próximas a serlo,
de acuerdo con el artículo 77 del Decreto Reglamentario 2649 de 1993.
“En el sector púbico, las entidades territoriales por ejemplo, los municipios y
departamentos se encargan de administrar los pasivos pensionales, ya que éstas
contemplan los recursos estimados que deben tener para pagar a las personas que ya
están pensionadas y las que están por adquirir ese derecho en los próximos 20 años.
“Con La Ley 549 de 1999 se creó el Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades
Territoriales (FONPET), con el objetivo de suministrar los recursos necesarios para
atender el pasivo pensional a cargo de las entidades territoriales. “Los recursos que
aprovisionan al FONPET vienen tanto de las entidades territoriales como de la Nación,
bajo la supervisión del Ministerio de Hacienda y Crédito Público por medio de patrimonios
autónomos manejados por fiduciarias, aseguradoras y fondos de pensiones constituidos
en los siguientes consorcios (…)”

Situación pensional en el sector público colombiano – Pasivo
Pensional
Es un hecho de público conocimiento, la difícil situación que desde tiempo atrás,
desde hace varias décadas, se vive en torno a las pensiones en el sector público
colombiano, se ha vivido y se sigue viviendo, un problema con serias
consecuencias en materia financiera y social en mucha parte del territorio
nacional, afectando financieramente a gran cantidades de entes territoriales y
entidades públicas. Sobre el tema se han retomado apartes de documentos que
analizan la problemática descrita.
De la cartilla denominada “FONDO NACIONAL DE PENSIONES DE LAS
ENTIDADES TERRITORIALES – FONPET – LEY 549 DE 1999” del Ministerio de
Hacienda y Crédito Público, retomamos los siguientes apartes, con subrayados
fuera del texto original:
“LA CARGA PENSIONAL Y LA CRISIS DE LAS ENTIDADES TERRITORIALES
“Entre las causas que explican la crisis financiera de la mayoría de los departamentos,
distritos y municipios pueden señalarse fenómenos como el decrecimiento de los ingresos
tributarios relacionado con la difícil situación económica del país y, también, con el menor
esfuerzo fiscal territorial; el incremento de los gastos de funcionamiento sin relación con el
comportamiento de los ingresos; la espiral del endeudamiento y los efectos de la
corrupción.
“Uno de los aspectos que mejor refleja esa problemática en las entidades territoriales es
el pasivo pensional, entendido como las obligaciones compuestas por las carencias en
el aprovisionamiento de reservas los bonos pensionales, el valor correspondiente a las
reservas matemáticas de pensiones y las cuotas partes de bonos y de pensiones. En
estos casos, la absoluta mayoría de los departamentos, distritos y municipios carecen de
reservas destinadas a cubrir tales obligaciones, y en muchos de ellos existe atraso en el
pago de mesadas, cuotas partes y bonos pensionales que ya han debido ser cancelados.
“LA SITUACIÓN ANTES DE LA LEY 100 DE 1993
“Antes de la puesta en marcha de la Ley 100 de 1993, el sistema territorial de
pensiones estaba sumido en un caos caracterizado por la proliferación de fondos,
cajas y entidades de previsión social insolventes que, por disposición de la Ley,
tuvieron que ser liquidadas y sustituidas por los Fondos Territoriales de Pensiones.
“De esta forma, la inexistencia de reservas para atender el pasivo pensional es
consecuencia directa del inadecuado manejo administrativo del pasado, cuando se
omitían los aportes patronales a las entidades de previsión territoriales; se usaban los
descuentos efectuados a los servidores públicos para sufragar la totalidad de los gastos
de la nómina de pensionados, incluidos los servicios de salud; se acudía a los superávits
de la previsión social con fines distintos a los previstos en la legislación correspondiente;
se hacían reconocimientos de jubilaciones sin el lleno de los requisitos de ley o aplicando
normatividad ya derogada; se modificaron los regímenes pensionales en los órganos
legislativos territoriales; se pactaron beneficios convencionales sin proveer los recursos
pertinentes. Como resultado de todo ello, las cajas de previsión quedaron en situación de
insolvencia. (…)
“EL FONPET Y LA CRISIS PENSIONAL TERRITORIAL
“Cuando la Ley 100 de 1993 entró a regir en las Entidades Territoriales, aparecieron
nuevos problemas. Algunos departamentos y municipios mantuvieron sus entidades de
previsión debidamente transformadas, pero sin una gestión que les permitiera asegurar su
viabilidad; otras no crearon Fondos de Pensiones aunque fuera necesario; o cuando lo
hicieron, no les entregaron los recursos y provisiones suficientes para atender la carga
que les delegaron; o no constituyeron los patrimonios autónomos que han debido
conformar; o no revisaron y depuraron el inventario de derechos pensionales que fue
entregado a los Fondos; o no cumplieron con la norma que obligaba a la afiliación de los
servidores públicos al sistema de pensiones y por lo tanto, continuaron reconociendo
derechos que han debido ser atendidos por el régimen de prima media o de ahorro
individual; otras continuaron con prácticas como la celebración de convenciones sin
reservas de respaldo, o efectuaron reconocimientos sin el cumplimiento de los requisitos
exigidos en la ley.
“Adicionalmente, las entidades territoriales se vieron obligadas a dejar de aplicar como
ingresos los aportes que los servidores públicos, y ellas mismas como patronos, debían
efectuar para financiar los servicios de salud y constituir las respectivas reservas
pensionales. Sin embargo, las obligaciones a su cargo no cesaron, particularmente el
pago de mesadas a los pensionados, el pago de cuotas partes y el respaldo de los bonos
pensionales de los empleados activos que se trasladaron al ISS o a las AFP privadas y de
los ex servidores que en cualquier época laboraron en la entidad territorial.
“Por otra parte, cuando se constituyeron los Fondos Territoriales de Pensiones, fueron
varias las Entidades que consideraron necesaria la formación de dependencias con
complejas estructuras y numerosos funcionarios. No obstante, su funcionamiento no fue
eficaz. Por ejemplo, existe una enorme carencia de información sobre la historia laboral
de los funcionarios del nivel territorial, que hace imposible efectuar el respectivo cálculo
actuarial y determinar la magnitud real del pasivo pensional. Por esta razón, tampoco se
realizan adecuadamente las provisiones o las reservas de ley para responder por
las obligaciones futuras.
“Todo ello ha conducido a situaciones inmanejables en algunas entidades
territoriales. En la actualidad son muchos los departamentos, distritos y municipios que
dedican la mayor parte de sus ingresos corrientes al pago de las mesadas pensionales, y
algunos de ellos se enfrentan todos los meses al dilema de pagar los salarios a sus
funcionarios activos o cancelar las mesadas a los pensionados, porque sus
recursos son insuficientes. La dificultad es más grave teniendo en cuenta la necesidad
de aprovisionar estas obligaciones de modo que puedan ser atendidas en el futuro.
“Así las cosas, las entidades territoriales no previeron o carecieron de recursos para
aprovisionar las reservas suficientes para cubrir su pasivo pensional a través de los
mecanismos de Ley 100 de 1993, en sus Fondos Territoriales de Pensiones.
“Consciente de este problema, el gobierno nacional tramitó ante el Congreso de la
República un esquema complementario para apoyar a los departamentos, distritos y
municipios en el financiamiento de su pasivo pensional. Este esquema se tradujo en la
Ley 549 de 1999 que crea el Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales
el cual está siendo alimentado con recursos de la Nación, los departamentos, los distritos,
y los municipios, de tal manera que los gobiernos territoriales y locales puedan cubrir
dichos pasivos en el futuro, sin acudir directamente a sus ingresos corrientes
“La actividad del Gobierno Nacional y de las Entidades Territoriales, dedicada a nutrir el
FONPET, complementa otras medidas para hacer frente a la crisis fiscal de los
departamentos, distritos y municipios. Por ejemplo, las medidas previstas en las Leyes
550 de 1999 y 617 de 2000 no sólo apuntan al saneamiento fiscal; también
benefician a los pensionados: es el caso de las normas relacionadas con la prelación
de pagos contenida en la primera, que da prioridad a la cancelación de mesadas
adeudadas y garantiza la provisión de reservas; igual ocurre la racionalización de gastos
de funcionamiento, o la redención de bonos pensionales previstas en la segunda de las
leyes citadas”.
El 24 de mayo de 2010, en el periódico “El Espectador”, fue publicado el siguiente
artículo, el cual se cita por lo ilustrativo en la temática que se viene analizando:
“Alerta por 'bomba' pensional
“El contralor de la República, Julio César Turbay Quintero, alertó al Gobierno sobre la
agudización del problema pensional en algunos municipios y departamentos del país.
“El funcionario explicó que de no desactivarse la ‘bomba’ pensional en el corto plazo, los
entes territoriales no tendrán cómo pagar los $76,8 billones en pensiones a los ex
trabajadores, y será el Estado el que tenga que acudir a los recursos del Presupuesto
General de la Nación para cumplir la obligación.
“La situación es tan crítica que muchos municipios y departamentos estarían
imposibilitados para cumplir con los aportes al Fondo Nacional de Pensiones de las
Entidades Territoriales (Fonpet), advirtió Turbay.
“Hoy el Fondo tiene aportes por $21,7 billones, de los cuales $6,4 billones corresponden a
los municipios, $1,4 billones a los distritos especiales y $1,8 billones a los departamentos.
Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Bucaramanga tienen coberturas para el pago de
pensiones inferiores al 10%.
“El Contralor manifestó que existe gran preocupación con el Valle y Cali, donde los
pasivos superan los $8.4 billones y $3.3 billones.
'Ranking'
“En los primeros puestos del escalafón de los mayores pasivos pensionales están los tres
departamentos y tres ciudades más grandes de Colombia, que albergan casi la mitad de
la población del país: Bogotá presenta el pasivo más alto ($11,5 billones) y le siguen Valle
del Cauca ($8,4 billones), Antioquia ($3,7 billones), Cali ($3,3 billones), Cundinamarca
($3,2 billones) y Medellín ($2,6 billones). Por montos, Bogotá y Valle del Cauca son
responsables de más de $20 billones del pasivo pensional del país”.
De la Agencia de noticias de la Universidad Nacional del 13 de noviembre de
2013, citamos los siguientes apartes del artículo, escrito por la Ministra de
Educación, Cecilia María Vélez, con resaltados fuera del texto original:
“En las últimas semanas, la comunidad universitaria ha asistido a un intenso debate sobre
el problema pensional que ronda las universidades públicas y la responsabilidad de éstas
y el Gobierno Nacional en su financiamiento. Es claro que el problema se ha vuelto
insostenible, producto de la acumulación de obligaciones pensionales y la demora de las
administraciones en la adopción de medidas requeridas para el saneamiento de sus
finanzas y dar solución definitiva de esta problemática. (…) (…)
“Con la entrada en vigencia del Sistema General de Seguridad Social, derivado de la Ley
100 del 93, las universidades públicas debieron tomar medidas para incorporar sus
sistemas a este nuevo marco normativo. No obstante, en la mayoría de las universidades
estas medidas no fueron implementadas, continuando así con normas anteriores y, en
algunos casos, aplicaron medidas contrarias a las establecidas en dicho marco.
“Para abordar la problemática generada por la acumulación de pasivos pensionales en las
universidades públicas del orden territorial (sin incluir las nacionales), a través del artículo
131 de la Ley 100, se abrió la posibilidad para que la Nación concurriera al pago del
pasivo pensional de estas universidades, constituido a la entrada en vigencia de la Ley.
Dicho artículo estableció la creación de un fondo manejado como una subcuenta en el
presupuesto de cada institución y financiado por la Nación, los departamentos, distritos,
municipios y la universidad, en la misma proporción en que hubieren contribuido al
presupuesto de la institución, teniendo en cuenta el promedio de los cinco últimos
presupuestos anuales, anteriores al año de iniciación de la vigencia de la Ley 100. Es
decir, de 1988 a 1992. (…)
“Respecto a las universidades nacionales, éstas han venido financiando su pasivo
pensional con cargo a los recursos destinados a su funcionamiento, entre los que se
incluye los que transfiere el Gobierno por la Ley 30 del 92. Aportes que han sido
adicionados con recursos que la Nación les ha transferido específicamente para el pago
de pensiones. No obstante, en algunos casos, estos recursos han resultado insuficientes,
lo cual ha generado un déficit en las finanzas de las universidades, que ha sido cubierto
con recursos propios.
“Ante este escenario de déficit recurrente, el Gobierno tomó la iniciativa de incluir el
artículo 38 en el Plan Nacional de Desarrollo, a partir del cual se abre la posibilidad a la
Nación para concurrir de manera clara al pago del pasivo pensional contraído a la fecha
de entrada en vigencia de la Ley 100, de las universidades del Cauca, Córdoba, Chocó,
Caldas y Nacional, bajo un procedimiento similar al aplicado a las universidades públicas
del orden territorial. En este caso, el aporte del departamento es asumido también por la
Nación, teniendo en cuenta la condición de entidades del orden nacional”.
Para enfrentar la crisis fiscal, que engloba el problema pensional, se han tomado
diversas medidas tales como la expedición de Leyes y múltiples Decretos, de las
cuales se hace necesario resaltar la Ley 617 de 2000, en la cual se tomaron
medidas para racionalizar el gasto público, a la que, solo a manera de ejemplo,
sumamos la Ley 549 de 1999, “por la cual se dictan normas tendientes a financiar
el pasivo pensional de las entidades territoriales, se crea el Fondo Nacional de
Pensiones de las entidades territoriales y se dictan otras disposiciones en materia
prestacional” y la Ley 1066 de 2006, “por la cual se dictan normas para la
normalización de la cartera pública y se dictan otras disposiciones”.
Sin embargo, como lo demuestran las citas antes realizadas, tomadas de
documentos del gobierno nacional y de entes de control, la realidad es que el
problema pensional es de tal magnitud, viene de tantos años atrás, que a pesar de
los esfuerzos normativos y financieros realizadas, no se ha podido superar y sigue
acarreando serios riesgos tanto para la viabilidad financiera de muchos
municipios, como para la situación social y económica de la población.

Pasivo Pensional y situación financiera del Municipio de Abejorral
El Municipio de Abejorral no escapa a la situación general de los entes territoriales
en lo que tiene que ver con el pasivo pensional, según datos de la Gobernación de
Antioquia, presentados en los informes de viabilidad fiscal de los Municipios de
Antioquia, con corte a 31 de mayo de 2013, su pasivo pensional ascendía a la
suma de 14.208.359 millones de pesos, con una provisión en el FONPET de
8.881.750, lo que corresponde a una provisión del 62,5%, lo que todavía no le
permite acceder a éstos recursos para pagar sus gastos pensionales corrientes.
Teniendo en cuenta situaciones encontradas en las Auditorías realizadas por la
Contraloría General de Antioquia a la administración municipal de Abejorral,
vigencias 2006 y 2007, se elabora un Plan de Mejoramiento; de este material
retomamos los siguientes apartes, ilustrativos de la situación financiera del
municipio, particularmente del pasivo pensional:
“Según datos suministrados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el
pasivo pensional del municipio de Abejorral a diciembre 31 de 2007, asciende a $
17.993.623.908”.
“Según información suministrada por el Instituto de Seguros Sociales, el Municipio
de Abejorral presenta una deuda por valor de $93.201.110, correspondiente a las
vigencias 1995 a 2007, por omisión en pago de aportes y por extemporaneidad en
algunos pagos realizados”.
“El Municipio de Abejorral presenta a diciembre de 2007, 53 demandas en contra,
las cuales referenciadas y descritas en el marco fiscal de mediano plazo registran
unas pretensiones estimadas en $2.536.433.295, de las cuáles según análisis
realizado por el asesor jurídico el 24.5% tienen una alta probabilidad de ser
falladas en contra y cuyo monto podría ascenderá $748.083,19.2. Los recursos
propios y los dineros de libre destinación que se reciben de la nación son
limitados; en consecuencia, en el evento de ocurrir efectivamente estos hechos, el
municipio incurrirá en una crisis financiera por cuanto no dispone de recursos para
atender estas reclamaciones”.
Según certificaciones de la Contraloría General de la República, se puede
observar que a partir del año 2004 se ha logrado dar cumplimiento a la Ley 617 de
2000 en lo que tiene que ver con la relación porcentual entre los ingresos
corrientes de libre destinación y los gastos de funcionamiento, situación que no
ocurrió en el año 2003, presentando los siguientes indicadores por año: 2003,
90,9%; 2004, 63,0% 2005, 78,9%; 2006, 59,0% y 2007, 63,42%, a folios 107 a
155; lo antes indicado es muestra de los esfuerzos de las últimas administraciones
municipales por avanzar por el camino que lleve a mejorar la situación financiera y
fiscal del municipio.
Sin embargo los logros alcanzados, son opacados por las dificultades presentes,
caso del pasivo pensional, el cual continúa siendo sumamente delicado, lo que
hace impensable o más bien irreal, la idea de su superación en una o dos
administraciones, cuando viene de muchos años atrás, en los cuales han pasado
múltiples administraciones municipales, para el caso concreto estamos hablando
del no pago de cuotas partes pensionales desde 1994 en un caso y desde 1976
en el otro.
Como lo señalaron los presuntos responsables y se prueba con los documentos
obrantes en el proceso de responsabilidad fiscal 200 de 2010, el presupuesto
destinado al pago de cuotas partes jubilatorias en el Municipio de Abejorral, ha
sido extremadamente limitado si lo comparamos con las necesidades en materia
de cuotas partes jubilatorias: en el año 2004, $0, a folio 143; en el año 2008,
$42.479.455 y en el año 2009 $24.000.000; comparando dichas partidas sólo con
la liquidación realizada por CAPRECOM y que se refiere a dos (2) personas,
a folios 97 y 98, origen del proceso, se constata que ni siquiera para cubrir esta
situación alcanzaba el presupuesto destinado para todo una año, pues las deudas
ascendían a $70.145.102,66 en el 2003 y $112.194.740,53 a 30 de septiembre de
2008, es de anotar que el pago a CAPRECOM se realizó por el rubro de
Sentencias, Conciliación y laudos arbitrales, a folio 94.
Por lo tanto, es en un marco global de una problemática de orden local y nacional
como debe analizarse cada situación, cada hecho, pues sí se hace de una manera
descontextualizada y aislada, se corre el riesgo de aplicar la norma de manera
rígida, sin tener en cuenta los principios constitucionales propios del servicio
público, se estaría entrando, tal vez sin quererlo, en los terrenos de la
responsabilidad objetiva, proscrita en el proceso de responsabilidad fiscal, al no
tener en cuenta las motivaciones o razones que llevaron a tomar determinaciones
y realizar acciones.

Elementos de Responsabilidad Fiscal en el Proceso 200 de 2010

Daño patrimonial
Después de todo lo que se ha planteado a lo largo de este escrito, es una verdad
de Perogrullo que las finanzas estatales han sufrido afectación, detrimento en sus
finanzas producto del manejo pensional, situación que ha afectada de manera
generalizada entes territoriales y entidades públicas, y que por los estudios, por
las investigaciones realizadas, tiene un origen estructural en el sistema mismo
como tal; las medidas tomadas, los esfuerzos realizados, todavía no permiten salir
del atolladero en que se ha convertido el asunto, con graves consecuencias
económicas y sociales.
Como ya se decía, el Municipio de Abejorral no ha escapado a la crisis del sistema
pensional en el sector público colombiano, ésta entidad territorial también ha
puesto su “grano de arena” para aumentar la problemática presentada, y el hecho
motivo del proceso de responsabilidad fiscal 200 de 2010 es simplemente una
“aguja en el pajar” frente a lo que representa la “bomba pensional” tal y como la
denomino el ex Contralor General de la República, en el texto antes citado.
Aplicando una lógica elemental, partiendo de una norma general y comparándola
con un hecho particular, como es el que representa el pago de intereses de los
años 2005 a 2008 en la liquidación por la deuda acumulada al no pagar cuotas
partes pensiónales de dos personas a CAPRECOM Pensiones, deuda aumentada
año tras año por los intereses generados, debemos decir, sí efectivamente se
presento una afectación, un detrimento patrimonial al Municipio de Abejorral al
deber pagar intereses originados en no pagar a tiempo las cuotas partes
pensiónales de Luis Javier Ospina desde el año 1994 al 2008 y de Antonio José
Echavarría Correa desde el año 1976 al 2008, generando unos intereses por valor
de doce millones ciento cuarenta y seis mil setecientos ochenta pesos con
noventa y tres centavos ($12.146.780.93), tomados a partir del año 2005 y hasta
el año 2008, valor que cuantifica el detrimento patrimonial en éste caso.
No puede pasarse por alto que el pago realizado por el Municipio de Abejorral a
CAPRECOM Pensiones, se dio en cumplimiento de lo determinado en un proceso
de Jurisdicción Coactiva, llevado a cabo de acuerdo a lo establecido en la Ley
1066 de 2002, ley por medio de la cual se creó el cobro coactivo en las entidades
estatales y se unificó éste procedimiento, con el propósito de sanear la situación
fiscal de las entidades públicas, posibilitando contar con mecanismos expeditos y
eficaces para la recuperación de cartera.

Responsabilidad Fiscal de los Implicados
Ya se dijo que el artículo 5° de la Ley 610 de 2000, determina que uno de los
elementos que integran la responsabilidad fiscal es “Una conducta dolosa o
culposa atribuible a una persona que realiza gestión fiscal”, igualmente, debemos
tener en cuenta, que según decisión de la Corte Constitucional, la culpa tener la
característica de grave, con estos preceptos como guía, debe analizarse la
conducta de los implicados en el proceso de responsabilidad fiscal 200 de 2010.
Por sentencia 619 de 2002 de la Corte Constitucional, declarando inexequible el
parágrafo 2° del artículo 4° de la Ley 610 de 2000, se determinó que el grado de
culpa en responsabilidad fiscal debe ser equiparable al grado de culpa en
responsabilidad civil de funcionarios, esto es culpa a título de culpa grave.
El soporte o fundamento constitucional de la responsabilidad de los particulares y
de los funcionarios públicos, está contenido en el artículo 6 y 122 de la Carta
Política de Colombia, el cual establece: “Los particulares sólo son responsables ante
las autoridades por infringir la Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por
las misma causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones”.
Considera la ley que para poder indilgar responsabilidad fiscal, debe darse una
conducta dolosa o culposa, activa u omisiva, atribuible a una persona que realiza
gestión fiscal y para determinar el nivel de responsabilidad, debe tenerse en
cuenta que el hecho debe ser generado por el ejercicio de una gestión fiscal
antieconómica, ineficiente, ineficaz e inequitativa, de quien administre, maneje o
recaude fondos o dineros públicos, y es en estos verbos rectores que debe
centrarse el título y grado de responsabilidad fiscal.
En cuanto a la responsabilidad por omisiones en las funciones asignadas, la sala
de lo contencioso administrativo sección tercera, del Consejo de Estado, señalo el
26 de marzo de 2008:
“Son dos los elementos cuya concurrencia se precisa para que proceda la declaratoria de
responsabilidad administrativa por omisión, como en el presente caso: en primer término,
la existencia de una obligación normativamente atribuida a una entidad pública o que
ejerza función administrativa y a la cual ésta no haya atendido o no haya cumplido
oportuna o satisfactoriamente; y, en segundo lugar, la virtualidad jurídica que habría
tenido el cumplimiento de dicha obligación, de haber interrumpido el proceso causal de
producción del daño, daño que, no obstante no derivarse —temporalmente hablando- de
manera inmediata de la omisión administrativa, regularmente no habría tenido lugar de no
haberse evidenciado ésta”.
El hecho concreto se presento, dentro de una liquidación por valor de
$122.292.267, por deudas desde 1994 y 1976, estaban incluidos $12.146.780.93
como parte de los intereses, o sea los generados entre los años 2005 y 2008;
tampoco cabe duda que los presuntos responsables, en su calidad de Alcaldes al
momento de ocurrencia de los hechos, como representantes legales del ente
territorial y ordenadores del gasto, ostentaban la calidad de gestores fiscales; el no
pago en su momento, omisión, y el pago posterior, acción, determinan una
conducta de los funcionarios públicos; entre esa conducta y el daño determinado
en éste caso, existe un claro nexo de causalidad; por lo tanto lo que sigue es
determinar sí la conducta de los presuntos responsables puede calificarse como
dolosa o gravemente culposa.
En éste punto del análisis, es de relevancia para el proceso, tener en cuenta los
argumentos presentados por los presuntos responsables en sus exposiciones
libres y espontáneas.
Rubén Darío Marín Zuluaga, Ex Alcalde Municipal periodo 2004 - 2007, expreso,
entre otras cosas: “(…) durante me mandato realice una optima gestión fiscal para
sanear las finanzas del municipio; como es obvio no pude sanearlas todas, lo que
quiere decir que no actué con culpa grave en la no cancelación de esta deuda en
lo que a mi corresponde, sino que financieramente el municipio no tuvo la
capacidad de pagarla, pese a los grandes esfuerzos realizados en materia fiscal,
en la recuperación de la cartera municipal como es el impuesto predial, industria y
comercio que fueron destinados al pago de acreencias más apremiantes y
preferentes como son salarios, condenas de pensionados, prestaciones,
proveedores, liquidaciones, servicio a demandas comunes, demandas
ejecutoriadas ya que puedo demostrar como fue el desempeño fiscal cuando entre
a ejercer como alcalde del municipio de Abejorral con situaciones difíciles
financiera y de toda índole cuando se le debían 7 meses de salarios a los
empleados, primas de mucho tiempo, de igual manera a los pensionados,
servicios públicos cortados, cuentas de salud y educación embargadas por
demandas, 110 demandas del municipio, subsidio familiar sin cancelar de más de
tres años, tazas retributivas sin cancelar y así sucesivamente de situaciones que
me tocó enfrentar y sacarlo adelante. Lo demuestra como quedo el municipio en el
2003, sin cumplir la Ley 617, entrego certificado de este año y los de mi período.
Como el presupuesto del año 2003, termina el 31 de diciembre de 2003 y como el
presupuesto de 2007 como termina, me toco hacer la actualización catastral,
control interno, sisben, actualizar todo el municipio que estaba al borde del
abismo, que se encontraba en la página negra de la contraloría”.
Por su parte, Iván de Jesús García Rincón, se expresó en los siguientes términos:
“Lo primero es que no existía disponibilidad presupuestal para el pago de cuotas partes
de bonos pensiónales, por ley usted no puede pagar mucho menos conciliar lo que no
tiene como soportar presupuestalmente. El Municipio de Abejorral a la fecha adeuda
cuotas partes de bonos pensiónales y por bonos pensiónales un poco más de
$17.000.000.000 cifra que puede ser corroborada en el Ministerio de Hacienda y Crédito
Público. Para la época de los hechos, existe el fondo de pensiones de las entidades
territoriales en donde el municipio tienen unos ahorros de un poco más de
$2.700.000.000, al cual no se accede para el pago de cuotas para la época de los hechos.
La deuda causada se origino por el pago de las cuotas pagadas que ninguna
administración anterior pudo pagar por la inexistencia de recursos financieros, amplio que
este problema es de todos los municipios de Colombia. El 18 de septiembre de 2007, fui
notificado de la resolución 1956 por medio de la cual se liquidan oficialmente las
obligaciones correspondientes a cuotas partes pensiónales de la caja de previsión social
de comunicaciones CAPRECOM, anexo la resolución, igualmente anexo la liquidación
aprobada por CAPRECOM, en noviembre de 2008, se aprueba la liquidación de costas y
agencias de derecho y posteriormente se realiza embargo por cuotas pensiónales
notificado el 14 de enero de 2009. Insisto en que el municipio no tenía disponibilidad
presupuestal en los años 2008 y 2009, porque estábamos pagando una sentencia emitida
por el tribunal contencioso administrativo de Antioquia, a favor de GLADYS
SALDARRIAGA CORREA, una cifra mayor a los $254.260.641, los cuales fueron
cancelados en diciembre de 2008 y primer trimestre de 2009. Anexo el soporte de pagos
de la sentencia 2008, acta de acuerdo del pago de la sentencia, copia del embargo y el
pago de este.”
En el escrito recibido el 20 de junio de 2011 con radicado 2011-421-006066-2, el
señor Iván de Jesús García Rincón señala:
“Anexo le estoy enviando ejecuciones presupuestales de gastos, correspondiente a los
años 2008 y 2009, donde se encuentra la partida presupuestal de las cuotas partes
jubilatorias, sentencias y conciliaciones.
“El municipio de Abejorral, no es ajeno a la situación que viven la mayoría de municipios
colombianos, en cuanto al no cubrimiento del pasivo pensional ni a la disponibilidad de
recursos inmediatos para el pago de las cuotas partes jubilatorias a cargo de la entidad,
es por esto que se han celebrado varios acuerdos de pago con diferentes Entidades como
son el Instituto de Seguros sociales, Fonprecom y Departamento de Antioquia, de los
cuales se han cancelado sumas muy significativas y mensualmente se está cumpliendo
con la cancelación de dichos acuerdos. (…)
“De otra parte y como lo es la expectativa de la mayoría de los Municipios que se
encuentran en la misma o similares situaciones, desde vigencias anteriores se han
depositado las esperanzas para la cancelación de estos pasivos con cargo a los recursos
que se tienen ahorrados en el FONPET, fondo creado por la ley 549 de 1999 y que en
parágrafo 1° del artículo 1° señalo que el pasivo pensional incluye las obligaciones
compuestas por los bonos pensiónales, el valor correspondiente a las reservas
matemáticas de pensiones y las cuotas partes de bonos y pensiones.
“Por lo anteriormente expuesto y considerando la imposibilidad de cancelar la totalidad de
los pasivos pensiónales con recursos propios, es que se han incrementado los esfuerzos
para tratar de cumplir con las obligaciones exigidas para acceder a los recursos que se
encuentran depositados en el Fondo de Pensiones de las Entidades Territoriales.”
Dentro del escrito del señor García Roncón, se incluye un cuadro con las
asignaciones presupuestales para cuotas partes jubilatorias entre los años 1999 y
2007.
Considera el Despacho, en primer lugar, que debe descartarse la calificación de
conducta dolosa, pues por todo lo expuesto y por todos los documentos obrantes
en el proceso, no puede hablarse de que el comportamiento de los presuntos
responsables se diera de manera voluntaria y consciente con el fin de producir un
daño antijurídico al Municipio de Abejorral, dado que sus decisiones de no pagar
en un caso y de pagar en el otro, obedecen a razones sustentadas en la situación
financiera del Municipio, por lo que la valoración de sus conductas debe centrarse
en sí se dio a título de culpa grave.
Partiendo de la definición que trae el Código Civil Colombiano, en el artículo 63,
“Culpa grave, negligencia grave, culpa lata, es la que consiste en no manejar los negocios
ajenos con aquel cuidado que aún las personas negligentes o de poca prudencia suelen
emplear en sus negocios propios. Esta culpa en materias civiles equivale al dolo”, se
debe responder a los siguientes interrogantes:
 ¿Actuaron los presuntos responsables de manera negligente, dejando de
realizar una conducta a la cual estaban obligados, no empleando la
diligencia necesaria para evitar el resultado dañoso?
 ¿No prestaron la atención debida, no fue diligente su accionar, actuaron de
manera descuidada en el caso de las deudas por cuotas partes jubilatorias?
La conducta de los ex Alcaldes, en el caso analizado, como se ha sido reiterativo
en esta providencia, no estuvo aislada del contexto de la problemática pensional
en el sector público colombiano y mucho menos de la situación financiera y fiscal
del Municipio de Abejorral, municipio que al finalizar el año 2003 empleaba el
90,9% de los ingresos corrientes de libre destinación en gastos de funcionamiento
incumpliendo la Ley 617 de 2000, municipio que a 31 de diciembre de 2007
arrastraba un pasivo pensional de diecisiete mil novecientos noventa y tres
millones seiscientos veintitrés mil novecientos ocho pesos ($17,993,623,908).
Como valorar la conducta de estos burgomaestres, reprochándoles fiscalmente
sus omisiones y acciones, que en el caso concreto tienen que ver con la
liquidación y pago de una deuda por cuotas partes jubilatorias a CAPRECOM, sin
tener en cuenta que dentro del presupuesto, citando solo algunas vigencias, de los
años 2004, 2008 y 2009 en el rubro de cuotas partes jubilatorias, se conto con
$3.800.000, $42.479.455 y $24.000.000 respectivamente, a folios 126, 176 y 185,
cifras irrisorias frente a la magnitud del problema en cuestión, que para él solo
caso del cobro de CAPRECOM por dos personas, ascendía al cifra de
$53.053.548, sin tener en cuenta intereses, según liquidación realizada por
CAPRECOM Pensiones, a través de la Resolución 1956 del 18 de septiembre de
2007, a folios 162 y 163.
Las argumentaciones presentadas por los presuntos responsables, apoyadas en
documentos de tanto peso, como los presupuestos anuales y las certificaciones de
la Contraloría General de la República sobre cumplimiento de la Ley 610 de 2000,
sumados a los documentos obrantes en el expediente, demuestran que no fue el
querer como acto de simple buena voluntad, sino la realidad fiscal y financiera del
Municipio las que los obligó a tomar las determinaciones que tomaron; las
actuaciones de estos funcionarios demostró importantes esfuerzos por ir sacando
paulatinamente al Municipio de la difícil situación fiscal y financiera por la que
atravesaba, avanzando como está demostrado en el cumplimiento de los
requerimientos de la Ley 617 de 2000, en el pago de demandas y aún en pago de
algunas de las deudas por cuotas partes jubilatorias, como fue el caso presentado
con CAPRECOM.
El problema que les toco enfrentar a los mencionados Alcaldes, era de tal
magnitud que cualquier acción que tomarán de pago, implicaba incumplimiento de
obligaciones financieras en otro sector, frente a las necesidades la situación era
deficitaria, pero legalmente no se podía plantear un presupuesto que reflejara ésta
situación, pues era impensable con ingresos corrientes de libre destinación que
entre el año 2003 y el 2007, tuvieron su punto más alto en $1.435.188.000 en el
año 2007, pudiera siquiera, cubrirse significativamente el pasivo pensional
existente, en momentos en que era y sigue siéndolo, imposible acceder a los
recursos del FONPET.
No fue la negligencia de los Alcaldes involucrados en este proceso, no fue el
actuar descuidado de los mismos el origen o causa de un problema de tales
proporciones, no estaba en sus manos salir de un dificultad acumulada en tantos
años y por valores tan enormes en comparación con su posibilidades
presupuestarias, como Alcaldes de este Municipio no estaban en condiciones de
cargar con una responsabilidad que trasciende los límites de este municipio y llega
a las altas esferas legislativas y ejecutivas, para tratar de una manera efectiva la
situación pensional del sector público deben concurrir los esfuerzos del nivel
nacional, departamental y municipal al lado del legislativo, con medidas de tipo
estructural, continuando con los esfuerzos y las medidas que se han venido
tomando, pero que después de dos décadas de expedición de la Ley 100 de 1993
no logran avances significativos.
Para el hecho analizado, originario del presunto detrimento patrimonial, cómo
pretender que los esfuerzos de pago realizados, cuando las condiciones
financieras lo permitieron no incluyera intereses y otros gastos asociados; sí nos
atenemos a que según el artículo 209 de la Constitución Política de Colombia, “La
función administrativa está al servicio de los intereses generales”, el pago
realizando, incluyendo los intereses cuestionados, se convirtió en una acción que
en algo alivio las deudas de tantos años en materia de cuotas partes jubilatorias,
de no haberlo hecho, cuando las condiciones lo permitieron, hoy deuda e intereses
serían de mucha mayor magnitud, se evitó por lo tanto que el daño fuera peor.
Reprochar el pago realizado, declarando responsable fiscal a quien pago deudas
originadas varios años atrás, llevaría al absurdo que sí no se hubiera dado el pago
no estaría inmerso en el proceso fiscal, pero la situación para el municipio frente
este caso sería peor, pues habrían aumentado la deuda y sus respectivos
intereses.
Sí el caso se analiza, como tantas veces se ha repetido, en el marco se la
situación pensional del sector público colombiano y de la situación fiscal y
financiera del Municipio de Abejorral entre los años 2004 y 2005, podemos decir
que debe reconocerse el esfuerzos de los Alcaldes de ese período por sacar su
municipio adelante, por cumplir con la Ley 617 de 2000, creando las condiciones
para ir tratando otros problemas como el del pasivo pensional, miradas así las
cosas no se puede tratar a la ligera, la gestión fiscal de estos Alcaldes como de
antieconómica, ineficiente, ineficaz e inequitativa o de omisiones manifiestamente
inexcusables.
No considera el Despacho que se pueda calificar el actuar de Rubén Darío Marín
Zuluaga e Iván de Jesús García Rincón, como de culpa grave, determinando que
sus omisiones y acciones puedan equipararse a “no manejar los negocios ajenos
con aquel cuidado que aún las personas negligentes o de poca prudencia suelen
emplear en sus negocios propios”, su actuar partió de una situación real y
concreta, la imposibilidad financiera del Municipio de Abejorral para ponerse al día
con unas deudas acumuladas de años atrás por el no pago de cuotas partes
jubilatorias a CAPRECOM, situación que representaba solo una mínima parte de
un grave problema de pasivo pensional, señalado para el año 2007 en diecisiete
mil novecientos noventa y tres millones seiscientos veintitrés mil novecientos ocho
pesos ($17,993,623,908).
Terminamos esta parte retomando las palabras de la Procuraduría, aplicables
también a la responsabilidad fiscal: “En este sentido ha señalado la Corte
Constitucional que: En el ámbito de la imputación penal y disciplinaria está proscrita la
responsabilidad objetiva; es decir, la responsabilidad por la sola causación del resultado entendido éste en su dimensión normativa- o por la sola infracción del deber funcional,
según el caso. Y ello tiene sentido pues con razón se ha dicho que el contenido subjetivo
de la imputación es una consecuencia necesaria de la dignidad del ser humano. Tan claro
es ello que en aquellos contextos en los que constitucionalmente no se consagra la
culpabilidad como elemento de la imputación, se entiende que ella está consagrada
implícitamente en los preceptos superiores que consagran la dignidad humana como
fundamento del sistema constituido. De acuerdo con esto, asumir al hombre como ser
dotado de dignidad, impide cosificarlo y como esto es lo que se haría si se le imputa
responsabilidad penal o disciplinaria sin consideración a su culpabilidad, es comprensible
que la responsabilidad objetiva esté proscrita”.1
Condiciones de Archivo
El daño al patrimonio estatal, condición determinante de los procesos de
responsabilidad fiscal, debe ser generado por el ejercicio de una gestión fiscal
antieconómica, inoportuna, deficiente e ineficaz, de quien administre, maneje o
recaudo fondos o dineros públicos, respecto de cuyos verbos rectores debe
centrarse el título y grado de responsabilidad fiscal.
1
Procuraduría Regional del Meta. Radicación N° IUC-096-002268-2008.
Por lo tanto si desparece la culpa grave como elemento estructural de la
responsabilidad fiscal, es obvio que el ente de control pierde el objeto de la
investigación misma por lo tanto no es necesario que la investigación prosiga.
La Ley 610 de 2000, en el artículo 47, señala. “AUTO DE ARCHIVO. Habrá lugar
a proferir auto de archivo cuando se pruebe que el hecho no existió, que no es
constitutivo de detrimento patrimonial o no comporta el ejercicio de gestión fiscal,
se acredite el resarcimiento pleno del perjuicio o la operancia de una causal
excluyente de responsabilidad o se demuestre que la acción no podía iniciarse
o proseguirse por haber operado la caducidad o la prescripción de la misma”.
(s.n.)
Vale la pena en este punto del análisis, insistiendo en lo ya señalado, traer a
colación el pronunciamiento de la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de
Estado: 2 “No sobra enfatizar en este punto, que la Constitución y el régimen de
control fiscal vigente no consagran la responsabilidad fiscal objetiva de los
servidores públicos, de manera que para que ella se pueda declarar, se requiere,
en todo caso, que en el proceso de responsabilidad fiscal que se adelante se
pruebe fehacientemente la existencia de los tres elementos que la integran, vale
decir, el daño patrimonial, (…), "la conducta dolosa o gravemente culposa" del
servidor y el nexo causal entre los dos anteriores (artículo 5º de la ley 610 de
2000)”.
Teniendo en cuenta todos los elementos planteados, con las pruebas legalmente
allegadas al proceso, sin que se requiera de otras pruebas adicionales, mediante
la presente providencia, la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal de la
Contraloría General de Antioquia procederá a archivar el Proceso de
Responsabilidad Fiscal 200 de 2010 en contra de los implicados, por el presunto
detrimento patrimonial, calculado inicialmente en doce millones ciento cuarenta y
seis mil setecientos ochenta pesos con noventa y tres centavos ($12.146.780.93),
sustentando la decisión en los documentos arrimados a la investigación, las
razones expuestas y la normatividad consagrada en la Ley 610 de 2001, artículos
5° y 47, teniendo en cuenta que se ha probado la operancia de una causal
excluyente de responsabilidad.
Por todo lo anteriormente expuesto y de conformidad con el material probatorio
allegado al proceso, la Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal,
RESUELVE:
ARTÍCULO PRIMERO: Ordenar de conformidad con el artículo 47 de la Ley 610
de 2000, el ARCHIVO por no mérito, del Proceso de Responsabilidad Fiscal 200
de 2010 adelantado en el Municipio de Abejorral – Antioquia, respecto de la
actuación adelantada en contra de IVAN DE JESUS GARCIA RINCON,
identificado con cédula de ciudadanía número 16.718.084, ex Alcalde municipal
período 2004-2007, y RUBEN DARIO MARIN ZULUAGA, identificado con cédula
de ciudadanía número 19.276.497, ex Alcalde municipal, periodo 2004-2007, al
momento de la ocurrencia de los hechos motivo del proceso de responsabilidad
2
Consejo de Estado, Sala de consulta y Servicio Civil. 15 de noviembre de 2007. Radicación 11001-03-06000-2007-00077-00
fiscal 200 de 2010, por valor de doce millones ciento cuarenta y seis mil
setecientos ochenta pesos con noventa y tres centavos ($12.146.780.93), tal como
se plasmó en la parte motiva de esta providencia.
ARTICULO SEGUNDO: Desvincular, como consecuencia del artículo primero del
presente Auto, a La Previsora S.A. Compañía de Seguros, NIT 860.002.400-2,
entidad que expidió la Póliza 1001114, con una Vigencia desde el 24/01/2005 al
24/01/2006 por valor de $989.540.000, renovada con una Vigencia desde el
24/01/2006 al 24/01/2007, renovada con una Vigencia desde el 24/01/2007 al
24/01/2008, renovada con una Vigencia desde el 24/01/2008 al 24/01/2009,
renovada con una Vigencia desde el 31/01/2009 al 01/01/2010.
ARTICULO TERCERO: Contra la decisión de archivo, adoptada en el artículo
primero, proceden los recursos de reposición y apelación, acorde con el artículo
55 de la Ley 610 de 200 y conforme lo establece el Código Contencioso
Administrativo en el artículo 50 y siguientes, recursos que deben ser interpuestos
por escrito, dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a la notificación de la
decisión.
ARTÍCULO CUARTO: En el evento que con posterioridad aparecieren nuevas
pruebas que desvirtúen los fundamentos que sirvieron de base para proceder con
el archivo de estas diligencias, se ordenará la reapertura de del proceso de
responsabilidad fiscal, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 17 de la
Ley 610 de 2000.
ARTÍCULO QUINTO: Remitir el expediente contentivo del Proceso de
Responsabilidad Fiscal Nº 200 de 2010, al Despacho de la señora Contralora
General de Antioquia, a efecto de que se surta el Grado de Consulta respecto de
la decisión de archivo adoptada en el presente Auto, acorde con lo dispuesto en el
artículo 18 de la Ley 610 de 2000.
ARTÍCULO SEXTO: Notificar el contenido del presente Auto, de conformidad con
lo dispuesto en el artículo 106 de la Ley 1474 de 2011, a los presuntos
responsables y a La Previsora S.A. Compañía de Seguros, NIT 860.002.400-2:
Nombre:
Cedula:
Cargo:
Dirección:
Teléfonos:
Iván de Jesús García Rincón
16.718.084
Ex Alcalde 2008 - 2011
Carrera 50 N° 50 – 06, Abejorral
864 71 82 y 314 821 13 51
Nombre:
Cedula:
Cargo:
Dirección:
Teléfonos:
Rubén Darío Marín Zuluaga
19.276.497
Ex Alcalde 2004 - 2007
Calle 49 N° 53 – 21, Abejorral
864 76 92 y 300 610 74 50
ARTÍCULO SEPTIMO: Una vez en firme la presente decisión, remítase copia de
la misma a la Contraloría Auxiliar de Indagación Preliminar y al Municipio de
Abejorral para su conocimiento.
ARTÍCULO OCTAVO: Una vez en firme la presente decisión, remítase el
expediente del Proceso de Responsabilidad Fiscal 200 de 2010 al Archivo de la
Contraloría General de Antioquia, para su conservación y custodia, de acuerdo a
lo establecido en la Tabla de Retención Documental.
NOTIFÍQUESE, CONSÚLTESE Y CÚMPLASE
LUIS GUILLERMO GALLEGO PULGARÍN
Contralor Auxiliar
Contraloría Auxiliar de Responsabilidad Fiscal
P/E
R/
Luis Guillermo Gallego P. - Contralor Auxiliar.
Adriana Patricia Gaviria M. Contralora Auxiliar.
Descargar

CARF_267 - Contraloría General de Antioquia