ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
1
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTOS
El título responde a dos conceptos que están muy unidos, y a veces
confundidos, en la tradición académica. Por una parte, el análisis consiste
básicamente en desvelar los distintos aspectos, tanto formales como de contenido,
que deben ser tomados en consideración. Por otra, el comentario se presenta
como una síntesis de las principales observaciones llevadas a cabo en el análisis.
No se trata ni de un análisis especializado (lingüístico, filosófico, etc.) ni de un
comentario libre y subjetivo.
INTRODUCCIÓN
Comentar un texto es una tarea que requiere paciencia. Para empezar, hay
que entender lo que alguien ha dicho o escrito, lo que no siempre es fácil. Luego,
demostrar que se ha entendido, que tampoco lo es. La respuesta a la pregunta
¿para qué lo ha dicho? Debe orientar el comentario. Éste consistirá básicamente
en situar y valorar lo dicho en sus circunstancias y en las nuestras.
Con la práctica, el ejercicio se vuelve mucho más agradecido. Los
minuciosos pasos del aprendizaje acaban dándose casi intuitivamente. Una vez
creado, el hábito es como el de nadar o ir en bicicleta: no se olvida. A la larga, se
convierte en la principal herramienta para ampliar el conocimiento.
1. EL MÉTODO Y SUS FASES
Antes de empezar a comentar un texto es necesario haberlo entendido por
completo. Esto en la práctica, según la complejidad del texto propuesto, puede
llevarnos a tener que leerlo con detenimiento varias veces, hasta asimilarlo bien.
Recomendaciones iniciales
Nunca debemos pasar por alto palabras, conceptos o referencias culturales
(el nombre de un personaje histórico, una alusión a una obra o a un
descubrimiento científico, etc.) cuyo sentido desconozcamos o nos parezca
dudoso, sin tratar de aclararlo. En este momento previo a nuestro comentario
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
2
hemos de trabajar, si nos resulta posible, con la ayuda de diccionarios y otros
elementos auxiliares: apuntes, manuales, alguna enciclopedia, etc., y consultarlos
cada vez que se nos presente alguna duda léxica o conceptual que dificulte
nuestra comprensión.
En ningún caso, no obstante, pretenderemos que con el reconocimiento de
lo que el texto dice, verso a verso o línea a línea, sea suficiente. De la misma
manera que para dar una idea completa de cómo es un árbol no podemos
limitarnos a sólo sus hojas o sus ramas, para descifrar un texto no basta con
descifrar únicamente lo que significa cada una de sus partes.
Después de leerlo atentamente las veces necesarias hasta familiarizarnos
con sus características, numeradas las líneas o lo versos de cinco en cinco para
su fácil identificación, subrayadas las ideas principales y resueltas todas las
dudas, estaremos en condiciones de aplicar, con la debida prudencia (es decir, el
mecanicismo o rigidez que supone emplear el esquema metodológico con cada
una de sus etapas a cualquier texto), el método de análisis y comentario de texto.
1.1. Localización del texto
Localizar un texto consiste en situarlo adecuadamente en su momento
histórico, en su entorno cultural y en el lugar que ocupa dentro de la obra de su
autor (saber si se trata de una obra o de un fragmento, si tiene autonomía por sí
mismo o depende de la obra de la que ha sido seleccionado).
Aquí, más que acumular mucha información, conviene saber utilizar la que
se tiene. Rechazaremos cualquier tentación de exhaustividad, cualquier atisbo de
utilización del comentario como excusa para lucir todo lo que sabemos sobre un
autor y su época. En resumen destacar algún aspecto biográfico del autor que sea
determinante para la comprensión del texto, una mínima caracterización de la
corriente artística, ideológica o científica en la que se inscribe el autor, el marco
histórico y social de la época.
1.2. Clasificación del texto y determinación de las funciones que presenta
Clasificar un texto significa reconocer lo que tiene en común con otros. Los
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
3
textos se clasifican, sobre todo:
a) por su forma, intención y contenido. Un manual divulgativo tiene una forma
monológica (un autor que expone), una intención expositiva y un contenido que
informa.
b) determinación de funciones: referencial que domina en textos informativos en
los que el autor quiere comunicar algo objetivamente (noticia periodística,
tratado de divulgación científica); función expresiva o emotiva en obras de tipo
lírico en las que el autor descarga sus sentimientos (poemas, diario íntimo,
biografía; función apelativa o conativa en las que se apela a la conciencia del
ciudadano o receptor (textos publicitarios, proclamas políticas, prólogos que
reclaman la atención del que va a leer); función fática o de contacto: diálogos
teatrales; función poética o estética; función metalingüística: diccionarios,
gramáticas...)
1.3. Propósito, punto de vista y tema central
Todo autor que elabora un texto persigue una finalidad, escribe siguiendo
un propósito: el de dar cuenta de su actitud frente al mundo, los seres y las cosas,
desde unas determinadas circunstancias materiales o anímicas. La variedad de
propósitos es inmensa; su expresión infinita. Unas veces el autor proclama
abiertamente sus intenciones; otras las disimula. En cualquier caso, alientan su
esfuerzo a lo largo de todo su trabajo.
1.4.1. Determinación del propósito.
Descubrir el propósito que subyace en un texto sería muy fácil si todos los
autores confesaran el suyo al principio. Pero no todos los autores descubren de
manera tan explícita sus propósitos, como tampoco todos consiguen atinar con los
recursos expresivos necesarios para culminarlos satisfactoriamente.
El propósito básico del autor puede descubrirse respondiendo a la pregunta
para qué escribe. La fórmula de la respuesta puede construirse tomando como
núcleo un infinitivo: para deshacer, para censurar, para rebatir. Esta fórmula tiene
que expresarse con sencillez y claridad.
1.4.2. El punto de vista.
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
4
Representa el ángulo desde el cual se cuenta la historia, se transmite la
información o se experimenta la realidad.
1.4.3. Determinación del tema.
En cuanto al tema, no debe confundirse con otros aspectos del contenido:
ni con el propósito ni con el argumento. El tema se define como la idea central, el
eje en torno al cual se construye el texto. Viene a ser como una síntesis
conceptual o abstracta de lo que el autor ha dicho; no de lo que ha pretendido con
decir lo que ha dicho (de averiguar eso se encarga la determinación del propósito).
No caigamos en la confusión de identificar propósito y tema: se trata de dos
aspectos de contenido fuertemente cohesionados pero discernibles, aunque sus
respectivas formulaciones se fusionan a menudo en una única frase.
Otro concepto que no tiene que confundirse con el tema es el argumento. El
concepto de argumento conlleva el desarrollo temporal o espacial de un asunto
(un principio, un nudo y un desenlace).
Reconocemos como tema de un texto la idea principal que lo impregna y le
da unidad y coherencia. Aunque no esté mencionado explícitamente, no por ello
hay que pensar que falta. Una vez determinado se ha de expresar con un nombre
abstracto como núcleo y de manera breve.
Todas estas fórmulas podrían fusionarse perfectamente con las que
recogen el propósito y el punto de vista. Por ejemplo: “defender [propósito]
apasionadamente [punto de vista] los derechos [núcleo del tema] de los indígenas
brasileños”.
El título puede orientarnos a redactar la fórmula que reúne el tema y el
propósito de un texto.
1.4. Estructura interna
Llamamos estructura a un conjunto de elementos relacionados entre sí,
interdependientes. En el análisis de un texto reconocemos dos tipos de estructura:
la interna y la externa. La interna se refiere a la distribución de los elementos del
contenido, los significados, a lo largo del texto; la externa, a la cohesión que
establecen entre sí los elementos formales, los significantes. Una y otra estructura
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
5
se entrelazan y superponen como la urdimbre y la trama de un tejido.
Si el texto es coherente, en mayor o menor medida, y de una cierta
extensión, su estructura interna será susceptible de ser dividida en dos o más
segmentos, los bloques temáticos, divisibles a su vez en partes de menor entidad,
los apartados.
Para poder considerar una parte como bloque temático es necesario que se
cumpla dos requisitos:
a) Que contenga una referencia directa o indirecta al tema central.
b) Que sea relevante para el conjunto, es decir, que sea significativa hasta
el punto de que se amputación represente una pérdida decisiva para el sentido
global del texto. Cada parte segmentada ha de mantener una relación solidaria
con el todo; sin ella, si es decisiva de verdad, el todo dejaría de significar lo que
significa.
Las divisiones de estructura interna no siempre están marcadas de manera
visible, formal o tipográficamente, pero eso no quiere decir que no puedan
distinguirse (no siempre un párrafo contempla una parte del texto).
Tipos de estructura.
La organización de los textos según estén construidos en torno a una idea
central o no se llamarán textos de estructura vertebrada o textos de estructura
invertebrada.
El tiempo se convierte a veces en un factor de estructuración del texto:
a) Textos de estructura lineal: aquellos que refieren sucesos en el orden en
que ocurrieron.
b) Textos de estructura discontinua: aquellos que presentan cortes u
omisiones en lo relatado.
c) Textos de estructura circular: aquellos en que el final nos devuelve al
principio.
d) Textos de estructura de contrapunto: aquellos que se construyen sobre
acciones paralelas o simultáneas, etc.
Pero el factor de ordenación más elocuente en los textos informativos
(aquellos en los que el autor quiere comunicar algo objetivamente, como una
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
6
noticia periodística, un descubrimiento científico) lo proporciona la relación lógica
entre sus partes. Se han reconocido diferentes esquemas:
Textos de estructura analizante: aquellos que empiezan con una idea que
se explica o desarrolla a continuación (se podrían llamar también, de estructura
deductiva, por ir de los general a lo particular); por ejemplo la noticia periodística.
Textos de estructura sintetizante: los que expresan al final una idea que es
conclusión de lo anterior. Estos textos tienen su equivalente en los razonamientos
inductivos, como ocurre en las sentencias judiciales.
Textos de estructura paralela: en ellos las ideas no se subordinan unas a
otras, sino que todas tienen importancia similar, como las diferentes definiciones
de los diccionarios.
Textos de estructura encuadrada: en éstos la idea del principio se
parangona o adquiere el mismo relieve que la del final. Las cartas, enmarcadas
entre un saludo y una despedida, pueden servir de modelo.
En el momento de analizar por escrito la estructura interna de un texto
reconoceremos la conveniencia de haber numerado sus líneas de cinco en cinco.
Señalaremos la extensión de los diferentes bloques, aludiendo a las líneas que
abarca cada uno. Como cada bloque puede estar formado asimismo, por
diferentes apartados, haremos otro tanto con estas subdivisiones.
En beneficio de la claridad del esquema resultante, procuraremos que el
número de partes diferenciadas no sea excesivo y que su exposición contenga
una mínima referencia a aquella porción del contenido por la cual los bloques y los
apartados se justifican como tales. Finalmente, tanto en la demarcación de los
bloques como en la de los apartados precisaremos, siempre que sea posible, el
elemento conector entre cada dos divisiones o subdivisiones.
1.5. Tipo de contenido: cultural, ideológico, estético y científico
La sociedad y el grupo cultural de los que surge el autor de un texto pueden
presentarle un abigarrado muestrario de creencias religiosas y políticas, y
ofrecerle unos patrones o modelos culturales y estéticos. Frente a las creencias y
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
7
modelos dominantes, cada autor se posiciona a favor o en contra en mayor o
menor medida.
Ante la gran variedad de contenidos posibles, el lector no dejará de
preguntarse por el tipo de mensajes que comunica en particular cada texto:
transmisión de un saber cultural o científico; otros pretenden producir un efecto
estético o un determinado punto de vista ideológico; finalidad lúdica, venta de un
producto, etc.
1.6. Estructura externa
Llamamos estructura externa a la red de relaciones que establecen entre sí
los significantes. Estas relaciones no se establecen arbitrariamente, sino en
función de un contenido y con arreglo a un propósito. Justificar por qué el
contenido se dispone como se dispone y no de otra manera, y hacer explícitas las
dependencias formales que permitían la separación de la estructura interna en
bloques temáticos es el objetivo de esta parte del análisis.
Para explicar el por qué de la forma utilizada tendremos que ir
reconociendo, frase a frase, como se refleja en contenido, igual que un rostro ante
un espejo, en los elementos formales de cada parte (elementos fonológicos,
morfosintácticos y léxico-semánticos). Ahora bien, no se trata de practicar un
análisis exhaustivo de los diferentes niveles lingüísticos, sino de señalar aquellos
rasgos que tienen una especial relevancia para la articulación del conjunto. De ahí
que se a necesario reparar en los conectores entre párrafo y párrafo o entre
estrofa y estrofa como piezas que establecen o marcan no sólo la dependencia
lógica, sino también formal, gramatical, entre las diferentes frases.
1.7. Nivel fonológico
Está formado por el conjunto de unidades llamadas fonemas (el castellano
tiene 24). En realidad, cuando analizamos el plano fonológico de un escrito
tenemos que advertir varios aspectos:
Cómo se disponen sus fonemas a lo largo de toda la cadena fónica y cuáles
de ellos se repiten, sobre todo si creemos que esa disposición responde a un
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
8
propósito expresivo, de cuyo efecto puede no ser plenamente consciente su autor.
La distribución de los acentos sobre las palabras.
Las marcas de entonación: signos interrogativos, admirativos, puntos
suspensivos, etc.
1.8. Nivel morfosintáctico
El nivel morfológico lo constituye el conjunto de unidades llamadas
morfemas: las variaciones de género, número, etc., que presentan las palabras.
Por ejemplo cantar y cantaré son dos formas verbales que se diferencian
morfológicamente. El nivel sintáctico está formado por las frases, los segmentos
que las forman, los sintagmas, y las relaciones y funciones que se establecen
entre ellos.
1.9. Nivel léxico-semántico
Lo integran las palabras. Como el significado de las palabras está sometido
a variaciones, bien por evolución, bien por el contexto o por otros factores, este
nivel lingüístico se incluye en otro más amplio, el léxico-semántico. Por razones
sociales y por razones geográficas ninguna lengua se escribe igual en todo el
territorio de su dominio.
Cuando analizamos el nivel léxico de un texto tenemos que fijarnos en el
elemento más inmediato de su lenguaje: el vocabulario. Este es el componente
lingüístico que frecuentemente distingue con más claridad un lenguaje especial de
la lengua estándar.
El léxico de un texto, aparte de su aspecto temático, puede presentar otras
particularidades dignas de ser señaladas: el empleo de arcaísmos, vulgarismos,
cultismos, reiteraciones, frases hechas, neologismos, extranjerismos, etc. Sin
embargo, ninguno de estos fenómenos observados servirá de nada aisladamente;
tendremos que explicar su uso dentro del contexto analizado.
Fenómenos semánticos como la monosemia, la polisemia, la sinonimia,
eufemismos (reajuste de plantillas en lugar de despidos). Hay que ver si estos
fenómenos son accidentales o estructurales en el texto.
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
9
1.10. Presencia y análisis de iconos
Comentar las imágenes (mapas, gráficos, fotos) y su relación con el
significado del texto.
1.11. Valoración global
En esta última fase del análisis se han de sistematizar algunas de las
principales observaciones anteriores y abordar una valoración crítica del texto de
manera general.
Si el comentarista ha practicado el análisis con cierto rigor, no puede
contentarse ahora con repetir lo que dice el texto variando más o menos alguna
frase. Tiene que ir más allá. No se trata tanto de inventar ni de dejar libre la
imaginación, como de demostrar que se ha sido receptivo y que se ha aprendido
algo no sólo de lo que el texto dice, sino del hecho de haberlo analizado: todo
análisis tiene que servir para aumentar los conocimientos y para reforzar los
criterios de valoración del comentarista. Esto no quiere decir que se tengan que
hacer juicios de valor del tipo de “Me ha gustado”, “No me ha gustado”. El
comentarista se ha de exigir un esfuerzo mental y buscar una fórmula más
precisa, racional y argumentada para definir su relación con el texto.
El comentario
Una vez analizado el texto por partes se ha de comentar de manera
general. Como ya se ha dicho, una cose es analizar y otra comentar. El
comentario no puede inventarse, no puede construirse sobre el vacío. Tiene que
ser la suma total de una serie de miradas minuciosas dirigidas al texto desde
diversas perspectivas. Luego toca elevarse un poco sobre el plano de lo que se ha
ido examinando en concreto y pasar a un plano de interpretación y de
conocimiento más amplio y conceptual.
Esta fase final del trabajo es un verdadero reto para el comentarista. Se
trata de atar ahora todos los cabos que hayan podido ir insinuándose a lo largo del
análisis y de demostrar que no sólo se ha entendido el texto sino que es posible
dialogar con él. Naturalmente, el comentarista no siempre tendrá el mismo nivel de
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
10
conocimientos que puede exhibir un texto; no importa. Desde el propio
conocimiento adquirido con el análisis, modesta y honestamente, podrá responder
a lo que el texto le sugiere o le evoca. Este es el momento del diálogo. El
momento en que el lector pasa por un momento a ser autor.
Algunas características de los textos científicos y literarios
Cuando un científico habla o escribe sobre su propio trabajo no se rige por
reglas lingüísticas distintas de cuando lo hace sobre asuntos cotidianos. La
diferencia está en que al expresarse en el modo propio de la ciencia utiliza
adicionalmente términos específicos de la disciplina que le ocupa.
Características específicas
- La función de los textos científicos es fundamentalmente referencial, es decir,
proporcionar una información objetiva.
- Por ello dichos textos suelen presentarse a modo de exposición (presentación de
cualquier fenómeno desde una perspectiva actual) o de su forma derivada, la
argumentación (polémicas entre unas teorías y otras o exponer las razones que
apoyan una hipótesis determinada). Ambas se suelen apoyar en datos,
demostraciones, experimentos, ejemplos, etc.
- El nivel morfosintáctico abundan las construcciones en tiempo presente (tesis), o
subjuntivo (hipótesis). Fórmulas impersonales (se dice que...), primera del plural
(supongamos...), condicionales (si... luego...). La adjetivación se reduce y se trata
de términos específicos de cada disciplina. Las frases no presentan complejidad y
se evitan las ambigüedades, y se tiende a repetir los términos con el objeto de
eludir sinónimos que amplíen la significación.
- Nivel léxico: la univocidad de los términos (a un término corresponde un solo
significado), la universalidad, permeabilidad para los préstamos de una lengua a
otra y la evolución.
Advertencia para el comentario de textos científicos y técnicos:
- La estructura externa suele estar poco formalizada, si la comparamos con las de
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
11
ciertas composiciones literarias.
- Atenderemos pues a cómo y cuándo se presentan el planteamiento del tema, el
propósito
del
escrito,
el
desarrollo
de
sus
demostraciones,
ejemplos,
experimentos, datos y razonamientos, y la conclusión.
- El plano fónico de un texto científico no suele tener ningún interés, el
morfosintáctico, poco, y el plano léxico, en cambio, es el que debe ser
necesariamente aclarado o comentado.
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO
12
APARTADOS DEL ANÁLISIS
1. Localización. Consiste en presentar el texto aportando algún dato sobre su
origen, autor, época, etc.
2. Clasificación y funciones. En este apartado hay que determinar la clase a la
que pertenece el texto por su intención, su forma y su contenido y las funciones
lingüísticas que prioriza.
3. Propósito, punto de vista y tema central. Responde a la pregunta de qué ha
dicho el autor, con qué perspectiva y por qué lo ha dicho.
4. Estructura interna. Se trata de averiguar en este punto las partes en que se
organiza el contenido, sin olvidar que cada parte ha de contener un segmento
del tema central.
5. Contenido cultural, ideológico, estético y científico. Los referentes mayoritarios
dan la clave del movimiento cultural o científico al que pertenece el texto.
6. Estructura externa. La división formal del texto tiene que justificarse siempre en
razón del contenido.
7. Nivel fonológico. Tenemos que explicar las desviaciones del sistema fonológico
común, si las hubiera, y las repeticiones intencionadas de sonidos.
8. Nivel morfosintáctico. Señalaremos la frecuencia de ciertos fenómenos
verbales, las modalidades oracionales y el tipo de sintaxis dominante.
9. Nivel léxico-semántico. Destacaremos connotaciones, campos semánticos y
usos figurados de las palabras.
10. Presencia y análisis de iconos. Comentar las imágenes y su relación con el
significado del texto.
11. Valoración global. Balance mínimo e impresión personal, siempre que resulte
razonada.
Finalmente el comentario consistirá en un ejercicio de síntesis y de redacción
definitiva de lo que se ha ido comprobando como fundamental a lo largo del
análisis.
ASIGNATURA: Geografía de Europa
2º CURSO