The Nature Conservancy
estado DE LAS pesqueríAs
ESTADO
DE LAS
PESQUERÍAS
M. Valderrama, S. Hernández, M. Pinilla y C. Barreto
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
123
Introducción
La pesca es un servicio de provisión que ofrecen los ecosistemas acuáticos y debe ser usado
con criterios de sostenibilidad. Tanto el manejo como la ordenación de la pesca deben adoptar
estrategias dirigidas a la alimentación humana (Welcomme 2001), contemplar aspectos
económicos, sociales y culturales y, tal como sugiere Baigún (2013), reflejar los intereses y
adecuarse a las condiciones de cada región. Los principios de pesca sustentable están basados en
el Código de Conducta para la Pesca Responsable (FAO 1995) y tienen en cuenta el principio de
precaución y la introducción de especies, fundamentalmente para evitar la sobrepesca (FAO 2013).
Se describe a continuación el estado de la
pesquería continental en la macrocuenca Magdalena-Cauca, considerando estos
aspectos: condición actual, importancia
social, económica y de seguridad alimentaria; se incluye una valoración de los procesos de ordenación pesquera teniendo
en cuenta los siguientes cuatro aspectos:
• Los resultados del proyecto Inderena-FAO en la década de 1970
(FAO 1980).
• El primer planteamiento formal de
ordenamiento pesquero de la cuen-
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
ca del río Magdalena, formulado
por el INPA a principios del 2000
(Beltrán et al. 2000).
• La síntesis sobre la problemática
presentada en el 2011 por Gutiérrez et al. (2011).
• Los esfuerzos recientes, entre
otros, a partir de la evaluación
pesquera ejecutada por la Fundación Humedales y Ecopetrol en
la Depresión Momposina (Fundación Humedales 2010), y los procesos de ordenación existentes en
la cuenca (AUNAP 2013).
124
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
125
Tendencia de
la producción
Con base en la información de la Fundación Humedales (2010), la estimación de capturas
anuales en 2010 (39.000 t/año) indicaría que, desde 1977 (81.653 t/año), la producción
pesquera de la cuenca ha disminuido casi un 50%. Esto se confirma con los datos de
desembarques comerciales en algunos puertos de acopio (Fig. 1) entre 1991 y 2013 (Fig.
2). No obstante, este decremento difiere de otras estimaciones que muestran tasas de
disminución mayores, posiblemente debido al uso de fuentes estadísticas no comparables.
Aunque la producción total haya disminuido a la mitad desde hace 30 años, es posible que
esta disminución sea mayor en algunas otras poblaciones de especies debido al aumento de sus
capturas, lo que ha compensado la disminución de las pesquerías tradicionales en la cuenca.
Rendimientos de
los pescadores
El comportamiento de los rendimientos diarios de las unidades económicas
de pesca o capturas por unidad de esfuerzo (cpue), indicadores de la abundancia relativa del recurso pesquero en
ríos y planicies inundables, muestra una
disminución cercana al 50% para las
principales artes de pesca (chinchorro
y atarraya) (Tabla 1), lo que confirma un
descenso en la producción pesquera.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
Cambios en la abundancia
y diversificación de las
especies en la captura
Al analizar la estructura de la comunidad de peces, se observa un cambio
evidente en el ranking de las especies
respecto a su abundancia en los últimos 35 años (Tabla 1). Las especies
carnívoras, en su orden: rayas Potamotrygon magdalenae, bagre rayado Pseudoplatystoma magdaleniatum, doncella
Ageneiosus pardalis, caloche Sternopygus aequilabiatus y blanquillo Sorubim
126
N
W
Santa Marta
Barranquilla
E
S
Valledupar
Cartagena
Magangué
Sincelejo
Mompox
El Banco
Monteria
Nechi
Caucasia
Cúcuta
Bucaramanga
Arauca
Ituango
Porce III
Troneras
Honda
Puerto Berrio
Rio Grande Guatape
Medellín
Playas
Quibdó
Tunja
Miel
La Dorada
Honda
Manizales
Pereira
Bogotá D.C.
Armenia
Ibagué
embalses y principales
centr0s acopio de pescado
Muña
Embalses en operación
Prado
Embalses en construcción
Cali
Principales centros de acopio
Neiva
Salvagina
Popayán
Planicies inundables
Betania
Macrocuenca Magdalena-Cauca
Quimbo
Subunidades Macrocuenca
0
45
90
135
Kilómetros
Figura 1.
Mapa de la cuenca mostrando principales centros de acopio, área de inundación y localización de embalses.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
127
20.000
Toneladas
15.000
10.000
5.000
0
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
Figura 2.
Desembarcos comerciales en algunos centros de acopio en la
macrocuenca Magdalena-Cauca (AUNAP 2014).
cpue (kg/día/uep)
Año
Chinchorra
Fuente
Atarraya
Chinchorro
1977
25,5
56,0
Chapman (1977)
1983
21,9
31,3
Muñoz et al. (1997)
2010
12,1
19,1
Trasmallo
10,6
Fundación Humedales (2010)
Tabla 1.
Captura por unidad de esfuerzo cpue (kg/día/uep) para diferentes periodos históricos en la macrocuenca
-
Unidades
+
Magdalena-Cauca por diversos tipos (artes) de unidades económicas de pesca (uep).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
128
Nivel Trófico
Especie
2012
1977
Factor de cambio
Carnívora
Ageneiosus pardalis
21
9
-12
Carnívora (macroinvertebrados)
Andinocara latifrons
14
*
Omnívora
Astyanax magdalenae
7
*
Omnívora tendencia carnívora
Caquetaia kraussii
3
16
13
Carnívora
Centrochir crocodilii
10
15
5
Piscívora
Ctenolucius hujeta
13
*
Detritívora
Curimata mivartii
9
13
Omnívora
Cynopothamus magdalenae
23
*
Detritívora
Cyphocharax magdalenae
1
13
12
Herbívora
Dasyloricaria filamentosa
17
19
2
sd
Eigenmannia humboldti
19
14
-5
Carnívora
Hoplias malabaricus
18
*
Herbívora /detritívora
Hypostomus hondae
20
*
Herbívora
Hypostomus tenuicauda
22
*
Omnívora
Leporinus muyscorum
11
18
Filtradora
Oreochromis niloticus
33
0
Omnívora
Pimelodus blochii
5
5
0
Carnívora
Potamotrygon magdalenae
25
2
-23
Detritívora
Prochilodus magdalenae
6
6
0
Piscívora
Pseudoplatystoma magdaleniatum
29
7
-22
Omnívora-lepidófaga
Roeboides dayi
2
17
15
Omnívora
Sorubim cuspicaudus
27
20
-7
Omnívora tendencia carnívora
Sternopygus aequilabiatus
30
11
-19
Carnívora
Trachelyopterus insignis
4
7
3
Carnívora zooplanctófaga
Triportheus magdalenae
8
8
0
4
7
Tabla 2.
Posiciones en la escala de abundancia de las especies de peces en los planos
inundables en dos períodos: 1977 (Kapetsky 1977) y 2012 (Jiménez- Segura et al.
2012), y determinación del factor de cambio en la macrocuenca Magdalena-Cauca.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
*
Posición
+
Especie no registrada en las capturas
129
cuspicaudus han bajado de posición,
mientras que las especies omnívoras y
detritívoras han subido (mojarra amarilla Caquetaia kraussii y la madre de bocachico Cyphocharax magdalenae). Las
especies de los niveles tróficos altos son
reemplazadas en las capturas por aquellas que ocupan niveles inferiores.
No obstante estos hechos, es
muy significativo que el bocachico P.
magdalenae haya mantenido su posición
de importancia. La disminución en
sus volúmenes de captura serán
analizados posteriormente. Destaca
también la presencia de la tilapia
Oreochromis niloticus como especie
invasora y establecida en las planicies
de inundación de la cuenca del río
Magdalena.
En el análisis de la composición de
las capturas en el periodo 1978-2010
(Tabla 3), destacan tres hechos:
• La presencia reciente de la tilapia
como especie invasora.
• La importancia del bocachico y el
bagre rayado en la captura, pues si
bien han disminuido en sus aportes,
se mantienen como especies dominantes.
• El aumento de la diversidad de especies en las capturas (pasando de 26
a 45 especies en más de 30 años).
%
Especie
1978
2010
Bocachico
25
23
Bagre rayado
32
14
Blanquillo
6
9
Mojarra lora o tilapia
0
8
Doncella
6
7
Pacora
6
6
Nicuro, barbul
5
4
Otras
20
31
100
100
26
45
Número de especies
Tabla 3.
Composición de la captura (%) en la cuenca del río Magdalena (Chapman et al. 1978 y
Fundación Humedales 2010). Número de especies actualizado a la fecha de esta publicación.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
-
%
+
Número
+
130
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
131
Estado del
recurso pesquero
Todas las especies principales han disminuido su aporte a la captura (Fig. 3). No obstante,
a diferencia de las especies nativas, la tilapia muestra una tendencia ascendente (Fig. 4).
Si comparamos su aporte con el del bocachico, la principal especie nativa, observamos
que mientras la contribución de la tilapia aumenta, la del bocachico disminuye
(Fig. 5). Esto demuestra el claro impacto de la presencia de la tilapia en las planicies
inundables y su probable efecto negativo sobre las poblaciones de la especie nativa.
Aporte a las capturas
Todas las especies principales han disminuido su aporte a la captura (Fig. 3).
No obstante, a diferencia de las especies nativas, la tilapia muestra una
tendencia ascendente (Fig. 4). Si
comparamos su aporte con el del bocachico, la principal especie nativa, observamos que mientras la contribución
de la tilapia aumenta, la del bocachico
disminuye (Fig. 5). Esto demuestra el
claro impacto de la presencia de la tilapia en las planicies inundables y su
probable efecto negativo sobre las poblaciones de la especie nativa.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
La subienda y las
relaciones ecológicas
El río Magdalena presenta un régimen hidrológico bimodal con dos períodos secos
(diciembre-marzo y julio-septiembre) y dos
períodos húmedos (abril-junio y octubre-noviembre) (Ideam 2013) (Fig. 6). Esta condición reguladora del ecosistema tiene una
marcada influencia en la productividad de
las existencias (stocks) pesqueras, es así
como “en los períodos de bajos niveles de
agua, poblaciones de peces se concentran
y algunas de las principales especies efectúan movimientos migratorios de carácter
reproductivo” (Zárate et al. 1983).
132
16.000
14.000
12.000
10.000
Bocachico
8.000
6.000
4.000
Toneladas
2.000
Blanquillo
1.800
Nicuro
1.600
Pacora
1.400
Bagre Rayado
1.200
Capaz
1.000
Doncella
800
600
400
300
200
100
0
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
Figura 3.
Capturas comerciales desembarcadas en algunos centros de acopio de las principales especies durante el periodo
2001 al 2013 en la macrocuenca Magdalena-Cauca AUNAP 2013 y AUNAP-Universidad del Magdalena 2014.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
133
Tilapia
2.000
1.600
Toneladas
1.200
800
400
0
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
Figura 4.
Capturas comerciales de tilapia en la cuenca Magdalena - Cauca (AUNAP 2013, AUNAP-Universidad del Magdalena 2014).
20,00
y = -0,2738x + 20,687
R² = 0,75898
Aporte Tilapia (5)
15,00
10,00
5,00
0,00
0,00
20,00
40,00
60,00
80,00
Figura 5.
Relación entre los aportes a la captura comercial de la cuenca Magdalena de bocachico y de tilapia, en el
periodo 2001- 2013 (Fuente: AUNAP 2013 y AUNAP-Universidad del Magdalena 2014).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
134
400
350
300
Nivel (cm)
250
200
150
100
50
Diciembre
Noviembre
Octubre
Septiembre
Agosto
Julio
Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero
0
Figura 6.
Comportamiento anual promedio del nivel del río Magdalena entre
1971 y 2005. Estación Barrancabermeja (IDEAM 2013).
Cuando el nivel del río es bajo (mediados
de diciembre a finales de marzo) se facilita la captura y son más eficientes las artes de pesca, por tanto la producción es
mayor (Zárate et al. 1983). Teniendo en
cuenta lo anterior, se estableció la relación (CS/CT) entre la captura del periodo
de subienda (CS) y la captura total anual
(CT) en los últimos 40 años (Fig. 7). De
la anterior relación destacamos dos pe-
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
riodos: a) 1970-1990, en el que la proporción disminuyó y b) 1990-2010, en
el que aumentó. Este hecho podría explicarse teniendo en cuenta la dinámica de
la proporción CS/CT entre 2001 - 2013
(Fig. 8) que muestra un comportamiento
cíclico en el tiempo y en el que resaltan
los valores máximos en años con presencia de fenómeno de El Niño (rojo) y mínimos en años de La Niña (azul).
-
Nivel
+
Destaca la importancia de la subienda,
evento en el que los pescadores obtienen más del 40% de la producción total de un año. Este hecho ha modificado
ciertos comportamientos sociales que
responden a una dinámica en la que
ocurren migraciones de pescadores a lo
largo de la cuenca, presencia de nuevos pescadores ocasionales y variaciones de precios.
135
0,8
0,56
0,57
0,53
0,7
0,48
0,42
1980
1990
0,6
CS/CT
0,5
0,4
0,3
0,2
0,1
0
1970
2000
2010
Figura 7.
Relación entre captura o desembarcos en subienda CS y captura o desembarcos totales en
la cuenca Magdalena CT por décadas a partir de 1970 (AUNAP 2013).
0,87
1
0,79
0,9
0,76
0,74
0,8
0,7
0,57
0,54
0,53
0,53
0,45
0,48
0,49
2007
2008
2009
CS/CT
0,6
0,5
0,4
0,3
0,2
0,1
0
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2010
2011
2012
2013
Figura 8.
Proporción entre desembarcos en subienda (CS) y desembarcos totales (CT). Periodo 2001-2013. En rojo años
Niño, en azul años Niña (Fuente: AUNAP 2013 y AUNAP-Universidad del Magdalena 2014).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
136
Al comparar el nivel del río con la proporción de desembarcos de subienda y
totales (CS y CT) se observa que los años
de mayor captura en subienda coinciden con años con niveles bajos del río
en esta época, y son antecedidos por
años con niveles altos del río (Fig. 9).
Esta tendencia se confirma con la correlación entre los niveles del río en subienda y la proporción CS/CT (Fig. 10).
El comportamiento de las principales
especies en la subienda, a diferencia del
resto de especies, muestra que el bocachico ha perdido representatividad en los
desem barcos. Las otras cinco especies tuvieron un período crítico durante
los años 90 pero iniciaron su recuperación en 2010 (Tabla 4). Por esta razón,
el estado de las poblaciones de bocachico estaría en riesgo, lo cual será
analizado posteriormente.
250
0,8
200
0,6
150
0,4
100
0,2
50
Nivel(cm)
CS/CT
1
0
0
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
Figura 9.
Relación entre los desembarcos de subienda CS y los desembarcos totales CT, con los niveles del río
en subienda (Fuente: AUNAP 2013 y AUNAP- Universidad del Magdalena 2014).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
2011
2012
2013
CS/CT
Nivel río (cm)
137
0,6
y=
-0,0017x+0,76
R2= 0,8875
0,58
CS/CT
0,56
0,54
0,52
0,5
0,48
0,46
80
100
120
140
160
Nivel río (cm)
Figura 10.
Correlación entre los desembarcos de Subienda (CS/CT) y el nivel de los ríos. (Fuente: AUNAP 2013 y AUNAP-Universidad del Magdalena 2014).
Especie
1970
1980
1990
2000
2010
Bocachico
29,8
40,8
39,9
58
13,5
Bagre rayado
22,3
20,3
4,5
7,1
22,7
Doncella
3,5
2,8
0,1
1,3
2,3
Pacora
6,8
9,3
1
0,4
7,1
Blanquillo
5
4,5
0,8
4,4
8,7
Captura Subienda (%)
67
77
46
71
54
Tabla 4.
Composición de las capturas o desembarcos en subienda en las últimas cuatro
-
%
+
décadas (AUNAP 2013, AUNAP-Universidad del Magdalena 2014).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
138
Tallas
ción del tamaño poblacional de las especies nativas.
Todas las especies, a excepción de la
arenca T. magdalenae, son capturadas
en promedio a tallas inferiores a la mínima legal (Tabla 5). Esto indica la extracción de ejemplares jóvenes si se
compara con las tallas medias de madurez (Tabla 6), y por ende el ejercicio
de pesquerías ilegales que amenazan el
recurso a mediano plazo por disminu-
Especie
Bocachico
Según los datos de captura de los últimos
45 años, la edad media de captura del bocachico ha variado de 1,6 años en 1966 a
1,3 años en el 2007 (Fig. 11, 12).
No obstante, la estructura de la población muestra la disminución de los grupos
TMC (LS cm)
de edades entre dos y tres años. Actualmente la pesquería se sustenta en un solo
grupo de edad (1 año +) lo cual sitúa a
la especie en alto riesgo pues una sola
cohorte estaría generando la producción
excedente necesaria para garantizar las
capturas del siguiente año. Si la abundancia de esta única cohorte disminuyera, su
reproducción sería significativamente menor, al año siguiente habría menos individuos y por ende menos pesca.
n
máximo
mínimo
TML
Arenca
17,1
704
169
5
15
Bagre blanco, blanquillo
38,9
1596
88
12
45
Bagre pintado
42,3
1840
92
13
80
Barbona
15,9
363
26
11
Barbul
16,2
1017
28
10
18
Bocachico
23,4
2827
44
11
25
Mayupa
42,2
167
86
13
Doncella
32,8
1232
62
10
35
Comelón
23,7
2286
42
10
35
Chango, Cachama
20,6
682
70
9
25
56
10
25
Moncholo
24,4
2040
Rubio, Picuda
22
1
Mojarra amarilla
14,4
1169
30
5
20
Pacora
28,3
1229
60
13
30
15
35
Pincho
12,5
1672
18
9
Vizcaína
18,5
352
28
1
Mojarra Lora
23,7
1156
46
10
Bonito
15,1
18
17
13
Zapatero
25,4
78
48
14
Alcalde
21,1
24
25
2
Cachegua
17
60
26
10
Coroncoro
19,8
22
34
12
25
Tabla 5.
Tallas medias de captura TMC de las principales especies en la captura de la
macrocuenca Magdalena-Cauca y su comparación con las tallas mínimas legales
TML reglamentadas por la AUNAP (Fundación Humedales 2010).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
-
Tallas
+
(LS cm)
+
139
Longitud mínima
(LS cm)
Talla media de madurez (LS cm)
Especie
Machos
Hembras
Machos
Hembras
163
144
198
168
Mojarra amarilla
Petenia kraussii
Coroncoro
Pterygoplichthys undecimales
245
195
285
268
Moncholo
Hoplias malabaricus
245
235
305
288
Dorada
Brycon moorei
255
245
375
379
Arenca
Triportheus magdalenae
145
135
195
209
Blanquillo
Sorubim lima
319
299
425
533
Cyphocharax magdalenae
105
105
133
141
Pacora
Plagioscion magdalenae
155
155
315
377
Bocachico
Prochilodus magdalenae
201
192
267
345
Doncella
Ageneiosus pardalis
305
295
473
495
Chango
Cyrthocharax magdalenae
215
235
267
287
Vizcaína
Curimata mivartii
215
215
250
245
Coroncoro
Hemiancistrus wilsoni
225
215
367
323
Comelón
Leporinus muyscorum
185
175
251
282
Bagre rayado
Pseudoplatystoma magdaleniatum
563
770
Madre bocachico
Tabla 6.
-
Tallas medias de madurez de especies en la cuenca Magdalena (Escobar et al. 1983).
Longitud y talla
+
70
60
longitud (LS cm)
50
40
30
20
10
0
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
Años
Figura 11.
Crecimiento del bocachico (De Fex 1982 y Valderrama et al. 1993).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
-
Edad (años)
+
140
a.
1963
40
38
Talla media de captura (TMC) = 26,7 cm
36
34
longitud (LS cm)
32
30
28
26
24
22
20
18
16
Fuente: Dahl et al. 1963
14
0
40
20
60
Número de muestras
b.
80
-
+
n
2007
44
42
Bocachico
40
38
TMC = 23,4 cm LS
ds = 8,9
n= 4827
36
34
longitud (LS cm)
32
30
28
26
24
22
20
18
16
14
12
Fuente: Fundación Humedales 2010.
10
n
0
200
400
600
800
1000
1200
Número de muestras
Figura 12.
Tallas de captura del bocachico en la macrocuenca
-
n
+
Magdalena-Cauca en dos periodo históricos (1963 y 2007).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
141
Otros factores están incidiendo en las
poblaciones de bocachico y son aquellos relacionados con los pulsos hidrológicos. Existe una significativa relación
entre el nivel del agua (y por ende el
área de las planicies inundables) y la
tasa de crecimiento de esta especie.
Valderrama y Pertrere (1994) demostraron que a mayor amplitud del invierno
—Índice Hidrológico de Invierno (IHI)
— y mayor nivel hidrométrico, mayor
tasa del crecimiento (k) del bocachico:
k= -0,296 + 0,015 IHI (r= 0,84, signifi-
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
cativo a p≤0,01). Este hecho demostró
la relación entre las especies, en este
caso migratorias, con el pulso de inundación, los períodos hidrológicos y la
magnitud de los caudales.
Bagre rayado
La estructura de edades del bagre rayado ha mostrado notables cambios
en los últimos 40 años (Fig. 13). Considerando los parámetros de crecimiento establecidos por la Fundación
Bosques y Humedales et al. (2014), la
edad media de captura ha disminuido a la mitad en estas cuatro décadas,
siendo de ocho años en 1973 y de cuatro actualmente. Esta disminución de
los grupos de edad demuestra que se
están pescando ejemplares juveniles
cada vez de menor talla, siempre inferior a la talla de madurez (Tabla 7).
Estas especies juveniles están soportando las pesquerías, de modo que están en riesgo las poblaciones naturales
y la sostenibilidad del recurso.
142
a.
Histograma de frecuencias de bagre rayado 1973
130,5
TMC = 89 cm
n= 633
longitud (LS cm)
115,5
100,5
85,5
70,5
55,5
Fuente: Valderrama et al. 1988
40,5
%
0
4
2
6
8
10
-
longitud (LS cm)
b.
14
12
+
Porcentaje
Histograma de frecuencias bagre rayado 2007 Isla de Mompox
92
88
84
80
76
72
68
64
60
56
52
48
44
40
36
32
28
24
20
16
12
TMC = 42,3 cm LS
ds = 10,4
n= 1840
Fuente: Fundación Humedales 2010.
n
0
50
100
150
200
Número de muestras
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
250
300
350
-
400
n
+
143
c.
Histograma frecuencias bagre rayado 2013 río Magdalena
110,5
TMC = 56 cm
n= 6159
longitud (LS cm)
95,5
80,5
65,5
50,5
35,5
Fuente: Fundación Bosques y Humedales et al. 2014
20,5
%
0
2
4
6
8
10
14
12
16
-
18
Porcentaje
+
Figura 13.
Tallas del bagre rayado en diversos periodos históricos: 1973, 2007, 2013.
Tallas de Bagre Rayado (LS cm)
Sistema
Tpm
TMM
TMC
Río Magdalena
69
72
56
Río Cauca
66
80
61
Río San Jorge
62
66
58
Tabla 7.
Tallas de primera madurez TPM, tallas medias de madurez TMM y tallas de captura del bagre
-
Longitud y talla
+
rayado en 2013 en la cuenca Magdalena (Fundación Bosques y Humedales et al. 2014).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
144
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
145
Estado de
aprovechamiento
Solo se han establecido Puntos de Referencia (PBR) para el manejo
de poblaciones o stocks pesqueros de las dos principales especies en
la cuenca: bocachico y bagre rayado. A continuación se presentan
los valores relacionados con los estados de aprovechamiento
y se discuten los escenarios de sostenibilidad a futuro.
Bocachico
El estado de aprovechamiento del bocachico es de sobrepesca (Tabla 8). En los
últimos 20 años el nivel aumentó de E =
41% a E = 63%, pasando a un estado
de plena sobreexplotación entre 20062007. El punto de referencia Fmax =
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
0,8 año-1 (81%) recomendado por Valderrama et al. (1993) ha sido superado
actualmente. La grave situación de esta
especie indica que si la tendencia no se
revierte a través de la implementación
de medidas urgentes de ordenación, las
pesquerías del bocachico podrían colapsar en los próximos 15 años.
146
Parámetro
Mortalidad por pesca (año-1)
Mortalidad natural (año-1)
Mortalidad total (año-1)
Estado de explotación (%)
Mortalidad por pesca F a máximo rendimiento por recluta
F
M
Z
E
Fmax
1978-1989
2006-2007
0.563
1,45
0.78
0,84
1,24
2,29
41
63
0.8
Tabla 8.
Parámetros poblacionales para el bocachico, tasa de explotación y punto biológico de referencia para
el bocachico en la cuenca del Magdalena. (Fuente: Valderrama et al. 1993 y Barreto y Borda 2008).
Bagre rayado
Teniendo en cuenta la presencia de dos
stocks poblacionales: el del río Magdalena y el del Cauca, Fundación Bosques
y Humedales et al. (2014) determinaron
que la tasa de aprovechamiento del bagre del Magdalena fue E = 0,625 y del
bagre del Cauca E = 0,567, lo que de-
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
muestra que las pesquerías están en un
nivel de sobrepesca superiores a E > 0,5.
Los citados autores también establecieron mediante modelos bioeconómicos
que tanto para el stock del Magdalena
como para el del Cauca, ya se han superado los niveles óptimos de aprovechamiento, confirmando que las pesquerías
actuales se encuentran en fase de so-
breexplotación. La Fundación Bosques
y Humedales et al. (2014) han definido
unos puntos de referencia objetivo (PRO)
para la pesquería del bagre en la cuenca
Magdalena- Cauca, condicionados a la
implementación de un Plan de Ordenación que ha sido presentado ante la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca
(AUNAP) para su implementación.
147
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
148
Importancia social
y económica
El valor del producto pesquero comercial en puerto a nivel
regional es de 59.018 millones de pesos aproximadamente.
Este valor está basado en la producción pesquera
comercial a precios de primera venta y estimado para
la pesquería en el sector noroccidental de la Isla de
Mompox, asumiendo 39.040 toneladas anuales de captura,
de las cuales el 70% (27. 328) son comerciales.
Si consideramos que el pescador recibe solo el 16% del valor total del producto pesquero en la cadena comercial
(Fundación Bosques y Humedales et al.
2014), el valor comercial del producto en
la cuenca alcanzaría los 368.863 millones de pesos (US $204 millones). Esta
sería, no obstante, una primera aproxi-
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
mación para definir un escenario posible
de valor anual del producto pesquero en
la cuenca Magdalena-Cauca.
En el año 1977 se había estimado en
25 millones de dólares el ingreso neto
de todos los pescadores en la cuenca Magdalena-Cauca, siendo la pesca
la fuente económica de 35.000 perso-
149
nas, más otras (compradores en puerto,
transportadores, intermediarios, grandes
comerciantes, etc.) no cuantificadas y
asociadas al sector comercial.
Por otra parte, la pesca en la cuenca representa la principal fuente de
proteína animal para más de 157.000
personas, considerando un promedio de 4,5 personas dependientes de
cada pescador (Fundación Humedales 2010). Este recurso constituye
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
una oferta de alimento tradicional y de
bajo costo para pobladores ribereños
no pescadores. AUNAP y la Fundación Humedales (2014) determinaron
que el consumo per cápita de pescado en un sector del Bajo Magdalena
es de 36,5 kg/pescado/persona/año.
Si consideramos que el valor mínimo
de consumo de proteína de pescado
recomendado para evitar la desnutrición es de 30-35 kg/persona/año (Las-
so 2011), este valor es seis veces más
alto que el promedio nacional. Sin embargo, para actualizar la importancia
social y económica de las pesquerías,
sería necesario llevar a cabo estudios
socioeconómicos asociados a la pesca en esta cuenca, especialmente por
la importancia del recurso pesquero,
y la escasa información económica y
social disponible.
150
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
151
Procesos de
ordenación
pesquera en la
cuenca Magdalena
El Instituto Nacional de Pesca (INPA) llevó a cabo la primera aproximación para el
ordenamiento pesquero integral de la cuenca en el Magdalena Medio (Muñoz et al. 1997).
Con el fin de establecer estrategias y acciones de manejo para su incorporación en un marco
más amplio de ordenación por el INPA (Estrada et al. 2000), se determinaron conjuntamente
los lineamientos metodológicos del ordenamiento pesquero para el país y se definieron como
un instrumento de planificación para la ordenación y el desarrollo de la pesca y la acuicultura.
Mencionan los citados autores que a través de este se ordenan los componentes
del sistema pesquero para que puedan
ser integrados al proceso de ordenamiento territorial y ambiental de las regiones. A partir de esta iniciativa, el INPA
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
(Beltrán et al. 2000) da un paso adelante para el establecimiento de un
plan de ordenación de la pesca y la
acuicultura en la cuenca Magdalena,
definiendo cinco objetivos actualmente vigentes para la región:
152
1. Mantener la diversidad de especies
en la captura.
2. Mantener niveles adecuados, tanto de producción pesquera como de
los beneficios sociales y económicos
derivados de su aprovechamiento.
3. Establecer un manejo integral y participativo de la actividad productiva
y del medio ambiente.
4. Contribuir al fortalecimiento y desarrollo de la gestión institucional.
5. Contribuir al desarrollo local y regional.
Al analizar estos objetivos destacan dos
hechos: a) que los propósitos de ordenación superan los aspectos biológicos
y ambientales al incorporar aspectos
sociales y económicos; y b) que se tiene en cuenta el concepto moderno de
gobernanza al mencionar la necesidad de establecer un manejo integral
y participativo. Desafortunadamente,
en 2003 el INPA desaparece del marco institucional tras la formulación de
este plan de ordenación pesquero para
la cuenca, pasando sus funciones al
Instituto Nacional de Desarrollo Rural-Incoder (hasta 2007), el Instituto
Colombiano Agropecuaria-ICA (20072009), el Incoder (2009-2012) y a partir del 2013 a la Autoridad Nacional de
Acuicultura y Pesca-AUNAP.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
Esta crisis institucional limitó el ajuste
e implementación del plan de ordenación
pesquero y acuícola propuesto en 2000,
por lo que solo se llevaron a cabo acciones
en respuesta a situaciones coyunturales
de la región. No obstante, en 2004 Cormagdalena hace un esfuerzo para ofrecer
lineamientos de manejo del recurso pesquero (Gualdrón 2006) y recién en 2005
el Incoder adopta un plan de ordenamiento pesquero para el embalse de Betania,
generando con ello una línea de enfoque
e intervención sobre las subregiones de la
cuenca (Escobar et al. 2005). A partir del
2009 se formulan planes de ordenación
pesquera de la cuenca baja del río La Miel,
la Depresión Momposina y otros embalses
tales como Amaní, Porce II y Porce III (Tabla 9), los cuales obedecen en su mayoría a acciones relativas al cumplimiento de
planes de manejo ambiental derivados de
la ejecución de megaproyectos.
Los esfuerzos concretos dirigidos a la
ordenación pesquera a nivel subregional y
local en la cuenca, han tenido lugar en los
últimos cinco años (AUNAP 2013). Se puede concluir que con el inicio de actividades
de la Autoridad Nacional de Acuicultura y
Pesca en 2013, comienza la articulación
de procesos de ordenación pesquera en la
cuenca, así como la definición de prioridades subregionales o locales (Tabla 10).
A nivel de recursos pesqueros estratégicos, la AUNAP con apoyo de varias ONG y
universidades ha formulado recientemente
un plan de ordenación para el bagre rayado Pseudoplatystoma magdaleniatum (Fundación Bosques y Humedales et al. 2014).
Esta propuesta está en fase de adopción y
representa el mayor esfuerzo científico, técnico y de participación social que se haya
realizado en la cuenca. Los objetivos de dicho plan son cuatro:
1. Garantizar una producción pesquera sostenible del bagre rayado en la
cuenca Magdalena-Cauca.
2. Garantizar los beneficios sociales y
económicos derivados del uso pesquero del bagre rayado y mejorar el bienestar del pescador.
3. Fortalecer acciones de manejo en el
marco integral de protección de los
servicios ecosistémicos en la cuenca
Magdalena-Cauca.
4. Articular acciones interinstitucionales a
nivel local y regional.
Estos objetivos, establecidos para las
pesquerías del bagre rayado, constituyen un avance en la actualización de los
enfoques de ordenación pesquera al incluir aspectos tales como la gobernanza
y los servicios ecosistémicos.
153
Escala
Zona de intervención
Documento
Entidad
Referencia
Regional
Macrocuenca
Magdalena-Cauca
Plan de ordenación: manejo y aprovechamiento sostenible pesquero y acuícola en la cuenca del río Grande de la Magdalena
INPA
Beltrán et al. (2000)
Plan de manejo de los recursos ictiológicos y
pesqueros en el río Grande de la Magdalena
y sus zonas de amortiguación
CORMAGDALENA
Gualdrón M. (2004)
Plan de Manejo integral de los Humedales de
la Subregión de la Depresión Momposina
Ministerio del
Medio Ambiente
Ministerio del
Ambiente (2002)
Plan de ordenación pesquera para el sector
noroccidental de la Isla de Mompox
FUNDESCATECOPETROL -
Fundación
Humedales (2010)
Plan de ordenación pesquera de la
cuenca Baja del río la Miel
ISAGEN-ICAUniversidad del TolimaU. de Antioquia
ISAGEN et al. (2009)
Embalse de Betania
Plan de ordenamiento de la pesca y la
acuicultura en el embalse de Betania
INCODER
Escobar et al.(2005)
Embalse de Amaní
Plan de ordenación de la pesca y otros
usos en el embalse de Amaní
ISAGEN
Fundación
Humedales (2010)
Embalse Porce II
Plan de ordenación pesquera del embalse Porce II
EPM
Fundación
Humedales (2014)
Embalse Porce III
Plan de ordenación pesquera del embalse Porce III
EPM
Fundación
Humedales (2014)
Depresión Momposina
Subregional
Cuenca Baja Río La Miel
Local
Tabla 9.
Planes de ordenación pesquera y/o manejo de recursos pesqueros formulados en la macrocuenca Magdalena-Cauca.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
154
Estado del proceso
Cuenca
Sector o ambiente
Departamento
En formulación
Canal del Dique
Bolívar
Ciénaga Grande S/Marta
Magdalena
Embalse de Guájaro
Atlántico
Ciénaga Zapatosa
Cesar
Ayapel-San Jorge
Córdoba, Sucre
Bajo Sogamoso
Santander
Medio Magdalena
Caldas, Antioquia, Boyacá,
Cundinamarca, Tolima, Santander
Bajo Cauca
Antioquia, Bolívar
Embalses Porce II y III
Antioquia
Otros embalses antioqueños
Antioquia
Embalse Quimbo
Huila
Embalse de Salvajina
Cauca
Magdalena
Por formular
Tabla 10.
Procesos de ordenación pesquera en la cuenca Magdalena (AUNAP 2013).
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
155
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
156
Bibliografía
AUNAP, Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca. 2013.
Base de datos de estadísticas pesqueras. Dirección de
Fiscalización y Control. INPA. Bogotá (archivo digital).
AUNAP y Universidad del Magdalena. 2014. Base de
datos de estadísticas pesqueras en la cuenca Magdalena-Cauca. Año 2013. Bogotá (archivo digital).
Baigún, C. 2013. Manual para la gestión ambiental de la pesca artesanal y las buenas prácticas de
pesca en la cuenca del río Paraná, Argentina. Wetlands International. Buenos Aires. 94 p.
Barreto, C. y C. Borda. 2008. Evaluación de recursos pesqueros colombianos. ICA, Subgerencia de Pesca y Acuicultura. Bogotá. 131 p.
Beltrán, I., M. Estrada y M. Valderrama. 2000. Plan
de ordenación: manejo y aprovechamiento sostenible pesquero y acuícola en la cuenca del río Grande de la Magdalena. INPA. Bogotá. 31 p.
Chapman, W. D. 1977. Total harvest and economic value of the fishery in the río Magdalena and floodplain system. Final Report to FAO/Col/552. Cartagena. 66 p.
Dahl, G., F. Medem y A. Ramos Henao. 1963. El Bocachico: Contribución al estudio de su biología y de su
ambiente. Corporación Autónoma Regional de los Valles del Magdalena y del Sinú (CVM). Bogotá. 144 p.
De Fex, R. 1982. Edad y crecimiento del bocachico (Prochilodus reticulatus magdalenae Steindachner 1878) en la parte baja del río Magdalena.
Tesis de Grado, Universidad Jorge Tadeo Lozano, Facultad de Ciencias del Mar. Cartagena. 49 p.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
Escobar, J., M. Zárate, M. Valderrama, C. Lara y C. Fonseca.
1983. Tallas mínimas y medias de maduración para catorce
especies ícticas de interés comercial de la cuenca Magdalena. Inderena. Revista Divulgación Pesquera. 21 (2-3): 1- 42.
Escobar, D., M. C. Merino, G. Salazar, G., C. Useche y D.
Gómez. 2005. Plan de ordenamiento de la pesca y la acuicultura en el embalse de Betania. INCODER. Bogotá. 79 p.
Estrada, M., I. C. Beltrán, Y. Padilla, H. Rodríguez y
G. Salazar. 2000. El ordenamiento pesquero y acuícola dentro del ordenamiento territorial y ambiental. Manual Metodológico. ASUNAP. Bogotá. 68 p.
FAO. 1980. Resultados y recomendaciones del proyecto para el Desarrollo de la Pesca Continental INDERENA-FAO. Informe Terminal FI: DP/col/72/552. Roma. 90 p.
FAO. 1995. Código de Conducta de la Pesca Responsable. Roma. 46 p.
FAO. 2013. La ordenación pesquera, ordenación de
la capacidad de pesca. Roma. Orientaciones Técnicas para la pesca responsable 4 (3) : 1-121.
Fundación Bosques y Humedales, Autoridad Nacional
de Acuicultura y Pesca (AUNAP), Universidad Sur Colombiana y Ecopetrol. 2014. Estado de conservación de
la población del bagre rayado (Pseudoplatystoma magdaleniatum) en la cuenca magdalénica, valoración de
implicaciones ambientales y socioeconómicas y definición de escenarios de ordenación pesquera y sostenibilidad. Informe Final. Bogotá. 57 p. + 10 anexos.
Fundación Humedales. 2010. Diseño del programa regional pesquero y piscícola en la depresión Mompo-
157
sina de los municipios de Cicuco, Talaigua Nuevo
y Mompox, departamento de Bolívar. Informe Final para Fundescat-Ecopetrol. Bogotá. 345 p.
Muñoz T. S., I. Beltrán y M. Valderrama. 1997. Estrategias de ordenamiento pesquero integral en
el Magdalena Medio. INPA. Bogotá. 31p.
Fundación Humedales. 2014. Formulación de planes de ordenación pesquera para Porce II y Porce II. Informe Final para EPM. Bogotá. 340 p.
Jiménez Segura, L. F, C. Granado Lorencio, F. Álvarez Bustamante y A. Gulfo. 2012. Uso tradicional de los recursos naturales pesqueros y
conservación de la biodiversidad en regiones tropicales en desarrollo: hacia un modelo de ecología
de la reconciliación. Universidad de Antioquia, Universidad de Sevilla, Gaia y GIVA Medellín. 176 p.
Gualdrón, M. 2006. Plan de manejo de los recursos ictiológicos y pesqueros en el río Grande de la Magdalena y sus zonas de amortiguación.
Cormagdalena. Barrancabermeja. 49 p.
Gutiérrez, F., C. Barreto y B. Mantilla. 2011. Diagnóstico de la pesquería en la cuenca Magdalena-Cauca. Pp.
35-73. En: Lasso, C. A. , P. Gutiérrez, A. Morales, E. Agudelo, H. Ramírez y R. Ajiaco (Eds.). II Pesquerías continentales de Colombia. Serie Recursos Hidrobiológicos y
Pesqueros Continentales. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá.
IDEAM, Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales. 2013. Niveles por área hidrográfica. Subdirección de Hidrología.
ISAGEN, ICA, Universidad del Tolima y Universidad de Antioquia. 2009. Plan de ordenación pesquera de la cuenca baja del río la Miel. Medellín. 117 p.
Kapetsky, J. M. 1977. Reporte final sobre poblaciones de peces y pesquerías de la cuenca del río Magdalena, Colombia. Proyecto para el Desarrollo de la
Pesca Continental Inderena-FAO. Cartagena. 16 p.
Lasso A. Carlos. 2011. Consumo de pescado y fauna acuática en la cuenca amazónica venezolana: análisis de nueve
casos de estudio entre comunidades indígenas. COPESCAALC Documento Ocasional FAO, N° 15. Roma. 28 p.
Ministerio del Medio Ambiente. 2002. Plan de manejo integral de los humedales, subregión de la depresión momposina y cuenca del río Sinú, República de Colombia. 263 p.
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
Valderrama, M., M. Zarate, G. Vera, C. Moreno, P Caraballo y J. Martínez. 1988. Determinación de la talla
media de madurez y análisis de la problemática con referencia a las tallas medias de captura del bagre rayado (Pseudoplatystoma fasciatum) Linnaeus 1766 (Pises:
Pimelodidae) en la cuenca del río Magdalena, Colombia. Trianea. Act. Cienc. Tecn. Inderena 2: 537-549
Valderrama, B. M, M. Petrere, V. M. Zárate y G.
Vera. 1993. Parámetros poblacionales (mortalidad, rendimiento máximo sostenible) y estado de
explotación del bocachico Prochilodus magdalenae (Steindachner, 1878; Prochilodontidae) del Bajo
río Magdalena. Boletín Científico INPA 1: 43-60.
Valderrama B. M. y M. Petrere. 1994. Crecimiento de bocachico Prochilodus magdalenae Steindachner 1878 (Prochilodontidae) y su relación con
el régimen hidrológico en la parte Baja de la cuenca Magdalena. Boletín Científico INPA (2): 136-149.
Welcomme, R. L. 2001. Inland Fisheries: Ecology and Management. FAO, Rome. Fishing News
Book. Blackwell Science Ltd. Oxford, UK. 167 p.
Zárate, M., S. Arboleda, M. Barrios, P. Arias y G.
Vera. 1983. Situación actual de las pesquerías de la
cuenca Magdalena con base en datos de captura y
esfuerzo entre 1977-1982. Inderena. Centro de Biología Pesquera y Limnología. San Cristóbal. 38 p.
158
ESTADO DE LAS PESQUERÍAS
159
Descargar

Capítulo 3 - The Nature Conservancy