BIBLIOTBCA
ALDEANA
DE COLOMBIA
LO IRRbMbDIAQLb
POR
LORENZO MARROQUIN y J .. M. RIVAS .GROOT
Á REPUBLlCA
BANCO DE \. NGEl ARANGO
BIBlI01ECt>.
\.'"S-A
:'
r' \ ..CION
CAT AI..Oúi
, BIBLIOTECA
ALDEAN
A DE COLOMBIA
LO IRR~M~DIAQL~
POR
LORENZO
MARROQUIN
y
J. M. RIVAS .GROOT
SELECCION SAMPER ORTEGA DE
LITERATURA
COLOMBIANA
PUBLICACIONES DEL
~HNISTERIO
DE EDUCACION,
Editorial Minorva, S. A.
1936
NACIONAl.
DON LORENZO MARROQUIN
En el volumen 15 de esta Selección se consignaron los datos biográficos de D. J osé María Rivas Croot, quien escribió en colaboración con D. Lorenzo Marroquín el drama que
en seguida se reproduce, y la conocida novela
«Pax;). Por esto nos limitaremos a dar aquí
algunas poc;.asnoticias sobre la personalidad
literaria de D. Lorenzo, hijo del autor de «La
Perrilla» y hermano de monseñor J osé Manuel Marroquín, quien también figura en esta
colección de autores colombianos, en el volumen 79.
Don Lorenzo nació en Bogotá el 8 de marzo
de 1856 y murió en Londres el 3 de septiembre
de 1918. En la Academia Colombiana ocupó
la silla de don José Máría Samper, la cual,
muerto Marroquín, le fue otorgada a don T 0más Rueda Vargas. Además de «Pax», novela
de la que hizo una extensa crítica gramatical
el señor Suárez, es autor de los siguientes folletos y artículos, según lista de Cejador y
Frauca en su «Historia de la lengua y litera-
6
BIBLIOTECA -ALDEANA DE COLOMBIA
tura castellanas»: «Ocho días en Grecia, 1884
(Repertorio Colombiano). Estudio sobre el poema del Cid, Bogotá, 1897 (En Revista Nacional. Fue premiado en 1881). Peregrinaciones
al santuario de Lourdes, 1897 (ibid). El juicio
final de Miguel Angel, 1897 (ibid.). La Cosecha, poema, Bogotá, 1897. Las cosas en su punto, (ibid.), 1898. Los misioneros (ibid.), 1903.
El Renacimiento.
(Discurso en homenaje de
León X Il 1), (ibid.), 1903. El Canal de Panamá,
(ibid). 1903. El doctor Puracé, comedia, 1903.
El dos de noviembre, poesías, 1904 (En el Nuevo Tiempo Literario). Lo irremediable, drama,
1905 (con José Rivas Croot). Pax, novela,
(ibid.), 1907. Chartres, 1910. Cartagena la Heroica, drama. El Libro del Centenario (con
Emiliano Isaza), 1910 Centenario de Ricaurte,
1913. Los Precursores, 1914. Elogio de Rafael
Pamba, 1914 (En Anuario Academia Colombiana, torno 111.) Dictadura de la incapacidad,
artículos políticos. Chantilly, Reims, Verdum,
1918».
Pero si se analiza esta larga lista, la obra
literaria de Marroquín viene a quedar reducida a un volumen, a lo sumo, de ensayos,
donde cabrían su «Estudio sobre el poema del
Cid», «Centenario de Ricaurte» y «Elogio de
Rafael Pamba»; a la novela Pax y a otro volumen de teatro, con El doctor Puracé, Lo 1rremediable y Cartagena la Heroica, y en el cual
podrían agregarse La soberanía del dolor, que
MARROQUIN
y
RIV AS-LO IRREMEDIABLE
7
Cejador no menciona y que nosotros recordamos haber «montado» en familia, bajo la dirección del propio don Lorenzo, en Yerbabuena,
la hacienda tradicional de los Marroquines,
hacia 1914; y Yo, de que tampoco tuvo noticia
el erudito clérigo español, y que fue, allá por
1908, un estruendoso fracaso, a pesar de haber
sido puesta en escena por la excelente compañía de Paco Fuentes. Con todo, el público ignora otro género en que tanto don Lorenzo como don Manuel, su padre, fueron verdaderos
maestros: el de la comedia casera, es decir, escrita para ser representada en familia, durante
las tradicionales vacaciones de diciembre en
los latifundios de Yerbabuena o de El Chicó,
en los días de la novena del Niño Dios o de
cumpleaños de los padres. En este género los
dos Marroquines, padre e hijo, escribieron preciosas bagatelas, animadas de auténtico chiste bogotano, que fueron puestas en escena,
con gracia y donosura que ya no se estilan, por
ellos~mismos,y las hijas de don Manuel, doña
Inés y doña María, o sus sobrinas Sáiz Osorios,
o sus amigos. Los preparativos y ensayos de
tales comedias servían de pretexto para los
bailes,~tertulias y refrescos que tanto contribuyeron a alegrar los diciembres de antaño.
Para la representación? se cubría el patio con
toldos quefsuministraba el ejército o alguna
empresa industrial, y familiares y vecinos acudían, llevando cada cual su asiento, a reir y
8
BIBLIOTECA
ALDEANA
DE COLOMBIA
aplaudir, entablar amoríos y amistades, a rezar la novena y a cenar ajiaco y bizcochos riquísimos hechos por las niñas de la casa. En
nuestra biblioteca privada conservamos manuscritos de esa clase de comedias, que para
nosotros guardan un encanto especial, porque,
dada la vieja amistad de nuestra familia con
los Sáiz, Marroquines y Osorios, estamos en
capacidad de entender gracejos y aluciones
que a un público extraño nada dicen, y porque
muerto ya don Manuel y casadas sus hijas, pudimos admirar tales comedias puestas en escena por éstas o por los nietos del autor de «El
Moro»
Sin embargo, don Lorenzo no pasará a la historia literaria sino por su novela Pax, que es
la expresión de una época y una etapa características y definidas de la novela bogotana.
Gómez Restrepo la ha juzgado así: ·l MarroquÍn, hombre de aristocráticas costumbres santafereñas, ha pintado muy bien ciertos nobles
aspectos del alma bogotana y ha vengado, con
la duradera venganza del arte, a la nobleza
pobre, vencida por la violencia de brutal advenedizo, en cuadros como Rosas de Casti lla,
que es una preciosa página de descripción selecta y de noble psicología. Hay en Pax personajes, o más bien dicho retratos, trazados con
pincel firme y riqueza de colorido, y escenas,
como la de cierta venta, a donde coinciden,
como en la del Qu ijote, una porción de dispare-
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
9
jas personalidades que están trazadas con habilidad de novelista picaresco. Hay en Pax demasiadas cosas; hay personajes que ofrecen
poca semejanza con la realidad. El estilo a veces tiene gran vigor, sobre todo en la parte
descriptiva; pero abunda en descuidos e incorrecciones,:~~'quepuso de patente una, crítica
doctísima en el Análisis gramatical de Pax.
Pero con todo, es obra representativa, nacional, reveladora de grande ingenio».
Cuando la Alcaldía de Bogotá sometió a la
consideración de la Academia de Historia la
conveniencia de echar a tierra por estorboso
y por feo el monumento levantado a Ricaurte
en la calle 43, nosotros fuimos de opinión que
se le respetase como un testimonio de lo que
era el sentido estético bogotano en 1914. Razón muy semejante podríamos alegar ahora
para justificar la reproducción de Lo I rremediable. Para nuestra actual sensibilidad, mucho másj'refinada, más apta para la emoción
de la sugerencia que para la instintiva reacción
ante lo brutalmente doloroso; para nuestra
sensibilidad pulida, por decido así, en la escuela del cine, donde el arte dramático ha sufrido mutaciones fundamentales; para nuestra
sensibilidad de post-guerra, de gentes que entendemos a Geraldy, de hombres que hemos
aprendido a avalorar la línea y el detalle acaso
por la razón de que esta vida contemporánea
tiene que ser mirada panorámicamente, por-
10
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
que el vértigo de su fuga no nos da tiempo para más; para esta clase de sensibilidad 1936,
decimos. Lo Irremediable resulta casi ridículo
de puro trágico, o mejor dicho, por la forma
en que lo trágico de la vida está expresado allí.
Pero nuestro propósito con respecto a la secci6n de teatro colombiano ha sido el de historiar su desarrollo. El género no ha tenido en
Colombia fecundidad ni fortuna, por las razones que se expresan en la nota preliminar del
volumen 98 de esta Selección. Y así, lo interesante es señalar con jalones característicos la
evolución que dicho género ha venido sufriendo desde Vargas Tejada, primer comediógrafo
republicano, hasta Jorge Zalamea, exponente
el más vigoroso de la última generación.
Con Vargas T ej ada y F ernández Madrid
nace acá una escena influída por los grandes
trágicos franceses de los siglos XVI y XVII,
de perdurable influjo en todos los países, y que,
muerto con Calderón de la Barca el teatro del
siglo de oro, tan típico y tan español, se impone en España al siglo siguiente, pese al buen
sentido de don Leandro F ernández de Moratín,
apoyándose en la muleta que le dio Luzán con
su Poética, y gracias a Montiano, Alvarez de
Cienfuegos y aun al mismo Quintana. Mas en
breve nos convencímos de que semejante camisa nos venía muy holgada, y, con un sentido más lógico y familiar, enderezámos, con
Sáenz Echeverría y José Manuel LIeras, por
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
11
el sendero menos arduo del sainete. Cierto que
lo propio hacían en España, al lado de los neoclásicos que se enfrentaron al romanticismo,
los restauradores de don Ramón de la Cruz y
los zarzuelistas que por entonces imprimieron
tanta vitalidad a ese género: Pina y Lumbreras.
Olona, el comediógrafo Ventura de la Vega,
Camprodón y Luis Mariano de Larra.
Después los mosaicos, no contentos con pintar en sus cuadros de costumbres, invaden la
escena;~también con sus regocijados tipos parroquiales, y es don José María Samper quien
mayores lauros cosecha con «Un Alcalde a la
antigua», la obra sobresaliente de la nueva
tendencia.
Sin embargo, en el fondo de nuestra mentalidad chibcha-española el dolor aletea constantemente: nos gusta zarandeado siempre que
hay ocasión: de aquí nuestras costumbres, tan
diferentes de las de otros pueblos, con respecto a los duelos familiares; de aquí las lúgubres
manifestaciones del sentimiento religioso, la
morbosa curiosidad por los crímenes de sangre,
la afición a los toros. De aquí el que nuestras
más célebres obras literarias siempre se inspiren en los aspectos tristes, jamás en los risueños, de la existencia. El costumbrismo escénico tenía, pues, que morir, y murió, hablando
a grandes rasgos, a manos de don Lorenzo Marroquín, cabecilla de esa nueva dramaturgia
de fines del siglo que buscó otra vez el dolor
12
BIBLIOTECA
ALDEANA
DE COLOMBIA
como motivo artístico: pero en Lo 1rremediable se enlazan la quejumbrosa tendencia ancestral de que arriba se habla y el ya moribundo costumbrismo, que aun se refleja en esa
obra, bien que ya desposeído de la gracia que
le habían impreso los mosaicos.
y aquí termina una etapa de la evolución
del teatro colombiano, y se inicia otra de que
en su lugar se hablará. Por tal razón hemos colocado entre las dos, a manera de línea divisoria, las traducciones teatrales de Roberto
Me. DouaIl y Víctor Caro.
LO
IRREMEDIABLE
POR
LORENZO MARROQUIN
y
jOSE
MARIA RIVAS GROOT
Drama en tres actos y en prosa,
estrenado en el Teatro de Colón
de Bogotá, el 13 de mayo de 190'í.
PERSONAJES
DOÑA DOLORES (madre
de Gonzalo) .
AMALlA (novia de Gonzalo).
DOÑA AURA (esposa de Tapia).
GONZALO AVILA.
CARLOS ALBERTO (hermano
de Amalia).
FRANCISCO LOBO.
Osv ALDO.
GASPAR TAPIA.
MARTlNEZ MELENDEZ.
1SAAC J ACOBSEN.
FRANK PEÑEYRO.
PEDRO (sirviente).
JEFE DE POLlCIA.
Dos GUARDIAS.
ACTO 1
Sala de estudio en casa de Gonzalo;
un escritorio; libros; periódicos; obras
de arte. Es de noche.
ESCENA
1
Doña Dolores en un sillón leyendo
periódicos; Gonzalo escribiendo, medita; luégo un criado.
DOÑA DOLORES
(Después de un silencio)
Gonzalo, ¿has leído El Grafófono?
GONZALO
Sí, madre (distraído). Permíteme un momento (sigue escribiendo, consulta algunos libros del
estante).
16
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
DOÑA DOLORES
No te interrumpo, hijo .. " ¿Se te va la inspiración, como cuando hacías versos?
GONZALO
(1nterrumPiéndose)
Al contrario, madre .... Esta prosa, estas
arideces de la estadística, la sequedad de las
finanzas necesitan de tu compañía; me hace
falta el aroma de tu cariño .... (sigue escribiendo) .
DOÑA DOLORES
Se hace justicia a mi Gonzalo (lee): «Nuestro ministro de finanzas, don Gonzalo Avila, el
conocido literato que en el ministerio de la educación nacional desarro1l6 un plan universitario que ha merecido la unánime aprobaci6n de
las cámaras, ha planteado ahora un sistema de
armonía y progreso en el ministerio de finanzas. Sólo hace un mes que tiene esa cartera, y
su plan, fundado en los principios de la ciencia
econ6mica, está dando los más benéficos resultados» ....
(interrumPiéndose).
Pero, escúcha, hijo, escúcha.
GONZALO
(Desde su mesa)
Exageraciones ....
benevolencia ....
Martí-
MARROQUIN
y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
17
nez Meléndez es conmigo muy amable: me
muestra mucho afecto ....
(lee en una obra).
Veamos: el conde Wolowski dice algo sobre es'1
to ....
¿d'on de ?.....
¿d'on d e ?.....
iaqUl.....
«Las naciones incipientes no pueden adelantar
mientras no establezcan sobre base firme su
crédito exterior. El crédito engendra capital,
movimiento, riquezas, inmigración, progreso ...
No debe ahorrarse esfuerzo para restablecer el
crédito de una nación» ....
Esto, esto era lo
que yo buscaba.
DOÑA DOLORES
¿Exageraciones? ... Antes dicen poco ....
Pero lo que más me gusta es este último elogio
(lee): «En su rápida carrera política, en medio
de las agitaciones de la vida pública, en' que
naufragan tantas reputaciones, en vano la malevolencia pretendería arrojar el lodo de la calumnia sobre el manto de armiño de esa reputación inmaculada. En vano las sierpes de la
envidia .... » (se acerca, leyendo, hacia Gonzalo),
«-las sierpes de la envidia _... » (le toma a Gonialo la cabeza entre las manos, lo besa en la frente).
GONZALO
(Volviendo
la cabeza)
Madrecita, ¿qué leías? ... «¿Las sierpes de
la envidia?» .... No hay tales sierpes, ni tal
18
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
lodo, ni tal envidia .... Frases de periódico ....
La humanidad es mejor de lo que se la pinta en
las novelas y en los dramas .. " (recitando con
entus iasmo) :
jOh, humanidad,
tan pronta al sacrijicio,
puede mancharte el vicio
y ojuscarte el error; pero eres buena!
DOÑA
DOLORES
Que así sea, hijo mío ....
que sigan todos
respetando tus esfuerzos, tu talento, tu rectitud .... Sí, sí, que la humanidad, esa humanidad tan buena, tan pronta al sacrificio, siga
respetando tu honra ....
porque si no fuera
así ....
GONZALO
Si no fuera así ....
DOÑA
DOLORES
Yo. pura y simplemente, me moriría de pena.
GONZALO
Míra, madre (con entusiasmo), tengo ahora
una idea mejor que todo eso: un proyecto que
hará feliz a la patria, a esta pobre patria que
ocupa el primer lugar en mi corazón.
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
19
DOÑA DOLORES
¿El primer lugar? ...
¿Y Amalia? ...
GONZALO
También, también, el primer lugar .... y
sobre todo tú, madrecita, tú el primer lugar. ...
DOÑA DOLORES
Sí, tres primeros lugares .... Comprendo:
tres amores distintos, todos tres puros, todos
tres generosos.... Pero, hijo mío, ¿sabes si te
pagarán de un mismo modo? Cuando te abandone esa patria, cuando no agradezca tus desvelos, la idolatría con que le sirves, entonces te
quedaremos Amalia y yo
y si ella te abandonara .... te quedaría
.
GONZALO
(Arrojándose
en sus brazos)
Me quedarías tú, madre ....
DOÑA DOLORES
Sabes, hijo, que en medio de tantos aplausos, en medio de los triunfos ruidosos, a veces
siento .. " ¿te lo diré? ... siento miedo. Quisiera verte en tu antigua vida, lejos del ruido,
20
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
en el silencio de tu estudio, consagrado a tus
trabajos literarios ....
la fama, sí, la gloria,
pero una gloria más tranquila. Me gusta más
verte en la quietud de tu gabinete, acompañado por tus libros, alumbrado por la suave luz
de tu lámpara, que no entre el vaivén de la
multitud, alumbrado por ese resplandor de
gloria política que tiene para mí algo como resplandores de incendio.
GONZALO
Tú sabes mis primeras vacilaciones, el temor,
la tristeza con que me despedí de mis libros
queridos .... de mis versos .... ¡Ah! mi pobre
poema truncado .... Pero me han llamado. se
creyó que yo podía ser útil, y no había de dar
una muestra de egoísmo diciéndole a la patria:
«¿Deberes? Contigo no los tengo» ....
No:
¡cómo! mis abuelos sacrificaron todo por fundar esta nación; mi padre derrochó su fortuna
por seguir esa obra, y yo ... , ¿habría de declarar que esa sangre ardiente se había enfriado en mis venas? jCómo!. ... Ellos hicieron la
nación, conquistaron el suelo palmo a palmo.
y cuando a mí se me llama, en una hora de zozobra, a levantar su honor, a engrandecer su
nombre, yo había de contestar, olvidando el
pasado, renegando del presente, dudando del
porvenir;: «¡No sé lo que es patria!»
MARROQUIN y RIV AS-LO
DOÑA
IRREMEDIABLE ·21
DOLORES
(Tras una pausa)
<r.
Las sierpes de la envidia» ....
GONZALO
Oye, madrecita, yo te prometo que al realizar esta nueva idea, este plan que tengo ahora, me retiro para siempre de la política. Sí,
mi lámpara, mis libros, tÚ, Amalia ....
DOÑA
DOLORES
¿y cuál es ese proyecto?
en reali::ado?
¿Tardarás
mucho
GONZALO'
Cuestión de semanas. El arreglo de la deuda
extranjera ... , El pago de los intereses atrasados por años y años .... La honra del país
restablecida .... Es el complemento de un plan
armónico: he arreglado la deuda interior; ahora, el crédito en el extranjero. Pero es un secreto hasta el momento mismo en que se pague a los acreedores .... Sí, a los acreedores,
a los que han esperado tantos y tantos años ...
Ellos, sí, ellos deben recibir el pago ....
Un
secreto, madre .... si alguien lo supiera, surgiría la especulación, se improvisarían fortunas, se frustraría este gran pensamiento, se
22
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
dudaría de la buena fe con que procede la
nación.
DOÑA
DOLORES
¿y qué te falta para realizar eso.... tu secreta ....
tu plan ....
tu pensamiento? ...
GONZALO
La decisión del presidente. Ha vacilado, ¿'-'da todavía; pero confío en que aprobará mi
idea .... ¿Ves, madre? Todo lo tengo listo
.
El decreto mismo.... aquí está redactado
.
Una breve explicación, el fundamento legal .
Míra (toma un papel de la mesa).
DOÑA
DOLORES
Acába, acába pronto, para que puedas consagrarte a lo otro .... a tu novia .... Sólo
faltan ocho días para tu matrimonio. Piénsa
en eso .. " no le agradará a ella, en la luna de
miel, verte así, distraído, meditabundo; hasta
sentiría celos.... celos de Leroy-Beaulieu y del
conde .... (coge el volumen) el conde Wolowski .... ¿Será celosa Amalia? No, no: es la perfección.... ¡Qué acierto, hijo! Amalia lo reúne todo: lo primero, una gran virtud; lo segundo, tan hermosa; luégo, tan intelígente, y por
último, y aunque sea lo último, ¿por qué no?
MARROQUIN y RIVAS-LO
una gran fortuna.
recelos ....
IRREMEDIABLE
Sólo el hermano
23
me causa
GONZALO
¿Carlos Alberto? ... Es verdad ....
Es un
carácter contradictorio
un atolondrado ...
¿no es ese el término?
que procede por
arranques ....
DOÑA DOLORES
Es singular: lo tiene todo y le falta todo
inteligencia, gran corazón, el don de simpatía
.
.
GONZALO
Capaz
de los más generosos
arranques ....
DOÑA DOLORES
y de las acciones más deplorables.
GONZALO
Es un hijo pródigo ....
un derrochador de
sentimientos y de dineros .. " una mezcla, un
caos ....
una contradicción
viviente.
DOÑA DOLORES
Su carácter me hace recordar
me leías anoche en el Fígaro.
aquello
que
24
8ffiLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
GONZALO
¡Ah! sí .... el comandante Anastay .... el
famoso proceso: un joven de gran corazón, que
juega en el regimiento, no puede pagar, y para
satisfacer la deuda, roba y mata a su tía ....
DOÑA DOLORES
Llevándose de la caja-es un escrupuloso de
conciencia-lo estrictamente necesario. para
pagar la deuda .... sí, la deuda de honor ....
Eso, según él, era el colmo de la delicadeza.
GONZALO
Volviendo a Carlos Alberto: yo espero influir
en él, cuando ya tengamos la intimidad de dos
hermanos. Será fácil llevarlo, alej arlo de sus
clubs, de sus derroches .... haremos que aproveche su talento, su viveza, su corazón, bueno
en el fondo .... Es un tesoro cubierto de lodo .... Ya verás, madre, es un corazón fresco,
capaz de una reacción generosa ..
Además,
sus buenos sentimientos arrojan luz sobre los
puntos sombríos.
o.
DOÑA DOLORES
Hijo, no puedo razonar contigo: las mujeres
tenemos más adivinación que razonamientos ...
MARROQUIN y RIVAS-LO IRREMEDIABLE
25
Pero tú lo sabes: todos los sentimientos se enlazan, y si hay un sentimiento dañado, ese pervierte todos los demás. En materia de honor
no hay claroscuro.
GONZALO
(M ira el reloj)
Es extraño: tardan él y Amalia .... quedaron en venir esta noche a que arregláramos la
lista de los convidados a nuestro matrimonio.
A propósito, Carlos Alberto quiere' que venga
Francisco Lobo.
DOÑA DOLORES
j Lobo!
¿tu enemigo mortal? .. , Yo no tendría valor para darle la mano.
GONZALO
Lobo, sí .... El desea reconciliarse conmigo.... sería una ocasión. Tú lo sabes, no tengo odios activos, y no quiero tenerlos pasivos...
SIRVIENTE
(Entrando)
Una carta, señor.
DOÑA DOLORES
Míra: el sobre de palacio.
26
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
GONZALO
(Leyendo)
Es del presidente. Acepta mi proyecto ....
Se salvará el crédito de la nación .... El crédito es riqueza .... (pone la carta sobre el escritorio) ....
Hemos logrado llevar en absoluta
reserva este asunto. Sólo lo sabe el presidente,
tan deferente conmigo, tan noble, tan preocupado en el engrandecimiento de este país ....
Ahora lo importante es llamar al representante
de los tenedores de bonos de la deuda exterior, para que comunique inmediatamente la
la noticia al comité de Viena, sin que algún
tercero compre los bonos y se aproveche del
esfuerzo del gobierno. Sólo los acreedores deben ser los beneficiados.... ¡Pedro! (al criado) ...
Lléva esta tarjeta al señor J acobsen.... Ya
sabes dónde .... Otra cosa: mañana temprano
vas a casa de la florista y le dices que dentro
de ocho día5, además del ramo de novia, necesito todas las flores del jardín .... todas ....
(sale el criado).
ESCENA
DICHOS,
11
CARLOS ALBERTO
Y AMALlA
(Se saludan afectuosamente)
GONZALO
Tardaban ustedes ....
ce desear.
Todo lo bueno se ha-
MARROQUIN y RIVAS-LO IRREMEDIABLE
27
AMALIA
Culpa mía ....
no ....
Carlos Alberto ....
ya saben ustedes; las grandes ocupaciones: los
amígos, el Automóvil-club ....
CARLOS
ALBERTO
M ea culpa ... , Pero, díganme ustedes: ¿podía yo faltar? Figúrense: me elegían esta noche
presidente del Auto ....
(a Gonzalo). ¿Me decías que acabas de recibir el retrato de Amalia,
que habías encargado a París?
GONZALO
Sí: un gran retrato .. " pintado por BastienLepage, una obra de arte (mirando a Amalia),
inferior al modelo, es verdad ... , Tú, que eres
un experto y un diletante, gozarás con la factura: ¡qué nobleza en la actitud, qué expresión
tan dulce y tan intensa en la mirada! Una armonía de colores en que descansé!;la vista y reposa el alma.
CARLOS
¿Un Bastien-Lepage
ALBERTO
auténtico?
GONZALO
Auténtico, firmado. Vén, verás con tus propios ojos.
28
BIBLIOTECA
ALDEANA
CARLOS
DE COLOMBIA
ALBERTO
¡Gocé tanto con sus cuadros en París! Dejan
la sensación de un sueño, sí, de un sueño vago,
interrumpido demasiado pronto en el mundo
ideal de los recuerdos felices.... (Salen por la
puerta lateral).
DOÑA
DOLORES
(Que ha estado conversando en voz baja con
Amalia)
Adivína de quién hablábamos Gonzalo y yo
hace un instante.
AMALIA
(Sonriendo)
¡Ah! señora .... ¿Adivinar? ...
do .... es decir, sí; pero ....
DOÑA
Si no pue-
DOLORES
¿Muy difícil? Comprendiste: de ti. ¿ Y sabes
lo que le decía? También 10 estás adivinando:
le decía que ha tenido un acierto perfecto, que
había dado una prueba más de su talento ....
de su gran corazón, sobre todo .... j y te quiere tanto!
AMALIA
iYo me siento tan feliz!....
No sé si haga
MARROQUIN
y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
29
mal en decido .... pero por fin he realizado mi
sueño .....
ese sueño que concebimos todas,
vagamente, es cierto, y sin podérnoslo explicar
sino cuando llega así .... tan cerca, el matrimonio. Todas, cuando llega la época dichosa
del primer baile-con
usted tengo tanta confianza como si fuera ya su hij a-no
tenemos
sino un pensamiento: el matrimonio. Es una
curiosidad más entre tántas curiosidades nuéstras .. Y nos soñamos un hombre joven, elegante, talentoso, medio romántico; deseamos que
sea fuerte, que sea una virtud, una gloria, un
ejemplo ....
Yo, por lo menos, desde que salí
del colegio, así lo deseaba
y ¿dónde, dónde está él? me preguntaba
Veía nuestra
hora de las confidencias .... todos me fastidiaban más o menos: -«Señorita ....
¿un valse?» -«Amalia,
¿una copa de champaña?»
-«Amalia,
¡está usted ravissante!» ....
Eran
excelentes partidos, como decimos: gran posición, gran fortuna, todo, todo lo que se quiera;
sí, pero ellos no eran el del sueño. Porque lo
importante para mí no era ser rica, no era dominar, no era brillar, no era excederlas a todas;
lo importante, lo único: ser dichosa ....
DOÑA
DOLORES
¿y hoy? ...
AMALIA
¡Hoy sí, hoy soy feliz, tan feliz!. ...
30
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
DOÑA
DOLORES
De manera que tu ideal, tu caballero andante, tu sueño ....
¿ es mi Gonzalo? Gracias,
Amalia .... Vamos a ser muy dichosas.
AMALIA
En mi vida un poco apartada-vida de huérfana-he pensado algo, he soñado mucho, me
he analizado un poco a mí misma: sé que mi
fuerza debe estar en otro; siento la necesidad
de que alguien me domine, pero que sea un
hombre a quien pueda entregar, primero toda
mi estimación, y luégo todo mi cariño.
DOÑA
DOLORES
Sí, Amalia, él representará para ti la dicha,
porque es el bien.
AMALIA
Hoy siento mi corazón dividido en dos afectos
¿dividido? no; aquí se reúnen dos afectos
Alberto y Gonzalo.... Alberto que
ha sido para mí más que un hermano, un protector fuerte, un consejero, con el cariño más
intenso, más lleno de ternuras y delicadezas...
Mi vida me parece hoy formarse de dos partes:
Alberto es todo mi pasado. Gonzalo es todo mi
porvenir .... y quiero yo ser el lazo de unión
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE 31
entre esas dos épocas, entre esas dos vidas, entre esos dos corazones. (Entran Gonzalo y Alberto)
CARLOS
ALBERTO
Tenías razón .... una obra maestra .... jQué
armonía, qué relación tan bien sentida entre
el esplendor de las telas y el brillo de la carnación fresca y rosada!
DOÑA
DOLORES
Pero vamos.... Sigan ustedes a mi cuarto ...
Haremos la lista ....
Precisamente, Amalia,
díme: ¿crees que debemos convidar a Lobo?
(Se dirigen conversando hacia
la puerta
lateral).
AMALIA
(Con sorpresa)
¿A Lobo? (Vuélvese hacia Gonzalo). ¿Por qué
no fue usted hoy a casa, Gonzalo?
GONZALO
Tan ocupado estos días .... He hecho un
gran sacrificio.... La política, esa política que
usted aborrece tanto .... (a Alberto, que le sigue). y tú vas a hacer otro sacrificio sin fumar
este rato .... Si quieres, quédate ahí .... ¿ Ci~
32
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
garrillos? Míra, creo que en aquella mesa ....
(las señoras salen).
CARLOS ALBERTO
(A Gonzalo, tocándole el hombro)
Vuélve, tengo que hablarte ....
GONZALO
¿ Un secreto de estado? pones una cara tan
grave ....
AMALlA
(Desde la puerta)
Gonzalo, te estamos esperando; Gonzalo.
GONZALO
(A Carlos Alberto)
Vuelvo al momento (sale por la puerta lateral) .
ESCENA 111
CARLOS ALBERTO
SOLO
(Se pasea agitado)
¡Nada! el mal paso andarlo pronto .... Pero
¡qué trago tan amargo!. .. , Hay que decírselo
todo a Gonzalo... , El secreto de estado ....
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
33
sí, del mal estado de nuestra fortuna ....
¿Nuéstra? no: la de Amalia. Quise provocar
una entrevista ahora, pero no me atreví. Haré
otra intentona; y pronto, así en dos palabras:
«Amigo, yo recibí de mis padres una fortuna;
he derrochado todo lo mío
lo que es muy
bien hecho, entre paréntesis
y también
he dilapidado la de Amalia, lo cual me parece
abominable» .... ¿Qué dirá Gonzalo? ... Aquí
va a haber una escena; me dirá, y con mucha
razón: «¿Fue así, amigo mío, como usted correspondió a tan ilimitada confianza, como
custodió el sagrado depósito, como cumplió
con la voluntad de un padre moribundo,· como .... etcétera, etcétera», y yo tendré que
oÍrlo, tendré que callar (con gravedad), doblegar
la cabeza .... ¡Quién pudiera rescatar estas
locuras con mi sangre .... jAh! Y el baccarat,
ese maldito baccarat tan ingrato! le he gastado
mi capital y lo mejor de mi vida
y cuando
estoy en un apuro .... j nada!.
j El baccarat! Vaya dejar para siempre ese maldito juego
ingrato .... Vaya dejarlo .... por el
poker
En estos conflictos de honor, en estos lances tan duros, a veces no queda sino una
solución, como en las grandes novelas (se lleva
la mano a la sien). ¡Pum! Se salva el honor y se
saldó la cuenta. Hay horas en que quisiéramos
desaparecer, en que necesitamos creer en la
nada y arrojamos a ese abismo, a ese vacío
eterno.
34
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
ESCENA IV
CARLOS ALBERTO Y GONZALO
GONZALO
(Entrando)
¿Un secreto de estado? ...
CARLOS ALBERTO
¿El secreto de estado? ...
tate (vacila).
sí, sí, pero sién-
GONZALO
Me lo anunciaste con tal reserva .... frunciendo el ceño de tal modo .... ¿Algo de política? .... ¿Una guerra, una conspiración? Hábla, amigo.
CARLOS ALBERTO
'G uerra .... consplraclOn.....
.. /
1 N o, no tan(.
to .... Digo mal, algo .más grave, mucho más
grave, para mi, para ti ....
/
GONZALO
¿Para los dos?
CARLOS ALBERTO
Una gran falta ....
no sé cómo decirte ....
Mi\RROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
35
GONZALO
¿Una falta? . "
¿Mía .... ? ¿De quién?
CARLOS ALBERTO
¿Falta tuya? ¡Vaya! ¡Si tú eres impecable!...
Te envidio, en medio de mis locuras .... No,
una falta mía, una gran falta
y debo confesártela de llano en plano
.
GONZALO
Vamos, dí .... Si para eso son los amigos.
jHábla! ¿no serás pronto mi hermano? Si entre
nosotros no hay confianza ....
CARLOS ALBERTO
Es que yo no sé si perdonaría .... no: yo no
perdonaría al que me hubiera derrochado mi
fortuna .. " ¡La fortuna!. ... el dinero
es
decir; todo; el dinero es todo en esta vida
.
GONZALO
(Levantándose)
El dinero .. " ¿qué dices? ¿el dinero? ... la
flor del fango .... ese fuego fatuo hacia el cual,
entre sombras, corren todos salvando precipicios, cruzando lodazales, hollando los cadáveres de los rezagados, de los débiles, dé los ven-
36
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
cidos de la vida. El trabajo, una virtud, una
fuerza .... Pero el dinero, el oro .... ¿ sabes?..
Míra estos libros .... Los grandes economistas
sueñan con una edad de oro .... sin oro; una
edad en que desaparece el metal codiciado, en
que no se oirá el retintín de los doblones .... la
única música que entiende y que escucha con
amor la codicia. Un gran día en que ya se idealiza, se purifica el oro .... Gran día aquel en
que el oro estéril se verá reemplazado por el
crédito, que es la verdad, que es la honradez,
que es la fe.... El oro, el mejor de los esclavos,
el peor de los amos
Pero, dejando los libros,
vamos a la historia
, ¿La falta .... tu. falta? ...
CARLOS
ALBERTO
(Con resolu ción)
Debo empezar implorando tu perdón
.
En dos palabras: yo he sido el tutor de Amalia .
Recibí una gran fortuna .. " Un depósito
.
GONZALO
Sagrado ....
CARLOS
ALBERTO
Sí, sagrado: eso me decía yo ... , y tú lo ves,
no he sido un santo: lo he perdido ....
MARROQUIN
y
RIV AS-LO IRREMEDIABLE
37
GONZALO
Comprendo: los negocios no siempre salen
bien; hay malas épocas .... cálculos errados ...
CARLOS ALBERTO
No: nada de negocios, nada de cálculos. Lisa y llanamente, el juego .... lo he perdido al
juego ... , (un silencio).
GONZALO
Después de eso....
CARLOS ALBERTO
Después de eso.... tú dirás lo que quieras ...
Amalia no tiene la dote que el público le supone: no tiene nada.
GONZALO
Conociendo ya tu secreto, debo hacerte una
exigencia....
CARLOS ALBERTO
(Sobresaltado)
¿Una' exigencia? Tela he dicho a tiempo ...
ocho días antes del matrimonio.
38
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
GONZALO
Me lo has dicho a tiempo; y por eso te hago
una sola exigencia, una sola; pero imprescindible ....
CARLOS ALBERTO
(Levantándose)
¿ Una exigencia?
ironía) ya adivino
Tienes derecho ....
.
(con
GONZALO
Sí, que Amalia nada sepa. Estoy seguro de
que nada le has revelado.
CARLOS ALBERTO
Nada: siempre he esperado una vuelta ....
de la fortuna.
GONZALO
Es menester que al entrar aquí dentro de
ocho días, ella crea que llega con todo el prestigio, no sólo de la virtud y de la hermosura,
sino también de la fortuna. Es menester que
por esa alma tan pura y tan altiva no cruce ni
una sombra de humillación .... y para ti, una
penitencia, la condición de mi perdón.
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
39
CARLOS ALBERTO
. ¿ Cuál? ¿Que me aleje, que huya de aquí? ..
GONZALO
No: que abandones esa vida de disipación,
en que enlodas un carácter que tiene grandes
arranques .... en que manchas un nombre que
va a ligarse con el mío; un nombre que llevarán mis hijos.
CARLOS ALBERTO
Te lo prometo. Esta noche misma aquí me
lo estaba prometiendo; dejaré el baccarat. ...
para siempre....
GONZALO
¿Lo prometes? ¿De veras? ... Bien, sin reticencias mentales ....
ESCENA V
DICHOS Y AMALIA
AMALIA
Vén, Gonzalo. Necesitamos acabar de discutir la lista
(observándolos). Pero ¿qué tienen ustedes?
Les veo una cara .... Sobre
todo Carlos Alberto ..... Pero no debo preguntarlo ....
-40
BIBLIOTECA ALDEANA DE COL,OMBIA
GONZALO
La política ....
misterios de la política.
CARLOS
ALBERTO
Sí, un secreto político ....
La política es así...
AMALlA
¿La política? Bien: cuando yo sea tu mujer
me contarás todos tus secretos. ¿Lo prometes?
GONZALO
Sí, todos los secretos .... los de la política,
se entiende .... Vamos, Amalia. (Salen él y
Amalia
por la puerta lateral).
ESCENA VI
CARLOS
ALBERTO
SOLO;
LUEGO
FRANK
¡Qué generoso, qué abnegado, qué noble!...
pero ¡qué insolente! ¿Darme lecciones, con ese
-. aire protector, imponerme penitencias, en ese
tono paternal y benévolo? ... ¿Humillarme
con su desprendimiento? ... Pero no: le pagaré hasta el último centavo. Yo no recibo dádivas de nadie .... Entregaré la dote .... ¿Cómo?
Todavía es posible una vuelta de la
suerte
¡El baccarat tiene tan gratas sor-
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
41
presas!
Un mes, dos meses, cuatro, siete
de perder
al octavo, al octavo vuelve la
suerte .... Pero no: es un punto de honor: tengo empeñada mi palabra
No más baccarat ...
Pero queda el poker
Sobre el poker nada
he prometido: mi honra queda libre por ese
lado .... ¡Ah! el poker .... y después de siete
meses de pérdida, no tiene duda: ganancia infalible!.... Después de las siete vacas flacas,
las siete vacas gordas .... (hace ademán de barajar y repartir cartas). ¡Flis, flas .... Dos cartas buenas .... al doblete .... otras buenas...
y otras. ¡Qué suerte!. .. , y todos los del auto,
maravillados .... «Pero si este Carlos Alberto .... ¡qué suerte!. ... » y me le presento a
Gonzalo: «Amigo, aquello fue una broma. Aquí
está la dote de Amalia» (buscando cigarrillos).
Decididamente, me estoy volviendo virtuoso ...
Esto de rozarse úno con los Catones .... Hace
una hora que no fumo.. " ¿Dónde estarán los
cigarrillos? (va al escritorio). Una carta .... Ni
ojo en carta ni mano en plata .... es una regla
de honor. ... Pero no en materia de política...
la política es así .... Esta es una carta del presidente .... la cosa cambia (lee con descuido, y
deja el papel). Vamos, ¿qué me importa la política? ¡Los cigarrillos!. ... (Encuentra otro papel). ¿Esto otro? (lee) «Decreto por el cual se
restablece el crédito exterior'>....
¡Hombre!,
si dieran uno para restablecer el mío .... Esto
es interesante: pagan lo atrasado; subirán los
42
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
bonos
(mira en torno, coge la carta del presidente)
jAh! comprarlos a tiempo (sacude
la carta). ¡Esta, ésta era la carta que me reservaba la suerte! .... Este es el verdadero poker .... Sobre este juego nada he prometido ...
mi honor queda a salvo (recitando con júbilo)
«Decreto por el cual se restablece el crédito
exterior e interior de Carlos Alberto Duarte» ...
Estamos en el último mes de pérdida .... Tenía que venirme alguna carta buena. (Entra el
banquero Frank por el foro)
FRANK
¿El señor ministro? ...
CARLOS ALBERTO
No está (deja los papeles); pero como si estuviera. Llega usted a tiempo, mi querido
Frank. Si yo creyera en las casualidades de las
novelas, diría que estamos en uno de los mejores capítulos .... Lo necesitaba a usted ....
FRANK
¿ Casualidad? no: usted sabe que me honro
con las relaciones del señor ministro. Además,
yo debía venir a felicitado, como lo harán esta
noche otros amigos. jAh! es un verdadero hombre de estado.
MARR()QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
43
CARLOS ALBERTO
Necesitaba vedo a usted, amable banquero
(con misterio, en voz baja). ¿Quiere usted du-
plicar su fortuna y la mía?
FRANK
En eso vivo yo pensando ....
Es decir ....
CARLOS ALBERTO
En duplicar la mía? ¡Alma generosa!. ...
Entendido, la suya; pero ahora puede usted
pensar en la mía y en la suya .... Me explico:
hay que comprar hoy mismo bonos de la deuda
exterior, hasta donde usted lo pueda .. " Subirán, y mucho....
FRANK
¿ Tiene usted seguridad? ¿Piensa el gobierno
decretar el pago de los intereses o del capital? ..
CARLOS ALBERTO
¿Seguridad? Completa.
FRANK
¿Completa? ¿Es decir, que usted y el señor
ministro .... han hablado?
44
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
CARLOS ALBERTO
No hemos hablado .... Pero lo sé .... Cosas de la política .... no me pregunte más ....
FRANK
Un momento ....
CARLOS ALBERTO
No hay tiempo que perder.
FRANK
¿Es cosa decidida? (Acercándose con curiosidad). ¿Es algo muy en firme? ... El futuro
cuñado de usted ....
CARLOS ALBERTO
(Impaciente)
¡Oh! mi querido Frank .... usted, que es el
hombre de los golpes de bolsa, ¿vacila ahora,
cuando yo manifiesto tal certidumbre? (Con
decisión). En fin, yo expongo toda mi fortuna,
pues nuestro negocio será en compañía. Y si
usted no quiere .... no faltará quien aproveche este lance .. " esta carta que nos hace el
juego.
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
45
FRANK
Sí, comprendo .... Sí (reflexionando aparte),
tiene por qué saberlo .... y me habla con tal
seguridad ... , (A Carlos Alberto). ~Pero J acobsen nada sabe?
CARLOS ALBERTO
Nada ....
Debemos verlo ahora
el asunto en dos palabras.
y concluir
FRANK
r
(Decidiéndose)
. Acepto.
CARLOS ALBERTO
Adelante
'figuro.
usted
la negociación .....
Yo no
ESCENA VII
LOS MISMOS, ]ACOBSEN y LUEGO GONZALO
]ACOBSEN
¿Monsieur le ministre?
tarjeta
...
He recibido
una
llamándome:FRANK
(Aparte)
Ya lo llamaban.
Ha sido una suerte mi veni-
46
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
J acobsen, mientras Carlos Alberto permanece lejos, hojeando un libro). ¿Cómo está,
da. (A
señor J acobsen? Y su negociación sobre la deuda exterior ¿adelanta algo?
]ACOBSEN
Va muy lentamente. Desearía regresar pronto a Viena.
FRANK
En estos países nada marcha, nada prospera, excepto las revoluciones.
]ACOBSEN
Es verdad, y mis comitentes me urgen para
que concluya este arreglo de la deuda.
FRANK
y usted, como representante de los tenedores de bonos, ¿quisiera comprarme algunos
que yo tengo?
]ACOBSEN
¿Comprar? Usted sabe cómo está esa deuda .... Diez años sin pagar los intereses .... En
la bolsa europea se cotizan con gran descuento. Más bien le vendería ....
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
47
FRANK
A bajo precio, a grandes plazos ....
jACOBSEN
Estoy autorizado para vender al 10 por 100,
pagando por quintas partes en dos años. Propuesta definitiva.
FRANK
¿Definitiva?
)ACOBSEN
Definitiva: ti prendre ou ti laisser.
FRANK
Aceptado. Aquí tengo mi libreta. (Se sienta
. ante una mesa, que no es el escritorio del ministro, y escribe). Aquí tiene usted el primer contado (le da un cheque).
)ACOBSEN
Negocio concluído.
FRANK
Negocio concluído.
48
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
) ACOBSEN
Tenemos tiempo .... Con perdón, señor (a
Carlos Alberto, que se pasea alejado de ellos, pero
observándolos). Una pequeña minuta de la operación; firmemos. (Firman; guarda el papel
Frank. Todo esto en otra mesa). (A Carlos Alberto). Deseo ver al señor ministro; me ha llamado ....
CARLOS
ALBERTO
(A cercándose)
Ya vendrá; preparativos de matrimonio.
Los ministros también se casan .... Si usted
prefiere vedo mañana .. " o más bien, después
del matrimonio ....
) ACOBSEN
He recibido la invitación; será una hermosa
fiesta .. " Un matrimonio muy igual: el ministro, una notabilidad; ella, una de las señoritas más distinguidas, más intelectuales, y
una fortuna (mira a Alberto) ....
una gran
fortuna.
CARLOS
ALBERTO
Una sólida fortuna (aparentando modestia),
su patrimonio puesto bajo mi honor ....
GONZALO
(Por puerta lateral entra, saluda)
· MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
49
Señores, amigos .... (Se acerca al escritorio,
guarda con cuidado los papeles). jAh! señor Jacobsen, deseo que hablemos.
CARLOS
ALBERTO
(Aparte,
alarmado)
y yo no .... siempre llevándome la voz contraria. Hay que separados .... Vendría una
tempestad ....
(A Frank y a Jacobsen). Hablábamos de mi hermana .... Está aquí, en el
salón contiguo. Voy a tener el honor de presentarla a ustedes .... (A Gonzalo, en voz baja).
Tengo que darte una buena noticia. Espérame.
He cometido una falta. (A los otros). Vamos,
señores. Apres vous. (Salen por puerta lateral
Carlos Alberto,
Prank
y Jacobsen)
ESCENA VIII
GONZALO,
Y LUEGO
CARLOS
ALBERTO
GONZALO
(Solo)
¿ Quién entiende a este hombre, a este aturdido ? ...
«Una buena noticia: he cometido
una falta» .... ¡Sea como sea, con la noticia
que me dio, me ha hecho más feliz!. '" Es para mí una diCha recibida así, sin esa gran fortuna de que todos hablan; sentirla más débil,
50
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
más digna de mi protección ... , y yo centuplicaré mis esfuerzos para que ella nada sospeche y de nada carezca; para que encuentre todos los refinamientos en que ha vivido.
CARLOS
ALBERTO
(Entrando)
Sí, te decía: una buena noticia ....
GONZALO
Buena noticia: «cometiste una falta». No
me des tales noticias, amigo.
CARLOS
ALBERTO
Por partes; la noticia: te has ganado una
fortuna. La falta: te he engañado. Amalia tiene toda su fortuna .... Yo quería probarte,
observar tu desprendimiento .... A un hombre que desprecia el dinero, que declama contra el oro, era galante darle una ocasión para
probar su sinceridad, como lo has hecho. Estoy orgulloso de ti, y tú debes estado igualmente. Te confieso que eres el hombre más
desinteresado ....
GONZALO
(Con disgusto)
y tú un cómico consumado.... un Coquelín, con perdón tuyo .... Fingiste el afán, la
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
51
angustia a maravilla .... Te perdono; pero
otra penitencia .... me prometes .... por tu
honor .... y por el mío .... me prometes ....
CARLOS ALBERTO
¿Dejar el poker? También el poker, que no
lo había ofrecido..
GONZALO
(Gravemente)
Me prometes evitar esas pruebas de mi carácter: a hombres como yo no se les somete a
esas pruebas .... y óyeme: una gota de mentira basta para enturbiar un océano de verdad.
Ahora no sé lo que me pasa .... ¿Te chanceas
ahora? ¿Te chanceabas antes? En fin, poco
importa .... Pero sí me interesa que en adelante reine entre nosotros la seriedad, la sencillez.... nada de golpes escénicos....
CARLOS ALBERTO
Sí, sí, mucha gravedad, mucha' solemnidad
(se presenta TaPia por el fondo), como el señor
Tapia .... ahí lo tienes .... Olvidaba decirte
y no es golpe escénico-que viene también
Lobo; quiere reconciliarse contigo ....
Vendrán otros amigos a felicitarte por tu matrimonio y por tu triunfo: el poeta Osvaldo, el
periodista MartÍnez Meléndez ....
BANCO
BIBLIOTECA
DE' LA RE?:"'S'.:CA
LUIS-ANGEL
A:<ANGO
CA T ALOGACION
52
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
ESCENA IX
DICHOS,
TAPIA
Y
DOÑA
AURA;
DESPUES
LOBO
TAPIA
(Que es sordo)
Señor ministro, hemos querido' venir con
Aura a saludarlo a usted y a mi señora Dolores. Ustedes saben, he comprado el periódico
la Honradez Acrisolada. Yo haré escribir algún elogio.
GONZALO
(Adelantándose)
¡Cuánto gusto!. ... (a doña Aura la saluda
la conduce por puerta lateral). Señora ....
¡cuánto honor! En aquella sala encontrará usted a mi madre (sale doña Aura).
y
LOBO
(Entra,
receloso, por el foro)
Señores.~...
CARLOS
ALBERTO
( Yendo a su encuentro)
y usted, señor don F ranciscó, una grata impresión, una grata sorpresa .... Pero siga usted ... , siéntese usted ....
¿Antiguos adversarios? No haga usted mención de eso.
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
53
TAPIA
Pues yo quería ....
¡Ah! ya se saludaron
ustedes ....
Yo deseaba una reconciliación;
entre dos enemigos es cosa santa .... En mi
calidad de viCepresidente de la Filantropía bilateral, yo deseaba que el señor Lobo, que es
uno de los miembros más operarios, se reconciliara con usted .. o. y no crea que él me 10
pidió.... no, señor
ni es porque él 10 vea
a usted en el poder
y le tenga miedo....
después de tantos ataques corno él le ha hecho
(desazón en Lobo) en el Trueno Popular, aunque,
eso sí, sin firmar nada
10 cual prueba que
no 10 ofendió ....
así
directamente ....
LOBO
¡Ah, señor Tapia, nada de reminiscencias!...
Todo ha concluído.
GONZALO
(Con efusión)
Déme usted su mano, señor Lobo. Yo tengo
adversarios, pero no enemigos....
TAPIA
¡Ah! las manos
Pero, no; no basta
.Filantropía
abrazo ....
¡Qué bello es esto!. ...
El reglamento de la
bilateral pide algo más ....
Un
jAh! Esto es bellísimo. Esto es
54
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
muy tierno. (Saca el pañuelo, se enjuga las lágrimas)
Solamente donde se ha fundado la
FilantroPía bilateral se pueden ver escenas tan
conmovedoras.
CARLOS
ALBERTO
¿Cómo van sus cafetales? ...
piche de vapor? ...
¿El gran tra-
TAPIA
¿La señora? ...
¡Muy bien! Gracias ....
jAh! ¿el trapiche? ya está
montado, muele muchísimo ....
(Comprendiendo).
GONZALO
¿Cómo ha estado la señora?
TAPIA
(Sordo)
Bien ... , Digo que muele muchísimo ....
Eso me escriben, aunque no lo he visto. Lo he
dejado todo desde que me nombraron en mi
provincia para el congreso. Ahora sí se nombra
a los hombres honrados .... Ya conocen ustedes mi carácter: no puedo ver a los que se
toman el sudor del pueblo. Una vez en mi
provincia sorprendí a un defraudador de las
rentas municipales; en mi indignación, con
una mano lo cogí del cuello, y con la otra
.
le escupí la cara .... ( Yendo a Carlos Alberto) .
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
55
¿y usted, amigo, siempre tan inconstante, sin
un plan fijo, sin aprovechar sus grandes facultades? (En tono de broma) ....
¿Siempre así
tan versátil? ...
CARLOS ALBERTO
¿yo? ... Tengo un plan fijo, como usted
dice: hacer hoy lo que hacía ayer .... No soy
un hombre versátil ....
(Entran por el fondo Martínez Meléndez y
Osvaldo, éste recitando sin notar en dónde se encuentra)
OSVALDO
(Recitando)
Cruzaron soslayosamente los arenales
como una fuga hebraica de muertos ideales ....
Llenaron los espacios con vociferaciones
que desentumecieron ....
(Se interrumpe).
¡Ah! buenas noches, señor don Gonzalo ....
Carlos Alberto .... señor Tapia.
GONZALO
Gracias, gracias, amigo Me1éndez; deseaba
vedo .. ,. Ese editorial .... Pero me abruma
. usted .... Ese artículo no tiene sino un defecto: se excede usted en el elogio.
MAR TINEZ
Don Gonzalo, justicia ....
nada más que
56
BIBLIOTECA ALDEANA
DE COLOMBIA
justicia; es que usted conserva inmaculado su
manto de armiño.
TAPIA
Justicia, sí, pura justicia .... Yo casi nunca
leo; pero me gustó el artículo. Ministros como
el señor es lo que necesitamos los hombres de
trabajo .... (Va a la puerta lateral y llama).
Vén, Aura; vengan ustedes. Acompáñenme a
felicitado ....
ESCENA X
DICHOS
Y DOÑA AURA, DOÑA DOLORES,
]ACOBSEN,
FRANK
DOÑA
AMALIA,
AURA
(Entrando)
Sí, vamos; mI esposo tiene preparada una
sorpresa.
TAPIA
Oigan ustedes. (A los que entran). Vengan,
acompáñenme a felicitado .... Yo, como vicepresidente de la Filantropía bilateral, he resuelto hacerle una ovación
y mis resoluciones
son inquebrantables
(A Aura). ¿Qué dice
el señor ministro?
DOÑA
No dice nada ....
AURA
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
57
TAPIA
Bien, muy bien, eso es muy tierno ....
OSVALDO
Yo le he dedicado unos versos. Si ustedes
permiten ....
GONZALO
eA
J acobsen)
Necesito hablar con usted ....
CARLOS
ALBERTO
(InterrumPiéndolos)
Oiga usted, señor J acobsen; venga a oír unos
versos muy interesantes ....
e y se interpone
entre Jacobsen
y
Gonzalo).
]ACOBSEN
¿ Versos? ...
Yo no entiendo bien .... ·
CARLOS
ALBERTO
A la verdad yo tampoco. Pero eso es lo mejor que tienen. Oiga. Recite usted, amigo. Osvaldo ....
GONZALO
Lea usted .... Yo también perpetré algunos .... aunque no de esta nueva escuela.
58
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
TAPIA
(Con la trompetilla)
¿ Versos?
dido hacerla!
Escuchemos. Yo nunca he poMe dicen que me falta oído...
CARLOS
ALBERTO
Los de esta nueva escuela usted podría hacerlos: no se requiere oído.
DOÑA
AURA
Le rogamos, don Osvaldo ....
AMALIA
Sí, le suplicamos.
OSVALDO
«Rimas dionisíacas».-De mi libro, Helenos.
Para el señor ministro de finanzas.
Estaba el griego Pajas sentado Jrente a Pajas,
cuando unos verdes griJos de las islas de Grajos
emergieron de pronto del ático Hlesponto
.
y con vuelo hierático como del Akeronto
.
TAPIA
(Con afán, soplando
Esto está dañado
go, pero no entiendo
la trompetilla)
Oigo las palabras. Oi.
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
59
OSVALDO
Cruzaron soslayosamente 'los arenales
como una fuga hebraica de muertos ideales,
llenaron los espacios con vociferaciones
que desentumecieron a los glaucos tritones ....
TAPIA
Decididamente, esta trompetilla está dañada .... Palabras, palabras, pero no cojo los
pensamientos.
CARLOS
ALBERTO
(Con ironía)
Señor, nada más claro ....
TAPIA
Como usted disponga. Bueno. Entiendo perfectamente.
FRANK
Yo llevo aquí la voz de la alta banca. En
nombre de ella lo felicito por la corrección con
que usted procede, don Gonzalo. ¡Quién dijera
que usted, un literato, conociera la estadística
tan a fondo! .... y la corrección.. " Nadie se
ha atrevido a lanzar contra usted una sospecha.
iVivimos en casa de cristal!'
GONZALO
Gracias. Me ¡:ibruman ustedes ....
60
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
LOBO
Si la felicitación de un antiguo adversario
algo significa, le presento la mía con todo entusiasmo ....
GONZALO
¿ Un antiguo adversario? Ya no hablamos
de eso, ¿verdad? Pero la felicitación de usted
tiene para mí~un valor especial.
TAPIA
¿ Conque conversan ustedes? ... Me alegro mucho .... 1como amigos
¡Ah! la amistad .... es una hermosa cosa
.
jACOBSEN
Aunque extranjero, permítome presentarle
mis cumplidos por el arreglo que usted ha puesto en la cosa pública ....
GONZALO
Muy agradecido ....
hablemos.
Venga usted, deseo que
CARLOS ALBERTO
(Al verlos juntos,
dice aparte, alarmado)
Van a hablar. :Hum!. . " Se dañaría la suerNo, en el"séptimo mes, cartas buenas...
Pero lo mejor sería eclipsamos .... F rank, vamos al club ....
te ... ,
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
61
FRANK
¿ Una partida de poker?
CARLOS
ALBERTO
Vamos, sí, una partida de poker ....
Pero
no de baccarat. He empeñado mi palabra. Es
cuestión de honor. Vamos ....
(Salen por el
foro Frank y Alberto, sin ser notados).
(Fórmanseiitres grupos distintos: las
señoras en el fondo; a un lado Gonzalo
y ) acobsen; al otro, los restantes, que
murmuran
dirigiendo miradas hacia
Gonzalo) .
DOÑA
AURA
(A Amalia)
Mi esposo, que es tan entusiasta, tan adorador de don Gonzalo, ha preparado una sorpresa .... Un meeting, ahora mismo, de la Filantropía bilateral, con discursos y música ....
GONZALO
(A Jacobsen)
Al fin hablamos: el gobierno pagará la deuda
extranjera .... He querido que usted lo sepa
antes que nadie. Ponga un cable a los acreedores. Así evitaremos las especulaciones.
62
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
]ACOBSEN
jAh! señor .... ¡Cuánto agradezco! (Con ironía). Es mucha delicadeza la suya, mucha honradez la del gobierno ....
sabe? ...
Pero ¿sólo usted lo
TAPIA
(A Lobo)
Todo un ministro, la honradez en persona.
(Forma grupo aparte con Lobo, Osvaldo y Meléndez, y continúan conversando con cierto misterio)
LOBO
(En voz baja)
Un minIstro ....
un poco fatuo ....
¿ La
honradez? .... Démosle tiempo al tiempo ..
Herradura que suena ....
OSV ALDO
(En voz baja)
No discuto su honradez .... Pero sus versos... , jBah! versos claros, que se entienden
a primera lectura; no sugieren nada .... y se
mofa de la nueva escuela.. " Es un pedante ...
MARTINEZ
Un ingrato: hace un mes que lo estoy elogiando, y se limita a apretones de manos ....
MARRO QUIN y RIV AS-LO
Nada tangible ....
to poder ....
IRREMEDIABLE
63
No sabe lo que vale el cuarTAPIA
(Que ha oído mal)
¿El ministro? Tiene las tres grandes condiciones: valor, inteligencia, honradez y erudición ....
LOBO
Son cuatro
¡Pero vaya! ¿Qué vale todo
esto? Poca cosa
Todo eso está ya clasificado y avaluado, como en una tarifa ....
¿El
valor? Medio peso por día, que es el sueldo del
soldado, pronto siempre a la muerte. ¿La inteligencia? Cincuenta pesos al mes, que es el precio de un buen dependiente.
¿La honradez?
Por cien pesos mensuales se encuentra un honrado cajero ... Ahora, ¿la erudición? Vale lo
que 'cuesta un La rousse , que lo enseña todo ....
GONZALO
(A
J acobsen)
Esto restablecerá el crédito del país ....
do' lo cual nos facilita un empréstito.
To-
jACOBSEN
(A Gonzalo, con ironía)
El señor ministro conoce los negocios
nadie ....
Admiro su habilidad ....
como
64
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
LOBO
(En reserva, a Tapia,
Osvaldo y Meléndez)
¡Ah! si ustedes supieran qué pequeños nos
ve, cómo nos desprecia .... ¿No lo observaron
ustedes? ... Recibe nuestros homena ies como un tributo .... En fin, esperemos.' El coloso se derrumbará .... ¿Coloso? No; no vale
nada .... Por eso siempre lo he fustigado por
la prensa. (Entra doña Dolores y observa con recelo el grupo en que habla Lobo)
GONZALO
(Dirigiéndose al grupo de las señoras, que se
han asomado al balcón). ¿Qué me cuenta usted,
señora?
Una ovación
¿Un meeting
ahora?
Nada merezco
Exageraciones
de mi buen amigo el señor Tapia. ¡Tan entusiasta, tan generoso!.
(Va al balcón). Sí,
oigo ya el tumulto
Allí vienen con antorchas.
]ACOBSEN
(Separándose
de Gonzalo, va al grupo de
Lobo y demás)
Es un hombre hábil .... Me anuncia el pago de los bonos cuando ya me los han comprado .... Sí, aquí mismo, esta noche ....
LOBO
Oigan ustedes ... , Pero fíjense ustedes en
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
65
10 que dice· J acobsen .... Aquí mismo, esta
noche .... Una especulación, una infamia ...
(A Meléndez). ¿Qué dice la prensa, el cuarto
poder? ... (A Osvaldo). ¿No tiembla tu lira,
J uvenal? (A J acobsen). Cuénteles usted, amigo, ¡un peculado inmundo! (Separándose, dice
aparte). ¿Escándalo? No, no lo creo; pero,
¿quién desaprovecha esta ocasión suprema?
GONZALO
(Desde el balcón)
Vean ustedes, señores. Hermoso espectácu10 .... Ya llegan .... Vén, madre. (A doña Dolores, que sigue de lejos, con asombro, la murmuración contra Gonzalo).
TAPIA
(Clamando)
iAl
,·
I
fi n po1ttICO
.....
TODOS
(En grupo aparte)
¡Ah! Infamia ....
decíamos.
Podredumbre ....
Ya lo
AMALIA
(En el balcón, enternecid'a)
Pero, mire usted, doña Dolores. ¿Por qué
permanece usted ahí? ¿No viene usted? Si todo esto es por Gonzalo.
66
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
GONZALO
(A doña Dolores)
Míra, madre, todo esto es para ti
(En
tus temores
¡Si
estos hombres son buenos! La humanidad es
buena ... , (Se oyen por el balcón algunas acla-
voz baja). Ya lo ves ....
maciones
que se van acercando)
LOBO
(Al oído de Tapia)
¿Pero no oye usted la revelación de J acobsen? ¡Ah, una infamia; un escándalo!. ...
MARTlNEZ
(I dem)
Un negociado de estafa.
OSVALDO
(Id.)
Una mancha gris en la conciencia ....
TAPIA
(Escuchando)
Sí,. ya OIgO: este país está perdido ....
LOBO
(A Tapia)
Un abuso de confianza.
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
67
MAR TlNEZ
(ldem)
Un robo en despoblado.
OSVALDO
(l dem)
El eclipse de una pureza ....
lo blanco ....
La agonía de
TAPIA
Oigo; ¿pero quién?
LOBO
¿Quién? Usted, que es el hombre del sentido común, ¿no comprende? ... (Señala a Gonzalo, que forma
Dolores, Amalia
grupo en el balcón con doña
y Aura)
TAPIA
Ya comprendo ...
¡Ah! este país está perdido
Las cosas que yo he visto en este
mundo
no las. he visto en ninguna otra
parte.
DOÑA
AURA
(En el balcón)"
¡Sí, los conozco a todos!. ... Vea usted, don
Gonzalo .... Son los miembros de la Filantro-
68
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
pía bilateral. ¡Qué tierno es Tapia! Esto, señor
ministro, se debe ante todo a mi esposo.
GONZALO
Gracias, gracias ....
LOBO
(Aparte a los de su grupo)
¿Pero permanecen ustedes inactivos? (A TaPia) Usted, el gerente de la Honradez acrisolada, ¿no cumplirá con sus deberes?
TAPIA
Sí, sí, y sin demora .... Mañana mismo lo
denuncio a los cuatro vientos.
MARTlNEZ
y si él se lanza, yo hago un artículo tremendo. Ya me viene el título ¡Abajo caretas!
OSVALDO
y yo un canto titulado Némesis ....
TAPIA
Mañana mismo lo acuso ante las cámaras...
LOBO
¿y el periódico?
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
69
TAPIA
Es verdad .... Usted sabe que no escribo;
pero pagaré bien un artículo de tres columnas ....
OSVALDO
Le romperemos los pies de barro a la estatua
de Nabucodonosor .... Entre paréntesis: no
se dice ya Nabucodonosor, sino Nabucadanasar.
TAPIA
(Con horror)
¡Navegamos en el cráter de un volcán!
LOBO
(Aparte)
iLo tengo!....
Son las primeras chispas, la
primera llamarada. ¡Voy a acumular tal combustible, que sea imposible contener el incendio!
VOCES
(Que llegan de juera,
¡Viva!. ...
maculado!
bajo el balcón)
¡Viva el ministro, el hombre inGONZALO
Gracias. (Viene del balcón hacia TaPia y los
otros) Pero ¿permanecen ustedes ahí? ... Me
70
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
han abrumado. Esto es excesivo
Yo, que
nunca busqué estas ovaciones
Vengan ustedes, nos presentaremos todos en el balcón.
LOBO
(Aparte
a Osvaldo)
¡Ja, ja! presentarnos con él ....
TAPIA
(Atreviéndose,
se adelanta hacia Gonzalo)
Señor ministro, retiro mis felicitaciones.
MAR T INEZ
No salgo al balcón. He cogido un resfrío ....
A menos que usted me preste «su
manto de armiño».
(Con ironía)
OSVALDO
Las musas no comulgan en las cavernas de
Mammon ..
(Se oye la música; el diálogo muy
vivo)
GONZALO
¿ Qué es esto, señores? ...
TAPIA
(Animándose)
¡Protesto en nombre de la Honradez acrisolada!
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
71
GONZALO
¿Qué dice? ...
exijo!
Una explicación....
¡La
TAPIA
Yo no sé nada, no me consta nada .... Pero
cuando la opinión pública .... iAh! la indignación me ahoga.
LOBO
(Aparte a Jacobsen)
Hable usted, ya ve que Tapia tiene valor ...
JACOBSEN
(Adelantándose)
Inútil callar, señores. Se ha ideado una operación para enriquecerse a expensas de mis comitentes. Yo publicaré esto en Viena ....
MAR TlNEZ
(Con afectada ironía)
Señor ministro, está demostrada la competencia de usted, su habilidad para las finanzas .... Huelgan los comentarios.
OSVALDO
Política gris ....
Finanz;as grises ....
72
BIBLIOTECA
ALDEANA
DOÑA
DE COLOMBIA
AURA
(En el balcón)
¡Qué hermosa música! jEsto se debe a mi esposo!
TAPIA
(Con la trompetilla)
/.
¿ Que/ es lo que se oye.') j Ahlomustcao
.. o No,
nada de música. (Corre al balcón) Chisto .. o
señores. o.. (Cesa la mús ica)
VOCES
(De fuéra)
j Viva
el ministro!
TAPIA
(Grita)
No, no o.. o Retírense en orden ....
AMALIA
f
¿ Que/ es est o ')
... oo ¡Q ue/ con fuston oo...
to es horrible!
o/
DOÑA
jEs-
DOLORES
jAh, mis presentimientos!
TAPIA
(Volviendo al grupo de Lobo
)1
otros)
¿El señor (señala a Gonzalo) ha pedido una
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
73
explicación? ¡Magnífico! Yo estoy indignado...
pero, ¿contra quién debo indignarme? .
]ACOBSEN
Vaya
exponer el caso. Haremos la luz ....
LOBO
(/ nterponiéndose)
¡Basta!. .... ¡Basta!.
ñores .... Yo me alejo
Retirémonos, se.
MARTINEZ
Huelgan los comentarios. (Toma a TaPia del
brazo) Yo me retiro.
TAPIA
¿Qué proponen? ¿Retirarnos?Sí. ... yo no
quiero oír nada; me basta con lo que he oído...
(Se van alejando hacia el foro)
OSVALDO
- Se manchan los lirios inviolados .... Me retiro a mi torre de marfil. (Se dirigen los cuatro
hacia la puerta, 'Y se forman dos grupos .. de un
lado doña Dolores, Amalia 'Y Gonzalo: del otro
los demás, en 'la puerta del fondo)
GONZALO
(Hacia ellos)
Señores ....
¡La luz!
74
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
LOBO Y LOS OTROS
(Alzan
los brazos con indignación)
¡Basta!
GONZALO
(Permanece
en su sitio)
jAh! no quieren la luz
Tienen ojos, pero
no quieren ver .... La luz
Una nueva luz
ilumina ahora esta escena. Veo las fieras, antes encadenadas en la sombra, que van entrando al circo.... que asoman las cabezas
achatadas, que avanzan por la arena a devorar la presa
(Señala aLabo)
La ambición
impotente
(A Meléndez)
La impaciencia
voluble
(A Osvaldo) La vanidad venenosa .... (A TaPia) La necedad impulsiva ....
¡Las fieras! Se romperán las garras, se mellarán los dientes contra el broquel de mi conciencia .... Madre, los venceré: tengo la espada
de mi cólera, que antes no había esgrimido ....
(TELON RAPIDO)
· MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
75
ACTO 11
Cuarto de doña Dolores.
Gonzalo.
Casa de
ESCENA 1
DOÑA
DOLORES,
UN
CRIADO,
UN
CRIADO
LUEGO
AMALlA
(Entra cargado de papeles)
Nunca habían traído tantos como ahora.
Deben de estar interesantes. Todos en la calle
se los disputan. Ahí están (los pone sobre la mesa) Mi señora, aquí los pongo.
DOÑA
DOLORES
(Entra desfalleciente. Se recuesta en una silla,
coge un diario, lee)
El trueno
popular ....
¡Abajo
caretas! ....
«Corno centinelas avanzados del honor nacional, como celosos guardianes del tesoro del
pueblo, cumplimos con el penoso deber de denunciar ante la opinión sensata del país un grave atentado, y arrancamos la máscara que cubre a un concusionario.... » (Se interrumpe)
Esto era 10 que yo quería evitar .... Por esto
había hecho llamar a Lobo anoche. Ya es tarde .... ¡Con qué facilidad un insensato prende
un incendio, y qué difícil es extinguir las lla-
76
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
mas que avanzan devorándo1o todo! (Al criado) Pedro, ¿entregaste la carta que te di anoche?
PEDRO
Sí, mi señora .... pero muy tarde. Fui a casa del señor Lobo. Había salido a la imprenta
del Trueno popular. Corrí allá. Tampoco: había salido. Por fin, en la imprenta de El Grafófono, a las cuatro de la mañana .... Estaba en
mangas de camisa, dándole él mismo vuelta a
la máquina, por falta de peón. Me ofrecieron
pagarme bien si yo .... ¿No se ofrece nada,
mi señora? (Sale)
AMALIA
(Entrando)
¡Ah! ~eñora, ¡qué noche tan horrible!
DOÑA DOLORES
(Abrazándola)
¡Hija de mi alma!
AMALIA
¡Si esto es un sueño, una pesadilla!.... Ayer
tan felices, tan contentos; risas, aplausos ....
Hoy, todo amargura, tristeza, agonía .... La
veo a usted pálida, demacrada .... Me vine
porque la soledad me mata. Necesitaba ver a
usted, hablar, compartir la pena, hacer algo...
MARROQUIN y RIV AS-LO
él
IRREMEDIABLE
77
Me levanté, salí a la ventana. Estaba con la
frente ardorosa, apoyada en los cristales ....
Me decía que todo era un mal sueño, que nada había sucedido, que todo sonreía como ayer.
Pero unos gritos me volvieron a la realidad ...
Los periódicos.... El nombre de Gonzalo lanzado por las calles, como el de un delincuente ...
Es preciso luchar ....
DOÑA DOLORES
(Con lentitud)
¡Luchar!.
Luchar con ellos.... Armas
desiguales
No conoces las energías inesperadas de la envidia, la actividad de la difamación
No sabes lo que me cuenta ese
criado
, Lobo, el hombre débil, perezoso,
que nunca luchó en el trabajo viril, que se levanta al medio día .... Pues él, hoy a la madrugada, con frenesí, daba vuelta a la máquina que vomitaba este periódico....
AMALlA
(Coge un periódico, lo lee)
La honradez acrisolada ....
«El crimen de
anoche .... La sociedad se pierde. Navegamos
en el cráter de un volcán .... Un alto personaje .... » (Lo arroja, toma otro) El Gr()f6fono. "
((El derrumbe de una fama .... Meses hace
que la prensa tributa inmerecidos elogios a
don Gonzalo Avila .... Retiramos todo lo di-
78
BIBLIOTECA
ALDEANA
DE COLOMBIA
cho, en vista de recientes y bochornosos acontecimientos .... Sólo queda hoy el esqueleto
de un político, de un poeta y de un financista ... »
DOÑA DOLORES
Hija, déja .... No te tortures. ¿No ves que
para eso nos han enviado los papeles? ¿No ves
que de esa suerte cumples sus deseos, satisfaces sus odios? Ellos no pueden herir a Gonzalo
en su fama, no pueden conmoverlo en su conciencia.. " Pero saben que sí pueden traer
la angustia, el dolor a nuestros corazones. (Se
levanta y contempla el retrato de Gonzalo) Míralo: es su retrato, en la primera comunión...
Esa serenidad, esa dulzura, que no ha perdido
al través de los años ... , No sabía él qué amarguras le reservaba el porvenir. ... ¡Ah! yo sí,
yo sospechaba algo: aquel día, entre las nubes
del incienso, entre los aromas de las flores y
el perfume de la inocencia, al estrecharlo contra mi corazón, al besar su cabecita rubia, lo
comprimí en mis brazos con angustia, como
queriendo defenderlo de enemigos invisibles...
y en una mezcla indefinible de alegría y de
tristeza, le estreché la cabeza entre mis manos
temblorosas, lo cubrí de besos y lo inundé de
lágrimas!
AMALIA
(Leyendo otro periódico)
jAh! si esto no diera encono, daría risa ....
.•
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
79
Un periódico de caricaturas, Las Castañuelas ...
(Lee) «Un áulico asesino .... Se dice que anoche en una ronda que hizo la policía en casa de
un alto personaje público, sorprendió a éste
en una gran falsificación de bonos extranjeros.
Al verse sorprendido el Gonzalo del cuento,
con un revólver mató a tres agentes .... Se dice que ya está en la cárcel. La policía investiga los hechos.... » y otro .... y otro .. " y
otro ....
(Los arroja sucesivamente)
DOÑA
Hija, te suplico ....
ma te torturas.
DOLORES
déja eso con que tú misAMALIA
¿Pero por qué es todo esto') Es preciso que
me lo digan, que me lo expliquen .... Yo comprendo que el hijo que ve ultrajado a un padre
tome venganza de la afrenta; que el que ve la
miseria en su casa por las arterías de un enemiga .... Comprendo que se agite, que luche,
que combata, que se cebe con odio en su adversario.. o. Pero este odio con Gonzalo ....
Si yo lo conozco, tan bueno, tan compasivo,
tan conmovido con la desgracia ajena. Si él
no hace mal a nadie .... Si lo vemos gozar con
la fama, con la gloria ajena, tributar los elogios con entusiasmo, y tender la mano a cuantos requerían su apoyo, su aplauso, su dinero .... Sí, yo quiero que me expliquen, que me
80
BIBLIOTECA ALDEANA
DE COLOMBIA
descifren el enigma, que me revelen el misterio.... He querido que Carlos Alberto me lo
explique.. " pero él .... sólo dos palabras ...
y salió precipitadamente. Estoy segura que
estará tratando de defender a Gonzalo ....
Carlos Alberto es así .... lo conocemos, algo
ligero.... pero es un hombre de valor ....
¡Ah! que me expliquen el misterio ....
DOÑA DOLORES
El misterio ... , de la envidia, de las pasiones sordas y oscuras que se agitaban en torno
de mi Gonzalo ....
Un misterio .... Tú no
ves, no adivinas, no comprendes estas cosas...
¡Ah! mis presentimientos
Sí, yo lo adivinaba ....
¿Lo adivinaba?
No, lo sabía.
¡Lo he visto tantas veces! Ese Lobo dando él
mismo vuelta a la rueda de la máquina es la
imagen viva de la calumnia .... Una maquinaria que se mueve, que gira, que coge en su
rodaje complicado una punta del manto, y
luégo un brazo, y después el cuerpo, y aprieta,
desangra el corazón, rompe los huesos y tritura el cráneo!.... Yo he querido detener a tiempo esa maquinaria infernal .... pero es tarde:
el nombre de Gonzalo, de tu Gonzalo, Amalia,
ese nombre ayer puro, que nadie se atrevía a
tocar, mañana, desgarrado, volará a los vientos hecho jirones ....
MARROQUIN
y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
81
AMALIA
Pero todavía .... ¿Me dice usted que los ha
llamado? ¿Que usted va a hablarles?
Yo
también les hablaré, les suplicaré
Me
siento con valor, con fuerzas .... En un día la
adversidad, el dolor, la desesperación dan una
madurez prematura ....
Usted, yo, rogaremas .. " Lograremos conmoverles, decirles
cuánto sufrimos ... , y ellos....
DOÑA DOLORES
¿Qué te prometes, pobre Amalia? De los demás algo espero .... de Lobo, poca cosa: ayer
tenía el dolor de aplaudir a Gonzalo ,: hoy ya
tiene el placer de compadecerlo.... Para Lobo la felicidad ajena es como si se la hubieran
arrebatado a él mismo.
AMALIA
Yo lo espero todo. Si ellos nos escuchan, verán que Gonzalo es inocente, verán nuestras
lágrimas .. " Sabrán cuánto padecemos ....
Desharán lo hecho .... ¡Oh! qué dicha. Todo,
todo pasará como pasaron ya las sombras de
esta noche horrenda, y volverá el sol, nuestro
sol, a sonreímos ....
DOÑA DOLORES
Es lo irreparable En los pantanos de los
82
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
trópicos hay serpientes que muerden, y aunque no maten, dejan una herida que siempre
sangra, una llaga incurable.
ESCENA 1I
DOÑA
DOLORES,
AMALIA,
TAPIA
PEDRO
(En la puerta)
El señor Tapia.
DOÑA
DOLORES
(Con interés)
¡Que siga!. ...
¡Ah!, señor Tapia.
usted si lo he molestado ....
Excuse
TAPIA
(Entrando)
¿Molestarme? Al contrario: si en algo podía
servir .... Un hombre como yo, siempre dispuesto a toda obra buena ... , Además, el reglamento de la Filantropía bilateral me lo impone
Hablemos, señora; ustedes desearán
.
AMALIA
Que usted se persuada de la honradez de Gon
zalo .... El no sabe que lo hemos llamado;
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE 83
pero nosotras, en fin ...
deseamos que usted
no lo deje atacar en su periódico.
TAPIA
Yo soy propietario, pero no redactor de La
,)
Honradez Acrisolada.
AMALlA
Pero usted puede hacer que lo defiendan ...
¡Que esperen! Si supiera usted cuánto sufrimos .... Que no hablen, al menos ... ¿Qué sabe usted, qué le consta en contra de Gonzalo?
TAPIA
TAPIA
¿Buena fe? ¿Confianza? (Protestando) ....
jAh! yo soy un hombre de mucha penetración,
de excesiva malicia (Con solemnidad).
84
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
DOÑA
DOLORES
Espere, usted, señor .... no defienda usted
a Gonzalo .... pero no le ataque.
TAPIA
Bien. No hay inconveniente. Me comprometo a esperar: yo soy el hombre de las huenas
intenciones. Pero advierto honradamente: hoy,
en la sesión matinal, presenté una acusación
en la cámara .... Claro, no haré más .... pero
pasó a una comisión ....
DOÑA
DOLORES
jAh! el terrible engranaje ....
AMALIA
¡Qué horror, qué desesperación! jAy, qué
angustia! (Llora).
TAPIA
(Conmovido)
Señorita .... ¿por qué se empeña usted en
conmoverme, en hacerme sufrir? ... (Saca el
pañuelo) ....
Porque yo tengo corazón, señorita .... No puedo ver sus lágrimas ....
(Se
enjuga los ojos). Por algo soy yo vicepresidente de la FilantroPía bilateral .... Pero no llore
MARROQUIN
usted
medio
y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
85
Yo le prometo .... Todo tiene reTodo se arregla, todo se remedia...
DOÑA
DOLORES
jAh! ¡Es 10 irremediable!
ESCENA
DICHOS,
111
MARTlNEZ
y OSVALDO
MARTlNEZ
Al llamamiento de una dama como usted,
no podía excusarme ....
OSVALDO
Ni yo, aunque hay horas grises....
DOÑA
DOLORES
A la penetración de ustedes no puede ocultarse el objeto del llamamiento.
TAPIA
. Me encuentran ustedes conmovido
Gonzalo es inocente .. " Debemos esperar
Lo
he prometido: ... y cuando lin .hombre como
yo promete así una cosa .... (Solemne).
MARTINEZ
Para mí todo esto ha sido muy penoso....
86
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
El sacerdocio de la prensa impone dolorosos
deberes .... Es una misión amarga ....
DOÑA
DOLORES
El periodista es un sacerdote, pero no un
verdugo .... Dice usted bien: una misión ....
dolorosos deberes .... pero para servir a la inocencia, no a la mentira ....
MAR TINEZ
No a la mentira .. " Sólo deseamos una investigación.
AMALIA
Sí, una investigación ...
Eso es lo que él
desea: ¡que se esclarezca todo!. ... La luz ....
¿No lo oyeron ustedes anoche? El clamaba así:
¡la luz! ¡Que se encuentre al delincuente, que
se le castigue!
DOÑA
DOLORES
Salió Gonzalo muy temprano a hacer buscar a F rank .... Todo se esclarecerá.
AMALIA
Y al delincuente, al responsable.... ¡Ah! sí,
a él, perseguido ....
¡Por él sufrimos tanto! ...
OSVALDO
Hasta ,ahora no hay constancia de nada, es
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE 87
verdad .... (A Amalia) Pero no llore usted.
Mis nervios, al veda así, vibran como las cuerdas del arpa septicorde .. :.
AMALIA
Usted, señor Martínez Meléndez, nuestro
amigo de tantos años .... ¿cómo podría olvidar el afecto que Gonzalo le ha profesado ....
el empeño que él tomó en que usted luzca sus
aptitudes? ... Anoche, anoche mismo hablaba de usted con entusiasmo, con cariño ....
MARTINEZ
(Vac ilante)
Bien, señora: no saldrán nuevos artículos...
pero el de hoy ya se fue por el correo, debo advertido .... Necesito hablar con Gonzalo ....
El me explicará .... Vamos a la oficina, a suspender el editorial de mañana ...
Volveremos al momento..
TAPIA
Voy también al periódico .... Sí, yo no escribo, pero que no le reciban allí nada a Lobo...
Ya ven: yo procedo con honradez ... , porque
la honradez, señorita, es la norma de un hombre de mi temple.
AMALIA
Gracias, gracias. Ustedes son tan buenos ....
(Salen ellos);
88
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBlA
ESCENA
IV
DOÑA DOLORES, AMALlA, LOBO
DOÑA
DOLORES
(Con abatimiento)
¡Era tarde! (Apoya la frente entre las manos)
¡Era tarde! ....
Ellos mismos, arrepentidos,
no pueden contener el mal que han hecho.
(Levanta la cabeza). ¡Dios misericordioso, Dios
calumniado, apiádate de nosotros; inspíra a
estos hombres, ház que resplandezca la inocencia!.. " ¡Apiádate de mí! ....
¡No, nada
para mí: sálva la honra de mi hijo, y en cambio, Señor, tóma mi vida!. ...
LOBO
(Entrando)
Señora, el llamamiento de usted ....
mi deseo de complacerla .... Ante todo, mil perdones si anoche se me escapó alguna frase ....
Pero al salir de aquí reflexioné.... Me arrepentí de lo dicho. Procuré calmar a Tapia, que
es un impulsivo....
AMALIA
¡Cuánto le agradecemos! Entonces usted podrá ayudamos a defender a Gonzalo ....
LOBO
Cuanto ustedes quieran. (Aparte)
Esto hay
MARROQUIN Y' RIV AS-LO IRREMEDIABLE
89
que abreviarlo .... (Alto) Pero no podré mucho; ustedes saben que yo poco me mezclo en
política, que no escribo.... Pero he procurado contenerlos.... contener a las fieras ....
como decía Gonzalo.... Sobre todo a Tapia,
el impulsivo.... y a Osvaldo; porque esos
poetas ....
DOÑA
DOLORES
(Levantándose)
¡Ah! señor Lobo .... Gracias ...
Promete
usted demasiado. (Aparte a Amalia) Tiempo
perdido .... No hay que creerle. Tanta falsía
me causa indignación.... No podré contenerme .... Como mejor puedo servirle a Gonzalo
es yéndome de aquí. (Sale por un lado)
ESCENA V
AMALIA,
LOBO,
LUEGO CARLOS
LOBO
Adiós, señorita ....
ALBERTO
me retiro ....
AMALIA
(Con afán)
No se vaya usted. Una palabra .... Una
palabra, señor Lobo .... Quiero que usted me
prometa que defenderá a Gonzalo .... y quiero que usted me explique el crimen que se haya cometido, porque yo no veo, no compren-
90
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
do .... ni comprendo ni veo por qué lo atacan,
por qué lo aborrecen de ese modo .... Si él es
tan· generoso, tan recto, tan noble amigo....
Si a nadie le ha hecho mal ....
LOBO
Pero yo no lo niego ....
AMALlA
Entonces .... jAh! no sólo por él, señor, no
sólo por él, sino por ella, por doña Dolores....
¿No la vio usted así, muda, resignada, llevando su dolor con cristiana entereza? ... ¡Ah!
pero lleva la muerte en el alma .... no lo dude
usted .... y yo ....
compadézcame usted a
mí también .... Ayer tenía un horizonte de
paz, de dicha, de amor tranquilo .... hoy ....
ya lo ve usted .... yo también me muero de
angustia ....
Por nosotras, señor.. por nosotras ... , no por él, si es que el odio ha de ser
inmutable
Pero por dos pobres mujeres
enloquecidas
tan débiles para la 'lucha,
anonadadas por el sufrimiento.
LOBO
Pero si yo no sé nada ....
leído nada ....
pero si yo no he
AMALlA
¡Ah!'y
esos periódicos....
Ese montón de
MARROQUIN y RIVAS-LO IRREMEDIABLE
horrores que he leído, que me aturden, que m
torturan
¿Será usted el único que lo if
nora?
¡Ahf no .... Dígame usted la ve'
dad ... , Prefiero la verdad .... toda, toda ...
Dígame que ha odiado a Gonzalo, que lo ab<
rrece todavía, que usted mismo lo ha atacl
do .... pero dígame, también con la misrr
franqueza, con la misma ingenuidad, que E
adelante, desde ahora, desde este momentl
usted será su amigo, su defensor .... Prom
talo usted .... Por compasión a ella, por con
pasión a mí, por estas lágrimas; se lo suplico
así .... de rodillas.
CARLOS
(Entrando.
ALBERTO
Con sorpresa al ver la actitud
Amalia)
I
Levántate, levántate .... ¿Qué es esto? .
¿Qué pasa aquí, Lobo? (A Amalia, con durez
/·
/
.... ¿tu.' ?..... R etlrate
.... (Su
E sas 1agnmas
vizando el ademán) Amalia pobre Amalia ..
déjanos
, (Le besa la mano). Anda, Migno
ánda
(La conduce hasta la puerta laten
Sale Amalia)
LOBO
Me apena tódo ésto .... Siento infinito ..
Excúseme usted .... Estoy tan ocupado ..
Adiós (Se apresura a salir).
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
92
CARLOS ALBERTO
(Con sarcasmo,
atajándolo)
¿ Ocupadísimo? ...
No me sorprende ....
No. ¿Se va a acabar el mundo? . " Quédese
usted .... Hace horas que lo busco .... y al
hacerla, he seguido sus pasos. Lo felicito....
Usted se vuelve un hombre virtuoso: la actividad en persona. Contra pereza, diligencia....
Corre, sopla aquí, vuela allá, escribe, discute,
persuade, y hasta imprime
y no desdeña
ni la rueda de la máquina
(Hace el ademán
de dar vuelta a la rueda).
LOBO
¿Yo?
CARLOS ALBERTO
Usted, amigo, usted .... Tenga al menos el
valor de sus acciones. ¿Cree usted salvar el honor nacional, defender el tesoro, volver por los
sacros fueros de la justicia, etc., etc. Pues haga usted todo eso, tan hermoso, tan grande, a
la luz del día, sacando el pecho, diciendo a la
faz de todos, frente a frente de Gonzalo: 4: Yo
tengo esa gloria».
LOBO
¿Gloria? ....
Si yo no busco gloria ....
CARLOS ALBERTO
Hablemos con franqueza, como dos hombres
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
!
corridos... , yo
vamos ....
no soy Ut
modelo de virtudes
pero cuanto hago, l(
hago con un objeto útil
Pero esto .... ¿pa
ra qué lo hace usted? ¿Qué gana usted así
prácticamente, con la deshonra de Gonzalo?..
LOBO
Eso digo yo
Pero si yo no
¿qué interés podía tener? ..
.
CARLOS
ALBERTO
Evasivas, no .... Planteemos la cuestión..
¿Qué gana un hombre al calumniar a otro?.
¿Recuerda usted a Shakespeare? El que robdinero comete una infamia .... queda un va
do en la caja; pero ese dinero pasa a llenar la
cajas del que lo ha robado. En tanto que si al
guien .... no me refiero a usted .... esto e
enteramente impersonal ....
si alguien robla honra ajena, le quita algo que vale .... sí
que vale más que el dinero, y ésa que se roh
en nada enriquece al ladrón de honras .... El
nada, sobre todo cuando no busca ni la glorio
del hecho ....
LOBO
Los que estamos .... Digo mal, los que estál
en esta obra de reivindicación social, creen te
ner una labor santa, creen cumplir una misiól
sagrada .... Palabras textuales de nuestro ami
go Meléndez .... Yo lo comprendo así, un sa
94
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
cerdocio lleno de penalidades. Porque ese dolor
de doña Dolores, esas lágrimas de Amalia, todo eso es dolor para el que ejerce el sacerdocia .... Es un martirio .. : .
CARLOS
ALBERTO
Martirio .... Sacerdocio ....
¿Quiénes son
los sacerdotes? ¿Quiénes son los mártires? ...
Decírselo a ellas, a estas pobres mujeres que
no saben del mundo .... pase. Decírselo al
pueblo, que es honrado y sencillo... , ¡sea!. ...
pero a ml/
a ml,/ que conozco a todos esos
sacerdotes
a esos mártires .... a esos ungidos....
LOBO
Sí, una misión santa, pero un martirio oculto ... , tanto más meritorio cuanto más desconacido .... Usted mismo lo vilipendia ....
CARLOS
ALBERTO
Hay corazones rectos, almas nobles, altas
inteligencias que desempeñan en la prensa esa
misión, lo sé ... , yo, que lo he probado todo,
que he probado el fruto del árbol del bien y
del mal. Pero, concretando, ahora, en este caso, L quiénes atacan a, Gonzalo?.... Yo lo veo:
es una sinfonía, pero una sola mano toca el teclado .... Un mártir
un sacerdote .... No
retroceda usted, Lobo
Nadie nos oye ....
MARRO QUIN y RIV AS-LO
no hablaré
en voz alta ....
IRREMEDIABLE
~
(Con resoluci6n,
usted el
acercándose le) Usted es el sacerdote,
mártir,
usted
el ungido ....
LOBO
Ungido ....
usted?
,
. .,
¿M artlr .....
No ....
¿pere
CARLOS ALBERTO
L.·Yo"•
LOBO
Sí, usted ....
Vamos ....
CARLOS ALBERTO
Convengo ....
Pero nada oculto, y además
no empuño el cetro de la justicia .... Mis vi·
cios ... , son malos ....
en fin, son vicios ....
pero hago mal sólo a mí mismo ....
LOBO
Entonces, ¿con qué autoridad censura ustec
a otros? ... ¿Me censura usted a mí mismo? ..
CARLOS ALBERTO
Con la autoridad del que todo lo sabe ...
La vida que llevo tiene esa ventaja .... esa ..
la única ....
Conozco el personal de la infa
mia ....
Podría hacer directorio general per
fecto, de los hipócritas, con sus casas, númen
de la puerta .... y número de fecharías ....
96
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
LOBO
(Defendiéndose,
retrocede)
La vida privada es un santuario .... Pero,
en fin, si usted me-acosa, le abro de par en par
las puertas ....
CARLOS
ALBERTO
No; su vida pública .... tan pública como
puede serIo aquella escritura falsificada en que
usted tuvo parte .... Una viveza, dirá usted .....
Veamos, veamos otra viveza .. , Consultaré
mi diccionario biográfico .... (Reflexiona) ....
Permítame .... ¿No vive usted rondando por
los ministerios-sin que jamás haya podido ser
ministro--rondando para saber cuándo va a
salir un decreto y comprar con engaño a menos precio las órdenes de pago de los infelices...
Vivezas.... habilidad .... ¿Y es usted el juez
de Gonzalo?
LOBO
¿Pero todo eso' acaso es un delito? Si lo fuera, se me acusaría ....
CARLOS
ALBERTO
Es algo peor: una infamia .... Porque ahí
abusa usted de los infelices, de los pequeños,
de los que tienen hambre ....
LOBO
No tolero más ....
Usted está fuera de sí...
MARROQUIN y RIV AS-LO
ffiREMEDIABLE
CARLOS ALBERTO
Lo que usted censura, lo que le ha hecho CI
rrer hoy a todas las oficinas, rasgar sus vest
duras con horror, es del mismo género .... p¡
ro que no se ha realizado .... El decreto no ~
.' dio .. " todo está en el mismo pie que antes ..
Ni un centavo ha salido de la tesorería.
LOBO
Gracias a los que dieron la campanada ...
Pero no discutamos ahora ... , (Con ironía, i¡
guiéndose). Bien hace :usted en defender a s
futuro hermano .... Lo disculpo .... disculp
que usted haya querido humillarme, doblegal
me hasta la tierra con grandes amenazas
con revelaciones de meras futilezas .... Pw
do levantar la frente ....
CARLOS ALBERTO
Levantar la frente .... ¿No basta aquello
¡Ah! mi repertorio es inagotable. Si tengo Ui
Larousse en la cabeza ....
LOBO .
¿Pretende usted todavía?
CARLOS ALBERTO
Pretendo ....
98
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
LOBO
¿Saber algo más? ... (Enérgicamente). Con
toda mi altivez, con todo mi orgullo, protesto.
CARLOS ALBERTO
Mi querido sacerdote: mi amable ungido ....
Pretendo saber algo más .... ¿lo quiere usted?
¿Me reta a que lo diga? (M ira en torno). Oiga
usted. (Se le acerca, le habla al oído).
LOBO
(Retrocede, espantado, con las manos en la
cabeza)
¡Ah!
CARLOS ALBERTO
¡Oh! ungido, sacerdote .... noble mártir ....
inmaculado Lobo: a usted debía nombrado
Tapia, como redactor de la Honradez Acrisolada ....
Sí, me siento movido a ponerle en los
hombros «la túnica de armiño» de Meléndez,
y en esas manos puras «los lirios inviolados~
de Osvaldo....
LOBO
¿Quién pudo decírselo? ...
ñado ....
Lo han enga-
CARLOS ALBERTO
No importa. Lo supe en secreto y en secreto
quedará .... Además, yo no difamo ....
MARROQUIN y RIVAS-LO'
ffiREMEDIABLE
99.
LOBO
(Humildemente)
Mi estimado amigo .... mi buen Carlos AIbert.o.... usted, aunque se precia de sus faltas, es un hombre bueno .... De usted nada
digo .... ¡Qué diferencia con Gonzalo!. ... y
de él mismo, si no fuera porque hay pruebas ...
CARLOS ALBERTO
¿Pruebas?
LOBO
Desgniciadamente hay testigos que declararán mañana ante la comisión investigadora ...
CARLOS ALBER10
¿Testigos?
LOBO
Sí, testigos que le oyeron a él proponer el negocio.. " que lo vieron todo, todo.
CARLOS ALBERTO
¿Testigos? ...
Testigos falsos....
LOBO
¿Cómo lo afirma usted? .. , ¿Cómo podría
usted desvanecer esas dudas? ... Usted mismo podría ignorar lo que ellos sostienen.
100
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
CARLOS ALBERTO
Yo sé todo lo que hubo ....
testigos falsos.... yo ....
Yo sé que son
LOBO
Permítame dudado ... Admiro sus esfuerzos.... pero usted no arrancará esa convicción del ánimo de los jueces. Gonzalo quedará
convicto, aunque no confeso. Existe, por desgracia, la prueba irrefutable .... Usted mismo
se doblegará ante la evidencia.
CARLOS ALBERTO
(Con exaltación, paseándose)
¡Oh, la infamia! ¡Oh, la última infamia!. ...
LOBO
Hay detalles completos ....
CARLOS ALBERTO
No puede haberlos ....
mentira!. ...
¡Farsa,
comedia,
LOBO
En vano se exalta usted .... Gonzalo es un
tartufo y lo ha engañado a usted .... me ha
engañado a mí .... al mundo entero ....
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLH
101
, CARLOS ALBERTO
(Con exaltación
creciente)
¿Pormenores.... ? ¿pruebas .... ? ¿testigos... ?
¡Infames!. ... Oiga usted: yo lo sé todo, yo sé
quién es el culpable.
LOBO
¿Usted? (Con ironía). Usted lo sabe, usted
lo conoce.. " ¿y por amor a un extraño dejaría sacrificar a un inocente .... a su propio
hermano? ... Ya usted ve, nadie lo creería...
Yo me permito no creerle .... Usted nada sabe .. " ¿El culpable? Ya ve usted, lo reto a que
me lo diga .... (Un silencio. Carlos Alberto se
para frente a Lobo).
CARLOS ALBERTO
¿El culpable?
LOBO
Sí. .. , vamos ....
el culpable ....
CARLOS ALBERTO
(Con exaltación)
¡Yo!
LOBO
(Aparte)
Lo creo como si lo viera. (A Carlos Alberto).
¿ Usted ? Vamos, hermoso rasgo ....
Bello reBANCO
DE lA
R~rurllCA
BIBLIOTECA WIS'ANGg¡,
ARÁN~O
CATALOGACION
1- 02
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
curso ....
pero algo gastado ....
Usted, el
inocente impetuoso, se ofrece generosamente
para salvar al criminal calculador .... Recurso
dramático .... Pero, suponiendo que sea ....
que fuera cierto .... eso agravaría la suerte de
Gonzalo.... Si es la verdad, guarde usted el
secreto .. "
yo lo guardaré .... lo guardaré.
CARLOS ALBERTO
¿Secreto por secreto? ... No .... yo le pido, le ruego, le ordeno que lo diga, que lo divulgue por la ciudad entera .... y usted es
maestro en la tarea ....
AMALIA
(En la puerta lateral, con afán)
¡Oh, qué angustia! .... Carlos Alberto ....
vén .... Un accidente. ¡Doña Dolores se muere!
CARLOS ALBERTO
¡Voy.. " al punto! (Salen
Amalia por puerta lateral).
Carlos Alberto y
ESCENA VI
LOBO SOLO, LUEGO TAPIA, OSVALDO y MARTINEZ
MELENDEZ
LOBO
No lo dudo: está en su carácter ....
fue Car-
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
103
los Alberto ... , Una jugada más .... Sin duda sorprendió el decreto y jugó su carta ....
Por fortuna, nadie le creerá, y yo nada revelaré. Además, el mecanismo ya está andando:
todas las prensas han echado a volar la noticia; la cámara adelanta la acusación contra
Gonzalo; todos los clubs se disputan con placer el suceso del día, agigantan los pormenores .... Este loco de Carlos Alberto no podrá
detener el impulso de la máquina .... Tarde
se arrepiente, tarde arroja los dineros de J udas .... Por si alguien flaquea, tengo preparado un meeting de la Filantropía bilateral. ...
¡Ah! Gonzalo, no te escaparás .... El inmaculado, el renombrado ... , Así, así quería yo verte .. _. así, al cabo de los años .... Tu dicha,
tu hogar, tu honra, tu gloria, todo se derrumba, todo se deshace, todo se desmorona entre
mis manos! (Va a' salir, entran por el fondo Tapia, Osvaldo y Martínez
Meléndez).
LOBO
¡Ustedes aquí!
TAPIA
Sí
hay que remediar el mal que se ha
hecho
, No hay pruebas contra Gonzalo.
Yo me he conmovido. Hice suspender un artículo .... Y, óiganlo ustedes (con falsa solemnidad), cuando yo suspendo en mi periódico un
artículo .... no vuelvo atrás, porque soy lo
que se llama un carácter!
104
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
OSVALDO
Mis nervios vibraron con esa voz femenina,
cuando suplicaba la aparición blanca. No hay
pruebas contra el poeta gris ....
MARTINEZ
Basta con lo hecho; lo demás toca a la cámara: ella averiguará si el manto de armiño
de la inocencia ....
LOBO
(Aparte a Martínez)
¿Lo ha pensado usted? ¿Cree fácil retroceder? Inténtelo ....
Está bien: mañana queda
libre Gonzalo, inocente, compadecido, con la
aureola del martirio y el poder del ministerio ...
¿y qué será entonces de usted?
Un hombre perdido, muerto en la política
Usted
ha jugado el todo por el todo .... El o usted ...
Escoja.
MAR TINEZ
(Después de vacilar)
Adelante .. " Nadie retroceda ....
(A Osvaldo). Tu poema Némesis, contra el ministro,
está ya en pruebas .. " j Tan hermoso! ....
El
fruto de una noche de fiebre .. " jCómo gana
en la edición!
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE'
105
LOBO
(A Osvaldo, que vacila)
¿Tan satisfecho tú con la gloria de tu émulo,
con la honra de Gonzalo? (Irónico). Te felicito
por tanta abnegación: ecIípsate para que él
brille.
OSVALDO
Es verdad .... pero yo
promesa hecha a Amalia
en fin ....
mi
.
LOBO
(/ rónico)
Abnegado poeta: ¿ves perdido a tu rival, y
te empeñas en resucitado? Te admiro: eres un
astro, y vas a ecIipsarte para que otro se eleve
de nuevo en el horizonte. Córre, rómpe tu
poema Némesis, y cuando veas mañana a Gonzalo arrebatando los aplausos de los hombres,
entonces te arrepentirás con un remordimiento
tardío. (A todos). Su rehabilitación es nuestra
pérdida. Además, nos mueve, no un sentimiento de envidia, sino un espíritu de estricta justicia. Los jóvenes no deben subir con tal prontitud: a tan acelerado ascenso correspondía
una rápida caída. Las estrellas volantes surgen
de improviso,. cruzan el firmamento, pero en
rápida curva descienden al ocaso, se hunden
en la sombra. Ese joven ha violado los dere-
106
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
chos y las leyes de la naturaleza; mirad mis canas; ¡cuántos años hace que me agito, que lucho, y aun no llego a esa altura que él me ha
arrebatado!. ... Ya lo veis, yo no defiendo si,no los fueros de la verdad, los derechos y las leyes del orden universal, los preceptos de la naturaleza ....
¿Está al borde del precipicio?
¡Acabemos de lanzarlo al abismo!
OSVALDO
(Reflexiona
y se ,decide)
Lo publicaré ....
¿Continúa la lucha? ...
Pues yo siempre con usted ....
TAPIA
(Que no ha oído bien)
¿Qué dicen? ... Mi resolución es volverme
atrás .... y en esta otra resolución sí permanezco inquebrantable, (Lobo y Martínez Meléndez .se colocan a ambos lados de TaPia, le gritan al oído, mientras van alejándose hacia el foro)
LOBO
~
¡Hay testigos!
TAPIA"
¿Testigos ?
MAR TINEZ
Irrecusables.
TAPIA
¡Ah(~)rrecusables.
MARROQUIN
y
RIVAS-LO
IRREMEDIABLE 107
LOBO
Pruebas.
TAP1A
¿Pruebas?
MARTINEZ
Indiscutibles ....
TAPIA
jAh! indiscutibles ....
LOBO
Pormenores ....
TAPIA
¿Pormenores?
MARTINEZ
Terribles ....
TAPIA
jAh! terribles ....
LOBO
Maquinaciones ....
TAPIA
¿Maquinaciones?
MARTINEZ
Abominables ....
J 08
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
TAPIA
¡Oh, con que abominables!
dolo hacia la puerta.
bastidores) .
(Van empujánLas últimas frases entre
ESCENA VII
AMALIA Y CARLOS ALBERTO
(Por puerta lateral)
AMALIA
Ya ha vuelto del síncope .... Pero vé a buscar a Gonzalo .... ¡Me parece tan grave!
CARLOS ALBERTO
¡Qué desgracia!. ... Míra, yo soy un hombre
corrido; pero me destroza el corazón ver Ilorar a esa anciana .... ¡Qué desgarrador es ver
sufrir así a esa madre!
AMALIA
¡Ah! y no poder remediar eso.... Yo preferiría veda soIlozar en voz alta, gritar, desahogar su dolor, maldecir al culpable .... pero ese
silencio me aterra. Es un dolor reconcentrado
que devora su cuerpo enflaquecido, que la corroe como el fuego de un volcán ....
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
109
CARLOS ALBERTO
¿Maldecir al culpable, dijiste? ¿Culpable?..
Acaso será sólo un desdichado. ¿Maldecirlo?..
No sabemos en qué momento de suprema angustia se hallara ese.... ese hombre. No sabemos si ese desdichado ....
AMALIA
(Con extrañeza)
¿Desdichado? ...
CARLOS ALBERTO
Si ese desdichado no sintiera una terrible repugnancia al cometer acción semejante ....
¡Oh! mi pobre hermana, tú eres santa, tú eres
inocente, tú no conoces la vida: no sabes que
en ella hay un terrible encadenamiento de acciones, de faltas, que van llevando a un hombre de caída en caída, de precipicio en precipicio ....
AMALIA
No, no comprendo ....
CARLOS ALBERTO
¿y qué sabemos? Sin dl,1daese hombre no
pensó, no sospechó jamás que esa acción, esa...
110
BIBLIOTECA ALDEANA DE' COLOMBIA
jugada, llegará a descubrirse y a ser un arma
que recogerían los enemigos de Gonzalo.
AMALIA
Pero hoy, al ver cómo sufrimos; ¿por qué no
revela su falta, por qué no salva a Gonzalo?
CARLOS ALBERTO
Acaso espera
Acaso su espíritu esté en
horrible lucha
Temerá, quizás, comprometer otro nombre, envolver en su deshonra
el nombre de un sér querido .... hacer imposible la felicidad de otra alma, truncar otra
existencia ....
AMALIA
¡Cómo defiendes al desdichado!. ... ¿Tú sos'Al gun
/. amIgo tuyo ..... ? O/Ime...
pechas ..... ? (.
¡Ah! que hable .... Hábla tú, hermano mío:
sálva a Gonzalo; sálvalo ....
CARLOS ALBERTO
¿yo .... ?
AMALIA
Sí, tú adivinas ....
CARLOS ALBERTO
No, no me instes, no me hagas hablar ....
Compadezco, sí, al culpable .... Comprendo,
imagino su angustia. su desesperación; no quiero que -tú lo maldigas .... Tal vez ese hombre,
MARROQUIN y RIVAS-LO
ffiREMEDIABLE
111
a esta hora, en este instante horrible, ante su
propia deshonra, ante la deshonra que espera
a los suyos, y ante la que él ve caer sobre esta
casa .... (porque acasob.él adivine, acaso vea
el infortunio que aquí reina) .... entre ese laberinto de desgracias, no halle él... , sino un
camino: el que conduce a la muerte .... jAh!
maldecirle.... No, no le maldigas tú, Amalia.
AMALIA
¡Que hablara!. ... Que viniera aquí y viera
este dolor; sí, es seguro que él confesaría, ante
ese dolor, ante la imagen de la desolación y de
la muerte .... ¿TÚ no adivinas .... quién?
CARLOS ALBERTO
Yo ....
no, no adivino ....
AMALIA
Si yo adivinara quién es, yo lo traería, le
haría ver estas lágrimas mudas, esa agonía silenciosa, esa vida que se va hora por hora ....
Yo lo pondría frente a frente de esa anciana y
le pediría que dijera la verdad .... Sí, le suplicaría, con lágrimas en los ojos, con estas lágrimas de angustia que ves ahora ....
CARLOS ALBERTO
(Aparte)
¡Oh, desesperación!
112
BIBLIOTECA ALDEANA DE"COLOMBIA
AMALIA
(Sorprendiendo
el ademán angustioso
Carlos Alberto)
de
¿Qué.... ¿Sospechas? Adivinas. Sí, esa defensa, esa compasión
Oímelo, le rogaremos; yo le imploraré
.
CARLOS ALBERTO
¿Y perdonarás al infame ....
al desdichado?
infame, no...
AMALIA
Sí, pero que hablara .... la verdad .... toda la verdad. ¡Ah, qué felicidad! La luz, la redención, la vida de esa anciana, la alegría de
mi Gonzalo ....
CARLOS ALBERTO
.¿ y no maldecirías al miserable?
AMALIA
¿Acaso lo sé .... ? (Observándolo). Pero, ¿por
qué miras de ese modo? ... (Con sospecha y
alarma) . ¿ Qué piensas? ¿ Qué vas a decirme? ..
(Pausa, sobresalto). ¡Ah! qué idea ....
¡Qué
idea la que ha pasado por mi mente!
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
113
CARLOS ALBERTO
¿ Qué has pensado? ... ¿Qué has sospechado? ... Adivinas .... que el desgraciado, el
miserable .....
AMALIA
y
jAh, qué horror! .... ¡Qué idea!.. " (Lo mira
retrocede con espanto). No, no hables .... Eso,
eso que está en tus labios, eso que está en tu
cabeza, no lo digas, no quiero oído .... (Una
pausa. Se miran. Amalia avanza hacia Carlos
Alberto, y exclama con terror). ¡Tú!. ... (Se
desploma en un sillón sollozando. Carlos Alberto la mira un instante y sale cabizbajo).
ESCENA VIII
AMALlA
SOLA
jAh!.... esto, que era mi única idea, mi supremo anhelo, la clave de mi dicha, descubrir
la verdad .... es ahora mi supremo dolor. Entre estas sombras de muerte, yo iba a tientas
buscando la luz .... y cuando la encuentf0, esa
luz deslumbradora es un rayo que me mata ...
¡Oh, verguenza! Hemos traído a este hogar el
dolor y la infamia. Debo huíI' de Gonzalo; nuestra unión es ya imposible; Gonzalo verá siempre en mí a la hermana del culpable .... Al
menos debemos conservar la altivez de la desgracia. Todo ha concluído. ¡Ah! mi Carlos Al-
114
BIBLIOTECA ALDEANA DE 'COLOMBIA
berto ... , ¡Ah! mi Gonzalo ....
Alberto representa para mí la alegría de mi hogar, los
arrullos de mi niñez, los recuerdos de mi vida ...
El otro, las esperanzas de una nueva dicha,
las alegrías entrevistas de un nuevo horizonte .... El uno, todo mi pasado; el otro, todo
mi porvenir .... Yo soñé con unir esos dos
afectos, que ligados forman toda mi existencia ...
y hoy, de pronto, son dos enemigos que se
combaten en mi pensamiento .... (Se cubre la
cara, solloza). ¡Todo ha conc1uído!
ESCENA
GONZALO Y AMALIA;
IX
LUEGO UN CRIADO
GONZALO
(Entrando por el foro)
¡Madre! ¡Madre!
AMALIA
(Enjugando
de prisa el llanto)
Gonzalo....
GONZALO
¡Oh, qué día!.... ¡Qué lucha! .... Toda la
mañana buscando el rastro de esa verdad que
me huye .... El banquero F rank se ha escapa-
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
115
do. He dirigido telegramas en todas direcciones .. " Detenerlo .... arrancarle una confesión .... jOh, la verdad, qué triunfo!. ... y
a él, al infame, al traidor, castigarlo con todo
el peso de la justicia .... (Amalia se estremece).
Pero, ¿por qué me miras con espanto?
.
¿Por qué retrocedes? .... Te cubres la cara
.
¡Mi madre! Alberto me dijo ....
AMALlA
(Alarmada)
¿Qué te dijo Alberto?
GONZALO
Que mi madre.; ..
AMALlA
¡Ah, sí, vamos a veda. (Lo acompaña hasta
la puerta lateral. Sale Gonzalo. Ella retrocede).
¡Ah! no puedo acompañado. Descubriría mi
secreto: leería ese nombre escrito el"}mi frente; se me escaparía la confesión .... (Se sienta,
abrumada). ¡Alberto!. ...
¡Gonzalo!. . " (Se
oyen rumores lejanos; va al balcón). ¿Qué es
aquello? .... Vienen grupos
Lobo se mueve entre ellos .... ¡Avanzan!
Se ven agitados por la cólera ....
¡Ah! las fieras
.
Gonzalo lo decía .... las fieras del circo
.
116
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
GONZALO
(Entrando)
¡Ah! mi madre .... ¡Mi pobre madre! Ella
me 10 había anunciado: ¡se morirá!. ... ¿Alberto? ....
AMALIA
(Con sobresalto)
¡Alberto!. .. , ¿Qué decías?
GONZALO
¿Alberto fue a buscar médico?
AMALlA
(ResPirando)
Sí. Alberto salió a traerlo.
GONZALO
Pero, no; éste es un mal en el alma
Sólo
la verdad la salvaría. Si yo supiera
cómo...
.,
Y yo arroJana
. , ese
qUien....
j U n nomb're.....
nombre a los calumniadores .... a esos justicieros.... a esas hienas que escarban en
los cementerios de las reputaciones, y ellos se
lanzarían sobre ese nombre, como sobre'runa
presa .... y nosotros, libres .... libres de estas mallas que nos envuelven, que nos opri-
MARRO QUIN y RIV AS-LO
ffiREMEDIABLE
117
men, que nos ahogan ....
Amalia ....
¿no
piensas qué dicha sería tener en nuestro poder
ese nombre? ... Sería nuestra felicidad ....
jOh, qué alegría!. ...
AMALIA
(Aparte)
¡Oh, qué angustia!. ..•.
GONZALO
Pero, ¿por qué no crees .que sería una fortuna encontrar el secreto, la palabra del enigma?
¿Por qué te doblegas, por qué retuerces los
brazos con angustia?
AMALIA
¡Ah! ese nombre ....
GONZALO
Pero, ¿qué sabes? Dímelo. Tú sabes algo ....
AMALIA
(Esquivando
la mirada de Gonzalo)
¿Yo? ...
GONZALO
Sí, Amalia: yo sé leer en tus ojos ....
me ocultas? ... ¡Hábla!
¿Qué
J 18
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
AMALIA
¿Qué podría yo saber? ... (Balbuciendo) .
Tú .... yo .... en fin .... yo no sé nada
.
GONZALO
¿Nada? ....
AMALIA
¿Qué piensas?
,GONZALO
Tú, ¿un secreto para mí? ...
AMALIA
¿ Qué secreto?
GONZALO
El gran secreto ....
callas? ...
Mi salvación ....
¿y
AMALIA
(Sollozando)
¡Gonzalo mío!
GONZALO
¿Será posible? Guárda, guárda tu secreto;
me salvará mi inocencia. Tengo amigos poderasos .... y el pueblo, que tantas veces me ha
aplaudido ....
PEDRO
(Entrando)
Una carta, señor. ...
(Se retira).
MARROQUINyRIVAS-LO
IRREMEDIABLE 119
GONZALO
Una carta (lee el sobrescrito). jAh! sí: debe
de ser la contestación a mi renuncia, que envié esta mañana. (Lee y exclama con amargura)
¡Aceptada, aceptada! .... (Se doblega, vuelve a
levantarse). No importa: seguiré luchando, solo,
en mitad de la arena.
(Se oyen gritos de «meeting> al pie
del balcón, y continúa el vocerío durante la escena).
VOCES
¡Muera! ¡Muera el traidor!. ...
infame!
¡Muera el
GONZALO
(A Amalia)
¿No 10 ves, Amalia? ¿No 10 oyes? Dáme, dáme ese nombre para arrojado a la multitud ....
Por mí, por ti, por esas lágrimas.
AMALIA
(Con desesperación)
No puedo ....
GONZALO
¿No puedes? ...
@I
¿Tú, tú 10 sabes? ...
120
BmLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
¿Quién se interpone entre nosotros? . "
amor hay superior al amor nuéstro?
¿Qué
AMALlA
¡Piedad, Gonzalo, no puedo más ....
martirices!. ...
no me
GONZALO
¿Quién, quién me disputa tu corazón? ¡Ah!
si fuera ....
AMALlA
Si fuera ....
GONZALO
Si fuera ....
adivino ....
¡Qué horror! Acaso ....
ya
AMALlA
¡Oh, qué afrenta! ¡Perdónalo! ¡PerdónameL..
GONZALO
¡Es él. . " Alberto! (Corre al balcón, colérico).
Sí, vo lanzaré ese nombre .... la verdad!. ...
¡Mi' honor!. ... (Llega al balcón, va a hablar,
oye un sollozo de Amalia, que ha caído en un s illón. Gonzalo se contiene de pronto). ¡Mi honor!. ..
¡Mi amor!. ... ¡Conflicto horrendo entre mi
amor y mi honra!. ... (Retrocede y se acerca
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
121
le toma las manos con ternura). ¿Perdonarte? ... ¡Pobre ángel mío!. ... ¡Perdóname tú, Amalia! Te he torturado. Bien hacías
en callar .... y yo, cruel, yo, implacable, te
he martirizado .... Te doblegas .... te desmayas .... Aquí, aquí sobre mi corazón ....
Si el mundo me abandona, tú quedas para mí;
si tantos me odian, me basta tu amor .... Si
todos dudan de mí, me sobra la certidumbre
que tú tienes de mi inocencia .... ¡Dulce amor
mío! (Redoblan los clamores en la calle).
a Amalia,
VOCES
¡Muera el infame!
ESCENA X
DICHOS Y DOÑA DOLORES
DOÑA DOLORES
(Pálida, moribunda, con el cabello
suelto, entra por puerta lateral; adelanta apoyándose en los muebles, mira
con ojos extraviados).
jAh!
GONZALO
(A Amalia)
Una súplica, Amalia, en esta hora terrible ...
Es la prueba de amor que te pido .. " Que ca-
122
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
lles ese nombre
más pronunciado
¿Lo prometes? Jamás, ja-
(Amalia afirma en silencio. Redobla el clamoreo, estallan algunas vidrieras).
GONZALO
(En voz más alta, que oye doña Dolores)
Nada me importa el odio, nada la duda ....
nada esos lobos que aúllan allá abajo .... ¡Me
queda tu fe, me queda tu amor, tu corazón;
me quedas tú, Amalia!
DOÑA DOLORES
(Lanzándose hacia Gonzalo, lo abraza y exclama
con ternura)
¿y yo, tu madre, ingrato? ...
ESCENA XI
DICHOS, UN JEFE DE POLlCIA y DOS
GENDARMES
(Se presentan dos gendarmes con
un jefe de policía en la puerta del
foro).
GENDARME
¿Don Gonzalo Avila ?
MARROQUIN y RIV AS-LO IRREMEDIABLE
123'
GONZALO
Soy yO.
GENDARME
En nombre de la ley, queda usted preso ....
AMALIA
¿Qué sucede? iSi esto es imposible, si él es
inocente!
GENDARME
(A Gonzalo)
Síganos usted.
AMALIA
Si yo sé que es inocente .... yo .... Un momento, por piedad. Escúchen ustedes. Si yo
lo sé todo., .. Un instante .... El culpable
es ....
GONZALO
(Con imperio)
¡Amalia!.. ,. ¿qué dices? ¿qué puedes saber? (A media voz) ¡Ah! tu promesa ... , ¡Callarás!
DOÑA DOLORES
M'1 Gonzao1 ....
I
iH'"
1JO m10.....
124
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
GONZALO
(Lanzándose
hacia doña Dolores)
Madre, tengo la certidumbre del triunfo ....
y es indispensable que tú participes de esa
fe... , Volveré aclamado por los mismos que
hoy piden mi martirio: esas piedras con que
quisieran lapidarme serán mi pedestal mañana .... Fe, madre; fe en Dios y en tu hijo.
DOÑA
DOLORES
Hijo, todo lo espero de tu inocencia y del
.
",
tIempo
.... Pera el' tIempo .... ¡cuanto
sera ....
GONZALO
Tu bendici6n....
DOÑA
(Extendiendo
DOLORES
las manos)
Mi bendición. (Sollozando le toma la cabeza,
le estrecha, le da un beso en la frente).
GONZALO
(IrgUiéndose)
Ahora me siento invencible. (A los guardias).
¡Vamos! (Se dirige a la puerta).
MARROQUIN y RIV AS-I.O
IRREMEDIABLE
125
AMALIA
Si es inocente ....
Si yo sé ....
GONZALO
(Extiende el brazo, impone silencio)
¡Amalia!. ...
DOÑA DOLORES
¡Hijo mío! (Gonzalo, que iba a salir, se vuelve,
se lanza de nuevo en los brazos de su madre; jórmas e un grupo en que sollozan los tres, abrazados; luégo Gonzalo deja a su madre en brazos de
Amalia, y se aleja).
DOÑA DOLORES
(Sollozando mientras sale Gonza~)
¡Piedad! ¡Misericordia!. .. '. Si es la alegría
de mi vejez .... Un abrazo más .... uno ....
¡el último! .. " (Cae desfallecida). Con él se va
mI., corazon .... ¡se va 1a VI'da I.....
(CAE EL TELON)
126
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
ACTO 111
Casa de Gonzalo. Salón. Puerta en
el foro; a la derecha, dos puertas; a
la izquierda balcón.
ESCENA 1
AMALIA VA Y VIENE CAMINANDO PASO. DOÑA
DOLORES DORMIDA EN UN SILLON. AMALIA ARREGLA LOS ALMOHADONES DE DOÑA DOLORES.
LUEGO UN CRIADO.
AMALIA
(Acercándose
a la silla)
Por fin, duerme .... (La observa). Su sueño,
tranquilo .... al cabo de ocho días de agitación, de insomnio, de fiebre.... Duerme: el
médico, que acaba de salir, es 10 que ha prescrito: esperanza y sueño.
DOÑA DOLORES
(Soñando)
Gonzalo ....
AMALlA
Habla ....
no, ha vuelto a dormir ....
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
127
PEDRO
(Por puerta del foro)
Señorita ....
AMALIA
¡ChistL ...
¿Qué traes?
PEDRO
(Con un ramo que entrega, y se retira)
Estas flores....
AMALIA
¡Flores!. ... ¡Ah! lo olvidaba. Hoy era el
día feliz de nuestro matrimonio. No ha habido
tiempo de advertir a la florista ... , Flores
.
(Las coloca en una mesa). Me causan horror
.
Ellas vienen a hacerme sentir, con nueva pena, que mi dicha está truncada ... , No se han
abierto para mí; su aroma debe embalsamar
estancias donde hay risas, contento .... Flo.,
res .... para otras .... ipara, mi"1so o espmas.
DOÑA DOLORES
(En sueños)
Gonzalo ....
Amalia ....
128
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
AMALIA
(Volvierido a doña Dolores)
¿Despierta? ¿Duerme? ... Está soñando...
En el sueño mismo, la tortura.
DOÑA DOLORES
(En voz baja, soñando)
¡Al fin ....
libre ....
libre!
AMALlA
¿Para qué forjarnos ilusiones? La realidad
será más terrible .. " El corazón me dice que
condenarán a Gonzalo ....
Ahora mismo lo
estarán juzgando .... El no hará uso del recurso supremo: no ha pronunciado. no pronunciará el nombre de Alberto.
PEDRO
(Entra muy paso)
Señorita ....
otras flores ....
AMALIA
Paso .... ¿qué dices? (Con ansiedad). ¿Quién
las envía? (Recibe un ramo de azahares). jAh!
el ramo de novia .... que él había ordenado
para hoy .... Déjalo ahí, no tocaré eso....
MARROQUIN y RIVAS-LO IRREMEDIABLE 129
Pedro, óye: si alguien viene, que éntre pronto.
Doña Dolores se ha hecho pasar a esta sala para recibir noticias. La ansiedad la devora ....
(Pedro sale).
(Amalia va hacia doña Dolores, la observa,
vuelve hacia el ramo, fascinada).
DOÑA DOLORES
Gonzalo ....
esos jueces ....
AMALIA
(Sorprendida,
se mira de nuevo al espejo)
¡Qué pálida! Esos azahares menos pálidos
que yo .... parezco una muerta. (Arroja el ramo). Este ramo de azahares, este era el ramo
que yo veía en sueños con una alegría mezclada de pudor y de recelo. Estas eran las flores
que se abrían en la aurora de una nueva primavera .... Hoy su perfume se parece el aroma de las flores cuyas raíces se enredan en el
corazón de los muertos ....
ESCENA 11
DICHOS Y CARLOS ALBERTO
CARLOS ALBERTO
.(Entra por el foro)
Tengo fiebre....
partida.
Se va a jugar la última
130
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
AMALlA
(Corriendo a él)
Alberto, díme, cuéntame ....
pasa? ... ¿Lo juzgan?
¿Qué hay, qué
CARLOS ALBERTO
La ciudad toda está conmovida. Hierven
las calles .... el inmenso salón, lleno
Las
barras se agitan
muchedumbre
tumulto
clamoreo
los dos bandos contrarios
, ¡a salvarlo! ja perderlo!. ... Momentos de borrasca ... " momentos de silencio ....
una cruel expectativa ....
remolino
humano, que choca, se revuelve entre los muros .... Los jueces, agitados, cuchichean; Lobo ronda en los pasillos, silbando en todos los
oídos, como una serpiente" . ". Todo bullicio,
desorden, incertidumbre
Sólo él, en el
centro, frío, en calma
el único tranquilo ..
un rayo de sol, penetrando en el recinto, llegaba a iluminado .... y él, la frente erguida, serena, como rodeada de una aureola ....
AMALIA
jAh! ¡qué hermoso! ¿Y habló? Cuéntame ...
aca'b a .... ¿ Que, h"?
lZO ••..•
¿ T'e VlO ?.•.••
MARRO QUIN
y
RIVAS-LO
IRREMEDIABLE 131
CARLOS ALBERTO
Yo, mirando, confundido entre la multitud .
Hubo un instante en que él volvió los ojOS .
como si adivinara que yO.... nuestras miradas se cruzaron .... sonrió, sus ojos se humedecieron
No pude resistir ....
me sentí
flaquear
yo que ante nada tiemblo ....
Huí: esa mirada .... ¿lo comprendes?. " era
para ti, Amalia.
AMALIA
Pero ¿lo condenarán?
presientes? ...
¿qué piensas? ¿qué
CARLOS ALBERTO
'Nada temas: quedará absuelto .. " quedará
libre .... ¡Ah! tú y él felices .... los dos, los
inocentes ....
AMALIA
Los tres ....
es verdad? .. ,
res). ¡Ah! quién
qué confías?
za .... libre
contigo ....
mi Alberto, ¿no
Y con ella (mira a doña Dolosabe, ella .... Pero díme, ¿por
Díme, asegúra mi esperanjah! la felicidad .... ¡al fin!. ..
CARLOS ALBERTO
Espéra ....
sí, quiero verte sonreír así. (Apar-
132
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
te). Yo jugaré la última carta. (Alto). Que otra
vez la alegría ilumine esas pupilas oscurecidas
por el llanto .... (Aparte, con amargura). Yo
no veré esa dicha.
DOÑA DOLORES
(En sueños)
Gonzalo, mi Gonzalo .... libre al fin .... a
mis brazos
(Se agita, se desPierta). ¿Qué?
¿quién?
¿Y Gonzalo?
¿dónde, dónde
está? Si estaba aquí, libre
(Llama) ¡Gonzalo!. ... ¡Ah! no .... un sueño .... jel terrible despertar! ¡Qué dulce, no, qué horr~ndo
sueño, pues tiene este despertar espantoso!
AMALIA
Señora ....
¿está usted mejor?
DOÑA DOLORES
¿Yo? sí.
no sé .... (Se incorpora). Bien,
muy bien
pobre Amalia .... (Se doblega).
No: todo vacila todo gira en torno mío ....
¿Quién está ahí?
Alberto está ahí, y no
está mi Gonzalo
, ¿Qué ha sucedido? ¿Condenado ya? ¿Para siempre separados? ... ¡La
verdad, Amalia, la verdad!
MARRO QUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
133
AMALIA
Esperemos ....
Vea usted, yo espero, yo
confío... , ¡Valor!
DOÑA DOLORES
Valor no me ha faltado .... pero falta esto .
la vida .... quiero verlo, oído, abrazado
.
la última vez .... (Amalia y doña Dolores se
abrazan llorando) ..
DOÑA DOLORES
Esperemos, sí, esperemos....
Espéra tú,
Amalia. La vida todavía se extiende ante tus
pasos .... (Viendo el ramo). ¿Estas flores? ...
Las tuyas .... Mañana las pondrás sobre tu
pecho.... y después irás con él a regarlas sobre mi sepultura ....
AMALIA
(Angustiada)
Delira usted, señora .... si está usted mejor. Conserve la esperanza que le dejó Gonza10 .... Es preciso que cuando él venga la. encuentre animosa, llena de valor y de alegría...
CARLOS ALBERTO
(Aparte)
Esto es horrible, no puedo vedo ....
es mi castigo!
¡Este
134
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
ESCENA 1II
DICHOS,
OSVALDO
OSVALDO
(Entrando)
Alberto ....
perdónenos ....
ALBERTO
¿Qué pasa? ...
Y AMALIA
¿Y el juicio?
OSVALDO
Yo estaba ahí .. " 10 vi levantarse .... empezó a hablar .... con lentitud, con calma ....
Una atmósfera hostil en torno .... Se fue levantando su palabra
la palabra, ese don
divino, el verbo
la elocuencia ....
eso
que nosotros los poetas, los que vibramos como una red de nervios ....
AMALIA
(Impaciente)
¿Habló?
y después
éL ...
¿y dijo ....
dijo? ...
.
DOÑA DOLORES
Hable ....
siento que la vida vuelve ....
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
135
OSVALDO
Habl6 ....
Se iba levantando su palabra,
que extendiéndose por el sal6n, rebotaba en
los muros, y en poderosa armonía iba cautivando, conmoviendo, convenciendo, arrastrando a los espectadores .... Yo mismo, yo,
que vibro ... , Aquello iba a la raz6n, al sentimiento, y los espíritus y los corazones se doblegaban, se agitaban, se movían a su impulso, como las olas que el huracán agita, revuelve, aplana y levanta con su aliento poderoso.
CARLOS ALBERTO
Pero, en fin ....
el resultado ....
¿el triunfo?
DOÑA DOLORES
¡Ah! ¡hijo mío!. ... (A Osvaldo). Siga usted ...
dígame que ha triunfado .... devuélvame usted la vida .... la dicha (desfallecida). jAh!
¡la dicha también mata!
AMALIA
(A Osvaldo)
¡Qué bueno es usted! Continúe ....
OSVALDO
¿El final? ¡Ah! eso es lento ... , Iba a hablar
136
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
el fiscal.... el acusador .... ~o sé, pero tenía un aspecto siniestro, mientras revolvía sus
papeles .... ~o quise esperar. En pos de la
hora gris, quise venir aquí a traer la flor blanca de la esperan3a.
ESCENA IV
DICHOS
Y MARTlNEZ
MELENDEZ,
QUE
ENTRA,
DESCONCER TADO y VACILANTE
MAR TlNEZ
(Entrando)
Jamás pensé; (a Osvaldo) escúcha ....
AMALlA
¿Viene usted de allá?
DOÑA DOLORES
Hable usted, señor ....
¿el triunfo? ¿por
.?
que, no VIene.....
pronto, que yo 1o vea ....
Ya viene, ¿no es verdad?
CARLOS ALBERTO
¿El fiscal concluyó? ... Pero ¿por qué no
habla usted? ... Ese silencio....
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
137
MAR TlNEZ
(A Alberto)
Todo mal ....
No sé, pero presiento ....
Jamás pude prever que las cosas llegaran a ese
punto .... Era mi amigo ... , yo me aparté de
él ... , lo combatí .... pero ahora, al vedo, al
escuchar el tono elocuente de su voz, y al oír
cómo vibra el acento de su inocencia, y más
que todo, al ver el odio en torno suyo, el clamoreo feroz de tantos a quienes ha servido, al
escuchar las frases del acusador, ese odio legal, ese anhelo por acumular pormenores Y
agigantar el proceso, por apresar al acusado
entre sus garras .... ¡ah! he vuelto a admirar
a Gonzalo .... y al vedo así perdido ....
AMALIA
(Lanzándose
hacia él)
¿Perdido, dice usted? ...
CARLOS ALBERTO
¿Condenado?
MAR TlNEZ
(Vacilando)
No .... ¿lo ,dije? Yo no sé .... aun no ....
Cuando calló el fiscal, reinó un silencio de
muerte .... una atmósfera glacial .... Flota-
138
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
ba allí, se cernía un mal presagio .... y yo he
venido .. " ¿Me perdonan ustedes? usted,
Amalia, ¿en nombre de Gonzalo? . " (A doña
Dolores). jAh! señora, usted perdone ....
DOÑA
DOLORES
(Desfalleciente)
Mi perdón ....
como cristiana ....
Pero
cuánto mal nos ha hecho
¡Ah! esto es lo
irreparable .... Reciba usted
(cayendo en
los cojines) reciba el perdón de un alma que
ya .... se aleja de este mundo ....
CARLOS ALBERTO
(Después de ver a doña Dolores)
Los momentos valen siglos....
(A Martínez, en voz baja). Van a dictar el fallo.... Lo
temo todo: escuche usted. (Lo lleva aparte; saca una carta). Lleve usted esto al tribunal ....
Reparar el mal .... Si están encerrados, penetre, rompa las puertas .... ¡Vuele!
MAR TINEZ
y
OSVALDO
¡Al instante! (Salen Martínez
y Osvaldo).
MARROQUIN
y
RIV AS-LO IRREMEDIABLE 139
ESCENA V
DOÑA DOLORES, AMALIA Y CARLOS ALBERTO
CARLOS ALBERTO
(Aparte)
Ahora yO... , mi viaje. (Saca la cartera, rompe algunos papeles, se pasea agitado, sale por
una puerta lateral).
AMALIA
¿Se siente usted mejor? (Una pausa).
DOÑA DOLORES
Sí. ... pero frío .... yo sé lo que es .... No
te asustes ....
(Durante toda la escena habla
con voz muy dulce, que va apagándose, y en que
se revela su resignación a la muerte).
AMALIA
La fiebre ha pasado; pero tiene usted las
manos yertas.
DOÑA DOLORES
Amalia
acércate .... ahí .... más cerca de mí
(Amalia se arrodilla al pie). Amalía, hij a mía .... quiérelo mucho .. " ¿me pro-
140
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
metes amado mucho?
liz? ... No puede ser
Hazlo feliz
¡Ah! sin mí.
¿Fe.
AMALIA
Pero .. " ¿por qué habla usted de ese modo?
DOÑA
DOLORES
Haz que recele del mundo .. " Es tan confiado
y ahora .... míra .... en esa mesa
ahí ....
su retrato .. tráemelo ....
(Viéndolo). jAh! míralo .. " de niño .... en su
primera comunión
míralo .... sonriendo ...
no conocía la vida
Tóma, guárda este retrato .... tú .... (Lo va a entregar y lo toma de
nuevo). No, dámelo, aquí ....
sobre mis labios
Si no lo veo .... si todo está ya en
sombra
(Lo coge a tientas).
AMALIA
Señora, él ahora vendrá ....
DOÑA DOLORES
No, no vendrá ....
ca .... díle
pensamiento
(Buscando
a tientas
la
¿Estás ahí? ... más cerdíle, que para él fue mi último
mi última palabra ....
cabeza de Amalia).
MARROQUIN y RIVAS-LO'IRREMEDIABLE
141
AMALIA
¡Si esto es horrible!, ...
(sollozando) .
Si usted vivirá ....
DOÑA DOLORES
Díle, díle .... que perdone
que yo velaré por él .. '.' desde el cielo
, y que allá lo
espero
lo espero
y allá nos reuniremas
para siempre
felices....
AMALIA
Pero ¿por qué esos pensamientos? ...
lices aquí, los tres, .. , aquí en la tierra.
DOÑA
Fe-
DOLORES
Es tarde..... Escúchame, ... ¿Me oyes todavía? ... Tráe
tráeme sus cartas ....
Ahí en una caja
Las reconoces en que tienen los borrones de mis lágrimas
Esas para tí, ... no, para mí .... T ráelas
Cuando
yo muera .. " las pondrás entre el ataúd, junto a mi cabeza
¿Me oyes? ... Me entierras con ellas
.
AMALIA
(Llorando)
No puedo ....
no puedo más ....
me aho-
142
go ....
BIBLIOTECA ALDEANA DE· COLOMBIA
(Va a Carlos Alberto, que entra y se acer-
ca). MÍra, mÍra .... es el fin ....
j y Gonzalo tan lejos!
es el fin. " .
ESCENA VI
DICHOS Y LOBO
LOBO
(Se presenta en la puerta)
Señoras ....
Amalia
(Una pausa;
se lanzan hacia él).
Carlos Alberto
y
---------------CARLOS--AkBER'fB-----
¡Aquí!. ... ¡Se atreve usted!. ... (Mostrando a doña Dolores). ¡Mire usted su obra! (Doña
Dolores va exPirando y muere).
AMALIA
(Que al entrar Lobo, se ha levantado a escuchar
las frases de Alberto, vuelve de puntillas hacia
doña Dolores. La observa un instante, de lejos;
cree que está dormida; vuelve hacia Alberto)
Ahora .... duerme de nuevo; ¡qué quietud!
¡qué sueño tan tranquilo! ¡Tiene tánta necesidad de descanso! (Se retira en silencio).
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
143
LOBO
(Adelantándose)
Si yo no soy ave de mal agiiero ....
a felicitarlos ....
Vengo
AMALIA
¿Absuelto? (Lanzándose
hacia él).
LOBO
Absuelto .....
CARLOS ALBERTO
Sí, ya debíamos suponerlo, con la presencia
de usted .... Gonzalo libre
Lobo, Lobo
(con ironía), la obra del miedo
Pero acérquese, cuénteme.
LOBO
Los jueces, ya reunidos, deliberando. Llega
un telegrama: el banquero F rank preso: su declaración favorable a Gonzalo, adversa a usted .. " (Con intención). ¿Qué dice usted, Alberto?
CARLOS ALBERTO
Es la verdad.
144
BIBLIOTECA ALDEANA Da COLOMBIA
LOBO
Yo guardé siempre ese secreto .... pero usted mismo .... A un tiempo llegaron la declaración del banquero y la carta de usted en que
se confiesa único .... responsable .... La absolución
y todos ....
yo, el primero, se
entiende
¡todos aclamámos a Gonzalo! Y
ya viene entre la multitud .... y yo me anticipé .... lleno de gozo.
AMALIA
(Amalia, alborozada, en constante movimiento,
reparte su atención entre el balcón, observa la llegada de GonzalQ, y la conversación de Alberto y
Lobo. A veces, de puntillas, se llega hacia doña
Dolores y la observa de lejos).
Ya viene libre ....
¡Ah! ¡Qué felicidad!
CARLOS ALBERTO
(Aparte,
a Lobo)
Tiemblas, temes el triunfo de Gonzalo....
Míra, míra tu obra .... tú, que eres impotente para el bien, eres omnipotente para el mal.
Arbitro de las destrucciones, tú riegas a los
cuatro vientos la semilla del mal; cultivas ese
árbol de raíces tenaces, lo abonas revolviendo
los instintos bajos de la humanidad, y lo haces
cre'cer, agigantarse con ese cieno de fecundidad
MARRO QUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
145
prodigiosa .... Pero no te creas grande. No;
eres como el microbio, pequeño, invisible, pero
que diezma, que azota, que destruye a una
ciudad entera.
AMALIA
(Mirando
a doña Dolores, de lejos)
Duerme. ¡Qué tranquilo sueño!
LOBO
Pero usted también ....
CARLOS ALBERTO
10 sé a cuánto alcanza mi culpa. He sido
contra mí' testigo, tribunal, y cumpliré la sentencia. Yo, me alejo para siempre. Los que estamos acostumbrados a jugar nuestra fortuna
a una sola carta, disponemos de nuestra existencia en un solo instante.
LOBO
(Espantado)
Está usted pálido; ¿ qué piensa?
CARLOS ALBERTO
Si supieras lo que estoy pensando, estarías
más pálido que yo. (Le muestra un revólver).
146
BIBLIOTECA ALDEANA DE COLOMBIA
LOBO \
¡Ah! perdón ....
CARLOS ALBERTO
No, no temas .... ¿Matarte? Fácil recurso
para un final de acto .... No; tú vivirás, continuarás esa vida de impotencia y de envidia,
martirizado hora por hora con tu propia bajeza ... , Vivirás como el reptil, que arrastrándose en el fango del pantano, mirando con
envidia la estrella, se retuerce, se lanza a morder en el charco el reflejo del lucero .... y sufre, y agoniza al ver cómo, una y cien veces, al
aquietarse el agua, vuelven a brillar allí Jos'
destellos del astro .... Has truncado la dicha
de Gonzalo: víve, víve para tu castigo, súfre,
conduélete .... porque se alzan en el horizonte otras estrellas .... suben al cenit .... y brillan a millares.
LOBO
Déjeme usted
lores). Señora
.
(Se dirige hacia doña Do-
CARLOS ALBERTO
(Deteniéndolo)
No .... no te acerques a ella
Respéta la agonía del mártir
Aléjate ....
Tu pequeñez
MARROQUIN y RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
147
está mal donde impera la majestad de la muerte. (Lo empuja hacia la puerta). ¡Fuéra! (Sale
Lobo).
ESCENA VI I
DICHOS, MENOS LOBO
CARLOS ALBERTO
(Una pausa.
Carlos Alberto, vacilante, se acerca
a doña Dolores)
Señora .... su mano .. ,. que yo la bese ....
No; yo tampoco debo acercarme .... de lejos .... jperdóneme! (A Amalia) Y tú también,
tus manos.... un beso en ellas ... , Adiós, el
último ....
AMALIA
(Sobresaltada)
¡Qué! ¡Te alejas!
CARLOS ALBERTO
(Vacilando)
Es verdad ....
No, cállate ....
Ya vuelvo ...
(Se retira mientras Amalia se inclina sobre doña Dolores. Alberto va al balc6n, mira) ¡Ah! ya
vienen ....
es Gonzalo ....
La multitud
lo
148
BIBLIOTECA ALDEANA Dt= COLOMBIA
aclama
zalo!
(En voz baja) ¡Adiós, adiós, Gon(Retrocede con temor de que Amalia lo
observe. Se acerca a una puerta lateral, se detiene, duda, y mirando a Amalia,
exclama a
media voz) ¡Amalia, adiós! (Entra, cierra la
puerta. Un momento después se oye un tiro).
AMALIA
(Con terror)
¡Qué he oído! ¡Alberto! .... ¡Ah! no, estoy
nerviosa. ¡Qué idea tan horrible ha cruzado
por mi espíritu!. ... Si Alberto intentara ....
. ')
..
(Se
¿Irse.....
no, 1o otro, ese otro viaJe....
levanta, busca con afán) .... ¡Tenía una mil"ada
tan triste! ¡SU arrepentimiento! .... Será tan
bueno en adelante .. " (Llega a la puerta que
está cerrada, se acerca y llama paso) ¿Alberto?...
¡Ah! ¡Qué pensamiento!. ... No, no (empuja,
abre; observa con zozobra), Alberto, ¿no me
oyes? ... Está oscuro, cerró la ventana
.
Alberto, ya viene Gonzalo, libre, ¿no oyes?
.
¡Libre!. ... Pero, ¿por qué no respondes?
.
Si estoy viéndote. (Vacila, va a entrar, retrocede) ¡Alberto!. ... ¡Alberto!. ... (Entra y lanza
un alarido) ¡Ah!. ... ¡Hermano mío!. ... (Sale
con una mano teñida en sangre, retrocediendo
lentamente con la mirada fija en el cadáver, de
pronto se mira la mano) Su sangre .... ¡Muerto!
MARROQUIN
y
RIVAS-LO
IRREMEDIABLE
14:9
ESCENA VIII
DICHOS,
GONZALO,
TAPIA,
OSVALDO,
MARTINEZ
GONZALO
(En la puerta del fondo, mira hacia afuera)
¡Gracias, nobles amigos, gracias! ¡Nunca es
tarde!
Todo ha pasado como pasa un mal
sueño
Esos días de amargura no dejan en
mi corazón ni una sombra de resentimiento ...
¡Gracias!. ... La multitud generosa me aclama
allí; y aquí, en mi hogar, me esperan la dicha,
la paz, el amor .... (Adelantándose) ¡Madre,
A~i:3Ua,Alberto!. . ¡Oh, la dicha incontrastable, innflita!. ... (Lanzándose hacia Amalia)
¡Amalia!
o'
AMALIA
¡Gonzalo!. ...
(Corre hacia él y de pronto se
detiene) .
GONZALO
¡AmaBa, AmaBa mía! ....
(Se preciPita
abrazarla).
AMALIA
(Retrocede, mira en torno con extravío)
No, no debo ..
M
Gonzalo.
a
150
BIBLIOTECA ALDE~"'JA DE COLOMBIA
GONZALO
Amalia, ¿por qué? ...
AMALIA
(Vacila,
retrocede, .señala hacia Alberto)
" .. ¡muerN o .. " no pue do .... M"lra, mlra.
1
M"lra su sangre .... N"uestra umon es
to .....
imposible. Su sombra se interpone ..
GONZALO
Estás loca. (Se acerca con angustia al lugar
donde está Alberto; observa y retrocede con espa:nto) ¡Horror!. ... ¡Alberto!. ... (Quetj,~ áhí, absorto, mirando el cadáver de Alberto).
OSVALDO
(Que se ha detenido en el fondo, avanza con TaPia
y Martínez hacia el sillón de doña Dolores)
¡Qué triunfo!
MAR TINEZ
(Avanzando)
¡Qué elocuen~ia!
MARROQUIN y RIV AS-LO
IRREMEDIABLE
151
TAPIA
¡Qué reivindicación! (Se detienen de pronto,
sobrecogidos, al notar que doña Dolores ha muerto) ¡Chist!
GONZALO
(Se dirige hacia doña Dolores, rodeada ya de
varios que han entrado)
¡Madre!. ... tú no me huyes .... Madrecita,
mírame, vencedor, libre, aclamado! (Se acerca)
¡yo, tu Gonzalo!
VARIOS
¡Silencio!. ...
lencio) ,
(Se van arrodillando
en si-
GONZALO
Madre, me quedas tú, . " (Se llega, se arrodilla al lado, le toma las manos, le levanta la cabeza) , , .', Madre.".
¿No me oyes?, .. (Con
angustia) ¡Madre! (Con sorpresa y supremo dolor) ¡Madre!., .. ¡Ah! ¡muerta!. ... ¡También
me la han quitado!
FIN DEL DRAMA
BANCO
DE LA REPJSi.!Ct'\
BIBLIOTECA LUIS-ANGEL
ArrANCO
CAT ALOGACIO:-J
INDICE
Págs.
Don Lorenzo Marroquín y don José María Rivas
Groot ............••..••...•...............
5
Lo irremediable, drama en tres actos por don Lorenzo Marroquín y don ]. M. Rivas Groot ....
13
Descargar

Lo irremediable - Actividad Cultural del Banco de la República