Capítulo
Las capacidades básicas de los
paraguayos y las paraguayas:
heterogeneidades regionales
en el ámbito municipal
E
n el capítulo primero de este Informe
se analizó la situación relativa de Paraguay en materia de Desarrollo Humano
tanto respecto a la clasificación mundial, como
respecto a los países del MERCOSUR, utilizando, entre otros, el Índice de Desarrollo
Humano (IDH). Una de las limitaciones que
se señalaban a los índices descriptos en dicho
capítulo es que no reflejan las diferencias que
se presentan en el interior de los países, pues
para su cálculo se utilizan cifras a nivel nacional. Surge entonces la duda de cuán heterogéneo es el Desarrollo Humano a nivel local
en Paraguay, o lo que es lo mismo, ¿qué sucedería si los municipios del país fuesen clasificados según su nivel de Desarrollo Humano
relativo?
Este capítulo pretende contribuir a responder
esas interrogantes a través de la presentación
del Índice de Desarrollo Humano a nivel municipal (IDH municipal), así como la elaboración
de una clasificación ampliada del estado de
Desarrollo Humano a nivel local.
Se ilustra la heterogeneidad del Desarrollo
Humano local en Paraguay a través del IDH
municipal donde se observa, por ejemplo,
que mientras algunos municipios presentaban condiciones promedios similares a la
de países latinoamericanos de Desarrollo
Humano alto como Costa Rica, Uruguay y
Chile, otros presentaban condiciones inferiores a los promedios de Honduras, Nicaragua
y Bolivia, países latinoamericanos de bajo
Desarrollo Humano. En las secciones siguientes se podrá observar que, en muchos casos,
las diferencias entre municipios en Paraguay
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
son similares a las que se presentan entre
países europeos y africanos.
4
1
HETEROGENEIDADES EN EL ÁMBITO MUNICIPAL EN LAS CAPACIDADES Y LOGROS
BÁSICOS
Como se ha señalado anteriormente, el Índice
de Desarrollo Humano (IDH) mide básicamente (i) la capacidad de tener una vida productiva, (ii) la capacidad de adquirir conocimientos, y (iii) la capacidad para tener una
vida larga y saludable. Los logros y los
medios de las personas permiten inferir las
capacidades de las mismas, y así es posible
evaluar el proceso de Desarrollo Humano.
En muchos
casos, las
diferencias
entre
municipios en
Paraguay son
similares a las
que se
presentan
entre países
europeos y
africanos.
Utilizando principalmente datos del Censo
Nacional de Población y Vivienda de 1992,
último disponible a la fecha de elaboración
del presente Informe, así como registros
administrativos del sector público, Molinas
y Otter (2000) estimaron un Índice de Desarrollo Humano para los municipios del Paraguay (IDH municipal), que comprueba que
vivimos en un país de marcados contrastes
regionales, los cuales se suman a los contrastes en relación al sexo, el área, el idioma
hablado y el nivel de ingreso señalados en
el capítulo 2. La metodología de cálculo del
IDH municipal de 1992 corresponde a la
metodología propuesta en el primer informe
mundial sobre Desarrollo Humano, que utiliza años de escolaridad promedio en lugar
de número de matriculados en la educación
formal.
117
Mapa 1. Distritos de
la Región Oriental del
Paraguay según nivel
del Índice de Desarrollo Humano.
Año 1992.
MAPA 1
Vale destacar que en el Atlas de Desarrollo Humano Municipal que acompaña este Informe,
además del IDH municipal para 1992, se incluye
una estimación para 1996. Sin embargo, el
análisis que se realiza a continuación utiliza los
resultados para el primero de los años.
En el mapa1 se reflejan las diferencias en los
IDH a nivel municipal y en el cuadro 36 se
muestran los extremos. Así, el IDH municipal
para Paraguay (1992) muestra valores entre
0,513 y 0,896. Un resultado importante es que
ninguno de los municipios del país se ubica
en la categoría de bajo Desarrollo Humano respecto a la clasificación mundial.
Es posible observar cómo mientras la comuna
de Asunción gozaba en 1992 de un IDH superior al de Costa Rica, Argentina, Uruguay y Chile;
la comunidad de Itanará en el departamento de
Canindeyú el mismo año mostraba un IDH inferior al de Nicaragua, Bolivia, Honduras y Zimbabwe. Un listado de países de referencia para la
comparación de los municipios del Paraguay
se presenta en el cuadro 21 del Anexo 3. En
este anexo se consigna el valor del IDH para
estos países, así como los valores de los distintos indicadores que conforman este índice y su
posición en el ranking del IDH entre 174 países.
Además de la situación en los extremos, conviene analizar lo que sucede en la globalidad
de los municipios. En los gráficos Nro. 17 y
18 se muestra la distribución de los municipios y la población que en ellos reside, clasificados según los rangos del IDH presentados en el mapa 1.
Índice Desarrollo
Humano 1992
Unidad de Medida: (0..1)
Valor mínimo
0,513
Valor máximo
0,896
Desde
0,513
0,600
0,700
0,800
Hasta
0,599
0,699
0,799
0,896
En estos gráficos se observa que el 24% de
los distritos, con el 16% de la población en la
Región Oriental, se ubicaba en el rango más
bajo (0,500-0,599) del IDH en 1992; el 69%
de los distritos con el 80% de la población
se ubicaba en los rangos medios; y el 7% de
los distritos con el 5% de la población se ubicaba en el rango de alto IDH (mayor o igual
a 0,800) el mismo año.
CUADRO 36
MAYOR DESARROLLO HUMANO
Cuadro 36. Los 10 distritos con mayor y menor
Desarrollo Humano según
el Índice de Desarrollo
Humano Municipal. Año
1992
118
MENOR DESARROLLO HUMANO
DEPARTAMENTO
DISTRITO
IDH
DEPARTAMENTO
DISTRITO
IDH
ASUNCION
ITAPUA
ALTO PARANA
ITAPUA
ITAPUA
ITAPUA
CAAGUAZU
ITAPUA
ITAPUA
CENTRAL
Asunción
Bella Vista
Naranjal
Capitán Miranda
Fram
Pirapó
Dr. J.E.Estigarribia
Obligado
Hohenau
Villeta
0,896
0,834
0,833
0,826
0,824
0,823
0,821
0,820
0,819
0,817
CANINDEYU
ÑEEMBUCU
CANINDEYU
GUAIRA
CAAGUAZU
CAAZAPA
ITAPUA
MISIONES
CONCEPCION
GUAIRA
Itanará
Cerrito
Igatimí
José Fasardi
3 de Febrero
Dr Moisés Bertoni
San Pedro del Paraná
San Patricio
Yby Yau
Gral Eugenio A Garay
0,513
0,529
0,537
0,550
0,558
0,558
0,560
0,560
0,561
0,568
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
GRÁFICO 17
0,500 - 0,599
50 distritos
24 %
GRÁFICO 18
habitantes
7%
57 %
0,700 - 0,799
36 distritos
17 %
0,600 - 0,599
107 distritos
52 %
CANTIDAD DE DISTRITOS DE LA REGIÓN ORIENTAL DEL PARAGUAY SEGÚN NIVEL DEL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO.
AÑO 1992
A continuación se analizan a nivel municipal
las diferencias en las capacidades reflejadas en
el IDH, profundizando el análisis del capítulo II.
4
2.291.911
>= 0,800
14 distritos
916.596
habitantes
642.552
habitantes
23 %
16 %
195.896
habitantes
5%
0,500
0,599
0,600
0,699
0,700
0,799
0,800
y más
POBLACIÓN DE LOS DISTRITOS DE LA REGIÓN ORIENTAL,
SEGÚN NIVEL DEL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO.
AÑO 1992
Mapa 2. Distritos de la
Región Oriental del Paraguay según PIB real per
cápita. Año 1992.
MAPA 2
1.1
CAPACIDAD PARA UNA VIDA PRODUCTIVA
EN LOS MUNICIPIOS
Como se recordará, la capacidad para tener
una vida productiva se mide en el IDH
mediante el PIB per cápita. En este caso, para
lograr que los datos sean comparables con los
aportados a nivel internacional por el PNUD
(1995), se utiliza el PIB per cápita en US$ de
1992, ajustado por PPA (Ver Recuadro 1).
Los contrastes se observan igualmente en las
distintas capacidades que aproxima el IDH. Así,
la capacidad para tener una vida productiva,
aproximada por el PIB per cápita, muestra contrastes similares a los del IDH municipal en su
globalidad, como se refleja en el mapa 2.
En cuanto a los extremos del PIB real per
cápita (PPA en dólares 1992), es posible
señalar que mientras el distrito de La Paz,
en Itapúa, gozaba de un PIB real per cápita
en 1992 superior al de Irlanda, España, Chile,
Argentina y Uruguay (ver cuadro 21 del
Anexo 3); el distrito de José Fassardi, ubicado
en el Departamento del Guairá, el mismo
año alcanzaba un PIB real per cápita inferior
al de Camerún, Kenya, Honduras, Nicaragua
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
PIB Per cápita real
PPA, 1992
Valor mínimo
1.259
Unidad de Medida:
U$A 1992
Valor máximo
17.786
Desde
1.259
2.001
4.001
6.001
8.001
Hasta
2.000
4.000
6.000
8.000
14.786
119
RECUADRO 3
CONCEPTOS RELEVANTES AL CÁLCULO DEL PIB PER CÁPITA EN US$, AJUSTADOS POR PPA:
Paridades de poder adquisitivo (PPA en dólares): “Las tasas de PPA permiten determinar el número de unidades de la moneda de un país necesarias para adquirir la
misma canasta representativa de bienes y servicios que un dólar EE.UU. adquiriría en
los Estados Unidos. El PPA permite hacer una comparación del nivel de vida real de los
precios entre países, de la misma manera que los índices convencionales de precios
permiten hacer comparaciones del valor real en el tiempo; de otra manera, el tipo de
cambio normal puede sobrevalorar o subvalorar el poder adquisitivo” (PNUD 2000:280)
PIB per cápita (PPA en dólares EE.UU): “El PIB per cápita de un país convertido a
dólares EE.UU. sobre la base de la paridad de poder adquisitivo de la moneda de ese
país” (PNUD 2000:280)
Para Paraguay en el año 1992, para convertir al PIB nominal per cápita en US$
corrientes, se debe dividir el PIB real per cápita (PPA en dólares 1992) por 2,2.
y Bolivia. El PIB per cápita en 1992 fue de
aproximadamente 12 veces mayor en La Paz
(Itapúa) que en José Fassardi (Guairá).
En el Gráfico 20 se observa que la mayor parte
de los y las habitantes de la Región Oriental
del país (el 84% de los distritos con el 88% de
la población) se ubicaba en los rangos de US$
4.000 o menos de PIB real per cápita en 1992
(PPA en US$ 1992). Sólo una minoría (el 7%
de los distritos y el 6% de la población) se ubicaba en rangos de US$ 6.000 o más de PIB real
per cápita (PPA en US$ 1992) el mismo año.
4
GRÁFICO 19
1.2
CAPACIDAD PARA ADQUIRIR CONOCIMIENTOS
2.969.387
La capacidad para adquirir conocimientos
medida por el IDH engloba dos dimensiones:
analfabetismo y matriculación combinada,
aunque, como se señaló al inicio de este
capítulo, para la estimación del IDH municipal se utilizó el número promedio de años
de estudio.
habitantes
134
distritos
582.916
habitantes
248.704
40
distritos
habitantes
18
distritos
195.896
habitantes
7
distritos
< 2000
2001
4000
4001
6000
6001
8000
80.977
habitantes
8
distritos
> 8000
NÚMERO DE HABITANTES Y NÚMERO DE DISTRITOS SEGÚN
PIB REAL PER CÁPITA. DISTRITOS DE LA REGIÓN ORIENTAL. AÑO 1992
Cuadro 37. Los 10
distritos de mayor y
menor PIB real per
cápita en el año 1992
(PPA en US$ 1992)
120
Como se indicó uno de los logros más significativos de la sociedad paraguaya en el largo
plazo es la significativa reducción del analfabetismo, en particular durante el decenio
1982-1992 donde la tasa correspondiente se
redujo en 57%. En los últimos años se ha producido un estancamiento en dicha tendencia.
Se tiene así que en el periodo 1992-2001 la
tasa de analfabetismo se redujo en sólo 13%.
En lo que respecta a los niveles de alfabetización, la situación es igualmente muy desigual, como se refleja en el mapa 3.
CUADRO 37
DISTRITOS CON MAYOR PIB REAL PER CÁPITA
DEPARTAMENTO
DISTRITO
ITAPUA
ITAPUA
ALTO PARANA
ALTO PARANA
ALTO PARANA
ITAPUA
ITAPUA
ALTO PARANA
ALTO PARANA
ITAPUA
La Paz
Pirapó
Naranjal
Santa Rita
Sta.Rosa del Monday
Fram
Bella Vista
Yguazú
Ñacunday
Obligado
PIB
14.786
13.424
12.975
10.464
9.908
9.398
8.515
8.014
7.988
7.564
DISTRITOS CON MENOR PIB REAL PER CÁPITA
DEPARTAMENTO
DISTRITO
PIB
GUAIRA
ALTO PARANA
CENTRAL
ÑEEMBUCU
CORDILLERA
CAAGUAZU
ÑEEMBUCU
ALTO PARANA
GUAIRA
PARAGUARI
José Fasardi
Presidente Franco
J Augusto Saldivar
Alberdi
Tobatí
Doctor Cecilio Báez
Cerrito
Dr. Juan L. Mallorquín
Félix Perez Cardozo
Mbuyapey
1.259
1.291
1.439
1.477
1.500
1.626
1.674
1.696
1.698
1.706
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
CUADRO 38
DISTRITOS CON MAYOR PORCENTAJE DE
POBLACIÓN ALFABETIZADA
DISTRITOS CON MENOR PORCENTAJE DE
POBLACIÓN ALFABETIZADA
DEPARTAMENTO
DISTRITO
%
DEPARTAMENTO
DISTRITO
%
CAPITAL
CENTRAL
CENTRAL
ALTO PARANA
CENTRAL
CENTRAL
CENTRAL
CENTRAL
CENTRAL
ÑEEMBUCU
Asunción
Fernando de la Mora
Lambaré
Ciudad del Este
Luque
Mariano R.Alonso
Ñemby
San Lorenzo
Villa Elisa
Alberdi
97,0
96,0
96,0
95,0
95,0
95,0
95,0
95,0
95,0
94,0
CANINDEYU
CANINDEYU
ALTO PARANA
ALTO PARANA
AMAMBAY
CANINDEYU
CAAGUAZU
CANINDEYU
ÑEEMBUCU
ALTO PARANA
Itanará
Ypejhu
Mbaracayú
San Alberto
Capitán Bado
Gral.F.CaballeroAlvarez
Mcal. F. Solano López
Corpus Christi
Tacuaras
Los Cedrales
58,0
64,0
69,0
71,0
71,0
72,0
74,0
74,0
75,0
76,0
En cuanto a los extremos de los logros educativos que permiten inferir el estado de la capacidad para adquirir conocimientos, se observa
que Asunción gozaba en 1992 de un índice
de alfabetización superior al de Israel, Grecia,
Costa Rica y Argentina; mientras que el
distrito de Itanará, el mismo año alcanzaba
un índice de alfabetización inferior al de
Camerún, Kenya, Ghana, Honduras, Nicaragua
y Bolivia (ver cuadro 21 del Anexo 3).
incremento en las tasas de asistencia escolar
de la población en edad escolar (7-14 años)
que se registró en el país durante el período
1950-1992.
Cuadro 38. Los 10
distritos de mayor y
menor porcentajes
de población alfabetizada. Año 1992
Mapa 3: Distritos de la
Región Oriental del Paraguay según el porcentaje
de Alfabetización. Año
1992.
MAPA 3
Como se ve en el gráfico siguiente, el 90%
de los distritos y el 90% de la población en
la Región Oriental se ubicaba en los rangos
superiores a una tasa de alfabetismo del
80%. Esta situación se refleja en el sostenido
GRÁFICO 20
2.444.790
habitantes
75
distritos
1.412.283
habitantes
112
distritos
172.510
habitantes
15.139
2.233
habitantes
habitantes
distrito
distritos
<= 60%
60, 1
70%
1
2
17
distritos
70,1
80%
80,1
89%
>= 90%
NÚMERO DE HABITANTES Y NÚMERO DE DISTRITOS SEGÚN
PORCENTAJE DE ALFABETIZACIÓN. DISTRITOS DE LA
REGIÓN ORIENTAL. AÑO 1992.
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
% Alfabetizados,
1992
Valor mínimo
0,58
Unidad de Medida: %
Valor máximo
0,97
Desde
0,58
0,61
0,71
0,81
0,90
Hasta
0,60
0,70
0,80
0,89
0,97
121
Cuadro 39. Los 10 distritos de mayor y menor
promedio de años de
estudio el año 1992 .
Mapa 4: Distritos de la
Región Oriental del
Paraguay según años
de estudios promedio.
Año 1992.
MAPA 4
CUADRO 39
DISTRITOS CON MAYOR PROMEDIO DE AÑOS DE ESTUDIO
DEPARTAMENTO
DISTRITO
AÑOS
ASUNCIÓN
CENTRAL
CENTRAL
CENTRAL
ALTO PARANA
CENTRAL
ITAPUA
CENTRAL
CENTRAL
CENTRAL
Asunción
Fernando de la Mora
Lambaré
San Lorenzo
Ciudad del Este
Luque
Encarnación
Mariano Roque Alonso
Villa Elisa
Ypacarai
7,90
6,90
6,60
6,20
5,80
5,80
5,70
5,70
5,70
5,60
Al considerar los años de estudios promedios de la población, existen grandes contrastes entre municipios. Para compararlos
se crearon cuatro rangos:
1°) distritos en donde su población no tiene
más de 3 años de estudios en promedio.
DISTRITOS CON MENOR PROMEDIO DE AÑOS DE ESTUDIO
DEPARTAMENTO
DISTRITO
AÑOS
CANINDEYU
ALTO PARANA
ALTO PARANA
ALTO PARANA
CANINDEYU
CAAGUAZU
ITAPUA
CANINDEYU
CONCEPCION
CAAZAPA
Itanará
Mbaracayú
San Alberto
Los Cedrales
Ypejhu
Mcal. F. Solano López
Alto Vera
Corpus Christi
San Carlos
Dr Moisés Bertoni
2,30
2,50
2,50
2,70
2,70
2,80
2,80
2,80
2,90
2,90
2°) distritos con años de estudios promedio
inferior a la media mundial de los países con
Desarrollo Humano medio (4,8 años), categoría a la que pertenece Paraguay.
3°) distritos con años de estudios promedio
superior a dicha media mundial, y
4°) distritos con años de estudios promedio
igual o superior a 6 años, que en 1992 era
considerado el ciclo primario completo.
El distrito con mayor promedio de años
de estudio es Asunción, con 7,9 años, mientras que el menor promedio lo muestra el
municipio de Itanará, del Departamento de
Canindeyú (2,3 años). Siete de los diez distritos con mayor número de años promedio de
estudio pertenecen al Departamento Central, mientras que seis de los diez distritos
con menor número de años promedio pertenecen a los departamentos de Canindeyú
y Alto Paraná (tres cada uno).
GRÁFICO 21
2.171.094
habitantes
165
distritos
907.751
habitantes
24
139.133
distritos
habitantes
Años de
escolaridad, 1992
Valor mínimo
2,30
Unidad de Medida:
años
Valor máximo
7,90
122
828.977
habitantes
4
distritos
14
Desde
Hasta
distritos
2,3
3,0
4,9
6,0
2,9
4,8
5,9
7,9
< 3 años
3 - 4,8
años
4,9 - 5,9
años
6 años
o más
NÚMERO DE HABITANTES Y DE DISTRITOS SEGÚN AÑOS DE ESTUDIOS PROMEDIO. DISTRITOS DE LA REGIÓN ORIENTAL. AÑO 1992
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
CUADRO 40
DISTRITOS CON MAYOR ESPERANZA DE VIDA
DEPARTAMENTO
DISTRITO
AÑOS
CAAGUAZU
ALTO PARANA
ITAPUA
ASUNCION
CORDILLERA
CAAGUAZU
CONCEPCION
ITAPUA
CAAGUAZU
PARAGUARI
Nueva Londres
Naranjal
Bella Vista
Asunción
Itacurubí
Doctor Cecilio Báez
Loreto
Fram
Doctor J.E. Estigarribia
Paraguarí
79,4
75,8
75,7
74,7
74,3
73,1
72,8
72,4
72,3
72,0
Como se constata en el gráfico 22, en 14 distritos con el 3% de la población se observan
promedios de años de estudios menores a 3
años. Por otra parte, en sólo 4 distritos con el
20% de la población se observan promedios
de años de estudios superiores o iguales al
nivel primario completo (6 años en 1992).
4
DISTRITOS CON MENOR ESPERANZA DE VIDA
DEPARTAMENTO
DISTRITO
CAAGUAZU
CANINDEYU
CAAGUAZU
CANINDEYU
ALTO PARANA
CAAGUAZU
CAAGUAZU
AMAMBAY
CANINDEYU
ALTO PARANA
Mcal. F. Solano López
Gral Francisco Alvarez
3 de Febrero
Itanará
San Alberto
Simón Bolivar
La Pastora
Capitán Bado
Ypejhu
Los Cedrales
AÑOS
Cuadro 40. Los 10 distritos de mayor y menor
esperanza de vida al
nacer de la Región
Oriental. Año 1992
61,4
62,8
63,0
63,1
63,3
63,5
63,8
64,4
64,5
64,8
neidad regional, como se refleja en el cuadro
40. Referente a los extremos de la esperanza
de vida al nacer para 1992, se observa que
la misma se estimaba para Nueva Londres
(Caaguazú) en 79,4 años, superior a la de
Mapa 5: Distritos de
la Región Oriental del
Paraguay según la
esperanza de vida al
nacer. Año 1992
MAPA 5
1.3
CAPACIDAD PARA VIVIR UNA VIDA LARGA
Y SALUDABLE
La capacidad para vivir una vida larga y saludable se aproxima a través de la esperanza de
vida al nacer. La situación al nivel municipal en
1992 en cuanto a la capacidad para vivir una
vida saludable muestra también la heterogeGRÁFICO 22
2.860.213
habitantes
131
distritos
902.140
habitantes
57
96.462
161.751
distritos
habitantes
8
habitantes
distritos
10
distritos
61,40
65,00
años
26.389
habitantes
1
distrito
65,01
68,60
años
68,61
72,20
años
72,21
75,80
años
75,81
79,40
años
NÚMERO DE HABITANTES Y DE DISTRITOS SEGÚN ESPERANZA
DE VIDA. DISTRITOS DE LA REGIÓN ORIENTAL. AÑO 1992
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
Esperanza de
vida, 1992
Valor mínimo
61,40
Unidad de Medida:
años
Valor máximo
79,40
Desde
Hasta
61,40
65,01
68,61
72,21
75,81
65,00
68,60
72,20
75,80
79,40
123
Argentina, Uruguay, Venezuela, la República
Checa y Corea del Norte. Sin embargo, para el
mismo año en el distrito Mariscal Francisco S.
López (Caaguazú) se estimaba una esperanza
de vida al nacer de sólo 61,4 años, inferior a
la de Pakistán que pertenece al nivel de Desarrollo Humano bajo en la clasificación mundial
(ver cuadro 21 del Anexo 3).
Como se observa en el gráfico 23, en 10 distritos con el 2% de la población, la expectativa de vida al nacer es de menos de 65 años.
Por otra parte, en 8 distritos con el 14% de la
población la expectativa de vida al nacer es
de más de 72 años.
4
2
LAS CATEGORÍAS DE DESARROLLO HUMANO
LOCAL (CDHL)
Para mejorar la comprensión de los logros
de las personas y los medios disponibles
en los municipios del país, a fin de mejorar
la apreciación del proceso de Desarrollo
Humano, se generaron unas categorías de
Desarrollo Humano local con las que se clasificaron 207 municipios de la Región Oriental
en cinco grupos: (i) municipios de Desarrollo
Humano local alto, (ii) medio alto, (iii) medio,
(iv) medio bajo, y (v) bajo.
4
2.1
CRITERIOS PARA LA ESTIMACIÓN DE LAS
CATEGORÍAS DE DESARROLLO HUMANO
LOCAL (CDHL)
Estas categorías de Desarrollo Humano local
se elaboraron utilizando los siguientes indicadores complementarios de bienestar: (a) el
Índice de Desarrollo Humano a nivel municipal (1992), (b) el porcentaje de hogares sin
Necesidades Básicas Insatisfechas en el municipio (1992), (c) el nivel de consumo promedio municipal (1997/98), (d) la probabilidad
de no ser pobre en el municipio (1997/98),
(e) el nivel de ingreso promedio municipal
(1997/98), y (f ) el PIB per cápita municipal
(1992) por sí sólo (ver Recuadro 4).
Cuatro de estos seis indicadores complementarios permiten aproximarse a la capacidad para tener una vida productiva. Específicamente, estos indicadores son: el nivel de
ingreso promedio per cápita en el municipio,
la probabilidad de no ser pobre, el PIB per
cápita municipal, y los niveles de consumo
familiar promedio. El uso de otros indicadores
complementarios al PIB per cápita municipal,
refuerzan nuestra aproximación a la capacidad
para vivir una vida productiva capturada en
el IDH municipal, presentado anteriormente.
RECUADRO 4
PIB per cápita municipal (1992): Calculado en base a las estimaciones del PIB Municipal en guaraníes constantes de
1982 presentado en (Molinas y Büttner, 1999) y sobre los datos de población del Censo Nacional de Población y Viviendas,
1992. Las estimaciones del PIB municipal se basan principalmente en la participación geográca por rubro del Censo
Agropecuario Nacional 1991, del Censo Nacional de Población y Vivienda 1992, del Censo Industrial 1996/97 y de registros administrativos del sector público a lo largo de la década del noventa.
Índice de Desarrollo Humano a nivel municipal (1992): Como se señaló arriba, se lo calculó en (Molinas y Otter 2000),
utilizando principalmente datos del Censo Nacional de Población y Vivienda de 1992, último disponible a la fecha de
elaboración del presente Informe, así como registros administrativos del sector público.
Nivel de consumo promedio municipal (1997/98): Imputación del consumo familiar a nivel distrital presentado en
Robles (1999), combinando datos de la Encuesta Integrada de Hogares (EIH) 1997/98 y los datos del Censo Nacional de
Población y Vivienda, 1992.
Probabilidad de no ser pobre en el municipio (1997/98): Estimación en base a la líneas de pobrezas obtenida de la EIH
1997/98 y de la imputación del ingreso familiar per cápita a nivel distrital presentado en Robles (1999).
Nivel de ingreso promedio municipal (1997/98): Imputación del ingreso familiar a nivel distrital presentado en Robles (1999),
combinando datos de la Encuesta Integrada de Hogares 1997/98 y los datos del Censo Nacional de Población y Vivienda, 1992.
Necesidades Básicas Insatisfechas en el municipio (1992). Las cuatro necesidades básicas insatisfechas que fueron
consideradas a partir del Censo de 1992 en Paraguay incluyen (DGEEC, 1995): (i) Calidad de la vivienda, (ii) Infraestructura sanitaria, (iii) Acceso a la educación, y (iv) Capacidad de subsistencia. Para mantener la consistencia en utilizar
medidas de bienestar expresadas positivamente, se utilizó el porcentaje de hogares sin NBI. En el siguiente recuadro se
detallan los indicadores utilizados en el cálculo de las distintas NBI.
124
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
La aproximación a la capacidad para vivir una
vida saludable se refuerza al incluir los indicadores de las necesidades básicas insatisfechas
(NBI) que comprende la infraestructura sanitaria y la calidad de la vivienda. La inferencia de
la capacidad para adquirir conocimientos se
fortalece al incluir, a través de las NBI, la asistencia escolar de los niños y niñas en la edad
indicada. El fortalecimiento en las mediciones
de los logros en estas dimensiones, cumplen
la función de dar consistencia a las apreciaciones del estado del Desarrollo Humano en los
distintos municipios.
Como estos seis indicadores utilizados enfatizan aspectos distintos, al clasificar a los municipios de acuerdo a cada uno de estos criterios
se obtendrían clasificaciones distintas. Por
ejemplo, el distrito de San Cristóbal, en Alto
Paraná, estaría en el grupo del 40% más pobre
(categoría media baja en la clasificación) si se
clasifica por el PIB per cápita en 1992; pero se
ubicaría en el grupo del 40% más rico (categoría media alta) si se toma en cuenta el porcentaje de población sin NBI. ¿Cómo decidir
en qué grupo clasificarlo finalmente?
Para tener una clasificación confiable se
debería realizar un análisis de sensibilidad.
Para ello, se generaron tantas clasificaciones
como fue posible (63 en total) y se decidió
categorizar al municipio de acuerdo al valor
que más veces aparece en estas 63 clasificaciones (su valor modal). En el Anexo 4 se
detalla la metodología de clasificación utilizada. En el cuadro 22 del Anexo 3 se
reporta el resultado de este análisis de sensibilidad que considera las 63 combinaciones
posibles de los seis indicadores identificados.
Se reporta en el mismo anexo el valor medio,
la desviación estándar y el rango de nivel más
alto y bajo alcanzado por cada municipio.
El énfasis en esta clasificación es identificar
un punto de partida para un análisis estructural del estado del Desarrollo Humano a nivel
local. Es por ello que se trabajó con varios indicadores que fueron recolectados en distintos
períodos. Por ejemplo, algunos indicadores
tienen base en el año 1992 (IDH, NBI, PIB per
cápita) y otros lo tienen en 1997-98 (ingreso
per cápita promedio, consumo per cápita promedio y probabilidad de no ser pobre). Por
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
RECUADRO 5
INDICADORES DE NECESIDADES BÁSICAS
INSATISFECHAS.
CALIDAD DE LA VIVIENDA
Área urbana:
1-Material utilizado en la construcción
Piso: Tierra y
Pared: Adobe, Estaqueo, Madera, Desecho y
Otros.
Techo: Paja, Palma, Madera, Desecho y Otros.
Área Rural
1-Material utilizado en la construcción
Piso: Tierra y
Pared: Adobe, Estaqueo, Madera, Desecho y
Otros.
Techo: Paja, Palma
Área urbana y rural:
2-Hacinamiento: más de 3 personas por dormitorio
INFRAESTRUCTURA SANITARIA
Área urbana:
1-Disponibilidad de Agua: Agua que proviene de pozo
sin bomba, manantial, río, arroyo, aguatero y otros.
2-Eliminación de excretas: Letrina, común o no tiene
servicio sanitario.
Área Rural
1-Disponibilidad de Agua: Agua que proviene de manantial, río, arroyo, aguatero y otros.
2-Eliminación de excretas: No tiene servicio sanitario.
ACCESO A LA EDUCACIÓN
Area Urbana y Rural:
1-Asistencia escolar de niños y niñas: Existencia de
niños y niñas de 7 a 12 años, relacionados con el jefe de
hogar, que no asisten a establecimientos educativos.
2-Analfabetismo en el hogar: Existencia de personas
analfabetas (las de quince años o más que en el
momento del Censo no tenían el segundo grado aprobado) relacionadas con el jefe o jefa de hogar.
CAPACIDAD DE SUBSISTENCIA:
Area Urbana y Rural:
1-Probabilidad de insuciencia de ingresos: Hogar que
carece de perceptor/a, o cuyo jefe/a cuenta con una
educación inferior a 3 años de primaria, y con más de 3
personas en promedio por perceptor/a. (Perceptores/as:
Ocupados/as, Jubilados/as o Pensionados/as y Rentistas).
Fuente: DGEEC, 1995:17.
ello, el resultado de esta clasificación podría
considerarse en cierto sentido como una
clasificación “promedio” de los noventa.
El cuadro 41 presenta los promedios de los
indicadores de bienestar que se asocian con
los cinco niveles de Desarrollo Humano (alto,
medio alto, medio, medio bajo y bajo).
125
Cuadro 41. Promedio
de indicadores de
bienestar según categorías de Desarrollo
Humano local (CDHL)
CUADRO 41
Bajo
PIB real per cápita US$ PPA 1992
2.154
Ingreso disponible per cápita 1998, Guaraníes febrero 1998. 100.863
Consumo per cápita, 1998, Guaraníes febrero 1998.
111.687
Probabilidad de no ser pobre 1997/98
0,41
Índice Desarrollo Humano 1992
0,593
% Familias sin NBI, 1992
18,0
Es posible observar que cada uno de los
indicadores de bienestar utilizados asciende
continuamente en promedio a medida que
se pasa desde el grupo de bajo al de alto
Desarrollo Humano local.
Mapa 6: Distritos de
la Región Oriental del
Paraguay según las
Categorías de Desarrollo Humano Local.
MAPA 6
En el mapa 6 se muestra la distribución geográfica de los municipios en las distintas categorías de Desarrollo Humano local (CDHL).
Las CDHL son cinco y comprenden desde la
categoría baja = 1 a la alta = 5.
4
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
2.410
121.923
126.318
0,51
0,619
21,4
2.762
140.750
141.610
0,59
0,643
24,4
3.428
169.228
160.915
0,66
0,684
31,4
5.023
281.477
238.337
0,77
0,739
40,7
2.2
ILUSTRACIONES DEL CONTEXTO DE TRES
MUNICIPIOS REPRESENTATIVOS DE LAS
CDHL BAJA, MEDIA Y ALTA.
Para ilustrar y profundizar en la percepción
de la estructura heterogénea del Desarrollo
Humano local en Paraguay, reflejadas en las
CDHL, se observa el contexto socioeconómico
de tres comunidades en la región oriental: el
distrito de Carayaó, en el departamento de
Caaguazú, el distrito de Ybycuí, en Paraguari,
y el distrito de Ñemby, en el Departamento
Central. En esta sección, se ilustran los diferentes contextos en tres comunidades específicas, para luego elaborar perfiles descriptivos más generales, basados en las distintas
CDHL, en la siguiente sección.
Carayaó, Ybycuí y Ñemby son representativos de las categorías de bajo, medio y alto
Desarrollo Humano local respectivamente.
Carayaó es un distrito representativo de una
CDHL baja, similar a la de los distritos de
Itanará (Canindeyú), Cerrito (Ñeembucú),
Mbuyapey (Paraguarí), San Patricio (Misiones), Alto Verá (Itapúa), Buena Vista (Caazapá), Belén (Concepción), Choré (San Pedro),
Juan de Mena (Cordillera), Eugenio A. Garay
(Guairá), entre otros.
Categorías de
Desarrollo Local,
1992/98
Unidad de Medida:
[1 .. 5]
126
Valor
mínimo 1
Valor
máximo 5
Categoría
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
Valor
1
2
3
4
5
Ybycuí es un distrito representativo de una
CDHL media, similar a la de los distritos
de Corpus Christi (Canindeyú), Capitán Bado
(Amambay), Desmochados (Ñeembucú), Juan
León Mallorquín (Alto Paraná), Caballero
(Paraguarí), San Miguel (Misiones), Nueva Alborada (Itapúa), Caazapá (Caazapá), Caaguazú
(Caaguazú), San Lázaro (Concepción), Eusebio
Ayala (Cordillera), Yatayty (Guairá), entre otros.
Ñemby es un distrito representativo de una
CDHL alta, similar a la de los distritos de
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
Asunción, Pilar (Ñeembucú), Ciudad del Este
(Alto Paraná), Paraguarí (Paraguarí), Ayolas
(Misiones), Encarnación (Itapúa), San Bernardino (Cordillera), entre otros.
Carayaó tenía menos de 13.000 habitantes
en 1992. Sólo el 10% de su población era
urbana. En esa época, más del 40% de su
producción provenía de la agricultura y la
ganadería. El sector industrial participaba
en sólo 0,4% del PIB municipal en ese mismo
año. El 86% de los hogares tenía alguna
necesidad básica insatisfecha al momento
del último censo de población y viviendas
disponible a la fecha, realizado en 1992. La
esperanza de vida al nacer para un/a habitante de Carayaó se estima en 68,6 años
con datos a 1992, por debajo de la media
nacional de 70 años. Según estimaciones
que combinan los datos censales y de la
Encuesta Integrada de Hogares 1997/98, el
ingreso disponible per cápita al tiempo de
la encuesta de hogares era de aproximadamente 86.000 guaraníes de febrero de 1998.
El consumo per cápita de sus habitantes
durante el mismo período ascendía a aproximadamente 97.000 guaraníes de febrero
de 1998. En promedio, sus habitantes no
pudieron ahorrar, lo cual limita el proceso
de expansión de sus capacidades como
seres humanos a futuro. Si en Carayaó se
hubiera seleccionado durante el período de
la encuesta una persona al azar, hubiera
habido una probabilidad del 69% que esa
persona tuviera ingresos por debajo de la
línea de pobreza. El Índice de Desarrollo
Humano para 1992 de Carayaó es de 0,618.
Ybycuí tenía aproximadamente 22.000 habitantes en 1992. El 21% de su población era
urbana. Más del 35% de su producción provenía en 1992 de la agricultura y la ganadería. El comercio y las finanzas componían
el 23% de su producción. El sector industrial
participaba en 9,5% del PIB municipal en
ese mismo año. El 75% de los hogares
tenía alguna necesidad básica insatisfecha al
momento del último censo de población y
viviendas disponible a la fecha (del año 1992).
La esperanza de vida al nacer para un/a habitante de Ybycuí se estima en 68,8 años con
datos a 1992, igualmente por debajo de la
media nacional. Según estimaciones censaCapítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
les y de la Encuesta Integrada de Hogares
1997/98, el ingreso disponible per cápita al
tiempo de la encuesta era de aproximadamente 139.000 guaraníes de febrero de
1998, al igual que el consumo per cápita de
sus habitantes durante el mismo periodo.
En promedio sus habitantes no ahorraban
igualmente en el periodo de medición de
la encuesta, lo cual limita el proceso de
expansión de sus capacidades como seres
humanos a futuro. Si se hubiera seleccionado durante el periodo de la encuesta a una
persona al azar de Ybycuí, hubiera habido
una probabilidad del 42% que esa persona
tuviera ingresos por debajo de la línea de
pobreza. El IDH de Ybycuí es de 0,667.
Ñemby tenía aproximadamente 38.500 habitantes en 1992. El 70% de su población era
urbana. Sólo el 1% de su producción provenía en 1992 de la agricultura y la ganadería. El sector industrial participaba en más
del 33% del PIB municipal en ese mismo
año. El 59% de los hogares tenía alguna
necesidad básica insatisfecha al momento
del último censo de población y viviendas
disponible a la fecha realizado en 1992. La
esperanza de vida al nacer para un habitante
de Ñemby se estima en 70,2 años con datos a
1992, ligeramente superior a la media nacional en ese año. Según estimaciones censales y de la Encuesta Integrada de Hogares
1997/98, el ingreso disponible per cápita era
de aproximadamente 313.000 guaraníes de
febrero de 1998, mientras que el consumo
per cápita durante el mismo periodo era
de aproximadamente 254.000. En promedio sus habitantes pudieron ahorrar en ese
período, lo cual les permitiría expandir más
sus distintas capacidades como seres humanos en el futuro. Si se hubiera seleccionado
durante el período de la encuesta a una persona al azar de Ñemby, hubiéramos tenido
una probabilidad de sólo 17% que esa persona tuviera ingresos por debajo de la línea
de pobreza. El IDH de Ñemby es 0.800, lo
cual lo ubica entre el 20% más alto del país.
De la contextualización de estos tres municipios representativos, se observa que el IDH
de Carayaó (0,618) era inferior al IDH de
Ybycuí en 1992 (0,667) y al IDH de Ñemby
(0,800). El IDH de Carayaó y el de Ybycuí eran
127
inferiores al IDH de Paraguay en ese mismo
año (0,723). Eran inferiores igualmente al IDH
de República Dominicana y Perú (ver cuadro
21 del Anexo 3). El IDH de Ñemby era superior al promedio de Paraguay para 1992 y
superaba igualmente al IDH promedio de
ese mismo año de Bulgaria, Ecuador, Corea
del Norte, Perú, Nicaragua y Namibia.
Carayaó (Caaguazú) tenía un PIB real per
cápita de (2.047 PPA en dólares 1992), menor
al PIB real per cápita de Paraguay en ese
mismo año (3.390 PPA en dólares 1992). Era
inferior igualmente al PIB real per cápita (PPA
en dólares 1992) de Bolivia, Guatemala, El
Salvador, Nicaragua y Namibia en ese mismo
año (ver cuadro 21 del Anexo 3).
El PIB real per cápita de Ybycuí (Paraguarí)
(2.621 PPA en dólares 1992), era igualmente
inferior al promedio de Paraguay en el mismo
periodo. Si bien superaba el PIB real per
cápita (PPA en dólares 1992) de El Salvador,
y Bolivia, era inferior al de Nicaragua, Guatemala y Namibia (ver cuadro 21 del Anexo 3).
Para Ñemby, el PIB real per cápita (3.984
PPA en dólares 1992) era superior al promedio de Paraguay para 1992. Superaba igualmente al PIB real per cápita de ese mismo
año de Corea del Norte, Perú, Rumania, y
Nicaragua (ver cuadro 21 del Anexo 3).
Para los municipios representativos: Carayaó
(Caaguazú), Ybycuí (Paraguarí) y Ñemby
(Central), se observa que las diferencias
son menos marcadas que en otras dimensiones del Desarrollo Humano. Las tasas
de alfabetización para Carayaó, Ybycuí y
Ñemby son del 88%, 89% y 95% respectivamente. Como referencia internacional se
debe señalar que una tasa de alfabetización
del 89-90% fue similar en 1992 a la México,
Venezuela, Colombia y Portugal; una tasa del
96% fue similar ese año a la de Israel, Grecia,
Costa Rica y Argentina (ver cuadro 21 del
Anexo 3).
En 1992, la esperanza de vida al nacer en
Carayaó e Ybycuí fue de aproximadamente
69 años y en Ñemby de 70,2 años. En cuanto
a los promedios observados internacionalmente se puede señalar que la esperanza de
128
vida en Ecuador, Arabia Saudita, y Rumania
estaban en rangos similares (ver cuadro 21
del Anexo 3).
Entre estos tres municipios representativos,
se observan diferencias notorias en cuanto
a la probabilidad de ser pobre, medido por
niveles de ingresos. De acuerdo a datos
imputados para 1997/98, la probabilidad de
ser pobre era del 69% en Carayaó, del 42%
en Ybycuí y de sólo 17% en Ñemby. Esta
variación en la probabilidad de ser pobre
está asociada a las diferencias de niveles
de ingresos promedios observadas. Para
1997/98, el ingreso disponible per cápita
de Ñemby era 3.6 veces mayor que el de
Carayaó y 2,2 veces el de Ybycuí.
Las diferencias son igualmente llamativas en
lo referente a los hogares con alguna necesidad básica insatisfecha (NBI). El 86% de
hogares con alguna NBI en Carayaó en 1992,
contrasta con el 75% en Ybycuí y el 59% en
Ñemby durante el mismo período.
De la comparación de estos tres municipios
representativos de las CDHL baja, media y
alta, se observa que el de mayor población,
el más urbano, el más industrial y el menos
agropecuario (Ñemby) presenta el mejor
nivel de Desarrollo Humano. En contraste,
el municipio con menor población, mayor
población rural, mayor producción relativa
agropecuaria y menor desarrollo industrial
(Carayaó) presenta el menor nivel de Desarrollo Humano entre los tres distritos considerados.
Si se considera a todos los municipios cuyos
datos se disponen, ¿se podría afirmar que
un mayor Desarrollo Humano se observa en
municipios más poblados, más urbanos, más
industriales y menos agropecuarios? Para capturar una descripción de los factores asociados al Desarrollo Humano local en más de 200
municipios de la región oriental, se confeccionaron los perfiles de las distintas Categorías
de Desarrollo Humano Local en la siguiente
sección. Se observa que la tendencia incipientemente manifestada en estos tres municipios representativos se mantiene en los perfiles que incorporan a los más de 200 municipios de la Región Oriental del país.
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
3
GRÁFICO 23
Una vez clasificados los niveles de Desarrollo Humano municipal en Paraguay en cinco
categorías se procede a identificar qué factores demográficos, económicos, sociales, políticos y de participación cívica presentan, a
simple vista, una asociación con los niveles
de Desarrollo Humano local.
Este ejercicio es eminentemente descriptivo.
No se pretende realizar un análisis de las complejas interrelaciones entre los determinantes del Desarrollo Humano local, sino detectar relaciones simples entre los distintos indicadores socioeconómicos con los niveles de
desarrollo local. No obstante, estas descripciones pueden señalar importantes pistas a
ser profundizadas en futuros estudios.
Para identificar los factores asociados con
las Categorías de Desarrollo Humano Local
(CDHL), se procedió a examinar la evolución
de los valores promedios de los distintos indicadores socio-económicos seleccionados a
través de las CDHL en Paraguay. Primero se
consideró a todos los municipios con datos
disponibles de la Región Oriental de país (se
excluyen a los del Chaco por la incompleta
información existente sobre esta región). Posteriormente, para analizar algunos indicadores del sector agropecuario, se seleccionó un
sub-conjunto de municipios con población
mayoritariamente rural. Esto se realizó a efectos de disminuir los sesgos que pudiesen
producirse por el impacto del sector urbano
en el análisis de datos agropecuarios.
En este análisis descriptivo de perfiles se
busca identificar patrones que permitan relacionar las variables analizadas con el nivel de
Desarrollo Humano local. A continuación, se
describen cuáles son las posibles relaciones
que se presentan entre el nivel de Desarrollo
Humano local y las variables consideradas,
sin entrar en mayores detalles, pues esto se
profundizará más adelante.
Así, cuando se encuentra que a un mayor nivel
de Desarrollo Humano local le corresponde
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
57,6%
% Urbanización
LOS FACTORES ASOCIADOS A LAS CATEGORÍAS DE DESARROLLO HUMANO LOCAL
26,4%
19,0%
Bajo
Medio Bajo
28,4%
Medio
34,5%
Medio Alto
Alto
Categorías Desarrollo Humano Local
ASOCIACIÓN POSITIVA ENTRE EL PORCENTAJE DE POBLACIÓN URBANA EN
EL AÑO 2000 Y LAS CATEGORÍAS DEL DESARROLLO HUMANO LOCAL
GRÁFICO 24
44,4%
% Población menor de
15 años
4
42,4%
41,3%
40,2%
38,6%
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
Categorías Desarrollo Humano Local
ASOCIACIÓN NEGATIVA ENTRE EL PORCENTAJE DE POBLACIÓN MENOR DE 15
AÑOS EN EL AÑO 2000 Y LAS CATEGORÍAS DEL DESARROLLO HUMANO LOCAL
una mayor observación de un indicador X, se
dice que ambos indicadores se relacionan en
sentido positivo o de manera directa. Como
ejemplo, se puede ver la asociación del nivel
de Desarrollo Humano local con el nivel de
urbanización. Es decir que mayores niveles de
Desarrollo Humano local están asociados con
mayores niveles de urbanización.
Por otra parte, también se observaron relaciones negativas o inversas de algunas variables
respecto al nivel de Desarrollo Humano local.
Se dice que existe una relación negativa entre
el nivel de Desarrollo Humano local y un
indicador X, cuando a mayor nivel de Desarrollo Humano local le corresponde una menor
observación del indicador X. Un ejemplo en
este caso lo constituye la relación entre el nivel
de Desarrollo Humano local y el porcentaje de
población menor de 15 años, pues se observa
que a mayores niveles de Desarrollo Humano
129
Cantidad de habitantes por
cada médico/a u odontólogo/a
GRÁFICO 25
11.541
11.605
7.369
Bajo
Medio Bajo
5.838
6.280
Medio
Medio Alto
Alto
Categorías Desarrollo Humano Local
ASOCIACIÓN ENTRE EL NÚMERO DE HABITANTES POR MÉDICOS Y ODONTÓLOGOS
EN EL AÑO 2001 Y LAS CATEGORÍAS DEL DESARROLLO HUMANO LOCAL
GRÁFICO 26
Continuidad de la ANR
74,9%
71,7%
68,8%
62,7%
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
ASOCIACIÓN EN U INVERTIDA ENTRE EL ÍNDICE DE CONTINUIDAD DE LA ANR
Y LAS CATEGORÍAS DEL DESARROLLO HUMANO LOCAL
local corresponden menores porcentajes de
población de 15 años y más, y viceversa.
Existen otros tipos de relaciones que no son
lineales, es decir, no son siempre positivas o
negativas, sino que pueden mostrar relaciones positivas (o directas) en algunos casos
y negativas (o inversas) en otros. Considerando que siempre el nivel de Desarrollo
Humano local se ubicará en el eje horizon-
Los estadios del Desarrollo Humano local en
Paraguay están asociados positivamente con
el porcentaje de población urbana, o lo que
es lo mismo, negativamente asociados con el
porcentaje de población rural. La asociación
positiva entre el Desarrollo Humano local y
el nivel de urbanización es consistente con
la asociación positiva igualmente observada
entre este desarrollo y la densidad poblacional. Estas observaciones basadas en perfiles
de todos los municipios de la Región Oriental coinciden con lo señalado al evaluar la
situación de los tres municipios representativos seleccionados.
Estas relaciones entre las Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL) y los indicadores demográficos, estarían manifestando el
carácter dual, y con sesgo favorable hacia la
población urbana, del proceso de Desarrollo
Humano en Paraguay.
CUADRO 42
Indicadores de población
Población promedio 1992 (Habitantes)1/
% de población urbana 1992 1/
% de población rural 1992 1/
Población promedio 2000 (Habitantes)2/
Densidad poblacional, 2000 (Habitantes por Km2)3/
Fuente:
130
3.1
FACTORES DEMOGRÁFICOS ASOCIADOS A LAS
CATEGORÍAS DE DESARROLLO HUMANO LOCAL
Categorías Desarrollo Humano Local
Cuadro 42. Promedio
de las variables de
población según las
categorías del Desarrollo Humano local
Si primero se verifica una asociación positiva y
luego de un punto, una relación negativa, dicha
relación se denomina de U-invertida. Podría
existir una relación en forma de una U-invertida de los niveles de Desarrollo Humano local
con la hegemonía electoral de la ANR.
4
83,1%
Bajo
tal de un gráfico hipotético, es posible denominar a este tipo de asociaciones como una
relación en la forma de U si se observa primero una asociación negativa y luego de
un punto, una relación positiva. Existe una
relación en forma de U de los niveles de Desarrollo Humano local con el número de habitantes por médicos/as y odontólogos/as.
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
11.299
14,7
85,3
13.465
23,5
12.788
21,6
78,4
15.166
27,0
11.768
24,2
75,8
14.851
33,9
17.363
30,5
69,5
20.172
44,8
Alto
43.473
53,6
46,4
62.906
997,0
1/ Datos obtenidos del Censo Nacional de Población y Viviendas 1992.
2/ Estimación oficial de la Dirección Nacional de Estadísticas, Encuestas y Censo (DGEEC)
3/ Calculadas en base a estimación oficial de la población del año 2000 y la extensión territorial según la DGEEC
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
4
3.2
FACTORES ECONÓMICOS ASOCIADOS A LAS
CATEGORÍAS DE DESARROLLO HUMANO LOCAL
No se observan diferencias significativas en
las tasas de crecimiento promedio del PIB a
través de los distintos estadios de Desarrollo
Humano local, para los períodos 1990-2000
y 1990-1995. Se observa una leve relación
positiva entre los estadios de Desarrollo
Humano local y las tasas de crecimiento promedio del PIB para el período 1996-2000, un
lapso de fuerte desaceleración económica
como se señaló en el capítulo II.
Se ha planteado la hipótesis de que los municipios de menor PIB per cápita crecerían a
tasas más aceleradas que los de mayor PIB
per cápita, tendiendo a una paulatina convergencia a los niveles estacionarios del PIB
per cápita, proceso denominado de convergencia incondicional. Sin embargo, no existe
a simple vista un proceso de convergencia
económica incondicional entre los distritos.
El nivel de Desarrollo Humano local se asocia
positivamente a la tasa de ahorro per cápita.
Según datos estimados para 1997-98, la
tasa de ahorro promedio en los municipios
de menor Desarrollo Humano era incluso
negativa. Esta observación basada en perfiles de todos las comunas de la Región Oriental coincide con lo señalado al evaluar la
situación de los tres municipios representativos seleccionados. Una implicancia potencial de esta asociación entre las CDHL y las
tasas de ahorro, sería que el menor nivel
de ahorro limitaría las posibilidades futuras
de expansión de las distintas capacidades
humanas para los grupos de menor Desarrollo Humano actual; mientras que el mayor
nivel de ahorro permitiría expandir aún más
en el futuro las distintas capacidades humanas para los grupos que actualmente gozan
de un mayor Desarrollo Humano.
En cuanto a la asociación de las Categorías de
Desarrollo Humano Local y la composición
sectorial de la producción, se observa lo
siguiente:
(i) la participación porcentual de las actividades agropecuarias en el PIB se asocia
en forma ligeramente negativa a las categorías de Desarrollo Humano local: a
mayor desarrollo, menor participación
de las actividades agropecuarias.
(ii) Mientras, la participación porcentual de la
Cuadro 43. Promedio
de las variables
económicas según las
Categorías del
Desarrollo Humano
Local
CUADRO 43
Indicadores de económicos
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
% Crecimiento medio anual del PIB, 1990 - 1995 1/
% Crecimiento medio anual del PIB,1996 - 2000 1/
% Crecimiento medio anual del PIB,1990 - 2000 1/
Tasa de Ahorro per cápita, 1997/98 (En %)2/
2,80
0,30
1,56
-11,8
2,78
0,30
1,54
-3,7
2,80
0,42
1,60
-1,0
2,98
0,49
1,72
4,2
2,80
0,48
1,63
13,4
% Participación en el PIB 92 del Sector Agropecuario 1/
% Participación en el PIB 92 Sector Explotación Forestal 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Industria 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Construcción 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Electricidad 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Agua y Saneamiento 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Transporte y Comunicaciones 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Comercio y Finanzas 1/
43,7
2,1
1,4
5,6
0,0
0,0
1,1
29,6
40,9
3,4
3,7
5,6
0,2
0,0
1,2
28,5
41,1
4,2
2,6
5,4
0,2
0,1
2,6
26,7
35,7
8,0
6,6
5,2
1,7
0,1
2,6
25,1
24,0
3,4
20,6
5,0
1,3
0,2
6,1
23,1
1,0
3,4
12,1
62.318
0,04
1,0
3,4
11,8
72.193
0,07
1,0
3,3
11,6
75.409
0,13
1,2
3,2
10,6
84.234
0,25
1,8
2,9
9,9
109.472
0,67
% Participación en el PIB 92 del Sector Gobierno 1/
% Participación en el PIB 92 del Sector Vivienda 1/
% Participación en el PIB 92 de Otros Sectores 1/
Valores Fiscales por hectárea, 1998 (en Guaraníes corrientes) 3/
% Presión tributaria, 1994 1/
Fuente:
Capítulo 4
1/ Políticas Fiscales para un Crecimiento Económico Sostenido (POFICES), Proyecto PAR 94/001, Ministerio de Hacienda-PNUD
2/ Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censo (DGEEC)
3/ Decreto del Poder Ejecutivo de fijación de valores fiscales, Diciembre 1997.
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
131
(iii)
(iv)
(v)
(vi)
industria en el PIB se asocia en forma ligeramente positiva a su estadio de Desarrollo Humano local: a mayor desarrollo,
mayor participación de la industria.
La participación del sector forestal presenta una asociación de la forma de una
U-invertida, donde la cima estaría en
CDHL medio alta.
La participación porcentual de los sectores de transporte y comunicación en
el PIB se asocia positivamente a su estadio de Desarrollo Humano local. A mayor
desarrollo, mayor participación de estos
sectores.
Se constata una ligera asociación negativa de la participación porcentual de
los sectores comercio y finanzas con los
niveles de desarrollo. La participación de
estos sectores es mayor a menor estadio
de Desarrollo Humano local.
No se observa una asociación significativa de la participación de los sectores
minero, construcciones y electricidad en
el PIB, con los niveles de desarrollo.
Por otra parte, se observa una ligera
asociación positiva entre los niveles de desarrollo y la participación del sector gobierno
en el PIB. Consistente con esto, se verifica que
el Estado recauda proporcionalmente más
en los municipios de mayor desarrollo. Los
valores fiscales de la tierra se asocian positivamente al grado de Desarrollo Humano
local, como se esperaría.
No existe evidencia, a simple vista, que las
desigualdades observadas a nivel municipal
tiendan a disminuir en el tiempo. Por una
parte, no se han observado mayores tasas
de crecimiento económico de los distritos
Cuadro 44. Promedio de los indicadores
sociales según las
Categorías del Desarrollo Humano Local
4
3.3
FACTORES SOCIALES ASOCIADOS A LAS
CATEGORÍAS DE DESARROLLO HUMANO
LOCAL (CDHL)
El Desarrollo Humano como fin y como medio
se manifiesta con claridad en la relación de
las CDHL y la educación por trabajador/a. El
grado de Desarrollo Humano local y los años
de educación por trabajador/a de 1992
se asocian positivamente. El promedio de
años de estudios por trabajador/a era cercano a 7 años en los municipios de alto
Desarrollo Humano y sólo 4 años en los de
bajo desarrollo. La mayor educación de los
trabajadores/as en los distritos de alto Desarrollo Humano, posibilita la generación de
mayores medios, que a su vez expanden las
capacidades de las personas.
No se observa una clara relación lineal entre
las Categorías de Desarrollo Humano Local
y el número de docentes por habitante, con
datos de 1992. Específicamente, se observa
que los docentes por habitante (los medios)
eran muy similares en los distritos de bajo
Desarrollo Humano y en los de la categoría
medio alta.
Esta observación sería, en principio, consistente con dos explicaciones, que no necesa-
CUADRO 44
Indicadores de Sociales
Años de educación por trabajador (10 a 63 años) 1/
Habitantes por docentes 1/
Habitantes por camas hospitalarias 2/
Habitantes por médicos/as 2/
Habitantes por odontólogo/a 2/
Habitantes por enfermera/o 2/
Habitantes por obstetra 2/
% Viviendas con luz eléctrica 2/
Fuente:
132
de menor PIB per cápita, y por otra parte
se ha observado una mayor propensión al
ahorro en los municipios de mayor Desarrollo Humano local. Estas observaciones,
serían consistentes con la hipótesis de que
las desigualdades observadas entre los distritos tienden a aumentar en el tiempo.
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
Medio Bajo
Medio
4,5
85
2.474
10.045
8.276
2.879
12.532
14,1
4,7
101
2.570
6.636
10.870
1.506
14.559
20,9
4,7
79
2.283
6.704
7.546
1.580
10.729
26,8
Medio Alto
5,3
87
2.194
6.092
6.831
1.466
9.579
37,6
Alto
6,9
116
3.729
3.225
6.722
776
7.048
73,3
1/ Estimaciones realizadas por POFICES en base a datos del Ministerio de Educación y Culto. Año 1997
2/ Ministerio de Salud y Bienestar Social, Departamento de Bioestadística. Año 1.992
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
riamente se excluyen una a otra. Por una
parte, como se ha señalado en el capítulo
II, la expansión de la cobertura educativa ha
sido uno de los logros más destacados del
país en los últimos años. Este aumento de
la cobertura, que apunta a brindar acceso a
la educación a todos, conlleva implícito un
concepto de equidad que se manifiesta en
una asignación relativamente equitativa de los
recursos. Ciertamente que el aspecto de equidad se manifiesta en términos de cobertura
y no en cuanto a la calidad de la educación
como se señaló en los capítulos II y III de
este Informe. Por otra parte, esta observación
podría estar alertando que se debe prestar
atención al uso eficiente y al correcto gerenciamiento de los medios disponibles para que
se puedan expandir efectivamente las capacidades de la gente. Cabe destacar que los
mayores medios no siempre se manifiestan en
forma rápida y automática en la generación
de más Desarrollo Humano. Con los datos disponibles no se está en condiciones de señalar
cuál de estas dos explicaciones (no excluyentes) tiene mayor importancia.
En el sector salud se observa un contraste
entre una distribución relativamente “equitativa” del número de camas hospitalarias por
habitante y una concentración de los recursos humanos en los municipios de alto Desarrollo Humano local. Cabe destacar que no
se observa una clara relación lineal entre
los estadios de Desarrollo Humano local y
el número de camas hospitalarias por habitantes, con datos de 1992. Específicamente,
se observa que las camas hospitalarias por
habitantes (los medios) eran incluso mayores
en los distritos de bajo Desarrollo Humano
que en los de la categoría alta.
Esta observación plantearía un interrogante
respecto a la eficiencia en la administración
de recursos en la infraestructura hospitalaria en el país: ¿se están gerenciando adecuadamente los escasos recursos del sector?
La infraestructura hospitalaria en los municipios de menor Desarrollo Humano local
¿cuenta con adecuados recursos humanos
idóneos para funcionar eficazmente?
La concentración de los recursos humanos
idóneos del área de salud en los municipios
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
de alto Desarrollo Humano local denota
un agudo problema de inequidad, como se
señaló en los capítulos II y III. No obstante,
por los contrastes observados en el número
de médicos/as y enfermeros/as por habitantes, se puede considerar que estos son
medios muy escasos en los distritos de baja
CDHL en relación a los de alta CDHL.
En efecto, existe un marcado contraste entre
el número de médicos/as por habitantes
entre los municipios de alto y bajo desarrollo, con datos de 1992. Mientras que en los
de bajo Desarrollo Humano cada médico/a
debería cubrir en promedio las necesidades
de más de 10.000 habitantes, en los municipios de alto Desarrollo Humano cada médico
debería cubrir las necesidades de poco más
de 3.000 habitantes. Una situación similar se
plantea con el número de enfermeras/os por
habitantes para el mismo año. Mientras que
en las localidades de alto Desarrollo Humano
existen aproximadamente 775 personas por
cada enfermera, en las de bajo Desarrollo
Humano el número de personas por enfermera casi se cuadruplica.
Parecida situación, aunque menos contrastante se observa en cuanto al número de
obstetras con licenciatura, en 1992. Se observaba específicamente un considerable contraste entre el nivel medio bajo de Desarrollo Humano y el nivel alto. Las personas por
obstetra en el nivel de Desarrollo Humano
medio bajo es más del doble que las que
deben ser cubiertas por cada obstetra licenciada en el nivel alto de desarrollo.
Existía una tenue relación negativa entre
el nivel de Desarrollo Humano de los
municipios y el número de habitantes por
odontólogos/as en 1992. No obstante, el contraste entre niveles de Desarrollo Humano
extremos (alto versus bajo) es menor al
comparar el número de odontólogos/as por
habitantes que al comparar el número de
médicos/as y enfermeras/os por habitantes.
Existe una fuerte asociación lineal positiva
entre los niveles de desarrollo local y el porcentaje de hogares con luz eléctrica. Mientras que
en el grupo de municipios de bajo Desarrollo
Humano sólo el 14% de las viviendas contaba
133
Cuadro 45. Promedio de los indicadores
de participación política según las Categorías del Desarrollo
Humano Local
CUADRO 45
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Indicadores de Participación y Políticos
Bajo
Promedio participación política , 1996-2000 (%) 1/
Fuente:
La educación, la salud, las condiciones de
vivienda constituyen medios efectivos para
mejorar el Desarrollo Humano, a la vez
de constituirse igualmente en los fines del
mismo, pues expanden las capacidades del
ser humano. De lo señalado anteriormente,
se observa que existirían dos elementos centrales para entender mejor la relación entre
medios y fines en el área social: el grado de
equidad implícito en la asignación de recursos al sector y el nivel de gerenciamiento
de los mismos. Por ejemplo, la asignación de
recursos humanos en el área educativa es
más equitativa que en el área de salud.
No obstante, especial atención debería prestarse al gerenciamiento de los recursos destinados al sector. La relación entre los medios
disponibles para mejorar las condiciones
GRÁFICO 27
Participación Electoral, 1996
85,90%
85,20%
82,80%
Bajo
81,80%
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
ASOCIACIÓN POSITIVA ENTRE EL PORCENTAJE DE PARTICIPACIÓN ELECTORAL Y LAS CATEGORÍAS DEL DESARROLLO HUMANO LOCAL. AÑO 1996
134
Medio Alto
Alto
74,2
75,0
74,8
76,7
1,6
1,7
2,0
1,4
1,5
62,1
78,1
81,7
69,9
58,7
35,6
23,7
45,5
21,2
32,2
1/ Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE)
2/ Estimaciones en base a resultados electorales proporcionados por el TSJE
3/ Padrones partidarios
4/ Inventario de organizaciones en 66 municipios, Molinas y Otter (2001)
con luz eléctrica en 1992, en el grupo de alto
Desarrollo Humano local el 73% de las viviendas contaban con luz eléctrica el mismo año.
80,90%
Medio
71,9
Promedio competencia electoral , 1996-2000
(Votos del ganador/ra Votos del segundo/a más votado/a) 2/
Mayoría ANR , 1.996-2.000 (% elecciones ganadas)
(Porcentaje de elecciones ganadas) 3/
Porcentaje de población organizada
(66 municipios relevados, 2000) 4/
Medio Bajo
de educación y salud, puede no trasladarse
automáticamente en mejoras de las capacidades de la gente. En este sentido, un adecuado monitoreo de la relación insumos/
servicios debe realizarse tanto dentro del
sector público, como en campañas de vigilancia ciudadana de los niveles de eficiencia
del gasto público social.
4
3.4
FACTORES POLÍTICOS Y DE PARTICIPACIÓN
ASOCIADOS A LAS CDHL
En el período 1996-2000, las Categorías de
Desarrollo Humano Local se asociaron en forma
ligeramente positiva a la participación electoral promedio en elecciones. A mayor Desarrollo Humano local, mayor participación electoral promedio. Debe apuntarse que las elecciones de mayor participación promedio fueron
las elecciones municipales de 1996 y las generales del 1998, como se ha señalado en el capítulo II. En ellas se observa una fuerte relación
positiva entre la participación electoral promedio de los distritos y las Categorías del Desarrollo Humano Local (ver gráfico para 1996).
Las Categorías del Desarrollo Humano Local
se relacionan tenuemente en la forma de
una U invertida con la competencia electoral
para las elecciones realizadas en el período
1996-2000. El índice de competencia electoral es el número de votos del candidato
más votado sobre el número de votos obtenidos por el segundo/a candidato/a. Cuando
mayor sea esta razón menos competencia
electoral existiría. Los municipios de DesaInforme Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
rrollo Humano medio y medio bajo son los
que menos competencia electoral tienen.
En el período 1993-2001, las Categorías del
Desarrollo Humano Local se relacionaban claramente en la forma de una U invertida con la
hegemonía política de la ANR (Partido Colorado). Para este partido, en el Poder Ejecutivo
por más de cinco décadas, la probabilidad de
perder una elección es mayor en los municipios de la categoría baja y alta de Desarrollo Humano local. No se observa una clara
asociación lineal entre el nivel de desarrollo
local y el porcentaje de la población que
pertenece a una organización en el municipio, según los datos de una muestra de 66
municipios recolectados en el año 2000 con
cobertura urbana y rural. El mayor porcentaje de personas que pertenecen a alguna
organización se observa en los municipios
del grupo de Desarrollo Humano medio.
De acuerdo a este análisis descriptivo, la
participación electoral sería más alta en los distritos de mayor Desarrollo Humano. No obstante, el grado de competencia política en los
distritos de mayor Desarrollo Humano local
sería más alta. La probabilidad que la ANR (Partido Colorado) gane una elección sería más
alta en los municipios de CDHL media.
4
3.5
FACTORES DEL SECTOR AGROPECUARIO ASOCIADOS AL DESARROLLO HUMANO LOCAL
En este caso el análisis se realiza solamente
para los municipios de la Región Oriental
con población rural mayoritaria.
La economía campesina estaría más extendida en los distritos de CDHL más bajas, mientras que la agricultura empresarial sería dominante en las CDHL más altas. De acuerdo a los
datos del último Censo Agropecuario Nacional realizado en 1991, los/as trabajadores/as
familiares tienen una mayor participación
en las fincas ubicadas en los municipios
de menor nivel de desarrollo. Lo opuesto
ocurre con los/as trabajadores/as permanentes asalariados/as, donde la proporción
de los mismos se acrecienta a medida que
aumenta el nivel de Desarrollo Humano
local. Esta observación estaría indicando que
la economía campesina, caracterizada por
la utilización de la mano de obra familiar,
tiene una preponderancia relativa en los
distritos de menor desarrollo, mientras que
la agricultura empresarial tiene una mayor
participación relativa en los municipios de
mayor desarrollo.
El contraste en términos de capitalización
de las fincas agropecuarias observadas en la
agricultura campesina y empresarial, es consistente con la observación de una relación
positiva entre los niveles de desarrollo local
con la capitalización por hectárea. En 1991,
una finca representativa del grupo de distritos de alto Desarrollo Humano local poseía
aproximadamente 8 veces más capital por
hectárea que una finca representativa del
grupo de bajo Desarrollo Humano local.
En cuanto a créditos y asistencia técnica, se
observa cuanto sigue:
(i) Los niveles de desarrollo se relacionarían en forma de U con el porcentaje
de productores/as que reciben créditos.
CUADRO 46
Indicadores de Población y empleo
% Trabajadores/as familiares1
% Asalariados/as permanentes1
% Fincas con productoras principales femeninas1
% Fincas con productores/as Principales > de 65 años 1
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
92,0
8,0
17,8
11,1
90,3
9,7
23,6
13,4
89,5
10,5
24,0
14,8
89,0
11,0
26,9
13,6
84,3
15,7
24,2
12,0
41,0
83,8
184
14,0
28,7
84,6
298
14,7
29,0
86,0
380
17,4
26,3
86,2
532
13,3
30,1
88,0
1,441
16,0
Indicadores Económicos
% Productores/as que reciben créditos 1/
%Titulación 1/
Capital/hab. Totales (miles de Gs. 1991) 2/
% Productores/as con Asistencia Técnica 1/
Cuadro 46. Promedio
de las variables de
empleo y de economía rural según las
Categorías del Desarrollo Humano Local
en distritos de población mayoritariamente
rural en la Región
Oriental
Fuente: 1/Censo Agropecuario 1991. 2/ Masterson y Rao (1999).
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
135
Son los municipios de los extremos alto
y bajo en cuanto a niveles de Desarrollo
Humano cuyos productores/as obtenían
mejor cobertura crediticia. En un municipio representativo del grupo de bajo
desarrollo, aproximadamente el 41% de
las fincas productivas recibía asistencia
crediticia en 1991. En un municipio representativo del nivel de alto desarrollo, este
porcentaje ascendía a 30% y para el nivel
medio alto alcanzaba sólo al 26%.
(ii) En 1991, el porcentaje de fincas cubiertas
por asistencia técnica oscilaba en alrededor del 15% y no se observaban marcadas diferencias a través de los niveles
de Desarrollo Humano local.
sina en las CDHL más bajas. No obstante, no
se observa en este análisis descriptivo una
marcada superioridad en cuanto a porcentaje de fincas con acceso a créditos y asistencia técnica en los distritos de agricultura
empresarial en relación a los distritos de prevalencia de la economía campesina.
Los/as productores/as principales en las
fincas de mayor Desarrollo Humano relativo
estarían en una mayor proporción en edad
productiva, y se observaría una proporción
ligeramente mayor de jefaturas femeninas
en comparación con las otras CDHL. Existe
una leve asociación positiva entre los niveles
de desarrollo local y la proporción de jefatura femenina de la unidad productiva. El
mayor porcentaje de jefaturas femeninas se
encuentra, en promedio, en el nivel de Desarrollo Humano medio alto (27%) y en menor
proporción en el nivel de Desarrollo Humano
bajo (18%). Existe una leve asociación de la
forma de una U-invertida entre los niveles
de Desarrollo Humano local y la proporción
de pertenencia a la tercera edad (mayor de
65 años) de los productores principales de
las fincas agropecuarias. La proporción de
jefatura de los adultos mayores alcanza su
punto máximo de 15% en el nivel medio de
desarrollo, esta proporción es del 11% y 12%
en los niveles de Desarrollo Humano bajo y
alto respectivamente.
La asociación entre las CDHL y los niveles
de desigualdad es débil. Si bien existe una
muy tenue relación en forma de U-invertida
entre los niveles de Desarrollo Humano local
y la desigualdad en la tenencia de tierra.
No se observa una clara relación entre las
Categorías de Desarrollo Humano Local y
los niveles de desigualdad en la tenencia
de ganado vacuno ni de la concentración
del capital productivo. Cabe destacar que
la distribución de tierras en Paraguay es
una de las más desiguales del mundo (Molinas, 2000). No obstante, su asociación con
los niveles de Desarrollo Humano local no
resulta clara.
La agricultura empresarial se encuentra más
extendida en las CDHL más altas, y la campeCuadro 47. Promedio
de algunos indicadores de desigualdad
según las Categorías
del Desarrollo Humano
Local en distritos de
población mayoritariamente rural en la
Región Oriental
4
3.6
INDICADORES DE DESIGUALDAD Y LAS
CDHL EN EL SECTOR RURAL.
Al igual que en el caso anterior, el análisis se
realiza aquí para los municipios en la Región
Oriental con población rural mayoritaria.
4
3.7
INDICADORES DE PARTICIPACIÓN Y LAS
CDHL EN EL SECTOR RURAL.
Parece observarse una asociación positiva
entre los niveles de desarrollo y el porcentaje de productores organizados. El porcentaje de productores/as organizados/as es del
12%, 14% y 20% para los niveles de Desarrollo Humano bajo, medio y alto respectiva-
CUADRO 47
Indicadores de desigualdad
Desigualdad tierra (Índice de Gini, 0=Igualdad perfecta,
1=Desigualda absoluta)
Desigualdad tenencia ganado vacuno (Índice de Gini)
Concentración de capital productivo (Índice de Gini)
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
0,9077
0,592
0,325
0,9082
0,530
0,371
0,9130
0,555
0,357
0,9131
0,586
0,398
0,8898
0,545
0,339
Fuente: Censo Agropecuario 1991
136
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
CUADRO 48
Indicadores de participación
% Productores Organizados
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
12,2
Medio Bajo
12,2
Medio
14,4
Medio Alto
12,3
Alto
19,6
Fuente: Censo Agropecuario 1991
mente. Esta observación es consistente con
análisis econométricos que señalan que el
nivel de ingreso es una variable importante
al momento de explicar la probabilidad de
que un campesino o campesina decida asociarse o no a una organización campesina
(Molinas, 1998).
La relación entre las CDHL y el porcentaje
de productores/as organizados/as sería más
clara en el área rural que en un universo
urbano-rural. Esta hipótesis se deriva al contrastar la asociación positiva señalada en el
párrafo anterior, con la no relación observada en la muestra de 66 municipios en el
año 2000, reportado más arriba.
4
3.8
INDICADORES MEDIOAMBIENTALES EN EL
SECTOR AGROPECUARIO Y LAS CDHL
En los municipios mayoritariamente rurales,
las categorías del Desarrollo Humano local se
relacionan en U con el índice de la calidad
del suelo. Los índices de calidad de suelo
más bajos se encuentran en promedio en
los distritos de categoría media de Desarrollo Humano local. Paradójicamente, son los
municipios con menor calidad relativa del
suelo los que usan menos fertilizantes en
promedio. El porcentaje de fincas que utilizan
fertilizantes químicos se relaciona en forma
de U con los niveles de Desarrollo Humano
local. Los municipios de Desarrollo Humano
alto y bajo son los que presentan un mayor
porcentaje de fincas que utilizan fertilizantes
químicos (24,4% y 28,2% respectivamente).
La menor utilización de fertilizantes químicos en promedio se observa en los municipios de Desarrollo Humano medio (19,5%).
Llamativamente, el porcentaje de fincas que
utilizan semillas mejoradas decrece a medida
que el nivel de Desarrollo Humano local
aumenta. Igualmente, el porcentaje de
utilización de plaguicidas varía negativamente
con el nivel de Desarrollo Humano local.
Como se señaló anteriormente , el uso indiscriminado de plaguicidas ha deteriorado la
calidad del suelo y de los recursos hídricos.
En los municipios de bajo Desarrollo Humano
el porcentaje de fincas que utiliza plaguicidas es del 66,5% contra el 36,3% observado
en los municipios de alto desarrollo, según el
censo agropecuario 1991. Estas observaciones podrían estar en relación con la selección
de los cultivos. Si en los municipios de menor
Desarrollo Humano local prima la producción
de algodón y las prácticas de cultivo en este
rubro se realizan sobre la base de mayor
utilización relativa de semillas mejoradas que
CUADRO 49
Indicadores ambientales
Índice de calidad de suelo, 1995 (0=peor, 1=mejor)
% Utilización de semilla mejorada, 1991
% Utilización fertilizantes químicos, 1991
% Utilización plaguicidas, 1991
% Utilización curva de nivel o terrazas, 1991
% Utilización abono verde, 1991
% Utilización rotación de cultivos, siembra directa,
Labranza mínima, 1991
% Supercie explotación forestal o monte natural, 1991
Cuadro 48. Promedio
de indicadores de
participación según
las Categorías del
Desarrollo Humano
Local en distritos de
población mayoritariamente rural en la
Región Oriental.
Categorías de Desarrollo Humano Local (CDHL)
Bajo
Medio Bajo
Medio
Medio Alto
Alto
0,32
55,7
28,2
66,5
1,0
1,5
0,32
51,7
22,2
57,3
1,7
3,0
0,28
42,3
19,5
50,2
2,7
2,5
0,35
38,6
20,3
47,2
4,1
3,9
0,49
27,8
24,4
36,3
6,9
5,0
54,7
18,6
49,8
16,4
44,7
11,9
32,7
13,2
23,3
10,1
Cuadro 49. Promedio
de indicadores de calidad y técnicas de
conservación según
las Categorías de
Desarrollo Humano
Local en distritos del
población mayoritariamente rural en la
Región Oriental.
Fuente: Censo Agropecuario 1991
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
137
en otros cultivos, se observaría una asociación
negativa como la mencionada.
El porcentaje de utilización de curva de
nivel (o terraza), así como el porcentaje de
utilización del abono verde en fincas varía
positivamente con el nivel de Desarrollo
Humano local. En cuanto al porcentaje de
utilización de curvas de nivel, se observa que
en un municipio representativo del grupo
de bajo Desarrollo Humano local sólo el 1%
de las fincas utiliza esta técnica, mientras
que más del 6% lo haría en un municipio
representativo del nivel alto de Desarrollo
Humano local. En cuanto al porcentaje de
utilización de abono verde, se constata que
en un distrito representativo de bajo Desarrollo Humano local sólo el 1,5% de las fincas
lo utiliza, mientras que aproximadamente el
7% lo usa en un municipio representativo
del nivel alto de Desarrollo Humano local.
El porcentaje de utilización de rotación de
cultivos, siembra directa y labranza mínima,
varía en forma inversa al nivel de Desarrollo
Humano local. Esta observación también
podría estar relacionada a la selección de
cultivos. En un municipio representativo de
la categoría baja de Desarrollo Humano local
el 55% de las fincas implementa algunas
de estas técnicas, mientras que sólo el 29%
lo hace en el distrito representativo de alto
Desarrollo Humano local. Como se señaló en
capítulos anteriores, las prácticas de monocultivo han deteriorado la calidad del suelo.
Con excepción del grupo de municipios de
Desarrollo Humano medio, se observa una
asociación negativa entre el nivel de Desarrollo Humano local y el porcentaje de superficie forestal o monte natural. En un municipio
representativo de Desarrollo Humano bajo,
el 18,6% de la superficie censada en el censo
agropecuario de 1991 es de explotación
forestal o monte natural, mientras que sólo
el 10,1% lo es en el municipio representativo
de alto Desarrollo Humano local. Cabe recordar lo señalado en el capítulo II, que la tasa de
deforestación anual en Paraguay es una de
las más altas de Latinoamérica.
Los índices de calidad de suelo más altos se
encuentran tanto en los distritos de CDHL
138
baja y alta, debido a la relación en U señalada
anteriormente. Son los municipios de mayor
calidad del suelo los que a su vez utilizan
más fertilizantes. Se destaca que muchas de
las relaciones entre los indicadores medioambientales y las CDHL deben explicarse
en base al impacto diferenciado que producen los diversos tipos de cultivos. Como
se señaló en capítulos anteriores, el grado
de utilización de plaguicidas, de prácticas
de monocultivo y la deforestación pueden
dañar la calidad del suelo, amenazando la
sostenibilidad del sistema productivo agropecuario y forestal.
4
2
CONCLUSIÓN: BALANCE DE LAS RELACIONES OBSERVADAS
A continuación se presenta en el recuadro 6
un resumen donde se muestran las principales variables asociadas a las CDHL en forma
positiva, negativa, en U y en U-invertida. Un
resumen más completo de todos los indicadores y sus relaciones con las CDHL se presenta en el Anexo IV.
Del resumen de las principales variables asociadas a las CDHL, es posible extraer algunas
hipótesis a modo de conclusión:
1. Un mayor Desarrollo Humano local se
observa en municipios más urbanos, más
industrializados y menos agropecuarios.
Esta situación ya se había señalado al evaluar los tres municipios representativos
seleccionados y ha sido confirmada en los
perfiles elaborados con todos los municipios de la Región Oriental.
2. Esto se refuerza al observar las relaciones
entre las categorías de Desarrollo Humano
local (CDHL)y los indicadores demográficos, que denotarían el carácter dual, y con
sesgo hacia la población urbana, del proceso de Desarrollo Humano en Paraguay.
3. Las desigualdades observadas a nivel distrital aumentarían a través del tiempo, de
mantenerse las actuales circunstancias.
Por una parte, no se observan mayores
tasas de crecimiento económico de los
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
distritos de menor PIB per cápita, y por
otra parte, se ha observado una mayor
propensión al ahorro en los distritos de
mayor Desarrollo Humano local.
4. El grado de equidad en la asignación de
recursos en el área social es de central
importancia para expandir las capacidades de las personas. Se ha observado que
la asignación de recursos humanos en el
área educativa es más equitativa que en
el área de salud.
5. La relación entre los medios disponibles
para mejorar las condiciones de educación
y salud podría no traducirse automáticamente en mejoras de las capacidades
de la gente. Como mencionamos, especial atención debería prestarse al gerenciamiento de los recursos destinados al
sector. En este sentido, un adecuado monitoreo de la relación insumos/servicios
debe efectuarse tanto dentro del sector
público, como en campañas de vigilancia
ciudadana de los niveles de eficiencia del
gasto público social.
6. La participación electoral sería más alta en
los distritos de mayor Desarrollo Humano.
No obstante, el grado de competencia
política en los distritos de mayor Desarrollo Humano local sería más baja, al igual
que la probabilidad que la ANR (Partido
Colorado) gane una elección.
7. La agricultura empresarial se encuentra
más extendida en las CDHL más altas y la
campesina en las CDHL más bajas. No obstante, no se observa una marcada superioridad en cuanto a porcentaje de fincas
con acceso a créditos y asistencia técnica
en los distritos de agricultura empresarial
en relación a los distritos de prevalencia
de la economía campesina.
8. La asociación entre las CDHL y los niveles
de desigualdad es débil. Si bien existe
una muy tenue relación en forma de
U-invertida entre las categorías de Desarrollo Humano local y la desigualdad en la
tenencia de tierra. No se observa una clara
relación entre los niveles de desigualdad
en la tenencia de ganado vacuno ni de la
Capítulo 4
Heterogeneidades regionales en el ámbito municipal
RECUADRO 6
RESUMEN DE FACTORES ASOCIADOS A LAS CDHL
Relaciones Positivas
Indicadores de población
% Población urbana 1992
Densidad poblacional, 2000
Indicadores de participación y políticos
Promedio participación política ,
1996-2000
Indicadores económicos
% Crecimiento medio anual del PIB,
1996 - 2000
% Tasa de ahorro per cápita
% Participación en el PIB 92 del
sector industria
% Participación en el PIB 92 del
sector agua y saneamiento
% Participación en el PIB 92,
sector transporte y comunicaciones
% Participación en el PIB 92 del
sector gobierno
Valores scales por hectárea,
1997/98
% Presión tributaria, 1994
Indicadores de población y empleo rural.
% Asalariados/as permanentes
Capital por hectáreas totales
Indicadores de desigualdad
% Productores/as organizados, 1991
Indicadores ambientales
% Utilización curva de nivel o terrazas,
1991
% Utilización abono verde, 1991
Indicadores sociales
Años de educación por trabajador/a (10 a
63 años), 1992
% Viviendas con luz eléctrica - 1992
Relaciones Negativas
Indicadores económicos
% Participación en el PIB 92 del
sector agropecuario
% Participación en el PIB 92,
sector comercio y nanzas
% Participación en el PIB 92 del
sector vivienda
% Participación en el PIB 92 de
otros sectores
Indicadores sociales
Habitantes por médico/a, 1992
Habitantes por odontólogo/a, 1992
Habitantes por enfermero/a, 1992
Indicadores de población
% Población rural 1992
Indicadores de población y empleo rural.
% Trabajadores/as familiares
Indicadores ambientales
% Utilización de semilla mejorada, 1991
% Utilización plaguicidas, 1991
% Utilización rotación de cultivos, siembra directa, labranza mínima, 1991
% Supercie explotación forestal o monte
natural, 1991
Relaciones en forma de U
Indicadores Económicos
% Productores/as que reciben créditos
Indicadores de desigualdad
Desigualdad tierra (Índice de Gini,
0=Igualdad perfecta, 1=Desigualdad
absoluta)
Indicadores ambientales
Índice de calidad de suelo, 1995 (0=peor,
1=mejor)
% Utilización fertilizantes químicos,
1991
Relaciones en forma de U-invertida
Indicadores económicos
Participación en el PIB 92 Sector
Explotación Forestal
Indicadores sociales
Habitantes por Obstetra, 1992
Indicadores de participación y políticos
Promedio competencia electoral ,
1996-2000
Mayoría ANR , 1996-2000
Indicadores de población y empleo rural.
% Fincas con Productores/as Principales
> de 65 años
concentración del capital productivo y las
categorías de Desarrollo Humano local.
139
9. La relación entre las CDHL y el porcentaje
de productores/as organizados/as sería
más clara en el área rural que en un universo urbano-rural. Esto se deriva al contrastar la asociación positiva observada
con los datos exclusivamente del sector
rural, con la no relación observada en la
muestra de 66 municipios en el año 2000
que incluye las áreas urbanas y rurales.
10. Los índices de calidad de suelo más altos
se encuentran tanto en los distritos de
CDHL baja y alta, debido a la relación en
U señalada anteriormente. Son los municipios de mayor calidad del suelo los que
a su vez utilizan más fertilizantes.
Estas hipótesis, basadas en el análisis descriptivo, deben ser probadas en futuros estudios
de tal manera a ampliar el conocimiento
de las fuerzas que explican el marcado contraste regional del Desarrollo Humano en
Paraguay. De esta forma, se estará en mejores condiciones de focalizar las políticas que
expandan las capacidades humanas de la
población que hoy habita en las áreas de
menor Desarrollo Humano relativo.
140
Informe Nacional sobre DESARROLLO HUMANO PARAGUAY 2003
Descargar

Capítulo 4 - Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo