La Santa Sede
DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
AL PRIMER MINISTRO DE PORTUGAL,
JOSÉ MANUEL DURÃO BARROSO*
Martes 18 de mayo de 2004
Señor primer ministro;
señor cardenal patriarca;
ilustres señores y señoras:
Acaba de tener lugar la firma del nuevo concordato, que confirma los sentimientos de estima recíproca que animan las
relaciones entre la Santa Sede y Portugal. Doy mi cordial bienvenida a su excelencia señor Durão Barroso, a los
miembros de la delegación oficial y al embajador de Portugal ante la Santa Sede. Saludo también al señor cardenal José
Policarpo, al nuncio apostólico y a los miembros de la Conferencia episcopal que han participado en esta solemne
ceremonia.
A la vez que expreso mi profundo aprecio por la atención que el Gobierno y la Asamblea de la República portuguesa
demuestran hacia la misión de la Iglesia, que ha culminado en la actual firma, hago votos para que el nuevo Concordato
favorezca una comprensión cada vez mayor entre las autoridades del Estado y los pastores de la Iglesia, con vistas al
bien común de la nación. Con estos sentimientos y deseos, invoco sobre vosotros, sobre vuestras familias y sobre
vuestro pueblo la bendición de Dios
todopoderoso.
*L'Osservatore Romano. Edición semanal en lengua española n.22 p.4. © Copyright 2004 - Libreria Editrice Vaticana
© Copyright - Libreria Editrice Vaticana