r
E l . TIEMPO—Boletín meteorológico d»! día 29 de octubre de 1931,
a las 18 horas.—En provincias: Máxima, 24' en S a n t a Cruz de Tenerife; mínima, —4° en Avila y Salamanca.—En M a d r i d : : Máxima, 12°;
mínima. O".—Tiempo probable en veinticuatro h o r a s : Vientos flojos de
dirección variable y buen tiempo de cielo claro.—Presiones barométricas: Máxima, 709,4; mínima, 705,7.—Vientos: N.; fuerza, l . ~ C l e l o : Despsjado.
Año XV.—Núm. 4.435 :: Precio: 10 céntimos el ejemplar.
HITLER Y EL
CANCILLER Los
EL
GOBIERNO
NEGOCIA CON E L
NACIONALISTA
CAUDILLO
fServicio especial de EL SOL)
B E R L Í N 29 (4 t.).—En los circuios políticos siguen ocupándose de la cuestión relativa a las relaciones entre el canciller Brüning y el jefe nacionaüistia Hitler. A pesar de que el Sr. E r ü n i n g es hombre r e s e r v a d o ,
circulan r u m o r e s
persisten t e s ee'-^
g ú n loa cuales se
han e n t a b l a d o
negociaciones entre el jefe de loe
nacionalistas y el
Gobierno, e n c am i n a d a s a una
participación de
Hitler «n el Gabinete, con eliminación del otro
g r a n jefe de la
oposición nac i onal, Sr. H u g e n T>erg. Estos rumores s e hacen
c a d a vez m á s
probables; p e r o
¡por otro lado se
afirma que no corresponden exactamente a la reaüldad. Pxrece que
se exigiría al señor H i t i er que
r e n u n c i a r a a la
Milicia fascista y
a su participación en la organización militar, y,
por s u parte, el Sr. Hitler parece que impone condiciones que son difícilee de cont-iier. A propósito de esto, es interesante recordar que en 1922,
cuando el R e y de I t a l i a confió a Mussolini el Poder,
«1 "duce" prometió foiimalmente disolver la organización fascista; pero, a pesar de ello, poco después
l a Milicia y el Ejército italianos estaban bajo las órdenes del fascismo. El canciller B r ü n i n » conoce seg u r a m e n t e esta historia. (Pebus.)
Diario independiente fundado por D. Nicolás M. Urgoiti en 1917
SOBRE UN DECRETO
Toda actualidad política queda devorada en estas veinticuatro horas últimas por la fulminante promulgación del decreto de reducción
de funcionarios. Ningún periódico de ayer ha superado en emoción a
¡as centenarias columnas de la "Gaceta de Madrid" sobre la firma del
Sr. Azaña.
Muchas cosas que estudiar tiene el ya famoso decreto. De la maner a m á s serena y severa iremos comentándolo en estas página.9. Dos
observaciones que la opinión pública ha hecho ur^ánimemente deben
quedar inmediatamente reflejadas aquí, porque circulan, con todo su
caití-cter de argumento primario, entre los afectados por la nueva disposición.
E n primer lugar se pregunta, en seco, por qué a Jos funcionarios
civiles de España, ciase que j a m á s
ha disfrutado de privilegies ni
franquicia, que desconoce el pronunciamiento y ¡a indisciplina, no
se ie api lea el mismo t r a t o que a
¡os militares.
Se advierte también un error materr^itico al disponer que se apüque, en corto y sin más, el miscno
aumento de 20 por 100 a los sueldos de los empleados públicos que
permanezcan en las plantillas después de consumada la reducción.
De esta fórmula va a resultar que
al funcionario con 20.000 pesetas de
sueldo, que ea el que no necesita
un ingreso supiementario p a r a sostenerse con parvo decoro, se ¡e van
a a u m e n t a r "cuatro mil pesetas"
anuaies, pr¡ma nada des.prec¡able
p a r a quien y a tiene resucita eu vida. E n cambio, ai funcionario de
tres mil pesetacs, a quien se le impide t o d a PosilHlidad de completar
u n jornal de peen, se le van a aum e n t a r "sei.scientas pesetas" al
año.
H e aquí doe simples y terminantes consideraciones que el país se
hace en estas veinticuatro horas.
Una clase, que si no es perfecta técnicamente, no es culpab¡e de su imparfección, vive horas de angustia
que e¡ país entero h a hecho suya por u n fenómeno nobilísimo de solidaridad h u m a n a .
Esperamos que ¡as ac¡aracion€a o decíaraciones que, en ¡o sucesivo h a g a o¡ señor presidente de¡ Gobierno de la Repúbüca respondan
a esta angustia.
El sensacional decreto ha producido en toda E s p a ñ a un enorme sobresalto, porque viene a promover un verdadero conflicto en
casi todos los hogares de la clase m.edia española; en esa clase media
que—¡ella sil—trajo la República. Todo el tacto, e¡ delicadísimo tacto
que los gobernantes pongan en este probiema se-rá poco en orden a ¡a
delinitiva consolidación dsl poderío republicano.
If» Mtt'ié.-iíaJMáÁft ám peligrro d« teña huoigra dé brazos «áaMos,
— - ¡ A i i í P a í a eso tengo u n a 1 ^ d« P e f e n s a de ]a RepúHAÍK», que
aplicarla sin ningún titubeo. Teníamos—añadió—4U« descontar que
eato exacerbaría muclios intereses creados; pero c u a n d o ' a las cdases
económicas hay que pedirles un sacrificio, no comprendo p o r qué a los
funcionarios n o ee Jes h a de pedir que den el máximo "rendimiento.
Esto lo necesita la nación. P o r eso lo hemos hecho, suprimiendo fiestas
y a u m e n t a n d o la jornada a los límites que son legales.
Uno de los presentes le habló de los perjuicios que se irrogan a las
Academias dedicadas a la preparación de c a r r e r a s cortas, y el Sr. Azañ a repuso:
—Pasa Igual nue cuando se implantaron las reformas militares. .
También me visitaron los que tienen Academias preparatorias, y yo
•les dije: "¿Quién les h a m a n d a d o organizar esa preparación "
Entreno de la ley de
Defensa de la República
Dos capitanes confinados
Al recibir ayer a mediodía a los
periodistas, ^1 ministro d e l a Gobernación dijo ftsí:
—Señores, la ley de Defensa de
la Repúbüca h a perdido su virginidad. Los capitanes D. Rafael
Elío Gaztelu, de Artillería, . y don
Isidro Serrato y Romoza, de Caballería, a u t o r e s de los hechos publicados por la Prensa, h a n sido confinados por mi orden en Fonsagrada (Lugo).
Elecciones inglesas
La Policía descubre
los cadáveres de diez y
nueve personas asesinadas
SUBLEVACIÓN EN
PERNAMBUCü
BATA-
R I OJ A N E I R O 29 (12 n.).—El batallón d« Cazadores de Perniambuco .se h a sublevado.
Un oomunicado oficia¡ dice que el anuncio de u n a
acción enérgica por part«, de las autoridades h a
Impedido que la sublevación repercuta fuera ¿e los
cuarteles.
•
J5n el recto del país Is *ranquilidad es completa.
fAs«o«Jiated Press.)
UN DISCURSO
y el estadista DE MUSSOLINI
P r e p a r a el jefe del Gobierno un
proyecto de ley dedicado a las incompatib¡lid3de,s de funcionarios,
diputados, etc., en relación con los
cargos públicos. Gran reserva s_e
p;uarda en relación con este propó.sito del Sr. Azaña, y, sin embargo,
h e m o s podido averiguar de una
m a n e r a oficiosa que se especifican
claramente las incompatibilidades
entre altos cargos que necesiten la
residencia fuera de Madrid y otros
cargos que exigen la residencia en
la capital de España. Se recordará
que en estos días se h a hablado de
la presencia de algunos embajadores en Madrid, y lo mismo que h a
ocurrido con estos representantes
dipiomáticos estima el jefe del Gobierno, según nuestras noticias, que
ocurre con otros cargos, como el de
catedrático, por ejemplo, que exige
muchas veces para su desempeño
la presencia del diputado o funcionario fuera de Madrid. E n este proyecto de ley se establecen bien definidas las excepciones, y asimismo
se especifican bien claramente los
casos en que es imposible la dualidad de cargos.
E s t e propóS'ito, que es añejo en
el presidente, puesto que ¡o meditó
y pensó mucho antes de ser jefe
del Gobierno, se h a hecho más vivo
a n t e las censuras apasionadísimas
que se dirigen a señalados funcionarios do la Repúbüca.
Según nuestras noticias, el proyecto de ley, que está ya redactado
en lineas geneEü,¡e|i .lo ¡eerá e¡ señor Azaña en «1 C w t e j o de hoy a
sus compañeros de (gobierno y lo
someterá a ¡a aprobación de ias
Cortes con toda urgencia.
La conferencia del señor Alba en el Círculo
Mercantil
' Como ayer dijimos, anunciaba el
Circulo de la Unión Mercantil u n a
conferencia de D. Santiago Alba
sobre G'1 tema "Monólogo de un buen
español". Decíase que esta conferencia tendría lugar mañana, silbado. Hoy debemos decir que el señor Alba hablará, en efecto, en el
Círculo de ¡a Unión Mercantil, pero la fecha no ha sido aun fijada
definitivamente. E s a feoha será
anunciada en su oportunidad.
•
^
»
Para el Consejo
de hoy
Hoy se r e u n i t ó n nuevamente los
ministros en Consejo. Aparte del
problema de los presupuestos, que
es el que ahora preocupa principalmente a los ministros, el Consejo
„e»tArá dedicado, ííeyún nuestras noticias,' a la 'cííesfióh ferroviaria.
EÍKifitía la creencia de que el ministro de la Gobernación llevaría al
Consejo u n a extensa combinación
de gobernadores; pero, al parecer,
la comtiinación q u e d a r á reducida a
dos provincias: Bilbao y Pontevedra.
K a b i a dimitido el gobernador civil de Hueiva; pero ante las sugestiones que este gobernador recibió
del Gobierno, retiró la dimisión.
P o r ahora, todos los demás gobernadores continuarán en sus puestos con la plena confianza del Gobierno.
Aun le quedan a Bernard Shavs' algunas de las paradojas que »ocarraron paladare-s de pudibundas o de cuáqueros.
Recientemente el d r a m a t u r g o había dicho: " É n la ItaJia fascista
e¡ dercoho de asilo es u n a leyenda. Pero en F r a n c i a lo es también, y
en Inglaterra no se diga. El fascismo no es más autoritario que la
República en el Imperio francés. Cada Estado ejerce su dictadura como puede."
Poco desipués de estrenarse " L a vuelta a Matusalén", del "pentateuco p a r a ingleses no aJetargados", Shaw decía:
" L a primera parte de mi obra t r a s c u r r e en el paraíso terrenal, a
la sombra del árbol de la ciencia del bien y del mai, y la última en
u n a urbe imaginaria del planeta el a ñ o 31920. E l h o m b r e de dentro de treinta miJ años se parecerli
al hombre de hace treinta mil, como el de 1925 al de 1926... Yo sostengo en mi "pentateuco" que en
31920 el hombre no será vivíparo,
sino ovíparo, como las aves, loa reptiles y ¡09 peces.
Naturalmente, no lo creo, y si me
engaño a sabiendas es p a r a engañ a r al tedio."Para
Archibaldo Hénderson,
"Shavs' es u n a mezola casi inexplicable de P u c k y de San Francisco
de Asís, o máe bien, de Peter P a n
y de Eurípides". El d r a m a t u r g o de
P i g m a ü o n reía ante este elogio
de su gran amigo.
"No he pensado en atribuirme esa
pluralidad de existencias morales
que Hénderson me atribuye; vitupero, por principio, las mezclas,
aunque me mezcle en política y resulte otras veces mezclado," •
Bernard Shaw, -:no de los fundadores de la Sociedad Kaihiana, es
laborista, pero no "cieiganjiéhte",
" H a r é — advertía él mJ«mo^—la
salvedad de que soy socialista burgués. Mi reino no es de este m u n do, ni busco mi alegría en los bienes temporales. No me resigno, empero, a la distribución actual de l a riqueza. Soy socialista y predJco
reformas que hundan en el poílvo ¡a injusticia vigente. P e r o sé lo
que debo a la burguesía, que me ha civilizado por fuera y por dentro. El régimen parlamentario, aunque burgués, me da, empero, risa.
El marxismo no me entretiene, y por t a n t o no me apasiona ni mucho ni poco. Nacionalicsmos los Bancos y reduzcamos a l a inacción
a los financieros que nos gobiernan. Mi socialismo, aunque burgués,
empieza por ahí."
Al morir Thomas Hardy se produjo una vacante en la Orden del
Mérito. Sonaban los nombres de Rudyard Kipling, Galsworfcliy, George Moore y Shaw. El autor de "Cándida" no se abstuvo de declarar :
" P a r a mí la Orden del Mérito, la del Dragón o la de la Bapueila de
Oro son respetables por igual p a r a quien desee ri'spetarlajs. No aspiro
a ninguna do estas Ordenes ni a ser p a r de Inglaterra. P u e s t o a^ aspirar, no me contentaría con t a n poco. Además soy laljorista, y 'esas
cosas no son p a r a nuestro partido."
Fiel a estas ideas, o si se prefiere a estas paradojas, h a »ido el
draimaturgo al juzgar el resultado de las elecciones. Oigámosle:
"No son precisamente u n a s elecciones. E s el pánico. E l p&is se h a
alocado y se ha precipitado en el seno del mismo peligro que t r a t a b a
de evitar. El Gobierno no tendrá ninguna oposición y sena d« loe
magnates financieros y de su Prensa.
Macdonald parece el aprendiz de brujo que obtenía mps de lo q u e
deseaba. El Gobierno puede permitirse todo lo que quiera: puede hacer la guerra a Rusia, votar le^'es de represión p a r a las Indias, anexionar nuevamente I r l a n d a haciendo de ella una colonia de la Corona; en fin, todo lo que quiera. Esto spi*-! indudablemente im buen
asunto p a r a mí y p a r a todos los que se interesan por el teatro."
Aun le quedan paradojas al autor de " L a casa de los corazones r o tos". Ni con ellas ni sin ollas a t e n u a r á esta vea la d e r r o t a de los au-.
yóe, P e r o n o ae propone, a lo mejor, a t e n u a í , sino 'todo lo contrario.
Bernard Shaw discrepa habitualmcnte de los suyos y también de
SI mismo.
La situación financiera de Hungría
B U D A P E S T 23 (10 m.).—El Co
mlté financiero de la Sociedad de
las Naciones h a publicado simult á n e a m e n t e en Ginebra y Budapest u n voluminoso informe sobre
la situación financiera de Hungría.
E l informe contiene datos muy
completos sobre la situación del
presupuesto húngaro, sobre la cuestión de l a s ' i e u d a s de E s t a d o y de
otras deudas de H u n g r í a con ol
Extranjero, y se refiere t a m b i é n al
problema de los Bancos y otros eatalálecimientoa de crédito. (Pabra.)
Mttttti»i(8ttttttt>tttttty
I.K>s ofldWes, en P a m p l o n a
SAN SEBASTIAN 30 (1,30 m.).—
Se h a comentado mucho ¡a noticia de haberse aplicado por primera, vez la ley de Defensa de la R e púbüca en ¡os dos capitanes que
días p a s a d o s promov¡eron u n escándalo, profiriendo gritos antirrepublicanos, en u n " c a b a r e t " donosLOS ÚLTIMOS RESULTADOS AGRAVAN LA D E - tiarra.
B R O T A LABOFaSTA
Ambos oficiales m a r c h a r o n ayer
a Pamplona, y a u n q u e en este Go(Servicio especial, de EL SOL)
bierno se recibió la orden p a r a que
L O N D R E S 29 (4 t.).—Los últimos resultados han fueran confinados en Lugo, dioha
agravado la d e r r o t a laborista. Este partido, que te- orden S"e trasladó al Gobierno de
n i a en la a n t i g u a Cámaa-a 288 diputados, h a quedado P a m p l o n a p a r a que allí procedan
reducido en la actualidad a 56. El Gobierno posee a su ejecución. (Febus.)
u n a mayoría de 496 votos. Según el "Daily Malí", es
.*<C»
- - I II
II
preciso remontarse al año 1660 p a r a e n c o n t r a r una
E N FINLANDIA
mayoría t a n considerable en el P a r l a m e n t o británico.
A g r a v a la situación del p a r t i d o laborista el hecho
de que, excepto dos de sus miembros, los demás ex
ministres del partido no l » n obtenido acta.
El " D a ü y Maü", que se destacó máa en su oposición a les laborista?, tiende ahora una r a m a de olivo a los vencidos, y los invita, n o sólo al olvido, sino también a la cooperación.
El lengTwje del "Daily E x p r e s s " es igualmente
VA-RSOVIA 29 (10 m.).—La Poconciliador. (Febus.)
licía de Helsingfors h a pubü'sado
un comunicado anunciando que
sus agentes h a n descubierto e n un
cementerio de Maimos los cadáveres de diez y nueve personas asesinadas, e n t r e ellos ocho correspondientes a mujeres.
Las autoridades finlandesas h a n
ofrecido « n a p r i m a de lO.OOO marcos fineses al que facilite datos que
permitan la c a p t u r a de los culpaL O N D R E S 29 (12 n.).—Se h a n recibido noticias bles. (Fabra.)
anunciando que se h a n producido tíesórdcnes d* importancia en P e r n a m b u c o (BrasJl), y que los sublevados son dueños en la actualidad d i v«.rioa barrios
de la ciudad.
Se carece de m á s detalles. (B^bra.)
PEBNAIttBUCO S E SUBLEVA UN
LLÓN D E CAZADORES
Después de la contienc3a electoral inglesa
funcionarios del Estado Incompatibilidad Bernard Shaw
de c a r g o s
y la República
aprendiz de brujo
EL SEÑOR AZAÑA TENIA DESCONTADA LA
PROTESTA DE LOS FUNCIONARIOS
EN
D«L 0 0 -
BIIRNO
HITLER QUIERE EL PODER
B E R L Í N 29 (12 n,).—Las entrevistas del Sr. Hitler con el general Lehleiser, jefe del gabinete del
general Groener, hacen suponer en algunos círculos
políticos que el Sr. Hitler tiene la intención de int e n t a r u n a aproximación hacia los circuios gubernamentales.
El miniatro de l a Reicbewehr h a hecho saber que
Hitler h a afirmado que renuncia a sus oamp-añas de
agitación en el Ejército, y que de a h o r a en adelante
Be m o s t r a r á hostil a toda acción ¡legal.
E s t a s indicaciones confirmen Jos rumores según
loe cuales el Sr. Hitler pretende preparar el camino
Ante un grupo de periodistas dijo ayer el Sr. Azaña acerca del dep a r a subir al Poder. Ahora se t r a t a de saber con
quién lo compartirá, pues el partido que acaudilla creto sobre plantillas de funcionarios:
—Yo espero que se produzca la n a t u r a l reacción entre los funcioBo ee bastante fuerte p a r a obtener mayoría.
. Ea_Sr. Hitler, cuya alianza con los elementos ca- narios. Tengo por descontado que a r m a r á n bastante mlis jaleo que
los
militares, porque éstos n o podían sino limitarse a comentar las
pitalista* del país e r a lo único que le m e r m a b a prestigio cero^ <je jg^ ni-asas populares, se esfuerza ac- reformas en los cuartos de banderas. Lo-s funcionarios supongo que
tualmente en conseguir la adhesión de ¡os Sindicatos i n t e n t a r á n majnifestaciones, r e c u r r i i ^ n a l a Prensa, etc.; pero es igual,
Estlá prevista la campaña, y como el principio que inspira^ ©1 decreto
Obreros cristianos p a r a tener mayoría estable.
as e s u m a en loe circuios bien informados de Ber- es justo y necesario, procuraré mantenerlo. No se hace daño material
»in q'.ie no se debe d a r demasiada importancia, por a nadie; se deja la voluntariedad p a r a pedir o no la jubilación. Tiene
ÍJ¡^^r°^
'^^^^ ahora, a los esfuerzos del partido na- adornas el decreto la virtud de favorecer a la gente que a n d a por la
luBEíLíaflfi^íftaiEJDite. rn^dn- j n i t a d d« las e«oa)as y no perjudicar ni a los de axrlba ni a los d«
(Servicio etptctttl a« BI. ÉOZ^J
B E R L Í N SO (1 m.).—El ministerio de la G u e r r a
confirmó oficialmente esta m a ñ a n a la entrevista que
se celebró hace tres s e m a n a s - e n t r e el director del
Personal del ministoiio ds la Reichswehr, general
Schleiclier, y el tribuno extremista Adolfo Hitler,
que 66 considera generalmente en los círculos politicos berlineses como el preludio de un cambio de
frente de loe racistas. Estos últimos, desligándose de
loe p a n g e r m a n i s t a s de Hugenberg, según parece,
aceptarían formar parte de un Gobierno de concentración, del que seguiría siendo jefe el Sr. Brüniag.
Se cree que Hitler se comprometió y adquirió con el
general Schleicher diversos compromisos respecto
a la actitud de su partido p a r a con ¡a Reichswehr. El
tribuno racista, s e g ú n se asegura, se comprometió a
tiue, en el caso de que su partido ascendiera al P o der, no convertiría sus tropas de asalto actuales en
Milicias nacionales, como hizo el Sr. Mussolini con
sil* "camisas negras".
Por o t r a parte, parece convenido con el generai
Schleicher que Hitler renuncia a poner al frente de
las fuerzas del Ejército a hombres afectos a él exclusivamente, como afirmó que lo h a r í a et llegaba
el Poder.
. Se asegura en los círculos políticos de Berlín que
el canciller B r ü n i n g no t a r d a r á en modificar de n u e vo su Gabinete, p a r a que en él entren los hitlerianos, a los que entregará, entre otras, las carteras del
Interior y de la Guerra. Xja. c a r t e r a del Interior la
desempeñaría el diputado Straeae.
Sé afiade a este propósito qué p a r a p r e p a r a r el
peatablecimiento de la paz entre las racistas y el alto clero, el Sr. Strasse t r a t ó personalmente hace un
mes con el obi.=;po de Magruncia, el cual, en u n a
circular, anunció que tomaría graves sanciones cont r a los hitlerianos, comd la de impedirles el acceso
• a las iglesias de su diócesis. (Febus.)
NUEVO PROYECTO DEI^ JWt
Madrid, viernes 30 de octubre! de 1931
Se crea una Eácuela
de Estudios Orientales
VARSOVIA 29 (10 m.).--El Instituto Oriental do esta capital ha.
organizado ijna Escuela de Estudios Orientales.
L a Escuela está dividida en tres
secciones dedicadas al estudio de
las cuestiones y lenguas d«l próximo y del lejano Oriente: ruso,
ucraniano, r u m a n o , serbio, áralx?,
turco, georgiano y t á r t a r o .
Cuatro mil comerciantes celebran
una agitadísima reunión
Se pronuncian en tonos muy vivos acerca de varios
problemas políticos y sociales
E n el salón de actos de la Sociedad L a Única, abarrotado de
púlulico, sa celebró anoche una interesantísima j u n t a general ordin a r i a de la Defensa Mercantil P a tronal.
Presidió D. EJmillo Requejo.
L a asamblea aprobó las actas
de las sesiones anteriores y las
cuentas.
Después se pone a discusión el
p u n t o del orden del día relativo a
¡a emisión de opiniones sobre eil
Elstatuto catalán.
Don Manuel Gómez propone que
los comerciantes madrileños rechacen ios géneros que lea sean
ofrecidos en cartas escritas en catalán.
Don Ángel Ligero sostiene que,
de prosperar el E s t a t u t o catalán,
Madrid sería su primera víctima,
pues se convertiría en una ciudad
de tercer orden.
E l Sr. Gil R e i n a entiende que
este asunto, por su c a r á c t e r polít¡co, no e n t r a en los fines* de e s t a
Sociedad, y por t a n t o debe qu^sdar
suspendida la discusión sobre este
extremo.
E l Sr. B a r d e r a s estima que ee
h a t a r d a d o demasiado en esponer
«1 disgusto que causa a la clase
mercantil el E s t a t u t o catalán.
Don Teodosic Valentín dice que
¡as c¡ases mercantiles deben redoblar su a m o r a Madrid. P r o p o n e
que el comercio contribuya en la
medida de sus fuerzas p a r a entreg a r unos cuantos millones al
Ayuntamiento con objeto de que
en los solares que el Municipio
posee en las orilias del Manzanares se construyan grandes edificios p a r a ofrecerlos gratis d u r a n t »
dos años a los industriales que
quieran establecerse en Madrid.
Afirma el orador que probab.em e n t e vendrían también muchos
catalanes.
•
Oidas las opiniones de la asamblea sobre este asunto, se p a s a al
relativo a la situación de las clases maroantllea en relación con el
attmento de la contribución.
E l Sr. Santaella comienza afirmando que es deber de todos, por
paitrioUsmo, ser republicanos, pero
siempre que la República sea, com o h a dicho el presidente del
Consejo de ministros, p a r a todos
los españoles y no se trasforme en
u n a Rspfiblica. de clases.
Ca.lifica el a u m e n t o de la contribución de ineficaz, injusto y ar-
bitrario. Si la economía está, en
crisis, todos loss españoles estamos
en la obligación de acudir en su
auxilio. El peso no pueden soportarlo únicamente las clases mercantiles y ía agricultura.
Bl Sr. Martínez R e u s recomienda la unión d e todas las clases productoras, pues si no somos fuertes
las presiones del Gobierno y las
del socialismo c a e r á n sobre nos;
otros. H a y que decir que habría
muchos comerciantes que no podrán pagar y, por tanto, de n a d a
servirá a u m e n t a r la contribución.
El presidente, Sr. Bequejo, se
asocia a las p a l a b r a s ded Sr. Martínez Reus, y afirma quo las clases
mercantiles están di3puesta,s a la
acción, porque ven en peligro a España, y por encima de todo hay que
salvar a la patria. (Ovación.)_
S e ' pone a discueión el último
punto del orden del día: "Insoportables bases de trabajo presentadas
por la dependencia mercantil."
El Sr. Kequejo da cuenta de ¡a
visita hecha ayer por la Comisión
mercantil al ministro de Trabajo
p a r a hacerle ver la situación trágica del comercio madrileño y el
peligro mortal que para él representa la aprobación de las bases de
trabajo, presentadas por la dependencia mercantil.
L a asamblea, con un entus'iasmo
delirante, concede u n ilimitado voto de confianza, y (^mo ee prodi^
oen algunos asambleístas con gran
violencia, les recomienda el Sr. R e quejo screnidaíl, y aflrina:
—^Nosotros no provocaremos ni
consentiremos que se nos provoque.
El Sr. Aparicio comienza por afirm a r que hay que hacer público
que, sea la actitud que s e a la que
adopte la clase patronal, no irá
n u n c a contra la República ni cont r a E s p a ñ a ; pero "cuando se han
oído discursos como yo los he escuchado en Andalucía, en los que
se pedían las cabezas de los que
tenían más de dos pesetas, tenemos
que decir que el pleito nuestro lo
va a fallar u n obrero de la Unión
General de Trabajajdores, u n hombre que pertenece a un partido' de
férrea disciplina y que tiene como
postulado esencial el aniquilamiento del capital". Cf?da día que pasa
so va agravando más la situación.
L a situación económica es horrenda, como ha dicho et ministro d»
Hacienda. Afirma q,u« os ropubli-
oano desde muoho antes que los
hombres dgi Gobierno; que h a conspirado antes que ellos en Jaca, y
que tiene en su ca-sa. en Sevilla, a
dos h e r m a n a s de uno de los capitanes fusilados en Huesca. " P e r o
antes que republicano—dice—soy
español y tengo que decir que un
compromiso de once hombres no
puede destrozar a España. L a agricultura está muerta. H a y que salvar a España, pues dentro de un
mes puede ser tarde. No nos queda más que u n recurso d e n t r a de
la ley, una manifeslación que Vaya
a la Presidencia del Consejo p a r a
declarar que el comercio madrileño
no puede ser juzgado por un miembro de un partido que quiere nue.3tro exterminio, y que ninguna ley
permite que se .sea juez y parte."
E l Sr. Martínez R e u s abunda en
e¡ criterio expuesto por ei señor
Aparicio, y dic2 que es repubücan o y que siente ¡a sociaiizacióa
en cuanto sea reparación de la injusticia social.
Discute las bases presentadas
por la Sociedad de Dependientes,
que considera Injustas. " R e c h a z a mos—^dice — las bases porque el
mismo ministro de Trabajo, socialista, nos da u n a lección p a r a qufl
las rechacer/ios. Todos los auxiliares do aquel ministerio, aunque
tengan c u a r e n t a años, tienen sueldos de 2..500 pesetas, y m i e n t r a s el
E s t a d o t e n g a servidores así pagados, o el socialismo se impono
al Estado, o nosotros pedimos sujetarnos a las leyes de la economía general del país."
Un asambleísta propone que si
el ministro firma las bases presentadas por la S(x;icdad de Dependientes, rechazadas por la clase mercantil, se dé ésta de baja
en la contribución.
Intervienen varios as'amhleístaj.
y finalmente hace el resumen el
presidente. "Hemos escuchado—dice—los distintos puntos de vista
expuestos en esta reunión. I^a Comisión tiene conciencia de sus acta?, y cree que por las representaciones que o s t e n t a tiene qua
obrar con s u m a prudencia p a r a
que en ningún momento se le pued a tildar de precipitada; pero tened todos présenle que cuando la
Comisión os rech/ms iremos dond e ' tengamos que llegar, y pese lo
que pase."
L a asamblea ovaciona calurcsam e n t s al Sr. Requejo.
Constitución de una
potente Sociedad angloitaliana
ROMA 29 (12 m.).—Se anuncia
la constitución en breve piazo en
esta capital de u n a Sociedad anónima angioitaliana con objeto de
fomentar la industria, el comercio
y la exportación.
El capital social será de seis mil
millonea de liras; cinco mil millones s e r á n sunriinistradog por' un
grupo británico, bajo los auspicios
de la Weetminster Corporation, y
mil millones, por otro grupo italiano.
L a Sociedad creará diversas entidades filiales, especialmente u n a
Sociedad angioitaliana de electricidad y una Sociedad dedicada especialmente al fomento de la exportación.
El Consejo de administración
estará integrado por diez italianos
y diez ingleses. (Fabra.)
-0»"
EN
GRECIA
Se quiere impedir la
entrada de artistas extranjeros
A T E N A S 29 (10 m.).-~El presidente do la Asociación de Artistas Helénicos ha sometido «, los
ministros de Negocios Extranjeros y del Interior una memoria
en la que se Invita ai Gobierno
griego a adoptar medidas cncaminadss a impedir las visita."? de artistas extranjeroG en j i r a por Grecia, ya que ello significa una importante exportación de dinero.
(Fabra.)
En el año X de la era fascista
D u r a n t e e! año que acabe de trascurrir, Mussolmi
ha sido muy parco en diecureos poiiticoa. H a hablado, en efecto, rarieimas veces en público, y siempre
con una evidente moderación. Contrasta el mutismo
de este a ñ o con el maximalismo verba! que caracterizó la actividad política del "duce" dui-ante el áft»
anterior. Están a ú n en la miemoría de todos los í a moeoe discuraos sobre política internacional—^sobr»
todo el sensacional y violentísimo discurso de Florencia—que Mussolini pronunció a h o r a hace un aflo
y que coincidió con los fulminantes asaltos contra
casi todos loe Consuladoe franceses de Italia. B a
aquel momento, Mussolini pasaba por ser el campeón de l a c a m p a ñ a antideearmista y el más decidido partidario de la revisión de los Tratados. I»a»
imprecaciones, las invectivas que el "duce" lanzó e n .
tonces contra te. política democrática; loe sarcasmo»
que dedicó a loe inmortales principios de la Revolución francesa, hicieron en «1 mundo u n a impre«ióni
considerable. F r e n t e a lo que ¡¡amó la "hipocresía
demoüberai", «I primer ministro italiano postuló «Ha
vez m á s la estatolatria fascista y la eficacia del autoritarismo sistemático. Su discurso fué en realidad
u n a glosa de la frase de Lenin: "Donde hay libertad
no hay EJstado."
E s t e a ñ c el partido fascista ha conmemorado el
décimo aniversario de la m a r c h a sobre R o m a y de
la e r a muesoüniana. El "duce" h a pasado, con este
motivo, dos días completos en la vivacísima ciudad
meridional de Ñapóles. H a pronunciado un discurso
al pueblo, desde un balcón de la plaza del Plebiscito. U n a inmensa multitud ovacionó delirantemcnta
a Mussolini. Un observador objetivo, el éorresponsal de "IJC Tempe" en Roma, h a comprobado la proximidad del pueblo « su condotiero máximo. " E s pectáculo semejante no puede dejar de tener una
elgniflcación—escribe—. iSemuestra, entre otras cosas, que l a s profundas dificultades económicas e a
que está sumida la península no han alejado daJ
régimen las a n c h a s corrientes de la población italiana." Mussolini h a sido objeto do frenéticas y delirantes ovaciones; algunas d e p i l a s las compartió con
un g r a n cartelón que apareció en la plaza del Plebiscito, y que decía en grandes letras n e g r a s ; " L a
Dalmacia, o la muerte." En resumen: los observadores del paso de Mussolini por Ñapóles coinciden
en afirrxiar que la conmemoración fascista se ha caracterizado por su diaipasión patriótico altísimo y
por haber conservado el tono rojonegro que el régimen de la península ha comunicado a sus acto»
espectaculares.
E n términos generalas, el discurso de MuasoünV
h a sido de u n a g r a n moderación. Lo que importa
recoger del mismo es la afirmación hecha por el orador sobre la necesidad de abrir más ampliamente '¡as
p u e r t a s del p a r t i d o a todos los italianos y de facilit a r BU e n t r a d a en los cuadros de la clase política
dominante. No llega el faeoiemo a ser una organización minoritaria t a n estrecha como es en Rusia el
partido comunista. E n un país de más de 180 millones de habitantes, como Rusia, apena hay un millón
de comunistas oficiales. E n Italia, con u n a población
de 42 millones, hay otro millón de fascistas. L a anipliación anunciada por Muiseolini del parti<io fascista, ¿es u n síntoma de fortaleza? ¿ E s u n sintom* da
debilidad de un régimen que ¡^e siente asfixiado por
la desconfianza del país sobre el cual está militarmente acampado? Más parece que e ' g e s t o d e l " d u c e "
es ¡a traducción correspondiente a u n estado de seguridad que a una concienchi dubitativa y flotante.
E ¡ fascismo puede abrir sus puertas a nuevoe re» •
ctutas, porque eu fuer»» no teme ya ser defiTiptuAda.
Tsa íaífclsnío n o sólo e« u n a cla^e política,'sino «!««
ha echado proínndaa rtócaá «n Italia. Ün obeerv»*
dor ingle* t M t a b a de daSr hace poces días 1* impresión del grado de arraigo del fasciísmo en Italia coii
esta frase: " E l fascismo se confunde en Italia coa
el mismo país; si uno viaja, en efecto, por la península, tiene la sensación de que Mussolini e / u n
hombre mítico; es decir, un sor que hubiera podido
morir hace y a unos años. Lo que está vivo en Italia,
m á s que Miussolini, es 'el mussolinismo, como lo que
es vivo en Rusia, m á s que Lcnin, re el leninismo."
El afto X de la era fascista coincide con un hecho
q u e h a llenado de júbilo a la clase poUtica: por prim e r a vez desde la unidad, Italia h a tenido durant«
el pasado mes de septiembre la balanza coMercia.1
favorable. E s t e hecho, que es la coronación de un
esfuerzo titánico de racionalización de la economía
italiana, h a dado a loa ciudadanos de la península
u n a idea de la eficiencia de! régimen imperante. L a
P r e n s a fascista está pasando esto.s días el balance del
año anteribr. P o r cuenta del ministerio d« Trabajos
públicos y de ios demás ministerios se han llevado
a cabo 2.0S8 obras de Estado, con un importe global superior a 2.000 millones de liras. Casi la m l t i d
de e s t a s u m a h a sido dedicada al g r a n plan de reconstrucción ds la baja limalla. Paralelamente a esta»
noticias, la P r e n s a fascista concede una enorme importancia al viaje de Grandi a Berlín. Las eorrientes germanófil«6 en Italia son cada día m&.% visible»
y m á s estables. Los redactores diplomáticoa y Jos corresponsales en Alemania de lof? periódicos italiano»
están glosando copiosamente el tema do la npc?stdad de que "las dos grandes naciones prolefari'ís do
E u r o p a formen u n frente único p a r a luchar contra
el "fitatu quo" de los Tratados impueeto« por las naciones privilegiadas".
Discurso de H i n d e n b u r g
ante el Consejo Económico
B E R L Í N 29 (i t.).—El Consíjo Económico ha ce;
lebrado hoy su primera sesión, con asistencia del
Presidente Hindenburg, d«l canciller Brüning. d«
loe miembros dol Gobierno del Reich, del presidente de la Reiohsbank y del director de Ferrocarriles
del Reich.
El mariscal Hindenburg pronunció un diacuwo
declarando abierta la sPtVión, y diciendo fspacialmente que la grave crisle de la economía mundial y
el malestar económico, ¡••írticularmen'? fn Alemania, ouo.btantan ftji confianía en el mantenimiento
de ¡as basen de la econonúa nseion.il alnrnana.
"Nadie dej'itá de tpconocer—ha ailadido-«luantas
circunataneiBs políticas y económicas mi ndiales h s n
determinado la situación por que atraviesa Atemania. La política exterior g e r m a n a tiPne iraport>snt(-R
y dlfSciles tareas que llevar a cabo. Bspeio que ci-"taréis todos animados, como lo e-stny yo y lo ectá
el Gobierno del Keich, do una voluntad flrrro de
a p a r t a r por nuestra propia fusrza a AlemWi'» de
todo lo que pueda d)st»aer al pusblo aieinán de cUis
propios esfuerzos, cualquiera que sea la evotución
del mundo. Solamente asi podrá crearí» un» hr,$e
a esfuerzos intcrnacion.-i.'es indicpcnsabirs para '•»
solución total de la crisiñ mundial.
Sólo podréis cumplir vuestra misión con una just a evaluación de las fuerzas económicsíi y un equilibrio equitativo de ¡os intfrc.i.^s di.'cordanírt»."
El canciller Brüning hizo dcspué.» i'po ás !a r-'-tab r s , exponiendo la situación eccnórrlra y lap pc«ibüidades de mejora de la misma. (Fabra.)
Cuatro concentraciones de fascistas en L A T R E G U A EN L O S
ARM.AMENTOS
Roma
ROMA 29 (10 m.).—Anoche se celebraron en esta capital cuatro
g r a n d e s concentraciones de íascistas, que se dirigieron luego a ' la
plaza de Venecia, donde prorrumpieron en aclMnaciones a Mussolini, el cual hubo de asomarse' a
uno de loa balcones p a r a saludar
a la muchedumbre. (Fabra.)
«
L a reunión, a la que asintieron
cerca de cuatro mil comerciantes,
y en la que estab-.n rr^pre.'cntadas
todas las S o c i e d a d e s gremiale.^,
trascurrió dentro del mayor entusiasmo, y la intervención de \on
diatlnloa asambloi-=tas adoptó tonoj muy vivos.
NOBTEASIERICA A C E r T A LA PROPUil^íTA
WASHINGTON 29 t l 2 n.l.-f^o.s Estados Lji-cra
han enviado un despacho a la Soci'*3ad de iat- Kacione* comunicando la aceptación del plan d i tregua de a r m a m e n t o s por un año propuesto por *1
organismo de Gincbraf (Fabra.)
E t . J A P Ó N l A ÍXJNDICIONA
TOKIO 29 (12 n . ) . ~ L a Agencia Rengo anuncia
que el Gobierno japonés h a hecho llegar a! COMeJo
de la Sociedad de las Nacionss su respuesta a la proposición rcterente a u n a tregua dfi un afto en !<^a
armamcnta^.
El Gobierno japonés dice que acepta psa p r o p i : « ta, a r».serva de que no afecte en n a d a ios piarifS
ya estableíldos, y con la. condición de que !os.E.«'!'sdos próximos al japón, especialm-ente las qus
no son miembro.'? de la St)ci(»dad ú». leií N-sclonef,
se adhieran también & ia mencionada propuesta.
Descargar

hitler y el canciller un discurso de mussolini

Auge de dictaduras en el siglo XX

Auge de dictaduras en el siglo XX

Italia fascistaHitlerRegímenes dictatoriales de postguerraPortugal y SalazarAlemania NaziHistoria Universal contemporánea siglo XX

FASCISMO 1. Italia de Postguerra:

FASCISMO 1. Italia de Postguerra:

PostguerraNacimientoMussoliniHistoria contermpoáneaItalia

Europa de Entreguerras

Europa de Entreguerras

TotalitarismosHistoria universalCrisis de 1929