CAPÍTULO II MARCO TEÓRICO 1. Antecedentes de la

advertisement
CAPÍTULO II
MARCO TEÓRICO
1. Antecedentes de la Investigación.
Seguidamente se señalan algunos estudios relacionados con la temática
investigada, los cuales aportan datos referenciales importantes a ser
considerados al momento de abordar este trabajo.
Vielma (1997) ejecutó un trabajo titulado: “Determinantes individuales y
sociales del comportamiento del consumidor de electricidad en la zona
residencial de las parroquias Olegario Villalobos, Carracciolo Parra Pérez y
Cristo de Aranza de la ciudad de Maracaibo”. El objetivo fundamental de esta
investigación fue identificar los determinantes individuales y sociales de
comportamiento del consumidor relacionado con el consumo de energía
eléctrica de los marabinos que habitan en las parroquias Olegario Villalobos,
Carracciolo Parra Pérez y Cristo de Aranza de la ciudad de Maracaibo.
En el nivel teórico, Vielma fundamentó su estudio en la teoría sociológica
del comportamiento del consumidor de Veblen (1993), en el modelo
explicativo del comportamiento del consumidor de Arellano (1993), y en los
postulados de Fishbein (1997), Kotler (1994) entre otros. La metodología
22
23
empleada fue de tipo descriptivo. Se trabajó con una muestra de 100 sujetos
estratificadas en tres clases sociales (alta, media y baja), representadas por
la urbanizaciones "La Virginia, La Victoria y el Sector Haticos", para la
obtención de las muestras se trabajó con la técnica de muestreo de azar
simple combinada con la estratificada no proporcional.
Se diseñó un cuestionario como instrumento de medición, compuesto por 21
ítems y construido atendiendo los objetivos, variables e indicadores en estudio.
Se determinó que el instrumento era válido de acuerdo al criterio de 4 expertos
del área objeto de estudio y se calculó un índice de confiabilidad de 0.95 por
medio del método Cronbach, lo cual demostró la confiabilidad de la prueba.
Los resultados indicaron a través de estadísticas descriptivas basada en
frecuencia y porcentajes como los determinantes influyentes mayoritariamente
en el comportamiento del consumidor de energía eléctrica de las tres clases
sociales en estudio fueron las motivaciones, actitudes y cultura. La clase social
alta, representada por la urbanización La Virginia, ve influenciado su
comportamiento
además
por
estímulos
perceptivos,
reforzadores
del
aprendizaje y muestran patrones de consumo de energía eléctrica
indiscriminado. Se recomendó programas de masas y de atención directa para
modificar el comportamiento de consumo de energía eléctrica en la zona
residencial de Maracaibo.
Esta investigación aporta valiosa información para interpretar el
comportamiento de consumo a partir de las motivaciones, actitudes y cultura
de la población, lo cual está vinculado con el propósito de este estudio,
24
enfocado en comparar las tasas de crecimiento PIB con el consumo eléctrico
interanual y el crecimiento vegetativo de la demanda de potencia eléctrica en
Venezuela. La clase social alta, ve influenciado su comportamiento además
por estímulos perceptivos, reforzadores del aprendizaje y muestran patrones
de consumo de energía eléctrica indiscriminado.
Esta investigación muestra datos sustanciales que apoyan los propósitos
de este estudio enfocado en identificar los patrones de consumo del
venezolano como suscriptor eléctrico y en particular del zuliano, lo cual sirve
de referencia para este trabajo, el cual contempla dentro de sus objetivos
específicos tales propósitos.
Un estudio fue realizado por Barrera y Guller (1999) en la Universidad
Nacional de La Plata, titulado: “Abastecimiento de Electricidad a las
Poblaciones Rurales”. El estudio fue documental con diseño no experimental
de tipo bibliográfico. Se analizaron las unidades de análisis tales como
documentos y reportes del consumo y abastecimiento eléctrico.
Los datos fueron analizados en su contenido. Los resultados indican en
los últimos años una profunda reforma en la Argentina de la manera de
operar el sector eléctrico, la cual consistió en definir un marco regulatorio
que adapta al medio local muchas de las características de los sistemas
eléctricos de los países anglosajones. En esencia, responsabiliza a
empresas privadas de abastecer a los consumidores, presentes y futuros.
Sin embargo, se indica la existencia en Argentina de una población rural
dispersa de unas 2,2 millones de personas, casi cuarenta millones en
25
América Latina, no conectadas a las redes de distribución de energía
eléctrica y no es probable que llegue a estarlo en un futuro previsible. El
marco regulatorio mencionado no atiende a esos pobladores rurales
dispersos y no prevé la manera de movilizar los recursos ni de poner en obra
las soluciones técnicas para resolver tal situación de inequidad.
Por ello se concluye la conveniencia de buscar la forma de hacerlo, es decir,
encontrar una organización para abastecer de energía eléctrica a la población
dispersa con unas condiciones de calidad, seguridad y costos adaptadas a sus
características. Técnicamente, el camino es aprovechar los flujos energéticos
renovables disponibles en cada zona y buscar un servicio el cual pueda
mantenerse en el largo plazo y que afecte el ambiente lo menos posible.
La escasa densidad de población de las áreas rurales, el difícil acceso a
los lugares donde viven muchas familias y el bajo consumo de electricidad de
las viviendas campesinas impiden expandir las redes de distribución para
servir a esos 2,2 millones de potenciales consumidores, pues la rentabilidad
de la inversión sería insuficiente.
La radiación solar y el viento constituyen fuentes de ese tipo; son flujos
energéticos más o menos permanentes, de mayor o menor intensidad,
disponibles en casi todo el territorio y perfectamente aprovechables, mediante
técnicas y equipos individuales, muy sencillos, para satisfacer las reducidas
necesidades eléctricas de consumidores domiciliados en sitios poco accesibles.
Este estudio facilita información sobre el comportamiento de los
consumidores en otras zonas de América Latina, lo cual sirve de marco
26
referencial por su aporte de datos, los cuales pudieran ser vinculados con la
conducta de consumo de energía de los venezolanos.
Chaparro
(2000)
realizó
un
estudio
titulado:
“Descripción
del
Comportamiento del Consumidor Residencial de Energía Eléctrica con
irregularidad en el pago, situado en el Municipio Lagunillas del Estado Zulia”.
El estudio tuvo como propósito describir el comportamiento del consumidor
residencial de energía eléctrica ubicado en la Costa Oriental del Lago de
Maracaibo, con irregularidad en el pago del servicio y condiciones normales
de facturación. La construcción de las bases teóricas se centró en las
orientaciones de autores como Schiffman, Arellano, Kotler, entre otros.
La investigación siguió la modalidad de trabajo de campo de tipo
descriptivo, con enfoque cuantitativo. Se empleó la población de suscriptores
residenciales del municipio Lagunillas con irregularidad en la cancelación de
su servicio.
El tipo de muestreo fue probabilístico estratificado aleatorio proporcionado
y la muestra estuvo conformada por 225 clientes residenciales, con lecturas
normales y facturación normales, con deudas mayores a seis meses.
Como instrumento de recolección de información se utilizó un cuestionario
estructurado con escala de categorías. La técnica de análisis de datos fue la
estadística descriptiva, con distribución de frecuencias y correlación de
variables, para determinar los indicadores del comportamiento de los
consumidores residenciales con irregularidad en el pago del servicio
planteados en la investigación.
27
Los
resultados
indicaron
las
variables
psicográficas
como
las
mayoritariamente influyentes en los clientes, entendidas por los hábitos de
consumo, el modelaje familiar, los estímulos perceptivos y el aprendizaje,
como reforzador de actitudes. Asimismo, entre las variables socioeconómicas
más influyente está el ingreso y el nivel de instrucción de los clientes, en
quienes se muestran patrones de consumo bien diferenciados. Se indica
como esta descripción debe servir de base para investigaciones más
profundas sobre cada segmento de clientes no pagadores y con altos
consumos, sustentados sobre la base de programas de información y
comunicación acordes con
las particularidades de los suscriptores
residenciales.
Esta investigación permite verificar la existencia de variables asociadas al
comportamiento de consumo, por lo cual aporta datos sobre los posibles
cambios en el consumidor de energía y cómo esto interviene sobre los
hábitos de los clientes.
Otro estudio interesante fue realizado por Casado y Ayub (2001) titulado:
“Valores Medios del Consumo de Gas y Energía en Viviendas de San Miguel
de Tucumán según el Nivel Económico de los Usuarios”. El objetivo fue
determinar los consumos específicos de gas y de electricidad, su correlación
con el nivel económico de los usuarios y la influencia de las temperaturas
medias mensuales.
Este trabajo se llevó a cabo bajo la modalidad de un estudio
exploratorio de campo. Se consideró a la población de San Miguel de
28
Tucumán y el Gran San Miguel de Tucumán, que cuenta con un total de
113.048 viviendas unifamiliares y se seleccionó una muestra aleatoria y
representativa de 62 hogares.
Los datos fueron obtenidos mediante dos instrumentos: a) una
encuesta, dirigida los usuarios (incluyéndose los registros del consumo de
gas y electricidad); y b) un relevamiento, dirigido a las características del
edificio y sus artefactos. Los datos fueron obtenidos mediante el llenado
de un formulario, los de consumo, tanto de gas como de electricidad, de
las facturas respectivas; cuya información fue analizada con estadísticas
descriptivas y correlacionales.
Se trabajó con dos fuentes de datos climáticos, uno de la Estación
Aeropuerto del Servicio Meteorológico Nacional, otro de una estación
recolectora de datos situada en la propia ciudad. Se correlacionaron los
consumos de gas y de energía eléctrica con los aspectos: “nivel
económico”, condición de usuario (usuario o aportante según colabora con
el abono de la facturas de energía), y temperaturas. Los resultados
indican un menor consumo de gas y electricidad (54.98 m3 y 176.85 KWh
respectivamente) respecto al promedio nacional obtenible de datos de la
Secretaría de Energía (59.60 m3 y 191.59 KWh respectivamente).
Se indica entre los resultados que el consumo energético de una
vivienda
está relacionado con el comportamiento, los hábitos o las
necesidades de los usuarios. Para poder distinguir la influencia del
comportamiento del usuario en cada componente del consumo es
29
necesario establecer los valores medios del consumo específico de
energía. Ello posibilitaría estimar los potenciales factores de ahorro
energético.
Como se evidencia, este trabajo se consideró un aporte en tanto
proporciona información sobre la forma en la cual se pueden determinar
los valores de consumo específico de energía eléctrica, además de
considerar variables climáticas y el comportamiento del consumidor.
Pérez (2002) llevó a cabo un estudio titulado: “Hábitos de consumo de
energía”. El estudio tuvo como propósito analizar los costos de demanda
de electricidad en España. El tipo de investigación fue documental con
diseño bibliográfico. Las unidades de análisis fueron los registros de
utilización de energía eléctrica en España, apoyado en los reportes de
trabajadores sociales que realizan visitas directas en los hogares. Los
datos fueron analizados de forma cualitativa y cuantitativa.
Los resultados indican el gasto de las familias españolas al año, en
promedio, de 549 euros en electricidad y de 372 euros en gas. Según se
desprende de esta encuesta, los consumidores gastan más energía de la
necesaria. Sin embargo, adaptar algunas costumbres y optar por
equipamientos más eficientes son los dos puntos clave para limitar ese
gasto y recortar las facturas, al tiempo de preservar los recursos naturales.
Esta investigación muestra el desperdicio de la energía como una
problemática en diversidad de países, lo cual le adjudica relevancia al
trabajo por afectar no solo a Venezuela sino como un fenómeno
30
compartido por otras regiones, siendo por lo tanto esencial realizar
estudios enfocados al análisis de los hábitos de consumo.
2. Bases Teóricas.
A continuación se presentan las bases teóricas del estudio, donde se
analiza la opinión de los autores en torno a diversos tópicos vinculados con el
crecimiento poblacional, la teoría de consumo, el comportamiento del
consumidor, entre otros.
2.1. Historia de la Electricidad en Venezuela - ENELVEN.
Cuando comienza en Venezuela la historia formal de la industria eléctrica,
al inaugurarse en 1888 el alumbrado de la ciudad de Maracaibo, ya se
habían producido numerosos acontecimientos, siendo el más remoto que se
ha reseñado el del inventor de Calabozo, Carlos del Pozo, quien había
logrado construir una máquina para hacer electricidad. Sin embargo, se
considera a Maracaibo como la primera ciudad venezolana en tener un
sistema eléctrico, regular y continuo, siendo además la segunda ciudad
suramericana en contar con el sistema, ya que un año antes en Buenos Aires
se contaba con este servicio.
La instalación de la electricidad fue posible gracias a la visión y tenacidad
del comerciante Jaime Felipe Carrillo, quien firmó un contrato en Nueva York
31
con la empresa Edison Electric Inc. En 1888, con el compromiso que el 24 de
Octubre de ese año estarían alumbradas las principales calles de la ciudad.
Maracaibo pasó del alumbrado con kerosén a la electricidad. La empresa
generadora pasó en 1889 a llamarse “The Maracaibo Electric Light
Company”, antecesora de la actual C.A. Energía Eléctrica de Venezuela
(ENELVEN).
También en 1889 entró en servicio el sistema eléctrico de la ciudad de
Valencia, iluminando sus calles céntricas. La actual C.A. Electricidad de
Valencia (ELEVAL) fue fundada en 1895. La central que comenzó
operaciones en 1910 era hidroeléctrica, aprovechando una caída de agua de
266 metros de altura. El 28 de Octubre de 1915 inicia operaciones la C.A.
Industrial de Barquisimeto, con una planta de 180 HP.
El 20 de Julio de 1919 se funda en San Felipe la C.A. Fuerza y Luz
Eléctrica de Yaracuy, con el objetivo de explotar un contrato celebrado en
1916 entre la municipalidad local y J.C. Prince y Cía. para la electrificación
de la ciudad. En 1924 un consorcio canadiense adquiere las acciones de la
empresa pionera de la electricidad en Venezuela, The Maracaibo Electric
Light Company. La nueva empresa pasa a denominarse Venezuelan Power
Company.
Para 1926 la Venezuelan Power inaugura la planta “La Arreaga”,
actualmente Planta Ramón Laguna, con dos unidades de vapor de 1500
kilovatios cada una. Al año siguiente entra en funcionamiento una tercera
unidad de 3000 kilovatios de capacidad.
32
Lo mismo ocurría en otras ciudades del país, en las que se establecían y
comenzaban operaciones empresas y plantas de esta incipiente industria.
La electricidad se había convertido en una importante palanca del
desarrollo social y económico del país. Las capacidades instaladas de las
centrales
aumentaban
aceleradamente,
como
respuesta
a
los
requerimientos económicos. Para 1940 la Venezuelan Power se convirtió en
la C.A. Energía Eléctrica de Venezuela (ENELVEN), contando entonces con
13500 kilovatios.
Al crearse la Corporación Venezolana de Fomento (CVF) en 1947, existía
en el país un sistema eléctrico fraccionado y no planificado, emprendiéndose
de inmediato un estudio a fondo sobre las necesidades y potencialidades de
este sector. A partir de ese año se activa la Sección de Energía Eléctrica del
Ministerio de Fomento, constituyendo el primer gran esfuerzo para la
tecnificación del sector eléctrico nacional. Se inicia el estudio para la
construcción de centrales térmicas e hidroeléctricas en distintos lugares del
país, partiendo de un análisis de los sistemas existentes y se comienza a
planificar la interconexión de todas las plantas.
En 1950 se inicia el Plan Nacional de Electrificación, liderizado por el Ing.
Guillermo Carriles, que contemplaba la adquisición por parte de la CVF de
numerosas empresas de suministro de electricidad que operaban en diferentes
partes del país de forma anárquica e ineficiente. En 1953 se crea la Comisión
de Estudios para la Electrificación del Caroní, la cual definió en 1955 el primer
anteproyecto de una central en Macagua. Se comenzó a construir en 1956
33
Macagua I, la primera gran central hidroeléctrica venezolana; al terminarse su
construcción en 1961 su capacidad instalada total era de 360 Megavatios. En
1963 comenzó a construirse la primera etapa de Gurí.
En 1958 se crea la Compañía Anónima de Administración y Fomento
Eléctrico (CADAFE), como parte de un esfuerzo de la CVF por racionalizar la
administración y operación de las quince empresas eléctricas del estado,
repartidas en todo el territorio nacional. En 1968 entra en operaciones la primera
de diez unidades de la Central Hidroeléctrica de Guri y continúan
aceleradamente los trabajos en esa central. En el mismo año se firma el
Contrato de Interconexión, dando origen a la Oficina de Operación de Sistemas
Interconectados (OPSIS), cubriendo los sistemas más importantes de
generación de electricidad.
En 1976 se destaca como hecho histórico la nacionalización de ENELVEN y
de la Energía Eléctrica de Barquisimeto (ENELBAR), cuando el Fondo de
Inversiones de Venezuela adquiere las acciones mayoritarias de las empresas
mencionadas, las cuales estaban en manos de la empresa Canadian
International Power.
En el campo termoeléctrico los principales acontecimientos de las
últimas décadas han sido la ampliación de la Central de Tacoa (de 1200 a
1540 MW), la construcción de Planta Centro (con una capacidad de 2000
MW), las ampliaciones de ENELVEN a 1253 MW y la de ENELBAR a 105
MW. ENELVEN se incorpora al Sistema Interconectado Nacional (SIN) en
1988.
34
2.2. La Industria Eléctrica en Venezuela como soporte del desarrollo
La
actividad
del
sector
eléctrico
venezolano
funcionamiento del país en todos sus órdenes.
es
clave
par
el
El 95 % de los hogares
venezolanos reciben la indispensable energía eléctrica que les suministra el
sistema, al igual que la totalidad de las fábricas, oficinas, comercios, centros
asistenciales, educacionales, de recreación.
Cuando se planifica el desarrollo económico y social del país, uno de los
parámetros esenciales que se considera es el suministro de energía
eléctrica. Por experiencia, se sabe que un desfase entre la demanda y el
suministro de electricidad puede generar graves problemas. Es así que se
hace necesaria la incorporación de nuevas centrales eléctricas de una
manera planificada a mediano y largo plazo. Las decisiones en la
planificación económica nacional deben considerar con mucha precisión la
situación del sector eléctrico y sus necesidades en el presente y en el futuro.
2.3. Procesos operativos asociados al servicio de energía eléctrica
La electricidad se produce en plantas o centrales eléctricas de distintos tipos,
dependiendo del tipo de generación, siendo las más utilizadas en Venezuela las
centrales térmicas (plantas accionadas con motores alimentados con derivados
del petróleo o turbinas a gas) y las centrales hidroeléctricas (turbinas por la
energía cinética de las aguas de ríos). Los procesos operativos asociados al
35
servicio de energía eléctrica son cuatro fundamentalmente: Generación,
Transmisión, Distribución y Comercialización.
2.3.1. Generación
El ciclo de generación térmica se fundamenta en el movimiento giratorio de
turbinas a vapor, movidas por el vapor de agua producido al quemar
combustibles fósiles en recipientes cerrados llamados calderas. Un generador
se encuentra acoplado a la turbina, el cual también gira cuando el vapor
golpea sus aspas o álabes. Cuando el generador gira, convierte la energía
cinética
y
mecánica
en
energía
eléctrica,
a
través
de
efectos
electromagnéticos entre el rotor y el estator del generador.
Por otro lado, la generación hidroeléctrica consiste en el aprovechamiento
del potencial energético del agua. Al represar un río, se forma un lago
artificial, cuyas aguas al dejarlas caer chocan contra los álabes de una
turbina, produciendo el movimiento rotatorio de los mismos, haciendo girar el
eje acoplado también a un generador.
2.3.2. Transmisión
Las grandes cantidades de energía que salen de las centrales deben ser
llevadas hasta el usuario final, quien por lo general están ubicados lejos de
las plantas. La energía producida en los generadores es llevada a
36
transformadores ubicados en las plantas para aumentar los niveles de voltaje
y transportarla a través de líneas de transmisión sin que se produzcan
grandes pérdidas por calentamiento de los conductores.
2.3.3. Distribución
Los grandes bloques de energía se transportan hasta las subestaciones
de distribución, donde se encuentran otros transformadores que reducen el
voltaje a niveles adecuados para distribuir el fluido eléctrico en las ciudades,
antes de entregarlo a las casas, comercios e industrias. Mediante líneas y
postes a lo largo de calles, aceras y caminos se lleva a los centros de
consumo, reduciéndose una vez más el nivel de voltaje en transformadores
de distribución sobre los postes o de tipo compacto dentro de casetas a
valores aptos para su uso final.
2.3.4. Comercialización
La Comercialización consta a su vez de cinco subprocesos: La Medición
de la energía eléctrica que consume cada cliente, la cual es cuantificada a
través de un medidor, instrumento de precisión de alta tecnología, instalado
en su domicilio; La Lectura, realizada por personal calificado de la empresa,
quien lee y registra mensualmente su consumo en una computadora portátil
y posteriormente introduce estos datos en la computadora principal de la
37
empresa; La Facturación, recibo de electricidad elaborado con el insumo de
la lectura del medidor; La Cobranza, cuando el cliente se dirige a las oficinas
de recaudación de la empresa a cancelar el monto adeudado por este
servicio y la Atención al Cliente, proceso a través del cual se canalizan y
atienden en el menor tiempo posible los reclamos técnicos y no técnicos de
los suscritores.
Seguidamente se analizan algunas conceptualizaciones teóricas que han
dado origen a las explicaciones del crecimiento poblacional actualmente
empleadas.
2.4. Teorías sobre el Crecimiento Poblacional.
Existen múltiples clasificaciones de las teorías de la población. Gini, (citado
por Dickman, 1999, p.34), analiza su teoría de la población, centrada en dar
una explicación sobre la forma de la curva de crecimiento de las poblaciones
en el pasado y su proyección al futuro, denominándola Teoría Cíclica. Este
autor ha valorado lo pronosticable de las teorías. No quiere decir que no
exponga una visión completa de las anteriores a la de él, pero se detiene
fundamentalmente en la capacidad predictiva de las mismas y no en las
relaciones implícitas o explícitamente mencionadas.
De igual manera, menciona el mismo autor referente a Gonnard (1923)
que con el objeto de dar una visión global de las distintas teorías y demostrar
que ninguna de ellas ha dado una ley comprensiva del problema de la
38
población, utiliza un criterio histórico para clasificarlas. Las ubica en un
tiempo y espacio determinado. Al llegar al siglo XIX y XX, las distinguirá por
los
enfoques
disciplinarios
en
doctrinas
económicas,
teorías
demográficas-estadísticas y teoría sociológica.
Más próximo a la actualidad, Coontz, (citado por Dickman, 1999, p. 35),
interesado en la interpretación económica como factor importante en las
decisiones de la conducta generativa del hombre, “destacará solamente de
las distintas teorías, el tipo de relación que establecen entre el contexto
social, económico y biológico con la fertilidad de las poblaciones. Por ello, las
clasifica en biológicas, culturales y económicas”.
Del mismo modo, los soviéticos Urlanis, Sudoplatov y Arab-Ogly (1967),
citado por el mismo autor antes mencionado, utilizan un criterio ideológico.
Para ellos, la única ley científica de la población es la de Marx-Engels-Lenin.
Formularon la teoría científica de la población en la cual descansa sobre el
fundamento granítico de la dialéctica materialista y las leyes del desarrollo
social, descubiertas por los fundadores del marxismo-leninismo. Por esa
razón, su clasificación es bipolar: la teoría soviética, que sería la científica, y
las burguesas: la tradicional, las sociológicas y la de transición demográfica;
la cual, según su criterio serían no-científicas, contradictorias e involucran
detrás de ellas la idea de oprimir a los más débiles.
En función de lo señalado, se pueden clasificar las teorías en aquéllas
referidas al crecimiento vegetativo, las cuales serían las más ajustadas al
presente estudio, y las del crecimiento migratorio. Con las respectivas
39
subdivisiones, relacionados al núcleo central que las distingue de otras, en
sus interacciones con los aspectos políticos, económicos, sociales,
culturales, demográficos.
2.4.1. Crecimiento Vegetativo.
En el análisis del crecimiento vegetativo, éste es la diferencia entre los
nacimientos y las defunciones. En tal sentido, Leguina (2002) explica que dicho
crecimiento se estima como la diferencia entre la tasa bruta de natalidad y la
tasa bruta de mortalidad. La tasa bruta de natalidad es el cociente entre el
número de nacidos vivos ocurridos durante un período determinado y la
población media de dicho período. La tasa bruta de mortalidad es el cociente
entre el número de defunciones ocurridas en una población durante un período
determinado y la población expuesta al riesgo de morir durante ese período.
Esta población equivale a la población media del período.
Del mismo modo, López (2002, p. 168) agrega que el crecimiento
vegetativo se produce cuando el número de nacimientos supera al de las
defunciones en un tiempo determinado. De acuerdo con la Universidad de los
Andes (2001), la población, densidad y crecimiento de la población de
Venezuela puede ser observada en el Cuadro 1:
40
Cuadro 1
Población, Densidad y Crecimiento
Censos 1873 - 2001
Venezuela
Crecimiento
Censo
Población
Densidad
1/ (Hab /
Km2)
1873 (7 Nov.)
1.732.411
1,9
-
-
-
1881 (27 Abr.)
2.005.139
2,2
272.728
15,7
2,0
1891(15 Ene.)
2.221.572
2,5
216.433
10,8
1,1
1920 (1 Ene.)
2.479.525
2,7
257.953
11,6
0,4
1926 (31 Ene.)
2.814.131
3,1
334.606
13,5
2,1
1936 (26 Dic.)
3.364.347
3,7
550.216
19,6
1,6
1941 (7 Dic.)
3.850.771
4,3
486.424
14,5
2,7
1950 (26 Nov.)
5.034.838
5,6
1.184.067
30,7
3,0
1961 (26 Feb.)
7.523.999
8,3
2.489.161
49,4
4,0
1971 (2 Nov.)
10.721.522
11,9
3.197.523
42,5
3,3
1981 (20 Oct.)
14.516.735
16,1
3.795.213
35,4
3,1
1990 (21 Oct.)
18.105.265
20,0
3.588.530
24,7
2,5
2001 (30 Oct.)
23.232.553
25,7
5.127.288
28,3
2,3
Absoluto
Relativo (%)
Tasa Anual
Geométrica (%)
La superficie del país es de 916.445 Km2. Para el cálculo de la densidad no se
1/ :
incluyen 13.245 Km2 correspondiente a los Lagos de Valencia y Maracaibo
El 2001 incluye los resultados del Censo General y del Censo de Comunidades
Nota : Indígenas, realizados simultáneamente.
Fuentes : Instituto Nacional de Estadísticas, I.N.E - Censo 2001
Así mismo, la Universidad de los Andes (2001), expone la población,
densidad y crecimiento de la población del Estado Zulia en el Cuadro 2:
41
Cuadro 2
Población, Densidad y Crecimiento
Censos 1873 - 2001
Estado Zulia
Crecimiento
Censo
Población
Densidad 1/
(Hab / Km2)
1873 (7 Nov.)
59.235
1,2
-
-
-
1881 (27 Abr.)
1891(15 Ene.)
72.509
85.456
1,4
1,7
13.274
12.947
22,4
17,9
2,7
1,7
1920 (1 Ene.)
119.458
2,4
34.002
39,8
1,2
1926 (31 Ene.)
204.075
4,1
84.617
70,8
9,2
1936 (26 Dic.)
1941 (7 Dic.)
275.421
345.667
5,5
6,9
71.346
70.246
35,0
25,5
2,8
4,7
1950 (26 Nov.)
560.336
11,2
214.669
62,1
5,5
1961 (26 Feb.)
919.863
18,3
359.527
64,2
5,0
1971 (2 Nov.)
1.299.030
25,9
379.167
41,2
3,3
1981 (20 Oct.)
1.674.252
33,3
375.222
28,9
2,6
1990 (21 Oct.)
2.235.305
44,5
561.053
33,5
3,3
2001 (30 Oct.)
2.983.679
59,4
748.374
33,5
2,7
Absoluto
Relativo (%)
Tasa Anual
Geométrica (%)
La superficie del estado es de 63.100 Km2, incluyendo 12.870 Km2
correspondientes al Lago de Maracaibo, no tomados en cuenta para calcular la
1/ :
densidad
En el Censo 2001 no se incluyen los resultados del Censo de Comunidades
Nota : Indígenas.
Fuentes : Instituto Nacional de Estadísticas, I.N.E - Censo 2001
2.5. Comportamiento del Consumidor
Cualquier empresa, incluyendo las de servicios públicos, tiene la
necesidad de identificar sus mercados, conocer a sus clientes, indagar las
necesidades e investigar el comportamiento para satisfacer las necesidades;
con el fin de orientar los esfuerzos hacia los públicos.
42
En tal sentido, según Kotler (1999, p. 42) “el comportamiento del
consumidor implica un conjunto de actividades que las personas desarrollan
cuando buscan, compran, evalúan, usan y disponen de los bienes o servicios
con el objeto de satisfacer sus necesidades y deseos”. Estas actividades
comprenden tanto procesos mentales y emocionales como acciones físicas.
Al considerar los planteamientos de Fischer (2000, p. 51), el concepto de
comportamiento hace referencia a “aquella actitud interna o externa del
individuo o grupo de individuos dirigida a la satisfacción de sus necesidades
mediante bienes y/o servicios”. Así, el comportamiento del consumidor es
considerado el proceso de decisión y la actividad física que los individuos
realizan cuando buscan, evalúan, adquieren y usan o consumen bienes,
servicios o ideas para satisfacer sus necesidades. Sin embargo, el estudio
del comportamiento del consumidor va más allá del simple comportamiento
individual. Un individuo o grupo de individuos puede influir en la percepción
acerca de un producto o en la toma de decisiones sobre otro.
Estas
definiciones
destacan,
al
hablar
del
comportamiento
del
consumidor, una conducta más compleja que la simple compra e involucra,
en el caso de la primera, necesidades y deseos, selección, compra y uso, así
como procesos mentales, emocionales y acciones físicas. En el caso de la
segunda definición, se enfoca en bienes y servicios, así como el proceso de
decisión antecede y determina dichos actos. Es por consiguiente, un
fenómeno complejo que puede ser explicado a la luz de una disciplina o
varias, por distintos modelos para su adecuada comprensión.
43
En opinión de Fischer (2000, p. 52), “el análisis del comportamiento del
consumidor puede constituir un proceso complejo o simple dependiendo
del grado de importancia del objeto en cuestión para el consumidor”. Pero
en cualquier caso implica una secuencia de investigación que comienza
con la detección de una carencia, el reconocimiento de una necesidad, la
búsqueda y selección de alternativas, la decisión de compra y la evaluación
posterior.
Por otra parte, el estudio del comportamiento del consumidor lleva a
analizar los hábitos de compra, las razones, la periodicidad, el lugar,
frecuencia, entre otros. Para la comprensión del concepto global de
comportamiento del consumidor se van a analizar los distintos factores
influyentes en los individuos, tanto externos (economía, grupos sociales en
los cuales se insertan o cultura), como internos (percepción de la publicidad,
motivaciones, o aprendizaje de experiencias de consumo anteriores), y la
forma en la cual se entrelazan en su estructura de decisión.
Para Schiffman y Lazar (2001, p. 3), a partir de finales del siglo XIX se
elaboran diversas teorías sobre el comportamiento humano, las cuales han
sido adoptadas para explicar el comportamiento del consumidor. A
continuación veremos tres tipos de enfoques:
Enfoque de la teoría económica: Se centra en el concepto del hombre
económico, el cual orienta su comportamiento hacia la maximización de su
utilidad. Se trata de una teoría normativa sobre la elección racional, con los
siguientes postulados:
44
El consumidor tiene un conocimiento completo de sus necesidades y de
los medios disponibles para satisfacerlas.
El comportamiento de compra del consumidor está orientado hacia la
maximización de su utilidad.
El comportamiento del consumidor es un comportamiento de elección
racional.
La elección del consumidor es independiente del medio y del entorno en
que ésta se realiza.
El análisis del comportamiento es estático.
El consumidor obtiene su satisfacción del producto en sí mismo y no de
los atributos que posee.
Este enfoque es limitado, y establece cómo debe comportarse el
consumidor y no de cómo se comporta o qué factores determinan y explican
ese comportamiento.
Enfoque psicosociológico: El comportamiento del consumidor (C) está
determinado por variables psicológicas (I) y variables externas (E), además
de variables económicas.
Schiffman y Lazar (2001, p. 4) destacan dos teorías dentro de éste
enfoque: “la teoría del comportamiento y la teoría de la influencia social”. La
primera de ellas tiene su origen en el ruso Pavlov. Trata de relacionar a
través del proceso de aprendizaje, el comportamiento actual con los
comportamientos observados del pasado. El comportamiento de compra se
fundamenta en un estímulo-respuesta. La segunda teoría se basa en la
45
influencia que el entorno social ejerce sobre la conformación interna de la
persona y sobre su comportamiento.
Enfoque motivacional: Para Schiffman y Lazar (2001, p. 4) “la motivación
es la fuerza impulsora de las personas a la acción, fuerza que es provocada
por un estado de tensión debido a una necesidad insatisfecha”. El principal
autor es Maslow (1954), quien estableció una jerarquía de las necesidades,
que son: necesidades fisiológicas, de seguridad, sociales, de estimación y de
autorrealización.
También se ha abordado bajo este enfoque las teorías psicoanalíticas,
destacándose como la perspectiva de esta óptica revela que la
personalidad de un individuo se va conformando a lo largo de su vida,
desde la lactancia hasta la adultez. Esta personalidad se desarrolla en tres
niveles: el ello o área del subconsciente, donde se generan los impulsos y
motivaciones más potentes; el yo o área de lo consciente, donde se
generan las acciones del individuo como respuesta a los impulsos y
motivos del subconsciente y el super yo, lo cual trata de dirigir los
impulsos
del
subconsciente
hacia
comportamientos
socialmente
admitidos.
Aunado a lo anterior, Schiffman y Lazar (2001, p. 5) exponen que se
han enunciado “diversos modelos explicativos del comportamiento del
consumidor, destacándose entre ellos el Modelo de Engel Kollat Blackwell,
diseñado para servir como marco para el desarrollo del comportamiento
del consumidor”. Este modelo ha pasado por varias revisiones, con el fin
46
de mejorar su capacidad descriptiva y de aclarar la relación que existe
entre sus componentes. El modelo tiene cuatro etapas:
Insumos de información (Fuentes mercadológicas y no mercadológicas)
Procesamiento de la información (memoria sensorial largo plazo: analiza
en términos de las propiedades físicas. Memoria a corto plazo: analiza en
base al significado del estímulo. La memoria es como un filtro).
Etapa del proceso de decisión (solución extensa de problemas pasan las
cinco etapas)
Variables que influyen en el proceso de decisión.
Así mismo, para Schiffman y Lazar (2001) se ha planteado el Modelo de
Sheth para la toma de decisiones de la familia, donde la perspectiva
considerada es la familia como la unidad apropiada para la toma de
decisiones del consumidor. El lado izquierdo del modelo muestra sistemas
psicológicos separados que representan las diferentes predisposiciones del
padre, madre y otros miembros de la familia. Éstas conducen a las
decisiones de compra, los cuales pueden ser individuales o de conjunto.
El lado derecho del modelo lista siete factores para ayudar a definir si una
decisión es individual o conjunta. La toma conjunta de decisiones aparece
cuando las decisiones son de alto riesgo o incertidumbre, cuando se
considera importante y cuando se dispone de tiempo para tomarla.
Otro modelo expuesto por Schiffman y Lazar (2001) es el correspondiente
al Modelo de Bettman de procesamiento de información de la selección del
consumidor. Bajo esta perspectiva, se indica que representa una capacidad
47
limitada para procesar información. Cuando el consumidor necesita tomar
una decisión, rara vez se detiene para analizar todas las posibilidades o las
alternativas disponibles.
Por lo general, emplea estrategias sencillas de decisión. Este modelo
consiste en gráficas de flujo interrelacionadas, las cuales muestran las
diversas dimensiones del proceso de selección del consumidor. Se compone
de siete elementos básicos: capacidad de procesamiento, motivación,
atención y codificación perceptual, adquisición y evaluación de la
información, memoria, proceso de decisión y procesos de consumo y
aprendizaje. Dicho modelo incluye mecanismos vigilantes del ambiente, los
cuales reciben y responden a las interrupciones continuamente.
Para culminar con los modelos de comportamiento del consumidor,
Schiffman y Lazar (2001) explican el modelo de valores de consumo de
Sheth-Newman-Gross, el cual trata de explicar por qué hacen los
consumidores sus selecciones. Este modelo es relevante para la
comprensión y segmentación de mercados. Evalúa los valores relevantes
para el consumo explicativo de la razón por la cual los consumidores
eligen comprar o no un producto específico, en tanto eligen un tipo de
producto sobre otro, por qué una marca sobre otra. Se puede aplicar para
todo tipo de productos y servicios. Se basa en tres proposiciones
centrales:
1. La selección del consumidor en función de un pequeño número de
valores de consumo.
48
2. Los valores específicos de consumo proporcionan contribuciones
diferenciales en cualquier situación determinada de selección.
3. Los diferentes valores de consumo son independientes entre sí.
En opinión de Stanton, Etzel y Walter (2002, p. 33), “los modelos
elaborados sobre el comportamiento del consumidor tiene como principal
objetivo: proporcionar una imagen global del comportamiento del consumidor,
identificar áreas y variables clave a tener en cuenta en la toma de decisiones
comerciales, explicar la relación entre las variables identificadas y aportar
ideas para el desarrollo de estrategias de mercadeo”.
Por lo tanto, se evidencia a través de lo expuesto como un modelo es
una representación simplificada de todos o algunos de los aspectos de la
realidad, siendo un conjunto de elementos vinculados entre sí, lo cual
ayuda a describir, predecir o resolver el fenómeno representado. También,
se muestra como la razón inicial para el estudio del comportamiento del
consumidor es la de permitir a los expertos en mercadeo prever la reacción
de los consumidores a los mensajes promocionales y a comprender las
razones por las cuales tomaron las decisiones de compras. Estas
representaciones permiten analizar el proceso de compra del consumidor y
dar respuesta a los planteamientos de estrategias de mercadotecnia.
Según Stanton, Etzel y Walter (2002, p. 33), “la importancia de los
estudios sobre el comportamiento del consumidor se realza sobre todo en los
entornos altamente competitivos, pues la empresa corre el riesgo de asumir
como el consumidor se incline por los productos de sus competidores”. El
49
conocimiento en cada momento de las fuerzas influyentes en los
consumidores puede ayudar a detectar las oportunidades en el mercado, es
decir, las necesidades no satisfechas que puedan ser accesibles y rentables.
Por otro lado, se evidencia la importancia de considerar el análisis del
comportamiento del consumidor, lo cual permite conocer los determinantes
de la decisión de compra, representando diversidad de etapas y variables
intervinientes en este proceso fundamental para las labores de mercadeo
estratégico. Para el caso de este trabajo, se consideran como básicos los
planteamientos de Schiffman y Lazar (2001) sobre el comportamiento del
consumidor, dado que su extensa teoría en la materia permite mayor
comprensión de las variables de la investigación.
De todo lo anteriormente planteado se desprende la necesidad de indagar
el comportamiento del consumidor eléctrico como cliente de este vital servicio
como lo es la energía eléctrica.
2.6. Teorías del Consumo.
Son diversas las teorías de la función del consumo. Kreps (2000) resume
las siguientes: Teoría de Keynes (el ingreso corriente, el corto y largo plazo),
Teoría de Kuznets (consumo en el corto y largo plazo), Teoría de Fisher (La
elección intertemporal), Teoría de Modigliani (el ciclo de vida), Teoría de
Friedman (El Ingreso permanente),
Teoría de Hall (el Random Walk) y la
Teoría de Labinson (gratificación instantánea).
50
Teoría de Keynes: Bajo los planteamientos de este autor existe la
propensión
marginal
a
consumir
entre
cero
y
uno.
El
consumo
agregado implica la propensión marginal a consumir entre cero y uno. La
propensión media a consumir (consumo sobre ingreso) disminuye cuando el
ingreso aumenta y el ingreso como variable explicativa dominante y
determinante del consumo (la tasa de interés no es importante). Parecería
ser que las conjeturas de Keynes se sostienen con series de tiempo cortas
mientras fallan con series de tiempo más largas.
Teoría de Kuznets: incluye el consumo en el corto y largo plazo. Existen
dos funciones de consumo: para las series de tiempo cortas, la función de
consumo Keynesiana parecería funcionar bien; para series de tiempo largas
la función consumo presenta una APC constante.
Teoría de Fisher: El modelo plantea cómo los consumidores racionales
toman decisiones intertemporales, es decir, decisiones que involucran
diferentes períodos de tiempo. El modelo incluye dos períodos, el individuo
consume o ahorra. Para la estimación de la restricción intertemporal, se
considera que si elige un punto entre A y B, consume menos en comparación
con su ingreso en el período 1 y ahorra para el período 2. Si elige un punto
entre A y C, consume más que su ingreso del primer período pidiendo
prestado. Si elige el punto A, consume todo su ingreso.
Respecto a las preferencias intertemporales, según Kreps (2000) las
curvas de indiferencia muestran las combinaciones de consumo en los dos
períodos (C1, C 2) que hacen al individuo igualmente feliz. La pendiente de
51
la curva de indiferencia es la Tasa Marginal de Sustitución. Muestra cuánto
consumo del período 2 se requiere para compensar la reducción en una
unidad el consumo del período 1.
Para el autor, el nivel de consumo óptimo responde a 1+r. Plantea que un
incremento en el ingreso del período uno ó dos desplaza la RPI hacia fuera
incrementando el consumo en ambos períodos si el consumo en ambos
períodos es normal (es decir, aumenta cuando el ingreso aumenta).
Para Kreps (2000, p. 13) el modelo de Fisher difiere del de Keynes en
cuanto el consumo se basa en los recursos que el individuo espera tener a
lo largo de su vida, y no del ingreso corriente. Así, se produce un efecto
precio, pues el incremento en la tasa de interés altera el precio relativo del
consumo.
La evidencia mostraría como el ahorro no depende de la tasa de interés.
Sin embargo esta conclusión no convence ya que existiría un problema de
identificación, es decir que estas variables se relacionan en más de una
forma. Sin embargo, los análisis más sofisticados indicarían a la tasa real de
interés con poco efecto sobre el consumo y el ahorro. La tercera conjetura de
Keynes, que el consumo no depende de la tasa de interés, se ha sostenido
bien ante evaluaciones de evidencia empírica
Teoría de Modigliani: Kreps (2000, p. 14) ”indica que esta teoría se basa en
la concepción del Ciclo de Vida, donde T=Esperanza de Vida, R=Vida activa y
W=Riqueza inicial en el agregado”. Modigliani utiliza el Modelo de Fisher para
estudiar el comportamiento del consumidor. De acuerdo a Fisher, el consumo
52
depende del ingreso a lo largo de la vida del individuo. Modigliani enfatiza al
ingreso de las personas como variante a lo largo de la vida por lo que el ahorro
les permite transferir ingreso desde períodos donde es más alto hacia
períodos donde es más escaso. Esto conforma la hipótesis del ciclo de vida.
La hipótesis del ciclo de vida indica un incremento de $1 en el ingreso
incrementará el consumo en $?por año. El incremento en $1 en la riqueza
inicial incrementa el consumo en $?por año. El modelo de ciclo de vida
muestra el consumo dependiente de la riqueza y del ingreso. Para un nivel
fijo de riqueza la función consumo se asemeja a la de Keynes. Un incremento
en la riqueza desplaza la función consumo hacia arriba incrementando el
consumo. Este desplazamiento impide a la APC disminuir cuando aumenta
el ingreso. Como la riqueza aumenta con el tiempo. La función de consumo
de corto plazo que mantiene la riqueza constante no se sostiene en el largo
plazo.
Dado que en este estudio es interesante considerar de acuerdo con los
objetivos planteados, entre otras, la Teoría de la Función de Consumo de
Friedman (1973), se amplía la explicación al respecto. Friedman parte de la
teoría del consumidor y toma como base el modelo de dos periodos, con
curvas de indiferencia y la restricción presupuestaria hipotética de una unidad
consumidora. Supone certeza absoluta en la cantidad exacta que percibirá
en cada uno de determinado número de periodos.
El individuo consume, solo para regularizar la corriente de gasto y para
obtener intereses sobre los préstamos, si el tipo de interés es positivo o
53
recibir un pago por pedir prestado, si el tipo de interés es negativo. Su
comportamiento depende de los gustos, de la unidad relativa que asigne al
consumo en diferentes momentos del tiempo.
Considera Friedman (1998) al ahorro como un “residuo”; define la renta
como la cantidad dispuesta por la unidad de consumo para consumir, por lo
cual en su análisis considera al consumo como función del ingreso (renta).
Supone la función de utilidad no solo como simétrica sino además
homogénea en el consumo en el período 1 y en período 2. El efecto
sustitución depende de la proporción entre los consumos de ambos años y
no del nivel absoluto del consumo.
Según el mismo autor, la incertidumbre la introduce como un motivo
para ahorrar, lo que obliga a distinguir entre diferentes tipos de riqueza.
Con la incertidumbre, la dispersión de los niveles posibles refleja tanto el
efecto directo de la incertidumbre acerca de los ingresos y precios futuros
como el efecto indirecto de esta sobre la posibilidad de prestar o pedir
prestado.
Además, considera primero ciertas definiciones como la renta declarada,
denominada renta registrada, y la renta a la que los consumidores adoptan
su comportamiento se le designa renta permanente, la cual ha de ser inferida
del comportamiento de las unidades consumidoras. La proporción
entre
consumo y rentas permanentes es constante para todos los niveles de la
renta permanente, pero dependen de otras variables, tales como el tipo de
interés, la proporción entre riqueza y renta, entre otros.
54
En opinión de Friedman (1998) los factores intervinientes en los ingresos
de los consumidores tienen diversidad de dimensiones temporales, los
efectos que duran menos de un cierto período de tiempo son considerados
como transitorios. Aquellos más duraderos son permanentes. A la longitud
del período de tiempo, denominado el horizonte de la unidad consumidora,
lo define por 3 años.
Los componentes transitorios de la renta aparecen principalmente en las
variaciones de los activos y pasivos de las unidades consumidoras. Esto es
en su ahorro registrado. Friedman (1998) expresa la ecuación CP= K (i, w,u)
YP. Afirma que el consumo planeado o permanente CP es una fracción K de
la renta permanente YP el cual no depende de otras variables, en especial
del tipo de interés, la proporción entre riqueza no humana y renta w, y otros
factores intervinientes sobre a las preferencias de la unidad consumidora por
el consumo corriente frente a la acumulación de activos u, tales como el
grado de incertidumbre asignado a la percepción de la renta, edad y
composición de la unidad consumidora y los índices objetivos de factores
culturas, tales como la raza o el origen nacional.
Dentro de las críticas hechas a Friedman (1973), se resalta la falta de
consideración de la situación del crédito, los niveles de ingreso, o
posiblemente las prestaciones sociales y los impuestos. De igual manera, en
las ecuaciones observadas él considera la disminución del consumo
registrado sobre la renta, conforme crece la renta registrada, se le puede
criticar como poco realista, pues las personas tienen diferentes tipos de
55
niveles de consumo además de las preferencias y gustos, además de los
niveles de ingresos ya mencionados.
Se puede reflejar las variaciones de ciertas características de la
distribución de la renta. La apariencia de un comportamiento cambiante del
consumidor puede sencillamente ser un reflejo disfrazado del hecho de una
estructura cambiante de la renta. La relación entre el consumo agregado y la
renta agregada no depende únicamente de la función de consumo de las
unidades consumidoras individuales, sino también de la distribución de las
unidades consumidoras para las variables que afectan a su comportamiento.
La función agregada tiene la misma función individual.
2.7. Patrones de Consumo.
Antes de iniciar la explicación de los patrones de consumo, es esencial
conceptualizar la palabra hábito para su comprensión en el ámbito de la
mercadotecnia. A tal fin, según Braidot (1998, p. 51) “el hábito o patrón es
la instalación de un comportamiento que, aplicado al marketing, determina
las
condiciones
de
consumo
del
consumidor”.
El
análisis
del
comportamiento del consumidor se hace más sencillo con la utilización de
las preguntas cuyo objetivo es clarificar los patrones de compra de los
consumidores:
1) ¿Qué?: La compra apunta a determinar no sólo el conjunto de marcas
habituales seleccionadas por el consumidor, sino la utilización del producto y
56
su percepción del mismo. Desde el plano simbólico, las asociaciones y
percepciones que tiene del producto.
2) ¿Cuánto?: Brinda datos cuantitativos sobre volúmenes de compra,
stocks, entre otros.
3) ¿Cómo?: Se refiere a las formas usuales de compra, financiación, bajo
qué circunstancias se consume, cómo se conserva, entre otros.
4) ¿Dónde?: tiene por objeto obtener información referida a los canales
de distribución, especificando lugares de consumo o compra habituales u
ocasionales.
5) ¿Cuándo?: oportunidad de compra o consumo, frecuencia de compra
y reposición.
6) ¿Quién?:
pretende
individualizar
al
comprador
independientemente de quién lo consume, circunstancia
habitual,
realmente
importante a efectos de determinar los destinatarios de la estrategia de
comunicaciones.
En referencia a los patrones de consumo, Lambin (1998, p. 102) refiere
que las nuevas teorías relacionadas con el comportamiento del consumidor
constituyen la base sobre el cual se sostiene el marketing estratégico y, en
síntesis, explican el consumo como una actividad en la cual los bienes
seleccionados por el consumidor son utilizados con el fin de producir
servicios u obtener determinadas satisfacciones.
Existen algunas consideraciones importantes, desde la perspectiva del
autor antes citado, en cuanto a los patrones de consumo:
57
1) La elección del consumidor no se basa en el producto sino en la
satisfacción producida: El consumidor decide utilizar determinados bienes o
servicios por la utilidad prestada y no por el producto en sí mismo. El hombre
adquiere alimentos para obtener de ellos un beneficio de alimentación. Esto
apunta a la necesidad empresarial de definir un mercado en relación a la
necesidad que satisface con su producto antes que por el producto en sí, lo
cual se enmarca en la “orientación hacia el mercado” definida anteriormente.
2) Productos distintos pueden satisfacer necesidades similares: Se trata
del caso de productos sustitutivos, los cuales pueden tener origen en
tecnologías productivas diferentes. En consecuencia, en el análisis competitivo
se estudian las variedades de productos con posibilidades de ser rivales en
cuanto a los usos o funciones, considerados éstos en sentido amplio. Por
ejemplo, la competencia de una cadena de cines no es sólo otras cadenas de
cines. También son los otros espectáculos como el teatro y la televisión.
Todo producto es un “conjunto” de atributos: Cada producto tiene
evidentemente una función básica, a la cual se añaden una serie de servicios
secundarios de naturaleza estética, social y/o cultural. Estas utilidades
adicionales pueden ser objetivas o sencillamente perceptuales, es decir, son el
resultado de una imagen de marca o del posicionamiento publicitario logrado.
En el nivel simbólico la relación producto-consumidor se hace más
compleja, dado que el producto se interpreta como un reflejo del consumidor
mismo y de los significantes específicos que éste le asigna. La importancia
de detectar estos atributos o servicios secundarios radica en poder optar por
58
posicionar el producto en relación con algunas de estas características
secundarias, diferenciando así la oferta de otros competidores, a pesar de no
tener relación directa con la utilidad básica o satisfactor principal.
3) Un mismo producto puede satisfacer necesidades diferentes: Existe en
un producto una variedad de atributos reales, objetivos o perceptuales. Más
aún, existe disparidad de percepciones entre los consumidores, respecto de
las funciones o características de un mismo bien o servicio. En
consecuencia, el consumidor asigna al producto cualidades satisfactorias
diferentes según sean sus percepciones sobre el mismo.
En la opinión de Schiffman y Lazar (2001, p. 44), “los patrones de consumo
se generan cuando existe consume por mero impulso, al recordar, debido a una
sugestión y por impulso planeado”. El consumo por impulso es una decisión
espontánea para consumir un producto o servicio. Los patrones de consumo
estarán siempre condicionados por una serie de atributos específicos que busca
el consumidor en el producto: calidad, precio, servicio y promoción, entre otros.
Son importantes también los aspectos culturales, psicológicos o religiosos, las
circunstancias naturales como el clima y los aspectos demográficos.
Para determinar la demanda de un producto, se debe responder a las
siguientes preguntas sobre el consumidor:
1) ¿Qué consume?: incluye determinar los productos que requiere el
consumidor.
2) ¿Cuándo consume?: Esto puede influir en la planeación del producto,
en la fijación del precio o las etapas del programa de promoción.
59
3) ¿Dónde consume?: Se debe considerar dónde se toma la decisión de
consumo y dónde se realiza.
4) ¿Cómo consume?: Abarca las formas en las cuales el consumidor
cancela sus consumos.
5) ¿Cuánto consume?: Se refiere a los patrones de cantidades en la
compra, a la conducta del consumidor.
6) ¿Quién consume?: Aquí se define a la persona que influye en la decisión
de consumo, por la que se realiza la compra y quién utiliza el producto.
Por tanto, los patrones de consumo representan un aspecto central en el
análisis del comportamiento de consumo, siendo considerados para efectos
de este estudio desde la perspectiva de Schiffman y Lazar (2001), en tanto
están definidos con exactitud los lineamientos para su evaluación; lo cual
representa un objetivo específico de este trabajo, pues se plantea
determinar los patrones de consumo en los usuarios de la energía eléctrica.
Para efectos de este estudio, se consideran los patrones de consumo
del consumidor eléctrico, los cuales son esenciales para interpretar su
comportamiento en diferentes períodos o situaciones económicas.
2.8. Comportamiento de la Demanda
La teoría del proceso económico, en lo que respecta a la teoría de la
demanda del consumidor, consiste, según Kotler y Armstrong (1998, p. 114),
“en determinar las relaciones entre necesidades, medios de satisfacerlas y
60
recursos disponibles, determinantes de los bienes que serán demandados por
cada unidad de consumo en un período dado”.
Los mismos autores indican como las unidades de consumo, como tipos
ideales se consumen, adquiriendo las de las unidades de producción o
explotaciones, así como preparándose
para el consumo. Estos bienes y
servicios se los procuran pagándolos con los ingresos percibidos por su
participación en el proceso productivo, como remuneración a su trabajo
(salarios), o a su propiedad (rentas), por el uso del crédito que les brinden los
proveedores y, cuando consideremos la actividad pública, por transferencias
(rentas de la seguridad social).
Para Santesmases (2000), determinar las necesidades de una unidad de
consumo es algo que va más allá de la explicación económica, es un dato,
así como lo es el conocimiento para satisfacerlas (cuales sean los bienes);
con base en los fines que desea lograr y los medios con que supone
alcanzarlos, la unidad de consumo establece una escala de preferencia de
los bienes deseados.
El autor antes citado establece a su vez la unidad de consumo
considerando los medios dispuestos y la renta a utilizar, la cual estará
compuesta del efectivo poseído, de los ingresos a percibir como
contraprestación de su participación en el proceso productivo, y lo obtenido a
crédito en el lapso para el cual esté programando; dado que se trata no de un
instante, sino de un lapso, el plan tendrá también en cuenta el
61
comportamiento probable de los precios de los bienes, lo cual usualmente
resulta de considerar los últimos precios de ellos y de la opinión de la unidad
de consumo sobre la tendencia del mercado.
Agrega Santesmases (2000) que con base en dichos elementos de juicio
se elabora el plan económico de consumo, determina el gasto programado en
cada clase de bienes, el cual, cuando sea puesto en obra, resultará o no
correcto, podrá acertar por ser las condiciones objetivas tal cual se estimaron o
será un desacierto, porque ellas fueron otras. Es importante subrayar como
este acierto o desacierto no depende de haber o no previsto adecuadamente
los comportamientos efectivos, sino de que ellos estén en una relación
económica diversa a la prevista.
En opinión de Mochón y Beker (2001) esta desviación entre fenómenos
económicos esperados y reales recibe el nombre de riesgo económico, que es
inherente a todo plan económico: en la economía de mercado es imposible
eliminar el riesgo.
El riesgo, es decir, la inadaptación del plan económico a la realidad objetiva,
es el motivo guía de toda actividad económica regulada por el mercado, la
verdadera mente del actuar económico, lo cual racionaliza la acción económica.
Es por la reacción ante él, por la retroalimentación producida al considerarlo y al
padecerlo, que el plan económico se adecua a la realidad, se racionaliza y,
consecuentemente, resulta la "racionalidad" del "homo economicus".
Así, según McConell y Brue (2001, p. 12), el riesgo involucra al plan
económico esperado y como el efectivo pueden diferir: “La divergencia entre
62
hechos económicos esperados y efectivos hará, una vez manifestada la
revisión del plan para adaptarlo a las nuevas circunstancias y por ello, para
entender la actividad económica real, es necesario conocer cómo serán
modificados los planes al cambiarse los elementos que los constituyen
(preferencias, medios disponibles, apreciación del comportamiento futuro de
los hechos económicos)”.
Dado que la divergencia entre realidad y previsión hará revisar los planes,
conviene tener alguna noción de cuáles serían las reacciones previsibles, para
poder determinar las consecuencias sociales de dichos reacomodos.
Samuelson y Nordhaus (1999) señalan las siguientes:
1) Variación de la demanda de un bien al variar su precio (suponiendo que
los demás precios permanecieran invariados),
2) Variación de la demanda de un bien, si se modifica el precio de otro,
permaneciendo los demás invariados.
3) Variación de la demanda de un bien al aumentar el gasto total,
permaneciendo los precios de todos los demás bienes constantes.
4) Si el precio de un bien varía y todo lo demás permanece igual (lo que
suele indicarse en latín, con el término ceteris paribus), se tienen tres
posibilidades:
Al aumentar el precio del bien disminuye su demanda (este es el caso
general); al aumentar el precio del bien su demanda permanece constante,
entonces se dice que la demanda es perfectamente inelástica; y al aumentar el
precio del bien su demanda aumenta.
63
5) Variación de precios entre dos bienes, ceteris paribus, es decir,
permaneciendo todo lo demás igual, plantea tres posibilidades: La variación de
uno de los bienes en nada afecte la demanda del otro, es el caso general y que
carece de mayor interés; ambos bienes se muevan en la misma dirección: si la
demanda de uno disminuye al subir su precio, y lo mismo sucede con la del
otro, aunque su precio esté invariado, se tratará de bienes complementarios.
6) Si al subir el precio disminuye la demanda de uno y aumenta la del otro,
cuyo precio permanece invariado, serán bienes sustitutivos o sustitutos.
7) Al aumentar el gasto total, permaneciendo los precios de los bienes
invariados, la demanda de ellos puede aumentar, permanecer constante o
disminuir: lo normal es que aumente la demanda de cada bien con el aumento
del gasto total; cuando disminuye o permanece constante, se habla de bienes
inferiores.
Para Parkin (2000, p. 23) “si se consideran todas las posibilidades de gasto
total en un bien determinado, se puede obtener una tabla (o una curva si la
representamos gráficamente) de todas las combinaciones preferidas de
cantidades demandadas según las posibilidades de gasto, o sea, el
comportamiento de la demanda al variar el gasto total”. Según cuáles sean las
formas de las curvas de indiferencia, –las características del mapa de
indiferencia–, la demanda aumentará, permanecerá constante o disminuirá,
con las variaciones del gasto. El caso general será el del bien cuya demanda
aumente al aumentar el gasto, y los excepcionales aquellos en que disminuya
o permanezca constante (bienes inferiores).
64
Existen variaciones de la demanda al variar el precio. Para Parkin (2000),
si se hace variar el precio de uno de los bienes, se obtendrá una tabla de
resultados (o curva, si la representamos gráficamente) la cual indicará cómo
varía la demanda de un bien con respecto a otro. Más en general, es
importante determinar cómo se modifica la demanda en términos monetarios:
usualmente aumentando al hacerse más barato el precio de un bien y analizar
lo que sucede en los casos de comportamiento anómalo, el de aquellos bienes
cuya demanda aumenta o permanece invariada al aumentar su precio.
Para el mismo autor arriba mencionado, se puede extraer del análisis
presentado la existencia de un efecto sustitución, en virtud del cual la elección
de cantidades demandadas se mueve sobre la curva de indiferencia, hasta
que la razón de sustitución de los bienes demandados sea la misma del
mercado.
Del mismo modo, Parkin (2000) indica que se visualiza un efecto renta por
el cual, al aumentar el ingreso disponible para el consumo, la demanda de
algunos bienes permanece constante o disminuye (bienes inferiores). Sobre la
operación de este efecto no se puede hacer ninguna afirmación general, pues
depende de la idiosincrasia de cada mapa de indiferencia, contrariamente al
efecto sustitución la cual necesariamente opera, por un mayor provecho
cuando coincide la razón de sustitución de los bienes que uno demanda con la
del mercado.
Por lo tanto, cuando el precio de un bien disminuye resulta un aumento de
su demanda, en razón de como el consumidor debe situarse, en su curva de
65
indiferencia, en un nuevo punto en que la razón de cambio corresponda a la
de mercado (efecto sustitución), pero al mismo tiempo se produce un aumento
de la renta del consumidor, pues ahora con el mismo gasto puede consumir
un poco más del bien cuyo precio varía.
En términos de la situación enfrentada antes de la disminución del precio,
ahora dispone de un ingreso mayor, el cual producirá generalmente un
aumento de la cantidad demandada del bien, reforzando el aumento que
necesariamente produce el efecto sustitución, pero excepcionalmente (bienes
inferiores) puede dar lugar a consumos menores del bien, presentando un
efecto renta, el cual podría frenar el efecto sustitución y en algunos casos
(bienes inferiores), hasta resultará patente una disminución (o una
permanencia) de la cantidad demandada, al disminuir el precio.
Un término esencial es la elasticidad de la demanda. En criterios de Parkin
(2000, p. 25) “la elasticidad es un número obtenido de comparar la variación
porcentual de la demanda (numerador) con la variación porcentual del
precio (denominador); este número no es uniforme para toda la demanda,
sino
varía en cada punto de ella, pasando usualmente por todos los
valores; es un concepto con el que vale la pena familiarizarse, pues es
ampliamente empleado tanto en la teoría económica como en las
aplicaciones prácticas”.
Existe igualmente lo denominado como elasticidad precio, la cual
según Parkin (2000) es la que se deduce de la variación porcentual en la
cantidad demandada, respecto de la variación porcentual del precio del
66
bien. Siempre se trata de elasticidad de la demanda a un precio
específico.
Si la elasticidad precio de un bien resultara cero, es decir, la cantidad
demandada no sufriría variación al modificarse el precio, en tanto la demanda
es totalmente inelástica; si resultara infinita se dice que es totalmente elástica
y en este caso es más difícil entender el significado del concepto. Como en
todos los casos de "infinito" es mejor intentar captar el concepto como límite de
una serie indeterminada de operaciones.
En este caso cada una de mayor elasticidad en comparación con la
anterior. Para Parkin (2000) se trataría de una situación en la cual una
variación pequeñísima del precio haría considerar sólo la oferta de quien
ofreciera ese descuento, sin considerar a quien vendiera a un precio mayor.
Esta situación sería propia de los mercados de competencia, donde por
encima del precio de mercado no se puede colocar nada, porque a ese precio
no existe demanda, en tanto que al precio de mercado se vende todo cuanto
se ofrece.
A menudo se requiere tener una idea de la elasticidad precio cruzada, la
que experimenta un bien al variar el precio de otro bien, y que define Parkin
(2000, p.26) como “variación porcentual de la demanda del bien divida por la
variación porcentual del precio del otro bien”. La elasticidad cruzada indicará
si los bienes son complementarios, los cuales tendrán una elasticidad
cruzada negativa, es decir, que al aumentar el precio de uno de ellos,
desciende la demanda del otro (o viceversa), como si se tratara del mismo
67
bien, pues se demandan conjuntamente; o si son sustitutos (entonces su
elasticidad cruzada será positiva, es decir, al aumentar el precio de uno de
ellos aumentará la demanda del otro, con el cual se sustituirá el consumo del
que se encareció).
Otro término considerado en el comportamiento de la demanda es la
elasticidad renta. Para Parkin (2000), contrariamente a la elasticidad precio, la
elasticidad renta, variación de la demanda al variar el ingreso, es positiva. Así
mismo, la demanda monetaria implica la elasticidad precio permite aclarar
algunos fenómenos relacionados con la demanda monetaria y sus variaciones;
pues el gasto resulta de la demanda real (cantidad de bienes comprados)
multiplicada por los precios correspondientes, se puede sacar algunas
conclusiones respecto a cuánto variará la demanda monetaria (el gasto), al
variar el precio de los bienes.
Siguiendo en sus explicaciones, Parkin (2000, p.27) indica la existencia
de la demanda global, macroeconómica. Por un procedimiento de
"agregación", es decir, de suma de todas las demandas individuales, se llega
a las magnitudes globales, macroeconómicas o colectivas. Se obtienen así
los valores para el gasto colectivo total planeado, que será el resultado de lo
gastado, por los integrantes de una colectividad, en cada uno de los bienes
en el lapso considerado, en función de los precios de dichos bienes y de las
rentas unidad económica, la diferencia entre renta esperada y consumo
planeado y, para toda la economía, la suma de dichas magnitudes
individuales.
68
Al aplicar la correlación múltiple a la relación entre consumo, tipo de interés
y renta, no se ha encontrado nunca una correlación apreciable entre tipo de
interés y consumo. Por eso está justificado en la función de consumo, dados
los precios de los bienes, el considerar solamente la renta nacional como la
variable fundamental del nivel de consumo.
Los conceptos arriba expuestos aplican al consumo eléctrico, toda vez
que el mismo puede reflejar una relación entre la variación de la demanda al
variar el ingreso.
2.9. Producto Interno Bruto (PIB)
La macroeconomía es la disciplina que estudia en profundidad la
economía agregada. De allí, sus elementos básicos necesitan ser medidas
agregadas de los diferentes componentes de la actividad económica. En
opinión de Fischer, Dornbusch y Schmalensee (1998, p.8), el Producto
Interno Bruto (PIB) “es el valor total de la producción corriente de bienes y
servicios finales dentro del territorio nacional durante un período de tiempo
trimestral o un año”. En tanto una economía produce gran número de
bienes, el Producto Interno Bruto es la suma de tales elementos en una
sola estadística de la producción global de los bienes y servicios
mencionados.
Para Samuelson y Nordhaus (1999, p.34), dicha medida generalmente se
expresa “en una unidad de medida común, la cual generalmente es una
69
unidad monetaria”. La cifra del PIB engloba la producción corriente de bienes
finales valorada a precios de mercado.
Según estos autores, cuando se habla de producción corriente de bienes
finales se excluyen los artículos revendidos o comprados en un período
anterior. Cuando se habla de bienes finales se entiende que no pueden ser
contabilizados los insumos o las materias primas y se consideran los
productos finales. Si se hace pan, para el PIB se contabilizará el precio final
del producto y se dejarán de contabilizar los insumos. Como es lógico, la
forma de contabilizar los productos es fundamental para llegar a un valor
cierto o aproximado de la realidad económica.
Existen dos formas para hacer la contabilidad del Producto Interno Bruto.
Parkin (2000) agrega que la primera es por el producto, contabilizando solamente
el precio de los bienes finales de todos los sectores y sumarlos. El segundo
camino es llegar por medio del valor agregado de todos los sectores involucrados
en la producción del bien. Consiste en sumar el valor agregado que representa la
producción de cada etapa del proceso productivo. El valor agregado de cada
etapa sería el valor final de dicha etapa menos el de la etapa posterior.
Para McConell y Brue (2001, p.77) también se denomina Producto Bruto
Interno como “el valor monetario de los bienes y servicios finales producidos
por una economía en un período determinado. Producto se refiere a valor
agregado; interno se refiere a la producción dentro de las fronteras de una
economía; y bruto se refiere a que no se contabilizan la variación de
inventarios ni las depreciaciones o apreciaciones de capital”.
70
Existen tres métodos teóricos equivalentes de calcular el PIB: (1) Método
del Gasto, (2) Método del Ingreso y (3) Método del Valor Agregado,
explicados a continuación por McConell y Brue (2001):
Método del Gasto: El PIB es la suma de todas las erogaciones realizadas
para la compra de bienes o servicios finales producidos dentro de una
economía. Es decir, se excluyen las compras de bienes o servicios
intermedios y también los bienes o servicios importados.
Método del Valor Agregado: El PIB es la suma de los valores agregados
de las diversas etapas de producción y en todos los sectores de la
economía. El valor agregado que añade una empresa en el proceso de
producción es igual al valor de su producción menos el valor de los bienes
intermedios.
Método del Ingreso: El PIB es la suma de los ingresos de los asalariados,
las ganancias de las empresas y los impuestos menos las subvenciones. Las
diferencias entre al valor de la producción de una empresa y el de los bienes
intermedios tiene uno de los tres destinos siguientes: los trabajadores en
forma de renta del trabajo, las empresas en forma de beneficios o el Estado
en forma de impuestos indirectos, como el IVA.
En el criterio de Mochón y Beker (2001) se debe tener en cuenta que la
producción se mide en términos monetarios. Por esto, la inflación puede
hacerse en la medida nominal del PIB sea mayor de un año a otro y sin
embargo el PIB real no haya variado. Para solucionar este problema se
calcula el PIB real deflactando el PIB nominal a través de un índice de
71
precios. Más concretamente, se utiliza el deflactor del PIB, el cual es un
índice que incluye a todos los bienes producidos.
Para los mismos autores, al realizar comparaciones internacionales, se
suele calcular el PIB en dólares. Obviamente, ésta medida se ve muy
afectada por las variaciones del tipo de cambio, pues el tipo de cambio
suele ser volátil. Para solucionar este problema, los economistas utilizan
otro método para realizar comparaciones internacionales de los distintos
PIB. Este método consiste en deflactar el PBI utilizando la paridad del
poder de compra (más conocida como PPP, del inglés "purchasing power
parity").
Sostienen Mochón y Beker (2001, p. 22) que en el caso del Producto
Interno Bruto (PIB) se contabiliza el valor agregado dentro del país, y en el
caso del Producto Nacional Bruto (PNB) se contabiliza el valor agregado por
los factores de producción de propiedad nacional. La diferencia entre el
Producto Bruto y el Producto Neto es la depreciación del capital, el Producto
Bruto incluye la depreciación del capital mientras que el Producto Neto no la
incluye. El PIB per cápita es el promedio de Producto Bruto por cada persona.
Se calcula dividiendo el PIB total por la cantidad de habitantes de la economía.
El uso del PIB per cápita como medida de bienestar es generalizado.
En el presente estudio se analizará el PIB y se le comparará con el
crecimiento vegetativo de la demanda de potencia eléctrica a efectos de
determinar si existe una correlación entre ambos y establecer si ambos
sostienen un comportamiento similar.
72
2.10. Demanda Eléctrica.
Respecto a la demanda eléctrica, en el Diario La Nueva Prensa
(28/01/2004)
se expresa que en el año 2003 la demanda de energía
eléctrica en el país se incrementó en 0,23% con relación al año 2002,
mientras que en el registro anterior el incremento fue de 2,90%. Las
inversiones de la industria eléctrica venezolana en 2003 se concentraron en
el área de generación, y en efecto, CVG-Edelca, continúa trabajando en el
desarrollo de sus proyectos hidroeléctricos Caruachi y Tocoma y Enelven en
el Zulia, puso en marcha la primera unidad de la nueva planta termoeléctrica
Termozulia.
Por su parte, La Cámara Venezolana de la Industria Eléctrica
(CAVEINEL) en el Diario Así es la Noticia (28/01/2004) plantea que a partir
de julio venidero se implemente un nuevo régimen de tarifas en el servicio
eléctrico. Según un boletín emanado por la Cámara, la demanda interna de
energía se incrementó en 0,23%, porcentaje bajo si se compara con las cifras
de 2002 y 2001, cuando llegó a 2,9%.
CAVEINEL señala que en materia tarifaria se mantienen las condiciones
del pliego existente, autorizado según Resolución conjunta de los
Ministerios de Energía y Minas y de Producción y Comercio, publicadas en
la Gaceta Oficial N° 37.415, del 3 de abril de 2002. A partir de Julio de este
año se plantea establecer un nuevo régimen de tarifas. Los aumentos
tarifarios son rezagados, desplazados en el tiempo o disminuidos por los
73
gobiernos, pues esta materia tiene una sensibilidad social muy particular y
afecta intereses de tipo político, en particular en años de elecciones. Por
otro lado, las políticas en torno a este tema han sido tradicionalmente de
carácter populista.
Para 2004 el volumen de inversiones requeridas por el sector eléctrico
nacional asciende a $1.250 millones para subsanar las deficiencias
existentes en generación (se requiere renovar instalaciones obsoletas), en
transmisión (para solucionar problemas de cuellos de botella, especialmente
en el Occidente del país) y a nivel de distribución con una inversión más
desagregada.
A partir de julio de este año, según resolución conjunta del Ministerio de
Energía y Minas y de la Producción y el Comercio, publicadas en la Gaceta
Oficial N° 37.415, del 3 de abril de 2002, las empresas eléctricas podrán
plantear el establecimiento de un nuevo régimen tarifario.
Ponti (22/01/2004), director de Comercialización de la empresa
Sistema Eléctrico de Nueva Esparta C.A (SENECA), aseveró en el Diario
El Sol de Nueva Esparta que se producirá un incremento de 10% en las
facturas de electricidad el cual será notado por los usuarios este año, lo
cual se debe a un aumento en el Factor de Ajuste de Precios (FAP)
establecido por el Ministerio de Energía y Minas. El FAP se mueve
semestralmente y en este caso se aplica a partir del consumo de
diciembre, reflejado en la factura recibida en enero. “Es un ajuste de
valores tarifarios de acuerdo a los mecanismos que contempla el mismo
74
pliego y que el MEM autorizó a Séneca y a todas las compañías de
electricidad aplicar”, mencionó Ponti.
Finalmente Pérez Mibelli (2004), Vicepresidente Ejecutivo de CAVEINEL
(05/01/2004), expresó en el Diario El Globo que las inversiones anuales del
sector eléctrico, tomando en cuenta sus magnitudes y por las tendencias que
hemos tenido años anteriores, se estiman en alrededor de unos 1.250
millones de dólares. De cumplirse esto, las empresas eléctricas del país,
tanto públicas como privadas podrían cubrir en su totalidad sus necesidades
para poder atender de esta forma el crecimiento interanual de la demanda
eléctrica nacional.
Por otro lado, señaló Pérez Mibelli (2004) que durante los últimos cinco
años se ha visto un rezago considerable en el sector, como se evidencia
durante 2003 con una inversión de apenas 700 millones de dólares, casi en
su totalidad en generación.
La demanda eléctrica en el país ha sido cubierta y las empresas del
sector en su mayoría se han adecuado a la misma. Sin embargo, parte de
éstas pertenece al estado venezolano y en algunos casos, por falta de
mantenimiento al parque de generación o por desinversión, la disponibilidad
de la capacidad instalada se ha visto mermada. Este déficit ha sido cubierto
tradicionalmente a través de energía hidroeléctrica, proveniente de los
desarrollos del alto Caroní. Estas opiniones están soportadas por la
experiencia del investigador en el sector eléctrico, en el cual ha
desempeñado distintas funciones por más de dieciséis años.
75
2.11. Planificación Prospectiva.
Suele señalarse como antecedentes principales de los estudios
prospectivos la existencia de los profetas debido a que su valor era el de
anticipar sucesos de impacto sobre una sociedad; las profecías advierten
sobre el porvenir, sobre el devenir de amplios grupos de personas. El
aspecto más relevante de los profetas es que como líderes sociales se
emprendían acciones para que las predicciones se realizaran o se
modificaran, esto demuestra que una visión del futuro puede ser alcanzada o
modificada.
La visión prospectiva permite a los seres humanos darse cuenta que son
capaces de cambiar o transformar circunstancias, allí la esencia de este
enfoque que tiene como intención fundamental reducir la incertidumbre y
transformar la evolución del futuro por medio de planes estratégicos.
Explorar el futuro de lo virtual, es cometer la osadía de desafiar lo ya
establecido, construir nuevos caminos cambiando paradigmas. Es por ello
que vale la pena planificar situaciones nuevas a partir del futuro pero
diseñado y operando las estrategias en el presente para llegar a futuros que
además de deseables puedan ser factibles con un grado mínimo de
incertidumbre. A esto se le denomina planificación prospectiva.
La planificación prospectiva se ubica en el contexto de las instituciones y
del futuro; parte de lo real y se proyecta al campo de lo virtual. Emprender
procesos de planificación implica desarrollar acciones sobre lo real, es
76
intervenir sobre los componentes y dimensiones de esa realidad. De hecho,
podría afirmarse que los procesos de planificación se generan a partir de
escenarios virtuales, y desde allí, se proyectan las estrategias hacia el
presente para direccional la factibilidad de los procesos.
Según su impulsor, Berger (citado por Miklos y Tello, 2000) la prospectiva
no es una doctrina, ni un sistema, consiste más bien en una reflexión sobre el
porvenir, que se aplica a definir las estructuras más generales, considerando
la influencia de causas técnicas, económicas y sociales específicas. En otras
palabras, se llama prospectiva a la metodología que tiene por objeto el
estudio de las causas técnicas, científicas, económicas y sociales que
aceleran la evolución del mundo moderno, y la previsión de las situaciones
que podrían derivarse de las influencias conjugadas.
Para Miklos y Tello (2000, p. 16) la prospectiva “no busca adivinar el futuro
sino que pretende construirlo, y lo construye a partir de la realidad presente,
siempre en función de la selección de aquellos futuros que hemos [sic] diseñado y
calificado como posibles y deseables”. La prospectiva consiste, entonces, en
atraer la atención sobre el porvenir a partir del futuro, construir el fututo deseable,
luego a partir de él, se reflexiona sobre el presente con la finalidad de hacerlo más
real. La planificación prospectiva ayuda a conocer tres formas de futuro: Futuro
deseable pero no probable ni posible, Futuro deseable y posible y Futuro
probable y posible pero no deseable.
Esta última, parte de la imaginación de la expresión pública de los deseos
construyendo escenarios entre lo deseable y lo posible, impulsando el diseño
77
futuro y mostrando acciones alternativas. La prospectiva se aplica en
diversos campos, siendo los más frecuentes: las formas del Estado, la
economía, la estructura social y la tecnología.
En síntesis, la prospectiva soporta un conjunto de acciones provenientes
de realidades virtuales, exige aprender a pensar desde la abstracción para
conducir la experiencia hacia nuevos escenarios.
Propósitos de la Planificación Prospectiva.
Generar visiones alternativas de futuros deseados.
Proporcionar impulsos para la acción.
Promover información relevante para un informe de largo plazo.
Hacer explícitos escenarios alternativos de futuros posibles.
Establecer valores y reglas de decisión, para alcanzar el mejor futuro
posible.
La anticipación de los futuros posibles, probables y deseables.
Objetivos de la Planificación Prospectiva.
1. Estratégicos.
Orientar la acción presente, es decir el plan, a la luz de los futuros posibles y
deseados, buscando el máximo de flexibilidad frente a la incertidumbre.
Identificar los futuros posibles con puntos de referencia, que ayuden a
distinguir aquellos que son portadores del futuro, (potenciales, productivos,
futuristas).
2. Tácticos:
Hacer intervenir la predicción para evitar o aprovechar acontecimientos.
78
Calibrar una hipótesis o una idea, por ejemplo, justificar una decisión y
evitar posibles críticas.
Construir una imagen emprendedora y dinámica.
Cuestionar los estereotipos y comportamientos nefastos, (escepticismos,
creencias ciegas, visión a corto plazo).
3. Escenarios.
Son narraciones que describen caminos alternativos hacia el futuro.
No predicen lo que va a suceder, pero si permiten entender mejor a
partir de hoy, lo que puede suceder mañana. Existen varios que son:
Escenario Probable o Tendencial:
Es lo que sucedería de continuar las cosas como están o han estado.
(Cultura y extrapolación).
Escenario Catastrófico:
Es lo que sucedería si gran parte de lo que sucede resulta negativo. (Si
lejos de mejorar empeoran las situaciones).
Escenario Utópico:
Es lo que pudiera suceder si se cumpliera la mayor parte de nuestros
deseos, pero que no deja de ser utopía.
Escenario Futurible:
Es lo que es posible que suceda siempre y cuando se cumplan múltiples
requisitos y condiciones, (un futuro condicionado).
Escenario Posible:
Este escenario se refiere a todo lo que se puede imaginar.
79
Los métodos de la Planificación Prospectiva:
La planificación prospectiva se encuentra en su fase inicial, descubriendo
todas las maravillas que se encuentra a su alrededor y aprovechándose de
ellas para lograr tener credibilidad, Fernández y Sarramona (1983) afirman
que, ”la prospectiva es una actitud demasiado joven para poseer una
metodología científica que se haya podido comprobar en muchos campos y
de la que se haya concluido una previsión cierta”.
Por lo tanto, la prospectiva, se considera una disciplina científica cuyo
objetivo es descubrir las problemáticas futuras del hombre y las sociedades a
partir del estudio de las tendencias actuales con vistas a planificar el futuro.
Cualquier actividad científica respetada a pesar de lo nueva que puede
ser, debe pensar en una metodología representativa, de esta manera, se
debe garantizar que “la tecnología irrumpe en todos los campos y no podía
dejar de lado a la planificación prospectiva; es cierto que es nueva y que no
se habla aún de una técnica depurada, pero la aplicación de los métodos
prospectivos en algunos campos han dado sus frutos”, según lo explican
Fernández – Sarramona (1983).
La prospectiva presenta algunas debilidades en sus métodos como son:
1) Dificultad del objeto material de la metodología prospectiva: no es algo
delimitado y tangible, sino un presupuesto más o menos fundado. No es solo
una realidad, sino una situación, la cual incluye un número de realidades
concretas, humanas, sociales, económicas, políticas, culturales, de allí que
no se pueda realizar a corto o mediano plazo, no es algo que se pueda
80
predecir fácilmente, se trata un poco de prever con proyección el futuro
deseado a largo plazo.
2) Los métodos están en período de comprobación “aunado a esto no hay
buena comunicación entre los entes responsables que realizan, es decir, por
la poca práctica de los métodos no se han podido comprobar todas las
riquezas que una disciplina como la prospectiva pueda generar.
Los métodos en cualquier acción intencionada – como lo es la
planificación – tiene la intención de señalar los caminos por donde transitará
el equipo de trabajo y los medios por lo que se obtendrá la información para
las elaboraciones conceptuales y las precisiones técnicas de las propuestas
o soluciones propuestas a los problemas abordados.
Se presenta a continuación la explicación de los métodos más usados de
escenarios, el Delphi, el Mactor, el del Análisis estructural, y el Ábaco de Reignier.
Método de Escenarios:
Para Del Olmo (1991), este método de Escenarios fomenta la creatividad
en los participantes. Consiste en elegir una tarea común: en ella se debe
representar el futuro desde el punto de vista de los distintos participantes, no
se trata de inventar por inventar imágenes del futuro por ocurrencia sino
diseñar un futuro inventado a partir de la creatividad y vivacidad de los
sujetos participantes, para lograr este se puede plantear dos tipos de
escenarios: los exploratorios y los normativos.
El escenario exploratorio, plantea una situación determinada que se
analiza desde las tendencias del pasado y del presente, para poder
81
proyectarlo al futuro, implicando la recolección de informaciones necesarias
que durante un determinado tiempo, se han realizado.
El escenario normativo plantea o se construye desde imágenes diferentes
del futuro, que pueden ser deseables o no.
Ambos escenarios, según lo explica Del Olmo (1991), deben ser
construidos desde las siguientes tres características: pertinencia, coherencia,
y verosimilitud y se debe iniciar basándose en dos actividades básicas:
Delimitación del sistema y su entorno, señalando sus variables esenciales.
Análisis del pasado reciente y de las estrategias puestas en práctica
hasta ahora.
El diseño y planteamiento de escenarios para resolver un conjunto de
problemas sólo serán probablemente válidos y útiles para una situación de
convergencias coyunturales. No hay que olvidar que en la planificación de
prospectiva y de lo estratégico se juega frecuentemente con las tres
dimensiones del tiempo, el pasado, el presente y el futuro.
Método Delphi:
Según Fernández – Sarramona (1983, p. 442), “éste método se basa en
una serie de cuestionarios que se envían a un número determinado de
expertos para que den su opinión sobre cada uno de los puntos que se
exponen en los cuestionarios”. Tiene por propósito analizar las convergencias
de opiniones en torno a un problema o tema de interés común.
De éste método se ha dicho que simplemente es el arte de adivinar,
ciertamente el método tiene concordancia con la palabra anterior, pero no
82
se trata de adivinar por adivinar, se trata de escuchar opiniones de
expertos en una materia determinada y a partir de unos ítems o serie de
preguntas, parecidos para todos, por consiguiente, puedan los mismos
responder en forma separada con sus propios criterios. Es importante
acotar, que las preguntas se deben realizar de forma directa, medibles y
precisas. La selección de un experto no se hace al azar, se reafirma que
son personas que se encuentran especializadas en la materia, y que
pueden dar una opinión a futuro de la visión que puedan tener sobre una
situación.
Dadas las respuestas por parte de los expertos, el investigador debe
realizar un sumario y buscar las concordancias entre los entendidos en el
tema, de esta manera podrá tener una idea clara.
Una ventaja de utilizar el método Delphi, “es la certeza con que se logran
consensos sólidos sobre un tema de interés”. Es decir, se hace una reflexión
de un tema determinado y el debido análisis de las respuestas, lo cual se
realiza de forma sistemática, para de esta manera lograr conseguir los
resultados deseados. Su limitante más acentuada radica en el hecho que
este método en gran medida se basa en la subjetividad del experto, del
consenso de los mismos y de sus ideologías y especificaciones.
El Método Mactor:
Fue creado e ideado por Michael Godet en 1989, el mismo se refiere al
“estudio de los objetivos, las motivaciones y las relaciones de fuerza que
subsisten en los grupos, este método puede usarse para la solución de
83
conflictos”, el mismo entonces, es un método grupal, que identifica los
actores principales de un conflicto.
Esta técnica tiene su fundamento en trazar dos columnas, bien sea en un
pizarrón o sobre un papel, en el mismo, se destacan las características
deseadas para investigar, ellos servirán como ejes de análisis, en ellos se
debe ver reflejado los objetivos, las dificultades y los medios de acción, es
decir, los lineamientos, obstáculos y los planes a realizar.
Al ser un esquema de trabajo conflictivo se deben identificar lo actores
principales, cuales son los aportes, cuales son sus motivaciones, cual es su
conocimiento sobre las relaciones entre el pasados y presente y su
proyección hacia el fututo, efectivamente, este método se ha identificado
como el idóneo para estudiar los conflictos institucionales.
Aunque existieran muchos personajes principales, hay que elegir los
personales claves, esta persona mueve masas y debe poder discernir sobre
tres elementos primordiales: ideas motrices, comportamientos y estrategias
operativas.
Ya identificado el grupo conflictivo, se deben determinar los motivos
comunes, los cuales deben ser relacionados con los objetivos hacia donde se
dirige la institución. Inmediatamente se debe realizar un análisis de la
factibilidad operativa. Luego, el o los personajes principales o claves deben
estudiar las alternativas propuestas fundamentados en dos: entrar en
conflicto para desarrollarlo (implica desgaste emocional, profesional o
político) o por lo contrario establecer convenios. Esto induce al planteamiento
84
de las fortalezas y debilidades de la institución, lo que produce como
consecuencia la primera confrontación entre las convergencias y las
diferencias entre las estrategias y objetivos.
Método del Ábaco de Reignier:
La definición del método del Ábaco de Reignier según la revista
Contexto Educativo se explica en: “es un método útil para obtener
información en torno a conceptos, planteamientos o soluciones de
problemas”. Es decir, partiendo de una situación o realidad definida como
una necesidad, o problema se hace un estudio dinámico de alternativas, lo
que dará como consecuencias un planteamiento de necesidades comunes
y tratar de resolver el futuro.
Del mismo modo la revista citada afirma: “su propósito es reducir el margen
de incertidumbre perseguido, es utilizado en un grupo de trabajo e incluso en un
equipo, este método facilita la confrontación de los puntos de vista de los
actores”. Esta confrontación explicada por la revista permite tener una visión
global de todos los elementos que contemplan una realidad.
El fundamento del método se inspira en el juego de los colores, ya que
se apoya en la trilogía de colores del semáforo: Amarillo, azul y rojos. Este
método en muchas ocasiones se ha comparado con la escala de Likert,
porque es la simple puesta en práctica del acuerdo y del desacuerdo.
El primer paso de este método es el de realizar un cuadro de doble
entrada donde se colocan las afirmaciones, propuestas (puede realizarse en
una hoja o en una pizarra) que serán objetos de estudio. Inmediatamente, se
85
hará un pequeño análisis de la situación, enseguida los actores principales
colocarán los colores que indiquen sus apreciaciones y su conformidad.
Luego, al haber concluido todos los participantes de dar su opinión en el
cuadro, a través de la coloración quedará establecido, las convergencias y
las divergencias, en ese momento debe empezarse el debate en el grupo o
equipo de trabajo.
Siguiendo la idea de lo plantado, la revista afirma que una de las ventajas de
este método consiste en “permite realizar un análisis rápido y didáctico de un
problema, facilita la intercomunicación y el debate entre los grupos y equipos de
trabajo, pero no se busca en primera instancia el consenso sino el intercambio
de ideas”. Es decir, la visión de cada uno de los elementos a estudiar.
Para la misma revista, la limitación de este método consiste en “quizás en
el hecho de que le resta protagonismo al líder, pues son los miembros del
mismo grupo quienes más participan y exponen sus puntos de vista”. Es
importante pensar en este momento que los intereses de los grupos son más
importantes que los individuales.
Método Prospectiva Estratégica:
Definidos términos tales como prospectiva y estrategia a lo largo de esta
investigación se quiere definir que el método de Prospectiva Estratégica no
tiene nada que ver ni con la futurología ni con la previsión.
Según Cabiña (1995, p. 359) afirma, “el método consiste en una
reflexión previa, que al tiempo que anticipa la acción, también la prepara.
Se prepara del verdadero antídoto que se tienen para luchar contra la
86
fatalidad que envuelve esta actualidad. Sirve para iluminar y discernir las
causas y razones de las contradicciones que hoy sufren los sistemas”.
Cuando se refiere a la reflexión significa a un análisis objetivo de la
situación estudiada, un análisis responsable de los mismos, para de esta
manera construir el verdadero futuro.
Para el autor el esfuerzo de la prospectiva es “el esclarecimiento de los
escenarios más probables, resulta más indispensable que nunca elaborar
nuestras opciones estratégicas con menos riesgos”.
El origen de la prospectiva estratégica tiene sus raíces en la toma de
conciencia de que el porvenir es,
a la vez, producto del azar y de la
casualidad, de las propias limitaciones del sistema, pero sobre todos, de la
voluntad, fruto del deseo y de la ambición.
Por consiguiente, Cabiña (1995, p. 366) plantea: “la prospectiva
estratégica pretende ayudar a conocer, con mayor detalle el telón de
fondo de los escenarios a medio y a largo plazo y a definir y concretar los
objetivos empresariales de manera coherente y con menores dosis de
riesgos e incertidumbre, fundamentados en los siguiente elementos: un
proyecto movilizador, unos objetivos realistas y concretos, una voluntad
estratégica.
La Planificación Prospectiva es importante en la presente investigación
por cuanto contribuye a establecer lineamientos específicos que, de
acometerse en el corto plazo, resolverían los problemas que se pudieran
presentar en el Sector Eléctrico venezolano a mediano y largo plazo.
87
2.12. Venezuela en Prospectiva.
Cuando se buscan respuestas a preguntas tales como ¿Cómo llegaron
los venezolanos a ésta situación económica?, ¿Por qué se ha declinado
tanto como sociedad?. La primera que viene a la mente del venezolano es
la
caída
del
precio
del
petróleo
(Torres,
2001).
Al
evaluar
el
comportamiento desde la década de los años treinta, hasta el presente se
puede comprobar, que luego de un ascenso más o menos ininterrumpido
hasta 1974, el precio del petróleo comenzó un fuerte descenso que
apenas empezó a revertirse recientemente.
Para Torres (2001, p. 37) existen 3 factores que explican el origen de
lo que él llama, “… nuestra prolongada y profunda declinación como país”.
El primero, es la manera en que se ha relacionado el petróleo con el
venezolano común, la relación ha sido totalmente pasiva, ello ha marcado
profundamente las instituciones, la mente y la economía de los
venezolanos.
El segundo es la estrategia económica que se ha adoptado en los años
sesenta. En su inicial aplicación fue conocida como “crecimiento hacia
adentro” y “sustitución de importaciones”, luego de estimular el crecimiento
terminó generando graves distorsiones a la economía”.
El tercer factor es el notable deterioro de la educación. Luego del empuje
que se diera al sistema educativo durante las primeras décadas de la
democracia, este cayó sustancialmente.
88
En ese orden de ideas, el control de la renta petrolera por parte del
Estado le permitió a éste darse un gran impulso inicial al crecimiento. Sin
embargo, ese modelo de crecimiento basado en el monopolio del Estado
sobre la industria y la renta petrolera tenía implícita también “las semillas
de su fracaso”, según lo expresa Torres (2001). Se requería ( y se
requiere) lo que el autor llama: “Despetrolizar al Estado” para que este
comience a cumplir todas las tareas que un Estado de vanguardia debe
cumplir.
Es así como en la actualidad, el petróleo y sus derivados siguen
representando alrededor del 80% de las divisas que entran al país y cerca
del 50% de los ingresos del gobierno. Igualmente, el petróleo sigue
generando directa o indirectamente alrededor del 40% de la actividad
económica nacional. Es tan preponderante el peso del petróleo en la
economía venezolana que Venezuela es considerada como un país PetroEstado.
Para Torres (2001), el Estado venezolano debe convertir la educación en
su principal inversión. Esto significaría, invertir fuertemente para darle a la
educación la mejor calidad del mundo.
La razón por la cual los países, denominados del Primer Mundo, ponen
énfasis en la educación básica y secundaria, es muy sencilla: esos niveles de
educación es lo que en la ecuación básica y secundaria, es muy sencilla:
estos niveles de educación es lo que comparado con sus costos, produce los
mayores beneficios sociales. En el caso de bachillerato (media-Diversificada
89
y Profesional), diversos estudios señalan que este juega un papel
fundamental en la capacitación de los trabajadores para absorber tecnologías
más sofisticadas de producción, y de esa manera desarrollan su potencial
productivo.
En la Venezuela en prospectiva se tendrá como visión pasar a formar
parte en el 2025 del grupo de países del Primer Mundo plenamente
desarrollados. Los cinco grandes logros que propone Torres (2001) serían:
Haber
logrado
la
reducción
de
la
pobreza
sustancialmente.
Concentrándose intensamente en la educación de la gente.
Diversificar la economía, aún para ese entonces, la actividad petrolera
venezolana se ha intensificado.
Lograr reorientar de manera radical el papel del Estado.
Profundizar la democracia y afianzar sus instituciones.
Desarrollar una sólida ética, basada en la libertad y la responsabilidad
individual. Como consecuencia de ello, los venezolanos se sienten “mejor
persona”.
Para alcanzar los objetivos se tendrá que:
Descentralizar la educación, dándole gran autonomía a los estados y a
las escuelas mismas.
Reivindicación de la política: ver a los dirigentes políticos como
representantes fieles de lo que opina el pueblo en diferentes instituciones.
Ampliar los mercados: se promueve la coexistencia de muchos
proveedores de todo tipo de bienes y servicios, porque no hay monopolios,
90
debido a una alta competencia, ya que el Estado interviene menos en la
actividad económica de los particulares.
- El cumplimiento de las leyes ha aumentado estableciendo claros
parámetros regulatorios para la supervisión de servicios claves como salud,
educación, electricidad.
El ejercicio prospectivo de Torres (2001) para Venezuela, concluye con la
idea de que se apoderó del país, el objetivo de transformar al país y
convertirlo en productivo se lograría al “desarrollar estrategias y jugadas
donde todos los actores del escenario salgan ganando”, situación que debe
ser tomada en cuenta al referirse al comportamiento del consumidor con
respecto al servicio eléctrico como un elemento importante para generar
efectividad tanto en los procesos como en los productos.
2.13. Ley Orgánica del Servicio Eléctrico.
La Ley Orgánica del Servicio Eléctrico (LOSE), fue aprobada en 1999
y apareció en Gaceta Oficial No. 5568 Extraordinario de fecha 31 de
Diciembre de 2001 pero aún no ha sido aplicada en su totalidad, aunado
al hecho oque se planteó una reforma que no ha sido aprobada (La
Verdad 5-01-2005), donde se expresa entre otros aspecto modificar el
pliego tarifario.
La LOSE tiene como objetivo fundamental establecer las disposiciones
que regirán la prestación del Servicio Eléctrico a nivel nacional; considerando
91
cada uno de los procesos que conforman la prestación del servicio
(generación, transmisión, distribución, comercialización), además de la
actuación de los agentes que se relacionan con este, tomando en cuenta la
política energética dictada por el Ejecutivo Nacional, (la cual no es estable ni
concreta, sino que se asume según sea la fluctuación el precio petróleo).
En esta ley se hace énfasis en el artículo 2 de las Disposiciones
fundamentales que:
El Estado velará porque todas las actividades que constituyen el
servicio eléctrico se realicen bajo los principios de equilibrio
económico, confiabilidad, eficiencia, calidad, equidad, solidaridad,
de no discriminación y transparencia, a fin de garantizar un
suministro de electricidad al menor costo posible con la calidad
requerida por los usuarios.
Así mismo, se plantea en el artículo que las actividades que se lleven a
cabo referidas al servicio eléctrico deber realizarse tomando en cuenta el uso
racional y eficiente de los recursos, la utilización de fuentes alternas de
energía, la debida ordenación territorial, la preservación del medio ambiente
y la protección de los derechos de los usuarios.
Cabe destacar que en la Ley se establece que las actividades realizadas
en el sector eléctrico serán de gran responsabilidad del Estado tomando en
cuenta los recursos con los que éste cuenta para invertir y poder generar los
procesos pertinentes para la industria aunado al hecho de que al estar
legislado se tendrá la garantía del cumplimiento al compromiso dirigido al
desarrollo económico del país.
92
Por otra parte, en el artículo 3 se menciona que se dará opción a las
empresas privadas de participar en algunos de los procesos (generación,
transmisión, distribución y comercialización) hecho que o se ha detectado
ampliamente porque un 80% de la industria es el Estado, por lo cual se
requiere asumir alternativas de cambio en la prospectiva planteada.
Además, refiriéndose a la planificación en el Capítulo II de la Planificación
del Servicio Eléctrico donde se establece que es de competencia del Poder
Nacional (artículo 11) por Órgano del Ministerio de Energía y Minas, la
planificación y el ordenamiento de las actividades del servicio eléctrico, en los
términos establecidos en la Ley Orgánica para la ordenación el Territorio y
con sujeción del Plan Nacional de Ordenación del Territorio y del Plan de
Desarrollo Económico y Social. Para estos fines, el Ministerio de Energía y
Minas, oirá la opinión de los agentes del servicio eléctrico nacional,
incluyendo a los usuarios y de las autoridades municipales y estadales.
Así se van presentando en los artículos 12, 13 y 14, los aspectos
referentes a la planificación y ordenamiento de los procesos del sector
eléctrico que garantizan operaciones sólidas del servicio.
Cabe destacar que el Título IX de los infracciones y sanciones, quedan
ampliamente establecidas desde los artículos 87 al 101, planteando las acciones
que deben asumirse por parte de las empresas eléctricas y de la Comisión
Nacional de Energía Eléctrica, cuando se presenta hurto, robo y daños que
exigen al ciudadano el cumplimiento de multas por la infracción cometida,
tomando en cuenta todos los aspectos legales referidos a estos casos.
93
Como se observa, la Ley Orgánica de Servicio Eléctrico (2001) establece
las líneas de acción a seguir para que el sector desarrolle sus operaciones
con efectividad y brinde al consumidor la garantía de calidad de vida.
El aporte a la presente investigación de lo anteriormente expuesto acerca
de la LOSE se basa en que la misma establece en principio las disposiciones
que regirían el servicio eléctrico en el país así como la actuación de todos los
agentes involucrados en el mismo. Por otro lado, debería también, luego de
su promulgación, regular todas las actividades que constituyen el servicio
eléctrico así como establecer políticas para el uso racional y eficiente de los
recursos energéticos, la preservación del medio ambiente, toda vez que esta
actividad industrial puede ser agresiva a los ecosistemas, y la protección de
los derechos de los usuarios.
Cabe destacar que la LOSE no se ha aplicado en su totalidad y que se
encuentre en los actuales momentos en espera de ser sancionada en la
Asamblea Nacional. Todos los agentes y actores del Sector Eléctrico se
encuentran muy pendientes y a la expectativa de esta nueva promulgación
con la esperanza que se establezcan las reglas claras que han de regir el
futuro de esta importante actividad.
3. Definición de Términos Básicos.
Cohorte: Es cualquier grupo humano definido por haber experimentado
cierto acontecimiento en un mismo período de tiempo. (García, 200, p.7)
94
Consumo de energía: Emisión de energía secundaria y primaria,
proveniente de todas las fuentes de energía, incluyendo la transformación de
fuentes primarias (Valbuena, 2004)
Crecimiento natural: Es la diferencia entre los nacimientos y las
defunciones durante un determinado periodo. Se contrapone al "crecimiento
migratorio", resultante de la diferencia entre las entradas y las salidas
migratorias. El crecimiento natural suele convertirse en una tasa anual de
crecimiento, expresada en porcentaje o en tanto por mil, cuando se lo
relaciona con la población media del periodo. (Rubens, 2000, p.14).
Densidad de población: Número de habitantes por unidad de la superficie
total del país (García, 2001, p.10)
Edad media: Se trata de un indicador que resume en un sólo número la
distribución por edades de una población. Se obtiene dividiendo la suma total
de las edades de todas las personas que la componen, por el número de
dichas personas. Cuando la población está distribuida por edades cumplidas
o por grupos de más de un año se atribuye a cada persona la edad central
del intervalo de edades. (García, 2001, p.12)
Fecundidad y fertilidad: En demografía, la fecundidad hace alusión al
número medio de hijos tenidos por una generación, casi siempre
femenina, a lo largo de su vida reproductiva (aunque también es posible el
mismo cálculo para la fecundidad masculina). Puede construirse un
indicador transversal similar, a partir de la fecundidad de las distintas
edades en un mismo año, asimilándolas a las sucesivas edades de una
95
generación ficticia. El resultado es el Índice Sintético de Fecundidad (ISF)
de un año en particular, de hecho el indicador más común y generalmente
llamado, sin más aclaraciones, "fecundidad" de ese año. (Rubens, 2000,
p.22).
Generaciones: Término utilizado para referirse a los ascendientes y
descendientes familiares dentro de una misma línea de filiación. Aunque este
es, de hecho, el uso más antiguo y extendido, resulta menos unívoco y peor
definido que el uso demográfico. (García, 2001, p.14)
Impunidad: Falta de Castigo (García-Pelayo, 1997)
Incongruencia: Coexiste relación lógica, y no está acorde con lo
establecido (García – Pelayo 1997).
Índice por sexo: Cociente entre el número de hombres y de mujeres en la
población de un país, expresado como número de mujeres por 100 hombres.
(García, 2001, p.22).
Población: La población total de un país puede abarcar todos los
residentes habituales del país (población de derecho) o todas las
personas presentes en el país (población de hecho) en el momento del
censo. A los efectos de las comparaciones internacionales, se recomienda
la definición de la población de hecho (Rubens, 2000, p. 228).
Probabilidad: Relación numérica entre los sujetos susceptibles de
experimentar un determinado fenómeno (población) y los fenómenos
efectivamente acontecidos después pasado cierto tiempo. Adopta la forma
de una fracción en que la población afectada ocupa el numerador, y en el
96
numerador se sitúa la población que podría en principio haber estado
afectada. (Rubens, 2000, p.252).
Producto interno bruto (PIB): El valor total no duplicado de los bienes y
servicios económicos producidos dentro de las fronteras del país. Es igual al
consumo más la formación bruta de capital más las exportaciones menos las
importaciones, e incluye los productos de subsistencia producidos por los
hogares para su propio consumo que se valoran equiparándolos a los precios
corrientes locales de productos comparables (Rubens, 2000, p.253).
Tasa de aumento (bruta de la población): La relación del crecimiento real
de una población en un período determinado con la población media de ese
período. (García, 2001, p.82)
Tasa de crecimiento migratorio: Es la diferencia entre la tasa de
inmigración y la tasa de emigración. (García, 2001, p.82)
Tasa de crecimiento urbano: El aumento total de población en las zonas
urbanas en un año determinado, dividido entre el total de la población al
inicio del año y expresado como porcentaje (Rubens, 2000, P. 375).
Tasa de fecundidad: Es el número medio de hijos por mujer en edad de
procrear que, por convención, tienen entre 15 y 49 años. (García, 2001, p.82)
Tasa de mortalidad infantil: Es la relación entre el número de muertes de
niños con menos de un año por mil y el número de niños nacidos vivos
durante el año. (García, 2001, p. 82)
Tasas: Se trata de la frecuencia relativa con que se producen ciertos
acontecimientos en relación a la población media existente durante el tiempo
97
en que se han registrado tales acontecimientos. Las más conocidas son las
tasas de mortalidad y de natalidad. Lo que diferencia las tasas de las
proporciones es que en el numerador se sitúan flujos. Es decir,
acontecimientos registrados durante cierto periodo, mientras que el
denominador corresponde a un stock y, por tanto, se refiere a un instante.
Suelen expresarse en tasas anuales, de modo que, cuando los datos
registrados corresponden a más de un año o a una fracción de año debe
calcularse el promedio anual antes de dividir por la población media. Se
habla de tasas brutas cuando se refieren al conjunto de la población, y de
tasas específicas cuando hacen alusión únicamente a un intervalo concreto
de edad. (Rubens, 2000, p.375).
4. Sistema de Categorías.
La categoría de estudio es el Comportamiento de Consumo, que se
refiere al conjunto de actividades que las personas desarrollan cuando
buscan, compran, evalúan, usan y disponen de los bienes o servicios con el
objeto de satisfacer sus necesidades y deseos, en éste caso, del servicio
eléctrico (Kotler, 1999 p. 42).
Operacionalmente la categoría comportamiento del consumo eléctrico se
refiere al crecimiento de la demanda eléctrica versus el PIB en cuanto a la
pendiente manifestada, así como la demanda eléctrica en función de las
teorías de consumo, identificando los patrones de éste en relación a la
98
regularidad, describiendo los escenarios posibles a corto y mediano plazo
que permitan establecer acciones anticipadas en el sistema eléctrico
nacional.
Para ello se consideró la matriz categorial dimensionándolas en
categorías, sub-categorías y unidades de análisis, tal como se muestra en el
cuadro 3.
Cuadro 3
Matriz Categorial
Objetivo General: Analizar con una visión prospectiva estratégica el
comportamiento del consumo eléctrico en el Zulia, estableciendo escenarios
posibles para Venezuela.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
CATEGORÍA
Describir el comportamiento
del Producto Interno Bruto
(PIB) en función del
crecimiento de la demanda
de energía eléctrica.
Identificar la demanda
eléctrica zuliana a partir de
las Teorías de Consumo.
Identificar los patrones de
consumo del suscritor
eléctrico zuliano.
Describir los escenarios
posibles a corto y mediano
plazo que permitan proponer
acciones anticipadas en el
Sistema Eléctrico
Formular lineamientos
estratégicos con visión
prospectiva para optimizar el
comportamiento del consumo
eléctrico en Venezuela.
Fuente: Valbuena (2004).
COMPORTAMIENTO
DEL
CONSUMO
ELÉCTRICO
SUB-CATEGORÍA
UNIDAD DE
ANÁLISIS
Comportamiento
del
Producto Interno
Bruto
Pendientes
de Demanda y
de
PIB
Variaciones del
Consumo Eléctrico
Teorías de
Consumo
Patrones de
Consumo
Regularidad del
Consumo
Técnicas
Prospectivas
Escenarios
Deseables
Surgen de la Investigación
Descargar