Madrid 27 de Mayo de 1897
Año XXIX.
A FA
Núm. 21.
D
1
R E V I S T A CIENTÍFICA Y P R O F E S I O N A L
píRiico
mimm i
LA DEFEISI DE LOS DERECIOS É IN
DE L A CLASE
FARMACÉUTICA
ESPAÑOLA
Director: D . Francisco Marín y Sancho
EL PRECIO DB SUSOBICIÓN en Madrid y provincias es: &
Las suscriciones pueden hacerse en la REDACCIÓN
CALLE DE SILVA, 49, SEGUNDO; Caballero de Gracia, 23,
10 pesetas un año; 5 pesetas semestré.
botica del Sr. Robert, sucesor del Dr. Font: Sacramento,
Ultramar y Extranjero, 2 0 pesetas al año.
2, botica; Santa Isabel, 5, farmacia del Dr. Gómez Pamo;
Anuncios y comunicados á precios convencionales.
en la del Dr. Somolinos, Infantas, 26; en las principales
Toda la^correspondencia al Director de L A FARMAlibrerías,
y también por medio de los corresponsales de
CIA ESPAÑOLA, calle de Silva, 49, segundo (esquina á la
y provincias.
de la Luna), Madrid.
S E P U B L I C A TODOS L O S J U E V E S
MADRID, JUEVES 27 DE MAYO DE 1 8 9 7 .
PRECÜRSORES ESPAÑOLES DE LAS CIENCIAS NATURALES W
Las nuevas teorías biológicas, en sü desarrollo expansivo, se han apoderado de las
colectividades humanas para someterlas á
idénticas leyes de evolución que las reconocidas en los organismos naturales á través de
las sucesivas fases de la vida. Según este criterio, se considera la historia como manifestación concreta de la biología general; y su
perfecto cultivo exige reconstruir totalmente
lo pasado sin el más leve menosprecio de las
formas de la actividad humana, por muy secundarias que se conceptúen, á la manera
que la paleontología escudriña en el fondo de
la tierra los rudimentarios organismos que
iniciaron la flora y la fauna que hoy presenciamos.
Engolfado el hombre en tan prolija tarea,
vindicó muchas injusticias, exaltando á los
humildes que yacían en la fosa común de los
anónimos, olvidados por aquella aristocrática
historia, que sólo juzgaba digno de su misión
(1) Del libro Estudios histórico-críticos de la ciencia española, por D. José R. Carracido.—Madrid, 1891—Véndese en
las principales librerías al precio de 3 pesetas ejemplar.
narrar sucesos de reyes y caudillos. Estos
precedentes de reivindicación me estimulan
á contribuir al esclarecimiento de la verdad
histórica, relatando, sin temor del ridículo,
cuanto hicieron los antiguos boticarios españoles por fomentar entre los suyos las ciencias naturales, y por cuyo progreso tanto se
esforzaron, que aun hoy, no sólo podíamos,
sino que debíamos inspirarnos en su generosa
conducta.
Trazando el plan ideal de la cultura humana, las investigaciones científicas que conducen al conocimiento especulativo de los
fenómenos naturales y de sus leyes han de
preceder necesariamente á las aplicaciones
prácticas que del anterior conocimiento se
derivan, necesitando éstas, en su complejidad, una integración de datos numerosos,
cuyo estudio previo se hace indispensable
para determinar la solidaria y recíproca influencia de todos los factores que concurren
á los resultados prácticos. No se concibe el
perfecto dominio de la máquina de vapor sin
haber estudiado antes los mecanismos que la
constituyen, juntamente con las leyes relativas á la tensión de los vapores, á la naturaleza de los combustibles y á los modos de que*
marlos, y otras mil circunstancias influyen-
322
L A FARMACIA ESPAÑOLA
tes en la cantidad y forma del trabajo que la
máquina haya de ejecutar, el cual se des- prende como resultante de las innumerables
componentes representadas por todo lo que
interviene en este complejo artificio mecánico, sin excluir la última nimiedad estimada
como insignificante.
Sin embargo, el proceso histórico de los
descubrimientos científicos no obedece en
muchas ocasiones á este precepto lógico; antes al contrario, el instinto práctico, hostigado
por las necesidades de la vida, tiende á satisfacerlas, dictando reglas ó inventando procedimientos que traducen cumplidamente los
propósitos de su autor, á pesar de no conocerse los fundamentos racionales que expliquen los resultados obtenidos. Y aún más:
puede afirmarse, rebuscando detenidamente
los ocultos orígenes de los grandes inventos
realizados por el hombre para atender á sus
necesidades más apremiantes, que llegó á
ellos y los perfeccionó por una como intuición
instintiva, resistiendo durante siglos y siglos
á las exigencias de la investigación racional,
afanoso de explicarse la producción de tales
resultados, que tenazmente se burlaban del
pensamiento ocultándole las causas.
Llegado el hombre á la escena de la vida
pobrisimo de recursos, con el entendimiento
rudimentario y torpe y con necesidades perentorias exigiendo ser satisfechas sin demora, y cercado de enemigos que le producían
ya espanto, ya dolor, el instinto de conservación debió arrastrarle á titánica y desesperada batalla, para someter, ó siquiera amansar, á los tiranos de su existencia; y en esta
grandiosa epopeya, iniciada en los albores de
la prehistoria, proseguida sin descanso hasta
nuestros días y que seguramente continuará
su laborioso desarrollo mientras el hombre
subsista en el planeta, resalta el afán de mejorar la vida, aspirando á prolongarla y eximirla del doloroso tributo impuesto por las
causas de malestar que la asediaban. En esta
situación urgentísima, ¿cómo esperar del pensamiento su desarrollo normal y sistemático,
alcanzando primero las ideas en su pureza
teórica para encarnarlas después en la complejidad de las aplicaciones? Lo que necesitaba el hombre eran resultados prácticos,
dóciles servidores que le ayudaran á sobrellevar la carga de su existencia precaria, y en
buscarlos se extremaba, sin preocuparse de
forma ni método, con el mismo desorden de
las familias necesitadas que, dudando de lo
presente é ignorando su porvenir, viven al
día, sin presupuesto posible ni otra aspiración que no perecer deNmiseria.
Así so explica que ante la necesidad de
vivir, primero, y los anhelos de vivir mejor,
después, ofrezca la evolución de la cultura
humana el aparente contraste de preceder los
conocimientos de aplicación á los especulativos ó teóricos; pero como en el flujo y reflujo
de las actividades psíquicas, el espíritu asciende del hecho concreto á la idea general y
desde ésta vuelve á los hechos para adquirir
nuevos elementos, á manera que los ríos nutren las nubes y después descienden en lluvia
para engrosar á sus generadores, sin que
jamás se interrumpa este perpetuo ciclo, en
el oscilatorio ir y venir de las sensaciones y
las ideas, iniciado en los primordiales inventos de aplicación, sorprendió el hombre los
elementos ideales para la construcción de sus
vastos sistemas científicos; y como el saber
vulgar no se diferencia del saber científico,
sino que ambos son eslabones de una misma
cadena, así de la tosquedad de la práctica rudimentaria y empírica brotaron espléndidas
ideas, semejando á la mariposa, que al romper el grosero capullo, despliega los ricos colores de sus alas.—No maldigamos jamás del
empirismo de otros tiempos, porque, á despecho de las presunciones modernas, son sus
hijos legítimos los sistemas científicos de hoy
y las aplicaciones que de ellos normalmente
se derivan.
Entre los mil azares de la vida primitiva,
el hambre y los rigores del clima, mostrándose en toda su crudeza, debieron hostilizar
sin tregua la salud de aquellas misérrimas
generaciones, de cuya condición es sarcasmo
la leyenda de la edad de oro forjada para una
vida de inexorable indigencia. E n medio de
agudos sufrimientos, como inmediato acto reflejo, habrán vuelto sus tristes ojos á cuanto
les rodeaba, suplicando elementos benéficos
y amigos que mitigaran el prepotente influjo
de los siniestros causantes de sus dolores.
L A FARMACIA ESPAÑOLA
Esta primera angustiosa mirada que fijó la
atención del hombre sobre la variedad de
cosas que en su derredor se extendía, representa el momento inicial de la investigación
científica. Con el primer dolor compró el
hombre el primer dato relativo al conocimiento de los seres naturales, y desde entonces, incitado por los crecientes afanes de
la vida, en todos terrenos sigue el hombre
pagando sus conquistas en igual moneda. Los
gérmenes de la ciencia de la Naturaleza allá
tienen su origen en los conatos de aquellos
infelices que en su desvalimiento buscaban
remedio á sus males.
Este primer impulso de la necesidad angustiosa, despertando más tarde la curiosidad
del espíritu investigador, prosiguió con el
mismo carácter al través de los tiempos, y
por tales estímulos, salvando los siglos, que
á nuestro propósito no interesan, nos encontramos en la Edad Media con los alquimistas,
cuyo espíritu, mezcla de idealidad y utilitarismo, aspira, no sólo á descifrar los enigmas
del mundo, investigando generosamente la
verdad, sino, además, á la invención de la
piedra filosofal y del elixir de larga vida, para
libertar al hombre de las penurias á que su
cuerpo vive tiránicamente sometido.
De tales investigaciones nacieron nuestros
conocimientos médico-farmacéuticos; pero
como obra naciente y adversa además á las
corrientes intelectuales entonces dominantes,
sufrieron aquéllos en pasadas centurias el
menosprecio y hasta la persecución de los
que, entregados á las estériles lucubraciones
peripatéticas, lanzaban desde la excelsitud de
su pensamiento acusaciones de bajeza y villanía sobre los resignados y modestos experimentadores que sólo pensaban vengarse de
las mortificaciones de que eran víctimas, sacando del fondo de sus alambiques y crisoles
nuevas sustancias para curar las enfermedades de los detractores ó proporcionarles algún refinamiento de la vida aportando mayor
cantidad de bienestar. Injusticias de este género son harto frecuentes: la fantasía nos
arrastra á ennoblecer y halagar lo que brilla,
menospreciando lo que es realmente provechoso si no se exhibe con aparatosas galas;
en el hombre civilizado nunca llega á des-
323
aparecer por completo el salvaje que da las
materias útiles á cambio de lucientes cuentas
de vidrio. ¡Qué de hechos pudieran citarse
en prueba de la exactitud de esta observación social!
Para más acibarar la existencia de estos
heróicos precursores de la ciencia positiva,
explotaban la vaguedad y deficiencia de la
naciente experimentación charlatanes y ruines mercaderes que haciendo granjeria de las
supersticiones del vulgo y llevando la confusión á su ánimo, en la hora de los desengaños, todo lo arrastraban sumiéndolo en el
común anatema, sin discernir lo verdadero
de lo falsificado. Así se explica que Shakeaspeare, en Romeo y Julieta, pudiera pintar
aquel boticario venal, escuálido y harapiento
que, contraviniendo las leyes, vende al gentil
amador un veneno para suicidarse, confeccionado en aquella miserable oficina que Romeo recordaba haber visto en Mantua, presentándose á su memoria en la siguiente
forma:
Allá del techo de su estrecha tienda
Pendía una tortuga, un cocodrilo
Y pieles varias de deformes peces;
Sobre las tablas copia de cajones
Vacíos, verdes tarros y vejigas.
Mohosas simientes, hebras de bramante.
Viejos panes de rosas; todo ello
Para ostentar con orden esparcido
Con el propósito de contener los innumerables abusos que á la sombra de esta confusa situación se cometían, y no permitiendo
aquel informe estado social justipreciar en
cada caso la legitimidad de los derechos, se
dictaron leyes muy restrictivas para el ejercicio de la medicina y la farmacia, las cuales
obligaron á los heróicos precursores que ejercían estas profesiones enderezándolos á fines
serios y honrados á coaligarse, para defenderse por igual de la ley que los oprimía y de
los embaucadores que los desacreditaban.
*
» *
A España, tan fecunda en el presentimiento de las grandes cosas, corresponde el
puesto de honor en la constitución de estas
asociaciones, instituyéndose los colegios de
boticarios con mucha anterioridad á las primeras academias científicas de toda Europa.
Los colegios de Valencia, Barcelona y Zara-
324
L A FARMACIA ESPAÑOLA
goza datan del siglo xiv, y por alusiones incidentales consignadas en algunos documentos relativos á su constitución, es de suponer
que ya anteriormente existían en la forma
más modesta de hermandad ó cofradía. Esta
prioridad está reconocida por escritores extranjeros y la afirma, entre otros, Federico
Kernot en su Storia delta Farmacia e dei
farmacisti, impresa en Ñápeles en 1871 con
estas palabras: «Es un hecho altamente honroso para España haber establecido Colegios
de farmacia con anterioridad á las Academias
científicas de Europa. E n 1441 los farmacéuticos se dirigieron á la reina Doña María
de Aragón en demanda de constituirse en
hermandad, lo cual les fué concedido... E n
1512 se instituyó un capítulo general de farmacéuticos en el que solo podían ser admitidos los que hubiesen practicado durante ocho
años... L a primera Farmacopea escrita en
1497 es obra de Benedicto Mateo, que vivió
ciento cincuenta y nueve años antes de Miguel de Sceau, á quien varios autores, y en
particular Henry y Guibourt, consideran
como el primer farmacéutico que escribió
acerca de su arte.» Dichos Colegios, al organizarse, iniciaron la gloriosa tradición proseguida en toda España, cultivando siempre las
ciencias sin las farsas ni sofisterías tan indignamente representadas por la mayor parte de
los boticarios de Europa. Si alguien sospechara que esta rotunda afirmación era hija
del orgullo nacional, puede consultar los antecedentes que en Valencia se archivan, en
los cuales se lee la atrevida proposición de
sus autores, encaminada á unificar las pesas
y medidas en todo el reino, y el mandato de
que en las boticas hubiera la pesa de un grano; refinamiento que hoy no nos sorprende,
pero que es una verdadera maravilla para
manos del siglo xiv, acostumbradas á blandir
el pesado lanzón y á cubrirse con el guantelete de hierro. Pesar un grano en aquellos
tiempos solo puede compararse en los actuales, á las sutilísimas investigaciones analíticas
de la Química moderna.
Más tarde, confirmando su superioridad
científica, presentan el contraste de que
mientras los extranjeros eran menospreciados por la pública opinión y excluidos desde-
ñosamente de todos los centros científicos por
ignorantes é indignos, Felipe I V honraba á
los boticarios españoles expidiendo á su favor privilegio de nobleza, en el cual declaraba que su profesión era arte científico, y por
consiguiente, que era su voluntad que cuantos la ejerciesen gozaran de todas I R S honras,
preeminencias y prerrogativas que competen, tocan y pertenecen y pueden tocar y
pertenecer en cualquier manera á la ciencia
y facultad de la medicina, conforme á las
leyes de estos mis reinos; añadiendo más
adelante que los une é incorpora al tribunal
de el m i Proto-Medicato para que este ejercicio y arte no pueda ser junto n i llamado
con ninguno de los oficios mecánicos en n i n g ú n repartimiento que se hiciere por m i de
gremio n i en otra forma n i manera alguna.
Dependiendo la estimación de las clases sociales del valer de los individuos á ellas pertenecientes, el anterior documento patentiza
con toda evidencia que los boticarios españoles no estaban contaminados de las miserias
intelectuales y hasta morales comunes á los
de otros pueblos que no alcanzaron igual distinción, y que su influjo en la cultura nacional era bien manifiesto cuando por su saber
se les ennoblecía.
En aquel espantoso naufragio de las postrimerías del siglo xvii, que sumergió á nuestra patria en la pobreza y en la ignorancia,
borrando hasta el recuerdo de las antiguas
glorias militares y de los esplendores de su
cultura, apenas tenemos antecedentes históricos relativos á la profesión farmacéutica;
pero en el momento en que Felipe V termina
la trabajosa guerra de sucesión y alcanza estabilidad en el trono, y se propone reorganizar al pueblo que le tocaba regir, anhelando
con muy buenos deseos, aunque no con igual
acierto, promoverla vida científica, inmediatamente vemos á los boticarios españoles recoger sus gloriosas tradiciones, asociándose
de nuevo y volviendo con fervor al estudio de
las ciencias naturales.
Con alto sentido de su misión, comprenden que toda obra humana difícilmente se
realiza y, sobre todo, alcanza la debida transcendencia sin los esfuerzos mancomunados
de las colectividades, y la investigación cien-
L A FARMACIA ESPAÑOLA
325
tífica, aunque parezca producto de la aislada cieron objeciones otros consocios del Coiniciativa individual, no se exime de esta ley, legio.
Con esta anticipada preparación, al sobreacrecentándose sus rigurosas exigencias cuando necesita los variados y complejos auxilios venir el período relativamente esplendoroso
de los procedimientos experimentales. Impul- de los reinados de Carlos III y Carlos I V , sus
sados por este afán de cultura, solicitan inolvidables ministros Aranda, Ploridablanca,
en 1737 instituir en Madrid un Colegio de bo- Saavedra y Jovellanos, advirtieron que para
ticarios, y obtenida la aprobación de los esta- fomentar los estudios útiles é instituir la entutos por los cuales había de regirse, empó- señanza de las ciencias positivas, vigorizando,
ñanse resueltamente en el noble propósito de con el conocimiento de la realidad, al cerebro
redimir á sus comprofesores de la postración español, aturdido y debilitado por las sutiles
en que yacía España entera, no sólo mediante y mezquinas disputas de un escolasticismo
reformas administrativas, sino promoviendo puramente formalista, los boticarios españocuanto contribuyera al aumento de su saber. les constituían la clase social en que prefeAsí lo demuestra el estatuto 1.°, en el cual se rentemente habrían de apoyarse los esfuerzos
propone como objeto del Colegio el cultivo y encaminados á regenerar por la educación
adelantamiento de la farmacia, química é his- científica la agricultura y la industria, casi
toria natural, «para lo cual se formará un agonizantes, en el lecho de la miseria públi
jardín botánico y un elaboratorio chímico, ca por maleficio del empirismo más rutinario
donde públicamente se hagan todos los años Tan fuertes se sintieron entonces en su mi
por sus colegiales un curso de operaciones sión propagandista, que se arriesgaron á so
químicas y otro de lecciones y demostracio- licitar de S. M., en 27 de Setiembre de 1763
nes de plantas y drogas exóticas.» 8i este es- que pusiera á su cargo el gabinete de Histo
tatuto no se juzgara prueba suficiente, deben ría Natural existente en la corte, obligándose
citarse el 24.° y el 25.°, en los cuales se pa- no solo á conservar los objetos que aquél
tentizan, además de sus levantados propósi - contenía, sino á aumentarlos, y compróme
tos, los vehementes deseos de la más pronta tiéndese además á que dos individuos del Co
realización, previniendo que, mientras no se legio explicaran cursos de aquella ciencia y í
establezcan las anteriores cátedras, tenga el nombrar otros que enseñaran á los curiosos
Colegio una junta á principio de mes y que en propios y extraños, las preciosidades allí co
ella diserte sobre un punto de la profesión el leccionadas. Las gestiones encaminadas á la
colegial elegido por los individuos de la junta realización de este propósito resultaron inde gobierno, pudiendo argüir después al di- fructuosas; pero el solo intento, acompañado
de los compromisos que sobre sí atraían,
sertante cualquier otro colegial.
Para dar comienzo á sus tareas, habiendo evidencia aun á los más prevenidos en contra
ganado la protección del marqués de la E n - del valer de la clase, que ante sus contemsenada, del ministro de Fernando V I , prede- poráneos se consideraban suficientemente
cesor de aquellos hombres de Estado que autorizados para llevar en primer término la
tanto se interesaron en los dos reinados si- representación de las ciencias naturales en
guientes por arraigar en España las ciencias España. E n aquella lucha, entonces empeñaexperimentales, lograron en 1748 domiciliar da entre la reacción y el progreso, los botila sociedad en una casa de la calle del Bar- carios tienen el puesto de honor en el campo
quillo, donde á costa de grandes sacrificios de la nueva idea, y en ellos debemos reconoestablecieron un jardín rico en plantas medi- cer á nuestros gloriosísimos antecesores
cinales, y en el año 1751 dieron principio los cuantos nos interesamos porque en España
trabajos literarios á que se refiere el esta- adquieran vida propia los estudios experituto 24.°,iniciándolos los eminentes botánicos mentales. Los que renieguen de este abolenVélez, Minuart y D. José Ortega, leyendo en go ó de él se burlen, desdeñosamente inculas juntas generales muy notables disertacio- rren en grave injusticia, sin lograr al fin su
nes, á las cuales, según lo acordado, hi- propósito; porque tarde ó temprano siempre
L A FARMACIA ESPAÑOLA
326
llega labora de las reivindicaciones, dando á
cada uno su merecido.
{Se c o n t i n u a r á . )
J . R . OARRAGIDO.
SECCIÓN CIENTÍFICA
Estudio comparado de los procedimientos propuestos para dosificar el iodoformo en la gasa iodofórmica,
POR M. G. FHERIGHS.
En los procedimientos propuestos hasta aquí
se hace pasar el iodo del iodoformo, ya al estado
de iodoro de plata, que se pesa, ya al estado de
ioduro alcalino, que se dosifica volumétricamente.
De los resultados obtenidos se saca por el cálcalo
Ja cantidad correspondiente de iodoformo.
Uno de los más antiguos de estos procedimientos es el de Greshoff (4888). Está basado en la descomposición del iodoformo por el nitrato de plata
con formación de induro de plata que se separa y
se pesa.
CHI5 4- 3A^N03 + H20 = 3AgfI + 3N05H + CO.
El autor le ha ensayado sobre iodoformo desecado y puro y operando con todas las precauciones recomendadas. La tabla siguiente resume los
resaltados de sus análisis:
Iodoformo
tratado,
Iodoformo
encontrado.
0,2473
0,2038
0,1948
0,2530
0,2374
0,2460
0,2026
0,1939
0,2514
0,2354
Diferencias
0,0013
0,0012
0,0009
0,0016
0,0020
=
=
=
=
=
0,52 por 100.
0,60
—
0,46
—
0,64
—
0,80
—
Se puede considerar estos resultados como
buenos, pues que las diferencias observadas no
pasan por término medio de 0,6 por 100, Modificando el procedimiento Greshoff, según las indicaciones de Frangois, se obtiene igualmente buenos resultados. Todo lo que se puede reprochar
á este procedimiento es su duración, porque hace
falta día y medio al menos para efectuar una dosificación.
Los procedimientos volumétricos son más expeditos; exigen, como se ha dicho antes, la transformación de iodo del iodoformo en ioduro alcalino. Esta transformación se obtiene, ya directamente, haciendo obrar la potasa ó la sosa en solución alcohólica sobre el iodoformo ó sea indirectamente tratando el iodoformo por el polvo de
zinc, lo que da iodoro de zinc, que es descompuesto enseguida por el carbonato de sosa.
Tres procedimientos se basan en la descompo-
sición del iodoformo por los álcalis. Son los de
Richmond (1892), de Boldingh (1893) y de Gay
(1893).
En el procedimiento de Richmond se agota la
gasa con alcohol; so añade á la solución alcohólica un exceso de solución a'cohólica de sosa; se
calienta la mezcla durante diez minutos cerca de
la ebullición. Se evapora para separar el alcohol
y se trata por el agua. Se acidula con el ácido nítrico, después se neutraliza el ácido en exceso con
el carbonato de cal. En fio, se dosifica el ioduro
con auxilio de una solución normal de plata al
centésimo, sirviéndose del cromato neutro de potasa como indicador.
En el procedimiento de Boldingh, se opera
directamente sobre la gasa, que se calienta en un
recipiente durante media hora al baño de maría,
con una solución alcohólica de potasa.
Para 4 gramos de gasa á 10 por 100, se emplean 50 centímetros cúbicos de alcohol y 10 de
legía de potasa á 50 por 100. Terminada la reacción,
se añade agua destilada de modo de hacer 100 c e ;
se miden 26 ce. de mezcla; se acidula con ácido nítrico, se añaden 20 ce. de solución al décimo de plata, después un poco de solución de alumbre de
hierro y de amoniaco, y finalmente, se dosifica el
exceso de plata con una solución al décimo de
sulfocianaro de amoniaco. Por diferencia, se tiene
la cantidad de solución de plata correspondiente al
iodo del iodoformo. Cada centímetro cúbico de solución al décimo de plata corresponde á 0,1309 gramos de iodoformo.
El procedimiento de Gay, ya publicado, constituye un perfeccionamiento del procedimiento
Richmond. Este perfeccionamiento consiste en el
empleo de un percolador Soxhlet, provisto de un
refrigerante á reflujo para efectuar el agotamiento de la gasa. Gracias á este aparato y á las diversas precauciones indicadas por el autor, las pérdidas quedan reducidas al mínimo.
Según G. Frerichs, estos tres procedimientos,
sobre todo el último, dan, si se opera con cuidado,
buenos resultados. Aconseja servirse de la solución normal de plata al centésimo. Siguiendo el
procedimiento Boldingh, se han obtenido los resultados resumidos en la tabla siguiente:
Iodoformo
tratado,
Iodoformo
encontrado.
0,3980
0,3980
0,3980
0,3908
1,0358
0,3945
0,3952
0,3939
0,3282
1,0322
Diferencias
0,0035
0,0028
0,0041
0,0026
0,0036
0,86 por 100.
0,70
—
1,00
—
0,79
—
0,35
—
ó sea una diferencia media de 0,74 por 100.
L A FARMACIA ESPAÑOLA
En los tres procedimientos precedentes, se tiene siempre una solución de iodo coloreada. En el
procedimiento Hass, la solución es incoloro.
La operación se hace en dos tiempos:
\ .0 Transformación del iodo en induro de zinc
por la acción del polvo de zinc sobre el iodoformo.
2.° Descomposición del ioduro de zinc por el
carbonato de sosa, lo que da carbonato de zinc
y ioduro de sodio.
Se pesa de 1 á 5 gramos de gasa, segúa su valor en iodoformo. Se pone la muestra en nn tubo
de ensayo; se añade el polvo de zinc puro en cantidad tal, que, después de haberlo agitado, la
capa de zinc traspase aún la gasa cerca en dos
centímetros. Hacen falta cero de 20 gramos.
Se calienta algún tiempo al baño de maria;
después se agota la materia, haciendo hervir coa
agua adicionada de un poco de carbonato de sosa.
Se filtra en una redoma de 500 ce; se lava y se
completa con agua destilada.
Se separan 250 ce. de líquido, y se dosifica el
ioduro por uno de los procedimientos conocidos.
Como el polvo de zinc del comercio contiene
siempre un poco de óxido, se le desembaraza
tratándolo por un poco de ácido clorhídrico muy
diluido y lavándole con agua destilada hasta que
el agua de loción no precipite por el nitrato de
plata. Se lava entonces con alcohol y se seca.
E l método de Huss no da tan buenos resultados como los otros. Diferencias observadas por
G. Frerichs, 1 á 2 por ^00. Es por otra parte más
complicado, de tal suerte que no debe preconizarse su empleo.— V. M.
Acido cacodílico y cacodilato de sosa.
E l ácido cacodílico (ácido dimetil-arsénico),
As (G H3)2 O (H O), se presenta bajo forma de prismas rómbicos, inodoros, fácilmente solubles en el
agua y el alcohol, fusibles á 200° centígr.
E l cacodilato de sosa, As (G H3)2 O Na, es un
polvo blanco amorfo, fácilmente soluble eñ el
agua.
E l uso del ácido cacodílico ha sido preconizado, hace ya una veintena de años, por M. Jockleim, como sucedáneo de las preparaciones arsenicales corrientemente empleadas; pero á causa
del olor desagradable que comunica á la orina, al
sudor y al aliento, no se ha extendido su uso.
Ultimamente, M. Danlos llama de nuevo la
atención sobre el hecho de que el ácido cacodílico
es muy rico en ácido arsenioso, 54 %, que es muy
soluble y que su toxicidad es relativamente poco
327
grande; administra el cacodilato de sosa en la psoriasis á las dosis de 0,25 gr. por día al interior y
0,<0 gr. por día en inyecciones subcutáneas. En
estas condiciones, el medicamento fué bien tolerado y ejerció una acción favorable sobreda enfermedad. En un caso de pseudo-lcucemia, M. Danlos administró en el espacio de tres semanas diez
inyecciones de cacodilato de sosa de 0,15 gr. cada
una. Estas inyecciones no fueron dolorosas, el enfermo aumentó rápidamente de peso.
El cacodilato de sosa deberá administrarse
preferentemente en disolución en agua destilada.
— F . M.
VARIEDADES
C L A S E FARMACÉUTICA D E MADRID
REPARTO de la contribución industrial que corresponde pagar á los farmacéuticos de Madrid en el
año económico de 1897 98.
4.a CATEGORÍA: CUOTA, 1.315 PESETAS
Despacho asignado, 120 pesetas.
Sr. Arrieta (D. Pablo), Sagasta, 9.
Avilés (D. Francisco), Cava Baja, 13.
Borrell (D. Félix), Puerta del Sol, 5.
Busto (D. Alvaro del). Montera, 11.
Cabezas (D. Juan), Jacometrezo, 14.
Garrido (D. Francisco), Luna, 6.
Sres. Gayoso y Moreno, Arenal, 2.
Sr. Lletget (D. Emilio), Carrera de San Jerónimo, 30.
Martínez Pacheco (D. Manuel), Hortaleza, 110.
Melgosa (D. Miguel), Valverde, 11.
Moreno (D. Roberto), Mayor, 73.
Muñoz Sedeño (D. José), Foencarral, 114.
Pizarro Pino (O. Ricardo), Veneras, 7.
Salazar (D. Francisco), plaza de Antón Martin, 44.
Sánchez Ocaña (D. Juan B.), Atocha, 35.
Serra y Roca (D. José), Toledo, 54.
Telle (D. Manuel), Preciados, 12.
Total, 17.
2.a CATESORÍA: CUOTA, 875 PESETAS
Despacho asignado, 85 pesetas.
Sr. Castaño y Alba (D. José), Barquillo, 13 duplicado.
Coipel (D. Ramón A.), Barquillo, 1.
Escribano (Doña Elisa), Atocha, 89 y 91.
Ortega (D. Germán), León, 13.
Palacios (D. José), plaza del Príncipe, 44.
Trejo (D. Federico), plaza del Progreso, 13.
Total, 6.
328
L A FARMACIA ESPAÑOLA
S.* CATEGORÍA: CUOTA, 600 PESETAS
Despacho asignado, 64 pesetas.
Sr. Galdeiro (D. Manuel), Arenal, 24.
Madariaga (D. Julián), plaza de la Independencia, 40.
Medina (D. Alfonso), Serrano, 36.
Somolinos (Viuda de), Infantas, 26.
Torrecilla (D. Mauricio), Barquillo, 37.
Total, 8.
4.a CATEGORÍA: CUOTA, 409,50 PESETAS
Despacho asignado 40 pesetas.
Sr. Bonald (D. Juan), Núñez de Arce, i l .
Hombría (D. Sebastián), Hortaleza, 47.
Pasapera (D. Mariano), Fuencarral, <10.
Rodríguez de los Ríos (Viuda de). Carranza, 14.
Tirado (D. Eduardo), Postigo de San Martín, 22.
Total, 5,
5. A CATEGORÍA: CUOTA, 350 PESETAS
Despacho asignado, 34 pesetas.
Sr. Blas y Manada (D. Macario), Hortaleza, 2.
Gastelló (D. Vicente), Carretas, 33.
Font y Orense (D. José), Claudio Coello, 22.
Pérez (D. Silvestre), plaza de San Ildefonso, 4.
Verde (D. Santos), plaza de Santa Bárbara, 7.
Zúñiga (D. Frutos), Peligros, 5.
Total, 6.
6. A CATEGORÍA: CUOTA, 330 PESETAS
Despacho asignado, 30 pesetas.
Sr. Aparicio (D. Federico), Ferraz, 26 (i).
Benedicto (D. Manuel), San Bernardo, 41.
Bobadilla (D. Elias), Marqués de Urquijo, 2.
Diaz Pachón (D. Miguel), Botoneras, 7.
Fernández Izquierdo (D. Justo), Sacramento, 2.
Fernández Pallares (D. José), Fuencarral, 120.
Garrido Mena (D. Francisco), Atocha, 30.
Gómez Manso (D. Antonio), Santiago, 7 y 9.
Sáiz de Garlos (D. Ramón), Serrano, 30.
Santos (Viuda de). Mayor, 46.
Ulzurrun (Hijos de). Imperial, 1.
Villar y Cueto (D, Garlos), Alcalá, 88.
Villegas (Viuda de), plaza del Angel, 16.
Total, 13.
Sr. Sánchez (D. Agustín), Pez, 11.
Sepdlveda (D. José), Toledo, 62.
Ubeda (D. José), Embajadores, 7.
Total, 8.
8. A CATEGORÍA: CUOTA, 180 PESETAS
Despacho asignado, 15 pesetas
Sr. Alfageme (D. Pascual), Barrio Nuevo, 7 y 9.
Blanco Bañares (D. José), San Bernardo, 15.
Borrallo (D. Demetrio), Embajadores, 5.
Carrero (D. Juan), Isabel la Católica, 21.
Escalada (D. Alvaro), San Bernardo, 61.
Escalada (Viuda de), San Bernardo, 70.
Falces (D. Enrique), Puerta Cerrada, 1,
Fernández Prieto (D. Manuel), Fernando el
Santo, 5.
Garcerá (D. Francisco), Príncipe, 13.
García (D. Jesús), Recoletos, 19.
García Genarro (D. Casimiro), Abada, 4 y 6.
Gorriz (D. Mariano), Gravína, 11.
Molina (D. Mariano), Leganitos, 38.
Murúa (D. Epifanio), Gerona, 1.
'
Pérez Caruana (D. Diego), Greda, 1.
Pérez Esteban (D. Apolonio), Miguel Servet, 1.
Pérez Negro (D. José), Ruda, 14.
Puente (Viuda de), Desengaño, 10.
Quirós (Viuda de), Fuencarral, 13 y 15.
Retuerto (D, Daniel), plaza de Santo Domingo.
Revilla (D. Benito), Mesón de Paredes.
Reymundo (D. José María), Atocha, 25.
Rodríguez Hernández (D. Manuel), Mayor, 27.
Ruiz del Cerro (D. Juan), Ave María, 28 (1).
Ruiz de la Orden (D. José), Serrano, 31.
Santandreu (D. Antonio), Cava Baja, 30.
Trespaderne (D. Vicente), plaza de Celonque, 3.
Viana (D. José), Toledo, 119.
Villarón (D. Ramón), Mesón de Paredes, 22.
Zayas (Doña Juana), San Andrés, 19.
Total, 30.
9. A CATEGORÍA: CUOTA, 125 PESETAS
Despacho asignado, 11 pesetas.
Sr. Alcobilla (D. Emilio), San Marcos, 6.
García Rodríguez, (D. Adolfo), Juan de Mena, 5.
Monedero (D. Marcelino), Humilladero, 14.
Oláiz (D. Ensebio), Preciados, 23.
Robert (D. Gabriel), Caballero de Gracia, 23.
Sr. Abras (D. Eduardo), Argensola, 10.
Alcober (D. Juan), plaza de Isabel II, 1.
Cámara (D. Luis), Génova, 7.
Conde y Rincón (D. José), Delicias, 2.
Garcerá (D. Ricardo), Magdalena, 10.
López Pérez (D. Julián), Carnero, 2.
Pardo Bartolini (Viuda de), Lavapiés, 62.
Rodríguez (D. Mariano), Habana, 4.
Valderrábano (D. Tomás), Puerta de Moros, 5.
Total, 9.
(1) Además de la cuota asignada, el gremio, constituido
en Jurado, acordó aumentarle 15 pesetas por haber accedido á, la rebaja pedida por el Sr. Sánchez.
(1) Consiguió del gremio se le rebajara una cuota, acordándose se repartiera la diferencia entre la 8.a categoría.
7. A CATEGORÍA: CUOTA, 225 PESETAS
Despacho asignado, 22 pesetas.
L A FARMACIA ESPAÑOLA
10.a CATEGORÍA: CUOTA, 400 PESETAS
Despacho asignado, i 0 pesetas.
Sr. Abollado (D. Dionisio), San Bernardino, 7.
Alvarez (D. Casiano), Carretera de Castilla, 2.
Belloso (D. Fernando), Quintana, 24.
Blanco y Raso (D. Eduardo), Concepción Jerónima, 34.
Cañizo (D. Antonio), Reyes, 1.
Carrasco (D. Narciso), plaza de Herradores, 10.
Cubas (D. Francisco), Huertas, 45 y 17.
Cuenca (D. Santos), Corredera Alta, 3.
Esteban Zazo (D. Bernabé), Ventura Rodríguez, 6.
Gómez Pamo (D. Juan Ramón), Santa Isabel, 5.
González Salas (D. Emilio), Hortaleza, 86.
Iñiguez (D. Francisco), Atocha, 101.
Jiménez (D. Vicente), Embajadores, 80.
Macho (D. Salvador), Leganitos, 50.
Maudes (D. Francisco), Luchana, 35.
Menéndez (D. Leopoldo), plaza del Rastro, 15.
Merendón (D. Ignacio), Campomanes, 13.
Muñoz (D. Victorino), Habana, 16.
Navarro (D. Manuel), Atocha, 131.
Rodriguez (D. Leopoldo), Valverde, 3.
Salinas (D. José), Serrano, 54.
Torres Muñoz (D. Guillermo), San Marcos, 11.
Vallina (D. Ricardo), Santa Catalina.
Total, 23.
11.a CATEGORÍA: CUOTA, 82,50 PESETAS.
Sr. Bañegil^D. Avencio), Puerta de Moros, 4.
Bravo (D. Juan), Pacífico, 12.
Calatrava (Viuda de), San Vicente, 28.
Cano (D. Benito), Puebla, I I .
Cañizo (D. Luis), Ronda de Segovia, 13.
Castellanos (D. Vicente), plaza de Herrado
res, 2.
Castro (D. Benigno), Santa Feliciana, 13.
Delgado Cea (D. Julio), Preciados, 14.
Fernández Jodar (Viuda de). Embajadores, 13.
Fernández Villar (D. José), Cardenal Cisneros, 8.
García (D. Santiago), Sombrerería.
Gómez (D. Gregorio), Costanilla de los Angeles.
Herrando (Viuda de), Fuencarral, 40,
Jiménez (D. Gregorio), Hortaleza, 116.
Labiaga (Viuda de), Calatrava, 11.
Macarrón Rincón (D, Juan), Doña Bárbara de
Braganza, 6.
Martín Vallarino (D. Angel), Alcalá, 104.
Martínez (D. Faustino), Blasco de Garay, 5.
Olmedilla (D. Joaquín), Victoria, 6 y 8.
Ortiz (D. Enrique), Saúco, 13.
Palenzuela (D. Fermín), barrio de la Prosperidad.
329
Sr. Parrondo (D. Enrique), Amparo, 66.
Pasaual (D. Ricardo), Atocha, 92.
Pérez Honrado (D. Julián), Olivar, 23.
Vara del Castillo (D. Rafael), Conde de Aranda, 7.
Vicente Romeo (D. Luis de), Pacífico, 19.
Villanueva (D. Francisco), Calatrava, 30.
Total, 27.
Según el precedente reparto, ejercen actualmente en Madrid ciento cuarenta y nueve farmacéuticos, uno menos que el año anterior.
CRONICAS
El art. 14 de las Ordenanzas de farmacia.—Han
preguntado á nuestro ilustrado colega E l Siglo Médico lo siguiente: «En esta localidad hay un módico y un farmacéutico, hermanos carnales, sin haber otra oficina de farmacia; ¿es compatible para
la asistencia de los pobres de esta localidad y pueblos limítrofes que están en iguales condiciones,
el parentesco mencionado?»
Y contesta nuestro colega: E l art. 14 de las Ordenanzas de farmacia dice asi: «Los farmacéuticos
no pueden tener ni regentar botica en los pueblos
donde no haya más que un sólo médico ó un sólo cirujano y esté ligado con ellos por parentesco de
consanguinidad ó de afinidad en PRIMER GRADO.»
La respuesta á la pregunta la hallará el consultante en ese artículo.»
Perfectamente; pero quizá sea conveniente recordar ahora el art. 918 del vigente Código civil,
que dice así: «En las líneas se cuentan tantos grados como generaciones ó como personas, descontando la del progenitor.—En la recta se sube únicamente hasta el tronco. Así, el hijo dista del padre «n grado, dos del abuelo y tres del bisabuelo.
En la colateral se sube hasta el tronco común y
después se baja hasta la persona con quien se hace
la computación. Por esto, el hermano dista DOS GRADOS del hermano^ tres del tío, hermano de su padre
ó madre, cuatro del primo hermano, y así en adelante.»
Deberá recordarse que las Ordenanzas llevan
la fecha de 28 de Abril de 1860 y el Código civil,
nueva edición, fué publicado por decreto de 24 de
Julio de 1889.
Y nada más debemos decir ahora tocante á la
prohibición citada.
Libro terminado.—Hemos recibido el cuaderno
cuarto Y último de la obra Tratado de Química
inorgánica con las aplicaciones á la Farmacia é
lodustda y principios generales de análisis, conforme á las teorías modernas, por el catedrático
Dr. D. Gabriel de la Puerta.
330
L A FARMACIA ESPAÑOLA
Esto cnaderno, último como hemos dicho de la
otilísima obra del Dr. Puerta, acaba con la tercera parte del libro, sin duda alguna may importante. Comprende esta parte los principios generales
de análisis y aguas potables y minerales: los principios generales de análisis han sido expuestos con
tal precisión y claridad, que las breves páginas on
que están contenidos han de servir seguramente de
guía á cuantos por obligación ó para satisfacer sus
aficiones á este linaje de investigaciones practican
el análisis químico.
El análisis de aguas comprende dos capítulos:
aguas potables y minero-medicinales; y no se ha
limitado el Dr. Puerta á exponer todo lo concerniente á la materia, sino que ha añadido análisis
particulares por el autor hechos, como el de las
aguas potables de León, el de las del real Sitio de
la Casa de Campo (Madrid), Marmolejo, Moyanieo,
Carabaña, Paracuellos deGiioca, Panticosa, Torrelodones, y otras muchas, análisis que pueden servir de modelo para los que so vean en la necesidad, sea cual fuere la causa, de analizar aguas,
potables ó minero-medicinales, Con ello ha dado
el Sr. Puerta más interés y ha resultado por este
concepto también útilísima su nueva obra de química, que termina con el estadio de la preparación délas aguas minerales artificiales, obra de la
cual, cumpliendo nuestra promesa hecha al recibir el primer cuaderno de la misma, nos ocuparemos con la extensión que merece en uno de los
próximos números.
Se halla de venta en la librería de Fernando,
calle del Arenal, núm, 41, y en las principales de
Madrid y provincias, siendo el precio de este cuarto y último cuaderno, como el de los anteriores,
seis pesetas y el de la obra completa veinticinco.
Naftolana.—La naftolana es una especie de
nafta purificada que los indígenas del Gáucaso emplean contra el reumatismo, las dermatosis y las
quemaduras. Se presenta bajo el aspecto de una
masa verdosa, muy consistente, de olor muy diluido de naftalina, de reacción neutra y fusible á 70°.
No puede mezclarse con el agua ó la giieerina, ni
se disuelve en el alcohol. Sí lo hace en el éter, el
cloroformo y la bencina. Con la grasa forma excelentes ungüentos. (?)
Los ensayos hechos en esta nueva sustancia
han dado buenos resultados en los eczemas crónicos.
Necrología.—El día 7 del corriente ha fallecido
en Laredo (Santander), el farmacéutico D. Carlos
Solar.
Acompañamos á la viuda del finado y á toda su
familia en su honda pena.
Industrias químicas.—«Los progresos de la
química—dice E l Memorandum, de Barcelonahan aumentado considerablemente el número de
productos útiles, constituyendo el más importante
y complejo ramo de la industria. Si examinarnos
el conjunto de los negocios, hallaremos un núcleo
de establecimientos nuevos, cuyo trabajo asombraría á la generación no sólo de mediados de este
siglo, sino la de hace dos lustros.
»Verdad es que sólo en las grandes naciones
industriales, allí donde se acumulan inmensos capitales y tienen un gran mercado consumidor
prospera la elaboración de estos productos. Exigen
también esta clase de trabajos cultura científica, y
por esto adquieren desarrollo en los países más
adelantados, en términos que se puede afirmar
que el progreso de las industrias químicas marca
el adelanto nacional. España, sin figuraren primera línea, produce cada día mayor número de estos
productos, y sin que podamos contar todavía con
inmensas fábricas, como las que hay en Alemania
y Francia, van en aumento el número de establecimientos que á estos ramos se dedican, y según
nuestros informes bien pronto contará Cataluña
con algunos más y de gran importancia, creándose nuevas industrias si logran ser protegidas por
el Arancel aduanero. Algunos de los artículos aquí
elaborados sostienen la competencia en calidad
con los similares extranjeros, lo que indica que
nuestra fabricación ha llegado á una altara que
honra á la industria española. Todos los grandes
ramos de esta colosal industria se cultivan con
más ó menos éxito en nuestra patria, tanto las
electro químicas, como las de! alumbrado, las
productivas de materias colorantes, las de perfumería y esencias, y sobre todo las de productos
farmacéuticos, cuya fabulosa producción es tan
rica y variada como la que ofrecen los más adelantados países.
«Constaban registradas en la estadística del
subsidio industrial del año 1891, la última publicada, siete fábricas de ácido sulíúríco; tres de caparrosa; diecinueve de albayalde; cuatro de alumbre; tres de agua fuerte; una de sal de saturno;
cuatro de carbón animal; cinco de fósforo; cinco
de aguarrás; cien de fósforo de cartón ó cerilla;
cuatro do ballena artificial; dos de lacas; ocho de
tintas de imprimir; una de salitre; treinta de productos varios; once de perfumes y esencias; diez
de abonos artificiales; ciento veinticinco de pólvora; en todas las principales poblaciones hay fábricas de gas del alumbrado; cuatro fábricas de
ácido tartárico, más de trescientas fábricas de j a bón común y otras varias, aparte de las de productos farmacéuticos, algunas de las cuales tenían
ya una gran producción; pero recientemente se
L A FARMACIA ESPAÑOLA
han establecido muchas fábricas de prodaetos
qaimicos, cayo número no podemos precisar,
pnes desdo ISQí no sólo hemos logrado proveer
mayor consumo en el iüterior, sino que la exportación, que se valuaba en cinco millones de pesetas, ha llegado á doce millones.»
Pensiones á facultativos inutilizados en epidemias, y á las familias de los fallecidos por la misma causa—De la relación pedida al señor ministro de la Gobernación por el senador por la real
Academia de Medicina, Sr. Dr. D. Manuel Iglesias
y Díaz, y remitida al Senado, sobre pensiones decretadas por el Gobierno en favor de profesores
de Medicina, Girujia y Farmacia inutilizados por
epidemias, ó de sus viudas ó huérfanos, y que no
han sido objeto de los proyectos de ley á que se
refieren los artículos 74, 75 y 76 de la ley de Sanidad, resulta:
Que hasta el día -10 de Julio de 1896, los expedientes de dicha índole resueltos favorablemente
por el ministerio de la Gobernación, y que debieran haber sido objeto de proyecto de ley, son 212;
de los cuales sólo tres corresponden á facultativos
inutilizados, y los restantes á viudas ó huérfanos,
21 á familias de farmacéuticos, y 91 á las de profesores de Medicina y Girujia.
Entre dichas pensiones, hay 185 de 750 pesetas, 24 de 1.000 y 3 de 1.250; siendo el importe
anual de las 212 pensiones, 166.500 pesetas; aunque es muy probable que hayan caducado no pocas, por haberse producido en el período transcurrido desde 1854 á 1890.
Pero debe tenerse en cuenta también, para
apreciar la cuantía de lo quo debería pagar el Estado por tal concepto, de legalizarse dichas pensiones, que según las leyes quo han concedido
anteriormente otras análogas, tales pensiones
empiezan á devengarse desde el 28 de Noviembre
de 1855, respecto á los inutilizados ó fallecidos
antes de este día, y las demás desde la inutilidad
ó desde el día siguiente al del fallecimiento; habiéndose producido la generalidad de 1863 á 1800;
año el primero de los citados en que se presentaron á las cortes por el Sr. Posada Herrera, entonces ministro de la Gobernación, y fueron por ambas Cámaras aprobados, los últimos proyectos de
ley de estas pensiones especiales.
Colegiación obligatoria. -Hé aquí las palabras
que consagró el señor ministro de la Gobernación
al discurso leído por el Dr. Olivan en el aniversario del Colegio de médicos de Madrid, y en el cual
se ocupó de la colegiación obligatoria: «Hoy se ha
sometido á la consideración del Gobierno por vuestra parte—dijo el señor ministro—una nueva cuestión. Yo no sé si la solución pertenece al departa-
331
mento que tengo la honra do dirigir: el mismo
Sr. Olivan, qua en su excelente discurso tan firme
ha estado en todas sus opiniones y ha penetrado
en todos sus argumentos con decisión, al llegar á
este punto ha vacilado, pues duda á cuál de los
dos departamentos, Gobernación ó Fomento, pertenece la resolución de la cuestión planteada en su
discurso; pero el Gobierno le ha oído y cumplirá
con su deber á cualquiera hora, y apoyará á los
médicos para que ilustrándonos siempre podamos
hacer lo más conveniente para la ciencia, que es
lo más conveniente para la humanidad.»
Ruego.—Señor alcalde presidente del Ayuntamiento de Madrid: No obstante tener el excelentísimo Ayuntamiento acordado pagar por cuartas
partes el importe del suministro de medicamentos
á la Beneficencia municipal que pasara á los ejercicios 1892-93 y 1893-94, y no obstante también
de haberse así cumplido por lo que respecta al
ejercicio próximo pasado, es lo cierto que en el presente qua está finalizando está incumplido dicho
acuerdo, y nos permitimos rogar al señor marqués
de Toca dé las órdenes necesarias para que sea satisfecho á los farmacéuticos de la Beneficencia municipal el importe correspondiente al concepto referido.
Reorganización.—Previa convocatoria por el
señor subdelegado do medicina del partido de Daroca, se reunieron el día 13 de Abril, en la ciudad
de Daroca, los Sres. Oliváo, Lozano, Elipe, Brieba
y Navarro, médicos, y Esquiu, Güila y Ferrando,
farmacéuticos, representando además á Bercial,
Esteva y Arizón, médicos, y al farmacéutico Ruiz,
con objeto de reorganizar la asociación creada en
1892, la cual, después de inauditos esfuerzos, cayó
ea un profundo sueño, del cual despierta en estos
críticos momentos, al ser requerida por la Asociación de socorros mutuos y Sociedad médico-farmacéutica vasco-navarra.
«
Quedó reorganizada y procedióse al nombramiento de Junta directiva, que se constituyó en la
forma siguiente:
Presidente, D José Oliván; vicepresidente, don
Arcadio Esquiu; vocales: i.0, el presidente d é l a
sección de Cariñena, y 2.°, D. Enrique Brieba; secretario, D. Manuel Lozano; vicesecretario, don
Francisco Güila; tesorero, D. Francisco Elipe.
La harina de mostaza como esterilizante y desodorante.-El Dr. Part reconoce como antiséptico mny eficaz y priocipalmento para esterilizar las manos de los cirujanos, las jabonaduras
con espuma de jabón á la cual se haya añadido harina de trigo y harina de mostaza: se suspendo la
jabonadura cuando se siente picazón en la piel.
Este procedimiento de esterilización absolutameo-
332
L A FARMACIA ESPAÑOLA
te eficaz presenta, por otra parte, la ventaja de
quitar el olor de las manos radicalmente: el mismo olor del iodoformo no resiste, según parece, á
una jabonadura con adición de la harina de mostaza.
Arseníato de hierro soluble.—El farmacéutico
italino P. Cesaris, después de minuciosos estudios
experimentales, comprobados por el cálculo, prepara esta sal del modo siguiente:
En matraz con tapón atravesado por un tubo
adelgazado en su extremidad superior, se ponen
4,182 gramos de ácido cítrico y 200 gramos de
agua destilada. Añádase á este soluto 0,025 miligramos de hierro porfirizado y se pone el matraz
al baño de maría durante algunas horas, agitando
frecuentemente y sustituyendo el agua que se evapora. Neutralícese el líquido por el amoniaco y después añádase un soluto de 10 centigramos de ácido
arsenioso,'! gramo de amoniaco líquido y 10 gramos
de glicerina. Fíltrese y evapórese hasta dejar reducido ellíquido á 100 gramos. Cada centímetro
cúbico contiene ¿9 miligramos do citrato de hierro amoniacal y 1 miligramo de ácido arsenioso.
Como el uso continuado de las sales amoniacales
ofrece, en opinión de algunos clínicos, varios inconvenientes, puede preferirse la solución de arseniato de hierro citro-sódico, neutralizando el
citrato de sosa (28'i".,5 de carbonato por 100). El
arseniato de sosa obtióoese sustituyendo 1 gramo
de amoniaco líquido por otro de carbonato de sosa.
Estas soluciones son neutras y diáfanas.
CORRESPONDENCIA P A R T I C U L A R
DE «LA FARMACIA ESPAÑOLA»
Ponferrada.—H. G.—Contestado particularmente.
Arrecife.—F. M.—Idem id.
Sestao.—1. D . - P a g ó fin Diciembre 1897. •
Aldeanueva del Camino.—P. J . G.—Idem id.
Palma.—J. V.—Idem id.
Alcora.—R. B.—Idem fin Junio 97.
Madrid.—S. M. H.—Idem fin Octubre 97.
Deza.—A. M. B.—Idem fin Diciembre 97.
San Fernando.—F. P.—Suscrito desde 1 0 Mayo 97.
Murchante.—F. H.—Contestado particularmente.
Valdealgorfa.—J. P. S.—Idem id.
Monleras.—B. R.—Pagó fin Diciembre 96.
Cabeza la Vaca.—Q. M. D.—Idem fin Abril 98.
Herencia.—-J. C—Idem fin Diciembre 97.
Pola de Laviana.—M. L . - I d e m fin Marzo 97.
Torrelavega.—J. C—Idem fio Agosto 97.
Treviño.—F. Z.-Idem fin Abril 98.
Almaraz.—J. E.—Idem fin Marzo 97.
Pamplona.—E. G.—Se envió al interesado.
Posada.—E. S. P.—Pagó fio Diciembre 97.
Alaró.—F. A.—Suscrito desde I.0 Mayo 97.
Palma.—J. V.—Servida suscriciór.
San Martín de Rubiales.—M. E.—Contestado particularmente.
Villasandino.—M. S . - Pagó fin Junio 98.
Avila.—J. P,—Retirado anuncio.
Orgaz.—G. G. P.—Conlestado particularmente.
Zumárraga — J . A. B.—Pagó fin Marzo 98.
Cuenca.—M. E.—Puesto anuncio.
Torrelobatón.—J. G.—Contestado particularmente.
Gijón,—V. C —Puesto anuncio.
Ponferrada.-H. G. —Retirado anuncio.
Morales de Toro.—J. G.—Recibida y conformes.
Arnedillo.~C. P.—Pagó fin Diciembre 96.
Zuera.—J, M.—Idem fin Marzo 97.
Flechilla.—D. P.—Idem fin Octubre 97.
Logroño.—E. L.—Idem fin Diciembre 95.
Portugalete.—E. B.—Puesto anuncio.
París.—D. D.—Servido.
Ra sea fría.—B. G.—Cambiada dirección.
Barcelona.—E. C—Idem id.
Murchante.—F. R.—Se han recibido sellos.
Logroño.—D. P,—Contestado particularmente.
Barcelona.—R. T.—Idem id.
Ponferrada.~H. G.—Se han recibido sellos.
Valladolid.-G. D.-Servido.
Salvaleón.—F. N.—Suscrito desde 1.0Mayo 97.
Línea.—J. F.—Contestado particularmente.
Navaluenga. - E . L . O.—Puesto anuncio.
Vitoria.—G. A.—Contestado particularmente.
Granada,—E. P.—Pagó fin Diciembre 97.
Ferrol.—F. C. V.—Idem fin Octubre 97.
Mota del Cuervo.—F. M. M.—Idem fin Diciembre 97.
Mediana.—J. P. - Idem fin Junio 97.
MADRID: 1897.-Imp. de G . Juste, Pizarro, 15, bajo.
ANUNCIOS
—REGENTE: Para la farmacia de la señora viuda
de D. Alfredo Corzo se necesita uno. Para más informes dirigirse á dicha señora en Gijón (Asturias).
(3)
—FARMACIA: Se vende en buena población. I n formes, remitiendo sellos para la contestación, en
la Administración de esta Revista.
(1)
—Se vende una farmacia bien surtida y dividida en estantes, en un pueblo de 4.000 almas, con
6,000 reales de titular por la asistencia á 250 familias pobres. El contrato de venta se puede hacer desde 16.000 reales en adelante, según ia cantidad de objetos que convenga segregar. Dirigirse
con proposiciones á D J . N., en tealvaleón (provincia de Badajoz).
(4)
— FARMACIA: Se vende una con despacho anual
de nueve á diez mil pesetas, en importante ciudad
de la provincia de Cádiz. Dirigirse á D. Rodrigo
Vela, Carrera de Espinel, Ronda.
(P)
—PRACTICANTE: Se necesita, bien informado en
el despacho, para la farmacia de D. Julián de las
Heras, en Burgos. Dirigirse al expresado farmacéutico,
(p)
—BOTICA: Se vende ó permuta por otra establecida en la provincia de Burgos ó Palencia, una de
la provincia de Vizcaya, de buenos y seguros rendimientos. Para informes á D. Francisco Marín y
Sancho, calle de Silva, 49, 2.°, Madrid.
(P)
—FARMACIA: Se vende la única que existe en un
pueblo de la provincia de Avila, que consta de 517
vecinos. E l Ayuntamiento abona 750 pesetas anua-
L A FARMACIA ESPAÑOLA
les por la asistencia á 75 pobres, y el resto de los
vecinos pagan por razón de iguala una cantidad
en grano ó en dinero que no baja de 7,50 pesetas.
Para informes diríjanse á D. Esteban del Río, en
Navaluenga (Avila),
(2)
333
—BUENA FARMACIA: Se vende en Madrid.
Informarán en la Administración de esta Revista.
(3)
valor de 24 pesetas (más un cuaderno que falta
para completar la suscrición del año 4 896, ó sea
4 3 cuadernos, en el año 4 897). L a obra constará
próximamente de 24 cuadernos, y se venderá
completa al precio de 80 pesetas los seis tomos. A
los suscritores de E l Siglo (que no lo sean á la biblioteca), se les hará en los cuadernos la rebaja
del 25 por 4 00; de modo que, en lugar de 24 pesetas, los 42 cuadernos del año solo les costará 48
pesetas, ó sea tres más que á los que están suscritos á la biblioteca. Los cuadernos se publicarán
mensualmente con la regularidad á que está acostumbrado E l Siglo Médico.
A los suscritores de la biblioteca que deseen
continuar recibiendo encuadernados en tela á la
inglesa los tomos, se les guardarán los cuadernos
en la administración, y se les enviarán encuadernados los tomos. E l precio anual de la encuadernación es de 8 pesetas. Precio de cada cuaderno^
2 pesetas. Se ha publicado el cuaderno 2,° y 3.°
Los pedidos, acompañados del importe, á la
administración de E l Siglo Médico, Magdalena, 36,
Madrid.
—REGENTE: Se necesita para la oficina de farmacia de la señora viada de Solar, en Laredo
(Santander). Dirigirse á dicha señora.
(4)
Tarifa del Ilustre Colegio
—REGENTE: Farmacéutico joven con buenos informes desea colocación para dicho cargo. Prefiere casa y población de importancia. D. Francisco
Marín y Sancho, calle de Silva, 49, 2.°, dará detalles.
(P)
—VIAJANTE: Un farmacéutico joven se ofrece
para dicho cargo á una casa de droguería, productos qnímicos ó cujo negocio se relacione con su
profesión. D. Francisco Marín y Sancho, Direetor
de esta Revista, informará,
(P)
—PRACTICANTE: Desea colocarse uno de 38 años
de edad, soltero. Informará D. Uobustiauo Zulueta, farmacéutico en Vitoria,
DC
rnRATADO PRACTICO DE MEDICIN4 CLINICA Y
1 terapéutica, publicado en Francia bajo la dirección de los Sres. Bernheira y Laurent, con la colaboración de 92 colaboradores catedráticos, m é dicos de loa hospitales, y otros módicos franceses
y extranjeros. Traducido directamente de la segunda edición francesa.
Se publica esta obra, que tanto ha llamado la
atención del médico clínico, por cuadernos mensuales de 4 0 pliegos (4 60 páginas), al precio de 2
pesetas cada uno en toda España.
Los suscritores de la biblioteca de E l Siglo recibirán, por 4 5 pesetas al año, 42 cuadernos, ó sea
r
FARMACEUTICOS D E MADRID
PARA L A TASACIÓN DE MEDICAMENTOS
Segunda e d i c i ó n .
Consta de 4 04 páginas, en 4.° mayor, buen
papel y esmerada impresión.
La tabla se ha tirado á dos colores para su
más fácil manejo y se han incluido todos los medicamentos de uso hasta la fecha.
Se vende á tres pesetas ejemplar en rústica y
á 4 encuadernada, en la Administración de esta
Revista, previo el envío del importe, y 25 céntimos máá si se quiere certificada. No se admiten
sellos de correo.
PILDORAS DE RIAZA. DE PEREZ NEGRO
g
Acreditada é inmejorable preparación para curar las Intermitentes, ya sean
T E I I C I A M ^ S , C U A R T A . II A S Y C O T I D I A M A S . - l e i n t e a ñ o s de é x i t o .
Precio al público: Caja de 80 pildoras, 5 pesetas.—Media caja, con 40 id., 3 pesetas.
Farmacia de Pérez Negro, Ruda, 14, MADRID
m
ríSjSr^g^?,i=i.'=?,?=' c=rF=3 g=?p=3 c=^=3 csrgga t=^=i i=??=a t—ii—i '-—•i—i c—i.—J c=?^3'—trJ&
EFERVESCENTE
La forma granular y efervescente de los
medicamentos es de gran utilidad, tanto por
lo que facilita la conservación y manejo de los
mismos, como por hacerles más agradables á
la vista y a) paladar, siempre delicado de loa
enfermos, sobre todo cuando se trata de tomar
algún medicamento.
Precios: 1 , 5 0 pías.
POR MAYOR D E S C U E N T O S
ELABORACIÓN POR MEDIO D E L V A P O R
Laboratopio de producios químicos y farmacéuticos de D . G . Ortega
FARMACIA, LEÓN, 13.
MADRID
L A B O R A T O R I O , GRANADA, 5, H O T E L .
334
LA
FARMACIA ESPAÑOLA
^HsasiasHsasiSEsasEHasHsreHHsasEHasasc
|
H
ALMACENES DE DROGAS
FARMACIA Y DROGUERIA
I
DE LOS
PRODUCTOS QUÍMICOS, KSPECÜlIDiDES FARMACÍUTICAS, AGUAS En
iSÍ
TU
S]
MINERALES, ARTÍCULOS DE TINTORERÍA,
ORTOPEDIA, ETC., ETC.
ffij
DIEGO MOLINA OLEDERA
¡Jj
B a ñ o s , l , ~ P i a z a de Bermejal, 4 Di
L I N A R E S (JAÉN)
La primera y única casa de la provincia que se
dedica á la venta al por mayor y cuenta con elementos suficientes para ofrecer á los señores farmacéuticos pureza en los productos, economía en
los precios y brevedad en los envíos.
Venta á noventa días fecM. Los que por primera vez se dirijan á esta casa, no olviden acompañar el importe aproximado del pedido ó buenas
referencias sobre esta plaza.
ru
fu
pQ
1^
gj
n¡
In
fu
JU
HIJOS
g
DE
C.
ULZURRUN
Imperial, I, Madrid.
S
E n estos antiguos y acreditados esta™ blecimientos encontrarán los farmacéuticos
ni todos los productos, por nuevos que sean,
rO á precios sumamente arreglados.
3
Instalación completa de farmacias.
|
¡g
HIJOS D E U L Z U R R U N
CALLS I M P E R I A L , NÚMERO 1 = MADRID
[j]
Teléfono n ú m . 893.
lonnaie
L Y O N
Para precios y detalles
pídanse prospectos
A3 E S T E - S Í A
L O C A L
Patente f r a n c e s a confirmada por los T r i b u n a l e s de primera, y segunda i n s t a n c i a .
ÉV1TAR LAS FALSIFICACIONES c u y a s PERSEGUIREÍiílOS con r i g o r l a FABRICACION l a VENTA y EíflPLEO
K
El KELENO en
tubos de 40 y 30
gramos, cerrados
á la lámpara ó en
r o s c a metálica,
está de venta en
todas las buenas
farmacias.
Desconfiad de
las falsificaciones.
Rebajas considerables á los farmacéuticos.
Otros productos farmacéuticos fabricados por la SOCIETÉ CHIMIQUE DES USINES DU RHONE
Acido fénico sintético (fenol absoluto), punto de fusión 42° c. exactos. Acido salicílico, salicilato de
sosa y iodos sus derivados, sobre todo el Fenilsalicilato (que es el Salol del Codex).—Azul de metikno medicinal.—Carbonato de creosota y Carbonato de guayacol.—Metilacetanilida (que es la Exalgina del Codex).
—Pirazolina {Antipirina), y todos sus derivados y combinaciones.—Resorciña medicinal.—Sacarina (sulfini
orto directo), garantizada químicamente pura, 550 veces más dulce que el azúCAY.—Lactofenina.—Formol.—Vanillina.
Departamento de las materias colorantes: Colores de anilina. Colores de resorcina. Colores nitrados.
Departamento de perfumería: Rodinol (privilegio), Heliotropina, Cinnamatos, Coumarina, Nerolina,
Roseol, Linalol, etc. Esencias de frutas. Colorantes para perfumería.
Departamento bacteriológico: Gran Instituto en instalación {Lyon-Vaise), para la producción de todos
los sueros. Suero antivenenoso del Dr. Calmette (Instituto Pasteur de Lille); contra las mordeduras de las
serpientes, puesto á disposición,, gratis, de los módicos de las Colonias.
JARABE-MEDINA DE QUEBRACHO
PREPARADO
E N FRIO É I N A L T E R A B L E
Médicos distinguidos y los principales periódicos profesionales de Madrid, E l Siglo M é d i c o , la B e v l s t a de Medicina y Cirujjía p r á c t i c a s , E l Genio M é d i c o , el Diario M é d i c o - F a r m a c é u t i c o , E l Jurado M é d i c o - F a r m a c é u t i co, la R e v i s t a de Ciencias M é d i c a s , de Barcelona, la R e v i s t a M é d i c o - F a r m a c é u t i c a de Arag-ón y l i a Correspondencia M é d i c a , recomiendan en largos y encomiásticos artículos el JARABE-MEDINA D E QUEBRACHO, como el
último remedio de la Medicina moderna para combatir el Asma, la Dispnea y los Catarros, crónicos, haciendo cesar la
fatiga y produciendo una suave espectoración.—F'REClO: Cinco pesetas frasco. Depósito central: Farmacia de Medina, Serrano, 36, Madrid; y al por menor en las principales Farmacias de España y América.
NOTA IMPORTANTE —El Jarabe-Medina de Quebracho es el primero de esta sustancia dado á conocer en España y
el preparado medicinal expresamente recomendado por la Prensa profesional, de cuyos artículos se acompaña una copia
literal á cada frasco de Jarabe. Exíjase, por lo tanto, la firma y rúbrica de Medina en las etiquetas de la caja y frasco
como garantía para los señores médicos y enfermos, y para evitar falsificaciones.
LA
FARMACIA ESPAÑOLA
335
EDAD FARMACEUTICA ESPAÑOLA
ANTIGUA
L.
C A S I (i- F 0 R H I 6 U E R A V COMPAÑÍA
GrAZA
EN COMANDITA
CAPITAL: 2.500.000
PESETAS
, TALLÉRS, 2 2
mmiiaMw
Casa fundada en 1882 con un núcleo de 600 accionistas, todos farmacéuticos
y creada al objeto de proporcionar á la clase farmacéutica española toda suerte
de ventajas en sus compras y ventas.
Empresa la m á s importante, por su capital y arraigo, que la clase farmacéutica
ha realizado en E s p a ñ a , y cuya importancia comercial está á la altura de las casas
m á s fuertes dedicadas á este ramo.
Completo surtido de productos químicos y farmacéuticos para la industria,
as artes y especialmente para la Farmacia, D r o g u e r í a y H e r b o r i s t e r í a farmacéuticas; Especialidades nacionales y extranjeras; Aguas minero-medicinales; Aparatos y utensilios para farmacia y laboratorio. Especialidad en alcaloides y preparados farmacéuticos puros. Productos garantidos. Resolución de consultas
sobre explotación de productos y sobre cuestiones profesionales á los señores
asociados. Facilidad de propaganda para los mismos y para todo farmacéutico
español.
Precios corrientes periódicos, y especiales para casos determinados y que su
importancia lo exija.
Envíos rápidos por correo ó á gran velocidad de artículos necesitados con urgencia.
La Sociedad F a r m a c é u t i c a E s p a ñ o l a tiene en sus precios la norma de ponerlos lo m á s económico posible, dentro de una buena calidad del producto.
Dirección:
SOCIEDAD FARMACEUTICA ESPAÑOLA
L. GAZA EN COMANDITA.-TALLERS, 22
A P A R T A D O 69
336
L A FARMACIA ESPAÑOLA
JUAN GIRALT LAPORTA
Despacho central y talleres de decoración, Aribau, 5 y 7, Barcelona; telefono 610,
apar-
tado 2 4 . — F á b r i c a , calle de la Universidad, 4L7.
Sucursal en Madrid, Fuencarral, 5 5 . —Teléfono 5 C 9 .
Premiado con Medalla de Oro en la Exposición Universal de Barcelona, Proveedor efectivo de la
Real Casa, del Laboratorio Central de Sanidad Militar, Máseos oficiales é infinidad de Universidades,
Institutos, Escuelas de comercio, Laboratorios Municipales, etc., etc.
Botamenes los más modernos y económicos, cón elegantes tarjas,
dispuestos para instalaciones urgentes.
Obleas y. aparatos Sevcik, Morstardt y Fouquier,—Balanzas, granatarios, botiquines; cajas cartón, cartulina y de madera; máquinas
para la producción de hielo, filtros, seltzógenos, papel de estaño, etiquetas en relieve y demás artículos propios para la farmacia, á precios sin competencia posible.
Ultima cotización: Obleas
para el aparato Sevcik, clase
inmejorable:
Núm.
00
0yl|2
1y n | 2
2,25
2,25
2,50
2 y 2 1|2
~ 3 ~ ^pesetas millar.
Pídanse los nuevos catálogos que acabo de publicar: uno especial de botillería y accesorios de bodega; otro de material para la fabricación y envase de bebidas gaseosas, cervezas, aguas minerales, vinos espumosos, etc., y el general
ilustrado, que forma un bonito tomo de 150 páginas con más de 2.000 grabados.
Descargar

Copia digital - Biblioteca Virtual de la Real Academia