NUMERO 211
¡SÁBADO 1 0 DE MATO DE 1 8 S 4 ,
P R E C I O 1 0 ۥ.*
ík.'%flu%/%/%/%/\n
«%'%'%««'%ih^
Zño tmnto.
6fVif tcrcrnt.
f-síe p<ír;ód;co sale T O D O S l . O S
D Í A S , escepto lus D O M I N G O S . La
]ít-(]ac:cioii se halia estahlecída en la
calle ticl Príiici]»e, iiúiiipro if>, r u a r lo segtiiul(i, á doriile dcbíri dirigirse
l9$ citrlíts, reclamaciones, artículos
ctiniunicndos ú übservaci.íiies; a d virlit'mJoie que no ret;íljira ei Kditor
las pliegos ó carias que no llegaren
ífiirmj: (¡e fitirtf. Se rícilítn siiscnpcioriPS en Madrlii en U liUnría de Ja
lifwsfn
lispanola , Carrera d" S a n
O c r ú n i n i o , iiútiicrn l o » á razón de
Id reales por un m e s , 58 p o r Ires,
I 14 p o r nie(íin ano, y 'i^ift por cl ano
eTileTo. Se suplica , tanto á íos s e ñ o res suscriplorcs con:*o á las personas
«jjie reciben gratis la liei'ista
Ksftaíiui'tjf se sirvan a\is;!r ;i la Hedaccjon
i cualquiera ("alta ó atraso qu»' notaren en el servicio délos repariiditre*.
Se smcril>c«íi Us Provinciju i r;izon
o e 3o reales por caiU mes , francai)e
pnrtr, en las librerías de Piferrer, B a r
cel»na; Ilorlal,
Cádiz-, ^ V m > , V a lencia ; Ifhltifyo,
S<;viila,
(itircia,
lili b a o ; Siuiz , Ocaiiada : Cchelt ,
C n r u ñ a ; /í>,T//(j/<í/fj, M u r c i a ; J\ey
Humero.
Santiago; fíla'tco, S a i » niaiica ; Anmiz , liui-gos;
Lunfas,
Pamplona; Mnrtliiei, fi.mlandcr; Pit,
Plaseiicia; Jiirartl, C ó r d o b a ; Cereteda. Jaén ; Ileniamlez,
Toledo ; Car
rer/i'i, Málaga; liuilri^uez.
Valladolid; Yagijr, Zaragoza; Riera, l i e u s ;
Patos,
O r e n s e ; ISuerio , J c r e « ;
Gitasp , P a l m a ; Fiada tle Carrillo,
BadajBí; BenniUclu, Cartagena ; liaUiart , (ierona ; Lafitn , Barbaslro;
Lungoria, Oviedo; Lapet' y Solo c a lle de la H ,t¡ca en Uuciva; a d m i n i s tración de Correos de Talavera y Ce~
hugin , y en la« Redac. de los biiietiiie»
O f u i a l e i d e Cuf/itu, Ciudail-ll,al
}
Zamora.
ESPAÑOLA,
l^ISMMIÍlD
^H''''^''
-. n
s.^*
^^^^
6. M. la Wámx
PELIGROS
en qué se concluya. L a resistencia tenaz lucha , (j indicios de que esta no es en su orí- bas que la necesidad ha precisado después á
(pie hacen las provincias ya referidas, v que gen una inci-a cuestión de nombre. iVo hay q u i t a r , y que alejaron entonces de las illa*
DE LAS DILACIOAES.
importa sobremanera t e r m i n a r , da calor á (pie fiarse esclnsivamente en el resultado de á los mismos á quienes ahora se convida, se
los malcontentos de todo el reino y alimen- nuestra espediclon á P o r t u g a l , pues aunque insta y aun parece como que se quiere oblita sus esperanzas. Un triunfo momentáneo, D . Carlos se vea obligado á abandonar aqu(!l gar á incorporarse en ellas. P e r o hay una esCada día se liace mas rycncral cl clamor debido no á la intrepidez de los soldados reino v aun cuando se consiguiese i{ue r e - pecie de contradicción ("ntre este afán de
(le los amantes de la buena cansa contra las de Zumalacarregni, sino al temerario arrojo luiuclase á sus pretensiones , es de presn- alistar y la dilación en armar los alistados.
dilaciones cjuc se notan en la marcha de los que hubo de nuestra p a r t e , retumbando en inir que los navarros y vizcaínos no desisti- Aiiii no tenemos organizado en Madrid mas
negocios , y por desjfracia cada diü este cla- todos los áugidos de la Península , ha au« rán de las suyas. E l mismo tesón (pie maní- que el primer batallón de la Milicia y A semor tiene mas sólido fnndnruent-o; porque mentado la osadía de los partidarios del car- feslaron desde el año 2 1 hasta el 2 3 lo acre- giindo y tercero ni tienen armas ni oficialino nace \ a de la impaciencia natural é in- lismo y producirá quizá de parle de estos ditarán ahora porque están animados de dad. S i n enibargo los dos medios mas inherente al carácter del hombre , sino de la nuevas tentativas, 4|ue podrían empeorar un mismo p r i n c i p i o : ni ahora defienden á mediatos de poner fin á la actual coutienda
desconfianza en el resultado de nuestra pre- nuestra situación. Derrocada la rebelión en l>. Carlos ni entonces defendieron cl abso- son el aumento del ejército Y el de los Ursente lucba y del temor de perder el fruto los Pirineos, desaparecerá por sí misma del lutismo. ¿ Y cómo podíian defenderle unas banos. Esta milicia no será menos resuelta
de tantos saerilicios. IVo delie c r e e r s e , sin resto de España por falta de punto de apo- provincias que h n rechazado varias veces ni menos valerosa qne la guardia nacional de
« n b a r g o , {jue las probabilidades de i)Hen y o ; pero si esto no se Verifiea prontan>cnte, las órdenes del gobierno cuando las han creí- Lisboa, y si á Imitación de aqitella la orgaéxito nu estén todas en favor de la cansa 1» duraeioii indefinida de aquella sangrienta do depresivas de los fueros (pie dlsfrillan? nizase el gobierno en batallones movibles
<¡ue defendemos 5 pero esta es una razón lid , ayudada de las vielsitudcs de los tiein- ¿ N o se han resistido igualmente ea todas y batallones locales, aun cuando no s(í formamas para «pie ya se hubiese arrancado de l>os y de acontecimientos imposiblcji de pre- ocasiones á pagar todas aquellas contribu- se mas que medio batallón mo^¡b{e por provinnuestro suelo y hecho dciiapareccr para veer, podría generalizar la guerra civil; y si ciones que hablan sido Impuestas sin sU con- cia, se p;)drian enviar á las provincias rebelde*
siempre 1» rebelión infame que le contamina por (hísgracia llegásemos á este caso sería sentimiento y que pagaba el resto de la na- de veinte á treinta batallones (pie, costeado»
y aflig^e. L a mayor parte de nuestras pro- mas dudoso cl desenlace. H e aquí el (irígen ción? ¿IVo están libres hasta de la conlri- por las mismas, o;upaseii toJas la.^ posiciovincias ó por mejor decir todas , excepto las del temor ipie alarmando á algunos los ineila bucion de sangre , la mas sensible y gravosa nes nMÜlares y inaittnvicseii, en nuioii con
exentas, se mantienen leales y sniuisas, sin á l a e x a l t a c i ó n , a l j>a£o < | u e r e l r a y o n d o ú de todas V la que cnesla á las madres (aulas las tropas del ejíírctln, una red de columna*
dejai-sc sentir en ellas el voraz incendio del otros los hace reservados y tardíos cu su lágrimas ("liando les arrebatan sus hijos? Y móviles, cuyo pronto rcsiillado seria el de «r
norte sino por al(¡;(tnas ligeras chispas cuya pronunciamiento.
hasta cuando ya estaban en abierta rcbell n rojar á los facciosos del territorio que están
existencia es vergonzosa para (piien la toleE s necesario no ccmfundir la cuestión de ¿no se tuvo con ellas la escesiva condescen- llenando de crímenes y de sangre.
ra. L a facción , limitada como (picda dlclio,
IVavarra y Vizcaya con los movimientos par- (leucia de dejarles sus antiguos nombres , de
« l a s provincias exentas, no posee aun en
ciales (jue se han notado y se están notando (p-ic se privó á todas las otras , inclusa la de
E L MUNDO A L R E V É S ,
aquel mismo territorio ninguna ¡daza ni foren otras provincias. Estos últimos son mo- A s l n r i a s , á pesar de titular sobre ella el hetaleza, V encerrada entre el E b r o v los Piriredero
de
la
corona?
vimientos sin plan , suscitados por la ambineos tiene ya consigo toda la fuerza de que
ción y codicia de algunos miserables cabüE s de la inavor importancia ^cortar con
¿ E n (pié consiste q n e en España ttrdipnede disponer si se trata con aliinco de
cillas sin mas nombradía qne la ipic les mano fuerte el mal en su r a i z ; y para conse- iiariam<'nlc todas las Cosas suceden al revé»
cortarle el vuelo. E l Gobierno por su parte
hablan grangeado sus delitos anteriores ; guirlo es necesario desplegar tanta energía y qne los boinlires mas instruidos de otros
es dueño de todas las plazas y fuertes de la
y sostenidos por el ciego lanatismi> de como actividad , y prescindir de recelos cu- paises, acostumbrados á calcular los sucesos
P e n í n s u l a : está sostenido por la firmeza v
cuatro ¡lusos ipic se han dejado sedncir va falta de fundumenlo está acreditando dia- futuros por antecedentes (pie en todas parte*
decisión de nuestro caliente ejercito , cuya
y estraviar por aquellos hoinlires á quienes riamente la esperiencla , y que solo sirven han sido Iiifalibles se han cipilvocado conslealtad no se ha empañado en lo mas mínimo;
desde su infancia estallan acostumbrados i\ para introílncir la desconfianza miitna entre faiitemente con respecto á los n u e s t r o s . y
goza de la confianza publica , y cuenta con
mirar como una especie de oráculos. L a el gobierno y lo« gobernados E s cierto que q«e hemos presentado resultados que porniíi.'
todos los demás recursos del estado, v encuestión navarra y vizcaína tiene otras apa- aquel ha dado ya pruebas de haberse desim- gun título debían esperarse? a l u d í a s son á
tre ellos con una milicia urbana (jue , émida
riencias bajo (;ual(|uier aspecto ipie se la presionado en algunos pnulos de su equivo- nuestro parecer las causas que concurren á
de las glorias del e j é r c i t o , se apresura á
mire. Un gcfe militar puesto á la cabeza, cación , V ha reíorinado ó anulado en con- producir semejantes anomalías , v por lo
prestar en todas partes los servicios qne se
unas fuerzas regimentadas y cada dia mas
mismo difíciles de señitlar : uo nos atrevele exigen.
aguerridas y una población celosa de conser- secuencia ciertas disposiciones , nivelándolas mos á (anta empresa, pero por si alguó haeiéndolas quizá sobrepujar á los deseos no quisiera intentarla , indicaremos ^IgniiOí*
A pesar de todas estas conocidas venia- var ciertos privilegios y esencloues que la
manifestados por la opinión general : sirva hechos, y puede ser ipie á fuerza de machajas , ni se ha concluido en medio año la des- hacen superior al resto de la nación , son
de ejemplo la Milicia Urbana para cuyo alis- car A hierro y de dar como se suele decir
elementos
muy
á
propósito
para
prolongar
la
igual pelea, ni entrevemos aun el dia feliz
tamiento se pusieron al principio muchas tra•
Hace algún tiempo que .«eria injusto acriminar,
como á cualquier hembra comuu , á la moda de
voluble y tiránica. En primer lugar apenas es voMucho tiempo hace que no hemos entrelenido luble: tauíblcn en cslo participa del espíritu tétri<lc modas á nuestros lectores. Presumimos que cl co y melanróliro del siglo; parece haberse fijado
tcllo fJü\o á que son principal mente consagradas después de un rctroce.so hacia cl siglo anterior. ¡No
00 lo atribuiráu 4 olvido: diticil .seria efcctivatncn- es tiránica: la mavor diversidad é indejícndencia
Ic para nosotro.s olvidar á las bellas de Madrid. reina en los gustos: no liay esclusion ni exigencia:
Pero las modas tienen ciertas épocas en el año en es y debe ser lo que mas conviene á la figura del
que se renuevan , y estas son las estaciones.
que la adopta , dice un perit'idico francés; de ac^uí
A los que 110 ven solainenlc la certeza de las la confusión que en las reuniones .se advierte. Una
cosa», escusado es decirles que liasta en los trages fisonomía bien proporcionada se embellece con tren»e trasluce el espíritu dominante del siglo: la mo- zas que bajan gravemente á lo largo de las mejida reguladora de los gustos y opiniones es la mis- llas: una fisonomía graciosa y reilonda se adorna
ma en punto i trages que en punto á política y lite- con bucles ligeros: á la primera va una guirnalda
ratura : su carácter particular es la libertad: apenas severa y magestuosa; á la segunda un caprichoso
*« puede decir que hay principios fijos políticos ni ramo, unas flores sencillas y que se prestan mas á
"lerarios. Lo mismo puede ascgurar.se en punto al la coqueleria.
V«stido; y sea dicho de paso, este es uno de los
Para una muger eso es lodo; su vida es la
"ntomas que descubren las ideas dominantes de gracia : no hay hermosura sin la magia del con'* «jpoca. GobierMo.s, mezcla de usos antiguos c ideas junto, sin la armonía que debe existir entre sus
•ftodernas, dramas, novelas, en que se hallan refun- adornos y su» facciones , .su edad , su talle , sus
didas la independencia de los Shakerpeare y Lope, ademanes, su misma posición social. jQue cosa mas
•^on las atrevidas necesidades del dia , v con la desairada que una muger delgada abrumada bajo
"'anca despreocupación de la época ; trages en Un, un enramado de altas y complicailas plumas, que
*n que se dan la mano el gusto anticuado dje los una estatura alta y poco pronunciada en sus formas
•'glos pasados , y la noble comodidad y elegante vestida At telas que no armen suficientcmcnle! Una
•eacille» de un siglo de realidad y desilusiónmuger pequeña debe renunciar á los sombreros
M O D A S .
*
•
.
*
•
•
"
l
i
l
i
grandes. La elegancia es el gusto, la armonía , la
conveniencia. Kslc año , pues , todo es de libre
u.so : los vestidos abiertos , los cuer|)Os lisos , las
rediiiijOlas cruzadas, los sombreros grandes ó itie<li*ni>s, las capolas lisas ó plegada.s, los talles redondos ó los petos en pimía, lodo ,sc lleva, todos
los colores están admitidos, el ca.so es saber casarlos. Asi puede distinguirse una hermo.sa por el
lujo de alhajas, como por su total ausencia. ISada
es probibido , nada indis[iensable. lüi una palabra,
no es va la moda una reina que dicta leyes , as
una autoridad que da consejos: sus decisiones
están sujetas á discusión.
I^os hombres tienen menos libertad. Sin embargo , es preci.so hallar también en su trage la
huella del pensamiento , una idea de analogía y
conveniencia. El literato, el cortesano, cl militar,
deben distinguirle siempre por medio de su Irage
CEpecial, sencillo, si, en todos los c.i.sos y uniforme, pero que lleve el sello particular de su5 gustos y alectos, y de la vida que llevan. El negro sigue
siendo de buen gusto para ellos; las levitas son
muy cortas, sobre todo para montar á caballo : se
abotonan rectas sin corte de «hal. Por la mañana
los jóvenes llevan pantalones de telas de entcetiempo, bastas, y de matiz gris ó avellana, de un
solo color,.6 rayadas, 6 á cuadros , ó de mezcla.
Chalecos largos de cuello redaddo : corbatas de
seda ; sombreros de ala corta. Para p.iñuclos de
mano están en voga los fulares: guantes junquillo
ó de colores medios: calzado Jiarnizado, v la elegancia requiere bastón grueso de raña para por la
mañana, y mas delgado y delicado para la noche.
(Jin nuestro númrjo inmedialo se canlinuará
dando los ultiman modas de sciiorus, mufblc.i giu.).
POESÍA.
IsABEi. Y i.iuERTAD, oda patriótica, dedicada á
la milicia Url)ana, por D. Joaquín Pérez <>)ino(o,
bachiller de leyes de la universidad de Alcalá de
llenares. Librería de Razóla calle de la Coricip^
ci'on Gerónimo.
No han side los vates los últimos qye han tril>utado homeuage de admiración y fidelidad á la
mano benéfica que lleva á cabo tan gloriosamente
la regeneración de nuestra patria. Multitud de composiciones poéticas resuenan |)or los ángulos de
la península, y si algunas no son inspiraciones de
Apolo , lo son todas de acendrado patriotismo. Ambas calidades reúne cu grado superior la oda del
Sr. Coraoto. lil estro que anima su composición,
el vigor., la armonía y robustez de sus verses anuncian un poeta de mérito, ISo podemos negarnos al
deseo de insertar los siguientes trozos, que puedeu
iervir de muestra, ya que la estensiou de la oda y
458
ana en el clavo y cleuto en ia herradura, se
lojfrc acertar algún día con alguna de ellas
y poner á «Iros en el eainiíio de dar en el
liito de la dillcultad. Ko seria este un dcícnbrimiento tan Inútil como algunos podrán
c r e e r l o , porque una vez realizado, ó hien
podríamos destruir y cambiar las cansas que
lios presentan á los ojos del m u n d o , como
ciertos vidrios presentan los objetos , es dec i r , patas arriba ó al r e v é s , ó bien sabidas
de todos , seria tan fácil como en los demás
puntos del globo adivinar por ella los efectos
lo cual para nosotros y aun para todos sena
la misma cuenta. Olra ventaja tambium sacaríamos de este descubrimiento de no pora
trascendencia , que al fui mas conocidos de
t o d o s , no se atreverian los estraiijjeros al
ascrliíir nuestra histria ó los sucesos que nos
atauen á propalar tanto disparale acerca de
nuestro carácter , usos y costumbres y á pintarnos con colores tan diversos de los que
efectivamente nos pertenecen. E n t r e los
hombres debe suceder lo mismo que entre
los animales , es decir , qne el cruzamiento
de distintas razas produce ya el mejoramiento de las castas, ya su degeneración y de<adencia, por último, que en un pais en que
«on tantas las que se lian cruzado por tandistintos modos V de tan diverso ori;;cii debe haber de lodo. Así es que cu nucsiro pais
hay de t o d o , bueno, maSo y ¡¡cor; íníinio,
mediano y superior , y qne de tan opuestos
V encontrados clámenlos deben resultar pi-oducciones de muy cstraíia y diversa nahiraIcza. E l no babi-r sabido basta abíira distinjfuir estas diferentes producciones, «1 no
haberlas clasificado debidameate , el no liabür en fin señalado los diversos piínto? <»
liijjares en que tal ó cual especie se cria y
sus distintas calidades, ba sido orijji'n sin
duda de laníos desaciertos y errores como
se lian publieado, esparcido;} porviajer.is íjne
no han profundizado co!Hj)laí:s'!!;Mi\e lutesíi-a
iudule y. nuieho lítcnüs es'.uiíüiiio k í causas
que producian su di-ersisSiut. P o r ese sucede que un viajero ií"?;" ¡i uiicsfra «¡atría,
desembarca e u C a J i z , lecorre la Aíidalitcía , y estampa inmrdiatamenie en el nuevo
libro íjue imprinu; «|ne todas los espsíudes
hablan árabe y son moy embusteros. C i r o
por casualidad vicite vía recta á Cas'iiii la
vieja , visita los pueblos , cxauíioa la caiiimiña , y dice con muclía fyraveJad q.ic los sspañoles son mudos , <jiie mas tic ía liiilad
de ellos son frailes , y que los que no Ío gi>n
6a están tocio el diu al sol ctivueltos en una
icza de paño á la cual dan por nomre ca:ia. Cual dice en fin scíjun las diferentes provincias por donde vi-<ja , qiíe somos celosos, cual i<^norantes, cual avisados,
cual n e g r o s , cual blancos y «le tan fiiversos
pareceres, de lau distintas opioioiies resulta que somos todo y que no somos nada. S i
¡jasamos de las ctislidades física* \ níorales á
as políticas, nos sucede otro tanto , y en estos 2 o añ:>s últimos sobre todo , se han presentado niiesli-as revoluciones y Irasioroos
bajo tan dís'.intos aspectos, l>ajo tan diversa
índole, qijc por luas que se hün descal)ezad o , los mas báblies |)Oííiit'os eslrangeros no
han podido atinar todavía cual era el verdadero carárter de e l l o í , cual el objeto á
que tendian para poder ludncir la verdadera
opinión de la nación y calcuíar d fjTado de
íjj'norancia ó de civilización en que nos hallábamos para dv. él dedni-ir lo que podiati
esperar ó temer Je nosotros. Llega el año
de iíiOS por ejemplo, y K'apoiL'on , que se
E
equivocó como todo hijo de vecino acerca de
nuestro estado y carácter, invade , ocupa
nuestras plazas, se posesiona de M a d r i d , y
para hacer alarde de sus fuerzas v omnipo
t e n c i a , pretende darnos nna lección de las
snyas el 2 de mayo semejante á ia que bahía dado pocos meses antes á los
Laziaroni
de Ñapóles. ¿ Q u e sucedió ? (Jue nosotros
no ¡éramos Lazzaroni como S . M. I . lo Imbia pensado, y que sin saber como ni cuando '
se levanta toda la nación, dice de todo corazón aquí e s t o y , y en un quítame allá esas
p a j a í , dimos en tierra con (guardia imperial, con ejércitos del x\orlc y del Mediodía, con polacos, con bel¡>as , 'con holandeses é italianos, y por último con S . M . 1.
A q u í era ver el afurdimieiiln y asombro de todas las naciones de E u r o p a ,
aquí los encomios y eloo-ios que merecimos
á todas ellas. Eramos h e r o i c o s , éramos jyenerosos, éramos ma.oii;'Hiimos, eramos invencibles, éramos amantes y «jclosos de nuestra
libertad, éramos en lin los mejores hombres
del mundo. Nuestra constitución, nuestras
c o r t e s , nuestros principios aturdieron á lodos h»s déspotas coronados y toilos ellos con
la mayor humiidad d i e r o n ' p a n por paces,
y reconocieron cuanto nos dio la {¡ana. P e r o
Ueíja el año de ISÍf í y por (In y corona de
tantas proezas nos |)reparamos á recibir á
nuestro adorado manarca libre por laa heroicos esfuerzos de sñ penoso cauiiverii», y
este (pie nos conocía ú nnestro parecer mejor (¡ne lodos l(js emperadores y j»()lílicos
del m u n d o , entra y empieza á dar pulo de
eiejvo á dereciía é Í2,j!ii;>rda , y Icic:; mayor
destrozo en nosotros él solo y con mas facilidad qne don Quijote lo hizo en el tablado
de tíleres de Maese P e d r o . Nueva tribuiacl ni y desconcierto para todos los que nos
j-.!Zj^abr.ii heroicos é invencibles, y sin saber
á qué carta atenerse suspenilieron el juicio,
Srasia (ine en 1 8 2 0 vuelve á resucitar olra
vez nuestra heroicidad, damos la ley al ¡>obici-no, V'.)ivenu)s á asustar al mundo y le
precisamos á rodearse de precauciones'y á
adojítar medidas estraordinarias y pinlerosas.
Entran por fin cien mil franceses con un
príncipe á la cabeza, y creyendo todo el
lojindo, por allá afuera, qiie íbamos á hacer
una fh' las nuestras y que de aquella hecha
acabábamos con medio mundo, nada de eso,
se pesoaron muy tranqnllameíite por España
eldu<¡«c de Anj>iilema y sus tropas, hicieron
lo que les dio la g a n a , y como á chiquillos
mal criados nos enviaron á escardar. Golpe
mortal fue este para nuestra faina y opinión
postuma, y asi se ha visto que en estos diez
años lio han cesado de prociainar á voz en
grito todos los estpanderos que no estábamos
preparados para la libertad, qne nuestra civilización no pasaba de cierlas ciases poco
numerosas, qm? nuestros pueblos eran ignor a n t e s , fanáticos y aun bárbaros, qne eslábainos enteramente dominados por frailes,
y la mitad de la nación perlenecia á esta
clase, por ultimo que no podia terminar la
enfermedad «pie padeciainos siuo por una
crisis espantosa y general que solo podría
conclnir |»ar la ¡nterveueion de la Fraucia.
Q u e era preciso educarnos y como á un enfermo dc¡>il y estenuado irnos suiíiiiiistrando
el aümeulo en cortísimas cantidades para
que no nos maíase: ¿ y de estos datos que
resultó? que á ia muerte del monarca toda
ia Europa ciavó auMosa los ojos sobre n u e s tro s u c i o , que iodo se volvió ir y venir
correos con instrucciones á ios einba ¡adores,
M M I ^ I; M I — —
— I — —
M ^ i 'W* W
—
<«.—,—^
^—..
' "
qne se discurrieron precauciones, qne se
agolparon t r o p a s , que se reunieron congresos. N o s o t r o s , á nuestro parecer, también
les vamos á dar ahora un chasco á t o d o s , la
guerra civil tan temida queda reducida á la
simple persecución de foragidos y asesinos,
V nuestra revolución demagógica á la elección y planta de instituciones juiciosas y
moderadas.
¿ De este resultado que tan magestuosaniente se va desarrollando á los ojos de la
E u r o p a , podrán fijarse algún día ideas
exactas acerca de la verdadera opinión que
domina en España , y acerca de los elementos (|ue coiislitnyen la mayoría de ia nación
y lian prodiicido'en todos tiempos los efectos
(pie se han reputado extraordinarios é incoherentes? Grecmos que sí, y creemos igua!ms'nle que todas estas equivocaciones , que
todos estos errores han provenido y provienen de (pie efectivamente, no por casualidad
siuo por verdaderas causas que no nos seria
difícil desenvolver, diferimos esencialmente
de todas las demás naciones conocidas, y (¡uc
asi como en estas los principios de libertad,
las ideas nuevas, el ansia de mejorar, el deseo de progresar reside esencialmente en el
p u e b l o , y es necesario que este se mueva
para dar impulso á ia míquina , entre nosctros es la parte alta, es la clase distinguida
de la nación , es en una palabra la aristocracia del p a i s , si es que tal nombre puede
a¡ llcársele, la que instruida en sus derechos
y deberes ha sabido constantcmonte aproveciiar todas las ocasiones que se le han presentado, aun con grave perji»lclo s u y o , para proporcionar al [wis nna libertad justa,
una libertad moderada única capaz de labrar
su fecilidad y la qne ahora echará por tierra
lo las las esperanzas de nuestros enemigos y
tod s las combinaciones diplomáticas contrarias á este deseo. E s t e será sin duda un
nuevo chasco que daremos á las naciones eur o p ' a s , cuyos papeles públicos se verán en
verdad muy apurados para retroceder del
juieio erróneo que habían formado de nuestro earacter y para atreverse á confesar mal
qne les pese que en España es el inundo
al revés.
CR O XIO A
E S T 1 1 A N .1E R A .
Á F R I C A . Argel, «/«7VG._=:Desde la saütla
del último priqi^bot para Tolón han venido
á eslrt cafíilal eiriro ílipiitacbís de Abdel-Ka(I'I- e! atrevido gefe de las tribus occidetita1 s , ofreciendo a! general JJesmilcliels una
especie de tregua semejante á la que se cnnc'iiye con Oran y se llamó una paz. Aquí no
tenernos en el la misma ronfi.inza. Se han
<'6eiieha<l() sus propuestas, pero se ha diferido
por 22 íüas el dnrle nna conl(>stacion para
lener liempo de comunicar con París. Enlrel-inlo se h.'in ufreeido Brrnous de honi^r á los
(üpiitailos , pero los han rehusado v se han
idü priiiiietieinlo volver á la {'poca seua'a'la.
Descaiían inuchij-inio qne se les suministrase
fusiles y inunicion , y para ronseguirlos mas
fáeilineiit' pretendieron qne el general Desinilehe's les habia concedido TOO csropelas y
varios barriles de pólvora. Este era un inolivo p ira que no se les diese nía'.
Orun, marzo 3i.=:rSegnn la relarion de
nuestros enviados al canino <Ie Abdi'l Kadi'r,
la convención concluida coa los fr.-inccses,
para la cesación de las hostilidailes, ha sido
el oiiieto de nna disrusion muy acalorada de
pa-ie (le los Marahi'iils f les saccnlnlf.'; fiel
pais ) los q u e , con el Koran en la mano, se
op; nian con el mayor tesón á la ratificación
del convenio. Pero Abdei-Kader intervino
en sus deliberaciones, les ofreció y dio d i n e r o , y consiguió eulonres, ya con una muy
d ;bil oposición de su parte que construyesen
é interpretasen el sagrado texto de Koran con
arreglo á sus miras. Este era el único modo
que tenia Abdel de salir de este intrincado
paso.
Parece que el emperador de Marrueros
b.l tenido nincha influencia en las disposiciones pacíficas de Abdel-Kader, y que llegaron
sus relaciones al punto de declararle el e m perador que le atacarla en el caso de que
no concluyese la paz con los franceses. El
gobierno francés en efecto le habia reconvenido por haber suministrado á los árabes ar^
mas municiones y aun soldados, y leniia sin
duda (pje enviase contra el una escuadra.
Kn celebración de la paz y en obsequio
de Ibs plenipotx-nciarios Árabes , hubo el dia
de la ratificación 17 del corriente, una gran
revista de todas las tropas francesas ron ejercicio de fuego. Los diputados se han iilo seis
días después llevándose cien fusiles y doce libras de pólvora que se les regalaron. Dos oficiales superiores nuestros, y nuestro médico en
gefe, asistidos de dos inte'rpretes los han acomp\rii(lo para ver el pais y tratar de convenios
posier'iores.
Varios de los presidiarios y algunos soldados de la legión eslranjera han desertado
á los Ikduiíios : dos de cflos , y tres de aquellos volvieron y se entregaron diciendo que
á todos los demás qne se hablan fugado con
ellos , les corlaron la cabeza los Beduinos
tan pronto como llegaron á sus manos , y
que no han debido ellos su salvación sino á
la lijereza de sus pies.
ITALIA. Nápo/fS, abril 14..=: El rey ha
quedado muy satisfecho de las maniobras ejecutaílas p( r las guarniciones reunidas de Ñ a póles, Ga.'ia y Capua. Ha conferido sii m a n do superiir al general principe Satrions, hijo
del célebre Filarigieri. Este nombramiento ha
cansado nna sensación muy grande y renovatlo los minores que se habían esparcido de
nna p i ó x i n a modiricacion de nuestro gabinete en u¡i sentido mas liberal. Se dice ademas
que el rey no permanecerá sino poros dias en
su capital , de donde saldrá para Florencia,
Turin y París. Se añade que S. M. tiene p'-oyectadü para el próximo año venidero oiro
viaje á Alemania é Inglaterra. Se asegura que
estos vajes , hasta aliora desconocí los en los
anales del reino , no tienen ni tendrán ningiiii (in político. Ei rey desea conocer y ver de
< erca las instiluc ones y los establecimientos
asi científicos como mecánicos , y en general
los medios de civiiizacim de aquellos países
para después trasplantarlos á sus estados. Lo
que ya ha hecho d'stle su advenimiento al
trono , justifica nuestras mas lisonjeras esperanzas para lo venidi'ro.
--Tenemos en el dia cinco buques de vapor
el Francisca / , el Enriq le IV, el SuHVi el Océano y el A iJrc/is Djría. Oiro que será ei sesto
se botará al mar dentro de un par de semanas: irá directamente, y en Ifi horas, de jSápoles á Marsella sin tocar en Liorna ni en Genova.
- Ñ a p ó l e s es en invierno el punto de reunión de la gente de tono. El duque de DeCO/I.Í/HVÍ que se ha ido á Inglaterra pocos dias
ha, volverá á esta capital á principios de noviembre. El duque de Northumberland pasará
también a q i í el próximo invierno , y se
espera qne nna gran parle de la nobleza británica seguirá su ejemplo.
I N G L A l E R l \ A . Lo idres, abril 2 6 . = H e mos anunciado ayer que esperábamos se conchiii'ia 1)11 convenio relativo á los asuntos de
Portugal entre los gobiernos de las Reinas
Don 1 María de Porhi: al y Doria Isabel de EsII
li eslrccboi». de nuestro periíSíüco nos precisan al
diCtil enipefio de la elección.
Muprde , Genio del mal, muerde \ot liierro.s
Coii que á la patria mísera abrumaste,
Cuando tus negras alas cstemlieiido
Por los inmensos Icnuinos de Iberia
'
La luz roba.slc del sereno cielo,
Eii triste oscuridad dejando al .suelo
Y á la ¡lalria sumida en la miseria.
\'o la vi, yo iaví, presas sus manos,
Retratada en su pilido .semblante
La imagen del dolor y del quebranto.
Suelto el cabello, dcsceñiilo el manto
Y el cciro roto que rigió á dos mando».'
\'o ¡a oyera gemir, aycs profundos
Lanzaba el Iriste peciio atormentado;
Y si tal vez la preguntaba alguno,
¿Qué es de la pompa y magestail que un dia
Tu noble frente de e.spleiidor cercaba?
Ella llorosa en su dolor dccia :
^No hajf- magesiad para ijuien vive esclava."
.
•
•
•
.
.
.
,
.
.
.
.
•
*
.
.
.
.
.
.
.
,
¿Qué fuera nuestra misera existencia?
El alma que me anima ,
Este sagrado fuego que me inflama
Y al trono del Eterno me sublima,
Mi g«r, mi vida^ mi sonoro canto
,
,
.
,
.
Que hoy con nuevo vigor al templo .santo
De la razón elevo ,
Todo á tu iriUnjo, libertad , lo debo:
Todo á tu influjo, libertad, respira
De.sde la tierra al ciclo,
Y en vano ¡a ambición audaz conspira
En robar 4 los hombres tu consuelo.
¿Qué importa que del suelo algún tirano
El rayo del poder airado vibre,
Y al hombre oprima con furor insano?
¡ücbil poder!
el pensamiento es libre.
IS'ada nos parece mas justo que animar al Sr.
Gimoío is. que continúe cultivando este ramo precio.so de la I itera! ura para el cual ha recibido del
cielo tan felices disposiciones. La presente oda es cu
nuestro entender uno de los mejo.es I rozos de poesía que han produciilo en las acta.ljs circunstancias las musas españolas.
También merecen mención muy honorífica por
su mérito literario y entusiasmo que eu ellas
brilla, las siguieiUes octavas de D. J. L. Figueroa,
que se recitaron en el teatro de Sevilla la noche
del dia en que se publicó en aquella capital el Estatuto Real.
¡Hijos de España! Esclavos y tiranos
Las glorias de la patria osorecieroi),
Y en íiierro covuellas las inermes manos
Los libres en las cárceles gimieron.
Diez años sus verdugos inhumanos
Su lierrtica sangre por do quier vertieron....
Vino Isabel.,.. Cayó la tirani.i,
Y libre vuelve á ser la patria mia.
Libres ¡olí iberos! sois: libre es el hombre.
Grita al Rey justo, el eco del deslrno.
Ya á su nación de libertad el nombre
Pronuncia el labio de Isnbel divino:
Yo que libre nací, ^in que me a.sombre
La cuchilla del déspota asesino,
«I..ibres, os grito, sed, que aquel que quiera
Respira libre, ó como libre muere.»
¡Grande Isabel'. Los fastos de la historia
Tu augusto nombre guardarán grabado,
Y á celebrar lus triunfos y tu gloria
Vuela i tus pies el pueblo alborozado:
«Viva Isabel» volando á la victoria
Ardiendo en ira clam.irá el soldado:
Libertad e Isabel mi labio suena,
Y el grito de Isabel la Europa lien».
A N É C D O T A.
Se han publicado en Londres algunas Cartai
confidenciales del célebre Garrick, entre las cuales
es muy curiosa la que sigue dirigida á Mr. IIopkins, apuntador del tejtro de l>rury-Lane, que le
habia recomendado un pintor para dicho coliseo.
Dice asi:
" Ya os he dicho, y os lo repito, rni querido
Hopkins , que vuestro recomendado no es el que
nos conviene. RLaldila la cosa entiende en esto de
pintar una luna, y no daria ni medio clielin por
una docena de ellas, si todas .se parecen á la mucstrecila de la que me ba traido. En cuanto á sus
.foles son todavía peores, si es que esto es posible.
¿Y qué diré de .«us nubes? Dios mió, ¡qué cosa
tan pestífera ! ¿Quién de.sde el diluvio ha visto
nubes como las suyas? Decid al tramoyista que
haga mil pedazos el arco iris que nos ha traido.
En mi vida he visto un mamarracho mas esecrable. El tal pintor puede que sea muy buen hom-*
hre, pero sus buenas costumbres no me hacen sialdita la falla. Lo que yo necesito son buenas r
hermosas /ana-í, magníficos y brillantes soles, f
I ese pobre diablo ni aun habilidad tiene para pin'
I tar unas estrellas pa.sables. Esto no basta, y debéis
I desaociarle. ISo le quiero."s= Cornel-.
459
Más
España y Portugal de dos incómodos pretendientes. España ofrece poner á disposición del
duque de JBraganza de 12 á i4ooo hombres,
que ha tiempo tiene reunidos, mientras que
S. M. L los juzgue necesarios. Se les debe señalar á D. Carlos y I). Miguel cierta renta
digna de su alta gerarqiiía , si consienten en
semejantes disposiciones; de lo contrario ^ la
Francia y la Inglaterra prometen intervenir,
la una con poderosa armada y' la otra con
un ejército ; pero es de esperar que no habrá
necesidad de recurrir á este casus foedcrís,
- Se están hacietulo preparativos en esta
capital para la celebración de los días de S. M.
— Los duques de Orleans y Nemours han
ido á visitar todos los cuarteles de infantería
íntra muros de esta ciudad.
--Se asegura que el Sr. Guisard actual prefecto del deparlamento del aveyron va á ser
nombrado director general de los trabajos públicos del reino.
—Pasan de cinco mil arrestos los que se
han verificado desde el 12 del que rije.
"Urbanos de caballería: El Excmo. Sr. capitán general de los reinos de Valencia y Murcia ha tenido á bien nombrarme vuestro co¡ fnandante. Mi avanzada edad me retraería de
admitir tan honroso encargo, pero vuestra
decisión, vuestra subordinación y disciplina
me darán vigor; y á vuestro ejemplo siento
ya reViacer en mi corazón e! valor y patriolísm'o de nuestros maviir¡'s: ron la subordinación las tropas <!e jjoña I s i b e l l l , ángeles
tutelares de la patria , de vuestras personas y
de vuestros intereses, lian logrado batir n m chas hordas de facciosos asesinos ; y sus restos , que ya van divagando por distintos puntos de la Península llenos de terror y espanto, serán muy en breve reducidos á la nada.
Seguid ."US huellas , acordándoos que sois hijos de la antigua Sagnnto, sin dejar de la
mano las armas que voy á entregaros, hasta
esterminar á esos caribes sedientos de vuestra sangre.
Asi lo quiere vuestra amada patria , lo
manda nuestro sabio Gobierno, lo esperan
nuestra inocente Reina y su escelsa Madre,
os lo exije el Estatuto Real , salvaguardia de
las libertades patrias, y asi se lo promete de
vosotros vuestro comandante y compañero:
i ^ i v a Isabel I I ! ¡Viva la Reina Gobernadora ! "
T A R R A G O N A , ahñl 29. = El natalicio de
una Reina C[ue tantos días de gloria y prosperidad prepara á España , no puede menos
de celebrarse con sumo regocijo en todos los
ángulos de la monarquía. En esta ciudad fue
muy concurrida la ^orle que con tan fausto
motivo hubo en ia casa del señor general gobernador , no obstante la corta guarnición
que existe en esta plaza. Por la tarde, á pesar
de lo varío y lluvioso del tiempo , estuvo
con<urrido el paseo de la rambla y brillantísimo el teatro , que se iluminó , asi como toda la población durante la noche. Después de
la acertada representación de la comedia titulada la clemencia de Tilo se cantó un himno
hecho á propósito por I), (ioronimo Merelo,
y puesto en música por D. Leopoldo de Urenllii, ambos empleados en el ramo de Hacienda. Fervorosas aclamaciones resonaron por
todas partes á nuestra inórenla Reina Doña
Isabel I I , á su augusta y heroica M a d r e , al
Excmo, Sr. Llauder y á nuestro apreciahle
gobernador el Exrmo. Sr. Carratalá que tan
escarmentada dejó la decantada facción de
Carnicer en los campos de Mayáis.
wn
ra pescar, pero todos estarán sujetos á Ja
restricciones expresadas.
4.2. En las aguas corrientes , cuyas orillas pertenezcan á baldíos, ó á propios en
el caso de no estar arrendada la pesca, se declara esta libre hasta la mitad de ia corrieftfe para todos los vecinos del pueblo á cuyo
término pertenezcan las orillas, y no á los de
otros pueblos, aunque tengan comunidad de.
pastos. Las justicias podrán dar licencia para pescar á los forasteros , pero tanto estos
como los vecinos estarán sujetos a las restricciones designadas.
4.3. En los ríos y canales navegables se ha
de Ctitender que las facultades de los dueñoj
y arrendadores, expresadas en los tres artí^
culos precedentes, han de ser sin perjuicio
de la navegación ni de las servidumbres á
que con motivo y á beneficio de ella están
sujetas las tierras riberiegas.
4+. En los canales de navegación y de
riego, como asimismo en los cazes y acequias
para molinos ú otros establecimientos industriales ó de placer, se observarán las mismas reglas establecidas anteriormente, según la calidad de las orillas, á no ser que ha-*
ya costumbre ó contrato en contrarioi
p aña y los de Francia é Inglaterra: tenemos
h o y motivos fuiíilailos de creer que un tratad o entre las cuatro potencias se ha (irmado
ayer ó á lo menos acordado entre siis embaj a d o r e s , y ha sido despacha<]o á sus cortes
respectivas para que se firmase en ellas.
(ZVie Sun.)
--Varios ramores se han esparcido en la
ciudad relativamente á ciertas combinaciones diplomáticas q u e , según parece, están al
punto de su madurez , y tienen por objeto el
aiTeglo definitivo de los asuntos de la península , tos q u e , se asegura se van á poner in
mediatamente , asi en España como en Portugal, bajo de la protección especial y unida
de la Gran Bretaiia y la Francia, El tratado
que espresaria estas combinaciones comprend e r á á la España y al Portugal como parles
contratantes. Tales son los rumores que circulan ; pero no tenemos todavía los medios
de determinar que grado de conlianza merecen. {Tiic l'imrs.)
—Se ha afirmado anoche en mas de uno
de los salones diplomáticos y de alto tono
de esta capital que la voz que ha corrido ayer
tarde en ia ciudad de un tratado de alianza
ofensiva y defensiva entre la Inglaterra , la
Francia y la Jíspañ'a para expeler del PortuAaTiCüLo vi.
gal á los hermanos (el de I). Pedro y el de C R O I V I C A D E L A S P R O V I x \ C I A S .
fíe las restricciones de la pesca.
Fernando V i l ) está del todo fundada. Se
aseguraba á las dos, en la bolsa, que el tra45. Se prohibe pescar envenenando 6
tado acordado entre la España, el Portugal,
V I T O R I A , mayo 3. = El general en gefe
inficionando las aguas en ningún caso fuera
la Francia y la Gran Bretaña decide una in- permanece en Eslella habiéndosele reunido
de el de ser estancadas y estar enciavadáü
tervención armada : la España , en el caso las dos columnas de Lorenzo y Oráa. La facen tierras cercadas de propiedad particular.
de negarse J). Miguel á evacuar el Portugal, ción se halla reunida en los confines alaveses
Los infractores, ademas de los daños y cosharía entrar sus tropas en aquel reino , y , á en número de 11 batallones, i5oo hombres
tas, pagarán 4o rs. por la primera vez, 60
insiancias de la Reina Gobernadora de Es- de tropas de la Reina llegan hoy á Est.dla y
por la segunda y 80 por la tercera.
p a ñ a , la Francia liaría entrar un ejército en se asegura que irán h.asta üooo.
45. Se prohibe asimísrho pescar con r e Vizcaya y Nnvarra. P o d e m o s , p u e s , espeídem 5. = Sabemos que de Burgos acá viedes ó nasas cuyas mallas tengan menos de
rar muy pronto sucesos muy importantes. nen marchando varios cuerpos á reforzar este
una pulgada castellana ó el duodécimo de
{Tfie AILiun.)
ejército , y que se esperan en breve en dicha
un pie en cuadro , fuera de los estanques ó
Y fniaiiiienle en el periódico ministerial ciudad hasta 5ooo hombres.
lagunas c^ie seati de un solo dueño particu--La facción de Castor se halla en los pueque se considera con justa razón el intérprete
lar, el cual podrá hacerlo de cualquier modo.
á la vez que el pregonero del ministerio se blos de la provincia de Santander confinmtes
47. Desde el i." de marzo hasta último
á Vizcaya , ocupada en saquear á muchos
leen los renglones siguientes:
de julio se prohibe pescar no siendo con I»
Ha circulado días [¡asados la voz de ha- partiiuian s de Limpias, Ampuero y (juriecaña ó anzuelo , lo cual se permite en cual*
berse concluido un convenio entre los gobier- zo , llegando su barbarie á destruir los muequier tiempo del año.
nos de Inglaterra , Espaiía, Francia y Portu- bles que no podía llevarse. Los habitantes de
TITULO vil
gal con el objeto de arreglar los negocios de algunas facultades se van refugiando en Larela península , y de haberse , lo que es mas, do , Santoña y Sautaneler.
De la ejecución de este reglameníot
La facción de Vizcaya se encontraba estos
firmado \\n tratado cuyo fin principal es obli48. El modo de proceder de las justicia»
gar á los pretendientes á las coronas de Es- (lias últimos en Guernica y sus inmediacioen
materias de caza y pesca será por regla
paña y P(utuí;al á salir de la península. Sin ' nes con Valdespina, Zavala y Cuevillas, este
general gubernativo.
querer defender ó negar estas noticias nos pa- con unos pocos caballos estropeados. Luqui,
4q. Los procedimientos tendrán lugari
rece mas que probable que no carecen de Simón Torre y algunos otros cabecillas en
i.° por queja de parte agraviada' 2.° de oíicioí
Arratia, Se dice que el general Espartero ha
fundamento. (77;^ Glubc.)
3." por denuncia de guarda jurado ó de cual-»
— Lord Broiigham que se designaba de salido de Bilbao contra estos. El Canónigo de
M A D R I D , M A V O 9.
quier individuo del ayuulamienío: 4'° por demucho tiempo a esta parte como el gefe fu- Santiago , Gorostiili, se asegura hallarse ya
nuncia de cualquier vecino ^ siendo caso de
en
Lequeitio.
L a Reina nuestra Señora doña ISADEL I I J aguas in cioiíadas ó de cepos armados fuera
turo de una coaliiifui de Torys y de ^^higs
La facción alavesa mandada por Uranga y S . M . la R E I J Í A Gobernadora sifjucn en
libios araba de tomar en la cámara de los
de cercado.
lores una a( tiliid que le coloca á la cabeza está en Araya y se cree pasaría hoy á Elguea. el Real Sitio de Aranjncz sin novedad en
5o. El alcalde hará comparecer al presunto
del partido de la reforma. De ahora en ade- Sopelana en Baratnbio imponiendo castigos su importante salud.
infractor, y comprobado el hecho, exigirá
atroces
á
los
muchísimos
desertores
de
Ayalante hay guerra abierta entre este ministeDel mismo beneficio disfrutan S S . A A . R R . de él la multa , el valor de la caza y del dario y el banco de los obispos pues ha ataca- la. Ultimamen'e se le desertaron 5o mozos
los Serenísimos Señores Infantes.
ño cuando lo haya, dando á estas cantidades
del
valle
de
ü
q
u
e
n
d
o
con
su
sargento
y
cabo,
do sin paliativo ni rebozo sus preocu[)ariooes
e' destino que se ha prescrito en el presente
mas irritables y hasta sus creencias dogmá- v habiéndolos cogido antes d • llegar á sus cadecreto.
sas,
mandó
fusilará
estos
y
cjuintar
á
aqueticas.
5i. (vUando se proceda por queja de parConcluye
el
Real
decreto
inserto
en
nuestro
núF R A N C I A , París, ahril 28. r= Ayer tarde llos. No sabenms si I egó á cumplirsí! la orte agraviada, si resulta ser cierto el hecho , y
mero
de
ayer.
den
,
pues
sus
interesados
trabajaban
con
muel Sr. Lorenzo de Zavala , ministro plenipohubiere daño , el alcalde procurará que los
tenciario de los Estados-Uni<los mejicanos ha cho empeño para evitarlo.
Ti'lüLO V.
interesados transijan en cuanto al daño , sin
--Corre
la
noticia
de
que
el
sacrilego
M
e
entregado al R e y , en ainliencia particular,
Oe la pesca.
I perjuicio de cobrar la multa ; y si no se avilas credenciales que le acreditan en dicha ca- rino pasó ayer el Ebro por el vado de R e nieren, decidirá gubernativamente en las cauvenga
,
media
legua
mas
abajo
de
Miranda,
lidad cerca de S. M. el Rey de los francesef.
3G. Los dueños particulares de estanques, sas de menor cuahtía, dejando que las otras
— El R<'y se ha servido conceder la cruz <te V que se dirigía á Navarra.
lagunas
ó charcas que se hallen en tierras sigan el curso judicial que les corresponda;
M
Ü
R
V
I
E
D
K
O
ahríl'io.
—
Esta
ciudad,
que
la legión de honor al Sr. Gaillard instructor
cercadas
están autorizados, en virtud del de- pero satisfaciendo antes el reo la mitad do lat
de las tropas regulares del Gran Señor que se ofrece á los ojos del que la contempla los rerecho
de
propiedad, para pescar en ellos multa destinada al fondo del artículo 3 i para
cuerdos
mas
gloriosos
,
y
cuyos
hijos
supieron
hallaba en esta capital con licencia.
durante
todo
el año sin sujeción á regla al- la persecución de animales dañinos.
El Sr. (iaillard ha servido 17 años en el humillar ia altivez romana y reducirse á ce52. Las -infracciones de que se trata en
guna.
Se
entienden
por tierras cercadas en
nizas
antes
que
entregarse
;
ha
celebrado
de
ejército francés. Pasó al servicio d(í la Grecia
este decreto prescribirán á los 3o días en los
y después al del Sultán en que dio prueba de un modo digno y ron el niayor entusiasmo el este título y en todos los demás del presencasos de aguas maleiiciadas ó de cepos y armucha actividad y de nua inteligencia poco cumpleaños de la Reina (iobernadora. Ocio- te decreto las que lo estén enteramente, v no
madijos fuera de cercado, y en todos los deá
medias
ó
aportilladas;
de
suerte
que
no
común. El Seraskier bajá le confió la organi- so seria enumerar la brillantez de la ilumimas a 20 días. Pasados estos plazos, las jus[íuedaii
entrar
en
ellas
las
caballerías.
nación
,
lo
vistoso
y
magnífico
de
sus
bailes,
zación de mas de íio batallones; y esta m i ticias no podrán proceder de oficio, ni a d m i 37.
Los
dueños
podrán
en
virtud
del
mislicia musulmana maniobra hoy como solda- lo elegante de la comida cun que fue obsequiaila la guarnición, y el ardiente frenesí OH) derecho de propiedad comunicar estas tirán queja ni denuncia alguna.
dos franceses.
facultades á sus arrendatarios en los térmiEl Sultán ofreció repetidas veres al señor con f|ue los saguntínos victoreaban á cada
TITULO VIII.
nos que entre ellos se estipule.
Reinas.
momento
á
nuestras
querida
Gaillard grados elevados en su ejército y dis38. Se prohibe á los dueños particulares
Una de las cosas que mas llan>aron la
tinciones honrosas y lucrativas si quisiese abraDe las penas de los infractores.
y arrendatarios de estanques y lagunas que
zar la religión de malioma ; pero el Sr. (iai- atención en el banquete que se dio á la tro53. La pena general de las infracciones
llard ha preferido permanecer en Conslan- pa y acabó de completar el entusiasmo de la Sf hallen en tierras abiertas, aunque estén
tinopla subdito francés bajo de la protección valiente tropa fue el ver que las hermosas amojonadas, pescaren ellas envenenando ó de este reglamento, cuando en él no se e s del embajador de su nación, y este fue quien de Sagunio , acompañadas del señor goberna- inficíonanilo de cualquier modo el agua, de presa otra , será, ademas del daño y costas.
lubi
lidió al rey para él la decoración de los va- d o r , estado mayor, oficiales y urbanos, y di- suerte rjiie pueda perjudicar á las personas SI las iiuoiere, 20 reales por la primera vez,
3o
por
la segunda y 4o por la tercera. Si toó
á
los
animales
doméiticos
Iraiiseuenles
ientes que hemos visto con gusto brillar so- rigidas por la señora comandanta de los urdavía se repitiese el delito , la justicia conbre su pecho al lado de la decoración turca banos de caballería de edad de 70 a ñ o s , cu- que la bebieren.
39. Si las lagunas y aguas estancadas lin- sultará al subdelegado de Fomento de la proya decisión por Isabel 11 es tan notoria, se
que le ha conferido el Gran Señor.
dasen
con tierras de varios dueños particu- vincia sobre la pena que convenga.
presentaron
con
las
fuentes
que
contenían
los
--El globé periódico ministerial ingles se
54. Los padres y los tutores son responesplica en estos términos sobre el tratado re- postres , sirviéndolos en seguida á los valien- lares, podrá cada mal pescar desde su orisables
de las infracciones cometidas por sus
lla
con
sujeccion
á
las
reglas
generales
estati's.
Aquí
se.duplicaron
los
vivas
á
ambas
Solativo á Portugal. " P o d e m o s anunciar á nuestros lectores que los rumores que han cor- !)crana5 , á las libertades patrias, á los Urba- blecidas ; pero poniéndose los dueiios de co- hijos de menor edad y por los pupilos.
55. Quedan derogadas todas las ordenartr
rido acerca de un tratado que se había con- nos y á las decididas hermosas de Sagunlo. mún acuerdo podrán pescar con arreglo á
los tres artículos precedentes, como si fue- zas y reglamentos anteriores en cuanto se
cluido por la Inglaterra , Francia , España y No contentas estas con dicho obsequio, paopongan al presente decreto.
Portugal con el objeto de terminar de una vez saron á una confitería acompañadas del sar- ra uno solo el dueño,
Tendréislo entendido y ílisponlreis lo ne-<
gento
mayor
y
demás
oficiales
y
llenando
sus
4.0.
En
las
aguas
corrientes
á
que
sirven
la guerra civil que asuela la península, espulsando á los dos usurpadores, son bien fun- finos y blancos pañuelos de dulces y peladi- de linde tierras de propiedad parliculaf, po- cesa-io á su i:umplimien(o rzrEstá rubricado»
llas , regresaron y los distrihiiyerori á los de- drán los dueños de éstas pescar desde la ori- de la Real manoi^rt^En Aranjuez á 3 de n>ayt>
dados."
lla hasta la mitad de la corriente con suje- de «834.=íA D. Nicolás María Garelly.
Un diario de la mañana confirma esta no- fensores del trono de Isabel 11.
ción
á las restricciones de ordenanza. Y n a En el baiile estuvo iueidísima la concurticia en los términos siguientes: ,,Podemos
asegurar de la manera mas positiva que el rencia , se puede asegurar que este dia será die podrá hacerlo sin su licencia.
Lo patrirtlico de los fcnlimicnto.'! y de.íinfcrcsa4.t. En las aguas corrientes , cuyas ribe- do de las ofertas nos obligan 4 insertar integr.i la
tratado de alianza ofensiva y defensiva, que de eterno recuerdo para los hijos de Sagunto.
—D. A[>ton¡o Vergadá al encargarse de la ras pertenezcan á propios, podrán los Ayun- siguiente representacloii á la Uciua Cuber:iadora
anuncian todos los periódicos ingleses , s" ha
firmado el 21 de abril en Londres. Este tra- comandancia de caballería de la milicia ur- tamientos arrendar la pesca con la aproba- por dos pastores.
tado que, al parecer, no tiene la estension que bana, ha dirigido á sus iadividuos la siguien- ción del subdelegado de'la provincia; y los
"Señora : = Desde lo niJs inlriflcado y áspero
arrendatarios podrán dar á otros licencia pa- de esta Sierra de Segura: desde un miserable corse le pedia suponer, librará de una vez á te alocución:
ESFA.^'A,
f
460
<j¡o 1e]o5 y díslanle de todas partes, se dirigen á
los augustos pies de V. R. M. Antonio y José Val l é r , de ejfrcido pa-ilores y soldados que hicieron varias campañas cu el reinado del augusto
•huelo de nuestra adorada Rein» y Señora Doña
Isabel 11.
xPrivjdos del trato social y condenados por su
ejercicio á no saber mis que aquello que los t r a n seúntes quieren decirles, los represeulantes no
han ignorado algunos de los aconlcciioientos que
han sucedido desde la culermedad y fallcclraieuto
del Señor D. Fernando V i l ; y asi como celebraron
el decreto de amnistía (que les hizo abrazar á un
hijo del primero que ya lo juzgaban m u e r t o ) l a miendo sus caracolas, permitiendo danzas á los zagales , y haciendo sus galianos con manteca ; t a m bién lloraron la mueilc de su Rey, denaraaron
sus zaques , y apalearon los perros en justo sentimiento de la horfandad en que quedaban. Sintieron del mismo modo que liubiese malvados quC
intentaran disputar los derechos que el mismo
Dios habia dado á la legitima descendencia ; y
• un lio han acabado de creer que un hermano
del mismo Rey atacase á la propiedad , á la r a «on y á la naturaleza. Señora : no se atlija V. M.
por e.ías asechanzas que liorobi'es mal aconsejados
han puesto al trono de vuestra augusta Hija y
nuestra Reina. Tal vez esos males que se hacen sentir ahora con la guerra que han provocado, p r o duzcan bienes al reinado de S. M. Su alzamiento
Jos ha dado á conocer, y no es poca la ventaja
que tiene un gobierno cuando sabe y conoce á
*us enemigos, y no ignora los sitios donde se ocultan ¡Ojalá que nosotros supiéramos en que n ú niero y en donde $e abrigan los lobos que d i a riamente y á traición nos matan los ganados !
V. M. tiene muchos ejércitos ile soldados que
•íábrán pelear por sus Reinas , pelear.ui las ciudades , las villa» y los lugares, y ptlearán también
los pastores : los pastores pelearán , Señora , p o r que aunque rudos y to>cos, hacia tiempo que echaban menos una cosa que hiciera mas dulce y g r a to el Gobierno de vuestra inocente Hija, y cuando
menos lo pencaban, V. M. ha destruido su-> enemigos, los del Estado: ha asegurado la (-orona,
ha hecho felices los pueblos, y nos ha dado en el
Ettatuto Real, una patria , un gobierno y una
ley. Pelearán los pastores. Señora, p e.o
'V
ron quién han de pelear? ¿Cree ara.o V. M. 'crán
necesarios muchos eslucrzos p:uM csternii¡iar e os
mal acon-ejadus rcbtldes? Pues Señor i , bast:irá
íolo poner en ejercicio el Real Kstatuto , y c o tonees, no pelearán ya los pa torcs, porque garantidos los españoles con la mi.sma ley, ésta destruirá sus enemigos, y el ejercito de V. M. será
tan numeroso cuanto ba^te a confundir a los que
inlcnteti de cualquier modo atentar contra la Reina
y sus dereches, de quien emanrt la misma ley.
"Losrepresentantes agradecidos i V' M tributan á sus Reales Pies, el mas tierno y grato r c i o nocimiento, ofrecen sus personas , las de sos hijos
y tres nietezuelos para sacriiicar.se por su licin.i,
ofrecen sus ganados y cuanto tienen, y ojalá, Scfiora, no sea ne>esario que las obras respondan de
estss promesas, y se vea en estas sierras acaudillar
legiones de pastores dos ancianos del mismo ejercicio que aunque cuentan setenta navidades, advierten .se les rejivenece su sangre para pelear
contra los eneniisos de V. M .
»IN'ue^tiO Scfior bendiga la vida dcV. M.: la de
fU tierna y amada ílija la Reina nuestra Señora:
y colmadas de bendiciones celestiales vivan tantos
años como desean los que las aman. Desde la Sierra de Segura y Cortijo de este nombre, á 26 de
abril tle 1 S 3 / . = Señora. A L. R. P. I). V. R. C. M.
•= A.UI011J0 Vallcr. = José N'aller, no sabe firmar."
Señor editor de la Renísía expaiiola •
La amistad que me unía al malogiado coronel capitán del 4-° regimiento de la guardia Real
de infantería, D. Leopoldo O'-donell, el interés
general que ha esctado su lastimosa sueric y el
deseo de que los últimos lieróiíos rasgos de su v i da llegcn i oidos de S. M. la augu.sla Reina Gobernadora , y á noticia de la nadon entera, en
defensa de cuyos derechos sacrificó noblemente su
«xistencia, me obligan i hacer público por conduelo de su periódico el diálogo que en el acio de
caer prisionero pn la acción de Alzazua , tuvo con
un ayudiititedel re!ie!deZumaÍ3c:irrc^ui: dialogo que
persona üdedigna me remite desde un pueblo muy
inmediato á I.1 csprcsada venta de .Mzazua, y en
cuyas contC5íricic)ncs se notan la grandeza de alma
y elevados senlimicnlos que tanto realzan al distinguido mérito de c-le bizarro oficial, gloria y lustre
de la milicia española.
Ayodanto. <Mi «e.neral quiere dar á V. no so¡o cuartel, sino también confeixavle la misma
grarJuaci'o'i y aun darle vierto manau , si jura
fidelirírjd ni rey don Carlox F.»
O'-donell. «A'ó puedo ser traidor d mi honor:
mi ¿andera juró é ¡a Reina, asi como ¡a nación
representada en Coi tes. no hay mas soberano
ijue el¡a.«
Ayudante. ^Medite I', tjien , Sr. coronel, seria
lástima se malograse un oficial como /'.»
O'-doncll. «Morir por el honor es morir para
vifir.'t
Ayudante. «¿1' ifue dird d mi «¡enerol?»
0'-doiie'l.
>'(¿¡te dar ti cierta cantidad de dinero por n'i rescate, pero fjiiv si es'e rescate ha de
ser á costa de un pérfido Juramento,
quiero mil
veces artes rr-orir.»
Vista tan ob.-tiuada resistencia, fue condenado
S ser jKisadü por las armas: .se le dio tiempo para
hacer Icslanicüto, en el cual dejó el S.* para su
prometida «sposa. Marchó co» serenidad y calma
al punto donde debía ser fusilado: exhortó á los
soldados que iban también á sufrir la misma s u e r t e , y en el acto de hacerles fuego, esclamó: «Morimos en defensa de la Reina y de los derechos
de la nación."
La sublime concusión de estas nobles palabras,
el heroico lenguaje de un español sacrificado á la
barljárie y atrocidad de tan sanguinarios caribes
encienden las almas sensibles, arranvando lágrimas de dolor y desesperación sobre la tumba de
este benemérito oficial, digno por tantos títulos
del respeto y admiración de sus conciudadanos.
A. G. L.
COMüiVICADO.
Señores redactores de la Revista Española,
Habiendo leído en la Revista española, n ú m .
20S , un comunicado de Sevilla en que se pinta la
escena ocurrida el 27 de abril próximo pasado con
D. Juan Ncpomuccno Fernandez de Roces , escribano de Cámara de aquella Real Audiencia , por
haber salido al público con uniforme de Urbano
sin .serlo , y como suponiéndole sugcto marcado
por sus opiniones contrarias al gobierno; los m i licianos trataron de despojarle en público de aquellas insignias, y gracias al comandante de la milicia, marques de la INIotilla, que el negocio no tomó
cuerpo : pues no ha dejado de llamar la atención
de algunos amigos del Sr. Fernandez de Ro(es en
esta corte, creyéndole sugcto afecto y decidido á
la legitima causa de nuestra inocente Reina Dima
Isabel 11, y juzgan en oksequio á la amistad deber
hacer esta ínanifeslacion , ignoran.lo las causales
que pueden haber motivado el marcarle como desafecto.
D. Juan Neporauceno Fernandez de la» Roces,
caballero de la Real y distinguida orden de C a r los III, del (onsejo de S. M., su secretario honorario
y de la Real .\udiencia de Sevilla , y 24 del ilustre
ayuntamiento de la misma, .se pre cntó el 27 de
abril último, dia del cumpleaños de S. M. la Reina
Gobernadora, vestido de L^rbano, en atención al
acuerdo del referido ayuntamiento del dia anterior
2f) (á que asistió com« individuo) y .se determinó:
(pie desde aquel momento queda.se inscripto en la
Milicia Lírbana el ayuntamiento y sus dependientes:
en vista de lo cual de.seoso de manifestar.sc como
tal , se mandó hacer en horas el uniforme de fusilero urbai^o , y .se presentó con él el dia siguiente en celebridad de tan fausto dia, con sola la diferencia de ser la casaca de fusilero y las caponas
de cazador, por no haber podido hallarlas como
le correspondía»!, creyendo no ser de primera necesidad antes de vestir el uniforme filiarse en la
compañía á que debiera pertenecer, y bastar solo
el acucidu del dia anterior para podcr.se contar
en tan benemérito cuer¡)0, apresurando.se si se
quiere por esceso de adhesión á aparecer con el
uniforme que le distingue. Mas como no todos taviesen noticia de este acuerdo, y viesen la diferencia en l;is prendas de uniforme por el efecto rcler i d o , llamó la atención de algunos individuos de
la (ompafíia de cazadores; y dado parte á su coronel comandante, en ocasión de haber passdo á
visitarle el mencionado Sr. Fernandez de Roces,
vestido de Urbano, le manifestó desagrado por haberse presentado al público y en la corte con el
uniforme de tal é insignias de la compañía de cazadores sin hallarse .sentado en el cuerpo ni asignado á ella; según que se habían quejado al mismo Sr. comandante la oficialidad de la citada compañía, en cuyo acto alegó el Sr. Fernandez de Roces las razones referidas, y se retiró á su casa sin
volver á presentarse de uniforme, ni haberle ocur
rido novedad con per.sona alguna; formando en
.seguida una reverente csposicion al Excmo. ,Sr. capitán general de aquel reino manifestando sus fieles .sentimientos y las causas que motivaron aquel
disgusto.
Ha parecido necesario hacer esta indicación en
favor de la acreditada opinión del Sr. Fcrniindez
de las Roces, por ser persona de conocido mérito;
no creyendo que cUa de-gracia pueda mancillar la
conducta del rclcrido señor que, tal vez por efecto de una calu:nnia nacida de enemistad, envidia
ó poco conocimiento de su decidida opinión q u i siera ponerla en duda: sieiulo muy sensible se e.stinien tales quejas que, perjudicando i sujetos beneméritos puedan retraer á otros, cuyos nombres
podrían .servir de un fuerte estimulo para animar
á morbos como so verillca en la per.sona del señor
de las Roces , por ser uno de los individuos bien
íonoridos de aquel ayuntamiento, cuyo ejemplo
.seguirían sin duda los mas de sus dependientes. =
Antonio de l'iientetaja.
•^\ O (i c i a s ^V^jUcfttta,
— Pequeños grupos de faccíii.sos, que no se atreven á bajar á los pueblos, recorren los montes de
Oca. Una subdivisión de tropas en pequeñas partidas que cruzan por todas partes los csterminará y
acabará con ellos lolalmenlc.
— El cabecilla Merino ha vuelto á aparecer en
las sierras de Villafranca y en las de Kzcaray con
3o de sus secuaces, cuyo número uo ha podido
aumentar en estos últimos días i pesar de sus e s fuerzos.
— De las tropas miguelistas del Alenlcjo se de.scrlan muchos soldados, la mayor parle correspondientes á los territorios que ocupau las tropas
de Doña María de la Gloria.
— E l hijo del conde de B u r m o n t , que con las
fuerzas miguelistas que tiene habla bajado 4 los
Algarves, ha retrocedido á Evora en el Alentejo.
— El duque de Terceira ha entrado en Viseo el
dia 2 del corrienlc, después de haber derrotado
una columna miguelista en Ca.strodairo. El 4 debe
avistarse en Mengualde con el general Rodil, que
actualmente tiene su cuartel general en Gouvea.
— Fin un periódico de esta corle leemos lo siguiente : El 3o de abril por la tarde un religio.so
corista del convento de la orden de la Merced en
Logroño, cansado de sufrir, y de ser perseguido y
zurrado por sus hermanos los demás religiosos,
por haberse pronunciado en favor de la justa causu de la Reina Doña Isabel 11, se resolvió á marcharse ; y si efecto elijíó el momento en que los
frailes estaban en coro. Tuvo la precaución de encerrarlos , pero atisbado por el cocinero y por un
pastor del ganado de dicho convento, fue seguido
por las calles : el cocinero y el pastor gritaban:
"Tenerle; tenerle que está loco» i lo que contestaba el buen corista apretando el taloneo : «Dejadme, dejadme que soy cristino.» F21 corista logró
al bu salvarse en la casa del gefc militar: y á consecuencia de lodo esto se instruye espediente. Parece que resulla ser la comnuiílad mercenaria de
contrarias ideas que las que tiene el fugitivo.
— Los ¡Milicianos urbanos de la ciudad de Huesear han celebrado el cumpleaños de S. M. la Reina
Gobernadora dando á todos los pobres una comida abundante.
— El presbítero radonero D. José Rodríguez
Alcántara, á qnicn se le sigue en Malpartida de
Plasencia la correspondiente causa por otros delitos, se opuso escandalosamente en la misa conventual de la santa iglesia de dicha ciudad á que se
espresase y digese en la colecta el nombre de nuesI Ira csceLsa Reina
— 1). Miguel sigue en Santarem imponiendo severas penas al delito de deserción Una compañía
de realistas de La mego ha sido descubierta en el
momcnlo de pasarse á las tropas de la Reina. La
epidemia sigue haciendo horribles estragos ; los
condes de Aliñada y de Relmonic han sucumbido
al rigor de la enfermedad. Se esperaba de un m o mento á otro la entrada del duque de Terceira en
Coimbra. El conde de S. Vicente esperaba viento
¡ favorable para dar la vela con una espedicion que
debía desembarcar en F'igueira para enlazar sus
operaciones con la división del espresado mariscal.
— En la ciudad de Loja se han organizado tres
compañías de Milicia U r b a n a ; una e n A l b u ñ o l :
una de infantería y otra de caballería en Algarinejo ; y en lodos los pueblos liinilrofes reina el
mejor espíritu, por lo que no lemcn á los faccioso.s.
—Con fecha del 5 del corriente, dice nuestro
corresponsal de Vitoria, que los 11 batallones de
facciosos de que nos habló en su anterior, se han
separado. Los gnipuzcoanos se han ido á Oñate :
los .Vlavcses se han vuelto A sus guaridas de Alava , y los, navarros se hallan en Amczcua. Parece que fueron reunidos á invitación de Zumalacarreguí, para deliberar su ida á Vitoria, p o r que escasos de recursos pecuniarios, allí solo creían
encontrarlos. Sin embargo, se separaron discordes
conociendo que no había medio de conseguirlo.
El general Quesada se halla en Viana, el general
Lorenzo en Logroño, y Oráa en las inmediaciones. Se asegura que lodos irán á Vitoria. Se creía
también que premeditaba algún movimiento contra los vizcaínos, porque tres batallones que iban
de Castilla, han ido á ^'ízcaya, y se sabia que
Jáuregui é Iríarle también .se encaminaban á
ella. Dicen que el marques de E r m u a , cuyo prestigio es grande en Vizcaya, ha sido preso por
eso con otros varios por Zavala, por haber q u e rido marcharse á Francia; lo cual indica que no
se creen muy .seguros.
—Se oven re|)elidas quejas (dice el Tiempo) acerca de las dificultades que aun se oponen al acrecentamiento de la Milicia u r b a n a de esta capital:
porque, sí se ha de creer la voz pública, entre los
individuos que por la naturaleza de sus destinos d e ben intervenir en el alistamiento, hay algunos en
ruíenes no solo no .se supone el celo que fuera necesario, sino que fundándose sin duda en las opiniones con que por tanto tiempo han sido conocidos, existe cierta desconfianza que hace exagerar
tal vez cualquiera clase de entorpecimiento que haya sido puesto por las tales personas. Hay entre
ios individuos del ayuntamiento algunos muy p a triotas y muy recomendables, y esto nos hace mas
.sensible todavía el ver que el lodo no merezca la
confiuza v el aprecio que son indispensables para
llenar dignamente sus deberes del mismo pueblo
á quien se presenta.
Parece positivo que todas las proposiciones
hechas para el empréstito han sido desechadas por
el Consejo de Gobierno; lo cual indica que no h a brán sido muy ventajosas. .\vcríguado mas á fondo
lodo lo que hay en eslo , y combimido con lo
que se ha habbid'o de estos días , emitiremos nuestra opinión , sin mas consideración que la de que
somos buenos españoles.
—Tenemos entendido que los defensores en la
causa de Eslefani y demás presuntos reos, se cargan hoy los autos, y que la vista de este p r o ceso será de aquí á pocos días. Cuando se verifique daremos noti<;ias de la resultancia que arroje
y demás que juzguemos oportuno e interesante.
— .\nles de ayer » tuvimos el pbacer de ver por
primera vez do.s compañías formadas de la Milicia
Urbana que se retiraban con arma á dí.screcion y
tambor batiente de hacer el ejercicio en el Prado.
La mardalidad, elegancia, la uniformidad en las
tallas y disciplina con que marchaban, dan bien
á entender lo que se puede prometer la escelsa
Cristina de la creación de estos cuerpos de valien-
tes V esforzados ciudadanos para el sostenimiento
del trono de la inocente Isabel 11.
— El dia 2 del presente salieron de Málaga
con la correspondiente escolta para Granada tres
ladrones de los mas atamados del país, y el fraile
francisco Manuel Jiménez, conventual de Espíno.sa , por hal>er dicho públicamente yií'a Carlos F. Los caballos y armas aprehendidos á estos
ladrones, en los momentos que acaudillaban faccio.sos, han sido entregados á los que se han distinguido en tan importante captura de orden del
gobernador para que .sirva de estimulo.
— En las últimas incursiones que los facciosos
acaban de hacer en la provincia de Santander, se
ha notado llevaban en pos de si mugcres destinadas á llevar á Vizcaya los efectos que robaban.
—El cabecilla Santiago Carrasco no ha sido mas
feliz en sus correrías hacia esta provincia de M a drid, que L> fue Lobilo hada la de la Mancha:
ocho hombres ha perdido en pocos días, dejando
siete caballos en poder del capitán D. José María
Crespo.
— De los afi hombres qne de Fuente del Fresno
se hallaban con el Locho y el Lobito se acaban de
presentar á su jiislicía 2 5 , ofreciendo los padres
del que falta presentarlo en breve. Otros tres lo
han verificado en Urda. Una de las columnas que
rcc(n-ren aquel distrito ha capturado cinco en la
dehesa titulada de Zacatena.
— El día de la publicación del Estatuto Real
lúe para la villa de Cabra uno de los mas .satisfactorios. Todo fue orden y entusiasmo, en medio de
los repelidos vivas á .SS. MM.
BOLSA DE
Cotización
MADRID
del dia 9 á las tres de la
tarde.
Inscripciones en el Gran Libro á 5 por 100.
58 al roncado.
Tilulos al portador del 5 por 100: 60 i / 4 - y
1/2 á varías fechas ó voluntad : 60 3/4 y
fiíáid,
id. á prima de 3^4 y • por 100.
Inscripciones en el Gran Libro a 4 por 100. .54
1/4 al I 5 jun. ó voluntad á prima de i 1/2 por 100.
Títulos al portador del 4 P<"' too. 55 al
contado, 5."), 54 1/2 , .S5 i/S , .í5, 54 " / 8 , 55 i/'a,
54 3/5 y (">5 i/S á varias i'eclias voluntad y firme,
55 3 / 4 , 1/2, , 5G, 55 1/4 á varhis fechas v o luntad y firme á prima de 7/8, 1/2 y i:
Vales Reales no coiLSolídados i 5 3/8 á 60 días
fechas voluntad y firme.
Deuda negociable de 5 por 100 á papel 1 5 al convido.
Deuda sin interés , G .3^*4 y 7 al contado.
Cambios- Londres, 37 5/S á 3/4 i 90 d i a s r r P a rís I fi sueldos papel.
Descuento de letras al 4 por 100 al año.
A^üiVCIOS.
LlliREUI.A
Cofislderacíoncí! s-íhre la organizncinn sociaí He Kran _
cía ('í In^^larorra conforiiie á su estado civil , poíítíco
niililar, á ÍHS costuiiihres , agricnilura , industria, co—
niLTciti V ri.iCuAiida , escilta.s o» fr.tiin'S jxir eí c i u d a d a no -N.. t ra'iiu'iíiss , coni otilad as v apilcada.* a! e.stado
acMiai de i^sjiana pnr M. -Malo. Ksta olira se c o a m o r i drá de in cuatlriTitis de á sei.s pliegos en ^." cada rmo,
V se piiiijicarári cada rjuíiiceníi , empezando de.sde la
priniora di; este mes. Se su.'-crlbe en la iibreria de V i ilareal , calle de Carretas . y de la viuda de Paz frente
á .Sau Felipe el Ui*al, á { rs. cada cuaderno.
Oíiservacltmos iinparciaies Iiecitas sobre tos funeslos
eíecio* que esiá causando en l'^spafia la ilegítima p r e tensión á la C'irona , por ]). J, A. X, V F. Véndese cu
las lihrcri is de Mal ule y de Cuesta á u rs.
Espeetácnlos.
TEATRO DEL PRINCIPE.
La E,pi.id«n , dr.,-
1113 de C5|)0i;l.-íi;ulo en { SCIIM; traducido del francef,
por U. \ entura de la Vega. Aeiores: Sr.u. J. B j u s ,
L l ó r e n l e , y M. F',lhi,iiii. S r t s . f am:ivo , A, de C u l niaii , J. Latorre , F;tl)¡;ini , R u b i o , Hoiuea, J, de
GuT.ni.ui , C.ts;tu()\a v Llcdó.
T E A f R O l>E LA C R U Z . La J\fo¡ri^nía , comedie
acre lilada en Ices .icio», del célebre 1). L e . - i n d r o F e r iLlndcr. (le Mocilin. A conlirinaeion se cjccut.ir.í baile
nacional *, lerfnináudosc la íuncíon con el gracioso s a í nete , Kl
Slifila.
Adores en la coniedia : Sras. ]M. D í a z , B r a v o , r
R. León. .Sres. G. Luna , Gajíndo, P. (lobas , C.lnipo?
y Hcrnanilez. Ídem en el saínete: .Sras. L. León, M a r l i n e : iMonMño y M. Cónlova. Sres. P . Cobas, G. P é r e z ,
(ja Mpos , .T. López , Hernannez y S;uicbez.
NOTA. Mañana se ejeculará no drama u ñ e r o en
3 actos, titulado, /-'/ T enluto de Atiisterdnii,
traducido
del que con igual litólo escribió en francés ei eétebre
Fli-.lur Ducini^c,
autor de Treintn iiiiiis, ó La mda de
un .hilador. V\ nombre del autor basta á indicar e!
género á <¡oe pertenece la obra aiiuneíada y es , hasta
cierto p u m o , una garanlta del acierto con qne están p r e sentadas las situaciones, singiilarnicntc nuevas é i n t e r e santes que del resultan. La empresa ba
procurado
contribuir al buen e':iiio del d r a m a , facilitando á I»
dirección de la escena lodos los recursos .accesorios
que retpiieren los espect.áculr^s de igual naturaleza. La»
decoraciones han sido arregladas y pintada de n u t v o la
última por D. J u a n Rlanchard.
ERRAT.VS. E n nuestro numero a 10 de aycJ
viernes, plana i.", columna 7.', renglón 7.°, d o n de dice por que esta es un atributo, léase por que
esta no es u n atributo: en el renglón i 3 , d o n l de dice no parece , léase nos parece: y en el 3a
léase solían donde dice sabian.
M/kOHio: IMPBETSTA DE D . T O M A S
JORDÁN.