Diplomado UCLA en
Liderazgo Humano, Ético, Social y Político
Mod II-5- El Socialcristianismo
5.1.- La Democracia Cristiana
Expositor: Eduardo Valero
No puede haber una acción política profunda
sin un pensamiento que la alimente”
Eduardo Frei Montalva,
primer Jefe de Estado demócrata cristiano
en la región (República de Chile, 1964-1970).
1. QUÉ ES LA DEMOCRACIA CRISTIANA
“La Democracia Cristiana es un movimiento de ideales que postula una visión del
hombre, la sociedad y el mundo basada en el Humanismo Cristiano”.
2. SURGIMIENTO DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA
Es en sus orígenes, fue una respuesta a la situación que a mediados del siglo pasado, generara la
aplicación de la doctrina liberal al campo económico y social en la Europa decimonónica, ya
impactada por la Revolución Industrial.
El liberalismo económico se encontraba en un momento de gran auge en la Europa de mediados
de siglo XIX, girando sus políticas socio-económicas sobre dos ejes axiales, cuales son, su visión
individualista en torno a la persona y su concepción mecanicista y por ende determinista, de la
economía.
Con la publicación de la primera encíclica social de la Iglesia denominada Rerum Novarum (1891)
del papa León XIII, se hacia un llamado a los cristianos a participar activamente en la construcción
de un mundo más justo para los trabajadores y los humildes, en una época de marcada
insensibilidad de la elite gobernante y los partidos políticos tradicionales frente a las dramáticas
consecuencias de la “cuestión social”.
Sin embargo, la encíclica no fue bien recibida por la unanimidad del mundo católico, pues fue
rechazada por amplios círculos conservadores, pero su divulgación fue un aliciente para las
actividades socialcristianas tempranas destinadas a atender las necesidades de salud, educación y
vivienda de los más pobres.
Aún cuando no exclusivamente, el movimiento principalmente tendrá sus inicios en Francia. Entre sus
representantes más característicos, destacan Federico Ozanán (1813-1853) y Philippe Buchez (17961865). Ozanán convocará a todos aquellos cristianos que quieran organizar la sociedad sobre las
sólidas bases de la justicia, la solidaridad y la libertad. Funda para ello el periódico “L’ere
Nouvelle”, desde donde llamará a la creación de un gran movimiento social llamado “democracia
cristiana”, que apuntará desde sus inicios a la formación de una sociedad comunitaria.
Tras la Segunda Guerra Mundial, destacados exponentes de los gobiernos de la post guerra son
demócratas cristianos, destacando la persona de Robert Schuman, llamado el “padre de la
comunidad europea”.
Alemania
Surge el partido católico Zentrum, el cual junto con otros partidos cristianos y las organizaciones
cristianas de obreros lucharon contra el nacionalsocialismo. Ya en estos tiempos se discutía sobre la
necesidad de superar la atomización de los partidos políticos de la República de Weimar para crear
un gran partido popular cristiano supraconfesional.
Después de la Segunda Guerra Mundial y dada la división de Alemania en zonas de ocupación en los
años1945 y 1946, se constituye en nuevo partido bajo el nombre de Unión Demócrata Cristiana en
forma simultánea en varias ciudades y regiones y recién en el año 1950 en su primera convención
nacional se formaliza la CDU a nivel nacional eligiendo una directiva con Konrad Adenauer como
presidente.
En este nuevo partido confluyen varios ejes o líneas matrices: por un lado los grupos de resistencia
contra el nacionalsocialismo y los movimientos sindicales cristianos, sobre todo el movimiento obrero
católico, que se convertiría en un sector de la CDU de gran importancia (la CDA, obrerosdemócrata
cristianos).
CHILE
La Falange Nacional
La tienda de la Flecha Roja comenzó una lenta pero fructífera labor de organización interna y un
arduo trabajo en el campo social y en el sistema de partidos, no obstante, la joven colectividad
política estuvo a punto de desaparecer tanto por desavenencias con la Iglesia como por los
magros resultados electorales. Manuel Garretón señalaba en 1938 el rol de la FN en el sistema
de partidos:
“…estar mas allá de las derechas y las izquierdas no significaba un término medio entre ambas, una
posición de centro sin alma ni vida. Se trata de algo esencialmente distinto de los dos extremos, una
posición clara, una actitud enérgica, dinámica y activa; una acción que deja atrás viejos moldes y
métodos fracasados..”.
La Falange Nacional rechazo desde un principio la dicotomía entre capitalismo y comunismo
surgido a partir de las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.
Estuvo integrado por católicos, universitarios y profesionales de clase media, con el tiempo se
fueron sumando campesinos, obreros, estudiantes, mujeres, discípulos de las doctrinas sociales,
con una concepción del hombre que emanaba del cristianismo; rechazando el confesionalismo y
los totalitarismos.
En el año 1956 surgió el Partido Demócrata Cristiano, el cual fue resultado de la fusión de la
Falange Nacional, el Partido Conservador Social Cristiano y un grupo de partidarios agrariolaboristas que apoyo a Ibáñez en las elecciones de 1952.
En el periodo entre 1938 y 1957, el partido participó de cinco elecciones parlamentarias y cuatro
municipales, no superando el 4% de adhesión electoral tanto en las elecciones legislativas como
locales, eligiendo entre 3 a 4 diputados, con un número reducido de regidores. Sólo a fines de los
cincuenta logro revertir la tendencia al estancamiento.
•
El estilo político de la Democracia Cristiana en Chile se caracterizó por definirse desde un
comienzo como independiente y se propuso atraer al electorado con un discurso que contaba
con dos premisas principales: ser un partido de marcado carácter cristiano, y ser la única
alternativa real para oponerse al progresivo crecimiento que experimentaban los partidos de
izquierda y que amenazaban con llegar al gobierno.
•
Al analizar la evolución de la Democracia Cristiana en Chile, puede dividirse en este periodo en
tres etapas: la primera etapa, entre 1957 y 1963, la Democracia Cristiana intentó de forma
infructuosa lograr una alianza con los liberales; por ello se suele decir que durante su etapa inicial
los democratacristianos se plantearon como un partido bisagra para llevar a cabo coaliciones
partidarias, las que fracasaron debido a la extrema rigidez del sistema electoral chileno.
•
Durante la segunda etapa, entre 1964 y 1970, la Democracia Cristiana modificó su ambigüedad
política y se transformó en un referente de carácter hegemónico tras ganar ampliamente las
elecciones presidenciales de 1964; tras este triunfo se elevaron considerablemente los niveles de
polarización en la sociedad chilena ante las políticas implementadas por el gobierno de Frei
Montalva, en particular por la Reforma Agraria que impactó profundamente entre los miembros de
la derecha conservadora y latifundista.
•
La tercera etapa de la evolución de la Democracia Cristiana se caracterizó porque durante el
gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular el partido ejerció un papel centrífugo en la
competencia electoral, tal como quedó demostrado con el levantamiento de la candidatura de
Radomiro Tomic. Una vez en el gobierno Allende, la Democracia Cristiana intentó jugar un rol de
mediador entre los extremos políticos mediante la mantención del equilibrio político a través del
Estatuto de Garantías Constitucionales levantado por sus parlamentarios. No obstante, la acción
mediadora de los democratacristianos fue inútil debido
Sin pretender en absoluto realizar una enumeración exhaustiva,es posible señalar a Konrad Adenauer, Ludwig
Erhard y Helmut Kolh Angela merkelen Alemania, Franco Montoro en Brasil, De Gasperi, Sturzo y Aldo Moro en
Italia, Rafael Caldera y Luis Herrera Campins en Venezuela, Napoleón Duarte en El Salvador, Ricardo Arias en
Panamá, Osvaldo Hurtado en Ecuador, Eduardo Frei Montalva, Radomiro Tomic y Patricio Aylwin en Chile.
¿Existen partidos de inspiración humanista cristiana, con
denominaciones distintas a la de demócrata cristiano?
De acuerdo a la realidad, tradición e historia de cada país,
algunos se denominan “populares”, otros “social cristiano”
e, incluso, pueden no hacer referencia explícita en su
nombre al carácter cristiano. Sin embargo, todos ellos
comparten una matriz valorica humanista cristiana.
El Humanismo
En un sentido amplio, llámase humanismo al sentimiento
individual y colectivo de una civilización en la que destaca de
manera prominente la admiración, exhaltación y elogio de la
figura humana y el Hombre, entendido éste no como figura
masculina, sino como género humano, en que florecen la
cultura, el deporte, el arte y todo el quehacer humano se
vuelve trascendente. Su objetivo es enaltecer la dignidad
humana.
En la Historia ha tenido lugar en muy pocas ocasiones:
durante el siglo de oro en Grecia, retomado éste en el
renacimiento europeo, el idealismo alemán y posteriormente
en un sinnúmero de puntos aislados de la historia. Hoy
atraviesa una profunda crisis.
Como consecuencia se considera al hombre como centro y
medida de todas las cosas.
Desde un punto de vista filosófico el humanismo es una
actitud que hace hincapié en la dignidad y el valor de la
persona. Uno de sus principios básicos es que las personas
son seres racionales que poseen en si mismas capacidad
para hallar la verdad y practicar el bien.
El Humanismo democrático
Todos somos iguales, pero unos más que otros.
(George Orwell, Animal Farm)
El humanismo democrático supone alcanzar la igualdad conservando la
diferencia. Hablemos, en primer lugar, de igualdad entre los géneros, porque la
igualdad es la condición necesaria para poder referirnos a la educación democrática.
La democracia entraña la igualdad en el uso del poder privado y público; la
participación en las decisiones que nos conciernen a todos, y la consideración de
que cada persona vale igual y detenta los mismos derechos que los demás.
La educación democrática supone ofrecer a los dos sexos por igual las
oportunidades educativas que se ofrezcan en su comunidad. Para ello es necesario
aceptar que los hombres y las mujeres somos iguales en cuanto al ser y al valer, y
diferentes en cuanto a los rasgos de nuestra identidad personal.
¿Por qué se dice que la democracia cristiana es también
un movimiento de ideas?
Porque las personas que lo integran comparten una determinada concepción del mundo
de la sociedad y las personas dentro de ella. Esta concepción es el humanismo
cristiano.
¿Qué postulan las ideas del humanismo cristiano?
En función del bien común, pretende construir un mejor
orden de las relaciones en sociedad, entre los propios
hombres y entre éstos y el entorno que les rodea. Este
nuevo orden, se construye sobre la base de algunas inspiraciones
fundamentales que dan cuenta de una determinada
concepción del hombre y su situación histórica,
que ha considerado en sus principios el mensaje evangélico
cristiano.
¿Cuáles son las características fundamentales del planteamiento
humanista cristiano?
El profundo respeto por la dignidad de la persona humana
(personalismo), la valoración del sentido de la comunidad
humana (comunitarismo), la solidaridad como criterio
de convivencia social, el pluralismo de visiones como
signo de respeto a la igualdad de las personas y la apertura
al mundo.
¿Cuáles son los objetivos finales que persigue la Democracia Cristiana?
Su objetivo inmediato, apunta al logro democrático de mejores formas de
convivencia social, que permitan una disposición más racional y
solidaria de los recursos existentes, sobre la base de garantizar la
prolongación de sus beneficios para las generaciones venideras.
Su objetivo final, es facilitar el desarrollo pleno de la persona,
de cada persona, de todas las personas y cada
una de la comunidades humanas.
¿Qué relación establece con el poder?
Medio y fin
Entendiendo el poder como la capacidad de tomar decisiones que
comprometan efectivamente el conjunto de la colectividad, la Democracia
Cristiana es sin lugar a dudas un referente del mismo.
Sin embargo, el acceso al poder político está vinculado al propósito de
ejercerlo en beneficio de la comunidad toda y no de un grupo específico y
menos aún del propio partido.
Además, la modalidad o forma de su ejercicio está determinada por los valores
que le dan sentido ético a la acción política demócratacristiana.
¿Cuál es, exactamente, la vinculación que tiene con la Iglesia Católica?
Una mayoría importante de sus militantes, son católicos, al igual que la mayor
parte de los latinoamericanos. Además, la jerarquía católica ha apoyado durante
mucho tiempo los procesos de promoción y justicia social desde
principios del siglo XX.
Asimismo, se produjo una gran coincidencia con la postura de defensa de los
derechos humanos realizada por sus cardenales, obispos, sacerdotes y laicos
durante la dictadura de los últimos 25 años del siglo XX en América.
Qué concepto tiene la Democracia Cristiana sobre la persona?
Para los democratacristianos, la persona es un ser único e irrepetible, de
naturaleza espiritual, dotado de libre albedrío y voluntad. Se desarrolla
plenamente mediante el uso de su libertad, la cual le transforma en cocreador
del mundo que le rodea.
Por ello, los valores relacionados con la existencia y dignidad de la persona,
predominan sobre cualquier otro.
Qué consecuencias tiene esta posición en lo que se refiere al orden
social, a las normas que regulan a la sociedad?
El ordenamiento de la sociedad debe estructurarse sobre el respeto a la vida
e integridad física y síquica de todas las personas, desde su concepción hasta
su muerte.
Principio de la subsidiariedad
•
En la Doctrina Social de la Iglesia se entiende por principio de subsidiariedad el principio en
virtud del cual el Estado ejecuta una labor orientada al bien común cuando advierte que los
particulares no la realizan adecuadamente, sea por imposibilidad o sea por cualquier otra razón.
•
Se trata de uno de los principios más largamente repetidos y propios de la enseñanza de la
Iglesia católica ya tratado en la que se considera la primera encíclica de temas sociales, la Rerum
novarum1 y refrendado en los documentos posteriores.
•
La subsidiariedad, dicta que la autoridad debe resolver los asuntos en las instancias más
cercanas a los interesados. Por tanto, la autoridad central asume su función subsidiaria cuando
participa en aquellas cuestiones que, por diferentes razones, no puedan resolverse
eficientemente en el ámbito local o más inmediato dejando para las instancias adecuadas la labor
que les corresponde en cada nivel.
•
Así las sociedades y autoridades intermedias han de ponerse en auxilio (subsidium) que permita
dar soporte, promover y hacer crecer las instancias inferiores a ellas. Por ello la aplicación del
principio implica un aspecto negativo (que las sociedades superiores o el Estado mismo no
actúen cuando correspondería a un inferior) pero también un aspecto positivo: ayuda a las
instituciones que promueva su propia iniciativa y responsabilidad.
Igualdad, fraternidad y libertad
•
Arístides Calvani, estadista, político y académico venezolano, se opuso, firmemente, a la
lógica perversa de estos opuestos extremismos, que como todos los extremos tienden a
"tocarse" y creyó y luchó por el inicio del proceso democrático en Centroámerica, fue el
abanderado de la tolerancia, del diálogo, de la necesaria "civilización" (en todos los
sentidos de la palabra) de la lucha política, en el período más violento del conflicto
sociopolítico, en el istmo centroamericano
Me refiero a la relación entre las tres palabras claves de la
democracia moderna, inmortalizadas por la Revolución
Francesa: libertad, igualdad y fraternidad. Calvani nos decía
que el liberalismo pone el énfasis en la libertad que, por sí
sola, tiende a generar y profundizar la desigualdad, que, a su
vez, produce las condiciones para la tiranía.
Aristides Calvani
1918-1986
El socialismo se adueño de la igualdad, pero, al omitir la
libertad, condujo a la opresión totalitaria y transformó a la
misma igualdad en una trágica farsa. Para Calvani, la palabra
central debería ser la olvidada fraternidad, virtud cristiana por
excelencia. La libertad y la igualdad, las dos "hermanas
enemigas", como las define Octavio Paz, a través de la
fraternidad, se humanizan, se comunican y se reconcilian,
evitando que la democracia se pierda en el engaño nihilista
del relativismo.
•
Es el Humanismo Democrático, la perspectiva filosófica que asume Prieto
Figueroa para comprender la formación del hombre, el cual contiene como
principio “comprender el ligamen de solidaridad entre los hombres que
trabajan juntos para alcanzar el progreso, no para el beneficio individual
solamente sino para el beneficio de todos” (Prieto Figueroa, 1977: 19).
•
Desde esta perspectiva la educación está orientada a promover la
solidaridad entre los ciudadanos a fin de construir juntos el progreso de la
nación donde el interés colectivo sea superior a los intereses individuales.
•
Dando así coherencia a sus postulados democráticos en relación con la
educación y el desarrollo de la sociedad, de allí que: “en una democracia
ordenada y planificada la formación educativa de los ciudadanos se realiza
atendiendo a los requerimientos que el desarrollo económico y social
demanda (….) son los hombres formados los que generan desarrollo y
riqueza (…) aparejado a la redistribución del ingreso, tal como acontece en
la democracia socialista (…) la educación democrática es gratuita y
obligatoria; tiende a dar a los ciudadanos igualdad en las oportunidades par
alcanzar todos los grados y ventajas que corresponden a los ciudadanos en
democracia” (Prieto Figueroa, 1977: 55-59).
Ideario humanista
La renovación de la política consiste en transformar su quehacer para actualizar el servicio a los
ciudadanos. La reforma, incluye tanto las instituciones como el espíritu que alienta la acción política.
Los demócratas cristianos comparten una misma visión del hombre, la sociedad y el mundo que nos
rodea, teniendo como destino final una Nueva forma de organización humana, la Comunidad de
Hombres Libres, basada en los ideales y aspiraciones de varias generaciones que se identifican a sí
mismas como demócratas cristianos.
Los valores del humanismo cristiano son: El profundo respeto por la dignidad de la persona humana
la valoración del sentido de la comunidad humana la solidaridad como criterio de convivencia social,
el pluralismo de visiones como signo de respeto a la igualdad de las personas y la apertura al mundo.
Un demócrata cristiano postula que la base de la convivencia civilizada es el respeto a la persona y la
a opinión de los demás. Así que apela al convencimiento por razones y no por la imposición de la
fuerza.
Un demócrata cristiano promueve una visión de la persona, la sociedad y el mundo inspirada en el
humanismo cristiano. Lo ideológico y doctrinario jamás esta separado de su accionar político. No
hace falta profesar ninguna fe en particular, sino compartir los valores del humanismo, en el que el
respeto a la persona humana y el desarrollo de sus potencialidades son el centro.
Un demócrata cristiano entiende la democracia, como verdadera participación de todo el pueblo. La
concibe como la Mejor forma de gobierno, pero también como una forma de pensar y una manera de
vivir.
El sistema democrático funciona sobre la base del respeto a ciertas reglas mínimas
que todos los ciudadanos deben observar. Así, todo régimen democrático supone al
gobierno de la mayoría, en el respeto de los derechos de las minorías, el respeto del
pluralismo ideológico y político; las elecciones libres, competitivas e informadas; la
autonomía relativa de los cuerpos Intermedios de la sociedad y el pleno respeto del
Estado de derecho.
Un demócrata cristiano promueve el perfeccionamiento de la democracia, porque
mediante ella se procura alcanzar un estado social y democrático de derecho,
comprendido como aquel que está sujeto a la ley, legítimamente establecido por el
poder constituyente, que promueve y garantiza los derechos civiles, político,
económicos, sociales y culturales.
Un demócrata cristiano aboga por la garantía de una vida segura y el pleno ejercicio
de los derechos ciudadanos.
• Un demócrata cristiano entiende el poder como la capacidad de
tomar decisiones que comprometan efectivamente el conjunto de la
colectividad, la Democracia Cristiana es sin lugar a dudas un
referente del mismo. El acceso al poder político está vinculado al
propósito de ejercerlo en beneficio de la comunidad toda y no de un
grupo específico y menos aún del propio partido.
• Un demócrata cristiano debe estar formado para responder a los
diferentes problemas, necesidades y aspiraciones de un país y de
las personas que lo constituyen.
• La visión de la sociedad civil que promueve un demócrata cristiano
considera como grupos de atención especial a los jóvenes, a al
mujer, a las minorías y a los grupos vulnerables.
• La visión que promueve un demócrata cristiano sobre la Economía
y el Desarrollo, se fundamenta en el respeto a los principios
económicos, al rol del mercado y el estado, a la solidaridad.
sustentabilidad ambiental, a la pobreza, y siempre considera el
escenario internacional, la globalización, la Identidad nacional y
regional, los procesos de integración, la organizaciones
internacionales y la democracia cristiana en el mundo.