D. Tose Mi gue] , id. id. Soldado licenciado del r e g i m i e n ­ |
to infantería de C ó r d o b a , 10 de línea , condecorado con la
c r uz de Isabel 11 y herido en una de las diez, acciones de
g u e r r a en que se ba hallado.
D. Pl áci do Gil , id. id. Soldado licenciado del regimiento
inf a nt e r í a cazadores de la Gu a r d i a Rea l provisional , donde
ha ser vi do 10 años.
D. José Andr en, id. id. Soldado licenciado del Re g i mi e n ­
to caballería húsares de la Pri ncesa : cuenta mas de 20 accio­
nes de guerra.
D. Antonio Capilla , id. id. Soldado licenciado del p r i me r
regimiento de gr anader os de la G u a r d i a Real de infantería:
se ha hallado en 30 acciones de g u e r r a .
D. Rufino N a v a s , id. id. Soldado licenciado del re gi mi e n­
to cab a l le r í a, segundo de l í n e a , denomi nado de la Reina:
cuenta nueve acciones de g u e r r a y ha sido herido en campaña.
D. Casiano T a p i a , id. id. Sargent o segundo licenciado del
bat al l ón de t i r a d o r e s de Castilla l a N u e v a ; se ha hallado eu
14 acciones de g ue r r a y sufrió la suerte de prisionero.
D. Brauli o R o j o , id. id. Cabo pri mero licenciado del t e r ­
c e r batal lón franco de Castilla la Vi ej a , donde ha prestado
servicios en la últ ima campaña.
M IN ISTER IO DE GRACIA Y JUS TICIA.
L a Regencia provisional del Reino se ha ser vido n o m b r a r
pr omot or es fiscales en propi edad de los juzgados de pr i me r a
i nstanci a siguientes: á D. Jus t o F e r n a n d e z de V i l l e g a s , de
A r e n a s de San P e d r o : á D. Antonio de la Cal F e r n a n d e z , de
A re va lo : á D. Angel R¡ vas, de Av i l a : á D. Pedro de la Cal
. F e l i z , de C e b r e r o s : á D. Ma n u e l de la Cr u z G o n z á l e z , de
G u adal aj ar a : á D. Eustaqui o E n c a b o , de Atienza ó sea M i e . d e s : á D. Euscbio Ma n u el Ben a v i d e s , de Mo l i n a: á D. . M a ­
nuel García , de Past rana : á D. J u l i á n S a n z , de Sacedon : á
D. Rafael S ac r i s t á n , de T a ma j o n : á D. Ma r i a n o H e r n á n , de
«Colmenar V i e j o : á D. Dionisio Rico L o a r t e , de Get afe: á
D. Patrici o J o a qu í n de Avila , del de las Mar a v i l l a s de M a ­
dr i d : á D. Francisco Lo s a d a , de IIleseas: á D. Nicolás F e r ­
nandez G a r c í a , de Orgáz : á D. Aqui l i no U r i o s t e , de T a l a v er a de la R e i n a : á D. Ma r i a n o del V a l l e , de C u e l l a r : á
D. Lu is Ni el o V a l v e r d e , de Ma r t i n Mu ñ o z de las Posadas:
a D. U r b a n o M a c a r r ó n , de Segovia: á D. A b d o n Senen R o ­
m á n , de S e p ú l v e d a : á D. S a l v a d o r Bl asco, del Barco de
A v i l a : á D. Cirilo Re c u e r o del P á r a m o , de Pi e d r a h i t a: á
D. José Pió M o u r e l o , de Cifuentes: á D. Andrés R o d r i g á l v a r e z , de Sigüenza : á D. Eustasio Salcedo y J i m é n e z , de
M a d r i d e j o s : á D. J u a n Jos é Salas , de Chinchilla : á D. J u a n
Pascual L ó p e z , de Yesle : á D. Pedro Nieto M u ñ o z , de A l ­
m a d é n : á D. Antonio Cl e me nt e M u ñ o z , de A l ma g r o : á Don
*J o s é M a r í a C ó r d o b a , de Va l d e p e ñ a s : á D. José Mo nt an é y
H e r e d i a , de Be l mo u t e , en la provincia de Cu e n c a : á Don
J u a n B e rn ar d o y G a r c í a , de V i l l a n u e v a de la J a r a : á Don
P e d r o José Crós , de R e q u e n a : á D. J u a n Franci sco Algalde,
de T a r a n c o n : á D. Francisco Gómez Z a v a l a , del p r i me r o de
M u r c i a : á D. A n d r é s P r u d e n c i o C á n o v a s, de T o t a n á : á Don
Franci sco Sánchez Gómez, de Albacete; á D. Esteban de 1$ C a l ­
zada y Perez, de Casas-Ibañez: á D. José García Brabo, de H e l l in: á D. Vicente N ü ñ e z Cortés, de Almansa: á D. José Ramí rez
de Loaisa, de C i u d a d - R e a l : á D. F rancisco P e ñ a l o s a , de V i l l a n ue v a de los Inf ant es: á D. Ambrosio Y a ñ i z , de C u e nc a : á
. D. Agustín de Cuenca y P r i e g o , de H u e t e : á D. J u a n E g e a
B u e n a f é , de C a r a v a c a ; á D. Pascual Ma r t i n é z R u i z , de Cieza: á D. José Ma r í a F’e r r e r R u i z y Ji mé n e z , de L o r c a : á
.D«tJ u a n M a r i n Me n e s e s , de M u í a : á D. R a m ó n C o r t é s , de
. l a R o d a : á D, J u a n del Campo y E s c o b a r , de A l c a r a z : á
D. Mat ías Vi l l e na y M o r e n o , de San C le m e n t e : á D. A n t o ­
nio F e r n a n d e z M o l i n a , de Al mo d o v a r del Campo ; y á Don
J u a n Tomas E n c i n a , de P r i e g o , en la provi ncia de Cuenca.
PARTE NO OFICIAL.
NOTICIAS EXTRANGERAS.
nicipal , es un acontecimiento tan s o r p r e n d en t e como odioso.
Fácil ment e se atinó que los turcos y los judí os habían f or ma ­
do una liga. Un indi viduo del divan ll amado Anhouri , g r i e­
go católico , pidió en la misma sesión qne se concediese un
plazo de 15 días para l l ev a r á cabo las medidas acordadas;
pero solo se señal aron siete dias ordenando se publicase esta
decisión en toda la c i u d a d , y previ ni endo al mismo Anhouri
lo hiciese saber á los eclesiásticos cristianos , á fin de que lo
anunciasen en todas, sus iglesias.
Desde que esta me di da se hizo públi ca los cristianos se
vieron expuestos á toda clase de vejaciones : por una part e
les inj uri aban los j u d í o s , y pór otra los turcos les intimaban
se quit asen el t u r b a n t e b l a n c o , y algunos hubo á quienes se
les arr ancó por la fuerza.
Las quejas llegaron pronto al Gobierno tanto de part e de
los cónsules cuanto de la de los mismos ma l t r at a d o s , y p r e ­
ciso es confesar que no se hizo el i ndi fe re nt e , sino que en p r i ­
mer l u g a r concedió al cónsul ingles qu e fuese castigado el
que habia ma l t r a t a do á uno de sus protegidos ; y reuni endo
después al divan le habló enérgi cament e c ensur ando a g r i a ­
ment e la medida que hablan decret ado contra los cristianos,
decl a rando que no la reconocía, y que iba á p e di r instrucci o­
nes á Constantinopla, al paso que designaba los promovedores
de semejante violación á las leyes. Este lenguaj e a t e r r ó á los
indi viduos del d i v a n , quienes en su consecuencia propusieron
dejar á los cristianos libres como antes; mas parece que la a u ­
toridad suprema no ha tómado determi nación alguna capaz de
de s t ru i r la influencia moral de la pr i me r a decisiop del di van.
El g o b e r n a d o r espera sin d u d a órdenes de Const ant i nopl a; y
si estas no fueren tan enérgicas como es de e s p e r a r , los cri s­
tianos de Damasco se verán en la necesidad de a b a n d o n a r esta
población.
El cónsul de F ra n c i a eu Damasco parece no ba juzgado
conveniente t omar la iniciativa en este negocio, á fin d e q u e
nunca p ueda acusársele de e x ci t a r los cristianos contra los
judíos. Los p r i me r o s , habiéndose visto de tai modo amenaza­
dos é insult ados, habian tomado ya medidas para r e p e l e r la
fuerza con la f u e r z a , cuando felizmente los consejos de mo­
deración de nuestro r e pr esentant e y el lenguaj e del g ob er n a ­
d o r han cont r i bui do á hacerles su situación mas soportable.
Los cristianos son numerosos en Dama sc o, y la super i or i dad
de su caráct er les hubi er a da d o infinita ventaj a sobre sus ene­
migos. P e r o es pr ef e r i bl e q u e en esta ocasión , movidos por
p r ude nt e s consej os, hayan dado una nu e v a prueba de su lon­
gan i mi d ad y moderación. Su digna conducta y precaria situa­
ción exci t ará sin d u d a las simpatías de las Potencias cristia­
n a s , y no dudamos que este nuevo acontecimiento acabará de
persuadir á los que aun d u d a b a n q u e la va nguardi a de la
cri sti andad en Orient e necesita ser reuni da bajo la egida de
un poder q u e pueda pr o t e g e r y e xt e n d e r la civilización cri s­
tiana de qu e da tantos e j e m p l o s , poniéndola á cubi er t o de las
persecuciones que podrían ac a ba r de de st ruir su influencia.
El cónsul de Aust r i a en Damasco debe ser considerado
como el principal causant e de los males que ios cristiauos su­
f r e n ac t ua l me n t e. ( S u d i )
L a comisión de créditos supl etori os pa r a 1841 ha oido á
los Sres. P r es i d en t e del consejo y Mi ni st ro de Est ado sobre
los créditos de 179. 707, 455 fr. relativos á la extensión dada
después del t r at ad o del 15 de J u l i o á nuestros armament os
ma r ít imos y ter rest res. Los Sres. Ministros han d e cl a r ado que
el estado de los negocios de E u ro p a no permit ía en este año
al Gobi erno act ua l r e d u c i r el n ú me r o de fuerzas de t i er r a y
mar. E l Sr. mariscal Soult añadió que por lo respectivo á.
los créditos para la colonia de A r g e l , encontrándose en a que ­
llos paraj es el Sr. general Bugeaud , él e xa mi na r á el estado
de nnestra c o l o n i a , pero que en todo caso no t r a t a r á con A b e l - Ka d e r .
La comisión está dispuesta á prop o n e r á la C á mar a el sos­
tenimiento del armament o tal como existe hoy, y solo indica­
rá algunas modificaciones insignificantes en el empl eo de las
sumas, pa r a lo cual se ha puesto de a c u e r d o con los Ministros.
Acaha de hacerse en Versal les , en presencia de una co­
misión n o mb r a d a de l t er cer regimiento de lanceros, u n n u e ­
vo y curioso e xp e r i me n t o de la pistola de c a b al l er í a, i nvent a­
da por M r . Delvigne. A pesar de que rei naba un vient o f u e r ­
te que c o n t r a r i a b a mucho el efecto del t i r o , de 50 disparos
hechos á la distancia de 300 met ros ( 2 4 0 varas castellanas),
siete han dado en el blanco. A esta prodigiosa distancia para
el efecto de un a pistol a, las balas han atr avesado aun el
blanco que era de madera de tres c e ntí met ros de espesor, y
se a plastar on f u e r t eme n t e con la plancha de fierro colado que
sirve de respaldo al blanco. E l retroceso del a rm a no es mo­
lesto.
FR A N C IA .
P a r ís 9 de M arzo
Fondos p úblicos .
Cinco por 1 0 0 , 1 1 1 - 3 5 ,
Cuat r o y medi o id. 1 01-75.
Cuat r o id. , 98.
T r e s y medio id. , 7 7 - 1 0 .
Acciones del Banco , 3220.
E s p a ñ a , d eu d a a c t i v a , 25.
Di f er i da 12£.
P a siv a , 6y.
E s c r i be n de Beirut o con fecha 8 de F e b r e r o :
_ Habl ábas e aqui desde hace algunos dias de desórdenes que
Rabian acaecido en Damasco, en los q ue habían salido mal l i b r a­
bas los cristianos, mas n a d a s e sabia á punto fijo, hasta que
po r fin hemos recibido las par t i c u l ar i d a d es siguientes :
La. ret irada del ejército egipcio ha s e p u l t ad o á esta c i u ­
d a d gn. el mas compl eto d e s o r d e n : en vano I b r ah í m- ba j á
quiso pr e c a v e r esta desgracia , dej a n d o organizado un g o b i e r - ;
np provisional.
*
Lps desórdenes pr i ncipi aron en tanto que las a utor idades ‘
provisionales habian salido para reci bir á los nuevos ma g i s- '
.Irados enviados por la Pu e r t a. Los vecinos á quienes se dejó
..encomendada la conservación del o r d e n fuer on-desarmados , y ;
algunos que quisieron resistirse f ue r on asesinados, y sus c a - í
sas sufrieron el saqueo. T r a t á b a s e de po n e r en ejecución un
.plan de agresión contra los. cristi anos; mas la ll egada de las
nu e v a s autoridades restableció por un moment o el orden ina:tei ial. Estas hicieron fijar bandos en las esqui nas, y r ec o r r i e- .
,Dou las calles á la cabeza de p a t r u l l a s , y todo parecía hallar-^
se y a c on cl ui do , cuando el divan en su p r i me r a reunión d e ­
c i d iq q u e . l o s cristianos no p o d r a n en lo sucesivo l l e v a r t u r - ’
^ a n t e ^ b j a p e o , que, solo p o d r í a n au.dar por las, calles á p i e , y \
q u e no se les pe r mi t i r í an esclavos. Él haber puest a fue r a A e l
l e y á los cristianos un consejo que p ue de casi calificarse de mu-?
i
CORTES.
SEN A D O .
J u n ta p rep a ra to ria del d ia 1 6 de M arzo de 1841.
Se dio pri ncipi o á la una y c u a r t o , pre s i di endo el se­
ñ o r d u q u e de C o s t r o t e r r e n o , corno el mas anci ano, y h a ­
ciendo de Secretarios los Sres. Carrasco y gener al la H e r a ,
como los de menos e d ad de los presentes.
E n seguida se leyó la lista de los Sres. S e n a d o r e s , y re»
sultó, ser solamente 27 ios presentes; en vista de lo que el
Sr. . Presidente propuso esperar á que se reuni esen los demas ,
y. tomando la p a l a b r a , dijo
E l Sr. C A P A Z : Creo que la lista de los Sres. Senadores
que hoy se encue nt r an en M a d r i d no c o m p r e n de mas que 52,
y tengo e nt endi do q u e uno de ellos, el Sr. conde de P u ñonrostro , está gr a veme nt e en f e r mo ; por consecuencia , de
los 52 f a l t a . u u o , y podrí a ser q ue á los demas les sucediese!
lo mismo , puesto qne somos 27 los presentes. Digo esto para
que puesto que se Ies ha ido á b u s c a r , el Sr. P r e s i de nt e po­
d rí a s eñ al ar un t ér mi no fatal , y entonces esta conferencia
podría d e t e r m i n a r , porque quizá^le? c uat r o .que faltan pued eU .csjajr e n f e r mo s , pues no' es dé pifes.umiri.que sea o t f a la
causa.
'
E l Sr. O N D O V I L L A : E l térmi no fatal que ha propuesto
el Sr. preopi nant e no me parece necesar io, porque después
de haberse pasado á domicilio los avisos correspondientes
avisado en el Diario y a , las excitaciones están corrientesalli se ha señalado la hora de las doce de hoy; ahora es |j|
una , y por consiguiente no hay mas término fatal que el se­
ñ a l a d o : me parece que lo qu e puede hacerse es continuar R
J u n t a prepar at ori a.
Es ver dad que el r egl ament o dice que en pasando de 30
se haga la J u n t a p r e p a r a t o r i a , pero no tiene una prohiciou
m a r ca d a y explí cit a para q u e con menor nú me r o pueda de­
j a r de h a c e r s e , cuando no hay uu térmi no fijo para los q,¡e
esten en la corte , porque todo esto es bajo el supuesto Je
que en M a d r i d habría , sin necesidad de esperar, 40 ó 50; y
en este concepto se supone que es bastante con los 3 0 ; pop
t anto me parece que no contiene una prohibición absoluta el
regl ament o , y que no hay inconveni ente que continúe sin
t ér mi no fatal la J u n t a pr epar at or i a.
A propuesta del S r. Capaz se le y ó el t í t ul o 1? del regla­
mento.
0
E l Sr. C A P A Z : Ob s e r v o pues que por el art. 2? pide el
r egl ament o que pasen de 30 el núme r o de Senadores que ha*
yan de estar presentes para cel ebrar la j un t a preparatoria. Eu
este moment o creo que seremos 2 8 , pues ha e ut r ado el señor
San M i g u e l , y solo faltan t r e s ; respecto á q ue se ha ido á
avisar á los qu e f a l t an , pido qne se señale el término para
a g u a r d a r l o s , y pasado este podrá t om a r s e , si la j unt a lo tie­
ne á bi en, la medida que para la resolución de este negocio
j uz g u e conveniente.
E l Sr. Arzobispo de T O L E D O : Parecí a r eg u l ar esperar
á la contestación de los que f a l t a n , y si están enfermos, eu
v i r t ud de qu e no podrán asi st i r, t omar la determinación que
parezca c onveni e nt e; pero pues se les ha a v i s a d o , parece re­
g u l a r e s pe r a r su respuesta.
E l Sr. P R E S I D E N T E , de e d a d : P o r mi part e me hacen
fuerza las observaciones del Sr. o r a d o r ; pero también me la
hacen las del Sr. Ondovi l l a , porque en el caso de no asistir
los que f a l t a n , a l gún par t i do se ha de tomar.
E l Sr. Arzobispo de T O L E D O : Después que se oiga la
respuesta podrá tomarse la r es ol uci ón, y si esta fuese favora­
b l e , no habri a que hacer n a d a , y si no lo f u e s e , con mas se­
g u ri d a d se podrá entonces r e s o l v e r lo conveniente.
E l Sr. O N D O V I L L A : Ese térmi no que se quiere señal or ¿es de nt r o del dia de hoy ó f u e r a ?
E l Sr. C A P A Z : En sesión permanente.
El Sr. O N D O V I L L A : T r e s dias antes de la apertura,
dice el r e g l ame n t o, qu e ha de ser la j unt a p r epar at or i a; de
consiguiente si ha de ser el térmi no fatal de una á dos de este
d i a , bueno , que se s e ñ a l e, pero fuera de él no.
El Sr. C A P A Z : En ese sentido lo he pedido yo, en sesión
p e rm a n e n t e : ahora es la una y media, señálese las dos y me­
dia , y si á esa hora no están , se podrá resolver. El Sr. Pre­
sidente t endr á á bien s eñal ar la hora que le parezca.
Se pr egunt ó si se esper aría basta las dos y media si antes
de esta hora no se reci bía la contestación de los señores
Senadores á quienes se había a v i s a d o , y el Senado acordó
q u e sí.
Cont i nuando la sesión se dio cuent a de qu e los señores
conde de F o n t a o , D. Rafael C a a m a ñ o , conde de Pnñonrostro y Pat i ño no babian asistido por hal l arse enfermos
excepto el Sr. mar ques de Someruelos , á q ui en no se en­
contr ó en casa.
E l Sr. P R E S I D E N T E , de e d a d : dijo qu e en su concep­
to debia pr e g u n t ar s e a la j u n t a si á pesar de no haber sufi­
ciente n ú m e r o , conti nuarí a la sesión.
E l Sr. C A P A Z : Antes de que se suspendiese la sesión di­
j e que no estaban en M a d r i d , según las noticias qne teuia,
mas que 3 2 Senadores há b i l es , y que seria muy regul ar que
no pudiese cumpl i r se la l et ra del r e g l a m e n t o , porque en D
edad que se exige para ej er cer este c a r g o , no es nada extra­
ño qu e sé indispongan dos ó tres.
Ahor a hemos oido al Sr. Secret ari o que no han asistido
esos tres ó cuat r o señores por hallarse en f e r mo s ; en cuanto á
esto debo a d v e r t i r que tenemos aq u i á un dignísimo compañe­
ro nuest ro , el Sr. M o g u i r o , que a u u q u e no e n f e r mo , se en­
cuent r a en uno de aquell os casos en qu e u n ser racional y
sensible tiene motivos suficientes para estar imposibilitado de
v eni r : está agonizando su respetabl e h e r m a n o , y sin embar­
go lo ha hecho, ahogando sus sentimientos de fr aterni dad J
de cariño.
Esto me induce á p r oponer á esta r e u n i ó n , por que Junta
p r e pa r a t or i a no podemos l l ama r l a a u n , á qu e a p u r e todos los
medios que esten á su alcance para qu e la ley se c umpl a, y
creo que uno de ellos seria que boy se diese un aviso á do­
micilio manifestando la imperiosa necesidad de q u e concur­
r an todos los señores que están en M a d r i d pa r a que mañaun
pueda celebrarse la J u n t a pre pa r a t or i a.
El Sr. C A R R A S C O : Antes de e nt r a r en la cuestión que
ocupa á esta r eu n i ón , p o r q u e, como ba dicho el Sr. Capaz,
aun no puede l l amar se J u n t a p r e p a r a t o r i a , debo hacer pre­
sente que estoy encargado por el Sr. conde de Puñonrostro de
manifestar q u e estaba resuelto á asistir punt u a l me n t e á la
J u n t a , pero que hallándose at a c ado. de la gota hace bastante
t i e mp o , y habiéndose ag r a v a d o a noche, le e r a absolutamente
imposible ll enar este deber , á pesar de est ar de ci di do á cum*
pli rl e.
E n t r o ahora á ha b l a r sobre la cuestión de si podemos te­
ner la J u n t a pr epar at or i a q u e el ar t í cul o 1? del reglamento
dice que haya de cel e brarse tres dias antes de la apert ura de
las Cor t e s , y dir é , fundándome en pr i me r l ugar en las razones
expuestas por el Sr. ^preopinante , que siendo solo 32 los
Sres. Senadores existentes en M a d r i d , y bailándose éntre
ellos personas de bastante e d á d , difícilmente podrán encon­
trarse todos en di s pos i ci on. de asistir, de qu e será una con­
secuencia inmediat a el que no haya J a u t a p r e pa r a t o r i a , si
tan á la let ra qner emós seguir el regl ament é.
Siu e m b a r g o , yo creo que en el caso dé que la l e y no
basta , debe su plirse po r la p r á c t i c a , por la c o s t u m b r e ; por
los precedent es que se han seguido en o c a s i o n e s semejantes.
De estos precedent es hay uno q ue puedo guiar nos Para
r esolver ja cuestión que nos o c up a , y se encuent ra en la p.r**
mer a reunión del Senado después de p r omul gada U Consté
tucioh de 1857. Entonces no habia r e g l a m e n t ó , porque como
saben todos los señores que me escuchan, se formó despnes por
éste' cuer po, -y él Gobierno dej ó absoliitanieíité á su r e s o l u c i ó n
la maner a de t ener su j u u t a pr ep a r at o r i a, que pudo celebrar-
se con c u al qui er nú me r o de Se n a d o r e s , a u n q u e solo h u b i e ­
ran asistido tres o cuatro.
Esto su pue s t o, creo que se está en el caso de resolver que
l o s 20 ó 20 que hemos c o nc u r r i d o , no debemos ser p r i v a ­
d o s del derecho de Cor mar la junta p r e p a r a t o r i a , y de se­
guir ejerciendo las funciones á que estamos l l a ma d o s , porque
la desgracia baya hecho que d o s , tres ó cuat r o de nuest ros
compañeros se hallen enfermos.
Asi pues propongo que esta reuni ón decida constituirse
desde luego en j unt a p r e p a r a t o r i a , y como tal se ocupe en
l o s asuntos que pr evi ene
el regl ament o.
Pr egunt ado si se apr o b ab a la proposición de l Sr. C a r r a s ­
co se acordó por la afirmativa.
’ Se dio cuenta de un oíicio del Sr. Ministro de la G o b e r ­
nación , trasl adando el d e c r e t o de la Regencia en que se ha
s e r v i d o
no mb r ar Presidente del Senado al S r. ' c o n d e de A l ipodovar, J Vicepresident es á los Sres. D. Dionisio Capaz y
]). Pedro Antonio Acuña.
El Sr. P R E S I D E N T E , de e d a d , cedió su asiento al s e ­
ñor C a p a z , que dij o: Para el poco tiempo q u e tenga el ho­
n o r de di r i gi r los trabajos del S e n a d o , le suplico me d i s p e n ­
se su indulgencia por los defectos qu e pueda cometer.
Dióse cuenta del decret o de 11 de O c t u b r e ú l t i m o , en que
S M. la Reina Gobe r n a d o r a disolvió las Co r t e s ; y el Sr. P r e - ’
sidente dijo q u e se archi varí a.
La junta quedó ent er ada de otro decret o de la misma fe­
c h a , en que S. M. la R e i n a G o b e r n a d o r a convocó á nuevas
Cortes para el 19 del presente.
Se leyó la siguiente comuni cación:
Excmo. S r . : La Regencia provisional del R e i n o , en n o m ­
bre de la Reina Doña Isabel ii ha d i s p u e st o , q u e con a r r e ­
glo á la Constitución de la M o n a r q u í a , se cele bre la a p e r t u ­
ra de las Cortes por comisión en el Palaci o del Congreso á
las dos de la t a r de del dia 19 del c o r r i e n t e , asistiendo de c e ­
remonia los Sres. Senadores y Diputados. Lo que de su orden
pongo en noticia de V. E. para su conocimiento y demás
efectos convenientes. Dios g u a r d e á V . E. muchos años. P a l a ­
cio 15 de Mar zo de 1041. — J o a q u í n M a r í a de F e r r e r . = S e ñor Presidente del Senado.
El Sr. P R E S I D E N T E : Como la a p e r t u r a ha de ser por
comisión, no se está en el caso de n o mb r ar diput aci ón : resta
solo que la ¡unta decida la hora en que han de celebrarse en
lo sucesivo las sesiones: yo creo que deberí a ser á las doce.
Se resolvió que se empezasen las sesiones á las doce.
El Sr. P R E S I D E N T E : Los dias en q u e yo tenga que
presidir ofrezco que a b r i r é la sesión á las doce en punto si
ha? númer o suficiente, y cito para el sábado 20 d el c o rr i e n ­
te en que se cel ebrará la p r i mer a sesión.
Ciérrase la sesión. E r a n las dos y cuart o.
MADRID 1 6 DE MARZO.
SOBRE LOS A Y U N T A M IE N T O S .
La reform a de la in stitu ció n m un icip al ha sido
poco luí la panacea con que se p re te n d ía c u r a r la
falta de concierto y quicio en las ruedas del E stado ,
haciendo que aquella recibiese su im pulso de la ac­
ción directa del eje p rin cipal p ara que asi fuese u n o
y simultáneo el m ov im ien to de la gí'an m á q u in a gu­
bernativa.
Mas la in s titu c ió n , arraig ad a en n uestro suelo
con la au to rid a d de tantos siglos de v id a , y acatada
por las mismas Cortes constitu yen tes, fue foca d u r í ­
sima en que se estrelló el p ertinaz em peño de los que
soñaron poder desquiciarla p o r su m isma base. ¡Lec­
ción lum inosa que enseña á los hom bres públicos á
respetar las cosas sagradas, si no q uiere n como la ser­
piente de la fábula, qu eb rarse los dientes al m o rd e r
. el freno de la, l e y !
Y no es de e x t r a ñ a r que se le v a n ta ra n los p u e ­
blos en defensa del d erech o que mas de cerca cono­
cen y que ta n to les interesa conservar in ta c to ; p o r­
que, menester es decirlo; acostum brados en distintas
épocas á oir h ab lar de u n a lib ertad q ue, semejante á
las antiguas d ivinidades paganas , no se en c o n tra b a
en parte n i n g u n a , sino que como duend e b u llia en
España , desapareciendo en el in stan te de q u erer to ­
car su indujo benéfico, ¿qué h ab ían de h acer al ver­
se amenazados de u n inju sto despojo, y que en vez
de prometerse ventajas palpables, positivas, q u itab aseles el único fuero p o p u lar cuya ex istencia ni los
Reyes mas poderosos se atre v iero n jam as á p on er en
duda ?
¡M on stru osa y singular com binación de gobierno!
La nación española es tal vez la ú n ica en el m u n d o
que no h ay a conocido la m o n a rq u ía p ro p ia m e n te
pura. Establecidas las instituciones m unicipales bajo
el espíritu republicano de R o m a , la cual estaba por
otro lado interesada en in a n ten e r á los pueblos in d e ­
pendientes el uno del o t r o , p ara que asi aislados, sin
la fuerza que da la a n i ó n , no pudiesen m over g u er7
ra a sus legiones, hanse sostenido resistiendo a la ac­
ción destructora de los tiempos y al colosal p oder
del altar y é f tro n o coligados. P o r m an era que el p r i n ­
cipio d e m o c rá tic o ,. aim com p itiendo con el aristoerá, tico y el religioso, entró, siem pre como elemento i n ­
dispensable en la : forina co n stitu tiv a del E stad o . E l
que quiera un a prúébá au tén tica de esté aserto, no
tiene mas que volver da vista,á los vo lu n ta rio s r e a list i s , en u n tiem po en que n o sabemos p o r q u é m o ti­
vo se llamaba despótico y absoluto al tron o.
X sin em bargo , (fícenos í a ’razó n n a tu ra i y la exp ^ ie n e ra 'c o n firm a , que t e - t ó
acción,
en un E stado enerva sus fuerzas; lo desmadeja y des­
co y u n ta, con virtiéndolo en u n m o n s tru o de 100 ca­
bezas. im potóbfe jg^¡qm tico;:Es.tó os.él en orm e delec­
to de la llamada escuela am erican a , cuyos prosélitos
fund a n el bien d é l a libertad en d iv id ir y s u b d iv id ir
una nación en pequeñas fracciones independientes por
su esencia, y solo ligadas con un lazo tenue que á la
m eno r sacudida se rompe.
Sem ejante vicio bien lo conocieron los revolucio­
narios franceses, y por lo mismo ad o p ta ro n el sistema
central como el mas propio para p oner en planta sus
nuevos p rin c ip io s e n un pais resabiado y de costum­
bres y creencias contrarias al espíritu de regenera­
ción política. ¿N i cómo con el lacio sistema federa­
tivo h ab ían de salir airoros de la gigantesca lucha
que con tan to esplendor y gloria so stu v ie ro n , ah o­
gando la discordia civil en su seno, y rechazando y
venciendo de u n a vez á 14 ejércitos extrangeros ? ¡ P á ­
gina ilustre de las pocas que h o n ra n la h istoria de la
repú blica francesa!
F u e ra de que la d o ctrin a de d iv id ir en fracciones
independientes u n E s ta d o , es altam ente c o n tra ria al
pro g reso , el cual cam ina á que los hom bres se u n a n
en estrecho vínculo para que h ay a a rm o n ía y con­
c o rdan cia en sus v o lu n tad es, y p a ra que unidos y
fuertes no tengan m otivo de tem or á nin g ú n género
de ti r a n í a : y esa fuerza no la adq uiere u n a sociedad
sino es m oviéndose á discreción de u n solo im pulso
c é n trico ; pues cuan to mas m ultiplicados , complejos
y divergentes sean los im p u ls o s , ta n mas flojos y dé­
biles saldrán los m ovim ientos de aquella , y tan to
m a y o r será la flaqueza de todos y de cada un o de
sus individuos.
La u n id ad de acción es p o r consiguiente necesa­
ria , indispensable sobre todo en u n pueblo donde
h ay tan tos usos y abusos que e x t i r p a r , tan to s resa­
bios que- c o r r e g i r , tan tas reformas qué hacer. Y no
se nos diga que á la u n id ad de acción se opone la
naturaleza misma del sistema representativo por su
división de poderes y p or las m uchas ruedas secun­
darias que para a n d a r holgado necesita, n o ; p o rque
esas ruedas un solo resorte puede m o verlas, y ios
ay un tam ien to s , las diputaciones provinciales son
otros tantos círculos concéntricos, que encadenados
deben ir á p a r a r á u n centro com ún de cuya acción
m o triz derive la suya subalterna.
P o r 'su puesto que nó es nu estro ánim o llevar el
espíritu centralista hasta el ex tre m o de co p iar á la
vecina F r a n c ia , donde no se puede a b r ir un a fuente
ni p lantarse un árbol sin licencia del m in isterio de
lo I n te r io r , E n o tra cuestión dijimos que merecen
p ro fu n d ó respeto y deben conciliarse las creencias y
los intereses que nos legaron las antiguas in s titu c io ­
nes , amalgamándolos con las exigencias de la presen­
te época ; y p or lo ta n t o , sin h e r ir la base de la ins­
titu ció n m un icip al y sin to car á la ley , veremos si
es posible d a r alguna mas fuerza de acción al G o ­
b ierno sobre los a y u n tam ien to s de la que tiene h o y
dia. ( Se co n tin u a rá .)
C on el títu lo de L a nueva L e y A g ra ria acaba de
p u b licar el E x c m o . Sr. D. Diego González A lonso
la M em o ria que dirigió á la sociedad económica m a ­
tritense p a ra o p ta r al prem io ofrecido al a q to r de la
que m ejor m ostrase »los efectos que la m a n c o m u n i­
dad de pastos de dos ó mas pueblos pro duce en la
paz y bienestar de los m ism os; y redacte u n proy ec­
to de ley p a ra re m e d iar en la m ejor form a posible,
y salvando en cua nto se pued a los derechos de los
actuales p ro p ie ta rio s , los males que aquella m anco ­
m u n i d a d acarrea.”
P a r a llenar el objeto que la sociedad se p ro p o n ía
en el a n te rio r p ro g ram a, y llegar n atu ra lm e n te al re ­
sultado que en el mismo se ex p resa, lo resuelve el
a u to r de la M em oria en las proposiciones siguientes:
1.a l i a sido y es co n tra la paz y bienestar de los p u e­
blos la m a n co m u n id ad de los pastos. 2.a Será p o r la
inversa u n medio de co n c o rd ia entre los p u e b l o s , y
de su m ejoría la e x tin ció n de tales com unidades y
condom inios. 3.a Q ue no haciéndose en el program a
d istinción e n tre predios públicos y de u n a n a tu ra le ­
za p r iv a d a , parece que debe tratarse de amba$ clases,
y ten erse'e n consideración en la ley, atendida la di­
ferente cualidád de las dos propiedades. 4 . a Q u e e x ­
tin g u id a la co m u nidad se estará en la necesidad de
red u cir los pastos á p rop ied ad priv ad a ó á p ropied a d
de u n solo p u eblo, ó de los dos ó tres que los d isfru­
ta n en p ro p o rció n de los derechos que h an tenido ó
debido tener en el mismo goce com unal ó co nd om i­
n io , ó de la conveniencia p ú b lica, si esta exige una
sa b ia , ju sta y equitativa alteración. 3.a Los medios
mas propios p a ra asegurar sin injusticia esta nueva
p ro p ie d a d , y los mas sabios p a r a que sea mas fru c ­
tífera, ó ya en m anos de particulares ó en las del
pueblo que, in d ep end iente de o t r o , e n tra en la po­
sesión de la parte que le quepa. Y tí.a F in alm en te,
la indem nización que debe acordarse á los que p u e­
den padecer en los derechos de que hoy g ozan, y que
pueden ser alterados con la abolición de la m an co ­
m u n id ad .
.Brevemente tra ta el a u to r de las dos p rim era s
proposiciones, tan estrecham ente ligadas en tre s í , y
que después de ser verdades al alcance de todo e|
m u n d o , pueden dem ostrarse con argumentos sacados
de la ra z ó n , d é la s leyes y de la e x p e rie n c ia : fija p o r
un m om en to 'su atención en el abandono de los pastos,
en el uso p re m a tu ro de e llo s , en el desperdicio de
los frutos, impedida la variedad de producciones, m e n ­
guada' su p ro s p e rid a d , y en fin estropeada la yerba al
nacer, y devorada en su germen p or toda clase de
g a n a d o s ; la lija tam bién en fós sencillos asaltos y
aun hom icidios cometidos por causa de esta co m u n i­
d a d , y en la luch a constan te que con este m otivo se
m antiene en los pueblos e n tre los súlxlitós y la a u ­
toridad. P a r a nosotros es u n axiom a la m áxim a que
establece el Sr. González A lo nso acerca de Ja com u­
nidad de los frutos ; y es que lo que es p a ra todos en
el uso , no es en el aprovecham iento para nadie.
E m itie n d o el auto r sus ideas acerca del pro y e cto
de ley que en el program a se in d ic a , clasifica las p ro ­
piedades c o m u n e s , y dice que «estas pueden ser de
valdíos concedidos á los pueblos ó co m p rad os p o r
ellos: m uchos están reputados como unos a r b it r i o s
pa ra desem peñar ciertas cargas m un icip ales: o tro s
forinan el p atrim onio de los propios, de los que h a y
todavía no divididos en suertes y no adjudicados in ­
d iv id u a lm e n te ; asi como los h ay que lo e s t á n , p a ­
gando u n cánon ; corresp on den tam bién á la clase de
predios comunes los que con este nom bre y el de
valdíos pertenecen á un a capital y su tie rra .” «Hay
varios en que el suelo tiene un dueño y el arb o la d a
o t r o , y en que se in v o lu cra u n a co m u nió n que no
deja de ofrecer tantas dificultades como perjuicios h a
causado en el uso que se ha hecho de ella. Seria im ­
posible e n u m erar las anom alías que existen en esta
razón.*’— P a r a descubrir la luz en este caos, se esta­
blece por p rin cip io la conversión de lo com ún en
p riv a d o : si la com unión no es e n tre los pueblos,
sino entre uno ó mas de estos y un p a r tic u la r , la
conveniencia pública exige que la propiedad plena
se consolide : «si se verifica en los p rim ero s, seguirá
la suerte de la ley ; si en el ú ltim o , queda el dueño
expedito en el uso de su propiedad según las leyes
comunes ; pero siempre te n d rá n los pueblos p re fere n ­
cia en el ta n te o .”
¿Se v uln erará p o r esto el derecho de p ro p ie d a d ? —
N o ; p o r sagrada, dice, que sea toda p r o p i e d a d , es
mas sagrada y mas antigua la sociedad, de q u ien re ­
cibe aquella toda su g arantía ; y au n q u e ha sido
siempre n uestra o p in ió n conceder to d a la lib e rta d
posible al dueño de u n a cosa, n u n ca la de o torgar­
l e , como se ha pensado por m uch os, basta el abuso
de ella. Si u n a tal d o ctrin a se llevase á su extrem o ,
serian absurdas las leyes que h a n regularizado las
últim as voluntades de los h o m b r e s , las donacio­
nes, m uchas disposiciones de policía u rb a n a y rú s­
tica &c. &c.
A d e la n ta n d o mas en esta cu estión , y co nsid eran ­
do el a u to r la situación de los nuevos dueños de
propiedades p articulares, ex am ina los medios de m e­
j o r a r sucesivamente el cultivo , ilu stra n d o á los p r o ­
pietarios y realizando la división de la prop iedad se­
gún la naturaleza del clima , la diversidad del suelo,
de las m o n ta ñ a s, llanos y demas circunstancias. Con
este m o tiv o , y sin e x tra v iarse de su objeto p rin ci­
pal, hace observaciones de m ucha im p o rta n c ia acer­
ca de la agric u ltu ra y ganadería que sabiam ente c o n ­
sidera «com o dos herm a n as inseparables que se
a u x ilia n y p ro teg e n ;” y sobre el cerra m ien to de
las propiedades particulares , que expuestas en algu­
nas estaciones á ser asaltadas p o r ganados ágenos y
p o r bandas de rebuscadores, falta todo estímulo p a r a
c u ltiv a r, m e jo ra r, ab o n a r de mil m an eras, varia r los
fru to s, pro m o ver plantíos, c o n d u c to s , riegos, y en
fin para re p ro d u c ir y cam biar sus productos. Des­
pués de hacerse cargo de la suerte del pegujalero,
que rodeado de vecinos que han cerrado sus p ropie­
dades , no te n d rá donde paste su vaca , su yegua ó
su pequeño h a t o ; después de re c o rd a r que aun en
In g late rra no se ha com pletado todav ía el c e rra m ien ­
to de la propiedad , establece la siguiente m áxim a,
que nos ha parecido adm irable v producto de la mas
sabia y consum ada experiencia. R eco rd am o s, dice, a
todos los agrónom os, que no h a y cosechas ricas
y constantes sin abonos, abonos sin a n im a le s, anima­
les sin p a s to s , y que nada de esto pued e verificarse
sin los cerram ientos•
Acercándose ya al objeto de la ley, que consiste
en c o n v e rtir lo que es com ún en priv ad a m en te in d i­
vidual, dice el Sr. González A lo n so : «debe ante todo
indagarse la parte quejtienen Jos respectivos pueblos en
la c o m u n ió n ; y según ella hacerse adjudicaciones en
cada uno, con tal que se hallen en la distancia cóm oda
para su cultivo v el buen uso de u n a p ro piedad : si se
hallase u n pueblo socio en la c o m u n ió n , pero m u y
d is ta n te , recibirá solo la indem nización del valor qu e
le cabria en aquella c o m u n ió n , y con su im po rte pu e­
de hacer otras adquisiciones, que suplan con venta­
jas aquella privación , y sean mas susceptibles de m e­
jo r cultivo e n tre sus vecinos. C uando el pasto c o m ú n
corresp ond e á u n solo p ueblo, se h ará la enagenacion
en tre los vecinos de é l , p ro p orcionando las suertes
según se ha dicho anteriorm ente. —Hecha la div isió n
de los terrenos en prop orción de' su p ro x im id a d ó
distan cia, se ta s a rá n , y publicará su subasta á pagar
en papel m oneda corriente con Ínteres ; y cu a n d o no
h ay a licitadores vecinos para estos c o n t r a t o s , se a d ­
ju d ic a rá n tam bién á los vecinos á censo redim ible
con el ínteres de 5 p o r 100 en las tierra s de su p e rio r
calid ad, 2 la de m ediana y 1 la de i n f e r io r ; p u d i e n do hacerse éstas redenciones hasta po r cuartas p a r­
tes y en la misma especie de p a p e l . —Los capitales ó
:los réditos corresp o n d erán á sus respectivos dueños;
:pero si estos fuesen los mismos p ueb lo s, se im po n­
d r á n los prim eros en u n a caja de ahorros ó bancos
provinciales que deben crearse p ara los labradores
y para otras clases de fom ento con la calidad de que
dependan inm ediatam en te de las Cortes.”