PUNTOS BREVES DE MEDITACIÓN
SOBRE LA VIDA, VIRTUDES
Y ADVOCACIONES LITÚRGICAS
DE LA
SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
ILDEFONSO RODRÍGUEZ VILLAR
¡A JESÚS POR MARÍA!
Quien busca el buen vino
Lo halla en la viña
Quien quiere el buen trigo
Lo tiene en la espiga...
Quien a Jesús busca
Lo encuentra en María.
3
ÍNDICE
A MANERA DE PRÓLOGO .................................................................................. 15 PRIMERA PARTE 1: MARÍA EN LA MENTE DIVINA ........................................................................ 17 2: MARÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO ........................................................... 18 3: MARÍA INMACULADA. — SUS TESTIMONIOS ................................................. 20 4: MARÍA INMACULADA. — EL MISTERIO ......................................................... 22 5: MARÍA INMACULADA. — SU GRANDEZA ....................................................... 23 6: MARÍA INMACULADA. — EL PRIVILEGIO ....................................................... 25 7: MARÍA INMACULADA. — SU HERMOSURA ................................................... 26 8: MARÍA INMACULADA. — SU SANTIDAD ........................................................ 28 9: MARÍA INMACULADA. — LA REDENCIÓN ...................................................... 29 10: NATIVIDAD DE MARÍA ................................................................................ 31 11: NATIVIDAD DE MARÍA ................................................................................ 32 12: NATIVIDAD DE MARÍA ................................................................................ 34 13: EL NOMBRE DE MARÍA ................................................................................ 36 14: EL NOMBRE DE MARÍA ................................................................................ 37 15: PRESENTACIÓN DE MARÍA .......................................................................... 39 16: PRESENTACIÓN DE MARÍA .......................................................................... 41 17: PRESENTACIÓN DE MARÍA SU VIRGINIDAD ........................................... 43 18: DESPOSORIOS DE MARÍA ......................................................................... 45 19: LA ANUNCIACIÓN. — LA VIRGEN ORANDO ........................................... 46 20: LA ANUNCIACIÓN. — RETIRO DE MARÍA ..................................................... 47 21: LA ANUNCIACIÓN. — LA EMBAJADA DEL ÁNGEL ......................................... 49 22: LA ANUNCIACIÓN. — EL AVE MARÍA ........................................................... 50 4
23: LA ANUNCIACIÓN. — CONDUCTA DE MARÍA. — SU HUMILDAD .................. 52 24: LA ANUNCIACIÓN. — LA PUREZA VIRGINAL ................................................. 53 25: LA ANUNCIACIÓN. — LA ESCLAVA DEL SEÑOR ............................................. 55 26: LA ANUNCIACIÓN. — LA MADRE DE DIOS .................................................... 56 27: LA ANUNCIACIÓN. — LA ESCLAVITUD MARIANA ......................................... 58 28: LA ANUNCIACIÓN DE MARÍA. — SU FIESTA ................................................. 59 29: LA VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ................................................... 62 30: VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN SANTA ISABEL ............................ 63 31: LA VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN SAN JUAN .............................. 66 32: EL CÁNTICO DEL «MAGNÍFICAT» ................................................................. 68 33: EL «MAGNÍFICAT» ...................................................................................... 69 34: EL «MAGNÍFICAT» ...................................................................................... 71 35: EL «MAGNÍFICAT» ...................................................................................... 73 36: EL «MAGNÍFICAT» ...................................................................................... 75 37: EL «MAGNÍFICAT» ...................................................................................... 77 38: EL «MAGNÍFICAT» ...................................................................................... 78 39: LA EXPECTACIÓN DEL PARTO ...................................................................... 80 40: CAMINO DE BELÉN ...................................................................................... 82 41: EL NACIMIENTO .......................................................................................... 84 42: PRIMEROS ADORADORES ........................................................................... 86 43: PURIFICACIÓN DE MARÍA ............................................................................ 88 44: LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO ...................................................................... 90 45: PROFECÍA DE SIMEON ................................................................................. 92 46: PROFECÍA DE SIMEÓN SOBRE MARÍA .......................................................... 94 47: LOS SANTOS INOCENTES ............................................................................. 96 48: LA HUÍDA A EGIPTO .................................................................................... 98 49: EN EL DESTIERRO ........................................................................................ 99 50: VIDA EN NAZARET ..................................................................................... 101 51: LA CASA DE NAZARET ................................................................................ 103 5
52: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 105 53: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 107 54: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 109 55: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 111 56: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 113 57: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 115 58: VIDA DE NAZARET ...................................................................................... 117 59: LAS BODAS DE CANÁ .................................................................................. 119 60: MARÍA EN LA VIDA PÚBLICA DE JESÚS ........................................................ 121 61: MARÍA Y LA PASIÓN ................................................................................... 123 62: MARÍA Y LA EUCARISTÍA ............................................................................ 125 63: MARÍA Y LA AGONÍA DEL HUERTO ............................................................. 127 64: MARÍA EN LOS TORMENTOS DE LA PASIÓN ................................................ 129 65: EN LA CALLE DE LA AMARGURA ................................................................. 132 66: EN EL CALVARIO. — LA CRUCIFIXIÓN .......................................................... 134 67: EN EL CALVARIO. — LA TERCERA PALABRA ................................................. 136 68: MARÍA Y LA MUERTE DE JESÚS ................................................................... 138 69: SOLEDAD DE MARÍA .................................................................................. 141 70: MATER DOLOROSA .................................................................................... 144 71: MARÍA Y LA RESURRECCIÓN DE JESÚS ........................................................ 147 72: MARÍA Y LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR ........................................................... 149 73: MARÍA Y LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO .................................................. 152 74: ÚLTIMOS AÑOS DE MARÍA ......................................................................... 154 75: MUERTE DE MARÍA. ................................................................................... 157 76: SEPULTURA Y RESURRECCIÓN DE MARÍA ................................................... 159 77: SU ASUNCIÓN GLORIOSA ........................................................................... 161 78: SU CORONACIÓN EN EL CIELO .................................................................... 164 79: LA TRIPLE CORONA: A) LA DEL PODER ........................................................ 166 80: TRIPLE CORONA: B) DE SABIDURÍA ............................................................. 168 6
81: TRIPLE CORONA: C) DE AMOR .................................................................... 170 82: MARÍA, MEDIANERA UNIVERSAL DE TODAS LAS GRACIAS .......................... 172 SEGUNDA PARTE 1: LA FE DE LA VIRGEN ..................................................................................... 178 2: LA FE DE LA VIRGEN ..................................................................................... 180 3: LA FE DE LA VIRGEN ..................................................................................... 182 4: LA FE DE LA VIRGEN ..................................................................................... 184 5: LA ESPERANZA EN MARÍA ............................................................................ 187 6: LA ESPERANZA EN MARÍA ............................................................................ 189 7: LA ESPERANZA. — SUS FUNDAMENTOS ....................................................... 191 8: LA ESPERANZA. — SU OBJETO ...................................................................... 193 9: LA CARIDAD ................................................................................................. 196 10: LA CARIDAD. — CARACTERES DEL AMOR ................................................... 198 11: LA CARIDAD. — OTROS CARACTERES DEL AMOR ........................................ 201 12: LA CARIDAD. — AMOR A JESÚS .................................................................. 203 13: LA CARIDAD CON EL PRÓJIMO ................................................................... 206 14: LA CARIDAD CON EL PRÓJIMO ................................................................... 208 15: OBRAS DE MISERICORDIA .......................................................................... 211 16: PRUDENCIA ............................................................................................... 213 17: PRUDENCIA EN LAS OBRAS ........................................................................ 216 18: PRUDENCIA EN LAS PALABRAS ................................................................... 218 19: JUSTICIA .................................................................................................... 221 20: FORTALEZA ................................................................................................ 224 21: TEMPLANZA .............................................................................................. 226 22: HUMILDAD ................................................................................................ 228 23: HUMILDAD ................................................................................................ 231 24: POBREZA ................................................................................................... 234 25: POBREZA ................................................................................................... 236 7
26: OBEDIENCIA .............................................................................................. 238 27: OBEDIENCIA .............................................................................................. 241 28: LA CASTIDAD ............................................................................................. 243 29: LA CASTIDAD ............................................................................................. 246 30: LA CASTIDAD ............................................................................................. 248 31: LA MODESTIA ............................................................................................ 251 32: LA MODESTIA ............................................................................................ 253 33: MORTIFICACIÓN ........................................................................................ 256 34: MORTIFICACIÓN ........................................................................................ 259 35: ESPÍRITU DE SACRIFICIO ............................................................................. 261 36: ORACIÓN ................................................................................................... 264 37: ORACIÓN ................................................................................................... 266 38: ORACIÓN ................................................................................................... 269 39: ORACIÓN ................................................................................................... 272 40: ORACIÓN ................................................................................................... 275 41: ORACIÓN ................................................................................................... 278 42: LABORIOSIDAD .......................................................................................... 281 43: PACIENCIA Y RESIGNACIÓN ........................................................................ 283 44: MANSEDUMBRE ........................................................................................ 286 45: DULZURA ................................................................................................... 288 46: DULZURA EN LA FAMILIA ........................................................................... 291 47: LA CONDESCENDENCIA .............................................................................. 293 48: LA GRATITUD ............................................................................................. 296 49: LA GRATITUD ............................................................................................. 299 50: LA GRATITUD ............................................................................................. 301 51: CORRESPONDENCIA A LA GRACIA .............................................................. 304 52: LA VIDA DE LA GRACIA ............................................................................... 307 53: FIDELIDAD A LAS DIVINAS INSPIRACIONES ................................................. 310 54: FIDELIDAD EN LO PEQUEÑO ....................................................................... 313 8
55: DE LA VIDA DE DETALLES ........................................................................... 316 56: VIDA DE FERVOR ........................................................................................ 318 57: NOBLEZA DE PENSAMIENTOS ..................................................................... 321 58: VIDA DE CIELO ........................................................................................... 324 59: SERVIR A DIOS ........................................................................................... 327 60: EMPLEO DEL TIEMPO ................................................................................. 329 61: SENCILLEZ EN LA VIRTUD ........................................................................... 332 62: LA ALEGRÍA SANTA .................................................................................... 335 63: IGUALDAD DE ÁNIMO ................................................................................ 338 64: LA PERSEVERANCIA.................................................................................... 341 65: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 344 66: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 347 67: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 350 68: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 353 69: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 356 70: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 359 71: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 363 72: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 366 73: EL CORAZÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ..................................................... 369 74: LA OMNIPOTENCIA SUPLICANTE ................................................................ 373 75: LA SANTIDAD ............................................................................................. 376 APÉNDICE PARA EL MES DE MAYO ................................................................................... 381 NOVENAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN ................................................................. 387 MEDITACIONES PARA LAS FIESTAS LITÚRGICAS DE LA SANTISIMA VIRGEN VIRGEN DEL CARMEN ...................................................................................... 389 VIRGEN DE LAS NIEVES .................................................................................... 392 9
VIRGEN DE LAS MERCEDES .............................................................................. 395 VIRGEN DEL ROSARIO ...................................................................................... 397 LA DIVINA MATERNIDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN ........................................ 400 VIRGEN DEL PILAR ........................................................................................... 402 ORACIONES DIARIAS OFRECIMIENTO DE OBRAS ............................................................................... 405 A LA SANTÍSIMA VIRGEN ................................................................................. 405 AL ÁNGEL CUSTODIO ....................................................................................... 405 ORACIÓN PARA PEDIR AL SEÑOR LA SANTA PERSEVERANCIA ........................... 406 MÉTODO PRÁCTICO PARA EL EXAMEN MARIANO ............................................ 406 10
RESEÑA DEL AUTOR
Ildefonso Rodríguez Villar,
Ex-Rector del Santuario
Nacional de la Gran Promesa del Corazón de Jesús y
Canónigo de la S. I. C. M. de Valladolid, descansó en la Paz
del Señor y en el Regazo de la Santísima Virgen el día 10 de
enero de 1964.
Su vida (1895 – 1964) desde los albores de su Sacerdocio por
espacio de 47 años estuvo consagrada por entero al servicio de la
Iglesia «ALTER CHRISTUS». Trabajó incansablemente en la formación de
los jóvenes Seminaristas y en la Unión Apostólica del Clero. Fue de
los primeros promotores de la Acción Católica. Dirigió el fomento
catequístico y el movimiento misional. Fue recto, piadoso, recogido,
lleno de amor y celo a la Santa Madre Iglesia. En fin con su áureo libro
de Meditaciones de la Virgen, logró contagiar a los demás su ardiente
devoción Mariana.
Su labor humana y sacerdotal en los diversos campos en que desarrolló
su múltiple apostolado fue fecunda en bienes para la Iglesia. En una época en que nadie hablaba ni pensaba en esta clase de trabajos apostólicos,
él fue, puede decirse, el primero que se entregó a las tareas de organizar
y promover la Acción Católica, las Obras Misionales Pontificias, las
Vocaciones Sacerdotales, Religiosas, etc. No hubo en Valladolid
ninguna obra de apostolado seglar querida por la Iglesia, que no
contase con el aliento, la presencia y muchas veces la dirección de D.
Ildefonso. A los demás nos fue muy fácil continuar después por aquel
camino, en que se trataba de recoger lo que él y otros habían sembrado.
Pero acaso lo más notable de todo es que, junto a esta clase de
trabajos los cuales por su índole tantas veces nos exponen a un activismo
peligroso, D. Ildefonso mantuvo siempre en Valladolid «la tónica de la
espiritualidad sacerdotal más delicada, por su gran finura de espíritu que
le distinguía». Nos dio ejemplo espléndido a todos de lo que tiene que ser
un Sacerdote de Cristo. Deja en Valladolid un hueco muy difícil de llenar.
Cuantos le hemos conocido y tratado, tendremos que dirigir a él nuestro
recuerdo en muchas ocasiones, para seguir sus pasos de Sacerdote enamorado de su vida de unión con Dios. La Santísima Virgen a quien tanto
amó le habrá hecho fácil su entrada en el Cielo.I
I
De una carta del Excmo. Sr. Obispo de Astorga D. Marcelo González a los
11
Fue «loco enamorado de la Santísima Virgen». El conocimiento de
Ella así como sus tratados los tenía tan asimilados, que hacía vivirlos en
sus escritos y palabras.
Su dirección espiritual fue llena de unción y espíritu Mariano. La paz sobrenatural y la luz de la fe orientaban a las almas hacia una vida interior
intensa, basada en el espíritu de mortificación y sacrificio. Esto mismo que
aconsejaba a los demás, lo llevaba él como norma de vida. Siempre
delicado de salud trabajó en su ministerio apostólico como si estuviera
bien.
Su amor a la Santísima Virgen era natural, sencillo, pero «intenso»
siempre dispuesto a que las almas que a él acudían en busca de
orientación para su vida de perfección encontraran en la Virgen el
«modelo ideal» para ayudarlas más fácilmente. ¿Qué extraño es, que se
reflejara en todos los pasos de su vida exterior, el recogimiento en su
porte y el amor tan «extraordinario» a la pureza y castidad, si vivía tan
íntimamente su vida de «esclavitud Mariana»? Y qué extraño, que la
Santísima Virgen al final de su vida, le regalara con aquel gozo que
experimentó (dicho por él mismo) en medio de tanto como sufrió en los
últimos días de su vida.I
Antiguos Alumnos de la Universidad Pontificia de Comillas en la Revista
«Unión Fraternal».
I
Sacado de «Esbozo de una Semblanza».
12
«CARTA DEL VATICANO»
Dal Vaticano, li 27 de Enero de 1951
N. 231459
Muy Ilustre Señor:
El Augusto Pontífice ha recibido el ejemplar que Le ha dedicado
de su libro «Puntos breves de meditación sobre la vida, virtudes y
advocaciones litúrgicas de la Santísima Virgen» y me ha dado el
encargo de significar a V. la benevolencia con que lo ha acogido.
La obra que V. ha escrito con tanto celo por el bien de la juventud,
y de cuya aceptación da prueba su larga tirada, lleva a las almas
los sublimes ejemplos de María y las enseña a reflexionar sobre
ellos para que imiten y vivan sus virtudes. Esto lo obtiene su libro
y ello debe ser para V. motivo de íntima satisfacción.
El Santo Padre ha visto con particular agrado su publicación y le
felicita por ella, deseoso de que se multipliquen los buenos frutos
que produce. Al expresarle Su reconocimiento por el filial homenaje,
Su Santidad pide al Señor colme de gracias su ministerio
sacerdotal y le envía de todo corazón la Bendición Apostólica.
Con las seguridades de mi distinguida consideración
soy
de V. seguro servidor
------------------------------------M. I. Sr. Dr.
D. Ildefonso Rodríguez Villar
Canónigo de la S.I. Catedral
de VALLADOLID
13
A la dulce memoria de mis queridos padres,
que ya gozan en el Cielo de aquel amor a la
Santísima Virgen, que tanto interés tuvieron
durante toda su vida en inculcárselo a sus hijos.
14
A MANERA DE PRÓLOGO
Las pocas pretensiones de la presente obrita están claramente
expresadas en su mismo título PUNTOS BREVES DE MEDITACIÓN,
porque eso, y sólo eso, contienen.
No son meditaciones explanadas, sino únicamente unos PUNTOS
que se indican con brevedad, dejando su desarrollo al trabajo del
entendimiento y de la voluntad del que medita.
No hay que olvidar que en la meditación, este trabajo personal de
verdadera asimilación, es absolutamente indispensable, ya que de lo
contrario, la meditación se convertiría en mera lectura piadosa.
Y digo trabajo, porque creo que es la palabra más adecuada para
expresar lo que debe ser la meditación; pues muchas almas se quejan
de no saber meditar y es que creen que en la meditación, las han de
llover del Cielo las inspiraciones, luces y consuelos, sin esfuerzo
alguno de su parte, y no se convencen, de que estas gracias las
concede el Señor, ordinariamente, en razón directa de nuestro
trabajo y del empeño y fervor que pusimos al hablar con El.
Ésta es, pues, la razón por qué expresamente no he querido dar unas
meditaciones completas en su desarrollo, sino únicamente indicadas
en breves puntos, que no ahorren el trabajo fructuoso de la meditación, sino únicamente sirvan de guía o de norma directiva en la
misma.
Por este motivo se advertirá que los pensamientos que se proponen,
van en forma cortada y separados por guiones o puntos suspensivos,
que no son otra cosa, sino signos para hacer resaltar alguna idea, a
veces una palabra, en la que se debe fijar la atención.
Y así mismo, ya que son puntos cortados y razonamientos
indicados nada más, no se ha de pasar de corrido por ellos, pues si
es verdad que no el mucho comer, sino el digerir y asimilar es lo que
alimenta, así se ha de procurar mediante la consideración y la
aplicación al caso particular y concreto de cada uno, asimilar el
15
punto que se medita, deteniéndose todo lo que sea necesario, según
aquella sabia norma de San Ignacio, «en el punto en el cual hallare
lo que quiero, ahí me reposaré sin tener ansia de pasar adelante hasta
que me satisfaga» y así sucederá, que una sola meditación, dará con
frecuencia materia para varios días.
En cuanto a la disposición de la materia, se sigue el orden lógico
de los pasos principales de la vida de la Santísima Virgen, pero de
tal modo, que puedan servir a la vez a modo de Novenas de preparación para sus más importantes festividades y así se distribuyen,
como puede verse en el índice, para los días de las Novenas de la
Inmaculada, de la Natividad, de la Visitación, de la Vida de Nazaret,
de los Dolores, de la Asunción de la Virgen y, en fin, de la Santa
Esclavitud, que puede valer para la fiesta de la Anunciación, así como
para todo el mes de mayo, terminando con las dedicadas a considerar
particularmente las Virtudes de nuestra Inmaculada Madre.
Sólo me resta, para concluir, hacer mías las palabras de San
Ligorio en el prólogo de su magnífica obra Las glorias de María.
Si, por ventura, te pareciere que al escribir estas meditaciones me he
fatigado en vano por haber ya otras muchísimas mejor expuestas y
ordenadas, te responderé con aquellas palabras de un célebre
escritor eclesiástico: «El alabar a María es negocio inagotable; es
como una fuente abundante que cuanto más de ella se saca, tanto
más se llena y mientras más se llena, tanto más se dilata»; como si
dijera: que la Santísima Virgen es tan grande y tan sublime, que
cuantas más alabanzas recibe, tantas más la quedan por recibir.
San Agustín, abundando en este mismo sentir, dice: «que no
bastarían a alabarla como se merece, todas las lenguas de todos los
hombres, aunque todos sus miembros se trocaran en lenguas».
Valladolid, Fiesta de la Inmaculada Concepción del año 1940.
16
PRIMERA PARTE
MEDITACIÓN 1.ª
MARÍA EN LA MENTE DIVINA
1.° La idea de María en la eternidad. — Todos hemos existido desde
la eternidad en la mente de Dios... a todos nos conocía
perfectamente... en ti en particular pensaba y ya entonces, cuando
faltaban muchos millones y millones de años para tu existencia en
este mundo... ¡El ya te amaba!... Con razón dice S. Juan «amemos a
Dios porque Él primeramente nos ha amado». — Si esto se dice de
todos y puedes decirlo particularmente de ti ¿qué dirás de María? —
Ella ocupaba la mente de Dios más y mejor que todos los demás.
— Después de su esencia, que es el pensamiento principal de Dios, lo
primero que sus ojos ven es a María... a Ella... antes que a nadie... por
Ella, a todos los demás. — Si por un imposible Dios pudiera olvidarse
de todos y dejar de conocernos a todos, no podría dejar de ver y de
mirar en su entendimiento a María, por la participación que en Ella hay
de Dios... por la unión que tiene Ella con la divinidad. — En fin, es la idea
más grande de Dios, después de la que El tiene de sí mismo.
2.° La idea de María en la creación. — Cuando un artista quiere
expresar en sus obras lo que en su mente concibió, primero se
ensaya en el barro para después modelar la imagen con toda perfección. — Esa es la creación entera... un ensayo de Dios hasta que llegó
a formar a María, como la obra maestra de sus manos. — Ella viene a
ser como un resumen de toda la creación. — Las gracias y bellezas repartidas en otros seres, se encuentran acumulados y sublimados en
María. — Y así al formar Dios a su Madre, parece como que se fue inspirando en todo lo que había hecho para hacerla muy superior a todas
las criaturas. — Se inspiró en los serafines, para abrasarla en amor... se
inspiró en los ángeles, para su pureza... en los patriarcas como
Abraham para fortalecer y robustecer su fe... en Ruth, para su
modestia... en Judit, para su valor... pero... para darla su corazón de
Madre, no pudo inspirarse en nada... No hay nada que pueda compararse y asemejarse con el corazón de la Virgen... fue necesario que
Dios mirase a su mismo corazón para darla un corazón semejante al
suyo... y así, con ese corazón amara a Dios y a los hombres como Él
mismo nos amaba.
La Iglesia la aplica estas palabras tan magníficas que resumen esta misma
idea: «El Señor me tuvo consigo al principio de sus obras antes que crease
cosa alguna. — Aún no existían los abismos, ni habían brotado las fuentes de
las aguas, aún no se habían asentado en su base los montes, ni los ríos, ni
había hecho la redondez de la tierra. — Cuando Él preparaba los cielos,
17
estaba yo ya presente. — Cuando ponía leyes a los astros, y a los mares,
con Él estaba yo concertándolo todo y eran mis delicias regocijarme
continuamente en su presencia».
Por eso, puedes ver a María siempre que mires los seres de la
creación... el azul del cielo, te recordará su manto... las estrellas, la orla que
lo adornan... el sol, su luz sin sombras ni manchas... la luna, su plácida
hermosura... el mar, la inmensidad de su gracia... las flores, su belleza
y aroma incomparable, y así... puedes ir discurriendo y como verdadero
enamorado, ver en todo la imagen de María, como Ella lo es de Dios.
3.° La idea de María en ti. — Dios ha querido que tú también la
imites en esto. — El desea que esa idea sea también la idea central de tu
entendimiento, y la que dé calor y movimiento a la vida de tu alma. —
Ella fue predestinada antes que ninguna otra criatura a la gracia... a la
gloria... y a la dignidad incomparable de Madre de Dios... pero después
de Ella, hemos sido predestinados los demás también, a la gracia que
nunca nos falta... a la gloria si correspondemos a esta gracia... a la dignidad
incomparable de llamarnos y ser hijos de Dios y hermanos de Jesucristo...
pero esta altísima dignidad está ligada íntimamente con María. — ¡Ella es tu
Madre!..., ¡Ella la que te dará el ser de hijo de Dios!
Por tanto, toda tu dignidad y gloria ha de venir de Dios, pero por medio de
María. — ¿Comprendes ahora porqué el Señor quiere que sea Ella la idea
dominante de tu vida? — Y... ¿es así en realidad?... ¿cómo cumples con este
magnífico plan divino?... Procuras de veras que sea María la idea directriz y
motriz de todos tus actos?... ¿Realmente tratas de hacerlo todo pensando
en Ella..., viéndola a Ella en todo..., procurando acomodarte a Ella, siendo
una imagen suya viva y perfecta, adquirida por el ejercicio de la imitación?
Pide al Señor gracia y a María ayuda y protección, para hacerlo así en
adelante... pues siendo Ella tu constante obsesión, no sabrás ni podrás nunca
prescindir de Ella, como es el deseo de Dios. — ¡Que no llegues en tu locura
a estropear o inutilizar este plan de Dios por tu amor propio, o por cualquiera
otra pasión que te estorbe para así ver... y así conocer... y así amar a tu
Madre...!
MEDITACIÓN 2.ª
MARÍA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
1.° Profecías. — La Profecía es la palabra de Dios sobre una cosa
futura..., sólo Dios puede conocer con certeza el porvenir... La Profecía
es signo de la divinidad.
A) La primera profecía sobre la Virgen la hizo directamente el mismo Dios
en el Paraíso: «una mujer quebrantará tu cabeza» — así dice a la serpiente infernal. — Penetra en la hermosura de estas palabras; ¡qué bondad
la de Dios! castiga y a la vez perdona... en el mismo instante que nos
condena a la muerte, nos profetiza un Mesías libertador y una mujer que
pisoteará al demonio. — ¡Qué alegría pensar que el demonio ha de estar
18
siempre a los pies de María! ¡Qué seguridad saber que ni a Ella ni a sus
hijos podrá nunca dañar! Párate a dar gracias al Señor y enhorabuenas a
María por el triunfo y la gracia que con él nos mereció. Saca la conclusión
de que cuanto más esté unida tu alma a María, más tendrás al demonio sujeto
a tus pies. — ¡Qué rabia le dará el saber que una Mujer... y por esa Mujer
todos los demás, han de quebrantar siempre su cabeza!
Igualmente se puede considerar la gran profecía de Isaías que siglos antes
dijo que «de la vara de Jessé brotaría una flor sobre la cual descansaría el
Señor»... Jesús es el fruto bendito, María la blanca flor. — En otra
parte anuncia su virginidad. «He aquí que una Virgen concebirá y dará
a luz un Hijo que se llamará Emmanuel». — Son las dos coronas de la
Virgen: su maternidad divina junta con su divinidad.
Así podríamos recorrer otras muchas profecías... así libros enteros como
los Salmos de David... el Cantar de los Cantares de Salomón... que
encierran profecías magníficas de María, pues así multiplicó Dios sin cesar
las profecías sobre Ella, al igual que sobre su Hijo.
2.° Símbolos. — Aún son más numerosos. — El Paraíso terrenal con
el árbol que daba la vida, es la Santísima Virgen verdadero Paraíso
donde Cristo, árbol de vida, brotó. — El Arca de Noé que se salvó del
naufragio. — La paloma del arca que por no descansar en el cieno de
la tierra, vuelve blanca al arca con el ramo verde en su pico. ¡Qué
hermosas imágenes de María! — La escala de Jacob que junta el
cielo con la tierra. — La vara de Aarón que florece en la oscuridad del
Tabernáculo y en presencia de solo Dios. — El Arca de la Alianza,
fabricada con maderas incorruptibles y que encerraba los grandes
misterios. — La zarza ardiendo, y que ardía con un fuego divino sin
consumirse, rodeada de la majestad de Dios. — Estos y otros mil y
mil símbolos que hay en las Sagradas Escrituras, revelan la
hermosura, la dignidad, la grandeza y excelencia de María... No
parece sino que Dios sacaba partido de todas las cosas, para refrescar
en los hombres la memoria de su Madre, y hacer que vivieran esperando
en Ella.
3.° Las figuras. — Todas las mujeres célebres del Antiguo
Testamento figuran a María. — Eva, madre de la humanidad, pero
para su perdición... María será la verdadera Madre para salvación
nuestra. — Abigail, que con su hermosura encanta y enamora a David...
es María enamorando al mismo Dios. — Jael, que traspasa con un
clavo la cabeza de Sísara enemigo del pueblo de Dios... es la Santísima
Virgen aplastando la cabeza del demonio. — Judit, matando a
Holofernes y librando a su pueblo del tirano... imagen es de María por la
que todos nos libramos de Satanás. — Ester ante el trono del Rey
intercediendo por su pueblo... significa a la Santísima Virgen, que sin
cesar pide e intercede por nosotros ante el Trono de Dios... y así
sucesivamente podríamos recorrer todas las figuras grandes del
19
Antiguo Testamento y en todas veríamos a María.
Abísmate ante el amor de Dios a María. — Mírale tan enamorado
de Ella que se complace en hablar incesantemente de Ella en profecías...
símbolos... y figuras. — Parece que es el pensamiento dominante... la
obsesión de Dios... ¿Y tú eres así con tu Madre? — ¿Estás así de enamorado y encantado de Ella? — ¿Es Ella el pensamiento central de tu entendimiento? — ¿Piensas en Ella... hablas de Ella?... ¿La ves en todas
partes?... ¿Te unes a Ella?... ¿Vives en Ella y de Ella?... ¿Sabes hacer algo
sin Ella? — Reflexiona, examina y saca la debida consecuencia de amar
así con locura a tu Madre querida.
MEDITACIÓN 3.ª
MARÍA INMACULADA. — SUS TESTIMONIOS
Llegado el tiempo dichoso fijado por Dios para la salvación del mundo,
fue concebida la Santísima Virgen, pero no como los demás hombres, sino
pura y sin mancha, sin contraer el pecado original. — Meditemos los
testimonios que nos aseguran esta consoladora verdad.
1.° Dios. — Recuerda el pecado de Adán y Eva y el castigo del
Señor. — Maldice Dios a la serpiente con estas palabras: «Pondré
enemistades entre ti y la Mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella
quebrantará tu cabeza y tú estarás siempre bajo sus pies». — En
estas palabras considera tres cosas: 1.a, que una mujer prodigiosa y su
descendencia se vengarían de la serpiente; 2.a, que entre la Mujer y la
serpiente habría enemistades perpetuas, y 3. a , que el demonio quedaría
vencido por la victoria de esa Mujer. — Pues bien, si María no hubiera sido Inmaculada y hubiera tenido algún pecado, no hubieran sido
perpetuas esas enemistades, ya que el pecado es un acto de amistad con el
demonio... y además, no sería Ella la vencedora sino la vencida, pues en
el pecado el que triunfa es el demonio; y el hombre, el esclavo que
queda derrotado. — Nota bien, que esa victoria es de la Mujer y de su
descendencia, y que esta descendencia es su Hijo Jesucristo; y
nosotros, que somos hermanos de Cristo... somos descendencia de
María, pues es nuestra Madre. — Luego, con Ella y por Ella, debemos
luchar contra el demonio y así imitaremos más su pureza inmaculada,
al luchar y vencer a Satanás.
2.° El ángel. — En aquellas palabras «Dios te salve, la llena de
gracia», el Ángel llama a la Virgen claramente Inmaculada porque...
¿cuándo y cómo se llenó María de gracia? — Precisamente en su
Inmaculada Concepción... Esta plenitud es prodigiosa... es única... es
de siempre. — De no ser así, el ángel no hubiera dicho esas palabras,
pues muchos santos ha habido muy santos y con mucha gracia de
Dios, pero con esa plenitud ninguno: al menos, al momento de nacer,
por el pecado original no tenían gracia alguna. — Pero María no es así,
en todo momento y siempre, es la llena de gracia... luego nunca con
20
pecado, ni siquiera el original. — Por tanto, al llamarla el ángel «la
llena de gracia», la llama Inmaculada. — Saborea estas dulcísimas
palabras y da gracias al ángel por haber hecho este panegírico tan
hermoso de María Inmaculada.
3.° La Iglesia. — Diecinueve siglos suspiró la Iglesia por este
Dogma. — Contempla el magnífico desfile: son los Santos Padres, los
Doctores, los escritores eclesiásticos, los místicos y ascéticos, los
santos todos y en especial los más enamorados de María, los que
han tejido sin cesar una corona de alabanzas a su Inmaculada
Concepción. Son las vírgenes de la Santa Iglesia, que por imitar su
pureza inmaculada, se consagraron a Ella, y a imitación suya, con voto de
virginidad. — Mira cuántas son y qué hermosas... ¡qué ejército tan
escogido!... es el ejército blanco de María Inmaculada. — Fue todo el
pueblo cristiano que la aclamaba hasta en sus cantares, pura y limpia
en su Concepción. — No ha habido Dogma más hondamente sentido,
ni más comprendido por todos que éste. — Y fue entonces, cuando
después de diecinueve siglos, el Papa Pío IX, recogiendo ese anhelo
y esas alabanzas, teje con ellas la corona definitiva de la definición
dogmática de la Inmaculada Concepción. — Detente a contemplar así
a María, como el objeto de las alabanzas de toda la Iglesia en este
misterio, y mira cómo se cumplen sus palabras: «me llamarán
Bienaventurada todas las generaciones»...
4.° María. — Ella misma confirma las palabras infalibles del Papa.
— Es la Virgen blanca del Lourdes que después de diez y siete
apariciones, por fin se declara a aquella niña y la dice: «Soy la
Inmaculada Concepción». — Las fuentes milagrosas, los millares de
peregrinos, los enfermos innumerables, las plegarias incesantes y los
cánticos perennes de Lourdes, son un eco de estas palabras y una
confirmación de la definición pontificia. — ¡María es Inmaculada en su
Concepción! Recuerda esta historia de Lourdes y también tú en
espíritu únete a este coro de alabanzas que allí sin cesar se entonan
a María Inmaculada.
5.° Nosotros. — Dios, el Ángel, el Papa, María misma, son los
testimonios que proclaman este Dogma... y nosotros ¿qué haremos?,
¿alegrarnos, gozarnos en él?... No basta... Podemos y debemos
tomar parte en él... María Inmaculada es una Capitana con su ejército,
en contra de la serpiente y el suyo. — Tenemos que alistarnos en las
banderas de María y luchar contra el pecado en todas sus manifestaciones: tibieza, ingratitud, amor propio... sólo así seremos imitadores
de María Inmaculada. ¡Guerra, pues, al pecado por María Inmaculada!
21
MEDITACIÓN 4.ª
MARÍA INMACULADA. — EL MISTERIO
Medita bien lo que significa y representa este misterio y procura ahondar en
él, pues es muy provechoso conocerlo a fondo.
1.° Estado de la humanidad antes del pecado. — Recuerda lo que era
y lo que hubiera sido el hombre sin el pecado de Adán. — ¡Plan
sublime y magnífico el de Dios! — Terminada la creación de los demás
seres, el Señor quiere nombrar y crear un Rey de aquella creación, y piensa
en el hombre... con qué cariño le forma en su cuerpo... con sus propias
manos... no con su palabra, como a las otras criaturas. — Y, sobre todo,
cómo le infunde el alma, espiritual, inmortal, imagen y semejanza de su
divinidad. Esto es poco, recuerda el paraíso terrestre, lugar de delicias
y palacio de ese hombre... la vida feliz, sin penas, amarguras, sufrimientos, dolores, lágrimas, etc..., nada de pena, todo era alegría y
satisfacción. — En su alma puso la integridad o sujeción de las
pasiones a la razón... la ciencia infusa para saberlo todo sin trabajo ni
estudio, y sobre todo, la gracia santificante para que fuera santo
siempre. — El destino le la humanidad, ser feliz y ser santa sirviendo
y amando a Dios sin cesar..., su fin, sin pasar por la muerte,
trasladarse al Cielo, para alabar allí a Dios eternamente. — ¡Magnífico, sublime, divino, el plan le Dios! — Detente a meditarlo, a saborearlo y gustarlo como si fuera real y efectivo.
2.° La caída. — Vino el pecado y con él todos los males. — El autor
del dolor y del sufrimiento no fue Dios... Él no nos hizo para sufrir,
fuimos nosotros mismos al pecar. — El maldito pecado, causa de todo
mal. — Contempla las tristezas, angustias, dolores y tormentos del
corazón humano, desde Adán hasta ahora... mira las enfermedades
asquerosas, dolorosas y repugnantes que afligen al hombre, y sobre
todo, la muerte con sus sufrimientos y agonías, con su humillación y
corrupción del sepulcro... ¡qué cuadro más horrible! — Todo por aquel
pecado. — Compara aquel plan felicísimo de Dios y este estado tan
lastimoso del hombre. — Ahora, pasiones brutales que nos asemejan
a las bestias..., pecados de todas clases aun los más bajos y degradantes... pérdida de la santidad, de la inmortalidad y de la vista de
Dios... y más que nada, el infierno como término de esta vida tan triste,
pues el cielo se cerró con aquel pecado y ya nadie podía entrar en él.
Medita bien esto, y deduce de aquí lo que será el pecado cuando Dios
justo así lo castiga.
3.° Universalidad de este pecado. — Lo peor de este pecado es
que fue universal para todo el género humano. — Adán en el Paraíso
no era una persona particular, era la fuente de la vida que se había de
propagar a todos los hombres..., representaba a la humanidad..., allí
en él, estábamos todos incluidos. — Todo lo que Dios le dio, no fue sólo
22
para él, sino también para los demás..., todos habíamos de ser
iguales a él. — Esto no es una injusticia ni una crueldad. — Si un
padre es inmensamente rico, ricos serán sus hijos..., pero si ese
padre dilapida su hacienda y se queda sin nada, aunque no tengan
culpa, sus hijos nacerán en la pobreza, ¡esto es natural!... Así fue con
nosotros. — Nadie más rico que Adán, nosotros también debíamos serlo,
así lo quiso Dios... pero todo lo perdió él y nacimos sus hijos desnudos
en el cuerpo y en el alma, ¡qué pena!, pero es la verdad.
4.° María Inmaculada. — Contempla ahora el alma de María al
entrar en el mundo. — También ella debía ser como nosotros y nacer
como nosotros... pero Dios la exceptúa y Ella sola... la única... nace tal,
cual se formó en las manos del Señor... pura... limpia... sin mancha...
inmaculada. — Detente a admirar esta hermosura y a felicitar a María
por ser inmaculada. — Mira a los ángeles acompañándola con palmas
y celebrando su entrada en este mundo que no es una derrota como
en nosotros, sino un triunfo sobre la serpiente. — Canta con los ángeles alabanzas a la Virgen, al verla así tan hermosa aparecer en la tierra.
— No ha habido, ni habrá flor más blanca que el alma de María en su
concepción. — Piensa además, cómo por no pecar, no debió de sufrir, ni
padecer, ni morir, pero Dios quiso que fuera así, para ser como su
Hijo, que por amor se abrazó a la Cruz. Esto es: en Ella, el sufrimiento no fue como en nosotros por castigo, sino por amor a Dios, para ser
como Jesús... y por amor a los hombres, para servirnos de consuelo.
— Dala gracias por ello, y anímate a sufrir como Ella y a amar la Cruz
también como Ella.
MEDITACIÓN 5.ª
MARÍA INMACULADA. — SU GRANDEZA
Aunque por tratarse de un misterio no podemos profundizar en él, pues nos
perdemos en su inmensidad, no obstante, es muy dulce y consolador meditar
las razones que a nuestro entendimiento se le alcanzan fácilmente, para
convencernos de cómo María tuvo que ser Inmaculada.
1.° Reina de los ángeles. — María tenía que reinar sobre los mismos
ángeles y ellos honrarse y alegrarse con tal Reina. — Pero ¿cómo
habían de tener por tal a una criatura menos pura y perfecta que
ellos?... ¿una criatura que aunque por poco tiempo hubiera sido
esclava del pecado, esto es, esclava de los otros ángeles que se rebelaron
contra Dios? — Esto no es posible, la razón humana se resiste a admitir
este absurdo. — Luego no hay más que sostener que María tuvo que
ser pura, santa e inmaculada.
2.° Hija del Padre. — Es la Hija predilecta de Dios y por lo mismo la
destinó a una grandeza que, fuera de la suya, no hubiera otra igual. —
Quiso juntarla todo lo más posible con la divinidad, de suerte que sin llegar
a ser Dios, porque esto no es posible, fuera la que más se acercara a
23
Dios. Ahora bien, si Dios y el pecado son las cosas más opuestas,
¿cómo María había de acercarse tanto a Dios y a la vez tener en su
corazón mancha de pecado?... Otro absurdo que no podemos admitir y
que nos demuestra su Inmaculada Concepción.
3.° Madre del Hijo. — De María, Jesús había de tomar la carne y
sangre que como hostia pura y santa ofreciera en la Cruz por la humanidad, pues ¿cómo había de ser pura y santa esa hostia si en su origen
estuvo manchada de pecado?... Además, nadie ha podido, elegir
madre..., todos hemos tenido la que Dios nos dio..., pero en Cristo no
fue así. — Él se eligió y formó su Madre como quiso... ahora bien,
pudiendo formarla bellísima, pura y santísima en su concepción, ¿la iba a
preferir manchada y esclavizada al pecado?... El pueblo cristiano
hace muchos siglos decía: «Si no pudo, no es Dios; si pudo y no
quiso, no es Hijo; digan, pues, que pudo y quiso»... esto es, no pudo ser
por falta de poder, pues Dios todo lo puede, y si pudo formar en gracia
a Adán y Eva ¿por qué no a María? Si pudo y no quiso, no demostró
un amor digno de un buen hijo a su madre, pues la privó de una belleza y hermosura que precisamente era la que Ella más amaba. — Luego,
no tuvo más remedio que hacerla Inmaculada.
4 . ° E s p o s a d e l E s p í r i t u S a n t o . — L a v i d a d e l Espíritu Santo es
la gracia santificante y tanto quiso a María, que se desposó con Ella, y la
dio su gracia en toda su plenitud... «la llena de gracia». El mismo fue el
que misteriosamente y con una operación llena del poder y de la pureza
infinita de Dios, formó en el seno de María la habitación para el Hijo de
Dios... ¿es posible que una unión tan perfecta e íntima entre María y el
Espíritu Santo..., una operación tan santa y divina como la encarnación
del Verbo... todo eso fuera a hacerse en una carne manchada de
pecado?... ¿Sería esto digno de Dios? — David preparó para hacer un
templo a Dios, lo mejor que encontró en la tierra... y el Espíritu Santo
para formar aquella viva habitación del Verbo ¿no había de juntar lo
mejor del Cielo? — Pues entonces, no pudo haber ni sombra de pecado,
ya que esto repugnaría en extremo al Hijo de Dios.
5.° Nosotros mismos. — Si amamos un poco a María ¿no nos
gozamos en verla Inmaculada y en ese misterio no vemos como resumida toda la belleza de María? — Si Dios nos hubiera dado a nosotros libertad y poder para dar a María lo que quisiéramos, ¿no la
hubiéramos hecho así... Inmaculada... purísima... y santísima?...
¿nos hubiera gustado verla sucia y manchada por el pecado?... ¿Diríamos
que la amábamos de veras entonces? Luego, convéncete que ni el
Padre, ni el Hijo, ni el Espíritu Santo, pudieron hacer otra cosa más
que darla la pureza Inmaculada que posee. Termina dando gracias a
Dios por haber hecho así a María... y la enhorabuena a María por ese
privilegio... y el parabién a toda la humanidad por tener una Madre así
y sólo así.
24
MEDITACIÓN 6.ª
MARÍA INMACULADA. — EL PRIVILEGIO
Detengámonos hoy a considerar este privilegio grandioso que Dios
concedió a María en su concepción, para que comprendamos algo del valor
que encierra y de la razón por la cual tanto le estima la Santísima Virgen.
1.° Fue un privilegio único. — Figúrate al demonio que a la entrada
del mundo, según van pasando los hombres a comenzar la vida, a
todos marca con el sello del pecado..., en todos pone su asquerosa
baba inmunda de serpiente infernal..., así hemos nacido todos..., a los
ojos de Dios como algo sucio, asqueroso, repugnante, por esa
mancha del demonio. — Piensa bien lo que significa ese ¡todos! —
Recuerda a los santos más grandes, a los más amantes y más
amados de Dios..., mira pasar por tu imaginación a los patriarcas,
profetas, apóstoles, mártires, vírgenes... y todos tienen que decir ton
David. «Fui concebido en la iniquidad y en pecado fui engendrado»...
¡Qué pena! ¡Qué dolor! Qué espectáculo tan triste!
Pero mira cómo cambia la escena. — Ahora es todo lo contrario..., contempla a esa alma purísima que brota de las manos de Dios, y burlando al
demonio entra en el mundo victoriosa, mientras los ángeles la acompañan y
la cantan «Toda hermosa eres María, y no hay en Ti mancha alguna». —
Repite muchas veces: todos menos Tú... donde todos caen, Tú no caes...
donde todos mueren, Tú vives... donde todos se manchan, Tú permaneces
pura e Inmaculada. — Privilegio gloriosísimo por ser único.
2.° Privilegio grande. — Porque por él aparece grande, muy grande,
nuestra Madre querida ante los ojos de Dios, de los ángeles y de
nosotros mismos. Si todos naciéramos en gracia, no encontraríamos
en este privilegio una de las razones más principales para enaltecer la
figura de María. — Ella misma se refería, sin duda, a este privilegio,
cuando decía que el Señor había hecho en su alma grandes cosas y que
para hacerlas había tenido que poner en juego toda la fuerza de su brazo
poderoso. — Y así es: dice la Historia que Ciro penetró en Babilonia
desviando las aguas del río Éufrates entrando por el cauce seco, así
tuvo que hacer Dios, desviar la corriente del pecado original que
corría por el cauce de la generación humana para que entrara en él la
Santísima Virgen sin contaminarse con sus aguas. — Además,
demostró su grandeza al hacer a María objeto de una Redención
especial. — Todos hemos sido redimidos por Cristo y ésta es nuestra
gran gloria... pero María, si no pecó, no fue redimida... luego, nosotros
¿hemos recibido de Cristo más que Ella? ¿Tenemos una gloria que
Ella no tiene? Nada de eso. — Muy al contrario. — Hay dos Redenciones: una liberativa, que levanta a los caídos y da vida a los que
habían por el pecado muerto; así fuimos nosotros redimidos. — Otra es
preventiva, la que previene para que uno no caiga; ésta es la de
25
María... en virtud de la Redención de Cristo y por la previsión de sus
méritos divinos alcanzó Ella sola la gracia de no caer... Su Redención
es, pues, más perfecta que la nuestra y, por tanto, también en esto
nos aventaja... ¡Qué grandioso así considerado es este privilegio!
3.° Privilegio divino. — Sólo Dios pudo obrar semejante prodigio de
hermosura y de gracia... Dios como legislador que es, está por encima
de todas las leyes, y por eso Él solo tenía poder para disponer de esta
ley universal. — Este privilegio es una excepción, pero que no podían
hacerla los hombres, no estaba en sus manos... únicamente pudo
hacerla Dios. — Recuerda cómo por medio de Josué detuvo el sol, por
medio de Moisés dividió las aguas del mar, y por medio de sus ángeles
impidió que las llamas del horno de Babilonia hicieran daño a los tres
jóvenes hebreos..., ese mismo Dios hizo que las aguas del pecado se
dividieran ante María y no la tocaran lo más mínimo. Todo aquello fue
una figura de este milagro inmenso del poder y amor de Dios. — Por
eso el triunfo de María Inmaculada es un triunfo de Dios..., este
privilegio es verdaderamente divino y La gloria de la Inmaculada, es una
gloria divina.
4.° Nuestro privilegio. — También nosotros participamos de este
privilegio. — Nacimos en pecado, pero en seguida tuvimos el privilegio
de ser bautizados y nuestras almas quedaron ya entonces puras e
inocentes, semejantes a la de María. — La gracia bautismal nos hizo
bellísimos y hermosísimos ante Dios... por eso al celebrar con alegría y
meditar con gozo en la Concepción Inmaculada de María, debemos
celebrar y meditar la nuestra a la vida de la gracia, para preguntarnos
ante el ejemplo de María: «¿Sigo yo con aquella pureza inmaculada de
mi bautismo?... ¿La he perdido?... ¿no la he sabido apreciar? — Pedir
perdón a María y su ayuda para vivir siempre esa vida de pureza y
castidad de su Purísimo Corazón.
MEDITACIÓN 7.ª
MARÍA INMACULADA. — SU HERMOSURA
En todos sus misterios y advocaciones es María la misma, la Reina de la
belleza y de la hermosura..., pero, sin duda, que algo hay de especial en éste
de la Inmaculada, porque todos la consideramos en él como singularmente
bella y hermosa. — Veamos esta hermosura.
1.° Hermosura de la tierra. — Para conocer esta hermosura era
necesario saber toda la que Dios pudo y era conveniente que hiciera
con María. — Mira la hermosura de la tierra... Hubo un tiempo en que
nada existía... era el caos, la oscuridad, la nada... Pero un día dijo
Dios «fiat», y aparecieron la luz, el firmamento, las flores, los
árboles, el sol para el día y la luna para la noche, los mares con los
peces, y los aires con los pájaros, los bosques, los montes y los
valles con animales de todas las especies. — Detente a considerar la
26
hermosura y belleza de esta creación..., pondera su variedad en todo,
en flores, en animales... y su orden admirable, cada cosa con su fin,
con su destino, aunque nosotros lo ignoremos.
2.° Del Paraíso terrenal. — Pero esto le pareció poco, y separó el
Señor en la misma tierra, una parte en la que plantó un verdadero
paraíso de delicias..., magnífico, espléndido... en él reunió todas las
mayores bellezas de la creación.. , los colores y matices más hermosos en
animales y plantas..., los frutos más dulces y sazonados..., los ríos más
poéticos y fecundos..., en fin, todos los mayores bienes sin ningún
mal… nada había de malo, nada producía mal, ni daño alguno. —
Representa este cuadro en la imaginación todo lo mejor que puedas,
pues siempre será muy inferior a aquella magnífica realidad.
3.° De la creación insensible. — Todo esto en la creación sensible.
— Pero ¿y en la insensible que no vemos? — Imagínate si puedes, lo
que será el Cielo — aquel paraíso magnífico, que no es un paraíso
terrenal, ni en su comparación vale nada toda la tierra — . Recuerda
aquello de que «mi el ojo vio, ni el oído oyó, etc.»... — Piensa, en fin,
que todo lo de la tierra es algo pasajero, y aquello eterno..., esto
terreno y aquello celestial..., esto una cárcel y un destierro, aquello la
Patria y el lugar del gozo y de la bienaventuranza. ¡Qué será el Cielo!
¡Qué de hermosuras encerrará aun prescindiendo de la vista de
Dios!... ¡Qué de cosas, que nosotros no podemos rastrear, ni imaginar, ni
sospechar siquiera!...
4.° El Rey de la creación. — Pues bien, ahora pregúntate... y
todo eso ¿para qué y para quién? — ¿A quién destinó Dios toda la
creación? — La tierra para el hombre, y el paraíso terrenal para el justo
e inocente..., esto es, todo eso para una criatura que muy pronto se
iba a rebelar contra Él y desobedecer a sus mandatos... ¿Y el
Cielo?... Para sus ángeles..., para sus cortesanos y servidores, entre
los que había de encontrar también traidores e ingratos, que igualmente
se rebelaran y desobedecieran a su Majestad, pretendiendo en la
locura de su soberbia, arrojarle a Él de su trono para hacerse ellos
dioses. ¡Todo lo de la tierra para los hombres! ¡Todo lo del Cielo para
los ángeles!
5.° Belleza de María. — Sigue preguntando a tu alma: ¿qué crees
tú que haría para María y para Jesús? — Si puesto a dar gusto a los
hombres y a los ángeles hace Dios todo eso, ¿qué hará para dar gusto
a María, a quien amaba más que a toda la creación entera? — Y si
eso hizo para habitación de sus siervos, ¿qué haría para habitación y
palacio de su Hijo que no quiso otro paraíso que el seno de María? —
Piensa cómo Dios deja gustoso su Palacio del Cielo por morar en
María. — ¡Qué pureza daría a aquella sangre que había de correr por
las venas de su Hijo!... ¡Qué carmín a aquellos labios que tantas
veces habían de besar las mejillas de su Hijo!... ¡Qué brillo a aquellos
27
ojos que se habían de extasiar contemplando los de su Hijo!... ¡Qué
manos las que habían de sostener al que sostiene con las suyas a la
creación entera!... ¡Qué corazón tan puro, tan delicado, tan tierno!...
Toda la ternura de los corazones de todas las madres allí se reunió...
Sigue así contemplando y extasiándote ante la belleza de María
Inmaculada y verás que toda belleza y hermosura terrena, no merece
ni siquiera ese nombre, en su presencia.
MEDITACIÓN 8.ª
MARÍA INMACULADA. — SU SANTIDAD
Todo lo que ayer meditábamos se reducía a la belleza corporal y física de la
Santísima Virgen, pero ¿qué comparación puede haber con la hermosura
de su alma? — Detengámonos hoy en ella y tratemos de sondearla un
poco.
1 . ° L a s a n t i d a d e n l a t i e r r a e s g r a c i a — ¿ Y quién la ha tenido
mayor que María? — ¿De quién se ha dicho que la ha poseído en su
plenitud? Un alma en gracia es el espectáculo más bello que
podemos imaginar en la tierra..., es la imagen de la hermosura del
mismo Dios. — Qué santidad la de algunas almas tan grandes como ha
habido en la Iglesia de Dios!... la de Santa Mónica que supo formar a un
San Agustín..., la de Santa Isabel que convirtió todo su Reino a Dios...,
la de Santa Teresa de Jesús a quien la dijo el Señor, que sólo por ella
hubiera creado el mundo con todas sus maravillas. — Recuerda los
nombres de Francisco Javier, Ignacio de Loyola, Pablo de la Cruz,
Francisco de Asís, Santa Cecilia, que conversaba a diario con los
ángeles... Santa Inés que no tuvo más mancha que la de su sangre
derramada en aras de su virginidad... y así miles y miles de santos y
santas que perfuman a diario el jardín de la Iglesia. — Junta toda esa
santidad y toda esa belleza y hermosura de esas almas... y compárala
con la de María. — Ella en su Concepción tuvo más santidad y gracia que
todos juntos..., donde los demás terminan, Ella empieza: ¿qué será María?
2.° Santidad de María. — La razón es, porque todos, como dice
San Juan, «tuvieron que ir a lavar bus vestiduras en la sangre del
Cordero». — ¡Ah! si tuvieron que lavarlas, es porque estuvieron
manchadas, siquiera por algún tiempo..., pero el alma de María no tuvo
necesidad de ser lavada, porque nunca se manchó lo más mínimo. — En
un jardín, cogemos una rosa, la más encendida y aromática... al
examinar sus pétalos, vemos polvo, briznas, manchas quizá..., quizás
en su cáliz se esconde algún insecto, algún gusanillo... En el jardín
de la Iglesia ocurre lo mismo. — Hay muchas, muchísimas flores: azucenas de pureza, lirios de candor, rosas encendidas de amor divino, violetas de humildad..., etc., pero todas en su raíz tienen gusano; todas
tienen la baba de la serpiente...; son flores de jardín donde hay un áspid
que a todas inficiona. — Sólo María es flor de pétalos blancos, sin polvo y
28
sin espinas: rosa de huerto cerrado..., pura más que el mismo sol, que también
tiene manchas..., por eso de Ella, dice la Iglesia, que «comparada con la
luz, es más pura y brillante»... ¡Qué hermosísima el alma de María!
3.° La santidad y belleza del alma es amor. — Por eso se
encuentra en su grado perfecto en el Cielo. — El amor es unión, es
participación de Dios, y ¿quién mejor que María? — Mira a los ángeles,
a los querubines y serafines que se abrasan en ese fuego de caridad y
de amor... ¡Cómo amarán!... ¡Cuál será su hermosura!... Dicen los ascetas y santos que si viéramos a un ángel, creeríamos que era Dios y le
adoraríamos... que su vista sería suficiente para causarnos la muerte
de alegría... que podríamos sólo con mirarlo ser bienaventurados por
tiempo ilimitado, sin que nos cansáramos de ver aquel espectáculo.
¡Qué será un ángel! — Sin embargo, esto no es nada... María
Inmaculada participa de Dios, tiene más fuego de amor que todos ellos
juntos... porque al fin ellos son siervos y esclavos de Dios... María es la
Madre del Señor y la Reina del Cielo y de los ángeles todos... ¿Qué
será María?...
Mírala cual la pintó Murillo después de mucho orar y comulgar. — En un
pedazo de Cielo, envuelta entre nubes de celajes azules, con las manos
sobre el pecho, la mirada fija en Dios, elevándose hacia el Cielo como a
quien no le pesa el cuerpo, que a nosotros tanto nos arrastra hacia la tierra,
calzada de la luna, vestida con la blancura de la nieve y el azul del Cielo,
prendidas de su manto las estrellas y rodeada de ángeles que con
palmas y rosas en las manos contemplan atónitos aquella belleza; ¡qué
retrato tan bellísimo!... y, sin embargo, ése fue el pintor del retrato..., pero el
pintor de la realidad no fue Murillo, ni pudo ser otro que el mismo Dios...
y puesto Dios con todo su poder y amor a pintar y hermosear el alma
de María, ¡qué cuadro habrá hecho?... ¿Qué será la Inmaculada?... Tota
pulchra es..., dila muchas veces con el alma extasiada ante Ella... Toda
hermosa eres, Madre mía... Y todo un Dios se recrea en tan graciosa
belleza... Dame el participar de esta hermosura... que de esta belleza de
pureza y virginidad me enamore para así imitarte en algo... y para ello te
doy desde ahora alma, vida y corazón... ¡mírame con compasión, no me
dejes, Madre mía!... y si no me dejas, en tus brazos de Madre participaré
!e tu belleza y contigo iré a gozar de ella en el Cielo…
MEDITACIÓN 9.ª
MARÍA INMACULADA. — LA REDENCIÓN
Veamos hoy, en fin, a la Santísima Virgen tocando parte en la Obra de
la Redención humana con Cristo Jesús y cómo tomó parte en esa obra,
precisamente por ser Inmaculada.
1.° La Obra de la Redención. — La más importante de Dios —
mucho más que la creación. — Para crear bastó una palabra... Para
redimirnos fue necesario que el Hijo de Dios en persona bajase a
29
efectuarla. — Y... ¿de qué modo? — del más humillante para Dios y
más ventajoso para nosotros. — Porque Dios, al humillarse en la
Redención, no sólo nos redimió, sino que acortó la distancia que
separaba al hombre de Dios, y se hizo igual a nosotros para que nosotros fuéramos iguales a Él. — ¡Qué bondad!.., ¡Qué amor! — Pues
bien, en esta obra tan grandiosa de Dios, tan verdaderamente divina,
de tal modo quiso el Señor asociar a la Santísima Virgen, que viniera
a ser la solución de los «dos conflictos divinos», como los llama San
Agustín, que parecían insolubles a la sabiduría humana.
2.° Primer conflicto divino. — La ofensa del hombre había sido de
alguna manera, infinita en su malicia, porque el ofendido era infinito y
la ofensa depende de la persona ofendida. — Por tanto, sólo una obra
infinita podía dar debida satisfacción y reparación justa a este
pecado. — Obras infinitas nadie puede hacer sino Dios..., luego Él
solo podía redimir al mundo. — Pero la Redención había de efectuarse por medio del sacrificio que es la destrucción de una cosa en
honor de Dios, y por tanto, si Dios no puede sufrir, ni padecer, ni
morir, ni destruirse, Dios no podía ser la víctima o la hostia de ese sacrificio. — Conflicto divino... Imposibilidad absoluta..., por una parte la
víctima no puede ser sino Dios, por otra, Dios no puede ser víctima...
¿qué hacer?, ¿dónde encontrar la solución? — Fue necesario todo el
poder y la sabiduría de Dios..., toda la santidad y amor del Espíritu
Santo, para que por su medio se llevara a cabo la magnífica solución,
y en efecto, «en las purísimas entrañas de la Santísima Virgen formó el
Espíritu Santo de la purísima sangre de esta Señora un cuerpo
perfectísimo», etc... Medita despacio estas palabras del Catecismo y
verás cómo la solución de todo, fue la Santísima Virgen Madre de Dios,
en cuyo seno el Verbo se hizo carne. — Ya tiene Dios una Madre; ya
tiene cuerpo que Ella le ha dado, y sangre para ofrecer por la redención del mundo..., ya puede ser víctima..., ya puede efectuarse la
Redención, gracias a María.
3.° Segundo conflicto. — Pero esta víctima tenía que ser sin pecado,
porque iba a redimir al mundo y pagar por el pecado. — Mas si esa
víctima había tomado su carne y sangre de María, sería una víctima
humana, como nosotros, y nosotros nacemos en pecado. — ¿También
aquella víctima nacería como nosotros en pecado? — No puede ser,
eso es un absurdo. — Entonces, ¿cómo solucionar esta dificultad? —
No hay más que una solución..., la que supone un milagro inaudito,
un prodigio extraordinario, un privilegio único... y como para Dios no
hay imposibles, Él lo quiso y se hizo... Y María Inmaculada, sin pecado
concebida, es la solución que da a Dios la carne pura y la sangre
limpia que puede ser víctima santa del sacrificio de la cruz. — Por Cristo
somos redimidos, pero Cristo nos redime por medio de María Inmaculada. — ¡Gloria al Redentor! ¡Gloria a la Corredentora!
30
Por eso, María que tanta parte tuvo en esta obra de la Redención, no
podía faltar cuando se llevó a cabo en la Cruz. — Y si no estuvo presente con su Hijo en sus predicaciones apostólicas, ni fue testigo de todos
sus milagros, ni le acompañó en sus horas de triunfo, pero a la hora del
sacrificio apareció junto a su Hijo y tan unida con Él que mientras su
Hijo sufría las punzadas de las espinas, las sacudidas de los azotes, el
golpe de la muerte, allí estaba Ella, sufriendo todo eso en su corazón,
bebiendo con Jesús hasta las heces el cáliz de la Pasión..., uniéndose con
Él en el ara de la Cruz, como dos víctimas de un mismo sacrificio..., como
dos hostias que se inmolan en un mismo Altar..., pero Hostias y víctimas
agradables a Dios por ser santas, puras, inmaculadas.
Da gracias a la Santísima Virgen al verla así cooperando tan eficazmente a
nuestra salvación... y al ver cómo la solución de todo, es su pureza inmaculada, enamórate cada vez más de esta preciosa virtud tan del agrado de
Dios y tan querida de la Santísima Virgen.
MEDITACIÓN 1 0
NATIVIDAD DE MARÍA
1.° Nuestro nacimiento. — El día de nuestro nacimiento lo celebramos y festejamos como día de alegría. — Es costumbre de familia
alegrarse con el nacimiento de un niño..., y mucho más si es el
primero de los hijos... ¡qué alegrías! ¡qué enhorabuenas no reciben
sus padres!... Y, sin embargo, ¡cuántas veces deberíamos llorar!
¡Cuántas veces deberíamos dar un pésame mejor que una felicitación! — Pregunta ante la cuna de un niño recién nacido, qué
porvenir le espera, y a todo lo dulce y agradable tienes que contestar
con duda e incertidumbre..., no lo sabes... Sólo puedes asegurar que
tendrá que sufrir y esto ciertamente. — Nadie le enseña a llorar..., es lo
único que aprende sin maestros, y esas lágrimas ya no se secarán más
en sus ojos y en su corazón.
¿Y en el orden espiritual? Lo mismo..., tampoco hay razón para enhorabuenas y felicidades. — Apenas comienza a vivir y ya es esclavo del demonio...,
manchado de pecado, aunque parezca inocente..., privado del Cielo..., si
ahora se muere, el Cielo no será para él. — Recibirá el bautismo y con él la
gracia, pero... ¿cuánto le durará?... Bien se puede asegurar que cuanto le
dure su inconsciencia... apenas tiene uso de razón y ya comienza a pecar.
— ¿Te has fijado cómo se conoce que ya tiene uso de razón? — Precisamente en que ya tiene malicia para pecar... ¡Qué pena! Pero es así.
— Bien pensado, pues, no hay nada más triste que el nacimiento de un
niño... El dolor, las lágrimas, la incertidumbre, el pecado, la concupiscencia
rodean su cuna... ¿Dónde está el motivo para alegrarnos?...
2.º Cómo obra la Iglesia. — La Iglesia obra de modo completamente distinto. — Nunca celebra el nacimiento de sus hijos como el
mundo; en cambio, cuando el mundo se viste de luto, ella se alegra en
31
el día de su muerte. — Fíjate cómo en todos los santos conmemora el
día de su muerte y le llama el nacimiento para el Cielo y establece en
ese mismo día su fiesta; en cambio, pasa en silencio el día en que
nació a este mundo. — Principios diametralmente opuestos. — El
mundo considera las cosas con ojos terrenos y celebra el comienzo de
esta vida. — La Iglesia atiende, sobre todo, a la vida celestial y no le
importa el nacimiento en la tierra, sino en el Cielo. — ¿Quién tiene
más razón? — Convéncete de que el punto de vista de la Iglesia es el
verdadero..., el día en que se nace, es día en que comienza el dolor,
la enfermedad y la muerte. — Nacemos condenados a morir y padecer.
— En el día de la muerte, da principio la vida verdadera que no
tendrá ya muerte, ni fin..., ni dolores, ni sufrimientos..., sino una éternidad dichosa, feliz y bienaventurada. — Ésta es la vida. — El
nacimiento para esta vida eterna, es el único digno de ser celebrado.
3 .° N a c i m i e n t o d e l a V i r g e n . — S i n e m b a r g o , ésa es la regla
general. — Pero tiene una excepción. — La Iglesia misma así lo
reconoce. — Ella que nunca celebra el nacimiento terreno de sus hijosI,
llega un momento en que por una excepción extraordinaria se viste de
alegría, se transforma y manifiesta en grandes efusiones de ternura y
contento inmenso, que no puede reprimir, y establece una fiesta
especial para celebrar un nacimiento. — ¡El nacimiento de la Santísima Virgen! — La mujer predestinada para ser Madre de Dios aparece
sobre la tierra con su alma santa e inmaculada..., con la misma
pureza y santidad con que salió de las manos de Dios... y su vida terrena
es vida de gracia..., no es una vida celestial sino verdaderamente
divina. — Por eso, la Iglesia, la celebra y a todos nos invita a celebrarla con estas palabras: «Con alegría grande celebramos la Natividad
de la Santísima Virgen María, pues su nacimiento ha llenado de gozo
el universo mundo.» Alégrate y corre a felicitar a tu Madre querida.... La
única que merece ser felicitada en su nacimiento..., la única que trae
con su vida terrena el germen de la vida de la gracia para sí y para
todos los demás.
MEDITACIÓN 11
NATIVIDAD DE MARÍA
La Natividad de la Santísima Virgen constituye un motivo de alegría
universal para la tierra y para el Cielo. — En su nacimiento se alegran
Dios, los ángeles, los santos y la Iglesia toda.
1.° Gozo de Dios. — Es la obra maestra de sus nanos. — Al ver el
Señor, dice el Génesis, las cosas que había creado, le parecieron muy
I
También celebrará la natividad de San Juan Bautista, por su relación con el
Mesías y haber nacido ya santificado; pero el Bautista no es de los hijos de la
Iglesia.
32
buenas y se gozó en ellas. ¡Cómo, pues, se gozaría al ver a María! Penetra
aún más en este pensamiento. — Recuerda cómo el hombre pecó y con
su pecado toda la creación y el plan de Dios se trastornó. — Ya no
podía el Señor mirar con gusto a la tierra..., no tenía donde posar sus
ojos... Por todas partes se labia extendido el reino del pecado. — Pero
aparece María y todo cambia. — Vuelve Dios a ver hermosa la
creación, la tierra, los hombres..., ya no se aparta su vista de ellos, con
asco y repugnancia. — Otra vez ve su imagen perfecta y pura en
María y por María contempla restaurada esa imagen en los demás. —
¡Qué gozo el de Dios al ver a María en su nacimiento! — ¡Qué alegría
al contemplarla tan pura, tan santa, tan llena de gracia!
Mira al Padre Eterno gozándose con el nacimiento de su Hija
predilecta..., al Hijo al ver ya en la tierra a la que dará el nombre dulcísimo
de Madre ¡cómo la miraría y la contemplaría y se gozaría en Ella!... Al
Espíritu Santo que tanto empeño tuvo en que esta niña chiquitina
tuviera ya más gracia y hermosura y pureza y santidad que todos los
demás santos juntos. ¡Con qué cariño y amor inmenso fue colocando una
por una todas las virtudes en el corazón de su Esposa querida! — Recórrelas
y verás como todas allí las encuentras.
2.° Gozo de los ángeles. — Después de Dios y juntamente con Él,
se alegraron los ángeles. — Ha nacido su Reina y Señora, la que,
después de la divinidad, constituirá el espectáculo más bello del
Cielo. — Comparan a esa niña con todas las bellezas del Cielo y
reconocen que después de Dios ninguna puede compararse con Ella. —
Trae ahora a la memoria aquella rebelión de Lucifer en el Cielo. —
Parece ser que fue porque Dios les hizo ver que un día tendrían que
adorar a su Hijo hecho hombre, y reconocer como Reina suya a la
Madre de ese Hijo, y que la soberbia de Lucifer creyó verse humillada
ante esa Mujer a quien consideraba inferior, y no quiso admitir esa prueba, y lanzó el grito de rebelión que arrastró a tantos ángeles al infierno.
— Mira, pues, al demonio lleno de rabia y desesperación, ya que, al ver a
María, no tiene más remedio que confesar que es incomparablemente
más hermosa que él, y, por tanto, la falta de razón que tuvo al rebelarse
de aquel modo.
Por otra parte, mira a los ángeles buenos gozándose ahora más que
nunca de haber sido fieles a Dios, pues en premio no reciben ninguna
humillación, sino que es para ellos una gloria tener a María por Reina. —
Míralos gozosos e impacientes, no pudiendo contener su entusiasmo y
bajando en legiones inmensas a la cuna de María..., queriendo ser todos los
primeros en venerarla y ofrecerla sus homenajes. — En cambio, oye los rugidos que lanza la serpiente infernal al sentir sobre su cabeza el peso de un
pie que la aplasta, y eternamente tendrá ya desde hoy que sentir este
quebrantamiento de su cabeza que tanto la humilla; ella, con todo su
orgullo eternamente aplastada sin poderlo evitar, por el delicado pie
de una niña. ¡Qué vergüenza! ¡Qué humillación!
33
3.° Gozo de los Santos en el Limbo. — ¡Pobres almas las que
estaban encerradas en aquel destierro del Seno de Abraham! — A
pesar de ser almas justas y santas, no podían gozar de la gloria del
Cielo. — Míralas: son las almas de los grandes Patriarcas, Profetas y
figuras todas excelsas del Antiguo Testamento. — Siglos y siglos
pasaron y el día de la libertad no llegaba nunca. ¡Qué largas se hacen las
horas, qué eternos los días cuando se espera con anhelo una cosa que
no acaba de llegar! ¡Cuál sería, pues, el ansia de aquellas almas!
Pues bien, contémplalas en el día de hoy cuando el Señor las comunica
que ya llegó a la tierra la Mujer predestinada... que ya llegó a nacer la
Madre del Mesías prometido y profetizado... que, en fin, ya vivía la Capitana
que con su Hijo habría de darles la libertad. — ¿Quién podrá explicar
aquel gozo y los cantos de agradecimiento que entonarían al Señor al
mismo tiempo que de alabanza y bienvenida a la Santísima Virgen? —
Ahora sí que iban a contar las horas..., poco tiempo de prisión y en seguida
la libertad eterna..., pero esa libertad traída por una Niña encantadora
que acababa de nacer. — Enardécete de entusiasmo al ver este gozo
tan grande en Dios, en los ángeles y en los justos, y una vez más únete a
ellos para con ellos cantar alabanzas ante la cuna hermosísima de María.
MEDITACIÓN 1 2
NATIVIDAD DE MARÍA
Si es grande la alegría de Dios y de los ángeles en el Nacimiento de
María, no debe ser menos la nuestra, pues al fin es a nosotros a quien
más de cerca toca la Santísima Virgen, por ser de nuestra naturaleza
misma y por ser nosotros los que más hemos de participar en los
beneficios de su dichoso nacimiento.
1.° Alegría nuestra. — El nacimiento de la Santísima Virgen es el fin
de la triste noche..., noche de siglos en que yacía sepultada la humanidad... Isaías decía que estaba en sombras de muerte, pues tan
triste era esa noche del pecado, que no hay nada con qué
compararla como con las tinieblas negras y terribles de la muerte. —
Mira desfilar así a toda la humanidad, sin ver ni un rayo de luz..., en
medio de esas oscuridades. — ¡Qué triste es la noche! — ¡Qué sería
una noche de muchos días, de muchos años, de siglos!... En medio de esa
noche brillaban como estrellas las almas buenas con resplandores de
santidad..., pero toda esa luz reunida, junta toda esa claridad, no era
nada... era insuficiente para disipar las tinieblas. — ¿Ves lo que pasa
con las estrellas en una noche oscurísima?... No es posible con la luz que
ellas dan, hacer nada..., no podemos dar un paso seguro, sino todo ha
de ser a tientas y con mucho miedo de tropezar y caer.
Pero, si en medio de esa oscuridad vemos la luz de la alborada que se
extiende cada vez más y aumenta su claridad y su luz, a medida que
la aurora avanza, ¡ah! entonces sí que sentimos la alegría y el gozo que
34
consigo lleva la aparición de la luz y del sol. — Así, así apareció María
en medio de aquellas tinieblas de muerte..., como la aurora de Dios..., como
la dulce alborada tras de la cual vendría en seguida la luz del sol divino,
a alumbrar a toda la tierra.
Al venir la luz de la aurora, las fieras y las alimañas nocturnas huyen,
y se esconden en sus guaridas; en cambio, las avecillas inocentes cantan y
trinan; las flores puras abren sus capullos y exhalan sus aromas, y
todas las cosas se visten de hermosos colores. — Así, al nacer María, los
demonios huyen..., los ángeles cantan, las virtudes florecen y todo el mundo
se ilumina y se alegra. — ¡Qué hermoso! ¡Qué poético! ¡Qué magnífico fue
este amanecer!
2.° Tu alegría. — Y tú, en particular, ¿no has de participar de esta
alegría? Lo que sucedió en el mundo, ¿no se repite en el corazón de
todos y cada uno de los hombres?... ¿No lo sientes tú en el tuyo? — ¿No
ves esas noches de pecado..., esas sombras de muerte inundando tu
corazón? Y ¿no ves la luz, la única luz que puede iluminarte, que
puede guiarte, que es Cristo y que te viene por medio de María? —
¿No sientes cómo es Ella la aurora de tu vida?
Imagina un arenal seco, sin flores, sin plantas, sin vida..., pero, si en él
ponemos un oasis, pronto surgirá una palmera, con sus ramas y sus frutos.
Mira una vid estéril y agria, que no produce más que agrazones amargos...,
pero si en ella se injerta una rama sana, dulce, producirá dulces y ricos frutos.
— Ésa es tu alma..., un arenal, un sarmiento seco..., si puede producir
algo, es gracias a ese injerto en Cristo, por medio de María. — Si no es
tierra estéril, es por la Santísima Virgen, que siembra en tu corazón
ese oasis dulcísimo de Jesús.
Recuerda la nubecilla de Elías, imagen de María, que fecundó aquella
tierra seca y la hizo producir... Así María ha fecundado la tierra y por
Ella han brotado azucenas de vírgenes..., lirios de castidad..., rosas de purísimo amor..., así brotarán en tu corazón. — Pero no lo olvides sólo con
Ella y por Ella. — Sin Ella, tierra seca..., arenal estéril..., rama podrida...,
¿cómo no alegrarte en este nacimiento tan glorioso y tan benéfico para tu
alma?
3.° A Jesús siempre precede María. — En fin, este nacimiento nos
recuerda esta dulcísima verdad, de que María ha de ir siempre antes
de Jesús. Dios quiso que en la naturaleza no naciera el sol de
repente, sino que le precediera la hermosa claridad del alba. — Lo
mismo ha querido en el orden de la gracia. — No quiso que apareciera
en el mundo el Verbo hecho carne, sin que viniera antes como espléndida aurora, la niña Reina de los ángeles, concebida sin mancha. — No
quiere que salga y luzca el sol de Justicia, Cristo Jesús, sin que antes
nazca en las almas espiritualmente, la Madre de la Gracia. — No
quiere, en fin, establecer su reino en este mundo sin que antes tenga su
trono en él María. — María es, por tanto, siempre la aurora de Jesús. —
35
No te empeñes en conocer y amar a Jesús, sin estudiar bien a fondo y
amar con cariño filial a María. — Examínate, pues, en este punto tan
interesante... Mira si real y prácticamente lo haces todo con María y
por María, para dar gusto a Jesús... si sabes imitar a María y vaciándote de ti, llenarte de Ella, para así poder revestirte y llenarte de la
misma vida divina, que Jesús quiere dar a tu alma.
MEDITACIÓN 13
EL NOMBRE DE MARÍA
1 .° I mp o r t a n c i a d e l n o m b r e . — Es u n o d e l o s primeros actos que
se realizan al nacer un niño, el de imponerle un nombre. — Todos
recuerdan con cariño la fiesta de su nombre, y suele celebrarse con
solemnidad semejante, y a veces aún mayor que el mismo cumpleaños.
— Es una de las fiestas de familia, donde al celebrarse el santo del padre
o de la madre, se ponen de relieve las suavísimas expansiones y las
alegrías profundas de los hijos. — Recuerda estas fiestas y las que
con motivo de tu mismo santo habrás celebrado..., felicidades, obsequios, regalos, visitas... etc., todo esto es lo propio de este día. — Pues
bien, hoy meditamos en la fiesta del nombre de María..., la fiesta del
día del Santo de la Santísima Virgen... ¡Gran día, gran fiesta debe de
ser para sus devotos, para sus hijos amantes!
Piensa, además, que la importancia del nombre depende de la
conformidad con la persona, esto es, que cuanto mejor la represente, más
apto será aquel nombre. — En el mundo, muchas veces se imponen los
nombres por capricho de los padres; por recuerdos de familia... nunca se
atiende a que sea digno y represente adecuadamente a la persona. —
Pero en María no fue , así. — No era conveniente que se la impusiera
cualquier nombre, sino uno que reuniese todas las gracias y maravillas
que Dios había encerrado en Ella. — Por eso nadie podía darla un nombre
completo y adecuado sino el mismo Dios... ¡y ese nombre es María!
2.° Grandeza de este nombre. — Ya se comprende cuál será esta
grandeza si es Dios el autor del mismo. — Tanto más, si Dios nos
dio en él un como resumen de lo que es la Santísima Virgen. —
Cuando el Señor elegía a uno para algo extraordinario, lo primero que
hacía era darle o cambiarle el nombre, para que ese nuevo nombre que
Él le daba correspondiese al altísimo fin que destinaba a aquella
persona. — Así cambió el nombre de Abraham..., impuso el nombre
de Isaac... por medio de un ángel, designa a Zacarías cómo se llamará el precursor y le dice que será Juan... El mismo Cristo, al fundar la
Iglesia y elegir entre los apóstoles al que será su cabeza y fundamento, a
Simón, también le cambia el nombre y le llama Pedro. — Ahora
pregúntate ¿qué vale la dignidad e importancia del oficio confiado a
Abraham, a Isaac, al Bautista y a San Pedro, en comparación de la
dignidad y del destino de María? — ¿Quién pudo, pues, darla un
36
nombre digno de esta grandeza sino el mismo Dios?
Nosotros pudimos llamarnos de muchas maneras, y como ahora, por
voluntad de nuestros padres, tenemos este nombre actual, pudimos tener
otro muy distinto. — Pero la Santísima Virgen no fue así..., se llamó María
y no pudo tener otro nombre, porque el mismo Dios no encontró otro modo
mejor de llamarla. — Mira, pues, qué grande y magnífico y sublime es este
santísimo y dulcísimo nombre. — En cierto modo puedes decir que vale tanto
cuanto la misma Santísima Virgen, puesto que a Ella representa. — Por
eso el Evangelio que tan pocas palabras dice de la vida de la Santísima
Virgen, no omite este detalle de tanta importancia, y expresamente dice: «y el
nombre de la Virgen era María». Así dice San Pedro Damiano «que el
nombre de María fue sacado desde la eternidad de los tesoros mismos de la
Divinidad, cuando en el Cielo fue decretada la Redención mediante la
Encarnación del Verbo».
3.° Utilidad. — Deduce de aquí cómo debemos de respetar y venerar
este santísimo nombre y cómo después del nombre de Jesús no hay
otro ni más santo, ni más dulce, ni más útil, para nosotros, que el
nombre de María — Si el nombre de Jesús es santificador, también
santifica el nombre de María si sabemos pronunciarlo con todo el
respeto y amor que se merece. — He aquí por qué después del
nombre de Dios y el de Jesús, es el más popular de todos — Las
madres lo enseñan a sus hijos..., los enfermos y atribulados así la
llaman..., los moribundos, de este modo la invocan... ¡Cuántas Iglesias!
¡Cuántas ermitas en todo el mundo levantadas en honor del nombre de
María!... ¡Cuántos pecadores sólo con esta invocación se han
convertido!... ¡Cuántos milagros efectuados con la invocación del
nombre de María! — No hay nada más dulce a las almas santas, ni
más provechoso a las pecadoras, que juntar esos dos nombres benditos de
Jesús y María y pronunciarlos e invocarlos muy a menudo para
acostumbrarse a sacar de ellos la inmensa utilidad que su frecuente
repetición lleva a las almas. — ¿Lo haces así tú? — ¿Te has
preocupado de estudiar la importancia y la grandeza divina de esta
santísimo nombre? — ¿Lo dices muchas veces con verdadero fervor,
especialmente en las tentaciones, dificultades, contrariedades y
penas de la vida? — ¿Lo tienes sobre todo bien grabado en el fondo
de tu corazón?...
MEDITACIÓN 14
EL NOMBRE DE MARÍA
Si este santísimo nombre no puede sernos indiferente, antes bien debe
interesarnos mucho el saberlo conocer y pronunciar con fervor, es muy
importante el que nos detengamos a examinar y meditar lo que significa. —
Es muy difícil acertar con su verdadero significado... Se dan más de trescientas significaciones del mismo, y fue providencia del Señor el que este
37
nombre significase muchas cosas y muy buenas todas, para darnos a
entender que en la Santísima Virgen se recopilan todas las excelencias y
perfecciones. — De todas estas interpretaciones veamos las más
probables, que son las siguientes:
1.° Hermosa. — Mejor aún «la Hermosura», por excelencia. — Como
si quisiera significar que Ella sola es «la hermosura» y que toda otra
fuera de Ella no existe más que en apariencia. — «Hermosa como la
luna», la canta la Iglesia, porque así como en las oscuridades de la
noche, donde todo es feo y triste, aparece la luz plácida, serena y
bella de la luna, destacando en medio de las tinieblas y brillando más
que todas las estrellas juntas... así María destaca y descuella por su
blanca hermosura y la comunica a todos los que de Ella quieren
participar.
También la dice Tota pulchra. Toda hermosa — fíjate en esa palabra
Toda, esto es, que en Ella no hay nada que no sea hermoso; su cuerpo, su
alma, sus ojos, sus sentidos, su corazón... todo; porque en Ella no hay nada
feo, ni manchado con ninguna cosa que mancille esa hermosura. —
Piensa en lo que el mundo llama hermoso y te convencerás de que no
conoce siquiera lo que es la hermosura. A una belleza corporal, muchas
veces artificial, siempre aparente, pues es algo exterior nada más... a eso
llama hermosura..., con esa hermosura se contenta..., no conoce otra. En
cambio, mira a María y siempre y en todo momento la verás hermosísima,
y Toda hermosa; ¡qué bien, pues, la cuadra este nombre de María, si
María significa eso!
2.° Señora y Dominadora. — Y qué cierto es que es verdadera
Señora — nunca fue esclava, ni sierva del demonio... del pecado... de
las pasiones. Sólo esclava del Señor..., pero por eso mismo Reina y
Señora. — El pueblo cristiano así lo entiende y por eso la llama
Nuestra Señora. — Recuerda cómo es Señora de los ángeles que se
glorían en poderla servir. — Los ángeles fueron muchas veces sus
criados; en la Anunciación, en la huída a Egipto, en la cueva de
Belén...,. en el mismo Calvario, ángeles de dolor fueron a sostenerla
y a llorar con Ella. — Es Señora de los demonios, que la temen al oír
tan sólo su nombre, huyen. — Ante este unto nombre doblan las
rodillas los Cielos, la tierra y los abismos. — El demonio teme a la
Señora, aún más que a Jesús, pues así Dios lo quiso, para que la
humillación fuera mayor y más admirable el triunfo de María. — Es,
en fin, Señora los hombres. — Pero Señora y Reina de Misericordia.
— Jesús ha dividido su reino y su cetro, y, quedándose Él con la
justicia como Juez que es e vivos y muertos, ha dado a María el poder
de la misericordia. — Su Majestad y grandeza no ofende, no aterra,
sino que arrastra amorosa, pero violentamente, aunque sea muy dulce
esta violencia. — Mira si no sientes en ti esto mismo al ponerte a los
pies de esta Gran Señora. — Por eso es Reina y Señora de
38
corazones. — Nadie sino Ella, tiene derecho a mandar en nuestro
corazón. — Examina si es Ella la que realmente manda y dispone
como Señora absoluta de tu corazón.
3.° Mar y estrella del mar. — El mar es el conjunto de todas las
aguas de la tierra y del cielo, que caen por medio de la lluvia y a él van a
parar. Así, dice el Génesis, que al crear Dios la tierra, reunió todas las
aguas en un punto y las llamó el mar. — Del mismo modo sucedió con
María; todas las gracias que el Señor repartió entre todas las criaturas,
ángeles y hombres, las reunió en María... y por eso, es el mar de
gracias, donde se encuentran todas las que queramos buscar.
Del mar se levantan las nubes, que luego caen en forma de lluvia para
fecundar la tierra; así derrama María del océano inmenso de sus gracias,
las que hacen fructificar a las almas en virtud y santidad. Las aguas del mar
son amargas, como fueron amargas las penas del corazón de María,
verdadero mar de amargura, pues sufrió más que todos los corazones juntos
en la Pasión de su Hijo. — Por eso, se la llama Reina de los Mártires; por
haber padecido más que todos ellos. — En fin, es Estrella del mar.
Porque es la luz que guía a los navegantes de este mar del mundo..., del
mar de las pasiones, en el que fácilmente podemos naufragar..., en el que
navegamos generalmente a oscuras, pues en todo instante nos ciega el amor
propio y la fuerza de la pasión dominante. — Ella es la estrella que está
en lo alto para que siempre la podamos mirar..., siempre la podamos
encontrar. — Por eso la colocó Dios tan alto, para que desde cualquier parte
la veamos. — Pero por eso mismo también, no la podemos ver si no levantamos los ojos..., cuanto más los bajes a ver cosas de la tierra, menos la
encontrarás. — ¿Ves, qué bien la cuadra a la Virgen este nombre en todos
y cada uno de estos significados? — ¿Comprendes, pues, por qué sólo a
Ella la conviene nombre tan excelso? — ¿Trabajo por imitarla y tenerla
siempre delante, repitiendo sin cesar este dulcísimo nombre, como el amante
no gusta sino en repetir constantemente el nombre de la persona que ama?
MEDITACIÓN 15
PRESENTACIÓN DE MARÍA
Tan tierno y delicado es este misterio de la vida de la Santísima
Virgen, cuan sumamente práctico por las grandes enseñanzas que encierra
para nuestras almas.
1.° Prontitud en seguir la vocación de Dios. — He aquí una de las
enseñanzas más admirables de este paso. — Contempla a la Virgen niña, de
edad le tres años, desprenderse de sus padres, subir corriendo las
gradas del Templo, sin volver siquiera a vista hacia atrás y ofrecerse al
servicio de Dios en el Santuario. — ¡Qué detalles más divinos! — ¡A los
tres años! — Profundiza bien en esto... Qué prisa se da la Virgen por
consagrarse al Señor! Por un milagro excepcional, María, a esa edad,
tenía todo el uso de su razón, y con esa razón, deliberadamente,
39
dándose cuenta de lo que hacía ¡a los tres años! corre al Templo. — No
tenía ningún peligro en su casa, que era de santos. — No repara en su
tierna edad, en que aún son tan necesarios los cuidados de un padre y
sobre todo de una madre. — No piensa en el dolor que va a causar a sus
padres... ni la preocupa el nuevo género de vida que desconoce. —
Todo eso, son razones de !a prudencia humana... Ella ha oído la voz
de Dios e inmediatamente corre a seguirla ¡cuanto antes mejor! — Todo
le parece demasiado tarde y por eso, sube corriendo las gradas del
Santuario. ¡Qué lección de fervor nos da esta Niña! Compárate con
Ella y mira si así sirves tú al Señor. ¿Qué haces con las inspiraciones
y llamamientos de Dios?... ¿Los sigues con esa prontitud?... ¿Te
arrojas así de ciegamente, sin pensar en nada, así de confiadamente,
sin preocuparte por nada... como María en brazos del Señor, y dejando a
Él el cuidado de todas las cosas? — ¡Cuándo llegaremos a este
desprendimiento de todo..., hasta de nosotros mismos..., de nuestro
modo de ver las cosas..., de nuestro propio parecer..., para obrar sólo
como Dios quiere!...
2.° Consagración de María. — Penetrada en el Templo, se ofrece al
Señor, y a Él se consagra para ser toda suya, y para siempre. — ¡Cómo
haría la Santísima Virgen esta consagración y cómo se complacería el Señor
en ella! — Recuerda las veces que tú también has dicho algo semejante a
Dios... ¡Cuántas veces te has consagrado a Él!... y también le decías
que querías que tu alma fuera toda suya y para siempre. — Pero
¡qué diferencia entre tus palabras y las de María! — Las tuyas
habrán causado más de una vez al Señor gran pena, al ver lo mal que
luego cumplías tu ofrecimiento. — En cambio, ¡qué gloria para Dios la
que se derivaría de este ofrecimiento tan perfecto de la Santísima Virgen,
tan total, y tan perpetuo!
Considera cómo a María la seduce este pensamiento ¡ser de Dios!...
Ya lo era desde el primer instante de su concepción..., nunca dejó, ni
había de dejar jamás de serio..., bien lo sabía Ella, pues no ignoraba la
gracia que había recibido del Señor... y, no obstante, aún quiere, si esto
puede ser, tener más unión con Dios..., ser más de Dios. — ¡Qué
ejemplo para ti! — Tú, que tienes más necesidad que Ella (porque tienes
más miseria) de esta unión, ¡qué poco la estimas! ¡Qué poco la buscas
prácticamente! ¡Qué poco trabajas por adquirirla! ¡¡¡Ser de Dios!!! Que
sea éste tu único pensamiento, tu único anhelo. — Pídeselo hoy le este
modo a María.
3.° La vida del fervor. — De aquí deducirás que al Señor no le
agrada que se le sirva de cualquier modo, sino como la Santísima
Virgen, con fervor — al fervor se opone la tibieza, que es el estado en
el que insensiblemente se cae, cuando no se hacen esfuerzos en la vida
espiritual. — Sólo con hacer las cosas rutinariamente, sin espíritu de
abnegación, de vencimiento, etc..., de la pereza, de la desgana, iremos
40
a parar a la tibieza —. ¡Qué asco y qué repugnancia produce a Dios
la tibieza! Dice que al tibio le arrojará, como se arroja con náuseas un
alimento que no se tolera. — ¡Llegar a causar náuseas a Jesús! —
¡Provocarle repugnancia! — ¡Qué miedo! ¡Qué santo temor debe
causarte este pensamiento! — ¿Estás tú cerca de ese estado?...
¿Vigilas bien tu conducta para encontrarte muy lejos de él? — Mira
mucho el ejemplo de María. — No parece sino que Ella tenía ese
mismo miedo. — Como si Ella tuviera ese peligro, obra con energía,
con decisión, con prontitud, con fervor. — Pues si Ella sin tener ningún
peligro así obró, ¿cómo debemos nosotros obrar? — No es tiempo de
dormirse. — Basta de perder gracias y más gracias de Dios como se
pierden e inutilizan por la maldita tibieza. — Guerra a la tibieza, a la
flojedad, a la rutina para, a imitación de tu Madre querida, llegar a
conseguir de veras que tu alma sea Toda de Dios.
MEDITACIÓN 16
PRESENTACIÓN DE MARÍA
Muy digna de meditarse es la vida de la Santísima Virgen en el Templo,
pues es una continuación de su ofrecimiento al Señor y, por tanto, también
en esa vida podemos encontrar grandes enseñanzas para nosotros.
1.° Vida de oración. — El Templo es llamado con razón casa de
oración. — En todo lugar podemos orar a Dios, pero el Templo es el
sitio propio de la oración. — Por eso María no se contenta con aquella
comunicación que con Dios tenía desde su casa, sino que quiere ir al
Templo a llevar allí una vida más de oración. — Contempla a esa Niña
toda pureza, inocencia, candor, postrada en el Templo y orando y
hablando con Dios, ¡qué trato y qué comunicación tan íntima y tan
mutua de Dios a Ella y de Ella a Dios! — ¡Qué oración más fervorosa!
Examina ante ese ejemplo las cualidades de la oración: humildad,
atención, confianza y perseverancia y recórrelas una por una ante esa Virgencita postrada en tierra y verás qué modelo más acabado de oración
encuentras en Ella. — Después, ponte a su lado, y compara tu oración con la
suya. — ¿En qué se parece? — ¿Te das cuenta de que estás en la
Casa de la oración y que vas al Templo a eso..., a orar, a tratar con Dios y
únicamente a eso? — ¿Sabes orar en compañía de la Santísima Virgen y
tenerla a Ella por verdadera maestra de oración?
San Buenaventura dice que María oraba cada día siete veces al
Señor y en esas oraciones le hacía siete súplicas: 1.°, amarle con todo
su corazón... 2.°, amar al prójimo en Dios y por Dios... 3.°, tener un
odio implacable a todo pecado y a toda imperfección... 4.°, una humildad profunda, y con ella las demás virtudes, especialmente la pureza
inmaculada... 5.°, la gracia de poder conocer al Mesías prometido...
6.°, ser muy obediente a los sacerdotes representantes de Dios, y
dejarse dirigir por ellos para así hacer siempre su divina voluntad... 7.°,
41
que el Señor mandara cuanto antes al Redentor para la salvación del
mundo. — ¿No te parece que también tú debes pedir con preferencia
algo semejante? — Detente ante esas peticiones y verás cómo en todas
ellas encuentras algo que pedir al Señor, a imitación de María...
2.° Vida de santificación. — El templo es también casa de
santificación. — Dios llevó allí a María para prepararla a su altísimo
destino de ser Madre de Dios. — Más tarde Jesús, antes de su vida
pública, también se retirará al desierto..., dejará su casa y se irá lejos del
mundo, para allí tratar más con Dios. — Imagínate la vida de recogimiento interior y exterior junto con la práctica de la mortificación que
llevaría la Santísima Virgen en el Templo. — Es imagen de la vida
interior del alma. — ¡Cuánto nos gusta la vida exterior!... Aunque sea
buena, nos agrada más y creemos que hacemos más por la gloria de
Dios cuando exteriormente trabajamos más, y nos movemos más, y
sin embargo, toda vida de apostolado que no se funde en esta vida
interior, es completamente inútil. — Dios no la bendice y no fructifica.
— Es muy hermoso trabajar por los demás, pero antes hay que trabajar
por nosotros mismos. — Pide a María mucho amor al retiro, a la
soledad, al vencimiento y abnegación propia, a la mortificación..., en
fin, a esa vida interior del alma.
3 . ° Vid a de tr ab ajo . — En D ios y p ara D ios . Siempre lo había
hecho así, ahora en el Templo, especialmente, todo su trabajo iba a
ser para Dios.
Mira también a esta Niña dedicada con afán al trabajo del aseo y limpieza
de las cosas del culto, ¡qué amor y qué devoción no acompañaría a su
trabajo! — Todas las cosas, aun las más pequeñas, que se hacen por Dios,
tienen un valor inmenso. — Nada hay pequeño si se hace en servicio suyo.
— Aprende a elevar a Dios todo trabajo y toda obra de tus manos, para
que así aumentes en amor y en méritos ante Él, sabiendo que nada de
esto quedará sin altísima recompensa.
4.° Tu vida en el Templo. — Recuerda el paso de Cristo arrojando a
los profanadores del Templo... era la suma bondad y amor, y, no
obstante, en esta ocasión, con grande energía, hasta con una santa ira y
encendido celo, a latigazos purifica aquella morada de la oración que
es la Casa de Dios. ¡La Casa de Dios! — ¡Qué bien lo comprendió la
Santísima Virgen! — ¡Qué dignamente supo vivir en ella! — Pero tú
¿imitas siempre a la Virgen cuando estás en el Templo?... ¿O estás
imitando a aquellos que tanto enfado y desagrado causaron al Señor?...
¿No tienes nada que corregir en tu respeto a la casa de Dios, o en tu
modo de hablar con Él? — ¿Haces tus oraciones alguna vez, sin atención, trabajando poco por desechar las distracciones voluntarias que
tengas?...
Piensa, además, en el otro Templo, en el de tu corazón, donde Dios
quiere sobre todo vivir..., hablar contigo y ser adorado de ti. — Si está en
42
los demás templos, es precisamente por morar en estos otros Templos vivos
de las almas, que es donde Él más quiere comunicarse con nosotros. —
¿Sabes retirarte a la soledad del santuario de tu alma y allí conversar
con Dios? — ¿Te portas siempre con la dignidad debida a la morada del
Señor a quien llevas en tu corazón? — Saca de aquí una gran devoción a
este santuario. — Visita mucho a Jesús en sus Templos y Sagrarios...,
pero no olvides y no dejes de visitarle con más frecuencia en tu propio
corazón.
MEDITACIÓN 1 7
PRESENTACIÓN DE M A R Í A
Su Virginidad
No podemos terminar las meditaciones de la Presentación de la Santísima
Virgen, sin dedicar una especialmente a su virginidad, ya que fue en
este día y en este momento cuando hizo su voto de virgen al Señor.
1.° El voto de virginidad de María. — No es dogma de fe que
hiciera este voto. — El dogma sólo nos dice que fue siempre virgen
antes del parto, en el parto y después del parto. — No obstante, la
Iglesia reconoce con sus doctores y Santos Padres, que María se
quiso unir al Señor con este voto. — La tradición nos dice que fue en el
Templo cuando fue presentada a los tres años. — Contempla la
escena como mejor te la puedas imaginar... ¡María en el Templo...,
delante de Dios... y del Cielo entero, que admira atónito este espectáculo! — Los ángeles no saben qué va a ocurrir, pero adivinan algo
grande cuando Dios se detiene a mirar y a contemplar a aquella Niña...
y de repente, la Niña pequeñita, abre sus labios, expresión de su
corazón y pronuncia su voto de virginidad al Señor. — ¡Qué maravilla la de
este voto de María! ¡Qué harían los ángeles! — ¡Qué cánticos entonarían
en loor de aquella benditísima Niña! — Dios... ¡qué haría Dios al
escuchar el voto!... Todo lo que pienses es nada para comprender las
gracias que el Señor derramaría sobre la Santísima Virgen en este
instante. ¡Cuántos pecados de impureza hay en el mundo!... Piensa
cómo habrán ofendido al Señor... ¡Qué pena tan profunda habrán
causado en su corazón!... Sin embargo, mayor fue la alegría y la complacencia de Dios en el voto de María, que puede ser la pena que la
impureza del mundo le cause. — Ella sola fue capaz de darle con este
acto, una gloria que le compensara de toda la que le quitan los
pecadores con sus inmundos pecados.
2 .° V a l o r d e l a v i r g i n i d a d . — D e d u c e d e a q u í lo que será esta
virtud misteriosa para Dios y para María. — Sin consejo, sin mandato
de nadie, sin ejemplo que imitar, María parece adivinar lo que es la virginidad delante del Señor y sabiendo que es su gusto y su gloria, se
abraza decidida a ella. Veía que esta virtud, por lo desconocida que
era, no era apreciada..., que todas sus compañeras y su familia la
43
considerarían como una deshonra..., que el ser virgen le había de
costar grandes sufrimientos, disgustos, desprecios quizá, y..., no
obstante, no duda. — Dios lo quiere y también Ella... todo lo demás lo
deja confiada a sus manos. ¡Qué ejemplo de desprendimiento y generosidad para nosotros cuando nos damos a Dios tan a medias, que si
es necesario un sacrificio costoso, ya se lo regateamos y hasta
llegamos a negárselo!
Pero el Señor preparaba la recompensa. — Nunca queda Dios
atrás... y a la generosidad corresponde con nuevas gracias y favores divinos.
— Parecía que María renunciaba a ser Madre del Mesías..., que esto ya no
sería posible en Ella, como se lo dijo después al ángel. — Y, sin
embargo, el premio de aquel voto de virginidad no fue otro sino
elegirla a Ella y designarla para Madre de Dios. — ¡Qué grande es Dios
premiando! — Pero sobre todo, ¡cuando premia la virginidad y la
pureza! — ¡Qué será esta virtud cuando así arrastra y enamora el
corazón de un Dios!
3.° Tu pureza virginal. — Medita las grandezas de esta virtud para que
deduzcas las gracias que has de dar al Señor al infundirte ese amor a
ella — ¡ser virgen! — Es ser como los ángeles en la tierra..., pero
aún con más mérito, pues los ángeles son vírgenes porque carecen
de carne y por lo mismo, no pueden menos de serlo..., pero tú, con
cuerpo carnal y corruptible..., sujeto a todas las concupiscencias...,
en medio de un mundo corrompido, sobre todo por la impureza..., con
la lucha constante de las pasiones que el demonio levanta alrededor
de ti..., y a pesar de todo..., ser tu alma pura..., ser casta..., ser
virgen..., eso, aunque parezca exageración, es ser más que ángel..., es
ser la imagen de María y el retrato más fiel de su pureza..., es ser
Esposa del Señor.
Hasta ahí llega su predilección, hasta amar a las almas vírgenes
como Esposas suyas..., a las que regala con dones y caricias
divinas..., a las que reserva un premio en el Cielo tan singular que sólo
ellas lo han de gozar..., pues formando la corte de la Virgen de las
Vírgenes, seguirán de cerca siempre al Cordero inmaculado,
cantando el canto de la virginidad que tan sólo ellas han de cantar. —
¡Gloria a la virginidad! — ¡Gloria a María que nos enseñó esta divina
virtud y que tan magníficamente practicó! — Que este entusiasmo por
esta virtud y por María Virgen, nos anime en todas las dificultades,
nos dé fuerzas para llevar la vida de mortificación de penitencia y de
fervor necesaria, para que nuestra pureza, nuestra virginidad pueda
sostenerse lozana, sin marchitarse hasta el fin de nuestra vida. —
¡Qué así sea, Madre mía!
44
MEDITACIÓN 1 8
DESPOSORIOS D E M A R Í A
Desde los tres años vivió María en el Templo hasta los quince, en que
por orden y disposición de los sacerdotes, según la costumbre judía,
fue desposada con San José. — Como en María no hay nada vulgar y
no hay cosa que no nos enseñe a nosotros algo, veamos cómo hay
mucho que aprender, meditar y copiar en este momento de su vida.
1.° Confianza en Dios. — He aquí la primera lección. — Inspirada
por Dios había hecho la Santísima Virgen su voto de virginidad al
Señor..., había renunciado a la misma posibilidad del matrimonio con
ese voto, y todo por ser esa la voluntad de Dios..., ahora los sacerdotes
en nombre de Dios la dicen que la voluntad divina es, que tome un
esposo. — Medita qué hubieras hecho en semejante caso tú. —
¡Cómo nos cuesta ceder de nuestro pensamiento! — ¡Y, sobre todo,
cuando estamos convencidos de que tenemos razón!
Sin embargo, medita en la conducta prudentísima de la Santísima
Virgen. — Nadie más segura que Ella de que su voto de virginidad
era de Dios. — Tampoco podía dudar, de que humanamente hablando, el matrimonio y el voto eran dos cosas completamente
imposibles... ¿Qué hacer?... ¿Guiarse por sí misma?... ¿Empeñarse
en su parecer y despreciar el de los sacerdotes?... Obedece y confía.
Esa es la solución; una obediencia ciega..., una confianza ilimitada
en el Señor... Él lo había hecho... Él ponía dificultades y hasta
contradicciones verdaderas..., a Él le tocaba solucionarlas... ¡Qué
ejemplo tan difícil de practicar y, no obstante, qué hermoso y magnífico y
qué agradable al Señor! — ¿No te pones a discutir, o a dudar o a
juzgar a tu manera las disposiciones o consejos de tus superiores? —
Mira en qué te pareces entonces a la Santísima Virgen.
2.° La unión virginal. — Pero Dios, para quien no hay nada imposible,
buscó la solución de este conflicto, mediante la unión virginal de María
y José. — María no podía quedarse sola, y mucho menos aparecer con
su Hijo, sin estar desposada, pues ignorando el mundo su concepción
milagrosa y la obra del Espíritu Santo, la hubiera tomado por una
adúltera. — La sabiduría de Dios, encuentra el modo de salvar el
honor de María, dándola un esposo y al mismo tiempo conservar su
virginidad con un desposorio virginal. — ¡Qué bien hace Dios todas las
cosas! — ¡Qué infinita es su sabiduría y qué soberana su Providencia!
— Necedad y locura la nuestra cuando queremos que todo nos salga
en la forma, en el tiempo y en la medida que nosotros juzgamos o
queremos, y no confiamos en el desarrollo del plan divino que ignoramos.
Contempla ahora a aquellos dos esposos vírgenes. — San José fue
elegido por los sacerdotes, porque entre todos los aspirantes a la
45
mano de María, sólo Él era virgen; así lo demostró el Señor haciendo
que florecieran lirios y azucenas en la vara que con este fin habían
colocado en el arca de la Alianza. — Sin embargo, no es creíble que
San José hubiera hecho voto de virginidad..., ni siquiera lo conocería...
Por tanto, mira a la Santísima Virgen en el mismo día de su desposorio,
dar cuenta a San José de aquel voto que Ella hiciera al Señor, y
cómo San José admirando la virtud purísima de la Virgen no quiso ser
menos y él también, a imitación de su Esposa, consagró con otro voto
su virginidad al Señor. — ¡Qué pensamiento tan hermoso es éste, el
de creer que el primero que por María hizo voto de virginidad fue San
José!
Desde entonces, comprendió cuál era su destino... ser el custodio y
guardián de la pureza virginal de María. — El Arca de la Alianza tenía
un velo que le guardaba de las miradas curiosas..., ese velo fue imagen
de San José, que así ocultó y guardó el gran misterio que se encerraba
en el Arca del Nuevo Testamento, que era María.
3.° Conclusión práctica. — Afiánzate en la confianza en el Señor. —
Pídele perdón por tus muchas desconfianzas. — No dudes nunca de
que, aunque no veas a dónde van a parar las tribulaciones y pruebas a
que el Señor te somete, aquello es lo que más te conviene. — No te
empeñes en saberlo todo y en conocer con detalles el plan de Dios
sobre tu alma. — Déjate guiar, aun cuando parezca que todo sale al
revés de como tú crees debía de ser. — Mira a San José haciéndose
más virgen, cuanto más se acerca a María; y no olvides que el mirar a
María..., que el acercarte a Ella..., el abrazarla y el unirte con Ella..., será
también para ti fuente de pureza, aumento de castidad, amor cada vez
grande a la virginidad.
MEDITACIÓN 19
LA ANUNCIACIÓN. — LA VIRGEN ORANDO
1.° Cómo ora. — Con santa curiosidad atisba por la ventanilla de la
casa de Nazaret y sorprende a María en su oración. — !Qué espectáculo! — Mírala en su porte exterior, sin exageraciones, ni dramáticas
posturas...; de rodillas..., postrada hasta pegar con su frente en el suelo..., las
manos juntas o cruzadas ante el pecho..., los ojos bajos y modestamente recogidos o levantados para fijar su vista en el Cielo. — Penetra
hasta ver su fervor interior; ¿habrá cabida en Ella para las distracciones, pensamientos inoportunos, cansancios, tibiezas, aburrimientos,
etc., etc.? — Mírala bien, es tu Maestra de oración..., los ángeles se
pasman y asisten regocijados a la oración de María. — Dios se
complace en Ella, y se comunica a Ella, con un aumento de gracias...,
de beneficios y concesiones que hace al mundo por la oración de
María. — Y tú ¿no aprenderás a copiar en ti algo de este fervor de tu
Madre?...
46
2.° Qué ora. — Jesucristo más tarde nos enseñará que hemos de
pedir «el reino de Dios y su justicia», y esto pide María..., que venga ya
el Salvador..., que envíe Dios al Mesías..., que acelere cuanto antes la
hora de la Redención..., tanto, tanto lo pide, que Dios complacido no lo
puede negar..., y por la oración de María, acelera y adelanta la hora. —
Recuerda las Bodas de Caná. — También allí dice Cristo «aún no ha
llegado mi hora», pero por la intercesión de María se adelanta y hace el
milagro. — Piensa en Dios cambiando su plan y adelantando la hora de
enviar a su Hijo..., la de manifestarse en Caná públicamente con su
primer milagro..., la de redimir al mundo en la Cruz..., la de resucitar tan
de mañana el domingo de Resurrección, y todo..., porque María lo
pide con su oración...
3.° Por qué ora. — Porque la oración no es sólo útil, sino
necesaria. — No tenía Ella necesidad para sí —ni la tuvo Cristo— y,
sin embargo, la oración de Jesús y la de María es sin intermisión. —
La primera vez que hablan los Evangelios de María, la presentan
orando... y en la oración, recibe la visita del ángel...; la última vez
que la mencionan los evangelistas, es para decirnos que en el Cenáculo
era Ella la que enseñaba a los apóstoles a orar, y a prepararse para
recibir con la oración al Espíritu Santo. — María comienza su historia
orando y la termina orando. — ¡Qué ejemplos te pone Dios para
imitarla! — Además, con la oración se prepara para ser la Madre del
Mesías, y por eso, en medio de la oración, recibe la visita del ángel.
— Toda la obra de la Encarnación está relacionada con la oración de
María.
4.° Tu oración. — En presencia de este sublime modelo piensa: a)
Lo necesaria que es para ti la oración; las pasiones, los pecados, las
imperfecciones y miserias propias, te recuerdan esto sin cesar. — b)
Los frutos que tú podrías conseguir si fueras alma de oración..., la
comunicación con Dios y el gusto de las cosas espirituales..., la
misma perfección y santidad de ahí depende. c) Cómo oras y cómo
debes de orar si te comparas con María..., falta de fervor..., atención
interna y externa..., tus cansancios y rutinas..., pretextos para dejarla
o acortarla quizá, cuando más falta te hace. — d) Examina tu oración
vocal cómo rezas el Oficio Parvo..., la coronita, el Rosario..., tus
oraciones marianas, etc.
Pide para ti un gran espíritu de oración; y para el mundo, que por la oración
de las almas buenas dé el Señor vida, y forme muchos hijos de María.
MEDITACIÓN 20
LA ANUNCIACIÓN. — RETIRO DE MARÍA
1.° La vida de recogimiento. — Es la vida que renuncia a todo lo
exterior, no usando de ella más que lo indispensable para vivir
interiormente. ¡Qué desconocimiento práctico hay de la vida interior!
47
¡Cuánta confusión de ideas al creer que todo consiste en hacer y
trabajar mucho, aun con buen fin, pero exteriormente, no dando
importancia a la vida verdadera del alma que es la vida interior! —
Nunca será fructuosa una obra exterior, ni para ti. ni para los demás,
si no está bien basada en la vida interior. — Nadie da lo que no tiene,
y ¿cómo vas a dar vida, fervor, santidad a otros si no la tienes para
ti? — Dios se comunica a las almas sólo en el retiro, en el recogimiento. — Su voz, dice la Sagrada Escritura, es como el «silbo de
la aura tenue» y si hay mucho ruido de cosas exteriores..., esa voz no
se oye. — Por eso, nadie más interesado en alborotar con esos
ruidos que el demonio, para que no se oiga la voz del Señor. — En
fin, la virtud no crece sino como las plantas de invernadero, bien
protegida de la atmósfera exterior, que es muy fría y heladora. —
Nunca la virtud criará canas en el bullicio del mundo.
2.° El modelo de María. — ¡Qué amor al retiro de su casita! — Nadie
la ve, ni se da cuenta de lo que hace..., pero Dios se complace en
aquel recogimiento, y allí la va a buscar. — El ángel no se la aparece
en las calles, en las plazas, ni siquiera en el Templo públicamente, sino
en la soledad, en el retiro de Nazaret. — Allí es donde siente que es
más toda de Dios, y Dios todo de Ella. — Allí, sin testigos, es donde
tienen lugar las grandes e íntimas comunicaciones entre Dios y Ella.
— Allí se efectúa el gran misterio de la Encarnación. — Su retiro es
perpetuo. — Si sale de su casa es por caridad, como en la Visitación...
o por espíritu de obediencia, como al ir a Belén, Egipto, al templo de
Jerusalén, etc... Nunca emprende viajes por puro recreo, por
pasatiempo.
Contémplala en la calle y observa su recogimiento interior, manifestado en la modestia de sus ojos y de todos sus ademanes. — Asiste a
las visitas que hace por verdadera necesidad. — ¡Qué conversaciones y qué palabras salen de su boca! Persuadida de que es
Templo de Dios, no se disipa con el trato social, sino que aun en
medio del mundo, no abandona su retiro interior. — Finalmente,
mírala en las ocupaciones de su casa aun en los días de ahogo, de
mucho trabajo, cómo sabe santificarlo con la presencia de Dios, que
ni por un momento pierde... y así todo en Ella contribuye más y más a
aumentar su intensísima vida interior.
3.° Tu recogimiento. — ¿Has aprendido a conversar con Dios en la
soledad del santuario de tu alma? — Examina tu vida interior y
exterior, y mira si ésta se derrama de tal manera hacia fuera, que sea
a costa de la otra. — Detente a considerar tu amor y afición a tu casa,
a tu retiro o a la calle. Considera tus visitas y conversaciones en
ellas... ¿Son frívolas?... ¿Contra la caridad?... ¿Disipadas?... Tu recogimiento en todas partes y en todo momento..., en amistades..., diversiones y pasatiempos... Mira, qué importancia das al día de Retiro
48
mensual..., al retiro de los Ejercicios... ¿Deseas que llegue ese tiempo
santo?... ¿Lo aprovechas para crecer más cada día en tu vida
interior?...
Fomenta y aumenta lo que en esta materia encuentres en tu conducta de bueno. — Corrige enérgicamente lo defectuoso... examina muchas
veces el aumento o disminución de tu vida interior.
MEDITACIÓN 21
LA ANUNCIACIÓN. — LA EMBAJADA DEL ÁNGEL
1.° El Ángel ante María. — El Ángel de la Encarnación, es uno de
los espíritus más grandes y hermosos que rodean el Trono de Dios.
— Contémplale tan magnífico, tan sublime, tan brillante y encantador,
que al decir de muchos nos parecería el mismo Dios. — Considera la
importancia de la embajada que lleva a María y la dignidad de la misma,
cuando el Señor no se la encarga a un hombre, como lo solía hacer en
otras ocasiones, en que fueron sus embajadores Moisés, Elías, Eliseo,
los profetas y patriarcas, etc..., sino que es un ángel y de los más
elevados el que envía a la Santísima Virgen. — Así convenía que la
que era más que ángel por su original pureza, fuera visitada por un
ángel del Señor. — Y ¡cómo la visita! — Entra el Ángel en la
habitación de María y la ofrece sus respetuosas reverencias — él que
nunca se había postrado más que ante el trono de Dios... ahora se
postra ante las plantas de María — ¿qué vería el Ángel en Ella? —
Acostumbrado a ver las maravillas del Cielo... ¿qué podría ver de
maravilloso en la tierra?... Y, sin embargo, al ver a María, queda asombrado, lleno de pasmo y admiración. — Después de la belleza y hermosura de Dios nunca, ni en el mismo Cielo, había él visto algo semejante a aquella Virgen escondida en su retiro de Nazaret. — Y el
mundo no la conocía..., y es que para conocerla, hay que mirarla con
ojos de ángel, no con ojos de tierra.
2.° El saludo. — «Dios te salve, la llena de gracia!»... «El Señor es
contigo y bendita eres entre todas las mujeres». — Es fruto de esta
admiración... es una explosión de entusiasmo..., cada frase viene a
ser un desahogo de cariño y de amor. — ¡Cuánto ama el Ángel a
María!... Parece que no acierta a acabar su saludo de alabanza. —
Esas palabras, en boca humana, hubieran parecido una adulación
ridícula y desde luego una apasionada exageración: pero ¿qué decir
de las palabras de un Ángel que no puede adular, que no puede
mentir, ni exagerar? — ¿Qué será María?
3.° La Embajada. — El Ángel expone su objeto: la Concepción y el
Nacimiento de un hijo que será el Mesías. — Pide a María su consentimiento. — Toda la creación, los hombres, los ángeles..., el mismo
Dios habla ahora por boca del Ángel. — Todos esperan con anhelo,
con impaciencia, la respuesta de María...; momento sublime,
49
grandioso..., de esa palabra pende la Redención..., la salvación de la
humanidad. — El Ángel va delineando la figura del Mesías..., se
llamará Jesús..., será el Santo de los Santos..., será el Hijo del
Altísimo, y a la vez el Hijo de María. — ¡María será verdadera Madre
de Dios! — Por vez primera se oyen en este paso, los deliciosos
nombres de Jesús y de María. — Ésta, ha sido hasta ahora la
doncellita humilde y escondida de Nazaret. — Desde este momento
será María, la Madre de Jesús. En esta embajada del Ángel, se
encierra toda la fe, todos los deseos, todas las esperanzas de la
humanidad; asimismo todas las grandezas y todas las riquezas de
gracias de que María se veía colmada desde su Inmaculada
Concepción. — Eternamente memorable será la embajada del Ángel a
María.
4.° Tu presencia ante María. — ¿Te presentas tú ante Ella con ese
entusiasmo, fervor y cariño como el Ángel?
¿Sabes estudiar, apreciar y reverenciar como él a tu Madre? — El
Ángel una vez..., tú muchas veces puedes conversar con María. — ¿Lo
haces así, viviendo constantemente en su presencia..., haciéndolo todo
con Ella y por Ella? — Piensa en las embajadas que Dios a ti también te
envía por medio de sus ángeles..., el de tu Guarda..., de tus superiores...,
de la Virgen..., a veces Él mismo directamente... ¿Cómo recibes estas
inspiraciones, llamamientos, toques al corazón?...
Pide a Dios ojos de ángel para conocer y estudiar bien a tu Madre...,
para amarla con locura..., para vivir siempre para Ella. — Pídele deseos
de cooperar a la gracia, recibiendo sus inspiraciones con espíritu de fe,
vengan de donde vinieren y procurando seguirlas en todo. — Invoca al
Ángel de la Anunciación y al Ángel de tu Guarda.
MEDITACIÓN 22
LA ANUNCIACIÓN. — EL AVE MARÍA
1.° Ave. — Es la palabra de saludo afectuoso, pero el Ángel la
emplea en sentido de parabién y enhorabuena. — La Iglesia nos dice
en sus himnos que es lo contrario de Eva, para indicarnos que así
como por Eva nos vino la muerte, por María nos vendrá la vida. — En
este sentido la enhorabuena del Ángel debe extenderse a toda la
humanidad. — Da a María la enhorabuena por este paso de su vida, y
dátela a ti, pues por Ella en este día, tu alma ha sido hecha hija de
Dios...
2.° Llena de gracia. — Y bien llena — a todos los demás santos y
aún a los ángeles se les dio por partes... sólo a María, la plenitud y
totalidad de la gracia. — En esta plenitud se había de diferenciar de
las demás criaturas. — Sería necesario conocer lo que es la gracia
para entender estas palabras del Ángel. — Piensa lo que es la gracia
para los demás..., es un ser divino, algo de Dios, que se comunica al
50
hombre para divinizarle, pues realmente le da el título de hijo de Dios
y le confiere el derecho de heredar del Padre Eterno..., pues si es hijo
de Dios, es heredero del Cielo. — Ahora piensa, si esto hace la
gracia en los demás y así los santifica y diviniza..., ¿qué haría en la
Virgen, al darla la plenitud total y completa de la misma? Si Ella la
tiene toda, a Ella hay que acudir, si queremos participar de la gracia.
— Mas si estaba ya llena ¿cómo pudo aumentar en su vida la
gracia?... Es un misterio. — Un vaso lleno, ya no admite más agua;
pero para Dios no hay imposibles. — Dios pudo dilatar y aumentar en
cada momento ese vaso preciosísimo de su alma, y así, estando
siempre lleno, pudo siempre aumentar la gracia que encerraba.
3.° El Señor es contigo. — Esto es, más contigo que conmigo, diría
el Ángel... y más que con todas las criaturas. — Está contigo poseyéndote totalmente. — No hay nada en María que no esté poseído y
no sea de Dios. — También Dios está con nosotros..., pero ¡qué a
medias! — No dejamos a Dios que nos domine totalmente como
María. Además, contigo, siempre, desde la eternidad. — En ti
pensaba y contigo se deleitaba, aún antes de crear alguna otra cosa.
— Contigo para siempre, y por eso quiere, unirse tan íntimamente
que seas tú su Madre y El sea tu Hijo. — Piensa cómo Jesús quiere
también esto contigo y para eso te busca y te llama y se une a ti por
la gracia y más íntimamente por la comunión...
4.° Bendita entre las mujeres — Porque así como por una mujer
entró en el mundo el pecado, por ti entrará la gracia y la redención. —
Todas las generaciones recordarán a Eva para maldecirla..., todas te
recordarán a Ti para bendecirte. Aquella fue la mala madre, la
madrastra que dio muerte a sus hijos... María la verdadera Madre,
que nos da con amor la vida. — La humanidad entera reconcentró
contra la mujer todos sus odios; la trató con desprecio y crueldad. —
María es la que rehabilita y ensalza de tal modo a la mujer, que llega
a ser la criatura más elevada y la que ocupa el puesto más alto en el
Cielo...
5.° Bendito el fruto de tu vientre. — Palabras, no del Ángel, sino de
Santa Isabel, pero tan ligadas a las del primero, que la Iglesia las
junta en una sola oración. — Palabras gloriosas para María, porque
dicen lo que es y será su Hijo. — Al fin, si Ella será dichosa y bendita
por todos, será por su Hijo. — En ese fruto bendito, encontraremos
todos, la salvación. — Eva nos perdió, dándonos el fruto del pecado.
— María nos salvará, dándonos ese fruto de santificación que se
llama Jesús...
Reza siempre con mucha veneración el Ave María. — Cuida de su
rutina en el Rosario, etcétera... No olvides de saludar a María en el
Ángelus. — Siempre que lo reces, acuérdate de este grandioso misterio
de la Anunciación y pide a María que te llene de gracias, que el Señor
51
también quiera estar contigo y así que te haga partícipe de su dicha y
bendición eternamente.
MEDITACIÓN 23
LA ANUNCIACIÓN. — CONDUCTA DE MARÍA. —
SU HUMILDAD
1.° La turbación. — A las palabras del Ángel contesta María con su
turbación. — Mírala, encendido el rostro por el carmín de la vergüenza..., escucha el latido nervioso y apresurado de su corazón..., penetra en su disgusto profundo, íntimo..., parece que se pregunta a sí
misma, asustada, y esto ¿a. qué viene? — El Ángel la había dicho la
verdad, pero la había herido en su humildad. — Más tarde reconocerá
Ella públicamente la certeza de las palabras del Ángel, y aún repetirá
que todas las generaciones la llamarán «Bienaventurada»..., pero no
para engrandecerse, sino para alabar a Dios. Más ahora es Ella...
Ella misma el objeto de la alabanza, y por eso, naturalmente,
espontáneamente, se asusta y se sobrecoge..., se pone en guardia
como esperando una tentación..., como si Ella, pudiese pecar. —
Acude con el Ángel a tranquilizar a María, y dila: «No temas, si Tú no
tienes por qué temer, ni asustarte ante las alabanzas..., pero, sin
embargo, bien está que te turbes y te asustes para enseñarme a mí la
manera de recibir las que me den los hombres; enséñamelo prácticamente, Madre humildísima»...
2.º Grandeza de esta humildad. — Penetra y considera lo inmensa
que es esta humildad, precisamente en este paso. — Se concibe la
humildad de María en Belén, rechazada por todos... en Egipto,
huyendo de sus enemigos... en Nazaret, ignorada y escondida en
aquella casa de artesanos pobres y casi miserables..., en la Cruz,
siendo la Madre de un ajusticiado... pero, ahora, ¡visitada por un
Ángel!..., ¡buscada por Dios que la pide su consentimiento y se queda
esperando la respuesta!... ¡Alabada y enaltecida hasta la altura más
grande!... ¡Qué humildad más inconcebible!
Mucho menos fueron elevados Adán en el Paraíso y los ángeles malos
en el Cielo... y, sin embargo, se desvanecieron con la soberbia y cayeron
en el abismo. — Pero María sabe que lo que la dicen es de parte de
Dios..., que es un Ángel que no puede mentir, y por lo mismo que es verdad todo lo que dice, lejos de envanecerse..., se turba y humilla más y
más. — ¡Qué grande, qué simpática, qué atrayente es María por su
humildad! — Qué bien sabe Dios buscar la reparación del pecado que
empezó por la soberbia, por medio de esta profundísima humildad.
3.° Humildad verdadera. — La humildad no es apocamiento; nos
hace pequeños ante nuestros ojos..., pero grandes, muy grandes a
los ojos del Señor. — Así María, nunca fue más grande a los ojos de
Dios que en esta ocasión. — Pero, al fin, la humildad no es de
52
cobardes y ruines, sino de fuertes y de magnánimos. — Mira a
María... turbada, anonadada, ante las palabras del Ángel..., pero
conserva su juicio sereno, tranquilo, y... estudia, piensa y obra con
decisión. — Eso es la verdadera humildad: conocer la voz de Dios,
someter su juicio y propio parecer a ella y seguirla. Y esto, aunque
cueste como a María — bien sabía los sufrimientos, dolores y
espadas agudísimas que atormentarían su corazón... y, no obstante,
se decide a aceptar la propuesta del Señor. — Humilde pero
magnánima, viril, valiente. — Ése es el fruto de la humildad.
4.° Tu humildad. — ¿Eres tú semejante a María, en la humildad y en
la generosidad del sacrificio? — ¿No buscas halagos, sonrisas, palabras humanas? — ¿Buscas lo último, lo penoso, lo humillante? —
Cuando Dios te lo da ¿al menos te conformas... o protestas y deseas
evitarlo? Piensa mucho en tu nada, pues así como Dios sacó de la
nada las grandezas de la creación..., del conocimiento de tu nada,
brotará tu grandeza. — Conoce a Dios, que es el todo; conócete a ti,
que eres nada, y la conclusión será la humildad.
Ejercítate en actos de humildad interior y haz muchos actos de humillación exterior. — Agradece y ama a quienes te ayudan a humillarte con
desprecios, burlas, etc...
MEDITACIÓN 24
LA ANUNCIACIÓN. — LA PUREZA VIRGINAL
1.° Reparos de María. — A las palabras del Ángel María contesta
con un reparo, que es un temor. Eva en el paraíso teme al comer el
fruto prohibido, pero no teme al pecado, sino al castigo de la muerte.
— María, al contrario, lo único que teme al oír al Ángel es faltar a la
palabra dada a Dios. Su temor es justo, racional, santo, inspirado en
el amor de Dios y a la virtud. — ¿Son así tus reparos cuando oyes la
voz de Dios..., o son inspirados por el amor propio que se resiste a
someterse a esa voz divina?
2.° La virginidad. — ¡Qué amor a la pureza virginal! — Se ofrecen a
María glorias inauditas, grandezas inefables... de parte de Dios... por
boca de un Ángel... y, no obstante, no se alucina... piensa en su virginidad, y entre la dignidad de ser Madre de Dios y el sacrificio de su
virginidad no duda — prefiere la gracia que la santifica, a la gracia
que la ensalza y sublima — ¡qué maravilla! — Detente a contemplar
en silencio este amor de María a su virginidad... y deja al corazón que
se expansione en afectos de admiración a tu Madre. — Recuerda su
voto hecho a los tres años..., la fidelidad con que siempre le guardó y
la prueba a que ahora la somete Dios... y cómo la Virgen prudente,
humilde y castísima, triunfa de todo, sacando siempre victoriosa su
virginidad. — Con razón Dios, se enamora de María aún más,
viéndola tan pura y tan virgen... y lo que Ella cree ser un obstáculo,
53
es precisamente lo que más arrastra a Dios para elegirla como
Madre. — Por ser virgen, por eso es la Madre de Dios.
3.° La Encarnación por la virginidad. — Penetra en tan sublime
pensamiento y contempla a Dios trazando los planes de la obra
grandiosa de la Encarnación a base de la virginidad. — La Redención
del hombre tenía dos dificultades insuperables, como ya hemos dicho
en otra parte..., recuerda lo que entonces meditabas que humanamente no era posible la Redención, porque toda la humanidad no
podía satisfacer por el pecado..., era necesario que lo hiciera Dios,
pero Dios tampoco podía hacerlo, pues Dios no puede sacrificarse,
inmolarse, padecer, ni morir por el hombre; divinamente tampoco era
posible. — Pero Dios busca la solución. — Hacerse hombre y así
tener ya un cuerpo para sufrir y morir. — Mas este cuerpo, no podía
formarse como los demás, porque nacería manchado como todos
nacen; sería un cuerpo concebido en pecado y a este cuerpo no se
podía unir el Hijo de Dios. — La solución de este conflicto es María
Inmaculada, sin mancha en su concepción y María Virgen, siendo
Madre sin detrimento de su virginidad. — Así, Jesús virgen, santo y
puro como Dios, también lo será como hombre: porque su Madre
también será santa, pura y virgen. — La Encarnación por la Virginidad. — ¡Qué hermosura y qué belleza la de esta virtud!
4.° Preferencias de Cristo. — El Señor tuvo un amor tan grande de
preferencia a la virginidad, que la dedicó una de sus Bienaventuranzas..., tuvo un discípulo amado y fue... el que era virgen; a él le
confió el tesoro de su Madre en la Cruz, como único digno por su
virginidad de guardar a la Virgen de las vírgenes. — Se quedó en la
Eucaristía y dio a los sacerdotes potestad sobre su Cuerpo y Sangre,
pero prefirió que su sacerdocio fuera virgen — eligió almas predilectas para Esposas suyas y éstas son... las vírgenes — en fin,
reservó un premio especial que consistiera en acompañar al Cordero
a donde quiera que fuera, y en cantar un cántico nuevo que nadie
sino ellas podrían cantar, y éstas son... las almas vírgenes
5.° Tu virginidad. — Piensa mucho en la gracia tan inmensa que
Dios concede a las almas que llama al estado de virginidad. — Si tú
eres una de ellas, penétrate bien de ella y procura ser muy agradecida. — Demuestra este agradecimiento en obras, principalmente
cuidando, ante todo, de la modestia interior y exterior que necesariamente ha de acompañarla, y esto llevarlo hasta la exageración, en
miradas, curiosidades, posturas, vestidos, etc... Segundo, fomentando en ti la humildad, base de la castidad... Muchos por su soberbia
han caído después en pecados impuros. — Del mismo modo fomentarás la mortificación y penitencia, que son esenciales en esta virtud...
Con tal de conservarla intacta y lozana, todo sacrificio ha de parecerte nada. — En tercer lugar, pide mucho a la Virgen que la imites,
54
en especial en su amor a la castidad virginal... y, en fin, que te ayude
para trabajar con Ella por contribuir a establecer y dilatar en la
medida de tus fuerzas por todo el mundo, el Reinado sublime de la
pureza.
MEDITACIÓN 25
LA ANUNCIACIÓN. — LA ESCLAVA DEL SEÑOR
1.° Respuesta de María. — Represéntate la escena y asiste a ella
en espíritu todo lo más cerca posible..., el Ángel ha terminado ya su
embajada; ha cumplido su misión y guarda silencio..., espera la
respuesta de María. — Mira al universo todo... al mismo Dios, en este
momento solemnísimo..., ¡qué espectáculo más emocionante! —
Acércate a María y suplícala que no retarde la respuesta..., dila que
todos los hijos, infelices hijos de Eva, que hemos nacido esclavos del
pecado, esperamos su palabra de redención y de gracia..., que el
mundo todo y el mismo Cielo, están en suspenso esperando su
respuesta. — Y, efectivamente, el silencio se rompe... María va a
hablar..., el Ángel tiembla de emoción... María se ha postrado en
tierra, y del fondo de su alma han brotado estas sencillas y sublimes
palabras: «He aquí la esclava del Señor»...
Ahora es el Ángel el que se turba; con todo su entendimiento angélico,
no acierta a comprender tanta humildad, tanta santidad. — La Reina de
todas las Reinas, la Señora del Cielo y de la tierra, la bendita entre todas
las mujeres..., es una esclava..., y Ella lo reconoce, lo cree así, no se
avergüenza, no lo oculta. — Ella misma, a la faz de todo el mundo lo
proclama, y parece tener gran empeño en que sepamos que con toda su
grandeza es siempre la esclava del Señor. — Entra en el Corazón del
mismo Dios, ¿qué sentiría Dios al ver esta conducta, al escuchar estas
palabras?...
Si a los humildes y pobres de espíritu llena de sus bienes, ¿qué haría
con aquella su esclavita?... Con qué gusto la diría: ¿Tú te haces esclava?
Yo te hago Reina... y mandaría a todos los ángeles del Cielo que la adorasen en aquel mismo instante como a tal. — Haz tú lo mismo y adora
tanta grandeza en tan profunda humildad.
2.° Esclavitud verdadera. — Mas no te detengas en esta esclavitud
de palabras. — Tú también has dicho a Dios palabras de ofrecimiento, de entrega, de esclavitud a Él, pero, luego... ¿cómo las has cumplido? — Mas en María no es así..., dice lo que siente y obra como
dice..., por eso añade «hágase en mí según tu palabra».
Medita mucho y saborea toda la significación de esta palabra hágase
que es la fórmula de la verdadera esclavitud. — Soy esclava y por eso no
tengo nada, ni puedo querer nada, fuera de Dios. — Todo ha de venir del
Señor, nada de la esclava. — Por tanto, esa palabra supone una
renuncia total, completa, perfecta, absoluta de su ser... Ni voluntad, ni
55
libertad, ni querer nada, sino sólo lo que Dios quiera y disponga... ¡Qué
esclavitud!
Pero aún más, esa esclavitud no se ha de detener ni aún ante el
sacrificio por muy grande y doloroso que sea. — María, en este paso,
obra conscientemente, esto es, dándose perfecta cuenta del paso que va
a dar..., obra sin precipitación..., piensa, discurre, objeta al ángel, pone
sus razones y sus soluciones, etc..., luego señal clara de que obra con
todo conocimiento de causa; por tanto, conoce ya desde ahora todo lo
que ha de sufrir, si ha de ser Madre de Dios..., sabe que la aguardan
tormentos que la harán la reina de los mártires..., que será un verdadero
mar de amarguras, y, no obstante..., sabe que es esa la voluntad de Dios
y le basta. — Hasta que conoce claramente lo que Dios quiere, pone
reparos, pero cuando ya sabe el deseo de Dios, no tiene más que una
palabra: Hágase. — Recuerda las palabras de Cristo en su Pasión,
también dice «hágase tu voluntad y no la mía». ¿No es lo mismo que el
«hágase» de la Virgen?... ¡Qué coincidencia entre el Hijo y la Madre! —
Esta es la esclavitud, esta es la santidad, esta es la única solución que
puedes encontrar a tu amor propio. — ¿Eres tú así? — ¿También tienes
tú el hágase práctico, sobre todo cuando el amor propio se rebela? Pide
a María que la imites en el cumplimiento de esta palabra.
MEDITACIÓN 26
LA ANUNCIACIÓN. — LA MADRE DE DIOS
1.° El «Fiat» omnipotente. — Pero este «hágase» de la esclavitud
de María es también la expresión práctica de su omnipotencia. —
Apenas pronunciado, el Espíritu Santo, como lo dijo el Ángel, la cobijó con su sombra protectora y llevó a cabo la obra de la Encarnación; en aquel momento se efectuó lo de «el Verbo se hizo carne» y
comenzó a habitar entre nosotros. — ¡Oh palabra de poder inmenso!
— La pronuncia la omnipotencia de Dios, y brotan de la nada los
mundos. — La dice María en el abismo de su humildad y aún obra
más maravillas que el Creador. — Aquel fiat saca de la nada las
cosas. — Este fiat saca al mismo Dios de su Cielo..., de su eternidad..., para que, sin dejar de ser Dios, comience a ser hombre. —
Contempla a la Santísima Virgen y mira al Espíritu Santo cómo organiza en la inmaculada sangre de María el cuerpo de Jesucristo, para
que ese cuerpo y esa sangre que toma de la Virgen, fuera la materia
del sacrificio que para redimir al mundo ofreciera más tarde en la
Cruz. — Adora tan augusto misterio, da las gracias a Jesús y a María
por él.
2.° La divina maternidad. — Y María, en este instante, queda
convertida en verdadera Madre de Dios. — Dignidad altísima y maravillosa. — Es infinita, porque infinita es la dignidad de su Hijo. Es un
parentesco real y físico con el Hijo de Dios. — Desde este momento,
56
Dios está en María, no en imagen, no con su gracia, sino con su
persona misma divina; hay entre Dios y María una verdadera
identidad en cuanto que la carne y sangre de su Hijo, son carne y
sangre de María. — Es la unión más íntima y sublime que puede
darse entre una criatura y Dios. — Por ella María, al ser Madre de
Dios, adquiere la más alta autoridad..., la autoridad de mandar a su
Hijo..., adquiere el más alto privilegio..., el de un derecho especial al
amor de su Hijo... y a recibir de El todos los bienes de gracia y de
gloria con el poder de comunicarlo a los demás.
En esta maternidad divina se funda la verdad de que Ella es nuestra
Mediadora — y una Mediadora omnipotente — porque participa por
gracia de la omnipotencia que Dios tiene por naturaleza y, además, es
por esta maternidad la dispensadora de todas las gracias, ya que se ve
claramente que Dios no quiere comunicarse a los hombres directamente,
sino por medio de María, como lo hizo en la Encarnación. — Magnífica,
sublime y divina esta maternidad; nunca llegaremos a sondear toda su
profunda y altísima magnificencia. — Dios puede crear más mundos, más
ángeles, otros seres infinitamente más perfectos, pero no puede hacer
una Madre mayor que la Madre de Dios.
3.° La vida de la Madre de Dios. — Era una vida en este tiempo de
íntima unión con Dios — según el cuerpo y según el alma. — La vida
íntima de Madre e Hijo. — Una sola vida. — Un mismo latido en
ambos corazones. — Qué recogimiento tan intenso y tan profundo
para reconcentrar toda su vida en su Hijo. — Todo lo que hacía era
con Él y por Él; veía con los ojos de su Hijo; amaba con su corazón;
sus gustos eran los de El. — De ahí que fuera una vida de los más
íntimos, puros y perfectos sentimientos de amor y gozo hacia Dios a
quien encerraba en su seno. — Si el Cielo consiste en la posesión de
Dios, María ya gozaba entonces de esta posesión aún más íntima...,
aún más perfecta que la de todos los ángeles y bienaventurados en la
gloria. — Era, pues, una vida toda divina, toda gloriosa, toda
santificadora por la unión con su Hijo.
4.° La Madre de Dios es mi Madre. — Pero también tenía unión
conmigo. — Dios quiso que su Madre fuera también mi Madre y me
amó ya desde entonces como tal. — Ella deseaba entonces ardientemente que su Hijo ya naciera y redimiera al mundo pensando en mí.
— Ella quería ya entonces, lo mismo que ahora, tenerme a mí como a
verdadero hijo — como a su Jesús — que yo me uniera con Ella,
como estaba Jesús, para que yo como Jesús... participara de aquella
vida. — Qué dicha la mía — tener una Madre que ha merecido ser la
Madre de Dios! — Por Ella adquirimos un parentesco con Jesús. —
Jesús y yo somos hermanos. — Piensa mucho en esto y. agradece
estas maravillas de amor a la Madre y al Hijo.
Imita a María en esta maternidad divina uniéndote íntimamente como
57
Ella a Jesús. — Haz práctica esta unión, uniéndote antes con la Santísima Virgen para vivir completamente esta vida. — Procura que tu alma
sea hija verdadera, de palabra y de hecho de tan gran Madre.
MEDITACIÓN 27
LA ANUNCIACIÓN. — LA ESCLAVITUD MARIANA
1.° Concepto de esclavitud. — Debo penetrar bien en el significado
estricto de esta palabra. — El esclavo es un ser que depende de otro
de tal modo, que todo lo que es y todo lo que tiene no le pertenece a
él, sino al dueño que le posee. — No dispone de nada ni de nadie, ni
de sí mismo. — Carece de libertad..., no puede hacer sino lo que el
amo le ordena. — Carece de voluntad..., no puede querer o no
querer, sino acomodando sus deseos a los de su señor. — Carece de
personalidad... más que persona es una cosa... El amo puede hacer
de él lo que le plazca..., venderle a otro dueño..., regalarle..., castigarle aun sin razón... matarle aunque sea por capricho..., nadie podrá
pedirle cuentas de lo que ha hecho el señor con él..., es su esclavo,
puede hacer de él lo que se le antoje.
Esta esclavitud hecha de un hombre a otro hombre es brutal, indigna,
degradante, prohibida por Dios, abolida por Cristo... Pero si se hace a
Dios y el hombre se esclaviza voluntariamente a Él, es lo más grande, lo
más digno y hermoso que se puede dar. — Es la práctica perfecta de la
más profunda humildad cuya fórmula es esta: «Todo es de Dios, nada
mío»; luego «todo para Dios, nada para mí». — Y así mi cuerpo con sus
sentidos, mi alma con sus potencias — todos los actos y movimientos de
mi ser, sensaciones, pensamientos, afectos, amores... si hablo, si callo,
si río, si sufro, si ando, si duermo, si oro, si como... todo por Dios y para
Dios — ¡sublime esclavitud! — es la más alta santidad. — Cuanto más
viva yo y obre yo independiente de Dios, más faltas y más imperfecciones habrá en mí. — Cuanto más viva Dios en mí y obre Él conmigo,
más perfección tendré.
2.° Esclavitud de amor. — La razón de todo esto es que, esta
esclavitud no es forzada sino voluntaria y amorosa. Dulce tirano es el
amor, pero es tirano que esclaviza. — Por eso si es desordenado, la
esclavitud será a las criaturas y ésta es la primera esclavitud, pero...
si es ordenado y dirigido a Dios, es la segunda que nos santifica y
diviniza. — Nadie más esclavo del amor , que Cristo. — ¡Qué tirano
tan divino fue para El el amor! — ¡Qué de cosas y de sacrificios le
obligó a hacer! — ¡Qué locuras tan sublimes no está haciendo ahora
mismo por los hombres..., por mí! El amor esencialmente es unión e
imitación. — Si amo a Jesús, he de imitarle en esta esclavitud de
amor. — El se dio por ella todo a mí. — Yo tengo que darme todo a
El... si no, no amo de veras... Mas ¿cómo hacer esto prácticamente?
3.° Por María, con María, en María, para María. — He aquí la solu58
ción fácil, hermosa, divina. — Nada más fácil que amar a una madre.
¡Qué será amar a tal Madre! — Pero ¿qué hijo ama más a su
madre..., el hijo mayor que deja la casa paterna para vivir ya
libremente a su antojo, o el hijo chiquitín que depende en todo de su
madre? De ella se alimenta, de ella aprende las primeras palabras...,
habla y piensa lo que ella le enseña..., de su mano da los primeros
pasos..., para ella son sus sonrisas y caricias infantiles y todos sus
sentires y amores..., a ella corre instintivamente en cualquier peligro,
¿no es esta una esclavitud? — He aquí mi esclavitud con María. —
Tengo que vivir como hijo suyo, dependiendo en todo de Ella, de
suerte que mi intención sea siempre la suya (por María)..., los medios
que emplee en todos mis actos serán los suyos siempre (con
María)..., me he de esconder en su corazón para vivir con esa
presencia suya como si realmente viviera (en María)... y, en fin,
viviendo de este modo, todo lo dirigiré de tal suerte que redunde no
en gloria mía, ni en provecho mío, sino únicamente para su gloria y
su servicio (para María).
4.° El divino molde. — Quiere esto decir que me he de anegar y
perder en Ella, como una gota en el océano o como la masa en el
molde. — María es el molde de Dios. — Él quiere hacernos semejantes a Jesús y para eso nos da el molde. — Basta vaciarnos en él y
seremos perfectas imágenes de Cristo, al ser semejantes a María. —
Piensa bien lo que significa «vaciarte» de ti, para llenarte de María y
piensa que hasta que no lo hagas, ni eres esclavo ni amas de veras a
María.
En fin, piensa en el premio. — Parecerte a tu Madre ¿te parece esto
poco? — Enamorar como Ella a Dios. — Por ser esclava, fue Reina y
Madre de Dios, así será contigo. — Dios no se deja ganar en
generosidad, por eso no podemos concebir qué premio dará al que se da
todo y tan perfectamente a El, en la santa esclavitud. — Pero no pienses
siquiera en el premio. — Renuncia a él. — No quieras más premio que
amar íntimamente a Jesús y a María y acertar a parecerte a ambos.
Empieza y continúa sin desalientos la práctica de esta esclavitud. —
Pide mucho la ayuda de María. — Examínate diariamente y pregúntate
con frecuencia si realmente te vas vaciando de ti mismo. Acuérdate de
María en las ocasiones del amor propio. — Lleva examen particular sobre
esto. — Renueva la presencia de imitación al dar la hora. — Nunca más
pensar en si te gusta o no, esto o lo otro, sino únicamente si lo quiere o
no tu Madre querida.
MEDITACIÓN 28
LA ANUNCIACIÓN DE MARÍA. — SU FIESTA
Todo lo que tiene este misterio de la Santísima Virgen, de incomparable
y grandioso, se lleva a cabo por medio de la embajada de un ángel, será
59
pues, muy provechoso comparar esta embajada con las que el Señor tan
frecuentemente a nosotros nos envía.
1.° La Embajada. — Dios envía al ángel en forma visible para anunciar a la Santísima Virgen su elevación a la dignidad de Madre de
Dios. — A lo que parece, el ángel apareció en forma humana, como
un joven hermoso y rodeado de resplandores celestiales. — Así
convenía para el fin tan excelso a que iba destinado..., a tratar del
asunto más grande que jamás se ventiló entre el Cielo y la tierra,
entre Dios y los hombres.
También Dios quiere muchas veces tratar con nosotros algo relacionado
con su gloria y con el bien de nuestras almas, y lo trata por medio de sus
ángeles aunque en forma invisible. — ¡Cuántas veces será nuestro fiel
Ángel de la Guarda, el que en nombre de Dios nos inspira algo que no
hacemos caso! — ¡Si le viéramos visiblemente no obraríamos así! —
¿Por qué no verle con la fe?...
Con ojos de fe también vemos a esos otros que en representación de
Dios también nos hablan, Superiores..., Directores espirituales...,
predicadores..., las buenas lecturas y los buenos ejemplos..., las mismas
humillaciones y tribulaciones..., todo eso ¿qué otra cosa es para ti sino
como embajadas que el Señor te envía para comunicar contigo?...
¿Cómo las recibes? — Examina y medita el recibimiento de María al
Ángel y compáralo con tu conducta.
2.° El saludo del Ángel. — En el mismo saludo del Ángel considera
no sólo las alabanzas que dirige a María, sino las verdades tan gloriosas y magníficas que la recuerda. — La dice que es llena de gracia y
que Dios está con Ella y, en fin, que es bendita entre todas las
mujeres. — Mira cómo de este modo quiere el ángel prepararla a que
correspondiendo a esos favores del Señor, dé su consentimiento a su
embajada y no ponga obstáculos al plan de Dios. — Así nos habla
también a nosotros el Señor. — Muchas veces y de muchas maneras,
especialmente con sus luces interiores, nos habla al corazón y nos
hace sentir las gracias que de El hemos recibido..., la obligación que
tenemos de corresponder a ellas, y trabajar con ellas, y nos alienta
con la esperanza de los frutos riquísimos de gracias y de gloria que
con esta correspondencia podemos conseguir.
Mas, nosotros ¿qué hacemos? ¿Cómo recibimos estas inspiraciones
del Cielo? Y si alguna vez conseguimos enfervorizamos y trabajar con
más entusiasmo en nuestra santificación, ¿no es verdad que otras
muchas no hacemos nada, perdemos el tiempo porque prácticamente
desperdiciamos esas ilustraciones y llamamientos del Señor?
3.° Cómo lo recibe María. — Mira cómo la Santísima Virgen así
preparada por el ángel recibe claramente el mensaje de Dios en su
parte más principal: «Serás la Madre de Dios porque darás a luz al
60
Santo de los Santos». — María escucha y lejos de correr llena de
vanidad a dar su consentimiento, con gran prudencia y humildad,
examina esas palabras y mira a ver cómo pueden estar conformes
con la voluntad del Señor manifestada antes en el voto de su
virginidad.
Aprende esa prudencia de la Santísima Virgen. — Mira qué fácilmente
creemos que es un ángel y que es cosa de Dios, cuando se nos ofrecen
cosas que redundan en provecho nuestro, o en nuestra gloria, y en
seguida nos lanzamos tras de lo que nos agrada..., y quizá no sea el
ángel de la luz, sino el de las tinieblas..., a lo mejor no es una inspiración,
sino una tentación. Examina, medita y consulta, para que así aciertes en
todo y sepas imitar esta prudencia de la Santísima Virgen.
4.° El consentimiento. — Contempla ahora a María dando su
consentimiento, una vez convencida de que es cosa de Dios. — Fíjate
bien cómo obra el Señor. — Él pudo hacer todo esto sin contar con la
voluntad de la Santísima Virgen y, sin embargo, no quiere forzar su
libertad. — De este modo obra con nosotros. — Dios no quiere
corazones forzados, ni amores a la fuerza. — Quiere almas que libre,
voluntaria y generosamente se entreguen a Él. — Para crearte, no
contó contigo, pero, en cambio, para salvarte y santificarte, es
necesario que tú des voluntariamente tu consentimiento. — No te
hará santo violentamente y contra tu voluntad. — Él te dará su gracia
y su ayuda, pero... en ti está el santificarte con ella o el
desperdiciarla y abandonarla.
Por tanto, de ti y sólo de ti (convéncete de ello) depende el que te
santifiques o no. — ¿No te basta este pensamiento para una meditación
muy provechosa, especialmente al compararte con María, que ahora y
siempre dio su libre y generoso consentimiento a la obra de Dios?
Valor y generosidad. — Nunca, pues, vacilar ante las inspiraciones y
embajadas que el Señor nos envía. — No detenernos ante la voz de
Dios, sino para examinarla con prudencia y para no confundirla con las
asechanzas del enemigo, pero... jamás detenerse por flojedad y
cobardía, por amor propio y soberbia..., por miedo a la humillación y al
sacrificio. — María no atiende tanto a la corona de oro que la ofrece el
ángel, como a la corona de espinas. — Sabe que el ser Madre de Dios
significa tener su corazón siempre atravesado con una espada de dolor...
y valiente y decidida la acepta «hágase en mí según tu palabra». Pues
bien, si quieres que tu alma sea de veras hija de Dios y esposa de Cristo
y si aspiras a la corona del Cielo, has de amar ahora el sacrificio, la
mortificación, la crucifixión de la carne y de tus pasiones. — Ante el
ejemplo de María, Reina de los Mártires, no dudes en ser tú también mártir de amor..., acepta y abraza con generosidad ese sacrificio por María y
con María.
61
MEDITACIÓN 29
LA VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
Es el testimonio que da Dios para confirmar la concepción milagrosa de
María, por eso es un misterio grandioso en la vida de la Santísima Virgen
y muy consolador para sus hijos y devotos.
1.° El Misterio. — Acabado el misterio de la Encarnación, tiene lugar
inmediatamente el de la Visitación, porque tienen una íntima unión
entre sí. — Parece que en la Anunciación es el Cielo el que por medio
del ángel, saluda a María con el más hermoso y bello saludo, y
reconoce en Ella a la Madre de Dios y a la Reina de los Cielos. — El
Señor no quiere que la tierra permanezca indiferente ante este hecho,
y prepara un saludo y un testimonio de María en la tierra. — El
arcángel habló en nombre del Cielo... Santa Isabel en nombre de la
tierra. — Sus palabras y sus sentimientos y sus alabanzas son algo
nuestro, allí estábamos en ella representados nosotros para felicitar a
María.
Alégrate de esta disposición del Señor, que ya quiso que nosotros
entonces por medio de Santa Isabel, nos asociáramos al júbilo que
Cielos y tierra sintieron ante la Encarnación del Verbo y la Maternidad
divina de María. — Imagínate, pues, que eres tú mismo el que hablas y
repites con todo entusiasmo y fervor las alabanzas de su prima a la
Santísima Virgen.
2.° La Visitación en María. — Fue un acto de cortesía y de
delicadeza. — Comprendía la Virgen la felicidad que tendría Santa
Isabel cuando, después de tantos años de esterilidad, pues ya era de
edad avanzada, Dios la había concedido la gracia de tener un hijo. —
¡Qué alegría no habría en aquella casa! — ¡Qué contento tan grande
el de Isabel cuando así vio que Dios oía la oración constante que con
este fin siempre le hacía! — La Virgen lo sabe, y no duda en ir a
participar de esta alegría y más aún en aumentarla, corriendo a darla
personalmente su enhorabuena.
Nunca la cortesía, la urbanidad y menos aún la delicadeza están
reñidas con la santidad. — Nada de exageraciones ridículas y falsos
cumplimientos del mundo..., pero tampoco nada de groserías y conductas
egoístas que no nos permitan hacer lo que debemos con los demás. —
Piensa en este ejemplo tan delicado y tan cortés de la Santísima Virgen,
y te convencerás cómo la urbanidad y educación bien entendidas y bien
practicadas, son una gran parte de la santidad, y a veces se confunden
con ella. Medítalo bien y examina tu modo de proceder ante este modelo
de la Santísima Virgen, en un punto tan práctico y tan frecuente...
3.° Fue un acto de obediencia. — No es sólo la cortesía, ni mucho
menos, el deseo de cerciorarse de la verdad de las palabras del
ángel, pues María no dudó ni vaciló en su fe. — Tampoco va a ver a
62
su prima para comunicarla el misterio que en Ella se ha efectuado y
que la ha elevado a la dignidad de Madre del Mesías. — Muy al
contrario, lo oculta y esconde aún al mismo San José, a quien no dice
ni una palabra del secreto que existe entre Dios y Ella.
María, pues, va a casa de Isabel por obediencia... es un impulso
interior, una inspiración del Señor que a ello la incita, y no duda..., sino
que inmediatamente sigue esa inspiración. — Era aún muy niña..., el
camino largo y penoso..., su estado muy delicado y... no obstante, Dios lo
quiere y en seguida lo ejecuta. — Dice el Evangelio: «levantándose corrió
presurosa»... ¡Qué amor tan grande a la obediencia!... ¡Qué confianza en
ella! — No sabía la Santísima Virgen cuál era el fin que Dios pretendía
con esa visita... ignoraba todo lo que había de pasar en aquella casa y...
sin embargo, ni lo pregunta ni la inquieta..., lo único que la interesa es
abandonarse al Señor y obedecer ciega y prontamente. — Ya sabe Dios
dónde la guía y la conduce.
4.° Pero sobre todo fue un acto de caridad. — Es la única vez que
dice el Evangelio que María «corrió con apresuramiento». — Parece
que no está conforme esta prisa con la calma y tranquilidad de su
carácter... ¿Por qué será, pues?... Únicamente por el fuego de la
caridad. — Tiene en su seno virginal al Verbo que es Dios, que es
caridad... y este fuego la abrasa y la hace correr hacia donde la
caridad la llama. — San Pablo decía «que la caridad de Cristo le
urgía» y le espoleaba y así no se daba punto de reposo..., y quería
recorrer el mundo entero para llevar a todas partes la llama de su
caridad... Pues ¿cómo sería la caridad de María? — ¡Que deseo el
suyo de que Jesús cuanto antes comunicase su gracia y empezara su
obra santificadora en las almas! — Y así corre y vuela con gran prisa
para dar un desahogo a esa caridad divina que la abrasa...
Ahora piensa, y compara tus visitas con esta de la Santísima Virgen. —
¿Son siempre de delicada cortesía, por obediencia o inspiración de Dios,
y sobre todo con espíritu de caridad, procurando hacer con ellas un bien
al prójimo?... ¡Cuántas visitas de pasatiempo en las que se pierde el
tiempo o se mezcla la crítica..., la murmuración..., el falso disimulo que
nos hace decir lo que no sentimos!... ¡Cuánta hipocresía en todas estas
visitas hechas con espíritu de mundo!
Examina bien tus conversaciones en ellas, y los motivos de las mismas,
y promete a María edificar a tu prójimo, desterrando de tu boca palabras
que ofendan a los demás, y teniendo siempre presente la ley de la
caridad practicada tan hermosamente por la Santísima Virgen.
MEDITACIÓN 30
VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN
SANTA ISABEL
Tres meses estuvo el Arca de la Alianza en casa de Obededón y Dios
63
bendijo a aquella casa derramando sobre ella gracias y prodigios
inmensos. ¿Qué extraño, por consiguiente, que en la casa de Zacarías
donde estuvo otros tres meses el Arca divina llena del maná del Cielo, la
colmara el Señor de bendiciones?... Veamos cómo así fue con Santa
Isabel y San Juan.
1.° La Visitación en Santa Isabel. — Qué dulce es pensar que por
medio de la Santísima Virgen quiso Jesús llevar a cabo la primera
santificación de las almas como lo hizo con Santa Isabel y su hijo! —
Comprende, pues, de una vez, que la santificación de tu alma
tampoco la llevará a cabo el Señor, sino en la medida que tú te
entregues a María.
Considera después el recibimiento que haría Santa Isabel a su prima.
¡Qué gusto! ¡Qué alegría! ¡Qué satisfacción! — Nunca había sentido
nada semejante. — Imagínate cómo la agasajaría y qué de cosas
inventaría para hacer a la Virgen agradable su estancia en aquella casa.
— ¿Qué hubieras hecho en semejante ocasión? — ¿No te da una santa
envidia esta mujer que tiene la suerte de ser la primera en ofrecer sus
obsequios a María? ¿No será mejor imitarla? — También la Virgen quiere
visitar tu corazón, morar en tu alma... ¿Te acuerdas de agasajarla?..., ¿o
la dejas sola sin pensar que la tienes dentro de ti?... Cuando así obras,
bien comprendes que cometes una grosería incalificable. — Atiende a
María..., acompaña a María..., sirve a María. — ¡Estar al servicio de
María! ¡Ser útil a la Santísima Virgen! — Piensa bien lo que esto significa
y verás qué pensamiento más dulce y más práctico.
2.° Fue llena del Espíritu Santo — Apenas María saludó a Santa
Isabel cuando ésta quedó llena del Espíritu Santo — ¡Oh palabras
fecundas de María!... ¡qué eficaces son, pues sólo un simple saludo
suyo ya sirve para llenar de gracia y santidad a aquella alma! —
Como las flores derraman por todas partes su aroma, así María
derrama y comunica a quien a Ella se acerca, la gracia y hermosura
de que está repleta.
Pídela que guarde para ti alguna de esas palabras suyas que te
santifiquen..., que no las emplee todas con otras almas, aunque las
merezcan y aprovechen mejor que tú..., que precisamente por tu gran
miseria, necesitas más que otras de Ella, y que confías no te dejará.
Piensa además cómo han de ser las palabras que salgan de tu boca...,
palabras de edificación y santificación para el prójimo..., nunca palabras
ociosas..., inútiles..., perjudiciales, que desedifiquen o contribuyan a
hacer pecar o faltar en algo a los demás.
3.° Alabanzas de Santa Isabel. — Santa Isabel, llena del Espíritu
Santo, lo primero que hizo fue conocer la concepción divina de María
por la que era Madre de Dios, y prorrumpió en alabanzas hacia Ella.
«Bendita tú entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre».
64
Mira cómo la grandeza de María se conoce únicamente con la luz del
Cielo..., únicamente con la oración..., únicamente pidiéndoselo mucho
al Señor llegaremos a saber algo de lo que es María. — Sin esa luz
sólo podemos rastrear un poquito su hermosura y santidad casi
infinita.
Medita, además, el misterio de esa exclamación de Santa Isabel al ver
así a su prima tan grande y tan excelsa. — Qué vería en ella cuando dice
el Evangelio, que no se pudo contener, y exclamó en voz alta, como
quien da un grito de sorpresa y de gozo que no es posible reprimir.
Fíjate que las palabras que pronuncia son las mismas del ángel:
«Bendita entre todas las mujeres», y admira esta coincidencia de
bendecir y alabar sobre todas las criaturas a la Reina de Cielos y tierra...,
¡admirables los juicios de Dios cuando así dispone las cosas!... ¡Qué
pasaría en el corazón de María al verse descubierta en su divina
Maternidad por su prima, y al escuchar las mismas palabras del ángel, en
su boca? — ¡Los ángeles y los hombres..., la tierra y el Cielo, todos
unidos en una misma alabanza! Y es que el autor era el mismo..., el que
inspiró al ángel y a Santa Isabel, fue el Espíritu Santo, Esposo
enamorado de María, que así se vale de todas las criaturas para
sublimarla y enaltecerla...
4.° Su humildad. — Las otras palabras encierran un afecto de
profunda y muy simpática humildad. — «¿De dónde a mí, dice, que la
Madre de mi Dios venga a visitarme?» Santa Isabel estaba unida a
María con lazos de parentesco, era mayor que Ella y además, era
muy santa y, no obstante..., reconoce que no tiene méritos para
recibir una visita de la Santísima Virgen... Y tú ¿la merecerás?...
¿Tienes alguna razón para pedir a María que no te deje y te acompañe y te visite?... Sí, tienes una razón muy poderosa y es la
apuntada antes..., el ser tan pequeño..., tan ruin..., tan miserable,
debe darte motivos para confiar más y más en María, pues como
Madre cariñosa, cuidará con más esmero de los hijos débiles,
raquíticos, enfermizos, y será mayor su gloria, si logra darles la vida
que necesiten.
Cuál será la gloria de María si logra, a pesar de tus faltas, ingratitudes y
miserias, hacer de ti un alma santa. — Confía, pues, en Ella y pídela que
lo haga así. — Finalmente, profetiza Santa Isabel que será bienaventurada porque ha creído las palabras del Señor. — Eva no creyó al Señor y
nos llevó a la ruina... María creyó y con esta fe se realizó la Encarnación
y la Redención nuestra.
Da gracias a la Virgen por esta fe suya que nos ha salvado y pide
imitarla en este mismo espíritu de fe sencilla, para seguir sus palabras y
creer siempre en sus inspiraciones, pues esa fe es la humildad y
desconfianza de sí mismo... y a la vez la obediencia y entrega a la
voluntad del Señor con la que hemos de reparar la desobediencia de Eva
65
y conseguir participar de los frutos de la obediencia de María..
MEDITACIÓN 31
LA VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN
SAN JUAN
Si fueron admirables los efectos causados en Santa Isabel con la visita
de su prima, e inmensos los dones y gracias que por Ella recibió, no lo
fueron menos los que llegaron hasta el hijo de sus entrañas. — Por eso
hoy hemos de meditar en la Visitación de María considerada en San
Juan.
1.° Sus efectos. — El primer efecto en el niño Precursor al sentir
dentro del seno de su madre la presencia de la Virgen, fue de una
íntima alegría, hasta el punto de manifestarla de modo prodigioso,
mediante aquellos saltos que la madre sintió que el niño daba lleno
de alegría y gozo extraordinarios. — El espíritu de Dios es paz, alegría y gozo del corazón. — Podrás sufrir y tener disgustos y sufrimientos muy penosos y dolorosos quizá..., pero con Jesús..., en
presencia suya y de tu Madre querida... todo se endulzará. — No
busques felicidad y alegría fuera de Jesús, ni aun en este mundo la
podrás encontrar en otra parte.
Además, este gozo del niño al oír la voz de María y al sentir cerca a
Jesús, significa la alegría del despertar del mundo a la venida del
Redentor. — La noche es siempre triste..., el despertar de la naturaleza
es alegría, vida y poesía inefable. — Contempla una vez más al mundo
sumido en la noche eterna del pecado…, pero míralo despertar..., ya
pasó la noche..., ya viene el día, y el dulce despertar de tan horrible sueño, causa a la humanidad, felicidad y alegría inmensa — Eso significa
San Juan dando aquellos saltos de gozo — Son los primeros saltos de
una dicha que será eterna, para todos los hombres que quieran
aprovecharse de la venida de Jesús.
Piensa en un encarcelado que está en triste y oscuro calabozo, cargado
de cadenas y condenado a muerte... ¿cómo recibirá el amanecer del día
de su libertad, en el que se romperán sus cadenas y vivirá vida de luz y
alegría?... Así sintió San Juan como representante de la humanidad, el
gozo de todos los hombres que por Cristo habían de ir a la vida del
Cielo...
2.° Santificación de San Juan. — Este es el fin principal de este
misterio. — Dios quería santificar a su Precursor y como Jesús no
podía ir por sí mismo, va en el seno purísimo de María. — Advierte
detalles importantísimos en esta misteriosa santificación. — San Juan
ha de preceder a Jesús, pero ha de ser por el camino de la santificación. — Sólo en ese camino le pueden encontrar las almas. —
Únicamente cuando trabajas en ese sentido, podrás decir que vas
con Jesús.
66
Una vez más medita la prontitud y celeridad que hay que darse para
servir a Dios. — Nada de dilaciones..., ni de dejar las cosas para más
adelante..., todo eso es tibieza y frialdad. — A Dios sólo se le sirve aprisa
y sólo se puede ir por su camino de santidad, avanzando siempre y siempre corriendo. — Fuera el detenerse y pararse, ni mucho menos dar
pasos hacia atrás. — ¿Ves el ejemplo de santificación en San Juan? —
¡Qué prisa se da Jesús para ellos... ¡Aún no ha nacido y ya quiere que
sea un santo! — Ah, ¡qué dicha! — ¡Si nosotros hubiéramos podido decir
otro tanto! Pero ya que no se nos concedió esta gracia de nacer
santificados, ¿no es éste un motivo más para no perder el tiempo que
para ello se nos concede?
El tema de la predicación del Bautista sería aquel magnífico: «He aquí
el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo»; ¿cómo pronunciaría estas palabras aquél que fue el primero en sentir la verdad de las
mismas, pues ya en el seno de su madre le había perdonado su pecado y
le había santificado? — «Yo no soy digno de desatar la correa de su
zapato», diría también más tarde, esto es, yo no soy nada ante Él, pues
todo lo que soy, lo soy no por mí mismo, sino únicamente por El. —
Aplícate esto y te convencerás de ello... Fuera de El no eres más que
podredumbre y miseria... Sin El nada habría agradable en tu alma... Todo
lo que somos es por El... Si hay algo bueno, algo digno y grande en
nosotros, es únicamente por Él. — El Precursor es el primer experimento
victorioso que de su poder y bondad hace Jesús. — Luego repetirá esto
en todas las demás almas...
3.° Todo por María. — Pero repite una y mil veces y penetra todo el
sentido de estas palabras. — Todo esto se hizo en el Precursor y se
hace en las almas por María. — Aquí aparece por primera vez como
el instrumento de las maravillas de Dios..., ejerciendo su altísima
función de Mediadora de las gracias. — El primer rescate del alma de
San Juan, se verifica con María y por María. — Al sonido de su
palabra, en el momento mismo de hablar a su prima, ni antes ni
después, se efectúa esta primera liberación de San Juan del poder
del demonio. — Parece que sus palabras fueron como una sentencia
de perdón... y de victoria sobre Lucifer. — Pudo el Señor haber
llevado esta santificación de un modo más oculto y silencioso, pero
quiso revelar el poder y oficio de su Hijo, que venía a salvar al
mundo, y a la vez revelar a María como mediadora de esa gracia de
santificación y salvación.
Jesús, pues, será siempre el manantial, pero María el canal por donde
corra ese agua de gracia hasta llegar a nosotros. — Por tanto, San Juan
Bautista fue el primer hijo de María por la gracia. — A imitación suya lo
queremos y debemos ser nosotros también, como todas las almas santas
lo han sido. — ¡Cuándo nos convenceremos prácticamente que sólo nos
haremos santos cuanto más adelantemos en el amor y la imitación de la
Santísima Virgen! — Pídeselo hoy por medio del Bautista para que así
67
sea no sólo el Precursor de Jesús, sino también el de María...
MEDITACIÓN 32
EL CÁNTICO DEL «MAGNÍFICAT»
Fue la respuesta que la Santísima Virgen dio a las alabanzas que la
prodigara Santa Isabel, y por lo tanto, es muy digno este cántico sublime
de ser bien meditado y conocido por todos los devotos de María.
1.° Excelencia y sublimidad del Magníficat. — Bastaría saber que
brotó de labios de nuestra Madre, para que no nos fuera una cosa
indiferente..., pero mucho menos ha de sernos si consideramos sus
circunstancias. — Se trata de un cántico que María llena del Espíritu
Santo y de la alegría divina de que se sentía poseída, al verse Madre
de Dios, dirige en alabanzas al Señor. — Se ha dicho que es el
cántico de alabanza a la Redención. — ¿Quién podía cantar la
Redención mejor que María? — Fuera de Dios, nadie había digno de
enaltecer y sublimar esta obra... la más excelsa del Señor... ni los
mismos ángeles del Cielo... y por eso fue la Santísima Virgen la que
de un modo público y oficial pregonó a todas las generaciones el
poder y el amor que en la Redención humana el Señor había
acumulado.
2.º Es el cántico de amor y agradecimiento de María. — ¡Cómo
palpitaría su corazón de emoción profundísima al ir expresando con
sus labios purísimos lo que en su alma encerraba! — Como se
contempla una joya riquísima guardada en cofre de inmenso valor...,
como se admiran las reliquias milagrosas de los santos guardadas en
sepulcros suntuosos y venerados..., así debes contemplar y admirar
esta joya, esta reliquia que María guardaba en su corazón y que hoy
descubre con este cántico a la humanidad.
No podemos llegar nunca a comprender toda la fuerza de expresión que
Ella supo dar a estas palabras. — Cuanto más medites en ellas, más
tesoros encontrarás..., pero no creas que entenderás jamás todo su
hermosísimo significado. — Sería necesario amar como sólo María puede
y es capaz de amar... tendríamos que conocer los misterios que sólo Ella
llegó a penetrar. — Mira, con cuanto fervor y devoción debes frecuentemente repetir este cántico, pues sabes que es el desahogo del corazón
amoroso de María y la síntesis de su agradecimiento a Dios. — Especialmente cuando tengas que dar gracias al Señor por alguna gracia o
beneficio particular que te haya concedido ¿podrás hacerlo con otras
palabras mejores que con estas mismas del Magníficat? — ¿Habrá nada
que tanto agrade al Señor como el repetir este cántico que le recuerda el
amor intenso de quien lo inventó y por primera vez lo pronunció?...
3.° Es el cántico que encierra la oración sublime de María. —
¡Cuántas veces habrás deseado saber cómo oraría la Santísima
68
Virgen!... Pues aquí tienes un ejemplo maravilloso de su altísima
oración. Aquí no hay suposiciones ni imaginaciones..., son las
palabras mismas de Ella, con las que en esta ocasión habló con
Dios..., pero en voz alta para que de Ella aprendiéramos a derramar
nuestro corazón en presencia del Señor.
Un día, los Apóstoles le pidieron al Maestro que les enseñara a orar, y
Él les compuso la oración del Pater Noster. — Por eso no hay oración
alguna comparable con esa, pues está hecha por el mismo Dios. — Imagínate que tú le pides a María algo semejante y Ella, maestra de oración,
te enseña y te canta su precioso Magníficat. — De suerte que si el Pater
Noster es la oración de Jesús, el Magníficat es la oración de María. —
Por tanto, después de aquélla y del Ave María que se une como una
misma cosa al «Padre nuestro», no debe haber ninguna oración mejor
para ti que la misma oración de María, la de su cántico del Magníficat...
4.° Palabras de María. — Finalmente, en este cántico tenemos las
palabras más largas de María. — En el Evangelio sólo se nos citan
algunas palabras sueltas de Ella, pero son tan pocas..., que para sus
hijos y devotos no podían bastar. — Mas en el Magníficat tenemos,
no un extracto o una idea, sino las mismas palabras suyas, y además,
todas las que Ella pronunció.
Y todo esto no se hizo sin razón profundísima, pues parece que nos
quiso con ello indicar qué corta era en palabras cuando hablaba con los
hombres y hasta con los mismos ángeles, no perdiendo el tiempo en
decir palabras ociosas, sino las necesarias y convenientes. — En
cambio, mira cómo se alargó cuando se puso a hablar con Dios. — Aquí
no mide el tiempo, ni las palabras, sino que deja al corazón
expansionarse cuanto quiera. — Medita la cautela y prudencia que
supone lo primero y el amor y fervor de lo segundo.
Imítala en esta cautela para hablar con los hombres, así como en este
amor al tratar con Dios, y lejos de cansarte, alarga tu oración con Él, y
gusta más de su conversación que de las de la tierra. — Pídela, en fin,
que sea para ti esta oración y este cántico, infinitamente querido por ser
de Ella y por ser inspirado por el Espíritu Santo, para que así lo digas tú
con la devoción y fervor que Ella lo dijo delante del Señor...
MEDITACIÓN 33
EL «MAGNÍFICAT»
Son tan admirables y llenas de sentido las palabras del Magníficat que
encierran un conjunto maravilloso de alabanzas, de agradecimiento y
virtudes tan prácticas, que no es posible pasarlas de largo, sino
detenernos a saborear sus dulzuras y a estudiar sus enseñanzas.
1.° Engrandece mi alma al Señor. — Es el fin del hombre... alabar y
engrandecer al Señor. Obligación dulcísima, pero al fin obligación. —
69
Dios todo lo ha creado para su gloria, pero la gloria propiamente sólo
se la puede dar en la tierra el hombre... la gloria es un conocimiento
seguido de la alabanza... no podemos alabar si no conocemos.
Y como las demás criaturas no tienen conocimiento, parece que nos
dan a nosotros ese encargo, de que en ellas veamos y conozcamos a
Dios, para que en nombre suyo le alabemos. — Este es nuestro oficio...,
recoger esas notas de bondad, sabiduría, poder, hermosura y caridad,
que Dios ha ido depositando en las criaturas y con ellas formar el himno
de la gratitud que debemos entonar en alabanza de Dios. — ¡Oficio
magnífico y sublime! ¿Cómo lo cumples? — ¿Sabes alabar a Dios? —
¿Trabajas por conocerle para mejor amarle? — Piensa que cuando no lo
haces faltas a tu deber..., eres una nota discordante que desafina horriblemente en ese concierto de alabanzas..., no sabes torpemente
interpretar el cántico que te confía la creación entera. — Y todo por tu
culpa... ¡qué vergüenza! — Mira a María. — Son sus primeras palabras
recoger las alabanzas y grandezas que Santa Isabel la dice para
dirigirlas a Dios... A El solo la gloria y el honor... ¡qué hermoso comienzo
de este magnífico cántico!
Además mira cómo María engrandece al Señor con toda su alma y
corazón. — Nosotros, a lo más, le engrandecemos con la lengua, pero no
con todo nuestro ser. — Cuando pecamos, aunque sea venialmente,
empequeñecemos a Dios en nosotros..., parece como que le disminuimos
y llega a desaparecer con el pecado mortal.
Todos los santos engrandecieron a Dios con sus obras, y cada día le
aumentaban con su santidad; pero no siempre..., también ellos tuvieron
faltas e imperfecciones..., también algo alguna vez empequeñecieron al
Señor en sus corazones. — Sólo María es la que nunca, ni un momento
dejó de engrandecerle y siempre... sin cesar... fue creciendo y
aumentando a Dios en su purísima alma. — Por eso dice en presente:
«Mi alma engrandece», no dice engrandeció o engrandecerá... sino ahora
y siempre engrandece. — Parece que esa es su ocupación perpetua... su
oficio principal..., como si no tuviera otro...
Abísmate en este ejemplo y piensa en ti comparándote con María. —
¡Oh! si siempre engrandeciéramos al Señor, o al menos, si nunca le
empequeñeciéramos, ¿cuál sería ya nuestra santidad? — Poco podemos
y poco valemos, pero con eso poco y del modo que podemos,
propongamos alabar y engrandecer al Señor como María...
2.° Y mi espíritu se alegró en Dios mi Salvador. — María se alegra y
se goza, mejor aún, se encuentra como inundada de un gozo infinito.
— ¿De qué se goza? — No de cosas terrenas... ni de algo corporal.
— Es un gozo íntimo, espiritual, que tiene por objeto al mismo Dios.
— Se goza y alegra en Dios... en la posesión plena y perfecta de
Dios.
Santa Isabel la recuerda sus grandes gracias y privilegios, y aunque
70
son motivo suficiente para alegrarse y gozarse en ellos, no obstante,
parece que no repara tanto en los dones, como en el autor y dador de los
mismos. — San Agustín decía al Señor: «No me des tus cosas, sino a Ti
mismo»... esto es lo que aún con mayor razón indica la Virgen en estas
palabras. — No sabemos buscar a Dios y por eso no acertamos a gozar
de Él. — ¡Qué dulzuras no ha comunicado siempre a los que le han
amado! — ¿Cuáles serían las que derramaría en la Virgen? — ¿qué
extraño, pues, que su alma benditísima saltara de gozo y de alegría
divina?
Mas repara que, no dice sólo que su gozo está en Dios, sino en Dios
Salvador. — Esta es la raíz y fundamento de la alegría espiritual y del
gozo eterno que esperamos..., por eso, porque es El nuestro Salvador. —
Estábamos condenados a las tristezas y amarguras eternas del infierno.
— Gracias a nuestro Salvador se han convertido en gozo y alegría
sempiterna... ¡Qué alegría sentirá el alma al ver allí a su Creador!..., pero
sobre todo, ¡cuando vea a su Salvador y Santificador!... Porque, ¿de qué
hubiera servido crearnos, si no nos hubiera salvado y santificado?
Gózate con la Virgen con este pensamiento y alégrate por tener un tan
grande y sublime Redentor y Salvador. — Fíjate cómo también este gozo
ha de ser en el espíritu, esto es, un gozo purísimo, sin mezcla de nada
carnal, y, por lo mismo, cómo de este gozo has de cuidar por ser
verdadero. — Aunque el cuerpo sufra con la penitencia y mortificación, si
el espíritu se goza y alegra, esto es lo único que te importa.
Finalmente, piensa que el gozo de María no fue en Sí misma, sino sólo
en Dios..., es decir, nada de gozo egoísta, que busca su comodidad y
complacencia, sino gozo de amor..., que se alegra de amar y ver amado
el objeto de su amor, aunque por este amor sufra y padezca. — María
miraba en sí misma y allí veía a Jesús en sus mismas entrañas y esta
vista causaba su gozo en Dios.
Tú también puedes mirar dentro de ti a Dios, y en tu corazón debes
encontrarle..., cuanto más le veas así, más gozo sentirás. — Aplica
también esta vista a la Sagrada Comunión. — ¿No tienes a Jesús como
le tenía María, dentro de ti? — ¿Sabes, como Ella, mirarle?... ¿Sabes
gustar del gozo y de la alegría de su presencia real?... ¿Le miras así
muchas veces al día?
Pide a la Santísima Virgen te enseñe a mirar a Jesús..., a estrechar
contra tu pecho amorosamente a Jesús..., a deleitarte con las dulzuras
divinas de Jesús..., en cuya comparación son amargas todas las dulzuras
de la tierra...
MEDITACIÓN 34
EL «MAGNÍFICAT»
1.° Porque miró la pequeñez o humildad de su esclava. — Es
admirable la lección práctica de humildad que aquí nos da la
71
Santísima Virgen. — Acaba de ser saludada por el ángel de parte de
Dios..., acaba de ser elevada a la dignidad de Madre suya..., acaba
de ser bendita entre todas las mujeres por Santa Isabel... y Ella,
empeñándose en abismarse en el profundo de su humildad...,
reconoce que no es más que una simple esclava del Señor.
Con esto, nos dice, que todo lo que hay en Ella, es de Dios, pues todo
procede de que Dios la ha mirado... y «mirar» en lenguaje bíblico significa mirar con buenos ojos y amar... Y así, todo procede de esa mirada
de amor de Dios hacia Ella..., pues, de lo contrario, no hubiera pasado de
ser una de tantas hijas de Eva.
Medita mucho en estas palabras y empápate de esta verdad, que si lo
es aplicada a María, mucho más lo es si te la aplicas a ti. — Tú, ¿qué
eres?... y, sobre todo, ¿qué eres delante de Dios?..., ¿qué tienes tuyo y
qué tienes de Dios?... Si Dios te pidiera todo lo que te ha dado, y que por
lo mismo es suyo, en el orden de la naturaleza y de la gracia..., bienes
físicos y espirituales..., dones interiores y exteriores..., ¿qué te
quedaría?... Sólo una cosa: el pecado..., ese, es exclusivamente tuyo. —
Todo lo demás, es de Dios. —Por tanto, ¿no puedes decir que Dios te ha
mirado con buenos ojos y que por eso te ha colmado de bienes y te ha
dado cuanto posees?
Mira, pues, cómo con mayor razón que la Santísima Virgen, debes no
sólo reconocer, sino practicar la humildad, ya que esto es lo único justo y
racional que te corresponde.
Además, considera cómo María nos enseña que el fundamento de
todos los bienes del Señor y de todas las gracias que de Él recibimos, es
exactamente la humildad... y así dice, que por eso alaba al Señor y se
regocija en su Salvador porque ha mirado la pequeñez de su esclava. —
De este modo estarás muy lejos de alabarte por nada, como lo hizo aquel
fariseo del Evangelio, quien achacaba a sus méritos todas sus buenas
obras..., sino al contrario, estarás a cada instante reconociendo la
bondad y misericordia, de Dios que te levanta del polvo y de la miseria, a
la altura de la santidad..., y tanto más alto te subirá el Señor, cuanto tú
más te empeñes en vivir una vida rebajada y escondida en tu humildad.
2.° He aquí que por esto roe llamarán bienaventurada todas las
generaciones. — Es una confirmación de lo anterior. — El humilde
enamora al corazón de Dios, y Dios no repara en medios para levantarle y ensalzarle. — ¡Cuánto no ha ensalzado y sublimado a todos
los santos! — Pero sobre todo a María. — ¿Quién más humilde que
Ella?... Pues por eso, la llamarán bienaventurada todas las generaciones... ¡Ella se humilla y Dios la ensalza.
Contempla esta divina porfía; María empeñándose en rebajarse delante
de Dios..., y Él levantándola por encima de todos los hombres..., de todos
los ángeles... y esconderla en los mismos secretos altísimos de la
divinidad. — ¡Nadie tan humilde como María..., nadie más elevado que
72
Ella! — Si examinas su humildad, te pierdes porque no llegas hasta el
profundo de su abatimiento... Si meditas en su exaltación, tienes que
dejarlo por imposible, pues también se te pierde de vista y no alcanzas a
seguirla en el vuelo de su alma levantada por Dios. ¿Qué será la humildad?... ¿Qué verá en ella Dios, cuando es la condición indispensable
para agradarle? — Si María no se hubiera hecho esclava, no sería ahora
Reina y Señora y Madre del mismo Dios.
No sólo, pues, la soberbia y vanidad es algo irracional..., porque carece
de todo fundamento..., sino desde el punto de vista de un santo egoísmo,
es completamente inútil e infructuosa. — Nada consigue el soberbio...,
todo lo alcanza el humilde. — ¿Comprendes cómo hasta por conveniencia propia, debiéramos trabajar por adquirir esta mágica virtud... y
desterrar todo asomo de la asquerosa soberbia?—¡Con cuánta razón San
Bernardo llamó al Magníficat el «éxtasis de la humildad» de María!...,
pues de esa virtud, hizo brotar todas sus grandezas y maravillas.
Mira, por fin, que estas palabras encierran una profecía...; dice que «la
llamarán bienaventurada»... Habla de un futuro que debía desconocer, y,
no obstante, con toda seguridad afirma que así será. — ¡Qué dulcísimo
es, para nosotros, ver el exacto cumplimiento de estas palabras! —
Reúne los títulos de María..., los santuarios y templos de María...
¿Conoces alguna iglesia que no tenga uno o varios altares de María?...
¿Hay población, grande o pequeña, que no posea su Virgen y la celebre
su fiesta con alegría y esplendor? — Repara en el mes de Mayo...,
piensa en el día de la Inmaculada..., recuerda las fiestas principales de la
Virgen... y verás al pueblo cristiano correr a las plantas de María. —
Sube al Cielo y mira a todos los santos reconociendo su santidad por
María..., y a todos los ángeles, que juntamente con los hombres, no
cesan de llamar bienaventurada a María... ¡Qué espléndida confirmación
la de esta profecía!...
MEDITACIÓN 35
EL «MAGNÍFICAT»
I.° Porque ha hecho en mí grandes cosas el que es Todopoderoso y su
santo nombre. — ¡Qué mal entendemos la humildad!... Creemos que
consiste en decir al exterior palabras en contra nuestra..., en no reconocer lo bueno que hacemos..., en no ver las gracias que el Señor nos
concede..., y nada de esto es la humildad.
Escucha a María: «me llamarán bienaventurada todas las
generaciones». — «Ha hecho en mí grandes cosas el Todopoderoso»...,
y no obstante, esto es humildad. — No olvides que humildad, es verdad y
sencillez y sinceridad. — Reconoce lo bueno que en ti haya, pero no para
alabarte por ello...; esto es la soberbia. — Comprende la obra de Dios tan
grandiosa e inmensa en tu corazón..., pero que eso te sirva para alabarle
más..., para corresponderle mejor..., para amarle con mayor fervor y
73
entusiasmo cada día, como consecuencia natural de tu agradecimiento.
— ¿A qué cosas se refería la Virgen, al decir que había hecho en ella
Dios grandes cosas?... ¿En qué pensaría cuando decía estas palabras?
— Piensa tú y trabaja por adivinarlo, recorriendo, como Ella recorrería,
los favores y dones que del Señor había recibido.
Recuerda su predestinación desde la eternidad..., su existencia como
algo gratísimo y dulcísimo en la mente divina. — Y luego, el privilegio
inefable de su Concepción Inmaculada, con todas las gracias infinitas
inherentes al mismo..., pasarían por su imaginación, y tendría presente,
todas las maravillas que en su corazón quiso el Señor acumular, y
recordaría el saludo del ángel..., el misterio de la Encarnación del
Verbo... y entonces, saltaría a su vista el milagro de los milagros, el que
Ella, ¡criatura!..., ¡esclava del Señor!... fuera a la vez verdaderamente
¡Madre suya!... Y cómo para eso fue necesario hacer algo muy grande y
desconocido en el cielo y en la tierra, esto es, el ser Madre sin dejar de
ser Virgen. — Por eso, extasiada María al ver todo esto..., penetrando en
el valor y significado de todo ello..., con gran fervor exclama: «Ha hecho
en mí cosas grandes el Todopoderoso».
¿Lo ves bien?..., todo, todo lo atribuye al poder de Dios..., ¡al Todopoderoso!..., ¡a la santidad de Dios!..., ¡a su santo nombre! — Dios, con su
santidad y bondad y misericordia divina, determinó hacer todo esto... y
con su poder infinito lo hizo.
Haz una aplicación de estas palabras a tu alma. — ¿No puedes también
tú decir que ha hecho en ti cosas grandes el poder y, sobre todo, la
bondad de Dios?... ¿No es un efecto de su bondad... (sin méritos de
ninguna clase por parte tuya)... todo lo que el Señor te ha dado tan generosa y amorosamente? — Detente y también recuerda todo esto, desde
tu nacimiento hasta ahora...; recuerda, sobre todo, las veces que te ha
perdonado tus pecados..., que te ha transformado de un abismo de
miseria que eras, en un abismo de gracia y hermosura. — Reconócelo
así, que esto no es soberbia... Pero alábale a Él como María. — Bendice
su poder..., glorifica su bondad..., adora con amor su santo nombre.
2.° «Y su misericordia se extiende de generación en generación
para con los que le temen». — Otro detalle delicadísimo de la
humildad. — María se goza en extender esta misericordia del Señor,
que ha tenido con Ella, a todos los demás. — Cuanto ha hecho de
grande en su alma, hará con todos los que le temen...; nada de
querer ser la única...; se complace en publicar la participación que
todos pueden tener en esta bondad de Dios. — ¡Qué humano es el
querer ser los primeros!..., ¡y mucho más ser los únicos! — La
verdadera humildad, no es exclusivista..., ni ambiciosa..., ni menos
envidiosa del bien ajeno...; eso será muy humano…, pero María es
¡divina! y por eso no es así, ni piensa tampoco así...
Además, dice, que esta misericordia y bondad será para los que le
74
temen. — No se refiere al temor servil, propio de siervos, sino al temor
reverencial y filial de los buenos hijos. — Es aquel temor santo de Dios,
de quien dice la Escritura Santa, que es el principio de la sabiduría... y,
por lo mismo, el comienzo de la santidad y el fundamento del amor. —
¡Teme y ama!..., son dos cosas inseparables para Dios... Debes, pues,
temer con amor, y debes amar con temor. — Temor de ti..., de tus
pecados y recaídas..., de tu miseria..., de tu poca gratitud y correspondencia... ¡Qué bueno es Dios para los que le temen!... ¡Qué será para
los que le aman! — Teme su justicia, pero sobre todo ama su bondad...;
confía en su misericordia, y verás cómo se cumplen en ti las palabras de
María.
Gózate de tener un Dios tan misericordioso, que no niega a nadie su
misericordia, y trabaja con toda tu alma por extender, con tu oración...,
con tu penitencia..., con tu amor, este reino de la bondad y de la
misericordia, no sólo a tu alma, sino al mundo todo, como Dios quiere... a
todos, a justos..., a tibios..., y hasta a los grandes pecadores, donde aún
no brilla esta inmensa misericordia del Señor.
MEDITACIÓN 36
EL «MAGNÍFICAT»
1.º «Hizo obras poderosas con su brazo». — Aquí ensalza la
Santísima Virgen el poder de Dios, que se manifiesta especialmente
en algunas de sus obras. — Todas son fruto de ese poder infinito de
Dios, pero en algunas se manifiesta más claramente esa omnipotencia. — Miraría la Santísima Virgen los Cielos, y vería las estrellas
inmensas..., luminosísimas..., incalculables en su número..., con una
vida y movimiento incesante... en medio de un orden sapientísimo. —
¡Qué obra más hermosa, el Cielo de las estrellas para ver en ellas la
omnipotencia de Dios! — ¿Y la tierra?..., con sus plantas y
animales..., con sus valles y sus montes..., con sus ríos y sus
mares..., etc. — Recorre con tu imaginación todo y pregunta: ¿no
será esto obra del brazo poderoso de Dios? — ¿Quién, sino Él, podía
concebir, ni hacer algo semejante?
Y vería al hombre... y a los ángeles... y a toda la corte lucidísima que
rodea el trono de Dios..., y, sobre todo, se vería a Sí misma... ¿Dónde vio
mejor la fuerza del brazo poderoso de Dios que en la obra de su corazón
y de su alma purísima e inmaculada?
Pondera bien lo que esto quiere decir. — Pues al hacer Dios todas sus
obras, parece como que las hizo sin esfuerzo alguno..., con su palabra...,
con su querer...; pero en las obras de la Encarnación, a nuestro modo de
entender, ¿no es cierto que no las explicamos sino como obras en las
que Dios tuvo que poner toda su omnipotencia y hacer, como si
dijéramos, un gran esfuerzo?
Para la creación no tuvo ninguna resistencia que vencer...; todo lo hizo
75
de la nada. — Y el esfuerzo es tanto mayor, cuanto mayor es la
resistencia que se opone a nuestro trabajo. — Pues si en la creación, la
resistencia fue nada, porque las cosas antes no eran nada..., en la
Encarnación no fue así..., aquí era el mismo Dios... Tuvo que hacer
fuerza a la divinidad..., tuvo que hacer violencia a Sí mismo para empequeñecer y achicar y anonadar ¡al mismo Dios!..., y así poderlo encerrar
en un cuerpo humano y en el seno de María.
Y tuvo que hacer la obra única y nunca más repetida, de coger a una
mujer y hacerla Madre suya... y vaciar en Ella todos los prodigios y maravillas de toda la creación... y hacerla Inmaculada... y Virgen y Madre a la
vez. — ¿Todo esto no supone un esfuerzo inmenso del brazo poderoso
de Dios? Tan grande es este esfuerzo, que llegó a agotar su poder...
Dios podrá hacer mil mundos..., miles de seres..., millones de ángeles y
de cielos mejores..., más espléndidos, más hermosos que los actuales.
— Pero..., no pudo hacer una obra de mayor grandeza que a su Madre...,
pues no puede haber Madre más grande que la Madre de Dios.
¿Y no podrás tú aplicar esto mismo a la Sagrada Comunión?... ¿No es
otro esfuerzo de su brazo?... ¿No se agota ahí también la sabiduría y el
poder y hasta el amor de Dios?... Con ser omnipotente..., ¿puede Dios
darte algo más grande que lo que te da en la Sagrada Comunión?
2.° «Desbarató a los soberbios en su mente y en su corazón». — He
aquí otra prueba del poder de su brazo. — Su omnipotencia se
manifiesta en las obras de la misericordia y de la bondad..., pero
también en las de su justicia. — Y así como para los humildes es toda
su misericordia, así su justicia se emplea con los soberbios — Cómo
recordaría la Santísima Virgen la diferencia de su exaltación hasta el
trono de Dios, para ser Reina y Emperatriz del Cielo, con la caída tan
ruidosa de Lucifer desde las alturas hasta el mismo infierno. — Ella
subió por su humildad, éste cayó por su soberbia.
Y nota bien, que dice «a los soberbios de mente y de corazón». — Aquí
se refiere, claramente, a la soberbia interna, no precisamente a la
externa, que es una fatuidad... Es más refinada la interior..., esto es, aparecer humilde al exterior, e interiormente tener asentada la soberbia en el
corazón y la mente. — Y lo peor de esta soberbia es, que es tan sutil y
tan fina, que penetra hasta lo más íntimo sin apenas darnos cuenta.
Fíjate en esta distinción: soberbia de mente... es el propio parecer..., el
no querer ceder..., el desear siempre que se nos dé la razón..., el no
sufrir una contradicción..., en fin, en no transigir en especial, cuando
creemos que tenemos la razón... y luego la soberbia de corazón..., ¿qué
ha de ser esta soberbia sino el maldito amor propio que tan profundamente arraiga en nuestro corazón?
Pide a la Santísima Virgen te libre de esta doble soberbia, de la mente y
del corazón, y así por su mediación verte libre de la justicia divina, que,
según la misma Virgen, tan duramente ha de castigar esta soberbia
76
interna...
MEDITACIÓN 37
EL «MAGNÍFICAT»
1.° «Arrojó de su sede a los poderosos y ensalzó a los humildes». —
Así como en el verso anterior expuso lo que el Señor hace siempre
con los soberbios de mente y corazón, así ahora nos habla de la
manifestación de esa soberbia por medio de la vanidad, el orgullo, el
hambre de mandar...; éstos son los poderosos de la tierra..., los que
mandan y no gustan de obedecer. — He aquí por qué la obediencia
es hermana inseparable de la humildad. — La una y la otra convienen
en ese espíritu de sumisión y de sencillez que tanto agrada a Dios.
¿Cuántos poderosos no había entonces en la tierra?...; con luz del
Cielo los veía la Santísima Virgen a todos ellos gozándose en sus
palacios..., mandando a sus siervos y esclavos que ante ellos se
postraban como si fueran dioses...
Pero escucha la frase enérgica de María...: a esos, el Señor les arrojará
de sus tronos, y de sus sillas y asientos de vanidad, y con desprecio les
abandonará. — ¿Qué poco propias parecen de la dulzura y compasión de
María estas expresiones?... Y es que nosotros no podemos comprender
todo lo que odia Dios esa fatua vanidad de la tierra. — Ni siquiera la mira,
ni la guarda ninguna consideración. — Para buscar Madre, no la busca
entre ellos, sino entre los humildes..., y cuando ya nace en Belén, manda
a los ángeles a anunciar la gran nueva a los pastorcillos sencillos... y de
aquellos grandes y poderosos, ni se acuerda... ¡Qué terrible debe de ser
este desprecio de Dios!... ¡Qué espantoso ese castigo que con palabras
tan fuertes María anuncia!
Examina cómo andas de espíritu mundano en cualquiera de sus manifestaciones..., en cualquiera de sus grados, aunque te parezca muy
pequeño..., mira a tu alma y si quieres ver lo lejos que estás de esta fatua
soberbia y vanidad, mira dónde te encuentras y qué altura alcanzas de
obediencia..., de sumisión y humildad..., y así comprenderás lo cerca que
estás del gran premio que María anuncia para los humildes. — Para
éstos, la exaltación, el encumbramiento..., un trono muy alto en el Cielo.
— Compara esas dos expresiones de la Santísima Virgen: la del castigo
del desprecio para los poderosos..., la de la sublimación gloriosa de los
humildes y sencillos.
2.° «Llenó de bienes a los hambrientos y dejó vacíos a los ricos». —
Pero..., ¿todavía más? — No acierta la Santísima Virgen a acabar
con la humildad...; ¡cuánto la ama! Porque estas palabras son una
confirmación o repetición de las anteriores. Aquí habla de otra
manifestación de la humildad, que es la pobreza..., y de la soberbia,
que es la abundancia y el regalo. — La pobreza real y actual..., y la
pobreza de espíritu. — Jesús quiso nacer y vivir y morir abrazado a
77
ella. — ¡Si supiéramos cuánto agrada a Jesús, cómo la apreciaríamos!
Pero, al menos, hemos de buscar y apetecer la pobreza de espíritu. —
No apegarse a nada..., no desear ni envidiar nada..., no querer los
regalos y comodidades de las riquezas..., gozarse de que algo nos falte,
y no salga todo a nuestra medida y conforme a nuestro gusto... Y, en fin,
en el afán de despojarnos de todo..., ¡llegar a despojarnos de nosotros
mismos!
Sólo un corazón descarnado..., despojado de todo..., desnudo de todo
lo que es suyo..., puede agradar a Dios. — El Señor quiere que nos revistamos de El, pero para eso hemos de desnudarnos de nosotros mismos.
Cuando echamos una pasta en un molde, si queremos que coja todas
sus formas y dibujos, hace falta que el molde esté bien limpio de todo...;
las adherencias que tenga impedirán que se copien perfectamente todas
sus líneas. — Pues bien: María y Jesús quieren moldearse en tu
corazón..., para que sea una copia exacta de Ellos. — Pero no admiten
compañía, porque no hay ninguna digna de María y de Jesús... Es
necesario, indispensable de todo punto, que limpies bien el corazón...,
que le desprendas y le arranques, aunque sea con violencia... y aún con
dolor, de todo lo que no sea Jesús y María. — En especial, piensa en
esto en el momento de comulgar, y no olvides que Jesús y tú no cabéis
juntos en el corazón... Si quieres que Él entre, tienes tú que salir... Él se
basta a Sí solo para llenarlo. — Esa es el hambre de que habla María. —
Vete con hambre verdadera de Jesús, a recibirle y sentirás la verdad de
esas palabras: «a los hambrientos les llenó de bienes». — Pero a los
otros..., a esos, nada...; les deja con lo suyo, y como lo suyo no es nada,
los deja completamente vacíos...
MEDITACIÓN 38
EL «MAGNÍFICAT»
1.° Recibió o socorrió a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia. — Recuerda aquí la Santísima Virgen la gran misericordia
efectuada con Israel. — Era un pueblo esclavizado a los Faraones, y
el Señor milagrosamente le sacó de aquella esclavitud y le llevó a
través del desierto...; allí le alimentó con un maná del Cielo, y,
después de sacarle triunfante de sus enemigos, le llevó a la rica tierra
de promisión. — En fin, le tomó como cosa suya..., le hizo su pueblo
escogido..., y le cuidó como a un miembro de familia, con cariño y
providencia admirables.
Aplica todo esto, punto por punto, a lo que Dios ha hecho contigo y
verás en ello una sombra de la realidad. — Te sacó del cautiverio del
demonio, infinitamente peor que el de los Faraones..., te protegió y
protege sin cesar en el desierto de esta vida..., te alimenta con el
verdadero maná divino de su mismo Cuerpo y Sangre... y te conduce de
78
su mano cariñosamente a la tierra prometida, que es el Cielo.
Pero aún más: a Israel le dio título de siervo o doméstico suyo — ¡gran
favor, por cierto, servir a Dios! — , pero a ti te llama y te da título y
honores de hijo..., de hermano de Jesucristo..., de heredero de su trono...
¡Qué realidad tan sublime y magnífica! — No dudes que, aunque María
habla sólo de la misericordia de Dios con Israel, también pensaba en la
que haría contigo y también la tenía muy presente.
Lo que no dice la Santísima Virgen es la correspondencia de Israel al
Señor...; bien lo sabes: dureza de corazón..., desconfianza de Él en el
desierto..., un total olvido de Dios en las delicias de la tierra de
promisión, llegando a buscar otros dioses para adorarlos... y, finalmente,
rechazando a su Hijo cuando vino a salvarnos y dándole muerte
cruelísima de Cruz... Todo eso sacó Dios de su misericordia para con
aquel pueblo. — Mas... ¿también en esto será figura tuya?... ¿Tú también
habrás imitado a Israel en esta enorme y negra ingratitud?... ¿También
podrá decir de ti el Señor que de su viña elegida, que era Israel, no sacó
más que agrazones silvestres, agrios y amargos?... Por lo menos en
algunas ocasiones, reconoce con humildad y con santa vergüenza que
así ha sido..., pero promete firmemente que ya no será más así...
2.° Como lo había prometido a Abraham y a sus descendientes, por
todos los siglos. — Qué bien cumple Dios su palabra! — Así lo
prometió a Abraham y a sus hijos los demás grandes Patriarcas del
Antiguo Testamento... y, como lo prometió, lo cumplió. — No ignoraba
El, lo que aquel pueblo iba a hacer con sus beneficios, y, no
obstante..., no se echa para atrás y deshace su promesa. — ¡Qué fiel
es el Señor!
Pero mira, como dice la Virgen, que esta fidelidad y exactitud de Dios,
es por todos los siglos..., esto es, que como cumplió lo prometido
entonces, también lo cumplirá en lo que prometa después.
Y, efectivamente, según San Pablo, esta fidelidad de Dios se manifiesta
en tres cosas: a) en no dejar al demonio que nos tiente más de lo que
nosotros podemos resistir, pues es bien claro que si le dejara, nadie le
vencería..., ¡tanta es su astucia!, ¡tanto su poder y sabiduría!;
b) es fiel en no abandonarnos durante la tentación...; no es como las
amistades terrenas, que en las pruebas y dificultades de la vida, en
especial en la más terrible, la de la muerte, nos dejan solos y nos
abandonan..., no nos sirven para nada. — Mas el Señor no es así:
cuando es mayor la tentación y la necesidad, tanto más nos asiste con su
ayuda y con su gracia..., de tal modo, que nos da ésta a medida de
aquélla, sin que nunca nos falte Él..., a pesar de que tantas veces le
dejamos nosotros;
c) en fin, es fiel en darnos un premio eterno, si hemos sabido, con su
gracia, luchar y vencer...; esta fidelidad de Dios, es el fundamento de
nuestra esperanza... ¡el Cielo!..., ¡la posesión de Dios!... y esto
79
ciertamente, pues su palabra no faltará...; ¡qué consuelo y alientos nos
da en la vida esta mirada a Dios..., al Cielo..., a la corona que nos
aguarda!...
Mira qué debes decir al Señor ante este ejemplo suyo de fidelidad que
te recuerda la Santísima Virgen. — ¡Qué pena y qué vergüenza que tú
tantas veces hayas sido infiel e inconstante en tus palabras y promesas
al Señor! — Si hubieras cumplido sólo la mitad de las cosas que tantas
veces le has prometido, ¿cuál sería ya tu santidad para estas fechas? —
Pide a María la gracia de la exactitud..., de la fidelidad..., de la formalidad
y constancia en el cumplimiento de tus palabras.
3.° Resumen y conclusión. — ¡Qué sublime el canto del Magníficat!
— ¡Qué hermosísima la oración de María! — ¡Cuántas cosas abarca!
— ¡El canto de la gratitud de su alma a Dios! — ¡El canto de la
Redención, con el que publica las maravillas y grandezas que en esta
obra hizo el brazo poderoso del Señor y su misericordia! — ¡El canto,
en fin, de la humildad! — Fíjate bien que es en lo que más insiste. —
Claramente nos señala el camino que hemos de seguir..., no hay
otro... Ni Ella ni Jesús encontraron, ni siguieron tampoco otro...
¡Lánzate generosamente por él!... ¡A imitar a Jesús y a María en su
humildad!... Ten, por tanto, una devoción tierna y fervorosa a este
sublime cántico y diariamente repítele en la Comunión para dar
gracias al Señor..., al mismo tiempo que te examinas de tu fidelidad
en la promesa que hoy le haces de seguirle en la humildad.
MEDITACIÓN 39
LA EXPECTACIÓN DEL PARTO
La Iglesia celebra esta Expectación de la Santísima Virgen con una
fiesta especial que la dedica en el tiempo santo del Adviento. — Es fiesta
genuinamente española, establecida probablemente por San Ildefonso,
quien en los maitines de media noche de esta fiesta, mereció ser
revestido por la Santísima Virgen de una preciosa casulla que trajeron los
ángeles del Cielo.
1.° Vida de la Santísima Virgen en este tiempo. — Considera esta
vida bajo dos aspectos: uno interior y otro exterior... Bajo el aspecto
interior, la vida de María es de una absoluta compenetración con su
Hijo. — Madre e Hijo no vivían una vida semejante, sino una misma
vida, una sola vida. — No se puede concebir mayor dependencia que
la de Jesús en el seno purísimo de María. — De Ella recibía toda su
vida..., de Ella dependía toda su vida... ¡Qué misterio! ¡Dios depende
de una criatura!...
Penetra en lo más profundo de esa intimidad divina entre María y su
Hijo y aprende: recogimiento con el que María reconcentraba en Jesús
sin cesar todo su ser...; fervor y amor, con él vivía únicamente para
Jesús... Ella veía más con los ojos de su Hijo, que con los suyos
80
propios..., amaba con el corazón de su Hijo y todos sus gustos eran
dárselos a El. — ¡Qué amor no sentiría tan perfecto y tan puro hacia el
Dios que encerraba en su seno!..., vida de gozo y alegría inexplicable,
porque todas las cosas divinas son gozosas y producen la dicha y
felicidad, pero mucho más la posesión de Dios, como la tenía entonces
María...; no tenía que envidiar para nada la gloria de los bienaventurados
del Cielo...
En fin, una vida de deseo y de ansia infinita, con las que sin cesar
estaría en oración, haciendo violencia a Dios, para que acelerara cuanto
antes la hora de revelarse al mundo. — La hora de la Redención..., esto
sobre todo, es lo que más caracteriza este momento de la vida de María.
— ¡Qué dulce es pensar que en virtud de esta sublime y fervorosa
oración, el Padre Eterno adelantó la hora de la Redención del mundo y
nos envió a su mismo Hijo a salvarnos!...
2.° Su vida exterior. — Qué admirable es la Virgen en todo!... Con
una vida interior tan intensa y tan divina como llevaba entonces, no
dejaba traslucir nada al exterior. — Exteriormente una dulce calma,
una simpática sencillez, una muy amable serenidad. — Nadie sospechaba lo que pasaba por su interior..., nadie, ni siquiera San José...
¡Qué santa avaricia la de María!, ¡cómo guarda para Sí el tesoro y no
le confía a nadie! — Ni la ambición, ni la soberbia, ni el amor propio,
ni el deseo de alabanzas, la lanzan a comunicar a nadie su secreto...,
ni a darse importancia delante de los demás, creyéndose superior a
todos, aunque en verdad lo era... ¡Qué humildad más práctica!, ¡qué
sencillez tan preciosa!... Cuántas veces el mérito nuestro se evapora,
porque le destapamos delante de los demás y no sabemos guardar
nuestras cosas sólo para Dios..., o al menos peligra, porque
imprudentemente las exponemos a los ojos de los hombres, buscando
más o menos directamente alguna alabanza..., alguna estima de
ellos...
3.° La vida del hijo. — Contempla en este momento la vida de
Jesús..., oculta y escondida como en un sagrario en el seno de María.
— ¡Qué oscuridad y silencio el de esta vida de Jesús!..., ¡qué debilidad e invalidez la de Jesús!... Todo lo espera, todo lo recibe de su
Madre... y, no obstante, desde allí está dirigiendo al mundo..., está
siendo la alegría de los ángeles y, sobre todo, está de día en día
santificando más y más con su presencia, con su contacto, a su
querida Madre. ¡Qué misterio!..., ¡qué vida más activa la de María con
su Hijo y la del Hijo con su Madre!...; pero toda, vida de actividad
interior...
4.° Tu vida. — Esa debe ser, sobre todo, tu vida. Eso es vivir..., vivir
para Jesús, dándole todo a Jesús como María. — Esa es la dulzura, y
el encanto, y la perfección que encierra la vida interior... Aprende y
pide esta vida a Jesús y a María. — Examina cómo te encuentras con
81
relación a ella. — Mira si te gusta ese silencio..., esa oscuridad...,
esa sencillez exterior de que va acompañada..., y si despliegas en tu
interior ese fervor, y ese amor de María, para ver siempre y tratar con
Jesús en lo más íntimo del alma.
Especialmente después de comulgar, ¿por qué ese contacto de Jesús y
esa presencia suya, semejante a la que tuvo en el seno de su Madre, no
produce en ti la santidad que en Ella? — Para ello hay que vigilar los
sentidos, las potencias, mortificándolos sin cesar y reconcentrándolos en
el interior, para que vean allí a Jesús y se acostumbren a tratar con Él,
allí precisamente en lo más íntimo del corazón
Por último, mira cómo aquí tienes un modelo perfectísimo de esclavitud
Mariana. — Es Jesús el primer esclavo de María. — De Ella depende
toda su vida... Así debe ser la tuya..., una vida entregada por completo a
María, sin acertar, sin poder hacer nada sin Ella...
MEDITACIÓN 40
CAMINO DE BELÉN
1.° El empadronamiento. — Éste sirve de ocasión para el viaje a
Belén y para ejercitar las más bellas y difíciles virtudes en la
Santísima Virgen, cuales son la sumisión y la obediencia. —
Contempla a María, en compañía de San José en su pobre casita de
Nazareth..., pobre, pero nada falta. — Ella ha ido preparando con
gran cariño todos los detalles para el Nacimiento de su Hijo, que se
aproxima..., la cunita hecha por San José..., los pañales que Ella
misma ha confeccionado..., en todo hay pobreza, pero mucho cariño y
amor… y el amor suple e inventa muchas cosas para mejor recibir a
su querido Niño.
De repente, oyen un rumor primero, y luego se confirman en la certeza
de tal rumor...; todos tienen que ir a empadronarse al lugar de su origen,
y Ella y José descienden de David y de la real ciudad de Belén... ¡Qué
contratiempo!... ¿Cómo iban a ir de viaje, ahora, en esas circunstancias..., cuando de un día para otro espera el divino Nacimiento?... Y todo
por el antojo y soberbia de un hombre, de un tirano, que así lo ordena...
¿No habría medio de burlar tal disposición..., o por lo menos de
dilatarla?... ¿por qué no esperar un poco tiempo hasta que pase ese día
dichosísimo?...
Y, sin embargo, la Santísima Virgen ni habla, ni critica, ni protesta...
Con el corazón herido, acata la divina voluntad..., confía en el Señor...,
se arroja en sus brazos y se lanza inmediatamente a la obediencia. —
¿Quién tuvo jamás mayor disculpa para no obedecer que la Santísima
Virgen en esta ocasión? — Si se hubiera rebelado y no hubiera
obedecido, ¿quién la podría tachar de imperfecta?... ¿No diríamos que
habría obrado muy bien... y que hubiera sido una imprudencia ponerse de
viaje en aquella ocasión?... No obstante, María no atiende a la prudencia
82
de la carne..., antes es obedecer sin pensar en más... ¡Qué sumisión de
voluntad y de juicio!
Nota bien esto, que es la parte más difícil de la obediencia... A María la
sobraban razones para no obedecer..., pero obedece ante todo y por
encima de todo..., y es que ante la obediencia, no hay nada... ¡Qué
lección más difícil, más penosa y más práctica nos da María!...
2.° El viaje. — Es largo, unas cinco jornadas...; es duro por el camino tan malo y la incomodidad de hacerlo todo en una caballería...; es
molesto por la época..., en diciembre, con frío, vientos desagradables, lluvias y hasta nieve. — Acompaña un poco tiempo a la Santísima Virgen..., mírala abrigada con un manto oscuro y echado un velo
sobre su rostro. — San José a su lado, no la quita ojo y cuida de que
el jumentillo vaya por la parte mejor del camino...; adivina aquel
rostro que se esconde bajo el velo..., todo él pureza, modestia...,
recogimiento..., belleza y hermosura celestiales y, sobre todo...,
santidad.
Otros viajeros pasan junto a Ellos, haciendo el camino más rápido y
cómodamente. ¡Qué diferencia! — Todos irían criticando, maldiciendo
aquella orden del César. — María va como transfigurada, como extasiada, pensando en el tesoro que lleva consigo...; no la importa la vida
exterior que la rodea. — En el viaje y en su casa, en todo momento vive
con Jesús y para Jesús.
¡Qué oración haría la Santísima Virgen en este camino! — Contempla a
los ángeles que se disputan el honor de acompañarla, y tú también
detente a acompañarla lo mejor que puedas en esas jornadas... Ahora
ayúdala a bajar del asno..., colócala al abrigo de cualquier palmera,
llévala agua..., algo que te pida..., ponte a su servicio, y ruégala que
aunque lo hagas mal muchas veces, no te desdeñe, sino que te admita
en su compañía... No la niegues nada, que todo se lo merece...
3.° Belén. — Han llegado, por fin..., es hora de descansar. — José
va en busca del mejor sitio que su pobreza le permite..., pero otra vez
la mano del Señor que les prueba con el sufrimiento de la más dura
mortificación. — Ni posadas, ni amigos, ni nadie, les abre sus
puertas. ¡Qué horrible!... Después de cinco días de camino... y en
vísperas de dar a luz a su Hijo, no hay dónde hospedarse... ¿No es
para perder la paciencia y para murmurar y para dar lugar a todos los
nerviosismos a que nosotros nos entregamos?... ¿No es esto ya
demasiado?
Ni una palabra, otra vez se arroja en brazos de Dios y a esperar lo que
El quiera. — Si al fin ha de triunfar siempre su voluntad, ¿por qué no la
aceptamos con más resignación y alegría, sobre todo cuando nos prueba
con algo desagradable? — Mira a María entrar en aquel establo de
bestias...; su delicadeza..., su amor maternal, se rebelarían. — ¡Qué
asco!... ¡Allí iba Ella a pasar la noche!... ¡Allí iba a dar a luz a su Hijo!...
83
¡Qué dominio el suyo!... ¿Esa es la voluntad de Dios? Pues esa es la
suya también.
Póstrate a los pies de esta Virgen purísima, y pídela perdón de tu
soberbia, de tu amor propio con el que tantas veces te has opuesto a la
voluntad de Dios... y pídela una sumisión y obediencia como la suya,
para obedecer sin réplica y sometiendo hasta con alegría, no sólo la
voluntad, sino tu juicio, a tus superiores, aun cuando creas que te sobre
la razón.
MEDITACIÓN 41
EL NACIMIENTO
1.° Ingratitud de los suyos. — Mira cómo se cumplen al pie de la
letra aquellas palabras: «vino a los suyos y los suyos no le
recibieron». — ¡Qué ignorancia de las cosas de Dios! — ¡Si ellos
hubieran sabido lo que iba a pasar en aquella noche!... Pero he ahí el
mérito de la sumisión y resignación en las manos de Dios..., no
pensar en el por qué, ni en el para qué, dispone el Señor las cosas de
ese modo.
Por otra parte, aquellos pudieron tener disculpa de su ignorancia...,
pero nosotros, ¿no tenemos miles de pruebas para conocer las cosas de
Dios y saber quién es El y dónde se encuentra?
Pedir perdón al Señor de las muchas veces que ha querido entrar en
nuestro corazón, y nosotros no le hemos admitido...; de las muchas
veces que Él ha deseado hacer algo..., quizá algo grande, con nosotros y
lo hemos estorbado. — En fin, temamos y temblemos, pues no sabemos
la responsabilidad que de esto tenemos y la cuenta que hemos de dar a
Dios por ello.
2.° El Nacimiento. — Si el olvido y el abandono y el desprecio fue el
modo cómo los suyos recibieron a Jesús, contempla ahora a María...,
penetra en el interior de la cueva y... mira con santa curiosidad todo
lo que allí pasa. — Iluminada por el Espíritu Santo, ha comprendido
María que el momento del Nacimiento de su Hijo ha llegado... y,
naturalmente, aunque cansada del penoso y largo viaje, no quiere
descansar.
Ahora más que nunca, se entrega a fervorosísima oración... Sus
ardientes anhelos y fervorosos suspiros, hacen una violencia irresistible
al corazón de Dios... Se deja vencer por la oración de María, y cuando
Ésta ha llegado al grado más elevado de aquel éxtasis de amor, el
Espíritu Santo hace que de repente..., de un modo milagroso..., al abrir
María sus ojos, se encuentre entre los pliegues de su manto..., blanco
como un copo de nieve..., bello más que los ángeles..., al Hijo de Dios e
hijo suyo. — María Virgen antes del parto, es virgen sin mancilla en el
parto..., como el rayo del sol sale por un cristal, sin romperlo y sin
mancharlo..., así nació el Hijo de María.
84
Acércate mucho, sin miedo alguno, y contempla aquella escena. —
Jesús va a recibir la primera adoración, y con ella las primeras caricias
de una Madre... María adora a su Dios allí vivo... real y físicamente
presente..., pero como Madre, se cree con derecho a tomar a aquel Niño
y estampar en sus mejillas delicadas sus primeros besos... ¡Qué besos
más ardientes!..., ¡Qué abrazos más efusivos!..., ¡Qué caricias más
tiernas!... Excita tu imaginación, que todo será nada, para pintar esta
escena.
Jesús no siente la pobreza del establo..., ni el frío de la noche..., porque
lo primero que han visto sus ojos al abrirlos a la luz de este mundo, ha
sido el rostro de su Madre. — Recuerda el encanto de un niño pequeño
cuando sonríe al contemplar algo agradable para sus ojuelos, y piensa
cómo sería la sonrisa de Jesús al ver a su Madre tan pura..., tan bella...,
tan hermosa. — Madre e Hijo parece que no se hartan de contemplarse
mutuamente... y esta mirada de María, es consuelo y alegría para
Jesús... y la mirada de Jesús es aumento de gracia y santidad para
María.
Con qué respeto y devoción, y al mismo tiempo ternura y delicadeza iría
la Santísima Virgen envolviendo aquel cuerpecito de su Hijo en los
blancos y pobres pañales... y con qué dolor y pena tan profundos, le
colocaría en las pajas del pesebre... Ella fue la primera que meditó en
esta verdad que tenía delante de sus ojos... ¡Dios en un pesebre!... ¡Dios
abrazado con la pobreza tan estrechamente, que ni casa, ni habitación
tiene para nacer!... ¡Qué será la pobreza cuando así aparece
inseparablemente unida al Hijo de Dios! Pide a María que te la dé a
conocer, para que ames esta virtud.
3.° El Hijo Primogénito. — Dice el Evangelio, que María dio a luz a
su Hijo Primogénito... Si fue primogénito, esto es, el primero, es
porque luego debió tener otros hijos, y así es por dicha nuestra. —
Jesús es el primero..., es el hermano mayor..., pero luego vinimos
nosotros, que también somos hijos de María. — ¡La Madre de Dios es
nuestra Madre!... Jesús es nuestro hermano... ¡Hermanos de Cristo!...
¿Lo has pensado bien?... ¿Te has detenido a considerar lo que esto
significa de parte de Dios y de parte tuya? — De parte de Dios, es el
colmo de la bondad y del amor para contigo...; de parte tuya, es la
mayor gloria y dignidad a que puedes aspirar..., es el título dulcísimo
que ni a los ángeles ha querido dar... María es Reina de los ángeles,
pero no es Madre suya como lo es nuestra. — Así, ante la cuna de
Jesús..., en presencia de esta Madre, medita y saborea estas
dulcísimas verdades...
4.° Acércate antes de terminar a María y pide la por unos momentos
te deje en tus brazos a su Hijo..., recréate con El..., abrázale y
mímale con toda clase de caricias... y, sobre todo, estréchale tan
fuertemente, que le metas hasta lo más hondo de tu corazón. —
85
Suplícale que cambie su cuna y pesebre por tu corazón, que allí le
darás más abrigo y calor. — En fin, pide al Niño que te enseñe a
amar a su Madre... Pide a la Madre que te enseñe a amar a Jesús.
Piensa que la vida de Jesús comienza mirando a María y... también en
la Cruz termina mirándola a Ella... ¿No querrá decirte con eso que Él
quiere que toda tu vida se deslice también bajo la mirada de María?...
¡Qué dulce es pensar que así vivimos alumbrados y consolados con la
luz de los ojos de María!... Aprende a mirar a María y a recordar que Ella
siempre te mira sin cesar...
MEDITACIÓN 42
PRIMEROS ADORADORES
1.° Los Pastores. — Son los elegidos por Dios como los
representantes de la humanidad, para hacerles la primera
manifestación de Jesús. — La razón de ser ellos los elegidos, fue su
sencillez...
Jesús Niño se comunica a los corazones sencillos como de niños. — La
sencillez encuentra a Dios por los caminos más simples y más directos.
— La sencillez es fe que todo lo cree, como los pastores..., es obediencia
ciega, corno la de aquéllos.
Los pastores, ni siquiera se enorgullecieron por ello..., oyen la voz del
ángel y aceptan con sencillez la invitación...; es todo lo contrario del amor
propio, que todo lo quiere pensar y calcular a su modo. — Pon la dosis
de amor propio de tu corazón en los pastores y no hubieran ido a
Belén..., a lo mejor hacían el ridículo..., a lo mejor era mentira..., etc. —
Así habla el amor propio. — ¡Qué distinto de la fe, de la obediencia y de
la humildad propias de la sencillez! — ¿Cómo está esta virtud en tu
corazón?...
2.° Alegría de la Virgen. — ¡Qué alegría recibiría la Santísima
Virgen cuando les vio y escuchó lo que le contaron! — En premio de
su fe y sencillez, María toma a Jesús, se lo enseña... y se lo da...,
para que se recreen con el Niño. — ¡Qué premio el de la sencillez y el
de la obediencia! — ¡Poseer a Jesús!... Pero advierte que quien da a
Jesús es María.
Es la primera manifestación de Jesús y quiere que sea por medio de su
Madre... Es la primera entrega que hace de Sí mismo a los hombres y se
entrega por medio de María. — Eva comió el fruto prohibido..., se lo
enseñó a Adán..., se lo dio y nos perdió... María enseña el fruto de su
seno purísimo a los pastores... y en ellos a todos los hombres, se lo da y
nos salva.
Jesús es el Salvador, pero por medio de María..., ni se recibe sino de
María..., ni hay otro camino para llegar a Él sino María... Nunca se halla a
Jesús sin María, como dice San Buenaventura. — Y por tanto, no es
86
posible aislar a Jesús de María... Hallaremos a Jesús en brazos de
María, como los pastores y al postrarnos como ellos a los pies de Jesús,
también nos postraremos, a la vez, a los pies de María...
3.° Los Reyes Magos. — Una revelación especial les lleva a
Belén..., una estrella aparece en el Cielo y una inspiración suena en
su corazón... y dóciles a este llamamiento, se ponen en camino. —
Mira qué docilidad y qué prontitud en su obediencia... En seguida lo
dejan todo..., patria, casa, familia, comodidades, por emprender un
camino largo y sumamente penoso. — Humanamente esto era una
locura... Convéncete de una vez, que para el mundo y para la
prudencia de la carne, parecen locuras las cosas de Dios... y, no
obstante, tú debes amar y buscar esas divinas locuras. — Recuerda
el momento de ocultarse la estrella... ¡Qué dudas!..., ¡Qué vacilaciones!..., ¿Se habrían equivocado?... ¿No sería mejor volverse para
atrás? Piensa qué hubiera sido de los Magos, si así lo hubieran
hecho. ¡Qué lástima!..., estar a las puertas de conseguir su destino y
al fin de su viaje... y volverse perdiéndolo todo... ¡Qué imagen más
perfecta de tu inconstancia!... No olvides que sólo el que persevera,
triunfa y que la constancia es distintivo del amor...
4.° Llegada a Belén. — Mírales ya en Belén. El triunfo es
completo..., la estrella vuelve y les guía hasta la misma cueva donde
está el Niño. — Otra dificultad. Ellos, Reyes que buscan un Rey, ¿van
ahora a entrar en una cueva de animales?, ¿van a adorar a un Niño
que no tiene más cuna que un pesebre? — He aquí el mérito de la fe:
no se guía por apariencias y cree lo que no ve... A través de aquella
pobreza, los Magos descubren la divinidad y la adoran.
Contémplales en el momento de ofrecerle sus dones y medita en su
significado... Aquí todo habla de sacrificio y todo nos anima a él... Sacrificio por amor, que representa el oro... Sacrificio por la oración, que
simboliza el incienso... Sacrificio por la mortificación y penitencia exterior,
que significa la mirra. — Sólo por el sacrificio se encuentra a Jesús. —
Sólo el sacrificio es el don que agrada a Jesús.
5.° La Madre con el Hijo. — Dice el Evangelio: «y encontraron al
Niño con su Madre, María. — No despreciemos este detalle... Otra
vez tenemos que el Evangelio nos lo recuerda: «el Niño está con su
Madre»... María aquí aparece instruyendo a los gentiles por primera
vez... Por Ella entran los Magos y con Ella el mundo pagano, en el
Cristianismo. — A Ella debemos nuestra fe... Aprendamos a adorar y
amar a Jesús siempre en los brazos de su Madre y por medio de Ella,
ofrezcámosle hoy al Niño querido, nuestros dones y nuestro corazón.
Pensemos que también para nosotros hay una estrella..., una vocación
que hemos de seguir a pesar de todas las dificultades..., aunque llegue a
ocultarse y no veamos el término a donde vamos a parar. — Seamos
fieles en seguir esa vocación y constantes a toda prueba. — No
87
desechemos ninguna inspiración del Cielo, que tantos bienes nos puede
traer.
En fin, veamos que para nosotros hay también otra estrella que siempre
luce y brilla..., que nunca se oculta... y que si queremos, siempre la podemos seguir... Esta estrella es María, nuestra Madre querida. — Ella nos
guiará y nos alentará en los momentos difíciles.— No tienes más que
levantar los ojos y mirarla y siempre la verás alumbrando los pasos de tu
vida y guiando los movimientos de tu corazón: — «Mira a la estrella
siempre, invoca a María», dice San Bernardo.
MEDITACIÓN 43
PURIFICACIÓN DE MARÍA
Es este paso de la vida de la Santísima Virgen, uno de los más
hermosos, donde resplandece, de modo admirable, la heroicidad de sus
virtudes.
I.° El recogimiento. — Así mandaba la ley que las madres estuvieran
recogidas cuarenta días en sus casas antes de su purificación legal...
¡Con qué gusto cumpliría la Santísima Virgen esta parte de la ley! —
¡Qué amor el suyo al recogimiento y a la oración, pero sobre todo, ahora,
que tenía consigo a su Hijo!... ¿Qué podía buscar y apetecer fuera de su
casa, si en ella lo tenía todo?... Piensa que algo semejante debe ocurrir
contigo...; trabaja por tener a Jesús en tu corazón, y después que lo
tengas, ¿qué más quieres..., qué más deseas? Luego si algo apeteces,
es señal de que no tienes a Jesús, no sabes gozar de su presencia...
2.° La pureza. — Recuerda que María fue concebida sin mancha...,
que siempre fue pura y limpia más que el sol..., que nunca pudo
manchar ni con la más pequeña imperfección su belleza y hermosura
inmaculada... y, sin embargo, aquí aparece ¡purificándose! — ¡Qué
ejemplo para ti!... Ella, la que no tiene mancha, la que no tiene nada
que purificar, quiere purificarse. — Esto es, que ama tanto esta
limpieza de corazón, que parece que aún no está contenta, y desea,
si pudiera ser, purificarse más y más. ¡Ah!, ¿amas así tú la pureza
santa?... ¿Con ese espíritu procuras frecuentar la santa confesión y
los demás medios que la Iglesia te pone para santificarte y
limpiarte?... Y si Ella no está contenta de su pureza, y aún quisiera, si
pudiera ser más, ¿lo estás tú de la tuya?... ¿Lo estará María al verte
a ti y mirar tu alma?..., ¿encontrará allí la limpieza que Ella desea?...
Medita mucho en esto, avergüénzate y pide a María este amor a tan
delicada y preciosa virtud como es la pureza, hasta llegar a
apasionarte por su hermosura, como Ella lo estaba.
3.° La obediencia. — No estaba obligada a esta ley. — Ella bien lo
sabía. — Toda su concepción y parto milagroso, había sido obra del
Espíritu Santo. — Ella había sido saludada como la «Bendita entre
todas las mujeres», y de Sí misma había dicho «que la llamarían
88
bienaventurada todas las generaciones» por las maravillas que en
Ella obrara el Todopoderoso... y a pesar de toda esta grandeza no se
considera exceptuada de la Ley. — No quiere privilegios cuando se
trata de obedecer... y obediente como una mujer cualquiera..., como
si en Ella no hubiera nada de extraordinario..., se somete gustosa a la
Ley común, y así..., pasados los cuarenta días, con toda presteza se
pone en camino hacia Jerusalén, para ser, con su Hijo, modelo de
obediencia.
Mira cómo este ejemplo nos confunde…, qué diferencia de este modo
de obedecer de la Virgen al nuestro..., cuántas veces, sin razón, nos
creemos dispensados de obedecer y eso que la obediencia no nos exige
ni humillaciones ni sacrificios... como los que a María exigió en esta
ocasión..., porque lo que hace heroica esta obediencia de María, fue el
sacrificio que la exigió tan humillante como ahora veremos.
4.° La humildad. — He aquí lo principal y lo incomprensible de este
misterio. — María es en todo extraordinaria, pero por eso había de
ser extraordinaria su humildad.
Recuerda el amor de María a su virginidad..., cómo ante el ángel del
Señor, estuvo dispuesta a dejar de ser Madre de Dios antes que dejar de
ser virgen...; es para Ella la ilusión más divina de toda su vida... y, sin
embargo, ahora por la humildad, llega a sacrificar hasta las apariencias
de su virginidad... apareciendo como una mujer manchada que necesita
ser purificada. — Parece que por amor a la humildad, se despoja de todo,
hasta de ese concepto y gloria exterior de su virginidad... y se humilla
hasta no aparecer ni Madre de Dios..., ni Virgen..., sino una mujer
inmunda... ¡Qué admirable y sublime es esta virtud en María! ¡Qué
obediencia más humillante para Ella, y, sin embargo, con qué alegría
obedece! ¡Con qué gusto se humilla!
Mírala bien, tanto más grande, cuanto más humilde. — Contémplala
confundida con todas las demás mujeres y como una de tantas..., pero
mira cómo Dios no la confunde..., bien la distingue; es el lirio de candor,
pero a la vez la violeta escondida de la más sublime humildad... ¡Qué
gloria recibiría el Señor con el ejercicio de estas virtudes! ¡Cuánto se
gozaría en Ella!
Medita profundamente..., compárate con Ella..., pon a sus plantas tu
soberbia..., tu orgullo..., tu amor propio..., trabaja por imitarla.
5.° Su pobreza. — No puede llevar la ofrenda de un corderillo que
llevaban todas, y únicamente para las más pobres se permitía
llevaran dos palomitas...; la pobreza siempre es humillante, pero
mucho más cuando aparece delante de los demás. — María no se
avergüenza de ser pobre y de que la tengan por tal, y la desprecien
como se desprecia a los pobres... ¡Qué dichosas se hubieran
considerado aquellas palomitas si hubieran podido comprender para
lo que valían!... ¡Para ser la ofrenda del sacrificio de María!
89
Ofrécete tú a María como ofrenda de su sacrificio. — Dila que quieres
consagrarte a Ella..., pero para que tu sacrificio valga algo, ha de ser
imitándola a Ella, siendo como Ella. — Dedícate a copiar estas virtudes
en tu corazón, y especialmente las que más te cuestan..., las más humillantes..., las más sacrificadas. — Ejercítate mucho en ellas.
MEDITACIÓN 44
LA PRESENTACIÓN DEL Niño
1.° María entra en el Templo. — Ya ha sido purificada y ya es
considerada digna de entrar en el Templo. ¡Con qué respeto y
devoción entraría en él! — Sabía que era el lugar de la oración,
donde Dios se comunica con las almas..., la morada del Señor,
aunque allí sólo estaba en símbolo y figura... y, no obstante, María
reverencia y admira aquel Templo donde residía la majestad de Dios
más que en parte alguna... ¿Qué hubiera hecho si hubiera entrado en
nuestros templos?... ¡Qué lección para tus faltas de respeto tan
frecuentes en el santo lugar! Al entrar Ella, con su Hijo en los brazos,
santificó aquel lugar. — Nosotros vamos al Templo a santificarnos...
Ella fue con su Hijo a santificar el mismo Templo.
¡Qué recuerdos para Ella!; en aquel mismo Templo fue presentada por
sus padres a los tres años..., allí había pasado los primeros años de su
niñez..., allí había hecho después de muchos ratos de oración su voto de
virginidad al Señor... ¡Cuántas cosas decía aquel Templo a María!
Y a ti, ¿nada te dice? ¿No recuerdas las gracias..., los sacramentos...,
las inspiraciones..., las comuniones que en el Templo recibes?... ¿Te
olvidas de que ante la imagen de la Virgen has recibido tantas manifestaciones del amor que Ella te tiene? — Ama, ama mucho el Templo: debe
ser para ti el lugar más deseado de todos...; en ninguna parte has
encontrado a Dios como allí. — Ten, sí, mucho amor al Templo... y al
mismo tiempo reveréncialo. — No consientas en ti cosa que desdiga de
la santidad de él...
2.° Sacrificio de María. — Pero, sobre todo, el Templo es el lugar
por excelencia del sacrificio, y allí va María a ofrecer al Señor el más
hermoso y más penoso de los sacrificios...
Según la Ley, se habían de ofrecer al Señor, todos los hijos
primogénitos y rescatarlos mediante la limosna de cinco siclos de plata.
— Jesús y María no se creen libres de esta Ley y pasan por su cumplimiento. — Jesús es presentado al Eterno Padre y rescatado por su
Madre... ¡Qué sencillez y qué hermosura en este misterio tan sublime! —
Pero misterio todo él de sacrificio...; no lo olvides, el sacrificio es inseparable de Jesús..., el Niño se ofrece voluntariamente a su Padre como
víctima de expiación... Hoy repetiría las palabras del Salmo: «no te
agradaron los sacrificios de animales y por eso vengo yo, aquí me
tienes».
90
Mas este sacrificio, no lo hace El solo..., con Él está su Madre, y es Ella
la que le presenta al Eterno Padre para el sacrificio.
Recuerda el sacrificio de Abraham dispuesto a inmolar a su hijo, por
cumplir la voluntad de Dios. — Dicen algunos, que esta orden se dio al
padre y no a la madre, porque hubiera sido incapaz de hacer ella misma
este sacrificio... Pues bien, aquí es la Madre la que conscientemente...,
dándose cuenta perfecta de lo que hacía..., Comprendiendo todo el
significado y el alcance de esta ceremonia... ofrece a su Hijo para un
sacrificio que más tarde se había de consumar. Este es el ofertorio de
aquella primera Misa que Cristo dijo en la Cruz. ¡Cuántas veces en aquel
día de su pasión y muerte se acordaría la Santísima Virgen de este día y
de este momento!...
¡Qué bien aceptó el Padre Eterno este ofrecimiento y cómo no se
contentó, como en el caso de Abraham, con la intención, sino que exigió
su cumplimiento exacto hasta lo último!... ¡Qué generosidad y qué amor
por parte de María y de Jesús!
Dales gracias por este ofrecimiento, pues a él debemos nuestra
salvación. — Ofrécete tú también al sacrificio, sea el que sea..., ofrécete
como víctima de expiación y de amor... y alégrate si el Señor se digna
aceptarte este ofrecimiento y quiere que te consumas sacrificándote. —
Ten mucha generosidad en prometer y luego en cumplir lo que prometes,
como María y Jesús...
3.° La Mediación de María. — Mira en este misterio una
confirmación de la mediación universal de María. — Jesús tomó carne
humana en el seno de María. — En la Cruz será inmolado en unión
de María, que estará junto a ella. — En la presentación hay algo
más..., quiere Jesús que María le lleve y que Ella misma, en el
Templo, le ofrezca al sacrificio. — Es decir, que aquí aparece la
Santísima Virgen como el sacerdote que toma la hostia en sus manos
para sacrificarla. Ella es el altar del sacrificio, donde se inmola su
propio Hijo...; su corazón y sus brazos son el ara donde se consume
la víctima... ¡Qué grande y magnífica es esta cooperación de María a
la obra de la Redención! ¡Qué confianza no debe inspirarnos, pues
así la vernos unida con Dios y en la obra más grande de Dios que es
la Redención!
Imítala en sacrificarte en tu corazón... y en ese altar inmola todo lo que
la desagrade, para que así no haya nada desordenado en él...
4.° El Rescate de Jesús. — Por último, piensa que la última parte de
la ceremonia, era el rescate. Jesús es rescatado por su Madre, pero
no para Ella..., no para gozar de su hijo..., sino para criarle y
conducirle como siervo y esclavo nuestro..., que por nosotros algún
día daría la vida. — Esto es, que en ningún momento podemos ver ni
mezcla de egoísmo en lo que hacen la Santísima Virgen y su Hijo...,
sino amor puro y desinteresado, que no mira para sí, sino para los
91
demás...
Ya sabía Ella que todos los trabajos que en su crianza había de pasar,
no serían en bien propio, sino para nosotros... y, no obstante, se ofrece al
trabajo, para darnos a nosotros este bien. — ¡Qué gratitud hacia Jesús y
hacia María!, y ¡qué enseñanzas para tu egoísmo, que siempre se
mezcla en todas tus acciones! Buscar a Dios y al prójimo y nunca a ti
mismo. Este debe de ser tu ideal...
MEDITACIÓN 45
PROFECÍA DE SIMEON
1.° Simeón era un varón justo, dice el Evangelio, temeroso de Dios y
que esperaba la consolación de Israel... de este modo, con la
santidad de su vida, se había preparado y hecho digno de ver y
conocer al Mesías... El Espíritu Santo le había prometido
interiormente en su corazón, que no moriría sin que fuera así... Sólo
esa promesa fue bastante para estimularle a ser un santo... ¿No te
bastan a ti las promesas regalaladísimas de Jesús para lo mismo?...
¿No sabes que con la santidad poseerás a Jesús y a María en vida y
en muerte y en la eternidad?... ¿Qué más quieres?... ¿Qué otro bien
mayor puedes apetecer?... ¿Por qué, pues, no te decides a la
santidad, como lo hizo Simeón, sólo por merecer la dicha de ver y
tener en sus brazos a Jesús y conocer a su Madre Santísima?
2.° La Revelación.—Y llegó, efectivamente, el día. — Iluminado
Simeón por la luz del Cielo, en aquella Mujer confundida con todas
las demás..., como una de tantas..., reconoce a la Madre del Señor, y
en el Niño que lleva en brazos, al Mesías verdadero. — Fíjate bien,
por María conoce a Jesús..., por la Madre al Hijo...; siempre, siempre
lo mismo..., nunca Jesús sin María.
Entonces Simeón, se adelanta y pide el Niño a la Madre... ¡Con qué
respeto tomaría en sus brazos al Niño Jesús!... ¡Con qué fervor le miraría
y le estrecharía entre sus brazos, mientras se abismaba en alegría y
amor! — Mira a aquel santo viejo sosteniendo en sus brazos al que con
los suyos sostiene toda la creación... ¡Qué bien empleada dio toda su
vida de austeridad y santidad por el placer de este momento!... ; sólo con
esto se daba por bien pagado... y por eso, entusiasmado, entona aquel
cántico hermosísimo de agradecimiento al Señor: Nunc dimittis...
«¡Señor!, ahora ya puedes disponer cuando quieras de tu siervo»...
Después de ver a María y de tener a Jesús, ya no quiere más en este
mundo..., está seguro que en todo él, no habrá nada semejante..., ya
todo le cansa, todo le hastía...; ya no quiere ver más y desea morir.—Y
tú, que ves con la fe diariamente a Jesús y le tocas y te alimentas de Él,
¿por qué tienes gusto de otras cosas que no son Él?..., ¿por qué no has
muerto a todas las cosas, incluso a ti mismo, para vivir sólo de Él y sólo
para Él?
92
3.° La Profecía — Y entonces, lleno del Espíritu Santo, dirigiéndose
a María, la dice: «He aquí que Éste será causa de ruina y
resurrección para muchos en Israel y señal de contradicción»... ¡Qué
efecto causarían estas palabras en la Santísima Virgen!... ¡Cómo las
meditaría para comprender bien su íntimo y misterioso significado, ya
que veía claramente que eran palabras dictadas por el mismo Dios! —
Trata de comprender tú, como María, este último significado... ¡Jesús,
causa de ruina y de salvación para muchos!..., es decir, desde ahora
ésta será la única razón de salvación y condenación de la
humanidad... Todo el que se salve, será por Jesús...; todo el que se
condene, será por ir contra Jesús.
Por tanto, es salud y vida para quien lo desea... Él llama a todos..., a
todos busca..., por todos muere y derrama su sangre..., para todos funda
su Iglesia y en ella coloca sus Sacramentos, fuentes de vida y de salud...
Él es, por consiguiente, el único Salvador del mundo.
Todas las almas que se han santificado y han adquirido la posesión
gloriosa del Cielo..., todas lo han conseguido por Él...; ni una sola lo
hubiera podido hacer por sí misma. — Pero, en cambio, todo el que no
quiera aprovecharse de la sangre de Jesús, se perderá irremisiblemente,
ésta será la razón de la condenación eterna de los malos.
Penetra en el corazón de María y trata de comprender lo que pasaría
por Ella, al escuchar estas palabras...; aquel corazón vio de repente todo
lo que Jesús estaba haciendo e iba a hacer por todos los hombres..., le
vio desangrado en la Cruz, muriendo por todos... y a la vez vio a la
inmensa mayoría de los hombres no aprovecharse de esos méritos y
gracias de Jesús...; vio cómo pisoteaban su sangre... y vio cómo esa
sangre eternamente clamaría venganza contra ellos y eternamente
pesaría sobre sus cabezas.
Da gracias a Jesús y pídele sea salud y no ruina para ti, y al mismo
tiempo procura sentir pena y dolor, como la Santísima Virgen, a la vista
de tantas almas para quienes Jesús será su perdición.
4.° Señal de contradicción. — Finalmente, añade Simeón: «será
señal de contradicción». — Ante Jesús no hay términos medios: o con
Él o contra Él. — Ya se ve esto, en su nacimiento... Pastores y reyes
le adoran, pero Herodes le busca para la muerte...; su presencia no
es nunca indiferente..., siempre excita o amores o rencores y odios
enconados.
La historia de la Iglesia confirma, en los veinte siglos, esta verdad...;
siempre ha habido discípulos fieles que le siguen hasta la muerte y
fariseos que le calumnian y tratan de perseguirle con odio implacable...
¡Cuántas almas enamoradas de Jesús!... ¡Cuántas desgraciadas que no
viven más que para ultrajarle!...
Convéncete de esta verdad... No hay, realmente, términos medios: el
que no está con El, está contra Él. — Fuera, pues, tibiezas y
93
claudicaciones e inconstancias...; abrázate a El..., júrale un amor intenso
y eterno. — Pide a la Virgen te lo dé así a sentir y... sobre todo, a
practicar, para que toda tu vida sea un continuo acto de amor a Jesús.
MEDITACIÓN 46
PROFECÍA DE SIMEÓN SOBRE MARÍA
1.° La espada del dolor. — Simeón añade a María estas espantosas
palabras: «Y también a ti, una espada traspasará tu alma»... He aquí
profetizada la parte que la corresponde a María en los sufrimientos y
dolores de su Hijo... ¡Una espada de dolor que constantemente ha de
atravesar de parte a parte su corazón!
Ya, la Santísima Virgen en la Anunciación al oír la propuesta del ángel,
tuvo revelación de los sufrimientos terribles que acompañarían a aquella
dignidad de Madre de Dios... y, no obstante, valiente y generosa,
pronunció su fiat, con lo que aceptó todo lo que el Señor quisiera
enviarla.. ¡Qué sentiría al ver cuán pronto se iba a realizar ese fiat!... La
espada de dolor la veía no como algo lejano y futuro..., sino que ya se la
metía muy adentro y la empezaba a hacer sufrir. — Penetra junto con
esta espada..., por esa misma herida..., hasta lo más íntimo de ese
corazón purísimo... y trata de averiguar la intensidad de aquel
profundísimo dolor...
2.° Dolor profundo. — Y así considera que este dolor es tanto mayor
cuanto más previsto... Si Dios hubiera ocultado a María esta espada y
este dolor... y sólo la hubiera permitido sufrir cuando llegase el
momento del Calvario... al menos treinta y tres años hubiera pasado
tranquila, gozando sin temor alguno de la presencia de su Hijo. —
Mas el Señor quiso que también María imitara, en esto, a su Hijo.
Jesús, no sólo había de sufrir en la Cruz...; la Redención comenzó ya
en Belén y, por eso, desde el pesebre hasta su muerte en el Calvario, no
tendrá un momento sin sufrimiento... Así debió ser María, y para eso, la
espada se la clava en el día de hoy... y ya no dejará un momento de atravesar su corazón.
Los pecados de los hombres iban a ser constantes... ¿Qué extraño que
fueran continuos y constantes los sufrimientos de Jesús y María?...
Piensa en esto muchas veces... Ellos no dejan de sufrir, porque los
hombres no dejan de pecar...
3.° Dolor incesante. — Un mal previsto y cierto, es suficiente para
acibarar todas las alegrías... El enfermo desahuciado, aunque sea
larga su enfermedad y tenga momentos sin dolores, no los tiene sin
sufrimientos... Sólo el verse incurable y destinado a la muerte, ya es
suficiente para no gozar de nada, ni tener la más mínima alegría. —
Si nosotros no temblamos ante el pensamiento de nuestra muerte, es
porque no nos convencemos de que pronto tenemos que morir, y
94
vemos la muerte lejana.
Pero no fue así en María... Ella no dejaba un solo momento este día y
este pensamiento... y por eso ya, desde ahora, no tendrá un solo goce...
aunque sea tan legítimo y tan santo como los que tenía con Jesús... que
no esté amargado con este recuerdo. — Contempla a María en Belén...,
en Nazareth..., en Egipto..., pinta en tu corazón cualquiera de aquellas
escenas tiernas y delicadas entre Madre e Hijo... y cuando veas que la
Madre se extasía en la belleza y encantos y hermosura de Jesús...,
cuando más goza con Él..., de repente un recuerdo..., unas palabras...,
una espada la atormentan... El recuerdo, las palabras y la espada de
Simeón.
Y así siempre; al abrazarle contra su pecho..., al peinarle su hermosa
cabellera..., al sentarle a la mesa y darle de comer..., al contemplar la
delicadeza de aquel hermosísimo rostro y la luz encantadora de aquellos
ojos... y el carmín precioso de aquellas mejillas, ¡qué horror!... ¡Cómo
vería Ella las salivas, bofetadas, azotes, clavos, etcétera..., que iban a
herirle tan bárbaramente!
Y esto un día y otro día, y hasta en sueños de noche, ¡cuántas veces la
imaginación la atormentaría con estas escenas!... Con gran generosidad
ofrécete a sufrir renunciando, si así Jesús lo quiere, hasta a los mismos
gustos y goces espirituales como María renunció toda su vida.
4.° Dolor sin alivio. — Por último, piensa que no había nada que la
aliviara el dolor de esta espada..., ni el tiempo, que todo lo cura..., ni
la esperanza de que no llegara a efectuarse. — Era la voluntad de
Dios, y sabía que tenía que cumplirse necesariamente y por lo mismo
cada día que pasaba, lejos de cicatrizar la herida, la aumentaba cada
vez más y más, pues veía acercarse el momento del sacrificio…
Y a pesar de eso, lejos de acobardarla, también Ella,
generosísimamente, de día en día, aumentaba el deseo de que llegara
ese instante, no sólo por ser esa la voluntad de Dios, sino por bien
nuestro. — Su dolor y sus penas son muy grandes, pero aún es mayor su
caridad y su amor...; ¡cuanto más sufre por nosotros, más nos ama!
Adora los juicios y disposiciones de Dios que así quiere, con el
sufrimiento, probar a los suyos y a veces cuando menos se piensa. —
María fue al Templo llena de gozo en su Hijo...; este gozo aumenta al ver
la revelación magnífica que Dios hace de El por medio de Simeón,
llamándole «la luz y la salvación de los hombres»... y cuando más
embebida está en este dulcísimo placer y divino contento..., la espada de
dolor, por medio de las palabras de Simeón, se clava en su corazón...
¡Pobre Madre!, ya no ve en Jesús a su Hijo..., ya no ve más que una
víctima que será destinada al sacrificio...; ¡el cordero de Dios que será
inmolado por el mundo! — Acércate a María... dila palabras de consuelo
y prométela no aumentar con tus pecados sus dolores... sino aliviar con
el desagravio y reparación del amor, su penetrante espada de dolor.
95
MEDITACIÓN 47
LOS SANTOS INOCENTES
Este paso es la primera prueba de la profecía de Simeón. — Pasan
Pocos días, quizá pocas horas, y ya Jesús aparece públicamente como
señal de contradicción... Herodes le busca para la muerte. — La espada
de dolor se clava en el corazón de María, causándola tormentos
indecibles... Meditemos en este paso...
1.° Herodes. — ¿Quién era? Un tirano cruelísimo, célebre por las
matanzas que hizo... sólo en su familia, a su esposa, a dos de sus
hijos..., y a dos tíos suyos... y cinco días antes de morir, cuando
estaba roído de gusanos, hace matar a otro tercer hijo. — Es un
ejemplo claro de lo que es un alma víctima de una pasión... Herodes
era esclavo de su ambición... y todo le parecía poco para conservar
su corona y sostenerse en su trono. — Apenas oye que ha nacido un
Niño Rey, concibe en seguida la idea de matarlo, y al verse burlado
de los Magos, da la orden espantosa de matar a todos los niños
menores de dos años.
Escucha los gritos y lamentos de aquellas mujeres..., imagínate las
escenas de dolor y de rabia y desesperación que tendrían lugar, al
llevarse a cabo esta orden por los soldados de Herodes...; mira la sangre
de aquellos niños inocentes... y corre a ver la angustia y sobresalto de
María. — ¡Cómo estrecharía Ella contra su corazón como si quisiera
guardarlo y esconderlo en él a su Niño querido!..., sobre todo cuando
oyera los gritos de otras madres y viera que la matanza ya había
empezado... ¿Quién podría comprender las horas de angustia que
pasaría su corazón?
Pues bien, piensa ante este espectáculo de sangre y de dolor lo que es
una pasión..., hasta dónde puede llegar..., qué efectos más lamentables y
espantosos puede producir. — ¡Qué mala es una pasión que se
desborda!..., ciega por completo y arrastra al precipicio..., hace que se
tema lo que no hay que temer, y que no se tema lo que se debe.
Mira a Herodes cómo teme a un Niño pequeñito y pobre, y no teme la
crueldad y el pecado que comete. — La pasión empuja al hombre a todo,
hasta el crimen, y nunca se detiene, ni dice jamás basta. — Además,
cuando se satisface, no consigue nada, no nos da nada..., ni dicha, ni
felicidad. — ¿Qué consiguió Herodes con esta orden?...
Piensa bien en esto, en lo infructuosa que es siempre la pasión, y, sin
embargo, cómo nos dejamos fácilmente arrastrar por ella. — Examina si
alguna quiere desbordarse en tu alma, y sujétala bien..., domínala para
que ella no te domine a ti...
2.° Los niños. — Qué simpáticos y atrayentes aparecen estos niños,
primicias de los mártires...; humanamente hablando, son dignos de
lástima, pero mirados con ojos de fe, qué dichosos son. Apenas
96
nacen, y ya son santos. — La Iglesia los canoniza y celebra su fiesta
en los días de Navidad. — Son almas inocentes que gozan en el
Cielo de todos los premios concedidos a la inocencia..., a la
virginidad... y al martirio.
En un momento, la espada del tirano segó sus vidas, pero Dios les dio
otra mucho mejor que nadie se la podrá quitar... y todo ¿por qué?... Porque murieron por Jesús..., en sustitución de Jesús..., por causa de
Jesús..., esa es la razón de su dicha, como es la razón de toda felicidad.
— Trabajar..., sufrir..., sacrificarse... y hasta morir por Jesús..., he ahí lo
único grande..., lo único que puede hacernos felices ahora y siempre.
¿Qué hubiera sido de estos niños si no hubieran muerto por Jesús?...
Ni hubieran sido santos..., ni glorificados con ninguna corona... Probablemente obreros..., pastores..., soldados.... quizá verdugos de los que
tomaron parte en la Pasión de Jesús..., eso hubieran sido..., pero, en
realidad, mira lo que son, sólo por acercarse a Jesús... y a la Santísima
Virgen. ¡Cómo les miraría Ella! ¿No guardaría en su corazón un recuerdo
y un cariño, y un agradecimiento especial, hacia aquellas víctimas que
morían por su Hijo?... ¡Cómo olvidarse nunca de ellos!
Óyelo bien y grábalo profundamente en tu corazón... Si quieres que la
Virgen te recuerde y nunca te olvide, y Jesús te premie..., acércate a Él,
ámale y sufre y sacrifícate por Él...
3.° El Niño Jesús. — Aquí nos enseña Jesús cómo los planes de los
hombres son nada ante su poder y sabiduría..., cómo inutiliza todo lo
que Herodes concibe y ordena
Además nos enseña, al rodear su cuna de lamentos y gritos de dolor de
los niños inocentes, que la mortificación es inseparable de su vida... y
que todos, aún los mismos inocentes, deben ir por ese camino..., de
suerte que la misma inocencia debe ir acompañada de la penitencia.
Mira, cómo todo cambia en un momento; lo que era dolores y
desgracias, se cambia en alegría y gloria. El siempre triunfa, aunque sea
perseguido... ¿Quién no se anima a seguirle, pues vemos en sus manos
pequeñitas el poder para jugar con el destino de los hombres aunque
sean perversos?
Termina pidiendo a la Santísima Virgen luz para reconocer tus
pasiones... y fuerzas y energías para dominarlas..., no para matarlas, que
las pasiones pueden ser muy buenas. — Mira el ejemplo de Herodes...,
con qué decisión obra y se lanza a todo..., cómo no retrocede ante
nada... si esto lo hubiera hecho por lo bueno, ¡qué santo no hubiera sido!
— Nadie más apasionado que Jesús y María... Procura lanzar hacia ellos
tus pasiones, y así ámalos con pasión..., con locura..., con ambición...,
con santa envidia de los demás... y verás qué fácilmente vences las
dificultades que se encuentran en el camino de la santidad...
97
MEDITACIÓN 48
LA HUÍDA A EGIPTO
1.° La orden de partida. — Dios se vale de la crueldad de Herodes
para disponer una prueba dolorísima a la Sagrada Familia... Siempre
ocurre lo mismo, pero no lo advertimos. — Todo procede de la mano
de Dios... o El lo permite para bien nuestro, aunque entonces no lo
veamos... ¡Que difícil es cuando no se ve el fin de una prueba o de
una tentación, resignarse a ella!... Mira el ejemplo de la Sagrada
Familia.
Están en lo mejor de la noche..., descansando de las fatigas del día,
que en una pobre casa no serían ni pocas ni pequeñas... San José había
de trabajar todo el día para ganar el pan...; la Santísima Virgen, sin poder
tener el lujo de una criada que la ayudara, todo lo tenía que hacer por sí
misma...; así, que al llegar la noche, caerían en el lecho rendidos y
agobiados... ¡Qué bien ganado tenían el descanso!
Contempla la escena y mira cómo en aquellos pobres lechos sobre el
mismo suelo, descansan los personajes más grandes que ha habido en la
tierra... las almas más santas. Quizá, quizá, María duerme con
sobresalto..., el más pequeño ruido la despierta... y aunque con fía en la
providencia del Señor, su corazón vela con cuidado...; no puede olvidar
lo que ha oído de Herodes, y hasta en sueños, la imaginación la pinta las
escenas de horror que han comenzado ya... o al menos han de comenzar
al día siguiente con la matanza de los niños.
Ella por de pronto no deja al suyo..., duerme abrazada a Él y ¡qué
tranquila y confiadamente duerme Jesús en los brazos de María!... : no
hay cuna más blanda, ni más apetecida para Él... ¡Qué bien se debe
estar en brazos de María!... ¿Por qué no tratas de probarlo?...
Mas he aquí que de repente un ángel turba el sueño..., despierta a José
y de parte de Dios le da la orden de partir para el destierro. — San José
acepta las disposiciones de la divina providencia, pero tiembla al
tenérselo que comunicar a María. — Esta recibe, con nueva resignación,
la orden del Señor y dando un abrazo más fuerte y un beso más ardoroso
a su Hijo, se dispone a obedecer inmediatamente.
Trata de comprender el disgusto, la contrariedad y la pena, que este
doloroso despertar produjo en María y... sin embargo, ¡qué dominio!,
nada de enfados..., ni protestas. — ¡Qué ejemplo para ti!... Piénsalo
bien...
2.° Detalles de la huída. — Con ser tan dura esta orden del Señor,
no quiere suavizarla, sino al contrario, aún es más penosa y difícil en
sus detalles...
Levántate, y ahora mismo, sin esperar a que amanezca, ni a que pase
el tiempo..., ni a que lo pienses... Dios lo quiere, no hay nada que esperar
ni hacer, más que cumplir su divina voluntad. — Toma al Niño y a su
98
Madre..., la huída es penosa y difícil, pero lo es más cuando hay que huir
con otras personas. — No basta huir él solo, ha de ser con la Madre y el
Niño, y esto aumenta las dificultades extraordinariamente... y huye, corno
si fueran malhechores que se aprovechan de la oscuridad para
esconderse. — ¿No había otro medio más que el huir?... ¿No podía Dios
haber ocultado al Niño de otro modo?... ¿No salvó a Moisés de una orden
semejante a la de Herodes sin acudir a la huida?...
Parece que busca Dios lo más penoso y doloroso para los suyos. Vete
a Egipto... Humanamente hablando, esto es un disparate. — Egipto está
muy distante, unos diez días de camino...; en ese tiempo le pueden muy
bien descubrir los soldados de Herodes y acabar con el Niño...; es,
además, una región desconocida y hasta idólatra, y, por tanto, ellos allí
no podrían estar... ¿No habría otra región que reuniera circunstancias
más favorables? — Y, por último, ¿por cuánto tiempo?... Tampoco se les
dice: estate allí hasta que yo te avise; esto es terrible. — Si fuera para
pocos días, llevarían sólo lo más preciso, pero si va a durar quizá años,
¿qué llevarán?... ¡Qué dudas, qué incertidumbre que aumentan su pena y
dolor! — Quizá María no pudo contenerse, y gruesas lágrimas derraman
sus purísimos ojos, pero no pierden la serenidad..., la tranquilidad..., ni
menos la conformidad con Dios.
3.° La obediencia. — Párate a considerar esta sublime obediencia.
¡Con qué exactitud..., con qué rapidez! — Inmediatamente se ponen
en camino, mira la diligencia en cumplir la voluntad de Dios, y al
mismo tiempo la humildad, sin poner ningún reparo..., ni hacer la más
mínima observación. — Además, obedecen con gran constancia...; en
todos los días que dura el camino, obran de la misma manera..., no
se cansan..., no se impacientan... Y todo, ¿por qué? — Pues, porque
en todo momento ven la voluntad de Dios..., saben que es orden suya
y les basta.
La Providencia de Dios es sabia y es justa y es bondadosa, y sabe muy
bien lo que ordena... ¡Qué admirable lección de humildad, de sumisión y
de paciencia en todas las contrariedades!... ¡Qué sublime ejemplo de
obediencia!... No te disculpes cuando no obedeces..., no digas que no
tienes un ángel que te diga claramente la voluntad de Dios... Sabes que
no es cierto...; ese ángel es para ti tu superior..., tu Director, que en
nombre de Dios te habla... ¿Por qué cuando no te agrada..., cuando no
ves la razón de lo que te dicen..., cuando crees que está equivocado,
obedeces tan mal?... ¿Quién será, al fin, el equivocado, él al mandar o tú
al dejar de obedecer? — Mira a María en este paso y contesta...
MEDITACIÓN 49
EN EL DESTIERRO
1.° Incomodidades del camino. — Considera las incomodidades del
camino..., tan largo y tan peno so..., quizá, al menos los primeros
99
días, no se atreverían a viajar de día, y esperarían a la noche para no
ser vistos. — Mira a la Santísima Virgen abrazada a su Hijo, del que
no se separa ni un instante, llena de temores y sobresaltos,
ocultándose en alguna cueva con San José, durante las horas de luz,
y aprovechando la oscuridad para huir... ¡Qué poco y qué mal
descansarían en estos días!
Recuerda el viaje a Belén lleno de incomodidades..., pero, al fin, era un
viaje pacífico..., ahora es un viaje de huida... y de una persecución mortal. — ¿Cuántas veces al tener un contratiempo o molestia has pasado
una mala noche sin dormir... y te parecía que era noche eterna, que las
horas no pasaban?... Compara eso con las noches de la Santísima
Virgen en su huida a Egipto, con tantas y tantas incomodidades...
Párate a pensar qué comerían, si no pudieron sacar gran cosa, ni
abundaban tampoco en provisiones..., ni se les dio tiempo para
prepararse... ¡Si al menos les hubieran dado un día para preparar lo
necesario para el camino!... ¿Y dónde dormirían?..., ¿en el duro
suelo?..., ¿bajo algún árbol?..., ¿dentro de alguna cueva sucia y llena de
alimañas ?
Compara tu delicadeza con lo que ahora sufre la Santísima Virgen...,
mucho más delicada que tú, y piensa si ante Ella tendrás valor para
quejarte cuando algo te falte..., cuando no salen las cosas a tu gusto...,
cuando tengas que sobrellevar alguna molestia...
2.° En Egipto. — Por fin, llegaron, ¿pero adónde? No se sabe..., es
de suponer que no se quedarían en el primer pueblo..., que
esperarían algunos días antes de instalarse, a orientarse y enterarse
de aquellas gentes... Quizá fue en la oración, donde a San José o a
la Santísima Virgen, se les reveló el sitio donde quería el Señor...;
quizá lo dejó Dios a su prudencia, como hace muchas veces, para
que el hombre ejercite también esta hermosa virtud. — Por fin, se
instalan en las cercanías de Heliópolis, donde había algunas familias
de judíos...
Detente a ver aquella instalación... En Belén aunque pobre, tenían su
casita y el taller de San José..., pero ahora nada...; todo lo tienen que
mendigar. — Mira a la Santísima Virgen, así, materialmente pidiendo
limosna para todo...; carecerías de todo y todo lo habrían de pedir.
Probablemente contarían su desgracia y la persecución de Herodes, de
la que iban huyendo, aquellas familias de judíos... y alguna de ellas
conmovida con este relato, les admitiría en su casa, hasta que buscaran
mejor acomodo. — Después, poco a poco y a fuerza de muchas
privaciones, lograrían poner su casita y hasta un poco de taller a San
José... y ya comenzarían a poder vivir del trabajo de éste.
Ofrece una vez más tu corazón para albergue y morada de la Santísima
Virgen... y ten envidia de aquellas buenas gentes que así ayudaron y
consolaron a la Sagrada Familia en aquella tribulación... ¿Por qué no
100
aspiras tú a dar este consuelo a Jesús, María y José cuando ahora
buscan también almas donde albergarse y no las encuentran?. ¿No ves
que, al mismo tiempo, sería la mayor felicidad de tu corazón?...
Por último, mira cómo el Señor les da a la vez que este sufrimiento,
grandes consuelos...; trabajan, sufren, pero con alegría y confianza en
Dios.
Duró la estancia en Egipto varios años. — Es evidente, que allí Jesús
manifestó los primeros encantos de su niñez..., allí balbuceó las primeras
palabras... allí llamó por vez primera a la Santísima Virgen con el nombre
de Madre..., allí rezó las primeras oraciones que Ella le enseñara... y
¡cómo se extasiaría la Santísima Virgen viendo a su Hijo juntar sus
manecitas y orar con gran fervor y devoción!...
Allí vistió la primera túnica infantil..., allí tuvo sus primeros juegos y
travesuras a las orillas del Nilo... ¡Cuántas veces traería a la Santísima
Virgen flores de loto que allí crecen, y Ella se lo pagaría con un ardiente,
beso!... ¡Qué consuelo da el Señor a los que por El se sacrifican!... ¿Qué
Madre sufrió más?... Pero ¿quién más feliz que esta Madre a la vez?
3.° El regreso. — Y un día aparece otra vez el ángel, y les manda
regresar. — Ha muerto Herodes..., todo terminó ya... ¿Por qué no
pensar que todo se pasa y todo se acaba? — San José, prudentemente, no quiere volver a Belén, por si acaso Arquelao, el hijo
de Herodes, es como su padre... Un ángel otra vez se le aparece, y le
dice que ha obrado bien, y que permanezcan en Nazareth...
Nunca la prudencia es enemiga de la obediencia. — Propón,
humildemente tus deseos, y hasta tus dificultades si las tienes... y luego
espera, como San José, indiferentemente la respuesta. — Pero nada de
empeñarte en salir con la tuya... y enfadarte y disgustarte cuando no te
dan la razón. — Prudencia, sí..., pero a la vez sumisión y obediencia.
MEDITACIÓN 50
VIDA EN NAZARET
1.° Importancia de esta vida. — Es una vida aparentemente
ordinaria..., oculta..., sin valor alguno. — No hay nada en ella que
llame la atención externa de los demás. — Pasa desapercibida para
todos los vecinos de Nazaret. — No busques lo ruidoso..., lo
llamativo..., lo que dé que hablar. La oscuridad, el silencio..., lo
vulgar, es lo que acompaña a esta vida... y, sin embargo, piensa que
Nazaret es la escuela de la santidad..., es la casita de Nazaret el
taller donde se forman las virtudes todas..., es lo más grande y
hermoso que existe en la tierra a los ojos de Dios. — Todos los
santos han ido a Nazaret a aprender estas lecciones y no es posible
vivir vida de perfección, sin estudiarlas o imitarlas.
Por otra parte, es la vida más larga de Jesús. Él es nuestro Maestro y
101
nuestro Modelo... pero de Maestro sólo estuvo tres años... y ¡treinta! de
Modelo. — Más quiso enseñar con su vida práctica que con su
predicación.
Nada, pues, te debe ser más familiar y conocido que la vida de
Nazaret...; allí has de encontrar la solución de todo y para todo. —
Pregúntate y examínate si así lo haces..., si te acuerdas mucho de la vida
oculta de Nazaret..., si has logrado que te enamore..., si, en fin, piensas
todos los días, y muchas veces en ellos, en la vida de fervor que reinaba
en aquella casita...
2.° Vida de orden. — Esto es lo primero que se ha de considerar: el
orden que reinaba en aquella Familia. — Contempla a la Santísima
Virgen modelo de orden..., a San José le tocaba ganar el pan con el
sudor de su trabajo... pero a la Madre le correspondía el dirigirlo y
ordenarlo todo... y ¡qué admirablemente lo hacía!
El orden consiste en que cada cosa ocupe su puesto, y todas las
acciones se hagan reglamentadas y sujetas a un fin... No es orden
guiarse por el gusto o disgusto, sino hacerlo todo a su debido tiempo, con
placer o con fatiga..., cuando agrada o cuando desagrada... atendiendo
sólo a lo que se debe. — Si sigues tus inclinaciones y te guías por tus
impresiones, un día tendrás gran fervor..., tendrás ganas de todo y lo
harás todo muy bien... otro día, si te falta esa sensibilidad, no tendrás
ganas y no harás nada... o lo harás todo mal y de mala gana... ¿No te
ocurre esto con frecuencia?... Mira el ejemplo de la Santísima Virgen y
contémplala, víctima de su deber... cumpliendo con perfecta exactitud en
todo momento, sea lo que sea...
3.° La constancia. — De aquí se deduce la necesidad de la virtud de
la constancia o de la perseverancia..., que es consecuencia de lo
anterior. La inconstancia brota precisamente de la falta de orden...,
de no cumplir con lo ordenado y reglamentado. ¿No tienes el
convencimiento de que la constancia es el elemento esencial del
amor?... ¿Que un amor de días..., de temporada..., cuando tenemos
gusto..., eso no es amor?
Pues mira cómo te encuentras en punto a constancia, y verás cómo va
tu amor... y comprenderás que tu constancia dependerá de tu orden y de
tu reglamento, que debes cumplir con fidelidad...
4.° La rutina. — Sin embargo, hay que evitar una dificultad... Si la
falta de orden engendra la inconstancia, el obrar siempre con él,
puede producir la rutina..., esto es, el hacer las cosas por
costumbre..., mecánicamente..., maquinalmente... y esto lleva a la
indiferencia..., a la tibieza espiritual, porque se hacen las cosas sin
gusto y sin provecho.
No confundas, por tanto, el orden con la rutina..., el reglamento con la
costumbre mecánica. — ¡Cuánto aprovecharías, si lo que haces porque
102
tienes que hacerlo, según tu reglamento, lo hicieras con verdadero fervor!
— La rutina, es la polilla de la vida espiritual. — Todo lo echa a perder...,
gran parte del valor y a veces todo el valor de tus obras se evapora por la
maldita rutina.
Mira a la Virgen en Nazaret...: orden, método, reglamento, con gran
exactitud, con perfecta constancia, pero sin rutina de ninguna clase. ¿Por
qué? Porque todo lo hacía en presencia de Jesús. — La presencia de
Dios..., la presencia de María..., son el gran remedio para combatir la
rutina.
5.° Ventajas. — Pondera brevemente las inmensas ventajas del
orden. — «Guarda el orden y el orden te guardará a ti», decía San
Agustín. — Por tanto, toda tu vida espiritual, dependerá de ese orden
y método de tus cosas. — Además, en la vida de orden, se ejercitan,
sin querer, las más hermosas virtudes: la obediencia, no haciendo tu
voluntad, sino lo ordenado y dispuesto...; la humildad, porque el amor
propio se resiste a entrar por el aro del orden...; la vida de esclavitud,
porque obras sin libertad, siendo esclavo de tu deber ordenado..., y,
finalmente, la mortificación y penitencia, pues es la mayor de todas...
Recuerda lo de San Juan Berchmans: «la vida común (esto es, la del
orden y del reglamento), ésa es mi mayor penitencia», y como premio
de la vida de constancia y perseverancia..., la vida del verdadero
amor.
Mira ante el ejemplo de María cuánto tienes que hacer en esta
materia...; pídela te dé a conocer su enorme importancia, y la gracia de
imitarla con esa exactitud ordenada de Nazaret, que convierte la vida
ordinaria y vulgar, en fuente de gran santidad.
MEDITACIÓN 51
LA CASA DE NAZARET
1.° Vida de obediencia. — Es una consecuencia del orden. —
Cuando todos mandan, o cuando nadie obedece, no puede haber
nada ordenado...; es, por tanto, necesaria la vida de obediencia,
donde ha de haber vida verdaderamente ordenada y regulada. —
Nazaret, modelo de orden, lo es también de obediencia.
La importancia de esta vida nos la da el Evangelio... Casi no dice nada
de la vida de Nazaret..., fue la parte más larga de la vida de Jesús, y toda
ella la resume en dos palabras..., pero en estas palabras hace resaltar
que la vida de Nazaret fue vida de obediencia sobre todo. — Jesús,
estaba sujeto a sus padres... María a José... José, a la voluntad de Dios.
— De suerte, que allí todos obedecían y ni un momento hacían su
voluntad propia, sino la de Dios, por medio de la obediencia.
Penetra bien en este pensamiento, y pide a la Santísima Virgen un
conocimiento práctico de él: que sólo con la obediencia podremos cumplir
la voluntad de Dios. — Ése es nuestro fin, servir a Dios...; el que sirve,
103
debe hacer la voluntad de su señor...; luego tenemos que hacer siempre
la voluntad de Dios.
Pero esta voluntad, a veces es oscura y difícil de conocer...; otras, el
amor propio nos ciega, para que no la veamos...; otras, es el demonio el
que se empeña en oscurecerla, con tentaciones y astucias diabólicas, y
así apartarnos de la fuente y causa de la santidad, que es el
cumplimiento de esa voluntad de Dios. — ¿Qué hacer entonces?...
¿Dónde buscar la solución?..., ¿Cómo acertaremos con lo que Dios
quiere?... Sólo con la obediencia. — Con ella, no se cumple la voluntad
de un hombre, sino de Dios, que por él nos manda.
2.° El modelo. — Y la gran lección práctica es Nazaret... Jesús y
María no ven en la obediencia algo accidental y pasajero, sino
esencial y permanente... y por eso toda la vida de Jesús será modelo
de obediencia...
Ante todo y sobre todo, obedecer...; ese era su plan y su programa de
vida. — Y sin embargo, ¿quién era El... y a quién obedecía?... Ahora, a
sus padres, que, aunque muy santos, distaban infinitamente de su
santidad... ¡Cuánto mejor sabía Él siempre lo que tenía que hacer y, no
obstante, no quiere saber más de lo que le manda la obediencia! — Y la
Santísima Virgen, con tal modelo delante, ¿qué haría ante los deseos y
disposiciones de su esposo?...
Quédate un día entero a vivir en aquella casita y verás, desde la
mañana a la noche, una paz inalterable..., una tranquilidad celestial...
Pues bien, todo eso es por la obediencia. — ¡Qué espectáculo para los
ángeles del Cielo, que estarían extáticos y pasmados al ver esta
sumisión de los más superiores a los más inferiores!... Y, sin embargo,
¡qué dependencia más completa y total y absoluta de la voluntad del que
representaba a Dios, aunque fuera inferior!...
3.° Cualidades de esta obediencia. — ¿Cómo se obedecía allí?...
Con prontitud exterior y con alegría interior. — No olvides estas dos
partes de la obediencia...; no basta hacer exteriormente lo que te
mandan..., es indispensable el espíritu de sumisión interior..., el
rendimiento de juicio y la sumisión de voluntad.
Además, allí se obedecía en todo: en lo agradable y en lo
desagradable..., en lo grande e importante y en lo pequeño... hasta en
los más pequeños detalles. — En la obediencia, todo es importante...; un
solo detalle puede desvirtuarla. — Hay que obedecer, totalmente, sin que
al obedecer pongas algo de tu voluntad propia... Piensa en esto:
¿cuántas veces obedeces a tu modo..., cuando tú quieres..., cuando a ti
te parece..., cuando a ti te gusta?... Quieres obedecer, pero a la vez
hacer tu gusto..., cumplir la voluntad de Dios, pero sin dejar la tuya...
¡Qué lástima! ¡Qué obediencia tan pobre! ¡Qué poco le agrada a Dios! —
Mira a Jesús..., contempla a María y aprende.
104
En fin, una obediencia sobrenatural, con espíritu de fe, mirando a Dios y
no a quien manda. — Mira en el superior, una imagen de Cristo, y ya sea
esta imagen hermosa o grosera, no te debe importar...; no obedezcas por
simpatías..., por cariños y afectos..., por agradecimiento..., por no disgustar al superior que te manda...; todo eso es muy humano... Obedece a
Dios y solo a Dios... nunca a los hombres como tales, sino en tanto en
cuanto representan a Dios.
4.° Frutos de la obediencia.1.° La gloria de Dios..., pues por la
obediencia, el alma va directamente a Dios. — 2.° El sacrificio y
mortificación que supone...; no hay nada más meritorio que este
sacrificio en el que ofreces a Dios tu libertad y tu voluntad. — 3.° La
posesión de Dios...; así es como Dios te posee y es tu Dueño y
Señor; de lo contrario, serás tú y no Él quien te posea. — 4.° Con la
obediencia vienen otras muchas virtudes: la humildad..., el
vencimiento propio..., la vida de fe..., la alegría y la paz de la
conciencia tranquila, son frutos de la confianza en Dios que trae
consigo la obediencia.
5.° Tu obediencia. — Examina ahora ante Jesús y María tu
obediencia... ¿También haces que la obediencia sea en tu vida algo
accesorio y pasajero..., obedeciendo a temporadas..., cuando te sale
así..., o te viene bien..., o tienes ganas..., o te agrada lo que te
mandan?... O al contrario, ¿trabajas porque sea tu obediencia lo más
esencial y permanente .en tu vida espiritual, obedeciendo siempre...,
en todo..., con detalles..., prontamente..., con sumisión de juicio y de
voluntad..., con espíritu de fe? — ¿Obedeces con alegría, deseando
que te manden algo, aunque te cueste, y dando así libertad y
confianza a tu superior, para que te mande?... ¿Cómo la Virgen y San
José se hubieran atrevido a mandar nada a Jesús si no hubieran visto
el placer y la alegría que le causaba la obediencia?
Pide a la Santísima Virgen, que ya que quieres vivir su vida de
esclavitud, comprendas que ésta consiste, antes que nada, en la vida de
obediencia... Fíjate bien: no en obedecer alguna que otra vez, sino en la
vida de obediencia..., o en la obediencia por toda la vida.
MEDITACIÓN 52
VIDA DE NAZARET
Otra característica de la casa de Nazaret, fue su humildad y oscuridad y
así se llama a esta vida la vida oculta de Jesús.
1.° La soberbia con todos sus derivados: el orgullo, la vanidad, el
amor propio, la afición desordenada, por la que buscamos tan
fácilmente la alabanza y la gloria de los hombres..., todo esto es
innato en los hombres. — Todos padecemos la misma enfermedad...
¿A quién no le agrada ser estimado y alabado?... ¿A quién no le
105
duele, sobre todo en algunos casos, el menosprecio..., la indiferencia..., la frialdad con que es acogido por los demás? — Recuerda
casos prácticos de tu vida y verás cuántas veces has sentido esto...,
mucho más cuando tenías derecho a esperar otra cosa... Es
consecuencia del pecado original...; a todos nos mancha y a todos
nos deja heridos con esta misma herida. — Comienza por persuadirte
que entras muy de lleno en todo esto y cuanto más te creas libre de
ello... más metida está, y más profundamente, tu alma en la soberbia
y ambición. — Debes, pues, convencerte prácticamente de la
necesidad que tienes de corregir y de curar esta enfermedad.
Además, piensa en lo necia y ridícula que es...; se trata de buscar la
estima y alabanza de los hombres y esto, ¿qué es?..., ¿qué vale?..., ¿no
ves cuántas veces los hombres se engañan en sus juicios.:., otras juzgan
con pasión..., con prejuicios y hasta con hipocresía?... ¡Cuánta falsedad
en el corazón humano!... ¡Qué pocos dicen con sinceridad y nobleza lo
que de ti sienten!.. ¿Y esto es lo que tanto buscas y tanto te gusta?...
¡Qué tonto y qué necio eres al dar importancia a esta vanidad que no es
más que palabras..., humo..., nada!...
2.° El ejemplo de Nazaret. — Mira al contrario en aquella casita qué
lección te dan más provechosa en este punto... ¡Cómo allí se pisotea
y se desprecia todo esto!... Jesús se esconde y oculta, en aquel
pueblecito de Nazaret que no era conocido..., ni siquiera una vez se
le nombra en la Sagrada Escritura hasta este momento... Jerusalén
era una gran ciudad... Belén, la ciudad de David..., pero Nazaret,
nada, una aldea de cuatro casas, miserable y desconocida de todos...
Allí vivió María..., allí vive ahora el Hijo de Dios.
Jesús, también se oculta y esconde por las condiciones de sus padres,
que eran unos pobres..., que no llamaban la atención de nadie..., que
eran como unos humildes aldeanos... que ni siquiera en Nazaret brillaron
y ejercieron cargo alguno.
En fin, también se oculta, por sus ocupaciones, que eran las de una
casa pobre, donde los niños ya tienen que hacer recados..., ayudar a sus
padres, etc..., y después de mayor, no se dedicó a estudios o alguna otra
ocupación elevada, sino a las labores de un artesano..., de un carpintero
que ni siquiera, con su oficio, hacía cosas preciosas de arte, sino
vulgares..., rudas y ordinarias.
Mira a Jesús, así, ocultándose y escondiéndose... contempla a María
con toda su hermosura y santidad, enterrada en aquel pueblecito, donde
nadie la apreciaba nada más que como una buena vecina...; mírala
ocupada en las cosas más bajas y ordinarias...; es la perla que se oculta
en el fondo del mar. — No parece sino que Dios, celoso de que se la
robaran, así la escondía y guardaba...
3.° Tiempo que dura. — Pero, además, recuerda el tiempo que esto
dura..., hasta que fue necesario salir a predicar...; sino allí hubieran
106
pasado toda su vida... ¡Qué lección más práctica! El Hijo de Dios no
tiene prisa por dejar su escondite, y sólo lo deja por la obediencia y la
gloria de su Padre. — ¿No te parece que humanamente hablando
estaba allí perdiendo el tiempo?... Si en vez de tres años hubiera
predicado seis o diez o quince, ¿no hubiera sido mejor?... ¡Cuántas
almas hubiera convertido!... ¡Qué de cosas no hubiera enseñado al
mundo!... Pero allí, en Nazaret, ¿qué hacía tanto tiempo?... ¿No era
incompatible el dejar pasar así los días, con su obra de Redención?...
Parece hasta indigno del Mesías Redentor, el pasarse ¡treinta años!
sin hacer nada, al parecer, en su oficio de Redentor..., que era el fin
que traía a este mundo. — Y, sin embargo, la sabiduría de Dios no
pensaba de ese modo. — Quería darnos la lección suprema de la
humildad, enseñándonos prácticamente a combatir la soberbia y la
vanidad nuestra... ¡Qué lección más dura y qué poco la
aprovechamos!...
4.° Oscuridad y silencio. — Penetra bien delante de Dios el valor de
la oscuridad y silencio. — A la vista de Jesús y de María así
abrazados con ella, tu corazón no debe desear otra cosa.
El demonio desea que tus cosas se vean para que el ladrón te las robe
o para que su mérito se evapore... Un perfume destapado pierde su
fuerza...; un imprudente que exhibe sin cuidado sus alhajas y riquezas,
fácilmente las pierde...; todos procuran esconder su dinero...; no se
publica ni se dice a nadie lo que se tiene...; ¿por qué no obrar así de
prudentemente en la vida espiritual?
Es arduo y áspero el trabajar en silencio..., sin que nadie nos vea..., sin
que nadie se entere...; es duro hacer el bien sin esperar alguna recompensa..., ningún agradecimiento... Recuerda cómo te ha costado esto y
quizá por ello te has llevado verdaderos disgustos... Es, en fin, muy
doloroso vernos aislados..., no comprendidos ni estimados..., pero mira a
Nazaret..., contempla a Jesús en aquella vida que sólo interrumpe por la
predicación y que continúa ahora en la Eucaristía... soledad..., silencio...,
oscuridad, esa es su vida. — Mira a María y pídela te dé a participar de la
hermosura de esta vida y de los encantos que encierra... para las almas
que enamoradas de ella quieren ocultarse a los ojos de los hombres,
para vivir sólo para Dios.
MEDITACIÓN 53
VIDA DE NAZARET
Vida de trabajo. — Consecuencia de la vida de pobreza de la Sagrada
Familia, es la vida de trabajo que allí tenía que reinar...; eran pobres y no
tenían más remedio que comer de su trabajo...; San José, en su oficio...;
María, en sus ocupaciones domésticas..., y el Niño, ayudando a ambos...,
todos allí trabajaban. Meditemos, que algo nos quieren enseñar con este
trabajo.
107
1.° El trabajo es una ley de la creación: es, por tanto, algo natural
en el hombre... La pereza, la ociosidad, es completamente
irracional... Como el ave para volar, así el hombre ha nacido para
trabajar, dice Job en la Sagrada Escritura. — En el mismo Paraíso,
Dios quiso que el hombre trabajara y, para eso, para trabajarlo y
cultivarlo, se lo dio el Señor. — Es, además, un castigo, y por eso
tiene el carácter de tal, y ocasiona fatiga...; la fatiga, es propiamente
el castigo del pecado, no el trabajo mismo. — Todos hemos pecado,
luego nadie puede estar exento de esta pena. — Trabajos físicos y
morales..., en el cuerpo y en el alma..., para comer y para conservar
la vida y hasta para gozar..., siempre hay que trabajar.
Convéncete que éste es tu deber, y que no puedes dejar de cumplirlo...
Cuanto más trabajes, más racional eres..., más semejante a Dios, que es
la misma actividad por excelencia..., la más grande..., la que más
produce.
2.° La virtud. — Pero, sobre todo, es una virtud: a) porque el trabajo
es una penitencia verdadera... y una penitencia muy santa y muy
hermosa, porque ha sido elegida e impuesta por el mismo Dios... y
porque, además, es universal para todos y en cada momento. —
Quizá puedas eximirte de otras penitencias, pero no de trabajar...;
aún el enfermo, en una forma o en otra, está trabajando; b) porque si
la ociosidad es madre de todos los vicios, él trabajo lo es de las
demás virtudes...; es evidente que al ocioso tienta mucho más y
mejor el demonio...; el trabajo, cuanto más duro, y penoso, mejor...;
sirve admirablemente para prevenir las tentaciones..., para debilitar
las pasiones..., para quitar ocasiones al enemigo que se desconcierta
ante un alma ocupada; e) en fin, es una virtud de expiación o
reparación... Satisfacer por el pecado..., adquirir grandes méritos...,
preservarte de las caídas, he ahí los grandes frutos del trabajo.
Da gracias a Dios que en una cosa tan necesaria como ésta, puso
tantos provechos con que estimularnos... y a la vez endulzar la pena de
este castigo. — ¿Quién llamará castigo a una cosa tan provechosa como
ésta? ¿Quién no se abrazará gustoso con el trabajo, si ha de servirle de
fuente de gracias y merecimientos incalculables?...
3.° El trabajo en Nazaret. — Por lo mismo, no es posible que falte el
trabajo en Nazaret..., y el trabajo, en su más estricto sentido... No
sólo es trabajo la ocupación..., el no perder tiempo..., sino, sobre
todo, trabajo significa una cosa laboriosa..., difícil..., costosa...,
ruda..., que requiera esfuerzo..., sudor..., molestias grandes. — Así,
así fue el trabajo en Nazaret...; nada de poesías ni de idilios en aquel
trabajo... No era un trabajo para hacer algo..., para matar el tiempo...,
para pasar el rato..., era para comer..., ¡para vivir! — Vivían del
trabajo..., eran unos pobres trabajadores..., unos jornaleros.
Mira a San José y al Niño con el trabajo monótono..., pesadísimo...,
108
aburrido de una carpintería. — Y de una carpintería de aldea, donde no
se hacen más que cosas toscas..., ordinarias..., vulgarísimas. — Mira a
aquellas manos divinas, que fabricaron el mundo, encallecidas ahora,
con el duro trabajo. — Y a la Santísima Virgen lo mismo... También Ella,
después de las labores de la casa, aún las más bajas y viles... lavar,
barrer, fregar, etc., cogería el huso para hilar y ganarse hilando, también
su jornalito. — Piensa y medita.
¡La Virgen a jornal!... No se ocupa en labores primorosas...; sus finas y
delicadas manos no bordan en oro y sedas..., ni trabajan en blondas y
encajes..., sino en trabajos ásperos y mortificantes...
4.º Tu trabajo. — Así debe ser tu trabajo. Bien está evitar la ociosidad,
teniendo siempre alguna ocupación, pero no lo olvides, que no siempre
toda ocupación es trabajo. — Distingue dos clases de trabajo en que has
de ejercitarte: el espiritual y el corporal. — Hay que trabajar en el alma,
para vencer las pasiones..., dominar el genio y carácter..., pisotear el
amor propio..., para no distraerse y hacer fructuosa la oración..., para
ejercitarse en la práctica de las virtudes..., para llevar una vida
intensamente espiritual... y, sobre todo, para ser constante y
perseverante en ella. Todo esto es trabajo y, sin él, nada se puede hacer.
— Propón trabajar muy de veras en este trabajo, aunque te resulte
pesado..., cansado..., molesto.
Además, el corporal, trabajando en el cumplimiento de tus deberes...,
no buscando aquello que más te gusta, o te distrae..., sino lo que debes;
según la voluntad de Dios y para la mejor gloria de Dios.
Finalmente, esto mismo aplícatelo a tus obras de celo y apostolado.
¿Buscas las que más lucen y brillan o las que más provecho causan en
las almas?... ¿También en esto te gusta trabajar con comodidad?...
¿También aquí te guías por lo que te agrada o desagrada?... ¿También
eres inconstante en este trabajo? Mira a Jesús..., contempla a María
¡tantos años! trabajando, y aprende esta lección..., sigue ese ejemplo. —
Pídeles gracia para hacer con Ellos esa penitencia hermosísima del trabajo... diario..., costoso..., aburrido..., monótono...
MEDITACIÓN 54
VIDA DE NAZARET
1.° Vida de oración. — Es la oración, la unión del alma con Dios...,
la comunicación y el trato con Él. — Por eso no hay nada más
esencial: Dios es el todo y tú la nada. — Él es el Señor y el Dueño
inmensamente rico..., poderoso..., lleno de bondad...; tú el pobre...,
miserable..., reducido a la mayor impotencia. — Es natural, es
indispensable, que acudas a Él, pues sin Él nada tendrás..., nada
podrás hacer. — Ese acudir a Él, ese pedirle lo que necesitas, es la
oración. — ¡Qué amor tan grande el del Señor al darte un remedio tan
109
fácil..., tan sencillo..., tan eficaz, para remediar tus debilidades y
miserias. — Si los enfermos tuvieran una medicina tan fácil que con
sólo acudir al médico ya se curaran, ¿habría enfermos en este
mundo?
Piensa en nuestra locura inmensa, cuando no apreciamos en lo que
vale, el medio divino de la oración... cuando no la utilizamos como
debemos..., ni con la frecuencia que la necesitamos. — No ha habido
santo alguno sin oración... y a mayor espíritu y vida de oración, mayor
santidad. — Podrá haber santos sin grandes y extraordinarias cosas de
milagros..., profecías..., austeridades..., éxtasis y raptos..., pero no sin
oración. — Sin embargo, no mires a los santos..., entra en la escuela de
oración donde ellos aprendieron esta lección..., y la escuela es Nazaret.
2.° Oración continua. — Allí se vivía una vida continua de oración.
— Por encima de todas las virtudes, destacaba ésta. — Más aún, ésta
es la que daba vida y carácter a todas las demás. — En muchas
casas hay pobreza como en Nazaret..., hay oscuridad..., hay
trabajo..., pero todo eso con aquel espíritu de oración, no lo hay en
ninguna. — Todo se hacía en virtud de la oración y como fruto de
ella...; de ahí que en Nazaret se oraba sin cesar... ¡Cómo santifica la
oración las cosas más pequeñas!...; todo deja de ser pequeño e
indiferente, cuando se hace con este espíritu de oración. — El
comer..., el dormir..., el jugar y el divertirse..., el sufrir o gozar..., el
trabajar y el descansar, es entonces una verdadera oración. — Y
¡cómo endulza ésta todas las cosas amargas de la vida!
Contempla a María trabajando afanosa..., cansada..., fatigada...,
abrumada..., sudorosa..., y todo para apenas poder dar de comer a su
Hijo querido..., para no salir de su pobreza nunca...; mas no se enfada...,
no se impacienta..., esa es la voluntad de Dios, y la acepta, no resignada,
sino gustosa y contenta..., satisfecha..., alegre...; todo lo hace con Dios y
por Dios.. , es decir, todo lo hace orando..., todo lo convierte en oración.
— Por eso es feliz...; no cambiaría su suerte por nadie..., no dejaría su
pobreza por las mayores riquezas y comodidades... ¡Ah!, si conociéramos
bien cómo todo se transforma con la oración!
3.° Oración fervorosa. — Mira, además, y contempla a la Santísima
Virgen en los momentos especialmente dedicados a la oración. — No
ya sólo interrumpe su trabajo para levantar su corazón..., purificar su
rectísima intención y renovar su incesante presencia de Dios, sino
que varias veces al día dedicaba varios ratos exclusivamente a la
oración y contemplación. — Mírala y examínala bien; ¡cómo oraría en
su porte exterior y en su interior!... Levanta tu espíritu y tu
imaginación al Cielo, y allí verás al Cielo todo, y especialmente a
Dios, gozándose con la oración de María..., recibiendo la gloria que
esta oración le da..., comunicándose con Ella y aumentando sus
gracias y merecimientos. — ¿Será así tu oración?... ¿También darás
110
con ella gloria a Dios...,
se comunique contigo y
qué sacas tan poco fruto
santidad?... ¿Es que tu
humilde y constante?...
alegría a los ángeles... y merecerás que El
te dé sus gracias y lo que necesitas? ¿Por
de la oración?... ¿No debías ya tener mucha
oración es como la de María, fervorosa...,
4.° Oración en común. — Y no sólo María, sino todos en aquella
casa oraban..., y oraban en privado y en común. — ¡Qué espectáculo
tan hermoso el de la Sagrada Familia en oración!... ¡Cuánto agrada al
Señor la oración en familia... la oración en común... ¿Te persuades
bien de esto? — El mismo Jesús, después de practicarlo así en
Nazaret, y más tarde con sus discípulos, claramente nos lo enseñó y
aconsejó...: «donde haya dos o más reunidos en mi nombre, allí estoy
yo».
El hombre es social por naturaleza..., todo lo hace con los demás..., ha
de vivir con la familia..., con la sociedad, ¿por qué no santificar esa vida
con la oración? — Si tienes amistades para tratar..., conversar con
ellas..., ¿por qué no para llevaros mutuamente a Dios?... Si se dice que
en la unión está la fuerza, y el hombre se une a los demás cuando quiere
conseguir algo... o hacer un esfuerzo que solo no podría.... ¿por qué no
ha de ser así en la vida espiritual? — Mira a la Iglesia cómo fomenta la
oración y la vida espiritual en común. — Las Órdenes religiosas no son
otra cosa. — ¿Por qué no tratas de hacerlo así y en lo que puedas
fomentar la oración..., la mortificación..., la conversación y vida espiritual
en la familia..., en las amistades..., en la sociedad que te rodea?...
MEDITACIÓN 55
VIDA DE NAZARET
1.º Vida de crecimiento. — Los evangelistas, tan parcos en hablar
de la vida de Nazaret, no se callan este detalle de Jesús y dicen que
«el Niño crecía y se desarrollaba»... y juntamente también con Él sin
duda, había de crecer su Madre. Pensemos en este misterioso
crecimiento...
En cualquier clase de vida, el crecimiento es algo esencial... En la vida
vegetativa, ¿cómo conoces que una planta ha agarrado bien y tiene
vida?...; en que crece y aumenta. — En la vida animal, lo mismo; ¿qué
sería de un animal..., de un cuerpo humano que naciera y no creciera, ni
se desarrollara?... Sería un monstruo, o no viviría... El crecimiento es
señal de vida. — Convéncete de este principio de que la vida es
esencialmente crecimiento. — Pues bien, la vida espiritual, aunque muy
interna, es también vida y, por consiguiente, requiere también
crecimiento. — Crecer es aumentar..., es adquirir una nueva perfección...
Por eso en la vida espiritual, no cabe detenerse, no es posible
estancarse. — Comprende ahora aquello de que en esta vida del espíritu,
el no ir adelante, es ya ir hacia atrás..., detenerse..., pararse por la
111
tibieza o frialdad, es retroceder. — No te engañes miserablemente; si no
avanzas, das pasos hacia atrás...; si no aumentas, pierdes de día en
día...
2.° El modelo. — Jesús crecía. — Aparece creciendo y
aumentando... y es el único que no podía realmente crecer. — Todo
lo tenía y poseía desde la eternidad en grado infinito...; no era capaz
de adquirir nuevas perfecciones. — No obstante, quiere ser nuestro
modelo y enseñarnos prácticamente a crecer... y así quiso
manifestarse como si realmente creciera.
El sol, es siempre el mismo, en realidad no aumenta ni crece, y, sin
embargo, desde la luz de la alborada hasta el mediodía, aparece como si
ciertamente aumentase y creciera su luz... Así Jesús cada día aumentaba
una perfección más o un grado mayor de ellas, como si efectivamente en
ellas creciera y se perfeccionara... ¿Qué será el crecimiento para Jesús
cuando, siendo el único que no podía crecer, quiso aparecer de ese
modo?...¿No querrá que tú le imites y trabajes por tu crecimiento
verdadero?... Y la Santísima Virgen, ¿no crecía también?... Si Ella fue la
que aprovechó mejor las lecciones de Jesús..., ¿olvidaría ésta?... ¿No es
dulce pensar, y, además, es cierto, que después de Jesús, nadie ha
crecido tanto en gracia y hermosura de alma delante de. Dios y delante
de los hombres, como Ella?...
3.° En qué crecía Jesús. — a) En su cuerpo: era el único
crecimiento de que era capaz... El cuerpo tierno y delicado del Niño,
se fortalecía y robustecía cada vez más y más, para ser apto y útil en
los trabajos apostólicos..., en su predicación..., en los sufrimientos de
su Pasión. — Por tanto hasta el crecimiento físico y natural, era para
Él, algo que se dirigía a su fin de Redentor..., al mejor cumplimiento
de la voluntad de su Padre..., al bien de las almas. — Aprende a
dirigir a ese fin también tu salud..., tus fuerzas..., tu vida toda, aún
bajo el punto de vista corporal y físico...;
b) Crecía en sabiduría. — Esta era doble: una humana, con la que
aparentaba conocer cada vez más y mejor lo necesario para la vida...,
para su oficio..., para ayudar a sus padres. — Además, conocía cada día
mejor lo que eran los hombres por los que se iba a sacrificar..., lo que era
el corazón humano, y este conocimiento le hacía sufrir, al ver su
inconstancia..., su egoísmo..., su incomprensión del verdadero amor..., y
compararía los corazones de todos los hombres y en todos vería algo
semejante, y también... ¡en el tuyo!..., ¡qué pena! — La otra, era la
sabiduría divina, que cada vez se revelaba más, como en el Templo se
reveló admirando a los Doctores... ¡Cómo aprovecharía la Santísima
Virgen estas lecciones!..., y tú, ¿cómo oyes las cosas de Dios y las
inspiraciones suyas?... ¿Cómo las cumples y te aprovechas de ellas?
c) Crecía en santidad. — De día en día, hacía obras más del agrado de
su Padre, y más provechosas para nosotros... ¡Qué rectitud y pureza de
112
intención!... ¡Qué amor, sobre todo, en sus obras! — Empápate bien de
esa santidad creciente de Jesús, que así va creciendo hasta el fin de su
vida..., hasta la Eucaristía..., hasta la Cruz...
4.° Tu crecimiento. — Has crecido en tu cuerpo como Jesús, pero
en tu alma, ¿qué has hecho cada día..., cada mes..., cada año?...
¿Notas que vas creciendo y aumentando?... ¿Procuras crecer en el
conocimiento de Jesús y en el de su Madre?... ¿Trabajas por ahondar
y penetrar en el fondo de esos dos corazones..., en las finezas de ese
amor para imitarles en el tuyo?... ¿Aumentas de veras en fervor..., en
santidad..., en amor a Jesús por medio de María?
Si la vida es crecimiento, ¿puedes decir que tu alma vive?..., ¿o
desgraciadamente en lugar de crecer ha ido decreciendo y
menguando?... ¿No era antes más inocente..., más sencilla..., quizá más
fervorosa? — ¿No han ido cada día aumentando tus pasiones..., tu amor
propio..., tu carácter... en lugar de crecer tus virtudes? — Pide mucho a
la Santísima Virgen esta gracia del crecimiento... que Ella te enseñe a
crecer tan rápidamente, como Ella lo hizo para que no sea tu alma algo
monstruoso o esté a punto de morir. — Insiste mucho con Ella, para que
todos los días, especialmente en la Comunión... ya que es uno de los
mejores medios de alimentarse y crecer... te dé con su Hijo, un
empujoncito que te haga correr en el camino de la santidad.
MEDITACIÓN 56
VIDA DE NAZARET
Pérdida del Niño. — Es el momento culminante de la vida oculta —
hasta parece estar en contradicción con ella. — Jesús, escondido...,
obediente y sumiso..., ahora se manifiesta... parece independizarse. —
Meditemos los profundos misterios de esta conducta en sus relaciones
con María.
I.° Subida al Templo. — Jesús ha cumplido ya doce años..., ya no es un
niño pequeñito..., es el bello adolescente que arrastra con su belleza irresistible y con el encanto de su incomparable simpatía. — Mírale bien...,
contémplale así hermosísimo..., déjate arrastrar de El. — Ya es a los
doce años sujeto de la Ley..., debe ir como tal a Jerusalén tres veces al
año a celebrar las fiestas rituales. — María se lo diría así al Niño, muchos
días antes, y Él comenzó a gozarse en el viaje, aunque ocultó las
circunstancias del mismo.
Llegado el día, José y María toman al Niño y se ponen en camino.
Sígueles..., escucha lo que dicen..., mira lo que hacen..., con qué fervor
van al Templo a orar..., a ofrecer el sacrificio al Señor.
Compara este viaje con los anteriores...; ahora no hay las inquietudes y
sufrimientos del viaje a Belén..., ni los sobresaltos y temores del de Egipto...; van contentos y alegres y..., sin embargo, en este viaje les
aguardaban amarguras mucho mayores que en ningún otro. — Adora los
113
designios de Dios..., respeta su voluntad santísima, que así prepara la
prueba del dolor para los suyos, cuando menos se espera.
2.° En el Templo. — Mírales llegar al Templo..., es la casa de su
Padre..., es el lugar donde mora Dios y habla y se comunica a las
almas... ¡Qué dolor le causaría ver los abusos que en él se
cometían!... ¡Qué poco respeto por parte de aquellos moradores que
allí mismo habían instalado sus mercancías!... ¡Con qué ganas haría
lo que más tarde había de hacer al arrojarlos a latigazos!... Pero no
era llegada su hora. — Piensa lo que hace sufrir a Jesús cualquier
falta que se corneta en el lugar santo.
Una vez dentro, Jesús el primero y con El, María y José, se pondrían en
oración... Es la primera oración que hacía en el Templo. — Ponte junto a
El..., muy cerca de la Virgen y mira cómo su Madre no le quita ojo, para
aprender de Él a orar y tratar con Dios... ¡Qué diría a su Padre!... ¡Qué
fervor el de su corazón!... ¡Cómo se lo comunicaría a la Santísima Virgen
y Ésta se sentiría invadida de un fervor y amor especial!
Luego asistirían a todas las ceremonias... ¡Con qué atención seguirían
el desarrollo de aquella liturgia! — Nada de curiosidad tonta..., ninguna
pregunta innecesaria..., ningún comentario..., ni risas, ni bromas sobre lo
que contemplaban... ¿Es así cómo tú asistes siempre a los actos de
culto?... ¿No te gusta comentar o reír... cuando algo te llama la atención?
Y cuando el Niño viera el cordero pascual y asistiera a su inmolación,
viendo a los sacerdotes recoger su sangre en vasos de oro para verterla
sobre el altar de los holocaustos, ¿qué sentiría en su corazón?... Ninguna
cosa le representaba mejor a Él, y a su sacrificio de Redentor, que aquel
corderito inocente. — Bien comprendía que aquella sangre era muy
pobre e insuficiente para borrar los pecados y desagraviar a su Padre, y
una vez más repetiría: «Padre mío, aquí estoy y yo seré el que quite los
pecados del mundo.» Y la Madre, adivinaría todo lo que pasaba por
Jesús... ¡Estaba tan acostumbrada a leer en aquel corazón!... Y Ella
también renovaría con su Hijo el deseo del sacrificio para la salvación de
los hombres...
3.° La pérdida. — Y parece que Dios la escuchó..., la aceptó el
sacrificio y quiso darla a beber del cáliz de la amargura. Al regresar a
casa de vuelta de Jerusalén, el Niño se perdió..., sin culpa de nadie.
— María, confiando en José...; José, no dudando de que el Niño iba
con María, pues sabía que no acertaban a estar separados ni un
momento..; el hecho es que el Señor permitió que al llegar al fin de la
primera jornada, se encontraron sin el Niño... ¡Qué horror! ¡Qué
espantoso dolor!..., ¡qué impresión la del corazón de la Virgen!
Y cuando se fuera convenciendo de que ni aquí, ni allí, ni en este grupo
ni en el otro se encontraba.., y preguntando a todas las caravanas que
regresaban, se persuadiera de que había perdido a Jesús..., ¿qué sería
aquel sufrimiento?... ¡Oh espada de Simeón, qué bien penetras y qué
114
duramente hieres el corazón de María!... ¡¡¡María sin Jesús!!!... ¡La
Madre sin su Hijo!... Todo lo que pienses es nada..., no es posible que
penetres en este dolor... Era necesario tener el amor de María..., saber lo
que para Ella era Jesús..., su Hijo..., su Dios..., su todo... ¿Qué hubieras
hecho tú en semejante caso?... ¿Desahogarte contra los demás?...
¿Echar la culpa a otros?... María, ni una palabra de queja a San José...
El ha obrado muy bien...; ha sido Ella la confiada..., la imprudente..., sólo
en sí misma encuentra la falta. — Mírala llorando sin exageraciones
dramáticas, pero demostrando un dolor profundísimo de su corazón. —
Corre a consolarla..., a alentarla..., prométela tener parte siempre en su
dolor, y, ofrécete a buscar con Ella a Jesús... y a no aumentar con tu
conducta sus dolores y sufrimientos, pues todo lo que sufre es por ti...
MEDITACIÓN 57
VIDA DE NAZARET
1.° Hallazgo del Niño. — Tres días tardaron en encontrarlo. — ¡Qué
días más largos!... ¡Qué noches, sobre todo! — Durante el día, el ir
de una parte a otra..., el preguntar aquí y allí..., en cierto modo la
distraía a la Virgen en su inmenso dolor, pero al llegar la noche...,
cuando tuviera que retirarse a su posada..., cansada y agotada por el
sufrimiento y cansancio del día..., ¿qué haría?..., ¿en qué pensaría al
verse sola?..., ¿cómo correría su imaginación y la pintaría a Jesús
quizá sufriendo ya su pasión y muerte por los hombres? — Acompaña
en esta noche espantosa a la Virgen..., trata de comprender la
intensidad de su dolor al perder a Jesús..., para imitarla, si alguna
vez te encuentras en caso semejante y también tú pierdes a Jesús...
o te pones en peligro de perderle.
Y, por fin, amaneció el día de la dicha y del gozo. María y José han
regresado a Jerusalén y corriendo fueron al Templo, y allí encontraron su
vida, al ver a Jesús tranquilamente entre los Doctores. — ¡Qué efectos
tan variados y distintos en el corazón de María en esta ocasión!... : de
alegría inmensa por haber encontrado a su Hijo sano y salvo..., de agradecimiento al Señor que le concedía de nuevo la posesión de su Jesús...,
de admiración y de asombro al ver al Niño siempre tan modesto y
humilde, y ahora disputando públicamente y enseñando a los doctores de
la Ley... ¿Qué significaba todo aquello?
2.° Las quejas maternales. — Y , efectivamente, sin poderse
contener, con un afecto sumamente maternal, en cuanto María tuvo
consigo a su Hijo, le pregunta: «¿Por qué has hecho esto con nosotros? ¿No sabías que tu padre y yo íbamos a pasar muy mal rato
buscándote?» —María no acababa de salir de su asombro...; todo, en
aquel día, era extraordinario. ¿Cómo Jesús..., su Jesús hasta
entonces tan sumiso y obediente que jamás les causó el más
pequeño disgusto ahora ha hecho esto?... ¿No había caído en la
115
cuenta que iban a sufrir muchísimo con ello?... ¿Cómo explicar todo
esto? — Se adivina fácilmente el sufrimiento y la tortura de aquel
corazón de madre que ahora quiere desahogarse. — Y Jesús, que
hasta entonces nada dijera, ahora, por respeto a su Madre, habla y la
explica su conducta: «¿No sabíais que debía ocuparme en las cosas
de mi Padre?»
Son las primeras palabras que cita el Evangelio de Jesús... ¡Qué
hermosas! y ¡qué misterio tan profundo encierran!... Todo lo que ha
hecho, ha sido ordenado por el Padre, y ante aquella voluntad divina, no
cabe más que obedecer, aunque la obediencia sea amarga y cueste
sufrimientos, como en este caso. — Bien sabía Jesús el dolor de María y
de José...; también su corazón sufría al verlos a ellos sufrir..., pero el
Padre lo quería, y Él también lo quiso...
3.° Nuestro modelo. — Jesús nos da aquí ejemplos de altísimas
virtudes..., nos enseña a obedecer a Dios antes que a los hombres...,
a seguir nuestra vocación y sus divinos llamamientos en todo momento y en todas las circunstancias..., aunque tenga que sangrar el
corazón. — Hay que oír las llamadas de Dios donde El quiera...,
cuando El quiera... y en la forma que El mismo elija.
Además, hemos de obedecer como Dios se merece, con prontitud...,
con energía..., con exactitud. — Muchas veces es necesario para
obedecer, una gran firmeza de voluntad con que vencer las dificultades
que se presentan...; mira el modelo, y ahí verás ese valor y firmeza que
necesitas. — Jesús no endulza a sus padres el dolor del sacrificio..., no
les prepara para esta separación..., no da un paso para ir a su
encuentro..., cuando ya le han encontrado, no les consuela con palabras
dulzarronas y cariñosas...; simplemente les dice la verdad, y les expone
la voluntad de su Padre, superior a ellos y a quien todos deben obedecer.
— María y José lo comprenden..., bajan la cabeza y ya no hablan ni
preguntan más. — Medita mucho en este paso tan extraordinario y pide a
Jesús esta firmeza y este valor, para obedecer así con toda exactitud al
Señor.
También María es modelo de grandes virtudes. — ¡Qué bien lleva con
su dolor la dura prueba!... Detente a considerar su paciencia..., su
sumisión a la voluntad divina..., su humildad, creyéndose indigna de
tener a Jesús y culpable de su pérdida...; su perseverancia y actividad en
buscarle...; ¡hasta el fin del mundo hubiera ido Ella si fuera necesario!...
4.° Buscar a Jesús. — Aprende tú también aquí a buscar a Jesús.
Le puedes perder por el pecado..., pero a veces aún sin pecado,
Jesús se oculta para probarte, como hizo con su Madre... Es
entonces cuando el demonio se aprovecha a tentarte con el
desaliento..., el cansancio..., la desconfianza..., la desesperación.
Eso jamás.
Mira a María... no encuentra a Jesús en seguida, pero no para hasta
116
hallarlo. — Eso debes hacer tú... El sufrimiento o el dolor de tu sacrificio,
no deben quitarte ganas y alientos para buscar a Jesús...; al contrario,
entonces debes echarle más de menos, como María..., y como María, no
vivir ni descansar hasta merecer con tu diligencia..., fervor... y
perseverancia, encontrarlo.
Y cuando se encuentra así a Jesús, ¡qué contento y alegría para el
alma!... ¡Cómo brotan espontáneamente las palabras del Cantar de los
Cantares: «encontré al que ama mi alma..., le guardaré bien y ya nunca
le soltaré»! Pide a María el saber cumplir la voluntad de Dios..., el no
merecer nunca que Jesús te castigue con marcharse de tu corazón y
ocultarse de ti...; en fin, que sepas trabajar sin descanso en su compañía
para con Ella, y por Ella ir siempre a Jesús..., vivir con Jesús... y buscarle
sin cesar hasta encontrarle
MEDITACIÓN 58
VIDA DE NAZARET
1.° María y Jesús. — Tratemos de considerar y sondear lo mejor que
podamos, la situación que durante aquellos treinta años de la vida
privada, tuvo María con relación a su Hijo.
Lo primero, fue eso..., una relación maternal... ¡María era la Madre, y
Jesús el Hijo de Dios, era el Hijo de María!... y gustaba tener con Ella las
relaciones de un buen hijo con su madre. — María, pues, tuvo que
prestarle los mismos servicios que una madre presta a su hijo. — Y el
Niño, como los demás niños, tuvo que depender de su Madre de tal
suerte, que la vida de los dos, era una sola vida..., pues María vivía toda
para Jesús, y Jesús vivía de María su Madre... ¡Qué dulcísima es esa
compenetración de vida entre Madre e Hijo!
No hay un solo paso en la vida de Jesús, que no tenga repercusión en
el corazón de María... Será a veces una alegría..., un anhelo..., otras un
sobresalto..., un cuidado..., una caricia... o un esfuerzo y trabajo para
alimentarle, vestirle y educarle igual que pasa con las demás madres...,
sólo que de una manera más cariñosa y cuidadosa. — Nadie, ni los hijos
de reyes y emperadores, han tenido nunca más exquisitos cuidados
como los que tuvo Jesús recibidos de su Madre amantísima.
2.° El Hijo de Dios. — Por otra parte, María veía en Jesús, no sólo a
su Hijo, sino también a su Dios... y de ahí que todo su cariño, con ser
tan grande, estaba mezclado de sumo respeto y veneración... ¡Qué
pensamiento más sublime y magnífico el de suponer que Dios puso
en el corazón de la Virgen todo el amor..., todo el cariño..., toda la
ternura que todos los hombres juntos debieron tener para con
Jesús!... ¡Que Ella sola amó a su Hijo más que toda la humanidad
entera!... ¡Que Ella, ya desde entonces, supo reparar con su amor
ardiente, todos los olvidos e ingratitudes de todos los hombres, que
por ignorancia o malicia no le querían recibir! — María, entonces,
117
encerraba y representaba en su corazón a toda la humanidad...; en
nombre de ella, ejercía sus funciones de Madre, pues su Hijo no era
para Ella, sino para todos..., a todos nos pertenecía por igual...
3.° Vida íntima. — Por último, en cuanto a este oficio maternal de
María, piensa que las circunstancias de su vida hicieron que ésta
fuera todo lo más estrecha e íntima que imaginarse puede. —
Su pobreza, no les permitía tener personas a su servicio y, por tanto,
Ella misma tuvo que cuidar directa y personalmente a su Hijo, hasta en
sus más mínimos detalles... Providencia fue de Dios, que no quiso que
otras manos sino las inmaculadas de María, tocaran el Cuerpo de Cristo.
— Mírala cómo vivía pendiente de su Hijo... Toda para Él. — Cómo se
multiplicaba por atenderle...; no se ahorraba trabajos ni fatigas por
cuidarle... Ella misma le alimentaba..., le vestía..., le lavaba.. , le llevaba
en sus brazos. — Ella lo hacía todo, y no consentía que nadie la relevara,
ni aún la ayudara en estos oficios de Madre... Y ciertamente, ¿quién lo
podría hacer como Ella?...
Por esta misma razón de ser la Madre de Dios, tuvo la Santísima Virgen
que cooperar y tomar parte en todos los misterios de la vida oculta. —
Ante todo, nada pasaba desapercibido para Ella..., todo lo observaba
atentamente..., todo lo grababa en su corazón, según dice el Evangelio...
y, sobre todo, lo meditaba y rumiaba a solas, para sacar el fruto debido a
todo lo que veía hacer..., hablar o sufrir a Jesús... ¡Qué meditación tan
provechosa!... ¡Cómo profundizaría en la sublimidad de aquellos
misterios!... ¡Qué horas de placer más espiritual las que pasaría
meditando en la infancia o vida oculta de Jesús!... ¡Qué de cosas no
sabría Ella!.. ¡De cuántas fue Ella el único testigo! Si no se borran
fácilmente del corazón de una madre las cosas de sus hijos, ¿cómo se
conservarían todas estas cosas en el corazón de María?...
4.° Nuestro modelo. — Mira a María como el modelo que nos
enseña a conocer..., a estudiar..., a meditar en Jesús. Contémplala a
Ella, en esta continua meditación. — Jesús la absorbía toda su
actividad..., la llevaba toda su vida..., la ocupaba todos los
instantes... y ¿cómo no? — Ella tenía ante sus ojos al objeto más
querido de su corazón...; al ver el rostro de su Hijo veía a su Dios..., y
se gozaba en los encantos de aquel Niño..., con la belleza de aquel
joven después, todo lleno de gracia y simpatía... ¡Cómo se extasiaría
al verlo dormir plácidamente en su pobre cunita!
Ella pudo hacer con el rostro de Jesús todo lo que quiso...; mirarlo...,
besarlo..., examinarlo, hasta sabérselo de memoria. — Y en aquel Niño
pobre y necesitado de todo, veía siempre lo infinito y lo eterno..., la
omnipotencia y la majestad..., la sabiduría increada de la divinidad. —
Ella vio, paso a paso, el desarrollo y crecimiento de aquella santísima
Humanidad... y pudo observar ¡cómo el rostro de Jesús cada vez se
parecía más a Ella!... y todos se lo decían así... y al oírlo y al verlo, su
118
corazón se inundaba de un gozo inefable. ¡Oh Madre dichosa, la más
feliz de las madres!...
Y ¡qué bien sabía corresponder su corazón a estas preciosas
observaciones!... ¡Cómo de todo esto sacaba sentimientos de
admiración, de gozo, de amor y alabanza a Dios, porque a Ella, su
esclava, la había elegido para ser la Madre de su Hijo! — ¡Qué oraciones
haría entonces por todos los hombres... y también por ti! — Sin cesar, se
ofrecía a Jesús por nosotros..., nos ofrecía y presentaba a nosotros ante
Jesús, y le pedía para nuestro bien, miles de gracias... y, en fin, ofrecía a
Jesús al Padre Eterno por la salvación de la humanidad!
Éstas fueron las ocupaciones de María durante los treinta años de su
vida en Nazaret. — Piensa y Medita mucho en esta vida tan íntima de
Madre e Hijo... y pídeles un hueco para vivir con Ellos y participar de ese
silencio..., de esa paz y calma y felicidad de Nazaret. — Pide a Jesús,
que tú también te parezcas, como Él, a María, pues que también eres hijo
de Ella... y que aprendas como Ella, a estudiarle a Él, pará conocerle,
amarle y servirle, como María, convirtiendo a Jesús en el único objeto
que constantemente llene tu entendimiento... tu imaginación... y, sobre
todo, tu corazón.
MEDITACIÓN 59
LAS BODAS DE CANÁ
Terminada la vida privada de Nazaret, da Jesús comienzo a su vida
pública... y la primera manifestación milagrosa de ella, fue el prodigio
observado en Caná por intercesión..., casi podemos decir, por mandato
de su Madre...
1.° La invitación. — No se sabe a punto fijo quiénes fueron aquellos
esposos...; parecen ser unos parientes de la Santísima Virgen, con
los que sin duda tenía Ella grande y estrecha relación, pues la
pareció conveniente aceptar la invitación de asistir a sus bodas. —
Nota bien cómo la invitación, en primer lugar, fue hecha a la
Santísima Virgen... Jesús lo fue a causa de María..., esto es, fue
invitado por ser Hijo de María. — Nunca olvides esta circunstancia,
de que siempre le gusta a Jesús aparecer acompañado de su Madre.
— ¡Con qué gusto entra Jesús en el corazón en el que sabe se
encuentra ya su Madre! — Ten esto presente, sobre todo al ir a
comulgar...; la mejor preparación es María.
Además, repara en otras circunstancias: cómo Jesús y María nos dicen
que la virtud siempre ha de ser amable..., no rara ni extravagante... ¡Qué
simpática es esta presencia de María y Jesús en un banquete de bodas!
— No está reñida la vida espiritual con las expansiones buenas..., con las
diversiones santas..., con las fiestas de familia..., especialmente cuando
se tiene cuidado de que en ellas estén Jesús y María santificándolas con
su presencia...
119
2.° El banquete. — Se sientan a la mesa... Fíjate en Jesús y en
María... Se llevan los ojos de todos... sin afectación..., sin
exageraciones..., sin remilgos tontos y necios, pero ¡qué urbanidad y
educación!... ¡Qué formas más correctas y exquisitas las suyas en
medio de una gran sencillez y modestia!..., ¡Qué buena compañía de
la virtud, es la urbanidad y la educación!..., cuando no es ridículamente exagerada.
Y entonces llegó a faltar el vino. — Preocupados con lo que comían y
bebían, seguramente que nadie cayó en la cuenta de que el vino
escaseaba. — Fue María la que en seguida lo advirtió... ¡Qué mirada la
suya más fina y penetrante!... Nada se la escapaba..., seguramente que
los criados disimulaban, para que no se viera la falta, pero para los ojos
de María no hay disimulos. — También Jesús lo vio, pero no hizo ni dijo
nada..., dejó obrar a su Madre..., quería que fuese cosa suya.
3.° Las palabras de María. — Y el corazón de María no lo pudo
sufrir... Ella, invitada por aquellos esposos, ¿no iba a hacer nada por
ellos si podía remediarlos en aquel apuro?... ¡Qué corazón el suyo!...
Nadie la dice nada, y es Ella, la que al ver un sufrimiento y un
disgusto, se lanza a remediarlo. — Aprende delicadezas, y bondad y
misericordia de María..., al mismo tiempo que confía en Ella, pues
también contigo obrará del mismo modo.
Y entonces, volviéndose a Jesús, le dice: «No tienen vino»... ¡Qué
palabras!... ¡Qué sencillas y cuánto encierran!... No son un mandato, ni
siquiera una súplica, sólo encierran la exposición de una necesidad. —
Ella no duda de que Jesús lo remediará. — No es necesario que pida y
ordene, basta que dé a entender su deseo y Él la comprenderá. El deseo
de la Madre es ley y mandato para el Hijo. — Jesús, sin embargo, parece
rechazarla en esta ocasión y la contesta: «¿Qué nos importa a ti ni a mí,
de este asunto?»... Como si dijera: «nosotros no damos el banquete, y
por lo mismo no es cosa nuestra, allá se lo entiendan ellos».
Además, esto parece una pequeñez..., que falte el vino cuando todos
han bebido hasta saciarse..., a última hora...; ¡si hubiera sido al principio!... y tratándose de una cosa puramente material, sin provecho
espiritual de ninguna clase, ¿a qué venía ahora el empeño de hacer milagros?... Y como si fuera esto poco, Jesús añade: «aún no ha llegado mi
hora»... no es éste el momento propicio..., ni la hora determinada por mi
Padre para hacer milagros y manifestarme con prodigios...
4.° El milagro. — Todo esto debió acobardar a María. — Había
fracasado en su primer intento. Las dificultades que Jesús ponía eran
tales, que lo mejor era callar. — Así parece que hubiéramos juzgado
vista la cosa con ojos humanos... Pero María no lo entendió así, y
como si Jesús hubiera contestado todo lo contrario, demostrando
estar dispuesto a todo lo que Ella quería, se pone a mandar y
llamando a los criados, les dice: «Haced cuanto mi Hijo os diga»... Y
120
con esto Jesús queda comprometido...; ya no tiene más remedio que
hacer algo..., y por voluntad de su Madre, obra su primero y
gloriosísimo milagro de la conversión del agua en vino.
5.° El poder de María. — Muy grande fue el milagro del vino, pero
aún es mayor este milagro del poder de María. — Parece que Dios no
se propuso otra cosa, en esta ocasión, que el de demostrarnos la
fuerza de este poder de María. — Todo lo que Jesús dice..., todas las
dificultades que pone, no sirven más que para enseñarnos
clarísimamente esto mismo. — Sobre todo aquello de «no ha llegado
mi hora»... y hasta los planes de Dios parecen cambiarse a voluntad
de María... ¡Qué cosa más admirable!... ¡Qué será María delante de
Dios cuando tanto es su poder!
La hora de la Encarnación se aceleró por las súplicas fervorosas de
María...; por Ella se adelantó también la hora del Nacimiento, como premio a aquella expectación y deseo suyo de ver al Redentor ya nacido...;
ahora también se adelanta la hora de su manifestación pública. — Si se
encarna, es en María...; si nace, es del seno de María...; si vive treinta
años oculto, está escondido con María...; si empieza su vida pública y
obra su primer milagro, es cuando quiere María... ¿Qué es esto que nada
se hace por el Hijo de Dios sin María?... ¿No te espanta y admira esta
disposición de Dios de asociar a María a todas sus obras?...
Pues si así es, tu misma salvación y santificación de Ella dependen...,
de Ella han de venir..., a Ella se la debes confiar. Y ¡con cuánta
seguridad debes confiárselo todo a Ella! — Mira la seguridad con que
Ella confía en su Hijo... Era el primer milagro..., aún nunca le había visto
hacer prodigios y, no obstante, ¡qué fe!..., ¡qué confianza la suya!..., ¡con
qué seguridad manda y llama a los criados!
Lánzate sin miedo en brazos de Madre tan poderosa..., exponla tus
miserias..., tus necesidades..., que la que no sufrió la falta de vino...,
menos sufrirá la falta de virtudes en tu corazón, si a Ella acudes y a Ella
la pides el remedio.
MEDITACIÓN 60
MARÍA EN LA VIDA PÚBLICA DE JESÚS
Una vez pasada la escena de las bodas de Caná, la Santísima Virgen
se oculta en el Evangelio y ya no aparece hasta el trágico desenlace de
la vida de Cristo en su Pasión y muerte de Cruz... No obstante,
pensemos lo que los Evangelistas y nuestro corazón nos dice que haría
la Virgen durante los tres años que duró la predicación de Jesús.
1.° Unión en espíritu con su Hijo. — No se puede dudar que ante
todo la vida de María fue o continuó siendo de unión perfectísima con
su Jesús.
Represéntate el momento de la separación... ¡Qué triste y que
121
resignada, María hace con Jesús la última comida... Le prepara los
vestidos..., las sandalias para el camino..., le acompaña un trecho
largo..., pero ya Jesús no quiere que la siga más...; se abrazan los dos, y
se separan... ¡Qué dolor y qué amargura para María!... ¡Qué soledad la
de Nazaret...; la casa..., el taller..., la recordaban tantas cosas, y ahora
¡todo vacío!..., ¡todo en silencio!..., ¡todo entristecido! — Sin embargo,
María no se separa definitivamente de Jesús...; sin Él no sabe vivir...; le
deja de ver y acompañar corporalmente, pero no espiritualmente. — En
espíritu, María estará día y noche donde está Él, sin acertar a pensar otra
cosa más que en lo que Él hace..., lo que a Él le ocurre..., lo que Él se
cansa..., sufre... y trabaja... ¡Qué fuerza más grande la del amor!... Hace
que no se separen las almas ni aún con la misma muerte... ¿Es así tu
amor a Jesús?... ¿Imitas a María en esta compenetración con Él?...
2.° Cooperación a su obra apostólica. — Desde su retiro de Nazaret,
María cooperó y muy activamente, al apostolado de Jesús. —
Mientras El predicaba y trabajaba y caminaba..., María oraba..., y
suplicaba... y sufría..., y con su oración y mortificación continua,
¡cuántas conversiones no conseguiría de las almas que escuchaban a
su Hijo!... Si convirtió el agua en vino por su intercesión, ¿no serían
también por su intercesión muchos de sus milagros..., muchas de sus
conversiones?
Es cierto que Jesús no necesitaba de las oraciones de su Madre para
hacer fructificar su predicación..., pero quiso asociar a la Santísima
Virgen y valerse de sus oraciones, para enseñarnos cómo la vida activa
debe de ir acompañada de la contemplativa..., que muchos de los frutos
que consiguen los predicadores de la verdad, no dependen tanto de sus
palabras como de las oraciones quizá de almas ocultas, que sólo Dios
sabe y conoce... ¡Qué hermoso apostolado! — Entusiásmate con él...; no
podrás predicar ni hacer maravillas..., ni obrar milagros, pero puedes,
como María, mortificarte en el silencio..., orar..., suplicarle..., sufrir por las
almas... y algún día conocerás el fruto de ese magnífico apostolado. —
Mira tu modelo en la Santísima Virgen. — Verdaderamente que bajo este
aspecto bien puede ser llamada «Reina de los Apóstoles».
3.° Consuelos y sinsabores. — Toda esta parte de la vida de María
está llena de consuelos y de muy dolorosos sinsabores.. Al fin, esa es
la vida del hombre, un conjunto de penas y alegrías, de lágrimas y
sonrisas..., más de aquéllas que de éstas...; así fue en María. — Qué
consuelos los suyos cuando oyera los prodigios que obraba Jesús...,
cuando viera Ella misma a las muchedumbres seguirle...,
escucharle..., aclamarle...; al conocer a los apóstoles y discípulos que
le acompañaban..., al tener noticias de sus triunfos sobre las almas
pecadoras
convirtiéndolas...,
de
los
escribas
y
fariseos
confundiéndolos, etc.
En fin, qué consuelo cuando Ella misma le pudo escuchar algún sermón
122
portentoso... y cuando cansado de su trabajo se retirara de cuando en
cuando a su casita de Nazaret a descansar... Ella le limpiaría el sudor de
su rostro..., le serviría la comida por sus mismas manos preparada...,
tendría a solas sus ratitos de conversación santa..., espiritual..., amorosa.
— ¡Qué feliz se sentiría María con aquel Hijo!...
Mas ¡ay!, ¿cuáles serían sus sinsabores y sobresaltos cuando supiera
la envidia, la rabia de sus enemigos..., la perfidia en sus preguntas...,
cómo le vigilaban y acechaban sin cesar..., cuando le arrojaron de la
Sinagoga..., cuando le quisieron despeñar de lo alto de un precipicio...,
cuando cogieron piedras para apedrearle?... ¿Cómo sufriría al conocer la
dureza de aquellos corazones..., la malicia que encerraban..., la misma
torpeza de los Apóstoles y discípulos que no acababan de conocerlo?...
4.° La voluntad de Dios. — Finalmente, fue una vida de
cumplimiento exacto de esta voluntad. — Sin esto, no hay santidad.
— Recuerda las dos veces que Jesús habla de su Madre en la vida
pública... Una, cuando le dicen que su Madre le llama, y responde:
«¿Quién es mi madre? Quien hace la voluntad de mi Padre, es mi
madre..., mis hermanos y mis parientes.» Otra, cuando aquella mujer
dice: «Bienaventurado el seno que te llevó»..., y El responde: «Más lo
es quien oye la palabra de Dios y la sigue.» Aprende esta lección. —
Esto es lo único grande para Dios...; su misma Madre no lo sería, si
no fuera por esto... No bastaba que Ella le hubiera llevado en su
seno..., ni le hubiera dado el ser que tenía...; era necesario que se
distinguiera «en el cumplimiento exacto de la voluntad de Dios», por
eso es grande..., dichosa..., bienaventurada.
Eso significan esas palabras..., eso te enseñan a ti. — No podrás imitar
a María en ser la Madre de Dios..., pero podrás y deberás imitarla en
seguir fielmente la divina voluntad. — Pídela esta gracia, luz para
conocer siempre la voluntad de Dios y no la tuya, y fuerza para seguirla
sin vacilar...
MEDITACIÓN 61
MARÍA Y LA PASIÓN
PRELUDIOS DE PASIÓN. — LA DESPEDIDA
1.° La hora. — Llegó la llora señalada por el Padre para consumar el
sacrificio, y el Hijo obediente ni un momento siquiera la retarda. — No
ignoraba lo que significaba la llegada de esta hora, y lejos de echarse
para atrás cobardemente, con inmensa alegría, a la vez que con
profunda pena, se lanza al sufrimiento todo de la Pasión. — Y el
primer paso que da es el despedirse de su Madre. Imposible pintar ni
imaginar esta escena.
Jesús ha llamado a solas a la Santísima Virgen y la ha comenzado a
exponer la voluntad de su Padre... Escucha estas palabras..., adivina las
123
razones que la daría para explicar su decisión de ir a la muerte y para
tratar de consolar su corazón herido. — El Padre lo había decretado...,
era necesario para satisfacer la justicia divina..., para redimir al mundo...,
para destruir el imperio del pecado... ¡Qué concepto formaría del pecado
la Virgen, cuando comprendió que tanto iba a costar borrarlo!
Penetra mucho en esa razón que es la causa de todo... ¡Qué será el
pecado!... ¡Cómo irritará al corazón de Dios cuando no se aplaca si no es
con el sacrificio de su propio Hijo! — Y ya para prevenirla..., ya para que
Ella tomara también desde entonces como suyos los sufrimientos que iba
a padecer..., la daría cuenta detallada de toda la Pasión..., de su prisión
en el Huerto..., de la traición de Judas..., de las injusticias de los tribunales..., de las escenas del Pretorio... Temblándole la voz le contaría el
tormento horrible de la flagelación..., el de la coronación de espinas..., el
del camino del Calvario cargado con la Cruz..., el de la crucifixión... y, en
fin, cómo después de las tres horas de espantosa agonía, en ella había
de morir escarnecido..., insultado hasta sus últimos momentos...
¡Cuántas horas amargas tuvo Jesús que pasar en su pasión!; pero no fue
ésta una de las menores... ¡Cuánto tendría que sufrir por ser El, el verdugo que así laceraba el corazón de su Madre, clavándola cada vez más,
con cada palabra suya, la espada del dolor...
2.° La Virgen — Y, efectivamente, cuál sería el dolor de María
cuando oyó todo lo que su Hijo la dijo. — Naturalmente se
estremecería a cada nuevo tormento que oía había de padecer...
¡Cómo lo había Ella de permitir!... ¡Cómo lo había de tolerar!... ¿Por
qué no morir antes?... ¿Cómo el Padre Eterno no usó con Ella del
beneficio que concedió a San José, llevándole de este mundo antes
de presenciar estas escenas?
Pero al mismo tiempo que estos afectos naturales, sentiría que era esa
la voluntad de Dios... y, sobreponiéndose este afecto sobrenatural, no
sólo admitiría resignada todo lo que su Hijo la ofrecía de dolor y de
sacrificio... sino aún contenta y gozosa se abrazaría ya desde este
momento con su Hijo dolorido y quebrantado para seguirle hasta la
muerte... ¡Qué dolor tan intenso el de este corazón de Madre!... Pero aún
admira más la fortaleza y valor con que a imitación de su Hijo se lanza a
padecer. — Piensa..., piensa mucho en esto...; ante este ejemplo, medita
tus cobardías ante cualquier sufrimiento que se te presenta...,
avergüénzate..., pide perdón..., pide gracia para cambiar y tener gran
generosidad... y participar de esta fortaleza de Madre y de Hijo...
3.° La bendición. — Y entonces, Jesús pide humildemente de
rodillas a su Madre su bendición para ir a padecer. — Considera las
circunstancias que hacen más penosa la despedida de dos corazones
y verás que nunca la ha habido semejante a ésta. — El amor y la
unión de corazones, era en Jesús y María algo tan extraordinario
como no se puede pensar más..., pues ¿cómo se arrancarían y
124
despegarían el uno del otro en esta amarguísima despedida?...
Por otra parte, la separación era para ir a sufrir y a padecer. — Y el
colmo de su sacrificio fue no sólo el aceptar resignada este dolor y
quebranto, sino consentir en él y admitirlo con alegría y satisfacción... y
por eso Jesús pide que muestre este su beneplácito dándole su
bendición... ¡Cómo temblaría de emoción la mano de María al levantarla
para bendecir a su Hijo si sabía que con ella le daba licencia para
entregarse a las tormentos y a la muerte misma!
4.° Tu hora. — Piensa que tú también tienes tu hora..., también llega
para ti la hora del sufrimiento..., de la prueba..., del dolor... y luego
llegará la hora de la muerte... ¿Cómo te preparas para estas horas
decisivas en tu vida?... ¿y en especial para la última? — ¿Vives
realmente para aquella hora?... ¿Desperdicias ahora las que el Señor
te da, para santificarte aunque sea a costa de sacrificios?... ¿Eres
cobarde y huyes de ellos?
Mira a Jesús..., contempla a María y aprende el camino del sacrificio y
el de la mortificación. — No olvides el detalle de Jesús al pedir la
bendición a su Madre. — También quiere que para todo pidas la
bendición y el beneplácito a quien debes, para no hacer nunca ni siquiera
en el sacrificio tu propia voluntad. ¡Cuántas veces eso será la mayor
mortificación..., la que quizá más te humille..., la que más te cueste... y,
por lo mismo, la que Jesús más te pide y más quiere de ti!...
MEDITACIÓN 62
MARÍA Y LA EUCARISTÍA
No sabemos qué parte tomó María en la institución del Santísimo
Sacramento, ni si estuvo en el Cenáculo aquella noche, ni si comulgó o
no, con los Apóstoles; de todos modos son muy íntimas las relaciones
que entre María y la Eucaristía existen.
1.° El don de María. — La Eucaristía es el don de María por
excelencia. — El hombre tiene necesidad absoluta de Dios. — Por un
instinto natural, busca a Dios y cuando no lo encuentra se lo fabrica
con sus manos como hacen los pobres paganos con sus ídolos... Dios
nos concedió a nosotros la gracia de satisfacer a esta necesidad...,
primero, por medio de la Encarnación, y luego, por la Eucaristía.
Bajó del Cielo a la tierra a hacerse uno como nosotros y así poderle ver,
conocer y amar... Era poco... El quería más, y quiso humillarse hasta el
punto de que pudiéramos tocarlo..., comerlo... y alimentarnos de El... y
esto no unos días... o una temporada..., sino siempre. — Por la
Encarnación, tomó un cuerpo humano y vivió entre los hombres, pero
muy poco tiempo. — Sólo vivió en Palestina y unos treinta y tres años...
¿Qué era esto para toda la humanidad?...
Por eso, inventó el modo de estar con todos y cada uno realmente
125
presente..., íntimamente unido..., con la unión más perfecta que existe,
que es la de la alimentación, por la cual lo que comemos se hace una
sola cosa con nosotros... y esto para siempre..., hasta el fin de los siglos.
— Por tanto, la Eucaristía es una Encarnación continuada..., es la
aplicación práctica de la Encarnación a todos y cada uno de los
hombres..., es el modo que Dios tiene de satisfacer a la necesidad que
todos tenemos de Él.
Ahora pregúntate: y ese don de la Encarnación, ¿quién nos le dio?... El
Padre Eterno, pero por medio de María... Jesús encarnó y nació, pero por
María... Ella fue la que dio al mundo a Jesús... Luego si la Eucaristía es
la continuación de la Encarnación, es bien claro que es la continuación
del don de María. — Ella continúa dándonos diariamente a Jesús como
un día nos lo dio en el portal de Belén. — Adán nos perdió por comer el
fruto que le dio la mujer. «La mujer que me diste por compañera me ha
dado el fruto y he comido»... Así pecó Adán... Nosotros podemos decir lo
mismo: «Señor, la mujer que nos has dado por Madre nos ha dado y nos
está dando el fruto bendito de su seno y por eso vivimos..., de Él nos
alimentamos»...
2.° El sacramento de María. — Así se puede llamar a la Eucaristía.
— En los demás Sacramentos, no tiene Ella parte alguna. — En éste
la tiene y muy principal. — La carne de Cristo, dice Santo Tomás, no
es más que la carne virginal de María. — Ella, pues, es la que facilitó
la materia divina de este sacramento. — La Virgen, con su fiat, trajo
al Hijo de Dios del seno del Padre al suyo inmaculado... El sacerdote,
en la consagración, repite un milagro semejante, y a sus manos baja
el mismo Hijo de Dios, pero ya hecho Hijo de María. — Las palabras
del sacerdote son, pues, como una repetición de las de María... El
prodigio que ellas obran, es como el prodigio y la continuación de las
maravillas de Nazaret. — Así se ha dicho que la Eucaristía es una
continuación de la obra de María.
Esta obra consistió en amar y adorar a su Jesús corno a su Hijo y como
a su Dios. — Jesús se hizo Niño para arrastrarnos, con su encanto y
amor, al amor de Dios. — Pero de hecho, ¿cuántos conocieron y amaron
a aquel Niño Dios? — María fue el modelo de las almas enamoradas de
Jesús... Ella le amó con toda la intensidad. ¡Y qué grande era! — Ahora,
en la Eucaristía, Jesús se hace pan y alimento de los hombres... ¿Para
qué?... También para buscar nuestro amor. — Se anonadó al hacerse
hombre...; más aún se anonada al hacerse pan... y en ese
anonadamiento, apenas si tiene otro cariño y amor verdadero que el de
su Madre. — Sólo Ésta, con su amor, es capaz de compensarle esa
humillación y anonadamiento. — Al amar a Jesús en la Eucaristía, piensa
que estás continuando la obra de amor que María comenzó en Belén...
Ahora, como entonces, la mayor parte de los hombres no le conocen..., ni
le aman..., ni le agradecen lo que por ellos hace... Ahora también, como
entonces, hace falta quien supla esa ingratitud..., esa enorme falta de
126
amor. — Entonces fue María..., ahora debes ser tú, con Ella y a imitación
de Ella...
3.° El consuelo de María. — ¡Qué tristeza produciría todo esto en el
corazón de la Santísima Virgen!..., cuando Ella viera a aquel Niño
precioso y encantador, desconocido de unos..., despreciado de
otros... y hasta perseguido en su misma cuna… cuando Ella
considerara en su Hijo al Hijo de Dios... ¿qué sufrimiento sería el
suyo al verle así tan escondido que nadie le daba el culto de
adoración que merecía?
Es evidente que Jesús, ni en su vida privada..., ni en la pública...,
menos aún en su pasión y muerte, recibió los honores divinos a que tenía
derecho... y la Santísima Virgen tendría en ese un verdadero tormento.
— Pues bien, la Eucaristía es la que puede consolar a la Santísima
Virgen..., aquí puede Jesús ser honrado en aquel cuerpo..., en aquella
misma carne y sangre que tomó de María...; ahora, la Santísima Virgen,
queda ya satisfecha y consolada cuando ve a las almas acercarse a
honrar..., a adorar..., a amar la Hostia sacrosanta de nuestros altares. —
¿No querrás dar este consuelo a tu Madre y a la vez este honor debido a
Jesús?... ¿Crees que en tu vida eucarística así lo haces?... ¿Está tu alma
contenta de ella?...
4.° La Comunión de María. — Si no es cierto que María comulgara
en el día de la última cena, no se puede dudar de que, al menos,
muchas veces después, comulgara da manos de San Juan. — ¡El
apóstol virgen dando la Comunión a la Virgen de las Vírgenes!... ¡Qué
espectáculo más sublime!... ¡Qué comunión!... ¡Con qué gusto
entraría Jesús en el alma de María!... ¡Qué bien se encontraría allí!...
Si ya había antes elegido El su purísimo seno para encarnar...,
¿cómo no elegir ahora su corazón para morar en él? — Y la Virgen
bendita, ¿cómo se prepararía?... ¿Qué acción de gracias?... Si un
San Luis pasaba toda la semana pensando en la comunión y
empleaba tres días en prepararse y otros tres en dar gracias..., ¿qué
haría María? Imítala en su fervor..., comulga tú también — con María
y como María —. Pasa así tu vida metido de lleno en la Santísima
Eucaristía...
MEDITACIÓN 63
MARÍA Y LA AGONÍA DEL HUERTO
1.° Camino del monte Olivete. — Jesús ha acabado ya sus misterios
sacrosantos e inefables del Cenáculo. — Ya se acerca por momentos
la hora, y valiente y decidido, sale con dirección a Getsemaní. — Bien
sabe que no volverá más. — Puede contar las horas que le quedan
de libertad. — Es cuestión de pocos momentos y ya habrá dado
comienzo el drama sangriento. — Y porque lo sabe, sufre amarguras
indecibles en su corazón. — «Triste, muy triste está mi alma hasta la
127
muerte»..., razón tenía para esta inmensa tristeza... Veía a los judíos
tratando su venta, como si se tratara de una cosa vil y
despreciable...; veía, en especial, a Judas, llevando hasta lo último su
traición...; veía todo lo que le aguardaba y aunque era Dios..., era
hombre y por eso sufría amarguras indescriptibles en su amante y
tierno corazón.
También las sufre María. — Su Madre le acompaña en espíritu y
participa de sus sufrimientos..., de sus temores..., de sus amarguras...;
quizá tuvo revelación de lo que Judas tramaba..., quizá tuvo
conocimiento de cómo estaban decididos aquella misma noche a dar el
golpe decisivo... y su corazón se destrozaba de dolor, al saber y
contemplar cada una de estas cosas. — Apartada estaba de Jesús
corporalmente, pero ¡qué unida en su espíritu!... ¡Cuán admirablemente
penetraba Ella en la razón y la causa de la tristeza de aquel divino
Corazón!...
2.° La oración. — Llegado al huerto, Jesús deja a sus Apóstoles y
se retira Él solo a una cueva a hacer oración, — Todo el, peso de
aquella negra y triste noche cae sobre El. — Mírale postrado en
tierra..., caído y abrumado con una carga que no puede soportar...
¡Son los pecados de todos los hombres!... ¡Son los tuyos!... ¡Cuánto
pesan sobre Jesús!... Y le producen una angustia que va creciendo
cada vez más y más, hasta convertirse en verdadera agonía... ¡Qué
lucha la que se entabla en su corazón! — Mírale bien y trata de
penetrar algo siquiera en sus horribles sufrimientos.
Después mira a lo lejos, en la casa de Betania..., o en el mismo
Cenáculo..., una escena semejante. — La Santísima Virgen también ha
caído postrada en oración...; su corazón late al unísono con el de su
Hijo... y no puede hacer otra cosa que la que Él hace... ¡Qué noche más
espantosa!... ¡Qué largas se hacen sus horas!... No es posible dormir...,
ni intentar siquiera descansar..., es noche de luchas y agonías..., es
noche de oración... ¡Qué oración más fervorosa..., más tierna..., más
llena de amor para con nosotros la de María! — No pide al Padre Eterno
que perdone a su Hijo, ni rehúsa el cáliz del sufrimiento..., pide tan sólo
el cumplimiento de su voluntad, que Ella acepta aunque sea tan penosa.
— Pide para el mundo perdón..., pide por todos y cada uno de
nosotros..., pide que aquellos sufrimientos de su Hijo, que ya han
empezado, no sean inútiles para las almas..., que sepamos
aprovecharnos de su Pasión y de su muerte... y de las grandes gracias
que con ella nos mereció...
Y Jesús sigue agonizando..., ya su corazón no resiste tanto dolor y se
expansiona lanzando con violencia la sangre al exterior... Su sudor frío y
abundante de agonía, se convierte ahora en un sudor de sangre...
¡sangre divina!... que corre en abundancia por su cuerpo..., empapa sus
vestidos y llega hasta la tierra.
128
Contempla a los ángeles del Cielo atónitos ante esta escena..., pero,
sobre todo, mira a María. — Ella también lo ve..., adivina a su Hijo
cadavérico... a punto de morir de amargura y de dolor... y derramando, a
fuerza de sufrimientos, la primera sangre de su Pasión... ¿Qué haría la
Santísima Virgen? — En medio de su pena de Madre, reconoce en
aquella sangre la sangre de un Dios, y corre a recogerla devotamente...,
a besarla..., a adorarla..., a empaparse en ella. Ella es la primera que se
aprovecha de aquella divina sangre... Todo lo que ha recibido..., su
pureza inmaculada... la plenitud de su gracia..., su inmensa santidad...,
todo ha sido en virtud de esta sangre divina.
Los Apóstoles se duermen en la oración... María no duerme..., no
desperdicia estos momentos tan provechosos... no abandona a su Jesús
ni un instante. — Podrá quejarse de que en su agonía ninguno de sus
predilectos discípulos le acompañó..., pero no así su Madre. — Desde su
retiro, sigue paso por paso el desarrollo de esta escena... y toma parte en
la amargura de Jesús, bebiendo con El el cáliz del dolor...
3.° Prendimiento. — Terminó ya la oración y Jesús, decidido...,
valiente y generoso..., llama a los Apóstoles y delante de ellos, sale
en busca de sus enemigos, no para hacerles frente y defenderse...,
sino para entregarse en sus manos.
Mira a Jesús atado violentamente..., fuertemente por sus verdugos...,
penetra en su interior y mira a otro verdugo, que es el amor, atarle aún
con mayor violencia..., ¡esas sí que eran ataduras!...; como que era
víctima y esclavo de ese amor... ¡Cuánto nos amó! — Al verle a sí atado
la Santísima Virgen, aumentaría la zozobra y la ansiedad de su corazón...
¿Qué iba a ser de Él?..., ¿Qué iban a hacer con su Jesús? —
Contémplale tú así atado también por ti..., fíjate bien lo que esto significa,
¡por ti!...; no sólo que se deja maniatar para sufrir por ti..., en lugar de
ti..., por tu causa..., sino que ese por ti quiere decir que eres tú también
quien le atas las manos. — ¿No caes en la cuenta de esta verdad?
No hay nada que tanto ate las manos a Jesús como la ingratitud..., la
frialdad..., la tibieza..., la falta de correspondencia a sus gracias..., en fin,
¡el pecado! — Calcula si puedes, las muchas veces que Jesús habrá
querido darte grandes gracias..., nuevos favores y beneficios…, y tú, con
tu conducta, le atabas las manos... El quería santificarte y tú no le
dejabas..., le ponías dificultades. — Átate, pues, a Él de pies y manos por
el amor...; átale con esas ataduras amorosas para nunca perderle y
repite lo del Cantar de los Cantares: «Ya encontré al que ama mi alma, le
ataré bien y no le soltaré». Suplica a la Santísima Virgen que así te lo
conceda.
MEDITACIÓN 64
MARÍA EN LOS TORMENTOS DE LA PASIÓN
1.° En la flagelación. — Pasada la noche en oración..., confortada y
129
alentada con la misma..., con los ojos llorosos y el semblante
desencajado... al ser ya de día, sale la Santísima Virgen de su retiro
para ir en busca de su Hijo. — No la sufre el corazón asistir, a sus
sufrimientos desde lejos..., quiere ir con El a donde Él vaya. — No
sabemos detalles de este paso, ni cuándo ni en dónde, encontró a su
Hijo. ¿Fue ya en casa de Pilatos?... ¿Quizá al ir o al volver de
Herodes?... ¿Cuando le estaban posponiendo a Barrabás? — Fuera
cuando fuese, tuvo que ser un encuentro violentísimo para su
corazón. — Apenas si conocía a su Hijo...; mentira la parecía que en
tan pocas horas hubiera podido perder tanto... y desfigurarse como
estaba. — La cara hinchada por la horrible bofetada en casa de
Anás... y por los golpes que durante la noche le dio la soldadesca, no
dejaba entrever la belleza divina del «más hermoso de los hijos de los
hombres».
Y, sin embargo, todo aquello había sido el comienzo...; los tormentos
horribles y bárbaros comenzaron en la flagelación. — Consta por revelaciones particulares, por ejemplo a Santa Brígida, que la Santísima Virgen
asistió personalmente a este tormento. — Párate y detente a considerar
lo que este paso diga a tu corazón... y ante todo pregúntate: ¿qué
sentiría la Santísima Virgen cuando oyera la sentencia de azotes?...
¿Cuando viera los preparativos para ejecutarla en seguida... y escuchase
los gritos salvajes con que aquellos sayones se animaban unos a otros...
y hacían apuestas sobre quién lo iba a azotar mejor y más
bárbaramente? — Ponte junto a la Virgen...; mírala, intensamente
pálida..., con el corazón queriendo saltar del pecho por la violencia con
que late..., apartando los ojos por no ver aquello... y abriéndolos sin
acertar a dejar de mirar lo que tanto la interesaba..., en lo que la iba la
misma vida.
Y, efectivamente, ve traer, entre empellones y golpes, a su Hijo y con
violencia y desvergüenza inaudita le comienzan a desnudar. — Nunca
llegarás a comprender lo que pasó entonces por el Corazón de María. —
Sería necesario que supieras lo que era para Ella, la modestia y la
pureza... para que pudieras rastrear algo, de lo que sintió al ver a su Hijo
desnudo ante aquella muchedumbre... y si encima, al verle así, le
insultaron..., se mofaron y rieron de si le acompañaron con bromas
groseras..., con chistes soeces... ¡imagínate qué sentiría la Santísima
Virgen y cómo aumentaría su dolor!
Ya está atado a la columna... y los sayones a ambos lados..., a una
señal, empiezan uno tras otro a descargar golpes con toda su fuerza. —
Jesús se estremece..., aprieta sus labios para no romper en gritos de
dolor..., levanta sus ojos al Cielo con una mirada de indecible
sufrimiento... y María lo ve todo... y ya no puede más.
Según las revelaciones, a los primeros golpes cayó desmayada, sin
sentido... Acércate a Ella..., sosténla en tus brazos, pero a la vez no
dejes de mirar a Jesús y admírate de cómo no te desmayas tú y mueres
130
de pena al ver esto. — Ya han pasado dos..., cuatro..., seis verdugos...;
ya se han cansado de azotar a Jesús..., ya su cuerpo es una llaga
continua y horrorosa que deja ver los huesos... Mira, mira mucho ese
cuerpo deshecho y piensa: ¿por qué... y por quién está así Jesús?. —
Recuerda los pecados de impureza y pregúntate: ¿quién merecía ese
castigo?..., ¿sobre quién debía haber descargado esta espantosa y
durísima disciplina?
2.° Coronación de espinas. — Jesús trata de descansar y tomar
algún aliento, pero..., no era día de descanso y tenía que sufrir aún
mucho más. — El infierno inspira a aquellos soldados la burla de su
coronación. — Oye las carcajadas y aplausos con que es acogida la
idea, y mira cómo todos se dan prisa a ponerla en práctica... Uno trae
un pedazo de púrpura sucio y roto..., otro prepara el cetro de caña...,
los demás tejen la corona... y otra vez desnudan a Jesús.
Contémplale sentado en aquella piedra...; con el jirón de púrpura sobre
los hombros y la caña en las manos. — Ha llegado el momento de
coronarle... Con burlas y bromas infernales, le colocan, con grandes
ceremonias, la corona en su cabeza... y en seguida la aprietan
fuertemente y le golpean con palos la misma.., ¡Qué sería aquello!...
Jesús, instintivamente, cierra y aprieta los ojos y de ellos brotan lágrimas
mezcladas con la sangre que por toda la cara y cabeza corre con gran
abundancia... ¿Es posible imaginar tormento más atroz?
Ahora contempla la sacrílega comedia que hacen con Él...; está
coronado de Rey..., hay que rendirle homenaje... y doblan sus rodillas
ante Jesús y unos le dan una bofetada..., otros le escupen..., quién le tira
del manto y le dice una asquerosa gracia..., quién, en fin, le quita la caña
y le golpea la cabeza con ella... ¿Asistiría la Santísima Virgen a esta
escena?... ¿Tuvo, al menos, conocimiento de lo que se estaba haciendo
con Jesús?... ¿Cómo tenía corazón para sufrir estas cosas?... fue un
milagro, sin duda, que no muriera de dolor.
Por lo menos, ciertamente, debió presenciar la escena del Ecce Homo.
— Asiste tú a ella con la Santísima Virgen. — Imagínate cómo sería...,
qué ocurriría en aquella plaza a la vista de Jesús... y oye la gritería de la
multitud que le pide para la muerte. — Habla con la Virgen... ¿qué la
dices tú?...
3.° La condenación. — Y, efectivamente, Pilatos, cobardemente,
accede a estos gritos y le condena a muerte. — La gente oye la
sentencia y aplaude... La oye María..., la oyes tú... y ¿qué haces?...
¡Jesús condenado a morir! — El muere y ¿tú puedes vivir?... ¿Cómo
recibirían Jesús y María esta sentencia?... ¿Cómo la recibes tú, si
piensas que. de ella depende tu salvación?... ¡Qué afectos de gratitud
y de inmensa alegría y al mismo tiempo de profundo dolor, deben
llenar tu corazón!
Mira a Jesús, sin poderse tener en pie, hacer un esfuerzo supremo... y
131
lanzarse con avidez al encuentro de la Cruz que le traen los sayones. —
Mírale bien cómo se abraza con ella, cual si fuera algo muy deseado o
querido. — No quiere, no, que nadie se la lleve y Él mismo se la carga
sobre sus hombros... ¡Qué generosidad!... ¡Qué amor el suyo tan
verdadero!
Escucha lo que la Virgen te quiere decir..., te habla, sin duda alguna,
oye bien lo que te dice: Que reconozcas por tu Rey a Jesús..., que El sea
el único que reine en tu corazón..., que nadie, ni tú mismo, ocupe el lugar
que a Él solo corresponde...; que tengas generosidad en el sacrificio...,
que no sólo aceptes, sino busques y ames la cruz...; que ella será tu
dicha y tu felicidad..., que la lleves con constancia y hasta lo último...,
que Ella te ayudará. — En fin, que veas lo que es el pecado, y repares
los tuyos con la penitencia y el fervor..., al mismo tiempo que desagravias
a Jesús por los pecados de todo el mundo. — Que no sea tu alma
cobarde..., ingrata..., infiel ante un amor como el de Jesús... ¿Lo
escuchas bien?... ¿Lo entiendes?... Y ¿qué la respondes?...
MEDITACIÓN 65
EN LA CALLE DE LA AMARGURA
1.° Jesús cargado con la Cruz. — Jesús vuelve de nuevo a tomar
sus vestidos, deja la púrpura y la caña, pero no la corona. — Es Rey
y como Rey va a morir, por eso su corona no cae de su cabeza. — Ya
tomó, abrazándose a ella, la Cruz..., y el cortejo se puso en marcha.
— Rodeado de soldados y verdugos que le insultan... y maltratan sin
cesar..., de una muchedumbre inmensa que le maldice.., y se goza en
verle sufrir... y de dos ladrones criminales, camina Jesús.
Contémplale...: esa respiración fatigosa que oyes, es la suya..., no
puede más... El reguero de sangre que deja en el camino, dice cómo
lleva su cuerpo..., todo hecho una llaga por los azotes... La Cruz es muy
pesada...; no es el peso material de ella..., sino todo lo que con ella ha
cargado sobre sí..., ¡es el peso de todos los pecados de los hombres!...
¡Qué peso más espantoso! — También tus pecados van en aquella cruz
oprimiendo a Jesús... y no puede con ese peso... ¡Qué extraño, si es tan
grande!
No obstante, nadie le alivia... Mira a todas partes y no encuentra una
sola persona que le alivie su Cruz. — Te mira a ti, a ver qué haces ante
este cuadro, y a lo más, encuentra palabras bonitas..., hermosos
deseos..., pero prácticamente, ¿cuánto haces por aliviar el peso de la
cruz de Cristo? — ¿Te acuerdas de esto en tus caídas... en tus faltas
frecuentes? Mira a la Santísima Virgen; Ella sola..., Ella, ¡la única!, que
no arrojó el peso de sus pecados, que nunca tuvo, sobre la Cruz de su
Hijo. — Ella, ¡la única! que puede y sabe consolarle..., aliviarle y
ayudarle. — Ponte junto a Ella..., imítala y pídela que te enseñe a
consolar y a aliviar a Jesús.
132
2.° El acompañamiento que lleva Cristo. — A) Unos le cargan la
cruz: los judíos, los fariseos, los soldados y verdugos. — También
ellos llevan la cruz..., la cruz de sus pecados. — No hay remedio, o
se lleva la Cruz de Cristo o la cruz de Satanás, que es más afrentosa
y más pesada. — B) Otros llevan la cruz con Cristo, y son los
ladrones, pero no la llevan por Cristo, ni por amor a Cristo, sino a la
fuerza, con rabia y con desesperación. — C) En tercer lugar, está el
Cirineo, quien lleva la cruz de Cristo y carga con ella... ¡Qué dicha la
de este hombre!... No la conoció al principio..., por eso tampoco
acepta su carga voluntariamente..., más poco a poco fue
conformándose, y terminó por llevarla con gusto y alegría, y esto le
santificó. — Así la cruz, aunque sea involuntaria e impuesta a la
fuerza, puede servir para santificarnos.
D) Otro grupo es el de las piadosas mujeres... Éstas acompañan a
Cristo, se compadecen de El...; quisieran aliviarle y quitarle aquella carga
si pudieran..., pero su compasión es incompleta por ser puramente
humana... Ven en Cristo al hombre desgraciado..., no ven en Él a Dios
que sufre...; por eso no comprenden ni penetran en la causa por la que
padece. — Jesús se la dice: son vuestros pecados, llorad por ellos..., así
me consolaréis..., sólo así.
E) Por último, mira el grupo que acompaña a su Madre. — Esta sí que
sabe llevar la Cruz con Cristo y como Cristo... ¡Qué parte toma María en
su pena y dolor!... ¡Qué sufrimiento más igual el de los dos corazones!...
Igual en todo..., en la intensidad que ya no puede ser más..., en el motivo, que son nuestros pecados, que a ambos tanto afligen y tanto
cuestan...; en el modo, que es por puro amor..., divino e infinito amor del
Hijo que se refleja todo lo que puede en la Madre.
Elije: Tienes que llevar la Cruz..., tienes que acompañar a Cristo en el
camino del Calvario..., no puedes eludir esta obligación..., sólo tienes
libertad para elegir la forma y el modo de llevar la cruz... ¿En qué grupo
quieres figurar? — Pide a la Virgen te admita en el suyo, en compañía de
aquellas santas mujeres. — Ponte junto a Ella..., muy cerca de Ella... y
ahora, a sufrir..., a llevar la cruz que Dios te dé. — Nunca la lleves a
solas..., no acertarías a llevarla y sería sumamente penosa... A su lado
todas las cruces son pequeñas..., todos los dolores se endulzan.
3.° El encuentro. — Contempla en silencio este devotísimo paso. —
No es posible expresarlo con palabras...; deja a tu corazón que hable
y sienta todo lo que pueda y sea capaz de sentir. — Mira el
sentimiento de aquella Madre que anhela acercarse a su Hijo...,
quiere verlo más de cerca..., cambiar con Él una mirada..., una
palabra..., una muestra de afecto y de cariño maternal. — Y, efectivamente, en medio de la calle de la Amargura, le sale al
encuentro..., le tiende sus brazos..., le quisiera arrancar, si fuera
posible y llevarle consigo. — Jesús levanta sus ojos y ve a su
133
Madre...; se encuentran las dos miradas... ¡Cuántas cosas se dirían
con ellas!... ¡Qué bien se entenderían! — Los Corazones se
compenetraron y cada uno aumentó más su dolor con la vista del
otro. — Bien lo sabía María y, no obstante, no rehúye el encuentro. —
Quizá no creyera ver tan desfigurado a su Hijo... ¡Cuán grande sería
su dolor al contemplar aquel rostro divino tan asquerosamente tratado
y tan horriblemente desfigurado! — Sólo Ella, con su mirada de
Madre, lo pudo conocer. — Aprende generosidad ante el hecho de ver
a María salir al encuentro de Jesús, que tanto dolor la había de
causar. — No dudes..., no vaciles..., sal generosamente al encuentro
del dolor..., del sufrimiento..., que allí te espera Jesús..., allí
encontrarás indefectiblemente a Jesús.
MEDITACIÓN 66
EN EL CALVARIO. — LA CRUCIFIXIÓN
1.° Preparativos de la Crucifixión. — Contempla la llegada al
Calvario. — Agotado..., pálido..., ensangrentado..., ha llegado sin
vida Jesús después de su dolorosísimo Viacrucis, en el que, agobiado
por la fatiga y el dolor, varias veces cayó en tierra. — También han
llegado los verdugos, que sin perder tiempo, comienzan a preparar lo
necesario para la crucifixión de Cristo y los ladrones. — Mira, sobre
todo, a su Madre querida. — ¡Ella también ha subido a la cumbre!...
Sabe lo que la espera y valiente y decidida, sé abraza con todo. — La
escena de ajusticiar a un hombre, por muy criminal que sea, siempre
es algo horriblemente impresionante... ¡Qué sería en el corazón de la
Virgen, que era a la vez su Madre! — No te apartes de Ella… deja a
la inmensa muchedumbre que por odio o por curiosidad sube también
al Calvario...; muy cerca de la Virgen, para que escuches todos los
latidos de su corazón, asiste a este espectáculo.
Los verdugos despojan brutalmente a Jesús de todos sus vestidos...,
renuevan sus heridas, que una vez más manan sangre en abundancia y
queda así desnudo, a la vista de todo el mundo... ¡Qué vergüenza para
Jesús!... Oye las risotadas y las groserías con que los soldados y
verdugos, y aún su mismo pueblo le saludarían al verle así. — ¿Cómo
escucharía todo esto la Santísima Virgen? — ¿Qué pasaría por su
purísimo corazón al ver de este modo a su Jesús?
En seguida es tendido con violencia sobre el madero..., y cogiéndole
con fuerza una mano, descargan sobre ella el primer martillazo... Mira el
estremecimiento del cuerpo de Cristo, al sentir un dolor tan atroz...; mira
sus labios, que se aprietan, conteniendo el quejido que de ellos se
escapa...; sus ojos, que no pueden contener las lágrimas, se elevan al
Cielo..., mira a su Padre y su pensamiento se dirige a ti y te dice: «Por ti»
— En seguida, otro y otro martillazo... y así hasta que clavan las dos
manos y los dos pies a la Cruz... ¿No ves el corazón de la Virgen
completamente traspasado?... Todos los golpes han descargado a la vez
134
sobre Ella...; no ha oído los martillazos, los ha sentido igual que su Hijo...
También Ella se estremecía..., también miraba al Cielo..., también
pensaba en ti... Y tú, ¿en qué y en quién piensas?... ¿Qué sientes?...
¿Qué dices?... ¿Qué haces al ver así a Jesús y a María?...
2.° En la Cruz. — Ya clavado, es llevado o arrastrado en la Cruz
hasta el hoyo donde se ha de fijar. — Levantan la Cruz y la dejan
caer, chocando violentamente. — El dolor de Jesús es indecible...;
ahora es todo el peso de su cuerpo el que pende de los clavos, pero
el choque de la Cruz al caer en el hoyo aún lo hizo mayor. — Jesús
se estremece convulsivamente, y la sangre corre por toda la Cruz a
torrentes... Ni un solo movimiento pasa desapercibido a su Madre...,
ni un solo dolor se la oculta... Todo lo ve..., todo lo comprende...,
todo, como su Hijo, lo sufre en silencio.
Una vez más con María y junto a María, contempla este cuadro... ¡He
ahí a tu Rey!, suspendido entre el Cielo y la tierra..., crucificado como un
criminal entre dos de ellos..., abandonado de su mismo pueblo, que se
goza en verle sufrir... Mírale bien. — Di a la Virgen que te le enseñe para
que sepas mirar a Cristo Crucificado. — Mira aquella frente divina que se
inclina bajo el dolor insoportable de la corona de espinas..., aquellos ojos
cegados por la sangre que les inunda..., aquel pecho que se levanta
oprimido por la fatiga que le ahoga..., aquel cuerpo todo descoyuntado...,
dolorido..., aquellas manos y pies manando arroyos de sangre... Mírale
bien. — Es Jesús. ¡Tu Jesús!... ¡Tu Rey!... ¡Tu Esposo!... ¡Tu Salvador!
3.° Los insultos. — Y, sin embargo, parece que no hubo nadie de los
que rodeaban a Jesús, que no presenciasen este espectáculo sin una
alegría y gozo satánico, que se exteriorizó en los más horrendos e
inconcebibles insultos... ¿Qué más querían sus enemigos? — Habían
triunfado por completo... Tenían a Jesús en la Cruz a punto de expirar... y, sin embargo, quieren aprovechar aquellos momentos de
agonía para hacerle aún sufrir más..., hasta lo último..., insultándole
sin cesar... ¡Qué tiranía la de la pasión cuando esclaviza al corazón
del hombre!... Nunca se satisface..., siempre exige más, aunque sea
brutal, inhumana, completamente irracional...; las pasiones no tienen
entrañas.
Así fue aquella muchedumbre..., aquellos judíos..., aquellos sacerdotes
apasionados contra Cristo. — No le perdonan ni aún en su agonía, y se
ceban en Él con los más groseros insultos..., se burlan de El como
Profeta, que había dicho que destruiría el Templo y en tres días lo
reedificaría...; como Hijo de Dios, ya que así El se había llamado...; como
Mesías y Rey, que había tenido poder para salvar a otros, pero no a Sí
mismo..., y le añadían: «Si bajas de la Cruz, creeremos en ti...» ¡Cuán
dolorosas fueron para Jesús aquellas burlas..., en aquellos solemnísimos
momentos..., viendo, además, la ingratitud y desprecio de Dios que
suponían!
135
Y Jesús, callaba... y sufría, saboreando en su corazón la amargura
infinita de su tristeza y de los dolores. — Y para María, ¿qué serían
aquellos insultos?... No es posible expresarlo ni comprenderlo... ¡Qué
valor el suyo! — Junto a la Cruz..., muy cerca de su Hijo, todo lo más que
se puede..., permanece de pie ¡Stabat Mater! — Recta e inmóvil, con las
manos apretadas sobre el pecho, como conteniendo el corazón, que
quería saltar de dolor..., con los ojos fijos en Jesús... no acierta a mirar a
otra parte..., es mucho lo que tiene que leer en aquel libro de su Cuerpo,
escrito con su propia sangre.
Contempla a la muerte que poco a poco se va acercando ya a El..., y
María, más fuerte que la muerte, no huye, sino que permanece sin
moverse... ¡Stabat Mater! — Oye las blasfemias..., los insultos de
aquellos tigres que no respetan el dolor de una Madre que ve morir a su
Hijo...; quisiera gritarles y decirles: «Ya basta, ¡fieras!, dejadle ya, es mi
Hijo..., tened piedad de mi dolor.» — Pero calla, como Jesús...; ahoga en
su corazón la angustia y aunque toda la naturaleza se conmueva... y las
piedras choquen y se rompan, y la tierra tiemble... Ella allí estará: Stabat.
— Medita esto mucho y promete a tu Madre, ser fiel a tus deberes..., no
apartarse de ellos jamás, aunque sean tu Cruz..., aunque supongan para
ti el mayor sacrificio..., que también de ti se pueda decir: Stabat...
MEDITACIÓN 67
EN EL CALVARIO. — LA TERCERA PALABRA
1.° María y la agonía de Jesús. — Mira a aquel grupo de piadosas
mujeres que junto a la Cruz, quieren acompañar a Jesús en su
muerte. — Es sin duda, la mayor prueba de amor a Cristo, seguirle
hasta la Cruz..., crucificarse con Él..., morir con Él. — Entre todas
ellas, la Capitana y modelo, es la Santísima Virgen. — Quizá sin Ella,
no se hubieran atrevido las demás mujeres a subir al Calvario...,
quizá no hubieran tenido valor para asistir a aquella espantosa
escena... María, con su ejemplo, las alienta y sostiene... ¿Por qué tú,
en tus sufrimientos, no miras a María para aprender de Ella a estar al
pie de la Cruz?
Entretanto Jesús, ha entrado en su última agonía. — Poco tiempo le
queda ya, y lo quiere aprovechar para cumplir, como siempre, a la perfección, con todas las obligaciones de su oficio: Es Rey y desde la Cruz
reparte coronas eternas, como lo acaba de hacer con el buen Ladrón. —
Es Pontífice y Sacerdote Sumo, y por eso ruega por sus enemigos y pide
y otorga perdón de sus pecados. — Es Hijo de María, y como hijo mira
por Ella, no abandonándola en aquella hora. — Es Maestro y mira por el
discípulo fiel que allí está... y hasta por todos los demás que
cobardemente le abandonaron.
¡Qué ejemplo el de Cristo!... En esos momentos de dolor..., de
sufrimiento inaudito..., de crucifixión y de muerte..., cuando ya puesto en
136
agonía parece que sólo debía acordarse de Sí mismo... es cuando mira
por todos y se acuerda de todos. — Compara tu egoísmo con esta
caridad tan desprendida... ¿Qué haces tú en tus enfermedades..., en tus
dolores..., en tus aflicciones?... Buscar consuelos, quejarte de que no te
atiendan, etc.
Además, aprende la fidelidad a tus obligaciones... Ni siquiera entonces
Jesús se dispensa de cumplir con sus deberes... ¡Qué vergüenza!
Cuántas veces la más ligera indisposición, una pequeña molestia, ya es
suficiente para abandonar tú los tuyos...
2.° «He ahí a tu hijo». — Fue entonces cuando Jesús, mirando a su
Madre, dice estas palabras señalando a San Juan y en él a todos
nosotros. — Penetra en el corazón de la Virgen y contempla el
estremecimiento de dolor que sintió al escucharlas... ¡Pobre Madre!
¡Cuánto sufre!... Aquellas palabras son ya una despedida. — Jesús
se va y... para siempre...; por eso esas palabras son un adiós supremo a su Madre... Jesús, que era su vida y su todo, va a
desaparecer..., lo va a perder no como cuando era niño para volverlo
a encontrar, sino para siempre en este mundo... Ya será una madre
sin hijo...; ya todo se desvanece en su corazón.
Pero Jesús la da un hijo nuevo: «He ahí, desde ahora, a tu hijo»... Mas
esto, lejos de consolarla, la atormenta más... Una madre no quiere por
hijo más que al suyo verdadero..., no lo cambia ni por nada ni por nadie...
Pero mucho menos cuando hay tanta diferencia de un hijo a otro... Juan
era el discípulo fiel y amante, pero, al fin, era el discípulo, y su Hijo era el
Maestro... Juan era hijo del Zebedeo, y su Hijo era el Hijo de Dios... Juan
no era su Jesús.
Finalmente, Ella ve que con Juan, y con el mismo derecho que él, se la
dan por hijos a todos los discípulos..., los cobardes, los egoístas, que en
el momento supremo huyen y dejan solo al Maestro..., y además, a todos
nosotros... ¡Vaya una herencia que la deja Jesús!... ¡Qué carga tan pesada!... ¡Qué maternidad más humillante! — Mira a tu corazón, compárale
con el de Jesús y comprende el dolor de María en este cambio.
Sin embargo, no lo rechaza. — Para ser Madre de Dios, se la pidió su
consentimiento... Jesús no la pregunta si quiere o no, ser Madre
nuestra… Conoce su corazón y le basta... No duda en cargar sobre El,
este peso de ser Madre de todos los pecadores. — Mira tú, la humildad
de María, repitiendo con inmenso dolor al pie de la Cruz, las palabras
que un día dijera con inefable alegría: «He aquí la esclava del Señor...
Hágase en mí según tu palabra»..., y así acepta todo lo que el Señor la
envía. — ¡Ah!, si siempre dejáramos a Dios libres las manos, para que
dispusiera a su voluntad de nosotros, y aceptáramos todo lo que El
amorosamente nos manda..., ¡cuánto sería el adelantamiento en nuestra
santidad!...
3.° «He ahí a tu Madre». — Todo lo que tienen de penosas y
137
dolorosas las primeras palabras para María, tienen de dulces y
consoladoras para nosotros las segundas. — Ya tenemos Madre... y
¡¡qué Madre!!..., y Madre para siempre, sin que nadie nos la pueda
quitar.
Dios ha puesto en el mundo a la madre, para que sea la encarnación
más expresiva de su Providencia... El hombre necesita de madre... La
mayor desgracia terrena que nos puede ocurrir, es perder la madre... Sin
ella todo es triste..., todo vacío…, nadie puede llenar el puesto y suplir a
una madre.
Jesús se abrazó en la Cruz con todas las penas, hasta la separación de
su Madre, pero te la dio a ti para que nunca te falte. — Y esta Madre
bendita, nunca falta... ¡Cuánta verdad es esto!..., sobre todo cuando
perdida la madre de la tierra, se siente más la necesidad de su
maternidad. — ¡Cuándo podremos agradecer a Jesús lo que nos dio al
pie de la Cruz!... ¡Qué generosidad la suya!... Al ladrón le da un Reino, a
nosotros ¡su propia Madre!... ¿Qué sentiría San Juan al escuchar esto?
— El Calvario se le convirtió en un Paraíso. — ¡Qué bien le pagó Jesús
su fidelidad en amarle hasta la Cruz! — Subió al Calvario como
discípulo... y bajó como hijo de María... y hermano de Jesús... ¡Con qué
gozo entraría en posesión de esta herencia tan rica..., que ni en el Cielo
la tiene Dios mayor!
Y eso te lo puedes tú aplicar. — ¡La Madre de Dios es mi Madre!,
puedes decir. — Y como la palabra de Dios es eficaz, hace lo que dice,
María es, en verdad, tu Madre y te ama con un amor igual al de Jesús. —
Tú también debes ser de verdad, hijo de María..., pero para eso has de
amarla como Jesús la amaba... ¿Es así? — Tienes obligación de
parecerte a Jesús para ser digno hijo de tal Madre..., para ser hermano
suyo..., pues es natural que los hermanos sean parecidos. — Compárate
con Jesús... y con humildad y vergüenza pídele perdón de las veces que
no has amado a la Madre de los dos..., que la has deshonrado con tu
conducta... y pide a esta Madre, que aunque alguna vez te olvides de ser
su hijo..., Ella no se olvide de que es tu Madre y nunca te abandone...
MEDITACIÓN 68
MARÍA Y LA MUERTE DE JESÚS
1.° Últimas palabras. — A) Era cerca del medio día cuando
crucificaron a Jesús... y, no obstante, las tinieblas se apoderaron de
la tierra... El sol se ha oscurecido para no iluminar aquella espantosa
escena del Calvario... Y es entonces cuando en medio de aquel
silencio y de aquellas tinieblas que envolvían la tierra, Jesús abre sus
labios y lanza este grito: «Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»
— Escucha bien estas palabras..., procura que resuenen en lo más
hondo de tu corazón y pide a la Santísima Virgen, a cuyo lado estás,
138
que te haga comprender el misterioso significado de este abandono
de Jesús.
Detente un buen rato a meditar en él y piensa... ¡Jesús abandonado!...
¡Jesús solo!... ¡Qué desolación la suya al verse solo en el Calvario... y en
el Sagrario... y en tantas almas donde no se le hace caso!... ¿Eres tú una
de ellas?... ¿Qué impresión recibiría la Santísima Virgen al escuchar esta
amorosísima queja de su Hijo? — Tú no puedes quejarte..., por muy
grandes que sean tus sufrimientos, nunca tu alma está sola. — Jesús
quiso ser desamparado, para que tú no lo fueras. — Por su abandono,
Dios no te abandonará jamás... y eso que ¡cuánta razón tenía para ello...,
para cansarse de ti..., al ver tu inconstancia..., tus caídas y recaídas..., tu
falta de amor! — Abrázate a la Santísima Virgen junto a la Cruz, y pídela
por su Hijo que nunca, nunca te deje..., que no te desampare... y
prométela nunca dejar a Jesús y tener gran devoción en acompañarle en
sus soledades.
B)
A medida que pasan los instantes, crecen los dolores de Jesús,
pero hay uno que le arranca una especial queja... No se quejó en la
flagelación..., ni en la coronación de espinas..., ni siquiera en la misma
crucifixión..., y, no obstante, se queja de la sed. «¡Tengo sed!»... ¡Cómo
sería este tormento!... ¡cuál sería el de su Madre al escuchar estas palabras!... No agua, sino la sangre toda de sus venas le hubiera dado,
más..., no puede..., sólo puede verle sufrir y sufrir con Él. — Pero aún
faltaba más. — La burla y el escarnio juntos con la brutalidad de aquellos
sayones, se atreven a darle como alivio de su sed ¡¡¡hiel y vinagre!!!..
Estruja tu corazón y di con franqueza: ¿qué encuentra Jesús en él?..
¿Sangre limpia de egoísmos y llena de puro amor... o hiel amarga de
ingratitudes
y
vinagre
repugnante
de
tibiezas...,
frialdades,
inconstancias..., etc...?
C)
Se acerca el momento supremo. — La Santísima Virgen, que no
cesa de mirar a su Hijo, ha visto ya en su rostro las señales de la próxima
muerte...; se estremece al ver que el desenlace ya está encima...
Entonces ve a Jesús levantar penosamente sus ojos por última vez y
exclamar: Todo está consumado... y en seguida en un supremo esfuerzo
de energía, gritar: Padre, en tus mano., encomiendo mi espíritu... ¡Qué
palabras!... Si I odas se grabaron en el corazón de su Madre, ¿cómo
penetrarían éstas por ser tan magníficas, y por ser las últimas que
pronunció?
El Maestro terminó sus enseñanzas, con una lección sublime... y cerró
el libro de su vida. — ¡Qué dicha poder entregar el alma a Dios, diciendo...: «todo está consumado»..., todo lo que me encargaste en este
mundo..., todo lo que pretendías de mí..., todo lo que tenías derecho a
esperar de mi alma..., todo, en fin, mis obligaciones todas..., las he
cumplido y he consumado mi vida hasta el fin, en tu servicio..., para tu
139
gloria! ¿Por qué no ha de ser así, si así debe únicamente ser?
Termina este punto suplicando a la Santísima Virgen te ayude a
consumar de este modo la vida..., a terminar así tu carrera..., para que, al
fin de ella, sin avergonzarte, puedas poner tu espíritu..., ti alma toda, en
manos de Dios por medio de María.
2.° La muerte de Jesús. — Y así, con la majestad y dignidad propias
de un Dios, Jesús inclina la cabeza y... muere. — En el mismo
momento, la tierra se estremece..., se rasga el velo del Templo..., las
piedras chocan y se abren los sepulcros... y resucitan muchos para
dar testimonio de su divinidad... y en medio de aquella trágica y
espantosa conmoción de la creación entera, la Santísima Virgen,
serena..., firme..., valerosa..., no se asusta..., no corre.. , no huye.. ,
se abraza a la Cruz y deposita en los pies de Jesús muerto, el beso
más puro..., más dulce..., más tierno, que jamás una madre haya
depositado en el cadáver de su hijo.
Abismada de dolor, había seguido los pasos todos de su agonía... y
ahora, al verle morir, lejos de acobardarse y caer abrumada con el peso
de su dolor, se eleva sostenida por la gracia hasta dar su consentimiento
al sacrificio espantoso..., y abrazando y besando la Cruz que tanto la
hacía sufrir, ofrece al Padre Eterno la inmolación de aquella víctima
divina, por la salvación de todos los pecadores de la tierra.
Penetra bien en el corazón dolorido de aquella Madre..., la más afligida
de todas las madres... y verás en él, el altar viviente donde se inmoló el
Cordero divino, a fuerza de dolores y de sacrificios espantosos... y, no
obstante, aquel corazón destrozado, está tranquilo cumpliendo en todo
momento la voluntad de Dios, que así la exigió este sacrificio. — No lo
olvides; nadie se verá libre de la Cruz... No te empeñes en volverla la
espalda, que se te hará aún más pesada... Abrázate con ella... y cuanto
más dolorosa y pesada sea..., bésala con más cariño... Ten generosidad
con quien la santificó con su muerte... y muere a ti mismo, crucificándote
con valor en la cruz que Dios te envíe..., pues ella y sólo ella te
santificará... según aquellos versos, que nunca has de olvidar y debes
repetir cuando llegue la ocasión:
«Sin Cruz no hay gloria ninguna,
ni con cruz eterno llanto.
No hay Cruz que no tenga santo
ni santo sin Cruz alguna»...
3.° Jesús herido en su Corazón. — Jesús ya había muerto. — Pero
allí estaba su Madre, que podía continuar sufriendo por Él. — Y así
fue. — Uno de los soldados hundió su lanza en el costado de Cristo
para más cerciorarse de su muerte… y el golpe fue tan fuerte, que
atravesó su corazón. — Aquel golpe ya no atormentó al Hijo, pero
¡cuánto debió hacer sufrir a la Madre al sentir en su corazón que la
140
lanza le atravesaba juntamente con el de Jesús! ¡Con qué amor
recogería Ella aquella sangre!... ¡¡la del Corazón de su Hijo!!... ¡la
última que ya le quedaba!..., ¡la última que se derramaba por la
salvación del mundo!
El costado abierto de Cristo, es un misterio para nosotros sumamente
consolador. — Por aquella herida, como por una anchurosa puerta,
podemos entrar, como lo han hecho las almas amantes..., a escondernos
dentro del Corazón de Jesús... y allí establecer nuestra morada. — Esta
dichosa herida, rompe el velo que le ocultaba... y aquel divino Corazón...,
el que tanto amaba a los hombres, quedó descubierto..., patente a
todos..., para que le viéramos..., le adoráramos..., para que en él, de una
vez aprendiéramos toda la lección sublime del amor. Es imposible saber
lo que es amar, sin penetrar en el secreto de ese Corazón... ¡Eso es
amor!... — ¡Ésa es la única escuela!..., ¡ése el único modelo!
Podemos suponer que la Santísima Virgen, llena de dolor, al
contemplar aquella atroz herida, pero más llena de admiración, se quedó
extática... al ver Ella antes que nadie aquel Corazón... Nunca lo había
visto y ahora contempla su hermosura encantadora. — Seguramente que
no pudo contenerse y cayó de rodillas para adorarle... y repararle por
todos los que allí mismo y por todos los siglos le habían de ultrajar. —
Éste fue el primer acto público de la devoción y culto al Corazón de
Jesús..., y María la primera adoradora y reparadora del Divino Corazón.
— Aprende de Ella, esa devoción salvadora y santificadora. — María es
la depositaria de los tesoros de este Corazón... Ella tiene la llave. —
Pídela que te meta muy dentro y cierra bien la puerta, para que nunca
salgas de aquel Corazón, donde los tibios se hacen fervorosos, y éstos
llegan a ser santos...
MEDITACIÓN 69
SOLEDAD DE MARÍA
1.° Jesús muerto en brazos de su Madre. — Imagínate aquel
cuadro. — Pendiente de la Cruz el cadáver de Cristo..., lleno de
largos manchones de sangre cuajada..., cubierto de heridas...,
materialmente deshecho..., sin belleza ni hermosura..., ni casi figura
humana...; labios exangües..., ojos sin vida...; aquello no es más que
eso, ¡un cadáver!... y es ¡¡el Hijo de Dios!!, ¡qué misterio!
A los pies de la Cruz, un grupo de almas buenas, llora sin cesar. —
Grande, muy grande es su dolor..., pero ¿cómo compararlo con el de
aquella Madre que llora la pérdida de su Hijo... ¡Pobre Madre!... ¿Qué va
a hacer ahora sin su Hijo? — Quizá, en medio del dolor, comenzó a
preocuparla la sepultura de su Hijo..., pero, ¿cómo y dónde?..., ¿si Ella
no tenía sepultura, ni medios para comprarla?...; ¿si sus amigos se
habían ocultado unos... y otros se habían hecho enemigos?... ¿A dónde
acudir?... ¿Quién bajará a su Jesús de la Cruz?... ¡Qué consuelo en
141
medio de su pena, cuando ve a aquellos santos varones que van a
cumplir este piadoso oficio!... ¡Qué agradecimiento no guardaría Ella en
su corazón!
Y, efectivamente, con gran cuidado le bajan de la Cruz y depositan el
santo Cuerpo, en brazos de María. — Póstrate en espíritu junto a esa
Madre, y medita con Ella..., porque ¿qué meditación haría la Virgen
entonces?... ¿Cómo iría recordando ante la vista de aquel Cuerpo, todos
y cada uno de los tormentos de la Pasión? — Ahora recordó todo lo
pasado..., las escenas de Belén..., los idilios de Nazaret..., los días
felices en que Ella cuidaba de su Hijo, como ninguna madre lo ha podido
hacer. — Ahora entendió de una vez, lo que significaba la espada de
Simeón, que toda la vida llevó atravesada en su Corazón. — Ahora
comprendió lo que era ser Madre nuestra... ¡Madre de los pecadores!,
que así habían puesto a su Hijo... Y ¿a esos precisamente iba Ella a
amar?... ¿A esos querer como a hijos, cuando así habían hecho sufrir a
su Jesús?... ¡Oh, qué dolorosa maternidad!... Y, sin embargo, besando,
una a una aquellas heridas, iría repitiendo: «Soy la esclava del Señor...,
hágase en mí tu divina voluntad».
Haz tú esta piadosísima meditación con María..., vete con Ella quitando
aquellas espinas una a una..., con mucho cuidado, como si aún sufriera
con ellas Jesús... Limpia aquellos ojos y aquel rostro afeado con tantas
salivas... y sangre..., toca aquellas manos y pies agujereados... y besa,
besa aquel costado abierto... y no apartes tus ojos de aquel corazón que
se ve por la herida, sin vida..., sin latir..., sin movimiento..., pero no sin
amor... y en cada herida, recuerda tus pecados... y mira lo que has hecho
con ellos.
2.° El santo entierro. — Los santos varones Nicodemus y Arimatea,
juntamente con las piadosas mujeres y la Santísima Virgen,
comenzaron a ungir y vendar aquel cuerpo sacrosanto. — Contempla
este embalsamamiento y mira cuán amorosa y delicadamente, van
limpiando aquellas heridas y ungiéndolas con bálsamo y perfumes...
Tal vez la Santísima Virgen se reservó limpiar y ungir la sagrada
cabeza... y Ella misma cubriría aquel rostro divino con el más fino
lienzo... ¡Qué dolor el suyo al echar su última mirada sobre aquel rostro que Ella sabía de memorial... ¡Cuánto se había embelesado
contemplándolo!
Y así dispuesto el cadáver, es conducido a la sepultura. — Forma parte
de aquella tristísima procesión, que ya casi de noche, acompaña por
última vez el Cuerpo de Cristo... ¡Cómo iría la Santísima Virgen! ¡Qué
penoso es el momento de arrancar el cadáver de una persona querida,
de casa para llevarlo a enterrar!... ¡Qué camino tan largo y, al mismo
tiempo tan corto, el que hay que recorrer en el entierro! — Por una parte,
se desea llegar cuanto antes y acabar de una vez con aquel tristísimo
momento..., por otra, se teme llegue el instante de la separación total...,
142
del último adiós... ¡Cuál sería el sufrimiento del corazón de aquella Madre
en estos momentos!
Y cuando ya, colocado en el sepulcro, fue la piedra cerrando la entrada
y ocultando el santo cuerpo, ¿quién podrá explicar lo que pasaría
entonces por el alma de la Virgen?... Ahora sí que se quedó
definitivamente sin Hijo... ¿Quién la arrancaría de aquel lugar si Ella no
podía vivir sin Él? — Tampoco tengas tú prisa en marcharte... Detente
muy despacio, y allí ante el sepulcro de tu Jesús, en compañía de la
Virgen tu Madre, piensa en el término de todas las cosas que es el
sepulcro. — Cristo quiso pasar por esa humillación, para servirnos de
ejemplo en nuestra muerte y sepultura.
Pero no, no es humillante la muerte, si es como la de Cristo..., ni lo es
el sepulcro, aunque el cuerpo se deshaga entre gusanos, si es semejante
al de Jesús. — ¡Muerte gloriosa!... ¡sepulcro dichoso el de las almas
santas!... ¿Por qué no aspirar a eso?
Recuerda, además, que diariamente sepultas a Jesús en tu corazón... y
no olvides que su sepulcro quiso que fuera nuevo..., limpio..., y donde
nadie, sino El, fuera colocado. — Compara y examina estas
circunstancias, para que veas si así es tu corazón. — Piensa si en él,
encuentra Jesús aquellos aromas y perfumes de virtudes, simbolizados
en los que ungieron su cuerpo y con los que ahora especialmente Él
quiere regalarse en tu alma... y pide a la Santísima Virgen, sea Ella la
que supla tu pobreza miserable, y te enseñe a guardar y a sepultar,
mientras dure tu vida, a Jesús en tu corazón..., para que nunca su
presencia falte en él...
3.° La vuelta del Calvario. — El Salvador queda allí en el sepulcro
descansando..., pero María no podía descansar, ni sosegar... se
consideraba sola…, huérfana..., desamparada y desterrada..., sin
familia..., sin hogar..., y así, acompañada de aquellas almas
piadosas, pero sintiendo en su corazón la frialdad de la más
espantosa soledad, emprendió el regreso hacia su morada.
Todos los que la acompañaban, con el corazón encogido, pensaban, sin
embargo, en el corazón destrozado de aquella Madre, que se volvía
sola…, ¡sin su Hijo! — Sigamos con Ella este camino de dolor.
Ha vuelto a subir al Calvario para emprender el regreso... ¿Qué sentiría
a vista de la Cruz desnuda..., vacía..., manchada de la sangre de un
Dios?... Mírala arrodillarse ante ella y abrazarla... y adorarla.
Ya no es instrumento del suplicio..., ya no es algo odioso..., horrible...,
maldito. — Ve en ella el árbol de la vida, del que se ha desprendido, ya
maduro, el fruto de salvación... Es la llave del Cielo..., es la espada que
vencerá a todos los enemigos de Cristo, que a sus pies irán a
estrellarse..., es el arma de combate de todos los cristianos..., es la
locura de todos los santos, que no podrán vivir sin ella, ni lejos de ella...
sino subidos..., abrazados..., crucificados en ella...; es, en fin, la balanza
143
donde se pesarán las acciones de todos los hombres y la causa y razón
de su condenación o de su salvación. — ¡Oh Cruz bendita!... ¡Oh Cruz
divina!... ¡Qué requiebros amorosos la diría la Santísima Virgen!... ¡Cómo
se desahogaría en dulcísimas lágrimas y en abrazos tiernísimos con ella!
— Abrázate tú también y enamórate de aquella Cruz, regada con la
sangre de Cristo y las lágrimas de la Madre. — Que sea para ti, como
decía San Pablo, tu mayor gloria y bienaventuranza.
Y levantándose, continuó su camino... ¡Qué recuerdos al llegar a la
ciudad maldita..., la ciudad deicida!... Sus calles manchadas aún de la
sangre de su Hijo... ¡Cuántas veces se postraría a besaría!... ¡Cómo iría
recordando todos los pasos de la pasión!... Aquí las caídas..., allí la calle
de la Amargura, donde le encontró...; más lejos, donde salió con la Cruz
a cuestas...; entre sombras, el palacio de Herodes, donde le trataron
como a un loco..., más allá el de Pilatos..., la plaza donde gritaba la
muchedumbre..., el balcón del Ecce Homo..., el patio de la flagelación...
¡¡Pobre Madre!! — ¡Cómo iría recorriendo uno a uno estos pasos! —
Acompaña muchas veces a la Virgen en esta devota meditación, y ten
mucho gusto en hacer muy bien el Santo Vía-Crucis con frecuencia y
acompañando a la Santísima Virgen... Ella es tu modelo en esta herniosa
devoción...
MEDITACIÓN 70
MATER DOLOROSA
1.° La Reina de los mártires. — El dolor es la ley universal que
abarca a todos los hombres sin excepción. — El niño, sin que nadie
se lo enseñe, gime y llora, y así, entre llantos y gemidos, se deslizará
toda su vida. — No podemos huir del dolor..., nos espera donde
menos lo creíamos…, quizá cuando son mayores nuestros goces y
alegrías...; generalmente éstas son preludio de las lágrimas. —
Cuando te venga un fuerte alegrón piensa en algún fuerte dolor o
físico o moral…, del cuerpo o del alma..., de dentro o de fuera…, que
te ha de venir. — Es locura querer alegar la vida huyendo del dolor.
— Cuando menos punzan sus espinas, es abrazándose con
generosidad con él... saliéndole al encuentro..., teniéndole gran
amistad..., sobre todo, santificando y sobrenaturalizando todo dolor y
sufrimiento.
Jesús quiso ser el Varón de dolores y su Madre la Reina de los
mártires. — Esos son los modelos..., ésos los únicos que alivian, con su
ejemplo, nuestros sufrimientos, y nos enseñan a santificarnos con ellos.
— ¡Bendito el dolor! — Así dijo Cristo: «dichosos los que lloran..., los que
sufren..., los que padecen». — No tengas lástima del que sufre mucho,
sino del que no sabe sufrir. — Cristo asoció a su Madre a todas sus
glorias y grandezas, y por eso la hizo compañera de todos sus
sufrimientos. — Al que Dios más ama, más le hace sufrir, para elevarle,
como a su Madre, después a mayor gloria y grandeza. — ¡Cuánto sufrió
144
María al pie de la Cruz!... ¡Pero qué grande es María precisamente al pie
de la Cruz!... ¡Qué perla faltaría en su corona, si no tuviera la del dolor!
— Por tanto, fue necesario que si era Reina, fuera Reina del dolor y del
martirio. — Si fue Reina del dolor, debió sufrir más que nadie... Su
martirio duró toda su vida.
A nosotros, nos envía Dios los dolores uno a uno y nos oculta los
futuros...; sólo sufrimos los presentes. — A María la reveló ya desde el
principio, todo lo que había de sufrir para no ahorrarla sufrimientos... sino
más bien quiso que aquella espada la atormentara toda la vida.
Piensa en sus dolores: cuánto sufrió con la ingratitud..., la traición..., el
abandono..., el desamor de que fue objeto su Hijo. — Belén..., Egipto...,
Nazaret..., Jerusalén..., el pesebre y el Calvario..., el Templo..., el palacio
de Herodes y de Pilatos..., Son todos los lugares en que su corazón se
desgarró ¡tantas veces! — Hasta la pérdida de Jesús quiso sufrirla... para
enseñarnos a nosotros a sufrir y a buscarle si le perdemos pecando. —
Detente a enumerar y ponderar estos dolores.
2.° Dolor humano y natural. — En todos estos dolores, considera su
parte natural y humana. — La medida de todo dolor, es la intensidad
del amor. — Sólo nos duele dejar o perder lo que amamos. — A
mayor amor, mayor dolor. — Con esta regla, trata de medir el dolor
de María... Era un dolor de madre y con esto se dice todo... Es el
amos más puro..., más noble..., menos egoísta que en la tierra existe,
¡el amor de una madre! — Por eso, Dios no ha querido que tengamos
más que una...; ella sola basta para llenar toda nuestra existencia de
cariños inefables..., de besos calientes..., de amores que llenan por
completo el corazón... ¡Cómo ama una madre! — Y, ¿cómo amaría la
Virgen a su Hijo? — Dios quiso juntar en su Corazón todas las
ternuras de todas las madres para que con ese amor amara a su Hijo.
— No merecía menos el «Hijo de Dios»... y el que quiso llamarse por
excelencia el «Hijo del hombre». — Pues, ¿cuál sería su dolor..., su
sufrimiento en la pérdida de su hijo?
Piensa, además, que el Hijo que perdía era único, que no le quedaba
otro con quien consolarse..., que ese Hijo único era el mejor de todos...,
que amaba a su Madre, como ningún hijo ha amado a la suya. — Por otra
parte, siendo inocentísimo como era, lo perdía como si fuera un
criminal...; que no era una enfermedad..., un accidente desgraciado...,
sino una traición..., una ingratitud..., una enorme y horrible injusticia, la
que le arrebataba la vida... y que eso se llevaba a cabo en medio de
atroces tormentos... y en su misma presencia.
Piensa en aquella íntima unión que entre Jesús y María existía, hasta el
punto que en verdad el Hijo era la vida..., el todo de la Madre... y
comprende por aquí algo, la intensidad de su dolor de Madre.
Además, es cierto que la sensibilidad tiene muchos grados..., que no es
igual en todas las personas... y que a mayor sensibilidad, mayor fuerza
145
de dolor. — María era de una delicadeza exquisita..., de un organismo
perfectísimo y por lo mismo de una sensibilidad extraordinaria... ¿Cuál
sería, pues, el dolor de su corazón al ponerse en contacto con la
ingratitud..., con la injusticia..., etcétera? — Recuerda lo que a ti estas
cosas, que habrás pasado en grado muy inferior, te han hecho sufrir, y
deduce lo que pasaría por el alma de la Virgen. — Detente en cada una
de estas circunstancias... Medita muy despacio cada uno de estos
motivos... y te convencerás de que con mucha razón, la Santísima Virgen
puede aplicarse aquellas palabras de Jeremías: «Mirad y ved, si hay
dolor semejante al mío.»
3.° Dolor divino y sobrenatural. — No podemos abarcar toda la
intensidad del dolor humano y natural de María... ¿Cómo podremos,
pues, darnos una idea ni siquiera aproximada, de su dolor
sobrenatural? — María sufría al perder a aquel que era su Hijo..., al
verle padecer y morir... pero sobre todo sufría porque en Él veía a su
Dios.
¿Quién ha conocido como Ella a Dios?... ¿Quién le ha amado como
Ella?
Recuerda los incendios de amor de tantas almas santas..., de los
mismos ángeles y serafines...; todo es nada en comparación del amor de
María a su Dios. — Pues, ¿cómo sentiría las ofensas..., los insultos..., los
tormentos que los hombres le dieron? Si como Madre todos repercutían
en su corazón..., como Madre de Dios, ¿qué sería?
Consta que ha habido almas que han muerto de dolor de sus pecados,
considerando lo que con ellos ofendieron a Dios. — Pues, ¿cómo María
no murió de dolor a la vista de aquellas ofensas gravísimas que el pueblo
escogido infirió a Cristo en su Pasión?
Además, María sufrió todos estos tormentos indecibles, sin consuelo
espiritual de ninguna clase... Los mártires sufrían con alegría abrazados
al crucifijo... La vista de Jesús crucificado, alentaba a los penitentes y
anacoretas en sus austeridades..., pero para María, el Crucifijo..., la vista
de Cristo crucificado, era precisamente su mayor tormento... El mismo
que a otros iba a consolar, era el verdugo que atormentaba el corazón de
su Madre. — Sus dolores no fueron físicos... Nada padeció en su cuerpo
de tormentos y castigos..., pero por eso mismo, fue más intenso su dolor,
al ser todo él interno..., puramente espiritual..., ¡verdaderamente divino!
En fin, el colmo del dolor de la Virgen, fue no sólo el asistir..., el
autorizar con su presencia el sacrificio de su Hijo..., sino que tuvo que
llegar a desearlo. — Dos hijos tenía María: el hijo inocente... y el hijo
pecador, que somos nosotros, — Si quería que viviera el Hijo inocente,
no podía salvarse el hijo pecador...; si quería la salvación de éste, debía
desear el sacrificio del otro... ¿Qué hacer? — Como Madre, debía de
queremos tanto como a Jesús... y tuvo que llegar a querernos más que a
El..., porque sabiendo que esa era la voluntad de Dios, quien no perdonó
146
a su propio Hijo..., también fue la suya, y tampoco Ella le perdonó. — Por
eso, allí estuvo al pie de la Cruz, muerta de dolor..., deseando..., hasta
gozándose en la muerte de Cristo para salvarnos a nosotros... ¡Cuánto
amor!, pero también, ¡cuánto dolor!... ¡Cuánto costamos a María ser hijos
suyos!
Y si lo que cuesta es lo que se aprecia y ama, ¿cuánto nos amará
ahora, pues tanto la hicimos sufrir? — Pero ya basta..., basta ya de
ingratitudes..., no hagas ya sufrir más a tu Madre..., sino ámala aún a
costa de tus sufrimientos y de tu vida misma.
MEDITACIÓN 71
MARÍA Y LA RESURRECCIÓN DE JESÚS
1.° Sepulcro glorioso. — Por el pecado entró la muerte en el
mundo...; todos los hombres han de morir porque son pecadores. —
Sólo Jesús y María estuvieron exentos de esta ley, y, no obstante,
quiso Dios que pasaran por la humillación de la muerte..., pero no
debían quedar en el sepulcro..., ni podía allí corromperse una carne
tan limpia de toda mancha.
Además, Cristo murió, pero no fue vencido por la muerte..., sino, al
contrario, la muerte se convirtió en principio de vida... y de vida eterna,
para que todos los que en Cristo murieran, no murieran de veras... sino
pasaran a la vida de la inmortalidad. — Por eso, su triunfo sobre la muerte había de manifestarse necesariamente con la resurrección gloriosa de
su cuerpo. — El que había predicho tantas veces su muerte... otras
tantas predijo su resurrección. — Tenía que demostrar su divinidad y
poner el sello a su predicación, con ese dominio sobre la vida y la
muerte, propio y exclusivo de Dios.
Todas las grandezas humanas van a parar a un sepulcro..., por muy
grande que sea el poder de un hombre, un día caerá sobre él, la losa de
una sepultura, que diga: «aquí yace»..., «aquí está». — Pero hay un
sepulcro glorioso, donde triunfante de la muerte, se leen estas palabras:
«Resucitó, no está aquí.» — ¡Qué gloria tan grande la de Cristo en su
Resurrección!... ¡Qué triunfo el suyo sin precedentes y sin igual!... Sólo Él
podía hacerlo. — Pero esta gloria de Jesús, tiene que ser también gloria
de María. — Nada de cuanto a Él se refiere, es ajeno a su Madre. —
Estuvo asociada a Él en el Calvario...; los dolores del Hijo fueron dolores
de la Madre... Justo era que sus triunfos y goces y alegrías, fueran
también para la Santísima Virgen. — Y no sólo para Ella, sino para todos
nosotros también. — ¡Cuánto no debe consolamos el triunfo de la
Resurrección de Cristo! — Si no hubiera resucitado, nuestra fe sería
inútil...; los enemigos hubieran triunfado definitivamente de Él..., de su
vida y de su obra. — Pero con su Resurrección nos da el argumento más
firme de nuestra fe..., la razón más sólida de nuestra esperanza. También
nosotros hemos de morir..., también nosotros, hemos de resucitar. —
147
Pero, ¿cómo?... ¿Será nuestra muerte santa..., nuestro sepulcro
glorioso..., nuestra resurrección triunfante?... A estas preguntas sólo tú
puedes y debes responder..., de ti solamente depende. — Pide a Jesús y
a María sea así..., que así lo esperes por sus méritos..., que también
quieras ahora asociarte a sus dolores, para participar un día de sus
triunfos.
2.° Aparición de Jesús a su Madre. — No es de fe..., ni consta en el
Evangelio, pero es cierto. — La naturaleza y la gracia, exigen este
encuentro entre Madre e Hijo. — No podemos dudar de que la Virgen
lo esperaba, con una fe viva e inquebrantable. — Los Apóstoles
llegaron a dudar de la Resurrección... María esperaba, con una
certeza infalible, el cumplimiento de las palabras de su Hijo. — Por
eso, Ella no fue al sepulcro..., sabía que era inútil y que allí ya no
estaba Jesús.
Piensa ahora en esta santa impaciencia, que en especial al comenzar el
día tercero, invadiría el corazón de la Virgen. Los minutos se la harían
eternidades..., la daba el corazón de madre, que su Hijo ya se
aproximaba, y el corazón de una madre nunca se equivoca en cosas de
sus hijos. — Recuerda a la madre de Tobías, saliendo a diario al camino,
para ver si regresaba su hijo. — Es necesario conocer el corazón de una
madre y, sobre todo, el de aquella Madre, para hacerse cargo de su
deseo e impaciencia por ver al Hijo resucitado. — ¿No será dulce pensar
que también ahora, con sus deseos vehementes..., con sus fervientes
súplicas..., hizo que se acelerara la hora de la Resurrección, como lo
había hecho en la Encarnación... y en las bodas de Caná al adelantar el
momento de la manifestación pública de Jesús?
En fin, llegó el instante dichoso que no es posible imaginar. —
Contempla a la Virgen aún en su soledad..., sumida en el océano de las
tristezas... Sus ojos hinchados y enrojecidos por el llanto, ya no tienen
lágrimas que dar. — Y de repente, una explosión de luz divina..., un
cuerpo gloriosísimo con vestiduras más blancas que la nieve... y, sobre
todo, una voz dulcísima..., muy conocida, que llama y repite mil veces:
¡¡¡Madre!!! — ¿Qué lengua podrá explicar estas efusiones de Hijo y de
Madre en aquellos instantes? — Deja a tu corazón sentirlas y que se
pierda y se abisme en este mar de dicha..., de felicidad..., de gloria
verdadera... ¡Qué bueno es Jesús para los que le aman! — Un poco de
padecer y sufrir con El, y luego cuánto goce y satisfacción sin fin. —
Compara con estos goces y alegrías, las que el mundo ofrece, y verás si
merecen siquiera este nombre, las mentiras que él nos da.
También aplica ahora, la regla del amor y del dolor: cual es el amor, es
el dolor..., y cual es el dolor, así es la alegría después. — ¿Cómo sería la
alegría de la Virgen si así amaba a su Hijo?... Si así sufrió en su muerte,
¿qué sería verle ahora glorioso..., triunfante..., resucitado, para nunca
más morir? — Ahora de nuevo, iría Ella recorriendo las heridas de su
148
Cuerpo..., y las adoraría con la felicidad que la produciría verlas tan
gloriosas. — Recórrelas también tú con Ella, y una vez más detente en
aquel costado..., en aquel Corazón... ¡Qué horno!... ¡qué volcán de
fuego!... Entra muy adentro y allí abrásate..., consúmete en santo amor a
Dios.
3.° Efectos de esta aparición. — A) Una alegría tan grande y tan
viva, que fue milagro de Dios que la Virgen no muriera sin poderlo
resistir. — Una alegría espiritual y divina, de la que no se saciaba el
alma de María, semejante a la del Cielo, que nunca llega a cansar. B)
Una compenetración más íntima y profunda, que Dios la concedió,
con su divino Hijo, como premio a su fidelidad y generosidad en el
sacrificio...; de suerte que sin llegar a convertirse en Dios, fuera no
obstante la participación más grande que de la divinidad pudiera
darse a una criatura. C) Un conocimiento aún más claro..., una
contemplación más sublime, de lo que era su Hijo, y de su obra
grandiosa de la Redención. — Sin duda, que Jesús la reveló entonces
altísimos secretos..., sus planes y proyectos..., su Ascensión a los
Cielos después de unos días..., la fundación de su Iglesia y la parte
que Ella debía tener en tal obra...: en fin, grandes secretos del Cielo
y las muchas almas que ahora iban a entrar en él.
También tú, te has de alegrar con este grandioso triunfo de Cristo... y
con este gozo de tu Madre. — Repítela la felicitación de la Iglesia:
Regina coeli laetare, alleluia... Pídela que te dé alguna partecita de su
felicidad, si ahora no, al menos algún día en el Cielo..., y, en fin, no
olvides que, según San Pablo, de la Resurrección de Cristo, hemos de
sacar grande asco y hastío de las cosas de la tierra, que ni pueden ni
merecen llenar nuestro corazón... Que busquemos lo de arriba..., que
suspiremos por la otra vida, viviendo ahora despegados de ésta, y, que el
espíritu de fe..., la vida de fe, sea la que sobrenaturalice todos nuestros
actos, para darlos un valor que por sí mismos nunca tendrían... y que de
este modo llegarán a constituir la gloria de nuestra corona en el Cielo.
MEDITACIÓN 72
MARÍA Y LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR
1.° Preludios de la Ascensión. — Jesús resucitado no debía ya
permanecer en este mundo. — Como Dios, nunca dejó el Cielo, su
morada..., pero como hombre, tenía derecho a la posesión del trono
que había ganado con su Pasión, con su muerte y con su triunfo
sobre el pecado. — La Ascensión es el complemento de su
glorificación, pues con ella debía adquirir la plenitud de la gloria, al
entrar en el Cielo. — El pecado había cerrado las puertas del Cielo...
Cristo las debía abrir de nuevo. — Solo a Él le correspondía este
honor. — Para eso había bajado del Cielo. — La obra ya estaba
terminada. La Redención se había consumado. — Los hombres ya
149
podían volver a mirar al Cielo como a su verdadera patria. — El
mundo no es más que un destierro completo. — El Cielo, nuestro
fin..., nuestra meta..., nuestro descanso.
Ya habían pasado los cuarenta días de preparación a esta solemnidad.
— Cristo había hecho múltiples apariciones para confirmar la fe de sus
discípulos, y la realidad de su resurrección. — ¡Cuántas veces en estos
cuarenta días, no visitaría a la Santísima Virgen! — Ya no convivía con
Ella como antes de morir..., pero qué consuelo para la Virgen al recibir,
quizá diariamente, la visita de su Hijo. ¡Cómo se renovarían todas las
alegrías y gozos del día de la Resurrección! — ¡Cuántas gracias la
concedería su Hijo y cuántas cosas la enseñaría en aquellas dichosas
visitas!
Suplica a la Santísima Virgen que tú también sepas así visitarla, para
acompañarla y consolarla.
Pídela que te enseñe alguna de esas muchas cosas que Ella sabe y
que a ti te convienen..., que te regale con alguna de aquellas gracias que
la dio su Hijo en aquellos días...
2.° Realización de la Ascensión. — Jesús se aparece por última vez
a sus Apóstoles y discípulos, y les conduce al monte de las Olivas. —
Allí empezó su Pasión..., allí juzgará un día al mundo..., allí quiso que
se efectuara su Ascensión. — ¡Qué recuerdos traería a todos la
presencia de aquel lugar! — ¡Qué pensaría la Santísima Virgen
entonces! — ¡Qué cambio tan enorme! — ¡Qué escena la de hacía
cuarenta días y la que tenía ahora a la vista! — Si aquellas piedras,
testigos de su agonía... y de su sudor de sangre..., si aquellos olivos
que presenciaron su prendimiento pudieran hablar, ¿qué dirían
ahora? — Nunca olvides esto en tus luchas..., dolores y
sufrimientos...; todo pasa y pronto... y muchas veces lo que fue causa
o instrumento de nuestro dolor, lo es de nuestra alegría... y lo será
siempre de nuestro triunfo..., de nuestra gloria y felicidad en el Cielo.
Delante, pues, de todos aquellos que le acompañaron y la Santísima
Virgen, de la que especialmente se despediría..., haciéndola ver con más
claridad que a los demás, cuán conveniente era que se fuese al Cielo...
comenzó a transfigurarse..., su rostro resplandeció como un sol..., sus
ojos brillaron con amorosa luz..., sus manos se levantaron solemnes para
bendecirles, y de sus llagas, hermosísimas y gloriosísimas, comenzó a
salir un suavísimo olor que les confortaría el corazón. — Todos se despidieron de El..., quizá besando las llagas de sus manos y de sus pies... La
Santísima Virgen se adelantaría a tocar y besar por última vez la dulcísima llaga de su Costado... y así, suavemente..., lentamente..., con
movimiento al principio casi imperceptible..., con los ojos fijos en su
Padre que le llamaba..., comenzó a elevarse de la tierra y subir a los
Cielos.
Mira a los Apóstoles quedarse extáticos contemplando aquel
150
espectáculo...; parecen ignorar en qué va a terminar aquello..., pero,
sobre todo, contempla a la Santísima Virgen siguiendo con sus ojos a su
divino Hijo... ¡Con qué ansia!... ¡Con qué dulce envidia se quedaría
mirándole!... Una nube lúcida le envolvió y los Apóstoles ya no le vieron
más. — Para María no habría nubes... Sus ojos maternales atravesarían
todas las que se interponían..., salvarían todas las distancias... y vería la
entrada triunfal de su Hijo en el Cielo, entre el tropel de almas sacadas
del Limbo de los Justos... y el cántico glorioso de los ángeles todos. —
Alégrate con este triunfo de Jesús, del que participa la Santísima Virgen
y suplícala por su intercesión y por los méritos de su Hijo, que también tú
participes del mismo en el Cielo.
3.° Efectos de la Ascensión. — A ) En la Santísima Virgen: un gozo
grande..., una alegría inmensa... una satisfacción cual sólo Ella, como
Madre de Jesús, podía sentir...; un amor cada vez más intenso a
Dios, al ver completa y terminada la obra amorosísima de la
Redención. — ¡Cuál sería su agradecimiento a Dios! — Pero al
mismo tiempo, ¡qué pena!, ¡qué tristeza la suya al verse separada de
Jesús!... Ya no sólo no viviría con El..., sino que ni volvería a verle...,
ni a recibir sus visitas... ¡Qué pesada se la haría la vida!... ¡Qué largo
e insoportable el destierro!... Y esta separación debería durar años y
años..., sin aquel Hijo por quien tan tiernamente había vivido... Sólo
quien ama puede apreciar este sacrificio de la Santísima Virgen. —
Mas Ella se sujeta a él generosamente..., como lo había hecho en el
Templo y en el Calvario. — Una vez más agradece esta caridad de la
Santísima Virgen en favor nuestro.
B) En los Apóstoles. — Los efectos fueron de admiración y de gozo
inmenso. — No se saciaban de mirar al Cielo... Esta mirada les infundía
gozo y valor a la vez... ¡Cuántas veces en sus trabajos y sufrimientos
esta mirada al Cielo les alentaría!
Además, se aumentó su fe en gran manera, al ver el fin glorioso que
habían tenido las cosas de su Maestro. — Ahora comenzaban ya a conocer cuál era y dónde estaba su reino... Igualmente su esperanza se
confirmó ton la promesa del Espíritu Santo y con la palabra que les dio
de llevarles adonde Él iba. — En fin, la caridad se dilató, aumentándose
en su corazón el aprecio y amor que le tenían, pues ahora es cuando se
convencieron de cuánto les había amado su Maestro.
C) En nosotros. — Pide a la Santísima Virgen algo semejante en tu
corazón; que te afiances en la fe..., en la esperanza del Cielo..., en la
caridad y amor hacia Jesús. — Que te enseñe a mirar al Cielo como los
Apóstoles... sobre todo, en las cosas arduas de la vida... y que te ayude
a despegarte de todo lo terreno, poniendo tu corazón sólo en Dios y en el
Cielo... que es lo único que debe llenarte. — Esto te animará al trabajo...,
al sacrificio..., a la exactitud en el cumplimiento de tu deber... y te llenará
de santa alegría, pues como dice el Kempis: «El que piensa y espera en
151
el Cielo, no puede tener en la tierra un solo momento de verdadera
tristeza.»
MEDITACIÓN 73
MARÍA Y LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO
1.° Preparación. — Los Apóstoles y discípulos se retiraron al
Cenáculo para prepararse allí, con la Santísima Virgen, a la venida
del Espíritu Santo. — Examina esta preparación:
A) Primero se retiran, porque el retiro y la soledad es donde Dios se
comunica con las almas. — A Dios no le gusta hablar en medio de las
cosas del mundo... y si habla, con ese ruido no se le oye... ni se entiende
bien su voz. — Ama mucho el retiro..., el silencio, la soledad de tu alma,
donde quiere el Señor hablarte. — Por eso, esta soledad no sólo ha de
ser exterior..., sino interior, acallando otros pensamientos..., negocios...,
impresiones..., asuntos que traigas entre manos. — Mira si no será esa,
muchas veces, la razón de tus faltas en la oración, y el poco provecho de
la misma... ¿Sabes retirarte exterior e interiormente?... ¿Sabes poner
silencio en tu alma a todo lo que sea ajeno a la oración?
B)
Se retiraron a orar todos a una... La oración es la solución para
todo. — Cristo nunca se dispensaba de ella. — Oró en el Cenáculo..., en
el huerto..., en la Cruz misma. — Orando encontró el ángel a la Virgen en
su Anunciación. Los Apóstoles, por indicación de la Virgen, se retiran a
orar. — También a ti te llama diariamente... ¿Cómo respondes?... ¿Eres
alma de oración?... ¿Acudes a ella a buscar luz..., consuelo..., fuerza?...
C)
En compañía de la Virgen. ¡Qué dichosos los Apóstoles que
pudieron orar junto con la Virgen! Ella dirigiría la oración... Ella daría
ejemplo de fervor... Sólo con mirarla a Ella, se disiparía el cansancio..., la
tibieza..., las distracciones. — Pero ¿es que tú, si quieres, no puedes
hacer lo mismo?... ¿Por qué no oras con María..., mirando a María...,
aprendiendo de María?¿Haz un poco de examen y pregúntate si al
comenzar... y al continuar... y al concluir la oración la haces con la
Santísima Virgen. — Aprende aquí también a tener devoción a la oración
común... ¡Cómo agrada a Dios!..., ¡cuán provechosa es!
D)
Finalmente, fíjate en la constancia. — El Espíritu Santo no
descendió sobre ellos hasta pasados diez días en continua oración. —
¡Pronto nos cansamos de orar! — Queremos conseguirlo todo en
seguida... y si no, viene el desaliento..., la desilusión. — ¡Qué falta de
perseverancia! — Pídesela a la Santísima Virgen. — Que no un día..., ni
dos..., sino siempre, sea tu oración fervorosa y así será eficazmente
santificadora...
2.° La venida. — Y cuando así estuvieron preparados, es cuando
vino el Espíritu Santo el día de Pentecostés, en forma de fuego. —
Penetra en el Cenáculo y contempla el estupor y espanto de los
Apóstoles, al oír aquel viento impetuoso..., al ver que la casa toda
152
temblaba y parecía venirse a tierra..., al percibir aquella lluvia
misteriosa de lenguas de fuego, que se posaban sobre cada uno de
ellos... y después, el gozo inmenso al sentirse llenos del Espíritu
Santo y de sus dones y gracias... y, sobre todo, del amor encendido y
abrasador que es el divino Espíritu.
Y ¿qué sentiría la Santísima Virgen?... Ella fue la primera en
comprender la llegada del Espíritu Santo... y, sin asustarse por aquellas
señales violentas que le acompañaron, se recogió fervorosamente en su
interior, para mejor recibirle. — ¡Que gusto no recibiría, por decirlo así, el
Espíritu Santo al encontrar un alma tan bien dispuesta como la de
María!... Si ya la había dado antes la plenitud de su gracia..., ¿qué más
podía hacer con Ella el Espíritu Santo en este día? — Milagrosamente
aumentaría su capacidad..., dilataría los senos de su alma...,
ensancharía todo lo posible su corazón..., para tener la satisfacción de
volverla a llenar de nuevas gracias..., de nuevos privilegios..., de nuevo y
más encendido amor...
Póstrate ante tu Madre querida y admira esa grandeza inmensa..., casi
infinita y divina, de que la ves revestida hoy al recibir al Espíritu Santo...
Mírala hoy, si cabe más pura..., más blanca..., más resplandeciente...,
más santa..., más llena de amor a Dios y a los hombres. — Si ahora se le
apareciera el arcángel, no hay duda que enmudecería..., pues en su
lenguaje angélico, no encontraría expresiones para saludar dignamente a
María. — Haz que salte de gozo tu corazón, ante esta consideración y
pide a tu Madre un poquitín de lo muchísimo que Ella tiene y posee.
3.° Efectos. — A ) «Todos fueron llenos del Espíritu Santo». Con
qué generosidad se nos da este llamado «Altísimo don de Dios». — Y
¡qué transformación causa en las almas! — Mira a los Apóstoles, en
un instante, trocados en otros hombres... son los mismos que huyeron
hace unos días cobardemente... o negaron a Cristo como San
Pedro... o dudaron de las palabras del Maestro, como los de Emaus y
Santo Tomás. — Pero ahora, de cobardes se vuelven animosos y
valientes..., de débiles y miserables, en fuertes e invencibles..., de
ignorantes y rudos, en dóciles y muy sabios..., de envidiosos, que no
aspiraban más que a los primeros pues tos, en corazones llenos de
ardiente caridad. ¡Oh mudanza extraordinariamente milagrosa!
B) «...y en seguida empezaron a hablar»... Esto es, a predicar..., a
trabajar por las almas..., a comunicarlas el fruto del don que habían
recibido. — Es propio de la caridad del Espíritu Santo difundir el bien por
todas partes. — Pero comprende que esa actividad para ser fructífera, ha
de ser inspirada y dirigida por el Espíritu Santo; de lo contrario, será
completamente inútil y hasta a veces perjudicial.
C) «...hablaban las grandezas de Dios». Las almas llenas de Dios no
saben hablar de otra cosa. — ¿De qué iban a hablar los Apóstoles así
encendidos e impulsados por el Espíritu Santo? — Examina si te gusta
153
hablar de Dios..., si en esas conversaciones encuentras complacencia...,
y por ahí deducirás la cantidad que tienes de espíritu de Dios...; porque
cada espíritu mueve a hablar como es él...: el del mundo, cosas
mundanas y terrenas...; el espíritu carnal, cosas bajas y rastreras...; el
espíritu propio, las cosas personales de cada uno, el yo a quien hace
salir a relucir a cada paso...
4.° El Espíritu Santo en ti. — No olvides que tú también has recibido
al Espíritu Santo en el Bautismo, que te hizo hijo de Dios... en la
Confirmación, al confirmarte en la fe y tomarte bajo su protección...,
en todos los Sacramentos, mediante la infusión de la vida divina por
la gracia santificante... No olvides tampoco que el Espíritu Santo,
habita en las almas como en su Templo vivo, y por tanto, que le
tienes muy cerca..., en tu mismo corazón..., que es El, quien te
sostiene... y ayuda... e ilumina y guía como de la mano por el camino
de la perfección. — Agradécele su caridad inagotable, que no se
cansa de ti..., ni de tus ingratitudes. — Prométele corresponder mejor
a sus dones divinos..., trabajar más... y cooperar con más interés a la
obra de la gracia. — Encomienda esto a la Santísima Virgen, para
que sea Ella la que prepare tu corazón, como preparó el de los
Apóstoles... haciendo más fructuosa y perenne la venida del Espíritu
Santo.
MEDITACIÓN 74
ÚLTIMOS AÑOS DE MARÍA
No sabemos nada de cierto, pero es fácil adivinar cuál sería la vida de
la Santísima Virgen en sus últimos años.
1.° Vida de oración. — Siempre tuvo la Virgen vida de oración, ya
que nunca perdió la presencia de Dios, ni antes ni después de la
Encarnación. Pero, al fin de su vida, esta oración tuvo que ser aún
todavía más intensa si cabe. — ¿Cómo iba Ella a estar ni un
momento sin pensar en su Hijo querido?... no le recordaría sin
cesar?... ¿No estaría incesantemente acordándose de sus palabras....
de sus milagros..., de su predicac,5n..., de su Pasión y muerte..., de
su Resurrección y Ascensión..., de su amor, en fin, a los hombres?
Dice el Evangelio que María guardaba todo lo que decía Jesús, ya
desde Niño, en el fondo de su corazón, y que a solas lo meditaba... Pues,
¿sería posible que viviera ahora sin esta meditación Ella, que no vivía
sino de Jesús y para Jesús?
Por otra parte, ya había terminado sus obligaciones de Madre... Las
ocupaciones de la casa, ya no la llevaban tiempo..., vivía amorosamente
cuidada, en casa de San Juan. —Por tanto, todo el tiempo lo emplearía
en hablar y conversar con su Hijo y con su Dios. — Es muy natural
suponer que con gran frecuencia, quizá a diario, visitara los lugares
santificados por su Hijo. — Acompáñala en estas visitas y la verás entrar
154
en el huerto de los olivos y allí pasar largo rato recordando y
contemplando la agonía de Jesús en aquella cueva... Mírala luego subir
al Calvario…, después de recorrer una a una las estaciones del VíaCrucis, y postrarse en el lugar de la crucifixión... y besar la losa del santo
sepulcro… y volver una vez más, por aquel mismo camino de amargura,
que en el día de su soledad Ella recorrió.
Pide a la Santísima Virgen que te deje subir con Ella y seguirla en estos
pasos... singularmente cuando haces el Vía-Crucis, o meditas en la
Pasión. — Piensa, pues, ¡cuán devota y amorosa sería esta oración de la
Virgen!... y avergüénzate de la tuya..., ¡tú, que tienes mucha más
necesidad de orar y meditar que Ella!...
2.° Vida de fervor. — Si no hay santidad sin fervor..., ¿cuál sería el
de la Virgen, ya que su santidad fue tan elevada?... ¿Concibes ni
siquiera la posibilidad de que hiciera algo de cualquier manera...,
desganada..., a la fuerza..., tibiamente? — Mírala más bien
esforzarse en todo momento por servir a Dios como verdadera
esclava suya, cada vez más y mejor..., aumentando su caridad…, su
rectitud de intención..., su interés sumo en cada obra.
En la vida de perfección, sólo el detenerse es ir hacia atrás... Pues
imagínate el continuo crecimiento de las virtudes en la Virgen y... ¡cómo
correría por la cumbre altísima de la santidad!... Avergüénzate ante Ella y
piensa: Ella siempre pura..., siempre santa..., siempre llena de gracias...,
aspira, sin embargo, a más y mejor, sin detenerse, sin decir nunca
basta... ¿Y tú qué haces?... Responde con franqueza lo que diga tu
corazón...
3.° Vida Eucarística. — Ciertamente que su vida tuvo que ser, en
estos años, eminentemente eucarística... ¡Quién pudiera comulgar
como Ella comulgaba! — Si la Comunión es la unión más íntima del
alma con Dios, ¿cómo la haría Ella?... ¿No la parecería que de nuevo
se renovaba la Encarnación... y que al recibirle en la Comunión, otra
vez sentía la presencia efectiva, real y verdadera de su Hijo? — No
dudes que ni un solo día podría pasar sin comulgar..., que la
Comunión sería para Ella, el acto central de cada día y... que las
horas todas la parecerían pocas, para prepararse y darle gracias.
Y si una comunión bien hecha, basta para hacer santos, ¿qué haría en
el alma de la Virgen? — Calcula los efectos que ha producido en tantas
almas buenas... ¡Cuántas ha habido enamoradas..., locas de amor por la
Eucaristía!..., y comprende si puedes, lo que sería la Santísima Virgen. —
Tú también debes centrar toda tu vida en la Eucaristía. — La
Comunión..., la visita al Santísimo..., deben ser los actos más
importantes de ella...; pero acuérdate de la Santísima Virgen..., imítala...,
ruégala..., hazla dulce violencia para que no te deje y te enseñe a
comulgar con fervor...
155
4.° Vida de sacrificio. — A) En la obediencia, no sólo a la ley
evangélica, sino a todo lo que San Pedro y los Apóstoles ordenaban
en bien de la Iglesia. — Nunca se exceptuó..., ni se creyó dispensada
de nada..., la primera en obedecer y sujetarse a todo..., viendo en los
que mandaban a los representantes de Dios... y en sus mandatos, la
voluntad divina.
B)
En la pobreza, viviendo de limosna, como su Hijo había vivido, y
contentándose con lo que los Apóstoles distribuían a las viudas y a los
demás fieles..., sin consentir que se hiciera con Ella distinción de ninguna
clase. — Muchos creen que tanto amó a la pobreza, que había visto
practicada con tanto fervor y amor por su Hijo, que fue la primera en
hacer voto de la misma..., siendo el modelo de las almas que después, a
imitación suya, eligieran voluntariamente este modo excelente y
santificador de vida.
C)
En la mortificación, guardando la templanza y abstinencia de
modo admirable y celestial, como dice San Ambrosio... comiendo siempre
manjares ordinarios y añadiendo frecuentes ayunos y penitencias, como
Ella misma lo reveló a Santa Isabel. — Del mismo modo consta, que
dormía lo más indispensable para vivir, pasando gran parte de la noche
en vigilia, para poderse entregar más a la oración. — En cada uno de
estos puntos haz un poco de comparación entre tu vida y la suya... y
comprenderás qué poco espíritu de mortificación es el tuyo... y cómo te
engañas cuando crees haber hecho mucho en tus pequeños sacrificios.
5.° Vida de pureza y castidad virginal. — Siempre Virgen, parece
que al fin de su vida quiso aún mostrarse más enamorada de esta flor
virginal. Como si en ella quisiera dejarnos el recuerdo más perfumado
de sus virtudes..., su testamento para nosotros el más querido y
digno de ser imitado. — Esa es nuestra Madre..., «la Virgen de las
Vírgenes»... a coro la Iglesia la llama «la misma virginidad» cuando
dice: «Santa e inmaculada Virginidad, no sé con qué palabras te
pueda alabar dignamente.» Imita en tu Madre aquella modestia
exterior en sus ojos..., en sus palabras..., en todo su semblante... y
con esa modestia, esconde avaramente en el fondo de tu alma el
tesoro de tu pureza y castidad...
6.° En fin, vida de caridad y amor a las almas. — Pidiendo por
todos, en especial por los pecadores..., ¿no se deberían a estas
oraciones aquellas primeras conversiones milagrosas que obraron los
Apóstoles?... ¿Cómo pediría por los perseguidores?... ¿Cómo lo haría
por Saulo para llegar a hacer de él un San Pablo? — Además, este
amor a las almas se manifestaba ayudando a todos con sus
palabras..., enseñando los misterios de la Fe que Ella tan bien
conocía... y alentando a los fieles en especial con su ejemplo... ¡Qué
predicación tan eficaz para todos la de su vida!... ¿Por qué no es así
la tuya?... Suplica a la Virgen que se interese por ti... y pida al Señor
156
por ti, para que te alcance el saberla imitar en algo de su vida santa,
pura e inmaculada.
MEDITACIÓN 75
MUERTE DE MARÍA.
1.° Realidad de su muerte. — María murió en realidad, aunque no
estaba sujeta a la muerte. — Ésta es castigo del pecado, y, por lo
mismo, no pudo ser castigo del alma santísima y purísima de María.
— Ella no tuvo ni pecado original..., ni actual..., ni mancha de la más
pequeña imperfección. — No obstante, Dios quiso que muriera...,
para imitar así a su Hijo, que también murió...; para aumentar aún
más sus merecimientos, pasando por esa humillación tan terrible y
repugnante que no había merecido...; sobre todo para servirnos de
ejemplo y consuelo en nuestra muerte.
Fue muy conveniente que Cristo muriera para satisfacer
abundantemente por nosotros..., para vencer con su muerte la muerte del
pecado..., para demostrarnos que era verdadero hombre, igual que
nosotros, capaz de sufrir..., de sentir..., de padecer..., de morir como los
demás..., para experimentar en sí, las angustias de la muerte, y servirnos
de admirable ejemplo de fortaleza y paciencia en nuestra agonía. — Por
tanto, si fue conveniente que Cristo muriera, ¿no lo había .de ser también
que muriera su Madre?... Si muere el Redentor, ¿no había de morir la
Corredentora?
Piensa ante esta realidad de la muerte de María, la realidad de la tuya...
Tú sí que realmente tienes que morir..., necesariamente tienes que
morir..., pues si la muerte entró en el mundo por el pecado..., tus
pecados han merecido mil muertes... Con ella debes satisfacer lo que
ofendiste a Dios pecando...
2.° Muerte de amor. — María murió de amor. — Esta fue su
enfermedad de toda su vida. — Santa Teresa de Jesús moría, porque
no moría de amor... La Beata Imelda murió en un éxtasis amoroso... Y
así otros santos, no pudiendo resistir la fuerza del fuego del amor que
les abrasaba, tuvieron que morir..., pues ¿qué pasaría en la
Virgen?... Lo admirable es que viviera... Eso era un milagro
continuo... Pues naturalmente, debía morir.
¿No has visto árboles cargados de fruto que no pueden sostenerlo?...
Así fue la Santísima Virgen..., árbol riquísimo que no pudo sostener el
fruto de aquella preciosísima alma que, cargada desde el primer instante
de la plenitud de la gracia, fue creciendo y aumentando sin cesar, ni un
solo momento de su vida... ¿Cómo pudo aquel cuerpo, aunque tan
puro..., tan santo..., tan inmaculado..., sostener aquella alma que ya,
desde su misma concepción, se elevaba con fuerza irresistible hacia el
Cielo?
157
Además de esto, ¿cuál sería la dulcísima y a la vez violentísima fuerza
con que Jesús atraería al alma de su Madre?... y ¿cuál el anhelo de esta
blanquísima paloma por volar a su Jesús? — No hay duda que para Ella
se escribieron aquellas palabras: «¡Ay! y cuánto se prolonga mi
destierro... Por cuánto tiempo he vivido con los moradores de Cedar y ha
estado mi alma peregrinando en esta vida»... Otras veces, con más ardor
que David, exclamaría: «Como el ciervo corre a la fuente de las aguas,
así mi alma te desea a Ti, mi Dios... ¿Cuándo será que venga y me
presente delante de Ti?»... En fin, hablando con los ángeles les diría
aquello del Cantar de los Cantares: «Conjúroos, moradores de la celestial
Jerusalén, que si encontráis a mi Amado le digáis que estoy enferma de
amor»...
Y así se fue encendiendo por momentos, cada vez más, aquel volcán
que ardía en su alma, hasta llegar a consumirla y abrasarla por completo... ¿No te da envidia?... ¿Por qué no amar así a tu Dios?... ¿Por qué no
dejarte abrasar por Él, si Él quiere encender en tu alma este divino fuego?... ¡Qué vergüenza pensar que todo depende de ti..., que la culpa de
que así no sea, está en ti... y sólo en ti...
3.° Agonía dulcísima. — Dios ya no pudo resistir más, y decidió
condescender a estos amorosos anhelos. — Según la tradición, envió
al ángel San Gabriel con este anuncio dulcísimo: «Dios te salve, la
llena de gracia, mucho más que en el día de la Anunciación... el
Señor ha escuchado tus vivas ansias y me manda decirte que te
dispongas a dejar la tierra, porque quiere ya coronarte en el Cielo...
Ea, prepárate y date prisa porque todos los ángeles suspiran por
tener en su compañía a su Reina y Señora.» — Contempla de nuevo
a la humildísima Virgen al escuchar esta embajada... Otra vez se
postra en tierra..., otra vez repite: «He aquí la esclava del Señor,
hágase en mí su deseo.»
Ahora mira al discípulo amado... Se ha dado cuenta de que María se va
al Cielo..., no puede ni pensarlo... ¿Qué va a hacer si le quitan aquella
joya?... Acostumbrado a aquellas miradas maternales..., a aquellos
mimos amorosísimos..., ¿cómo va a vivir?... Difícil es comprender cuál
sería su dolor... Él, que la había recibido como un tesoro en el Calvario...
y que como un avaro la había guardado con tanta solicitud..., con
cuidados y desvelos diarios... y ahora, la muerte, ¿todo se lo iba a arrebatar?
Añade a esto el dolor de los demás Apóstoles y discípulos..., el de los
cristianos todos y, en particular, el de las piadosas y santas mujeres en
cuya compañía había vivido. — Triste, muy triste y espantosa, fue para
todos esta agonía... Sólo para Ella fue dulcísima... y procuraría
endulzársela a los demás, diciéndoles: «No lloréis, porque os conviene
que yo me vaya, para atenderos desde el Cielo... Yo estaré con vosotros
hasta la consumación de los siglos»... ¡Qué promesa tan dulce para
158
nosotros!, y ¡cuánta verdad es que María está siempre con nosotros!...
4.° Muerte felicísima. — La Iglesia no se entristece..., ni celebra
exequias en este aniversario de la muerte de María. — Se viste de
gozo y alegría y celebra con gran solemnidad esta muerte como una
magnífica fiesta... Es preciosa la muerte de los santos, dicen las
Sagradas Escrituras. — Pues, ¿qué diremos de la de María? — San
Juan Damasceno dice que el mismo Cristo la dio la última Comunión,
diciéndola: «Recibe, Señora y Madre mía, de mis manos el Cuerpo
que tú me diste y que en tu preciosísimo seno se formó»... Y que la
Virgen, respondería: «Hijo mío, en tus manos encomiendo mi
espíritu»... Y el Señor, entonces, hizo salir a aquella benditísima alma
de su cuerpo... y la tomó en sus manos, mientras la regalaba con
aquellas palabras: «Ven, hermosa mía, paloma mía, ven, que ya pasó
el invierno de este valle de lágrimas; ven del Líbano y serás
coronada.»
Así murió María..., como únicamente podía morir..., con la muerte del
amor, de la que, como dice San Francisco de Sales, «murieran los
ángeles si éstos fueran mortales». ¿Quien nos diera una muerte
semejante?... No olvides que la muerte es imagen de la vida. — Quieres
morir corno María..., pero, ¿vives como Ella?... De su parte no te faltará
ayuda y protección...; que no falte de la tuya, la devoción constante y
verdadera a la Virgen, que te asegure una santa y dulce muerte. Pídeselo
así diariamente con gran fervor a tu querida Madre...
MEDITACIÓN 76
SEPULTURA Y RESURRECCIÓN DE MARÍA
1.° Sepultura. — E1 triunfo de María no había terminado con su
santísima y envidiable muerte. — Semejante a su Hijo en todo,
también debía de serlo en la gloria de su sepulcro y en el triunfo de
su Resurrección. — El hombre, al morir, cae vencido por el poder
inexorable de la muerte, que le lleva a corromperse y a deshacerse
en un sepulcro. — Por eso es tan frío..., tan triste..., tan humillante
para nosotros el sepulcro. — Pero no fue así para María...; su
sepulcro no tuvo nada de repugnante y repulsivo. — Si es muy
corriente ante el cadáver de una persona que ha muerto en olor de
santidad, sentir gusto y cierto atractivo..., ¿qué no ocurriría ante
aquel cuerpo muerto, sí..., pero siempre virgen e inmaculado de
María?...
Represéntate como mejor puedas la escena que se desarrollaría en el
entierro de la Virgen. — ¡Qué pena y qué desconsuelo para todos, al ver
cerrados aquellos dulcísimos ojos..., enmudecidos aquellos labios que
tantas palabras de consuelo pronunciaron..., inmóviles aquellas virgíneas
manos que tantas bendiciones y gracias habían repartido... y a la vez qué
consuelo..., qué satisfacción..., qué gusto recibirían todos ante la
159
placidez... y el brillo sobrenatural de aquel cadáver..., con el perfume que
exhalaba..., con el aroma que despedía y todo lo embalsamaba!
Mira a los Apóstoles y a todos los allí presentes, besar reverentes
aquellas manos y aquellos pies... y despidiéndose de aquellos sagrados
despojos, acompañarla al lugar de su sepultura...; encender antorchas...,
quemar perfumes..., esparcir flores..., mientras los ángeles dejan oír sus
celestiales cánticos, no de luto..., ni de llanto..., sino de gloria triunfal.
Y así colocada como su Hijo, en un sepulcro nuevo, la dejaron los
Apóstoles, quedando como guardianes del mismo, los ángeles del Cielo.
— Quédate tú también a acompañar el santo cuerpo... y forma parte de
los coros de los ángeles para cantar, con ellos, las alabanzas a tu Madre.
— Pídela que también, con los ángeles, las puedas cantar un día en el
Cielo...
2.° Incorrupción del cuerpo inmaculado. — El triunfo de María sobre
la muerte exigía la incorrupción del sepulcro. — Esta gracia singular
ha concedido Dios a muchos cuerpos de santos... ¿podría negársela
a su Madre?... Con mucha razón dice el Damasceno: »¿Cómo iba a
entrar la corrupción en un cuerpo de donde brotó la vida?»
María, se ha dicho, que es un Cristo comenzado por tanto, ¿cómo iba
El, que ya estaba en el Cielo, sentado a la diestra del Padre..., rodeado
de la majestad de la gloria divina..., a permitir que aquel cuerpo, que era
algo suyo, fuera invadido de la corrupción del sepulcro?
Además, la corrupción del cuerpo tiene su razón de ser en el pecado...;
éste es la semilla de aquélla... Por consiguiente, María concebida sin
pecado original..., preservada de toda mancha… y hasta de la sombra del
pecado, tuvo que carecer de la más mínima corrupción... y, sobre todo,
¿cómo podía unirse la pureza virginal de aquel cuerpo inmaculado, con
esa sucia y asquerosa corrupción?... ¿No merecía un premio
especialísimo, aún aquí en la tierra, aquel cuerpo que fue el primero en
consagrarse a Dios con el voto de virginidad? — El Arca del Testamento
fue fabricada de madera incorruptible..., y aquello fue sólo una figura...
La realidad es el alma y el cuerpo incorruptible de María..., Arca
verdadera del Nuevo Testamento. — Suplica a la Virgen te dé a participar
de esa incorruptibilidad del pecado, que es la que a ti más te importa...
3.° La Resurrección. — Mas la misma incorrupción, era aún poco
para terminar el triunfo definitivo de la Santísima Virgen. — Este
complemento no podía ser otro, que la nueva vida de una
resurrección gloriosa..., de una inmortalidad comunicada por el alma
a su cuerpo, para vivir una vida que fuera como la de Cristo..., para
nunca más morir. — Si hemos dicho que María es un comienzo de
Cristo..., y que por lo mismo no es posible separar a esta Madre de
su Hijo..., resulta que era natural que Cristo terminara aquel estado
de violencia, por decirlo así, en que Él se encontraba con relación a
María... al estar separados los dos, haciendo que resucitara cuanto
160
antes,.. y que de nuevo se juntaran en el Cielo, los que tan íntimamente habían vivido unidos aquí en la tierra.
Además, el cuerpo de la Santísima Virgen, no fue en Ella, como en
nosotros, ocasión de pecado..., ni en él se desbordaron jamás las
pasiones..., ni, en fin, hubo en él, la más pequeña rebeldía contra el
espíritu... ¡Qué armonía! ¡Qué conjunto tan ordenado y perfecto formaron
siempre el cuerpo y el alma de María!... ¡Qué obediencia!... ¡Qué
sumisión tan completa la de aquella carne purísima a aquel espíritu tan
endiosado!... Pues justo era que no estuvieran separados ahora... sino
que en premio de esa sumisión, volviera Dios a unirlos para que juntos
continuaran sirviendo y alabando al Señor. Imagínate, por tanto, aquel
dichosísimo instante en que por la virtud y omnipotencia de su Hijo divino, el cuerpo de la Virgen, recibiendo de su alma una vida nueva, se
levanta vivo..., glorioso..., triunfante del sepulcro... ¡Qué gozoso estaría
aquel sacratísimo cuerpo, viéndose unido, ya inseparablemente, a
aquella alma benditísima!... ¡Cuál sería su hermosura..., si ya era tan
hermosa, aún en su cuerpo, antes! — Contempla el estupor de los
Apóstoles cuando de mañana, según costumbre en aquellos días, fueran
a visitar el sepulcro y se encontraran tan sólo con el perfume que su
cuerpo allí había dejado... ¡Cómo se renovaría en ellos la impresión de la
Resurrección de Cristo!... ¡Cómo se alegrarían de que así hubiera
resucitado a su Madre! — Alégrate también tú..., da otra vez la
enhorabuena al Hijo y a la Madre, y pídeles de nuevo participación en
aquella su unión inseparable... y eterna..., prometiéndoles no apartarte
jamás de ellos, ni en las penas, ni en las alegrías..., ni en la lucha, ni en
el triunfo.
MEDITACIÓN 77
SU ASUNCIÓN GLORIOSA
1.º La Inmaculada y la Asunción. — Son dos misterios de la vida de
la Santísima Virgen, que tienen entre sí íntima relación. — La Iglesia
señala a los dos y les hace resaltar sobre todos los demás,
conservando estas fiestas como de precepto, aun después de haber
suprimido otras de la Virgen. — La Inmaculada y la Asunción, son el
principio y el término de la vida de María en la tierra... y estos
extremos están tan unidos entre sí, que el uno viene a ser como la
causa o razón del otro... Si es Inmaculada, no puede quedar en el
sepulcro..., necesariamente ha de subir al Cielo. — La Concepción
Inmaculada, es un privilegio..., una excepción de la regla general del
pecado con el que todos nacemos. La Asunción, es otra excepción de
la regla general, que todos hemos de seguir en nuestra muerte. —
Por eso, María, más que morir, lo que hace es dejar su mortalidad en
la tumba... y así como fue concebida a la gracia a través de la muerte
del pecado, venciendo al demonio..., así fue concebida a la gloria a
través de la muerte del cuerpo, pero venciendo a la muerte. — No fue
161
esclava del pecado nunca, ni en su Concepción, por eso fue
Inmaculada...; no pudo ser esclava de la muerte jamás, por eso fue
subida al Cielo en cuerpo y alma... Así, pues, la Asunción de la
Santísima Virgen, es el complemento necesario de su Concepción
Inmaculada.
2.° El Dogma de la Asunción. — Ya es por dicha nuestra un Dogma
de fe. — Siempre fue creencia universal de la Iglesia esta verdad, de
suerte que no se podía negar sin pecar gravemente, al decir de
Suarez, de temeridad imprudente, por ser un error teológico contrario
al sentir unánime de la más antigua y constante tradición de los Santos Padres. — Éstos vieron siempre de una manera clara, aunque
implícita, contenida la Asunción de la Virgen en los textos del Antiguo
y Nuevo Testamento.
Por eso, la Iglesia siempre celebró esta festividad con gran
solemnidad... preparándose con el ayuno y la abstinencia... y
continuando la fiesta por ocho días consecutivos. — Para el corazón
cristiano nunca pudo caber ni la posibilidad de duda. — La Ascensión de
Jesús a los Cielos, tiene relación directa con su Pasión... etc... pues bien,
si la Pasión dolorosa remató para Jesús en la gloria de su Ascensión...,
para María, que tan unida estuvo a su Hijo en el Calvario, había de
rematar en el triunfo de su Asunción.
Todos hemos de resucitar... y esperamos en su gracia, que hemos de
subir al Cielo... Pero, ¿no será justo que María se adelante y como Madre
nos prepare nuestra casa y morada de hijos en el Cielo?... ¿No es Ella la
Capitana?... Pues debe ir siempre delante del ejército. — Fue la primera
en la gracia..., en la santidad..., en la pureza..., en el voto de virginidad...;
pues ¿qué cosa más natural que lo fuera en la Resurrección y Asunción?
De no ser así, ¿no hubiera obrado, podríamos decir, injustamente Cristo
con su Madre, al negarla los honores que a los cuerpos muertos de los
demás santos concedió?... ¿Dónde está el cuerpo de María..., dónde sus
reliquias..., dónde el sepulcro magnífico..., la urna riquísima donde se
guardan sus restos? — No existe nada de esto..., ni puede existir...
Concluye, pues, con un acto de fe y de agradecimiento al Señor, que
inspiró al Papa Pío XII la definición de este Dogma... el cual en un acto,
hasta entonces no igualado en la Historia Eclesiástica, por la afluencia de
peregrinos de todo el mundo... y la asistencia inusitada de Prelados y
Príncipes de la Iglesia, declaró con palabra infalible, ser una verdad
revelada por Dios que la Sma. Virgen al terminar su vida en la tierra, subió en cuerpo y alma a ocupar el sitio que la corresponde en el Reino de
Dios. — Felicita a tu Madre y felicítate a ti, al verla tan justamente
glorificada en el cielo y en la tierra.
3.° La Gloria de la Asunción. — Contempla por última vez aquel
sepulcro, de donde va a brotar de repente, como una explosión de luz
en medio de las tinieblas, la vida triunfante de la muerte. — En los
162
tres días que aquel cuerpo inmaculado estuvo en la tumba, fue
guardado y custodiado por ángeles enviados por Dios desde el Cielo,
como escolta de honor a la que iba a ser dentro de poco coronada
como Reina de todos ellos. — Oye aquellas músicas celestiales que
para honrar a aquel cuerpo virginal, entonarían los ángeles sin cesar.
— Escucha aquellas exclamaciones que hacían dulce violencia al
Señor, repitiendo las palabras del Salmo, que parece escrito para
esta ocasión: «Levántate, Señor, a tu descanso, Tú y el Arca de tu
santificación»... Levántate a las alturas de tu Trono..., siéntate a la
diestra de tu Padre, que es el lugar que te corresponde..., pero lleva
contigo al Arca Santa donde estuviste encerrado..., donde fue
depositado el infinito tesoro de tu santidad...; glorifica ya esa carne
bendita y esa sangre pura, que sirvieron para formar tu cuerpo
sacrosanto... y te dieron materia para ofrendar a tu Padre, la hostia
de reparación y santificación, por los pecados del mundo entero.
Y, en efecto, llegó el momento dichoso en que Dios quiso dar
cumplimiento a estos deseos del Cielo... y por orden suya, bajó el alma
de María a unirse de nuevo con su cuerpo... y aquel cuerpo, así vivificado
con la vida de la inmortalidad, comenzó a remontarse al Cielo, según dice
la Iglesia, como naturalmente se remonta a las alturas la nube de humo
del incienso.
Párate a contar el número sin número de ángeles que, en legiones
apretadas, bajan del Cielo para acompañar el triunfo de María...; sus
músicas e himnos de gloria, hienden los aires con las más suaves y
dulces armonías... El gozo que experimentan, es inexplicable. — Dios ha
aumentado hoy su gloria y felicidad... ¡Qué cortejo tan hermosísimo! —
Todos brillan con nueva luz en este día y..., no obstante, en medio de
ellos..., como la luna entre las estrellas, destaca el brillo..., el
esplendor..., la purísima hermosura de la Virgen, que de la mano de su
Hijo (quien quiso en persona bajar a buscarla y hacer con su presencia
más solemne..., más grande el triunfo de su Madre)..., va lentamente
dejando la tierra..., pisando las nubes... y atravesando las más altas
esferas... llega a las mismas puertas del Cielo, donde nuevos ángeles,
impacientes, salen a esperar la llegada de aquella magnífica procesión,
que sube de la tierra al Cielo.
Así acaba la escena de la tierra y comienza la gloria del Cielo. —
Agrupa en tu imaginación todo cuanto de grande y espléndido puedas
imaginar, porque todo será nada, comparado con esta sublime y
grandiosa realidad. — Mírate con tanta pequeñez..., con tanta miseria...,
ante la grandeza de tu Madre... y levántate con Ella, sobre las cosas de
la tierra... Trata, en especial, de imitar la humildad que tuvo en esta vida,
para que luego, con Ella y como Ella... sea tu alma ensalzada y sublimada en la otra.
163
MEDITACIÓN 78
SU CORONACIÓN EN EL CIELO
1.° La entrada en el Cielo. — ¿Quién podrá, desde aquí abajo,
conocer lo que allí pasaría al entrar la Virgen en el Cielo? —
Recuerda a Judit, cuando con la cabeza de Holofernes en sus manos,
llega a Betulia y todos en masa corren a su encuentro..., encienden
antorchas en señal de alegría... y a gritos la aclaman y la bendicen,
diciendo: «Bendita eres del Señor Dios Altísimo, más que todas las
mujeres de la tierra, y bendito el Señor que te ha hecho tan grande
con esta hazaña, que ya nunca faltarán alabanzas en tu honor»...
Esta es la figura... cambia ahora a Judit por María..., a Betulia por el
Cielo..., a sus habitantes por los ángeles..., a sus voces y
aclamaciones por las de aquellos espíritus bienaventurados... y así te
darás cuenta de la realidad de aquella magnífica entrada.
Imagínate, escuchar a su llegada otra vez, aquel diálogo que se entabló
entre los ángeles cuando la Ascensión del Señor: «Abrid, gritarían los
ángeles que la acompañaban, vuestras puertas, príncipes de la gloria... y
vosotras levantaos, puertas eternales, y dad paso a la Reina del Cielo»...
E inmediatamente las puertas todas se franquearon... y entonces, con
inexplicable pompa y majestad..., entraría en aquella gloriosa Corte la
nueva Soberana.
Mira a todos los cortesanos del Cielo correr a porfía a contemplar a la
nueva Reina y al verla tan hermosa..., unos a otros se preguntarían...:
«¿quién es ésta que del desierto del mundo, lugar de abrojos y espinas,
se levanta a estas alturas, no sostenida por manos de ángeles, sino
apoyada en los brazos del mismo Dios?»... Y otros responderían: «Es la
Madre de nuestro Dios y de nuestro Rey..., la santa de los santos..., la
pura..., la Inmaculada..., la obra más hermosa de la Creación entera..., la
que va a ser coronada como Reina nuestra.» Escucha cómo entonces,
tomando todos en sus bocas angélicas las palabras del arcángel San
Gabriel, responderían en un coro unísono..., formidable..., que haría
temblar de emoción y entusiasmo al Cielo todo, diciéndola: «Dios te
salve, la llena de gracia..., bienvenida seas a esta gloria a llenarla con tu
hermosura y santidad..., porque Tú siempre estás con Dios y Dios
siempre contigo...; por eso, eres la bendita entre todas las criaturas y vas
ahora a sentarte en el trono más alto..., el más cercano que puede existir
junto a Dios.» Únete a los ángeles..., alégrate con ellos..., más que ellos
aún..., pues si ellos la llaman Reina..., tú la puedes llamar Madre..., y ten
un santo orgullo, al ver a tu Madre, más espléndida que la aurora..., más
bella que la luna..., más clara y brillante que el sol..., temible como un
ejército en orden de batalla..., aclamada por todas las jerarquías y coros
angélicos..., al verla así entrar en la gloria...
2.° La Coronación. — Todo esto, con ser tan hermoso, no era al fin
más que la entrada..., ya que la gran apoteosis se verificó cuando el
164
Dios del Cielo, saliendo a su encuentro, la invita a sentarse en el
trono que a su dignidad de Madre de Dios correspondía... y a ser
coronada como Reina. — «Ven y serás coronada», la diría, con la
corona preparada desde la eternidad. — Recuerda las palabras de
San Pablo, cuando hablando del Cielo, decía que «ni el ojo vio, ni el
oído oyó, ni el corazón del hombre podía llegar a comprender, lo que
Dios tenía preparado para los que le aman»... Pues, ¿quién podrá
llegar a imaginarse lo que tendría preparado para la que desde el
primer instante de su Concepción, ya le amó más que todos los
santos y ángeles juntos? — Escucha la respuesta que a esto da la
Iglesia, cuando dice: «Fue exaltada sobre todos los coros de los
ángeles.» De suerte que no haya trono más elevado que el suyo...,
constituyendo, por sí sola, una jerarquía aparte..., la más grande..., la
más sublime de todas..., la que más gloria ha de dar a Dios por toda
la eternidad.
Piensa, además, que Dios da el premio según los méritos..., que
conforme sea el grado de santidad de un alma, así será el de la gloria... y
abísmate en el mar sin fondo..., verdaderamente inmenso..., para
nosotros inconmensurable e infinito de las gracias y méritos de la
Santísima Virgen... y así te podrás dar una idea de la inmensidad e
infinidad también inconmensurable de su gloria en el Cielo. — Mírala
modestísima..., recogida en su interior..., avanzar de la mano de Dios...,
subir las gradas de su Trono..., sentarse en él... y allí ser coronada por el
Padre, con la corona de Potestad...; por el Hijo, con la corona de
Sabiduría..., y por el Espíritu Santo, con la corona de Amor. — Mírala
coronada por la pureza más que angélica de su corazón..., de su
espíritu..., de su cuerpo inmaculado...; por la obediencia más perfecta...;
por la humildad más profunda...; en fin, por aquella su caridad ardiente
que la hizo vivir y morir de amor de Dios.
3.° El Homenaje. — Y así coronada, recibe el homenaje de todos los
habitantes del Cielo. — El Padre la ensalza como a su Hija predilecta,
y María le adora...; el Hijo abraza a su Madre, y la Madre le
corresponde con sus ternezas y cariños...; el Espíritu Santo se une
inseparablemente con su purísima Esposa, y María le devuelve todo
el amor de su corazón..., y en seguida, llegarían las vírgenes y la
saludarían como a Virgen de Vírgenes...; los mártires como a
Capitana, que al pie de la Cruz les había dado ejemplo de sufrimiento
y de martirio...; los profetas, la reconocieron como a la mujer
prodigiosa que ellos anunciaron...; los patriarcas, como al objeto de
sus esperanzas y santas impaciencias...; los ángeles, con todas sus
jerarquías como a su Reina y Señora..., y llegarían Adán y Eva, y la
bendecirían por lo bien que había sabido reparar su pecado..., pues
por Ella habían dejado de ser sus hijos, hijos de maldición... y su
prima Santa Isabel... y sus padres queridos San Joaquín y Santa
Ana... y su mismo esposo San José.
165
Mira a la humildísima Virgen así exaltada y sublimada, repitiendo sin
cesar su cántico de agradecimiento a Dios: Magníficat... ¡Qué bien se entienden ahora aquellas palabras: «Porque miró la humildad de su
esclava..., por eso ha hecho en mí grandes cosas el que es
Todopoderoso... y así me llamarán bienaventurada todas las generaciones»...
No te contentes con admirarla en su grandioso triunfo..., ni en cantar su
poder y grandeza... Aprovéchate de Ella y pídela que te enseñe el
camino de la más profunda humildad, e imitación suya, pues María,
coronada en el Cielo, es la encarnación y el cumplimiento más exacto de
las palabras de Dios: «El que se humilla, será ensalzado»...
MEDITACIÓN 79
LA TRIPLE CORONA: A) LA DEL PODER
María fue coronada con la triple corona del Poder, de la Sabiduría y del
Amor... — Detengámonos a considerar la grandeza y hermosura de esta
triple corona.
1.° Omnipotencia de Dios. — Recuerda, ante todo, el poder infinito
de Dios... Con razón se le llama Omnipotente... Todo lo puede..., no
hay nada que se oponga a su voluntad. — A veces nos parece que
los hombres también pueden mucho. ¡Cuántos inventos y qué
sorprendentes!... ¡Cuánto ingenio y poder se ve en ellos!... Y, no
obstante, ¡qué ridículo es el poder de los hombres comparado con el
de Dios!... Cuando parece que pueden más, es cuando su impotencia
se manifiesta en las dificultades que encuentra en su camino y que
muchas veces no pueden vencer... ¡Cuántas veces queremos una
cosa y no podemos conseguirla!..., y, al contrario, ¡cuántas veces la
queremos detener o evitar y nos es imposible!... Ante un sepulcro,
piensa en el poder de los hombres y te reirás de esta palabra... No se
pudo detener la muerte..., no fue posible alargar un minuto aquella
vida..., no hubo fuerzas capaces de evitar la descomposición de aquel
cadáver, reducido ahora a un esqueleto asqueroso...
En cambio, mira el poder de Dios, sin límites de ninguna clase. — Lo
que quiso, hizo..., y lo hizo todo, cuando quiso y como quiso..., sin más
limitación que su voluntad divina. — No le costó la creación entera
esfuerzo alguno..., no se cansó ni fatigó lo más mínimo..., no necesito
que los ángeles le ayudaran..., ni fue preciso mucho tiempo...; todo fue
de repente..., instantáneo..., de la nada hizo brotar mundos... sólo con
quererlo...; si quisiera que volvieran a aparecer nuevos seres más
grandes..., más numerosos que los actuales..., no hacía falta más que
otro acto de su voluntad.
Él todo lo conserva..., todo está en sus manos. De suerte, que para
reducir a toda la creación a la nada, no tenía más que retirar sus
manos..., dejarnos un instante solos. — Todo el poder de los hombres no
166
es capaz de crear..., de sacar de la nada ni una hierba..., ni una
hormiguita..., ni de aniquilarla..., ni reducir ninguna cosa a la nada. — Por
eso los ángeles rodean su trono temblando ante tal poder y majestad. —
Todos le obedecen reverentes y están pendientes de su más mínimo
deseo, para ejecutarlo en seguida. — Mira a los elementos todos: ¡qué
poder el del fuego..., el del agua..., el del aire!... ¡Qué fuerza tan
gigantesca la del mar!... ¡Qué movimientos tan complicados los de esos
mundos inmensos que se mueven en los espacios!... Todo, todo..., la
vida y la muerte..., la salud y la enfermedad..., el tiempo y la eternidad...,
todo le está sujeto..., en todo domina..., todo le obedece...
2.° Omnipotencia de María. — Pues bien, mira ahora esta
omnipotencia toda entera... traspasada, por decirlo así, o comunicada
a la Santísima Virgen. — El Padre Eterno se goza en coronar, con
corona de poder, las sienes de la Virgen...; la eleva a la altura de su
misma omnipotencia... y la da parte en los secretos de su potestad.
— Ya María tiene todo poder sobre las criaturas del Cielo, de la tierra
y de los abismos. — Dios quiso premiarla todos sus trabajos y
desvelos con los que había cuidado de su propio Hijo mientras duró
su vida en este mundo... y no encontró nada mejor que darla un don
que en cierto modo la igualara, si así podemos hablar, a su misma
divinidad..., y este don fue el de la corona de suprema potestad...
para que así como Dios era omnipotente por naturaleza, María lo
fuera también por gracia. — Ahora sí que la podemos llamar, con toda
verdad, Emperatriz del Cielo..., Reina de la tierra..., Señora de todo lo
creado... ¡Qué consuelo para tu alma pensar en que tu Madre es una
Reina tan poderosa!... ¡Qué santo orgullo no debes tener por ello!...
¡Qué confianza no debe inspirarte!
Porque, ¿qué adelantaríamos con que Ella quisiera ayudarnos en
nuestras miserias, si no podía?.. ¿No es esto lo que pasa mil veces a las
madres con sus hijos?... ¿Cuántas y cuántas cosas no sueña una madre
para su hijo y no pasa de ser un sueño, porque no puede dárselo?... ¿Iba
a ser así María?... ¿Cómo poner en Ella nuestra esperanza si
dudábamos de su poder?... Pero no, no lo dudes; como Madre quiere...,
como Reina puede... Luego no es posible dudar de su ayuda..., de su
poderosísimo patrocinio.
3.° Cómo usa de su omnipotencia. — Mira efectivamente cómo de
hecho usa sin cesar de su poder en favor nuestro. — Su
omnipotencia no es un título de gloria tan sólo..., no es algo
meramente honorífico..., sin vida..., sin utilidad práctica...; nada de
eso. — Ni un momento está inactivo el poder de María..., no abusa de
su poder..., no lo emplea caprichosamente... la medida de su poder
es su voluntad..., pero esta voluntad está inseparablemente unida a la
voluntad divina. — Puede todo lo que quiere..., pero ni quiere ni
puede querer más que lo que quiere Dios. — Y como Dios quiere
167
salvar al mundo..., quiere santificar las almas..., en eso, sobre todo,
ejercita Ella toda la fuerza inmensa de su poder... ¡Cuántos
pecadores por Ella se han arrepentido!... ¡Cuántos santos a Ella
deben su santidad!... ¡Cuántas gracias no han dado sus manos a los
que en Ella han confiado!
Da gracias a Dios por esta magnífica corona que ha colocado en la
cabeza de la Santísima Virgen, pues si para Ella es corona gloriosa, es
para ti provechosísima. — Alégrate, con tu Madre querida, al verla de
este modo exaltada hasta participar del poder del mismo Dios... y repite
muchas veces: «La Reina del Cielo es mi Madre». — No te olvides
nunca, pero, sobre todo, cuando más necesidad tengas, de que con Ella
nada te faltará... y que para ayudarte hará todo lo que sea necesario...,
pues hasta milagros y prodigios no la importan, ya que nada la cuesta
hacerlos. — Que esta confianza aliente toda tu vida, y nunca te dejes
llevar del desaliento...
MEDITACIÓN 80
TRIPLE CORONA: B) DE SABIDURÍA
1.° El Verbo Divino. — Es el Hijo de Dios..., la Segunda Persona de
la Santísima Trinidad..., la Sabiduría de Dios...; por eso es el Verbo,
esto es, la Palabra increada de Dios. — Esta es la razón por qué a Él
se atribuye especialmente el don de la Sabiduría, aunque de hecho
este don sea común a las tres divinas Personas.
Pues bien, este Hijo de Dios, es a la vez Hijo de María... Por
consiguiente, ¿qué cosa más natural que al coronar a su Madre, se
apresurara a colocar en aquella magnífica corona, su don peculiar de la
Sabiduría?... Y ¿cuál es y cuánta es esta Sabiduría?... ¿Cómo
responderá el hombre a esta pregunta?... El hombre más sabio es aquel
que se da cuenta y sabe cuánto es lo que ignora...; sabe que no sabe
nada...
Por todas partes nos rodea el misterio..., no sólo en el orden
sobrenaturales, en el cual, sin la revelación divina, nada sabríamos...,
sino en el mismo orden natural... ¡qué poquito es lo que saben los
hombres! — Mira a un montón de médicos..., muy eminentes en su
ciencia..., desconcertados ante el proceso de una fiebre, cuyos pequeños
microbios no aciertan a conocer y menos a combatir... conocemos los
efectos de muchas cosas..., de la luz..., del calor..., de la electricidad...,
pero su esencia verdadera es, la mayor parte de las veces, un misterio.
— Levanta los ojos a Dios y contempla aquella Sabiduría que todo lo
sabe..., todo lo conoce..., lo de ahora, presente..., lo pasado y lo futuro...,
lo actual y lo posible..., lo que será y lo que no será... Escucha a San
Pablo: «Todas las cosas están abiertas y patentes a sus ojos..., aún los
secretos más ocultos de los corazones». Y el Salmista, había dicho
antes: «Él cuenta la multitud de las estrellas y a cada una la llama por su
168
nombres — Los pensamientos más íntimos y veloces de tu
entendimiento..., los afectos más profundos de tu corazón..., todo, todo lo
ve..., lo sabe y lo conoce perfectamente...; lee en nuestra interior con tal
facilidad, que para El esta lectura es sencillísima. — Pero más que nada,
piensa en cómo será esta sabiduría para la que no tiene secretos la
misma esencia infinita de Dios..., y la conoce desde la eternidad...
¿Cómo, pues, podremos nosotros ni vislumbrar de lejos siquiera, lo que
es esta divina sabiduría?...
2.° Sedes sapientiae. — Pues ahora trata de abismarte en el
misterio incomprensible de la comunicación de esta Sabiduría, que
hace el Verbo divino a la Santísima Virgen.
Un día regaló Dios un átomo de esa sabiduría suya a un hombre, y fue
el más sabio de todos...: el gran Salomón... Pues ¿cuál será la sabiduría
de la Santísima Virgen, después de admitida al conocimiento de los
arcanos de la divinidad... de tal modo que para Ella tampoco, en cuanto
es posible decir esto de una criatura, haya secretos en Dios, que Ella no
sepa y conozca?... ¡Cómo comprendería entonces todo el plan de la
creación.., y el de la Redención, en todos sus más mínimos detalles!...
¡Qué bien entendería ahora el por qué de todas las cosas que había
vivido Ella en la tierra... y la razón de ser de todos los acontecimientos
que entonces pasaron!... ¡Cómo alabaría a Dios al ver la infinita
Sabiduría que todo tan magníficamente lo había concebido y dispuesto
con tanto orden..., tanta armonía..., aunque ésta, muchas veces, no
apareciera a los ojos del pobre entendimiento humano!
Piensa, además, cómo el Señor la infundió todo el conocimiento
necesario para ayudar a nuestras almas..., de suerte que Ella sepa las
asechanzas astutas del enemigo..., el tiempo y la fuerza de sus
tentaciones..., nuestras miserias y necesidades..., nuestras vacilaciones
y desalientos... y nuestros buenos deseos y rectas intenciones. — Si
pecamos, ¡qué vergüenza!, pecamos a vista de nuestra Madre, ante
cuyos ojos no hay nadie que se oculte... Si obramos bien, es Ella la que
lo ve... y lo lleva en cuenta para premiarnos algún día.
3.° La Maestra de nuestra fe. — Por eso a Ella hemos de acudir a
pedirla la luz de la fe...; es la Maestra nuestra..., aún antes de subir
al Cielo, ya ejercitó este oficio con aquella naciente Iglesia en el
Cenáculo... ¡Cuántas cosas no enseñó Ella a los Apóstoles...!
¡Cuántas dudas no disipó!..., ¡Cuántos detalles de la vida de Cristo no
les dio a conoced — ¿Cómo sabríamos, si Ella no lo hubiera contado,
las escenas de la Anunciación entre Ella y el Ángel..., las del
Nacimiento en Belén..., las de la huida a Egipto y las idílicas y felices
de Nazaret? — Se puede decir que los Apóstoles tuvieron
conocimiento del misterio de la Encarnación por María.
Pues ¿qué hará ahora desde el Cielo con la sabiduría y conocimiento
tan claro que posee de todos los dogmas de nuestra fe? — Es nuestra
169
Maestra de oración y de unión y trato con Dios... ¡Qué bien vivía Ella esta
vida en la tierra!... Pero, ¿cómo será la que vive en la actualidad..., ahora
que está metida, según nuestro modo de concebir, en la misma esencia
de Dios, cuanto es dado a una criatura?
Es nuestra Maestra en todas las virtudes..., sabe muy bien las
dificultades que nos rodean..., conoce muy bien la violencia de las
tentaciones que tenemos que sufrir..., la fuerza exaltada de nuestras
pasiones desbordadas..., no ignora nuestra debilidad y miseria...; por eso
a Ella tenemos que acudir. — Nadie mejor nos enseñará lo que hemos de
hacer..., el plan de combate..., nuestra línea de conducta. ¡Qué seguridad
da a los soldados el saberse bien conducidos por un experto y valiente
caudillo!... Así debes confiar en tu Madre, Maestra y Capitana.
En fin, conoce todas nuestras desgracias..., nuestros pecados...,
ingratitudes y rebeldías..., los sufrimientos y penalidades que esto nos
causa..., los castigos que nos acarrea... Pues vete a recordárselos a Ella
con gran humildad...; no te disculpes..., ni trates de ocultarla nada,
porque es inútil. — Pídela perdón y gracia de arrepentimiento. — Que te
dé un poco de luz..., algo de su sabiduría y del conocimiento que Ella
tiene para que te conozcas bien... y conozcas a Dios... y así, de ese
conocimiento, brote en tu corazón, el agradecimiento de una profunda
humildad y el amor de una encendidísima caridad.
MEDITACIÓN 81
TRIPLE CORONA: C) DE AMOR
1.° Dios es amor. — Es la dulcísima y exactísima definición de Dios.
— Así lo define el discípulo del amor..., el que debió aprender esto al
compás de los latidos del Corazón de Cristo, que él tuvo la suerte de
escuchar en la última Cena. — Todo lo que de Dios se puede decir,
parece que se condensa en esa palabra divina. — Es la vida más
esencial de Dios, o mejor, el término de esa vida.
Porque la vida de Dios, como la de los espíritus puros, no consiste más
que en el conocer y en el amar. — Pero en cierto modo, el conocimiento
se dirige al amor como a su término..., como a su necesario
complemento. — Si Dios es un entender infinito..., eterno..., incesante...,
sin interrupción..., es también y, sobre todo, el amor por esencia. — Se
ama porque se conoce...; así quiere Dios también ser conocido por los
hombres.
A un alma santa la dijo: «Llámame el Señor..., el Omnipotente..., el
Creador..., pero más que nada llámame el Amor..., es el nombre que más
me gusta y que más quiero entiendas de Mí.» — Mira cómo,
efectivamente, todas las manifestaciones de su vida para con nosotros,
son otras tantas expansiones de su amor. — La creación..., la
conservación..., la Encarnación..., la Redención..., no se entienden ni se
explican sin el amor. — Por tanto, si el amor es la vida de Dios, necesaria
170
y esencialmente se ha de encontrar en las tres divinas Personas. — Sin
embargo, se da este nombre especialmente al Espíritu Santo..., porque
así, por vía del amor, procede del Padre y del Hijo.
Pues bien, si el Padre corona a María con su Omnipotencia, y el Hijo la
da participación de su Sabiduría..., justo era que el Espíritu Santo, al
coronarla, la introdujera en el seno, que es origen y fuente de todo amor.
— Contempla a tu Madre querida, hermosísima con la magnífica corona
de la Omnipotencia... y con la de la Sabiduría..., pero mírala ¡cómo brilla
ahora con la fuerza interior del fuego del Amor divino, que la abrasa con
violencia semejante, con que las tres divinas Personas se abrasan en
aquel flujo y reflujo de las olas del amor, en que viven completamente
anegadas!
2.° Reina del Amor. — Y ahora, constituida así como Reina del
Amor, trata de penetrar en su corazón... y si Dios es amor,
comprenderás a vista del Corazón de María, que es Ella la que más
se le asemeja, porque no hay nadie que ame coma María. —
Recuerda lo que ya se ha dicho de aquel amor que tuvo a Dios en la
tierra, que fue causa de su dichosa muerte... Si entonces ya fue tan
intenso, ¿qué será ahora?
Dios tenía derecho al amor del corazón del hombre... y le pidió y le
exigió tal amor..., pero el hombre, ¡ingrato!, se lo negó. — Fue necesario
que Dios se buscara un corazón, que le compensara de aquella falta de
amor..., que él solo le llenara más que todos los corazones juntos... y le
amara con amor más perfecto y verdadero... y ese corazón, donde
descansa el amor de Dios... y encuentra sus complacencias de una
manera satisfactoria y digna de El, es después del Corazón de Jesús, el
Corazón Inmaculado de María.
Gózate de que Dios se vea correspondido así, como se merece, por el
amor de la Virgen. — Dale a tu modo el parabién y la enhorabuena...
pues gracias a ese amor, no resulta una cosa inútil, por decirlo así, la
creación del hombre, ya que no le rinde el fruto debido. — Junta todo el
amor de todos los santos y ángeles del Cielo... y a la vista de ese
conjunto hermosísimo, di con la Iglesia: «Sus fundamentos, en los
montes más elevados»... Es decir, todo eso es nada, comparado con el
Corazón de la Virgen...; donde todos acaban, Ella empieza...; lo que para
los demás es la cumbre, para Ella es cimiento... ¡Qué gusto, qué alegría
da el pensar que hay un corazón que así ame a Dios!
Pero ¿y qué diremos del amor que nos tiene a nosotros?... Nos ama
con amor de Madre y esto basta...; todo lo que signifique ternura y
encantos maternales, se encuentra intensificado, casi hasta lo infinito, en
María. — Contempla ese amor natural de madre..., sobrenaturalizado en
María aquí en la tierra... y ahora míralo divinizado por el Espíritu Santo...
y comprenderás que es imposible saber cómo es este amor. —
Avergüénzate al pronunciar esta palabra y convéncete que sólo mirando
171
a Dios y en Él a María, es como se sabe algo de lo que este nombre
significa. — Compara tu amor, el amor de las criaturas, con este amor...
¡A qué cosas, Dios mío, llamamos los hombres amor!...
3.° Frutos de este amor. — Ante todo, la certeza y seguridad de su
Patrocinio. — María ya no puede dejar de amarnos..., aunque nos vea
indignos de su amor..., aunque, hijos ingratos, la lleguemos a dejar y
a despreciar, posponiéndola a otros amores terrenos. — Su amor
divinizado, nos atenderá en todos los instantes difíciles de nuestra
existencia... No olvides, que si tiene conocimiento y sabe
perfectamente todas nuestras necesidades por su corona de
Sabiduría... y si la sobra poder para remediarlas con su
Omnipotencia..., tampoco la falta la voluntad de hacerlo así, por su
Amor. — Repite muchas veces el título de «Reina y Madre de
misericordia». — Si es Reina, sabe y puede...; si es Madre de
bondad, quiere remediarnos y ayudarnos...; luego así será. — ¿No
sientes que tu corazón te lo confirma y te dice que así ha sido hasta
ahora?
Además, Ella, con ese amor suyo, te enseña a dirigir y encauzar el tuyo
a Dios. — Has de amarlo sobre todas las cosas..., con una intensidad
apreciativamente suma..., esto es, que prefieras perderlas todas, antes
que ofenderle. — El demonio procurará estorbar con mil medios y
pretextos esta dulcísima obligación... ¿quién te puede ayudar a
cumplirla?... Tu Madre... primen con Su ejemplo, que debes procurar
imitar...; segundo, amándola a Ella, pues por su unión con Dios... amarla
a Ella es amar a Dios. — No tienes disculpa para dejar de amar a Dios...,
pero, ¿la tendrás para dejar de amar a tu Madre y Reina?... Haz que tu
alma la ame como hija y esclava suya... y no consientas que nadie te
aventaje en este amor.
MEDITACIÓN 82
MARÍA, MEDIANERA UNIVERSAL DE TODAS LAS
GRACIAS
1.° Qué es y en qué consiste la Mediación. — Mediación, es hacer
de medio entre dos extremos..., como la aurora entre la luz y las
sombras. — Es participar de algún modo y representar a las dos
partes, tomando a ambas como cosa suya. — Según San Belarmino,
es ser juez y árbitro, que administre justicia entre las partes
litigantes...; es ser mundo de paz, proponiendo las condiciones a que
deben sujetarse los dos enemigos, para que entre ellos vuelva la
perdida amistad...; es ser favorito regio que interpone su valimiento
ante el Monarca, para conseguir perdón y favor para el que ha ofendido al Rey...; es, en fin, ser mártir de la caridad, que inmola su vida
en justa satisfacción a la persona ofendida.
Aplica estos puntos a Jesucristo y comprenderás con cuánta verdad
172
decía San Pablo: «Que Él es el único Mediador entre Dios y los
hombres... y que no tenemos otro.» Cristo, por su triple carácter de
Mesías o Enviado del Padre..., de Sacerdote Eterno y Redentor del
mundo, es, ciertamente, el verdadero Mediador..., el Ángel de la Paz, que
aplaca la ira de Dios irritado contra el hombre al dar a Aquél, con su vida,
cumplida satisfacción de los pecados de éste, — Pero mira también cómo
después de Cristo... y con Cristo y por Cristo..., no sola ni aisladamente
considerada, sino por la unión que con Él tuvo como Madre suya…, por la
parte que tomó en la obra de la Redención…, siendo verdadera
Corredentora de los hombres…, es también María, Mediadora perfecta
entre Dios y nosotros.
Es Madre de Dios y Madre nuestra y así, une en Ella estos dos
extremos... y como Madre de misericordia que es, resuelve y sentencia
siempre a favor de los pecadores. — Es Reina de la Paz, y así la
consigue para sus hijos rebeldes a Dios, que por el pecado le declararon
la guerra. — Es la Omnipotencia suplicante, y por eso, dice San
Bernardino de Sena, que «todas las cosas están sujetas a María, hasta el
mismo Dios, bastando sólo una palabra suya para conseguir lo que
desea». — Es, en fin Mártir de la caridad y Reina de los mártires, que
mereció este título al inmolarse, juntamente con su Hijo, al pie de la
Cruz..., ofreciendo al Padre Eterno, la víctima divina y constituyendo con
Ella un solo sacrificio...
2.° Dispensadora de todas las gracias. — María es la que dispensa
y administra toda la gracia…, de tal manera, que al decir de San
Ligorio: «Dios quiere que todas las gracias nos vengan por María»... y
San Bernardo, exclama: «Considera con qué afecto quiere Dios que
honremos a esta nuestra Reina..., pues en Ella ha puesto la plenitud
de todo bien, para que todas las gracias de esperanza y salvación,
nos vengan por Ella». — Dios es el autor de todo bien y toda gracia,
en todos los órdenes...; son riquísimos e infinitos sus tesoros..., pero
la llave que los encierra, la ha entregado a María.
Es Ella, como la Madre de la casa bien administrada y regida, donde el
padre gana el pan..., pero la madre es la que lo reparte a sus hijos. — No
dudes que todos los bienes, hasta los puramente temporales, te han de
venir sólo por mano de María. — La unión íntima e indisoluble entre
Cristo y María, exige esta «universalidad» de su acción mediadora. —
San Pablo llama a Cristo Segundo Adán, el Adán celestial; pues bien, la
Iglesia llama a María la Segunda Eva. — Cristo es la Cabeza del cuerpo
místico, pero María, en frase de Pío X, es el «Cuello» que une a la
Cabeza con el cuerpo.., y que transmite toda la vida de la cabeza a los
otros miembros.
Pero para ser efectiva y práctica esta universalidad de la Mediación, se
requieren tres condiciones: Primera: Posesión total del don. — Segunda:
Voluntad para darlo. — Tercera: Poder para ello.
173
Pues bien, no se puede dudar que María posee todas las gracias..., la
gracia inicial en su Concepción, ya fue mayor que la de los ángeles y
santos...; la gracia de la santificación completa, porque es
verdaderamente según el ángel, la «llena de gracia» al ser hecha Madre
de Dios...; la gracia final en María, fue incalculable, ya que no dejó de
crecer un momento en gracia. — Ella es la única que se llama
«Emperatriz» y es coronada como «Reina de cielos y tierra».
La segunda condición y tercera, es que María quiere y puede darnos
todas las gracias... Ya hemos dicho que es evidente, pues se sigue de
sus dos títulos dulcísimos de «Madre y Reina». — Luego, María, es por
dicha nuestra el canal por donde toda gracia de Dios baja hasta nosotros.
3.° La Mediación en el Evangelio. — A) Como Corredentora aparece
en la Encarnación, donde con su consentimiento, acepta el sacrificio
de ser la «Madre Dolorosa del Varón de Dolores»...; en la
Presentación del Niño, donde ofrece a su Hijo y renueva su oblación
generosa, oyendo de labios de Simeón, la dolorosa profecía de la
espada que atravesaría su corazón... En la Cruz, se asoció de tal
modo a su Hijo, que ambos fueron dos hostias de un mismo sacrificio.
B) Como Mediadora que intercede y consigue y reparte gracias,
aparece claramente en la Visitación a Santa Isabel, donde el Bautista es
santificado en el seno de su madre, por la presencia de la Santísima
Virgen... En las bodas de Cana, se hace el milagro a ruegos y casi
podemos decir, por imposición de María, llegando a adelantar la hora de
la manifestación de su Hijo... En el Cenáculo, el día de Pentecostés,
María prepara y dispone a los Apóstoles para recibir al Espíritu Santo,
esto es, coopera a la obra santificadora de la gracia en el alma de los
Apóstoles...
4.° Dios lo quiere. — Concluye, pues, que es Dios quien claramente
manifiesta su voluntad. — Pudo redimirnos sin María, y no lo quiso...
Luego, aunque pueda, tampoco quiere santificarnos sin María. —
Grande es la devoción que debemos tener a nuestra Madre por miles
de razones y motivos, pero difícilmente encontraremos uno que tanto
nos deba mover a ello como éste..., pues en cierto modo, como ves,
abarca a todos los demás. — Por amor y gratitud a esta excelsa
Mediadora..., hasta por conveniencia y utilidad propia, debemos
tenerla grandísima devoción. — Sin Ella no conseguiremos
acercarnos a Jesús..., no es posible que acertemos a hablarle...,
nuestras súplicas sin María, no pueden ni merecen ser atendidas. —
Dios se nos da por medio de Ella..., pues por Ella debemos ir
nosotros a Dios... y darnos y entregarnos totalmente a Ella para que
Ella nos lleve a Dios... ¡Qué camino tan fácil..., tan seguro..., tan
hermoso y consolador! — Anímate... y de una vez para siempre ponte
en sus manos... Da a tu Madre las llaves de tu corazón..., para que
Ella disponga de ti como quiera..., que siempre será como más te
174
convenga. — Pídeselo así..., suplícala te dé alguna parte de las
gracias que Ella tiene..., pero en especial, pídela la de saber amar
con Ella y por Ella, al Señor en vida y en muerte..., en el tiempo y en
la eternidad...
175
SEGUNDA PARTE
ADVERTENCIA
Acabarnos de recorrer los principales misterios y los más importantes
pasos de la vida de la Santísima Virgen, y en todos ellos hemos visto las
virtudes que en grado máximo Ella practicó, de suerte que con lo dicho,
no sólo tenemos ya materia inagotable de meditación, sino ejemplar
inexhausto de imitación con el que sabiéndolo copiar y aplicar a los
casos prácticos de nuestra vida, habremos adquirido fácilmente las
virtudes que más falta nos hacen.
Es decir, que a primera vista parece que está completamente demás,
esta segunda parte dedicada a las virtudes de la Virgen María. Porque,
¿es posible separar las virtudes de la Virgen de su preciosa vida, o
estudiar o meditar ésta prescindiendo de aquéllas?... Esta separación es
un absurdo, y tratar de desarticular la vida de la Santísima Virgen y
separarla de sus virtudes, sería lo mismo que pretender destrenzar la
trama de un riquísimo tapiz, para examinar uno por uno sus hilos, lo que
equivaldría a destrozarlo por completo.
No es éste, por consiguiente, el fin de esta segunda parte, sino
únicamente el poner más de relieve y hacer destacar de un modo aún
más claro y evidente si no todas, porque esto no es posible, al menos las
virtudes más importantes y a la vez más necesarias para nosotros, de
nuestra Madre querida.
Y como esto hay que hacerlo mirando una vez más a la vida santísima
de la Virgen, no es extraño que muchos conceptos, muchas aplicaciones
y consecuencias de las que en la primera parte se meditaron, vuelvan
ahora a repetirse.
Pero esto, lejos de ser un inconveniente, es una gran ventaja; pues si
como ya se ha dicho, la repetición y la insistencia es uno de los ejercicios
más fructuosos de la oración mental, mucho más lo será cuando la
materia de que se trate sea tan dulce y tan hermosa y a la vez tan
inagotable como la presente, de suerte, que aunque bajo diversos
aspectos la consideremos y repitamos, nunca debe llegar a cansarnos y
muchísimo menos a parecernos inútil y sin provecho.
Tanto más, cuanto que si amamos de veras a nuestra Santísima Madre
hemos de gozarnos en repetir, una y mil veces, lo que contribuya a más y
mejor conocerla y estimarla, así como a publicar y a alabar su hermosura
y grandeza, como la madre cariñosa no se cansa de repetir a su querido
hijo, y aun con las mismas palabras, siempre las mismas ternezas. Yes
que, como hace mucho tiempo dijo hermosamente el gran orador
Lacordaire: «el amor no tiene más que una palabra, que diciéndola
siempre, no la repite nunca».
176
177
MEDITACIÓN 1.ª
LA FE DE LA VIRGEN
1.° ¿En qué consiste? — La Fe esencialmente consiste en creer una
cosa sólo porque Dios nos la ha revelado. — Comprende la
importancia y el mérito de esta definición. — No hay que creer porque
lo entendamos o lo demostremos con evidencia, como sucede con las
verdades humanas..., sino que hemos de someter nuestro juicio... y
nuestro parecer... y nuestros sentidos... y nuestra razón misma..., a la
palabra de Dios. — Él lo dice y ya basta para que creamos sin buscar
ni desear más razón que esa. — ¡Qué humildad!..., ¡Qué sumisión!...
¡Qué confianza en Dios supone el acto de fe! — Por eso tanto agrada
al Señor..., por eso también tanto le ofende el pecado de
incredulidad.
Piensa la injuria que se hace a una persona cuando dice algo y no se la
cree... Sencillamente estamos dudando entonces de su veracidad y juzgamos o que nos engaña con malicia, o al menos se engaña y se
equivoca en lo que dice. — Es decir, que cuando no creemos a alguien,
es porque le tenemos por ignorante y no sabe lo que dice..., o por
mentiroso, que trata de engañarnos.
Aplica esta regla al acto de fe divina, y comprende la enormidad del
pecado y de la ofensa que para Dios supone el que el hombre tenga a
Dios por ignorante o por mentiroso, y por eso no le crea. — ¡Qué horrible
desvergüenza!... ¡Qué espantoso atrevimiento! — La fe, por tanto, es una
virtud sobrenatural... infundida por Dios en el alma..., cuyo objeto es el
mismo Dios. — Por eso se la llama virtud teologal..., que nos da a
conocer a Dios no por medios humanos... ni con las luces de la razón,
sino por la influencia de la divina gracia. — ¿Qué extraño, siendo esto la
fe, que se encontrara en grado tan heroico en la Santísima Virgen? —
Dios tuvo complacencia especial en infundir esta hermosísima virtud en
su Madre Santísima... para que nos sirviera de modelo. — María cree
siempre... con sencillez..., con confianza..., sin vacilaciones ni dudas, en
la palabra de Dios.
2.° Un caso de fe. — Es fácil encontrar ejemplos de éstos en la vida
de María. — Recuerda uno de ellos: el Ángel de la Anunciación pone
a prueba su fe..., la dice de parte de Dios que concebirá y dará a luz
un hijo... Ella, la Virgen, ¿podía ser Madre? — Naturalmente esto es
imposible... Sin embargo, no duda..., no vacila… En cuanto conoce la
voluntad de Dios, cree en El y acepta todo lo que el ángel la dice. —
Compara esta fe suya con la incredulidad de Zacarías... días antes
que a Ella, se aparece el mismo ángel a Zacarías y le anuncia el
nacimiento del Precursor. — Zacarías, duda..., no cree con firmeza al
Ángel... y Dios le castiga..., le deja mudo. — Zacarías no tenía más
razón para dudar, que su ancianidad... María tenía la de su
178
virginidad. — A Zacarías se le anuncia un hijo que será el Precursor
del Mesías... A María el mismo Mesías... y, sin embargo, Zacarías
duda... y María cree.
Recuerda el caso maravilloso de la fe de Abraham. — Dios le dice que
será padre de una gran descendencia... y para eso le anuncia un hijo,
Isaac..., pero a la vez le manda que le sacrifique aquel hijo único que
tiene... ¿Cómo se va a multiplicar su descendencia de este modo?...
Abraham, no obstante, cree sin vacilar la palabra de Dios..., se dispone al
sacrificio... y merece, por ello, ser llamado «Padre de los creyentes».
Imagen es ésta de la fe de María... Dios la ha inspirado su voto...,
único..., desconocido hasta entonces, de la virginidad. — Sabe que esto
significa renunciar a la posibilidad de ser Madre del Mesías, que era el
anhelo santo de todas las mujeres judías... María, por agradar a Dios,
renuncia generosamente y se hace Virgen... Pero ahora el Ángel le
anuncia su gloriosa maternidad, y María..., sin dudar ni vacilar...,
pregunta si es esa la voluntad de Dios, y en cuanto la conoce, la abraza y
cree firmemente todo lo que se la dice. — Ella no sabe cómo puede ser
eso..., su razón choca con la unión de la virginidad y la maternidad...,
pero somete su criterio..., su parecer..., su razón misma... y cree con
firmeza y sencillez... ¡Qué fe más grande la de María!
3.° Consecuencias. — Si tuvierais fe, dice Cristo, traspasaríais los
montes... La fe es la que hace los milagros. — En el Evangelio, el
Señor parece que se recrea en hacernos ver que era la fe la que
obraba los prodigios. — Así dice: «Vete, tu fe te ha salvado.» Y otras
veces: «Sea como tú has creído.» En María, obró el milagro de los
milagros...; su fe atrajo al Hijo de Dios, de los Cielos a su purísimo
seno... Así lo dice Santa Isabel cuando la Visitación: «Bienaventurada
Tú, porque has creído...» Así también sucederá en ti. — Una fe de
esta clase, será en ti la fuente de las grandes bendiciones... y de las
gracias
extraordinarias
del
Señor.
—
Él
las
derrama
abundantísimamente en el que de este modo en Él cree y en Él
confía. — Pero comprende bien el valor de la fe de la Virgen y
compárala con la tuya... ¿También imitas en esto a tu Madre?... ¿Es
sencilla tu fe y crees firmemente no ya sólo los dogmas y verdades
reveladas, sino todo lo que el Señor, de una o de otra manera, te
dice?... ¿O eres de los que creen que es cosa de Dios, lo que les
agrada... y desechan lo que les disgusta?
Dios te hablará, además, directamente a tu alma por medio de sus
inspiraciones, y también te hablará por medio de tus Superiores y
representantes suyos... ¿Los oyes y los crees? Y si los crees, ¿sabes
someter tu voluntad y tu parecer propio al suyo..., aunque no entiendas el
cómo ha de ser..., ni el por qué de lo que te dicen? — ¿Imitas a tu Madre
en esta sumisión a lo que te dicen de parte de Dios y la aceptas...
aunque te cueste..., aunque te humille? — Termina pidiendo a la
179
Santísima Virgen una fe semejante a la suya, y una docilidad grande,
cuando oigas la voz de Dios que te llama, para que le creas y le sigas en
todo momento..., sin vacilar ni un instante.
MEDITACIÓN 2.ª
LA FE DE LA VIRGEN
1.° Oscuridad. — Dios ha querido rodear a la fe de una oscuridad en
medio de su certeza e infabilidad, que la haga más meritoria. — La fe
es cierta, con una certeza que se funda en el mismo Dios..., que no
se engaña ni puede engañarnos; pero la fe es oscura..., muy oscura a
veces..., tanto que nunca podremos, en esta vida, llegar a comprender las verdades que nos enseña. — Por eso, esas verdades se
llaman misterios... El misterio es una verdad tan inaccesible a la
razón humana, que no puede, sin la revelación divina, conocer
siquiera su existencia..., y aún después de conocer por la revelación,
su existencia, no puede llegar a penetrar lo que es en sí misma..., ni
explicarse cómo puede ser así.
Todavía hay más... Es de tal clase la verdad revelada, que en
ocasiones no sólo hemos de creer lo que no vemos..., sino lo contrario de
lo que vemos. — Recuerda el Dogma de la Eucaristía, donde todos los
sentidos te aseguran la existencia del pan, que según la fe ya no existe,
sino únicamente el Cuerpo y la Sangre de Cristo. — Éste es, sin duda, el
sacrificio más meritorio que nos exige la fe. — Si no fuera así, ¿dónde
estaría el mérito?... ¿Sería meritorio creer lo que dios nos enseña si
fueran cosas fáciles de entender..., de ver y comprobar con los sentidos
o con la razón?.. Pues bien, mira ahora a María. — Tampoco a Ella la
faltaron las grandes oscuridades que hicieron tan meritoria su fe...
2.° El Nacimiento. — Aparece Jesús como un niño en todo igual a
los demás. — Sabía la Virgen que era el Hijo de Dios, pero... ¿qué
pruebas tenía delante?... Más bien todo lo contrario... Un niño
pobre..., desvalido..., llorando igual que todos..., que no sabía
hablar..., ni andar..., ni hacer nada por sí mismo..., teniendo
necesidad del sustento..., del cuidado..., del sueño, como los
demás...; perseguido y abandonado por todos..., etc. ¿Todo esto eran
señales de divinidad?... ¿Pero el Hijo de Dios iba a nacer así? — El
pesebre..., el portal..., los animales que le acompañan, ¿esto es
digno de un Dios?... ¿Cómo es posible esto?... ¿No estará
equivocada?... ¿No se habrá forjado una ilusión que no puede ser?...
3 ° En la vida oculta. — Así continúan en esta vida las oscuridades para
María. — Jesús aparece como un pobre aldeanito..., ignorante, sin dar
una sola muestra de su poder y de su sabiduría. — Más tarde será el
obrero de un taller de carpintero, que tiene que pasar por ser un simple
aprendiz, y poco a poco llegar, en el colmo de su perfeccionamiento... a
ser ¡un oficial de carpintero!... ¡Vaya una carrera!... ¡y un puesto más
180
lucido para el Rey del trono de David!..., ¡para el Mesías prometido!...,
¡para el Hijo de Dios!
Y cuando el Niño se perdió, ¡qué oscuridades en medio de aquellas
aflicciones que entonces atormentaron el corazón de María!... Tantas
fueron estas oscuridades, que aún después de encontrar al Niño, y
escuchar sus palabras, dice el Evangelio que María no las entendió.
4.° En la vida pública. — Es cierto que en ella se ven detalles y
luces claras de divinidad. — Pero a la vez, ¡qué oscuridades! — ¡Qué
sombras por todas partes! El pueblo le cree y le sigue..., pero los
sabios..., los sacerdotes y pontífices..., los fariseos y maestros de la
Ley, le persiguen a muerte…, los discípulos y apóstoles, son gente
completamente ignorantes..., unos pobres hombres... al fin, ellos
mismos se avergonzarán de haber sido apóstoles suyos y le
dejarán... y le abandonarán y renegarán de Él. — Sus enemigos
lograrán cogerle... y castigarle duramente... con castigos infamantes
y propios de esclavos, ladrones y gente vil...; las bofetadas..., las
salivas..., los azotes..., la corona de espinas..., la Cruz... y en ella la
muerte, escarnecido..., deshonrado..., vencido por completo por sus
enemigos. — ¿Éste es el Hijo de Dios?... Ellos mismos lo dicen: «Si
fuera Hijo de Dios bajaría de la Cruz», y triunfaría de todo y todos.
5.° Fe inquebrantable. — A pesar de todas estas cosas capaces de
hacer vacilar a cualquiera…, María no duda ni un momento..., cree en
la palabra del Ángel y en ella la voz de Dios que la revela quién ha de
ser su Hijo... Adora los misterios sacrosantos y profundísimos de la
vida y de la muerte de Jesús..., trata de sondear las enseñanzas
altísimas de su predicación... y aunque adornada de gracias
especialísimas en el orden natural y en el orden sobrenatural... y a
pesar de las revelaciones y luces tan extraordinarias que Ella sola
recibió, no obstante, como criatura que es al fin, no puede llegar a
comprender los insondables e infinitos abismos de la divinidad... y
humildemente se abraza con la fe ciega, que la hace admitir gustosa
y alegremente todo lo que Ella no ve y no comprende, dentro de los
planes de la providencia divina. — Admira esta humildad tan
simpática y tan natural de María en sus actos de fe, dispuesta en todo
momento a dejarse guiar por la voluntad de Dios, y a someter y a
rendir su juicio con prontitud a la misma... y, finalmente su confianza
Dios, que la hacía abandonarse en sus brazos, aunque no viera ni
entendiera a dónde... ni por dónde la llevaba.
6.° Nuestra fe. — Mira cómo así debe ser nuestra fe..., fruto de
nuestra humildad..., de nuestra obediencia... y de nuestra confianza
en Dios. — Todos los pecados contra la fe, brotan de alguna de estas
tres raíces...; la falta de estas virtudes explica la historia de todas las
herejías contra la fe. — Acuérdate de esto, sobre todo, en las
oscuridades ordinarias que acompañan a la fe, y en las
181
extraordinarias que a veces Dios permite en las almas. — Si practicas
esas virtudes a imitación de María, no dudes que triunfarás... No
olvides tampoco esto en las dudas contra la fe que has de sostener...
la soberbia..., la confianza en uno mismo..., el hábito de criticarlo
todo y enjuiciarlo todo conforme a un criterio personalísimo..., es lo
que ha cegado a muchos y les ha hecho perder la fe. — Pide a la
Santísima Virgen, en esta lucha tan fuerte en nuestros días, que su
ejemplo te enseñe... y te aliente para salir tu alma airosa y triunfante
de ella.
MEDITACIÓN 3.ª
LA FE DE LA VIRGEN
1.° Racionabilidad. — En medio de sus oscuridades, y a pesar de
exigirnos el admitir verdades que no entendemos ni comprendemos,
nuestra Fe es sumamente racional. — No denigra al hombre..., ni le
hornilla..., ni rebaja su dignidad... antes, al contrario, le sublima y
dignifica grandemente, haciéndole conocer cosas que sin ella jamás
conocería... ¡Qué horizontes más amplios... y más grandiosos no abre
la Fe ante los ojos del entendimiento humano!... Meditando esto, San
Jerónimo exclama: «Estas cosas fueron desconocidas para Platón...,
el elocuente Demóstenes las ignoró..., todos los filósofos y sabios
antiguos no pudieron ni vislumbrar un poquito de ella... y cualquier
parvulito de nuestras escuelas, sabe, con su catecismo, infinitamente
más que todos ellos juntos.» — No, no es irracional nuestra Fe...; es
algo que está sobre nuestro entendimiento, y por eso no llegamos a
comprender todo lo que nos enseña...; pero no es algo que sea contra
la razón, como dicen los impíos. — Dios nos pide que admitamos, sin
dudas y sin vacilaciones, sus palabras... y por eso hemos de creer
ciegamente..., pero no imprudentemente. — Fe pronta y ciega, no es
una fe brutalmente impuesta e irracional.
2.° Causas. — La razón de esto es: A) Porque no debe extrañarnos
que no lleguemos a entender, aún aquello que conocemos por la Fe,
por ser verdades tan grandes..., tan infinitas..., tan divinas..., que,
naturalmente, no pueden entrar en nuestro entendimiento. — Piensa
qué pequeñito sería nuestro Dios, si le pudiéramos meter en nuestra
inteligencia... y abarcar toda su esencia con la luz de nuestra razón.
— Escucha aquello de Santa Teresa, que decía que «aquellas
verdades más difíciles y oscuras, las creí a ella con más firmeza y
con mayor devoción, porque en ellas reconocía un carácter más
propio de la grandeza infinita de Dios»... ¡Qué extraño que esta
grandeza sea para nosotros incomprensible! Si hemos de estar por
una eternidad viendo sin cesar cosas nuevas en la esencia de Dios
sin agotarse nunca..., ¿cómo vamos ahora a querer entenderlo y
abarcarlo todo?... Eso sí que sería algo absurdo e irracional...
182
B) Por otra parte, Dios no nos manda creer tan a ciegas, que nos
prohíba examinar los motivos y fundamentos de nuestra Fe... Antes bien,
esto es muy del agrado de Dios, para que así sepamos qué es lo que
creemos y por qué creemos. — Tenemos entre otros, los milagros y las
profecías de Jesucristo, que fueron hechas en confirmación de estas
verdades y que nosotros debemos meditar y estudiar con frecuencia...,
pues aparte de las doctrinas y consecuencias prácticas que de su
meditación podemos deducir, sirven admirablemente para demostrar el
origen divino de los dogmas de la Fe que la Iglesia nos manda creer; y C)
en fin, para hacer más racional el acto de nuestra Fe, pensemos que
Dios no nos manda creer, sino aquello que con autoridad infalible, ha
sido declarado verdad dogmática y revelada, por la Iglesia Católica..., es
decir, que debemos creer porque Dios lo ha revelado..., pero sabemos
que Dios lo ha revelado, porque la Iglesia así nos lo dice y enseña..., y,
en fin, la Iglesia al enseñarnos esto, es completamente infalible..., sabe
muy bien lo que dice... y no se engaña ni puede engañarnos... Luego,
¿puede haber nada más racional que el acto de nuestra Fe?...
3.° Propiedades. — De todo esto se deduce claramente que para
que sea nuestra Fe completa y racional, ha de ser una Fe: A) sencilla
y humilde, no tratando de escudriñar lo que es imposible conocer, ni
pretendiendo demostrar lo que es superior a nuestra razón...
«Bienaventurados los que no vieron y creyeron», dijo Cristo. — Hay
que creer sin ver...; por eso la Fe se representa con los ojos
vendados.
B) firme, como asentada en la infabilidad misma de Dios, que nos la
revela..., y en la infalibilidad de la Iglesia, que nos la enseña... ¿Dónde
habrá firmeza y seguridad mayor que ésta?
Si vieras, por ejemplo, ante tus ojos a Jesús en la Hostia, ¿tendrías
razón mayor para creer en su presencia real, que la que tienes por la Fe,
aún sin verle con los ojos?... Qué razón tiene más fuerza..., ¿tus ojos o la
palabra de Dios?...
C) universal, que se extienda a todas las verdades reveladas..., todas,
aún las más inaccesibles para nosotros, tienen la misma autoridad de
Dios, que las da fuerza y confirma su certeza... ¿Por qué, pues, admitir
unas y rechazar otras?... ¿Por qué dudar ni siquiera de una sola porque
no se la entiende?...;
D)
prudente o ilustrada. Hemos de ser cristianos de conciencia
ilustrada..., que sepan distinguir los dogmas de la Fe, de los que no son
más que piadosas tradiciones populares... o leyendas. ¡Cuántos hay que
encuentran dificultad en creer a Dios que nos enseña, y no la encuentran
en creer cualquier superchería!...
E) en fin, ha de ser viva y práctica, de suerte que la Fe vaya siempre
acompañada de las buenas obras, aunque sea a costa de sacrificios...
183
4.° El modelo. — Ahora examina y aplica todo esto al gran modelo
que tenemos en la Virgen. — Fe sencilla y humilde... Recuerda de
nuevo lo que hemos dicho de su Fe con el Ángel..., de su Fe en
Belén..., en la vida toda de Cristo. ¿Quién te enseñará mejor a creer,
con esta sencillez, que María en todos esos pasos de la vida de su
Hijo? — Fe firme... Contémplala al pie de la Cruz..., de pie, como
para demostrar la firmeza de su Fe... Cuando todos vacilan...,
dudan..., huyen..., Ella como una roca firme..., serena..., de pie...,
creyendo entonces más que nunca en la divinidad de su Hijo. —
Universal y constante... ¿Cómo no había de ser así, si nunca dudó de
que su Hijo era el Hijo de Dios?... Recuerda las bodas de Caná...;
aún no había visto hacer ningún milagro a su Hijo..., oye sus respuestas que denotan el poco interés que tenía entonces de hacer
milagros, y, no obstante, no duda de su poder y de su amor... y obra
con una Fe ciega y con una confianza ilimitada en su Hijo... Si así
obró en esta ocasión, ¿cómo obraría en otros momentos? — Fe
ilustrada... No pone dificultades..., pero pregunta al Ángel hasta
conocer bien la voluntad de Dios..., y una vez conocida, pero antes
no, cree con firmeza. — No entiende lo que dice Jesús al encontrarle
con los Doctores..., pero conserva sus palabras en su corazón para
estudiarlas a solas y meditarlas..., rumiarlas... y tratar de entenderlas.
— Así debe ser nuestra Fe...; que estudie..., que medite..., que sepa
bien lo que cree..., que conozca la palabra de Dios y la admita con
firmeza... y la practique con decisión...
MEDITACIÓN 4.ª
LA FE DE LA VIRGEN
1.° Vida de Fe. — No basta lo dicho sobre la Fe de la Santísima
Virgen..., es necesario detenernos a considerar cómo la fe informaba
toda su vida, de suerte que todo lo hacía con aquel espíritu de Fe, del
que dice San Pablo que vive el justo. — Y es que la Fe no debe ser
algo inactivo y muerto..., sino que de tal manera ha de penetrar y
saturar la vida cristiana, que debe regular y ordenar todos sus
pensamientos y acciones..., todos los actos interiores y exteriores...;
de lo contrario, la Fe será un capital muerto, que nada producirá. —
Dice el mismo Apóstol, que sin la Fe nadie puede agradar a Dios, ni
salvarse...; pero esto ¿no se ha de entender sobre todo de la «vida
de Fe»? — Penetra bien en lo que esto significa y supone.
Tener Fe es creer todo lo que Dios ha revelado..., pero vivir vida de Fe
es hacer que esa Fe pase del entendimiento al corazón... y de éste a las
obras de nuestras manos. — Generalmente nos dejamos guiar más de
las luces de nuestra razón..., de nuestro amor propio..., de las
sugestiones del inundo... o de otras luces o razones menos verdaderas.
— El mundo tiene empeño grande en hacernos ver las cosas conforme a
su criterio. — Piensa en eso que se llama el «qué dirán»... «el respeto
184
humano»..., «las exigencias sociales»..., «el no hacer el ridículo»... ¡Qué
distinto criterio al de Cristo! Compara las cosas a que llama grandes el
mundo..., a las que da una importancia enorme..., con las cosas que
verdaderamente son grandes para Dios.
Esta es la vida de Fe..., la que se funda en este criterio divino... y ve y
considera todo a través de la luz de Dios..., prescindiendo por completo
de juicios humanos..., de pareceres terrenos..., de razones de aquí abajo.
— Naturalmente, que vistas las cosas de una o de otra manera, cambian
radicalmente de valor ante nuestros ojos...; las apreciamos de manera
muy distinta... y, por lo tanto, obramos de muy diferente manera.
Decimos que todo es del color del cristal con que se mira..., es cierto; si
todo lo miramos con ojos de tierra, lo veremos bajo..., rastrero...,
terreno...; pero si lo miramos con ojos de Cielo..., con ojos de Dios, ¡qué
cambio tan grande en todo! — Humillaciones..., sufrimientos...,
desprecios..., mortificaciones y penitencias..., obediencias y sumisiones..., pureza..., castidad..., virginidad..., ¿qué es todo esto mirado a la
luz del mundo?... Palabras necias que debían desaparecer...; todo eso es
algo indigno..., brutal..., estúpido para el hombre..., deprimente de la
dignidad humana. — Pero aplica la luz de la Fe..., míralo con luz
sobrenatural, y sólo con ella apreciarás algo del inmenso valor..., de la
belleza infinita que tienen todas esas virtudes. — Haz lo mismo con las
cosas grandes del mundo...: fortuna..., fama..., poder..., mando...,
soberbia..., ambición..., regalo y comodidad... y verás lo que es todo esto
a la luz de la Fe. — Por eso la vida de Fe es la única verdadera..., la
única que puede vivir el alma santa.
2.° Ejemplo admirable. — Siendo así, ¿cómo había de faltar esta
vida en la Santa de las Santas..., en la Madre de Dios?... María no
vivió ni un solo momento la vida de los sentidos..., ni un instante
siquiera se rigió por su propio parecer...; hubiera sido una
imperfección..., una mancha... y en Ella no podía existir nada de esto.
Detente a considerar cómo en María se dan en forma admirable todos
los actos principales de la vida de Fe, cuales son: a) El hacer las cosas
todas en presencia de Dios. — b) El purificar la intención en todos
nuestros actos, para no obrar sino por Dios y conforme a la voluntad
divina. — c) El abandonarse en brazos de Dios, viendo en todas las
cosas los planes de la Providencia divina, para nosotros completamente
ignorados.
Recorre estos puntos y aplícalos, despacio, a la vida de María: a)
Presencia de Dios... ¿Quién la tuvo como Ella?... ¿Es que podía vivir ni
un instante sin esa presencia?... ¿No veía sin cesar a su Jesús... y en Él
contemplaba a la vez a su Hijo y a su Dios? María vivió siempre bajo la
mirada de Dios..., tuvo a Dios por testigo visible de todos sus actos... y
nunca tuvo que avergonzarse de haber hecho nada indigno de la mirada
de Dios. — Un día el Señor dijo a Abraham: «Anda siempre en mi
185
presencia y serás perfecto»... Éste es el resumen breve y magnífico de la
vida de María.
b) Pureza de intención... Esto es lo que dice San Pablo: «Ora comáis,
ora bebáis..., hacedlo todo a gloria de Dios»..., María no sólo lo hizo todo
en presencia de Jesús sino que no vivió más que para Jesús...; no tuvo
necesidad de renovar con frecuencia esta pureza de intención, pues ni un
momento la perdió...; nada hizo por sí ni para sí...; jamás en sus actos
buscó el dar gusto a los hombres..., menos aún a su amor propio...;
nunca obró por su gusto o por capricho..., no tuvo en cuenta ni las
alabanzas ni las censuras humanas. — Vivió como una esclava..., sin
libertad y sin voluntad propia...., tratando sola y únicamente de agradar a
aquel Señor, en cuyo servicio quería vivir como la última de sus
esclavitas...
c) Abandono de Dios. Es consecuencia natural de la vida de Fe. — Dios
sabe lo que nos conviene mejor que nosotros... Dios nos ama con amor
infinito... ¿Por qué, si lo vemos todo así, con ojos de Fe, no confiamos en
Él?... ¿Por qué no descansamos en Él y nos abandonamos en sus
brazos? Mira este dichosísimo abandono en la Santísima Virgen...
Recuerda las pruebas tan duras y tan difíciles de su vida..., el viaje a
Belén..., el desprecio de todos..., la huída a Egipto..., la pérdida del
Niño..., la Pasión..., la Crucifixión...; jamás vio en todo esto, aunque no lo
entendiera..., aunque la hiciera mucho sufrir..., otra cosa que la
disposición sapientísima de la Providencia de Dios, que todo lo ordena
amorosamente para bien nuestro. — Por eso, se la vio con el corazón
dolorido y destrozado..., pero jamás desalentada..., desilusionada..., ni
cansada..., ni atemorizada por nada...; todo eso, no sirvió más que para
arraigar en Ella, el abandono en Dios y para darnos a nosotros este
fuerte ejemplo de vida admirable de Fe.
3.° Tu vida de Fe. ¿Es así tu vida? — ¿Tú también obras en
presencia de Dios?... ¿No haces nada que te avergüence delante de
los ojos de Dios? ¿Vives y obras para agradar a Dios?... ¿Sólo a Él y
a su gloria buscas en tus actos?... ¿Realmente es el lema de tu vida
todo por Dios y para Dios, nada para ti?... En tus dudas...,
dificultades..., sufrimientos..., reveses y fracasos..., en tus tentaciones y luchas, ¿te acuerdas de la Providencia de Dios para ver sus
divinas disposiciones y acatarlas tranquilamente..., gustosamente...,
aunque sea algo que te desagrade..., que te cueste..., que no
entiendas ni veas por qué ni para qué sucede así?... Si, pues, quieres
ser hijo de María, obra como Ella...; desde la mañana a la noche
hazlo todo con Ella..., por Ella..., en Ella y para Ella..., para que así
María purifique tu intención y todos tus actos, dirigiéndolos siempre a
la mayor gloria de Dios.
186
MEDITACIÓN 5.ª
LA ESPERANZA EN MARÍA
1.° Su necesidad grande. — Como fruto de la vida de Fe, brota
espontáneamente en el corazón, la esperanza. — Si aquélla nos
llevaba a conocer bien el valor de las cosas de la tierra y del Cielo...,
ésta nos lleva y arrastra a despreciar las primeras y a desear y
confiar en la posesión de las segundas. — Dulcísima virtud la de la
esperanza. — Virtud completamente necesaria para la vida espiritual.
— Sin Fe no es posible agradar a Dios...; tampoco sin la esperanza.
— Es la desconfianza en Él lo que más le desagrada. — San Pedro
caminaba tranquilamente sobre las aguas sin hundirse..., pero apenas
comienza a desconfiar, comienza a la vez a sumergirse y ahogarse.
— Santa Teresa de Jesús escribe en su Vida: «Suplicaba al Señor me
ayudase, mas debía faltar de no poner en todo la confianza en su
Majestad..., buscaba los remedios..., hacía diligencias..., mas no
entendía que todo aprovecha poco, si quitada la confianza en
nosotros, no la ponemos en el Señor.»
La esperanza y confianza en Dios, establece en nosotros relaciones
necesarias y obligatorias para con El...; debemos creer que Dios es
remunerador, esto es, que dará según su justicia a cada uno lo que
merece, y, por eso, con la esperanza, esperemos y confiemos en que
Dios nos salvará..., que nos dará gracia suficiente para ello... y, en fin,
nos concederá cuanto le pidamos si así conviene. — La esperanza, por
tanto, es un verdadero acto de adoración, por el que reconocemos el
supremo dominio de Dios sobre todas las cosas...: la Providencia de
Dios, que todo lo rige fuerte y amorosamente...; la bondad y misericordia
de Dios, que no desea más que nuestro bien. — Prácticamente viene a
confundirse con aquella vida de Fe que se confía y abandona ciegamente
en las manos de Dios.
Recuerda cómo agradaba al Señor esta Fe, y a la vez esta esperanza y
confianza en Él, en los milagros todos que obró durante su vida... Parece
que la exigía como una condición necesaria, y acomodaba la magnitud
del milagro a la magnitud esta confianza. — Acuérdate del centurión,
cuando dice: «Señor, no soy digno de que vayas a mi casa…, ni es eso
necesario...; di, desde aquí, una palabra y ya basta»... de la mujer
enferma, que esperaba obtener su curación con sólo tocar su manto,
etcétera, y así en todos los casos, Dios se acomodaba a la confianza que
en Él tenían para obrar conforme a ella.
2.° En María. — Pero especialmente detente a recordar esta
esperanza tan confiada..., tan firme..., tan segura y cierta, en la
Santísima Virgen. — Recuerda de nuevo la Expectación del
Nacimiento de Jesús sobre todo después de su milagrosa Concepción
en su purísimo seno. — La vida de María no era más que una
dulcísima esperanza llena de grandes anhelos y de deseos vivísimos
187
por ver ya nacido al Mesías prometido... En Ella se resumió,
acrecentada hasta el sumo, toda la esperanza que llenó la vida de los
Patriarcas y Santos del Antiguo Testamento. — Seguía, paso a paso,
el desarrollo de todas las profecías, y veía cómo, según ellas, se
acercaba ya el cumplimiento de las mismas..., que estaban ya en la
plenitud de los tiempos... y como su Fe no dudaba ni un instante de la
palabra de Dios, vivía con la dulce y consoladora esperanza de ver y
contemplar al Salvador. — Esa era también la esperanza que
sostenía la vida del anciano Simeón..., pues ¿cuál sería la esperanza
de María?
Pero aún aparece más clara y admirable esta confianza de María en la
Pasión y muerte de su Hijo y en la certeza que Ella tenía de su gloriosa
Resurrección. — Es, en verdad, muy significativa la conducta de los
Evangelistas al narrar, con tanta menudencia, el hecho de la
Resurrección de Cristo... y, sin embargo, no dicen ni una palabra de la
Santísima Virgen... Cuentan una por una las principales apariciones de
Cristo resucitado, y siendo así que, corno dice San Ignacio, es de sentido
común que a su Madre querida se apareció en primer lugar; no obstante,
todos los Evangelistas callan esta aparición.
También resulta extraño que las piadosas mujeres corrieran tan de
mañana al sepulcro, a ungir con más calma el cuerpo de Jesús... y la
Santísima Virgen no se moviera de su casa y no las acompañara...
¿Cómo explicar todo esto? — Sencillamente por la falta de Fe y de
esperanza en los demás y la abundancia de estas virtudes en la Virgen.
— El fin principal de los Evangelistas, en estas narraciones, es demostrar
el oficio de consolador que Cristo ejerció en su Resurrección, levantando
el ánimo caído de todos, y esforzando la confianza debilitada y enferma
de aquellos a quienes se apareció. — Pero María no tenía necesidad de
esto...; era tan grande su confianza en la palabra de su Hijo..., estaba tan
firme en ella, que más que confianza tenía la certeza y seguridad de su
Resurrección. — Ésta es la razón por la que no va Ella a embalsamar el
cadáver de su Hijo... y por la que los Evangelistas no creyeron necesario
decir nada de la aparición de Jesús a su Madre, ya que fue tan distinta y
con fin tan diverso de las demás. — Jesús se aparece a María, tan sólo
para hacerla partícipe de su triunfo, como lo fue de sus tormentos y de su
Pasión..., pero no para animarla y darla fuerzas que nunca perdió, porque
no titubeó en su firme esperanza.
3.º Tu esperanza. — Mira bien a ese modelo aprende de María a
ejercitarte en esta virtud. Examínate bien y analiza tu confianza en
Dios..., si es así de sencilla..., segura..., humilde..., verdadera. —
Quizá tienes gran confianza, y esto es muy corriente, cuando todo
sale bien... y las cosas se presentan conforme a tu voluntad..., pero
cuando el sol se oculta en el alma... y vienen las nubes... y la
tormenta, quizá fuerte y terrible...; cuando las tribulaciones y
disgustos interiores y exteriores te cercan por todas partes..., en fin,
188
cuando llega esa «noche oscuras, que tantas veces quiere Dios que
venga a las almas..., ¿qué hacer?, ¿a quién acudir?..., ¿es el tedio...,
la tristeza..., la desgana..., en fin, la desconfianza la que te domina
entonces? — Levanta los ojos, mira siempre a Jesús contigo..., a
María, tu Madre, que no te abandona en la prueba, a tu lado, y...
lánzate confiadamente a cumplir con tu deber, sin retroceder jamás...,
una mirada a María y siempre adelante.
MEDITACIÓN 6.ª
LA ESPERANZA EN MARÍA
1.° Santa desconfianza. — La virtud está en el término medio
solemos decir, pues todos los extremos son viciosos. — Esto que
ocurre siempre en todo acto de virtud, muy particularmente ocurre
con la esperanza. — Se puede faltar a ella, por exceso y también por
defecto. — Por exceso se falta, cuando se abusa de la confianza que
debemos poner en Dios y creemos que aunque nosotros no hagamos
nada de nuestra parte..., aunque no trabajemos..., ni nos
esforcemos..., ni cooperemos a la obra de nuestra santificación con la
gracia divina, Dios, que es tan bueno... y tan misericordioso, ya nos
salvará... y nos santificará... y nos dará todo lo que necesitemos. —
Abuso incalificable es éste que constituye el pecado de tentar a Dios.
El demonio se atrevió de esta manera a tentar a Cristo, cuando le dijo:
«Si eres Hijo de Dios, tírate al precipicio, Dios enviará a sus ángeles y no
te harás daño alguno»... Mas Jesús, le contestó: «No tentarás a tu Dios y
Señor.» — Cuántas veces así nos tienta el demonio, haciéndonos creer
que podemos obrar de esa manera..., apoyándonos en nosotros mismos,
sin miedo a caer.
Piensa en esta falsa confianza..., en esa presunción, y verás que ha
sido la causa de las grandes caídas. — San Pedro, no tuvo otra razón
para caer... Estaba decidido a seguir a su Maestro..., lo dijo y lo juró... y
así lo quiso cumplir... Se creía que se bastaba él solo, y al apoyarse en sí
mismo, no encontró más que la enorme debilidad que no podía
sostenerse ni ante la voz de una mujer... ¡Qué miserable es el hombre!...
Con cuanta razón decía el Apóstol: «El que está en pie, mire no caiga.»
Toda nuestra miseria..., todas nuestras caídas..., todas nuestras
debilidades y flaquezas..., todo nos está diciendo que tengamos mucho
miedo de nosotros mismos..., que no nos creamos nunca seguros..., que
aunque nos pareciera que somos mejores que otros, no hay pecado, por
grave que sea..., ni crimen por muy repugnante, del que no seamos
capaces. — Por lo mismo, no hemos de perder de vista aquella sentencia
de San Pablo: «Trabajad temiendo y temblando en la obra de vuestra
salvación.»
Cayeron los ángeles en el Cielo..., Adán en el paraíso..., Judas y Pedro
en la escuela de Jesús..., muchos que fueron gran tiempo muy santos... y
189
cayeron de la altura de su santidad..., pues ¿por qué vas a estar tú
seguro? Afianza en este principio tu virtud y no olvides que la esperanza
verdadera se asienta en esta santa desconfianza propia. — Un incendio
destruye en poco tiempo una obra de muchos años... Así puedes tú
perder y destruir en un minuto de debilidad, lo que te costó mucho
adquirir.
2.° La verdadera confianza. — Pero la consecuencia de esta
desconfianza propia no es la que quiere sacar el demonio..., la
desesperación..., la desilusión..., el cansancio y el tedio..., el maldito
desaliento que mata toda actividad y ata nuestras manos, para que no
trabajen ya más. — Este es el otro extremo, por el que se peca contra
la esperanza. — Pecado de defecto, pero que es tan pernicioso o
más que el primero, que peca por exceso. — No, no es eso lo que
debemos de concluir al ver nuestra debilidad y miseria...; esto es
mirar las cosas sólo por un lado..., hay que mirarlas en toda su integridad — Si me miro a mí solo, puedo encontrar desconfianza..., pero
si miro a Dios, ¿cómo no he de alentarme con una confianza segura y
una esperanza dulcísima?
San Pablo se miraba a sí mismo y decía: «Yo de mí nada soy y nada
valgo»... Luego miraba a Dios y añadía: «Pero todo lo puedo en Aquel
que me conforta»..., y entonces se atrevía a desafiar a todos sus
enemigos y valientemente les retaba y decía: «¿Quién podrá separarme
de la caridad de Cristo?... ¿La angustia?... ¿El hambre?... ¿La
persecución?... ¿El sufrimiento?... Estoy cierto que nadie..., no hay
fuerza capaz en todo el infierno junto para ello.»
Sólo el hombre y dejado a sus fuerzas, no podría sostenerse..., no hay
virtud ni santidad tan grande que, si Dios no la sostuviera, pudiera
conservarse y salir vencedora de las asechanzas del demonio... ¡Cuánto
puede, desgraciadamente! Pero si Dios está con nosotros, ¿quién podrá
en contra nuestra, si entonces tenemos la misma omnipotencia de Dios?
— «Es fiel el' Señor, dice el Apóstol, y no permitirá al demonio que nos
tiente más de lo que podemos»... y, por otra parte, no nos dejará solos
en la lucha, sino que Él peleará a nuestro lado, y nos ayudará con su
ejemplo y su gracia... Y, en fin, Él nos dará ahora la victoria segura, y
luego el premio prometido a los que salgan vencedores... ¡Cómo alienta y
consuela todo esto sabiendo que son cosas ciertas e infalibles, que Dios
cumplirá fiel y exactísimamente!... En verdad, que podemos decir con la
Iglesia: «En Ti, Señor, he esperado..., por eso no seré jamás
confundido.» — Nunca, nunca nos pesará esta confianza en Dios.
3.° Mirando a María. — Si alguien ha podido confiar en sí mismo...,
en su virtud..., en sus méritos..., ha sido la Santísima Virgen...
¿Quién como Ella y semejante a Ella?... Y, sin embargo, es la
Virgencita humilde..., modesta..., hasta tímida en cierto punto...;
jamás hace alarde de lo que es..., más bien exagera el deseo de
190
ocultarlo todo..., de callarlo todo. — Oculta a su prima Santa Isabel
su concepción milagrosa, pero Dios se encarga de revelársela...
Oculta a San José, también, su divina maternidad, y tiene que bajar
un Ángel del Cielo a decírselo... Oculta, en fin, a los ojos de todos, su
dignidad... y sus gracias... y sus grandiosas prerrogativas...; no se da
importancia por nada, no abusa de ninguna de sus gracias...; obra y
sirve a Dios como la más pequeña e indigna de sus esclavitas, sin
rehusar ningún oficio, ni trabajo de ninguna clase...; no se mira a sí
misma..., no se fía ni se apoya en sí misma, sino únicamente en Dios.
— ¡Ah, eso sí!... ¡Qué confianza en Dios, cuando llega el momento...,
sin exageraciones..., sin aspavientos que llamen la atención..., de la
manera más sencilla..., natural e ingenua!... ¡Qué bien sabe
demostrar esta dulce confianza en su Jesús!... ¡Con qué seguridad
manda a los criados que obedezcan a su Hijo en las bodas de
Caná!..., a pesar de las palabras de Jesús. ¡Qué tranquila y qué
cierta está de que no quedará mal..., de que no será confundida!...
Pide a la Virgen entender así esta virtud de la esperanza, de suerte
que ni abuses con la presunción..., tentando a Dios... o abusando de
Dios..., ni desconfíes de Él y de su gracia...; que aprendas a
desconfiar de ti, para obrar solamente apoyada en Ella y en Dios.
MEDITACIÓN 7.ª
LA ESPERANZA. — SUS FUNDAMENTOS
1. ° La bondad y misericordia de Dios. — El motivo y la garantía
principal de nuestra esperanza es el mismo Dios con su bondad..., su
gran misericordia..., su omnipotencia... y su fidelidad para cumplir todo lo
que nos ha prometido. — Toda la creación, es un efecto de la bondad de
Dios, que quiso comunicarla y difundirla a sus criaturas..., pero, sobre
todo, esto debe decirse de nosotros, ¡qué exceso de bondad en Dios no
supone nuestra creación..., sacándonos de la nada..., haciéndonos a su
misma imagen y semejanza..., elevándonos al orden sobrenatural de la
gracia..., comunicándonos su misma vida!... etc. — Y todo esto, ¿lo iba a
hacer Dios para luego abandonarnos y no ocuparse de nosotros para
nada?... ¿Quién, pues, no confiará sabiendo que es hechura de Dios?, y
¡tal hechura!
Pero aún más, si consideramos su amor de misericordia para con
nosotros. — La misericordia se funda precisamente y se ejercita en
nuestra miseria... A mayor miseria de parte nuestra, mayor misericordia
de parte de Dios. — Trata, si puedes, de medir tu miseria..., abísmate en
ese pozo casi infinito de tu miseria... y ahora levanta los ojos y
comprenderás algo de lo que es la misericordia de Dios para con los
hombres... y en particular para contigo.
Toda la obra de la Encarnación fue hecha, al decir de San Pablo, para
demostrar su misericordia, pero aún más lo demostró la obra de la
Redención... y la perpetuidad de la misma en la Eucaristía... ¡Con cuánta
191
razón, decía San Ligorio: «que la Pasión de Cristo y el Sacramento del
Altar, eran los dos grandes misterios de la esperanza y del amor... Mira a
todo un Dios hecho hombre... Mírale derramar toda su sangre en medio
de los más grandes dolores... y así morir crucificado por puro amor a los
hombres... y como si aún no quedara contento, inventar el medio y el
modo de repetir este sacrificio... y esta inmolación, no una... ni muchas
veces... ni siquiera diariamente..., sino sin cesar..., viviendo en un
continuo sacrificio hasta el fin de los siglos.
Mírale, sobre todo, cuando en la comunión se junta tu corazón con el
suyo y piensa en esto..., en el sacrificio que supone de parte de Dios
entrar allí... y, no obstante, no sólo entra..., sino que quiere entrar..., que
quiere que le vayas a recibir... y a buscar... y a comer de El... ¿Puede
haber nada que tanto aliente nuestra esperanza como esto?... ¿Qué
temer de quién nos ama así?... ¿Por qué no confiar en quien así está tan
loco de amor por nosotros?...
2.° Su omnipotencia y fidelidad. — Si el amor y la misericordia nos
dicen que Dios quiere auxiliarnos y ayudarnos en todo..., su
omnipotencia nos dice que puede... y su fidelidad que así lo hace de
hecho con todos... — Recuerda que esta omnipotencia causaba
aquella seguridad y confianza tan grande en sus Apóstoles... Cuando
la barca está a punto de naufragar... saben que Él puede salvarla...
Cuando le siguen hambrientos hasta el desierto y le ofrecen aquellos
cinco panes, saben que El puede multiplicarlos... Tienen mucha experiencia de su gran poder y por eso confían tranquilamente a su lado.
Pero, además, Dios es fiel y exacto cumplidor de lo que promete y ¡son
tantas las cosas que nos ha prometido! que realmente, si las cumple, no
tenemos que desesperar, ni desconfiar nunca jamás. — Cuando se
despide de los Apóstoles, éstos se ponen tristes..., se les acaba el motivo
de su esperanza..., temen por su porvenir... ¿Qué iba a ser de ellos en
adelante?... Jesús les consuela y alienta con sus promesas... «Pedid, les
dice, y recibiréis»... «Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, se os
concederá»... San Pablo, fundándose en estas palabras, añade:
«Mantengámonos firmes en nuestra esperanza, pues fiel es quien hizo la
promesa»...; y en otra parte: «Mirando las promesas de Dios y sus
juramentos, consolémonos al poner nuestro esfuerzo por alcanzar los
bienes de la esperanza, que es como un áncora firme y segura para
nuestras almas»... En verdad, que cuando se ven las promesas que hizo
Dios en el Antiguo Testamento a los Patriarcas..., a su pueblo escogido...
y la exactitud con que se sujetó a ellas hasta en sus más mínimos
detalles..., se anima y consuela uno viendo la certeza de lo que nos ha
prometido: la gracia..., el Cielo..., la posesión y el gozo de la visión
beatífica..., pues se convence el alma de que todo esto no son meras
palabras, sino una dulce y grandiosa realidad.
He aquí por qué San Pablo, aún en nuestros dolores y sufrimientos, nos
192
recuerda esta esperanza... y nos dice: «No sufráis como aquellos que no
tienen esperanza»... Y San Juan, cuando habla de esto mismo, de tal
modo nos alienta, que teme que lleguemos a abusar de esta bondad,
generosidad y fidelidad de Dios, y nos advierte: «No os digo todo esto,
hijitos míos, para que pequéis con más libertad, sino para que nunca
desesperéis y sepáis que en todo momento podéis contar con Cristo, que
será nuestro mejor abogado para con el Padre...»
3.° María, resumen de toda esperanza. — Y aún quiso Dios
hacernos más sensible este fundamento de nuestra esperanza... y
para eso colocó toda esperanza en su Madre y en nuestra Madre...
¡Qué motivo para confiar y nunca desesperar... al ver que Dios y
nosotros tenemos una misma Madre!... Si nuestra esperanza en Dios
se ha de fundar en su misericordia, en su bondad y en su fidelidad...,
¿no vemos claramente que en María ha depositado todos estos
títulos, para animarnos mejor a acudir a El por medio de Ella?... ¿Que
es mucha nuestra debilidad? ..., ¿inmensa nuestra miseria?..., pero
una madre ¿no ama con más predilección al hijo enfermizo y
desgraciado?... ¿No lo ha cumplido así María en todas las
ocasiones?... ¿No ha brotado del corazón del pueblo cristiano espontáneamente ese saludo de vida, dulzura y esperanza nuestra?
Mirando a María, no caben las desconfianzas..., no tienen razón de ser
las desesperaciones..., no se explica el más mínimo desaliento. — Es
vedad que no debemos abusar de esta confianza maternal que Ella nos
inspira... «Fíate de la Virgen y no corras»..., así solemos decir, y es
cierto. — Fíate de Ella, pero no creas que ya está hecho todo con esto...
Ahora con Ella... y apoyado en Ella..., a trabajar..., a esforzarte por
cooperar a la gracia de Dios que te da María, y así, despacito..., sin apresuramientos..., sin correr, lograrás cimentar primero, y luego edificar
sólidamente, tu santidad. — No lo olvides, pues: en los sufrimientos,
humillaciones, tentaciones, luchas y vicisitudes de la vida..., siempre una
mirada a María te alentará..., te dará el consuelo que necesitas..., te
animará a trabajar y a practicar las virtudes cuesten lo que costaren.
MEDITACIÓN 8.ª
LA ESPERANZA. — SU OBJETO
1.° La gracia. — El objeto primero de la esperanza, es la gracia en
todas sus acepciones y en todos sus grados. — La gracia actual..., la
habitual..., la final. — Es de fe que nada podemos hacer sin la
gracia... Si Dios nos quisiera perder no tenía más que retirar su
gracia..., dejarnos con nuestras solas fuerzas y caeríamos
irremisiblemente. — Pero Dios nos promete esta gracia suya... y nos
la da generosamente y abundantísimamente..., muchas veces aún sin
pedirla..., a veces aún sin darnos cuenta... ¡Cuántas gracias
recibimos así, sin darnos cuenta de ellas!
193
No obstante, lo ordinario es que nos conceda el Señor sus gracias por
la oración y ésta es nuestra esperanza..., por la cual esperamos
confiadamente en estas gracias..., en estos auxilios necesarios, que Dios
no nos negará, si se los pedimos...; y que en miles de ocasiones nos los
enviará aún sin eso..., sólo por su bondad y misericordia. — Y es tan
cierta esta esperanza nuestra, que tenemos obligación de creer que Dios
quiere sinceramente la salvación de todos los hombres... y, por lo mismo,
que a nadie niega los auxilios indispensables para ello.
Y entre estas gracias, lanillas importante es la gracia final... o la gracia
de la perseverancia..., ya que sabemos que «sólo el que persevere hasta
el fin se salvará»... y, por otra parte, es también cierto que por eso mismo
el demonio redobla sus esfuerzos para dar la última batalla en aquella
hora definitiva... ¡Cuántas almas han sentido entonces la tentación de la
desconfianza..., de la desesperación! — El demonio, que tantas veces
quitó importancia a los pecados cuando se cometían..., ahora trata de
exagerarlos, en el sentido de convencernos de que no hay solución...,
que el perdón es imposible... y que no queda más que el desesperarse y
condenarse. — He aquí, pues, uno de los objetos más importantes de la
esperanza cristiana. — El Dios que nos crió..., que nos redimió... y nos
asistió con toda bondad en nuestra vida..., no nos dejará ahora..., ni nos
arrojará en brazos de Satanás, para que haga lo que quisiera con
nosotros. — Sin abusar de esta confianza..., hay que esperar en Dios,
que no nos negará entonces su gracia última, con la que salgamos
triunfantes de todo.
2.° El Cielo. — Es el objeto principal de nuestra esperanza — ¡El
Cielo!, ¡la Patria!, ¡la posesión de Dios! — Dijo el Señor a Abraham:
«Yo seré tu protector y tu recompensa, grande en demasías...
Verdaderamente que es demasiado grande esta recompensa. — No
sabemos lo que será su posesión..., pero basta su promesa para que
con ella sepamos ya endulzar todas las amarguras de esta vida. —
Contempla cuántas son y qué amargas estas penas... Toda la vida
del hombre es un tejido continuo de sufrimientos... Así lo dijo Job:
«Breve es la vida del hombre, pero llena de muchísimas miserias»...
Mirándolo así, con ojos terrenos, el hombre es el ser más
desgraciado de la creación. — Es verdad que no fue así creado por
Dios..., pero de hecho, después del pecado, no es más que un
montón de asquerosa podredumbre. — Con el pecado vino la
muerte... y con ésta todo su triste y fúnebre cortejo de dolores...,
penas..., amarguras..., contratiempos.
No podemos hacer nada bueno, aún contando con la gracia de Dios, sin
un gran esfuerzo para vencer nuestra inclinación perversa, que nos
arrastra al mal... Pero si consideramos todo eso como un paso..., como
algo que rápidamente terminará y al final de todo contemplarnos a Dios,
con cuya posesión hemos de gozar por toda la eternidad…, ¡qué cambio
tan grande en nuestra vida!... Ahora un momento de padecer y sufrir...;
194
para luego, siempre ver a Dios y verle como es en Sí mismo…, sin nubes
ni rodeos..., cara a cara..., abismarnos en el océano de su hermosura
infinita..., unirnos a Él con lazos íntimos e indisolubles..., amarle con
amor ardiente y abrasado... y con ese amor gozar de Dios en una
felicidad y dicha inenarrable..., ¿cómo no sentir inundarse de gozo el
alma ante esta esperanza?
Con razón decía San Pablo: «No son comparables todos los
sufrimientos de esta vida con el más pequeño gozo que nos aguarda en
el Cielo»..., porque aquello nadie puede imaginarse lo que es, pues «ni el
ojo vio..., ni el oído oyó..., ni en el corazón del hombre cabe, una
partícula siquiera de lo que allí Dios tiene preparado». — Sin embargo,
por muy delicioso que sea aquel torrente de delicias en el que beberán
los bienaventurados..., lo más grande... y lo que más satisface nuestro
corazón, es la esperanza de poseer al mismo Dios. — Como decía San
Agustín: «No me des tus cosas, sino a Ti mismos..., que mi corazón no
se contenta con menos. — Repite, del mismo modo, las palabras de
David, cuando suspiraba y decía: «Como el ciervo desea las fuentes de
las aguas..., así mi alma te desea a Ti y está sedienta de Ti, Dios mío;
¿cuándo llegaré a eso..., a gozarte de ese modo?»... Esta es la
esperanza que alentaba a todos los santos..., la que animó a todos los
mártires..., la que sirvió no sólo para endulzar, sino para convertir en
inmenso gozo, lo que no era más que dolor y sufrimiento.
3.° La Santísima Virgen. — También es Ella el objeto de nuestra
esperanza y no sólo porque de Ella también hemos de gozar en el
Cielo..., contemplando su belleza encantadora..., la hermosura de su
virtud..., la blancura de su pureza..., ¡cómo será todo esto!..., sino,
además, porque de Ella ha de venirnos la gracia que necesitamos...,
a Ella debemos pedir diariamente..., frecuentemente, la gracia de la
perseverancia final... ¡Qué fácil es distraerse en este camino de la
vida..., cansarse de luchar y combatir..., huir cobardemente de seguir
a Cristo y enredarse en las mallas de nuestros enemigos!...
Pero si sabemos acudir a la Santísima Virgen, entonces... en esos
momentos de mayor oscuridad..., de vacilación y cansancio, Ella nos
alentará y nos conseguirá la gracia de perseverar... ¡Cuántos han
perseverado por Ella, y sin Ella hubieran caído!... ¡Cuántos de esos
desgraciados, si la hubieran invocado a tiempo, no hubieran
desesperado!... ¿Qué hubiera ocurrido si Judas después de su pecado
acudiera a la Virgen y ante Ella llorara su caída?... ¿Hubiera terminado
en la desesperación, como terminó?... Además, mira a María viviendo
siempre con la vista en el Cielo, sobre todo después de la Ascensión de
su Hijo...; no vivía más que de Jesús y para Jesús.
Pídela te dé un poco de esta vida..., que sientas algo de ella, para que
así estimes como basura todo lo de la tierra y no vivas más que
suspirando por la vida verdadera..., que comprendas bien aquello de
195
Santa Teresa: «Tan alta vida espero que muero porque no muero»...
MEDITACIÓN 9.ª
LA CARIDAD
1.° La vida de Dios. — La caridad es el amor… y el amor es,
esencialmente, la vida de Dios. — «Dios es amor», dice San Juan. —
¡Qué palabras tan breves y tan substanciosas!... En ellas se encierra
todo lo que es Dios, con su majestad infinita…, con su poder y
sabiduría infinita..., con su eternidad infinita... ¡¡¡Dios es amor!!! —
Ya está dicho todo con eso.
Pues bien, eso es María. — También Ella participa, en cuanto es dado
a una criatura, de la vida de Dios..., pero de modo más excelso..., más
perfecto y verdadero que ningún otro ser. — Los ángeles, por ser
espíritus puros, no tienen más vida que la de entender y amar..., pero
como no dependen de la materia, sus actos son espiritualísimos y
perfectísimos... Bajo el punto de vista de su naturaleza, estos actos de
los ángeles habían de ser más perfectos que los de María..., como más
perfecta era asimismo su naturaleza. — Pero lo que no tuvo por
naturaleza, lo tuvo por gracia... y Dios quiso que nadie la aventajara en
su amor…, que nadie pudiera compararse con Ella, en cuanto a vivir esa
vida de Dios... Sólo Ella había de amar a Dios, más que todas las
criaturas juntas..., más que los ángeles..., arcángeles..., querubines y
serafines...; sólo de Ella se podía decir que también era el amor...
Y ésta es y debe ser tu vida... A ti te ha dado también Dios un alma
inteligente para conocer su bondad..., y un corazón para amar esa
bondad..., ya que el corazón no puede por menos de amar todo aquello
que el entendimiento le presenta como bueno. — Esta es también tu
vida..., también quiere Dios que tú participes de su vida... y se digna
ponerse ante ti, como objeto a tu amor... Por tanto, tú también debes ser
el amor... Sólo cuando amas a Dios en Sí mismo y por Sí mismo y al
prójimo en Dios y por Dios..., sólo entonces puedes decir que vives tu
vida propia...; eso es vivir como hombre..., eso es vivir de un modo
racional.
2.° El precepto del amor. — Por eso mismo, porque es tan necesario
este elemento del amor en la vida del hombre, Dios se lo ha impuesto
como un precepto... y lo ha colocado a la cabeza de sus
mandamientos... y hasta ha resumido en él todos los demás. — El
que ama, ya guarda todos los mandamientos..., pues, como decía
Cristo, en «el amor está toda la ley y todo lo que dijeron los
Profetas.» — San Agustín decía, con sobrada razón: «Ama, y haz
luego lo que quieras.»
Esto es, sin embargo, lo extraño, que siendo el amor tan necesario en
nuestra vida... y además algo tan dulce y agradable... y, en fin, tan obvio
y natural como es el amor a Dios, ya que es bondad suma y hermosura
196
infinita..., haya tenido el Señor que imponernos este mandamiento... ¡Qué
vergüenza para nosotros!... ¿Por qué no puso un mandamiento a los
ojos, para que vieran..., a los oídos para que oyeran... o a los pulmones
para que respirarán?... Porque sabía que todos estos órganos cumplirían,
naturalmente, con el fin para que fueron criados..., pero dudó de nuestro
corazón, y aunque fue hecho para amar lo bueno..., lo grande..., lo
hermoso, temió Dios que no cumpliera bien con su destino... y ¡con
cuánta razón temió esto!... Pues qué, ¿no hemos dejado, miles de veces,
el bien único y verdadero..., la fuente purísima de toda bondad y
hermosura..., por amar bienes terrenos..., bienes aparentes, no
verdaderos..., bienes fugaces y pasajeros, que no podían llenar nuestro
corazón ni satisfacer su hambre y su sed de amor? ¡Qué humillación para
nosotros el que Dios se haya visto obligado a imponernos como precepto
su amor!...
Pero hubo una criatura en la que el amor no fue un precepto...; no amó
a la fuerza..., sino que en ella el amor fue, el dulcísimo y naturalísimo
acto de toda su vida...; vivió una vida constante de amor... y murió
víctima de ese amor, que la consumió totalmente... Esa es tu Madre...
¡¡Qué vida la de María!! Imposible para Ella vivir ni un momento siquiera,
sin amar a Dios... Es de lo único que no fue capaz, de apartar su corazón
ni un instante fugacísimo de su Dios.
3.° Cómo se ha de amar. — Y amó María a Dios como Dios mismo
nos lo había mandado..., con todo su corazón..., con toda su alma...,
con toda sus fuerzas... Esta es la medida que Dios ha puesto a
nuestro amor.
a)
La Santísima Virgen amó a Dios con todo su corazón..., ¡todo!...,
ya está dicho con eso, la intensidad de su amor... no dio al Señor un
corazón dividido..., no reservó ni una fibra..., ni una partícula para Sí
misma..., ni para dársela a criatura alguna..., ¡todo..., todo entero!..., sin
limitaciones ni reservas..., sin titubeos ni regateos..., sino todo y
siempre... aquel purísimo corazón, perteneció completa y absolutamente
a solo Dios. — Dios no quiere corazones divididos. — Dividir, es matar el
amor. — Tiene derecho al amor total del corazón humano... y, sin
embargo, parece que el hombre tiene empeño en regatearle ese amor...
Divide su corazón entre Dios y las criaturas... y muchas..., muchísimas
veces, da a éstas la preferencia..., lo mejor..., la parte mayor para ellas...
y luego, lo que sobra..., las piltrafas del amor, para Dios... Y ¡aún
creemos que hacemos mucho cuando así le amamos!... ¡Qué asco!...
¡Qué repugnancia no dará a Dios un amor así..., un corazón así!
b)
María amó a Dios con toda su alma. — Con todas las
potencias..., con toda la vida del alma... Su entendimiento, no se ocupó
en otra cosa que no fuera Dios o la llevara a Dios... Su memoria,
recordaba, sin cesar, y la ponía delante, los beneficios y gracias que del
Señor había recibido... Su voluntad, era única en sus aspiraciones..., por197
que no aspiraba si no a cumplir, en todo, la voluntad de Dios y someterse
a ella, humildemente y también alegremente... En eso ponía Ella todas
sus complacencias. — Y, efectivamente, tener sus delicias y sus
complacencias únicamente en el cumplimiento de la voluntad de Dios,
eso es en verdad amarle con toda su alma. — Por eso, María pudo un
día expresar, con sus purísimos labios, lo que sentía en su corazón... y
no encontró otra expresión mejor que ésta: «Mi alma alaba y engrandece
al Señor»...; porque verdaderamente, que amaba con toda su alma a
Dios.
c)
María amó al Señor con todas sus fuerzas. — Es consecuencia
del corazón y del alma que totalmente ama a Dios. — Pero quiere esto
decir, que era tal la intensidad de este amor, que no retrocedía ante
nada... estaba dispuesta a todo..., al mayor sacrificio si era necesario
para este amor. — Y, efectivamente, Dios la exigió sacrificios como a
nadie... y por amor de Dios, de esta manera tuvo que sufrir como nadie,
ya que el dolor y el sufrimiento están en razón directa del amor... Y, sin
embargo, no la importó nada todo esto... Esa fue la vida de María
siempre...; nunca se quejó de sus sufrimientos..., nunca le pareció
demasiado grande ningún sacrificio..., nunca dejó de hacer nada, con
prontitud y generosidad, de lo que la pedía la voluntad de Dios. —
Examina, ante este ejemplo de tu Madre, tu amor a Dios... ¿Es así como
le amas?... ¿Puedes decir que cumples con exactitud ese primero y más
importante mandamiento? — Pregúntate despacio y responde con
sinceridad si tú también puedes decir que amas a Dios con todo tu
corazón, con toda tu alma..., con todas tus fuerzas... y que estás
dispuesto a dejarlo todo antes que perderle y dejarle a Él.
MEDITACIÓN 10
LA CARIDAD. — CARACTERES DEL AMOR
1.° Amor perfecto. — Es muy conveniente detenerse a analizar este
amor de la Virgen a Dios, para ver en él, claramente expresados, los
caracteres o cualidades que ha de tener el verdadero y perfecto
amor. — En todos los sentidos que se tome esta expresión, era
perfectísimo el amor de María... Pero especialmente quiere decir el
amor perfecto, que su amor no estaba mezclado con egoísmos de
ninguna clase. — Casi no podemos entender lo que esto significa y
supone. — Todo amor humano, aún el más puro..., el mismo amor de
una madre, es difícil que no lleve algo de este egoísmo. — Amar sólo
por amar..., no buscar ni desear en el amor nada para sí mismo...,
¡qué difícil es que exista en la tierra este amor!
El amor perfecto a Dios es, por tanto, un amor que ama por ser Dios
quien es..., digno de ser amado con todos los amores de todas las
criaturas, pues es el Bien Sumo..., es un amor que no busca nada de
recompensa..., no ama a Dios por los bienes o regalos que de Él espera
recibir..., ni siquiera por asegurar así la bienaventuranza eterna. — Es
198
cierto que este amor no es malo y, por tanto, que podemos y debemos
amar a Dios también por estos motivos..., pero no es menos cierto que
este amor es más imperfecto que el primero..., que es más egoísta...,
más interesado..., menos desprendido
María amó a Dios con ese purísimo y perfectísimo amor..., no le amó
por lo que de Él había recibido..., ni por lo que de El esperaba. — Antes
de que el ángel la ofreciera de parte de Dios la corona de Madre suya, ya
Ella le amaba con todo su corazón... y si Dios no se hubiera fijado en
Ella..., ni se hubiera acordado de Ella para nada..., ciertamente que no
hubiera sido la Madre de Dios..., pero siempre hubiera sido la esclavita
que amaba a su Dios y a su Señor, con toda su voluntad y con todas sus
fuerzas. ¡Si este amor fue, precisamente, el que tanto enamoró a Dios!...
2.° Amor apreciativamente sumo. — Es de absoluta necesidad, que
amemos a Dios de este modo... Es lo mismo que dice el Catecismo:
«que estemos dispuestos a perderlo todo antes que dejarle y
ofenderle»... Es el amor de preferencia que coloca a Dios en primer
lugar, y le prefiere siempre a todos los demás amores... No es un
amor de sentimiento, sino de predilección. — Distingue bien entre el
sentir y el tener amor...; a veces no nos da Dios a sentir, el gusto del
amor, pero no por eso se ama menos, que cuando el alma nada en
esas dulcísimas delicias del amor.
No es, pues, necesario sentir la sensación del amor. — Puede uno
tener mucho amor y no sentirlo...; puede uno tener más amor a una cosa
y sentir más afecto a otra..., pero la prueba del mayor y verdadero amor,
estará, si llegada la ocasión de elegir una u otra, está dispuesto a
sacrificar la que menos ame...; pues es claro, que amad más a la que
elige que a la que abandona. — Una madre puede sentir más amor a su
hijo que a Dios… fácilmente tendrá un cariño más sensible a su hijo...,
pero no se podrá decir que le ama más que a Dios, si está dispuesta a
sacrificar a ese hijo, antes que ofender a Dios.
Éste fue el amor de la Santísima Virgen... Fue un amor sumo en el
sentimiento y en el afecto..., pero, sobre todo, lo fue en el aprecio y en la
predilección... «Hágase en mí según tu palabra.» ¿No ves en esta
expresión la voluntad firme, dispuesta a sacrificarlo todo, ante la voluntad
de Dios?... Es el corazón totalmente desprendido de sí mismo...,
despegado de todo..., sin compromisos con nada ni con nadie..., el
corazón que no siente atractivo sino por Dios... ¡Ah!, y no son meras
palabras y expresiones bonitas. — Mira a María junto a la Cruz, y dime si
su amor es apreciativamente sumo..., si no está sacrificándolo todo...,
aún lo más querido... y lo más santo que tenía..., ¡a su propio Hijo!..., por
cumplir con lo que el amor de Dios .la pedía...
3.° Amor triste y doloroso. — No es posible un amor grande e
intenso que no sea a la vez triste, porque necesariamente se ha de
199
entristecer al ver a quien se ama, despreciado..., desconocido...,
injuriado. — El amor de María, tuvo que ser intensamente triste, al
contemplar la dureza del corazón de aquel pueblo escogido, que tan
mal correspondía a los beneficios de Dios.
Medita su dolor y su tristeza, cuando contemplaba la frialdad y tibieza
de los judíos en el templo, profanándolo con sus mercancías...; los
abusos de los mismos príncipes de los sacerdotes..., de los fariseos..., de
los escribas y rabinos, que daban tanta importancia a las exterioridades
de la ley, y su corazón estaba tan lejos de Dios... — ¡Cuál sería el dolor
de la Santísima Virgen cuando supo la envidia..., la hipocresía refinada...,
la rabia y el odio que anidaba en aquellos sepulcros blanqueados..., que
terminó en la persecución enconada de que hicieron objeto a su Hijo!...
— Y cuando supo que le habían arrojado de la Sinagoga..., que le
quisieron apedrear..., que intentaron despeñarle... cuántas veces diría las
palabras de Jesús a la Samaritana: «¡Si conocierais el don de Dios... y
quién es el que os habla... y os predica y hace esos milagros y
prodigios!»
No le conocían..., pero debieron conocerle... y esto aumentaba, más y
más, el dolor y la tristeza del corazón de la Virgen, al ver a su Hijo
desconocido..., incomprendido..., pero culpablemente, pues eran ciegos
que tenían ojos, y no querían ver...; sordos que tenían oídos, y no
querían oír...
Y de parte de los mismos Apóstoles, ¿cuánto no debió sufrir María, al
ver la rudeza de aquellos hombres que no acababan de penetrar en la
divinidad de su Hijo y en la espiritualidad de su reino?... ¡Ah!, y ¡cómo
sufriría con Judas..., con Pedro..., con los demás que huyeron en la
Pasión o fueron tan incrédulos en la Resurrección!... — No olvides, pues,
estas notas características del amor, y por ellas mide la intensidad de tu
amor a Dios.
Mira a tus propios pecados, y si los detestas con verdadera contrición y
sientes un gran dolor de haberlos cometido, es que de veras amas a
Dios..., pues la contrición no es más que eso, el amor triste y doloroso
con que ama el alma avergonzada y arrepentida... y aún más, el que de
veras ama a Dios, ha de sentir dolor no sólo por sus pecados propios,
sino por los de sus prójimos, y se afligirá por ellos, como si fueran suyos.
No puedes, por tanto, ver con indiferencia que a Dios se le desconozca,
y que se trabaje tan poco por estudiarle y comprenderle...; que se le
ofenda tanto y de tantas maneras... y por toda clase de hombres. — Los
santos tenían su mayor tormento en ver que Dios no era amado como
debía por los hombres, y se esforzaban, con su fervor y amor, en suplir
tantas injurias, tantos pecados y tanto deshonor... Eso mismo debes
hacer tú, en compañía de tu querida Madre la Santísima Virgen, hasta
llegar a conseguir que Dios se dé por contento con tu amor, y con él
olvide las ofensas de los demás... ¡Qué dicha la tuya si algo de esto
200
llegaras a hacer con un Dios que tanto ama a los hombres!
MEDITACIÓN 11
LA CARIDAD. — OTROS CARACTERES DEL
AMOR
1.° Amor de complacencia. — Otros caracteres del amor que
debemos a Dios, y del que a Él tuvo la Santísima Virgen, son: la
complacencia y la benevolencia, que vienen a ser, como los actos
interiores de amor de Dios, en que nuestra alma puede y debe
ejercitarse cuando ama. — El amor de complacencia, es el amor que
Dios se tiene a Sí mismo..., al contemplar su propia esencia y ver en
ella su santidad infinita..., su bondad suma..., no puede por menos de
tener una complacencia infinita. — Dios no puede amarnos a nosotros
con este amor..., no encuentra en nosotros nada en qué
complacerse..., ni siquiera la imagen de su esencia, que nos imprimió
en la creación, porque por el pecado, el hombre ha tenido la
desgracia de borrarla de su alma. — Sólo pecados..., faltas...,
miserias... — Esto es lo único que puede Dios ver en nuestras
almas... ¡Qué gusto ni qué complacencia podrá sentir a la vista de
esto!... Pero nosotros sí que podemos, y debemos, amar a Dios de
esta manera.
Aunque visto a tan gran distancia cual es la que nos separa de Dios, no
podemos por menos de contemplar, a poco que le miremos y le
estudiemos, su incomparable hermosura..., su santidad..., su poder..., su
sabiduría..., su justicia y su misericordia.— De suerte, que así como una
madre se complace en las perfecciones y buenas cualidades de su hijo,
que su amor de madre muchas veces la hará exagerar y agrandar..., así
nosotros hemos de tener complacencia especial en admirar reflejadas en
las criaturas todas esas perfecciones de Dios..., deleitándonos al verle y
contemplarle tan grande..., tan sublime..., tan magnífico..., gozándonos
de que sea como es... y extasiándonos ante la excelencia de todos sus
atributos y perfecciones. — Mira cómo esta complacencia es la que
constituye la gloria de los santos y bienaventurados en el Cielo, quienes
al ver la hermosura de la esencia divina, sienten tal gusto y felicidad, que
no pueden contenerse sin prorrumpir, en compañía de los ángeles todos,
en aquel cántico del Santo... Santo... Santo... que ha de durar por toda la
eternidad.
Amar, pues, así a Dios, será adelantar en tu alma la gloria del Cielo...
¡Qué excelente modo de amar a Dios es éste, del amor de
complacencia!... ¡Qué bien lo ejercitaron los santos, cuando veían a Dios
en todas las criaturas, y se extasiaban en la contemplación de una flor...,
de las estrellas..., del sol..., etcétera, viendo en todas ellas un reflejo de
la belleza de Dios!...
2.° Amor de benevolencia. — Es, como su palabra dice, el amor que
201
quiere el bien... y busca y trabaja por hacer bien a quien ama. — Aquí
sí que podemos abismarnos ante el amor de benevolencia tan infinito
que Dios nos ha tenido. — Si, todo..., todo lo que tenemos es de El...
Si, todo lo que nos ha dado es un bien y para nuestro bien... en cambio, nosotros qué poco amor de benevolencia podemos tener a los
que amamos..., por lo menos qué ineficaz es. — ¡Es tan poco lo que
podemos darles!... Quisiéramos darles salud..., larga vida...,
alegría..., felicidad..., gloria..., riquezas..., gustos..., comodidades...,
pero todo esto, no pasa de ser un vano deseo, que no podemos
convertir en realidad... Queremos..., deseamos..., pero no podemos...
¡Cuántas veces hemos de contentarnos con demostrar nuestro
deseo!... ¡Cuántas tenemos que agradecer ese deseo que se nos
manifiesta!
Pero lo extraordinario es, que tratándose de Dios no es así... Aunque
parezca mentira, también podemos y debemos amar a Dios de esta
manera. — Tú, no sólo puedes desear un bien a Dios, sino que puedes
dárselo...; tú puedes ser útil a Dios... ¿Es posible esto?, y si es posible,
¿no será el desahogo más perfecto del amor..., saber que podemos
corresponder al amor que Dios nos tiene y que le podemos devolver algo
de lo mucho que nos ha dado?... ¡Qué dicha la nuestra!... ¡Qué felicidad
mayor que ésta para el corazón que ama!... Abísmate y gózate en este
dulce pensamiento...
Y ¿qué puedes hacer por El?... ¿En qué le puedes ser útil?... ¿Qué
puedes dar a Dios?...
a)
La gloria extrínseca que le puede venir de las criaturas. — Dios
todo lo ha creado para su gloria... y, por lo mismo, las criaturas han de
dar gloria a Dios a su modo... Pero este modo es muy imperfecto, ya que
ellas no tienen conocimiento ni pueden alabar a Dios, que son las dos
condiciones para tributarle la gloria... Luego es el hombre el que en
nombre de toda la creación, debe dar a Dios esta gloria de todas las
criaturas. — Trabajar, pues, por honrar..., servir..., alabar y glorificar a
Dios, es amarle con amor de benevolencia..., es darle a Dios lo que
podemos y debemos darle. — Naturalmente, que con eso no añadiremos
a Dios ni un grado más de su gloria intrínseca y esencial..., que esto no
está en la mano de las criaturas..., pero habremos aumentado su gloria
exterior, que consiste en las alabanzas... y homenajes que debe tributarle
la creación entera, como a su Señor y Criador...
b)
El celo, es lo segundo que también puedes dar a Dios..., esto es,
buscar almas..., ganar almas... en las que Dios sea conocido..., amado...,
alabado y glorificado.
Este celo es tan esencial en la vida del amor, especialmente de este
amor de benevolencia, que con razón se ha dicho: «El que no tiene celo,
no ama.» — El celo es como la llama del amor...; si hay fuego de amor,
habrá llamas de celo... Ése es el que devoraba a los santos todos y les
202
lanzaba a arrostrar los mayores peligros y la misma muerte, con tal de
dar a Dios almas ganadas con sus sacrificios y trabajos. — No niegues a
Dios esto, que puedes hacer por El... ¡Trabajar por su gloria!... ¡Hacer
que otras almas también le glorifiquen! — Y para eso, anímate con el
ejemplo de los santos y, sobre todo, con el de tu Madre querida.
3.° El ejemplo de María. — ¡Qué amor de complacencia el suyo!...
¡Quién conocía mejor que Ella a Dios para apreciarle y amarle con
locura, cada vez más y complacerse en sus perfecciones infinitas!...
¡Quién pudo ver mejor a Dios... y gozar de Dios más que Ella, que en
su Hijo veía constantemente a la vez a su Dios!... Por otra parte,
nadie causó en Dios un amor de complacencia como Ella
Decíamos que el Señor no veía en nosotros nada digno de
complacerle..., pero en María no era así...; nada había en Ella que no
agradara y entusiasmara a Dios... ¡Qué gusto tener así a una Madre! —
Y, ¿por qué no trabajar por parecernos a Ella... y revestirnos de Ella,
para que así también Dios al vernos de ese modo, se complazca en
mirarnos?
Y en cuanto al amor de benevolencia..., aún más claramente se echa de
ver en María la perfección de su amor. — Ella dio a Dios, lo que nadie
pudo darle..., ni en la tierra..., ni en el Cielo, se dio jamás gloria mayor
que la que daba el corazón de su Madre Inmaculada. — Recuerda el
Magníficat y di si hay alguien que haya cantado mejor la gloria de Dios
que aquella su divina esclavita. — Por último, enciéndete..., abrásate en
el celo que ardía siempre en su corazón, pues ese es el horno donde
fueron siempre las almas santas a caldearse..., para de allí ir a abrasarse
en el fuego del corazón de Cristo..., y con él correr luego a incendiar y
quemar y abrasar a toda la tierra.
MEDITACIÓN 12
LA CARIDAD. — AMOR A JESÚS
1.° Unión perfecta. — Muchas veces hemos dicho y con verdad, que
María amaba tiernamente a Jesús, porque, al fin, era Hijo suyo...,
pero que al mismo tiempo, en su Hijo veía..., adoraba... y amaba a su
Dios. — Todos los actos de amor maternal para con su Jesús, eran
actos purísimos de amor de Dios... y la unión estrechísima que como
Madre tuvo con su Hijo, fue causa de la unión íntima y perfecta de su
corazón para con Dios. — No olvides que esto es amar..., darse al
amado..., es perderse en El..., es unirse y juntarse... y fundirse con El
de tal modo, que sea con El una misma cosa..., una sola vida..., un
solo corazón..., una sola alma. — Esto se cumple en María de una
manera para nosotros completamente inexplicable... e ininteligible...;
nunca llegaremos a penetrar en la intensidad tan íntima y
perfectísima de la unión entre María y Jesús..., entre María y Dios.
Durante el tiempo que permaneció Jesús en su purísimo seno..., por un
203
misterio incomprensible de humildad y de amor por parte de Dios..., la
vida de Dios fue la vida de María... La propia sustancia de la Madre,
nutre y alimenta a su Hijo, que es Dios y... Dios transmite a su vez a su
Madre todas sus ideas y sus sentimientos. ¡Qué revelaciones! ¡Qué
afectos! ¡Qué sentimientos! — ¡Qué océano de luz y de amor! — María
tiene el Cielo mismo en su corazón..., no tiene que levantar los ojos hacia
arriba para orar a Dios, sino recogerse en su interior, porque todo lo tiene
allí..., física y moralmente, es una misma cosa con Jesús... Ora con la
oración de Dios... vive con la vida de Dios..., ama con el amor Dios...,
Dios... ¡Qué cosa más admirable! ¡Qué unión más venturosa!
Detente largo rato a contemplarla y admirarla, y después... pregúntate:
y yo, ¿no puedo aspirar a algo semejante? — ¿Dios se ha hecho hombre
para unirse de esta manera sólo con la Santísima Virgen, sin damos a
nosotros ninguna participación en ese amor..., en esa unión? Bien sabes
que no... Dios nos llama a esa divina unión por medio de la vida de la
gracia... un corazón en gracia, que se entrega sin reserva a Dios, es un
corazón que vive la vida de Dios. — Dios es el que se transfunde en el
alma en gracia, y la baña con su luz... y la inunda con su amor... y es Él,
el que trabaja y obra y vive en ella.
¿No es esto, además, lo que de una manera real y física ocurre en la
Comunión?... ¿Qué significa Comunión, sino unión común..., unión mutua
de vida..., de afectos y de sentimientos entre Dios y el alma?... ¿No es
esto el cumplimiento exacto de aquello de San Pablo: «Ya no vivo yo,
sino que es Él quien vive en mí»? — Si María en Jesús veía y amaba a
Dios, nuestro amor a Dios también puede concretarse en nuestro amor a
Jesús... y de ahí que a imitación de María, el perder a Jesús..., el dejar
de amarle..., debe ser para nosotros la mayor desgracia...
2.° El mayor mal que nos puede acontecer... ¿No lo fue así para la
Santísima Virgen? — ¿Pudo Dios buscar tormento mayor que el que
Ella sufrió con la pérdida de Jesús? — Recuerda lo que ya has
meditado sobre este paso de la vida de María..., la congoja y tortura
que destrozó aquel corazón de Madre..., su temor y sus angustias...
¡Qué dudas e incertidumbres tan horribles!... ¿Qué habría sido de su
Hijo?... ¿Lo habrían robado..., maltratado..., muerto quizá?... —
Según San Ligorio, éste fue el mayor y más amargo de todos los
dolores de la Santísima Virgen... o al menos uno de los mayores...
¡Perder a Jesús!... ¡Vivir sin Jesús!... ¿Qué sientes tú ante este
pensamiento?
Todos los sufrimientos y todos los dolores juntos, sufridos en compañía
de Jesús, no se pueden comparar a este solo dolor... Porque si pierdes a
Jesús, ¿quién te va a consolar?... ¿Encontrarás en las criaturas algo que
pueda suplir a Jesús? — Aquellas buenas almas que vieron las torturas
de la Virgen, también tratarían de tranquilizarla..., la dirían palabras de
consuelo y de aliento..., pero todo eso, ¿de qué valía?... ¿Qué la
204
importaba todo lo que la pulieran decir, si a Ella sólo la importaba una
cosa... saber dónde estaba Jesús?
La pérdida de Jesús..., de su gracia..., de su amistad..., es, no lo dudes,
la mayor pérdida..., el mayor castigo... ¿Qué mayor infierno que el de
estar sin Jesús?... ¿Lo sientes tú así? — Pídeselo sentir más y más a la
Santísima Virgen, para que de este modo, vivas lo más lejos posible de
toda sombra, aunque parezca pequeña, de pecado; pues con el pecado
se pierde a Jesús...
3.º La mayor diligencia. — Por tanto, la mayor diligencia será buscar
a Jesús, si por desgracia le hubieres perdido... No dejes pasar ni un
sólo momento..., ni un instante..., no duermas tranquilamente sin tu
Jesús. — ¿Qué hizo María?... ¿Esperó al amanecer y durmió
sosegadamente aquella noche?... Mira cómo no acierta ni a comer...,
ni a dormir..., ni a descansar...; no la importa ni la vida misma... Por
eso, inmediatamente, regresa por el camino andado..., no se da
cuenta de las dificultades..., no la importa que sea largo el camino y
penosas las jornadas que ha recorrido ya, para volverlas a recorrer...;
y en plazas y calles y posadas... y en todas partes... y con todas las
personas, demuestra la solicitud que la martiriza y el afán que no la
deja vivir. — Ella tuvo que correr mucho, pero tú..., si quieres, qué
fácilmente puedes encontrar a Jesús.
Si tienes devoción a María, no será fácil que le pierdas..., pero si le
pierdes, Ella te enseñará el camino de encontrarle... En brazos de María,
siempre encontrarás a Jesús... Vete a la Madre con dolor..., con
arrepentimiento..., imítala a Ella..., desanda el camino que te llevó al
pecado..., vuelve hacia atrás..., entra por el camino de la imitación de la
Virgen y verás qué pronto encontrarás lo que deseas.
4.° La mayor alegría. — Y esa sí que será la mayor alegría...,
¡encontrar a Jesús!... ¿Cuál sería la de la Virgen, cuando ya halló a
su Hijo en el Templo?..., ¿Cómo se inundaría, de repente, de luz su
corazón oscuro y entenebrecido? ¡Qué júbilo para aquel corazón de
Madre! — En el Templo, donde Él está sacramentado..., donde Él
tiene su trono de amor, quiere que también nosotros le busquemos, y
allí le hallaremos... Si está allí precisamente para eso..., para
esperarnos... para llamarnos…, para correr hacia nosotros y dársenos
todo, en cuanto le busquemos... ¡Qué locura vivir a espaldas de
Jesús cuando tan fácilmente le podemos encontrar..., tan fácilmente
retener si queremos!... No lo arrojes de ti y Él no se irá... No te
canses de Él, que El no se cansará de ti, si tú no quieres. — Pídeselo
muy de corazón a la Santísima Virgen...
Lee, para terminar y saborear despacio, el capítulo VIII del libro II del
Kempis, en especial estas expresiones: «Cuando Jesús está presente,
todo es bueno y no parece nada difícil..., mas cuando está ausente, todo
es duro. — Estar sin Jesús, es terrible infierno..., estar con Jesús dulce
205
paraíso. — Mientras Él esté contigo, nadie puede dañarte. El que halla a
Jesús, halla un buen tesoro y de verdad bueno, sobre todo otro bien. —
En cambio, el que pierde a Jesús, pierde muy mucho y más que si
perdiera el mundo entero. — ¡Qué pobre es el que vive sin Jesús y qué
rico el que está bien con El.» — Piensa que muy fácilmente puedes
arrojar de ti a Jesús y perder su gracia si te apegas a las cosas de la
tierra. — Suplica a la Santísima Virgen te dé a conocer y a sentir bien
todo esto.
MEDITACIÓN 13
LA CARIDAD CON EL PRÓJIMO
1.° El mandamiento nuevo. — El amor al prójimo es la segunda
parte del mandamiento primero de la Ley de Dios: amar a Dios sobre
todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. — Más bien se
puede, decir, que es un reflejo del amor de Dios..., pues no es posible
amar a Dios, sin amar al prójimo. — La medida del amor a Dios, es
este amor al prójimo... Mira cómo le amas y así sabrás los grados de
tu amor a Dios. — Son muy conocidas las palabras de San Juan: «Si
alguno dijere que ama a Dios y a la vez aborrece a su prójimo, ese es
un mentiroso»... Y da la razón: «Porque si al prójimo a quien ve, no
ama, ¿cómo amará a Dios a quien no ve?»... ¡Qué grabado tenía en
su corazón este amor el discípulo que mejor entendía de amor!... Por
eso, su predicación se reducía a inculcar siempre este amor... y si le
preguntaban por qué no variaba de tema, contestaba: «Porque el
amor al prójimo es un precepto del Señor, y si se cumple bien, ese
sólo basta.»
Efectivamente, es un precepto del Señor... promulgado por Él en forma
totalmente nueva... En la Antigua Ley, se decía: «Ama al prójimo como a
ti mismo», pero ahora Cristo, dice: «Amaos unos a otros como yo os he
amado»... ¡Qué intensidad tan distinta de amor! Hemos de amar al
prójimo hasta el sacrificio..., hasta la muerte... Así nos amó Cristo... ése
es el grado de su amor, que nos manda imitar en ese precepto. — Con
razón dice, que es un mandamiento nuevo..., pues aunque ya antes se
preceptuaba ese amor...; pero es nuevo en el modo..., en la intensidad...,
en el grado de amor.
Por consiguiente, es imposible separar el amor sobrenatural del
prójimo, del amor de Dios, porque quien ama verdaderamente a Dios, no
puede menos de amar todo lo que Él ama... Y ¿cuánto no ama Dios al
hombre, si por él ha sufrido... y ha muerto... y ha derramado toda su
sangre? — Así se explica, que en todos los santos, cuanto más crecía el
amor de Dios, más aumentaba su amor al prójimo.
Cristo quiso poner este amor como distintivo a sus discípulos: «En esto
conocerán que lo sois, si os amáis unos a otros»... Y tan perfectamente
entendieron esto los antiguos y fervorosos cristianos, que todos les
206
conocían por eso y los mismos gentiles exclamaban: «Mira cómo se
aman mutuamente..., hasta querer morir unos por otros»...
2.° Cómo nos ama María. — Piensa ahora cómo será el amor de
María a los hombres... Si así era el amor de los cristianos, ¿cómo
seria el suyo?... ¿Cómo nos seguirá actualmente amando?... No se
puede comprender su amor, sino comparándole con el del mismo
Cristo. — Después de Él... y de manera más parecida a la de Él,
nadie como María ¿los ha amado. — Es un amor de madre..., ya está
dicho todo con esto, pues no hay amor como el de las madres..., pero
una madre que reúne en su corazón todas las ternuras maternales
que Dios repartió entre las demás. — Cristo mismo, nos hizo hijos
suyos al pie de la Cruz... Somos hijos de sus dolores y sufrimientos,
pues tanto la costamos y tanto la hacemos sufrir. — Somos hermanos
de Cristo, ¿cómo, pues, no nos ha de amar a la vez... y del mismo
modo que a su Hijo? — María no puede menos de ver cuánto nos
ama Dios... Recorre en compañía de Ella los beneficios que nos da:
naturales y sobrenaturales...; la gracia..., la participación de su
vida..., la adopción que hace de nosotros como hijos de Dios..., como
templos del Espíritu Santo...; la obra de Cristo en la Encarnación y
Redención..., su vida..., su sangre..., su divinidad..., los
Sacramentos..., la Iglesia..., la Eucaristía..., la Santa Misa..., ¡todo
para nosotros!... ¡Únicamente y exclusivamente lo hizo para nosotros!
— ¡Todo, todo lo hacía pensando en mí!, podemos decir cada uno...
¡Qué amor el suyo!
Pues así es el de María... Ella no puede ver con indiferencia una cosa
tan amada y querida de Dios...; eso solo bastaba, pero mucho más
cuando Él se lo manda... ¿Qué va a hacer la obedientísima María, sino
abrazarse con esta cruz de nuestra maternidad y empezar a amarnos con
todo su corazón..., como había amado a su Hijo?... ¡La Madre de Dios es
mi Madre!... luego me ama a mí corno ama a Jesús. — Una buena madre
no hace distinciones entre sus hijos..., ama a todos por igual... si acaso
hace alguna distinción, es con el hijo enfermo..., desgraciado...,
miserable..., con aquel que más la ha hecho sufrir. — ¿Podremos decir
algo semejante de María?... entonces sus predilecciones serán por
nosotros..., y así es en verdad, aunque parezca mentira.
En cierto modo, podemos decir que nos ama aún más que amó a su
Jesús. — Mira a la Virgen al pie de la Cruz, y al verla cómo sacrifica a su
Hijo..., dime si no será verdad esa afirmación... No duda en autorizar...,
en consentir la muerte de Jesús con tal de que nosotros vivamos. — Dios
hizo el corazón de la Virgen con una ternura especial, cual convenía para
amar a su Hijo... Esa misma delicada ternura de María es para ti..., se
emplea en amarte a ti... ¡Qué dicha la tuya!, ¡qué suerte, qué felicidad! —
¿Qué más puedes desear ni anhelar?...
3.° Tu amor al prójimo. — Ésa es tu obligación..., amar al prójimo
207
como Jesús y María te han amado a ti... y te aman sin cesar. — Este
amor, ha de ser un amor sobrenatural, es decir, no has de amar
precisamente por simpatías..., ni rechazar a nadie por antipatías...
Esa razón es muy baja y rastrera..., eso es buscar en el amor tu
gusto..., tu complacencia..., tu agrado...; eso es, buscarte a ti
mismo...; eso, por tanto, no es amor..., porque amor es darse y
comunicarse desinteresadamente.
Por consiguiente, has de amar al prójimo en Dios, es decir, porque es
algo de Dios..., imagen viva de Dios. — Has de amarle por Dios, porque
Él te lo manda y te lo enseña con su ejemplo, para así obedecerle y para
mejor imitarle. — Has de amarle para Dios, buscando su bien espiritual y
tratando de llevarle por el camino que asegure su posesión en el Cielo.
Además, ha de ser un amor universal, esto es, que no excluya a
nadie..., a buenos y a malos..., a los que te quieren y a los que te
odian..., a los conocidos y amigos, y a los extraños y desconocidos. —
Un amor sacrificado, como el de Jesús..., como el de María..., por el bien
del prójimo.... especialmente por su bien espiritual has de sacrificarlo
todo..., debe todo parecerte muy poco..., no has de contentarte con hacer
lo menos costoso, sino lo que creas más provechoso...; has de pedir y
orar por él, y si puedes, debes hacer más..., debes buscarle..., hablarle...,
corregirle..., atraerle..., etcétera; en fin, debes practicar aquello de
«hacerte todo para todos, para llevarlos a todos a Cristo».
Así entendieron esta lección los santos. — ¿Qué no hizo un Javier..., un
Claver..., una Teresa de Jesús..., etc., por el prójimo..., por los
pecadores..., por los herejes y cismáticos y hasta por los mismos
infieles?... Oye a San Pablo, que dice: «quería ser anatema por el bien
de sus hermanos»... A San Francisco de Sales, que escribe estas
dulcísimas palabras: «Aprendamos de una vez a amarnos en este
mundo, como luego nos hemos de amar en el Cielo... ¡Oh, cuándo llegará
el día en que estemos todos penetrados de dulzura y caridad con el
prójimo!... Amemos a nuestros hermanos con todo el ensanche de
nuestros corazones». — Estas palabras y estos afectos se aprenden
únicamente mirando a Jesús y en la escuela de María.
MEDITACIÓN 14
LA CARIDAD CON EL PRÓJIMO
1.° Sentimientos y deseos. — Para hacer más prácticas estas
meditaciones de la caridad, detengámonos en aquellos puntos en los
que más solemos faltar a la misma. — Y, ante todo, consideremos y
examinemos nuestros afectos y sentimientos interiores... es muy fácil
faltar en éstos, primeramente fomentando en nuestro corazón afectos
de murmuración y envidia para con los demás. — ¡Qué sutil es esta
tentación!... se alaba al prójimo por una cosa que ha hecho bien...,
quizá mejor que nosotros...; oímos palabras que enaltecen su
208
simpatía..., su gracia..., su talento..., su belleza..., su habilidad, etc.,
y brota espontáneamente el sentimiento de emulación en nosotros
mismos...; no quisiéramos que fuera así..., que nadie nos llevara la
delantera..., que fuéramos los primeros en todo... ¡Qué humano es
todo esto..., pero qué miserable!
La Santísima Virgen ha sido ya hecha Madre de Dios..., oye que Dios
ha concedido a su prima un hijo... y ocultando su concepción milagrosa,
corre a casa de su prima a felicitarla..., a congratularse con ella... y
cuando se ve descubierta por Santa Isabel, que, inspirada del Espíritu
Santo, prorrumpe en alabanzas de María, levanta ésta el corazón a Dios
y a Él dirige, con su Magníficat, toda alabanza y toda gloria. — Ésa debe
de ser nuestra conducta si vemos en el prójimo más bienes temporales o
espirituales... que es más estimado y honrado..., que es preferido a
nosotros..., que tiene más talento y más habilidades..., etc. — No nos
entristezcamos, ni tengamos envidia de lo suyo...; corramos, como la
Virgen, a felicitarle.... seamos los primeros en gozarnos sinceramente
con él... y alabemos a Dios por los bienes que ha derramado sobre esa
persona.
Igualmente hemos de ahogar todo sentimiento de odio..., de rencor..., de
venganza contra nuestro prójimo. — Si nos ofenden en algo, hemos de ser
generosos en el perdón..., no perdonando a medías..., sino muy de veras y
muy de corazón. — No admitas esas expresiones de que «perdonas pero no
olvidas»..., «que no guardas rencor, pero que no quieres nada con él»....;
«que no pretendes vengar-te, pero te alegras de su mal»...; todo eso indica
muy poca caridad..., muy poco espíritu de Cristo. — Él perdonó y hasta amó
a sus enemigos..., disculpó a sus verdugos..., intercedió ante su Padre para
que los perdonara. — María, al pie de la Cruz, tampoco se revuelve furiosa...,
ni los insulta..., ni dirige palabras de desahogo contra aquellos desgraciados
que destrozan a su Hijo...; los mira con lástima..., con pena... y también pide,
como venganza, la conversión de ellos.
Cristo quiere que amemos a los enemigos..., a los que nos ofenden..., a los
que nos desagradan. — Este es el amor sobrenatural propio de los cristianos.
— Amar a quien nos ama..., querer a quien nos honra y nos estima..., tratar
con cariño a quien nos resulta grato y atractivo por sus simpatías..., todo eso
también lo hacen los paganos..., para eso no hace falta virtud. — Pide, pues,
a la Virgen este amor de verdadera caridad, para con el prójimo, sufriendo
sus defectos... y llevando con paciencia lo que en él te desagrade.
2.° Juicios. — Ésta es otra forma muy corriente de faltar a la
caridad..., el dichoso juicio temerario, que por malicia nuestra... o por
no pasar por tontos y ser engañados del prójimo, tan fácilmente
hacemos de él... Expresamente nos lo tiene prohibido Dios, cuando
nos dice: «no juzguéis y no seréis juzgados»... y San Pablo, añade:
«¿quién eres tú para juzgar a nadie?»... Si cae o si está en pie, ¿a ti
que te importa?, eso pertenece a su amo, o sea, a Dios.
209
El juicio temerario, es una ofensa contra el prójimo, pues le juzgamos sin
razón verdadera..., sin fundamento cierto; y es una ofensa directa contra
Dios, pues queremos usurparle su oficio de juez de vivos y muertos. — El nos
juzgará a todos un día, y entonces aparecerá claramente lo que cada uno ha
sido delante de Dios, y si somos dignos de alabanza o de vituperio en su
presencia. — Piensa que lo difícil es saber juzgar con rectitud..., de suerte
que esto sería una gran preocupación, si Dios nos hubiera mandado
juzgarnos unos a otros...; es tan fácil engañar y engañarse..., dejarse llevar
de las apariencias..., de las simpatías o antipatías... Pero si Dios nos manda
lo fácil, que es no meternos a juzgar, y se reserva Él lo difícil, ¿por qué
somos tan necios que nos empeñamos en lo contrario?
En fin, ya que nos metemos a juzgar, ¿por qué no lo hacemos con rectitud y
con caridad?... ¿Por qué, al juzgar, no llevamos la prevención de echarlo todo
a buena parte, en vez de ver en todo malicia?... ¿Por qué no nos ponemos
nosotros en lugar del prójimo y nos juzgamos entonces?... ¡Ah, qué diferencia
de juicios! — ¡Qué medida tenemos para nosotros y qué medida para los
demás!... Lo nuestro lo disculpamos..., lo explicamos..., pero lo de los demás
no admite atenuantes..., sino más bien juzgamos rigurosamente. — Pues
bien, repite muchas veces: «Con la medida que midiereis, seréis medidos».
— ¿Qué te parece que haría la Santísima Virgen?... ¿cuál sería su medida?...
¿cómo juzgó a San Pedro... a los Apóstoles cobardes, incrédulos, etc.? —
Suplícala te dé esas entrañas de caridad, para que así, con esa medida,
midas ahora y seas medido algún día.
3.° Palabras. — «El que no peca en palabras, dice Santiago, es
varón perfecto»... Por eso hay tan pocos perfectos. — ¡Cuántos
pecados de lengua! — San Francisco de Sales, quería ir con un
carbón encendido purificando la lengua de los hombres, porque, ¡qué
pocos habrá que no necesiten esa purificación! — Piensa en las
conversaciones y visiteos, donde tanto se falta a la caridad... Parece
imposible sostener una conversación si no es cebándose en el
prójimo. — San Bernardo, dice que la murmuración es «una lanza de
tres puntas, porque hiere a la persona de quien se murmura
quitándola su fama..., hiere al que murmura haciéndole pecar..., hiere
al que escucha, escandalizándole y haciéndole caer en el mismo
pecado».
No olvides que la murmuración es un pecado de suyo más grave que el
hurto, pues si éste roba los bienes temporales, la otra roba la fama, que
vale mucho más. — No se habla aquí de la calumnia, porque eso no es
pecado contra la caridad, sino contra la justicia..., por eso obliga a la
restitución; sino de las críticas..., censuras..., murmuraciones..., etc. —
¡Cuánto se critica y murmura de los superiores..., hasta de las
autoridades eclesiásticas..., de los iguales e inferiores!... es necesario
hacer propósito de no hablar de nadie..., ni de escuchar con gusto
conversaciones de esta clase...,
210
Cuando en tu presencia se murmure, corta la conversación si
puedes..., huye de allí si te es fácil..., hábilmente desvía la
conversación..., siempre demuestra desagrado para que no vuelvan ante
ti a murmurar. — Detente a recordar la visita de la Santísima Virgen a su
prima... Escucha su conversación... Medita sus palabras... ¡Qué modelo
de visitas!... ¡Qué ejemplar de conversaciones!... Y ¿no sería así
siempre?... ¿Concibes a la Virgen metida en chismes de vecindad...,
hablando de todo el mundo?... Pues, ¿por qué no la imitas? ¿Por qué no
la pides que te ayude a ser como Ella, en asunto tan hermoso y tan
necesario como éste de la caridad con el prójimo?
MEDITACIÓN 15
OBRAS DE MISERICORDIA
1.° Su necesidad. — Son las obras de misericordia aquellas en las
que prácticamente ejercitamos la caridad. — No basta tener caridad
en los afectos..., en los sentimientos..., en los juicios... y en las
palabras...; es necesario que también la tengamos en las obras. —
Así dice expresamente San Juan: «Hijitos míos, no amemos sólo con
la palabra y la lengua, sino con obras de verdad»... — Todos
decimos, en lenguaje familiar, que «obras son amores y no buenas
razones»... Por tanto, el amor más ha de consistir en las obras que
en otras cosas.
Por otra parte, el haber practicado con espíritu cristiano las obras de
misericordia y piedad, nos servirá de grandísimo consuelo algún día..., ya
que ellas, según el mismo Jesucristo, decidirán nuestra suerte eterna:
«Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y sed..., etc., y me
disteis de comer»... Al contrario, dirá a los condenados: «Id, malditos, al
fuego eterno, porque no me disteis de comer ni de beber»..., esto es,
porque no quisisteis practicar las obras de misericordia. — Es, por lo
mismo, un deber sacratísimo..., una verdadera obligación que Cristo nos
impone, de compadecernos y socorrer a nuestros hermanos..., sean quienes sean.
Recuerda la parábola del Buen Samaritano, en la que al mismo tiempo
que retrata su corazón divino, lleno de dulzura y compasión hacia los
desgraciados, condena duramente a los que obran sin misericordia. — Si
no obramos con misericordia, no la conseguiremos tampoco de Él algún
día..., y como Él primero practicó y luego enseñó, fue en esto para
nosotros modelo acabadísimo. — Toda su vida se redujo a estas
palabras: «Pasó haciendo el bien a todos»... Esa es su historia..., ya está
con eso dicho todo. — Y como discípula de tal Maestro y de tal escuela,
la Santísima Virgen fue también la primera en cumplir con este precepto,
y lo ejercitó durante toda su vida con gran perfección
San Vicente de Paúl, hablando de las obras de caridad, solía decir:
«Pongamos delante de nuestros ojos, como nobilísimo ejemplar, a la
211
Madre de Dios y obremos conforme a tan digno y soberano modelo...» Y
así, con ese modelo y con esa máxima, llegó el santo a ser el héroe
infatigable de la caridad cristiana. — Pero descendamos a más detalles y
veamos por partes las diversas obras de misericordia en que debemos
ejercitarnos...
2.° Obras espirituales. — Estas obras de misericordia son, sin duda,
las más importantes y las más excelentes, pues tienen relación
directa con el alma..., con la salvación de la misma... y, naturalmente,
todo esto es mucho más estimable que el cuerpo y la felicidad
temporal, que es de lo que tratan las obras de misericordia
corporales. — La Santísima Virgen, ejercitó y ejercita actualmente
con las almas su misericordia maternal... No hablemos de los
pecadores empedernidos, de los criminales y malvados..., de los que
por Ella han obtenido la gracia de su conversión, porque esto algún
día lo sabremos en el Cielo, ya que ahora es imposible calcularlo.
Recuerda tú los peligros que has tenido..., las ocasiones que te
presentaba el demonio..., la lucha de las pasiones, a veces en forma
imprevista..., cuando menos lo esperabas... ¿A qué debes no haber caído
entonces? Quizá tú no vigilabas y el demonio trató de sorprenderte, y
Ella fue la que te avisó..., la que te dio fuerza para reaccionar..., para
vencer... ¿Quién te ha inspirado tantos buenos afectos..., tantos buenos
propósitos, etc.?... ¿Quién te ha dado luz para conocer la voluntad de
Dios... y fuerza y alientos para seguirla sin vacilar, aunque fuera a costa
de grandes sacrificios?
Sería cosa de no terminar, discurrir por este camino, pues fuera
necesario para ello enumerar todos los santos del Cielo..., todas las
almas que se han salvado..., todos los pecadores arrepentidos. — Mas si
quieres, recuerda en su misma vida lo que nos dice la Sagrada
Escritura... Ella acogió a los Apóstoles después de la Ascensión..., les
preparó admirablemente para la venida del Espíritu Santo..., les alentó y
confortó con su ejemplo..., con sus palabras y con sus virtudes... Fue la
madre de la naciente Iglesia. ¡Con qué cariño recibiría a los nuevos
cristianos!... ¡Cómo les informaría y confirmaría en la Fe!... ¡Qué
admirable catequista!
Y cuando brotaron las primeras persecuciones... y los Apóstoles fueron
encarcelados..., azotados..., perseguidos, ¿quién les aconsejaba y dirigía si
no Ella?... ¿Adónde acudirían ellos, sino a la Virgen a buscar consuelo...,
ánimo..., esfuerzo..., todo lo que necesitaban?... Aquí tienes, pues, la
magnífica obra de misericordia que puedes ejercitar con el prójimo... Trabajar
por su alma.. , cooperar con Dios a la obra de su salvación... ¿Hay algo más
divino?... Cuando no puedas hacer otra cosa, ora..., sacrifícate..., mortifícate
por ellos..., ¡por todos!..., por los pecadores..., por los justos e inocentes...,
por los herejes y cismáticos..., por los infieles, etc.
3.° Obras corporales. --Fácil es suponer cómo haría la Virgen
212
Santísima estas obras continuamente... Detente a considerar cómo
recibiría a los pobres que fueran a pedirla limosna.. ¡Cuantas veces
les daría de su misma pobreza quitando, no ya lo superfluo, sino lo
más indispensable!.. ¡Qué alojamiento haría a los peregrinos, según
la ley de la hospitalidad que regía en el pueblo judío!... ¡Qué visitas
suyas a los enfermos de la vecindad!
En fin, si quieres dejar las suposiciones, aunque tan ciertas como estas,
medita de nuevo en su intervención en el milagro de las bodas de Caná... y
allí descubrirás una ternura maternal..., una diligencia activa..., una prontitud
infatigable. — Ella es la única que nota la falta del vino y la turbación que iba
esto a producir... ¡Cuán tiernamente sintió Ella el trastorno que iba esto a
ocasionar a los invitados... y la vergüenza y confusión a los de la casa! — Su
corazón se conmovió ante aquel apurado trance, y lo sintió como si fuera
cosa propia.
Es, sin duda éste, uno de los actos de delicadeza más viva y singular de la
Virgen... Por eso, decide prestar aquel favor y socorrer aquella necesidad con
gran diligencia... Pone en juego sus palabras..., su caridad... su confianza y
su influencia para con su Hijo... y fue un gran consuelo para su corazón dar a
aquellos desposados lo que entonces podía darles... ¡Qué contento!... ¡Qué
gusto!..., ¡Qué deleite más espiritual y más divino el que sintió la Santísima
Viren con aquella agradable sorpresa que les preparo!... Así nosotros hemos
de buscar este gusto y este deleite, que sienten las almas buenas, cuando
remedian alguna necesidad... ¿nunca lo has experimentado?...
La caridad es ingeniosa y activa...; por lo mismo ella buscará miles de
medios y ocasiones a diario, para ejercitar las obras de misericordia
corporales. — Mira, en el ejemplo de María, como se aprovecha de aquella
ocasión..., no la desperdicia y eso que pudo muy bien haber disimulado y no
darse por enterada. — La caridad no entiende de disimulos y busca y
aprovecha cualquier oportunidad.
Recorre, una por una, todas las obras de misericordia espirituales y
corporales..., examínate en todas ellas conforme a lo que has meditado...
Avergüénzate y pide perdón de las veces que en ellas hayas faltado... Pide a
la Santísima Virgen más corazón ante las desgracias ajenas..., que las
sientas como las propias, y que te dé a gustar el placer inmenso de hacer
bien por todas partes.
MEDITACIÓN 16
PRUDENCIA
1.° Excelencia de esta virtud. — Penetra, ante todo, en la gran
excelencia y necesidad de esta virtud de la prudencia o discreción. —
Bien comprendes que es la que da valor a todas las demás. — Todo
acto de virtud hecho sin prudencia, deja de serlo por eso mismo. —
Entre dos extremos viciosos, está la virtud siempre, y la prudencia es
la que te enseña prácticamente ese justo término medio, donde la
213
virtud se asienta. — Hermosa y necesaria es la mortificación y
penitencia..., pero practicada imprudentemente, es una verdadera
tentación del enemigo... ¿Qué cosa más grande que el celo por la
salvación de las almas? y, no obstante, ¡cuántos daños no ha
producido el celo indiscreto!
La prudencia es la compañera inseparable de todas las virtudes... y
más que una virtud es como la norma o guía de todas... Santo Tomás la
llamó «el ojo del alma», porque quien obra sin ella, obra a ciegas como si
no tuviera ojos. — San Bernardo, dice que «es como el timón o el piloto
en un navío, sin el cual necesariamente ha de perecer o naufragar»...
San Francisco de Sales, dice de ella que «el luz o antorcha de nuestra
vida, que nos ilumina para no errar el camino... y sal que preserva de la
corrupción a las demás virtudes». — La prudencia pues, es ese juicio
práctico, que nos dice en cada caso, lo que conviene hacer o dejar de
hacer... la que nos enseña los medios conducentes para el fin que
pretendemos..., en fin, la que nos indica siempre cuándo y cómo
debemos obrar. ¡Qué extraño que si es tan excelente y tan magnífica y
tan necesaria esta virtud, sobresaliera tanto en ella nuestra querida
Madre!... La Iglesia la llama Virgen Prudentísima y, en verdad, que lo fue,
pero para mejor entenderla conviene que distingas dos clases de
prudencia.
2.° Prudencia del espíritu y de la carne. — Así la llama San Pablo:
la primera es vida y paz verdadera del alma..., es la verdadera
prudencia… y la verdadera sabiduría..., la única que merecía llamarse
así. — La segunda es una prudencia mala..., falsa..., enemiga de
Dios..., contraria a la ley de Dios..., no tiene más motivos ni
fundamentos que los que dicta la carne, y por eso lleva seguramente
a la muerte. — Es la prudencia del siglo o del mundo, diametralmente
opuesta al espíritu de Dios...; se confunde con el disimulo..., con la
hipocresía..., con la astucia..., con el cálculo interesado y egoísta,
que no mira más que para sí… y por eso, esta prudencia falsa es
miedo..., temor... cobardía..., soberbia. — Mira cuán digna es de
reprobación esta maldita prudencia y..., no obstante, oye a Cristo,
que se lamenta de que sean más prudentes los hijos del siglo..., esto
es, que son más... muchísimos más, los que siguen esta prudencia
para sus negocios que los hijos de la luz, para la salvación eterna. —
Por lo mismo, tanto nos inculca que seamos prudentes como la
serpiente, y a la vez sencillos como las palomas..., es decir, que
tengamos la prudencia santa, que está llena de sinceridad y de
verdad.
Recuerda la parábola de las vírgenes fatuas y prudentes...; éstas,
precavidas y vigilantes...; aquéllas, confiadas y desprevenidas. — Mira
bien aquí, lo que es la prudencia verdadera: es luz..., es sabiduría..., es
conocimiento práctico de las cosas... En cambio, la imprudencia es
fatuidad..., necedad..., estupidez verdadera e ignorancia, junta con
214
soberbia y confianza en sí mismo. — El Espíritu Santo, dice:
«Bienaventurado el hombre que halló la sabiduría y es rico en
prudencia.» El que es prudente, es, con toda verdad, un gran sabio.
3.° La Virgen prudente. — Aquí tienes, pues, por qué es tan
prudente la Santísima Virgen. — Discípula aprovechadísima del que
era «la luz del mundo y la sabiduría misma de Dios», siempre, y en
todo instante, tuvo esta luz y esta ciencia de Dios, en la que veía
clarísimamente todas las cosas, dando a cada una su peso y su
medida... y, por lo mismo, acertando siempre con lo más conveniente
y más práctico en cada caso. — No la cegaban las pasiones que a
nosotros tantas veces nos hacen ver las cosas de modo distinto, y por
eso juzgamos... y apreciamos mal...; la ambición..., los arrebatos de
la ira..., la venda maldita del amor propio que tenemos ante los
ojos..., la pereza y descuido de la oración, que es donde Dios
comunica su luz y su ciencia a las almas..., la falta de vigilancia para
ver cómo y por dónde nos ataca el enemigo..., ¿no es todo esto y
otras razones semejantes a éstas, el fundamento y el por qué de
nuestra intemperancia..., de nuestra indiscreción..., de nuestra tan
repetida imprudencia?
María era humilde..., era pura..., era sencilla..., era fervorosa..., era
vigilante...; nada la ofuscaba..., nada la apartaba los ojos de Dios..., todo
lo veía en Él y a través de El... con luz sobrenatural y divina..., con
espíritu de fe..., con amor encendido de Dios... ¿Qué extraño, pues, que
fuera tan prudentísima en todo?... ¿Qué extraño que siempre supiera
elegir lo mejor y lo más agradable a los ojos de Dios? — De ahí aquella
seguridad en su alma, que no se dejaba arrastrar por impresiones, si no
procediendo siempre con moderación y firmeza a la vez..., seguridad
ante Dios sabiendo que acertaba siempre con la divina voluntad, aún en
sus más pequeños detalles..., estando cierta de que nunca dejaba de
atender..., de escuchar..., de seguir las mociones e inspiraciones de
Dios... seguridad ante los hombres a quienes juzgaba con una rectitud
infalible, penetrando en sus corazones y leyendo en ellos sus
intenciones.
Y juntamente con esta seguridad, una paz inalterable y dulce,
acompañada de una íntima unión con Dios, a donde acudía a pedir
luces..., buscar consejo... o solicitar el conocimiento y la sabiduría
necesaria para acertar siempre en el cumplimiento de sus deberes. —
Esta era la prudencia y madurez con que juzgaba y obraba la Santísima
Virgen... y éstos los magníficos frutos que para su alma sacaba de la
misma.
4.° Tu prudencia. — ¿Cómo estás en esta virtud?... ¡Ah, cuánto la
necesitas!... Estás rodeado de dificultades que a veces es difícil
vencer..., peligros y ocasiones que te acechan y que quizá desconozcas..., batallas rudas que te prepara el demonio, a lo mejor donde
215
menos lo esperas... Por otra parte, no conoces bien tu bondad y
miseria, sobre todo si la comparas con las obligaciones que tienes
que cumplir... ¿Qué hacer entonces?... ¿Cómo acertar con el camino
más práctico para asegurar tu salvación y santificación?... ¡Cuánto,
pues, necesitas de esta virtud para tu alma!
Pero también para los demás. — Si quieres ganarlos para Cristo, has
de penetrar en su alma..., conocer su temperamento, carácter, pasiones,
debilidades, gustos, etc...., y todo esto de tal modo, que no excites
suspicacias..., recelos..., temores..., que no te crean que obras con
curiosidad..., desconfianza..., que te gusta meterte en vidas ajenas...
¡Cuánta prudencia..., qué tacto no requiere todo esto!... Un movimiento...,
un gesto..., una risa burlona..., una sola pregunta a veces..., ¡qué daño
no pueden causar!... De hecho muchas veces lo han causado y se han
malogrado, en un momento, frutos que ya casi se alcanzaban con la
mano.
Pide a la Santísima Virgen humildad, pues el soberbio no puede ser
prudente... Pídela mansedumbre y paciencia, porque el impaciente y el
iracundo proceden a ciegas... Pídela pureza y castidad, pues sólo los
ojos puros ven con claridad las cosas... En fin, pídela trato con Dios,
frecuente..., largo..., jugoso..., vida de oración y unión con Dios, para que
en ella, te comunique su divina sabiduría..., su luz..., su conocimiento y
su amor. En fin, que muchas veces, aún haciéndola grande y dulce
violencia, invoques a la Santísima Virgen, sobre todo en las ocasiones en
que puedas obrar más imprudentemente... o en las que veas que es más
difícil el acertar, diciéndola, con la Iglesia: «Virgen prudentísima, ruega
por nosotros.»
MEDITACIÓN 17
PRUDENCIA EN LAS OBRAS
1.° Antes del Nacimiento de Jesús. — Analiza un poco alguna de las
obras de la Santísima Virgen y verás qué prudencia descubres en
todas ellas... Mírala en el caso concreto de su voto de virginidad. —
Humanamente hablando, eso era una imprudencia..., era romper con
una tradición secular en aquel pueblo..., era salirse del camino común
y ordinario que todas las mujeres hebreas seguían... Nadie lo había
hecho todavía..., era una cosa completamente desconocida en la
tierra. — Sin embargo, Ella no obra imprudentemente..., con la luz
especialísima que Dios la ha comunicado mide la excelencia y los
frutos de la virginidad..., penetra el amor que Dios tiene a esta virtud,
tanto, que ya había anunciado que para su Hijo elegiría una Madre
Virgen..., y después de verlo... y examinarlo todo delante de Dios,
despacio y con calma..., confiando con seguridad en las gracias que
Dios para ello la había de dar..., no duda ni vacila, ni teme..., con una
firmeza y decisión admirable se sale de la regla común y general... y
hace su voto muy niña aún, al Señor.
216
La verdadera prudencia no es cobarde ni miedosa..., piensa despacio,
pero ejecuta con energía. — Así es la Santísima Virgen...; después de su
voto escoge con acierto y practica con decisión, los medios más
indispensables para conservar esta virtud... ¡Cómo si Ella tuviera miedo
de perderla! — Para consigo misma un gran recogimiento..., una
modestia singular..., una oración fervorosa..., una vigilancia continua. —
Y para con los demás, un gran silencio..., un prudentísimo secreto,
guardando su voto...; no lo dice a nadie..., no lo revela ni comunica a
ninguna persona...; sabe que no la iban a comprender..., que iba a
excitar murmuraciones y habladurías de quienes nunca llegarían a
comprender la hermosura de esta virtud..., y por eso guarda su secreto
para Ella y para Dios... ¡Qué prudencia tan admirable y tan simpática!
2.° En la Anunciación. — Escucha al ángel sus alabanzas..., oye su
embajada..., medita y profundiza en lo que se la propone... y con gran
serenidad decide. — No la ciega el brillo de la corona de la
maternidad divina..., ni la seducen las palabras bonitas ni
halagadoras…, ni se acobarda ante los sacrificios que bien veía Ella
la iba a costar su aceptación...; no se adelanta presurosa..., ni corre
precipitadamente a admitir lo que todas las doncellas estaban
deseando. — Cualquiera de ellas no se hubiera podido contener de
alegría y de gozo... Ella, sin embargo, ve al ángel..., le oye... y ante
todo se turba...; esto es, se pone como en guardia y vigilante, como si
temiera alguna tentación para su virtud... y cuando se da cuenta de la
importancia de la embajada, expone sus dudas..., pide sencillamente
explicaciones... y conocida claramente la voluntad del Señor,
consiente con decisión y seguridad, entregándose a Dios como
esclava suya.
Admira en esto mismo su prudencia... Ya es Madre de Dios..., ya es
Reina y Señora... No obstante, Ella se coloca en su puesto..., en el único
que cree que debe ocupar..., en el de las esclavas..., sin adelantarse a
subir ni a colocarse en lugar más elevado...; 'eso lo deja para Dios...
¡Qué difícil es de imitar esta prudencia y, sin embargo, qué necesaria
es!...
3.° Durante la vida de Jesús. — Tanto en la vida privada como en la
pública, siempre aparece María en su puesto..., en el que Dios la
coloca... ¡Qué oculta, qué recogida, qué silenciosa en la vida privada
de Jesús!... ¡Qué bien sabe acomodarse al carácter íntimo y recogido
de esta época de su vida! — Y cuando ya Jesús sale a predicar, ¡qué
lejos está de entrometerse en las cosas de su Hijo!.. ¡Con qué gusto
Ella le hubiera acompañado a todas partes!... ¡Qué alegría haber
presenciado todos sus milagros y prodigios!... ¡Qué satisfacción
haber escuchado todas sus predicaciones!... ¡Qué consuelo haber
oído todas las alabanzas que dirigían a su Hijo!... ¡Qué cosa más
natural que hubiera dicho a todo el mundo en esas ocasiones: «ese
217
es mi Hijo»!... — Pero no..., no era ese el puesto que la señalaba la
voluntad de Dios...; su puesto era la oscuridad..., era su casa...; a
Ella no se la llamaba a predicar a las muchedumbres..., no era esa su
vocación y su oficio... Acepta gustosa esos renunciamientos que la
impone el Señor..., se oculta prudentemente y apenas si se la nombra
alguna vez y como de pasada en el Evangelio, durante este período
de la vida de Cristo.
Y esto mismo se puede decir cuando sale, porque Dios se lo manda, de
su oscuridad... y aparece junto a su Hijo en el Calvario... Mírala cómo
asiste y qué parte toma entonces en la Pasión de Cristo. — Sufre
horriblemente y, no obstante, no se revuelve airada y furiosa contra
aquellos verdugos...; no dice palabras desesperantes..., ni da gritos
desgarradores..., ni toma o adopta actitudes convulsivas o exageradas...,
ni, en fin, se expone imprudentemente a las iras e insultos de aquel
populacho enfurecido... Recatada de las turbas, asiste a aquella escena
con un dolor profundísimo de su corazón, pero de tal modo, que pase
inadvertida a la vez ante los demás...
4.° Después de la Ascensión. — Ella es la que recoge a los
Apóstoles..., les anima y alienta y dispone para la venida del Espíritu
Santo... Es Ella la Madre verdadera de la Iglesia naciente... Todo lo
hace Ella... Es Ella, verdaderamente, el alma de todo con su ejemplo,
con su fervor y virtud..., con su consejo..., con su oración... y, sin
embargo, parece que no hace nada... ¡Qué prudentemente oculta
toda su actividad!... Los Apóstoles son los que disponen... San Pedro,
manda..., gobierna..., dirige... Ella, no se mete en nada..., es la
primera en obedecer..., en acatar todo lo que mandan... No protesta..., no censura..., ni critica nada... Quiere ser la primera hija
obediente de la Iglesia... y eso que es Ella la que alienta... y conforta
a todos, siendo el ejemplo magnífico de los Apóstoles y de los
fieles...
Aprende esta prudencia y pídesela así a tu Madre. — Que nunca salgas
de tu puesto..., que te coloques donde Dios te pone... y allí trabajes sin
desear meterte en lo que no te corresponde. — Sólo así no tendrás que
llorar miles y miles de caídas que causó tu imprudencia.
MEDITACIÓN 18
PRUDENCIA EN LAS PALABRAS
1.° Prudencia en su silencio. — Bien merece la pena, aunque ya
hemos concretado la prudencia de María en algunos casos de su
vida, detenernos a considerar esta misma prudencia en el uso que
particularmente hizo de su lengua. — ¡Qué prudente fue María en sus
palabras!... ¡Qué prudentísima en su silencio! — Admirable es la
prudencia del que habla con oportunidad y discreción siempre... no lo
es menos cuando sabe callar... y a veces, ¡cuánto más difícil es
218
callar, que hablar a tiempo! — ¿No es verdad que la mayor parte de
tus imprudencias las debes a tu lengua?... ¿Cuántas veces te ha
pesado haber dicho lo que dijiste?... ¿Cuántas, si hubieras podido
recoger las palabras que pronunciaste, lo hubieras hecho con gran
alegría?...
Pues mira a María y aprende... Aprende precisamente a callar..., a no
decir palabras necias..., aprende a medir lo que dices..., a pensar y darte
cuenta de lo que dices..., a no hablar todo lo que te viene a la boca..., a
no hablar a tontas y alocas... Tenía delante a Jesús, el Maestro
elocuentísimo del silencio..., el que llegó en su Pasión a admirar a Pilatos
con la elocuencia divina de su silencio... Y así fue María en esto como en
todo, copia exacta de Jesús...
¡Qué reserva la suya tan discreta, en el secreto a Ella confiado sobre el
misterio de la Encarnación!... Nadie pudo sospechar nada grande ni insólito en Ella. — Después de la embajada del ángel, la vieron tan sencilla...,
tan modesta..., tan callada como antes... Dios se encarga de revelar su
altísima dignidad a Santa Isabel..., a Simeón después..., a la profetisa
Ana... Que lo diga y que lo revele Dios cuando quiera y a quien quiera...;
pero Ella no descubrirá su altísimo secreto.
Ni una sola vez dejó de traslucir de alguna manera en su semblante...,
en sus gestos..., en su conducta..., el menor indicio del grande acontecimiento obrado en Ella... ¿Cómo, pues, las gentes lo iban a adivinar?...
¿Cómo extrañarnos de las dudas y vacilaciones del Santo Patriarca, si su
esposa callaba... y a nadie, ni aún a él mismo, le comunicó nada?
Medita este paso asombroso de María... Ella lo ve todo..., lo comprende
todo... San José ve que su esposa virgen va a ser madre, y no lo
entiende... La Santísima Virgen penetra en el corazón de San José y es
testigo de sus horribles sufrimientos... ¡Qué confusión! ¡Qué
desorientación la suya! Ella podía arreglarlo todo con sola una palabra...
Su esposo castísimo, la creería sin vacilar... Por otra parte, el ángel no la
prohibió de parte de Dios el que lo dijera... No era, pues, en este caso
ninguna imprudencia el hablar...; con hablar iba a evitar gravísimos
males... Ya San José planeaba el escaparse de aquella casa y
abandonar a su esposa a la que no comprendía..., y a pesar de todo, Ella
calla..., no se cree autorizada para hablar ni aún entonces... lo piensa
bien..., lo medita delante de Dios... y decide seguir callando y dejar a
Dios el desarrollo de los acontecimientos como El quisiera. — ¡Que
silencio más heroico!... ¡Qué maravillosa prudencia la que nos enseña
María callando!
2.° En el hablar. — No es, sin embargo, prudencia el callar
siempre... Lo prudente es saber callar..., y también saber hablar a
tiempo. — En esto María es otro modelo maravilloso. — Si quieres
aprender discreción en el hablar, cosa tan difícil, estudia mucho a
María. — No sólo podemos afirmar, en general, que nunca salió de su
219
boca una sola palabra de la que tuviera que arrepentirse..., sino que,
además, podemos confirmar esto mismo, recorriendo las palabras
que de Ella nos dejó, como recuerdo y como modelo, la Sagrada
Escritura.
Son muy pocas, en verdad, pero por lo mismo podemos recordarlas con
facilidad.
a) Las primeras son: Con el ángel... Ni siquiera se detiene en largos
coloquios con él..., habla lo preciso, pero tampoco calla lo que tiene que
decir... ¿Cómo ha de ser esto, sino conozco varón alguno?... Hágase en
mí según tu palabra. — Ni más, ni menos...; esto y sólo esto... Palabras
no de mera curiosidad las primeras, sino de todo punto necesarias para
conocer la voluntad de Dios... Palabras de sumisión completa y perfecta
a la misma, las segundas, también necesarias para el misterio de la
Encarnación. — Palabras siempre necesarias, empapadas en pureza...,
virginidad..., humildad..., obediencia..., amor a Dios. — Estrújalas y verás
cómo destilan todo eso... ¡Ah, si fueran así tus palabras!...
b) Con su prima. — Palabras de salutación, aunque no sabemos cuáles
fueron... Palabras de cortesía que no es precisamente el frío e hipócrita
cumplimiento... Palabras, sobre todo, de caridad, como llena de caridad
era aquella visita que hacía..., y, por lo mismo, palabras de gozo y alegría
en el bien ajeno... ¡Qué distintas son las palabras de la envidia!... Y, en
seguida, las palabras más largas de María...
c) Con Dios. — Porque la que era tan corta en hablar con los hombres...
y aún con los mismos ángeles, parece que no sabe acabar cuando habla
con Dios... ¡Qué sublime y divino el Magníficat de María!... Ya en otra
ocasión lo has meditado... Recuerda que era el himno de la gratitud... de
la glorificación... del amor intenso a Dios. — Ésas son siempre las
palabras de María...: palabras de caridad con su prima..., palabras de
agradecimiento y amor a Dios en su canto...
d) Palabras de Madre: Hijo mío, ¿por qué has hecho eso?... Tu padre y
yo te buscábamos con gran dolor... Son palabras de madre... y María era
la más madre de todas las madres... y en el dolor más profundo que
puede una madre tener, que es la pérdida de su hijo. — Era necesario
que hablara así..., sino parecería que no era como las demás..., que no
amaba ni sentía..., ni sufría como las otras madres. — Fueron palabras
de intenso cariño maternal..., de queja amorosísima. — No es, ni puede
ser, imprudencia el ir con nuestros sufrimientos a desahogarnos..., a
quejamos ante Jesús... Muy al contrario, esto es muy natural... El
corazón necesita expansión..., ¿dónde expansionamos? Mira a María...,
no dice nada a los hombres..., se expansiona con su Hijo..., con su Dios.
— Haz tú lo mismo y verás qué diferencia hay de buscar consuelo en las
criaturas a buscarlo en Jesús...
e) Palabras de Madre nuestra: No tienen vino..., haced lo que El os
diga. — Era necesario que también María revelara, en sus palabras, que
220
era nuestra Madre..., que se ocupaba de nosotros..., que estaba
dispuesta a remediar todas nuestras necesidades espirituales y aún
materiales. — Mí ralo así en estas palabras. — Son palabras de amorosa
compasión para con los esposos de Caná... y de una confianza y un
poder asombroso para con su Hijo... ¡Qué convenientes eran estas
palabras de María para excitar en nosotros la confianza en Ella y en
Jesús!... Así fueron siempre las palabras de la Virgen... Sólo conocemos
éstas que hemos indicado, pero todas las demás debieron ser semejantes…; palabras siempre dichas con modo y medida..., en su debido
lugar y tiempo..., buscando únicamente la gloria de Dios y el bien de las
almas.
Pide a la Santísima Virgen que sea tu maestra en el hablar, para que
sepas ser prudente en tus palabras y aprendas la ciencia difícil de saber
hablar... y de saber callar cuando se debe.
MEDITACIÓN 19
JUSTICIA
1.° ¿Qué es?... Una virtud moral que nos manda dar a cada uno lo
suyo... Todos queremos que nos den lo que nos pertenece... o que
respeten lo que es nuestro..., nuestra fama..., nuestra honra...,
nuestros intereses... Pero, ¿nos gusta igualmente dárselo así a los
demás?... ¡Cómo nos gusta exigir derechos más o menos ciertos o
verdaderos que tenemos!... Pero, en cambio, ¡qué fáciles somos en
quebrantar esos derechos de los demás!... Eso es la injusticia...,
atropellar el derecho ajeno..., pisotear nuestros deberes. — Advierte
que todo derecho supone un deber... Por tanto, si los demás tienen
derecho a lo suyo, tú tienes el deber de dárselo o de respetárselo. —
Eso es la justicia... y esa la obligación que nos impone. — Es decir,
que esta virtud no es una virtud de consejo que sirve para adornar
nuestra alma..., sino una virtud necesaria y obligatoria que a todos
los hombres, y en todo momento, nos obliga... y nos exige su más
exacto cumplimiento.
Ahora bien, podemos distinguir tres clases de obligaciones que nos
impone la justicia: para con Dios..., para con el prójimo..., para con
nosotros mismos... A todos hemos de dar lo suyo...; así nos lo dice
Cristo, en aquella expresión: «Dad al César lo que es del César, y a Dios
lo que es de Dios»... Esto es, dad a cada uno lo que le corresponde y eso
es obrar con rectitud..., con sentido de justicia. — La Santísima Virgen
tuvo que ser necesariamente modelo acabado en esto, ya que no sin
razón, en la Sagrada Escritura, se confunde la justicia con la santidad... y
se llama varón justo al que es santo... ¿Cuál sería, pues, la justicia que
brilló en todos los actos de María, si fue tal su santidad?... La Iglesia no
duda en llamarla Espejo de justicia donde se refleja la justicia... y a
donde hemos de mirar para cumplir exactamente con ella. — Veamos,
pues, esta justicia de la Santísima Virgen en sus diversas obligaciones...
221
y aprendamos sus enseñanzas.
2.° Justicia para con Dios. — Esta justicia se reduce a conocer a
Dios como Señor nuestro... y a nosotros, como hechura de sus
manos... Por tanto, El tiene un derecho completo..., total...,
absoluto..., inalienable sobre nosotros y sobre todas nuestras
cosas..., y nosotros, la obligación de reconocerlo así y de vivir así,
como algo que no nos pertenece a nosotros mismos..., sino que nos
pertenecemos siempre, y en todo momento, a El.
Tenemos el deber de creer sus palabras..., porque es la Verdad
infalible... y obedecer sus mandatos y seguir sus inspiraciones con
docilidad, porque es infinita su omnipotencia... Debemos darle todo
nuestro Corazón sin reserva alguna..., porque es la Bondad inefable y
fuente de todo bien. — Es, en una palabra, obligación nuestra vivir para
Él…, no para nosotros...; darnos totalmente a Él y a su divino servicio...;
buscar en todo su gloria..., nunca la nuestra...; en fin, alabarle, servirle y
amarle, sin limitación alguna.
Por tanto, cuando así lo hacemos..., cuando nos consagramos a Él en
cuerpo y alma y nos ofrecemos a su servicio..., no hacemos nada de
extraordinario..., estamos cumpliendo sencillamente con los deberes de
la más estricta justicia..., y al contrario, siempre que de una o de otra
manera vivimos para nosotros mismos... o nos buscamos a nosotros... o
nos glorificamos a nosotros..., estamos abusando de Dios..., conculcando
sus derechos..., faltando a nuestros deberes... y obrando con notoria
injusticia.
La Virgen no fue así jamás... Claramente sintetizó Ella toda su vida en
aquellas palabras: He aquí la esclava del Señor... Vivir siempre como
esclava..., entregada al servicio de su Dios y Señor como una esclava...,
hacer en todo la voluntad divina sin libertad ni voluntad propia, como una
perfecta esclava... ese fue su ideal..., esa fue su vida... ¡Qué vida más
llena de justicia y de rectitud y de santidad, la del que vive así
esclavizado a Dios, como vivió María! — Esto es entender y practicar la
justicia para con Dios... un cumplimiento exacto de sus deberes..., un
rendimiento total de juicio..., una sujeción completa de la voluntad..., un
holocausto perfecto y continuo de tu corazón y de tus energías... Esto es
lo que te enseña tu Madre..., esto es lo que has de hacer siempre si
quieres imitarla.
3.° Para con el prójimo. — Esta justicia nos obliga a dar a cada uno
lo que le corresponde..., a no defraudar a nadie en cosa alguna..., a
no desear lo que le pertenezca. — Hemos de respetar todo lo que es
propiedad legítima del prójimo y ni con palabras..., ni con obras..., ni
con deseos, podemos atentar contra ella.
Piensa ¡cuántas veces se falta en esto..., con juicios temerarios..., con
palabras de crítica..., murmuración..., de ironía..., falsos testimonios...,
con torcidas y maliciosas interpretaciones! — No es contra la caridad tan
222
sólo, ya que la mayor parte de los casos es contra la justicia, la falta que
en esto cometemos...
Contempla la conducta de la Santísima Virgen con todos los que la
rodeaban y mira cómo se colocaba en el puesto que la correspondía y
respetaba el de los demás. — Ella era la Madre de Dios..., pero San José
era la cabeza de la casa, el padre de familia... y María le rinde la más
pronta, sumisa y perfecta obediencia... No discute..., no se rebela contra
sus disposiciones... A Ella la toca obedecer, y obedece sin protestar, sea
lo que sea: ahora a Belén..., luego a Egipto..., a Nazaret..., a Jerusalén...
¡Cuánto viaje..., cuánta fatiga!... ¿No podía ir él solo?... ¿O ir de otra
manera?... María, calla y obedece; ese es su deber con San José y así lo
cumple exactamente.
Y ¿cómo cumplió sus deberes de Madre de Jesús?... ¿No le consagró
la más constante y tierna solicitud maternal?... ¿No vivió toda para El...,
únicamente para Él? — Y así obró con sus parientes y conocidos...
Recuerda cómo se portó con Santa Isabel... Admira y pide imitar esta
exactitud en tus deberes..., en saber vivir en tu puesto... y en respetar los
derechos de los demás.
4.° Con nosotros mismos. — Nos debemos a nosotros mismos, un
amor bien entendido y bien ordenado..., pues lo triste es que nadie
nos ama y nos quiere peor que nosotros mismos. — Debemos
tenernos un amor conforme en todo, a los dictámenes de la razón y
de la fe..., según los cuales, debemos dar, como antes decíamos, al
«César lo del César y a Dios lo de Dios»... Pero resulta que
entendemos bien lo primero..., ¡y ojalá sólo diéramos lo que debemos
al César!... esto es, a las cosas temporales..., y a Dios, en cambio,
¡qué descuidado y abandonado le tenemos!
Piensa, por ejemplo, si das el mismo valor..., e importancia..., a una
enfermedad corporal que á una espiritual..., si lo mismo cuidas del alma,
que del cuerpo..., si te importa lo mismo lo temporal que lo eterno, etc...,
y verás, con vergüenza, ¡qué diferencia tan notoria!... ¡Qué injusticia la
sola comparación entre estas cosas tan distintas!... Pues, ¿qué será la
preferencia que das a las bajas y terrenas sobre las cosas espirituales...,
las de tu alma y las de Dios?
Mira a la Santísima Virgen amándose con este verdadero amor, con el
que dirigía a Dios todos sus actos y hacía que todo contribuyera a mejor
servirle y mejor amarle. — Siempre que te procuras algún bien
espiritual..., algún aumento en la virtud, estás amándote de veras y
cumpliendo en ti con la justicia..., y al contrario, ¡qué injusticia cometes
contigo mismo cuando pecas..., cuando desprecias las gracias de Dios,
etc...! Pide a la Virgen te lo de así a conocer.
223
MEDITACIÓN 20
FORTALEZA
1.° Su importancia. — Es mucha y muy grande la que tiene la
fortaleza. — No es posible que se sostenga una virtud..., ni que la
vida espiritual persevere en un alma sin la fortaleza... La prudencia,
dijimos, es la luz y guía, es la norma reguladora de las virtudes...,
pero la fortaleza es su apoyo y sostén. — La vida cristiana toda...,
pero aún más la vida de perfección y santidad..., es vida de continua
lucha de enemigos..., exteriores e interiores...; unas veces hay que
defenderse de sus ataques..., en ocasiones tan terribles y tan
frecuentes...; en otras convendrá tomar la defensiva y atacar y
acometer al enemigo para restarle fuerzas y prevenir sus
tentaciones... Hay que vigilar continuamente para no ser sorprendido.
Todo esto no se hace sin la fortaleza. — En esta lucha incesante
fácilmente hay cansancios..., desalientos, sobre todo si ha habido
caídas..., si hemos sufrido alguna derrota... ¿Qué será entonces del alma
sin fortaleza?... ¿Cómo levantarse... y llenarse de ánimos para combatir
de nuevo?... — Otras veces es Dios mismo quien no sólo consiente las
tentaciones del enemigo..., sino que Él mismo nos prueba con
tribulaciones..., dolores..., enfermedades..., cruces y sufrimientos... ¡Qué
fácil es caer entonces, abrumados por una cruz que creemos de un peso
insoportable... ¡Cuán necesaria es entonces la fortaleza que nos dé
ánimos y nos sostenga, para llevar todo lo que Dios quiera enviarnos en
bien nuestro!
2.° Fortaleza de María en las luchas. — María estuvo exenta por
privilegio del Señor, de la lucha de la concupiscencia... Sus pasiones
estaban en Ella perfectamente dominadas. — Sin embargo, Dios no la
ahorró dificultades y contrariedades con las que se acrisolara más y
más su virtud, y en las que demostró una energía grande..., una
fortaleza extraordinaria... ¡Cuánta fortaleza no necesitó para aquella
continua vigilancia que debió de tener en relación con la plenitud de
gracias que había recibido del Señor, para conservarlas y para
corresponder a la altísima vocación a que había sido llamada! — En
las mismas circunstancias habituales y ordinarias que rodearon su
vida, ¡cuánta fortaleza no demostró la Santísima Virgen!
Compárala a Ella con aquellas buenas mujeres de Nazaret... ¡Qué
ideas..., qué afectos..., qué aspiraciones, qué modales tan distintos!... Y
la Virgen, sin embargo, vive en aquel ambiente como si fuera el suyo
propio..., derrochando amabilidad,... simpatía..., cariño por todas partes...
¡Qué violencia no tenía que hacerse para sostener en aquel ambiente tan
poco propicio, su amor a la virginidad..., su pureza inmaculada..., su
humildad y modestia..., su recogimiento constante..., su vida de oración y
de unión con Dios!
224
Y más tarde, en la vida pública de su Hijo..., ¿qué violencia tuvo que
hacer a su corazón para estar separada de su Jesús..., para no seguirle a
todas partes..., para no verle..., oírle..., cuidarle..., consolarle?... ¡Qué
fortaleza la suya en medio de las persecuciones y sobresaltos de la
naciente Iglesia!... ¡Cómo Ella alentaba a todos..., consolaba a todos... y
fortalecía a todos en la fe y en la confianza de Dios..., aceptando y
viendo en todo los planes de la Divina Providencia!
3.° Fortaleza en las pruebas. — Y ¡qué pruebas tan fuertes y tan
extraordinarias tuvo Ella que pasar! — Recuerda las dudas de San
José, de que ya hemos hablado... Cómo mantiene, con una fortaleza
admirable, aquel su silencio y cómo pasa por aquella humillación...,
¡la humillación y la prueba más dura para una esposa y para una virgen! — El viaje a Belén después, todo él sembrado de desprecios...,
de incomodidades..., de molestias y privaciones sin cuento... La
pobreza de la cueva..., las circunstancias todas del nacimiento de su
Hijo..., son más que suficientes para dar por tierra con una virtud que
no tuviera la fortaleza de María.
Más tarde, la circuncisión... Presencia la dolorosa ceremonia de
desgarrar la tierna y delicadísima carne del Niño...; ve correr su sangre
mezclada con las lágrimas que el sufrimiento y el dolor arrancan a
Jesús... — Vete recorriendo las pruebas de la Purificación..., con la
profecía de Simeón, que ya la amargó su vida para siempre...; la pérdida
del Niño y el sufrimiento espantoso de aquellos días hasta que lo
encontró...; las zozobras y angustias de su corazón, durante toda la vida
pública de Cristo..., y, en fin, mira a la Virgen como la imagen ideal de la
fortaleza al pie de la Cruz..., sacudida por la furia de aquella tempestad
de dolores y sufrimientos, desatada contra Ella en el Calvario... Y, sin
embargo, como la luz del faro en medio de las olas, sin vacilar..., sin
titubear..., bebiendo, serena, gota a gota hasta las heces, aquel horrible y
amarguísimo cáliz.
Acércate mucho a Ella..., ponte en contacto con su corazón y pídela ese
esfuerzo..., esa energía..., esa fortaleza varonil... para aceptar las
pruebas que Dios te envía... y hasta para desearlas con santa ilusión,
pues ellas te purificarán y acrisolarán dando un valor sólido y positivo a
tu virtud.
4.° Fortaleza en sus decisiones. — No es la fortaleza pasiva que
resiste las pruebas, las tribulaciones y las tentaciones..., es la
fortaleza activa que acomete con energía y emprende con decisión.
— El caso de María en este punto es verdaderamente admirable..., es
sencillamente único..., incomparable.
Nada hay semejante a aquella fortaleza de aquella débil y delicadísima
niña, de sólo tres años..., que decididamente se arranca de los brazos de
sus padres para consagrarse al servicio de Dios, en el Templo...; la
intrepidez con que sube las gradas del mismo... y la decisión, ciertamente
225
sobrehumana, con que hace su voto de virginidad al Señor... ¡Qué
asombro debió causar entre los mismos ángeles del Cielo! — Y cuando
consintió en ser Madre de Dios, sabiendo perfectamente los sacrificios
crueles y heroicos que esto significaba, ¿dónde encontró bríos y fuerzas
para acometer una empresa tan colosal como la de ser Corredentora del
género humano?... Sencillamente en la fortaleza de su corazón. — La
fortaleza, es la virtud que ha hecho los héroes y los santos.
Se ha dicho que la virtud no tiene de femenino más que el nombre...,
pues siempre supone energía..., decisión..., valor..., fuerza... y todo esto,
se lo da la fortaleza. — Pídesela a la Virgen. — Pídela fortaleza para
sostener y conservar y defender tu fe...; fortaleza para luchar con las
tentaciones que vengan de fuera... y con las que vengan de ti mismo, que
son peores aún...; fortaleza para vencer y dominar con energía la carne
rebelde y así poder conservar tu pureza...; fortaleza para sufrir y para
cumplir con tus deberes diarios...; fortaleza, en fin, para saberte
santificar, sin retroceder..., sin desmayar..., sin desalentarte nunca...,
crucificándote en la cruz de Cristo y allí permaneciendo sin bajar de la
cruz, como Él.
MEDITACIÓN 21
TEMPLANZA
1.° Virtud racional. — Bien puede llamarse de este modo esta
hermosa virtud. — Todas las virtudes son, sin duda, muy
racionales..., pero la templanza es, en verdad, tan propia y exclusiva
de la racionalidad..., en cuanto que por ella, el hombre obra como
tal... y cuando falta a esta virtud, más parece un animal que un
hombre.
Contempla al hombre destemplado en el comer y beber... ¿No es
imagen exacta de los animales inmundos, que se revuelcan en su misma
comida? Mira al destemplado en genio y carácter, dejándose llevar de la
ira: ¿no parece más bien una fiera que se ceba en su víctima? — La
templanza es una virtud que tiene gran unión con otras, como con la
mansedumbre y dulzura... y en especial con la mortificación, hasta tal
punto, que bien puede considerarse como una parte o un ejercicio de
esta última. — Sin embargo, bien está que la consideremos
separadamente, ya que la Santísima Virgen también es de ella modelo
acabadísimo.
2.° En la comida y bebida. — Y ésta es la primera aplicación, que se
hace de la templanza..., esto es, la moderación que se debe guardar
en el comer y en el beber. — Mentira parece que sea necesario
detenerse en esta virtud, aplicada a este punto..., pues parece
incomprensible que el hombre pueda excederse en una cosa tan
baja..., tan ruin..., tan degradante, como es el comer y el beber. —
Esta necesidad de la naturaleza, es un verdadero castigo de Dios... y
226
todos sentimos la humillación de vernos en esto totalmente
semejantes a los animales. — La bondad de Dios endulzó este
castigo, dándonos el sentido del gusto, para con él saborear los
manjares... y estimulando el acto de la comida mediante el apetito...;
pero el hombre, ha trastornado el plan de Dios y como si ese fuera el
fin de la comida, parece que no busca muchas veces más que el
satisfacer ese gusto, con refinamientos y exquisiteces culinarias... o
saciar el apetito comiendo y bebiendo con exceso.
Según eso, la templanza, en este punto, ha de moderar no sólo la
cantidad, no permitiendo más que lo que sea conveniente..., sino también
la calidad, desterrando todo sibaritismo en el preparar y presentar la
comida... y hasta en el modo de tomarla con excesiva complacencia... o
con modales que indiquen un ansia grosera e insaciable... ¡Qué
aplicación tiene aquí aquel principio de que la educación y la verdadera
urbanidad contribuyen poderosamente a la santidad!... En este caso van
tan hermanadas la templanza y las reglas de la buena crianza, que se
confunden la una con la otra.
Penetra en la casa de Nazaret y mira a la Santísima Virgen preparando
y condimentando la comida de aquella casita... El condimento principal es
la pobreza... y la frugalidad... y, sobre todo, el cariño y el amor con que la
Virgen lo prepara y lo sirve todo. — Contempla aquella casita... y
aquellos utensilios que emplean...; todo muy limpio, pero todo muy pobre.
— Y, ¿cómo comerían aquellos tres personajes excelsos?... ¡Qué
posturas... qué actitudes..., qué modales tan sencillamente correctos!...
¡Qué virtud de la templanza tan divinamente practicada en la casa de
Nazaret!
Di a la Virgen que te la enseñe... y que te acuerdes de Ella, cuando te
sientas a la mesa..., cuando te sirven algo que no te gusta, para que te
venzas y lo tomes..., o cuando, por el contrario, es algo que te agrada
muchísimo, para que te contengas y no te excedas... ¡Qué te acuerdes
con la presencia de la Santísima Virgen, de sobrenaturalizar y dar un
valor grande a este acto tan ruin y miserable, como es el de comer...; en
fin, que nunca te levantes de la mesa, sin haber hecho alguna mortificación en honor de tu Madre querida...
3.° En el dormir. — Otro acto humillante..., otra necesidad triste de
nuestra naturaleza... ¡Qué espectáculo tan degradante el de un
hombre durmiendo!... Toda su vida racional y espiritual, está ausente
por completo...; es la imagen más perfecta de un cadáver... A la
muerte se la compara con el sueño, y se la llama del mismo modo...
¿No es, por tanto, una aberración lastimosa convertirlo en placer
desordenado? — Bien está dormir lo necesario y lo conveniente,
como es natural, pero no con exceso..., pues este exceso es
altamente nocivo para el alma y hasta para el cuerpo mismo.
No sabemos el tiempo que daba al descanso la Santísima Virgen..., ni
227
cómo sería su lecho..., etcétera, pero ¿será mucho suponer que se
levantaría con la aurora a cantar, antes de la salida del sol, el himno de
la gratitud que en la alborada entonan las avecillas y la creación entera a
Dios? — ¿No podremos afirmar que muchas..., muchísimas veces
interrumpiría su sueño para orar... y que muchas más todavía acortaría
notablemente el tiempo del descanso para hablar en la soledad de la
noche con Dios... y aún que pasaría algunas noches enteras en su
compañía?... ¿No lo hizo así Jesús con frecuencia, como lo indica el
Santo Evangelio?... Pues, ¿cómo la Santísima Virgen dejaría de imitarle
en esto, como en todo lo que le veía hacer?...
4.° En otras cosas. — En fin, la templanza se extiende a moderar
todos los gustos y placeres que puede disfrutar el hombre, señalando
claramente los límites de lo lícito e ilícito. — Piensa en las
superfluidades de tu casa, quizá sólo por el bien aparecer y aún
fomentando con ello tu espíritu de vanidad... Piensa en tu persona...,
en el vestido y en el modo de arreglarte y componerte... ¡Cuán
necesaria es aquí la moderación para dar en el justo medio! — ¡Qué
bien sabe disfrazar el demonio, con razones aparentes, de que es
necesario vestir así..., componerse así... para no llamar la
atención...!, etc., y la razón verdadera es sencillamente la
coquetería..., la vanidad... y el deseo de bien aparecer y agradar a
los demás.
En las recreaciones y diversiones, aún buenas y sanas...,
completamente lícitas y convenientes…, piensa en el modo que las tienes
y cómo en ellas se descubre la persona culta..., educada... y mortificada.
— Moderación y templanza en el hablar…, en el reír..., en el bromear...,
en todos los actos en fin, no buscando lo más cómodo..., muelle y
afeminado... Así conseguirás disponer tu cuerpo para agradar a Dios,
viviendo vida de mortificación y sacrificio...; disponer tu corazón para la
vida interior de oración y recogimiento..., y, en fin, disponer tu alma para
las prácticas de las virtudes sólidas y perfectas.
Aplica estos puntos a la vida de la Virgen y verás qué perfectamente
estuvo adornada siempre con la hermosura de esta virtud de la
templanza. — Suplícala te conceda estos frutos tan excelentes de esta
virtud para tu cuerpo..., para tu corazón... para tu alma... y examínate
bien en ella, para corregir lo que debas en esto.
MEDITACIÓN 22
HUMILDAD
1.° Humildad necesaria. — Después de las virtudes teologales y de
las cardinales, sin duda que corresponde la preferencia a la humildad.
— Es aquella virtud de la que dice San Francisco de Sales, que «es
necesaria en cada instante y para todos, aún para los más
perfectos»...; la que es considerada por todos como el fundamento
228
del edificio de la santidad... y el primer paso que hay que dar en este
camino. — La Iglesia repite con frecuencia, en el Oficio Divino,
aquello de San Agustín: «¿Quieres levantar una gran fábrica de
santidad?... Piensa primero en una sólida base de humildad..., porque
cuanto mayor sea el edificio más hondos han de ser los cimientos.»
Es cosa clara que el árbol que no profundiza en sus raíces, no puede tener
gran corpulencia..., ni resistir la furia del temporal. — Error muy lamentable es
creerse muy adelantado en la perfección y no tener dominada la soberbia...,
el orgullo..., el amor propio..., pues aunque lleves una vida de mucha piedad
e intensamente espiritual, estás muy lejos del comienzo de la perfección si no
eres humilde... Oye a Santo Tomás, que dice: «que aquel que no es humilde,
aunque haga milagros, no es perfecto..., porque toda su virtud está falta de
solidez». No dudes que si no has llegado ya a mayor santidad, es porque aún
no eres profundamente humilde.
Examínate y verás que es el amor propio maldito, el que liga tus alas y no te
deja volar a Dios y a las alturas de la perfección. — Dios se enamora por
completo de las almas humildes y se comunica y se entrega a ellas sin
reserva..., elevándolas a una altura de santidad, siempre proporcionada a su
rebajamiento y a su humildad... «Dios resiste a los soberbios..., y a los
humildes da su gracia», dice Santiago. — «Todo el que se humilla será
ensalzado y el que se ensalza humillado», según el Evangelio.
Repite despacio y vuelve a saborear el Magníficat de la Virgen en el que tan
hermosamente canta Ella las excelencias de la humildad... Y, ¿cómo no?, si
dice Santa Teresa, que «la humildad de la Virgen fue la que atrajo a Dios del
Cielo a sus purísimas entrañas y con ella le traemos también nosotros de un
cabello a nuestras almas».
Detente muy despacio a considerar la grandeza de María..., su excelencia
casi divina..., su santidad a nuestros ojos perdiéndose de vista..., aquella su
pureza, con todo el cortejo de virtudes que la acompañan, etc., y piensa:
¿cuál será el fundamento proporcionado a esa santidad? — Si en Ella, por
ser la obra maestra de Dios, todo es armónico, ¿qué humildad será necesaria
para hacer juego y guardar armonía con aquella celsitud?
A la verdad, que si Dios, a la vista de su humildad, tanto ensalzó a algunos
santos..., ¿qué humildad vería en María cuando así la engrandeció sobre
todos los demás?... Extasíate ante la virtud de tu Madre y condensa en su
humildad toda su santidad, según aquello de San Agustín: «Si me preguntas
cuál es lo primero y principal para la perfección, te diré: en primer lugar, la
humildad...; en segundo término, la humildad, y en último caso, la
humildad»... No porque se hayan de despreciar las demás virtudes..., sino
porque teniéndola a ella de veras, se tienen a todas..., pues si la soberbia es
madre de todo pecado..., la humildad es de toda virtud. — Medita esto, ante
el ejemplo de tu Madre. Examínate mucho en esto..., avergüénzate... y pide...
2.° Humildad verdadera. — Pero advierte que todo esto se aplica
únicamente a la humildad de veras o verdadera, no a la aparente y
229
fingida... Y, ¿cuál es la una y la otra?... La humildad verdadera es la
respuesta sincera a esta doble pregunta: ¿Quién es Dios?... ¿Quién
soy yo?... De este doble conocimiento brota, naturalmente, el
conocimiento de nuestra bajeza en comparación de la inmensidad de
Dios..., de nuestra miseria..., de nuestra nada..., de nuestra
incapacidad para dar ni un solo paso en el camino de la santidad...,
de nuestros pecados, que son todavía peor que la nada...; de
nuestras continuas imperfecciones e ingratitudes con las que has
echado a perder tantas veces las gracias de Dios... Mira tu cuerpo,
¡cuánta corrupción!... Mira a tu alma, ¡cuánta miseria!... Qué cosa
más natural que la humildad ante este cuadro tan real y tan
verdadero. — Por eso «la humildad es la verdad», según Santa
Teresa.
San Francisco de Sales, sacaba de esta verdad estas consecuencias
que debes meditar muy despacio:
a) Que no tenemos razón para estimamos en algo, sino más bien
hemos de tener un concepto bajo de nosotros mismos..., pues sólo
debemos estimar y amar a Dios...
b) Que no debemos buscar ni aceptar alabanzas ni estima de ninguna
clase..., pues esto es una injusticia, ya que esto corresponde únicamente
al Señor...
e) Que nuestro amor debe ser por la oscuridad..., el menosprecio..., el
olvido..., esto es lo que se debe a la nada y al pecado..., y si Jesucristo
sin pecado ha sido el primero en hacerlo así, nosotros, cargados con
tantos, con mayor motivo debemos hacer lo mismo.
Aplica todo esto, punto por punto, a la vida de la Santísima Virgen y
verás qué fácilmente encuentras en Ella el modelo práctico de la
verdadera humildad..., de aquella humildad, de la que decía Cristo:
«Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón»... ¡Qué buena
discípula fue la Santísima Virgen, pues aprendió tan perfectamente esta
lección!... ¿Por qué no la aprendes tú también así?...
3.° Humildad falsa. — Por tanto, no es humildad verdadera la que
consiste en meras palabras..., en acciones puramente exteriores...
¡Cuántas veces, a pesar de inclinar la cabeza..., llevar los ojos
bajos..., buscar el último lugar..., decir bajezas de sí mismo, etc., se
junta todo esto con un refinado amor propio, que no sufre la menor
contradicción... y menos aún el verse pospuesto..., que no cede
nunca..., que rehúye la sujeción y la obediencia..., que no es capaz
de sufrir una corrección de un superior o un aviso saludable de una
buena amistad..., que no sabe llevar una injuria o un desprecio..., que
siempre anda con comparaciones o exigencias dictadas por la
envidia, para no consentir preferencias de ninguna clase!..., etc. —
Bien se ve que una humildad así, no merece este nombre, pues es
humildad fingida y aparente..., puramente externa..., que no brota de
230
un corazón humilde de verdad.
También es falsa humildad, la que no quiere reconocer las gracias que
ha recibido de Dios, y cree que el pensar en eso, es gran soberbia...
¡Qué distinta fue la humildad de María, cuando no dudó en publicar que
había recibido cosas muy grandes del Señor, y que por ellas la llamarían
bienaventurada todas las generaciones!... Pero de ahí, no sacaba .otra
conclusión si no la de la gloria..., alabanza y agradecimiento al Señor...
Reconocer, no para envanecerse de lo que se tenga, sino para más
alabar, servir y amar a Dios; ésta es la verdadera humildad.
En fin, es pésima humildad la que, considerando su bajeza y su miseria,
deduce, como fruto práctico de ella, el desaliento..., la desilusión..., el
abatimiento. — La fórmula de la humildad verdadera, es: «Yo por mí
nada soy..., nada puedo, pero todo lo puedo en Aquél que me conforta.»
— Todo, luego no hay nada imposible..., ni siquiera la santidad para el
verdadero humilde. Pide a la Santísima Virgen luces para distinguir y
conocer bien estas dos humildades y que, huyendo de la falsa, con su
ayuda te afiances bien en la verdadera
MEDITACIÓN 23
HUMILDAD
1.° El verdadero conocimiento. — Como la humildad es la verdad...,
se funda en la verdad... y es fuente de verdad, por eso es ella la que
nos da nuestro verdadero y exacto conocimiento. — Mira qué bien se
conocía a Sí misma la Santísima Virgen. — Nadie había recibido de
Dios más gracias y privilegios más extraordinarios que Ella...
Inmaculada en su Concepción..., llena de gracia, por lo mismo desde
su primer instante..., más santa que todos los ángeles y santos
juntos..., Reina del Cielo y corredentora de los hombres..., la bendita
entre todas las mujeres..., en fin, con el título único que todo lo
resumía: ¡Madre de Dios!...
Así se veía María, así se conocía a Sí misma, y, no obstante..., mírala
¡qué humildísima siempre! Sabía que toda esta grandeza estaba en
Ella.., pero que no era de Ella...; todo era de Dios..., todo era porque se
había dignado mirar el Señor a su esclavita con ojos de misericordia...,
como lo cantó en su Magníficat...; todo lo atribuía a Dios..., tenía una
conciencia perfecta de su nada... y así se consideraba delante de Dios,
como la misma nada..., como la última de sus criaturas..., como la más
indigna de las esclavas que le sirven... Así adoraba Ella a Dios..., así se
anonadaba ante Él..., así se sometía en todo y siempre a su divina voluntad..., así estaba toda la vida recibiendo y practicando su fórmula sublime
de humildad... el programa de vida del verdadero humilde: «He aquí la
esclava del Señor... Hágase en mí según tu palabra.» — Y como tenía
este conocimiento profundo de Sí misma... y obraba siempre con esta
231
conciencia y persuasión de su nada, así aparecía también ante los
demás. — Es Reina de los ángeles..., pero no lo demuestra... ¡Con qué
reverencia les trata!... Ve en ellos a los servidores... fieles de Dios... a
sus emisarios y embajadores... y así se humilla ante ellos... La disgusta y
la turba verse reverenciada y alabada por ellos.
Así trata también con los hombres... Fíjate, especialmente, en su porte
humilde y respetuoso, para con sus padres..., para con los sacerdotes...,
para con sus superiores..., para con San José..., en fin, para con todas
aquellas aldeanitas de Nazaret... Mira cómo vive exactamente igual que
una de ellas... como la humilde esposa de un humilde carpintero... y tan
convencida estaba de lo que era en Sí misma..., que no aspiraba a otra
cosa, creyendo que no tenía derecho a otro género de vida…, sino más
bien contentísima por su suerte, y eso que era... ¡la Reina del Cielo!...
¡Qué ejemplo..., qué lección para nosotros!...
Haz aplicaciones prácticas a tu vida..., compárate con la Virgen en
algunos de esos casos que tú perfectamente conoces de tu vida, y verás
así claramente tu soberbia..., tu amor propio..., tu orgullo refinado..., tu
falta de humildad... y, por lo mismo, tu falta de conocimiento verdadero
de ti mismo.
2.° La verdadera grandeza. — Y ahora medita en la grandeza que
brota de la humildad...; ésta es la única que merece este nombre...
Todas las demás grandezas son mentira. — Nunca es el hombre más
grande que de rodillas..., esto es, que cuando se humilla y se hunde
en el polvo de su miseria... Así se hundió el publicano del Evangelio y
se hizo un santo... Así se hundió San Pedro en su humilde
arrepentimiento y mereció ser levantado a la altura del primer Papa...
Así, sobre todos los santos y sobre todas las criaturas, se hundió la
Santísima Virgen al confesarse públicamente «esclava del Señor» y
fue elevada a la dignidad de ¡Madre de Dios!... ¡Qué grandeza más
verdadera la de la humildad delante de Dios y hasta delante de los
hombres!...
Recuerda a Luzbel en el Cielo..., a Adán en el Paraíso... y te
convencerás de que no sólo no conduce a ninguna grandeza la
soberbia..., sino que hace más terrible y espantosa la caída. — Una vez,
los hombres quisieron hacerse famosos y levantaron una torre que
llegase hasta el Cielo, para desafiar el poder de Dios y hacer casi imposibles los castigos de su justicia..., y lo único que hicieron fue el ridículo
más espantoso..., hacerse dignos del desprecio y de las burlas de todas
las generaciones.
Compara ahora con ésta, la conducta de María, que no quiere pasar de
la condición de sierva y esclava..., pero no de palabra, sino de veras
quiere ser tenida como tal... y vivir siempre así... Y Dios la ensalza tanto,
que también Ella excitará la atención de todas las generaciones..., pero
para admirarla y bendecirla sin cesar... ¡Qué bien cumple Dios su
232
palabra!... «El que se humillare será ensalzado»...
De la nada creó al mundo y sacó todas las cosas, y no parece si no que
ahora también quiere sacar de nuestra nada toda nuestra grandeza... Por
eso exige como condición indispensable, para hacernos grandes y
santos, que tengamos ante nuestros ojos siempre la nada..., la purísima
nada que somos y que podemos. — La humildad y únicamente ella, es la
que levanta la torre altísima..., firme... y segura que traspasa las nubes y
llega hasta los Cielos..., hasta el trono mismo de Dios.
3.° La verdadera fortaleza. — En fin, en la humildad se encuentra el
resorte secreto para las grandes hazañas, para los grandes
heroísmos. — El humilde descansa en Dios..., cuenta con el poder
omnipotente de Dios, y no hay nada que se le oponga..., ni
dificultades que no venza. — No es la humildad la virtud del
apocamiento y encogimiento que nos hace cobardes..., miedosos y
pusilánimes..., muy al contrario, es la virtud de los fuertes..., la que
da y engendra la verdadera fortaleza. — Todo su valor varonil y su
gran energía y decisión en obrar, hemos dicho que sacó la Virgen de
su fortaleza..., pero esta fortaleza fue fruto precioso de su profunda
humildad.
En su Purificación, pasa María por una de las mayores humillaciones de
su vida...; era necesario, para apreciarla en toda su extensión, conocer el
amor de la Virgen a su pureza inmaculada... — La dignidad de Madre de
Dios la hubiera pospuesto a su virginidad... y ahora, tiene que pasar a los
ojos de los demás como una mujer inmunda. — La azucena purísima,
aparece como marchita ante los hombres... Sólo Dios conoce su candor e
inocencia... Fácilmente el amor propio hubiera buscado pretextos en este
caso para obrar de otra manera: el celo por la gloria de Dios..., la
edificación del prójimo..., la alegría de aquel pueblo al saber que ya
estaba entre ellos el Mesías, etc. — María no admite tales sugestiones...,
obedece a la ley con tanto mayor gusto cuando es para Ella más
humillante... Dios estima en este día, más su ofrenda que ninguna,
porque ninguna se la ofreció con tanta humildad... — ¡Ah!, pero mira a la
vez con cuánta fortaleza y entereza... María, en esta ceremonia, ofrece a
Dios a su Hijo... y se entrega Ella misma a la inmolación..., al sacrificio...
Tú también necesitas generosidad..., entereza..., fortaleza para ofrecer
a Dios tu sacrificio..., el que más te cuesta y el más necesario..., el de tu
amor propio... Hazlo con generosidad y entereza...; la humildad te la
dará... — Pide a la Virgen un conocimiento de ti mismo y de tus
defectos..., el conocimiento de tu conducta. — ¿Cuál es tu reverencia en
la oración..., con los ángeles y santos..., con tus superiores..., cómo
piensas de ellos... y cómo te portas con ellos?... ¿eres respetuoso...,
deferente..., sumiso a todo lo que te mandan?... ¿Cómo correspondes a
las gracias de Dios?... — La humildad te enseñará todo esto... Pídesela
así a la Santísima Virgen..., úrgela y hazla gran fuerza para que no te
233
niegue esta gracia.
MEDITACIÓN 24
POBREZA
1.° La Pobreza actual. — Es la pobreza real y efectiva, que consiste
en la carencia de bienes de fortuna. — Puede ser involuntaria cuando
por disposición de la Providencia, nos encontramos en ese caso..., o
voluntaria, cuando el corazón se desprende de todo lo que posee y de
hecho deja y renuncia a todo, para con mayor libertad, servir a Dios y
darse de lleno a su amor. — Esta segunda o también la primera,
cuando se acepta con gozo y alegría, constituyen la virtud de la
pobreza actual. — Esta virtud, es fuente positiva de inmensos bienes
y de grandes y verdaderas riquezas..., ya que San Pablo no duda en
afirmar que la avaricia es la raíz de todos los males... Así lo prometió
Cristo: «El que dejare su casa y hacienda..., recibirá cien veces más
y luego la vida eterna»... Y Él mismo la exigió como el primer paso
para la vida de la perfección...: «Si quieres ser perfecto, vende
cuanto tienes..., dalo a los pobres... y ven, sígueme»...
He ahí por qué es uno de los votos esenciales en toda vida religiosa, la
pobreza actual... y por qué todos los santos tanto empeño pusieron en
practicarla y a veces en forma sumamente heroica. — Entre todos,
descuella en esto el gran San Francisco, que de tal modo la constituyó
como característica de su vida y de su espíritu, que no quiso ser otra
cosa sino el Pobrecito de Asís... Y no es extraño, piles no quiso con esto,
sino ser un imitador de Aquél de quien dijo San Pablo «que siendo
inmensamente rico, se hizo pobre por nosotros a fin de hacernos a
nosotros, ricos con su pobreza».
Tan esencial consideraban esta vida de pobreza los Apóstoles... y tan
perfectamente la practicaron en la escuela de Cristo, que no dudaron
imponérsela a los primitivos cristianos, y así todos se desprendían de sus
bienes y los llevaban muy gustosos a los pies de los Apóstoles, viviendo
una vida común e igual de pobreza y de caridad...
2.° Pobreza de María. — Pero contempla el ideal de la pobreza de la
Santísima Virgen... María era pobre, no poseía más que lo de las
pobres aldeanas de Nazaret... Si en su nacimiento no hubo una
pobreza miserable..., y una carencia total de bienes, pues dicen que
sus padres poseían alguna casita..., pero Ella se desprendió de
todo..., lo repartió entre los pobres y muy pobremente vivió.
Detente a contemplar la casita de Nazaret antes y después de vivir con
San José... ¡Qué casita más sencilla y más pobrecita!... Recorre todas las
estancias..., curiosea santamente todos los muebles..., la vajilla para
comer..., la mesa y los asientos..., la cama y los vestidos... El taller de
San José era un pobrísimo portal, con cuatro herramientas, las más
indispensables..., rústicas..., muy usadas y gastadas... Allí no hay más
234
entradas que lo que gana diariamente San José...; no siempre había
encargos de trabajo, y entonces, la pobreza sería estrechísima y quizá
algún día permitiera Dios que les faltara hasta su pobre comida.
Asiste a una comida en Nazaret... Todo está impregnado de pobreza...,
de frugalidad. — Y esto era lo ordinario..., pero a veces tenían que sufrir,
de manera más extraordinaria, las privaciones de la pobreza...; parece
que Dios se recreaba en ella... — Recuerda el viaje a Belén... Probablemente San José había llevado al matrimonio algún ahorrillo, que con ese
fin había hecho... Aquello era toda su esperanza, para cuando naciera el
Niño... ¡Con qué gusto iban a gastarlo todo, y más que tuvieran, por
preparar una cunita regalada al Hijo de Dios..., pero el viaje a Belén
trunca todas sus ilusiones..., desbarata sus planes..., sus pobres y
pequeños ahorros los han de gastar en el viaje... y lo que es peor, en
pagar el tributo cruel..., bárbaro..., injusto, al César..., y Jesús nacerá no
en la pobreza, sino en la indigencia más extrema..., sin casa..., sin
cuna..., apenas sin pañales..., sin nada.
Vuelven, por fin, a Nazaret y apenas San José, con su trabajo
redoblado, logra otra vez reunir un pequeñísimo ahorro..., es otro viaje
más duro..., más largo..., más penoso el que les espera, ¡el viaje a
Egipto!... ; otra vez en las estrecheces de la indigencia... ¡Qué días
pasarían al principio en Egipto hasta que fue dándose a conocer San
José..., y comenzó a adquirir alguna parroquia...! Vivían de pura limosna.
En fin, cuando ya se han acomodado y ya pueden respirar un poco...,
otra vez de viaje..., a Nazaret de nuevo..., a comenzar otra vez a buscar
nuevos encargos y trabajos. — Mira a la Santísima Virgen, buscando
trabajo para San José..., y es ¡la heredera de la corona de David!..., ¡la
Emperatriz del Cielo!..., la Reina de ángeles y hombres!..., y, no obstante,
¡qué contenta..., qué satisfecha..., qué alegre está desposada con la pobreza!...
3.° Consecuencia de esta pobreza. — María no sólo vivió oculta y
privadamente pobre..., sino que públicamente tuvo que aparecer
siempre así en muchas ocasiones. — Acuérdate del misterio de la
Presentación y de la ofrenda que entonces llevó... Ni siquiera tuvo
para comprar un corderillo y tiene que contentarse con la ofrenda de
los más pobres, un par de palomitas.
De aquí se derivaron, para Ella, muchos actos de virtud que tuvo que
practicar... ¡Con qué desprecio, por ejemplo, la tratarían las demás que
iban al Templo, con ofrendas más ricas!... ¡Qué poca consideración por
parte de aquellos sacerdotes!... Como suele acontecer con los pobres, no
les harían caso..., abusarían de ellos, haciéndoles esperar más de lo
debido, por atender a otros a quienes les convenía más tener contentos...
¡Qué de humillaciones y desprecios causa la pobreza!... Por eso mismo,
su trato había de ser con gente ignorante..., inculta..., grosera..., como
suelen ser los pobres...; a Ella misma, así la tratarían, como una de tan235
tas..., y a su mismo Hijo, no pudo darle una educación más elevada...,
quizá no la fue posible enviarle a aquellas escuelas de los rabinos..., sino
emplearle en los recados de la casa y del taller... y en seguida, en ayudar
a su padre a ganar de comer...
Así era conocido Jesús, como el hijo del pobre carpintero..., como el
hijo de aquella pobre aldeana que se llamaba María... ¡Qué admiración
debe causarnos todo esto!... ¡Qué deseos de estudiar los secretos que,
sin duda, encierra la pobreza!... Pregunta a María: ¿por qué la amó tanto
Ella? Dila que te enseñe la razón por la cual fue tan querida de Jesús y
de Ella, que no se apartaron de esa virtud ni un momento... ¿qué será?
— Medítalo muy despacio en compañía de tu Madre.
MEDITACIÓN 25
POBREZA
1.° Pobreza de espíritu. — Es evidente que la pobreza de espíritu o
el espíritu de pobreza es lo que da valor y mérito a esta virtud... —
No es virtud la mera carencia de bienes de fortuna... y así hay
muchos pobres que no practican esta virtud, a pesar de no poseer
nada... y, en cambio, puede darse verdadera pobreza de espíritu en
medio de la misma opulencia.
Esta pobreza de espíritu, como la llama Jesucristo en sus
bienaventuranzas, consiste en el desapego del corazón de toda riqueza,
hacienda y bienes materiales..., de suerte que mi se ponga el alma en las
riquezas..., ni las riquezas en el alma», como dice San Francisco de
Sales. — La raíz de esto, brota de la profunda convicción que debemos
tener, de que nada de cuanto existe es nuestro con dominio completo....
total... y absoluto..., aunque lo poseamos con legítimo título y podamos
decir con verdad «esto es mío»..., pues al fin, el único dueño y señor
absoluto de toda la hacienda, es Dios.
Respecto de los bienes de fortuna, no tenemos nosotros otra relación
que la de meros administradores de ese único y supremo Señor... y, por
lo mismo, no podemos disponer de ellos a nuestro antojo, sino dentro de
las órdenes y disposiciones de su legítimo dueño.
El abusar de las riquezas..., el apetecerlas y desearlas... y el trabajar
por atesorarlas..., o si no se poseen, lamentarse de su carencia...,
quejarse ante Dios y maldecir de su suerte..., al mismo tiempo que se
fomentan afectos de envidia hacia los que tienen mucho..., todo esto, es
contrario a la pobreza de espíritu.
Escucha, en cambio, a San Pablo, que dice: «Todo lo considero como
basura, asquerosa y despreciable, en comparación de la única riqueza
que es ganar a Cristo.» — Por tanto, el pobre de espíritu debe vivir
contento con su indigencia, si Dios le ha puesto en ese estado...,
comprendiendo que con eso tiene facilitado, en grado sumo el camino de
la santidad..., y si tiene fortuna, la ha de emplear en bien de sus
236
hermanos, evitando la avaricia..., la ambición..., el deseo de atesorar y
aumentar más y más sus caudales..., poniendo su corazón en los bienes
eternos del Cielo... y no sepultándolo en los miserables y caducos de la
tierra.
Ya hemos dicho que así fue la Santísima Virgen... Vivió siempre en
pobreza actual, pero a la vez con un espíritu admirable de la misma...
¡Qué despego el suyo! ¡Qué diferencia!... ¡Qué poco valor daba a todo
eso que constituye los bienes de fortuna! — Sus bienes y su fortuna
estaban reconcentrados en un solo objeto, ¡en su Jesús!... Eso era lo que
ambicionaba..., lo que no quería perder... De ahí aquella avaricia santa
de no desperdiciar ni una de sus palabras..., ni una de sus acciones...,
sino que las guardaba todas en el secreto de su corazón, para luego a
solas..., como el avaro con sus riquezas, recrearse en recordarlas...,
meditarlas..., saborearlas. — Con Jesús no la importaba nada de lo de la
tierra. — Los Magos la dan una respetable cantidad de oro...; lo acepta
agradecida, pero según el sentir de los Santos Padres, lo repartió en
seguida entre los pobres. ¡Qué desprendimiento y qué desprecio a la vez
del oro!...
2.° Sus ventajas inmensas. — Tan inmensas y tan múltiples son,
que es difícil sólo el enumerarlas. — Ante todo, la pobreza de espíritu
constituye el primer punto del sermón de la Montaña. — Es la primera
de todas las bienaventuranzas, a la que Cristo promete
solemnemente la posesión del reino de los Cielos. La pobreza
constituyó uno de los temas más importantes de su predicación...
¡Cómo anatematizaba a los ricos!... ¡Qué difícil les puso la entrada en
los Cielos!... Más que el paso de un camello por el ojo de una aguja.
Además, quiso darnos ejemplo acabadísimo de la pobreza afectiva y
efectiva... ¿Quién le obligó a nacer..., a vivir..., a morir tan
pobremente?... La joya preciosa con que quiso adornarse en su vida, fue
la pobreza. — A los que dejaron todo por seguirle, les hizo apóstoles...,
santos..., pero a los cobardes y apegados al dinero, no les dio nada. —
El joven, del Evangelio a quien invita a ser pobre por Él, hubiera sido
eso..., uno de sus apóstoles... o de sus discípulos..., quizás una gran
figura en su Iglesia, y un santo grande en el Cielo..., pero no quiso dejar
su posición y su fortuna, y ya no se habla más de él en el Evangelio...; lo
perdió todo por no dejarlo todo voluntariamente.
La pobreza, además, lleva consigo un cortejo lucidísimo de otras
virtudes...:
a)
Privaciones frecuentes y aún continuas en la comida, en el
vestido, en el modo de vivir...
b)
Por lo mismo, es un ejercicio no interrumpido de mortificaciones
exteriores y corporales… y también de las interiores del espíritu...
c)
Al pobre, no le faltarán abandonos..., desprecios...,
humillaciones..., indiferencia..., ingratitudes y faltas de correspondencia,
237
por parte de los poderosos, que se desdeñarán en mirarle..., en alternar
con él.
d)
Con esta pobreza va unida la necesidad del trabajo corporal...,
molesto y fatigoso..., pero a la vez, le hará confiar más y más en la Divina
Providencia, de la que principalmente vive y de la que lo espera todo...
e)
Por lo mismo, la pobreza engendra espontáneamente un gran
espíritu de oración, pues nadie mejor que el pobre, siente su absoluta
necesidad...
f)
En fin, la pobreza hace al entendimiento más claro para
comprender el verdadero valor de las cosas de la tierra..., y al corazón,
más libre de apegos y preocupaciones, para poder volar mejor a Dios, sin
nada que ate o ligue sus alas.
Medita bien en todo esto, para que estimes como se debe a esta divina
virtud y verás cómo no te extrañará el amor que la tenía la Santísima
Virgen y la alegría con que vivía abrazada a ella.
3.° Tu pobreza de espíritu. — Has de trabajar por adquirir esta
virtud tan necesaria... si estás en posición desahogada, para ejercitar
la virtud de la pobreza y de la caridad entre los pobres a quienes
debes socorrer...; si Dios te da a sentir los efectos de la pobreza
actual, para saber agradecer este beneficio y verte semejante a
Cristo y a María, pobres por nuestro amor. — Que nunca olvides el
ejemplo de un Judas, que por amor a las riquezas y por su avaricia,
cayó en su negra y espantosa traición...; que aprendas de María a
trocar el oro terreno de los Magos, por el oro preciosísimo de la
caridad con el prójimo..., por el oro valiosísimo de la abnegación y del
sacrificio.
¿No pensaría Cristo en su Madre..., en nuestro gran modelo, cuando
proclamaba la dicha y la bienaventuranza de la pobreza?... ¿Te pareces
algo a Ella en esto?... ¿No tienes aspiraciones mundanas de brillo..., de
alabanzas..., de deseo de figurar?... — ¿Piensas mucho en que el reino
de los Cielos es para los pobres de espíritu y humildes de corazón?...
¿Tienes muy presentes las palabras de tu Madre, de que «Dios a los
pobres les llena de bienes... y deja vacíos a los ricos del mundo»?... ¿Te
complaces en visitar a los pobres..., tratarlos..., socorrerlos?... ¿Te
avergüenzas, quizá, de alguno de tu familia por ser pobre o vestir
pobre?... ¿Te gusta hacer alarde de nobleza y de riqueza entre los
demás? — Pide a Cristo y a María su pobreza, que esa es su herencia.
MEDITACIÓN 26
OBEDIENCIA
1.° Su excelencia. — No es fácil adivinarla y comprenderla en todo
lo que vale. — De la soberbia brota la rebeldía y la desobediencia...
de la humildad, la obediencia. — En Cristo estaban ambas
238
íntimamente unidas, como dice San Pablo: «Se humilló y se hizo
obediente.» — Esto mismo ocurría con la Santísima Virgen. — La
obediencia es el distintivo y la característica del espíritu de Cristo...;
la rebeldía es la del demonio, del mundo y de la carne.
Escucha las primeras palabras de Cristo: «Dios mío, he venido a hacer
tu voluntad... y tu ley está en medio de mi corazón»... Luego, aquellas
otras: «Mi comida y mi bebida es hacer la voluntad del que me envió»... Y
así comprenderás con cuánta razón pudo decir luego el apóstol «que su
obediencia fue hasta la muerte y muerte de Cruz»... ¡Cuántas veces
predicó Él esta doctrina que practicaba: «El que a vosotros oye, a mí me
oye..., el que os desobedece y desprecia a mí me desprecia.»
La obediencia no es virtud exclusiva de los conventos, sino que todos
estamos obligados a obedecer a los superiores que nos mandan, en
nombre de Dios, — San Pablo, dice: «Hijos, obedeced a vuestros padres.
— Criados y siervos, servid y obedeced a vuestros señores, con respeto
y temor. — Ciudadanos, vivid sometidos a los magistrados y autoridades
y obedeced sus órdenes...; en fin, todos obedeced a vuestros superiores
y prelados, ya que ellos velan por vosotros, como que han de dar cuenta
a Dios de vuestras almas.» — Dios todo lo ha puesto bajo la obediencia;
de suerte que nadie, ni aún los mismos superiores, están exentos de ella.
El superior debe obedecer el primero...; nadie sabe mandar, si no sabe
antes obedecer. — Ha de obedecer a los que sean superiores a él... y, en
último caso, a Dios, pues de tal modo el superior debe representar a
Dios, que todo lo que mande y ordene, sea conforme a lo que Dios le
inspire y le comunique en la oración.
Piensa, si tienes que mandar, que no puedes hacerlo a tu gusto..., a tu
capricho..., sino únicamente exponiendo a tus súbditos la voluntad del
Señor, de la que debes ser fiel intérprete...; si no es así, ni tú tienes
derecho a mandar, ni tus súbditos obligación a obedecer.
Mira cuán excelente es la obediencia, pues nos hace conocer y
practicar sin miedo a equivocarnos, en cada caso concreto de nuestra
vida, qué es lo que Dios quiere de nosotros entonces...
2.° Sus frutos. — Son también grandes y excelentes los frutos que
produce la obediencia: 1.° Ese descanso y seguridad que da al alma,
sabiendo que ciertamente..., infaliblemente..., mientras obedece
acierta sin equivocarse jamás con la voluntad de Dios... 2.° Como
consecuencia de esta seguridad, una paz en el alma y en el
corazón... y un sosiego interior... verdaderamente imperturbable,
pues excluye totalmente toda duda..., vacilación..., escrúpulo, etc...
3.° Una semejanza grande que el alma adquiere con Jesús y con la
Santísima Virgen, que no vivieron sino siempre sometidos a las
pruebas, a veces dificilísimas y heroicas de la obediencia... 4.° Un
espíritu grande de sacrificio, que con ella, se adquiere y se
practica..., ya que la obediencia es la oblación continua del amor
239
propio..., del parecer propio..., de la voluntad propia, que es lo que
más cuesta y lo que más agrada a Dios...; «mejor es la obediencia
que cualquier otro sacrificio».
5.° La obediencia purifica, por lo mismo, sin cesar, nuestra
intención, pues por ella dejarnos de buscarnos a nosotros mismos,
para buscar y encontrar indefectiblemente a Dios... 6.° Con ella se
aumenta considerablemente el mérito y valor de nuestros actos, pues
todos, aún los más insignificantes en sí, adquieren un grado
insospechado de merecimientos delante de Dios..., al contrario de lo
que ocurre cuando obramos independientemente o contra la
obediencia...: como entonces buscamos nuestra satisfacción, ya
tenemos en eso la recompensa de nuestros actos... 7.° Del mismo
modo, con la obediencia crecen y se fortalecen considerablemente
todas las virtudes... y se adquiere y se asegura con ella la victoria
final, pues dice el Espíritu Santo «que el obediente cantará victorias...
8.° Por eso mismo, la obediencia nos da armas ofensivas y defensivas
contra todos nuestros enemigos... ¿No te has fijado en el empeño del
demonio cuando te tienta, en aislarte de tu confesor..., director... o
superior?... Pues es por eso; bien sabe él que mientras obedezcas, no
podrá nada contigo..., pero ¡ay de aquél que entonces se desligue de la
obediencia y pretenda querer combatir él solo!... ¡Qué difícil es que
triunfe!... 9.º En fin, el obediente tiene derecho a contar con el poder de
Dios..., con la Providencia de Dios, que no puede menos de palpar
íntimamente y más que nadie..., pues el obediente es el que
prácticamente se arroja y se abandona en brazos de Dios..., renuncia a sí
mismo, para ser todo de Dios... y, por lo tanto, todo lo espera y con
razón, de El.
3.° Mirando a María. — A pesar de todas sus excelencias
magníficas y de sus frutos tan ricos..., lo que más debe animarte a
amar la obediencia y a ejercitarte en la práctica de la misma, es el
ejemplo de la Santísima Virgen. — ¡Qué modelo de obediencia el
suyo!... Siempre obedeció con rendimiento de juicio..., alegría de
corazón... y prontitud en la ejecución.
Mira su obediencia ordinaria..., continua a San José, a quien ve como
cabeza de aquella casa y representante directo de la autoridad de Dios.
— No discute sus órdenes..., no contradice sus indicaciones..., no sigue
otros consejos y orientaciones, aún en las cosas más pequeñas, sino las
que él la da. — Mejor diremos que Ella nunca consideró como cosas
pequeñas las que ordenaba la obediencia...; por eso, aquella sumisión
total y completa a la voluntad divina, aún manifestada por un superior
que bajo muchos aspectos era inferior a Ella...; no obstante, obedece
como una esclava, es siempre la «esclava del Señor» y de sus
representantes..., carece de libertad..., de voluntad..., de parecer
propio...; no tiene derecho a pensar..., ni a enjuiciar...; menos a criticar y
240
a censurar lo que de parte de Dios la mandan...; si lo hiciera así dejaría
de ser la «esclava»..., pues ésta ha perdido toda su personalidad... y
María ama tanto a ese título, que lo ha constituido como programa de su
vida...; ha renunciado libre..., espontánea... y generosamente a todos sus
derechos..., a toda su libertad para esclavizarse totalmente a Dios.
Quien ha hecho voto de obediencia, vea a lo que se ha obligado... Éste
es el modelo... No hay otro modo de cumplirlo, que ser... y vivir... totalmente esclavizado en su libertad..., en su voluntad..., en su mismo
parecer, al de los superiores. A imitación de María, no podrá detenerse a
examinar las razones... o los motivos de lo que se le manda...; sólo debe
saber si está mandado o no, y obrar conforme a ello, sin dilaciones de
ninguna clase. — Los que no tengan ese voto, vean también dónde está
el ideal de esta virtud... y comparen su conducta con la de la Santísima
Virgen. — Haz tú un examen muy detenido de este punto..., analiza bien
tu obediencia..., ponla en parangón con la de María y deduce de aquí la
consecuencia de lo que has de hacer.
MEDITACIÓN 27
OBEDIENCIA
1.º Obediencia verdadera. — Es la que consiste en la sumisión de la
parte superior de nuestro ser, a las disposiciones del que manda...,
esto es, puede ser que la parte inferior se rebele..., que se sienta al
obedecer, repugnancia... o temor ante las dificultades que en algunos
casos suponga la obediencia. — Cristo Jesús fue el primero en sentir
esa repugnancia y esa debilidad en la parte inferior de su naturaleza,
que se asustaba en el Getsemaní, ante aquella obediencia heroica...,
¡hasta la muerte!, ¡y muerte de Cruz!... a que iba a ser sometido. —
Esto es muy humano..., muy natural...; lo contrario sería convertirnos
en estatuas, con una indiferencia e insensibilidad antinatural... y
además, esto restaría valor y mérito a nuestra obediencia.
El mérito está en sentir eso... pero a pesar de ello, decir, como Cristo,
¡adelante!, «no se haga mi voluntad, sino la tuya»..., sea lo que sea...,
cueste lo que cueste... ¡Qué sacrificio tan precioso y tan agradable a los
ojos de Dios el que entonces le ofrecemos!
Tampoco deja de ser verdadera la obediencia si exponemos a nuestros
superiores, con sencillez y humildad, algunos motivos e inconvenientes
que necesitan aclaración..., sin ánimo ni intención de protestar..., ni
siquiera de disentir de lo ordenado..., sino simplemente de aclarar o
consultar..., exponer, no es oponerse. — Recuerda el caso tan claro en
este punto de la Santísima Virgen..., dispuesta a obedecer ciegamente...
no obstante, pregunta al ángel..., expone sus dudas..., pide aclaración
para saber mejor la forma en que ha de obedecer... y conocida ésta, ya
no cabe más que una sola palabra: Fiat, hágase.
2.°
Obediencia
perfecta.
—
Aunque
241
esa
sea
la
verdadera
obediencia, sin embargo, ésta admite grados y así puede ser más o
menos perfecta...
La obediencia perfecta es la que reúne las condiciones de la misma, ya
expuestas en una de las meditaciones de la vida de Nazaret..., la que
obedece con prontitud y alegría..., con espíritu sobrenatural, únicamente
por Dios, no por motivos naturales de agrado o simpatía..., con
rendimiento total de la voluntad y del entendimiento, no para obrar
irracionalmente y en contra de nuestra razón, sino para no ver con los
ojos de nuestro propio juicio y así hacer ciegamente lo que se nos
manda.
En fin, la obediencia perfecta, obedece totalmente..., sin limitaciones de
tiempo ni de cosas...; no obedece cuando tiene ganas... o cuando la
agrada..., no mira las dificultades, sino que siempre, v en todo instante,
cumple exactamente lo ordenado..., hasta en los más mínimos detalles.
— Esta es la gran obediencia..., la tan alabada y recomendada por todos
los santos. — ¡Qué cosas no dijeron de ella San Agustín, Santo Tomás...,
Santa Teresa de Jesús..., San Ignacio de Loyola! — Toda la perfección la
hicieron depender de la obediencia... Y el mismo Dios, ¡cuántas veces a
almas que Él mismo dirigía e inspiraba directamente, las obligaba, después a dar cuenta a sus confesores y directores, para someterlo todo a la
obediencia!
3.° Perfección de María. — Aplica todos estos puntos a la
obediencia de la Santísima Virgen, y mira la perfección con que
ejerció esta virtud. — Ayer meditábamos su obediencia ordinaria y
cuotidiana, de la que ni un momento de su vida prescindió... Mira,
además, hoy su obediencia en los casos extraordinarios que a Ella...
y a ti también a veces enviará el Señor.
No dudes, que el Señor tiene empeño en probar nuestra virtud... Puso a
prueba la obediencia de los ángeles..., de Adán y de Eva..., de
Abraham..., de Moisés..., etc., y también probó la de la Santísima
Virgen..., no porque dudara de Ella, sino para hacerla resaltar más a
nuestros ojos... y añadir más méritos a los que ordinariamente adquiría
con su modo perfectísimo de obedecer.
Es verdad que una obediencia diaria..., constante..., siempre y en todo
perfecta, deja de ser obediencia vulgar, para convertirse en obediencia
extraordinaria y hasta heroica... ¡Qué gran heroísmo el de lo vulgar..., lo
monótono..., lo de siempre igual todos los días! — Pues bien, María,
aparte de este heroísmo y de esta perfección..., tuvo la de la obediencia
puesta a prueba en ocasiones difíciles..., extraordinarias..., en las que
podía caber, a nuestro modo de entender, alguna disculpa para dejar de
obedecer. — Pero María nunca encontró esa disculpa.
Mira su obediencia a Dios que la inspira el voto de virginidad... Ella
sola..., única..., sin precedente..., exponiéndose a la deshonra pública y a
las burlas de los demás..., etc. — María no mira nada, y hace alegre y
242
prontamente lo que el Señor la inspira. — La inspira también la vida de
retiro en el Templo... y es tal su prontitud, que a los tres años se arranca
de sus padres, deja su casa y obedece la inspiración de Dios. — La
mandan después los sacerdotes desposarse con San José, y les
obedece como al mismo Dios. — Es el ángel, quien de parte de Dios la
llama a ser su Madre, y aunque no entiende cómo ha de ser eso..., se
sujeta a su voluntad y obedece... y luego, ya en la vida de Jesús, ¡qué
obediencia la suya en los diversos viajes que Dios dispone..., en el
cumplimiento de las leyes que a Ella no la obligaban... No tiene necesidad de ir al Templo..., no tiene que purificarse de nada... y, sin
embargo, antes que faltar a la obediencia, prefiere obedecer en aquello
que no tiene necesidad ni obligación.
En la vida pública de su Hijo, la inspira Dios que se retire y oculte..., y
no aparece por ninguna parte... La dice que debe acompañar a su Hijo en
la Cruz..., y allí va decidida sin pensar en el sacrificio tan enorme que
esto iba a suponer para Ella. — Obediente hasta la muerte, como su Hijo.
4.° La copia. — Tú debes ser la copia de ese modelo perfectísimo.
— Has de trabajar para que la obediencia sea en ti, también algo
esencial en la vida de tu espíritu. — Debes obedecer en lo ordinario y
en lo extraordinario. — Obediencia universal en todo y a todos: María
obedece al ángel..., no dice «hágase en mí la voluntad de Dios», sino
«tu palabra»..., de modo que aunque sea inferior, si representa a
Dios, debes obedecer. — María obedece al César, vano y
ambicioso..., obedece la ley humillante..., obedece a San José...,
obedece a los Apóstoles y a sus sucesores o representantes.
Debes obedecer por Dios y a Dios, sea el que sea quien en su nombre
te mande. — Debes entregarte de lleno..., sencillamente...,
confiadamente a quien en su nombre y con su autoridad dirige tu alma...;
sólo así lograrás ser verdaderamente obediente..., sólo así vencerás y
dominarás tu soberbia..., tu orgullo, que bajo tantas formas se manifiesta
y te domina...; sólo así serás copia exacta de tu Madre...
MEDITACIÓN 28
LA CASTIDAD
1.° La virtud blanca. — Es la virtud de la belleza..., de la blancura
del alma. — Todas las virtudes son ornamento riquísimo del alma...,
pero ninguna la adorna con tanta gracia y hermosura como ésta...
«¡Oh, qué hermosa, dice el Espíritu Santo, es la generación casta y
pura, llena toda ella de claridad...; qué apreciada es delante de Dios y
de los hombres!»
Flores muy bellas de aroma encantador son las demás virtudes..., pero
la castidad es la azucena de las mismas..., el lirio que recrea y enamora
al mismo Dios. — Así lo canta la Iglesia en sus himnos, cuando dice que
«Dios anda siempre entre lirios»... — También ha reservado una
243
bienaventuranza especial para ella: «Bienaventurados los limpios de
corazón»... Y es que aunque todo pecado..., toda falta, es una mancha
del alma..., parece que ninguna la mancha como la impureza...; ésta es,
el pecado feo..., sucio..., vergonzoso, más que ninguno otro pecado. —
Es el más aborrecido de Dios..., el que más ofende los ojos purísimos e
inmaculados de nuestra Madre.
Para él reservó Dios sus mayores castigos, aún aquí en la tierra:
diluvios de agua y de fuego, no dudó en enviar al mundo para purificarle
de este vicio repugnante y abominable. — He ahí por qué el demonio, en
su afán de vengarse de Dios, es el pecado que más procura que cometan
las almas... y es, sin duda, el que más almas lleva al infierno.
La castidad es la virtud más delicada...; cualquier hálito de carne la
empaña y marchita.
Es cierto que no se pierde esta virtud solo por sentir la tentación...,
aunque sea ésta muy fuerte..., muy repugnante..., muy pesada. —
Muchísimos santos, a pesar de su santidad, pasaron por la humillación
de sentir estas tentaciones y no dejaron, por eso, de ser grandes
santos... Se peca y se pierde la castidad, cuando se consiente libre y
voluntariamente en cualquier cosa, por pequeña que sea... y aunque sea
por poco tiempo. — Fíjate bien, aunque te parezca poca cosa...; si es
impura, ya es pecado..., pues no existe, en este punto, la llamada
«parvedad de materia» o materia leve... ¡Qué delicadísima es!... Todo
cuidado y mimo es muy poco siempre...; nunca creas que en esto puedes
pecar por exageración... Las almas más puras, como la de un San Luis
Gonzaga, fueron las más exageradas en esta materia... ¿Cuál sería,
pues, la delicadeza exageradísima de tu Madre querida, si tanto fue lo
que Ella amó a esta flor bellísima?...
2.° La virtud clara. — Es la virtud de la luz... El alma casta, está
envuelta en la claridad de la luz divina... Por eso, «los limpios de
corazón son los únicos que ven y verán a Dios»... Luz para el
entendimiento..., luz para el alma y el corazón... Los pensamientos
puros son diáfanos..., claros más que la luz... Los amores puros, son
los amores sinceros y verdaderos..., los únicos que merecen este
nombre..., nunca se rebaja tanto el amor como cuando se asienta en
la impureza... Eso ya no es amor..., es una pasión baja, llena de
egoísmos groseros y de concupiscencias animales.
Es luz para nuestro entendimiento, puesto que la impureza es ceguera
y oscuridad de espíritu, que priva al hombre del conocimiento:
a)
De sí mismo..., esto es, de su dignidad..., de lo que es..., de lo
que debe de ser..., de lo que se debe a sí mismo... Si al cometer el
pecado se acordara el hombre de lo que es y de lo que va a ser después,
no lo cometería. — San Pablo le llama (hombre animal», esto es, hombre
carnal, incapaz de percibir las cosas de Dios. — San Bernardo dice, que
en los demás pecados, por ejemplo, de avaricia..., de soberbia, etc., peca
244
el hombre..., pero en este pecado, peca el animal..., porque esa pasión
es tan baja y rastrera, que le pone al nivel de las bestias. ¡Qué ceguera
de sí mismo!
b)
Pero también priva al hombre del conocimiento del pecado que
comete..., pues se le conoce cuando no se ha cometido...; entonces es
cuando se tiene miedo..., asco..., repugnancia a este pecado. — Pero
cuando se le comete, este conocimiento se debilita..., se pierde el miedo
y la vergüenza y se llega al escándalo..., al endurecimiento del
corazón..., al cinismo desvergonzado.
e) En fin, priva al hombre del conocimiento de Dios. — La impiedad y la
incredulidad y la misma apostasía, son casi siempre efectos de la
impureza. — La idea de Dios, es algo que turba el placer del hombre
carnal y para mejor entregarse a su pecado, reniega de Dios y se aparta
de El... Esto hizo Salomón..., Lutero... y tantos otros,
3.° La virtud noble. — Toda nuestra nobleza y dignidad depende de
nuestra parte espiritual..., pero ésta es la que cae vencida por la
carne…, por la materia en todo pecado camal. — Hay en nosotros
una continua lucha entre el espíritu y la carne...; el primero aspira a
subir hacia arriba..., hacia Dios, que es su modelo, ya que el alma es
imagen suya...; la carne tiende a bajar..., a arrastrarse por el lodo y la
tierra de donde brotó... He aquí la lucha constante que se sostiene en
nuestro interior. — Si el espíritu sube, ha de ser triunfando de la
carne...; ésta es la virtud de la pureza... Si se deja arrastrar por
aquélla y es vencido por la carne, tenemos el pecado impuro.
De suerte que la pureza es el resultado de una victoria... y la impureza
de una vergonzosa derrota. — Por eso es la virtud noble..., digna...,
valiente..., propia también de los valientes...; es la virtud por excelencia
viril..., enérgica..., que no admite la más pequeña claudicación o
transigencia.
4.° La virtud de María. — Es, ciertamente, la más querida..., más
buscada..., mejor custodiada por la Santísima Virgen. — María es
toda blancura, sin mancha posible, pero menos aún mancha carnal...
Concebida blanca, persevera en su blancura inmaculada hasta el fin
de su vida. — María es la Reina de la luz..., que no tiene
menguantes, como la luna..., ni ocasos, como el sol..., sino siempre
luz..., toda luz, sin mezcla de sombra de ninguna clase.
Todas las almas, aún las más santas tuvieron alguna mancha..., alguna
sombra... María es el único espejo purísimo de la luz indeficiente y eterna
de Dios... ¿Cuál sería el conocimiento que tendría con esa luz, de Sí
misma..., del pecado..., de Dios?... ¿Qué extraño que tanto ame a la
pureza, si es la virtud de la claridad y de la luz?... ¿No ves cómo el
impuro gusta de la oscuridad y de las tinieblas?... Ese es su ambiente...:
oscuridad de infierno.
245
Por último, contempla a María acrisolando su pureza, no con luchas ni
pruebas..., pues Dios no quiso que sintiera el aguijón de la
concupiscencia...,
pero
trabajando...,
vigilando...,
orando...,
mortificándose como si la sintiera y como si tuviera miedo de perder su
virtud... ¡Qué energía tan simpática la suya para guardar y conservar
aquella joya inmaculada!... ¿Por qué no eres tú así?
MEDITACIÓN 29
LA CASTIDAD
1.° La flor virginal. — Todo lo dicho de la blancura..., de la claridad
y brillo... y de la nobleza y dignidad de la castidad, se ha de decir,
sobre todo de la castidad virginal..., que es el grado más perfecto y
más excelso a donde puede llegar esta virtud...; es el grado máximo
que eligió la Santísima Virgen para su castidad. — Tanto más
meritoria aparece la virginidad, cuanto es más libre y voluntaria en el
hombre.
La castidad es obligatoria en todos los estados de vida que elijamos...
Hemos de ser castos necesariamente en pensamientos..., deseos...,
palabras y acciones...; a esto se reduce el fiel y exacto cumplimiento del
sexto precepto de la ley de Dios. — Pero la virginidad es una virtud
voluntaria..., a nadie obliga..., sino que libre y espontáneamente la
abraza el que quiere.
Gracia muy grande de Dios es ésta, que supone una luz especial para
que con ella se conozca la hermosura..., la belleza divina de la virginidad
y así conociéndola no se pueda menos de enamorar de ella... y recibirla,
no como una carga pesada, sino como un don excelentísimo que Dios
concede... ¡Dichosas las almas que han recibido esta luz! — Si el mundo
todo la recibiera... y conociera lo que encierra la virginidad, no habría
nadie que la desechara. — Es, por tanto, el tesoro escondido del Evangelio, que el que lo encuentra, da todo lo que tiene por comprar su
posesión y por no perderlo nunca.
San Pablo dice «que no tiene recibido de Dios mandato para imponer la
virginidad, pero que la aconseja como el estado mejor»... Y da la razón.
«El que no tiene mujer, dice, únicamente le preocupan las cosas de Dios
y cómo ha de agradarle...; al contrario, el que se casa, ha de afanarse
por las cosas de la tierra y se halla como dividido su corazón»... «Del
mismo modo, sigue diciendo, la mujer que quiere ser virgen, sólo piensa
en Dios para ser santa en cuerpo y alma..., mas la casada, piensa en las
cosas del mundo y en cómo ha de agradar a su marido...; todo esto os lo
digo para vuestro provecho..., no para echaros un lazo y engañaros, sino
para exhortaros a lo más laudable y hermoso y a lo que da más
facilidades para servir a Dios sin embarazo alguno.»
Y después de repetir estas ideas de diversas maneras, corno para
sellarlas con toda la autoridad, termina diciendo: «Y estoy cierto que todo
246
esto que digo, me lo inspira el Espíritu de Dios.» — Y así es, sólo Dios
puede inspirar y dar a conocer la belleza incomparable de la virginidad...
2.° La flor angélica. — Virtud y flor angélica se llama a la castidad,
pero singularmente estas palabras convienen a la virginidad...,
porque esta virtud hace al alma virgen, semejante a los ángeles, ya
que de tal modo dignifica y ennoblece al que la posee, que
transforma..., eleva y espiritualiza su carne de tal manera, que la
hace vivir como si su alma no estuviera encerrada en el cuerpo
grosero y material..., como si fuera espíritu puro, cual los ángeles.
Muchos Santos Padres comparan a las almas vírgenes con los ángeles,
y prefieren a aquéllas, antes que a éstos. — San Ambrosio, dice: «Los
ángeles viven sin carne..., las almas vírgenes triunfan de la carne.» —
San Pedro Crisólogo, añade: «Es más hermoso conquistar la gloria
angélica, que recibirla por naturaleza...; la virginidad conquista en la
lucha, y después de muchos esfuerzos, lo que los ángeles de Dios han
recibido naturalmente.»
San Bernardo, exclama: «El alma virgen y el ángel, sólo se diferencian
en que la virginidad del ángel es más dichosa, pero la del alma virgen es
más valerosa y meritoria...» En fin, San Jerónimo escribe: «Apenas entró
el Hijo de Dios en la tierra, se constituyó una nueva familia, nunca vista ni
conocida hasta entonces: la familia de las vírgenes, para que Él, que en
el Cielo era adorado por ángeles, lo fuera también por estos otros
ángeles en la tierra...»
He aquí por qué esta virtud hace al hombre tan amable y querido para
los ángeles...; porque los ángeles, como todos los seres, aman a sus
semejantes... y así no pueden menos de amar a los que tienen esa carne
angelizada, y que viven c ángeles en la misma naturaleza corpórea y
material. — Por esta misma razón, la belleza de esta flor es perenne y
eterna..., como es la de los ángeles..., pues no fundándose en razones
canales y materiales que son corruptibles..., carece de principio de
corrupción...; y así, cuando todo en la tierra se deshace y se
desmorona... y se deteriora con el tiempo, que todo lo consume..., la
carne virginal, aunque parezca que con la muerte también se deshace y
corrompe, pero conserva como germen la incorrupción moral y física... y
un como derecho a la inmortalidad. — Esta es la hermosísima y purísima
generación de las almas vírgenes… Parece que es como una nueva
generación, distinta de las demás, que conserva dichosamente, en el
mundo, el recuerdo de aquel estado de inocencia y pureza, en que fue
creado el hombre por Dios, en el Paraíso.
3.° La flor de María. — Ésta es, por antonomasia, la flor predilecta
de nuestra querida Madre…, de tal suerte, que esa virtud es la que la
denomina con el nombre de la Virgen. — Fíjate bien en ese nombre y
la fuerza que tiene al llamar así a María… No la llamamos «la
humilde..., ni la obediente»…, etcétera, aunque fue todo eso y modelo
247
acabadísimo de todas las virtudes...; en cambio, se la dice la
«Virgen» y parece que ya está dicho todo con llamarla de esa
manera.
Por de pronto, Ella no quiere otro título mejor que ése... y hubiera
dejado el grandioso de Madre de Dios si fuera incompatible con el de su
virginidad. — Ni en las tiendas de los Patriarcas, ni en el seno del pueblo
de Dios, se conocía esta virtud... La esperanza de engendrar al Mesías,
apartaba a todas las hijas de Israel de apreciar la virginidad... María no
encuentra ni un solo modelo de este género en los libros santos, y es que
Dios quería que el modelo fuera Ella... y así, con su abnegación sublime,
renuncia a la posibilidad de ser Madre de Dios, con tal de seguir la
inspiración divina que la inclina a la vida virginal. — Es decir, que en
cierto modo renuncia a Dios mismo, para ser más agradable a Dios...
¡Qué extraño que ante este sublime ejemplo, miles de almas hayan
querido formar en este ejército blanco, en el que María tremola la
bandera purísima de la virginidad! — Sólo estas almas virginales son y
serán eternamente las hermosas azucenas que, sin doblar su tallo, y
siempre mirando al Cielo, enamoran a Dios... y le obligan a comunicarse
con ellas de un modo más íntimo..., más amoroso..., más divino.
No es posible amar a María sin inundarse el corazón en los
resplandores y aromas de su castísima y purísima virginidad. — Es Ella
el principio de la virginidad... La mirada de María..., el trato y
conversación con María, engendra virginidad..., la respira por doquier...,
la derrama por todas partes..., como el lirio su fragancia... ¿Por qué no
poner tú en la virginidad tu ideal? — Efectivamente, es un gran ideal...,
magnífico ideal..., el ideal de María..., el ideal de Dios... Pues bien, el
ideal vale más que la vida. — Todo debes sacrificarlo ante él..., todo
dirigirlo y encaminarlo para sostener..., conservar..., defender ese ideal
tan grande, que llevas en vaso de barro y que se puede quebrar...
MEDITACIÓN 30
LA CASTIDAD
I.° El lirio entre espinas. — Así se llama esta virtud, y con razón, pues
sólo entre las espinas de la mortificación, que la guardan y la defienden
puede crecer y desarrollarse. — No olvides que hemos dicho que es una
flor delicadísima y muy mimosa...; cualquier cosita la puede marchitar…,
que hay enemigos en todas partes dispuestos a presentar batalla, para
hacernos caer...; que donde menos quizá lo pensamos, allí nos acecha el
ladrón dispuesto a arrebatarnos esa joya, en cuanto pueda y aprovechar
cualquier descuido...; en fin que el cofre que la guarda es de barro
quebradizo y un golpe sólo puede saltarle y romperle.
Por eso, la castidad requiere un sacrificio constante..., en muchos
casos equivaldrá a un verdadero martirio por lo duro..., por lo constante
del sacrificio. — San Ignacio mártir, dice: «Que se de apreciar y estimar a
248
las almas vírgenes como a verdaderos sacerdotes de Cristo, que en su
corazón y en su cuerpo, ofrecen sin cesar verdaderos holocaustos al
Señor.» — Sólo Cristo podía hacer esta maravilla...; que la debilidad
humana obtuviera este glorioso triunfo del espíritu sobre la carne. Sólo Él
lo ha hecho... Gloria suya es la castidad..., la pureza..., la virginidad. —
Fuera de Cristo..., fuera de la Iglesia, no se da esta flor. — Por eso, llegó
a decir San Atanasio, que era «la virginidad una nota característica de la
Iglesia verdadera»..., pues en ella y exclusivamente en ella se da este
heroísmo.
Mas por eso mismo que es un heroísmo..., un sacrificio constante..., un
holocausto total y perfecto de nuestro cuerpo y de nuestra alma al Señor,
por eso requiere valor..., cuidado..., vigilancia..., en fin, la práctica y
ejecución de los medios indispensables para triunfar en esta lucha. —
También la Santísima Virgen es un modelo en esto... Ni un solo
descuido, como ya se ha indicado; se portó siempre en la guarda de esta
virtud como si tuviera miedo.... como si hubiera estado rodeada de
grandes tentaciones y de ocasiones peligrosas..., y es que ama tanto a
esta virtud, que nunca creyó hacía bastante para conservar la blancura
del lirio de la castidad. — Mira, pues, a tu Madre...; recorre estos medios
indispensables y medítalos despacito uno por uno.
2.° Medios negativos. — Son los que más bien podemos llamar
preventivos... — ¡Cuánto mejor es prevenir que curar! — Pero, sobre
todo, ¡cuánta verdad es esto en materia de castidad! — Hay caídas
tan mortales, que parecen irremediables sin una gracia muy grande
de Dios... y que después exigen una muy difícil reparación:
a)
Lo primero, pues, es huir..., evitar las ocasiones...; esta fuga no
es vergonzosa..., no es de cobardes, sino de prudentes y avisados. —
Imprudencia y locura es acercarse al fuego y no quererse quemar...;
necedad inexplicable sería pasar. junto a un león dormido y despertarle...
¿Quién sabe lo que pasaría después? — El Espíritu y Santo lo advierte
con toda claridad: «Amar el peligro es perecer en él»... San Jerónimo,
exclama: «¿Quién jamás durmió tranquilo junto a una víbora?»...
Acuérdate de que no es la salud, sino la enfermedad la que se contagia...
Por tanto, hay que huir del contagio..., hay que desconfiar de todo, muy
prudentemente...
b)
No transigir con nada que se relacione con esta materia... No
andes bordeando el precipicio, ni viendo hasta dónde puedes llegar y
hasta dónde no..., que es materia resbaladiza y es muy difícil, puesto ya
en el resbaladero, detenerse y decir: «de aquí no paso». — Todas las
grandes caídas vinieron por pequeños resbalones..., por descuidos
insignificantes. — Hasta los paganos antiguos decían: principiis obsta...
Da mucha importancia a los comienzos..., no transijas con un principio
aunque parezca pequeño, de enfermedad...
c)
Puede figurar entre estos medios negativos, la mortificación y
249
penitencia, pues su fin no es tanto castigar y reparar el daño cometido,
como el de prevenirlo, quitando fuerzas a la carne y a los sentidos y así
hacer que la tentación no encuentre terreno apto para su desarrollo...
San Carlos Borromeo, dice: «Sin la guarda de los sentidos y las
maceraciones corporales, nadie logrará el don de la castidad.» — Todos
los santos obraron como San Pablo, castigando su cuerpo duramente y
sometiendo, como San Jerónimo, a fuerza de ayunos, su carne para que
no se rebelara. — La mejor garantía y seguridad de la castidad, es la
mortificación... Como alguien ha dicho, es amarga como la quinina, pero
fortalece y tonifica como ella. — Mortificar es matar, pero no los
principios vitales que nos sostienen, sino los gérmenes de enfermedad y
de muerte. Ama la mortificación, que es madre de pureza
3.° Medios positivos. — a) La oración es, sin duda, el primero y más
principal... Por eso Cristo tanto insistió en ella para que no
cayéramos en tentación. — La oración nos pone en contacto con
Dios, todo pureza...; nos acerca a las cosas del Cielo y nos aparta de
la tierra... Además, nos alcanza de Dios los auxilios necesarios para
combatir y para triunfar. — La oración es necesaria para todo..., para
toda clase de virtudes..., para impetrar todo género de gracias, pero
mucho más indispensable lo es para esta virtud. — Dice Cristo en el
Evangelio: «Hay algunos géneros de tentaciones que sólo con la
oración y el ayuno se pueden vencer.»...
b) Los Santos Sacramentos..., la Penitencia para lavarnos y
purificarnos..., blanquearnos..., es el Sacramento de la limpieza..., de la
pureza. — Pero aún más, si a ésta se le añade la Comunión... Comunión,
esto es, unión común, en una misma vida con Cristo... ¡Qué extraño que
la Comunión sea fuente de castidad y de virginidad! — E] Inmaculado...,
el Hijo de la Inmaculada..., el que se apacienta entre lirios y azucenas...,
el Esposo de las almas vírgenes, hecho pan blanco para engendrar
blancura de virginidad. — Es imposible comulgar bien, y no ser puro...,
casto..., virgen...
c)
Ejercitarse en otras virtudes, como la humildad, tan unida a la
castidad, que, según San Francisco de Sales, «no es fácil ser casto sin
ser humilde», y según otros santos dicen, que «Dios a veces castiga al
soberbio, dejándole caer en la humillante impureza»... Asimismo, es muy
importante la laboriosidad, pues en el campo de la ociosidad es donde
mejor se da la impureza.
d)
Por último, la devoción verdadera a la Santísima Virgen..., pero
devoción de imitación... Mira cómo apreciaba Ella su pureza..., cómo la
cuidaba con la vida retirada y silenciosa, sin aparecer en público más que
cuando la caridad o el servicio de Dios lo exigían así...; cómo la
conservaba con su vida de laboriosidad, evitando toda ociosidad y
sustentándose con el trabajo de sus manos..., con la mortificación de sus
sentidos, de su lengua, de sus ojos, de sus oídos, recogiéndolos con el
250
más esmerado recato y la más pudorosa modestia..., con su oración
continua, de suerte que jamás perdió la presencia de Dios... ni dejó de
sumergirse y anegarse un momento en la fuente divina de pureza. —
Mírala..., examínala muy despacio hasta saber de memoria todo lo que
hacía por su pureza virginal — Invócala..., llamándola con frecuencia...,
especialmente en las ocasiones..., en los peligros..., acude a Ella
instintivamente y dila, con el corazón, mil veces: «Mírame con
compasión..., ¡¡no me dejes, Madre mía!!»
MEDITACIÓN 31
LA MODESTIA
1.° Virtud encantadora. — La modestia tiene tal parentesco y
relación con la castidad, que es una parte de la misma... y así se
asemeja a ella en la belleza..., en la hermosura y encantos divinos
que la rodean. — La modestia, al igual que la pureza, es una virtud
agradabilísima a los ojos de Dios a los ojos de los hombres también.
— Mira qué repulsiva resulta a todos una persona atrevida..., desenvuelta..., descocada y desvergonzada. — Compárala con aquella otra,
al parecer tímida y encogida quizá..., pero envuelta en ese velo
celestial de modestia..., de sencillez..., de pudor... y de ruborosa y
simpática vergüenza.
Es el complemento necesario e indispensable de un alma pura y más
aún de un alma virgen. — San Pablo, nos anima a practicar la modestia,
cuando dice: «Vuestra modestia sea vista y conocida por todos los
hombres»... Y añade esta poderosa razón: «Pues el Señor está cerca de
vosotros»... Esto es, si conserváis la presencia de Dios y os dais cuenta
de que Dios preside todos vuestros actos, seréis necesariamente
modestos. — San Francisco de Sales, insiste en la misma razón y dice:
que «en todos los actos nuestros debemos ser siempre muy modestos,
pues siempre estamos en presencia de Dios y a vista de sus ángeles».
Mira claramente, cómo esta virtud recibe del Cielo mismo, todo su
encanto, su dignidad y hermosura tan atractiva. — Y así comprenderás la
razón de por qué tanto amaba a esta virtud la Santísima Virgen. — La
reverencia que sentía hacia la Majestad de Dios, a quien veía y tenía
presente en la persona de su Hijo..., el amor santo y la veneración y
respeto profundo que sentía hacia la divinidad..., su perfectísima y
continua presencia y conversación con Dios, fueron la causa de que Ella
apareciera siempre como la Virgen modestísima...
¡Qué modelo, María, de encantadora modestia! — En su semblante...,
en su mirada..., en sus modales..., en su compostura, aparecía una santa
gravedad y seriedad, acompañada de inexplicable suavidad y de una
dulzura celestial y divina. — Así era su modestia...: grave y simpática a la
vez..., una modestia rigurosa que no admitía el más pequeño descuido,
pero a la vez natural y sencilla..., sin violencias ni ridiculeces..., afable y
251
atractiva, sin ligerezas ni chocarrerías..., sin soberbias ni desconfianzas.
— Todos los que la veían quedaban prendados de aquella modestia y
recato que no tenía nada de ceñuda, ni melancólica. Jamás se vio en Ella
la más pequeña inconveniencia..., la más mínima incorrección... ¡Qué
belleza tan armónica en todo su ser, producida por esta tan encantadora
modestia!
2. Virtud protectora. — La modestia es la virtud protectora de la
castidad..., es su mejor defensa..., es el baluarte natural de la pureza. —
No es posible tener un alma pura, si los sentidos todos no están
enfrenados y encauzados por la modestia. — La vista, el oído, la
imaginación, son otras tantas puertas que si se dejan abiertas... o si se
abren deliberadamente a todas las impresiones que a ellos llegan...,
fácilmente entrará por ellas el pecado y la muerte de la concupiscencia.
Además, la modestia nos aísla y separa de la vida del mundo y facilita
la vida de fervor, evitando esa disipación que produce el derramamiento
de los sentidos, convirtiendo al alma como en templo donde Dios habita y
con el que trata con gran familiaridad. — Así amaba María a su modestia,
como a la salvaguardia de su virginal corazón..., como al medio mejor de
desprenderse de todos los atractivos exteriores..., como al modo más
práctico de vivir toda y sola para Dios. — Y como manifestación de esta
su inmensa modestia, contempla con fervor aquella vergüenza..., aquel
rubor... más que angelical que aureola su semblante.
Mírala delante del arcángel en su Anunciación, sorprendida por la vista
inesperada de aquel agraciado mancebo... y aunque María sabe que es
un ángel... y aunque no puede temer nada..., sin embargo, se ruboriza...,
se tiñe de carmín su rostro..., se turba... y rinde, con esa ruborosa turbación, un homenaje a su inmaculada pureza y a su virginal modestia. —
Ah, qué simpática es esta vergüenza que así se asoma a la cara, de
quien posee un corazón inocente..., delicado..., puro y modesto! — Mira a
aquel niño que se llamó Estanislao de Kostka, ruborizarse...,
avergonzarse de tal modo, ante la palabra inconveniente..., ante la
expresión grosera o malsonante..., que su corazón envía toda su sangre
a su rostro..., se queda sin vida y cae desmayado. — ¿De quién aprendió
esa delicadeza..., esa exquisita sensibilidad, sino de su Madre?... ¿de
Aquélla a quien no podía menos de amar porque era su Madre? — La
modestia..., la vergüenza..., el rubor, es el distintivo del hombre... —
Entre los animales no se da nada de esto..., ni tampoco entre los
hombres que han llegado a ese estado de rebajamiento irracional, propio
del pecado animal y sensual. — La modestia y la vergüenza es la barrera
que se levanta entre el hombre y la bestia..., pero por eso la vergüenza,
en presencia de la bestia, enrojece las mejillas con lo que se ha llamado
la púrpura de la castidad y es el rubor. — Pide a tu Madre esta santa
vergüenza..., este encantador rubor que demuestre al mundo todo, tu
pasión por la pureza..., por la castidad..., por la modestia que la
defiende...
252
3.° Virtud edificante. — ¡Qué hermosa y edificante aparece a los
ojos de todos la modestia!... Es algo que arrastra..., que se impone...,
que se pega a los demás... — Todos los pecados hechos en
presencia del prójimo, pueden servirle de escándalo y de mal
ejemplo..., pero entre todos, el pecado impuro es el que más sirve
para escandalizar y el que con más razón lleva este nombre de
escándalo.
Del mismo modo que todas las virtudes pueden servir de edificación al
prójimo, pero la modestia se lleva la palma... ¿Qué hay de mayor
edificación que una modestia en el hablar..., en el reír..., en el andar...,
en todo el porte de un alma que así se nos muestra en el exterior? —
Nadie miró a María que no se edificara y no se convenciera de que era
aquella modestia virginal la que arrastraba a cuantos la contemplaban, a
amarla... y excitaba en todos una grande y poderosa afición a la virtud y
a la santidad.
Si se cuenta de San Francisco de Asís, que predicaba solo con su
presencia humilde y modesta y que movía con su recogimiento y
gravedad a devoción y a alabar a Dios y glorificarle..., ¿qué no se dirá de
la Santísima Virgen? ¡Qué predicación la suya tan constante y tan
eficaz!... Esa sería una de las obras de su celo apostólico en bien de las
almas... Su ejemplo era, sin duda, la suave y delicada y a la vez
irresistible manera de difundir y hasta de imponer a los demás,
compostura y recato en palabras..., modales y ademanes, etc. ¿Quién se
atrevería, en presencia suya, a obrar de otro modo? — ¿Por qué no la
imitas en esto? — ¿Por qué no te impones para que también tú difundas
a tu alrededor amor a la pureza y a la modestia..., y para que todo el
mundo sepa que en tu presencia no se puede obrar... o hablar.., o
presentarse en forma incorrecta e inconveniente?
MEDITACIÓN 32
LA MODESTIA
1.° Interior. — En general, la modestia es la virtud que regula todos
los actos externos, dándoles la debida compostura y decoro... y
presentándoles así a los ojos de los demás, como algo digno, noble y
hermoso. — Pero la modestia exterior necesariamente ha de proceder
de la interior que consiste en moderar y dirigir los movimientos
desordenados del alma según la divina voluntad. La modestia exterior
se puede fingir y será entonces un acto más de repugnante
hipocresía... La modestia interior es la única que puede dar vida la
modestia exterior. — No debes, por tanto tratar de conseguir una
apariencia de modestia... una modestia postiza y mentirosa, con
posturas y ademanes externos que así lo indiquen… y luego dejar a
tu corazón que sea víctima de las bajas inclinaciones de la
concupiscencia.
253
Cuando la modestia verdadera existe, es tal la unión que se da entre la
exterior y la interior que la una no va sin la otra, y las dos se ayudan
mutuamente, de suerte que la compostura exterior debe proceder
siempre de un interior perfectamente compuesto y ordenado... y la
interior encontrará su mejor defensa y sostén en la exterior. — San
Francisco de Sales, lo explica con esta comparación: «Como el fuego
produce la ceniza… y la ceniza sirve admirablemente para sostener y
conservar el fuego..., así sucede con estas dos modestias, que la interior
produce la exterior, y ésta mantiene y conserva la interior de done brotó.»
Esta modestia interior, es de dos clases: Una, que frena los
movimientos de la concupiscencia y los actos internos del
entendimiento..., de la imaginación y de la voluntad, que nos llevan al
pecado de impureza..., y otra modestia es la que modera los movimientos
del alma, que tienen relación con la soberbia y la vanidad... Así, cuando
alabamos a una persona, decimos que no queremos herir su modestia...
y otras veces admiramos la modestia de personas que por sus méritos...,
sus virtudes..., su excelencia, podían darse más importancia. — Esta
modestia, como se ve, prácticamente se reduce al ejercicio de la
humildad verdadera...; por eso el alma humilde, necesariamente ha de
ser modesta interior y exteriormente.
En cuanto a esta modestia, ya ves que nadie ha podido compararse con
la Santísima Virgen; nadie con más méritos, virtudes, santidad, excelencia y grandezas divinas... No obstante, ¿quién más sencilla...,
afable..., caritativa..., pobre y humilde que Ella? — Y, por tanto, ¿quién
más modesta en cuanto al desprecio que hacía de la importancia de su
persona y de su propia excelencia?... Y en cuanto a la modestia opuesta
a la concupiscencia, ¿dónde encontrar un orden más completo..., una
sumisión más perfecta de todos sus pensamientos, afectos y amores a la
regla de la razón y ésta a la de la voluntad de Dios?...
2.° Exterior. — Pero veamos ya en concreto reflejada esta modestia
interior en los actos exteriores de nuestro cuerpo y principalmente en
los siguientes:
En las palabras: Imagínate cómo serían las de la Santísima Virgen, que
estaba persuadida de no ser sino la última de las esclavas del Señor...,
palabras de edificación y de modestia encantadora..., si considera,
henchida de gozo, los beneficios inmensos que el Señor la ha hecho; a Él
dirige su agradecimiento y sus alabanzas... y se espantará de que el
Todopoderoso hubiese puesto sus ojos en da miseria de su esclava»...
Ingenuamente..., firmemente estaba persuadida de la falta de méritos por
parte suya y por eso ¡cuán lejos estaba en sus palabras, de atribuirse
nada a Sí misma! — Aprende Ella esa modestia en el hablar..., tanto en
el tono de la voz, no queriéndote imponer con gritos, ni con palabras
nerviosas y excitadas..., como en la sencillez y caridad de tus
expresiones.
254
A imitación de María, evita las palabras duras…, bruscas...,
malsonantes. — Mira el lenguaje de tu Madre, todo tranquilo, afable,
discreto, humilde de..., haciéndose simpática y atractiva por la dulzura de
su voz..., por la bondad..., pureza..., caridad y hasta alegría santa de sus
palabras. — Cuida, en especial, de las disputas y altercados, donde,
aunque tengas razón, debes moderar tu juicio propio..., cediendo, sin ser
pertinaz ni tener cabeza dura...; es mejor ceder y callar con modestia,
que salir triunfante con terquedad y soberbia.
No está reñida con la modestia la sana alegría que en cuentos, chistes,
pasatiempos y hasta bromas se manifiesta... Pero, ¡ah!, qué fácil es, en
todo esto, pasar los límites de la corrección y de la modestia. —
Recuerda lo dicho ya en otra ocasión de que las leyes de urbanidad y los
principios de la buena crianza, están en completo acuerdo con lo que
dicta, en estos casos, la modestia.
3.° En el vestido y en la habitación. — La pobreza de la casa de
Nazaret, propia de una obrera, hace que en ella todo sea humilde y
modesto en último grado... La sencillez y modestia de su vestido,
mídela por la extrema necesidad de Belén y verás cómo ni en casa de
María, ni en su ajuar y vestido, encontrarás nada que huela a lujo..., a
afectación de su persona..., a comodidad de ningún género.
En sus viajes no usará carruajes, ni aun los más modestos entonces...
El Evangelio no dice más que fue, por ejemplo, a Judea, con gran
prisa..., pues urgía la caridad... Esa era su preparación y su equipaje...:
un pobre envoltorio de ropa y mucho amor de caridad, para con Dios y
para con el prójimo... ¡Qué ejemplo de sencillez y modestia!
No es modestia la suciedad..., la falta de aseo..., el desarreglo en el
vestido...; antes bien, puede darse la modestia en medio de una sobria
elegancia, con tal que ésta sea conforme a tu estado..., a tu condición... y
a las circunstancias qué te rodean...; pero nunca será compatible con ella
el lujo..., la vanidad de los trapos... y menos aún cualquier defecto, por
pequeño que sea, en materia de honestidad.
Ten cuidado excesivo en este último punto y no olvides, que en la
Iglesia y en la calle..., en público y en privado, debes vestir siempre
modestamente. — Es intolerable el permitirse, para estar en casa, trajes
impúdicos o al menos muy libres...; no hay pretexto ni razón que puedan
autorizar esto... La modestia debe acompañarte en todos los instantes de
tu vida.
4.° En los modales. — Esto es, en todos tus actos exteriores que
realizas ante los demás... Modestia en el semblante y particularmente
en tus ojos, no ya sólo para evitar las miradas pecaminosas..., sino
aún esa excesiva curiosidad de quien todo lo quiere ver y atisbar...
Modestia en las posturas al andar..., al sentarte, no buscando
precisamente lo más cómodo, sino lo más conveniente... Modestia en
todos tus movimientos, evitando todo lo que sea liviandad y
255
desenvoltura... y muchísimo más todo lo que sea decoroso y digno.
Acostúmbrate a esta modestia, aún estando a solas, para que así
naturalmente la practiques ante los demás. — Es muy conocido el caso
de San Francisco de Sales, quien observado cuando se encontraba solo
en su aposento, guardaba, no obstante, los más pequeños preceptos de
la compostura y de la modestia. — Siempre obraba como si le vieran los
ángeles del Cielo y en presencia de Dios.
Mira especialmente todo esto en la Santísima Virgen y verás un
conjunto admirable de todos sus actos ejecutados con aquella
naturalidad..., sencillez..., franqueza... y a la vez delicadeza...,
honestidad... y circunspección propias de la santa modestia. —
Examínate un poco en esta materia, y pregúntate cómo guardas la
modestia interior de tu corazón... y la exterior de tu cuerpo y de tus
modales todos.
MEDITACIÓN 33
MORTIFICACIÓN
1.° Externa. — Es la llamada penitencia corporal y se reduce al
castigo de nuestro cuerpo y a la mortificación de sus sentidos. — Es
ésta una virtud tan infiltrada en todas las demás, que no es fácil
separarla de la inmensa mayoría de ellas.
El ejercicio de la pobreza..., de la humildad..., de la castidad y
modestia, etc., ¿no es un ejercicio constante de mortificación interior y de
penitencia exterior? — No obstante, conviene estudiarla separadamente,
por su inmensa importancia en la vida de nuestra alma.
Más que importante, es completamente necesaria, tanto para
preservarnos del pecado, como para satisfacer por los ya cometidos... y
para obtener del Señor abundantísimas gracias... ¡Cuántas luces e
inspiraciones especiales... cuánta paz y alegría del alma..., cuánto amor
especiales..., Dios..., no ha conseguido la penitencia a las almas santas!
— No dudes que sin la penitencia, no hubieran llegado estas almas a las
alturas de amor y santidad que llegaron... ¡Qué extraño que así amaran y
se gozaran en la penitencia saboreándola como una cosa dulcísima!... —
Recuerda a San Pablo castigando su cuerpo y gozándose de llevar en él
las señales de la penitencia..., y a un San Juan de la Cruz, que decía:
«Aunque viera hacer milagros a una persona, si no era penitente, no la
creería»... y así todos los demás.
Pero mira, ante todo, el ejemplo de Jesús y de María. — Ya quiso Jesús
que su Precursor se señalara en esta virtud, y así, se fue al desierto a
ayunar y a comer manjares silvestres, vestido de pieles de camello..., que
no era sino un muy áspero cilicio..., y eso que el Bautista ya fue
santificado antes de nacer, y no tenía por qué hacer penitencia... Menos
tenía que hacerla Jesús y María y, no obstante, ¡qué asperísima fue la
que hicieron en su dura y austera vida de Nazaret..., de Belén..., de
256
Egipto..., del desierto..., de la Cruz!... Tanto más dura y dolorosa fue esta
penitencia, cuanto que el organismo de Jesús y de su Madre eran
delicadísimos y muy sensibles, por tanto, a todo sufrimiento y dolor. —
Analiza un poco más y profundiza en estas penitencias y encontrarás lo
que sigue:
2.° Penitencias necesarias o impuestas..., aquellas que Dios
enviaba a la Santísima Virgen y que Ella, sin buscarlas, las recibía y
acataba amorosísimamente, esto es, no sólo resignadamente, sino
gustosísima y alegremente... Las infinitas molestias de aquellos
viajes, en las circunstancias que Ella tenía que hacerlos...; la escasez
de medios para afrontar las dificultades..., las enormes incomodidades de posadas..., caminos..., cabalgaduras, etcétera...; las
inclemencias continuas del tiempo, abrasándose unas veces con
aquel sol que en aquellas regiones tanto quema..., pasando fríos y
enfermedades en otras... y siempre expuesta a mil peligros y
sobresaltos, que aumentaban sin cesar la dureza de aquella
mortificación.
No obstante, penetra en su corazón y verás cómo se goza en estas
penitencias que Dios la envía..., con qué avidez y deleite verdadero, se
abraza con las privaciones..., olvidos..., desdenes..., malos tratos, etc.,
es decir, con más gusto que tú buscas algo que te apetece... y te gozas
cuando lo encuentras, así Ella se gozaba en estos sufrimientos y
mortificaciones que la venían de manos del Señor. — Y tú, ¿cómo llevas
o aceptas estas penitencias necesarias que Dios te da, y que quieras o
no has de sufrir... las molestias y trabajos..., las incomodidades del
tiempo..., el sufrimiento de una enfermedad, quizás larga..., crónica...,
dolorosa..., el malestar de un viaje pesado y fatigoso..., de alguna cosa
desagradable que te ocurra contra tu voluntad? — Mira entonces a la
Santísima Virgen y pregúntate cómo lo llevaría Ella.
Piensa, además, que éstas son las mejores penitencias, pues en ellas
no se puede pecar por indiscreto o imprudente..., ni por ostentación o
espíritu de vanidad..., ni, en fin, por deseo de singularizarte y hacer
cosas extraordinarias... No dudes, que en estas penitencias, agradarás
mucho al Señor y sacarás un fruto inmenso para tu alma, si las haces
con verdadero espíritu de mortificación y resignación.
3.° Penitencias voluntarias. — No hay duda que el ansia de sufrir en
la Santísima Virgen a imitación de su Hijo, no pudo contentarse con
aceptar aquello que Dios la enviaba, sino que Ella misma se imponía
muy frecuentemente otras penitencias muy duras y ásperas... Aquella
oración prolongada tantas veces durante la noche, a costa del descanso y del sueño que necesitaba después del trabajo incesante del
día... ¡Cuántas noches las pasaría enteras en oración!... Aquella
postura devotísima, de rodillas..., postrada..., y así horas y horas...
Aquellos ayunos tan repetidos y tan rigurosos a pan y agua..., y a
257
veces ni esto... Pues qué, ¿no iba Ella a imitar el ayuno del desierto
de su Hijo?... ¿Cómo pasaría Ella aquellos cuarenta días, puesto que
no ignoraba la penitencia que Jesús estaba haciendo en el desierto?
— Y aleccionada con este ejemplo, ¿cuántas veces lo repetiría Ella
después, y se lo enseñaría a hacer a los Apóstoles..., a los
discípulos..., a los primeros cristianos? — Si Judit.., Ester..., etc., y
otras mujeres del Antiguo Testamento, se señalaron en sus vigilias...,
ayunos..., en sus vestidos de saco y cilicio..., ¿qué no haría la
Santísima Virgen, ya que aquéllas no fueron sino una sombra y figura
de Ella? — A prende de tu Madre a castigar tu cuerpo y mortificar tu
carne voluntariamente, ya que voluntariamente tantas veces has
pecado...
Distingue en esto varias clases de penitencias que debes hacer: unas
indispensables, son las que consisten en mortificar los sentidos y
tenerlos a raya para que no sean puertas de tentación...; en una palabra,
esta penitencia consiste en la abstención de todas las cosas ilícitas y
prohibidas por la ley de Dios o que lleven más o menos directamente a
quebrantarlas.
Pero debe parecerte esto muy poco: las otras penitencias son de
consejo, es verdad, pero muy útiles y fructíferas, consisten en abstenerte
también aún de lo lícito y permitido, mortificando tus sentidos en esas
cosas para que cuando llegue la ocasión... o la sugestión diabólica, estén
bien dispuestos a la lucha. — Y debes tener en cuenta, en esta materia,
aquella admirable regla de San Ignacio, cuando dice: «Cuando nos
abstenemos de lo superfluo, eso no es penitencia, sino templanza...; la
penitencia verdadera, consiste en quitar o en abstenerte de algo
conveniente y cuanto más y más se quite de esto, mayor y mejor será
dicha penitencia. »
Por último, mira cómo además de estas penitencias que podemos
llamar negativas, que consisten en negarse algún gusto lícito o ilícito...,
hay otras positivas o aflictivas, que consisten en castigar
positivamente tu cuerpo causándole algún dolor..., alguna pena
sensible... y son las penitencias ejercitadas por todos los santos y almas
fervorosas, que quieren, con esto, demostrar su grande amor a Cristo,
inventando mil medios..., ingeniándose de muchísimas maneras para
mortificarse.
No olvides que eso debe de ser, en último término la penitencia, una
manifestación de amor..., de desagravio y reparación al Señor por tus
pecados y por los ajenos... y cuando se hace así la penitencia, por puro
amor de Dios, sin mezcla de amor propio, es cuando tiene todo su mérito
y eficacia... y es cuando puedes decir que imitas el amor purísimo y
mortificadísimo de tu querida Madre la Santísima Virgen.
258
MEDITACIÓN 34
MORTIFICACIÓN
1.° Interna de las pasiones. — No se puede dudar de que es ésta la
mejor y más necesaria penitencia. — Toda mortificación corporal que
no fuera acompañada de esta interior de los afectos y pasiones del
alma, sería cosa inútil... ¿De qué le valió al fariseo del Evangelio
ayunar dos veces a la semana?... En cambio, el publicano que
trituraba su corazón con el dolor humilde y con la contrición perfecta,
se hizo un santo. — ¿No has oído que vale más un gramo de
mortificación interior que muchos kilos de mortificación corporal?...
¡Cuál sería, pues, la mortificación interna de la Santísima Virgen, si
juzgamos por su aspecto exterior tan humilde y mortificado!
En Ella, no había pasiones que dominar..., ni malas inclinaciones que
arrancar..., ni afectos que ordenar...; todo estaba ordenado y dominado
por una gracia especialísima de Dios, que no consintió en su Madre la
rebeldía de las pasiones..., ni los estímulos de la carne..., pero aún sin
esa gracia, el alma de María hubiera sido el modelo más acabado de esa
armonía y de esa dulce paz, propia del corazón ordenado y mortificado.
No tenía que mortificar y se mortificó más que nadie... A la mortificación
rigurosa de sus sentidos, que les tenía tan a raya como si también para
Ella fueran puertas de tentación..., se unió la más dura y áspera
mortificación de su interior, como si temiera que su carácter..., sus
pasiones..., su corazón.., se desbordaran. — ¡Oh Virgen penitentísima y
mortificadísima!... ¡Qué vergüenza mirarme a mí, después de haberte
mirado a Ti. — Porque pregúntate, ¿cómo tienes tú tantas pasiones y
entre ellas esa que es raíz y fuente de tantas caídas, la pasión dominante
de tu corazón?... ¡Qué lástima de fuerza bien dirigida y encauzada la de
esa pasión!
Mira a los santos qué grandes se hicieron con sus pasiones... Un
Ignacio de Loyola encauzando su pasión de vanagloria y convirtiéndola
en la pasión de la gloria de Dios... Un Javier, con su pasión tan
ambiciosa, que bien dirigida a lo divino hace de él aquel ambicioso, que
sueña con llevar al mundo entero a los pies de Cristo... Una Teresita, la
santa que encauza la pasión más difícil, la del amor, y efectivamente se
enamora de Dios de tal modo, que rápidamente sube a los altares. —
Examina tus pasiones..., tu pasión dominante y encáuzala..., dirígela...,
no la dejes desbordarse fuera de la ley de Dios, y no dudes que serás un
alma santa. — Es difícil la empresa y costosa, pero... una mirada a la
Virgen y continúa adelante. — Ella te enseñará..., te animará..., te dará
las fuerzas que necesites.
2.° El genio. — Es, sin disputa, una de las pasiones más frecuentes,
y una de las fuentes más ordinarias de nuestras caídas... Lo peor es,
que solemos disculparnos diciendo: «soy asís..., «es mi modo de
259
ser»..., «es mi carácter»..., como si eso nos diera licencia ya, para
dejar al genio y al carácter imponerse y dominarnos por completo,
como suele acontecer. — El vencer o dominar el carácter nos parece
algo imposible y es muy corriente tratar muy poco de mortificarlo. —
Ante todo, debes de conocerte bien y saber cómo es el carácter
dominante en ti... ¿Es tu genio colérico..., fuerte..., muy vivo..., o al
contrario..., suave..., dulce..., manso y apagado?... ¿Eres de carácter
triste y huraño... o expansivo..., alegre y comunicativo?... Nada de
esto es malo, ni imperfecto, ni por lo tanto, pecaminoso...; cada uno
tiene el genio y el carácter que Dios le ha dado... y no olvides que
precisamente con ese mismo genio..., con ese mismo carácter que
tienes, Dios quiere que te santifiques... y con ese y no con otro,
puedes y debes santificarte.
Ese genio bien dirigido, será un instrumento para ello... Lo malo está en
que él se sobreponga y te venza y te domine a ti, de tal modo que ya no
seas tú..., ni tu corazón..., sino él, el que te dirija a ti..., de suerte que no
hagas más que lo que el genio te pida o te exija... ¡Qué esclavitud tan
vergonzosa!..., y a veces, ¡por qué cosas tan pequeñas te dejas dominar
de él!... Una molestia..., un contratiempo..., un cambio en tus planes o
proyectos..., a veces una dilación..., una dificultad con la que no
contabas..., una contradicción..., etcétera, la cosa más insignificante, es
muchas veces suficiente para que te descompongas y te dejes arrastrar
por tu carácter. — En vencer y hasta cambiar su carácter a fuerza de
mortificación, es un modelo San Francisco de Sales, quien siendo de
suyo muy vivo y colérico llegó a ser el santo prototipo de la
mansedumbre y de la dulzura...; por eso, pudo muy bien decir: «No hay
carácter, por bueno que sea, que no pueda hacerse malo con los hábitos
viciosos...; ni carácter tan malo, que no pueda domarse y vencerse con la
gracia de Dios y con la industria y diligencia de cada uno.»
El carácter te acompañará toda la vida; por eso, si sabes aprovecharte
bien, te dará materia abundantísima siempre, de continua mortificación.
— Endúlzala con la presencia y el ejemplo de la Santísima Virgen. —
Piensa en su genio..., en su carácter... ¿Qué haría Ella en las
contradicciones..., en los contratiempos tantos y tan frecuentes que tuvo
que sufrir?... ¡Qué dominio el suyo tan perfecto para no dar lugar a la
más mínima impaciencia..., al menor nerviosismo!
3.° Las potencias interiores. — Y ahora contempla el campo tan
extenso de mortificación, que te presentan tus facultades interiores:
a)
El
entendimiento...,
con
sus
pensamientos
malos...,
inconvenientes y peligrosos..., inútiles e inoportunos..., el deseo de
saberlo todo y curiosearlo todo... y más que nada la facilidad en juzgar
temerariamente a los demás... y el deseo de imponer tu parecer por
encima de los demás..., de suerte que siempre creas que tienes razón y
exijas que te la den... ¡Oh dureza de juicio!... ¡Qué tenacidad a veces tan
260
irracional!... ¿Por qué no aplicar esa tenacidad y dureza a tu santidad?...
¿Por qué no empeñarte tenazmente en adquirir la santidad y no ceder
nunca ante este pensamiento?
b)
La imaginación y la memoria. — Qué misteriosa es esta facultad
de la imaginación, tan poco conocida y tan importante para la vida
espiritual... También ella debe ser objeto de estudio y de mortificación
especial... Piensa cómo cambia las cosas la imaginación..., qué de
ilusiones nos forja..., qué de juicios erróneos nos hace formar sobre el
valor de las cosas..., cómo agranda y disminuye a su antojo lo que
quiere..., dificultades que no existen y que ella sólo ve..., sufrimientos
que finge..., goces y placeres que no se dan... ¡Cuánta vigilancia requiere
esta dichosa «loca de la casa»!... La mayor parte de nuestra vida, la
pasamos engañados por nuestra imaginación.
Tampoco puedes descuidar la memoria... Has de evitar todos los
recuerdos que la memoria te traiga o toda representación de cosas
pasadas, pero que son ilícitas y pecaminosas..., peligrosas o inútiles...
que te disipan, que te hacen perder el tiempo..., que alteran la paz de tu
alma... y que pueden arrastrarte a verdaderos pecados... No descuides,
pues, tu imaginación ni tu memoria.
c)
La voluntad, es la razón última de todo..., del pecado y de la
virtud...; el que se condena y el que se salva..., el que es pecador o un
santo, es sencillamente por su voluntad..., es decir, porque así lo quiere.
— Mortificar la voluntad..., no hacer tu voluntad, sino la de Dios,
manifestada por tus superiores...; quitar la voluntad propia..., dominar el
amor propio..., todo eso, no sólo es virtud, sino que es ya santidad... y sin
eso, no hay santidad. — San Bernardo, dice: »Quita la voluntad propia y
ya no habrá infierno.» — Recorre la imaginación y la memoria..., el
entendimiento y la voluntad de la Santísima Virgen..., examina..., estudia
despacio este modelo de mortificación... ¡Qué piensa..., qué imagina...,
qué determina..., qué desea!... Pídela ayuda para imitarla en esta tan
necesaria mortificación interior.
MEDITACIÓN 35
ESPÍRITU DE SACRIFICIO
1.° En su virginidad. — Penetra hoy en el corazón de la Santísima
Virgen para que veas el gran espíritu de sacrificio que en él existe...
Parece que no puede vivir sin sacrificio... Diríamos que Ella saborea
el dolor como nosotros el goce. — Mira, por ejemplo, el sacrificio de
su honra, en la guarda secretísima de su virginidad. — Nadie sabe su
voto... ni lo entiende... El mismo San José lo ignora, y María, que
sabe que es esa la voluntad de Dios, se abraza con el sacrificio que
eso supondrá para Ella... Su esposo va a dudar de su fidelidad..., de
su virtud... ¿Podría esperar nada más humillante y mortificante para
Ella que el pasar por infiel en la virtud que Ella más apreciaba? —
261
Precisamente Ella, que era la Virgen de las vírgenes..., la que fue
concebida inmaculada..., la que no tenía la más mínima mancha, sino
siempre estuvo llena de gracia, como se lo dijo el ángel, y ahora, ¿va
a pasar por esa deshonra?
Lo más terrible del sacrificio, era que tenía en su mano la solución... y
una solución facilísima... Unas palabritas..., una pequeña explicación a
San José de todo lo que ocurría... y todo quedaría satisfactoriamente
arreglado. — Y, sin embargo, ve María la ocasión de hacer un gran
sacrificio y no la desperdicia; se arroja en brazos de Dios y calla... y
espera sin defenderse ni salir por su honra. — ¿Es así como tú obras?...
¿No sueles saltar en seguida y demostrar tu disgusto y enfado cuando te
dicen algo?... ¿No te falta tiempo para defenderte y disculparte, siendo
así que muchas veces no tienes razón y lo pones peor con tus disculpas?
Compara el espíritu de sacrificio de la Virgen con el tuyo. — Mírala
cómo acepta este sacrificio y cómo lo repite con el mismo gusto varias
veces en su vida..., por ejemplo, en la Purificación..., en la vida ordinaria
de Nazaret..., en Belén y en Egipto..., en casa y en el Templo... ¿No
pasaba María a los ojos de los sacerdotes y a los de sus convecinos
como una de tantas..., como una mujer vulgar..., como una madre
ordinaria que tenía necesidad de purificarse y de que el sacerdote
pidiese al Señor por Ella?
Cada uno de estos pasos renovaba en Ella su sacrificio... y siempre
encontraba su corazón igualmente dispuesto... No huye..., no se asusta
por el sacrificio, cualquiera que sea. — ¡Ah, si siempre te encontrara con
esta preparación la prueba que el Señor te envía!... Dios no quiere
corazones divididos, ni sacrificios a medias... Confía tu honor y tu dicha a
Dios, espera en Él, y aunque te pruebe, no temas... Contempla el
sacrificio de María y la verás salir del mismo, más grande..., más hermosa..., más digna a los ojos de Dios... Así también ocurrirá exactamente
contigo, si tienes ese amor y esa generosidad para el sacrificio como tu
Madre...
2.° En su maternidad. — Los hombres hubieran concebido la
maternidad divina, rodeada de homenajes y respeto exterior..., de un
esplendor y de una magnificencia proporcionada a tal dignidad..., de
delicias y consuelos interiores en el corazón de la Virgen..., y, no
obstante, Dios quiere que en todo momento vaya acompañada del
sacrificio. — Habrá consuelos, alegrías y gracias y privilegios para su
Madre cuales no podemos soñar ni concebir..., pero tampoco
llegamos a medir la profundidad de las penas..., la intensidad de los
dolores que esa maternidad divina, costaría a la Santísima Virgen.
Dios hace sentir y gustar las delicias de su amor, a medida que va
purificando a las almas, en las llamas del sacrificio... María ve en su Hijo
al mismo Hijo de Dios..., al Mesías libertador..., pero por eso mismo ve a
la vez en Él, al «varón de dolores e ignominias»..., al Cordero que se va
262
a inmolar por la salvación de los hombres»... Ella comprende mejor que
nadie todo el sentido terrible de las profecías... y abarca con su mirada
maternal el porvenir que espera a su Hijo, conforme a los planes de la
bondad divina.
Le ve nacer pobremente en Belén, le contempla amenazado de muerte
en su cuna ya..., le acompaña en su huida como prófugo en país
extraño..., le mira humilde y despreciado por los suyos en su misma
patria... y así pasa treinta años, amargando sus delicias maternales la
espantosa espada de dolor que lleva atravesada en su corazón. — María
fue la Madre dolorosa toda su vida... La previsión que tuvo de sus
sufrimientos, no la alivió de ellos, sino más bien se los acrecentó,
prolongando en todos los instantes, su martirio incesante....
Antes de llegar la hora de la consumación del sacrificio, Ella,
generosamente, se adelantaba a ofrecerlo al Señor... Así debes obrar tú
también..., no esperes a que el Señor te quite o te arrebate algo que te
pide en sacrificio...; adelántate, voluntariamente ofréceselo al Señor... Un
sacrificio obligado, aun cuando lo aceptes al llegar, no tiene tanto mérito
como el sacrificio voluntario que se adelanta a desprenderse de lo que
Dios quiere que le entregues. — María sufre en la consumación del
sacrificio..., pero ya antes se ha ofrecido sin limitación ninguna y se ha
adelantado a dar a Dios en su corazón, lo que El después va a exigirla...
3.° En su mismo Hijo. — María encuentra en su mismo Hijo, el
motivo de sus mayores sufrimientos..., de sus sacrificios más
grandes... — Es el mejor de los hijos, Jesús... sin embargo, cómo
sufre con El y por El... — No te extrañes, pues Jesús no ahorra
sufrimientos a los que le siguen de cerca y le aman... ¡Qué
sufrimiento proporciona a su Madre, cuando se queda en el Templo!..
Ni siquiera se ocupa después de consolarla con muestras especiales
de cariño... La dice, secamente, que esa era la voluntad de su Padre
y... nada más. — Sin embargo, a María la basta..., no hay consuelo
para Ella mayor, como el saber que está haciendo la voluntad de
Dios.
Y continúa el sacrificio aún mayor cuando se despide para la vida
pública y deja su casa y a su Madre sola. ¡Qué soledad la de aquella
casa sin Jesús!... Al comer..., al dormir..., al rezar..., en todos los
momentos del día... ¿no se renovaría el sacrificio de la Virgen al
quedarse sin su Hijo?... Y a esto, añade los dolores y sobresaltos con
que desde lejos le acompaña. ¡Qué de privaciones continuamente para
Ella, que tiene que contentarse con oír lo que dicen los demás, de sus
predicaciones..., de sus milagros y curaciones..., de su simpatía
arrebatadora!
Añade el sacrificio inmenso de la Pasión y muerte que ya has meditado
en otra parte... Más costoso que el sacrificio de la propia vida, es el
sacrificio y la pérdida de una persona amada. — Nadie ha amado como
263
María..., luego nadie ha hecho este sacrificio con tanta intensidad como
Ella. — Finalmente, el sacrificio de la última despedida para subirse a los
Cielos... Jesús se va y Ella se queda aquí, en este destierro, a seguir
sufriendo..., a continuar el sacrificio..., a enseñarnos a nosotros
prácticamente a cumplir «lo que en nosotros falta a la Pasión de
Cristo»..., que es la aplicación de sus méritos, mediante nuestra
incorporación a É.1...; participando de su vida..., de su espíritu..., de su
sacrificio..., de su amor a la expiación y a la reparación... ¿Son esos tus
anhelos?... ¿Trabajas por unirte como María con Cristo crucificado...,
atormentado y lleno de dolores? — Pide a la Santísima Virgen este
espíritu en que Ella rebosa de amor y de sufrimiento, para poderte
ofrecer como Cristo y con Cristo, como víctima de expiación por tus
pecados y por los del mundo todo. — Trabaja, pues, por negarte a ti
mismo en todo..., por tomar muy generosamente cada día tu cruz... y así,
en ella crucificado, seguir a Cristo y a su Madre, que también es tuya, en
el camino del sacrificio.
MEDITACIÓN 36
ORACIÓN
1.° Excelencia. — Varias veces se ha tratado ya este punto en las
meditaciones de la vida de la Virgen..., pero es tan importante y tan
grande su excelencia, que vamos a detenernos de nuevo y despacio
en él..., tanto más, cuanto que en María tenemos el modelo más
perfecto y la maestra más práctica, de todo lo que digamos sobre la
oración.
Y así, primeramente detente a meditar algo sobre su excelencia... y la
deducirás de su misma definición: «orar es levantar el corazón a Dios»...
es ponerse en comunicación con Dios y conversar con Él..., es decir, que
al orar estamos seguros de que hablamos con Dios..., que Él nos
escucha y atiende... y a la vez Él nos habla..., nos enseña..., nos da
luces e inspiraciones para conocer su santísima voluntad... ¿Qué te
parece?... ¿Puedes imaginar algo más noble..., más digno y excelente…,
más honroso para ti que el ser admitido al trato con Dios..., a la
comunicación con Dios..., a hablar y tratar íntima y confidencialmente con
Él?.. ¡Qué de secretos te va a descubrir!... ¡Qué de cosas tan divinas te
va a enseñar!...
La oración es un abismo de bondades por parte de Dios..., de grandeza
y sublimidad por parte nuestra, pues nunca podríamos soñar con mayo
grandeza y exaltación que la de ser admitido a la amistad íntima de Dios.
— Esto es lo extraño e incomprensible. — ¡Cómo Dios no se desdeña,
cómo no duda en rebajarse a hablar con los hombres!... ¡y cómo éstos no
se aprovechan de esta ocasión para conseguir lo que quieran de Dios!...
Porque la oración es la llave de oro que abre los inmensos tesoros de las
riquezas infinitas de Dios... No hay arca, por muy cerrada y escondida
que esté, en las alturas del Cielo, que no se abra con esa llave… En la
264
oración, la misma omnipotencia de Dios se pasa a nuestras manos y
parece que el Señor tiene gusto, en dejarnos durante ella el cetro de su
majestad infinita... Así es de grande..., excelente..., omnipotente la
oración.
Si quieres saber algo de las excelencias de sus dulzuras y consuelos,
pregunta a las almas de oración..., esto es, a todos los santos... pues
todos los santos son almas de oración... y todas las almas de oración son
santas... Míralas, embriagadas en esas dulzuras que no aciertan a dejar.
— Un San Luis Gonzaga, que llega a orar siete horas seguidas... Un San
Francisco de Borja, que después de ocho horas seguidas, pedía que le
dejaran un poquito más..., y así todos los demás. — Y aunque después
entraremos de lleno en la oración de la Virgen..., pregúntate ahora ya,
¿cómo sería esta oración?... ¿Cuáles serían sus dulzuras y consuelos?...
¿Cuántas las gracias que en ella recibiría?... ¿Cuánto tiempo duraría la
oración de María?...
2.° Necesidad. — Pero antes, detente a ver un poco la necesidad de
la oración. — Es algo completamente necesario e indispensable para
la salvación y para la santificación. — Sin oración, no hay gracia...,
sin gracia, no hay nada conducente para la vida eterna...; no hay
Cielo, sin oración. — San Ligorio, dice categóricamente: «Todo el
negocio de la salvación depende de la oración..., porque con la
oración estaréis seguro de salvación... y si no oráis, vuestra
condenación es cierta.»
Escucha al mismo Cristo, que tanto encareció esta necesidad hasta el
punto de que fue uno de los temas más repetidos en sus predicaciones:
«Velad y orad, para que no caigáis en la tentación»... «Es necesario orar
siempre y no cansarse de orar»... «Orar en todo tiempo»... Y como lo que
predicaba lo enseñaba a la vez con el ejemplo, de El dice el Evangelio
que subía al monte a orar y a pasar allí la noche en oración... Y otras
veces se dice, que «se retiraba a un lugar solitario y allí oraba»... De
suerte que la oración era para El una ocupación frecuente y larga. —
¡Qué de extraño tendrá, sabiendo esto, que también la Santísima Virgen
pasara gran parte de su vida en oración!... Ella era la dispensadora de
todas las gracias, pero... quería que supiéramos que el medio ordinario...
y universal... e infalible, de obtener esas gracias, era la oración.
Ya hemos dicho en otra parte, que los Evangelistas nos presentan a
María muchas veces orando..., de suerte, que a pesar de los poquísimos
detalles que de Ella narran, nos hablan repetidas veces de la oración de
María... — La Anunciación y Encarnación tienen lugar durante la oración:
de la Virgen... Sube al Templo, aún sin obligación ninguna, a orar... La
Purificación y Presentación, son misterios de oración... Ora en el Calvario
junto a la Cruz...; y en el Cenáculo, por espacio de ocho días seguidos,
con los Apóstoles no hace sino orar:.. — Bien puedes decir que toda su
vida fue de oración...
265
3.° Tu vida de oración. — Y tú, ¿sabes vivir esta vida?... ¿Estás
convencido de la excelencia y necesidad de esta vida para tu alma?...
Necesitas luz intensa que te haga conocer íntimamente a Dios..., lo
que es para ti y lo que quiere de ti en cada momento..., luz que te
enseñe los peligros que te rodean y los lazos que te tiende sin cesar
el demonio..., así como los medios de defenderte y de triunfar..., luz
que ilumine todo tu interior, para conocerte bien...; luz que te enseñe
cuáles son tus inclinaciones y tu pasión dominante..., tus caídas y
pecados con sus causas y raíces..., tus debilidades y defectos que te
oculta el amor propio...; luz para conocer bien el amor de Cristo y sus
sacrificios...; su obra redentora y santificadora..., su espíritu de
humildad y obediencia..., su bondad y misericordia...; luz para
penetrar en el corazón de tu Madre querida y allí ver su pureza..., su
santidad..., sus virtudes todas... el amor maternal que te tiene..., la
necesidad que tienes tú de Ella para todo, pues sin Ella no podrás
hacer absolutamente nada.
Y a la vez que esta luz, necesitas fuerza para luchar sin cesar..., para
sostenerte sin cansancios ni desalientos..., para alentar tu esperanza y
confianza en el triunfo, en las sequedades..., en las tribulaciones..., en
las dificultades..., en la falta de gana...; fuerza para romper y desarraigar
y cortar con energía lo que sea necesario y Dios te pida..., para cumplir
con tus deberes diariamente sin a desfallecimientos..., para seguir, en fin,
de cerca a Cristo y con El crucificarte en su misma cruz.
Todo esto es para ti de absoluta necesidad...; sin esta luz y sin esta
fuerza serás incapaz de nada provechoso para tu alma... y, sin embargo,
todo esto se te dará únicamente..., exclusivamente en la oración... y
conforme a la medida de tu oración... A más oración, más luz, más
fuerza... y, por tanto, más gracia y más santidad. — Pregúntate de nuevo:
¿qué importancia das a tu vida de oración?... ¿Cómo trabajas y te
esfuerzas en ella?... Pide a la Santísima Virgen te conceda este don, de
ser alma verdaderamente de oración.
MEDITACIÓN 37
ORACIÓN
1.° Vocal. — Es la primera manera de oración, la que consiste en
dedicar a Dios el don hermosísimo de la palabra, empleándola en
alabarle..., en darle gracias..., en pedirle mercedes. — Es la oración
más natural y espontánea que brota del corazón que ama y sube a
los labios..., ya que de la abundancia del corazón habla la boca.
Sin duda, pues, que esta oración no ha de ser de pura mecánica..., no
ha de consistir en la mera pronunciación verbal de palabras, sino que
éstas han de brotar del corazón..., han de ser la expresión externa de lo
que interiormente se siente.
Fácilmente comprenderás que un disco de gramófono... o un animal
266
parlante, que repite con más o menos exactitud las palabras que no
entienden, no oran. — Fíjate bien, has de entender lo que dices..., te has
de dar cuenta de lo que pronuncias... o al menos, has de saber que estás
hablando con Dios y honrándole con lo que dices, aunque no lo
entiendas, como ocurre con las religiosas que rezan el Oficio Divino en
lengua que desconocen.
De no hacerlo así, serás del número de aquellos de quienes decía
Cristo: «Que le honran con los labios, pero su corazón está muy lejos de
Él.» ¡Qué hermosa es la oración vocal hecha bien!... Parece que es el
ensayo, aquí en la tierra, de las alabanzas que eternamente hemos de
cantar a Dios en el Cielo.
A esta oración se refería Cristo, cuando mandaba a sus discípulos que
orasen y cuando Él mismo les enseñó aquella fórmula divina del Padre
nuestro, que es, sin duda, la oración vocal más perfecta y la que con
mayor gusto y devoción debemos repetir. — La Iglesia nos recomienda
sin cesar esta clase de oración con su ejemplo... ¡Cuántas oraciones
vocales en su liturgia, tan preciosas y llenas de unción!... Mira cómo llega
a imponer, bajo obligación grave, a sus sacerdotes, la oración vocal,
diariamente, con el rezo del Breviario.
Pero detente a considerar esta oración en la Santísima Virgen. —
Tenemos una prueba que nos dice muy claramente cómo sería la oración
vocal de María. — Recuerda la oración sublime de su Magníficat... ¡Qué
himno tan lleno de gratitud y amor a Dios, que rompe del corazón de la
Virgen como una explosión que no puede ya contenerse y encerrarse en
el interior... y naturalmente brota y se derrama profusamente al exterior!
— Imagínate su actitud..., su atención..., su fervor..., cuando pronunció
esta oración y aprende así a orar vocalmente, no de cualquier manera...,
no atropellando las palabras..., no corriendo, ni con deseos de acabar
cuanto antes, sino saboreando lo que dices y mirando al Dios con quien
hablas.
Y cuando la Santísima Virgen se enteró del Padre nuestro que había
compuesto su Hijo, ¡qué empeño pondría en aprenderlo y retenerlo en su
memoria!... ¡Con qué gusto lo repetiría cientos y miles de veces!... ¡Con
qué fervor lo meditaría y saborearía cuando las pronunciaba, todas y
cada una de sus palabras!... Mira si éste es el aprecio que haces tú de
esta sublime oración..., si así la rezas despacio y dándote perfecta
cuenta de lo que en ella dices y pides al Señor. — Suplica a la Santísima
Virgen te ayude en tus oraciones vocales..., especialmente en aquellas
que rezas con más frecuencia, para que evites el rezar maquinalmente y
así perder el gran fruto de la hermosa oración vocal...
2.° Mental. — Pero contempla especialmente a la Santísima Virgen
en su oración mental..., en su meditación, no sólo diaria, sino tan
frecuente en cada momento. — El Evangelio nos habla de esta
oración de María también, en aquellas palabras: «María guardaba
267
todo esto en su corazón, meditándolo en él», como en el mejor libro
donde podían escribirse. — Represéntate a María en esta oración,
como mejor puedas...; atiende a todos sus detalles exteriores e
interiores...», pregúntate muchas veces: ¿cómo meditaría la
Santísima Virgen..., sobre qué..., cuáles serían sus afectos..., sus
coloquios..., qué fruto sacaría de ella? — Tu alma responderá
fácilmente a estas preguntas.
Repara en la importancia que la Virgen daba a la oración mental. —
Todos los santos han seguido este ejemplo de María y se han empapado
en la meditación de los misterios y enseñanzas de la vida de Cristo, y allí
han aprendido, de ese modo, la santidad. — Así dice San Ignacio, que
esta oración es el camino más corto para hacerse santo..., y San Alfonso
de Ligorio, dice: «que muchas almas, a pesar de sus devociones y
oraciones vocales o rezos, han caído en pecado y han continuado en él,
pero que es completamente imposible meditar y pecar..., hacer con
frecuencia esta oración mental y seguir pecando». — Conocido es el
dicho de Santa Teresa de Jesús, que promete el Cielo a quien dedique
un rato cada día a la meditación.
No creas, sin embargo, que meditar es estudiar..., es pensar mucho...,
es romperse la cabeza discurriendo...; menos aún, es tratar de buscar
ideas nuevas y originales..., de suerte que no digas que no sabes
meditar, porque no se te ocurre nada nuevo. — Todo el mundo sabe
meditar...; la vida racional del hombre es una continua meditación...
Medita el hombre de negocios para buscar las mayores ganancias...,
medita la joven mundana para encontrar la forma de agradar más...,
medita hasta el niño sus juegos y travesuras... y aún el hombre que corre
tras un placer ilícito, medita su pecado y el modo de llevarlo a la práctica.
Te basta con reflexionar un poco sobre algo que has leído u oído...,
seleccionando lo que más te conviene, pues no todo es para todos... Da
mucha importancia a esa selección, de lo contrario perderás el tiempo...
Aplica en seguida a tu vida y a tu conducta aquello que estás
reflexionando, y verás cómo naturalmente brotarán de tu corazón afectos
de vergüenza..., confusión..., arrepentimiento... o de agradecimiento...,
de santa alegría e íntima satisfacción..., a la vez que formarás
espontáneamente propósitos para evitar esto..., para no volver a caer en
aquello, etc., y juntamente pedirás gracia a Dios..., ayuda a la Santísima
Virgen, para este caso particular y concreto que has prometido y vas a
cumplir..., y ya tienes con esto hecha una hermosa y práctica meditación,
Debes de hacer jugosa la meditación..., que no sea una consideración
seca y fría.... Habla con Jesús y con María mucho..., desahógate con
Ellos..., diles tus penas..., tentaciones..., caídas y miserias, etcétera. —
Pregúntate si haces así la meditación..., si te cansas y la dejas o acortas
con cualquier pretexto...;si la haces en compañía de tu Madre...,
mirándola a Ella..., aprendiendo de Ella...
268
3.° Lectura meditada. — Es otro medio de oración muy relacionado
con la oración mental. — Cuando te atormenta alguna gran
preocupación..., alguna pena..., algo, en fin, que no puedas desechar..., te es imposible recogerte..., no puedes pensar ni discurrir
nada..., haz entonces, al menos, esta lectura reposada...,
despacito..., detente en esa frase..., en ese pensamiento que parece
se acomoda mejor a tu situación actual... y así, suple tu meditación
con esa lectura meditada... Diez y ocho años meditó así Santa Teresa
de Jesús, por no poder discurrir», dice ella «y muchas veces, añade,
abriendo el libro ya no era menester más..., otras leía poco..., otras
mucho..., conforme a la merced que el Señor me hacía». — Esto te
enseña que no debes atarte al libro, sino saberte separar de él;
cuando ya sientas alguna comunicación de Dios..., debes interrumpir
en seguida la lectura y allí detenerte lo que puedas.
También en esto debes mirar como modelo a la Santísima Virgen. —
¡Cuántas veces tomaría en sus manos el rollo de las Sagradas Escrituras
y se engolfaría en la lectura de las profecías... y cuántas veces
empezando una frase, no la terminaría..., porque su entendimiento y su
corazón la llevarían a terminarla a su modo, viendo a su Jesús y
haciendo aplicación a su vida de lo que allí estaba Ella leyendo.
Eso debes hacer tú...; lee con sentido..., saborea despacio lo que
lees..., haz tus aplicaciones a tu vida y esta lectura producirá en tu alma
los efectos saludables de la oración mental..., pues no es una mera
lectura en ese caso, sino una verdadera meditación... ¿Lo has hecho
así?... ¿Has recurrido a este medio, antes que dejar la oración, cuando
por enfermedad..., molestias..., disgustos..., etcétera, no podías hacer
otra cosa? — Promete a la Santísima Virgen hacerlo así siempre... Todo
menos el dejar la oración, ni un solo día, en la forma que sea.
MEDITACIÓN 38
ORACIÓN
1.° Súplica. — La oración de súplica o de petición es la que más
propiamente entra de lleno en la definición de la oración, que es
«levantar el corazón a Dios y pedirle mercedes». — Es, además, la
oración más indispensable...; no tenemos nada..., no somos nada...,
no valemos ni podemos nada..., pues, a pedírselo al Señor, porque la
oración es el medio universal y ordinario de obtener de Dios lo que
necesitamos.
Es cierto que Dios ya sabe lo que nos hace falta y lo que nos conviene,
aunque no se lo pidamos nosotros, pero quiere que sea así..., que nos
humillemos y confesando nuestra nada le pidamos cuanto necesitamos.
— Es admirable y consolador en gran manera lo que Cristo dijo sobre
esta oración de súplica: «Pedid y recibiréis..., llamad, y se os abrirá...;
cuanto pidáis al Padre en mi nombre, os lo concederá...; si tenéis fe, os
269
aseguro que cuanto pidáis en la oración os será concedido.» — Y luego
la parábola del amigo inoportuno para enseñarnos a importunar a Dios,
hasta cansarle, si podemos hablar así, y obligarle a que oiga y atienda
nuestra oración. — En fin, recuerda aquellas dulcísimas expresiones del
Evangelio: «Si vosotros, siendo malos como sois, no sabéis dar a
vuestros hijos sino cosas buenas, ¿cuánto más vuestro Padre celestial os
dará las cosas buenas que le pidáis?»
Atiende, en particular, a la conducta de la Santísima Virgen en este
punto... ¿A quién acudía Ella en sus agobios y dificultades..., en sus
pruebas y contradicciones?... ¿Dónde encontraba Ella la solución que
buscaba..., el remedio, el consuelo, la fuerza para todo?... Las luces y las
gracias que recibía en tan grande abundancia, ¿de dónde la venían, sino
de la oración?... ¿No eran la respuesta que Dios enviaba a aquella
oración de súplica y de petición con que constantemente iba la Santísima
Virgen al trono de Dios, a depositar allí sus cuitas y sus necesidades,
sabiendo que de allí la vendría el remedio infalible?
Trae a la memoria su oración; en la Expectación del parto..., ¡qué de
súplicas... y de peticiones anhelantes..., llenas de gemidos
inenarrables!... Así fueron de poderosas, que rasgaron los Cielos e
hicieron descender al Hijo de Dios a su purísimo seno, adelantando la
hora de la Encarnación. — Y qué de peticiones no haría a Dios en el
Templo..., en sus viajes llenos de zozobras e inquietudes..., en su huida
a Egipto.,., viendo a su Niño buscado para la muerte...; en la pérdida de
Jesús en el Templo...; en fin, en cada instante..., a cada paso..., para
cualquier cosa, acudía a Dios... ¿No lo hizo así en las bodas de Caná?...
¿No pidió vino y no para Ella... y se lo dio en gran abundancia, como lo
pidió y como lo quiso?... ¡Oh poder inmenso de la oración!... ¡Qué será,
que Dios se deja vencer y dominar por ella y se pone a su servicio!...
¿Por qué no te convences de la necesidad que tienes de ella para tus
males?... ¿Cuántas gracias pierdes por no pedirlas?
Oye a Santo Tomás de Aquino, que dice: «Todos estamos obligados a
orar, porque tenemos obligación de procurarnos los bienes espirituales,
que no vienen sino de Dios y únicamente por la oración.»
2.° Presencia de Dios. — Bien podemos incluir entre las diversas
clases de oración, a este ejercicio santo de la presencia de Dios. —
Por de pronto, debe acompañar siempre a nuestra oración y tanto
mayor será el fruto de ésta, cuanto más y mejor sepamos actuarnos
en la presencia de Dios. — No descuides esto nunca, y ten muy
presente su importancia en la oración. — Mas no solamente al
comenzar y al proseguir la oración, sino con frecuencia durante el
día, debes renovar esta divina presencia, si quieres conservar el fruto
de esta oración y hacerle verdaderamente práctico.
Este ejercicio es el que San Francisco de Sales llamaba el «pan nuestro
de cada día», porque así como el pan no falta en ninguna mesa y le
270
mezclamos con toda clase de comidas, así la presencia de Dios debe
sobrenaturalizar todos los actos nuestros, aun los más insignificantes e
indiferentes.
Si realmente vivimos teniendo a Dios delante…, comprendiendo que
Dios nos ve y nos contempla en aquel caso..., que penetra hasta lo más
secreto de nuestras almas, leyendo en el fondo de nuestro corazón todas
nuestras intenciones..., afectos…, deseos..., pensamientos, sin que nada
se le oculte…, si le viéramos siempre tomando nota de nuestros actos,
para juzgarlos un día y premiarlos o castigarlos eternamente, ¿quién no
sería santo?..., ¿Sería posible tener delante a Dios y pecar?... ¿Si le
viéramos así, sensiblemente, en figura corporal, a nuestro lado..., si se
nos apareciera en los momentos críticos de la duda..., de la vacilación...,
de la tentación..., ¿caeríamos..., nos atreveríamos a extender nuestra
mano al fruto prohibido? — Y, sin embargo, esto no es suposición ni
imaginación sino completa y verdadera realidad... Así estamos y así
vivimos, rodeados de la presencia de Dios…, bajo la mirada de Dios...,
pues si Él nos mira sin cesar, ¿por qué no mirarle nosotros a Él?
Y aquí ves, por qué esto, es ya una oración, puesto que esta presencia
de Dios no es una cosa fría y seca, sino algo muy íntimo y fervoroso, que
te pone en comunicación directa con Dios y te mueve a hablar con Él por
medio de fervorosos afectos…, a la vez que te arrastra a cumplir con
toda perfección tus deberes y todo lo que el Señor te pide.
En este punto, muy poco se puede decir de la Santísima Virgen, porque
sería cosa de nunca acabar, el exponer algo siquiera de esta vida de
presencia de Dios que tuvo Ella. — Excita tu imaginación y fácilmente te
representarás a María en cualquiera de los actos de su vida y la verás en
todos ellos, obrando siempre como si tuviera delante al mismo Dios. —
Es verdad que le tuvo así, en la persona de su Hijo, pero antes y después
de esta vida que vivió en compañía de Jesús, María vivió lo mismo, sin
perder ni un instante la presencia de Dios. — Si esto se dice de muchos
santos para alabar su santidad, que anduvieron siempre delante del
Señor, ¿qué podemos decir de la Virgen?
3.° Jaculatorias. — Es otro modo de orar..., muy breve..., muy
sencillo..., muy simplificado, pero muy práctico. — La jaculatoria es
como una oración comprimida, pero muy encendida y de efectos
rápidos. — Piensa lo que habrás conseguido con ellas, en tus
tentaciones..., en tus apuros..., en tus grandes dificultades..., cuando
no hay medios ni tiempo, ni facilidad de una larga oración... Entonces
es la jaculatoria el gran recurso..., es el desahogo del alma con Dios.
— Te digo lo que de la oración hemos indicado: no todas son para
todos..., ni todas son para todos los momentos. — La jaculatoria ha
de ser breve..., clara..., fervorosa..., oportuna. — La Iglesia tiene
admitida y bendecidas e indulgenciadas muchísimas, pero elige unas
cuantas..., pocas..., que puedas echar mano de ellas con facilidad...;
271
busca aquéllas que más te convienen..., que más dicen a tu
corazón... y ya verás cómo la jaculatoria bien sentida es una
magnífica oración...; inventa tú alguna que sea como un suspiro de tu
alma..., un arranque de tu corazón... algo jugoso y agradable a tu
corazón. — Imita a la Virgen, que renovaba su presencia de Dios sin
cesar, con jaculatorias que más que de sus labios brotaban de su
corazón y que eran como saetas y dardos de amor que se iban a
clavar en el mismo corazón de Dios. — Repite mucho esta clase de
oración, dirigida al Señor y también a tu Madre querida, de suerte que
sean como continuas llamadas que haces a tu Madre, para que no te
deje..., para que venga en tu ayuda..., para que te asista en tu vida y
en tu muerte. — Dichosa el alma que muere con una dulce jaculatoria
en sus labios.
MEDITACIÓN 39
ORACIÓN
1.° Somos malos. — Hoy detente a meditar muy provechosamente
las cualidades de la oración para que ésta sea verdadera y práctica.
— Recuerda aquello de San Agustín, de que nuestra oración suele
ser inútil por una de estas tres razones o por que somos malos... o
porque pedimos mal... o porque pedimos cosas malas. — Y efectivamente, somos malos..., somos pecadores..., somos ingratos a Dios.
¿Qué derecho tenemos de pedirle nada y por qué razón nos ha de
conceder Él lo que le pedimos? — Sin embargo, los pecadores
pueden y deben acudir a la oración...; ella será precisamente su
salvación... Pero atiende bien, el pecador humilde..., el que se
arrepiente y desea salir de su pecado..., no el que se gloria en él y
está contento de sus pecados, sin ánimo de dejar de pecar..., ¿con
qué cara se atreverá éste a acercarse al trono de Dios y pedirle
mercedes?..., No será esto una burla... un abuso incalificable..., un
insulto verdadero?
Mira, pues, si hay algo de esto en ti..., si Dios te pide que dejes algo...,
que te apartes de algún peligro u ocasión..., que rompas algún lazo que
te ata..., que trabajes más por dominar tus pasiones..., por disminuir tus
caídas..., por aumentar tu fervor, etc. — Pues sólo haciéndolo así, podrás
orar con fruto...; de lo contrario, no te quejes de que Dios no te escuche,
ya que eres tú quien primeramente no hace caso de lo que te dice Dios.
Además, aún supuesto esto, que no queramos eficazmente ser malos y
trabajemos seriamente por dejar de serlo..., aun así, no tenemos méritos
propios..., ni títulos suficientes para merecer ser oídos en nuestra
oración. — Por eso, Cristo nos dio la solución al mandamos pedir todo en
«su nombre»... esto es, apoyándonos en Él..., en sus méritos infinitos...,
en su excelencia y dignidad divinas... Así la oración será infalible, porque
¿qué podrá negar el Padre a lo que se pida en nombre de su Hijo? —
Fíjate bien en la práctica constante de la Iglesia...; jamás termina una
272
oración que no sea invocando este nombre y estos méritos de
Jesucristo... «Por Jesucristo nuestro Señor, tu Hijo que contigo vive y
reina», etc., es decir, que la Iglesia nos enseña con eso claramente que
la oración hecha en nombre propio, sin ser confirmada con el nombre
santo de Jesucristo, es cosa inútil por completo. — Nosotros somos
malos, luego no merecemos que Dios nos oiga..., pero revestidos de
Cristo, ¡ah!, entonces, ¡qué no conseguiremos!
Contempla a la Santísima Virgen orando...; su oración modelo, también
nos enseña esto... Ella no era mala..., no podía serlo..., no entraba en
este punto de nuestros defectos... Dios se gozaba en Ella... se complacía
sin cesar en Ella... ¿Qué extraño, pues, que su oración consiguiera lo
que consiguió?
Además, si todo lo hacía con Jesús y por Jesús, su queridísimo Hijo...,
¿cómo sería su oración sino hecha y dirigida al Señor por su medio? —
Haz tú lo mismo, dirígete a la Madre para llegar por Ella al Hijo, y por el
Hijo al trono del Padre.
2.° Oramos mal. — Esto es, oramos de mala manera..., con malas
disposiciones..., de cualquier modo. — Mira al modelo de los
modelos. Cristo Jesús, en su oración. ¡Qué fervor el suyo!... ¡Qué
bien enseña prácticamente las cualidades indispensables de la
oración! — Éstas, son las siguientes:
a)
Atención y recogimiento, retirándose a los lugares más apartados
de todo bullicio..., no ya sólo a su casita de Nazaret, sino dejando ésta
misma se va a los montes..., al desierto..., en la soledad de la noche. —
No se duerme..., no se distrae..., no pierde el tiempo...; reprende a sus
Apóstoles porque duermen y no oran... Piensa mucho en esto y oye que
Jesús quizá a ti también te reprende.
b)
Humildad. Nos la enseña su postura..., de rodillas..., de pie, con
los brazos extendidos..., postrado en tierra..., así cosido con el suelo...
¡Qué humildad tan profunda!..., y a la vez, ¡qué espíritu de mortificación
tan grande!...
c)
Confianza. Mira cómo empieza siempre su oración con el nombre
dulcísimo de «Padre»... Así lo hace en el Huerto..., así en la Cruz..., así
siempre... ¡Es Él su Hijo!..., pues ¿cómo ha de dudar de que su Padre le
ha de escuchar?... Todo lo dice esa palabra llena de confianza: ¡Padre!
d)
Perseverancia. Toda su vida perseveró en su oración... Pero
recuerda cómo esta cualidad tan difícil, resalta admirablemente en el
Huerto...; una..., dos..., ¡tres horas!..., sin prisa..., sin nerviosismos... Se
encuentra agotado, física y moralmente y, no obstante, ¡tres horas largas
se está orando!... Está en la agonía... y por lo mismo, dice el Evangelio,
que oraba más prolijamente..., esto es, alargaba más y más esta
oración... ¡Qué lección tan fuerte!...
Reconoce ahora estas cualidades de la oración así enseñadas por
273
Cristo y aplícalas a la oración de la Santísima Virgen y a la tuya... — La
Virgen no desperdició esta lección... ¡Qué admirablemente copió en Sí
misma, la conducta de su Hijo!... ¡Cómo sería su atención externa e
interna..., su fervor y entusiasmo en la oración!... Contémplala en el
rincón más recogido de su casita..., muerta por completo a todo lo que la
rodea..., sin atender más que a Dios, con quien habla y conversa largamente y se comunica de modo inefable... Mírala, pegando la frente con la
tierra, como si fuera una vil esclava que no se atreve a mirar a su
Señor... Escucha sus palabras y en ellas verás la confianza e intimidad
con que habla con Dios... Recuerda esta confianza especialmente en las
bodas de Caná... a tanto llega..., ¡a mandar y ordenar al mismo Dios!...
En fin, detente ante aquella perseverancia que Ella tiene siempre y que
inculca a los Apóstoles... Allí la tienes días y días en el Cenáculo
enseñándoles, sobre todo, la perseverancia en la oración, como dice el
sagrado texto...
Ahora examina ante estos ejemplos tu oración... ¿Cómo es tu
recogimiento?... ¿Cómo te preparas para prevenir y vencer las
tentaciones y distracciones que te han de venir en ella?... ¿Con qué
energía las rechazas?... ¿Trabajas de veras en la oración?... ¿Y cómo
son tus posturas?... Y ¿cuál es la humildad de corazón que llevas a la
oración?... ¿Qué haces ante las tentaciones de desaliento..., de
desconfianza..., de desilusión..., de creer que te engañas..., que no
consigues nada..., que es mejor dejarlo todo?, etc. ¿Confías, entonces,
en Dios y perseveras en tu oración..., no omitiendo nada..., no acortando
nada..., sino más bien alargando un poco más la oración, para mejor
vencer y triunfar de todo?
3.° Pedimos cosas malas. — La Santísima Virgen no pedía más que
el cumplimiento de la voluntad de Dios... Su oración se reducía a
repetir el «hágase en mí según tu palabra»..., y como la voluntad de
Dios era salvar al mundo..., a eso dirigía todas sus peticiones, a pedir
porque se adelantara el momento de la redención..., a suspirar por el
Mesías..., en fin, a hacer violencia a Dios para que estableciese su
reino entre los hombres.
Esta es la petición que Jesucristo nos enseñó...; «Pedid el reino de Dios
y su justicia»..., las cosas de Dios..., las del alma..., las de la salvación...,
las de la eternidad..., esto es, lo que se debe de pedir...; lo demás se nos
dará por añadidura.
Pero, ¡ah!, sólo pedimos con fervor..., con interés..., con insistencia,
cuando algún mal grave, físico o moral, pero humano y terreno, nos
amenaza...; entonces, todo nos parece poco... Si tuviéramos este interés
por las cosas del alma, ya seríamos muy santos. — Pues bien, todo lo
que no sea pedir esto, es como no pedir nada... Así dice Jesucristo a los
Apóstoles: «hasta ahora nada habéis pedido»...; y, sin embargo, para
entonces ya los hijos de Zebedeo le habían pedido los primeros puestos,
274
el de la derecha y el de la izquierda en su reino... Los demás, le habían
hecho peticiones semejantes... y contesta: «Todo eso, no es nada»!...
Porque ellos entendían el reino de Cristo como algo terreno y, por lo
mismo, terrena y material era su petición.
No nos prohíbe el Señor pedir cosas de la tierra, pero en lugar
secundario..., por añadidura... y subordinándolo todo a la gloria de Dios..,
a su reino, que es, lo que ante todo, hemos de pedir... ¿Lo haces así?...
¿Imitas en esto a tu Madre querida?... ¿Te interesa el bien de tu alma y
el de la del prójimo, de suerte que pidas mucho al Señor por ellas?.. O,
por el contrario, ¿te contentas sólo con las añadiduras y descuidas lo
principal?... Mira bien si ésta será la razón o la causa del poco fruto de tu
oración...
MEDITACIÓN 40
ORACIÓN
1.° Continua. — Así era la oración de María, sin interrupción... En
todas las circunstancias de su vida, oraba y oraba sin cesar. —
Detente a considerar y a imitar su oración: En sus ocupaciones... y
tan grandes como Ella las tuvo... Generalmente en estos casos,
nosotros no solemos orar...; decimos que no podemos, que es cosa
imposible... Cuando una preocupación nos invade, de tal modo nos
abruma, que ya no hacernos nada... ¿No te ocurre a ti así?
Pues mira a tu Madre... En sus grandes preocupaciones, Ella acude a la
oración, como siempre...; podemos decir que más aún que en otras
ocasiones... Redobla su confianza y alarga su oración, para en ella
buscar y encontrar lo que entonces necesitaba. — ¿No oraría así cuando
las dudas de San José..., cuando su viaje a Belén y a Egipto..., cuando la
pérdida del Niño..., cuando ya vio acercarse la Pasión?
Entonces palpaba Ella la necesidad absoluta que en esos casos tiene el
hombre de apoyarse en Dios..., pues entonces, más que nunca, ve y
siente su nada... También lo veía la Virgen, pero por eso mismo se
penetraba más y más de la bondad y misericordia de Dios, que en su
amorosa Providencia, nos dejó para esos momentos el remedio de la
oración... y por eso, a ella acudía, entonces precisamente..., cuando se
encontraba abrumada e invadida como nosotros de la preocupación... y
allí derramaba su corazón..., contaba sus cuitas al Señor..., se
desahogaba con Él..., le pedía su luz y su fuerza... y se arrojaba por
completo en sus brazos amorosísimos.
Y cuando la preocupación era tan intensa como fue la de Cristo en el
huerto, que no era posible sobreponerse a ella..., ni aun entonces
aflojaba su oración..., convertía su misma preocupación en materia de
oración para exponérsela al Señor..., para confortar con ella su
debilidad..., para animarse a hacer, con generosidad siempre creciente,
275
su sacrificio..., para hacer también entonces la voluntad de Dios..., o para
alegrarse, en fin, por tener algo costoso que ofrecer al Señor... y para
más imitarle en sus dolores y sufrimientos. — Así se levantaba de la
oración, como Cristo en el Huerto..., animosa..., valiente..., decidida...,
dispuesta a afrontar todas las preocupaciones y a beber, hasta lo último,
el cáliz de la amargura.
Mírala así, no nerviosa y excitada, como tú te pones en esos casos...,
serena, tranquila, dueña por completo de Sí misma..., segura de Dios...,
confiada en El en todo momento..., y así, como Ella, lánzate a luchar
contra la turbación..., el decaimiento..., la desconfianza que en tus
preocupaciones sientes, pero es porque no buscas, como María, el
remedio en la oración...
2.° En sus ocupaciones y en sus descansos. — Todo lo hacía
acompañada del espíritu de oración... Oraba trabajando, de suerte
que en sus ocupaciones no perdía la presencia de Dios y así, su
misma laboriosidad se convertía en purísima oración... No tenía otro
fin ni otra idea en sus ocupaciones que la de hacer la voluntad de
Dios...; trabajaba en Dios, con Dios, para Dios...; no olvidaba que
ésta era la fórmula de la esclavitud y Ella era ¡la esclava del Señor!
Y como tal esclava vivía y trabajaba..., porque en todo buscaba a Dios y
en todo encontraba y veía a Dios... Así también descansaba, como quien
busca en el descanso, el cumplimiento del plan de Dios, que dispone y
ordena también nuestro descanso... No iba, pues, a darse una
satisfacción, sino a dársela a Dios...; iba a buscar lo que necesitaba
materialmente, para conservar su salud y las fuerzas, y volver luego al
trabajo con más interés, con nuevos bríos..., trabajando y orando a la vez
con grande alegría y contento... ¡Qué bien cumplía la Virgen aquello de
«orad sin intermisión» de día y de noche..., en las ocupaciones y en los
descansos... Hasta en su sueño mismo oraba Ella, pues de nadie, como
de Ella, se puede decir aquello de que «yo duermo, pero mi corazón
vela»...; el cuerpo descansaba en el lecho, pero su alma descansaba en
manos de Dios...
3.° En las sequedades y tentaciones. — Entonces, precisamente, es
cuando más hay que orar..., cuando el demonio tiene más empeño en
que dejemos la oración, y valiéndose de nuestras sequedades, nos
tienta para que la abandonemos... — Advierte que las sequedades
pueden ser un castigo que Dios te da por tu poco fervor..., por el
poquísimo empeño con que trabajas en la oración..., por las gracias
que en ella desperdicias, etc., y en este caso ya ves que el remedio
es otro..., a trabajar más..., a esforzarte cada vez más y más; pero si
las sequedades son una prueba que Dios te envía para hacer más
meritoria tu oración, mira a la Santísima Virgen y aprende lo que has
de hacer...
¿Cómo oraba Ella en las sequedades?... — Como su Hijo en
276
Getsemaní..., con más intensidad..., con más reverencia y humildad...,
con más prolija preparación..., con verdadera paciencia y fortaleza... y,
en especial, con firmeza y perseverancia... ¡Qué oración más laboriosa la
oración seca en la que no se sabe qué decir a Dios... y Éste parece que
tampoco dice nada!...
Mira a Jesús en su oración pasarse ¡tres horas largas! repitiendo las
mismas palabras... Tal era su tedio y sequedad, que no se le ocurría otra
cosa y, no obstante, no deja por eso la oración..., hasta que no pasen las
tres horas, su Padre no le enviará el ángel que le consuele... y durante
ellas allí estará, víctima de la más espantosa sequedad, luchando y
trabajando en su oración... ¡Qué modelo!... De él aprendieron todas las
almas a vencer así sus sequedades... ¡Cuántas veces probó Dios a sus
escogidos con sequedades largas ¡de años enteros! Y, sin embargo...,
esas sequedades sólo sirvieron para poner más de relieve aquella
santidad que se apoyaba entonces, más que nunca, en la oración... Así
debes orar tú también.
María no tuvo grandes sequedades, como castigo de sus culpas, pues
carecía totalmente de ellas..., pero sí que las debió de tener, como su
Hijo, para mérito suyo y para servirnos de ejemplo a nosotros. —
Acuérdate de tu Madre en estos casos..., mírala cómo triunfa de las
sequedades con su doble trabajo y con el esmero especial que ponía..., y
así su oración seca y árida, se convertía, en Ella, en fuente riquísima de
gracias... ¡Qué aumento de ellas... y de amor... y de reverencia... y de
sacrificio sacaba de esta oración!... ¡Qué fuerza tan grande..., qué
violencia tan amorosa no hacían a Dios aquellas oraciones secas de
María... y por lo mismo, ¡qué oración la suya tan eficaz!
Anímate con esto a sacar, como la Virgen, de tus arideces y
sequedades, nuevos bríos y alientos para trabajar más y para orar
mejor..., como esos corazones valientes, que en vez de acobardarse
agrandan ante las dificultades que tienen que vencer...
4.° En los consuelos. — ¿Quién será capaz de describir esta oración
de María?... ¿Cuáles serían sus éxtasis y arrobamientos?... ¿Cuáles
las luces y revelaciones que entonces tendría?... Recuerda estas
oraciones en otros santos, que de tal modo les arrebataban, que no
parecían vivir en la tierra; pues... ¿cómo sería aquella oración dulce y
extática de la Santísima Virgen, en la que su entendimiento se
abismaba en la contemplación de la Divinidad... y su corazón se
abrasaba en el mismo fuego en que se abrasa el corazón de Dios?
Admira y reverencia esta altísima oración que nunca llegarás a
comprender cómo fue..., pero al mismo tiempo pide a la Virgen te dé
gracia para aprovecharte de las luces, inspiraciones y consuelos cuando
Dios se digne dártelos..., sin que por eso creas que es más perfecta y
fervorosa y meritoria la oración, en la que recibes estas comunicaciones
del Señor, que aquella otra en la que tú tienes que trabajar, porque no
277
sientes nada... En la primera, es Dios quien, por decirlo así, trabaja...; en
la otra, eres tú quien debe trabajar y esforzarse...
De suerte, que ya sabes: con consuelos o sin ellos..., aprovechándote
de esas dulzuras, si Dios te las da... o trabajando con firmeza y
perseverancia cuando te las niega..., siempre a orar... con fervor... y a
procurar sacar fruto en la forma que sea, de tu oración.
MEDITACIÓN 41
ORACIÓN
1.° Crecimiento en el alma. — Considera, en fin, algunos frutos que
la oración de la Virgen producía en su alma santísima. — La oración,
es verdadero alimento del alma y de ahí que su fruto primero sea el
propio del alimento, dar vida..., fuerza..., crecimiento y desarrollo.
No es posible, por lo tanto, que un alma se desarrolle debidamente y
crezcan en ella las virtudes, si no es mediante el espíritu de oración..., y
así mira a la Santísima Virgen crecer y aumentar en ella
prodigiosamente, la vida siempre robusta y fuerte de sus grandes
virtudes. — En la oración aprendió Ella a obedecer exactísimamente los
movimientos e impulsos de la gracia...; en la oración, conoció la voluntad
de Dios, aún en sus más mínimos detalles, e inmediatamente,
considerándolos como un precepto gravísimo, los ejecutaba fidelísimamente...: a veces eran cosas duras..., humillantes..., dolorosas.
Penetra en su corazón y mira, en algunas ocasiones, qué fuerte y qué
duro era el sacrificio que Dios la pedía..., y, no obstante, en la oración se
sometía a todo..., aceptaba todo y se levantaba de ella dispuesta a
obedecer en todo, costara lo que costare, sin detenerse nunca por ello.
— Por ese mismo deseo de cumplir en todo la voluntad divina, nunca
tomaba por Sí misma una determinación o resolución...; aún lo más
pequeño e indiferente al parecer, lo cotejaba en la oración con la
voluntad de Dios, para luego hacer lo que Él la inspirase... ¡Qué
magnífica y perfecta obediencia la que así se apoya y crece en la
oración! — ¿Haces tú algo semejante?
Con ella, a la vez, crecía su compañera inseparable, la humildad. —
María aprendió en la oración a conocer a Dios y a conocerse a Sí
misma... y como ya hemos dicho otras veces que de este doble
conocimiento brota espontáneamente la humildad..., allí veía Ella,
clarísimamente, su nada..., su distancia infinita de Dios..., su necesidad
de acudir a Él..., de esperarlo todo de Él... y como definitivamente se
convencía que todo lo recibía de El, le tributaba, agradecida, sin cesar
sus alabanzas y ardía en deseos de que todas las criaturas le conocieran
y le alabaran como Él se merecía... ¡Qué Magníficat más sublime
entonaría a cada paso en su oración la Santísima Virgen!... ¡Qué deseos
los suyos de convertir su vida en un continuo y perpetuo Magníficat de
gratitud..., de alabanzas... y de humildad perfectísima... Muy alta y
278
sublime era su oración, pero cuanto más alta y más elevada, más
profunda se hacía su humildad. — Piensa en la necesidad que tienes de
esta virtud y vete a buscarla en la oración..., y en ella, sin duda,
encontrarás los cimientos hondos en que ella se asienta.
También crecía en su oración su amor grande y su reverencia a Dios...,
porque allí, al mismo tiempo que aumentaba en conocimiento del Señor,
se empapaba, cada vez más, en el amor infinito de Dios a sus criaturas, y
en particular el que había tenido con Ella, ¡su esclava!... Allí aprendía a
apreciar mejor los dones con que la había enriquecido y las gracias y
privilegios de que la había dotado.
Ante esta consideración, su agradecido corazón ardía y se consumía
cada vez más, en nuevo fuego siempre creciente de amor, y de deseos
de corresponder a aquella Majestad, que así se dignaba poner sus ojos
en Ella. — Imagínate cómo se la iría, por así decirlo, el alma tras de
aquella hermosura y santidad divina..., tras de aquella luz dulcísima y
amabilísima que derramaba..., tras de aquel Señor todo bondad..., todo
amor a los hombres.
Efectivamente, amamos muy poco a Dios porque no le estudiamos...,
no le conocemos... y este estudio y este conocimiento no se adquiere si
no es en la oración..., no en el estudio frío de los libros.
Los mismos santos, aún los más sabios, como un Santo Tomás, no fue
sino en la oración donde aprendieron a estudiar la ciencia de Dios... ¡Ah,
y cuántas almas indoctas e incultas, según el mundo, han tenido también
esta divina ciencia! — Mira pues, si la falta de tu amor, no brotará de la
falta de este conocimiento..., de esta ciencia, que se da en la oración.
2.° Disminución de faltas y pecados. — Es consecuencia natural del
primer punto... A mayor fuerza en la vida sobrenatural..., a mayor
crecimiento en virtudes, ha de corresponder, en nuestras almas, más
y mayor carencia de faltas y defectos. — La Santísima Virgen no
pudo, ciertamente, obtener, en rigor de la palabra, este efecto y este
magnífico fruto en su oración...
Ella no tenía pecados que quitar, ni defectos que corregir... No
obstante, en cierto sentido, también participó Ella de este bien de la
oración..., porque en ella adquirió y aumentó cada vez más, su
conocimiento de lo que era el pecado..., de lo muchísimo que ofendía a
Dios por pequeño que a nosotros nos parezca... y espontáneamente
brotaba y se acrecentaba en Ella, el deseo de repararlo, aún a costa de
los mayores sacrificios... ¿Qué no estaría Ella dispuesta a hacer por
evitar ese mal espantoso del pecado? — Ella, que veía tan claramente el
daño que el pecado hace a las almas y el dolor y pena que causa al
corazón de Dios..., ¡cómo admiraría la bondad y misericordia del Señor al
esperar..., al llamar..., al buscar a los pecadores..., al ofrecerse Él mismo
para sacarles de ese estado tan lastimoso..., al sacrificarse por ellos!
Y penetraría en el castigo del pecado, muy justo, en verdad, pero
279
infinitamente horrible...; el apartamiento para siempre de Dios..., la
separación eterna..., la condenación del alma... ¿Cómo concebiría la
Virgen estas ideas en su corazón?... ¿Qué efecto causarían en Ella?...
¡Qué dolor, qué lástima y compasión hacia los pobrecitos desgraciados
que viven en pecado!... ¡Cómo sentiría Ella el deseo de ser Madre de los
pecadores, para cooperar, con su Hijo, a esa obra divina de su
salvación!...
Aquí tienes este fruto tan precioso de la oración..., tan utilísimo y
necesario para ti. — Tú también, en la oración, debes crecer en
conocimiento del pecado..., para aumentar tu odio práctico hacia él..., tu
deseo de evitarlo a todo trance..., de repararlo sea como sea..., de
lanzarte con ansias apostólicas a salvar almas..., la tuya primeramente...
y luego las de los demás... Lánzate a declarar la guerra al pecado..., a
esforzarte por evitar las faltas más insignificantes que deliberadamente y
frecuentemente cometes y así estar muy lejos de pecados mayores. —
No te olvides de que éste será siempre uno de los mayores frutos de tu
oración.
3.° Aumento de santidad. — A esto se reduce, en fin, lo que puedes
pensar sobre el fruto de la oración... María acrecentó, en grado casi
infinito, su santidad con el crecimiento incesante de sus virtudes... La
«llena de gracia* veía aumentarse ésta considerablemente en su
oración... La que era tan acepta y agradable a los ojos de Dios, se
hacía cada vez, más y más agradable...; cada vez, le daba más
gloria...; cada vez, se perfeccionaba más... y era mejor instrumento
para los planes que el Señor tenía sobre Ella, con relación a la obra
grandiosa de la Redención.
Ella había de ser la Corredentora de los hombres..., la Madre de los
pecadores..., la Omnipotencia suplicante... y por eso se ejercitaba y se
preparaba para estos fines altísimos y divinos con su fervorosa oración.
— Consideraba la oración como una parte necesaria e indispensable
para el desempeño de su vocación de Madre de Dios y Madre nuestra.
Por eso oraba con tanto fervor..., con tanto interés..., con tanto gusto...,
con tanta frecuencia y con tan admirable constancia y perseverancia...;
por eso encontraba todo lo que quería en la oración.
Ahí tienes el ejemplo que has de seguir... También tu vocación,
cualquiera que sea, te pide oración... La perfección y santidad propia de
tu estado, te obliga a orar... También tú debes acostumbrarte a buscarlo
todo..., a esperarlo todo..., a conseguirlo todo en la oración. — Todas las
virtudes se arraigarán profundamente en tu alma y te elevarás
insensiblemente a una altura insospechada de santidad, si sabes ser
alma de oración.
Tus vencimientos del amor propio, del genio o del carácter que has de
reformar...; tus desasimientos de las cosas de la tierra..., todos los movimientos santificadores de tu alma..., todos tus proyectos y empresas de
280
apostolado..., toda la eficacia de tus súplicas en bien tuyo propio o de los
demás..., la conversión de pecadores..., el remedio de escándalos que
pretendas evitar..., la unión de las familias..., la salvación de tus seres
queridos... y hasta tus cosas temporales, sobre todo en cuanto que se
relacionan con la vida del alma..., todo eso, llévalo a la oración...,
negócialo en la oración... y ya verás el resultado..., especialmente si
haces tu oración mirando a María..., en compañía de María..., por
intercesión de María.
MEDITACIÓN 42
LABORIOSIDAD
1.° La ley del trabajo. — E1 trabajo es una ley dada por Dios con
fuerza obligatoria universal... Por tanto, no exceptúa de ella
absolutamente a nadie..., viene a ser una ley connatural y propia del
hombre, pues dice el Espíritu Santo: «El hombre ha nacido para
trabajar como el pájaro para volar»... Aún, en el Paraíso, Adán
trabajaba... y todos hubiéramos trabajado aunque no hubiera pecado
Adán. — Empápate en esta idea fundamental de la necesidad y de la
racionalidad del trabajo y, por tanto, cómo el holgazán, no cumple ni
siquiera con su condición de hombre.
Ahora mira a la. Santísima Virgen... Ni Ella se exime..., ni Dios la
dispensa de esta ley. — Mírala cómo trabaja y en qué trabaja... ¡Qué
trabajo el suyo!... No es el trabajo cómodo..., gustoso..., agradable..., por
pasatiempo..., para no aburrirse..., es el trabajo rudo, áspero,
monótono..., el que cansa y molesta y fastidia y, por lo mismo, tanto nos
cuesta. — María trabaja no por recreo y distracción, sino por ayudar a su
Esposo y a su Hijo, a comer el pan ganado con sus manos y amasado
con sus sudores..., se emplea en cosas viles propias de criadas, de
esclavas, no de señoras..., y así trabaja como esclavita del Señor...
Contémplala cómo barre..., friega..., hila y repasa las pobrísimas ropas
de San José y el Niño…, cómo hace el pan casero y prepara la comida…,
va por agua a la fuente..., etc. — Mira aquellas virginales manos
encallecerse y ponerse ásperas a fuerza de trabajar... Contempla aquella
frente purísima bañada, a veces, con gotas de sudor...
Mírala cómo se cansa..., cómo se fatiga con el trabajo vulgar, como una
mujer cualquiera…, igual que aquellas aldeanitas, sus convecinas. — Se
acabaron ya las revelaciones y los portentos…; ya no recibe mensajes
del Cielo..., ni bajan los ángeles a servirla y a ayudarla...; es Ella la
obrera de Nazaret..., la Esposa de un pobre carpintero y, no obstante, es
la ¡¡¡Reina y Emperatriz del Cielo!!!
Y a pesar de eso, Dios no la exime de la ley penosa del trabajo... Pudo
Dios hacer que lloviera sobre aquella casita un maná milagroso...; pudo
hacer que la tierra espontáneamente brotara y les ofreciera sus frutos...;
pudo, en fin, sustentarles de muchísimas maneras sin necesidad de
281
acudir al trabajo..., pero no quiso ahorrar a la familia de Nazaret, ninguno
de los sufrimientos y penalidades que lleva consigo la vida de trabajo. —
María, por lo mismo, veía en el trabajo un deber sagrado que tenía que
cumplir para hacer la voluntad de Dios.
2.° La virtud del trabajo. — Ella supo admirablemente explotar esa
necesidad, convirtiéndola en fuente de virtudes y de grandes
merecimientos. — El trabajo, además de una ley natural al hombre,
es un castigo impuesto por Dios al pecado.
La naturaleza parece que se rebela contra la ley de la creación y sólo a
fuerza de trabajo logrará el hombre vencer esa resistencia y dominarla...
¡Cuántos secretos..., cuántas fuerzas ocultas..., cuánta riqueza no
encierra la naturaleza! Pero todo eso servirá al hombre si éste la
trabaja... ¡Qué castigo más humillante para nuestra soberbia!... ¡Tener
que comer, pero no poder satisfacer esta necesidad, si no es por el
trabajo!
Pero admira la bondad de Dios en el mismo castigo, aunque parezca
tan duro..., porque de tal modo endulza y suaviza ese castigo, que le
hace apetecible y agradable al ver el hombre los muchísimos bienes que
del trabajo puede sacar para su cuerpo y para su alma. — Y como si
fuera esto poco, aún lo endulza más con el ejemplo santificador que Él
mismo nos dio.
Cristo quiso ser un trabajador, e hijo de pobres trabajadores... y de tal
modo santificó el trabajo, que ya desde entonces ni es castigo..., ni es
humillante..., ni es penoso... Porque, ¿quién se quejará viendo de este
modo a su mismo Dios? — Ante ese ejemplo aprendió María a trabajar...
Mira a la Virgen cómo trabaja: exteriormente, con diligencia y actividad
incesante; sin admitir nada de esa dejadez y flojera, propia de la
holgazanería..., con gran constancia, aún en medio de su cansancio
natural, venciendo y rechazando ese disgusto y ligereza de los que se
cansan de todo...; con paz y tranquilidad, sin esos agobios y apuros de
los que quieren acabar cuanto antes, y para eso trabajan inquieta y atropelladamente...; con gran compostura y recato, evitando toda ligereza y
esa libertad de movimientos con que obran las almas disipadas, y que se
cuidan poco de su modestia y recogimiento... Interiormente: con una
alegría grande y una satisfacción inmensa..., siempre contenta con su
suerte, sin envidia de nada, sin ansia de otros trabajos más cómodos,
más lucrativos, más brillantes... Parece como si hubiera nacido para esos
trabajos rudos y ásperos...; tan contenta y tan bien se encontraba entre
ellos.
Mira, además, cómo trabaja por obediencia; ésa es la voluntad de Dios,
y Ella la cumple exactísimamente... como una «esclavita» que es suya...
y a la vez, trabaja por mortificación, pues sin duda que el trabajo es una
de las más grandes mortificaciones. — Pero al mismo tiempo pone en su
trabajo la nota dulcísima del amor... Está trabajando por amor a Dios...,
282
por amor a su Esposo..., por amor a su Hijo..., y así santifica su trabajo...,
así lo endulza de tal modo, que nada la parece costoso. — Así, en fin, lo
convierte en un acto continuo de oración, pues el trabajo de este modo,
no sólo no disipa, sino que acerca más y más el alma a Dios.
3.° El premio del trabajo. — Dios premia generosamente a ese
trabajo, con la gran paz que da al alma, al ver la voluntad de Dios
cumplida...; con la ausencia de ocasiones y disminución de tentaciones de pecado. — Es evidente que el demonio se aprovecha de la
ociosidad para ello...; además, con la gran facilidad que da, cada vez
mayor, para darse a Dios en la oración..., con los frutos inmensos que
se siguen de toda obra de mortificación, como es el trabajo.
Mira bien si tu trabajo es así y si consigues de él estos frutos. — No
confundas el trabajo con la ocupación... Si te ocupas en cosas que te
agradan..., si tu trabajo es ese ir y venir..., ese coger y dejar una cosa...,
en fin, si trabajas por tu gusto y capricho aunque estés muy ocupado, no
dudes que no trabajas..., no cumples la voluntad de Dios..., no le buscas
a Él, sino a ti mismo.
Compara tu trabajo y tu modo de trabajar con el de María, y dime en
qué se parece..., y eso que para ti es aún más necesario que para Ella...
Necesitas trabajar para bien de tu cuerpo, para su desarrollo..., para su
salud..., para emplear bien los talentos y cualidades que Dios te ha
dado...; lo necesitas para bien del alma..., para formar tu carácter..., para
dominar tus pasiones..., para vencer tu amor propio..., para la misma
oración, en la que perderás el tiempo sino trabajas...; para rechazar las
tentaciones, pues el trabajo te dará medios...; para defenderte de la
ociosidad..., de la mundanidad..., de las conversaciones frívolas... o
pecaminosas contra la caridad, etc.
Pide a la Santísima Virgen que te dé un poco de su espíritu de trabajo,
para que así también se convierta para ti en fuente de muchas y grandes
virtudes.., y en el medio más fácil y seguro de reparar y satisfacer al
Señor por tus pecados...; que siempre trabajes en compañía de María,
sin perder ni un instante su presencia santificadora.
MEDITACIÓN 43
PACIENCIA Y RESIGNACIÓN
1.° Paciencia en los sufrimientos. — Ya hemos dicho y estamos
convencidos, de que no podemos vivir sin sufrimientos... La cruz nos
espera dónde y cuando menos lo esperamos. — Es inútil y ridículo, el
tratar de huir..., el querer arrojarla de nuestro lado..., en empeñarnos
en evitar el dolor y el sufrimiento... Penas, dolores, angustias,
humillaciones, contratiempos, etc., sin cesar nos aguardan. — Por
tanto, lo único racional... lo único cristiano, es saber sufrir..., buscar
el modo de convertir el dolor en fuente de merecimientos..., en causa
y principio de grandes y verdaderas alegrías...
283
Y todo esto ya está buscado..., ya está enseñado prácticamente por
Jesús y por María...: esto es, la paciencia y resignación... Mira a Jesús
cómo lleva los rigores de su pobreza..., la fatiga de su trabajo..., la
persecución de sus enemigos. — Llovieron sobre El las calumnias, las
acusaciones, las envidias...; todos los males cayeron sobre Él..., todos
los dolores y sufrimientos del cuerpo y del alma hicieron presa en Él... El
cielo, la tierra, el infierno..., hasta su mismo Padre..., todo parecía que se
había conjurado contra Él..., y, sin embargo, ¿cómo sufre todo esto?...
Admira su silencio..., su resignación..., ¡su paciencia inalterable!
¿Y la Santísima Virgen?... Recuérdala en el día de su viaje a Belén..., el
viaje áspero..., la estación cruda..., su situación delicada... Ella sin recursos, sufriendo las privaciones de la indigencia... posadas y casas
cerradas para los Santos esposos...; ¡sólo un establo desabrigado e
inmundo ha de ser el palacio real para su Hijo!... ¡Qué dolor..., qué
sufrimiento para su corazón!... Y, no obstante, tranquila..., resignada...,
paciente..., abraza lo que Dios la envía. ¡Qué lección para nuestras
quejas e impaciencias!
Mírala en la noche triste del destierro... Todo hay que dejarlo...: su
casita..., sus parientes..., sus amistades..., la tranquilidad y dulzura de
aquella vida...; todo..., todo... y de repente... y de noche... y huyendo...
¿Qué hace María?... ¿Te imaginas que se disgustó..., que dijo ni una
palabra de asombro o de inquietud..., de temor..., de enfado?... ¿Tú no la
hubieras dicho?... ¿No dices, no una sino muchas, por motivos
infinitamente menores? — Piensa..., medita y avergüénzate de tus
impaciencias..., de tu falta de resignación. — Y eso que tú eres culpable
y, por lo mismo, todo lo que sufres es muy merecido... ¿Por qué, pues,
quejarse, si siempre mereces más..., mucho más de lo que Dios te
castiga?...
2.° En su trato con el prójimo. — He aquí otra fuente de nuestras
impaciencias. — ¡Qué mal solemos llevar las adversidades y
flaquezas de nuestro prójimo! — Queremos que nos toleren a nosotros..., que nos aguanten en nuestras genialidades o rarezas...,
¡pero qué poco nos gusta tolerárselas a los demás..., cómo querernos
que disimulen nuestros defectos y nosotros no sufrimos los del
prójimo!... Más aún, creemos que nosotros no somos así..., que no
hacemos eso..., que no obramos de esa manera como obran los
demás..., es decir, que no vemos la viga atravesada en nuestros ojos,
aunque veamos la pajita más pequeña en los del prójimo. — ¿No es
ésta la razón muchas veces de nuestros enfados, de nuestras
inquietudes, de nuestros disgustos?
Compárate con la Santísima Virgen, en su trato con los demás...
¿Cómo trató a aquellos parientes y amigos que la cerraban las puertas
en Belén?... ¿Qué quejas, qué insultos, qué palabras de desprecio o de
venganza o de ira rencorosa les dijo? Y allá, en el Calvario..., ¿qué dijo a
284
los verdugos cuando atormentaban y crucificaban a su Hijo?... ¿Se quejó
de su crueldad..., de su barbarie..., de su ingrata e injusta conducta?...
¡Cuánto no tuvo que sufrir la Santísima Virgen con la ignorancia de
aquellos discípulos..., con la grosería de aquellas gentes..., con la dureza
y terquedad de los mismos Apóstoles..., con las envidias de los judíos y
de los sacerdotes que no descansaban en su persecución contra
Cristo!... ¡Qué paciencia con todos!... ¡Qué dulzura en su trato con
todos!... ¡Cuánta bondad..., cuánta condescendencia tan maternal y
cariñosa!...
En alguna ocasión, hasta su mismo Hijo parece que la contesta fría y
desdeñosamente. «¿Para qué me buscabais»?, la dice cuando se queda
en el templo... «Mujer, y a ti y a mí, ¿qué nos importa de esto?», así la
contesta en las bodas de Caná... «¿Quién es mi madre y mis hermanos?
El que hace la voluntad de Dios, ese es mi madre», etc., así dice a los
que le advierten que su madre le está esperando... ¡Qué respuestas!...
Por mucho menos, tú te has resentido y disgustado con tus prójimos... En
cambio, María, con la serenidad y dulzura de su rostro, demuestra que no
se enfada, ni se disgusta...; todo lo guarda en su corazón para luego a
solas meditarlo y aprovecharse del sentido misterioso de esas
respuestas.
¡Ah!, si tú en todo vieras también ese misterio..., el de la voluntad de
Dios que te quiere probar o castigar, ¿cómo recibirías las respuestas que
te dan?... ¿No trabajarías más para santificarte en tu trato con el
prójimo?... ¿Cómo respondes a tus superiores..., iguales... e inferiores?
— Recuerda aquello de San Agustín: «Si tú no sufres a los demás,
¿quién te sufrirá a ti?»... Por eso San Pablo nos dice: «Sed pacientes
con todos»... ¡Cuántos disgustos te ahorrarías si fueras humilde con los
que te rodean y llevaras con espíritu de caridad y con paciencia todo lo
que en los demás te desagrada!...
3.° Paciencia en el fervor. — Hasta en el fervor y en el celo entra la
paciencia... Has de ser paciente contigo..., no queriendo hacer todas
las cosas en seguida y de repente...; no podrás vencer una
tentación..., dominar una pasión..., evitar una caída, como tú
quieras... No te apures, ten paciencia...; no te desalientes..., sigue
trabajando, cada vez con nuevos bríos..., con mayor desconfianza en
ti..., pero confiando en la gracia de Dios.
Tampoco seas precipitado en tus obras de apostolado... Nunca podrás
igualar en fervor a la Santísima Virgen, y, no obstante, mírala a Ella con
qué paciencia va trabajando en las almas de los primeros discípulos...,
de los primeros hijos de la naciente Iglesia... ¡Qué de pequeñeces y
miserias!... ¡Qué de durezas e ignorancias no encontró en ellos!... Y, sin
embargo, con paciencia les va preparando y formando poco a poco... Al
fin, había sido Ella la discípula más aprovechada de Aquel que dijo:
«Aprended de mí» precisamente esto, la mansedumbre..., la paciencia...
285
¡Qué paciencia la de Jesús con sus enemigos mismos... y hasta contigo
y con todos!... ¿No está años y años aguardando..., esperando... a las
puertas de los corazones?... ¿No se debía ya haber cansado y habernos
abandonado a todos?... — Aprende esta paciencia..., practica, en la vida
espiritual contigo y con los demás, esa paciencia, de la que dice el
apóstol «que es la que perfecciona la obra»... — Toda obra sin paciencia,
por buena y hermosa que sea, queda con eso completamente
estropeada... Las obras de Dios no se hacen con precipitación... Da
tiempo al tiempo y espera a que llegue el momento dispuesto por el
Señor... Examínate mucho en esta materia y suplica a la Santísima
Virgen te dé parte de su paciencia, para que así la imites en aquella paz
inalterable de que Ella siempre gozó, aún en medio de las mayores
pruebas y tribulaciones.
MEDITACIÓN 44
MANSEDUMBRE
1.° En qué consiste. — Es compañera inseparable de la paciencia...;
a veces es una consecuencia de ella... y hasta llega a confundirse
con la misma.
La mansedumbre es la virtud opuesta a la ira...; el nerviosismo... o el
enfado que tenemos en muchísimas ocasiones, cuando no salen las
cosas a nuestro gusto..., cuando Dios tuerce nuestros planes..., cuando
nos contrarían y tratan de imponerse a nosotros... y así, en particular,
nos enfadamos y airamos contra nosotros mismos por nuestras faltas...,
por nuestras culpas..., por nuestros desaciertos..., por nuestras grandes
miserias...; contra Dios, por las tribulaciones..., contratiempos..., reveses
de fortuna..., desgracias..., quizá hasta por las sequedades y pruebas
que nos envía...; en fin, contra nuestros prójimos, por los malos tratos o
persecuciones de que nos hace objeto.
Todo esto lo refrena y domina la mansedumbre haciéndonos juzgar...,
hablar... y obrar con bondad y con dulzura. — No nos pide la
mansedumbre que seamos insensibles o recibamos con indiferencia
todos esos acontecimientos que nos suceden, y nos exasperan..., sino
que sepamos entonces dominarlos de tal modo que seamos nosotros los
que nos enseñoreemos de esos afectos y no ellos de nosotros.
No es, ni mucho menos, contra la mansedumbre, el dejarse llevar de la
ira alguna vez, con justa causa y con justo modo, sin traspasar los límites
de la razón..., como lo hizo Cristo cuando a latigazos purificó el Templo...
o Moisés cuando rompió las Tablas de la Ley contra el suelo.
Ésta es aquella ira santa alabada en las Sagradas Escrituras, cuando
dice: «Airaos y no pequéis»... Esta ira es hija del celo de la gloria de
Dios, muy distinta de la otra ira, que se opone a la mansedumbre y que
brota de la impaciencia..., del carácter y del amor propio... — Sin
embargo, aún la misma ira santa, es muy difícil en la práctica..., pues
286
para ello sería necesario tener a raya nuestras pasiones para que
entonces no se desborden, como suele acontecer...
¿No tienes experiencia de esto?... — Creías que debías cortar ese
abuso..., hacer esa corrección..., etcétera, pero te excediste en la
forma... y lo que empezaste con razón, terminaste con pasión. — No
olvides, pues, que es muy difícil saberse encolerizar cuando conviene...
y, por tanto, que aún entonces..., aún cuando tengas teóricamente razón
para ello..., prácticamente debes abstenerte de las formas airadas y obrar
siempre con afabilidad y bondad. — Es muy conocido aquello que dice
San Vicente de Paúl, de que «él solo usó tres veces de palabras fuertes y
duras para reprender con razón y siempre se arrepintió por el mal éxito.».
— Si así hablan los santos, ¿qué deberás hacer y proponer tú?...
2.° La mansedumbre de María. — Penetra en la casita de Nazaret y
trata de sorprender a la Santísima Virgen en alguna de sus
ocupaciones. — No creas que la faltaría a Ella materia abundantísima
de disgustos... ¡Cómo chocaría sin cesar su carácter y su manera de
ser, con la rudeza de aquella pobre gente de Nazaret..., con aquellos
idólatras de Egipto, llenos de falsedades y de supersticiones..., con
las colonias judías que allí existían, empapadas de soberbia,
egoísmo, avaricia y hasta lujuria!...
Sin embargo, Ella no pierde su sonrisa bondadosa..., su trato afable...,
su serenidad imperturbable... — ¿Será mucho suponer que en alguna
ocasión irían con quejas al taller de San José, poniendo tachas a los
encargos ejecutados por el Santo Patriarca, exigiendo quizá la
devolución del dinero... o escatimando el precio ya convenido... o
dándole de muy mala gana?... ¿No ocurrirían abusos en esto,
precisamente porque María y José nunca se enfadaban, y algunos
explotarían esta bondad para estrujar más su trabajo y no pagarles lo que
les debían?...
Y así puedes seguir imaginando esas escenas tan frecuentes, sobre
todo entre la gente grosera y sin cultura de ninguna clase... ¡Cómo
sentiría la Virgen ciertas faltas de la más elemental delicadeza, sobre
todo si eran dirigidas contra su Santo Esposo o contra su Hijo divino!...
¡Qué ganas no sentiría de quejarse..., de expansionarse con sus
vecinas..., con sus parientes, contándoles lo que les pasaba!... etc. ¿No
es esto lo que a ti te ocurre?... ¿No es esto lo que tú crees, muchas
veces, completamente natural?... ¿No te escudas, miles de veces, en la
necesidad, que dices que sientes, de un desahogo?... Y así, hasta que
no dices todo lo que te viene a la boca..., hasta que no das unos cuantos
gritos o dices cuatro palabras descompuestas..., hasta que no vas con el
cuento a los demás, contando las cosas, claro está, como a ti te
conviene, para que te den la razón..., aunque sea a costa del prójimo, no
te quedas del todo satisfecho.
Pues bien, cuando hagas eso, levanta los ojos y mira a María... ¡Qué
287
poco te pareces a ese modelo..., a ese ideal!... Jamás obró María así...,
jamás se creyó con derecho para esos desahogos.
Mira bien todos sus modales..., graba esa imagen bendita en tu
corazón...; nunca la verás agria...,áspera..., dura..., airada...; siempre la
encontrarás llena de bondad..., de compasión..., de caridad..., de
misericordia..., de amor...; es, en fin, el modelo acabado de la
mansedumbre.
3.° Consecuencias. — Contempla ahora las consecuencias de una y
de otra conducta. — La mansedumbre engendra simpatías...,
atractivos espirituales en las almas..., se sobrepone a todo y todo lo
vence y subyuga. — Mira a una persona apacible y bondadosa...;
todo el mundo la quiere..., sus consejos son siempre seguidos..., sus
correcciones son siempre eficaces... Suavemente y como quien no
hace nada, se arrastra a las almas tras de sí..., vive en un ambiente
de paz que encanta..., tiene un corazón grande, con el que ama a
todos, sean quienes sean, y todos la aman y la quieren a su vez.
El alma llena de bondad y mansedumbre, parece que no quiere ver la
malicia que la rodea en su trato con los demás...; todo lo echa a buena
parte..., todo lo disculpa..., todo lo interpreta bien..., admite de buen
grado las disculpas que se la dan, si es que ella misma no se adelanta a
disculparlo todo.
La mansedumbre así, ensancha las almas y los corazones...; no puede
existir más que en corazones grandes..., no en corazones llenos de
ruindad. — Por el contrario, examina a una persona iracunda...,
impaciente..., rencorosa... ¡Qué antipatía la rodea!... Se tiene miedo en
tratar con ella..., hay que andar con miles de miramientos..., sin franquezas de ninguna clase en su trato para no herirla..., para no excitarla...
¡Cuánto daño produce!... ¡Cuánto bien deja de practicar!... ¡Cuántas
cosas estorba precisamente por ese carácter..., por ese modo de ser tan
difícil..., tan quisquilloso. — Todo la ofende..., todo la hace daño..., en
todo ve misterios..., segundas intenciones..., en fin, no sabe regirse a sí
misma y es incapaz de regir a los demás...; está imposibilitada para
mandar..., para aconsejar..., para corregir. — Mira, para terminar, cómo
practicas esta virtud..., en qué grados te encuentras de ella...; quizá
tengas mucho que corregir... Con la ayuda de María, anímate...,
corrígete..., véncete...
MEDITACIÓN 45
DULZURA
1.° Belleza incomparable. — Bellísima es, sin duda alguna, esta
virtud de la dulzura, que tiene tanta relación con la mansedumbre...
Ordinariamente se la confunde y prácticamente viene a ser una
misma cosa. — Se ha llamado a la dulzura «la flor de la
mansedumbre»..., porque viene a ser como su complemento o su
288
corona... y así puede uno tener la mansedumbre que reprima y
domina los ímpetus de su genio airado..., pero quizá su rostro sea
duro y sus palabras secas, estando, por lo mismo, muy lejos de la
dulzura. — Sólo el que posea la mansedumbre perfecta y totalmente,
al mismo tiempo que sujeta su pasión, sabe poner en sus actos..., en
sus gestos..., en sus palabras sobre todo, esa suavidad que
caracteriza a la dulzura... ¡Ah, y qué sublime y hermosa es esta
virtud. ¡Qué atractivo el suyo tan encantador!... ¡Cómo arrastra a todo
el mundo!... Resulta algo imposible resistir y contrariar a una persona
dotada de la dulzura...
A ella, más que a nadie, la cuadra la bienaventuranza de Cristo:
«Dichosos los mansos, porque ellos poseerán la tierra»... La
mansedumbre y la dulzura, se hacen dueñas de todos los corazones. —
No hay nadie que se resista ante su fuerza pode rosa. — Hasta las
mismas fieras se ablandan y se rinden con la dulzura... Gráfica y
expresivamente lo decimos en lenguaje familiar, «que más moscas se
cazan en una gota de miel que en un barril de vinagre».
Es la virtud tan amada de Cristo, de quien se dijo «que no quebraría la
caña cascada, ni acabaría de apagar la mecha humeante»...; quiso ser
representado en la figura del corderito, que se deja trasquilar dulcemente
y hasta sacrificar sin queja ni protestas. — Su dulzura se extendió a los
pecadores, a quienes suavemente recibía y amorosamente absolvía...;
fue duro con el pecado, pero no con el pecador...
Hasta a sus mismos verdugos trató con aquella dulzura que le hizo
perdonarles..., disculparles y hasta abogar por ellos... — Recuerda todas
sus palabras en la Cruz..., todas son miel dulcísima...; hasta para
quejarse de su sed abrasadora y del desamparo de su Padre, lo hace
dulcísimamente.
Copia exactísima de esta dulzura de Cristo, fue la Santísima Virgen...,
en Ella todo es dulce, y por eso es tan atractiva..., no hay nada que
repela..., que asuste..., que retraiga. — Su nombre, sólo es comparable
en dulzura al de Jesús... ¿No has saboreado miles de veces el dulcísimo
consuelo de que llena a las almas el nombre de María? — Pero parece
que Dios quiso que se reuniera en Ella, toda la dulzura posible y por eso
quiso que apareciera bajo la figura de Madre... Ya está dicho todo...;
decir madre, es decir ternura, cariño, mimos, abrazos, besos..., pero todo
dulcísimo, como sola y únicamente puede serlo una madre. — Eso fue
María, la dulce Madre de Jesús...; eso es María, la dulcísima Madre
nuestra... Bellísima virtud..., encantadora virtud... ¿Por qué no
enamorarte de sus inmensos atractivos?...
2.° Dulzuras falsas. — Pero ¡ah!, no te engañes y te equivoques
confundiendo la virtud con el vicio. — También hay dulzuras falsas. —
Es muy falsa esa dulzura empalagosa y pegadiza, que busca
expresiones lisonjeras y que no tiene más fin que el de agradar...; la
289
dulzura afectada e indiscreta, y hasta peligrosa, que prodiga caricias
para mendigar afectos terrenos...; la dulzura puramente mundana, de
las sonrisas exteriores y de las palabras azucaradas, que alaba y
adula por delante y critica por detrás...; la dulzura de mera cortesía,
que tanto se usa en la vida de sociedad, donde todo es falso y
postizo... ¡Qué repugnante es esta dulzura!... ¡Qué distinta de la
verdadera que brota del corazón bondadoso..., del corazón que ama y
se compadece de verdad..., del corazón bueno que comunica esta
bondad al exterior de una manera delicada, sencilla y sin violencia.
También es falsa la dulzura, que se confunde con la blandura y
debilidad de carácter..., que es débil y condesciende con todo, aún con lo
que no debe...; que es cobarde y pusilánime, y todo lo deja pasar y calla
a todo, por comodidad..., por no meterse en líos..., por no molestarse... o
quizás por respetos humanos.
La dulzura santa es suave en las formas, pero fuerte, enérgica,
decidida, en el fondo. — Se propone algo y va con empeño, sin
vacilaciones, al fin que pretende..., pero eso si, sin herir, sin exasperar,
insinuándose en las almas y penetrando suavemente y sin ruidos como el
aceite... — Por esta falta de decisión, por esta falsa dulzura, Dios castigó
a Helí. — En cambio, el mismo Espíritu Santo nos dice que esta otra
dulzura santa, es la dulzura con que obra la misma Providencia divina...,
fuerte y suavemente..., llegando hasta el fin con una firmeza
inquebrantable, pero por medios tan suaves, que a veces nos son
imperceptibles y nos parecen cosas puramente naturales.
En fin, tampoco es dulzura verdadera, la dulzura ocasional o de
temporada..., sino la que persevera en ella y siempre en ella se
mantiene. — Es fácil ser dulce cuando se está contento...alegre..., cuando todo sale bien..., pero, ¿y luego en la contrariedad?... Entonces es
cuando se prueba el valor y el temple de una dulzura que resiste todas
las pruebas. — Mira a tu Madre querida..., examina ante sus ejemplos
estos caracteres de la verdadera y falsa dulzura... y la verás ¡como
siempre, modelo acabadísimo..., dechado perfectísimo ,de ella...
3.° Tu dulzura. — Examina, pues, tu dulzura y los medios que has
de emplear para adquirirla o aumentarla... y así tratar de parecerte
algo a tu querida Madre. — Si eres de natural dulce y apacible..., de
temperamento quieto y sosegado, procura sobrenaturalizar esa
dulzura, que es en ti natural, realizando actos no maquinalmente, sino
con entera deliberación de que quieres así imitar a la Santísima
Virgen... y dala gracias de que tan fácilmente puedas hacerlo.
Si al contrario, eres de carácter fuerte, vivo, nervioso..., quizá colérico e
iracundo..., no olvides que así fue San Francisco de Sales y de tal modo
se llego a dominar, que fue y es el santo por antonomasia de la dulzura...
Escucha estas palabras suyas, tan conformes con su conducta: <Sed lo
más dulce que podáis; si se ha de faltar por algún extremo, que sea por
290
el de la dulzura...; la dureza todo lo echa a pique, agria los corazones y
engendra odios...; hay que atraer a las almas como los perfumes nos
atraen a nosotros con la suavidad de su olor»..
De modo que anímate y esfuérzate a vencer poco a poco, con la gracia
de Dios, tu genio natural... y no renuncies a la posibilidad de la dulzura,
por mucho que te cueste el ejercicio de la misma..., pues aquí también
debes aplicar aquello de que «lo que cuesta es lo que vale». — Examina,
pues, tu dulzura y procura unir esos dos extremos en los que se funda: la
firmeza y la suavidad.
Pide a Jesús y a María con frecuencia esta gracia...; acuérdate de tu
Madre en las ocasiones sobre todo, y entonces pregúntate: ¿Qué haría
Ella ahora..., qué diría?... Y obra tú de ese modo..., vigila los
movimientos de tu amor propio, que es el que se rebela siempre y te
hace caer...; lleva con firmeza y energía el examen particular sobre este
punto, hasta que notes que has conseguido un gran dominio sobre tu
carácter.
MEDITACIÓN 46
DULZURA EN LA FAMILIA
1.° Verdad triste. — Todo lo dicho de la dulzura en la anterior
meditación, debe, como es natural, aplicarse a los actos de la vida
familiar...; parece que en ellos es donde más debe aparecer esa
dulzura y bondad de nuestro trato...; pero, ¿no es verdad que
desgraciadamente ocurre lo contrario?
Es muy corriente que la misma confianza e intimidad de la vida de
familia, engendre desahogos que no se tienen con los de fuera, y es muy
triste reconocerlo, pero es verdad, que muchísimas veces se tiene más
cuidado con los extraños que con los de casa... ¡Cuántas personas que
por no faltar a la cortesía social son en su trato con los de fuera afables,
cariñosos, indulgentes, dulces y suaves... y para los de casa guardan el
desahogo de su mal humor, de sus disgustos, de sus contratiempos!
El hogar, que debía ser la sede del amor y de la dulzura, es muchas
veces el asiento de la aspereza y del enfado que engendran riñas y
disensiones, que constituyen el tormento y la cruz de todos sus
moradores. — Un santo decía: «que hay muchos que parecen ángeles en
la calle y son demonios en su casa»... — Y esto puede decirse también
de la vida de amistad... y hasta de la vida común religiosa... ¿No es una
verdad muy triste que no falta quien con su genio mal contenido..., con su
carácter poco mortificado..., se expresa a veces con palabras, con
gestos, con movimientos o actos poco edificantes y que sirven para hacer
sufrir a sus hermanos?... «¡Qué hermoso es el ver a los hermanos
viviendo juntos como si fueran una sola cosa!» Así decía el Salmista...,
pero esto no será así, si en ellos no reina la caridad y la dulzura, que
cuando es verdadera virtud, procede de esa misma caridad...
291
2.° El ejemplo. — Mira el ejemplo de esta dulzura familiar,
verdaderamente incomparable, en la Santísima Virgen... ¡Qué lejos
estaba Ella de amargarles la vida a San José y al Niño!... La pobreza
en que vivían..., la indigencia que le hacía carecer de muchas cosas.
necesarias o convenientes, podían haber excitado en Ella las
impaciencias, los disgustos, el mal humor, y con todo eso, haber
prorrumpido en quejas..., en palabras de cansancio de aquella vida...,
en reproches a su Esposo..., en riñas a su Hijo, etc., exactamente
como ocurre en la mayor parte de las casas... y, no obstante, María
es el ángel de la paz..., de la alegría, que todo lo llenaba con su
dulzura..., con su cariño..., con su amor..., todo bondad y suavidad...
Una vez, se creyó en el deber de reprender a su Hijo... El dolor había
apretado de tal modo su corazón, que necesitaba un desahogo... Pero
medita bien sus palabras..., atiende a sus expresiones..., fíjate en sus
modales... Dulcísimamente le dice: «¡Hijo mío!, ¿por qué has hecho esto
con nosotros?»... Todos hubiéramos disculpado a una madre que en esa
ocasión reprendiera a su hijo ásperamente..., le hubiera dicho palabras
fuertes... y, en fin, hubiera desahogado su dolor con formas
descompuestas... Ponte tú en ese caso... ¿qué hubieras hecho con una
persona de tu familia que te hubiera hecho algo semejante?... ¿te
hubieras contenido al verla?... ¿no te hubieras dejado llevar de tu
nerviosismo?... ¿te contentarías con decirla únicamente esas palabras de
María a su Hijo... y con la misma dulzura y suavidad que Ella las
pronunció?...
Pues si aun entonces, cuando tuvo mayores motivos para el enfado y el
disgusto así obró la Virgen, ¿cómo obraría en los demás actos de su vida
familiar?... — Refiere un Santo Padre, que los demás niños de Nazaret
solían decir del Niño Jesús: «vayamos a la suavidad y a la dulzura»,
porque así se manifestaba sin cesar su divina bondad y mansedumbre...
También tú puedes decir lo mismo de María; di muchas veces, mirándola
a Ella: voy a acercarme a la suavidad y a empaparme en la dulzura, pues
sin duda que allí la encontrarás.
3.° Virtud obligatoria. — Fíjate bien en esto... Qué bien puede
decirse sin exagerar que esta virtud de la dulzura familiar es una
virtud obligatoria..., que tienes que trabajar por adquirirla y por
aumentarla..., porque por una parte es el ejercicio mismo de la
caridad, que debemos tener con el prójimo, pero principalmente con
aquel que es nuestro prójimo más allegado como son los miembros
de la familia..., los de la amistad..., los de la comunidad en que se
vive... ¡Qué responsabilidad, por tanto, para ti, si por tu culpa..., si
por tus intemperancias y salidas de tono, hicieras imposible y difícil la
vida de los que te rodean..., si por ti se rompiera el equilibrio y la paz
que produce la caridad!...
Pero además, te obliga por otra parte y es sencillamente, porque sin
292
esa dulzura familiar, será imposible que cumplas bien con la Ley que
Dios te impone en su cuarto mandamiento... Recorre los diversos puestos
que puedes ocupar en esa vida de familia y lo verás. — Si eres superior y
mandas a otros, de cualquier forma que sea, mira cómo es tu modo de
obrar y disponer las cosas..., piensa cómo te gustaría que te mandaran a
ti y compáralo con tu conducta... ¿Dónde está ese amor que debes tener
a tus súbditos si pareces quizá un déspota en tus palabras y
ademanes?...
Si tienes que corregir algo, ¿no será entonces cuando más sales de
tono y lo haces a voces como si no consiguieras nada, no siendo con
gritos y amenazas? — En especial haz un poco de examen de tu trato
con los que están a tu servicio..., su misma incultura y falta de educación
debía servir para disculpar más sus deficiencias y tratarles con mayor
cariño..., y así, suave y dulcemente, irles enseñando lo que necesitan...
— Según algunos, la Santísima Virgen tuvo también una esclavita o
criadita a su servicio... Pues imagínate el trato que la daría..., cómo la
mandaría..., cómo la corregiría en lo que hiciera mal... Compárate con
Ella y procura imitarla.
Si eres inferior y es a ti a quien toca obedecer, mira cómo lo haces...
¿Te pareces en algo a la Virgen cuando obedecía a San José?... ¡Qué
ademanes, qué protestas, qué de quejas en tu conducta!... Si te
contrarían sobre todo y te mandan algo que te cuesta, ¿por qué no bajas
dulcemente la cabeza y obedeces con alegría?...
Y con tus iguales, con tus hermanos, con tus amistades, ¿cómo les
tratas?... ¿Eres la causa de su desunión?... ¿Les hablas con frialdad...,
con indiferencia o desdén..., con altivez..., con palabras llenas de
arrebato..., de injurias..., de despecho..., de ira?... — Examínate hoy bien
en esta• dulzura familiar y propón lo que sea necesario para cumplir tus
obligaciones con ella, como te lo impone el cuarto mandamiento... Da
buen ejemplo de esta hermosísima virtud a todos y así habrás contribuido
a que en tu casa... en tu familia..., en tus amistades..., en tu comunidad,
reine aquella paz..., aquella felicidad dulcísima que se respiraba en la
casita de Nazaret.
MEDITACIÓN 42
LA CONDESCENDENCIA
1.° En qué consiste. — Es una virtud que puede parecer
insignificante y, no obstante, es de un elevadísimo valor práctico...,
que, aunque parezca fácil en ocasiones, es muy difícil sostenerla en
otras. — Fíjate bien en la misma palabra, que es muy expresiva.
Condescender es descender con, esto es, descender de la altura de tu
amor propio, de tu soberbia para acomodarte con el parecer ajeno... Esta
es la explicación etimológica de la palabra, pero ¡ah!, qué costoso es ese
descenso..., tan bien nos encontramos en las cumbres de nuestra
293
soberbia, que cuando un golpe humillante de la amorosa Providencia de
Dios, nos empuja hacia abajo, nos hace sufrir enormemente... ¿Pues qué
será emprender voluntariamente esa bajada?... — Condescender es
ceder ante la voluntad..., ante el criterio..., ante el gusto de los otros... y
esto bien sabes, por experiencia, lo costoso que te ha resultado siempre.
No queremos que nadie coarte nuestra libertad..., que nadie se oponga
a nuestros planes..., que no se nos contradiga en lo que decimos o
pensamos... y la condescendencia nos invita a obrar de modo
diametralmente opuesto...: que demos la razón a los demás..., que no
nos empeñemos en triunfar y en salir con la nuestra..., que sacrifiquemos
nuestro gusto y comodidad en aras de la paz, de la dulzura, de la
caridad.
Naturalmente que hay cosas en las que no se puede ni se debe
transigir...; ceder en esos casos, no sería virtud..., sino el pecado de la
cobardía o respeto humano. — ¡Cuántos pecados no se cometen por
esta mala y perversa condescendencia! — El pecado mismo de Adán en
eso [consistió...; no tuvo energía suficiente para oponerse a las dulces
insinuaciones de su mujer...; cedió y transigió en lo que no debía, y
pecó... Examina tus caídas y verás cuántas han sido producidas por esta
maldita condescendencia. — No puedes, por tanto, ceder ni un ápice...yo
debes condescender lo más mínimo con nadie..., ni con amistades
íntimas..., ni con padres ni hermanos..., en cosas contra la ley de Dios,
aunque sea en materia leve..., en todo lo que sea de algún modo ofensa
al Señor... o se siga de ello algún daño al prójimo.
Pero fuera de esto, trabaja por vencer la terquedad de tu carácter, para
adquirir esa hermosa y simpática flexibilidad que se acomoda a todo y a
todos..., que se goza en dar gusto y complacer a los demás en lo que no
sea ni malo ni peligroso..., eso es practicar la gran virtud de la condescendencia...
2.° Sus frutos. — Riquísimos y sazonados son los que produce el
ejercicio constante de esta virtud... — Ante todo, un aumento que
será siempre creciente, de la reina de todas las virtudes, la caridad...
Es bien claro, que ésta no podrá existir en familias, amistades,
comunidades, etc., donde no se practique, sin cesar, la
condescendencia. — La causa y raíz de todas las desavenencias, es
siempre ese deseo que todos tenemos de salir con la nuestra... y
como esto que tú sientes, lo sienten los demás; de ahí esos choques
frecuentes y nada edificantes, en los que siempre sale tan mal parada
la caridad.
En cambio, el ceder y acomodarse al parecer ajeno, condescendiendo
con sus gustos, es fuente de amor recíproco..., de paz y de caridad...,
contribuyendo eficacísimamente al bienestar y tranquilidad de una
casa..., de una comunidad..., de una familia o amistad. — La mutua
condescendencia, es la que produce en ellas, la cordialidad y fraternidad
294
junto con una franca y espiritual alegría.
Otro fruto de esta virtud, es la práctica continua de la mortificación
interior..., que, como ya se ha dicho, es, en ocasiones, verdaderamente
difícil y hasta heroica. — Como todas las virtudes, la condescendencia no
consiste, en algunos actos aislados, sino en el hábito frecuente que se
manifiesta en la constancia de esos actos. — El vencerte alguna vez..., el
ceder y callar hoy..., el condescender en esta ocasión determinada, no es
lo difícil ni lo meritorio..., sino el hacerlo siempre..., el habituarte a ello de
tal modo, que nunca te dispenses de eso... y esto es lo que supone un
ejercicio grande de mortificación.
Piensa en lo que te ha ocurrido ya quizá alguna vez... ¡Cómo te costó
ceder, si es que cediste entonces, cuando te sobraba la razón..., cuando
tu parecer era el más justo y racional..., cuando por estar en público o
presencia de otros, era para ti tan humillante el ceder y el callar... y hasta
dar la razón a quien te contradecía!... ¿No es verdad que en esas
ocasiones es cuando se ve claramente al alma mortificada y dueña de sí
misma?
Con esto ya está indicado otro fruto de la condescendencia, cual es el
afianzamiento, cada vez más profundo, en la santa humildad. — Si
estrujas un poco el acto de la condescendencia, verás que casi se reduce
a esto..., a un acto de humildad... No eres condescendiente porque no
eres humilde..., porque el amor propio se enciende y se rebela..., porque
la soberbia te ciega... Luego, cuanto más condesciendas con los demás,
más pisotearás tus pasiones y más humilde serás.
Es muy claro, además, que con esta virtud practicas a la vez la
mansedumbre y la dulzura... y educas y diriges como debes tu carácter.
— Ordinariamente hablando ésa será la forma más común de ejercitarte
en la dulzura, ya que también de ordinario, la mayor parte de tus
asperezas brotan de la falta de condescendencia..., por no ceder..., por
triunfar y salir con la tuya.
En fin, con esta preciosa virtud, te dispones admirablemente para la
vida de obediencia... ¡Qué le costará obedecer al que está acostumbrado
a ceder!... Si niega su voluntad por someterla al parecer de los otros...,
¡qué fácilmente la someterá a las órdenes y disposiciones de los
superiores! — Mide, pues, la importancia y hermosura de esta virtud, por
los frutos que produce y por el cortejo de virtudes que la acompaña...
3.° La condescendencia de María. — Deduce de aquí, cuál sería la
condescendencia de María, si tan excelsa fue en la caridad, en la
humildad, en la dulzura, y en la obediencia. — Dedúcelo, ya que no
tenemos datos concretos en el Evangelio, de la condescendencia de
su divino Hijo... ¡Cómo condesciende con los apóstoles cuando le
piden algo..., con los discípulos todos y el pueblo mismo, obrando,
por condescender con ellos, grandes milagros!... Con los judíos,
fariseos y publicanos y pecadores..., en todo lo que no hubiera falta o
295
pecado, ¡qué condescendencia tan humilde la suya! — Mírale con los
pobres..., con los necesitados, con los niños... Recuerda su conducta
en las bodas de Caná, condescendiendo con su Madre, hasta llegar
al portentoso milagro que allí obró, a pesar de no haber llegado aún
su hora.
Deduce, repito, de aquí cuál sería la condescendencia de la Virgen, si
así era la de Jesús. — Imagínate fácilmente la escena de los pastorcillos
en Belén... o la de los Magos y allí la verás condescender con ellos, en
todo..., hasta llegarles a dar a Jesús... y dejar que le abrazasen y
acariciasen y lo besasen... — Toda su vida, ¿no fue un continuo acto de
perseverante condescendencia con San José y con su Hijo?... ¿Es
posible que ni una sola vez siquiera se diera un gusto a costa del de
Jesús o de su Esposo?... Eso, ni dudarlo...; su gusto era el complacerles
y atenderles en todo. — Ése debe ser también tu gusto: el acomodarte al
gusto de los demás...; ésa tu complacencia, el complacer a todos...; así
es como ganarás a todos..., así te habrás hecho todo para todos, menos
para ti...; así, en fin, habrás logrado imitar, en esta tan preciosa virtud, a
tu querida Madre.
MEDITACIÓN 48
LA GRATITUD
1.° Digno, justo y saludable. — Todos los días, en el prefacio de la
Misa, canta el sacerdote la hermosura y la necesidad del
agradecimiento, cuando dice: «verdaderamente que es cosa digna...,
justa... y saludable..., el que seamos siempre y en todo momento
agradecidos al Señor»... ¡Qué simpática es la gratitud!... ¡Qué
horriblemente antipática la ingratitud!... ¿Puede haber algo que más
hiera a una persona que tiene dignidad, que llamarla ingrata?... —
Cuando has pasado por ello, ¿no ha sido lo que más te ha hecho
sufrir, el ver que te pagaban tus favores o tus servicios con ingratitudes?... Mira, pues, cuán indigno es este proceder, aún tratándose de
hombres entre sí. — Pues, ¿cuál será la indignidad del hombre que
es ingrato para con Dios?...
Además, la gratitud es una parte de la justicia; por lo mismo, falta a ella
y obra injustamente el ingrato. — Te han dado un beneficio, debes tú dar
algo en recompensa...; de modo que tu gratitud debe pesar en un platillo
de la balanza, tanto cuanto pesa en el otro el beneficio que te han hecho.
— Precisamente, por la injusticia que supone la ingratitud, es por lo que
tanto nos irrita y nos descompone, cuando la vemos en los demás... — El
bienhechor tiene derecho al agradecimiento; luego al no dárselo, se
conculca ese derecho... y, por lo mismo, se falta a la justicia, que
consiste en respetar los derechos del prójimo dando a cada uno lo suyo...
En fin, es cosa conveniente y saludable..., es decir, que hasta por
egoísmo, debíamos saber ser agradecidos..., porque el agradecimiento
296
es causa de nuevos beneficios. — San Bernardo dice que la ingratitud es
viento abrasador que seca y mata la fuente de todos los favores y
beneficios...; pero la gratitud, en cambio, es lo que más estimula al
bienhechor para continuar aumentándolos sin cesar en favor nuestro...
Bajo cualquier punto que lo consideres, te convencerás que es lo más
irracional que puede existir, el hombre ingrato, por lo indigno..., por lo
injusto que es su proceder... y hasta porque de ese modo se hace daño a
sí mismo. — Aplica estos puntos a tu conducta para con Dios, y si te
empapas en estas ideas, te admirarás de cómo el hombre..., de cómo tú
has podido alguna vez llegar a ser así de ingrato para con Él... y, sin
embargo, no sólo alguna vez..., a diario se puede decir que así obramos
con el Señor...
Lo extraño es que no se haya cansado ya mil veces de nosotros... y a
pesar de nuestra ingrata conducta aún siga dándonos nuevos y mayores
beneficios... — Es decir, que su generosidad va cada día en aumento... y
parece que nosotros queremos aumentar también, de día en día, nuestra
ingratitud..., pues cuanto mayor es su bondad, mayor es nuestro
desagradecimiento... — Mentira parece que así pueda ser el corazón del
hombre, sobre todo para con Dios, de quien no recibe más que beneficios
sin fin...
2.° De dónde brota. — Considera ahora de dónde procede y cómo
brota la gratitud para que así, a la vez, comprendas las causas del
desagradecimiento. — La gratitud brota de la nobleza y generosidad
de corazón del que recibe un beneficio, de tal modo, que por su grado
de agradecimiento, solemos medir la delicadeza mayor o menor de su
corazón.
El corazón agradecido en el momento mismo de recibir un don, siente
como una necesidad de corresponder al bienhechor, y hasta que no
satisface esa necesidad, no encuentra reposo..., más aún, sufre porque
siempre quisiera ir más allá en su correspondencia y agradecimiento... y
goza lo indecible cuando encuentra el modo de demostrarlo.
A la vez que esta delicadeza de corazón contribuye necesariamente a
la gratitud, la reflexión. — No hay duda de que ésta es la causa de
nuestra ingratitud para con Dios... Aquello de que «no saben lo que
hacen», se puede aplicar a todos... Si reflexionáramos un poco, no
podríamos menos de emplear toda nuestra vida y todas nuestras fuerzas,
en dar gracias a Dios por lo que Él hace sin cesar con nosotros. —
Necesitamos la reflexión para conocer bien al Dador..., a nosotros
mismos... y al número y calidad de dones que nos da..., ya que el
agradecimiento es proporcional a estas tres condiciones.
Hemos de conocer y debemos trabajar por aumentar cada vez más el
conocimiento de la persona que nos hace beneficios..., de su amor para
con nosotros..., de su nobleza y dignidad..., de su bondad y
generosidad..., de su superioridad y grandeza, a pesar de lo cual no se
297
desdeña de ocuparse de nosotros y regalarnos con sus beneficios... ¿No
ves claramente lo que contribuye este conocimiento a la gratitud?...
Mucho más si lo comparas con el conocimiento propio de tu pequeñez...,
de tu ruindad..., de tu gran indignidad y falta de méritos personales para
tales beneficios..., hasta de tus ingratitudes pasadas que hacen mayor el
cariño y el amor que tuvo que necesitar el bienhechor para darte nuevos
favores.
Conocimiento, por último, de estos mismos favores en los que quizá
muchas veces, ni siquiera se repara..., por lo menos cuando de Dios se
trata es lo más ordinario... ¡Cuántas cosas recibimos de Él que ni hemos
pedido..., ni hemos, por supuesto, merecido..., ni siquiera habíamos
reparado en ellas!... ¿Cómo las íbamos a agradecer entonces?... Trabaja
mucho por adquirir este conocimiento triple del que depende la estima y
amor que debes tener al Señor... y verás cómo así «instintivamente»,
brotará de tu corazón la correspondencia de la gratitud hacia El...
3.° La Virgen. — ¡Qué admirable fue este conocimiento en la
Santísima Virgen!... Penetra, si puedes, en esa idea que Ella tenía de
Dios..., de su grandeza y majestad..., de su santidad y hermosura...
Así era la estima que Ella hacía de todas las cosas de Dios, aún de
aquellas más pequeñas e insignificantes, si es que hay algo que
pueda llamarse pequeño y que tenga relación con Dios.
Mira cómo con este conocimiento crecía y aumentaba sin cesar en
María su respeto y admiración..., su amor con todo su ser..., con toda su
alma..., con todas sus fuerzas al Señor... y a la vez contémplala toda
empapada en su nada..., en la pequeñez de su persona, como lo dice en
el Magníficat, en donde se admira de que Dios haya mirado la pequeñez
de su esclava.
Y en verdad, que el corazón nobilísimo de María, inundado de esta
admiración, se encendía en afectos de gratitud..., de amor..., de ansias
insaciables de corresponder, lo mejor que pudiera, a un Dios que así
ponía en Ella los ojos..., que la amaba con un amor eterno e infinito..., de
predilección sobre todas las criaturas..., sobre los mismos ángeles del
Cielo..., hasta los más encumbrados serafines. — Tan metida y
empapada estaba en estas ideas, que no las podía apartar de su entendimiento un instante...; se las repetía a cada paso a su corazón..., no
podía vivir sin esa expansión de la gratitud.
Recuerda las estrofas del Magníficat y verás lo que pensaba..., lo que
sentía la Virgen sobre los beneficios del Señor... ¿Por qué no imitarla tú
en esto?... Fíjate bien que todo se reduce a que tengas cabeza y
corazón..., reflexión y sentimiento…, y teniéndolo quizá para las
delicadezas humanas, no lo tienes para las infinitas de Dios. — Quieres
que la tengan contigo y vas a negar esa gratitud a quien la merece más
que nadie. — Pide a la Santísima Virgen que no seas así, sino que la
imites en su eterno agradecimiento al Señor...
298
MEDITACIÓN 49
LA GRATITUD
1.° Para con Dios. — Desciende a detalles interesantísimos de esta
hermosa gratitud de María para con el Señor. — Hubo en el Cielo una
criatura bellísima, adornada de grandes gracias y maravillas que Dios
en ella acumuló, pero esa criatura no supo agradecer a su Criador lo
que de El había recibido, y con soberbia e ingratitud se rebeló contra
su divino Bienhechor... — Ésta es la historia de Luzbel..., el ángel
caído y convertido en demonio por su soberbia..., por su ingratitud.
Algo semejante sucedió con el hombre en el Paraíso... También la
soberbia le cegó y le hizo ingrato para con Dios... ¡Qué frutos tan
amargos los de la ingratitud!... De un ángel hace un demonio..., de un
rey, como era el hombre, un esclavo desgraciado.
Pero mira la conducta diametralmente opuesta de María. — Favorecida
por el Señor con riquísimos dones..., elevada a una dignidad incomparable, no se engríe..., no se rebela..., no cae en la ingratitud... Su corazón,
henchido de agradecimiento a su Dios, rebosa en su Magníficat, que es
como el programa de su vida..., ya que su vida fue eso, un Magníficat
constante de gratitud con los labios..., con el corazón..., con sus obras
todas..María, la criatura más agradecida..., más humilde..., es elevada a
la dignidad de Madre de Dios... y la que no aspira más que a ser su
última esclava, ocupa el primer trono del Cielo... ¡Qué agradable es a
Dios el corazón agradecido!... ¡Qué odiosa ha de ser para El la ingratitud!
Y ¡qué dones tan ricos los que Dios reservó para María! — La única
elegida entre todas las mujeres de la tierra para ser su Madre..., y, por lo
mismo, la única concebida sin mancha..., la única saturada de gracia en
tal plenitud, que es saludada por el ángel como la llena de gracia..., la
única que había de entrar, en cierto modo, en los secretos de la Trinidad
augusta y vivir en íntima comunicación y teniendo relaciones muy
trascendentales con la misma Divinidad. — Y todo esto, ¿por qué?...
¿Por qué a Ella sola todos estos privilegios inmensos?... ¿Qué méritos
había hecho Ella para merecerlos?...
Estas preguntas se hacía a Sí misma María, y la respuesta era
deshacerse en agradecimiento a su Dios. — Cada gracia que recibía...,
cada don nuevo, encendía más y más el corazón delicadísimo de la
Virgen y enajenaba y enardecía continuamente su alma, con afectos
perennes de la más sentida gratitud y del más puro y abrasado amor...
2.° Con los ángeles. — Y esto mismo, con todas las criaturas que
estaban puestas por Dios para servirla... — Represéntate como mejor
puedas su gratitud inmensa para con el Ángel de la Anunciación. —
Es cortesía obligada remunerar al criado que de parte de su amo nos
lleva un presente… Pues, ¿qué haría la Virgen con este criado del
Señor cuando, con el regalo divino de la Encarnación del Verbo, se
299
presentó ante Ella?... ¡Con qué reconocimiento recordaría Ella la
escena de la Anunciación y las palabras de saludo del ángel!...
Y ¿cuál sería su gratitud para con los ángeles del Nacimiento?...
Cuando veía que nacía Jesús desconocido y despreciado de los
hombres..., ¿cómo agradecería a los ángeles que entonces bajaron a
adorarle y a desagraviarle por aquella frialdad con que el mundo le
recibía?... — Igualmente agradecería, con todo su corazón, cualquier
servicio que de ellos recibiera..., bien en su viaje a Egipto, según cuenta
la tradición..., bien en la vuelta su casita de Nazaret. — Si es cierto que
tenía trato frecuente con los ángeles..., imagínate cómo les agradecería
sus visitas y cómo ellos quedarían encantados y satisfechísimos de estas
pruebas de gratitud que de María recibían.
Pero, sobre todo, considera su agradecimiento para con el Ángel de la
Anunciación..., para con el Ángel de su Guarda... — También Dios puso
un ángel a la Virgen, como nos lo ha puesto a todos..., para que la
guardara y custodiara... ¡Dichoso ángel que le cupo en suerte ser el
Guardián y el Custodio de este tesoro!... ¡Cómo cumpliría su oficio!... —
Después del oficio que tenía en el Cielo de adorar y alabar eternamente a
la Majestad de Dios, no podía hacer nada más grande..., ni ejercer un
oficio más sublime, que el de guardar y acompañar, en su vida, a la
Santísima Virgen.
Pero este oficio no pasaba desapercibido para María... Si otros ángeles
se la aparecían... y gozaban en conversar con Ella, ¿no lo haría especialmente con el de su Guarda? — A muchos santos, su Ángel Custodio
se les ha hecho visible...: ¿No se haría, con mayor razón, a la Virgen?...
Y ¿no sería esto un motivo más, para que su corazón agradeciera a Dios
primero, y a su Ángel después, estos servicios y estas finezas?...
Haz un poquito de comparación y mira qué devoción y qué gratitud
guardas tú para con los ángeles en general... y para con el de tu Guarda
en particular... ¿No serás ingrato con él muchas veces...,
despreciándole..., no haciendo caso de sus inspiraciones... o al menos no
acordándote de darle gracias por lo que hace contigo y por lo fielmente
que te sirve?...
3.° Con los hombres. — Y ahora mira esa gratitud de María, hecha
bondad y cortesía, no de cumplimiento falso y mundano..., sino
verdadera y sincera, con los hombres..., con las personas de quienes
recibía algún favor... — Recorre brevemente su vida y párate a
considerar el amor y agradecimiento de María para con sus
padres...¡Qué ejemplo de gratitud para los que tanto se han afanado y
sacrificado por nuestra existencia..., por nuestro sustento..., por
nuestro desarrollo!, etcétera. — Para Ella nada pasaba desapercibido
y cualquier trabajo y sacrificio de sus santos padres, quedaba
grabado, para agradecérselo siempre, en su corazón.
Más tarde, en el Templo, su gratitud se manifestaría a cada paso con
300
aquellos sacerdotes que la instruían en las Sagradas Escrituras..., con
aquellas otras doncellitas con las que vivía... No es posible que dejara
escapar ni un solo detalle..., ni una sola de las delicadezas que tuvieran
con Ella, sin que hallara eco en su alma agradecida.
Recuerda las escenas de Belén con los pastores primero... y con los
Magos después... ¡Qué profundo y qué verdadero, pero sin
exageraciones tontas y ridículas..., sin palabrerías de cumplimiento...,
sería su agradecimiento para aquellos adoradores de su Hijo!... ¡Qué les
diría, para agradecerles sus presentes y regalos!... Y ¡qué contentos se
irían todos, haciéndose lenguas, del corazón agradecido de la Virgen!...
Mírala en su vida ordinaria de Nazaret, con aquellas pobres gentes que
constituían su vecindad... si la hacían algún obsequio..., algún favor...
¿qué haría Ella para recompensárselo?... ¡Cómo las agradecería las
caricias y alabanzas que tenían para su Jesús!... ¡Qué agradecimiento el
suyo para aquellas otras que le proporcionaban trabajo a San José, y con
él, el sustento para su casita!
Y más tarde, cuando ya su Jesús salió a predicar, ¡qué gratitud tan
grande la suya sería con aquellas personas, como Marta y María y las
otras piadosas mujeres, que tanto cuidaban de su Hijo..., con aquellos
apóstoles que fielmente le seguían..., con aquellas buenas gentes que
iban entusiasmadas tras de Él y escuchaban su doctrina..., ponderaban
su santidad..., pregonaban sus milagros por todas partes!... En fin, mira a
la Santísima Virgen en su agradecimiento a San José... ¡Cómo le
agradecería sus servicios!... — Él, que era el guarda de su virginidad y
de su honra..., el obrero que trabajaba y sudaba por Ella y por su
Jesús..., el compañero fiel, sacrificado y humilde, que compartía con Ella
su pobreza, sus privaciones, su oscuridad... ¡Qué miradas las suyas!...
¡Qué palabras!... En fin, en todo, ¡qué agradecimiento!... ¡Cómo se
entregaría de lleno a la gratitud y a dar muestras de ella lo mejor que
podía!...
Si tanto arrastra la gratitud, ¿cómo no te arrastra a ti este ejemplo tan
hermoso de tu Madre, para agradecer como debes a Dios lo que de Él
has recibido... y estás en cada instante recibiendo..., para agradecer a
los ángeles y a tu Ángel de la Guarda, lo que sin cesar hace contigo... y,
por último, para extender esta tu gratitud a todos los hombres..., a todos
los que te hacen algún bien espiritual o temporal?
MEDITACIÓN 50
LA GRATITUD
1.° Gratitud verdadera. — El mismo Cristo nos da ejemplo admirable
de esta gratitud. — Él nos promete pagar generosamente un vaso de
agua, que se dé en su nombre... Nada quedará sin recompensa de lo
que por Dios hayamos hecho o padecido y sufrido... ¿No lo hemos
visto miles de veces aún aquí, en la tierra, donde tan generosamente
301
nos paga el más pequeño servicio que le hagamos? Así fue... y así
continúa siendo también su Madre. — Un obsequio nuestro..., una
florecita de abnegación, de sacrificio que la ofrezcamos, ¡cómo nos lo
agradece!, y ¡cómo nos lo premia!
También tú debes ser, de este modo, generoso en tu gratitud para con
Dios y para con todos. — Advierte que en esta generosidad está una de
las características de la verdadera gratitud... Porque, ¿qué
agradecimiento tan falso es aquel que se mezcla con el egoísmo y con el
interés?... Y ¡cuánto hay de esto desgraciadamente!... ¡Qué agradecimiento tan miserable el de aquellos que, acostumbrados a recibir
bienes y favores..., se cansan de agradecerlos... y se creen con tales
derechos a estos beneficios, que hasta los exigen y se quejan si no se
les dan...
¡Qué agradecimiento tan falso es el de aquel otro, que con una
pequeña ofensa que reciba, o que él se imagina que recibe de su
bienhechor, echa en olvido todo lo que de él ha recibido... y no olvida ni
perdona el agravio, real o aparente, que le ha causado!... ¡Ah!, qué
humano es todo esto... y qué fácilmente los hombres, obrando de este
modo, no recuerdan que con la medida que midieren serán medidos. —
Si Dios obrara así con nosotros y a la más pequeña falta nuestra ya no
nos perdonara, ni nos diera más gracias y beneficios..., ni agradeciera ni
premiara nuestras buenas obras, ¿qué diríamos?... ¿y no es así cómo
nosotros medimos a nuestro prójimo y nos portamos con él
ordinariamente?
En fin, otros agradecimientos falsos existen también, y son aquellos que
a fuerza de recibir mucho y muchas veces, llegan ya a no sentir nada, ya
no les hace impresión lo que se hace por ellos. — Al principio
comenzaron a ser agradecidos, pero se cansaron de ello y de tal suerte
se acostumbraron a recibir..., que no se ocupan de dar, porque les
parece la cosa más natural y corriente el que todo el mundo les dé a
ellos. — ¡Qué distinta fue la gratitud de la Santísima Virgen!... La
continuidad de los beneficios no hacía sino acrecentar más y más su
agradecimiento... Agradecía cada beneficio como si fuera el primero...,
como si fuera algo nuevo..., grande..., inesperado..., inmerecido... y así
cada vez, empujaban más esos beneficios a su corazón generosísimo, a
deshacerse en gratitud y reconocimiento..., en deseo de recompensar y
corresponder con la entrega total de todo lo que Ella era y tenía al
Señor...
2.° Frutos. — La gratitud produce en el alma que la practica frutos
riquísimos..., parece que ensancha su corazón y le ennoblece de
modo admirable. — Recuerda el cántico del Magníficat de la
Santísima Virgen y mira cómo allí se descubre este corazón
grandioso, de una capacidad casi infinita... Es el corazón de la Madre
de todos los pueblos, de todas las gentes...; el corazón de la Reina
302
del universo todo... y por eso, no sólo en ese cántico agradece al
Señor lo que ha hecho con Ella, sino sus misericordias para con toda
la humanidad.
Éste es el modelo del corazón agradecido, así dilatado por la gratitud...
Donde ve un beneficio, sea en sí, sea en los demás, en seguida lo
agradece lo mejor que puede. — Otro fruto es el de afianzar al alma más
y más en la humildad... El que recibe un beneficio y así lo reconoce,
demuestra, a la vez, su inferioridad con relación al que se lo da..., pero
no sólo no se ofende por esa humillación, sino que gustosamente la
acepta.
En especial, esto tiene lugar con los beneficios de Dios... Aceptarlos y
agradecerlos es reconocernos pobres, miserables, inútiles para todo...;
sólo la bondad y generosidad de Dios con sus grandes bienes, nos puede
remediar... Por eso, el corazón agradecido es, necesariamente humilde...
— También la gratitud nos hace más reflexivos, haciéndonos caer en la
cuenta de cada gracia que recibimos... y al mismo tiempo nos facilita con
esto, el que estas gracias no sean inútiles en nuestro corazón..., como
ocurre muchas veces que por no reparar en ellas, ni las apreciamos, ni
nos aprovechamos de las mismas... y así inutilizamos tantas gracias del
Señor... Por eso, en el corazón agradecido, las gracias producen siempre
un fruto abundantísimo.
Por otra parte, como ya hemos indicado, la gratitud excita el corazón de
Dios para nuevas prodigalidades, pues nunca se cansa el Señor de
seguir dando más y más gracias, cuando éstas son agradecidas y
correspondidas. — Así lo hizo con la Santísima Virgen... ni un instante
cesó de multiplicar en Ella, sus gracias y beneficios, porque a ellos se
hacía acreedor el corazón agradecidísimo de María. — La gratitud
también engendra en el alma mayor sumisión..., mayor confianza en
Dios..., mayor descanso en su divina providencia..., pues entonces el
alma no puede dudar de que un Dios tan generoso la pueda dejar y
abandonar cuando más necesita de sus gracias.
En fin, la gratitud es una fuente de simpatía tal, que hace sumamente
amables a los ojos de todos al corazón agradecido... No hay medio mejor
de ganar los corazones, ni de unirlos en lazo apretado y fuerte, que el
agradecimiento.
3.° Tu gratitud. — Pues bien, con todas estas ideas que has
meditado de esta hermosa virtud, penetra ahora en tu interior y
examina tu conducta en este punto.
Mira a la Santísima Virgen, agradeciendo desde el Cielo la flor más
insignificante que en su honor la ofreces. — Mira a Cristo quejarse de la
ingratitud de los hombres, como una de las cosas que más le
desagradan... Se queja en su vida de la ingratitud de Jerusalén, que
despreció sus gracias y no llegó a conocer el «don de Dios»...; se queja
ahora, enseñando su Corazón y diciendo: «Mira este Corazón que tanto
303
ha amado a los hombres, y de ellos no recibe más que ingratitudes»...
¡Cómo le duele a Dios la ingratitud!... ¿Cómo eres tú de agradecido?...
¿Cómo sigues esos ejemplos de Jesús y de María que tanto te
agradecen... y tanto te premian lo poquito que por ellos haces?... ¿Cómo
recibes tú y cómo correspondes a lo muchísimo que ellos te dan?
Mira qué deuda tienes tan inmensa de gratitud para con Dios y hasta
para con los hombres... ¡Cuántos beneficios del Señor en el orden natural
y en el sobrenatural... ¿Quién les puede contar siquiera?... ¿cómo
agradeces al Señor la gracia de la fe..., de la vocación..., de los
Sacramentos que recibes?, etc..., ¿cómo agradeces el amor y el desinterés con que tus padres te criaron y educaron, quizá con grandes
sacrificios por su parte, gastando sus sudores, sus energías y su salud
por ti?... ¿Has reparado en esto y reflexionado lo que a ellos les
debes?... ¿cuándo y cómo se lo has agradecido?
Piensa seriamente lo que debes a tus superiores, que con tanto desvelo
te cuidan...; a tus maestros, que con tanto trabajo te enseñan...; a tus
amistades, que sufren tu carácter y soportan tus impertinencias... ¿cómo
tomas y agradeces sus avisos y correcciones?... ¿cómo correspondes a
todos?... Pide a la Santísima Virgen que te dé un poco de su reflexión
para que aprecies los beneficios que te hacen y, sobre todo, para que
sepas vivir agradeciendo mucho los que recibes de Dios...; que la imites
en su humildad para recibirlos y en su generosidad para apreciarlos,
correspondiendo, como Ella, con toda tu alma.
Pídela luz para conocer lo que la ofende a Ella y a Jesús la ingratitud...
y cómo Dios retira muchas veces sus gracias a los que no saben o no
quieren ser agradecidos y se las da a los que más y mejor las saben
estimar...; que no seas tú así..., que la Santísima Virgen no consienta
que por tu falta de agradecimiento, pierdas la gracia que el Señor quería
darte... y que no sólo con palabras, sino con obras, tengas siempre un
corazón agradecido..., viviendo sin cesar la vida de la gratitud... y haciendo que tus palabras y tus obras sean un continuo Te Deum..., un
perpetuo y sentido Deo gratias.
MEDITACIÓN 51
CORRESPONDENCIA A LA GRACIA
1.° La vida de la gracia. — Terminábamos la anterior meditación,
recordando que Dios da sus gracias a medida que el alma
corresponde a ellas, y que a veces por no corresponder o no saber
apreciar y agradecer estas gracias, Dios las retira y se las da a otras
almas más generosas. — Ya merece este pensamiento tan terrible,
que se le dedique una meditación para empaparnos bien de esta
obligación que tenemos de corresponder a la gracia del Señor, de la
que depende totalmente la vida del alma.
Porque la vida del alma es precisamente esa, y no otra, la vida de la
304
gracia...; es su única vida..., su vida verdadera..., de suerte que si se
pierde, se pierde la vida... y, por tanto, sin ella estará muerta. — Es una
vida excelentísima y nobilísima... Bien podemos llamarla divina..., puesto
que a eso se reduce..., a participar nada menos que de la misma vida de
Dios. — Es una participación completamente sobrenatural y gratuita, que
Dios nos concede, ya que nuestra alma, por sí misma, por su sola
naturaleza, nunca tendría motivos ni derecho alguno para aspirar a esta
vida...; nunca, por muy perfecta que fuera, tendría méritos suficientes
para merecerla... ¡Qué vida tan excelente y tan magnífica!
Compárala con la vida del cuerpo, que es una vida baja, rastrera,
puramente animal...; mira de qué se alimenta y cómo se sostiene esta
vida del cuerpo...: de cosas de la tierra..., de carne de animales. — Pero
la vida del alma así sobrenaturalizada, no se alimenta ni se sostiene más
que con Dios mismo..., con su gracia, sus sacramentos, su mismo
Cuerpo y su misma Sangre divina en la Comunión... ¡Esto es lo que
alimenta al alma!... ¡Éste es el manjar que la vivifica y la sostiene!... ¡Qué
vida más divina la de nuestra alma!
Como ves, Dios quiere con ella meternos en lo más profundo de su
Corazón, y allí producir en nosotros esa sublime transformación por la
cual el alma, sin dejar de ser lo que es, una pura criatura en su
naturaleza..., parece, sin embargo, como que se diviniza y se hace como
Dios..., algo así como el hierro metido en el fuego, sin dejar de ser hierro,
parece, sin embargo, un carbón encendido, porque de tal modo se ha
asimilado la vida del fuego, que tiene sus mismas propiedades: brilla
como él..., quema y abrasa como él... Pues así somos nosotros por la
gracia: hombres y criaturas pero parecemos dioses, pues nos hemos
asimilado, la vida de Dios. — Somos en todo semejantes a El..., ya
nuestros actos ad quieren un valor que (le suyo no tenían, pero ahora así
sobrenaturalizados por la gracia... adquieren tal mérito que podemos
aspirar a la vida del Cielo..., y esto como un derecho que se nos debe de
justicia..., en virtud y como premio a esos actos sobrenaturalizados por la
gracia.
Al contrario, todos los actos, por muy grandes que sean, aunque
supongan sacrificios heroicos, si no se hacen en gracia..., si no van
informados y vivificados por la gracia, son actos meramente naturales...,
que para Dios y para la vida de la eternidad, no tienen ningún valor,
ningún mérito... ¡Qué hermosa la vida de la gracia!... ¡Qué sublime la vida
divina!...
2.° María. — Mira esta hermosura y esta sublimidad de vida en la
Santísima Virgen... Ella sola es un mundo nuevo, lleno de prodigios y
de milagros sin número, por la gracia tan excelsa y tan abundante
que Dios en Ella acumuló. — Toda la gracia que Dios repartió en las
demás criaturas, se reunió en Ella y aún mucho más todavía... y esto
ya desde el primer instante de su ser.
305
Recuerda las palabras del Ángel en la Anunciación: «llena de gracia»...
¡Qué admiración en el Ángel al verla así con esa gracia tan exuberante!
— Parece como que le corría prisa publicar esta grandeza de su gracia...
y por eso, en cuanto la ve, es lo primero que dice. — O más bien, si te
parece, imagínate que el Ángel, que ya sabía lo que era María, al verla
de cerca, no se pudo contener y rompió en esas palabras como en una
explosión o desahogo de su admirado espíritu... ¡Cómo sería esa gracia
de María!
Los Santos Padres no dudan en emplear palabras que parecen
exagerar. — San Bernardino de Sena, dice «que la gracia, de María fue
increíble»... San Buenaventura, la llama inmensa... Santo Tomás de
Aquino, infinita y aunque es verdad, que estas palabras no son ciertas
tomadas en su significado estricto y riguroso..., pues nadie, sino Dios, es
infinito..., pero nos dicen claramente lo que ellos sentían de la magnitud
de la gracia de la Santísima Virgen..., que fue tan grande y copiosa, que
nosotros no podemos calcularla ni siquiera aproximadamente..., ni darnos
una idea de lo que fue en realidad... y por eso, para nosotros, como si
realmente fuera infinita e inmensa.
Pero no es esto lo más admirable, sino lo que más debe llamarnos la
atención es, que a pesar de ser tanta y tan hermosa la gracia que la
Virgen recibió del Señor, no se dio por contenta, sino que se esforzó en
trabajar y cooperar con esa gracia, de tal modo que la fuera aumentando
prodigiosamente sin cesar, hasta el fin de su vida. — Esto sí que es
admirable... ¿No estaba ya «llena de gracia»?... Pues, ¿para qué quería
más?... — ¿Por qué no darse por contenta con el tesoro riquísimo que
tenía sin aspirar a más?... ¿No parece esto una ansiedad que termina en
verdadera avaricia? — Así es, en verdad, pero ¡divina y sublime
avaricia!... ¡Qué bien nos enseña María a conocer..., a apreciar..., a
aumentar la vida de la gracia! — Si conociéramos el don «de Dios» que
es la gracia, obraríamos como María!... — Todo nos parecería poco para
conseguir un grado más de esa vida de Dios en nuestras almas...
3.° Nuestra obligación. — Pero considera, además, que esto es una
verdadera obligación... No podemos permanecer inactivos con la
gracia que el Señor nos da. — María nos enseña prácticamente que
la gracia es un magnífico y riquísimo capital que Dios nos ha dado,
pero no para enterrarlo..., ni para tenerlo ocioso o parado..., sino para
negociar con él y aumentarlo.
María, con su ejemplo, nos dice que cuanto mayores sean estas gracias
y dones que Dios nos hace, mayor es la obligación que tenemos de
trabajar con ellos, para que rindan más fruto... y que el que no trabaja por
aumentar esa vida, vendrá a morir..., porque la gracia que se le dio se le
quitará en castigo de su pereza y negligencia. — Eso se hizo con aquel
siervo que enterró su talento y no trabajó con él..., que en castigo se le
quitó hasta ese único que tenía y se quedó sin nada... San Agustín,
306
exclama: «El que en este trabajo dice basta, está perdido.» Y San León,
añade: «El no trabajar y aumentar, es perder y retroceder»...
A todos, pues, se nos aplican las palabras del Amo del Evangelio:
«Trabajad y negociad mientras yo vuelvo»... Y cuando el Amo vuelva,
¡qué felices serán los que negociaron y trabajaron... y consiguieron
duplicar su capital!... ¿Es así cómo obramos nosotros en este asunto tan
importante?... — Si hubiéramos aumentado la gracia bautismal..., la
gracia que a raudales recibimos en los Santos Sacramentos,
especialmente en la Comunión..., si algo siquiera hubiéramos trabajado y
correspondido a tantas gracias y dones como el Señor nos ha dado,
¿cuál sería ahora nuestra santidad? — María, en el primer instante de su
vida, recibió la plenitud de la gracia..., trabajó, cooperó, correspondió
como debía a ella y así cada instante..., cada hora..., cada día,
centuplicaba, hasta lo infinito, su caudal... ¿Cuál sería el cúmulo de
gracia?... ¿cómo sería esta gracia al fin de la vida de la Santísima
Virgen?...
Y ¿por qué nosotros no la hemos de imitar en esto?... ¿Por qué
exponernos a morir a esta vida del alma por no trabajar como
debemos?... — ¿Es así como obramos en la salud y la vida del cuerpo?...
¿No procuramos conservarla, recuperarla, aumentarla?... ¡Qué
vergüenza que no demos siquiera esta misma importancia a la vida del
alma!.., Mira a María y decídete a seguir su ejemplo..., a trabajar de tal
modo, que puedas al fin de tu vida, como San Pablo, dar gracias a Dios
porque «su divina gracia no ha sido estéril en ti».
MEDITACIÓN 52
LA VIDA DE LA GRACIA
1.° Su conservación. — Tenemos obligación de cooperar a la vida
de la gracia..., trabajar con ella y así conseguir que esta vida divina
aumente de día en día en nuestras almas. — Este era el pensamiento
práctico anterior, pero es claro que lo primero que debemos hacer es
cuidar de tal modo de esta vida, que no la perdamos..., que sepamos
vencer las dificultades y las tentaciones..., vigilando, con esmero y
cuidado, su conservación. — En esto también nos sirve de modelo
acabadísimo la Santísima Virgen.
La gracia que Dios concedió a María fue tal, que no sólo excluyó en Ella
toda mancha de pecado original..., sino también de pecado actual..., es
decir, que sin destruir su libertad, la ponía, sin embargo, en un estado de
impotencia moral para cometer pecado alguno por pequeño que fuera. —
La gracia de María era una gracia inamisible..., no la podía perder..., no
podía pecar. — Es natural que el mismo Dios, que tuvo cuidado de
preservar la del pecado de origen que todos contraemos al nacer... le
tuviera también de preservarla de los demás pecados y faltas que todos
cometemos. — Sin embargo, María, a pesar de que sabía bien esto,
307
obraba como si realmente no fuera así. — Parece que temía perder esa
vida..., que las criaturas la robaran alguna partecita de su corazón..., que
cayera alguna mancha en la vestidura inmaculada de su alma purísima.
Es impecable y vive preparada y apercibida como si pudiera pecar...; su
gracia es inamisible y, no obstante, evita los peligros como si en ellos
pudiera perder su hermosura divina...; en fin, se halla confirmada en
gracia y cuida de ella, con tal esmero, como si fuera una criatura frágil
que se la deja fácilmente robar.
Ella no necesitaba para nada ocuparse de la conservación de la vida de
su alma... Dios lo hacía por Ella... Sin embargo, obra de ese modo para
darnos una hermosísima lección, para servirnos de ejemplar admirable
que debemos estudiar e imitar. — ¿Por qué no obramos nosotros de esta
manera?... ¿No dice San Pablo que llevamos este tesoro en vasos de
barro..., que por lo mismo fácilmente podemos caer y romperlos y perder
entonces el tesoro que se nos ha confiado? — ¿No tenemos experiencia
de estas caídas y sus funestas consecuencias? — ¡Ah, qué necesidad
teníamos de un modelo que nos enseñara a ser menos imprudentes...
menos temerarios y confiados de lo que ordinariamente solemos ser!...
2.° La vigilancia. — Para ello, es indispensable una gran vigilancia.
— Mira a María... Atraviesa las montañas de Judea para visitar a
Santa Isabel y va con apresuramiento..., sin detenerse en ninguna
parte..., evitando el contacto con el mundo, como si tuviera miedo de
contaminarse. — Va a Belén protegida y guardada por San José...; a
Caná de Galilea, a donde acude por caridad, lo hace en compañía de
su Hijo...; hasta al mismo Calvario, no quiso subir sola, sino en
compañía de las piadosas mujeres... ¿No te parece que casi a
nuestros ojos parece exagerada esta vigilancia de María? — Pues,
¿cómo debemos vigilar nosotros y con qué cuidado tratar este vaso
fragilísimo de nuestro cuerpo, con tantos sentidos como tiene, que
son otras tantas puertas por donde penetra la tentación?
Nuestra vida gracia no es inamisible como la de María... No tenemos
extinguida la concupiscencia como Ella... Nuestras pasiones no están
sometidas y esclavizadas a la razón, como lo estaban en la Santísima
Virgen. — En fin, no somos impecables... muy al contrario, echa una
mirada a tu interior y verás que eres de condición muy frágil..., muy
inconstante para el bien..., con mucha inclinación al mal. — ¿No sientes
los estímulos de la carne, como San Pablo?... ¿No ves cómo tus
pasiones aumentan cada vez más y son, de día en día, más exigentes?
Pues bien, ahora examina tu conducta..., como si estuviera tu alma
confirmada en gracia..., como si fueras impecable, vives con tanta
tranquilidad..., con tanta seguridad en tus fuerzas y en tu virtud..., que te
metes imprudentemente en los mayores peligros..., no te asustan las
ocasiones, si ya no es que las buscas voluntariamente... ¡Qué pobre es
tu vigilancia y circunspección!... ¡Qué pequeña y débil la mortificación de
308
tus sentidos!... Aprende de María a huir del mundo..., a apartar las
ocasiones..., a quitar al demonio materia para sus tentaciones... ¡Ah!, y
pueda ser que luego te extrañes de tener tentaciones y tan fuertes quizá.
— Si no vigilas..., si no obras como María, ni te extrañes de tus
tentaciones..., ni menos aún te extrañes de tus caídas.
Sólo con una vigilancia extrema y exquisita como la de la Santísima
Virgen, se puede asegurar y conservar tranquilamente la vida del alma.
Mira la historia de todos los pecados y te confirmarás en esto. — El
ángel, en el Cielo...; Adán, en el Paraíso...; María, en Nazaret..., fueron
sometidos a la misma prueba de ensalzamiento y encumbramiento
grandioso y excepcional..., y efectivamente, el ángel cae de su altura...,
Adán cae de la suya...; ambos se precipitan en el abismo 'de su soberbia,
al pretender ser como dioses.
La prueba de María aún fue mayor que la de Luzbel y la de Adán... Su
encumbramiento fue más alto..., su ensalzamiento más grande... A aquéllos no se les dijo de parte de Dios y por boca de un ángel las palabras
que se dijeron a María en su Anunciación... y, sin embargo, María sabe
mantenerse en las cumbres sin resbalar..., sin caer en el
desvanecimiento de la soberbia...; mejor dicho, también Ella cae..., pero
es en un abismo sublime de humildad que enamora al mismo Dios... y
acrecienta, hasta lo infinito, su santidad y su vida de gracia... y se eleva a
los ojos de Dios, de los ángeles y de los hombres a una altura cada vez
mayor. — María supo vigilar..., supo estar prevenida... y cuando llegó la
ocasión y vino la prueba, salió victoriosa de todo... ¿Has entendido bien
la lección?... ¿Podrás tú decir algo semejante?...
3.° Tu vida de la gracia. — Debes, pues, convencerte de la
necesidad que tienes de ser fiel a esta vida de la gracia de tu alma...,
de la obligación que te incumbe de trabajar por conservarla..., que
son muchos los peligros..., que las ocasiones se multiplican sin cesar,
a veces donde menos lo esperas..., cuando menos lo pienses...; que
el demonio no descansa y te conoce y te estudia en todo momento
para atacarte...; que aprovecha ;cualquier descuido en daño tuyo... y,
por tanto, que no puedes dormirte, ni descansar, ni descuidarte lo
más mínimo.
De hecho, ya has pagado otras veces bien caro este descuido
perdiendo esta vida, o al menos amortiguándola en tu corazón con tus
caídas..., con tus imprudencias..., con tu fragilidad y miseria. — Fíjate
bien cómo se guarda y se esconde un tesoro..., con qué cuidado y
solicitud se le lleva si es que hay que trasladarle de una parte a otra. —
¡Qué precauciones no tomarías tú si ese tesoro fuera toda tu hacienda y
tuvieras que llevarlo por caminos llenos de enemigos y de ladrones!...
¿No sería locura incalificable llevarlo a la vista..., abrir el cofre donde se
guarda, para que todo el mundo lo viera..., descuidarlo en medio de los
ladrones y echarte tranquilamente a dormir... o entretenerte entonces en
309
juegos y pasatiempos?
Pues mira cuál es tu locura cuando así obras con el tesoro de la vida de
la gracia que llevas en tu alma. — Vigila con constancia. — A la puerta
del Paraíso, Dios puso un querubín con una espada desenvainada para
guardarlo y vigilarlo, y no dejar allí entrar a nadie... así, así has de estar
tú a la puerta de tu corazón..., así es como conservarás intacto el tesoro
de la gracia. — Pide ayuda y protección, para conseguirlo, a la Santísima
Virgen... Dila que no permita que nadie te robe y te despoje de la
vestidura nupcial de la gracia..., que siempre conserves intacta esta joya
riquísima, que el mismo Dios te ha dado... y que para eso te conceda la
entereza y energía suficiente para rechazar cualquier tentación que
pueda ocasionar algún menoscabo en tesoro de tanto valor.
MEDITACIÓN 53
FIDELIDAD A LAS DIVINAS INSPIRACIONES
1.° La obra de Dios. — Así podemos llamar a la obra de la salvación
y santificación de las almas. — Tan propia de Dios es, esta obra, que
es completamente exclusiva de El... Si El no la hace, nadie la podrá
hacer..., ni la Santísima Virgen, a pesar de su santidad, hubiera
podido por Sí misma y prescindiendo de Dios, hacer absolutamente
nada, para aumentar un grado siquiera de su santidad. — Es
conocida la frase de los Santos Padres, que dicen que ésta es la obra
más divina que Dios puede hacer.
Es verdad que pide nuestra cooperación, y que sin ella tampoco se
conseguiría nada..., porque Dios respeta la libertad del hombre y quiere
que él voluntariamente trabaje en su salvación y santificación... De modo
que, como decía San Agustín, «Dios, que no contó contigo para
crearte..., que lo hizo cuando quiso y como quiso..., no te salvará, sin
embargo, ni te santificará, sino cuando tú quieras y como tú quieras». —
Todo el que se salva, es porque quiere...; todo el que se condena, es
porque también lo quiere así. — Por lo mismo, todo el que se hace santo,
es porque se empeña en ello.
Según eso, Dios y yo hemos de hacer esta gran obra... Piénsalo y dítelo
a ti muchas veces... Mira qué bien cumple Dios la parte que le
corresponde a Él. — Además de la gracia santificante..., de la gracia que
permanece habitualmente en las almas constituyendo su vida, Dios nos
da otro sin número de gracias actuales..., pasajeras..., que son como su
aliento y su sostén..., entre ellas están éstas que llamamos divinas
inspiraciones, que de tantos modos y tan frecuentemente usa Dios para
encaminar y dirigir las almas. — Es, sin duda, una dignación inmensa de
Dios que se ocupe de ese modo de nosotros..., que venga a ser nuestro
Maestro..., nuestro guía..., nuestro director... y esto tantas veces..., con
tanto cuidado..., con tanta paciencia y mansedumbre..., con tanta dulzura
como la que emplea para insinuarse en nuestras almas.
310
Es como «el silbo del aura tenue», según frase de las Sagradas
Escrituras..., es como Él mismo dice en el Evangelio, el divino sembrador
que a todas horas está arrojando en el campo de las almas la semilla de
las divinas inspiraciones... ¿Cuántas cosas no te dice Dios, al cabo del
día, si le quieres escuchar?... ¿Cuántas cosas te sugiere para hacer unas
y para no hacer otras?... Unas veces te reprende..., otras te alienta y
consuela..., otras te incita y arrastra...; en todas te llama hacia Él, que es
el fin y término de todas esas inspiraciones y mociones interiores.
Y ¡cuánta paciencia gasta en esa labor!... Día y noche trabaja contigo y
por ti...; miles de veces te ha llamado y ha esperado inútilmente la
respuesta..., porque no le hacías caso... o le cerrabas la puerta del
alma... o no le entendías ni querías entender lo que te decía... ¡Qué pena
tan grande!... ¡Cuánto tiempo perdido!... ¡Cuántas gracias inutilizadas y
despreciadas!...
2.° Dios y María. — Si quieres ver cómo inutilizas la gracia, esto es,
el grado de santidad a donde podías llegar si dejaras al Señor
conducir tu alma libremente... y siguieras exactamente sus inspiraciones, mira a María... — Esa es la Santísima Virgen en pocas
palabras..., a eso puedes reducir brevemente toda su santidad y el
secreto de la misma..., a que fue fidelísima en seguir hasta las más
pequeñas inspiraciones de Dios..., a que fue prácticamente, su
esclavita y se dejó en sus manos hacer lo que El quiso... y así salió la
obra..., como hecha por Dios..., sin que la criatura la atara las manos
en lo más mínimo. — ¡Ah, cuántas..., cuantísimas veces se las atas
tú!
María no desperdició ni inutilizó una sola de las gracias que el Señor la
dio... Todas las inspiraciones del Señor hallaron siempre eco en el
corazón de María... y por eso produjo en su alma santísima el ciento o el
mil por uno. — Así dice Cristo en aquella parábola: la semilla cae en muy
diversas tierras..., la semilla es siempre la misma..., es la palabra de
Dios..., es la inspiración de Dios...,es la que santificó a María..., es la que
elevó a los altares a todos los santos..., es la que ha justificado a tantas
almas... Esa misma es la que te da a ti... y, por lo mismo, la que
santificará tu alma.
Por parte de la semilla no queda...; ella no ha perdido su eficacia...;
podrá variar en la intensidad de la siembra..., en el grado en que Dios la
derrama..., pero esencialmente es la misma en todos... La diferencia,
pues, está en las tierras donde cae...; unas son caminos abiertos a todas
las impresiones...; allí entra todo..., de suerte que aunque se oye la voz
de Dios..., también se oyen las razones del mundo..., del demonio y aún
de la carne... ¿Qué extraño que esa simiente no produzca nada? — Con
tanto ruido y alboroto de los que pasan por el camino de tu alma, no se
oye bien la voz de Dios.
Otras, son duras como las piedras... Jesús llama..., ya le ven, ya le
311
oyen, ya saben lo que quiere y lo que pide..., pero no quieren... y más y
más se endurecen sus corazones, cuanto más y más El llama.
Otros aceptan lo que Dios les inspira y/quieren seguirle..., pero las
espinas de las pasiones brotan con fuerza..., con exigencias tiránicas...;
no hay energía para vencerlas y las espinas sofocan el brote de la buena
simiente.
Sólo la tierra buena que recibe, abraza y esconde en su interior esta
semilla divina, llega a producir frutos como las almas de los santos...,
como el alma de María... — Detente ante esta consideración..., abísmate
ante la santidad incomparable de María... y mírala como fruto de su
fidelidad exactísima a las gracias e inspiraciones de Dios... ¡Qué cosas
hizo Dios con María!... ¡Qué cosas no haría en ti si tú quisieras!... ¡si tú le
dejaras!
3.° Tu preocupación. — Debe ser ésta... Así, preocuparte
santamente hasta llegar a convertir esta idea en una obsesión, que
no puedas ni sepas apartar de ti... «Yo puedo ser santo», debes
repetir muchas veces...; «yo puedo imitar a mi Madre y llegar a ser
como Ella..., parecido a Ella..., una copia de Ella»... — Yo no tengo
que hacerlo, sería ésta, sin duda, labor sobrehumana. — Lo hará
Dios..., pero solo no..., aunque no necesite nada de nadie, pide y
exige tu ayuda. — ¿Has visto en el punto anterior lo que hicieron Dios
y María?... ¿Por qué no hacer la prueba y ver lo que podéis hacer
Dios y tú?
Acuérdate, acuérdate del milagro de la multiplicación de los panes y
peces... Dios quiso y exigió que se le dieran aquellos panes y aquellos
peces para hacer con ellos el milagro. — Pudo hacerlo sin ellos, pero no
quiso... Es que aquello, aunque poco y miserable, era lo que el hombre
podía dar..., era la cooperación del hombre a la obra de Dios... y por eso,
la exigió, y se hizo el milagro.
También a ti te pide y te exige lo mismo..., lo tuyo, aunque valga
poco..., que así El pondrá luego lo suyo... y el milagro se hará. — No le
niegues tu cooperación..., nadie debe tener más interés que tú...; el fruto
que de ello consigas, será para ti... ¡Cuánto fruto se ha perdido hasta
ahora por esto... por tu culpa!
Si ahora, el pensarlo seriamente delante de Dios, debe darte pena,
¿qué será el día de tu muerte, cuando te veas con tan poco fruto y sólo
porque tú no quisiste?... No consientas a tu corazón que siga por ese
camino...; decídete, de una vez, a ser muy fiel a las inspiraciones del
Cielo en cualquier forma que el Señor te las mande... No apagues la luz
que Él enciende para iluminarte, porque caminarás a oscuras... Así lo has
hecho muchas veces y Dios misericordioso la ha vuelto a encender y la
luz ha reaparecido... — Mira que algún día esas mismas inspiraciones
que ahora rechazas se levantarán contra ti para acusarte... ¿Qué
responderás entonces?... No abuses de ellas, pues su número está
312
contado y ¿quién sabe si la que estás sintiendo en esta meditación es la
última?... ¿Quién te asegura que no es éste el último llamamiento de
Dios?... No endurezcas tu corazón..., responde con presteza y acude
fielmente al llamamiento... Pídeselo así a la Santísima Virgen.
MEDITACIÓN 54
FIDELIDAD EN LO PEQUEÑO
1.° Grandeza de lo pequeño. — He aquí uno de los engaños más
funestos en la vida espiritual, el despreciar algunas cosas y no darlas
importancia porque las juzgamos pequeñas..., creemos que no valen
para nada... ¡Qué bien explota este engaño en contra nuestra el
demonio!... No nos acordamos de que nadie de repente se hace
grande, ni en lo malo ni en lo bueno. — Todos los santos deben su
grandeza a un conjunto de pequeñeces, que ellos supieron
admirablemente aprovechar. — Al contrario, todas las grandes caídas
han tenido su origen en cosas tan pequeñas e insignificantes, que
pasaban inadvertidas... y, sin embargo, esto es de fe y comprobado
con la más vulgar y cotidiana experiencia que «el que desprecia lo
pequeño poco a poco caerá».
Hasta en la vida natural, ocurre esto mismo... ¿Qué es un granito de
arena..., una gota de agua..., un átomo de polvo?... Pero el conjunto de
esas pequeñeces, ¿no forma las playas y los desiertos, o los ríos y los
océanos?... ¿Qué caso se hace de un insecto..., de un microbio que no
se ve?... Y, sin embargo, ¡qué daños no pueden llegar a producir si se
multiplican!... ¿No repetimos a cada paso que muchos pocos hacen un
mucho muy grande?
Pues esto, en la vida espiritual, es aún más cierto. — Toda ella no es
más que eso..., un conjunto de pequeñeces que, sin embargo, nos
labrarán o nuestra felicidad o nuestra ruina para siempre. — No
tendremos ocasiones abundantes..., ni ánimos o fuerzas para acometer
empresas grandes, heroicas, hazañas estupendas... Pero no
precisamente en los hechos extraordinarios, sino en la fidelidad y
exactitud de nuestros pequeños deberes diarios, está nuestra
perfección... Así es como se forman las virtudes sólidas y macizas que
hacen santos, con la práctica constante de los actos pequeños de las
virtudes ordinarias... esos actos son casi siempre de muy poca
apariencia, es verdad, pero no por eso son de poco valor.
La fidelidad en lo poco será la causa, algún día, de la posesión sobre lo
mucho... Así lo dice Cristo en el Evangelio: «Porque fuiste fiel en lo
poco..., esto es, en lo pequeño..., en lo que al parecer no tenía
importancia..., yo te constituiré sobre lo mucho»... ¡Qué generosidad la
de este Señor!... Él nos pide lo poco, para luego darnos lo mucho...
¿Quién no se animará a dar este poco..., a ser fiel en este poco..., si de
eso ha de depender luego el premio de lo mucho?... — Claro está que un
313
poco que vale tanto, ya no es poco..., ya no es una cosa pequeña y
despreciable... y por eso te convencerás una vez más, de que no se
puede llamar pequeño a nada de lo que tenga relación con nuestra
alma... con nuestra salvación o santificación... ¿Cómo va a ser pequeña
una cosa de la que depende otra tan grande?... Luego tampoco puede
ser pequeño el interés que en ti despierte..., no puede ser pequeña tu
fidelidad para cumplir con lo que ella te exige...
2.° Fidelidad de María. — En la vida de la Virgen, mejor que en
ninguna otra parte, podemos aprender esta fidelidad. — Toda esta
vida preciosísima, no es más que un conjunto de pequeñeces
constantes, acompañadas a veces de cosas grandes y heroicas en
sumo grado. — María no quiso ocupar en la tierra ningún lugar
preeminente..., no se distinguió a los ojos de los hombres, de las
demás doncellitas o de las otras aldeanitas de Nazaret... Era
necesaria la mirada inescrutable de Dios, para descubrir lo que bajo
aquella sencilla apariencia se encubría..., para conocer el valor y el
mérito de aquellas pequeñas y vulgares acciones que ordinariamente
ejecutaba la Virgen.
Porque ¿qué importancia, ni qué valor podía tener el guisar la comida...,
el coser y remendar..., el barrer y fregar..., el lavar, limpiar, hilar...,
arreglar la pobre y humilde casita..., hacer algunas pequeñas compras,
etc., en fin, ocuparse en los quehaceres propios de una obrerita y de una
esposa de un jornalero? — Todas estas menudencias, tan triviales,
constituían la vida de la Santísima Virgen y fueron los actos que más
comúnmente ejecutaba..., y lo extraño es, que con ellos se hizo tan
grande..., tan santa..., tan divina...
Porque levanta un poco el velo que cubre esas pequeñeces y verás que
en la fidelidad y constancia a las mismas, se oculta una fuente verdadera
de sacrificios, que son los que dan el valor a esos actos.
El atender con perfección y exactitud a esas cositas tan insignificantes,
de tan poco brillo..., tan frecuentes y ordinarias que todos los días y a
todas horas has de tener que cumplir..., no cansarse de hacerlas bien...,
con toda perfección... con el mismo celo, ardor y entusiasmo que si se
tratara de cosas grandes y magníficas..., todo eso supone un ánimo muy
grande..., una voluntad muy firme..., un espíritu de sacrificio y de
abnegación inmenso...; un día, dos..., un mes y otro mes, todavía se
explica que se pueda hacer con relativa facilidad... pero siempre..., toda
la vida..., eso es un verdadero martirio...; no hay mortificación, no existe
penitencia más fuerte y dura que ésta...
Aquello que decía San Juan Berchmans, es una verdad que podemos
comprobar todos, de que da mayor penitencia es la vida común*, la vida
ordinaria llena de cien mil pequeñeces y menudencias, que se han de
hacer todas con fervor..., con diligencia..., con todo esmero y cuidado.
Esa es la vida de María..., una vida que no tiene cosas llamativas: ni fue
314
elocuente, ni fue poderosa, ni brilló por su ingenio, ni siquiera hizo milagros estupendos, ni maravillas extraordinarias..., pero todo lo hizo con la
intención purísima de cumplir la voluntad de Dios... y, por eso, todo lo
hacía con toda perfección... y Dios se complacía y gozaba en Ella...
3.° Tu resolución. — Aquí no caben dudas y vacilaciones..., no es
posible excusarse con nada. Tenemos que cumplir con la voluntad de
Dios... y Dios, de ordinario, no nos pedirá más que esas pequeñeces
de cada día. — Tienes que tomar la resolución de complacer a Dios
todos los días, cumpliendo exactamente esa su santísima voluntad...
— Para Dios todo es pequeño...; las acciones más grandes, más
llamativas de los hombres no valen, delante de Él, más que las otras
pequeñas y vulgares.
Todos son juegos de niños en su presencia..., batallas que se
ganaron..., imperios que se conquistaron..., inventos que se
descubrieron..., fama y laureles que se granjearon..., todo eso, para El,
igual que nada. — Lo que vale es el corazón..., la intención con que
hacemos nuestros actos..., la manera como los ejecutamos..., el fin que
perseguimos.
Si en tus obras pones tu corazón y la fuerza de tu amor, la obra así
hecha es la que vale de veras y la que agrada al Señor, aunque en sí sea
o aparezca pequeña. — Para Dios sólo vale la grandeza del corazón..., la
intención recta y pura del que obra. — No te ocupes, pues, de otra cosa,
en tus actos, que de purificar tu intención y de hacerlos todos por Dios, y
de ese modo todos ellos, por triviales y bajos que parezcan..., el mismo
comer y dormir y descansar..., pueden ser actos nobilísimos de grande
gloria para Dios y de no escasos méritos para nuestras almas.
Además, que la fidelidad en estas cosas pequeñas, suele tener la
seguridad de no perderse en ellas el mérito que tengan, por miedo a la
vanidad o a la vanagloria, como fácilmente puede ocurrir con los actos de
brillo y de relumbrón... ¡Cuántas veces la práctica de esos actos
extraordinarios y de una virtud heroica y resonante, queda convertida en
un poco de humo de soberbia, que echa a perder por completo todo el
valor que de suyo podría tener!...
Pues bien, ama mucho el ejercicio de esas virtudes pequeñitas, que
más que fama y estimación, te servirán para formarte en la humildad...,
sencillez y mortificación... y así es como acostumbrándote a este dominio
en las cosas más pequeñas, estará tu alma bien templada y preparada
para las cosas grandes si Dios así lo quiere. — Así se preparó, en la
humildad de Nazaret, María, a ser el asombro de fortaleza en el
Calvario... Imítala en lo primero, si quieres llegar a ser semejante a Ella
en su segundo heroísmo.
315
MEDITACIÓN 55
DE LA VIDA DE DETALLES
1.° Suma importancia de ella. — Íntimamente relacionada con la
anterior meditación, y como una continuación o consecuencia de la
misma, es esta «Vida de detalles»... Si no podemos despreciar las
cosas pequeñas, antes bien, hemos de ser fieles y constantes en
ellas, luego necesariamente hemos de vivir esta vida de detalles. —
Todas las acciones del hombre están rodeadas de detalles, a veces
de tal importancia, que de ellos depende el mayor o menor mérito de
las mismas... — No se pueden despreciar..., muchos los despreciaron
y ésa fue la razón de sus lastimosas caídas...
Piensa bien, para convencerte de la importancia de esta vida, que
nosotros mismos juzgamos ordinariamente de las cosas y las apreciamos
conforme a los detalles que las acompañan... Miramos una obra de arte y
lo que más nos llama la atención son los minuciosos detalles en que se
fijó el artista... Oímos un concierto musical, y su belleza dependerá del
detalle de los matices que tengan los ejecutantes... El detalle, es el que
constituye estas filigranas de arte, que tanto nos deleitan y seducen...
¿Concebimos una obra perfecta, bien terminada y rematada, si no está
perfectamente detallada?... Una obra sin detalles, es una obra sin
acabar..., está esperando la última mano que la retoque..., que la dé ese
quid final que la termine... y ese quid es el último detalle.
Todo esto debe aplicarse, sobre todo, a las obras de amor... El amor se
goza..., el amor vive de detalles. — Un regalo..., un obsequio que te
hacen..., una prueba de cariño que recibes, la aprecias según los detalles
que la acompañan. — Fue algo hecho para ti..., pensando en ti...,
adivinando tus gustos..., queriendo sorprenderte... Se hizo costosamente,
a fuerza de paciencia..., de trabajo..., de sacrificios quizá... ¡Ah, cómo se
agradece entonces ese obsequio!... No es su valor material lo que
entonces apreciamos, quizá sea esto muy pequeño..., es el modo..., es lo
que supone..., es e. l detalle que le acompaña lo que nos arrastra y
encanta.
No lo olvides, el amor es esencialmente detallista. — ¡Qué detalles no
pone una madre al criar a su hijo..., al vestirle..., al alimentarle..., al
acariciarle. — Pues bien, la santidad..., la perfección del alma..., es toda
vida de amor..., obra de amor..., exclusivamente de amor. — La santidad
es la unión del alma con Dios por medio del amor. — Por tanto, si el amor
gusta de detalles..., la santidad consistirá en esos detalles del amor... la
santidad es, por consiguiente, obra de detalles.
2.° Detalles de María. — Y así la vida de María, vida de santidad y
de amor, está llena de estos preciosísimos detalles, que son
precisamente los que más debemos nosotros estudiar, conocer e imitar en Ella. — María se consagra a Dios y se entrega a su servicio...
316
Esto lo han hecho otras muchas almas también, antes y después de
María..., pero ninguna como Ella. — A los tres años abandona su
casa y se va a vivir al Templo. ¿Qué detalle éste de la prontitud en
obedecer al Señor!... ¡Qué prisa la entra por seguir las divinas
inspiraciones!...
En el Templo, al consagrarse a Dios, hace voto de virginidad... También
otras muchas almas lo harían después..., sí, después, porque Ella es la
primera..., la única que entonces hace este voto..., a las otras doncellitas
las hubiera parecido una locura...; a Ella no la importa lo que puedan juzgar las demás y así..., ¡¡¡la primera!!! ... , ¡¡¡la única!!!, es Ella, la que
hace este voto al Señor... ¡Qué detalle éste de su virginidad tan sublime,
tan encantador!... Como que el primero que se encanta y se enamora de
él, es el mismo Dios y por eso la busca y la elige para Madre.
El Ángel se la aparece para ello y la encuentra en su casita...,
recogida..., en oración... Anota esos detalles que te enseñan cómo ha de
ser la vida de un alma virgen..., sólo así..., en el recogimiento..., en la
soledad..., en el trato y unión con Dios por la oración, se puede conservar
lozana la flor de la virginidad. — Se desposa con San José...; le hace
saber su voto, para que él solo sea el guardián y el custodio de su
virginidad, pero nada le dice de su concepción..., lo que es de absoluta
necesidad... lo demás, aunque fuera conveniente, si no es necesario, se
lo calla..., lo deja al cuidado de Dios confía en Él y nada más...
Sigue anotando estos detalles de silencio..., de prudencia..., de
confianza en Dios..., de profunda humildad... ¡Qué detalles más ricos en
merecimientos delante de Dios! — Nace el Niño Jesús, y los pastores,
avisados del Cielo, le encuentran en el portal, envuelto en pañales y
acompañado, naturalmente, de su Madre... Parece, por lo natural
insignificante este detalle y, sin embargo, ¡que importante es!... A Jesús
siempre le encontraremos con María y por María... y con Ella y por Ella
se nos dará a nosotros y vendrá a nuestros corazones...
Y en la vida privada, ¿qué de detalles no podemos considerar?...
¿Cuáles serían los que la Virgen pondría al preparar la comida al Niño...,
al hacerle sus vestidos..., al cuidarle en todo momento… Deja a tu
imaginación que corra santamente a su antojo por todos los años de esta
vida de María y verás qué de detalles descubres.
Mírala, en fin, en el Calvario... Se ha ocultado en la vida pública de
Jesús... Ella no ha figurado para nada..., pero ahora sale de su
oscuridad... y allá va con su Hijo generosamente al sacrificio... ¡¡¡Qué
detalle!!!... Oculta durante la parte gloriosa de esta vida... y patente y a la
vista de todos
durante la parte dolorosa... ¿Qué te dice este detalle de María?...
María se queda en su casita, no se mueve de allí. ¿Por qué no va con
las piadosas mujeres y las acompaña al sepulcro?... Es e