YOLANDA LEAL
Serie ¿Cuál ha sido tu peor dolor?
A la gente que confiaba en mi le pregunté ¿Cuál ha sido tu peor
dolor?
Los grabé sin que se dieran cuenta, con el propósito de que sus
respuestas fueran lo más honesta posible. Las personas que
entrevisté son personas que en su momento yo tenía una relación
estrecha con estas, que confiaban en mí. Lo transcribí y como
había dolores muy impactantes decidí fotografiar el cajón o
artículos personales de las personas que entrevisté.
Los nombres que aparecen, no son reales.
13-04-98
Mi peor dolor en la vida. -Ajá, ¿uno de los peores, no sé? -A la gente que amo sentir que le hago daño, eso es lo que más me ha
jodido. -Órale, má s bien es dolor…¿no es dolor físico? -Nombre todo los chingazos que me he metido me la han pellizcado gacho,
todos los huesos rotos y todo eso no es tanto como cuando me iban a mandar a un centro de rehabilitación y mi mamá muriéndose,
no es tanto como a las novias que he querido y de repente güey hacerlas pasar por un momento muy gacho, eso y mi papá que lo
amo y quien sabe que no es el h ijo que é l quisiera; ese tipo de cosita s son las que más - Más que un dolor físico. - Y en poca s
palabras a mí mismo ¿no?, el no haberme querido a mí lo suficiente y no decir me “ ya güe y, eres microco smo s güey, de tamaño, no
te claves, no eres tan grande güey” ; empezando por mí ¿no?, yo creo que ese es el dolor má s grande el que ha last… deja tú, a mí
guey, pos si a mí co mo que luego me valgo madre ¿no? a mí, pero, por ejemplo güey, ser egoísta güey; como ayer a mi jefe que lo
herí, esos son lo s daños más fuertes lo que más me jode güey eso. - Como ayer a tu jefe ¿qué?… -Como ayer a mi jefe que e l
güey, se estaba hiendo de vacaciones, güey y lo mandé yo al güey todo jodido y no lo pue do perdonar, no y tantas cosas, padre e
hijo ¿no? yo no le perdono cosas y mu y ma l güey, o sea él no me entiende güey, no me entiende cómo puedo tener corajes hacia é l
si é l me ha dado todo güey, pero no entiende que no le he logrado perdonar varias co sas, que nunca fui yo suficientemente bueno
para él en nada, por más que fuera el más bueno en futbol americano o en la escuela o en lo que fuera ¿no? y quise co mplacer lo a
él y nunca me complacía a mí, porque veía que a él nunca lo complacía y luego creo que a ninguna de las gentes que amo las
acabo complaciendo, güey y es una loquera y es una loquera mía ¿no? porque yo creo que a mí no me complazco del todo; como te
digo que soy tan duro que ayer llegué al pinche fuego de frente güey, el de 911, güey, bofeado , se quedó bien atrás, yo fui e l que
“ no, pos por aquí” , yo conocía el terreno ¿no?, porque conozco el terreno más que todo, “ por aquí cortamos ca mino y de seguro ” y
todo eso y ya que acabo de repente estoy tirando la hueva y todos ahí seguían humeándose y de repente digo yo “ que mal esta s
güey, que huevón, toda la pinche raza todavía ahí y yo tirando la hueva viendo pal‟ cie lo” , me subí a un árbol a descansar, eso, eso
es lo que más me ha dolido.
1. 13-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
13-04-98
Yo creo que mi dolor más fuerte en realidad, no estoy jugando, es que como Rolando me estaba preguntando el otro día, “ oye no es
normal que conozcas a tantos chavos y no puedas enamorarte de ninguno” , me duele que no me pueda enamorar güey, que tenga miedo,
tengo mucho miedo a verdaderamente tener un compro miso con una per sona, que digo es para toda una vida, que flo jera que sea p ara
toda una vida, en lugar de poder querer poquito a uno y a otro y a otro y otro y que no haya dolor, porque siempre hay dolor, de una
manera u otra y aparte co mo yo no sabía que era celosa, pero soy celosa y eso es, está de flojera para una pareja ¿no? y pues dolore s
físicos, me he roto todo, pero, el que más me ha dolido es que me disloqué el codo y tres me ses en rehabilitación estuvo b ien pesado y
me engordé como 22 kilos, fue un dolor… está muy fuerte la música ¿o no?… fue un dolor físico y mental los dos junto con pegado,
porque fue un dolor físico que me dolía el bra zo y a la vez me estaba engord ando porque no podía hacer nada y comía má s y más y má s
por ese trauma y luego los 22 kilo s en un año, pues de aquí a que me los adelgazara, olvídate, ¡ah!
2. 13-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
13-04-98
¿En el alma o físico? - El que quieras, el que te haya dolido más, no sé qué te dolió más. La muerte de mi hermano, yo creo, -¡Ay no me
digas eso, de veras, órale, entonces fue en el alma. –Sí. -¿ Y físico? -( suspiro) ¿físico?, “ ese está bien roto, está tirando, ese que trae
usted aquí amigo, está tirando, sí, ese va pa tras” , ¿físico?… -No, no hay . -No, sí he tenido muchos mu y severo s el, e l la fra ctura de la
rodilla… -Pero e l qué más te ha dolido es el… el, como dices e s el dolo r del alma. - A claro, claro y es el que menos ha sanado. -¡De
veras! -No, no ya ahorita sí, pero una perdida se tarda mucho en sanar. -¿Y hace mucho fue? -12 años, era yo una creatura.
3. 13-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
14-04-98
¿Cómo qué mi peor dolor? -El que digas este sí me dolió. -¿De qué alguien me haya hecho algo? –Pues no sé, o sea puede ser físico o emocional o el peor dolor.
-Pues depende ha habi do dolores fuertes pero en diferentes etapas y diferentes cosas o sea, por ejemplo no puedo comparar uno con otro. -¿Pero cuál es el que te
haya impactado más? -Pues cuando se fue Enrique, o sea, no tanto cuan do se fue, sino todo l o que p asó después, que ya s iempre yo no me fui y e nterarme de
cosas que estaba él hacien do all á y todo eso, pero, o sea, igual también cuand o se murió mi abue lita me dolió mucho pero estaba muy chiqui llo, por eso te digo n o
puedo comparar un dolor con otro, pero si lo vemos del lado de ¿cuál dolor me ha dolido a mí más, cuál me ha durado? -O sea ¿cuál ha sido tu peor dolor? -Eso de
Enrique. O sea porque ha habid o muchas cosas que me han dolido mucho pero que, pues si bueno ya me dolió en el momento y se acabó, y te dolió ¿no?, pues si lo
de Enrique todavía me duele… -¿Por qué te ríes?, ya mejor me rio. -Pues sí, ya mejor me río, por no llorar, y es así como que me sigue dolien do y en diferentes
formas, por ejemplo me dolió cuando se fue, me dolió cuando regresó, cuando, o sea cuando re gresó a la boda y me mandó a la chi ngada y o sea cuando, me doli ó
cuando me enteré de lo que hizo con Javier, me dolió cuando, o sea cuando él vino a la bo da de este Alberto pues me mandó a la chingada, pues has de cuenta que
él llegó el ju eves y el viernes me mandó a la chingada, “ ya no y que no era justo para mí” , bájale “ o sea, no me estés diciendo que si es justo o no justo o sea, tú eres
el que ya no qu ieres, o sea acepta que tú eres el qu e ya no qui eres, o sea no me digas que p orque por mí o sea, no me salgas con esa fumada” , ¿verdad? y pues
después, o sea él nunca lo aceptó, pero yo sabía, yo se que él en ese momento ya no quería nada conmigo porque no se le hacía justo, porque él andaba con el Juan,
o sea y me dolió eso también, o sea que yo le preguntaba y le decía “¿qué onda con ese Juan, qué onda?” , porque hablaba mucho de él, “ ¿qué onda?, es tu novio, o
¿lo quieres mucho? o ¿qué onda?” , “ no, somos nada mas amigos” , y hasta la fecha no acepta que él a nduvo con él, ¡pero sí anduvo con él!; me duele mucho las
mentiras, que me haya dicho mentiras, por ejemplo ahorita, ahorita, ahorita me duele q ue ya no me habl a, me entiendes, que igual ya tien e a algu ien y ya no qui ere
hablar conmigo por no d ecirme que ya está con alguie n, o yo no sé qué está pasando; pero o sea la última vez que hab lé con él, fue cuando los pa pás se fueron en
febrero y por ahí del veintitantos de febrero hablamos y pues ya súper bien hablamos muy padre y todo, o sea, después de esto, en un mes yo le hablé cuatro veces,
tres veces le dejé recado en la grabadora y una vez le dejé recado con la chava que vive con él, o sea del veintitantos de febrero para acá, estamos hablando de dos
meses ya, y no se ha reportado, entonces yo ya no le voy a hablar, entonces ahorita eso es lo q ue me duele, ¡pero si me du ele!; o sea a lo mejor ah orita ya no me
duele lo que hizo con Javier, ya no me duele lo que hizo con Juan, ya no me duele lo que eso, ¿me entiendes?, pero ahorita me duele esto; entonces Enrique ha sido
un dolor muy grande p ara mí, porque ya tiene dos años de estarme dolie ndo, o sea de una forma u otra; te digo ha hab ido muchos dol ores que en su momento me
han dolido mucho, o sea mi abuelita, pos yo era el consentido de mi abuelita, yo tenía ocho años cuando ella se murió yo era así como el su güerito de oro y que no se
que, y que la chi ngada y bu eno todo l o que, o sea todas mis tías estaban celosas con mi a buel ita porque a mí me quería más que a sus hijos y no era yo el n ieto
mayor ni era el nieto menor, había nietos más chicos y más grandes que yo, pero yo era el consentido y este aparte, el día que mi abuela murió, nosotros estábamos,
dos hermanas y yo cenando con ell a, porque ell a vivía con nosotros, entonces mi mamá tenía una fiesta y así como que a una cuadra de la casa había un salón d e
belleza y se estaba peinand o, porque tenía una fiesta, estábamos nosotros con la sirvienta y mi abuelita como que se empezó a ahogar, no sé que, el escándalo y e l
pedo y no sé qu e, yo me fui corriendo y le dije a mi mamá, “ ¡mi abuelita se está ahogando!” , y no sé que, y pues ya regresó mi mamá, y la gritería y no sé que, y
empezaron a llegar mis tíos y nos sacaron de la casa y allá nos encerraron en un carro en la calle y no entren y no sé que y yo veía que entraban y salían ambulancias
y no sé cuánto y luego llegó un padre y ya salió y todo mundo ll orando y pues dij e “ pues ya se murió” ; o sea fue algo bien impactante para mí y en ese momento me
dolió mucho, pero, pues a los ocho años o sea te duele en ese momento pero pues se te olvida, ¿no?, después si lloraba cua ndo me acordaba de mi ab uelita y todo
pero, como que es algo que esperas, y más a esa edad o sea, no sé en un mes ya no te acuerdas de que tu abuelita se murió, y no sé, yo creo que esos han sido los
dos más fuertes, porque ahorita no te p uedo p oner otro e jemplo de a lgo así bi en fuerte que me haya doli do mucho, pero… pues el que más ha d urado es el d e
Enrique.
4. 14-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
21-04-98
Mi pior dolor. -Sí. -¿Cuál ha sido? -Pos no sé. –¿Pa´que? -No’más, curiosidad. -Mi pior dolor, mmm… toda la vida, si te lo dijera. –¿Toda la vida? -Si. ¿Cómo? -Con un hijo que tengo, desde la edad de 10 años, empezó de loco y toda la vida no‟mas él y él y hasta ahorita todavía, ya tiene 35 años y todavía, ahora
por eso llegué tarde porqu e llegó a noche bie n loco y pos pleito, ¡hijo ay no! Todo mundo le tiene mied o a „‟Coi ‟‟; tiene un cuerpote es un alba ñil bi en crecido. -¿Y
cuál es la historia de ‘’Coi ’’? -Pues que siempre ha vivido en el pe nal y luego un a vez se robó una tele grandísima, que apenas pudo ll egar al cerro con ella, iba a
llegar a la casa y le di je, “ no, no no, llévatela de aquí, aquí no traigas eso, „amonos”, no, pos lo pescaron, lo sacaron de debajo de la cama, allá en e l cerro donde
vivía con Juana su esposa, bueno y luego ya estaba allá e n el pena l y luego fuí a verlo y luego que i ban a ver el futbol los señores de ahí, los jueces y todo eso y
estaba la tele grandísima, si apenas podía, “ tráetela” , decían los otros con maldiciones, “ no, es de coyito” , ¡es de coyito! todavía estaba robada y se la quitaron y la
agarraron ell os y decían “ pídansela al coyito” . Pero ese coyito ha estado preso desde chi quitill o, ¡siempre! el único, todos no sa lieron nada, todos no, no‟más é l.
Todos los niños le tienen mied o, le corren y todos hasta los grandes. -¿Y por qué le dicen Coi? -Por el coi; está flaco de a tiro, flaco se le ve todo esto (pecho)
muy feo y todo tatuado, todo, todo, todo, todo. -¿Y no tiene fotos? -Estas igual que tu mamá la otra vez que lo vió me dijo, “ a poco ese es su hijo, pues no es feo,
señora, pero mire como anda”, le digo “sí, porque es mariguano señora” , „t a feo, está de a tiro, bien mariguano, todo de todo, él, de todo; el otro día iba bajando de l
cerro todo negro y lo ven los chiqui llos y dice n, “ ¡ay mira como viene, córrele!” , ¡pobrecitos! -¿Por qué negro? -Del farolo o cemento, sabe qu e se echaría. ¿Farolo? -De ese blanco de los zapatos. Y allá está arriba en el cerro, está más arriba que yo. Ya no se ha peleado, primero sí, como llegaba a cada rato la judicial
y lo sacaban encuerado, ahora ya no, es que lo estan siguiendo a caballo los pol icías, suben la montaña pa‟arriba, los caballotes y que los ve y corre, pero la policía
se sube y él se va hasta arriba, hasta mero arriba y se ve todo pa‟abajo, es que de donde vivimos nosotros, se ve todo para abajo, “ ¡ahí viene la policía!”, y a correr
toda la bola de marigua nos, hay muchos, está la esquina llena. -¿Pero están ahí fumando y hacen destrozos a alguien? -No, no a nadie, pero no quieren verlos
ahí sentados; no, no se ponen con nadie, pasa la gente, son serenos, Coi siempre se está riendo, sí, se está riendo. Yo sé cuando fuma mariguana porque es una
risa y los ojos rojos, risa, pero cuando le mete otra cosa, se mira bien feo, ¡ay este ya le cambio!
Es jardinero de aquí del Contry, ya no hace nada así de robar, ya no, ya no quiere estar en el penal, ya hace 10 años que no cai. -¿Y cuántos años ha estado en el
penal o son temporadas de 4 meses o un añ o? -Por años cada año o cada 6 meses, o así y ahora no, ya duró bastante, ya tiene 10 años que ya no, no porque
dice que ya no quiere estar allá, las friegas que les dan, lo que les hacen, les echan agua mineral en los ojos, los meten en el agua, los llevan a la presa de la boca
y los meten con las patas amarrad as hasta abaj o. –¿De veras, en el penal del topo ch ico? -Sí y lue go el agua min eral en las narices, nombre hasta le salía
sangre de las narices, se te revientan las venitas, le decía no escarmientas al rato vas de vuelta y otra vez caía, “sáqueme ma, ya no lo vuelvo a hacer”, mmm no lo
vuelvo hacer, ya no se les quita. –Se les olvida. -Se les olvida, no‟más él, porque estos que tengo nadie ha caído, nadie. -¿Cuántos tiene?
-Siete, siete y
seis, siete hombres y seis mujeres, y ahorita ya, ya no, ya me quede sola ya ahora si no‟más yo. -Entonces que dijo, me vengo al cerro. -Sí, sí, porque vivíamos
allá por Garza Sada y dije vámonos mejor allá, estaban dando terrenos aquí en San Ángel y que pronto agarramos la loma, en el mero cerro; yo me dormía y estaba
así en la ventana cuidando, porque llegab a la judici al y córrele. –Entonces ya en el cerro… -Así en el cerro, así en la noche llegaban, eran las tres cuando llegan
o dos de la mañana, ya sabe, “ córrele” y se iba, no lo alcanzaban, arriba del cerro, allá no lo alcanzan, por eso lo hice estar en el cerro, pa‟ que pudiera correr.
5. 21-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
22-04-98
¿Físico? -El peor dolor que tengas tú. -Mi peor dolor, cuando quise abortar o haber cortado con Ana yo creo y con Daniel. - Esos dos,
esos tres. -O cuando mi hermano abusó de mí, yo creo, ¿por qué? -No, no’mas, ando con eso, dolor, los do lores. -Pero sabes que
realmente, los he sabido manejar muy bien, nunca he tenido un dolor que me haya, por eje mplo lo de mi hermano es para que me haya
hecho pedazos, porque abusó de mí desde que tenía como 5 años, como hasta los 10 y yo siento que lo manejé muy bien, no sé si e so
es lo que me hizo ser gay, pero he llegado a pensar, pero no le voy a echar la culpa a él tampoco, pero lo s he manejado muy b ien; no ha
habido dolores así que digas tú ¡puta!, gracias a Dios, no sé si los escondo mucho y un día me van a ¡puta! a explotar, o los supe manejar
bien, pero en fin sufrir de que hay dolor no. Que chistoso güey, te lo juro que es exa ctamente lo que estaba pensando hace como dos
semanas, porque como he estado demasiado feliz últ ima mente, tengo una racha de varios meses de estar demasiado feliz, ¿ será fict icio?
me he preguntado, ¿será mentira que estoy feliz tan feliz?, porque se me hace mu y raro, ¿qué problemas he tenido?, y no, ningún
problema realmente ha dejado tanta huella en mí, digo ojalá que sea honesto, pero no sé si es cierto o no, si es honesto pos que chingón.
6. 22-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
23-04-98
¿Físico o mental? - El que más te haya dolido, si es físico o es mental. -No, me tienes que determinar cuál, porque tengo un dolor físico
muy fuerte, que fue cuando me caí de un trampolín de 3 metros y mental cuando me fui a vivir a México con mi pareja y se empezó a
besar con una vieja en la sala de mi casa, en la boca, yo llegué y lo piqué por atrás y me aventó. -¿Pero cuál te dolió más e l de l
trampolín… -O sea uno es físico y el otro e s mental, emocional. -¿ Pero no te dolieron igual? -Po s no igual, pero tipo equis pare cido,
mucho. -¿Ha ce mucho fue el de tu pareja? -Hace 3 años, me a cababa de ir a vivir a México, o sea, llego yo, después de haber dejado
toda mi vida en Monterrey para ir me a vivir con é l, hace una fiesta y para que todos pensaran que era buga, se empieza a besar con una
vieja pero gata, naca, fea, prieta, o sea naca y llo ré como 3 horas seguidas en e l cuarto encerrado, de que „‟Wellco me to Mex ico cit y‟‟. Órale ¿y ya no te quedaste con él? -Sí, ese fue mi segundo peor dolor, haberme quedado. -¿Cómo te caíste del trampolín de 3 metros?
-Me subí, entonces el barandal no llegaba hasta la orilla, entonces ví que venían unos primo s hechos la madre, que me querían aventar y
me dio miedo y me quise regresa r a la escalera y me caí. -Y ¿pero no caíste a l agua? -No caí en el piso. -¿Y te quebraste algo? -La
cabeza, 11 puntadas en el cráneo, fractura craneal y todo, cuando llego al hospital, llego casi muerto, o sea me revivieron y todo, si por
eso quedé loquito, yo creo. -¿Y qué edad tenías? -9 años, hosible, hosible, hosib le (horrible ).
7. 23-04-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
14-05-98
(Música de piano). Y yo estaba así (impresionado), pero como estaba cantando, con todo el corazón, le dije “ Lucila oja lá y cantes sie mpre
así, que bárbara que cosa tan hermosa cantaste” , ¡tan tan ta ri! , dice “ sabe porque canté así, acabo de perder con mi n ovio” , fijate, acabó
con ella y se fue a Estados Unidos, pero vino cantando, mur iéndose la mugre. -Como que con la música , el dolor, te calma. -No, no
pero es que siente uno, por eso decía Beethoven “ yo hago mis tristes canciones de mis grandes sentimientos, de mis grandes
sufrimientos” , por ejemplo hay diferentes gentes de artistas Heifer, un monumento tremendo de… un gran violinista yo lo oí cu ando yo
tenía 14 años y no no, ¡era un tipazo chihuahua! y salía, tenía dos violines, con un traje y no se me olvida tenía un frac pavorreal, ¡no!, era
negro, salía ¡hijo! acababa con todo, ese hombre fue muy feliz sie mpre, así tocaba que bárbaro, no, muy guapo, tocando hermoso de 24
años, lo seguían las mujeres por todo el mundo, que bonito, pero este fue un virtuoso en todos los sentidos, nunca le hizo el cuento a
nadie, las mujeres “ quiero un hijo, quiero un hijo” , se casó con una artista de cine muy famosa y le decía que lo acompañara para que no lo
molestaran, así, bueno, mira el reverso de la medalla, mult imillonario y ganaba dinero, de los discos y de todo, ganó mucho dinero y luego
me platicó un amigo que es violinista también, le dije, “ bueno ¿por qué se divorciaron?” , siendo él un hombre tan integro, fue un hombre
que se dedicó al vio lín, para él su vida era el violín, lo demás, no le importó ni los h ijo s ni nadie, los h ijo s lo odiaban, que tristeza, después
de portarse tan bien como él, pero él su vida era el vio lín, la música, ni la vie ja ni lo s hijo s, otra cosa fue diferente fíjate. -¿Usted ha tenido
dolores muy fuertes y co mo que con la música se…? - Sí, una hija se me murió. Mi mu jer tocaba mu y bien el piano y cuando empezó a
tener hijos empezó a tocar diferente completamente, ella nunca me creía, creía que me burlaba yo de ella, ella tocaba mejor que yo, le
decía “ hija que bonito estás tocando, que diferente estás tocando” me decía “ no se esté burlando” , ya era madre. Yo tuve 9 hijos, mi muje r
era muy fa miliar, no te creas, e lla d ice que yo, ella era la que, ya no‟ más crecían nuestros hijos y decía “ haber como se logran” , así tan,
ignorante, ignorante, en ese sentido fue una mujer ignorante y digo yo, cuantos tuvimo s graves, n iños graves y que se muere y que no se
muere, eso te está amolando acá y luego tú lo tienes que vaciar en algún lado, en la música, ¿verdad?
8. 14-05-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
21-05-98
Mi peor dolor es éste de la, de la columna vertebral, cuando, cuando estuve dos días tirado con un dolor que me quería suicidar, yo no
sabía, mira a mí, mi doctora me trataba los los dientes sin anestesia, yo porque no me metiera la aguja, ni nada, sin anestesia, me decía
“ levanta la mano cuando te duela” y ahí cada cuando levantaba la mano y “ ¡ay!” pero sin levantar la mano, yo no sabía lo que era un dolor de
muelas ni de nada hasta que supe lo de la espalda y dije “ ¡ay cabrón!” este sí es, pero dolor grueso, no tengo duda. -¿Ese es tu peor dolor
de toda la vida? -Sí, de toda mi vida, porque me preguntas, es una broma así de que no vayas a sa lir co n una de… -No,no,no, no’ mas
curiosidad. -Ahora yo te voy a p reguntar, estas en el desierto con mucho calor y arena, tienes contigo a 5 compañeros que son un caballo,
un león, una oveja, una vaca y un mono, un chango, éste, necesariamente tienes que deshacerte de uno de ellos, ¿de cuál te deshaces? Una vaca, un conejo… -No, un conejo no, una vaca, una oveja, un león, un caballo y un chango, un mono, son cinco . -El león. -Pr imero de l
león, y luego sigues, las misma s circunstancias y luego ¿de quién? -El borrego. -El borrego, igual mismas, otro tercero te tienes que
deshacer. -Vaca, chango y que. -Vaca, chango y caballo. -Vaca. - Vaca, luego te quedan dos te tienes que deshacer de uno. -Caballo.
-Y te quedas con con… -El changuito. -Mira igual que yo, yo me quedé con el changuito, bueno esa es una prueba japonesa de arquetipos,
cada animal simboliza algo, el el león significa el orgullo que fue el primero que tú dejaste, luego dejaste la oveja, la ove ja signif ica la
amistad, luego dejaste la vaca, la vaca significa, el, éste las necesidades básicas, luego dejaste el caballo que significa la pasión y te
quedaste con el changuito que significa los hijos. -¡Los hijos! -Yo también me quedé con el changuito. -Válgame, ta‟bien. -Está bien, sí, es
una prueba que salió en internet son.
9. 21-05-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
27-05-98
¡Ay! (se tropezó con una piedra en Chipinque). - ¿Ese? -No mbre, cuando se fue Paulina, hace días yo te d ije. -(pero se me bor ró). Sí
pero no me acuerdo bien. -Fue cuando se fue y me dejó ahí y se enojó porque no la fui a dejar al aeropuerto. -¿Y cuánto tiempo te
dolió? -¡Ay no!, no pos hasta ahorita güey, ahorita a la que le está doliendo es a ella, le hablé el sábado, ¡aaaaa! llore y llore por teléfono.
-¿Y hace cuánto que se fue?
-Desde noviembre y duró dos años conmigo, como año y medio, bueno, cuatro años llevamos ya, ahí
peleándonos como año y medio y ya se acostu mbró a lo bueno y ahora me dice que si yo era su mejor amiga, “ ¡ yo no quiero ser tu mejor
amiga!” , y la otra, “ nunca con nada que estás a gusto sie mpre tienes que estar jodiendo toda la vida” , creo que es lo más bon ito que me
han dicho en mi vida, de‟ veras. -¿Y desde Noviembre que no la ves? -¡Nombre! la vi en Diciembre y la vi ahorita. -A bueno. -¡A
verdad!
10. 27-05-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
18-06-98
Mi rod illa güey -¿Tu rodilla? -Mi rodilla y ese es mi dolor fí sico más cabrón. -¿ Y emocional? -Ese es un secreto que no te lo voy a platicar
güey -¿Pero qué pasó, bueno, qué pasó con tu rodilla entonces? -Futbol, me tronó güey, la rodilla en una jugada fuerte güey, tronó cabrón,
hace 6 años güey, o 6, 7 años. -¿Te sigue doliendo? -No, quedé, quedé, quedé muy bien, quedé muy bien y vi a lo s mejores doctore s en
Monterrey, me fui a Houston y a cabé con el me jor doctor en México, que es el doctor de lo s Pumas de la UN AM para rodilla s en el DF, e l
doctor de los Pumas y que era el equipo campeón en ese entonces, además de que era campeón el güey a sido siempre parte de la UNAM y
fue doctor del equipo de americano, del equipo de primera división de futbol güey y de med icina de ahí del UN AM, la UN AM la un ive rsidad
más grande de México y todos los cabrones güey, que no vio cabrón, de rodilla, así que no era un experimento, haber, que haber si quedaba
como lo dijeron en el colegio güey, sino el güey ya sabía que pedo y dije “ ¡él!” –Órale. -Y quedé con madre güey, de hecho el único
defecto que hay, si tocas tú aquí, toca aquí, me quedó un huesito un poco salido güey, porque se le olvidó rebanarlo güey y ya después d e
que estaba bien y todo, “ hay una bolita aquí” , me tocó y dijo “ ah sí, este, tienes saltado el hueso, no hay pedo vente progra mamos y
quirófano y te lo rasuro para que te quede lisito” , le dije “ güey, no quirófano y no rasurada güey y así me quedo güey” , tienes que ir al hospital
güey, estoy bien. -¿Y emocional no me lo quieres decir? -No, no voy a andar platicando toda mi vida íntima.
11. 18-06-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
07-07-98
La pancita, la pierna y este y y la pancita, la pierna y el pie y e ste y la cabeza. -¿Te ha dolido mucho la pancita Romano? .-Sí. -¿Que sientes?
-Mmm, que no hago popo. -¿Y te duele por qué no puedes hacer popo? -Sí, porque sale bien fuerte la popo. -¿Y la pierna por qué te duele?
-Porque aguanto mucho en la bacinica. –¿Y se te duerme o qué? -Sí. -¿ Sientes cosquillas o qué, qué si entes? -Cosquillas. -¿ Y el pie por
qué te duele el pie? -Porque también aguanto mucho en la bacinica. -¿Y la cabeza por qué te duele la cabeza Romano? -Porque hago
mucho ejercicio. -¿Te duele por qué haces mucho ejercicio? -Sí.
-¿Qué ejercicio haces? -La maroma. -Maroma s ¿cuando haces
gimnasia? Sí.
12. 07-07-98, 1998, 0.50 x 1.20m.
Serie Así es
Disculpe las molestias
Juan Antonio Molina
En una reciente fotografía de Yolanda Leal aparece una mujer
desnuda, sentada de frente a la cámara, con las piernas abiertas. En
el lado interior de los muslos ha colocado un texto: “disculpe las
molestias”. La frase, que comienza en un muslo y termina en el
otro, está inevitablemente cortada por los genitales de la mujer.
En este, como en el resto de los trabajos fotográficos de Yolanda
Leal, la mujer es la propia autora de la foto. Este ejercicio de
autorretrato es una de las vías privilegiadas para un tipo de arte que
busca la menor cantidad de intermediaciones entre el sujeto
fotografiado y la mirada del espectador. No es extraño que sea una
opción frecuentemente elegida por fotógrafos interesados en
construir un discurso sobre su propia identidad.
Lo particular en esta obra es que llama la atención sobre la mirada
y sobre el acto de mirar, como acto de consumo e incluso como
ejercicio de poder. Si observamos la foto que he comenzado a
describir, veremos que se constituye sobre un eje vertical entre
cuyos extremos superior e inferior se establece una especie de
circuito, entre un sujeto que mira y un objeto para la mirada.
Arriba, los ojos de Yolanda Leal, mirando a la cámara, de manera
concentrada; abajo, los genitales, ofreciéndose a la mirada del
espectador.
Estos dos polos podrían estar compitiendo, no por ocupar el centro
de atención, sino por asumir el protagonismo en la definición del
sentido de la foto. En todo caso, es en esa competencia en donde
finalmente se concreta dicho sentido. Si podemos entender esta
fotografía como el resumen de una actitud agresiva, que reta la
mirada masculina, es precisamente por esa combinación entre la
mirada femenina que se impone y la exhibición casi brutal del
sexo.
En esa foto el sexo femenino no se está ofreciendo a la mirada
complacida de un espectador masculino, más bien está frustrando
esa complacencia, en la medida en que aparece sin las
connotaciones de pasividad que pudieran resultar más estimulantes
para el goce. Sobre todo en la medida en que dicho goce se
relaciona con una actitud de posesión y consumo. Tanto la
posesión como el consumo dependen del establecimiento de roles
para el consumidor y lo consumido, donde la primera figura
vendría a presumir de una cualidad activa, en relación con la
pasividad de la segunda. Esos roles son invertidos en la fotografía
de Yolanda Leal, de modo que lo femenino aquí se presenta en una
contradicción desconcertante: se impone a la mirada, pero la rebasa
y la neutraliza.
Por lo demás, lo femenino hace gala de una fuerza, de una
“virilidad” podríamos decir, que contradice cualquier expectativa.
Los genitales, provocativamente expuestos, adquieren una
apariencia casi fálica. El texto “perdone las molestias” parece estar
haciendo alusión a esa perturbadora inversión de los estereotipos
que codifican la diferencia sexual. La ironía del texto establece
otra confrontación, en el plano del lenguaje. Es un enunciado
directo, que enfrenta a un posible interlocutor. Por un lado, ayuda a
localizar mejor a ese presunto espectador masculino, colocado en
una posición incómoda por la imagen. Por otra parte, parece
comentar, aunque sea tangencialmente, una actitud colectiva,
basada en el machismo y la subestimación de lo femenino.
La inscripción del texto en el cuerpo es recurrente en la obra
fotográfica de Yolanda Leal. De hecho, constituye uno de los
recursos fundamentales de su trabajo. Todas las obras de la serie
Así es tienen esa característica. Puede tratarse de un texto escrito, o
simplemente de una serie de señales o marcas que se colocan en el
cuerpo. Un buen ejemplo de lo primero es la fotografía donde
aparece la autora entrando a una habitación (que pudiera ser de un
hotel). En la espalda lleva escrita la frase: “soy puta”. Esta es una
manera de asociar el cuerpo con la presunción de un encuentro
clandestino, o por lo menos de una sexualidad que se mantiene al
margen de las normas. Esta, como la mayoría de las fotos de
Yolanda, está recreando un ámbito de libertad para la sexualidad
femenina. Aquí no es el cuerpo en sí mismo, sino el texto, el
elemento que confronta y reta al espectador. La figura aparece de
espaldas y vestida, de modo que es el enunciado el que establece el
contexto de su lectura. Aquí advertimos de nuevo ese
exhibicionismo subversivo, que además reproduce y niega el juicio
colectivo.
Otra variante tiene que ver con las analogías entre el cuerpo
femenino y los objetos de consumo. En una de sus fotos aparece
marcado en su cadera el símbolo del dinero, en otra aparece el
logotipo de Calvin Klein. Estas, como otras marcas que aparecen
yuxtapuestas en el cuerpo, sustituyendo de algún modo al vestido
ausente, se constituyen en irónicas señales de una identidad que
está siendo constantemente cuestionada. De alguna manera el
énfasis en lo individual se ve matizado entonces por la sugerencia
del anonimato, de la serialización y de la pasividad, propia de
cualquier mercancía en la sociedad contemporánea.
La fotografía (incluso la fotografía publicitaria) sería un intento
paradójico de destacar a un objeto en medio de sus similares, para
darle, no mayor individualidad, sino mayor capacidad de
representatividad. En la publicidad el objeto habla en nombre del
género. En los desnudos de Yolanda Leal, su propio cuerpo parece
hablar en nombre de lo femenino. De modo que aun cuando la
autora posa frente a la cámara, el concepto de autorretrato se hace
bastante ambiguo, puesto que la identidad del individuo pasa a un
segundo plano, su presencia en la imagen tiene un carácter de
generalización que se sustrae de lo autobiográfico. Si además
tenemos en cuenta la posibilidad de la ficción, apreciaremos mejor
la capacidad que tienen estas fotos para alejarse sinuosamente de
ese referente, aparentemente tan fuerte que es la propia autora.
La fotografía contemporánea ha dirigido la atención sobre los
problemas de identidad desde una nueva óptica. Los discursos
sobre identidades colectivas pasan por la representación y el
cuestionamiento de las identidades individuales, cuando no son
simplemente desplazados por éstos. Lo interesante aquí es que este
trabajo sobre las identidades de los individuos puede preferir la
representación del cuerpo. No tanto por las posibilidades del
cuerpo para resumir o concentrar las marcas de individualidad,
sino porque todos los temas de identidad, tal como se trabajan
desde el arte contemporáneo, parecen atravesados por el tema de la
sexualidad. Incluso la definición política de grupos étnicos,
religiosos o nacionales se contamina de ese elemento crucial que es
la identidad sexual.
De modo que un trabajo como el de Yolanda Leal, concentrado en
la relación entre lo femenino y la representación, y mediado por un
relato más o menos poético sobre su propia identidad, encaja
perfectamente en el panorama de la fotografía actual, y ocupa un
lugar propio entre las nuevas tendencias de la fotografía mexicana.
ADVERTENCIA
Fotografías recomendadas para
personas de amplio criterio.
Puede contener uno o más de lo siguiente
CONTENIDO:
AB
Aborto
AD
Adulterio
CG
Contenido Gay
DP
Desnudo Parcial
DT
Desnudo Total
ES
Escenas sexuales
I
Incesto
LA
Lenguaje para adulto
LO
Lenguaje ofensivo
P
Promiscuidad
SA
Situaciones para adultos
SE
Escenas sexuales explícitas
SG
Sexo gay
SL
Sexo lésbico
SS
Sexo sugerido
UA
Uso de alcohol
UD
Uso de drogas
V
Violencia
VF
Violencia Familiar
VG
Violencia Gráfica
VP
Violencia Psicológica
VS
Violencia Sexual
VV
Violencia Verbal
Así es, 2000, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: DP/LA/LO/SA/SS/V
Así es II, 2000, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: DT/LA/SA/SS
Así es III, 2001, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: DP/SA/SL
Así es IV, 2001, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: DT/ DP
Así es V, 2001, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: LO
Así no es, 2002, 1.50 x 1.0 m .
Contenido: DT/LO
Ciencia ficción I, 2000, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: DP/LA/SA
Ciencia ficción II, 2001, 1.0 x 1.50 m c/u.
Contenido: DP/SA
serie Sorry it´s my nature
Representar las diferentes reacciones del ser humano al cometer
una falta moral. Provocar a la gente y analizar que reacciones
manifiesta ante este comportamiento.
Fernando Savater menciona en su libro Ética para Amador
“Cuando la gente habla de moral y sobre todo de inmoralidad, el
ochenta por ciento de las veces –y seguro que me quedo corto- el
sermón trata de algo referente al sexo. Tanto que algunos creen que
la moral se dedica ante todo a juzgar lo que la gente hace con sus
genitales.”
La gente vive una doble moral.
Es por hobby, 2004, 1.0 x 1.50 m.
Se trata de disfrutar, 2004, 1.0 x 1.50 m.
Que se vaya a España, 2005, 1.0 x 1.50 m.
Yo soy la culpable, 2007, 1.0 x 1.50 m.
Entre pure mala mujer, 2007, 1.0 x 1.50 m..
30. It´s not what you think, 2008, 1.0 x 1.50 m.
¿Quién te manda?, 2008, 1.0 x 1.50 m.
De eso no se trata, 2008, 1.0 x 1.50 m.
You humans there´s no sense of humor, 2008, 1.0 x 1.50 m.
Abriendo puertas, 2008, 1.0 x 1.50 m.
One finally look at the past, 2008, 1.0 x 1.50 m.
FIN, 2009, 1.0 x 1.50 m.
serie Sorry it`s my nature. Snow versión.
Primeras fotos sobre la próxima versión de “Sorry it´s my
nature”, se lanzarán cuatro versiones diferentes, ¡este al
pendiente!
¡Muy pronto saldrá “Sorry it´s my nature, desert versión”!
Es por hobby, 2009, 1.0 x 1.50 m.
Se trata de disfrutar, 2009, 1.0 x 1.50 m.
Yo soy la culpable, 2009, 1.0 x 1.50 m.
Curriculum vitae
Yolanda Leal
25 de mayo de 1968, Monterrey, N.L. México
Dirección:
Leonardo da Vinci #2557, Contry La Silla, Guadalupe, N.L.
México C.P. 67173
Tel:
+52 (81) 11 00 03 70
Fax:
+52 (81) 11 00 03 70
Celular:
+52 (81) 80 10 71 91
E-mail:
lealy452@hotmail.com
Estudios
2000-2008
1998
1994
1992
1990
Diferentes cursos impartidos en La Casa de la Cultura y Centro de las Artes.
Curso con Pierre Raine (MARCO)
Fotografía con Juan Rodrigo Llaguno
Maestría en Administración. ITESM
Arquitectura. ITESM
Exposiciones individuales
2004
“Yolanda Show”
2003
“Así es”
2001
"Como quien dice"
1998
"¿Cuál ha sido tu peor dolor?"
Exposiciones colectivas
2009
“The kids are alright”
2007
“Reseña de la Plástica Nuevoleonesa”
2006
“Reseña de la Plástica Nuevoleonesa”
“El Espacio Importa”
2005
“ARTE NUESTRO”
2004
“Art Miami”
“Monterrey Art”
“Día Común”
2003
"Muestra colectiva de arte"
“Arte al día”
2002
"Sobre la Ola"
"Reseña de la Plástica Nuevoleonesa"
"Salón de la Fotografía N.L."
"V Bienal Regional de la Plástica Joven"
2001
"Gente Latex Monterrey Art"
2000
1999
1998
Casa de la Cultura. Monterrey, N.L.
108 Contemporary Art. Miami, Florida.
Cadaqués. Monterrey, N.L.
Galería La BF.15 Monterrey, N.L.
"Salón de la Fotografía N.L."
"Salón de la Fotografía N.L."
"Fotógrafos de N.L."
"Sin valor comercial"
Pristine Galerie. Monterrey, N.L.
Casa de la Cultura. Monterrey, N.L.
Casa de la Cultura. Monterrey, N.L.
Centro Cultural Fotográfico. Monterrey.
Museo Metropolitano. Monterrey,
Miami Convention Center
La Llorona Gallery. Chicago, EUA.
El Particular. México, D.F.
Esquina de Bodegas. Ensenada, B.C.N.
Palacio Municipal. Monterrey. N.L.
Edificio Martel. Monterrey, N.L.
Casa de la Cultura. Monterrey, N.L.
Cineteca. Monterrey, N.L.
Casa de la Cultura. Monterrey, N.L.
Espaco Cultural Conselheiro Paschoal.
Cittadino, Niterói, RJ, Brasil.
Cineteca. Monterrey, N.L.
Cineteca. Monterrey, N.L.
Cineteca. Monterrey, N.L.
Centre Culturel du Mexique. Paris, Francia
"Salón de la Fotografía N.L."
"Condición Humana"
"Made in Mexico/Made in Venezuela"
"III Bienal Regional de la Plástica Joven"
"¿Quién cree todavía en Santa Claus?"
Cineteca. Monterrey, N.L.
Galería Efímera. Monterrey, N.L.
Art Metropole. Toronto. Canadá.
Casa de la Cultura. Monterrey, N.L.
Galería La BF.15 Monterrey, N.L.
Premio
2000
"Salón de la Fotografía N.L.",Cineteca. Monterrey, N.L.
Descargar

¿Cual ha sido tu peor dolor