Jóvenes estudiantes del interior profundo
egresan de propuesta educativa en Tacuarembó
Es viernes, uno cualquiera y todos, desde los primeros días de marzo hasta
mediados de diciembre, atravesando el otoño, el invierno y la primavera.
En la ciudad de Tacuarembó, a las dos de la mañana, una docente se
prepara para salir en el ómnibus a recoger a un grupo de adolescentes y
jóvenes, recorriendo siete poblados del departamento alejados de la
vorágine urbana cotidiana. El destino es la localidad de Clara, donde la
conjunción de la voluntad y el esfuerzo de instituciones públicas y
privadas, logró establecer una propuesta de Educación Media, viabilizando
la continuidad de formación y capacitación de quienes se comprometieron
con la oportunidad, aceptando el desafío.
En ese lugar, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP)
reconoció a la primera generación de egresados del Primer Programa de
Formación Profesional Básica adaptado al medio rural, del Consejo de
Educación Técnico Profesional-UTU, que se dicta en la Escuela Rural N°58,
dependiente del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP).
El poblado de Clara está ubicado en la 3ª sección judicial del departamento
de Tacuarembó, al Este de la cuchilla de los Once Cerros, a la vera de la Ruta
59, muy cerca de las costas del arroyo Clara, en medio de una extensa zona
dedicada a la producción forestal y ganadera.
A los cursos –que comenzaron en 2012- asisten actualmente unos 50 alumnos
del poblado Clara y de las localidades cercanas de Paso de los Novillos, Rincón
de Zamora, La Hilera, Aldea de San Joaquín, Montevideo Chico, Los Furtado y
Los Cuadrado. Todas estas localidades cuentan con poco más de 150
habitantes y algunas con menos de 20.
Varias instituciones públicas y privadas conjugaron acciones para cristalizar
este proyecto, en cuyo marco, este año, 20 jóvenes rurales finalizaron la
Educación Media Básica.
Esta es una solución educativa para los jóvenes de la zona, en el interior
profundo, que no podían trasladarse a un centro urbano para continuar su
formación y capacitación en la Educación Media Básica, luego de completar el
ciclo primario.
La propuesta surgió en función de un acuerdo que se firmó entre la UTU, la
Fundación UPM, los establecimientos agropecuarios de la zona y el Programa
Cardjin. El proyecto cuenta, además, con el apoyo del Consejo de Educación
Inicial y Primaria (CEIP), la Intendencia Departamental de Tacuarembó y el
Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).
PROYECTO ADECUADO
La oferta fue adaptada para que se desarrollara los días viernes y sábados,
durante tres semanas al mes en la escuela rural de Clara, donde los alumnos
reciben desayuno, almuerzo y merienda.
La restante semana los estudiantes viajan a la ciudad de Tacuarembó -a la
Escuela Técnica- para que tengan un intercambio con sus pares, además de
asistir a talleres complementarios, alojándose en la Colonia de Vacaciones del
CEIP y en la Escuela Agraria Tacuarembó.
Las orientaciones de estas propuestas son en el Área de Informática y de
Carpintería, complementadas con horas no presenciales. Los docentes
continúan desarrollando estrategias pedagógicas para dar continuidad al
aprendizaje en el tiempo no presencial.
En este sentido, se han capacitado en el manejo de programas off line que son
cargados a las computadoras Ceibal de los estudiantes, lo cual promueve el
aprendizaje autónomo.
Por otro lado, cabe destacar que también funciona en la misma localidad, una
propuesta similar en Ciclo Básico Rural Extendido, modalidad semi-presencial,
cursando el 2° año en 2014.
MOMENTO ESPECIAL
Luego de sortear varias decenas de kilómetros por la difícil y polvorienta Ruta
59 –que discurre entre importantes establecimientos dedicados a la
producción ganadera y con grandes extensiones forestadas- que soporta un
incesante tráfico de camiones de gran porte, que trasladan la madera hasta la
planta industrial de UPM, se llega al poblado de Clara.
A unas dos cuadras del ingreso a la localidad, junto al terreno en el cual la
Intendencia Departamental de Tacuarembó termina de construir un Salón
Multifunción, que servirá para diversas actividades de la comunidad, aparece
el local de la Escuela Rural N° 58, vestida con sus mejores galas para albergar
el acto protocolar.
Visualizando los rostros y actitudes de los tempraneros asistentes, el momento
será especial en virtud del significado que encierra: tres años de esfuerzo y
dedicación de mucha gente, además de los responsables que viabilizaron la
propuesta, los docentes que eligieron dejar la comodidad de los centros
educativos urbanos de la capital departamental -o cercanos a ella- y el grupo
de alumnos que sienten que su esfuerzo valió la pena y que el sueño cumplido
les abre nuevos caminos hacia el futuro.
Los orgullosos abanderados de la Escuelita presiden la ceremonia, de la que
también participan sus pares, maestras y otros colaboradores, autoridades de
la UTU, de la Escuela Técnica Tacuarembó –de la que dependen los cursos-,
de la Escuela Agraria Tacuarembó, y de las demás instituciones que están
involucradas en la propuesta.
Mientras que por la Ruta 59, que pasa frente al local escolar, se cruzan los
camiones madereros, los asistentes –entre quienes estuvieron familiares y
vecinos de los alumnos de las ocho localidades- visiblemente emocionados,
entonaron el Himno Nacional.
Posteriormente, hablando en representación de sus pares egresados, el
alumno Robert González, demostrando claramente la satisfacción de haber
alcanzado la meta planteada, agradeció a los mayores por la oportunidad y la
preocupación de mirar más allá de las fronteras citadinas.
Por otro lado, dirigiéndose a quienes continúan en los cursos expresó su deseo
que no claudiquen en el esfuerzo. “Espero que nos tomen como ejemplo y les
sirva de impulso para seguir”, enfatizó.
La Directora de la Escuela Técnica Tacuarembó, Profesora Sheila López,
destacó el “esfuerzo y dedicación” de todos los involucrados “para alcanzar
este logro”. Asimismo, exhortó a las autoridades respecto a “que estas
experiencias se repliquen en el interior profundo para que se cumpla el
derecho a la educación”.
La Coordinadora del Programa Cardjin, socióloga Karina Fuertes –quién
también se encargó de coordinar el funcionamiento de los cursos- valoró que
el egreso de la primera generación significa que son “20 alumnos a los que se
les abren nuevos caminos”, recordando que “transitaron por muchas
dificultades y las superaron”.
“Muchas manos aportaron a este desafío. La Educación Media llegó a Clara y
para quedarse”, subrayó la profesional, instando a la comunidad para que “se
comprometa y siga luchando”.
SECRETARÍA DE RELACIONES PÚBLICAS- CODICEN
Síganos en: https://twitter.com/ANEP_Uruguay
PIE DE FOTOS
2014-12-09-cursos clara-utu-RRPP 01 – Un camino mejor
2014-12-09-cursos clara-utu-RRPP 02 – Construyendo futuros
2014-12-09-cursos clara-utu-RRPP 03 – Más que un símbolo