ABR-SEPT 98
RESEÑAS
433
c a r t a e s t á redactada en p r i m e r a persona del p l u r a l . El autor habla en n o m b r e de
los franceses ( i ) , y t e r m i n a c o n una frase que me parece francamente lamentable:
" A y ú d e n o s , pues, S e ñ o r Presidente, a defendernos de nosotros mismos".
C L A U D I A MALDONADO T R U J I L L O
GIOVANNI SARTORI, Homo videns. La sociedad teledirigida, t r a d u c c i ó n de A n a Díaz
Soler, M a d r i d , Taurus, 1998.
D i c e Ortega, en La rebelión de las masas, que "lo c a r a c t e r í s t i c o del m o m e n t o es que
el alma vulgar, s a b i é n d o s e vulgar, tiene el denuedo de a f i r m a r el derecho de la
v u l g a r i d a d y l o i m p o n e dondequiera". Dicha a s e v e r a c i ó n , escrita a finales de la
d é c a d a de los veinte, se ratificaba a mediados del siglo, cuando a p a r e c í a el aparato creador y recreador, p o r excelencia, de las masas: la t e l e v i s i ó n .
A p a r t i r de ese hecho, G i o v a n n i Sartori advierte: u n m u n d o concentrado
s ó l o en el hecho de ver es u n m u n d o e s t ú p i d o . E l homo sapiens, u n ser caracterizad o p o r la r e f l e x i ó n , p o r su capacidad para generar abstracciones, se e s t á convirt i e n d o en u n homo videns, una c r i a t u r a que m i r a pero que n o piensa, que ve pero
que n o entiende.
El proceso comienza desde la infancia. L a t e l e v i s i ó n es la p r i m e r a escuela del
n i ñ o , en donde se educa c o n base en i m á g e n e s que le e n s e ñ a n que l o que ve es l o
ú n i c o que cuenta. Así, la f u n c i ó n s i m b ó l i c a de la palabra queda relegada frente a
la r e p r e s e n t a c i ó n visual. E l n i ñ o aprende de la t e l e v i s i ó n antes que de los libros:
se f o r m a v i e n d o y ya n o lee. Dicha f o r m a c i ó n va atrofiando su capacidad para
c o m p r e n d e r , pues su mente crece ajena al concepto - q u e se f o r m a y desarrolla
m e d i a n t e la c u l t u r a escrita y el lenguaje v e r b a l - . De esta manera, "los e s t í m u l o s
ante los cuales responde cuando es adulto son casi exclusivamente audiovisuales".
Dejando a u n lado la f u n c i ó n de entretenimiento que la televisión tiene, Sartori
se concentra en su labor formativa. N o es el homo ludens el que le interesa, sino el
homo videns. Si el n i ñ o crece j u n t o al televisor, su c o n c e p c i ó n d e l m u n d o se vuelve
u n a caricatura; conoce la r e a l i d a d p o r m e d i o de sus i m á g e n e s y la reduce a é s t a s .
Su capacidad de a d m i n i s t r a r los acontecimientos que lo rodean e s t á c o n d i c i o n a d a
a l o visible: su capacidad de a b s t r a c c i ó n (de trascender, p o r decirlo de a l g ú n m o d o ,
lo q u e le dicta el ojo) es sumamente pobre, "no s ó l o en cuanto a palabras, sino
sobre todo en cuanto a la riqueza de significado". L a imagen n o tiene c o n t e n i d o
cognoscitivo, es p r á c t i c a m e n t e i n i n t e l i g i b l e . E l acto de ver anula, en este caso, el
de pensar. E l concepto queda sumergido entre colores, formas, secuencias y r u i dos de fondo. En tanto que la a s i m i l a c i ó n de una palabra requiere d e l conocim i e n t o de u n lenguaje y de una lengua, la imagen, p o r su parte, se procesa autom á t i c a m e n t e : se ve, y c o n eso es suficiente.
Por supuesto, S a r t o r i n o i g n o r a las repercusiones p o l í t i c a s que acarrea el
s u r g i m i e n t o del homo videns. Si es cierto que la democracia es e l g o b i e r n o de la
o p i n i ó n , y que los medios (especialmente la t e l e v i s i ó n ) son, en g r a n m e d i d a ,
434
RESEÑAS
Í7XXXVIII-2-3
formadores y transmisores de la misma, entonces la importancia que adquieren
c o m o instrumentos de y del poder es enorme.
E n el m u n d o del homo videns n o hay m á s a u t o r i d a d que la de la pantalla:
el i n d i v i d u o sólo cree en lo que ve (o en l o que cree ver). Sin embargo, la imagen
t a m b i é n miente; puede falsear los hechos c o n la misma facilidad que cualquier
o t r o m e d i o de c o m u n i c a c i ó n , con la diferencia de que, "la fuerza de la veracidad
inherente a la imagen hace la m e n t i r a m á s eficaz y, por tanto, m á s peligrosa".
A d e m á s , la propia naturaleza del espacio televisivo tiende, irremediablemente, a
descontextualizar las i m á g e n e s que transmite, pues mientras se ocupa de las últimas noticias y de las i m á g e n e s m á s escandalosas, margina otros aspectos que aunque pueden ser m á s importantes que los que se ven, n o son, p l á s t i c a m e n t e , tan
atractivos. L o inquietante es, pues, que el poder de la evidencia visible es contundente, é s t a siempre dice l o que tiene que decir: su veredicto es irrefutable.
Asimismo, el hecho de que la t e l e v i s i ó n lo convierta todo en e s p e c t á c u l o ,
atrepella la p o s i b i l i d a d del d i á l o g o : la pantalla, simplemente, no tiene interlocutores. L a imagen no discute, decreta; es, al mismo t i e m p o , j u i c i o y sentencia. L o
cual es a ú n m á s grave si se piensa que la t e l e v i s i ó n tiene, p o r lo mismo, cierta
preferencia por el ataque y la agresividad, pues pueden ser, en sí, visuales; en
tanto que la defensa o la inteligencia requieren, por su parte, de un d i s c u r s ó que
para el ojo desnudo es a b u r r i d o e indescifrable. Q u i e n es acusado por los medios,
es, en la mente del p ú b l i c o , culpable inmediatamente.
Las elecciones se vuelven, p o r su parte, una competencia en donde son los
hombres, y no los programas de gobierno n i el respaldo partidista, los que se graban en la mente del elector. " L a t e l e v i s i ó n nos p r o p o n e personas en lugar de
discursos [...] El v i d e o - l í d e r m á s que t r a n s m i t i r mensajes es el mensaje." L a p o l í t i ca, p o r t e l e v i s i ó n , requiere de personajes, se fundamenta en la e x h i b i c i ó n de rostros. N o obstante, ello v a r í a s e g ú n el sistema p o l í t i c o en c u e s t i ó n : si el voto es p o r
lista o p o r candidato, si es en distritos u n i n o m i n a l e s o p l u r i n o m i n a l e s , si los partidos son d é b i l e s o e s t á n institucionalizados, si se trata de u n sistema presidencial o parlamentario. L a tendencia, sin embargo, persiste en mayor o m e n o r grado: la imagen televisiva personaliza la p o l í t i c a .
C u a n d o Ortega sentenciaba "el hombre-masa no atiende a razones", su j u i c i o
era exacto. A h o r a , la t e l e v i s i ó n a c e n t ú a ese f e n ó m e n o en el homo videns: p r o m u e ve la e m o t i v i d a d y la e x c i t a c i ó n , muestra i m á g e n e s que conmocionan y encienden
pasiones en el televidente, sin que éste tenga que comprender lo que m i r a ; sus pasiones l o d e t e r m i n a n sin sesgos racionales.
E n la era global, la t e l e v i s i ó n fortalece el localismo, aldeaniza. " E l m u n d o
visto en i m á g e n e s es necesariamente u n m u n d o de primeros planos: algunas caras, u n g r u p o , una calle, una casa. Por tanto, la u n i d a d foto-aprehensible es, al
m á x i m o , la aldea, el c o n g l o m e r a d o h u m a n o m í n i m o . " La realidad se percibe p o r
m e d i o de estampas, de tomas y cortes que, en definitiva, reducen la c o m p l e j i d a d
de los hechos y del planeta para hacerlo video-interesante. De t a l suerte, la televisión se convierte en u n agente perverso de la g l o b a l i z a c i ó n . Mientras que p o r u n
lado homogeneiza mediante la e x p l o t a c i ó n de la sensibilidad del p ú b l i c o (¿o de-
ABR-SEPT 98
RESEÑAS
435
b e r í a decir sensiblería?); p o r el otro, fragmenta, mostrando recortes d e l m u n d o
q u e i m p i d e n una c o m p r e n s i ó n i n t e g r a l de éste. Muestra i m á g e n e s de aldeas dispersas y distintas, pero que provocan l o mismo.
Sobre la posibilidad del g o b i e r n o del pueblo en la é p o c a del homo videns,
S a r t o r i cita a G h i t a Ionescu: "El hecho de que la i n f o r m a c i ó n y la e d u c a c i ó n polít i c a e s t é n en manos de la t e l e v i s i ó n [...] representa serios problemas para la dem o c r a c i a . E n lugar de disfrutar de una democracia directa, el demos e s t á dirigido
p o r los medios de c o m u n i c a c i ó n " . Éstos no son el espejo de la o p i n i ó n p ú b l i c a ,
s i n o la pantalla que recoge el eco que viene de regreso. De acuerdo c o n Sartori,
n o reflejan los cambios que o c u r r e n , sino las transformaciones que, a la larga,
p r o m u e v e n . L a abundancia de i n f o r m a c i ó n no garantiza la c o m p r e n s i ó n de los
f e n ó m e n o s : "se puede estar i n f o r m a d í s i m o de muchas cuestiones, y a pesar de
e l l o n o comprenderlas". L a t e l e v i s i ó n produce u n demos cuyo c r i t e r i o somete a sí
m i s m a . N o es una m u l t i t u d que cree o p i n i ó n , es u n p ú b l i c o que la demanda. Y
así, se genera u n grave p r o b l e m a de autoconsistencia: la referencia del p ú b l i c o es
la o p i n i ó n que los medios transmiten, de manera que el productor produce a sus
consumidores y éstos, a su vez, se vuelven adictos al producto. U n homo videns que
h a p e r d i d o la capacidad de disentir se vuelve, entonces, u n elector teledirigido. "En
estas condiciones, el que apela y promueve u n demos que se autogobierne es u n es¬
tafador sin e s c r ú p u l o s , o u n simple irresponsable, u n i n c r e í b l e inconsciente."
La difusión de encuestas que pretenden retratar a ese desconocido llamado
o p i n i ó n pública, degenera en u n gobierno de los sondeos. Sin embargo, éstos no
constituyen, de manera alguna, u n instrumento del poder de los ciudadanos; p o r
el c o n t r a r i o , son "una e x p r e s i ó n del poder de los medios de c o m u n i c a c i ó n sobre el
p u e b l o " . La consistencia de las opiniones expresadas e s t a d í s t i c a m e n t e es nula: su
a r g u m e n t a c i ó n es pobre, su p r o f u n d i d a d inexistente. Es tal el margen que existe
p a r a provocar una respuesta, m a n i p u l a n d o la pregunta, que la o p i n i ó n que se recoge n o es, necesariamente, la del encuestado, sino, por lo general, la que el encuest a d o r persigue. Y en ese caso quien gobierna no es el pueblo, sino los medios.
Finalmente, y frente a u n escenario tan poco alentador ¿cuál es la salida?
S a r t o r i , b i e n a bien, n o l o sabe. S e ñ a l a , sin embargo, las respuestas equivocadas.
E n p r i m e r lugar, argumenta que la competencia no es una s o l u c i ó n , pues lejos de
i n c r e m e n t a r la calidad de los medios, la disminuye para cautivar a u n p ú b l i c o
acostumbrado a la basura m e d i á t i c a . Rivalizando en c o n f o r m i s m o , la competencia entre los medios no acarrea sino u n d e t e r i o r o de su contenido: el sensacional i s m o se vuelve m á s pagadero p o r q u e llama m á s la a t e n c i ó n , es m á s emotivo y n o
r e q u i e r e de r e f l e x i ó n p r o f u n d a . Por si fuera poco, la l i b e r t a d de e x p r e s i ó n presenta u n o b s t á c u l o que c o m p l i c a sobremanera la c u e s t i ó n : intentar alterar las transmisiones televisivas p o d r í a interpretarse (no sin cierta r a z ó n ) como una f o r m a de
censura. L o ú n i c o que queda, pues, es defender al l i b r o : la c u l t u r a escrita c o n t r a
la r e v o l u c i ó n visual. ¿ P e r o c ó m o ?
Homo videns es m á s una r e f l e x i ó n que u n estudio. Se distingue de los d e m á s
trabajos de Sartori, especialmente, en cuanto a la p r o f u n d i d a d del texto: n o es u n
t e m a que el autor d o m i n e , es, m á s b i e n , una asunto que le preocupa. Está lejos de
436
RESEÑAS
MXXXVIII-2-3
ser un libro especializado (como, por ejemplo, Ingeniería constitucional comparada): el rigor a c a d é m i c o de otros trabajos no es tan evidente. Incluso su aparato
crítico está mucho menos nutrido. Empero, su agudeza y suspicacia siguen resaltando. A l final, y a diferencia de algunas otras de sus obras, lo que pretende es
generar preguntas, no ofrecer respuestas. Desde el inicio, avisa sobre sus intenciones: "la m í a quiere ser una profecía que se autodestruye, lo suficientemente
pesimista como para asustar e inducir a la cautela". Propone el tema del imperio
de la imagen, poniendo énfasis en sus peligros y esperando, así, detener el florecimiento y la e x p a n s i ó n del homo videns.
C A R L O S BRAVO R E G I D O R
Descargar

433 carta está redactada en primera persona

Homo Videns Giovanni Sartori Opinión Pública Sartori divide su libro en tres,

Homo Videns Giovanni Sartori Opinión Pública Sartori divide su libro en tres,

Medios de comunicaciónImagenRepercusión social y políticaLiteratura universal contemporánea

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MÉXICO FACULTAD DE DERECHO C. U.

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MÉXICO FACULTAD DE DERECHO C. U.

EducaciónMedios de comunicaciónTelevisiónImagenProgresoNiñosLiteratura universal contemporáneaTransformación

El Homo Videns Giovanni Sartori

El Homo Videns Giovanni Sartori

Medios de comunicaciónTelevisiónImagenInfluencias mediáticasProgreso tecnológicoInformaciónLiteratura universal contemporáneaCulturaCiencias sociales

Universidad Nacional Andrés Bello Facultad de Humanidades y Cs. Sociales ____________

Universidad Nacional Andrés Bello Facultad de Humanidades y Cs. Sociales ____________

TelevisiónInfluencias mediáticasInformaciónSociedadCulturaCiencias sociales

Universidad Nacional Autónoma De México Cuidad universitaria Facultad de derecho Homo videns

Universidad Nacional Autónoma De México Cuidad universitaria Facultad de derecho Homo videns

Medios de comunicaciónTelevisiónImagenSíntesisProgresos tecnológicosLiteratura universal contemporáneaRevolución multimedia