folleto

advertisement
JORGE MELENDEZ ESCOBAR
EN UN DIALOGO
CORDIAL
Y FRANCO
CON EL TESORO
DE LA P A T R I A : LA J U V E N T U D
APRECIO
ADMIRO
CRITICO
Estas sencillas líneas dedicadas a la juventud de mi patria están inspiradas en el
anhelo de contribuir, modestamente, a formar de ella ciudadanos honrados, laboriosos y varoniles, en quienes se vincule y
se encarne el porvenir de la familia que
constituye el cimiento inconmovible de la
buena organización del HOGAR.
En este diálogo fraterno espero que esos
niños y jóvenes, que los quiero idealistas
por excelencia, sepan cuáles de sus virtudes
admiro y aprecio y qué actos y condiciones
de sus vidas rechazo o censuro.
Confío que Ud., caro lector, no vea al
trasluz de estos comentarios ningún móvil
de ostentación o vanidad.
Sólo trataré de hablar al corazón de
aquellos niños y jóvenes que alterno amistosamente en la Casa del Estudiante Americano, en el Bando de Piedad de Chile, en
el Colegio Saint Rose School y en las Escuelas de la Sociedad de Instrucción Primaria.
Me sentiría muy satisfecho y halagado
si este folleto, huérfano de galas y aderezos
literarios, significara un esfuerzo más en
las normas de conducta que se difunden
en el vasto campo de la educación moral y
espiritual de nuestra juventud.
EL AUTOR
4
APRECIO
aquel muchacho disciplinado que lucha
contra las pasiones desordenadas, que toma
sus precauciones para derrotar los placeres groseros; aquel que hace empleo útil de
su tiempo en lecturas sanas, que no desvían o malogren su criterio y que, en cambio, contribuyan a su formación moral o intelectual. Al que va por el mundo conquistando amigos de selección, siempre afable
y contento, con una mirada grata y agradable y sembrando obras buenas que enaltecen y dignifican al hombre que las impulsa.
APRECIO
honradamente al muchacho que no se
aparta de la vida espiritual, ardiente de
ideales, humilde, modesto, inclinado al
amor por lo bello y por lo útil, lleno de bondad y misericordia; pero a la vez valeroso
y altivo para alentar empresas grandes o
para afrontar con decisión las situaciones
graves o difíciles.
APRECIO
al muchacho con gran espíritu de superación para hacerse cada día mejor y más
puro. Al que sabe empinarse por encima de
la vida rastrera y de todo lo aparente y fastuoso de este mundo. Que acepta el dolor
5
y el sacrificio cuando fuere menester para
ponerlo al servicio de la Familia, de la Sociedad y de la Patria.
APRECIO
al muchacho de iniciativas, aquel que de lo
bueno supo ascender a lo mejor y completó
su trabajo humano con perfección, con perseverancia y con gran sentido de responsabilidad.
APRECIO
aquel que purifica su cuerpo y su espíritu
en el Arte, en la Música, en las Letras. A los
que practican los deportes y llevan una vida sana al aire libre, pero sin descuidar sus
estudios o las obligaciones del Hogar. A
esos muchachos que corren tras sus libros
para aprender con inmenso cariño, haciéndolo no como una carga que fatiga y hastía sino como el más grande de los placeres que les llevará fácilmente al triunfo
y a las más provechosas victorias.
APRECIO
sin reserva a los muchachos de carácter,
de personalidad propia y definida que, desafiando las incomprensiones, la envidia o
la tormenta, saben defender, mantener y
profesar su religión o creencias.
6
APRECIO
a los que frente a los engañados o mal
aconsejados, y haciendo gala de un torpe
materialismo, saben alzarse cual paladines
valerosos, para imponer con tino e inteligencia los argumentos irrefutables en defensa de los más caros principios de Dios,
Patria y Libertad.
ADMIRO
a los que tengan la satisfacción inmensa de ser hombres de fe, de coraje, abnegados y valientes para destruir lo malo, los
prejuicios, el odio, la envidia, las murmuraciones...
CRITICO
y miro con lástima y con pena a los
que se encogen de hombros, a los que se
quedan rezagados en la mitad del camino,
detenidos, como asustados, sin tener ia
hombría suficiente y el valor para hablar
y refutar los conceptos equivocados o para
defender al amigo ante un ataque a mansalva o frente a murmuraciones injustas.
APRECIO
al muchacho que hace un culto de la
DISCIPLINA, de esa virtud que nos orienta en la vida para luchar contra el mal, y
7
nos dispone siempre en favor del bien.
Aquella que nos hace surgir, en los corazones, lo que cada cual tiene de noble, de heroico o de valiente; la misma que nos enseña a soportar las contrariedades y las fatigas y a saber padecer, esperar y sufrir.
ADMIRO
a los muchachos que se levantan temprano
para llegar con p u n t u a l i d a d a su colegio.
Aquellos que no les detiene la pereza que
ahoga a tantos en la cama, saboreando el
calor de las sábanas o esperando "un minutito más" para decidir el paso formal y
enérgico que dan los hombres de carácter
para apartarse del lecho con resolución varonil, para luego practicar el aseo del cuerpo y de su espíritu.
ADMIRO
al joven que inicia con entusiasmo sus
actividades del nuevo día, que se entrega de
lleno a realizar sus tareas con alegría, siempre dispuesto a triunfar; pero no olvidando
que antes de llegar la noche anotó en su
libreta una acción buena o generosa en favor de los demás. ..
Insisto, una y mil veces, que ADMIRO
al muchacho que se aparta del montón,
que acepta muchas veces una risa burlona
8
o el apodo de "patero" cuando se dirige a
conversar con su Profesor para tratarle materias que no comprende. Aquel que no le
importa luchar contra la incomprensión de
sus compañeros porque se impuso la plausible iniciativa de recoger un papel, ordenar
la fila, limpiar el pizarrón o saludar a su
maestro en el día de su Santo. Es el montón
el que olvida que, ese joven que hoy sabe
vivir, sabrá mañana dulcificar las asperezas de la vida con acciones meritorias que le
servirán para escalar con dignidad y con
honor toda la escala del orden social hasta
ocupar los más altos cargos de la Nación.
CRITICO
la ociosidad y miro con pena a los muchachos perezosos e inútiles; los egoístas, los
que, sus manos en los bolsillos, matan el
tiempo en la disipación; aquellos a quienes el tedio devora, porque no tienen nada que hacer. .. Olvidan que el trabajo,
que es placer, constituye el complemento
indispensable de la vida y que realizado con
rectitud de intención nos conserva el cuerpo y el alma limpios de enfermedades, y
practicándolo nos asegura una existencia
más larga que la de los ociosos u holgazanes. APRECIO al muchacho que después
de un trabajo continuado, pone término a sus tareas, toma un descanso repa9
rador; pero lo hace cambiando de actividad
o cogiendo un buen libro, o escuchando un
disco de música selecta; o con otras manifestaciones artísticas que contribuyan a
enaltecer su espíritu y a tranquilizar sus
nervios.
APRECIO
a los niños de buen corazón para con los
animales, las aves y las plantas. Aquellos
hombres bondadosos y compasivos para con
esos seres mudos que tan inmensos e incalculables servicios prestan a la Humanidad.
En cambio miro con lástima y CRITICO a
los extraviados que, con un nefasto hábito,
buscan el placer en hacer daño, especialmente en ocasionar sufrimientos a seres
vivos. Estos olvidan la máxima que dice:
"el que tiene buenos sentimientos con los
animales, tendrá mejor corazón para con
los humanos".
CRITICO
la actitud de aquellos jóvenes abanderizados en la famosa "juventud colérica"
que con su lenguaje ordinario y grosero,
arrogantes y petulantes, se burlan de todo
el mundo. Aquellos que miran con desprecio a la servidumbre que les atiende en sus
hogares, sólo por el hecho de haber sido colocados en la escala del orden social por de10
bajo del nivel de los demás y que han recibido de la fortuna una porción más exigua.
Esta actitud, propia de un muchacho mal
educado, rebaja la personalidad del "caballero" y le coloca a la altura del hombre
despreciable.
ÄDMIEO
al muchacho que sabe amar; aquel que conoce esta virtud del corazón y la pone al
servicio de sus actividades diarias y en todas las circunstancias de la vida. Empieza
el joven por amar a su madre, pues su vida
está ligada con nuestra vida y confundida
con ella. Luego ama a su padre que trabaja,
sufre y se sacrifica por su familia y por sus
hijos. Más tarde ama a sus hermanos y,
en general, a su propio hogar y buscando
una oportunidad feliz para amar a su patria. Sigue mi admiración por ese joven
que ama a sus libros, que se e n a m o r a de
ellos para realizar con éxito y con placer
sus estudios.
CRITICO
a esos niños o jóvenes que se les conoce
con el bochornoso nombre de "INGRATOS". Estos olvidan que no hay nada en la
vida que sea más deshonroso y humillante
que la ingratitud.
11
APRECIO
a la juventud gallarda o de heroísmos sublimes, la que tiene el secreto de toda grandeza y que hace fructificar la virtud en las
naciones y que no ha caído derribada con
el hacha implacable de los placeres disolventes, por las ideas malsanas que reniegan
de Dios y de su propia Patria, dejando en el
corazón de nuestros niños o jóvenes un tedio de odio y de amargura.
CRITICO
a esos muchachos que se inician prematuramente en el vicio del cigarro, olvidando
que con ello están minando su salud y
acortándose la vida. En cambio ADMIRO
al que con "personalidad propia" rechaza
el ofrecimiento de un cigarrillo y demuestra en su actitud que es muchísimo "más
hombre" que aquel que le tentó con un "pitillo".
Y para ti, mi querido lector, que aún
eres joven, piensa un momento en que la
vida no es tan sólo satisfacción de apetitos
materiales. Hay un juez que está más alto
que todos los tronos y que todos los poderes humanos. Este juez es la conciencia que
12
regula nuestros actos y que no podemos
apagar su voz con ruidos o disculpas, pues
todo lo oye y todo lo juzga.
"No hagas con otro lo que no quieres
que hagan contigo". Esto quiere decir que
ordenarás tu vida de acuerdo con las enseñanzas que recibas de tus padres y de tus
"MAESTROS DE CORAZON" que te hablarán de cosas buenas y útiles en su constante afán de tu perfección.
No olvides conservar siempre el buen
humor, pues todo lo que se practica o se
realiza con mala cara o con malos gestos
deja de ser fecundo y bienhechor.
Este viejo amigo tuyo ha querido despertar en tu fuero interno todo lo noble y elevado que existe en el fondo de tu
alma. Me sentiría feliz y profundamente
halagado si mis palabras pudieran contribuir a elevarte cada día más alto, en anhelos más puros y desinteresados para que
contemples en la Escuela, en el Liceo, en el
Instituto, en la calle y en todas partes
una vida más hermosa, más perfecta y
más feliz, de un mundo más puro y mejor.
Recibe un abrazo invariable de éste, tu
amigo de verdad que te aprecia en alto
grado.
JORGE MELENDEZ ESCOBAR
13
UU ANEXO DE INTERES PARA LA JUVENTUD
OBJETIVOS
DE
"INTERACT"
Institución fundada por
ROTARY INTERNACIONAL
INTERACT se propone contribuir, dentro de sus
posibilidades, a la formación cabal y completa de la
JUVENTUD en los principios fundamentales que
orientan a ROTARY, por medio de una cultura moral
y cívica que coopere a la educación del hombre honesto y altruista y del ciudadano laborioso, honrado
y digno del mañana.
INTERACT a través de sus "Clubes Juveniles"
pone al niño y al joven en contacto con el dolor y la
alegría de sus semejantes, para plasmar así en cada
conciencia un afán superior de comprensión, de justicia social, de amor y de un deseo creciente de servir.
INTERACT anhela que sus miembros practiquen
los principios de la SOLIDARIDAD y de la TOLERANCIA, que son los vínculos estrechos que unen a los
14
hombres y a los pueblos en sns anhelos de paz, de
bienestar y felicidad.
INTERACT necesita de la cooperación y de la
buena voluntad de todos los Rotarios del mundo eue
han hecho un cnlto de los "Derechos Humanos" para
que estimulen, en el alma del joven, la escuela de los
sentimientos generosos y espontáneos, la ayuda en
favor del niño necesitado, del anciano, del lisiado,
del desvalido o del enfermo, que reclaman un corazón generoso que mitigue sus dolores o dulcifique
sus vidas.
El socio de INTERACT formará, ante iodo, su
propia personalidad corrigiendo por sí mismo sus
errores y buscará el placer y la verdadera felicidad,
haciendo felices a los demás.
Cooperará, dentro de sus posibilidades, a embellecer y cuidar los prados de las calles y a la plantación y conservación de los árboles.
INTERACT propenderá a que cada niño o cada
joven, dentro de su campo de acción, se destaque como el "Mejor Compañero" y que busque como norma
de su vida la TOLERANCIA y el respeto a las ideas
de los demás y que, por último, se proponga tomar
aqi<£Ílas INICIATIVAS que apruebe su propia conciencia y le haga más digno ante los ojos de Dios, de
sus Padres, de sus Maestros, ds sus Semejantes y de
su Patria.
Postulados de INTERACT interpretados por el Rotario don Jorge Meléndez Escobar y aprobados en la
asamblea de Grupos del 28 de Noviembre de 1963,
realizada por el Rotary Club de Santiago.
15
CASA DEL ESTUDIANTE AMERICANO
F u n d a d a el Día de las A m é r i c a s , e l 14 de Abril de 1950.
S e d e propia: H U E R F A N O S 1891.—Casilla 3991.—Fono 81025
DECLARADA
POR
COOPERADORA
A
EL
LA
DEL
S.
GOBIERNO
SOCIEDAD
FUNCION
EDUCACIONAL
ESTADO
L a Casa del E s t u d i a n t e A m e r i c a n o , q u e c o n s t i t u y e
la E s c u e l a d e C o n c o r d i a y d e la U n i d a d de la J U V E N T U D C o n t i n e n t a l , r e c i b e e n su a c o g e d o r H o g a r a las
D e l e g a c i o n e s d e a l u m n o s d e las E s c u e l a s , L i c e o s e" i n s titutos de Chile y de Latinoamérica q u e visitan a n u e s t r o p a í s e n g i r a s d e e s t u d i o o de t u r i s m o .
E s t a o b r a d e c o n f r a t e r n i d a d y de s o l i d a r i d a d e s t u d i a n t i l solicita su a y u d a m o r a l y e c o n ó m i c a p a r a m a n t e n e r su H o g a r y p r o s e g u i r su b e n é f i c a a c c i ó n e n
fav o r d e m i l l a r e s d e j ó v e n e s y n i ñ o s q u e son s u s h u é s pedes predilectos.
H A G A S E SOCIO COOPERADOR
DE LA
D E L E S T U D I A N T E AMERICANO".— Soliciie
d e n t e s a Casilla 3991, S A N T I A G O . CHILE.
"SI Ditrio Iluatrads". Morada UM. Hmo.
"CASA
antece-
Descargar