I
I
t
!
i
Novela cuarta
I
Et tru-vpNtoo ENCANAU(,
Tirvo la ilustre ciudad de Granada,milagroso asombro de
lassrandezasde la Andalucia, por hijo a don Fadrique,cuyo
ape]lidoy linaje no seräjusto que se diga por los nobles deudbs que en ella tiene. Sölo se dice que su nobleza y riqueza
coriJn parejascon su talle, siendo en lo uno y en lo otro el
de mäs nombre, no s6lo en su tiena sino en otras mudras
donde era conocido, no dändole otro que el de rico y galän
don Fadrique.Murieron sus padres,quedando estecaballero
muy mozo, mas €1segobemabacon tanto acuerdoque todos
seadmirabande su entendimiento, porque no pareciade tan
pocosaios como tenia. Y como los mozos sin amor dicen al'
gunosque son jugadoressin dinero o danzantessin son, empleö su voluntad en una gallarday hermosadama de su mis
ma tiera, cuyo nombre es Serafina,y un seraffnen belleza,
aunqueno tan rica como don Fadrique.Y apasionösetanto
por clla, cuanto ella desdenosale desfavorecia,por tener ocu'
pado el deseoen otro caballerode la ciudad, lästima por cierto bien grandeque llegaseun hombre de laspartesde don Fa'
drtquer quererdonde tengaotro tomadala posesiön.No ig
norabaJon Fadriqueel amor de Serafina,mas parecialeque
con su riqueza venceriamayoresinconvenientes,y mäs siendo el galän oue la dama amaba ni de los mäs ricos ni de los
mäs piincipaies. Seguro estabadon Fadrique de que apenas
pediriaa Serafinaa suspadres.cuando la tendria. Mas Serafi'
na no estabade eseparecer,porque estodelcasarse,trasel pa
295
pel y el desddnhoy, y maäana cl fivor, tiene no sd quö saine
te que enimoray enbelcsael almay hechizael gusto.Y a esq
misma causaprocur6 don Fadrique granjearpnmero la y9luntad de Serafinaque la de suspldres, y mäs viendo compstidor favorecido,si 6ien no creia ile la vinud y honestidad-dq
su dama,que se extendiaa.rnässu ;rror que.{a] amar y de
sear.que aunque dsteesel cimiento en qrre se ttrnda amor,y1
pensJb.lgtJnlealparasl lo mlst)lo.
EmpezÖcon est.lsesper.lnztsa regalara Serafina1ra sus
criadas,y ella a favorecerlemäsque hastaalli, porque, aunqu6
queriaa don Vicente,que:rsisellamabael querido,no queril
ser aborecida de don Fadrique,y las criadasa fomentar sus
e\perJnz.l\.por ( uanto cretarl amanteque era . ieno .u pgnsamiento en cuanto a alcanzarmäs que el otro galän.Y con
este contento, una noche que las criadas habian prometido
tener a su dama en el balcön, c,rntö al son de un laüd estese
neto:
Que muerayo. tir, l.l, pur lu\ oio\
y que gustentus ojos de matarmel
que quieracon tus ojos consolarme
y que me den tus ojos mil enojos;
Q:e rinda vo a tus ojos por despojos
mis ojos,y ellos,en lugarde amarme,
pudiendoen mis enojosalegrarmer,
las flores me convienan en abrojos;
Qqe me maten tus ojos con desdenes,
con rigores,con celos,con tibieza,
cuandomis ojos por tus ojo. mueren:
iAy dulce ingrata!,que en los ojos tienes
tan grande ingratitud como belleza,
(ontr.r uno\ oio\ que aj tus ojos quieren.
Agradecieronv engnndecieron a don Fadrique las que es
cuchabanla music.r,la p;raciav destrezacon que habia cantt
2 P fältr.
296
t
i
I
Jo: md5nu.\e diga que Scr.rlinae\tabJ.aIa ventana.porquc
Je.d( JqucllJnoche\e ncgoüe suertea lor oyo5de don Fadri
que.que por diligen(iJ\,quehizo no la pudo ver en mutho,
j11..ni por,papele'que,laesrribiö puJo lltanzar respuerta.
y
er aque Se
l J euel e dJbanru\ \rtada\a susl mponunasqu e; as
r.rriirahabi.rdado en una mellnrolia ran profundaque no te.
,rr,rurrr hora de salud.Sosperhödon Fidrique qui reria el
ir,.,l,i. Serafinael ver,'edefrrudrdade lase.peranzlsqu. qurde ver\e Ll(rdr t otr clon Mcente.porque no lc ver.r
zl rerLia
oJ\c.rrla (alle conto strlia,) (reyo que por su (au\a \e hJbriJ
;errraJu.Y pareciindoleque estabaobligadoa restaurarlc.r
'u
danrael gusto que le hrbia quitado, fiado en que con su talle
pcrdida
\u\
le,Sr.rniearia
la
y
pesdres.
alegria
quitaria
y lquezr
lJ ptdroa susPaoresPor nluler.
Ellos que vieron, como dicen, el cielo abieno, no sölo le
dieron un si, acompaiado de infinitos agradecimientos,mas
seofiecieron a ser esclavossu.vos.Y tratando con su hija este
negocio,ella, que era discreta,dio a entenderque se hoJgaba
n'r,i.ho y q,.,. estabapresta para darles gusto,-si su saluä la
4udlse, que les pedia que entretuviesena don Fadriquealguque luego se hariacuanto man
nosdils hastaque mejorase,
daDrllen aquelcaso.
Tuvieronsuspadresde Ia dama estarespuestapor b:stante,
y a don Fadriquenor le pareciömala, y asi pidiö a sussuegros
(queya por taleslos tenia) <1ueregalasenmucho a su esposa,
paraque cobrasemäs presto salud, a4rdando €l por su parte
con muchos regalos, paselndo su calle, aunquea con mäs
puntualidadque antes,tanto por el amor que Ia tenia, cuanto
por los receloscon que Ie bacia vivir don Vicente, aunque su
descuidole consolabaen5sus temorcs.
Serafinatalvez seponia a la ventana,dando con su hermo
suraaliento a las esperanzasde su amante,aunque su co)or y
tr:steza
Ie dabanclarosindiciosde su nal, y por estoestabalo
rrj s l 1' l 1j qrnp6.r I.r,.rm.r:r' 1.r.rer< . quc l j v'. it . r basu e. po.
so,que con estetitulo lo hacia,algunasle recibiaen ella,y en
I' con.
297
presenciJ
de \u madrev r nJda\.p,\r quitJrlelos atrevlmientoc
que estenomble le noJi.rnder.
Pasäronse
en esto'rlgunosme\e\.al rabo de los cualesdql
-fddnque, desesperJdo
y relueltoen casal.
de tal enlerrnedad
5e.esluvte\e( on \Jlud o \ln ella.und nucheq!e. (omo Otfiu
much.rs,e:tabaa utta e:quina val;rrJq .,uscelor.y adorando
lar paredesde .u enlärnraseäora.vio.a mi. de las dos dell
de su casdy sdllrunJ muler. que en d
no(he.Jbnrla pu_ena
airey hechuradel cuerpoIe pareciöserSerafina.Admiröse.v
t ari mueno de celos.re fiie acerc;ndomis. dondeclarocond
r iü rer h misma:}r' sospe.handoque iba a b,-rscar
la causadi
su temot la fue siguiendo,y viöla entrar en una como cor4
liza en que re soliaguardarmadera.y ya. por estarsin pueftaü
y las paredesmedio caidas,no serviasino de escondery guaf
dar los que para algunastravesurasamorosasseentraban-de-n
tro. Aqui, pues, entrö Serafina,y don Fadrique,ya cierto ft
que dentro debia de estardon Vicente, irritado a una col€ricg
acciön. como a quien le pareciaquc le toraba aquella6g
honrosacuan justaveng.rnza.
dio la rrelta por la otra parte.t
enrrandodenrrovio cömo la damr sehabii baiadoa una pai
te lenl- que est.rbaun rposentiJlodeTrbrdo,y que rragändo
re unos ternidos<ordo<.[amando .r Dios y a muchosiantor
que le a4rdasen,pariö una ciatura, y los gritos desengaflaron
al amante de lo mismo que estabadudando. Pues,cömo Sc
rafina sevio libre de tal embarazo,recogiöndoseun faldellin,
sevolviö a su casa,dejändose
aquellainöcenciaa lo quele stl
( eorese".
Mas el cLelo.que a cosrade la opinrcinde Seratinay de l:
pasiönde don Fjdnque. qui:o que no muriesesin baitismq
por lo menor. Llegö' donde esraballorandoen el suelo,y to
mandolala envolviöen su c.rpa.haciendose
mil crucesdc tal
raso,y coligrendoque el mal de Serltinaeraeste.v quc el rre
dre eradoriVicente.por cuyo he.ho ,,ehabiaretiradb;vdär
" P t'älta.
I Suplo la preposiciönqoc t:ltr
cn PN.
e P ncediese denotbe y ot nl pane, y cor tau prco
rryak, prc: qu ct wlo L sa
üt de cnna.r dc nantil!ß.
' El sujeto es don l.rdnque.
298
.ln rnr;nrtJ\graciJsa Dio\ qLr(le hrbir sacadotlc su desdi,lr.r
l^, ul modö. (e iue (un .rquelllprendaa la c.rrade una .o
qu. pu\re\eaquella(riaturacomo habiade e.
lirdr. t l" diio
brevedadun ama.que le impona,.j1,y le bu'.1.e con toda
vl vl ese.
que
mu(ho
bJl
u
"-g,7,.1,,
Jaio-madt",y mirindola (on grandertencicinvio
que
del , ieLtuccr.runa nitia t.rn hermo-sa mär paretr.t ingel
lÄ ouc . rtatur.tnumana Du\cole el ama. y don raonque
una seirorddeuda.uya para
iuep,o.l'iguienredia hablö con
que
se
c.iase
Gracia,
aquestenombre sele puso
.asa
,ruJe1 su
;;l.l;l'::j;ff;',r
quea sutiemposetratarärr
de eltacomo
de ll J',r'ona mjs intponantede cstahistoria,y vamo* a.5erarinaquc. 1.t gulrecrdade su mal..dentro de quince| dias.
vi€ndoie restauradaen su primera hermosura,dijo a sus paJre\ qu( ru.lndo gultJsense podria elettuar el (Js,lmienio
de tai
.orr Jon ladnque. F.[cual, tentetoroy esc.rrmentado
suceso.se fue a la casade su parienta,la que tenia en su po
der a Gracia,y le dijo que a €l le habia dado deseode ver alsunastieüas de Espaia, y que en eso queria gastaralgunos
iäos, puer era mozo, que €l l€ queria dejarpoder para que go
bem.rsesu hacienda,que hiciese1tdeshicieseen ella; que sölo
que tuviesegrandisimocuidadocon doia Crale suplr,.aba
, ia.hr, rendocuentaqueita su hija. porqueen ella habiaun
gandisimo secreto,y que si Dios Ia guardabahastaque tuviesetres ,rios, que le pedia encarecidamenteque la pusieseen
un convento,donde secriasesin que llegasea conocer las cosasdel mundo, porque llevaba cierto designio que andando
el tiempo le sabria.
Y hecho esto, haciendo llevar toda su ropa en casade su
tia.tonro grandisimarrntidad de dinerosy ioyas.y escribien
do e'te .onelo.sele cnvröa Serafina,y luegocon söl<.r
un cria'
do se puso a caballo, guiando su camino a la noble y riquisi
ma ciudad de Sevilla.
vrv,ere
ii !l;1".,s" r,,;,', o,en,ucho
rr I drri .
I P
o(ho.
299
Recibiö Serafinael papel, que dccia rsi:
Si cuandohacermeigual.t tt podias,
ingrata,con fibiezanle triltiste,
y ; fuerz,rde desdenesprocuraste
el poco amör que me tenias:
-ort."rrtta
Si
r vista de ojos de las gloriasmias
el prenrro. on engaio me quita'te,
y en todas ocasionesm€ moshaste
montesde nievesen tus entraiasliias;
Ahora que no puedes,ipor quö quieres
buscarel fuego entre cenizasmuertas?
D€jale estal ten lästima a mis aios.
Imposiblesme ofreces,f:lsa eres,
no. r v iv e(e5 .l (l l a m a ' .q u e n o a c i e n a s :
que.r lu pe(aryd he vi\lo de\engJnos.
E\te papel.\i brcn tan ciego.dro muclo que temera Sere.'
fina, y mäs, que aunque hizo algunasdiligencias por sah'
qud sehabia hecho con la criaturaque dejö en la corraliza,nq
fue posible; y confimrando dos mil sospechas
con la repen$
na panida de don Fadrique,y mäs suspadres,que decian qud
erralgo se fundaba.viendo que Serrtinagust;bade sermöni
ja, aludaronsu deseo.Y asiseentroen un monasterioharto'
confirsay cuidadosa
de lo que le habiasucedido,y mäsdel4'
desalumbramiento.
que tuvo en dejar allf aquellacriaturag
viendo que sise habia mueno o la habian comido penos,quü
cargabasu conciencia tal delito, motivo para que procura$,
cor.rsu vida y penitenciano s6lo alcanzarperdön de su pec4'
do, sino nombre de santa,y asi era tenida por tal en Granade.Llegö don Fadricluea Sevillatan escarmentadoen Serafinti
que por ella ultrajabaa todas las demäsmujeres,no haciendo'
excepci6n de ninguna, cosa contr:riJ a su entendimientol
puespara una rrala hay ciento buenas,y no todaslo son,nl
esjusto,mezclandounascon otras,culparlasa todls. Mas,en
fin. erldeciaque no habiade li.rrde ella..y mi. de lasdiscre
L' P e l d e l .
300
y entendidasdabrn en ttaui"'.r.v
lJ\. porque.Jemuy sabi.rt
que con \u\ .r\l u(i J\ engai rban a lor hom br e. ;
";;e,
i ,' ä.r.,'
unJyrruler no habiaJc sabermi' de hacersu laborv re
sus hl)os; lo demäseran bachii,,r, g,nbant"-tt,t casaY crlär
-Y
no serviansino de perdersemäs presto.
ql,e
tutil.t"t
v
ili.irr
"-Co,r estaopiniön, como digo, entrö en Sevilla,y se fue a
.,..,'.,r .r,a d. un deudo suyo.hombre prin,.ipal y rico.con
"n
l"nt.ntod. estar:ealli algunosmeses,goztndo de las grande(uenl an-deesl l ctudl d. Y como Jlguno\ ' dlJs. l. l
zJsque se
compalii.ldc aquel,sudeudo.vio en urta,.lcllr
.',
p.,.,i.|.
t allesde ella.,ala puenade una hermosrsimr
pnrreipale.
lra,
.a.a. b"r.t d. un cocheuna.damaen hil)rto de viuda,l.r mis
ü.11.qu" 1. Pareriöhabsrvisto en 5u vtJa Era "obre hermo.r. nrjy n'ur., y de gallardotalle.y tan ric.ry principal'segun
qe
le dijo lquet \u deudo,que era de lo mclor y mds llustre
del
sucero
iba
don
esr.rrmentado
aunque
F.rdnque
\
Sevrlh.
de Ser:tirta.no por e\o rehusöel deiarsevencerde la belleza
Je doiraBearnz,que dsteesel nombre de la bellisimavruda.
Pasödon Fadriquela calle,dejando en ella el alma, y como
que diesen
ta prendatro era parapetder.pidiö a su c.rmarada
Mateo'
que.t'i re
le
respondio
dott
A
esta
atr,tön
oria 'ruelta.
llanrbar
-frrn.o. amigo don Fadrique,que no dejardisa Sevrlla
tJn prerlo.liemo 5ors.A fe que'osha pue\tobuenola vlstJde
estadamJ.
Yo siento de mi lo mismo -respondiö don Fadrique-,
sersuyo,los aios que el cielo me ha
y aungastaria,
si pensase
dadode vida.
-Conforme fuere rttestra pretensiön -replicö don Maleo , porqueos advierloque la hacienda.noblezay vinud
de e'tr'J;ma no .rdmiresino es la del matrimonio,.runque
fuera el pretendienteel mismo rey, parque ella tiene veinticuatro ailos, cuatro estuvo casadacon un caballero igual
suyo.r Jos ha que estavruda:y en estetiempo no l:a mereci
ni su
do ni ngunoni sur deseosl doncel
l a,trt su vi rla. . asada.
',
' Frl tr, sunl oP al eunos.
L" Erlu, pcs"cx
I I dexor.
301
voluntad, viudi, con haber lnls eluecabellostiene en su cabeza,preteDdientes
de estebien. Mas si vuestro.rmoresde Ia c1'
lidad qu< me signi6cjr..y querer\que yo le.propong.rrrues'
tra\ panes,pue5DarJ\er \u nrandu no o\ lJltdl) las que ella
puededesear.
Io hare.que ya podrj \er que entrelos llamados
seäisvos el escogido.Ella es deuda de mi mujer, a cuya causq
la visito algurus vecesJy ya me prometo buen suceso,Porque
vdislaalLi.ie ha puestoen el bllcön, que no espoco favorhaber favoreeidoluestros deseos,sin darnos con la ventana en
los ojos.
-iAy anrigol -dijo a estasazöndon Fadrique-, y icömo
me atrever€yo a pretenderlo que a tantos caballerosde Sevilla ha negado,siendo forastero?Mas si he de morir, sin quc
ella lo seoa,a m.rnosde mis deseos,muera a manos de susdeHabladla,rmigo, y demäsde decirlemi
sengaiosy desdenes.
nobleza y hacienda,le podrdis decir que muero por ella.
Con estodieron los dos r.ueltaa la calle.haciindoleal oa\.lr una conis reverenLia.
a la cu;l l; bellirimatloäa Beatrü,
que al bajar del cochevio con el cuidado que la mirö don Fadrique, pareciöndole fbrastero y vi€ndole en compaiia de
don Mateo, con cuidado, luego que dejö el manto, ocup6 la
ventana,)'' vidndoseahora saludarcon tanta conesia,habiendo visto que mientras hablaban Ia miraban, hjzo otra no me
nos cumplroa.
Dieron con esto la vuelta a su casa,muy contento[s]l7 de
habervisto a doila Beatriz tan humana.quedando de acuerdo
que clon Mareoll hablareorro dia.n r"iön d. rrlt.rrrsdel casamiento,mas don Fadriqueesrabatal que quisieraque luego
j
se tratara.Pasö)a noche, y ng tan aprisacorno el enarnorado
caballeroquisiera,el cual dio prisa a su amigo para que fuese
a saberlas nuevasde su vida o muerte, y asi lo hizo.
I
Hablö, en fin, a doia Beatriz, proponidndole todasrelas
partesdel novio, a lo cual respondiö la dama que le agradecia
nucho la mercedque le hacia, y.t su amigo el desearhonrar
la de su persona,mas que ella habia propuesto el dia que en-
I
i
rr P N c o n t e r t o .
13P la l t a rd e t r a t a r
r" lt : lt a .
302
que Pa\a5eD
tres.riro\.P(rr
,c11(],r .u Jutno no ! J\.rJ\e-tl/\(a
iu amot.que por e\tJ LJu'
I
qtte
debla
el
de,.oro
nl,i\
iu,)rdJr
'., lq.peJi.r Luanto.le tratJband€ e\to con algunaJ\pereza.
n,,rl ro dar ä rodo' , uentade \us de\rgnl o\:ma, 'que 'i e'r er a
i,.11"r.,..,tt.ui, a aguardarel aäo que le-ofalt.rba.que ella le
.Ll,.rru oal;brt de que no fueseotro lu marido,porque'si hrmucho ru t.tllesin afe.
i,t.i.r" ,ä,r, r'erdad.le habia.rgr.rdado
propuestodo
la'
ntuuhas"
r.obre
Partesque le lr..rbia
1.1.1,,rr.
r.,. norqueella de.eabaque fueseasi el que hubresede 'er su
sin invenciönni aseos
de honrbre'jnven.ione.1r.;,r, l1q'mbre
nopoco
volvtö
don,
Maleo
a
re\puesla
esla
r....Con
'u.rmigo.
muy nral'
.. ,lrrerrlo. nor pare(erleque no habianegocrado
Drn l-adriquecada hora se enamorabamJ(. v \l blen le
r.lntotiem
de haberde aguard.rr
us,.on'olab.r[t tmaginactön
.,, ss .l etermi nöde e.l ar.eaquel ano en 5 evt lla,Par e( leni ,.i " br.,, premi o l a hermosavi uda. si l l eg ; baa alcanzar la
Y con.ro iba tan bien22abastecidode dineros, aderezö un
currto en la casa de su deudo, recibi6 criados y empezo a
grl.r. plra de'penarel .inimo de su dam.r.a la cu.rlvisi".1'.,,
rjl
r.rl'.r uezen compaiia de don Mateo.que nteno\ que con
dl. rL,,.e le hicrer; t.rnto favor.Qriso regalar.mrs no le tue
porquedoia Beatrtzno quiso rectbttun alfiler'El
Dcrn)11lJo,
,n"' o' i'rt oi uui le hacia''r ruegode .'u*t rilda''(que no lar te
poque lo que su ama regarru'cl granadinomal di'.puestas.
y costumbre.y asl
prolesron
ella.
lo
hicicron
cl rccibrr,
rerb..r
no 1e2rdestavorecianen esteparticular su cuidado), era,cuan
clo ellasle decian que estabaen la calle,salir al balc6n, dando
luz ll mundo con la bellezade susojos,v tal vez acomPaRarlas,.1e
nochepor oir cantarrl don Fadrique'que' como he di
cho.lo haciadiestramente.
Y una, entre muchasque Ie dio müsica, cantö esteroman
\ e uue el mi\mo habiahecho,porquedoia Beatrizno habia
. rlräo.rqueldia al bal.ön, enoiadaäe que le h.rbiavistoen la
rel.siahibl.rr con una dama.En tin dl tdntö r(i:
Lnrta l o l P l c.
P i al t,r.
P tambi 6n.
P fal tr.
303
Alta tone de Babel,
edificio de Nembrot,
que pensö subir al cielo
y en un grande abismo dio,
Parecenmis esperanzas,
que segünentendi yo,
al cielo de mis deseos
llegaräsu pretensiön.
Mas como fue su cimiento
el rapacillo de Amor,
sin möritos para ser
reverenciadopor dios,
Mud6, como niöo al fin,
su travresacondiciön,
siendo ciego,para ver
de mi firmeza el valor.
iAy mal logradosdeseos
caidoscomo Faetön!,
ipor qu€ quisistessubiros,
al alto carro del sol?
Esperanzasderribadas,
marchitascomo la flor,
horas alegresque ahora
ser€ishoras de dolor,
iDönde pensabassubir,
gallardaimaginaciön,
si tus alasson de cera"
y estesigno es de leönb?
Bien pensasteque te diera
mano y brazos,aficiön;
vano fue tu pensamiento,
si en eso se confid.
En el balcön del oriente
hoy ha salido mi sol,
" si t1t!dl^ ion tu.?/d: )lusi6n i icaro.
ue , rg n oa , l c t o n e n l . r r v ro to 6 r ay e ,, L . t.r u r n r i- e, l te o n e . ,r m o del
tu e8^ .Llem i n F ' J . l u e e l h r h l a n rep u e Jeo e r e r r rtr . . r r .
l.rq u e ,e p ig rn l x
"n
atasal cucrpo;es decir, echaraba;o Ia presuncron.
304
encubriendo con nublados
la luz de su Perfecciön.
Caros vende Amor susgustos,
y \i Io. dr escon pen.iön:
que son censosal quitar,
que es la desdichamayor.
Mueras quemado en mi fuego,
ci€go lince, niio dios.
mas perdona,Amol mi ofensa,
que humilde a tus pies estoy.
Fl f.rvor que alcanzödon FJdriqueestanoche frie oir r
donr Beatriz.que dijo a su. criadasque yä erJ hora de recoger.Jrndo a entendercon estoque le habiaoido. ,.on lo que
iire nr.r..ontentoque .i le hubieranhe.ho renor del mundo.
En esta vida pas6 nuestro amante mäs de seis meses,sin
que jamäspudiesealcanzarde doia Beatriz licencia para verli a solas,cuyos honestos recatosle tenian tan enamorado
que no tenia punto de reposo.Y asi una noche que se hallö
en la calle de su dama, como otras muchas,viendo la puerta
abierta,por mirar de mäs cercasu hermosura,se atreyid con
altün recato a entrar en su casa;y sucediöletan bien2aque,
sin servisto de nadie, llegö al cuarto de dofra Beatriz,y desde
la puerta de un corredor la vio sentadaen su estradocon sus
criadas,que estabanvelando2s.Y dando rnuestrasde querer
desnudarsepara irsea la cama, le pidieron ellas(como si estuvierancohechadasde don Fadrique,o supieranque las estaba
mirando) que cantaseun poco. Ä lo que doia Beatriz se ex'
cusöcon decir que no estabade humot que estabamelanc6lica. Mas una de las criadas,que era mäs desenmelta que las
demäs,se levantö y entrd en una cuadra,de donde saliö con
una arpa,diciendo:
- A fe. renora.que si hay melancolia.d\re eqel meior ali.
vio. C.rnte',.ue.tra
merredun poco. y veri cömo sehallamis
alluada_
" P tambi l n.
t' l' rtlandoy
elk rczanrlaot ma ktras. Y amo ataba:ev dcna qeriio, dando.
305
a Febo
norabuetra
de 5u l l rrnl usavi \ta;
Cuando en los serranos
mil gustossemiran.
llora, ausenbdeAhaxo,
celosMarfsa.
Fue aquestazagala
nonstruo de h villa.,
de los ojos rruerte,
de la muene vida;
Fiero basilisco,
causade desdichas,
porque en susdesdenes
venenotenia.
Cuando a susdonarrcs,
que eran sal decian,
llora, ausenttdeAlbano,
trlos Mallisa.
fundiö sus desdenes
a la bizarria
de un serranoinlir.rto.
que ausentela oivida.
Y cuando dl alegre
nueva prenda estima,
bellezasdefiende,
finezaspublica,
Hermosurasrinde,
y a gloriasaspira,
Ilora, aasnlc deAlbaru,',
ceksMarJisd.
Decir esto.y ponerlela arpaen lls manos.fue todo unoz6.
EIla,por darlesgusto,cantö rsil
Cuando el alba muestra
su alegrensa,
cuando quita alegre
rr nega corunÄ
al balc6n de oriente
porque salgael dia;
Cuando muestrahermosa
la madeja rica,
derramandoperlas
sobreclavellin.rsi
I en fin, cuandoel campo
vierte alegrii,
llora, aaunte fu Albano,
celosMafisa.
Cuando alegreapresta
la carrozarica,
l Febo que viene
de lasplayasindias;
Cuando entre cristales
clarasfuentecillas
murmuran de engaios,
aljöfar destilan:
Cuando al son del agua
cantan las ninfas,
Ilora, aasantcdLAhanq
celosMafsa.
Cuando entre claveles
con sus claraslinlas,
guamicidn de plata
en susojos Plnta;
Cuando dan lasaves,
con sonorashras,
Dejö con estoelarpa,diciendoque la viniesena desnudar,
el donaidejandoa don Fadrique(que le tenian embelesado
re,la voz y dulzurade la müsica)como en tinieblas.No tuvo
sospechade la letra, porque como tal vez se hacen para agradrr r uD nru.ito, prnla el puetacomo qulert'.Y viendo que
doirJ BcJtri/ ,,ehabiaenrr.rd.,.t ,. o,t"r. i. balÜ.rl ponal plra
irsea su casa,mas fue en vano porque el cochero,que posaba
alli en un aposentillo,habia cenadola puertade la calle;se
)6 P no y ai lt.lie.fuena.
307
305
I
-!r
guro,deque no habia quien entrrseni saliese,
sc habiaacosraoo".
Pesölea.Jon Fadriqucen el ,rlrnJ.mas viendoque no [3,
bld remedlo,se senröelr un povo f\arJtguardlr I.r maiana.
porque.dunqueti-rer.r
ticrl llamarque le b abrrererL.
no qur5q.
por no poner en opiniön, ni en l€nguasde criadas,la honra de dona Bcrtriz_,parecidndoleque n.rientrasel cochero
abria,siendoz'de dia, se podria €l isconder en una entrada
de cucva.
Do r hor ashabr iaqu e e s ra b ;l l l r.,-u a n d o ,.i n ri e n d o
rui do
en la puenJ del r uäno de su drm.r. que desdedonde estrba
settcldo:e veialnla es.aleray (orredor.pu:o los olos dondc
5lntl(lel rumor y vio salir a doi.l Bearflz.nuevaadmiracidn
paraquien crril que estabaya durmiendo.Traiah dama so
brc la <anrir.run falclellinde rtelra de tabi en.amado,cuyl
plata y guamiciön parecian estrellas,sin traer sobre si o1ra
cosa mäs que un rebocifro del mismo tabi, aforrado en feloa
azul, puestatan al desgaireque dejafb]atrrer en la blancu;a
de la camisa los bordados de hilo de pita (en que es Sevill3]2
ma\ extremadaqu€ otra nrngunatierrade Espana)susdorado\ (Jbelloi rogrdosen una rede.illade sedaazul y plata,
aunclue por,algunas.partes descompuestos,para componer
con ellos la belleza,desu rostro; en su gargantados hiios de
gruesasperlas,contormes a otras muchas\,ueltasque llevaba
en sus hemor,rr mune(as,(uyJ blancurase veu ,irr embarazo,por ser la rnangade la camisasueltaa modo de manga de
üalte.
DeLodoir pudo el granadino dar bastantesseias, porquc
,
doia Beatriz traia en una de sus blanquisimasmanos una 6ujia de cera encendidaen un candelerode plata, a la luz de la
(url e\tuvo conremplaDdo
en tan angelicJ6gura.
ruzgjndose
)i P saliese,y enrnLlose
d atosrar.
23 P Lr
} P en siendo.
por ciichososi firera öl el sujeto que iba a bu-scar.En la otra
nr.rno traia una salvf,de plata, y sobre ella uno o dos vidrios
de conservay algunosbizcochos,una limetilla con vino y soI'rc,el un,br.rzour,rrlorllr blanqui'rmr. ruyos err.ajesy bor
gusto.
d-rdosoauanagradJble
- iVälgameDrorl -decia enrresi dor Fadrique,mirjndoLrJerdeque <aliöde \u apo(er)toha.rr que l.rviä bajarpor la
cscatera-, <quren Serael t enfuroso a qul€n \,ä a Servir tan
Ircrmoranraestrer;l.ti;Ay\l yo fuera.y c6mo
dreraen cambio
r u.)nl oval emi ha.i endal
Dr. iendo esto.conro.lavio que, habiendova acabadode
suspasoshJciadondeestaba,:e fue
l'.ltJrabato.enderezaba'o
rcrirrndo ha\ta Ia ,.aballeriza.
y en ella. por estarmäs encubrerto, se entr6. Mas viendo que doia Beatriz encaminaba
.u\ pJ\o\ J i.r mirnra pane,se meriö detrir de uno de lor ca.
b,rllosdel .oche. Entrö, en tin, la dama en ran indecenrelugrr pJrJ lanta belleza.y rin mirar en tlon Fadrrque,que ertab.rereondidodetrjr del ,'.rballo,enderezöhtci.r'un aporentillo que al lin de la caballerizaestaba.Crey6 don Fadriquede
lal \uce\o que algün rriado .nfermo derpenabala caridady
pi,rJosa, orrditiön de dona Be;riz .r t,rl at,.iön, aunquemä,
..rnrpetenteera p.rr.ralgun.rde la. rruchas.rirdasqüe renia
que no para tal seiora. Mas atribuy€ndolo todo a cristiandad
v.ievota humildad, quiso ver el fin de todo, y saliendode
dr)ndeestabacaminö iras ella hastaponl€rseen parte que veia
todo cuanto habia dentro del aposentillo,por aer tal|pequeio que aDenascabia una cama.
Giandi fue el valor de don Fadriqueen tal caso,porque asi
como llegö cercay descubriötodo lo que dentro del aposen,
to se hacia,vio a su dama en una ocasiön tan terrible para öl
qu( no \d ( ömo ruvo paciencilparasufirla. Esel casoque en
una cama que estaba;n estr parte que he dicho, estabaechado un negro tan atezadoque parecia hecho de un bocitci su
rostro. Pareciaen la edad de hastaveintiocho o treinta aios.
mlr r tn feo f lbomin.rbleqLreno re sr fue Jl pa\ion o sr erala
v<fdJd.le pare.iöque el denroniono podia rer[otanro.lare.
" PN enata: dciada.
r2
Enrr.r .e ss c v r l l , a
r I l . s se vilh .
'P vquecnderezab.r.
308
309
\rJ .isrmr)moen \u desfläqu(rLdo \(trrblanteque le laltaba
poco paräi, JbJr la vida,pörque teni.rel pedto medio levantado,con lo que Darecjanr.rsabomrn.rble.
Sentösedoiia beat,ir, .n entrando, sobre la cama, y p6
niendo sobre una mesillar5la vela y lo demäsque llevaba,le
empezoa conpon(r la cama,parecierrdole
en la hermosura
ellJ un jngel v el urr riero' deäonro: purol. traserto una de
sus hermosisimasmanos sobre la frente. v con enternecidav
lasrima.l;*,ozIe empezöa derir:
iCömo estäs,Altonio? iNo nre hablas,mi bien?Ove.
abre los ojos. mira que estj aqur Bcarriz:roma, hito mio,
come un bocadode estaconrerva.anrmalepor amor de mi,
st no quieresque yo re acompaneerr la muene como te he
querido en la vida. iC)yesme,amores,no quieres responderme nr mlralmei
Diciendoesto.denamanJopor susolosgrue:asperlas.;untd su hermosorostrocon el del endenroniadonegro.dejando
a don Fadrique.que l.r miraba.mä\ n)ueno que il. rin saber
a per_queh.l(ersenr que derirse.Urrasvece.,deternLrnjndose
derse,y otras considerandoque lo mäs acertadoera apartäne
de aquellaprerensiön.
Esrando en esto, abriö el negro los ojos, y mirando a su
amal con voz debilitada y flaca le dijo, apartändolacon las
manos el rostro que tenia junto con el suyo:
<Qrö me quieres,seiora? lDdjame ya, por Diosl iQrd es
e\to, que dun €\lando yo acabandoIa vida me persrgues?
No
DJstJque tu vt(to\a (ot)dl(ton D)elteDe(omo estoy,stnoque
quleresque. .uando ya esroven el tin de nrr vida, acudaa
( umpllr lu\ vl( lososaperitos.Cjsate.seiora,r j:ate. y dejame
ya" a mi, que ni te quierover ni comerlo que me das;morir
qulero,pue\ yd no e5toypäraotra !o\a.
Y drriendo esro..,euolviö del orro lado, ,,inquererresponder mr,,.-rdona Beatrrz,.runquemj. tremay amoro.aminte
le llanraba.o tueseque 5e munö lucgo.o rio quisierehacer
'.i
*"
t'u" r' *',
f,1;s'u^ ^t"r'' '
ri P hlr:.
31 0
caso de sus lägnmasy palabras.Doia Beatriz cansadaya, se
volviö a su cuano, la mäs llorosa y triste del mundo.
Don F.rdriquerguardöque abne.enIa puena,y apenasla
r ro abienaculndo (e saliö,huyendode aquell: ca,.aa ran lleno de.onli.rsiöny abonecimienro,cuanto primero de zusto
r gloria.Acostö.cen llegandoa su casr,.in derir nadia .,u
.rmigoly saliendoa la rarde.dio una r.uelrapor la callede la
rinuosa viuda por ver que runor habia,a riimpo que vio sa.
..rr lal entenaral negro.
Volviösea su casa,siempreguardando para si estesecretoJ
\ cn tre\ o cuatrodiasque volviö a pa\e.rrla calle.ya nopor
.ln]or,stno por vel y enterdrse
mis de lo que aün no rreil,
.lunque lo habia visto, mas nunca vio a dofra Beatriz,tan senrida y retiradala tenia la muerte de su negro amante.41 cabo
de los cuales,estandosobremesahablando con su amip;o,enrrö una criada de doäa Beatriz.v en viindole con mucha cortesiay contento, le puso en susmanos un papel que deciaasi:
"Donde h:y voluntad, poco sirven ]os terceros.De3ela
r'uestraestoy satisfecha,y de luestras finezaspagada,y asi no
quiero apgardarlo que falta del ano para daros la merecida
posesiön de mi personay hacienda. Cuando quisiiredes se
podrä efactuarnuestro matimonio, con las condiciones que
fu€redessewido. porque mi amor y lrrestro merectmlentono
me dejan repararen nada. Dios os guardeao.
Doöa Beatriz."
Treso cuatro vecesleyö don Fadriqueestepapel, y aün no
acababade creertal, y asi no hacia mäs que darle meltas y en
su corazön admirane de lo que le sucedia,que ya dos veces
habia estadoa pique de caeren tanta alienta, y tantasle habia
.lescubiertoel cielo secretostan impoftantes. Y como viese
claro que la determinadaresoluciönde dofra Beatriz nacia de
haber faltado su negro amante,en un punto hizo la suyay se
resolviö a una determinaci6n honrada, v diciendo a la criada
que se aguardase,saliö a otra sala,y llarnando a su amigo, le
qrjo estasbfevesrazones:
'N P cast, peor a * panrr 4u elnaldid'yrdin
dt Fabina.y tt rnganosonuön ie
"' P falt,r.
' P grxde ront dt:eo.
311
Antigo, r nri me impon; h viJ.r y la honrr s.rlrrdentro
de una hor.rJ< Sevrlla.y no nre lra dc acompailr mjr que el
( nado que lrd,( de Grandda.Es.rropr que ahi queJa,vende.
rdisdespues
de habermeprnido, y jJg.riei,con el .Jineroquq
dierenpor ellaa los denrlscriado!.'El-porqud y cömo. no os
puedo decir.porquehry opinionesde por medio.Yo o: escribrri donde hicrrrä.r5iento.
Estome imp.'na. nr me replrquöis
ni me preguntiis, sino que mientrasescriboun papel me busquüs dos mulas,y no queräissaberpor ahora mäs.
Y.luegoes(nbiendoun papel .r dona Bearriz.y dändolea
la crada que le'r llevdsea 5u am.r.y habiendoleya raido las
mu l a q .\e pus ode t am in o : y s a l i e n d od e S e v i l l aro
. m ö el de
Madrid. con ru ;nriguo temade abc,mrnar
de la. muleresdiscretas,que fiadls en su saberprocurabrnengaÄara los hornores.
Dej€mosle ir hasta su tiempo y volvamos a doia Beatriz,
que en recibiendo el papel le äbriö, y leydndolevio que decii
asl:
"La voluntad que yo he tenido a vuestramercedno ha sido
sölo con dereo de poreer su beliez;. porque he llevado la
mrra a (u honr.ty opiniön. como lo h;n dicho mr\ re(,rtosy
finezas.Yo, :eiora mia. soy rlgo e:crupulosoy h.rrc.argodi
concrencra
en que \,1rertra
merced,vrudade ante.ryer.
secase
hoy. ASudrde!'uestramercedsiquierlolro aio J su negromal
logrado.que J \u tiempo !f lratarj de lo que l.uestramerced
dtce.cuyd vtdah.uardry consueleel cielo..
.lensö doia Beatrizperder con estepapel ru luicro, mas
vtet)doque ya don Fadriqueera ido, dio el si a un caballero
quc le habiar propue\lo.rente,liandoron el nr.rridola falta
del muerto anlante.
Por sur jomadasrontada:,tonro dit en. lleeodon Fadrique
a Madrid. y fuerea posara los baniosdel C;imen,
casa'de
"n
un rio suyoque teniaalli r asaspr,'pias.Era estecab.rllero
rico
paru heretlerode .,u hac'äda un solo hijo Jlamado
l ten_ia
don Juan, gallardo mozo, v demjs de su ralle, disireto, alentado y muy afible. Tenialesu padre desposadocon una prima
rr P fäh.r.
3t2
su,':rmuy nca,aunqueel matrinroniosedilatab.rhastaque la
1ovi.rtuvre.'eed.rd.porque la que en e,.retienrpoal.anzab.r
cra diez alios.
Con estecaballerotomö clon Fadrique tanta amistad oue
pasabael amor del parentesco,que en pocos dias se trataban
lomo hermanos.Andaba don Juan muy melancölico,en lo
cual reparandodon Fadrique,despudsde haberleobligado
con darle cuenta de su vida y sucesos,sin nombrar partes,por
p.rrecerleque no es verdaderaamistad la que tiene reserv;do
ilg,ün secretoa su amigo, le rogö que le dijäsede lo quea2pro
cediaaquella tristeza,porque en su alegrecondiciön era muy
de notar.
D on Juan.que no de< eabrorra ( o\a por \ ent ir m eno\ \ u
nul comur:icrindole,Jerespondiöa sus pretuntasestaspaI,TD TJS :
-Amigo don Fadrique, yo amo tiemamentelr una dama
dc estaCorte, a la cual dejaron sus padrescuando murieron
con un pnmo
rnuchahacienda,con obligacidnque secasase
suyo que estäen lndias. No ha llegado nuestrohonesto amor
reservandoel premio
l näs que una honestaconversaciön,
de dl paracuandovengasu esposo.porqueahorl lri su estado
ni el mio clan lugar a mäs amorosastravesuras,pues aunque
no gozo de mi esposa,me{ sirve de cadenapara no disponer
dc mi. Deciros su hermosura.seräquerer cifrar laa5misma be
lleza ar6breve suma; pues su entendimiento es talaTque en letrls humanasno hay quien la aventaje.Finalmente,doia
Ana, que dstees su nombre, es el milagro de est.redad, porclueella,y doia Violantesu prinra,son lasSibilasde Espana,
cntrambasbellas, entranbas discretas,müsicas,poetas.En18
fln, en l.rs+ dos se halla lo que en raz6n de bellezay discre-
l ' ri emi srm:mente.
P en Ih, me.
Iah.
I' en.
P trn por extreno.
P Y en.
" P el hs.
"
'
'
r"
r'^
313
ciön estäreoartidoen todas las muieresdel mundo. Hanle dieho a doia- Ana que yo galanteoun.r dama cuyo nombre es
Nise 0.porqueel domingo pasadome vieron hablarcon ella
en San Ginös,donde acude.En fin, muy celosa,me dijo ayer
que me estuvieseen rni casay no volviese en mi vida a la
suya;y porque sabeque me abrasode celos cuando nombra
a su esposo,porque aunqueha de serel medianerode mi ventura, con todo no quisieraverla en otro poder que el mio, me
dijo,queen solo,dladora,y que le e.'peraLon mucho gustoy
tuidado, Escribilesobreestoun papel.y en su respuesta
me
enviöotro. que esesle.porqueen llaLrrverso\est.rnextremaqa como en lo oemas.
Esto dijo sacandoun papel, el cual tomändole don Fadrique, vio que decia asi:
los cuidadosa mis queias,
y mi aficidn a tu hielo
para que quede sin firerza.
Decir, Lisardo, que yo,
POrentlerenerausenclas,
esfuerzomi5r voluntad,
engäfrantetus qulmeras.
Si quisieraentretenerme,
pastorestiene el aldea,
que aunque les doy disfävores,
mis pobrespartescelebran;
En que pudiera escoger
alguno que me tuvrera
con amor entretenlda
y con inter€scontenta.
Y tu, Lisardo, aunque alcanzas
favoresque otros desean,
tan sölo no los estimas,
sino que ya los desprecias.
Lisardo, creyerayo
que de mujer de mis prendas
con sölo un mirar suave,
favor y premio te diera.
Mas como siemprequisiste
ser ingrato a mis finezas,
ni estimasmi voluntad,
ni con la tuya me premias.
Qre no sabesqud es amor
tengo por cosamuy clerta;
no has entrado en los principios
y ya los fines deseas.
Lo que da lugar mi estado
te fävorezco,no quieras
que me alarguea mäs si el tuyo
tiene a mi gusto Ia rienda.
Ya temesque el mayoral,
Tüs sinrazones,Lisardo,
son tantasque ya me fuerza
mi agravioa darte la culpa
y tomarme yo la pena.
Mas no me quiero poner
con tu ingratitud en cuentas,
porque siempre los ingatos
cerospor numeros dejan.
Presideapetito sölo,
Lisardo, y esbien que tema,
que cuentasde obligaciones
a todas horas las niega.
Y asi no quiero traeft€
a la memoria mis penas,
pues jamäsdiste recibo
de cosaque tanto pesa.
Vayan al aire suspiros,
pueslo son y no semetan
en contar, pues no los llaman,
cuantossusmillares sean.
Las lägrimasa la mar,
5 0 P Nis a.
3r4
'
P tu.
315
que ha de ser mi dueio', venga;
si tu remedio aborreces,
Lisardo,ide qu€ te quejas?
Pidessalud,y si aplico
el remedio,desesperas;
eso es querer que te santreni
sin que te rompan la vena.
Lo cieno esque yl, Lisardo,
te matanuevabelleza,
y hacesmi amor achacoso;
ya lo entiendo, no soy necia.
iMaldiga,Lisardo,el cielo
a quren con gracrasalenasr
a la que adora, enamora,
tal como a mi le sucedal
Canta el müsico en h calle,
haceveßos el poeta,
y apasiönasela dama,
y olvida a[ que la requiebra.
Ya conozco tus engaios,
ya conozcotus cautells,
mas,puesyo te .rlabda Nise,
iqud mudro que tü la quierasl
Goces2,ingrato Lisardo,
mil anosde su beJleza;
tantos favoreste rinda,
como a mi me matanpenas.
Bebe sus dulcesengafros,
los mios amargosdeja,
que yo al templo de mi fb
piensocolgarla cadena.
Desdealli estar€mirando
como el que mira al que juega,
'. niy '
l 1 . . . 1d t n o : . t t , I o p e ,Je Ve sa ,"Su e ltan r i m a n so ,m :yo r al er'
-':PN Goces lebc
tc: B ebe.
316
serrmpentiro. cono,rl tomicnzo dc la ertrofi siguien-
el naipe en que te aventuras
tu verdad y [t]ui cautela.
No me queio dc esreagravio.
Li.'ardo.porque ntrr quejas,
no te volveränamante,
y esdartevenganzaen ellas.
Tü estäsmuy bien empleado,
porque sustiznldashebras
esdb.rnoen qu( 5eengastd
su hermosuray tus finezas.
Sus oios negros)uceros,
en cuyasnlnas travlesas
hallarä tu guena, paz,
Y bonanza tu tormenta.
Tü vestirässus colores,
con que saldräs,aunque negras,
mäs galän que con l.ts mias,
Puescon tusto las desPreclas.
Podrästomar por devoto,
para alivio de tus Penas,
a) gloriosoSanGinös,
que esde tu Nise la rgle.ra.
C on erto pi do;) amor
de tu inconstanciase duela.
f)io' te grr,,rrde
De micasa,
:-," ' ' ' ö..,-' .:' ....
la que tu Sustodesea
-No hay mucho que temer a esteenemigo iiio, acaban'
do .lc leerel papeldon Fadrique-. porquea lo que muestra.
nrj. rendidaästj que furtosa.L.rnrujäretiribe bien,y si .omo
su amor lla.'Je.r,'esran hermosa,ha.eL.m.tl en no conseryar
r.rcogerel premio de €1.
-Esto es -respondiö don Juan- una tilde, un rasguno,
uu n.rdl, conforme a lo que hav en eLlade bellezay discre
ciön, porque ha sido muchasvecesllamadala Sibiia espa'
D ol i t.
'' PN enlt:: su I H tu
völse tres esrrofrsanrba: tus cruteLas
317
-Por Dios, primo -replicö don Fadrique-, que temo a
l.rsrnujeresque son tan sabiasmäs que a la muerte,que quisierahallaruna que ignoraralascosasdel mundo, al p[a]so5a
que ösalas comprende, y si la hallara ivive Diosl que me habia de emplearen servirlay amarla;mas y:r son todas t:tn agudas que no hay quien las alcance.Todassaben amar y engariar, y asi me tieren tan escarmentadoi;s discretasque deseo i
tener batalla con una boba.
ilo5s decis de veras?-dijo don Juan , porque no sö
qui hombre apeteceuna mujer necia, no sölo para aficionarse, m:rspara comunicarla un cuarto de hora; pues dicen que
que el enteDdimienIosque en el mundo son mäs celebrados
to es manjar del alma, pues mientras los ojos se ceban en la
blancura,en lasbellasmanos. en los lindos ojos, y en la gallardia del cuerpo, v finalmente, en todo aquello digno de amado en la dama, no es razön que el alma no solo est€de b:lde,
sino que no se mantenga de cosastan pesadasy enfädosas
como las necedades,puessiendo el alma t.itnpura crjatura,no
la hemos de dar manjaresgroseros.
-Ahora dejemosestadisputa -dijo don Fadrique- , que
en esohay mucho que decir, que yo s€lo que en estecJSome
(oDvrene.y rerpondamos.rdoia Ana. aunquemejorrcspuesta [s]erä56
ir a verla, pues no la hay mäs tiema y de mäs sentimiento que la misma persona,y mäs que deseover si me hace
sangresu prima pära entretenermecon elh el tiempo que he
de estaren Madrid.
-Vamos allä -dijo don Juan , que si os he de conlesar
verdad,por Dios que lo deseo;mas advertid que dofra \4olante no esnecia,y si esque por estaparte os desagradanlas muieres.no tenöisque ir allä.
-Acomodar6me con e) tiempo -respondiö don Fadrique.
Oon esto,de conformidad sefueron a ver las hermosasprima.. de lastualestueron recibidoston mucho gusro.si bien
dona Ana est.rbJ(omo celosl, zahareia,Junque tuvo muy
poco que hacerdorr luan en quitarh eLteiro.
' r PN e n a t a : p e s o
5r P No lo.
j^
PN erratr: era.
318
Vio clon Fadrique a dona Violante, y pareciöleuna de las
,r,.r.bell.r.Jrm.t.,qur hJ\ta entort(c:habiavrsro,Junqueetr
retratrndo
SerrGnay dotia Beatriz.Eqt,rbase
,r.,,.r,en
"lla"
parae\l,ror äsiöne"trhr lan
i, un,^,drd u'ada en la ConeJl y
parereque de propösitoplra rendirI don
hicrrlJerezarla.que
i.,Jriqrr..e habiaverridocon tanta(uriosidadv riqueza.Tä'
de l ent eiuel. yr sbo
,,,.,pr,..taunJ l JvJ enteranegIa.LuÄ j ädJ
y
tollar
tle
dtamantes.
oro.
rintura
v'^ un apret.rdor
de
i,.,'..
de rubies.A cuyo:sunto, despudsde muchascortesias,to,1.rndodon Fadriqueuna guiiana. cantö erte roman.e, de
ouien Lasmusasle hicierongracia,como tan amigo58;
Zagala,cuya hermosura
mata, enamoray aleSra,
siendo del cielo milagro
y gloria de nuestraaldea;
i.Q:€ pincel habrä tan sabio,
supuestoque Apeles sea
el que le gobiernay rige,
para imitar tu belleza?
iQri ravos,aunque €l del sol
nos dd los de su madeia,
que igualen a la hermosura
de esastus castaiastrcnzas?
iQrö lucesa las que miro
en esasclarasestrellas,
vislumbre que a los diamantes
eclipsansus lucesbellas?
iQu€ azucenasa tu trente,
qud arcosde amor it tus cejas,
qu€ viras a tus pestaias,
a tu vista quö saetas?
iQrö rosasalejandnnas
u rctr.rto tue uno de tos vAnor ttn,latb :lulii de k.rlia ; Espaia. que se
des.rr'ollöen el siglo xrl' y rlcrnzo \u rpogeo en el \1rrl
rrd tan J, amrgo.
" lr (dmo 4r,;,7?
319
a tus meiillas,puesquedan
a su encamadovencidas,
a su hermosurasujetas?
iQu€ rubis con esoslabios,
sin duda,zagala,que eran
con los finos de tu boca
falsoslos de tu cabeza?
Tirspalabrasson claveles
y tus blancos dientesperlas,
de lasque llorandoel alba
borda los campos con ellas.
Cristal tu hermosagarganta,
columnJ en que sesustentil
un cielo donde Amor vive,
si como dios se aposenta.
iQrö nieve iguala a esasmanos,
en cuyasnevadassierras
Ios atrevidosse pierden
cuando pasarlasintentan?
De lo que encubreel vestido,
zagalahermosa,quisiera
decirnruchasalabanzas,
mas no se atrevemi lengua;
Qre si cual otra Campaspe
mosträistan divinas prendas,
iay del Apelesque os mira
y sin esperanzasde ellasl
Decid, zagala,al Apeles,
cuyos pincelesse emplean
en trasladarde esecielo
!.uestrahermosuraa la tie[a,
Qre el y yo seremoscortos:
pincel y pluma,sequedan
stn saDersacarta estampa
que al natural s€ parezca.
Puesel molde en que os fbrmö
la sabian.rturaleza,
ya el murdo ro le posee.
porqueotra cual vos no tenga.
320
Diamantes,oro, cristal,
luceros,rosa,azucenas,
cielos,estrellas,
rubies,
jazmines,perlas:
claveles,
Todo en l'uestrapre.encia
pierde el valor y sin belleza queda.
iQ,ui pincel ni qud pluma
harän de tal bellezabreve suma?
Lncarecierondoha Ana y su prima la voz y los versosde
dol Fadrique,y mis dofra Volante, que como se sintiö ala
brr, empezö a mirar bien al granadino,dejando desdeestatarde empezadoel juegoen la mesade Cupido, y [a] don Fadri
que rJn aficionadoy perdido,que pur entoncesno siguiol.r
oprnionde aborre.erlasdiscreta\y tenrerlasastutas.porque
oiro dia, antesde ir con don Juan a casade las bellasprimas,
enviö a dofla Ana estepapel:
Por cuerd.r'osIieneamor en ru irstrumento,
bel l ay di vi napnma,y trnro ei ti mr
rru(strosüaveson que yl de prtrna
or leuantra terceraiy mudr inlento.
Distreto iue de amor el pensanriento.
y con !'uestrovalor tanto seanima
que, siendo prima, quiere que se imprima
en l.trestroser tan sobemno acento.
Bajar a prima sueleuna tercera,
mas, siendo prima, el ser terceraes cosa
divina, nuev.r,milagrosav rara.
Y digo que si Orfeo mereciera
hacercon vos su müsica divrnr,
a Ios que adormecia,enamorara.
' En el scntido de <liscreta" y t:rmbiöo en cl sentido de las cuerdasde un
tnstrunrcntomusrcal_
un.r guu:na u otro insrrum.nto El po€m.r!e es
.' Pn'nahücü: .vÄ)\,lc
tnbc sobrel J b.rs€de ür)r renedc conccptrxen tornc',rl or c qui v oc os"pnna'
321
Mas, pluma mia, para
que de estapdma bella
amor, que la posee,cante de ella,
Lo que yo le suplico,
es,que siendo tercera,
digaa su bellaprLmrque m< quiera.
La respuestaque dorla Ana dio a don Fadrique fue decirle
que en e\o teniaelll mu1'poco que ha,er. porque dor-raVio
lante estabamuy aficionadl a su valor. Con erto quedö ta1
lozano y contento que ya estabaolvidado de todo punto de
su opiniön y de los sucesosde Serafinay Beatriz. Pasäronse
muchos dias en estavoluntad, sin extendersea mäs los atrevi.
mlentos amorosos,que a sölo aquello que sin riesgo del ho
nor se podia gozar,teniendo estosimpedimentos tan enamo
rado a don Fadrique que casi estabadeterminado a casarsq
aunqueVolante jamjs rratö rud.r acer,.ade esro,porqu{ vqn
daderamente
aborreciJel (a\.rr5e,
rcmerosade perderia li6er
lrd que entonces gozaba.
Su.ediö. pue:. (ue un-dia ertjndose vistiendo los dos p1i
mos para ir a ver las dos primas, tüeron:visados por un r
do de susdamascömo su esposode doia Ala eravenido
de secretoque no habian sido avisadasde su venida, y
estaacciön las tenia tan esparrtadas,
creyendo ella que no
causavenia asi,sino que le habia obligado algun temerosode1
5l8nro,que era tuerza,ha\taJsegurarse.
vrvlr con rec.llo;que
les" supxcaDan
res-'
suplicabanque arrnandose
prriencia.como
armändo.ede paclencla,
como ellas
ellashahacian, no sölo no las visitasen,mas que excusasenel pasarpor
la calle hastatener otro aviso.
Nuevafue esraparaellospcsadi'imi.y que Ia llevarony re
,
( rbreror)
Lon muestrasde mucho sentimiento,v mjs cuando
'upieron dentro de cuatro diar como se habia desposado
doia Ana, poniendo el nuevo dueio tanta clausuray recato
en la casa,por ser muy celoso,como hombre experimentado
en cosasiv que pasabaya de cuarentaaios, que ni a la ventana era posible verlasni ellasenviaron a deciiles mäs palabn,
J'! lc
322
ll P les.
., .runa saberde su 'alud: doiia Ana por Ia ocupaciönde.u
q.poro.y doa.,Molante por l.-rque sediri a 'u tiempo
(on tmpaclentes
'Agu,trdlndonuevo avL5Q.
ansla5y penoy don Fadrique.un.mer
p.lYron
dotr
Ju.ln
.o. i.,r.ra'.nrot.
r-,",.idc'e.perado::fu vrendoque no habia memoria de tu
a,todo riesgoa paseafTla..alley pro,,.",r,'" Jit.r-in.tonor
de su clsa.Anduvteron
damas,
o
algunl,criadl
lu,rr u.t ,.'u'
veiän
enträta su mando ,'le
v
en
los
cuales
orro.
dla
un
en fin
y (on il un hermanosuyo e-:tudlanle.
\u,cJsJ.
A"..n
äou,
1,e7.,u ntuy gahn: mls no luc porrbleverlas.ni a ellasnr aun
Lrn.r*,nrbrr que pare<iesemujer: algunos,.riado'.ri. mas
, oru no artn r onotidor. tto se;treviana decirle<nada.
y un dominCon c\ra\anslasmadrugabrny trasnochaban.
vieron
salir una
tal
que
lire
su
vcnlura
maiana
de
oo nruy
inaJr i. Jon" Molanteque tbr a misa.a la t ual don Juan lleeo a Ir.rblJr.y ella ,.on mil tentores.mirando a una Paney a
ärr.:.de.pue' de haberles(ontJdo el reratocon que vivian y
la.elo..r.ondiciön de 5u sei()r.romandoun papelque don
Iuan llevaba escrito, para cuando hallasealguna ocasiön, se
prisa qel
sölo lcs
les ulJo
dijo que anduvie
dij
mayor pnsa
delI mqnqo;
de
mundo; soro
c.rn la mayol
iire
fire con
dia, que
que ella procuraria Ia tespuesta.
.rlli otro ola,
sen For lLll
llevö a su
su seiora,
seiora-yv lcido deciaasi:
Elh le: llevö
que los celos,porque ellos son mal
siento
el
olvido
"Mäs
sin renedio, y öl le pudieratener si durarala voluntad. [a mia
pide misericordia; si hay alguna centella del pasado fuego,
üsesedc ella en casotan cruel."
dreronIa rtspuestaa la misma
Ie rdo el papelpor las,damas
, rirdl. que Lomo vio a los taballeros..e le anojö por la ventana.y abierto6sdecia estasDalabras:
"El dueio es celosoy reii€n casado,tanto que aün no ha
tenido lugar de arrepentirseni descuidarse.Mas öl ha de ir
dentro de ocho dias a Valladolid a ver unos deudossuyos,entoncespagarödeudasy dar€disculpas."
^" I l rl tr.
"' P rl etenri ni ronse.
"? P p;lar.
^' P abreno cl ptpl, l4cron .on i cstr\.
323
. Con ertepapel.a quien lor dosprimosdreronmii besos,14
clenqosemll devotJsre(omendarrone,,.
romo si fueraorjcUloseentreluvieronalgunosdias;ma: viendo quc.ni se le.
1yi5]i
Daoe to que en el sepromclia.ni habiamj: novedadque
hasta alr cn casJde \u\ senoras.
porqueni en la c;lle ni en la ven,
tanaer.ltmpo\lbteverli\. lJn üesesprrador
tonro.rnterde habede re.Lbrdo,enrpezarona. ronäar Je a,r y d. no.ili.
pas.rnoolelfs
mudläs de elld.\de claroen il.rro en la calle.
ftei un dia que atenö don Juan a entraren la iglesiadel
^
\-arrnen
J orr mlsa.vro enlrar J su quendl doäa Ana, vista
p a ra ,dlhano m ilagr o s aY
. .o m o v i e i e q r. t" .n ,rö .n uni
caprra a orr mt\a. te tue sttutendolos pasor, ._r
1 pesarde u1
e\cuderoque la acomp.lnab.l.:earrodillo a su mismo lado.
] de(puelde pJ\ar entrelos dor llrgasquejasv breresdiscql.
p.ts.conformelo que d.r lugarla pane jonJe estaban,le
rul
qold'q 99n* AIa que su marido.aunqueJeciaque se habfu
oe rr r valtadoltd.no lo h.rbiahecho:masque ella no hallabe
otro rcmedio parahablarl. un raro de espj,.io. ri no .r" qua
dquettrnocheraniese.
que Ie abririala puena.nrasque habla
de venrr(on el su pnmo don Fadnque.el , ualscJubiade acos
ral con \u esposo.en su luß.J:v que pdraestohlcja rnuchoal
(a\o el e\tJreiia enol.rdaccrnel, unto que hJblamuchos
di:s
que no se hablaban:y.quedemjs de que el rueÄoseapoder*
bd ba\tJntemente
de el. erat.rntoel enoio que .abiamuy cier_
to que no ech.lri-a.de
ver la burla,y que aunquesu prima pu_
drerJ\upllr e\l.afaltt, era rmposiblerespectode que e,tabatrr
rermd.y que !l no erade estJsuene.que no hallabamodo de
satlslacer
susdeseos.
Qredö con estodonjuan mäs confusoque jamis. por una
prne veia.loque perdia.v por otra ren)rJque don Fadriquc
no lr.rbude querervenir ell tJl roncieno. Fudse.onestoisu
viera juicitr.drleratal dispar;ie.
donaires.errtrretiendoelf.rvorque le ha.,, ao,,. Äi.*n qui
rerleacomodarcon tln linda moza. y en .r,r, ä.ä*L',
y
respuestas,
suplicando el uno y excusändos.el otro. pasaron
algurlashoras.Mas viöndole don Fadrique tan rematädoque
..rtö l t es1' tdapJrJ matarse.bi en contra r u volur r t adcon.eJi o . orr el en ocuparel l ugar de doi a Ana al lado de su
esPoso'
'Y
asi se fueron Juntosa su casa.y como llegasena ella la
d.rma"'.que e\trha (on turdado. conotiendo de .u venida
uu6 dnn FadriqueJrabiaacepradoel prnido. ler mandö abrir,
ctr l Lnen una < al l .l ntes de l l egara lr . uadr a don
u
"
nttrJ.r.
l.r
cama, mandö doia Ana desnudar a don Fadriest;rba
äe
que:v obedccidade mal talanre,descalzoy en camisa,estando lodo 'in luz. le entrö en la cuadra.y poniendolejunto.r l.r
y en dejändolealli, muy
canr, le dijo paso que se acostase,
alegresefue con su amante a otri cuadra.
Dejdmoslacon dJy vamosa don Fadrique,que asicomo se
vro.r.,,'r.rJo.rl ladode un hornbre,cuyo Äonoi esr.rtra"'
olbn
diendo cl con suplir la falta de su esposa,y su primo gozändola, considerandolo que podia sucedery lo que podiin cos
tar talesatrevimientos,estabatan temeroso y desveladooue
diera cuanto valia su hacienda por no habeisepuesto en'tal
e\rJdo.Y ma\ cuando suspirandoentre sueijoi el olendido
manJo..lio w<ha haciadonde creyöque e,,tabaqu espo.a.v
echin.loleurr brazorl cue)lo,dio nrueitr.rsde ouererileelrre
a ella, si bien como estaacciön la hacia dormido. no rirosi
guiö Jdcl.lnre:
guro
adelrnte; mJsob
mas66don Fadri
Fadrique.que se vio en t.rntopeligro! tomo
gro.
lomo nruy
nluy pa\o
paso el brazo
brazo del domrdo
quitändorenor,yv quirjndo.
dormido seflor,
le de si se rerirö a la esquinade la cama, no culpändo a otro
.r de hrberse
que.r
puestoen tal
que
a.si
habersepuesto
por söio
tal ocalion.
ocasiön,por
söio el vano
r;no ,rnantojo de dos antanteslocos.
Apenasse vio libre de estotcuando el enganadomarido.
exrenJrcrrrlo
los pre: los"- lue r lunrJr con lÄs del remeroso
c-ompanero,
siendo para öl cada acciön de östasla muerte. En
lln.,eluro pro(urando_
llegarse
y el otro apanarre,se pasöla
nolhe.tJnro que ya la luz empezöa mostrarse
por los resquiL,tosde lai puends,poniendoleesto en mäs cuidado que lo
demJ\.vrendoque en vano hlbil de .er lo padecidosr it rba,. l l -'.,
,- ."*,
ttes;;enr/t, t.reLnrr.
"6 l) trttr.
r; P
ful ta.
324
325
ba de ananecerantesque doia Ana viniese;puesconsideran,
do que no le iba en salir de alli menos que li vida, selevantö
lo mäs paso que pudo, y fue atentando hastadar con la puer,
ti, que como llegasea intentar abrirla,encontr6[se]6tcon
doöa Ana que a estepunto la abria,y como le vio, ion la voz
altale dijo:
-iDönde vais tan aprisa,seior don Fadrique?
iAy seäor;l respondiocon la voz baia- . iy cömo os
.
hrbeis descuidadotanro sabiendomi peligro?Deladmesalir
gor Dios, que si despiertarruestroduäriol no lo libraremos
olen.
-iCömo salir?-replicö la astutadama, hablandoalto.
que,podia.ser
oida-. Por Dios que ha de ver mr marido con
quren h.tdormtdo e5tdnoche.pdrdque veaen qud han para_
oo suscelosy lus cutdados.
Y ditiendö erro.sin poderJon Frdriquee,,torbarla.
respecro de.suturbJ(ton y \et ld ( uadrdpequeia.sellegöI Ja.ama,
y JbnendounJ venlln, tirö lls tonrnar. dicicndo:
-Mrrad. seior mando.corrquien habeispa,,adoLanochc.
l'Llsodon l-Jdnquelos otor en el reior de la cama.y en lu_
gar de ver el brrbado esposode don.rAna vro a ,.u heimosisinrJ Vrolante.porque su mando de doia A_naya caminaba
m.i\ häbiJde seirdilr. laretia Il herrnosad.rml al albacuando, corriendo las cortinas a la noche, sal. d.r.a-a.,do pJas
sobrelos floridos campos.
. Quedö con estaburla de las hermosasprirDastan corrido
Jon Fadriqueque no hablab.rpalabr.r,ni ia hallabaa oroo6
.ito. viendolasa ellascelebr;rion ritrt.l ,u.".o. contan'do
Violanteel cuidadocon que )e habiahechoestar
. Mas,.omoel grlnadino re cobrasede su rurbaciön,dändo
leslugardona Ara. r ogiö el fruto de lls floresque habiasembrado. gozando <on su d.rm.rnrul regalad.r'uid.r,
no sölo
mlentras estuvo ausenteel marido de dona Ana. oue se detUvo en pleirosde.h.rtiend.r
algurro.dia,..sino despuisde veni
do. que por nredLod. ,,naciirda, a quLendon Fadriquerega.
ldbd.entrabdlas mJ\ no(hesJ versecon ella..on hana enviiN PN encontrö.
326
cli,rde don Tuan.que (omo no podragozarde ru dona An.r,
l.le - pe:.rb.rde lasdrchasde su prinro.
'.Pasadosalgunosmesesque don Fadriquegozaba
de su
muestrasde amor que pensarsepuede,
(llm:r, coD iäs_mayores
ranroque, obligado de ellas,se determinö mil vecesa hacerla
su esposa,si viera en ella yoluntad de casarse:mas tratändole
je nu.lar estado,lo70atajabacon mil forzosasexcusas.
Al c.rbo de estetiempo, cuando con mäs descuido estaba
don Fadriquede tal suceso,empezd Violante a aflojar en su
amor.ranlo que excurabaIo mäsque podia el verle.Y el, ce.
loro. d.rndola tulpa a nuevo empieo,'reharia mas entadoro
de versecaidode su drclta,ruan1 .rb.,rrrtrdo.Y deserperado
do mJ\ en la cumbr< de ella estab.r,cohe.hö rorr reealosv
,r,rrirrö con promesa(una criada.y ,.upolo que dieia aieo
p.rr.rrro.rberlo:porquela rraidorale dijo que si h',reremrlo
y queJierea entender,l su senoraqUeestabaen la , ama.pOrque Je'.uidada de ru venida.no esruuiese
apercibida.como
utrr\ \'(\(\. y que vinierc .rquellanoche.que ella dejariala
puertaabierta,con cuya comodidad veria lo que deseaba.
Podi.r hacerseesto con facilidad, respecto que \4olante,
desdecluese casösu prima, posabaen un cuarto aparte,donde e't.rbtrin tenerque rnterven
ir r on dona lura nr ru marido.
no.podiasufiirse,y m.is Mol.rnte,que. ya en:
cuv.rrorrJitrri,n
seiiad.ra su libertad, no queria tener a quien guardärdäcoro,
si bien teria puerta por donde secorrespondiacon ellos y cor:riamuti:.rrver.er.obligandosu agrado.a deserrlu esporode
oonan nJ su conversaclon.
Salrölea pelo el lingimienroa don Fadrique.porque Vo,
lJnteJorreyo, ! dando lugarI lo que le eslorbabael no d.rrle
a don F.rdrrque
el que siemprehabia tenido.5ere(ogiö mäs
lempr.ir)oque otras veces.Es el ,.a.o que el hermano del
min.lo \if doira Ant, \onro tudo lo mjs Jel riemoo.rsrstia
ton el .yru .ui ratl a.seati ci onöde dori aV oj anr e.y; ll. r . obli.
Sadade la voluntadde don Fadrique,no habia äido lügara
su deseo_
^' PN enata; le.
'1) P tak .r
327
(ans,ldade el o catrslech.r
de I.r,,joy.rr;,,regalo5
. M;( yJ, o
de \u nuevo.lmanle,dro al travescon lr, obligr.,onä, dä irtlguo,.cuyo nuevo entretenimisnto 1i:ecausapara que Ie prlv;se dc todo.punLo.de
su gloria.no dando tugr, , lä. d.slos
! rtectosd,edon l.adflque;puese\rdnocheque le pareciöquq
por su Indr\po\tctonestabasegura,avisöa su am.lnre.y
il,
oando,aentenderqle 5equedabaen su ca\a,lomo otrasve
(es en_lacJrJ de su hemrano.vino ll punto .rgozarde la
ocasion. Puestomo don Fadriquehallasela pueriarbi.rt", y ni
\e,rosutrieseet ( orJlon.e\perir,oyendoh.rblarl)cgö.r la de
11
<ata.y enlrarrdohallo a la daml ya atortada,y tl mozo que
sc
eslaoaoescdtzJndo
pardhJ(er lo mtsmo.
No pudo en.esre.purtola .ölera de don FaJriquerer taq
cueroJque no te objlga\ea enlrarcon determinaciönde mo
lerlea palo..por no en.uriar l.re,.padlen un mozuelode tan
po(os Jio\. Mas el amanteque vio enrraraquel hombre tan
determruado.y se vLodesrrudoy ,irr erpaJ.r.ic ba;ö .rl suelo.
y tomando un zaprto le enrubrröen la mano.como que fue
seun pistoJere;
y diciöndoleque si no seteniaafüeraI; mata.
na.,(obro la puend y en poLo cspacioIa calle.dejandoa don
fJanque temerosode 5u Jccton.
f\re:_romoViol.rnre.1a resuehaa perderde rodo punto la
amrstadde dun Fadrique.le viesequedarcomo heladomiranJo a h puena por donde habi.rralido su .ompetidor.emoe
/o a reirsemuy de,Dropöriro,
:olemnrzandolr burla deJzafaro. L.re.
eslo ntasotendtdo(l Franadrnoquc de lo demäs,no
pudo la pariön dejar de darle arrevrmienro.y llegändoiea
V:olante,ladio de'r bofeuda., que l.r bano.n',,rnir.; y.llt
perorodde enolo. te drlo que se fuese, on Dios.que llamarh
a su cuiada y le haria que le costasecaro. El, que no reparaba
en anrendzJl.prorlgurocn su derermrnada
tölera, asiendola
de los cabellosy rravendoJa
a ntal traer,ranto que la obligöa
dar Bnao!.a lo: ru.rlesdoia Ana y su rspo\o se levarrraron
y
vlnrerona la puenaque pasabaa ru posadt.
Don F.rdrrque.
k,merosode r<rde"cubierto.v rrri: qrvinie
,'ela iu'ti,.ia.puel le podian rdracarlo
que qui.ielen.sesaliö
' L Pt re s o c u i l r o .
328
(
v
de .rquell.rJ(J. lleS.urdo.r,la de don Juan.que erJ t.lntbren
ir ruvr, le (onlö lo que habia parado,y ordenö su panida
Srcili.r.dondesupo que iba el l)uque de Orupa,.tel retno,.1e
y
uirrey.
rcomodandose,con
el paraesrepasaiesepar
r
n; 'er
rrodrrrtro,det udlro dlas.del.lnclo.l don.luanmuy ln\te y peuro\o de lo \u( eOroo.Por ndberperdtdolan buen Jmlg,o.
Llegodon Fadriquea Njpoles. y aunqueuJiö de Espan.r
.orr rnrnrode ir r Sicilia.Ia,bellez.rde erraciudadle hizo'quedar en ell..ralgun trempo.donde le sucedieronvarior y diverla opinion de que roJas
\o( ( J\o\. { or los LuJIe\confirntJb.rdestruianron susasluci.l5
l;s mujere'que dabanen discretas.
la opiniön de los hombres. Sustöntelanorabuena,que algün
dia diri lo contrano.
En Näpoles tuvo una dama que todas las vecesque entra
ba su marido le haciapareceruna artesaarrimadaa una pared.
Y de Näpoles pasö a Roma, donde tuvo amistad con otra,
qu( por \u causJmat6 a su marrdo una noche y le llevö a
.ue'r;, nreridoet: un costala echarleen el rio. En est.rs
v otras
(o\.r\g.r,tdmuchosaios. h.rbiendopas.rdodierisiis que salio
de su tierra; pues como se hallasecansadode caminar y falto
pues.rpenaltenialos bartantcsparavolver.tE,,p.rde drnero,'.
na, lo puso por obra. Y como desembariaseen Barcelona.
despue'de haberdes(ansado
algunosdias lyl hechol cuent.r
bolsa,comprö
bolsa,
con
con su bol..r.
comprö una
una mula
mula para
oara lleear
llegar a Cr.rn.rd,r'GranadaTr,en
que partiö una maflana solo, por no haberya posibilidad para
cflado.
PoLom,rshabriacaminadode , uarroleguas.cuando' Da
sando
tdo a
ll' nueve
r l.rs
nuevedel dia
dra por un hermoso
hermoto lug.rr,de qulen
quien €ra
era
seior un duque catalän.casadocon una hermosa
,sadama va
lencr,rna.
el . iral.por ahonargastos.e\t,rbarerirudoen su tiena. Al tiempo que don Fadriquepasö por estelugar,llevando
proposlto de sesteatyv comer en otro
proposrto
ötro que
ctrF estaba
estah'rmäs
mjc adelane.lelr.I'echö; srgoN, tomando /a,1a como participro pasa,lode l:,üa, en fun
.:r
cron qe zeusm.r,con lo cu;rlse precrsasuplir Lac6pul, despudsde,1/lJ.
Al co
ncq' ,,'r t ,,/,.. h,bn'oL,e.upl t" , opul , ,1,,fu.,
de /,,./,,
'
\
h .1,.,.,, ta ,., ],tl .rrporbrl
rJ.rJ7.:r" ,...t.tt. t T.ttw J n r mt n,t.
,t .'t
'"'i
,l
*' ,1, ,t,,.p,r goz,t,
dtttn",i
"s,
!, ,'d't
329
te. eslab.lh hermosaduquesaen un baleon.
),Lon)oviesea/5
aquelLJmlnJntepasaralgo de prira y reparase
en ej auosotaIe . Iamo d,un cnJdo y le man,lö que fueserraseI y le dijese
q u e e ll. tle llam abJ .
f\resconro a don Fadriquele dresenesrerecado.y siemplg
\e preLl.rba
de cones.y ma\ ( on la\ dJmas.subioa ver qui le
mdnddbJlJ bellt\rma.duque5a.Y tratandola,On la cOrteSia
que erä ,usto.admtrddode ver su hs11n65rru
v gallardia.ella.
haci€ndole sentar,le preguntd con mucho
a. aOnJJ
er.ry por que cantrniba tJn Jpnsa,enctrerierrdole
"gr"-ao el gusto
que tendna.ensaberlo.porquedesdeque le habiavisro,ie
habr.rrn(lrrudo .r .rnrarle,y asi habradetemrinadod< que fuesc
su
:onvrjlagg porqueeJduque estabaen r aza.
Uon tadnque,que no erd nrda cono, despuesde arrade
terle la merted que le hacia.le conrö quien eri y lo quele habia lucedrdoen Cranada.Sevilla.Madrid, Napolesy Roma(on lo\ dem,rssucesosde su vrda.fenecicndo pljrr.a
Ja
con
qecrrque a taltade dtnerosy cansado
de ver riena<,sevolvia
J tJ \uyJ conproposirode clsarse.,.ihallasemurera sugusto.
-<Lomo hd dc 5er rerpondröla duquesa la que lrade
sel Oe" l'UeStIOzusfoa
- Seiora.yo soy noble r omo or he drcho replicödon
fadnque-.
len.qoma5que medilnamenteJo que he menester paräpasdrla vida. y asi.cuando la mujer que hubiese
de
\el mrr no 5edmu) ncd. n<_r
me dari <urdado,comq sra hcrmo<ay blen nJ(lda. Lo que ma\ me agradaen lasmujeres
es
tr vrrtud:esaprocuro.que los bienesde fortuna Dior losda y
los ourta.
-Finalmcnre -dilo Iaduquesa-, isi halhsedes
mu;erne
,,
Dle.nermo\a.vrrluosay drserel;.pr.r,o rindjdraderel cuello
ar Jmabte}1lgodel matnmonioi
-Yo os prometoseiora -dijo don Fadrique_ que vengo
trn escdrmenrado
de lasarrucia:de la. muleie, disiretasqüc
de meior ganame deirrevencerde una mu,er r)ecra.aunque
se.rfea,que no de lasdemar panesque detis.Si h.r de s;;äi;
" P l.rlt:r.
; " F rlta
IPd e.
330
arg1.ru1a mujer, no ha rnenestersabermis que sf,beramar a
su marido, guardarlesu honor v criarle sushijos, sin meterse
en mis bachillerias.
-iY cömo -dijo Ia duquesa- sabräser honrada la que
no sabe en qud consisteel serlo? iNo advenis que el necio
Dec.ty no s.rbeen quö? Y siendo discretasabräguardarsede
irs o.asion.s. Mda opiniön es la vuestra,que a toda ley una
nlujerbren(nlendidaestusto p.rrano olvidarreiamjs.y .rlgu.
nJ vel o\ a(orddrei\de mi. Mas,dei.rndoelto Jpirne.yo estoy
q irfi.ionadaa westro tallev entendimientoque he de ha'
.er por vo. 1o que j.rmjs r rei de mi.
Y diciendo estoseentro con €l a su c:imara,donde por mäs
huesped.de lO
lo cual estabael
il tan
recatoqulso comer con SUhuesPed.
rdnirudo que ninguno de los sucesosque habia tenido le esp1ntrba taDto. Despu€s de haber comido y jugado un rato,
la sore(raq
soledady el uempo
tiempo caturoso,
caluroso,pasalon con
convilhndoies ra
convldanuolcs
mucho gusto la fiesta, tan enamorado don Fadrique de las
grJ,u. y lrernro\urade Il duquesaque ya se quedarade
,\i(ntu en .rqueilugar.si lueracosaque:in e.cindalo pudieta hacer.
Ya empezabala noche .r tender su manta sobre las gentes,
cuando llegö una criada y le dijo como el duque era venido,
tJrr\eLretoque h.:staque esruvoeD ca.a no hre vrslo,y quc
ya subia por la escalera.No tuvo la duquesa otro remedio
srno abrir urr escapa€tedorado que estabaen la misrna cua,
dra.en que.e.onrervaban las agu.rsde olor. y entrarlcden
lru. ) \enJnclo- tlespuirron Ia ll.le, ella ser((ostö sobr€lJ
cama.
Entro el duque, que en hombre de mäs de cincuentaaios,
y como la vio en la cama con tanta hermosura eue parecia
rosaen el rosal,co. muchascariciasle preguntö h causa;a lo
cual l.r hermosa dama respondiö que no habia otra,
otra. mäs de
,'ducr
haberqucrLOo
querido pasar
pasarla carurosd
calurosasresG
siesiacon
con mas
mäs sllenclo
silencio y rcpo
so, y tlue despuds la pereza del vestirse habia reinado en ella.
y asi l)o se habia querido levantar.
"; P cerrndo LrTrrr,rrrl con.
331
. Veni.rel duque con alientos de cenar,y diciöndoselo a la
duquesa,pidieron que les trajesen1.rvianda alli donde estaban: y derpuis de habercenado( ol Inucho espacioy gusro,
la astutJduque\J,cleseosJ
de ha(erleuna burlt I su encena_
do amaDte,le dijo al duque si se atreviaa decirle cuäntasco
sasse hacian del hierro, respondiendoque si. Finalmente,e1tre l.r porfi.rdel rr y no. rposraronenrrelos dos cien esrudos:
y tomJndu (] duquela pluma.empezotle eqcribirtodascuan.
tas cosassepueden hacerdel hierro, y fue su ventura de la duquesatJn buerrap.rralogr.rr,u deseoque jamlr el duque se
.tcordö de las llaves.
Lr duquesaque vio e:te de.,.ur,lo,v.lue el duque,aunque
e l l a l e d ec r am ir as e. ,ha
i b ram a \, \e .ri i rmd b an o h r..rr. mä.
:i;ÄJi%'ü::"
suesperanzar
v poniendola manosobre
-Aiora, seior, mientns se os acuerdasi hav mäs que decir. os he de (ontar un ,.uento.el mrs donoro que habriis
oido en rre>travida. E)tandohoy en
r-entana.
parö un ca.
balleroIor.rrtero.el ma' galanque mir".a
o,os vieron,el ,-ualiba
ra.nde.pris.r que me dio deseo de hablarle y saberla causa.
Llamele.v
pregunrequrener.t.Drfome que eragra'enido.le
Ita'l[ro v que \alla de su err<tpor ull sucesoque es i5te _v
t ontöle ,.uanrodon Fadrrquele h..rbi.r
drchoy lo que le habia
pa{rdo cn las rierrasque habiaesr.rJo . feneciendola plätica con decfme que selba a casara su tiena, si hallaseuna mu,er boba, porque venia escarmentadode las discretas.yo, despuesde haberlepenuadido_a
dejartal opinion. y el djdomen
(dusa\b.l\tantespJraderculparsu propo,ito.ipardiez.seior!,
que comi6 conmigo y durmiö la sjestl. y como me entraJon
a decir que veniades,le meti en esecajön que estäahi en que
seponen las aguasdestiladas.
Alborotös<el duque.empezandoa pedir.lprrs.t
lasllaves.a
,
lo que respondtola duques.rcorr mu(ha risJ:
- i'aso,seior. pa)o_.
que esls .orr l.r: que se os olvidan de
,
de(rr que \e hd(en del hrerro.que lo demj: fiiera ignorancia
a, Zzugma
con cambio de suJeto;cl senridoes:yo, despuis de haberlepersurdido [...] y öl despu6\dc habenle d.rdo.
332
que habia de haber hombre que talessucesosle
vuestracreer
nt.muler.si,no fueramuy necia.qtlc tal.di
pr..do.
iü'"'.n
t
fueruverdad:puescuandolo hubreraheÄrtido.
'.t
i.l.., ru
ha,si doporqueos acor d€i\ :y dsi.
El
l
o..l
l
rtr.
.ho.
,cuento
dadme luego el dinero.que en verdad
ou", l,rU.i,' perdido,
en una Sjla plra que lo que os.lrr toslue lo he d. emplear
,,,1or.lnto\u\to y J mr tal Jrtrtl(roluzca(omo e\ razon.
'-Iespot)diö el duque , demoniossots.
-;Au ral ..osa:
nte l t.t;dveni do de mi olvr do:vo t ne
modo
que
por
N l i rerr
,lov pof vencloo
Y volvrendoll tesoreroque estabadelattrecon otlas crta'
do.. le m.rndöque dieseluegoa la duquesalos itett esrudor.
Con c.ro se.ralröfuer; a re.ibir algunosde sus vasallosque
*n,.,,r , u.tl.. y sabercömo le,habiaido en la caza.
Enr.,n.e.la duquesa..acandoa don Fadriquede su enceüamiento, qu€ estabatemblando la temerarialocura de la duganadosy otroscientosuvos.y
ouc'r, lc dio los cien duL.rdo'.
unr,.rd"n., con un retralo.uyo que valiamis de uertientos.
Ie mandö sacarpor
y pidiöndolela escribiese,
v abrazändole
un; puertafalsa,que cuandodon Fadriquesevio en la calle,
de hacersecrucesde tal suceso.
no .rc-.rbaba
No quiro quedarrqueLlanocheen el lug.rrsino p.tsara otro
do, l esua.mi s.rdel .rnte,donde habi .rdi ter m iniJo ir a. o
mer, si no le hubiera sucedido lo que se ha dicho. Iba por el
camino admirando la astuciay temeridad de la duquesa,con
la llanezay buena condicidn del duque, y decia entre si:
Bien digo yo que las mujeresel saberlas haceque sepierdarr.\i ert.rno 5e{idraen .u entendimiento,no seatrevieraa
asraviara su marido ni a decirselo.Yo me librarö de esto si
puedo,o no casändomeo buscandouna mujer tan inocente
1 rrmpleque no \epa amJr nr .rboneter.ni entiendaqud co'
lor t:eneei7"eneanöni li astuclJ.
Con e.ro' pinr.r.,ento., entretuvoeI r.tnrin.l hastaMadrid.dondevio .r su primo don Ju.lnya heredJdopor muerte
de.u p-rdrcy,.aslJo con su prima.de quien supo cdmo Violante.e habiarasadov doia Ana idosecon su marido a la,.
'l r
el .
333
Indias. De Madrid partiö para Granada,en la cual fue recibi.
do c6mo hijo, y no de los menosilustresde ella80.
Fuöseen casade su tia. de la cuai. recibido con mil caricias.
supo todo8r lo sucedido en su ausencia:la religiön de Serafina, su penitentevida -tanLo que totlosla teni.tnpor una saq.
ta . la muenede don V( entede melancoliade verlareligrq.
\a, arepenlido del de:amorque Lol) ellr tuvo. debiendoleI
prendameior de ru honor. Hlbia procuradosacarladel convento y casarsecon ella, y visto que Serafinase determin6 1
no hacerlo,en cinco dias,ayudado de un tabardillo, hab(ap+
gado con la vida ru ingratitud.Y *abiendoque doia Craciq
ia niia que dejö en gulrdra y r urtodt.ra82su tiad'.estabaen
un mon.rslerioarrterque tuvieracuarroaÄo:,y que teniaeq.
tonces diecis6is,la fue a ver otro dia, acompaiando a su tiq
donde en doia Gracia hallö la imagen de un jngel, tanta era
su hermosura,y al p[a]so8ade ella su inocenciay simplicida{
tanto que parecia figura hermosa, mas sin alma, milago
nuevo para h;berse crirdo enüe monias, que no lgnoran
nada.Y en fin, en su plätica y descuidoconociö don Fadrique
haber hallado el mismo sujeto que buscaba,aficionado en ex
muchoa Se
tremode l: hermosaGracia,y mäspor parecerse
rafinasumadre,medioquefacilitömässuvoiuntad.Dio parde queno erasu hijl
te de ello a su tia, la cual,desengafrada
como habia pensado,aprobö la elecciön85.
Tomö Gracia estaventura como quien no sabia qu6 en
gusto ni disgusto,bien ni mal, porque naturalmenteeraboba,
agraviode86su mucha belleza,siendo esto lo mismo que de
seabasu esposo.
Dio orden don Fadriqueen susbodas,sacandogalasy io
yas a la novia, y acomodando para su vivienda la casade sus
padres,herenciade su mayorazgo,porque no queria que su
to P f,:lta: de ella.
3r P täha.
en la de su tia, sino por si' porque no se cultiesposaviviese
"jX.::Jfilltlli'":
la' mäsigno'
bu:tattdo
a propösrro.
,-,11..u ..r'o. malit roias. \iendo esle el tema dc su..opil 1l l ,' .i r..t mul ho \aberhati r taer a l asmuier esen.m il t ol'::'i ;;t mi. il no debiade sermuy cuerdo,pues trl susten
dlleo d)lcrente'
,itr. ,rn.1,,. al prinripro de- 'u lri'tona
qud äi..reio puedeapetecerJ su tontrario Mas
].'^rr""
""'..
distulparel temor de su honra.que por sus5"..,o t. pr".t.
a pnvarsede su Susto
oblt2laba
le
,",,r.rrl.r
"'i
I
l.r:i .1 Ji.rde la boda.salioCrat ia del tonvento' ddmrrdr
los
sentidos.,Soy
su
simpLtrdad
hermo.ura
su
t"'rll"jo.
y
halldni.n,rrrzö'ela boda con muy grandebanquete trestr'
seioresde Granadd'Por merel. ..n eLlatoJor los nt.tyores
dueno. Paro el dia (on mäs Pn5a que la novra
I",t,,
g:.
"l porqu..l. pe'abade habersede quitar,los
qu,.,.'.,.
ltl::s-y^
slno
su
no.quedanoo
llr' De.prdrödon Fa,Jnquela 8ente.
sur
ya
de
loya5
,
Ura'ta'
on
:olo
'rllvläda
tinrrlr; y gueLlarrdo!"
lon un lubon y un ral'
v. (urlo drcen.enjpailo\ menores..solo
su espo
ä.i1,,';y t.'u.lro ha.er pruebade la ignoranciade
cama' y
LJ
e\tabd
donde
la
cuadra.
ctt
con
ella
\J , \e enlrö
.,i,,irnio* .obre elh. le pidiö )e oyeser.lospalabr;..'que fue
rorl
'' öStasu otras tan necns:
s"ior.t mia. ya soisml mujer,de lo que doy mil gra''ia'
al r i.lo. Paranlientrasviviiremos,(onvleneque hagalslo que
siempre,lo uno porque
alora osdird,y esteestiloSuardardis
para
que
deis disgusto.
dlsgusto'.
me-ders
que
no me
no
para
y
otro
lo
Dios,
a
no ofeirdäis
que lo haria
hunrildadoue
muchdh,,nildad
A e'to re'pondiöbra(r.r( o;. -,'ih.
'muv
' de voluntad.
lis"beir -t.pllcö don Fadrique- la vida de los casados?
-Yo- seilor. nö la sö-diio Gracia-. Decidmela vos, que
la deprenderöcomo el Ave Maria
vo
'
Muv contentodon Fadriquede su sinrplicidad,sacöluego
unasaimasdoradasv poni€ndoselassobreel jubön, como era
33 P tÄ, amflin{o
.tr ,sto lo qat l,i'iu okl.nnn.. e\taba.
PN errxta:peso.
P ebccion, pacstlon Farni4tr. tr ( knia, \; tt,Iji,4d.l tu lat4 la q e hahid,na
Pr.
334
t^ |
Eah,s(tolo r'to ?odia k ltucdad)
py
t"' i,"n^. nandö terosrr k sente, qxdando
''
",),A" (n.ti,: nis
" P csp,*a
4uella), se.
335
peto y esp.rldar.
gol.l y brazaletes,
sin olvidlrse de la. mano
plas,Ie dio una lan./diy Ie dilo que Ia vida de los casados
era
que mienlrasdl dormia,Ie hahir ellade velar.paseindose
pe1
aquellasala.Qgedö vesridade esr.rsuerte.ran hermosay äispuestdque dabagu,.toverla.porquelo que no habiaaprove
ch.rdoen el enrendimrento,lo haciaen el,gallardoruerpo,
que p.rrecia
con el morriön sohrelos ncoscabellosy con la s5prd.rceärJauna imdgende l.r dros.rlalas.
Armada, como digo, la hermosa dama, le mandö velarle
mientras.do_rmia.
que lo hizo don Fadriquecon mucho repo
.o..rcosrjndose
con mudlo gu\to y durmio hastalascincode
la maiana. Y a estahora se levantö, y despudsde estarvestido, tomö a doia Graciaen susbrazos,y con muchastemeza5
la desnudöy dco\tö, di(iendolaque durmiesey reposase:
v
dando orden a ld\ rnädasno la despenasen
hartalai once,s'e
fue misa.y luegoa sus,nego,.
ior. que no le fahaban.respec,a
to oe que hJblacomprudoun ohclo de velnlr(uatrode la mßma ciudad.En erta vidl pasö mis de ocho dias,rin dar a entender a Graciaotra cosa,y ell.rcomo inocente, entendiaque
todas las casadashacian lo mismo.
Acerröa estetiempo a surederen el lug.rrolalgunascontrenda:'. paralo cu;l ordenöel Conseloque don Fadriquese
panie(epor
paniese
por la posr.r.r h;blar al rey,no guardändolelas'leyes
de rerien rarado la ne.esidaddel negocioor,
nepocio'' por
nor saber
<.rherque
nr,.
como habia estadoen la Corte, tenia en ella muchos amisäs.
Finalmenteo'.no le dio" e\te (u(eso lugar parao.mäs -que
para llegara su cas.r.vestirseode camrno.y rubiendo en la
posta.derirlea su mujer que mrraseque la vida de los casados
la mismahabiade seren ausenci.r
ruya que habiasido en pre
sencia,que miraseel pecado que haria en quebrantarlae8.
Ella
"r
'r
'r
"r
"'
P falta: en el lugar.
P contiendasl /rgrvo'
P talt.r: l;r necesidaddel negocrL,.
P ülr i
P dio lugar.
!: P y vestirse.
'" P quebrarla.
336
le nromeriöguard.rrlamuy devota y punrualmente.(on Io
.u.rldon Fadriquepaniö muv(onten_to.Y co_moa la Cone.'e
,..,por po.o y )e est; mu!ho. le rueediöa el de la misma<uersrno meses.puesdurö el n(
no" sölo diJs.sino
,r Jcreniindoseno"'sölo
seis.
de
mJs
,'oclo
" fr.,'iguiendodona Cra,,taru engJno.vino a Cranadaun
6rb.rllerocordobis, nada necio ni de mal talle, a tratar un pleiandandopor
ciudadIOS
los ratosque te'
Chancilleri;,y anoanqo
POrla ClUOaCl
to.r la LnanclllerlJ,
tO.t
vio
en
un
balcön
de
su
casa
a doia Cracia,
desocupados,
nil
labor. de cuya
cuva vista quedö tan pa'
t.r mästardeshaciendo su labor,
lls
mäsde que cJutvo de su
grdo que tro hay mjs que encareter,
trllcz.r l.rempezöa parear.Y la dama.como rgnorlntede es'
tas cosas,ni salia ni entraba en estapretensiön,como quien
no sabialas leyesde la voluntad y correspondencia;de cuyo
descuidosentidorm,el cordobösandabamuy triste, las cuales
accionesviendo una vecina de dona Gracia,conociö por ellas
el amor que tenia a la reci€n c.rsada;y asi un dia le llamö, y
sabiendoser su sospechaverdadera,le prometiö solicitarla,
que nunca fältan hoyos en que caigala virtud.
Fuela mujer a ver a doia Gracia,y despuösde haber encarecidosu hermosuracon mil alabanzas,primer ardid para desu callela
ribrrla, Ie dijo cömo aqueJcaballeroque paseaba
mucho v deseabaservirla.
oueria
'-Yo
lelor agradezcoen verdad -respondiö la dama-,
masahora tengo muchos criados,y hastaque sevaya alguno,
no podrö cumplir su deseo,aunque si quiere que yo se lo escribaa mi marido, öl por darme gusto podrä ser que le reciba.
-Qre no, sefrora iijo la astutaterceraconociendo su ignoraDcia-, que estecaballeroes muy rico, es muy noble, tiene mucha hacienda y no quiere le recibäispor criado, sino
serviroscon ella, si le queröis mandar que os envie alguna
loya o regalo.
-iAy amiga mia!
dijo dona Gracia , tengo ya tantas
que muchasvecesno s€ dönde ponerlas.
"! P otlndido.
337
-f\res sr asi es
lJ rercera- que no queriis que os
--+ito
envie nrda, dadler02
por Io nrenosliceniia paraque os visite,
que lo oe5eamucho.
Venganorabuena--dijo la boba sefrora-, iquidn se lo
qulrat
-Seiora
replicd ella-, ino veis que los criados, si le
ven venir de dia püblicamente,lo tenddn a mall
Pues mirad -dijo dona Gracia , esta llave es de la
puerta talsa del jardin, y aun de toda la casa,porque dicen
que es macstra.Llevadlay enrreestdnoche.y pör una escalera de.caracolque hay en öl subirä a la propia saladonde duermo,ur.
Acabö la mujer de conocersu ifgrorancia,y asino quiso mäs
batalla-r
con ella,srno,romandosu llaue.sefue a c,,nJJl,rsalbricias,que 6.reronuna rica cadena.Y aquellanodri don Alvaro,
que 6steera su nombre, entrö por el jardin, como le habian dicho, y subiendopor la escalera,
asi como fue a entraren la cua
dra, vio a doia Graciaarmada,como dicen, de punta en blalco, y con su lanza que pareciauna amazona.La luz estabale
1os,y no creyendoni imaginando lo que podia ser,creyendo
que era alguna traiciön. volvrö l,.rsespaldarLon lJ prisd que
pudo. tantoque no vro la horade versien la calle.
A la maiana dio cuenta a su terceradel suceso,y ella fue
luegoa vcr a doäa Gracia.que la recibiör.on pr.gunt.rl. po,
aqueicaballero,gu5 d5piadc esrarmuy malo. puesno hjbia
venrooDoI oonoe le dno.
-iAy mi seiora -dijo ella y cömo que vinol Mas dice
que lrallö un hombre armado qui con uni lanza se paseaba
POrla san.
-iAy Dios! -dijo doda Gracia riindose muy de voluntad-. no ve que \oy yo que hagola vida de los casados.
Ese
senorno debede serLa\ädo,pue\ pensöque era hombre.Digareque no tenga mredo, que como dlgo soy yo.
r0.,P dald€.
roi P dü.'Do
-L4f !6Dn nia.t 4iot,t t&ün
,., ln hoütry! ot h d: bzur
las nno\4tte e:täclynhe vnon ltya^ 4at r zio. ntdn ntmr,,. -pues, äron qui
b mati 1o? 4yo üa.ü.
Cotl tr,lttot otot rcptiö t.t naü -iAt
senoia !
rupondtti Gracia . no Io rreaj qu ntt oto! no ttcnol ?lpadas;nu si *ti tan nalo,
no tnga 41ttnqoru 4anu dnlitto.y rsrarse.
338
Tomö con estarespuestaa don Alvaro la terceta,el cual la
,ilurenrena( he tüe a ver a su dJmJ. y ( omo la vro asi le preo,]nrol.,cruta. EIla respondiöridndose:
' - i fu., r'ömo tengode andar.si no de estasuefleparaha.s1 l s vi da,l e l os casados?
-iQud vida de casados,seiora?-respondiö don Alva1e-. Mirad que estäisengaiada, que la vida de los casados
no eststa.
-Pues, seior, €staes la que me enseiö mi marido, y dice
Ma\ sr vo5 sabeisotra
que (\ muy gran pecadoquebrantarla.
verdad
que
saberlay deprenderl.r.
il.
en
me
holgard
iiL
de
nr.r'
quc c\tJ que hago esmuy cansada.
'
mo/o estasi mpleza.la desnudö
Oyendo el desenvuel to
con ella gozö Io que el necio mail nrismo,v acoständose
rido habia dilatado,por hacerprobanzade la inocenciade
su muler.
Con estavida pasarontodo el tiempo que estuvo don Fa'
driqueen la Cone. que,.omo hubie.'earabadolos negocio'y
e* rbie\e que sevenia.y don Alvarohubieseacabadoel suyo.
sc volvia a Cördoba.
Llegö don Fadrique a su casa,y fue recibido de su muier
con nrudlo gusto, porque no tenra sentlmlento, como no tenia discrecidn.Cenaron juntos, y como seacostasedon Fadri'
que por venir cansado,cuando pens6 que doha Gracia se estaba armando para hacer el cumplimiento de la r:rden que Ia
dejö, la vio salir desnuday que se entrabacon il en la cama.
Y admiradode estanovedad.le diio
iPuescömo. sefrora.
no hac€isla vida de los casados?
-Andad, senor -dijo la dama-, qud vida de casadosm
qud nada. Harto mejor me iba a mi con el otro marido, que
me acostabacon 6l y me regalabamäs que vos.
-ifues cömo? -replicö don Fadrique-. iHaböis tenido
otfQmanooi
-Si, seior -dijo doöa Gracia-. Despudsque os fuistes
vino otro marido tan galäny tan lindo, y me dijo que öl me
enseriariaotra vida de casadosmejor que la lrrestra.
Y finaLrnente,Ie contö cuanto le habia pasadocon el caba
llero cordobis, mas que no sabiaqu€ sehabia hecho, porque
asi como vio la cartade que dl venia, no le habia visto.
339
y necio don Fadrique,de d6nde
Pregunt6leel desesperado
era y cömo se llanaba. Mas a esto respondiödoila Gracia
que no sabia,porque ella no le llamabasino el otro marido.
Y viendo don Fadrique esto. y que pensando librarse habia
buscado una ignorante, la cual no sölo le habia agraviado,
mas que tambi€nselo decia,tuvo su opiniön por mala,y se
acordöde lo que le habia dicho la duquesa,que )asnrujeres
disr:retassabenguardarlas leyesdel honol y si alguna vez las
rompen, callan su yerro. Y todo el tiempo que vivi6, alababa
las discretasque son virtuos:rs,porque no hay comparacidn
ni estimaciönparaellas:y si no lo son, hacensuscosascon
recJtov Dmdencta.
Y viändo que ya no habia remedio, disimulö su desdicha,
pues por su culpa le sucedi6,que si en las discretasson malas
Ias pruebas,iquä pensabasacarde las necias?Y procurando
no dejar de la mano a su mujeq porque no tomasea otänderte, vrvroatgunoSanos.
Cuando muriö, por no quedarlehijos, mandö su h.rcienda
a dofra Gracia,si fuesemonja en el monasterio en que estaba
Serafina,a la cual escribiöun papel en que le declarabacomo
era su hija. Y escribiendoa su primo don Ju.rna Madrid, le
enviö escritasu historia de la manera oue aoui va.
En fin. don F.rdriquesin poder ex.usarsepor mäsprevenido que estaba,y sin serparte las tierrasvistasy los sucesospasados,vino a caer en lo mismo que temia, siendo una boba
quien castigösu opiniön.
Entrö dona Gracia monia con su madre, cont€nta de haberseconocido las dos, porque, como era boba, fäcil hallö el
consuelo,gastandola gruesjhacienda que le quedö en labrar
un ggandiosoconvento, donde viviö con mucho gusto. Y yo
le tengo de haber dado fln a estamaravilla para que se avisen
los ignorantes que conden.rr la discreciön de las mujeres.
Q:e donde falta el entendimiento, no puede sobrarla virtud;
y tambienque h que ha de ser mala no impona que seane
cia, ni la buena el ser discreta,pues sidndolo sabräguardane.
Y adviertan los que prueban a Ias mujeres al peligro que se
poDen.
A los ültimos acentosestabadon Alonso de su entretenida
y gustosamaravilla,y todos absonosy elevadosen ella, cuan-
340
este sabroso€xtasisel sott de muchos v
le los despenö de
guc,en un.rsal.r.antesde lleg.rr
tn:tmmentos
iirt .,."rJrJot
setolaron. Y volvtendoa ver quien )ta'
e\tJban.
.n
.,
_qua
vieronenttarhaslado. e mlncebosve:".r,r
i,, t.,n.lu[." ,trnonta.
y
de r.rsomoradoy guamiciönde
tnonteras
u.,qr.to.
i;iio. J.
en l as nt. r nor danzan'
.i .,,...un l ,r.hr. bLl nca.encendrdas
Y despui ' de haberhech oun con( enä5;i resrrr.r änl eD te.
j,, o.r.eo..e dividieronen dos ördcnes:y uno de ellos.el n räs
tmpezö a danzarsolocon :u hachaen la m.lro.
li1e..ry gal.rn.
. Je,rru.' d. dar la ruelta por la 'ala. se li.rea la hermora Li
ll ..rtö a danz.rr'Obederrö
,rrd.,.y.on.rn., \ortd1reverencl.l
y de''puesde poner)t en su pue\lo. volviö el airo.o
i, ,-r,,rri,,,
y ttar de ella.a Nrse'y tomando
rrr., .r l, discreta.Matilde.
la danzade la hachase
tomoen
a
donJuanDor.ompanero
y donaire Y de
desenfado
grandisimo
ron
l.r.l.rnrrton
i,..,,
1.,h.t.h. a Lislrda, r'uelta' lls otras dos damasa sus
"rnd" prosrguröla dama.sacrndoa don Miguel.-donLope
.:sirrrtu,.
v <JonDregolel ,.ual.yendo por )a sala.suplr.ö a Lisardasaiase a s.r prima, y ella, como a quien no le estabamal estavo
luntad,sellegö a la camilla donde Lisisestaba.Con una hermc
sareverenciay muy conesespalabras,la suplicö que sesirviese
de hoD:arla fiesta,puessuscuartanaseran tan conesesque desde cl prrnterdia que seempezöno la habiannrolestado
ObedeciöLisii. nräspor dar gusto a don Diego que a su
prima, v danzö tan divinamente que a todos dio notable cotl
ienro.u rrr.ir; don Dtexoque,mienr.tsdurö h d;nza v el volverla.r ,'u asiento,ic dio i entendelsu volunrad,y ella a dl
cuän agradecidaestaba,iuntamente con licencra para tratar
con su madrey deudos su casamiento.
Fin.rlmente,mientras los criadosde don Diego se adereza'
ban parr cl ridiculo entrem€s,no quedö cabaLleroni dama en
la sal,rque no danzase.Empezosea represeDtrr,y como Pata
dar lugor re mudasenalzuno' rsientos,vinieron J \entJrqe
le
don Dicgoy don fuan junros.Y rlonJuanronto agraviado,
dijo a don Diero:
-Favorecido estäisde Lisis.y si bien por habersido preten\or\uyo me pe\J, por no verme molerl.rdode
queia.
'us
lo doy por bien empliado: m.rsbueno fuerahabermedado
panede e'to. pues roy meior parr ;migo que pJra enemrEo.
341
-Asi es -replicö don Diego,algo enfadado-,.que ut
poeta,.
si esenemigo,.
esterrible,porqueno,hay navajacolpj
una pluma.A Li* deseosewir,esovdseclaro;que n9
lraya
sido con l.uestralicenciano esdelit
que
\.r.resrra.
yo..' a u*?;rli;lläi?T.Xili'.S
mäs
suya
contento.Lisardaes !1rerüot uidado,contentaoscon.ell4
i
no queräis una para estimar y otr.r p.rr.rmaltratar Lice4is
y si de es5
tengode Lisisparapedirlaa su madrepor esposa.
os agraviäis.
aqui estoyparadarosla \alrslaLLrön
que quisien6
qesy como qursrereqes.
Soy r onrento replicödon Juan . ya no por Lisis,quc
puesella quiereser!'ue\ua.yo no quierosearNmia;acabäd{
essobree*to la cuestidrn.
rino porquesepäisque si soy pr61a
con la pluma, soy taballerocon la espada.
I
Seaasi-dijo don Diego-. masno esrazönque pertul'
bemos el gusto a estasdamas,atajandosu fiesta.Tresdiasfali
tan; dejemos que se acaben, y despudstrataremos de esb
donde fudredesservido.
Soy contento dijo donJuan. Y con esto sevolvieron I
ver el entrem€sque andabaen los ültimos fines.
:i
Bien oyö Lisis lo que habia pasado,y aunque quisierarc
mediarlo sesufüö, viendo que donJuan y don Diego dejabaa
su desafiopara despudsde la fiesta,y que habia lugar parainr
pedirsu intento.
Y viendoque eraya hora de cenar,sefuerona las
donde satisfäciendoel tusto en los manjares,los ojos en li
hermosuray los entendimientos en la sabrosaconversaciöq
dando a don Alonso mates sobre EI prmenido engaäado,sere
cogieron a suscasas,dando fin a la segundanoche.
t
[Noche tercera]
Teni.rntan picado el gusto todos aquellosseioresy seioras
de lJ. Jos \abro\.r5nochelque habianpasadoque apenasllede la lercera(udndo ya emPezarond luntJrseen
go l; _r.rrde
Lisis.la cual lesrecibiöa todoscon su
hermosisima
la
de
i.:..r
r(o\rumbrJd.rronesia.Saliöestedia la dama de negro.con
muchosbotones de diamantes,que en medio de tantas estrella. p.rr<,ia \ol: trnta erasu extremadabelleza.ltes como en
la tarde.viendo que ya cere,i6inrientosy conesiassepasa'.e
y
pnncipio
a su entretenimienera
razön
dar
no.he.
h
n.rbr
to. hizo Lisis seial a los müsicos,los cualesacompaiados de
su divina voz, cantaron estesoneto, cuyo asunto fue el Rey
nuestroseäor Don Felipe IV'
Sol que en la cuana esferaal sol le quita
valor, grandeza,luz y resplandores;
perla que tuvo ser en los amores
del Sol Felipo y näcar Margarita;
Fdnix que en nuestraEspafraresucita
paradarlemäs ser,gloriasmayores
jardrnde hermosas-y
purprirearflore'..
pues que tal flor de lis en ella habite.,
Jüpiter que gobiema el sacro coro
I En
PN la terceranoche viene a continuaci6n de h novela cuafta sin nin
gun encabczamientocomo Io tienen las nochessegunda,cuana y quinta. Vöa'
sela nota 1 I la Noche segunda.
342
343