BOC - Número 132
Viernes, 7 de julio de 2000
representación de don Carlos Miguel Puente, dirigido contra don José Luis Fernández Herrera, «The Hartford
Seguros», ITT Ercos y doña María Dolores Díez Ceballos
por medio de la presente se cita a don José Luis
Hernández Herrera, para que comparezca ante este
Juzgado a la comparecencia que tendrá lugar el próximo
día 19 de julio, a las doce treinta horas, apercibiéndole
que de no comparecer sin alegar justa causa, se continuará el juicio en su rebeldía, sin volver a citarlo.
Y como consecuencia del ignorado paradero de dicho
demandado, se extiende la presente para su fijación en el
tablón de anuncios del Juzgado y su publicación en el
BOC.
Santander, 14 de junio de 2000.–El secretario (ilegible).
00/7559
JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO UNO
DE SANTANDER
Citación en juicio de faltas, expediente número 203/00
Doña Gemma Rivero Simón, secretaria del Juzgado de
Instrucción Número Uno de Santander,
Doy fe y testimonio: Que en el juicio de faltas número
203/00 se ha acordado citar a doña María Luisa Anuarbe
Novales y don Jesús Antonio Ruisoto López, para que
comparezcan en el Juzgado de Instrucción Número Uno
de Santander, el día 27 de septiembre, a las diez horas,
para la celebración de juicio de faltas en calidad de denunciante y denunciado.
Y para que conste y sirva de citación a doña María
Luisa Anuarbe Novales y don Antonio Ruisoto López,
actualmente en paradero desconocido y su publicación en
el BOC, expido el presente, en Santander, 28 de junio de
2000.–La secretaria, Gemma Rivero Simón.
00/7555
JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO TRES
DE SANTANDER
Notificación de propuesta de providencia en juicio ejecutivo, expediente número 548/92.
En el procedimiento de referencia se ha dictado la
resolución del tenor literal siguiente:
Propuesta de providencia de la secretaria judicial, doña
Marta Isabel Tejedor Salagre.–Santander, 9 de junio de
2000.
Por presentados los anteriores escritos de fecha 26 de
marzo y de 12 de abril de 1999, por la procuradora doña
Teresa Camy Rodríguez-Hesles, únanse a los autos de su
razón.
Dada cuenta, siendo firme la sentencia dictada, requiérase a los demandados, la entidad «Fermuba, S. L.» y don
Fermín Muñiz Bárcena, en ignorado paradero, por medio
de edictos para que en el término de seis días presenten
en la Secretaría de este Juzgado los títulos acreditativos
de la propiedad de la finca número 12.219, embargada en
autos, y líbrese mandamiento al Registro de la Propiedad
Número Dos de Santander, a fin de que remita al Juzgado
certificación en que conste la titularidad del dominio y los
demás derechos reales de la finca o derecho gravado, así
como las hipotecas, censos y gravámenes a que estén
afectos los bienes o que se hallen libres de cargas, de
conformidad con lo establecido en el artículo 1.489 de la
LEC.
Lo que así se propone y firma, doy fe.–Conforme: El
magistrado-juez.–La secretaria.
Y como consecuencia del ignorado paradero de don
Fermín Muñiz Bárcena y la entidad «Fermuba, S. L.», se
extiende la presente para que sirva de cédula de notificación.
Santander, 13 de junio de 2000.–La secretaria, Marta
Isabel Tejedor Salagre.
00/7131
Página 5173
JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO CUATRO
DE SANTANDER
Notificación de sentencia en juicio de faltas, expediente
número 326/00.
Doña María Cruz Gutiérrez Díez, secretaria del Juzgado
de Instrucción Número Cuatro de Santander,
Doy fe y testimonio: Que en el juicio de faltas número
326/2000 se ha dictado la presente sentencia que, en sus
encabezamiento y parte dispositiva, dice:
Sentencia número 316/00.–Santander, 13 de junio de
2000.
Vistos por mí, don Juan Manuel Sobrino Fernández,
magistrado-juez de instrucción del Juzgado Número
Cuatro de esta ciudad, el presente juicio de faltas seguido
con el número 326/00, sobre daños, en virtud de atestado,
apareciendo como perjudicado el excelentísimo
Ayuntamiento de Santander, defendido por el letrado don
Juan Vega-Hazas; como denunciantes los policías nacionales con carnés profesionales números 58.873 y 73.621,
y como denunciados don Alberto Cordero Bolado, don
Ignacio Gutiérrez Sainz y don Manuel del Castillo
Landazábal, cuyas demás circunstancias personales
constan en las actuaciones, habiendo sido parte el
Ministerio Fiscal, he pronunciado, en nombre del Rey, el
siguiente
Fallo: Que debo condenar y condeno a don Alberto
Cordero Bolado, don Ignacio Gutiérrez Sainz y don
Manuel del Castillo Landazábal a la pena de veinte días
de multa a razón de 1.000 pesetas diarias, como autores
directos de una falta de daños dolosos del artículo 625.1.º
del Código Penal, debiendo indemnizar al Ayuntamiento
de Santander en la cantidad de 59.160 pesetas. Se condena en las costas causadas a los responsables penales
por terceras partes.
Contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación en el plazo de cinco días a contar desde su notificación, a interponer ante este Juzgado, para su conocimiento por la excelentísima Audiencia Provincial,
constituida por un solo magistrado.
Así, por esta mi sentencia, lo pronunció, mandó y firmó
su señoría.
Y para que conste y sirva de notificación de sentencia a
don Ignacio Gutiérrez Sainz, actualmente en paradero
desconocido, y su publicación en el BOC, expido presente, en Santander, 15 de junio de 2000.–La secretaria,
María Cruz Gutiérrez Díez.
00/7059
JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO CUATRO
DE SANTANDER
Notificación de sentencia en procedimiento de menor
cuantía, expediente número 204/98.
En el procedimiento de referencia se ha dictado la sentencia cuyos encabezamiento y fallo son del tenor literal
siguiente:
Santander, 22 de junio de 1999.
Vistos por don Juan Manuel Sobrino Fernández,
magistrado-juez del Juzgado de Instrucción Número
Cuatro (antiguo Juzgado de Primera Instancia e
Instrucción Número Diez), los presentes autos de juicio
de menor cuantía, seguido con el número 204/98, instados por don Lucas Noriega de la Fuente, representado
por el procurador don José Antonio Ruiz Canales y
defendido por el letrado don Ramón Cobo, contra la entidad «Banco Español de Crédito, S. A.», representada
por el procurador don José Luis Aguilera San Miguel y
defendida por el letrado don Francisco Ruiz-Olivares de
Francisco, contra don Pedro Tomás Peláez Riestra y su
esposa, doña Amalia Huerta Martínez, representados
por el procurador don Gonzalo Albarrán GonzálezTrevilla, y contra don José Luis Peláez Gavito, declarado
Página 5174
Viernes, 7 de julio de 2000
en rebeldía, sobre reclamación de cantidad, he pronunciado, en nombre del rey, la siguiente sentencia:
Fallo: Que estimando parcialmente la demanda en
cuanto a su petición principal formulada por el procurador
señor Ruiz Canales, en nombre y representación de don
Lucas Noriega de la Fuente, debo condenar y condeno a
don Pedro Tomás Peláez Riestra y a doña Amalia Huerta
Martínez a que abonen a aquél la cantidad de un millón
novecientas veinticinco mil ochocientas treinta y siete
(1.925.837) pesetas más los intereses legales de dicha
cantidad computados desde la fecha de interposición de
la demanda, absolviendo a la entidad «Banco Español de
Crédito, S. A.», por estimación de la excepción de falta de
legitimación pasivo, así como a don José Luis Peláez
Gavito. Se imponen las costas causadas a los demandados señores Peláez Riestra y Huerta Martínez. Las causadas a el «Banco Español de Crédito» y a don José Luis
Peláez Gavito se imponen a la actora.
Contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación de ambos efectos en el plazo de cinco días, a contar
desde su notificación, a interponer ante este Juzgado para
su conocimiento por la excelentísima Audiencia Provincial.
Así, por esta mi sentencia, juzgando definitivamente en
primera instancia, lo pronunció, mandó y firmó su señoría.
Y como consecuencia del ignorado paradero de don
José Luis Peláez Gavito, se extiende la presente para que
sirva de cédula de notificación.
Santander, 6 de junio de 2000.–El secretario (ilegible).
00/7116
BOC - Número 132
Cuatro de esta ciudad, el presente juicio de faltas seguido
con el número 506/99, sobre daños, en virtud de atestado,
apareciendo como denunciante doña María de la Piedad
Cruz Gómez y como denunciado don Mateo Sierra de
Blas, cuyas demás circunstancias personales constan en
las actuaciones, habiendo sido parte el Ministerio Fiscal,
he pronunciado, en nombre del Rey, la siguiente:
Sentencia número 216/00.
IV. Fallo:
Que debo condenar y condeno a don Mateo Sierra de
Blas a la pena de veinte días de multa a razón de 200
pesetas diarias, como autor directo de una falta de daños
dolosos del artículo 625.1.º del Código Penal, debiendo
indemnizar a doña María de la Piedad Cruz Gómez en la
cantidad de 45.637pesetas. Se condena en las costas
causadas al responsable penal.
Contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación en el plazo de cinco días a contar desde su notificación, a interponer ante este Juzgado, para su conocimiento por la excelentísima Audiencia Provincial,
constituida por un solo magistrado.
Así, por esta mi sentencia, lo pronunció, mandó y firmó
su señoría.
Y para que conste y sirva de notificación de sentencia a
don Mateo Sierra de Blas, actualmente en paradero desconocido, y su publicación en el BOC, expido presente, en
Santander, 21 de junio de 2000.–La secretaria, María
Cruz Gutiérrez Díez.
00/7246
JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO CUATRO
DE SANTANDER
JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E INSTRUCCIÓN
NÚMERO UNO DE SANTOÑA
Emplazamiento en procedimiento de menor cuantía,
expediente número 274/98.
Notificación de sentencia en juicio ejecutivo, expediente
número 307/99.
En autos de referencia se ha dictado la resolución del
tenor literal siguiente:
Santander, 8 de junio de 2000.
Por presentado el anterior escrito por la procuradora
señora López Neira, únase a los autos de su razón y dése
a las copias el destino legal.
Dado el paradero desconocido de «Lejías y Tratamiento
de Aguas», emplácese a la misma en legal forma para
que, si le conviniera, dentro del término de diez días se
persone en los autos por medio de abogado que la
defienda y procurador que le represente, bajo apercibimiento que, de no verificarlo, será declarada en situación
legal de rebeldía procesal, dándose por precluido el trámite
de contestación. Para que tenga lugar, publíquense edictos
en el BOC y tablón de anuncios del Juzgado.
Contra esta resolución cabe recurso de reposición en
el plazo de tres días, que se impondrá por escrito ante
este Juzgado.
Y como consecuencia del ignorado paradero de la
demandada «Lejías y Tratamiento de Aguas», se extiende
la presente para que sirva de cédula de notificación y
emplazamiento, en Santander, 8 de junio de 2000.–El
secretario (ilegible).
Doña Josefina Solana Ranero, secretaria sustituta del
Juzgado de Primera Instancia Número Uno de
Santoña,
Hace saber: Que en este Juzgado y en los autos de juicio ejecutivo número 307/99, seguidos a instancia de
«Renault Financiaciones», contra doña Noureddine K.
Khayy y don José Belarmino Morante, se ha dictado sentencia cuyo encabezamiento y fallo dice:
En Santoña a 13 de junio de 2000.
La señora doña María del Carmen Rodríguez-Medel
Nieto, jueza de primera instancia número uno de Santoña
y su partido, habiendo visto los presentes autos de juicio
ejecutivo 307/99, seguidos ante este Juzgado,entre partes, de una, como demandante, «Renault Financiaciones,
Sociedad Anónima», representado por la procuradora
doña Beatriz Basoa Huidobro y de otra, como demandada
doña Noureddine K. Khayi, don José Belarmino Díaz
Morante, que figura declarado en rebeldía, en reclamación
de cantidad, y
00/7148
JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO CUATRO
DE SANTANDER
Notificación de sentencia en juicio de faltas, expediente
número 506/99.
Doña María Cruz Gutiérrez Díez, secretaria del Juzgado
de Instrucción Número Cuatro de Santander,
Doy fe y testimonio: Que en el juicio de faltas número
506/1999 se ha dictado la presente sentencia que, en sus
encabezamiento y parte dispositiva, dice:
Santander, 12 de abril de 2000.
Vistos por mí, don Juan Manuel Sobrino Fernández,
magistrado-juez de instrucción del Juzgado Número
ANTECEDENTES
Primero: En virtud de la demanda ejecutiva formulada
por dicha procuradora en la representación indicada se
despachó ejecución contra los bienes del deudor, por virtud del título que sirvió de base al auto despachando la
ejecución, se hizo traba y embargo en sus bienes según
consta en la respectiva diligencia y se le citó de remate
para que dentro del tercer día se opusiera a la ejecución si
le convenía, con los apercibimientos correspondientes,
habiendo transcurrido el término sin personarse, por lo que
fue declarado en rebeldía mandándose traer los autos a la
vista para sentencia, con citación sólo de la ejecutante.
Segundo: En la sustentación de los autos se han
observado todas las prescripciones legales.
FALLO
Que debo mandar y mando seguir la ejecución adelante hasta hacer traba y remate de los bienes embarga-
Descargar

representación de don Carlos Miguel Puente, dirigido con