MATRIMONIO INFANTIL,
CEMITHUAL TIN (FAMILIAS COMPLEJAS)
Y EL ANTIGUO PUEBLO NAHUA 1
Robert MCCAA
University of
Minnesota
Hasta donde podemos ver es simplemente falso que haya existido alguna vez una época o
lugar donde la familia compleja haya sido el
trasfondo universal de la vida común de eente
- 2
común.
" YNICAN ICHA YTOCA. .. " [aquí está la casa de... ] es una frase común en los censos mexicanos del siglo XVI, notablemente
completos aunque poco conocidos, llevados a cabo en va1
Quiero agradecer a Sarah Cline el permiso de utilizar su traducción
inglesa inédita de los Censos de Morelos (1933b); a Charlotte Kresner
por digitalizar eficientemente las listas de Morelos; por financiar esta investigación, The UMUROP y el McKnight Arts and Humanities Endowment
y a la escuela de graduados de la Universidad de Minnesota y a Stuart B.
Schwartz por estimular m i interés en la historia del México antiguo. Las
traducciones del náhuatl al inglés son de Sarah Cline o que se especifique lo contrario. Agradezco particularmente al profesor Pedro Carrasco haber revisado la lista de 661 nombres nahuas analizados aquí y
comentado las atribuciones de g é n e r o hechas en este artículo. Se presentaron proyectos en la Séptima Reunión del Centro Jacques Cartier,
"Les Systèmes D é m o g r a p h i q u e s Occidentaux d u Passé", La Plagne
(Aimes, Francia) (16 die. 1991) (publicado en Latin American
Population
History Bulletin 26, otoño de 1994), y en la V Reunión Nacional de I n vestigación Demográfica en México, México, El Colegio de México (7
j u n . 1995). Las pequeñas diferencias de cifras entre estas versiones se deben al constante perfeccionamiento de las inferencias de género para
niños solteros.
2
LASLETT y WALL, 1972, p. xi; véase también LASLETT, 1993, p. 68.
HMex,XLVi:
1, 1996
3
4
ROBERT MCCAA
rios pueblos de Morelos. Registrados en papel amatl p o r hablantes de la lengua oficial de la M e s o a m é r i c a p r e h i s p á n i ca, estos censos nahuas están entre los m á s completos d e l
m u n d o en su é p o c a . A u n q u e n o satisfacen todos los requisitos b á s i c o s de u n censo m o d e r n o — n o se especifica la
e d a d de los adultos casados, el sexo de los solteros se tiene
que d e d u c i r a p a r t i r de sus n o m b r e s y la cantidad de n i ñ o s
p e q u e ñ o s está subestimada, quizás hasta 1 0 % — los listados
de Morelos son invaluables para c o m p r e n d e r la sociedad,
el m a t r i m o n i o y la familia entre los nahuas. U n análisis detallado muestra que el m a t r i m o n i o i n f a n t i l era una regla i n flexible para las mujeres. Los listados de Morelos t a m b i é n
p r o p o r c i o n a n pruebas inesperadas al p r o l o n g a d o debate
e n t r e los h i s t o r i a d o r e s en c u a n t o a la f r e c u e n c i a de las
f a m i l i a s c o m p l e j a s e n las é p o c a s p r e m o d e r n a s y a los
p r i n c i p a l e s o b s t á c u l o s de la c o m p l e j i d a d f a m i l i a r — a l t a
m o r t a l i d a d , c a s a m i e n t o s t a r d í o s o reglas r e s i d e n c i a l e s
neolocales. 3
Pedro Carrasco, q u i e n l l a m ó p o r p r i m e r a vez la a t e n c i ó n
sobre los censos nahuas, utilizó estos d o c u m e n t o s ú n i c o s
para p r o b a r que la familia c o m p l e j a (cemithualtin) é r a l a est r u c t u r a familiar m á s c o m ú n entre los nahuas a principios
d e l siglo X V I . 4 E n 1978 el profesor Ismael D í a z Cadena pub l i c ó u n a t r a n s c r i p c i ó n y t r a d u c c i ó n e s p a ñ o l a del manusc r i t o 550 d e l A r c h i v o H i s t ó r i c o d e l Museo Nacional de
A n t r o p o l o g í a e Historia, con los "libros de tributos" de nueve sitios del distrito de T e p o z t l á n . 5 E n 1983, Eike H i n z y sus
colaboradores transcribieron y t r a d u j e r o n al a l e m á n el manuscrito 5 5 1 . 6 Diez a ñ o s m á s tarde la etnohistoriadora y fil ó l o g a Sarah Cline p u b l i c ó u n a t r a n s c r i p c i ó n y t r a d u c c i ó n
inglesa corregida del manuscrito 549, c o n sus listados asombrosamente completos de dos pueblos cerca de Yautepec,
3
1991;
LEW, 1965;
COALE, 1965;
SMITH, 1993,
y RUGGLES,
LASLETT y WALL, 1972;
KERTZER, 1989; HAREVEN,
1994.
4
CARRASCO, 1964 y 1964a; véase también la-discusión de estos documentos de CUNE, 1993a, pp. 457-459.
5
DÍAZ CADENA,
6
HINZ, HARTAU y HEIMANN-KOENEN,
1978.
1983.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
5
Morelos: H u i t z i l l a n y C u a u h c h i c h i n o l l a n . 7 Estos documentos n o t a b l e m e n t e detallados, que son el registro de unas
2 500 personas agrupadas en 315 hogares, p r o p o r c i o n a n
i n f o r m a c i ó n m u y interesante sobre el m a t r i m o n i o , la fam i l i a y los p a t r o n e s r e s i d e n c i a l e s e n t r e los n a h u a s r u rales d u r a n t e las primeras d é c a d a s de la conquista y colonia
españolas.
LOS CENSOS NAHUAS
E l c o n t e n i d o pictográfico y la c o m p l e j i d a d de los censos de
M o r e l o s se ilustran en el siguiente e j e m p l o de la traducc i ó n de C l i n e , el hogar H 3 8 , compuesto p o r nueve personas, cuatro unidades conyugales y tres generaciones:
Aquí está la casa de uno no bautizado, llamado Cuilol. Su esposa, no bautizada, se llama Xilotl. Tiene dos hijos. El primero, no bautizado, se llama Matapach, y tiene ahora siete años.
La segunda se llama Ilhuicacihuatl, nació el año pasado y no
está bautizada. Aquí está la madre de Cuilol, llamada Xilotl,
viuda, su esposo murió hace diez años. Aquí está el tío de Cuilol, llamado Matlalihuitl, no bautizado. Su esposa se llama
Magdalena Ollacatl [bautizada]. Aquí está la cuñada de Matlalihuitl, recién enviudada, su esposo murió hace cuatro años
[...] [rotura en el documento] no bautizada, llamada Necahual. Tiene un hijo, no bautizado, llamado Coatí, que ahora tiene quince años. He aquí la milpa de Cuilol: 15 matl. He
aquí su tributo: cada 80 días entrega una cuarta medida de
manto de Cuernavaca. He aquí su tributo en provisiones: una
cuarta medida de manto angosto y una guajolota. Aquí hay
ocho [nueve] viviendo en una casa.8
El hogar H 3 8 , diagramado e n la figura 1, es u n a g u í a confiable de las reglas nahuas e n c u a n t o a m a t r i m o n i o , correCLINE, 1993a, p. 7, citando a CARRASCO, 1976, p. 103. El Museo Nacional de Antropología e Historia adquirió recientemente una copia en
microfilm de la cuarta serie de listas de los censos, el Manuscrit Mexicaine, n ú m . 393 de la Biblioteca Nacional de París.
8
CLINE, 1993a, p. 131.
7
6
ROBERT MCCAA
sidencia de parientes y d i r e c c i ó n de la f a m i l i a . 9 A q u í n o enc o n t r a m o s i n d i v i d u o s solteros mayores de quince a ñ o s . Es
s o r p r e n d e n t e que en estos listados aparezcan pocos adolescentes solteros mayores de q u i n c e a ñ o s . El diagrama
t a m b i é n revela el c a r á c t e r n o t a b l e m e n t e gregario de los hogares nahuas, que i n c l u í a n numerosos parientes tanto con9
El sistema ideográfico utilizado aquí es el de LASLETT, 1 9 9 3 , pp. 6 9 70, aunque se modifican los detalles para explotar al máximo el material del estado de Morelos.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
7
s a n g u í n e o s c o m o políticos. La d i r e c c i ó n d e l hogar n o cor r e s p o n d e a la g e n e r a c i ó n m á s antigua, de la cual hay tres
unidades conyugales, sino a la d e l m e d i o , d o n d e está el único h o m b r e casado, c o n u n h i j o corresidente, a q u í de siete
a ñ o s . El j e f e , cuya madre, viuda hace diez a ñ o s , vive con él,
t a m b i é n tiene u n a h i j a de u n a ñ o , a u n q u e la presencia de
n i ñ a s n o era tan determinante de la d i r e c c i ó n de la familia.
El otro m i e m b r o ú n i c o soltero es u n h o m b r e de quince a ñ o s ,
h i j o de la viuda, h e r m a n a de la esposa d e l tío d e l jefe de fam i l i a . Estos complejos lazos familiares son comunes entre
los nahuas p o r q u e , p o r lo general, las parejas casadas perm a n e c í a n cierto t i e m p o en el hogar de sus padres u otros
parientes, a diferencia de E u r o p a occidental, d o n d e el mat r i m o n i o llevaba a la f o r m a c i ó n de nuevos hogares.
Los censos de Morelos se llevaron a cabo p o r la c o r o n a
e s p a ñ o l a a causa de u n a d i s c u s i ó n sobre la r e c a u d a c i ó n de
impuestos c o n los administradores de H e r n á n Cortés. A u n que el ú n i c o objetivo de esta e n u m e r a c i ó n t e n í a u n a orient a c i ó n t r i b u t a r i a , se r e u n i ó i n f o r m a c i ó n s i s t e m á t i c a sobre
los m i e m b r o s de cada hogar, i n c l u y e n d o el parentesco de
cada u n o c o n el j e f e de familia. Se desconoce la fecha exacta de estos d o c u m e n t o s , aunque Carrasco los sitúa entre
1534-1544, q u i z á s 1537, c u a n d o el virrey M e n d o z a p i d i ó
u n a e n u m e r a c i ó n de los vasallos de C o r t é s . Carrasco concluye que son de "gran a n t i g ü e d a d " p o r q u e en ellos se u t i lizan títulos i n d í g e n a s para los gobernadores y sólo u n a
p e q u e ñ a parte de la p o b l a c i ó n h a b í a sido bautizada. 1 0 A
m e d i d a que la c o l o n i a e s p a ñ o l a a b s o r b í a t o d o el hemisfer i o o c c i d e n t a l , los escribas nativos r e m p l a z a r o n sus trad i c i o n a l e s glifos utilizados para registrar las obligaciones
fiscales c o n la escritura r o m a n a i n t r o d u c i d a p o r los frailes c r i s t i a n o s , p r o d u c i e n d o u n r e g i s t r o e x t r a o r d i n a r i a m e n t e detallado de las d i n á m i c a s familiares d e l antiguo
pueblo nahua.11
1 0
CARRASCO, 1 9 6 4 , p. 3 7 3 ; véanse también DÍAZ CADENA, 1 9 7 8 , p. i y
LOCKHARD, 1 9 9 4 , p. 2 2 3 .
1 1
CLINE, 1 9 9 3 , p. 3.
8
ROBERT MCCAA
Los etnohistoriadores h a n estudiado otros censos nahuas, de distinto c a r á c t e r y c a l i d a d . 1 2 E l c ó d i c e de Santa
M a r í a A s u n c i ó n se parece a u n registro de p o b l a c i ó n , ya
que incluye nacimientos, fallecimientos, m a t r i m o n i o s y
m i g r a c i ó n a l o largo de m e d i o siglo o m á s , aunque n o presenta las fechas de los acontecimientos. T a m p o c o se pued e n d e t e r m i n a r los parentescos m á s a l l á de la f a m i l i a
nuclear, pues el registro está compuesto totalmente de glifos. 1 3 Estos estudios e t n o g r á f i c o s ofrecen valiosos elementos para c o m p r e n d e r el f u n c i o n a m i e n t o de los hogares
i n d í g e n a s , la l i n g ü í s t i c a n á h u a t l y las peculiaridades de los
censos nahuas. Yo u t i l i z o las listas de los censos traducidas
p o r Cline, las m á s detalladas que existen, pues p r o p o r c i o n a n i n f o r m a c i ó n sistemática sobre casi todos los i n d i v i d u o s
e n u m e r a d o s . 1 4 Para estudiar esta i n f o r m a c i ó n n o u t i l i z o la
a p r o x i m a c i ó n al hogar, realizada p o r los a n t r o p ó l o g o s e
historiadores de la f a m i l i a de la escuela de Laslett, sino
que, c o m o los historiadores poblacionales, estudio al i n d i v i d u o en el c o n t e x t o familiar, u n m e d i o m á s revelador de
c o m p r e n d e r las d i n á m i c a s familiares pasada y presente. 1 5
A d e m á s , c o m o veremos m á s adelante, los hogares nahuas
eran m u y d i n á m i c o s , y sus límites extremadamente fluidos.
L o que e n c o n t r a m o s e n los censos de Morelos transcritos p o r C l i n e son patrones nativos de m a t r i m o n i o y residencia. E n esta r e g i ó n , la "conquista e s p i r i t u a l " estaba
apenas c o m e n z a n d o . E n todos los listados sólo aparece u n
m a t r i m o n i o c r i s t i a n o . 1 6 Se r e p o r t a r o n cinco h o m b r e s en
u n i o n e s p o l í g a m a s , que daban u n total de 16 mujeres. De
12
CARRASCO, 1964 y 1964a; HINZ, HARTAU y HEIMANN-KOENEN, 1983; HARVEY, 1986; véase también CUNE, 1993a, pp. 5-8.
13
'HARVEY, 1986.
14
CARRASCO (1964, p. 375) observó que éstos son más completos y que
las distinciones de edad y estado civil son más consistentes que en otros
listados existentes (compárense con los de Tepoztlán, en DÍAZ CADENA,
1978). Nótese que donde Carrasco utiliza "Uizila", aquí utilizamos "Huitzillan", al modo de Cline.
15
RUGGLES, 1994.
16
CUNE, 1993a, p. 51, registra una tasa de bautizos de 84% para el
pueblo de Tepetenchic, y sólo cuatro matrimonios cristianos.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
9
éstas, nueve estaban registradas c o m o concubinas, y cuatro
de ellas estaban bautizadas. Dado que menos de 7% de la
p o b l a c i ó n estaba bautizada, lo anterior i m p l i c a que u n pol í g a m o y sus concubinas t e n í a n mayores posibilidades que
u n m o n ó g a m o y su esposa de ser bautizados. Esto n o debe
sorprendernos, pues los misioneros se acercaban p r i m e r o
a las élites nativas, obviando sus transgresiones, para ganar
conversos e s t r a t é g i c o s . M á s tarde, los c l é r i g o s l u c h a r o n tenazmente para e l i m i n a r la poligamia, a u n q u e en las p r i meras conversiones la m o d e r a c i ó n era la regla. E n t o d o
caso, en esta r e g i ó n la p e n e t r a c i ó n cristiana era m í n i m a . 1 7
S ó l o 164 individuos tenían nombres cristianos, y otros q u i n ce estaban registrados c o m o " a ú n n o bautizados".
Parece p r o b a b l e que en la g e n e r a c i ó n de la conquista,
con sus élites a ú n indefinidas, n i a los e n c o m e n d e r o s esp a ñ o l e s n i a los frailes católicos les interesaran detalles de
la vida nativa tan í n t i m o s c o m o la edad al casarse, la form a c i ó n de parejas o los patrones residenciales. E n t o d o
caso, Carrasco, Díaz Cadena, Cline y otros especialistas coinciden en que los censos de Morelos t i e n e n f o r m a y conten i d o a u t é n t i c a m e n t e nahuas. Los t é r m i n o s de parentesco
p e r t e n e c e n c o m p l e t a m e n t e al n á h u a t l , y siguen los p r i n cipios i n d í g e n a s de o r g a n i z a c i ó n social, d e l t o d o ajenos a
la m e n t a l i d a d e u r o p e a o e s p a ñ o l a . Los parentescos se expresan a p a r t i r d e l que encabezaba la f a m i l i a . 1 8 L a f o r m a
de e x p r e s i ó n es siempre posesiva, en lugar de absolutiva, de
m o d o que en el ejemplo anterior se lee "el tío de C u i l o l " en
lugar de " M a t l a l i h u i t l , tío". El posesivo se u t i l i z a para casi
todos los i n d i v i d u o s m e n c i o n a d o s e n e l d o c u m e n t o , excepto los jefes de familia. Asimismo, mientras u n a m e n c i ó n
ocasional a que u n h e r m a n o o h e r m a n a es m e n o r o mayor
que el j e f e de familia n o e x t r a ñ a r í a a u n hablante nativo de
cualquier l e n g u a europea, el uso s i s t e m á t i c o de estos térm i n o s — e n lugar de la edad— registrados m o n ó t o n a m e n te en estas listas sí resulta e x t r a ñ o para el o í d o e u r o p e o . L a
Una discusión completa de este tema aparece en CUNE, 1993a, pp.
472-477.
18
CARRASCO, 1966 y KELLOGG, 1995, p. 174.
17
10
ROBERT MCCAA
identificación de los individuos p o r g é n e r o es c o m ú n tant o e n el n á h u a t l c o m o e n e l e s p a ñ o l , a u n q u e e n t r e los
nahuas p a r e c í a i n n e c e s a r i a la e s p e c i f i c a c i ó n de g é n e r o
para menores solteros, y p o r tanto, n o se asentaba en el
registro. 1 9
Carrasco y Cline sostienen, y yo coincido c o n ellos, que
los censos de Morelos reflejan de m a n e r a fiel a la sociedad
nativa, m u y lejana d e l espíritu reformista de los europeos.
Los censos de H u i t z i l l a n y C u a u h c h i c h i n o l l a n m u e s t r a n
que el m a t r i m o n i o cristiano era casi desconocido en esta
r e g i ó n . De casi 700 parejas, h u b o u n solo caso de m a t r i m o n i o cristiano, registrado c o m o sigue: " [ . . . ] y o t r o h e r m a n o
de M e x i c a t l que e s t á a q u í , llamado N i c o l á s , m i n i s t r o de
H u e h u e t o c a n y su m u j e r , de n o m b r e Magdalena Tlaco, casados p o r la iglesia ya hace u n a ñ o " . 2 0 E l p r i m e r h e r m a n o
m e n o r de M e x i c a t l era soltero y t e n í a 20 a ñ o s , de m o d o que
N i c o l á s era a ú n adolescente c u a n d o se llevó a cabo el censo u n a ñ o d e s p u é s . L a edad de su esposa n o se registró, per o parece p r o b a b l e que haya sido m e n o r que el novio, q u i zás p o r cuatro o cinco a ñ o s . Su tía, apenas viuda, t a m b i é n
vivía en el hogar, c o n dos de sus hijos, de siete y o c h o a ñ o s .
MATRIMONIO PRECOZ GENERALIZADO
Mientras que el m a t r i m o n i o cristiano n o aparece en este
censo, los sistemas matrimoniales nahuas, i n c l u y e n d o el
c o n c u b i n a t o , eran ubicuos. ¿ E n q u é consistía el m a t r i m o n i o entre los nahuas? Los censos de Morelos n o hacen referencia alguna al cortejo, a arreglos entre los padres n i a
casamenteros profesionales. T a m p o c o tenemos pruebas
del grado de afecto en las uniones nupciales, n i de que éste
fuese algo esperado. L o que presentan los listados es la
existencia de u n i o n e s maritales, determinadas al parecer
p o r los parientes, la c o m u n i d a d y seguramente los individuos participantes ( h o m b r e s y q u i z á s t a m b i é n m u j e r e s ) ,
19
2 0
LOCKHART, 1992, pp. 73-80.
A H M N A H , ms. 549 bis, £ 3; véase también CLINE, 1993a, p. 143.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
11
aunque llegada la h o r a d e l m a t r i m o n i o su j u v e n t u d p r o bablemente los dejara a m e r c e d de los mayores. C l i n e traduce la referencia n a h u a al m a t r i m o n i o c o m o "se t o m a r o n
el u n o al o t r o " , " a d q u i r i r u n a m u j e r " o s i m p l e m e n t e "su
m u j e r " , y u n a t r a d u c c i ó n e s p a ñ o l a a n ó n i m a l o establece
como "se j u n t a r o n " o "su m u j e r " . Sin embargo, n o hay etn o g r a f í a s que m u e s t r e n c ó m o se formalizaban las u n i o n e s
en el M o r e l o s r u r a l . 2 1
Mientras que estos censos ofrecen poca d e s c r i p c i ó n o definición f o r m a l d e l m a t r i m o n i o , su c o n t e n i d o p o n e de manifiesto cinco facetas claras. E n p r i m e r lugar, la corresidencia
era la c o n s i d e r a c i ó n p r i m o r d i a l , independientemente de las
edades de los c ó n y u g e s . Las ausencias, aunque p o c o frecuentes, se especificaban claramente. Cuando se registraba
u n h o m b r e o m u j e r casados y viviendo solos se anexaba u n a
e x p l i c a c i ó n . E n el h o g a r Q10 encontramos el r a r o caso de
u n a m u j e r sola, e j e m p l o que nos ayuda a d e t e r m i n a r la i m portancia d e l m a t r i m o n i o . L a d e c i m o p r i m e r a persona de
Q10 está registrada c o m o Tlaco, la h e r m a n a mayor del j e f e
de familia, q u i e n , en l a t r a d u c c i ó n de Cline, "sólo lo acomp a ñ a . Es simplemente u n a persona abandonada; se c a s ó p o r
o t r o l a d o " . 2 2 E s t á casada, p e r o sola y sin hijos, y es la ú l t i m a
persona d e l listado, registrada e n e l lugar d o n d e invariab l e m e n t e aparecen h u é r f a n o s , corresidentes n o emparentados y ayudantes de t r i b u t o o sirvientes. Las hermanas
mayores, i n d e p e n d i e n t e m e n t e de su estado civil, se registraban p o r l o general m á s cerca del jefe de familia, antes que
las hermanas menores o los parientes m á s lejanos.
L a segunda regla d e l m a t r i m o n i o , que t e n í a casi la mism a i m p o r t a n c i a , era la s u p o s i c i ó n de la p e r m a n e n c i a , excepto e n casos de f a l l e c i m i e n t o o e l ocasional a b a n d o n o o
s e p a r a c i ó n ( c o m o se registra que s u c e d i ó en el caso de cinco mujeres y dos h o m b r e s ) . L a tercera era la i m p o r t a n c i a
a t r i b u i d a a la p r o c r e a c i ó n , p o r l o cual p o r cada u n i ó n mar i t a l se registraba el n ú m e r o de hijos vivos y corresidentes.
Siempre q u e n o h a b í a descendencia se r e p o r t a b a e l tiem21
CLINE, 1993a, p. 53 y A H M N A H , ms. 549 bis.
2 2
CUNE, 1993a, p. 139,
12
ROBERT MCCAA
p o que h a b í a d u r a d o el m a t r i m o n i o ("no t i e n e n hijos y ya
t i e n e n diez a ñ o s de estar j u n t o s " ) , 2 3 q u i z á s a m o d o de exp l i c a c i ó n de l a subfecundidad o para sugerir u n a sincera
persistencia de la u n i ó n . E n cuarto lugar, e l m a t r i m o n i o
era esencial para a d q u i r i r y conservar la calidad de adulto,
" u n paso hacia la responsabilidad adulta", de acuerdo c o n
C l i n e . 2 4 Nadie p o d í a encabezar u n a u n i d a d familiar sin haberse casado. De hecho, incluso u n j o v e n r e c i é n casado pod í a sustituir a u n j e f e mayor si éste enviudaba y n o se volvía
a casar al p o c o t i e m p o . Por ú l t i m o , aunque el m a t r i m o n i o
n a h u a n o era necesariamente m o n ó g a m o , el c o n c u b i n a t o
y la poligamia n o eran comunes en estas comunidades, y estaban limitados a las pocas figuras políticas principales de
cada p u e b l o .
Los censos muestran que el m a t r i m o n i o c o n frecuencia
se llevaba a cabo en lo que hoy l l a m a r í a m o s " n i ñ e z " . Los historiadores n u n c a h a n c o i n c i d i d o e n cuanto a la edad mat r i m o n i a l entre los nahuas. Para las mujeres se h a calculado alrededor de los q u i n c e , 2 5 a fines de la adolescencia 2 6 e
incluso a l r e d e d o r de los 25 a ñ o s . 2 7 Gibson consideraba que
los nahuas se casaban m á s j ó v e n e s que los e s p a ñ o l e s , aunque n o p r o p o r c i o n ó u n a cifra exacta. 2 8 Otros historiadores
v i s l u m b r a n l a leyenda n e g r a en los patrones m a t r i m o n i a les de los i n d í g e n a s americanos, y c o i n c i d e n c o n la n o c i ó n
de que, c o n la conquista, los ambiciosos c l é r i g o s y encom e n d e r o s europeos obligaban a los i n d í g e n a s a abandonar
la sobriedad p r e c o l o m b i n a y adoptar e l l i b e r t i n a j e asociado a la ley c o l o n i a l . Sostienen que la conquista hizo dismin u i r la edad m a t r i m o n i a l hasta llegar a los p r i m e r o s a ñ o s de
la adolescencia, para aumentar los ingresos derivados de t r i butos y diezmos, a u n q u e hay pocas pruebas que d e n f u n d a m e n t o a esta v i s i ó n . A m i p a r e c e r es m á s p r o b a b l e l o
23
A H M N A H , ms. 549 bis, f. 14.
CUNE, 1993a, p. 3 1 .
CARRASCO, 1964a y MCCAA, 1994, p. 14.
2 6
CLENDINNEN, 1991, p. 160.
27
GRUZINSKI, 1988, p. 119.
2 4
2 5
2 8
GIBSON, 1964, p. 151.
2 9
MCCAA, 1994, p. 34, n . 16.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
13
c o n t r a r i o . 2 9 C o n la c o l o n i z a c i ó n e s p a ñ o l a , tal vez, la e d a d
m a t r i m o n i a l haya a u m e n t a d o en lugar de d i s m i n u i r , simplemente porque poco a poco los i n d í g e n a s aceptaron el mat r i m o n i o católico, y los clérigos cristianos se hubieran negado
a casar n i ñ a s que n o h u b i e r a n alcanzado la "edad de la raz ó n " (doce a ñ o s ) , pues se las consideraba incapaces de tom a r voluntariamente los votos nupciales.
E n d é c a d a s recientes se h a n o b t e n i d o datos que refuerzan la idea d e l m a t r i m o n i o precoz entre los nahuas. Cuand o se considera esta i n f o r m a c i ó n en c o n j u n t o y se la analiza
desde u n p u n t o de vista d e m o g r á f i c o , llegamos a la conclusión -—inequívoca, me parece— de que la m a y o r í a de
las n i ñ a s se casaban antes de los q u i n c e a ñ o s , y m u c h a s ,
de hecho, antes de los doce.
En el c o n o c i d o Códice Mendoza, los artistas nativos u t i l i zaban pictogramas para retratar las etapas en la vida de
hombres y mujeres, desde el n a c i m i e n t o hasta la m u e r t e .
A la edad de trece a ñ o s vemos a u n a n i ñ a t r a b a j a n d o e n
u n metate, m o l i e n d o m a í z para las tortillas, m i e n t r a s que
los n i ñ o s cargan l e ñ a o r e m a n canoas. A los catorce a ñ o s
la n i ñ a teje e n u n telar de c i n t u r a , mientras el n i ñ o pesca.
Para las n i ñ a s la siguiente escena es el m a t r i m o n i o , m i e n tras los n i ñ o s aparecen r e c i b i e n d o m á s i n s t r u c c i ó n en las
artes de la vida. J u n t o a la escena d e l m a t r i m o n i o hay glifos
que i n d i c a n que éste o c u r r í a a los quince a ñ o s . U n a lectura estricta s e r í a que tanto h o m b r e s c o m o mujeres estaban
listos para casarse a esa edad, a u n q u e para los h o m b r e s la
u n i ó n p r o b a b l e m e n t e se retrasaba para a d q u i r i r m á s habilidades, c o m o lo ilustran los pictogramas. 3 0
Los historiadores consideran c o n escepticismo los textos
e s p a ñ o l e s sobre costumbres maritales i n d í g e n a s , a u n q u e
el estilo r e t ó r i c o de u n a carta escrita en 1577 p o r el virrey
Martín E n r í q u e z a p u n t a en la d i r e c c i ó n correcta, p o r lo
menos en el caso d e l M o r e l o s r u r a l . E l virrey le i n f o r m ó a
su sucesor que antes de que se i n t r o d u j e r a el cristianismo
las niñas se casaban casi al nacer, pues n i n g u n a llegaba célibe a los doce a ñ o s : "siendo costumbre en t [ i e m ] p o de su
3 0
BERDAN y ANAWALT, 1 9 9 2 , t. n, pp.
1 2 7 - 1 2 9 y CALNEK, 1992,1.1, p. 8 7 .
14
ROBERT MCCAA
i n f i d e l i d a d casarse casi en naciendo p o r q [ u e ] n o llegava
m u c h a c h a a doze a ñ o s q [ u e ] n o se casase". 31
INFERENCIA DEL GÉNERO DE LOS INDIVIDUOS CÉLIBES
M á s allá de los datos e t n o g r á f i c o s , las pruebas d e m o g r á f i cas d e l m a t r i m o n i o precoz entre los nahuas surgieron de la
t a b u l a c i ó n de los i n d i v i d u o s p o r e d a d , g é n e r o y estado
c i v i l . A n t e s de c o n s t r u i r este c u a d r o t e n e m o s que i n f e r i r
el g é n e r o de cada i n d i v i d u o c é l i b e , a veces s ó l o a p a r t i r del
n o m b r e n á h u a t l . L a tendencia de los etnohistoriadores es
p e r m a n e c e r fieles al texto, y c o m o el n á h u a t l n o i n d i c a el
g é n e r o de los solteros, i n f e r i r l o s e r í a violar el c a n o n de la
disciplina. Para el historiador d e m o g r á f i c o esta i n f o r m a c i ó n , a u n q u e sea inferida, es esencial para esclarecer la
c u e s t i ó n de la edad m a t r i m o n i a l . Si las solteras n o se dist i n g u e n de los solteros, n o puede determinarse la extrema
precocidad del matrimonio.
Este fue tan fundamental para la estructura familiar nahua
que deliberadamente apliqué u n a estrategia agresiva, e inferí
el g é n e r o de casi t o d o s los i n d i v i d u o s c é l i b e s . L a asign a c i ó n se llevó a cabo c o n base en los n o m b r e s de la transc r i p c i ó n de Cline (utilicé nombres completos y sufijos), aunque sin referencia a los totales parciales que a c o m p a ñ a n los
listados. M e llevé u n a a u t é n t i c a sorpresa al encontrar u n a
estrecha coincidencia entre mis inferencias y los totales parciales internos consignados en el d o c u m e n t o , pues n o se me
o c u r r i ó hacer esta revisión hasta varias semanas d e s p u é s de
t e r m i n a r la a s i g n a c i ó n de g é n e r o , p r e p a r a r el t r i p l e cuadro
de estado civil p o r edad y g é n e r o y casi c o m p l e t a r el argum e n t o d e l m a t r i m o n i o i n f a n t i l . Por la estrecha coincidencia entre los totales s i n ó p t i c o s d e l d o c u m e n t o y las inferencias, concluyo que el ejercicio fue u n é x i t o . 3 2
AGÍ, México, vol. xx, exp. 1.
Después de terminar el ejercicio de inferir género (y después de
que la primera versión de este artículo se había publicado en el Latin
American Population History Bulletin, 1994), se aplicaron a estos datos las
reglas de López Austin en cuanto a categorización por edad y género en31
32
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
15
M i confianza a u m e n t ó a p a r t i r d e l hallazgo casual, en el
Museo Nacional de A n t r o p o l o g í a e H i s t o r i a , de la transc r i p c i ó n de u n a p o r c i ó n de este censo, a c o m p a ñ a d o de u n a
t r a d u c c i ó n e s p a ñ o l a . 3 3 Este trabajo a n ó n i m o , cuidadosam e n t e escrito a lápiz en dos libretas corrientes (de papel
p o c o permanente y altamente á c i d o , p o r desgracia), transc r i b e fielmente el texto de 50 casas de C u a u h c h i c h i n o l l a n .
Cline n o consultó esta obra, pues aunque la correspondencia
entre las dos transcripciones es estrecha, hay diferencias que
s ó l o p u e d e n deberse a lecturas diferentes. A d e m á s , el texto incluye u n a traducción e s p a ñ o l a y a m e n u d o la asignación
de g é n e r o a los nombres. E n 446 i n d i v i d u o s , h u b o doce d i ferencias entre el g é n e r o a t r i b u i d o p o r la t r a d u c c i ó n españ o l a y el de mis inferencias. L a s o l u c i ó n m á s directa s e r í a
e l i m i n a r diez mujeres de mis datos, aunque creo que este
ajuste es injustificado (en t o d o caso, a p o y a r í a el argumento de la escasez de mujeres solteras). C o m o en los nombres
e s p a ñ o l e s el g é n e r o a m e n u d o se d e t e r m i n a a p a r t i r de u n a
sola letra, u n traductor puede fácilmente convertir "Xocoyotl
M a r í a " en " B e n j a m í n M a r í a " en lugar de "Benjamina María",
Teyacapan en " P r i m o g é n i t o " e n lugar de " P r i m o g é n i t a " ,
Centehua en " Ú n i c o " en lugar de " Ú n i c a " , etcétera. El sufijo
"éhuatl", c o m o en T e c a y é h u a t l ("Audaz"), pertenece i n variablemente a u n n o m b r e masculino (aunque en la trad u c c i ó n e s p a ñ o l a se c o n s i d e r ó f e m e n i n o ) , mientras que
"cahua", c o m o en Teiztlacahua, es f e m e n i n o (traducido com o m a s c u l i n o ) . N o e n c u e n t r o r a z ó n para cambiar éstos y
tre los nahuas, LÓPEZ AUSTIN, 1988, t. i , pp. 286-287. Aunque él sostiene
que "no hay términos para diferenciar el sexo antes de la adolescencia",
afortunadamente la mayoría de los nombres de los niños de estos censos de Morelos permiten identificarlos como niños o niñas. Por otro
lado, muchos de los términos genéricos descritos por López Austin no
aparecen en los censos de Morelos. De los términos que sí aparecen, en
relación con 20% de la población, hubo sólo dos desacuerdos entre mis
inferencias y sus reglas. Ambos se dieron con niñas "nacidas el año pasado", llamadas Matlalcíhuatl y Mauhcacíhuatl. El error es mío porque
se sabe bien que "cíhuatl" es u n sufijo femenino. Véase cuadro 3.
33
A H M N A H , ms. 549 bis; agradezco ai personal de la biblioteca haber llamado m i atención sobre este volumen.
16
ROBERT MCCAA
otros desacuerdos en relación con u n a traducción a n ó n i m a ,
i n é d i t a y sin firma n i fecha. E n t o d o caso, hacerlo a u m e n t a
el excedente de h o m b r e s solteros y refuerza la tesis del ext r e m a d a m e n t e precoz m a t r i m o n i o i n f a n t i l y la p r e s i ó n mar i t a l socialmente construida.
Para verificar m á s a f o n d o la a s i g n a c i ó n de g é n e r o a los
n o m b r e s , d e s p u é s de completar t o d o lo anterior se llevar o n a cabo otras tres pruebas. E n p r i m e r lugar, se utilizó la
t r a d u c c i ó n de Díaz Cadena de los datos de T e p o z t l á n para
o b t e n e r el g é n e r o de 57 n o m b r e s . E n 636 individuos
de mis datos con n o m b r e s registrados en la p u b l i c a c i ó n de
D í a z Cadena, hay sólo u n desacuerdo en cuanto al g é n e r o
i n f e r i d o : Díaz Cadena considera que " T e c a p a n t o n " es masc u l i n o , aunque me parece m á s probable que sea femenino.
U n a segunda p r u e b a se basa en la t r a d u c c i ó n del profesor
P e d r o Carrasco de los Libros de Tributos de siete hogares de
M o l o t l a , que c o m p r e n d e n 72 i n d i v i d u o s . 3 4 De 34 n o m b r e s
distintos que allí aparecen, h u b o u n desacuerdo, "Ichpocht o n " , que yo clasifiqué c o m o f e m e n i n o , y que afectaba a
dos individuos. C o m o p r u e b a final, el profesor Carrasco
a m a b l e m e n t e revisó los 661 n o m b r e s de mis datos. Sus dudas llevaron a la c o r r e c c i ó n de dos n o m b r e s (cinco individ u o s ) . E n total, el m a r g e n de e r r o r de la a s i g n a c i ó n de
g é n e r o es i n f e r i o r a 3%, lo cual es tolerable.
L a tarea de asignar g é n e r o a los n o m b r e s n o es tan difícil c o m o p o d r í a imaginarse alguien n o familiarizado con el
n á h u a t l , n i soy yo el p r i m e r o en e m p r e n d e r l a (el análisis de
P r e m de los listados de T e p e t e n c h i c y M o l o t l a en el manuscrito 551 está basado en la a s i g n a c i ó n de g é n e r o a los
n i ñ o s c é l i b e s ) . 3 5 E n p r i m e r lugar, los 661 nombres nahuas
estudiados a q u í estaban r í g i d a m e n t e tipificados p o r g é n e r o , m á s que cualquier o t r a c o n s t r u c c i ó n social que el
e t n o h i s t o r i a d o r p u e d a hallar. E l profesor Carrasco (en cor r e s p o n d e n c i a personal) plantea la posibilidad de que alg u n o s nombres, c o m o los derivados d e l calendario o d e l
o r d e n de n a c i m i e n t o , p u e d e n ser c o m u n e s a ambos sexos.
3 4
CARRASCO, 1972, pp. 229-239,
3 5
PREM, 1983, p. un.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
17
E n estos listados dicha d u a l i d a d fue poco frecuente — s ó l o
en ocho casos, u n o para cada u n o de seis n o m b r e s distintos: T e i c u h ("La Segunda", 183 m u j e r e s ) , Necahual ("Callada", 151 mujeres), X o c o y o t l ("Benjamina", 38 mujeres),
C u a u h t l i ( n o m b r e del calendario que significa "Águila", 18
h o m b r e s ) , T e c o l o t l (dos mujeres) y T e y a u h ("NuestraNiebla", dos mujeres). S ó l o u n n o m b r e , Ollacatl ( " C a ñ a Flex i b l e " ) , fue c o m p a r t i d o p o r ambos sexos en m á s de u n a
o c a s i ó n (tres hombres y dos m u j e r e s ) . C u a n d o se suman
las excepciones a la regla ( 8 ) , se c o m p a r a n c o n los casos de
los mismos nombres que sí se ajustan a la n o r m a (397) y se
calcula la p r o b a b i l i d a d (8/397=0.02, cifra que se r e d u c i r í a
d r á s t i c a m e n t e si en el d e n o m i n a d o r se incluyeran los n o m bres para los cuales n o hay excepciones), debemos conc l u i r que, a nivel p r á c t i c o , en estos pueblos rurales los
n o m b r e s estaban r í g i d a m e n t e tipificados p o r g é n e r o .
En segundo lugar, h a b í a m u y poca variedad de nombres
f e m e n i n o s — a d e m á s de los anteriores, Teyacapan ("Prim o g é n i t a " , 313 casos), Tlaco ( " L a d e en m e d i o " , 182), X o c o
("La Ú l t i m a " , 53), Centehua ("La d e l U n o " , 4 2 ) , Tlacoehua
( " H i j a S e g u n d a " , 21) y T e p i n ( " H e r m a n a M a y o r " , 15) apar e c í a n c o n m o n ó t o n a r e g u l a r i d a d . Los p r i m e r o s diez c o n
f r e c u e n c i a de quince o m á s r e u n í a n a 83% de la p o b l a c i ó n
f e m e n i n a . E n total, 1196 mujeres c o m p a r t í a n 87 nombres
i n d í g e n a s . E n tercer lugar, los masculinos t e n í a n significados m á s imaginativos y eran m á s variados, c o n u n total de
574 distintos. A d e m á s de que s ó l o o c h o aparecen m á s
de quince veces —Yaotl ("Rival", 74 casos), Matlalihuitl ("Plum a Rica", 6 3 ) , N o c h h u e t l ( " F r i j o l I d e a l " , 5 2 ) , C o a t í ("Serp i e n t e " , 4 8 ) , T o t o t l ( " P á j a r o " , 19), C u a u h t l i ("Águila", 18),
T o c h t l i ("Conejo", 17) y C o l i n ( " C o d o r n i z " , 1 6 ) — , representaban menos de 20% de todos los h o m b r e s .
Por ú l t i m o , c o m o el sexo de los casados y viudos sí aparece e n el d o c u m e n t o ( n = l 610), sus n o m b r e s se p u e d e n
utilizar para d e d u c i r el sexo de los solteros (en 572 casos).
E n 107 t a m b i é n f u e r o n útiles los n o m b r e s cristianos. Esto dejaba a 177 i n d i v i d u o s cuyo sexo d e b í a inferirse a part i r de sufijos y otros elementos l i n g ü í s t i c o s . E l de otros 29
n o se p u d o i n f e r i r p o r falta de n o m b r e y el de nueve se de-
18
ROBERT MCCAA
d u j o de otra i n f o r m a c i ó n . Esta agotadora serie de pruebas
(y su d e s c r i p c i ó n e n este trabajo) es necesaria p o r q u e las
técnicas d e m o g r á f i c a s tradicionales p r o d u c e n sus resultados m á s reveladores c u a n d o se t o m a e n cuenta el g é n e r o .
A d e m á s , los resultados son tan sorprendentes que la p r i m e r a r e a c c i ó n d e l lector puede ser desacreditarlos alud i e n d o a u n a mala m e t o d o l o g í a .
MATRIMONIO INFANTIL
Los censos de M o r e l o s ofrecen la p r u e b a m á s concluyente
en cuanto a edad m a t r i m o n i a l entre los nahuas, y u n análisis d e m o g r á f i c o de estos datos i n d i c a edades menores de
lo que antes se c r e í a . 3 6 Parece que muchas mujeres ya
estaban casadas a los doce a ñ o s , y algunas desde los o c h o ,
con el p r o m e d i o p r o b a b l e m e n t e e n t r e los doce y catorce.
N ó t e s e , sin embargo, que estas edades n o tenían significado especial entre los nahuas, cuyas edades preferidas e r a n
los diez (n=140) y los q u i n c e ( n = 1 0 4 ) , aunque n o entre
once y catorce (n=12) n i entre 16 y 19 ( n = 2 ) . Las pruebas
de edad p r o m e d i o p r o v i e n e n d e l análisis detallado de datos sobre edad, sexo y estado civil d e l Libro de Tributos (véase cuadro 1 ) .
Para o b t e n e r u n a respuesta n u m é r i c a a la c u e s t i ó n de la
edad m a t r i m o n i a l p r o m e d r o fue necesario hacer dos suposiciones bastante directas, pues los listados n o anotan las
edades de los i n d i v i d u o s casados. P r i m e r o , que la edad
adulta comenzaba a los diez a ñ o s —es decir, que todas las
mujeres casadas t e n í a n p o r l o menos diez a ñ o s — y, segundo, que las declaraciones de edad eran a grandes rasgos correctas. C o n estas suposiciones p o d e m o s hacer a u n lado a
los n i ñ o s solteros menores de diez a ñ o s (250 niñas y 282 n i ñ o s ) y elaborar el c u a d r o 2. ( A u n q u e n i n g u n a de las suposiciones es d e l t o d o correcta, ambas son simplificaciones
aceptables. Calcular el n ú m e r o de n i ñ a s casadas entre cinco y nueve a ñ o s es u n asunto difícil, a u n q u e si se p u d i e r a
36
CARRASCO, 1964a, p. 206 y CUNE, 1993a, pp. 32 y 54.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
19
d e t e r m i n a r , a p o y a r í a el a r g u m e n t o q u e sigue.) Entre las
mujeres, las casadas c o r r e s p o n d e n a 74.8% de las "adultas"
de diez a ñ o s o m á s , y las viudas a 16.3% adicional, p r o d u ciendo 9 1 . 1 % de l o que los d e m ó g r a f o s l l a m a n "casadas
alguna vez". S ó l o h a b í a 83 n i ñ a s c é l i b e s de diez a ñ o s o mayores, correspondientes a 8.9% de la p o b l a c i ó n femenina.
Si se establece e l c o m i e n z o de la e d a d adulta a los quince
a ñ o s —es decir, sin t o m a r e n cuenta a las n i ñ a s solteras de
catorce a ñ o s y menores—, e l porcentaje de "casadas algu-
20
ROBERT MCCAA
FUENTE: cálculos hechos a partir de la traducción de los listados de los
censos publicados en CUNE, 1993a.
NOTA: la categoría "casados" incluye una mujer abandonada, y cinco
mujeres y dos hombres reportados como "ya no casados". El documento rara vez reporta la edad de aquellos "casados alguna vez".
n a vez" crece, llegando a 95% (40 célibes y 845 casadas alguna vez). Esta cifra es 25% mayor que l a correspondiente a la I n g l a t e r r a medieval y 40% mayor que el " t e c h o " de
H a j n a l para los patrones maritales de E u r o p a occidental,
i n c l u y e n d o E s p a ñ a y P o r t u g a l . 3 7 Estas mujeres nahuas se
casaban m á s j ó v e n e s que las de cualquier parte de E u r o p a
occidental de la E d a d M e d i a e n adelante.
Si b i e n las edades de los nahuas n o d e b e n tomarse literalmente, t a m p o c o debe pensarse que "10" ( n ó t e s e la g r a n
cantidad de i n d i v i d u o s de diez a ñ o s e n e l cuadro 1) era
sólo u n s í m b o l o de la p u b e r t a d . C l i n e observa "una falta de
interés p o r la p r e c i s i ó n e n las edades nahuas", 3 8 aunque sab í a n c o n t a r y calcular edades. E n e l censo e n c o n t r a m o s a
u n tal C u a u h t é m o c , descrito c o m o " u n n i ñ i t o , t o d a v í a peq u e ñ o [ . . . ] a h o r a tiene o c h o a ñ o s " . 3 9 Estas cifras son m á s
confiables c o m o c a t e g o r í a s que c o m o cantidades. N o obstante, si hemos de e n t e n d e r e l m a t r i m o n i o entre los na3 7
3 8
3 9
HAJNAL, 1965, p. 119.
CUNE, 1993a, p. 3 1 .
CUNE, 1993a, p. 119.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
21
huas, determinar la edad p r o m e d i o es fundamental. A l comb i n a r la i n f o r m a c i ó n cuantitativa y cualitativa encontramos
que muchas mujeres comenzaban la t r a n s i c i ó n hacia la
edad adulta desde los diez a ñ o s y casi todas la h a b í a n c o m pletado a los q u i n c e . Y la edad adulta para los nahuas representaba el m a t r i m o n i o corresidencial.
El m i s m o d o c u m e n t o c o n f i r m a estos argumentos. E l folio 36 d e l m a n u s c r i t o 549 consigna totales poblacionales
p o r estado civil para la c o m u n i d a d de C u a u h c h i c h i n o l l a n . 4 0 Este r e s u m e n c o n t e m p o r á n e o redactado e n n á h u a t l
registra 287 mujeres casadas (135 en familias p r i m a r i a s y
152 "todavía n o en su p r o p i a casa separada"), 70 viudas y 24
solteras (véase c u a d r o 3 ) . C o n v e r t i d o a porcentajes, teneCuadro 3
TOTALES POBLACIONAI.ES POR SEXO Y ESTADO CIVIL REPORTADOS
PARA LA COMUNIDAD DE CUAUHCHICHINOLLAN
* "(Aquí está la gente de un) altepetlllamado pueblo de Cuauhchichinollan; en total suman 135 casas [es decir, 135 familias
primarias con el mismo número de mujeres casadas]
* "Aquí están los hombres casados que todavía viven j u n t o con
otra gente, que todavía no tienen sus propias casas separadas:
un total de 152 [y 152 mujeres casadas]
* "Aquí están los muchachos solteros: 80
* "Aquí están las muchachas solteras: 24
* "Aquí están las viudas: 70
* "Aquí están los niños: 226"
FUENTE: CLINE, 1993a, p. 219.
mos 94% de las mujeres "adultas" de C u a u h c h i c h i n o l l a n ,
c o m o las d e f i n e el escribano, caracterizadas c o m o casadas
o viudas ( i n c l u y e n d o a las pocas separadas o abandonadas) . L a cifra c o r r e s p o n d i e n t e para el distrito de H u i t z i l l a n
es de 96%. Para los h o m b r e s las cifras son de 78.2 y 77.5%,
respectivamente. 4 1
4 0
CLINE, 1993a, pp. 219-221.
41
CARRASCO, 1964, p. 377, indica totales poblacionales por estado ci-
22
ROBERT MCCAA
¿A q u é edad se c o n v e r t í a e n adulta u n a m u j e r n a h u a r u ral? E l a d m i n i s t r a d o r i n d í g e n a parece haber considerado
que alrededor de los diez a ñ o s . E n la p o r c i ó n d e l censo de
C u a u h c h i c h i n o l l a n h a b í a casi 300 mujeres casadas, aunque
sólo 18 solteras mayores de diez a ñ o s . Para o b t e n e r las 24
que el d o c u m e n t o m i s m o registra, h a b r í a que considerar a
la m i t a d de las n i ñ a s de diez a ñ o s c o m o "muchachas solteras". Este hallazgo n o p o d r í a descalificarse p o r errores e n
la a s i g n a c i ó n de g é n e r o (aunque h u b o u n i n d i v i d u o de 20
a ñ o s cuyo sexo n o se d e t e r m i n ó ) . E l m i s m o p r o b l e m a se
p r e s e n t ó c o n los hombres. Se infirió que h a b í a 77 h o m b r e s
solteros de once a ñ o s o mayores. E l total es tres i n d i v i d u o s
m e n o r que el d e l d o c u m e n t o o r i g i n a l , y t e n d r í a que completarse c o n niños de diez a ñ o s (o reclasificando tres n i ñ a s ) .
Hay sólo u n a c o n c l u s i ó n plausible: la evidencia i n t e r n a , así
c o m o la de los datos elaborados, i n d i c a n la p r á c t i c a de mat r i m o n i o s preadolescentes para ambos sexos, de hasta diez
a ñ o s e n las n i ñ a s y once e n los n i ñ o s .
Cline describe dos casos de n i ñ a s casadas extremadam e n t e j ó v e n e s , cuyas edades estaban consignadas — u n a ,
de o c h o a ñ o s , llevaba cuatro casada, y la o t r a de nueve, se
h a b í a casado el a ñ o anterior; ambas estaban registradas
c o m o e s t é r i l e s — y sugiere que estas u n i o n e s precoces pueden deberse a errores d e l escribano o que q u i z á s se hizo
n o t a r la edad para hacer énfasis en su inusual j u v e n t u d . 4 2
Concluye cautelosamente que "el m a t r i m o n i o puede haberse dado a edad t e m p r a n a entre los nahuas". 4 3 M e pare-
vil para Cuauhchichinollan, nueve barrios de Tepoztlán y tres barrios de
sitios no identificados, aunque los conjuntos de datos no son del todo
comparables. Los listados de Tepoztlán no enumeran a los "viudos" o
"viejos", y Carrasco tuvo que recalcular los totales, CARRASCO, 1964, pp.
374-375. Este etnohistoriador pionero fue el primero en notar muchas
discrepancias entre sumas y totales registrados, y las atribuyó a errores
aritméticos o a sutiles distinciones del siglo xvi al categorizar la información. El único distrito donde las sumas parciales sí coinciden con los
totales registrados es en Cuauhchichinollan (después de multiplicar "casas" y "casados dependientes" por dos).
42
CUNE, 1993a, pp. 31-32.
4 3
CUNE, 1993a, p. 54.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
23
ce que u n análisis s i s t e m á t i c o de la i n f o r m a c i ó n sobre
edad, sexo y estado civil p r u e b a que dicha cautela es injustificada. E n t r e los nahuas d e l Morelos r u r a l el m a t r i m o n i o
i n f a n t i l era la regla y n o la e x c e p c i ó n .
El estudio d e l profesor Carrasco acerca de T e p o z t l á n
p r o p o r c i o n a u n a base inesperada a esta c o n c l u s i ó n . L a
decadencia d e m o g r á f i c a que él vislumbra en las cifras de
T e p o z t l á n p u e d e i n d i c a r m a t r i m o n i o s asombrosamente
precoces. Su p r o p o r c i ó n d e l total de habitantes sobre las
parejas casadas da u n t o t a l de 3.3 h a b i t a n t e s p o r parej a para C u a u h c h i c h i n o l l a n y e n 3.7 p a r a n u e v e b a r r i o s
de T e p o z t l á n , a u n q u e para los mismos sitios, cuatro siglos
m á s tarde, las p r o p o r c i o n e s son de 5.5-6.0. ( I n f o r m a c i ó n
tomada d e l censo de 1930.) A l restar las parejas de estos
promedios resultan s ó l o 1.3-1.7 hijos, hijas, viudos, huérfanos, etc., combinados p o r pareja (contra 3.5-4.0 en tiempos
m o d e r n o s ) , p o r l o cual él vislumbraba severos disturbios
d e m o g r á f i c o s e n el M é x i c o a n t i g u o . Parece i n e l u d i b l e la
c o n c l u s i ó n de q u e las p r o p o r c i o n e s bajas son s e ñ a l de
"una p o b l a c i ó n en decadencia", 4 4 aunque u n a segunda i n t e r p r e t a c i ó n es m á s p r o b a b l e . C o n s i d é r e s e que las proporciones, p o r d e f i n i c i ó n , consten de dos elementos: u n
n u m e r a d o r (en este caso, el total de la p o b l a c i ó n ) y u n den o m i n a d o r ( n ú m e r o t o t a l de p a r e j a s ) . L a p r o p o r c i ó n
de Carrasco, debida a u n d e n o m i n a d o r m u y alto, puede i n dicar u n a c a n t i d a d bastante grande de parejas (que i n c l u ye u n b u e n n ú m e r o de n i ñ o s casados, menores de quince
a ñ o s ) , en lugar de u n a escasez absoluta de n i ñ o s p e q u e ñ o s .
Asimismo, la alta p r o p o r c i ó n m o d e r n a puede s e ñ a l a r n o
tanto u n exceso de n i ñ o s , sino u n a relativa falta de parejas,
debida en parte a casamientos m á s t a r d í o s (y en 1930, todavía a los efectos de la R e v o l u c i ó n ) . De hecho, c o m o hemos
visto, los listados antiguos registran pocas n i ñ a s solteras de
diez a ñ o s o mayores (cuadro 1), mientras que en el Tep o z t l á n m o d e r n o la g r a n m a y o r í a de las n i ñ a s que t e n í a n
de catorce a 19 a ñ o s (70%) n u n c a h a b í a estado en n i n g ú n
t i p o de u n i ó n (fuera civil, religiosa o consensual; afortunaCARRASCO, 1964,
p.
376.
24
ROBERT MCCAA
damente todas éstas se registraron en el censo de 1930). Si
las n i ñ a s de 1930 h u b i e r a n seguido los mismos patrones de
p r e c o c i d a d n u p c i a l que cuatro siglos antes (es decir, 50%
casadas entre 10 y 14 a ñ o s , 95 entre 15 y 19 y m á s de 98 de
20 en adelante), en lugar de 3.8 n o casados p o r pareja h u biera h a b i d o sólo 2.0 (comparado c o n 1.6 de 1 5 3 7 ) . 4 5 Así,
m á s de 80% de la aparente decadencia d e m o g r á f i c a de las
primeras d é c a d a s de la c o l o n i a e s p a ñ o l a se puede a t r i b u i r
a m a t r i m o n i o s extremadamente j ó v e n e s (3.8-2.0)/ (3.8-1.6).
Los modelos d e m o g r á f i c o s p r o p o r c i o n a n apoyo adicion a l a la h i p ó t e s i s d e l m a t r i m o n i o t e m p r a n o , aunque la falta de edades conocidas de las mujeres casadas y las viudas
i m p i d e cualquier análisis d i r e c t o . Pensando en aquellos
lectores amantes de las cifras, se c o n s t r u y ó u n a h i p o t é t i c a
d i s t r i b u c i ó n p o r edades a p a r t i r de u n c u a d r o de vida m o delo, asumiendo u n a expectativa de vida al nacer de 17.5
a ñ o s y tasas crudas de 65 nacimientos y 60 muertes p o r m i l
h a b i t a n t e s ( l o c u a l da c o m o r e s u l t a d o u n c r e c i m i e n t o
a n u a l p r o m e d i o de 0.5%; u t i l i z a n d o s i e m p r e m o d e l o s
South). Bajo estas condiciones, 7 1 % de la p o b l a c i ó n femen i n a t e n d r í a diez a ñ o s o m á s . Los listados i n d i c a n que 9 1 %
de las mujeres de diez a ñ o s o m á s eran "casadas alguna
vez", l o cual corresponde a 65% de la p o b l a c i ó n f e m e n i n a
total, la misma cifra o b t e n i d a en los censos d e l siglo X V I .
E n el cuadro 4 se a g r u p a r o n las edades en clases de cinco a ñ o s , y se registran las probables p r o p o r c i o n e s de "casadas alguna vez" que debe haber en cada g r u p o de edad
para que 9 1 . 1 % de la p o b l a c i ó n f e m e n i n a de diez a ñ o s en
adelante sea de "casadas alguna vez". Este ejercicio transf o r m a los totales calculados de las listas e n grupos de edad
convencionales y p r o p o r c i o n e s de casadas. E s p e c í f i c a m e n te, para alcanzar 9 1 . 1 % de "casadas alguna vez" se requiere que 50% de las mujeres entre diez y catorce a ñ o s sean
casadas o viudas, 95% de mujeres e n t r e q u i n c e y 19 a ñ o s ,
98% e n t r e 20 y 24 y casi todas las mayores de 24. Estas si1;)
Dirección General de Estadística, Quinto censo de población, 15 de
mayo de 1930, Estado deMorelos, 1935, p. 35. Para los cálculos se utilizaron
las cifras del estado de Morelos.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
25
mulaciones son n o t a b l e m e n t e constantes e n u n a m p l i o
rango de tasas de c r e c i m i e n t o ( + / - 1 % anual) y de niveles
de m o r t a l i d a d (de 15-25 a ñ o s ) . L a f r a c c i ó n de mujeres casadas a la edad de e n t r e diez y catorce a ñ o s n o p u d o ser
m e n o r de u n tercio, pasando q u i z á s la m i t a d , y llegando a
m á s de nueve d é c i m a s partes e n el g r u p o de q u i n c e a 19
a ñ o s . E l cuadro 4 t a m b i é n i n d i c a que las n i ñ a s casadas menores de 20 a ñ o s c o r r e s p o n d e r í a n a casi u n a cuarta parte
de las "casadas alguna vez" (15/65=23 p o r c i e n t o ) .
Estas p r o p o r c i o n e s de mujeres casadas se p u e d e n utilizar
para estimar la edad m a t r i m o n i a l p r o m e d i o , siguiendo e l
m é t o d o de H a j n a l (SMAM) , 4 6 Si aceptamos las p r o p o r c i o n e s
de casadas a edades específicas c o m o e n el cuadro 4, la edad
HAJNAL, 1 9 5 3 , p. 1 3 0 .
26
ROBERT MCCAA
m a t r i m o n i a l p r o m e d i o (SMAM) p a r a las mujeres es de
a ñ o s (esta p r e c i s i ó n es posible i n c l u s o c u a n d o las
12.7
prefe-
rencias digitales p o r " 0 " y "5" son casi absolutas, c o m o en el
c u a d r o 1, p o r q u e el p r o c e d i m i e n t o de H a j n a l se aplica a grupos de e d a d de c i n c o a ñ o s y n o a a ñ o s individuales, incluso
e n poblaciones que no saben contar b i e n ) . Cuatro siglos m á s
t a r d e , la cifra c o r r e s p o n d i e n t e era de 22.2 a ñ o s (SMAM calc u l a d a a p a r t i r d e l censo de 1930). Esto representa u n i n c r e m e n t o de 9.5 a ñ o s , u n o de los m á s altos descubiertos p o r
h i s t o r i a d o r e s d e m o g r á f i c o s . A l c o m p a r a r varios escenarios
de m a t r i m o n i o y m o r t a l i d a d , me c o n v e n z o de que la e d a d
p r o m e d i o n o p u d o h a b e r sido m a y o r que catorce a ñ o s , q u i zás sustancialmente m e n o r , hasta p o r debajo de los trece
a ñ o s . 4 7 Este m o d e l o presenta pruebas determinantes de
que
47
Los índices demográficos utilizados en esta simulación son tanto
viables como factibles, pero requieren matrimonio precoz generalizado,
aunque no necesariamente tan precoz como el que practicaban los
nahuas rurales. Una población estática se puede lograr con lo que se llama restricción 20/20: esperanza de vida al nacer de 20 años, edad matrimonial femenina de 20 años promedio, que 10% de las mujeres
permanezcan célibes e intervalos entre nacimientos de tres años promedio, James Oeppen, 1994, "Démographie checks and balance i n the
past: The city and the state", artículo inédito presentado en la Séptima
Reunión del Centro Jacques Cartier, "Les Systèmes Démographiques
Occidentaux d u Passé", La Plagne, Aimes, Francia, 1994, p. 5 y figura 3.
Distintos índices vitales afectan en muy escasa medida el resultado de
las simulaciones. La tasa marital observada es tan alta que permanecen
relativamente sin cambios con distintas hipótesis de mortalidad o migración, ya que, sea cual fuere el escenario, el matrimonio sigue siendo
universal para los "adultos", y la proporción "adulta" entre sexos debe
permanecer relativamente equilibrada. Disminuir 20 puntos las tasas de
natalidad y mortalidad crudas (a 45 y 40 respectivamente) reduciría las
proporciones de casados a los diez años de 50 a 40%, sin cambiarlas en
edades mayores.
Afortunadamente, los cálculos son extremadamente sensibles a las
proporciones de casados en cada edad, aunque aquí las intensidades
nupciales son tan extremas (superiores a 90%) que hay poco margen de
error. Incrementar 2.5 puntos el porcentaje de los solteros entre 15 y 19
años aumenta 0.25 años la media de la edad matrimonial singulada. El
refinamiento de Rowland de la medida A m de Hajnal, ROWLAND, 1987,
también aumenta en una p e q u e ñ a fracción (0.26 años) la edad media
singulada para las mujeres (Rowland, comunicación personal). La información original sobre edad y sexo no permite tal precisión, aunque
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
27
el m a t r i m o n i o i n f a n t i l era u n h e c h o entre los nahuas d é cadas antes de que los misioneros cristianos pudiesen erradicar la poligamia, y ya n o se diga establecer los sacramentos católicos del bautizmo o d e l m a t r i m o n i o .
Para el historiador narrativo, e s c é p t i c o de los m é t o d o s
cuantitativos, los datos cualitativos de los documentos pued e n ser m á s persuasivos. E l lenguaje de los censos nahuas
i n d i c a que el m a t r i m o n i o precoz era algo c o m ú n . Entre los
p r i m e r o s 89 hogares e n u m e r a d o s en l a c o m u n i d a d de
H u i t z i l l a n h a b í a sólo doce mujeres solteras mayores de diez
a ñ o s , y siete de ellas estaban caracterizadas c o m o " a ú n n o
casadas". De once n i ñ a s de diez a ñ o s , u n a estaba caracterizada c o m o " a ú n n o casada". De m o d o que se esperaba
que se casaran p r o n t o las pocas n i ñ a s solteras mayores de
diez a ñ o s y p o r lo menos u n a de las de diez.
S u p o n d r í a m o s que entre las n i ñ a s y n i ñ o s r e c i é n casados
h a b r í a altos í n d i c e s de i n f e r t i l i d a d debidos a inmadurez sex u a l , y esto es exactamente lo que encontramos registrado
e n los censos. L a i n f o r m a c i ó n sobre f e r t i l i d a d s e ñ a l a la
u b i c u i d a d d e l m a t r i m o n i o antes de la madurez b i o l ó g i c a .
Muchas parejas r e c i é n casadas e s t á n clasificadas c o m o i n fértiles, y " a ú n n o h a n t e n i d o h i j o s " es u n a frase c o m ú n ; 94
parejas "casadas el a ñ o pasado" e s t á n reportadas "sin hijos".
N o es posible saber c u á n t a s otras parejas casadas el a ñ o anter i o r ya h a b í a n t e n i d o hijos, pues en las parejas fértiles rara
vez se especifica la d u r a c i ó n de la u n i ó n . A d e m á s , la falta de
hijos era u n concepto social y n o b i o l ó g i c o o d e m o g r á f i c o ,
pues se r e f e r í a a la ausencia de n i ñ o s en el hogar. De m o d o
que q u i z á s h a b r í a que t o m a r s ó l o la m i t a d de las cantidades
de falta de hijos, para dar cuenta de la m o r t a l i d a d i n f a n t i l .
sí permite fijar órdenes de magnitud. Tanto el texto narrativo de los censos como la información numérica derivada de ellos indican una práctica generalizada del matrimonio infantil en las niñas. Para complacer
al crítico más inflexible, se calculó la edad promedio del primer matrimonio para la población en general. El resultado, 16.1 años, es el máximo o techo para las mujeres y el mínimo o suelo para los hombres,
pues supone que hombres y mujeres se casaban a la misma edad. Más
adelante se observa que entre hombres y mujeres había una sustancial
brecha de edad matrimonial, quizás de hasta seis o siete años.
28
ROBERT MCCAA
A m e d i d a que aumenta la d u r a c i ó n de los m a t r i m o n i o s , dism i n u y e , aunque sigue siendo sustancial, la cantidad de parejas sin hijos: 40 parejas sin hijos a los dos a ñ o s de casados,
24 a los tres, y a ú n q u i n c e a los cinco. Si suponemos u n a tasa c r u d a de casamientos de m á x i m o 2 0 / 1 000 anual, se h u bieran llevado a cabo 50 matrimonios p o r a ñ o . Incluso si pensamos que la m i t a d de los casos de parejas sin hijos se
d e b i e r a n a m o r t a l i d a d i n f a n t i l , a ú n q u e d a r í a 15% de parejas infértiles d e s p u é s de cinco a ñ o s de u n i ó n (siete de 5 0 ) .
Parece probable que el alto í n d i c e de i n f e r t i l i d a d d u r a n t e
los primeros a ñ o s de m a t r i m o n i o se debiera al hecho de que
muchas esposas a ú n n o f u e r a n p ú b e r e s . L a f e c u n d i d a d era
esencial para los nahuas, y los d o c u m e n t o s distinguen dos
causas de la falta de hijos: i n f e r t i l i d a d e i m p o t e n c i a . Tres
h o m b r e s casados e s t á n reportados c o m o impotentes, aunque n o se especifica la d u r a c i ó n de su m a t r i m o n i o , q u i z á s
p o r q u e n o h a b í a esperanza de que la situación mejorara c o n
el t i e m p o . 4 8
Las p r o p o r c i o n e s e n t r e sexos en n i ñ o s y adultos j ó v e n e s
constituyen u n a p r u e b a reveladora d e l m a t r i m o n i o infant i l (véase cuadro 2 ) . L a p r o p o r c i ó n total de la p o b l a c i ó n está casi equilibrada, 106 h o m b r e s p o r cada cien mujeres, y
para los n i ñ o s menores de diez a ñ o s , ligeramente desequilibrada, es de 113. Para los célibes, en general, la p r o p o r c i ó n
sube a 166, y para los de diez a ñ o s en adelante llega hasta
328. De los quince a ñ o s en adelante hay m á s de cuatro h o m bres solteros disponibles para cada m u j e r soltera. 4 9 E l sob r a n t e de h o m b r e s c é l i b e s de diez a ñ o s en adelante es casi
i d é n t i c o al de mujeres de once a ñ o s e n adelante. Estos desequilibrios n o se compensan c o n la p e q u e ñ a cantidad de m u jeres unidas en poligamias (16 e n t r e cuatro h o m b r e s ) , sino
que es la g r a n c a n t i d a d de viudas en r e l a c i ó n con los viudos
( 1 5 1 / 1 4 , o sea m á s de diez viudas p o r v i u d o ) lo que sesga
las p r o p o r c i o n e s de solteros p o r sexo. A l agregar los viudos
4 8
CLINE, 1993a, p. 56.
Desequilibrios similares aparecen en el manuscrito 551 de los pueblos Tepetenchic y Molotla, donde Prem da cuenta de 68 niños entre
diez y 14 años, aunque sólo 39 niñas de la misma edad. A los 20 años hay
71 hombres solteros contra 23 mujeres solteras, PREM, 1983, p. LUÍ.
49
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
29
al c o n j u n t o de los solteros de q u i n c e a ñ o s en adelante se
resuelve definitivamente el a r g u m e n t o , pues la falta se convierte en excedente, c o n 106 mujeres disponibles p o r cada
c i e n h o m b r e s solteros. Las reglas m a t r i m o n i a l e s d e l M o r e los r u r a l e m p u j a b a n a las n i ñ a s a casarse, a u n q u e al hacerlo creaban u n a p r e s i ó n m a t r i m o n i a l artificial que r e d u c í a
las perspectivas nupciales para los h o m b r e s , p r o l o n g a b a su
estancia en el hogar paterno y e x t e n d í a su c o n t r i b u c i ó n a
la e c o n o m í a familiar.
Las viudas p u d i e r o n haber constituido u n a válvula de escape para los h o m b r e s solteros (y volverse a casar, u n aux i l i o para las mujeres), aunque se r e c u r r í a m u y poco a esta
o p c i ó n . L a viudez anulaba p r á c t i c a m e n t e las esperanzas
m a t r i m o n i a l e s de las mujeres. Los h o m b r e s viudos se volvían a casar r á p i d a m e n t e , a d i f e r e n c i a de las mujeres que,
si lo llegaban a hacer, era d e s p u é s de bastante t i e m p o . De
catorce viudos registrados, m á s de la m i t a d h a b í a enviudad o h a c í a menos de u n a ñ o , mientras que de 122 mujeres
en las cuales se especifica la d u r a c i ó n de la viudez, 70 llevaban tres a ñ o s o m á s sin esposo. L a d u r a c i ó n m e d i a de la
viudez en los hombres era de "200 d í a s " , c o n t r a cuatro a ñ o s
para las mujeres. E l excedente de viudas en el mercado mat r i m o n i a l n a h u a corresponde al excedente de muchachos
célibes. Sin embargo, las restricciones sociales desalentaban las uniones entre estos dos grupos, quizás p o r q u e se esperaba que el esposo fuese mayor que la esposa.
Los h o m b r e s nahuas se casaban de mayor edad que las
mujeres. M u c h a s uniones d e b e n haberse caracterizado p o r
u n a sustancial brecha de edad e n t r e los c ó n y u g e s , aunque
es difícil calcular su d i m e n s i ó n exacta, p o r la falta de i n f o r m a c i ó n sobre las edades de los casados. Definitivamente
los h o m b r e s se casaban p o r p r i m e r a vez antes de los 20 a ñ o s
en p r o m e d i o (éste es de 19.4 exactamente si calculamos el
SMAM c o n e l m é t o d o d e l c u a d r o 4 ) . L a edad m e d i a de los
célibes mayores de ocho a ñ o s es n o t a b l e m e n t e baja, de 15.2
a ñ o s para los hombres y 10.7 para las mujeres, o sea u n a brecha de 4.5 a ñ o s . Son 29 h o m b r e s de los 89 hogares de
H u i t z i l l a n los caracterizados c o m o " a ú n n o casados" o que
" a ú n n o h a n t o m a d o esposa". De los h o m b r e s entre diez y
30
ROBERT MCCAA
19 a ñ o s , 25% están descritos c o m o rezagados, y lo m i s m o sucede con 60% de aquellos de 20 a ñ o s en adelante. Los cuñ a d o s están a m e n u d o descritos de esta manera. De 18 cuñ a d o s presentes en estos hogares, doce ya estaban casados.
De los seis restantes, cuatro e s t á n descritos c o m o " a ú n n o
casados", de 10,15, 20 y 30 a ñ o s de edad, y dos simplemente
c o m o "no casados", de 10 y 12 a ñ o s .
Resumiendo, la h i p ó t e s i s d e l m a t r i m o n i o extremadam e n t e precoz está apoyada p o r siete pruebas que abarcan
dos tipos de datos (cifras y relatos) y dos m é t o d o s distintos
(cuantitativo y l i n g ü í s t i c o ) . De las pruebas, tres se basan en
inferencias de g é n e r o — p r o p o r c i o n e s entre sexos p o r est a d o c i v i l , p r o p o r c i o n e s de s o l t e r o s p r e a d o l e s c e n t e s y
modelos d e m o g r á f i c o s de la probable distribución p o r
edades de la p o b l a c i ó n — y cuatro utilizan solamente verificación directa —totales s i n ó p t i c o s c o n t e m p o r á n e o s de la
cantidad de mujeres solteras en relación con las casadas, las
p r o p o r c i o n e s de Carrasco de los totales c o n t e m p o r á n e o s
(individuos solteros sobre parejas casadas), datos lingüísticos en cuanto a l o esperado d e l m a t r i m o n i o precoz y altos
í n d i c e s de i n f e r t i l i d a d entre las parejas r e c i é n casadas. Todas las pruebas i n d i c a n que los nahuas se casaban extrem a d a m e n t e j ó v e n e s ; expresado en n ú m e r o s redondos, las
mujeres entre los doce y catorce a ñ o s , en p r o m e d i o , y los
h o m b r e s entre los 17 y 19.
N i la m o r t a l i d a d n i la m i g r a c i ó n p u e d e n anular estas
conclusiones. A u n q u e hay u n g r a n desequilibrio entre sexos para los solteros, la p r o p o r c i ó n de la p o b l a c i ó n de diez
a ñ o s en adelante está bastante equilibrada (965/928=104).
Si la escasez de mujeres solteras se atribuyera a la emigración (sólo de m u j e r e s ) , el excedente de viudas t e n d r í a que
atribuirse al regreso de las que, en el í n t e r i n , se h u b i e r a n
casado f u e r a d e l p u e b l o . Los totales p o r estado c i v i l de
pueblos y barrios analizados p o r Carrasco y H i n z et al,50
c o n t r a d i c e n esta ingeniosa h i p ó t e s i s . Los indicadores dem o g r á f i c o s de sus pueblos c o i n c i d e n c o n la hipótesis d e l
5 0
CARRASCO, 1964a, p. 377;
p. XXXI.
H I N Z , HARTAU y HEIMANN-KOENEN,
1983,
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
31
m a t r i m o n i o precoz: u n a escasez de mujeres solteras, u n excedente de viudas y u n a equilibrada p r o p o r c i ó n entre los
sexos en la p o b l a c i ó n adulta total. Asimismo, si se recur r i e r a a la j u s t i f i c a c i ó n de la m o r t a l i d a d , é s t a t e n d r í a que
ser mayor entre las adolescentes que entre los adolescentes,
aunque m e n o r entre las mujeres adultas que entre los
hombres adultos, escenario difícil de e n c o n t r a r en el registro h i s t ó r i c o . L a e x p l i c a c i ó n m á s sencilla y razonable es
que las n i ñ a s se casaban extremadamente j ó v e n e s y que las
viudas rara vez se volvían a casar. 5 1
INFIERNO DEMOGRÁFICO
Los historiadores de la f a m i l i a reconocen tres o b s t á c u l o s a
la f o r m a c i ó n de familias complejas: m a t r i m o n i o t a r d í o , reglas de residencia neolocales y alta m o r t a l i d a d . C o m o hemos visto, para los nahuas el m a t r i m o n i o y la residencia de
los r e c i é n casados n o c o n s t i t u í a n o b s t á c u l o s e n absoluto.
Por el c o n t r a r i o , estos m a t r i m o n i o s tan precoces r e q u e r í a n
de la corresidencia c o n otros adultos, p o r l o menos hasta llegar a la madurez b i o l ó g i c a . 5 2 L a m o r t a l i d a d , sin embargo, sí r e s t r i n g í a severamente la f o r m a c i ó n de familias
multigeneracionales entre los nahuas. A pesar de que el
51
En los registros de Tepoztlán las viudas no están registradas, además de que no se pueden calcular las proporciones totales entre sexos,
porque no se distingue entre niños y niñas. Las inconsistencias en los totales registrados en algunos pueblos complican el análisis de Carrasco,
aunque no lo invalidan (véase pie de página 41). La transcripción de
Díaz Cadena de los registros de Tepoztlán, DÍAZ CADENA, 1978, revela inmediatamente su insuficiencia para el análisis demográfico.
52
LÓPEZ AUSTIN, 1988, i , p. 300, observa que "tan pronto como los j ó venes alcanzan la edad en que pueden sostener u n hogar, la sociedad los
empuja a reproducirse". Es decir, entre los nahuas, como en todas las
poblaciones humanas, la madurez era (y es) u n constructo social. El aspecto biológico era sólo una consideración y no el determinante de la
madurez. En Morelos muchas parejas jóvenes vivían con sus parientes,
¿tal vez porque eran incapaces de sostener u n hogar? A l parecer, n i el
embarazo n i el hecho de tener hijos eran pruebas de madurez, pues encontramos muchas parejas estériles, y de gran duración.
32
ROBERT MCCAA
m a t r i m o n i o se daba a m u y corta edad, en estos pueblos hay
u n solo caso de u n hogar con cuatro generaciones. T ó m e se p o r ejemplo el hogar H 3 8 discutido anteriormente (véase
figura 1). C o n s ó l o nueve individuos, hay cuatro unidades
conyugales familiares, dos de las cuales ya e s t á n rotas p o r
la muerte de los esposos: el padre del jefe de familia y el cuñ a d o de la esposa de su tío.
A l cambiar la perspectiva de los hogares hacia los i n d i viduos, los n i ñ o s y sus í n d i c e s de orfandad, p o d e m o s pesar
directamente los efectos de la m o r t a l i d a d y e x c l u i r variables e x t r a ñ a s . 5 3 A u n q u e los censos sólo registran a tres
n i ñ o s c o m o c o m p l e t a m e n t e h u é r f a n o s , es decir, faltos de
cualquier pariente, otros h u é r f a n o s se p u e d e n i n f e r i r buscando a los padres entre los m i e m b r o s de la familia. Por el
m é t o d o enumerativo de jure utilizado p o r el censador, queda claro que los n i ñ o s célibes a p a r e c í a n registrados en el
hogar de sus padres si éstos vivían. De los n i ñ o s menores
de cinco a ñ o s , 2.5% eran h u é r f a n o s de padre y m a d r e
( 7 / 2 8 0 ) . E n el caso de los n i ñ o s de 5-9 a ñ o s la cifra asciende a 6.9% ( 1 8 / 2 6 1 ) . Esto significa que u n o de cada catorce n i ñ o s entre cinco y nueve a ñ o s eran h u é r f a n o s de
padre y m a d r e . E l c u a d r o 5 muestra que de los n i ñ o s menores de cinco a ñ o s , excluyendo a los pocos abandonados
o i l e g í t i m o s , 10% eran h u é r f a n o s de padre, cifra que asciende a 15% para aquellos entre cinco y nueve a ñ o s . Los
h u é r f a n o s de m a d r e e r a n c o m u n e s , a u n q u e m e n o s f r e cuentes, s ó l o 4 y 9% respectivamente, pues c o m o hemos
visto, los viudos volvían a casarse r á p i d a m e n t e y los censos
n o hacen d i s t i n c i ó n entre madres y madrastras.
A u n q u e la M e s o a m é r i c a p r e h i s p á n i c a se c o m p a r a a veces c o n el p a r a í s o , la muestra de o r f a n d a d de estos listados
perfila u n i n f i e r n o d e m o g r á f i c o , con esperanzas de vida i n feriores a las peores condiciones de cualquier cuadro de
vida e s t á n d a r (véase c u a d r o 5 ) . Este hallazgo coincide c o n
el h e c h o de que, e n el m o m e n t o d e l censo, la q u i n t a parte de las mujeres que se h a b í a n casado alguna vez eran
viudas. N o d e b e r í a s o r p r e n d e r n o s e n c o n t r a r niveles de
5 3
RUGÓLES, 1994, pp. 115-117.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
33
Y EL PUEBLO NAHUA
Cuadro 5
L A ORFANDAD A VARIAS EDADES ERA PEOR EN MORELOS QUE EN LAS CONDICIONES MÁS POBRES CONTEMPLADAS EN LAS TABLAS DE VIDA ESTÁNDARES
(EXPRESADA EN PORCENTAJE DE HUÉRFANOS)
Orfandad observada
en Morelos
Edad de los niños
De padre
De madre
Modelo South
hipotético
Nivel 1 (e0=20)
0-4 (media =3)
9.8
3.9
5.5
5-9 (media =7)
15.6
9.2
12.5
FUENTE: los datos de Morelos se calcularon a partir de los listados de los
censos de CLINE, 1993b; el modelo es de COALE y DEMENY, 1983.
NOTA: el modelo hipotético supone una edad media para tener hijos
de 27 años para las madres y 30 para los padres. Las proporciones de
huérfanos del modelo se calcularon con las cifras del nivel 1 de la región
South (esperanza de vida al nacer de 20 años), utilizando métodos convencionales para estimar las tasas de mortalidad individuales. Las proporciones observadas de orfandad paterna están basadas en 275 niños
de 0-4 años y 257 de 5-9; para los huérfanos de madre los totales son 280
y 261, respectivamente. Nueve niños abandonados o ilegítimos están excluidos de los cálculos. En los datos observados la orfandad materna está
subestimada porque en los censos no se distinguen las madrastras, y sólo
los hombres viudos volvían a casarse sin demora.
mortalidad
t a n altos, pues dos epidemias p u e d e n h a b e r
asolado esta r e g i ó n a l r e d e d o r de u n a d é c a d a antes de
que
se llevara a cabo el censo ( p o r o t r o l a d o , la m o r t a l i d a d
por
guerras era q u i z á s i n s i g n i f i c a n t e ) . L a e p i d e m i a de v i r u e l a
de 1520-1521 fue, sin d u d a , u n a de las tres m á s devastadoras que h a y a n atacado a M é x i c o e n el siglo X V I . E l saramp i ó n se p r o p a g ó
en
1531 y la v i r u e l a r e g r e s ó e n
1538,
a u n q u e n o sabemos si los p u e b l o s estudiados a q u í f u e r o n
v í c t i m a s de a l g u n a de estas tragedias. 5 4
54
Es inútil tratar de evaluar el efecto de las epidemias buscando generaciones perdidas en las pirámides por edad construidas a partir de estos
primeros censos, PREM, 1983. El ejercicio se ve frustrado, además, tanto
por las declaraciones vagas que son comunes entre las poblaciones analfabetas (véase cuadro 1), como por la probabilidad de que las epidemias
hayan afectado a todas las personas con la misma intensidad (véase MCCAA,
1995, pp. 420-421).
34
ROBERT MCCAA
M e s o a m é r i c a n o fue u n p a r a í s o n i en tiempos precol o m b i n o s . Los datos disponibles, tanto p i c t o g r á f i c o s c o m o
b i o a r q u e o l ó g i c o s , s e ñ a l a n severos problemas nutricionales
y mortalidades extremadamente altas antes de que comenzaran la conquista y la colonia e s p a ñ o l a s . 5 5 Hay sólo u n
estudio que p r o p o r c i o n a datos probables de m o r t a l i d a d
para regiones d e l B a j í o , desde el p o s c l á s i c o t a r d í o hasta la
é p o c a c o l o n i a l . Su autor, M i c h e l H a y w a r d , utiliza archivos
y esqueletos para calcular la esperanza de vida restante a
p a r t i r de los q u i n c e a ñ o s . Para el p e r i o d o p o s c l á s i c o Hayw a r d establece la esperanza de vida al nacer a los 34 a ñ o s
( e 1 5 = 1 9 ) , y para la segunda m i t a d d e l siglo X V I I asciende a
44 a ñ o s ( e 1 5 = 2 9 ) . 5 6 Su e s t i m a c i ó n m á s alta está cinco a ñ o s
por debajo de las peores condiciones de los cuadros de vida
e s t á n d a r e s (nivel 1 de South, c o m o vimos antes) . 5 7
N o hay suficiente i n f o r m a c i ó n para calcular esperanzas
de vida de n i n g ú n t i p o en el p r i m e r siglo de la conquista y
c o l o n i z a c i ó n e s p a ñ o l a s . Sin embargo, los datos sobre M o relos en cuanto a la o r f a n d a d revelan u n sistema demog r á f i c o de alta p r e s i ó n , d o n d e se compensan los niveles
c r ó n i c a m e n t e altos de m o r t a l i d a d y m o r b i l i d a d c o n l o que
yo l l a m o el m o d o r e p r o d u c t i v o a m e r i n d i o : m a t r i m o n i o
precoz generalizado y pocas restricciones a la f e r t i l i d a d . 5 8
CEMITHUALTIN
(FAMILIAS COMPLEJAS)
Más que el linaje o la e x t r a c c i ó n , la clave de los lazos sociales e n t r e los nahuas era la corresidencia, el hogar o cemi55
MCCAA, "Paradise, hells, and purgatories: Population, health, and
nutrition i n Mexican history and pre-history", artículo inédito presentado en una conferencia sobre Historia de la salud y la nutrición en las
Americas, Columbus, O h i o , 1993; Suzane A. Alchon: "The Great Killers
in Precolumbian America: A Hemispheric Perspective", artículo inédito presentado en la conferencia de la Comisión Internacional de Demografía Histórica, 2 de septiembre, Montreal: C a n a d á , 1995.
5 6
HAYWARD, 1986, pp. 221-222.
5 7
COALE y DEMENY,
5 8
MCCAA, 1994, p. 14.
1983.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
35
thualtin: aquellos que pertenecen a u n mismo p a t i o . 5 9 Los lazos de parentesco estructuraban el cemithualtin, y quizás gran
parte de la sociedad nahua, a pesar de la alta m o r t a l i d a d y el
m a t r i m o n i o i n f a n t i l . De acuerdo c o n los censos de Morelos,
menos de 60 personas vivían en hogares sin estar emparentados con el j e f e de f a m i l i a . 6 0 De estos pocos, la m i t a d vivía
en algún g r u p o conyugal, de m o d o que 98.99% de la población vivía c o n parientes maternos, paternos o conyugales.
Los que realmente n o tenían n i n g ú n parentesco c o n la familia con que vivían eran tres huérfanos, 20 sirvientes (ayudantes
de tributo) y u n a n i ñ a esclava célibe, a d q u i r i d a h a c í a poco
para ayudarle a la madre d e l cacique de C u a u h c h i c h i n o l l a n
a preparar tortillas. N o se puede decir que las concubinas fuesen extrañas, p o r q u e n o cabe d u d a de que c o n t r i b u í a n tanto a la p r o d u c c i ó n familiar c o m o a la r e p r o d u c c i ó n . Incluso
los migrantes llegaban (y se iban) en grupos familiares. E n
total h a b í a 28 de estos grupos, algunos de hasta trece m i e m bros, aunque en general las familias migrantes t e n d í a n a tener menos m i e m b r o s que el p r o m e d i o global que era de
ocho. U n h o g a r m i g r a n t e típico es el H#134: sus integrantes
apenas h a b í a n asumido los deberes tributarios.
Aquí está la casa de u n hombre llamado Tetepi, no bautizado.
Su esposa se llama Teicuh, no bautizada. Tiene u n hijo llamado Cuiyauh, no bautizado, nacido hace siete años. Aquí
está una hermana mayor de Tetepi, llamada Tlacoehua, no
bautizada. Recién enviudó, su esposo murió el año pasado. El
[Tetepi] se está ganando la vida con varias cosas. Pronto pagarán tributo. Ahora se les dará una milpa. 6 1
5 9
CARRASCO, 1976,
p. 58; BURKHART, 1992,
p. 27, y LEÓN-PORTILLA,
1992,
pp. 126-128.
60
CARRASCO, 1964, p. 199, sostiene de manera convincente que aceptar al jefe de familia como punto de referencia para las tipologías es
coherente con la lingüística nahua y la estructura familiar de Morelos.
Véase también CLINE, 1993a, p. 67. Una discusión informada de la definición de cemithualtin aparece en CARRASCO, 1993, pp. 120-121. En términos comparativos, estamos tratando con lo que Laslett llama "grupo
doméstico corresidente", o incluso "casa llena" (del inglés "houseful"),
aunque yo prefiero "familia", "casa" u "hogar", por ser términos menos
técnicos y más consistentes con los documentos. LASLETT, 1993, pp. 45 y 62.
61
CUNE, 1993a, p.
307.
36
ROBERT MCCAA
Las palabras "familia" o " p a r i e n t e " n u n c a aparecen en
los d o c u m e n t o s del censo, a u n q u e los lazos de parentesco
aparecen constantemente. Estos listados c o n f i r m a n de man e r a c o n t u n d e n t e la tesis de L o c k h a r t de que "se enfatiza
la p e r t e n e n c i a de la descendencia precisa". 6 2 L o c k h a r t sostiene que en el n á h u a t l n o h a b í a u n t é r m i n o c o m ú n para
" f a m i l i a " u "hogar", sino que h a b í a u n a serie de "palabras
que subrayan el escenario en que se lleva a cabo la vida conj u n t a , y n o el o r i g e n de la r e l a c i ó n e n t r e los que viven
j u n t o s " . U n hogar o familia era "aquellos de u n a casa",
"aquellos de u n p a t i o " o "la gente que vive j u n t a en u n a casa". 6 3 L a vivienda en sí estaba compuesta de varias estructuras colocadas frente a frente sobre dos o m á s lados de u n
patio, y estaba m u c h o menos integrada que los edificios de
E s p a ñ a o Europa occidental.64
Mientras que los sirvientes y otros " e x t r a ñ o s " constituían
s ó l o 1 % de la p o b l a c i ó n , los parientes de los jefes de familia — s i n contar a su familia c o n y u g a l — c o n s t i t u í a n casi la
m i t a d de la p o b l a c i ó n ( 4 7 . 7 % ) . C u a n d o n o se p o d í a rec u r r i r a n i n g ú n o t r o parentesco, el t é r m i n o " p r i m o lejano"
resolvía el dilema, c o m o en " A q u í e s t á n dos hermanos menores (primos) l e j a n o s . . . " 6 5
Las reglas nahuas de f o r m a c i ó n de familias eran extrem a d a m e n t e sencillas y p e r m i t í a n u n a g r a n variedad de posibilidades corresidenciales. La regla m á s inflexible, observada en 311 de 315 hogares, era que s ó l o h o m b r e s casados
p o d í a n ser jefes de familia. De las cuatro excepciones, tres
eran madres r e c i é n enviudadas c o n hijos r e c i é n enviudados
o c é l i b e s en edad de casarse. E n el h o g a r H # 4 9 el esposo,
cabeza de familia, " m u r i ó el a ñ o pasado". E l esposo de su
h i j a " m u r i ó hace tres a ñ o s " . Esta m u j e r vivía con u n a nieta
de seis a ñ o s y dos hijos célibes, u n o de 20 a ñ o s y una de quince. C u a n d o alguno de éstos se casara, el h i j o o el yerno prob a b l e m e n t e p a s a r í a a ser j e f e de la familia. L a m u j e r que encabezaba el hogar H # l 15 t a m b i é n h a b í a p e r d i d o a su esposo
6 2
6 3
6 4
6 5
LOCKHART, 1992,
LOCKHART, 1992,
p. 76; véase también KELLOGG, 1995,
p. 59.
LOCKHART, 1992, p. 6 1 .
CUNE, 1993a, p. 245.
pp. 169-171.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
37
el a ñ o anterior. Su f a m i l i a i n c l u í a a tres hijos célibes de 20,
q u i n c e y tres a ñ o s , u n a h e r m a n a v i u d a y dos sobrinas célibes de q u i n c e y diez a ñ o s . E l ú l t i m o hogar d e l d o c u m e n to, H#139, es u n a a n o m a l í a . T a m b i é n l o encabezaba u n a
m u j e r , a u n q u e era casada y su esposo estaba presente, per o n o registrado c o m o j e f e de f a m i l i a . L a t r a d u c c i ó n de
C l i n e dice:
Aquí está una [¿doncella?] llamada Tecapan. Está casada. Su
esposo se llama Tlalli, no bautizado. Tiene un hijo llamado
Coatí, no bautizado, nacido el año pasado. Aquí está la milpa
de Tecapan: 5 matl. Todos ellos [apenas] llegaron. Aún no pagan tributo. Son tres en una casa. Apenas asumieron los deberes tributarios. 6 6
Entre los h o m b r e s , c o n pocas excepciones, e l estado civ i l y la edad d e t e r m i n a b a n la d i r e c c i ó n de l a familia. S ó l o
hay cuatro casos de hijos casados que remplazan a sus padres casados en la d i r e c c i ó n : Q13, Q70, H#43 y H#137 (véase figura 2 ) . Q13, e l ú n i c o caso de u n a familia c o n cuatro
generaciones, tiene a u n h i j o casado c o m o cabeza de familia, a c o m p a ñ a d o de dos hermanos casados, quizás menores
que él — u n o casado e l a ñ o a n t e r i o r y o t r o c o n u n h i j o var ó n de diez a ñ o s a u n q u e " a ú n n o casado"—, a d e m á s d e l
padre casado, cuya m a d r e viuda, "sólo u n a viejecita", tamb i é n estaba presente. E l h i j o parece haberse convertido e n
cabeza de f a m i l i a p o r su edad m a d u r a , el h e c h o de q u e
t a m b i é n t e n í a u n h i j o corresidente, "casado el a ñ o pasado"
y p o r q u e su p a d r e e r a a n c i a n o . A l p a r e c e r l a p r e s e n c i a
de la sobrina de la esposa d e l j e f e de familia, "nacida hace
veinte a ñ o s , y q u e t o d a v í a n o h a t o m a d o esposo", n o req u e r í a mayor e x p l i c a c i ó n . 6 7
E n el segundo caso, Q70, el padre era "sólo u n viejecito,
ya n o trabaja en los campos de riego, s ó l o a c o m p a ñ a a T o l nahuacatl [su h i j o ] " , a u n q u e "tiene dos hijos, p e q u e ñ i t o s " ,
u n o de seis a ñ o s y el o t r o n a c i d o e l a ñ o anterior. E n H # 4 3
6 6
CLINE, 1993a, p. 311.
6 7
CLINE, 1993a, pp. 139-141.
38
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
39
el padre a ú n estaba casado y a c o m p a ñ a d o p o r u n h i j o de
diez a ñ o s y u n a hija nacida el a ñ o anterior. A u n q u e n o hab í a señal de que ya n o trabajara, su h i j o casado, con u n a
h i j a p e q u e ñ a , estaba registrado c o m o cabeza de familia. E l
ú l t i m o caso de u n h i j o que remplaza a su padre es H#137,
d o n d e el padre era "sólo u n viejecito". Su ú n i c o h i j o casado
era cabeza de familia, en lugar de su h e r m a n o , v i u d o "hace
veinte a ñ o s " . Dos hermanas casadas (y sus esposos) tamb i é n f o r m a b a n parte de la familia. E n caso de que el h i j o
d e l jefe de familia muriese o dejara el hogar al casarse, el
siguiente candidato m á s p r o b a b l e era u n c u ñ a d o con dos
hijos, de o c h o y diez a ñ o s . 6 8 L a fluidez de los arreglos familiares y la ausencia de t r a n s m i s i ó n paterna o m a t e r n a de la
d i r e c c i ó n de la familia y derechos sobre la tierra aumentab a n la flexibilidad.69 Si t a m b i é n m i n i m i z a b a las tensiones
e n t r e posibles jefes de f a m i l i a es u n a p r e g u n t a abierta.
C o m o muestran estos ejemplos, muchas familias t e n í a n
c o m o miembros a hermanos d e l jefe. Dada la extremad a m e n t e r e d u c i d a e d a d al casarse y l a u n i v e r s a l i d a d d e l
m a t r i m o n i o , n o debe s o r p r e n d e r n o s e n c o n t r a r que los
h e r m a n o s "adultos" corresidentes a m e n u d o estaban casados. De 135 hermanos corresidentes mayores de diez a ñ o s ,
98 estaban casados y dos h a b í a n enviudado h a c í a poco. Ent r e m u c h o s h e r m a n o s t a m b i é n l a e d a d d e t e r m i n a b a la
d i r e c c i ó n de la f a m i l i a , de m o d o q u e e n c o n t r a m o s a 90
h e r m a n o s mayores registrados c o m o cabezas de familia,
a u n q u e s ó l o a diez de los menores. Seis de los hermanos
m e n o r e s que encabezaban su f a m i l i a t e n í a n u n h i j o v a r ó n
m a y o r o m á s hijos que sus h e r m a n o s mayores casados. H a y
s ó l o u n caso de u n h e r m a n o c o n u n h i j o casado y n o registrado c o m o cabeza de familia. Si b i e n se p o d í a ganar la
d i r e c c i ó n de la familia a través de m é r i t o s reproductivos y
q u i z á s p o r otros criterios aparte d e l estado civil o la edad,
esto o c u r r í a m u y rara vez. Por el c o n t r a r i o , e n tales casos el
h e r m a n o m e n o r casado p r o b a b l e m e n t e dejaba su hogar
p a t e r n o e ingresaba al h o g a r p a t e r n o de su esposa.
68
6 9
C L I N E , 1993a, p. 311.
KELLOGG, 1 9 9 5 , p. 1 7 4 .
40
ROBERT MCCAA
Debe resultar evidente que para los nahuas el m a t r i m o n i o n o implicaba la f o r m a c i ó n de u n a nueva familia u hog a r . 7 0 E n H u i t z i l l a n y C u a u h c h i c h i n o l l a n vemos que tres
cuartas partes de las familias c o n t i e n e n dos o m á s parejas
casadas (comparado c o n casi dos terceras partes en M o l o tla y " s ó l o " la m i t a d e n T e p e t e n c h i c ) . 7 1 Muchos r e c i é n casados eran demasiado j ó v e n e s para llevar a cabo el trabajo,
b i o l ó g i c o o físico, de u n a existencia i n d e p e n d i e n t e . Era
dos veces m á s p r o b a b l e que las hijas casadas permanecier a n e n el hogar p a t e r n o a que lo h i c i e r a n los hijos casados
(76:36). Esto se explica en parte p o r q u e las hijas se casaban
m á s j ó v e n e s , aunque t a m b i é n refleja las preferencias. M i e n tras u n padre estuviera vivo, era m á s probable que u n h i j o
r e c i é n casado pasara a f o r m a r parte d e l hogar de su esposa
e incluso llegara a encabezar a su familia, a que se quedara en el hogar p a t e r n o o l o encabezara. H u b o diez familias
en las que el y e r n o r e m p l a z ó al suegro. E n tres de esos casos el suegro a p a r e c í a descrito c o m o "sólo u n viejecito".
Mientras 26 madres vivían, en hogares encabezados p o r sus
hijos, 40 madres l o h a c í a n en los encabezados p o r sus yernos. Parece poco p r o b a b l e que u n a brecha de edad e n t r e
c ó n y u g e s , aunque fuera de seis o siete a ñ o s , pueda explicar
d e l t o d o estas diferencias. 7 2
E l p r i n c i p i o m á s i m p o r t a n t e es la a c e p t a c i ó n de b u e n
grado de los parientes p o l í t i c o s en los hogares. L a q u i n ta parte de la p o b l a c i ó n vivía en hogares d o n d e sus lazos de
parentesco eran p o l í t i c o s . E l parentesco m á s c o m p l i c a d o
que aparece es el de u n p a r i e n t e p o l í t i c o : el h i j o de la h i j a
del p r i m o (político) d e l c u ñ a d o (véase figura 3). E n esta fam i l i a , al m o d o c l á s i c o , el j e f e es el h o m b r e casado c o n m á s
hijos varones corresidentes. E l hogar tiene dos familias conyugales y dos viudas. L a p r i m e r a , c u ñ a d a d e l jefe, es v i u d a
hace u n a ñ o . La segunda, viuda hace diez años, es c u ñ a d a del
7 0
CARRASCO, 1964a, p.
7 1
HINZ, HARTAU y HEIMANN-KOENEN, 1983,
189.
p. xxxi.
72 p o r j Q t a n t 0 j estos datos del Morelos rural contradicen la tesis de
Kellogg de que los matrimonios trilocales eran la forma preferida. KELLOGG, 1995,
p.
187.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
41
Y EL PUEBLO NAHUA
Figura 3
L A FAMILIA O CEMITHUALTIN
DE MAYOR EXTENSIÓN LATERAL
H # 8 7 l TRECE PERSONAS, DOS UNIDADES CONYUGALES COMPLETAS, DOS
VIUDOS, TRES MENORES Y TRES NIÑOS MARIDABLES
*Hc=Mc
H8
MI
H20
HO
=^MvO
Mc^HchSa
H10
=f=MvlO
M15
c u ñ a d o de la p r i m e r a viuda. E n n á h u a t l estas relaciones se
m a n e j a n f á c i l m e n t e a través d e l posesivo y p o r el hecho de
que los parentescos se expresan a p a r t i r del j e f e de familia,
y n o c o m o u n a c o n d i c i ó n absoluta de la residencia del i n d i v i d u o . E l c a r á c t e r inclusivo de los parentescos en el
n á h u a t l contrasta c o n su c a r á c t e r exclusivo e n el e s p a ñ o l y
otras lenguas de E u r o p a occidental.
El cuadro 6 ilustra los complejos parentescos que pueden
surgir e n u n a a g r u p a c i ó n d o n d e es c o m ú n el m a t r i m o n i o
i n f a n t i l y hay pocas restricciones a la corresidencia. Relacion a n d o los t é r m i n o s de parentesco c o n el j e f e de familia, se
c o n s t r u y e r o n 146 parentescos distintos en s ó l o 315 familias
formadas e n total p o r 2 504 i n d i v i d u o s . Algunas relaciones
q u i z á s eran ficticias, aunque en el registro e n general se dier o n pocos casos de d u d a o c o n f u s i ó n . L a m a y o r í a de las ramificaciones familiares estaban l i m p i a m e n t e construidas a
través de los lazos c o n la f a m i l i a conyugal, y eran b i e n comp r e n d i d a s p o r el censador y sus i n f o r m a n t e s .
CONCLUSIONES
D a d o que los censos de M o r e l o s son m á s que simples listados de n o m b r e s , se puede sostener c o n c o n v i c c i ó n la tesis de Carrasco en cuanto a las familias complejas y la d e l
a u t o r e n c u a n t o al m a t r i m o n i o i n f a n t i l precoz y corresi-
42
ROBERT MCCAA
dente. Vemos a q u í hogares n o t a b l e m e n t e complejos que
constituyen e l c o n t e x t o social de la vida diaria de gente com ú n . A q u í la gente e s t á descrita e n c o n j u n t o — c o m i e n d o ,
viviendo, trabajando la tierra y pagando impuestos e n com-
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
43
piejos conjuntos de parientes. L o c k h a r t enfatiza que la
l ó g i c a de los hogares nahuas era m á s existencial que propositiva: " c o m o ú l t i m o recordatorio d e l énfasis n a h u a sobre el hogar, sobre e l hecho de estar j u n t o s p o r e n c i m a de
la r a z ó n para estar j u n t o s , s é p a s e que en n á h u a t l el t é r m i n o
p r e d o m i n a n t e para decir 'pariente' es huanyolque:
'aquellos que viven c o n u n o ' " . 7 3 A u n q u e n o p o d e m o s estar seguros de l a d i s t r i b u c i ó n física de las casas, sus dimensiones
mentales e s t á n e x p l í c i t a m e n t e grabadas e n estas listas. Los
grupos corresidentes a d q u i r í a n límites socialmente construidos basados e n la m e d i d a de l o posible e n e l parentesco. Los registros de casi todos los hogares t e r m i n a n c o n
frases c o m o las siguientes:
Aquí hay ocho; todos en una sola casa [ . . . ] . Llevan dos años
casados; todos los que están aquí en una sola casa sólo lo
acompañan [ . . . ] . El sólo acompaña a su tío, yendo a la milpa
y sembrando para él, porque él [su tío] los alimenta a todos
juntos. 7 4
Desde mediados de los a ñ o s sesenta los historiadores de
la familia, analizando generalmente sociedades europeas,
h a n sostenido que e n las é p o c a s p r e m o d e r n a s l a alta mortalidad implicaba que los hogares grandes y complejos eran
relativamente raros. 7 5 A u n q u e la alta m o r t a l i d a d era sin
d u d a u n o b s t á c u l o , los historiadores se d e j a r o n e n g a ñ a r
p o r lo c o m ú n del m a t r i m o n i o t a r d í o y de l a residencia neolocal q u e p r e v a l e c í a n e n E u r o p a occidental, i n c l u y e n d o
g r a n parte de E s p a ñ a . L o que nos e n s e ñ a n los censos nahuas es que la relativa escasez de hogares trigeneracionales
e n E u r o p a occidental q u i z á s se d e b í a m á s al m a t r i m o n i o
t a r d í o y a l a residencia n e o l o c a l 7 6 que a la alta m o r t a l i d a d . 7 7
7 3
LOCKHART, 1992, p. 72.
74
Ejemplos adicionales aparecen en CLINE, 1993a, pp. 111-311; en CA-
RRASCO, 1972, p p . 229-239, y en DÍAZ CADENA, 1978, p p . 6-44.
7 5
LEW, 1965; LASLETT y WALL, 1972, y SEGALEN, 1986.
7 6
SMITH, 1992 y WALL, 1983, p. 493.
7 7
FLANDRIN, 1979, pp. 70-72; MITTERAUER y SIEDER, 1982, p. 27, y HAREVEN,
1991, p. 101.
44
ROBERT MCCAA
Para los nahuas la m u y alta m o r t a l i d a d n o era u n obst á c u l o para f o r m a r familias complejas. Por el c o n t r a r i o , es
p r o b a b l e que el m a t r i m o n i o precoz, las familias complejas
y el aprovechamiento c o m u n i t a r i o de la t i e r r a (en el cual
se basaba la corresidencia) fueran defensas c o n t r a los efectos de la severa m o r t a l i d a d . Los hogares eran en e x t r e m o
fluidos y estaban en constante cambio. L a d i r e c c i ó n y comp o s i c i ó n de la f a m i l i a c a m b i a b a n r á p i d a m e n t e , pues los
m a t r i m o n i o s y fallecimientos se s u c e d í a n a u n r i t m o vertiginoso. Sin embargo, n i el censador n i los i n f o r m a n t e s expresan g r a n sorpresa p o r los contextos d e m o g r á f i c o s de la
vida diaria de esta gente c o m ú n .
APÉNDICE
Inferencia del sexo para los nombres nahuas de los pueblos Huitzillan and Quauhchichinollan tomado de la obra de S. L. Cline:
TheBook
of Tributes
(UCLA, 1993).
El análisis demográfico del matrimonio infantil de las mujeres
nahuas está basado en la inferencia del sexo de niños no casados,
por lo cual se ofrece la siguiente lista para el dictamen de todos
los nombres que aparecieron en el documento con los sexos inferidos por el autor.
Hay que tener presente que en muchos casos se puede asignar
el sexo para los menores porque llevan nombres de mayores para
lo cual no hay ninguna duda de su sexo. La presencia de nombres cristianos para 150 personas ofrece otra señal definitiva.
Si por medio del dictamen se encuentra que hay errores significativos en la inferencia del sexo, a partir de los nombres
nahuas, habría que hacer el análisis de nuevo.
La paleografía es obra de Cline y la computarización es responsabilidad del autor.
Códigos
f=femenino (definitivo porque apareció por lo menos una mujer
adulta con este nombre).
m=masculino (definitivo, por similar razonamiento).
fx=sexo femenino inferido por el sufijo del nombre.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
45
mx=sexo masculino inferido por el sufijo del nombre.
x=no se pudo inferir el sexo.
@=error de inferencia que se descubrió después de hacer el análisis demográfico (hay dos casos).
]=letra interpolada o difícil de leer según la transcripción de
Cline.
"casos" indica el número de casos con este nombre.
46
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
47
48
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
49
50
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEM1THUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
51
52
ROBERT MCGAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
53
54
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMFfHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
55
56
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
57
58
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
59
60
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
61
62
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
63
64
ROBERT MCCAA
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
65
SIGLAS Y REFERENCIAS
AGÍ
AHMNAH
Archivo General de Indias.
Archivo Histórico, Museo Nacional de Antropología
e Historia.
BERDAN, Francis F. y P. R. ANAWALT (coords.)
1992
The Codex Mendoza. Berkeley: University of California
Press.
BURKHART, Louise M .
1992
"Mujeres mexicas en 'el frente' del hogar: trabajo doméstico y religión en el México azteca", en Mesoamérica, xxiii, pp. 23-54.
CALNEK, E. E.
1992
"The Ethnographic Content of the T h i r d Part o f the
Codex Mendoza',
en BERDAN y ANAWALT, pp. 81-91.
66
ROBERT MCCAA
CARRASCO, Pedro
1964
"Tres libros de tributos del Museo Nacional de México y su importancia para los estudios demográficos", en XXV Congreso Internacional
de
Americanistas.
México, 1962, Actas y Memorias, m, pp. 373-379.
1964a
"Family Structure of 16th-Century Tepoztlan", en
MANNERS, pp. 185-210.
1966
"Sobre algunos términos de parentesco en el náhuatl
clásico", en Estudios
1972
"La casa y la hacienda de u n señor Tlahuica", en Estudios de Cultura
1976
de Cultura Náhuatl, vi, pp. 149-166.
Náhuatl,
x, pp. 225-244.
"The Joint Family of Ancient Mexico: The Case of
Molotla", en NUTINI.
1993
"La familia conjunta en el México antiguo: el caso de
Molotla", en GONZALBO, pp. 106-125.
CLENDINNEN, Inga
1991
Aztecs: An Interpretation.
versity Press.
Cambridge: Cambridge Uni-
CLINE, Sarah
1993
"The Spiritual Conquest Reexamined: Baptism and
Christian Marriage i n Early Sixteenth-Century Mexico", en The Hispanic
American
Historical
Review, LXXIII,
pp. 453-480.
1993a
The Book of Tributes. Early Sixteenth-Century
Nahuatl
Cen-
sus from Morelos. Los Angeles: University o f California
Press.
COALE, Ansley J.
1965
"Estimates of Average Size of Household", en Aspects
of the Analysis
of Family Structure.
Princeton: Princeton
University Press, pp. 64-69.
COALE, Ansley J. y Paul DEMENY
1983
Regional
Model Life Tables and Stable Population.
Nueva
York: Academic Press.
DÍAZ CADENA, Ismael
1978
Libro
de Tributos del Marquesado
del Valle. Texto en espa-
ñoly náhuatl. México: Museo Nacional de Antropología
e Historia, «Cuadernos de la Biblioteca, Investigación».
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
67
Y EL PUEBLO NAHUA
FLANDRIN, Jean-Louis
1979
Families
in Former Times: Kinship, Household,
and
Sexual-
ity. Cambridge: Cambridge University Press.
GIBSON, Charles
1964
The Aztecs under Spanish
Rule. Stanford: Stanford Uni-
versity Press.
GLASS, David y David Edward Charles EVERSLEY (comps.)
1965
Population
in History. Londres: Arnold.
GONZALBO, Pilar (comp.)
1993
Historia de la familia. México: Instituto Dr. J o s é María
Luis Mora-Universidad Autónoma Metropolitana.
GRUZINSKI, Serge
1988
La Colonisation de l'Imaginaire: Sociétés Indigènes
dentalisation
dans le Mexique Espagnol xvie-xvme
et Occisiècles.
Paris: Gallimard.
HAJNAL, John
1953
1965
"Age at Marriage and Proportions Marrying", en Population Studies, vii:2 (nov.), pp. 111-136.
"European Marriage Patterns i n Perspective", en GLASS
y EVERSLEY, pp. 101-143.
HAREVEN, Tamara K .
1991
"The History of the Family and the Complexity of
Social Change", en American Historical Review, xcvi, pp.
95-124.
HARVEY, H . R.
1986
"Household and Family Structure i n Early Colonial
Tepetlaoztoc: A n Analysis of the Códice Santa Maria
Asunción", en Estudios
de Cultura
Náhuatl,
xvin,
pp.
275-294.
HAYWARD, Michel H .
1986
"A Demographic Study of Cholula, Mexico, from the
Late Postclassic and the Colonial Period of 16421738". Tesis de doctorado. Universidad del Estado de
Pennsylvania.
H I N Z , Eike, Claudine HARTAU y Marie-Louise HEIMANN-KOENEN (comps.)
1983
Aztekischer Zensus. Zur indianischen
Wirtschaft und Gesellschaft im Marquesado
um 1540: Aus dem "Libros de
Tributos "(Col. Ant Ms. 551) im Archivo Histórico, Méxi-
co. Hanover: Verlag für Ethnologie.
68
ROBERT MCCAA
KELLOGG, Susan
1995
Law and the Transformation
of Aztec Culture,
1500-1700.
Norman: University of Oklahoma Press.
KERTZER, David I .
1989
"The Joint Family Household Revisited: Demographic
Constraints and Plousehold Complexity i n the European Past", en fournal
of Family
History, xiv, pp. 1-15.
LASLETT, Peter
1993
"Historia de la familia", en GONZALBO, pp. 43-70.
LASLETT, Peter y Richard WALL (comps.)
1972
Household
and Family
in Past
Time. Cambridge: Cam-
bridge University Press.
LEON-PORTILIA, Miguel
1992
The Aztec Image of Self and Society: An Introduction
to Na-
hua Culture. Salt Lake City: University of Utah Press.
LEVY, Marion J. Jr.
1965
"Aspects of the Analysis of Family Structure", en Aspects of the Analysis
of Family
Structure.
Princeton: Prin-
ceton University Press, pp. 1-63.
LOCKHART, James
1992
The Nahuas after the Conquest: A Social and Cultural History of the Indians of Central Mexico, Sixteenth
through
Eighteenth Century. Stanford: Stanford University Press.
1994
"Sightings: Initial Nahua Reactions to Spanish Culture", en SCHWARTZ, pp. 218-248.
LOPEZ AUSTIN, Alfredo
1988
The Human
Body and Ideology:
Concepts
of the Ancient
Nahua. Salt Lake City: University of Utah Press.
MANNERS, Robert Alan (coord.)
1964a
Process and Pattern in Culture, Chicago: Aldine.
MCCAA, Robert
1994
"Marriageways i n Mexico and Spain, 1500-1900", en
1995
"Spanish and Nahuatl Views on Demographic Catastrophe i n the Conquest of Mexico", en fournal of Interdisciplinary History, xxv (invierno), pp. 297-331.
Continuity
and Change, ix, pp. 11-43.
MATRIMONIO INFANTIL, CEMITHUALTIN
Y EL PUEBLO NAHUA
69
MCCAA, Robert y Héctor PÉREZ-BRIGNOLI
1989
Populate: From Births and Deaths to the Demography of the
Past, Present, and Future. Folleto y programa de mi-
crocomputadora del Laboratorio de Investigación sobre Historia Social, de la Universidad de Minnesota.
Minneapolis: University of Minnesota Press.
MITTERAUER, Michael y Reinhard SIEDER
1982
The European
Family:
Patriarchy
to Partnership
from
the Middle Ages to the Present. Chicago: University of
Chicago Press.
NUTINI, Hugo et al. (coords.)
1976
Essays
on Mexican
Kingship.
Pittsburgh: University of
Pittsburgh Press.
DEPPEN, James
1994
"Démographie checks and balance i n the past: The
city and the state", artîculo inédito presentado en la
Séptima Réunion del Centro Jacques Cartier, "Les Syptèmes Démographiques Occidentaux du passé", La
Plagne, Aimes, Francia.
PREM, Hanns J.
1983
"Ansätze einer Demographischen Interpretation"
H I N Z et al, pp. XLVII-LXI.
ROJAS RABIELA, Teresa
1991
"El papel del Estado en la organización económica
de la familia campesina en el México central durante el siglo xvr", en Familia y poder en Nueva España.
Memoria del Tercer Simposio de Historia de las
Mentalidades.
México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, pp. 23-24.
ROWLAND, Robert
1987
"Mortalidad, migraciones y edad de acceso al matrim o n i o " , en Boletín de la Asociación
de Demografía
Histó-
rica, v:3, pp, 41-63.
RUGGLES, Steven
1994
"The Transformation of American Family Structure",
en American
Historical
Review, xcix, pp. 103-128.
SCHWARTZ, Stuart B . (comp.)
1994
Implicit
Understandings:
ing on Encounters
Observing, Reporting
between Europeans
and Reflect-
and Other Peoples in
70
ROBERT MCCAA
the Early Modern Era. Cambridge: Cambridge University Press.
SEGALEN, Martine
1986
Historical
Anthropology of the Family. Cambridge: Cam-
bridge University Press.
SMITH, Daniel Scott
1992
"American Family and Demographic Patterns and
the Northwest European Model", en Continuity and
1993
"The Curious History of theorizing about the History
Change, VIII, pp. 3 8 9 - 4 1 5 .
of the Nuclear Family", en Social Science History, XVII,
pp. 3 2 5 - 3 5 3 .
WALL, Richard
1983
"The Household: Demographic and Economic Change
in England, 1 6 5 0 - 1 9 7 0 " , en WALL, pp. 4 9 3 - 5 1 2 .
WALL, Richard (comp.)
1983
Family Forms in Historic
ge University Press.
Europe. Cambridge: Cambrid-
Descargar

matrimonio infantil, cemithual tin (familias