Ocasión: Ministración a la Iglesia Local el domingo 13 de mayo de 2012, en
ocasión de encontrarnos celebrando el día de las madres
Objetivo: Ministrar acerca de las características de la mujer virtuosa y la
importancia de suplicar la gracia de Dios para la formación de esas virtudes.
Introducción:
Hoy en día el modelaje para muchas mujeres lo establecen las artistas de cine y
las princesas. El encanto exterior de la mujer oculta su deformación interna.
Actrices y modelos hermosas son conocidas por sus matrimonios destrozados, por
los abusos, problemas personales, etc. lo que indica que bajo la corteza exterior
vive una persona muy pecadora y angustiada que necesita de la gracia
transformadora de Dios.
Cuando hoy en día vemos a mujeres de todas las edades siguiendo dudosas
modas, nos sentimos reconfortados al encontrar un ejemplo de invariable virtud,
responsabilidad y buen sentido.
Tiene valores diferentes a las de las mujeres incrédulas. Su “Fuerza y honor son
su vestidura” v.25.Su honor, piedad e integridad moral son su estima para su
marido. Su belleza interior es “
La última parte de Proverbios 31, comenzando con el versículo 10, consiste de 22
versículos. Cada versículo comienza con una letra diferente del alfabeto hebreo
(en el orden correspondiente). El mismo modelo alfabético se encuentra en
algunos de los Salmos y pueden haber sido usados como una ayuda para
memorizar las Escrituras. El Salmo alfabético más conocido es el Salmo 119 en el
que hay 22 secciones alfabéticas de ocho versículos cada uno. En el texto hebreo
de Proverbios 31, cada versículo también está dividido claramente en dos partes
(por ejemplo, en el versículo 10—Parte 1: Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Parte
2: Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.) Este
mismo formato doble se encuentra en todos estos versículos. La única excepción
podría ser el versículo 15 que parece estar dividido en tres partes.
Texto: Proverbios 31: 10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima
sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. 11 El corazón de su marido
está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. 12 Le da ella bien y no mal
Todos los días de su vida. 13 Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus
manos. 14 Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos. 15 Se levanta aun
de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas. 16 Considera la
heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos. 17 Ciñe de fuerza sus
lomos, Y esfuerza sus brazos. 18 Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no
1
se apaga de noche. 19 Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca. 20
Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso. 21 No tiene
temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas
dobles. 22 Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido. 23 Su
marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.
24 Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader. 25 Fuerza y honor son su
vestidura; Y se ríe de lo por venir. 26 Abre su boca con sabiduría, Y la ley de
clemencia está en su lengua. 27 Considera los caminos de su casa, Y no come el
pan de balde. 28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido
también la alaba: 29 Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.
30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa
será alabada. 31 Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus
hechos.
LAS EVIDENCIAS DE GRACIA DE LA MUJER VIRTUOSA
I.
LA MUJER VIRTUOSA ES UNA MUJER POCO COMÚN
Chayil: Fuerte, valiente, hábil, eficiente
Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
La primera parte del versículo dice literalmente, ¿Quién encontrará una
mujer fuerte? El término “virtuoso” viene de una palabra que significa
fuerza, eficiencia, habilidad. Aquí se refiere a fortaleza de carácter, es
decir, fuerza moral y firmeza
Cuando una mujer tiene un carácter firme (teme a Dios, ama la verdad,
odia el pecado), entonces los demás lo reconocerán.
Pr 19:14 La casa y las riquezas son herencia de los padres; Mas de
Jehová la mujer prudente.
Pr 18:22 El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia
de Jehová.
El esposo de la mujer virtuosa tendría que ser un hombre valiente y
esforzado como Josué.
Jos 1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni
desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que
vayas.
2
II.
LA MUJER VIRTUOSA ES ESTIMADA
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.
¿Quién puede encontrar una mujer virtuosa (mujer íntegra)? Es como
una joya escasa. Las piedras preciosas son preciosas y costosas
porque son tan escasas.
La mujer virtuosa es una mujer hermosa, no necesariamente por fuera,
sino ciertamente en su interior.
Prov.31:30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que
teme a Jehová, ésa será alabada.
Una mujer piadosa es excepcional y muy difícil de encontrar. Lo mismo
podría decirse de un hombre piadoso.
Un joven debe darse cuenta que una mujer virtuosa no querrá a
cualquier hombre. Ella querrá encontrar a un hombre virtuoso (un
hombre íntegro, un hombre valeroso por la verdad, un siervo de Cristo
piadoso).
Pr 8:11 Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo
cuanto se puede desear, no es de compararse con ella.
Pr 20:15 Hay oro y multitud de piedras preciosas; Mas los labios
prudentes son joya preciosa.
Un joven virtuoso se atreve a ir contra la corriente del mundo y ser
transformado por la renovación de tu mente (Romanos 12:2). Suplicas
ser transformado en la clase de hombre que puede atraer el interés de
una mujer piadosa.
Cuando Sussannah Wesley estaba muriendo, sus hijos se reunieron
alrededor de ella y cantaron himnos de alabanza para agradecer a Dios
por la maravillosa madre que les había dado.
III.
LA MUJER VIRTUOSA ES UNA BENDICIÓN PARA SU ESPOSO
11 El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de
ganancias. 12 Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.
3
23 Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los
ancianos de la tierra.
A. Confianza
Lamentablemente, esto no se puede decir de la mayoría de los
maridos de hoy. Ellos no pueden confiar en sus esposas (y muchas
veces ellas no pueden confiar en ellos). Poder confiar plenamente en
el cónyuge es uno de los fundamentos básicos de un matrimonio
fuerte que honra a Dios.
La confianza se gana o se pierde…
Martín Lutero dijo de su esposa, “El don más grande de Dios es una
esposa amable y piadosa, que teme a Dios, ama su hogar y con
quien uno puede vivir con toda confianza.” (Citado en Proverbios de
Charles Bridges).
B. Bendición material
Y no carecerá de ganancias.
Ella administra tan bien el hogar, ella es tan hacendosa y productiva,
que sus esfuerzos resultan en gran ganancia y provecho.
Lamentablemente hoy en día algunas mujeres son la causa de que
la familia sufra una gran pérdida financiera. Hacen muchas compras
o incurren en grandes deudas con sus tarjetas de crédito o
malgastan cada semana innumerables horas en actividades
improductivas (televisión, etc.) ¿Cómo puede su marido confiar en
ella?
Por cierto, el problema de gastar inútilmente y de actividades
improductivas no se limita solo a las mujeres. Los hombres también
cometen esas faltas.
C. Bien todos los días
12 Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.
Ella es consistente en hacer bien a su marido. Ella no le sirve un día
lo que es bueno, y lo que es malo al día siguiente. Su piedad está
marcada por la consistencia.
4
Pr 27:15 Gotera continua en tiempo de lluvia Y la mujer rencillosa,
son semejantes;
La esposa de Job era una calamidad, que solo añadió aflicciones a
sus pruebas (Job 2:9-10). 9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes
tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. 10 Y él le dijo: Como suele
hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué?
¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo
esto no pecó Job con sus labios.
Algunos hombres encuentran una corona para su cabeza, mientras
que otros encuentran “carcoma para sus huesos” (Prov. 12:4) La
mujer virtuosa es corona de su marido; Mas la mala, como carcoma
en sus huesos.
A la edad de 31 años era conocido como uno de los oradores más
efectivos. Uno de los biógrafos de Webster, Norman Hapgood,
atribuyó el éxito del orador a la calidad de su matrimonio con una
mujer, Grace Fletcher, con quien se casó a los 26 años de edad. El
escritor dijo sobre ella:
Su meta era estar alerta a esos grandes principios que su esposo
tenía. Su fe sencilla y su dulce lealtad tienen que haber sido una
fuerte barrera para resistir las tentaciones que se presentaban ante
este político susceptible. (Norman Hapgood, Daniel Webster).
Al año después que Grace Fletcher Webster falleciera, Daniel volvió
a casarse. El biógrafo dice de Carolyn Roy, su segunda esposa:
Ella le trajo dinero y una posición social, pero nada más que dejara
huella en su vida.
Dos años después de ese matrimonio, se decía de Webster:
El declinaba continuamente desde una altura que su inestable
naturaleza no podía mantener.
Daniel Webster comenzó a comer y beber demasiado. Sus gastos
aumentaron fuera de control y su vida moral se desintegró. Al final de
su vida política, el hombre que se había destacado por su gran
5
integridad, llegó a ser conocido por su compromiso. Una tragedia
sucedió a otra y murió como un hombre golpeado y amargado.
IV.
LA MUJER VIRTUOSA ES SABIA EN SU HABLAR
26 Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua.
La palabra “misericordia” está relacionada con el cariño y la ternura y el
cuidado de una madre para con su criatura.
La instrucción de la mujer virtuosa se caracteriza por la bondad y por un
amor inmutable. Es una instrucción benigna, fiel, cariñosa y afable.
Suponemos que los principales beneficiarios de su afectuosa instrucción
serán sus hijos y luego sus sirvientes. “Oye, hijo mío, la instrucción de tu
padre, y no desprecies la dirección de tu madre” (Proverbios 1:8; ver
también Proverbios 6:20,23).
La madre piadosa es una maestra. Por amor, ella quiere para sus hijos
lo mejor de Dios. Las mujeres tienen un valioso ministerio de enseñanza
de acuerdo con
Tito 2:3-5. 3 Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no
calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; 4 que enseñen
a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 5 a ser
prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus
maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.
Pero la mujer piadosa no solo tiene en su corazón la ley del amor, sino
tiene sabiduría en su boca y en su lengua la ley de bondad. El mismo
amor que embarga su corazón, es el que gobierna su lengua, de modo
que no dice nada que sea necio, nada que sea desacertado. (Charles
Bridge, Proverbios)
•
•
•
Sarah Edwards
Ella no solía deleitarse en las imperfecciones o errores de nadie; y
cuando oía a alguna persona hablando mal de otras, ella decía lo que
pensaba con la verdad y con justicia a favor de esa persona, o desviaba
la maledicencia, mencionando aquellas cosas que eran loables en ellas.
Ella tenía una manera excelente de gobernar a sus hijos; sabía como
hacer que la respetaran y obedecieran alegremente, sin palabras de
enojo y sin gritos, y mucho menos, con fuertes golpes.
Ella raramente los castigaba, y para hablarles utilizaba palabras
amables y agradables.
6
•
•
V.
Si era necesario corregirlos, no lo hacía con ira; y cuando tenía ocasión
de reprenderlos o censurarlos, lo hacía con pocas palabras, sin
acalorarse y sin ruido, y con toda calma y gentileza de mente.
Ella solo tenía necesidad de hablar una sola vez era obedecida
alegremente; la murmuración y el replicar no eran conocidos por ellos.
En sus modales ellos eran extraordinariamente respetuosos con sus
padres.
LA MUJER VIRTUOSA ES PRODUCTIVA
13 Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos. 14 Es
como nave de mercader;
16 Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus
manos. 17 Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. 18 Ve
que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche. 19
Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.
24 Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader.
25 Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.
La palabra “con voluntad” procede de la palabra que significa “deleite,
placer”. Ella se deleita en gran manera en su trabajo. No es una labor
trabajosa y aburrida, sino es placentera y agradable. El trabajo no
necesita ser tedioso. Puede ser una gran fuente de agrado y
satisfacción.
La mujer piadosa considera una heredad (una parcela en un campo).
Ella no hace esto por súbito impulso o precipitadamente, sino ha
meditado bien sobre el asunto. Tiene un plan para la familia y piensa
cuidadosamente en lo que necesita. Ella piensa que una viña próspera
sería beneficiosa para todos y así ella se decide por un campo indicado
para ello.
El propósito del campo era proveer un lugar para una viña, para que la
familia y otros pudiesen disfrutar del fruto de la vid. El fruto de sus
manos significa el resultado de su labor. Cultivar un campo y mantener
una viña requiere de mucho trabajo. La viña era el fruto de su tierno
cuidado.
“Mientras que otras mujeres empobrecen a sus maridos comprando, ella
enriquece a su marido vendiendo esos valiosos productos que tienen
continua demanda”
7
VI.
LA MUJER VIRTUOSA CUIDA DE SU FAMILIA
15 Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus
criadas.
21 No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está
vestida de ropas dobles.
La mujer virtuosa, siempre preocupada por el bienestar de su familia, no
teme la nieve. En este caso la nieve es símbolo del frío que la
acompaña. Ella no teme el frío, porque ha hecho preparativos a tiempo
para vestir a su familia con ropa abrigada. “Familia” puede incluir al
personal de servicio.
Una lección que encontramos aquí es que los creyentes y los hijos de
padres piadosos no necesitan vestirse de ropa carente decoro y
armonía. Los vestidos no añaden nada a la espiritualidad, pero reflejan
el carácter de la persona. Los vestidos deben ser al mismo tiempo
modestos y no deben llamar innecesariamente la atención sobre uno
mismo y el cuerpo.
Cuando el adorno externo preocupa más que las virtudes del corazón y
que ocupan más el tiempo y la atención, ciertamente está mal. El atavío
debe ser tal que no llame la atención, que no dé la impresión de que el
corazón está fijo en ello.
22 Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.
27 Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde.
28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido
también la alaba:
Una de las razones para levantarse temprano es para proveer alimento
para su familia.
VII.
LA MUJER VIRTUOSA ES MISERICORDIOSA
20 Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso.
Deuteronomio 15: 7 Cuando haya en medio de ti menesteroso de
alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que
Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano
8
contra tu hermano pobre, 8 sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en
efecto le prestarás lo que necesite. 9 Guárdate de tener en tu corazón
pensamiento perverso, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la
remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no
darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por
pecado. 10 Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando
le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos,
y en todo lo que emprendas. 11 Porque no faltarán menesterosos en
medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu
hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra.
Sal 41:1 <Al músico principal. Salmo de David.> Bienaventurado el que
piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová.
VIII.
LA MUJER VIRTUOSA ES VALIENTE PORQUE SE ESFUERZA EN
LA GRACIA
Prov 31:25 Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.
2Tim 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de
poder, de amor y de dominio propio.
2Tim 2:1 Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo
Jesús.
Los valientes no huyen cuando aparecen las crisis.
El valiente siempre persevera con la mirada en una meta.
El valiente no se conforma con ser uno más de la multitud.
El valiente se compromete 100% con la causa.
2. Los valientes no se desaniman cuando los dejan solos.
El valiente está preparado para todo, incluso para quedarse solo.
(v.9)
El valiente no mira la cantidad ni la dimensión de los problemas, sino
la victoria que va a lograr.
El valiente no depende de sus fuerzas, sino de las fuerzas de Dios.
3. Los valientes permanecen firmes a pesar de las circunstancias. (v.1117)
El valiente no cambia sus metas a pesar de la adversidad.
El valiente tiene claro que el Señor es el que da la victoria.
9
El valiente no se detiene ante los obstáculos.
4. Los valientes desarrollan sus capacidades a partir de las crisis. (v.1823)
El valiente va hasta el final.
El valiente no se da por vencido fácilmente. ( v.20-23
IX.
LA MUJER VIRTUOSA ES UN TESTIMONIO DE LAS EVIDENCIAS
DE GRACIA
29 Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.
30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a
Jehová, ésa será alabada.
31 Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.
George Lawson comenta:
Las alabanzas de su marido serán más deliciosas a los oídos de ella
que las de sus hijos. ¿Qué felicidad terrenal puede desear una buena
mujer más que el afecto y la aprobación del guía de su juventud? Y es
difícil que una mujer virtuosa no reciba eso, porque ¿qué corazón puede
ser tan duro como para resistir esas virtudes que aparecen de continuo
en su otro yo?
No es extraño que experimentar esa bondad y felicidad lo haga ser
elocuente en su alabanza y hace fluir elogios de su lengua, que deben
entenderse en un sentido limitado para que sean verdaderos. El la
prefiere a ella a cualquier otra mujer sobre la tierra y él es sincero al
decirlo, porque ella cautiva su corazón con la belleza de su mente y con
su razonamiento.
La piedad llevará al hombre a tenerse en poco a sí mismo en
comparación con otros hombres, pero a tener en alto a su mujer cuando
la compara con otras mujeres (Comentario en Proverbios).
30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a
Jehová, ésa será alabada.
La belleza exterior es engañosa. El término hebreo se refiere a lo que
deslumbra y luego decepciona. Lo que ves no es lo que recibes. Parece
que estás viendo a una persona muy bella, una persona muy especial,
pero la apariencia exterior desvirtúa a la persona interior.
10
Actrices y modelos hermosas son conocidas por sus matrimonios
destrozados, por los abusos, problemas personales, etc. lo que indica
que bajo la corteza exterior vive una persona muy pecadora y
angustiada que necesita de la gracia transformadora de Dios.
Una mujer china que acababa de aprender a leer, oró, diciendo: “Señor,
vamos a trabajar entre muchas personas que no saben leer. Señor, haz
que nuestras vidas sean Biblias abiertas, para que aquellos que no
pueden leer el Libro, puedan leerlo en nosotros.” — The Homiletic
Digest.
Agustín de Hipona, Su madre Mónica, era una cristiana altamente
piadosa, casada con un pagano que fue ganado a la fe poco antes de su
muerte. Residían en Cartago, donde el joven Agustín fue arrastrado por
la corriente del vicio al desoír los saludables consejos de su buena
madre. Al huir del hogar, lo hallamos en Italia; en Roma primeramente y
después en Milán, siempre seguido por Mónica, quien no cesaba de
hacerlo el objeto de sus férvidas oraciones. Su fe fue puesta a prueba,
pues el joven Agustín se hallaba cada día más lejos del reino de Dios.
"Mi madre me lloraba —dice él—, con un dolor más sensible que el de
las madres que llevan a sus hijos a ser enterrados." De su vida de
libertinaje nació un hijo, al que llamó Adeodato, al cual amaba con
locura.
Las oraciones de Mónica empezaron a ser oídas. Agustín iba
cansándose de la aridez de la humana filosofía, y suspiraba por algo
que realmente le diese la vida que tanto necesitaba. La predicación de
Ambrosio le impresionó, y llegó a comprender que sólo en Cristo debía
buscar el camino de la vida.
En esa soledad Agustín clamó a Dios pidiendo que se apiadase de él,
perdonándole sus pecados pasados, diciendo: "¿Hasta cuándo, Señor,
hasta cuándo estarás airado conmigo? Olvídate de mis pecados
pasados. ¿Hasta cuándo dejaré esto para mañana? ¿Por qué no será
en este mismo momento? ¿Por qué no terminarán en esta hora mis
manchas y suciedades?"
"Mientras hablaba de este modo —continúa diciendo— y lloraba
amargamente, con mi corazón profundamente abatido, oí salir de la
casa más próxima, una voz como de niño o niña, que decía y repetía
cantando frecuentemente: "Toma y lee, toma y lee". Contuve entonces
el torrente de mis lágrimas, y me levanté sin poder pensar otra cosa sino
que Dios me mandaba abrir el libro sagrado y leer el primer pasaje que
11
encontrase. Agustín corrió donde tenía las Escrituras y abriéndolas al
azar, sus ojos dieron con este pasaje: "Andemos como de día,
honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y
lascivias, no en contiendas y envidia; sino vestíos del Señor Jesucristo,
y no proveáis para los deseos de la carne." Rom. 13:13-14. Dice Godet,
que el primero de estos versículos describe la vida de Agustín antes de
su conversión, y el segundo la que llevó después.
"No quise leer más —dice Agustín— ni tampoco era necesario, porque
con este pensamiento se derramó en mi corazón una luz tranquila que
disipó todas las tinieblas de mis dudas."
Agustín dio las nuevas a Alipio de lo que pasaba en él, y éste también
en aquella hora tomó la resolución de entregarse al Señor. Ambos se
apresuraron en dar las nuevas a Mónica, la cual fue transportada de
alegría al saber que su hijo era cristiano y que sus oraciones habían
sido oídas.
Catherine Booth dijo: “Me niego a criar a mis hijos para otro que no sea
Dios.”
Billy Sunday dijo: “No creo que haya suficientes demonios en el infierno
como para arrebatar a un joven de los brazos de una madre piadosa
12
Descargar

1 Ocasión: Ministración a la Iglesia Local el