EL m O R A D O R FiRiiCEUTICO.
PERIÓDICO
OFICIAL
L\ SOCIEDAD FARMACEUTICA DE SOCORROS MUTUOS, DE LOS COLEGIOS DE FARMACEUTICOS DE MADRID Y V A L L A D O L I D
Y DEDICADO A L FOMENTO
DE TODA ASOCIACION C I E N T I F I C A O PROFESIONAL DE I A CLASE FARMACEUTICA ESPAÑOLA.
AÑO XXV. M A D R I D : DOMINGO 29 DE AGOSTO DE Í869. NUM. 35.
ba para el ejercicio de la Facultad de Farmacia,
cuyo título se le expidió en 27 de Junio de 1844 por
el Ministerio de la Gobernación.
ELOGIO HISTÓRICO DEL DOCTOR EN FARMACIA D . PeEste título, que autorizaba á Calvo Asensio
dro Calvo Asensio, LEÍDO EN LA JUNTA DEL ANI- para ejercer la Facultad de Farmacia, no tenia conVERSARIO 132 DE LA INSTALACION DEL COLEGIO DE sideración académica, y colocaba á nuestro ComFARMACÉUTICOS DE-MADRID, POR EL DOCTOR EN LA. pañero en una situación excepcional, porque pueMISMA FACULTAD, D. Manuel Pardo y Bartdlim de decirse que no era Licenciado ni Doctor, toda
INDIVIDUO DE NÚMERO DE LA EXPRESADA CORPO- vez que no le concedía ventaja ni derecho alg'imo
RACION.
sobre los del antiguo de Licenciado.
Pedro Calvo Asensio volvió de nuevo á la Fa(Continuación.)
cultad de Farmacia, quo estaba ya independiente
Había Calvo Asensio estudiado en Valladolid de la de Ciencias Médicas, y tenia su vida propia
las Humanidades, y como tenia el sentimiento es- como la había tenido desde su creación, y en 19
tético de lo bello, aprovechó tan buenas condicio- de Abril de 1846 recibió la investidura de Doctor
nes, y dando á sus ideas la expansion debida, académico en la misma Facultad.
empezó á publicar sus inspiraciones poéticas. Esto
Su solicitud por adornar su inteligencia con la
se hizo en un periódico literario que se publicaba mayor suma de conocimientos que pudiera, le hizo
entóneos con la denominación de La Minerva. emprender el estudio de la Facultad de JurispruTambién se dió á conocer ventajosamente en una dencia, en la que concluyó el período de Bachillecomposición poética que leyó sobre el féretro de rato „ ó sea estudió cuatro años.
su querido Catedrático D. Joaquin Cuevas , cuya
¿Por qué no llegó á mezclar las hebras rojas de
composición fué muy bien recibida por sus condis- la Jurisprudencia con las violadas de la Farmacia
cípulos, y entusiasmó de tal modo al distinguido en el birrete que rodeaba su frente ?
Catedrático y gran filósofo Dr. D. José Martin de
«Por un exceso de delicadeza» ha dicho un
Leon, Decano que era de la Facultad, que abrazó biógrafo suyo.
á Calvo y le hizo volver á Madrid en su coche.
«Sus estudios científicos, añade, y sus trabajos
Cerca de un año después, cuyo tiempo dedicó literarios le absorbían una gfan parte del tiempo,
Calvo Asensio en prepararse para la Licenciatura y ni áun le dejaban el suficiente para asistir á las
y al cultivo de las bellas letras, se exting-uió el horas de Cátedra, y su honradez y su noble orguColeg'io de Farmacia de San Fernando refundién- llo se hubieran resentido si en cualquier época se
dose en la Facultad de Ciencias Médicas. Acudió á dijera que debió el ser abogado á las concesiones
esta pidiendo ser admitido á los ejercicios nece- del favor ó de la amistad.»
sarios para obtener el grado de Doctor que entónTermino aquí, Señores, el período de la vida
ces se expedía en lug-ar del de Licenciado.
escolástica de Pedro Calvo Asensio; período cuya
En 25 de Abril de 1844 se presentó al examen meta es la investidura á que aspira el joven duprévio que entonces se exig-ia, el mismo dia lo hi- rante toda su vida; investidura que es su sueño
zo para el caso teórico,y el 2 de Mayo terminó con dorado , que es el colmo de sus ilusiones , que es,
el examen práctico la série de pruebas que eran .desgraciadamente, la losa pesada que encierra
necesarias para obtener el ahtig-uo título de Licen- esas ilusiones mismas.
ciado , ó sea el entonces de Doctor, que autorizaEsta triste verdad era conocida por Pedro Cal-
SECCION E D I T O R I A L .
Í
546
vo Asensio, que si por causa de su corta edad no
habia podido darse cuenta, cuando estaba al lado
de D. José Perez y en Algete, de las contrariedades que debe vencer el Profesor de partido , no se
le hablan ocultado, y depositándolas en aquella
memoria tan prodigiosa , fueron lueg-o sintetizadas por su brillante imaginación y corroboradas
por las sabias lecciones que recibió del Doctor
Badajoz.
De la meditación profunda en estos puntos
surgió en él la idea de que era una necesidad, y
que podia prestar un servicio eminente á la humanidad y á la Facultad de Farmacia, difundiendo los conocimientos científicos que constituyen
la parte de ciencia de ella y los procedimientos de
que necesita echar mano en su ejercicio. Al mismo
tiempo creyó necesario emplear en esta predicación
que se proponía emprender la forma periodística,
no limitándose á presentar los adelantos que la
Facultad de Farmacia hace diariamente en este
siglo del vapor y de la electricidad, sino descendiendo al terreno de la crítica y de la polémica; no
siendo únicamente el Maestro, sino el amigo en
quien halláran apoyo los Profesores y el censor que
les hiciera conocer sus defectos cuando llegara la
ocasión.
Reseña con gráficos rasgos en el prospecto de
su periódico EL RESTAUBADOR FARMACÉUTICO, dado
á la estampa á los pocos meses de obtener el título Profesional, los adelantos de las Ciencias Físico-Químicas y Naturales , y el porvenir que debían reservar á la Farmacia, que es el complemento de esas Ciencias, por la aplicación directa
que hace de ellas, hasta el punto de poder considerarlas como auxiliares suyas. Examina el estado á que está reducida en su desempeño profesional, y de este exámen y del estudio de las
causas que le motivan, deduce de una manera
lógica esta consideración:
«La Farmacia está postergada, abatida, despreciada y sumida en el olvido.
«Si preguntamos quién tiene la culpa no faltará
quien nos diga que los Gobiernos que no la protegen. Nosotros diremos que la tienen los mismos
Profesores que la miran humillada y se dan por
satisfechos con lamentarse de su estado en el silencio , olvidando que ellos mismos son los suficientes para sostenerla y elevarla.
»Sí: ellos mismos con la union fraternal, con la
emancipación directa de ciertas clases que con ella
están ligadas, y que han creído tener un dominio
directo sobre ella.»
Ahí tiene el Colegio la inscripción que el nuevo Profesor, el jó ven cuya alma no debía estar saturada aún con la amargura del acíbar de la práctica, pone en la bandera morada de la Farmacia
Española, abrazado á la cual se presenta á la
clase, y como si no fuera bastante para ser conocido esta inscripción que es el grito de guerra con
que llamó á los Profesores en aquella cruzada en
que se colocaba él en primer término para conquistar á la Facultad de Farmacia el puesto que le
pertenece y á sus Profesores la posición que han
adquirido, la amplifica en su número primero esclamando :
«¡Dichoso aquel, que no descendiendo al terreno
déla práctica de la Farmacia, ha vivido y vive sin
acibarar sus goces, enseñoréandose exclusivamente en la parte teórica! ¡Dichoso, sí, porque entre
tanto no ha llegado á palpar lo triste que es en el
día ejercer tan noble profesión, viéndose confundido, merced á algunos ignorantes ó mal intencionados, que han profanado un puesto que no les
correspondía, con un droguero, un almacenista de
diferentes géneros, sin encontrar protección en
las Autoridades civiles cuando se ve precisado á
llamarlas en su socorro!»
«Por eso nosotros hemos elevado nuestra débil
voz para dar principio á nuestros trabajos, y afortunadamente • nuestras palabras han hallado eco
entre nuestros comprofesores.»
«Siempre dispuestos á vigilar y denunciar abusos, do quiera que los hallemos, sin consideración
á las personas por quienes sean cometidos, los haremos públicos para hacer que se respeten las leyes farmacéuticas, y el honor de sus Profesores no
sea empañado jamás.
en nada
nos separaremos de lo que en el prospecto hemos
manifestado.»
Dije en mí exordio que había recibido del Colegio la misión de trasladar al lienzo de este discurso el retrato de Pedro Calvo Asensio, y por Dios
que ese retrato ahí está pintado por su propia mano.
¿ Qué retrato más perfecto de Calvo Asensio que
los rasgos de su carácter presentados tan en relieve por los breves períodos que he trascrito ?
¿No ve en ellos el Colegio al jó ven que raciocina con la lucidez del hombre experimentado ya,
con un conocimiento de causa ajeno á lo que su
falta de experiencia pudiera prometer, y denunciando una imaginación exuberante, que no cabe,
permítase la figura, en su cabeza, y necesita espacio donde irradiarse con la emisión de las ideas
que elabora?
¿No ve el Colegio al jó ven que no desdeña la
protección de quien tiene el deber de dispensársela, porque es el derecho adquirido al recibir la
investidura profesional, pero que llama á la clase
entera al trabajo y á la union fraternal, en los que
fija la base de su porvenir?
547
¿ No ve el Colegio al atleta que toma plaza en cha que necesitaba la clase para obtener las ventael estadio, y dirig-e su mirada altiva á los espec- jas que debía prometerse en el estadio profesional,
tadores que se apiñan en derredor de él, sin parar y para conquistar el terreno perdido restaurando
mientes en cuantos y quienes puedan ser los que sus derechos, colocándola en el punto de donde la
habían hecho descender, según Calvo Asensio,
tomen acta de su atrevido reto ?
¿No presiente el Coleg-io en el hombre que así los mismos Profesores que la miraban humillada
aparece ante la clase sin humillarse á nadie, sin y se daban por satisfechos con lamentarse de su
adular á nadie, proclamando ejercer la justicia estado en el silencio, olvidando que ellos mismos
más recta y severa al eminente repúblico que ha- son los suficientes para sostenerla y elevarla.
bía de quebrarse antes que doblarse ?
Los medios á que Pedro Calvo Asensio recurPorque, Señores, el que se propone inculcar rió para levantar el espíritu de la clase, fueron
en los demás sus ideas por medio de la prensa, tie- propios de su preciosa iniciativa y de la energía
ne que llenar una misión difícil; tiene que ejercer de su carácter, que no reconocía obstáculos para
una especie de sacerdocio cuando cumple esa llevar á cabo sus proyectos, una vez convencido
misión con dignidad; cuando no ve en el arte casi de la bondad de ellos. Preparar los ánimos por
divinizado por Guttenberg* una especulación, sino medio de la discusión constante de las columnas de
el complemento de la idea porque gracias á él se su periódico, propagarlos conocimientos científicos
trasmite á todos los hombres y se pone en comu- en la mayor escala posible, apadrinar toda idea
nicación con todas las g-eneraciones que han de que pudiera contribuir á la union de la clase.
sucederle. Pedro Calvo Asensío proclama en la
Así es que, coincidiendo con la publicación
primera página de su publicación la necesidad de de EL RESTAURADOR FARMACÉUTICO, el Colegio
la union de los Farmacéuticos como base de su había propuesto crear la Sociedad Farmacéutica
porvenir; pero no adula á la clase, haciéndose eco de Socorros Mutuos , con el fin de que, comde las mil especies que ponen el remedio de nues- prometiéndose los Farmacéuticos á socorrerse
tros males fuera de ella, sino,que confesando, mutuamente en sus mayores necesidades, estucomo no puede ménos de hacerlo, el estado en vieran retenidos por un lazo que creára en ellos las
que yace el ejercicio de la Profesión, busca ese re- mayores simpatías, siendo el primer paso que se
medio en la clase misma, á la que hace responsa- daba para otras cosas mayores.
ble de ese estado.
Este pensamiento estaba muy de acuerdo con
No parece sino que parte de aquel pensamien- lo consignado por Pedro Calvo Asensio en su proto del gran Lista y Aragón:
grama, porque la clase buscaba en sí misma lo que
necesitaba, fué acogido por él con el mayor entu«
Gemid, humanos:
siasmo, mereciendo fijar de un modo muy notable
Todos en él pusimos nuestras manos.»
su atención.
Y como hace responsables de los males que
Ofreció á la Sociedad naciente su periódico coaquejan á la clase y motivan el malestar de los mo órgano oficial en la sesión de 20 de Octubre de
Farmacéuticos á ellos mismos, no es extraño que 1844; es decir, ántes de empezar la publicación,
apele á ellos para que acudan todos con su óbolo cuyo primer número vió la luz en 1.° de Noviemá la grande obra de su restauración.
bre del mismo año, y procediendo con la mayor
No era esta, en verdad, la vez primera en actividad demostró en la discusión de los Estatuque la clase farmacéutica daba pruebas de com- tos el interés que le inspiraba la realización del
prender la necesidad de tener un periódico en que proyecto , que reunía en esta sala á lo más selecto
ir consignando las conquistas que alcanzaba dia- de los Farmacéuticos, porque el Colegio había
riamente en el terreno científico, y se habían franqueado esa puerta, no solamente á sus indivihecho algunos ensayos, no sólo por medio de pe- duos y á los que vivían en Madrid, sino á cuantos
riódicos que se ocupaban de la Farmacia simultá- tuvieran bastante abnegación para dedicar en aras
neamente con la Medicina y la Cirugía, entre los de la Facultad sus ideas y sus trabajos, y en bien
cuales figuraba en primera línea el Boletín de Me- de sus hermanos una parte de su fortuna, de que
dicina, Cirugía y Farmacia; sino en periódicos habían de indemnizarse después.
exclusivamente farmacéuticos, mereciendo citarse
Tanto llamó la atención de la clase FarmacéuE l Mensual Farmacéutico, publicado en Burgos tica en la discusión que se sostenía, como lahabia
por mis amigos los señores D. Cárlos Mallaina llamado en la polémica por medio de su publicay su hermano D. Florentino, mi condiscípulo, de ción, que al constituirse en el mes de Abril de 1845,
buena memoria.
la primera Junta directiva de Madrid, que era de
Era nuevo el dar al periódico ese color marca- toda España, por no haber más que una, fué nomdísimo profesional, ese deseo de polémica y de lu- brado Secretario 2.°, y habiendo renunciado en 2o
548
de Abril la Presidencia de la Junta D. Ramon Ruiz,
pasó á ocuparla D. Joaquin Olmedilla y Garrido,
quedando Calvo Asensio como Secretario único.
Continuó así hasta que la Dirección g-eneral, orillando las cuestiones que impulsaron á Ruiz á renunciar la Presidencia, no accedió á ello, y la
Junta volvió á quedar constituida en la forma primitiva.
Después fué nombrado Calvo Asensio representante por Zarag-oza en la Comisión fiscal, cuyo
carg-o desempeñó constantemente hasta su fallecimiento.
A l mismo tiempo, conociendo que la clase, no
solamente tenia necesidad de seguir la marcha de
los conocimientos propios de su Facultad, como si
dijéramos al dia, á lo cual contribuía perfectamente su periódico; sino tener una Biblioteca escogida
donde ampliar sus conocimientos, y viendo las dificultades con que luchábanlos profesores establecidos en las cabezas de partido judicial, cuando
eran llamados á auxiliar á la Justicia en los casos
leg-ales, dió principio á esa Biblioteca y atendió á
esa .necesidad, traduciendo del francés la cuarta
edición del Tratado completo de Toxicologia del célebre químico Orfila.
Esta obra tuvo gran, acogida en todas las clases médicas, y puede decirse que fué la primera de
la escogida Biblioteca de EL RESTAURADOR FARMACÉUTICO que compuesta hoy de obras traducidas
en su mayor parte por D. Ramon Ruiz, es una
verdadera alhaja en el estante de todo Farmacéutico, y las diferentes obras que la componen están
consideradas como obras de texto para la enseñanza de la Facultad de Farmacia en las Universidades en España.
La clase Farmacéutica pareció g-alvanizada á la
voz del jóven escritor que con tanta valentía la
llamaba á la defensa de sus fueros, y tanta parte
tomaba para crear en ella el espíritu de cuerpo, y
á sacudir el estado marasmódico en que la falta de
cohesion la habla sumido, y levantándose como un
solo hombre, se inscribió en la bandera que Calvo
Asensio embrazaba, ayudándole á llevar á cabo la
empresa de la publicación del periódico, supliendo
con su entusiasmo, y el pequeño sacrificio de que
se indemnizaba con usura, la falta de recursos de
aquel.
¡Bien por la clase farmacéutica de España, que
así comprendió el g-énio que le dirigia la palabra,
ayudándole á crearse un nombre!
Porque ¿sabe el Colegio lo que es un nombre?
Dícese que cuando alguno pedia dinero á Federico el Grande, contestaba siempre: «Pasad al otro
lado, tengo torpe ese oido.» El público, dice el
amigo íntimo de Calvo Asensio D. Angel Fernandez de los RÍOS, es como Federico el Grande; pade-
ce una sordera crónica para toda demanda de una
nueva reputación.»
¿Qué importa el entusiasmo, el deseo de gloria,
las vigilias del que anhela crearse un nombre,
gastando para ello lo mejor de su vida, marchitando sin miramiento alguno la hermosa flor de su j u ventud ?
¡Es un desconocido! ¡ un aprendiz más! exclama el público al leer la firma.
Y apaga el fuego del entusiasmo en las oscuras aguas de la indiferencia, y rompe la corona
que frisaba ya las sienes volcanizadas con las
emanaciones del numen, dividiéndola en pedazos,
cada uno de los cuales se lleva consigo una ilusión,
y convierte en humo los triunfos que esperaba como un premio á las horas de insomnio consumidas
en el estudio y en el trabajo filosófico, llevándose,
para no volverlos , los últimos pétalos de la flor de
la esperanza del que necesita luchar á brazo partido con la suerte para crearse un nombre.
La clase farmacéutica, acogiendo á Calvo Asensio , digo mal, comprendiendo á Calvo Asensio y
deseosa de levantar su espíritu saliendo sus individuos del aislamiento en que se encontraban y á
que propenden por la índole especial de la Profesión, le respondió como dicho queda; y dice acercado las consecuencias de aquel acto Gonzalo, el digno hijo de Pedro Calvo Asensio:
«El favor que obtuvo el periódico ha sido tal,
que hoy existe después de trascurridos veintiocho
años desde su fundación, estando su dirección encomendada á un distinguido hombre de ciencia, al
Sr. Chiarlone; favor que labró el porvenir del ardiente tribuno de esas clases profesionales, y que
fué como justa recompensa que el destino otorgó
á la sana intención con que acometió su difícil empresa y al amor nobilísimo que por los fueros hollados de la ciencia mostrára.»
¡Bien por la clase Farmacéutica! repito.
¡Bien por Pedro Calvo Asensio!
Y suplico al Colegio una pequeña digresión.
Necesitando el alma de Calvo una atmósfera
más extensa que la de la Farmacia para respirar,
pasó n la literatura, á que os dije tenia pasión, y
deseando distraerse con el trato de las Musas de
las ocupaciones sérias del estudio científico á que
estaba entregado, creó un periódico satírico, y empezó á cultivar la poesía dramática.
E l Ginife se hizo célebre en los círculos literarios, sus picaduras molestaron á más de un escritor, y demostró que no podía aplicarse á Calvo la
idea de Ne sutor ultra crepidam, porque vieron
en el Farmacéutico un crítico eminente, y un literato, cuyos progresos en tan bello arte no podían
negarse.
Tenia organizado el periódico como un regí-
549
miento, cuyo coronel era Quintana, cuyo teniente concision en la manera de exponer, gallardía y
coronel era Zorrilla, y comandante García Gutier- flexibilidad en la frase.
rez; que tenia capitanes como Breton de los HerreNo doblándose Calvo Asensio ante este cúmulo
ros ; sarg-entos como Martinez de la Rosa, y cade- de dificultades que era necesario vencer para lletes como Nicasio Galleg-o , y Gil y Zárate; pero gar á la expresión estética de la dramática, pretenia también un consejo de g-uerra permanente sentó su primer trabajo La venganza de un Peque procesaba sin compasión á cuantos daban á la chero , llevado á cabo con la colaboración de sus
estampa alg-una obra.
íntimos y buenos amigos los Farmacéuticos D. Juan
Recuerdo que por una sentencia del consejo fué de la Rosa Gonzalez y D. Juan Ruiz del Cerro, que
ascendido á oficial un sargento que habia escrito se representó en el Teatro de Variedades con éxito
una obra de mérito; por otra se pasó á soldado dis- satisfactorio para sus autores. L a estudiantina ó
tinguido uno que era soldado ordinario, por el pri- E l diablo en Salamanca, escrito en colaboración
mer tomo de una novela; por otra se mandó fusi- con Rosa Gonzalez, es un verdadero cuadro de
lar, borrando sus nombres del regimiento, á dos costumbres. E l Conde Eeman González, primera
escritores que escribieron en comandita una obra y segunda parte, escrito por los mismos, es un
drama caballeresco que obtuvo una verdadera ovadigna de tal castig'o.
¿No podria , Señores, encontrar en la publica- ción, en especial su primera parte, que fué reción de E l Cínife el g-érmen de otra publicación presentado treinta y cinco veces seguidas , suceso
análoga, que Calvo Asensio llevó á cabo en union nuevo en aquella época. Escribió por sí solo otras
de varios Médicos y Farmacéuticos distinguidos? varias, que son Los Disfraces, en que ostentó la
Ya conoceréis que aludo á la Linterna Médica. travesura de su genio; Infantes improvisados,
Dejó Calvo Asensio el combate formal contraía pieza llena de intención é ingeniosísima, con una
homeopatía á los Doctores Corral y Oña, Asnero, versificación correcta y fácil. Ginesíllo el aturdido,
Santero y otros en la Cátedra, al Doctor Mata en Valentina Valentona, L a acción de Villalar, reel Ateneo y á otros muchos en la prensa cien- cuerdo de la pérdida de la libertad española al advenimiento de la dinastía austríaca; Felipe el
tífica.
Él eligió su puesto en la Linterna Médica, Prudente, descripción exacta de la córte del désporque creyó que sólo por medio de la sátira debía pota que ha inmortalizado su nombre con sus actos
combatirse, y vive Dios que los cariñosos linter- más que con la construcción del célebre Monasnazos que recibió la doctrina que el Bachiller terio , que es una maravilla del mundo.
Ajenjos y el Dr. Ruibarbo calificaban de monserSi yo tuviera las dotes necesarias para ello y
ga, fueron proporcionados á los estímulos que no temiera ofender la ilustración del Colegio, preaplicaba E l Cínife á los malsines que profanaban sentaría un juicio crítico de esas obras, que consla literatura nacional.
tituyen una galería de mucho precio para nuestro
No hubo consejo de guerra que mandara fusi- Compañero y nuestra clase que tanto honró.
lar á ningún homeópata; pero ¿ á cuántos no hizo
Si no conociese que abusaría de la benevofusilar con sus escritos en ese otro tribunal, que lencia que me dispensáis, abriría por donde quiejuzga y ejecuta, que se llama opinion pública?
ra esas mismas obras, y trascribiendo cualquier
Calvo Asensio fué llevado á los tribunales por párrafo de ellas os invitaría á que formaseis j u i acuerdo del Sanhedrin de los Hanhemannianos; cio por vosotros mismos.
Solo diré que las producciones dramáticas de
pero eso mismo acreció el interés que ya inspiraba , porque al presentarse con la corona del mar- Calvo Asensio, empezadas á representarse en un
tirio , la clase médica se aunó para responder de teatro que prodríamos decir de tercer órden, figuraron , por último, en los principales de España,
los compromisos que pesaban sobre él.
Sus primeros pasos en la poesía dramática fue- siendo su última Felipe el Prudente, interpretada
por el eminente actor D. Julian Romea.
ron bastante notables.
Además valieron á nuestro Compañero el cargo
No basta al escritor dramático conocer y amar
la belleza, sentir la magia del ideal, poseer una honroso de Vice-presidente de la Sociedad de autoimaginación poderosa y vasta, estar, como dice res dramáticos.
Pero en esta dig-resion que me habéis concediel inmortal Horacio, Divino spiritu o fflatus;debe
do
,
y en que he puesto en tortura mi pobre imaposeer además un genio sutil que le haga conocer
profundamente el corazón humano, y un instinto ginación , porque cumple á mi cortesía desviarme
singularísimo que le permita abarcar el conjunto lo ménos que pueda del objeto principal de este
del pensamiento, para poder delinear sus deta- discurso, encuentro dos fases muy marcadas de la
lles ; tener intención para conocer bien los afectos, vida de Calvo Asensio.
Calvo Asensio era el hombre científico.
energía y delicadeza para trazar los caracteres,
550
cometidos, los haremos públicos para hacer que
Calvo Asensio es el Literato.
se respeten las leyes farmacéuticas y el honor de
Calvo Asensio es el Político.
sus profesores no sea mancillado jamás.»
El Político; sí.
(Se c o n t i n u a r á . )
¿No merece esta calificación el escritor afortunado que terminó la primera parte del Conde Fernán, Gonzalez con esta octava dig-na de la epopeya?
SECCION O F I C I A L ,
Es la voz que me llama á la pelea,
Sol de la Libertad, rasg'a tu velo;
Y que tu lumbre esplendorosa sea
Iris de gloria al Castellano suelo.
Aura de la victoria, ven y orea
Mi ardiente sed, calmando mi desvelo ,
Y vea el porvenir en mi memoria
Que di á Castilla independencia y gioria.
Si la transición de Calvo Asensio del campo de
la literatura al de la política no estuviera bien definida por esta octava, y después por la Acción de
Villdlar y Felipe el Prudente, lo estaría por el
folleto en verso que escribió con Rosa Gonzalez en
1845, titulado E l Eco de la Libertad, combatido
por las bayonetas afrancesadas, que tuvo el valor
cívico de dedicar á la Milicia Nacional, cuando
esta institución acababa de desaparecer y España
gemía bajo el peso de una reacción sangminaria y
la dictadura de Narvaez. La persecución obstinada
que sufrieron ambos amig-os fué el premio de su
trabajo; y dig-o el premio, porque les dió á conocer en un estadio nuevo.
No debo, empero , anticipar tanto los sucesos.
Bien que, Señores, no he hecho al intercalar en
mi discurso episódicamente la parte relativa á los
trabajos críticos literarios, é indicar los políticos
de Pedro Calvo Asensio más que seg-uir el camino
que él me ha trazado, cultivando la bella literatura, y preparándose para fignirar en la escena política al mismo tiempo que sostenía su primer periódico , al mismo tiempo que dedicaba la parte
más importante de su alma á su querida Farmacia.
Ingresó en este Colegio como Socio de número en Marzo de 1850, al mismo tiempo que otros
Profesores eminentes que vinieron á engrosar
nuestras filas, y á ayudarnos en la misión que
nos impone el Reglamento; y tanto en el oficio en
que dió gracias á la Corporación por la honra que
le concedía, cuanto en su 'discurso al presentarse
á jurar el cargo, Calvo Asensio sostuvo su programa; sostuvo las palabras contenidas en el prospecto de su periódico, ofreciendo ser para el Colegio lo que ofreció á la clase.
Mereció bien del Colegio que le nombró posteriormente Secretario 2.° suyo.
«Siempre dipuesto; había dicho, á vigilar y
denunciar abusos, do quiera que los hallemos,
sin consideración á las personas por quienes sean
COLEGIO DE FARMACÉUTICOS DE MADRID.
JUNTA GENERAL DEL DIA 21
DE AGOSTO DE 1869
SOLEMNIZAR E L ANIVERSARIO 133
PARA
DE SU INSTALACION
OFICIAL.
Se abrió la sesión leyendo el Secretario la siguiente reseña:
«SEÑORES: Hoy hace 132 años que este Colegio
inauguró sus tareas, en virtud de la Real Cédula
otorgada por el rey D. Felipe V, en igual día del
año 1737.
En tan largo período, el Colegio ha sido siempre una de las Corporaciones libres que , viviendo
con sus propios aunque escasos recursos, ha prestado importantes servicios á las ciencias médicas
en general y en especial á la Farmacia patria,
puesto que á él se debe la instalación de las primeras cátedras de la Facultad, y él ha sido siempre, y es, el centinela avanzado de la profesión.
Sensible es, Señores , que en el período trascurrido desde el aniversario anterior, ya por efecto
del cambio político tan radical que está atravesando el pais, ya sea efecto de otras causas, hayan
sido tan pocos los trabajos presentados por los Colegiales, puesto que están reducidos á xm^ Monog r a f í a de las leches, escrita por el señor D. Joaquín Olmedilla y Puig; Memoria digna de aprecio,
enda que su autor ha demostrado , una vez más,
su laboriosidad y estudio.
El cuerpo de Subdelegados de Farmacia de Madrid , acordó, al presentar la dimisión de sus cargos , invertir algunos fondos que poseía en premiar
al autor de la mejor Memoria sobre el tema: «Indicar el medio mas á propósito para deslindar los
derechos y los deberes de los Farmacéuticos, presentando un proyecto de arreglo sanitario farmacéutico que contribuyaáregenerar laclase,» cuyo
premio se adjudicaría en el día de hoy.
El Colegio tomó á su cargo la adjudicación del
premio, y habiéndose presentado dos Memorias,
han sido examinadas por una comisión especial de
su seno, la cual, después de un detenido exámen,
emitió un luminoso informe manifestando que no
há lugar al premio.
Cumpliendo con una prescripción del Reglamento , acordó la Corporación inscribir en la sala
de sesiones, entre los'nombres de tantos ilustres
Colegiales como la honran, al del no ménos ilustre cuanto malogrado Dr. D. Pedro Calvo Asensio,
á quien correspondía el turno, cuya pérdida hemos llorado y lloraremos eternamente. Su Elogio
biográfico, perfectamente trazado, vais á oírle
dentro de breves instantes de labios de su autor
el individuo de número Dr. D. Manuel Pardo y Bartolini, por cuya sola lectura comprendereis lo
acertado que ha estado el Coleg-io y la justicia con
que ha procedido al designar á tan dig-no Colegial
para hacer el Elogio de tan gran figura.
Acordado por el Coleg-io que en lo sucesivo se
abra concurso para escribir los Elogios biográficos de los Colegiales cuyos méritos les hag-an
acreedores á ser inscritos en esta sala, cúmpleme
manifestaros que toca tan honrosa distinción al
Dr. D. José Martin de Leon'; individuo de número
que fué de esta Corporación, Catedrático y Decano
de la Facultad de Farmacia de la Universidad
Central.
Por último, con la adjudicación del premio á un
practicante interno en la oficina de un Colegial,
termina esta solemnidad, dando una prueba el
Coleg-io de su interés en estimular á la juventud
estudiosa que nos ha de suceder.»
551
Han fallecido en este período los Sres.: D. Manuel Buitrag-o , de Santa Cruz de Tenerife; D. Andrés García Sidrá, de Jimena; D. Doming-o Sag-arra, de Barcelona ; D. Juan de Dios Viedma, de
Baeza; D. Francisco Javier Blasco, de Pamplona,
y D. Cárlos Ulzurrun, de Madrid.
Terminada la lectura de esta reseña, tuvo l u g-ar la del Elogio histórico de D. Pedro Calvo
Asensio, que la concurrencia oyó con la mayor
satisfacción, y después se sorteó el premio para
los practicantes de farmacia, habiéndole tocado á
D. Braulio Armisen, que está en la oficina del
Sr. Pardo y Bartolini.
Madrid 23 de Ag-osto de 1869.
E l Secretario accidental,
FRANCISCO DE ANGULO Y SUERO.
El lunes 30 del corriente á las ocho de la noche,
se celebrará una Junta g'eneral extraordinaria,
para ocuparse de la comunicación dirigida al Coleg-io por el señor Ministro de la Gobernación, con
motivo de la protesta que aquel elevó á consecuencia de lo sucedido en el Hospital Nacional
Colegiales que lian sido admitidos después de la lista (ántes de la Princesa); y siendo asunto muy importante , se suplica la exacta asistencia de los
de 1868 y hasta la de 1869 inclusive.
señores colegiales.
NOMBRE DEL COLEGIAL.
RESIDENCIA,
Madrid 26 de Ag-osto de 1869.
D. Cesáreo Martin Somolinos. Madrid.
.
E l Secretario,
D . Pablo F e r n a n d e z I z q u i e r d o . I d e m .
FRANCISCO DE ANGULO T SUERO.
D. Angel Garrido
Idem.
D . Cleto A n d e c h a g a
Idem.
D. Félix Borrell
Idem.
D. Vicente Moreno M i q u e l . . .
Idem.
D . J u a n R a m o n Gomez P a m o .
Idem.
D. José Aroca
Idem.
D
Roman Benito y Q u i r ó s , . .
Idem.
D . A r c a d i o Just
Idem.
D. Ramon T i l l a r o n
Idem,
D. Luis Suricalday
Idem.
D . Juan A n t o n i o
Plasencia.
Rosado....
D. Isidro Bañares
Madrid.
D . R a m o n Labiaga
Idem.
D . Juan J o s é d e l Hoyo
Idem.
D. M a n u e l E s c o l a r y L o p e z . .
Idem.
D. José María Grau
Idem.
D. Venancio Martin
Nieto....
Idem.
D. Vicente Aznar
Idem.
D . D i o n i s i o Paredes
Idem.
D . R u f i n o Lopez
Idem.
D. M a n u e l Esparza
Pamplona.
D . F r a n c i s c o de Paula A g u i l a r .
Sans.
D . F r a n c i s c o Pascua! y t a u i n e a
Arceniaga.
D . Diego Espada y F o n s e c a . .
Casar de C á c e r e s .
D. Angel Rodriguez
Madrid.
D . M a r i a n o Fouce y R o d r i g u e z
Idem.
D . E r i g i d o Recio de I p o l a . . . .
Santa C r u z d e l Retamar.
D . Juan B a l t a n á s y M a i n a r l . . .
Haro.
D . M a u r i c i o Diaz C a r r e d a n o . .
Amurrio.
D. M a n u e l R o d r i g u e z H e r n a n . í
Madrid.
Actos del Gobierno.
M I N I S T E R I O DE F O M E N T O .
DIRECCION GENERAL DE INSTRUCCION PÚBLICA.
Circular.
Como quiera que alg-una de las disposiciones
adoptadas en el ramo de Instrucción pública durante el próximo pasado curso han dado lug-ar á
consultas é interpretaciones diversas, que siempre
redundarían en perjuicio de los alumnos y alterarían el concierto que debe reinar entre los establecimientos oficiales de enseñanza , considero
oportuno dirig-irme á V. S. á fin de que, préviamente aclarados los puntos dudosos, se proceda
sin obstáculo en esa Escuela y en las que de ella
dependen á la inscripción de los alumnos en la
matrícula y á la solemne apertura del curso venidero.
Derog-ada por decreto de 21 de Octubre último
la série de los que en 1866 y 1867 se dictaron para
reformar la ley de 9 de Setiembre de 1857 y regiamente para su ejecución, y restablecidos estos y
la expresada ley en cuanto no se opongan á las
disposiciones adoptadas por el Gobierno Provisional y el Poder Ejecutivo para la nueva org-aniza-
658
eion de la enseñanza pública, es óbvio que á la tos y Escuelas al mismo tiempo que en las Unitarifa de derechos de matrícula de 3 de Ag-osto versidades , concediendo á los unos y á las otras
de 1867 debe sustituirse la que es aneja á la ley un mes de término para la celebración de los
de 57. La conservación de la primera para el cur- exámenes con la detención y el rigor que la ciencia
so último era indispensable en el decreto de 25 de y la enseñanza reclamen. A este intento V. S., que
Octubre, porque en esta época los alumnos se ha- conoce perfectamente la responsabilidad que sobre
llaban matriculados conforme á la legislación an- los encargados de dar la enseñanza oficial pesa,
terior; y la alteración de los derechos, aunque encaminará todos sus esfuerzos, y pondrá enjuefavorable para aquellos, hubiera sido una com- go en todos los establecimientos del distrito de su
plicación más que convenia evitar en los momen- digno cargo cuantos medios le sugieran su celo y
tos en que reformas de mayor importancia en el su prudencia.
En consideración á lo expuesto, esta Dirección
órden délos estudios absorbían la atención de los
general determina para su cumplimiento las exencardados de ejecutarlas.
La experiencia ha demostrado, á juzgar por presadas aclaraciones al tenor siguiente :
1. " Se considera en vigor .para el pago de delos antecedentes que existen en esta Dirección, que
lo dispuesto relativamente al pag-o de la matrícula rechos de matrículas, grados , títulos y certificapor grupos de asignaturas ó por asignaturas suel- dos prefesionales la tarifa de 9 de Setiembre de 1857,
tas ha sido objeto de interpretaciones distintas aneja á la ley de la misma fecha.
2. a Todo alumno, sin excepción alguna, que
que también deben evitarse, cuidando de que todo
se
inscriba en cualquiera Facultad, Instituto ó
alumno que se inscriba durante el curso en más
Escuela
en más de una asignatura, lo hará en la
de una asignatura en cualquiera facultad ó períomisma
hoja
de matrícula, y satisfaciendo los dedo, lo haga en la misma matrícula, satisfaciendo
rechos
que
al
grupo ó grupos de asignaturas que
los derechos que al grupo ó grupos correspondan,
tome
durante
el
curso correspondan.
y guardando el órden establecido en el citado de3.
*
Los
alumnos
de las facultades á quienes lacreto de 25 de Octubre y aclaraciones posteriores.
legislacion
vigente
en
la época en que cursaron la
A las mismas prescripciones quedarán sujetos los
segunda
enseñanza
no
haya obligado á emplear
alumnos de la carrera de facultativos de segunda
en
su
estudio
seis
años,
cursarán las asignaturas
clase, en cuyo favor se dictó , por consideración á
preparatorias
de
la
facultad
respectiva como lo
sus circunstancias en el pas*ado curso, la órden
establece
el
decreto
de
25
de
Octubre
de 1868, ó
de 11 de Noviembre.
durante
el
período
del
Bachillerato
de
cada faOtra órden de la misma fecha, dada también
cultad.
para evitar ditícultades á los alumnos en la prose4. * La inscripción en la matrícula y la solemne
cución de sus estudios y en cuya virtud dejaron
apertura
del curso académico se verificarán en los
de exigirse á todos los de las facultades, sólo por
Institutos
y Escuelas dependientes de las Univerel pasado curso, las asignaturas preparatorias que
sidades,
al
mismo tiempo queen estas y en la forel repetido decreto de 25 de Octubre establece, debe
ma
establecida
en la legislación vigente y reglaconsiderarse caducada para que las disposiciones
mentos
respectivos.
de aquel y la órden de 10 de Noviembre, que tiene
Dios guarde áV. S. muchos años. Madrid 21 de
carácter definitivo, se cumplan exactamente.
Agosto
de 1869.=E1 Director general, Manuel
Otros dos puntos, los relativos al plazo de insMerelo.=Sr.
Rector del distrito universitario de...
eripcion en la matrícula y á la apertura del curso
en los Institutos y Escuelas dependientes de esa
Universidad, pudieron ofrecer alguna duda, no
SECCION C I E N T Í F I C A ,
obstante lo prescrito en el artículo 1.° del decreto
sobre exámenes de 5 de Mayo último.
Sin embargo, V. S. comprenderá que sobre no Análisis de lo oontenido en dos fraseos remitidos por el Juzgado de primera instancia del
haber razón fundamental que justifique la diferenValle de Catauérniga , para averiguar el concia en los expresados actos entre los establecitenido.
mientos públicos de enseñanza, la libertad con que
los alumos pueden hacer sus estudios requiere
Por exhorto del Juzgado de primera instancia
mayor severidad en los exámenes, y los Tribuna- del Valle de Cabuérniga, se nos entregaron dos
les más tiempo que el acostumbrado áutes para frascos para que se hiciese el análisis de lo en
que sus fallos sean siempre justos é imparciales. ellos contenido. Venían cubiertos de papel, sujeto
A este propósito responde sin duda el art. I.0 del este con hilo de acarreto.
decreto de 5 de Mayo , del cual se deduce que la
El uno, que además de papel impreso, traía
piatrícula y el curso deben abrirse en los Institu- otro blanco con un sello de lacre encarnado en su
parte superior, y atado con una cinta angosta de
color de carne, en que se leía: «Gobierno de la
provincia de Santander.» En el papel blanco traia
un timbre, con tinta azulada, que decia lo mismo,
y por bajo del sello se lela: «Lleg-ó roto este
frasco al Gobierno de la provincia de Santander.»
Separamos el papel que le envolvía y encontramos que, en efecto, estaba roto. Este frasco,
de forma cuadrilong-a, y'cabida como de ocho onzas de ag-ua, tenia en su interior una sustancia
sólida de peso de28gT., de forma cuadrilong-a,
adelg-azada por un extremo , afectando la forma
interior del frasco que la contenía: su color blanquecino en las superficies; y se observaban alg'unos puntos brillantes en sus cuatro caras. La
parte inferior, ó mas gruesa, presentaba un color pardo oscuro, con alguno que otro puntito
brillante.
Rota al medio esta sustancia , presenta un
compuesto de manchas blancas, entre un fondo
rojizo, con algunos puntos oscuros , formando un
almendrado.
Con estos antecedentes procedimos á su análisis por partes ; respetando siempre una cantidad,
que conservamos, por si hubiere necesidad de
comprobar los hechos.
Operaciones.
1." Se cortó un pedacito de la sustancia sospechosa y se pesó; era su peso 8 gr.: se colocó en
una cápsula de porcelana con ocho onzas de agua
destilada (estasustancia sobrenadaba en el agua),
y se expuso á la acción del fuego, y después de
consumidas por la evaporación las dos terceras
partes del líquido se decantó este, que tenia un
color pardo oscuro , en una cápsula de porcelana
y se expuso al fuego hasta sequedad. Obtuvimos
una sustancia del peso de 1,50 gr. de color pardo
oscuro: se trató esta sustancia por el agua destilada, se filtró después, y el líquido se presentaba
de color de caramelo muy trasparente: sin acción
con los papeles reactivos : con la potasa cáustica
no se altera este líquido: con el nitrato argéntico
forma precipitado blanco, soluble en el amoniaco:
con el hidriodato de potasa no forma reacción : el
agua de barita le enturbia muy ligeramente: el
oxalate amónico también le enturbia: el hidrosulfuro amónico, sin reacción: el agua de cal no
reacciona: el cloruro bárico le enturbia: el hidroferrocianato de potasa no reacciona; ni el sulfato
cúprico.
La parte sólida que quedó en la cápsula , después de separado el líquido, se sometió á la acción
del fuego con agua destilada, acidulada con el
ácido clohídrico, hasta sequedad. Presentaba la
masa formada un color pardo oscuro: se trató con
553
el agua destilada, y el líquido filtrado enrojece el
papel de tornasol: con el amoniaco líquido se enturbia ligeramente, y por el reposo se notan unos
copos interpuestos en el líquido: con el sulfihidrato amónico se formó precipitado de color negro: con el nitrato argéntico , precipitado blanco,
soluble en el amoniaco: con el yoduro potásico no
se alteró el líquido: el hidro-ferrocianato de potasa formó precipitado azul intenso: con el cloruro
bárico forma precipitado poco sensible: con la
tintura de nuez de agallas toma el líquido un color verdoso : con el sulfato cúprico no reacciona:
co el oxalate amónico forma precipitado blanquecino: con el agua de cal no reacciona.
El residuo de las filtraciones se carbonizó, y
desprendía al quemarse un humo blanquecino, de
olor empireumático. Tratamos este carbon por el
agua destilada y nos dió un líquido incoloro, que
el nitrato argéntico precipitaba en blanco: el hidro-ferrocianato de potasa le comunica un color
celeste: le tintura de agallas le enverdece: las sales de barita le enturbian ligeramente: el oxalate
amónico forma una niebla blanquecina. En el residuo obtenido de la filtración, encontramos una
arena silícea y unos puntitos brillantes en corta
cantidad, debidos estos, sin duda, á pequeñísimas
fracciones del frasco roto.
2. a Otra parte de la sustancia que ensayamos
(1 gr.) se echó sobre ascuas encendidas y desprendía , al quemarse, un olor empireumático y un
humo blanquecino. Expusimos una lámina de cobre al humo desprendido, y notamos unos puntitos parduscos pegados á la superficie expuesta al
humo. Dejó por residuo un carbon ligero: se remolió este carbon y se echó en una cápsula de
porcelana con agua destilada, se expuso á la acción del fuego por un cuarto de hora: se filtró
después, y el líquido se presentaba claro y sin
color. Tratado por los reactivos produjo: con el
nitrato argéntico, precipitado blanco, que se oscurecía á la luz directa y soluble en el amoniaco:
con el hidro-sulfuro amónico, sin reacción; con la
potasa cáustica tomó un viso blanquecino: con el
yoduro potásico no se alteró: con el amoniaco to
mó el líquido un ligero viso blanquecino: con el
oxlato amónico formó precipitado blanco: con el
cloruro barítico también formó precipitado blanco : con el agua de cal no se alteró.
Los puntitos parduscos, observados en la lámina expuesta, se disolvieron completamente en
el éter sulfúrico.
3. * Otra parte (6 gr.) de dicha sustancia se colocó en una cápsula con agua destilada, acidulada con el ácido nítrico: se hizo hervir la mezcla
por media hora: se filtró después, y el líquido
presentaba un color pardo oscuro. Evaporamos
m
este líquido hasta sequedad y produjo una mate- la infundimos en agua destilada por veinticuatro
ria extra "tiforme, también de color pardo oscuro: horas: la hicimos hervir después por media hora,
tratamos esta materia por el alcohol y la hicimos y cuando fría la filtramos. Obtuvimos un líquido
hervir. Separamos por fíltracion el líquido alcohó- de color pardo oscuro: evaporamos este liquido
lico , que apenas dejó residuo: evaporámosle des- hasta consistencia de extracto blando y nos dejó
pués hasta consistencia melosa, y quedó una sus- una sustancia de color pardo. Sometimos esta sustancia que tratamos por el éter sulfúrico de 56° y tancia á la acción del alcohol de 35°: vertimos el
se disolvió una gran parte: evaporamos este éter líquido en un tubo de ensayo cuando vimos que
en una pequeña cápsula á un calor muy suave, y esta sustancia no coloraba ya al alcohol. Quedó por
dejó por residuo una sustancia aceitosa, de color disolver una parte de color más claro y viscosa al
pardo amarillento, olor empireumático y sabor tacto, pegándose con violencia á las paredes y
bordes de la cápsula. Se trató después por el éter
indefinible.
Tratamos después la parte que el éter dejó por de 56/ y se disolvió una parte, dando al éter un
disolver por el ag'ua destilada: filtramos la solu- color pardo amarillento. El resto se disolvió comción y nos dió un líquido pardo amarillento. En pletamente en él agua destilada. Evaporamos las
este líquido el nitrato argéntico indicó la presen-: diluciones etérea y alcohólica hasta sequedad.
cía de cloruros: el cloro bárico formó precipitado Esta presentaba una materia extractiforme de coblanco: el acetato plúmbico enturbia al líquido de lor pardo, y la etérea la presta en menor cantidad
un color parduzco: el sulfato cúprico no le altera: y el color era más claro. Las disolvimos por sepael hidrosulfuro amónico produjo un precipitado rado en agua destilada, y tratadas por los reactinegro: el ag-ua de cal forma una lig-era niebla: el vos dieron: la etérea, precipitado blanco con el
amoniaco también la forma: el ferro-cianato de cloruro bárico: con el nitrato argéntico, blanco,
potasa ocasiona un precipitado azul celeste, que soluble en el amoniaco: con el oxalate amónico, se
se hace más intenso por el reposo: la tintura de | enturbia ligeramente: con los demás reactivos
empleados, fué indiferente. La alcohólica dió preagallas forma un precipitado verde oscuro.
La parte aceitosa que nos dejó el éter por laj cipitado más notable por el nitrato argéntico: el
evaporación la tratamos por el agua destilada, y j cloruro bárico la enturbia ligeramente: el amoal decantar esta para filtrarla dejó pegado á las niaco le aviva un poco el color, y con los demás
paredes y bordes de la cápsula una materia acei- reactivos fué también indiferente.
tosa. Filtramos la solución, y el líquido resultanLa parte extractiva, soluble en el agua destite era muy trasparente y de un color amarillo lada , se filtró; y tratada por los reactivos, solo el
verdoso. Se trató este líquido por el cloruro barí- nitrato argéntico, el oxalate amónico y el cloruro
tico y le enturbió muy ligeramente: por el nitrato barítico dieron las reacciones que les son propias.
argéntico produjo un abundante precipitado coSobre el filtro de la infusion, recogimos, desposo, soluble en el amoniaco: por el nitrato plúm- pués de seco, un poco de la arena antedicha y una
bico formó precipitado blanco: por el sulfhidrato sustancia muy ligera y en diferentes partículas,
amónico, precipitado negro: por el sulfato cúpri- de color pardo-oscura. Calcinamos esta sustancia,
co, sin reacción: por el agua de cal no se altera: y desprendía al quemarse un humo blanquecino,
por la solución de agallas forma precipitado ver- de olor empireumático, cuyo humo se inflamó al
doso que pasa al oscuro: por el oxalate amónico aproximar una llama á la boca del crisol, comunida un ligero precipitado blanco.
cándose con lo contenido; y siguió ardiendo con
Calcinamos los filtros, que nos sirvieron para una llama amarillenta, hasta carbonizarse. Sepaeste ensayo, y su parte carbonosa se sometió á la ramos el carbon, lo trituramos y expusimos con
acción del agua destilada. La que procedía del agua destilada, en una cápsula, á la acción del
filtro de la solución etérea fué indiferente á los fuego hasta hacerla hervir: lo filtramos después
papeles reactivos: el nitrato de plata ocasionó en de frió , y nos dió un líquido claro y trasparareneste líquido un viso blanquecino: el cloruro bárico te. Los papeles reactivos no tenían cambio en su
le enturbia; los demás reactivos empleados fueron contacto: el nitrato argéntico produjo en el líquiuna niebla blanquecina: el cloruro bárico le eninertes.
El carbon que produjo el filtro calcinado, de la turbia , y el oxalate amónico le enturbia ligeraparte insoluble en el éter, tratado de igual mane- mente.
ra : el cloruro bárico anunció en este líquido ma5.a Otra pequeña cantidad (0,50 gr.) la introyor cantidad de precipitado que en la operación ducimos en un tubo de vidrio, del diámetro de
anterior; por el contrario el nitrato argéntico se una pluma de escribir, cerrado por un extremo,
significó más.
envuelta con carbon vegetal y ácido bórico. Ex4.* Otra parte (5 gr.) de la referida sustancia pusimos la envuelta á la acción de una llama, y al
555
quemarse desprendía un humo blanquecino y un potasa, se enturbia ligeramente el líquido de un
olor empireumático ; tapizándose la parte interior color opalino, y después de algnmas horas (doce) de
del tubo de unos puntitos aceitosos de color par- reposo, formó precipitado blanco: con el deutodo amarillento , desde su mitad hasta cerca de su sulfato de cobre, toma un ligero color celeste: con
altura. Dejamos enfriar el tubo y vertimos en su el oxhalato amónico, le toma blanquecino: con el
interior unas cuantas g-otas de éter sulfúrico, y se nitrato argéntico, forma precipitado blanco , soluble en el amoniaco: con el hidro-sulfuro amódisolvieron completamente.
De los diferentes ensayos hechos , con parte de nico, no reacciona: con el ioduro potásico, tamlo contenido en dicho frasco, resulta que no exis- poco: el acetato plúmbico, forma precipitado
ten sustancias nocivas; pues el hierro que apunta- blanco: la tintura alcohólica de iodo, da indicios
mos , así como la presencia de una sustancia acei- de una fécula.
tosa y de la arena silícea, (1) no pueden alterar la
El residuo de esta filtración, que presentaba
economía animal por la dosis á que se encuentran. una forma gelatinosa, se trató en parte, después
La existencia asimismo de alg-unas sales, que de dilatada en una pequeña cantidad de ag-ua destilada, con la solución alcohólica de iodo y presendemuestran los reactivos, tampoco son nocivas.
tó un color morado intenso.
FRASCO NÚM. 2.
Se abandonó por dos días este residuo, colocado
sobre
el embudo, y este en una probeta que
Este frasco venia envuelto en papel impreso y
contenia
parte
del líquido filtrado.
atado con hilo de acarreto, con un timbre en la
parte superior. Descubierto, y al romper el tim3.a Otra cantidad (24 gr.) se sometió á la acbre, se observó que el corcho que le encerraba te- ción del fuego con agua destilada, acidulada con
nia en su parte superior un sello de lacre encarna- el ácido clorhídrico , y después de media hora de
do con dos iniciales. Tenia dicho frasco, pecado en ebullición lo filtramos. Resultó un líquido de color
uno de sus frentes, un papel con la inscripción: amarillento, y el residuo de esta filtración tiene
«10 onzas.» (2) El frasco es cuadrilong-o.
el mismo color. Evaporamos el líquido hasta conSe abrió y le encontramos lleno de una sustan- sistencia de extracto, y dejó en la cápsula una masa
cia blanco-pardusca, forma pulverulenta, con al- de color amarillo de cera, consistencia viscosa,
gunos grumos, más ó ménos interpuestos; olor olor aromático y, sabor ligeramente dulzaino; su
aromático muy parecido al que exhalan algunas I peso 3 gr.
sustancias vog-etales cuando fermentan. Pesaba 1
Disolvimos en agua destilada una pequeña
esta sustancia 3 onzas y media.
^ cantidad de esta sustancia y le comunicó un color
Dimos principio al análisis ele su contenido, de amarillento. Este líquido no altera el color de los
la manera siguiente, reservando una cantidad:
papeles reactivos: tratado por el nitrato arg-éntico
dió indicios de contener cloruros: por cloruro báOperaciones.
rico se nota una lig*era niebla: por el cloruro pla1. a Tomamos una cantidad (2 gr.) y la expu- tínico se aviva el color amarillo: sucede lo mismo
simos á la acción de las ascuas, y desprendía al con la potasa cáustica y con el amoniaco líquido:
quemarse un humo blanquecino de olor empireu- por el oxalate amónico se enturbia el color, y památico; produciendo una llama con un viso azusadas veinticuatro horas se notan lig'eros copos:
lado al principio, y después amarillento ; dejando
por sulfhidrato amónico se aumenta el color sin
por residuo un carbon ligero y esponjoso.
formar precipitado: con el ioduro potásico se acla2. * Se colocó otra cantidad (12 gr.) en una
ra un poco el color del líquido.
cápsula de porcelana con agua destilada, á la acTratamos otra pequeña cantidad de esta susción del fuego por media hora. Se filtró después,
y aparecía un líquido claro, que se enturbia de tancia por éter sulfúrico de 56°, y tomó este un
un color blanquecino por el reposo. Sin acción con color verdoso, dejando por disolver la parte amalos papeles reactivos. Se trató este líquido por el rilla. Decantamos y evaporamos después el éter
cloruro barítico, y produjo un lig-ero precipitado colorado, y dejó en la cápsula una sustancia de
blanco: cou la potasa cáustica, toma el líquido un color pardo. Quemamos una parte de esta suscolor blanquecino: con el hidro-ferrocianato de tancia y produjo al quemarse-, exhalando un olor
indefinible, un carbon muy lig-ero. La parte restante la sometimos al ag-ua destilada, y se disol(1) E n la arena se d e s c u b r e n a l l e n t e : 1.° G r a n o s de
vió completamente, tomando el líquido un color
c u a r z o r o d a d o , c o m o n ú c l e o . 2 . ° P a r t í c u l a s de v i d r i o
pardo oscuro. Los papeles reactivos no reaccionaa r t i f i c i a l . 3 . ° N ú m e r o r e d u c i d o de p a r t í c u l a s de l a d r i l l o
ron en este líquido: el nitrato argéntico, tampoco
cocido ó b a l d o s a . Y 4.° Restos de u n a sustancia o r g á n i se altera: el nitrato plúmbico, forma precipitado
ca , v e g e t a l , c o m o berza , l e c h u g a , e t c . , c o c i d a .
coposo
: el cloruro barítico, sin acción : el amo(2) E l frasco , s i n lo c o n t e n i d o , p e s ó 6 */« onzas.
55(5
niaco , aviva el color del líquido: el oxalate amó- igual, y también lo hicimos hervir. Notamos que
nico , le enturbia muy ligeramente: el hidro-ferro- los puntitos aceitosos habían sido disueltos por
cianato de potasa, sin acción: la potasa cáustica, completo. Juntamos en una cápsula de porcelana,
tampoco reacciona, ni el hidro-sulfuro amónico. las dos diluciones y lo evaporamos hasta sequedad
La parte amarilla, insoluble en el éter, lo fué á un calor muy suave para no carbonizar el procompletamente en el ag-ua destilada, á la que co- ducto. Obtuvimos de este modo una sustancia parmunicó un color amarillento. Este líquido, indife- do-amarillenta, de un olor aromático que no saberente á los papeles reactivos, tratado por el nitra- mos definir. Rompimos el tubo y sometimos al
to arg-éntico, formó lig-ero precipitado, que se agua destilada lo que contenia, resto de las lociooscurecía por la luz directa: por el ferro-cianato nes del éter; filtramos el líquido y aparecía este de
de potasa, color verdoso que pasa al azul celeste: un color amarillento verdoso: en el papel de filtro
por el hidrosulfuro amónico, sin reacción aparen- sólo quedaron restos de carbon. Ensayamos el líte: por el acetato plúmbico se enturbia lig-era- quido por el cloruro barítico y se enturbió de un
mente: con el cloruro barítico se anubla el líquido: color blanquecino: por el acetato plúmbico no supor el amoniaco se aviva el color: con la potasa frió alteración; lo mismo sucedió con el sulfhidracáustica sucede lo mismo, y con el oxalate amó- to amónico: por el nitrato argéntico se avivó el
color del líquido : por el agua de cal no se alteró,
nico se enturbia muy lig-eramente.
y
por el sulfato de cobre se aclaró un poco el líConservamos en la cápsula la mayor parte de
quido.
la materia amarilla con el objeto de compararla
Otra cantidad de residuo amarillento le expucon l&zeina (del zea mais), descubierta por Mr. Gorsimos
con aceite esencial de trementina á la acción
liam en la harina de la semilla de esta gramínea.
del
fuego,
hasta hacerlo hervir; separamos enEn el papel que nos sirvió para filtrar el líquitónces
la
lámpara,
y después de frío recogimos el
do , producto de la decocción acidulada, que heproducto
líquido
en
un tubo de ensayo, tenia un
mos dicho tenia un color amarillo, recogimos descolor
amarillo,
quedando
por disolver la mayor
pués de haberle dejado secar una sustancia de
parte
de
lo
empleado.
color rojo amarillento, bastante dura, de fractura
Repetimos esta operación con éter sulfúrico
concoide y sabor indefinible.
La parte del papel de este filtro, desde donde de 56°, y el líquido resultó también amarillento,
llegaba el líquido que filtramos, se encuentra pero opaco, dejando gran cantidad por disolmanchada hasta toda su altura de una sustancia verse.
Sometimos otra cantidad á igual operación con
amarillenta, más intenso el color en la parte extrema del papel. La mancha es aceitosa, produc- con alcohol de 35°, y nos dió el mismo resultado,
to de un aceite
-fijó. si bien el color amarillo es más intenso.
Tomamos una pequeña cantidad de la sustan(Se concluirá.)
cia amarillenta, la colocamos sobre la hoja de un
cuchillo y la expusimos á la llama de una lámpara de espíritu de vino: esta sustancia empezó por
SECCION V A R I A .
inflamarse, y á poco tiempo desprendía un humo
blanquecino, y concluyó con arder con una llama
Caso r a r o .
U n f e n ó m e n o singular tenemos hoy por
amarillenta y dejó por residuo un carbon muy
desgracia q u e a d v e r t i r á n u e s t r o s lectores , y es e l s i duro.
g u i e n t e : E n el p e n ú l t i m o n ú m e r o de este p e r i ó d i c o , i n Metimos en un tubo de vidrio, cerrado por uno s e r t a m o s u n o s consejos amistosos q u e c r e í m o s o p o r t u de sus extremos, otra cantidad envuelta con car- n o s para ciertos c o m p r o f e s o r e s , en p r u e b a de la defebon Vegetal "y ácido bórico: sometimos la parte del rencia q u e t e n e m o s c o n t o d o s , p o r respeto y o b l i g a c i ó n ,
contenido á la llama de una lámpara, y notamos n o c i t a n d o sus n o m b r e s c o m o p u d i m o s hacer c o p i a n d o
un humo blanquecino y unos puntitos aceitosos sus a n u n c i o s , e n v i s t a de q u e nos p a r e c í a d e s h o n r o s o
de color pardo amarillento, que tapizaban la parte p a r a su c a r á c t e r f a c u l t a t i v o . Pues b i e n ; este acto q u e
media del tubo. Sacudimos ligeramente el tubo separa la c u e s t i ó n de t o d a p e r s o n a d e t e r m i n a d a , q u e
boca abajo, y recogimos sobre un papel sin cola generaliza el a s u n t o , s i n m á s p u n t o de p a r t i d a q u e los
algunos carboncitos desprendidos, que dejaron sensibles ejemplos de i r r e g u l a r i d a d q u e s u m i n i s t r a b a la
c o n d u c t a de a l g u n o s , ha dado m á r g e n á n u e s t r o apresobre el papel una mancha aceitosa de color pardo
ciable colega L a F a r m a c i a E s p a ñ o l a , para p u b l i c a r u n
amarillento. Llenamos después el tubo, hasta sus escrito de q u e se hace r e s p o n s a b l e s u j ó v e n D i r e c t o r
dos terceras partes , de éter sulfúrico: sometimos D . Pablo F e r n a n d e z I z q u i e r d o , a u n q u e n o l o firma, p e r o
la mezcla á la llama de la lámpara hasta hacerla se d e d u c e de s u c o n t e n i d o ; y e n él hace alarde de ser
hervir, y tomó el éter un color verdoso. Separa- u n o de los c o m p r o f e s o r e s a l u d i d o s p o r E L RESTAURADOR
mos el éter colorado, y añadimos otra cantidad FARMACÉUTICO e n a q u e l l a g a c e t i l l a . R u b o r causa d e c i r -
5S7
l o ; pues n o c r e í a m o s q u e u n a m i g o t a n a c r e d i t a d o e n
celo y e n t u s i a s m o , fuera el a u t o r de u n o de los carteles
q u e c i t á b a m o s para d e s c o n s u e l o de la clase , á u n c u a n d o s u oficina y otras e s t á n encargadas de v e n d e r el específico , á c o n d i c i ó n
de d e v o l v e r el d i n e r o si n o c u r a .
Se d e s c o r r i ó el v e l o de n u e s t r a
ceguera , y nos d i s -
gusta en estremo v e r tan c l a r o e l r e c u r s o de d i c h o c o m p r o f e s o r ; p e r o n o somos q u i e n le d e s c u b r i m o s , sino él
m i s m o que nos da u n a l e c c i ó n de f r a n q u e z a e x o r b i t a n t e ,
de esa que n o se p u e d e o c u l t a r , p o r m á s q u e
quisiéra-
m o s c u b r i r l a c o n el a l u c i n a m i e n t o de la d u d a , p u e s t o
q u e se d e c l a r a afiliado
á la a n a r q u í a para e x p l o t a r l a el
q u e t a n t o ha hecho c o n f i a r á la clase f a r m a c é u t i c a en la
brazos hasta a g o n i z a r . (1) L é a n s e y d e s p u é s
diremos.»
(Copia los consejos amistosos y luego sigue.)
« A n t e todo , caro c o l e g a , adoptado el sistema de
es-
p e c u l a c i ó n para e l e j e r c i c i o de la F a r m a c i a , (2) es p r e ciso aceptar todas las c o n s e c u e n c i a s ,
cuando
nosotros
p r o p o n e m o s el h u m a n i t a r i s m o , q u e es el sistema o p u e s to á la e s p e c u l a c i ó n se nos rechaza, (3) y s i especulamos
n o se q u i e r e q u e e s p e c u l e m o s . Pues ¿ c ó m o v a m o s á e n t e n d e r n o s ? (4) L o s dos sistemas se r e c h a z a n , y h a c i e n d o
caso á z l o s consejos amistosos, s ó l o se puede
aguardar
á p i é q u i e t o las recetas q u e a c u d a n á las o f i c i n a s , y c o m o
las recetas no se h a c e n p o r la g e n e r a l i d a d de los m é d i -
c o s , c u a n d o el p ú b l i c o pida algo s i n receta se le n i e g a ,
r e c t i t u d de sus i n t e n c i o n e s . A u n a h o r a m i s m o h u b i é r a - y el p ú b l i c o se va d e r e c h o á la d r o g u e r í a y a l h e r b o l a r i o
m o s o m i t i d o su n o m b r e , s i la respuesta q u e da á n u e s - d o n d e se le d e s p a c h a , y el f a r m a c é u t i c o q u e p e r m a n e c e
tros
consejos
suponiendo
estuviese
escrita e n j é r m i n o s
las c i r c u n s t a n c i a s
generales,
de c u a l q u i e r
profesor
e n s u puesto de h o n o r , no s ó l o m u e r e al p i é del c a ñ ó n ,
sino q u e es carne de c a ñ ó n e n los ataques que r e c i b e
n u e s t r o s del p ú b l i c o . (5j N o a n u n c i é i s v u e s t r o s e s p e c í f i c o s a u n lectores e n e l a r t í c u l o q u e c o p i a m o s , la i n t e n c i ó n de h a - q u e se a n u n c i e n l o s e x t r a n j e r o s , y s u f r i d la v e r g ü e n z a
q u e se h a l l a r a en su caso ; p e r o
cerse o s t e n s i b l e
como
verán
c o n t r a el p a r e c e r de E L RESTAURADOR
FARMACÉUTICO en esta m a t e r i a , es l l e v a d a c o n idea para
p e r s o n a l i z a r l a en el D i r e c t o r de L a F a r m a c i a E s p a ñ o l a ,
p o r q u e tiene á mucha
h o n r a e m p l e a r e l t i e m p o en el
e j e r c i c i o de la p r o f e s i ó n , a d q u i r i e n d o c o m p r o m i s o s de
d e v o l v e r sus p r o d u c t o s de u t i l i d a d á q u i e n n o la reciba
de su t r a b a j o . Esto es u n h e r o í s m o m á s n o t a b l e a ú n q u e
el o f r e c i d o p o r
la subasta d e l H o s p i t a l de la P r i n c e s a ,
tan c r i t i c a d a p o r n u e s t r o colega : es u n paso m á s en la
de q u e se os diga á todas h o r a s q u e n o sabemos hacer
otra cosa q u e u n g ü e n t o s , y que
de P a r í s llega t o d o l o
b u e n o . Resistios á despachar los r e m e m e d i o s e x t r a n j e r o s
y lo v e n d e r á n las d r o g u e r í a s y h e r b o l a r i o s , ó l o v e n d e r á n
los c o n t r a b a n d i s t a s , ó el p ú b l i c o los m a n d a r á t r a e r de
P a r í s , ó los v e n d e r á
J. F e r r e r y C i a , 51 , calle de la
M o n t e r a , c o m o a n u n c i a y vende « Q u i n a Z a r o c h e » para
los clorosis, g a s t r a l g i a s , d i s p e p s i a s , e t c . , s i n q u e e l
Estado, la P r o v i n c i a y M u n i c i p i o , el p o d e r c i v i l n i e l
m i s m a senda , y d e b i ó hacer p r o p o s i c i o n e s para q u e d a r - j u d i c i a l , n i l o s f a r m a c é u t i c o s d i g a n u n a p a l a b r a . (6)
se c o n a q u e l s e r v i c i o e n p r o v e c h o de los fondos de B e neficencia , q u e
se g a s t a r í a n
á prueba m a t e m á t i c a sin
d e s c r é d i t o de las medidas e c o n ó m i c a s .
(1) L a pretension es ridicula por lo exajerada, faltando á la
e x p o n e r s e verdad quien suponga que nuestras ideas la favorecen j que
e n e l p e r i ó d i c o , a n a t e m a t i z a n d o n u e s t r a s ideas c o m o la consecuencia del pundonor es la ruina del individuo.
-(2) Ya hemos dicho m i l veces que la expeculacion legítima
dadas al a m o r p l a t ó n i c o de la F a c u l t a d , y d i c i e n d o q u e
c o n d u c i r á n al a n i q u i l a m i e n t o físico de la p r o f e s i ó n , es toda la qae produce utilidades proporcionadas al trabajo;
páguese este con sueldo fijo ó con emolumentos eventuales;
c i r c u l e m o s su p r o p ó s i t o m o r a l de e n r i q u e c e r l a , para
por lo tanto, no hay que diferenciar á la Farmacia ie ninguna
d e f e n d e r n o s de la c r í t i c a q u e h e m o s m e r e c i d o , p o r ser
profesión n i medio de atender honrosamente á las necesidades
a m i g o s o f i c i o s o s , d i g n o s y cautos de los f a r m a c é u l i c o s de la vida, con nombres inusitados.
e s p a ñ o l e s . A b a n d o n e n estos n u e s t r a c a u s a , q u e c o n
(3) E l humanitarismo propuesto es una fábula inventada
Basta
de e x o r d i o ; y ya q u e le c o m p l a c e
b u e n o s deseos la d e d i c a m o s á s u p r o s p e r i d a d c i e n t í f i c a
y m a t e r i a l , y é c h e n s e en brazos de la n u e v a
redención
q u e les ofrece el a u t o r d e l s i g u i e n t e escrito á q u e nos
r e f e r i m o s , y a n o t a m o s para contestar á todos sus d e t a l l e s . Dice a s í :
«MUCHAS GRACIAS.
Restaurador
Se las d a m o s á n u e s t r o colega E l
por l o s consejos amistosos q u e
dirige á
los f a r m a c é u t i c o s q u e a n u n c i a n sus r e m e d i o s , enfrente
de los q u e nos t r a e n l o s e x t r a n j e r o s ,
(1) i n u n d a n d o á
E s p a ñ a de a i v n c i o s y p r o s p e c t o s , q u e d a n p o r r e s u l t a d o la venta de lo f r a n c é s y e l a n u l a m i e n t o de la F a r macia p a t r i a , (2) p r e t e n d i e n d o q u e n o s c r u c e m o s
de
(1) No hay tal comparación porque hablamos solo del lenguaje de plazuela , que vimos en los carteles, copiado de los
intrusos charlatan que se abren su b o t i q u í n impunemente en los
mercados de esta heróica v i l l a .
(2) Es inexacto que apoyemos la nulidad de la farmacia patria pudiendo moverle con decoro para sustituir la extranjera en uno de los recursos que no rechazamos bien emplead» v dentro de la legalidad.
para entretener el tievmpo en ilusiones: tal vez se insista en el
sistema como pretexto de autorizar á quien no lo consiga para
que desacredite los demás con actos escandalosos, promoviendo la mayor a n a r q u í a en despecho de su error.
(4) Huyendo de ese juego de palabras, que no significa
nada nuevo en buen sentido , y cumpliendo cada cual con su
deber, sejun los derechos que puede exigir á la Sociedad, para
que la expeculacion sea humanitaria y el humanitarismo especulador en cuanto alcance al santo fin de ^u objeto.
(5) Todo el párrafo desde la nota anterior es pura farsa:
los sistemas no se rechazan ; lo que sucede es que se desea
tener un sueldo fijo, y si no se consigue por nombramiento se
quiere lograr á fuerza de conquista para recoger botin equivalente, prescindiendo de las formas: en cambio se falta á la
verdad asegurando que no hay otro medio entre la receta y el
pregón de trompeta callejera á que aludimos en los consejos
amistotos á nuestros comprofesores.
(6) Otro párrafo de figuras de movimiento, siempre h u yendo el bulto á ía cuestión de forma, en lo cual ya sabe nuestro colega que se distingue el hombre educado de quien no lo
es, y además se debe respetar la tenacidad en no imitar lo
extranjero, sin que sea precursora de la licencia en los abusos,
los cuales han de castigarse por lo que son y no porque hagan
causa común con los farma«éuticos.
658
L o s e s p e c í f i c o s son atacados p o r n o s o t r o s bajo i n f i n i tos p u n t o s de vista ; p e r o h o y son u a
mal
necesario
N o es bajeza , s e ñ o r R e s t a u r a d o r , e l ofrecer l a d e v o l u c i ó n d e l d i n e r o al q u e n o se c u r e ; es u n acto m á s l e -
hasta q u e la a n a r q u í a s a n i l ü r i a se c o n v i e r t a en o r d e n , v a n t a d o q u e l o que al colega p a r e c e ; es u n acto q u e
h o n r a y garantiza c o n t r a la farsa. P u b l i q u e n u e s t r o
l o q u e e s t á m u y l e j o s ; hasta que el f a r m a c é u t i c o pueda
usar de todos sus d e r e c h o s , s i n que sean a b s o r b i d o s p o r n o m b r e , q u e n o s o t r o s r e s p o n d e m o s s i e m p r e de n u e s los i n f i n i t o s i n l r u s o s ; hasta q u e los f a r m a c é u t i c o s todos t r o s actos. (1)
o b s e r v e n u n á n i m e s u n a c o n d u c t a , y son m á s necesarios
A h o r a d i r e m o s á n u e s t r o colega q u e b i e n ajenos e s los r e m e d i o s e s p a ñ o l e s q u e h a g a n o l v i d a r á los r e m e - t á b a m o s de q u e r e r e s p e c í f i c o s , c u a n d o se nos v i n i e r o n
dios e x t r a n j e r o s , y son necesarios u n o s y o t r o s c o n p r o - á la p u e r t a de la casa los e x t r a n j e r o s , y el p u b l i c o , c a n f u s i o n , c o n v e r d a d y c o n f a r s a , para q u e el p ú b l i c o se sado de c o n s u m i r l a s recetas de los m é d i c o s s i n o b t e n e r
estrague y l l e g u e u n dia en que r e a n u d e sus r e l a c i o n e s r e s u l t a d o , e m p e z ó á d e c i r q u e la q u i n i n a q u e d á b a m o s
c o n el m é d i c o y el f a r m a c é u t i c o , a p a r t á n d o s e d e l i n t r u - q u e n o era b u e n a , c u a n d o la t e n í a m o s l o m á s p u r a p o s o , d e l c h a r l a t a n y d e l farsante. (1)
s i b l e , y nos e s m e r á b a m o s en e l b u e n despacho y c o n N o s o t r o s h e m o s aconsejado q u e se c o n f e c c i o n e n , s u m í a n los e s p e c í f i c o s , y a l c u r a r s e n o s i n s u l t a b a n e n
a n u n c i e n y v e n d a n p o r todos y para t o d o : 1.°, para sa- la via p ú b l i c a y e n casa, y se r e t r a í a n de i r p o r m e d i car el f r u t o p o s i b l e de la a n a r q u í a ; 2.°, para n o ser c a r - cinas á n u e s t r o s e s t a b l e c i m i e n t o s . (2)
n e de c a ñ ó n , y 3.°,
para q u e e l exceso d e l m a l traiga
E n esta s i t u a c i ó n , h e r i d a la h o n r a , i n s u l t a d a la d i g una r e a c c i ó n s a l u d a b l e y p u e d a n s a l v a r , á la par que n i d a d , despreciados y vejados, t u v i m o s q u e p o n e r e n
los d o l i e n t e s , el f a r m a c é u t i c o y e l m é d i c o . (2)
pvensa e¡l i n g e n i o ; y d e s p u é s de m i l p r u e b a s , q u e cosC l a r o e s t á q u e a l aconsejar q u e todo el m u n d o u s á r a t a r o n b u e n o s m i l e s , o b t u v i m o s la f ó r m u l a e n t e r a m e n t e
a b u s a r a , h a b l a m o s de usar n o s o t r o s y n o h a b í a m o s n u e v a ; q u e n o es u n plagio de a u t o r e s a n t i g u o s ; q u e es
de a b u s a r ; y p o r eso n u e s t r o D i r e c t o r a r i u n c i a u n r e m e - el r e s u l t a d o de u n e s t u d i o d e t e n i d o , y de u n a e x p e r i e n d i o contra l a s c a l e n t u r a s intermitentes, o f r e c i e n d o d e - cia d e l i c a d a ; y t u v i m o s q u e hacer m á s : p u s i m o s á las
y
v o l v e r e l d i n e r o al q u e n o consiga la c u r a c i ó n , y al h a - p i l d o r a s u n n o m b r e i n i n t e l i g i b l e , d i c i e n d o que e r a n de
fé del m u n d o , s i n el P a r í s , p o r q u e se rechazaba l o n u e s t r o s ó l o p o r ser n u e s -
c e r l o se hace c o n toda la b u e n a
j u e g o de p a l a b r a s q u e u s a r o n los p e l u q u e r o s , y c o n la
t r o ; y d e s p u é s de v e r ios resultados, c u a n d o de m u c h a s
firme
leguas a c u d í a n s i n a n u n c i a r s e p o r g ó l o l a
i n t e n c i ó n de c u m p l i r c u a n t o se p r o m e t e . N o ha
propagación
¡ l e g a d o a ú n e l caso d e s p u é s de c u a t r o a ñ o s en q u e se de los p a r i e n t e s , el p ú b l i c o ha h e c h o j u s t i c i a á n u e s t r a s
h a n v e n d i d o m á s de c u a r e n t a m i l cajas, de q u e se p r e - o f i c i n a s , y ha d i c h o n o era el f a r m a c é u t i c o el Culpable;
sente u n o solo á d e c i r q u e
se le ha e n g a ñ a d o , y b i e n
e r a , s í , q u e el m é d i c o n o acertaba a u n q u e t u v i e r a los
sabe E l R e s t a u r a d o r q u e l o s r e d a c t o r e s de L A FARMACIA
mejores d e s e o s , y h é a q u í c ó m o ha sido preciso t r a t a r
ESPAÑOLA s o n incapaces de e n g a ñ a r á n a d i e , á u n c u a n -
al p ú b l i c o , s i n l o c u a l h u b i é r a m o s p e r e c i d o de h a m b r e ,
do e n ello les fuera la v i d a n i la h o n r a , q u e es lo m á s p o r q u e . n i u n g ü e n t o a m a r i l l o se nos p e d i a . Hecho este
r e l a t o exacto y d e m o s t r a b l e , vea E l R e s t a u r a d o r c ó m o
e s t i m a b l e . (3)
n u e s t r o s consejos , o p u e s t o s á l o s s u y o s , p r o d u c e n m e jores resultados.»
(1) Seguimos viendo párrafos desesperados: decir que los
específicos son necesarios con verdad y con farsa, es declarar
igual lo uno á lo otro , y por cierto que da buena idea de la
conciencia facultativa: hasta ahora creimos que los especifiquistas se interesaban por la humanidad aumentando los
remedios positivos; ahora sabemos que se mueven por el negocio para explotar al público hasta que venga el diluvio y acabe
con todos; la consecuencia no será como nuestro colega supone
volver al f a r m a c é u t i c o , sino despreciarle á nivel de los que
hayan especulado fraudulentamente.
(2) No hemos visto tales consejos, porque interpretamos
las ideas publicadas en L a F a r m a c i a Española con el buen fin
de ser útiles á la profesión en el terreno verdadero de la realidad ; pero ya que confiesa su papel de actor c ó m i c o , Dios
nos libre del carácter de traidor que muchas veces impone el
teatro á los encargados de la escena.
(3) Todo el rasgo que precede de este discurso, es una declaración habilidosa del autor, cuyo nombre no h u b i é r a m o s
acertado nunca á pronunciar, por creerlo m u y lejos del vicio
de la especulación desenfrenada- él lo dice, y se envanece de
ello , admiremos su h i d a l g u í a : remedio seguro que haya proporcionado 48 000 duros en vez de vender u n g ü e n t o s , y sin
embargo, que trate á u n de venderlos el autor en vez de dedicarse á llenar solo cajas misteriosas , no lo comprendemos : si no
ha devuelto el dinero, debe tener mucho, y es engañosa la idea
de que estaba pereciendo en su pueblo, viniendo á Madrid en
busca de mejor fortuna: ¿ q u é le importaba no vender u n g ü e n tos , si encontró la piedra filosofal ? No es esto decir que los re-
(3)
dacton s de L a Farmacia Española engañen á nadie, porque
son deducciones do sus palabras, y en la exposición de sus ideas
actuales , lejos de ver la farsa observamos una extremada realidad que ofusca los sentidos , y es necesario perderlos para hacer gala de ello.
(1) Dadas las premisas anteriores, no es bajeza ofrecer el
dinero á prueba , como los melones á cala; es de una elevación
tal de miras, que nadie puede alcanzar á ellas en el terreno
científico; si la Facultad pasa al mercado p ú b l i c o , vaya con
Dios á él quien nos invita á repetir su nombre , y no lo hacemos , porque nos repugna mentarle para tan p e q u e ñ a s aplicaciones teniéndole en más aprecio.
(2) Permítanos que dudemos del cuadro tan lastimero que
pinta de su situación , y sobre todo , no necesitaba para acreditar su afán por la humanidad, descender á las formas vulgares
que hemos criticado , porque hasta ahora n i n g ú n especiíiquista
español ha expuesto así su fortuna.
(3) Párrafo final digno de cerrar el debate , y no lo ampliamos más , por no caer en la tentación de hacer el payaso farmacéutico , á la vez de ofender á la clase médica hablando de
su pericia en la ciencia de curar : el retrato del hambre noescluye la vergüenza de pintar sus efectos; hay que demo trarlos
con juicio, no con el propósito de evitarlos á todo trance en
daño del sentido común. Nuestros lectores verán los consejos
de ambos periódicos, y elegirán los que su conciencia les dicl«.
859
Quid pro quo.
L e e m o s en E l Cascabel:
V i l l a r o n y A r e n a s , Meson de P a r e d e s , 2 2 ; D . M a n u e l
« P a r e c e q u e e n la aduana de la Habana h a y u n vista Escolar y L o p e z , plaza d e l A n g e l , 4 ; D . Juan J o s é d e l
H o y o , C a r b o n , 8 ; D . F r a n c i s c o de A n g u l o y S u e r o , P r e f a r m a c é u t i c o , q u e n o es f a r m a c é u t i c o .
Y de esto se a s o m b r a n c o n r a z ó n los p e r i ó d i c o s , pe- c i a d o s , 2 5 ; D . J o s é María G r a u , Meson de P a r e d e s , 10;
r o c o n s i d e r a n d o el a s u n t o mas despacio, se v é q u e n o D. Vicente M a r t i n e z Crespo , O l i v o , 1 ; D. F é l i x M o n t e r o
h a y r a z ó n para a s o m b r a r s e : p o r q u e n o es l o l ó g i c o y M o r a l e j o s , C o r r e d e r a A l t a de San Pablo , 3 ; D . M a n u e l
A r r i b a s R u i z , J a c o m e t r e z o , 3 2 ; D . Niceto Gonzalez de
n a t u r a l en E s p a ñ a .
P r a d o , calle de T u d e s c o s , y D. C á r l o s S u ñ e r , calle
, ¿ C u á n t o s m i n i s t r o s de Hacienda h e m o s t e n i d o q u e
M a y o r , n ú m . 78.
e n t i e n d a n de Hacienda?
Conferencias. E l Sr. D . Juan T e x i d o r y C o x , q u e
Dos ó tres á l o s u m o ; los d e m á s c o m o y o .
A q u í , gracias á la p o l í t i c a , nadie ocupa s u l u g a r .
a c t u a l m e n t e se e n c u e n t r a en su p a í s h a c i e n d o e s c u r s i o -
Habana, nes b o t á n i c a s c o m o s i e m p r e q u e tiene o c a s i ó n , se d i s q u e n o e n t i e n d e de f a r m a c i a , e s ' á p r e c i s a m e n t e e n el p o n e para p r i n c i p i a r el dia p r i m e r o del p r ó x i m o Setiemp u e s t o q u e le c o r r e s p o n d e ; si e n t e n d i e r a s ó l o , p o r su b r e las conferencias de todas las asignaturas de F a r m a desgracia, de f a r m a c i a , entonces seria cosa de hacerle c i a , e n c a r g á n d o s e de los ejercicios p r á c t i c o s y Materia
De m a n e r a
q u e el vista f a r m a c é u t i c o de la
c a t e d r á t i c o de m a t e m á t i c a s ó profesor de d i b u j o ó m i - F a r m a c é u t i c a , y en las d e m á s clases h a b r á d i s t i n g u i d o s
profesores en la A c a d e m i a .
n i s t r o de M a r i n a . »
Recurso industrial.
T o m a m o s d e l Cosmos, p e r i ó -
d i c o c i e n t í f i c o , la s i g u i e n t e c u r i o s a n o t i c i a :
C e l e b r a m o s que , t a n t o los a l u m n o s c o m o los p r o f e -
sores, vean recompensados
sus
b u e n o s deseos, r e c i -
b i e n d o los beneficios de la e n s e ñ a n z a l i b r e .
«A o r i l l a s d e l P a l l a j e r v i ( L a p o n i a ) se ha establecido
Viaje provechoso. Ha salido para el e x t r a n j e r o el
hace a l g ú n t i e m p o u n a a s o c i a c i ó n c o n el objeto de pes- e n t e n d i d o y l a b o r i o s o j u r i s c o n s u l t o y f a r m a c é u t i c o d o n
car a y u d á n d o s e de cierta especie de p á j a r o s l l a m a d o s R a m o n C o l l a d a , con objeto de e s t u d i a r s o b r e el t e r r e n o
sierne ó g o l o n d r i n a s a c u á t i c a s . E n m e d i o de este lago y e n todos sus detalles la i n d u s t r i a r e s i n e r a , q u e p l a n h a y u n a isla e n d o n d e los pescadores f a b r i c a n e n v e r a - teada en n u e s t r o pais á la a l t u r a q u e se e n c u e n t r a e n
n o las c a b a ñ a s q u e h a n de h a b i t a r e n toda la t e m p o r a - F r a n c i a , A l e m a n i a y los Estados U n i d o s , s e r á el g r a n
d a . T o d o s los dias, de m a d r u g a d a , á la m i s m a h o r a las p o r v e n i r , a t e n d i d a la r i q u e z a y e x t e n s i o n de n u e s t r o s
g o l o n d r i n a s e m p i e z a n á r e v o l o t e a r p o r e n c i m a de las
b o s q u e s de p i n o s .
, chozas; a d v i r t i e n d o c o n sus t r i n o s q u e es t i e m p o d é
e m p e z a r la c u o t i d i a n a tarea.
A p e n a s se a l i s t a n las e m b a r c a c i o n e s , los p á j a r o s t o m a n la d e l a n t e r a y v a n e n b u s c a d e l pescarlo. L o s r e meros bogan
arreglando su
a l a d o de v a n g u a r d i a .
marcha
ANUNCIOS.
á la del e j é r c i t o
Por retirarse de la profesión se halla de venta una ofiC u a n d o se d e t i e n e n e n a l g u n a p a r t e , c u a n d o r e d o - cina de farmacia en Valtierry , provincia de Navarra, E s t á
b l a n sus g r i t o s y a l g u n o s p á j a r o s se separan de los bien surtida y acreditada. y el pago s e r á de una vez ó a
d e m á s , rasando p o r la s u p e r f i c i e de las aguas, el pesca- plazos garantizados^ s e g ú n convenga. Para m á s pormenores,
d o r e s t á seguro de q u e e n el sitio sobre el c u a l se detiene dirigirse en Valtierra á D . Lorenzo Soriano , ó en Madrid á
D. Luis A b a d í a , Plaza de P r i m , n ú m e r o 1 , botica.
c e r n i é n d o s e la b a n d a d a , h a y u n a b u n d a n t e c a r d u m e n
—Por tener su d u e ñ o que ausentarse á U l t r a m a r se vende
de pescado: se d i r i g e h á c i a a q u e l p u n t o , echa sus re- una oficina de farmacia, única en un pueblo de m i ' vecinos,
á dos y media leguas de la capital; el despacho es al contades q u e b i e n p r o n t o q u e d a n r e p l e t a s .
do y por tarifa oficial. Para niás pormenores, dirigirse á su
L o s p á j a r o s r e c i b e n entonces la p a r t e q u e les c o r r e s propietario el f a r m a c é u t i c o de Pegalajar, provincia de J a é n .
p o n d e de d e r e c h o , y todo pescado q u e se les a r r o j a p o r
—Por tener que ausentarse su d u e ñ o , se enajena la ú n i a l t o queda cogido al v u e l o .
ca oficina de farmacia de Alhaurio el G r a n d e , provincia de
D e s p u é s v u e l v e n á seguir su tarea d e l m i s m o m o d o M á l a g a . Se vende en 13,000 rs. en un p l a z o , y 15,000 en
d o s : su despacho anual es de 18 á 20,000 rs. Para m á s porhasta la tarde, h o r a e n q u e r e g r e s a n á las chozas, acamenores, dirigirse á su propietario en dicho punto.
b a n d o los p á j a r o s de r e b u s c a r e n las lanchas q u e q u e —Se vende una oficina de farmacia bien surtida, moderna
d a n amarradas hasta la m a ñ a n a s i g u i e n t e . »
y de bastante buena c l i e n t e l a , y situada en la grande y rica
de los Barros. Para condiciones se
Ampliación. H a n sido a u t o r i z a d o s para e x p e n d e r pe no bt el ancdieórná ndeconVillafranca
D. J o s é Granados, residente en dicho punto.
los m e d i c a m e n t o s á los e n f e r m o s p o b r e s , á quienes a u —Se vende al contado una oficina de farmacia, que se
x i l i a la Beneficencia m u n i c i p a l de M a d r i d . los siguientes halla perfectamente surtida , con botamen nuevo y anaquelería moderna, establecida en un punto i m p o r t a n t e . D i r i g i r farmacéuticos:
se á D . Angel R e n a u , m é d i c o t i t u l a r de B é j a r , el que d a r á
D . R a m o n Labiaga y S u a r e z , q u e tiene s u oficina e n pormenores.
la calle de O a l a t r a v a , n ú m . 1 7 ; D . Pablo F e r n a n d e z I z —Se vende una oficina de farmacia en B a ñ o s , provincia
q u i e r d o , b a r r i o de C h a m b e r í , calle de la Habana , n ú - de C á c e r e s , de estilo m o d e r n o , bien s u r t i d a , que por 25
m e r o 1 1 ; D. R a m o n Benito Quinos , c a l l e de F u e n c a r r a l , pobres se han pagado 2 000 rs. En el pueblo hay establecimiento de aguas minerales, y m u y cerca hay cinco pueblos
m í m e n o s 13 y 15 ; D. F r a n c i s c o de Sales Malo de la R i v a , de 200 á 300 vecinos cada uno. Dirigirse para saber las conL e o n , 20 ; D . V i c e n t e A z n a r , San L e o n a r d o , 5 ; D. E s t é - diciones á D . Pantaleon Hernandez.
—Se desea tomar en Madrid y á traspaso, una oficina de
b a n R o d r i g o de la T o r r e , L u n a , 6 ; D . Elias de la H u z ,
F ú c a r , 20; D . Pedro G o m e z R u b i o , L a v a p i é s , 13; D . J o s é farmacia que no sea de mucho valor. Para t r a t a r del asunto,
d i r i g i r s e , verbalmente ó por escrito, á D Ramon V i l l a r o n ,
Sanchez y S a n c h e z , San V i c e n t e A l t a , 1 8 ; D . A n g e l M a - Meson de Paredes, 32, botica.
ría R o d r i g u e z y D o m í n g u e z , F u e n c a r r a l , 8 7 : D . R a m o n
—Se cede en venta ó por pacto de retro , una oficina de
560
farmacia establecida en M a d r i d . En la calle de San Bernar- calle I m p e r i a l , n ú m . i , y otro en V a l l a d o l i d , en la de Don
Mariano Perez M i n g u e z , calle de Santiago, n ú m s . •IS, 17
do, número 42, droguería , darán razón,
— E n una botica de un pueblo de la C o r u ñ a , se necesita y 21 , á donde a c u d i r á n los que los deseen.
un dependiente bien i n s t r u i d o , en quien pueda depositar el
—TRATADO DE TEKAPÉUTICA Y DE MATERIA MÉDICA, por
d u e ñ o de la oficina toda su confianza durante sus largas au- A. Trousseau ij H. P i d o u x , traducido de la octava y última
sencias. S e r á preferido el que presente certificado de los edición francesa , por D. Matias Nieto Serrano.
años de su p r á c t i c a , y m á s to lavia lo s e r á aquel que p r e Esta nueva edición , m u y aumentada y enriquecida coa
sente, a d e m á s de esto, una persona que responda de su buena todas las adquisiciones que ha hecho la ciencia en los ú l t i conducta. T a m b i é n se arrienda dicha oficina al Licenciado mos a ñ o s , arreglada en sus f ó r m u l a s y preparaciones medique desee ponerse al frente de e l l a , bajo condiciones venta- cinales á la edición que acaba de publicarse de la farmacopea
josas para.este y el d u e ñ o de ia n isma. Todo el que quiera francesa, refundida en algunos a r t í c u l o s de los m á s i m p o r mostrarse pretendiente, bajo cualquiera de los conceptos an- tantes y adicionada en casi todos, c o n s t a r á de dos tomos
t e r i o r e s , puede dirigirse á D . Manuel Vila Peña , que vive gruesos de cerca de m i l paginas cada u n o , y de i m p r e s i ó n
en la ciudad de Santiago, calle de la R ú a del V i l l a r , n ú m e - m á s esmerada y mejor papel que las ediciones anteriores.
ro 15 moderno.
P r e c i o , 80 rs. en Madrid y &0 en provincias.
— E l farmacéutico que establecido en Madrid ó en c u a l Se ha publicado el tomo I.0 y la primera parte del 2.°—
quiera capital de p r o v i n c i a , necesite un practicante perfic- Para recibir la parte publicada se anticipa el i m p o r t e del
tamente i n s t r u i d o , puede dirigirse á D . Filiberto Nieto, en resto.
Guadalupe, provincia de C k e r e s .
Siendo muy voluminoso el segundo tomo de esta o b r a , y
— El f a r m a c é u t i c o establecido en Madrid que desee un haciendo poco que se ha publicado en F r a n c i a , no p o d r á
practicante, p o d r á dirigirse á D . A n d r é s Jimenez y A m o , completarse á o t e s de Octubr e p r ó x i m o .
Meson de Paredes, n ú m . 20, t e r c e r o .
Los que se suscriban en provincias durante la p u b l i c a —Para una de las poblaciones del Norte y Noroeste, d e - ción , r e c i b i r á n la obra franca de porte por el c o r r e o , sin
sea colocación en una oficina de farmacia un practicante bien abonar m á s que los 80 rs^ que cuest.' en M a d r i d , con tal que
i n s t r u i d o . Dirigirse con condiciones al interesado Sr. Criado la pidan directamente al traductor , Sr. Nieto Serrano , plaza
y García , en la botica del Reloj, Ubeda , provincia de J a é n . de San M i g u e l , n ú m e r o 8 , p r i n c i p a l , remitiendo en l i b r a n — Se necesita un practicante bien instruido para la ofici- za su i m p o r t e .
na del f a r m a c é u t i c o D. Ignacio Costas, Cuevas de V i n r o m á ,
—MANUAL DÉLA SALUD, de RASPATE, t r a d u c i d o de la 2 1 . »
provincia de C a s t e l l ó n .
— Se necesita un practicante bien instruido para una bo- e d i c i ó n francesa, refundida enteramente, por A . Sanchez
tica en Santander. Dirigirse á D. Francisco de la Cuesta Bustamonte, con el retrato del autor y su biografía. Un t o mo en 8 . ° de 364- p á g i n a s ; Soria, 1867. Se halla de venta
Cavied es, en la misma ciudad.
—Se necesita un practicante de e s m e r a d í s i m a p r á c t i c a , en Madrid, en la oficina de farmacia de Sanchez, calle de
tanto en oficina como en laboratorio. Dirigirse con c o n d i - San Vicente A l t a , n ú m e r o 18, al precio de 8 rs. ejemplar.
ciones á D. Rafael Martinez, en J a é n .
—MONOGRAFÍA DE LAS LECHES; a l t e r a c i ó n y adultera—Se necesita un regente para la oficina de farmacia de ciones que pueden presentar estos liquiilos en las grandes
las Navas del M a d r o ñ o , provincia de C á c e r e s . Para m á s por- poblaciones, por el D r . D J o a q u n Olmedilla y Puig. Se
menores dirigirse á D . Vicente H u r t a d o , f a r m a c é u t i c o en vende en casa del autor, calle de la V i c t o r i a , 8. Precio 4 r s .
Cáceres.
ALBUM DE LA FLORA MÉDICO-FARMACÉUTICA. Colección de l á m i — U n practicante de veintiocho a ñ o s de edad y quince de nas iluminadas y texto de las descripciones correspondientes,
por
D. Vicente Martin de Argenta : tres tomos en folio, 300 rs.
buena p r á c t i c a , en Madrid y provincias, desea colocarse.
I n f o r m a r á D. Indalecio D í a z , farmacia, calle de Murviedro, en Madrid y 375 en provincias.
Valencia; á quien d i r á n el sueldo y d e m á s condiciones.
LA QUÍMICA USUAL, APLICADA Á LA AGRICULTURA Y Á ¿AS AR— U n practicante instruido en el despacho de una oficina TES, por el Dr. Stokhardt, traducida de la u n d é c i m a edición
de farmacia , desea encontrar una donde colocarse. D j r á alemana por F. Brnstlein , y vertida al castellano por D. Joarazón y pormenores calle de Santa María, n ú m . 43, c u a r t o quin Olmedilla y Puig. Un torno en 4.° con láminas. Precio en
Madrid 40 rs. y '46 en provincias.
segundo del centro, D. Carlos Melero.
LECCIONES HE FILOSOFÍA QUÍMICA , de Mr. Adolfo W u r t z , tra— Un practicante de larga y acreditada p r á c t i c a , ofrece
ducidas por el Dr. D. José de Pontes y Rosales. Precio 20 rs. en
los servicios de su clase ; los s e ñ o r e s f a r m a c é u t i c o s de pro Madrid y 24 en provincias.
vincias que necesiten de ellos , pueden dirigirse á D. T o m á s
HISTORIA DE LA FARMACIA, por los doctores D. Quintín GhiarPascual de M i g u e l , en M a d r i d , calle de Segovia, n ú m e r o 16,
lone y D. Garlos Mallaina. Primera edición, un tomo en 4 . °
b o t i c a , quien informará.
Precio en Madrid 40 rs.; en provincias 46. Segunda edición, un
— U n practi :ante de farmacia bien instruido , con m á s de tomo en folio 80 rs. en Madrid y 90 en provincias.
diez y ocho a ñ o s d p r á c t i c a , desea colocación para una b o TRATADO SOBRE EL CULTIVO DE LA VID y LA ELABORACIÓN DE LOS
tica Dará razón D . Mariano Benayas y Portillo , por M a d r i d , VINOS, por el Dr. D. Quintín Chíarlone. Tercera edición, coren Quismondo.
regida y aumentada. Precio 10 rs. en Madrid y l á en pro— U n practicante de farmacia con m á s de veinte a ñ o s de vincias.
buena p r á c t i c a , desea colocación. Dirigirse con condiciones
ROTULATA FARMACÉUTICA. Está arreglada á la Farmacopea
á D. Ramon Puga , por Tudela , en L e r i n .
E s p a ñ o l a , y contiene todos los medicamentos expresados en
—DROGUERÍA FARMACÉUTICA É INDUSTRIAL, de D . M a x i - dicha obra. Cada rotulata escrita consta de 1.S00 nombres y
mino Zardoya y G a r c é s , Plaza del Mercado, n ú m . U , Logro- de 1.140 etiquetas, de las cuales 150 e s t á n en blanco.
Precios. Papel de c o l o r , purpurina r o j a , 100 r s . ; i d e m
ñ o . — P r o d u c t o s q u í m i c o s y f a r m a c é u t i c o s , nacionales y e x tranjeros.—Aparatos y utensilios para la farmacia y las idem, purpurina dorada , 90 i d ; papel blanco, p u r p u r i n a rojax
SO i d . ; i d . i d . , p u r p u r i n a dorada, 70 i d . ; i d . i d . , en negro, 60;
artes.—Apositos y vendajes é instrumentos de c i r u g í a .
etiquetas doradas en blanco , 50 i d . ; i d . negras en blanco, 40
—VEJIGATORIOS ELABORADOS POR E L FARMACÉUTICO DON í d e m . — E n provincias 4 rs. m á s por el franqueo y certificado.
JOSÉ MARÍA GIL DE RODA, PREMIADOS POR LA EXPOSICIÓN INL a antigua rotulata á 20 reales negra y 30 reales azul.
DUSTRIAL AKAGONESA. Para atender con facilidad á las
numerosas demandas de los c o m p a ñ e r o s , ha establecido un }<
d e p ó s i t o en Madrid en la d r o g u e r í a de D . Cárlos U l z u r r u n , í MADRID: 1869.—Imp, de J . M, Ducazcal, plaza de Prim, n. 6.
E l R e s t a . - u - r a . d o r F a r r n a c e i a t i c o se publica, todos los d o m i n g o s . — R e d a c c i ó n , plaza de Prim,
num. 1, á donde se dirigirán las reclamaciones y pedidos, e n v i m d o su valor en metálico, letras do, giro ó sellos de Corr e o s — P r e c i o s d e s x a s c r i c i o n : en MADKID, por un afio, oO reales; por un semestre) 26: en PROVINCIAS . por
un a ñ o , 60; por un semestre 32; en el EXTRANJERO, por un año, 70; por un semeslre 38- en ULTRAMAR , por un a ñ o , 80por un semestre, 4 4 : en donde no baste el franqueo establecido, por u n a ñ o , 100 reales; por un semestre, 52. N ú m e r o s
sueltos entregados en la redacción, para los suscritores, 1 real; para los que no lo sean', 2 rs. Las obras que se p u b l i quen, 4 reales por cada entrega para los suseritores al periódico, y g reales para los que no 1© sean.
Descargar

Copia digital - Biblioteca Virtual de la Real Academia