COLEGIO UNIVERSITARIO PATAGÓNICO
TEMA: Derechos Humanos: ÚLTIMA DICTADURA
MILITAR EN ARGENTINA (1.976-1.983)
MATERIA: RECURSOS JURÍDICOS
CURSO: 3° E.P -- H. y C. S.
AÑO: 2.001
LA
ULTIMA
DICTADURA
MILITAR
EN
ARGENTINA
(1.9761.983)
INDICE
Tema, justificación, relación con los derechos humanos,
objetivos
Pág. 4
Marco de referencia
Resumen
Introducción
DESARROLLO
Desaparecidos
Incursión de los secuestrados o “patota” en lo domicilios,
Pág. 5
Pág. 10
Pág. 12
Pág. 13
Pág. 14
Pág. 18
Nocturnidad, anonimato
Torturas
Centros Clandestinos de Detención (C.C.D.)
Emplazamiento en los C.C.D.
Condiciones de vida en los C.C.D.
Ubicación de los C.C.D.
Listado alfabético de represores
Listado de médicos relacionados con la represión
Dictamen de la procuración General de la Nación sobre la
destrucción de la ESMA
Organizaciones de D.H ligadas a la desaparición de
personas
Listado de organismos de D.H. argentinos
Pro monumento a las víctimas del Terrorismo del Estado.
Desde otro punto de vista- OpinólogoLey de obediencia debida
Ley de Punto Final
Juicio a los militares
Videla
Testimonios
Carta de una Madre de Plaza de Mayo
¿Quién llora en Plaza de Mayo?
¿”Humor”?
Conclusiones
Bibliografía consultada
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
20
26
28
30
35
37
64
65
Pág. 69
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
Pág.
70
75
78
80
81
82
83
88
93
94
95
96
98
-4-
TEMA.
El tema de nuestra
monografía es la ÚLTIMA DICTADURA MILITAR EN
ARGENTINA (1976-1983)
JUSTIFICACIÓN.
Lo elegimos debido a que el 24 de Marzo pasado se conmemoró el 25 Aniversario
del Golpe de Estado de 1976, y como hubo mucha trascendencia al respecto, no
pudimos obviar este tópico ya que sería interesante buscar información que nos
lleve a una postura propia.
RELACIÓN CON LOS DERECHOS HUMANOS.
Tras miles de matanzas, 30.000 desaparecidos, 7 años de represión militar, sin
demacracia y con terror en la sangre, creemos que el pueblo argentino sufrió
demasiado. Las fuerzas represoras impusieron un modelo de Estado, como también
impusieron que los argentinos la acepten. Aquel que iba en contra de sus ideales y a
todo su entorno. Los torturaban y/o fusilaban. Y apartir de esta violación de los
Derechos Humanos, nos parece importante entrar en detalle al respecto.
OBJETIVOS.
 Lograr una mayor visión de lo sucedido en la “Reorganización estatal de 1976
(causas, consecuencias)”.
 Relacionar el tema con los derechos humanos mediante el desarrollo del trabajo.
 Realizar un aporte desde el dúo al grupo, dando nuestro punto de opinión.
-5-
MARCO DE REFERENCIA.
Democracia: (del griego, demos, ‘pueblo’ y kratein, ‘gobernar’), sistema político por
el que el pueblo de un Estado ejerce su soberanía mediante cualquier forma de
gobierno que haya decidido establecer. En las democracias modernas, la autoridad
suprema la ejercen en su mayor parte los representantes elegidos por sufragio
popular en reconocimiento de la soberanía nacional. Dichos representantes pueden
ser sustituidos por el electorado de acuerdo con los procedimientos legales de
destitución y referéndum y son, al menos en principio, responsables de su gestión de
los asuntos públicos ante el electorado.
La esencia del sistema democrático supone, pues, la participación de la población
en el nombramiento de representantes para el ejercicio de los poderes ejecutivo y
legislativo del Estado, independientemente de que éste se rija por un régimen
monárquico o republicano.
Derechos humanos: son aquellos que el hombre posee por el mero hecho de serlo.
Son inherentes a la persona y se proclaman sagrados, inalienables, imprescriptibles,
fuera del alcance de cualquier poder político. Unas veces se considera que los
derechos humanos son plasmación de ideales iusnaturalistas (de derecho natural).
Existe, sin embargo, una escuela de pensamiento jurídico que, además de no
apreciar dicha implicación, sostiene la postura contraria. Para algunos, los derechos
humanos son una constante histórica, con clara raigambre en el mundo clásico; para
otros, son fruto del cristianismo y de la defensa que éste hace de la persona y su
dignidad
Estado: denominación que reciben las entidades políticas soberanas sobre un
denominado territorio, su conjunto de organizaciones de gobierno y, por extensión,
su propia extensión territorial.
La característica distintiva del Estado moderno es la soberanía. En los estados
federales se derivan de una constitución. El gobierno federal, sin embargo, está
reconocido como soberano a escala internacional, por lo que las constituciones
suelen delegar todos los derechos de actuación externa a la autoridad central.
-6-
En el siglo XX el Estado soberano sigue siendo el componente principal del sistema
político internacional. Desde una perspectiva internacional, un Estado nace cuando
un número suficiente de otros estados lo reconocen como tal.
Papel del Estado es proporcionar un marco de ley y orden en el que su población
pueda vivir de manera segura, y administrar todos los aspectos que considere de su
responsabilidad. Todos los estados tienden así a tener ciertas instituciones
(legislativas, ejecutivas, judiciales, etcétera) para uso interno, además de fuerzas
armadas para su seguridad externa, funciones que requieren un sistema destinado a
recabar ingresos.
Sociedad: sistema o conjunto de relaciones que se establecen entre los individuos
y grupos con la finalidad de constituir cierto tipo de colectividad, estructurada en
campos definidos de actuación en los que se regulan los procesos de pertenencia,
adaptación, participación, comportamiento, autoridad, burocracia, conflicto y otros.
Capitalismo: sistema económico en el que los individuos privados y las empresas
de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios
mediante complejas transacciones en las que intervienen los precios y los mercados.
Desde Europa, y en concreto desde Inglaterra, el sistema capitalista se fue
extendiendo a todo el mundo, siendo el sistema socioeconómico casi exclusivo en el
ámbito mundial hasta el estallido de la I Guerra Mundial, tras la cual se estableció un
nuevo sistema socioeconómico, el comunismo, que se convirtió en el opuesto al
capitalista.
EL CAPITALISMO EN EL SIGLO XX
Durante casi todo el siglo XX, el capitalismo ha tenido que hacer frente a numerosas
guerras, revoluciones y depresiones económicas. La I Guerra Mundial fomentó una
perversa combinación de capitalismo y socialismo de Estado, reunidos en un
régimen cuya violencia y ansias de expansión provocaron un segundo conflicto
bélico a escala mundial. A finales de la II Guerra Mundial, los sistemas económicos
comunistas se extendieron. Sin embargo, al finalizar la Guerra fría, a finales de la
década de 1980, los países del bloque soviético empezaron a adoptar sistemas de
-7libre mercado, aunque con resultados ambiguos. Muchos países en vías de
desarrollo, con tendencias marxistas cuando lograron su independencia, se tornan
ahora hacia sistemas económicos más o menos capitalistas, en búsqueda de
soluciones para sus problemas económicos.
En las democracias industrializadas de Europa y Estados Unidos, la mayor prueba
que tuvo que superar el capitalismo se produjo a partir de la década de 1930, y fue
el crack de Wall Street en 1929. Se emprendieron acciones para fomentar la
negociación colectiva y crear movimientos sociales de trabajadores que dificultaran
la concentración del poder económico en unas pocas grandes corporaciones
industriales. El desarrollo del Estado del bienestar se consiguió gracias al sistema de
la Seguridad Social y a la creación del seguro de desempleo, que pretendían
proteger a las personas de las ineficiencias económicas inherentes al sistema
capitalista.
Keynes demostró que un gobierno puede utilizar su poder económico, su capacidad
de gasto, sus impuestos y el control de la oferta monetaria para paliar, e incluso en
ocasiones eliminar, el mayor inconveniente del capitalismo: los ciclos de expansión y
depresión. Según Keynes, durante una depresión económica el gobierno debe
aumentar el gasto público, aun a costa de incurrir en déficit presupuestarios, para
compensar la caída del gasto privado. En una etapa de expansión económica, la
reacción debe ser la contraria si la expansión está provocando movimientos
especulativos e inflacionistas.
Comunismo: ideología política cuya principal aspiración es la consecución de una
sociedad en la que los principales recursos y medios de producción pertenezcan a la
comunidad y no a los individuos. En teoría, estas sociedades permiten el reparto
equitativo de todo el trabajo en función de la habilidad, y de todos los beneficios en
función de las necesidades. Algunos de los conceptos de la sociedad comunista
suponen que, en último término, no se necesita que haya un gobierno coercitivo y,
por lo tanto, la sociedad comunista no tendría por qué tener legisladores. Sin
embargo, hasta alcanzar este último estadio, el comunismo debe luchar, por medio
de la revolución, para lograr la abolición de la propiedad privada; la responsabilidad
de satisfacer las necesidades públicas recae, pues, en el Estado.
La idea de una sociedad comunista surgió, a principios del siglo XIX, como
-8respuesta al nacimiento y desarrollo del capitalismo moderno. En aquel entonces, el
comunismo fue la base de una serie de afirmaciones utópicas; sin embargo, casi
todos estos primeros experimentos comunistas fracasaron; realizados a pequeña
escala, implicaban la cooperación voluntaria y todos los miembros de las
comunidades creadas participaban en el proceso de gobierno.
Posteriormente, el término ‘comunismo’ pasó a describir al socialismo científico.
Hábeas corpus: Es un mecanismo que tiene como función protegernos de cualquier
acción por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, que atente contra nuestra
libertad y seguridad personal (derechos Constitucionales consagrados en los arts .
60), es decir, es una solicitud que debe ser interpuesta ante un juez cuando se ha
producido una detención arbitraria o ilegal, una incomunicación que impide que el
detenido hable con sus familiares o abogado, cuando está siendo objeto de torturas
u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, con el fin de que dicho
juez ordene la libertad del individuo y el cese a la violación existente.
El procedimiento de este recurso, se encuentra establecido en la Ley Orgánica de
Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, Título V, arts 38 y siguientes.
El artículo 39 de la Ley en cuestión establece:
"Toda persona que fuere objeto de privación o restricción de su libertad, o se viere
amenazada en su seguridad personal, con violación de las garantías
constitucionales, tiene derecho a que un Juez competente con jurisdicción en el
lugar donde se hubiere ejecutado el acto causante de la solicitud o donde se
encontrare la persona agraviada, expida un mandamiento de habeas corpus".
Debe indicarse la identificación del denunciante, de la víctima y una explicación clara
y detallada de los hechos.
En caso de que se trate de torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanos o
degradantes, el Juez deberá constatar de inmediato los hechos denunciados y
ordenará el cese de las agresiones, sin perjuicio de las responsabilidad penal y de
otra índole en la que hubiere incurrido el funcionario.
-Cuando tenemos información de una detención ilegal, de torturas o de otros tratos
o penas crueles, inhumanos o degradantes, debemos hacer simultáneamente dos
-9gestiones: por una parte interponer el habeas corpus ante el Juez y por otra solicitar
el traslado de un Fiscal del Ministerio Público, al lugar donde la persona está siendo
objeto de lesiones a su integridad personal, a fin de que éste verifique su estado de
salud y ordene que se le practiquen exámenes forenses.
Existe una serie de garantías constitucionales que bajo ninguna circunstancia
alegada pueden ser suspendidas, en este sentido nuestra Constitución es
absolutamente clara al señalar en su artículo 241, que en determinados casos
(emergencia, conmoción que perturbe la paz o graves circunstancias o que afecten
la vida económica o social) el Presidente de la República podrá restringir o
suspender las garantías constitucionales, o algunas de ellas, con excepción de las
consagradas en:
-El Art.58, derecho a la vida.
-En el Art.60, ordinales:
*3, nadie puede ser incomunicado, ni torturado, ni sometido a ningún otro
procedimiento que cause sufrimiento físico o moral
*7, nadie podrá ser condenado a penas perpetuas o infamantes.
Como explicamos anteriormente, el habeas corpus es un recurso que protege los
derechos consagrados en el Art.. 60 de la Constitución, por lo tanto al ser imposible
la suspensión de los mismos durante un estado de emergencia, resulta igualmente
improcedente suspender el ejercicio del recurso que los garantiza.
Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que la
suspensión de garantías no autoriza a los gobernantes a apartar su conducta de la
legalidad a la que en todo momento deben ceñirse. En una opinión consultiva (OC9/87) que le fue solicitada a la Corte en relación a la Convención Americana Sobre
Derechos Humanos (instrumento internacional, ratificado por Venezuela y que por lo
tanto es Ley vigente) estableció que:
"...deben considerase como garantía judicial indispensables no susceptibles de
suspensión, según lo establecido en el artículo 27.2 de la Convención, el habeas
corpus (Art..7.6), el amparo, o cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o
tribunales competentes (Art..25.1), destinados a garantizar el respeto a los derechos
y libertades cuya suspensión no está autorizada por la misma Convención".
Por todas esta razones el habeas corpus se puede solicitar durante la suspensión de
garantías constitucionales.
- 10 -
RESUMEN
La última dictadura militar, que golpeó el sistema constitucional el 24 de marzo de
1976 y se mantuvo en el poder hasta el 10 de diciembre de 1983, fue un proyecto
cuidadosamente organizado por las Fuerzas Armadas del Ejército, de la Marina, de
la
Aeronáutica, de civiles con cierto partido político, por la Iglesia Católica, por
capitalistas y por la Banca Internacional. A partir de ese momento,quedó disuelto el
Parlamento, se intervino la CGT y la CGE y se removió la Suprema Corte; además
se prohibió toda actividad política y gremial. La Junta Militar promulga pena de
muerte por delitos de orden público, y reclusión hasta diez años al que, “por
cualquier medio, incitare a la violencia y/o alterare” la tranquilidad general.
Isabel Perón fue detenida bajo custodia militar en la residencia de El Mecidor, en las
cercanías de San Carlos de Bariloche.
Las Fuerzas sostuvieron sus objetivos básicos: “restituir los valores esenciales que
sirven de fundamento a la conducción integral del Estado, enfatizando el sentido de
moralidad, idoneidad y eficiencia imprescindible para reconstituir el contenido y la
imagen de la Nación, erradicar la subversión y promover el desarrollo económico de
la vida nacional basado en el equilibrio y participación responsables de los distintos
sectores, a fin de asegurar la posterior instauración de una democraia republicana,
representativa y federal, adecuada a la realidad y exigencias de solución y progreso
del pueblo argentino”.
A diferencia de la revolución argentina de Onganía, este se dividió cuidadosamente
el poder mediante las tres Fuerzas. El “Órgano Supremo del Estado “, como lo
llamaban, estaba integrado por los tres comandantes en jefe- Videla, Massera y
Agosti- y ese órgano designaba al presidente.
Tenían el propósito declarado de “acabar con la subversión” y con eso se refería no
sólo a la guerrilla
por los montoneros existentes, que no sólo ya estaba muy
debilitada y retirada, sino además a toda forma de movilización popular, de protesta,
de reclamo o tan siquiera crítica.
El método elegido fue el terror, pero el terrorismo de Estado, o sea un sistema de
secuestro, tortura y asesinato prolijamente planificados desde el poder. El trabajo
“sucio” lo hacían grupos de tarea que “chupaban” – secuestraban- a la gente y las
trasladaban a los centros clandestinos de detención.
Como estos centros de tortura eran secretos y los secuestros y asesinatos no se
declaraban, los secuestrados pasaban a ser “desaparecidos”. En los ocho años de
Gobierno Militar, llegó a haber más de 10.000 desaparecidos, quizás hasta 30.000.
de algunos aparecieron luego los cadáveres, pero de la mayor parte sigue sin haber
ninguna noticia.
Este sistema, pensado para eliminar sistemáticamente a una parte de la sociedad,
fue tan eficaz que la mayoría de la población sobreviviente, aterrada, se acostumbró
a cerrar los ojos e ignorarlo todo.
- 12 -
INTRODUCCIÓN
Nosotras (Daniela y Jessica), no realizamos este informe para juzgar, pues para eso
están los jueces constitucionales, sino para indagar la suerte de los desaparecidos
en el curso de estos años aciagos de vida nacional. Pero después de haber
recopilado declaraciones y testimonios, de haber determinado la existencia de
lugares clandestinos de detención y los nombres de los represores, tenemos la
certidumbre de que la dictadura militar produjo la más grande tragedia de nuestra
historia, la más inhumana y la más salvaje. Y, si bien debemos esperar de la justicia
la palabra definitiva, no podemos callar ante lo que hemos oído, leído y registrado;
todo lo cual va mucho más allá de lo que puede considerarse como delictivo para
alcanzar la tenebrosa categoría de los crímenes de lesa humanidad.
Muchos de los episodios aquí reseñados resultarán de difícil credibilidad.
Arrebatados por la fuerza, dejaron presencia civil. ¿Quiénes exactamente los había
secuestrado? ¿Por qué? ¿Dónde estaban? No se tenía respuesta precisa a estos
interrogantes: las autoridades no habían oído hablar de ellos, las cárceles no los
tenían en sus celdas, la justicia los desconocía y los habeas corpus tenían por
contestación el silencio. En torno de ellos crecía un ominoso silencio. Nunca un
secuestrador arrestado, jamás un lugar de detención clandestino individualizado,
nunca la noticia de una sanción a los culpables de los delitos. Así transcurrían días,
semanas, meses, años de incertidumbre y dolor de padres, madres e hijos, todos
pendiente de rumores, debatiéndose entre desesperadas expectativas, de gestiones
innumerables e inútiles, de ruegos a influyentes, a oficiales de alguna fuerza armada
que alguien les recomendaba, a obispos y capellanes, a comisarios. La respuesta
era siempre negativa.
- 13 -
DESARROLLO.
A partir del 24 de marzo de 1.976, fueron privadas ilegítimamente de su libertad
decenas de miles de personas de todo el país, 8.960 de las cuales continúan
desaparecidas al día de la fecha.
Personas detenidas ante testigos, que continúan en condiciones de desaparecidas:
1. Detenidos en su domicilio ante testigos ----------------------------62 %
2. Detenidos en la vía pública --------------------------------------------24,6 %
3. Detenidos en lugares de trabajo --------------------------------------7 %
4. Detenidos en lugares de estudio ------------------------------------- 6%
5. Desaparecidos que fueron secuestrados en Dependencias
Militares, penales o policiales, estando legalmente
detenidos en esos establecimientos -------------------------------- 0,4 %
En la totalidad de los secuestros de privaba de la visión a las víctimas. En el
lenguaje de los represores, se denominaba “tabicamiento” a la acción de colocarse a
la víctima el “tabique”, o elemento para privar la visión.
Ello se efectuaba generalmente en el mismo lugar donde se secuestraba o
“chupaba”. Los elementos a tal fin eran vendas o trapos que los propios captores
traían consigo o prendas de vestir de las víctimas, tales como camisas, pullóveres,
camperas, toallas, etc.
PO RCENT AJE DE LUG ARES DE
D E T E N C IO N E S .
5
4
3
7% 6% 1%
1
2
3
2
1
24%
62%
4
5
- 14 -
Miles de personas desaparecieron en Argentina durante la dictadura militar. Fueron
arrancadas de sus hogares, lugares de trabajo o de paseo, para ser metidas en
centros clandestinos de detención (CCDs), cruelmente torturadas y posteriormente
"trasladadas". Aún hoy, más de veinte años después del inicio del horror, no se sabe
con exactitud cuántos fueron ni quiénes fueron. Las Fuerzas Armadas responsables
por estos crímenes contra la humanidad han rehusado repetidamente entregar las
listas de desaparecidos, negando su existencia (la cual es atestiguada tanto por
represores como por sobrevivientes).
Los nombres que se registran surgen de las denuncias de familiares de las víctimas
ante la CONADEP (Comisión Nacional de Desaparición de Personas) u organismos
de derechos humanos, o de testimonios de sobrevivientes del infierno que fueron los
campos clandestinos de detención. Omiten, por lo tanto, los nombres de
desaparecidos cuyos familiares no lo denunciaron - por miedo, ignorancia de a quien
o donde, o por su misma futilidad. Familias enteras desaparecieron en Argentina muchos no dejaron a nadie que los recordara.
A continuación, describiremos generalidades de las detenciones sobre las personas.
EMBARAZADAS DESAPARECIDAS
Entre las miles de personas desaparecidas, se encontraban cientos de mujeres
embarazadas. Algunas fueron asesinadas antes de dar a luz, pero a muchas otras
se les permitió permanecer vivas hasta que naciera su bebé. Aunque algunos de
estos bebés fueron dados a sus familiares, muchos otros les fueron robados a sus
madres y dados a familias militares o amigas de militares para criar como sus
propios hijos. Las Abuelas de Plaza de Mayo buscan a sus nietos desaparecidos, y
han podido reunir a muchos de ellos con sus familias de sangre.
Los niños ya no son tan chicos, tienen de 19 a 24 años. Pero sus abuelas, y otros
parientes, siguen tratando de encontrarlos. Los quieren, los necesitan.
- 15 NIÑOS DESAPARECIDOS.
En el día de la fecha, se está luchando por la necesidad de la búsqueda, ubicación y
restitución de cada uno de los niños secuestrados- desaparecidos, en la convicción
de que la única posibilidad de enfrentar este drama inédito es que la sociedad
participe, activa y solidariamente, en la resolución de esta herida, que seguirá
abierta en tanto quede algún niño al que no se le restituya su origen, su historia y su
identidad.
La restitución de los niños secuestrados hace necesario situarla, desde un
comienzo, en el terreno que le corresponde: el de las garantías y derechos humanos
de los niños, el derecho a la vida en dignidad, a no ser despojados jamás de su
singularidad originaria, el derecho a la verdad de su propia historia, a crecer entre
los suyos.
Es claro decir que ellos no son culpables de la reparación práctica y concreta de los
graves riesgos, presentes y futuros, de las consecuencias de una de las acciones
más siniestras ejercidas sobre la sociedad por el terrorismo de Estado: la
desaparición- apropiación de niños.
Frente a este horror vigente, la población infantil crecerá con la pregunta "¿me
puede tocar a mi?"; todo niño adoptado se preguntará "¿no seré yo un niño
secuestrado de padres desaparecidos?". Preguntas que apuntan a "¿quién soy?",
"¿de dónde vengo?", "¿hacia dónde voy?" y que trasciende el dolor íntimo de cada
uno, amenazando la salud y la identidad misma de nuestro pueblo.
La apropiación fue paradigma de horror y de intento de enajenación. Por ello, el
sentido de la restitución trasciende, como respuesta, el marco de la justicia individual
reparatoria del abuso sufrido por los niños desaparecidos y sus familias y se ubica
como la impostergable respuesta colectiva de reconstrucción del tejido social que,
como comunidad, la sociedad argentina se debe a sí misma.
Nos es difícil pensar que la descendencia del ser humano haya sido utilizado como
intento de extinción definitiva de la herencia biológica, psicológica e ideológica de las
víctimas, a la vez que, el mismo sentimiento de amor a la niñez y a la descendencia,
sea manipulada, con el argumento del supuesto bienestar de los niños, para inducir
a la confusión, a la justificación o al silenciamiento de la acción inhumana del
secuestro-desaparición de niños.
- 16 Los
niños y bebés secuestrados y nacidos en cautiverio fueron criminal y
violentamente arrancados de los brazos de sus madres, padres, hermanos, abuelas
y abuelos y la mayoría continúa padeciendo el secuestro y la desaparición. Están
ilegalmente anotados o como propios o por medio de adopciones fraudulentas,
falseando sus padres, sus nombres, sus edades, la forma y el lugar en que vinieron
al mundo, quienes asistieron su nacimiento, es decir, apropiados, privados de su
verdadera identidad, privados de su origen, de su historia y de la historia de sus
padres, privados del lugar que ocupan en el deseo y en el afecto de los suyos,
privados de las palabras, las costumbres y los valores familiares, sustraídos de la
posibilidad de desenvolver sus vínculos identificatorios originarios y de la posibilidad
de autorreconocimiento y de reconocimiento de todo lo propio, tratados como cosas
de las que se dispone a voluntad, parte del saqueo y despojo de sus hogares.
Aun siendo alimentados y cuidados, aun rodeados de bienestar y de lujo, su
condición es la esclavitud, obligados como están, para sobrevivir, a interpretar como
verdadera una realidad que no lo es, a investir como parentales figuras fraudulentas.
Inducidos a "metabolizar" el fraude e invadidos en ese espacio corporal y psíquico
singular e inalienable que debe ser garantizado a todo ser humano para lograr su
autonomía, viven en un cautiverio que los anula, pero que no basta para borrar la
herencia y las huellas genéticas y psicológicas que están inscriptas indeleblemente
en cada uno.
La identidad
Lo que funda la identidad (sentido de saberse uno mismo) es el deseo de vida de los
padres, unido a la propia pasión de vida del bebé. El deseo de vida se va haciendo
autónomo pero debe pensarse, en el origen, íntimamente ligado al motor que lo
generó: el deseo parental. Esta configuración de deseos que es origen de la vida, es
basamento identificatorio. Los niños afirman y confirman su identidad en un
constante proceso de reaseguramiento de esta configuración. Es a partir de esta
matriz que el niño se interroga ¿quién soy yo para...? ¿qué significo yo para...?
desde cuyas respuestas va construyendo su historia singular y subjetiva.
Es sobre esta matriz existencial que se ejerció y se ejerce la violencia de la
impostura, violencia potencializada en la permanencia del ocultamiento y la
apropiación.
- 17 Dijimos que los niños, en el proceso de constitución de su identidad, se vieron
obligados a desplazar los referentes parentales en figuras identificatorias falsas. En
la restitución, al encontrarse con la verdad, no hay crisis de identidad y nada
"demuele" su estructura psíquica. Ser restituido, finalmente, es recuperar la
identidad.
Entre la situación presentada de las embarazadas y los niños nacidos en los C.C.D,
hubieron miles de abogados, religiosos, extranjeros, empresarios, estudiantes,
desempleados, profesores, adolescentes, etc. que vivieron esta situación similar a la
ficción.
- 18 -
INCURSIÓN DE LOS SECUESTRADOS O “PATOTA” EN LOS
DOMICILIOS. NOCTURNIDAD. ANONIMATO.
El secuestro envolvía tanto a las víctimas directas como a los familiares afectados.
Estos y otros miles de testimonios están en los archivos de la CONADEP. Los
operativos se realizaban a altas horas de la noche o de la madrugada, generalmente
en días cercanos al fin de semana, asegurándose así un lapso antes de que los
familiares pudieran actuar.
Generalmente eran grupos integrados por cinco o seis individuos. En casos
especiales alcanzaban a grupos de hasta 50 personas.
La “patota” siempre provistos de un voluminoso arsenal, tenía armas cortas, y por
varias horas los amedrentaban tanto a las víctimas como a sus familiares, en
algunos casos el corte del suministro eléctrico en la zona en que se iba a realizar el
operativo, los helicópteros también un modo de secuestro, estos sobrevolaban del
domicilio de las víctimas.
En muchos casos debido a lo anterior, los mismos interrumpían el tráfico, cortaban el
suministro eléctrico y utilizaban megáfonos, reflectores, bombas, granadas, en la
desproporción con las necesidades del operativo.
Testimonios.
En el legajo N° 3860, obra de la denuncia de la desaparición de Alberto Santiago
Burnichon, en las siguientes circunstancias:
”El 24 de marzo de 1976, a las 0:30 horas penetraron por la fuerza en nuestro
domicilio de Villa Rivera Indarte, en la provincia de Córdoba, personas uniformadas,
con armas largas, quienes se identificaron como del ejército junto con personas
jóvenes vestidas con ropas deportivas. Nos encañonaron y comenzaron a robar
libros, objetos de arte, vinos, etc., que fueron llevados al exterior por los hombres
uniformados. No hablaban entre ellos sino que se comunicaban mediante
chasquidos de los dedos. El saqueo duró más de 2 horas; previamente se produjo
un apagón en las calles cercanas a nuestro domicilio. Mi esposo que era gremialista,
mi hijo David y yo fuimos secuestrados. Yo fui liberada al día siguiente, luego lo fue
mi hijo, quien estuvo detenido en el campo de “la Rivera”. Nuestra casa quedó
- 19 totalmente destruida. El cadáver de mi esposo fue hallado con siete impactos de
bala en la garganta”
Lucio Ramón Pérez, Temperley – Pcia. de Bs. As (Legajo N° 1919), relata del
siguiente modo el secuestro de su hermano:
“El 9 de noviembre de 1976 fue secuestrado mi hermano. Estaba descansando en
compañía de su esposa y de su hijo de 5 años, cuando a las 2 de la madrugada
fueron despertados por una fuerte explosión. Mi hermano se levantó, abrió la puerta
y vio a cuatro sujetos que saltaban por el cerco.
“Vestían de civil, uno con bigotes y turbantes (pulóver arrollado en la cabeza) y
llevaban armas largas. Tres de ellos encontraron al departamento o obligaron a mi
cuñada a cubrirse los ojos y le dijeron al nene que cerrara los ojos. Los vecinos
dicen que mi hermano fue alzado de los hombros por dos sujetos e introducido en un
Foro Falcon.. eso es lo último que supe de él. También dicen que había varios
coches y una camioneta; muchos sujetos estaban detrás de los árboles con armas
largas. Había interrumpido el tránsito y un helicóptero sobrevolando la casa”
- 20 –
TORTURAS. .
La tortura fue un elemento relevante en la metodología empleada. Los Centro
Clandestinos de Detención fueron concebidos, entre otras cosas, para poder
practicarla impunemente.
Transcribimos el primero de los casos en toda su extensión, por ser prototípico; en él
encontramos reflejados los terribles padecimientos físicos y psíquicos de quienes
atravesaron este periplo. Lo relatamos de principio a fin, con todas sus implicancias
en la personalidad de la víctima a la que se quería destruir. En el resto de los casos
mencionados, hemos extraído solamente lo relativo a la modalidad del tormento que
se aplicó. Por último, no ignoramos la desgarradora impresión que la cruda
exposición que aquí hacemos, producirá en las víctimas y sus familiares, a su vez
damnificados. Sabemos del dolor que causa el acabado conocimiento de esta
barbarie.
El Dr. Norberto Liwsky (legajo N° 737) es médico, casado con Hilda Norma Ereñu
pare de dos hijas menores.
En 1976, vivía en un Complejo Habitacional del partido de La Matanza, y trabajaba
en el dispensario médico allí existente.
A raíz de reclamos y movilizaciones de los ocupantes de distintas unidades por la
regulación jurídica y constructiva del Complejo Habitacional, el 25 de marzo de 1976
en un operativo nocturno, detienen a la esposa del presidente de la Junta Vecinal. Al
día siguiente, fuerzas uniformadas desvalijaron varios domicilios, entre ellos el
dispensario del Dr. Liwsky, secuestrando a Mario Portela, delegado de la Junta
Vecinal, quien aparece muerto doce horas más tarde.
Dos años después, con motivo de realizarse una misa por la libertad de la Sra. Cirila
Benítez, esposa del presidente de la Junta Vecinal, fueron secuestradas varias
personas.
El 5 de abril de 1978, aproximadamente a las 22 horas, el DR. Liwsky entraba a su
casa en el barrio de Flores, en la Capital Federal:
“En cuanto empecé a introducir la llave en la cerradura de mi departamento me di
cuenta de lo que estaba pasando, porque tiraron bruscamente de la puerta hacia
adentro y me hicieron trastabillar. Salté atrás, como para poder empezara a escapar.
- 21 –
“Dos balazos (uno en cada pierna) hicieron abortar mi intento. Sin embargo todavía
resistí, violentamente y con todas mis fuerzas, para
evitar ser esposado y
encapuchado, durante varios minutos. Al mismo tiempo gritaba a voz en cuello que
eso era un secuestro y exhortaba a mis vecinos para que se avisara a mi familia. Y
también para que impidiera que me llevaran.
“Ya reducido y tabicado, el que parecía actuar como jefe me informó que mi esposa
y mis dos hijas ya habían sido capturadas y “chupadas”.
“”Cuando, llevado por las extremidades, porque no podía desplazarme por las
heridas de las piernas, atravesaba la puerta de entrada del edificio, alcancé a
apreciar una luz roja
intermitente que venía de la calle. Por las voces y órdenes y
los ruidos de la puerta del coche, en medio de los gritos de reclamo de mis vecinos,
podría afirma que se trataba de un coche patrullero.
“Luego de unos minutos, y a posterior de una discusión acalorada, el patrullero se
retiró.
“Entonces me levantaron a la fuerza y me tiraron en el piso de un auto, posiblemente
un Ford Falcon, y comenzó el viaje.
“Me bajaron del coche en la misma forma en que me había subido, entre cuatro y,
caminando un corto trecho (4 o 5 metros) por un espacio que, por el ruido, era un
patio de pedregullo, me arrojaron sobre una mesa. Me ataron de pies y manos a los
cuatro ángulos.
“Ya atado, la primera vez que oí una voz fue la de alguien que dijo ser médico y me
informó de la gravedad de las hemorragias en las piernas y que, por eso, no
intentara ninguna resistencia.
“Luego se presentó una voz. Dijo ser EL CORONEL. Manifestó que ellos sabían que
mi actividad no se vinculaba con el terrorismo o la guerrilla, pero que me iban a
torturar por opositor. Porque no “había entendido que en el país no existía espacio
político para oponerse al Gobierno del Proceso de Reorganización Nacional”. Luego
agregó: “Lo vas a pagar caro…¡Se acabaron los padrecitos de los pobres! “
“Todo fue vertiginoso. Desde que me bajaron del coche hasta que comenzó la
primera sesión de “picana” pasó menos tiempo que el que estoy tardando en
contarlo.
- 22 “Durante días fui sometido a la picana eléctrica aplicada en las encías, tetillas,
genitales, abdomen y oídos. Conseguí sin proponérmelo, hacerlo enojar, porque, no
sé por qué causa, con la “picana”, aunque me hacía gritar, saltar y estremecerme, no
consiguieron que me desmayara.
“Comenzaron entonces un apaleamiento sistemático y rítmico con varillas de madera
en la espalda, los glúteos, las pantorrillas y las plantas de los pies. Al principio el
dolor era intenso. Después se hacía insoportables. Por fin se perdía la sensación
corporal y se insensibilizaba totalmente la zona apaleada. El dolor, incontenible,
reaparecía al rato de cesar con el castigo. Y se acrecentaba al arrancarme la camisa
que se había pagado a las llagas, para llevarme a una nueva “sesión”.
“Esto continuaron haciéndolo por varios días, alternándolo con sesiones de picadas.
Algunas veces fue simultáneo.
“Esta combinación puede ser mortal, porque, mientras la “picada” produce
contracciones musculares, el apaleamiento provoca relajación (para defenderse del
golpe) del músculo. Y el corazón no siempre resiste el tratamiento.
“En los intervalos entre sesiones de tortura me dejaban colgado por los brazos de
ganchos fijos a la pared del calabozo en que me tiraban.
“Algunas veces me arrojaron sobre la mesa de tortura y me estiraron atando pies y
manos a algún instrumento que no puedo describir porque no lo vi pero que me
producía la sensación de que me iba a arrancar cualquier parte del cuerpo.
“En algún momento estando boca a bajo en la mesa de tortura, sosteniéndome la
cabeza fijamente, me sacaron las vendas de los ojos y me mostraron un trapo
manchado de sangre. Me
preguntaron si lo reconocía y, sin esperar mucho la
respuesta, que no tenía porque era irreconocible (además de tener muy afectada la
vista) me dijeron que era una bombacha de mi mujer. Y nada más. Como para que
sufriera…Me volvieron a vendar y siguieron apaleándome.
“A los diez días del ingreso a ese “chupadero” llevaron a mi mujer, Hilda Nora
Ereñu, donde yo estaba tirado. La vi muy mal. Su estado físico era deplorable. Sólo
nos dejaron dos o tres minutos juntos. En presencia de un torturador. Cuando se la
llevaron pensé (después supe que ambos pensamos) que esa era la última vez que
nos veíamos. Que era el fin para ambos. A pesar de que me informaron que había
sido liberada junto con otras personas, sólo volví a saber de ella cuando, legalizado
de la Comisaría de Gregorio de Laferrere, se presentó en la primera visita junto a
mis hijas.
- 23 -
“También me quemaron en dos o tres oportunidades, con algún instrumento
metálico. Tampoco lo vi, pero la sensación era de que me apoyaban algo duro. No
un cigarrillo que se aplastaba, sino algo parecido a un clavo calentado al rojo.
“un día me tiraron boca abajo sobre la mesa, me ataron (como siempre) con toda
paciencia comenzaron a despellejarme las plantas de los pies. Supongo, no lo vi
porque estaba “tabicado”, que lo hacían con una hojita de afeitar o un bisturí. A
veces sentía que rasgaban como si tiraban de la piel (desde el borde de la llegada)
con una pinza. Esa vez me desmayé. Y de ahí en más fue muy extraño porque el
desmayo se convirtió en algo que me ocurría con pasmosa facilidad. Incluso la vez
que, mostrándome otros trapos ensangrentados, me dijeron que eran las
bombachitas de mis hijas. Y me preguntaron si quería que las torturen conmigo o
separado.
“Desde entonces empecé a sentir que convivía con la muerte.
“Cuando no estaba en la sesión de tortura, alucinaba con ella. A veces despierto y
otras en sueño.
“Cuando me venían a buscar para una nueva “sesión” lo hacían gritando y entraban
a la celda pateando la puerta y golpeando lo que encontraban. Violentamente.
“por eso, antes de que se acercaran a mí, ya sabía que me tocaba. Por eso,
también, vivía pendiente del momento en que se iban a acercar para buscarme.
“De todo ese tiempo, el recuerdo más vivido, más aterrorizante, era ese de estar
conviviendo
con
la
muerte.
Sentía
que
no
podía
pensar.
Buscaba,
desesperadamente, un pensamiento para poder darme cuenta que estaba vivo. De
que no estaba loco. Y, al mismo tiempo, deseaba con todas mis fuerzas que me
mataran cuanto antes.
“La lucha en mi cerebro era constante. Por un lado: “recobrar la lucidez y que no me
desestructuraran las ideas”, y por otro: “que acabaran conmigo de una vez”.
“La sensación era la que de que giraba hacia el vació en un gran cilindro viscoso por
el cual me deslizaba sin poder aferrarme a nada.
“Y que un pensamiento, uno solo, sería algo sólido que me permitiría afirmarme y
detener la caída hacia la nada.
“El recuerdo de todo este tiempo es tan concreto y a la vez tan íntimo que lo siento
como si fuera una víscera que existe realmente.
- 24 “En medio de todo este terror, no sé bien cuando, un día me llevaron al “quirófano” y,
nuevamente, como siempre, después de atarme, empezaron a retorcerme los
testículos. No sé si era manualmente o por medio de algún aparato. Nunca sentí un
dolor semejante. Era como si me desgarraran todo desde la garganta y el cerebro
hacia abajo. Como si garganta, cerebro, estómago y testículos estuvieran unidos por
un hilo de nylon y tiraran de él al mismo tiempo que aplastaban todo. El deseo era
que consiguieran arrancármelo todo y quedar definitivamente vacío.
“Y me desmayaba.
“Y sin saber cuándo ni cómo, recuperaba el conocimiento y ya me estaban
arrancando de nuevo. Y nuevamente me estaba desmayando.
“para esta época, desde los 15
ó 18 días a partir de mi secuestro, sufría una
insuficiencia renal con retención de orina.
Tres meses y medio después, preso en el Penal de Villa Devoto, los médicos de la
Cruz Roja Internacional diagnosticaron una insuficiencia renal aguda grave de origen
traumático, que podría rastrear de las palizas.
“Aproximadamente 25 días después de mi secuestro, por primera vez, después del
más absoluto aislamiento, me arrojan en un calabozo en el que se encuentra otra
persona. Se trataba de un amigo mío, compañero de trabajo en el Dispensario del
Complejo Habitacional: el Dr. Francisco García Fernández.
“Yo estaba muy estropeado. Él me hizo las primeras y precarísimas curaciones,
porque yo, en todo este tiempo, no tenía ni noción ni capacidad para procurarme
ningún tipo de cuidado ni limpieza.
“Recién unos días después, corriéndose al “tabique” de los ojos, pude apreciar el
daño que me habían causado. Antes me había sido imposible, no porque no
intentara “destabicarme” y mirar, sino porque, hasta entonces, tenía la vista muy
deteriorada.
“Entonces pude apreciar los testículos…
“Recordé que, cuando estudiaba medicina, en el libro de texto, el famosísimo
Housay, había una fotografía en la cual un hombre, por el enorme tamaño que había
adquirido sus testículos, los llevaba cargados en una carretilla. El tamaño de los
míos era similar a aquél y su color de azul negruzco intenso.
“otro día me llevaron y, a pesar del tamaño de los testículos, me acostaron una vez
más boca abajo. Me ataron y, sin apuro, desgarrando conscientemente, me violaron
- 25 introduciéndome en el ano un objeto metálico. Después me aplicaron electricidad por
medio de ese objeto, introducido como estaba. No sé describir la sensación de cómo
se me quemaba todo por dentro.
“La inmersión en la tortura cedió. Aisladamente, dos o tres veces por semana, me
daban alguna paliza. Pero ya no con instrumentos sino, generalmente, puñetazos y
patadas.
“Con este nuevo régimen, comparativamente terapéutico, empecé a recuperarme
físicamente.. había perdido más de 25 kilos de peso y padecía la insuficiencia renal
ya mencionada.
“Dos meses antes del secuestro, es decir, por febrero de ese año, padecí un rebrote
de una antigua salmonelosis (fiebre tifoidea).
“Entre el 20 y 25 de mayo, es decir unos 45 ó 60 días después del secuestro, tuve
una recidiva de la salmonelosis asociada a mi quebramiento físico.”
- 26 -
CENTROS CLANDESTINOS DE DETENCIÓN (C.C.D.)
Los centros de detención, que en número aproximado de 340 existieron en toda la
extensión de nuestro territorio, constituyeron el presupuesto material indispensable
de la política de la desaparición de personas. Por allí pasaron millares de hombres y
mujeres, ilegítimamente privados de su libertad, en estadías que muchas veces se
extendieron por años o de las que nunca retornaron. Allí vivieron su “desaparición”;
allí estaban cuando las autoridades respondían negativamente a los pedidos de
informes en lo que recursos de hábeas corpus; allí transcurrieron sus días a merced
de otros hombres de mentes trastornadas por la práctica de la tortura y el exterminio,
mientras las autoridades militares que frecuentaban esos centros respondían a la
opinión pública nacional e internacional afirmando que los desaparecidos estaban en
el exterior, o que habrían sido víctimas de ajustes de cuenta entre ellos
(manifestaciones de este tenor se encuentran sobre la situación de los Derechos
Humanos de la O.E.A.- ver “informe sobre la situación de los Derechos Humanos en
Argentina”- 1980.)
Las características edilicias de estos centros, la vida cotidiana en su interior, revelan
que fueron concebidos antes que para la lisa y llana supresión física de las víctimas
para someterlas a un minucioso y planificado despojo de los atributos propios de
cualquier ser humano.
Porque al ingresar a ellos significó en todo los casos DEJAR DE SER, para lo cual
se intentó desestructurar la identidad de los cautivos, se alteraron sus referentes
tempo espaciales, y se atormentaron sus cuerpos y espíritus más allá de lo
imaginado.
Estos centros sólo fueron clandestinos para la opinión pública y familiares o
allegados de las víctimas, por cuanto las autoridades negaban sistemáticamente
toda información sobre el destino de los secuestrados a los requerimientos judiciales
y de los organismos nacionales e internacionales de derechos humanos.
Esta realidad fue permanentemente negada, valiéndose el Gobierno Militar, también
por ello, del control abusivo que ejercía sobre los medios de comunicación masiva,
puestos al servicio de la confusión y desinformación de la opinión pública.
- 27 Posteriormente, durante las incidencias bélicas de la guerra austral, se advertía – ya
sin duda alguna- hasta qué punto el ocultamiento de la verdad y la falsedad
informativa era esenciales a los actos más trascendentes de la gestión militar y
gubernamental desarrollada entre 1976 y 1983.
“Yo niego rotundamente que existían en la Argentina campos de concentración o
detenidos en establecimientos militares más allá del tiempo indispensable para
indagar a una persona capturada en un procedimiento y antes de pasar a un
establecimiento carcelario” (Jorge Rafael Videla, 22 de diciembre de 1977, Revista
Gente).
“No hay detenidos políticos en la República Argentina, excepto algunas personas
que podrían estar involucradas en las actas institucionales, que están realmente
detenidas por su labor política. No hay detenidos por ser meramente políticos o por
no compartir las ideas que sustenta el Gobierno” (Roberto Viola, 7 de septiembre de
1978).
Desde las más altas esferas del gobierno militar se intentaba presentar al mundo
una situación de máxima legalidad. Desconociendo todo límite normativo – aún la
excepcional legislación de facto- la dictadura mantuvo una estructura clandestina y
paralela. Negada categóricamente al principio, luego – ante la masa de videncias
producto de denuncias realizadas por familiares y testimonios de secuestrados que
recuperaron la libertad- debió ser admitida, aunque con argumentos mandases.
“…La Perla, ¿existió? Sí, era un lugar de reunión de detenidos, no una cárcel
clandestina…los subversivos estaban ahí más al resguardo de sus pares…”
(Luciano Benjamín Menéndez, 15 de Marzo de 1984, Revista Gente).
- 28 -
EMPLAZAMIENTO EN LOS C.C.D.
En cuanto a su construcción, fueron en algunos casos dependencias que ya
funcionaban anteriormente como sitios de detención. En otros, se trató de locales
civiles, dependencias policiales e, inclusive, asentamientos de las mismas Fuerzas
Armadas, acondicionados ex profeso para funcionar como C.C.D. Todos ellos
estaban supeditados a la autoridad militar con jurisdicción sobre cada área.
Dependencias militares como la Escuela Mecánica de la Armada, en Capital
Federal; La Perla en Córdoba; Liceo Militar de Mendoza y Campo de Mayo son
ejemplo al respecto.
Los que mayor fueron
utilizados como campos de concentración fueron los
destacamentos y comisarías. Es el caso del I Cuerpo de Ejército, dado que – a
pesar de que existen testimonios de que por allí pasaron algunas personas
desaparecidas-, en la mayoría de los casos mantuvo, entre 1976 y 1979, a sus
detenidos en locales bajo control de la Policía Federal y de la Provincia de Buenos
Aires. Nos referimos a COT I Martínez, Puesto Vasco, Pozo de Bánfield, Pozo de
Quilmes, Brigada de Investigaciones de La Plata, Arana, Atlético, Banco, Olimpo,
Monte Pelone, El Vesubio o Automotores Orletti, todo dentro de su área operacional.
Entre las excepciones podemos mencionar la del SR. Federico Vogelius, argentino,
empresario y hacendado, que fue secuestrado con fines extorcivos en septiembre de
1977. el lugar de su secuestro: el Comando del Cuerpo de Ejército I. Fue liberado
después de 25 meses de cautiverio en diversos C.C.D. y de haber sufrido condena
por un Consejo de Guerra.
Los denominados LT (Lugar transitorio de detención) por las fuerzas armadas y de
seguridad fueron centros que servía como primera instancia de interrogatorio, en los
cuales de decidían si el secuestrado era liberado o trasladado a un LD (Lugar
definitivo).
Cuando se trató de dependencias hasta entonces utilizadas para detenidos
comunes, ente la brusca afluencia de personas llevadas por las patotas, las
condiciones de encierro se vieron agravadas, transformándose así esos lugares en
verdaderos infiernos.
- 29 “Dormíamos en celdas – testimonia la licenciada Adriana Clavo de Laborde (Legajo
N° 2531) de a dos, tres o cuatro, según cuántas fuéramos, sobre el piso de cemento
y sin ningún tipo de abrigo. En la comisaría 5° de La Plata las puertas se cerraban
con candado, y cada calabozo medía aproximadamente 2 metros por 1,5. luego me
trasladaron al Pozo de Bánfield”.
- 30 –
CONDICIONES DE VIDA EN LOS CENTROS DE DETENCIÓN.
La “desaparición” comenzaba con el ingreso a estos centros mediante la supresión
de todo nexo con el exterior. De ahí la denominación de “Pozos” conferida a muchos
de estos antros en la jerga represiva.
No se trataba solamente de la privación de libertad no comunicada oficialmente, sino
de una siniestra modalidad de cautiverio, que trasladaba la vida cotidiana a los
confines más subterráneos de la crueldad y la locura.
TABICAMIENTO.
El secuestro arribaba encapuchado – “tabicado”-, situación en la que permanecería
durante toda su estadía en el lugar. Ello perseguía hacerle perder la noción de
espacio, con lo que se lo privaba no solamente del mundo exterior al “Pozo” sino
también de toda externidad inmediata, más allá de su propio cuerpo.
La víctima podía ser agredida en cualquier momento sin posibilidad alguna de
defenderse. Debía aprender un nuevo código de señales, ruido y olores para
adivinar si estaba en peligro o si la situación se distendía. Esa fue una de las cargas
más pesadas que debieron sobrellevar, según los coincidentes testimonios
recibidos.
“La tortura psicológica de la “capucha” es tanto más terrible que la física, aunque
sean dos cosas que no se pueden comparar ya que una procura llegar a los
umbrales del dolor. La capucha procura la desesperación, la angustia y la locura.
[…] “En capucha tomo plena conciencia de que el contrato con el mundo exterior no
existe. Nada te protege, la soledad es total. Esa sensación de desprotección,
asilamiento y miedo es muy difícil de describir. El solo hecho de no poder ver va
socavando la moral, disminuyendo la rresistencia.”
[…]”La capucha se me hacía insoportable, tanto es así que un miércoles de traslado
pido a gritos que se me traslade: “A mí…, 571 (la capucha había logrado su objetivo,
ya no era Lisandro Raúl Cubas, era un número)”. Testimonio de Cubas, Lisandro
Raúl (Legajo n° 6974)
- 31 A CADA PRISIONERO SE LE ASIGNABA UN NÚMERO.
“En los C.C.D. se utilizaron para la identificación de los prisioneros. A veces
precedidos de letras como otra forma de suprimir la identidad a los secuestrados.” A
ese respecto se dice en el Legajo n° 2356.
“Ella se da cuenta en ese momento que los llamaban por número, no llamaban por
nombre y apellido. Ella recuerda su número: 104. recuerda que cuando la llamaban
a ella era que la tenían que torturar…” (Testimonio de M. De M.)
“tan conmovedor como el ya visto señor Lisandro Cubas cuando dijo: “…A mí… a
mí…571…”
“Se les ordenaba, ni bien ingresaban, que recordasen esa numeración porque con
ella sería llamado de allí en adelante, sea para hacer uso del baño, para
ser
torturado o para trasladarlos. Esta mecánica obedecía, además de construir una
forma más de hacer perder la identidad al secuestrado, a la necesidad de que nadie
– aun guardias o carceleros- conociera la identidad del prisionero, para evitar que
trascendencia el exterior el nombre de los cautivos.”
PERSONAL
En la mayoría de los casos, los conscriptos eran mantenidos al margen de la
actividad del C.C.D. Una excepción sería los Centros de Formosa y Base Aérea El
Palomar, donde se obligó a algunos de ellos a integrarse al funcionamiento del
campo. Tampoco participaba la totalidad del personal militar o de seguridad. La
consigna fue mantener a los C.C.D. aislados, como una estructura secreta. El
personal destinado a efectuar guardias en tales centros estuvo compuesto por
efectivos de la Gendarmería Nacional, del Sistema Penitenciario Federal o de la
policía, siempre al mando de oficiales de las FF.AA. este personal de guardia no era
el que generalmente torturaba en los interrogatorios sistemáticos destinados a
obtener información. Se han recogido testimonios en los cuales consta que algunos
de los custodios destinados a la vigilancia de los campos, evidenciaban rasgos
humanitarios, al preocuparse por el estado calaminoso de los detenidos:
- 32 “…Yo estuve secuestrado en el Pozo de Quilmes a partir del 12 de noviembre de
1977. en cierta ocasión, cuando no pudo llegar nuestra ración diaria como era
habitual, traída desde una entidad del Ejército cercana, el cabo de guardia, al que
apodaban “Chupete”, compró con su propio dinero, alimentó y cocinó personalmente
para nosotros. También el cabo de guardia Juan Carlos, que parecía pertenecer al
Ejército, cuando mejoraron las condiciones de detención nos regalaba cigarrillos…”
(Fernando Schell, Legajo n° 2825)
Sin embrago, no es éste el caso de la mayoría del personal afectado a los C.C.D.,
quien por lo general contribuía a la destrucción física y psíquica de los detenidos,
aplicándoles castigos innecesarios y justificándolos caprichosamente.
ALIMENTACIÓN.
La escasez y calidad de las comidas constituían otra forma de tormento. Se
alimentaba a los detenidos – según el lugar- una o dos veces al día. En muchas
ocasiones transcurrieron varios días sin que se les proporcionase alimento alguno.
En otras se les sirvió agua con harina o con vísceras de animales crudas.
Generalmente, las raciones apenas alcanzaban, y quines pretendían dar parte de la
suya a alguien en pero estado eran severamente castigados. La solidaridad estaba
prohibida.
A pesar de esto, el momento de alimentarse era esperado con ansias, ya que
significaba no sólo comer, sino también la posibilidad de levantarse la capucha y –
eventualmente – ponerse en contacto con la otra persona, aunque la conversación
entre detenidos estaba penada con brutales castigos.
En el legajo n° 1277, testimonio del señor Héctor Mariano Ballent, podemos leer:
“…El tratamiento en el COT I Martínez era brutal, no sólo física sino también
psíquicamente, ya que cuando uno preguntaba qué es, le decían si tenían que salir,
si daban sopa era con plato playo y con tenedor. Un día hubo guiso carrero, ese día
había dos que no se podían levantar, el guiso era con choclo ya consumido por
ellos; la comida en general era harina de maíz hervida, mate cocido y un trozo de
pan..”
- 33 ESTADO SANITARIO.
El durísimo sistema empleado agravaba las enfermedades que se padecían con
anterioridad al secuestro y agregaba otra como producto de las quemaduras,
derrames e infecciones. A muchas mujeres se les suspendían los ciclos menstruales
en razón de las condiciones de vida que se les imponía con propósitos de destruir la
individualidad de los seuestrados, objetivo éste esencial de la metodología que
venimos analizando.
La atención médica:
“… Fue realizada por detenidos con alún conocimiento, cosa que no impidió que
mucha gente “se quedara en la tortura”. (Testimonio de Villani, Mario, Legajo n°
6821).
LA HIGIENE.
Las condiciones durante el tiempo de detención fueron deplorables. Los
secuestrados permanecían hacinados sobre colchonetas sucias de sangre, orina,
vómitos y transpiración. En algunos casos, debían realizar sus necesidades en
tachos, que luego eran retirados. En otros casos, ni siquiera se les proporcionaba
recipientes, debían hacerlas en el mismo lugar.
Daniel Osvaldo Pina- Legajo n° 5186- secuestrado en Mendoza, dice:
“En un momento que estaba durmiendo me despertaron de una patada. Aclaro que
dormíamos en el suelo, acostado sobre la orina”.
Los detenidos debían solicitar permiso a los guardias, quienes esperaban que
fuesen muchos los que levantaron la mano para permitirles ir al baño no más de dos
veces al día. Eran conducidos en “trencito”, tomados de la cintura o los hombros del
de adelante, ya que no les retiraban la capucha. Esto se repitió en casi todos los
campos con mucha similitud, y era uno de los momentos en que los guardias
aprovechaban para satisfacer impulsos sádicos, golpeando indiscriminadamente a
los detenidos. Estos, fuesen hombres o mujeres, debían ducharse o atender sus
necesidades fisiológicas a la vista de sus carceleros. En algunos campos se
- 34 bañaban los detenidos en grupos con una manguera, siempre encapuchados.
La higiene de los baños y las celdas dependía de la buena o mala disposición de los
responsables de la guardia. Hubo casos en que se obligó a mujeres a limpiar a
mano los mingitorios de los baños para varones. Esta carencia extrema de higiene
traía aparejado el empiojamiento de los detenidos, que en algunas oportunidades
fueron rociados con insecticidas al modo del ganado.
- 35 -
UBICACIÓN DE LOS CENTROS CLANDESTINOS DE DETENCIÓN.
Según la clasificación utilizada por las Fuerzas Armadas, en la mayor parte de las
zonas del país hubo:
Lugar de Reunión de Detenidos: (L.R.D). Centro donde los detenidos eran
mantenidos en general por períodos considerables de tiempo hasta que se decidía
su destino definitivo.
Lugar transitorio: (L.T.). el tiempo de detención era- salvo excepción- corto. A
estos lugares los detenidos llegaban inmediatamente después del secuestro o, si así
se determinaba, en el período previo a su liberación o a su puesta a disposición del
Poder Ejecutivo Nacional.
“Olimpo” (LRD)
“Base Naval Mar del Plata” (LRD)
“La Perla” o “la Universidad” (LRD)
“Base aérea Mar Del Plata”
“Escuela de Mecánica de alarmada”
“Brigada de Investigaciones de San
(ESMA)
“El Banco” (LRD)
“Logístico 10” (LRD)
Justo” (LRD)
“Brigada de Investigaciones de Las
Flores”
“Brigada de Investigaciones de
“Ex Ingenio Lules” (LRD)
“Monte Pelone” (LRD)
Resistencia”- Chaco (LRD)
“Comisaría IV”- Mar del Plata (LRD)
C.C.D. en la VII Brigada Aérea de
“Automotores Orletti” (LRD)
Morón (LRD)
“Pozo de Banfield” (LRD)
“Delegación Regional de la Policía
“Brigada de San Nicolás” (LRD)
Federal de Azul”- (LT)
“Pozo de Quilmes” o “Chupadero
“Planta Transmisora Los Plátanos.”
Malvinas” (LRD)
(LRD)
“Club Atlético” (LRD)
“Casa de Cilindro” (LRD)
“Puesto Vasco” (LRD)
-35-
“La Cacha” (LRD)
“La Casona” (LRD)
“Destacamento Batán”- Mar del Plata
“Comisaría de Trenque Lauquen”
(LRD)
“El Reformatorio” – Tucumán (LRD)
“La Rivera” (LRD)
Fábrica Militar de Armas “Domingo
“Sheraton” (LRD)
Matéu” (LRD)
“Fábrica de Armada de Rosario” (LRD)
“C.O.T. I Martínez” (Centro de
operaciones Tácticas( (LRD)
“Compañía de Comunicaciones de
Montaña” (LRD)
“Comisaría V de La Plata” (LRD)
“El Motel” (LRD)
“El Embudo” (LRD)
“Superintendencia de Seguridad
Federal” (LRD)
“Departamento 2 de Inteligencia”
(Policía de Mendoza) (LRD)
“Campo de Mayo” (LRD)
“Jefatura Central de Policía”- Tucumán
(LRD)
“Compañía de Arsenales Miguel De
Azcuénaga” (LRD)
“Escuelita”- Bahía Blanca (LRD)
“Vesubio” (LRD)
Fábrica Militar de Armas “Domingo
“Comisaría n° 3 de Morón” (LRD)
Matéu” (LRD)
“Dique San Roque” (LRD)
“Escuelita de Famaillá” (LRD)
“Hospital Posadas” (LRD)
“Los conventillos de Fronterita” –
“La Huerta”- Tandil
Ingeniero Fronterita
“Hospital Militar de Campo de Mayo”
“Comando Radioeléctico “ (LT)
“Guardia de Seguridad de Infantería”
(LRD)
“GADA E 101” – Ciudadela (LRD)
“Ingenio Nueva Baviera” (LRD)
“La Escuelita”- Neuquen (LRD)
“Regimiento n° 29 de Infantería d
Monte” (Formosa) (LRD)
“Batallón 121”- Provincia de Santa Fé
“El Refugio”- Provincia de Mendoza
(LRD)
(LRD)
“Quinta de Seré” (LRD)
“EL Chalecito”- Provincia de Mendoza
“Brigada n°2 de Investigaciones de
(LRD)
Lanús” (LRD)
“Hípico”- Goya- Provincia de
“Guerrero”- Provincia de Jujuy (LRD)
Corrientes (LRD)
“Escuela de Educación Física de la
“Destacamento Policial de la Capilla
]Universidad de Tucumán” (LRD)
de San Antonio” (LT)
- 37 -
LISTADO ALFABETICO DE REPRESORES del período
1976 a 1983 en Argentina
Fahrenheit es el nombre de un grupo de militantes de la vida que no se resignan a la
desmemoria. Convencidos de que la única batalla que se pierde es la que se
abandona, una de las organizacones argentinas de Derecho Humanos se tomó la
tarea de recuperar, comprensivamente, históricamente, esa parte del pasado que
hoy es presente en la rabia por la impunidad de tanto torturador, tanto asesino
suelto.
Aquí le presentamos algunos nombres de los represores que hubieron en Argentina.
Abba
Sordo - Ruiz):
Mayor José Roberto Abba
Capitán de corbeta Jorge Eduardo Acosta
Abdala
La Justicia lo procesó por 82 delitos cometidos como jefe de
Cecilio Abdemur
Inteligencia del GT 3.3.2., Entre ellos: desaparición de la
Agente Guillermo Abec
familia Tarnopolsky, tortura de los detenidos-desaparecidos
Agente de Pol. Prov. Guillermo Abec
Nilda Noemí Actis Goretta, Lisandro Cubas, Carlos Alberto
Oficial Héctor Jorge Abelleira
García y Ricardo Coquet. También fue responsable de los
Mayor Miguel Angel Abmua
secuestros de los familiares de detenidos-desaparecidos en
Comisario de la Policía de Tucumán Julio Abraham
la Iglesia Santa Cruz de diciembre de 1978 y de las monjas
Miembro de Pol. Prov. Julio Abraham
francesas Alice Domon y Renee Duquet. Integrante del
Contralmirante Oscar F. Abriata
COPECE (central de informaciones sobre la represión ). En
Coronel Eduardo Abud
1981 viajó a Sudáfrica donde se desempeñó como asesor en
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Acevedo
lucha contrainsurgente. Actuó durante la represión bajo los
Acosta
seudónimos de "Tigre", "Santiago" y "Aníbal". En libertad por
Agente de la Policía de Tucumán Benito Segundo Acosta
la Ley de "Obediencia Debida"
Teniente primero de Ejército Exequiel Acosta (Rulo -
Comisario de Policía Federal Mariano Acosta
Oficial principal de Pol. Prov. Hugo Rolando Albornoz
Victorino Acosta
Inspector general de Pol. Prov. Roberto Heriberto Albornoz
Subcomisario de Policía Federal Walter Acosta
(Tuerto):
Mayor Gustavo Actis
Oficial de Pol. Prov. Rolando Albornoz
Subalcalde del Servicio Penitenciario Federal Acuña
Oficial Alcántara
Agente del Servicio de Inteligencia Naval (SIN) Alejandro
Oficial Alcoba
Adem
Sargento primero de Ejército Juan Ramón Alcoberra
Miembro de Pol. Fed. Conrado Adorisio
Alcorta
María Eva Aebis
Celador de S.P.F. Aldama
Teniente Coronel Jorge Affani
Agente de Policía de la Provincia de Chaco Alegre
Brigadier General Orlando Ramón Agosti
Agente Alegre
Fue Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea desde
Teniente Carlos María Alemán Urquiza
diciembre de 1975 hasta enero de 1979 y, como tal, integró
Alfano
la Junta de Comandantes en Jefe a partir del 24 de marzo de
Empleado de la provincia del Chaco Rosa Rolando Alfonso
1976, siendo por lo tanto responsable indirecto no sólo de los
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Pablo
centros clandestinos dependientes de la Fuerza Aérea sino
Alfonzo
de la totalidad de los mencionados centros que funcionaron
Contralmirante Walter Oscar Allara
durante ese período. Fue juzgado y condenado por la
Teniente de corbeta de Marina Allianeli
Cámara Federal a la pena de cuatro años y seis meses de
Subteniente Almaraz
prisión, inhabilitación absoluta perpetua, accesorias legales
Comisario de la Policía de Tucumán Almaraz
más la accesoria de destitución como autor responsable de
Almirón (Kirko - Beto):
los siguientes delitos: "tormentos, reiterado en ocho
Miembro de Pol. Prov. Almirón (Petete):
oportunidades; en concurso real con el delito de robo,
Agente Fernando Alberto Almirón
reiterado en tres oportunidades". La Cámara Federal en
Oficial de Policía Federal Rodolfo Eduardo Almirón
mayo de 1989 decidió su libertad provisional en la causa por
General de Brigada Adán José Alonso
la rebelión de marzo de 1976 tras lo cuál recuperó la libertad.
Gendarme Alsina
Indultado por Carlos Menem en 1990.
Miembro de Gendarmería Alsina (Perro):
Teniente Coronel Rodolfo Lorenzo Agostini
Subcomisario de Pol. Prov. Alsina
Coronel Mario Aguado Benítez
Capitán Gustavo Alsina
Oficial de Pol. Prov. Aguero
Oficial de la Policía de la Provincia de Salta Juan Carlos
Teniente Coronel José Félix Aguiar
Alsogaray
Manuel Manolo Aguiar
Suboficial de la Armada Paulino Altamira
Aguilar
Agente de Policía de la Provincia de Tucumán Altamirano
Empleado de la provincia del Chaco Martín Aguilar
Oficial de Pol. Prov. Altamirano (Caramelo):
Oficial ayudante de Pol. Prov. Olga Aguilar
Policía de Santa Fe Carlos Ulpiano Altamirano
Subinspector de Pol. Prov. Aguilera
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Juan José
Comisario mayor Omar Aguilera
Altamirano
Segundo Aguilera
Martín Reynaldo Altuna
Suboficial de la Armada Aguirre
Teniente Coronel Martín Reinaldo Alturria
Sargento Ayudante de Gendarmería Aguirre
Oficial principal de Pol. Prov. Sra. De Alurralde
Subcomisario de Pol. Fed. Aguirre
Oficial Principal de la Policía de Tucumán Sra. De Alurralde
Sargento ayudante de Ejército Aguirre
Miembro de S.P.F. Raúl Enrique Alvano (Marchetti):
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Ernesto
Teniente primero de Ejército Alvarado
Hugo Aguirre
Subcomisario de la Policía de Tucumán Alvarez
Teniente coronel Leandro Aguirre
Coronel de Ejército Alvarez
Miembro de S.P.F. Roberto H. Aguirre (Aguilar):
Subcomisario de Pol. Prov. Alvarez
Empleado de la provincia del Chaco Juan Américo Agüero
Miembro de Ejército Alvarez
Teniente Ahuach
Teniente coronel Adolfo Ernesto Alvarez
Capitán del Ejército Ciro Ahumada
Coronel Aldo Mario Alvarez
Teniente Coronel Luis Daniel Ahumada
Responsable, como jefe de inteligencia del Estado Mayor del
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Aizcorre
V Cuerpo de Ejército, de la detención-desaparición y muerte
Inspector de Policía Federal Alejandro Alais
de Darío Rossi, Alicia Pifarre, Susana Mujica, Jorge Asenjo,
Teniente Coronel Ernesto Alais
Miguel Pincheira, Pablo Fornazari y Javier Seminario Ramos
Médico Alberto Mengele
entre otros 12 homicidios. La Justicia lo había procesado por
Comisario inspector Albornoz (o ALVORNOZ):
su participación en 59 privaciones ilegales de la libertad, 41
Miembro de Pol. Prov. Albornoz (Tuerto):
tormentos y 2 lesiones graves. Por la función que
Inspector General de la Policía de Tucumán Hugo Rolando
desempeñaba era informado diariamente acerca de las
Albornoz
detenciones que se practicaban dentro de la Zona de
Seguridad nro. 5. Participaba en las reuniones donde se
Arregui
decidía el destino de los detenidos-desaparecidos. Por estos
Comisario General de la Policía de Mendoza Ramón
delitos la justicia lo había procesado. En libertad por la Ley
Armando Arrieta Cortéz
de "Obediencia Debida"
Capitán de Navío José María Arriola
Empleado de la provincia del Chaco Francisco Orlando
Inspector de Policía Federal Arriú
Alvarez
Miembro de Gendarmería Arroyo
Coronel Jorge Alvarez
Teniente Primero del Ejército Roberto Arrué
Mayor de Pol. Prov. Alves
Sargento Ayudante Luis Roberto Arévalo
Alzarria
Agente Ascona
Amado
Capitán de Ejército Asiglia (Asís - Francés):
Capitán del Ejército Amarante
Oficial ayudante Asoya
Miembro de la Policía de Tucumán Rodolfo Carlos Amaya
General de brigada de Ejército Aspitarte
Teniente coronel Juan Amelong
Miembro de Ejército René Aspitarte
Teniente Coronel Juan Carlos Amiano
Roberto Hugo Aspitía
Miembro de Civiles Anadón (Mormón):
Teniente de navío de Marina Alfredo Gustavo Astiz (Nico):
Coronel de Ejército César Anadón
Teniente de fragata Alfredo Ignacio Astiz
Andorno
Torturó entre otros a Carlos Lordkipanidse, Lázaro Gladstein,
Miembro de la Policía de Tucumán Hugo Andrada
Carlos García, Amalia Larralde y a los familiares de
Agente de la Policía de Tucumán Oscar Andrade
detenidos-desaparecidos secuestrados en la Iglesia de Santa
Mayor del Ejército Andujar
Cruz . Estaba procesado por 18 delitos cometidos como
Médico Luis Angeleri
oficial de Operaciones del GT 3.3.2. Algunos de sus apodos
Miembro de SIDE Jorge Angeroni
eran "Cuervo", "Angel", "Rubio" y "Gonzalo" y su sosías
Mayor del Ejército Marcial Angos
Alberto Escudero. Fue quien se infiltró en el grupo de
Mayor Alfio Annino
familiares de desaparecidos que se reunía en la Iglesia de
Mayor Antinori
Santa Cruz, que en diciembre de 1977 fue secuestrado y que
Aón
aún se encuentra desaparecido; entre ellos está la fundadora
Mayor José Anselmo Appelhans
de Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor. Participó en
Capitán Jorge Humberto Appiani
el traslado de las monjas francesas Alice Domon y Leonnie
Cabo primero de Ejército Aquino (Laucha):
Duquet que continúan desaparecidas. Antes de que se le
Inspector General Elpidio Aquino
aplicara la ley de obediencia debida, eludió por prescripción
Miembro de Pol. Prov. Arana
la condena judicial por el secuestro de Dagmar Hagelin a
Comisario Inspector de Policía Pcia. Bs. As. Eduardo Isidoro
quien hirió por la espalda e introdujo luego en el baúl de un
Arana
automóvil. Estaba en actividad y continuaba ascendiendo. En
Comisario general de Pol. Prov. Aranguren
libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
Coronel Ernesto Miguel Araoz
Sacerdote Astolfi
Teniente de corbeta de Marina Arca
Coronel José Roberto Astorga
Miembro de Prefectura Naval Arduino
Civil Astudillo
Cabo primero Juan Carlos Arena
Miembro de Civiles Astudillo (Tío Patilludo):
Mayor del Ejército Luis Donato Arenas
Audes
Cabo de la Policía de Tucumán Argañaraz
Comodoro Ernesto Augustoni
Cabo de Pol. Prov. Argañaraz
Teniente Ausile
Comisario Principal de la Policía de Tucumán Samuel Arturo
Sargento de Gendarmería Avaca
Argañaraz
Sargento primero de Ejército Avaca
Cabo primero Arias
Miembro de Gendarmería Avellaneda
Sargento del Ejército Primero Arias
Avellaneda
Contralmirante Julio Delfor Arias
Sargento primero de Pol. Prov. Francisco Ezequiel
Comisario mayor de Pol. Fed. Arias Duval (Pajarito):
Avellaneda
Capitán médico Alberto Arias Duval
Miembro de Civiles Manuel Avellaneda
Capitán Arigotti
Oficial de S.P.F. Avena
Embajador Arlía
Alcalde de S.P.F. Juan Carlos Avena (Centeno - Caballo):
Oficial Luis Francisco Armocida
Ayala
Mayor Armol
Miembro de S.P.F. Ciríaco Ayala
Periodista Guillermo Aronin
Omar Ayala
Miembro de Gendarmería Arraes
Empleado de la provincia del Chaco Oscar Octavio Ayala
Teniente coronel de Ejército Arrechea
Miembro de Pol. Fed. Ayhu (Turco):
Coronel de Ejército Arrechea
Capitán de navío de Marina Azcárate
Teniente coronel Antonio Arrechea
Agente Azcona
Teniente coronel de Ejército Antonio Arrechea
Ayudante primero de Prefectura Naval Juan Antonio Azic
General de División Osvaldo René Azpitarte
Oficial Cesar Basili (o BASILE):
Teniente de Marina Alfredo Aztis (Rubio - Angel - Cuervo):
Cabo Basualdo (El Verdugo):
Oficial de Pol. Prov. Añasco
Alfredo Batafarano
Cabo primero Badaraco
Comisario Inspector Juan Alfredo Battafarano
Médico Badía
Suboficial de la Armada Baucero
Miembro de Ejército Felipe Báez
Subcomisario Leopoldo Luis Baume
Teniente de Navío Baglioreto
Cabo de Pol. Fed. Juan Carlos Bayarri
Agente Baigorria
General de Brigada Juan Manuel Bayón
Juan Baigorria
Oficial Bazán (Vietnamita):
Ramón Oscar Balcaza
Miembro de Pol. Prov. Bazán
Cabo primero de Ejército Baldivieso
Mayor Be Daca Bratz
Coronel Julio A. Balloffet
Comisario Víctor David Becerra
Miembro de Civiles Balmaceda (Cordobés):
Jefe Región Centro de Gendarmería Nacional Becich
Gabriel Balmaceda (Balbuena):
Lucas Gumersindo Belich
Coronel de Ejército Miguel Aurelio Baquear
Cabo Osvaldo Bellini
Teniente Coronel Luis Enrique Baraldini
Coronel Antonio Beltrametti
Teniente Baratero
Oficial Andrés Manuel Beltrán
José Baravall (Pollo):
Oficial Ayudante de la Policía de Tucumán María Beltrán
Barbatto
José Luis Benavidez
Contralmirante Alberto C. Barbich
Teniente de Corbeta Miguel Angel Benazzi
Oficial de Pol. Fed. Adolfo Barbieri
Como miembro del grupo de inteligencia de la "ESMA" ,
Teniente Coronel Carlos Alberto Barbot
participó en las torturas y en los secuestros de las personas
Brigadier Aldo Mario Barbuy
que pasaron por dicho C.C.D. . Tenía una lista con el destino
Contralmirante Humberto José Barbuzzi
de las prisioneras que habían dado a luz y el de sus hijos.
Subteniente de Ejército Barcelu
Actuó en Europa, en el Centro Piloto de París y en Madrid,
Subteniente del Ejército Barceló
detectando argentinos que se hallaban en el exilio con el fin
Ricardo Víctor Barcia
de secuestrarlos y/o asesinarlos. Fue asesor de inteligencia
Cabo primero Barda
en Bolivia. Encubrió su identidad bajo los apodos de
Coronel de Ejército Barda
"Manuel", "Turco Salomón", "Carlos Guevara" y "Jorge
Coronel Alberto Pedro Barda
Varela". Impune por la ley de "Punto final".
Teniente Coronel José Agustín Bardaro
Beniente coronel de Ejército Bener
Contralmirante Julio J. Bardi
Teniente de Navío Bengoechea
Barleta
Laureano Bengolea
Miembro de Civiles Barletta
Carlos Horacio Benítez
Alférez de Gendarmería Barraza
Miembro del Ejército Benítez
Subteniente Barreiro
Teniente Coronel Berdaguer
Mayor Ernesto Barreiro
Sargento Bergara (Pelado):
Jefe de torturadores de "La Perla". Participó en asesinatos y
Médico Guillermo Berger
secuestros y en la farsa ante la Cruz Roja Internacional; en
Médico de Policía Pcia. Bs. As. Jorge Antonio Bergés
aquella oportunidad le comentó a los detenidos que "aquí
Participaba directamente en las torturas, como en el caso de
(los prisioneros) están vivos, pero para el resto del mundo
Jacobo Timerman, a quien le sostuvo la lengua para que no
están muertos" . Actuó bajo los siguientes seudónimos:
se ahogara mientras lo torturaban. Era responsable de los
"Hernández", "Rubio", "Gringo" y "Nabo". Desencadenó los
partos de las secuestradas embarazadas, entre las que se
episodios golpistas de Semana Santa en abril de 1987. En
encuentra Silvia Isabel Valenzi, que continúa desaparecida.
libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
Había sido condenado por la Cámara Federal a seis años de
Capitán de Ejército Ernesto Guillermo Barreiro (Hernández):
prisión por ser autor de cuatro aplicaciones de tormentos. En
Sargento Barrera
libertad por la Ley de "Obediencia Debida"Capitán Bermúdez
Sargento primero de Ejército Barrera (Kempes - Rengo):
Miembro de S.P.F. Jorge Bernades
Subcomisario Barrero (Reinafé - Chiapi):
Coronel José María Bernal Soto
Empleado de la provincia del Chaco Barrientos
Médico de S.P.F. Miguel Bertiche (Beltrán):
Barrionuevo
Teniente de Ejército Bertier (Francés):
Miembro de Pol. Prov. Domingo Barrionuevo
Miembro de Pol. Prov. Bertoglio
Oficial Mario Barrionuevo
Miembro de Gendarmería Besich
Coronel del Ejército de Uruguay Barrios
Capitán de Ejército Raúl Ruben Bessieres
Teniente Uriburu Barros
Capitán Raúl Bessieres
Coronel Eugenio Antonio Barrozo
Comisario general de Pol. Fed. Besteiro
Subcomisario Baru
Capitán José Tadeo Betoli
Coronel de Ejército Aldo Barufaldi
Inspector de Pol. Fed. Beville (Caballo):
Contralmirante Eugenio Luis Bezzola
General de Brigada Juan Antonio Buasso
Sacerdote Biagoli
Sargento ayudante José Buceta
Miembro del Ejército Bianchi
Agente de Inteligencia del Batallón 601 Rubén Osvaldo
Médico de Ejército Norberto Bianco
Bufano
Imputado como integrante de grupo de tareas en CCD
Subcomisario de Pol. Prov. José Bulacio
Hospital de Campo de Mayo, Bs. As., Legajo de CONADEP
Coronel Carlos Néstor Bulacios
6516/6521/6522/6523/6524/6525/6514/6519/6520/6515/6518
Coronel Néstor Carlos Bulacios
/6517/6372.
Miembro de Pol. Prov. José Bulascio (o BULACIO):
Coronel Norberto A. Bianco
Subcomisario Bunge (Diamante):
Pedro Víctor Bidegain
Comandante de Gendarmería Nacional Burni
Agente Rosa Susana Bidinosa
Burnik
Médico Bidondo
Teniente general de Ejército Bussi
Capitán de fragata de Marina Biglioni (Pato):
Brigadier general de Ejército Antonio D. Bussi
Teniente general de Ejército Bignone
General de brigada Reynaldo Benito Bignone
General de División Antonio Domingo Bussi
Capitán de Corbeta Bilardo
fue Jefe de la Subzona 32, cuya jurisdicción abarcaba la
Teniente de Navío Binotti
provincia de Tucumán, desde diciembre de 1975 hasta
Teniente de Ejército Blanco
diciembre de 1977, por lo que tuvo bajo su responsabilidad
Mayor de Ejército Antonio Martín Blanco
todos los C.C.D. que funcionaron en la provincia, como así
Inspector de Policía Pcia. Bs. As. Blansten
también el control operativo de las Fuerzas Armadas y de
Sargento de Policía Federal Block
Seguridad. Desde abril de 1976 hasta diciembre de 1977, fue
Comisario Mayor Martín Emilio Blottner
Gobernador de la Provincia de Tucumán, por lo que fue
Coronel Roberto Atilio Bocalandro
responsable de los C.C.D. que funcionaron en la Jefatura de
Oficial de Policía de la Pcia. De Bs. As. Gustavo Boccalaro
la Policía de Tucumán y en la Penitenciaría de Vil la Urquiza,
Bochatey
Sección "E". Desde febrero de 1980 fue Comandante del III
Miembro de Policía Federal Boero
Cuerpo de Ejército y, como tal, Jefe de la Zona 3, por lo que
Cabo Bogado
fue el máximo responsable de los delitos cometidos, en el
Oficial de Pol. Prov. Bogado
marco del Terrorismo de Estado, en las provincias de
Coronel Bolacini
Córdoba, Mendoza, Catamarca, San Luis, San Juan, Salta,
Coronel Conrado Boldrini
La Rioja, Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero. Durante su
Capitán de Navío Zenón Raúl Bolino
desempeño en estos cargos visitó reiteradamente el C.C.D.
Coronel de Ejército Bollacini (Gerente - Nono):
que funcionaba en la Jefatura de Policía de Tucumán. Fue
Boltieri (Fino - Bonito):
desprocesado por la Corte Suprema, en aplicación de la ley
Bomacifa
de punto final, el 23 de junio de 1988, por los delitos
Contralmirante Norberto Celestino Bonesana
cometidos como Jefe de la Subzona 32, que fueron los
Capitán de Ejército Bonet (Gordo Bueno):
únicos por los que la Justicia le había dictado procesamiento.
Miembro de Pol. Fed. Bonifacio (Chorizo):
Cabe Desprocesado por la Corte Suprema de Justicia.
Contralmirante Carlos Alberto Bonino
Brigadier general de Ejército Antonio Domingo Bussi
Empleado de la provincia del Chaco Albino Luis Bor
Capitán de Ejército Juan Carlos Bustamante
Suboficial de Policía Borbón
Sargento Enfermero de Gendarmería Nacional Bustos
Empleado de la provincia del Chaco Fernando Borda
Miguel Bustos
Oficial de S.P.F. Nicasio Orlando Bordón
Comisario Ramón Bustos
Subinspector de la Policía de San Luis Celso Borzalino
Daniel Butti (Tanque):
Comisario Juan Carlos Borzolino
Miembro de Civiles Daniel Butti (Tanque):
Mayor de Ejército Bosic (o GOSIC):
Miembro de Civiles Buzeta
Mayor de Ejército Bosier
Sargento de la Policía de Córdoba Buzzeta
Teniente coronel Antonio Bossio
Miembro de Gendarmería Cabalin
Suboficial de la Armada Jaime Donardo Bravo
Oficial Sumariante de Policía Prov. Del Chaco Caballero
Agente de Policía de la Provincia del Chaco Enzo Brear
Empleado de la provincia del Chaco Fortunato Caballero
Brescia
Comisario mayor Lucio Caballero
Capitán Antonio A. Brillani
Mayor del Ejército Pedro Caballero
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Britez
Agente Roque Agustín Caballero
Subcomisario Hugo Cayetano Britos
Oficial de Pol. Prov. Saul Caballero
Alcalde Brizuela (Rata - Ratón):
Cabo primero Cabral
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Brocas
Miembro de Civiles Luis Cabral
Miembro de Ejército Brovarone
Teniente Coronel Roque Cabral
Oficial de Pol. Prov. Carlos Brunato (Tu Sam):
Brigadier de Aeronáutica Cabrera
Mayor Juan Mario Bruzzone
Teniente primero de Ejército Cabrera (Etchenique - Chino):
Oficial Juan Facundo Cabrera
la represión en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.
Sacerdote Cacabello
Indultado por Carlos Menem en 1990.
Inspector Cáceres
Sargento de la Policía Federal Canerva
Agente Cáceres (Indio):
Miembro de Pol. Fed. Canerva (Gato):
Médico de Aeronáutica Cáceres
Coronel Pedro Canevaro
Comisario Luis Cadierno
Oficial de Pol. Fed. Cano
Coronel del Ejército de Bolivia Ernesto Cadina Valdivia
Sargento ayudante Martín Cano
Brigadier Oscar Caeiro
Oficial de Gendarmería Francisco Cantero
Nicolas Cafarello
Empleado de la provincia del Chaco Alfredo Laureano
Coronel Cafarena
Canteros
Teniente coronel Cafarena
Miembro de Pol. Fed. Luis Cantos (Pajarito):
Coronel Carlos Caggiano Tedesco
Miembro de Civiles Carlos Canudas
Comisario Mayor Alberto J. Cairoli
Capitán médico Carlos Octavio Capdevila
Cairolo
Capitán de la Armada Capdevilla
Inspector de Policía Federal Norberto Cajal
Mayor de Ejército Capitán
Cabo primero de Pol. Prov. Héctor Domingo Calderón
Miguel Angel Capobianco
Cabo Primero de la Policía de Tucumán Héctor Domingo
Comisario Mayor Dardo Capparelli
Calderón
Comisario de la Policía de Tucumán Inspector Capraro
Comisario General Jorge Nicolás Calderón
Comisario de Policía Pcia. Bs. As. Caputo
Oficial de la Policía de San Luis Luis María Calderón
Caputo
Oficial de la Policía Federal Daniel Calegari
Sargento Antonio Héctor Caravante
Armando Calero
Agente Hugo Roberto Caravante
General de Brigada Edgardo Calvi
Inspector Norberto Carbajal
Oficial Víctor Daniel Camargo
Inspector de Pol. Prov. Carcano
Coronel Felix Camblor
Inspector de Pol. Prov. Carcano
Coronel Félix Camblor
Cardarelli (Nedo Otto Carles):
Coronel Juan Carlos Camblor
Comodoro auditor José María Carde
Suboficial Juan Carlos Camicha
Suboficial de la Armada Víctor Cardo
Miembro de Civiles Caminos
Oficial Cardoso
Camoira
Teniente Cardoso (o CARDOZO):
Cabo de la Policía de Tucumán Campero
Cabo segundo de la Armada Cardozo
Cabo de Pol. Prov. Campero
Oficial de Policía de la Provincia del Chaco Cardozo
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Raúl
Teniente Eduardo Daniel Cardozo
Campilongo
Segundo Comandante de Gendarmería Guillermo Cardozo
Teniente coronel de Ejército Campoamor
Miembro de Gendarmería Guillermo Cardozo (Cortéz):
José Campodonico
Hugo Cardozo
Coronel Rodolfo Aníbal Campos
Capitán de corbeta Carlos Raúl Carella
Coronel Rodolfo Aníbal Campos
Coronel José Segundo Dante Caridi
General de Brigada Ramón Juan Alberto Camps
Miembro de Civiles Carlos (Ratón):
Fue Jefe de la Policía de Buenos Aires desde abril de 1976
Oficial Manuel Andrés Carlos (Beltrán):
hasta diciembre de 1977. Como tal tuvo bajo su
Cabo Carmen (La Mari):
responsabilidad el funcionamiento de los siguientes centros
Miembro del Ejército Carnero
clandestinos de detención: Pozo de Quilmes, Banco,
Prefecto Carnot
Comisaría de Villa Martelli (Vicente López), Brigada de
Teniente primero de Ejército Argentino Caro
investigaciones de San Nicolás, Comisaría 4 de Mar del
Coronel Carlos Alfredo Carpani Costa
Plata, Arana, Comisaría 5 de La Plata, Comisaría 8 de La
Vicealmirante Carlos Pablo Carpintero
Plata, Comisaría 3 de Morón, Brigada de investigaciones de
Teniente Primero del Ejército Carranza
La Plata, Destacamento en Batán (Mar del Plata), Sheraton,
Suboficial Miguel Angel Carranzana
Guardia de infantería de Policía de Buenos Aires en La Plata,
Víctor Carrasco
COT I (Martínez), Comisaría de Tigre, Comisaría de Zárate,
Carrateguy
Pozo de Banfield, Brigada de investigaciones de Las Flores,
Cabo de la Policía de la Provincia de Tucumán Carrico
Puesto Vasco o Subcomisaría de Don Bosco. Fue juzgado y
Médico Carrilaf
condenado por la Cámara Federal como autor responsable
Cabo primero de la Armada Carrizo
de los delitos de tormentos reiterados en 73 oportunidades, a
Capitán Carrizo
la pena de 25 años de reclusión, inhabilitación absoluta y
Carrizo (El Negro El Legro):
perpetua, más la accesoria de destitución por considerarlo,
Miembro de Pol. Prov. Carrizo
junto a su sucesor Riccheri, como el principal responsable de
Mayor Carrizo
Agente Carrizo
Miembro de Pol. Prov. Carrizo
Empleado de la provincia del Chaco Marcos Centurión
Cabo primero de Pol. Prov. Carrizo
Cabo primero de Ejército Ceresoli (Gato):
Comisario de la Policía de Tucumán Arnaldo Carrizo
Subcomisario de la Policía Federal Ubaldo Renato Cerizola
Miembro de Pol. Prov. Hernán Carrizo
Comisario mayor de Pol. Prov. Cernadas
Suboficial segundo de Prefectura Jorge Carrió
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Cerra
Teniente Daniel Eduardo Carti
Cabo segundo de la Armada Néstor Carlos Cerrillo
Comisario de la Policía Federal Carvallo
Mayor Carlos María Cerrillos
Cabo de Pol. Prov. Casas (Lito):
Comandante Principal de Gendarmería Nacional Luis
Casas
Antonio Cerritti
Vicealmirante Jorge Demetrio Casas
Comisario de Policía Pcia. Bs. As. Cerruti
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Casco
Teniente de Ejército Cerruti
Teniente coronel de Ejército Roberto Caseres
Miembro de Gendarmería Luis Antonio Cerrutti
Mayor del Ejército Caserotto
Principal de Policía Federal Chable
Coronel médico Julio C. Caserotto
Oficial Ayudante de la Policía de Tucumán Miguel Chaile
Médico de Ejército Julio Cesar Caserotto
Comisario de la Policía de Tucumán Ramón Chaile
Médico Casido (Mujer):
Chairo
Alejandro Castagnese (El Negro):
Chamorro
Oficial del Ejército Castagno
Contralmirante de Marina Ruben Jacinto Chamorro (Delfín):
Miembro de Pol. Fed. Miguel Angel Castañaro (El Gallito):
Teniente coronel Jorge A. Chanfreu
Periodista Luis María Castellanos
Coronel Norberto J. Chappari
Teniente coronel de Ejército Castelli
Miembro de Ejército Charli
Coronel Néstor Rubén Castelli
General de Brigada Carlos Bernardo Chasseing
Mayor del Ejército Rubén Castellini
Teniente Chausi
Oficial de la Armada Castellvi
Oficial de la Policía de San Luis Chavero
Agente de Pol. Prov. Castillo (Tula):
Sargento ayudante de Ejército Chavez
Empleado de la provincia del Chaco Carlos Castillo
Comisario inspector Ricardo Chedro
Comisario de la Policía de Tucumán Juan Benito Castillo
Oficial de la Policía de la Provincia del Chaco Emilio
Miembro de Civiles Castiñeira
Chejolán
Comisario Mayor de Policía Federal Castro
Oficial de S.P.F. Chemes (Chavez Polaco):
Ricardo José Castro
Teniente coronel de Ejército Fernando Eugenio Chercoles
Cabo Sebastián Castro
Contralmirante Jorge Ernesto Chevallier
Teniente primero de Ejército Castro Bellas
Coronel de Ejército Chiapara
Coronel Cattaneo
Miembro de la Policía de Tucumán Chocobar
Coronel de Ejército Cattaneo
Cabo Cinko
Coronel Alberto Luis Cattaneo
Miembro de SIDE Antonio Cire
Catuzzi
Carmelo Cirella
General de Brigada Abel Teodoro Catuzzi
Capitán de Ejército Enrique Armando Cissiari
General de Brigada Abel Teodoro Catuzzi
Capitán de navío de Marina Cisterna
Miembro de Pol. Fed. Julio Cavalli (Pájaro):
Capitán de Ejército Ciudad
Teniente de Navío Miguel Angel Cavallo
Capitán de Ejército Claro
Sargento ayudante de Ejército Cayo
Miembro de la Policía de Tucumán Juan Carlos Clemente
Capitán del Ejército Cecchi
Teniente de Navío Clements
Teniente primero de Ejército Cecci Villegas
Capitán de fragata de Marina Francisco Cobas
Capitán de Ejército Cechi
Coronel Juan Manuel Cobo
Coronel de Ejército Aldo Cecichi
Oficial Paulino Zenón Cobresic
Suboficial de la Policía de Tucumán (RE) José Telmo Cecilia
Codesal
Suboficial de la Armada Cejas
Teniente Coronel Pedro Miguel Colabella
Comisario Inspector de Policía de Bs. As. Horacio Cella
Empleado de la provincia del Chaco Rogelio Colman
Teniente Coronel Juan Carlos Cembellín
Miembro de Aeronáutica Colodro
Agente de S.P.F. Norberto Cendón (Castro Néstor):
Coronel Juan Carlos Colombo
Oficial de Pol. Prov. Cendoya
Colosino
Suboficial del Servicio Penitenciario Federal Néstor Cendón
Mayor Colotti
Comisario General de la Policía del Chaco Wenceslao
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Ceferino
Ceniquel
Oscar Colussi
Comisario Inspector Wenceslao Ceniquel
Brigadier César Miguel Comes
Principal de la Policía de La Pampa Néstor Cenizo
Teniente Primero Cometo
Miembro de Ejército Centeno
Conci
General de Brigada Arturo Gumersindo Centeno
Coronel José Segundo Conde
Monseñor de Civiles Conrero
Inspector de la Policía Provincia del Chaco Cáceres
Comisario general Roberto Esteban Constantino
Empleado de la provincia del Chaco Félix Cáceres
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario
Empleado de la provincia del Chaco Luciano Cáceres
Constanzo
Sargento ayudante de Ejército Córdoba
Teniente de Ejército Conte Courteaux
Miembro de Ejército Argentino Justo Ramón Córdoba
Comandante Principal Carlos Gregorio Contrera
Miembro del Poder Judicial Provincia de Chaco Luis Angel
Sargento de la Policía Federal Contreras
Córdoba
Miembro de Pol. Prov. Contreras
Miembro de Ejército Raúl Enrique Córdoba
Coronel Julio Contreras Santillán
Miembro de S.P.F. Julio Jorge D'Antuono (Dagostino):
Teniente Coronel Cooke
Capitán del Ejército Eduardo R. D'empaire
Juan Coptelesa
Capitán de corbeta de Marina Luis Abdala D'Imperio
Juan Máximo Copteleza
Teniente Primero del Ejército Mario Miguel D'Ursi
Capitán de Corbeta Ricardo Corbeta
Capitán de Navío Alberto M. D`Agostino
Juan Manuel Cordero
Teniente Coronel Francisco Obdulio D`Alessandri
Mayor del Ejército de Uruguay Manuel Cordero
Suboficial de la Armada Juan de Dios Daer
Miembro de la Policía de Tucumán Julio Vicente Coria
Comandante Principal de Gendarmería Nacional Jorge
Capitán Raúl Jorge Corleti
Dalioso
Teniente coronel Cornejo
General de Brigada Carlos A. Dalla Tea
Cabo del Ejército Cornicelli
Comisario Mayor de Policía Pcia. Bs. As. José Daniel
Coronel (o CORONEL):
Dallochio
Oficial Coronel
Teniente primero Jorge Damico
Mayor del Ejército Juan Carlos Coronel
Oficial de Ejército Dana (Gordo Dieguez):
Coronel Eduardo O. Corrado
Cabo primero Roberto Antonio Daniele
Comisario de Policía Pcia. Bs. As. Bernabé Jesús Corrales
Integrante del Ejército Alfredo Danon
Miembro de Gendarmería Correa
Miembro de Pol. Fed. Horacio Danotti (Sangre):
Cabo primero de Ejército Juan Carlos Correa (Hormiga
Miembro de Civiles Jorge Dantona
Negra):
Coronel Rodolfo Lucio Dapeña
Miembro de la Policía de Tucumán Manuel Atilio Correa
Teniente Coronel Guillermo Daract
Coronel de Ejército Correa Aldana
General de brigada Naldo Miguel Dasso
Teniente coronel de Ejército Correa Aldana
Coronel Sergio E. Dattellis
Teniente Corregidor
Agente de la Policía de Santa Fe Carlos Pedro Dawydowycz
Oficial de Ejército Corregidor
Miembro de la Policía de Tucumán De Arco
Cortéz
Oficial Ayudante de la Policía de Tucumán De Barraza
Capitán de Navío Corti
Oficial Ayudante de la Policía de Tucumán Luis Armando De
Corttez
Candido
Corvalán
Prefecto del Servicio Penitenciario Federal Gabino Rafael De
Cabo principal Corzo
Carlo
Miembro de S.P.F. Juan Carlos Cosiña (J.C.):
Mayor Gabriel De Cesaris
Miembro de S.P.F. Juan Carlos Cosiña (JC):
Miembro de la Policía de Tucumán Luis Armando De
Norberto Cossani (Capitán Beto):
Cándido
Teniente coronel de Ejército Costa
Sargento Ayudante del Ejército De La Fuente
Cabo primero Norberto Cozani (Capitán Beto):
Miembro de Civiles De La Fuente (Negro):
Cabo de Policía de Pcia. Bs. As. Norberto Cozzani
Comisario general de Pol. Fed. De La llave
Oficial inspector de Policía Federal Hugo Ricardo Cremonte
Teniente de Ejército Carlos M. De La Serna
Teniente coronel de Ejército Crespi (Moreno Teco):
General de Brigada Joaquín De Las Heras
Coronel Jorge Raúl Crespi
Oficial de Policía Pcia. Bs. As. De Marco
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Ana Rosa
Comisario de la Policía Federal Ricardo Norberto De María
Cristeler
Coronel Rafael Benjamín De Piano
Oficial principal Cristodulakis
Capitán Hugo De Pirro
Oficial principal Croig Indane
Cabo primero De Santis
Suboficial Santiago Cruciani
Agente de Pol. Fed. Luis De Vicenzo
Miembro de Gendarmería Antonio Cruz
De Willerad Taka
Eduardo Cruz (Cramer):
Brigadier Ricardo Francisco Degano
Oficial de la Policía Federal Eduardo Angel Cruz
Primer Alférez de Gendarmería Nacional Degliagaspera
Cubillas
Prefecto Aníbal Enrique Deicas
Brigadier de Aeronáutica Cubría
Miembro de Pol. Prov. Osvaldo Del Bueno
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Cuenca
Médico de Ejército Alberto Fernando Del Castillo
Pascual Curipayu
Juan Antonio Del Cerro
Cumplía prisión por torturador y secuestrador de Adriana
Mayor Carlos Domínguez Linares
Marandet, Roxana Giovannoni, Teresa Israel, Carmen Aguiar
Miembro de Civiles Don Gómez
de Lapacó, Alejandra Lapacó, Marcelo Butti Arana, Alejandro
Miembro de la Policía Federal Horacio Donati
Aguiar, María del Carmen Reyes, María Valoy de Guagnini y
Donato García
Rafael Beláustegui entre un total de sesenta personas,
Segundo Comandante de Gendarmería Donatto
muchas de las cuales continúan desaparecidas. Bajo el
Teniente de Navío Adolfo Miguel Donda
apodo "Colores" secuestró y torturó en y desde los campos
Torturó con picana eléctrica a Ana María Testa, Víctor
de concentración "Club Atlético", "El Banco", "Olimpo" y
Fatala, Carlos Lordkipanidse, Arturo Barros, Lázaro
"ESMA". Entre las decenas de sus víctimas se encuentra
Gladstein, Amalia Larralde, Angel Strazzeri, Andrea Bello y
Gilberto Renguel Ponce, a quien secuestró luego de
María Bernst. Cumplía prisión preventiva rigurosa por la
golpearlo salvajemente, a pesar de ser un lisiado, el 7 de
comisión de 17 delitos como oficial de Operaciones del GT
diciembre de 1978 en la estación ferroviaria de Ciudadela.
3.3.2, entre los que se encuentran su participación en
Participó del secuestro de Gertrudis Hlaczik de Poblete y de
secuestros -por ejemplo, el de la diplomática Elena
su hijita de ocho meses; la primera fue vista en el "Olimpo",
Holmberg, ocurrido en diciembre de 1978 y cuyo cadáver
pero al llegar al C.C.D. su hija no estaba con ella. Decía ser
apareció luego en aguas del río Luján-. Actuó bajo los
profesor de la Universidad Católica Argentina (UCA) e
seudónimo s de "Palito", "Jerónimo", "Pellegrino", "Ribes",
ingeniero electrónico. Este criminal que poseía documentos
"Libstein" y "Solía". Está en actividad. En libertad por la Ley
falsos a nombre de Del Valle, se ufanaba de haber inventado
de "Obediencia Debida"
una picana que no dejaba marcas. En libertad por la Ley de
Coronel de S.P.F. Dotti (Coco):
"Obediencia Debida"
Mayor de Ejército Dowling (o Mac Loulhing Dávila):
Coronel Roberto Carlos Del Hoyo
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Duarte
Miembro de la Policía de Tucumán Guillermo Rolando Del
Médico Duarte
Hugo
Inspector Duarte
Capitán del Ejército Del Pino
Teniente de navío de Marina Dunda (Jerónimo Palito):
Teniente Del Pino
Capitán de corbeta de Marina Luis Alfonso Dupeyron
Teniente primero Del Río
Oficial Dupuy
Comisario Principal de la Policía de Tucumán Del Santo
Teniente Duran
Capitán Juan Francisco Del Torchio
Teniente coronel de Ejército Duran Sáenz (Delta):
Teniente coronel de Ejército Luis Del Valle Arce
Miembro de Ejército Guillermo Duret (Porra):
Delfino
Subteniente de Ejército Gustavo Miguel Duret (Perro):
Alférez primero de Gendarmería Dellagaspera
Oficial Alfredo Ismael Duré
Mayor de Ejército Ruben Andrés Dellatorre
Coronel Alberto Durán Sáenz
Mayor Hugo Jorge Delme
Jorge Dussini
Hugo Oscar Delpech
Comisario de Policía Pcia. Bs. As. Díaz
Miembro de Pol. Fed. Demarchi
Comisario Mayor Díaz
Teniente de Navío Hugo Demario
Comisario de la Policía de Córdoba Díaz
Comisario Víctor Hugo Dengra
Comisario de la Policía de Tucumán Principal Alejandro
Carlos Deramo
Arturo Díaz
Vicealmirante Jorge Aníbal Desimone
Sargento principal Hugo Díaz
Cabo primero Deveter
General de Brigada Ramón Genaro Díaz Bessone
José Dfodato
Subprefecto Jorge Manuel Díaz Smith
Médico Di Benedeto Agatini
Inspector de Pol. Prov. Echenique
Coronel Médico Abatino Di Benedetto
Echeverria
Comisario de policía Ambrosio Di Cocca
Miembro de Pol. Fed. Eklund (Alemán):
Luis Di Nallo
Subcomisario de Policía Federal Gustavo Adolfo Eklund
Di Tomasso
Oficial de Policía Pcia. Bs. As. Julio Alberto Emmed
Di Tulio
Agente Julio Alberto Emmed
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Diambli
Oficial de Policía de La Pampa Engaramo
Capitán Díaz (Víbora):
Coronel Lorenzo Equioiz
Sargento primero de Ejército Díaz (Petiso):
Miembro de S.P.F. Ramón Erlan (Pancho):
Capitán Díaz (Víbora):
Miembro de la Policía de Tucumán Mario Roberto Escalada
Miembro de Gendarmería Hugo Díaz (Petiso - Chino):
Cabo principal Escalante
Contralmirante José Guillermo Dickson
Prefecto del Servicio Penitenciario Sergio Escandelo
Mayor Luis Gustavo Dietrich
Oficial Sol Gaspar Escobar
Subcomisario de Pol. Prov. Difini
Oficial Eduardo Esmarra
Raymundo Dolz
Espeche
Mayor de Ejército Domínguez
Vicecomodoro Espina
Miembro de S.P.F. Olegario Domínguez (Kawasaki):
Cabo Espinillo
Sargento primero de Ejército Espinosa
un total de 23 delitos cometidos durante su actuación como
Sargento principal Espinoza
oficial de Inteligencia del GT 3.3.2; era responsable de los
Coronel Jorge Luis Espósito
partos de las prisioneras; en una oportunidad, en marzo de 1
Empleado de la provincia del Chaco Jorge Omar Esquivel
978, le hizo escribir una carta a sus padres a Alicia Elena
Comisario de la Policía de Córdoba Esteban
Alfonsín de Cabandie, quien continúa desaparecida, antes de
Teniente primero Estevez
separarla de su bebé recién nacido. Actuó en la represión
Coronel médico Julio Ricardo Estevez
bajo los siguientes apodos: "Daniel", "Selva", "Orlando" y
Capitán de Ejército Estigliano
"Gordo". En la actualidad, fue destinado a Concordia,
Capitán de fragata Horacio Pedro Estrada
provincia de Entre Ríos, donde el pueblo y el Concejo de
Comisario Gral. De Policía Pcia. Bs. As. Miguel Etchecolatz
Deliberantes lo declararon persona no grata. En libertad por
Había sido condenado por la Cámara Federal a 23 años de
la Ley de "Obediencia Debida"
prisión por encontrárselo responsable de 91 tormentos
Miembro de Pol. Fed. Fechietti
cometidos durante su actuación como director general de
Miembro de Ejército Feitos (Espeziale - Cacho):
Investigaciones de la policía bonaerense; en virtud del cargo
Cecilio Felipe
que detentaba, fue responsable de 21 C.C.D. que
Comisario general de la Policía Federal Oscar Fenochio
funcionaron en la mencionada provincia, en los que fue visto
Comisario Faustino Fereondo
reiteradamente. En libertad por la Ley de "Obediencia
Policía de Santa Fe Julio Héctor Fermoselle
Debida"
Sacerdote Fernández
Miembro de Pol. Prov. Etchegaray (Cacho):
Oficial Fernández (Manchado):
Teniente primero Etchenique
Miembro de Civiles Fernández (Rengo II):
Comisario general de Pol. Prov. Etcheto (Palek):
Teniente primero Fernández
Cabo principal Omar Eyzaguirre
Subcomisario de Pol. Prov. Fernández (Conejo):
Sargento primero de Ejército Vicente Ezcurra
Agente de Pol. Prov. Fernández
Médico Héctor Fabre
Oficial de Gendarmería Fernández (o MARTÍNEZ - Teves):
Mayor Enrique Fader
Comisario general de Pol. Prov. Alfredo Fernández
Miembro de la Policía de Tucumán Pedro Oscar Fagioli
Comodoro de Aeronáutica Ataliva Fernández
Brigadier Rodolfo Fajardo
Daniel Fernández
Agente Ramón Oscar Falcasa
Eulogio Fernández
Falcón
Héctor Fernández
Miembro de Pol. Fed. Juan Carlos Falcón (Kung Fu):
Oficial Juan Fernández
Principal de Policía Federal Juan Carlos Falcón
Julio Fernández
Principal de Policía Federal Fama
Ayudante de la Policía de Tucumán Fernández
Miembro de Pol. Fed. Fama (Tano):
Comisario Mayor de Policía Pcia. Bs. As. Alfredo Fernández
Coronel de Ejército Carlos Roberto Fappiano
Subcomisario Armando Osvaldo Fernández
José Faraci
Faustino Fernández
Teniente de navío de Pol. Fed. Farías (Bestia):
Capitán de la Armada Gustavo Fernández
Miembro de Pol. Prov. Aldo Farías
Brigadier Mayor Jorge Sixto Fernández
Oficial de Pol. Prov. Guillermo Agustín Fariña
Suboficial principal Julio Fernández
Oficial ayudante de Pol. Prov. Guillermo Agustín Fariña
Guardiamarina Luis Alberto Fernández
Hilario Ramón Fariña
Comisario Mayor de Policía Federal Raúl Fernández
Miembro del Ejército Farmache
Capitán Fragata José Fernández Carro
Suboficial Edwin Farquasohn
Coronel Raúl Fernández Cutielo
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Farías
Coronel Miguel Angel Fernández Gez
Mayor Luis Alberto Farías Barrera
Coronel Carlos Severino Feroglio
Suboficial Mayor del Ejército (RE) Fasola
Coronel Rodolfo C. Feroglio
Médico Favole
Subcomisario de Pol. Prov. Ferranti
Prefecto Héctor Daniel Favre (Selva):
Miembro de Civiles Luis Angel Ferrari
Prefecto Héctor Antonio Febres
Raúl Hugo Ferrazo
Torturó con picana eléctrica y palazos a Víctor Basterra,
Sargento ayudante Ferreira (Pibe Eléctrico):
María Pilar Imaz de Allende, Angel Strazzeri, Thelma Jara de
Alférez de Gendarmería Ferreira (Teseira):
Cabezas, Nilda A. Goretta, Oscar Degregorio y a las monjas
Agente Dora Ferreira
francesas Alice Domon y Leonie Duquet; participó en el
General de Brigada Andrés Aníbal Ferrero
traslado de las dos últimas, que continúan desaparecidas.
Oficial del Ejército Rubén Ferreti
Estuvo a cargo del operativo en el que se regresó a la ESMA
Miembro del Ejército Ferreyra
a un grupo de prisioneros que habían sido llevados a un
Comisario Inspector Pedro A. Ferrioli
C.C.D. que funcionaba en una isla del Tigre, para ocultarlos
Comisario de la Policía de Tucumán David Ferro
de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos
Miembro de Pol. Prov. David Ferro
Humanos de la OEA. Cumplía prisión preventiva rigurosa por
Coronel Enrique Carlos Ferro
Osvaldo Ferro (o Feno):
Miembro de Pol. Fed. Ramón Gallardo
Fezfer
Suboficial de la Armada Galleguillo
Teniente Coronel Antonio Fichera
Teniente general de Ejército Gallino
Coronel de Ejército Raúl Fierro (Francés):
General de Brigada Oscar Bartolomé Gallino
Coronel de Ejército Raúl Fierro
Cabo primero Eduardo Gallo
Oficial Ayudante de la Policía de Tucumán Hugo Figueroa
Principal de Policía Federal Carlos Enrique Gallone
Oficial ayudante de Pol. Prov. Hugo Figueroa
Miembro de Pol. Fed. Carlos Enrique Gallone (Duque):
Teniente de navío de Marina José Abdala Figueroa
Teniente General Leopoldo Fortunato Galtieri
Miembro de la Policía de Tucumán Julio César Figueroa
Desde octubre de 1976 hasta enero de 1979, fue
Teniente Filoso
Comandante del II Cuerpo, por lo que fue el máximo
Teniente de Ejército Filoso
responsable de la represión ilegal en las provincias de
Antonio Benito Fioravanti (Tordillo - Coronel):
Formosa, Chaco, Santa Fe, Misiones, Corrientes y Entre
Miembro de Pol. Prov. Fiorillo
Ríos. Entre los delitos que se cometieron en la jurisdicción
Comisario Inspector de Policía Federal Juan Fiorillo
bajo su responsabilidad, puede destacarse el funcionamiento
Comisario inspector Roberto O. Fiorucci
de los CCD habilitados en las siguientes dependencias
Comisario Antonio Fiscchietti
oficiales: Batallón de Comunicaciones de Comando 121; D-2
Mayor de Ejército Fleuquin
de la Policía de Santa Fe en Rosario; Fábrica Militar de
Cabo Principal Flores
Armas Portátiles; Brigada de Investigaciones de Santa Fe;
Teniente del Ejército Flores
Comisaría 4 de Santa Fe; Guardia de Infantería Reforzada
Sargento primero Calixto Luis Flores
de Santa Fe; Regimiento 6 de Tiradores de Caballería
Oficial Auxiliar Juan David Flores
Blindada; Campo Hípico de Goya; Delegación de Policía
Oficial ayudante de Pol. Prov. Juan David Flores
Federal en Corrientes; Regimiento 9 de Infantería; D-2 de
Miembro de S.P.F. Vicente Flores (Farías - Chiche):
Policía de Misiones en Posadas; Delegación de Policía
Coronel Flores Jouvet
Federal en Posadas; Alcaldía de Resistencia; Destacamento
Miembro del Poder Judicial Federal Carlos Flores Leyes
Capilla San Antonio y Regimiento 29 de Infantería de Monte.
Coronel Flouret
Estuvo procesado por las Cámaras Federales de Rosario y
Forastiero (Caballo):
Paraná en la causa del II Cuerpo. Fue condenado a 12 años
Comisario Inspector José Clemente Forastiero
por su actuación en la guerra de las Malvinas. Indultado por
Capitán de Navío Mario José Osvaldo Forbice
Carlos Menem en 1989.
Suboficial José Luis Forcheto
Gendarme Carlos Alberto Gamberale
Comisario general de Pol. Fed. Forchetti
Coronel Gamen (Toto Beta):
Osvaldo Forese
Coronel Héctor Humberto Gamen
Vicealmirante Eduardo René Fracassi
Cumplía prisión preventiva por gravísimos delitos entre los
Contralmirante Carlos Jaime Fraguío
que se encuentra el secuestro, estaqueamiento, aplicación
Agente José Luis Franchini
de picana eléctrica en la vagina y dientes y quemaduras de
Oficial de Policía Pcia. Bs. As. Franco
cigarrillos, entre otros a Alicia Aurora Barrenat de Martínez.
Mayor Claudio Alberto Franco
Responsable como subjefe de Subzona 11 de los homicidios
Almirante Rubén Oscar Franco
en simulacro de enfrentamiento de María Bernat, Julián
Oficial Francolini
Bernat, Luis De Cristófaro, Daniel Ciuffo, Catalina de Ciuffo,
Sargento Franconieri
Rodolfo Goldín, Elizabeth Kasserman, Luis Gemetro, Julio
Teniente primero de Ejército Frecha
Gombini, Esteban Adrián, Luis Fabri, Norberto Martínez y
Peter Friedman
otras seis personas sin identificar. Responsable además de
Miembro de Pol. Prov. Fristler (Franchini):
la detención-desaparición y torturas de 34 personas, entre
Comisario Domingo Manuel Fritz
las que se encuentran Atilio Maradei, Pablo Stasiuk, Gabriel
Teniente Fuertas
García, Ofelia Cassano, Elena Alfaro, Héctor Germán
Subinspector de Policía Federal Fumega
Oesterheld, Graciela Moreno, Marcelo Guinar y Jorge Farías.
Funes
En libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
Integrante de la SIDE Miguel Angel Furci
Inspector general Ramón Andrés Gandola
Teniente Coronel Angel Alberto Gabetta
Comisario Julio César Garachio
Subcomisario Médico Ricardo Gadeano
Mayor del Ejército Garay
Cabo Primero Gaitán
Inspector de S.P.F. Olimpio Garay (Gómez - Loro):
Gerente de Relaciones Laborales de Ford Galarraga
Coronel Eduardo Garayar
Empleado de la provincia del Chaco Alberto Oscar Galarza
Comisario mayor de Pol. Prov. Miguel Tomas Garbi
Miembro de Civiles Carmen Galarza
Comisario de Policía de Santiago del Estero Miguel Garbi
Miembro de Pol. Fed. Francisco Galatola
Medina
Médico de Pol. Prov. Ricardo Galdeano
Teniente García
Capitán de corbeta de Marina Galindez (Lobo - Bruto):
Médico de Ejército García
Gallardo
Oficial García (Monono):
Cabo primero de Ejército García
Miembro de Gendarmería Gómez (Chivo):
Coronel Daniel García
Teniente de Ejército Gómez
Oficial auxiliar de Pol. Prov. Luciano García
Coronel Gómez (Pola):
Miembro de Pol. Fed. Ricardo García (Mocho):
Américo Gómez
Teniente de navío de Marina Dante García Velasco
Miembro de Pol. Fed. Oscar Gómez
Suboficial de la Armada García
Oscar Gómez (Carlitos):
Cabo Primero de Gendarmería García
Miembro de Civiles Walter Gómez (H):
Capitán del Ejército García
Teniente coronel de Ejército Gómez Arena
Empleado de la provincia del Chaco Clemente García
Teniente de Ejército Gómez Centurión
General de Brigada Jorge Osvaldo García
Gómez Linares (Bigote):
Brigadier mayor Juan A. García
Gómez Rojas
Oficial Auxiliar de la Policía de Tucumán Luciano García
Gómez Villafañe
General de División Osvaldo José García
Sargento ayudante Gona
Miembro de la Policía Federal Ricardo García
Miembro de Pol. Fed. Goncalvez
Héctor García Rey
Miembro de S.P.F. Florencio Esteban Goncesk (Garryt):
Contralmirante Manuel Jacinto García Tallada
Suboficial de la Policía Federal Goncálvez
Teniente de Navío García Velazco
Oficial Francisco Gontero (Gringo):
Garelli
Subinspector Oscar Francisco Gontero
Comisario general Eduardo Gargano
Miembro de Pol. Fed. González
Teniente Coronel Jorge Garriz Señorans
Agente González
Subteniente Aníbal Garro
Miembro de Pol. Prov. González
Carlos Garro
Cabo de Ejército González
Cabo de la policía Juan Amador Garro
Sargento ayudante de Gendarmería Anastasio González
Teniente coronel de Ejército Gatica
Capitán de navío Héctor González
Cabo de Policía Pcia. Bs. As. Gauna
Miembro de Ejército José Carlos González (Juan XXIII):
Sargento primero Gauna (Lino):
Juan Manuel González
Mayor Gavazzo
Oficial de Pol. Fed. Miguel Angel González
Mayor del Ejército de Uruguay José Nino Gavazzo
Orlando González
Teniente coronel José Camilo Gay
P. González
Coronel Julián Gazari Barroso
Oficial de Pol. Fed. Roberto González
Miembro de Pol. Fed. Gañatea
Comisario general González Conti
Miembro de S.P.F. Luis M. Geijo (Jerez - Daniel):
Coronel González Naya
Miembro de S.P.F. Carlos Generoso (Garrido):
Teniente primero de Ejército Arturo Felix González Naya
Subcomisario Oscar Francisco Genicelli
Mayor del Ejército González
Coronel Miguel R. Gentil
Agente de la Policía de Santiago del Estero González
Miembro de Pol. Prov. Gentille
Empleado de la provincia del Chaco González
Comisario general Néstor Fernando Gené
Oficial de la Policía Federal González
Prefecto Juan Carlos Gerardi
Coronel Alberto González
Miembro de Civiles Mario Gerarducci
Sargento Ayudante Anastasio González
Comodoro Gerlero
Coronel Constantino Francisco González
Miembro de S.P.F. Gerra (Yoli):
Policía de Santa Fe Daniel González
Comisario Mayor de Policía Federal Antonio Gettor
Cabo Enrique González
Coronel de Ejército Giaccio
Capitán del Ejército Héctor Marino González
Oficial Gianola (Beto):
Comisario de la Policía Federal Jorge Ramón González
Policía de Santa Fe Héctor Gianola
Contralmirante Jorge Raúl González
Inspector de Pol. Prov. Gil
Capitán José Carlos González
Giménez
Coronel José María González
José Giordano
Brigadier Juan Carlos González
Contralmirante Eduardo Girling
Comisario mayor Juan Manuel González
Oficial Gobbi
Capitán Marcelo Eduardo González
Suboficial del Ejército Godoy
Omar González
Cabo primero Marcelo Godoy
Suboficial de la Armada Orlando González
Marcelo Godoy
Comisario Oscar A. González
Pedro Godoy
Comisario de la Policía Federal Raúl González
Miembro de Ejército Mario Abel Godoy Guevara
Miembro de la Policía de Tucumán Reynaldo Roberto
Oficial Gómez (Pajarito):
González
Miembro de Civiles Gómez
Oficial principal de la Policía Federal Roberto González
Miembro de Gendarmería Gómez (Gato):
Miembro de la Policía de Tucumán Santos González
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Vicente
Guiñazú
González
Gullot
Comisario general Rodolfo González Conti
Celestino Gunther (Alemán):
Estaba procesado por los delitos cometidos durante su
Médico de Ejército Jorge E. Gurruchett Ragusin
actuación -desde enero de 1977- como jefe de la Dirección
Gutiérrez
de Seguridad de la Jefatura de la Policía de la provincia de
Inspector de Pol. Fed. Gutiérrez (Tablita):
Buenos Aires. Por desempeñarse en esta cargo tuvo
Agente de Pol. Prov. Francisco Alfonso Gutiérrez
responsabilidad en los siguientes C.C.D.: "Pozo de Quilmes",
Miembro de Civiles Luis María Gutiérrez (Percha):
"Banco", Comisaría de Villa Martelli", "Brigada de
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Félix Alberto
Investigaciones de San Nicolás", "Comisaría 4 de Mar del
Gutiérrez
Plata", "Arana", "Comisaría 5 de La Plata", "Comisaría 8 de
Coronel José María Raúl Gutiérrez
La Plata", "Comisaría 3 de Morón", "Brigada de
Teniente de la Armada Guyo o Guyau
Investigaciones de La Plata", "Destacamento en Batán, Mar
Miembro de Civiles Guzmán
del Plata", "Sheraton", "Guardia de Infantería de Policía de
Miembro de Pol. Fed. Daniel Guzmán (Japonés):
Buenos Aires, en La Plata", "COT I Martínez", "Comisaría de
Comodoro Patricio de Guzmán
Tigre", "Comisaría de Zárate", "Pozo de Banfield", "Brigada
Civil Guzmán
de Investigaciones de La s Flores", "Puesto Vasco" o
Subcomisario de Policía de San Luis Oscar Antonio Guzmán
"Subcomisaría de Don Bosco" y "Brigada de Investigaciones
Suboficial de la Policía Federal Daniel Guzmán Molina
de San Justo". En libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
Comandante de Gendarmería Nacional Tomás Adolfo
Contralmirante Horacio González Llanos
Güemes
Capitán de Corbeta Alberto González Menotti
Inspector General Andrés Gándola
Mayor Arturo Félix González Naya
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Gómez
Teniente coronel Enrique Hernán González Roulet
Sargento de la Policía de Córdoba Gómez
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco González
Sargento de Gendarmería Américo Gómez
Vidal
Policía de Santa Fe Carlos Gómez
Miembro de la Policía de Tucumán Juan Gordillo
Contralmirante Joaquín Gómez
Celador Juan Gordillo
Brigadier Julio Arnaldo Gómez
Teniente Coronel Timoteo Gordillo
Comisario Mayor de la Policía Federal Luis Félix Gómez
Aníbal Gordon
Miguel Angel Gómez
Comisario General Osvaldo Gorriz
Suboficial Mayor del Ejército Octavio Gómez
Mayor Gosic o Bosic
Oscar Gómez
Oficial Ayudante de la Policía de Córdoba Francisco Gotero
Miembro de la Policía de Tucumán Oscar Humberto Gómez
Miembro de Pol. Prov. Gotti
Civil Walter Gómez
Monseñor Gracelli
Teniente coronel Mario Alberto Gómez Arena
Mayor Grande
Coronel Jorge H. Haddad
Policía de la Provincia de Santa Fe Alberto Máximo Grandi
Miembro de Civiles Arturo Hael
Teniente Coronel Francisco E. Grassino
General de división Albano Eduardo Harguindeguy
Médico del Hospital Naval Green
Ministro del Interior entre marzo de 1976 y marzo de 1981;
Ricardo Francisco Griffa
como tal, responsable mediato sobre los C.C.D. que
Agente de Pol. Prov. Roberto Omar Grillo
funcionaron en las delegaciones de la Policía Federal en el
Miembro de S.P.F. Marta Groso
interior del país, entre ellas las de Azul, Neuquén, San Luis,
Miembro de SIDE Grossette (o GROSE):
Posadas y Corrientes; también sobre los C.C.D. "Garage
Empleado de la provincia del Chaco Gualteño
Azopardo", "Superintendencia de Seguridad Federal", "Club
Oficial Leo Guante
Atlético" y "Olimpo". Diariamente recibía un parte sobre los
Capitán de Ejército Osvaldo Miguel Guarnacchia
operativos y secuestros realizados. Estaba imputado en la
Guastavino
causa de la Zona de Seguridad 4, por una privación ilegal de
General de Brigada Eugenio Guañabens Perelló
la libertad. En libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
Brigadier Rodolfo Aquilino Guerra
Miembro de la Policía de Tucumán Félix Roberto Heredia
Mayor Guerrero
Cabo primero Tránsito Roque Heredia
Oficial Guerrero (Chaqueño):
Abogado Hermelo
Oficial Guerrero
Comisario de Inteligencia de Uruguay Héctor Campos
Oficial Guerrero (Loco):
Hermida
Coronel Oscar Pascual Guerrieri
Oficial de Pol. Prov. Hermosilla
Héctor Hugo Guggia
Sargento Primero de Policía Federal Herrera
Mayor de Ejército Alejandro Guglielmi
Coronel Américo Herrera
Miembro de Pol. Fed. Joaquín Guil
Sargento primero Hugo Herrera
Miembro de la Fuerza Aérea Guillamondegui
Sargento José Herrera
Oficial Oscar Guillén Rosello
Hugo Herrero (Quequeque - Tarta):
Comisario Mayor Carlos S. Herrero Carré
Capitán de Ejército Jaime
Durante el año 1976 fue el Jefe de Zona de la Unidad
Miembro de Pol. Prov. Janto
Regional de La Plata y, como tal, tuvo responsabilidad en los
Alférez de Gendarmería Nacional Jaroleski
C.C.D. que funcionaban en dependencias de las Comisarías
General de División Luciano Adolfo Jáuregui
5 y 8 de La Plata. A partir de diciembre de 1977, se
Coronel Ricardo Jaureguiberry
desempeñó como Subdirector de la Dirección General de
Suboficial del Servicio Penitenciario Federal Luis Jeijo
Investigaciones de la Policía de Buenos Aires y, por ocupar
Miembro de Pol. Fed. Jorge o José Jiménez
tal cargo, tuvo responsabilidad en los siguientes C.C.D.
Suboficial de Gendarmería Nacional Jiménez
"Pozo de Quilmes", "Banco", Comisaría de Villa Martelli",
Suboficial de la Policía Federal Carlos Alberto Joao
"Brigada de Investigaciones de San Nicolás", "Comisa ría 4
Miembro de la Policía de Tucumán Ramón Jodar
de Mar del Plata", "Arana", "Comisaría 5 de La Plata",
Teniente de Ejército Jony
"Comisaría 8 de La Plata", "Comisaría 3 de Morón", "Brigada
Alférez primero de Gendarmería Jorge
de Investigaciones de La Plata", "Destacamento en Batán,
Miembro de Pol. Prov. Juárez (Loro):
Mar del Plata", "Sheraton", "Guardia de Infantería de Policía
Oficial de Ejército Julio (Cacho):
de Buenos Aire s, en La Plata", "COT I Martínez", "Comisaría
Miembro de Pol. Prov. Antonio Enrique Justo
de Tigre", "Comisaría de Zárate", "Pozo de Banfield",
Cabo de la Policía de Tucumán Juárez
"Brigada de Investigaciones de Las Flores", "Puesto Vasco"
General de Brigada Eduardo Jáuregui
o "Subcomisaría de Don Bosco" y "Brigada de
General de División Luciano Adolfo Jáuregui
Investigaciones de San Justo". Impune por la ley de "Punto
Fue Jefe de la Zona 2, desde enero de 1979 hasta diciembre
final".
de 1980, y como tal, responsable de la represión ilegal en las
Prefecto Hidalgo
provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe, Misiones,
Miembro de Pol. Prov. Hidalgo
Corrientes y Entre Ríos. Asimismo ocupó la jefatura de la
Inspector General de la Policía de Tucumán Marcos Fidencio
Subzona 22, durante 1975 , y de la Subzona 21, desde enero
Hidalgo
de 1978 hasta enero de 1979. Por la responsabilidad que le
Inspector general de Pol. Prov. Marcos Fidencio Hidalgo
cupo durante el terrorismo de Estado, no se benefició con la
Suboficial de penitenciaría Hirschfeld
ley de obediencia debida. La Corte Suprema de Justicia lo
Subalcalde de S.P.F. José Alberto Hirschfeld (Herrera):
desprocesó, en aplicación de la ley de punto final, en algunas
Hoffman
de las causas en las que se hallaba involucrado, quedando
Comandante Principal de Gendarmería Nacional Homastorfe
otras pendientes de resolución. Desprocesado por la Corte
Inspector de Pol. Prov. Carlos Hours
Suprema de Justicia.
Brigadier Augusto J. Hughes
Miguel Kearney
Miembro de la Fuerza Aérea Guillermo Hunicken
Médico Kenny
Huse
Comisario General Andrés Kiss
Mayor de Ejército Ianacone
Policía de Santa Fe Jacobo Raúl Koanoff
Empleado de la provincia del Chaco Angel Jorge Ibarra
Capitán de Ejército Alfredo Lisandro Kopp
Policía de Santa Fe Ramón Telmo Ibarra
Teniente L'Espada
Marcos Ibañez
Lafrego (Ciego):
Subcomisario de la Policía Federal Icely
Segundo Comandante de Gendarmería Nacional Lafuente
Subcomisario de Pol. Fed. Icely
Comisario Inspector de la Policía Federal Francisco
Eduardo Igam (Coreano):
Laguarda
Subcomisario Iglesias
Miembro de Civiles Laguna
Coronel Héctor Iglesias
Teniente Coronel Guillermo Pedro Lalannea León
Capitán de Navío Juan Alberto Iglesias
Teniente Coronel Héctor Lamacchia
Comodoro de Aeronáutica José María Ignes Rosset
Almirante Armando Lambruschini
Teniente Inocentis
Fue Jefe del Estado mayor general naval desde febrero de
Subcomisario Insua
1976 hasta septiembre de 1978 y como tal responsable del
Mayor Ezequiel Insua
funcionamiento de los centros clandestinos de detención
Comodoro José M. Insúa
dependientes del arma. Luego pasó a ser Comandante en
Irazu
Jefe de la Armada desde septiembre de 1978 hasta
Coronel Fabio Carlos Iriart
septiembre de 1981 y, como tal, responsable indirecto del
Oficial Irigoyen
funcionamiento no sólo de los centros clandestinos de
Comisario Isach
detención dependientes de la Armada sino de la totalidad de
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Carlos
los mencionados centros que funcionaron durante ese
Isach
período. Fu e juzgado y condenado por la Cámara Federal a
Cabo de Pol. Prov. Felix Isurralde
la pena de ocho años de prisión, inhabilitación absoluta
Omar Izcardi
perpetua, accesorias legales más la accesoria de destitución
Cabo de la Policía Federal Oscar Raymundo Izzi
como autor responsable de los siguientes delitos: "privación
Comisario Ernesto Jaig
ilegal de la libertad, calificado por violencia y amenazas,
reiterado en treinta y cinco oportunidades; en concurso real
Teniente coronel Enrique Loaldi
con tormentos, reiterados en diez oportunidades". En febrero
Coronel Humberto J. Lobaiza
de 1990 la Cámara Federal dispuso su libertad, en carácter
Coronel Humberto J. Lobaiza
provisional, al cumplirse los dos tercios del tiempo
Oficial Loccisano
establecido de condena. Indultado por Carlos Menem en
José Ruben Lofiego (Ciego):
1990.
Oficial de Policía de Santa Fe José Lofiego
Comodoro de Aeronáutica Hermes Lanari
Capitán de Navío Juan José Lombardo
Ceferino Landa
Teniente Coronel Juan Carlos Lona
Jacinto Landa
Sargento Primero del Ejército Lontano
Teniente Coronel Carlos María Landoni
Teniente general de Gendarmería Lopetegui
Periodista Víctor Lapegna
Miembro de Pol. Fed. López (El Cuervo):
Comodoro Mario Laporta
Daniel López
Comisario mayor de Pol. Fed. Lapoyoule (Francés):
Miembro de Civiles Daniel López (Chubi):
Miembro de Civiles Ricardo Lardoive (Fogo):
Miembro de Pol. Fed. Norberto López
Ricardo Lardone
López Bravo (Lover - Brown):
Coronel Alfredo Larosa
Comisario de la Policía de Tucumán Arnaldo Marcos Lorentz
Coronel Jorge Alcides Larrategui
Teniente Losito
Miembro de Gendarmería Heriberto Lasayen (Zorzal -
Teniente de fragata Sergio Luan (Cobra):
Vasco):
Coronel Carlos Alberto Lucena
Laszizula
Oficial Omar Lucero
Latorre
Contralmirante Rodolfo Lucheta
Juan Carlos Laurent
Roberto Ludueña
Subcomisario de Policía Pcia. Bs. As. Rubén Luis Lavallén
Miembro de Civiles Roberto Ludueña (Fesa - Gordo):
Teniente Primero del Ejército Lazarte
Civil Segundo Ludueña
Agente de la Policía de Tucumán Ledesma
Miembro de Civiles Segundo Ludueña (Negro):
Angel Amilcar Ledesma
Miembro de S.P.F. Eduardo Lugo
Carlos Eduardo Ledesma
Miembro de Pol. Prov. Luján
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Ilario José
Miembro de Civiles Ricardo Luján (o Luján Yañez):
Ledesma
Comisario Mayor Horacio Luján
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Rubén
Ricardo Luján
Humberto Leguiza
Primer Alférez de Gendarmería Nacional Roger Luján
Capitán de la Armada Leibowitz
Teniente coronel de Ejército Horacio Oscar Lullo
Leónidas Lemos
Cabo primero de Gendarmería Alberto Luna (Monto Yayo
Sargento Ayudante del Ejército Miguel Lencina
Montoya):
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Vicente
Cabo primero de Gendarmería Arlindo Luna
Lencina
Comisario Juan Demetrio Luna
Oficial Daniel Lencinas
Sargento Marcelo Luna
Miembro de Ejército Miguel Angel Leomoine (Poroto):
Teniente coronel Luque (Indio)
Miembro de Policía de la provincia de Tucumán Lescano
Ricardo Lynch Jones
Miembro de Pol. Prov. Lesner
General de Brigada Mario Ramón Lépori
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Leto
Oficial Principal del Ejército López
Oficial Levalle
Civil José López
Levi (Chupete):
José Arnoldo López
Juan Carlos Lewets
Raquel Leyco
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Timoteo
Subcomisario Rafael Enrique Leyes
López
Arturo Jorge Leyro
Teniente Machado
Periodista Hugo Lezama
Miembro de Civiles Enrique Mafey (Carlitos):
Civil Lezcano
Miembro de Civiles Enrique Mafey (Carlitos):
Miembro de Civiles Lezcano
Civil adscripto Enrique Alfredo Maffei
Suboficial de la Prefectura Juan Carlos Liaño
Suboficial del ejército (RE) Magaldi
Carlos Libstron (Manco - Tucho):
Médico de Civiles Carlos Maggiolo
Liciardello
Magistrelli
Obdulia Licropani de Otero
Magistrelli
Oficial Jorge Linares
Sargento primero Magna
Sargento de la Policía Federal Juan Carlos Linares
Médico Magnacco
Miembro de Pol. Fed. Livy
Magnasco (O Bagnasco):
Coronel Antonio Llamas
Doctor Jorge Magnasco
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Maidana
Marta
Capitán Maidana
Sargento Osvaldo Benito Martel
Oficial del Servicio Penitenciario Federal Jorge Néstor
Miembro de Civiles Martela (Rengo):
Maidana
General de Brigada Luis Santiago Martella
Miembro de S.P.F. José Néstor Maidana (Matos):
Miembro de Ejército Luis Santiago Martella
Luciano Mainer
Coronel Miguel A. Martellotte
Comisario Norberto Ismael Maiolo
Iván Martín
Maira (o Maire):
Miembro de SIDE Martínez
Mayor de Ejército Malacalza
Oficial Martínez (Monongo - Perro):
Oficial Gavino Malader
Cabo Martínez
General Jorge Pedro Malagamba
Subcomisario Martínez (Buda):
Teniente de Ejército Malatto
Miembro de Pol. Fed. Carlos Martínez
Empleado de la provincia del Chaco Catalino Maldonado
Carlos Martínez
Contralmirante Juan Carlos Malugani
Miembro de Pol. Fed. Luis Alberto Martínez (Japonés):
Capitán de Navío Juan Carlos Malugani
Marcos Martínez
Empleado de la provincia del Chaco Juan Carlos Mambrín
Miembro de S.P.F. Ricardo N. Martínez (Pájaro):
Oficial de la Policía de Chaco Gabino Manader
Miembro de Civiles Darío Martínez Lavalle
Miembro de Pol. Fed. Roque Mancino (Funebrero):
Miembro de Civiles Martínez Riviero
Teniente Manera
Mayor de Ejército Martinucci
Sargento primero Manga
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Martori
Manolo
Cabo primero de la Armada Martín
Comisario de la Policía de Buenos Aires Mansilla
Contralmirante Angel Leonel Martín
Teniente Coronel Pedro Mansilla
Doctor Martínez
Teniente coronel de Ejército Pedro Pablo Mansilla
Miembro del Ejército Abel Martínez
Comisario Santiago A. Mansilla
Comisario de la Policía Federal Carlos Martínez
Oficial Manso
Mayor del Ejército uruguayo Enrique Martínez
Sargento ayudante de Ejército Luis Manzanelli (El hombre
Agente de Inteligencia del Batallón 601 Luis Martínez
del...):
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Rolando
Agente Luis Manzanero
Martínez
Oficial de la Policía de Buenos Aires Manzo
Oficial del Ejército uruguayo Wilson Martínez
Maquina
Miembro del Ejército Martínez Segón
Miembro de Ejército Maradona
Teniente coronel Gustavo Martínez Zuviría
Inspector General de la Policía de Santa Fe Félix Maraño
Vicealmirante Luis María Mendía
Oficial Marche
Empleado de la provincia del Chaco José Marcos Marín
Cabo primero de Ejército Marchetti
Cabo Masa
Miembro de Civiles Adolfo José Marcolini
Masagatti (Lirio):
Miembro de la Policía de Tucumán Marconi
Octavio Masieri
Comisario Mayor de la Policía Federal Marcote
Almirante Emilio Eduardo Massera
Mayor de Pol. Fed. Marcote
Fue Comandante en Jefe de la Armada desde el año 1973
Marcotti
hasta septiembre de 1978 y, como tal, integró la Junta de
Miembro de Pol. Prov. Marcotti
Comandantes en Jefe a partir del 24 de marzo de 1976,
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Marcelino
siendo por lo tanto responsable indirecto no sólo de los
Mareco
centros clandestinos de detención dependientes de la
Teniente Domingo Marengo
Armada sino de la totalidad de los mencionados centros que
Comisario Mayor Remo José Marenzi
funcionaron durante ese período. Fue juzgado y condenado
Brigadier Hipólito Rafael Mariani
por la Cámara Federal a la pena de prisión perpetua,
Mariel Lagorda
inhabilitación absoluta perpetua, accesorias legales más la
Mariela
accesoria de destitución como autor responsable de los
Médico de Ejército Marimel
siguientes delitos: "homicidio agravado por alevosía,
Comisario Principal Carlos Marini
reiterado en tres oportunidades; en concurso real con
Marino
privación ilegal de la libertad calificada por violencia y
Capitán de Navío Raúl A. Marino
amenazas reiterado en sesenta y nueve oportunidades; en
Miembro de Marina Carlos Washington Marioni
concurso real con tormentos, reiterado en doce
Miembro de Pol. Prov. Mármol
oportunidades; en concurso real con robo, reiterado en siete
Médico de Ejército Marota
oportunidades". Tenía otras causas pendientes, entre ellas
Miembro de Civiles Marquez (Tito):
una por rebelión por el golpe de Estado de marzo de 1976.
Coronel Daniel Mario Marquez
Indultado por Carlos Menem en 1990.
Comisario Inspector de la Policía de Santa Fe Jorge Marquez
Miembro de S.P.F. Massi
Juan, Mendoza, San Luis, Córdoba, Santiago del Estero y
Comisario mayor de Pol. Prov. Massulli*
Tucumán. Por lo que fue el máximo responsable de los
Inspector Mayorga
C.C.D. que funcionaron en las mencionadas provincias,
Subinspector José Mario Mazaferro
como asé también, quien tuvo el control operativo de las
Coronel José Mazzeo
Fuerzas Armadas y de Seguridad, en el territorio de la Zona
Suboficial Mayor Mazzola
3. Fue visto reiteradamente en el C.C.D. "La Perla" , en
Miembro del Poder Judicial Provincia de Chaco Mazzoni
visitas de inspección y presenciando los fusilamientos de los
Suboficial de Gendarmería Nacional Medero
prisioneros. No se había beneficiado con la ley de obediencia
Miembro de Gendarmería Medero
debida; se hallaba inculpado en cerca de 800 causas. La
Teniente del Ejército Medina
Corte Suprema de Justicia l o desprocesó el 23 de junio de
Miembro de la Gendarmería Medina
1988 en aplicación de la ley de punto final. Aún tiene algunos
Capitán de Ejército Medina (Capitán Murr):
procesos pendientes. Desprocesado por la Corte Suprema
Miembro de Gendarmería Medina
de Justicia.
Capitán de Ejército Medina (Capitán Murr):
Contralmirante Olegario Menéndez Salvio
Miembro de Civiles Medina
Miembro de SIDE Walter Mercado
Miembro de la Policía de Tucumán Erasmo Medina
Merelle
Comandante de Gendarmería Nacional Hugo Medina
Subcomisario de la Policía de Córdoba Merlo
Miembro de Gendarmería Hugo Medina
Civil Emilio Merlo
Jorge Medina
Miembro de Civiles Emilio Merlo (Capicúa):
Empleado de la provincia del Chaco Marcos Víctor Medina
Luis Ricardo Merlo (Comisario Mogo):
Comisario de la Policía de Tucumán Reinaldo Medina
Oficial de la Policía de Chaco Mesa
Coronel Angel Mario Medone
Oficial Mesa
Agente de la Policía de Tucumán Medrano
Suboficial retirado del Ejército Messinger
Miembro de SIDE Melero
José Meza
Meleton López
Empleado de la provincia del Chaco Pedro Meza
General de Brigada Vicente Meli
Subcomisario de S.P.F. Miara (González - Turco):
Carlos Jesús Melo
Subcomisario de S.P.F. Miara (González - Turco):
Coronel Mem Bieli
Comisario inspector Samuel Miara
Alférez primero de Gendarmería Méndez (Nelson):
Se hallaba prófugo de la justicia que lo requería para que
Oficial de Gendarmería Luis Méndez
declarase por su participación en la represión ilegal. Entre
Miembro de Civiles Mendizábal
otros delitos, se le imputa haber sido oficial del grupo que
Suboficial de la Armada Mendoza
trasladaba a prisioneros que aún permanecen desaparecidos
Carlos Mendoza
de los C.C.D. " El Banco y "Club Atlético". Torturó con picana
Comisario de la Policía de Neuquén Héctor Mendoza
eléctrica a Irma Nesich, que continúa desaparecida. Violaba
Miembro de S.P.F. José Ramón Mendoza (Pedro):
a las prisioneras. Actuó bajo los apodos de "Cobani" y "Turco
Vicealmirante Luis María Mendía
González". Antes de beneficiarse con la ley de obediencia
Durante 1976 fue Comandante de Operaciones Navales. Por
debida, era requerido por l a justicia, por los secuestros de
ocupar este cargo, fue responsable de los CCD que
los mellizos Gustavo y Martín Rosetti Ross, cuya madre
funcionaron en la Base Naval Puerto Belgrano, el Batallón de
continúa detenida-desaparecida. Reside en Asunción del
Infantería de Marina 3 (BIM 3), la Prefectura de Zárate y la
Paraguay y la justicia de ese país ha negado reiteradas
Base Naval Mar del Plata. También tuvo bajo su
veces la extradición, solicitada por la justicia argentina. En
responsabilidad al Grupo de Tareas 3.3, que ejecutaba los
libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
secuestros de las personas que eran llevadas al CCD que
Coronel Enrique P. Michelini
funcionó en la ESMA, que en su inmensa mayoría continúan
Sargento primero Miglioni
desaparecidas. Estuvo procesado por la Cámara Federal de
Capital Dardo Migno
Bahía Blanca, en la causa abierta por los delitos cometidos
Comisario General de la Policía Federal Antonio Mignorance
en las Bases Navales. Indultado por Carlos Menem en 1989.
Miembro de Civiles Susana Miguel
Comisario Juan Meneghini
Comandante Máximo Milark
Capitán de corbeta de Marina Menéndez
Milesi
Olegario Menéndez
Miembro de Civiles Eduardo Millán (Tigre - Tano - Tatiana):
Comisario inspector Alejandro Menichini
Miembro de Ejército Federico Minicucci
Coronel Menotti
Vicecomodoro de Aeronáutica Miranda
Coronel Juan Bautista Menvielle
Oficial de Pol. Prov. Mirillo
General de División Luciano Benjamín Menéndez
Mirón Castel (Morales):
Como Comandante del III Cuerpo de Ejército, desde
Mitre Urlea
septiembre de 1975 hasta septiembre de 1979, fue el
Comisario general Ramón Miza
responsable de la Zona de Seguridad 3, con jurisdicción en
Cabo principal Miguel Angel Miño
las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, San
Sargento primero Modernel
Miembro de la Policía de Tucumán Molina
Capitán de Corbeta César Mouján
Mayor de Ejército Dardo Oscar Molina
Teniente de navío de Marina Mourat
Teniente Coronel Francisco Javier Molina
Moyano (Negra):
Capitán del Ejército Molinari
Hugo Mario Moyano
Oficial de la Policía Federal Juan Ramón Mondes
Oficial Luis Angel Moyano
Capitán Enrique Monez Ruiz
Luis Muiña
Monseñor de Civiles Moni
Coronel Carlos Alberto Mulhall
Capitán Monje
Oficial de la Policía de Santa Fe Mur
Capitán de Ejército Monje
Miembro de Civiles Oscar Murabito
Cabo Norberto Enrique Montecchiari
Integrante de la Armada Ramón Muraña
Contralmirante Enrique Pedro Montemayor
Miembro de Pol. Fed. Murúa
Miembro de la Policía de Santiago del Estero Montenegro
Comisario gral. De Policía de Sgo. Del Estero Azar Mussa
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario
Comisario general de Pol. Prov. Mussa Azar
Montenegro
Teniente Coronel Carlos Alberto Muzzio
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Daniel
Carlos Alberto Muñiz
Montenegro
Suboficial de la Armada Muñoz
Comisario Germán Montenegro
Teniente coronel de Ejército Muñoz
Civil Montero
Miembro de Pol. Fed. Muñoz (Chiche):
Teniente Jorge Rafael Monteros
Principal de la Policía Federal Jorge Muñoz
General de División José Montes
Juan Cristóbal Muñoz
Primer Alférez de Gendarmería Montes de Oca
Coronel Julio Alberto Muñoz
Brigadier Marcos Blas Montesano
Cabo principal Marcos Méndez
Secretario de un Juzgado Monti
Juez Mántaras
Miembro de S.P.F. Monti
Civil Márquez
Teniente de Aeronáutica Carlos Edgardo Monti
Coronel Aldo Carlos Máspero
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Montiel
Principal de la Policía Federal Nakanishi
Médico Montivaro
José Namán García
Cabo primero Montiveros
Comisario José Namán García
Miembro de la Gendarmería Rosa Custodio Montoya
Nani
Sacerdote Armando Monzón
Capitán Roberto Martín Nápoli
Empleado de la provincia del Chaco Omar Eduardo Monzón
Héctor Daria Nascimbani
Moore (Charly Segura):
Oficial Nast (Ronco):
Carlos Alberto Moore (Cura):
Oficial de la Policía de Santa Fe Lucio César Nast
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Carlos
Agente Jorge Félix Natel
Domingo Mora
Sargento Ayudante del Ejército Eriberto Navarro
Sargento Primero del Ejército Morales
Teniente coronel de Ejército Jorge Gonzalo Navarro
Miembro de Pol. Fed. Juan Morales (Germán):
Teniente de Fragata Luis Navarro
Miembro de Civiles Miguel Morales (Miguel):
Capitán del Ejército Vicente Navarro
María Elida Morales Mi (Gorda):
Miembro de Pol. Prov. Naveda
Comisario de la Policía de Tucumán Miguel Angel Moreira
Teniente Navone
Oficial Morel
Segundo Comandante de Gendarmería Nacional Nazar
Miembro de Pol. Fed. Manuel Alejandro Morelli
Miembro de Gendarmería Sergio Nazario (Estevez):
Moreno (Teco):
Teniente Coronel Osvaldo M. Necchi
Miembro de Pol. Prov. Angel Custodio Moreno
Miembro de SIDE Juan Carlos Negri
Coronel Juan Carlos Moreno
Miembro de Gendarmería Negro
Miembro de S.P.F. Juan Carlos Moreno (Moro - Lito):
Mayor del Ejército Augusto Neme
Miembro de S.P.F. Juan Carlos Moreno (Moro - Lito):
Miembro de la Policía de Tucumán Carlos Antonio Neme
Miembro de Pol. Prov. Miguel Angel Moreno (Kiko):
Miembro de la Policía de Tucumán Rufino Neme
Médico de la Policía de San Luis Vicente Ernesto Moreno
Nervi
Recalde
Oficial del Servicio Penitenciario Federal Neudendorf
Agente de la Policía de Tucumán Moris
Newuen Dorg
Miembro de la Policía de Tucumán José Dermidio Morán
Ricardo Antonio Nicastro
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Feliciano
Comisario Inspector Obdulio Nicola
Mosqueda
General de División Cristino Nicolaides
Juan Eduardo Mosqueda
Miembro retirado de la Fuerza Aérea Roberto Paulino Nicolini
Miembro de Civiles Mostajo
Roberto Paulino Nicolini
Inspector de la Policía Federal Nicuesa
Teniente primero de Ejército Nieto
Juan Carlos Nieto
Miembro de la Policía de Tucumán Francisco Orce
Agente de la Policía de Tucumán Miguel Angel Nieva
Francisco Orce (Pancho):
Cabo primero Nievas
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Oreffice
Mayor Eugenio Javier Nitari
Miembro de la Policía Federal Andrés Ezequiel Orellano
Nobile
Cabo Luis Alberto Orozco
Comisario de Policía Pcia. Bs. As. Juan Nogara
Miembro de la Fuerza Aérea Orsini
Comisario inspector Juan Carlos Nogara
Capitán de Ejército Ortega
Miembro de Civiles Noria
Miembro de S.P.F. Cristóbal Ortega
Miembro de Pol. Prov. Norma
Miembro de Gendarmería Ortíz
Miembro de Pol. Prov. Norri
Cabo primero Ortíz (Pelican):
Mayor Juan Francisco Nougues
General de Brigada José Raúl Ortíz
Inspector General de la Policía de Santa Fe Nino Eugenio
Cabo primero de Pol. Fed. Juan Carlos Ortíz
Novelli
Brigadier Mayor Miguel Angel Osses
Suboficial del Servicio Penitenciario Federal "Beto" Noya
Contralmirante Otero
Oficial Nuñez (Mono):
Comisario general Otrosky
Capitán de Navío Edmundo Nuñez
Suboficial del Ejército Oviedo
Comisario Mayor de la Policía de Chaco Francisco Nuñez
Sargento ayudante Julio Francisco Oviedo
Suboficial Mayor del Ejército Gustavo Nuñez
Oficial Juan Agustín Oyarzábal
Néstor Nuñez (Nievas):
Comisario Inspector de la Policía de Bs. As. Pacheco
Coronel Raúl Nuñez Cremder
Cabo de Gendarmería Pacheco
Coronel Gerardo Juan Nuñez
Miembro de S.P.F. Jorge Rafael Pacheco (Pedro Pelado):
Oficial del Servicio Penitenciario Federal Leonardo Nuñez
Suboficial de Gendarmería Nacional Pacluzk
Suboficial Oscar Ramón Obaid
Coronel Padilla Tanco
Suboficial Principal del Ejército Lucio Oben Soria
Sargento primero de Ejército Padovani (o PADOVAN Gino):
Oficial de Pol. Prov. Antonio Obregón
Sargento primero Oreste Valentín Padován
Miembro de Pol. Fed. Jorge Omar Ocampo
Miembro de Pol. Prov. Páez (Negro):
Teniente del Ejército Luis Ocaraza
Mayor del Ejército Rubén E. Páez
Oficial de Pol. Prov. Octavo
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Walter
General de Brigada Edmundo R. Ojeda
Pagano
General de brigada Edmundo René Ojeda
Coronel Luis Horacio Paglieri
Teniente de Ejército Ramón Antonio María Ojeda*
Suboficial de Gendarmería Nacional Paiva
Olaya (Epsylon):
Miembro de Gendarmería Paiva
General de brigada Enrique Braulio Olea
Teniente primero Jorge Paladino
Cabo primero Olguín
Palavecino
Suboficial de la Policía de San Luis Olguín
Principal de la Policía Federal Santos Tomás Palma
Coronel de Ejército Dardo Argentino Oliva
Mayor de Ejército Palmieri
Contralmirante Gabriel Nuncio Oliva
Mayor Arturo Ricardo Palmieri
Teniente Jorge Antonio Oliver
Miembro de Gendarmería Benito Palomo (García):
Comisario Mayor de la policía de Chaco Heraldo Olivera
Empleado de la provincia del Chaco Paniagua
Subcomisario Ramón Olivera
Teniente Parada
General de Brigada Jorge Olivera Rovere
Suboficial Julio Raúl Paredes
Desde febrero a diciembre de 1976, fue el Subcomandante
Oficial Parenti
del I Cuerpo y, como tal, Jefe de la Subzona 1C, cuya
Paresotti
jurisdicción comprendía toda la Capital Federal. Por lo que
Rosa María Mirta Pargas de Camps
tuvo bajo su control el funcionamiento de los siguientes CCD:
Comodoro Alcides Paris Francisca
"Club Atlético", "Garaje Azopardo", "Olimpo", "Orletti", y los
Comisario mayor de Pol. Prov. Parisi
que funcionaron en el Batallón Logístico 10, la
Suboficial Mayor del Ejército Parodi
Superintendencia de Seguridad Federal y la ESMA. También
Teniente primero de Ejército Parseit
fue responsable de los secuestros seguidos de desaparición,
Comisario Hugo I. Pascarelli
homicidios, torturas y demás delitos que se cometieron en la
Teniente Coronel Hugo Ineldo Pascarelli
jurisdicción bajo su control. Durante 1977, se desempeñó
Teniente Primero del Ejército Pascual
como Secretario General del Ejército, por lo que participó en
Capitán de Corbeta Paso
las decisiones que esta Fuerza tomó respecto del accionar
Teniente coronel de Ejército Pasquini
represivo. Fue procesado por la Cámara Federal de Capital
Agente de la Policía de Tucumán Pasteris
en la causa del I Cuerpo. Indultado por Carlos Menem en
Teniente primero Luis Alberto Pateta
1989.
Doctor Patoco
Miembro de Pol. Prov. Olmos
Oficial Paty (o Patti - Loco):
Capitán de Ejército Oscar Onell
Pauluk
Agente Paye
Sargento de la Policía de Tucumán Picón
Guardiamarina de Marina Paz (Mezquino):
Teniente Coronel Adolfo Pietraneve
Miembro de S.P.F. Leónidas Paz (Pacheco):
Rodolfo Vicente Pietropaolo
Médico Pedroso
Comisario inspector Pini
Teniente Coronel Pelagatti
Teniente coronel de Ejército Víctor Pino
Suboficial de la Armada Víctor Penna
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Pintos
Miembro de S.P.F. Miguel Angel Pepe (Poggi - Guille):
Monseñor Pío Laghi
Cabo de la Policía Federal Peralta
Suboficial de la Policía Federal Claudio Pitana
Oficial Peralta
Pizarro
Teniente primero de Ejército Miguel F. Perandone
Monseñor Antonio Plaza
General de Brigada Ricardo Perazolo
Coronel Luis Alberto Plechot
Perecino
Brigadier Sigfrido Martín Plessi
Miembro de Pol. Prov. Perello
Capitán Carlos Estaban Plá
Pereyra (Quintana):
General de Brigada Miguel Angel Podestá
Suboficial de la Armada Antonio Pereyra
Teniente primero de Ejército Daniel Alejandro Polano
Alférez primero de Gendarmería Eugenio Pereyra
Suboficial de la Armada Polchi
(Quintana):
Capitán de Navío Rodolfo R. Poletti
Miembro de Civiles Jorge Pereyra (Negro):
Agente de la Policía de Tucumán Pomponio
Juan Pereyra
Miembro de Pol. Prov. Ponce (Bubi):
Miembro de Gendarmería Mario Pereyra
Miembro de la Policía de Tucumán Enrique Alfredo Ponce
Subcomisario de la Policía de Tucumán René Estergidio
Subayudante de la Policía de Tucumán José Ramón Ponce
Pereyra
Miembro de Pol. Fed. S.P.F. Héctor Ponchi (Rubinstein):
Comisario inspector Rodolfo Arnaldo Pereyra
Comisario Inspector de la Policía de Bs. As. Angel Francisco
Saul Sergio Pereyra (Tío):
Pons
Oficial de Gendarmería Eugenio Pereyra Apesteguy
Miembro de Pol. Prov. Popor
Oficial de Ejército Pérez
Cabo Primero de la Policía de Tucumán Porcel
Pérez (Pesado):
Coronel José Luis Porchetto
Subcomisario de Pol. Fed. Pérez
Policía de Santa Fe Diego Portillo
Comisario Perizotti
Coronel Ramón Posse
Teniente de navío de Marina Antonio Pernía (Trueno Duque
Capitán de Aeronáutica Pozzi
Martín):
Oficial del Ejército Alcides Juvenal Pozzi
Teniente de navío Antonio Pernías
Pozzo
Torturó con picana eléctrica y quemaduras de cigarrillo -entre
General del Ejército uruguayo Amaury Prantl
otros- a Carlos García, Graciela Daleo, Ricardo Coquet y
Coronel de Ejército Presti
María Milia de Pirles, a quienes además les hizo un
Coronel Roque Carlos Alberto Presti
simulacro de fusilamiento. Se hallaba en prisión preventiva
Responsable de los homicidios de Dardo Manuel Cabo y
rigurosa acusado de haber cometido 22 delitos, durante su
Norberto Pirles (quienes estaban detenidos a disposición del
actuación como oficial de inteligencia del GT 3.3.2.
Poder Ejecutivo Nacional), Angel Giorgadis y Horacio
Responsable de las desapariciones de las monjas francesas
Rapaport (detenidos en La Plata, asesinados luego de
Alice Domon y Leonie Duquet y de los familiares de
torturarlos simulando un suicidio) , Victorio y Ana María
desaparecidos secuestrados en la Iglesia Santa Cruz en
Perdighe y dos N.N. (en simulacro de enfrentamiento).
diciembre de 1977 (a quienes además torturó). Responsable
Responsable además del secuestro, desaparición y/o
también del homicidio de los curas palotinos Pedro Duffau,
torturas de 44 víctimas, entre ellas María I. Corvalán de
Salvador Barbeito, Alfredo P. Kelly, Alfredo Leaden y José
Suárez Nelson (quien se encontraba embarazada y dio a luz
Barbeti. Sus apodos eran "Rata", "Trueno" y "Martín" y tenía
en el campo de concentración "La Cacha"), todos delitos
documentos falsos a nombre de "Antonio Gaimar". Está en
cometidos como jefe del Area 113 y jefe de los C.C.D. que
actividad. En libertad por la Ley de "Obediencia Debida"
allí funcionaron. En libertad por la Ley de "Obediencia
Capitán de corbeta de Marina Jorge Perren
Debida"
Capitán de la Armada Roberto Pertusio
Oficial del Ejército uruguayo Ariel Pretel (o Prete)
Peruca
Miembro de Gendarmería Preto (O PRIETO):
Miembro de S.P.F. Pesbermus
Subcomisario de Pol. Prov. Valentín Milton Pretti (Saracho):
Petrini
Comandante Principal de Gendarmería Nacional Prieto
Capitán de Corbeta Fernando Enrique Peyón
Agente Puchito
Mayor de SIDE Peña
Suboficial Alejandro Puertas
‘Monseñor Phordoy
Oficial de Pol. Prov. Pulvernacher
Comodoro Ernesto Piastrellini
Oficial de Pol. Prov. Pulvernacher
Comodoro Antonio René Picart
Pza (Pocho):
Miembro de Pol. Prov. Picón
Subcomisario de la Policía Federal Pérez
Pérez
Oficial Rebollo
Agente de la Policía de Tucumán Pérez
Subcomisario Carlos Roberto Reinhardt
Subteniente del Ejército Pérez
Coronel Oscar Lorenzo Reinhold
Director de Institutos Penales de Salta Braulio Pérez
Comisario general Juan Carlos Reinoso
Oficial de la Policía Federal Carlos Pérez
Miembro de Civiles Remus Tetu
Sargento Enrique Angel Pérez
Suboficial de la Policía Federal Héctor Renchi
Oficial principal de la Policía de San Luis Juan Carlos Pérez
Hugo Renes
Coronel Osvaldo Pérez Bataglia
Teniente Coronel Athos Renes
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Walter
Subcomisario de Policía de La Pampa Athos Reta
Pérez Blanco
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Retamozo
Capitán de Fragata Pérez Froio
Comandante de Gendarmería Nacional Rey
Teniente Jorge Horacio Páez
Miembro del Ejército Reyes
Teniente coronel Osvaldo Bernardino Páez
Oficial Principal de la Policía de Tucumán Rolando Reyes
Comisario Ruben Oscar Páez
Quintana
Miembro del Ejército Jorge Páez Pedro
Reynoso (Nono):
Alcalde mayor Servicio Penitenciario Entre Ríos Eduardo
Cabo de Pol. Prov. Carlos Reynoso
Washington Queirolo
Oficial Rezio
Coronel de Ejército Quevedo
Mayor del Ejército Ricardi
Quieto
Miembro de Marina Leo Ricardo
Comandante de Gendarmería Quijano
Oficial ayudante Carlos Hermenegildo Ricarte
Principal de la Policía de Tucumán Quintana
General de Brigada Ovidio Pablo Riccheri
Quinteros
Fue Jefe de la Policía de Buenos Aires desde diciembre de
Cabo primero de Ejército Quipildor (Bull dog):
1977 hasta diciembre de 1978. Como tal tuvo bajo su
Sargento de Gendarmería Quiroga
responsabilidad el funcionamiento de los siguientes centros
Sargento primero de Ejército Quiroga (Enfermero):
clandestinos de detención: Pozo de Quilmes, Banco,
Coronel Osvaldo Quiroga
Comisaría de Villa Martelli (Vicente López), Comisaría 5 de
Miembro de Pol. Prov. José Racedo
La Plata, Comisaría 3 de Morón, Brigada de investigaciones
Comisario Inspector de la Policía de Bs. As. Isaac Radice
de La Plata, Destacamento en Batán (Mar del Plata),
Teniente de Fragata Jorge Carlos Radice
Sheraton, Guardia de infantería de Policía de Buenos Aires
Realizó tareas de logística en la "ESMA" consistentes en
en La Plata, COT I (Martínez), Pozo de Banfield, Puesto V
administrar los bienes robados a los secuestrados; estuvo al
asco o Subcomisaría de Don Bosco, Brigada de
frente de una "inmobiliaria" que vendía las propiedades
investigaciones de San Justo. Fue juzgado y condenado por
robadas. Fue secretario personal de Masera. También
la Cámara Federal, acusado de ser autor responsable de los
participaba en las sesiones de torturas a los prisioneros.
delitos de tormentos reiterados en veinte oportunidades, a la
Integró el grupo operativo que secuestró a las monjas
pena de reclusión, inhabilitación absoluta y perpetua, más la
francesas Domon y Duquet. Sus apodos eran "Ruger" y
accesoria de destitución por considerarlo, junto a su
"Gabriel". Impune por la ley de "Punto final".
antecesor Camps, como el principal responsable de la
Miembro de Civiles Radizzi sra.
represión en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.
Comisario de Policía Pcia. Bs. As. José Antonio Raffo
Indultado por Carlos Menem en 1990.
Miembro de la Policía de Tucumán Jorge Daniel Ragonesse
Miembro de Pol. Prov. Ovidio Pablo Ricchieri
Mayor del Ejército uruguayo Ernesto Rama
General de Brigada Pablo Ovidio Richieri
Subcomisario de Pol. Fed. Ramírez
Miembro de Civiles Daniel Righeti (Daniel):
Teniente Primero Ramos Mozo
Capitán de fragata de Marina Riglioni (Pato):
Miembro del Ejército Rampulla
Sargento ayudante Carlos Aníbal Rimada
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Ramírez
Subcomisario de la Policía Federal Luis Rinaldi
Coronel Carlos Alberto Ramírez
Teniente de Navío Rioja
Coronel del Ejército uruguayo Guillermo Ramírez
Teniente coronel Ríos
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Jorge Carlos
Argentino Ríos
Ramírez
Sargento primero de Ejército Eduardo Ríos (Carlos):
Comodoro Teófilo Ramírez Doland
Segundo Comandante de Gendarmería Nacional Risso
Raspide (o REPIDE):
Avellaneda
Oficial de Pol. Prov. Re (Pupi):
Oficial Rivadaneira (Nazi):
Oficial de Pol. Prov. Re (Pelusa):
Oficial Rivarola
Inspector General Manuel E. Reartes
Sargento Oscar Luis Rivarola
Agente del Servicio de Inteligencia de Ejército Eduardo
Teniente de Navío Rivas
Rebecci
Teniente coronel Alberto Rivas
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Eduardo
Comisario Mayor de la Policía Federal Roberto José Rivera
Rebechi
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Rivero
Miembro de la Policía de Tucumán Alberto Rivero
Coronel de Ejército Carlos Nicolas Romanella
Miembro de Ejército Diego Rivero
Miembro de la Policía de Tucumán Romano
Primer Alférez de Gendarmería Nacional Ernesto Rivero
Comisario principal de Gendarmería Romano (Gringo):
Alférez primero de Gendarmería Ernesto Rivero
Comisario principal Américo Pedro Romano
Vicealmirante Máximo Rivero Kelly
Osvaldo Romano
General de División Santiago Omar Riveros
Miembro de la Policía de Tucumán Víctor Gerardo Romano
General de división de Ejército Santiago Omar Riveros*
Agente de la Policía de Tucumán Romero
Teniente Rocamora
Teniente coronel de Ejército Romero
Oficial Ayudante de la Policía de Córdoba Dardo Rocha
Romero (Culito de Goma):
Oficial ayudante de Gendarmería Dardo Rocha
Agente de Pol. Prov. Romero
Sargento ayudante de Ejército Rodríguez
Jorge Romero
Alférez de Gendarmería Rodríguez
Miembro de Civiles Jorge Romero (Palito):
Subalcalde de S.P.F. Rodríguez (Techo):
Brigadier José María Romero
Miembro de Pol. Fed. Abel Rodríguez
Miembro del Ejército Romero Pavón
Abelardo Rodríguez
Suboficial de la Policía Federal Néstor Ronchi
Teniente coronel de Ejército Hermes Rodríguez (Salame):
Oficial Principal de la Policía Federal Rosa
Hilarión Rodríguez
Coronel Alberto Rosas Senen
Miembro de S.P.F. Hugo Rodríguez (Rizo):
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Walter
María Rodríguez
Roscoe
Miembro de Civiles Oscar Rodríguez
Comisario principal Rosell
Rene Rodríguez
Cabo Principal de la Policía de Córdoba Roselli
Inspector mayor de Pol. Prov. Luis Fabián Rodríguez
Comisario principal Roselli
Quiroga
Principal Oscar Guillermo Rosello
Capitán de Corbeta Rodríguez
Coronel Rospide
Comisario de Policía de la Provincia de Bs. As. Rodríguez
Capitán Ricardo Alfredo Rossi
Contralmirante Angel María Rodríguez
Suboficial Roberto Julio Rossin
Oficial Daniel Manuel Rodríguez
Rotela
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Ernesto
Coronel Roberto Roualdes
Rodríguez
Comisario Inspector de la Policía de Bs. As. Alberto Rousse
Capitán Gerardo T. Rodríguez
Capitán de Ejército Roussellion
Teniente Coronel Hermes Oscar Rodríguez
Miembro de Ejército Roberto Rovaldes
Comisario José Hilario Rodríguez
Roberto Rovaldes
Subcomisario Julio César Rodríguez
Miembro de Ejército Roberto Rovaldes
Coronel Lilo Noé Rodríguez
Coronel de Ejército Orlando Miguel Ruarte (Arcangel):
Miembro de la Policía de Tucumán Luciano Antonio
Miembro de Civiles Rubinstein (Sra. De):
Rodríguez
Mayor de Ejército Rucci* (Gordo):
Comisario Inspector Luis Fabián Rodríguez Quiroga
Eduardo Alfredo Ruffo
Comisario inspector Francisco José Rodríguez Valiente
Coronel Alfonso Ruggiero
Empleado de la provincia del Chaco Juan Ramón Rodríguez
Ruiz (Ruiz - Rodilla - Rodi):
Valiente
Inspector general de S.P.F. Ruiz (Noño - Patón):
Alférez primero de Gendarmería Rogel Luján
General de Brigada José Horacio Ruiz
Agente Roguelme (Correntino):
Juan Carlos Ruiz
Vicecomodoro Miguel Luis Roig
Sargento ayudante de Ejército Pedro Orlando Ruiz
Oficial de la Armada Rojas
Ricardo Ruiz
Subcomisario Darío Rojas
Empleado de la provincia del Chaco Ruiz Díaz
Agente de la Policía de Tucumán Pedro Rojas
Sacerdote Rodobaldo Ruiz Sánchez
Teniente Coronel Justo Jacobo Rojas Alcorta
Empleado de la provincia del Chaco Ríos
Mayor Rolando
Sargento del Ejército Eduardo Ríos
Cabo primero de Ejército Roldán
Grupo Fahrenheit
Agente de Pol. Prov. Benito Roldán
Teniente Coronel Benjamín Ríos Saravia
Empleado de la provincia del Chaco Héctor Rubén Roldán
General de Brigada Juan Pablo Saá
Alférez de Gendarmería Rolesky
Coronel Luis Saadi Pepa
Coronel Rolón
Saavedra
Teniente de navío Juan Carlos Rolón (Nino - Juan):
Segundo Comandante de Gendarmería Sabattini
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Rolón
Oficial Angel Sabino
Oficial de la Policía Federal Carlos Augusto Rolón
Mayor Jorge Carnero Sabol
Teniente de Navío Juan Carlos Rolón
Miembro de S.P.F. Víctor H. Saccone (Polaco):
Coronel Juan Orlando Rolón
Coronel Alberto Omar Sacrista
Teniente coronel de Ejército Hilario D. Sagasti
General de Brigada Fernando Humberto Santiago
Sain (Suárez Mena - Tití):
Cabo Segundo José Mario Santillán
Coronel Saint Amant
General de brigada Oscar Alfredo Saint Jean
Estefani Santo (o Santi):
Salas
Brigadier Rodolfo Santos
Cabo Salazar
Celador Santos González
Oficial Salazar (Pancho):
Brigadier Julio César Santuccione
Policía de Santa Fe Oscar Ramón Salazar
Brigadier de Aeronáutica Santuchone
Comisario general Eleuterio Saldívar
Miembro de la Policía Sánz
Oficial de Pol. Prov. Salerno
Agente Saracho
Capitán de fragata Sales
Teniente de Ejército José Ignacio Saravia Day
Oficial de la Policía de Córdoba Salgado
Capitán de Navío José Julio Sarcona
Oficial subayudante de Gendarmería Salgado
Julia Sarmiento
Brigadier Francisco Salinas
Julia Estela Sarmiento (Turca Pochi):
Francisco Salinas
Miembro de Gendarmería Nacional Sartori
Miembro de Pol. Fed. Norberto Salinas (Leopardo Pantera):
Sartorio
Oficial Salomón (Turco):
General de Brigada Juan Bautista Sasiaiñ
Policía de Santa Fe Oscar Ramón Salomón
Desde enero de 1977 hasta diciembre de 1978, fue
Miembro de Pol. Prov. Salvador
Comandante de la X Brigada de Infantería y, por ocupar tal
Agente de la Policía Federal Pedro Salvia
cargo, Jefe de la Subzona 11, que abarcaba una Gran parte
Capitán de navío de Marina Salvio
del Gran Buenos Aires y otros partidos del interior de la
Contralmirante Salvio
provincia. Los CCD que funcionaron en estos partidos
Capitán de fragata de Marina Salvio Menéndez
bonaerenses en el período antes mencionado son los
Gendarme Samaniego
siguientes "Banco", "Pozo de Banfield", "Puesto Vasco" (en
Miembro de Gendarmería Samaniego
la Subcomisaría de Don Bosco), "Vesubio", "Pozo de
Miembro de Pol. Prov. Felix San
Quilmes", "Arana", "El Casco" o "Arana 2", "Sheraton" y los
Miembro de Pol. Prov. Felix San
que funcionaron en dependencias del Grupo de Artillería de
Coronel de Ejército Vicente Manuel San Roman
Defensa Aérea 101, las Comisarías 5 y 8 de La Plata, y las
Coronel de Ejército Sánchez Toranzo
Brigadas de Investigaciones de La Plata y San Justo. En
Oficial Sánchez (Misael):
suma, el General Sasiaiñ fue responsable del accionar
Cabo Sánchez
terrorista sobre una de las zonas de mayores víctimas. Por
Sargento primero Sánchez
otra parte, cabe agregar que también actuó, en la represión
Teniente de Ejército Sánchez
ilegal, como Jefe de las Areas 311 -fue Comandante de la IV
Gonzalo Sánchez (Chispa):
Brigada de Infantería Aerotransportada con asiento en
Miembro de Civiles Hugo Orlando Sánchez
Córdoba- y 460 -como Director de la Escuela de Suboficial
Miembro de S.P.F. Juan Carlos Sánchez (Saraco):
es "Sargento Cabral"-. Cumplía prisión preventiva y estaba
Subcomisario de Pol. Prov. Ricardo Sánchez
procesado por la Cámara Federal de Capital en la causa del I
Comisario general de la Policía de Mendoza Pedro Antonio
Cuerpo. Indultado por Carlos Menem en 1989.
Dante Sánchez Camargo
Inspector General Elías Rafael Saumma
Agente de Inteligencia del Batallón 601 Leandro Sánchez
Leonardo Save
Reisse
Oficial Angel Miguel Savino
Médico Sánchez Ruiz
Teniente de fragata Savio (El Tigre El Colorado):
Oficial Sando (Mono):
Teniente de Fragata Néstor Omar Savio
Daniel Sando
Capitán Savorido
Teniente de Fragata Sandoval
Policía de Santa Fe Roberto Scardino
Inspector Sandoval
Teniente de Ejército Hugo Scarlata
Oficial Jorge Ismael Sandoval
Contralmirante Leonardo Juan Schaer
Policía de Santa Fe Hugo Diógenes Sandoz
Gerardo Schamis
Capitán Francisco Juan Sanmarco
Comodoro Otto Schaub
Comisario de la Policía de Santa Fe Santa Cruz
Capitán Raúl Enrique Scheller
Miembro de Civiles Alfredo Santa Cruz (Bolita):
Teniente de navío de Marina Schelling (Pingüino - Miranda -
Alfredo Santacruz
Mariano):
Coronel Santamán
Comisario Mayor Serafín M. Schestopalek
Vicealmirante Pedro Antonio Santamaría
Comodoro de Aeronáutica Schiapapietra
Sargento Primero del Ejército Santana
Schienonne
Santavila
Teniente Coronel Alberto Schollaert
Médico Santechie
Miembro del Destacamento Intelig. 121 de Rosario Francisco
General de Brigada Fernando Humberto Santiago
Scilabra
Capitán de Navío Eduardo Sciurano
Miembro del Ejército Silvero
Empleado de la provincia del Chaco Alfredo Nazareno
Agente Silvero
Scordo
Oficial de Pol. Prov. Silverver
Oficial José Carlos Scorteccini (Archi):
Miembro de Gendarmería Simón
Oficial José Carlos Scorteccini (Archi):
Miembro de Pol. Fed. Simón (Turco):
Miembro de S.P.F. Francisco O. Seccatori (Cacciatore):
Miembro del Ejército Simoni
Cabo Primero Seco
Segundo Comandante de Gendarmería Nacional Simón
Agente de Pol. Prov. Antonio Seco
Suboficial de Policía Federal Julio Simón
Miembro de la Policía de Tucumán Segura
Capitán de Ejército Siri
Contralmirante Edgardo José Segura
Miembro de la Policía de Tucumán Juan Sirnio
Ciro Virgilio Senta
Mayor Sirpulo
Comisario mayor Máximo Senépoli
Sargento primero de Ejército Sivla
Coronel Sere
Comisario de la Policía Federal Skarabiuk
Miembro de Pol. Fed. Eduardo Luis Sergio (Turco):
Miembro de Pol. Fed. Skarabuk
Comisario general de Pol. Prov. Sernadas
Miembro de Civiles Daniel Slowosky
Contralmirante Rafael Serra
Principal Eduardo Smaha
General de Brigada Antonio F. Serrano
Jaime Smart
Comisario general de Pol. Prov. Sersosimo
Oficial de la Policía Federal Smith
Comisario General de la Policía de Buenos Aires Sersósimo
Coronel de Ejército Smith
Comisario Osvaldo Sertorio
Carlos Snopek
Mayor del Ejército Carlos A. Settel
Miembro de Civiles Sobredo (Negro Verdugo):
Miembro de Ejército Sevilla
Coronel Idelfonso Sola
General de Brigada José Luis Sexton
Coronel de Ejército Idelfonso Marcos Omar Sola
Abogado Carlos Sfulchini
Solís
Miembro de SIDE Shaw
Soloaga
Sibilia**
Carlos E. José Somoza
Cabo segundo Eduardo Sieber
Carlos E. José Somoza (Gordo 2):
Principal de la Policía Federal Sifomódica
Miembro de Gendarmería Sordo
General de Brigada Adolfo Sigwald
Teniente Coronel Soria
General de Brigada Adolfo Sigwald
Oficial Soria
Durante 1976 fue Comandante de la X Brigada de Infantería
Agente de la Policía de Tucumán Lisandro Soria
y, como tal, Jefe de la Subzona 11, que comprendía los
Sargento primero de Ejército Sorrosa
siguientes partidos bonaerenses: Giles, Luján, Mercedes,
Teniente de Navío Sosa
Gral. Rodríguez, Marcos Paz, Las Heras, Navarro, Lobos,
Oficial de la Policía de Formosa Sosa
Cañuelas, Esteban Echeverría , Lomas de Zamora,
Miembro de la Gendarmería Sosa
Avellaneda, La Matanza, Quilmes, Florencio Varela,
Comisario de la Policía de Tucumán Sosa
Berazategui, Almirante Brown, La Plata, San Vicente,
Cabo Sosa
Brandsen, General Paz, Monte y Lanús. En el mencionado
Sacerdote Sosa
período, en estos partidos, funcionaron los siguientes CCD:
Cabo Sosa
"Banco", "Pozo d e Banfield", "Puesto Vasco" (en la
Miembro de Civiles Alberto Raymundo Sosa
Subcomisaría de Don Bosco), "Vesubio", "Pozo de Quilmes",
Suboficial de la Policía Federal Ismael Sosa
"Arana", "El Casco" o "Arana 2", "Sheraton" y los habilitados
Comisario Marcelo Arturo Sosa
en dependencias del Grupo de Artillería de Defensa Aérea
Miembro de S.P.F. Pedro Anastasio Sosa (Salas - Gato):
101, el Batallón de Infantería de Marina 3 (BIM 3), las
Agente Sotello
Brigadas de Investigaciones de La Plata y San Justo, las
Aurelio Soto
Comisarías 5 y 8 de La Plata y la Guardia de Infantería de
Miembro de Gendarmería Aurelio Soto
Policía de Buenos Aires. Por lo tanto, fue responsable del
Mayor del Ejército Hugo Enzo Soto
accionar delictivo del personal de las Fuerzas Armadas y de
Coronel José María Soto
Seguridad en los mencionados partidos bonaerenses. Fue
Alférez de Gendarmería Nacional Sowinski
procesado por la Cámara Federal de Capital en la causa del I
Alférez Sowinski
Cuerpo. Indultado por Carlos Menem en 1989.
Teniente primero Ervino Spada
Comisario Lorenzo Luis Silistria
Mayor Ernesto Spagnoli Olive
Sargento Primero del Ejército Silva
Mayor Spanhavero
Miembro de SIDE Silva
Oficial de la Policía Federal Roberto Sperati
Sacerdote Silva
Comisario general Nicolas Reinaldo Spinelli
Silva
Miembro de Ejército Spinetti
Teniente Silvani
Médico de Marina Carmelo Spotocos
Silveiro Torre
Coronel Eduardo A. Spósito
Oficial Stedyn
Taborda
Suboficial Federico Steimbach
Oficial principal de la Policía Federal Tadei
Sargento Primero del Ejército Eduardo Steimberg
Miembro de Gendarmería Federico Talavera
Víctor Stella
Tamanini
Capitán Eduardo F. Stigliano
Subcomisario de la Policía de Buenos Aires Amilcar Tarela
Capitán médico Jorge Guillermo Streich
Subcomisario Eros Amilcar Tarela (Trimarco):
Teniente coronel Conrado Strommer
Tarrafo (Taslaf):
General de división de Ejército Suárez Mason (Pajarito):
Agente de Pol. Prov. Tartalo
Teniente coronel de Ejército Suas Navar
Teniente Coronel Argentino Cipriano Tauber
Coronel Luis Carlos Sullivan
Mayor de Ejército Hernán Teetzlaff (Gordo José):
Contralmirante José Antonio Suppisich
Cabo Alfredo Teico
Teniente Jorge Antonio Suárez
Agente Héctor Laurencio Tejada
Coronel Luis Faustino Suárez
Tejas
Empleado de la provincia del Chaco Víctor Armando Suárez
Teniente coronel Tejeda
Abelardo Francisco Suárez Díaz
Elipedio Tejeda (Texas):
Miembro de la Policía de Tucumán Ignacio Suárez Ledesma
Cabo Antonio Tejera
General de División Carlos Guillermo Suárez Mason
Comisario de la Policía Federal Tejerina
Fue Comandante del I Cuerpo de Ejército, desde enero de
Comisario principal Telerin (Uno):
1976 hasta enero de 1979. Por ocupar este cargo fue el Jefe
Inspector Mayor de la Policía de Córdoba Raúl P. Telledín
de la Zona 1, que comprendía la Provincia de La Pampa, la
Brigadier Roberto Temporini
Capital Federal y la mayor parte de la Provincia de Buenos
Suboficial Manuel Antonio Terragno
Aires. De enero a diciembre de 1979 fue Jefe del Estado
Agente Terrara
Mayor General del Ejército. Cumplía prisión preventiva por la
Mayor Teslaf
causa del I Cuerpo, formada por más de 300 causas, estaba
Teniente coronel Enrique Testoni
acusado en 170. A principios de 1984 declaró en la causa en
Oscar Raúl Teves
la que se investigaba la desaparición de Alfredo Giorgi, días
Thomas
después el Juez Luis Angel Córdova ordenó su detención, la
Comisario general Carlos Thomas
que no pudo concretarse porque Suárez Mason se fugó. En
Thompson
abril de 1984, le dieron la baja del Ejército. El 22 de octubre
Juan Carlos Tibio
de 1985, el Poder Ejecutivo decretó el Estado de Sitio y
Miembro de Pol. Fed. S.P.F. Tideo Durruti (Rulo):
ordenó su detención, junto a otros oficiales y civiles
Miembro de S.P.F. Juan Domingo Tillet (Toledo):
acusados de realizar una campaña terrorista. En enero de
Comisario principal de Gendarmería Tiseira
1987 fue detenido en los Estados Unidos y luego extraditado.
Tisera (Patilla Tres):
Testimonios de sobrevivientes de los CCD indican que
Comisario de la Policía de Córdoba Tissera
Suárez Mason supervisaba personalmente lo que allí ocurría:
Coronel José M. Tissi Baña
fue visto en la ESMA, el "Banco" y el "Vesubio". Indultado por
Abelardo Tnocentis
Carlos Menem en 1990.
Teniente primero de Ejército José Tofalo (Favaloro):
Contralmirante Leopoldo Alfredo Suárez del Cerro
Miembro de Civiles Toledo
Teniente Coronel Faustino Svencionis
Miembro de Pol. Fed. Amilcar Toledo
Coronel Swaiter
Miembro de Pol. Prov. Raúl Tolerano
Miguel Angel Sáenz Valiente
Inspector Carlos Tomas
Teniente del Ejército Sánchez
Oficial del Servicio Penitenciario Federal Tomaso
Sánchez
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Tomassone
Empleado de la provincia del Chaco Aníbal Lisandro
Teniente primero Antonio Torre González
Sánchez
Cabo primero Torres (Cabezón):
Miembro de la Prefectura Marítima Gonzalo Sánchez
Médico Torres
Teniente de Navío Luis Sánchez
Miembro de Gendarmería Torres (Tatu):
Teniente Coronel Mario Jaime Sánchez
Prefecto José Alberto Torres
Subcomisario de la Policía de Tucumán Ricardo Sánchez
Teniente Coronel Lucio Torres
Cabo primero Roberto Sánchez
Subjefe Investigaciones de Policía de Tucumán Luis Marcelo
Comisario Inspector de Policía Pcia. Bs. As. Rubén Joaquín
Torres
Sánchez
Miembro de Gendarmería Omar Eduardo Torres (Conejo):
Miembro de la Policía de Tucumán Víctor Sánchez
Miembro de la Policía de Tucumán Pedro Torres
Contralmirante Luis Pedro Horacio Sánchez Moreno
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Pedro Angel
Capitán de Fragata Raúl Sánchez Ruíz
Torres Uriarte
Miembro del Ejército Taberna
Vicealmirante Julio Antonio Torti
Coronel Reynaldo Tabernero
Toscano
Capitán de Pol. Fed. Taboado
Teniente Coronel Armando Tossi Rivello
Teniente primero Norberto Tozzo
Armada: Base Naval Puerto Belgrano, Batallón de Infantería
Comisario inspector de Policía Pcia. Bs. As. Bruno Trevisán
de Marina 3 ( BIM 3), Prefectura de Zárate y Base Naval Mar
Oficial de la Policía Federal Miguel Angel Trimarchi
del Plata. Como jefe de Operaciones Navales también fue
General de Brigada Juan Carlos Trimarco
responsable del Grupo de Tareas 3.3, que tenía como base
Subcomisario de Pol. Fed. Mariano Troncoso
de operaciones (es decir secuestros y homicidios) la ESMA.
Oficial Trotta
Desde septiembre de 1978 hasta enero de 1980, fue el Jefe
Coronel Guillermo Trotz
del Estado Mayor General Naval y, por ende, tuvo
Teniente Primero Trucco
responsabilidad en el accionar terrorista del personal de la
Oficial Tubus
fuerza y en la utilización ilegal de las instalaciones de la
Oficial Tula
misma. Estuvo procesado por las Cámaras Federales de
Capitán de navío Tuli
Capital , en la causa ESMA, y de Bahía Blanca, en la causa
Oficial Turon
que se investigaban los delitos cometidos en las
Agente Tártalo
jurisdicciones navales de Mar del Plata y Bahía Blanca.
Contralmirante Luis Tártara
Indultado por Carlos Menem en 1989.
Capitán José Tófalo
Miembro del Ejército Vega
Subcomisario de la Policía Federal Uballe (o Uvalles)
Sargento primero de Ejército Vega (Sobrino):
Oficial ayudante de Pol. Prov. Guillermo Ugarte
Suboficial Carlos Alberto Vega
Coronel Uncos
Juan Carlos Vega
General de División Diego E. Urricarriet
Sargento Primero del Ejército Vegas
Teniente general Joaquín Matías Urrty
Teniente de Ejército Veiga
Oficial Uzal (Víbora):
Agente de S.P.F. Velázquez
Miembro de Ejército Orestes Vaello
Comisario Principal de la Policía de Tucumán Santos Velix
Valado
Capitán de Pol. Prov. Santos Velix
Miembro de S.P.F. Aníbal Valarino (Vilas):
Agente Jorge Hugo Velázquez
Teniente primero de Ejército Valdevieso
Venavidez
Miembro de Pol. Fed. Andrés Valdéz
Comodoro Roberto Augusto Ventura
Miembro de la Policía de Tucumán Juan Carlos Valdéz
Agente Angel Miguel Venturino
Teniente Valdivieso
Agente de Pol. Prov. Miguel Angel Venturino
Cabo Valdéz
Sargento Ayudante Vera
Coronel Juan Manuel Valentino
Sargento Vera
Mayor de Pol. Prov. Aldo Valenzuela
Coronel Luis Vera Robinson
Valerga
Oficial Ayudante Antonio Vercellone
Mayor Cesar Eubaldo Valete
Subcomisario Carlos Vercellone
Cabo Claudio Vallejos
Teniente coronel Horacio Verdaguer
Suboficial de la Policía de la Pcia. De Bs. As. Néstor Vallejos
Subprefecto de Gendarmería Daniel Verde
Miembro del Ejército Alberto Valussi
Daniel Verde
General de Brigada Alberto Valín
Comisario general de Pol. Prov. Verdún (Mariscal Tito):
Comodoro Jorge Arturo Van Thienen
Comisario general Ernesto Verdún
Blanca Vanucci de Quiroga
Teniente coronel de Ejército Aníbal Verdura
Vapa
Teniente Coronel Ignacio Aníbal Verdura
General de División José Antonio Vaquero
Comisario general de Policía Pcia. Bs. As. Ernesto Verdún
Coronel Varela
Marcelo Vergara
Teniente Coronel Antonio Orlando Vargas
Sargento de la Policía de Santa Fe Ramón Vergara
Suboficial del Ejército Juan Antonio Vargas
Capitán Héctor Vergés
Luis Vargas
Agente de Pol. Prov. Américo Verón
Miembro de la Policía de la provincia del Chaco Marcelino
Verón Soto
Germán Vargas
Coronel Fernando Ezequiel Verplaetsen
Varoti
Agente Américo Verón
Miembro de S.P.F. Alberto Vaya (Paco - Carretilla):
Miembro de Pol. Fed. Veyra (Loco - Pájaro Loco):
Vicealmirante Antonio Vañek
Principal de la Policía Federal Jorge Mario Veyra
Desde febrero a abril de 1976, fue Subjefe del Estado Mayor
Capitán del Ejército Viano
General Naval, por lo que tuvo responsabilidad en el
Capitán Eduardo Daniel Vic
funcionamiento de todos los CCD que dependían de la
Principal de la Policía Federal Vidal
Armada, como así también en el accionar represivo ilegal del
Antonio Melquíades Vidal
personal de esta fuerza. Des de enero de 1977 hasta
Doctor Jorge Héctor Vidal
septiembre de 1978 fue Comandante de Operaciones
Navales, por lo que tuvo bajo su responsabilidad los CCD
Mayor Hugo Augusto Vidarte
que funcionaron en las siguientes dependencias de la
Teniente General Jorge Rafael Videla
Fue Comandante en Jefe del Ejército desde diciembre de
Subcomisario de la Policía de Chaco Villalba
1975 hasta agosto de 1978 y, como tal, integró la Junta de
Policía de Santa Fe Julio Alberto Villalba
Comandantes en Jefe a partir del 24 de marzo de 1976 y
Miembro de Gendarmería Villalón
luego Presidente de la Nación . Es por lo tanto responsable
Teniente de Ejército Villanueva
del Plan Criminal General y el consecuente Terrorismo de
Teniente Primero del Ejército Carlos Villanueva
Estado. Fue condenado por la Cámara Federal a la pena de
Teniente primero de Ejército Carlos Villanueva (Gato):
reclusión perpetua, inhabilitación absoluta perpetua,
Agente de la Policía de Buenos Aires Villar (o Villalba)
accesorias legales más la accesoria de destitución" como
Dante Villareal (Santiagueño):
autor responsable de los siguientes delitos: "homicidio
Agente Dante Horacio Villarreal
agravado por alevosía, reiterado en dieciséis oportunidades,
General de División José Rogelio Villarreal
en concurso real con homicidio agravado por alevosía y por
General de División José Rogelio Villarreal
el concurso de tres personas, por lo menos, reiterado en
Teniente Coronel Villarroel
cincuenta oportunidades; en concurso real con privación
Miembro de la Policía de Tucumán Juan Angel Villarrubia
ilegal de la libertad agravada por amenazas y violencias,
Comisario Edgardo Eberto Villegas Lucero
reiterado en trescientas seis oportunidades; en concurso real
Agente Villordo
con tormentos, reiterado en noventa y tres oportunidades; en
Subcomisario de la Policía de Jujuy Damián Vilte
concurso real con tormentos seguidos de muerte, reiterado
Vincent
en cuatro oportunidades; en concurso real con robo,
Teniente General Roberto Eduardo Viola
reiterado en veintiséis oportunidades". Tenía otras causas
Fue Jefe del Estado mayor general del Ejército desde
pendientes , entre ellas una por la rebelión de marzo de
diciembre de 1975 hasta agosto de 1978 y, como tal,
1976. Indultado por Carlos Menem en 1990.
responsable del funcionamiento de los centros clandestinos
Teniente coronel Jorge Rafael Videla (hijo)
de detención dependientes del arma. Luego pasó a ser
Vides (Lobo):
Comandante en Jefe del Ejército desde agosto de 1978
Miembro de Pol. Prov. Luis Vides
hasta diciembre de 1979 y, como tal, integró la Junta de
Comisario de la Policía de Buenos Aires Luis Héctor Vides
Comandantes en Jefe en ese lapso, siendo por lo tanto
Teniente Primero Vigasusta
responsable indirecto no sólo de los centros clandestinos de
Vicealmirante Alberto Gabriel Vigo
detención dependientes del Ejército sino de la totalidad de
Oficial auxiliar de Pol. Prov. Ruben Vila
los mencionados centros que funcionaron durante ese
Cabo Raúl David Vilariño
período en el cual ejerció también la presidencia de la
Brigadier general de Ejército Vilas
Nación. Fue juzgado y condenado por la Cámara Federal a
General de Brigada Acdel Edgardo Vilas
la pena de diecisiete años de prisión, inhabilitación absoluta
General de brigada de Ejército Acdel Edgardo Vilas
perpetua, accesorias legales más la accesoria de destitución
Capitán de fragata de Marina Vildosa
como autor responsable de los siguientes delitos: "privación
Capitán de navío de Marina Vildoza
ilegal de la libertad, calificada por violencia y amenazas,
Capitán de fragata Jorge Raúl Vildoza
reiterado en ochenta y seis oportunidades; en concurso real
Capitán del Ejército Villa
con tormentos reiterados en once oportunidades; en
Héctor Villa
concurso real con robo reiterado en tres oportunidades".
gente de Pol. Prov. Juan Luis Villacorta
Indultado por Carlos Menem en 1990.
Agente de la Policía de Buenos Aires Villalba
Sargento primero de Ejército Juan Basilio Viscelli
Coronel de Ejército Visuara
Sacerdote Cristian Federico Von Wernich
Suboficial de la Armada Rubén Omar Vitale
Miembro de la Policía de Tucumán Luis Arturo Vázquez
Médico de Pol. Prov. Vitali
Coronel Nelson Vías
Miembro del Servicio Penitenciario Federal Vitallone
General de Brigada Luis Warckmeister
Agente de S.P.F. Vitalone
Mayor de Pol. Prov. Ramón Warfi Herrera
Teniente primero de Ejército Gustavo Viton
Primer Alférez de Gendarmería Nacional Warnes
Empleado de la provincia del Chaco Miguel Angel Vittorello
Capitán de Aeronáutica Weber
Agente de la Policía de Tucumán Vizcarra
Oficial de la Policía Federal Weiss
Comisario de la Policía Federal Vizconti
Miembro de Pol. Prov. Welch (O WEST):
Coronel Guillermo Alfredo Voguet
Capitán de corbeta Francis Williams Whamond
Teniente Yackaroe
Contralmirante James Mc Donald Whamond
Brigadier Ricardo Yansen
Coronel Rodolfo Whener
Coronel Llamil Yapur
Sargento ayudante de Ejército Wilhem
Agente de Pol. Prov. Héctor del Huerto Yapura
Comisario Inspector José Francisco Williand
Miembro de Civiles Yañez (Kojak - Pelado):
Comisario mayor de Pol. Prov. Wolff
Adolfo Yañez
Comisario mayor de Policía Pcia. Bs. As. Juan Miguel Wolk
Miembro de Civiles José Yañez (Peppe):
Contralmirante Roberto Wulff De La Fuente
Inspector Yedro
Miembro de Marina Juan Martín Yedro
Dora Zárate de Privitera
Oficial de la Policía de Córdoba Yenicelli
Teniente de Pol. Fed. Zardía
Teniente de navío de Marina Yon (Sergio):
Inspector General de la Policía de Tucumán Rafael Armando
Capitán de Navío Enrique Yon
Zelaya
Zabaleta
Comisario general de Pol. Prov. Zeniquel
Agente Zabalía
Miembro de S.P.F. Zeolitti (Sapo - Saporiti):
Gendarme Eugenio Zacarías
Agente Juan Zeppa
Cabo Primero Zamanes
Suboficial del Ejército Zerpa
Miembro del Ejército Zanella
Washington Zibell
Miembro de Civiles Zanicheli
Teniente coronel de Ejército Mario Albino Zimermann
Oficial de la Policía de Entre Ríos Carlos Horacio Zapata
Teniente coronel Albino Mario Alberto Zimmerman
Teniente coronel Carlos Patricio Zapata
Miembro de Gendarmería Zirone
Zaracho
Coronel Oscar José Zucconi
Teniente Primero Zaragoza
Capitán Zuco
Agente de Pol. Prov. Zárate
Coronel de Gendarmería Zuconi
Agente Zárate
Cabo de la Policía de Tucumán Zurita
Empleado de la provincia del Chaco Emilio Zárate
- 64 -
Listado de Médicos Relacionados con la Represión
Médico "Alberto Mengele"
Médico Di Benedeto Agatini
Médico Luis Angeleri
Coronel Médico Abatino Di Benedetto
Capitán médico Alberto Arias Duval
Médico Duarte
Médico Badía
Coronel médico Julio Ricardo Estevez
Médico Guillermo Berger
Médico Héctor Fabre
Oficial principal Jorge Antonio Bergez
Teniente de fragata Falcón
Médico de Policía Pcia. Bs. As. Jorge Antonio Bergés
Médico Favole
Médico de S.P.F. Miguel Bertiche (Beltrán):
Subcomisario Médico Ricardo Gadeano
Médico de Ejército Norberto Bianco
Médico de Pol. Prov. Ricardo Galdeano
Coronel Norberto A. Bianco
Médico de Ejército García
Médico Bidondo
Médico del Hospital Naval Green
Médico de Aeronáutica Cáceres
Médico de Ejército Jorge E. Gurruchett Ragusin
Capitán médico Carlos Octavio Capdevila
Médico Kenny
Como médico participaba de las sesiones de tortura
Médico Civil Carlos Maggiolo
evaluando la capacidad de resistencia física de las víctimas.
Médico Magnacco
Entre ellas se encuentran Víctor Fatala, Susana Barros,
Doctor Jorge Magnasco
Víctor Basterra y Ana María Martí. Cumplía prisión preventiva
Médico de Ejército Marimel
por la comisión de ocho delitos, entre los que se encontraba
Médico de Ejército Marota
la atención de prisioneras embarazadas las que continúan
Doctor Martínez
desaparecidas. Responsable del secuestro y desaparición
Médico Montivaro
del obrero Néstor Enrique Ardetti, en agosto de 1979. Actuó
Médico de la Policía de San Luis Vicente Ernesto Moreno
bajo el apodo de "Tomy" y formó parte del grupo que
Recalde
realizaba los secuestros. Está en actividad. En libertad por la
Doctor Patoco
Ley de "Obediencia Debida"
Médico Pedroso
Médico Carrilaf
Fragata Sandoval Médico Santechie
Coronel médico Julio C. Caserotto
Médico de Marina Carmelo Spotocos
Médico Casido (Mujer):
Capitán médico Jorge Guillermo Streich
Médico de Ejército Alberto Fernando Del Castillo
Capitán de Fragata Raúl Sánchez Ruíz
Médico Di Benedeto
Médico Sánchez Ruíz
Médico Torres
Médico de Pol. Prov. Vitali
- 65 Dictamen de la Procuración General de la Nación sobre la destrucción de la
ESMA
Procuración General de la Nación
Suprema Corte:
A fs. 33/42 y vta. Graciela Palacio de Lois y Laura Beatriz Bonaparte de Bruchstein, promovieron acción de amparo a los efectos de que
se declara la inconstitucionalidad del art. 3° del Decreto N° 8/98 del Poder Ejecutivo Nacional, por vulnerar los arts.41, segundo párrafo
de la Constitución Nacional y 1° de la ley 21836 así como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el pacto Internacional
de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
Mediante el citado decreto, el Poder Ejecutivo Nacional dispuso trasladar las instalaciones de la Escuela Mecánica de la Armada
(ESMA en adelante) de la Ciudad de Buenos Aires a la Base Naval de Puerto Belgrano (art. 1°) e instruyó al Ministerio de Defensa,
para que realice las tareas necesarias que permitan destinar el predio desafectado a generar un espacio verde de uso público y el lugar
de emplazamiento de un símbolo de la unión nacional.
Relataron que, por las graves violaciones a los derechos humanos que se cometieron en la ESMA, tanto el edificio donde funciona
como el predio que lo circunda, constituyen un símbolo del holocausto que tuvo lugar en el país en los sangrientos años de la última
dictadura militar y, por ello, aquél debe ser considerado "patrimonio cultural", según la definición de la Convención sobre la Protección
del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, adoptada por la UNESCO en la Conferencia General de 1972 y aprobada por nuestro país ,
mediante la ley 21.838.
En tales condiciones – dijeron – los edificios históricos no pueden ser destruidos por la decisión irresponsable de unos pocos, ya sea
que se trate de un partido político, un sector político, un sector social o un presidente, tada vez que protegiendo el edificio y su entorno
se preservará para las generaciones futuras, la memoria de lo ocurrido. Por otra parte, la falta de una ley que declare monumento
histórico al inmueble en cuestión, es simplemente un argumento formal que no define si el derecho constitucional a la preservación del
patrimonio cultural se encuentra amenazado o lesionado.
Luego de relatar las circunstancias en que desaparecieron sus familaires directos (esposos, hijos e hijos políticos), señalaron que si se
destruye la ESMA se pierde la posibilidad de conocer donde estuvieron detenidos, cómo pasaron sus últimos días y en qué lugar se
encuentran sus cuerpos.
Finalmente fundaron la procedencia de la vía intentada en las disposiciones de los arts. 43 de la Constitución Nacional, 25 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos y 1° de la ley 16.988 y, en cuanto a la ilegalidad o arbitrariedad manifiestas del acto
cuestionado , señalaron que la decisión de demoler el edificio de la ESMA apunta, precisamente , a borrar de la memoria colectiva el
símbolo más representativo como paradigma de la represión ilegal.
A fs. 50/53; 55/58 y 70/74, dos diputados nacionales , varias integrantes de la agrupación Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora)
y el Defensor del Pueblo y el Defensor Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, se presentaron adhiriendo a la demanda y solicitaron ser
tenidos por parte.
-IIA fs. 303/314, el Estado Nacional (Ministerio de Defensa), al contestar el informe del art. 8 de la ley N° 16.986, solicitó el rechazo de la
acción.
Sostuvo, en primer término, que los antecedentes que sirvieron de sustento al Decreto N° 8/98 se encuentran explicados en forma
clara, precisa y concordante con la finalidad que éste persigue, que no es otra que la satisfacción de los intereses públicos y la
popensión al bien común y, a continuación, cuestiona la admisibilidad formal de la vía intentada por los actores, por considerar que el
acto impugnado es válido y fue dictado en ejercicio de las atribuciones que el art. 99, incs.1°,12 y 14 de la Constitución Nacional le
asignan al Poder Ejecutivo Nacional. En este sentido , afirmó que es razonable, debidamente motivado y lícito, es decir, cumple con los
requisitos del art. 7° de la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos.
Es por ello – dijo – que los amparistas objetan aspectos que hacen a la oportunidad, mérito o conveniencia de la medida adoptada,
circunstancias que caen dentro del ámbito de la discrecionalidad administrativa y, por ende, no son susceptibles de ser revisadas
jurídicamente, sin vulnerar el principio constitucional de división de poderes, pues, de otro modo, la simple presentación de particulares
que se oponen a su cumplimiento, bastaría para que el Poder Ejecutivo se viene impedido de cumplir con sus fines dentro del marco
constitucional , paralizando el sistema democrático de gobierno.
También negó que los actores se encuentren legitimados para promover la acción de amparo, porque no se dan los presupuestos del
art. 43, segundo párrafo de la Ley Fundamental, en la medida que carecen de un derecho que arbitraria ó legítimamente , haya sido
lesionado. Ello es así – a su entender – por cuanto el Decreto N° 8/98 en nada los afecta y en modo alguno impide o restringe sus
derechos constitucionales, ya que la efectiva protección de los valores culturales exige deslindar las situaciones que implican una mera
disidencia argumental y que por ello, quedan excluidas de aquel resguardo . Tampoco han demostrado – los amparistas – el peligro
inminente en la concreción del daño, ni la inexistencia ni la imposibilidad de utilizar otras vías judiciales o administrativas para obtener
protección por la vía excepcional que intentan.
- 66 - IIIA fs. 495/502, la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, confirmó la sentencia del
magistrado de la instancia anterior que – a fs 453/462 – hizo lugar a la acción y declaró la inconstitucionalidad del art. 3° del Decreto
8/98.
Para así resolver, en primer término, el a quo consideró que no correspondía expedirse sobre la legitimación de los amparistas, porque
ello no fue materia de agravio concreto por parte del recurrente, ya que éste se limitó a manifestar su discrepancia con lo resuelto por el
magistrado de primera instancia.
En segundo término, entendió que – tal como lo afirmaba el Estado demandado – el edificio de la ESMA no forma parte del "patrimonio
cultural" del país. Para fundar su conclusión sostuvo que era necesario examinar si el decreto impugnado vulneraba el mandato
impuesto, a las autoridades nacionales, por el art. 41 de la Constitucion Nacional de proveer a la "preservación del patrimonio natural y
cultural". En tal sentido consideró que las obligaciones que surgen de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial,
Cultural y Natural , aprobada por la ley 21.836, deben examinarse en armonía con la legislación de cada país. En el caso, la ley 12.665,
modificada por la 24.252 dispuso la creación de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos y Lugares Históricos y fijó el
procedimiento para la declaración de monumento histórico integrante del patrimonio cultural de la Nación.. Es por ello que no basta la
mera voluntad de los habitantes o del juez para otorgarle esa categoría al inmueble de la ESMA sino que se requiere una declaración
expresa de la autoridad competente – en el caso la legislativa – con el previo asesoramiento de personas idóneas, respecto de la
valoración histórica del bien.
Por último, admitió la revisión judicial de los actos administrativos dictados en ejercicio de facultades discrecionales – los cuales no
pueden exceder el límite de razonabilidad – y compartió la interpretación efectuada por el magistrado de la anterior instancia, respecto
del art. 3° del Decreto N° 8/98, en cuanto entendio que la intención del Poder Ejecutivo nacional es proceder a la demolición del edificio
donde funcionó la ESMA.
Ello es así – dijo – porque de la lectura de sus considerandos surge el propósito de destinar al uso público "los terrenos que
actualmente ocupa dicha instalación militar y erigir en dicho espacio libre un símbolo de la unión nacional" de forma tal que, cuando el
art. 3° se refiera a "general un espacio verde" no cabe duda que ello se hará sobre los referidos terrenos , circunstancia que,
lógicamente, hace suponer la desaparición de cualquier construcción sobre todo cuando el considerando se refiere a "espacio libre".
En tales condiciones, con cita de la sentencia del Tribunal dictada el 15 de octubre de 1998, in re : "Urteaga, Facundo Raúl c/Estado
Nacional (Estado Mayor Conjunto de las FF.AA) s/amparo ley 16.986 " (Fallos:321:2767) consideró que es indudable el derecho de las
amparistas, en particular de las actoras Palacio de Lois y Bonaparte de Bruchstein, a conocer el destino de sus familiares
desaparecidos y, en caso de haber fallecido, las circunstancias que determinaron el hecho , así como el lugar donde se encuentran sus
restos, teniendo en cuenta que dichas desapariciones – conforme se denunció en la causa – se produjeron en el ámbito de la ESMA.
En cuanto a los demás amparistas, estimó que aparece manifiesto su derecho a conocer la verdad histórica que, al igual que el de
aquéllas, podría verse seriamente afectado por la demolición del edificio en tanto con ello podrían desaparecer huellas que permitan
conocer la suerte de cientos de desaparecidos, máxime cuando existen causas judiciales en trámite e investigaciones abiertas
vinculadas con la desaparición de personas, presunta sustracción de menores nacidos durante el cautiverio de sus padres y, en general
con los hechos acecidos en el ámbito de la ESMA durante el período 1976-1983.
De todo ello concluyó que, el art. 3° del decreto cuestionado aparece como el ejercicio irrazonable de facultades privativas del Poder
Ejecutivo que se contrapone al interés de toda una sociedad en la medida que no ha observado suu deber de cuidado sobre bienes que
pueden constituir pruebas valiosas, en relación con hechos de nuestra historia reciente aun no esclarecidos.
-IVDisconforme con tal pronunciamiento el Estado Nacional dedujo el recurso extraordinario de fs 529/536 y vta fundado en la existencia
de cuestión federal, arbitrariedad de la decisión y gravedad institucional por sus efectos.
En cuanto al desarrollo de los agravios que esgrime, éstos pueden resumirse de la siguiente manera:
a)La sentencia omite considerar exhaustivamente el Decreto N° 3/98, que es un acto administrativo que cumple con los requisitos de
validez exigidos por el Decreto-ley 19.549 y, por ello , cuenta con presunción de legitimidad. En cambio para que proceda la
excepcional vía del amparo , la ilegalidad o arbitrariedad del acto cuestionado debe surgir en forma manifiesta, circunstancia que no
sucede en el caso del citado decreto porque la causal que consideró el a quo (demolición del edificio) no surge palmaria ni cierta y, si
ello es así, no corresponde descalificar el acto administrativo que goza de aquella presunción, porque significaría una injerencia del
Poder Judicial en la esfera de exclusiva competencia del Poder Ejecutivo, que vulnera el principio de división de poderes consagrado en
la Constitución Nacional.
b) El fallo no constituye una derivación razonada del derecho vigente porque no profundiza en el análisis de los presupuestos
habilitantes para la admisión del remedio excepcional que es la acción de amparo. En este sentido señala que los amparistas no han
probado la inminencia o actualidad del perjuicio que les ocasionaría la medida que se presente como una hipótesis conjetural tanto de
la supuesta demolición del edificio como de la existencia de pruebas en el predio.
También reitera su posición en cuanto a que la ley 16.986 y el art. 43 de la Ley Fundamental, establecen expresamente la
improcedencia de la acción de amparo cuando existen otras vías idóneas para obtener la protección de los derechos o garantías
constitucionales supuestamente afectados, vías que están previstas, precisamente para supuestos – como el de autos – en que no hay
ilegalidad o arbitrariedad manifiestas en el acto administrativo, lo que impone una mayor amplitud de debate y prueba.
- 67 -VEl remedio federal es procedente en su aspecto formal, toda vez que, en el caso, se discute la inteligencia de normas federales
(Decreto N° 8/98, ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional) y la decisión del a quo ha sido contraria al derecho que el apelante
fundó en aquéllas (art.14 inc.3° de la ley 46).
- VI –
En cuanto al fondo del asunto, adelanto mi opinión en el sentido de que los agravios que esgrime el Estado Nacional recurrente no
pueden atenderse en esta instancia.
Así lo pienso porque, con relación al primero de ellos, aquél no logra rebatir las razones que sustenten la decisión del a quo sobre la
arbitrariedad e ilegalidad manifiestas del acto que declaró inconstitucional.
En efecto, la Cámara entendió que el art. 3° del Decreto N° 8/98 implica la demolición del edificio donde funciona la ESMA y que ello
puede significar la destrucción de las pruebas que, eventualmente , le permitan a alguna de las amparistas conocer el destino de sus
familiares desaparecidos y, a otros la verdad sobre el pasado reciente. Pero, contrariamente a lo que era menester, el Estado Nacional
nada argumentó sobre el error que pudiera viciar el razonamiento del a quo y se limitó a sostener dogmáticamente que el acto gozaba
de presunción de legitimidad y que la decisión afectaba el principio de división de poderes.
A esta altura, es preciso puntualizar que, por la forma en que la Cámara resolvió el recurso de apelación, es evidente que no
desconoció, en forma general, la presunción de legitimidad de los actos administrativos, sino que consideró que los vicios que afectan al
acto cuestionado son manifiestos y que esa circunstancia impide la presunción que le atribuye el recurrente, fundada en la prescripción
generica del art. 12 del Decreto – ley 19.549. A tal fin, no sólo desarrolló los argumentos que estimó pertinentes para demostrar sus
conclusiones sino que, inclusive, se fundó en un precedente de la Corte, según el cual - en la interpretación que le asignó - los
amparistas tienen derecho a conocer la verdad sobre los acontecimientos ocurridos con sus familiares en las instalaciones de la ESMA,
de donde también surgiría en forma palmaria la ilegalidad de la medida que dispone su destrucción; es decir que, por las aludidas
características que presentaba el acto que examinó, entendió que carecía de aquella presunción que, precisamente, es iuris tantum y
no iure et de iure .Así , ante esta situación, pesaba sobre el recurrente la carga de demostrar acabadamente de qué forma la sentencia
atentaba contra el indicado principio.
Por otra parte, contrariamente a lo que sostiene el demandado, tampoco me parece que el a quo, con su decisión, se haya inmiscuido
en la esfera de actuación exclusiva del Poder Ejecutivo, ni haya afectado el principio constitucional de división de poderes, porque
simplemente se trata de la revisión judicial de un acto administrativo llevada a cabo en el marco de un "caso", "causa" o "controversia",
competencia que es propia de los jueces.
El agravio referido a la improcedencia formal de la acción de amparo, tampoco puede prosperar , pues, por un lado y por lo dicho
precedentemente, ha quedado demostrada la arbitrariedad e ilegalidad manifiestas del acto impugnado y, por el otro, la Cámara aceptó
la legitimación de los amparistas , al considerar que ello no fue materia de agravio concreto por parte del Estado en oportunidad de
fundar el recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia (v fs.495 vta, ultimo párrafo) sin que el tema reiterado en el
recurso extraordinario, al menos con el desarrollo y profundidad que requiere el art.15 de la ley 48.
Sin perjuicio de ello, cabe señalar que, en mi opinión, tal como lo puso de manifiesto el a quo ,los amparistas están legitimados por
cuestionar el decreto cuya constitucionalidad se discute en autos. Así lo pienso, porque les asiste el derecho a conocer el destino de
sus familiares desaparecidos y, en especial a impugnar -–por los medios judiciales adecuados – las decisiones que ordenen medidas
que, tal como la contenida en el art. 3° del Decreto 8/98, puedan significar la pérdida o destrucción definitiva de las pruebas y elementos
que les permita acceder a aquella verdad.
Al respecto, no es ocioso recordar que, de la interpretación asignada por los jueces de la causa – no rebatida adecuadamente por el
demandado – surge la posibilidad cierta de la demolición del edificio de la ESMA, con la consecuente destrucción de los rastros y
pruebas que permitan esclarecer los hechos ahí ocurridos. Pero tampoco puede pasarse por alto que tales consecuencias negativas se
podrían producir aun sin la demolición del edificio, en la medida que la sola generación del "espacio verde", mediante tareas de
remoción, excavación y otras similares, implica una amenaza cierta en tal sentido. Máxime cuando, el Estado Nacional en ningún
momento negó tal circunstancia, de manera categórica, de forma tal que permita aventar toda duda sobre su ocurrencia y sobre la
inminencia de tal peligro.
Finalmente, estimo oportuno resaltar que la pretensión de los amparistas en el sub examine constituye una derivación del derecho que
les asiste a conocer la verdad sobre el destino de sus familiares desaparecidos – y los demás derechos asociados a tal circunstancia
(v.gr duelo, respeto de los cuerpos,etc) – sobre el que V.E: se expidió en fallos: 321:2767, pues de muy poco serviría reconocerles este
derecho si, por otro lado, se permite la destrucción de los rastros y las pruebas que les permitan ejercerlos plenamente, tal como
sucedería en el caso que se concretara la "generación del espacio verde" en la actual sede de la ESMA.
Coincidentemente con el criterio expuesto este Ministerio Público, al expedirse sobre el recurso extraordinario interpuesto por Carmen
Aguiar de Lapacó in re "Suarez Mason, Carlos Guillermo s/homicidio, privación ilegal de la libertad, etc" (dictamen del 8 de mayo de
1997,publicados en Fallos:321:2031) señaló: "Dentro de ese marco, el sistema de justicia y en particular esta Procuración General de la
Nación, que por mandato constitucional debe velar por los intereses generales de la sociedad; debe recordar en todo momento el
imperativo ético de ser solidaria con las víctimas y ello implica buscar las alternativas institucionales más adecuadas para paliar o
disminuir su sufrimiento. En lo que respecta a los familiares de las víctimas desaparecidas durante el régimen del último gobierno de
facto, el sistema de justicia debe atender en forma eficaz a la necesidad de hacer un duelo y ello comienza por la verdad. Esta
- 68 Procuración debe ser solidaria con la verdad " (énfasis en el original) e instruyó a los señores fiscales de todos los fueros e instancias a
efectos de que en todas aquellas causas en las que se investiguen o se han investigado ilícitos vinculados con violaciones a los
derechos humanos fundamentales producidas entre los años 1976 y 1983 realicen todas las medidas procesales a su alcance, a
efectos de colaborar con aquellos familiares de personas desaparecidas durante esos años que pretenden obtener información a través
de diversas instancias jurisdiccionales sobre el destino de las víctimas de esas violaciones (art.1°,Resolución PGN N° 73/98, del 23 de
setiembre de 1998)
-VIIPor las consideraciones que anteceden, opino que corresponde declarar formalmente admisible el recurso deducido por el Estado
Nacional demandado y confirmar la sentencia recurrida en todo cuanto fue materia del remedio extraordinario.
Buenos Aires, 12 de junio de 2000
Nicolás Eduardo Becerra
Procurador General de la Nación.
- 69 -
ORGANIZACIONES DE DERECHO HUMANOS LIGADAS A LA
DESAPARICION DE PERSONAS DURANTE LA DICTADURA
MILITAR (1976-1983)
La guerra sucia terminó hace años, y la situación de los derechos humanos en
Argentina ha mejorado mucho. Sin embargo, los problemas continúan. El destino de
30'000 "desaparecidos" durante la guerra sucia sigue siendo un enigma. El gobierno
se cobija en leyes de amnistía dirigidas a los asesinos y torturadores, para no
investigar cual fue el destino de cada uno de los desaparecidos. Niños, ahora
adolescentes y jóvenes, que fueron arrancados de los brazos de sus madres
desaparecidas, siguen viviendo con sus familias adoptivas (muchas veces parientes
o amigos de los mismos asesinos de sus padres), sin saber cual es su verdadera
identidad. Sus abuelos los siguen buscando. Periodistas que se atreven a escribir en
contra del gobierno, son muchas veces hostigados, y hasta golpeados y matados.
Los responsables siguen impunes. Las cárceles del país continuan en condiciones
infrahumanas, los presos muchas veces se pasan años en la cárcel antes de ser
juzgados. La policía sigue abusando de sus poderes, golpeando y a veces
torturando a gente en las comisarías, y hasta a habido casos de nuevos
"desaparecidos". Por lo menos un prisionero de conciencia, continua en la cárcel por
sus creencias.
A raíz de éste análisis, la mayoría de los organismos de derechos humanos
argentinos nacieron durante la última dictadura militar, cómo órganos de denuncia a
las violaciones cometidas por el gobierno, y de apoyo a familiares y víctimas. Una
vez llegada la democracia, los organismos se dedicaron a luchar por la verdad y la
justicia, una lucha que todavía continúa. Nuevos organismos aparecieron para luchar
contra las violaciones a los derechos humanos - brutalidad policial, represión
institucional, opresión a pueblos indígenas - que aquejan a la población argentina
hoy en día.
- 70 -
- 70 ASOCIACIÓN DE ABUELAS DE PLAZA DE MAYO
Abuelas de Plaza de Mayo, en su práctica, eligió el camino de la justicia para
recuperar para la vida los niños desaparecidos.
Cuando lo que les ocupa es de tal magnitud que se refiere a los derechos humanos
de los niños, en este caso niños desaparecidos-secuestrados- apropiados, la
sociedad entera tiene una deuda ética con ellos. Esta deuda no es abstracta,
repararla cabe a toda la sociedad. Son los jueces de la Democracia, instrumentos
representativos, quienes deben posibilitar al pueblo saldarla.
Muchos de estos niños fueron inscriptos como hijos propios por los miembros de
esas mismas fuerzas, dejados en cualquier lugar, vendidos o abandonados en
institutos como seres sin nombre N.N. De esa manera los hicieron desaparecer al
anular su identidad, privándolos de vivir con su legítima familia, de todos sus
derechos y de su libertad.
La Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo es una organización nogubernamental, apartidista, que tiene como finalidad localizar y restituir a sus
legítimas familias todos los niños secuestrados desaparecidos por la represión
política, y crear las condiciones para que nunca más se repita tan terrible violación
de los derechos de los niños, exigiendo castigo a todos los responsables.
Trabajan por nuestros niños y por los niños de futuras generaciones del mundo, para
preservar su identidad, sus raíces y su historia, pilares fundamentales de la identidad
humana.
Con la colaboración de científicos internacionales, les resulta posible demostrar que
un niño procede de determinada familia con una certeza del 99,99% (índice de
abuelidad) es base a muy específicos análisis de sangre que se realizan a los
abuelos, a los tíos o hermanos de los chicos. Estos análisis se realizan en el Hospital
Duran, dependiente de la Municipalidad de Buenos Aires.
- 71 Con el fin de localizar los niños desaparecidos Abuelas de Plaza de Mayo trabajan
en cuatro niveles: denuncias y reclamos ante las autoridades gubernamentales,
nacionales e internacionales, presentaciones ante la Justicia, solicitudes de
colaboración dirigida al pueblo en general y pesquisas o investigaciones personales.
En sus años de búsqueda sin pausas lograron localizar a 57 niños desaparecidos,
de los cuales 7 habían sido asesinados. De los restantes 31 ya están viviendo con
sus verdaderas familias y los demás en estrecho contacto con sus abuelos y en
plena etapa de adaptación, ya recuperada su identidad e historia; algunos en trámite
en la Justicia.
Para estas tareas la Asociación cuenta con equipos técnicos integrados por
profesionales en los jurídico, médico, psicológico y genético.
Cada uno de los niños tiene una causa abierta en la Justicia a la que se agregan las
denuncias que se van recepcionando con el correr del tiempo y que conforman
elementos probatorios que determinan su verdadera identidad y la de los
responsables de su secuestro o tenencia ilícita.
Para la validez en el tiempo de los análisis de sangre se implantó un Banco de Datos
Genéticos, creado por la Ley Nacional N° 23.511, donde figuran los mapas genéticos
de todas las familias que tienen niños desaparecidos.
Pero a partir de nuestra edad adolescente, nos preguntamos acerca de la
IDENTIDAD de esos pequeños que ahora no están en manos ni de sus padres
biológicos, ni de sus abuelos. Buscando información, encontramos lo siguiente:
“Toda persona nace con una carga biológica cultural y social transmitida a través de
las generaciones que la precedieron, que configuran sus características esenciales
como persona. Esto hace que un ser humano sea distinto de otro, ten ga raigambre
que lo enlaza con su grupo social de origen y presente determinadas peculiaridades
que, unidas a lo posteriormente adquirido con su madurez hacen de él un ser
completo y tendiente al equilibrio.”
Todo lo anteriormente expuesto configura la IDENTIDAD, lo que hace a alguien
tener una referencia como ser pleno frente a los otros que forman la sociedad.
- 72 No existe posibilidad humana de cambiar, suplantar o suprimir la identidad sin
provocar daño s gravísimos en el individuo, perturbaciones propias de quien, al no
tener raíces, historia familiar o social, ni nombre que lo identifique deja de ser quién
es sin poder transformarse en otro.
 IV.-
ASPECTO JURIDICO.
Reiteradamente el Equipo Jurídico de la Institución ha sostenido, en sus
presentaciones, que la sustracción y el ocultamiento de los menores nacidos en
cautiverio y de aquellos que desaparecieron ya nacidos, es parte de un plan
sistemático que incluyó: los asesinatos, las torturas, las desapariciones forzadas de
adultos, el robo y otros delitos ejecutados por integrantes de las fuerzas de
represión, seguridad, policiales, penitenciarias, etc. junto con las Fuerzas Armadas.
En los juicios que se han llevado a cabo por violaciones a los Derechos Humanos a
las Juntas Militares, a la Policía de la Provincia de Buenos Aires, etc. los jueces que
intervinieron (por lo general Cámaras Federales de Apelación), llegaron a la
conclusión que la sustracción de menores no obedecía a un plan sistemático de las
autoridades que habían usurpado el poder, el 24 de marzo de 1976.
Todavía no se han articulado nuevas medidas de procedimiento y de fondo que
atiendan a situaciones totalmente inéditas que representa la restitución de niños
secuestrados a sus legítimas familias.
- 73 -
En las siguientes líneas se podrá leer una declaración de diferentes
organizaciones de Derechos Humanos, frente a la Querella contra el
estado argentino por la desaparición de niños en campos de
concentración durante la dictadura militar de 1976-1983.
Los siguientes organismos de Derechos Humanos:
Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones
Políticas, Madres de Plaza de Mayo (Linea Fundadora), Asamblea Permanente por
los Derechos Humanos, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Movimiento
Ecuménico por los Derechos Humanos, Centro de Estudios Legales y Sociales,
Servicio Paz y Justicia
DECLARAN:
Los movimientos de derechos humanos, respondiendo a la exigencia social
generalizada para que cesen las diversas formas de impunidad que afectan el
funcionamiento del Estado de Derecho,
Expresan su decisión de acompañar solidariamente la marcha de la querella criminal
presentada por abuelas de niños secuestrados con sus padres o nacidos durante el
cautiverio de sus madres bajo la dictadura militar.
Dicha querella imputa a altos funcionarios políticos y militares de dicho régimen los
delitos de sustracción de menores, homicidio con alevosía, privación ilegal de la
libertad con la agravante de tratos inhumanos, y sustitución de identidad. Estos
crímenes jamás fueron juzgados, ni exculpados por ninguna ley, ni indultados, y son
imprescriptibles.
Los querellantes han presentado pruebas documentales acerca de la pertenencia de
este tipo de delitos al sistema criminal de secuestros, detención en campos de
concentración, aplicación de tormentos y desaparición de personas probado en la
sentencia dictada por la Cámara Federal Penal en la Causa seguida contra Jorge R.
Videla y otros comandantes el 9 de diciembre de 1985.
El Estado argentino tiene una deuda con los centenares de niños que fueron
sometidos a tales practicas criminales, concebidas y ejecutadas por funcionarios
públicos. La tiene también con sus familias de sangre y con toda la sociedad.
Reclamamos que el Ministerio publico, al que corresponde requerir la instrucción del
sumario, apoye urgentemente las medidas de investigación propuestas por los
querellantes, entre los cuales figura la citación a cada uno de los jefes de los centros
clandestinos de detención cuya existencia fue probada en el proceso contra los
comandantes del proceso militar.
____Buenos Aires, 21 de marzo de 1997
- 74 -
Pro Monumento a las víctimas del Terrorismo de Estado
En julio de 1998, se formó una Comisión para el Pro Monumento a las víctimas del
terrorismo del Estado, en la cual participaban dos representantes de diferentes entes
de organismos de Derechos Humanos, de la legislatura, del Poder Ejecutivo y de la
U.B.A.
El proyecto de tal monumento es el siguiente. Y a posteriori, presentamos el plano y
la ley que ampara dicho plan.
CONCURSO DE ESCULTURAS "PARQUE DE LA MEMORIA"
MOTIVACION:
Durante la década del '70 en los países del Cono Sur (Argentina, Uruguay, Chile y Bolivia) se instauraron dictaduras militares que
rompieron el orden constitucional y que se sumaron a la de Brasil y a la que por décadas venía soportando el Paraguay. Se basaron en
la Doctrina de la Seguridad Nacional para suprimir el movimiento que desde la década del '60 intentaban a nivel mundial cambiar las
injustas estructuras socioeconómicas. En nuestro país con el pretexto de combatir los movimientos guerrilleros, que para esa fecha
estaban prácticamente desarticulados, la Dictadura Militar convirtió al Estado en terrorista y reprimió al movimiento popular para
imponer el proyecto neoliberal. En los años previos se había encarcelado y asesinado a miles de militantes y se había comenzado con
la práctica de la desaparición forzada. A partir del 24 de marzo de 1976 - fecha de iniciación de la dictadura - esta práctica se convirtió
en un método masivo y sistemático. Éstas son las cifras oficiales sobre casi 9.000 desaparecidos a septiembre de 1984 (1): el 48,1%
eran trabajadores (gran parte de ellos, además estudiantes); 10,7% profesionales; 21% estudiantes; 5,7% docentes; 3,8% amas de
casa; 2,9% periodistas, escritores y artistas; y 0,3% religiosos. El 75,4% fueron secuestrados en sus domicilios, lugares de trabajo o de
estudio, o en dependencias militares, penales o policiales, delante de testigos, que vieron cómo se los llevaban maniatados y
encapuchados a alguno de los 360 Centros Clandestinos de Detención que funcionaron en el país. Allí fueron sometidos a terribles
torturas, violaciones y vejaciones. Entre los secuestrados había 250 adolescentes de entre 13 y 18 años y 172 niños. Esto dentro de un
método aplicado sólo en nuestro país: la apropiación de los niños secuestrados y la preservación de las mujeres embarazadas en
cautiverio hasta el nacimiento de sus bebés. Esas madres continúan desaparecidas; sus hijos fueron apropiados por sus
desaparecedores y se los privó de su identidad, de su familia y de su historia. Los organismos de Derechos Humanos que desde hace
22 años vienen reclamando Verdad y Justicia presentaron un proyecto para la creación de un lugar de recordación y homenaje frente al
Río de la Plata con un parque de esculturas y un monumento donde se registrarán los nombres de las víctimas del Terrorismo de
Estado. La iniciativa fue apoyada por legisladores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que el 21 de julio de 1998 aprobaron la Ley
Nº 46, que destina "en la franja costera del Río de la Plata un espacio que será afectado para uso como paseo público donde se
emplazará un monumento y un grupo poliescultural en homenaje a los detenidos- desaparecidos y asesinados por el Terrorismo de
Estado en los años '70 e inicios de los '80, hasta la recuperación del Estado de Derecho"(2). Este monumento se levantará frente al río
porque en sus aguas fueron arrojadas muchas de las víctimas. Lo confesaron algunos de los asesinos y lo conoce bien desde hace
mucho tiempo el pueblo argentino. Este parque escultórico y este lugar de memoria no pretende cerrar heridas que no pueden cerrarse,
ni suplantar la verdad y la justicia. Nada devolverá la paz real a los familiares que no han podido conocer el destino final de sus seres
queridos que fueron salvajemente torturados y asesinados sin haber sido juzgados. Este parque tendrá el significado de un testimonio,
de un recuerdo simbólico y de un homenaje a esos seres que se quiso borrar y que el mundo conoce con la denominación de
"desaparecidos", así como también a todos los que fueron asesinados. Estarán presentes con sus nombres y con la evocación que se
haga de sus vidas truncadas. Las futuras generaciones se enfrentarán halló con la memoria del horror cometido para tomar conciencia
de la necesidad de que NUNCA MÁS se repitan estos hechos. ---------------------------------------------------------------------------- ------------------------------------ (1) Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP). Actualmente los registros sobre desapariciones y
asesinatos han aumentado hasta casi duplicar estas cifras, las estadísticas no han sido actualizadas. (2) Artículo 1, Ley Nº 46 --------------------------------------------------------------------------- ------------------------------------------ Los artistas que aquí convocamos a concurso deben
tener en cuenta, en el momento de la concepción de la obra, por un lado, la necesidad de sacar a los desaparecidos y a los asesinados
del anonimato y de ese número incierto que nada dice de la historia de cada uno, y por otro, la importancia de reflejar sus proyectos y
los ideales de libertad y justicia social por los que lucharon. Esperamos que la inspiración y el talento de los artista confluyan para que
la voluntad ciudadana se concrete sin solemnidades ni estridencias, que no buscaron ni aprobarían quienes lucharon por la alegría.
"Por la alegría vivo, por la alegría lucho, por la alegría muero... que jamás la tristeza vaya unida a mi nombre" (Julius Fucik, víctima del
nazismo).
DESCRIPCIÓN DE LA UBICACIÓN
Las esculturas seleccionadas serán emplazadas en un terreno de aproximadamente 2 hectáreas ubicado en el extremo sudeste del
Parque de la Memoria. La zona de ubicación de las esculturas está limitada al noroeste por el Monumento a las Víctimas del Terrorismo
de Estado, al sudoeste por la Rambla de la Memoria y al este-sudeste por el Río de la Plata, y tiene forma geométrica irregular. Su
superficie compone un plano inclinado, a manera de colina, que crece hacia el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado,
llegando allí a los 6 metros de altura aproximadamente. El terreno está cubierto por césped y despojado de cualquier otro elemento.
- 75 -
LEY 46 DE LA LEGISLATURA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES:
Monumento a las víctimas del terrorismo de Estado
Buenos Aires, 21 de julio de 1998.
La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sanciona con fuerza de Ley
Artículo 1º: Destínase, en la franja costera del Río de la Plata, un espacio que será afectado para su uso como paseo público donde se
emplazará un monumento y un grupo poliescultural, en homenaje a los detenidos-desaparecidos y asesinados por el terrorismo de
Estado durante los años '70 e inicios de los '80, hasta la recuperación del Estado de Derecho. La ubicación exacta y los condicionantes
del diseño están especificados en el Anexo I el cual es parte integrante de la presente Ley.
Art. 2º: El Monumento debe contener los nombres de los detenidos-desaparecidos y asesinados que constan en el informe producido
por la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Co.Na.Dep.), depurado y actualizado por la Subsecretaría de Derechos
Humanos y Sociales del Ministerio del Interior de la Nación, los de aquellos que con posterioridad hubieran sido denunciados ante el
mismo organismo, o proporcionados conjuntamente por los Organismos de Derechos Humanos. Además, contará con un espacio que
permita la incorporación de los nombres de aquellos detenidos- desaparecidos o asesinados durante el período citado en el artículo 1º,
que pudieran denunciarse en el futuro.
Art. 3º: Créase la Comisión pro-Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. La misma estará integrada por: a. el
Vicepresidente 1º de la Legislatura, b. once (11) diputados, respetando la proporción en que los bloques están representados en la
Legislatura, c. cuatro (4) funcionarios, designados por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, representando a las áreas
que están involucradas en el cumplimiento de la presente Ley, d. un (1) representante designado por la Universidad de Buenos Aires
(UBA), y e. un (1) representante por cada uno de los Organismos de Derechos Humanos, detallados en el Anexo II, el cual es parte
integrante de la presente Ley.
Art. 4º: Se llamará a sendos concursos públicos, a los efectos de proceder a la selección tanto del Monumento que contendrá la
nómina de detenidos-desaparecidos, como de las esculturas que integrarán el grupo poliescultural.
Art. 5º: Son atribuciones de la Comisión creada en el artículo 3º: a) participar en el seguimiento del Concurso de Ideas para el
Desarrollo del Area Ciudad Universitaria de la Ciudad de Buenos Aires, según convenio suscripto el 19 de marzo de 1998, cuyo número
de Resolución es 016-SPUyMA-98, en lo que respecta al cumplimiento de la presente Ley, b. participar en el diseño, dentro de proyecto
integral ganador del concurso mencionado en el inciso "a)", en lo referido a la implementación del Monumento y las esculturas. c. dar su
aprobación al proyecto integral y supervisar la ejecución de la obra (paseo, monumento, esculturas), d. fijar las bases de los concursos
que establece el artículo 4º, e. designar a los jurados de los mismos, f. fuera de los concursos citados, seleccionar esculturas de artistas
argentinos y extranjeros, sobre la base de su prestigio y trayectoria artística y su compromiso con la defensa de los Derechos
Humanos, para integrar el grupo poliescultural, g. recibir nuevas denuncias sobre personas detenidas-desaparecidas y asesinadas, y
evaluar su inclusión en la nómina, h. dictar su Reglamento Interno, i. solicitar asesoramiento jurídico, artístico y técnico, j. realizar toda
otra acción conducente al cumplimiento de la presente Ley,
Art. 6º: La Comisión debe informar trimestralmente a la Legislatura acerca de su actuación, a través de la Comisión de Derechos
Humanos, Garantías y Antidiscriminación.
Art. 7º: La Comisión concluirá sus actividades tres meses después de la inauguración definitiva del paseo.
Art. 8º: Los gastos que demande el cumplimiento de la presente, serán imputados: a. En lo atinente al paseo público, a las partidas
presupuestarias del Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos del Ejercicio 1998; 30.16.01.2.1.4.2 "Buenos Aires y el Río"
-Construcciones- y a la partida 35.20.02.2.1.4.2 "Proyecto Parque Ciudad Universitaria", b. En lo atinente al Monumento y al grupo
Poliescultural, el Poder Ejecutivo estimará el nivel de erogaciones para el cumplimiento de la presente y elevará a la Legislatura, si
correspondiere, el proyecto de modificación presupuestaria, establecido para la jurisdicción Secretaría de Cultura del Ejercicio 1998.
Art. 9º: El paseo que contiene el monumento poliescultural, será inaugurado el día 24 de marzo de 1999, por el Jefe de Gobierno de la
Ciudad, los diputados, representantes de los Organismos de Derechos Humanos, familiares de la víctimas, etc.
Cláusula transitoria: El Poder Ejecutivo celebrará un convenio con la Universidad de Buenos Aires con el objeto de acordar el uso del
terreno previsto para la parquización y la construcción del monumento y del grupo poliescultural de la presente ley.
Art. 10º: Comuníquese, etc.
76 -
DOCUMENTO LEIDO EN EL ACTO DE COLOCACION DE LA PIEDRA
FUNDAMENTAL DEL MONUMENTO A LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO DE
ESTADO
24 de marzo de 1999
Estamos aquí reunidos para colocar la piedra fundamental del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado.
Los organismos de Derechos Humanos, que desde hace 23 años vienen reclamando verdad y justicia, presentaron el 10 de diciembre
de 1997, Día Internacional de los Derechos Humanos, un petitorio a la recién constituida Legislatura Porteña.
Esta petición pretendió plasmar en un hecho histórico y artístico el encuentro entre un pasado silenciado y el presente de la
recuperación de la memoria.
El lugar reclamado para construir el Monumento y un Parque de Esculturas fue la Costanera Norte, junto al Río de la Plata, donde
muchas víctimas de la represión fueron arrojadas. Este es el lugar.
Aquí será construido ese monumento, que contendrá los nombres de los detenidos-desaparecidos y de los asesinados por el
Terrorismo de Estado en los años '70 e inicios de los '80 hasta la recuperación del Estado de Derecho.
Los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires aceptaron el pedido y a partir de allí comenzó el trabajo que hizo posible Ilegar hasta
aquí, hasta la culminación de esta primera etapa.
Fue elaborado un proyecto convertido en Ley el 21 de julio de 1998 con el voto favorable de 57 legisladores sobre una composición
total de 60.
En virtud de lo dispuesto en la Ley 46, surgió la Comisión Pro Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado de carácter
innovador al estar conformada por organismos de Derechos Humanos, legisladores y miembros del Gobierno de la Ciudad y de la
Universidad de Buenos Aires.
En el marco de esta experiencia enriquecedora para todos los que participarnos en ella, pudimos definir los aspectos artísticos,
históricos, legales, económicos y comunicacionales; de esta iniciativa.
Este monumento se levantará junto al río porque en sus aguas fueron arrojadas muchas de las víctimas. Lo confesaron algunos de los
asesinos y lo conoce bien desde hace mucho tiempo el pueblo argentino. Este parque escultórico y este lugar de memoria no pretende
cerrar heridas que no pueden cerrarse ni suplantar la verdad y la justicia. Nada devolverá la paz real a los familiares que aún no han
podido conocer el destino final de sus seres queridos que fueron salvajemente torturados y asesinados. Nada reemplazará el vacío
social que dejó su ausencia. Este parque tendrá el significado de un testimonio, de recuerdo simbólico y de homenaje a esos seres que
se quiso borrar y que el mundo conoce con la denominación de "desaparecidos", así como a todos los que fueron asesinados. Estarán
presentes con sus nombres y con la evocación que se haga de sus vidas truncadas.
Las futuras generaciones se enfrentarán aquí con la rnemoria del horror cometido, para tomar conciencia de la necesidad de que
NUNCA MAS se repitan estos hechos.
También hoy se abre la convocatoria al Concurso Internacional de Esculturas "Parque de la Memoria".
Los artistas que participen deberán tener en cuenta, en el momento de la creación, por un lado la necesidad de sacar a los
desaparecidos y asesinados de ese anonimato, de ese número incierto que nada dice de ia historia de cada uno, y por otra parte, la
importancia de reflejar sus proyectos y los ideales de libertad y justicia social por los que lucharon.
Las esculturas rodearán el monumento, que consistirá en una "herida" abierta en una colina que se levantará en este lugar. En esa
herida se grabarán los nombres de miles de nuestros familiares, amigos y compañeros.
Este monumento se alzará para que nadie olvide que nuestro río color de león se tiñó del color de la sangre y que el río más ancho del
mundo lo fue para recibir cadáveres desde los aviones navales.
El monumento no se hace para decretar la muerte de nadie ni para congelar la lucha por la justicia, que es y será, siempre, la lucha por
el castigo a los responsables del genocidio. Se hace para que todos sepan que nuestro pasado hiere nuestro presente. Que le quitaron
la inocencia a nuestro río. Que lo pusieron al servicio de la muerte. Y que la única posibilidad de redimirlo, de incorporarlo otra vez a
nuestra memoria verdadera, será penetrarlo y escribirle los nombres de los seres que se devoró, que le hicieron devorar y que, ahora,
con nosotros, con esta democracia imperfecta pero empeñosa, se atreverá, por fin, a decir en voz alta.
- 77 -
A posteriori se encontrará una visión de un opinólogo, publicado en el diario “Página
12”, en el año 1996

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO - 1996
_ Lamentablemente las Abuelas de Plaza de Mayo no son una organización
marxista, ni son revolucionarias. Si fuera así deberían definirse por la transformación
radical de la sociedad y deberían reivindicar la lucha revolucionaria de sus nietos. Si
lo fueron sus nietos que con su lucha pretendían transformar esta realidad de
opresión y explotación que vivimos hoy día.
_ El análisis estúpido y canalla que realiza NN se detiene a contar si las mujeres
torturadas fueron 5 o 5000 o si los bebés secuestrados fueron 2 o 500, etc. Ese no
es el punto más importante.
_ Lo importante es entender que los genocidas no hicieron lo que hicieron porque
tienen el gen de la maldad o por que se volvieron locos. Sus intenciones eran claras.
SU OBJETIVO ERA DESARTICULAR TODA FORMA DE ORGANIZACIÓN
POPULAR QUE ENFRENTARA CON DIGNIDAD EL SISTEMA CAPITALISTA.
FUERON, Y SIGUEN SIENDO HOY DIA MERCENARIOS AL SERVICIO DE LOS
GRANDES EMPRESARIOS, DEL FMI, DE LA CIA, ETC.
_ El plan sistemático más importante de los milicos fue allanar el camino para que
las grandes empresas nacionales e imperialistas obtuvieran fabulosas ganancias y
no corrieran el peligro de ser controladas por sus tabajadores como pretendían los
30000.
_ En ese sentido el gobierno de Alfonsín y todavía más el de Menem continuaron
con la política económica y social de Isabel, Lopez Rega, Videla, Massera. Si
Alfonsín juzgó (aunque después dejó libres a miles de genocidas) a los milicos fue
por que la presión popular se lo obligó. Pero esta democracia para ricos que no es
una verdadera democracia necesita a los represores libres para utilizarlos ante
cualquier avance de la lucha popular. Así es como vemos actuar a las fuerzas
represivas golpeando "heroicamente" a los jubilados, los trabajadores ocupados y
desocupados, los estudiantes, etc.
- 78 -
_ La CONADEP sólo registro los casos que fueron denunciados durante su corto
período de trabajo. Las estimaciones de los organismos de DDHH indican que los
secuestrados y asesinados fueron alrededor de 30000. Queda en el lector el creerle
a NN o a las organizaciones de DDHH (en realidad si al lector le interesa deberia
estudiar el caso por su cuenta).
_ Los Desaparecidos fueron dirigentes obreros, estudiantiles y sociales en general,
tambien hubo integrantes de organizaciones armadas como MONTONEROS y el
EJERCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO. Otros eran profesionales, dirigentes
rurales, curas, médicos, etc. Lo que los unía era el compromiso de construir una
sociedad justa, libre y democrática. En cambio lo que une tanto a los políticos
burgueses como a sus militares es su sumisión al poder económico, su lucha en
contra de los trabajadores y su intención de mantener sumisos al pueblo ya sea a
través de la mentira o a través de la represión.
- 79 -
Durante el Gobierno de Alfonsín, a partir de 1987 se dictaminaron determinadas
leyes que ponían en tela de juicio el comportamiento de los genocidas durante la
dictadura. Ellas son:
Ley 23.521
Obediencia Debida
(Sancionada el 4/6/87; promulgada el 8/6/87;
publicada en el Boletin Oficial el 9/6/87)
Ley de obediencia debida.
Art. 1 - Se presume sin admitir prueba en contrario que quienes a la fecha de comision del hecho
revistaban como oficiales jefes, oficiales subalternos, suboficiales y personal de tropa de las fuerzas
armadas, de seguridad, policiales y penitenciarias, no son punibles por los delitos a que se refiere el
art. 10, punto 1 de la ley 23.049 por haber obrado en virtud de obediencia debida.
La misma presuncion sera aplicada a los oficiales superiores que no hubieran revistado como
comandante en jefe, jefe de zona, jefe de subzona o jefe de fuerza de seguridad, policial o
penitenciaria si no se resuelve judicialmente, antes de los treinta dias de promulgación de esta ley,
que tuvieron capacidad decisoria o participaron en la elaboración de las ordenes.
En tales casos se considerara de pleno derecho que las personas mencionadas obraron en estado de
coercion bajo subordinacion a la autoridad superior y en cumplimiento de ordenes, sin facultad o
posibilidad de inspeccion, oposicion o resistencia a ellas en cuanto a su oportunidad y legitimidad.
Art. 2 - La presunci6n establecida en el artlculo anterior no sera aplicable respecto de los delitos de
violacion, sustraccion y ocultacion de menores o sustitucion de su estado civil y apropiacion
extorsiva de inmuebles.
Art. 3 - La presente ley se aplicara de oficio. Dentro de los cinco (5) dias de su entrada en vigencia,
en todas las causas pendientes, cualquiera sea su estado procesal, el tribunal ante el que se
encontraren radicadas sin mas tramite dictara, respecto del personal comprendido en el art. 1, primer
parrafo, la providencia a que se refiere el art. 252 bis del Codigo de Justicia Militar o dejara sin
efecto la citacion a prestar declaracion indagatoria, segun correspondiere.
El silencio del tribunal durante el plazo indicado, o en el previsto en el segundo parrafo del art. 1
producira los efectos contemplados en el parrafo precedente, con el alcance de cosa juzgada.
Si en la. causa no se hubiere acreditado el grado o funcion que poseia a la fecha de los hechos la
persona llamada a prestar declaracion indagatoria, el plazo transcurrira desde la presentaci6n
del certificado o informe expedido por autoridad competente que lo acredite.
Art. 4 - Sin perjuicio de lo dispuesto por la ley 23.492, en las causas respecto de las cuales no hubiera
transcurrido el plazo previsto en el art. 1 de la misma, no podra disponerse la citacion a prestar
declaracion indagatoria de las personas mencionadas en el art. 1, primer parrafo de la presente ley.
Art. 5 - Respecto de las decisiones sobre la aplicacion de esta ley, procedera recurso ordinario de la
apelacion ante la Corte Suprema de Justicia de la Nacion, el que podra interponerse dentro de los
cinco (5) dias de su notificación. Si la decision fuere tacita, el plazo transcurrira desde que esta se
tuviere por pronunciada conforme con lo dispuesto en esta ley.
Art. 6 - No sera aplicable el art. 11 de la ley 23.049 al personal con prendido en el art. 1 de la
presente ley.
Art. 7 - Comuniquese, etc.
- 80 -
Ley 23.492
"Punto Final"
(Sancionada el 23/12/86; promulgada el 24/12/86;
publicada en el Boletin Oficial el 29/12/8)
Extincion de la accion penal (Punto Final)
Art. 1 - Se extinguira la accion penal respecto de toda persona por su presunta participaci6n en
cualquier grado, en los delitos del art. 10 de la ley 23.049, que no estuviere profugo, o declarado en
rebeldia, o que no haya sido ordenada su citacion a prestar declarsci6n indagatoria, por tribunal
competente, antes de los sesenta dias corridos a partir de la fecha de promulgacion de la presente
ley.
En las mismas condiciones se extinguira la accion penal contra toda persona que hubiere cometido
delitos vinculados a la instauracion de formas violentas de accion politica hasta el 10 de diciembre de
1983.
Art. 2 - Dentro del termino establecido por el articulo precedente las camaras federales competentes
podran examinar el estado de las causas que tramitan ante el Consejo Supremo de las Fuerzas
Armadas a los efectos del art. 10, ultima parte, de la ley 23.049.
Las denuncias que se formulen en este termino ante el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas
deberan ser informadas dentro de las cuarenta y ocho (48) horas por el Consejo Supremo de las
Fuerzas Armadas a la camara federal que corresponda, quienes deberan examinarlas y en su caso
avocarse.
Art. 3 - Cuando en las causas en tramite se ordenare respecto del per-sonal en actividad de las
fuerzas armadas, de seguridad, policiales o penitenciarias, cualquiera sea su rango. La detencion o
prision pre-ventiva previstas en los arts. 363 a 375 del Codigo de Procedimientos en Materia
Penal o en los arts. 309 a 318 del Codigo de Justicia Militar, tales medidas se haran efectivas bajo el
regimen del inc. 2 del art. 315 de este ultimo Codigo, a petici6n del jefe de la unidad en que prestare
servicio aquel personal, o de cualquier otro oficial superior de quien dependiese. En este
caso, el superior sera responsable de la comparecen-cia inmediata del imputado todas las veces que
el tribunal lo requiera.
Art. 4 - Las cuestiones de compe-tencia que se susciten entre el Con-sejo Supremo de las Fuerzas
Arma-das y las carmaras federales o entre estas ultimas, asi como la penden-cia de recursos que
impidan resol-ver sobre el merito para disponer la indagatoria al tribunal competente, suspenderan el
plazo establecido en el art. 1.
Tampoco se computara el lapso comprendido entre la fecha de noti-ficacion al Consejo Supremo de
las Fuerzas Armadas del requerimien-to de la camara federal competente en el caso del art. 2 y la
fecha de re-cepcion de la causa por esta.
A los fines del art. 1 no sera de aplicacion el art. 252 bis ultima parte del Codigo de Justicia Militar.
Art. 5 - La presente ley no ex-tingue las acciones penales en los casos de delitos de sustitucion de estado civil y de sustraccion y oculta-cion de menores.
Art. 6 - La extincion dispuesta en el art. 1 no comprende a las ac-ciones civiles.
Art. 7 - Comuniquese, etc.
- 81 -
JUICIOS A LOS MILITARES.
Documentos secretos, Decretos, Leyes y Jurisprudencia del Juicio a las Juntas
militares argentinas
Se sanciona la ley de Punto Final:
Así se frustró lo principal del enjuiciamiento
En tiempo récord--tres semanas--fue dictada el
23.12.1986 la norma llamada de "Punto Final",
pese a que cuatro días antes, el 19.12.1986 se
protagonizó una marcha popular de 100.000
personas exigiendo que el proyecto no sea
aprobado. Casi contemporáneamente se
promulgaba la "Ley de Caducidad" en Uruguay,
lo que venía a expresar cómo una mano imperial
suscitaba la preservación del aparato
conspirativo-represivo a nivel continental, si se
tiene también en cuenta la preexistente "ley de
amnistía" chilena y normas similares en otros
países del Cono Sur que han emergido de largas
dictaduras. Sin embargo, tanta reclamación
popular en Argentina inspiró a varias Cámaras
Federales a aprovechar los dos meses del
escasísimo plazo para convocar a una cantidad
interesante de represores con relación a los
cuales existían grados importantes de alta
sospechabilidad ya acreditados, para prestar
declaración indagatoria, impidiendo así hasta ese
momento, la drástica y total caducidad de la
esperanza colectiva de "juicio y castigo a los
represores". Tal actitud motivó un crescendo de
la actividad militar conspirativa, como se verá
más adelante.
Ley 23.492
Art. 1--Se extinguirá la acción penal respecto de toda persona por su presunta participación en cualquier grado, en
los delitos del art. 10 de la ley 23.049, que no estuviere prófugo, o declarado en rebeldía, o que no haya sido
ordenada su citación a prestar declaración indagatoria, por tribunal competente, antes de los sesenta días corridos
a partir de la fecha de promulgación de la presente ley.
En las mismas condiciones se extinguirá la acción penal contra toda persona que hubiere cometido delitos
vinculados a la instauración de formas violentas de acción política hasta el 10 de diciembre de 1983.
Art. 2--Dentro del término establecido por el artículo precedente las Cámaras Federales competentes podrán
examinar el estado de causas que tramitan ante el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas a los electos del
art. 10, última parte de la ley 23.049.
Las denuncias que se formulen en este término ante el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas deberán ser
informadas dentro de las cuarenta y ocho (48) horas por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas a la
Cámara Federal que corresponda, quienes deberán examinarlas y en su caso avocarse.
Art. 3--Cuando en las causas en trámite se ordenare respecto del personal en actividad de las Fuerzas Armadas,
de seguridad, policiales o penitenciarias, cualquiera sea su rango, la detención o prisión preventiva previstas en
los arts. 363 a 375 del Código de Procedimientos en Materia Penal o en los arts. 309 a 318 del Código de Justicia
Militar, tales medidas se harán efectivas bajo el régimen del inc. 2 del art. 315 de este último Código: a petición del
jefe de la unidad en que prestare servicio aquel personal, o de cualquier otro oficial superior de quien dependiese.
En este caso el superior será responsable de la comparecencia inmediata del imputado todas las veces que el
tribunal lo requiera.
Art. 4--Las cuestiones de competencia que se susciten entre el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y las
Cámaras Federales o entre estas últimas, así como la pendencia de recursos que impidan resolver sobre el mérito
para disponer la indagatoria al tribunal competente, suspenderán el plazo establecido en el art. 1.
Tampoco se computará el lapso comprendido entre la fecha de notificación al Consejo Supremo de las Fuerzas
Armadas del requerimiento de la Cámara Federal competente en el caso del art. 2 y la fecha de recepción de la
causa por ésta.
A los fines del art. 1 no será de aplicación el art. 252 bis última parte del Código de Justicia Militar.
Art. 5--La presente ley no extingue la acciones penales en los casos de delitos de sustitución de estado civil y de
sustracción y ocultación de menores.
- 82
TESTIMONIOS DE LOS DISTINTOS CENTRO CLANDESTINOS DE DETENCIÓN.
SUPERINTENDENCIA DE SEGURIDAD FEDERAL
“Las tres estábamos vendadas y esposadas, fuimos manoseadas durante todo el
trayecto y casi durante todo el traslado…
“La misma persona vuelve a aparecer con alguien que dice ser médico y quiere
revisarme ante lo cual fui nuevamente manoseada sin ningún tipo de revisación
médica seria… estando media adormecida, no sé cuanto tiempo después, oí que la
puerta del calabozo se abría y fui violada por uno de los guardias.
“el domingo siguiente esa misma persona, estando de guardia se acercó y
pidiéndome disculpas me dijo que era “un cabecita negra” que quería estar con una
mujer rubia, y que no sabía que yo no era guerrillera.
“al entrar esa persona, el día de la violación me dijo: “si no te quedás quieta te
mando a la máquina” y me puso la bota en la cara prosiguiendo amenazada la
mañana siguiente cuando sirvieron mate cocido esa misma persona me acercó
azúcar diciéndome: “por los servicios prestados”: Durante esa misma mañana
ingresó otro hombre gritando, dando órdenes: “Párese, sáquese la ropa”,
empujándome contra la pared y volviéndome a violar… el domingo por la noche, el
hombre que me había violado estuvo de guardia obligándome a jugar a las cartas
con él y esa misma noche volvió a ingresar a la celda, violándome por segunda
vez…” (D.N.C – Legajo n° 1808)
QUINTA SERÉ
Un testimonio importante para la identificación de este C.C.D. es del padre de
Guillermo Fernández, acerca de la detención de su hijo y la posterior evasión.
(Legajo n° 950).
“Guillermo fue detenido el 21 de Octubre de 1977 en nuestro domicilio. Se presentó
un grupo de 17 personas de civil, fuertemente armadas, diciendo que eran de la
policía y que estaban efectuando un rastrillaje.
“ordenaron a los varones que nos pusieran contra la pared, con las manos en alto.
Después de revisar todo, y no encontrar absolutamente nada, le pidieron a Guillermo
que los acompañaran en averiguación de antecedentes. Lo esposaron en la espalda
- 88 -
y se lo llevaron. A mi esposa le dijeron que revisara todo para ver si faltaba algo,
porque si después hacíamos alguna denuncia iban a volver a dinamitarnos la casa.
A mi me pidieron que los acompañara hasta mi oficina en la localidad de Morón.
“en el camino le pregunté al que parecía el jefe, por qué detenían a mi hijo. Me
respondió que se encontraba comprometido por su actuación en el
Colegio
Secundario Mariano Moreno de la Capital Federal. Al llegar a la oficina, encontré que
la puerta de entrada había sido derribada, y que en el interior se encontraban varias
personas armadas. Allí me hicieron firmar una constancia de que se había realizado
procedimientos en mi casa y en mi oficina, y que no había faltado nada después. Al
día siguiente presenté recurso de Hábeas Corpus por mi hijo, con resultados
negativos….En una oportunidad, mi esposa y mi otro hijo pidieron ver en la Base El
Palomar algunas personas que habían participado en el operativo del secuestro. La
suerte quiso que en 1978 mi hijo pudiera escapar de la casona “Quinta Seré”, donde
estuvo secuestrado, junto con otros detenidos, Guillermo se pudo escapar un día de
lluvia. Desnudos y esposados, se deslizaron desde el primer piso utilizando ropas
anudadas. A partir de entonces iniciamos un largo y triste peregrinaje hasta que
logramos sacarlo del país. Por las comunicaciones telefónicas escuchadas en el
campo de detención, mi hijo supo que denominaban a ese lugar con el nombre de
“Atila”
HOSPITAL DE POSADAS.
“El 6 de noviembre de 1976 a la madrugada invadieron nuestra vivienda numerosas
personas armadas, algunas con uniforme. Preguntaron quien era Teresa. Debo decir
que en el único lugar en que llamaban así a mi madre era en el Hospital Posadas,
donde trabajo como técnica en esterilización. La secuestraron y esa misma
madrugada también se llevaron al señor Chester, que vivía cerca de nuestra casa.
Cuando mi hoy fallecido padre intentó oponerse, le partieron la cabeza de un
culatazo. Reconocí entre los secuestradores a Nicastro.” (Legajo n° 1172 – 3877)
BRIGADA AÉREA DE MORÓN.
Ubaldo Álvarez, del mismo grupo de trabajadores del Hospital Posadas (Legajo n°
4715) coincide con lo aseverado por la señora de Ibarrola:
“Trabajaba en Posadas en el sector Alimentación. El 28 de Marzo de 1976 estuve
- 85 enfermo, por lo cual no fui a trabajar. Mis compañeras me informaron que ese día el
Hospital estuvo ocupado por Fuerzas militares, que precedieron a detener a un gran
números de empleados. Mi presencia había sido requerida por en nuevo director de
la Investigación, Coronel Julio Ricardo Estévez. Esta persona llamó a mi jefe y le
pidió que le dijera en dónde estaba yo. Como aquel no pudiera responderle Estévez
exclamó: “dónde lo encuentre, lo fusilo.” Ante estos acontecimientos, yo y otros
compañeros del Gremio decidimos presentarnos ante alguna repartición militar.
Fuimos a un destacamento de la VII Brigada Aérea de Morón, donde nos pasaron
detenidos a la comisaría de Morón, allí nos interrogaron violentamente, con golpes.
Luego nos trasladaron a la cárcel de Devoto y posteriormente a la de La Plata, en
donde salí en libertad por falta de antecedentes.”
EL OLIMPO.
“Fui secuestrada el 28 de Julio de 1978 junto con mi hijo Nahuel de 2 meses de
edad, y llevada al Banco. Allí me obligaron a citar a mi esposo encañonando a mi
hijo con un arma. El 16 de agosto debimos enrollar nuestros colchones y esperar
junto a la puerta de nuestra celda casi todo el día. A la nochecita, nos engrillaron de
a dos y nos cargaron en un camión con nuestras pertenencias, el cual tenía caja de
madera tapada con lona. Así llegamos a un lugar recientemente construido, lleno de
polvillo, donde el frío era insoportable” (Isabel Fernández de Ghezzan, Legajo n°
4124).
EL BANCO.
“Viajábamos junto con los testigos Susana Caride, Norma Lato y Nora Bernal, y en
el momento de llegar, el automóvil desvió y tomó un camino que conducía
directamente a la derecha y subió un pequeño terraplén que está al lado del camino.
Lo mismo hicieron los otros automóviles que nos seguían con los demás
funcionarios de la CONADEP y el resto de los testigos. Al unísono, Caride, Leto y
Bernal, expresaron que el mismo movimiento que había hecho ahora el auto, lo
habían sentido en ocasión de ser transportadas después de su secuestro, cuando
viajaban ya tabicadas, en el piso del coche que las conducía desde el “Club Atlético”
hasta el nuevo campo.
“…este es el lugar: por aquí es por dónde pasábamos a los calabozos” (Benítez,
Miguel Ángel, Legajo n° 436)
- 86 -
“…el patio de baldosas blancas y negras es el mismo en donde se nos desnudaba y
revisaba, sólo que ahora está dividido por haberse levantado dos o tres paredes,
pero no me cabe ninguna duda de que este es el lugar donde estuve detenida en
dos oportunidades”. (Nora Bernal, Legajo n° 1583).
“…este es el pasillo que conduce al último “tubo” de la mano derecha, donde estuve
presa…” (Elsa Lombardo, Legajo n° 3890).
Torturaron a un bebé
Secuestro, tortura y cautiverio de Carlos Lordkipanidse
"Fui secuestrado en la mañana del 18 de noviembre de 1978 en la vía pública, en
las calles Muñiz y Carlos Calvo de la Capital Federal, por un grupo de cuatro
individuos armados y vestidos de civil, que dijeron ser de la División Toxicomanía de
la Policía Federal, quienes me introdujeron en un Peugeot 504 gris, atado y
encapuchado. Luego supe que poco antes de mi captura, fue secuestrada mi
esposa Liliana Marcela Pelegrino, Rodolfo, nuestro pequeño hijo de 20 días de
edad, y un primo de mi señora, de nombre Cristian Colombo....
"Después de un breve trayecto, ingreso a lo que más adelante identifico como la
Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA); allí también identifico a una de las
cuatro personas que me secuestraron, apodado "Giba" o "Gerardo", quien no es
otro que el capitán de corbeta Fernando Enrique Peyón...
"estoy atado a una cama metálica y me sacan la capucha, por lo que puedo ver que
en habitación hay una gran cantidad de personas: además del citado Peyón, está
Alfredo Astiz, apodado "Gonzalo", el capitán Jorge Eduardo Acosta, apodado
"Santiago", y otros...
"soy torturado mediante la aplicación de corriente eléctrica en el estómago, por
Astiz, mientras el resto del grupo permanecía observando. Dicha sesión dura
aproximadamente cinco minutos... Manuel ordena a un guardia que me desvista y
me ate a la cama citada, encapuchado, tras lo cual ingresan a la habitación unas
tres personas que no puedo identificar, soy nuevamente torturado con picana
- 87 eléctrica... ésta sesión duró aproximadamente media hora y soy continuamente
interrogado acerca del paradero de un compañero de militancia, Alejandro Firpo. En
un intervalo me sacan la capucha y veo ingresar a un sujeto apodado "Piraña",
miembro de la Prefectura, que trae sujeto de los pies a mi hijo Rodolfo y me dice
que si no colaboro estrellará la cabeza del niño contra la pared. Sigo negándome
debido al hecho cierto de desconocer el paradero de Firpo y entonces "Piraña"
somete a mi hijos de pasajes de corriente eléctrica hasta que ingresa a la habitación
un desconocido que manifiesta "paren, paren que de verdad no sabe". Me dejan
solo, atado a la cama, escuchando que en otros sitios lindantes se estaba
torturando...
"Durante mi permanencia en "capuchita", que duró un mes, fui bajado en dos
oportunidades, siendo nuevamente torturado con picana eléctrica y golpes... En
diciembre de 1978 mi esposa y yo somos alojados en "capucha", en los boxes
contiguos, donde permanecimos hasta aproximadamente marzo del año siguiente.
Durante dicho lapso fui nuevamente torturado mediante los mismos mecanismos...
"En una oportunidad que estaba en la sala de tortura vinieron Acosta y Astiz, y en
un momento determinado Astiz me dijo que él había sido el encargado de
secuestrar a las monjas francesas, agregando Acosta que él había dado la orden de
'mandarlas para arriba", mencionándome también el secuestro de Arrostito, la que
permaneció mucho tiempo en la ESMA y de la "suequita"...
"En abril de 1979 es liberada mi mujer y pocos meses después se me permite
concurrir durante los fines de semana a mi domicilio, con la condición de regresar...
A principio de 1981 soy liberado con la obligación de comunicarme telefónicamente
con la ESMA... En setiembre de 1983 salgo del país, sin permiso de mis captores..."
- 88 -
CONCLUSIONES.
En Marzo de 1976, un golpe de Estado de las Fuerzas Armadas, desalojó al
Gobierno Constitucional y una política de terror y avasallamiento de los Derechos
Sociales e Individuales, se instaló en la República Argentina. Como dolo roso saldo
de esta política quedaron miles de ciudadanos asesinados, 30.000 desaparecidos de
toda edad y condición social y todo un país con sus legítimos derechos conculcados
y atropellados.
Es por ésto que tras la elaboración del trabajo, podemos decir que hay diversas
opiniones acerca de la represión. Nuestro punto de vista, al ser objetivas y al tener
en cuenta el contexto histórico de esa época, nos lleva a un marco en donde los
militares, en un principio, deseaban acabar con la “subversión”, con los comunistas,
gremialistas, revolucionarios y/o montoneros, utilizando las medidas que fueran
necesarias. Pero luego las cosas tomaron otro rumbo, y actualmente se cuentan por
millares las víctimas que jamás tuvieron vinculación alguna con tales actividades y
fueron sin embargo objeto de horrendos suplicios por su oposición a la dictadura
militar, por su participación en luchas gremiales o estudiantiles, por tratarse de
reconocidos intelectuales que cuestionaron el terrorismo de Estado o simplemente,
por ser familiares, amigos o estar incluido en la agenda considerado subversivo.
Pero no sólo debemos culpar a las Fuerzas Armadas, sino también a los burgueses
que apoyaron monetariamente esto, a la Iglesia Católica, que cada vez que fallecía
alguien en los 340 C.C.D. existentes oraban hipócritamente frente a los difuntos, a la
Banca Internacional, y a todos los civiles que fueron cómplices, llámese Ministros,
médicos, empresarios, etc.
Lo único que lograron con esa metodología represiva fue crear miedo en toda la
sociedad. Allí apareció la frase más dicha de la época, la famosa: -“NO TE METAS”,
que a la vez causaba cierta impotencia y enojo de quedarse con los brazos
cruzados.
Mientras el tiempo transcurría, seguían desapareciendo embarazadas, bebés,
jóvenes, padres de familia, ancianos, profesionales, estudiantes…los militares
ponían cualquier excusa, como en el ’78 con el Mundial de Fútbol, en donde decían
que en cualquier momento iban a regresar a sus hogares, que seguramente estaban
- 90 festejando el triunfo de Argentina. Lamentablemente, todavía hay madres, abuelas,
tíos, amigos, familiares, vecinos, y añorados que esperan que ese festejo termine
para que esos “desaparecidos” vuelvan a casa.
Pasados 25 años de tal tragedia, y cansados de la espera, hubieron organizaciones
que se formaron en busca de la verdad, tomando en cuenta todos los DERECHOS
HUMANOS, que con el sólo echo de nacer, los tenés concevidos.
¡Qué mejor tema que éste para relacionarlo con los DERECHOS HUMANOS!, mejor
dicho con la trasgresión de los derechos civiles, sociales y políticos. Cabe destacar
que al “ingresar a las viviendas privadas sin una autorización judicial”, están
evadiendo los hogares; que al no tener los recaudos necesarios en los Centros de
Detención, no están respetando la Salud de los Individuos; que al privarle a los
niños nacidos en los centro de su verdadera Identidad; y así nos cansaríamos de
citar trasgresiones.
Es por eso que, desde nuestra posición de adolescentes, al no haber sido actores
activos de esa terrible época, pero si al tener concimineto de lo sucedido, decimos a
todo ésto: NUNCA
MÁS!!!
- 90 -
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.

“NUNCA MÁS”, Informe de la CO.NA.DE.P.
1° edición: noviembre de 1984
2° edición: diciembre de 1984
3° edición: diciembre de 1984
4° edición: diciembre de 1984

Diario “Crónica” Miércoles 5 de mayo de 1976 (diario de la mañana- tapa)

Diario “Crónica” Viernes 14 de Mayo de 1976 (diario de la mañana- tapa)

Diario “Crónica” jueves 16 de Diciembre de 1982 (tapa)

Diario “Crónica” viernes 17 de Diciembre de 1982, pág. 2, 3 y 4.

Revista “Viva”, 25 de Febrero de 2001.

“Las Locas de Plaza De Mayo”, de Jean Pierre Bousquet, 1983.

Informe de Punto Doc. “H.I.J.O.S.”, 2000

Páginas web:
o www.desaparecidos.org/arg
o www.desaparecidos.org.ar
o www.wamani.apc.org
o www.cofavis.org.ve
o www.derechos.org
o www.derechos.net
o y diversos links.
- 91 -
Descargar

Dictadura militar en Argentina

Asociaciones de desaparecidosLey de punto finalTorturasDetenciones ilegalesHistoria universal siglo XXSecuestrosDerechos humanos
EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA 1

EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA 1

Argumento de la novelaPreguntas y respuestasLiteratura hispanoamericana contemporáneaEscritores hispanoamericanos

Movimiento estudiantil de 1968 en México

Movimiento estudiantil de 1968 en México

Inconformidad estudiantesPolítica mexicana años 60Cierre universidadesIntervención ejército

LA ESPAÑA DE LA RESTAURACIÓN

LA ESPAÑA DE LA RESTAURACIÓN

Restauración monárquicaHistoria de España siglo XIXCrisis política y social

El Coronel no tiene quien le escriba

El Coronel no tiene quien le escriba

Argumento de la novelaLiteratura hispanoamericana contemporáneaEscritores hispanoamericanos

El coronel no tiene quien le escriba 1−FICHA TÉCNICA:

El coronel no tiene quien le escriba 1−FICHA TÉCNICA:

PersonajesEstilo literarioBiografíaArgumentoLiteratura hispanoamericana contemporáneaTiempoEspacioFicha técnica

Roma. Ejército romano

Roma. Ejército romano

EquitesHistoria universal antiguaUnidad tácticaCaballeríaInfanteriaLegión romana

García Márquez, figuras más representativas de la narrativa del siglo XX.

García Márquez, figuras más representativas de la narrativa del siglo XX.

PersonajesBiografíaArgumentoTemaNarrativa y novela del Realismo MágicoLiteratura hispanoamericana contemporánea del siglo XXPremio Nobel

Dos palabras; Isabel Allende

Dos palabras; Isabel Allende

PersonajesNarrativa latiamericanaEstiloLiteratura hispanoamericana contemporáneaSiglo XXNovelaEscritores chilenos

Introducción Al introducir esta obra les hablaremos de un coronel que...

Introducción Al introducir esta obra les hablaremos de un coronel que...

PersonajesEscritores colombianosArgumentoNarrativaAutorLiteratura hispanoamericanaNovela

El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba

Literatura hispanoamericana contemporáneaEscritores hispanoamericanosRealismo mágicoArgumento y personajes de la novela