1
SEGUROS PERSONALES
Uno de los seguros que abarca más variaciones son los seguros personales o
seguros para las personas.
Se entiende por seguros para las personas, todos aquellos seguros que tienen
como fin principal cubrir los riesgos que puedan llegar a afectar la integridad
física, existencia o salud del asegurado. Las garantías y objetivos de este tipo
de seguros intentan indemnizar el daño producido a personas, teniendo en
cuenta que cualquier clase de siniestro producido en una persona se considera
de carácter invaluable. De ahí que se “intente” indemnizar.
Los seguros de personas pueden presentar diferentes modalidades:
Seguro de Vida
Seguro de Accidentes
Seguro de Enfermedad
El seguro médico tal vez también lo podríamos incluir entre los seguros
personales, ya que trata de cubrir los riesgos de salud sobre las personas.
SEGUROS OBLIGATORIOS
La obligación de suscribir un seguro puede venir determinada en una ley, un
reglamento o ser consecuencia de la obligatoriedad impuesta en un convenio
colectivo.
Entre los distintos seguros obligatorios, se encuentran los siguientes:
> Seguro de responsabilidad civil obligatoria para la conducción de vehículos
de motor.
> Seguro de daños por el valor de tasación sobre los bienes hipotecados, con
exclusión del valor del suelo.
> Seguro de responsabilidad civil del cazador.
> Seguro de responsabilidad civil para embarcaciones de recreo o deportivas.
> Seguros que garantizan el cumplimiento de las obligaciones por pensiones
previstas en los convenios colectivos (exteriorización de compromisos), a cargo
de las empresas y a favor de sus trabajadores. Es decir, no es obligatorio
suscribir un plan de pensiones, pero sí exteriorizar el compromiso por
pensiones de la empresa para sus trabajadores.
2
> Seguros de vida o accidentes considerados obligatorios en los convenios
colectivos.
> Seguro de daños materiales o de caución a suscribir por el promotor de
viviendas para garantizar el resarcimiento de los daños materiales por vicios o
defectos que pudieran aparecer en los edificios construidos.
> Seguro obligatorio deportivo, a suscribir por las federaciones deportivas
españolas para los deportistas inscritos en las mismas, que participen en
competiciones de ámbito estatal, protegiendo riesgos para la salud derivados
de la práctica deportiva.
> Seguros de responsabilidad civil para tenencia de animales de raza
potencialmente peligrosa.
> Seguro obligatorio de viajeros, que consiste en un seguro de accidentes
individual para los que sufran muerte, invalidez permanente o incapacidad
temporal producida con ocasión del desplazamiento en transporte público
colectivo.
> Seguro de responsabilidad civil para los ensayos clínicos con medicamentos,
que cubra la responsabilidad civil en que pudieran incurrir el promotor,
investigador principal y sus colaboradores, el hospital o el centro donde se lleve
a cabo el ensayo.
> Seguro de responsabilidad medioambiental.
> Seguro de responsabilidad civil profesional en que puedan incurrir las
sociedades profesionales.
> Seguro de responsabilidad civil profesional en que puedan incurrir los
administradores concursales.
> Seguro de responsabilidad civil profesional para los profesionales sanitarios
que ejerzan en el ámbito de la asistencia sanitaria privada, así como las
personas jurídicas o entidades de titularidad privada que presten cualquier
clase de servicios sanitarios.
> Seguros de responsabilidad civil de utilización de motos náuticas y de
accidentes de las destinadas al alquiler. Referencia legal
> Seguro de responsabilidad civil para propietarios de los buques civiles
españoles o extranjeros, que toquen puerto español, con un arqueo igual o
superior a 300 Toneladas de registro bruto, para cubrir las reclamaciones de
Derecho marítimo.
> Seguro de responsabilidad civil ilimitada para las empresas que realicen
transporte escolar y de menores. Referencia legal
3
> Seguros agrarios, en los casos y condiciones establecidas en la Ley que los
regula.
Dentro del apartado de seguros obligatorios podemos enumerar tres pólizas de
seguro obligatorias fundamentalmente:



Seguro de Responsabilidad Civil
Seguro a los trabajadores marcado por el convenio colectivo
Seguro a los vehículos propiedad de la empresa
El seguro de responsabilidad civil es el seguro que responderá de los daños
civiles que provoquemos con nuestra empresa en el desarrollo de la actividad
mercantil o profesional. Pensemos por ejemplo en un accidente que tiene un
cliente en nuestras instalaciones o en un trabajo profesional mal hecho en el
caso de abogados, economistas o asesores.
En determinados casos no es obligatorio, pero en todo caso, es uno de los
seguros más recomendables a contratar. Por ejemplo, si en el desarrollo de mi
actividad hemos cometido algún tipo de negligencia o daño de importancia, el
coste económico de la reparación de ese daño lo debemos soportar
directamente. Puede darse el caso que un problema de cuantía económica
elevada mande la empresa a la quiebra y arruine al empresario si no dispone
de esta cobertura.
El seguro a los trabajadores es un seguro personal a la plantilla que se fija en
los distintos convenios colectivos. Estas pólizas de seguro suelen cubrir una
indemnización por accidente, incapacidad permanente y muerte.
La cuantía indemnizatoria que cubren viene fijada por los propios convenios
colectivos y el coste de la prima estará directamente vinculado con la
indemnización económica a los trabajadores, el número de empleados que
tengamos y la rama de actividad que desempeñe la empresa.
Las aseguradoras no dejan de ser empresas que necesitan captar sus clientes,
fidelizarlos y ofrecer el mejor servicio dentro de su sector. En este sentido, es
nuestra labor seleccionar nuestra compañía de seguros al igual que hacemos
con nuestros proveedores.
SEGUROS DE ASISTENCIA SANITARIA
Pese a que España cuenta con un sistema de salud público que ofrece
cobertura sanitaria a todos los ciudadanos y que es considerado uno de los
mejores del mundo, el seguro privado de salud también está ganando adeptos
en los últimos años. La mayor importancia que se concede en la actualidad al
bienestar y a la imagen personal, unido a la falta de recursos de la sanidad
pública, explican el auge que está teniendo en España la sanidad privada.
Entre sus ventajas, los expertos citan la rapidez con la que atienden a los
pacientes, las menores o, en ocasiones, inexistentes listas de espera y la
prestación de servicios de valor añadido, como ofrecer habitaciones
4
individuales, enviar las pruebas de informes rápidamente por correo electrónico
y postal o mensajes al teléfono... No obstante, no todo son virtudes en la
sanidad privada. Los seguros habitualmente presentan una larga lista de
posibles restricciones, no admiten a cualquier cliente y, en ocasiones, tiene que
pasar un cierto periodo de tiempo para poder empezar a disfrutar de los
servicios sanitarios contratados. Para evitar sorpresas, se recomienda aclarar
con detalle las condiciones de la póliza.
Diversidad de seguros
En la actualidad más de nueve millones de españoles tienen contratado un
seguro de salud privado. De los nueve millones de españoles que disponen de
un seguro privado de salud, unos dos millones y medio son funcionarios del
Estado. El colectivo de empleados públicos del Estado, los funcionarios de la
rama judicial y los militares acceden a la sanidad privada a través de MUFACE
(Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado), ISFAS (Instituto
Social de las Fuerzas Armadas) y MGF (Mutualidad General Judicial). Estas
mutualidades tienen firmados acuerdos de colaboración con Adeslas y Asisa
para la prestación de servicios sanitarios a este colectivo.
Para acceder a la sanidad privada las entidades ofrecen tres tipos de
seguros: los de asistencia sanitaria, reembolso de gastos y los seguros de
subsidios e indemnizaciones. Sus particularidades son las siguientes:
Seguros de asistencia sanitaria: Los más extendidos y demandados son los
seguros de asistencia sanitaria, que proporcionan al asegurado asistencia
médica, hospitalaria y quirúrgica, en caso de enfermedad o accidente, a través
de un cuadro médico de facultativos y centros asistenciales, clínicas y
hospitales, con los que el asegurador ha suscrito un contrato de servicios. Este
tipo de pólizas son las más extendidas. Sergio Salamanca, del departamento
de estadísticas de ICEA señala que “el 86 % de las pólizas de salud emitidas
en el mercado español son de este tipo”.
En esta modalidad de seguros no se cubre el pago de una prestación en forma
de capital cuando el asegurado necesita servicios médicos, sino que el
asegurador pone a disposición de sus clientes una relación de facultativos
médicos, hospitales y servicios concertados que atenderán las necesidades del
conjunto de personas bajo esta cobertura.
Pólizas de reembolso: La sanidad privada ofrece igualmente las denominadas
pólizas de reembolso. Estos productos permiten elegir el médico que se desee
para recibir la asistencia sanitaria. El cliente, en un primer paso, correrá a cargo
de los gastos de los servicios que haya utilizado, posteriormente, la compañía
se compromete a la financiación del coste de la atención médica.
Seguros de subsidios. La última modalidad de seguro de salud es la póliza de
subsidios. Esta póliza no cubre mediante la asistencia sanitaria, sino que
concede una indemnización económica al cliente.
Ventajas e inconvenientes
5
Los seguros de asistencia sanitaria, los más demandados, ofrecen una serie de
prestaciones. Incluyen los servicios médicos básicos: medicina general,
pediatría, puericultura, servicios de enfermería, servicio permanente de
urgencias en hospitales o incluso en el domicilio y todo tipo de medios de
diagnóstico (análisis clínicos, radiología, etc.). Además, incluyen los servicios
de especialistas y ofrecen hospitalización quirúrgica y médica, hospitalización
en la UVI y servicio de ambulancias. En general, en este tipo de seguros
completos de asistencia sanitaria, las especialidades más demandadas son las
de ginecología, pediatría y traumatología.
Una de las ventajas de los seguros de salud es que ofrecen la posibilidad
acceder directamente al especialista, sin tener que esperar listas de espera.
Además, permiten la ‘libre elección’ de médico y centro hospitalario, siempre
que se realice dentro del ‘cuadro médico’ (normalmente suele ser un libro que
se facilita al titular desde el mismo momento que contrata este tipo de seguro) y
destacan por su rapidez en la obtención de los resultados de pruebas médicas.
Otros de los servicios que marcan la diferencia entre la sanidad pública y la
privada es que ésta última puede ofrecer prestaciones de valor añadido. Así, en
la actualidad se impone la práctica, tal y como viene haciendo desde hace un
par de años la sanidad pública, de ofrecer servicios de telemedicina, asistencia
a domicilio, poder optar a una segunda opinión médica o disponer de los
servicios de centros de atención telefónica o de líneas médicas 24 horas.
También el cliente cada vez da más importancia a todos los factores que tienen
que ver con la hostelería asistencial. “Los pacientes quieren tener habitación
privada con cama y comida para su acompañante, algo que encuentran en la
sanidad privada. También valoran el envío por correo, email o incluso teléfono
móvil de los resultados de pruebas diagnósticas”, comenta Pablo Juantegui,
desde Sanitas.
No obstante, la sanidad privada también presenta numerosos puntos oscuros
que conviene conocer. Por ejemplo, en ocasiones, a la mujer embarazada
muchas de las aseguradoras no la aceptan como cliente o, al menos, indican
que deberá pasar un periodo determinado (denominado carencia) para que
pueda comenzar a beneficiarse de los servicios sanitarios. Es decir, las
aseguradoras no ofrecen algunas coberturas de las pólizas desde que se
contratan, sino que imponen plazos determinados para que el cliente pueda
disfrutar de ellas. Su objetivo es evitar que el titular se beneficie
inmediatamente de determinadas ventajas.
Además, las aseguradoras con frecuencia aportan información insuficiente
sobre los servicios que no cubren o las restricciones que imponen a los
especialistas para controlar el gasto. Desde la Organización de Consumidores
y Usuarios (OCU) recomiendan a los clientes preguntar y conocer con exactitud
qué es lo que les cubre su seguro.
Otras veces, los problemas también se presentan cuando los clientes del
seguro presentan enfermedades de suma gravedad, como cáncer o VIH/SIDA.
Con dolencias de este tipo, las coberturas que ofrecen las aseguradoras son
muy limitadas.
6
Además, los tratamientos de esterilidad, determinados trasplantes o cirugía
estética tampoco suelen cubrirse con los seguros de salud. En situaciones
extremas, como epidemias, guerras o fenómenos meteorológicos catastróficos,
las aseguradoras tampoco son responsables de garantizar el tratamiento
adecuado a sus clientes. “
El desconocimiento por parte de los usuarios también afecta al coste del
seguro. Por ejemplo, muchos usuarios no saben que cuando se cumplen 65
años el coste de la mensualidad se incrementará entre el 75% y el 100%,
según el caso.
Descargar

SEGUROS PERSONALES

Fernando Abril Martorell

Fernando Abril Martorell

Políticos españolesInforme Abril y la SS (Seguridad Social)VicepresidenciaPolítica española contemporánea siglo XXMinisterios

Clínica de Nuestra Señora de la Misericordia

Clínica de Nuestra Señora de la Misericordia

Política de atención sanitariaOrganización médicaOrganigramaGestión hospitalariaServicio público hospitalario