LA BATTAGLIA DI LEGNANO (LA BATALLA DE LEGNANO)
Ópera en cuatro actos de Giuseppe Verdi con libreto de Salvatore Cammarano, basado en La bataille de
Toulouse, del poeta Joséph Méry.
Estreno mundial: Teatro Argentina de Roma, el 27 de enero de 1849.
Nuestra versión proviene de una memorable representación de la misma, en la ciudad de Milán, el 7 de
diciembre de 1961.
Reparto
ARRIGO……………………………………………………………………….FRANCO CORELLI, Tenor
ROLANDO……………………………………………………………………ETTORE BASTIANINI, Barítono
LIDA………………………………………………………………………….. ANTONIETTA STELLA, Soprano
FEDERICO BARBARROJA……………………………………………..MARCO STEFANOTTI, Bajo
MARCOVALDO……………………………………………………………VIRGILIO CARBONARI, Barítono
IMELDA…………………………………………………………………….. AURORA CATELANI, Soprano
Coro y Orquesta del Teatro Alla Scala de Milán.
Director orquestal: GIANANDREA GAVAZZENI
Antecedentes
Compuesta luego del fracaso de su ópera anterior IL CORSARO en Trieste, 1848, y antes de la ya pionera
LUISA MILLER de 1849, nuestra ópera de esta noche constituye uno de los triunfos más sólidos de
Giuseppe Francesco Fortunato Verdi, cuyo bicentenario de su nacimiento celebraremos esta noche y
durante el mes de octubre del corriente año. Al igual que tres de sus óperas anteriores, con claras
implicaciones políticas, NABUCCO en 1842, LOS LOMBARDOS EN LA PRIMERA CRUZADA de 1843 e
incluso ERNANI del año siguiente, LA BATALLA DE LEGNANO permanece hasta hoy día como la ópera
más patriótica de Verdi, concebida en plena euforia de los acontecimientos revolucionarios de mitad del
siglo XIX contra el dominio austríaco en Lombardía, y en particular en su capital, la ciudad de Milán.
Si bien Salvatore Cammarano tomara como base para su libreto una tragedia histórico-patriótica
ambientada en Francia, tanto músico como poeta aprovecharon la gran oportunidad que se les brindaba
de componer una ópera que resonara en los corazones del pueblo Lombardo, y exaltara a Italia en
forma patriótica.
La auténtica batalla de Legnano que constituye el marco histórico de nuestra ópera de esta noche tuvo
lugar el 29 de mayo de 1176 en la histórica región italiana de Lombardía, durante la guerra mantenida
entre el Sacro Imperio Romano-Germánico, conducido por Federico Barbarroja, contra las comunas del
norte italiano, que habían dejado sus rivalidades regionales de lado para unirse a la Liga Lombarda bajo
la tutela del Papa Alejandro III.
La guerra no representó en realidad un enfrentamiento entre dos naciones que aún no existían como
tales sino una prolongación del conflicto entre el Pontificado y el Imperio, y sus clases ejecutantes, los
Guelfos y los Gibelinos. Las tropas italianas obtuvieron finalmente la victoria, liberándose del yugo
germánico.
Nuestra representación de esta noche puede considerarse del todo histórica. En ella tendremos
nuevamente la presencia del tenor Franco Corelli y del barítono Ettore Bastianini, a quienes ya
disfrutáramos el pasado mes en ADRIANA LECOUVREUR de Francesco Cilèa. Corelli y Bastianini
encarnarán al guerrero veronés Arrigo y al capitán milanés Rolando respectivamente, roles que
originalmente fueron escritos para dos importantes cantantes del tiempo de Verdi, el tenor Gaetano
Fraschetti y el barítono Filippo Colini.
En el plano musical, LA BATTAGLIA DI LEGNANO presenta pasajes de gran inspiración como vemos ya
desde la propia obertura que expone el patriótico motivo Viva Italia, un sagrado pacto, que luego será
retomado por el coro al principio del primer acto. En dicho acto observamos además la cavatina de
entrada de Arrigo La pia materna mano, la romanza de Rolando Ah, abrázame con alegría y la de Lida
Cuántas veces como un don!
El segundo acto, de extremada brevedad como el cuarto posee sin embargo una gran concentración
dramática que se acentúa con la breve pero catártica presencia del Emperador Federico Barbarroja. Y a
pesar del dúo entre Rolando y Arrigo así como del cuarteto que lo sigue posteriormente, el acto entero
es en realidad un gran pasaje de conjunto.
El acto tercero presenta diferentes climas: Toda la primera escena en el subterráneo que es sede de los
Caballeros de la Muerte nos revela un Verdi dramáticamente nuevo, precursor de futuras óperas;
mientras que en la escena segunda es Rolando quien domina el drama. Su cavatina Si al nuevo día
luchando, la breve escena con el traidor Marcovaldo, un prisionero alemán y finalmente la cabaletta Ah,
desgraciadas almas del infierno! ponen de relieve la nobleza del personaje así como la ira que estalla en
su pecho.
Y por ultimo, el cuarto acto nos trae el desenlace de la tragedia, primeramente con la doble plegaria
Deus meus, pone illos ut rotam y Oh tú que despiertas al rayo! , en la que la voz de Lida se une a las de la
masa coral ; y finalmente con la gran escena que concluye la ópera apoyada en la bellísima frase de
Arrigo Quien muere por la patria no tiene alma culpable!
ARGUMENTO
La acción tiene lugar en la ciudad de Milán, los actos primero, tercero y cuarto, mientras que el acto
segundo transcurre en Como, todo durante el mes de mayo de 1176. Como era costumbre de la época,
cada acto posee un nombre.
ACTO PRIMERO: “ÉL VIVE!”
Escena Primera: Lugar cercano a la muralla de la ciudad de Milán.
Los soldados milaneses defienden su ciudad bajo el comando de su capitán, Rolando. Arrigo, un joven
soldado veronés a quien todos creían muerto en la batalla es ahora parte de la Liga Lombarda en su
campaña contra las fuerzas germánicas. En una bellísima aria este recuenta como su madre curó sus
profundas heridas. Habiéndose recuperado del todo y antes de partir Arrigo desea una vez más a su
amada Lida. Su colega, el propio Rolando lo reconoce atónitamente y ambos militares se abrazan. Las
tropas reunidas prestan juramento de defender a Milán contra los tiranos.
Escena Segunda: Junto a los baluartes de la ciudad.
Lida, quien habiendo sabido que Arrigo supuestamente había perecido en batalla es ahora la esposa de
Rolando, su gran amigo y compañero de armas.
Atemorizada por la perspectiva de la prolongación de la guerra esta teme por la vida de su esposo.
Marcovaldo, un prisionero alemán a quién Rolando otorga cierta libertad, le declara su amor
provocando la total repulsión de la joven.
Al escuchar la noticia de que Arrigo está vivo su amor por el parece haber renacido, como lo expresa en
su aria Ah, frénate corazón en el pecho.
Al ver a Lida como consorte de su amigo Arrigo queda decepcionado. Rolando es llamado por las tropas
y a solas ella trata de explicarle a Arrigo que fue decisión de su padre que ésta tomara por esposo a
Rolando ante su supuesta muerte. Declarándola una infiel, Arrigo huye de escena con el solo deseo de
morir en la batalla.
ACTO SEGUNDO: “BARBARROJA”
En la municipalidad de Como.
Los patrones de la ciudad se han reunido para escuchar las noticias de que Milán ha sido forzada a
pactar con las fuerzas invasoras. Arrigo y Rolando se presentan junto con los cónsules milaneses para
anunciar que un nuevo ejército ha tomado el norte de Italia y busca la ayuda de la ciudad de Como, ya
que esta se halla geográficamente entre Milán y el enemigo. Esperan así que Como intervendrá
apoyando la causa italiana.
Para estupor de todos se presenta el mismo Federico Barbirroja, proclamándose a sí mismo como El
gran destino de Italia y como su conquistador. Sus hombres han rodeado Milán y amenazan con
destruirla si ésta no se rinde. Los padres de Como se oponen a las órdenes del tirano alemán y todos
unen sus voces en un vigoroso ensamble que culmina con Barbarroja mismo enviando a Arrigo y a
Rolando de nuevo a Milán, reclamando la sumisión de la ciudad Lombarda.
ACTO TERCERO: “LA INFAMIA”
Escena Primera: De nuevo en Milán, en un recinto subterráneo debajo de la Basílica de San Ambrosio.
Arrigo, cediendo al fatal destino se une a La Compañía de la Muerte, un escuadrón de caballería italiano
cuyo objeto es liberar a las provincias norteñas de Barbarroja. Ante el Carroccio, una especie de altar
bélico con cuatro ruedas tirado por bueyes, empleado desde el año 1038 y rodeado por los más
valientes guerreros italianos, Arrigo jura ante los Caballeros de la Muerte librar a su patria de todos los
daños sufridos, prefiriendo perecer antes de sufrir una derrota o ser tomado prisionero.
Escena Segunda: Habitación en el castillo de Rolando.
Lida ha recibido la noticia de que Arrigo se ha unido a los Caballeros de la Muerte. Desesperadamente
trata de contactarse con él mediante una carta que entrega a su doncella, Imelda.
Cuando la doncella está por partir aparece de súbito Rolando para despedirse de Lida y se su pequeño
hijo, a quien pide ver antes de retirarse. Imelda rápidamente esconde la carta y desaparece. En un
conmovedor andante Rolando transmite a su hijo sus sentimientos de amor por su país, resaltando su
amor por la patria en sus líneas: “Dile que es de sangre italiana”.
Mientras tanto, Rolando nada sabe del juramento que ha prestado Arrigo, y pensando que permanecerá
a montar guardia en Milán pide a este que se ocupe de su familia en el evento de su muerte. Cuando
Rolando se dispone a partir Marcovaldo lo confronta con la carta secreta de Lida para Arrigo que ha
robado. Le dice que su honor ha sido mancillado y que Arrigo es un traidor. En la vibrante cabaletta que
mencionáramos anteriormente Rolando da rienda suelta a su ira, partiendo desesperado.
Escena Tercera: Otra habitación en la torre del castillo.
A solas, Arrigo reflexiona sobre el curso de los eventos. Llega Lida sorprendida de no haber recibido
respuesta a su carta. Se declaran su mutuo amor, pero Arrigo dice no haber recibido ninguna carta. Con
gran furia Rolando irrumpe en la habitación. Lida se esconde en el balcón mientras Rolando confronta a
Arrigo, diciéndole que sabe de su unión con los Caballeros de la Muerte. Abriendo la puerta del balcón
descubre a Lida, quien se declara la única culpable mientras ambos hombres discuten. En un arrebato de
ira, Rolando sale de escena cerrando con llave la puerta del recinto. Mientras él conducirá a sus tropas a
la batalla, Arrigo solo podrá con deshonra contemplar la escena desde el balcón. Ese será su castigo: La
Infamia. No pudiendo tolerar la situación, Arrigo se lanza desde el balcón a las aguas del río gritando:
Viva Italia! , mientras Lida queda desesperada.
ACTO CUARTO: “MORIR POR LA PATRIA”.
Una plaza en Milán.
El pueblo italiano se ha reunido, entonando junto con los ministros religiosos un cántico de súplica,
pidiendo a la Virgen María que les conceda la victoria.
Imelda asegura a Lida que Arrigo ha sido visto escapando del campo de batalla.
Lida reza por el bienestar de ambos hombres. En ese momento se escucha un himno de victoria. Los
oficiales que van llegado confirman el triunfo de las tropas italianas sobre los invasores. Declaran
además que Barbarroja fue ultimado por la propia mano de Arrigo.
De pronto se presenta un grupo de soldados, entre ellos varios miembros de los Caballeros de la
Muerte. Mortalmente herido, Arrigo es llevado a la plaza junto a la catedral. Cuando Rolando se le
acerca, éste jura que Lida es pura y que nada ha tenido lugar entre ellos. El matrimonio le ofrece su
perdón.
Con sus últimos suspiros, el joven Arrigo cae muerto sujetando contra su pecho el estandarte italiano. La
patria ha sido salvada.
Descargar

LA BATTAGLIA DI LEGNANO (LA BATALLA DE LEGNANO) Reparto