El Perdón de Dios
Creer que Dios perdona nuestro pecado no siempre es fácil. Pero si usted ha entregado
sinceramente su vida a Jesús y confía solo en Él para su salvación, entonces, Dios ha prometido
perdonarlo; y Él no puede mentir. La Biblia dice: “Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado
vida eterna, y esa vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida…” (1 Juan 5:11-12, NVI).
¡Esto lo incluye a usted! La clave es no depender de sus sentimientos, sino de los hechos; el hecho
de la muerte y la resurrección de Jesús por usted, el hecho de que usted se ha entregado a Él, el
hecho de que Dios prometió perdonarlo. Los sentimientos y las emociones van y vienen, y pueden
engañarnos.
Los hechos de la Palabra de Dios, sin embargo, no cambian. Puedes confiar en ellos. No se
concentre en lo que siente, sino en Jesucristo y en lo que Él ha hecho por usted. Imagine, por un
momento, que usted tiene un pariente muy rico, y un día recibe un llamado de un abogado que le
dice que esa persona murió y le ha dejado una herencia de un millón de dólares. ¿Qué haría usted?
Podría decir: “Oh, esto no puede ser verdad”, pero… ¿sería sensato hacerlo? En cambio,
probablemente, usted aceptaría por fe lo que el abogado le dice, y comenzaría a actuar en
consecuencia. En un sentido mucho mayor, Jesucristo le ofreció un regalo – el regalo de la
salvación – y usted lo aceptó. Ahora, ¡actúe en consecuencia! Comience dándole gracias por
salvarlo y perdonarlo, luego, trate de vivir para Él cada día.