EDHASA
702 PÁGINAS
39 EUROS
María
Antonieta
de Austria
Mi testamento
Traducción de Juan
Max Lacruz
Bassols
FUNAMBULISTA
122 PÁGINAS
14,95 EUROS
Benedetta
Craveri
María
Antonieta
y el escándalo
del collar
Traducción de
María Condor
SIRUELA
115 PÁGINAS
9,90 EUROS
EVA MUÑOZ
Edhasa, Funambulista y Siruela coinciden estos días en las librerías con novedades sobre la reina francesa, tres libros
de carácter diverso que proporcionan
distintas aproximaciones a la que fuera
la esposa de Luis XVI. Biografía, testamento y narración de uno de los episodios más significativos de la vida de María Antonieta, pueden leerse como textos complementarios que arrojan luz sobre uno de los personajes más controvertidos y mitificados de la historia moderna. María Antonieta (1755-1793) era hija
del emperador Francisco I de Austria y
la emperatriz María Teresa. Con apenas
catorce años y escasa instrucción fue enviada a Versalles para desposar al delfín
Luis Augusto en un matrimonio destinado a sellar una alianza entre Austria y
Francia que despertaba recelos en la corte francesa. A su llegada se encontró por
esposo a un adolescente acomplejado e
indeciso que tardó siete años en consumar el matrimonio. Estos son los antecedentes del drama que narra Antonia
Fraser en su biografía María Antonieta.
La última reina. Drama, en verdad, puesto que su vida se desarrolló en cierto modo bajo los focos, en una corte entregada
a la exhibición pública más fastuosa,
máxima y sofisticada expresión del rito
y la ceremonia consustanciales a la monarquía en el Antiguo Régimen.
María Antonieta fue no obstante adorada y aclamada, primero como delfina
y luego como reina consorte de Luis
Retrato de María Antonieta con traje de cacería
EDHASA
XVI. Pero la austriaca, extranjera y mujer, era la perfecta candidata para convertirse en el chivo expiatorio de la monarquía francesa en tiempos prerrevolucionarios. A las críticas por la falta de
descendencia y una vida dada al placer
y el lujo que no era privativa de ella sino
de toda la corte, se unieron las que la tachaban de adúltera, lesbiana y manipuladora, atribuyéndole una influencia po-
lítica sobre el rey que no tuvo, si acaso,
en los últimos años de su vida; atributos
que no eran sino los que caracterizaban
al estereotipo de mujer perversa en que
los libelistas de la época la convirtieron.
Expresivo de ello es uno de los textos
que recoge otro de los libros. Mi testamento reúne tres valiosos documentos
históricos traducidos por primera vez al
castellano: la requisitoria del acusador
público Fouquier presentada ante el tribunal revolucionario que condenó a María Antonieta a la guillotina; el supuesto
testamento-confesión de la reina dictado horas antes de ser guillotinada y recogido por un revolucionario sans culotte
y, por último, la carta que escribió a su
cuñada Isabel antes de ser conducida al
cadalso y que hoy permanece como el auténtico testamento de María Antonieta.
No hay duda del valor histórico de la requisitoria ni de la carta manuscrita. Esta última, además, es moralmente admirable. Sin embargo, el documento a todas luces falso –el supuesto testamentoconfesión– es en cierto modo el más interesante. Lo es desde el punto de vista literario y, según se apuntaba más arriba,
ejemplo de una fecunda tradición misógina que sin duda alcanzó con María Antonieta uno de sus hitos.
El affaire du collier, pese a sus tintes
de ópera bufa, es uno de los episodios de
la biografía de María Antonieta que mayor trascendencia política tuvo. Recogido por Benedetta Craveri en la breve
obra María Antonieta y el escándalo del
collar, presenta con una prosa ágil y rigurosa una reconstrucción del suceso al
tiempo que ofrece valiosos apuntes que
lo sitúan en su dimensión política. Y es
que este affaire tuvo el efecto de “cristalizar la oposición nobiliaria que se había
ido desarrollando en el transcurso de todo el siglo y, peor aún, provocar la alianza entre aristocracia, magistratura y
pueblo contra el trono. La monarquía
(...) se encontraba con una situación nueva y para ella incomprensible”. Y es que
la monarquía “había perdido su aura”,
lo que es lo mismo que decir que estaba
herida de muerte. También señala Craveri cómo estudios recientes han puesto
de manifiesto “las complejas estrategias
políticas que habían hecho de la calumnia, elevada a sistema, el caballo de Troya para expugnar el bastión de la monarquía. Y en el caso de la esposa de Luis
XVI, la indignación de los hombres nuevos se aprovechó de la imaginación po-
Lo tenía todo para ser
el chivo expiatorio de
la monarquía francesa
en tiempos
prerrevolucionarios
pular y utilizó sin empacho los lugares
comunes más rancios de la tradición misógina judeo-cristiana”. Los “hombres
nuevos”, en fin, no eran tan nuevos.
El escándalo del collar se produjo entre 1785 y 1786. Tres años más tarde, estallaba la revolución. Fraser dedica el último tercio de la biografía a los últimos
cuatro años de la vida de María Antonieta, deteniéndose en la evolución de
los largos y crueles años revolucionarios. Es el periodo más interesante de la
vida de la reina o, en todo caso, el que
revela su perfil menos conocido, radicalmente opuesto a la frivolidad de los
primeros tiempos de vida versallesca.
Presa junto al rey y sus dos hijos, abandonada por su familia austriaca, atacada moral y físicamente, sucesivamente amenazada de muerte y finalmente
condenada a la guillotina en un proceso
que dio muestras de un ensañamiento
que no hubo con Luis XVI, María Antonieta se comportó con una dignidad,
una generosidad y un valor ejemplares.
MÁS INFORMACIÓN EN ‘PANTALLAS’
ESCRITURAS
Miércoles, 7 febrero 2007
Antonia Fraser
María
Antonieta.
La última reina
Traducción de
Roser Vilagrassa
Culturas La Vanguardia
Pobre María Antonieta
La biografía de Antonia Fraser ha sido uno de los textos de referencia que ha
utilizado Sofia Coppola para elaborar el
guión de su filme María Antonieta. Es
absurdo comparar ambas obras. Las intenciones de una y otra parecen radical,
y legítimamente, distintas. La biógrafa
Antonia Fraser, reconocida en Gran
Bretaña por la Historical Association y
editora de la prestigiosa colección
Kings and Queens of England, parece
querer reconstruir la vida de la reina
con el mayor rigor histórico posible y rehabilitar su figura, sin por ello caer en
su glorificación. A la realizadora Sofia
Coppola no le interesa la reconstrucción histórica de los hechos sino alumbrar una obra de creación a partir de
aquellos elementos de un personaje y un
ambiente que entroncan con su ámbito
de intereses. Sin embargo, esta sutil narradora de los tiempos muertos, que alcanza en sus anteriores filmes una intensidad memorable, pudiéndosela considerar una poeta de lo fútil, no llega a trascender aquí la superficie de las cosas. |
15
Biografía El reciente estreno de la película de Sofia Coppola ha
despertado el interés editorial por la vida de la controvertida y mitificada
reina del Versalles más frívolo. Comentamos tres valiosos libros