Cómo causar una buena impresión
Conoce los secretos de los expertos en comunicación para que puedas
conquistar a clientes e inversionistas desde la primera cita.
Por R. James y B. Gómez
Si el tiempo es oro, lo es aún más para los emprendedores que, en pocos minutos,
deben convencer a posibles inversionistas o clientes de apostar por su negocio o proyecto.
Y el contacto directo de “persona a persona” continúa representando una opción más
efectiva y de bajo costo.
¿Pero cómo asegurarte de que estás enviando el mensaje correcto? ¿Cómo lograr
que la gente te haga caso sin molestarla, aburrirla o confundirla? Lillian Bjorseth, asesora
en comunicaciones y autora del libro Contacto a fondo (Breakthrough Networking),
asegura que la gente saca muchas conclusiones sobre un individuo con sólo mirarlo durante
10 segundos, incluso antes de que hable.
Por eso, previo a presentarte ante un posible inversor, cliente o socio toma en cuenta
estos puntos que son esenciales para causar una buena primera impresión y úsalos a tu
favor:
Lenguaje corporal.
No importa qué tipo de ropa uses o el nivel de presentación que hagas, si tienes una
mala postura o una posición corporal negativa todo tu trabajo se puede venir abajo. Para
proyectar una buena imagen, Bjorseth recomienda:
1) Cuando entres a una habitación "aduéñate" de tu espacio, plantando los pies con
unos 15 ó 20 centímetros de separación, uno ligeramente más adelante que el otro. No es
cuestión de llegar a un lugar y derrochar felicidad, sino de sentirse seguro y estar bien
ubicado.
2) Una vez establecido el contacto visual con la otra persona, una sonrisa puede
crear un ambiente optimista y positivo. Pero lo más importante es mirar a los ojos a tu
cliente el 85% del tiempo que dure la conversación. Esto te ayudará a ganar su confianza y
demostrará que realmente estás interesado en lo que la otra persona tenga que decir. Evita
bajar la mirada más allá del tabique de la nariz.
3) Ten en mente una "tarjeta de presentación verbal", es decir, un resumen rápido de 30 palabras- que explique quién eres y lo que puedes hacer por tus clientes. Bjorseth
recomienda que te concentres en los beneficios de tu oferta más que en tu cargo o hasta que
en el nombre de la compañía. "Asegúrate de que te recuerden por encima de otras personas
que se dedican a lo mismo que tú", aconseja.
4) Evita cruzarte de brazos, bostezar, morderte los labios y jugar con plumas,
lápices, etcétera. Todos estos movimientos envían señales contraproducentes como
aburrimiento, ansiedad, resistencia a nuevas ideas y nerviosismo. Mantén una postura
confiada y segura pero que no sea arrogante.
Actitudes
Existen ciertas actitudes que pueden resultar sumamente negativas en el momento de
presentar tu negocio ante un cliente o inversionista. Uno de los aspectos primordiales que
debes cuidar es la puntualidad. Siempre llega al menos 15 minutos antes y toma en cuenta
el tráfico y la distancia al lugar de la cita; nunca debes dejar a alguien esperando.
Del blog del L.A. José Francisco Pedronni Luna
Aunque pareciera obvio, otro punto que debes considerar es que pongas tu celular
en silencio o que lo apagues. No hay nada más molesto que estar conversando con alguien
y que su teléfono suene constantemente y, peor aún, que lo conteste en plena junta a pesar
de que “sólo tome unos segundos”.
En el momento de entablar una conversación con tu contraparte recuerda que lo
elemental es escuchar. Evita interrumpir a la otra persona, a pesar de que sientas la
necesidad de explicar algo o corregir algún dato. Ya vendrá tu momento de hablar.
Conversación inteligente.
"Luego del apretón de manos, la clave de un primer encuentro exitoso está en
simples habilidades para conversar", dice Rosalie Maggio, autora de Cómo decirlo (How to
Say It) y El arte de hablar con cualquiera (The Art of Talking to Anyone). "Estar demasiado
pendiente de uno mismo es la manera más rápida de morir, como el pez por su propia
boca", agrega.
Recuerda que todo gira alrededor de la otra persona. Entonces, ¿cómo concentrarte
sólo en ella? Conversar un poco resulta apropiado casi en cualquier contexto. "Cuando
acabas de conocer a alguien, hablar con esta persona debe recordarte a un partido de tenis,
en el cual cada participante está en posesión de la pelota antes de devolvérsela al otro",
explica la experta.
El problema es que muchas personas confunden esta metáfora y ven la conversación
"como si se tratara de un juego de golf, deporte en el que te la pasas pegándole a tu propia
pelota una y otra vez". Así que si has hablado más de un minuto, ¡cede la palabra de
inmediato!
No importa si se trata de una cita formal o de un encuentro improvisado -por
ejemplo, en una feria comercial-. Maggio recomienda que hagas un reconocimiento a la
otra persona, ya sea su habilidad para los negocios, su labor altruista o su buen gusto para
elegir zapatos. "Siempre y cuando los elogios sean breves, sinceros y específicos". De esta
manera, el sentimiento que despierten perdurará mucho después de que las palabras hayan
sido olvidadas.
Modulación de la voz.
Sandra McKnight, propietaria de los estudios Voice Power afirma que el tono de tu
voz es una parte fundamental de la imagen que proyectas. "En una conversación cara a
cara, la otra persona primero te mira, luego escucha el tono de tu voz y después pone
atención a tus palabras".
Las personas que hablan de manera monótona son poco inspiradoras y quienes
utilizan un tono demasiado bajo parecen inseguros. El problema más común es hablar
deprisa, pues el mensaje pierde fuerza y puedes parecer ansioso. "No se trata de saturar de
información, sino de comunicar y de hacerte entender", dice McKnight.
Para asegurarte de que hablas a la velocidad correcta, lee un libro en voz alta
durante 60 segundos. Cuando el tiempo se agote, regresa al punto donde comenzaste y
cuenta las palabras que acabas de leer. El ritmo ideal es de unas 145 palabras por minuto;
sin embargo, ten en cuenta que probablemente hablas más rápido de lo que lees.
Vestimenta
Aunque en realidad la forma de expresarte y el lenguaje no verbal son primordiales, la ropa
Del blog del L.A. José Francisco Pedronni Luna
que uses para este tipo de citas también habla mucho de ti y de lo que esperas
conseguir. ¿Pero cómo saber si estás sobrevestido o demasiado fachoso?
Expertos en imagen recomiendan que uses prendas en las que te sientas cómodo y
seguro. Es poco común ver a los emprendedores con traje y corbata, puesto que no reflejan
su habilidad y personalidad única.
Una buena opción es el estilo casual adecuado, es decir, mezclar prendas
informales como jeans, camisetas e incluso tenis, con un saco de buen corte, de preferencia
azul marino o gris, que combine con el resto del look. También debes cuidar mucho tu
presencia, no sólo en la vestimenta sino también en la higiene. Siempre ten las uñas
cortadas y limpias y recuerda cuidar tu pelo y barba. Si eres mujer, evita ponerte demasiado
maquillaje, usar tacones muy altos y que tu perfume sea demasiado dulce.
Tarjetas de presentación.
Los empresarios están conectados todo el tiempo. Sin embargo, las tarjetas de
presentación siguen siendo un medio efectivo para hacer networking y presentarte ante un
posible inversionista o cliente. Por eso es esencial que aproveches al máximo este pedazo
de papel y lo conviertas en un elemento atractivo que llame la atención de la persona a
quien la entregaste.
Recuerda que seguramente conseguirá numerosas tarjetas, por lo que para que la
tuya destaque de entre las demás te recomendamos: poner tu información de contacto
(elige sólo aquellas opciones donde seguramente te encontrarán, incluyendo las redes
sociales), elegir elementos visuales llamativos -como imágenes o fotografías- y un call to
action o invitación a ponerse en contacto contigo.
7 claves para vestirte bien
No necesitas ser un experto en moda para lucir profesional. Sigue estos
consejos para tener una imagen que te ayude a impresionar.
Por Jacqueline Whitmore
Los emprendedores ocupan muchas horas en su educación y networking, tomando
talleres, clases y prácticamente cualquier cosa que los ayude a mantenerse competitivos.
Sin embargo, la mayoría deja al margen su imagen física.
Nunca subestimes el poder de tu imagen. Cuando te vistes de manera profesional y
demostrando seguridad se crea una gran diferencia. En cambio, cuando te vistes de forma
descuidada envías un mensaje de que tu confort es más importante que tus clientes,
inversionistas, socios y empleados.
Sí, lo importante es lo de adentro; pero, tristemente, no funciona así el mundo de los
negocios. Todos los seres humanos hacemos juicios rápidos de las personas con las que
interactuamos a lo largo del día. Y tu apariencia contribuye a las opiniones de los demás
sobre ti.
A continuación te compartimos siete consejos para proyectar una imagen
profesional (y ganadora) en el trabajo:
1. Evita las arrugas y la falta de botones. Inspecciona tu ropa con regularidad y cuélgala
o guárdala inmediatamente después de usarla. Si notas que le falta un botón, cóselo o
llévalo a la sastrería.
Del blog del L.A. José Francisco Pedronni Luna
2. Mantén tu ropa y zapatos en buenas condiciones. Hazte amigo de tu tintorería,
zapatería y sastrería local. Los detalles son los que hacen la diferencia entre tú y tus
competidores.
3. Cuida tus uñas. Todo el mundo observa las manos. Mantén tus uñas limpias y cortadas.
Las uñas son un indicador de que prestas atención al detalle, también en el trabajo.
4. No escatimes en los zapatos. Sólo tienes un par de pies, así que compra los mejores
zapatos que permita tu presupuesto. Asegúrate que tu calzado siempre esté limpio y
boleado. Si los tacones o las plantas están maltratados, repáralos. Para los hombres, es
recomendable que compren hormas de madera que ayudarán a mantener la forma del
calzado y a controlar el olor y absorber la humedad.
5. Presta atención a tus accesorios. Invierte en accesorios útiles y de alta calidad. Siempre
lleva contigo un buen bolígrafo, un maletín o portafolio, y una funda de piel para tu tablet o
notepad.
6. Ten un buen saco a la mano. Cuando usas un saco parece que estás listo para los
negocios. Guarda un saco de color oscuro en tu oficina o en tu auto. Te servirá en caso de
que te llamen a una presentación importante o a una reunión inesperada con un cliente.
7. Vístete para la comodidad de tus clientes, no para la tuya. Evita las prendas muy
apretadas, cortas, flojas o demasiado reveladoras. Si no estás seguro de que algo es
apropiado, simplemente no lo uses. Si no te queda bien una prenda, dónala.
Proyecta una imagen ganadora
Tu apariencia física será uno de los determinantes para concretar un negocio.
Aprende a sacarle provecho.
Por Marisol García Fuentes
En los negocios no basta con tener un buen producto o servicio. Para ser exitoso
también es indispensable que cuentes con una excelente imagen personal y profesional. Los
expertos aseguran que la imagen también vende.
Atrás quedaron aquellas imágenes que relacionaban a un vendedor con un hombre
(jamás mujeres) enfundado en un traje pasado de moda. En la actualidad cada vez hay más
representantes del sexo femenino que se desempeñan en estos ámbitos. Por ello, deben
aprender a usar su imagen para impulsar a su empresa hacia la consolidación y crecimiento.
De acuerdo con David Navarro, director general de Imagen Excellence Consultores
(www.imagenexcellence.com), expertos en creación y proyección de imagen pública de
empresas, marcas y altos ejecutivos, la imagen pública cobra cada vez más relevancia.
Además, cada vez la mujer gana más terreno en estos ámbitos.
Del blog del L.A. José Francisco Pedronni Luna
“Cuando una mujer negocia va más allá de la creación de relaciones de poder y
jerarquía mediatas. Ella busca establecer relaciones de largo plazo y por esta razón la
imagen que proyecte es determinante tanto para lograr una buena impresión de sí misma,
como del producto y la empresa que representa”, sostiene el experto.
Es por esta razón por la que los hombres de negocios y en especial las mujeres
deben invertir en su imagen pública, que se refiere al conjunto de elementos que refleja
quién eres y cuál es la misión y visión de tu compañía. El experto explica que un cliente no
le compra a una empresa, sino a una persona, ya sea su representante o vendedor. “La
primera impresión en los negocios es determinante para saber si continuamos negociando o
no”, dice Navarro.
Los secretos de la imagen femenina
Para sacar el máximo provecho a su imagen personal como mujer sigue los
siguientes consejos.
1. Define tu esencia como mujer. Recuerda que al ser la cabeza de tu negocio estarás
dándole una personalidad a tu marca a través de tu personalidad.
2. Identificar tus atributos físicos y sacarle el mejor partido. Cuando la mujer sabe su
proporción de talle y piernas puede combinar mejor y usar las prendas que más le
favorecen.
3. Reconoce tus características físicas. Hay siete tipo de siluetas femeninas, identificando
cuál eres podrás combinar mejor los accesorios y prendas. Además debes aprender a
conocer tus proporciones físicas, así podrás utilizar los accesorios, bolsas o estampados que
mejor queden.
4. Conoce la forma de tu cara. Es determinante para reconocer el corte de pelo que te
favorece. Con ello lograrás estar arreglada más rápidamente en las mañanas y conseguirás
destacar tu rostro.
5. Determina tu estación de color. No tienen que ver con las estaciones del año, sino que
se relaciona con tu color de cabello, ojos y piel y con ello sabrás si te van mejor los colores
fríos o cálidos.
6. Identificar tu estilo. Existen siete tipos básicos: natural, clásico, elegante, romántico,
creativo, seductor y dramático. Al reconocer a cuál perteneces descubrirás que usando lo
que mejor te queda no hará falta que busques parecerte a nadie más para tener éxito.
Del blog del L.A. José Francisco Pedronni Luna