O.J.D.: 6095
E.G.M.: 61000
Tarifa:BATALLA
2670 €
POR
Área:
1312 cm2 - 150%
Fecha: 07/05/2014
Sección: AL DIA
Páginas: 2-3
DIARIO JAÉN. MIÉRCOLES 7 DE MAYO DE 2014
AL DÍA | 2 |
LA CUSTODIA COMPARTIDA
AGUSTÍN MUÑOZ/DAVID CABEZAS
Aunque el aval del Supremo
a la custodia compartida ha
conseguido que se empiece
a cambiar la tendencia, Jaén
se encuentra a la cola en la
comunidad en cuanto a las
que se logran por vía judicial
y también por mutuo acuerdo
DERECHOS. Pedro Latorre consiguió tiempos equitativos con sus hijos en 2009, pero no la compartida.
LUCHA
Los padres
se niegan a
ser simples
visitadores
PEDRO DÍAZ PIÑA
“Todo
depende
del clima
familiar”
NURIA LÓPEZ PRIEGO
omo una madre, no hay
nada, pero no se puede
anular la figura del padre
en ningún momento”. Antonio Ramírez es el nombre ficticio de uno de los
pocos jiennenses que puede jactarse de haber conseguido la custodia compartida de su hija a través
de un contencioso-administrativo.
No se atreve a dar su nombre y,
mucho menos, a aparecer con su
fotografía, porque asegura: “Estoy
todavía asustadillo”. Después de
un año separado, hace dos logró
en sala judicial lo que, para muchos padres, es un hito: ser algo
más que un mero visitador de su
hija; ser corresponsable de su educación; “poderle contar un cuento por la noche”, simplifica. “La
custodia compartida en sentencia
no garantiza que la madre no vaya
a pedir un cambio de condiciones”
—apostilla Manuel Gámez, desde
la Asociación de Madres y Padres
por la Custodia Compartida de
C
Jaén— y tiene miedo a que pueda
cambiarle la suerte.
Antonio Ramírez forma parte
del exiguo 5% de jiennenses que,
en 2012, consiguió la custodia
compartida. El dato es del Instituto Nacional de Estadística y
sitúa a Jaén en el penúltimo puesto de la cola en cuanto a las concedidas en Andalucía. Pero “¡ojo!”
—advierte el vicepresidente de la
Federación Andaluza para la Defensa de la Igualdad Efectiva
(Fadie), José Domingo Jiménez—
no diferencia entre las que se obtienen de mutuo acuerdo, que son
una mayoría, y las que se logran
por la vía judicial.
Mientras que, en comunidades
autónomas, como Valencia, el porcentaje de custodias compartidas
avalado con sentencias alcanza ya
el 40%, y la media nacional ronda
el 14,6%, en la provincia jiennense, “las que se piden se conceden
en un 5% de los casos”, insiste Jiménez. Y el motivo —subraya el
presidente de Fadie, José Antonio
Caparrós— es la “mentalidad arcaica” que impera entre los agentes del
poder judicial. “Los jueces —lamenta— siguen siendo totalmente reacios a la custodia compartida y ello
no solo choca con la plena igualdad y el derecho de la mujer a incorporarse a la vida laboral, sino
que rompe con los del hombre y
también con los del menor”.
Aunque, en 2005, se modificó la
ley de divorcio y se dio entidad jurídica a la custodia compartida,
desde la asociación jiennense,
Pedro Latorre, critica: “Hasta hoy,
la mayor parte de las sentencias no
vienen motivadas”. Eso deja la resolución de los casos a merced de
la subjetividad de los magistrados
y —apunta Jiménez—: “En una sociedad patriarcal, en la que prevalece la mentalidad arcaica de que
solo las madres son las que deben
hacerse cargo del cuidado de los
hijos, los jueces se inclinan todavía por conceder la custodia monoparental a las madres”. En ocasiones, sin escuchar siquiera al pro-
PSICÓLOGO
—Como experto en casos de Psicología jurídica, ¿qué criterios
son recomendables para conceder una custodia compartida?
—Que los padres estén comprometidos en que la custodia funcione,
que sepan diferenciar los roles de
padres y de pareja, que prioricen
las necesidades de los hijos y que
quieran cooperar. Si los padres no
se hablan, no es recomendable.
—¿Cuándo no sería factible?
—Si hay antecedentes de violencia familiar, adicción, algún tipo de patología mental o que no sepan diferenciar entre el rol de pareja y el de padres no lo es, aparte de que no se
puede imponer la custodia conjunta.
Por eso, no hay ninguna guarda y custodia mejor o peor que otra. Todo depende del clima familiar y de pareja.
—Jaén está a la cola de Andalucía en la concesión de custodias
compartidas en contencioso. ¿A
qué cree que se debe?
—Hay que dejar claro que los padres no es que tengan el derecho,
sino la obligación de ejercer la paternidad. A lo mejor, quieren hacerlo de una forma más implicada con
los hijos, pero es fundamental que
los progenitores se lleven bien. Si
la custodia compartida se pide después de un litigio, es poco recomendable porque no se ha llevado bien
el proceso. Por eso, creo que los jueces calibran mucho cada caso.
O.J.D.:
E.G.M.:
Tarifa:
Área:
6095
61000
2670 €
1312 cm2 - 150%
Fecha: 07/05/2014
Sección: AL DIA
Páginas: 2-3
DIARIO JAÉN. MIÉRCOLES 7 DE MAYO DE 2014
BATALLA POR LA CUSTODIA COMPARTIDA | 3 | AL DÍA
FUTURA LEY. UN
ANTEPROYECTO
MUY ESPERADO
■ Es “consciente” de que “hay
muchos padres que no solicitan la
custodia compartida”, pero el vicepresidente de la Federación Andaluza para la Defensa de la Igualdad
Efectiva (Fadie) se pregunta: “¿Y
para los que la queramos? ¿Se nos
mete a todos en el mismo saco?”.
Según José Domingo JIménez, la
concesión de una custodia compartida es ventajosa, fundamentalmente, para el menor: “No se
queda huérfano de uno de los progenitores. Tiene una relación cordial, afectiva y equitativa con los
dos, porque, algunas veces, los niños piensan que los padres son visitadores, y ahí hay un conflicto
porque se produce una brecha anímica que puede derivar en problemas en el desarrollo afectivo de los
niños, que sienten que les falta uno
de sus pilares”. La custodia compartida es —para el representante
de Fadie— “lo más parecido a la
situación que han vivido los niños
antes de la ruptura de sus padres”,
y que no se conceda —añade,
desde la asociación provincial, Manuel Latorre— contraviene la Convención de Derechos del Niño “a
tener un padre y una madre”.
■ Han recogido miles de firmas y
han promovido mociones de
apoyo en los plenos municipales
de todos los colores políticos.
Desde que, en 2008, se fundó la
asociación nacional por la custodia compartida, padres y madres
separados han hecho un “esfuerzo titánico” por la custodia
compartida. “Hemos estado en
sede parlamentaria y el resultado
de esa presión social e institucional —destaca, desde el colectivo
jiennense, Pedro Latorre— es la
que ha hecho que los jueces cambien su praxis, que haya jurisprudencia —con sentencias del Supremo a favor dictadas el año
pasado— y con un anteproyecto
de ley” que se presentó antes del
verano pasado y en el que están
puestas muchas esperanzas. “Establece la custodia compartida
como regla”, valora el fiscal de
Familia de la Audiencia Provincial,
Cristóbal Fábrega, que también
advierte de que sus sombras: “El
juez puede establecer la custodia
compartida, incluso, cuando ninguno de los dos progenitores lo
pida, simplemente por hacer prevalecer el interés del menor”.
genitor, como le ocurrió a Javier
García Merino.
Padre de dos hijos a los que se
enorgullece de haber “estado dedicado siempre”, porque, “durante sus
primeros años de vida”, él estaba en
paro y su exmujer trabajaba, el pasado enero se celebró el juicio sobre
su custodia. Quería la compartida
porque esta facilita que “todo esté
consensuado”, dice. El padre deja
de ser el “mero visitador” en el que
se convierte cuando la guarda recae
en la madre y, además, implica condiciones económicas equitativas.
Pero, cuando llegó la hora de la verdad, en “una hora y pico” de juicio,
todo lo que había hecho y sigue haciendo por sus hijos se quedó en
nada. “La abogada de mi exmujer
es su propia madre y no me llamó
a declarar. No me dejaron hablar”,
recuerda, con impotencia.
Se sintió “avasallado”, “aplastado”, “pisoteado”, pero, “a raíz” de la
sentencia denegatoria, “cansado de
que la realidad no se viera”, puso
en marcha devisitaconmipadre. Un
blog con el que intenta “visibilizar”
cómo cuida de sus hijos, pese a que
carece de su guarda y custodia. Judicialmente, subraya que no tiene
ninguna influencia —los jueces valoraron, el miércoles pasado, su
recurso de la sentencia y no alberga esperanza alguna en que la situación cambie—, pero, “al menos”,
espera que la “presión social”
haga que su exmujer recapacite.
No muy diferente es el caso del
ubetense Pedro Latorre. Divorciado en 2005, logró un régimen de
visitas “amplio” y, en 2009, llegó
a un acuerdo con su exmujer.
Pero, a nivel jurídico, recuerda que
no es lo mismo y aclara que lo consiguió a costa de importantes concesiones económicas. Disfruta de
sus hijos, pero reflexiona: “Si un
minuto antes del divorcio, el
padre, que es corresponsable de
la educación de los hijos, lo ha
hecho bien, ¿por qué, después, es
sospechoso de todo y tiene que demostrar que es competente, incluso, con informes psicosociales?”.
AGUSTÍN MUÑOZ
JURISPRUDENCIA.
EL DERECHO
DEL MENOR
VOZ. A través del blog devisitaconmipadre, Javier García trata de que se visibilice la relación con sus hijos.
Descargar

Los padres se niegan a ser simples visitadores