MAGISTRADO PONENTE DOCTOR HÉCTOR MANUEL CORONADO
FLORES
El 13 de julio de 2009, se recibió en la Secretaría de la Sala de Casación
Penal el expediente contentivo del conflicto de competencia, de no conocer,
suscitado entre el Tribunal Militar Quinto de Control del Circuito Judicial Penal
Militar, con sede en Maracay, Estado Aragua y el Juzgado Quinto de Control del
Circuito Judicial Penal del Estado Aragua, con relación a los hechos acaecidos el
día 09 de agosto de 1995, en los que resultó muerto el ciudadano Juan Ramón
González Abreu, supuestamente por los ciudadanos acusados General de Brigada
Wilsson Ricardo Marín Leal, con cédula de identidad N° 9.162.762 y el
Sargento Mayor de Primera Adolfo José Alastre Tovar, con cédula de identidad
N° 7.267.522.
En esa misma fecha, 13 de julio de 2009, se dio cuenta de la presente
causa y se designó ponente al Magistrado Doctor Eladio Ramón Aponte
Aponte. En fecha 21 de julio de ese mismo año, de conformidad con el artículo
20 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, se reasignó la ponencia
al Magistrado Doctor Héctor Manuel Coronado Flores, quien con tal carácter
suscribe la presente decisión.
La Sala, a los fines de resolver el conflicto de competencia planteado,
observa:
COMPETENCIA DE LA SALA
El Código Orgánico Procesal Penal regula el modo de dirimir la
competencia, específicamente, el artículo 79 del citado texto adjetivo establece
que los conflictos de competencia que se susciten entre tribunales, deberán ser
resueltos por “la instancia superior común”, y agrega que “Si no hubiere
superior común conocerá el Tribunal Supremo de Justicia”.
Por su parte, la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, en el
numeral 51 del artículo 5, dispone que: “Es de la competencia del Tribunal
Supremo de Justicia como más alto Tribunal de la República:… 51.- Decidir los
conflictos de competencia entre tribunales, sean ordinarios o especiales, cuando
no exista otro tribunal superior y común a ellos en el orden jerárquico,
remitiéndolo a la sala que sea afín con la metería y naturaleza del asunto
debatido…”; y agrega el primer aparte del referido artículo 5: “En los casos
previstos en los numerales 47 al 52 su conocimiento corresponderá a la Sala afín
con la materia debatida”.
En el presente caso se ha suscitado un conflicto de competencia de no
conocer, entre un Juzgado Militar Quinto de Control del Circuito Judicial Penal
Militar del Estado Aragua, con sede en Maracay, y un Juzgado de Primera
Instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Aragua;
por lo que ambos Juzgados pertenecen al mismo ámbito territorial, son de igual
categoría, pero tienen distintas competencias, uno en materia penal militar
(especial) y otro en materia penal ordinaria; por lo que no existe un superior que
sea común a ellos que pueda resolver el conflicto suscitado entre ambos.
En consecuencia, corresponde a la Sala de Casación Penal la resolución
del conflicto de competencia de conocer suscitado en el presente caso.
ANTECEDENTES DEL CASO
El presente proceso penal se inició en fecha 5 de septiembre de 1995,
cuando el Juzgado Militar Segundo de Primera Instancia Permanente de
Maracay, decretó la detención judicial de los ciudadanos Capitán (AV) Wilson
Ricardo Marín Leal y el Aerotécnico de Tercera (AV) Adolfo José Alastre
Tovar, por la presunta comisión del delito de homicidio calificado, previsto y
sancionado en el artículo 408, numeral 1 y 426 del Código Penal vigente para ese
momento.
En fecha 13 de octubre de 1995, los mencionados ciudadanos
interpusieron recurso de apelación contra el referido auto de detención.
En fecha 6 de mayo de 1996, el Consejo de Guerra Permanente de
Maracay revocó el auto de detención dictado por el Juzgado Militar Segundo de
Primera Instancia Permanente de Maracay, en cuya oportunidad realizó el
siguiente pronunciamiento: “…que…no se contó con los elementos indiciarios
que tengan la suficiente fuerza, capaz de indicar en forma indiscutible la
responsabilidad penal correspondiente a los indiciados de autos….”.
Concluyendo el referido Consejo de Guerra que no están llenos “…los requisitos
exigidos por el artículo 182 del Código Penal en concordancia con el artículo
202 del Código de Justicia Militar para decretar la detención judicial en razón a
que no se reunió la pluralidad indiciaria requerida para tal fin, obviándose
recabar elementos fundamentales para ello…En consecuencia…la presente
averiguación sumarial debe ser mantenida abierta, practicándose las diligencias
que sea menester para determinar la responsabilidad que corresponda como
autores, cómplices o encubridores…ordenándose la plena e inmediata libertad
de los indiciados de autos...”.
En fecha 8 de junio de 2009, se presentó ante la Fiscalía General Militar
de forma voluntaria el ciudadano Luis Miguel González Abreu, venezolano y
titular de la cédula de identidad Nro. 5.361.764, quien manifestó: “…Vengo ante
esta Fiscalía Militar con la finalidad de exponer que en fecha del mes de agosto
de 1.995, mi hermano falleció en circunstancias las cuales no fueron aclaradas
al momento de su muerte. El apareció con un disparo en la cabeza, y nunca se
me dio respuesta acerca de que fue lo que realmente ocurrió, por lo que acudo
ante este Despacho con la finalidad que se reaperture la Investigación Penal y se
aclaren los hechos, determinándose quienes fueron los responsables de la muerte
de mi hermano quien en vida se llamaba: JUAN RAMON GONZÁLEZ ABREU,
era AEROTECNICO, en armamento y trabajaba en el servicio de armamento de
la Aviación en Maracay Estado Aragua, específicamente en la Base Sucre,
asimismo quiero dejar constancia que las personas que siempre estuvieron
involucradas directamente
fueron: ADOLFO ALASTRE
TOVAR quien
actualmente se encuentra en el Servicio de intendencia de la Base Logística
Aragua y el CAPITÁN MARIN LEAL, quien ahora supuestamente es General de
Brigada y está actualmente de Director de Administración de Personal de la
Comandancia General de la Aviación, igualmente solicito protección para dos
familiares que se encuentran activos en la Aviación, específicamente en la Base
Aérea Libertador son: FREDDY ANTONIO GONZÁLEZ ABREU y TOMAS
QUINTANA (PRIMO HERMANO)…”. (Sic).
En fecha 11 de junio de 2009, los ciudadanos Capitán Dimas David Sojo
Guerra y Teniente Santos Montero Tovar, en su carácter de Fiscales Militares de
la Fiscalía Militar Primera con Competencia Nacional, proceden a imputar a los
ciudadanos: General de Brigada (AVE) Wilson Ricardo Marín Leal y al
Sargento Mayor de Primera Adolfo José Alastre Tovar, por la presunta
comisión del delito de ataque al centinela, previsto y sancionado en el artículo
501 numeral 2 del Código Orgánico de Justicia Militar.
En esta misma fecha, la referida Fiscalía solicitó al Juzgado Quinto Militar
de Control del Circuito Judicial Penal Militar, con sede en Maracay, órdenes de
aprehensión a los referidos ciudadanos, de conformidad con los artículos 250,
251 y 252 del Código Orgánico Procesal Penal, todos aplicables por mandato
expreso de los artículos 20 y 592 del Código Orgánico de Justicia Militar.
En fecha 12 de junio de 2009, el Juzgado Militar Quinto de Control del
Circuito Judicial Penal Militar, con sede en Maracay, celebró la audiencia
especial de presentación de los imputados General de Brigada (AVE) Wilson
Ricardo Marín Leal y el Sargento Mayor de Primera Adolfo José Alastre
Tovar, y declaró con lugar la solicitud Fiscal de imposición de Medida de
Privación Judicial Preventiva de Libertad contra los mencionados ciudadanos,
por la presunta comisión del delito militar de ataque al centinela, previsto en el
artículo 501 del Código Orgánico de Justicia Militar.
En fecha 15 de junio de 2009, el citado Juzgado Militar de Control publicó
auto motivado de la referida audiencia de presentación.
En fecha 23 de junio de 2009, el Capitán Dimas David Sojo Guerra y el
Teniente Santos Montero Tovar, en su carácter de Fiscales Militares de la
Fiscalía Militar Primera con Competencia Nacional, procedieron a imponer un
cambio en la calificación del delito, atribuyéndole a los imputados de autos el
delito de homicidio intencional calificado, previsto en el artículo 406, ordinal
1°, del Código Penal, informándole a los mismos sobre dicha modificación.
En fecha 26 de junio de 2009, los referidos Fiscales Militares, presentaron
escrito acusatorio ante el Tribunal Militar Quinto de Control del Circuito Judicial
Penal del Estado Aragua, con sede en Maracay, contra los ciudadanos General
de Brigada (AVE) Wilson Ricardo Marín Leal y Sargento Mayor de
Primera Adolfo José Alastre Tovar, por la presunta comisión del delito de
Homicidio Intencional Calificado, previsto y sancionado en el artículo 406
ordinal 1° del Código Penal.
En fecha 29 de junio de 2009, el Tribunal Militar Quinto de Control del
Circuito Judicial Penal del Estado Aragua, con sede en Maracay, planteó
conflicto de no conocer, en la presente causa, al considerar:
“…Artículo 67. “ La incompetencia por la materia debe ser declarada
por el Tribunal de oficio”…
Artículo 75: “ Fuero de atracción. Si alguno de los delitos conexos
corresponde a la competencia del Juez ordinario y otros a la de jueces
especiales, el conocimiento de la causa corresponderá a la jurisdicción
penal ordinaria…(Subrayado de la Instancia).
Las anteriores disposiciones son de aplicación en la Jurisdicción Penal
Miliar, conforme a las disposiciones contenidas en el artículo 20 y 592 del
Código Orgánico de Justicia Militar, las cuales se transcriben para una
mejor comprensión de la presente decisión:
Artículo 20 (C.O.J.M.): Las disposiciones sustantivas y procesales, Civiles
y penales de derecho común son supletorias del presente Código en los
casos o no previstos por él y en cuanto sean aplicables.
Artículo 592 (C.O.J.M.). En la Jurisdicción Penal Militar se aplicaran las
disposiciones del Libro Segundo, Tercero Cuarto y Libro Quinto del
Código Orgánico Procesal Penal. No se aplicaran las disposiciones de los
Títulos IV, V, VI y VII, del Libro tercero de dicho Código. (Subrayado de
esta Instancia).
Así del contenido de las normas legales transcritas, se infiere la vigencia
y aplicación del Titulo Preliminar y Titulo Primero del Código Orgánico
Procesal Penal, contentivos de los principios y garantías del debido
proceso, en él ámbito de la Jurisdicción Penal Militar. En efecto la nueva
Carta Fundamental establece en el Articulo 261, la implementación del
sistema acusatorio en la Jurisdicción Penal Militar, con todos sus
principios:…Sustituyendo de esta manera el antiguo sistema penal
inquisitivo…por un sistema garantista, transparente, eficaz y oportuno
con salvaguarda de todos los Derechos y Garantías, consagrados en la
Constitución Bolivariana de Venezuela…
…el contenido del 261 de la nueva carta Fundamental,…señala: …La
comisión de los delitos comunes, violaciones de derechos humanos y
crímenes de lesa humanidad, será Juzgada por los Tribunales Ordinarios.
La Competencia de los Tribunales Militares se limita a delitos de
naturaleza militar…
Del artículo Constitucional…se concluye, que esta norma es de aplicación
preferencial, con respecto a otras disposiciones legales que regula la
materia de competencia, es decir, que la actual Carta Fundamental es la
que va a definir la competencia…,de los Órganos Jurisdiccionales en el
ámbito penal, atendiendo al carácter o naturaleza de la infracción.
De manera pues, que el ámbito de conocimiento de un asunto en la
Jurisdicción castrense quedará limitada a la naturaleza militar del hecho,
es decir, a los delitos típicamente establecidos en la norma sustantiva
militar (Código Orgánico de Justicia Miliar)….
Quedando de esta manera por mandato constitucional, derogadas
expresamente todas las disposiciones legales de regulación de
competencia en materia penal existentes que coliden con la Carta Magna,
(Código Orgánico de Justicia Militar, artículo 123, ordinal 3°) todo de
conformidad a la disposición derogatorio única de la Constitución…y,
principio de supremacía constitucional establecido en el artículo 7…
En consecuencia este Juzgado Militar DECLINA LA COMPETENCIA
para conocer de la presente Causa, todo de conformidad a los establecido
en las comentada Normas Constitucionales y en el Articulo 67 del Código
Orgánico Procesal Penal disposiciones estas aplicables al presente caso
por mandato expreso de los Artículos 20 y 592 del Código Orgánico de
Justicia Militar. ASÍ SE DECLARA…” (Sic).
En fecha 2 de julio de 2009, previa distribución, se recibió la presente
causa en el Juzgado Quinto de Control del Circuito Judicial Penal del Estado
Aragua. En esa misma fecha el mencionado Juzgado dictó auto mediante el cual
fijó oportunidad para que se llevara a cabo la audiencia preliminar.
En fecha 06 de julio de 2009, Juzgado Quinto de Control del Circuito
Judicial Penal del Estado Aragua, dejó sin efecto la convocatoria a la audiencia
preliminar antes referida, y plantea conflicto de competencia de no conocer bajo
las siguientes consideraciones:
…quien aquí decide estima que según los hechos narrados se podría estar
ante la presencia de un presunto Delito de Naturaleza Militar,
específicamente ante el delito de Ataque al Centinela, previsto y
sancionado en el artículo 501, numeral Segundo del Código Orgánico de
Justicia Militar, ya que el Sujeto Pasivo del Delito (Víctima) y los
Presuntos Sujetos Activos involucrados en el hecho, se encontraban todos
cumpliendo actividades propias del servicio, (Guardia Nocturna en una
instalación Militar, durante la cual perdió la vida la víctima).
Por todo lo anteriormente señalado, este Tribunal Quinto en
Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Aragua,
conforme a los establecido en los artículos 79 y 81 del Código Orgánico
Procesal Penal, PLANTEA CONFLICTO DE NO CONOCER, por no
considerarse competente para conocer de la presente causa por estimar
que según los hechos narrados se podría estar ante la presencia de un
presunto Delito de Naturaleza Militar. En consecuencia este Juzgado Así
lo Declara y acuerda manifestar inmediatamente al abstenido (Tribunal
Militar Quinto de Control del Circuito Judicial Penal Militar con sede
en Maracay, Estado Aragua),…Asimismo; se acuerda exponer mediante
la presente, ante la Instancia Superior Común (Sala de Casación Penal
del Tribunal Supremo de Justicia…)…” (Sic).
La Sala, para decidir, observa:
La Exposición de Motivos de la Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela, al referirse al Capítulo III, denominado “Del Poder Judicial y del
Sistema de Justicia”, del Título V de la Constitución, expresa: “…La jurisdicción
penal militar será integrante del Poder Judicial y sus jueces serán seleccionados
por concurso. La competencia de los tribunales militares se limita a la materia
estrictamente militar. En todo caso, los delitos comunes, violaciones de los
derechos humanos o crímenes de lesa humanidad, serán procesados y juzgados
por los tribunales ordinarios, sin excepción alguna…”.
El artículo 261 de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela, en relación a la jurisdicción militar, establece que: “La jurisdicción
penal militar es parte integrante del Poder Judicial, y sus jueces o juezas serán
seleccionados o seleccionadas por concurso. Su ámbito de competencia,
organización y modalidades de funcionamiento se regirán por el sistema
acusatorio y de acuerdo con lo previsto en el Código Orgánico de Justicia
Militar. La comisión de los delitos comunes, violaciones de derechos humanos y
crímenes de lesa humanidad, serán juzgados por los tribunales ordinarios. La
competencia de los tribunales militares se limita a delitos de naturaleza
militar”.
La Sala de Casación Penal, en sentencia N° 750 del 23 de octubre de
2001, estableció que es el artículo 261 del texto constitucional, el que regula la
competencia de la Jurisdicción Militar y no el artículo 123 del Código Orgánico
de Justicia Militar, decisión esta que señala lo siguiente: “…los delitos comunes
serán juzgados por los tribunales ordinarios y la competencia de los tribunales
militares se limitará a las infracciones de naturaleza militar. En consecuencia
deben entenderse por estos delitos aquellas infracciones que atenten a los
deberes militares. La Constitución resuelve, en esta forma las viejas dudas
existentes al respecto y lo hace aplicando el principio de la igualdad: no existe
fuero castrense en razón de las personas que cometan o sean víctimas de delitos,
sino que la jurisdicción sigue a la naturaleza de la infracción…”.
La Sala Constitucional, respecto a la competencia de los Tribunales
Militares en decisión N° 1256, del 11 de junio de 2002, estableció lo siguiente:
“…conforme al dispositivo expreso del artículo 261 de la Constitución, los
delitos comunes cometidos por militares, aun cuando sea en ejercicio de
funciones militares, en actos de servicio, en comisiones o con ocasión de ellas o
encontrándose dentro o fuera de las instalaciones militares, deben ser juzgados
por los tribunales ordinarios, sin que pueda establecerse ninguna excepción en
este sentido y la jurisdicción militar se limita al juzgamiento de los delitos
militares tipificados en las leyes especiales que regulan esta materia, de forma
tal que es la naturaleza del delito lo que determina en todos los casos la
jurisdicción que debe juzgarlo (…) Por lo tanto, en el caso de autos, al estar
previsto el delito que se imputa -homicidio- en el Código Penal y no en una ley
especial que somete las conductas antijurídicas tipificadas en ella a una
jurisdicción penal especial -militar- como sucede con el Código Orgánico de
Justicia Militar, la demanda que da lugar a la acción interpuesta ante esta sede
debe tramitarse por los órganos de la jurisdicción penal ordinaria… De lo
anterior se desprende que debe desaplicarse al presente caso, por contradecir la
señalada norma constitucional, el artículo 123 numeral 3 del Código Orgánico
de Justicia Militar, publicado en la Gaceta Oficial N° 5.263, Extraordinario del
17 de septiembre de 1998. (…) En tal sentido, debe tomarse en cuenta que, de
acuerdo con el artículo 75 del mencionado Código ‘Si alguno de los delitos
conexos corresponde a la competencia del Juez ordinario y otros a la de jueces
especiales, el conocimiento de la causa corresponderá a la jurisdicción penal
ordinaria’ y aun cuando los imputados en la causa penal resultaren acusados
simultáneamente por delitos comunes y delitos militares, será el juez penal
ordinario quien deberá juzgar también estos últimos…”.
Asimismo, la Sala Constitucional en sentencia N° 784 del 6 de mayo de
2005, ratificó la doctrina antes señalada y además agregó que: “…Resultando
que en el presente caso, se está en presencia de un delito de lesiones graves, por
lo que de acuerdo con lo establecido en la sentencia parcialmente transcrita, nos
encontramos ante un tipo delictual cuya competencia le corresponde a la
jurisdicción penal ordinaria y no a la militar…”.
Ha dicho esta Sala en anteriores oportunidades, que debe entenderse por
delitos militares aquellas infracciones que atenten contra los deberes militares.
Igualmente ha sostenido, que no existe fuero castrense en razón de las personas
que cometan o sean víctimas de delitos, sino que la jurisdicción sigue a la
naturaleza de la infracción. (Sentencias Nros. 750 del 23-10-01 y 68 del 19-0202).
De tal manera, y en atención a las actuaciones que componen la presente
causa, así como la acusación presentada por la Fiscalía Militar, se evidencia que
los hechos objeto de la misma, configuran el delito de Homicidio Calificado,
vale decir, un delito de naturaleza común, por lo cual y estando en perfecta
armonía con el artículo 261 de nuestra Carta Magna, la Sala declara que la
competencia para tramitar y decidir la presente causa, corresponde a los órganos
de la jurisdicción penal ordinaria. Así se decide.
DECISIÓN
Por las razones anteriormente expuestas, el Tribunal Supremo de Justicia,
en Sala de Casación Penal, administrando Justicia en nombre de la República por
autoridad de la Ley, emite los pronunciamientos siguientes:
1) Declara COMPETENTE a la jurisdicción penal ordinaria.
2) Ordena remitir el expediente al Presidente del Circuito Judicial Penal
del Estado Aragua, a los fines de que envíe al Tribunal Quinto de
Primera Instancia en funciones de Control del mencionado Circuito
Judicial Penal, para que continúe conociendo de la causa seguida a los
ciudadanos General de Brigada (AVE) Wilson Ricardo Marín Leal
y Sargento Mayor de Primera Adolfo José Alastre Tovar.
3) Ordena enviar copias certificadas de la presente decisión al Tribunal
Militar Quinto de Control del Circuito Judicial Penal Militar con sede
en Maracay.
Publíquese, regístrese, ofíciese lo conducente y remítase el expediente.
Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de
Justicia, en Sala de Casación Penal en Caracas, a los veintinueve (29) días del
mes de septiembre de 2009. Años 199° de la Independencia y 150° de la
Federación.
El Magistrado Presidente,
Eladio Ramón Aponte Aponte
La Magistrada Vicepresidenta,
La Magistrada,
Deyanira Nieves Bastidas
Blanca Rosa Mármol de León
El Magistrado,
La Magistrada,
Héctor Manuel Coronado Flores
Miriam Morandy Mijares
La Secretaria de la Sala,
Gladys Hernández González
HMCF/lh
Exp. Nº 2009-266
Descargar

El 13 de julio de 2009, se recibió en la... Penal el expediente contentivo del ... MAGISTRADO PONENTE DOCTOR HÉCTOR MANUEL ...