“LA INMUTABILIDAD DE DIOS.
DIOS JAMAS CAMBIA”
MAL. 3:6,10; SAL. 102:26-28
La inmutabilidad de Dios es su perfección, por
medio de lo cual Dios se despoja de toda
posibilidad de cambio; no solamente en su
persona, sino que también en todo propósito y
promesas.
Dios es la absoluta perfección, por ello jamás
podría cambiar, ni siquiera puede haber un
indicio de cambio en él.
La inmutabilidad de Dios está claramente
trazada en la palabra de Dios. Is. 41:4, 48:12
Muchos entienden la inmutabilidad como el
hecho de que Dios no se mueve y eso es
mentira,
cuando
la
palabra
revela
arrepentimiento, pesóle y otros casos,
solamente está usando una figura llamada
ANTROPOMORFISMO, que es común en la
literatura, y es la idea de que los dioses
tomaban forma humana. Ex. 32:7-14; Jonás
3:10
I. LA INMUTABILIDAD DE DIOS DEBE
INSPIRARNOS PARA ESTAR PLENAMENTE
CONFIADOS.
1. Con este atributo podemos asegurar que
su amor hacia nosotros no cambia. 1 Co.
13:8; Jn. 3:16
2. Con
su
inmutabilidad
podemos
garantizar que su sacerdocio jamás
dejará de existir. He. 7:22-25
3. Las promesas y los juramentos siempre
existirán sin variación alguna. He. 6:1720; Is. 40:8; 43:13
4. Las demandas, los designios de Dios
siempre serán sin importar los cambios
del hombre. Mt. 5:44
5. El poder de Dios es otra de las cosas
que no cambia ni para más, ni para
menos, siempre es todopoderoso. Is.
40:28
6. El evangelio del Señor seguirá siendo
por gracia, hasta el tiempo señalado por
Dios. Ga. 1:6-8
II. COSAS EN LAS QUE DIOS NO
CAMBIARA
Y
ESPERA
QUE
LAS
PRACTIQUEMOS.
1. Su amor por nosotros jamás cambiará y
desea que nosotros seamos iguales. Mt.
22:36-38; Jn. 13:34-35
2
2. El perdón que Dios nos ofrece siempre
será pleno y es lo mismo que espera. Mt.
18:21-22
3. Jamás cambiará el hacer el bien a la
humanidad y espera que su pueblo lo
viva igual. Ga. 6:9
4. En la seguridad de la salvación y vida
eterna y sin condenación, esperando que
nosotros no condenemos y mucho menos
juzguemos. Ro. 8:1
5. En la verdad de la palabra y en la
confirmación de la misma, haciendo igual
nosotros. Mt. 5:37
COMENTARIO:
En Dios todo es perfecto y lo hace
perfecto, a ello nada se le puede quitar, o
bien agregar, pero en el caso del hombre
se debe esmerar para hacer mejor todo.
Mt. 5:48
Es importante notar que sólo seremos
mejores si nuestra relación con Dios es
buena. Ro. 12:1-2; Jn. 15:4-5
III. LA INMUTABILIDAD DE DIOS NOS
ENSEÑA QUE DIOS JAMAS SE ENVEJECE.
COMENTARIO:
Es importante notar que los tiempos jamás
pasan por su persona; los siglos jamás dejan
huella en él.
1. El Salmista declaró que los cielos y la
tierra perecerán, pero Dios permanece
para siempre. Sal. 102:25-27
a) Dijo: Tú eres el mismo.
b) Sus años no se acabarán.
2. El profeta Malaquías reconoció que por
ese amor y misericordia que no cambian,
no había sido consumido su pueblo.
Mal. 3:6
3. El apóstol Santiago expresó que toda
bendición viene del único Dios que jamás
se muda, ni tiempo pasa sobre él. St. 1:7
4. La palabra asegura que Dios es el
mismo ayer, hoy y por los siglos. Sal.
102:25-27
3
LA
IV. ALGUNOS DETALLES SOBRE
INMUTABILIDAD DE DIOS.
1. Dios es comparado a una roca firme en
medio de un mar que se mueve. Dt. 32:4
2. Dios es inmutable en esencia, esto no es
otra cosa sino el hecho de que no
cambia. Mal. 3:6
3. La escritura con frecuencia afirma que
Dios es para siempre. Sal. 100:5
4. Dios no miente, no cambia, no hay
variedad en él, porque no es hombre.
Nm. 23:19; 1 S. 15:29
5. Cuando Dios habla de sí mismo, adopta
un lenguaje humano, de acuerdo a
nuestra capacidad humana.
Ejemplo: ojos, orejas, como despertar,
arrepentirse, enojo. Sal. 78:65; Jer. 7:13
6. Dios jamás cambia de parecer, lo que
dijo siempre será; el hombre cambia, él
no. Job. 23:13
CONCLUSION:
1. La inmutabilidad, un atributo natural de
Dios.
2. La inmutabilidad es bendición para el
hombre.
3. La inmutabilidad nos ayuda a saber que
todo se cumplirá.
29 de noviembre de 2009.
Descargar

“LA INMUTABILIDAD DE DIOS. DIOS JAMAS CAMBIA” MAL. 3:6,10