EL TRASLADO DEL PERSONAL EN LAS NORMAS DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL
TRABAJO
Orlando De Las Casas De La Torre Ugarte
Socio del Área Laboral del Estudio Hernández & Cía.
Profesor de la Facultad de Derecho de la PUCP.
Como es sabido, desde la vigencia del recientemente derogado Decreto Supremo No.
009-2005-TR (Reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo), la responsabilidad de
llevar adelante un sistema de seguridad y salud en el trabajo, y de generar con ello un
ambiente adecuado y seguro, recaía sobre el empleador. Esta situación no cambió con la
entrada en vigencia de la Ley No. 29793 (Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo),
llegándose inclusive a incorporar, como una forma de presionar a las empresas a
implementar sistemas adecuados de seguridad y salud en el trabajo, en el Código Penal
el delito de “atentado contra las condiciones de seguridad e higiene industriales”. La
responsabilidad del empleador, inclusive, le puede alcanzar cuando se trata de terceras
empresas con las que éste trabaja.
Sin embargo, existen situaciones en las que el empleador no tiene forma precisa o
efectiva de controlar los sistemas de seguridad y salud en el trabajo brindados por
terceros. En el presente comentario nos referiremos a una de éstas: al traslado del
personal.
Para ello, debemos remitirnos, en primer lugar, a lo señalado por la Ley No. 29793
(Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo), que en su artículo 54 (referido al deber de
prevención del empleador) nos señala que:
“El deber de prevención abarca también toda actividad que
se desarrolle durante la ejecución de órdenes del empleador,
o durante la ejecución de una labor bajo su autoridad, o en el
desplazamiento a la misma, aun fuera del lugar y horas de
trabajo”.
El reciente Reglamento de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo (Decreto
Supremo No. 005-2012-TR, nos señala en su artículo 93 lo siguiente:
“El desplazamiento a que hace referencia el artículo 54 de la
Ley comprende todo desplazamiento que realice el
trabajador en cumplimiento de una orden del empleador o la
ejecución de una labor por encargo de éste, como parte de
las funciones asignadas, incluso si ésta se desarrolla fuera
del lugar y las horas de trabajo. No se incluye el
desplazamiento entre el domicilio del trabajador al lugar de
trabajo y viceversa, salvo que ello esté contemplado en una
norma sectorial por la naturaleza de la actividad, sea una
condición de trabajo o el desplazamiento se realice en un
medio de transporte brindado por el empleador, de forma
directa o a través de terceros”.
Nos preguntamos entonces, en qué casos es que el empleador tiene el deber de
prevención al que la Ley No. 29793 hace referencia. Entendemos que se trata,
básicamente, de dos (2) supuestos.
El primero es cuando el desplazamiento sea como consecuencia de una orden del
empleador, o como consecuencia de la ejecución de una labor por encargo de éste, sea
dentro o fuera del centro de trabajo, o dentro o fuera de la jornada. Vemos cómo la norma
apunta a aquellas situaciones en las que un accidente se pueda presentar como
consecuencia del traslado al interior del centro de trabajo, y también en aquellos casos en
los que un trabajador debe salir de viaje por encargo de la empresa. La lógica de la norma
es que el empleador cumpla con su deber de prevención, máxime si se trata del mismo
centro de trabajo o de situaciones en las que, pese a no estar el trabajador al interior del
centro de trabajo, el desplazamiento se produce como consecuencia de una orden directa
del empleador.
Ahora bien, cuando el desplazamiento del trabajador sea del domicilio de éste al
centro de trabajo y viceversa, existirá el deber de prevención del empleador en los casos
en que el desplazamiento haya sido contemplado en una norma sectorial (situación que
se presenta dependiendo de la naturaleza de la actividad), sea una condición de trabajo
(básicamente referido a los casos en los que el trabajador no puede llegar al centro de
trabajo por sus propios medios y debe ser llevado por el empleador), o en los casos en
que el empleador sea quien brinde el medio de transporte (sea propio o a través de
terceras empresas).
En este segundo supuesto, el cuestionamiento que evidentemente podría surgir está
en el hecho de responsabilizar al empleador de situaciones que no se encuentran bajo su
control (qué culpa puede tener un empleador por un accidente ocurrido en una empresa
de transporte interprovincial en la que iba uno de sus trabajadores, y este desplazamiento
se realizaba como consecuencia de una instrucción u orden del empleador). Deberíamos
de entender que lo que la norma busca es que el traslado del trabajador sea en las
condiciones adecuadas (el empleador, en otras palabras, deberá cuidar que el trabajador
viaje en una compañía formal, por ejemplo). Con ello, el empleador estaría cumpliendo
con su deber de prevención. Sin duda, de ocurrir un accidente en una situación como la
descrita, éste (el accidente) sería considerado como un accidente de trabajo, mas no
necesariamente eso implicaría responsabilidad del empleador (en tanto éste haya
adoptado las condiciones adecuadas para el traslado).
Descargar

EL TRASLADO DEL PERSONAL EN LAS NORMAS DE