Nº 699
Buenos Aires, 9 de Enero de 2009
El IPC Ecolatina aumentó 23,5% en 2008
Una distorsión que cumple dos años y acumula 36,6 p.p.
 En 2008 la suba del índice de precios al consumidor de Ecolatina (IPC Ecolatina)










alcanzó 23,5%, por debajo del pico registrado en julio (28,4%) y en línea con el
registro de 2007 (23,9%).
Si bien el año comenzó con fuertes incrementos, en el segundo semestre la crisis
internacional y la desaceleración de la demanda local moderaron el ritmo de las
subas. Por caso, en la segunda mitad del año pasado la inflación acumuló 4
puntos porcentuales menos que entre enero y junio de 2008.
A nivel de capítulos la cambiante dinámica de alimentos fue complementada por
ciertos rubros que a diferencia de 2007 presentaron una marcada aceleración:
vivienda, equipamiento y mantenimiento del hogar, transporte y educación
exhibieron una aceleración.
Según el IPC Ecolatina la inflación acumulada en los últimos dos años (dic. 08/
dic. 06) alcanzó el 53,1% mientras que la suba oficial cerraría en 16,5%.
La diferencia entre la inflación real y la oficial acumula 36,6 puntos porcentuales
(p.p.) en dos años. En otros términos, desde enero de 2007 el INDEC informó
solo un tercio del aumento efectivo de los precios al consumidor.
La subestimación del IPC-GBA ha implicado un ahorro directo al estado por
menores intereses de la deuda pública indexada pero principalmente ha evitado
un fuerte incremento del stock de pasivos atados a la inflación.
Lógicamente, tamaña picardía ha generado un gran perjuicio de reputación para
el país que se traduce en varios aspectos, desde incertidumbre de precios
relativos hasta el virtual cierre de los mercados de crédito para el estado
nacional.
Vale destacar además, que la distorsión de la inflación minorista no fue
homogénea entre capítulos. El maquillaje fue superior en los rubros que
sufrieron mayores aumentos. El problema es que indicadores centrales como la
línea de pobreza e indigencia y, en términos más generales, todas las cuentas
nacionales que utilizan los relevamiento de precios oficiales como insumo, se ven
fuertemente distorsionados.
La mayor subestimación -entre nuestros relevamientos y los datos oficiales- se
encuentra en Alimentos y bebidas (brecha de más de 50 p.p.) y la menor en el
capítulo Transporte y comunicaciones (poco más de 10 p.p.). El maquillaje fue
superior en los rubros que sufrieron mayores aumentos efectivos de precios.
La dinámica descendente de la inflación continuará en 2009 por el freno de la
actividad, los problemas de empleo y la menor demanda externa.
A pesar de que aún existen elementos que dinamizan la suba de precios -ajustes
de tarifas públicas y presión sobre el tipo de cambio- esperamos que la tasa de
inflación se ubique 10 p.p. por debajo de la de 2008.
El balance de 2008
En 2008 la suba del índice de precios al consumidor de Ecolatina (IPC Ecolatina)
alcanzó 23,5%, por debajo del pico registrado en julio (28,4%) y en línea con el
registro de 2007 (23,9%).
Si bien el año comenzó con fuertes incrementos, en el segundo semestre la crisis
internacional y la desaceleración de la demanda local moderaron el ritmo de las
subas. Por caso, en la segunda mitad del año pasado la inflación acumuló 4 puntos
porcentuales menos que entre enero y junio de 2008.
En el primer semestre la inflación fue elevada siguiendo con la tendencia de fines
de 2007. Durante este período los precios minoristas acumularon una suba de
13,2% -con un promedio mensual superior a 2,1%-. Más de la mitad de ese
incremento responde a alimentos y bebidas, rubro impulsado por el boom de las
commodities y shocks más puntuales como los problemas de abastecimiento
durante el paro del campo. Sin embargo, a partir del pico alcanzado en julio los
aumentos comenzaron a moderarse.
Aunque la tasa de inflación fue similar a la de 2007 su composición fue diferente.
A nivel de capítulos la cambiante dinámica de alimentos fue complementada por
ciertos rubros que a diferencia de 2007 presentaron una marcada aceleración:
vivienda, equipamiento y mantenimiento del hogar, transporte y educación
exhibieron una aceleración.
La inflación núcleo -excluye precios de bienes y servicios regulados y
estacionales-, que es un indicador que permite estimar las presiones inflacionarias
subyacentes, se mantuvo en niveles similares en ambos períodos. Esta dinámica
indica que la inflación está lejos ser un problema resuelto. Además, si analizamos la
inflación de los 26 rubros que componen el índice de precios notamos que las
variaciones de 2008 están más concentradas y son más generalizadas. El año
pasado, la dispersión entre la inflación de los diversos rubros se redujo
considerablemente respecto de 2007 (la varianza se contrajo un tercio).
Lógicamente también se presentan diferencias marcadas entre la dinámica de los
precios estacionales (frutas y verduras, indumentaria, turismo) y los precios
regulados (servicios públicos, transporte de pasajeros, entre otros).
En efecto, el año pasado, la suba de los precios estacionales se redujo más de
15 puntos porcentuales respecto de 2007, principalmente por menores presiones en
frutas y verduras (menores problemas climáticos).
En cambio, los precios regulados cobraron impulso: pasaron de crecer 11,5% en
2007 a 18% el año pasado por mayores aumentos en combustibles, cigarrillos, y
fundamentalmente, tarifas de servicios públicos. Esta es la contracara de la
necesidad del gobierno nacional de liberar recursos destinados a subsidiar tarifas
congeladas en un contexto en el que la caja fiscal no es abundante.
Algo semejante se observa al analizar el comportamiento de los bienes y
servicios privados y públicos. Mientras que los dos primeros registraron una leve
desaceleración, los servicios públicos pasaron de crecer 6,7% en 2007 a 20,5% el
año pasado por el ajuste de tarifas en el GBA.
Una distorsión que sigue creciendo
A dos años de la intervención del INDEC es importante analizar la distorsión
acumulada entre las cifras oficiales de inflación y el aumento real de los precios.
Según el IPC Ecolatina, la inflación acumulada en los últimos dos años (Dic. 06
vs. Dic. 08) alcanzó el 53,1%. En cambio, para el INDEC la suba de precios en ese
período cerraría en 16,5% (estimando el dato oficial del último mes del año).
De esta manera, la diferencia entre la inflación real y la oficial acumula 36,6
puntos porcentuales en dos años. En otros términos, desde enero de 2007 el INDEC
informó solo un tercio del aumento efectivo de los precios al consumidor.
Como se observa en el gráfico, la brecha entre la inflación real y la oficial -barra
verde- se incrementa mes a mes.
La subestimación del IPC-GBA ha generado un ahorro directo al estado por
menores intereses de la deuda pública indexada, pero principalmente ha evitado un
fuerte incremento del stock de pasivos atados a la inflación minorista. Lógicamente,
tamaña picardía ha generado un gran perjuicio de reputación para el país que se
traduce en varios aspectos, desde incertidumbre de precios relativos hasta el virtual
cierre de los mercados de crédito para el estado nacional.
Vale destacar además, que la distorsión de la inflación minorista no fue
homogénea entre capítulos. La mayor subestimación -entre nuestros relevamientos
y los datos oficiales- se encuentra en Alimentos y bebidas (brecha de más de 50
p.p.) y la menor en el capítulo Transporte y comunicaciones (poco más de 10 p.p.).
El maquillaje fue superior en los rubros que sufrieron mayores aumentos
efectivos de precios. El problema es que indicadores centrales como la línea de
pobreza e indigencia y, en términos más generales, todas las cuentas nacionales
que utilizan los relevamiento de precios oficiales como insumo, se ven fuertemente
distorsionados.
En baja pero se mantendrá en las dos cifras
A fines de 2007 la tendencia de la inflación era alcista. En cambio, el año pasado
terminó con una fuerte desaceleración. Esta dinámica descendente continuará en
2009 pues los principales drivers que impulsan la suba de los precios se diluyen.
En el frente externo, se descuenta el estancamiento de la demanda mundial y no
se descarta deflación de precios en las economías más desarrolladas. Por todo esto,
la inflación importada no será un problema en 2009.
En el plano local, el enfriamiento de la actividad diluye el exceso de demanda de
los últimos años. Esto se traduce en menores presiones inflacionarias.
Si bien las empresas seguirán trasladando en forma parcial la suba de costos a
los precios, estos crecerán menos que en años anteriores. La suba de salarios será
más acotada en un contexto de fragilidad del empleo. Tampoco se esperan fuertes
aumentos de los insumos productivos excepto en la provisión de servicios públicos.
Los elementos que continuarán impulsando la inflación minorista son los ajustes
de tarifas residenciales -para reducir subsidios- y una elevada presión sobre el tipo
de cambio -por el menor saldo exportable y la crisis de confianza-.
En síntesis, este año esperamos que la tasa de inflación se ubique 10 p.p. por
debajo de la de 2008.
Descargar

IPC Ecolatina (*)

Inflación española en Octubre de 2000

Inflación española en Octubre de 2000

Cesta de la compraVariación de preciosComunidades AutónomasIPC (Índice De Precios De Consumo)

Micro y Macroeconomía

Micro y Macroeconomía

Cono del aprendizaje10 principios de la economíaMercadoDisyuntivasTérminos marginalesNivel de vida de un paísInflación y desempleoEstadoIncentivosComercio