MUNICIPALIDAD
CIUDAD DE SAN JOSE
(E3283ATL) - Entre Ríos
Ciudad de San José, 23 de Mayo de 2002.RESOLUCIÓN Nº 18/2002.VISTO:
El Recurso de Apelación interpuesto ante este cuerpo por los Sres. Mario Cesar
DOMINGUEZ e Iván Leopoldo Matías FOLLONIER, contra la Resolución 0102/2002 emanada del
Departamento Ejecutivo Municipal, en cuanto esta confirma la Resolución N° 3979/2001 y Decreto N°
183/2001 actos ambos emanados de la misma autoridad municipal y contra los que oportunamente los
recurrentes interpusieran Recurso de Revocatoria.Que, teniendo para su estudio tanto el Expediente Administrativo iniciado a partir de la
interposición del Recurso de Revocatoria antes mencionado, como el Expediente del Segundo Llamado
a Licitación Pública para la Explotación del Camping del Balneario Municipal de la Ciudad de San
José.Que, el presente tramita ante autoridad competente conforme lo normado por el inc. 1°
del art 195 de la Constitución Provincial, que ha erigido a este cuerpo como encargado final de la
decisión en materia contencioso-administrativa en sede comunal, tal como el Superior Tribunal de
Justicia de la provincia de Entre Ríos lo ha sostenido en plurales pronunciamientos.Que, en síntesis los recurrentes se agravian porque entienden que se los ha privado de
una concesión legítimamente obtenida para la explotación de la zona de Camping Balneario San José,
ya que el D.E.M. mediante el dictado de la Resolución N° 3979/2001 rechaza por considerar
improcedente una nota presentada por los recurrentes donde solicitan autorización para cobrar el uso de
las instalaciones, rechazo que es fundamentado en el hecho de que el 6 de diciembre de 2001 los
adjudicatarios habrían presentado una nota comunicando la disolución de la sociedad de hecho que
había resultado adjudicataria de la Concesión, pese a lo cuál la solicitud para cobrar es suscripta por
ambos, por lo que el D.E.M. entiende que debe rechazarla por improcedente.Que, a los efectos de resolver el fondo de la cuestión suscitada, y no siendo esta la causa
por la que los recurrentes se han visto privados de explotar la concesión, no resulta conducente
determinar ni explayarse si le asiste razón o no a los recurrentes respecto a dicho aspecto.Que, el D.E.M. atento a que había transcurrido holgadamente el plazo establecido en el
art. 2° del Decreto 156/2001 que reproduce el plazo establecido en el art. 21 del respectivo pliego
licitatorio, intima mediante la Resolución N° 3979/2001 (art. 2°), otorgándole un nuevo plazo que
fenecerá el 26 de diciembre de 2001.Que, si bien no consta en los Expedientes elevados, en que fecha se les notifico a los
recurrentes que habían resultado adjudicatarios, momento a partir del cuál comienza a correr el plazo
de diez días hábiles para suscribir el contrato (art. 21 Pliego Licitatorio y art. 2° Decreto 156/2001), y
encontrándose agregada a fs. 45 del Expediente Licitatorio la nota presentada por los recurrentes al
D.E.M. donde comunican la disolución de la Sociedad de Hecho, y que la misma está presentada el 07
de diciembre de 2001, puede entonces válidamente entenderse que a esa fecha, 7 de diciembre, estos
conocían la adjudicación a su favor, lo que surge en forma expresa de la nota mencionada, con lo cuál
el plazo vencería indefectiblemente el 20 de diciembre, por lo cuál la Resolución N° 3979/2001
fechada el 21 de diciembre, resulta inobjetable en cuanto a que el plazo para suscribir el contrato estaba
vencido, encontrándose en mora el o los adjudicatarios en ese momento, respecto de su obligación de
suscribir el contrato de concesión.Que, tampoco existe agregada en los expedientes elevados constancia realizada por
escrito respecto de los motivos por los cuales no firmaban el contrato, y es más, de la lectura de los
distintos recursos presentados por los recurrentes surge expresamente que no efectuaron ninguna
presentación escrita en dicho sentido, lo que exime de mayores comentarios al respecto.Que, entonces si los recurrentes se han visto privados de explotar la concesión, esto ha
ocurrido por el dictado del Decreto 183/2001 que revoca esta, y no por el dictado de la Resolución N°
3979/2001, correspondiendo entonces a este cuerpo expedirse sobre los hechos conducentes a resolver
la cuestión, y esta última resolución no entra en esa categoría como antes se sostuviera.Que, corresponde entonces avocarse a determinar si las causas tenidas en cuenta para el
dictado por parte del D.E.M. del Decreto 183/2001, son suficientes para sostener la revocación de la
concesión otorgada.CONSIDERANDO:
Que, surgiendo de la simple lectura del Decreto N° 183/2001 que se revoca la
adjudicación otorgada, porque los adjudicatarios no habían firmado el contrato en el plazo establecido
originalmente, ni en su posterior prórroga mediante Resolución N° 3979/2001.-
Que, entonces podemos válidamente sostener que a partir de la comunicación de la
adjudicación a los recurrentes, la elección del cocontratante que estaba sellada, faltando solamente la
perfección de la relación contractual, la firma precisamente del respectivo contrato.Que, tampoco puede soslayarse que la relación entre las partes desde la adjudicación y
hasta la firma del respectivo contrato, se rige por los pliegos licitatorios, que tienen a esos efectos para
las partes el carácter de una especie de contrato de adhesión, ya que el particular al presentarse y
formular oferta acepta las condiciones establecidas en el pliego, sellándose a partir de allí la suerte de la
reglas que regirán la relación entre las partes, con una sola excepción que más adelante será tratada.Que, entonces es claro que ambas partes tienen obligaciones contractuales derivadas del
pliego licitatorio, siendo una de ellas la firma del contrato respectivo, es decir que para no caer en mora
los recurrentes respecto de su obligación de suscribir el contrato de concesión, debieron constituir en
mora a la otra parte (administración municipal) sólo así podría operar la “Excepción de incumplimiento
contractual”, y no cabe duda alguna que dicha constitución en mora del municipio por parte de los
adjudicatarios debió realizarse de un modo fehaciente, lo que conlleva que necesariamente deba
realizarse por escrito, cosa que los recurrentes reconocen no haber hecho.Que, por si alguna duda quedara al respecto, vasta remitirnos a lo que expresamente
determina el artículo 14° del Pliego Licitatorio para despejarla, y este es claro, la comunicación entre
las partes se realizará por escrito.Que, no quedando dudas de que los adjudicatarios han caído en mora respecto de su
obligación de suscribir el contrato, resulta totalmente fundada y justificada la decisión del D.E.M. que
por medio del decreto N° 183/2001 revoca la adjudicación oportunamente otorgada.Que, sin perjuicio de lo cuál, corresponde ahondar en otros aspectos del expediente
traído a resolver, lo que seguramente despejará cualquier otra duda que pueda existir, así si leemos el
artículo 1° del pliego licitatorio, podemos comprobar que el llamado tiene por objeto la concesión de la
explotación del servicio de camping en el balneario municipal de la Ciudad de San José.Que, por su parte el artículo noveno del pliego, delimita en forma más precisa el objeto
de la licitación, del mismo surge en forma incuestionablemente clara que se otorga el “cobro y control
de campamentistas”, estableciendo por ende una clara limitación a las posibilidades de cobros de otros
conceptos.Que, surge de la simple lectura de la nota (agregada a fs. 46 del expediente licitatorio)
por la que los adjudicatarios solicitan autorización para cobrar por el uso de las instalaciones, que
dichos derechos se cobrarían a personas no campamentistas, esto surge muy claro ya que el gravamen
se cobraría por grupo que ingrese en autos, y como dice en la referida nota, tiene la finalidad de
“brindar y garantizar comodidad al campamentista quién legítimamente está pagando por el uso de los
servicios y equipamiento dispuesto”, continua diciendo la nota que: “Por otra parte la cantidad de
automóviles circulantes disminuiría considerablemente...”, y sigue diciendo “consideramos que la
medida no es restrictiva ya que existe dentro del balneario una zona opcional con equipamiento similar
sin gravamen”, por lo que no queda dudas que los adjudicatarios al enviar esta nota al D.E.M.
modificaron (ampliándola) su oferta original, y excedieron los límites impuestos por el pliego
licitatorio (arts. 1° y 9°), hecho éste que el D.E.M. no está obligado a aceptar.Que, prueba de que no estaban autorizados para dicho cobro por el pliego licitatorio
cuyos límites los adjudicatarios aceptaron al presentar oferta, es el hecho que solicitan autorización
para hacerlo, constituyendo este un “hecho propio” en ese sentido, que no admite cuestionamientos.Que, respecto de las supuestas modificaciones al contrato, que los recurrentes en forma
tardía esgrimen como fundamento de su incumplimiento, y de la falta de potestades de la
administración de hacerlas, se debe decir que en realidad no eran modificaciones, ya que reafirman con
otra redacción lo que surge de los arts. 1° y 9° del pliego licitario; y en lo referente a que la
administración no puede variar las cláusulas, se equivocan, ya que la jurisprudencia y doctrina han
reconocido estas potestades de la administración porque se trata de un contrato administrativo y la
administración posee potestades que surgen de un régimen exorbitante de derecho público, por lo que
sistemáticamente se le ha reconocido tal derecho a la administración de modificar las cláusulas, con el
reconocimiento a su vez de los daños que dicha modificación le causan al cocontratante, daños que en
este caso no se produjeron porque quienes intentaron introducir las modificaciones a la relación, son los
recurrentes y no la administración.Que, por todo lo expuesto y en ejercicio de la competencia que el inc. 1° del art. 195 de
la Constitución Provincial ha depositado en este cuerpo,
Por ello:
EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE LA CIUDAD DE SAN JOSÉ SANCIONA CON
FUERZA DE :
RESOLUCIÓN:
Art. 1º): RECHAZAR por los fundamentos que surgen de los vistos y considerandos de la presente, el
recurso de Apelación interpuesto ante este cuerpo por los Sres. Mario Cesar DOMINGUEZ e Iván
Leopoldo Matías FOLLONIER, contra la Resolución 0102/2002 emanada del Departamento Ejecutivo
Municipal, en cuanto esta confirma la Resolución N° 3979/2001 y Decreto N° 183/2001, en lo que es
materia del presente recurso.Art. 2º): Notificar a los recurrentes con copia de la presente.Art. 3º): De forma.-
Descargar

resolución nº 18/2002.