CONTRADICCIÓN DE TESIS 227/2011,
ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL
TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO
QUINTO
CIRCUITO,
EL
SEGUNDO
TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA
PENAL DEL PRIMER CIRCUITO Y EL
PRIMER
TRIBUNAL
COLEGIADO
EN
MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER
CIRCUITO.
PONENTE:
MINISTRO GUILLERMO I. ORTIZ MAYAGOITIA.
SECRETARIA:
GEORGINA LASO DE LA VEGA ROMERO.
Vo. Bo.
México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día once
de enero de dos mil doce.
VISTOS, para resolver el expediente relativo a la denuncia de
contradicción de tesis identificada al rubro, y
RESULTANDO:
PRIMERO. Denuncia de la contradicción de tesis. Mediante
oficio 8398 presentado en la Oficina de Certificación Judicial y
Correspondencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el
Presidente del Tribunal Colegiado del Vigésimo Quinto Circuito, remitió
copia certificada de la resolución dictada en el recurso de queja
**********, en la que se determinó denunciar la posible contradicción de
criterios entre el sustentado por ese órgano colegiado y el que
sostuvieron el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal y el
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, ambos del Primer
Circuito, al resolver los incidentes de revisión ********** y **********,
respectivamente.
SEGUNDO. Trámite del asunto. En acuerdo de veintiséis de
mayo de dos mil once, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación, ordenó se iniciara a trámite la denuncia de contradicción
de tesis, registrándose el expediente relativo con el número 227/2011.
Asimismo, requirió a los Presidentes del Segundo Tribunal Colegiado
en Materia Penal y del Primer Tribunal Colegiado en Materia
Administrativa, ambos del Primer Circuito, a efecto de que remitieran
copia certificada de las resoluciones dictadas en los incidentes en
revisión ********** y ********** de su índice que, respectivamente, dieron
origen a las tesis que se leen bajo los rubros: “SUSPENSIÓN
DEFINITIVA, CESACIÓN DE LOS EFECTOS DE LA” e “INCIDENTE DE
SUSPENSIÓN. IMPROCEDENCIA DE DECLARACIÓN SIN MATERIA”.
Previo desahogo del requerimiento formulado por el Presidente
del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito y
ante la imposibilidad manifestada por el Presidente del Primer Tribunal
Colegiado en Materia Administrativa del mismo Circuito de remitir
copia de la resolución dictada en el incidente en revisión ********** en
virtud de que el expediente se extravió con motivo del sismo ocurrido
en septiembre de mil novecientos ochenta y cinco, mediante proveído
de dieciocho de agosto de dos mil once, el Presidente de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación ordenó se diera vista al Procurador
General de la República por el plazo de treinta días para que emitiera
su opinión sobre el particular y, por diverso auto de veinticinco de
agosto del año en comento, ordenó se turnara el asunto al señor
Ministro Guillermo I. Ortiz Mayagoitia a efecto de que se presente el
proyecto de resolución en la Sala de su adscripción.
2
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
Por acuerdo de primero de septiembre de dos mil once, el
Presidente de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, determinó que ésta se avocara al conocimiento del asunto.
TERCERO. Opinión del Procurador General de la República.
Mediante oficio DGC/DCC/1170/2011 de cuatro de octubre de dos mil
once, por conducto del Agente del Ministerio Público Federal de la
adscripción, manifestó que el criterio que debe prevalecer con carácter
de jurisprudencia es en el sentido de que no se debe declarar sin
materia el incidente de suspensión del acto reclamado, cuando en el
primer juicio de garantías se dicta sentencia en el principal.
CONSIDERANDO
PRIMERO. Competencia. Esta Primera Sala de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación, es competente para conocer y resolver
la presente denuncia de contradicción de tesis, de conformidad con lo
dispuesto por los artículos 107, fracción XIII, párrafo primero de la
Constitución Federal; 197-A de la Ley de Amparo; y 21, fracción VIII,
de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en relación
con los puntos segundo, tercero fracción VI y cuarto del Acuerdo
General 5/2001, en virtud de que se trata de una denuncia de
contradicción de tesis suscitada entre criterios de Tribunales
Colegiados de diversos Circuitos en un tema que, por ser de
naturaleza penal, corresponde a la materia de la especialidad de esta
Primera Sala. Lo anterior, con base además, en la decisión adoptada
por el Pleno de este Alto Tribunal en sesión pública de once de
octubre de dos mil once, derivada de la diversa Contradicción de tesis
número 259/2009.
SEGUNDO. Legitimación. La contradicción de tesis se denunció
por parte legitimada para ello, de conformidad con lo dispuesto en los
artículos 107, fracción XIII, de la Constitución General de la República
y 197-A de la Ley de Amparo, toda vez que se formuló por el Tribunal
3
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
Colegiado del Vigésimo Quinto Circuito al resolver el recurso de queja
100/2010.
TERCERO. Criterios contendientes. Para estar en aptitud de
establecer si existe la contradicción de tesis denunciada, es menester
tener presente las consideraciones que sustentan los criterios que se
estiman opuestos.
I. Al resolver el recurso de queja **********, el Tribunal
Colegiado del Vigésimo Quinto Circuito declaró infundado el
agravio del recurrente enderezado a demostrar que el A quo no debió
declarar sin materia el incidente de suspensión, pues si bien con
anterioridad promovió un diverso juicio de amparo en contra de las
mismas autoridades y por los mismos actos en el que se le otorgó la
suspensión definitiva, lo cierto es que ésta medida cautelar dejó de
surtir efectos cuando causó ejecutoria la sentencia dictada en el
principal. La anterior determinación se sustenta en las siguientes
consideraciones:
“No le asiste la razón al inconforme, en virtud de que la
correcta interpretación del numeral 134 ibidem, es evitar la
coexistencia de dos resoluciones sobre la suspensión
definitiva de un mismo acto (promovidas por el propio
quejoso en contra de idénticas autoridades responsables),
en atención a que la segunda podría resultar inútil o estéril e
inclusive contradictoria, mas no parte de la base de la
subsistencia de la medida suspensional como lo pretende hacer
valer el recurrente, sino por el contrario, surge del hecho patente
e indiscutible que un Juez Federal ya analizó ese aspecto y se
pronunció dándole el carácter de cosa juzgada, por lo que no
puede volverse a estudiar.
Es decir, no es suficiente con que desparezcan los efectos
establecidos en el primer incidente de suspensión por haberse
declarado ejecutoriada la sentencia dictada en el principal, dado
que lo cierto es, que no se borra el pronunciamiento
realizado por el Juez de Distrito sobre esos mismos actos
reprochados a las propias autoridades responsables e
interpuesto por idéntico quejoso.
Lo que es más, basta que haya un pronunciamiento sobre la
suspensión definitiva de determinados actos para que
4
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
conforme a la Ley de Amparo, pueda declararse sin materia
un ulterior incidente a pesar de que ya se haya emitido
resolución ejecutoria en el primero.”
En consecuencia, el Tribunal Colegiado precisó que no comparte
las tesis sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia
Penal y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, ambos
del Primer Circuito, que respectivamente se leen bajo los rubros:
“SUSPENSIÓN DEFINITIVA, CESACIÓN DE LOS EFECTOS DE LA” e
“INCIDENTE DE SUSPENSIÓN. IMPROCEDENCIA DE DECLARACIÓN
SIN MATERIA”.
II. Al resolver el incidente en revisión **********, el Segundo
Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, consideró
sustancialmente fundados los argumentos del recurrente tendentes a
demostrar que indebidamente el Juez de Distrito declaró sin materia el
incidente de suspensión, ya que si bien en un anterior juicio de amparo
se le concedió la suspensión definitiva en contra del mismo acto, lo
cierto es que dejó de surtir efectos al haber causado ejecutoria la
sentencia dictada en el principal. Las consideraciones que sustentan la
anterior conclusión, son del siguiente tenor:
“De lo con antelación expuesto (sic) dedúcese que en la
especie, incorrectamente el juez del amparo declaró sin
materia el incidente de suspensión en estudio, pues si bien
se acreditó que en el incidente de suspensión relativo al
juicio de amparo **********, seguido en el Juzgado Primero
de Distrito en el Distrito Federal en Materia Penal, por el
hoy quejoso contra el mismo acto reclamado en esta vía e
idénticas autoridades, se concedió a éste con fecha siete
de octubre de mil novecientos ochenta y cinco la
suspensión definitiva en contra de dicho acto, también lo
es que el hoy quejoso en sus agravios sostiene que no se
encuentra vigente en atención a que la sentencia donde se
le concedió la protección de la Justicia Federal, ya causó
ejecutoria, lo cual se confirma con lo dicho en este mismo
sentido por la autoridad judicial responsable en su informe
justificado, en el que precisa que en la revisión penal
********* resuelta por este Segundo Tribunal Colegiado se
emitió ejecutoria.
5
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
En las condiciones anotadas, no puede menos que
concluirse que los efectos de la suspensión concedida al hoy
quejoso en el juicio que anteriormente promovió, cesaron al
haberse emitido ejecutoria que concedió la protección
constitucional a cuyo imperio se ciñó contra aquél acto y,
oportuno es destacar que el espíritu del artículo 134 de la Ley
de Amparo, en que funda su fallo el A quo, es en el sentido de
evitar la subsistencia de dos suspensiones a la vez, respecto
de un mismo acto, situación que en el presente caso no se da.”
Las consideraciones que anteceden dieron origen a la tesis
publicada en la página 507 del Tomo 205-216 Sexta Parte, del
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época que a la letra se
lee:
“SUSPENSIÓN DEFINITIVA, CESACIÓN DE LOS EFECTOS
DE LA. Al declararse ejecutoriada la sentencia definitiva
dictada en el juicio principal al que el incidente de suspensión
corresponde, automáticamente los efectos de la medida
cautelar definitiva decretada en éste, cesan al haberse emitido
aquél auto, ciñéndose el quejoso al imperio de dicha sentencia
y si tal situación ocurre en el caso controvertido, fue incorrecto
que el Juez del amparo estimara sin materia el incidente
relativo a un nuevo juicio promovido, según lo sostiene, por el
mismo quejoso, idéntico acto e iguales autoridades
responsables, siendo oportuno destacar que el espíritu del
artículo 134 de la Ley de Amparo, en que funda su resolución
interlocutoria recurrida, es en el sentido de evitar la
subsistencia de dos suspensiones a la vez, respecto de un
mismo acto, situación que en la especie no sucede.”
III. En virtud de que el Presidente del Primer Tribunal Colegiado
en Materia Administrativa del Primer Circuito manifestó que no era
posible remitir copia certificada de la resolución dictada en el incidente
en revisión **********, dado que el expediente relativo se extravió con
motivo del sismo ocurrido en septiembre de mil novecientos ochenta y
cinco, basta con señalar que las consideraciones relativas dieron
origen a la tesis publicada en la página 93 del Tomo 151-156 Sexta
Parte del Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, que es
del siguiente tenor:
“INCIDENTE DE SUSPENSIÓN. IMPROCEDENCIA DE
DECLARACIÓN SIN MATERIA. La hipótesis a que se refiere el
6
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
artículo 134 de la Ley de Amparo, se actualiza cuando la
suspensión resuelva en otro juicio de amparo lo haya sido en
definitiva y no sólo en primera instancia, ya que puede ser que
de acuerdo con el resultado y con los intereses de las partes
haya sido recurrida y se encuentra aún sin resolver en grado de
revisión, con lo que no se da el supuesto fijado por el artículo
en comento en el sentido de que ya se haya resuelto sobre
suspensión definitiva. Independientemente de lo anterior, es
obvio que las resoluciones dictadas en materia de
suspensión, sólo subsisten en tanto se resuelve en
definitiva el fondo del amparo; de tal manera que si ya se
resolvió el fondo del juicio de amparo anterior, la
resolución de suspensión de ese juicio quedó
evidentemente sin materia; de donde se sigue que no se
encontraría vigente y por ello no resulta procedente
declarar sin materia el incidente ante ausencia de prueba de
que el juicio anterior continúe en trámite, pues de hacerlo, se
estaría en el absurdo de declarar sin materia por existir una
interlocutoria anterior que a su vez quedó sin materia.”
CUARTO. Existencia de la contradicción. Como cuestión
previa debe tenerse presente que el Pleno de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación determinó que existe contradicción de criterios
cuando dos o más Tribunales Colegiados de Circuito adoptan en sus
sentencias criterios jurídicos discrepantes respecto de un mismo punto
de derecho, con independencia de que las situaciones fácticas que los
rodean no sean iguales.1
Asimismo, debe tenerse presente que la circunstancia de que no
se tenga a la vista la ejecutoria de la cual deriva uno de los criterios
denunciados como opositores, no impide analizar el tema de
contradicción cuando del texto de la tesis publicada en el Semanario
Judicial de la Federación se desprende con claridad el criterio que
1
Así se desprende de la jurisprudencia P/J 72/2010 que se lee bajo el rubro: “CONTRADICCIÓN DE TESIS.
EXISTE CUANDO LAS SALAS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN O LOS
TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO ADOPTAN EN SUS SENTENCIAS CRITERIOS JURÍDICOS
DISCREPANTES SOBRE UN MISMO PUNTO DE DERECHO, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE LAS
CUESTIONES FÁCTICAS QUE LO RODEAN NO SEAN EXACTAMENTE IGUALES”. Novena Época.
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tomo XXXII, Agosto de 2010. Página 7.
7
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
sostuvo el Tribunal Colegiado al pronunciarse sobre el punto de
derecho de que se trata.2
En ese contexto, se arriba a la conclusión de que en el presente
caso sí existe la contradicción de tesis denunciada, ya que al resolver
los asuntos de sus respectivos índices, los Tribunales Colegiados
contendientes se pronunciaron sobre una misma situación jurídica, a
saber, si de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 134 de la Ley de
Amparo debe declararse sin materia el incidente de suspensión,
cuando queda demostrado que en un juicio de garantías anterior
promovido por el propio quejoso, contra las mismas autoridades y por
los mismos actos se resolvió sobre la suspensión definitiva y la
sentencia dictada en el principal ya causó ejecutoria, arribando a
conclusiones disímiles.
En efecto, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal y el
Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, ambos del Primer
Circuito sostienen, en esencia, que lo decidido sobre la suspensión
definitiva sólo subsiste en tanto se resuelve el juicio en lo principal, de
tal suerte que si ya causó ejecutoria la sentencia dictada en el primer
juicio de garantías promovido por el propio quejoso contra los mismos
actos y por la mismas autoridades, no es dable declarar sin materia el
incidente de suspensión relativo al segundo juicio de amparo.
En cambio, el Tribunal Colegiado del Vigésimo Quinto Circuito
consideró que aun cuando desaparezcan los efectos de lo decidido
sobre la suspensión en el primer juicio de garantías por haber causado
ejecutoria la sentencia dictada en el principal, lo analizado por el A quo
sobre tal aspecto adquiere la calidad de cosa juzgada y, por ende, no
2 Apoya tal consideración, la jurisprudencia 2a./J. 56/2011,que se lee bajo el rubro:
“CONTRADICCIÓN DE
TESIS. DEBE RESOLVERSE AUN ANTE LA IMPOSIBILIDAD DE TENER A LA VISTA LA EJECUTORIA
DE LA QUE DERIVÓ ALGUNO DE LOS CRITERIOS QUE SE ESTIMAN DIVERGENTES, SI EL TEXTO DE
LA TESIS PUBLICADA EN EL SEMANARIO JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN ES SUFICIENTEMENTE
CLARO Y EL PUNTO DE DERECHO QUE EN ÉL SE ABORDA PUEDE PRESENTARSE EN SITUACIONES
FUTURAS Y REITERADAS”. Novena Época. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tomo
XXXIII, Marzo de 2011. Página 616.
8
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
puede ser analizado de nueva cuenta en el incidente de suspensión
relativo al segundo juicio de amparo, motivo por el cual debe
declararse sin materia.
En tal virtud, el punto de contradicción que debe dilucidar esta
Primera Sala, consiste en determinar si de acuerdo con lo dispuesto
en el artículo 134 de la Ley de Amparo, debe declararse sin materia el
incidente de suspensión cuando quede demostrado que se decidió
sobre la definitiva en un anterior juicio de garantías promovido por el
propio quejoso contra las mismas autoridades y por los mismos actos,
aun cuando la sentencia dictada en el principal haya causado
ejecutoria.
QUINTO. Decisión. El criterio que debe prevalecer con carácter
de jurisprudencia es el que determina esta Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, en atención a las siguientes
consideraciones.
En principio, se estima conveniente tener presente que de
acuerdo con lo dispuesto en los artículos 124, fracción III y último
párrafo y 140 de la Ley de Amparo3:
La suspensión definitiva participa de la naturaleza de las
medidas cautelares y tiene como propósito impedir que se ejecuten
los actos reclamados o que se produzcan o continúen realizando sus
efectos mientras se dicta sentencia en el expediente principal, a
efecto de preservar la materia del juicio de garantías y evitar que se
causen daños o perjuicios de difícil reparación al quejoso.
3
ARTÍCULO 124.- Fuera de los casos a que se refiere el artículo anterior, la suspensión se decretará cuando
concurran los requisitos siguientes: (…) III.- Que sean de difícil reparación los daños y perjuicios que se
causen al agraviado con la ejecución del acto. El juez de Distrito, al conceder la suspensión, procurará fijar la
situación en que habrán de quedar las cosas y tomará las medidas pertinentes para conservar la materia del
amparo hasta la terminación del juicio.
ARTICULO 140.- Mientras no se pronuncie sentencia ejecutoriada en el juicio de amparo, el juez de Distrito
puede modificar o revocar el auto en que haya concedido o negado la suspensión, cuando ocurra un hecho
superveniente que le sirva de fundamento.
9
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
La resolución que concede o niega la suspensión definitiva de
los actos reclamados no causa estado, ya que es susceptible de
modificarse o revocarse por el Juez de Distrito cuando ocurra un
hecho superveniente que le sirva de fundamento, mientras no se dicte
sentencia ejecutoria en el juicio principal.
En esa tesitura, es dable sostener que lo decidido sobre la
suspensión definitiva del acto reclamado no adquiere la calidad de
cosa juzgada, en tanto es susceptible de modificarse o revocarse ante
la existencia de un hecho superveniente, habida cuenta de que su
eficacia en el tiempo se constriñe al trámite del juicio de garantías, de
modo tal que la resolución incidental relativa queda insubsistente al
causar ejecutoria la sentencia dictada en el principal.
Sin embargo, la insubsistencia de la resolución incidental no
implica la posibilidad de emitir un nuevo pronunciamiento sobre la
medida cautelar en un diverso juicio de amparo promovido por el
mismo quejoso contra las mismas autoridades y por el propio acto.
El artículo 134 de la Ley de Amparo, cuya interpretación dio
lugar a los criterios jurídicos divergentes, establece:
“Artículo 134. Cuando al celebrarse la audiencia a que se
refieren los artículos 131 y 133 de esta ley, apareciere
debidamente probado que ya se resolvió sobre la suspensión
definitiva en otro juicio de amparo promovido por el mismo
quejoso o por otra persona, en su nombre o representación,
ante otro juez de Distrito, contra el mismo acto reclamado y
contra las propias autoridades, se declarará sin materia el
incidente de suspensión, y se impondrá a dicho quejoso, a su
representante o a ambos, una multa de treinta a ciento ochenta
días de salario.”
De la exposición de motivos del Decreto por el que se expidió la
Ley de Amparo, publicado en el Diario Oficial de la Federación el diez
10
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
de enero de mil novecientos treinta y seis, se desprende que la
intención del legislador al prever que se declarará sin materia el
incidente de suspensión cuando esté demostrado que se resolvió
sobre la definitiva [sin precisar que ésta se hubiese concedido o negado] en
un diverso juicio de garantías promovido por el propio quejoso en
contra de las mismas autoridades y por los mismos actos, fue
desalentar la interposición del juicio de amparo con el único fin de
obtener la suspensión del acto a fin de retardar “dolosamente” su
ejecución.4
En su origen, la norma transcrita no preveía la posibilidad de
sancionar al quejoso y/o a su representante cuando se declarara sin
materia el incidente de suspensión. Esta disposición se adicionó por
decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el dieciséis de
enero de mil novecientos ochenta y cuatro, a través del cual se
reformaron diversos preceptos de la Ley de Amparo para establecer
una sanción a determinadas conductas que, a consideración del
legislador, revelan dolo o mala fe de las partes y que por tanto, es
necesario desalentar.5
De lo antes expuesto se colige, que la intención del legislador al
prever que se declarará sin materia el incidente de suspensión cuando
4
"Los defectos de la Ley actual son de clases diversas. Pertenecen a la primera los derivados de su falta de
adaptación a las mencionadas nuevas modalidades, porque esto ha hecho posible el abuso del juicio de
amparo y, muy particularmente, de la suspensión del acto reclamado. (…) Respecto de lo hecho para corregir
los defectos de la primera clase basta citar algunos ejemplos.
Los artículos 38 al 41 y 144, limitan la intervención de los jueces de primera instancia y de otras autoridades
que actúan en auxilio de la justicia federal a conceder la suspensión provisional, (…) todo lo cual pone el
sistema del Proyecto en mayor consonancia con el párrafo tercero de la fracción IX del artículo 107
constitucional y evita el frecuente abuso que en la práctica se ha hecho del recurso de amparo ante esas
autoridades auxiliares, sólo para conseguir la suspensión del acto reclamado con el objeto de retardar
dolosamente la ejecución de las sentencias. Con el mismo propósito, el artículo 130 y también los 136 y 137
determinan en algunos casos los efectos de la suspensión y los medios para que el juez pueda hacer cumplir
sus determinaciones (…) y, finalmente el artículo 134 establece que deberá declararse sin materia el
incidente de suspensión cuando aparezca que en otro juicio de amparo promovido por el mismo quejoso,
contra el mismo acto de las mismas autoridades, se ha resuelto ya sobre la suspensión definitiva.”
“VI. Es necesario reformar varios preceptos que fijan multas que sancionan la conducta indebida de las
partes, para actualizarlos de acuerdo con el valor de nuestra moneda, pero con un criterio flexible que se
apoya en el salario mínimo, para no modificar constantemente la Ley de Amparo de acuerdo con los
constantes cambios monetarios (…). También se introducen sanciones elevadas en algunas otras situaciones
no previstas en la ley actual, en las cuales se observa un comportamiento de mala fe o doloso de las partes,
que resulta necesario desalentar.”
5
11
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
esté demostrado que ya se resolvió sobre la definitiva en un diverso
juicio de garantías promovido por el propio quejoso [o por otra persona
en su nombre o representación], en contra de las mismas autoridades y
por los mismos actos, es desalentar una conducta que se considera
dolosa, en tanto se presume que la promoción del segundo juicio
de amparo tiene como fin retardar o evitar injustificadamente la
ejecución de los actos reclamados, tan es así que se prevé la
imposición de una sanción al quejoso, a su representante o a ambos,
cuando se actualice tal supuesto.
Lo anterior se corrobora al tener en cuenta que en términos de lo
previsto en las fracciones III y IV del artículo 73 de la Ley de Amparo,6
el juicio de amparo es improcedente, precisamente, cuando se
advierte la existencia de un diverso juicio de amparo promovido por el
mismo quejoso contra las mismas autoridades y por el propio acto
reclamado, ya sea que se encuentre pendiente de resolución [para
evitar la coexistencia de dos sentencias contradictorias con igual autoridad
de cosa juzgada] o bien que se haya dictado sentencia ejecutoria [en
atención a que ésta adquiere la calidad de cosa juzgada].
Cabe señalar que la improcedencia del juicio de garantías por
cosa juzgada que prevé la fracción IV del artículo 73 de la Ley de
Amparo,
no sólo se actualiza cuando se decidió sobre la
constitucionalidad o inconstitucionalidad del acto reclamado, sino
también cuando se determinó su inatacabilidad a través del juicio de
garantías, ya que tal circunstancia no puede ser desconocida en un
nuevo juicio de amparo. Así se desprende de la tesis sustentada por la
6
ARTICULO 73. El juicio de amparo es improcedente: (…) III.- Contra leyes o actos que sean materia de otro
juicio de amparo que se encuentre pendiente de resolución, ya sea en primera o única instancia, o en revisión,
promovido por el mismo quejoso, contra las mismas autoridades y por el propio acto reclamado, aunque las
violaciones constitucionales sean diversas; IV.- Contra leyes o actos que hayan sido materia de una ejecutoria
en otro juicio de amparo, en los términos de la fracción anterior; (…)”.
12
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
otrora Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia,7 cuyo criterio
comparte esta Primera Sala, que es del tenor siguiente.
“IMPROCEDENCIA DEL AMPARO CUANDO SE RECLAMAN
ACTOS QUE HAN SIDO MATERIA DE OTRA EJECUTORIA
EN LA QUE EL JUZGADOR DETERMINÓ EXPRESAMENTE
CAUSALES DE IMPROCEDENCIA. La Suprema Corte de
Justicia de la Nación ha sustentado el criterio de que, por regla
general, el juicio de garantías no es improcedente cuando se
reclaman actos que han sido materia de otro amparo que fue
sobreseído, al no haberse entrado al estudio de su
constitucionalidad y, por consiguiente, no puede estimarse que
tales actos hayan sido materia de una sentencia. Sin embargo,
cuando el juzgador, en la primera sentencia, no se adentra al
estudio de la constitucionalidad de los actos, pero determina
expresamente la existencia de circunstancias que hacen
improcedente el amparo, y tal determinación es consentida o
causa ejecutoria, convirtiéndose en irrevocable, sí es aplicable
la fracción IV del artículo 73 de la Ley de Amparo en la
sentencia posterior que sobresee, en virtud de que la autoridad
revisora no puede desatender lo resuelto en la anterior
ejecutoria de amparo.”
Luego, si la disposición contenida en el artículo 134 de la Ley de
Amparo tiene por objeto desalentar la promoción del juicio de amparo
con la única finalidad de obtener la suspensión del acto para retrasar
dolosamente su ejecución o evitar su efectos, es dable sostener que el
incidente de suspensión debe declararse sin materia, cuando en la
audiencia incidental se demuestre que se resolvió sobre la definitiva
en un diverso juicio de amparo promovido por el mismo quejoso contra
las mismas autoridades y por el propio acto reclamado, aun cuando se
haya dictado sentencia ejecutoria en el principal, pues si bien ello
conlleva a la insubsistencia de lo decidido sobre la medida cautelar, lo
cierto es que el pronunciamiento emitido en el primer juicio sobre la
constitucionalidad o la inatacabilidad del acto, en tanto adquiere la
calidad de cosa juzgada, genera la improcedencia del segundo juicio
de garantías y, por ende, la presunción válida de que éste se promovió
con el único propósito de obtener la suspensión del acto a fin de
retrasar injustificadamente su ejecución o evitar sus efectos.
7
Consultable en la página 105 del Semanario Judicial de la Federación 205 -216 Tercera Parte, Séptima
Época
13
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
No pasa inadvertido que este Alto Tribunal ha determinado que
la improcedencia del juicio por cosa juzgada, no se actualiza cuando
en el primer juicio de garantías se sobreseyó por inexistencia del acto
reclamado, dado que ello implica que no se emitió pronunciamiento
alguno sobre su constitucionalidad o inatacabilidad a través del juicio
de amparo.
Sin embargo, ello no es óbice a la conclusión alcanzada, ya que
en tal supuesto, tampoco resulta aplicable lo dispuesto en el artículo
134 de la Ley de Amparo, pues si en el primer juicio de garantías no
se demostró la existencia del acto señalado como reclamado, no
puede estimarse que existe identidad entre éste y el que es materia de
impugnación
en
el
segundo
juicio
de
garantías,
supuesto
indispensable para declarar sin materia el incidente de suspensión.
En atención a las consideraciones que anteceden, el criterio que
debe prevalecer con carácter de jurisprudencia, es el siguiente:
INCIDENTE DE SUSPENSIÓN. PROCEDE DECLARARLO SIN
MATERIA CUANDO SE DEMUESTRE QUE SE RESOLVIÓ SOBRE
LA
DEFINITIVA
EN
UN
DIVERSO
JUICIO
DE
AMPARO
PROMOVIDO POR EL PROPIO QUEJOSO CONTRA LAS MISMAS
AUTORIDADES Y POR LOS MISMOS ACTOS, AUN CUANDO SE
HAYA DICTADO SENTENCIA EJECUTORIA EN EL PRINCIPAL. El
artículo 134 de la Ley de Amparo en vigor prevé que debe declararse
sin materia el incidente de suspensión cuando en la audiencia
incidental se demuestre que se resolvió sobre la definitiva en un
diverso juicio de amparo promovido por el propio quejoso, o su
representante, contra las mismas autoridades y por los mismos actos;
lo cual tiende a desalentar una conducta dolosa, en tanto se presume
que la interposición del segundo juicio de garantías sólo tiene como fin
obtener la suspensión del acto para retardar injustificadamente su
ejecución. Por tanto, la circunstancia de que en el primer juicio de
amparo se haya dictado sentencia ejecutoria en el principal, no es
14
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
óbice para proceder en los términos indicados, pues si bien es cierto
que ello conlleva la insubsistencia de lo decidido sobre la medida
cautelar, también lo es que el pronunciamiento relativo a la
constitucionalidad o la inatacabilidad del acto, en tanto adquiere la
calidad de cosa juzgada, genera la improcedencia del segundo juicio
de garantías y, por ende, la presunción válida de que éste se promovió
con el único propósito de obtener la suspensión del acto para retrasar
injustificadamente su ejecución o evitar sus efectos.
Por lo antes expuesto y fundado, esta Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, resuelve:
PRIMERO. Sí existe la contradicción de tesis a que este
expediente se refiere, en los términos del considerando cuarto de esta
resolución.
SEGUNDO. Debe prevalecer, con carácter de jurisprudencia, el
criterio sustentado por esta Primera Sala, en los términos de la tesis
redactada en el último considerando del presente fallo.
TERCERO. Dese publicidad a la tesis jurisprudencial que se
sustenta en la presente resolución, en términos del artículo 195 de la
Ley de Amparo.
Notifíquese; con testimonio de la presente resolución y, en su
oportunidad, archívese el expediente como asunto concluido.
Así lo resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, por mayoría de tres votos de los señores
Ministros Jorge Mario Pardo Rebolledo, Olga Sánchez Cordero de
García Villegas y Presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, en
contra del emitido por el señor Ministro José Ramón Cossío Díaz,
por lo que se refiere a la competencia y por unanimidad de cuatro
15
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
votos de los señores Ministros: Jorge Mario Pardo Rebolledo,
José Ramón Cossío Díaz, Olga Sánchez Cordero de García
Villegas y Presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, en cuanto al
fondo del presente asunto. Ausente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia
(Ponente). Hizo suyo el asunto el Señor Ministro Arturo Zaldívar
Lelo de Larrea.
Firman el Ministro Presidente de la Sala y Ponente, con el
Secretario de Acuerdos, quien autoriza y da fe.
PONENTE Y PRESIDENTE DE LA PRIMERA SALA:
MINISTRO ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA.
SECRETARIO DE ACUERDOS
DE LA PRIMERA SALA:
LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES.
En términos de lo previsto en el artículo 13°, fracción IV, de la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública
Gubernamental, en esta versión pública se suprime la información
considerada legalmente como reservada o confidencial que encuadra
en esos supuestos normativos.
16
CONTRADICCION DE TESIS 227/2011.
GLVR/emp.
17
Descargar

CONTRADICCION DE TESIS 227/2011. CONTRADICCIÓN DE