Tema: La solidaridad que nace de
la fe
NOTAS PEDAGOGICAS
Tener en cuenta que la Eucaristía, como fuente para el compromiso social cristiano, es
poco valorada y promovida. Por lo tanto, el tema inicia ofreciendo fundamentos de la vida de
las primeras comunidades cristianas, del Concilio Vaticano II, y busca encontrar el
sentido pleno de la institución de la Eucaristía por parte de Jesucristo.
Se termina invitando a los cristianos a tomar una actitud abierta y sincera, así como a
definir las disposiciones y compromisos comunitarios que brotan de las exigencias de la
celebración de la Eucaristía.
OBJETIVO
- Ayudar que el joven viva la comunión con Cristo y con los hermanos a través de
una experiencia eclesial mas profunda
-
Como vivir, como iglesia misionera, una apertura al diálogo ecuménico e interreligioso y
al diálogo y servicio evangélico al mundo, especialmente a los más pobres.
La Eucaristía, culmen y centro de la fe, nos obliga al compromiso del amor
INTRODUCCION.
VER
¿Solidaridad? ¿Qué es la solidaridad?
Cuando hablamos de Solidaridad pensamos siempre en una actitud que debemos asumir en
emergencias y desastres, sin embargo, la SOLIDARIDAD es una característica de la
sociabilidad que inclina al hombre a sentirse unido a sus semejantes y a la cooperación con
ellos. Basta recordar las pasadas campañas de ayuda a pueblos que han sufrido violencias
naturales o por enfrentamientos cívicos, al instante, el mundo se hace solidario, los
ayuntamientos se unen, los hombres y las mujeres de buen corazón hacen un esfuerzo y
colaboran.
Pero la solidaridad no guarda solo una relación con los problemas internacionales , también
en nuestro pueblo, ciudad o lugar de residencia podemos manifestar esta unión y
cooperación, cada vez que procuramos el bienestar de los demás, participando en iniciativas
que nos impulsen a servirles, como puede ser la visita a los enfermos , haciendo colectas de
ropa y alimentos para los más necesitados, en un grupo que imparta educación en
comunidades marginadas, colaborando en campañas de cuidado y limpieza de calles y áreas
recreativas de la comunidad, en los momentos que auxiliamos a quienes son víctimas de
alguna catástrofe, es decir, prestando nuestros servicios en la creación de mejores
condiciones de vida.
Tampoco podemos reducir el concepto de Solidaridad a un simple servicio extraordinario; el
término "SERVICIO", puede hacernos perder de vista otros aspectos de la Solidaridad, por
ejemplo:---------------------------------------------------------------------…..En la empresa los dueños deben procurar pagar un salario justo a sus
trabajadores, de tal manera que les alcance para cubrir las necesidades
primordiales de su familia; también los trabajadores en la oficina, el taller, el
hospital, deben preocuparse por ayudar a sus colegas a desempeñar mejor su
labor, con consejos, orientaciones o simplemente enseñarlos a hacer aquello
que más se les dificulta.
…..En el trabajo personal: poniendo alegría y empeño por hacerlo lo más
perfectamente posible, pues garantiza el progreso de la empresa y por
consiguiente el propio.----------------------------------------------------------------------------------…..Los jóvenes estudiantes actualizando continuamente sus conocimientos, al
mismo tiempo que las técnicas de aprendizaje
para garantizar un
aprovechamiento del tiempo y el esfuerzo de ir marcando un futuro para
personas en desarrollo y formación.-----------------------------------------------------------------….En el hogar: dando un trato justo a los que conviven diariamente con
nosotros y nos ayudan a tener una vida más agradable
…...El respetar las normas de vialidad al ir conduciendo, para garantizar la
seguridad de los peatones y automovilistas
.La solidaridad es la ayuda mutua que debe existir entre las personas, no porque se les
conozca o sean nuestros amigos, simplemente porque todos tenemos el deber de
ayudar al prójimo y el derecho a recibir la ayuda de nuestros
semejantes.…………………………………………………………………..
…..Qué agradable es el momento en que un desconocido se ofrece a ayudarnos a cambiar
el neumático averiado o levanta los objetos que han caído de nuestras manos, son pequeños
detalles de Solidaridad: servir a los demás desinteresadamente, por el simple hecho de ser
personas, porque han descubierto la fraternidad....
…..Debemos descubrir y comprender que en cada lugar de trabajo y de convivencia, las
personas tienen algo interesante que aportar y que enseñarnos; si aprendemos a
interesarnos por el bienestar de las personas estamos en condiciones de ayudarles y
prestarles un mejor servicio
….Si queremos que algo mejore debemos decidirnos a tomar el problema en nuestras
manos, tal vez el vecino tiene la misma inquietud, y sólo le hacia falta con quien empezar a
trabajar, con sus medios y los nuestros... no esperemos que las cosas cambien por sí
mismas.----------------------------------------------------------------Generalmente el bien común va planteando nuevas necesidades, consecuentemente la labor
no termina, pero se crea un ciclo en el cual se va haciendo cada vez más efectiva la ayuda y
participación de todos. En resumidas cuentas, para vivir la Solidaridad se requiere pensar
en los demás como si fuera otro yo, pues no vivimos aislados y nuestros
conciudadanos esperan que alguien se preocupe por el bienestar y seguridad de
todos, tal vez de alguien como nosotros, como líderes emprendedores.
Después de leer este documento de SOLIDARIDAD, contesta a las siguientes preguntas:
¿Te ha aportado algo nuevo, este concepto se SOLIDARIDAD, que hemos leído?.
¿La sociedad frena nuestro quehacer solidario o nos anima a vivirlo?
¿Qué rasgos solidarios observamos en nuestra sociedad?
Cerca de ti, ¿Qué necesidades hay que podamos ayudar?
Nosotros, que hemos optado por vivir en un grupo cristiano nuestra fe y ahora que queremos
profundizar en la experiencia social de la Iglesia.



¿Seguir a Cristo obliga a la solidaridad? ¿Por qué?
Cáritas se define como algo más que una ONG ¿entiendes el por qué?
¿Recuerdas algún rasgo solidario de la Iglesia Primitiva?
JUZGAR
- A) Palabra de Dios
……Sabemos que Cristo, en su vida , no solo predicó la Buena Nueva, dio ejemplos de obras
de amor y solidaridad. El núcleo central del mensaje de Jesucristo es la SALVACION DEL
HOMBRE, y a esta salvación solo se llega por el camino del AMOR FRATERNO. Por eso,
todos nosotros, en nuestro proceso de formación y en plena vida de juventud, tenemos que
conocer lo que Jesucristo pide de nosotros y como su petición se centra en ese AMOR que
entrega la vida por todos.
……Según los autores del Nuevo Testamento los bienes temporales, dones de Dios,
deben ser considerado como medios para crear, profundizar y expresar la comunión
espiritual y el destino que une a todos los hombres. Haciendo un recorrido por los escritos
del Nuevo Testamento nos encontramos con los siguientes datos:
a)
En los evangelios sinópticos (Mt, Mc y Jn)
Los tres evangelistas , y de un modo particular Lucas, dan especial importancia a la
limosna y a las obras de misericordia corporal como un elemento importante en el
seguimiento de Cristo y para tomar parte en el Reino de Dios: Mc 10,21; Mt 6,24;21;25,31.-46;
Lc
3,11;6,30.38;8,3;10,29-37;11,41;
12,
21.33;
14,
12-
14.33.16,9;18,22;19,8. No se puede precisar el alcance de la limosna porque algunos
textos hablan simplemente de obligación; otros de una donación de la mitad de los bienes
(Lc3,11;19,8); otros de una donación total (Mc 10, 21; Mt 19,221; Lc 6, 30; 14,33; 18,22),
en general se debe afirmar que “siendo la limosna una forma de la caridad, no tienen
más medida ni más limites que la misma caridad”
Hay diversos pasajes en los que se hace alusión a la práctica de la limosna (9,36-38;
10,2.4.31; 11, 19-30; 24, 17). Los que algunos denominan “comunismo “ de bienes en la
comunidad de Jerusalén debe ser considerado como una manifestación de caridad y de la
unión de los corazones.
b)
San Pablo expresa en sus cartas que los bienes están ordenados a la unión y
caridad de los hermanos, con ocasión y motivo de exhortaciones sobre otros
aspectos de la vida cristiana:
En la exhortación sobre el trabajo ( 1 Tes 4, 9-12; 2 Tes 3, 6-15): el trabajo es
querido por el Señor (2 Tes 3, 6-12); asegura las condiciones de una vida
honrada ( 1 Tes 4,11-12); favorece la unión y el progreso de la caridad ( 1 Tes 4,
9-1º). En Ef 4, 28 es afirmado clara y positivamente el sentido social del trabajo.
En la exhortación sobre la Comida del señor ( 1 Cor 11, 17-22. 33-34): los
alimentos han de ser repartidos en un modo equitativo , sin distinción entre ricos
y pobres.
En la exhortación sobre la colecta (Gal 2,10; Rom 15, 25-28.31; 1 Cor 16, 1-4; 2
Cor 8,9), Pablo expone el motivo de tal acción ( dirá que en cuanto obra de
caridad, la colecta es un a participación en el amor de Dios , activo y universal y
señala la organización practica, principalmente en orden a la cuantía que cada
uno ha de aportar.
c)
San Juan expresa en dos pasajes principalmente su idea sobre los bienes
1 Jn 3,17; un rico que rehúsa a un hermano necesitado no puede pretender ser
amado de Dios y poseer el amor divino en su corazón. Nada tan fuerte s¡ ni tan
preciso se ha dicho como esto sobre la relación de la limosna con la caridad.
Jn 5-11: exhortación a dar hospedaje a los misioneros, ya que así uno se hace
“colaborador de la verdad”. En tema de la hospitalidad aparece con frecuencia
en las exhortación del Nuevo Testamento ( cfr. 1 Tim 3,2; Tit 1, 8; Heb 13, 1; 1
Ped 4,9; Rom 12-13). Después de este recorrido por los escritos del Nt hemos
de afirmar que existe una ordenación de los bienes temporales a la caridad y a
la unión fraterna. El intercambio de riquezas obliga la limitación de las
posibilidades individuales nos hacer ser concientes de la mutua dependencia y
de la responsabilidad que tenemos para que el otro se desarrolle bien y en
plenitud. “El cristiano no ha de olvidar, ni por un instante, que si Dios le
concedió bienes terreno, debe mostrar su amor reconocido, practicando la
caridad para con todos los hijos de Dios; ya demás que su comportamiento
respecto de estos “instrumentos de caridad” decide sobre su eterna salvación y
sobre su única riqueza verdadera que es su unión con la eterna Caridad......
……………………………………………………………………“Haering, moralista”.
-
Los cristianos ¿cómo concebimos los bienes temporales que poseemos, como un
esfuerzo de nuestros antepasados que ha llegado a nuestras manos, o como el regalo
de Dios para que nos realicemos como personas, mostrando y reconociendo ese
amor?
-
¿Qué diferencia hay entre amor humano y amor cristiano?
-
¿En qué actitudes y hechos concretos de tu vida has actuado conforme a este
mandamiento del Amor? ¿En cuales has podido actuar en contra?
- CONCILIO VATICANO II
El Concilio Vaticano II y la encíclica “El Progreso de los Pueblos”. Populorun Progressio.
Sintetizan de un modo preciso la tradición teológico-moral sobe el destino universal de los
bienes
“Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contienen para uso de todos los hombres y pueblos.
En consecuencia, los bienes creados deben llegar a todos en forma equitativa bajo la égida de
la justicia y con la compañía de la caridad. Sean las que sean las formas de la propiedad,
adaptadas a las instituciones legítimas de los pueblos según las circunstancias diversas y
variables, jamás debe perderse de vista este destino universal de los bienes. Por tanto, el
hombre, al usarlos, no deben tener las cosas exteriores que legítimamente posee como
exclusivamente suyas, sino también como comunes, en el sentido de que no le aprovechen a
él solamente, sino también a los demás (Rerun Novarum del Papa León XIII).
Por lo demás, el derecho a poseer una parte de bienes suficientes para sí mismos y para sus
familias es un derecho que a todos corresponde, Es éste sentir de los Padres y de los
doctores de la Iglesia, quienes enseñaron que los hombres están obligados a ayudar a los
pobres, y por cierto no sólo con los bienes superfluos. Quien se halla en situación de
necesidad extrema tienen derecho a tomar de la riqueza ajena lo necesario para sí.
Habiendo como hay tantos oprimidos actualmente por el hambre en el mundo, el Sacro
Concilio urge a todos, particulares y autoridades, a que, acordándose de aquella frase de los
Padres: Alimenta al que muere de hambre, porque , si no lo alimentas, lo matas, según las
propias posibilidades, comuniquen y ofrezcan realmente sus bienes, ayudando en primer lugar
a los pobres, tanto individuos como pueblos, a que puedan ayudarse y desarrollarse por sí
mismos.
En sociedades económicamente menos desarrolladas, el destino común de los bienes está a
veces en parte logrado por un conjunto de costumbres y tradiciones comunitarias que
aseguran a cada miembro los bienes absolutamente necesarios. Sin embargo, elimínese el
criterio de considerar como en absoluto inmutable ciertas costumbres si no responden ya a la
s nuevas exigencias de la época presente; pero , por otra parte, conviene no atentar
imprudentemente contra costumbres honestas que, adaptadas a las circunstancias, pueden
resultar muy útiles.
De igual manera, en las naciones de economía muy desarrolla, el conjunto de instituciones
consagradas a la previsión y a la seguridad social pueden contribuir, por su parte, al destino
común de los bienes. Es necesario también continuar el desarrollo de los servicios familiares y
sociales, principalmente de los que tienen por fin la cultura y la educación. Al organizar todas
estas instituciones debe cuidarse de que los ciudadanos no vayan cayendo en una actitud de
pasividad con respecto a la sociedad o de irresponsabilidad y egoísmo. “Gaudium et Spes n
º69)
“Si la tierra está hecha para procurar a cada uno los medios de subsistencia y los
instrumentos de su progreso, todo hombre tienen el derecho de encontrar en ella lo que
necesita… Todos los demás derechos, sean los que sean, comprendido en ellos los de
propiedad y comercio, a ellos están subordinadnos; no debe estorbar, antes el contrario,
facilitar su realización , y es un deber social grave y urgente hacerlos volver a su finalidad
primera” (Populorum progressio, nº 22)
-
Leemos este texto y subrayamos las ideas que mas nos llaman la atención y ponemos
en común lo que dice la Iglesia sobre la solidaridad.
ACTUAR
No podemos quedarnos en la sorpresa que nos ocasionó descubrir que la solidaridad y el
compartir no la podemos reducir a las campañas misioneras del Tercer Mundo… en nuestra
casa, en el ambiente juvenil que vivimos, en el trabajo o estudio, en la localidad donde
vivimos…. Podemos y debemos ser testigos de ese amor de Cristo transformando la realidad
que vivimos.
Hemos hecho un recorrido por los textos del Nuevo Testamento y en cada paso dado hemos
profundizado en las distintas formas que la caridad adquiere forma.
Ahora solo no queda el compromiso. En el grupo debe captar situaciones en el pueblo donde
nuestra presencia puede ser transformante. Pensar el lugar, la situación. Nos ponemos de
acuerdo en la actuación. Pensamos como lo hacemos.
CELEBRAR
LOS SANTOS PADRES FUERON VALIENTES DE VERDAD
En la época de lo santos padres, siglos primeros de nuestra historia, no existe una síntesis
moral sobre la economía. No faltan , sin embargo, elementos morales de gran interés, que
han influido notablemente en la postura de los cristianos ante los bienes económicos: en
más de una ocasión el cristiano de hoy se siente “sorprendido” ante afirmaciones tajantes y
“revolucionarias “ de los Padres en este terreno de lo económico
San Basilio dice: “Ningunos de nuestros bienes, si fuese malo en sí mismo,
podría ser una criatura de Dios. Porque toda criatura es buena dice la Escritura y
no podemos despreciarla. El mandato del Señor tanto, no nos compele a
renunciar y despreciar nuestros bienes, como si fuesen malos, sino que nos
exhorta a usarlos dignamente. Si alguno se condena no es por el mero hecho de
haber poseído riquezas, sino por haberlas viciado con pensamientos y deseos
pecaminosos y haberlas empleado mal”. Sigue diciendo. “¿Qué responderás al
Juez, tú que revistes y adornas las paredes y rehúsas cubrir el cuerpo del
menesteroso? ” ¿Tú, que atavías los cabañas y miras con indiferencia los trapos y
aspectos repugnante de tus hermanos? ¿Tú que dejas pudrirse el trigo, mientras
contemplas impasiblemente los estragos que el hambre hace a tu alrededor? ¿Tu,
que entierras el oro y desdeñas al que gime bajo el peso del trabajo?.
Clemente de Alejandría diría con una ironía final del siglo XXI: “Desprecian
todo lo que es simple, fugaz, natural y mandan buscar con ansiedad su alimento
más allá de los mares. Su codicia lo abarca todo; no escatiman fuerzas ni dinero.
Las morenas de los mares de Sicilia, las anguilas del Meandro, la cabritilla de
Melos, los peces de Sciato, los mariscos de Peloro, las otras de Alydos, y hasta las
legumbres de Lipari son objetos de sus sueños ambiciosos. ¿Diré algo más?
También las acelgas de Ascra, los mejillones de Medina, los rodaballos del
Atico… Finalmente, los pájaros del Phase, los cervatos de Egipto y los pavos
reales de Media; ellos lo compran y lo devoran todo. Sus mujeres visten sandalias
guarnecidas de bordados de oro y llegan incluso a esculpir en ellas abrazos
amorosos, como queriendo dejar sobre la tierra que pisan las huellas de su
corrupción. ¡Lejos de nosotros esos engañosos calzados, donde brillan el oro y las
piedras ; las zapatillas de Atenas y Siciones, los zapatos de Persia y Etruria”….
“mientras unas miman a los pájaros de la India y a los pavos reales de Media,
otras prefieren a una perrita de Malta a una vida casta y modesta… Si llega a sus
puertas el huérfano sin asilo se las cierran, porque su casa esta llena de
papagayos”.
Lo textos más fuertes de San Basilio contra los ricos son aquellos que cuestionan
a la legitimidad de una posesión cuando ésta no tienen función de servicio a los
demás: Dice así:
“¿Cuáles son, dime, los bienes que te pertenecen” ¿?En qué medida forman parte esencial de tu vida? El
caso de los ricos es similar al de un hombre que toma asiento en un teatro y se opone después a que entre
los demás, usurpando de este modo y apropiándose lo que es de uso común. Y es que los ricos consideran
como propios aquellos bienes que ha adquirido antes que los demás, por el único hecho de haber sido los
primeros en conquistarlos. Si cada cual asumiera solamente lo necesario para su sustento, dejando lo
superfluo para el que se halla en la indigencia, no habría ricos ni pobres…. Te has convertido en
explotador al apropiarte de los bienes que recibiste para administrarlos. El pan que te reservas pertenece
al hambriento; al desnudo, los vestidos que conservas en tus armarios; el descalzo, al calzado que se
apolilla en tu casa; al menesterosos el dinero que escondes en tu arcas. Así pues, cometes tantas
injusticias, cuantos son los hombres a quienes podías haber socorrido” del libro Homilía in illud
“Destruam”
Descargar

Sobre la Solidaridad - Parroquia Santa Catalina